You are on page 1of 12

QUINTO TEMA

“IMAGEN DEL HOMBRE”


Objetivo:

Llevar al adolescente a caer en cuenta de la existencia de Dios creador,


salvador y santificador, que es providente, omnipotente y que trabaja
en comunión; y dar a conocer que la corona máxima de su creación, ha
sido el hombre hecho a su imagen y semejanza, invitado por Dios a ser
coparticipe en su proyecto de salvación.

Introducción:

Nuestra vida y lo que sucede en ella, es muy importante y nos parece una
cosa grande, pero sin embargo muchas veces tenemos una sensación de
que somos impotentes ante la inmensidad y problemática de nuestro
mundo. Nos preguntamos ¿Es que el hombre solo es un accidente
biológico? ¿Soy un ser insignificante en medio de un universo
infinito y es Dios quien nos lanzan a un mundo olvidándose de
nosotros y de los que sufren? ¿Tiene la vida algún plan, algún
propósito alguna finalidad? ¿De dónde vengo, porque estoy aquí,
adonde me voy?

En especial estas cosas se preguntan cuándo sentimos que hemos perdido


el rumbo o vemos cosas injustas y el uso de los hombres como si fueran
fichas de ajedrez o soldaditos de plástico que un niño caprichudo acomoda
a su antojo para jugar a la guerra y pero al llegar otro juego mejor, se
olvida de ellos y los deja tirados, arrumbados.

Muchas veces nos sentimos perdidos en el espacio inmenso de nuestro


mundo y nuestra galaxia, cuando un astrónomo nos habla de las enormes
distancias inimaginables entre galaxias, medidas en años luz y al hacer
cuentas, decimos somos más que puntitos microscópicos en una pelota de
agua y tierra. Y a pesar de ello, aun sabiendo que somos una pequeña
parte de esa creación, de esa inmensidad nosotros creemos que somos:

“Diferentes y Especiales”

¿Por qué creemos que somos especiales y diferentes? Porque nosotros


somos los únicos seres sobre la tierra que reconocemos que hay un
creador y que este creador es Dios y nos ha hecho para que descubramos
su presencia en los acontecimientos diarios de nuestra vida, cosas buenas
y malas, alegres y tristes, triunfos y fracasos.

Somos la corona máxima de la creación y Dios nos ha hecho a su imagen


y semejanza.

En la biblia, el salmista nos hace ver esto, maravillosamente al descubrir


que somos los consentidos de Dios.

Salmo 8

“Cuando contemplo el cielo, obra de tus manos, la luna y las


estrellas que has creado, ¿Qué es el hombre, para que te
acuerdes de él, el ser humano, para darle poder?

Lo hiciste poco inferior a los ángeles, pero lo coronaste de gloria


y dignidad, le diste el mando sobre las obras de tus manos,
rebaños de ovejas y toros, las bestias del campo las aves del
cielo, los peces que trazan sendas por el mar.

¡Señor Dueño nuestro, qué admirable es tu nombre en toda la


tierra”

De esto surge una pregunta más, si el hombre ha descubierto todo esto


entonces ¿Quién no ha creado?, sabemos que es Dios, surge otra pregunta
¿Quién es Dios?

DESARROLLO DEL TEMA:

1.- ¿Quién es Dios?

La prueba principal de la existencia de Dios es que nada sucede sin que


alguien lo cause, un motor que mueve pero no es movido, un motor que
crea pero no es creado. No tuvo comienzo, con poder ilimitado se llama
“Yahvé” de hecho en la Biblia así es como se presenta a Moisés en el mote
Horeb en

Ex. 3, 13-14

“Si voy a los hijos de Israel y les digo que el Dios de nuestros padres me
envía a ellos, si me preguntan ¿Cual es su nombre?, yo ¿Yo que les voy a
responder? Dios dijo a Moisés “Yo soy: YO SOY” así dirás al pueblo de
Israel: YO-Soy me ha enviado a ustedes”

Yahvé significa “Yo soy el que soy” no hay nadie fuera de mí.
Para nosotros los Cristianos, los católicos, reconocemos pues ese Dios en
tres personas distintas no tres dioses, sino un solo Dios verdadero creador,
salvador y santificador.

Este Dios del que hablamos es uno y trino. Padre, Hijo y Espíritu Santo. Es
una relación dialógica (de dialogo, de comunicación de comunión).

Este Dios tiene perfecciones y son las siguientes.

2.- Perfecciones de Dios:

• Dios verdad: Dios es verdad sus palabras y promesas no son


engañosas ni mentirosas. Jesús mismo lo dijo “Yo doy testimonio de la
Verdad y para esto he nacido y he venido al mundo. Todo el que está del
lado del verdad escucha mi voz” Jn. 18, 37b.

“Ustedes serán verdaderos discípulos míos si permanecen en mi palabra;


entonces conocerán la VERDAD y la Verdad los hará libres” Jn. 8, 31b-32
(catecismo 215-216)

• Dios es amor: Dios es la fuente del verdadero amor, en él, todos los
que se acercan encontraran su misericordia y nos debe enseñar a dar ese
amor, “amor con amor se paga” a ser un reflejo vivo de ese amor. Dios nos
ha amado y nos da su confianza nunca debemos creer en un Dios
castigador, vengativo. Su amor es eterno nunca se agota “con amor que
no tiene fi me apiado de ti” Is. 54, 8b.

No tiene fin el amor de Dios porque el mismo es AMOR “El amor viene de
Dios, todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios, pues Dios es
amor; miren como se manifestó el amor de Dios, en que envió a su Hijo
al mundo para que tengamos vida por medio de él” I Jn. 4, 7-8.9

Ese amor se da en medio de las tres personas de la santísima trinidad es


una eterna comunicación de amor. (Catecismo 219-221)

• Dios es Omnipotente: Para Dios no hay límites, Dios todo lo puede


y toda creatura es su obra. Todo lo que para los hombres es imposible para
Dios no lo es. Mc. 10, 27 “Para Dios todo es posible”

• Dios es Omnipresente: Dios está en todas partes, sin embargo, es


una presencia amorosa, de cuidados para sus hijos, su mundo etc. No es un
juez amargado que está viendo las faltas como policía para reprendernos
es puro amor y estar en todas partes es para que su providencia nos
ayude. Sal. 33, 13.18 “Mira el Señor de lo alto de los cielos, y
contempla a los hijos de los hombres. Del lugar en que vive esta
observando a todos los habitantes de la tierra; él que solo formo sus
corazones, él que escudriña todas sus acciones, está el ojo del Señor
sobre los que le temen y sobre los que esperan en su amor”.

• Dios es Misericordia: Dios es rico en misericordia, solo él


puede perdonar todo, incluso lo más abominable e indigno para los
ojos de los hombres, tiene que haber arrepentimiento claro está. Eso
lo vemos en el Sal. 32,5 “Te confesé mi pecado, no te escondí mi
culpa. Yo dije: ‘ante el Señor confesare mi falta’ Y tú, tu
perdonaste mi pecado, condonaste mi deuda”

• Dios es Justicia: Así como Dios es misericordia, también es justicia,


y él conoce los planes de cada hombre, ha modelado nuestro corazón, el
sabe cuál es el paso que daremos más adelante y respeta nuestra libertad
aun cuando lo que hagamos se contraponga a su proyecto. Nos da día con
día la oportunidad de caer en cuenta de el bien o el mas que hacemos de
convertirnos a Dios. Sal. 51, 6. “Contra ti, contra ti solo pequé, lo que es
malo a tus ojos yo lo hice. Por eso en tu sentencia tu eres justo, no hay
reproche en el juicio de tus labios”.

• Dios es Uno y Trino:

Una historia:

Cuenta la historia de que un día San Agustín, se le pidió que diera una
enseñanza y explicación sobre este admirable misterio de la Santísima
Trinidad; y al irse a un lugar solitario para que nadie lo perturbara en
sus elucubraciones sobre el tema, en una playa encontró a un pequeñito
que con un recipiente traía agua del mar y la depositaba en un hoyo que
éste, había hecho en la orilla de la playa, así lo estuvo haciendo varias
veces y San Agustín le veía con curiosidad, hasta que se acerco al niño y
le dijo: “¿Qué haces pequeño?” el niño le contesto: “es que quiero
depositar toda el agua del mar en este pocito” y San Agustín, sonriendo
le dijo al pequeño: “no es posible que pueda ser eso, pues ¿cómo vas a
poder meter ese amplia e inmensa cantidad de agua en un pequeño e
insignificante hueco?”.

El niño se levanto de donde estaba poniendo el agua y le dice a San


Agustín… Eso mismo quiero decirte a ti querido amigo… tu estas
preocupado por tratar de entender algo que es muy amplio e inmenso y
que sobre pasa tu intelecto… Tienes que aceptarlo por fe, puedes
explicarlo de una manera sencilla pero siempre, debes comprender que
nunca podrás conocer y entender lo que es inabarcable.

Uno de los más grandes misterios de Dios, es lo que nosotros conocemos


como SANTISIMA TRINIDAD, y hablar de la Santísima Trinidad es hablar de
lo íntimo de Dios, es unidad de las tres personas en el único y eterno amor.
No podemos entender del todo esto porque sobrepasa nuestro intelecto.
Pero Dios nos ha querido revelar de una forma en la que nuestro intelecto
pueda comprender lo infinito y eterno de lo que es el “ser” de Dios. Y sus
tres personas. Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Podemos decir que a las personas de la Santísima Trinidad las podemos


conocer por sus acciones y cualidades aunque al hablar de aquellas
acciones de cada una, no quiere decir que trabajen divididas siempre están
unidas. Pero podemos distinguir por la biblia de forma muy clara las
cualidades de las tres personas.

• EL PADRE: El Padre se le conoce como el Creador y el que


hace que las cosas vengan a la existencia, la creación, la
naturaleza, la humanidad etc. Es el liberador, el Dios de la
Alianza.

• EL HIJO: Al Hijo (Jesucristo) que existe al igual que el Padre y El


Espíritu Santo, desde todos los siglos, es engendrado (no creado) a
este Hijo se le conoce como el Salvador el que vendría a restituir y
darle redención a la creación y a la humanidad. Se le conoce
también como el Verbo de Dios (la Palabra de Dios) que se encarno
(se hizo hombre), Que nació en el vientre Virginal de María.

• EL ESPIRITU SANTO: El Espíritu Santo, tal como lo


conocemos, es el continuador el defensor y al mismo tiempo el
santificador, que el Padre por medio del Hijo envió al mundo, después
de que Jesucristo regreso al Reino de Dios, de su Padre. Es quien
sostiene y fortalece a la Iglesia, es quien intercede, “El paráclito” que
nos da los dones para seguir caminando hasta llegar a donde Jesús
se fue para prepararnos una habitación. (ojo, al final de las hojas del
tema vienen algunas citas y ejemplos que pueden ayudar para este punto
sobre la Santísima trinidad)

Ahora después de haber reflexionado a cerca de aquel que no ha creado,


salvado y además de ello nos ha asociado a ser participes en la herencia
plena y además coparticipes para anunciar a los demás este gran don,
pasaremos a reflexionar sobre el hombre. Este fue creado a imagen y
semejanza de Dios.

3.- ¿Qué es el hombre?

Desde el dato biológico, el hombre es cuerpo.


Más desde el dato de la fe, el hombre es más que
un simple cuerpo.
Dios nos ha dado un cuerpo. Está compuesto de elementos químicos que,
si los tuviéramos que comprar, no costaría casi nada. De hecho, ¡Somos
sobre todo agua! El cuerpo está formado de un modo complejo y
maravilloso.

Los médicos han estudiado mucho para conocer el cuerpo. Han descubierto
las causas y remedios de enfermedades. Han llegado incluso, a sustituir
partes deñadas con prótesis y corazones mecánicos. Pero nadie
absolutamente nadie ha creado la vida. Excepto Dios. Desde el nacimiento
a la muerte, desde la concepción hasta el último latido del corazón, vivimos
en una estructura construida del modo más maravilloso que se puede
imaginar y que sigue siendo un misterio.

Por otro lado existen algunas religiones (hinduismos) y filosofías


(platonismo, estoicismo) que dicen que el cuerpo no sirve para nada, que
es malo, el aspecto fisco de la vida no tiene importancia que entre más
pronto nos libremos de el cuerpo seria ¡mucho mejor!.

Pero para nosotros los católicos, no se nos hace lógico esta forma de
pensar pues Dios nos hizo un cuerpo es mas Jesús el Hijo de Dios asumió
nuestra condición humana y tuvo cuerpo, tiene cuerpo. Par los católicos el
cielo incluye el cuerpo pero distinto de cómo es ahora pero al fin “cuerpo
glorificado”.

Sin embargo no solo somos pues cuerpo, somos algo más que pura carne y
sangre, órganos y sistemas biológicos. Dice la biblia que somos “alma” o
“espíritu” tenemos un cuerpo espiritualizado. Y después será un cuerpo
glorificado como el de Jesucristo.

Pero:
¿Se parece el hombre a Dios?
Esta pregunta siempre nos la hemos hecho, ¿En qué se parece el hombre a
Dios?, ¿no será acaso que el hombre, haya inventado a Dios?

El primer capítulo de la biblia en el libro del Génesis, nos dice que “Dios
creó al hombre a imagen suya, hombre y mujer los creo Dios” Gen.
1, 27. Somos semejantes a Dios. Esto es como un espejo, reflejamos algo
de lo que es Dios.

Muchas personas, protestan diciendo que el hombre en nada se parece a


Dios, por sus actos, por sus, en sus actitudes, en sus acciones. Estos
sinónimos nos hablan de que se contrapone la forma de actuar de Dios y la
de los hombres. (Si el hombre fuera como Dios porque hay guerras, porque
hay muertes injustas etc.)

Muchas de estas cosas que los opositores tienen, son a menudo verdad,
pero la biblia nos dice que si el hombre se parece a Dios en muchas cosas.

En lo que nos parecemos a Dios es:

a. PERSONALMENTE: SOMOS INDIVIDUOS DE PLENO


DERECHO.

Cada hombre y mujer de nuestro mundo tenemos, INTELIGENCIA y


VOLUINTAD propias.

PENSAMOS, SENTIMOS, DECIDIMOS Y ACTUAMOS por nosotros mismos. Así


como Dios puede decir “Yo Soy” nosotros también lo decimos “yo soy”, “yo
pienso”, “yo creo”, “yo quiero” etc.

Por eso, somos tan celosos de nuestros DERECHOS y de nuestra LIBERTAD.

Por eso defendemos la LIBERTAD DE EXPRESARNOS, de DECIDIR, de


CREER.

“Libertad significa ser uno mismo porque Es así,


en libertad como nos ha hecho Dios”
b. MORALMENTE: TODOS TNEMOS ALGUNA IDEA DE LO QUE
ES BUENO Y MALO.

Nosotros, sabemos lo que son NORMAS MORALES, y experimentamos esa


extraña sensación llamada “CONCIENCIA” cuando quebrantamos esas
normas, sentimos que nos “remuerde la conciencia” esto le sucede a
todos es una ley universal también a aquellos que no conocen y leen la
biblia, tienen una sensación de que han obrado mal en algún caso
particular.

Dios todo lo hizo muy bien, por eso los primeros hombres se parecían a
Dios moralmente: eran santos, llenos de amor, trabajaban a favor de lo
creado, dominaban la creación, dialogaban con Dios cara a cara etc. Pero el
hombre peco, “desobedeciendo a Dios sus mandatos” y perdió esa
santidad pero le quedo la “CONCIENCIA DEL BIEN Y DEL MAL”

c. SOCIALMENTE: TENEMOS NECESIDADES UNOS DE


OTROS.

Tenemos entre nosotros un tipo de relaciones especiales “ENTRE


NOSOTROS Y CON DIOS”, a estas se le llaman “RELACIONES PERSONALES”

Estas relaciones no existen con las cosas… ni con otras creaturas… la biblia
lo veía así… “El hombre no pudo encontrar entre los seres que Dios había
creado alguien de su misma dignidad y naturaleza y por eso lo hizo caer en
un profundo sueño para que de su costado saliera una que si era carne de
su carne y hueso de sus huesos”

Con las cosas materiales no puedo hablar, con mis libros o cuadernos, con
un árbol o con una piedra, ni con una silla.

Es por eso que los que se aíslan se sienten terriblemente solos, solo un
huraño o una persona antisocial, puede vivir así pero no es del todo feliz
aun cuando él diga lo contrario.

Estamos hechos, para vivir en sociedad para amarnos y ayudarnos, para


complementarnos y enriquecernos, para estar completos debemos convivir
y compartir nuestra vida. Así como lo hacen el Padre y El Hijo y el Espíritu
Santo, en esa relación de amor, si uno dijera no necesito de ustedes ya no
sería, el Dios perfecto y todo poderoso.

“Nadie es una isla, autosuficiente; cada hombre


es una parte del continente… La muerte de cada
hombre me empequeñece, porque formo parte de
la humanidad; por eso, no preguntes nunca por
quien tocan las campanas pues las campanas toca
por ti”
AUTOR: John Donne

d. RELIGIOSAMENTE: NECESITAMOS DAR CULTO Y


ADORACION.

El hombre es religioso, porque hay algo innato en su naturaleza, que lo liga


a un ser superior en todo sentido, poderoso, creador, ordenador, justo, etc.
De ahí, la palabra “RELIGION” del latín “RELIGARE” que significa asociar o
juntar o unir. Es una ser especial que quiere adorar algo fuera de sí mismo.

Quiere algo más grande de lo que puede ofrecer este mundo esta vida,
esto lo vemos en cualquier parte del mundo y en cualquier época, la
cantidad de religiones y de concepción es que se tiene de Dios.

También en este tiempo hay personas que dicen no necesitar de Dios, es


mas hay personas que dicen que Dios no existe (ateos) sin embargo,
tienen que llenar el vacío de Dios en sus vidas con otras cosas, sea como
sea. Serán los negocios, el dinero, la fama el placer de la comida o el sexo,
la política o una casa lujosa y cómoda llena de lujos extravagantes.

Más todo esto, nunca llenara el vacio de Dios…

San Agustín, del que recordábamos en el ejemplo sobre la Santísima


Trinidad, lo experimentó… en su vida cuando él, buscaba algo que le diera
la felicidad perfecta creyendo encontrarla en el placer de la carne y de la
vida sensual hasta un cierto modo lo estaba cautivando ese estilo de vida
pero al morir su hijo descubrió que nada de lo que el vivía en el
(hedonismo) lo haría feliz por la pérdida de su hijo amado… hasta que
encontró esa paz y alegría y felicidad en Cristo, al escuchar a un obispo
hablar de Jesús y de su vida.

Reconociendo que Dios nos ha hecho para Él… para ser felices para verlo
tal cual es….

“Tú nos has hecho para ti, y nuestro corazón,


Está inquieto hasta que no descanse en ti”
Autor: San Agustín de Hipona

e. TRASCENDENTALMENTE: NECESITAMOS UNA META EN LA


VIDA, NOS ENCAMINAMOS HACIA DIOS.

Llamados a trascender y vivir en un lugar mejor, todos los hombres y


mujeres del mundo debemos tener en nuestra vida definida una meta, o al
menos sentimos la necesidad de tener una meta. Dios no nos ha creado
para dejarnos luego a nuestro capricho. Dios nos ha dejado una chamba
que realizar, trabajar por edificar en nuestra vida, otra mejor, una que nos
lleve ser más perfectos. Una que nos lleve a estar como creaturas con su
creador como era al inicio. Tenemos que tener ideales, ánimos y actitud de
lucha para llegar al final de la carrera y así ganar una corona que no se
marchita. La vida eterna. Esta se gana siendo servicial y ver en cada uno
de los semejantes un motivo para hacer una acción que me lleve a esa vida
eterna…

“Recuerda que al final de los tiempos el Señor no


te pedirá cuentas de tus riquezas, ni de tus casas
o autos, sino te pedirá que abras tu manos para
ver cuántas veces ayudaste a tus hermanos, si
viniste servir o sólo a ser servido”
“El que no vive para servir, no sirve para vivir”
Autor Anónimo

En otras palabras: los hombres y mujeres, fuimos llamados convocados por


el amor infinito de Dios, no por accidente, no porque le salieron mal las
cuentas a mamá, y ahora vino esta personita al mundo. No. Venimos a este
mundo porque Dios así lo quiso.

La palabra vocación, significa llamado, requerido, invitado, etc. En un


primer momento Dios nos llamo para servir y hacer este mundo mejor, a
ser instrumentos en libertad para que los que están perdidos encuentren
rumbo.

1. Llamado a la existencia por amor esta es en común, a todos


nos llama todos somos llamados a ser creaturas de Dios, somos su
creación, nuestros padres fueron copartícipes de esta creación de
nuestro ser.

2. Llamados a formar parte de la familia de Dios. Por el bautismo


pasamos de esa vocación común de ser creaturas a la dignidad de
hijos de Dios.

3. Llamados a una vocación integral:


a. Vocación humana común estilo propio de vida (El, matrimonio,
la vida consagrada. Etc., en ella se expresan distintas formas de
servir con las profesiones y trabajos que enriquecen nuestra
humanidad (científicos, mecánicos, químicos, abogados etc.)

b. Vocación divina… Que no es otra cosa que después de haber


servido a un fin en este mundo dando testimonio de las obras de
amor de Dios en mi vida (apostolado) y haciendo que otros siga ese
ejemplo, y después de que nuestras manos estén llenas de buenas
obras podremos ir a gozar de la eternidad en el reino de Dios.

CONCLUSION:

Observaciones y consejos para dar este tema… y los


ejemplos que de forma plástica nos harán entender sobre
la Santísima Trinidad.
Nota: Algunos textos bíblicos que nos pueden ayudar a conocer que se nos ha revelado, la
existencia de las tres personas de la Santísima Trinidad.

(Gen. 1, 1-2; Gen 1, 26-27) En estas citas vemos a Dios creador, y al mismo tiempo el
Espíritu de Dios.

(Lc. 1, 30. 34-35; Lc. 3, 21-22; Mt. 3, 16-17; Mc. 1, 9-11; Jn. 1, 29-34) En estas
citas vemos como la biblia nos presenta la existencia de las tres personas de la Santísima
Trinidad.

(Jn. 1, 1-4; Jn. 1, 14-18) En estas citas vemos a Jesucristo en relación con Dios Padre
que es enviado para revelarnos su designio de salvación).

(Mt. 28, 18-19) En esta cita vemos, al mismo Jesucristo enviando a los apóstoles a
bautizar después de su resurrección, en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu
Santo.

(Jn. 14, 23-26) Aquí vemos a Jesucristo dando instrucciones a sus apóstoles, invitándolo a
seguir sus palabras para que el Padre y el mismo Jesús pongan en él su morada o su
casa… o sea que los que sigamos sus palabras seremos casa de Dios. Y el Espíritu Santo
será enviado por el padre para ser nuestro intérprete.
Podemos explicar de forma sencilla como es posible que en un solo ser exista sin
distinción de dignidad, las tres personas distintas que hacen al mismo Dios.

EJEMPLO 1: Dinámica del huevo.

EJEMPLO 2: Dinámica de las tres velas encendidas se consiguen tres velas del mismo
tamaño iguales, del mismo color anchura y de largo para explicar, se les dice a tres chicos
que pasen y se les pide que enciendan las velas cada quien. Se les explica que las tres
personas son de la misma dignidad pero están totalmente distinguibles en una vela se
pone Padre en otra Hijo y en la otra Espíritu Santo. Se les explica que Dios es creador, el
Hijo Salvador y el Espíritu Santo Santificador, luego se unen encendidas las tres velas que
hará una llama grande y se perderá en una sola flama que no se sabe cuál es de cual
luego las separan y vuelven a ser tres llamas, las unes y se hace una sola llama, etc.… Así
se puede explicar de forma sencilla que la llama es Dios y que nunca podrán estar
separadas sus personas pues lo que lo hace Dios es su interrelación armoniosa.

EJEMPLO 3. Nosotros podemos conocer el misterio de la Santísima Trinidad, porque


nosotros somos también trinitarios… Por fe sabemos que somos hijos amados de Dios por
aceptar y recibir a su Hijo Jesucristo (Jn. 1, 12), Somos hermanos de Jesucristo, Él Por su
muerte y su resurrección nos ha salvado y nos santifica para ser de su misma dignidad
(Heb. 2, 11), Somos también templos del Espíritu Santo, pues este Espíritu, habita en
nosotros por el bautismo, Ese Espíritu nos guía, nos hace ser pues hijos de Dios,
compartimos su herencia (Rom. 8, 14-17).

Ahora después de haber reflexionado a cerca de aquel que no ha creado, salvado y


además de ello nos ha asociado a ser participes en la herencia plena y además
coparticipes para anunciar a los demás este gran don, pasaremos a reflexionar sobre el
hombre. Este fue creado a imagen y semejanza de Dios.