You are on page 1of 19

UNIVERSIDAD FERMIN TORO

FACULTAD DE CIENCIAS JURIDICAS Y POLITICAS


ESCUELA DE DERECHO
BARQUISIMETO – ESTADO LARA

Integrantes:
Adami, Ida C.I. 15.305.438
Parra, Rafael C.I. 18.491.768
Unda, Hector C.I. 20.009.556
Velandria, Ronal C.I. 19.463.945
Sección: N-613
Asignatura: Dcho. Laboral

Barquisimeto, 27 de Abril de 2011


LEY DE ALIMENTACIÓN PARA LOS TRABAJADORES

La Declaración Universal de Derechos Humanos, en su Artículo 25 (1),


manifiesta que:

"Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le


asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en
especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia
médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo
derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad,
invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios
de subsistencia por circunstancias independientes de su
voluntad.".

En este sentido y en el ámbito laboral, nuestro Estado, ejerciendo su


potestad de ser garante de los intereses de los trabajadores,
progresivamente ha adoptado las medidas legislativas, a los fines de lograr la
efectividad en el cumplimiento de este derecho de alimentación, que tiene
por objeto, mejorar la calidad de vida del trabajador, a través de una nutrición
adecuada, que es la base de la productividad, el fortalecimiento de la salud,
la seguridad y la estabilidad laboral, que son intereses compartidos por el
gobierno, los empleadores, los sindicatos y los trabajadores.
Este derecho del trabajador de recibir de su empleador una comida
balanceada durante su jornada de trabajo, tiene su antecedente en el
Decreto No. 221, denominado Programa de Comedores para los
Trabajadores, publicado en Gaceta Oficial No. 33.048 del 24 de agosto de
1984, y actualmente se encuentra desarrollado en la Ley de Alimentación
para los Trabajadores, publicada en Gaceta Oficial No. 38.094 del 27 de
diciembre de 2004 y en su Reglamento, dictado mediante Decreto No. 4.448
del 25 de abril de 2006, donde se determinan las condiciones para el
otorgamiento de este beneficio y regula las situaciones que se derivan de su
aplicación.
Son acreedores de este beneficio, los trabajadores que devengan un
salario normal, de hasta tres (3) salarios mínimos y prestan servicios para
empleadores del sector público o privado que tengan a su cargo veinte (20) o
más trabajadores, incluidos los aprendices; independientemente de que no
todos los trabajadores puedan ser beneficiarios por la cuantía del salario que
devengan. En el caso de existir grupos empresariales, y en total en esas
empresas, laboren en conjunto más de veinte (20) trabajadores, será de
obligatorio cumplimiento el otorgamiento de este beneficio.
De conformidad con el artículo 2 de la Ley de Alimentación para los
Trabajadores, los empleadores otorgarán el beneficio de una comida
balanceada durante la jornada de trabajo, a su elección, mediante distintas
modalidades, establecidas en el artículo 4 ejusdem sin jerarquización, entre
otras: instalación de comedores, contratación de servicio de comida
elaborada por empresas especializadas, cupones, tickets o tarjetas
electrónicas, instalación de comedores comunes por parte de varias
empresas.
Se determina la procedencia del beneficio por jornada de trabajo, sin
embargo, cuando el trabajador se encuentra en circunstancias ajenas a su
voluntad, que no le permiten la prestación del servicio, el Reglamento, en su
artículo 19, establece, que no pierde el derecho al beneficio, cuando éste le
es otorgado a través de cupones, tickets o tarjetas electrónicas.
Este beneficio no podrá ser considerado parte del salario del
trabajador, de conformidad con lo establecido en el Parágrafo Tercero del
artículo 133 de la Ley Orgánica del Trabajo, y en el artículo 5 de la Ley de
Alimentación para los Trabajadores, criterio ratificado por la Sala de
Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia; en consecuencia, no
genera cargas a los fines del computo de las prestaciones sociales del
trabajador y otros conceptos laborales, excepto que en las convenciones
colectivas, acuerdos colectivos o contratos individuales de trabajo, se
estipule lo contrario.
Dado que el propósito de la Ley, es asegurar la debida alimentación
del trabajador, se prohíbe expresamente pagar este beneficio en dinero en
efectivo o en su equivalente. Para Díaz, M. (2005) en su artículo La
Obligación Patronal de Alimentar al Trabajador, publicado en la Revista
Derecho del Trabajo. P. 236:

“Parece evidente que el riesgo que asume el patrono que


entrega dinero al trabajador para tratar de cumplir su obligación
bajo la Ley de Alimentación es que las cantidades así
entregadas se consideren salario (…) omisis. Adicionalmente, el
patrono seguiría obligado a suministrar la alimentación, no
obstante haber entregado dinero al trabajador”.

Sin embargo en el caso de terminación de la relación de trabajo por


cualquier causa, de conformidad con el Reglamento de la Ley de
Alimentación para los Trabajadores, sin que el empleador haya cumplido con
el beneficio de alimentación, deberá pagarle al trabajador o trabajadora, a
título indemnizatorio, lo que le adeude por este concepto en dinero efectivo,
como lo ratifica la Sala de Casación Social, del Tribunal Supremo de Justicia,
en sentencia No. 322 de fecha 28 de abril de 2005, criterio reiterado en
sentencia No. 0327, de fecha 23 de febrero de 2006, en la que se estima
procedente el pago en bolívares de lo adeudado al trabajador por el beneficio
de alimentación que no fue satisfecho en su debido momento.
Finalmente, con el propósito de desarrollar plenamente los derechos
individuales de los trabajadores, como señala la Exposición de Motivos de la
Ley de Alimentación para los Trabajadores:

“(…) el beneficio otorgado debería hacerse progresivamente


extensible a toda la población trabajadora por igual, teniendo por
norte el principio de igualdad y de las normas favorables a los
trabajadores, por ser considerados hoy en día los débiles
económicos de la sociedad venezolana, quienes deben obtener
del Estado, las garantías y protección que merecen”.

ANTECEDENTES LEGALES

Entre los bases legales que preceden tanto a la actual constitución


como la actual ley de alimentación para los trabajadores es importante
enumerar su evolución:
- Decreto Nº 221 Programa de Comedores para los Trabajadores
(1984).
- Ley Programa de Comedores para los Trabajadores (1988).
- Decreto de Subsidio a la Alimentación y al Transporte (1994).
- Reforma al Decreto de Subsidio a la Alimentación y al Transporte
(1996).
- Ley Programa de Alimentación para los Trabajadores. (Gaceta Oficial No.
36.538 de fecha 15 de septiembre de 1998).
- Ley de Alimentación para los Trabajadores. (LAT en adelante).
(Gaceta Oficial No. 38.094 de fecha 27 de diciembre de 2004).
- Reglamento de la Ley de Alimentación para los Trabajadores. (RLAT
en adelante).

PRINCIPIOS RECTORES DEL PROGRAMA DE


ALIMENTACIÓN AL TRABAJADOR

 Principio de irrenunciabilidad de los derechos del trabajador.


 Principio de intangibilidad de los derechos del trabajador.
 Principio de progresividad de los derechos del trabajador.
 Principio de in dubio pro operario.
 Principio de la norma más favorable.

Estos principios son los siguientes en el mismo orden:

1. Principio de la Intangibilidad y Progresividad del Derecho.


Ninguna ley podrá establecer disposiciones que alteren la intangibilidad y
progresividad de los derechos y beneficios laborales. En las relaciones
laborales prevalece la realidad sobre las formas o apariencias.

2. Principio de la Irrenunciabilidad de los Derechos.


Los derechos laborales son irrenunciables. Es nula toda acción, acuerdo
o convenio que implique renuncia o menoscabo de estos derechos. Sólo
es posible la transacción y convenimiento al término de la relación
laboral, de conformidad con los requisitos que establezca la ley.
3. Principio de la Interpretación Más Favorable. “In Dubio Pro
Operario”.
Cuando hubiere duda acerca de la aplicación o concurrencia de varias
normas, o en la interpretación de una determinada norma, se aplicará la
más favorable al trabajador o trabajadora. La norma adoptada se aplicará
en su integridad.

BASE CONSTITUCIONAL Y LEGAL

Bases Constitucional

En el Artículo 87 de la Constitución de la República Bolivariana de


Venezuela estable lo que es la garantía de lo que el beneficio o prestación de
alimentación para el trabajador se refiere:

“Toda persona tiene derecho al trabajo y el deber de trabajar. El


Estado garantizará la adopción de las medidas necesarias a
los fines de que toda persona puede obtener ocupación
productiva, que le proporcione una existencia digna y
decorosa y le garantice el pleno ejercicio de este derecho.
Es fin del Estado fomentar el empleo. La ley adoptará
medidas tendentes a garantizar el ejercicio de los derechos
laborales de los trabajadores y trabajadoras no
dependientes. La libertad de trabajo no será sometida a otras
restricciones que las que la ley establezca.
Todo patrono o patrona garantizará a sus trabajadores y
trabajadoras condiciones de seguridad, higiene y ambiente
de trabajo adecuados. El Estado adoptará medidas y creará
instituciones que permitan el control y la promoción de
estas condiciones”.

Bases Legales
A su vez específicamente en el Artículo 185 de la Ley Orgánica del
Trabajo, establece las condiciones y garantías que se le deben prestar al
trabajador en su ambiente laboral, citemos:

“El trabajo deberá prestarse en condiciones que:


a) Permitan a los trabajadores su desarrollo físico y síquico
normal;
b) Les dejen tiempo libre suficiente para el descanso y cultivo
intelectual y para la recreación y expansión lícita;
c) Presten suficiente protección a la salud y a la vida
contra enfermedades y accidentes; y
d) Mantengan el ambiente en condiciones satisfactorias”.

INTERPRETACIÓN Y APLICACIÓN DE LA LEY DE ALIMENTACIÓN


PARA LOS TRABAJADORES

El beneficio de alimentación va dirigido, por virtud del artículo 2 de la


LAT, a todos los trabajadores del sector público y privado cuyo empleador
tenga a su cargo más de veinte (20) trabajadores, los cuales recibirán el
beneficio de una comida balanceada durante la jornada de trabajo.
Deberá entenderse la expresión “comida balanceada” como el término
legal de referencia al beneficio de alimentación, pudiendo ser cumplido por
el empleador en las distintas modalidades que se examinarán con
posterioridad.
La preposición de tiempo “durante” que se encuentra expresa en el
artículo, es una preposición que denota la simultaneidad de un
acontecimiento con otro, lo que indica un planteamiento general del beneficio
de alimentación bajo una relación uno a uno (1:1).
Entonces el beneficio de alimentación en sí va dirigido, bajo la
relación 1:1 como planteamiento general del beneficio de alimentación,
atiende a la obligación del empleador de conceder el beneficio de una (1)
comida balanceada por cada jornada de trabajo. Para este particular, se
considerará jornada de trabajo:

“Se entiende por jornada de trabajo a los efectos de la Ley de


Alimentación para los Trabajadores y este Reglamento, el
tiempo pactado entre las partes durante el cual el trabajador
o trabajadora está a disposición del empleador o empleadora
y no puede disponer libremente de su actividad y de sus
movimientos, dentro de los límites establecidos en el artículo
90 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela
y en la Ley Orgánica del Trabajo”. (Artículo 3 del RLAT)

El beneficio de alimentación, tiene sus excepciones puesto que existen


los casos donde no es de obligatorio cumplimiento dar este beneficio, las
situaciones son las siguientes:
• Aquellos cuyo empleador tenga a su cargo un número inferior a
veinte (20) trabajadores. (Artículo 2 de la LAT).
• Trabajadores cuyo salario normal exceda de tres (3) salarios mínimos
urbanos decretados por el Ejecutivo Nacional. (Parágrafo segundo
del artículo 2 de la LAT).
No obstante, aún para el caso de que la situación del trabajador
se subsuma en uno de los supuestos previstos en la ley para ser excluido
del Beneficio de Alimentación, este último podrá ser concedido de
manera voluntaria por el empleador o mediante convención.
A su vez, la situaciones planteadas como excepciones artículo 2 de la
LAT tiene sus consideraciones especiales según sea el caso; en el primer
supuesto la exclusión al beneficio de alimentación que se infiere del
artículo 2 de la LAT en cuanto al número de trabajadores, cuando un
empleador que estando obligado al otorgamiento del beneficio de
alimentación disminuya su número de trabajadores a menos de veinte (20)
por una causa sobrevenida, deberá continuar otorgando el beneficio de
alimentación. Todo conforme a lo previsto en el artículo 37 del Reglamento
de la LAT y con base en el principio de intangibilidad y progresividad de
los derechos del trabajador.
En el segundo supuesto de exclusión del beneficio de alimentación por
exceder el salario normal del trabajador de tres (3) salarios mínimos urbanos,
se tomará como salario normal el establecido en el artículo 4 del Reglamento
de la LAT, dejando fuera las percepciones de carácter accidental, las
derivadas de la prestación de antigüedad y las que conforme a la Ley
Orgánica del Trabajo no revistan carácter salarial. Del mismo modo y bajo la
misma consideración, ninguno de los elementos que integran el salario
normal producirá efectos sobre sí mismo.
Además de los supuestos anteriores también existe una consideración
especial en el caso de los trabajadores con salario variable; para los
trabajadores acreedores del beneficio de alimentación que, en virtud de los
altibajos de su ingreso salarial, en determinados períodos supere su salario
normal el límite de los tres (3) salarios mínimos urbanos a los que refiere el
parágrafo segundo del artículo 2 de la LAT, continuarán percibiendo el
beneficio de alimentación siempre que su salario normal no exceda de este
límite en un período de seis (6) meses continuos, todo conforme al artículo
17 del Reglamento de la Ley de Alimentación para los Trabajadores.

MODALIDADES DE PRESTACIÓN DEL


BENEFICIO DE ALIMENTACIÓN

Las modalidades de prestación del beneficio de alimentación podrán


ser establecidas de común acuerdo mediante pactos o convenciones entre el
empleador y los sindicatos del ramo. Existen diferentes formas, maneras o
modalidades como se les quiera llamar del pago o prestación del beneficio
de alimentación a los trabajadores estos son:
1. Mediante la instalación de comedores propios de la empresa,
operados por ella o contratados con terceros, en el lugar de trabajo o en
sus inmediaciones.
2. Mediante la contratación del servicio de comida elaborada por
empresas especializadas en la administración y gestión de beneficios
sociales.
3. Mediante la provisión o entrega al trabajador de cupones, tickets o
tarjetas electrónicas de alimentación, emitidas por empresas
especializadas en la administración de beneficios sociales, la cual se
destinará a la compra de comidas y alimentos, y podrá ser utilizado
únicamente en restaurantes, comercios o establecimientos de expendio
de alimentos, con los cuales la empresa haya celebrado convenio a tales
fines, directamente o a través de empresas de servicio especializadas.
4. Mediante la provisión o entrega al trabajador de una tarjeta electrónica
de alimentación, emitida por una empresa especializada en la
administración de beneficios sociales, la cual se destinará a la compra de
comidas y alimentos, y podrá ser utilizado únicamente en restaurantes,
comercios o establecimientos de expendio de alimentos, con los cuales la
empresa haya celebrado convenio a tales fines, directamente o a través
de empresas de servicio especializadas.
5. Mediante la instalación de comedores comunes por parte de varias
empresas, próximos a los lugares de trabajo, para que atiendan a los
beneficiarios de la ley.
6. Mediante la utilización de los servicios de los comedores
administrados por el órgano competente en materia de nutrición.
Por disposición de la LAT el beneficio de alimentación no podrá
hacerse efectivo mediante el pago de cantidades de dinero o equivalentes, y
en definitiva por ningún otro medio que resulte en el despropósito de la ley.
Cabe mencionar que, dentro de la modalidad vigente más práctica y
difundida para otorgar el beneficio de alimentación se encuentran los
cupones, tiques y las tarjetas de alimentación. Provistos por empresas
especializadas, estos recursos, por su versatilidad numeraria y mayormente
susceptibles de fracción, se ajustan fielmente a la relación 1:1 prevista en el
artículo 2 de la LAT.
El valor de cada cupón, tique o recarga en la tarjeta de alimentación
oscila entre las cero coma veinticinco unidades tributarias (0,25 U.T. lo que
equivale actualmente a 19,00 Bs.) y cero coma cincuenta unidades tributarias
(0,50 U.T. correspondiente a 38,00 Bs.). (se toma como referencia la actual
unidad tributaria cuyo valor es para el año 2011 de Bs.76.)
La versatilidad de los cupones, tiques y tarjetas de alimentación se
extiende al campo probatorio al permitir la probanza más fácil por parte del
patrono del cumplimiento del beneficio de alimentación, bien auxiliándose de
la exhibición de facturas o bien mediante la presentación de estados de
cuenta expedidos por las empresas emisoras de estos recursos.
Naturalmente que por ser susceptibles de fracción numeraria, los
cupones, tiques y tarjetas de alimentación se encuentran sujetos a ciertos
límites que el legislador ha previsto en el articulado de la LAT en los artículos
siguientes: Parágrafo Tercero del artículo 5 de la LAT:

“Cuando el beneficio previsto en esta Ley se otorgue a través


del suministro de cupones, tickets o tarjetas electrónicas de
alimentación, la provisión mensual de estos suministros no
deberá exceder el treinta por ciento (30%) del monto que resulte
de sumar al salario mensual del respectivo trabajador el valor de
los cupones, tickets o tarjetas electrónicas de alimentación
recibidos por éste en el respectivo período mensual. Quedan a
salvo las situaciones especiales que puedan preverse en las
convenciones colectivas de trabajo o acuerdos colectivos”.
Cálculo a manera de ejemplo del supuesto contenido en el parágrafo
tercero del artículo 5 de la Ley de Alimentación para los Trabajadores:

• Salario mensual normal: Bs.1.000,00


• Valor del suministro por beneficio de alimentación: Bs.500,00
• Monto total de salario Mensual pagado: Bs.1.500,00
o Treinta por ciento (30%) del monto total: Bs.450,00
En este caso el valor del suministro por beneficio de alimentación
excede al treinta por ciento (30%) del monto total de ingresos por una
cantidad de cincuenta bolívares (Bs.50,00)
Continuando con lo anterior, para cumplir con el beneficio del ticket
alimentación o cupón electrónico las empresas tienen un plazo; este deberá
efectuarse dentro de los cinco (05) días siguientes al vencimiento de cada
mes. De conformidad con el artículo 25 del Reglamento de la Ley de
alimentación para los trabajadores, cuando el beneficio sea otorgado a través
de cupones o tickets, éstos deberán ser entregados dentro de los cinco (5)
días siguientes al vencimiento del mes respectivo.
En caso de que la modalidad de otorgamiento sea a través de tarjetas
electrónicas de alimentación, la carga deberá ser efectuada dentro del lapso
señalado.
El empleador puede cambiar la forma de otorgar el beneficio cuando lo
desee, siempre y cuando esté dentro de las modalidades indicadas en la Ley
de Alimentación para los Trabajadores, entre dichas modalidades se
encuentra la entrega de tickets o tarjetas electrónicas, para que los
trabajadores obtengan el referido beneficio.
Es importante destacar, que la finalidad de la Ley de Alimentación, es
que el trabajador obtenga el beneficio de una comida diaria, para que
alcance los nutrientes y energía necesarios para el buen funcionamiento de
su organismo, y el buen desempeño de sus funciones, por lo tanto es
indiferente la forma que escoja el empleador de proporcionarle al trabajador
dicho alimento, siempre que se consiga el fin perseguido.
Es muy importante hacer la salvedad que el valor del ticket o la carga
en la tarjeta de alimentación no forma parte integrante del salario, toda vez
que se trata de un beneficio no remunerativo de carácter social. Solo formará
parte del salario, si así lo acuerda la empresa en los convenios colectivos, o
contratos individuales de trabajo.
De conformidad con el artículo 133 parágrafo tercero de la Ley
Orgánica del Trabajo, la provisión de alimentos al trabajador no forma parte
integrante de su salario, e igualmente el artículo 5 de la Ley de Alimentación
indica que, el beneficio contemplado en esa Ley no será considerado como
salario de conformidad a lo establecido en la Ley Orgánica del Trabajo, salvo
que en las convenciones colectivas, acuerdos colectivos o contratos
individuales de trabajo se estipule lo contrario.
Y por último, se resalta que el patrono puede ser sancionado si
incumple con la obligación del beneficio alimentación, con multas que
oscilarán entre 10 y 50 unidades tributarias por cada trabajador afectado. De
conformidad con el artículo 10 de la Ley de Alimentación para los
Trabajadores:

“El empleador que incumpla con el otorgamiento del beneficio previsto


en esa Ley será sancionado con multas que oscilarán entre diez
unidades tributarias (10 U.T.) y cincuenta unidades tributarias (50
U.T.) por cada trabajador afectado, correspondiéndole a la Inspectoría
del Trabajo de la localidad imponer la sanción de conformidad con el
procedimiento para la imposición de sanciones previsto en la Ley
Orgánica del Trabajo, sin perjuicio del cumplimiento de la obligación
laboral frente a los trabajadores beneficiarios.”

LIMITACIONES EN CUANTO A LAS PRESTACIONES


DEL BENEFICIO

Parágrafo Cuarto del artículo 5 de la LAT:

“En los casos de aquellos trabajadores para los cuales el


beneficio establecido en esta Ley exceda del límite fijado en este
artículo, conservarán dicho beneficio, y el empleador deberá
tomar las previsiones para que gradualmente, en los sucesivos
ajustes del salario y del beneficio, se apliquen los correctivos
necesarios para respetar el límite del treinta por ciento (30%)
antes referido”.

Artículo 7 de la Ley de Alimentación para los Trabajadores:

“Los cupones, tickets y tarjetas electrónicas previstos en esta


Ley, serán instrumentos de único propósito que se destinarán
exclusivamente a la compra de comidas o alimentos,
constituyendo infracción:
1. El canje del cupón o ticket por dinero, o la obtención de
dinero, financiamiento o crédito con la tarjeta electrónica de
alimentación.
2. El canje, pago o compra de cualquier bien o servicio que no
se destine a la alimentación del trabajador.
3. El canje o compra de bebidas alcohólicas o cigarrillos.
4. El cobro al trabajador beneficiario, por parte del
establecimiento habilitado de cualquier descuento sobre el valor
real del cupón o ticket, o sobre el valor representado o pagado
con la tarjeta electrónica de alimentación.
5. El cobro o transferencia al trabajador beneficiario, por parte
de las empresas de servicio especializadas en la administración
y gestión de beneficios sociales, de cualquier descuento,
comisión o carga fiscal por la emisión o el uso de los cupones,
tickets o tarjetas electrónicas de alimentación.
6. El uso, por parte del establecimiento habilitado, de los
cupones, tickets o comprobante de utilización de las tarjetas
electrónicas de alimentación que reciba de los beneficiarios para
otros fines que no sean el reembolso directo en la empresa
emisora de los cupones, tickets o tarjetas electrónicas de
alimentación.
Los empleadores deberán orientar a sus trabajadores sobre la
correcta utilización de los cupones, tickets y tarjetas electrónicas
de alimentación.
Aquellos establecimientos que incurran en las infracciones
señaladas en el presente artículo serán sancionados con multa
que oscilará entre veinticinco unidades tributarias (25 U.T.) y
cincuenta unidades tributarias (50 U.T.). En caso de
reincidencia, se procederá al cierre temporal del establecimiento
infractor y se le cancelará, definitivamente, la habilitación,
correspondiéndole al Instituto para la Defensa y Educación del
Consumidor y el Usuario (INDECU) ejecutar la acción, de
conformidad con la ley respectiva”.

CONSIDERACIONES ESPECIALES SOBRE EL


BENEFICIO DE ALIMENTACIÓN

Los Grupos empresariales que en conjunto tengan bajo su cargo a


más de veinte (20) trabajadores, deberán cumplir con el otorgamiento del
beneficio de alimentación. (Art. 9 LAT).
Los beneficios sociales con carácter similar al beneficio de
alimentación, podrán cumplirse mediante la provisión al trabajador de
alimentos no elaborados que cumplan con las necesidades nutricionales y
energéticas de la población trabajadora. (Art. 9 RLAT).
Existe en el RLAT como determinar la modalidad de su otorgamiento
en jornadas de cumplimiento excepcional, manifestado así en el Artículo 17
el beneficio de Alimentación para los Trabajadores que laboren jornadas
inferiores al límite diario:

“Los trabajadores y trabajadoras que tengan pactada una


jornada inferior a la establecida en el artículo 90 de la
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en la
Ley Orgánica del Trabajo, tienen derecho a percibir el beneficio
los días en que laboren tales jornadas, en las condiciones
siguientes:
1. Cuando el beneficio sea otorgado a estos trabajadores y
trabajadoras a través de tickets, cupones o tarjetas
electrónicas de alimentación, conforme a los numerales 3 y 4
del artículo 4º de la Ley de Alimentación para los
Trabajadores, podrá ser prorrateado por el número efectivo
de horas laboradas y se considerará satisfecha la obligación
por el empleador o empleadora, cuando dé cumplimiento a la
alícuota respectiva. En este caso, si el trabajador labora para
varios empleadores o empleadoras, éstos podrán convenir
entre sí que el otorgamiento del beneficio sea realizado en
forma íntegra por uno de ellos, quedando de esta satisfecha
la obligación respecto a los otros empleadores.
2. Cuando el beneficio sea otorgado por el empleador o
empleadora, conforme a los numerales 1, 2, 5 y 6 del artículo
4º de la Ley de Alimentación para los Trabajadores, el mismo
será percibido en forma íntegra por el trabajador o
trabajadora, atendiendo a su naturaleza única e indivisible,
sin perjuicio de que, cuando labore para varios patronos,
éstos puedan llegar a acuerdos a los fines de que el
trabajador o trabajadora reciba el beneficio costeado entre
ellos de manera equitativa o proporcional.

Además, el RLAT también establece como determinar la modalidad de


su otorgamiento en jornadas de cumplimiento excepcional, manifestado así
en el Artículo 18 el beneficio de Alimentación para los Trabajadores que
laboren jornadas autorizadas superiores al límite diario:

“Cuando por razones excepcionales o conforme a las autorizaciones


previamente otorgadas al respectivo empleador o empleadora por la
autoridad competente, el trabajador o trabajadoras labore superando
los límites de la jornada diaria de trabajo previstos en el artículo 90 de
la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el exceso
por tal jornada dará derecho a percibir el beneficio correspondiente
conforme al artículo anterior. Quedan comprendidos en esta
disposición, entre otros, los trabajadores y trabajadoras de inspección
o vigilancia.”

Y continúa con el Artículo 19, donde queda expreso su Obligatoriedad


de la prestación, sin excepción por incumplimiento de jornada:

“Cuando el beneficio sea otorgado mediante la provisión o entrega al


trabajador o trabajadora de cupones, tickets o tarjetas electrónicas de
alimentación, la no prestación del servicio por causas no imputables al
trabajador o trabajadora, no será motivo para la suspensión del
otorgamiento del beneficio correspondiente a esa jornada.”

JURISPRUDENCIAS DE INSTANCIA SOBRE LA LAT

Es importante también hacer alusión a otras consideraciones a tomar


en cuenta al momento de hablar del tema de las prestaciones de
alimentación que abordamos durante el presente trabajo, y no solo hay que
tomar en cuenta la base constitucional y bases legales ya descritas sino que
también existen jurisprudencia de Instancia y Doctrina Casacional que son
tomadas para ubicarnos en qué contexto laboral puede estar el patrono
frente a sus empleados y viceversa.

Sentencia de 18 de octubre de 2006 del Juzgado Primero Superior del


Nuevo Régimen Procesal y Transitorio del Trabajo de la
Circunscripción Judicial del Estado Monagas.
Cálculo de los cupones o tiques de alimentación.
“Ahora bien, vista la solicitud realizada por el recurrente,
respecto a la procedencia del pago del beneficio de cesta tickets
o cupones de alimentación, considera quien juzga, que en el
presente caso, por cuanto el régimen aplicable acordado es el
de la Ley Orgánica del Trabajo, se llenan los supuestos para la
procedencia del beneficio de alimentación reclamado, que al no
ser recibido en su oportunidad, es decir, durante la relación de
trabajo, una vez terminada la relación de trabajo, la demandada
debe pagar el referido beneficio en dinero, de conformidad con
artículo 4 de la Ley de Alimentación para los Trabajadores y el
criterio reiterado de la Sala de Casación Social”.
“A tales fines, se tomará para el cómputo, los días hábiles
efectivamente laborados por el trabajador, y por cuanto no se
especificó los días hábiles efectivamente laborados por el
demandante, en la oportunidad correspondiente, vale decir, en el
escrito libelar, el Tribunal a quo ordenará el nombramiento de un
experto contable a los fines de practicar una experticia
complementaria del fallo, quien calculará el valor
correspondiente por cesta ticket, tomando el valor mínimo
establecido por la Ley de Alimentación para los Trabajadores,
vale decir el 0.25 % del valor de la Unidad Tributaria
correspondiente al día efectivamente laborado y en el cual nació
el derecho a percibir el referido beneficio.”
“El experto deberá computar los días efectivamente laborados
por cada uno de los trabajadores demandantes, para lo cual la
parte demandada deberá proveer al experto del libro de control
de asistencia del trabajador. De no hacerlo el cómputo se
efectuará tomando en cuenta los días hábiles calendarios
correspondientes a la fecha de la relación de trabajo, excluyendo
los días no laborables establecidos en el artículo 212 de la Ley
Orgánica del Trabajo. Así se decide”.

Sentencia de 07 de marzo de 2006 del Tribunal de Protección del Niño y


del Adolescente de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia. Sala de
Juicio Juez Unipersonal Nº 4.
El beneficio de alimentación para el trabajador frente a la obligación
alimentaria de niños y adolescentes.

“(…) En relación a la medida de embargo solicitada sobre la


Cesta Ticket este Juzgado cita: En la Ley Programa de
Alimentación para los Trabajadores, el beneficio de la Cesta
Ticket, está orientado a garantizar al Trabajador mejores
condiciones de vida, salud y prevención de enfermedades, con
el objeto de lograr la mayor productividad, lo cual se desprende
del artículo 1º del texto legal antes mencionado. Por otra parte
en el artículo 5 de la misma Ley establece que este beneficio no
está incluido dentro del concepto salario, salvo que en las
convenciones colectivas o contratos individuales de trabajo así
estipule lo contrario (…)”.
“(…) En tal sentido el derecho de los niños y adolescente a
recibir alimentos de sus padres tiene prioridad absoluta sobre
otros derechos; sin embargo al igual que el derecho de
alimentación del padre trabajador, ambos tocan la esfera de los
derechos humanos, toda vez, que la alimentación es una
necesidad elemental de todo ser humano. El beneficio de Cesta
Ticket, garantiza al trabajador que pueda contar con la
alimentación mínima para mejorar sus condiciones de vida y
salud, necesarias para el desempeño de sus labores, que se
revierten en beneficio para sus hijos, pues lo posibilitan al mayor
rendimiento y productividad laboral y les permite asegurar la
manutención de sus hijos. Por las razones antes expuestas este
Tribunal debe excluir de las retenciones ordenadas para
asegurar los alimentos de los adolescentes de autos, el beneficio
de la Cesta Ticket. ASÍ SE DECIDE (…)”.