You are on page 1of 13

César Vallejo

(Santiago de Chuco, 1892 - París, 1938) Escritor peruano. César Vallejo es acaso una de
las figuras de mayor relieve dentro del vanguardismo hispánico. De origen mestizo y
provinciano, su familia pensó en dedicarlo al sacerdocio: era el menor de los once
hermanos; este propósito familiar, acogido por él con ilusión en su infancia, explica la
presencia en su poesía de abundante vocabulario bíblico y litúrgico, y no deja de tener
relación con la obsesión del poeta ante el problema de la vida y de la muerte, que tiene un
indudable fondo religioso.

Vallejo y el entorno intelectual de su época

César Vallejo comenzó a relacionarse tempranamente -como Bachiller en Letras de la


Universidad de Trujillo - (1915)- con destacados artistas e intelectuales: Víctor Raúl
Haya de la Torre, José Eulogio Garrido, Alcídes Spelucín, Macedonio de la Torre, entre
otros, integrantes de "Norte", grupo liderado por Antenor Orrego. A aquella época
febril, sacudida por cambios sociales, políticos (mayor influencia de las Fuerzas
Armadas y progresivo deterioro de la oligarquía) e ideológicos (irrupción de la filosofía
marxista y del psicoanálisis), corresponden sus primeros versos publicados (2).

Ya en Lima hizo amistad con Manuel Gonzáles Prada y Abraham Valdelomar, e integró
el grupo "Colonida", gracias a éste último, enriqueciendo su visión del mundo a través
del contacto con nuevas corrientes europeas. A Gonzáles Prada -cuya muerte le afectó
profundamente- le dedicó el poema "Los dados eternos": Para Manuel Gonzáles Prada
esta emoción bravía y selecta, una de las que, con más entusiasmo, me ha aplaudido el
gran maestro.

El Vallejo que comenzaba a beber ávidamente de las fuentes del marxismo, pronto
comenzó a sentirse encerrado en ese círculo elitista que lo alejaba de las
muchedumbres, lo aislaba de sus emociones (Mariátegui). "Colonida" no fue más que
otra etapa, no menos importante que las que vendrían, que ahondó -luego de la muerte
de su maestro Gonzáles Prada- la íntima desesperación y crisis permanente en que ya se
encontraba inmerso el poeta

ESQUEMA DE SU OBRA: POÉTICA, NARRATIVA,


DRAMÁTICA Y ENSAYÍSTICA
La creación literaria de Vallejo se clasifica en los
siguientes géneros:
Poética (lírica y épica), Narrativa (cuentos y novelas),
Ensayística (crónicas y ensayos) y Dramática (obras teatrales).
Se suma a ello su densa producción periodística (artículos para
diarios y revistas). Entre paréntesis se menciona lugar y año de la
edición príncipe (primera edición) de cada obra.
A) POÉTICA:
- "Los Heraldos Negros" (Lima, 1919)
-" Tr i l c e" (Lima, 1922)
- "Poemas en prosa" (París, 1939)
- "Poemas Humanos" (París, 1939) .
- "España, aparta de mí este cáliz" (España, 1939) .
Los dos primeros poemarios fueron publicados en vida del
poeta. Los tres siguientes, de publicación póstuma, merecen una
explicación. Según Georgette, los Poemas en prosa fueron
escritos entre 1923 y 1929; los
nació dentro del conjunto anterior, en su último período, pero que
el poeta quiso que formara una unidad aparte, como homenaje a
los combatientes del bando republicano de la guerra civil.
Habría también que aclarar que la división y los títulos de
dichos poemas en Poemas en prosa y Poemas humanos,
fueron impuestos por Georgette, pues Vallejo no dejó la
instrucción de cual sería el título de dicho poemario ni el orden en
que se publicarían los poemas, ni menos si formarían bloques
diferenciados. El único poemario que dejó orgánicamente
realizado fue, como ya queda dicho, España, aparta de mí
este cáliz y fue precisamente el primero en publicarse
póstumamente, en
España, en enero de 1939, en una labor de impresión realizada
por los mismos soldados republicanos del Ejército del Este21 en la
imprenta de la abadía de Montserrat (Cataluña). Luego, bajo la
supervisión de Georgette y Raúl Porras, se publicaron en julio de
1939 (París, des Presses Modernes.
Au Palais Royal) los poemas póstumos de Vallejo que bajo
el nombre de
Poemas humanos englobaba a los Poemas en prosa,los
Poemas humanos
propiamente dichos, y a España, aparta de mí este cáliz.
Años después, se publicó la Obra poética completa
(Francisco Moncloa Editores S. A., edición y diagramación por
Georgette de Vallejo, bajo el cuidado de Abelardo Oquendo,
1968) que reproducía en facsímil los originales manuscritos; allí
quedó demarcada ya de manera explícita la obra poética
vallejiana:
- Los heraldos negros (publicado en 1919)
- Trilce (publicado en 1922),
- Poemas en prosa (escritos entre 1923-1929 y publicado
en 1939),
- Poemas humanos (escritos entre 1931-1937 y publicado
en 1939), y
- España, aparta de mí este cáliz (escritos en 1937 y
publicado en
1939).
Posteriores ediciones de las obras completas del vate
peruano han respetado tal división (conocida como edición de
Moncloa), aunque no han faltado las posiciones divergentes, de
parte de quienes consideraban lo
hecho por Georgette como invención suya. En 1978 Juan Larrea
publicó una nueva edición de los poemas póstumos de Vallejo
bajo otro orden: los agrupó en Nómina de huesos (1923-1936),
Sermón de la barbarie (1936- 1937) y España, aparta de mi
este cáliz. Como respuesta a este desorden se publicó en 1988
una nueva edición de las creaciones poéticas de Vallejo, bajo el
título de César Vallejo - Obra poética, coordinada por Américo
Ferrari y donde se ha preferido agrupar los ya tradicionalmente
poemarios conocidos como Poemas en prosa y Poemas
humanos bajo el título de “Poemas póstumos I”. Bajo el rótulo
de “Poemas póstumos II” figura
España, aparta de mi este cáliz. No obstante, la
distribución impuesta por
la edición de la Moncloa ha seguido siendo la más
mencionada, sin duda
por la costumbre.
B) NARRATIVA: NOVELAS Y CUENTOS:
-"Escalas"22 (colección de relatos y cuentos; Lima, 1923).
Se divide
en dos secciones perfectamente equilibradas,
tituladasCuneiforme s yCoro
de vientos, con seis composiciones cada una. La primera
sección agrupa
estampas lírico-narrativas cercanas al lenguaje poético empleado
en "Trilce"; la segunda consta de relatos que se acercan más al
género del cuento propiamente dicho, al que se puede calificar de
psicopatológico, con fuerza muy dramática; de entre ellos hay
que destacar el tituladoCera, que para muchos críticos es el más
logrado cuento de Vallejo, y “Más allá de la
vida y la muerte”23, relato éste que se podría calificar de
“fantástico”.
Algunos de ellos ya se pueden definir como
vanguardistas.
Las 12 relatos o cuentos son los siguientes: Muro
Noroeste, Muro
Antártico, Muro Este, Muro dobleancho, Alféizary Muro
occidental
(englobados enCuneiformes); y Más allá de la vida y la
muerte,
Liberación, Los caynas, El unigénito, Mirthoy Cera
(reunidos en Coro de
vientos).
"Fabla Salvaje" (novela corta o cuento largo de carácter
psicológico;
Lima, 1923). Fue publicada por Pedro Barrantes Castro en
su serie “La
novela peruana” publicación quincenal ilustrada (Lima, 16
de mayo de
1923). El argumento se centra en la locura de un campesino de
los Andes, Balta Espinar. Luego de observarse en un espejo que
se hace trizas ante su reflejo, Balta es presa de una angustia
espantosa. De un momento a otro se siente observado por un ser
fantasmal y termina por creer que se trata del amante de su
esposa Adelaida, quien se halla embarazada. Presa de celos,
insulta y maltrata a su mujer de la manera más innoble.
Abandona luego su cabaña, se sube a un risco y contempla el
paisaje que parece tranquilizarle por un momento, cuando de
pronto siente nuevamente la presencia del ser misterioso que le
roza la espalda; voltea ansioso para descubrirlo, pero pierde el
equilibrio y cae al abismo. Ese mismo día su esposa da a luz,
ignorante del espantoso fin de su esposo. Este relato es cercano
al género conocido como “fantástico” y nos recuerda mucho la
atmósfera y personajes de los cuentos de Edgar Allan Poe.
-"Hacia el reino de los Sciris " (Novela corta de tema incaico,
escrita entre 1924 y 1928, y publicada en 1944). La revista limeña
Nuestro Tiempo la publicó en tres entregas, en números
correspondientes a enero, marzo y mayo de 1944. Aunque se ha
descubierto que en 1931 el autor publicó pasajes o avances de
dicha novela en La Voz de Madrid. Mas que novela, es un
proyecto de novela, que el autor planeaba ampliar. Está
ambientada en el reinado de Túpac Yupanqui, quien junto a su
hijo, el príncipe Huayna Cápac, aparece en escena ampliando las
fronteras del imperio incaico y consolidando su grandeza. El título
alude al reino legendario de los sciris, situado en el actual
Ecuador. Preocupado por el alto costo de las campañas militares
el Inca decide suspenderlas y dedicarse a las labores de paz.
Pero ocurren una serie de desgracias que son interpretadas por
los sacerdotes como la ira de los dioses ante la desobediencia
del mandato primigenio dado al primer inca, de conquistar y
civilizar a los pueblos. Túpac Yupanqui reanuda entonces las
conquistas y envía a su hijo Huayna Cápac con un poderoso
ejército a la conquista del reino de Quito. Esta novela se inspira
en varios pasajes de los Comentarios Reales de los Incas,
aunque su intención no se centra en lo simplemente folklórico
sino que contiene un mensaje político-social, al igual que otros
escritos del autor de fines de los años 20 y comienzos de los 30.
-"El Tungsteno " (novela social o “proletaria”; Madrid, 1931).
Esta novela, la única que publicó en vida el autor, relata de
manera cruda la explotación y los abusos cometidos por la clase
dominante contra los indios y peones en una mina de los Andes.
Ello como consecuencia de la
penetración del imperialismo yanqui, ante el cual la clase
dominante nacional demuestra servilismo. El relato tuvo gran
acogida pues apareció en plena depresión económica mundial y
en medio del auge de las ideologías antiimperialistas, como el
comunismo, entre la clase proletaria. Es a la vez un ejemplo
temprano de novela indigenista que poco después popularizaran
Ciro Alegría y José María Arguedas; éste último ha reconocido la
marcada influencia que tuvo elTungsteno en su narrativa. El
relato, corto al ser comparada con otros de su género, ha gozado
también de popularidad entre los escolares peruanos, sin duda
por ser de esas novelas que se leen de un tirón (más adelante,
leer un análisis más amplio en el artículo “Dos narraciones de
Vallejo”).
-"Paco Yunque" (cuento realista, escrito en 1931 y publicado
en 1951). Se cuenta que la editorial española para la cual
trabajaba Vallejo le pidió un día un cuento infantil y así nació este
relato con una fuerte carga de denuncia social. Los editores lo
rechazaron por ser un relato “muy triste”. Actualmente, no existe
peruano que en sus años de escolar no haya leído el cuento,
reproducido en toda antología y texto escolar publicado en el país
(por ello mismo no nos extenderemos en él). Es una pequeña
obra maestra, pese a su sencillez estilística y al esquematismo de
su trama.
- Otros cuentos: El niño del carrizo, Viaje alrededor del
porvenir,
Los dos sorasy El Vencedor, escritos entre 1935 y 1936, y
publicadas
conjuntamente en 1967, dentro de “Novelas y cuentos
completos” (Lima, Francisco Moncloa Editores, edición
supervisada por Georgette de Vallejo). Aparentemente son solo
bosquejos narrativos, que el autor no pudo darles su forma
definitiva por su prematura muerte en 1938. No obstante,
merecen algunos breves comentarios, para satisfacer la
curiosidad:
EL NIÑO DEL CARRIZO.- Muestra momentos de la vida de un
niño,
observado por otro durante un viaje que realizan para conseguir carrizo
especial, material necesario para las andas de una procesión religiosa que
se iba a realizar en el pueblo donde viven. Llevan consigo a una jauría
formada por cinco perros. Los hechos observados son mínimos, pero el
narrador los resalta: como cuando el niño, de nombre Miguel, toma agua de
una fuente “arqueado a cuatro pies”, imitando a los perros. Su estructura se
asemeja a una estampa. No hay desenlace.
VIAJE ALREDEDOR DEL PORVENIR.- El protagonista, Arturo, es
administrador de una hacienda y está casado con Eva. Arturo se había
casado por conveniencia, pues Eva era parienta del hacendado, don Julio, y
gracias a esta unión fue ascendido de simple mayordomo a administrador
general, con un sueldo más elevado. Tienen una hija, pero el hacendado
don Julio, arrogante y hostigador, quiere un varón; ofrece incluso diez mil
soles de premio si la pareja logra hacer un “hijo macho”. Cabe resaltar la
figura singular del hacendado, de ascendencia italiana, despótico y frío, que
hablaba con dejo chino, pues había crecido al lado de los peones
coolíes, que eran explotados bárbaramente en las plantaciones de caña.
Pero la interrogante salta por si sola ¿cómo lograr un hijo varón por
voluntad? La pareja se desgañita: ¿cuestión de alimentarse bien o de
técnica amatoria? ¿o solo de simple suerte? Una madrugada, Arturo se
levanta bruscamente del lecho y medita en lo absurdo de todo ello. Sin
embargo regresa a acostarse con su esposa y una vez más “intenta” con
ímpetu hacer un hijo varón. Siete meses después nacerá una mujercita.
LOS DOS SORAS.- Juncio y Analquer son dos jóvenes soras
(indígenas) que
llegan a la aldea de Piquillacta, y recorren sus calles, contemplando
asombrados las casas y la gente, todo lo cual es nuevo para ellos pues
hasta entonces no habían salido de su tribu, circunscrita en una región muy
alejada de la modernidad. Analquer es el más equilibrado y Juncio el más
atolondrado. Los pobladores sienten rechazo por ellos y los llaman
“salvajes”, entre otros calificativos despectivos. Los niños, en cambio, les
siguen con curiosidad. Los jóvenes soras ingresan a la Iglesia del pueblo,
donde se celebraba una ceremonia religiosa; los niños les siguen. Juncio se
ríe a carcajadas mientras que Analquer se limita a contemplar pasmado el
ceremonial. La risa de Juncio contagia a los niños. Los feligreses se llenan
de ira por lo que consideran un sacrilegio, y a la salida de la Iglesia se forma
un tumulto. Llegan los gendarmes y se llevan preso a los dos soras.
EL VENCEDOR.- Este relato recrea la pelea entre dos escolares,
uno de
condición humilde, llamado Juncos y otro de “buena familia”, llamado
Cancio. El hecho ocurre en las afueras de un pueblo, después de clases. La
narración es en primera persona, de parte de uno de los alumnos, quien va
siempre acompañado de otro, llamado Leonidas. El narrador se circunscribe
a describir los gestos y acciones de ambos contrincantes; siente algo de
simpatía por Cancio, a quien conoce más que a Juncos. Este parece llevar
las de perder, pero reacciona y somete a su rival, a quien deja muy
maltrecho. Juncos es el vencedor, pero mientras todo el grupo de alumnos
retorna a la aldea, él se aparta a un costado del camino y se sienta con la
cabeza gacha. Leonidas se acerca y nota que está llorando.
C) ENSAYÍSTICO:
Vallejo publicó un libro de crónicas titulado“Rusia en 1931
” (1931)
y preparó para las prensas otro similar titulado“Rusia ante
el segund
o
plan quinquenal” (terminado en 1932 pero que fue
editado tiempo
después, en 1965).
Además, organizó dos libros de prosa ensayística y de
reflexión:
"Contra el secreto profesional" (escrito, según Georgette,
entre 1923 y
1929), y"El Arte y la Revolución " (escrito entre 1929 y 1931),
que reúnen diversos artículos, algunos de los cuales fueron
publicados en revistas y periódicos en vida del autor. Ninguna
editorial en España quiso publicarlas por su carácter marxista y
revolucionario. Fueron publicados en 1973 (Lima, Editorial Mosca
Azul).

D) DRAMÁTICO:
Aparte de haber destruido los originales de una primera obra
de teatro que titulóMampa r,24 Vallejo dejó inéditos cuatro
dramas que han sido proli- jamente editados por Enrique Ballón
Aguirre en dos tomos (Lima, Universidad Católica del Perú,
1979). Los cuatro dramas son los siguientes:
-Lock-Out (escrita en francés hacia 1930; el propio Vallejo
hizo una traducción al castellano que no se conserva) trata de un
conflicto obrero en una fábrica metalúrgica.
- Entre las dos orillas corre el río (escrita por los años 1930)
fue el producto de un largo y difícil proceso. Entre los títulos de
versiones anteriores se encuentran Varona Polianova, Moscú
contra Moscú, El juego
del amor, del odio y de la muerte y varias permutaciones
de este último.
- Colacho hermanos o Presidentes de América (terminada
en 1934). Una sátira que expone la democracia peruana como
farsa burguesa bajo presiones diplomáticas y de empresas
transnacionales.

E) CRÓNICAS Y ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS:


Se ha recopilado también la extensa producción periodística
vallejiana, desperdigada en diarios del Perú y de Europa. En tal
labor se han destacado Enrique Ballón Aguirre (Crónicas, 1984-
1985) y Jorge Puccinelli; este último ha editado las siguientes
publicaciones:
- Vallejo desde Europa, crónicas y artículos (1969, 1987)
acuciosa compilación de la obra periodística cumplida por César
Vallejo a través de tres lustros (1923-1938); y
- Obras completas de César Vallejo. Tomo II; artículos y
crónicas del
período 1918-1939(1997).
Las llamadas crónicas “Desde Europa” se destacan
particularmente por la atenta mirada del poeta del acontecer
cultural europeo y la percepción de la profunda crisis que
empezaba a socavar el modelo cultural europeo. Lo notable es
que no hay tema cultural que no toque con solvencia el poeta:
Vallejo habla lo mismo del cine que del arte cubista, del
surrealismo que de la vanguardia musical, de los falsos nuevos
poetas viciados por la retórica de la novelería, del verdadero
nuevo teatro, al igual que de la política, mostrando, como pocos,
una gran independencia de criterios propios y sólidos para
abordar sin desméritos las conflictivas relaciones entre la estética
y la ética. Vallejo veía en la animación y locura de las modas y las
formas una especie de movimiento cinematográfico muy del siglo
XX.

CESAR VALLEJO Y SU OBRA LITERARIA

César Vallejo (1892-1938) impone al proceso de la poesía


peruana una ruptura tan radical —o más— que la que produjo
Eguren. Con él comparte una misma y dolorosa experiencia de la
realidad como categoría negadora de los valores humanos, pero,
al revés de lo que intentó el autor de
Simbólicas, Vallejo decide hundirse en esa realidad,
asumiéndola como
único horizonte legítimo de la existencia humana. A la nostalgia
del espíritu solitario que se refleja a sí mismo en la perfección del
acto poético y a la sustitución imaginaria de la hiriente objetividad,
Vallejo prefiere la trágica confrontación con los límites e
imperfecciones del mundo concreto, la impregnación de su
destino personal con el dolor de todos y la inmersión de su
poesía en el flujo de una cotidianeidad que se esencializa al ser
vivida a fondo, incondicionalmente. De aquí emana la energía
que le permite imaginar finalmente un mundo distinto y mejor,
pero tan real como el presente, y la fuerza para intentar la
realización histórica de esa imagen desiderativa. Dialécticamente
Vallejo se abre hacia una positividad madura que, sin escamotear
el cimiento trágico de la existencia, dignifica la aventura terrena
del hombre y humaniza la realidad concreta del mundo. Le
confiere ("para que todo el mundo sea un hombre") un sentido.
Vallejo nació y vivió su infancia y adolescencia en un
pequeñísimo pueblo andino, Santiago de Chuco, y nunca dejó de
evocar las experiencias fundadoras de este tiempo primero: el
hogar ceñido a viejas tradiciones bajo el amparo bienhechor de la
madre; el ascetismo de la vida campesina y la omnipresencia de
contenidos y signos religiosos; el paisaje como inicial y
espontánea experiencia estética y al mismo tiempo como espacio
de trabajo y producción material; la miseria y la injusticia de la
sociedad campesina y los recursos míticos con que explica sus
carencias y las refiere a designios sobrenaturales; y, sobre todo,
en un nivel más profundo, el doble ritmo socio-cultural de un
pueblo mestizo pero aún desintegrado. Refiriéndose
especialmente a Los heraldos negros, Mariátegui privilegió,
como nota fundamental del arte vallejiano, su sentimiento
indígena (Mariátegui: 1928). Pero, por encima de la pluralidad de
factores que impactaron en la conciencia inicial de Vallejo, parece
ser el desconcierto, una aguda sensación de confusión y
debilidad frente a las dolorosas incógnitas de la existencia, la
huella que más, profundamente marcó el periodo formativo del
poeta. Es sintomático que el estribillo del poema inicial de su
primer libro: "Yo no sé!", exprese precisamente ese desconcierto
ante la vida,, ente el dolor y el absurdo que parecen dominarla
En cierto sentido las experiencias posteriores, primero en
Trujillo (1910-1917) como estudiante y miembro del grupo
formado alrededor de Antenor Orrego, más tarde en Lima (1918-
1923, con un breve retorno a Trujillo y Santiago de Chuco)
intensamente dedicado a la literatura y con eventuales trabajos
en la docencia y el periodismo, e inclusive durante su estada en
Europa (a partir de 1923), pueden entenderse como tentativas de
resolver mediante aproximaciones distintas que a veces sin
embargo se acumulan, las incógnitas que hirieron desde muy.
temprano su sensibilidad. Durante los años limeños y los
primeros de Europa Vallejo ahonda el examen de la condición
humana, centrándolo en su propia vivencia, marcada a fuego por
dos acontecimientos infaustos: la muerte de su madre (1918) y su
encarcelamiento en relación a una asonada en su pueblo natal
(cuatro meses, entre 1920 y 1921), sin obtener otra conclusión
que no sea un estoico fatalismo y consiguientemente una
profundización en el sentido trágico de la existencia, apenas
aliviado por un creciente y cálido sentimiento de fraterna
solidaridad con sus semejantes. Más tarde, conforme va
asumiendo el marxismo y comprometiéndose en la militancia
partidaria, en relación con los Partidos Comunistas de Francia y
España y el Partido Socialista del Perú, fundado por Mariátegui,
Vallejo comienza a encontrar respuestas a sus preguntas iniciales
y deriva su obsesionada introspección hacia el auscultamiento de
las condiciones sociales de la existencia y hacia el sentido que
portan los sucesos históricos de su tiempo, en todo lo cual es
evidente la acción de sus experiencias adquiridas en los viajes a
Rusia (1928, 1929, 1931) y sobre todo el impacto de las luchas
políticas en España y la tragedia de su Guerra Civil.
Su poesía expresa, en sus rasgos básicos, este mismo
itinerario: "la circunstancia histórico-social que contempla el poeta
durante sus años en el viejo continente, lo lleva a postular una
explicación que ya no es individual ni idealista, sino interpersonal
y objetiva […] el hombre "golpeado" o "encarcelado" de los
primeros libros, en Poemas humanos aparecerá como el
trabajador expoliado [...]. Pero este mismo hombre, al descubrir
su situación y reconocerse en losotros, en sus semejantes,
adviene en su miseria a la capacidad de re-humanizar la vida y
convertirse en constructor de un nuevo régimen social. En esta
forma, el mal llamado pesimismo de Vallejo se colora de una
fuerza que concierta con el enfoque de la lucha clasista y la
dialéctica de la historia humana. Lo que está en debate y se
cuestiona ya no es un designio personal, ni el fracaso de Dios o
la trampa del lenguaje; es la crisis de un sistema […] y
descoyuntamiento de un juego de valores enmascarador"
(Escobar: 1973, 328-329). Subyace también en este tenso
proceso vital las precarias condiciones de existencia material que
tuvo que soportar Vallejo, con frecuencia hundido en la
miseria, durante
casi toda su vida (Coyné: 1957, 1968;Monguió:
1960;Espejo: 1965; G. de
Vallejo: 1959, 1968).
En vida Vallejo publicó sólo dos libros de poesía: Los
heraldos negros
(1918) yTrilc e (1922); después de su muerte aparecieron
España, aparta
de mí este cáliz (1939) y Poemas humanos (1939) que
contenía España..., Poemas en prosay Poemas humanos, todo
lo que ha sido recogido en Obra poética completa (1968). En
narrativa Vallejo editó Escalas melografiadas(1923), Fabla
salvaje (1923) y El tungsteno (1931). Este
material, más otros textos que no se habían publicado en libro e
inéditos, fue recopilado en Novelas y cuentos completos
(1967). La prosa ensayística y de reflexión está representada por
Rusia en 1931 (1931) y los libros póstumos Rusia ante el
segundo plan quinquenal (1965), El arte y la
revolución (1973) y Contra el secreto profesional (1973).
Queda todavía
algún material inédito, del que se tiene referencia generales o se
conoce sólo fragmentariamente, falta recopilar convenientemente
su vasta producción periodística y algunos textos, especialmente
poemas tempranos que no han sido recogidos en libro. Falta
sobre todo una edición crítica de su obra.
Evidentemente el más alto valor de la obra vallejiana reside en
su poesía, lo que no resta méritos a su prosa de ficción y de
reflexión que a veces tiene consistentes vínculos con algunos
poemas (Monguió: 1960;
Espejo: 1965; Ballón: 1974) y que siempre actualiza
sistemas de
significación que, al margen de su valor intrínseco, contribuyen a
esclarecer y contextualizar el discurso poético del autor. En el
origen de éste se descubre la marca modernista, pero, casi al
mismo tiempo, se descubre también una voluntad de deslinde y
superación. Tal vez la muestra más notoria de este movimiento
sea la, corrección hecha por Vallejo, para su publicación en Los
heraldos negros, de sus poemas más tempranos. Basta
recordar que los versos 11-12 de "Los heraldos negros": "esos
golpes sangrientos son las crepitaciones/ de algún pan que en la
puerta del horno se nos quema", sustituyen a estos otros de la
primera versión: "son esos rudos golpes las explosiones súbitas/
de alguna almohada de oro que funde un sol maligno". En la
poesía de Vallejo se produce entonces una rápida y certera
superación del modernismo, en especial del modernismo
peruano, en sus manifestaciones chocanescas, y casi
paralelamente, con igual prontitud y' eficiencia, una asimilación
crítica de las novedades de la vanguardia. De aquí queTrilc e,
publicado pocos años después deLos
heraldos negros, evidencia que. Vallejo, ha alcanzado una
espléndida
originalidad. Ciertamente es posible encontrar enTrilce ecos de
diversa procedencia, desde los clásicos españoles hasta los
simbolistas y los vanguardistas contemporáneos (Abril: 1958,
1962), pero todo esto no es