You are on page 1of 29

Domingo de Palmas: La pasión del Señor

PROCESION DE LAS PALMAS, MATEO 21:1-11. Mateo registra la entrada de Jesús a Jerusalén como la
procesión de un Rey. El Rey ha llegado; pero el ascenso al trono sería a través del sufrimiento.

PRIMERA LECTURA, ISAIAS 50:4-7. El segundo Isaías ve al líder de los exiliados como un hombre
avergonzado y torturado. No obstante, éste hombre sería quien levantaría a los fieles.

SALMO 22. El Salmo 22 es un salmo de adversidad que empieza con la famosa frase: “Dios mío, Dios mío,
por qué me has abandonado?”

SEGUNDA LECTURA, FILIPENSES 2:6-11. En su carta a los Filipenses, Pablo cita un himno comunitario
acerca de Cristo, EL que se vació a sí mismo y sufrió, para recibir el honor y la Gloria ante los hombres y
ante Dios.

EVANGELIO, Mateo 26:14-56, Pasión I. Mateo 26:57-27:10, Pasión II. Mateo 27: 11-66

La pasión según Mateo está dividida en tres estudios. La Pasión I cubre la Traición, la Ultima Cena y el
Arresto y Juicio ante Caifás. La Pasión II ¿Por qué Jesús fue condenado por el Sanedrín?. La Pasión III La
Condenación, la Crucifixión y el entierro de Jesús.

Mateo 21:1-11

PROCESION DE LAS PALMAS

1 Estaban ya cerca de Jerusalén. Cuando llegaron a Betfagé, junto al monte de los


Olivos, 2 Jesús envió a dos discípulos con esta misión: «Vayan al pueblecito que
está al frente, y allí encontrarán una burra atada con su burrito al lado. Desátenla
y tráiganmela. 3 Si alguien les dice algo, contéstenle: El Señor los necesita, y los
devolverá cuanto antes.» 4 Esto sucedió para que se cumpliera lo dicho por el
profeta: 5 Digan a la hija de Sión: «Mira que tu rey viene a ti con toda sencillez,
montado en una burra, un animal de carga.» 6 Los discípulos se fueron e hicieron
como Jesús les había mandado. 7 Le trajeron la burra con su cría, le colocaron sus
mantos sobre el lomo y él se sentó encima. 8 Había muchísima gente; extendían
sus mantos en el camino, o bien cortaban ramas de árboles, con las que cubrían el
suelo. 9 Y el gentío que iba delante de Jesús, así como los que le seguían,
empezaron a gritar: « ¡Hosanna al hijo de David! ¡Bendito sea el que viene en el
nombre del Señor! ¡Hosanna en lo más alto de los cielos!» 10 Cuando Jesús entró
en Jerusalén, toda la ciudad se alborotó y preguntaban: « ¿Quién es éste?» 11 Y
la muchedumbre respondía: « ¡Este es el profeta Jesús, de Nazaret de
Galilea!».”BLA

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 1


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

21.1. Jesús quiso demostrar, al menos en esta ocasión, que era el Mesías anunciado por los
profetas. Poco importa que el entusiasmo de los galileos que lo acompañaban no haya
impresionado a los responsables políticos y religiosos, ya que era necesario que se
manifestara la señal y que se cumpliera la profecía de Zacarías 9,9.

Tal vez los evangelistas pusieran esta entrada y la purificación del Templo en vísperas de la
Pascua debido al plan que adoptaron de reunir en un solo bloque, al final de su relato, todo
lo que Jesús hizo en Jerusalén. Pero hay muchos detalles que sugieren que se trataba de la
fiesta de las Tiendas, en el mes de septiembre:

El ambiente alegre de la escena es propio de dicha fiesta, la más popular de todas; en el


monte de los Olivos se levantaban innumerables chozas hechas de ramas; las palmas son
las de la procesión que se dirigía a la fuente de Siloé cantando el salmo 118 “¡Bendito el que
viene en nombre del Señor!” y aclamaba el ¡Hosanna! (o sea: ¡Sálvanos!).

Ver al respecto Za 14,16, que se refiere a esta fiesta, y anuncia la purificación del Templo.

Betfagé. Este pueblecito era la puerta del distrito de Jerusalén, al oriente. Según la Ley la
Pascua debía celebrarse en Jerusalén, pero siendo la ciudad demasiado exigua para
hospedar a los cien mil o más peregrinos de la fiesta, el límite jurídico de la ciudad había
sido ampliado para incluir algunos pueblos, entre ellos Betfagé. Durante esos días Jesús se
alojaría en Betania -Mt 21,17.

21.2: La burra y el burrito: Mateo, que acostumbra a poner siempre dos personas u objetos
ahí donde los otros sitúan uno, puso aquí una burra con su burrito: ver Mt 8,28; Mt 9,27; Mt
10,29; Mt 20,30.

21:5 Este pasaje es una combinación de dos versos, Isaías 62:11 y Zacarías 9: 9. Mateo
tomó literalmente una figura retórica. La madre y el potro eran realmente un solo animal,
se duplicó para un efecto literalmente dramático.

21:9 La aclamación de la multitud puede haber reflejado un himno litúrgico utilizado por el
público de Mateo. La palabra "hosanna" puede ser libremente traducido como "Alabanzas".
La primera parte del himno alababa al hijo de David, quien llegaría en el "nombre" -es
decir, con el poder –de Dios. La segunda parte elogió a Dios en el cielo –“en las alturas".

La entrada de Jesús en Jerusalén marcó un punto alto en el ministerio terrenal de Jesús. El


Galileo hizo una presentación dramática, mientras bajaba del Monte de los Olivos en la
ciudad de David. Las multitudes se reunieron, saludaron al Maestro que llegaba y alabaron a
Dios por su presencia. Por supuesto, esta conmoción desconcertó a los lugareños. Después
de todo, ¿cómo podría alguien importante venir desde el interior del territorio?

Los Evangelios nos dicen claramente que los líderes encontraron que Jesús era una
amenaza; la dimensión de la amenaza estaba –y todavía lo está –abierta para el debate.
Su juicio fue un "Tribunal Popular" celebrado apresuradamente; sin embargo, fue arrestado
por sí solo, ya que sus seguidores huyeron. La multitud se volvió contra él, incluso después
de que muchos en la multitud sedienta de sangre saludaron al Galileo en la ciudad con
honores. El Señor entró en la ciudad de gloria; pero fue abandonado en vergüenza.

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 2


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

Sin embargo, los evangelios no fueron escritos para relatar la historia de una figura política
fallida. Fueron escritos para engendrar la fe. Desde una perspectiva teológica, la tensión
entre la gloria terrenal de Jesús y su muerte vergonzosa es menos importante que su
misión encomendada por el Padre. De acuerdo con los Sinópticos, después de su Ministerio
de Galileo, Jesús tomó la decisión deliberada de ir a Jerusalén. Allí, él mismo se revelaría
como el Mesías. No usaría la imagen del justo Sumo Sacerdote que limpiaría el Templo –
como esperaban los Esenios, –el Gran Rey Guerrero –como mucha gente común pensaba
–o el gran Maestro –tal como lo deseaban los Gentiles. No, él sería el Siervo Sufriente del
segundo Isaías. El mostraría cómo la Gloria terrenal era efímera. También mostraría cómo
el servir a la Voluntad del Divino llevaría a la verdadera gloria.

La entrada en Jerusalén no fue el primer paso de la misión, pero fue el primer paso de la
revelación pública.

¡El Rey ha llegado! Lo que esperamos de él nos puede sorprender; pero él nos puede
decepcionar. Jesús no llegó a cumplir con nuestras expectativas. Llegó a cumplir la voluntad
del Padre. En esencia, esto de lo que se trata la Semana Santa.

Ahora es tiempo de dejar de lado las expectativas personales acerca de la Cuaresma. Ahora
es el tiempo para caminar con el Señor hacia su muerte. Es tiempo para preparar su
resurrección gloriosa. Aparta un tiempo esta semana para reflexionar, para orar y para
prepararte para celebrar.

PRIMERA LECTURA: Isaías 50:4-7


4 El Señor Yavé me ha conceded el poder hablar como su discípulo. Y ha puesto
en mi boca las palabras para fortalecer al que está aburrido. A la
mañana él despierta mi mente y lo escucho como lo hacen los
discípulos. 5 El Señor Yavé me ha abierto los oídos y yo no me
resistí ni me eché atrás. 6 He ofrecido mi espalda a los que me
golpeaban, mis mejillas a quienes me tiraban la barba, y no oculté
mi rostro ante las injurias y los escupos. 7 El Señor Yahvé está de
mi parte, y por eso no me molestan las ofensas; por eso, puse mi
cara dura como piedra y yo sé que no quedaré frustrado. BLA

50,4: « ¿De quién habla el profeta, de sí mismo o de otro?» -He 8,34. Pues el servidor
puede ser como en 49,1 la minoría fiel o tal vez el profeta mismo, o quién sabe, el Profeta
que vendrá. El autor se niega a elegir entre «él» o «los» servidores.

Las mismas oposiciones les habían tocado a los anteriores profetas. Moisés había tenido que
soportar a un pueblo rebelde; Jeremías había sido perseguido, encarcelado -Jer 20,7. A
partir de esos ejemplos se dibuja la figura y la misión del perfecto servidor de Yavé. Este
será Jesús, pero cada uno de sus profetas puede retomar todas estas palabras para sí.

Se notará el comienzo del poema. El siervo podrá transmitir la palabra y animar de parte de
Dios, porque él mismo escucha cada mañana y tiene el oído abierto. Para sostener al que

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 3


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

está cansado, hay que ser enseñado por Dios: el profeta verdadero es hombre de oración y
dócil al Espíritu de Dios. «Nadie conoce los secretos de Dios sino su Espíritu y nosotros
hemos recibido este Espíritu para conocer lo que viene de Dios» -1 Cor 2,11.

Estas breves palabras vienen del segundo Isaías, el profeta desconocido que alentó a los
exiliados desesperados en Babilonia. Lejos de su patria durante tanto tiempo, los exiliados
discurrían en la oscuridad y la autocompasión. Para los judíos desarraigados en la ciudad
extranjera, la idea del retorno debía parecer tan distante como su Dios. Quienquiera que
intentara decirle a la gente algo diferente sería ridiculizado, como un soñador en el mejor de
los casos, o como un cínico en el peor.

Sin embargo, Dios quería este autor desconocido para difundir las noticias de la liberación
inmanente y del retorno. Incluso si se enfrentaba a la ira del pueblo. A pesar de su
condena, él no sería avergonzado, porque que hizo la voluntad de Dios.

Los primeros cristianos señalaron un paralelo entre la imagen que se encuentra en estos
versos y la muerte de Jesús. A pesar de la humillación de la condena pública, el honor del
acusado sería vindicada, ¡por Dios mismo!

¿Cómo nos sostenemos nosotros para hacer el bien a pesar de la crítica? ¿Cómo nos puede
ayudar Dios en esos tiempos?

Salmo 22

Oración de Cristo en la Cruz

¿Qué tragedias has enfrentado en tu vida? ¿Cómo te han cambiado estas experiencias?

Las épocas difíciles pueden ser oportunidades para llegar a otros o rechazarlos. Las épocas
difíciles pueden agitarnos, pero en última instancia definen nuestro carácter. Las épocas
difíciles pueden presentarnos ante un desafío a la fe y con una elección de fe: volverte a
Dios o alejarte de Dios. Las épocas difíciles pueden sacar lo mejor y lo peor en nosotros.
El Salmo 22 es una "instantánea" de la vida en la adversidad. Las preguntas: ¿por qué
Dios? ¿Por qué me siento abandonado? ¿Por qué mis enemigos me rodean y me
amenazan? ¿Por qué titubeo frente a toda esta oposición? El Salmo no intenta realmente
responder a estas preguntas. En su lugar, responde con un acto de voluntad. El Salmo
termina con un acto de fe y una canción universal de alabanza. No importa cuáles sean mis
problemas, mi Dios me salvará y yo proclamaré su gloria ante todo el mundo.

La lectura de este salmo nos hace pensar en el paso de la noche a la mañana. La primera
parte es sombría, tenebrosa; la segunda es como el despertar del sol que inunda el campo,
devuelve las cosas a la vida y la alegría al corazón del hombre. El tema de este salmo es, en
efecto, el de un perseguido, que al llegar al borde del abismo, encuentra de nuevo la
seguridad y la confianza.

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 4


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

2 Dios mío, Dios mío, ¿por qué me abandonaste? ¡Las palabras que lanzo no me
salvan! 3 Mi Dios, de día llamo y no me atiendes, de noche, mas no encuentro mi
reposo. 4 Tú, sin embargo, estás en el Santuario, de allí sube hasta ti la alabanza
de Israel. 5 En ti nuestros padres esperaron, esperaban y tú los liberabas. 6 A ti
clamaban y quedaban libres, su espera puesta en ti no fue fallida. 7 Mas yo soy
un gusano y ya no un hombre; los hombres de mí tienen vergüenza y el pueblo me
desprecia. 8 Todos los que me ven, de mí se burlan, hacen muecas y mueven la
cabeza: 9 « ¡Confía en el Señor, pues que lo libre, que lo salve si le tiene aprecio!»
10 Me has sacado del vientre de mi madre, me has confiado a sus pechos
maternales. 11 Me entregaron a ti apenas nacido; tú eres mi Dios desde el seno
materno. 12 No te alejes de mí, que la angustia está cerca, y no hay nadie
que pueda ayudarme. BLA

22:2-11 es un diálogo entre la pregunta y el acto de fe. El salmo empieza con el abandono
-22:2 –solamente para ser contestado con la fe de los ancestros -22:4-6. La vergüenza por
la fidelidad -22:7-9 –era contestada por la maravilla del llegar a ser -22:10-11. 22:12
finaliza esta sección con una simple oración pidiendo ayuda.

13 Me rodean novillos numerosos y me cercan los toros de Basán. 14


Amenazándome abren sus hocicos como leones que desgarran y rugen. 15 Yo soy
como el arroyo que se escurre; todos mis huesos se han descoyuntado; mi corazón
se ha vuelto como cera, dentro mis entrañas se derriten. 16 Mi garganta está seca
como teja, y al paladar mi lengua está pegada: ya están para echarme a la
sepultura. 17 Como perros de presa me rodean, me acorrala una banda de
malvados. Han lastimado mis manos y mis pies. 18 Con tanto mirarme y
observarme pudieron contar todos mis huesos. 19 Reparten entre sí mis
vestiduras y mi túnica la tiran a la suerte. 20 Pero tú, Señor, no te quedes lejos;
¡fuerza mía, corre a socorrerme! 21 Libra tú de la espada mi alma, de las garras
del can salva mi vida. 22 Sálvame de la boca del león, y de los cuernos del
toro lo poco que soy. BLA

22:13-22 es un diálogo extendido entre la fuerza que falla y una plegaria para la redención.
22:13-19 describe un ataque de los enemigos de uno. Al igual que una jauría de perros –un
término derogatorio entre el pueblo Semita, –y un rebaño insensato de ganados, los
enemigos rodeaban y "sitiaban" a su presa mediante el ataque. Ellos lanzan insultos y
planean la división de los despojos aún antes del ataque. La víctima potencial se torna más
débil frente al oponente. Pero, la víctima tiene todavía suficiente fe para una oración final,
una petición de salvación. 22:20-22

23 Yo hablaré de tu Nombre a mis hermanos, te alabaré también en la asamblea.


24 Alaben al Señor sus servidores, todo el linaje de Jacob lo aclame, toda la raza

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 5


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

de Israel lo tema; 25 porque no ha despreciado ni ha desdeñado al pobre en su


miseria, no le ha vuelto la cara y a sus invocaciones le hizo caso. 26 Para ti mi
alabanza en la asamblea, mis votos cumpliré ante su vista. 27 Los pobres comerán
hasta saciarse, alabarán a Dios los que lo buscan: ¡vivan sus corazones para siempre! BLA

22:23-27 es una promesa de fidelidad para cuando el Señor actúa. La alabanza es pública y
universal. La salvación del peticionario es un ejemplo para la gente de lo que Dios es capaz
de hacer. El peticionario ofrece sacrificios –una ofrenda de acción de gracias –para cumplir
una promesa a Dios. El peticionario estaría agradecido, el compartiría el pan de sacrificio de
la comunión con los pobres de Jerusalén –en otras palabras, el peticionario se parecería
mucho al Rey o al Sumo Sacerdote; solamente ellos eran lo suficientemente ricos para
poder cumplir con tan magnánimos regalos.

28 De Dios se acordará toda la tierra y a él se volverá; todos los pueblos, razas y


naciones ante él se postrarán. 29 ¡Rey es Dios, Señor de las naciones! Todo mortal
honor le rendirá, 30 se agacharán al verlo los que al sepulcro van. Para Dios será
sólo mi existencia. 31 Lo servirán mis hijos, hablarán del Señor a los que vengan,
32 al pueblo que va a nacer: Que es justo, les dirán. Tal es su obra. BLA

El Salmo finaliza con un llamado a la alabanza universal -22:28-32. Todos los pueblos, los
muertos, y los por nacer darían alabanzas a Dios por su fidelidad y actividad.
Muchos Salmos tienen una tensión entre la espiritualidad del individuo y la liturgia de la
asamblea. El individuo puede aplicar los Salmos a su vida; el Salmo puede también
representar la condición de la comunidad. El Salmo 22 es un paradigma de esta tensión, un
canto personal que llega a convertirse en un Salmo de la asamblea; pero, con la narración
de la Pasión, el canto litúrgico llega a ser intensamente personal para Jesús de Nazaret.
Nueve diferentes maneras, imágenes y líneas de este Salmo aparecen en la Pasión.
Mientras los Judíos todavía aplican el Salmo a la nación entera, los Cristianos lo aplicamos
a una persona.

Para los Cristianos, el Salmo 22 estará por siempre ligado con Jesús en la Cruz. Cuando
recitamos el Salmo, podemos identificar nuestras adversidades con las duras labores de
nuestro Salvador. Si pudiésemos permanecer fieles en medio del sufrimiento, nosotros,
también, podríamos enfrentar nuestras luchas con alguna esperanza. Los tiempos difíciles
no durarán para siempre. Hay vida después de la experiencia de la muerte. A pesar de la
desesperanza, la vergüenza, y los ataques, podemos mirar a Cristo en la Cruz y obtener
fortaleza.

Reflexiona en las tribulaciones que has enfrentado en esta semana. ¿De qué manera te han
desilusionado o te han animado? ¿De qué manera las ha usado Dios para fortalecer tu fe?

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 6


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

SEGUNDA LECTURA, Filipenses 2:6-11

EL misterio del Hijo

En estas líneas Pablo aplica a Jesús la profecía del Siervo de Yavé que leemos en Is 52,13-
15: el Servidor, pasando por la humillación, alcanzará gloria. Pero, al recordarla, Pablo
enfatiza sobre todo la libre decisión de Cristo que se despoja de todo, llegando a ser como
nada; con esto le da al texto una significación nueva.

5 Tengan unos con otros los mismos sentimientos que estuvieron en Cristo Jesús:
6 Él compartía la naturaleza divina, y no consideraba indebida la igualdad con
Dios, sin embargo se redujo a nada, 7 tomando la condición de siervo, y se hizo
semejante a los hombres. Y encontrándose en la condición humana, 8 se rebajó a
sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9 Por eso Dios
lo engrandeció y le dio el Nombre que está sobre todo nombre, 10 para que al
Nombre de Jesús se doble toda rodilla en los cielos, en la tierra y entre los
muertos, 11 y toda lengua proclame que Cristo Jesús es el Señor, para gloria de
Dios Padre. BLA

Durante los últimos 60 años, la mayoría de los eruditos bíblicos han visto este pasaje como
un himno cantado en las primeras comunidades cristianas. Pablo adoptó –e incluso adaptó,
la canción para su carta a los Filipenses. La forma original es debatida; algunos agrupan los
versos en dos estrofas -6-8 y 9-11; otros agrupan los versos en tres estrofas -6-7a, 7b-8 y
9-11. Se desconoce si Pablo hizo adiciones o sustracciones al himno. El autor, las influencias
y el fondo son especulativos; pero los versos reflejan la creencia primitiva cristiana que
identificó al Cristo como el Siervo Sufriente de Isaías.

Observa que el himno comienza con lo divino: 2:6 y regresa a lo divino 2:9-11; pero, se
centra en Jesús. El existía en Dios y no "no consideraba indebida" la divinidad. En su lugar,
Jesús descendió al nivel de la humanidad. 2:7b-8 utiliza dos frases en torno el verbo "llegar
a ser". En 2:7 c, se hizo semejante a los hombres, “encontrándose en la condición
humana”, Jesús llega a tomar él mismo la forma de siervo, 2:7a. En 2:8b, "hacerse
obediente hasta la muerte" remite a la humillación de Jesús -2:8a. El núcleo del himno
utiliza el "vaciarse a sí mismo" para la encarnación y "humillarse a sí mismo" para la
pasión, los dos pilares de nuestra fe en Cristo. Dios respondió con la resurrección -2:9a y
2:9b para la glorificación de Cristo. La respuesta del discípulo es el culto -2:10 y la
profesión de fe -2:11.

Así que, ¿por qué los cristianos cantan este himno? Ellos adoran y profesan la fe en Cristo
debido a la naturaleza del Salvador para entregarse a sí mismo y debido a la actividad de
Dios. El Divino Hijo de Dios fue humilde desde su nacimiento hasta su muerte. Dios fue fiel
a su Hijo y a sus discípulos. Él le dio a ambos la vida eterna.

¿De qué manera te sirve Cristo? ¿De qué manera te inspira su servicio para adorar a Dios?
¿Cómo honras el nombre de Jesús?

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 7


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

La Pasión I
Mateo 26:14-56
Tú lo has dicho...

Esta simple frase fue usada por Jesús tres veces en su pasión como un medio para definir
su lugar con sus enemigos. Es la otra cara a la pregunta que hizo a sus discípulos: ¿”Quién
dicen que soy?" En tanto la frase dirigida a sus oponentes y la pregunta a sus seguidores,
Jesús coloca la responsabilidad de su identidad en el regazo de su agente de escucha. En
Mateo, la responsabilidad de aplicar el título de "Cristo" a Jesús correspondía a otros; él no
reclama el título por sí mismo.

Mientras hacemos nuestro camino a través de la última cena y la escena en el jardín de


Getsemaní, recordemos de tener en cuenta esa responsabilidad. "Tú lo has dicho..." define
lo que Jesús es para nosotros, y también define quiénes somos como sus discípulos.

Introducción: la Traición

14 Entonces uno de los Doce, que se llamaba Judas Iscariote, se presentó a los
jefes de los sacerdotes 15 y les dijo: « ¿Cuánto me darán si se lo
entrego?» Ellos prometieron darle treinta monedas de plata. 16 Y a
partir de ese momento, Judas andaba buscando una oportunidad para
entregárselo.BLA

26,15: "treinta monedas de plata" podría provenir de Zacarías 11:12 –Yo les dije: «Si ustedes
quieren, páguenme mi salario; si no, quédense con él.»12 Y me dieron treinta monedas de plata. BLA

La Pasión según Mateo comenzó con la traición de Judas, y fue un simple intercambio de
dinero por una vida.

Parte 1: La última Cena

A. Jesús profetiza la traición de Judas

17 El primer día de la Fiesta en que se comía el pan sin levadura, los discípulos se
acercaron a Jesús y le dijeron: « ¿Dónde quieres que preparemos la comida de la
Pascua?» 18 Jesús contestó: «Vayan a la ciudad, a casa de tal
hombre, y díganle: El Maestro te manda decir: Mi hora se acerca y
quiero celebrar la Pascua con mis discípulos en tu casa.» 19 Los
discípulos hicieron tal como Jesús les había ordenado y
prepararon la Pascua. 20 Llegada la tarde, Jesús se puso a la
mesa con los Doce. 21 Y mientras comían, les dijo: «En verdad les

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 8


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

digo: uno de ustedes me va a traicionar.» 22 Se sintieron


profundamente afligidos, y uno a uno comenzaron a preguntarle:
« ¿Seré yo, Señor?» 23 Él contestó: «El que me va a entregar es
uno de los que mojan su pan conmigo en el plato. 24 El Hijo del
Hombre se va, como dicen las Escrituras, pero ¡pobre de aquel
que entrega al Hijo del Hombre! ¡Sería mejor para él no haber
nacido!» 25 Judas, el que lo iba a entregar, le preguntó también:
« ¿Seré yo acaso, Maestro?» Jesús respondió: «Tú lo has
dicho.»BLA

26, 23: El acto de la traición refleja el Salmo 41,10: Hasta mi amigo seguro10 en el que yo
confiaba, que mi pan compartía, 10 se ha vuelto en contra mía. BLA

La narración de la última cena puede dividirse en tres partes:


1. Preparación/denegación
2. la comida con las palabras de la institución y
3. la predicción de la negación de Pedro.
En Mateo, las primeras dos partes son sencillas, con pequeños detalles. Mateo no menciona
el detalle que los otros evangelistas mencionan: el hombre llevando una jarra de agua como
una señal o el flujo de la cena de Seder –“la fiesta del ritual Judío que marca el inicio del día
de Fiesta de la Pascua” –desde el partir del pan a la bendición de la Copa. ¿Asume Mateo
que el lector tiene alguna familiaridad con los detalles? No sabemos la respuesta a esa
pregunta.

El núcleo de la primera parte de la última cena se centró en la identidad del traidor. Jesús
hizo la misma declaración a los Doce: uno de ustedes me traicionará. Sus respuestas fueron
las mismas “¿Seré yo, Señor?"; pero el título que le dieron definía su lugar en relación a
Jesús. Los Once se dirigieron a Jesús como "Señor"; pero Judas lo llamó "Rabino". Observa
que los Once eran discípulos, porque ellos usaban la palabra "Señor" en el sentido que
nosotros lo usamos; Jesús es nuestro Maestro. Pero Judas utiliza un término respetuoso,
aunque neutral para Jesús; "Rabino" simplemente significa "Maestro". Con esta simple
palabra, Judas define su lugar fuera del círculo de los creyentes.

Jesús respondió con gentileza. A los Once, Jesús les dio una predicción; pero a Judas le dijo
"Tú lo has dicho..." Se trata de la misma respuesta que Jesús dará a Caifás –en 26:64, y a
Pilatos –en 27:11. En los tres casos, Jesús devuelve la responsabilidad de la identidad a los
no creyentes. ¿Quién eres tú, Jesús? ¿El rabino, el llamado "Mesías", el rey de los judíos?
Dices...

B. La última Cena

26 Mientras comían, Jesús tomó pan, pronunció la bendición, lo partió y lo dio a


sus discípulos, diciendo: «Tomen y coman; esto es mi cuerpo.» 27 Después
tomó una copa, dio gracias y se la pasó diciendo: «Beban todos de
ella: 28 esto es mi sangre, la sangre de la Alianza, que es
derramada por muchos, para el perdón de sus pecados. 29 Y les
digo que desde ahora no volveré a beber del fruto de la vid, hasta

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 9


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

el día en que lo beba nuevo con ustedes en el Reino de mi Padre.»


30 Después de cantar los salmos, partieron para el monte de los
Olivos. BLA

26:30 “después de cantar los Salmos...” El Salmo del asunto era el “Hallel”: Salmos 113-
114 y 115-118.”

La segunda parte de la última cena se centra en las palabras de la institución. Puesto que la
audiencia de Mateo era judeo-cristiana, podemos asumir que sabían el propósito de la
Pascua como un recuerdo de la liberación de la esclavitud en Egipto y el Éxodo. La audiencia
de Mateo entendía el lugar del cordero pascual en la cena de la Pascua en Jerusalén. Cada
familia llevaría su cordero intachable al Templo para ser sacrificado y preparado para la
Pascua; entonces, la familia tomaría la carne para la comida y algo de la sangre sería para
marcar las puertas, así como en el Éxodo 12:7, 22-23 instruía que se hiciera. Una comida
con la carne del sacrificio sería una comida de comunión con YHWH. Marcar las puertas con
la sangre del cordero designaría un cambio de vida, ya que la sangre significaba la vida
ofrecida a Dios; en otras palabras, en la Pascua original, la vida ofrecida a YHWH en el
cordero era un sustituto por la vida en Egipto.
Las palabras de la institución cambiaron el significado de la Pascua, porque cambiaban el
sentido de la comida de la comunión y la sustitución de la vida, representada por la sangre.
El enfoque pasó de una celebración de recuerdo a una celebración de la presencia personal.
Nunca más los seguidores recordarían un hecho pasado en la comida y el uso de la sangre;
ahora, celebrarían la presencia de Cristo y lo que hizo para liberar al pueblo de Dios. Su
cuerpo se convirtió en la comida, su sangre se convirtió en el símbolo de la liberación. Más
importante aún, la comida se convirtió en un signo, no de la acción de Dios que dio a luz a
un pueblo, sino del Reino. El centro de atención era desplazado hacia el futuro. Por esta
razón Jesús no bebería la Copa nuevamente hasta que el Reino estuviera realizado (26:29).

Un último elemento que debe mencionarse es la noción del "Nuevo Pacto" en Mateo no
significa una división desde el pacto Mosaico o una derogación de ese Pacto, en cambio, era
una clara referencia a Jeremías 31,31-34:

31 Ya llega el día, dice Yavé, en que yo pactaré con el pueblo de Israel (y con el de
Judá) una nueva alianza. 32 No será como esa alianza que pacté con sus padres,
cuando los tomé de la mano, sacándolos de Egipto. Pues ellos quebraron la
alianza, siendo que yo era su Señor, palabra del Señor.33 Esta es la alianza que yo
pactaré con Israel en los días que están por llegar, dice Yavé: pondré mi ley en su
interior, la escribiré en sus corazones, y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. 34
Ya no tendrán que enseñarle a su compañero, o a su hermano, diciéndoles:
«Conozcan a Yavé.» Pues me conocerán todos, del más grande al más chico, dice
Yavé; yo entonces habré perdonado su culpa, y no me acordaré más de su pecado.
BLA

La profecía de Jeremías subrayó la intimidad con Dios. La declaración de Jesús de la nueva


alianza coloca el foco de la intimidad directamente en su sacrificio en la Cruz. La Fe en Jesús
y lo que hizo traería a sus seguidores más cerca al Padre en el cielo.

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 10


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

La Copa de su sangre se convertiría en el tema de la oración de Jesús en el jardín de


Getsemaní.

C. La predicción de la negación de Pedro

31 Entonces Jesús les dijo: «Todos ustedes caerán esta noche: ya no sabrán qué
pensar de mí. Pues dice la Escritura: Heriré al Pastor y se dispersarán las ovejas.
32 Pero después de mi resurrección iré delante de ustedes a Galilea.» 33 Pedro
empezó a decirle: «Aunque todos tropiecen, yo nunca dudaré de ti.» 34 Jesús le
replicó: «Yo te aseguro que esta misma noche, antes de que cante el gallo, me
habrás negado tres veces.» 35 Pedro insistió: «Aunque tenga que morir
contigo, jamás te negaré». Y los demás discípulos le aseguraban
lo mismo. BLA

26:31 “Heriré al pastor para que se dispersen las ovejas…” de Zacarías 13:8. BLA

26:34 " antes de que cante el gallo,…" en el sentido romano de tiempo –cuatro períodos
de observación durante la noche, esto es entre medianoche –la segunda observación, y las
tres de la mañana –la tercera observación.

La tercera parte de la última cena actúa como un delimitador a la primera. Traición y


negación son primas; ambas dejan abandonado al traicionado/negado. Ambos son pecados
que, en cierto sentido, dependen del orgullo; la traición presupone que el acto dará lugar a
algo mejor; la negación es cobardía envuelta en bravuconadas. Ambas intensifican el
sacrificio que Jesús infiere en las palabras de la institución.

Así que la primera y la tercera parte hacen más importante la verdad de la comida/sacrificio
de la última cena. Jesús servirá a los pecadores, incluso cuando esos pecadores son sus
seguidores más cercanos. A pesar de sus fanfarronadas y de la negación, lo abandonan,
pero él nunca los abandonará. La profecía de los actos de tropiezos actúa como una
transición de la última cena a la agonía y a la detención en el jardín.

Parte 2: La Agonía en el Jardín y el Arresto de Jesús

A. La Agonía en el Jardín

36 Llegó Jesús con ellos a un lugar llamado Getsemaní, y dijo a sus discípulos:
«Siéntense aquí, mientras yo voy más allá a orar.» 37 Tomó consigo a Pedro
y a los dos hijos de Zebedeo y comenzó a sentir tristeza y
angustia. 38 Y les dijo: «Siento una tristeza de muerte. Quédense
aquí conmigo y permanezcan despiertos.» 39 Fue un poco más
adelante y, postrándose hasta tocar la tierra con su cara, oró así:
«Padre, si es posible, que esta copa se aleje de mí. Pero no se
haga lo que yo quiero, sino lo que quieres tú.» 40 Volvió donde

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 11


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

sus discípulos, los halló dormidos; y dijo a Pedro: « ¿De modo que
no pudieron permanecer despiertos ni una hora conmigo? 41
Estén despiertos y recen para que no caigan en la tentación. El
espíritu es animoso, pero la carne es débil.» 42 De nuevo se
apartó por segunda vez a orar: «Padre, si esta copa no puede ser
apartada de mí sin que yo la beba, que se haga tu voluntad.» 43
Volvió otra vez donde los discípulos y los encontró dormidos, pues
se les cerraban los ojos de sueño. 44 Los dejó, pues, y fue de
nuevo a orar por tercera vez repitiendo las mismas palabras. 45
Entonces volvió donde los discípulos y les dijo: « ¡Ahora pueden
dormir y descansar! Ha llegado la hora y el Hijo del Hombre es
entregado en manos de pecadores. 46 ¡Levántense, vamos! El
traidor está a punto de llegar.»BLA

26:36 "Getsemaní" era un olivar en la base del Monte de los Olivos, al este de Jerusalén en
el Valle de Cedrón. La palabra, que significa "prensa de oliva”, –para extraer aceite, fue
transcrito del hebreo al griego.

26:39 "postrándose –cara abajo" es literalmente "hasta tocar la tierra con su cara". La
postración era una posición de oración adecuada, ya que es la posición de un ciudadano leal
en la corte del Rey -ver Génesis 17: 3, 17; Números 14: 5, 16: 4; Josué 7: 6.

"…si es posible, que esta Copa se aleje de mi" en los profetas hebreos, la Copa era un símbolo de
castigo y venganza –Isaías 51:17, Jeremías 49:12, Ezequiel 23:32. Así, por extensión, la
Copa se convirtió en un símbolo del sufrimiento de la víctima por un castigo injusto y
venganza.

La agonía en el jardín fue un momento de oración y pruebas para Jesús. Como la


Transfiguración, Jesús tomó a Pedro, Santiago y Juan aparte con él para un momento de
intimidad con el Padre. Al igual que en la Transfiguración, los amigos de Jesús estaban
dormidos; pero, a diferencia de la Transfiguración, Jesús no podría ser bañado en Gloria. Su
gloria sería su agonía; su tiempo con el Padre sería un momento de prueba.

Tres veces él va a rezar, tres veces ve a sus seguidores tomando su tiempo de descanso. Su
oración tiene connotaciones sacramentales y escatológicas. La Copa que reza para evitar es
la misma Copa que compartió con sus discípulos en el Ultima Cena; es la misma Copa con la
que desafió a Santiago y a Juan cuando pidieron asientos primordiales en su Reino ¿ ”Pueden
beber la copa que yo estoy bebiendo o ser bautizados como yo soy bautizado?” Marcos 10: 38. A
diferencia de Jesús, los discípulos no podían beber de la Copa hasta que recibieran el
Espíritu –“El Espíritu está dispuesto pero la carne es débil". Esta Copa de sufrimiento sería la
Copa que abrió las puertas al Reino.

B. El arresto de Jesús

47 Estaba todavía hablando, cuando llegó Judas, uno de los Doce. Iba
acompañado de una chusma armada con espadas y garrotes, enviada por los
jefes de los sacerdotes y por las autoridades judías. 48 El traidor les había dado

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 12


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

esta señal: «Al que yo dé un beso, ése es; arréstenlo.» 49 Se fue directamente
donde Jesús y le dijo: «Buenas noches, Maestro.» Y le dio un beso. 50 Jesús le dijo:
«Amigo, haz lo que vienes a hacer.» Entonces se acercaron a Jesús y lo arrestaron.
51 Uno de los que estaban con Jesús sacó la espada e hirió al sirviente del sumo
sacerdote, cortándole una oreja. 52 Entonces Jesús le dijo: «Vuelve la
espada a su sitio, pues quien usa la espada perecerá por la
espada. 53 ¿No sabes que podría invocar a mi Padre y él, al
momento, me mandaría más de doce ejércitos de ángeles? 54
Pero así había de suceder, y tienen que cumplirse las Escrituras.»

55 En ese momento, Jesús dijo a la gente: «A lo mejor buscan un


ladrón y por eso salieron a detenerme con espadas y palos. Yo sin
embargo me sentaba diariamente entre ustedes en el Templo para
enseñar, y no me detuvieron. 56 Pero todo ha pasado para que así
se cumpliera lo escrito en los Profetas.» Entonces todos los
discípulos abandonaron a Jesús y huyeron. BLA

26,48: El beso de Judas: el modo normal de un discípulo de saludar a su maestro era el


beso.

26, 51: Jesús no predica un pacifismo que paraliza la defensa de la justicia. Pablo aprobará
la existencia de fuerzas del orden (Rom 13,4) a pesar de que seguramente los excesos no
eran menos en ese entonces que ahora. Con todo son otros los medios que permiten a la
Iglesia que se salve de las fuerzas de la muerte (16,18); el empleo de la fuerza, tarde o
temprano se volvería contra ella.

La traición de Judas fue completada con un simple saludo. El "Hola” –“Regocíjate " en
griego, el título "Rabino" y el beso consuetudinario fueron cínicos signos de un ex-creyente.
Judas se situó ahora con quienes condenarían a Jesús.

El arresto se encontraría con muy poca resistencia. La herida del asistente del sumo
sacerdote –sirviente –era para significar un insulto hacia el sumo sacerdote y no un intento
de un golpe moral. Además, Jesús desafió el liderazgo en el templo sobre su detención – me
sentaba diariamente entre ustedes en el Templo para enseñar, y no me detuvieron; Jesús insinúa la
inmoralidad del liderazgo en los medios de la detención -«A lo mejor buscan un ladrón y por eso
salieron a detenerme con espadas y palos.” Estos puntos destacan la fisura entre Jesús y el
sacerdote que se pondrá de manifiesto en el próximo estudio sobre la pasión según Mateo.

Jesús instó a la moderación por parte de sus seguidores, porque él ejercería moderación de
sus poderes – ¿No sabes que podría invocar a mi Padre…? Él era parte de la detención. El resto
de los seguidores huyó; Al huir, implícitamente abandonaron su condición de discípulos. Si
hubiesen abordado a Jesús en este punto, responderían "Tú lo has dicho..."

"Tú lo has dicho..." Jesús es el Señor por quién es y por lo que hace. Sin embargo, requiere
fe ver a Jesús como Señor y Salvador. Mientras que la fe es un don de Dios, es dado gratis,
y también es recibido tan libremente. La recepción es una responsabilidad que nos obliga a
llamarlo "Señor".

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 13


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

"Tú lo has dicho..." Digo que eres Señor, sin importar el costo.

Jesús es el Señor. ¿Qué significan estas palabras para ti?

PASION 2

MATEO 26:57-27:10

¿Por qué fue Jesús condenado por el Sanedrín?

Entre los especialistas, una de las controversias que ha permanecido por más tiempo sobre
la muerte de Jesús puede resumirse en una pregunta: ¿por qué tenía que morir Jesús? Esta
cuestión se reduce al corazón de la fe en Cristo como Salvador del mundo; pero dejemos
por un momento las implicaciones teológicas a un lado y coloquemos el asunto en un
contexto histórico, ¿por qué los oficiales Judíos y Romanos se sintieron obligados a ejecutar
a un predicador errante de la aldea de Nazaret?

Una respuesta popular es realmente una trampa lógica. Según este argumento, ya que
Jesús declaró que él era el "Hijo de Dios", o bien él era veraz, o era un fraude o un demente
–primera premisa. Dado que las escrituras afirman que Jesús era inocente y sensato –
segunda premisa, tenemos sólo una conclusión: él es el hijo de Dios. La primera premisa
falla ya que es insensible al contexto histórico; asume el significado de la frase "Hijo de
Dios", en un contexto cristiano –segunda persona de la Trinidad, no en un contexto judío –
Rey davídico o Profeta Apocalíptico o Rival del Sumo Sacerdote. Asume la unidad del Canon
Bíblico y no aborda cada Evangelio por sus propios méritos. Además, no considera la
posibilidad de que Jesús murió por varias razones, no sólo por sus afirmaciones.

En Mateo, Jesús nunca reclamó ante el Sanedrín que él era el Mesías; esta admisión es
hecha sólo por Marcos 14:61. Si bien nunca negó el título, él no insistió en ello, tampoco.
Cuando Caifás le hizo la pregunta, Jesús respondió, "Tú lo has dicho..." A continuación,
Jesús pasó a citar vagamente Daniel 7: 13: "... vi algo como un hijo de hombre que venía sobre
las nubes del cielo; se dirigió hacia el anciano y lo llevaron a su presencia." BLA ¿Así, en qué
cometió blasfemia? ¿Por qué fue condenado?

La respuesta de Mateo puede encontrarse en su Evangelio. Dos declaraciones de Jesús en


26:55 nos dan una clave: "En ese momento, Jesús dijo a la gente: «A lo mejor buscan un ladrón y
por eso salieron a detenerme con espadas y palos. Yo sin embargo me sentaba diariamente entre
ustedes en el Templo para enseñar, y no me detuvieron." BLA. En otras palabras, Jesús había
acusado el liderazgo del Templo de inmoralidad, y predicó en contra del liderazgo en el
templo. Así, los líderes tomaron la decisión de detener en secreto, a quien era popular –
para no causar disturbios en el templo, lo condenan y lo ejecutan de manera que podían
avergonzarlo a él, a sus enseñanzas y a sus seguidores.

Para aclarar este punto, el estudio estará fuera de orden, empezando con el arrepentimiento
de Judas, el retorno del dinero manchado de sangre y el suicidio.

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 14


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

La muerte de Judas –Mateo 27:3-9

3 Cuando Judas, el traidor, supo que Jesús había sido condenado, se llenó de
remordimientos y devolvió las treinta monedas de plata a los jefes de los
sacerdotes y a los jefes judíos. 4 Les dijo: «He pecado: he entregado a la muerte a
un inocente.» Ellos le contestaron: « ¿Qué nos importa eso a nosotros? Es asunto
tuyo.» 5 Entonces él, arrojando las monedas en el Templo, se
marchó y fue a ahorcarse. 6 Los jefes de los sacerdotes
recogieron las monedas, pero dijeron: «No se puede echar este
dinero en el tesoro del Templo, porque es precio de sangre.» 7
Entonces se pusieron de acuerdo para comprar con aquel dinero
el Campo del Alfarero y lo destinaron para cementerio de
extranjeros. 8 Por eso ese lugar es llamado Campo de Sangre
hasta el día de hoy. 9 Así se cumplió lo que había dicho el profeta
Jeremías: Tomaron las treinta monedas de plata, que fue el precio
en que lo tasaron los hijos de Israel.” BLA

27:5 "…fue a ahorcarse." Los medios de la muerte de Judas en 27:5 no concuerdan con el
detalle en Hechos 1:18:

“—Sabemos que con el salario de su maldad se compró un campo, se tiró de


cabeza, su cuerpo se reventó y se desparramaron sus entrañas”.BLA

27:7. “…el Campo del Alfarero y lo destinaron para cementerio de extranjeros”. Moralmente el
dinero sucio fue utilizado para un propósito ritualmente impuro –enterrar a las personas
ritualmente impuras –Gentiles.

27,8-9. “8 Por eso ese lugar es llamado Campo de Sangre hasta el día de hoy. 9
Así se cumplió lo que había dicho el profeta Jeremías: Tomaron las treinta
monedas de plata, que fue el precio en que lo tasaron los hijos de Israel…”BLA no
existe ningún versículo directo de Jeremías sobre 30 monedas de plata o un
campo de sangre. Jeremías 32:6-15 describe la venta de un campo;
Jeremías18: 2-4 describe a los alfareros. Mateo podría haber tenido en mente
también a Zacarías 11: 12-13: 12 Yo les dije: «Si ustedes quieren, páguenme mi
salario; si no, quédense con él.» Y me dieron treinta monedas de plata. 13 Pero
Yahvé me ordenó: «Echa en los cofres del Templo ese precio tan
alto en que ellos me han valorado.» Tomé las monedas y las
deposité en la alcancía del Templo de Yahvé.BLA

El primer elemento que salta de este pasaje es la palabra "Korban", una palabra hebrea que
significa "sacrificio." La palabra cubría todas las cosas que se ofrecían a YHWH, no

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 15


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

simplemente el sacrificio y quema de animales en el altar o la quema de granos en el altar.


El prefijo "ko" se refiere a la pureza del ritual necesaria para ofrecer tal sacrificio. La palabra
"kosher" significaba elementos y acciones relacionados con tal pureza. La casta sacerdotal
que ofrecía el culto en el templo eran conocidos como los "kohanim". Muchos de los edictos
encontrados en el Torá se refieren a la pureza necesaria del sacerdote para ofrecer
sacrificios.

La noción de "korban" no se puede exagerar en la vida del judaísmo. El primer


mandamiento –“Yo Soy el Señor tu Dios..." especifica una relación entre YHWH y el
creyente. Él es Dios. Sólo ese hecho requería de los fieles que lo adoraran. "Korban" era la
sustancia –oferta de plantas o animales, y el vehículo –quemadas en un altar por un
funcionario designado por la comunidad –de ese culto. Korban vinculaba al adorador con el
adorado.

En el contexto de Matthew 26, "korban" significa La Tesorería del Templo. La Tesorería del
Templo era una organización benéfica dedicada a los pobres y sin hogar en la zona de
Jerusalén; el dinero no utilizado para la construcción o mantenimiento, ya que esos gastos
eran cubiertos por la generosidad de los gobernantes o los ricos. Puesto que la caridad
estaba adjunta al templo, la colección era considerada un acto de culto individual, de ahí el
nombre "korban."

Con el tiempo, se desarrollaron dos escuelas de pensamiento sobre la noción de "korban,"


una profética –regida por los fariseos, y la otra la sacerdotal –regida por los Saduceos. La
noción profética fue explicada por Miqueas el profeta:

6 « ¿Con qué me presentaré delante de Yavé? ¿Cómo iré a arrodillarme delante


del Dios Altísimo? ¿Acaso le traeré holocaustos o terneros de un año? 7 ¿O le
gustarán miles de carneros y torrentes de aceite? ¿O será necesario que sacrifique
a mi hijo mayor para pagar mi culpa, al fruto de mis entrañas por mi pecado?» 8
Ya se te ha dicho, hombre, lo que es bueno y lo que el Señor te exige: tan sólo que
practiques la justicia, que seas amigo de la bondad y te portes humildemente con
tu Dios. BLA

En este entendimiento, la moral y la actitud de adoración echan a perder el acto de


adoración. En otras palabras, el verdadero sacrificio fue encontrado en un estilo de vida
moral y una disposición de oración. Lo Korban se convirtió en la responsabilidad del
creyente individual.

La noción sacerdotal de Korban se situó en contraste:

“Si el sacerdote –Ministro de YHWH, quien sea –ha sido ordenado para ponerse las vestimentas en lugar de su
Padre, ofrecerá –un toro –por todo el pueblo y otro para los sacerdotes. Ofrecerá primero el correspondiente a los
sacerdotes… –Los Ancianos esparcirán la sangre del sacrificio sobre él y su vestimenta, algo de la sangre que
estaba en el altar… él será Santo todos los días. No deberá acercarse a ningún cadáver. Él no se declarará impuro
él mismo, ni lo será por su Padre o su Madre, porque él es Santo a YHWH, su Dios...”

Rollos del Templo - página 195. Los rollos completos del Mar Muerto en inglés, traducidos por Geza Vermes,
Penquin classics, Edición revisada de 2004.

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 16


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

Los Rollos del Templo fueron unos de los documentos encontrados en los Rollos del Mar
Muerto, que muchos eruditos están de acuerdo, eran reverenciados por la comunidad de
Quemarán. De hecho, este documento ayudó a los eruditos a comprender que los Esenios
en el Quemaran fueron escribas de la casta sacerdotal que intentaron vivir una vida muy
kosher, así que, cuando viniera el Apocalipsis, ellos serían dignos de reemplazar el
sacerdocio corrupto del Templo y, a ofrecer entonces un culto puro a YHWH. Mientras que
eran enemigos del liderazgo del templo, ellos compartían el mismo punto de vista de los
Saduceos: lo korban se centraba en el exterior y, por definición, requería el lugar y la
función del sacerdote. Así como el Culto del Santo era Sagrado, quienes facilitaban ese culto
eran también Santos, incluso hasta la exclusión de los deberes correspondientes a sus
padres. Korban, en este sentido, era externo y descansaba en el ámbito exclusivo de los
sacerdotes.

Por lo tanto, hubo dos conceptos principales de kosher en juego, tanto en conflicto como en
el tiempo. Los profetas celebraban la pureza moral en su más alta estima; se centraba en el
individuo, su derecho a vivir de acuerdo al Torá y su actitud de piedad. Los sacerdotes
celebraban la pureza ritual como lo primario; se centraban en la materia y la forma extrema
del sacrificio ofrecido en el templo, el lugar donde residía YHWH. La noción sacerdotal se
centró en la adoración corporativa y no en el individuo.

¿Qué posición ocupaba Jesús en la noción vis-a-vis del Korban?" Hay que considerar las
enseñanzas de Jesús en Marcos 7:9-13

9 Y Jesús añadió: «Ustedes dejan tranquilamente a un lado el mandato de Dios


para imponer su propia tradición. 10 Así, por ejemplo, Moisés dijo: Cumple tus
deberes con tu padre y con tu madre, y también: El que maldiga a su padre o a su
madre es reo de muerte. 11 En cambio, según ustedes, alguien puede decir a su
padre o a su madre: «Lo que podías esperar de mí es “consagrado”, ya lo tengo
reservado para el Templo.» 12 Y ustedes ya no dejan que esa persona ayude a sus
padres. 13 De este modo anulan la Palabra de Dios con una tradición que se
transmiten, pero que es de ustedes. Y ustedes hacen además otras muchas cosas
parecidas a éstas.» BLA

En la tradición de los profetas, Jesús sostenía que la pureza moral denotaba la pureza ritual
y criticó a los Escribas que sostenían que esa obligación a Dios podía hacer inválido el de
uno a los padres. De acuerdo a la lógica de Jesús, Dios dio los mandamientos, y, por tanto,
no son negociables. La consagración era moral en su naturaleza y, por lo tanto, limitaba el
grado de pureza ritual.

Los saduceos, sin embargo, vieron el korban como un ritual en la naturaleza; por lo tanto,
el ritual echaba a perder la moral, lo externo echaba a perder lo interno. Relee a Mateo
27:3-10 –arriba, y nota la lógica de los dirigentes. Su preocupación no era la moralidad de
sus acciones, pero la pureza ritual del dinero que Judas regresó al templo. No podían
mezclar el dinero de sangre que Judas devolvió con el tesoro del templo, porque eso habría
hecho el Tesoro –y, por lo tanto, el Templo, ritualmente impuros.

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 17


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

Entonces, ¿por qué los Saduceos y el Sanedrín querían ejecutar a Jesús? Él era un amargo
crítico de los dirigentes, especialmente de la noción de que la pureza ritual era superior a la
pureza moral. Jesús predicaba este mensaje en el Templo a un público receptivo, incluso
rabioso. Claramente, Jesús tuvo que ir y de una manera que él sería desacreditarlo tan
profundamente que su movimiento no representaría una amenaza para el orden de culto.

Jesús comparece ante el consejo Judío

57 Los que tomaron preso a Jesús lo llevaron a casa del sumo sacerdote Caifás,
donde se habían reunido los maestros de la Ley y las autoridades judías. 58
Pedro lo iba siguiendo de lejos, hasta llegar al palacio del sumo
sacerdote. Entró en el patio y se sentó con los policías del Templo,
para ver en qué terminaba todo. 59 Los jefes de los sacerdotes y
el Consejo Supremo andaban buscando alguna declaración falsa
contra Jesús, para poderlo condenar a muerte. 60 Pero pasaban
los falsos testigos y no se encontraba nada. Al fin llegaron dos 61
que declararon: «Este hombre dijo: Yo soy capaz de destruir el
Templo de Dios y de reconstruirlo en tres días.» 62 Entonces el
sumo sacerdote se puso de pie y preguntó a Jesús: « ¿No tienes
nada que responder? ¿Qué es esto que declaran en contra tuya?»
63 Pero Jesús se quedó callado. Entonces el sumo sacerdote le
dijo: «En el nombre del Dios vivo te ordeno que nos contestes:
¿Eres tú el Mesías, el Hijo de Dios?» 64 Jesús le respondió: «Así
es, tal como tú lo has dicho. Y yo les digo más: a partir de ahora
ustedes contemplarán al Hijo del Hombre sentado a la derecha del
Dios Todopoderoso, y lo verán venir sobre las nubes del cielo.» 65
Entonces el sumo sacerdote se rasgó las ropas, diciendo: « ¡Ha
blasfemado! ¿Para qué necesitamos más testigos? Ustedes
mismos acaban de oír estas palabras blasfemas. 66 ¿Qué deciden
ustedes?» Ellos contestaron: « ¡Merece la muerte!» 67 Luego
comenzaron a escupirle en la cara y a darle bofetadas, mientras
otros lo golpeaban 68 diciéndole: «Mesías, ¡adivina quién te
pegó!» BLA

26,57: Los evangelios presentan versiones diferentes del proceso de Jesús ante las
autoridades. Ver Mt 27,1.

El evangelio de Juan da cuenta de enfrentamientos anteriores entre Jesús y los jefes de los
sacerdotes, quienes estaban a cargo de mantener el orden en el lugar santo. Si se tiene en
cuenta que el Templo era la razón de vivir de la comunidad judía y la base del poder de los
sacerdotes, se entenderá la importancia dada a las acusaciones. Se repetían palabras de
Jesús que afirmaban que pronto el culto sería profundamente modificado. Jesús es acusado
por testigos que repiten palabras suyas deformadas.

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 18


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

Viendo la dificultad de conseguir la pena de muerte a partir de ese tipo de acusaciones, los
sacerdotes pasan a lo que creen más grave: la pretensión de Jesús de tener un rango
divino. También en este punto, la manera en que Jesús lo había insinuado hacía difícil
mantener la acusación, más aún si Jesús daba explicaciones; pero él mismo en ese
momento dio su testimonio de tal forma que cualquier duda quedó excluida (1Tim 6,13):
era una blasfemia, es decir, una ofensa al Dios santo y único.

"Caifás" era un "José, hijo de Caifás," el yerno de Anás y fue Sumo Sacerdote del 18 al 37
d.C. La longevidad de su oficio indicaba que políticamente estaba bien relacionado, ya que
el puesto de Sumo Sacerdote era nombrado por Roma. De hecho, bajo Anás el Patriarca,
ese clan sacerdotal controló el Sumo Sacerdocio por casi 50 años bajo los emperadores.

26:59 El Sanedrín era el Consejo de Gobierno para Templo y los asuntos religiosos en
Jerusalén. Consistía en los Saduceos –el partido de los Sumos Sacerdotes y los Padres de la
ciudad de Jerusalén –y los Fariseos –dirigentes cívicos en los barrios locales en toda Judea y
la diáspora. Los Saduceos se centraban en el culto del Templo mientras los Fariseos estaban
orientados hacia el estudio del Torá; ambos bandos tenían sus escribas, pero el número de
los Fariseos eran más numerosos. En toda su fuerza, el Sanedrín estaba compuesto por 71
miembros; pero tan sólo como 23 podían declarar un quórum para negocios. Una reunión
del Sanedrín en la noche era muy inusual y, por lo tanto, muy sospechoso. La observación
de Mateo en "busca de falso testimonio" sólo acentuaba la sospecha; el juicio sería
perjudicial y, así, ilegal según la ley. No sabemos lo que Mateo quiso decir con la frase "todo
el Sanedrín", ¿se refería a todos los 71 o sólo a un número suficiente para crear un quórum?

26:60 "…al fin llegaron dos…", de acuerdo con la ley, dos testigos era requeridos por un
Tribunal para condenar a una persona a la muerte por una infracción grave.

26,63: Jesús no desprecia a estos hombres que tienen autoridad religiosa, pero sabe que no
puede discutir con ellos, y se queda con la paz de quien ha dejado a Dios su causa.

26,64: «Así es, tal como tú lo has dicho. Y yo les digo más: a partir de ahora ustedes contemplarán al
Hijo del Hombre sentado a la derecha del Dios Todopoderoso, y lo verán venir sobre las nubes del
cielo.» Este pasaje se refiere a Daniel 7:13, donde el profeta vio la señal definitiva del final
de los tiempos, la venida de la figura del Hijo del Hombre. En 26:64, el Hijo del Hombre se
sentó en el Trono del Juicio Divino –generalmente asociado con el Juicio Final, y su aparición
próxima. Mientras que Jesús no respondió directamente la pregunta de Caifás acerca de su
identidad –su respuesta podía ser vista como ambigua, –él declaró que la sentencia del
Sanedrín contra él era un punto de inflexión para el Fin de los Tiempos. Una vez que fue
condenado, en Mateo, el Consejo podría ver signos escatológicos.

Deberíamos tal vez traducir: “Tú eres el que lo dice”. Jesús no entiende estas palabras
como las entendía Caifás, ya que la expresión “hijo de Dios” designaba a los reyes y al rey-
Mesías de Israel. Jesús se define citando la profecía de Daniel 7,13, que anuncia un
Salvador, un Hijo de Hombre procedente de Dios mismo y de la eternidad.

26,65: De acuerdo con el Mishnah, una crónica judía de la Ley en acción escrita en el Siglo
III d.C, un blasfemo necesitaba pronunciar el nombre divino –YHWH, a fin de ser
condenado. El uso de la frase "el Poder" –también llamado "el Todopoderoso" –podría haber

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 19


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

sido interpretado como un enunciado. Una vez más, de acuerdo con el Mishnah, el juez en
un caso de blasfemia tenía que ponerse de pie y romper su vestimenta como un signo de un
veredicto de culpabilidad; la ropa nunca se volvía a usar.

26,67: “Luego comenzaron a escupirle en la cara y a darle bofetadas, mientras otros lo golpeaban”
Estos eran medios de insultos.

26,68: «Mesías, ¡adivina quién te pegó!» Esta declaración era irónica, ya que fue la profecía en
26:64 la base para la condena de Jesús.

El escenario estaba listo para el juicio. Los testigos fueron producidos para testificar contra
Jesús; pero, según el texto, sus "hechos" eran contradictorios. Por último, dos declararon,
«Este hombre dijo: Yo soy capaz de destruir el Templo de Dios y de reconstruirlo en tres días.» A la luz
de Juan 2:19, está claro que Jesús usó esa frase abiertamente en referencia a él y a su
misión; pero las contracciones llegaron exactamente cómo la declaración fue fraseada,
especialmente en la cuestión de que podría destruir el "Templo".

Jesús permaneció en silencio, y ese silencio había forzado la mano del sumo sacerdote. «En
el nombre del Dios vivo te ordeno que nos contestes: ¿Eres tú el Mesías, el Hijo de Dios?» Jesús
respondió enigmáticamente”Así es, tal como tú lo has dicho…”. A continuación Jesús agregó la
profecía del final de los tiempos según Daniel. Pero, aquí, Jesús hunde el cuchillo en el papel
y la condición del Sumo Sacerdote y, por extensión, los Saduceos. “A partir de ahora ustedes
contemplarán al Hijo del Hombre sentado a la derecha del Dios Todopoderoso, y lo verán venir sobre
las nubes del cielo.” Observa que Jesús no dio cabida al sacerdocio en el Reino. El, en efecto,
reduce el papel de la Casta Sacerdotal a la del observador en los eventos del final de los
tiempos. A los ojos de Jesús, los sacerdotes no eran mejores que ninguna otra persona; no
tenían ningún lugar inherente en el culto a YHWH que proporcione el Reino. Jesús negó el
korban de los sacerdotes.

Esta opinión fue el polo opuesto de los Saduceos y la comunidad de Qumrán. Para ellos, la
presencia de lo divino en el templo hizo el papel y la función del sacerdocio no sólo
necesario, sino imprescindible. Después de todo, un gran número de los mandamientos del
Torá tenían que ver con los sacerdotes y la adoración adecuada. Estaban íntimamente
entrelazados en el korban que la ley requería.

Ahora podemos entender la reacción de Caifás, incluso si se llevaba a cabo. Jesús fue
condenado, no porque él hubiese blasfemado contra Dios; no, él había blasfemado contra el
sacerdocio. Y representaba una clara amenaza a la situación de ese sacerdocio.

El escenario estaba listo para el cinismo de los guardias del templo. Jesús fue insultado con
el mismo título que otros le dieron a él y lo que él habló antes de la sentencia. «Mesías,
¡adivina quién te pegó!»

Las negaciones de Pedro

69 Mientras Pedro estaba sentado fuera, en el patio, se le acercó una sirvienta de


la casa y le dijo: «Tú también estabas con Jesús de Galilea.» 70 Pero él lo negó

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 20


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

delante de todos, diciendo: «No sé de qué estás hablando.» 71 Y como Pedro se


dirigiera hacia la salida, lo vio otra sirvienta, que dijo a los presentes: «Este
hombre andaba con Jesús de Nazaret.» 72 Pedro lo negó por segunda vez,
jurando: «Yo no conozco a ese hombre.» 73 Un poco después se acercaron los que
estaban allí y dijeron a Pedro: «Sin duda que eres uno de los galileos: se nota por
tu modo de hablar.» 74 Entonces Pedro empezó a proferir maldiciones y a afirmar
con juramento que no conocía a aquel hombre. Y en aquel mismo momento cantó
un gallo. 75 Entonces Pedro se acordó de las palabras que Jesús le había dicho:
«Antes de que cante el gallo me negarás tres veces». Y saliendo fuera, lloró
amargamente. BLA

26,69: La negación de Pedro es asombrosa. Su amigo Juan, conocido en la casa del sumo
sacerdote, hizo que entrara junto a él (Jn 18,16). Una jovencita sabe muy bien quién es
Juan y no le dice nada. Solamente una palabra irónica para Pedro. Nadie lo amenaza, ni
siquiera los hombres, que más bien se burlan de él, un provinciano de Galilea como Jesús.
Pero es suficiente para que Pedro se desconcierte y se derrumbe.

Mateo acentuó la vergüenza de Pedro mediante el interrogatorio del más bajo en la


sociedad, una esclava. En una sociedad dominada por los hombres, y segregada por género,
responder a esas preguntas era un signo de debilidad y una implícita admisión de
culpabilidad.

Los seguidores desertaron del maestro, ahora seguiría la vergüenza. Mateo había
enmarcado la vergüenza en los más crudos términos posible. Pedro, el líder, negó a Jesús
ante el menor en la sociedad judía, una esclava. Como menciona la nota anterior, la forma
de dirigirse a esa persona de lugar bajo, su necesidad de defenderse contra sus
acusaciones, hizo de su denegación una admisión de culpabilidad y una acto de vergüenza.
Con el giro de Pedro, los seguidores masculinos en esencia dimitieron el estatus, para
regresar después de la resurrección. Habría una excepción, José de Arimatea, pero él no
aparecería hasta después de la muerte de Jesús. Jesús ahora estaba solo.

Al colocar este episodio justamente después del testimonio de Jesús ante el sumo
Sacerdote, el evangelio quiere enfrentar la actitud de Pedro y la de su Maestro. No
olvidemos que para Mateo Pedro es la imagen del creyente, pero los creyentes también
merecen ser llamados a menudo hombres de poca fe.

Estilísticamente, Mateo ahora podía moverse al juicio ante Pilato.

Jesús comparece ante Pilato

1 Al amanecer, todos los jefes de los sacerdotes y las autoridades judías


celebraron una reunión para decidir la manera de hacer morir a Jesús. 2 Luego lo
ataron y lo llevaron para entregárselo a Pilato, el gobernador. BLA

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 21


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

27,1: ¿Por qué esta segunda comparecencia de Jesús ante el Sanedrín o Consejo Supremo
de los judíos? Los Evangelios no concuerdan en todo y lo más probable sería lo siguiente:

En la noche Jesús fue presentado a Anás, ex sumo sacerdote, cuyos cinco hijos y su yerno
Caifás le sucedieron. Conservaba mucha autoridad entre las familias sacerdotales. Ahí no
estuvo todo el Consejo Supremo, que no se podía reunir legalmente de noche, y cuyos
setenta y un miembros tampoco podían caber en la casa de Caifás. El Consejo en pleno se
reúne después, por la mañana.

Para los enemigos de Jesús el interrogatorio privado era el más importante y por eso Mateo
y Marcos colocan aquí (Mt 26,57-64) todo lo que saben del proceso de Jesús.

27, 2 "Pilato, el gobernador" Poncio Pilatos fue el quinto prefecto de la provincia romana de
Judea -26-36 d.C. Mientras que los evangelios canónicos describen a Pilatos como un juez
renuente en el caso de Jesús, el historiador judío Flavio Josefo y el filósofo judío Philo –
quien fue contemporáneo de Pilatos –hablan del gobernador como un funcionario corrupto y
despiadado. Sus recuentos parecen tener algún mérito; Pilato fue llamado a Roma en el año
36 para enfrentar juicio sobre corrupción; pero escapó del juicio cuando el emperador
Tiberio murió antes de que pudiera ser juzgado.

El sistema de Justicia romano no tenía ningún lugar –o incluso concepto –de un fiscal de
distrito, una Oficina de Estado para presentar a los acusados ante la justicia. Los ciudadanos
privados presentarían a los acusados ante los gobernantes para el juicio. Se presumía la
culpa, pero existía la posibilidad de que el acusado "hablara de su salida” de los cargos. En
otras palabras, el sistema de justicia dependía de las habilidades retóricas de los acusadores
y el acusado; un juicio era un debate entre dos partes en el que la vida podía estar en la
balanza.

Por lo tanto, los sacerdotes y los ancianos del pueblo llevaron a Jesús ante Pilato. El cargo
sería las ramificaciones políticas del título de "Cristo". Los dirigentes querían que Jesús fuera
condenado como el "Rey de los Judíos".

LA PASION III
Mateo 27:11-66

Condenación, Crucifixión y Entierro

La Pasión según Mateo ha cambiado desde el lugar de Jesús con sus seguidores al lugar –o,
a falta de lugar, el que le dieron los líderes. Para los discípulos, él era el Cristo. Para los
extranjeros, era un enigma y un reto; como tal, fue rechazado. Los líderes lo condenaron en
una forma que podría barrerlo a él y a su movimiento del panorama social. En un corto
resumen él sería juzgado y ejecutado; pero no sería el fin. No, no el final...

11 Jesús compareció ante el gobernador, y éste comenzó a interrogarlo. Le


preguntó: « ¿Eres tú el rey de los judíos?» Jesús contestó: «Tú eres el que lo dice.»

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 22


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

12 Los jefes de los sacerdotes y las autoridades judías lo acusaban, pero Jesús no
contestó nada. 13 Pilato le dijo: « ¿No oyes todos los cargos que presentan contra
ti?»14 Pero Jesús no dijo ni una palabra, de modo que el
gobernador se sorprendió mucho. BLA

27,11: «Tú eres el que lo dice.» esta respuesta es común en los cuatro evangelios. Los
eruditos bíblicos son tan inciertos como el tono del comentario. ¿Era un reconocimiento al
título de Jesús? O, ¿fue un rechazo sarcástico de insulto de parte de Pilato? Ver la primera
parte del estudio de la pasión para obtener más información sobre la respuesta de Jesús.

¿Por qué Jesús soportó tanto sufrimiento en silencio? ¿Para demostrar que era el Mesías?
Los contemporáneos de Jesús creían que el sufrimiento podía ser heroico. La resistencia
silenciosa demostraba el carácter de la verdadera fuerza. En otras palabras, el silencio de
Jesús ante Pilato gritaba: "dame tu mejor golpe. Siempre estaré de pie." 27:11-13

Más que una prueba de fuerza de carácter, la resistencia al sufrimiento podía conducir a un
bien mayor. En silencio, Jesús sufriría por otros. Como Isaías 53,7-8 dijo:

7 Fue maltratado y él se humilló y no dijo nada, fue llevado cual


cordero al matadero, como una oveja que permanece muda
cuando la esquilan. Fue detenido, enjuiciado y eliminado ¿y quién
ha pensado en su suerte? Pues ha sido arrancado del mundo de
los vivos y herido de muerte por los crímenes de su pueblo. BLA

Debemos recordar que la imagen del siervo sufriente de Isaías conectaba la Pasión con los
Profetas. La imagen del Mesías como uno que sufrió por la nación era un concepto único
cristiano; esta imagen para Elegido de Dios no existía antes de la aparición del movimiento
de Jesús.

15 Con ocasión de la Pascua, el gobernador tenía la costumbre de dejar en


libertad a un condenado, a elección de la gente. 16 De hecho el pueblo tenía
entonces un detenido famoso, llamado Barrabás. 17 Cuando se juntó toda
la gente, Pi lato les dijo: « ¿A quién quieren que deje libre, a
Barrabás o a Jesús, llamado el Cristo?» 18 Porque sabía que le
habían entregado a Jesús por envidia. BLA

El término de Barrabás –en arameo significa "hijo del padre” –abordó este tema. Mientras
que el revoltoso puede haber utilizado el título para ocultar su identidad y para comunicar la
solidaridad con la gente común, Mateo utilizó el título para mostrar que Jesús sufrió por
todas las gentes, 15-18. Nosotros como "hijos –e hijas –de padres," hemos sido liberados
por medio del sufrimiento del UNICO condenado por ser el Mesías.

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 23


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

Según textos muy antiguos del Evangelio de Mateo, el nombre del agitador era también
Jesús, y su apodo Barrabás. De ser exacta esta tradición, Pilato proponía al pueblo que
eligiera entre Jesús, llamado Barrabás –que significa: “Hijo del padre”, y Jesús, llamado el
Cristo. Al dar al pueblo esta opción Pilato quiere conseguir lo que no se atreve a imponer a
las autoridades judías, la liberación de Jesús, el Cristo.

19 Mientras Pilato estaba en el tribunal, su mujer le mandó a decir: «No te metas


con ese hombre porque es un santo, y anoche tuve un sueño horrible por causa de
él.» 20 Mientras tanto, los jefes de los sacerdotes y los jefes de los judíos
persuadieron al gentío a que pidieran la libertad de Barrabás y la muerte de
Jesús. 21 Cuando el gobernador volvió a preguntarles: « ¿A cuál de los dos
quieren que les suelte?», ellos contestaron: «A Barrabás.» 22 Pilato les dijo: « ¿Y
qué hago con Jesús, llamado el Cristo?» Todos contestaron: « ¡Crucifícalo!» 23
Pilato insistió: « ¿Qué ha hecho de malo?» Pero ellos gritaban
cada vez con más fuerza: « ¡Que sea crucificado!» 24 Al darse
cuenta Pilato de que no conseguía nada, sino que más bien
aumentaba el alboroto, pidió agua y se lavó las manos delante del
pueblo. Y les dijo: «Ustedes responderán por su sangre, yo no
tengo la culpa.» 25 Y todo el pueblo con testó: « ¡Que su sangre
caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos!» 26 Entonces Pilato
les soltó a Barrabás. Mandó azotar a Jesús y lo entregó a los que
debían crucificarlo. BLA

Contra la mejor sentencia de Pilatos, él entretuvo la demanda de sangre de los líderes


judíos. Estos líderes crearon una atmósfera entre la multitud que reclamaba justicia al
Tribunal Popular, 11: 20-25. La audiencia del Evangelio de Mateo vio a Pilatos y a los líderes
judíos como símbolos de sus preocupaciones.

Por un lado, el Imperio Romano –representado por Pilato –inicialmente enfrentó al


cristianismo con una mente abierta. La mayoría de los convertidos provenía de una
población general no judía. Por otra parte, los líderes judíos dentro del área de Palestina –
donde Mateo probablemente escribió su Evangelio –y en la diáspora ya habían excomulgado
a los judíos cristianos. Ellos rechazaban a Jesús como el Mesías. Al hacerlo, Mateo sostenía,
que quienes lo rechazaron, rehusaron su muerte dadora de vida. Ellos tomaron las
consecuencias de sus acciones sobre sí mismos, 11: 25.

La justicia de la turba ganó el día, 11: 26. En la época de Jesús, gobernaba quien controlaba
a la mafia. Con este fin, los líderes religiosos enviaron a sus secuaces a manipular y
amedrentar, por lo que podían tomar desprevenido a Pilato. Los romanos, también, jugaban
el partido de las turbas. Pilato una vez, incluso, ordenó a sus tropas a donar ropa civil en
las calles, para acosar físicamente a la población; esto llevó a la muerte de cientos de
personas en Jerusalén. En la psicología de tácticas de terror, ambos lados jugaron la carta
de las turbas para su ventaja.

27,24: Este gesto expresaba para los judíos la negativa de Pilato a condenar a Jesús (ver Dt
21,6-7; Sal 26,6).

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 24


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

El Camino de la Cruz

27 Los soldados romanos llevaron a Jesús al patio del palacio y reunieron a toda
la tropa en torno a él. 28 Le quitaron sus vestidos y le pusieron una capa de
soldado de color rojo. 29 Después le colocaron en la cabeza una corona que
habían trenzado con espinos y en la mano derecha le pusieron una caña.
Doblaban la rodilla ante Jesús y se burlaban de él, diciendo: « ¡Viva el rey de los
judíos!» 30 Le escupían en la cara y con la caña le golpeaban en la cabeza. 31
Cuando terminaron de burlarse de él, le quitaron la capa de soldado, le pusieron
de nuevo sus ropas y lo llevaron a crucificar. 32 Por el camino se encontraron con
un hombre de Cirene, llamado Simón, y le obligaron a que cargara con la cruz de
Jesús. 33 Cuando llegaron al lugar que se llama Gólgota (o Calvario), o sea,
«calavera», 34 le dieron a beber vino mezclado con hiel. Jesús lo
probó, pero no lo quiso beber. 35 Allí lo crucificaron y después se
repartieron entre ellos la ropa de Jesús, echándola a suertes. 36
Luego se sentaron a vigilarlo. 37 Encima de su cabeza habían
puesto un letrero con el motivo de su condena, en el que se leía:
«Este es Jesús, el rey de los judíos.» 38 También crucificaron con
él a dos ladrones, uno a su derecha y el otro a su izquierda. BLA

Mientras los Cristianos ven el sufrimiento de Jesús como salvador, los no creyentes no
pueden entender la muerte de un delincuente judío común como algo más que un final
humillante para una vida sin sentido. De hecho, una de las primeras imágenes romanas de
la crucifixión era un trozo de grafiti. En la imagen, un esclavo se retrataba a sí mismo ante
un hombre crucificado con la cabeza de un asno. En el título de la imagen se lee: "Alejandro
adora a su Dios".

El castigo romano de la crucifixión pretendía minimizar tanto a los condenados que nadie se
atrevería a cometer una atrocidad. Para el momento de la muerte, el prisionero no tenía
honor ni buena reputación para llamarse a sí mismo. Los romanos calculaban cada paso del
drama de ejecución para comunicar claramente el desdén absoluto. Pilato ejecutó a Jesús
como un revolucionario, alguien que se autoproclamaba "Rey de los Judíos". Cuando
golpearon e insultaron a Jesús, los soldados desempeñaron su parte en el drama, 27: 27-
31. Debilitaron tanto a Jesús, que tuvieron que presionar a un extranjero en el servicio para
la ejecución –que era su derecho bajo la ley romana, 27: 32.

Finalmente, ejecutaron a Jesús a la vista de la ciudad. La ropa y las posesiones de los


ejecutados se convertían en la propiedad de los soldados, como pago por el servicio. Para
determinar la titularidad de la propiedad, los soldados apostaban por la ropa ante el
prisionero aún vivo a fin de aumentar la sensación de humillación, 27: 35. Normalmente, los
romanos crucificaban a los presos sin ropa; pero admitían que los prisioneros judíos usaran
paños para bien de la población judía modesta. Los comentarios de la multitud, de los
soldados y los compañeros presos aumentaban más el desdén. Como el único acto de
misericordia en la escena, alguien ofreció a Jesús vino mezclado con una droga para mitigar
la pena, 27: 34-38.

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 25


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

El signo colocado sobre la cabeza para la ejecución añadía ironía a la escena, 27: 37. Tanto
los cristianos y los no cristianos aceptarían que el rótulo era apropiado. Jesús era, de hecho,
"Rey de los Judíos," el Mesías. Para los no cristianos, el signo hizo de Jesús hazmerreír. Para
los cristianos, el signo revelaba el objetivo de la misión de Jesús.

39 Los que pasaban por allí lo insultaban; movían la cabeza 40 y decían: «


¡Vaya! ¡Tú que destruyes el Templo y lo levantas de nuevo en tres
días! Si eres el Hijo de Dios, líbrate del suplicio y baja de la cruz.»
41 Los jefes de los sacerdotes, los jefes de los judíos y los
maestros de la Ley también se burlaban de él. Decían: 42 « ¡Ha
salvado a otros y no es capaz de salvarse a sí mismo! ¡Que baje de
la cruz el Rey de Israel y creeremos en él! 43 Ha puesto su
confianza en Dios. Si Dios lo ama, que lo salve, pues él mismo
dijo: Soy hijo de Dios.» 44 Hasta los ladrones que habían sido
crucificados con él lo insultaban. 45 Desde el mediodía hasta las
tres de la tarde todo el país se cubrió de tinieblas. 46 A eso de las
tres, Jesús gritó con fuerza: Elí, Elí, lamá sabactani, que quiere
decir: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?» 47 Al
oírlo, algunos de los presentes decían: «Está llamando a Elías.»
48 Uno de ellos corrió, tomó una esponja, la empapó en vinagre y
la puso en la punta de una caña para darle de beber. 49 Los otros
le decían: «Déjalo, veamos si viene Elías a salvarlo.» BLA

27:39-44 Tres grupos rodearon a Jesús en círculos concéntricos. En el círculo exterior, los
viajeros habían blasfemado a Jesús. En el círculo central, los líderes se burlaron. En el
círculo interno, los ladrones le habían denostado. Mateo se movió desde el exterior, la
reacción hacia el Jesús crucificado se convirtió en algo más severo.

27:45-46 "... la hora sexta… novena hora" en la tradición griega, el tiempo se contaba
desde el amanecer. Así que la sexta hora era mediodía y la novena hora 3:00 P.M

A pesar de los esfuerzos de los soldados, Jesús no renunció. Como últimas palabras en la
pasión según Mateo, Jesús gritó la primera línea del Salmo 22. Al igual que las grabaciones
populares hoy en día, los judíos sabían los Salmos por título, no por número que los
eruditos bíblicos establecieron en el 1600. El Salmo 22 comienza con un lamento pero
termina con una desafiante declaración de esperanza. Comparar el Salmo 22:1 Dios mío, Dios
mío, ¿por qué me abandonaste? ¡Las palabras que lanzo no me salvan! con el Salmo 22:25 porque
no ha despreciado ni ha desdeñado al pobre en su miseria, no le ha vuelto la cara y a sus invocaciones
le hizo caso. Por esta razón, las personas en la multitud se preguntaban si Dios le ayudaría.
Dado que los judíos creían que Elías vendría a anunciar la llegada del Mesías, los de la
multitud esperaban al primero de los profetas que apareciera, 27: 47-49.

50 Pero nuevamente Jesús dio un fuerte grito y entregó su espíritu.” 51 En ese


mismo instante la cortina del Santuario se rasgó de arriba abajo, en dos partes.

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 26


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

52 La tierra tembló, las rocas se partieron, los sepulcros se abrieron y resucitaron


varias personas santas que habían llegado ya al descanso. 53 Estas salieron de las
sepulturas después de la resurrección de Jesús, fueron a la Ciudad Santa y se
aparecieron a mucha gente. 54 El capitán y los soldados que custodiaban a Jesús,
al ver el temblor y todo lo que estaba pasando, se llenaron de terror y decían:
«Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios.» BLA

27, 51: En los versículos siguientes (hasta 28,4) que son propios de Mateo, es donde se
encuentra más claramente el estilo enfático del apocalipsis: temblor, sepulcros que se
abren... Este párrafo quiere decir que la muerte de Jesús inaugura la salvación definitiva:
ese temblor es en realidad la gran intervención de Dios en la historia.

27, 53: Fueron a la ciudad santa: No se trata de Jerusalén sino de la Ciudad Celestial. Esas
personas entraron en el paraíso (Lc 23,43) y luego se aparecieron a los vivos. Así se
cumplió la profecía de Dn 12,2.

Jesús “descendió al lugar de los muertos”. Esta antigua expresión de nuestro Credo significa
que Jesús encontró, de una manera misteriosa pero real, a esas multitudes históricas o
prehistóricas que lo esperaban.

Para Mateo, la muerte de Jesús marcó el comienzo del Reino de Dios. Se rompió la cortina
en el templo que separaba el área del Santuario –con el altar del sacrificio – del Santo de
los Santos –una habitación que contenía el arca de la Alianza. Los judíos señalaban el
Templo –particularmente el Santo de los Santos –como un lugar definitivo para la presencia
de Dios. Ahora, con la cortina rasgada, la presencia de Dios se había derramado desde el
Templo a toda de la ciudad.

Aparecieron otros signos cósmicos del Reino. Los terremotos y resurrecciones marcaban el
cambio de un momento de desesperación a una era de esperanza. Los signos se
acumularon en la confesión de fe de los soldados. Atascados con Santo temor por la
revelación de Dios en la muerte de Jesús, proclamaron a Jesús como el verdadero hijo de
Dios.

La división en la cortina del santuario, los signos y el acto de fe por la guardia romana
habían reflejado el juicio de Jesús ante Caifás. Aquí, en lugar del sumo sacerdote, Dios
rasgó su ropa y lo asoló a la vista de la blasfemia. Aquí, en lugar de negar y burlarse de
Cristo, los soldados proclamaron su fe en "el hijo de Dios".

55 También estaban allí, observándolo todo, algunas mujeres que desde Galilea
habían seguido a Jesús para servirlo. 56 Entre ellas estaban María Magdalena,
María, madre de Santiago y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo. BLA.

La mención de las mujeres tenía un propósito doble para Mateo. En primer lugar, reforzar el
abandono vergonzoso de los discípulos. Sólo las mujeres eran fieles; ningún hombre puede
presumir de su fidelidad después de este punto. En segundo lugar, las mujeres serían las
primeras testigos de la resurrección. Su palabra sería la primera en anunciar la Buena

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 27


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

Nueva; los hombres sólo pudieron evangelizar desde este punto de partida de la debilidad y
humildad humana Esto sería obra de Dios, no de hombre. La presencia de las mujeres
conectó la muerte de Jesús con su gloria de resucitado.

57 Siendo ya tarde, llegó un hombre rico de Arimatea, llamado José, que también
se había hecho discípulo de Jesús. 58 Se presentó a Pilato y le pidió el
cuerpo de Jesús, y el gobernador ordenó que se lo entregaran. 59
José tomó entonces el cuerpo de Jesús, lo envolvió en una sábana
limpia 60 y lo colocó en el sepulcro nuevo que se había hecho
excavar en la roca. Después hizo rodar una gran piedra sobre la
entrada del sepulcro y se fue. BLA

27:60 " y lo colocó en el sepulcro nuevo que se había hecho excavar en la roca". Las excavaciones
en y cerca de Jerusalén indican que las tumbas de la época de Jesús eran parcelas de
entierros familiares. Con esto en mente, el lugar de enterramiento de José dentro de la
tumba familiar podía haber sido recién arreglada. Como un acto de caridad para Jesús y
como un medio para impedir que el sábado fuera violado, José enterró a Jesús en su lugar
dentro de la cripta familiar.

Como los discípulos abandonaron a Jesús antes de su muerte, sería sólo natural para Mateo
que un discípulo entrara en la escena para cuidar de los restos de Jesús después de su
muerte. Algunos estudiosos creen que José pidió el cuerpo no sólo como un acto de
misericordia para los restos de alguien tan preciado, ellos sostienen que José, un judío fiel,
quería enterrar rápidamente el Señor para que el Sabbat pudiera ser honrado. Dejar a los
muertos a la vista de Jerusalén profanaba el sábado, por lo que José quería mantener la
pureza ritual de la ciudad.

José había enterrado a Jesús en la cripta de su familia. ¿Cómo lo sabemos? Los entierros del
primer Siglo en Jerusalén eran cuevas para los restantes miembros de la familia; cada
miembro que fallecía tenía su propia "plataforma"; una gran piedra se hacía rodar en frente
de la tumba después del internamiento. Es interesante observar que alrededor de la tumba
de Jesús dentro de la Iglesia del Santo Sepulcro, existen otras cuevas para entierros
familiares según el diseño descrito. Esta es la prueba más fuerte que esa iglesia es el lugar
histórico de la muerte y entierro de Jesús.

62 Al día siguiente (el día después de la Preparación de la Pascua), los jefes de los
sacerdotes y los fariseos se presentaron a Pilato 63 y le dijeron: «Señor, nos
hemos acordado que ese mentiroso dijo cuando aún vivía: Después de tres días
resucitaré. 64 Ordena, pues, que sea asegurado el sepulcro hasta el tercer día, no
sea que vayan sus discípulos, roben el cuerpo y digan al pueblo: Resucitó de entre
los muertos. Este sería un engaño más perjudicial que el primero.» 65 Pilato les
respondió: «Ahí tienen una guardia. Vayan ustedes y tomen todas las
precauciones que crean convenientes.» 66 Ellos, pues, fueron al sepulcro y lo
aseguraron. Sellaron la piedra que cerraba la entrada y pusieron guardia. BLA

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 28


Domingo de Palmas: La pasión del Señor

27:66 “Sellaron la piedra que cerraba la entrada…” Los eruditos no están seguros lo que esto
significa, sea algún documento oficial que fue colocado en la piedra, o si alguna clase de
mezcla fue puesta contra la piedra para evitar su movimiento.

Como un último acto de control de daños, los líderes del Templo pidieron a Pilato un
centinela para proteger la tumba. Temían que el cuerpo pudiera ser robado y, luego, los
discípulos pudieran reclamar que Jesús se levantó de entre los muertos, como un signo de
la predicación apocalíptica del maestro.

Al final, Pilato accedió. ¿Pero fue el final? No del todo.

Toma algún tiempo esta semana santa para releer la pasión, asistir a los servicios del
Viernes Santo o el viacrucis. Revive los eventos que llevaron a la muerte de Jesús. Hacer un
acto de culto al Señor.

Frater Miguel Bonilla www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 29