1 EXILIOS FEMENINOS: MIRADAS SOBRE LOS ´70 Catalina Julia Artesi: Departamento de Artes, JTP, Cátedra Historia del

Teatro Universal, Facultad de Filosofía y Letras, UBA. Domicilio: Catamarca 535. CABA.CP (1231).TEL.: 4931-4192. Correo electrónico: artesica@yahoo.com Palabras clave: dramaturgas argentinas- memoria histórica- teatro de resistencia - identidad- militancia política Si bien el régimen cívico-militar ejerció la censura, abierta o encubierta, en nuestro país hubo un teatro de resistencia. Esta situación fue vivida por artistas e intelectuales que padecieron exilios internos. Pero otros sufrieron el exilio externo para resguardar sus vidas. A pesar de la falta de distancia histórica, las dramaturgas que vivieron la época evidenciaron una visión del fenómeno muy interesante, pues revelaban diferentes ópticas acerca del poder y de las instituciones, la familia, el trabajo y otras estructuras sociales. También, mostraron el aparato represivo del poder político del Estado y sus nefastas consecuencias: la desaparición, la tortura, la violencia, las micropolíticas del cuerpo que ejerció la dictadura. Beatriz Mosquera se preocupó por su entorno, pues -como expresa Juan Carlos Ferrari en su estudio introductorio1 “se mueve entre dos planos: el psíquico y el ético”. Varias piezas suyas tienen como eje dicha situación. En este trabajo, seleccionamos su texto dramático La luna en la taza (1979) donde presenta una alegoría de la sociedad de entonces: la familia de clase media como símbolo del deterioro del país, un testimonio escénico donde analiza las conductas del sector. En el 2010, donde conmemoramos el Bicentenario del 25 de mayo de 1810, Susana Torres Molina, en su puesta de su obra Esa extraña forma de pasión, retoma los ´70; aborda el tema de la militancia política, las conflictivas relaciones entre los represores y las detenidas, la problemática de los hijos de desaparecidos. Sólo que en este caso la distancia histórica, su condición de artista que vivió el exilio externo, y, principalmente, su “mirada líquida”, condicionan su perspectiva histórica e ideológica. Nos proponemos confrontar ambas piezas que fueron concebidas en contextos de producción antitéticos. Buscamos la reflexión acerca de sus disímiles

yo Blanca. si nos detenemos en el tiempo de la acción dramática interpretamos que esta marca temporo. Aparentemente. en el dolor de una lucha renovada”. nos hallamos ante una pieza más del realismo costumbrista que toma la situación de la pareja. en la didascalia inicial. Alba se sobresalta y trata de dominarse. El hablante dramático básico. tensión dramática que se relaciona con las . El año 1978 fue un momento crucial de la dictadura. su ethos: “Renuncio doblemente. sugiere que “la escenografía no sea realista y dé sensación de encierro”. Quiero a: yo Luis. como argentina y latinoamericana. Necesito hombres identificados con su lucha y con su tiempo. expresa el texto segundo. Temo. que se llama Luisa. En aquel momento. lo que configura una ambientación extraña para la situación dramática costumbrista que supuestamente desarrolla. Se escuchan golpes en la puerta”. por historia reciente. pues la sociedad argentina de hoy se encuentra en pleno debate acerca de su memoria e identidad. a los anonimatos y las madrugadas. sus dificultades en la convivencia. debido a su desprestigio y a las denuncias de las instituciones que luchaban por los derechos humanos. se produjo la manipulación del Campeonato Mundial de Fútbol por parte del Régimen que lo usó a modo de cortina de humo para tapar las atrocidades de la represión y para brindar a la comunidad internacional otra imagen. yo Irredenta. yo Alba.2 perspectivas sobre el pasado reciente. dejando heridas que aún no han sido reparadas. político y económico de la Argentina.espacial no resulta arbitraria pues la pieza posee resonancias más profundas. a las grandes ideas generales que nos llegaron desde más allá del mar. La misma dinámica se impone respecto de la construcción dramática pues el lector-espectador todavía no comprende al comienzo las pistas que brinda la situación de apertura: la despedida de los hijos y la reacción de Alba: “Suena el timbre. el mundo doméstico. No obstante. la verdad y la justicia. Un infierno cotidiano Consideramos fundamental lo expresado por la autora en su metatexto Manifiesto del yo2 donde fija su posición como una creadora que pertenece a un territorio que lucha por afirmar su yo existencial. Se trata de un período donde se ha modificado el entramado social.

Lucy/ Luís. en la escena donde Luís intenta irse de la casa porque intuye la situación: “Alba: (. mediante una metáfora donde aparece la dinámica del poder ejercida en la institución familiar.) ¿Acaso no te gustaría acostarte conmigo? (Luís no contesta) ¿No me lo propusiste? Blas: ¡Tomá! Sacudite ésta (Mira a Lucy) Luís (La mira.3 palabras de Alba a Lucy acerca de su miedo y angustia. Luís: ¿De qué hablás? . lo que provoca un clímax propicio para el planteo ideológico de la pieza. No obstante. Blas y Alba festejan el octavo aniversario de su casamiento y se reúnen con dos amigos. surge el juego ganador. hay un clima denso. al intelectual con ideales políticos que se jugó y perdió a costa de sufrir un exilio interno en su país. Diversos juegos incentivan la tensión escénica que luego revelan el verdadero conflicto de la pieza.que prepara la escena para el clímax de la obra. gestual y corporal. el segundo. el de la seducción sexual. El segundo juego. que funciona como personaje bisagra. que revelan gradualmente otro plano donde lo cotidiano se cruza con lo ético. explicita el conflicto y reflexiona acerca de las implicancias ideológicas y políticas de las conductas. Mediante el encuentro personal. para festejarlo. violencia.. Lucy y Luís.Alba. y la entrada del amigo. Pausa. Luís. Blas. revelan un juego de violencia y seducción erótica tal que no condicen con el tratamiento clásico del tema familiar. surge la ritualidad social con sus pautas.perdedor en las figuras de Luís y Blas. el juego escénico. Alba: Para cagar a Blas. respectivamente.verbal. uno representa al clásico exponente de los sectores medios argentinos que trepó y obtuvo éxito económico sin tener grandes dotes y recurriendo a conductas poco éticas. Alba. signos que anticipan el conflicto.. esto supone un cruce de las parejas. el uso del humor y la ironía tensionan aún más la escena. Blas.)Sí. Beatriz Mosquera efectiviza una interiorización del conflicto ideológicopolítico. La llegada del marido. Esto lo concreta mostrando las relaciones intergenéricas y dentro del género. se encadena con el anterior. Primero.

. ¡Por supuesto! Tienen su corazoncito. acusan a los que se jugaron. El planteo ético trasciende lo individual por sus consecuencias políticas.. Así lo demuestra la autora en otra parte del diálogo donde termina desenmascarando al personaje obstructor de este mundo dramático. Para mí también (le sube una oleada de bronca y se golpea el pecho) ¡Para mí también! Y no es cierto que se dio naturalmente. (. porque yo te lo conté. quedan bien con los otros. sino que. Alba (tajante) Para él y para vos también.. es un trepador que se hizo un nombre... ¡OH no! Luís (La mira...le hiciste llegar al director de la revista donde trabajaba. pero no se juegan. Yo .). Con esta figura masculina queda en evidencia la reproducción del mecanismo del poder. pisando sobre seguro.4 Alba: ¡Lo sabés muy bien! Desde que se conocieron se mantienen en lucha.. Pausa. Coquetean con unos. (. No se trata de un mero caso de envidia personal.Y llegado el momento quedan bien con los otros. Lo observamos en la escena donde justifica el ejercicio de una sanción disciplinaria al periodista comprometido que se atrevió a rebelarse contra la dictadura: “Luís: El mismo Octavio me habló de Blas. (. criticando a gente que quería cambiar las cosas.. Yo . Vos sos de los que van detrás.) Alba (Grita): ¡Mentís! (Pausa) ¡Mentís! Vos.Y llegado el momento ¡ahí están! Libres de culpa. Duda y la encara en otra actitud) Sí.) Alba: ¡Es cierto! El único que sabía que Blas escribía para una revista extranjera con seudónimo eras vos. Yo busqué a Octavio. Alba: No. vergonzoso curriculum... ¿Necesitás otra prueba?3 Los variados “luises” que la “clase media” tuvo durante la dictadura cívico-militar se encuentran sintetizados en la denuncia de Alba.. su oculto. Simpatiza con tales y ayudó a tales.....soy poco menos que un trofeo... lo personal es político. siguiendo el lema feminista de los ´70.. Para él.. La cosa está entre ustedes. (Blas asiente). Sus preferencias..

éstas no sólo inspiran la creación artística. ¡que bastaría que lo imposible fuera posible. Es una referencia mítica extraída de la memoria colectiva familiar. La imagen de Blas crece con su narración. o bien para mostrar los sufrimientos del hombre .. Sin embargo.. Surgen dos fuerzas antagónicas: lo imposible frente a lo posible. Si yo hubiera conseguido la luna. Beatriz Mosquera presenta las dos caras de una misma circunstancia histórico-político mediante dos metáforas escénicas: el motivo de la luna en la taza (Helicón) y los golpes en la puerta en la última escena que sugieren la posible llegada de las fuerzas de la represión o bien el retorno de los hijos al hogar. Ya lo ves. ¡Quería que lo echaran! ¡Que lo metieran preso! Que lo sacaran del país como a una rata.lo imposible!. dice Mosquera. Luís expresa a la amiga una ilusión basada en un relato infantil: “Blas: todo parece tan complicado. todo es tan sencillo. Aquí la autora plantea mediante una anécdota familiar. cerca de las fuentes del Parnaso. que se conecta con su Manifiesto del yo que transcribimos anteriormente: “necesito hombres identificados con su lucha y con su tiempo”. y tú también lo sabes. En principio.. Alba: Apareció la luna. en la figura de Clío. un horizonte utópico donde el artista y el intelectual construye una nueva perspectiva para el futuro.. En dicha instancia. también mantienen la memoria histórica. donde lo poético cumple un rol fundamental. (A Lucy).Lo busqué en los límites del mundo y en los confines de mí mismo. Helicón no ha venido. de la madre que mantuvo la tradición y los valores fundamentales. No tendré la luna (…)”5. un registro simbólico basado en la mitología clásica. ¡Quién se cree que es! ¿El que las sabe todas? ¿El que se metió la historia en el bolsillo? ¿Y compadece desde su altura a las hormigas que laburan y siguen el camino sin levantar la cabeza?”4 En el final de la pieza. si el amor bastara (a Alba) todo habría cambiado. Blas: (Asiente con el gesto): Sin embargo sé.5 le saqué la conversación de Blas. Helicón era un monte de Grecia donde Apolo dirigía los juegos de las Musas.

contra la injusticia. se escondía en el fondo de una taza. Platón también les reconoce a las Musas otras áreas de influencia que se encuentran conectadas con la polis...(A Lucy). Alba (Como entendiendo): Nunca me contaste eso. Por otro lado.. cuando expresa que ellas dirigen la danza del Bien. y que había que tomar rápido el café con leche para encontrarla.Beatriz Mosquera rescata las voces femeninas que transmiten. la lucha por la liberación del sujeto oprimido. Queda abierto el conflicto hacia el futuro. busca el cambio del mundo...) Lucy: Y vos … ¿Esperabas encontrarla? Alba: Todavía la busca ¿O no te diste cuenta? Blas: (Desde lo más profundo de su ser): Todavía la buscamos (Mira a su mujer) ¿O.. Estos discursos transmiten las conductas a seguir por hombres argentinos y latinoamericanos que sufren la frustración por causa de los excesos del poder. lo imposible que al decir de Jacques Derridá es la condición para “el por-venir de lo posible” (Derridá.6 mediante Melpómene en la tragedia. Como el desenlace lo debe imaginar el público. los golpes en la puerta del terrorismo de Estado.. El final sugiere un porvenir esperanzado opuesto a la otra fuerza que esbozan los signos no verbales sonoros. . Plantea. Estas creencias del intelectual. una verdad acerca de los valores éticos. Completa la idea en la situación de desenlace que se inicia con el relato de la historia familiar: “Blas: ¿Yo? ¿La luna?. (.no tuviste suerte.. cuando llegaba la mañana. la cosa pública. Vos sabés que mi vieja decía. con las anécdotas familiares. la imagen teatral no revela el enigma.. se escondió en otra taza. de chico.. integran su fuerza. Pero tal vez mañana. lo que la dramaturga define como “El yo es para mí un hombre identificado”.) Alba (Enganchada): ¡Y después. 1968).. consciente de su responsabilidad social.. Bajo el amparo de un discurso ficcional. que la luna.. (. entonces. La fantasía de un hombre identificado.! ¿Cuándo no la encontrabas? Blas: Mi vieja decía..que pertenece al espíritu no letrado de la cultura. estoy solo?”6 .no..

escribió otra parte desarrollada en la misma época llamada Los Tilos. aborda la militancia política. cuando los represores salían a bailar en Año Nuevo con las mujeres prisioneras”7 . ubicada en el tiempo actual donde dialogan un periodista. Idea desde la que pretende justificar su estética de la ambigüedad: “Quería salir de los compartimentos estancos. mediante la articulación pasado-presente. mantiene una mirada de género sobre el pasado pero esta vez desde una perspectiva mucho más compleja.la sinécdoque escénica representa al país. del discurso tranquilizador de poner a los represores en un lugar. En la construcción de la historia.7 Polémica visión de los 70 A diferencia de Beatriz Mosquera que vivió un exilio interno. ambientada en los finales de los 70: “Leí en un diario de Bahía Blanca una nota que hacía referencia a otros tiempos. Finalmente. con una imagen excesivamente estereotipada y una visión binaria acerca de dichos grupos armados. los hijos de desaparecidos y los sobrevivientes.como en la pieza anterior. Extraño juguete (1978). las relaciones entre los represores y sus víctimas. Escribió. la dramaturga –directora organiza la puesta a partir de una estructura en mosaico donde. entrelazó las tres instancias que resultan simultáneas en la puesta. Al comienzo la pensó como una trilogía. . nos brinda en el subtítulo de la pieza mayores incógnitas: un pasado que no deja de inquietar. quizás alter ego de la autora.Posteriormente. dirigida a un espectador que debería reflexionar acerca de un pasado que aún no ha sido debidamente aclarado. con una escritora que estuvo exiliada. A otra cosa mariposa (1988) y otras. los campos de detención. mediante una estructura de montaje al estilo cinematográfico. a los sobrevivientes en otro. la no presencia de otros sectores sociales y situaciones representativas de la época sectoriza el discurso ideológico de la obra. Susana Torres Molina reconstruye aquellos años a partir de su vivencia del exilio exterior que la llevó a trasladarse a España. En un reportaje. Torres Molina explica cómo redactó la primera parte. hijo de un desaparecido. Como en otras producciones suyas. Sunset. Tal vez porque para Susana Torres Molina constituye un momento que lo vivió a la distancia. pero. Si bien intenta una metáfora escénica signada por la polifonía de sentidos. estos ultimos teñidos por la sospecha de traición. armó la situación Loyola. donde se muestra a una pareja joven de alguna organización guerrillera que es perseguida. En Esa extraña pasión.

una manera no naturalista y posmoderna de concretar una obra de tesis que. y a veces. Resulta tan volátil esta sociedad que su discurso expresa: "¿Sabés? No hay tipos buenos o tipos malos. Una imagen similar nos surge en esta escena de Sunset. Torres Molina no plantea una reflexión sobre la represión. la autora los muestra yendo a bailar. la autora-directora descarga su propia indeterminación acerca de lo fáctico al público joven de hoy que se encuentra atravesado por la crisis posmoderna. En estos parlamentos. en circunstancias malas. nos propone -desde su estética de la ambigüedad. borra los estereotipos pero también cualquier planteo moral acerca del terrorismo de Estado.. observó la paradoja de su aspecto de hombre común. . Carlos y Laura mantienen una relación amorosa.Carlos le dice a Laura: "¿Sabés? No hay tipos buenos y tipos malos. su compañero. como lo hiciera Eduardo Pavslovsky en El Señor Galíndez (1976) o en Potestad (1987).8 Saqué de la obra todo trazo grueso. sin embargo. Tal vez situados en un campo de concentración. como lo señalara Enzo Traverso en su ensayo11. Miguel le responde: "¡Dale. los tipos buenos se ven obligados a hacer cosas malas. bajo su apariencia de ambigüedad. “(…) donde ninguna forma que emerge tiene posibilidades de sobrevivir durante mucho tiempo”13. eso es lo correcto"12. reconocemos la intención de modificar el imaginario del espectador. El objetivo de mi mirada era no juzgar (por supuesto si hay algo que juzgo y es el terrorismo de Estado)”8. Hannah Arentd. cuando en realidad fue uno de los gestores del Holocausto. Hay circunstancias buenas y circunstancias malas"9.un relativismo y una visión anticanónica respecto de los represores. y eso es lo que tienen que hacer. Lo que hay son circunstancias buenas y circunstancias malas. vislumbrándose el famoso síndrome de Estocolmo.. mientras juegan al Escrabel: "Este juego sólo aburre a los analfabetos". Borges! Si yo leo más que vos"10. Le brinda al espectador contemporáneo otro aspecto contradictorio al mostrarlos como grandes consumidores de literatura: Carlos le dice a Miguel.. analizó la figura del nazi Eichmann.. Al trasladar al espectador esta ambigüedad... En Sunset aparece un juego triangular entre dos hombres y su víctima. tampoco sigue la propuesta de Hannah Arentd que cambió la manera de interpretar a los totalitarismos de diferentes signos. en su ensayo La banalidad del mal (1951).

año 4. Notas 1.cit.alternativateatral.9 Consideraciones finales Como hemos visto. 9. no obstante ello. ob. ob. Un pasado que inquieta”. gracias a la globalización.cit. Susana Torres Molina revela un imaginario colectivo fragmentado. Teatro. 3.cit.. p. ob. Citado por Sonia Jarolavsky. B.ar (11/06/2010 ) . 8 de febrero de 2010.. Mosquera. p. Mosquera. 34.ar (11/06/2010 ) 10. pp. B. En el periódico Mu. Evidentemente. en www. 47-48. “Manifiesto del Yo”.. mayo 2010.. ¿cómo es posible que la capacidad humana de imaginar un mundo mejor y hacer algo para mejorarlo no haya formado parte de esa victoria? ¿Y qué clase de libertad hemos conquistado si tan solo sirve para desalentar la imaginación y para tolerar la impotencia de las personas libres en cuanto a temas que atañen a todas ellas”?14. “Los ´70. 6. B. en Esa extraña forma de pasión. “Los ´70. 8. luchando por su libertad en plena dictadura. ob.cit. 4. Buenos Aires: Editorial Tierra Firme.com.56. 5. B.49.. nos transformamos en una sociedad periférica tan líquida que pareciera imposible construir una sociedad diferente. “Memoria de una conciencia activa”. coherente. Mosquera. Adherimos a los conceptos del filósofo polaco Zygmunt Bauman: “Si la libertad ya ha sido conquistada. pp. 7. impidiendo que él se reconozca como parte de una trama social solidaria.23.. en poco más de 20 años. En Beatriz Mosquera. Mosquera.com.alternativateatral. pero a la vez creía en un sujeto ético. Núm. p. Un pasado que inquieta”.. en www. mediante un discurso contradictorio donde el argentino de hoy no comprende la magnitud del genocidio. en el diario Página 12. las citas pertenecen a esta edición nombrada en 1. nuestro país se consolidó bajo los ideales de una modernidad sólida. Citado por Sonia Jarolavsky. 1987 2. Buenos Aires. en los años 70 todavía era posible un horizonte utópico donde una autora como Beatriz Mosquera denunciaba en La luna en la taza la corrupción de la sociedad neoliberal.. Por el contrario. 58-59.

Mosquera. Buenos Aires: FCE. Espectáculo Esa extraña forma de pasión. : Editorial Tierra Firme.10 11.com. Zygmunt Bauman.alternativateatral. 14. traducción al español de Horacio Potel. p. Remitimos a Enzo Traverso.9 Bibliografía Bauman.alternativateatral. www. 2000. 2003. 2003 12. La violencia nazi. 1992.ar Traverso. Buenos Aires. “Los ´70..ar/textos/ousia. en Derridá en castellano. .En Beatriz Mosquera. Bauman.com.cit. En busca de la política. Micropolíticas del cuerpo. Marta. Buenos Aires: FCE. “Poiesis Teatral”.ar Lena Paz. Citado por Poiesis teatral.. Disponible en http://www. Teatro. “Caracterización de la obra de Beatriz Mosquera: una dramaturga argentina”. Buenos Aires: Biblos. pp. Una genealogía europea. Teatro. Derridá. Una genealogía europea. 1987.9-15.alternativateatral. En busca de la política 2003. en www.11/06/2010. Beatriz.com. 1.. en www.. Jacques. Enzo.jacquesderrida.htm García. Vol. ob. Jaroslavsky. De la conquista de América a la última dictadura militar. Raúl. Sonia. “Ousía y Grama”. Buenos Aires: FCE. 153. Buenos Aires: Torres Agüero. Un pasado que inquieta”.com. Buenos Aires: FCE. Zygmunt. La violencia nazi.ar 13. 2003. Z. p.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful