You are on page 1of 10

c  

      
  
   
    Y

Licenciado en Actividad Física
Docente del INSAF (Instituto Superior de la Actividad Física) J   

en la asignatura Metodología de la Actividad Física y de la Investigación   
Preparador Físico de Fútbol Y Y


Justificación
Los tests, tanto de aptitud física como de destreza deportiva, ayudan a controlar, evaluar y
dosificar adecuadamente el proceso de la preparación física deportiva. Por lo tanto, ningún
profesional, en actividad física, debería eludir la importancia cuantitativa de medir con rigurosidad
científica. Los tests se constituyen, entre las modernas tecnologías de investigación, acerca de la
capacidad funcional de los deportistas, en la cual se busca individualizar y valorar todas las
peculiaridades del jugador; tomando en cuenta que cada vez se pide con mayor insistencia pre-
requisitos y requisitos específicos.

£    

  

El proceso de evaluación del rendimiento motor en general o bien de alguna de las partes que la
integran, su origen se sitúa en Egipto y Grecia, con condiciones fundamentalmente
antropométricas. En el siglo XIX es cuando se empieza a aplicar con base científica, una serie de
mediciones para valorar la habilidad o la eficacia del movimiento.

En el seno del fútbol nacional, desde que se creó la Liga del Fútbol Profesional Boliviano (1977),
hasta la fecha, no hay antecedentes de la aplicación y/o difusión de alguna Batería de Test. Los
clubes carecen de documentos referidos a la evaluación física de los jugadores, aunque se pudo
constatar, que algunos preparadores físicos aplican ciertas mediciones.

La medición es el primer paso para tomar decisiones. El siguiente debe ser la evaluación, usar
las medidas en orden para adoptar decisiones. ƠEvaluar es el proceso de conferir significado a las
mediciones juzgándolas con referencia a criterios o a normas estandarizadasơ (Baumgartner y
Jakson, 1975; Kemper, 1981; citado por Prat, et al 1988).

  

Analizar y describir los tests de condición física aplicados en los clubes del fútbol profesional
boliviano, en los distintos períodos del entrenamiento deportivo. y proponer una batería de test
físico caracterizado por los protocolos e indicaciones cuantitativas y cualitativas válidas
científicamente.

     

Se aplicó el método descriptivo, apareciendo en primer instancia el relevamiento de información,
la descripción y clasificación del objeto en estudio. La investigación de campo se generó a través de
un formulario impreso, en función a la hipótesis y de acuerdo al planteamiento del problema. Los
datos obtenidos fueron tabulados y analizados.

{{  

Tanto para establecer un punto de partida en la planificación, como para conocer la evolución
del deportista en sus distintas etapas y autovalorar su propio trabajo, el entrenador o preparador
físico utilizan pruebas o tests que miden la técnica y las capacidades físicas.

Los tests se constituyen en elementos de gran ayuda, pues, permiten conocer al jugador de
fútbol desde el punto de vista de la condición física. Además, pueden convertirse en punto de
referencia para la aplicación del programa de entrenamiento deportivo.

Para fortalecer este apartado se realizó una amplia revisión bibliográfica fundamentalmente de
carácter especial.

{{{      

El capítulo III presenta el diagnóstico de los tests físicos utilizados en los clubes ligueros, los
mismos que fueron obtenidos a través de la tabulación de datos del relevamiento de información de
campo, para la adquisición de los objetivos planteados. El análisis de los resultados se efectuó de
manera porcentual.

Gráfico nº 1

  
     

 

FUENTE: Elaboración propia sobre la base de las encuestas realizadas

El 33.4% aplica la prueba de 50 m. lanzado, considerándose un importante medio de medición.
El 8.3% ejecuta de manera periódica el test de 30 m. lanzado; mientras el mismo porcentaje
favorece a la medición de 100 m. Esta última prueba, según los especialistas no tiene tanta
trascendencia, pues no muestra relación específica con el fútbol. También es sorprendente
cerciorarse que el 50.0% no usa ningún test.
Gráfico nº 2

  
       

FUENTE: Elaboración propia sobre la base de las encuestas realizadas

En lo que a velocidad de reacción atañe, se puede afirmar que el test de 15 m. es utilizado por el
16.7%, y el 8.3% aplica la prueba de 100 m planos. Esta cualidad física que se refiere al paso del
estatismo externo a la acción violenta, no debería ser medido por los 100 m. En los gráficos I y II
existe gran influencia de los factores nerviosos, y no deja de ser útil en el deporte. La velocidad de
reacción no es medida por el 75.0%,

Gráfico nº 3

  
   

FUENTE: Elaboración propia sobre base de las encuestas realizadas

Se evidencia que el 16.7% utiliza el conocido test Cooper, y el 8.3% emplea la potencia aeróbica
en caso de recuperación de lesiones, aunque no se aclaró en que consistía este tipo de examen.
Otra prueba ocupada es el de 5-7 Km. que pertenece al 8.3%. Esta capacidad, que tiene por objeto
desarrollar un trabajo durante el mayor tiempo posible sin la aparición de la fatiga, no es medida
por el 66.7%.
Gráfico nº 4

  
   

FUENTE: Elaboración propia sobre la base de las encuestas realizadas

En lo que a resistencia anaeróbica se refiere, se usan cuatro tipos de test los mismos son: Test
de Matsudo de 40 seg., el kilométrico de 45 seg., 800 m. y el ZEVAK, cada uno de estos con el
8.3%. Estas pruebas son preponderantes para medir el metabolismo anaeróbico láctico, como la
velocidad-resistencia y la fuerza-resistencia del deportista. Por lo tanto, estos tests son valorados,
por la importancia que guardan, siendo el ZEVAK el que tiene mayor relación con el fútbol por los
estímulos que presenta. Sin embargo, el 66.8% no aplica ningún test.

Gráfico nº 5

  
   

FUENTE: Elaboración propia sobre la base de las encuestas realizadas

El salto largo sin impulso es empleado por el 8.3%, es un dato relativamente bajo, tomando en
cuenta que esta acción permite superar las resistencias con elevada capacidad de contracción. En
cambio, para medir esta misma capacidad, el 8.3% aplica los multisaltos cada tres meses. Esta
acción motora, asociada a la fuerza y la velocidad, no es tomada en cuenta en el ámbito de Test
por el 83.4%.

Gráfico nº 6

 
  

FUENTE: Elaboración propia sobre la base de las encuestas realizadas

Respecto a fuerza-resistencia mostrada en el gráfico nº 6, sólo el 8.3% ejecuta el test de
abdominales de 1 min. En cambio, el 91.7% no efectúa ninguna medición. Estimándose que, en el
contexto de la resistencia muscular localizada, se trabaja sin dosificación y consiguientemente sin
control.

Gráfico nº 7

 
     

FUENTE: Elaboración propia sobre la base de las encuestas realizadas
El 16.7% realiza la conducción en zig zag, y el 8.3% practica el test de regate en una distancia
de 10 x 4m.. El 75.0% no realiza ninguna medición. Esta información permite reflejar de manera
objetiva, la falta de discernimiento y preocupación por parte de un porcentaje elevado de
preparadores físicos, que no siempre trabajan de manera sistemática de cara al rendimiento
deportivo. Es más, en muchos casos se pudo verificar que se violan los principios científicos del
entrenamiento deportivo, como la individualidad biológica.

Gráfico nº 8

 
     

FUENTE: Elaboración propia sobre la base de las encuestas realizadas

Con respecto a la flexibilidad el 16.7% realiza el test de flexión del tronco. Asimismo el 83.3% no
aplican ninguna prueba para medir esta variable.

Gráfico nº 9

     

 

FUENTE: Elaboración propia sobre la base de las encuestas realizadas
Los informantes (Preparadores Físicos) comunicaron que utilizan la repentización con estímulos
visuales en distancias de 10-15 y 20m. en un 8.3%, el mismo valor corresponde al Sutle Rum
(9.14m.). En el plano de la condición física general, se aplica el Burpee test en 1 min., siendo éste
equivalente al 8.3%. Finalmente el 75.1% aseveró que no aplica ningún otra medición.

Gráfico nº 10

X   
   
    

 

FUENTE: Elaboración propia en base a las encuestas realizadas

El gráfico No. 10 presenta los materiales de medición utilizados.

Sobre la base de los resultados obtenidos, se estructuro el Capítulo que a continuación aparece,
en el mismo se propone unas pruebas sencillas, económicas y de fácil administración.

{    

Los resultados obtenidos permiten proponer una serie de pruebas aplicables como test colectivo.
Los mismos tienen el propósito de explorar y verificar los presupuestos de carácter físico de los
futbolistas.

! 
"£
Batería de test físico

r    
 

%    & 

    
'   (    )   

 
% *+  )   +++ ) 

    
, *+  
    -+   

!"#$
%    .&  ) 

/ 
% )   . & 

Fuente: Elaboración sobre la base de las necesidades y de aplicación práctica.

!   

A continuación las conclusiones y recomendaciones más importantes:

! 

Se pudo constatar que los programas de evaluación de la condición física, dirigido por los
preparadores físicos de los clubes ligueros, tienen una cobertura básicamente limitada, siendo el
principal inconveniente la falta de información y de conocimientos, respecto a la utilización de los
tests físicos.

Por otro lado, ha quedado demostrado que un porcentaje elevado de los tests físicos aplicados
en los clubes estudiados, carecen de criterios de calidad (validez, objetividad y confiabilidad).
Definiéndose algunos de estos como pruebas no estandarizadas.

Al mismo tiempo, se pudo constatar la inexistencia de las tablas normativas, exclusivamente
para futbolistas nacionales de acuerdo a las funciones que cumplen en el terreno de juego.

Con respecto a la medición de las cualidades físicas fundamentales, como la capacidad aeróbica,
y anaeróbica, potencia muscular, agilidad, y la velocidad máxima, son controladas en gran parte de
manera ocasional. También es estimable el porcentaje de utilización de los tests que no
precisamente miden variables para los cuales fueron creados.

#  

Se sugiere aplicar la batería de test físico que se propone en el Capítulo IV, por que se considera
un elemento esencialmente apto para los jugadores de los clubes de fútbol (con el preparador físico
como examinador). Además, es de fácil administración, involucra pocos aparatos, es práctico y
económico. La medición colectiva es rápida y cómoda.

Cualquiera que utilice la batería de test necesita estar adaptado con los protocolos e indicaciones
pertinentes. Del mismo modo, se recomienda que el testeador se familiarice con las fuentes más
directas de información actual.

Los resultados de las pruebas serán fuente reveladora de aciertos y desaciertos en el proceso del
entrenamiento deportivo. Por tanto, debe realizarse mayor control y a partir del mismo, realizar
investigación - acción.

Después de haber realizado el análisis correspondiente y culminado con las conclusiones del
trabajo; ahora, existen otras opciones para futuras investigaciones. En este contexto se sugiere
aplicar diseños experimentales, para elaborar las tablas normativas de la condición física para
futbolistas nacionales y regionales.

$  
y šLVAREZ DEL VILLAR, C. La preparación física del fútbol basada en el atletismo.
3ra. Edición. Ed. Gimnos. Madrid-España, 1987.
y BARBANTI, V.J..Teoría e práctica do treinamento. 2da. Reimpressao. Ed. Edgard
Blucher. Sao Paulo-Brazil, 1983.
y BERARDO, S. y POLLETTI, C.. Preparación física total. Ed. Hispano Europea, S.A.
Barcelona-España, 1991.
y COOPER, K.H. Aerobics. Ejercicios aeróbicos. 21ª Impresión, Ed. Diana. México,
1994.
y DÍAZ OTAÑEZ, J. Manual de entrenamiento. Ed. JADO. Córdoba-Argentina, 1993.
y FETZ, F. KORNEXL, E. Test deportivo motor. Ed. Kapeluz Buenos Aires-Argentina,
1984.
y FINI, F. y CODOVINI, A. I tests nello sport. Edizioni Nuova Prhomos. Citta di
Catello-Italia, 1990.
y GOMES, A.C. y ARAUJO FILO, N.P. Cross trainning. Londrina: APEF. Río de Janeiro-
Brazil, 1992.
y GOMES TUBINO, J.M. Metodología científica do treinamento. Desportivo. 2da.
Edición. IBRASA. Sao Paulo-Brazil, 1980.
y GROSSER, M. y STARISCHKA, S. Test de la condición física. Ed. Martínez Roca.
Barcelona-España, 1988.
y GROSSER, M. et al. Principios del entrenamiento deportivo. Ed. Martínez Roca.
Barcelona-España, 1988.
y HARRE, D. Teoría del entrenamiento deportivo. Ed. Científico-Técnico. La Habana-
Cuba, 1983.
y HEGEDUS, J. DE. Teoría general y especial del entrenamiento deportivo. Ed.
Stadium. Buenos Aires-Argentina, 1983.
y LITWIN, J. y FERNšNDEZ, G. Evaluación y estadística aplicadas a la educación
física y el deporte. 3ra. Edición. Ed. Stadium. Buenos Aires-Argentina, 1987.
y MANUAL DE ESTUDIOS. As capacidades físicas. Universitat Leipzig-Alemania, 1993.
y MARTÍNEZ GARCÍA,C . Teoría y práctica del entrenamiento aplicado al fútbol.
Preparación Física. Curso Nacional de Entrenadores, España, 1991.
y MATERIAIS DE ESTUDIO. Futebol. Escuela Superior de Cultura Física, Leipzig-
Alemania, 1990.
y MATVEEV, L. El proceso del entrenamiento deportivo. Ed. Stadium. Buenos Aires-
Argentina, 1982.
y NIETO LÓPEZ, T. y MARTÍNEZ ROCA, C. Fútbol teoría y práctica de la técnica
individual. Ed. Esteban Sanz Martínez. Madrid-España, 1982.
y OZOLIN, N.G. Sistema contemporáneo de entrenamiento deportivo. Ed. Científico-
Técnica. La Habana-Cuba, 1983.
y PLANELLS, J.M. Gran enciclopedia de los deportes. Tomo I. Edición Cultural.
Mostoles. Madrid-España, 1984.
y PRAT, J.A. et al. Batería Ơeurofitơ-población catalana. Documento Científico.
Generalitat de Catalunya-España.
y RITTER, I y REH, J. Introducao a teoría e metodología geral do treino. Universitat
Leipzig. Falkultat Sportwissenschft. Alemania, 1993.
y SCHMOLINCKY, G. Atletismo. 2da. Edición. Ed. Augusto E. Pila Teleña. Madrid-
España, 1985.
y TRAPP, K.D. Condicao física dos jugadores. Escuela Superior Alemana de Cultura
Física. Leipzig-Alemania, 1990.
y THOMPSON, P. Introducción a la teoría del entrenamiento. FIAA. Londres-
Inglaterra, 1991.
y VALENZUELA KLEIBER, Z. La preparación física deportiva. Comunicación Personal.
INSAF. Santa Cruz-Bolivia, 1993.
y VINUESA LOPE, M. y COLL BENEJAN, J. Teoría básica del entrenamiento. 2da.
Edición. Ed. Esteban Sanz Martínez. Madrid-España, 1987.

Y