You are on page 1of 11

JUEVES SANTO

Primera Lectura: Éxodo 12:1-8, 11-14

Institución de la Pascua

1 Yavé dijo a Moisés y a Aarón, en el país de Egipto: 2 «Este mes será para
ustedes el comienzo de los meses, el primero de los meses del año. 3 Hablen a la
comunidad de Israel y díganle: El día décimo de este mes tome cada uno un
cordero por familia, un cordero por casa. 4 Pero, si la familia es demasiado
pequeña para consumir el cordero, se pondrá de acuerdo con el vecino más
cercano, según el número de personas y conforme a lo que cada cual pueda
comer. 5 Ustedes escogerán un corderito sin defecto, macho, nacido en el año. En
lugar de un cordero podrán tomar también un cabrito. 6 Ustedes lo reservarán
hasta el día catorce de este mes. Entonces toda la comunidad de Israel lo
sacrificará al anochecer. 7 En cada casa en que lo coman ustedes tomarán de su
sangre para untar los postes y la parte superior de la puerta. 8 Esa misma noche
comerán la carne asada al fuego; la comerán con panes sin levadura y con
verduras amargas.

11 Y comerán así: ceñidos con el cinturón, las sandalias en los pies y el bastón en
la mano. Ustedes no se demorarán en comerlo: es una pascua en honor de Yavé.
12 Durante esa noche, yo recorreré el país de Egipto y daré muerte a todos los
primogénitos de Egipto, tanto de los egipcios como de sus animales; y demostraré
a todos los dioses de Egipto quién soy yo, Yavé. 13 En las casas donde están
ustedes la sangre tendrá valor de señal: al ver esta sangre, yo pasaré de largo, y
la plaga no los alcanzará mientras golpeo a Egipto.14 Ustedes harán recuerdo de
este día año tras año, y lo celebrarán con una fiesta en honor a Yavé. Este rito es
para siempre: los descendientes de ustedes no dejarán de celebrar este día. BLA

En esta narración, Moisés relata las instrucciones al pueblo para la Pascua. Hubo seis
elementos en las instrucciones:

1. la época del año (12: 2-3a),


2. los alimentos a comer (12:3b - 6, 8),
3. el salpicar la puerta con sangre (12: 7),
4. la vestimenta y la forma de comer la comida (12: 11),
5. el significado de la comida (12: 12 - 13) y
6. el requerimiento para comer (12: 14).

Frater Miguel Bonilla WWW.ICDCR.ORG 1faith1lord@icdcr.org 1


JUEVES SANTO

12, 1: Los hebreos ya celebraban cada año la Pascua del Cordero antes de bajar a Egipto,
cuando peregrinaban con sus rebaños. Lo sacrificaban en la primera luna de la primavera,
período especialmente crítico para las ovejas recién paridas, en vísperas de las migraciones
primaverales. Y se mataba uno para salvar a todos. El cordero escogido para la fiesta se
guardaba algunos días en la misma habitación, para que se identificara mejor con la familia
y llevara sobre sí los malos espíritus, la mala suerte, los microbios y otras faltas de todos
sus integrantes. Después se rociaba con su sangre las tiendas de campaña, alejando así los
espíritus “exterminadores”, siempre listos para atacar a hombres y animales.

La celebración de la Pascua ha evolucionado a través de los siglos.

En 12, 2: Moisés señalaba que la Pascua sería celebrada en el primer mes del año –Abib
que es marzo-abril; durante el exilio, los Judíos adoptaron el nombre babilónico de Nissan
para el mes. Sin embargo, la celebración del año nuevo Judío es el Rosh Hashaná,
celebrado a principios del otoño. Realmente no sabemos exactamente por qué cambió la
celebración. Las razones para el cambio son variadas y especulativas.

Los alimentos y el ritual de la comida giraban en torno al Cordero. El cordero tenía que ser
seleccionado del rebaño de una familia y preparado como un evento de la Comunidad. Las
instrucciones para la preparación y el ritual de la decoración de los postes y dinteles hace
eco de un tipo de sacrificio, –algunos eruditos bíblicos especulan que esta celebración
precedía la Pascua y, de hecho, era una fiesta de sacrificio, que culminaba en una comida
de comunión con Dios, –la sangre del cordero –que representa su vida –era usada para
pintar los postes y la puerta como un signo que pretende defender a sus moradores contra
el mal –específicamente la muerte. En otras palabras, el cordero daba su vida para salvar a
quienes estaban dentro de la casa. En el tiempo de Jesús, los corderos de Jerusalén se
preparaban en el Templo. Después de la destrucción de la ciudad de David en el año 70, el
cordero fue reemplazado con un pedazo de carne para recordar a los Judíos de su pérdida,
y los otros ingredientes de la comida tomaron mayor significado.

12, 13: Al ver esta sangre, yo pasaré de largo. Aquí se cambia el sentido de la antigua
fiesta: Yavé ha tomado a su servicio al ángel exterminador. Como lo podemos ver en Gén
18,10, el ángel se esfuma sin problemas para dejar el lugar a Dios mismo. Él es quien
manda, incluso en el país de Faraón. Sólo Israel escapará de la peste y por eso en adelante
pertenecerá a Yavé.

Para el tiempo en que Jesús celebra la Pascua, el vestirse y la disposición de la comida


habían cambiado. El vestido era la vestimenta cotidiana, y los arreglos y disposiciones para
comer era reclinado, lo cual era una moda Griega. Hoy en día, la comida de Pascua se
celebra con la ropa y el estilo que coincida con la cultura popular.

Frater Miguel Bonilla WWW.ICDCR.ORG 1faith1lord@icdcr.org 2


JUEVES SANTO

El significado y las medidas cautelares para la comida no han cambiado, sin embargo. La
Pascua es una comida de memorial que celebraba la liberación de la esclavitud de Egipto.
Como tal, proclama el nacimiento de la nación de Israel. ¡Esta es la comida que recuerda
cómo Dios creó a su pueblo! Por lo tanto, mientras un Judío viva en la tierra, la Pascua será
celebrada, al igual que lo han hecho durante los últimos tres milenios.

¿Cómo han cambiado tus devociones? ¿Cómo mantienes el espíritu de las devociones?
¿Cómo honras a la gente de Dios?

Salmo 116

Tú me has librado de la muerte

«Andaré en presencia del Señor en la tierra de los vivientes». Con todos los que Dios salvó
de la muerte, con Jesús nuestro Salvador, expresamos nuestra gratitud.

¡Aleluya!

1 Amo al Señor porque escucha el clamor de mi plegaria; 2 Inclinó hacia mí su


oído el día en que lo llamé. 3 Me envolvían los lazos de la muerte, estaba preso
en las redes fatales, me ahogaban la angustia y el pesar, 4 pero invoqué el
nombre del Señor: « ¡Ay, Señor, salva mi vida!» 5 El Señor es muy bueno y justo,
nuestro Dios es compasivo; 6 El Señor cuida de los pequeños, estaba débil y me
salvó. 7 Alma mía, vuelve a tu descanso, que el Señor cuida de ti. 8 Ha librado mi
alma de la muerte, de lágrimas mis ojos y mis pies de dar un paso en falso. 9
Caminaré en presencia del Señor en la tierra de los vivos. 10 Tenía fe, aun cuando
me decía: «Realmente yo soy un desdichado». 11 Pensaba en medio de mi
confusión: « ¡Todo hombre decepciona!»12 ¿Cómo le devolveré al Señor todo el
bien que me ha hecho?13 Alzaré la copa por una salvación e invocaré el nombre
del Señor; 14 cumpliré mis promesas al Señor en presencia de todo su pueblo. 15
Tiene un precio a los ojos del Señor la muerte de sus fieles: 16 « ¡Mira, Señor, que
soy tu servidor, tu servidor y el hijo de tu esclava: tú has roto mis cadenas!» 17 Te
ofreceré el sacrificio de acción de gracias e invocaré el nombre del Señor. 18
Cumpliré mis promesas al Señor en presencia de todo su pueblo, 19 en los atrios
de la casa del Señor, en medio de ti, Jerusalén. BLA

El Salmo 116 pudo ser cantado por un peregrino que llegaba a Jerusalén para la Pascua o
uno de los grandes festivales. El canto celebra la vida salvada y renovada. Claramente, el
cantor retrata a uno a las puertas de la muerte - 116:3, 10b-11. La persona en peligro
hace votos al Señor -116:14, 18. Ya sea que los votos sean un resultado de la muerte

Frater Miguel Bonilla WWW.ICDCR.ORG 1faith1lord@icdcr.org 3


JUEVES SANTO

inmanente o no, la persona profesa su fe en la intervención divina cuando el peligro se


acerca -116:1-2, 5-8. La persona celebra un sacrificio de acción de gracias. –La "copa de
salvación" en 116:13 es el vino ofrecido en tal sacrificio; los votos prometidos en 116:14,
18 usualmente son donaciones hechas al Templo. En realidad, este sacrificio es una vianda
de comunión donde el oferente come de la carne ofrecida a Dios. En la comida, el adorador
declara su fidelidad a YHWH por medio del “llamado en el nombre del Señor.”

Imagínate el sacrificio que el peregrinar implica. En la actualidad no sucede igual, por


supuesto –después de todo, el turismo colapsaría si el viajar se presentara tan riesgoso, o
que las posibilidades de enfermarse y de ser puesto en prisión fueran altas; pero, podemos
apreciar lo que los peregrinos arriesgan a lo largo del camino y su gozo cuando alcanzan la
meta de su viaje. Si tuviésemos que aguantar lo que ellos enfrentan, nosotros, también,
agradeceríamos al Señor cuando llegáramos a nuestro destino.

¿Qué incomodidad espiritual has experimentado hasta ahora a través de su viajar espiritual?
¿Qué retos enfrentas cuando te abres paso hacia Dios? ¿De qué manera puedes darle
gracias a Dios por una feliz llegada a tu destino?

Segunda Lectura: 1 Corintios 11:23-26

La Nueva Alianza

23 Yo he recibido del Señor lo que a mi vez les he transmitido. El Señor Jesús, la


noche en que fue entregado, tomó pan 24 y, después de dar gracias, lo partió
diciendo: «Esto es mi cuerpo, que es entregado por ustedes; hagan esto en
memoria mía.» 25 De igual manera, tomando la copa, después de haber cenado,
dijo: «Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre. Todas las veces que la beban
háganlo en memoria mía.» 26 Fíjense bien: cada vez que comen de este pan y
beben de esta copa están proclamando la muerte del Señor hasta que venga. BLA

Se trata de la narrativa más antigua conocida de la Ultima Cena. Pablo relata la tradición
de la Cena del Señor que era celebrada en las comunidades Cristianas, antes de que los
Corintios empezaran a creer. Sea o no que las comunidades Cristianas de finales de la
década de los 30 realmente usaran las palabras de Institución –en esta u otra forma –está
abierta a la especulación. Sin embargo, a principios y mediados de los 50, la narrativa de la
institución era corriente. Y, en esta carta, Pablo cree que esta narración provenía de la
Ultima Cena –de ahí lo de, "yo he recibido del Señor".

Frater Miguel Bonilla WWW.ICDCR.ORG 1faith1lord@icdcr.org 4


JUEVES SANTO

Muchos eruditos bíblicos proponen dos tradiciones de las palabras de Institución: Pablo -
Lucas y Marcos - Mateo. En primer lugar, debemos comparar los cuatro –en relieve. A
continuación, compararemos Pablo y Lucas, Marcos y Mateo –resaltado en cursiva –por
separado.

PABLO – LUCAS
Tomó pan, y después de dar gracias, lo Después tomó pan y, dando gracias, lo
partió y dijo: Esto es mi cuerpo que es partió y se los dio diciendo: "Esto es Mi
entregado por ustedes; hagan esto en cuerpo que es entregado por ustedes;
memoria mía. hagan esto en memoria Mía."

De igual manera tomando también la Hizo lo mismo con la copa después de


copa después de haber cenado, dijo: cenar, diciendo: "Esta copa es la alianza
Esta copa es la Nueva Alianza en mi nueva sellada con mi sangre, que es
sangre. Todas las vedes que la beban derramada por ustedes. BLA
háganlo en memoria mía. BLA
Lucas 22:19-20
1 Corintios 11: 23 c-25 (de mediados a finales del 80 dC)
(mediados de 50 dC)

MARCOS – MATEO
Durante la comida Jesús tomó pan, y Mientras comían, Jesús tomó pan,
después de pronunciar la bendición, lo pronunció la bendición, lo partió y lo dio
partió y se los dio diciendo: "Tomen, a sus discípulos, diciendo: "Tomen y
esto es Mi cuerpo." coman; esto es Mi cuerpo."

Tomó luego una copa, y después de dar Después tomó una copa, dio gracias y se
gracias, se la entregó y todos bebieron la pasó diciendo: "Beban todos de ella;
de ella. Y les dijo: "Esto es Mi sangre la esto es Mi sangre, la sangre de la nueva
sangre de la Alianza, que será Alianza, que es derramada por muchos,
derramada por muchos. BLA para el perdón de los pecados. BLA

Marcos 14:22-24 Mateo 26:26-28


(de mediados a finales de los 60 dC) (de mediados a finales de los 80 dC)

Frater Miguel Bonilla WWW.ICDCR.ORG 1faith1lord@icdcr.org 5


JUEVES SANTO

¿Qué es lo que todos ellos comparten en común? Esto es cinco elementos:

1. El ritual de tomar el pan, bendecirlo, partirlo y repartirlo,


2. las palabras "...esto es mi cuerpo,"
3. la mención de Jesús hablando antes de decir las palabras sobre el cáliz,
4. las palabras "...esto es ..." sobre la Copa y
5. la referencia a la Copa como “... su sangre en relación con una Alianza..." –Es decir, el
convenio de Dios con su pueblo.

¿Qué tienen Pablo y Lucas en común? En las palabras de la institución para el Cuerpo,
existen dos elementos: el carácter representativo del Cuerpo (mi cuerpo...por ustedes) y la
cláusula de memoria (en memoria mía...). Ten en cuenta que el regalo del cuerpo en esta
tradición era para el creyente (es decir, "tu/ustedes"). Con la Copa, hay dos elementos: la
introducción abreviada (" de igual manera tomando también la Copa, dijo...") y el enfoque
sobre el Cáliz en las palabras de la Institución.

¿Qué tienen Marcos y Mateo en común? Hay cuatro elementos:

1. el marco de tiempo para partir el pan –durante la comida,


2. el mandato para los discípulos "tomen" el pan,
3. el ritual de tomar, bendecir y dar la Copa a todos para beber,
4. el verter de la Copa –que era una clara referencia a su muerte.

Observa que Marcos tiene a Jesús hablando las palabras después que todos han tomado la
Copa, mientras que Mateo tiene a Jesús hablando antes o durante el pasar de la Copa.
También ten en cuenta que el carácter representativo de la sangre era universal –para
"muchos".

Hay otro elemento que necesita mención. Lucas comparte con Marcos y Mateo, la idea de la
Copa derramándose. Esta particularidad es sorprendente en comparación con Pablo. La
idea de la Copa como un recuerdo de la sangre de Cristo a raudales –su muerte –está
implícita en 1 Corintios 11: 26. Para Pablo, la Cena del Señor era un anuncio de su muerte.
De hecho, la idea de verter estaba presente. ¿Se añadió la frase más tarde para hacer más
explícita la idea dentro de la tradición?

Al final, la reconstrucción de las fuentes de las dos tradiciones podría ser imposible. Pero
sus elementos comunes hacen un interesante punto de enfoque:

– Jesús, tomó pan, y después de dar gracias, lo partió y lo dio a sus discípulos diciendo:
Esto es mi cuerpo."
– Jesús, de la misma manera –dijo, "Esto... la sangre de la Alianza " –El verter la
Sangre implicada era una clara referencia a la muerte del Señor.

Frater Miguel Bonilla WWW.ICDCR.ORG 1faith1lord@icdcr.org 6


JUEVES SANTO

El significado de "Cuerpo" y "Sangre" se los dejo a ustedes, los lectores. –Como católico y
un creyente Cristiano, mantengo que ambos se refieren a la presencia real del Señor
resucitado, "su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad" como los declaró el Concilio de Trento–
pero el significado de la Copa tiene una mención final, la "Sangre" que presagiaba la
muerte de Cristo en la Cruz fue un signo de Pacto. El signo puede referirse a un
cumplimiento del Pacto Moiseico sobre el Monte Sinaí –Éxodo 24:4-8– o al "nuevo Pacto"
de intimidad prometido en Jeremías 31:27-31 –un eco de Oseas 2, o ambos! No obstante,
sea que creas en la presencia real del Señor resucitado en la comunión, o en una
recreación simbólica de la última cena para expresar la comunión Cristiana, el aspecto de
Pacto del compartir la Copa debe tomarse en serio. Cuando bebemos de la Copa,
afirmamos nuestra fe en la muerte de Cristo y en el Pacto que Dios hizo con nosotros en
Cristo.

¿De qué manera tomas seriamente la idea del Pacto de Dios? ¿Cómo te preparas a tomar
en serio la Comunión?

Evangelio, Juan 13:1-15

Revelación y Misión

¿Qué responsabilidad te consigna la recepción de la Eucaristía?

¿Qué clase de Dios revelamos a otros?, esta es una pregunta sencilla con una respuesta
difícil. Por supuesto, los cristianos insistimos que Dios es amor. Dios amó tanto que nos dio
a su Hijo para la salvación del mundo; pero, para muchas personas, eso es sólo una
retórica desgastada. Si Dios es amor, se preguntan estas personas, ¿por qué los Cristianos
no somos amorosos, o no amamos del todo?

En un acto sencillo de humilde servicio, Jesús reveló qué tipo de Dios nosotros adoramos, y
nos dio un mandamiento para actuar de la misma manera.

"El Lavado de Pies " del evangelio de San Juan, puede ser dividido en tres secciones:

1. el lavado y la visión de Jesús,


2. la objeción de Pedro, y
3. el mandamiento de Jesús para hacer lo mismo.

Las tres secciones resaltan lo que significaba la Eucaristía para la comunidad Juanina: el
Servicio.

Frater Miguel Bonilla WWW.ICDCR.ORG 1faith1lord@icdcr.org 7


JUEVES SANTO

1 Antes de la fiesta de Pascua, sabiendo Jesús que le había llegado la hora de salir
de este mundo para ir al Padre, como había amado a los suyos que quedaban en
el mundo, los amó hasta el extremo. BLA

Jesús lava los pies a sus discípulos

2 Estaban comiendo la cena y el diablo ya había depositado en el corazón de


Judas Iscariote, hijo de Simón, el propósito de entregarle. 3 Jesús, por su parte,
sabía que el Padre había puesto todas las cosas en sus manos y que había salido
de Dios y que a Dios volvía. 4 Entonces se levantó de la mesa, se quitó el manto y
se ató una toalla a la cintura. 5 Echó agua en un recipiente y se puso a lavar los
pies de los discípulos, y luego se los secaba con la toalla que se había atado. BLA

13, 1: Esta parte del evangelio de Juan empieza con los discursos de despedida de Jesús
después de su última Cena.

" Antes de la fiesta de la Pascua " El fotograma de tiempo está implícito en el contexto
de los versos en Juan.
"Los amó - hasta el extremo" puede también ser traducido "los amo – completamente o
hasta el fin". Jesús amó a sus seguidores hasta el fin de su vida. O bien, él amaba tanto
como una persona puede amar a otra –es decir, completamente. O bien, ambos.

Así como en los capítulos anteriores cada discurso de Jesús tomaba pie de un milagro,
también los que ocupan los capítulos 14-17 tienen su punto de partida en un hecho
singular, que es el “lavatorio de los pies”. Este gesto encierra dos enseñanzas:

- Debemos purificarnos antes de participar en la Cena del Señor.


- Debemos poner en práctica el mandato del amor.

13, 2: Muchos se extrañan al ver que el lavado de los pies reemplaza a la Eucaristía. Esto
se debe a que Juan no pretende dar un relato completo en una Iglesia que ya tenía los tres
primeros evangelios, sino que se ciñe a los hechos que le permitan ordenar su testimonio
sobre Jesús. El lavado de los pies concluye con una enseñanza sobre la humildad, que
Lucas coloca después de la eucaristía Lc 22,27. En aquella liturgia Jesús quiso ser el Siervo
Is 52,13, del mismo modo que lo sería en la celebración de la eucaristía.

Juan desarrolla otro significado del gesto de Jesús: es una purificación. Los peregrinos que
subían a Jerusalén para celebrar la Pascua se habían purificado con antelación. Jesús lava
los pies a los que ya se habían bañado según la Ley Núm 9,6. Esto explica la respuesta de
Jesús a Pedro, pero también descubrimos otro sentido. Los apóstoles estaban en gracia de
Dios, porque la palabra de Jesús que habían acogido los había purificado -15,3; sin
embargo les hacía falta una preparación antes de compartir el pan de vida en la mesa de su
Señor.

Frater Miguel Bonilla WWW.ICDCR.ORG 1faith1lord@icdcr.org 8


JUEVES SANTO

Este acto nos recuerda el sacramento del Bautismo, pero también el de la Penitencia, en el
que se unen lazos de humildad y de misericordia, tanto del que purifica como de los que son
purificados. En adelante los apóstoles harán lo que su Señor ha hecho primero, ya que para
eso él los envía en su nombre. No actuarán como jerarcas o jueces que conceden el perdón
a culpables, sino que darán el primer paso para purificar a quienes se acercan a la Cena del
Señor.

En este capítulo aparece siete veces la palabra Señor. Comprendemos, pues, que al lavar
los pies, Jesús hizo un gesto destinado a enseñarnos, mejor que cualquier otro, cómo es
nuestro Señor y Dios.

13,4 " Entonces se levantó de la mesa, se quitó el manto y se ató una toalla a la
cintura." los dos verbos en esta cláusula se refieren a la muerte y resurrección de Jesús–
“se levantó" de la mesa –y –“se quitó el manto" –. Ambos señalan el tercer verbo de la
oración que pintaba una imagen de servicio. Jesús murió y resucitó para servir a todo el
mundo.

Juan abrió la escena de la Ultima Cena con un momento de claridad para Jesús. Jesús se
dio cuenta de su lugar, su poder y su vocación. Él venía de Dios y volvería a Dios. Tenía
toda la potestad que su Padre le dio, y pronto abandonaría el mundo en su muerte y
resurrección.

Jesús también se daba cuenta de por qué vino: el amor por sus discípulos. A pesar de la
advertencia sobre Judas en 13,2; estos versos condujeron al acto de amor que él podía
mostrar a sus seguidores: el lavado de los pies. La nota de 13,4 –antes mencionada –
aclaraba la conexión entre la hora de Jesús y ese acto de amor, porque Jesús vino de Dios,
porque él tenía el poder para dar su vida y para asumirla una vez más, porque él era
Todopoderoso como su Padre, podía atarse una toalla alrededor de su cintura y lavar los
pies de sus seguidores. Porque él era Dios, él podía humillarse a sí mismo. Todo por amor.

6 Cuando llegó a Simón Pedro, éste le dijo: « ¿Tú, Señor, me vas a lavar los pies a
mí?» 7 Jesús le contestó: «Tú no puedes comprender ahora lo que estoy haciendo.
Lo comprenderás más tarde.» 8 Pedro replicó: «Jamás me lavarás los pies.» Jesús
le respondió: «Si no te lavo, no podrás tener parte conmigo.» 9 Entonces Pedro le
dijo: «Señor, lávame no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza.» 10
Jesús le dijo: «El que se ha bañado está completamente limpio y le basta lavarse
los pies. Y ustedes están limpios, aunque no todos.» 11 Jesús sabía quién lo iba a
entregar, por eso dijo: «No todos ustedes están limpios.» BLA

Pedro había confundido el servicio de Jesús con la hospitalidad de un huésped Judío. En los
tiempos de Jesús, las casas de los Judíos tenían jarras llenas de agua para la limpieza
ritual. Cuando los Judíos entraban en un hogar, utilizaban el agua para lavar sus manos y

Frater Miguel Bonilla WWW.ICDCR.ORG 1faith1lord@icdcr.org 9


JUEVES SANTO

la cabeza como un medio para purificarse a sí mismos –hacerse ritualmente "limpios"; ver
Juan 2:6. Cuando Pedro se opuso al lavado de los pies por parte de Jesús, cuestionó el
papel humilde –incluso humillante –de Jesús como sirviente. De hecho, algunos eruditos
bíblicos se preguntan si un sirviente Judío se inclinaría ante un amo - funcionario –para
lavarle los pies. Jesús se encontraba con un rechazo por asociación, algo que Pedro
claramente deseaba. Puesto que el ritual de pureza precedía al sentarse en la mesa de la
comunión –uno tenía que limpiarse –lavarse –a sí mismo antes de que pudiera comer con
sus amigos en una fiesta, Pedro insistía en que Jesús lavara su cabeza y sus manos como
un signo del ritual de "limpieza"; sin embargo, Pedro perdió el punto. Él estaba ritualmente
"limpio", ya que él –presumiblemente –se había hecho la limpieza –el lavado.

Jesús había añadido un nuevo nivel de asociación, ya no se necesitaba la purificación ritual,


¡no!, ser un discípulo significaba algo más profundo. Un Cristiano voluntariamente recibe y
da servicio. Un Cristiano "lava los pies de los demás," incluso a aquellos que le
traicionarían. ¡Después de todo, Jesús lavó los pies de Judas!

12 Cuando terminó de lavarles los pies, se puso de nuevo el manto, volvió a la


mesa y les dijo: « ¿Comprenden lo que he hecho con ustedes? 13 Ustedes me
llaman Maestro y Señor, y dicen bien, porque lo soy. 14 Pues si yo, siendo el Señor
y el Maestro, les he lavado los pies, también ustedes deben lavarse los pies unos a
otros. 15 Yo les he dado ejemplo, y ustedes deben hacer como he hecho yo. BLA

"Hagan esto en memoria mía". "Yo les he dado ejemplo, y ustedes deben hacer
como he hecho yo ". Cuando comparamos estos dos mandamientos de Jesús en la última
cena, ciertos temas son presentados.

En Mateo, Marcos, Lucas y 1 de Corintios, Jesús invocaba el mandamiento durante las


Palabras de la Institución. En el contexto de la Eucaristía, la recepción del Cuerpo y la
Sangre marcaba al cristiano, para que el cristiano tuviese parte en la pendiente muerte y
resurrección del Señor, y un compartir con el resucitado en la vida eterna.

En el Evangelio de Juan, Jesús dijo a sus seguidores que sirvieran a los demás, incluso si
eso significaba ser un esclavo. Esto define el Cristo y su seguidor.

Recibir la vida resucitada y el servicio comunal realmente se complementan mutuamente.


Uno es un momento de la revelación, el otro es un momento de la misión. Como se puede
leer en los Evangelios, la revelación implicaba la misión. Por ejemplo, cuando Jesús se
reveló a sí mismo a la Samaritana en el pozo, la mujer respondió mediante la difusión de la
buena nueva; ver Juan 4:25-26, 28-29.) Cuando los dos mandamientos convergen en la
última cena, las preguntas se hacen claras. ¿Qué encontraron los discípulos en la última
cena? ¿Qué iban a hacer con lo que habían encontrado? Ellos encontraron al Señor y su

Frater Miguel Bonilla WWW.ICDCR.ORG 1faith1lord@icdcr.org 10


JUEVES SANTO

vida resucitada; también hicieron un compromiso para servirse los unos a los otros como el
Señor les había servido.

¿De qué manera la Eucaristía te da fortalezas para servir a otros?

Jesús nos dio una revelación en un ejemplo de servicio. Cuando él lavó los pies de sus
discípulos, les mostró a su Padre, el Dios de amor. Cuando les dio su mandamiento para "
Yo les he dado ejemplo, y ustedes deben hacer como he hecho yo ", nos dio una
responsabilidad para revelar el Dios de amor a través de nuestro amor.

¿Cómo planeas "lavar los pies" de los demás este fin de semana? ¿Cómo te ayudará este
acto de amor a prepararte para la Pascua?

Frater Miguel Bonilla WWW.ICDCR.ORG 1faith1lord@icdcr.org 11