Lacock, o Budleigh Babberton, está lleno de secretos.

A unos días del estreno de Harry Potter y el misterio del príncipe, Día Siete se aventuró a recorrer algunos de los escenarios de la filmación. Abordando el Hogwarts Express, viajamos de Londres al hogar del profesor Horace Slughorn, en un pequeño poblado medieval del Suroeste de Inglaterra. Ahí visitamos también los salones del Colegio de Magia y Hechicería.
t e x t o

:

m i r y a m

a u d i f f r e d

n esta ocasión el viaje no habrá de comenzar en la Plataforma 9¾ de la estación King’s Cross. No empezará ahí, al menos, para un mago adolescente y su tutor de barbas plateadas. Harry Potter llegará a su destino envuelto en una nube de polvo verde. No tendrá que abordar el Hogwarts Express ni recorrer las vías de la estación. Tampoco tendrá que hacer su equipaje o cargar la capa que lo vuelve invisible. Para llegar a Budleigh Babberton sólo tendrá que sujetar sus lentes, tomar el brazo izquierdo de su maestro Albus Dumbledore y cerrar los ojos. Por un instante sentirá una presión en el pecho y le costará trabajo respirar. Después la brisa de una noche fría refrescará su rostro, abrirá los ojos y así, por arte de magia, aparecerá en las calle solitarias de un pequeño poblado. Nosotros, los Muggles, los que no somos magos ni hechiceros, los que no sabemos de elíxires y palabras mágicas, sí tendremos que abordar un tren para llegar a Lacock, el poblado medieval elegido por el director David Yates para filmar varias escenas de la última aventura del joven mago. Dejaremos el centro de Londres al amanecer y en menos de dos horas estaremos en Chippenham. Más tarde tomaremos el camión que nos llevará a Lacock o, en términos de J. K. Rowling, a Budleigh Babberton. Ubicado en el suroeste de Inglaterra, el poblado data del siglo xiii y está pleno de casas de piedra
40 día siete 463

E

con techos de teja de dos aguas. La villa es diminuta. La atraviesan sólo tres calles –la Principal, la Este y la Oeste– y es posible recorrerla totalmente a pie en menos de 30 minutos. La cabina telefónica y la posada que describe Rowling en su libro están a unos cuantos pasos de la parada del camión. Un poco más lejos está la iglesia, cuya torre se asoma pálida para revelar la hora. De cabeza En el mundo de Harry Potter y el misterio del príncipe es media noche. El mago y su aprendiz caminan rumbo a la casa de Horace Slughorn, un viejo maestro retirado al que desean convencer de que regrese a enseñar Pócimas y Brebajes al Colegio Hogwarts. De alguna forma nosotros también estamos en busca de Slughorn. Aunque no habremos de hallarlo convertido en mecedora, es posible que alguien en el pueblo lo haya visto pasar con su gigantesca panza, su cabeza calva y su piyama de seda en color lila. Quizá alguno de los vecinos visitó su hogar, comió de sus chocolates y hojeó sus libros. Tal vez alguien lo vio columpiando sus cortas piernas en su sillón predilecto. Sarah, la encargada de la oficina postal, nos asegura que la casa del maestro mago está en la Calle Oeste. Ningún búho mensajero le dio

fotos: myriam audiffred

/ cortesía warner bros pictures

diasiete.com 41

Magia en la pantalla
Caminando de frente sobre la calle Principal se puede llegar al Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Para los Muggles se trata de la Abadía de Lacock, fundada en el siglo xiii...
fotos: myriam audiffred

/ cortesía warner bros pictures

la noticia ni tuvo que acudir a una bola de cristal para descubrirlo. La noticia se la contó uno de los miembros del ejército de técnicos que el 25 de octubre de 2007 llegaron al poblado para la filmación. Llegamos al número 10 y tocamos la puerta. Nadie responde. Después avanzamos hasta el 20 merodeando por las ventanas en busca de algún testigo. John Edwards aparece de súbito. Dobla la esquina y se detiene ante nuestra señal. Montado en su bicicleta nos dice que es uno de los vecinos de la calle Oeste y que estuvo en el pueblo durante los días de filmación. Sin bajarse de su bicicleta, nos describe cómo un día cualquiera llegaron numerosos camiones cargados de postes de iluminación y cámaras. Menciona que la “gente del cine” estuvo en el pueblo por cuatro días, aunque el rodaje sólo se realizó a lo largo de tres noches, y que la algarabía fue total. “Todos queríamos ver a Harry Potter”, dice. Filmaron de cinco de la tarde a cinco de la mañana, lo que provocó que todos los residentes de las calles Este y Oeste bloquearan sus ventanas para evitar la entrada de la luz. A sus 12 años, John ha leído del señor de las tinieblas y de sus Mortífagos. También sabe de esas criaturas malas que roban la
42 día siete 463

esperanza y la felicidad de la gente. Su hermana Caroline, quien trabaja en uno de los comedores locales, nos menciona que el granero del pueblo sirvió de bodega durante los días de filmación. No es imposible imaginar esa enorme estructura del siglo xiv llena de reflectores y cables. Tampoco es difícil mirar su cuerpo de madera y piedra con los mismos ojos de los niños de la región: habitado por seres mágicos y por una que otra bruja que tiene por mascota a un dragón. Entre secretos Caminando de frente sobre la calle Principal se puede llegar al Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Para los Muggles se trata de la Abadía de Lacock, fundada en el siglo xiii. Hasta 1539, el lugar estuvo habitado por una comunidad religiosa formada por 17 monjas que vestían de túnica blanca. Para entrar a la abadía es necesario cruzar un imponente arco de piedra. A través de él se observa el edificio con sus alargadas ventanas. Hay que rodear la torre para entrar al claustro y conocer tres de los salones del Colegio Hogwarts. El aire es gélido en el interior y el ambiente está pintado de

El Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería volverá por sexta ocasión a la pantalla grande con todo y las aventuras de Harry, Hermione y Ron, la sabiduría del maestro Dumbledore, los horrores de los Mortífagos y la maldad del profesor Snape. Los actores Daniel Radcliffe, Emma Watson, Rupert Grint y Michael Gambon estarán nuevamente al frente del elenco de la cinta Harry Potter y el misterio del príncipe, cuya filmación comenzó en septiembre de 2007 y abarcó numerosos escenarios de Inglaterra, Irlanda y Escocia. El inglés David Yates, quien en 2007 dirigió Harry Potter y la Orden del Fénix, regresa a la dirección del escenario potteriano en esta película que se mantiene muy apegada a la novela de J. K. Rowling y que –según lo anunciado por Warner Bros– habrá de tener su secuela final en una película que habrá de estrenarse en dos partes. La primera entrega de Harry Potter y las Reliquias de la Muerte aparecerá en noviembre de 2010, y la segunda en julio de 2011. Se piensa que Yates seguirá a cargo de la dirección. Sin embargo, también se mencionan los nombres de los mexicanos Alfonso Cuarón –quien en 2004 dirigió la película Harry Potter y el prisionero de Azkaban– y Guillermo del Toro. Del Toro, y no Yates, fue el primer director considerado para dirigir la cinta que se estrena este mes de julio. Se sabe que los productores le ofrecieron la dirección pero el mexicano tuvo que rechazarla pues ya estaba comprometido con la filmación de Hellboy II. • claros y sombras. La luz se cuela por todas partes y juega con las formas de este edificio que es una de la abadías medievales mejor conservadas de Inglaterra. Justo al frente se observa un jardín que siempre es cubierto al momento de la filmación. Así nos lo cuenta Trevor Bale, quien estuvo presente durante el rodaje de las dos primeras películas de Harry Potter. Lleva 15 años trabajando como guía en la Abadía de Lacock y es uno de los muchos admiradores de la escritora J. K. Rowling. Bale tiene más de 70 años y, aunque su paso es lento, su voz posee la fortaleza de un hombre joven. No le teme a Tú Sabes Quién ni a sus seguidores. Por eso nos conduce hacia la vieja Sacristía, el espacio que fue adaptado como el salón del profesor Severus Snape, el principal traidor de la historia. En el camino nos cuenta que observó muy de cerca la filmación de la segunda cinta de la saga, Harry Potter y la Cámara Secreta, apoyando
diasiete.com 43

Historias de Muggles
Muchas son las historias fantásticas que se entrelazan con las aventuras del mago adolescente imaginado por Joanne Rowling, mejor conocida como J.K. Rowling. Una de ellas, quizá la que más publicitan los medios de comunicación, es la de la mujer que en sólo cinco años dejó de ser humilde para volverse millonaria y tener una fortuna valuada en más de 900 millones de dólares. La otra, la que prefieren los padres de familia, es la que viste de magia el regreso de los libros a las manos infantiles. Cuando Harry Potter y el misterio del príncipe salió a la venta en el año 2005, poco antes del lanzamiento de la cuarta película de la saga, Harry Potter y el Cáliz de Fuego, las librerías del mundo se llenaron de vida por unas horas. Nueve millones de copias se comerciaron durante el primer día de venta, lo que estableció un record en la historia literaria de todos los tiempos. Récord que sería superado por los siguientes títulos de la saga Potter. El último libro, Harry Potter y las reliquias de la muerte vendió 11 millones en las primeras 24 horas. Rowling (1965) ideó su personaje mientras viajaba en un tren de Manchester a Londres. Cinco años le llevaría pasar de los apuntes hechos a mano en una libreta al manuscrito a máquina que enviaría, durante 1995, a 12 editoriales con la ilusión de publicar por primera vez. Doce serían las cartas de rechazo que la escritora recibiría antes de obtener la aprobación de la editorial británica Bloomsbury y el cheque por 2 mil 400 dólares que le enviarían como adelanto por la publicación de Harry Potter y la piedra filosofal. Siete libros se han publicado desde entonces. Cuatro mil 195 páginas en total, traducidas a 65 idiomas, y reunidas en una marca registrada que –se estima– vale másde11milmillonesdedólares. • como voluntario. Así, nos aclara que la abadía estuvo rodeada de camionetas por 14 días. Los vehículos ocuparon los jardines del lugar, los cuales fueron protegidos de las llantas con plásticos gruesos. Después nos dirigimos a los baños, donde se encuentra el famoso caldero potteriano, el cual –nos dice– emite un fantástico sonido si se le golpea con un anillo. “A Voldemort le encantaría hacer esto”, bromea. Y así, con una frase tan corta, el nombre de Quien No Debe Ser Nombrado hace eco en el salón. *** Lacock ha sido desde el principio de la saga creada por J. K. Rowling el hogar de Harry Potter en el
44 día siete 463

Lacock ha sido desde el principio de la saga creada por J.K Rowling el hogar de Harry Potter en el mundo Muggle. Desde el año 2000, cuando comenzó la filmación de la primera cinta...
mundo Muggle. Desde el año 2000, cuando comenzó la filmación de la primera cinta, los directores han volteado con recurrencia hacia este pequeño poblado para ubicar la escuela de hechicería y rodar un sinnúmero de escenas mágicas. Lo saben Joane y Edward Grombie, una pareja de australianos que –como nosotros– están buscando las huellas del mago en la región. Pretenden visitar todos los escenarios potterianos en compañía de su pequeño hijo, a quien ya le han leído y releído la profecía que, publicada en el Diario Profeta asegura que Potter es el único elegido para acabar con las fuerzas del mal. En la mochila llevan uno de los libros de la saga del joven mago, mismo que han ido hojeando a lo largo de este viaje que –para ellos– no termina en Lacock o Budleigh Babberton. Piensan trasladarse hacia el norte de Inglaterra y recorrer el Castillo de Alnwick, que también ha sido usado como sede del Colegio Hogwarts. Aunque andan un poco cortos de dinero, no piensan detenerse. Confían en que encontrarán la forma de llegar a su destino y que, después de esta búsqueda de Harry Potter, ellos también podrán tener un poquito de magia. •

fotos: myriam audiffred

/ cortesía warner bros pictures

diasiete.com 45

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful