You are on page 1of 13

“Ética de la sociedad civil”

Adela Cortina.

Lo que sigue son algunas de las respuestas, de algunos estudiantes sobre la Introducción “Los
ciudadanos como protagonistas” y del Cap. 2 “Del vasallaje a la ciudadanía moral”

Problemas que se plantean.


Introducción: en la introducción Adela Cortina plantea que los problemas son en torno a la sociedad,
ya que estamos dispersados y aún no nos hemos juntado para cambiar la realidad que estamos
viviendo.
Adela afirma que tendríamos que unirnos para formar un “pueblo”, es decir un mundo más humano
donde no importe más lo que uno tenga o pueda adquirir sino todo lo contrario, interesarnos por los
humanos, por sus derechos y sus problemas.
Crear este mundo implica tomar clara conciencia de que somos nosotros los protagonistas, solamente
nosotros, y que si no lo hacemos nadie lo hará. Implica también tomar la decisión de estar todos
unidos decididos a lograr los objetivos que nos planteamos.

Capitulo 2: aquí Adela plantea lo que ella llama vicio de la pasividad y según ella esto se debe a que la
situación social, racial, de genero, sexual y económica afecta a todas las personas que conviven con
estos problemas.
También plantea como problema, la condición de vasallaje, porque los vasallos no tenían el derecho de
gobernarse según como ellos pensaban.
Por otro lado Adela ve a la democracia como a la igualdad respetando la diversidad, pero considera
que el cambio no se da a nivel moral.
Otro problema es el que los pueblos acostumbrados a gobiernos paternalistas dejen que estos tomen
sus decisiones aún siendo democráticos.
Vínculos entre ambos
Los problemas que se presentan en la sociedad y afectan a los ciudadanos pueden relacionarse con lo
planteado en la introducción. Una persona cuya condición social sea pobre, quizás tenga intereses
materiales (debido a que no los posee) y no tanto intereses de tipo personales, por lo tanto esta persona
se aparta de los sueños comunes de una sociedad. Esto a su vez, puede pasarle a diferentes individuos
y con diferentes situaciones, pero, que a la larga terminan en lo mismo.
Por otro lado cuando Adela habla de que cada uno de nosotros debemos ser los protagonistas de
nuestras propias vidas y tomar nuestras decisiones lo podemos relacionar con lo que dice sobre el
Estado paternalista, en el cual el Estado hace todo por el ciudadano, mientras el mismo no toma sus
decisiones. El dejar que el gobierno tome todas las decisiones no da lugar a que los ciudadanos
decidamos cosas de nuestros intereses.
Cuando habla sobre que debemos fomentar la idea de un mundo más humano, en el cual, todos seamos
considerados iguales, respetando las diversidades, lo relacionamos con lo que plantea sobre el
vasallaje; el hecho de que una persona le sea fiel a otra y quede totalmente ligado a lo que su señor
piense, es tratar al mundo de manera discriminante, sin tener en cuenta lo que el vasallo pensara o
opinaba.

Nuestra opinión
Según nosotras, lo que plantea la autora son problemas que siempre existieron y hasta el día de hoy
existen. De todas maneras, consideramos que el ejemplo que plantea, para hacer referencia a que las
personas estamos dejando de soñar, con el cuento de “La historia sin fin”, se adhiere de alguna manera
a lo que está sucediendo en la vida real, pero no creemos que sea el mejor ejemplo para dar, es decir,
el cuento, es una “fantasía” y aunque de manera metafórica se puede entender lo mismo, sería mejor
haber considerado, algunos hechos de la vida real.
Por otro lado, lo planteado en el capítulo dos, son ejemplos que consideramos, totalmente ciertos y
verdaderos. Aunque, el ejemplo del vasallaje, no sea un ejemplo al cual hayamos contemplado, o sea,
no hayamos vivido, sabemos que existió, al igual que las situaciones que hoy en día vivimos, como el
gobierno democrático y lo que esto implica, son fuentes que conocemos e incluso participamos de
ellas; por eso, consideramos que los ejemplos citados en el capitulo dos, son los mejores y serían el
tipo de ejemplo que quisiéramos que aparecieran en la introducción.

Para nosotras, los problemas que plantea Adela, están en lo cierto, por lo menos, la mayoría de ellos.
Consideramos, sí, que hoy en día las personas estamos más interesadas por cosas materiales, como
todo lo que implica la tecnología, y no tanto quizás con lo que serían los sueños que los seres humanos
deberíamos tener. Un ejemplo claro de esto, es, el hecho de que la mayoría de las personas antes,
tenían sueños como el de hacer una carrera, casarse, formar una familia, (por supuesto hoy en día son
intereses muy comunes, pero creemos que menos que antes) y que por otro lado, la tecnología nos
agobia de tal forma, que hoy por hoy, muchos de esos sueños quedaron en segundo lugar para gran
parte de la sociedad. Aclaramos, que con esto no queremos decir que no existan personas que aún
sueñan, sólo pensamos que el número de personas que sueñan ha disminuido, por intereses de otro
tipo.
Estamos de acuerdo en que, las personas debemos ser los protagonistas de nuestras vidas, debemos
serlo para poder vivir las experiencias al máximo y poder salir adelante de aquellas que nos sean más
difíciles.
Con respecto a los temas políticos que ella plantea, pensamos que, el hecho que una persona nos
gobierne y tome las decisiones por nosotros (la mayoría, no todas), no es el ideal, por el simple hecho,
que consideramos que nosotros mismos debemos ser los protagonistas de nuestras vidas, pero también
entendemos que, si todos tomáramos las decisiones que cada uno quisiera, y nos rigiéramos como
creemos que es correcto, el mundo sería un caos, ya que ningún ser humano es dueño de una verdad
absoluta y por esa razón, no sabríamos diferenciar lo bueno de lo malo, ya que para lo que algunos es
bueno, para otros puede ser lo malo y viceversa. Entonces para nosotras el sistema político ideal sería
un intermedio de esas dos posturas, pero por supuesto, no estamos capacitadas para ese tipo de estudio,
que es mucho más complejo de lo que podemos opinar.
Valentina Curuchet, Fiorella Salerno, Camila Grande
6to Arquitectura.
............................................................................................................................................................

Problemas que emergen de la Introducción:


Cuando Adela Cortina Compara el mundo de la moral con el mundo de fantasía, se nota, que tanto en
uno como el otro, la no participación de los individuos genera que la nada lo valla engullendo, ya que
en el caso del mundo de la fantasía, es necesario la participación de Bastian para que esto no ocurra, y
en el mundo de la moral, cada una de las personas debe actuar por ello.
Las democracias de occidente han generado individualismo tolerante, lo cual significa personas
indiferentes a las opiniones de los demás y esto explica que existan democracias de masas y no de
pueblos.
Los problemas morales Adela Cortina los ordena alrededor de cuatro cuestiones:
1)-¿Quién está legitimado a enjuiciar el mundo al que urge aspirar?
2)-¿Es posible encontrar repuestas comunes a todos?
3)-¿Cuál sería el contenido compartido?
4)-¿Es posible conciliar una moral cívica con una moral creyente?
Estas cuestiones fueron respondidas en el anterior punto.
En todo momento la autora ve que el mundo actual esta lleno de injusticias, y es la antítesis del mundo
moral, por lo cual enfatiza la urgencia al pasaje de un mundo más humano.

Problemas que emergen del Capítulo 2:


La autora ve a la pasividad como un vicio de cada individuo, y lo define como una actitud
generalizada que depende en muy buena medida de la situación social, y es difícil de superar. Esto
genera una situación de vasallaje impropia de la época, donde predominan los gobiernos democráticos.
La democracia supone el pasaje de vasallaje o súbdito a la de ciudadano, esta última exige que ellos
mismos asuman sus orientaciones, tengan su propia autonomía; pero en la actualidad no se ha
alcanzado, ya que hay personas que siguen sometiendo (el que somete a otro, es incapaz de generar
cosas, va perdiendo sus cualidades) y hay personas sometidas, por lo cual en los dos casos sigue sin
haber autonomía y la autora los nombra como actitud de minoría de edad. Adela Cortina toma como
un problema conocer el origen de la pasividad, que es sumamente útil para poder revertirla. Una
explicación es el hábito de poner las decisiones, incluso las morales, en mano de otros.
Con respecto al estado de bienestar, ella lo considera necesario, pero ve en ello varios problemas que
están estrechamente relacionados. El origen es que el estado para dar ese estado de bienestar a los
ciudadanos debe recaudar fondos, y es ahí cuando surgen los problemas, ya que ese estado benefactor
al intervenir en las cuestiones económicas se hace molesto para las personas que en realidad no lo
necesitan, y conlleva a un estado de disconformidad con el gobierno por parte de algunos. En muchos
casos es tanta la intervención del gobierno en los asuntos de la sociedad, que pasa a ser un estado
interventor, y en otros de providencia. El problema que la autora evidencia en estos estados es que se
genera una posición paternalista por parte del gobierno y una dependencia pasiva por parte de los
ciudadanos, quedando ellos incapacitados a encontrarle soluciones a sus problemas. Cuando el
ciudadano se somete a este tipo de sistemas se le puede llamar “incompetente básico”.

6) A) En nuestra opinión, el planteo de Adela Cortina, tiene la particularidad de ser claro, y para poder
serlo, ella utiliza ejemplos (paralelismos, comparaciones, etc.) que lo hacen mas entendible, por
ejemplo, en la introducción ella compara El Mundo de Fantasía, presente en el libro “La Historia
Interminable”, con el mundo moral, lo cual nos permite entender cual es el formato, y los problemas
de este último.
También por otro lado, creemos que lo planteado por Adela Cortina es muy certero y es algo que la
sociedad nunca se cuestiona ni se da cuenta de que está presente, incluso nosotros no lo habíamos
pensado nunca y de todos modos estamos de acuerdo con el contenido de sus planteos.
B) Sobre los problemas que ella evidencia, creemos que nos son competentes a todos los individuos,
ya que siempre son entorno a la moral y a lo social; en la introducción, ella hace hincapié en que cada
uno de nosotros debe hacerse responsable de la construcción del mundo moral, ya que si no lo
hacemos nadie lo hará por nosotros, en cuanto a esto creemos que es un planteo muy acertado, debido
a que la moral es una construcción social y no individual.
En el capítulo 2, ella plantea la existencia de un pasaje de estado de bienestar, a un estado interventor y
algunas veces se llega a un estado providencia, en cuanto a esto creemos que es muy cierto el planteo,
ya que cuando el estado se encarga de muchos aspectos económicos, los ciudadanos pierden
participación, y por lo tanto quedan muchas decisiones importantes en manos de los gobiernos.
Una cosa que nos parece muy importante aclarar, es por más que ella evidencia muchos problemas,
constantemente también plantea soluciones para los mismos.

Los problemas que vemos en la introducción son:

• Que vivimos en una sociedad civil en la cual existe se puede decir una moral cívica, la cual
construimos las personas comunes y corrientes; pero en la construcción de esta corremos el riesgo de
caer en la nada.
• Otro problema es el tema de seguir soñando, que no mueran las esperanzas, de que halla ideales y no
quedarse en una “masa amorfa de átomos”.
• Las sociedades deberían construir un individualismo tolerante porque el colectivismo produce
nefastas condiciones.
• Otro es que debemos saber si queremos construir un pueblo o quedar en una masa desintegrada.

En el capitulo II los problemas son:

• El vicio de la pasividad, cuando la sociedad exige que los ciudadanos tengan


una moral, además de que asuman sus orientaciones y que se responsabilizan
por ellas y así desprenderse de la actitud de vasallaje que resulta muy vista.
• Ponemos todas las decisiones e incluso las morales en manos de gobernantes,
además de tener un código moral único.
• Por ultimo, es la actitud generada por el estado que adquiere una posición paternalista y los
ciudadanos una dependencia pasiva y esta es nociva.
Nosotros creemos que esta sociedad es seguida por ideales o sea siempre aunque sea un poco vamos a
ser vasallos de algo o de alguien pero no estamos de acuerdo que se vaya dejando de soñar y de tomar
pasividad en nuestras vidas. Entre ellos consideramos que este podría ser uno de los inconvenientes de
una sociedad democrática, ya que al estar todos subordinados por alguien superior a nosotros, siempre
en algún aspecto no estaríamos todos de acuerdo con sus decisiones, entonces nunca abandonaríamos
esa actitud de vasallaje.

Federico Broer Paula Giudice Cecilia Falero 6º Derecho


......................................................................................................................................................

Los problemas que emergen de lo planteado:


- Introducción: Deshumanización; falta de protagonismo; individualismo tolerante.
- Capítulo dos: Pasividad; vasallaje; presencia de la minoría de edad; convertirse en un “incompetente
básico”; falta de autonomía; ser clientes pasivos del estado del bienestar; ser “criticón”; no tener
iniciativa ni responsabilidad; falta de protagonismo.
Desde nuestro punto de vista, los problemas que evidencia el planteo de Adela Cortina deberían ser de
gran importancia para toda la sociedad. Sería favorable para todos tener en cuenta que somos cada uno
de nosotros los agentes de moralización, los encargados de formular los juicios morales, de
incorporarlos y transmitirlos a través de la educación; porque sólo de esa manera comprenderíamos la
necesidad de pasar a ser protagonistas de nuestra historia, nuestra moral y nuestra vida común. El
ejemplo mas notorio a nuestro entender, son las plantas de celulosa de Botnia. El estado piensa en el
hoy, en las fuentes de trabajo que se incrementarán, en la construcción de dicha planta, en las
inversiones extranjeras, pero está dejando de lado el estricto control que debería establecerse en ellas.
Es ahí, donde los ciudadanos deberíamos ser protagonistas e intervenir en la situación, para que en un
futuro, no quede fuera de nuestro alcance.
Estamos totalmente de acuerdo con la afirmación de la autora de que todos y cada uno de los
ciudadanos somos insustituibles en la construcción de nuestro mundo moral, porque de hecho,
consideramos que somos insustituibles en todos los aspectos de la vida.
Es de destacar la importancia de encarnar vitalmente esa moral por la que las personas nos empeñemos
en serio en crear juntos un mundo más humano. Creemos que tal vez, Adela Cortina debería haber
enfatizado más la necesidad de juntarnos para lograr un objetivo común; no sirve de nada que unos
pocos individuos sean quienes protagonicen la formación de nuestro mundo moral, puesto que se trata
de una construcción colectiva. Por otro lado, compartimos con la autora el desafío de construir una
sociedad pluralista en la que exista una tolerancia real y no indiferente (individualismo tolerante), en la
que se compartan determinados valores universales pero siempre permitiendo la diversidad.
En cuanto al tema de la pasividad, nos parece bastante clarificatoria la comparación que se establece
en el planteo de Adela Cortina:”El paso del feudalismo y del despotismo ilustrado a la democracia es,
pues, a la vez, el paso del vasallaje o de la condición de súbdito a la de ciudadano”. Pensamos que para
lograr ese pasaje se necesita que participemos activamente ejerciendo nuestra autonomía, tal como lo
afirma la autora. Si tenemos en cuenta el papel que juega el estado paternalista en todo esto,
consideramos que a pesar de estar en lo correcto al proteger los derechos humanos de los ciudadanos,
su postura genera un ciudadano totalmente dependiente y pasivo. Sin embargo, creemos que tal vez,
los adjetivos “apático” y “mediocre” y las ideas de un ciudadano sin iniciativa y responsabilidad,
utilizados por la autora son un tanto exagerados.
A modo de conclusión, apoyamos fuertemente el planteo de Adela Cortina tanto en la introducción
como en el capítulo dos. Sin embargo, si brindamos una mirada más objetiva, resulta evidente que sus
ideas se ven como una especie de utopía, como un referente imposible, pero también como un
horizonte hacia el cual caminar.

Isabel Jaunarena; Magdalena Jurado; Gianna Telis; Florencia Tilk


6º Ingeniería
............................................................................................................................................................

Los problemas planteados por Adela Cortina(6to medicina)

En nuestra opinión sobre lo que la autora plantea creemos que estamos de acuerdo con lo que ella esta
diciendo en especial en el primer texto; lo que nosotras notamos con mayor claridad es como los niños
al tener como juegos los electrónicos tienen todo resuelto, es decir ellos no participan directamente de
la creación de un mundo típicamente infantil perdiendo así la capacidad de imaginar personajes,
historias, un mundo en el que ellos son los protagonistas. Lo que esto provoca evidentemente es que si
los niños que son los mayores soñadores y el futuro de nuestra sociedad hayan perdido esta necesaria
capacidad, por lo tanto nuestros futuros adultos carezcan de esta habilidad. La mayor consecuencia de
esto es que estamos cayendo en una sociedad consumista, capitalista y sobre todo materialista en la
que lo único que pareciera importante es tener lo mejor, lo último y cada vez más.
Por otro lado creemos que esto provoca y fomenta el individualismo, el egoísmo y sobre todo la
pasividad como dice en texto mencionado. Esto hace que los individuos dejen de lado las
preocupaciones que tenemos como sociedad dejando en mano del estado las decisiones y
pensamientos de las que los verdaderos responsables somos nosotros.

Carolina Varela , Valeria Mendez , Victoria Nogueira


..........................................................................................................................................................

El problema que se plantea en la introducción es que las personas están dejando de soñar, en
consecuencia están dejando de planear un futuro. Así como lo explica la autora (Michael Ende) la
gente esta dejando de soñar por que se están convirtiendo en individualistas tolerantes y están dejando
también de ser persona. En una época se hablaba de un estado de pueblo pero ahora estamos hablando
de un estado de masa ya que no se toma a las personas como individuos pensantes sino como elemento
cuando se refiera a un estado de masa, es decir, a un grupo de personas que tienen en común el simple
hecho de convivir. Por otra parte, encontramos al pueblo, es el grupo de personas que tienen no solo en
común el hecho de convivir, sino que también el objetivo de crear un mundo mas humano. Un ejemplo
de esto seria en las campañas electorales, los representantes no se refieren a el pueblo uruguayo como
un pueblo en si sino que se dirigen al pueblo como un estado de masa al cual ellos aspiran a gobernar,
ósea no toman al las personas como un estado de pueblo sino como un vasallo. Con respecto a nuestra
opinión podemos decir que es mas fácil controlar a un grupo de individuos pasivos (estado de masa)
que a un pueblo, por que es mas fácil fijarse cuales son las necesidades del estado de masa, que las de
un individuo en particular.
Los problemas que se plantean en el capitulo dos se ven también reflejados en la introducción, así
como se ve en el texto de Adela cortina, encontramos que existen dos términos que se repinten
sistemáticamente como vasallo, estado de pueblo y estado de masa, individualismo tolerante,
democracia de pueblo y democracia de masa, que todos encierran la misma idea, plantean la situación
que se vive en la realidad que es la falta de compromiso de los individuos a la hora de plantear
soluciones a los problemas de su vida cotidiana.
6- a) La autora plantea que las personas hoy en día estar dejando de soñar, por lo tanto están dejando
de planear un futuro, y esto trae como consecuencia que a la hora de resolver un problema que se
plantea en la vida cotidiana, les cuesta encontrar la solución, a ese problema, en ellos mismos, por
ende el ser humano siempre tiende a buscar soluciones en otras personas y no tienen ni el mínimo
empeño en buscar un a solución en ellos mismos. Así también lo plantea Michael Ende en el ejemplo
de Atreyu ("la historia interminable") donde describe la situación de Atreyu, la cual según el depende
de Bastian, por que sin el, el reino de la fantasía es devorado por la nada. Nosotras con respecto esto
que plantea la autora estamos de acuerdo ya que la vemos reflejado en la sociedad en que vivimos,
especialmente en los niños, los que solo pasan "hipnotizados" por la tecnología, y también lo vemos
reflejado en los adultos, esa falta de imaginación, que es perdida a través de los años y que cada vez se
va desapareciendo mas, llegando solo a un estado de realidad.
b) La autora plantea que hay muchos problemas sociales y que los gobernantes se fijan solo en cosas
minoritarias, plantea el ejemplo de los fumadores, de que todos están constantemente molestando con
esa obsesión de encerrar a los fumadores y tratarlos como seres raros, discriminándolos. En nuestra
opinión creemos que este planteo es correcto ya que es verdad, a nuestro entender, existen problemas
muchos mas importantes que el encerrar a los fumadores o aislarlos de la sociedad, no queremos decir
que la salud social no es importante pero creemos que es mas importante la falta de alimentos, la
ausencia de respeto hacia los derechos humanos que en muchos países carecen.
Otro problema que plantea es la falsación del dicho popular "nadie es insubstituible" ya que este dicho
es incorrecto a la hora de hablar de la moral cívica, por que la moral cívica esta creada por las personas
de carne y hueso, los ciudadanos, los encarados de formular juicios y de transmitirlos a través de la
educación. Nosotras creemos que la educación básica que necesita un individuo en sus primeros años
de vida es inculcada desde las familias, todas esas conductas de conductas prioritarias que son
necesarias llevarlas a la practica a la hora de convivir en sociedad vienen de la casa, y también gran
parte viene de la escuela, donde se empieza a practicar esas conductas que en un futuro se tendrán que
ejercer no solo en un grupo minoritario sino en una gran sociedad.
Cusin. Franco. Domínguez. 6º Medicina
............................................................................................................................................................

Determine cuáles son los problemas que emergen de lo planteado en la Introducción y el Capítulo II.
En la introducción, Cortina plantea como primer problema el hecho de que la sociedad se está
haciendo cada vez más pragmática (restringiéndose a solucionar los problemas de hoy y sin darse la
oportunidad de ponerse metas, de soñar, de mirar hacia adelante).
La vida del individuo del mundo actual se limita a la resolución de los problemas básicos (tales como
tener de comer, pagar las cuentas, sobrevivir…) y en el escaso tiempo libre, a dormir o a interactuar
con una tecnología cada vez mas avasallante, que en vez de comunicar muchas veces lo que hace es
crear distancias. La persona entonces que se dedicará a ocuparse de estos problemas y no de
convertirse en protagonista de su propia vida sin dejar que unas manos invisibles lo controlen.
La toma de decisiones políticas, morales y éticas se reducen a un conjunto mínimo de individuos
dentro de un todo social, olvidando entonces el concepto de democracia que hoy en día tenemos
infundado. Esto hace que exista en el común de la gente un sentimiento de individualismo tolerante.
En el capítulo II, Adela profundiza el tema de la pasividad haciendo referencia a la relación existente
entre un ciudadano cada vez menos activo y un estado cada vez más paternalista, cada vez mas
interventor. Un individuo que entrega y delibera su libertad de opinión a cambio de un estado que lo
proteja y decida por él. Esto último podemos relacionarlo con el consumismo: como la sociedad está
acostumbrada a la pasividad, quienes la integran utilizan los recursos “más cómodos” para realizar las
tareas más fáciles (como comprar comida congelada, llamar al supermercado y que a uno le traigan el
surtido, etc.)

Explicite su opinión sobre el planteo de la autora y sobre los problemas que ella evidencia.
Personalmente, nos pareció muy importante que la autora Cortina haga hincapié en estos problemas
que se ven reflejados en el Capítulo II y en la introducción ya que éstos son temas que están muy
presentes en la sociedad moderna y que poca gente le da la importancia merecida, por ser problemas
“cotidianos”, y, además, la mayoría de los individuos están acostumbrados a vivir de una determinada
manera y no aspiran a cambiar (como el ejemplo de la mentalidad pragmática que estaba en la
introducción : que en nuestra opinión está muy ligado a la ola abrumadora de avances tecnológicos
que limitan la capacidad de pensar y de imaginar a futuro – podemos hablar del caso de los niños
actuales, que absorben y consumen todo tipo de máquinas como lo es el Play Station en vez de leer un
libro o hacer un dibujo, lo que les limita su capacidad imaginativa, porque en estos juegos, la
imaginación viene ya digerida). Todo esto va de la mano con el hecho de la capacidad humana de
imaginar, ya que al estar acostumbrados a no hacer mas tareas que las curriculares se pierde la
ambición de hacer cosas que nos gustan , que nos hagan bien o que nos ayuden a crecer como
personas. Por eso opinamos que el planteo de Adela en la introducción es sumamente importante,
porque perder la capacidad de soñar, de desear, es perder la capacidad de ser feliz.
Con respecto al Capitulo II, coincidimos con Adela en el hecho de que efectivamente estamos bajo el
control de un estado paternalista y cada vez mas que pertenecemos a una sociedad ejercemos menos el
derecho de libre albedrío, nuestra condición democrática. Lamentablemente el tema de la pasividad
está en contacto directo con el consumismo, que ya hemos mencionado, y que últimamente abruma a
la sociedad moderna. El hombre se dedica ahora a saciar los deseos que cree necesidades –porque las
publicidades se lo hacen sentir así- por afuera, y no de lo que va por dentro.
Tatiana Perez. Nathali Chaine. Martina Rilla. 6º E
............................................................................................................................................................
Silvina Dellepiane Camilo Pérez y Camila Pérez. 6ºE

Los problemas planteados en la introducción son: el problema de el pragmatismo y el positivismo


romo que están consumiendo al mundo de los sueños llevándolo a la nada, plantea el problema de la
falta de moral cívica y que esto lleva a quedarse en una “masa amorfa de átomos”, les damos
importancia a pequeños problemas y no nos preocupamos con cosas que si tienen importancia, la
autora nos da un ejemplo con un problema común que son los fumadores.
Otro problema que aparece es el ser humano como ser carente, no tiene casa natural, la fabrica.
También plantea que como seres libres podemos decidir ser o no protagonistas.
En el capitulo 2 el problema fundamental seria el de la pasividad ya que como dijimos anteriormente
es una conducta en la que nos acostumbramos a depender directamente de terceros perdiendo la
capacidad de hacer, para la solución de nuestros propios problemas y pretender que nos brinden su
protección al igual que lo hacían los señores feudales con sus vasallos en la época feudal, esto da un
problema con la justicia y la igualdad. Aunque se pudo pasar a una ciudadanía, a la autora le preocupa
que nos siempre se tiene una ciudadanía moral. Otro problema es la noción de estado de bienestar, ya
que los estados le fueron dando poder a los gobernantes y con esto la fantasía de la felicidad. El estado
benefactor por todo lo dicho anteriormente se ve obligado a intervenir en las cuestiones económicas y
por lo tanto se convierte en estado interventor, generando así una actitud paternalista típica del
despotismo ilustrado. Como ya hemos explicado se ha generado un ciudadano dependiente y criticón,
pero lo que se busca es un pueblo critico capaz de opinar y generar alternativas a los problemas.

a) En cuanto al planteo de la autora pensamos que los problemas que ha estudiado son de toda la
sociedad en conjunto, cosas que no somos concientes pero nos incluyen. A estas problemáticas las
tenemos que resolver nosotros mismos procurándonos por soñar sin importar nuestra condición ni
nuestra realidad. Estamos de acuerdo con la opinión de la autora sobre de que el estado se esta
preocupando por cosas sencillas y no tan esenciales como otros problemas grandes que necesitan
solución. También estamos a favor de la opinión de la autora de que tenemos que ser autónomos para
poder decidir por nosotros mismos y poder terminar de romper con el concepto de vasallaje o de
súbdito. Por ultimo creemos que esa especie de normas estándar que generalizan se tendría que
terminar y así permitirse una pluralidad.
b) Creo que la mayoría de las personas no son concientes de que hay estos problemas en la sociedad y
eso nos parece que es el problema fundamental ya que la ignorancia y el desconocimiento de la
realidad en que vivimos es lo que nos hace impotentes, difícil de llegar a la solución del problema.
Llegar a una sociedad pluralista seria el fin de estos problemas planteados.
Tenemos que hacernos cargo de la situación y tomar una postura autónoma es lo que tendríamos que
hacer todos en conjunto para lograr acabar con la pasividad de la que se habla. Llegar a una
democracia seria algo que haría que el pueblo tomara sus propias decisiones y terminar con el estado
de bienestar. Nos gustaría que en vez de que nos pusiéramos en una postura “criticona” empezáramos
a pensar y a ser buenos críticos con respecto a esta realidad de la que nos rodea y de que tanto
hablamos.
............................................................................................................................................................

En la introducción se plantea el problema de la planificación hacia el futuro, porque la gente vive el


hoy y no se proyecta a futuro y es por esto que se sostiene en creencias. La gente esta influenciada por
dos corrientes filosóficas: el utilitarismo y pragmatismo que se proyectan a lo inmediato y a solucionar
problemas prácticos.
En el capítulo dos se habla del problema de la pasividad. Se plantea que los ciudadanos no asumen sus
orientaciones y no se responsabilizan de ellas, tomando una actitud de vasallaje dejando que el estado
resuelva los problemas sin darse cuenta que somos nosotros, los ciudadanos, los protagonistas de la
ciudadanía política y moral. Los ciudadanos van quedando incapacitados para percatarse de que son
ellos quienes han de encontrar soluciones, porque piensan que si el estado es el dueño de todos los
bienes, es de él de quien han de esperar el remedio para sus males o la satisfacción de sus deseos.

En ambos casos coincide nuestra opinión con lo que la autora plantea, la idea de aspirar a un mundo
mejor, de tener sueños y así poder proyectarse a un futuro constituye una vida mejor. También
coincide nuestra opinión en cuanto ha que estamos viviendo en un mundo muy pasivo, individualista
en el cual nadie se preocupa mas allá de lo inmediatamente necesario para sus propios intereses. Un
ciudadano debe sentirse protagonista tanto de su vida política como moral y que se sepan artífices de
su propia vida personal y social.
Creemos que es necesario que se puedan discutir estos temas para que haya un cambio en las
sociedades y se puedan ir solucionando estos problemas que son muy importantes ya que nos
preocupan a todos.
Ignacio Carli Santiago Martinez Federico Fossati Florencia Velásquez
...................................................................................................................................................................

En la introducción se plantea al principio que el hombre a perdido la capacidad de soñar, imaginar


crea, esto implica un problema ya que le impide proyectar un futuro y construir así una nueva moral
cívica que atienda a las necesidades de la sociedad. Esto lleva al conformismo, ya que los individuos
se muestran indiferentes ante el problema de asumir su protagonismo en la vida moral y terminar
aceptando el individualismo tolerante como principio fundamental de la moral. Este consiste en tolerar
las diferencias al punto de no interesarle las opiniones del resto. Entonces los individuos se "atomizan"
de forma que pasa a ser una democracia de masa donde nadie le interesa exponer las ideas para llegar a
algún acuerdo, si no que se dejan llevar por la masa. Este es el problema central que plantea A.
Cortina: los individuos no son consientes de su protagonismo indispensable para la construcción moral
de su sociedad.
En el capítulo 2 según A. Cortina el rol real del estado se ha mal interpretado por la sociedad. Este
debes ser un "estado interventor" que debes satisfacer las necesidades básicas ya que son derecho de
los ciudadanos. El problema es que este objetivo del estado ha provocado que intervenga de tal manera
en la vida de los ciudadanos que estos han perdido su autonomía, aceptando inconscientemente una
relación de dependencia pasiva, del tipo paternalista. El ciudadano espera pasivamente que el estado le
brinde las soluciones a sus problemas.

a) En cuanto a lo que la autora propone estamos de acuerdo, ya que si no somos nosotros los que
formamos la moral cívica a partir de nuestros juicios morales, la moral que rija en la sociedad no va a
atender nuestros pensamientos y valoraciones. Como consecuencia si no formamos parte activa de una
construcción seguiremos actuando como democracia en masa, aceptando lo que otros proponen por
dejarnos llevar por la indiferencia.
b)Nosotras vemos que el problema más importante planteado es la relación de dependencia entre el
estado paternalista y la sociedad pasiva. Este es un problema real que también está instaurado en el
Uruguay. Los ciudadanos reclamamos, criticamos y exigimos del estado todo lo que no estamos de
acuerdo, lo que necesitamos sin preocuparnos por nuestra participación en dichos temas, esperamos
todo sin dar nada a cambio, siendo pasivos. Por eso vemos los conflictos que se generan cuando el
estado no responde a sus necesidades. Deberíamos participar activamente para construir nuestra propia
moral.
Lucia Viera. Gabriela Fervenza. Ivana Pesce. Leticia Irrazabal
...........................................................................................................................................................

Desde el punto de vista del libro, el problema que se plantea es que las personas no se dan cuenta que
son ellos mismos los que deben ir en busca de sus sueños ya que nadie lo puede hacer por ellos,
mientras que, desde un punto de vista moral, se plantea que todos tenemos que ser protagonistas de
este mundo y que tenemos que participar de esta organización moral no solo tolerando lo que otras
personas opinan, brindando nuestras propias opiniones e imponer nuestros puntos de vista para hacer
del mundo en que vivimos un mundo mas humano.
En el capitulo 2elproblemaque se plantea es que no todos nos sentimos protagonistas de la sociedad y,
que por el contrario, todos debemos formar parte de la vida política y moral. Estos ciudadanos no son
individualistas ya que al no sentirse parte de la sociedad no participan de los problemas que le suceden
a los ciudadanos de esta.
Una moral de ciudadanos exige que estos tomen sus propias decisiones y que se hagan responsables de
ellas, sin depender de los demás, pero esto ocurre cuando hablamos del estado, ya que este al
intervenir no solo en las condiciones económicas sino en muchos otros aspectos de la vida social, hace
que las personas sean dependientes y pasivas, ya que esperan que el estado le solucione sus problemas.

Al igual que Adela Cortina, estamos desacuerdo con los pragmatismos y el positivismo. La primera
doctrina al tener como criterio la realidad inmediata, se importa por el presente y no se para a pensar
en el futuro: En las metas a las que queremos llegar, en los sueños, etc. Mientras que el positivismo al
tener como ciencias, las que podemos cuantificar y observar ,no se interesa por las cosas que están mas
allá de nosotros, es decir, las cosas que no podemos ver ni alcanzar.
De acuerdo con el mundo moral, nosotros creemos que tenemos que valernos por nosotros mismos e ir
en busca de nuestros sueños y objetivos sin esperar que los demás nos vengan a ayudar y con más
razón si muchos de los individuos son individualistas y les es indiferente lo que les pasa a los demás.
Respecto a las democracias occidentales, no tenemos gran conocimientos sobre estas, pero si son
“democracias de masas” como dice Adela Cortina, creo que deberían cambiar la forma de pensar y
unirse formando una sociedad en la que todos participen opinando y respetando las opiniones de los
demás.
Estamos en desacuerdo con la autora cuando nos dice que nos deberíamos preocupar por las cuestiones
importantes y no por pequeñeces, ya que nosotros creemos que si queremos mejorar el mundo hay que
empezar por las cosas pequeñas y que están solucionadas, hay que tratarlas de hallarle una solución a
las cosas mas complejas y serias.
Con respecto a las pregunta, yo creo que en la mayoría de los temas la voz la tiene el pueblo, pero
podría haber temas o cuestiones que son tan complejas que los que los pueden enjuiciar son personas
que tienen conocimientos sobre ellos y los que tratan el tema.
De acuerdo con la 2º pregunta, pensamos que no es posible encontrar respuestas en común, ya que
todos somos diferentes y opinamos de distintas maneras. Si surge una discusión sobre un cierto tema
cada persona va a opinar de distinta manera. Pero sin embargo, en una sociedad, a pesar de que las
personas piensen de distinta forma, se puede llegar a un acuerdo si la mayoría de las personas piensan
igual.
Es posible conciliar una moral creyente con una moral cívica, pero si logramos vivir en armonía, y
para eso, debemos luchar contra algunos obstáculos como por ejemplo la discriminación.
Si los individuos no son autónomos, se ven obligados, generalmente, a tomarlos juicios e ideales de la
persona de la que dependen, y no necesariamente esos juicios deben parecerles buenos o correctos.
Pero, sin embargo, estamos de acuerdo con que para formular un juicio debemos pedir la ayuda de los
demás ya que este se realiza para todos los miembros de un determinado grupo, y ese juicio debe
ajustarse a las condiciones de vida de cada uno de ellos.
Pasando al estado, nosotros creemos que aunque este tiene que satisfacernos los derechos mínimos ,
como son la salud, la educación, etc., hay determinados problemas que tenemos que resolverlos
nosotros mismos y no esperar que el estado sea el que lo haga, ya que, sino es así, seremos
dependientes de este, y como consecuencia no nos vamos a sentir protagonista del mundo moral.
D’ Elía. Núñez. Nalvarte 6º Med y Agron

Determine cuales son los problemas que emergen de lo planteado en la introducción y el capítulo 2
El problema principal que plantea la introducción es la deshumanización de las sociedades. Esto se
debe a que en el mundo moderno, los valores, la moral y la imaginación no son tan apreciados como la
eficacia laboral y lo material. A su vez, nos hacemos cada vez más indiferentes de las personas que
nos rodean ya que mientras no se interpongan en lo que queremos conseguir no nos importa lo que les
pase o lo que piensen. Para peor, disfrazamos esa indiferencia de tolerancia cuando lo que pide este
con concepto es escuchar y respetar los distintos puntos de vista. Esto repercute en la política ya que
en ves de ser una democracia de pueblos, nos convertimos en una democracia de masas en las que los
individuos se dejan llevar por cualquier ideología que este lo suficientemente apoyada.
El problema que se plantea en el capitulo 2 es la decadencia de autonomía de las personas. Una
persona autónoma es aquella capaz de acatar una ley sólo porque el individuo la razono y la aprobó.
Como la sociedad tiende a delegar su derecho de decidir y sus obligaciones, esta autonomía se pierde y
entonces se crea una sociedad pasiva que deja hacer sin intervenir. Hay dos elementos que han
cont6ribuida a fortalecer esta pasividad:
* Poner todas las decisiones en manos de los gobernantes
* Atenerse a un código moral único.
En la segunda parte del capítulo dos aparece otro problema: “el estado interventor”. Si el estado sólo
interviniera en sus obligaciones como estado no habría problema, pero termina interviniendo en
muchos otros aspectos de la vida social, y acaba recibiendo el nombre de estado providencia, ya que
los ciudadanos terminan creyendo que es él el que debe resolver todos sus problemas. Entonces se
genera una posición paternalista por parte de estado y una dependencia pasiva por parte de los
ciudadanos. Se puede decir que esta clase de estado genera un ciudadano que se queja constantemente
pero que no hace nada para remediar su situación y que no propone soluciones, sólo problemas.
6.-Explicite su opinión:
a) sobre el planteo de la autora
Pienso que el planteo de Adela Cortina es muy acertado, la cultura es algo que hacemos nosotros día a
día y no corresponde dejarla en manos de otros. Pienso que es necesario delegar ciertas tareas del
estado para una mayor efectividad de este, pero eso no significa que tengamos que depender
totalmente de él o que no podamos opinar o decidir lo que es mejor para nosotros como sociedad.

b) sobre los problemas que ella evidencia


El problema del individualismo es un problema hasta cierta medida. Creo que tendríamos que
preocuparnos más por los otros pero me parece que no es bueno estar siempre pendiente de lo que
dicen y piensan los demás, estoy totalmente de acuerdo con que un exceso de esa indiferencia es muy
dañino y de que tendríamos que escuchar a los otros para tratar de ser más tolerantes entre nosotros,
especialmente en nuestra sociedad que es muy intolerante y muy contraria a los cambios.
También estoy de acuerdo en que tendríamos que dejar de ser pasivos y dejar de depender del estado
para todo, hay problemas que sólo nosotros podemos resolver y además, estar constantemente
exigiendo cosas que podemos conseguir con un poco de dedicación hace que el estado se distraiga de
sus verdaderas responsabilidades y se vuelva ineficiente, lo que va a terminar perjudicando a otros.
Inés Lozano.
............................................................................................................................................................

Introducción: En el texto “Los ciudadanos como protagonistas” la autora plantea como primer
problemática que hoy en día los hombres estamos perdiendo la gran capacidad de soñar y ver mas allá
de la realidad actual. Esto implica el dejar de trascender (encontrarle sentido a la vida o buscárselo) ya
que el soñar es el “motor” que nos permite superexistir (ir más allá de las necesidades básicas), lo cual
es consecuencia de un gran conformismo generalizado en el que la mayoría de las personas se ven
envueltas. Al conformismo y a la incapacidad de soñar se le suma otra gran problemática y es que en
la actualidad cada uno vive su propia vida tolerando lo que piensan los demás pero no tratando de
cambiar y hacer algo por la sociedad, es por eso que la autora le llama a esto “estado de masa”, somos
una gran masa y no un pueblo porque nos sentimos ajenos a nuestros propios problemas y a los de la
sociedad de la que formamos parte. En consecuencia no intentamos solucionarlos sin darnos cuenta
que la solución esta en nuestras manos y no en las de políticos, famosos, etc.
Capítulo 2: “El vasallaje a la ciudadanía moral” la autora plantea y desarrolla un gran problema
central: el vicio a la pasividad, donde todos somos ciudadanos pero no actuamos como tales, debido a
las condiciones sociales a las que estamos sometidos.
Esta pasividad se manifiesta en cada uno de los individuos cuando dejan todos sus problemas y
responsabilidades en manos del estado, dándole a éste una figura paternalista y a los ciudadanos el
papel de seres “criticones”, lo cuales no plantean soluciones a sus problemas ni se hacen cargo de
ellos. Se observa aquí una gran contradicción entre lo que el estado pretende y lo que el estado
provoca en los individuos, ya que lo que éste quiere es que lo ciudadanos puedan ser participes activos
de la sociedad siendo ellos mismos los protagonistas de su propia vida, solucionando sus propios
problemas sin crear dependencia con un estado paternalista, pero sin embargo provoca en las personas
una gran vasallo ya que sus normas o leyes rigen la sociedad creando personas dependientes.
Por otra parte, un gran problema es que hoy en día los ciudadanos no son capaces de valerse por si
mismos, son heterónomos, por lo que se considera que hay que educarlos como seres autónomos para
obtener una “democracia de pueblo” y no una “democracia de masas”. Por ello, seguimos siendo
“siervos” ya que nos dejamos llevar por los pensamientos de otros sin hacernos escuchar ni plantear
soluciones propias no contribuyendo a nuestra sociedad.

a)- La autora tanto en la introducción como en el capitulo 2 plantea los problema que están hoy en día
afectando a la sociedad. Sostenemos además, que son muy acertados y realistas y coincidimos en la
mayoría de sus planteos. Tal vez si no hubiésemos leído estos textos no nos hubiésemos percatado de
lo que esta sucediendo hoy en día y es justamente el desinterés uno de los puntos que ella expone.
b)- Es claro que los problemas existentes en la sociedad en que vivimos por momentos los sentimos
ajenos aunque sabemos q no lo son porque aunque no nos afecten directamente es nuestra sociedad la
que se ve afectada, pero por otra parte el dejar de lado los problemas de la sociedad es debido a que
preferimos solucionar los problemas individuales antes q los problemas colectivos no solo por
dejarnos estar como plantea la autora, muchas veces preferimos crecer individualmente que aportar a
nuestra población, es por ello que se ve reflejado lo que la autora llama como “democracia de masa” y
reclama una “democracia de pueblo”, es decir, una población donde todos podamos contribuir y no
solo pensar en uno mismo. La incapacidad de soñar del que habla la autora a nuestro parecer es
producto de que en nuestra sociedad no se ve reflejado un mínimo de evolución ni progresos notorios
durante los últimos años y eso provoca que las personas se rindan ante los problemas y no pongan
voluntad para superarlos. Acerca del Capitulo 2 nosotras consideramos que los problemáticas son
reales, lo único que hacemos los ciudadanos es dejarnos estar y criticar las decisiones que toma el
Estado ya que no nos acercamos cargo de la parte que nos toca, si cumpliésemos el progreso seria
notorio. En nuestra opinión deberíamos tener una actitud mas activa sin dejarnos avasallar por la
pasividad. Nuestras mentes deben cambiar y tomar conciencia de lo que esta sucediendo ya que en
realidad lo que hoy sembremos será lo que recogeremos mañana. En nuestra opinión los problemas
que ella plantea son muy ciertos, y suelen verse reflejados en el estancamiento que nuestra sociedad
sufre actualmente.

Victoria Felipez y Victoria Noria


.........................................................................................................................................................

Estos aspectos fueron planteados de cierta forma ya en la propuesta uno.


1- La autora ya desde la introducción busca reflejar su preocupación sobre cierta problemática de la
sociedad ejemplificándolo a través del cuento “La historia interminable”; donde es expresado que la
Nada se va apoderando del Mundo de Fantasía.
Esto trasladado a su preocupación real se traduce a que los valores, la moral, la ciencia, las religiones,
el arte y todo lo que engloba la cultura, está siendo absorbido por el “positivismo romo”, aquello que
solo se preocupa en el hoy, en lo efectivo de las cosas, en su utilidad, en lo que nos produce felicidad a
corto plazo y todo lo que engloba el pragmatismo cada vez mas infiltrado en esa sociedad cada vez
mas deshumanizada y alejada de los sueños y la imaginación.
En el capítulo II se plantea la problemática de la pasividad y el “vasallaje moral”; es decir, como
determinadas condiciones sociales afectan a las personas y van generando una actitud generalizada y
difícil de superar: la pasividad, muy extendida en las sociedades democráticas. Donde el ciudadano
con actitud de vasallo delega su autonomía, su ciudadanía moral, su protagonismo al “papá estado”, no
haciendo uso de su autodeterminación sino que formulando juicios morales tomándolos de alguien que
se los dé ya hechos (“minoría de edad”).
Así se plantea el Estado asumiendo una posición “paternalista” y los ciudadanos actúan con
“dependencia pasiva”.
“Puede decirse, pues, que el estado paternalista ha generado un ciudadano dependiente, “criticón”-que
no “crítico”-, pasivo, apático y mediocre; alejado de todo pensamiento de libre iniciativa,
responsabilidad o empresa creadora”. Esa frase de Cortina creemos que refleja su planteo claramente.

En lo que a nosotras concierne:


a) Creemos firmemente que el consumismo esta truncando la capacidad de soñar despiertos en todos
nosotros poco a poco impregnándose en nuestras vidas. Sobretodo en el proceso de autodeterminarnos
e influenciándonos en el camino de la heteronomía.

b) Estamos muy de acuerdo también con que los problemas que se plantean son reales y cada vez más
comunes. Generando lo planteado en la a)

Virginia Puschnegg 6º E
............................................................................................................................................................

Uno de los problemas que emergen de lo planteado es la falta de protagonismo y de participación


compartida de parte de los ciudadanos en los aspectos morales y en la creación de un mundo mas
humano debido al errado pensamiento de que si nos rehusamos a ser los protagonistas en este tema,
alguien lo hará por nosotros cuando en realidad esto no puede ocurrir porque todos y cada uno de los
ciudadanos somos insustituibles en este labor. También constituye un problema el hecho de que
muchas sociedades llevan a cabo una democracia de masas, cuando es evidente la necesidad de pasar
del “estado de masa” al “estado de pueblo” abandonando la indiferencia y el individualismo tolerante
para protagonizar juntos y de manera compartida (llegando a acuerdos o consenso) la construcción de
nuestro mundo moral. Un problema menos profundizado por Adela pero no menos importante, que
también surge de lo planteado, es que le damos mucha relevancia a problemas superfluos y
superficiales y no damos la importancia correspondiente a los verdaderos problemas morales. En el
capitulo dos el problema mas evidente que emerge es el relacionado al vicio de la pasividad que los
ciudadanos deben abandonar en el ámbito político y moral respecto del estado, y percatarse de que son
ellos los que deben buscar soluciones, dejando de lado su falta de autonomía y la relación de
dependencia con el estado ya que el problema consiste en que los ciudadanos se comportan, al pagar
impuestos, como clientes pasivos con el dicho estado, esperando que este ultimo busque las
soluciones, inclusive en el cuestiones morales.

Yo pienso que lo planteado en la introducción esta íntimamente relacionado con lo expuesto en el


capítulo dos en la medida de que, tanto en uno como en el otro, todo gira en torno al mismo problema,
este es la actual falta de protagonismo de los ciudadanos fundamentalmente respecto a asuntos
morales, ya que la esta falta de protagonismo expuesta en la introducción se manifiesta, entre otras
cosas, en la relación de los ciudadanos con los gobernantes, como se presenta en el capítulo dos, pero
en este ultimo el problema es enfocado desde un punto de vista mas político y relacionado
principalmente con la dependencia respecto del estado, cuando en la introducción el enfoque es de
corte mas general (no solo políticos, sino también famosos, intelectuales, etc.). Lo que diferencia
ambos planteos es que mientras que en la introducción se compara este problema con lo que ocurre en
una historia fantástica de un libro, en el capitulo dos se lo compara con un pasado histórico real como
lo fueron el feudalismo y el despotismo ilustrado. Podemos ver también la conexión que en ambos
planteos las medidas que se proponen tomar son las mismas, ya que en el capitulo dos se plantea que
debemos entrar en una mayoría de edad (moralmente hablando), y esto supone entre otras cosas
percatarnos de que es imposible a cualquier ser humano llegar a juicios correctos en solitario sin ayuda
de otros, y para esto es necesario recurrir a la comunicación y el intercambio de ideas con las demás
personas siendo necesario de esta manera evitar la indiferencia y el individualismo, lo que seria en
definitiva pasar del estado de masa al estado de pueblo, y aquí se hace evidente el vinculo entre ambas
planteos.

Por mi parte, yo comparto en todo sentido el planteo de Adela y lo apoyo absolutamente porque
considero que uno de los problemas mas importantes hoy en día es el errado comportamiento y
pensamiento de los ciudadanos en los aspectos morales ya que muchas personas o no se dan cuenta, o
creen que no les corresponde, o no quieren asumir que todos y cada uno de nosotros somos los
protagonistas en este asunto y no lo son exclusivamente políticos, gente famosas o intelectuales, como
la mayoría de la gente cree de forma equivocada. Yo admito que muchas veces yo mismo tengo
conductas inadecuados en ese sentido y en algunas ocasiones me comporto moralmente bajo una
minoría de edad principalmente con mi familia, ya que sin darme cuenta les exijo algo que, con algo
de esfuerzo, yo mismo podría realizar, pero, a diferencia de muchos ciudadanos, me doy cuenta de ello
y hago todo lo posible por corregirme e independizarme en todo lo que este a mi alcance.
También creo (al igual que la autora) que es necesario y fundamental pasar de las democracias de
masas a las democracias de pueblos ya que en la democracia de masas cada uno practicaría un
individualismo en el cual se tolera generosamente que las demás personas piensen de manera diferente
sin intentar siquiera conversar con ellos para poder discutir (de buena manera) tanto sus diferencias
como sus similitudes y no preocupándose por imponer su ideas al respecto, en estas circunstancias este
individualismo seria en gran medida indiferencia para con los demás y en mi opinión esto podría ser a
largo plazo muy riesgoso puesto que al igual que Adela creo que al no intervenir y siempre aceptar las
demás posturas sin atenderlas ni meditarlas y sin realizar las criticas correspondientes, cualquier
individuo podría ser orientado por ciertas ideologías o corrientes consistentes que pueden terminar
desfavoreciéndolo en algún u otro aspecto. Por esto es que debemos pasar a las democracias de
pueblos y evitar el individualismo y la indiferencia con los demás ya que como mencione
anteriormente creo que la formación de un mejor mundo (moralmente hablando) es un deber en el que
todos debemos participar y como opino que ninguno de nosotros posee verdades absolutas
individualmente, es decir nadie puede llegar a juicios verdaderos de manera solitaria sin debatir con
otros, debemos compartir nuestras opiniones, con veneración pero al mismo tiempo críticamente,
apeando a un dialogo con adecuados fundamentos y así llegar a acuerdos intersubjetivos evitando esas
conductas que están perjudicando las relaciones solidarias entre las personas.
Para encarar este asunto pienso que es claro que el primer paso consiste en percatarnos de que nosotros
(todas y cada una de las personas que formamos parte de una sociedad) somos todos protagonistas en
la construcción de un mundo mas humano, somos los ciudadanos los encargados de formular los
juicios morales, incorporarlos, comunicarlos y regirnos a través de estos. Es decir debemos entrar
moralmente en una mayoría de edad y dejar de lado esa actitud de vasallaje fundamentalmente con los
gobernantes y ese comportamiento de clientes pasivos del estado, ya que opino que en principio el
estado debe procurar a sus ciudadanos la satisfacción de los derechos fundamentales que constituyen
los mínimos de justicia para el desarrollo de una vida digna, y me parece correcto y razonable que para
ello recaude dinero cobrando impuestos, pero no considero sensato que este estado asuma una posición
paternalista e intervenga en otros aspectos de la vida social que no le corresponden a el sino a todos los
ciudadanos, generándose así según mi opinión que los ciudadanos sean cada vez mas incapaces e
inútiles al igual que lo eran, a mi entender y a pesar del pensamiento común, los señores y soberanos
debido a que obtenían sus logros y beneficios no por su propio trabajo sino por el de los vasallos y
súbditos respectivamente.
Finalmente, considero que la solución a todo este asunto es evitar la perdida de tiempo con minucias o
problemas cuya importancia es mínima (como la manía “antifumador” a la que hace referencia Adela)
y hacer que los ciudadanos que ya se hallan percatado de su protagonismo en los aspectos antes
mencionados, principalmente los morales, difundan al igual que lo esta haciendo en este caso la
profesora de filosofía con los estudiantes a través del planteo de Adela, a los que aun no se dieron
cuenta, que todos los ciudadanos de una sociedad son los verdaderos protagonistas y los únicos
capaces de lograr un mundo mejor.
Federico Klein 6º Ing