[1

]

LA ISLA DE LOS ESCLAVOS Comedia en un acto y en prosa de Pierre Carlet de Chamblain de Marivaux (1725)
PERSONAJES

Ifícrates Arlequín Eufrosina Cleantis Trivelín Isleños La escena transcurre en la isla de los Esclavos. El teatro representa el mar y rocas a un lado, y a otro varios árboles y casas. ACTO ÚNICO ESCENA I Ifícrates camina tristemente por la escena con Arlequín IFÍCRATES: (Tras lanzar un suspiro) ¡Arlequín! ARLEQUÍN: (Con una botella de vino atada a su cinturón) ¡Patrón! IFÍCRATES: ¿Qué será de nosotros en esta isla? ARLEQUÍN: Nos pondremos delgados, héticos y después moriremos de hambre: ese es mi pensamiento y nuestra historia. IFÍCRATES: Somos los únicos que nos hemos salvado del naufragio, todos nuestros compañeros han perecido y ahora envidio su suerte. ARLEQUÍN: ¡Ay! Se han ahogado en el mar y nosotros tenemos las mismas facilidades. IFÍCRATES: Dime: cuando nuestro barco ha chocado contra las rocas, algunos de los nuestros han tenido tiempo de arrojarse a la chalupa; es verdad que las olas la han envuelto y no sé lo que habrá sido de ella; pero a lo mejor han tenido la suerte de abordar en algún lugar de la isla y soy del parecer de que los busquemos. ARLEQUÍN: Busquemos: no hay nada malo en eso. Pero descansemos antes para beber un trago de aguardiente. He salvado mi pobre botella: aquí está. Me beberé dos tercios, como corresponde, y luego os daré el resto. IFÍCRATES: ¡Eh! No perdamos tiempo, sígueme: no descuidemos nada para salir de aquí. Si no me salvo, estoy perdido. No volveré a ver nunca más Atenas, pues estamos en la isla de los Esclavos. ARLEQUÍN: ¡Oh! ¿Qué raza es esa? IFÍCRATES: Son esclavos de Grecia rebelados contra sus amos y que desde cien años a esta parte se establecieron en una isla, y me parece que es esta: mira, esas serán sin duda algunas de sus cabañas, y su costumbre, querido Arlequín, es matar a todos los amos que encuentran o reducirlos a la esclavitud. ARLEQUÍN: ¡Bueno! Cada país tiene sus costumbres: si matan a los amos, ¿qué le vamos a hacer? Yo también he oído decirlo, pero se cuenta que no les hacen nada a los esclavos como yo. IFÍCRATES: Es cierto. ARLEQUÍN: ¡Bueno! Seguiremos viviendo. IFÍCRATES: Pero yo corro el peligro de perder la libertad y tal vez la vida. Arlequín, ¿eso no basta para que te compadezcas de mí? ARLEQUÍN: (Tomando la botella para beber) ¡Ay! Os compadezco de todo corazón: eso es justo. IFÍCRATES: Entonces, sígueme. ARLEQUÍN: (Silbando) ¡Fi, fi, fi! IFÍCRATES: ¡Pero bueno! ¿Qué significa eso? ARLEQUÍN: (Distraído, canta) Tralalá. IFÍCRATES: Habla de una vez: ¿has perdido el juicio?, ¿en qué estás pensando?

Pierre Carlet de Chamblain de Marivaux

La Isla de los Esclavos

[2]

ARLEQUÍN: (Riendo) ¡Ja, ja, ja! Señor Ifícrates, ¡qué suceso tan divertido! Os compadezco, a fe mía, pero no puedo evitar el reírme. IFÍCRATES: (Aparte las primeras palabras) El malandrín abusa de mi situación: he hecho mal en decirle dónde nos hallamos. Arlequín, tu alegría está fuera de lugar: vayamos por este lado. ARLEQUÍN: ¡Tengo las piernas tan entumecidas!... IFÍCRATES: Continuemos, te lo ruego. ARLEQUÍN: Te lo ruego, te lo ruego: qué cortés y educado os habéis vuelto; será el clima de este lugar el causante. IFÍCRATES: Vamos, démonos prisa, hagamos sólo media legua por la costa para buscar nuestra chalupa, que a lo mejor nos encontramos con parte de los nuestros; y, en tal caso, nos embarcaremos con ellos. ARLEQUÍN: (Chanceándose) ¡Qué gracioso! ¡Cómo le dais la vuelta a las cosas! (Canta): Embarcarse es cosa divina cuando se rema, rema, rema, embarcarse es cosa divina cuando se rema con Catalina. IFÍCRATES: (Conteniendo su ira) La verdad, no te entiendo, querido Arlequín. ARLEQUÍN: Querido patrón, vuestros cumplidos me encantan; tenéis costumbre de hacérmelos a golpe de porra, claro que no son tan buenos como esos, y la porra está en la chalupa. IFÍCRATES: ¡Pero bueno! ¿No sabes que te aprecio? ARLEQUÍN: Sí, pero las señales de vuestra amistad caen siempre sobre mis hombros, y eso no está bien. Sabéis lo que os digo: que en lo tocante a los nuestros, que el cielo los bendiga. Si están muertos, tienen para rato, y si están con vida, ya se les pasará. Y a mí se me da un comino. IFÍCRATES: (Algo emocionado) Pero yo los necesito. ARLEQUÍN: (Con indiferencia) ¡Oh! Ya puede ser: cada uno se sabe sus cosas. ¡Yo no quiero molestaros! IFÍCRATES: ¡Esclavo insolente! ARLEQUÍN: (Riéndose) ¡Ja! Habláis la lengua de Atenas, una endiablada jerga que no entiendo. IFÍCRATES: ¿No reconoces a tu amo y ya no eres mi esclavo? ARLEQUÍN: (Retrocediendo en tono serio) Lo he sido, lo confieso para vergüenza tuya. Pero bueno, te lo perdono: los hombres no valen nada. En el país de Atenas era tu esclavo: me tratabas como a un pobre animal y decías que era justo, porque eras el más fuerte. ¡Pues bien! Ifícrates, aquí vas a encontrar a otro más fuerte que tú: te harán esclavo, te dirán también que eso es justo y veremos qué piensas de esa justicia. Ya me dirás tus impresiones: te estaré esperando. Cuando hayas sufrido serás más razonable; sabrás mejor lo que está permitido hacer sufrir a los demás. Todo iría mejor en el mundo si tus semejantes recibieran la misma lección que tú. Adiós, amigo mío: voy a buscar a mis compañeros y a tus dueños. (Se aleja) IFÍCRATES: (Desesperado, corriendo tras él con la espada en la mano) ¡Santo cielo! ¿Se puede ser más desgraciado y ultrajado que yo? ¡Miserable! No mereces seguir viviendo. ARLEQUÍN: Despacito; tus fuerzas han disminuido mucho, pues ya no te obedezco: ve con cuidado. ESCENA II Trivelín, con cinco o seis isleños, llega acompañando a una señora y su doncella, y van corriendo hacia Ifícrates, a quien ven blandiendo la espada. TRIVELÍN: (Haciendo detener y desarmar a Ifícrates por su gente) Deteneos, ¿qué queréis hacer? IFÍCRATES: Castigar la insolencia de mi esclavo. TRIVELÍN: ¿Vuestro esclavo? Estáis equivocado, y os enseñaremos a corregir vuestros términos. (Toma la espada de Ifícrates y se la entrega a Arlequín) Tomad esta espada, compañero: es vuestra. ARLEQUÍN: Que el cielo os conserve la gallardía, bravo compañero. TRIVELÍN: ¿Cómo os llamáis? ARLEQUÍN: ¿Es mi nombre lo que queréis? TRIVELÍN: Sí, por supuesto. ARLEQUÍN: No tengo, compañero. TRIVELÍN: ¿Cómo, que no tenéis?

Pierre Carlet de Chamblain de Marivaux

La Isla de los Esclavos

[3]

ARLEQUÍN: No, compañero. Sólo tengo motes que me ha dado: unas veces me llama Arlequín y otras Hé. TRIVELÍN: ¡Hé! El término es muy a la pata la llana; reconozco a esos señores en semejantes licencias. Y él, ¿cómo se llama? ARLEQUÍN: ¡Oh, diantre! Se llama por un nombre: es el señor Ifícrates. TRIVELÍN: Pues bien, cambiad ahora de nombre: sed el señor Ifícrates, y vos, Ifícrates, llamaos Arlequín o bien Hé. ARLEQUÍN: (Dando saltos de alegría, a su amo) ¡Oh, oh! ¡Cómo vamos a reírnos, señor Hé! TRIVELÍN: (A Arlequín) Recordad al tomar su nombre, querido amigo, que se os da menos para halagar vuestra vanidad que para corregirlo de su orgullo. ARLEQUÍN: Sí, sí, ¡corrijamos, corrijamos! IFÍCRATES: (Mirando a Arlequín) ¡Tunante! ARLEQUÍN: Hablad, amiguito. Es otra licencia que se toma: ¿entra en el juego? TRIVELÍN: (A Arlequín) En este momento puede deciros lo que quiera. (A Ifícrates) Arlequín, vuestra aventura os aflige, y estáis indignado contra Ifícrates y contra nosotros. No os cortéis: consolaos con el furor más vivo, tratadlo de miserable y a nosotros también. Ahora os está permitido todo; pero una vez transcurrido este momento, no olvidéis que sois Arlequín, que este es Ifícrates y que sois para él lo que él era para vos: tales son nuestras leyes y mi cargo en la república es hacerlas observar en este territorio. ARLEQUÍN: ¡Ah, qué lindo cargo! IFÍCRATES: ¡Yo, esclavo de este miserable! TRIVELÍN: El ha sido antes el vuestro. ARLEQUÍN: ¡Por desgracia! Pero basta con que sea obediente y seré mil veces bondadoso con él. IFÍCRATES: Me concedéis la libertad de decirle lo que me plazca, pero no me basta: que me den un palo. ARLEQUÍN: Compañero, éste se propone hablarle a mi espalda: desde ahora la pongo bajo la protección de la república. TRIVELÍN: No temáis. CLEANTIS: (A Trivelín) Señor, yo también soy una esclava, y del mismo barco: no os olvidéis de mí, os lo ruego. TRIVELÍN: No, hermosa niña: he adivinado vuestra condición por vuestra ropa e iba a hablaros de lo que os concierne cuando lo he visto con la espada en la mano. Dejadme terminar lo que tenía que decir. ¡Arlequín! ARLEQUÍN: (Creyendo que lo llaman) A propósito, me llamo Ifícrates. TRIVELÍN: (Continuando) Tratad de calmaros, seguramente ya sabéis quiénes somos. ARLEQUÍN: ¡Oh, diantre! Una gente muy amable. CLEANTIS: Y razonable. TRIVELÍN: No me interrumpáis, hijos míos. Pienso que ya sabéis quiénes somos. Cuando nuestros padres, irritados por la crueldad de sus amos, abandonaron Grecia y vinieron a establecerse aquí, en medio del resentimiento por los ultrajes que habían recibido de sus patrones, la primera ley que hicieron fue la de quitar la vida a todos los amos que el azar o el naufragio condujeran a su isla, y en consecuencia dar la libertad a sus esclavos. La venganza había dictado esa ley; veinte años más tarde la razón la abolió y dictó otra más suave. Ya no nos vengamos de vosotros: os corregimos. Ya no es vuestra vida la que perseguimos, sino la barbarie de vuestro corazón lo que queremos destruir. Os arrojamos a la esclavitud para haceros sensibles a los males que en ella se experimentan; os humillamos para que, hallándonos soberbios, os reprochéis el haberlo sido. Vuestra esclavitud o, mejor dicho, vuestro curso de humanidad dura tres años, al término de los cuales os liberamos si vuestros amos están contentos con vuestros progresos; y, si no llegáis a ser mejores, os retenemos por consideración hacia los nuevos desgraciados que haríais por ahí, y, como muestra de bondad hacia vosotros, os casamos con una de nuestras conciudadanas. Estas son nuestras leyes al respecto: aprovechad su rigor saludable, dad gracias a la suerte que os ha llevado hasta aquí. Os entrega a nuestras manos duras, injustas y soberbias; os halláis en un estado deplorable y nos proponemos curaros; sois menos nuestros esclavos que nuestros pacientes y sólo nos tomamos tres años para volveros sanos, es decir, humanos, razonables y generosos para el resto de vuestra vida. ARLEQUÍN: Y todo gratis, sin purgas ni sangrías. ¿Se puede tener salud a mejer precio?

Pierre Carlet de Chamblain de Marivaux

La Isla de los Esclavos

[4]

TRIVELÍN: Por lo demás, no intentéis escapar de este lugar, sería un intento vano y no haríais sino empeorar vuestra suerte: empezad vuestro nuevo régimen de vida por la paciencia. ARLEQUÍN: Puesto que es por su bien, ¿hay algo que replicar? TRIVELÍN: (A los esclavos) En cuanto a vosotros, hijos míos, que pasáis a ser libres y ciudadanos, Ifícrates vivirá en esta cabaña con el nuevo Arlequín, y esta hermosa joven se alojará en la otra. Deberéis intercambiar vuestras ropas, es la orden. (A Arlequín) Pasad ahora a esa casa que está aquí al lado, donde se os dará de comer si tenéis necesidad de ello. Os comunico, por lo demás, que disponéis de ocho días para disfrutar del cambio de estado, tras lo cual se os dará, como a todos los demás, una ocupación adecuada. Podéis iros, os espero aquí. (A los isleños) Acompañadlos. (A las mujeres) Y vosotras, quedaos. (Arlequín, al irse, le hace grandes reverencias a Cleantis) ESCENA III Trivelín, Cleantis, esclava, Eufrosina, su ama. TRIVELÍN: Vamos a ver, compatriota —pues ya miro nuestra isla como vuestra patria—, decidme vuestro nombre. CLEANTIS: (Saludando) Me llamo Cleantis, y ella, Eufrosina. TRIVELÍN: ¿Cleantis? Está bien. CLEANTIS: Tengo también apodos: ¿os apetece conocerlos? TRIVELÍN: Claro que sí. ¿Cuáles son? CLEANTIS: Tengo toda una lista: Boba, Ridícula, Bestia, Gansa, Imbécil, etcétera. EUFROSINA: (Refunfuñando) ¡Serás impertinente! CLEANTIS: Mirad, mirad, otro que olvidaba. TRIVELÍN: Efectivamente, os ha cogido in fraganti. En vuestro país, Eufrosina, se dicen pronto insultos a quienes se pueden decir impunemente. EUFROSINA: ¡Ay! ¿Qué queréis que le responda, en la extraña situación en que me encuentro? CLEANTIS: ¡Oh! Vamos, ya no es tan fácil responderme. Antes no había nada más cómodo, sólo os las teníais que ver con desdichados como yo. ¿Se necesitaban muchas ceremonias? «Haz esto, te lo ordeno; cállate, boba...». Pero eso se ha terminado. Ahora hay que hablar con más dentó: es un lenguaje extranjero para la señora, pero lo aprenderá con el tiempo, hay que tener paciencia. Yo haré lo que pueda para que adelante. TRIVELÍN: (A Cleantis) Moderaos, Eufrosina. (A Eufrosina) Y vos, Cleantis, no os dejéis llevar por el dolor. No puedo cambiar las leyes ni libraros de ellas: ya os he mostrado lo buenas y saludables que eran para vos. CLEANTIS: ¡Uy! Me engañará si se corrige. TRIVELÍN: Pero como sois de un sexo naturalmente débil, y que por eso habéis tenido que ceder con mayor facilidad que un hombre a los ejemplos de altivez, desprecio y dureza que os han dado en vuestra casa contra sus semejantes, todo cuanto puedo hacer por vos es rogar a Eufrosina que pese con bondad los agravios que pueda sentir, para que los pese con justicia. CLEANTIS: ¡Oh! Mirad, todo eso es demasiado elevado para mí, no entiendo nada. Yo iré por mi camino, pesaré como ella pesaba, y lo que sea sonará. TRIVELÍN: Despacito, no hay que vengarse. CLEANTIS: Pero, amigo mío, a fin de cuentas, habláis de su sexo: tiene el defecto de ser débil, pues yo le ofrezco lo mismo; no tengo la virtud de ser fuerte. Si tengo que disculpar todos sus malos modos para conmigo, deberá ella también disculpar el rencor que siento contra ella, porque yo también soy mujer como ella. Veamos, ¿quién decidirá? ¿No soy yo el ama por una vez? Pues bien, que empiece por disculpar mi rencor, y después yo le perdonaré, cuando pueda, lo que me ha hecho: ¡que espere! EUFROSINA: (A Trivelín) ¡Qué palabras! ¿Es necesario estar expuesta a escucharlas? CLEANTIS: Sufridlas, señora, son el fruto de vuestras obras. TRIVELÍN: Vamos, Eufrosina, moderaos. CLEANTIS: ¿Qué queréis que os diga? Cuando se está furiosa lo mejor para que se pase es resarcirse un poco: eso es todo. Cuando la haya regañado a placer una docena de veces, la dejaré tranquila: pero necesito hacerlo.

Pierre Carlet de Chamblain de Marivaux

La Isla de los Esclavos

[5]

TRIVELÍN: (Aparte a Eufrosina) Esto tiene que seguir su curso; pero consolaos, terminará antes de lo que pensáis. (A Cleantis) Espero, Eufrosina, que abandonéis vuestro resentimiento, os lo pido como amigo. Pasemos ahora al examen de su carácter: es necesario que me presentéis un retrato, que debe hacerse ante la persona que se pinta, para que se conozca, se avergüence de sus ridiculeces, si las tiene, y se corrija. Tenemos buenas intenciones, como veis. Venga, empecemos. CLEANTIS: ¡Oh, qué buen invento! Vamos, estoy dispuesta: preguntadme, estoy en mi salsa. EUFROSINA: (Suavemente) Os ruego, señor, poder retirarme y no escuchar lo que va a decir. TRIVELÍN: Por desgracia, querida señora, esto se hace sólo para vos: es preciso que estéis presente. CLEANTIS: Quedaos, quedaos: un poco de vergüenza y a otra cosa. TRIVELÍN: Vana, melindrosa y presumida, eso será más o menos sobre lo que os preguntaré, así al azar. ¿Tiene algo de eso? CLEANTIS: Vana, melindrosa y presumida: ¿que si tiene de eso? ¡Eh! Esa es mi querida señora, es su vivo retrato. EUFROSINA: ¿No es suficiente, señor? TRIVELÍN: ¡Ah! Os felicito por la pequeña molestia que eso os ocasiona; os ha dolido, eso es buena señal y presumo que irá bien en el futuro. Pero eso no son sino grandes rasgos, vamos un poco a los detalles. ¿En qué, por ejemplo, le encontráis los defectos de los que hablamos? CLEANTIS: ¿En qué? Por todas partes, a cualquier hora, en cualquier sitio. Ya os he dicho que me preguntarais, pero, ¿por dónde empezar? No tengo ni idea, me pierdo. Hay tantas cosas, he visto tanto, notado tanto de todos los colores, que estoy confusa. La señora está callada, la señora habla; mira, está triste, está alegre: silencio, palabras, miradas, tristeza y alegría es todo uno, sólo el color es diferente; es vanidad muda, contenta o enojada; es coquetería parlanchina, celosa o curiosa: es siempre la señora, siempre vana o coqueta, una tras la otra, o ambas a la vez. Eso es lo que es, por ahí voy a empezar: sólo eso. EUFROSINA: No sé si podré contenerme. TRIVELÍN: Esperad, es sólo el principio. CLEANTIS: La señora se levanta: ¿ha dormido bien, el sueño la ha embellecido, se siente viveza y brillo en los ojos? Rápido, a las armas: el día será glorioso. « ¡Que me vistan!». La señora verá gente hoy; irá a los espectáculos, a los paseos, a los saraos: su rostro puede mostrarse, puede soportar la luz del sol, dará gusto de ver, sólo hay que pasearlo con desparpajo, está en condiciones, no hay nada que temer. TRIVELÍN: (A Eufrosina) Lo está explicando muy bien. CLEANTIS: Por el contrario, ¿la señora ha descansado mal? « ¡Ah!, que me traigan un espejo. ¡Qué aspecto tengo! ¡Qué mal me veo!». Mientras, se mira, se intenta arreglar el rostro de mil maneras, nada da resultado. Ojos caídos, la tez marchita: no hay nada que hacer, hay que cubrir ese rostro, ponerse una bata, la señora no verá hoy a nadie, ni siquiera la luz del día, si puede; su cuarto deberá estar a oscuras. Mientras tanto llegan visitas, entran: ¿qué van a pensar del rostro de la señora? Creerán que se está poniendo fea: ¿dará ese gusto a sus buenas amigas? No, hay remedio para todo, ya veréis. « ¿Cómo estáis, señora? —Muy mal, señora: he perdido el sueño, hace ocho días que no pego ojo y no me atrevo a mostrarme: doy miedo». Y eso quiere decir: Señores, haced cuentas de que no soy yo; no me miréis, volved otro día a verme, no me juzguéis hoy: esperad a que haya dormido. Yo oía todo eso, pues nosotros, los esclavos, estamos dotados contra nuestros amos de una penetración... ¡Oh! Son unos pobrecillos para nosotros. TRIVELÍN: (A Eufrosina) Ánimo, señora: sacad provecho de esa pintura, pues me parece fiel. EUFROSINA: Ya no sé dónde estoy. CLEANTIS: Estáis en los dos tercios, y voy a terminar, si es que no os aburre. TRIVELÍN: Terminad, terminad; la señora soportará bien el resto. CLEANTIS: ¿Os acordáis de una noche en que estabais con ese caballero tan apuesto? Yo estaba en vuestro aposento, hablabais bajito, pero yo tengo el oído muy fino: queríais gustarle sin que se notara, hablabais de una mujer que él veía a menudo. «Esa mujer es amable, decíais, tiene los ojos pequeños, pero muy dulces», y entonces abríais los vuestros, os dabais unos aires, unos movimientos de cabeza, unas pequeñas contorsiones, una viveza. Yo me reía. Sin embargo, lo lograsteis, el caballero picó y os ofreció su corazón. « ¿A mí?, dijisteis. —Sí, señora, a vos, a lo más amable que existe en el mundo. —Continuad, atrevido, continuad», dijisteis, quitándoos los guantes so pretexto de pedirme otros. Pero tenéis lindas manos: las

Pierre Carlet de Chamblain de Marivaux

La Isla de los Esclavos

[6]

vio, las tomó y las besó. Aquello animó su declaración; y todo eso por haber pedido los guantes. Entonces, ¿es o no es así? TRIVELÍN: (A Eufrosina) A decir verdad, lleva razón. CLEANTIS: Escuchad, escuchad, esto es lo más divertido. Un día que podía oírme y creía que yo no me daba cuenta, hablaba de ella y dije: « ¡Oh! Lo cierto es que hay que confesarlo: la señora es una de las mujeres más hermosas del mundo». ¡Cuántas bondades no me valió esa frasecilla durante una semana! En otra ocasión semejante probé a decir que la señora era una mujer muy juiciosa: ¡oh!, no obtuve nada por eso, ni la afectó; y estaba bien dicho, pues la halagaba. EUFROSINA: Señor, no pienso quedarme más tiempo, si no es a la fuerza: ya no puedo aguantar más. TRIVELÍN: Ya está bien por ahora. CLEANTIS: Iba a hablar de los vapores de melindres a los que la señora está expuesta al menor olor. No sabe que un día puse, sin que se diera cuenta, flores junto a su cama para ver qué sucedía. Esperaba los vapores, pero todavía no han llegado. Al día siguiente, cuando estaba con gente, apareció una rosa: ¡crac! le vinieron los vapores. TRIVELÍN: Ya basta, Eufrosina: retiraos un momento a unos pasos de nosotros, que tengo algo que decirle: luego se reunirá con vos. CLEANTIS: (Yéndose) Recomendadle por lo menos que sea dócil. Adiós, buen amigo: os he distraído y me doy por satisfecha. Otro día os contaré cómo la señora deja de ponerse a menudo sus hermosos vestidos para envolverse en una bata de casa que le ciñe suavemente el talle. Ese traje es otra fineza: diríase que una mujer que se lo pone no se preocupa de hacer ostentación, pero cuénteselo a otros: va ceñida en un corsé insinuante, como mostrando una manera natural. Va diciendo a los demás: «Mirad mis gracias, son mías y bien mías» y, por otro lado, también se les quiere decir: «Ved cómo visto, con qué sencillez, no hay ni pizca de coquetería en mi atuendo». TRIVELÍN: Pero os he rogado que nos dejarais. CLEANTIS: Ya me voy, y luego continuaremos con el cuento, que será muy divertido, pues veréis cómo mi señora entra en el palco del teatro, con qué empaque, con qué aires de grandeza, aunque de un modo distraído y como quien no quiere la cosa, pues la buena educación da esa clase de orgullo. Veréis cómo en el palco lanza una mirada de indiferencia y desdén hacia las mujeres que están a su lado y a quien no conoce. Hasta luego, amigo mío, voy a nuestra morada. ESCENA IV Trivelín, Eufrosina. TRIVELÍN: Esta escena os ha cansado un poco, pero no os resultará inútil. EUFROSINA: Sois unos bárbaros. TRIVELÍN: Somos personas honradas que os instruimos, eso es todo. Os queda todavía una formalidad que cumplir. EUFROSINA: ¡Más formalidades! TRIVELÍN: Esta es una nadería: tengo que hacer un informe de todo lo que acabo de oír y de todo lo que vayáis a contestarme. ¿Estáis de acuerdo con todos los sentimientos melindrosos, con todas las monerías de amor propio que os acaba de atribuir? EUFROSINA: ¿Estar yo de acuerdo con eso? ¡Cómo, os parecen creíbles semejantes falsedades! TRIVELÍN: Sí, muy creíbles, podéis estar segura. Si estáis de acuerdo, eso contribuirá a que vuestra situación sea mejor: no os diré más... Se esperará que, al haberos visto retratada, abjuréis un día de todas esas locuras que hacen que sólo se ame uno a sí mismo, y que han distraído a vuestro corazón de una infinidad de atenciones más loables. Si, por el contrario, no estáis de acuerdo con lo que ha dicho, se os mirará como incorregible y eso retrasará vuestra liberación. Ved vos misma lo que os conviene. EUFROSINA: ¡Mi liberación! ¿Y puedo esperarla? TRIVELÍN: Sí, os la garantizo con las condiciones que os he expresado. EUFROSINA: ¿Y pronto? TRIVELÍN: Sin duda. EUFROSINA: Señor, haced como si estuviera de acuerdo con todo. TRIVELÍN: ¡Cómo! ¡Me estáis aconsejando que mienta!

Pierre Carlet de Chamblain de Marivaux

La Isla de los Esclavos

[7]

EUFROSINA: ¡Es que, la verdad, son unas condiciones muy extrañas! ¡Me repugnan! TRIVELÍN: Humillan un poco, pero eso es muy bueno. Decidíos: una libertad muy cercana es el precio de la verdad. Entonces, ¿os parecéis o no al retrato que se ha hecho? EUFROSINA: Pero... TRIVELÍN: ¿Cómo? EUFROSINA: Hay su parte de verdad, aquí y allá. TRIVELÍN: Eso de aquí y allá no sirve para nuestras cuentas: ¿confesáis todos los hechos? ¿Ha exagerado? ¿Ha contado lo justo? Daos prisa, tengo otras cosas que hacer. EUFROSINA: ¿Necesitáis una respuesta tan exacta? TRIVELÍN: Sí, señora, y pensad que es por vuestro bien. EUFROSINA: La verdad es que... TRIVELÍN: ¿Qué? EUFROSINA: Que soy joven... TRIVELÍN: No os he preguntado vuestra edad. EUFROSINA: Una tiene cierto rango, una quiere gustar. TRIVELÍN: Y eso hace que el retrato os sea fiel. EUFROSINA: Creo que sí. TRIVELÍN: ¡Bueno! Eso es lo que necesitábamos. Encontráis que el retrato es un poco ridículo, ¿no es cierto? EUFROSINA: Hay que confesarlo. TRIVELÍN: ¡Estupendo! Estoy contento, querida señora. Id a reuniros con Cleantis: le devuelvo su verdadero nombre para que tengáis una prenda de mi palabra. No os impacientéis, mostrad un poco de docilidad y el momento esperado llegará. EUFROSINA: Confío en vos. ESCENA V Arlequín, Ifícrates, que han cambiado sus trajes, Trivelín. ARLEQUÍN: ¡Tralarí, tralará, tralariro, tralarí! ¡Qué bien, compañero! El vino de la república es maravilloso. Me he bebido ricamente mi pinta, pues estoy tan sediento desde que soy amo, que ya tengo ganas de beberme otra. ¡Que el cielo conserve la viña, el vendimiador, la vendimia y las bodegas de nuestra admirable república! TRIVELÍN: ¡Bueno! Disfrutad, compañero. ¿Estáis contento de Arlequín? ARLEQUÍN: Sí, es un buen chico: podrá hacerse algo con él. A veces se queja, pero se lo he prohibido, so pena de desobediencia, y le he ordenado la alegría. (Toma a su amo de la mano y baila) Tala, tala, lalá... TRIVELÍN: Hasta a mí me ponéis contento. ARLEQUÍN: ¡Oh! Es que cuando estoy alegre, estoy de buen humor. TRIVELÍN: Muy bien. Me encanta veros satisfecho de Arlequín. Parece que no teníais muchas quejas contra él en su país. ARLEQUÍN: ¿Cómo, allí? A menudo le deseaba un mal de todos los diablos, pues a veces era insoportable. Pero ahora que soy feliz, me doy por pagado: ya le he dado el recibo. TRIVELÍN: Me gusta el carácter que tenéis y me impresionáis. ¿Significa eso que disfrutaréis modestamente de vuestra buena fortuna y que no le vais a causar ningún quebranto? ARLEQUÍN: ¡Quebrantos! ¡Ah, pobrecillo! A lo mejor resultaré un pe-lín insolente, porque soy el amo: nada más. TRIVELÍN: Porque soy el amo: tenéis razón. ARLEQUÍN: Sí, pues cuando uno es el amo, uno va con decisión, sin miramientos, y tan pocos miramientos conducen a veces a un hombre cabal a ser impertinente. TRIVELÍN: ¡Oh! Eso no importa: ya veo que no tenéis maldad. ARLEQUÍN: ¡Qué va! Sólo soy un poco travieso. TRIVELÍN: (A Ifícrates) No os asustéis por lo que voy a decir. (A Arlequín) Aclaradme una cosa. ¿Cómo se comportaba por allá? ¿Tenía algún defecto de humor, de carácter? ARLEQUÍN: (Riendo) Ay, compañero, qué malicioso sois: pedís que haga comedia. TRIVELÍN: ¿Ese papel es divertido?

Pierre Carlet de Chamblain de Marivaux

La Isla de los Esclavos

[8]

ARLEQUÍN: A fe mía que es una farsa. TRIVELÍN: No importa: nos reiremos. ARLEQUÍN: (A Ifícrates) Arlequín, ¿me prometes que te vas reír? IFÍCRATES: (Por lo bajo) ¿Quieres acabar con mi paciencia? ¿Qué vas a contarle? ARLEQUÍN: Déjame a mí; si te ofendo, ya te pediré perdón. TRIVELÍN: Se trata de una fruslería; le he preguntado lo mismo a la muchacha que habéis visto acerca de su dueña. ARLEQUÍN: Y bien, todo lo que os ha dicho, ¿no eran locuras que daban lástima?, ¿no eran miserias? Apostemos algo. TRIVELÍN: Es muy cierto. ARLEQUÍN: Pues yo os ofrezco lo mismo. Este pobre muchacho no dará mucho más de sí: extravagancia y miseria, eso es lo que hay. ¿No son buenos trapos sucios para enseñar? Atolondrado por naturaleza, atolondrado por imitación, porque a las mujeres les gustan así. Un derrochador, ruin cuando hay que ser liberal, liberal cuando hay que ser ruin; bueno a la hora de pedir prestado y malo a la de pagar; avergonzado de ser prudente, orgulloso de ser alocado; una pizca burlón de la gente buena, una pizca fanfarrón, y todo eso rodeado de amantes a las que ni siquiera conoce: ese es mi hombre. ¿Vale la pena sacar el retrato? (A Ifícrates) No, no lo haré, amigo mío, no temas. TRIVELÍN: Con este esbozo me basta. (A Ifícrates) Ahora sólo tenéis que certificar como verdadero lo que acaba de decir. IFÍCRATES: ¿Yo? TRIVELÍN: Vos mismo; la señora de antes ha hecho lo propio: os puede decir qué la ha convencido. Creedme: va en ello el mayor bien que podáis desear. IFÍCRATES: ¿El mayor bien? Si fuera así, hay algo que podría convenirme, bien mirado. ARLEQUÍN: Quédatelo todo: es un traje que ni hecho a medida. TRIVELÍN: Lo necesito todo o nada. IFÍCRATES: ¿Pretendéis que acepte algo ridículo? ARLEQUÍN: ¿Qué importancia tiene, cuando uno lo es? TRIVELÍN: ¿Es todo lo que tenéis que decirme? IFÍCRATES: Acepto la mitad, para liquidar el tema. TRIVELÍN: Hay que aceptarlo todo. IFÍCRATES: Sea. (Arlequín se ríe con todas sus fuerzas) TRIVELÍN: Habéis hecho bien, no tenéis nada que perder. Adiós, pronto tendréis noticias mías. ESCENA VI Cleantis, Ifícrates, Arlequín, Eufrosina CLEANTIS: Señor Ifícrates, ¿se puede saber de qué os reís? ARLEQUÍN: Me río de mi Arlequín, que ha confesado que era un ridículo. CLEANTIS: Eso me sorprende, pues tiene aspecto de hombre juicioso. Si queréis ver una coqueta por confesión propia, mirad a mi doncella. ARLEQUÍN: (Mirándola) ¡Caramba! Cuando una como esa debe hacerse la bribona, estará en su salsa. Pero hablemos de otras cosas, mi bella señorita: ¿qué podemos hacer ahora que estamos contentos? CLEANTIS: Podríamos mantener una conversación elegante. ARLEQUÍN: Me temo que eso os hará bostezar, yo ya estoy empezando. Si me enamorara de vos, eso me divertiría mucho más. CLEANTIS: Pues bueno, hacedlo. Suspirad por mí, perseguid a mi corazón, cogedlo si podéis, no os lo impido; os toca a vos hacer las diligencias, yo estoy lista, esperando. Pero tratemos el amor a lo grande, puesto que ahora somos señores: empecemos cortésmente, como la gente fina. ARLEQUÍN: De acuerdo: así avanzaremos mejor.

Pierre Carlet de Chamblain de Marivaux

La Isla de los Esclavos

[9]

CLEANTIS: Se me ocurre una cosa: que digamos que nos traigan sillas para tomar el fresco sentados y para escuchar las galantes palabras que me vais a dirigir. Hay que gozar de nuestro estado, experimentar todo el placer. ARLEQUÍN: Vuestros deseos son órdenes para mí. (A Ifícrates) Arlequín, rápido, sillas para mí y sillones para la señora. IFÍCRATES: ¿Puedes emplearme en esas cosas? ARLEQUÍN: La república lo quiere. CLEANTIS: Mirad, mirad, mejor nos paseamos así, y mientras hablamos haréis girar la conversación hacia la inclinación que mis ojos os han inspirado por mí. Pues todavía somos personas de bien, no hay que olvidarlo: dejemos a un lado la familiaridad de los criados. Vamos, procedamos con nobleza: no ahorréis cumplidos ni reverencias. ARLEQUÍN: Y vos no ahorréis los melindres. ¡Ánimo!, aunque sólo sea para burlarnos de nuestros dueños. ¿Llevaremos con nosotros a nuestros siervos? CLEANTIS: Por descontado, ¿podríamos estar sin ellos? Son nuestro séquito: lo único, que se separen un poco. ARLEQUÍN: (A Ifícrates) Retiraos a diez pasos. (Ifícrates y Eufrosina se alejan haciendo aspavientos de asombro y rabia. Cleantis observa a Ifícrates y Arlequín a Eufrosina) ARLEQUÍN: (Paseándose por la escena con Cleantis) ¿Habéis notado, señora, la claridad del día? CLEANTIS: Hace el mejor tiempo del mundo: a eso llaman un día amoroso. ARLEQUÍN: ¿Un día amoroso? Entonces me parezco al día, señora. CLEANTIS: ¿Cómo que os parecéis a él? ARLEQUÍN: ¡Caramba! ¿Cómo hace uno para no enamorarse cuando se está frente a frente con vuestras gracias? (Tras esas palabras da saltos de alegría) ¡Oh, oh, oh, oh! CLEANTIS: ¿Qué tenéis? ¡Desfiguráis nuestra conversación! ARLEQUÍN: ¡Oh!, no es nada: me estaba aplaudiendo. CLEANTIS: Suprimid esos aplausos, pues nos molestan. (Continuando) Ya sabía que mis gracias iban a causar su efecto. Caballero, sois galante, os paseáis conmigo, me decís ternezas: pero acabemos, ya es suficiente, os dispenso de los cumplidos. ARLEQUÍN: Y os agradezco vuestra dispensa. CLEANTIS: Vais a decirme que me amáis, lo estoy viendo: hablad, caballero, hablad. Por suerte no creeré nada. Sois amable pero presumido, y no me convenceréis. ARLEQUÍN: (Cogiéndola del brazo y arrodillándose) ¿Debo arrodillarme, señora, para convenceros de mi ardor y de la sinceridad de mi llama? CLEANTIS: Pero esto se está poniendo serio. Dejadme, no quiero compromisos: levantaos. ¡Qué viveza! ¿Hay que decir que se está enamorado? ¿No podríamos pasar con menos? ¡Qué extraño es todo esto! ARLEQUÍN: (Riendo, de rodillas) ¡Ja, ja, ja! ¡Esto marcha! Somos tan cómicos como nuestros dueños, pero con más juicio. CLEANTIS: ¡Oh! Ahora os reís y lo estropeáis todo. ARLEQUÍN: ¡Ja, ja! A fe mía, sois muy amable y yo también. ¿Sabéis qué estoy pensando? CLEANTIS: ¿Qué? ARLEQUÍN: En primer lugar, que vos sólo me amáis por coquetería, como la gente fina. CLEANTIS: Todavía no, pero sólo faltaba una palabra cuando me habéis interrumpido. Y vos, ¿me amáis? ARLEQUÍN: Estaba a punto, cuando se me ha ocurrido una idea. ¿Cómo encontráis a mi Arlequín? CLEANTIS: Muy de mi gusto. ¿Y qué decís vos de mi doncella? ARLEQUÍN: Que es una tunanta. CLEANTIS: Ya adivino vuestro pensamiento. ARLEQUÍN: Ya sé lo que haremos: enamoraos vos de Arlequín y yo de vuestra doncella. Somos lo bastante fuertes para acometerlo. CLEANTIS: Esa patraña me divierte. En el fondo, no podrían hacer nada mejor que amarnos. ARLEQUÍN: Nunca habrán querido a nadie más juicioso, y somos unos partidos excelentes para ellos.

Pierre Carlet de Chamblain de Marivaux

La Isla de los Esclavos

[10]

CLEANTIS: Sea. Inspirad a Arlequín que se aficione a mí; hacedle ver la ventaja que sacaría en la situación en la que se encuentra: que se case conmigo y saldrá al punto de la esclavitud. A fin de cuentas, es cosa fácil. Hace unos días era sólo una esclava, pero al fin me veo señora y dueña tan buena como la que más. Lo soy por casualidad, pero ¿no es la casualidad la que lo hace todo? No hay nada que replicar. Tengo incluso un rostro distinguido: todos me lo dicen. ARLEQUÍN: ¡Cáspita! Me quedaría con vos si no amara a vuestra doncella una pizca más que a vos. Recomendadle amor por mi personita que, como veis, no es desagradable. CLEANTIS: Vais a quedar satisfecho. Voy a llamar a Cleantis y bastará con que le diga una palabra. Alejaos un instante y volved luego. Después hablaréis con Arlequín por mí, pues debe empezar él: mi sexo, las conveniencias y mi dignidad lo exigen. ARLEQUÍN: ¡Oh! Lo exigen si queréis, pues entre la gente distinguida no se andan con tantos remilgos; y, de un modo discreto, podríais dejar caer alguna palabrita clara al azar para darle ánimos, ya que vos sois más que él: es el orden. CLEANTIS: Eso está bien dicho. En efecto, en la situación en la que estoy, podría parecer bajeza sujetarme a ciertas formalidades que no me atañen, lo comprendo de maravilla, pero habladle de todos modos. Yo voy a decir cuatro palabras a Cleantis. Retiraos por un momento. ARLEQUÍN: Elogiad mis méritos; prestadme un poco, que luego os lo devolveré. CLEANTIS: Dejadme a mí. (Llama a Eufrosina) ¡Cleantis! ESCENA VII Cleantis, Eufrosina que se acerca despacio CLEANTIS: Acercaos y acostumbraos a ir más deprisa, que no tengo ganas de esperar. EUFROSINA: ¿De qué se trata? CLEANTIS: Venid aquí y escuchadme. Un hombre cabal acaba de hacerme saber que os ama: se trata de Ifícrates. EUFROSINA: ¿Cuál de ellos? CLEANTIS: ¿Cuál? ¿Acaso hay dos? El que acaba de dejarme. EUFROSINA: ¿Y qué quiere que haga con su amor? CLEANTIS: ¿Y qué hacíais con el amor de los que os amaban? ¡Parecéis boba! ¿Acaso os da miedo la palabra amor? ¡No será porque no conozcáis el amor! Hasta ahora sólo habéis mirado a los hombres para dárselo; vuestros bellos ojos no han hecho otra cosa. ¿Despreciarían la conquista del señor Ifícrates? No os hará reverencias afectadas, no le encontraréis ese comedimiento ridículo, esos aires vaporosas; no es una cabeza loca, un bromista, un pérfido, un guapo veleidoso, un amable indiscreto: no es nada de todo eso. La verdad es que carece de todas esas gracias: es sólo un hombre franco, un hombre de modales sencillos, que no tiene la manía de darse aires de grandeza, que os dirá que os ama porque esa será la pura verdad; en una palabra, es sólo una bellísima persona. Pero a lo mejor es un poco aburrido, y no resulta gracioso. Pero sois juiciosa, os destino a él, hará vuestra fortuna y tendréis la bondad de apreciar su amor y le corresponderéis. ¿Entendido? Cumpliréis mis deseos: basta con que yo lo quiera. EUFROSINA: ¿Dónde estoy? ¿Y cuándo terminará todo esto? (Se queda pensativa) ESCENA VIII Arlequín, Eufrosina (Arlequín llega saludando a Cleantis que se va. Tira a Eufrosina de la manga) EUFROSINA: ¿Qué queréis? ARLEQUÍN: (Riendo) ¡Eh! ¿No os han hablado de mí? EUFROSINA: Dejadme, os lo ruego. ARLEQUÍN: ¡Eh! Un momento: miradme a los ojos para adivinar mi pensamiento. EUFROSINA: Pensad lo que os venga en gana.

Pierre Carlet de Chamblain de Marivaux

La Isla de los Esclavos

[11]

ARLEQUÍN: ¿Me vais a escuchar? EUFROSINA: No. ARLEQUÍN: Es que todavía no he dicho nada. EUFROSINA: (Impaciente) ¡Ah! ARLEQUÍN: No mintáis: os han hecho saber los sentimientos de mi corazón, deberíais estar agradecida. EUFROSINA: ¡Qué situación! ARLEQUÍN: Me encontráis un poco tosco, ¿no es cierto? Pero eso pasará: ocurre que os amo y no sé cómo decirlo. EUFROSINA: ¿Vos? ARLEQUÍN: ¡Pues claro que sí! ¿Se puede hacer algo mejor? ¡Sois tan hermosa! Es preciso entregaros el corazón: haríais bien en tomarlo. EUFROSINA: ¡Esto es el colmo de mi infortunio! ARLEQUÍN: (Mirándole las manos) ¡Qué manos tan encantadoras! ¡Qué deditos! ¡Qué feliz me harían! Mi corazoncito les sacaría mucho provecho. Reina mía, soy muy cariñoso, pero no os dais cuenta. Si tuvierais la caridad de ser cariñosa conmigo, me volvería completamente loco. EUFROSINA: Bastante lo estás ya. ARLEQUÍN: No lo seré nunca tanto como vos os merecéis. EUFROSINA: Sólo merezco compasión, hijo mío. ARLEQUÍN: ¡Bueno! ¿Y a quién se lo contáis? Sois digna de todos los merecimientos imaginables: un emperador no os merece, ni yo tampoco. Pero yo estoy aquí y no hay ningún emperador, y algo que se ve, por poco que sea, es mejor que nada. ¿Qué os parece? EUFROSINA: Arlequín, me parece que no tienes malos sentimientos. ARLEQUÍN: ¡Oh, ya no hacen de esa pasta! Soy un corderillo. EUFROSINA: Respeta, pues, el pesar que me aflige. ARLEQUÍN: ¡Ay! De rodillas me pondría ante él. EUFROSINA: No persigas más a una desdichada porque puedas perseguirla impunemente. Ten en cuenta la situación desesperada en que me hallo, y si tienes consideración para con el rango que tenía en la sociedad, mi cuna, mi educación, por lo menos que mis desgracias, que mi esclavitud y que mi dolor te enternezcan. Puedes ofenderme cuanto quieras: estoy sin asilo y sin defensa, por todo auxilio sólo tengo mi desesperación, necesito de la compasión de todos, de la tuya también, Arlequín. Esta es la situación en que me hallo: ¿no la encuentras lo bastante miserable? Tú te has convertido en libre y feliz: ¿debe eso hacerte malvado? No tengo fuerzas para decirte más: nunca te he hecho daño, no aumentes el que estoy sufriendo. (Vase) ARLEQUÍN: (Abatido, con los brazos caídos y como inmóvil) Me he quedado sin habla. ESCENA IX Ifícrates, Arlequín IFÍCRATES: Cleantis me ha dicho que deseabas hablarme: ¿qué quieres de mí? ¿Tienes algún otro insulto que lanzarme? ARLEQUÍN: Otro personaje que va a pedirme compasión. No tengo nada que decirte, amigo mío. Sólo quería darte la orden de que amaras a la nueva Eufrosina: eso es todo. ¿Puede saberse qué diantre te pasa? IFÍCRATES: ¿Y puedes preguntármelo tú, Arlequín? ARLEQUÍN: ¡Claro que puedo, ya ves que lo estoy haciendo! IFÍCRATES: Me habían prometido que mi esclavitud terminaría pronto, pero me han engañado: esto se acabó, ya no puedo más. Me muero, Arlequín, y pronto perderás a este desgraciado amo que no te creía capaz de las indignidades que ha recibido de tu parte. ARLEQUÍN: ¡Ay! Sólo nos faltaba eso para echar a perder nuestros amores. Escucha, te prohíbo que mueras por malicia; por enfermedad puede pasar, te lo permito. IFÍCRATES: Los dioses te castigarán, Arlequín. ARLEQUÍN: ¿Y por qué quieres que me castiguen? ¿Por haber sufrido toda mi vida? IFÍCRATES: Por tu audacia y tus desprecios hacia tu amo; nada me ha impresionado más, lo confieso. Naciste, te educaste a mi lado en la casa de mi padre; el tuyo todavía está allí: te había encomendado tu deber al

Pierre Carlet de Chamblain de Marivaux

La Isla de los Esclavos

[12]

marchar. Yo mismo te había elegido por un sentimiento de amistad para acompañarme en mi viaje; creía que me apreciabas y eso me ligaba a ti. ARLEQUÍN: (Llorando) ¿Y quién te ha dicho que ya no te aprecio? IFÍCRATES: ¿Me aprecias y me haces mil ofensas? ARLEQUÍN: Porque me burle un poquillo de ti, ¿significa eso que ya no te aprecie? Bien decías tú que me apreciabas cuando me hacías dar de golpes: ¿acaso las badanas son más honradas que las burlas? IFÍCRATES: Estoy de acuerdo en que a veces he podido maltratarte sin motivo. ARLEQUÍN: Es la verdad. IFÍCRATES: ¡Pero con cuántas bondades he reparado eso! ARLEQUÍN: Pues no me he enterado. IFÍCRATES: Además, ¿no convenía corregirte de tus defectos? ARLEQUÍN: Más he sufrido por los tuyos que por los míos. Mis mayores defectos eran tu mal humor, tu autoridad y el poco caso que le hacías a tu pobre esclavo. IFÍCRATES: Venga, eres un ingrato: en lugar de ayudarme aquí, de compartir mi aflicción, de mostrar a tus compañeros el ejemplo de una adhesión que los hubiera conmovido, que tal vez los hubiera incitado a renunciar a su costumbre o a liberarme, y que me hubiera penetrado del más vivo reconocimiento. ARLEQUÍN: Tienes razón, amigo mío: me muestras muy bien mis deberes para contigo. Pero no supiste nunca los tuyos para conmigo cuando estábamos en Atenas. Quieres que comparta tu aflicción y nunca compartiste la mía. ¡Y bien!, debo tener el corazón mejor que el tuyo, pues hace tiempo que sufro y sé lo que es la pena. Me has pegado por amistad: pues tú lo dices, te lo perdono. Me he burlado de ti por divertirme: tómalo en buena parte y sácale el mayor provecho. Hablaré en favor tuyo a mis compañeros, les rogaré que te dejen ir y, si no quieren, te tendré a mi lado como amigo. Porque yo no me parezco a ti.: no tendría valor para ser feliz a expensas tuyas. IFÍCRATES: (Acercándose a Arlequín) Querido Arlequín, quiera el cielo, tras lo que acabo de oír, que tenga la dicha de mostrarte un día los sentimientos que muestras por mí. Va, querido hijo, olvida que fuiste mi esclavo y siempre recordaré que no merecía ser tu amo. ARLEQUÍN: No digáis eso, querido dueño mío: si hubiese estado en vuestro lugar, tal vez no habría valido más que vos. Soy yo quien tiene que pediros perdón por el mal servicio que os he prestado siempre. Cuando no erais razonable, era culpa mía. IFÍCRATES: (Abrazándolo) Tu generosidad me abruma. ARLEQUÍN: Pobre patrón, ¡qué agradable es hacer el bien! (Tras decir eso, empieza a desvestir a su amo) IFÍCRATES: ¿Qué haces, querido amigo? ARLEQUÍN: Devolvedme mi traje y poneos el vuestro: no soy digno de llevarlo. IFÍCRATES: No voy a poder contener las lágrimas. Haz como quieras. ESCENA X Cleantis, Eufrosina, Ifícrates, Arlequín CLEANTIS: (Saliendo con Eufrosina, que llora) Dejadme, no tengo ganas de oír vuestros gemidos. (Y más cerca de Arlequín) ¿Qué significa eso, señor Ifícrates? ¿Por qué os habéis puesto otra vez vuestro traje? ARLEQUÍN: (Con ternura) Porque a mi querido amigo le viene muy pequeño, y el suyo me viene demasiado grande a mí. (Abraza las rodillas de su amo) CLEANTIS: Explicadme lo que estoy viendo: ¿parece que le pidáis perdón? ARLEQUÍN: Es para castigarme por mis insolencias. CLEANTIS: Pero, ¿qué pasa con nuestro proyecto? ARLEQUÍN: Pasa que quiero ser un hombre cabal: ¿no es ese también un hermoso proyecto? Me arrepiento de mis majaderías, y él de las suyas; arrepentíos de las vuestras, y la señora Eufrosina se arrepentirá también: ¡y luego que viva el honor! Serán cuatro arrepentimientos que harán que lloremos a placer. EUFROSINA: ¡Ay! Querida Cleantis, ¡qué ejemplo para vos! IFÍCRATES: Decid más bien: ¡qué ejemplo para nosotros! Señora, estoy plenamente convencido de ello. CLEANTIS: ¡Ah! Realmente, ya estamos con vuestros hermosos ejemplos. O sea que nuestros criados que nos desprecian en público, que se hacen los altivos, que nos maltratan y que nos miran como gusanos, luego están la mar de satisfechos de encontrarnos mil veces mejores personas que ellos. ¡Vaya! Qué feo queda

Pierre Carlet de Chamblain de Marivaux

La Isla de los Esclavos

[13]

haber tenido por todo mérito oro, plata y dignidades. ¡No valía la pena darse tanta coba! ¿Dónde estaríais ahora si no tuviéramos otro mérito nosotros?, ¿no estaríais cogidos y bien cogidos? Se trata de concederos el perdón y, para tener esta bondad, ¿qué hay que ser, si me hacéis el favor de decirlo? ¿Rico?: no. ¿Noble?: no. ¿Gran señor?: en absoluto. Vosotros erais todo eso y ¿valíais más? ¿Y entonces qué se necesita? ¡Ah!, ya lo sé. Se necesita un buen corazón, virtud y juicio: eso es lo que se necesita, eso es lo que es apreciable, lo que distingue, lo que hace que un hombre sea más que otro. ¿Lo habéis oído bien, señores distinguidos de la sociedad? Con eso se dan los buenos ejemplos que pedís y que os superan. ¿Y a quién se los pedís? A unos pobres diablos a los que siempre habéis ofendido, maltratado, vilipendiado, con todo lo ricos que erais, y que se apiadan de vosotros, con todo lo pobres que son. Daos importancia, enorgulleceos ahora que vais a caer en gracia. Vamos, deberíais sonrojaros de vergüenza. ARLEQUÍN: Venga, amiga mía, seamos buenos sin reprochárnoslo, hagamos el bien sin ofender a nadie. Se arrepienten de haber sido malvados, eso debe hacerlos iguales a nosotros. Pues cuando uno se arrepiente es bueno, y cuando uno es bueno está a nuestro nivel. Acercaos, señora EUFROSINA: os perdona, está llorando, el rencor desaparece y vuestro asunto está concluido. CLEANTIS: Es verdad que estoy llorando: si lo que no me falta es buen corazón. EUFROSINA: (Con tristeza) Querida Cleantis, abusé de la autoridad que tenía sobre ti, lo confieso. CLEANTIS: ¡Ay! ¿Cómo podíais tener el valor de hacerlo? Pero ya está hecho, quiero olvidarlo todo. Haced lo que queráis. Si me habéis hecho sufrir, ¡mala suerte!: no quiero tener que reprocharme lo mismo, os concedo la libertad. Y si hubiera una nave, partiría al instante con vos: ese es todo el mal que os deseo; si vos seguís haciéndomelo, no será por culpa mía. ARLEQUÍN: (Llorando) ¡Ah, qué buena chica! ¡Ah, qué naturaleza tan caritativa! IFÍCRATES: ¿Estáis contenta, señora? EUFROSINA: (Conmovida) Ven a mis brazos, querida Cleantis. ARLEQUÍN: (A Cleantis) Arrodillaos para ser todavía mejor que ella. EUFROSINA: El agradecimiento apenas me permite contestarte. No hables más de tu esclavitud y piensa sólo en compartir conmigo todos los bienes que los dioses me han concedido si volvemos a Atenas. ESCENA XI Trivelín y los dichos. TRIVELÍN: ¡Qué estoy viendo! Lloráis, hijos míos, os abrazáis. ARLEQUÍN: ¡Ay! No veis nada: somos admirables, somos como reyes y reinas. Al final del final se ha concluido la paz, la virtud lo ha compuesto todo. Sólo necesitamos un barco y un barquero para irnos; y si nos los proporcionáis, seréis casi tan buena gente como nosotros. TRIVELÍN: ¿Y vos, Cleantis, pensáis del mismo modo? CLEANTIS: (Besando la mano de su ama) No puedo deciros nada más: ya veis lo que hay. ARLEQUÍN: (Tomando así mismo la mano de su señor para besarla) Esta es también mi última palabra, que vale como una frase. TRIVELÍN: Estoy encantado. Abrazadme a mí también, queridos hijos: no esperaba otra cosa. Si no hubiese sucedido, hubiésemos castigado vuestra venganza, como hemos castigado sus rigores. Y vos, Ifícrates, vos, Eufrosina, os veo conmovidos: no tengo nada que añadir a las lecciones que os ha dado este suceso. Habéis sido sus amos y no habéis obrado bien; se han convertido en los vuestros y os perdonan: sacad vosotros mismos la consecuencia. La diferencia de condición es sólo una prueba que los dioses nos envían: es todo lo que puedo deciros. Partiréis dentro de un par de días y volveréis a ver Atenas. Que ahora la alegría y los placeres sucedan a los pesares que habéis experimentado y celebren el día más provechoso de vuestra vida. TELÓN.

Pierre Carlet de Chamblain de Marivaux

La Isla de los Esclavos

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful