You are on page 1of 5

1. Presentación del libro.

Nombre de libro: Problemas de lingüística general, I


Capitulo: De la subjetividad en el lenguaje
Autor: Émile Benveniste
Año de publicación: cuarta edición 1974, Editorial siglo XXI
Lugar de publicación: México
Tipo de texto: expositivo, argumentativo.

Palabras claves: lenguaje, lengua, “yo”, “tu”, subjetividad, pronombres personales.

1.1 El autor y su obra

Émile Benveniste, lingüista francés, nacido en El Cairo en 1902, profesor de lingüística en el


Collège de France entre 1937 y 1969, año en que se retiró por razones de salud. Murió en
1976.

Estudió en la Sorbona con Antoine Meillet, antiguo discípulo de Ferdinand de Saussure, sus
primeras obras son una continuación de las investigaciones de aquel sobre las lenguas
indoeuropeas. Su recepción se limitó al ámbito académico especializado, situación que
cambió con la aparición de su obra Problemas de lingüística general, en 1966, continuado con
un segundo volumen en 1974.

Su obra, centrada en la indoeuropeística y en la sintaxis general, es una de las más fértiles de


la escuela lingüística francesa. En el campo de la semántica, ha elaborado una obra pionera
en el estudio de los aspectos extralingüísticos. Sus estudios más notables son Orígenes de la
formación de los nombres en indoeuropeo (1935), El vocabulario de las instituciones
indoeuropeas (1969) y los dos volúmenes de Problemas de lingüística general (1968 y 1974).

Se inscribe dentro de la corriente estructuralista; Jacques Lacan en sus Écrits, reconoce que es
su trabajo el que asesta el golpe definitivo a la interpretación conductista del lenguaje
humano, que a diferencia de la comunicación entre las abejas, no es un mero sistema de
estímulo y respuesta. Julia Kristeva considera que su teoría de los pronombres, especialmente
la denominada polaridad de yo y tú, es decisiva a la hora de desarrollar una teoría dinámica de
la subjetividad.

En su trabajo sobre los pronombres, partiendo del fenómeno de la deixis, estudiado por
Roman Jakobson, desarrolla una distinción entre el énoncé (afirmación independiente del
contexto) y la énociantion (el acto de afirmar asociado al contexto). Según Benveniste, “Yo
puede identificarse solamente por el ejemplo de discurso que lo contiene" y, simétricamente
se definiría Tú como “el individuo al que se habla en el ejemplo actual del discurso que
contiene la muestra lingüística tú".

Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%89mile_Benveniste"
2. Estructura del texto.

2.1 En cuanto a la idea central se refiere, Benveniste busca aclarar como el lenguaje es
constitutivo del hombre, es decir como este le brinda la subjetividad y el estatus de persona a
través de sus propiedades, siendo una de estas contraste entre “yo” y “tu” ambos pronombres
complemento el uno del otro y sin los cuales no lograríamos situarnos en la realidad, pues no
podríamos nombrarnos y por tanto no existiríamos.

2.2 La problemática central del texto es comprender como a través del lenguaje se alcanza la
subjetividad. Pero también podemos encontrar subproblematicas como:

 Porque el lenguaje no debe considerarse una herramienta.


 Como a partir de los pronombres personales se organiza la subjetividad a través de los
pronombres de “diaxis”.
 Explicación de cómo la subjetividad puede generar cambios en la estructura y
significación de una lengua.

2.3 Arquitectura del texto.

El lenguaje como instrumento de comunicación

Benveniste comienza su texto tomando como marco el argumento que ve al lenguaje como
instrumento de comunicación, esta idea aceptada por muchos según el autor vale la pena
analizarla mejor y para ello comienza por presentar las razones que dan cuenta de ella para
posteriormente debatirlas.

La primera razón que sustenta el anterior planteamiento, dicta que el hombre ve al lenguaje de
esta manera porque no a hallado una mejor forma para comunicarse y la segunda indica que el
lenguaje tiene algunas características que le dan cierto carácter de instrumento, como por
ejemplo, posee la capacidad de transmitir mensajes y generar reacciones similares a las de
estímulos respuesta formuladas por el conductismo.

Después de presentado este argumento el autor genera preguntas que nos conducen a
cuestionar la veracidad de la idea expuesta y explica que hablar de instrumento es oponer al
hombre y la naturaleza, pues implicaría que el lenguaje estuviera por fuera del ser humano, es
decir que este lo fabricaría, lo que para Benveniste es un locura pues no se puede concebir el
uno sin el otro, el lenguaje es parte constitutiva del hombre, una prueba de ello es que nunca
se ha visto al hombre sin lenguaje ni mucho menos inventándolo, solo vemos al ser hablante
que se define a si mismo por medio de la famosa y mal nombrada “herramienta”

De acuerdo a lo anterior, si bien es cierto que en la vida cotidiana hay algo que
intercambiamos cuando nos comunicamos, no es el lenguaje como tal, sino sus
manifestaciones, como la palabra, la cual podría considerarse como el verdadero instrumento.

El lenguaje y la subjetividad.

Después de aclarar la verdadera naturaleza del lenguaje, el autor busca en el segundo gran
argumento del texto construir la explicación de como este constituye al hombre.
Para Benveniste es por el lenguaje como el locutor se constituye como sujeto y alcanza la
subjetividad, tenemos entonces que esta no es el sentimiento que cada persona posee de ser el
mismo, sino que surge por contraste, es decir que emerge cuando somos concientes de la
existencia de un “yo” y un “tu” posibilidad que brinda el lenguaje a través del dialogo.

Cuando soy “yo” me estoy situando como sujeto y esto posible en la medida en que planteo a
mi interlocutor “tu”, esta condición implica que cuanto el otro me responde el esta tomando
mi lugar y me esta brindando el papel de “tu”, es decir que estos dos papeles son
complementarios y reversible, además es esta característica la que constituye la subjetividad,
esto nos lo ilustra mejor el autor con la siguiente frase “El lenguaje no es posible sino porque
cada locutor se pone como sujeto y remite a si mismo como yo en su discurso. En virtud de
ello, yo plantea otra persona, la que, exterior y todo a “mi”, se vuelve mi eco al que digo tú y
me dice tu”

Según lo escrito en líneas anteriores el lenguaje esta fuertemente influenciado por la


subjetividad y una prueba que el autor usa para demostrar esto son las lenguas particulares,
algo evidente en todas ellas es que no existe ninguna en el que no hallan pronombres
personales, por ende no es posible encontrar una lengua en la que no existan las expresiones
de persona, incluso en aquellas sociedades donde por cortesía es prohibido utilizar
pronombres esto se encuentra presentes indirectamente mostrándonos su valor al tener que ser
remplazados por perífrasis para así mantener las diferencias y el respeto entre clases.

Por otra parte los pronombres según la argumentación del autor, tienen una característica en
particular que los diferencia de las otras designaciones de la lengua y es que “no remiten ni a
un concepto ni a un individuo”, decir “yo” no alcanza a nombrar a todas las personas que
utilizan esta palabra, es decir que no logra definirlas como un concepto, por este motivo “yo”
tiene una fuerte connotación individual, pues solo se presenta y es posible en el discurso
personal en que se utiliza, es una palabra que se puede identificar únicamente en el dialogo y
que no existe sino es en el momento actual estando connotada por el locutor que la emplea,
por tanto como dice Benveniste “el fundamento de la subjetividad esta en el ejercicio de la
lengua” podemos decir entonces que el sujeto se constituye a sí mismo a través del la
conciencia del “yo” y por medio del lenguaje, es decir auto denominándose.

El autor nos indica también que los pronombres personales son tan solo una parte de la
constitución de nuestra subjetividad, pues en ellos se apoyan otros pronombres llamados por
Benveniste “indicadores de deixis” que nos ayudan a organizar las relaciones espaciales y
temporales partiendo del momento en el que yo se enuncia es decir el presente, hacia el
pasado o el futuro según lo que se quiera expresar en el discurso, por tanto en la temporalidad
también se puede observar la subjetividad, pues esta se organiza según el momento que el
locutor desee referenciar a partir de su presente.

Para finalizar el fragmento que explica como se constituye la subjetividad en el lenguaje, el


autor hace una breve conclusión en la que indica como el lenguaje propone formas “vacías”
de las que cada persona se apropia, utiliza y define de acuerdo a su discurso, definiéndose de
esta manera como “yo” y a su interlocutor como “tu”.
Hasta este punto el autor nos a llevado a entender como el lenguaje crea la categoría de
persona, ahora lo que busca Benveniste es ilustrarnos a través de un ejemplo de una en lengua
particular, como la subjetividad modifica la estructura de las lenguas, es decir que trata de
mostrarnos como esta introduce particularidades en un sistema de significaciones. Es así
como a través de una breve explicación nos muestra como la conjugación de los verbos o sus
diferentes usos pueden evidenciar la subjetividad.

Propósito del autor

Benveniste con el capitulo XV de su texto, Busca explicar como el lenguaje que es un


elemento constitutivo del hombre, funda la subjetividad del individuo por contraste entre los
pronombres personales “yo” y “tu”, aclarando que ambos son complementarios y reversibles.

Además el autor realiza todo un recorrido para comprender la formación de la categoría de


persona y todo los que esta supone, es decir los elementos que la componen como los
pronombres personales y los de diaxis, además explica lo que implica esta subjetividad en la
lengua.

3. Posición personal

3.1 Relevancia del tema

En este texto Émile Benveniste perteneciente a la lingüista estructural, expone una de sus tesis
más interesantes y de mayor relevancia en su área, ademas este capitulo se encuentra en uno
de los libros más representativos del autor.

Por otra parte en cuanto a la psicología se refiere, el texto resalta la importancia del lenguaje
en la noción de hombre, el hecho de que este nos constituya y que a partir de el tomemos
conciencia de nuestra propia existencia y la de los demás lo hace un elemento bastante
valioso.

Comprender que el lenguaje es subjetivo nos indica que cada persona percibe el mundo de
manera distinta, pues si el lenguaje es pensamiento tenemos entonces que a pesar de las
similitudes que ofrece compartir la misma lengua, cada individuo la interpreta y organiza de
manera diferente, un ejemplo de ello es que nunca se encuentran dos versiones iguales sobre
un mismo acontecimiento así las personas hallan estado a la misma hora y en el mismo lugar.

3.2 Aportes del texto.

Con este texto llegamos a completar lo dicho por Lévi-Strauss en Naturaleza y cultura y lo
escrito por Clifford Geertz en el Impacto del concepto de cultura en el concepto del hombre.

Por una parte Benveniste amplia y profundiza lo dicho por Lévi-Strauss sobre el lenguaje,
recordemos que ambos llegaron a la conclusión de que el lenguaje es constitutivo del hombre,
pero el texto leído en esta ocasión se dedica exclusivamente a aclarar lo que esto implica, algo
que en el capitulo leído de Lévi-Strauss no aparece, pues este hace hincapié en la incidencia
que tiene el lenguaje para establecer la norma y generar cultura. Vemos entonces como se ha
llevado un proceso con los textos, el primero nos insinúa la importancia del lenguaje en la
cultura y el presente no solo aclara esto, sino que además evidencia la relevancia que este
tiene en nuestra propia constitución.

En cuanto a Clifford Geertz recordemos que este daba importancia a las particularidades en la
cultura para lograr su comprensión y poder llegar así a un mejor concepto de hombre, vemos
en este punto como Benveniste de una u otra manera apoya este punto de vista, al decir que el
lenguaje es subjetivo y por ende particular nos muestra como cada lengua es un modo distinto
de ver el mundo pues poseen un sistema de significaciones diferente a las de las demás, es así
como un colombiano vive en un lugar opuesto a un papud, no solamente físicamente, sino
también mentalmente, pues la cultura generada por el lenguaje es diametralmente distinta
entre ambos, si comprendemos esto podemos observar que el mundo esta lleno de
particularidades algo que no se puede pasar por alto a la hora de comprender al ser humano.

Resumiendo con los tres textos hemos recorrido un interesante proceso que va uniendo poco a
poco cabos sueltos, comenzamos por definir la importancia de la cultura y la naturaleza en la
vida del hombre, comprendimos que el lenguaje es constitutivo de persona y es quien genera
la cultura al instaurar normas, vimos como para comprender el concepto de hombre es
necesario entender las particularidades para hacer no hacer generalizaciones vacías, y gracias
a todo lo anterior logramos situar el texto de Benveniste, quien termina por aclarar todo el
cuento del lenguaje y su relevancia en nuestras vidas y aportando elementos a lo dicho por los
otros dos autores.

3.3 Consistencia interna del texto.

El texto aunque un poco denso, pues recordemos que utiliza términos propios de su disciplina
(la lingüística) es conciso y puntual, no ronda con innumerables párrafos un argumento, sino
que llega a lo que quiere decir directamente sin mayores rodeos, algo que ayuda a
comprenderlo con relativa facilidad y a no perderse en una maraña de ideas que en ultimas
nos dejarian mas confundidos.

El autor es coherente, el hilo conductor del texto es claro, su idea central es evidente incluso
se presenta en el titulo, utilizo argumentos y contra argumentos convincentes que apoyaron su
tesis, y se resolvió la problemática y subproblematicas sin dejar ninguna idea sin aclarar.