You are on page 1of 1

c c

   c c   



 
 


         
       
         
                 
             


   
 
     
       
  
    
    
     

   
  
           

   

 
   
     
      
 !

Sin embargo, esta realidad no es muy lejana a la de otros sectores vinculados a la explotación de
recursos naturales, en los cuales el manejo sostenible aún no encuentra un espacio con vías a
perpetuar una oportunidad para las generaciones venideras. Pensar hoy en el turismo sostenible
conlleva los mismos desafíos, complejidades y paradigmas asociados al modelo de desarrollo
sostenible en su dimensión integral. Es por esto que conceptos tan familiares como el ecoturismo, el
turismo aventura, el etno turismo, el turismo rural y otros nos sugieren una imagen distorsionada de la
sostenibilidad, principalmente ligada al contacto con la naturaleza, al entorno cultural y social. Debemos
entonces preguntarnos ¿cuántos de ellos realmente recogen la dimensión ambiental, social y
económica en sus productos y ofertas?

El Turismo Sostenible tiene como gran tarea constituirse en una estrategia capaz de salvaguardar y
respetar el patrimonio natural y cultural, promover y fortalecer el desarrollo económico local y por sobre
todo fomentar e integrar la participación de actores locales en su modelo de gestión. Es por esto que
debe ser considerada como una estrategia de desarrollo local, regional y nacional y entregar los
lineamientos generales a la amplia oferta turística disponible y transformarse en el gran plan maestro
que guíe el desarrollo turístico en sus distintas escalas, e incorporarse dicho sea de paso, en la política
pública (servicios nacionales y regionales de turismo) y privada (cámaras y asociaciones turísticas)

En el emergente mercado turístico el éxito o el fracaso del negocio y sus oportunidades de desarrollo
asociadas, podría estar determinado por la simple decisión de optar o no por el modelo de
sostenibilidad, ya que si duda en un futuro cercano la demanda mundial apuntará a contar con
servicios cada vez más amigables con el entorno social, cultural y ambiental, y además con un fuerte
componente de desarrollo económico local. Estos factores sin duda serán determinantes y repercutirán
inevitablemente en la imagen de marca, en la reputación del producto ofertado y de la contribución real
que empresa ofertante pueda ofrecer en el contexto del desarrollo local.

La creciente demanda de servicios turísticos amigables con el medio ambiente y socialmente justa
parece ser la tendencia en la presente década, por lo cual la orientación y el modelo a optar por el
mercado del turismo en los próximos años será determinante para el desarrollo del sector, con el fin de
que en este ³negocio´ todos puedan participar y ganar por muchas generaciones más.