La Voz del pueblo

LA GACETA DE NOMEOLVIDES

LAS VOCES DE LA PROTESTA
Vol. 1 N 3

Contenido
La conciencia de Nomeolvides La corrupción: Causa de Miseria en Colombia. Ética y conflicto de interés Es idiosincrasia colombiana hacer banquetes con el erario de las obras públicas y privadas? Mi villano favorito: la Interventoría colombiana El sistema de contratación en Colombia Obras inconclusas en los municipios por la corrupción Ingeniería civil…. “una verdadero tesoro en el fortuito cambiar de los tiempos” ??... La problemática que vivimos en medio de la contratación publica y el Desarrollo de las obras. La ingenieria colombiana y el sistema de contratación Cuando se pierden los valores éticos en la práctica de la ingeniería Cero criticas, es un llamado a la reflexión en busca de un buen accionar La olla podrida Idiosincrasia heredada por la ingeniería civil. Vicios y buenas prácticas en la construcción estatal Problemática de la contratación en el pais Una realidad actual Cuando hay una piedra en el camino… PROBLEMÁTICA DE LA CONSTRUCCIÓN Ensayo crítico Sin título 1 3 4 4 5 6 7 8 9 11 11 12 13 14 15 16 17 18 18 21 22 23 24

La gaceta de Nomeolvides

Vol. 1 N° 3

Página 2

La conciencia de Nomeolvides
Rafael E Pupo M

Hoy, en Nomeolvides, se vive un ambiente de resignación, recelo y decepción. Los pobres, por no decir mediocres, resultados de las obras de infraestructura que se dan por medio de la contratación pública, no cumplen con las expectativas mínimas ni contribuyen al desarrollo estructural del municipio. Falta de planeación, incumplimiento en los tiempos de ejecución, despilfarro de recursos y detrimento de las obras al poco tiempo de su conclusión, son algunas de las más frecuentes quejas por parte de la comunidad.

Estas quejas, a su vez, han generado un sentimiento generalizado de rechazo por parte de los habitantes del municipio hacia los tres principales causantes de la problemática: la ineficiencia de los mecanismos de control, el no-profesionalismo de los contratistas y la arraigada corrupción en la administración pública. El primero se refiere a las fallas en la labor de la Interventoria. El objetivo de ésta, es, precisamente, verificar el cumplimiento de las obligaciones adquiridas por el contratista. En contraposición, la realidad sugiere que, en algunos casos, el objetivo de dicha labor se nubla por la aparición del

riesgo moral; es decir, la Interventoria busca objetivos económicos personales en detrimento a los intereses del municipio. Palabras más, palabras menos, el funcionamiento ideal de la Interventoria falla por culpa de la corrupción. El segundo causante es la falta de un concepto que, por definición, es responsable, ético y de excelencia. El profesionalismo de los contratistas debe servir como fundamento para que sus decisiones y objetivos estén alineados con los de la comunidad, de tal forma que cada una de las determinaciones del contratista, consideren el beneficio de la población. En Nomeolvides, el profesionalismo, si es que existe, debe estar escondido en los lugares más recónditos jamás visitados, porque aún no ha hecho su aparición en la contratación de obras públicas. Ahora bien, en cuanto al tercer causante, no hay mucho que decir, pero sí mucho que pensar. La corrupción es un fenómeno global. Ningún país se salva de los corruptos. Eso sí, algunos han logrado minimizarla, mientras que otros son testigos del aumento indiscriminado de ella en sus ramas de poder. El egoísmo y los intereses de unos pocos han acabado con las posibilidades de la población más vulnerable. Sus facultades les han permitido perpetuar sus monopolios y así enriquecer sus bolsillos a base de recursos públicos. El 1, 2 y 3 llevan a una misma conclusión: la mala planeación, ejecución y revisión de la contratación de las obras públicas de infraestructura son el resultado de la satisfacción de los intereses de unos pocos. La conciencia de esos pocos no funciona, y por tanto, el conducto que transmite la recepción de los juicios éticos de sus actos está averiado. En Nomeolvides estamos en crisis. La crisis, es una crisis de conciencia.

La gaceta de Nomeolvides

Vol. 1 N° 3

Página 3

La corrupción: Causa de Miseria en Colombia.
Heider Castilla Guardo

La problemática general en nuestro país siempre ha estado conformado por un círculo vicioso, que muchos especulan a cerca del inicio, el narcotráfico, la guerrilla, los paramilitares, la delincuencia común, el desempleo; pero si tenemos claro cuál es fin, un pueblo que sufre, que derrama lagrimas de dolor día tras día cada vez que secuestran un hermano o que mueren en un combate sin causa, familias inmersas en la miseria, niños que se acuestan a dormir sin probar un bocado de comida en todo el día, pero sin embargo vemos en las estadísticas que nos muestra el Dane que la economía del país va en alza, que la tasa de desempleo del país sigue bajando, todo esto son mentiras para ocultar la verdad del inicio de este círculo vicioso. Este círculo que inicia en

el estado, en ese gobierno infectado de corruptos que solo piensa en llenar sus arcas a costa de todo un pueblo, sin importar todo el sufrimiento que puedan causar. La contratación de obras públicas es una rama de esa corrupción que muchos contratistas han permitido, entregando altas comisiones, prebendas, dadivas que traen como consecuencia la afectación de la ejecución normal de la obra o en el peor de los casos solo utilizan al contratista para la firma y le ofrecen a este un pequeño porcentaje del valor del contrato. Hasta que punto hemos llegado que los contratistas financian las campañas políticas de estos sin vergüenzas, con el objeto de adjudicarse contratos, que a su vez son manipulados, con procesos licitatorios fraudulentos, con Interventoria manejadas a su antojo, con obras inconclusas. Pero ante la sociedad son vistos como “personas respetables”, grandes empresarios, con mansiones, carros lujosos, etc. Y la pregunta es: ¿Hasta cuándo seguiremos de esta manera? Somos 44 millones de colombianos y esa franja corrupta es muy pequeña en comparación con todos los millones de ciudadanos que queremos un buen país. ¡¡Despertemos!!

Ética y conflicto de interés
Diana Paola Martínez González La ética según su origen significa costumbre, es decir, en cada acto que se comete a diario se refleja o no la ética. Si analizamos lo que significa costumbre, práctica social arraigada, se puede afirmar que la corrupción data desde siempre, gracias a que las costumbres del hombre desde la creación son las del “engaño”; es por esto que hoy vivimos lo que se llama conflicto de intereses. Existe un “querer tener y ser” que no permite que el hombre como ser humano vea mas a allá del poder, de querer ser el primero y se enfoque más en crecer como ser humano, romper con el paradigma de la costumbre y realizar constantemente actos éticos.

La gaceta de Nomeolvides

Vol. 1 N° 3

Página 4

Conflicto de interés, en general, ha sido definido como una situación donde un juicio o acción que debería estar determinado por un valor primario definido por razones profesionales o éticas, podría estar o aparecer influido por un segundo interés. O sea, dejamos de actuar por nuestro deber profesional, motivados por razones que se separan de nuestro quehacer. En ese sentido, la ingeniería es una actividad humana, cuyo fin último es transformar la naturaleza para lograr el confort humano, y dentro de lo posible, mejorar la calidad de vida. Por ende, cuando se presente la situación en que dejemos de actuar motivados por la búsqueda de este fin profesional, es cuando la sombra se cierne sobre nuestra profesión. Cabe cuestionarnos, donde nacen los grandes conflictos de interés para los ingenieros hoy en día, esos puntos donde la delgada línea que delimita lo correcto e incorrecto se pierde. Estos

nacen en lo que mencionábamos como el “querer ser y tener”, en otras palabras sed de ambición y de gloria. En conclusión, el conflicto de intereses está íntimamente relacionado con el problema de la corrupción, esta última es una forma de conflicto de intereses buscado o aceptado, en que el interés propio no es legítimo. Los conflictos de intereses son problemas éticos muy generalizados que, precisamente por esta razón, merecen una atención especial, tanto desde el punto de vista legal como del de la ética aplicada a las organizaciones y profesiones.

.

Es idiosincrasia colombiana hacer banquetes con el erario de las obras públicas y privadas?
Jaime Maldonado Acosta

La corrupción hace tiempo se pensaba que era causada por p

inocentón. Ya la fama corrupta de nuestro país ha traspasado muchas fronteras y es triste escuchar que “Todo Colombiano es ladrón, mientras no se pruebe lo contrario” tal como decía Germán Puyana en su libro “Cómo somos los colombianos”. La corrupción es un camino casi obligado para muchos colombianos y comienza por la falta de valores en la familia y en la sociedad. Con frases como “no quiero que mis hijos sufran lo que yo sufrí”, estamos enseñando a nuestros hijos al facilismo, a conseguir las cosas sin esfuerzo, el “dinero fácil”. Esa cultura, se alimenta con la falta de valores, la irresponsabilidad para asumir nuestros compromisos y el oportunismo que también conocemos como “avionadas” y que para desgracia muchas veces en la sociedad colombiana nos convierten en héroes ejemplares a seguir. Que triste que nos conozcan internacionalmente como “tumbadorcitos y trampositos”. La corrupción es un mal que no solo ocurre en la política, también la vemos pasearse muy oronda y soberbia en medio de las contrataciones de las obras públicas y privadas. Impresionante ver diariamente publicaciones en los me-

ura necesidad, pero la realidad nos muestra que la mayoría de los casos es parte de una cultura en desarrollo gracias a la permanente justificación que todos pretendemos darnos cuando nos vemos alcanzados por algo que se vislumbra como un principio de corrupción, es muy común oír razonamientos como que no tiene nada de malo dar una ayudita a un amigo a cambio de su cariño económico: “simplemente es una ayuda, un pequeño servicio ó un favor

La gaceta de Nomeolvides

Vol. 1 N° 3

Página 5

dios que se refieren al festín que hacen los constructores, interventores, funcionarios, abogados, etc., con los presupuestos públicos y también los privados. Así como nos hemos vuelto insensibles con la violencia, nos hemos vuelto frívolos con la costumbre generalizada del CVY (Cómo voy Yo), del “Dulce” ó “la mordidita” en las contrataciones. Pero a esto hay que ponerle freno, con una educación abierta a estos temas desde la escolaridad, donde se cultiven los valores. También debemos cambiar paradigmas, desaprender todo facilismo que nos ha arrastrado a la idiosincrasia de la corrupción. Tenemos que enseñarles a nuestros hijos que las cosas no son fáciles, primeramente debemos dar el ejemplo mostrando nuestro sentimiento de satisfacción al conseguirlas cosas con esfuerzo, es decir, no quejarnos tanto por nuestro trabajo, ni por nuestras responsabilidades y deberes. Casualmente, por el reciente deceso del gran escritor costeño leí una de sus publicaciones irónicas donde se refería a que “Colombia debería crear una facultad para otorgar el título

de corrupto profesional… lidiamos los colombianos con tanta podredumbre… bien podemos hacer un aporte a la humanidad fundando la primera Facultad de Corruptología… nos hemos dedicado a producir corruptos… produzcamos los mejores corruptos del mundo… En el paraninfo estarán grabadas las famosas palabras del doctor Julio César Turbay Ayala según las cuales hay que reducir la corrupción a sus debidas proporciones". Es un compromiso de nosotros los líderes de la ingeniería y la construcción de proyectos, que a través de todas las Instituciones, estamentos y sociedades promulguemos las BUENAS PRÁCTICAS en las contrataciones públicas y privadas, denunciando sin miedos las malas costumbres y los malos hábitos que se vienen dando por causa de la corrupción. Es más debemos insistir ante el gobierno y el congreso, que a los estudiantes de pregrados se les ponga en conocimiento el tema y se les instruya y concientice con los manuales de buenas prácticas en la contratación pública y privada.

Mi villano favorito: la Interventoría colombiana
José Ricardo Orjuela Carrascal

El villano…

tor de mi obra, una hormiga de un gran sistema de corrupción que se esmeraba por empañar la visión clara de un futuro sostenible, basado en el bien común. La interventora en Colombia es una herramienta mal usada, otra arma de doble filo que ha ayudado a desangrar al pueblo, quizás el retoño más destacado de una sepa de corrupción al interior del erario público. Obras atrasadas, incrementos exagerados en los costos iníciales de los proyectos son piezas del banquete del cual se alimenta a diario.

A ciencia cierta nunca supe si la dirección de su casa era la verdadera, ni si su situación económica era tan precaria como lo decía reiteradamente, y mucho menos si sus buenos deseos eran sinceros, con seguridad solo puedo decir que los únicos recuerdos claros que tengo de él, eran su gusto por la cerveza, el sedentarismo del cual hacia evidencia, las veces que llegaba a la obra, el sarcasmo que lo acompañaba y el gusto por la plata fácil. Ese era el interven-

Algunas cifras… En diferentes escenarios, algunas entidades de control del Estado han hecho una revelación escalofriante: el costo estimado del fraude en Colombia es de 4,2 billones de pesos al año. Esta cifra, de ser ajustada a la realidad, implica muchas cosas: que el costo del fraude, la corrupción, la mala administración, el despilfarro, la pérdida de economías de escala y toda la

La gaceta de Nomeolvides

Vol. 1 N° 3

Página 6

gama de atentados contra la eficiencia y la transparencia de la administración pública, le cuesta el equivalente de un salario mínimo mensual a una familia típica de 5 miembros. 4,2 billones de pesos equivalen a casi 2 veces el presupuesto total de Coldeportes, 2 veces el presupuesto del Sena y 1,8 veces el presupuesto del Icbf. Solo cifras basadas en hechos comprobados, faltando aun los robos no descubiertos y las acciones de aquellos personajes de corbata blanca que “hacen un poquito y roban exponencialmente”. ¿Y quién podrá ayudarnos? Y es que a este país le hacen falta súper héroes, pero… ¿Qué es un súper héroe? Una definición propia seria: persona honesta, llena de conciencia social y espíritu luchador en pro del bien común más allá de los estándares normales. ¿Dóndes encontrarlos? ¿Existen? ¿Usted conoce alguno? ¿Qué tan alto son los estándares de conciencia social de la comunidad donde

vivimos? Hacia donde miramos, solo encontramos grandes señales de peligro, mas de lo mismo… Los Héroes… La sociedad, las comunidades más concretamente, quienes son los receptores de nuestras obras civiles y quienes serán los usuarios de estas. Deben ser veedores, mecanismos de prevención contra el robo y el despilfarro de recursos, personas comprometidas con el bienestar de la comunidad, con ética profesional y tenacidad para saber tomar decisiones ante adversidades. Entonces...¿Interventoria a la Interventoria?. ¿Abolimos la interventoria de obras? O quizás sea el comienzo de implementar un cambio de mentalidad, de creencias y de redireccionamieto del pensamiento hacia lo que en verdad necesita el pueblo, y no solo a lo que necesitan unos pocos. Todos podemos ser héroes, yo lo soy!... y usted?

.

El sistema de contratación en Colombia
Javier Enrique Vásquez Díaz

Dolor de patria, es el sentimiento generalizado entre los colombianos que por razones profesionales o de simple lógica, vemos como la contratación estatal en este país adolece de múltiples fallas que conducen a trabajos de infraestructura de baja calidad, extemporáneos, con sobrecostos y sin mayor respeto por los comerciantes del sector en que se hacen las obras o por los sufridos peatones y conductores que a diario utilizan esa zona especifica para transitar. Estas fallas son un producto natural de la desidia nacional: ESTADO-CONTRATISTASINTERVENTORES-CIUDADANIA. Todos por igual somos culpables del deterioro de las finanzas

publicas , de la corrupción campante en la contratación publica y de la mala calidad de las obras realizadas con el erario publico. Somos culpables LOS FUNCIONARIOS PUBLICOS , pues para satisfacer a los caciques políticos o por ganarnos algunos pesos , amañamos las licitaciones o favorecemos a un contratista determinado con las pequeñas obras que aparentemente nadie quiere cuando la realidad es que se maneja la política del ocultamiento y el desconocimiento a favor de una camarilla de contratistas. Somos culpables los CONTRATISTAS, pues nos guía solo el interés económico y no la satisfacción de los sacrosantos intereses del pueblo colombiano –con marrullerías y leguleyadas tratamos de aumentar los costos iniciales del proyecto en base a las falencias de la letra de los contratos firma dos por el ESTADO, la utilización de materiales de baja calidad , y el incumplimiento de las obligaciones contractuales. Somos culpables los INTERVENTORES, por no asumir nuestras obligaciones fiscalizadoras del cumplimiento de lo pactado entre los particulares y el Estado, y no lo hacemos por que casi siempre somos parte del conglomerado del contratista , es decir contratamos y nos vigilamos nosotros mismos, por eso ANDRES URIEL GALLEGO HENAO, ex ministro de transporte

La gaceta de Nomeolvides

Vol. 1 N° 3

Página 7

afirmo con conocimiento de causa que ¨ Las interventorias deben representar a la NACION y quienes las hagan deben comprometerse para que el desarrollo de la infraestructura no resulte tan costoso. ´¨ además ¨¨…tienen la responsabilidad de vincular a la comunidad en las obras con mecanismos que faciliten la participación y la veeduría ciudadana.¨¨ y finalmente hizo referencia la necesidad de que los interventores ya sean personas jurídicas o naturales , deben ser independientes a los conglomerados empresariales que contratan con el estado obras de infraestructura. Por ultimo somos culpables los CIUDADANOS de este país , por toda la corrupción y especialmente por el deterioro de la infraestructura vial a todo lo largo, ancho y profundo de nuestra geografía nacional, pues elegimos personas no por sus hechos o decires, sino por los beneficios personales, dadivas, prebendas burocráticas o contratos que podamos recibir en su accionar diario al frente de los destinos de la patria ya como concejales, diputados, congresistas, presidente , gobernadores o alcaldes, SOMOS CULPABLES porque no hacemos un seguimiento a las leyes, ordenanzas y acuerdos que tienen que ver con autorizaciones para endeudamiento publico tendiente a la realización de obras de interés general, SOMOS culpables porque no somos capaces de organizarnos para supervisar el desarrollo de las obras y por ende el cumplimiento cabal de las estipulaciones del contrato, SOMOS CULPABLES, porque no exigimos la conformación de gerencias para cada .

proyecto sin importar su tamaño, y que estas gerencias estén conformadas por ONG o LAS CAMARAS DE COMERCIO del país, SOMOS CULPABLES , porque no enseñamos a nuestros vecinos y no los capacitamos para que sean veedores ciudadanos que con honestidad y firmeza enfrente y emplacen a los contratista y al Estado para que las cosas se hagan de acuerdo a lo pactado, SOMOS CULPABLES, los ciudadanos que desde las aulas de las facultades de INGENIERIA, no les enseñamos ética profesional a los futuros contratistas del ESTADO, a fin de que sean capaces de rechazar los contratos lesivos para la comunidad, es decir, aquellos contratos en los cuales hay que dar diezmos, coimas y pagos de peaje , que disminuyan el presupuesto real de la obra y hace que estas sean mal hechas , con materiales de baja calidad y por ende en detrimento de las especificaciones del contrato. Si todos SOMOS CULPABLES, es hora de reivindicarnos con nuestra PATRIA, dejando de lado la molicie y el dejar hacer, dejar pasar, y todos a una como en FUENTEOVEJUNA, levantemos nuestra voz común contra la corrupción que azota a nuestro país, rechazando las injerencias de grupos ilegales –narcos, bacrim, delincuencia común – en el marco de la contratación publica y exijamos a nuestros gobernantes mayor transparencia en la adjudicación de contratos y que estos sean producto de estudios y diseños serios y que sus presupuestos sean acorde con la magnitud de la obra a realizar para evitar costos adicionales que superan a veces el presupuesto inicial de la obra dada.

Obras inconclusas en los municipios por la corrupción
Pedro Manotas Torres Las alcaldías y las gobernaciones deben tener un plan de desarrollo de acuerdo a sus programas de gobiernos para ser presentado ante la nación y este con sus respectivos ministerios asignan los recursos para poder llevar a cabo estas obras. El gobierno nacional cuando ya asigna los recursos, se esfuman de las alcaldías sin terminar las obras de acueducto, alcantarillado o de vías, debido a que la mayoría de las obras presentan sobrecostos, aunque también encontramos sobredimensionamientos y fraccionamiento de contratos; cabe anotar que en muchas de ellas los detrimentos son del ciento por ciento, es decir, que el dinero se desembolsó en su totalidad, pero la obra nunca termina. Las inspecciones realizadas a los municipios han dejado muchas cosas al descubierto. Por ejemplo: a un acueducto del municipio de SIMITI que se pensaba construir en su totalidad se le asignaron 3.500 millones de pesos. Hoy se encuentra en total abandono ya que solo llegaron

La gaceta de Nomeolvides

Vol. 1 N° 3

Página 8

hasta la primera fase que fue la construcción del tanque de almacenamiento.

Este es el pan de cada día en el país con todo tipo de contratos que se asignan, ya que esto es otro negocio que los políticos tienen, para poder sacar dinero dándoles estos contratos a personas conocidas para que puedan darles algo ellos y llenarse más sus bolsillos. según La Ley 80 del 1993 dice: (llamada Estatuto de la Contratación Oficial) y eje central de toda la legislación sobre contratación, es suficiente, claro, flexible y muy conocido entre los involucrados; la Ley 1150 de 2007, el Decreto 2474 de 2008, (modificatorios de la Ley 80 de 1993), son siempre invocadas en los Contratos oficiales, como símbolos de legalidad y transparencia, pero una cosa en invocarlas y otra es cumplirlas y hacerlas cumplir dentro del trascurrir de la contratación, como ocurre en un país donde ‘hecha la Ley hecha la trampa’. Para contrarrestar esa trampa se aplica la Ley 734 de 2002, llamada Código Único Disciplinario, la Ley 190 de 1995 (Estatuto Anticorrupción) que establece obligaciones de los funcionarios públicos para prevenir el fenómeno, así como mecanismos de control social sobre la gestión pública; (Estatuto Anticorrupción), el Código de Procedimiento Penal, el Código Penal y otras normas encargadas de controlar la corrupción administrativa. Qué bonito se escucha y se lee estas leyes que solo quedan escritas y no se colocan en práctica, ojala que se colocaran en marcha para beneficio de toda la población que es la más afectada en todo esto, porque con el dinero que se han enterrado en estas y otras obras inconclusas es dinero que hoy le está haciendo falta al país para combatir las dificultades en salud y educación.

Otro caso: un polideportivo que se había planeado construir en este mismo municipio se le invirtieron 225 millones. Hoy, este escenario se encuentra en total abandono.

De tras de todo esta encontramos una mala planeación en cuanto a la construcción de estas obras y la corrupción por parte de la misma alcaldía de no utilizar todo el dinero requerido para esta obras y poder ser utilizado para beneficio propio.

Ingeniería civil…. “una verdadero tesoro en el fortuito cambiar de los tiempos” ??...
Richard Ruiz Ortiz

El progreso paulatino de los países subdesarrollados como el nuestro, exige cada día más la existencia gobiernos comprometidos y la participación de profesionales ético-proactivos que propendan por un crecimiento exponencial de los factores económicos que apalancan el país procurando mantener la equidad social en los

pueblos y evitando así la polarización del poder. En este orden de ideas, el ingeniero civil juega un papel importante pues está íntimamente relacionado con el erario público, al manejar recursos del estado y materializarlos en obras de

La gaceta de Nomeolvides

Vol. 1 N° 3

Página 9

desarrollo para el país, es decir, en soluciones para la gente.

das según sus intereses. Como se hace esto? Acaso esto no viola la ley? Pues bien, es claro que se han hecho muchos avances desde la ley 80, pasando por la ley 1150, y finalmente con las reglamentaciones del decreto 2474 y otros, lo cual hace pensar que las políticas de estado intentan controlar cada día más la subjetividad en la contratación, pero todavía existen muchos vacios de ley que le permiten a aquellos orquestan las entidades tener cierta “autonomía”, término que ha sido mal interpretado y aprovechado según la conveniencia de estos. Todos sabemos que la fuente de discordia de los pueblos desde sus orígenes es la desigualdad, esto ha desencadenado las más grandes revoluciones y batallas, por tanto se entiende el ánimo de un gobierno que dice ser demócrata en presentar estas iniciativas, pero dejando un espacio “que no todos ven” para mantener algo de subjetividad, lo cual suelen llamar dentro de su argot “micos de ley”. Dicho esto la tendencia indica que la corrupción se desarrolla principalmente desde un sentido, gobierno o funcionarios hacia “contratistas”, y que lo que continua posteriormente es simplemente algo que nos enseñaron en las aulas donde toda acción genera una reacción, sin dejar de lado la incertidumbre que pueda existir en ello, pero como también nos enseñaron que todo es relativo según sea de donde se mire, y el espacio en que se desarrolle se aplica mas la conveniencia que la objetividad, esto lo resumen los abogados en una frase también común en su jerga como es “hay leyes para el SI y hay leyes para el NO”. Lo triste de todo esto es que sin querer se profana la memoria de grandes maestros (newton, Eisemberg, Einstein) al ver como sus principios se usan de forma tan acomodada para distorsionar la realidad. Por último y como reflexión es importante pensar que sucedería en este país si desarrolláramos políticas claras dentro de un marco legal sin micos, que influyan a la corrupción de los pueblos. El ingeniero está llamado a no ser inferior a su responsabilidad con el progreso de su entorno,

A partir de este hecho puede considerarse como la profesión que genera más impacto en la sociedad, al moverse desde las altas esferas del gobierno hasta las gentes más humildes y necesitadas. Sin embargo se ha relegado la labor del ingeniero hoy en día, pues hay quienes ven en su oficio “un fin y no un medio” (como debe ser) para mejorar su estabilidad financiera, dejando de lado los criterios éticos y transparentes de ejercer su profesión. Donde está el problema? Se nos educa así? o simplemente el medio los corrompe? A diario vemos como los diferentes procesos públicos se ven envueltos en telarañas de corrupción en los cuales la participación de los ingenieros se hace notar o al menos es más visible, sin embargo toda el agua sucia no es para ellos, pues está claro que el sistema político actual en su mecánica de manejo del poder y de lo estrecho del camino para participar en igualdad de condiciones en ciertas espacios puede llevar a que este se adapte, por su simple naturaleza de humano…se trata de subsistir en el sistema, lo que puede hacer pensar que es un tema más de supervivencia que de criterios ético-morales, no queriendo decir con esto que esta práctica sea aprobada. Analizando un poco esto es común ver como el gobierno o sus funcionarios convierten estos escenarios “de participación abiertos” con practicas enmarcadas en lo legal pero orienta.

La gaceta de Nomeolvides

Vol. 1 N° 3

Página 10

La problemática que vivimos en medio de la contratación publica y el Desarrollo de las obras.
INGRID BURGOS GUERRA
Desde mi punto de vista y experiencia propia en el ámbito de la construcción, puedo permitirme exponer las diferentes y de tomar decisiones que impliquen el mejoraprincipales falencias que giran alrededor de tomiento de los procesos, será que no nos gusta do el proceso de contratación pública y adjudihacer nada con calidad???? , O preferimos cación de los proyectos que deben tener como hacer las cosas dos o tres veces aunque estén eje central el desarrollo y el progreso de nuesmal???, ya que hacerlas bien implica que no retras ciudades. pitas el proceso y por lo tanto no generes mas ingresos. Este pensamiento hay que cambiarlo radicalmente. Considero que es fundamental antes que nada la formación profesional y el mejoramiento en la calidad de los servicios ofrecidos en las distintas instituciones universitarias, a partir de allí, las empresas deben concientizar constantemente a sus ingenieros (empleados) del verdadero propósito de la construcción de las obras, todos tenemos medios para sobrevivir y es lógico que pensemos en el factor económico, pero lo hemos convertido en algo que incluso en muchos casos se evidencia que pasa por encima de la propia ética profesional. Durante el proceso de elaboración de los proyectos debe existir también un constante aprendizaje y formación de los ingenieros expertos o especialistas en los temas tratados. Debemos mejorar la calidad de los productos a Para empezar, debemos hacer un autoanálisis entregar y establecer cumplimiento en los del porque suceden tantas irregularidades alrecompromisos adquiridos. dedor del proceso de la contratación, ya que la Hoy en día nos comprometemos y casi nunca principal razón de ejecutar los proyectos debercumplimos, resultado de ello son las innumeraía ser enriquecer nuestros conocimientos y bles obras inconclusas que nos encontramos permitirnos servir a una comunidad llena de actualmente. necesidades, que por ende trae consigo la Otro de los factores son las pésimas adminiscompensación económica de nuestro esfuerzo, traciones de los contratos, esto incluye una depero por el contrario lo que observamos y vivificiencia en el Gerenciamiento de los mismos, mos es un afán constante por enriquecer las arocasionado por malas planificaciones y decisiocas de unos pocos ( porque siempre son los nes sin análisis, anteponer intereses personales mismos con los mismos) y una constante falta ante el interés común. Todo esto conlleva a que de compromiso y cumplimiento en las responlos proyectos nunca sean rentables, los estusabilidades adquiridas. Parecería que no estadios de viabilidad de los proyectos son basados mos interesados en el verdadero progreso de la en datos ficticios y los estudios preliminares y/o ciudad. diseños de las obras a ejecutar son realizadas Dentro de las principales inexactitudes que en papel comúnmente se observan en la ejecución de los sin contemplar la realidad de la obra, las condicontratos actualmente, se pueden nombrar la ciones y factores que pueden incidir en el desafalta de profesionalismo y formación de los Inrrollo del proyecto antes, durante y después de genieros que se encargan de las obras, la falta su entrega final (puesta en marcha). de compromiso y ética profesional al momento

La gaceta de Nomeolvides

Vol. 1 N° 3

Página 11

Por todo lo anterior debemos, crear conciencia de las falencias que tenemos a nivel de conocimiento de planificación y programación de las obras administración y gerenciamiento de los contratos y sobre todo de honestidad y ética profesional para lograr la mejora continua que requieren los procesos de contratación estatal y por ende el desarrollo de los proyectos que se tengan en nuestro país. Esperamos que alternativas como el incursionar en un estudio especializado de Gerencia de proyectos, pueda llenar las expectativas y pueda ser de provecho máximo para quienes nos decidimos a hacerlo, ya que esta debe ser una de las herramientas básicas y necesarias para contribuir a esta mejora continúa. “Partamos de nuestro cambio interior y amor propio a la profesión, y con esto podemos contribuir al mejoramiento de toda una comunidad”

La ingenieria colombiana y el sistema de contratación
LEIDY CAROLINA GARCIA DURAN
to. Por un lado algunos ingenieros viven en función de llenar sus bolsillos de la forma más fácil, olvidándose de su ética y sus principios; y por otro lado está el sistema de contratación estatal que adjudica contratos incompletos, sin diseños, de esta manera, el uno le da pie al otro para que las cosas, finalmente salgan mal y la pelota se la tiran mutuamente sin dar una solución al problema. Hay muchos factores que indudablemente intervienen: La corrupción es uno, que es el Engendro producto del juego que tienen estos dos factores, La desinformación entre entidades que logra hacer mas dispendioso todo el proceso de ejecución, La Interventoría que se ha salido de su labor para convertirse en otra tajada mas que hay que dar, además de los tramites embarazosos que requiere, La falta de compromiso de los Colombianos para realizar una buena participación ciudadana sin que se convierta en “pequeñas extorciones” para tapar más faltas al contratis-

No sé cual es el culpable del mal funcionamien-

La gaceta de Nomeolvides

Vol. 1 N° 3

Página 12

ta corrupto, así como el costumbrismo que tienen la mayoría de éstos ciudadanos de permitir y seguir recibiendo las “sobras” de los contratistas, Las uniones que se realizan para cumplir con pliegos y ganar para sus arcas pero no para responsabilizarse por sus compromisos y el más peligroso de todos… La ejecución de las obras de Ingeniería por parte de individuos ignorantes y ajenos al tema pero íntimos amigos del contratante o lo mas común, familiares testaferros de éste señor. Gran parte de estas falencias son atribuidas a la situación de violencia que vive nuestro país, que indiscutiblemente afecta cuando la ganancia para un contratista debe compartirse con los jefes de grupos al margen de la ley y la otra es La guerra del narcotráfico que sin duda impide el desarrollo en general del País. Pero en lo que no debería afectar es en la conciencia de cada Colombiano que debería buscar desarro-

llarse económicamente para mejorar su calidad de vida y al mismo tiempo la del país pero sin pasar por encima de los demás. Cómo cambiar la situación? Hay que determinar cual es la base del problema que sin duda debe venir desde educación, se están creando profesionales sin bases sólidas que se dejan llevar por motivaciones económicas en la practica del facilismo. Por otra parte el estado debe gestionar los procesos de contratación de una manera transparente y basado en una política de Infraestructura que busque el buen desarrollo de los procesos de adjudicación de contratos teniendo en cuenta una buena información mínima como son los estudios, un análisis de riesgos y unos pliegos bien consolidados que garanticen un buen sistema de contratación y al mismo tiempo lograr obras de Ingeniería con calidad.

.

Cuando se pierden los valores éticos en la práctica de la ingeniería
En este artículo quiero referirme a la mediocridad y la falta de valores que en la actualidad resulta el pan de cada día en nuestra sociedad de consumo e inmediatista donde no nos preocupa que unos pocos se quieran despilfarrar el erario público de nuestra querida Colombia. En especial quiero hacer referencia a los constructores e interventores de importantes obras de ingeniería de la ciudad de Cartagena y en general del país, ya de por si resulta poco ético que para “realizar de manera correcta las obras halla que asignar una persona (interventor) para vigilar el buen accionar de los contratistas” y aun así las obras de ingeniería no se realicen con las mínimas especificaciones para garantizar la buena inversión de los dineros púbicos que con tanto esfuerzo nos toca pagar a todos los colombianos y que sin el más mínimo desparpajo se roban de la manera vil y miserable los mal llamados ingenieros contratistas de Erick Hernández Pastrana obras de ingeniería, se me antoja referirme de esta manera con justa causa ya que los contratistas a manera de desafío y sin importarles el inconformismo y malestar de la comunidad se demoran en la realización de las obras hasta cuatro y cinco veces el tiempo estipulado inicialmente para la realización de la misma y aparte de esto y valiéndose de artimañas recurren a los estrados judiciales donde siempre salen airosos y acreedores a multimillonarias indemnizaciones que a la postre terminamos pagando todos los colombianos. De las obras que se pueden mencionar en este estilo sin miedo a equivocarme esta la eterna construcción de la vía a Barú, la construcción de Transcaribe, la ampliación del Transmilenio en Bogotá, el emisario submarino de Cartagena, la transversal 54 de Cartagena, y pare de contar, donde al parecer el interventor ha sido un convidado de piedra que ha aprobado infinidades de barbaridades en la construcción y las autoridades (lláme-

La gaceta de Nomeolvides

Vol. 1 N° 3

Página 13

se procuraduría contraloría, etc.) no se pronuncian al respecto dando la sensación de complicidad y alcahuetería como dirían nuestras madres. Ya es hora de cambiar el país intentando

ser ciudadanos honestos y denunciando a los corruptos (contratistas, políticos, interventores).

Cero criticas, es un llamado a la reflexión en busca de un buen accionar
SPCB

Definitivamente hay que hacer un corte en el tiempo y revaluar conceptos y vicios que se adquieren en la cotidianidad, de que vale criticar y ahondar en recordar procedimientos fallidos, contrariedades, limitaciones y justificaciones para avalar nuestro accionar, si se retrocede en el tiempo no es para citar lo visible de nuestro error, es para determinar los las falencias y enseñanzas viciadas que nos llevan a las errores del hoy. Determinar que el ejercicio profesional está contaminado por politiquería, narcotráfico, rosca, soborno, chanchullo, entre otros limitantes es repetir lo que ya sabemos pero no hacemos nada para cambiarlo, solo lo justificamos. Destacar de los proyectos ejecutados sabiendo que se ejerce un mal contrato, que se adjudica por rosca, que se diseñan a medias sin profundizar y diseñarlo a totalidad para arrojar un presupuesto cercano a la realidad con el que se adjudica y en la practica el contratista solo le importa su beneficio y no el general una Interventoría que no hace honor a su nombre así su intervención es

no participa y el resultado de esta secuencia es un producto en este caso llamado El andén. El andén un producto ingenieril que por no tener la especificación y la calidad necesaria que garantiza su durabilidad y uso apropiado genero conflictos de toda índole por no poder prestar el servicio para el cual fue concebido, díganme quien es el culpable, si todos somos culpables en medida, todos pagamos impuestos y ninguno hace valer sus derechos y ejerce el derecho o deber de opinión , solo se genera o popularmente llamado chisme, la queja se mantiene al nivel de comentario no se eleva a la acción , entonces el vicio esta en el ambiente todos estamos contaminados, si todos lo estamos ,hay que vacunarnos pero no existe quien invente esa vacuna, es como una malaria actual que se esparce, será que tendremos que desparecer. Invitar a la reflexión y hacer paro en nuestro actuar profesional es la cura nos hará mejores profesionales, hagamos el paro y entenderemos que el trasfondo de todo no esta en la ausencia del trabajo en que el gobierno es el culpable, los culpables somos todos la población colombiana tiene 45.000.000 de habitantes aproximadamente, cuantos hay en el gobierno y son nuestros dirigentes, el pueblo que somos todos es más , hay que entender que el mundo no se mueve solo con dineros los ideales y sueños son el mejor motor, no dejamos que la minoría no los trunquen, Marcar la diferencia es el mayor ejemplo te lo aseguro en mi corto ejercicio profesional intento no es fácil actual con equidad que el beneficio cliente Arquitectos o Ingeniero se rija con parámetros de justicia y transparencia, qué tu cambio y mi cambio

posteriori cuando ya se ha generado el daño e incumplimiento y por ultimo un actor importante que la comunidad que no sale a escena

sea la motivación para muchos, lo importante es comenzar. Rescatemos las enseñanzas de valores y ética que se olvida en casa, escuela y la universidad, revaluemos si es posible como estamos impartiendo conocimiento y ante todo como lo estamos enfocando, eduquemos bien con principios innovemos no todo está dicho y seguramente obtendremos un mejor producto y seres humanos y profesionales con raíces solidadas. Quienes nos enseñan

rápido que encaminan al hijo a seguir su ejemplo y crean en ellos la visión de una carrera para el lucro y no de servicio y la realización personal, docentes que repiten libros que no invitan al análisis y la creación, se limitan a impartir por un salario y no por la más importante la transmisión del conocimiento desde los menores niveles escolares hasta el superior. Que profesionales somos. Salimos a la vida a aprender de experiencias de otros y golpes propios, nos ensenan a curarnos y a accionar rápido ante un imprevisto no a prever. El término ética solo tiene un significado de diccionario, pero en nuestro ejercicio esta fórmula no la aplicamos. Ensenar a los viejos, quitar los vicios es difícil y más cuando no se reconoce que se tienen, hay que cuidar a los jóvenes y niños en proceso de formación este es el mayor pilar de cambio en el la vida, esto repercute en el profesional no nos damos cuenta que nos robamos, limitamos y ensuciamos a nosotros mismo el dinero lo pagamos todos los colombianos y si no cambiabiamos nuestro accionar Colombia siempre tendrá una fama merecida.

Padres que son profesionales del todo fácil y

La olla podrida
David Martinez
“corrupción y falta de valores plata del día”

Los altos costos económicos, sociales y políticos que la corrupción representa para todas las sociedades, justifica que gobiernos, la academia, y todos los actores sociales desarrollen estrategias, planes, y acciones conjuntas para comprender su complejidad y combatir este fenómeno que día a día nos arrastra a un profundo hueco. Lamentablemente podemos afirmar que la corrupción, falta de ética y profesionalismo de los distintos agentes que interviene en el proceso de

contratación es un tema de gran impacto en el bienestar de la sociedad que ha merecido poca atención de los centros académicos institucionales, donde se están formando ingenieros poco profesionales que en muchos casos aprenden su arte en la práctica por lo que podríamos decir que no hay una metodología aprobada, lo que hace que se comenten errores consecutivos ya que los profesores serian los mismo maestros de obra ya que la mayoría no tienen ninguna preparación científica , y por esto vemos obras deficientes y con poca calidad. La ingeniería se ha vuelto un negocio comercial que está beneficiando a unos cuantos, olvidándose que esta disciplina tiene un componente

social cuyo objetivo es brindar un beneficio a toda una sociedad. Sin embargo, en los últimos tiempos este tema ha inusitado el interés de los colombianos como resultado de los grandes escándalos en los que se han visto envueltos tanto ingenieros, quienes son los que firman los contratos como la clase política y los entes de veedurías, e incluso de las mismas vivencias generadas por la falta de conciencia de muchos que solo les interesa aumentar sus arcas personales pasando por encima de los intereses comunes de todos los colombianos. Este cambio en la actitud de la sociedad colombiana hace necesario que se presenten cambios importantes en el sistema de contratación pública de las principales ciudades del país, tales como auditorias visibles que supervisen las finanzas y tenga total claridad en el tema de los recursos financieros, pactos de transparencia donde los distintos agentes se comprometan a actuar bajo el principio de legalidad y honesti-

dad, mejorar el contenido de los contratos haciendo énfasis en la claridad de los mismo, entre otros. Con el objetivo fundamental de formular estrategias con sus respectivos planes de acción para ser utilizados por instituciones públicas, empresas privadas, la ciudadanía, los medios de comunicación y las organizaciones de la sociedad civil en la prevención, investigación y sanción de actos de corrupción en el marco de un Estado Social de Derecho. Además de lo anterior se debe promover el autocontrol, la cultura de legalidad y los valores éticos como fundamento del uso adecuado de los recursos si queremos combatir este fenómeno. Por último podemos concluir que el país necesita más profesionales éticos comprometidos con su trabajo y menos negociantes dispuestos a pasar por encima de todos con tal de conseguir unos pesos.

Idiosincrasia heredada por la ingeniería civil.
Eduard A Montes C
Un ingeniero civil es una persona que genera progreso por una actividad a desarrollar a la comunidad. Colombia es un país denominado en desarrollo, tercer mundista, cuyo desarrollo en su infraestructura es lenta y poco progresiva, a raíz de esta afirmación se genera la pregunta ¿el ingeniero y arquitecto colombiano está en desarrollo? mas errados y acertados de antiguos ingenieros que transmiten su conocimiento por generaciones. Debido que la educación no ha sufrido grandes cambios y la teoría es la misma, los ingenieros de las antiguas generaciones defienden a capa y espada lo aprendido durante su formación profesional dentro de la academia y fuera de ella, esta lección aprendida incluye el egoísmo y el deseo de enriquecer sus arcas no importa encima cualquier ideal. Los proyectos ejecutados en nuestro país tienen una característica en común, que es la demora constructiva de la obra, esto se debe a la mala programación y planeación del proyecto, dejando de un lado lo aprendido en la academia como estudios de prefacibilidad y factibilidad entre otros, reemplazándolo por aquellos paradigmas generados por nuestras antiguas generaciones de colegas que solamente buscan el bien personal. Algunas demoras se generan por la falta de planeación y por la improvisación en el desarrollo de las mismas. Uno de los medios de desarrollo de este país desde el punto de vista de infraestructura, se basa en la contratación pública algunas se reali-

La formación de los profesionales de la construcción en nuestro país en las instituciones educativas se basa en enseñar la teoría necesaria para el desarrollo y calculo de un proyecto, pero no la ejecución de este. Esta última parte se aprende en campo a base de errores, y además se construye con los mismos paradig-

zan por licitaciones y otras por contratación directa, ambas tienen el mismo mal, falta de planeación, dejando de lado el bien de una sociedad. Colombia es un país donde prevalece la corrupción y la impunidad, esta profesión maneja grandes sumas de dinero para el desarrollo de un proyecto. Las contrataciones públicas en nuestro país es un medio de realizar política y favorecer a otros, y esta profesión se convierte en un medio comercial cuyo objetivo es el interés del contratista, buscar la manera de realizar la actividad con la mayor economía posible sin importar las consecuencias posteriores de la obra. Estas situaciones hace que el ingeniero pierda parte de su ética y dejar de lado su pro.

fesión, como dice el viejo refrán la ocasión hace al ladrón, existen diferentes ejemplos de contrataciones públicas donde se ha generado desconfianza pública uno claro es el famoso carrusel de contrataciones en Bogotá o el famoso parque del manglar en la ciudad de Cartagena, el cual se encuentra descuidado y abandonado, nunca se termino y con malos materiales, este último ejemplo de contratación pública se observa un claro interés de los ejecutantes de ganar dinero sin importar en perjudicar a la comunidad. Ingenieros no olvidemos que nuestra profesión genera desarrollo y no atraso a una comunidad, cambiemos y nuestro país seguirá en verdadero desarrollo.

Vicios y buenas prácticas en la construcción estatal
Marceliano Morales

La contratación en Colombia se maneja de una forma muy oscura donde los funcionarios, la mafia, la corrupción clientelista y los ejercicios de la política han creado un cultivo para degenerar la contratación estatal. Además la cultura en la sociedad de que todo vale, la del atajo y la de las personas que se creen especiales cuando incumplen o violan las leyes, han hecho de esta una mala práctica.

Para que esto no ocurra los gobiernos deben desarrollar políticas de estado integral frente a la corrupción. Las obras mediocres que se debe a los funcionarios de turno y no políticas de estado, el funcionario que llega no retoma los proyectos en ejecución, como tampoco lo alimenta económicamente sino que lo dan por terminado a su capricho. Estos aliados con personas inescrupulosas que convierten los desfalcos estatales en su negocio del día a día. Los ciudadanos del común no tenemos representantes ante estas entidades. Por lo tanto¿ qué debemos hacer?

En primer lugar deberíamos realizar unos estudios iníciales que generen una ingeniería de detalles para crear unos proyectos exactos que no afecten el desarrollo de las obras. Para crear un presupuesto detallado y acorde con las necesidades del proyecto que demuestre que el problema no es la calidad de la ingeniería, es la calidad de la contratación que no da los límites de la misma. En segundo lugar ya no existen las interventorias en las obras publicas, acaso murieron, con las pólizas de estabilidad y mantenimiento periódico. Para solucionar este estado de cosas todas las obras estatales de gran envergadura y de un impacto social considerable deben tener una gerencia externa, ojala interventoria ad honorem, una remuneración baja acompañadas de supervisiones comunitarias y las actas de pago a los contratistas que deben formular por cuentas fiduciarias y asambleas populares de revisión. Vemos que en la contratación estatal los diferentes contratistas se unen especialmente para ganarse las licitaciones y se disocian al momento de las ejecuciones, en algunos casos el proyecto supera la capacidad de gestión del mismo y puede llevar al traste por la consecución del desembolso de los dineros necesarios para el desarrollo del proyecto. Las entidades estatales deben desarrollar una matriz de estudios con

información mínima de riesgos, buenas prácticas para la confección de los pliegos y que no se den situaciones de amaño. Al momento el contratista se ha convertido en un Abogado para la defensa del contrato y no en un ingeniero para la construcción y la entrega de un producto con calidad. En muchas partes del país he observado la descoordinación para la autorización de algunas competencias de las mismas, es decir una descoordinación interinstitucional. Las entidades públicas no se comunican entre sí, desconocen el plan de ordenamiento territorial y además otros problemas como el hábitat, la adquisición de predios, las redes de acueducto, telefónicas, alcantarillados, observamos como los unos le niegan la licencia a los otros creando un problema gerencial en los entes públicos. A la luz de mis conocimientos para resolver esta descoordinación las entidades dueñas de la licitación deberían facilitar junto con la Gerencia del Proyecto un cronograma de actividades de este tipo, esto con el fin de resolverlas oportunamente en concurso con las entidades involucradas en este. Para los contratistas son un problema mayúsculo los manejos ambientales y la gestión de las licencias para el desarrollo de los proyectos, las licitaciones públicas dejan la tramitación de estos a particulares creándose dilación que al final afectan directamente la ejecución del proyecto .Lo recomendable seria que las entidades dueñas de la licitación y con conocimientos claros entregaran aprobadas las licencias del impacto ambiental y otras de acuerdo al proyecto en ejecución. En grandes obras alrededor del país a los funcionarios se les olvida la sensibilización del proyecto, es decir demoran la gestión social y el

impacto que tendrá la obra en el contorno de la misma. Estos crean un alto rechazo de los pobladores o residentes en donde se ejecuta la obra, creando un mal ambiente hacia la misma. Por causa de esta imprevisión viene los descontentos en los comerciantes, la agresividad de los pobladores y por ende protestas que afectan el cronograma de actividades y el presupuesto de las mismas. Considero que una buena sensibilización del problema y a tiempo con todos los funcionarios acordes puede minimizar o eliminar estos sobrecostos. Las imprevisiones mencionadas en los textos anteriores dan al traste con cualquier programación que haya propuesto la entidad contratante por consiguiente el contratista debe realizar la ingeniería de detalles y darse cuenta de todo aquello que no haya sido contemplado en los estudios anteriores Y realizar su propia programación. Muchos contratistas no controlan al detalle sus cronogramas de actividades. Siendo que es de buena práctica y resultado realizar esta labor ya que se pueden visualizar dificultades en el desarrollo del proyecto. No es totalmente la generalidad pero en nuestro país podemos ver que muchas empresas contratistas no son idóneas, ni contratan al personal más calificado para llevar a cabo el desarrollo de los contratos, como consecuencia algunos proyectos se van al traste por esta causa. Es de buena práctica que en las licitaciones públicas se seleccionen los contratistas según sus especialidades y experiencias pues esto beneficia y evita caer en los vicios e inconvenientes antes mencionados.

Problemática de la contratación en el pais Una realidad actual
Maria Luisa Cañaveral S El país se encuentra actualmente en una catástrofe contractual. Hay tantas cosas que se hablan hoy en día a este respecto, y es que la problemática que enfrenta el país en cuanto a los problemas en la forma de contratación es algo que viene de mucho tiempo atrás; ya estamos viciados a conseguir las cosas de manera fácil y obteniéndolas a través del soborno a aquellos quienes nos pueden facilitar los contratos, ya sea porque nosotros así lo quisimos o por exigencia de estas mismas personas.

Nos hemos acostumbrado a vivir así, todos estamos pendientes de alcanzar una buena posición para ver que tajada le vamos a sacar a todos, de hacer las cosas no por el hecho de ayudar a otro si no de obtener el famoso CVY (“como voy yo ahí”), de ver que plata puedo sacar de ayudar a otro a conseguir algo. Y es que todos vivimos en esa cultura de egoísmo, se trata de una competencia, de ver quien es más vivo que los demás. Que se puede esperar de un país donde quedan impunes los crímenes, donde nos gobiernan corruptos, donde la justicia no se hace sentir y es una burla; donde a los que condenan son a los pobres que no pueden comprar a fiscales y a jueces; un país donde se dan beneficios a los corruptos de corbata blanca, donde a los politiqueros que robándose el erario público los dejan vivir como reyes. Y es que la situación va a continuar así si no se pone la mano firme, y hasta que no existan verdaderas represalias y condenas para esta gente. Y que se puede esperar en un país con tanta pobreza, donde la gente busca obtener dinero como sea, donde no hay oportunidades, donde se beneficia solo a los ricos, donde permiten que bancos abusen de los usuarios, donde todas las prebendas son para los capitalistas, donde los impuestos son tan altos, donde no hay oportunidades de educación, donde todos nos cuesta, donde solo nos importa el bien propio y no el colectivo. Debemos abatir el clientelismo y abolir la venta de contratos; debemos evitar seguir favoreciendo a políticos con votos y plata para obtener más adelante beneficios económicos. No sé si tal vez esto cambie, como ya les dije debe haber un cambio de mentalidad en nosotros, en las generaciones futuras porque las actuales tienen un pensamiento bastante deteriorado. Tenemos que buscar la forma que nos importe, hacernos escuchar. Es un largo trecho por recorrer, tal vez sería bueno que llegara una nave espacial y erradicara a todos aquellos corruptos y retorcidos que tiene este país, tal vez así se lograría el cambio, creo que probablemente no quede sino un puñado de gente viva que es la que realmente vale la pena, eso serviría de mucho; sé que esto es improbable, pero bueno vale la pena soñar. Como sé que este milagro no va a ocurrir, tenemos que inventarnos algo más.

El problema en este país es que aún nosotros sabiendo lo que está ocurriendo, que somos testigos y conocemos personas que han aceptado o dado sobornos para conseguir obras, nos dé lo mismo. Esa falta de pertenencia por nuestro país, ese desdén hacia el proteger lo que es de todos, porque se están robando también nuestra plata, porque todo ese dinero sale de los impuestos, es lo que nos tiene en la situación tan crítica en la que estamos. Y es que nos hemos acostumbrado a ser vivos en todo, esa se ha vuelto nuestra cultura, en sentirnos felices al lograr tumbar al otro, en conseguir algo por ser más avispados que los demás; nos enorgullece este tipo de actitudes como lograr brincarnos al otro en una fila o cuando utilizando nuestra influencia conseguimos beneficios en algo. Somos una cultura egoísta, por eso aún sabiendo que mucha gente es corrupta, que despilfarran los dineros del estado no hacemos nada. Y que podemos esperar cuando muchos se venden a políticos por un tamal, un sancocho, un ventilador, un mercadito; que podemos esperar de esos hombres que nos dirigirán, que moral pueden ellos tener cuando compran nuestra conciencia para enriquecer sus bolsillos. Y es que todos quieren llegar al poder, lograr obtener un cargo público para robarse el dinero del pueblo. Este es un problema de todos, un problema que parte de la misma ignorancia que tiene la gente de este país, de la falta de cultura, de la falta de amor propio y de amor por la patria, que no nos importa ni hacemos nada por evitar que nos roben.

La gaceta de Nomeolvides

Vol 1 N° 3

Página 19

Una golondrina no hace verano, pero muchas sí. Empecemos a trabajar estos ideales de un mejor país en la mente de los jóvenes, aquellos que aún tienen la mente limpia y no están tan viciados; cultivemos en ellos el amor por lo colectivo, el sentido de pertenencia, las ganas de progresar y el respeto por su país, por el otro. Qué clase de ingenieros se están forjando hoy día, tenemos que hacer una reflexión y mirar si son personas al servicio de la comunidad o un nido de vivos que están buscando lucrarse con el bien ajeno, con el erario público. Hay que cerrarle las puertas a la corrupción, evitar que aquellos que buscan beneficiar a particulares no puedan lograrlo, para ello deben crearse unas políticas especiales y ser más estrictos en las veedurías de la contratación estatal, ya que muchos pliegos los diseñan de tal manera que solo favorezcan a particulares. Mientras existan estas fugas en los contratos y estos sigan siendo fácilmente penetrables habrá cabida para los corruptos. Necesitamos volver a creer en nuestras instituciones públicas, que de veras sus funcionarios cumplan con su deber y dejen de buscar su propio beneficio, que trabajen por el desarrollo de sus ciudades, del país. Hoy en día los problemas en los proyectos son la insuficiencia de estudios y diseños, la falta de planeación, la deficiencia en la elaboración de los presupuestos, las fallas en los controles, una mala gerencia de los proyectos. Todo ello conlleva a demoras en la ejecución y a la mala calidad en las obras ejecutadas. Ante todas estas ocurrencias nos preguntamos: Donde está el interventor? Donde están los verdaderos ingenieros? Qué clase de contratistas son los que hay hoy en día? Hoy existe una ausencia de una verdadera interventoría en los proyectos, su labor que debería ser la de realizar un control técnico y ser facilitadora en la ejecución, no la están llevando a cabo. Hay proyectos efectuados con mala calidad, que se entregan con grandes demoras, que no solo aumentan el valor del mismo sino que afectan a la comunidad en la cual se desa.

rrollaron; proyectos en los que se observa un gran despilfarro del dinero. Y lo peor de todo esto es que nadie hace nada, y vemos hoy en día como se crean monumentos a la desidia y que solo afean las ciudades, que en muchas ocasiones agravan el problema que inicialmente trataban de corregir con el desarrollo del proyecto. Hay que empezar a hacer las cosas bien, que los proyectos sean bien planeados, que exista un conocimiento del entorno, un manejo de los riesgos, que se tengan en cuenta todas las variables, que haya un conocimiento suficiente de lo que se quiere hacer y de cómo hacerlo, de tener una visión global de los proyectos y de las afectaciones y beneficios que su ejecución acarreara. Que exista un verdadero apoyo entre las diferentes entidades del estado que son las que otorgan los diferentes permisos; y que exista una verdadera veeduría para el control de los proyectos, que propenda por cuidar que las cosas se hagan bien, que los contratistas favorecidos sean los más aptos y profesionales que entreguen proyectos con la mejor calidad y en el menor tiempo posible. Todo esto se puede lograr si así lo queremos, no dejemos todo a la improvisación y no permitamos que la contratación siga siendo el nido de corruptos y un mero trámite burocrático, que se vuelva realmente una forma de obtener los mejores beneficios para el desarrollo de los proyectos. El cambio puede existir, y tenemos nosotros mismos que ser partícipes y ejecutores del mismo. Debemos dejar esa mentalidad de mediocres, debemos buscar el progreso del país y la educación de nuestro pueblo, sino seguiremos siendo un país tercer mundista, uno más del montón donde prive la ley del más fuerte. Debemos pensar en colectivo y propender por la búsqueda de un mundo mejor para todos, y dejarle a nuestros hijos un país en el que valga la pena vivir.

La gaceta de Nomeolvides

Vol 1 N° 3

Página 20

Cuando hay una piedra en el camino…
Jorge E Diáz B Cierto es que el progreso de una nación depende mucho de la entereza y disposición de sus gobernantes junto con una ciudadanía participativa que además de ejercer control sobre las actuaciones de sus mandatarios, aporta su cuota de sacrificio para que el esfuerzo conjunto resulte en beneficio de toda la comunidad. En un país como Colombia donde los negocios gubernamentales (adjudicación de obras, mejoras, construcción de infraestructura, etc.) históricamente se han manejado con una política de no transparencia, se ha visto como la población es la que sin lugar a dudas ha pagado la mayor pena por la falta de compromiso y amor por progresar de mucho de nuestros dirigentes. ¿Pero a que se debe que en nuestro país el realizar a si sea una sencilla licitación pública se torne en un alarmante y cada vez más degradante foco de corrupción? como profesionales de esta maravillosa labor, también da a pensar: ¿qué papel está jugando el ciudadano promedio como ente de control primario en las obras y adjudicación de contratos estatales? Es verdad que compete al estado y sus órganos de control propender en la mayor medida posible que las actuaciones públicas de sus funcionarios se realicen con eficacia, eficiencia y sobre todo con transparencia, también resulta muy cierto que la intervención de la ciudadanía en esas actuaciones resulta un gran apoyo para que las mismas se ejecuten como deben ser. Es el ciudadano el que diariamente observa como se invierten sus propios recursos, como se ejecutan las obras con esos recursos, los plazos en que se ejecutan, por ese debe ser ese ciudadano común el que debe ejercer control y mostrar mas interés por como se esta haciendo las cosas en su entorno y no culpar de todo al interventor o jefe de una obra que en muchos casos se ve de manos atadas e impotente ante los designios de sus superiores, pero que ve en la ciudadanía ese apoyo para enfrentar la influencia negativa que va infectando de malos manejos y corrupción todo su trabajo. Es por esa potísima razón que hago una formal invitación ala ciudadanía como base de la sociedad a que nos interesemos un poquito mas por como se están haciendo las cosas en nuestro entorno, no dejemos que solo el estado con sus leyes existentes y limitados órganos de control lleven, esta pesada carga de combatir la corrupción y la desigualdad. Debemos sentir mas por lo nuestro y poner en practica el sentido de la pertenecía para que entre todos ganemos la feroz batalla contra el anti-progreso que generan algunos con sus malas practicas institucionales.

Ese y muchos otros interrogantes nos hacemos millones de colombianos que día a día observamos impotentes como nuestros preciados recursos públicos se van al desfiladero, llenando los bolsillos de unos pocos pero afectando el bienestar de otros muchos. Comentarios como “donde esta el interventor de esa obra, que no se ve el avance...”, o “mas sabe mi abuelo de estudios de suelos que ese que esta allí creyéndose ingeniero”, si bien afecta nuestra moral

La gaceta de Nomeolvides

Vol 1 N° 3

Página 21

PROBLEMÁTICA DE LA CONSTRUCCIÓN
Crispin Fragoso G Definitivamente uno de los hechos más recientes que ha estigmatizado a la industria de la construcción, ha sido el escándalo de la obra de la calle 26 correspondiente a la fase III de transmilenio en Bogotá. A raíz de estos hechos, han salido a luz pública muchas críticas sobre las posibles causas que afectaron la normal ejecución del proyecto, que evidencian la triste realidad de la mayoría de las obras que se contratan en el país, y que podría resumirse en la insuficiencia de los estudios y diseños de los proyectos, lo que a su vez degenera en la mala calidad de los presupuestos, y falta de planeación. Otro aspecto que marca gran incidencia en los objetivos del proyecto es la valoración de los flujos de caja, los cuales indicarán los puntos críticos (financieramente) donde se pueda generar la necesidad de gestionar recursos anticipadamente para que los plazos estipulados no sufran ninguna alteración. Además, en éste proceso de valoración se deben tener en cuenta todos los posibles riesgos que puedan afectar el normal desarrollo del proyecto, principalmente los riesgos operativos y financieros, ya que de presentarse y no contar con una estrategia de cobertura, se pueden presentar pérdidas significativas. Ahora bien, el contexto planteado contiene quizás los aspectos más relevantes a la hora de tomar las riendas de un proyecto, pero no todo está dicho, y queda de parte del gobierno y de las entidades de control velar porque se cumplan las condiciones mínimas de gestación de proyectos, para que éstos puedan nacer sin que se ponga en riesgo su normal crecimiento y desarrollo. Justamente es en éste punto dónde se refleja la necesidad de la gerencia de proyectos, pues es ésta la encargada de coordinar todas y cada una de las actividades que han de realizarse durante su desarrollo, teniendo la responsabilidad de dirigir e integrar los diseños de tal forma que se garantice que a lo largo de la ejecución del proyecto no se presenten “cruces” entre las diferentes disciplinas que conforman el equipo de trabajo, pues en ésta etapa (diseño) los cambios y modificaciones representaran solo costos mínimos comparados con los costos que podrían generarse, si dichas modificaciones llegasen a requerirse en una etapa avanzada del proyecto. Es claro entonces el papel que juega la gerencia de proyectos en la etapa de planeación, ya que es aquí donde se deben identificar todos los posibles problemas técnicos, administrativos y financieros que puedan afectar los objetivos del proyecto en cuanto a calidad, tiempos y costos, pues son éstos los que determinan el éxito o el fracaso de los proyectos. De los objetivos del proyecto no se debería decir que uno es más importante que otro, sin embargo, lo que si podemos afirmar es que el incumplimiento en cualquiera de ellos va a generar un efecto dominó sobre los otros, lo cual se puede ver claramente con el caso de la obra de la calle 26 en Bogotá donde la falta de recursos. Pero la solución al sector de la construcción no llega con gerentes de proyectos capaces. Con el paso de los años hemos visto como la ingeniería y la construcción han ido degenerando su principio fundamental, pasando de ser una profesión con sentido y responsabilidad social, para convertirse en una actividad comercial, igual que las demás cuyo único principio es el lucro de quienes la “ejercen”. Pero ésta degeneración no surge de la nada. Colombia es un país donde prevalece la corrupción, la cual ha escalado hasta las más altas esferas políticas.

La gaceta de Nomeolvides

Vol 1 N° 3

Página 22

Ensayo crítico
Jairo Manuel Balseiro Arrieta

Pienso que con tanto problema en que se ha visto envuelto el país, sobre todo en los últimos tiempos es una clara evidencia de que la ética profesional de la ingeniería está muy pringada por manchas negras que enlútese nuestro pensar, es una mezcla de corrupción nacional que arrastra consigo la vida económica, social, cultural y en especial a nuestra carrera, como lo es la ingeniería civil, parece ser que mas que ingeniero la universidad nos hubiese formado con más características de comerciante, con mas ambición monetaria, hasta el punto de conseguirla por encima de los intereses de otras personas y poner de por medio el buen desarrollo de un país como el nuestro.

personales por encima del bienestar de los más necesitados, aunque algunas leyes de contratación estatal están muy bien fundamentadas nuestros dirigentes la mueve a su antojo para sacar provecho de ellas y adjudicar grandes macro proyectos a personas inescrupulosas y que mal se hacen llamar ingenieros de profesión, apuntándose con ellos en el miti miti o el gana gana y hasta la venta de contratos, perjudicando los intereses de todo un país que cada día queda más en la pobreza, arrojando focos de desempleos, de educación, social y hasta a llegar a dañar la cultura nuestra. Bien dicen que los interventores están mandados a recoger, pero no porque su función no sea válida para el buen desarrollo de una obra, solo que si la ejercieran como lo establecen las leyes fuera de gran valor y servicio para el feliz término de un proyecto, ellos también han caído en el vicio de la corrupción y que por el deseo de lucrarse con centavos ilícitos y de sacar cualquier provecho personal llegan a hacer cosas poco profesional y que van en contra de los beneficios del dueño de la obra. Contando anécdotas que me han pasado he visto como en algunos contratos algunos personajes que se hacían llamar interventores metían cantidades de obra de más en las actas de cobro para beneficio propio y como dichas empresas contratantes lo aceptaban para tranquilidad de ellos mismos.

Pienso que es una mezcla de muchos responsables e implicados, están los dirigentes políticos los que con su afán de aumentar sus arcas y subir en puestos burocráticos ensucian las mentes débiles y con poca ética profesional y entre ellas la de gran parte de nuestros ingenieros colombianos. Tiene que ver mucho el momento en que está atravesando el país , por una lucha de clase y posición social , tiene que ver mucho la mala elección que hemos hecho con nuestros dirigentes, que aprovechan la posición que tienen para sacar y aprobar leyes que le favorezcan y violar las que existen para conseguir intereses

También pienso que se debe modificar en cierta forma la ley 80 y la 1150/2007, en sus modificaciones, para buscar darle libre participación a las empresas de la construcción que apenas empiezan en este oficio y que por no tener experiencia son absorbidos por los grandes pulpos y es donde muchas veces se produce o da inicio a actos de corrupción. Criticando el contrato de Bogotá, la adjudicación de la calle 26, que lleva al aeropuerto, es caso visible de una contratación publica a la luz de todo los colombianos y de no entender como algo así habiendo tantos críticos de la ingeniería se permitió que esto llegara hasta altos grados de corrupción, es claro que muchos te-

La gaceta de Nomeolvides

Vol 1 N° 3

Página 23

nemos miedo a decir las cosas y hacerle verdadero frente a este flagelo o será que no somos escuchado y que las fuerzas opositoras son mas y de más fuerza que no permiten evitar estos despilfarros del presupuesto nacional, si se empezara a colocar castigos severos tal y como se castigan a los delincuentes se disminuiría este problema que esta mas que todo en la gente de cuello blanco. Hay Que aplicar una política de anticorrupción que en verdad se persiga y castigue todos estos actos de soborno y fraudes en la parte de con-

tratación pública y tener controles de aplicación para las leyes colombianas y un control en el poder ejecutivo que pienso es donde se filtran todas estas series de anomalías, además concientizar a nuestros nuevos o futuros ingenieros para que hagan verdaderos proyectos de ingeniería donde se quemen todas las etapas, desde los estudios de pre factibilidad hasta la ejecución del mismo y que se cumplan los objetivos para los cuales fueron creados en beneficio de los dueños de estos proyectos, ósea hay que hacer una reingeniería de nuestro sistema de contratación.

Sin título 1
Arq. Jorge Isaac Menco Gordon

“Maldito el hombre que deposita su confianza en otro hombre”

plasmados en los planos, presupuestos y programación de la construcción de su casa nueva. Viéndolo de este modo, si una idea concebida como obra o proyecto de construcción esta muy bien estructurada y posteriormente plasmada en plano, es decir, debidamente craneada, organizada, muy bien detallada en sus costos y muy bien proyectada en su cronograma de tiempo y flujo de dinero, no tiene por que salirse de su carril o de su orbita en la cual fue puesta. Ahora bien, si su entorno o lugar en el tiempo fue modificado el profesional idóneo debe estar en capacidad de hacer los correctivos a los que allá lugar para seguir adelante el proyecto y no tener desagravios de las partes. A donde quiero llegar con todo esto, es que no debe existir un tercero entre las partes para que se cumplan las condiciones dadas o esperadas en un proyecto de construcción. Muy seguramente la aparición de este tercer personaje y a veces hasta de un cuarto personaje, contribuye al engranaje de la evolución de diversas irregularidades que se presentan en los proyectos de construcción y obras de infraestructuras. No digo que esta sea la única razón por la cual las cosas no salgan tan bien, pero si es una razón valedera e influyente al respecto. A raíz de la mala interventoría que se viene ejerciendo en los proyectos de nuestro país se generan conflictos entre las partes, incumplimiento de las obras, casos de corrupción, en fin, una gran cantidad de anomalías e irregularidades las cuales distorsionan el buen fin del proyecto, terminando gran parte de ellos en manos de abogados que se diluyen en los juz-

Es así, como esta escrito en las sagradas escrituras, pero pienso que es de manera inversa como se debe actuar en el tema de la construcción. Debemos confiar en el profesional cuando se le delega una obra o un proyecto a ejecutar, ¿o no es lo que sucede cuando Pedrito Pérez le pide o contrata al arquitecto Juan Valdez para que le haga realidad su sueño de tener su casa a su antojo? ¿ah?, le deposita toda su confianza a este profesional para obtener su casa nueva. El arquitecto Juan Valdez debe ser lo suficientemente profesional para cumplir con rigurosidad los deseos y necesidades de su cliente

La gaceta de Nomeolvides

Vol 1 N° 3

Página 24

gados y tribunales de nuestra justicia colombiana. Se debe educar al profesional de la ingeniería y la arquitectura a construir un país prospero que busque superación continua y no una mole de concreto que busca ser perfecta pasando por encima de los intereses y bienestar de sus habitantes.

La gaceta de Nomeolvides

Vol 1 N° 3

Página 25

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful