You are on page 1of 4

ACTIVIDAD 1

Alumno: Blas Cubells Villalba

1.Lee el texto de Salvador Giner Para que sirven los sociólogos y responde las
siguientes preguntas:

a) ¿Cuáles son las principales aplicaciones de la Sociología que se


derivan de la argumentación de Giner?

Giner comenta que aludir a la sociología, como ciencia que estudia y previene
de los comportamientos humanos, es un juicio superior, pues la faceta más
conocida es la de los sondeos de opinión para saber la intención de voto,
(herramienta muy solicitada). Sin embargo la sociología también abarca el
estudio de “las causas de ciertos comportamientos nocivos y cómo podemos
ponerles remedio”, servicios que son solicitados por “los medios de
comunicación, los políticos y los poderes públicos y privados”.
Otra de las aplicaciones es la del puro conocimiento, el gusto por saber y
aprender cómo somos los seres humanos en sociedad y según las
características culturales e históricas de cada país, y de esa manera responder
a muchos porqués. Su utilidad, como nos dice Giner: “sólo sirven para
hacernos más cultos, para comprender un poco más la condición y la sociedad
humana”. Pero precisamente ese conocimiento y comprensión sobre la
condición humana, permite a la sociología aportar muchas soluciones, recetas,
que de ser aplicadas redundarían en subir el nivel de vida de un país, o en
acabar con el racismo.

b) ¿Cuales son los inconvenientes con que se encuentran los


sociólogos en la aplicación de lo que descubren en sus
investigaciones?

El problema no es tanto el desacierto que pueda haber en sus investigaciones,


teniendo en cuenta la infinidad de variables que esta disciplina tiene que
abordar, sino más bien, como dice uno de los subtítulos del artículo, que “los
hombres resuelven los conflictos que quieren y aparcan los que no les
interesa”, en otras palabras: sus estudios sirven de poco porque no se les hace

-1-
ni caso, o no el suficiente como para evitar situaciones “cantadas”. Algo
parecido sucede con los economistas, según tengo entendido la crisis
económica actual ya fue vaticinada por muchos economistas desde hace varios
años, pero determinados intereses impidieron poner en marcha las medidas
que lo hubieran evitado o al menos minimizado. Giner denuncia algo similar, de
manera que aquellos poderes que podrían poner en marcha soluciones para
evitar situaciones que los sociólogos ven venir, prefieren invertir en otras cosas
que para ellos, o para sus grupos de poder, sean más rentables. Son los
intereses creados, aquellos que deciden el destino de las inversiones y que, a
decir de Giner, se prefiere vayan a sufragar ferias impresionantes, proyectos
inmobiliarios mayúsculos o sistemas de energía contaminantes. Todo ello antes
que a solucionar problemas sociales urgentes para los ciudadanos.

12. Después de leer el extracto del libro La imaginación sociológica de Wright


Mills (México: Hondo de Cultura Económica, 1961) responde a las siguientes
preguntas:

a) A partir del fragmento elabora una definición de «Sociología» y


de «imaginación sociológica».

En una asignatura de hace dos años (sociología y antropología social) se


explicaba con cierta ironía que “ciencia es lo que hacen los científicos”, y de
esa manera se eludía al debate de si la ciencia es objetiva o no puede evitar
ser subjetiva, es decir humana. Así podríamos decir también que “sociología es
lo que hacen los sociólogos”, y no parece estar muy desencaminada esta
afirmación si tenemos en cuenta la cantidad de escuelas, autores y
perspectivas que tiene la sociología (sólo hay que repasar a Marx con su visión
materialista, a Durkheim y el funcionalismo o a Weber con su culturalismo).
Sin embargo la idea de sociología que recoge el texto de Mills apunta a una
perspectiva más completa, más englobadora de los múltiples factores a tener
en cuenta en el estudio de las sociedades, recuerda mucho a Edagar Morin y
su “pensamiento complejo”, donde se acepta y se asume lo entretejido que
están todos los condicionantes sociales y del individuo, desde lo puramente
biológico a los paradigmas que histórica y socialmente nos ha tocado vivir.

A raíz del texto podría decirse que la sociología es la ciencia que trata de

-2-
conocer todo lo relacionado con el ser humano, tanto en sociedad como
individualmente, tanto desde lo que la sociedad aporta (y por ello condiciona)
al individuo, como desde lo que el propio individuo (en el ejercicio de su
interacción libre y personal) aporta a la propia sociedad transformándola en la
minúscula medida de sus posibilidades. Y todo ello sin olvidar el proceso
histórico que nos ha llevado a lo que somos y que alimenta nuestro presente y
futuro.

Por su parte, la imaginación sociológica, es lo que nos permite tener una


representación mental de cómo son las cosas en nuestra sociedad a todos los
niveles (individual y social), y también de dónde estamos cada uno de nosotros
en relación a los demás y dentro de la sociedad. Según Mills, esta imaginación
sociológica es la que permite “captar la historia y la biografía y la relación
entre ambas dentro de la sociedad”, y es un rasgo característico de los
sociólogos, especialmente de aquellos que nos han legado las perspectivas más
importantes de la sociología, y que han sabido hacerse las preguntas que
alimentan, con sus respuestas, esta imaginación.

En realidad todos nos hacemos, desde niños, un esquema mental de cómo son
las cosas que nos rodean, pues necesitamos tener la sensación de que aquello
que nos sucede es coherente, de que tiene su porqué. Ya Piaget lo explicaba
muy bien con su “organización, adaptación, asimilación y acomodación”. Es lo
que algunos autores llaman el imaginario de cada uno. Cuanto más exigentes
en el sentido de querer saber, de verdad, como funciona el ser humano,
individual y socialmente, más se acercará a la idea de imaginación sociológica.

b) ¿Qué relación hay entre la imaginación sociológica de la que


habla Mills y el que nos plantea el texto de No es natural
(Valencia: Tres y Cuatro, 1999) de Josep Vicent Marqués, que
hemos trabajado en el aula?

Este planteamiento me recuerda mucho al que hacíamos en clase de didáctica:


“¿Es normal la normalidad?” haciendo alusión a que lo que consideramos
normal no tiene por qué serlo, que eso es una construcción cultural y que
puede variar según el período histórico, la religión predominante o la zona
geográfica de que hablemos. En este sentido la imaginación sociológica nos
permite ver el proceso que los usos sociales, las costumbres y las tradiciones
(con sus creencias) han ido sufriendo hasta convertirse, para la mayoría de los
ciudadanos de una sociedad, en “lo natural”, sin tener por qué ser algo natural,
ya que no deja de ser una construcción cultural que, de la misma manera que

-3-
ha ido evolucionando, volverá a transformarse y dejará de ser lo normal en el
futuro.

La perspectiva de la imaginación sociológica nos abre la puerta a relativizar la


importancia que tiene en una sociedad aquello que es considerado “lo natural”,
y de esa forma nos hace ver que es posible la transformación social y nos da
pistas de cómo se puede cambiar una situación negativa enquistada y
aceptada como normal.

c) ¿En que situaciones personales o sociales puede ser útil el uso de


la imaginación sociológica?

Personalmente nos hace ser comprensivos para con los demás y para con uno
mismo, frenando el primer impulso o impresión que nos puede llegar de una
situación no deseada, cuando apenas tenemos información suficiente como
para crear la imaginación sociológica. Ésta sólo puede llegar tras hacernos las
preguntas necesarias que nos permitirán tener una visión global y acertada de
la situación.

Relacionándolo con nuestra carrera de Educadores Sociales, está claro que


cada vez que preparamos un proyecto de intervención, un proyecto
socioeducativo o de animación sociocultural, o hacemos un estudio de casos
para comprender una situación determinada, no tenemos más remedio que
recurrir a la imaginación sociológica, y hacernos las preguntas pertinentes para
lograr una idea lo más completa y fiable posible de cómo son las cosas, y así
diseñar con fundamento las mejores actuaciones que nos llevarán al logro de
objetivos interpretados como necesarios.

-4-