You are on page 1of 6

Paul Abe/y

El signo del espejo en las psicosis y más
especialmente en la demencia precoz
( 1930)
Durante el transcurso de una «presentación de enfermos» realizada en la
Sociedad Médico-psicológica, en julio de 1927, señalamos la existencia de un
curioso síntoma que se encuentra con gran frecuencia en el periódo premonitorio
de la demencia precoz, hasta el punto de constituir una verdadera señal de alarma
en la a menudo tórpida eclosión de esta psicosis. Le dimos el nombre de «signo
del espejo» y nos propusimos estudiarlo más extensamente, con más detalle y pre­
cisión, en un próximo artículo. Nos pareció efectivamente interesante describir por
primera vez ese pequeño signo clínico del cual no habíamos encontrado mención
en literatura psiquiátrica alguna.
En los dos años siguientes hemos recogido una treintena de observaciones
sobre ese tema.
Después de nuestra primera publicación y durante el intervalo de nuestras
investigaciones, A. Delmas, que no tuvo conocimiento de nuestra observación de
julio de 1927, publicó, en febrero de 1929 y en esta misma Sociedad, un intere­
sante artículo muy bien documentado sobre «el signo del espejo en la demencia
precoz». Nuestros trabajos paralelos sobre este síntoma aportan un complemento
útil al estudio de los pequeños signos de la demencia precoz.
Este signo consiste, como su nombre indica, en la necesidad que tienen cier­
tos sujetos de examinarse larga y frecuentemente ante una superficie reflectante.
Lo más frecuente es que utilicen espejos. Su examen se centra sobre todo en la
cara, pero también en el cuerpo en conjunto.
Hemos estudiado este síntoma, bien en enfermos que vivían con su familia,
no tan alterados en su estado psíquico como para ser hospitalizados, bien en
enfermos ingresados.
Cuando se intelToga a las familias sobre este tema, la pregunta les conmueve,
sorprendidos por la perspicacia de su interlocutor, y se apresuran a añadir: «Pues, en
efecto, muchas veces nos ha impresionado la insistencia con que nuestro hijo se mi­
raba en los espejos. Se escondía para poder contemplarse más a gusto durante largos
ratos, y parecía muy contrariado cuando se le sorprendía dedicándose a tal exa­
men». La respuesta era afirmativa en cerca de un ochenta por ciento de los casos.
No tardó en chocarnos un hecho, a saber, que la proporción de respuestas
afirmativas era mucho más importante cuando se trataba de pacientes de sexo mas­
culino. Es posible que al ser la coquetería menos evidente y menos intensa en los
muchachos que en las jovencitas, en ellos el síntoma llame más la atención.
Hemos podido seguir la evolución del signo del espejo en treinta pacientes.
(104) 300 Paul Abely
HISTORIA DE LA PSIQUIATRÍA
Diecinueve de ellos vivían con sus familias y once estaban internados en nuestro
serVICIO.
De los diecinueve sujetos no hospitalizados, dieciocho eran esquizofrénicos
típicos, y uno solo era un desequilibrado hiperemotivo psicasténico y obsesivo.
Por el contrario, entre las once personas internadas, solamente cuatro eran tribu­
tarios del diagnóstico de demencia precoz, otros seis eran melancólicos preseniles
con intensas reacciones ansiosas, y la última, una anciana maníaca crónica.
Empleamos en nuestro servicio el siguiente método de investigación: primero
hicimos distribuir espejos de bolsillo entre todos los enfermos relativamente lúci­
dos y no proclives a impulsos a continuación, instalamos un gran panel
reflectante en el cuarto de baño que utilizaban todos los pacientes para los baños de
aseo personal l. Cerca de doscientas personas desfilaron ante el panel. La mayor
parte no se detuvo, algunos maníacos exuberantes y algunos paralíticos generales
se admiraron con complacencia pero la mayor parte de los dementes
precoces, pese a ser numerosos, pasaron con dos melancólicos prese­
niles miraron furtivamente y después se alejaron con un gesto de espanto. Hicimos
pararse a uno de ellos y le forzamos a volver ante el espejo, pero eso le desencade­
nó un paroxismo ansioso y se cubrió los ojos con ambas manos para no ver. Du­
rante algunos instantes separaba un poco los dedos y después, viendo su imagen,
retrocedía diciendo: «Es horroroso». Dos dementes precoces se detuvieron tran­
quilamente ante el espejo; uno de ellos se secó lentamente los cabellos mojados y
se contempló durante un buen habitualmente dominado por una violenta agi­
tación catatónica, desde unos días antes estaba relativamente tranquilo. El segundo
se detuvo asímismo durante varios minutos, hizo algunas muecas, reculó, avanzó,
sonrió, se alejó, desanduvo sus pasos y después se fue definitivamente adoptando
una marcha lenta y amanerada.
Muy pocos enfermos utilizaron su espejo de bolsillo, y lo devolvieron dócil­
mente a los guardianes sin el menor gesto de disgusto.
Tres melancólicos preseniles se resistieron a entregarlo. Uno de ellos, caren­
te en absoluto de déficits intelectuales y provisto de estudios superiores, nos hizo
la siguiente observación: «j Doctor, se lo ruego, líbreme de este martirio! A mi
pesar, me siento forzado a contemplar mi cara, y es muy penoso ver en qué me he
convertido; j cuanto más me examino, más me parece que tengo la cabeza como la
de un pato!».
El cuarto de estos pacientes había escondido su espejo bajo la almohada; de
vez en cuando se miraba disimuladamente y después se echaba a llorar. En nues­
tros seis pacientes melancólicos involutivos que presentaban este «signo del espe­
jo», la realización del acto obsesivo era seguida de una intensa reacción ansiosa.
I Bains de propreté en el original. para distinguirlos de los baños hidroterapéuticos. (N. del T.).
El signo del espejo en las psicosis 301 (105)
HISTORIA DE LA PSIQUIATRÍA
A título meramente descriptivo y sin que presente ningún interés especiaL
citaremos el caso de manía crónica, que colgaba el espejo en la tapia del sanato­
rio y cantaba ante él fragmentos de óperas con ostentosas gesticulaciones.
En nuestros cuatro dementes precoces, el hecho de mirarse al espejo no se
acompañaba de ninguna reacción afectiva intensa. Uno de ellos parecía divertirse
extraordinariamente con su propia contemplación, riéndose y cuchicheando a su
espejo palabras imperceptibles; otro enfermo, como en un caso citado por A.
Delmas, se miraba al fumar y lanzaba las volutas de humo contra el cristal. En un
tercer caso, el paciente se examinó detenidamente durante varios días; pasaba la
mayor parte de la jornada realizando tal examen. Una mañana, durante nuestra
visita, no dejó de sorprendemos el encontrarle acurrucado en un rincón, atroz­
mente maquillado, con la cara cubierta de yeso que había arrancado de la pared
del dormitorio, los ojos pintarrajeados con el lápiz que usaba para escribir, los
labios horriblemente teñidos de rojo con una sustancia que no pudimos definir,
quizá procedente de una barra que hubiese mendigado la víspera en el locutorio a
alguna visitante. Este pierrot de carnaval no estaba alegre en absoluto; parecía pre­
ocupado, malhumorado y claramente hostil. Durante los días siguientes escribió
innumerables cartas a los perfumeros parisinos solicitándoles los productos de
belleza más heteróclitos. Cuando se le quitó el espejo, intentaba mirarse en los
cristales de la ventana y en un vaso metálico lleno de tisana.
Este caso es asemejable a otro del que nos hablaba M. Hesnard, que se ponía
desnudo delante de un armario de luna y se empolvaba todo el cuerpo; se trataba
también de un esquizofrénico confirmado.
Estos cuatro dementes precoces internados rehusaron darnos cualquier expli­
cación en cuanto a tal necesidad de contemplarse. Del estudio de este primer grupo
de enfermos, podemos concluir que el signo del espejo es excepcional en las
demencias precoces avanzadas.
En la mayor parte de los casos y según los informes de los familiares, se
manifestó en la época de la aparición de los primeros síntomas, y después desa­
pareció durante el periodo de estado. A veces puede transformarse en una este­
reotipia, y no tiene entonces mayor valor semiológico que cualquier otra estereo­
tipia de los hebefrénicos.
Entre los dieciocho enfermos que vivían con sus familias, el signo del espe­
jo era constante. Apareció insidiosamente coincidiendo con algunas alteraciones
del humor y de la atención, con tendencias a las fugas y a los soliloquios.
La forma clínica de su psicosis era bastante específica, correspondiéndose
con el tipo esquizomaniaco de Claude; se constataba en su pasado la existencia de
un estado constitucional especial del tipo esquizoide. La mayoría habían sido
soñadores con tendencias artísticas, y casi siempre llevaban el peso de taras here­
ditarias degenerativas; sus síntomas psíquicos se habían desarrollado lentamente y
(1 (6) 302
Paul Abe!.v
HISTORIA DE LA PSIQUIATRÍA
de forma tórpida, nunca habían estado precedidos por un periodo taxi-infeccioso
florido y evidente. Ocho de cada diez de los jóvenes varones que presentaban estos
síntomas eran castos e ignoraban toda relación sexual con el sexo opuesto.
El primero de estos enfermos, el que en 1927 atrajo nuestra atención sobre el
signo del espejo, era un joven estudiante de veintiún años que no podía trabajar
más que con un espejo al lado: «Es, decía, para hacerme compañía». En los trenes
se encerraba en el aseo para contemplarse en el espejo. No podía entrar en un salón
sin precipitarse hacia la primera luna que apareciese ante su vista. Permanecía
horas enteras en el cuarto de baño frotándose enérgicamente las mejillas ante el
espejo: «Es. decía, para darme color como las mujeres». No tardó en confesarnos
tendencias homosexuales manifiestas que rechazaba desde su pubertad. Tuvimos
ocasión de volver a verle recientemente después de haberle perdido de vista duran­
te dos años. El signo del espejo ha desaparecido en él casi completamente, pero ha
tenido que abandonar todo esfuerzo intelectual; se ha vuelto inerte, hostil respec­
to a su familia, a veces impulsivo, y sus familiares contemplan la posibilidad de
un próximo internamiento.
Tres familias cuyos hijos se han sumido en la demencia precoz típica, nos
señalaron que al principio de la psicosis sorprendieron en varias ocasiones a sus
hijos completamente desnudos y masturbándose ante el armario de luna. Otras dos
precisaron que sus hijas se negaban a dirigirles la palabra, las comidas se efectua­
ban entre el mutismo y el enfurruñamiento más completos, y no recuperaban su
alegría y su locuacidad sino delante el espejo. Una madre, atraída por el clamor
insólito de un discurso ruidoso y abundante, encontró a su hija gesticulando en el
cuarto de baíi.o y dirigiendo frases amorosas a su propia imagen.
Otra destaca que a continuación de una escena de cólera muy parecida a un
escena entre enamorados, su hija rompió rabiosamente el espejo en que se estaba
mirando.
Un padre preocupado por la transformación psíquica de su hijo, inquieto ante
la extravagancia de su conducta, intentó en vano provocar sus confidencias; creyó
prudente espiar sus menores gestos y le sorprendió varias veces gesticulando ante
el espejo de su cuarto, hablando con su propia imagen como si fuese otro interlo­
cutor, haciéndole preguntas y respuestas, exteriorizando sus preocupaciones ínti­
mas. Los enfermos procuran cuidadosamente esconderse cuando se entregan a tal
contemplación; tienen pudor y algo así como la vaga noción de la anormalidad de
ese acto. El joven estudiante de Derecho que nos había dado los más variados deta­
Hes de su costumbre, lo negaba enérgicamente ante su madre.
Como describió A. Delmas, el sujeto ensaya ante el espejo toda clase de
mímicas variadas: «Se mira de frente y de perfil, tan pronto a la derecha como a
la izquierda, contrae de diversas formas los músculos de la cara, hundiendo e
inflando las mejillas, poniendo morro con los labios, separándolos para dejar los
El signo del espejo en las psicosis 303 (107)
HISTORIA DE LA PSIQUIATRÍA
dientes al descubierto, etc.». En la gran mayoría de los casos, parecen obtener un
auténtico placer de ese juego, pero a veces montan bruscamente en cólera.
Cuando se pregunta a los enfermos respecto a tales síntomas, es habitual­
mente muy difícil obtener una explicación suficiente, y en casi todos los casos
tenemos la sensación de estarnos dirigiendo a un sujeto reticente; parece que tie­
nen la impresión de cometer una falta o un hecho reprensible. Muchos de ellos
niegan frontalmente la evidencia, y otros responden: «Eso no tiene ninguna impor­
tancia», o previendo una interpretación desfavorable: «Ven ustedes cosas que no
existen»; uno de ellos me respondió: «Cuidados estéticos» (no se había afeitado ni
lavado durante seis días). Otros dos me dijeron: «Es para distraerme y divertirme».
A. Delmas escribe: «Lo que parece verosímil es que actúen así de forma
compulsiva y bajo la influencia de móviles de los cuales no tienen conciencia
clara». Nosotros pensamos más bien que estos enfermos, sobre todo los que están
poco afectados, disimulan un motivo que no quieren desvelar, intentan contener
una preocupación cuidadosamente ocultada. Parecen más contrariados que extra­
ñados por la pregunta que les planteamos. De nuestros diecinueve pacientes, sólo
cuatro parecían impulsados a mirarse por un sentimiento de extrañeza y por un
deseo de control.
A petición nuestra, las familias vigilaron hábilmente a los sujetos sin llamar
la atención; una de ellas nos decía: «Se diría, cuando se contempla, que está extra­
ñado, que no se reconoce; suele alejarse y después volver bruscamente sobre sus
propios pasos como si se le hubiese olvidado examinar algo que hubiera en su
cara». Una joven enferma, después de muchas preguntas infructuosas, nos dio un
día esta rara respuesta: «Es para reencontrarme».
Las conclusiones de nuestro artículo serán las siguientes:
El signo del espejo es un síntoma común a varias psicosis, pero es en la de­
mencia precoz donde parece tener más frecuencia y el mayor valor semiológico.
En las melancolías involutivas y en ciertos delirios hipocondriacos, es esen­
cialmente episódico, constituye una reacción de control ante los trastornos cenes­
topáticos, y desencadena violentas reacciones afectivas de apariencia ansiosa con
gestos de horror y repulsión.
Aparece también en algunos psicasténicos y obsesivos, que intentan inter­
pretar sus molestias psíquicas o dominar su fobia.
En la demencia precoz, constituye un auténtico síntoma de alarma. En efec­
to, aparece al principio del periodo prodrómico, cuando el desorden intelectual es
aún poco evidente. Habitualmente desaparece en el periodo de estado, o, en algu­
nos casos relativamente raros, se transforma en estereotipia. Lo encontramos sobre
todo en las formas de hebefrenia correspondientes al tipo esquizofrénico de
Bleuler con autismo. El síntoma parece más frecuente en el sexo masculino.
(108) 304 Paul Abely
HISTORIA DE LA PSIQUIATRÍA
La interpretación del mecanismo psicológico de este síntoma es difícil debi­
do a la reticencia de los pacientes. Creemos poder explicarlo de tres modos dife­
rentes.
En primer lugar, y creemos que en muy raras ocasiones (cuatro de treinta, en
nuestras observaciones), se puede suponer que ciertas sensaciones de inquietud y
de transformación de la personalidad, descritas en el comienzo de la demencia
precoz, impulsan a estos enfermos a vigilar su rostro y la expresión de su fisono­
mía.
En segundo lugar, sabemos que la forma clínica específica de la enfermedad
que encontramos en estos sujetos tiene sus cimientos en el autismo. Ese autismo
mantiene en el interesado una necesidad permanente de soliloquio. Encuentra en
su propia imagen un interlocutor dócil y mudo que favorece su evasión imaginati­
va. Ese soliloquio puede ser puramente mímico, sin apoyo verbal; explicaría bas­
tante bien las gesticulaciones, las muecas y los estallidos de risa.
Finalmente, y es quizá la explicación más importante, creemos que estos
enfermos están bajo el dominio de trastornos especiales de la esfera sexual.
Conocemos todos los delitos de orden genésico frecuentes en el comienzo de la
demencia precoz, en nuestro servicio vemos a estos sujetos entregarse a una mas­
turbación desenfrenada, y a menudo a tentativas homosexuales sobre sus compa­
ñeros de dormitorio. Destaquemos que su manierismo tiene a veces el aspecto de
un desfile sexual. Se ven sometidos por bouffées eróticas manifiestas (quizá liga­
das a importantes trastornos de las glándulas endocrinas). En el curso de nuestras
investigaciones hemos podido constatar el fenómeno del maquillaje frecuente­
mente asociado a la necesidad de mirarse en el espejo.
Estos enfermos son habitualmente Narcisos que evolucionan hacia tenden­
cias homosexuales.
Ese narcisismo y esas tendencias pueden ser constitucionales; más fre­
cuentemente son adquiridos y aparecen a raíz de una alteración endocrina ligada
a una causa tóxica.
(Traducción: Ramón Esteban Arnáiz)

otros seis eran melancólicos preseniles con intensas reacciones ansiosas. De los diecinueve sujetos no hospitalizados. líbreme de este martirio! A mi pesar. El segundo se detuvo asímismo durante varios minutos. I Bains de propreté en el original. Por el contrario. Cerca de doscientas personas desfilaron ante el panel.(104) 300 Paul Abely HISTORIA DE LA PSIQUIATRÍA Diecinueve de ellos vivían con sus familias y once estaban internados en nuestro serVICIO. desanduvo sus pasos y después se fue definitivamente adoptando una marcha lenta y amanerada. me siento forzado a contemplar mi cara. Empleamos en nuestro servicio el siguiente método de investigación: primero hicimos distribuir espejos de bolsillo entre todos los enfermos relativamente lúci­ dos y no proclives a impulsos suicidas~ a continuación. Uno de ellos. viendo su imagen. Hicimos pararse a uno de ellos y le forzamos a volver ante el espejo. más me parece que tengo la cabeza como la de un pato !». se lo ruego. y es muy penoso ver en qué me he convertido. dieciocho eran esquizofrénicos típicos. reculó. j cuanto más me examino. La mayor parte no se detuvo. entre las once personas internadas. Tres melancólicos preseniles se resistieron a entregarlo. Du­ rante algunos instantes separaba un poco los dedos y después. pese a ser numerosos. caren­ te en absoluto de déficits intelectuales y provisto de estudios superiores. y lo devolvieron dócil­ mente a los guardianes sin el menor gesto de disgusto. hizo algunas muecas. para distinguirlos de los baños hidroterapéuticos. nos hizo la siguiente observación: «j Doctor. En nues­ tros seis pacientes melancólicos involutivos que presentaban este «signo del espe­ jo». sonrió. pasaron con indiferencia~ dos melancólicos prese­ niles miraron furtivamente y después se alejaron con un gesto de espanto. y la última. y uno solo era un desequilibrado hiperemotivo psicasténico y obsesivo. de vez en cuando se miraba disimuladamente y después se echaba a llorar. (N. . solamente cuatro eran tribu­ tarios del diagnóstico de demencia precoz. una anciana maníaca crónica.). Dos dementes precoces se detuvieron tran­ quilamente ante el espejo. El cuarto de estos pacientes había escondido su espejo bajo la almohada. del T. uno de ellos se secó lentamente los cabellos mojados y se contempló durante un buen rato~ habitualmente dominado por una violenta agi­ tación catatónica. retrocedía diciendo: «Es horroroso». avanzó. desde unos días antes estaba relativamente tranquilo. Muy pocos enfermos utilizaron su espejo de bolsillo. la realización del acto obsesivo era seguida de una intensa reacción ansiosa. se alejó. algunos maníacos exuberantes y algunos paralíticos generales se admiraron con complacencia pero rápidamente~ la mayor parte de los dementes precoces. instalamos un gran panel reflectante en el cuarto de baño que utilizaban todos los pacientes para los baños de aseo personal l. pero eso le desencade­ nó un paroxismo ansioso y se cubrió los ojos con ambas manos para no ver.

con la cara cubierta de yeso que había arrancado de la pared del dormitorio. Del estudio de este primer grupo de enfermos. los ojos pintarrajeados con el lápiz que usaba para escribir. intentaba mirarse en los cristales de la ventana y en un vaso metálico lleno de tisana. Estos cuatro dementes precoces internados rehusaron darnos cualquier expli­ cación en cuanto a tal necesidad de contemplarse. sus síntomas psíquicos se habían desarrollado lentamente y . La mayoría habían sido soñadores con tendencias artísticas. Una mañana. el hecho de mirarse al espejo no se acompañaba de ninguna reacción afectiva intensa. atroz­ mente maquillado. parecía pre­ ocupado. y no tiene entonces mayor valor semiológico que cualquier otra estereo­ tipia de los hebefrénicos. como en un caso citado por A. los labios horriblemente teñidos de rojo con una sustancia que no pudimos definir. se constataba en su pasado la existencia de un estado constitucional especial del tipo esquizoide. se manifestó en la época de la aparición de los primeros síntomas. se miraba al fumar y lanzaba las volutas de humo contra el cristal. se trataba también de un esquizofrénico confirmado. pasaba la mayor parte de la jornada realizando tal examen. riéndose y cuchicheando a su espejo palabras imperceptibles. quizá procedente de una barra que hubiese mendigado la víspera en el locutorio a alguna visitante. En un tercer caso. que colgaba el espejo en la tapia del sanato­ rio y cantaba ante él fragmentos de óperas con ostentosas gesticulaciones. A veces puede transformarse en una este­ reotipia. Hesnard. Uno de ellos parecía divertirse extraordinariamente con su propia contemplación. el paciente se examinó detenidamente durante varios días. En nuestros cuatro dementes precoces. Delmas. podemos concluir que el signo del espejo es excepcional en las demencias precoces avanzadas. malhumorado y claramente hostil. Apareció insidiosamente coincidiendo con algunas alteraciones del humor y de la atención. La forma clínica de su psicosis era bastante específica. Cuando se le quitó el espejo. y casi siempre llevaban el peso de taras here­ ditarias degenerativas. que se ponía desnudo delante de un armario de luna y se empolvaba todo el cuerpo. Este pierrot de carnaval no estaba alegre en absoluto. Este caso es asemejable a otro del que nos hablaba M. durante nuestra visita. Durante los días siguientes escribió innumerables cartas a los perfumeros parisinos solicitándoles los productos de belleza más heteróclitos. otro enfermo. no dejó de sorprendemos el encontrarle acurrucado en un rincón. En la mayor parte de los casos y según los informes de los familiares. con tendencias a las fugas y a los soliloquios.El signo del espejo en las psicosis HISTORIA DE LA PSIQUIATRÍA 301 (105) A título meramente descriptivo y sin que presente ningún interés especiaL citaremos el caso de manía crónica. y después desa­ pareció durante el periodo de estado. el signo del espe­ jo era constante. correspondiéndose con el tipo esquizomaniaco de Claude. Entre los dieciocho enfermos que vivían con sus familias.

creyó prudente espiar sus menores gestos y le sorprendió varias veces gesticulando ante el espejo de su cuarto. Tuvimos ocasión de volver a verle recientemente después de haberle perdido de vista duran­ te dos años. tan pronto a la derecha como a la izquierda. haciéndole preguntas y respuestas. No tardó en confesarnos tendencias homosexuales manifiestas que rechazaba desde su pubertad. para hacerme compañía». decía. el que en 1927 atrajo nuestra atención sobre el signo del espejo. para darme color como las mujeres». encontró a su hija gesticulando en el cuarto de baíi. Los enfermos procuran cuidadosamente esconderse cuando se entregan a tal contemplación. Ocho de cada diez de los jóvenes varones que presentaban estos síntomas eran castos e ignoraban toda relación sexual con el sexo opuesto. y sus familiares contemplan la posibilidad de un próximo internamiento. y no recuperaban su alegría y su locuacidad sino delante el espejo. En los trenes se encerraba en el aseo para contemplarse en el espejo. Una madre. contrae de diversas formas los músculos de la cara. No podía entrar en un salón sin precipitarse hacia la primera luna que apareciese ante su vista. Tres familias cuyos hijos se han sumido en la demencia precoz típica. Otras dos precisaron que sus hijas se negaban a dirigirles la palabra. atraída por el clamor insólito de un discurso ruidoso y abundante. decía. separándolos para dejar los .o y dirigiendo frases amorosas a su propia imagen.(1 (6) 302 Paul Abe!. Delmas. su hija rompió rabiosamente el espejo en que se estaba mirando. Otra destaca que a continuación de una escena de cólera muy parecida a un escena entre enamorados. Permanecía horas enteras en el cuarto de baño frotándose enérgicamente las mejillas ante el espejo: «Es. exteriorizando sus preocupaciones ínti­ mas. pero ha tenido que abandonar todo esfuerzo intelectual. inquieto ante la extravagancia de su conducta. hablando con su propia imagen como si fuese otro interlo­ cutor. El primero de estos enfermos. Un padre preocupado por la transformación psíquica de su hijo. El joven estudiante de Derecho que nos había dado los más variados deta­ Hes de su costumbre. hundiendo e inflando las mejillas. intentó en vano provocar sus confidencias. el sujeto ensaya ante el espejo toda clase de mímicas variadas: «Se mira de frente y de perfil. nunca habían estado precedidos por un periodo taxi-infeccioso florido y evidente. se ha vuelto inerte. El signo del espejo ha desaparecido en él casi completamente. poniendo morro con los labios. a veces impulsivo. tienen pudor y algo así como la vaga noción de la anormalidad de ese acto.v HISTORIA DE LA PSIQUIATRÍA de forma tórpida. Como describió A. nos señalaron que al principio de la psicosis sorprendieron en varias ocasiones a sus hijos completamente desnudos y masturbándose ante el armario de luna. era un joven estudiante de veintiún años que no podía trabajar más que con un espejo al lado: «Es. hostil respec­ to a su familia. las comidas se efectua­ ban entre el mutismo y el enfurruñamiento más completos. lo negaba enérgicamente ante su madre.

De nuestros diecinueve pacientes. cuando se contempla. Las conclusiones de nuestro artículo serán las siguientes: El signo del espejo es un síntoma común a varias psicosis. parece que tie­ nen la impresión de cometer una falta o un hecho reprensible. sólo cuatro parecían impulsados a mirarse por un sentimiento de extrañeza y por un deseo de control. Cuando se pregunta a los enfermos respecto a tales síntomas. parecen obtener un auténtico placer de ese juego. Otros dos me dijeron: «Es para distraerme y divertirme». Habitualmente desaparece en el periodo de estado. una de ellas nos decía: «Se diría. En la demencia precoz. Nosotros pensamos más bien que estos enfermos. uno de ellos me respondió: «Cuidados estéticos» (no se había afeitado ni lavado durante seis días). A. A petición nuestra. En la gran mayoría de los casos.». Aparece también en algunos psicasténicos y obsesivos. cuando el desorden intelectual es aún poco evidente. constituye un auténtico síntoma de alarma.El signo del espejo en las psicosis HISTORIA DE LA PSIQUIATRÍA 303 (107) dientes al descubierto. Delmas escribe: «Lo que parece verosímil es que actúen así de forma compulsiva y bajo la influencia de móviles de los cuales no tienen conciencia clara». que intentan inter­ pretar sus molestias psíquicas o dominar su fobia. Una joven enferma. y otros responden: «Eso no tiene ninguna impor­ tancia». disimulan un motivo que no quieren desvelar. o. Muchos de ellos niegan frontalmente la evidencia. nos dio un día esta rara respuesta: «Es para reencontrarme». después de muchas preguntas infructuosas. que no se reconoce. las familias vigilaron hábilmente a los sujetos sin llamar la atención. Lo encontramos sobre todo en las formas de hebefrenia correspondientes al tipo esquizofrénico de Bleuler con autismo. aparece al principio del periodo prodrómico. en algu­ nos casos relativamente raros. El síntoma parece más frecuente en el sexo masculino. es esen­ cialmente episódico. que está extra­ ñado. . constituye una reacción de control ante los trastornos cenes­ topáticos. Parecen más contrariados que extra­ ñados por la pregunta que les planteamos. se transforma en estereotipia. En las melancolías involutivas y en ciertos delirios hipocondriacos. sobre todo los que están poco afectados. En efec­ to. intentan contener una preocupación cuidadosamente ocultada. es habitual­ mente muy difícil obtener una explicación suficiente. suele alejarse y después volver bruscamente sobre sus propios pasos como si se le hubiese olvidado examinar algo que hubiera en su cara». etc. pero es en la de­ mencia precoz donde parece tener más frecuencia y el mayor valor semiológico. y en casi todos los casos tenemos la sensación de estarnos dirigiendo a un sujeto reticente. pero a veces montan bruscamente en cólera. y desencadena violentas reacciones afectivas de apariencia ansiosa con gestos de horror y repulsión. o previendo una interpretación desfavorable: «Ven ustedes cosas que no existen».

En el curso de nuestras investigaciones hemos podido constatar el fenómeno del maquillaje frecuente­ mente asociado a la necesidad de mirarse en el espejo. (Traducción: Ramón Esteban Arnáiz) . más fre­ cuentemente son adquiridos y aparecen a raíz de una alteración endocrina ligada a una causa tóxica. sin apoyo verbal. en nuestro servicio vemos a estos sujetos entregarse a una mas­ turbación desenfrenada. explicaría bas­ tante bien las gesticulaciones. descritas en el comienzo de la demencia precoz. y es quizá la explicación más importante. Creemos poder explicarlo de tres modos dife­ rentes. Ese narcisismo y esas tendencias pueden ser constitucionales. Encuentra en su propia imagen un interlocutor dócil y mudo que favorece su evasión imaginati­ va. en nuestras observaciones). y creemos que en muy raras ocasiones (cuatro de treinta. se puede suponer que ciertas sensaciones de inquietud y de transformación de la personalidad. Destaquemos que su manierismo tiene a veces el aspecto de un desfile sexual. Ese soliloquio puede ser puramente mímico. y a menudo a tentativas homosexuales sobre sus compa­ ñeros de dormitorio. creemos que estos enfermos están bajo el dominio de trastornos especiales de la esfera sexual. Ese autismo mantiene en el interesado una necesidad permanente de soliloquio.(108) 304 Paul Abely HISTORIA DE LA PSIQUIATRÍA La interpretación del mecanismo psicológico de este síntoma es difícil debi­ do a la reticencia de los pacientes. En segundo lugar. las muecas y los estallidos de risa. En primer lugar. Finalmente. Se ven sometidos por bouffées eróticas manifiestas (quizá liga­ das a importantes trastornos de las glándulas endocrinas). impulsan a estos enfermos a vigilar su rostro y la expresión de su fisono­ mía. sabemos que la forma clínica específica de la enfermedad que encontramos en estos sujetos tiene sus cimientos en el autismo. Estos enfermos son habitualmente Narcisos que evolucionan hacia tenden­ cias homosexuales. Conocemos todos los delitos de orden genésico frecuentes en el comienzo de la demencia precoz.