You are on page 1of 13

PRESIDENCIALISMO Y

GOBERNABILIDAD*
Por Isabel
Navarrete
socius@speedy.com.ar
(0223) 472-6366 Mar del
Plata

I – ALGUNAS CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE LA CIENCIA POLÍTICA

"Por eso, cuando contemplo y medito sobre todas esas
repúblicas que hoy florecen por ahí, no se me ofrece otra cosa,
séame Dios propicio, que una cierta conspiración de los ricos que
tratan de sus intereses bajo el nombre y título de república. Y
discurren e inventan todos los modos y artes para, en primer lugar,
retener sin miedo de perderlo lo que acumularon con malas artes;
después de esto, para adquirirlo con el trabajo y fatigas de todos los
pobres por el mínimo precio; y para abusar de ellos."
Tomás Moro1

La ciencia política se propone como objeto el análisis de los fenómenos políticos en
base a la aplicación del método de las ciencias empíricas. De ello se desprende que la
descripción, la clasificación, el estudio de tendencias y los intentos de producir
generalizaciones conceptuales son sus objetivos. De esta manera, se desprende de la filosofía
política, cuyos lineamientos apuntan a buscar y proponer regímenes de gobierno ideales,
utópicos o sobre la perfectibilidad de los existentes. Podría decirse entonces, que la ciencia
política se aboca a lo ya dado, mientras que la filosofía política se aboca a lo que podría o
debería darse en aras del logro de la felicidad y el bien común.

Ciertamente, muchos autores "científicos", Sartori entre ellos, desvirtúan la
"operatividad" de la filosofía política, concepción que engarza perfectamente con el auge

1
* Monografía presentada en el Seminario “Sociedad y Estado: el debate actual”; Maestría en Ciencia y Filosofía
Política, Facultad de Derecho UNMdP, 2000.
Utopía, Altaya, Barcelona, 1997, p. 130.

sobre la base de esta identidad. Por ejemplo. "Ciencia Política". Siglo XXI. Capitalismo y Democracia en América Latina. pp. 4 Moore. Paidós. El fin del trabajo. Eduardo. Matteucci. la clase sigue siendo una mera clase en sí (an sich). Diccionario de Política. las ciencias sociales "duras"3 [entre las que contamos a la ciencia política] y muchas otras. Buenos Aires. en cambio. pp. ya no hay más enigmáticos pacientes sino drogas apropiadas para ser prescritas ante una equis patología. 1997. N.. los sistemas de gobierno. sin preguntar ni tomar en cuenta las implicancias y consecuencias. capítulo 3. y Pasquino. en Bobbio. VII. que no es sino expresión y reconocimiento de que las clases dominantes–gobernantes se constituyen claramente como clase en sí y para sí. 1989.. Matteucci. N. 8ª edición en español. México. una asociación u organización política y a menos que se forme una conciencia de clase. Así. o un número restringido de estas minorías que luchan entre sí. Oficina de Página 2 .. G. sin considerar la edad. 10ª ed. Buenos Aires. Ya no hay consideración de la situación personal y laboral de los trabajadores sino pautas de eficiencia a cumplir. no sólo no se cuestiona la existencia de las clases sociales. Una clase con conciencia de clase es una clase para sí (für sich) pero. Norberto. 1996. en español. las que gobiernan. en español. N. la justifica [dándole crédito en tanto que fenómeno regular y uniforme] a través de la "clase política". hasta se ha elaborado una teorización que. Vol. Siglo XXI. Estas "ingenierías" abarcan la medicina. semestre de 1997." (Los destacados son del original). Jeremy. 67–81 3 Grüner. todo parece reducirse a estudiar. "La identidad de los intereses no es suficiente para cimentar la existencia de una clase a menos que. "Clase". Tomo I. Stanley. sino que además de abocarse a perfeccionar la metodología para lograr la conservación de la estabilidad y del statu quo. También: Borón. particularismo: las aporías ideológicas de la globalización (post)moderna. México. etc. aunque obviamente todos ellos con sus múltiples combinaciones. Diccionario de Política. Tomo I. describir y clasificar los sistemas de partidos. sin importar su "formula política". en Bobbio. Atilio. Buenos Aires. pp. "La Parte y los Todos. surja una comunidad. El resultado es siempre el mismo: eliminar las "perturbaciones particulares" y elaborar rigurosamente patrones estándar a seguir. N.. Nº 12. 10ª ed. es decir la injusticia básica del sistema en el que vivimos. en tanto que las clases dominadas–gobernadas quedan relegadas por el poder de aquellas a ser clase en sí. de alguna manera. 1997. México. Universalismo vs. Coincide esta posición también con la proliferación de las "ingenierías y/o reingenierías" que parecen ser y se venden como "aplicables a todo" [o al menos es lo que se intenta]2. Alessandro. Año VII. que encuentra sustento en la afirmación de que "en todo régimen. y Pasquino. pero particularmente en las sociales y humanísticas. siempre es una minoría organizada. pp. Siglo XXI. Estado. 1er. Bobbio.contemporáneo del neopositivismo en todas las ciencias. 225-232. 2 Rifkin. como la Agencia Nacional de Promoción Científica. 16-23. incapaz de manifestar reivindicaciones colectivas. 218-224. 5 Cavalli. la historia familiar. Y en la ciencia política [objetiva y por ende neutra]. las ciencias de la administración. Crítica de la Democracia Capitalista."4 Lo que sí queda bastante claro es que esta "clase política". y los tipos de representación existentes." En Ciclos. y por ende a participar del juego político propuesto por el sistema imperante5. la situación social y afectiva. G. cuando no se consolida esta conciencia de clase. y que incluso merecen premios de algunas instituciones científicas.

en una gran medida. en Bobbio. tanto "pueblo" como "gobierna" están utilizados en forma ambigua. se encuentran efectivamente monopolizados por burocracias –jerarquías de funcionarios rentados cuya selección y actividades son. "gobierna" significa todo el gobierno. 59-65. pues en varios de sus párrafos surgirán cuestionamientos relacionados con estos postulados. tal príncipe jamás se encontrará engañado por él y comprobará que ha construido sólidos fundamentos para su mantenimiento. pp. México. el pueblo ni hace las leyes ni las interpreta ni las hace cumplir. pero "gobierna" sólo una parte del gobierno. 3ra. política y cultural de un modo de producción no constituye una cuestión [más que suficientemente] empírica más que pertinente para ser estudiada por la ciencia política. 1997. pero "pueblo" sólo una parte del pueblo.. y se supone que a través de su voto ejerce un control completo. 8ª edición en español.. Página 3 . en español. económica. queríamos dejarlo señalado antes de presentar la exposición específica del tema que nos ocupa. que no se arredra ante las adversidades. N. sobre la legislación. 7 Crítica de la Democracia Capitalista. "pueblo" significa todo el pueblo. Matteucci. En las democracias de las sociedades esclavistas.71. Buenos Aires 1997. "Gobernabilidad"." Stanley Moore7 De acuerdo con Pasquino. y Pasquino. En las democracias de las sociedades capitalistas. N. p. si bien indirecto. Alianza. G. La interpretación y el cumplimiento de las leyes. p. ya que en los textos sugeridos no hemos encontrado ninguna explicación satisfactoria al respecto. 10ª ed. 6 El Príncipe. pp. que con su ánimo y sus instituciones mantiene a toda la población ansiosa de actuar. independientes del control popular. 1997. Vota. 1989. por el otro lado. Diccionario de Política. 8 Pasquino. Como nosotros tenemos un posicionamiento crítico respecto a estas orientaciones de las ciencias en general y de la ciencia política en particular. Además queremos dejar planteada desde ahora la pregunta sobre si el estudio de la composición social. Gianfranco. México. existen tres hipótesis ligadas a la noción de ingobernabilidad8: a) como producto de la sobrecarga de demandas a las que el Estado responde aumentando su intervención pero provocando una crisis fiscal. 3ra. ni omite las otras formas convenientes de defensa. 65. edición. Publicaciones del CBC. Tomo I. Cuando se dice que el pueblo gobierna en las democracias de las sociedades esclavista y capitalista. 703-710. II – PRESIDENCIALISMO Y GOBERNABILIDAD "Pero quien se apoya en el pueblo es un príncipe capaz de mandar y valeroso. Siglo XXI. Siglo XXI. reimpresión." Nicolás Maquiavelo6 "En las democracias capitalistas.

Ahora bien. Ricardo. en AA. 1996. Así. Paralelamente. su importancia [al menos teóricamente] resida justamente en que es un instrumento apto para intervenir en los problemas típicos del presidencialismo: la cuestión de la gobernabilidad y la cuestión del gobierno con minoría 9 Molinelli. 350.. debemos destacar que quizás. comportando una fuerte concentración del poder en el Estado nacional. ligada a la autonomía. respecto de la situación socio–histórico–económica. que funciona independientemente. tanto la gobernabilidad como la ingobernabilidad adquieren particularidades respecto del sistema de gobierno. cuya elección no coincide con las presidenciales. digamos "puro" combinado con sistema de votación [teóricamente] a través de la conformación del colegio electoral. 10 Gil Lavedra. cuya designación/remoción es una atribución del Presidente. Ediciones Ciudad Argentina.VV. N. y a nuestro entender de manera ineludible. p. las formas de candidaturas y votos. Hasta 1994. dependiendo esto también de la composición numérico–partidaria de las bancas de las cámaras. Buenos Aires. el sistema de gobierno que regía en nuestro país era de tipo presidencialista. la magnitud de los distritos. Página 4 . Y a partir de la reforma del 94 también hay que considerar la figura del Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. tanto como la inclusión de los partidos políticos como instituciones fundamentales del sistema democrático. La Constitución Argentina de Nuestro Tiempo. "Sistemas Electorales". introdujo entre sus modificaciones la desaparición del colegio electoral y una nueva figura en el sistema de gobierno: la del Jefe de Gabinete. c) como producto de una crisis de gestión administrativa del sistema y del apoyo que los ciudadanos otorgan a las autoridades gobernantes. el congreso [con sus dos cámaras] conforma el Poder Legislativo. lo cual implicaba una fuerte personalización del poder. La figura del Presidente concentraba en su persona el gobierno y la jefatura de Estado. "El presidencialismo atenuado: El Jefe de Gabinete". 38). en detrimento de la normativa federalista. Guillermo. cohesión y legitimidad de las instituciones. aunque en muchos casos ratifica o rectifica decisiones del Ejecutivo. Si bien no ahondaremos en detalles respecto de las funciones específicas del Jefe de Gabinete10. el modelo se revelaba marcadamente centralista con unificación del control nacional y planteaba muchas dificultades para lograr la cooperación de la oposición. del sistema electoral (que implica las "formas de selección de candidatos. del sistema de partidos políticos. las fórmulas electorales y el 'umbral' " 9). La reforma de la Constitución de 1994. b) como una cuestión de naturaleza política. a cuyo sostenimiento económico contribuye el Estado (Art.

en las provincias –incluida la de Buenos Aires. Dieter. Esta situación plantea un desafío tanto en el nivel de la gobernabilidad como en el del [posible] bloqueo del plan de gobierno. (editores) El presidencialismo renovado. "Presidencialismo versus parlamentarismo: dos enfoques contrapuestos". D. Esto tendrá sus particularidades de acuerdo al escenario político que se plantee y de acuerdo a la implementación práctica de la nueva función. peor que la del Ejecutivo en ejercicio. por la importancia que adquirió. Ahora bien dichas elecciones dieron una conformación particular al mapa político nacional. aunque cabe señalar que ya desde 1989 existían varios partidos pequeños pero con representación en el Congreso11.. "El gobierno de la democracia presidencial: Argentina. cuando la imagen de los políticos es mala. peor que la del personal ejecutivo. y Fernández B. s/f. culminó en la conformación de la Alianza con el Partido Radical cuya fórmula triunfara en las últimas elecciones. queremos ejemplificar lo dicho y poner de manifiesto la concentración de poder del Presidente respecto 11 Thibaut. peor que la del presidente de turno.. En cuanto al FrePaSo. difícilmente puede imaginarse que el parlamentarismo pueda conducir a una mayor consolidación de la democracia.parlamentaria ante la posibilidad del bloqueo del plan de gobierno. en Nohlen. mayoritariamente triunfó el Justicialismo. Página 5 . En tales casos se trataría entonces. si bien se trataba de un partido pequeño. Nueva Sociedad. de encontrar un método para debatir. s/f. que no es sino la fragilidad de la democracia en América Latina. Chile y Uruguay". pues pensamos que nuestro país constituye un ejemplo bastante aproximado a lo expresado por Nohlen12 al decir que Cuando la imagen del parlamento es mala. Respecto de los partidos políticos. 25 13 El destacado es nuestro. 12 Nohlen. De todos modos. Bernhard. históricamente La Argentina se ha caracterizado por el bipartidismo que. cuando la imagen de los partidos políticos es mala. no es esta la única dificultad a considerar. puesto que habiendo ganado a nivel nacional la Alianza. según el mismo autor. D. Cabría aquí realizar un análisis pormenorizado de la noción de democracia que considera Nohlen. aunque con características particulares. no pongan en peligro lo ya logrado13. (editores) El presidencialismo renovado. M. En: Nohlen. como es la relación entre presidencialismo y gobernabilidad. p. sobre todo. 135. Buenos Aires. y Fernández B. con el surgimiento del FrePaSo en los últimos 7 años evolucionó hacia el multipartidismo. Brasil. Nueva Sociedad. Quedó así planteado nuevamente un bipartidismo. Buenos Aires. Volviendo a la cuestión del [posible] bloqueo del plan de gobierno. M. p. pero excede ampliamente las posibilidades de este trabajo abocado a una temática cuasi puntual. diseñar y consensuar reformas viables políticamente y que.

ha sido en este siglo más una característica ligada a los gobiernos populistas. como ya hemos señalado al comienzo de nuestro trabajo. y (Justicialismo. puede comprenderse mejor la dimensión adquirida por el Ejecutivo [en este caso Menem] y la estabilidad política lograda por él al efectuar semejante concentración del poder que. sino que por el contrario. Dieter. Pero lo dicho también implica que en el estudio de las condiciones de una política gubernamental deben considerarse otros factores que la condicionan. Si. si bien en muchas ocasiones [sobre todo ante el Plan de Reformas Estructurales] se produjeron situaciones de "tensión" pero no llegaron a generar "bloqueos del plan de gobierno".. cit... 124. sobre todo y considerando la mayoritaria y medianamente permanente composición Justicialista de sus gobiernos. Menem no dudó en apelar a los "decretos de necesidad y urgencia" para imponer su plan de gobierno controlando plenamente el poder estatal. en Op. Claro que para nosotros estos hechos no constituyen de ninguna manera injerencias deseables y si en cambio creemos que se hallan muy asimiladas a las características de los gobiernos netamente autoritarios. y adquiriendo ambos (figura presidencial y poder del Estado) un desarrollo muy importante en paralelo con el avance del poder empresarial sobre el control socio–político–económico 15.. 16 Nohlen. como hemos mencionado. Durante el primer período. p. p. y Fernández B. a las dictaduras militares. y a las políticas socio–económicas implementadas (con visos más o menos progresistas o más o 14 La noción de consenso ameritaría un desarrollo específico que excede los alcances de este trabajo 15 Nohlen. y Fernández B. Menem utilizó plenamente sus poderes discrecionales de intervención acompañándose de los grupos de presión [poder] a él ligados y de sus asesores "técnicos". D. "El presidencialismo latinoamericano: evolución y perspectivas". cit. Op. Mario. Radicalismo y FrePaSo como principales fuerzas representadas durante la segunda) con sistema de elecciones no simultáneas. a la situación descripta se suma la preeminencia del Estado nacional sobre la provincias16.. 113. es decir que ello no impidió ni puso en cuestión la gobernabilidad. además del sistema de partidos y el sistema de gobierno. En las situaciones en que las relaciones entre el Ejecutivo y el Legislativo eran complicadas (en el primer período principalmente con la Cámara de Diputados).de las Cámaras durante la primera presidencia de Menem. M.. Página 6 . aún dentro de la ciencia política. Radicalismo y Partidos pequeños durante la primera. que adquirió un consenso14 total durante su segunda presidencia. Recordemos que ambas presidencias transitan por un sistema multipartidario (Justicialismo. por otra parte.

consideramos que no se puede analizar la gobernabilidad en el presidencialismo. Todo esto gracias a la consecución de eficaces políticas que apuntaron y lograron el disciplinamiento de las mayorías populares. 1998. 1997. cumple ante todo una función de legitimación de la autoridad política y del orden por ella garantizado. por lo menos para la opinión que públicamente se expresa. Página 7 . "avaladas" por la crisis imperante y ya sustentada en el imperio excluyente de la tecnocracia economicista. lo que. también cabe reparar en el grado de hegemonía alcanzado por cada gobierno o partido gobernante. El proceso político de las reformas económicas en América latina. Y creemos que queda claro que la eficacia no va necesariamente de la mano de la democracia ni de la justicia. 89 y 91. sino su valor de efectividad. Fondo de Cultura Económica. 18 Teoría del Estado.menos represivos según el caso) que a una cualidad invariable del sistema presidencialista en sí mismo. Juan Carlos. Como acaece con todas las demás normas que intervienen para formar la sociedad. los principales "disciplinadores" fueron las híperinflaciones de los años 75. Hermann Heller18 17 Torre. pp. Entonces. objetivos y científicos"17. sino que por el contrario. el terrorismo de Estado ya vigente con anterioridad al golpe de Estado de 1976 y que alcanzó niveles brutales durante la dictadura. en lo concerniente a la unidad estatal. Cap. con sus planteos "desideologizados. Buenos Aires. III – OPINIÓN PÚBLICA Y GOBERNABILIDAD La opinión pública. Todo poder debe preocuparse por aparecer como jurídico. aparece en primer plano no es su valor de verdad. 4. Paidós. como también indiscutiblemente en el poder ejercido por los empresarios de las grandes empresas multinacionales a través [de la dictadura] del "libre mercado". No podemos olvidar que en los últimos 25 años. 192-193. en los premios y castigos de los organismos internacionales [como el Banco Mundial y el FMI ante el mayor o menor sometimiento a sus dictámenes]. y las Reformas Estructurales realizadas durante la primera presidencia de Menem. México. 87-113. 16ª impresión. respecto a los principios de la opinión pública. aislándola de otras características y circunstancias históricas específicas que dan soporte y se interelacionan con los sistemas políticos. además de los factores concomitantes ya expresados. pp.

10ª ed. 190- 199. por ende.. de lo público y lo privado. Nicola. N. G. La cuestión judía. no podría realizarse sin el híperdesarrollo [cuasi deforme] de los medios de información y comunicación masiva. Siglo XXI. pp. N. material mimeografiado. cit. Hermann. Es decir que la educación. También Muraro. 1991. es decir con el modo de producción capitalista y su división en clases sociales. más allá de su justicia o condenabilidad. Diccionario de Política. Poder y comunicación. op. ibidem. cit. También: Heller. 22 Op. Heriberto. de los enfoques "modernos" para abordar las problemáticas.. como también de su manipulación y. y en los últimos 30 años la gran explosión de los mass media y la informática que se han erigido en verdaderas herramientas de masivización de la información. 1075-1079. Murray. de su racionalidad o apelación a la "necesidad" para enfrentar situaciones de crisis. cit. La opinión pública19 surge junto con el advenimiento del Estado moderno. Pero debemos tener en claro que la opinión pública no sólo no es sinónimo de verdad sino que no coincide con ella. Buenos Aires. Muchos autores coinciden en que la opinión pública está fuertemente relacionada con la difusión del saber leer y escribir. pp. Hermann. Claro que estos fines requieren además del soporte otorgado por algún modo de coacción económico–política21. de lo que es importante y de lo que no lo es. a los cuales obviamente debemos agregar durante este siglo la incorporación masiva de la radio y la televisión. Y esta legitimación favorece la gobernabilidad porque apunta a la aceptación "consensuada" de la estabilidad del plan de gobierno. ¿Entonces por qué su importancia? Siguiendo a Marx. los medios de información y la opinión pública.. Porque la instalación en lo social [y por ende en el campo científico y filosófico] de los temas que deben ser considerados. La construcción del espectáculo político. de control social y de la transformación del escenario político en un espectáculo20. Manantial. Es decir que es ideología. en realidad responde a los de una de sus clases [la dominante]. 1997. p. han sido históricamente las vías para homogeneizar al cuerpo social. La irrupción del marketing y de la publicidad en la política. 195.. op. y Marx. en Bobbio. del burgués y el ciudadano. Matteucci. México. 20 Edelman. "Opinión pública". pensamos que la importancia de la opinión pública reside justamente en lo que oculta: los intereses de la clase burguesa. Entonces tenemos que la opinión pública es una producción minoritaria que aparece como mayoritaria y que tiene por objetivo "encauzar o apagar las diversas opiniones existentes"22 legitimando el poder del Estado. En este sentido en las últimas décadas y particularmente en los últimos 19 Mateucci. el desarrollo de la imprenta y particularmente de la prensa. en español. Página 8 . Karl. Por tanto se corresponde con la separación del Estado y la sociedad civil. Tomo II.. s/r. que es producto de la división en clases sociales y que diciendo expresar los intereses del pueblo. y Pasquino.. 21 Heller.

Buenos Aires. a pesar de los esfuerzos. pp. podemos mencionar lamentables ejemplos. para nosotros.VV. Nosotros consideramos la política en 23 Bobbio.. aún no hemos encontrado el arte de esta definición." Norberto Bobbio23 La primera cuestión que nos surge es ¿por qué las formas deben ser diferentes de los contenidos? La segunda es ¿ de dónde ha surgido esta manera de pensar y conceptualizar la realidad? Nos encontramos con que. aunque. la cuestión de la "inseguridad" que se pretende resolver a través de la "mano dura" [y sus vertientes: "el gatillo fácil" y la tortura].. en: AA. sistemas electorales. Los límites de la democracia. lo cual una vez más nos habla de los variados ingredientes que hacen a la relación entre la gobernabilidad y la función de la opinión pública. [. Si. La segunda promesa no mantenida es la de no haber alcanzado la integración de la igualdad formal con la igualdad sustancial. que implementada durante el gobierno de Menem. como a través del aparato judicial [procesando. Por citar uno. La ciencia política se plantea entonces. la ciencia política no se halla muy lejos de la definición "la política es el arte de lo posible". Nos hemos conformado con reconocer que las democracias se distinguen de los gobiernos no democráticos no ya por haber suprimido las oligarquías. sino porque permiten a varias oligarquías participar pacíficamente en el gobierno de la sociedad.] La tercera promesa. nos referimos a que al parecer el debate contemporáneo sobre la sociedad y el Estado parece no ser tal. Página 9 .tiempos. etc. al parecer. esa es sólo una parte de la política. Más bien se trata de transmitir y reproducir una serie de definiciones. Un segundo ejemplo está constituido por la reforma laboral. 1ª ed. "¿Podrá sobrevivir la democracia?". Pero. es que la democracia no logró jamás vencer al poder invisible.. como una cuestión de profesionales y técnicos. sistemas de gobierno. Norberto. en español 1985. modos de representación. 59-67. y/o encarcelando a manifestantes y líderes de organizaciones populares]. sea cual fuere el sistema de gobierno. IV – SOBRE FORMAS Y CONTENIDOS "La primera de las promesas no mantenidas por la democracia es que no logró eliminar las élites del poder. hoy arriba a su punto culminante a través de su "perfeccionamiento" ["indudablemente para beneficiar a los trabajadores"] sin importar el cambio de partido político y Presidente. reglas y "procedimientos" que son asociados a las ideas de democracia. CLACSO.

Es verdad que nunca antes del capitalismo había existido la posibilidad de que los ciudadanos participaran masivamente en las cuestiones relativas a la elección de los gobernantes. cuyo espíritu aboga por mantener a los ciudadanos en sus casas muy preocupados por sobrevivir y totalmente desentendidos de lo político. Isabel y Palacios. Esa es una política desvirtuada [por no decir degradada]. Leonardo. Pero no se puede olvidar que esa participación es de tipo formal. como muchos autores pretenden hacernos creer. En ese acto la sociedad civil quedó separada del Estado capitalista naciente. debemos hacerlo si queremos y creemos necesario que una sociedad diferente se haga realidad. y estupendamente implementada por la socialdemocracia. Elecciones 1999: una lectura. Leonardo.tanto que práctica cotidiana de la vida y no sólo como una ocupación reservada a profesionales. Está en el surgimiento del capitalismo. reproduciendo sus condiciones. es más. 25 Navarrete. Página 10 . que sería el encargado de perpetuar el modo de producción. Y si a esto quiere sumarse un ejemplo. Porque nosotros no estamos en absoluto convencidos de que las elecciones lo sean [aunque los ciudadanos pongan el papelito en la urna]. sin permitir la conscientización de que las posibles salidas requieren exactamente la actitud contraria de parte de las mayorías. a partir de cuya asunción al poder es dable observar [y ya lo era antes de las elecciones] más de lo mismo con una cara y un nombre renovados24. no sé de qué se quejan". Centro de Estudios Sociales y de la Energía del Sindicato Luz y fuerza Mar del Plata. me votaron para que haga lo que hago. "Votar todos los días". está en el supuesto contrato que los individuos libres han realizado con el soberano. octubre 1999. Pero la mentira está mucho más atrás aún. ya que los representantes lo son de ciertos intereses [de la clase dominante] y no de los intereses de la Nación o del conjunto. Esa es una política que nada tiene que ver con una práctica social. y Palacios. Una extraordinaria expresión fundadora del conocido lema "Uds. Porque elegir no es un mero mecanismo [procedimental] que se practica cada dos años25. Isabel. 24 Navarrete. Centro de Estudios Sociales y de la Energía del Sindicato Luz y Fuerza Mar del Plata. A decir verdad creemos que no hay ningún debate pues se parte de lo dado tal cual lo encontramos en las ofertas partidarias electoralistas [cada vez más mentirosamente] diferentes. podríamos considerar las elecciones presidenciales de 1999 con el triunfo de la Alianza. diciembre de 1999. aunque exactamente ajustada a la concepción neoliberal conservadora. Sin embargo pensamos que casi todo está por discutirse y.

107. es decir de aquellas relaciones materiales de dependencia. Tomo I. y por lo tanto un no–pensamiento] han invadido hasta el hartazgo el discurso político. "No sólo las condiciones objetivas del proceso de producción se presentan como resultado de éste. las relaciones sociales y por ende la posición social de los agentes de la producción entre sí. es votar.92: "Desde el punto de vista ideológico el error era tanto más fácil de cometer por cuanto ese dominio de las relaciones [.. 17ª edición. El Capital. verano de 2000 BIBLIOGRAFÍA 26 Marx. Resultados de proceso inmediato de producción." Página 11 . Mar del Plata. en verdaderas democracias y no en dedicar los esfuerzos para que "esta democracia" sea gobernable. Elementos Fundamentales para la Crítica de la Economía Política (Grundrisse) 1857-1858. que el neoliberalismo ha atacado en un intento de enterrar las posibilidades de una vital oposición. de participación popular.. El sistema reproduce el sistema 27. que no olvidemos.] se presenta como dominio de ideas en la misma conciencia de los individuos. la cultura y las producciones sociales. pensamos que uno de los caminos es profundizarla en todos sus aspectos. Si de oponer otras concepciones al "Pensamiento Único" se trata. no importa cuál sea el candidato que lo porte. a pesar de que cada día aumenta la situación de tensión. iniquidad y miseria de las mayorías. p. consolidada. Los mandamientos del denominado "Pensamiento Único" [que en realidad es un dogma26. 1997. es of course. p. Si de apuntar a la consecución de una verdadera democracia se trata. ¿Y acaso esto no coadyuva al fortalecimiento de la gobernabilidad. Capítulo VI [inédito]. 1997. tal como la hemos considerado? [Al parecer] lo único que se puede hacer en una democracia moderna. aunque no necesariamente de la explotación del hombre por el hombre. operando un corrimiento sustancial de la formalidad hacia la correlación entre esta y los contenidos y prácticas sociales. Siglo XXI. incesantemente renovado. del proceso. Libro I. de recuperar la historia. Siglo XXI. es decir entre las definiciones y generalizaciones en dirección a la construcción de nuevas formas de relaciones. México. de acceso pleno a la salud y la educación públicas y de un reparto equitativo de la riqueza producida. y la fe en la eternidad de tales ideas. siempre es producto del trabajo humano. las relaciones de producción mismas son producidas. ¿La finalidad? Generar consenso [en el sentido desarrollado en torno de la opinión pública] acerca de que así son las cosas. de que no hay otra posibilidad de vivir que la que conocemos y padecemos. consideramos preferible no hablar de un "Nuevo Pensamiento" sino de recuperar la capacidad de pensar. sino igualmente el carácter específicamente social de las mismas. nutrida. 14º edición. son el resultado. México. Karl. Porque consideramos que una cuestión fundamental de la ciencia [y la filosofía] política es preguntarse y buscar alternativas para transformar los sistemas representativos. inculcada de todas las formas posibles por las clases dominantes. Karl." 27 Marx.

Marx. México. Marx. N. y Fernández B. en Bobbio. "El presidencialismo latinoamericano: evolución y perspectivas". Fondo de Cultura Económica. en: AA. México. Buenos Aires. Buenos Aires. Barcelona. Siglo XXI. 8ª edición en español. "Votar todos los días". Universalismo vs. Isabel y Palacios. en español 1985. Teoría del Estado. Heriberto. Nº 12. pp." En Ciclos.. La construcción del espectáculo político. La cuestión judía. Gil Lavedra. Alianza. semestre de 1997. Utopía.. Tomo I. Grüner. Mateucci. 10ª ed. Dieter. México. particularismo: las aporías ideológicas de la globalización (post)moderna. Nueva Sociedad. Libro I.. México. Eduardo. El Capital. Altaya.. Estado. Murray. Bobbio. pp. "¿Podrá sobrevivir la democracia?". reimpresión. en Nohlen. 10ª ed. "Opinión pública". CLACSO. Marx. Siglo XXI. Mario. M. en español. Buenos Aires. Leonardo. D. octubre 1999. N. La irrupción del marketing y de la publicidad en la política. 1989. Tomo II. Centro de Estudios Sociales y de la Energía del Sindicato Luz y Fuerza Mar del Plata. en español. Manantial. edición. 1997. 1997. Siglo XXI. Molinelli. Navarrete. Alessandro. Oficina de Publicaciones del CBC. N.. s/f. Centro de Estudios Sociales y de la Energía del Sindicato Luz y fuerza Mar del Plata. pp. y Pasquino. Tomás. N. "El presidencialismo atenuado: El Jefe de Gabinete". Nueva Sociedad. 1ª ed. Isabel. Crítica de la Democracia Capitalista. en español. Navarrete. Buenos Aires. La Constitución Argentina de Nuestro Tiempo. Elecciones 1999: una lectura. Siglo XXI. Nohlen. Karl.. "Clase". Poder y comunicación. Nicolás. y Palacios. G.. Heller. Muraro. "Presidencialismo versus parlamentarismo: dos enfoques contrapuestos". 218-224. México. 1997. G. Año VII. pp. Capítulo VI [inédito]. Los límites de la democracia. Norberto. Diccionario de Política. México. Página 12 . Stanley. "Ciencia política". material mimeografiado. 3ra. en Bobbio. "Sistemas Electorales". Diccionario de Política. Hermann.. Buenos Aires 1997.. Cavalli. Elementos Fundamentales para la Crítica de la Economía Política (Grundrisse) 1857-1858. 1997. N. Capitalismo y Democracia en América Latina. Siglo XXI. 1997. Tomo I. (editores) El presidencialismo renovado. 225-232. 3ra. Dieter. 1997. 1991. 14º edición.VV. 10ª ed. Norberto. Guillermo. Moro. El Príncipe. Siglo XXI. Moore. México. y Fernández B. 17ª edición. en AA.Bobbio. s/r. 1er. Buenos Aires. Karl. Nohlen. Karl. Edelman. Vol. Matteucci. Leonardo. "La Parte y los Todos. N. Ediciones Ciudad Argentina. Resultados de proceso inmediato de producción.. Nicola. G. Atilio. N. Maquiavelo. 1996. 1997. Diccionario de Política. y Pasquino. Matteucci. Borón. VII. 1075-1079. 1997. Buenos Aires. Ricardo. y Pasquino. 59-67. en Bobbio. diciembre de 1999. Tomo I. Buenos Aires. s/f. 16ª impresión.VV. en El presidencialismo renovado. Matteucci.

M. Paidós. 1997. D. 10ª ed. "Gobernabilidad". Gianfranco. Bernhard.Pasquino. y Pasquino. Nueva Sociedad. en español.. y Fernández B. 1996. Buenos Aires. N. N. en Bobbio. G. El fin del trabajo. Siglo XXI. Buenos Aires. Thibaut. Paidós. Chile y Uruguay". Rifkin. 703- 710. Torre. Buenos Aires. 1998. Tomo I. s/f. pp. Jeremy. El proceso político de las reformas económicas en América latina. En: Nohlen. Brasil. Diccionario de Política. Juan Carlos.. Página 13 .. México. Matteucci. "El gobierno de la democracia presidencial: Argentina. (editores) El presidencialismo renovado.