You are on page 1of 2

*** w99 1/4 págs. 20-22 ¿Quién moldea nuestro modo de pensar?

*** ³¡NADIE tiene que decirme ni lo que debo pensar ni lo que debo hacer!´ Esta enfática declaración normalmente significa que tenemos gran confianza en nosotros mismos y en nuestro juicio. ¿Pensamos así? Está claro que nadie debe tomar decisiones por nosotro Pero ¿es prudente rechazar s. inmediatamente lo que quizá sea un buen consejo? ¿No puede nadie en absoluto ayudarnos alguna vez a tomar una buena decisión? En cualquier caso, ¿podemos estar seguros de que nadie está moldeando nuestro modo de pensar, sin que siquiera nos percatemos de ello? Antes de la II Guerra Mundial, por ejemplo, Joseph Goebbels, el ministro de propaganda de Hitler, tomó el control de la industria cinematográfica alemana. ¿Por qué? Porque se dio cuenta de que sería un instrumento sumamente eficaz para ³influir en las creencias y, por tanto, en el comportamiento de la gente´ (Propaganda and the German Cinema 1933-1945). Probablemente estemos enterados de la espeluznante eficacia con que se valió de este y de otros medios para manipular a a gente común ² l gente normal y en su sano juicio² a fin de que siguiera ciegamente la filosofía nazi. El hecho es que nuestro modo de pensar y, en consecuencia, de actuar, siempre está influido de alguna manera por los sentimientos y opiniones de aquellos a quienes escuchamos. Por supuesto, eso no es necesariamente negativo. Si estas son personas que se interesan sinceramente por nosotros² como los padres, profesores o amigos² obtendremos mucho provecho de su consejo y asesoramiento. Pero hay que tener cuidado si son personas que solo se interesan en sí mismas y tienen un modo de pensar equivocado y corrompido, µengañadoras de la mente¶, como el apóstol Pablo las llamó (Tito 1:10; Deuteronomio 13:6-8). Por tanto, no nos confiemos y pensemos que nadie puede in fluir jamás en nosotros (compárese con 1 Corintios 10:12). Probablemente esté sucediendo ya ²con más frecuencia de la que estamos dispuestos a admitir² sin que nos demos cuenta de ello. Consideremos el sencillo ejemplo de adquirir un producto cuando vamos de compras. ¿Es siempre esta una decisión puramente personal y racional? ¿O influyen en ella de manera sutil, pero sensible, otras personas que normalmente no vemos? El periodista e investigador Eric Clark opina que así es. ³Cuanto más nos bombardea la pub licidad ²dice² menos la vemos y sin embargo, casi seguramente, más nos afecta.´ También explica que cuando se pregunta a la gente qué piensa sobre la eficacia de la publicidad, ³la mayoría de las personas aceptan que funciona, aunque no con ellas´. Tienden a creer que solo los demás son vulnerables. ³Aparentemente sólo ellas son inmunes.´ (Los creadores de consumo.) ¿Nos moldea Satanás según sus criterios? Es posible que la influencia de la publicidad diaria no tenga consecuencias graves. Sin embargo, existe otra influencia que es mucho más peligrosa. La Biblia muestra con claridad que Satanás es un experto manipulador (Revelación [Apocalipsis] 12:9). Su filosofía es prácticamente la misma que la de un publicista que dijo que había dos maneras de influir en los clientes: ³seduciéndolos o condicionándolos´. Si los publicistas y anunciantes saben valerse de tales técnicas sutiles para moldear nuestro modo de pensar, cuánto mejor sabrá Satanás usar tácticas similares (Juan 8:44). El apóstol Pablo era consciente de ello. Temía que algunos de sus compañeros cristianos bajaran la guardia y fueran víctimas del engaño de Satanás. Escribió: ³Tengo miedo de que de algún modo, así como la serpiente sedujo a Eva por su astucia, las mentes de ustedes sean corrompidas y ale jadas de la sinceridad y castidad que se deben al Cristo´ (2 Corintios 11:3). Tomemos en serio esta advertencia. De otro modo, es posible que seamos como la gente que cree que la propaganda y el condicionamiento son eficaces, pero ³no con ellas´. El hecho de que la propaganda satánica es efectiva se ve claramente a nuestro alrededor en la brutalidad, la depravación y la hipocresía que caracterizan a esta generación. Pablo, por tanto, rogó a sus compañeros cristianos: ³Cesen de amoldarse a este sistema de co sas´ (Romanos 12:2). Un traductor de la Biblia parafrasea las palabras de Pablo de esta manera: µNo dejéis que se os moldee según el criterio de este mundo malo¶ (Romanos 12:2, Guillermo Hendriksen). Satanás hará lo imposible por que encajemos en su molde, como antiguamente el alfarero presionaba el barro dentro de un molde abierto para que recibiera las marcas y características que deseaba imprimir en él. Satanás tiene a la política, el comercio, la religión y el entretenimiento de este mundo preparados pa ra lograr precisamente eso. ¿Hasta qué grado se nota su influencia? Está tan extendida como lo estaba en tiempo del apóstol Juan. ³El mundo entero ²dijo Juan² yace en el poder del inicuo.´ (1 Juan 5:19; véase también 2 Corintios 4:4.) Si tenemos alguna duda sobre la capacidad de Satanás para seducir a la gente y corromper su modo de pensar, recordemos con cuánta eficacia lo logró en el caso de toda una nación² Israel² que estaba dedicada a Dios (1 Corintios 10:6-12). ¿Puede sucedernos a nosotros lo mismo? Por supuesto, si dejamos la mente abierta a la seductora influencia de Satanás.

Pablo aconseja: ³Transfórmense rehaciendo su mente. advierte el apóstol Pablo²: quizás haya alguien que se los lleve como presa suya mediante la filosofía y el vano engaño según la tradición de los hombres. enséñame tus propias sendas´ (Salmo 25:4). Todos necesitamos la influencia rectora de Jehová (Juan 17:3). ¡Qué lección más instructiva! Cuánto mejor es escuchar la voz de Jehová que aseverar con arrogancia: ³¡Nadie tiene que decirme lo que debo hacer!´. el discernimiento mismo [nos] salvaguardará´ (Proverbios 2:11). sin embargo. necesita estar bien alimentada para funcionar como es debido (Proverbios 5:1. como pudiera suceder en el caso del alfarero humano (Deuteronomio 32:4). sabiendo de qué personas las aprendiste´ (2 Timoteo 3:13. para estar seguros de que estas se interesan sinceramente en nuestro bienestar y no en el suyo. La mente sana. tal como el cuerpo saludable. Sin embargo. estas fuerzas insidiosas influirán en nuestro modo de pensar solamente si se lo permitimos. Permitamos que Jehová nos moldee Jehová mandó al profeta Jeremías al taller de un alfarero. y no se nos puede manejar en demasía si [estamos informados]´. o µllevarnos como presa suya¶. Por supuesto. la Palabra inspirada de Dios. donde ilustró con fuerza la necesidad de la buena disposición y la obediencia para beneficiarnos de Su influencia modeladora. Seamos como el salmista David. Esto también es cierto con respecto a la propaganda y el engaño. Pero este mundo no se interesa sinceramente por nosotros. oh casa de Israel? [. Al ejercerlo podemos optar por aceptar o rechazar deliberadamente la influencia modeladora de Jehová. .. En el libro Las formas ocultas de la propaganda. no debemos ver con hostilidad y desprecio todo el consejo o información que se nos ofrezca (1 Juan 4:1).] ¡Miren! Como el barro en la mano del alfarero. Tenemos que elegir. ³la capacidad de pensar misma [nos] vigilará. Pero añadió: ³Tú. oh Jehová. Jehová entonces dijo: ³¿No puedo yo hacer con ustedes justamente como este alfarero.) Satanás puede moldearnos según sus criterios. ¿Escucharemos nosotros? Si lo hacemos. Nosotros tenemos libre albedrío. 21. oh casa de Israel´ (Jeremías 18:1-6). Como todo lo que introducimos en la mente nos influye en cierta medida. La falta de información puede ser tan funesta como la información equivocada. Jeremías vio como el artesano cambiaba de opinión en cuanto a lo que ha con una vasija cuando ³la echó a perder la mano ría del alfarero´.´ (Colosenses 2:8. sin ningún esfuerzo de nuestra parte. Los defectos se producen cuando aquellos a quienes Jehová trata de moldear de manera positiva se resisten a su dirección. es posible evitar la inhalación de ese ³aire´ (Efesios 2:2). Puede afectarnos tan solo inhalar el aire contaminado. aunque es cierto que tenemos que proteger la mente de ideas y filosofías engañosas. Podemos optar por µamoldarnos a este sistema de cosas¶ permitiendo que las filosofías y los valores de este mundo gobiernen nuestro modo de pensar (Romanos 12:2). 1 Tesalonicenses 2:13). Vance Packard hizo esta observación: ³Todavía podemos recurrir a una defensa contra tales persuasores [ocultos]: podemos decidir noser persuadidos. la Biblia (2 Timoteo 3:15-17). pero para beneficiarnos de ella tenemos que escucharla y permitir que influya en nuestro m odo de pensar (Isaías 30:20. Es como el caso de los fumadores pasivos. Él provee toda la información necesaria. 2). para que prueben para ustedes mismos lo que es la buena y la acepta y la perfecta voluntad de Dios´ (Romanos 12:2). continúa en las cosas que aprendiste y fuiste persuadido a creer. tampoco es responsable de los productos defectuosos. La persuasión sincera no es lo mismo que la propaganda oculta. así son ustedes en mi mano. que pidió en oración: ³Hazme conocer tus propios caminos. Esta es la enorme diferencia entre nosotros y un pedazo inerte de barro. extraviando y siendo al extraviados´. Eso sí requiere esfuerzo (Proverbios 2:1 -5). ¿Significaba esto que los israelitas eran tan solo un pedazo de barro inerte en manos de Jehová que él moldeaba arbitrariamente para que fuesen una u otra clase de vasija? Jehová nunca usa su omnipotencia para obligar a la gente a actuar en contra de su voluntad. la clave es µsaber de qué personas lo aprendimos¶.. Así. 14). ³Cuidado ²por tanto. Tenemos que estar dispuestos a llenar la mente con la verdad que se halla en ³los santos escritos´.Mantengámonos informados Por lo general. El apóstol Pablo previno al joven Timoteo contra ³los hombres inicuos e impostores [que avanzarían] de m en peor. Recordemos lo que dijo el rey Salomón: ³El sabio escucha y absorbe más instrucción´ (Proverbios 1:5). para µestar informados¶ tenemos que mantener la mente abierta y receptiva a las buenas influencias. Virtualmente en todas las situaciones todavía podemos elegir. Recordemos que Jehová no es un manipulador.