You are on page 1of 5

Cementación con Ionómeros Vítreos Modificados con Resina: Generalidades y Presentación de un Nuevo Material.

Autor: Dr Alejandro Bertoldi Hepburn
(Docente de Cátedra de Materiales Dentales – USal/AOA) IONÓMEROS VÍTREOS: Los cementos de ionómero vítreo son empleados con diferentes intenciones en la Odontología Restauradora. Desde ya hace mucho tiempo se los emplea como materiales para restauraciones, bases, rellenos cavitarios y cementado de estructuras rígidas. Existen varias clasificaciones de estos materiales según distintos criterios. Una de las más habituales es referida a su composición. Es así que existen: 1. Ionómeros vítreos convencionales 2. Ionómeros vítreos modificados con resina (IVMRs). Ambos grupos de ionómeros vítreos están compuestos por un polvo y un líquido. El polvo es habitualmente un vidrio que ha sido triturado y filtrado para obtener partículas de un determinado tamaño. El vidrio se obtiene a partir de la fundición de óxidos de silicio y aluminio, con el agregado de fundentes, flúor (FCa ó FSr), y otros óxidos con funciones específicas (sodio, bario, estroncio, cinc). La proporción de estos óxidos en la estructura del polvo determina distintas propiedades del IV. Esto se regula en base a la indicación clínica del cemento. El líquido es una solución acuosa (al 40 – 45 %) de un copolímero de ácidos policarboxílicos (ó polialquenoicos) más ácido tartárico. El agua ioniza esos ácidos, obteniéndose un ión de un polímero, siendo éste un proceso esencial para la reacción de endurecimiento y adhesión del material a las estructuras dentarias. Una vez mezclados los componentes (polvo y líquido), el polvo comienza a incorporar protones (iones H, producto de la ionización del ácido) y desplazar hacia fuera cationes, saliendo primero los bivalentes (calcio, sodio, estroncio), y los de aluminio después. Esos cationes se fijan a los poliácidos, formando cadenas de poliacrilato de Ca (o Sr) y Al, es decir, una sal de polialquenoato o policarboxilato de Ca / Al. Queda como núcleo la estructura de sílice del vidrio. Se forma así la característica estructura nucleada del ionómero vítreo: núcleos de sílice rodeados de un gel silicio, en una matriz formada por los poliácidos y su reacción con los iones que derivan de la disolución parcial del vidrio (sales de polialquenoato de calcio y aluminio). Junto con la salida de esos cationes (Ca ó Sr) salen los fluoruros (empleados en la preparación del vidrio). Quedan libres en la matriz, podrán salir de ella o volver a entrar. Y a partir de ello generar efectos remineralizantes, antibacterianos, etc. sobre los tejidos periféricos. Con la formación de la matriz o sal de policarboxilato de Ca, se obtiene un fraguado clínico inicial. Reacción rápida que debe “madurar” con la incorporación de los iones Al. En los IV este proceso es lento, más en los que poseen alta cantidad de aluminio (en especial los destinados a restauraciones y cementado). En los destinados a linings o bases este proceso es más rápido, pudiéndose completar de 4 a 7 minutos. Lo analizado hasta aquí corresponde al mecanismo de endurecimiento de un ionómero vítreo convencional, proceso definido como una reacción ácido básica de fraguado. Como se explicará a continuación, en un ionómero vítreo modificado con resina se agregan otras reacciones que completan este proceso de endurecimiento. De lo arriba explicado también surgen algunas de las propiedades de estos materiales que podrían ser útiles en un proceso de fijación de una estructura rígida:

• • • • •

Solubilidad relativamente baja (la menor de los cementos dentales): presencia de cationes con alta electronegatividad (Al). Propiedades físicas en general apropiadas. Propiedades ópticas razonablemente buenas (el polvo está formado por una estructura cerámica amorfa, un vidrio, lo que determina cierta translucidez). Poder remineralizante y/o antimicrobiano (liberación de fluoruros). Capacidad de adherirse a la estructura dentaria (por la presencia de ácidos polialquenoicos que pueden reaccionar con el Ca de la hidroxiapatita de los tejidos duros).

Fig. 1: Esquema que ilustra la estructura de un cemento de ionómero vítreo y su interacción con los tejidos dentarios. Obsérvese (en verde) las cadenas de ácidos policarboxílicos que a partir de su ionización disuelven parcialmente a las partículas de vidrio, formando una sal, y generan el intercambio de iones con los tejidos del diente, estableciendo el proceso adhesivo. Tomado de Mount GJ, Bryant RW. (1999). Materiales de ionómero de vidrio. Libro “Conservación y
Restauración de la Estructura Dental” Mount GJ, Hume WR. Ed. Harcourt Brace. Madrid. España.

Cementación con Ionómeros vítreos convencionales: Emplear un ionómero vítreo convencional para una fijación presentará algunos aspectos positivos pero también algunas limitaciones. Ventajas: • • • • • • Delgado espesor final de película. Se emplean partículas de polvo más pequeñas (menos de 10 micrones) lo que aporta más fluidez. Resistencia a la tracción igual al cemento de fosfato de cinc. Liberación de flúor. Tolerancia pulpar y de tejidos blandos. Adhesión química a los tejidos dentarios Económicos

Limitaciones:

• • •

Prolongado tiempo de endurecimiento. Solubilidad y desintegración (a pesar de ser las menores de los cementos dentales convencionales). Sensibilidad post operatoria frecuente.

Indicaciones: Básicamente estructuras de base metálica: Pernos y postes radiculares, inlays, onlays, coronas, bandas de ortodoncia, etc. IONÓMEROS VÍTREOS MODIFICADOS CON RESINA (IVMRs): Si a las moléculas de los ácidos polialquenoicos del líquido se le agregan grupos vinílicos (reemplazando parcialmente a los grupos COO-) se puede hacer que polimericen por adición. Esto implica poder unir esas moléculas en forma rápida y aún así, en un tiempo más o menos variable, poder completar la reacción de formación de una sal (fraguado), proceso característico de estos materiales. Se agregan también otras moléculas capaces de polimerizar en agua (hidrofílicas) como el HEMA y algún sistema de iniciación de la polimerización, que tratándose de un ionómero vítreo para cementado se produce a través de un proceso de oxido reducción, haciendo innecesaria la acción de la luz como activador de la polimerización. Se formarán entonces la sal de policarboxilato de Ca y Al y una matriz de poli – HEMA, unidas entre sí (Fig. 2). Se mejorarán alguna propiedades en el material: velocidad de reacción, mayor estabilidad química en el medio bucal y mejores propiedades mecánicas (especialmente una mayor resistencia a la fractura) lo que puede traducirse como ventajas en algunas situaciones clínicas, como por ejemplo en fijación de estructuras rígidas. Habrá que considerar que la presencia de algún porcentaje sin polimerizar de HEMA (monómero altamente hidrofílico) puede generar sorción acuosa y alterar la estabilidad dimensional del material.

Fig. 2: Situación similar a Fig.1 en un ionómero vítreo modificado con resina. Obsérvese (en rojo) la cadenas de poli – HEMA que se unen a las de los ácidos policarboxílicos. Tomado de Mount GJ, Bryant RW. (1999). Materiales de ionómero de vidrio. Libro “Conservación y
Restauración de la Estructura Dental” Mount GJ, Hume WR. Ed. Harcourt Brace. Madrid. España.

Cementación con Ionómeros vítreos modificados con resina (IVMRs): Por qué emplearlos? • • • • • • • • Delgado espesor final de película. Solubilidad prácticamente nula (menor a los IV convencionales). Resistencia a la tracción superior a los convencionales y al cemento de fosfato. Liberación de F (similar a los IV convencionales). Gran tolerancia pulpar y de tejidos blandos. Acondicionamiento adhesivo simple y rápido. Fraguado rápido (más que en los convencionales). Resina polimeriza químicamente; ideal para fijar elementos de base no conductora de luz y zonas inaccesibles a la misma (por ejemplo, dentro del conducto radicular).

Comparación con otros medios cementantes Los ionómeros modificados con resina están indicados para fijar en forma muy eficiente elementos de base metálica (coronas, puentes, pernos, postes, incrustaciones, bandas de ortodoncia, etc.) y elementos de porcelana con base reforzada. En estas aplicaciones clínicas tienen como “rivales”a los medios cementantes resinosos (MCRs) y a los cementos de fosfato de cinc (CFCs). En oposición a los MCRs, los IVMRs tienen mayor facilidad de manipulación y un acondicionamiento adhesivo de los tejidos también simplificado. Para la fijación definitiva de elementos metálicos puede ser más sencillo y confiable trabajar con IVMRs, especialmente en áreas de difícil visión / acceso y en aquellos casos donde el control de humedad o el establecimiento de condiciones ideales para una fijación adhesiva no estén garantizadas (por ej. áreas posteriores, intra conducto, etc.). En esos casos los CFCs podrían ser también indicados, aunque estos últimos no tengan una tan alta resistencia a la fractura como un IVMR ni generen adhesión sobre los tejidos dentarios. La solubilidad en el medio bucal de un cemento de fosfato de cinc es también mayor que en los IVMRs. Aunque la facilidad de manipulación, tiempo de trabajo y endurecimiento (fase elástica prolongada), muy alta rigidez (adecuada traba mecánica) y costo económico de los cementos de fosfato han hecho de éstos, los medios cementantes predilectos de muchos a la hora de fijar una estructura de base metálica. Para la fijación de un elemento de base cerámica reforzada (porcelanas de alto contenido de alúmina u otro cristal como el circonio) la falta de translucidez de los IVMRs puede hacer prevalecer la elección de un MCR aunque un IVMR puede ofrecer similares valores de retención y eficacia de la fijación. Algunos también limitan el empleo de los IVMRs en fijaciones de estructuras cerámicas (especialmente sin base de refuerzo) por la sorción acuosa que pueden presentar y que puede traducirse en fracturas de esas restauraciones. Los IVMRs para fijaciones endurecen en aproximadamente 4 minutos, y se debe tener en cuenta de eliminar prolijamente los excesos en ese período ya que será muy difícil hacerlo después (por las propiedades físicas del cemento) sin agredir a los tejidos dentarios, periodontales o a la restauración recién fijada. Se puede afirmar que los IVMRs conservan las características propias de los IV convencionales (liberación de fluoruros, tolerancia biológica, facilidad de manipulación) más una disminución

de la solubilidad y un mejoramiento de propiedades físicas, características que aseguran fijaciones más confiables y duraderas. UN NUEVO IONÓMERO VÍTREO MODIFICADO CON RESINA PARA FIJACIONES DEFINITIVAS. VOCO GmbH presentó a principios de este año su nuevo IVMR para fijaciones: el MERON PLUS.

Se lo describe como un material que presenta las siguientes características además de las particularidades generales arriba enumeradas: - Fase elástica alargada que facilita remoción de excesos. - Excelente adhesión a la estructura dental - Ajuste y asentamiento precisos de las restauraciones. - Extra resistente al ataque ácido y a la humedad. Se presenta comercialmente en envases de polvo (15 g) y líquido (10 ml) y también en presentación predosificada en envase de 48 cápsulas (MERON PLUS AC). Coexiste en el mercado con el clásico y muy reconocido MERON, cemento de ionómero vítreo convencional para fijaciones. Bibliografía:

1. Bertoldi Hepburn, A (2000). “Odontología Adhesiva y Prótesis”. La Carta Odontológica –
Sociedad Peruana de Prótesis Dental y Máxilo Facial”.5 (16): 19-25. Agosto / Marzo.

2. Bertoldi Hepburn, A., Edelberg, M. (1999) " Adhesión a elementos metálicos". Rev. Cemod
3. 4. 5. Sept.; 2 (3): 16-23. Edelberg, M. (2003). Adhesión con Ionómeros Víreos. Cap. VI del libro “Adhesión en Odontología Restauradora”. Editor Gilberto Henostroza Haro. Editora Maio. Curitiba – Paraná. Brasil Mount GJ, Bryant RW. (1999). Materiales de ionómero de vidrio. Libro “Conservación y Restauración de la Estructura Dental” Mount GJ, Hume WR. Ed. Harcourt Brace. Madrid. España. Macchi, R. (2000) “Materiales Dentales”. 3a Edición – Editorial Médica PanamericanaBuenos Aires – Argentina.

E mail de autor: hepburn@ciudad.com.ar Dirección postal del autor: Tacuarí 119 – 5 “S”. (1071) Capital Federal – Argentina.