You are on page 1of 24

Pontificia Universidad Católica del Perú

Ing. Daniel Quiun

CRITERIOS PARA CONSTRUCCIONES DE LADRILLO MAS SEGURAS

Por:

DANIEL QUIUN W. Profesor Principal, Pontificia Universidad Católica del Perú Miembro del Comité de Albañilería SENCICO

CONTENIDO

  • 1. INTRODUCCIÓN

    • 1.1. Breve historia de la albañilería.

    • 1.2. Normas de Diseño y Construcción en el Perú.

    • 1.3. Alcances y definiciones.

  • 2. COMPONENTES DE LA ALBAÑILERÍA

    • 2.1. Unidades de albañilería. Procesos de fabricación y ensayos de clasificación. Unidades de arcilla, concreto y sílico-calcáreas.

    • 2.2. El mortero. Componentes. Clasificación. Mortero industrial.

    • 2.3. El mortero fluido y el concreto fluido (grout). Componentes. Ensayos de compresión.

    • 2.4. El concreto y el acero.

      • 3. PRUEBAS DE ALBAÑILERÍA SIMPLE

        • 3.1. Prismas y ensayos de compresión axial. compresión f’m.

  • Módulo de elasticidad Em y resistencia a

    • 3.2. Muretes y ensayos de compresión diagonal. Módulo de corte Gm y resistencia a corte v’m.

      • 4. PROCEDIMIENTOS DE CONSTRUCCIÓN

      • 5. ANÁLISIS Y DISEÑO ESTRUCTURAL

        • 5.1. Sismo moderado.

        • 5.2. Sismo severo.

          • 6. COMPORTAMIENTO SÍSMICO

            • 6.1. Fallas por corte.

            • 6.2. Fallas de tracción por flexión.

            • 6.3. Interacción tabique-pórtico.

            • 6.4. Otras fallas.

    REFERENCIAS

    Pontificia Universidad Católica del Perú

    CAP. 1 INTRODUCCIÓN

    Ing. Daniel Quiun

    • 1.1 BREVE HISTORIA DE LA ALBAÑILERÍA

    En los primeros años del siglo XX, muchas viviendas unifamiliares (casas de 1 a 3

    pisos)

    y

    viviendas

    multifamiliares

    (edificios

    de

    3

    a

    5

    pisos)

    se

    levantaron

    usando

    albañilería simple de ladrillo macizo, tanto para muros portantes como no portantes.

    En

    estos edificios antiguos, los muros portantes tienen 0.25m de ancho independientemente del número de pisos. Los muros no portantes interiores usualmente tienen 0.25 o 0.15m de ancho y se denominaban muros de amarre. Muchos de estos edificios han soportado

    varios sismos,

    muy

    probablemente

    a

    que

    están

    sobre

    suelo

    de

    buena

    calidad

    y

    a

    que

    cuentan con una alta densidad de muros en las direcciones principales de la estructura,

    ver fig. 1 (San Bartolomé, 1994).

    Pontificia Universidad Católica del Perú CAP. 1 INTRODUCCIÓN Ing. Daniel Quiun 1.1 BREVE HISTORIA DE LA

    Fig. 1.- Edificios antiguos de albañilería simple en Lima

    Aproximadamente desde 1940 se introdujo las columnas de concreto como elementos de confinamiento en muros portantes, los que además funcionaban como arriostres para

    carga perpendicular a su plano.

    Este tipo de refuerzo

    en

    la

    albañilería en el Perú aún

    carecía de estudios experimentales y de ingeniería. Luego, la necesidad de mayores espacios en construcciones urbanas llevaron al uso de muros más delgados, de 0.15m o

    menos, reduciendo la densidad de muros (área de muros respecto al área en planta).

    El terremoto de 1970 produjo algunos colapsos de edificios de 2 pisos en Chimbote, los que eran de albañilería simple (sin columnas). Este terremoto mostró claramente la necesidad de incorporar refuerzos a estas edificaciones. La albañilería confinada se volvió el sistema constructivo más popular para edificaciones de baja y mediana altura en las ciudades. Según el reglamento, éstas podían ser de hasta 5 pisos, para evitar la necesidad de incluir ascensores.

    Entre 1961 y 2005, se han desarrollado cinco censos nacionales de vivienda en el Perú,

    además de otros más de población.

    Una pregunta significativa del censo de vivienda es

    “¿Cuál es el material predominante en las paredes?”

    Al comparar los 2 últimos censos

    de vivienda, se observa que los muros de ladrillo y de bloques han desplazado al adobe como el material predominante (Tabla 1).

    Pontificia Universidad Católica del Perú

    Ing. Daniel Quiun

    Tabla 1. Material predominante en las paredes de la vivienda, como porcentaje del total (INEI 2005, 1993)

    Material de la pared

    1993

    2005

    Ladrillos y bloques

    • 35.7 %

    • 45.9 %

    Adobe

    • 43.3 %

    • 37.0 %

    Otros: Madera, paja, piedra, etc.

    • 21.0 %

    • 17.1 %

    En 1982 se promulgó la primera norma moderna de diseño y construcción de albañilería

    (ININVI),

    la que tenía algo de respaldo experimental pero que adolecía aún de temas

    no investigados en las condiciones peruanas de materiales y mano de obra.

    Esta norma

    permitió a los ingenieros proyectar y construir edificios de hasta 5 pisos de albañilería confinada de 0.15m de ancho (fig. 2 izq.), además de edificios de albañilería armada.

    En

    los

    últimos 30

    años, el crecimiento de construcciones populares e informales han

    mal interpretado la manera como debe trabajar la albañilería confinada.

    Se piensa

    equivocadamente que las columnas y vigas de concreto son más importantes que el

    muro de albañilería, es decir se le presta cada vez menos atención a la calidad del muro

    (materiales y mano de obra).

    Tan es

    así, que se usan erradamente ladrillos huecos y

    ladrillos tubulares para muros portantes de carga vertical y de sismo.

    En

    forma

    paralela,

    se

    han

    levantado

    diversas

    edificaciones

    de

    albañilería

    armada,

    básicamente

    de

    viviendas

    en

    Lima

    (fig.

    2

    centro).

    Otras

    edificaciones que utilizan

    ladrillos

    para

    muros

    de

    albañilería

    portantes

    y

    no

    portantes

    son

    oficinas,

    hoteles,

    restaurantes, hospitales y centros educativos. En común, se trata de edificaciones de pocos pisos (fig. 2 der.).

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Tabla 1. Material predominante en las paredes de
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Tabla 1. Material predominante en las paredes de
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Tabla 1. Material predominante en las paredes de

    Fig. 2.- Edificios de albañilería confinada (izq.), albañilería armada (centro) y edificios educativos (der.) en Lima

    Los recientes terremotos han demostrado la importancia de: 1) tener una buena densidad

    de muros y 2) usar ladrillos macizos, para prevenir daños.

    Varias casas en Tacna (2001)

    y en Pisco (2007) han colapsado o tienen daños severos por estas causas.

    En Nasca

    (1996), Arequipa y Moquegua (2001), y Pisco e Ica (2007) se han observado daños

    importantes en edificios educativos y otros por la presencia de tabiques de albañilería que han interactuado con columnas de concreto.

    Pontificia Universidad Católica del Perú

    Ing. Daniel Quiun

    • 1.2 NORMAS DE DISEÑO Y CONSTRUCCIÓN EN EL PERÚ

    El REGLAMENTO NACIONAL DE CONSTRUCCIONES aprobado por D.S. N°

    039-70-VI de 1970 y N° 063-70-VI (10ma. Edición de Bonilla, 1980) es el primer documento que indica cómo proyectar las “Construcciones con paredes portantes de ladrillos”, sometidas a cargas gravitatorias y sísmicas.

    En resumen, se indicaba que los muros portantes debían ser de ladrillos macizos. Estas

    construcciones podían alcanzar como máximo 4 pisos, sin sobrepasar 15 m de altura.

     

    El

    espesor mínimo de una pared portante, libre de tarrajeo era de 25 cm.

    Las “columnas de

    amarre” de concreto armado, debían

    colocarse

    a

    una

    distancia

    máxima

    de

    5

    m

    debidamente ancladas en la cimentación y en cada techo.

    Sobre todas las paredes

    perimetrales o portantes, debían colocarse en

    cada

    nivel

    del

    techado, vigas collar de

    concreto armado (que amarren las columnas), las que se podían quedar dentro del espesor del techo si éste es mayor que 15 cm.

    Los vanos necesarios para puertas y

    ventanas, debían ser reforzados con dinteles, y

    columnas si fuera necesario, para que el muro pueda cumplir con la función estructural

    que le es asignada.

    El espesor mínimo de muros de arriostre era de 15 cm. El refuerzo mediante columnas de amarre no era requisito para los muros de arriostre.

    En cuanto al proceso constructivo, los ladrillos debían ser embebidos de agua antes de ser asentado. El asentado con mortero (de una resistencia mínima de 60 kg/cm2), el cual debía rellenar íntegramente los espacios vacíos que queden entre ladrillos.

    El diseño sísmico se basaba en la fuerza “H”:

    H = U C 1 P

    El coeficiente C 1 variaba con el número de pisos. En un edificio común de oficinas, de departamentos, casas residenciales, etc., el coeficiente U era 1.0 y 1.2 para edificios públicos, todos ubicados en la zona de mayor Sismicidad, llamada Región 1 (Arequipa,

    Moquegua, Tacna y parte sur de Ica y Ayacucho). fuerza H.

    La tabla 2 indica los valores de la

    Tabla 2.- Fuerza de diseño para edificios en la Región de mayor sismicidad según reglamento de 1970

    Altura del edificio

    H edif.

    H edif.

    comunes

    públicos

    Hasta 2 pisos

    0.16

    P

    0.192

    P

    • 3 pisos

    0.14

    P

    0.168

    P

    • 4 pisos

    0.12

    P

    0.144

    P

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun

    LAS NORMAS DE DISEÑO SISMO-RESISTENTE, PARTE DEL RNC DEL MINISTERIO DE VIVIENDA Y CONSTRUCCIÓN (OIN 1977)

    El capítulo 3 trata sobre Construcciones de Albañilería es un documento predecesor de

    la Norma E.070 de 1982. Destaca que se considera el “conjunto estructural” como:

    • a) Cimentación

    • b) Muros portantes

    • c) Elementos de confinamiento

    • d) Elementos de arriostre

    • e) Techos.

    Las unidades de ladrillos y bloques, se clasificaban de acuerdo al

    peso específico, la

    resistencia a la compresión, la resistencia a

    la flexión,

    y

    a

    la absorción. Aparece la

    forma de determinar la resistencia a la compresión de la albañilería (f’m), mediante 3 métodos: 1) prismas de prueba; 2) a partir de la resistencia de la unidad: y 3) a partir de la resistencia de unidades estandarizadas. Esto indica que se reconoce la necesidad de hacer ensayos de laboratorio para conocer bien las propiedades del material, pero no hay mayores exigencias dadas las limitaciones de la época.

    Para efectos de diseño se establecen valores de esfuerzos admisibles, a compresión axial, a compresión por flexión, a tracción por flexión, a corte, a compresión de apoyo. Se distingue entre albañilería convencional (simple o confinada) y albañilería armada.

    Los elementos de confinamiento de concreto armado, se denominan vigas collar y columnas de amarre. Las dimensiones de los confinamientos y su armadura se dan con fórmulas para diseño por corte, en función de V= fuerza cortante en el paño confinado.

    El diseño sísmico se basaba en la fuerza cortante basal “H”:

    H =

    Z U S C

    Rd

    P

    Respecto a la expresión del reglamento anterior, se ha separado el factor de zona Z del factor de uso U,

    se

    ha introducido el factor

    de

    suelo

    S,

    y

    se

    ha

    aclarado

    que

    el

    factor

    C

    es

    el

    coeficiente

    de

    amplificación sísmica, mientras que el divisor Rd se

    denominó “factor de reducción por ductilidad”.

     

    En

    el

    caso

    de

    albañilería

    confinada

    o

    armada,

    se

    especificaba que Rd=2.5.

    Para un edificio común de 3 o 4 pisos, ubicado en la zona de mayor sismicidad, sobre buen suelo, los factores son; Z=1, U=1, S=1, C=0.4, con lo cual la fuerza H (común) = 0.4/2.5 P = 0.16 P. En un edificio de uso público, U=1.3, por lo que la fuerza aumentaba a H (público) = 0.208 P. Si además estaba sobre suelo malo, S=1.4, y H = 0.224P y 0.291P, respectivamente.

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun LAS NORMAS DE DISEÑO SISMO-RESISTENTE, PARTE DEL RNC

    Fig. 3.- Zonificación sísmica -1977

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun

    NORMA de ALBAÑILERIA E-070 (1982)

    Aprobado por R.M. del 29 de enero de 1982, reemplaza en todas sus partes al Capítulo 3 “Construcciones de Albañilería” de las Normas de Diseño Sismo-Resistente del Reglamento Nacional de Construcciones (1977). Esta norma ha tenido una larga vigencia, hasta la promulgación de la actual (2006).

    En cuanto al diseño estructural, se mantiene el método por esfuerzos admisibles, y se le

    otorgó a la presencia de cal en el mortero un “premio” consistente en un aumento de los

    esfuerzos admisibles respecto a morteros sin cal.

    Esto se refleja en el diseño por flexión

    de muros no portantes en un factor de 1.33, en el diseño de tracción por flexión y en el

    diseño por corte en muros portantes.

    Se establecen requisitos más precisos respecto a la unidad de albañilería, el mortero, el mortero fluido (para albañilería armada) y la mano de obra.

    En cuanto

    a la construcción de albañilería confinada hay recomendaciones sobre el

    espesor de las juntas (10 mm mínimo), el tratamiento de unidades previo al asentado (ladrillos de arcilla: inmersión en agua antes del asentado), que no se asiente más de 1.20m de altura en una jornada, etc.

    Para

    el

    diseño

    sísmico

    se mantenía

    la

    misma

    fuerza

    cortante

    basal

    “H”

    de

    la norma

    1977.

    Con

    la

    modificación

    de

    la

    Norma

    Sísmica

    en

    1997

    y

    en

    el

    2003, la fuerza

    cortante basal se denomina ahora V y los valores de los factores se modificaron.

    V =

    ZU S C

    R

    P

    Para un edificio común de 3 o 4 pisos, ubicado en la zona de mayor sismicidad, sobre buen suelo, los factores son; Z=0.4, U=1, S=1, C=2.5, R=6, con lo cual la fuerza V (común) = 0.4x2.5/6 P = 0.167 P.

    En

    un

    edificio

    público,

    U=1.3,

    y

    V

    (público) =

    0.217 P. Si además está sobre suelo malo, S=1.4, y 0.233P y 0.303P, respectivamente.

    V

    =

    La

    Norma

    Sísmica

    del

    2003

    indica

    que

    en

    las

    edificaciones de albañilería se debe

    usar

    R=6

    si

    se

    mantiene

    el

    diseño

    por

    esfuerzos

    admisibles,

    mientras que R=3 para diseños a la rotura.

    Como se puede ver, las fuerzas sísmicas de diseño han ido aumentando de valor conforme los sismos permiten conocer los defectos en construcciones que se dañan y el avance tecnológico permite realizar ensayos y conocer el comportamiento estructural.

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun NORMA de ALBAÑILERIA E-070 (1982) Aprobado por R.M.

    Fig. 4.- Zonificación sísmica – 1997 y 2003 (vigente)

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun

    NORMA de ALBAÑILERIA E-070 (2006)

    Aprobado por D. S. N° 011-2006 - VIVIENDA del 5 de mayo del 2006, el Reglamento Nacional de Edificaciones (RNE) reemplaza en todas sus partes al Reglamento Nacional de Construcciones RNC de 1970 y complementos. El RNE contiene 66 Normas Técnicas, entre Habilitaciones Urbanas, Arquitectura, Estructuras, Instalaciones

    Sanitarias, Instalaciones Eléctricas, y otras.

    Entre estas nuevas normas se halla la nueva

    E.070 Albañilería, producto de más de 5 años de reuniones del Comité especializado,

    formado por SENCICO con representantes de universidades, colegios profesionales, fabricantes, constructores, etc.

    La nueva Norma E.070 Albañilería (2006) contiene 10 capítulos. Respecto a la norma anterior de 1982 hay modificaciones en los materiales, procedimientos de construcción, estructuración, análisis y diseño estructural, e introduce el efecto de interacción tabique- pórtico. El resto de este documento se refiere básicamente a lo indicado en esta norma vigente, y en mejoras que se le pueden añadir para una futura versión.

    1.3 ALCANCE Y DEFINICIONES

    Hasta 1977 se podría decir que la albañilería ha sido empírica y por tanto ha carecido de ingeniería. La construcción de edificaciones con muros portantes excesivamente gruesos, el uso de muros delgados para la dirección no portante, la falta de conceptos claros sobre el comportamiento estructural, la ausencia de armadura, y la utilización de configuraciones incorrectas han llevado a edificaciones inseguras que en algunos casos han producido desastres estructurales. Esto implica que las edificaciones de albañilería no reforzada, con poca densidad de muros, que han tenido un comportamiento sísmico sumamente frágil, no se contemplan en esta Norma.

    El sistema de construcción de edificios más popular en las zonas urbanas del Perú es la

    albañilería confinada.

    En

    otros se

    usa la albañilería armada.

    En

    estos sistemas, los

    muros son estructurales, es decir deben ser capaces de resistir cargas verticales de

    gravedad y horizontales de sismo.

    Para ello, los muros deben estar conformados por

    materiales de calidad reconocida, y deben ser levantados siguiendo un procedimiento de

    construcción adecuado y ser debidamente reforzados.

    Es por

    ello que la Norma hace

    especial énfasis en estos aspectos. Los sistemas de albañilería no convencionales (fuera de esta Norma), deberán ser aprobados por el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento luego de ser evaluados por SENCICO.

    En resumen, la albañilería es muy frágil en tracción. edificaciones debe ser convenientemente construida y reforzada.

    Por

    tanto,

    para

    su

    uso

    en

    Albañilería o Mampostería.-

    Material estructural compuesto por unidades pegadas. El pegamento se llama mortero (cemento, arena, cal). En el caso del adobe el mortero suele ser de barro.

    Otra nueva es la “albañilería de juntas secas”.

    Por tanto, la albañilería:

    Es un material heterogéneo y anisotrópico.

    Tiene buena resistencia a la compresión (por la unidad).

    Tiene poca resistencia a la tracción (por la adhesión entre unidades).

    Pontificia Universidad Católica del Perú

    Ing. Daniel Quiun

    Adobe. Bloque macizo de tierra sin cocer, puede contener paja u otro material que mejore su estabilidad frente a agentes externos (paja, guano, ichu, asfalto).

    Ladrillo. Unidad de albañilería que se maneja con una sola mano. Materia prima:

    Arcilla, Concreto de cemento Pórtland, Sílice cal.

    Se forma mediante moldeo

    compactado o por extrusión. En forma artesanal es quemado en hornos a leña o carbón. En forma industrial es quemado con temperatura controlada en hornos tipo túnel.

    Bloque. Unidad de albañilería que se maneja con las dos manos (al ser más grande y pesado que el ladrillo). Contiene alvéolos para asirlos; además allí se coloca la armadura y concreto líquido, llamado grout (concreto con o sin agregado grueso, de consistencia fluida).

    Confinamiento. Conjunto de elementos de concreto armado, horizontales y verticales, cuya función es la de proveer ductilidad a un muro portante.

    Mortero. Material empleado para adherir horizontal y verticalmente a las unidades de albañilería.

    Tabique. Muro no portante de carga vertical, utilizado para subdividir ambientes o como cierre perimetral

    TIPOS DE ALBAÑILERÍA REFORZADA:

    Alb. CONFINADA. La armadura es colocada en elementos de concreto armado,

    verticales y horizontales, que enmarcan el muro de albañilería. armar) se acepta como confinamiento horizontal.

    El sobrecimiento (sin

    Alb. ARMADA. La armadura es colocada difundida vertical y horizontalmente, en alvéolos o canales de las unidades o en las juntas de mortero. Los alvéolos se llenan luego con concreto líquido (grout).

    Cada uno de los materiales que componen la albañilería debe cumplir ciertas

    propiedades mínimas.

    La albañilería misma también debe tener unas propiedades

    estructurales medibles como su resistencia y su rigidez. Estas propiedades se pueden medir mediante algunos ensayos de laboratorio usando muestras representativas de los mismos. El resultado de estos procedimientos de control es un informe de la calidad de los materiales y de la albañilería. De este modo, se puede decir si la albañilería es capaz de soportar las cargas previstas.

    Pontificia Universidad Católica del Perú

    Ing. Daniel Quiun

    CAP. 2 COMPONENTES DE LA ALBAÑILERÍA

    • 2.1 UNIDADES DE ALBAÑILERÍA

    Para la construcción de muros portantes de albañilería confinada, los ladrillos deben ser sólidos o macizos. Se debe descartar el uso de bloques huecos y de unidades tubulares.

    La unidad de albañilería sólida o maciza se ha redefinido (artículo 3.26), como aquella

    cuya sección transversal en cualquier plano paralelo a la superficie de asiento tiene un

    área

    igual o

    mayor que el

    70% del área bruta

    en el mismo plano.

    La norma anterior

    exigía que la sección transversal tenga un área igual o mayor al 75% del área bruta. Las

    investigaciones experimentales realizadas indican

    que

    la

    resistencia

    ante

    diversas

    solicitaciones, en especial la resistencia al corte de la albañilería (v’m), no sufre mayores alteraciones por el incremento de área de huecos que ahora se permite hasta un 30% del área bruta (San Bartolomé 1994, 2007)

    Sin

    embargo,

    en

    el

    mercado nacional predominan unidades de arcilla y de concreto

    (ladrillos y bloques) con mayores áreas de huecos (40% o más) que no califican como

    unidades aptas para muros portantes (fig.5 izquierda y centro).

    La

    falla

    por

    corte de

    muros hechos de estas unidades han sido frágiles y conducen albañilería que puede llevar a reparaciones demasiado costosas.

    deterioro de la

    a Esto se ha dado tanto

    un

    en ensayos de laboratorio

    (San Bartolomé 1994, 2007) como en edificios reales en el

    sismo del 2001, en especial en la provincia de Tacna donde se siguen usando

    indebidamente bloques de concreto artesanales que exhiben un 50% de huecos, para muros portantes (fig.5 derecha).

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun CAP. 2 COMPONENTES DE LA ALBAÑILERÍA 2.1 UNIDADES
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun CAP. 2 COMPONENTES DE LA ALBAÑILERÍA 2.1 UNIDADES
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun CAP. 2 COMPONENTES DE LA ALBAÑILERÍA 2.1 UNIDADES

    Fig. 5. Fallas frágiles en unidades con más de 30% de huecos (izq, centro) y bloques de concreto artesanales usados en Tacna (der.)

    La clasificación de las unidades

    con

    fines

    estructurales

    la

    da

    la

    Tabla

    1

    de la Norma.

    Las propiedades requeridas son la variación de dimensiones, el alabeo y la resistencia a compresión (fig. 6). La tabla 2 de la Norma 2006 da limitaciones para el uso de cada

    clase de unidad de albañilería para fines estructurales.

     

    En

    la

    zona

    sísmica

    1,

    la

    de

    menor sismicidad, para muros portantes se permite el uso de unidades huecas, y el uso

    de unidades tubulares hasta dos pisos. Este último caso aún requiere de más estudios del comportamiento estructural y constituye una línea de investigación vigente.

    Pontificia Universidad Católica del Perú

    Ing. Daniel Quiun

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Fig. 6. Pruebas de la unidad: alabeo (izq.,
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Fig. 6. Pruebas de la unidad: alabeo (izq.,
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Fig. 6. Pruebas de la unidad: alabeo (izq.,
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Fig. 6. Pruebas de la unidad: alabeo (izq.,

    Fig. 6. Pruebas de la unidad: alabeo (izq., cent.), resistencia a compresión (der.)

     

    TABLA 2 LIMITACIONES EN EL USO DE LA UNIDAD DE ALBAÑILERÍA PARA FINES ESTRUCTURALES

       

    ZONA SÍSMICA 2 Y 3

     

    ZONA SÍSMICA 1

    Muro

    portante en

    Muro

    portante

     

    en

    Muro

    portante

    en

    TIPO

    edificios de 4 pisos a

    edificios

    de

    1

    a

    3

    todo edificio

    más

    pisos

     

    Sólido

         

    Artesanal

     

    No

    Sí, hasta dos pisos

     

    Sólido

     

    Industrial

         
     

     

    Alveolar

    Celdas totalmente rellenas con grout

    Celdas parcialmente rellenas con grout

    Celdas parcialmente rellenas con grout

    Hueca

     

    No

     

    No

     

    Tubular

     

    No

     

    No

    Sí, hasta 2 pisos

    2.2

    MORTERO

     

    El uso de la cal en el mortero se ha vuelto optativo. La tabla 4 de la Norma 2006 indica dos tipos de morteros para muros portantes y otro para no portantes:

    tipo P1 cemento: cal: arena

    1: 0 a ¼: 3 a 3 ½;

    tipo P2 cemento: cal: arena

    1: 0 a 1/2: 4 a 5

    tipo NP cemento : arena 1:6

    Estos morteros han dado buenos resultados en muros ensayados en laboratorio, para

    pegar unidades de arcilla especialmente.

    En el caso de nuevas unidades de concreto

    industriales, queda aún pendiente de estudio la mejor proporción para el mortero, y si es

    o no necesario el uso de la cal.

    Se acepta además el uso de morteros de fabricación

    industrial o pre-mezclados (fig. 7). Una ventaja respecto a los preparados en obra es la dosificación correcta, además de mejorar el almacenaje de materiales en la obra.

    Pontificia Universidad Católica del Perú

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Fig. 7. Mortero para asentado, preparado artesanal (izq.)
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Fig. 7. Mortero para asentado, preparado artesanal (izq.)

    Ing. Daniel Quiun

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Fig. 7. Mortero para asentado, preparado artesanal (izq.)

    Fig. 7. Mortero para asentado, preparado artesanal (izq.) y opciones industriales premezclados.

    • 2.3 MORTERO FLUIDO Y CONCRETO FLUIDO

    Se usan en albañilería armada para llenar los alvéolos.

    El concreto líquido o grout se

    clasifica en fino y en grueso. El grout fino (fig. 8 izq.) se usa cuando la dimensión

    menor de los alvéolos

    de la unidad de albañilería es inferior a 60 mm y el grout grueso

    (fig. 8 der.) se usa cuando esta dimensión menor es igual o mayor a 60 mm.

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Fig. 7. Mortero para asentado, preparado artesanal (izq.)
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Fig. 7. Mortero para asentado, preparado artesanal (izq.)
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Fig. 7. Mortero para asentado, preparado artesanal (izq.)

    Fig. 8. Grout fino y grueso para albañilería armada

    • 2.4 CONCRETO Y ACERO

    El concreto en elementos de confinamiento debe tener una resistencia mínima de f’c=175 kg/cm 2 . Debe prepararse según indica la Norma E.060 Concreto Armado.

    El acero de refuerzo en los confinamientos debe ser corrugado, con esfuerzo de fluencia fy=4200 kg/cm 2 . Sólo se permite el uso de barras lisas en estribos y armaduras electrosoldadas usadas como refuerzo horizontal.

    Pontificia Universidad Católica del Perú

    Ing. Daniel Quiun

    CAP. 3 PRUEBAS DE ALBAÑILERÍA SIMPLE

    3.1 PRISMAS Y ENSAYOS DE COMPRESIÓN AXIAL. Módulo de elasticidad Em y resistencia a compresión f’m.

    La medición de la resistencia a compresión

    (f´m)

     

    ha

    cambiado

    en

    cuanto

    al

    área

    a

    utilizar.

    En la Norma de 1982 se empleaba el área neta cuando se trataba de unidades

    huecas

    (más

    de

    25% de huecos

    en

    la

    cara de

    asentado)

    y

    el área bruta en unidades

    sólidas o unidades huecas con alvéolos rellenos.

    Esta forma de medición arrojaba en

    muchos casos, mayores valores de f´m en unidades huecas que en unidades sólidas. En

    la Norma de 2006

    todas

    las

    áreas

    utilizar en la evaluación de la resistencia f´m son

    áreas brutas.

    a Asimismo, el cálculo en sí

    de

    f´m

     

    ha

    variado,

    de

    la

    ecuación

    [1]

    a la

    ecuación [2].

    Resist. a compresión 1982: f´m = fm (prom.) x [1-1.5(V-0.10)]

     

    [1]

    Resist. a compresión 2006: f´m = fm (prom.) - s

    [2]

     

    Siendo V = el coeficiente de variación y s = la desviación estándar.

     

    En

    cuanto

    a

    los

    coeficientes

    de

    corrección

    por

    esbeltez

    a

    la

    resistencia

    f´m,

    se

    ha

    mantenido

    la

    tabla

    de

    valores

    anterior.

    Dichos

    valores

    han

    sido

    verificados

    experimentalmente por San Bartolomé et. al. (2006).

     

    En el mismo ensayo de compresión

    axial

    (fig.

    9

    der.)

    se

    puede

    medir

    en

    el rango

    elástico el módulo de elasticidad Em, colocando medidores de desplazamientos.

    • 3.2 MURETES Y ENSAYOS DE COMPRESIÓN DIAGONAL. Módulo de corte Gm y resistencia a corte v’m

    La medición de la resistencia al corte de la albañilería (v´m), no existía en la versión de 1982, mientras que la versión del 2006 exige la realización de ensayos de compresión diagonal en muretes según Norma INDECOPI NTP 399.621 (fig. 9 der.). En el mismo ensayo de compresión diagonal (fig. 9 der.) se puede medir en el rango elástico el módulo de corte Gm, colocando medidores de desplazamientos.

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun CAP. 3 PRUEBAS DE ALBAÑILERÍA SIMPLE 3.1 PRISMAS
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun CAP. 3 PRUEBAS DE ALBAÑILERÍA SIMPLE 3.1 PRISMAS

    Fig. 9 Ensayos de compresión axial en pilas para determinar Em y f´m (izq.) y de compresión diagonal en muretes para determinar Gm y v´m (der.)

    Pontificia Universidad Católica del Perú

     

    Ing. Daniel Quiun

    De otro lado, una nueva exigencia

    de

    la

    Norma

    2006

    en

    su

    tabla

    7

    consiste

    en

    la

    realización obligatoria de ensayos de prismas y muretes en función del número de pisos

    de la edificación y de la zona sísmica.

    Estos ensayos permiten observar el mal comportamiento de unidades con muchos huecos (fig. 10).

     

    ´

    ´

     

    TABLA 7

    MÉTODOS PARA DETERMINAR

    f

    m

    y v

    m

    RESISTENCIA

    CARACTERÍSTICA

    EDIFICIOS DE

    EDIFICIOS DE

     

    EDIFICIOS DE

    1

    A 2 PISOS

    3 A 5 PISOS

     

    MAS DE 5 PISOS

    Zona Sísmica

    Zona Sísmica

     

    Zona Sísmica

     

    3

    2

    1

    3

    2

    1

    3

    2

    1

     

    ´

                     

    (

    f

    m

    )

    A

    A

    A

    B

    B

    A

    B

    B

    B

     

    ´

                     

    (

    v

    m

    )

    A

    A

    A

    B

    A

    A

    B

    B

    A

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun De otro lado, una nueva exigencia de la
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun De otro lado, una nueva exigencia de la

    Fig. 10. Falla frágil por trituración de unidades con muchos huecos.

    Pontificia Universidad Católica del Perú

    Ing. Daniel Quiun

    CAP. 4 PROCEDIMIENTOS DE CONSTRUCCIÓN

    Primero se comenta el tratamiento a

    las

    unidades

    previamente

    al

    asentado

    de

    las

    mismas, en donde ha habido un cambio total en la Norma.

    La Norma previa indicaba que para unidades sílico calcáreas bastaba una limpieza del polvillo superficial; ninguna acción para unidades de concreto; en el caso de unidades

    de arcilla industrial, la inmersión en agua inmediatamente antes

    del

    asentado;

    y

    en

    el

    caso

    de

    unidades de arcilla

    artesanal,

    la inmersión

    en

    agua

    por

    lo

    menos una hora

    inmediatamente antes del asentado.

    Estas inmersiones conducen a ladrillos de arcilla

    saturados en la superficie, sin lograr una correcta adhesión con el mortero.

    El artículo 10.4 de la Norma 2006 especifica el nuevo tratamiento a darle a las unidades previamente al asentado (fig. 11).

    Para concreto y sílico-calcáreo: pasar una brocha húmeda sobre las caras de asentado o rociarlas.

    Para

    arcilla:

    de

    acuerdo

    a

    las

    condiciones

    climatológicas

    donde

    se

    encuentra

    ubicadas

    la

    obra,

    regarlas

    durante

    media

    hora,

    entre

    10

    y

    15

    horas antes

    de

    asentarlas.

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun CAP. 4 PROCEDIMIENTOS DE CONSTRUCCIÓN Primero se comenta

    Otros temas de construcción son:

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun CAP. 4 PROCEDIMIENTOS DE CONSTRUCCIÓN Primero se comenta

    Fig. 11. Tratamiento de unidades antes del asentado:

    regado de ladrillos de arcilla (izq.) y limpieza con escobilla húmeda en

    bloques de concreto (der.).

    Para el asentado de la primera hilada, la superficie de concreto que servirá de asiento (losa o sobrecimiento según sea el caso), se preparará con anterioridad de forma que quede rugosa; luego se limpiará de polvo u otro material suelto y se la humedecerá, antes de asentar la primera hilada (fig. 12).

    Todas las juntas horizontales y verticales quedarán completamente llenas de mortero. A mayor espesor de junta, la albañilería será más débil, por lo que es importante controlar su grosor. El espesor de las juntas de mortero será como mínimo 10 mm y el espesor máximo será 15 mm (fig. 12 der). En las juntas que contengan refuerzo horizontal, el espesor mínimo de la junta será 6 mm más el diámetro de la barra.

    No se asentará más de 1,30 m de altura de muro en una jornada de trabajo. En el caso de emplearse unidades totalmente sólidas (sin perforaciones), la primera jornada de trabajo culminará sin llenar la junta vertical de la primera hilada, este llenado se realizará al iniciarse la segunda jornada (fig. 13).

    Pontificia Universidad Católica del Perú

    Ing. Daniel Quiun

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Fig. 12. La primera hilada debe tener la
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Fig. 12. La primera hilada debe tener la

    Fig. 12. La primera hilada debe tener la superficie rugosa (izq.). Las juntas gruesas o nulas debilitan la albañilería (der.)

    Fig. 13. Acciones entre la primera y la segunda jornada de trabajo.

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Fig. 12. La primera hilada debe tener la

    La conexión entre columnas de confinamiento y albañilería puede ser a ras o dentadas. El detalle y algunos problemas se observan en la fig. 14.

    Las columnas de confinamiento se deben vaciar después de haber levantado el muro de

    albañilería.

    Si la sección es pequeña, los estribos tradicionales de las columnas pueden

    interrumpir la caída de la mezcla, entonces se sugiere para estas columnas usar estribos de 1 vuelta + ¾ vuelta, dejando el núcleo libre para el paso del concreto (fig. 15).

    Pontificia Universidad Católica del Perú

    Ing. Daniel Quiun

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Fig. 14. Conexión dentada y conexión a ras.
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Fig. 14. Conexión dentada y conexión a ras.

    Fig. 14. Conexión dentada y conexión a ras.

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Fig. 14. Conexión dentada y conexión a ras.
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Fig. 14. Conexión dentada y conexión a ras.

    Fig. 15. Detalles de columnas de confinamiento.

    Pontificia Universidad Católica del Perú

    Ing. Daniel Quiun

    CAP. 5 ANALISIS y DISEÑO ESTRUCTURAL

    Para la verificación ante cargas verticales de gravedad, ecuación 19.1b, se mantiene la expresión de compresión axial de la Norma previa (esfuerzo admisible), donde se ha

    aclarado la forma de

    obtener el esfuerzo actuante, usando el 100% de carga muerta y

    viva; además, el área a usar es rectangular Lxt. Se ha añadido además un límite máximo para el esfuerzo de compresión axial, que es 0.15 f´m, ya que con esfuerzos mayores, los muros pierden mucha ductilidad.

    El cambio más significativo es el diseño de muros con cargas coplanares de sismo, que

    ha pasado de un diseño elástico por esfuerzos admisibles, a

    un diseño por desempeño

    que

    requiere

    verificar

    dos

    condiciones

    de

    fuerzas

    sísmicas:

    un

    estado

    de

    sismo

    “moderado” y un estado de sismo “severo”.

    El sismo severo (artículo 22) corresponde a aquel definido en la Norma E.030 Diseño Sismorresistente (SENCICO 2003) en condiciones últimas, donde una edificación de albañilería tiene un coeficiente de reducción R=3. El sismo moderado ha sido definido como aquel que proporciona fuerzas de inercia que son la mitad de las producidas en el sismo severo.

    5.1 SISMO MODERADO

    Ante el sismo moderado, los muros de albañilería no deben presentar fisuras de corte. Un muro se fisura cuando alcanza una fuerza cortante denominada Vm (ecuaciones 4 a

    y 4b).

    Para efectos prácticos, el análisis estructural para cargas de sismo puede hacerse

    entonces con R=6, y obtener un juego de fuerzas internas en los muros en condiciones elásticas. En particular, la fuerza cortante en estas condiciones, Ve, debe cumplir las ecuaciones [3] [4] y [5].

    Ve £ 0.55 Vm

    [3]

    Unid. Arcilla y concreto: Vm = 0.5 v´m a L t + 0.23 Pg [4a]

    Unid. Sílico calcáreas: Vm = 0.35 v´m a L t + 0.23 Pg [4b]

    Siendo

    1

    £

    3

    El

    parámetro

    a

    a

    =

    V L

    e

    M

    e

    £

    1

    [5]

    toma

    en

    cuenta

    la

    esbeltez

    coplanar

    del

    muro.

    Investigaciones

    experimentales en muros a escala natural y reducida indicaron que en muros cuadrados o bajos la resistencia al corte Vm es aproximadamente la misma, mientras que en muros altos o esbeltos, la resistencia Vm se reduce.

    Si el edificio cuenta con pórticos, vigas, o placas de concreto armado, éstos elementos se deben diseñar a la rotura (amplificando sus fuerzas de esta etapa por 1.25). Además, en la cimentación se debe diseñar las dimensiones de zapatas y cimientos con los resultados del sismo moderado, y la armadura amplificando los esfuerzos por 1.25.

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun

    5.2 SISMO SEVERO

    Verificación de la resistencia al corte del edificio

    Para el sismo severo, lo primero que debe verificarse es que la capacidad de los muros

    del edificio sea mayor que la fuerza sísmica.

    Esto

    se

    hace

    a

    través de la suma de

    fuerzas Vm en cada dirección, la cual debe ser mayor a la fuerza V (norma sísmica, con

    R=3).

    Esta verificación debe hacerse para cada dirección y para cada nivel del edificio.

    En

    caso

    no

    se

    logre

    esto,

    algunos

    muros

    reemplazados por muros de concreto armado.

    deberán

    aumentar

    su

    espesor

    o

    ser

    Amplificación de las fuerzas elásticas a la condición de rotura

    Para el diseño por sismo severo en cada muro, la idea es que las columnas y vigas de

    confinamiento

    sean

    capaces

    de

    tomar la

    fuerza

    Vm

    que

    es

    la

    máxima capacidad del

    muro.

    La

    fuerza

    cortante

    de

    diseño

    Vu

    y

    el momento flector Mu se hallan

    amplificando los valores del análisis elástico, Ve y Me, por la relación entre las fuerzas Ec. [6]:

    V

    ui

    =V

    ei

    V

    m

    1

    V

    e 1

    M

    ui

    =M

    ei

    V

    m

    1

    V

    e 1

    [6]

    Verificación de la necesidad de colocar refuerzo horizontal en los muros

    Todo muro confinado cuyo cortante bajo

    sismo

    severo

    sea

    mayor

    o

    igual

    a

    su

    resistencia al corte ( V

    u

    V

    m

    ), o que tenga un esfuerzo a compresión axial producido por

    la carga gravitacional considerando toda la sobrecarga,

    s

    que

    0,05

    ´

    f

    m

    , deberá llevar refuerzo horizontal

    continuo

    m

    =

    P

    m

    /

    anclado

    (Lt)

    a

    mayor o igual

    .

    , las columnas de

    confinamiento (fig. 16).

    En los edificios de

    más de tres pisos, todos los muros portantes del primer nivel serán

    reforzados horizontalmente.

    La cuantía del acero de refuerzo horizontal será:

    r

    = A /(s.t) 0,001

    s

    .

    Las

    varillas de refuerzo

    penetrarán en las columnas de confinamiento por lo menos 12,5 cm y terminarán con gancho a 90 o vertical de 10 cm de longitud.

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun 5.2 SISMO SEVERO Verificación de la resistencia al

    Fig. 16. Refuerzo horizontal contínuo en la hilada

    Pontificia Universidad Católica del Perú

    Ing. Daniel Quiun

    CAP. 6 COMPORTAMIENTO SÍSMICO

    La albañilería no confinada ni reforzada, en sismos reales y en ensayos de laboratorio,

    muestra: a) fallas por

    corte debido a fuerzas de sismo en el mismo plano del muro, y b)

    fallas de tracción por flexión debido a fuerzas de sismo ortogonales al plano del muro.

    De otro lado, la interacción entre tabique y pórtico ha ocasionado numerosas fallas por columna corta.

    6.1 FALLAS POR CORTE

    En edificios

    bajos, de

    1

    a

    3

    pisos,

    la deformación por corte es predominante y se

    manifiesta por grietas diagonales en el paño del muro (fig. 17).

    Si las grietas atraviesan

    unidades y juntas de mortero en forma pareja, esto indica que la adherencia es adecuada

    entre las unidades, lo

    cual

    es

    ideal

    puesto

    que

    así

    se

    logra una mayor capacidad

    resistente del muro.

    Si en cambio las grietas son escalonadas, pasando básicamente por

    las juntas dejando las unidades enteras, la adherencia es baja, y la resistencia del muro es baja (fig. 18). Los ensayos en muretes pequeños ayudan a observar esta propiedad.

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun CAP. 6 COMPORTAMIENTO SÍSMICO La albañilería no confinada
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun CAP. 6 COMPORTAMIENTO SÍSMICO La albañilería no confinada

    Fig. 17. Muros con grietas diagonales: sismo real (izq.) y ensayo de laboratorio (der.).

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun CAP. 6 COMPORTAMIENTO SÍSMICO La albañilería no confinada
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun CAP. 6 COMPORTAMIENTO SÍSMICO La albañilería no confinada

    Fig. 18. Grietas escalonadas en muretes y muro a escala real indican poca adherencia y resistencia baja.

    Pontificia Universidad Católica del Perú

    Ing. Daniel Quiun

    6.2 FALLAS DE TRACCIÓN POR FLEXIÓN

    Se dan mayoritariamente en muros no portantes, tales como cercos, tabiques y parapetos (fig. 19). Se debe mejorar el diseño con la inclusión de arriostres más cercanos.

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun 6.2 FALLAS DE TRACCIÓN POR FLEXIÓN Se dan
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun 6.2 FALLAS DE TRACCIÓN POR FLEXIÓN Se dan
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun 6.2 FALLAS DE TRACCIÓN POR FLEXIÓN Se dan

    Fig. 19. Fallas de cercos y tabiques por carga ortogonal al plano del muro en Pisco e Ica, 2007

    Pontificia Universidad Católica del Perú

    Ing. Daniel Quiun

    6.3 INTERACCIÓN TABIQUE –PÓRTICO

    La falla por la interacción tabique-pórtico se manifiesta con el problema de columnas

    cortas en edificios flexibles.

    Estas columnas cortas se generan al tenerse una ventana

    alta, con muros de albañilería que no llegan al techo. Entre las columnas y el muro de

    albañilería

    no

    hay

    junta

    o

    ésta

    es

    insuficiente.

    En

    un

    sismo moderado o severo, las

    columnas se deben desplazar lateralmente,

    pero los

    muros lo

    impiden

    a

    lo

    largo

    de

    su

    altura, y la columna sólo se deforma en la parte de la ventana. Esto ocasiona grandes

    fuerzas y deformaciones por corte que las columnas no tienen capacidad de soportar, produciendo grietas que pueden romper el núcleo y pandear el refuerzo vertical.

    Este fenómeno de

    columnas cortas es típico

    verlo en colegios antiguos (anteriores a

    1997) y en algunos otros como hospitales.

    Se puede obviar aumentando la rigidez de la

    edificación o protegiendo las columnas con una ampliación del muro.

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun 6.3 INTERACCIÓN TABIQUE –PÓRTICO La falla por la

    Fig. 20. Columnas cortas, colegio en Chimbote, 1970 (izq). Colegio en Palpa sin daños, 1996 y colegio

    en Nazca, 1996.

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun 6.3 INTERACCIÓN TABIQUE –PÓRTICO La falla por la
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun 6.3 INTERACCIÓN TABIQUE –PÓRTICO La falla por la

    Pontificia Universidad Católica del Perú

    Ing. Daniel Quiun

    Pórticos flexibles
    Pórticos flexibles

    Fig. 21. Columnas cortas en colegio de Arequipa, 2001

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Pórticos flexibles Fig. 21. Columnas cortas en colegio
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Pórticos flexibles Fig. 21. Columnas cortas en colegio
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Pórticos flexibles Fig. 21. Columnas cortas en colegio
    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun Pórticos flexibles Fig. 21. Columnas cortas en colegio

    Fig. 22. Columnas cortas en colegio de Pisco y en hospital de Ica, 2007

    Pontificia Universidad Católica del Perú

    6.4 OTRAS FALLAS

    Ing. Daniel Quiun

    La falla por piso blando se ha visto en edificaciones en los sismos del 2001 y 2007. Se debe fundamentalmente a falta de rigidez en una dirección principal, usualmente en el primer piso.

    Pontificia Universidad Católica del Perú 6.4 OTRAS FALLAS Ing. Daniel Quiun La falla por piso blando

    Fig. 23. Fallas de piso blando, Pisco 2007 (A. San Bartolomé)

    Otro problema que se puede identificar fue de la escasa “densidad de muros” que es la

    relación entre el área de muros reforzados en una dirección entre el área en planta. norma E.070 establece una densidad mínima:

    La

    AreadeCortedelosMurosReforzados

    AreadelaPlanta Típica

    Â

    =

    Lt .

    Z U S N

    .

    .

    .

    Ap

    56

    Donde:“Z”, “U” y “S” corresponden a los factores de zona sísmica, importancia y de suelo, respectivamente, especificados en la NTE E.030 Diseño Sismorresistente. “N” es el número de pisos del edificio; “L” es la longitud total del muro (incluyendo columnas, sí existiesen); y, “t” es el espesor efectivo del muro

    Si la cantidad de muros no alcanza, se puede aumentar su espesor o cambiarlos por muros de concreto armado, hasta lograr una densidad superior a la mínima.

    Pontificia Universidad Católica del Perú 6.4 OTRAS FALLAS Ing. Daniel Quiun La falla por piso blando
    Pontificia Universidad Católica del Perú 6.4 OTRAS FALLAS Ing. Daniel Quiun La falla por piso blando

    Fig. 24. Fallas por escasa densidad de muros: Tacna 2001 y Pisco 2007 (A. San Bartolomé)

    Pontificia Universidad Católica del Perú Ing. Daniel Quiun

    REFERENCIAS

    Bonilla,

    “Nuevo

    Reglamento

    Nacional

    de

    Construcciones”

    Ed.

    Mercurio,

    10ma.

    Edición, 1980.

     

    INDECOPI Norma NTP 399.621, 2004.

    INEI Censos Nacionales de Población y Vivienda, Lima, 1993.

    INEI Censos Nacionales de Población y Vivienda, Lima, 2005

    ININVI

    “Norma

    Técnica

    de

    Edificación

    E.070

    Albañilería”

    Ministerio de Vivienda,

    Lima, 1982.

    Ministerio

    de

    Vivienda

    y

    Construcción,

    RNC

    Normas

    de Diseño Sismo-resistente,

    Lima, 1977.

    Quiun y San Bartolomé “Nuevas metas para mejorar la Norma de Albañilería E.070 2006” Ponencias, XVI Congreso Nacional de Ingeniería Civil, Colegio de Ingenieros del Perú, Arequipa, 2007.

    San Bartolomé “Construcciones de Albañilería – Comportamiento Sísmico y Diseño Estructural”, Pontificia Universidad Católica del Perú, Fondo Editorial 1994.

    San Bartolomé “Comentarios a la Norma E.070 Albañilería”, SENCICO, 2006.

    San Bartolomé http://blog.pucp.edu.pe/albanileria, 2007.

    SENCICO MVC “Reglamento Nacional de Edificaciones” Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, Lima, 2006.