You are on page 1of 103

ACADE MIA

MEXICANA
DERECHOS
OC EANO
Con Una Cierta l-lirada
Urnas y pantallas es el resultado de un perseverante y riguroso
esfuerzo crítico que contribuye singularmente al análisis de los
medios de información en México . En apenas más de cien páginas,
Sergio Aguayo Quezada y Miguel Acosta lograron poner sobre
la mesa los asuntos del derecho a la información de la población
con elocuencia veraz y provocadora.
El contenido de este libro son las conclusiones -y propuestas
sugestivas - de más de seis años de estudios y monitoreos que la
Academia Mexicana de Derechos Humanos viene haciendo de los
contenidos de los medios de información mexicanos; y el resultado
no podrá menos que sorprendernos por las realidades que revela.
La lucha por los cambios en este país es antiguo asunto y se ha
venido librando en muy diversos frentes. Por su carácter y condición
estratégicos, el frente de la información y la comunicación es uno
de los más peleados . La constitución mexicana dice, en su
artículo 6°: "el derecho a la información será garantizado
por el Estado ". ¿ Cómo ha podido cumplirse mandato legal
tan difuso y luego carente de mecanismos administrativos capaces
de aplicarlo? ¿Cómo aplicar parámetros, criterios e indicadores
para garantizar una práctica mínima de la equidad por parte
de los medios de información?
Tiempo de México

1
Urnas y pantallas
La batalla por la información
Con una cierta mirada
Urnas y p antallas
La batalla por la información

Sergio Aguayo Quezada


Miguel Acosta

OCEANO
EDITOR: Rogelio Carvajal Dávila

URNAS Y PANTALLAS
La batalla por la información

© 1997, Sergio Aguayo Quezada y Miguel Acosta

D. R. © EDITORIAL OCEANO DE MÉXICO, S.A. de C.V.


Eugenio Sue 59, Colonia Chapultepec Polanco
Miguel Hidalgo, Código Postal 11560, México, D.F.
282 0082 282 1944

PRIMERA EDICIÓN

I SBN 970-651-060-5

Quedan rigurosamente prohibidas , sin la autorización


escrita del editor, bajo las sanciones establecidas en las leyes,
la reproducción p arcial o total de esta obra por cualquier medio
o procedimiento, comprendidos la reprozrafía y el tratamiento
i nformático, y la distribución de ejemplares de ella mediante
alquiler o préstamo público.

I MPRESO EN MÉXICO / PRINTED IN MEXICO


i

INDICE

Introducción, 11

Esperanzas y realidades, 19
En los recovecos de la comunicación, 23
Un poco de historia, 31
La inevitable sección metodológica, 37
La equidad en los medios, 45
La elusiva objetividad, 57
La calidad desigual, 67
Los medios y las elecciones, 75

Anexo 1. Breve guía para incursionar en el análisis


de contenido de noticias sobre elecciones, 87
Anexo 2. Programa de promoción (le derecho a la información, 101

Notas, 105

9
INTRODUCCIÓN

D e acuerdo a una encuesta reciente del periódico Reforma, noven-


ta por ciento de los mexicanos utiliza la televisión como una de
las formas para enterarse de lo que ocurre en la política.' La cifra no
sorprende porque de manera consistente este medio aparece como
el principal instrumento de información.'
Esa evidencia confirma que las televisoras tienen un papel
central en los procesos electorales, porque la manera en que ellas
presenten las noticias puede ser determinante. Ante tamaña respon-
sabilidad, ¿qué tan bien está cumpliendo la televisión mexicana con
su responsabilidad?
Estudios recientes, con cifras de la Academia Mexicana de De-
rechos Humanos (AMDH) sobre el contenido de los principales noti-
cieros de la televisión mexicana, obligan a ser cautelosos ante la par-
cialidad que practican y por las razones que a continuación mencio-
namos: s
1. Los estudios que realiza la AMDH desde 1992 muestran un
panorama desigual y contradictorio. En la ciudad de México, los no-
ticieros Enlace del canal 11, En Blanco y Negro de Multivisión, el de ca-
nal 40 y Detrás de la Noticia de Televisa despliegan un esfuerzo cons-
tante por ser profesionales; otros se empeñan en los viejos modos y
siguen siendo parciales. En el caso de los más importantes, 24 Horas
de Televisa y Hechos de Televisión Azteca, éstos se caracterizan en
1997 por un .patrón que oscila entre el profesionalismo y la parcial¡

11
URNAS Y PANTALLAS

dad. Su constante ha sido que en los momentos de mayor compe-


tencia electoral, corno las elecciones de 1994, han hecho evidente su
intención de beneficiar al partido en el poder.
2. En 1994, estos noticieros, que capturaron la mayor audien-
cia, desarrollaron cinco etapas claramente diferenciadas:
a) Entre enero y abril de 1994, incurrieron en enormes ine-
quidades con el tiempo total concedido a los candidatos, en las oca-
siones en que los presentaron con voz e imagen y en el formato cíe
la emisión (en este libro se explica el significado de estos términos).
b) El primer informe de la AMDH señaló esas desigualdades
y
con ello provocó un gran impacto porque alimentó el debate sobre
la calidad de las elecciones.' En mayo yjunio de 1994 mejoró la dis-
tribución del tiempo total, voz e imagen y formato de la emisión,
aunque se mantuvieron las inequidades en la calidad de la edición
(otro aspecto fundamental).
c) En parte porque continuaron circulando informes que se-
ñalaban irregularidades, se inicia la tercera etapa que va del primero
al 22 de julio de 1994. En este periodo aparece una cobertura más equi-
librada, aunque sin que desaparecieran las diferencias en tiempo total
a favor del candidato del PRI a la presidencia. Fue el mejor momento
de 24 Horas y Hechos aunque duró poco.'
d) La cuarta etapa incluye la parte final y
el cierre de las cam-
par'ias. En las semanas previas a las elecciones del 21 de agosto los
principales noticieros volvieron a privilegiar con tiempo, adjetivos y
calidad al candidato del PRI. Ningún otro candidato recibió el tipo
de tratamiento que se otorgó a Ernesto Zedillo.
e) La última etapa corresponde al día de los comicios y al pe-
riodo postelectoral, en donde se reincidió en las fórmulas más nega-
tivas de cobertura de los medios de información.
En síntesis, el balance de las etapas es negativo; y las variacio-
nes del proceso de la cobertura siguieron las necesidades políticas
del régimen.
3. La diferencia de cobertura tan notable en los estados de la

12
I NTRODUCCIÓN

república. Si en la capital es evidente la parcialidad, ésta se torna


más burda en algunos estados.
4. La ley dice que los noticieros deben emplear información
objetiva, veraz y oportuna. Pese a esto, el marco legal es ambiguo e
insuficiente y las instituciones encargadas de velar por el cumpli-
miento de este derecho (la Secretaría de Gobernación, la de Comu-
nicaciones y Transportes y el Consejo Nacional de Radio y Televi-
sión) no cumplen con su obligación.
Si a estos hechos agregamos la tentación que provocan (y la
presión que probablemente reciben) a los medios de información
las competencias electorales, se justifica la preocupación que genera
la parcialidad de algunos noticieros. Resulta indispensable compren-
der lo mejor posible esta situación. Una televisión profesional y ob-
jetiva es un requisito obligado para la construcción de una cultura
democrática.

Estas realidades han hecho que la información se haya convertido en


uno de los temas más discutidos de la transición. La lucha por la de-
mocracia es antigua y se ha librado en un sinnúmero de frentes. En
ella se han empeñado ciudadanas y ciudadanos, partidos políticos y
organizaciones sociales y no gubernamentales. El de la información
es uno de los más peleados por su carácter estratégico: la democracia
necesita que los partidos, los candidatos y los ciudadanos puedan
expresar sus programas e ideas con entera libertad, lo que requiere
de medios que alberguen la pluralidad de opiniones, al mismo tiem-
po que informen objetiva y verazmente de los acontecimientos.
El derecho a la libertad de expresión y el derecho a la infor-
mación se asientan en principios bien sólidos. El artículo 19 de la
Declaración Universal de los Derechos Humanos reconoce que todo
"individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión", y
el artículo 72 constitucional es igualmente claro: "Es inviolable la li-
bertad de escribir y publicar escritos sobre cualquier materia. Ningu-

13
URNAS Y PANTALLAS

na ley ni autoridad puede establecer la previa censura, ni exigir fian-


za a los autores o impresores, ni coartar la libertad de imprenta, que
no tiene más límites que el respeto a la vida privada, a la moral y a
la paz pública. En ningún caso podrá secuestrarse la imprenta como
instrumento del delito".
En esta lucha se han empeñado periódicos en todo el país, en-
tre otros: el Diario de Yucatán, El Imparcial de Hermosillo, El Dictamen
de Veracruz, los Siglos de Torreón y Durango, El Norte de Monterrey,
Siglo 21 de Guadalajara, AM de León, el Excélsior de julio Scherer, El
Mañana de Reynosa, La Crónica de Mexicali, Zeta de Tijuana, El No-
roeste, El Universal de Puebla, La Jornada, Reforma y la revista Proceso. Y
con ellos están un buen número de programas de radio y algunos es-
pacios televisivos.
Tras este empeño está el esfuerzo de periodistas que han en-
frentado la censura, los hostigamientos, los despidos o que han sido
asesinados en el ejercicio de su libertad de expresión. La lista es lar-
ga, entre ellos: Manuel Buendía, Julio Scherer, Francisco Huerta,
María Victoria Llamas, Verónica Ortiz, Gina Batista, etcétera. Final-
mente, vale reconocer el trabajo de investigadores como Florence
Toussaint, Fátima Fernández Christlieb, Guillermo Michel Sinner,
Raúl Trejo Delarbre, que se han encargado de documentar y expli-
car el problema de los medios en México.
Este libro discute otro ángulo: la lucha por el derecho a la in-
formación que iniciaron organizaciones como la Academia Mexicana
de Derechos Humanos y Alianza Cívica y que tiene un sustento doc-
trinal que es también sólido: el artículo 62 constitucional dice que "el
derecho a la información será garantizado por el Estado", y convenios
internacionales sancionan igualmente este derecho.
Es dificil establecer una prioridad entre la libertad de expre-
sión y el derecho a la información; ambos son tan importantes, tan
centrales, que, en lugar de ver su antagonismo, debe enfatizarse su
complementaridad. Como entre los dos surgen tensiones, la mejor
manera de resolverlas es que los concesionarios de los medios y los

14
INTRODUCCIÓN

editores de periódicos y revistas definan códigos de ética que adopten


voluntariamente, para generar información objetiva, veraz y opor-
tuna. Simultáneamente, deben crearse y aprobarse leyes y reglamen-
tos orientados a la conciliación y el cumplimiento del derecho a la in-
formación que respete la libertad de expresión.
Como esto no se ha hecho, ni los medios han cumplido con
su obligación de informar, algunas organizaciones no gubernamenta-
les crearon programas para defender el derecho a la información. La
Academia Mexicana de Derechos Humanos es una organización plu-
ral e independiente, de partidos y gobierno, que promueve la defensa
de los derechos humanos desde 1984. A partir de 1991, creó un pro-
grama para defender el derecho a la información; para ello se dedi-
ca a estudiar el contenido de la información de los medios, al mismo
tiempo que alienta la participación ciudadana. Entre sus actividades
están el monitoreo de los medios durante dieciséis procesos electora-
les estatales; la elaboración de docenas de informes, libros y manuales
sobre técnicas de análisis de contenido; el estudio de sesenta y cinco
medios de información en diecinueve estados de la república durante
las elecciones presidenciales de 1994; y la grabación de miles de horas
de noticieros que son la base para el estudio que presenta este libro.
El análisis del contenido de los medios que hacen la AMDH y
las organizaciones afiliadas a Alianza Cívica incluye medios impresos
y electrónicos, pero en este texto nos concentramos en la televisión
por su importancia singular. Así como las investigaciones de la AMDH
sobre la televisión han sido reconocidas, también se han tachado de
antigobiernistas y parciales. La descalificación no tiene sustento. En
los monitoreos efectuados, el noticiero de televisión más consisten-
temente elogiado es Enlace de canal 11, que es propiedad del Insti-
tuto Politécnico Nacional (¡una institución oficial!).
Los monitoreos también los han utilizado instituciones guber-
namentales: varios documentos del 1FE reconocen las aportaciones
de los informes de la AMDH.6 Pero lo más importante es que en seis
años nunca se han puesto en duda las cifras que produce la AMDH.

15
I MÁGENES I NTENCIONADAS DE LA IV. LA P,ATAI. L_A POR EL DERECHO A LA INFORMACIÓN

Aunque se haga énfasis en este libro en los aspectos negativos


de los noticieros de la televisión mexicana, la lógica del trabajo es
positiva. Como se dijo: los concesionarios y editores debieran esta-
blecer un código de ética que regule su conducta y el congreso apro-
bar una legislación adecuada; en tanto lo hacen, es indispensable
señalar a aquellos noticieros que se han alejado de los criterios de
objetividad y veracidad que marca la ley. Además: si se entienden los
métodos de cómo se viola la objetividad y la equidad, se prepara a
quienes ven los noticieros y se dan elementos a quienes participan
activamente en las batallas políticas y electorales.

Los monitoreos que hace la AMDH y la preparación de este libro se


han beneficiado con el respaldo de diferentes colaboradores e insti-
tuciones. De ellos, queremos hacer una mención especial para Luz
Paula Parra Rosales y Manuel Martínez Torres, que tuvieron un pa-
pel decisivo en la elaboración de la metodología para monitorear la
televisión. Patricia Cruz desarrolló algunas técnicas para evaluar los
grados de objetividad y veracidad de los noticieros, y fue la respon-
sable de seleccionar el material de los noticieros que se utilizó para
esta investigación, además de elaborar la primera versión de un vi-
deo que expone visualmente algunas de las conclusiones aquí ex-
puestas. Finalmente, también agradecemos el trabajo de Verónica
Torres Elías y Martha Elena Acevedo Mendiola; Mara Robles y Ga-
briela Ibarra colaboraron mediante su servicio social en la AMDH.
Además de ellos, el monitoreo de medios recibió el aliento
de otros miembros de la AMDH: Oscar González César, Gloria Ramí-
rez, María Yolanda Argüello y Oscar Ortiz; y también el de centena-
res de voluntarios que integran los equipos para monitorear medios
en todo el país.
Santiago Creel y Alfredo Orellana Moyao le dieron dimen-
sión jurídica a la defensa del derecho a la información. Como con-
sejero ciudadano del IFE, Creel influyó -con el respaldo de los otros

16
I NTRODUCCIÓN

consejeros- para situar el problema de la equidad y la objetividad


de los medios en la agenda del debate nacional. Orellana, por su
parte, se encargó de diseñar una estrategia posible de defensa jurí-
dica del derecho a la información, la cual se bosqueja al final de este
libro. Medios de información como La Jornada, Proceso, Reforma y Si-
glo 21 de Guadalajara difundieron resultados de los monitoreos y
crearon así conciencia del problema.
A Rogelio Carvajal, nuestro editor, queremos extenderle un
agradecimiento especial por el desempeño y cuidado que puso en la
edición de este libro que en algunos sentidos también es suyo.
La investigación de estos temas ha sido posible por el finan-
ciamiento de la Fundación MacArthur de Estados Unidos, en donde
contamos con el entusiasta respaldo de Kimberly Stanton. Inter Pa-
res de Canadá (a través de Brian Murphy y Roch Tassé) también apo-
yó el programa. El Centro para el Desarrollo de la Democracia y los
Derechos Humanos de Canadá y la Unidad para Asistencia Electoral
de las Naciones Unidas nos respaldaron en periodos muy especiales.
En 1997, un donativo del Instituto Nacional Democrático de Estados
Unidos a Alianza Cívica permitió impulsar el monitoreo de medios
de diversos estados de la república. Dadas las suspicacias que genera
en algunos círculos el terna de los donativos, vale la pena aclarar que en
todos los casos se ha informado públicamente de la obtención de re-
cursos que aprobaron los respectivos consejos directivos, y que éstos
se administraron escrupulosamente según el marco legal existente.
En este tipo de actividades no ha existido afán de lucro, sólo
el compromiso por reivindicar el derecho que tenernos los mexica-
nos a expresar nuestras opiniones y a que se nos informe objetiva-
mente.

17
ESPERANZAS Y REALIDADES

l Consejo General del Instituto Federal Electoral alberga tam-


E bién sentimientos encontrados respecto de los medios de infor-
mación ; entiende las limitaciones de su competencia y se conforma
con hacer exhortaciones , al mismo tiempo que practica cuidadosos
monitoreos del contenido de los medios para confirmar si respetan
o no sus recomendaciones.
Hoy los lineamientos del IFE para 1997 son , en esencia, los
mismos que presentó el 28 de febrero de 1994 y que se utilizaron en
las elecciones federales de aquel año. En su documento de 1997, el
IFE sugiere a los medios que sean objetivos y eviten la "editorializa-
ción de las notas informativas" para "favorecer o perjudicar a algún
candidato o partido político "; que concedan un "trato igual a todos
los partidos y sus candidatos "; y que sean equitativos en los "tiempos
de transmisión de las informaciones correspondientes a cada parti-
do político y sus candidatos".
También solicitan a los medios electrónicos que acepten el
derecho de réplica de aquéllos que se sientan agredidos; que no se
presente propaganda partidista como si fuera noticia ; que las noti-
cias sobre elecciones aparezcan en un segmento especial del noticie-
ro; que se respete la vida privada ; y, finalmente , que se difundan los
lineamientos y los monitoreos que se hagan sobre su cumplimiento.'
Los lineamientos son impecables si no fuera porque, como
reconoce el presidente del IFF, José Woldenberg , ante los miembros

19
URNAS Y PANTALLAS

de la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (es de-


cir, los concesionarios) el 13 de diciembre de 1996, "[éstos] deben
funcionar y deben ser entendidos como guías orientadoras, como reco-
mendaciones que legítimamente hacen aquéllos que aparecen como
protagonistas en los contenidos de los noticieros. Los lineamientos
quieren encauzar un comportamiento y, de ningún modo, imponer
una conducta".2
Dado que se trata de recomendaciones, parece excesivo el
optimismo que en esa misma ocasión desplegara el presidente del
IFE, cuando aseguró que sobre este tema "[los resultados de 1994]
fueron positivos. La serie de principios y sugerencias vertidas enton-
ces y la buena disposición de los medios y los informadores, propi-
ciaron que las campañas electorales de 1994 corrieran por mejores
vías, menos inequitativas, si bien algunos de los viejos problemas per-
sistieron ".3
La alabanza que propinó a los medios el presidente del IFE tal
vez fue un acto de cortesía a los concesionarios pero no la respaldan
los hechos. Desde 1992, la Academia Mexicana de Derechos Huma-
nos (AMDH) monitorea medios de información y encuentra un pa-
norama desigual: algunos medios buscan ser objetivos, otros son
profundamente parciales y algunos más oscilan entre ambos com-
portamientos. En los casos de parcialidad, ésta coincide sistemática-
mente con la versión oficial y favorece a los candidatos del Partido
Revolucionario Institucional.
En 1994, el IFE adoptó este punto de vista, según el informe
Medios electrónicos de comunicación que preparó una comisión de con-
sejeros ciudadanos del propio instituto; ahí se reconocen algunos
avances en el comportamiento de los medios (programas especiales,
tiempos para debate y cobertura (le cierres de campaña) pero con-
cluyen que la "parcialidad de los medios se hizo evidente con los da-
tos que aportan los monitoreos realizados, tanto por la Academia
Mexicana de Derechos Humanos/Alianza Cívica-Observación 94,
como por la Comisión de Radiodifusión del Instituto Federal Electo-

20
F;sI'ERANzAS Y REALIDADES

ral, de lo que resulta fácil concluir que los noticieros de radio y televisión mo-
nitoreados no cumplieron cabalmente con los Lineamientos Generales del 28
de febrero, acordados por los nueve partidos políticos y por la pro-
pia autoridad electoral". En el párrafo siguiente de ese documento,
el IFE reconoce que ese comportamiento violaba las leyes.'
Hoy las elecciones se libran en condiciones diferentes. Existe
un IFE más autónomo, partidos opositores fortalecidos, más medios
de información dispuestos a ejercer su independencia y una ciuda-
danía crecientemente alerta. Pero también es cierto que ahora la com-
petencia por el poder es más intensa. La incertidumbre despierta en
los medios la tentación de favorecer a algún candidato o partido. Y las
televisoras tienen la piel bastante sensible y se irritan cuando se les se-
ñalan inconsistencias. Sin embargo, dada la ausencia de mecanismos
legales de defensa, aunada a la ineficacia de las instituciones guber-
namentales responsables, la experiencia de los últimos años enseña
que el monitoreo regular del contenido de los noticieros es por aho-
ra el único mecanismo que existe para inhibir los abusos e inequida-
des de los concesionarios; y hoy por hoy es el Consejo General del
IFE y organizaciones como la AMDH y Alianza Cívica quienes realizan
ese monitoreo. Un propósito adicional de estas dos últimas organi-
zaciones es lograr concientizar al mayor número posible de ciudada-
nos para que exijan se respete su derecho a la información.

21
EN LOS RECOVECOS DE LA COMUNICACIÓN

Los medios de información y comunicación plantean problemas


éticos, teóricos y jurídicos complejos que deben perfilarse para
así tener un marco de referencia adecuado para la discusión que
plantearnos.
Ponerse a discutir el significado de "las ideas", "las palabras" o
"la conciencia" es una incursión por los breñales inhóspitos que tam-
bién tiene el conocimiento, porque filósofos, psicólogos y biólogos
no logran ponerse de acuerdo y siguen discutiendo en libros, ponen-
cias y congresos qué quieren decir estos términos.' La bibliografía es
abundante, pero en ella aparecen "muchos significados, algunas ve-
ces difíciles de distinguir entre sí".2
Las ideas son representaciones mentales de objetos concretos
que se perciben a través de los sentidos, o de abstracciones que se ha-
cen según otras ideas. Para expresar esas ideas (que pueden susten-
tarse en hechos rigurosamente demostrados o en juicios subjetivos
sin comprobación) contamos con símbolos que pueden ser palabras
o imágenes. Se considera que el lenguaje, los dibujos o el cine son
"instrumentos del pensamiento".3 Con esas ideas y esos instrumen-
tos, individuos, grupos y sociedades elaboran explicaciones -algu-
nas falsas y otras verdaderas- sobre sí mismos y sobre su entorno,
que les sirven de guía para la acción y les permiten comunicarse e
intercambiar pensamientos y sentimientos.
La comunicación ha tenido una lenta evolución. Después de

23
EN LOS RECOVECOS DE LA COMUNICACIÓN

cienden la conciencia potencial máxima del grupo, país o indivi-


duo". Por eso es que la historia se interpreta en ocasiones como una
batalla entre el conocimiento y la ignorancia.' Los obstáculos pue-
den estar en la inteligencia, en el estado del conocimiento o en los
intereses creados.
Bernard Lonergan llamó "escatomas" (scotosis) al fenómeno
que lleva a los individuos a excluir aspectos que permitirían alcanzar
una "opinión balanceada y completa" porque excluyen las "preguri-
tas relevantes" sobre un tema.`' De ello se desprenden varias pregun-
tas: ¿cómo saber si la exclusión es voluntaria o involuntaria? ¿Qué
papel juegan los intereses económicos y políticos? ¿Cuál es la im-
portancia de la historia individual frente a la grupal?
La función del psicoanalista es ampliarle al paciente la capa-
cidad de introspección y percepción para que entienda y supere as-
pectos que le impiden pensar y funcionar adecuadamente. Las socie-
dades no tienen psicoanalista; su equivalente serían los científicos,
los intelectuales o los periodistas que, después de formular las "pre-
guntas relevantes", producen y difunden nuevos conocimientos e
ideas con lo que amplían la conciencia de la sociedad. Estos indivi-
duos -cuya función es producir ideas- interactúan permanente-
mente con sus grupos de referencia y con la sociedad.
En el México de los noventa partimos de la existencia de una
información abundantísima y de un florecimiento de la reflexión in-
telectual. En consecuencia, quienes son responsables del manejo de
los medios tienen como dilema el incorporar o no esa información
abundante y esos análisis sofisticados a sus decisiones respecto de lo
que difundirán. Hay aspectos de la vida mexicana que algunos miem-
bros de la élite prefieren ignorar, porque trasciende los niveles má-
ximos de su conciencia, y va contra sus intereses.
Con ese supuesto, lo que sigue es detectar los mecanismos de
cómo se practica la parcialidad para exigir que se corrijan. Una de las
formas más efectivas para determinar las preferencias es observando
a quién cita un periodista. Entrevistar a miembros del gobierno e ig-

25
URNAS Y PANTALLAS

norar a los opositores es una forma de seleccionar la versión de la rea-


lidad. Muchos medios mexicanos practican el hábito de presentar
una y otra vez, aunque a veces no venga al caso ni se justifique, todo
lo que dice o hace el presidente de la república.
El manejo de tiempos y lugares es otro mecanismo útil para
evadir la objetividad y funciona según comparaciones bien seleccio-
nadas. Siempre es posible hablar de un futuro mejor y el presente
puede ser mejor que el pasado; también puede encontrarse algún
país peor que el propio.
Otra técnica es la de fragmentar el análisis e ignorar aquellos
aspectos que contradicen lo que se quiere probar. En México este re-
curso ha sido particularmente útil para diluir las responsabilidades
de los presidentes, a los que disocia de los aspectos más negativos del
sistema político. Desde Miguel Alemán hasta Ernesto Zedillo, los ca-
ciques, la represión, la corrupción o las irregularidades electorales
se presentan como algo ajeno al presidente en turno, al que mues-
tran siempre como un individuo enfrentado a las fuerzas del pasado.
Nunca se considera que los presidentes están en el poder porque
han sabido utilizar a su favor el lado siniestro del sistema.
Finalmente, está la mentira abierta y descarada, de la cual
hay bastantes ejemplos.
De todos estos mecanismos es pertinente preguntarse qué
tan deliberados son. Una forma de averiguarlo es detectando patro-
nes: cuando las parcialidades consistemente favorecen o perjudican
a alguno de los actores, entonces, son evidentes los indicios de que
se trata de un acto deliberado.
La comunicación juega un papel fundamental, aunque su
uso varía según el tipo de régimen. En los países autoritarios o tota-
litarios, el gobierno dedica mucha energía a controlar los medios de
comunicación para promocionar su visión de la realidad (general-
mente parcial e intencionada), acallar las opiniones contrarias o
describir a los opositores como enemigos de Dios o de la patria, lo
que justifica el despido, encarcelamiento o eliminación de éstos. El

26
EN LOS RE COVE C OS DE LA COMUNI CACIÓN

gobierno es el intermediario que regula lo que unos dicen y los de-


más escuchan.
En los países democráticos la situación es diferente porque la
intermediación es mínima y está regulada; es decir, a los medios no los
controla (o, al menos, no influye tanto) el Estado. En la cultura políti-
ca se incorpora el respeto a la libertad de expresión y el derecho a la
información; si se violan estos derechos existen mecanismos e institu-
ciones que pueden utilizar los ciudadanos que quieran defenderlos.
Cuando se limitan los derechos, generalmente se debe a situaciones de
emergencia cuidadosamente reguladas.
En este tipo de régimen la propiedad de los medios es mixta.
El gobierno se reserva algunos canales para difundir sus puntos de
vista en noticias de interés general pero la mayoría son de propiedad
privada y aceptan la responsabilidad de tener que representar al in-
terés público. El código de conducta con que se rigen incluye el com-
promiso de informar de manera veraz, oportuna y eficaz, cíe vigilar
las acciones gubernamentales -lo que supone independencia eco-
nómica y política- y de contribuir a identificar aquellos ternas que
deben estar en la agenda de la discusión nacional. Es, por supuesto,
posible que un medio tenga simpatías hacia un gobernante o su pro-
grama, pero eso no lo exime de cumplir con las responsabilidades
de informar objetivamente.
Pero incluso en los sistemas democráticos, es posible que el
gobierno controle a los medios. Eso sucedió en la relación entre
prensa y gobierno que se dio en Estados Unidos durante los años de
la Guerra Fría; el periodismo norteamericano compartió el esque-
matismo de la época por convencimiento o por miedo a la coerción.
Fue una etapa de intensa "colaboración entre prensa y gobierno,
que llevó a aquélla a no cumplir con su responsabilidad social de vi-
gilar a éste". Los medios cíe comunicación evitaron "todo examen se-
rio [...] de los supuestos básicos que sustentaban la política exte-
rlor.7 La prioridad era contener a los comunistas, y a ello subordi-
naron las garantías individuales y la objetividad.

27
URNAS Y PANTALLAS

Cuando Allen Dulles fue nombrado director de la Agencia


Central de Inteligencia (CIA) en 1953, "una de sus primeras medidas
fue explorar las posibilidades de estrechar las relaciones de trabajo
con la prensa [...1 para obtener información y diseminar propagan-
da". Quería que los periodistas "al igual que los demás ciudadanos,
colaboraran con el gobierno y demostraran su patriotismo".' Y la
prensa colaboró porque en esa etapa pusieron en primer lugar el lla-
mado de su gobierno, olvidando su responsabilidad social. De enton-
ces a la fecha esto ha cambiado, y los casos de colaboración entre
prensa y gobierno son la excepción más que la regla.
En los países democráticos (o en aquéllos en los que al me-
nos una parte de los medios tienen espacios de libertad) se crea una
tensión entre la libertad de expresión que tienen los medios y el de-
recho del público a ser informado objetiva, veraz y oportunamente.
Conciliar estos derechos es una de las claves para la construcción de
una vida más democrática, digna y justa. No existen fórmulas mági-
cas, sólo leyes, reglamentos e instituciones.
Ante esta tensión lo mejor es que los propios medios elaboren
mecanismos de autocontrol y regulación. Dado que en este libro dis-
cutiremos el caso de la televisión, parece oportuno citar algunos de
los mecanismos adoptados por el sistema de noticias de la cadena nor-
teamericana NBC. El espíritu con que trabajan aparece en un manual
interno de septiembre de 1995: "Muchos de nuestros ciudadanos nos
utilizan como la principal fuente de noticias y confían en nosotros pa-
ra que los informemos con exactitud y Justicia. Con ese papel privile-
giado viene la responsabilidad hacia los que observan nuestro trabajo,
y responsabilidad hacia nosotros y nuestra profesión. Los noticiarios
de NBC ( NBC News) quieren hacer un buen periodismo. Debemos cu-
brir las noticias de una forma seria, balanceada e imparcial".'
Entre los mecanismos que han diseñado para lograrlo está el
prohibir a los empleados aceptar "honorarios o cualquier forma de
regalo o pago de [...I1 algún grupo, organización o institución que ha
sido, o puede ser, el tema de un reportaje" y en el caso de las cam-

28
EN LOS RECOVECOS DE LA COMUNICACIÓN

pañas políticas se aplica el principio de igualdad para los diferentes


candidatos.10
Otro mecanismo que han empleado los medios para cumplir
con su responsabilidad es nombrar a un "ombudsman de noticias".
Esta persona defiende al auditorio valorando las implicaciones éticas
y las posibles violaciones al derecho a la información de los mate-
riales que difunde el medio. Cuando hay quejas, las evalúa e intenta
resolverlas.

México no es una democracia, aunque es evidente el avance de las


fuerzas que luchan contra el autoritarismo (partidos políticos, me-
dios de información, organismos no gubernamentales, etcétera). Uno
de los obstáculos que han enfrentado, y enfrentan, estas fuerzas son
los mecanismos que utiliza el grupo en el poder para controlar el
contenido de los medios, y aunque la efectividad de estos controles
se ha ido reduciendo, éstos todavía no han desaparecido.
Es tradicional la utilización de fondos públicos para sobornar
periodistas o para mediatizar y someter a los medios con publicidad
estatal. Igual importancia tiene el conceder diversos favores para ga-
narse la buena voluntad de los medios; a cambio de esos favores los
medios se olvidan de su compromiso de informar objetiva, veraz y
oportunamente, y es inevitable el establecimiento de una comuni-
dad de intereses entre el dueño del medio y los gobernantes.
Cuando algún periodista o medio han querido independizar-
se, en ocasiones el régimen reaccionó con el hostigamiento fiscal, el
boicot publicitario, los obstáculos a la distribución, las amenazas, las
campañas de desprestigio y, en los casos extremos, las golpizas o el
asesinato del periodista.
Este sistema -que ha ido perdiendo eficacia- tiene su com-
plemento en leyes contradictorias, imprecisas y ambiguas. Corno ya
se mencionó, la Constitución garantiza la libertad de expresión y el
derecho a la información." Sin embargo, a la hora de reglamentar es-

29
URNAS YPANTALLÁ\S

tos derechos y (le aplicarlos aparecen las imprecisiones y ambigüeda-


des características de los sistemas autoritarios porque, en la medida
en que no haya precisión, quien gobierna tiene la capacidad de inter-
pretar las leyes, generalmente, a su favor.'`'
En el caso de la televisión, el ejecutivo (de hecho el presiden-
te) concesiona el uso y aprovechamiento de bienes del dominio de
la federación (como el espacio a través del cual se transmiten los ca-
nales de televisión) ." La actividad de los medios electrónicos se re-
gula por la Ley Federal de Radio y Televisión, por su Reglamento y
por los Títulos de Concesión que explícitamente dicen que los con-
cesionarios se comprometen a que sus transmisiones fortalecerán las
convicciones democráticas, y se obligan a informar a la comunidad
con noticias veraces y objetivas que no distorsionen los hechos.'"'
Sin embargo, quienes formularon la ley, el reglamento y las
concesiones jamás se preocuparon por establecer criterios que per-
mitan saber qué es la objetividad y la veracidad, ni tampoco crearon
mecanismos para que el ciudadano se defienda. Peor todavía, las pro-
hibiciones que aparecen en esa ley tampoco se aplican para beneficio
de la comunidad. De acuerdo a la legislación vigente, la publicidad
comercial no puede exceder 18% del tiempo total cíe transmisión de
cada estación; los pocos estudios que se han hecho muestran nume-
rosas violaciones a la ley. Una investigación de la Procuraduría Fede-
ral del Consumidor de 1980 concluyó que, en julio de ese año, la te-
levisión había transmitido 32,500 comerciales en el Distrito Federal
equivalentes a 306 horas; según la PROFECO, el "teleauditorio estuvo
expuesto durante esos treinta días al equivalente de casi 13 días de
mensajes publicitarios. Es decir, más de cuarenta por ciento"; más
del doble cíe lo autorizado por la ley."

30
UN POCO DE HISTORIA

i el autoritarismo es integral, el tránsito a la democracia tiene que


S ser igualmente integral. La práctica de la defensa del derecho a
la información que aquí se relata -diferente a la librada por la li-
bertad de expresión- se inició en 1979 cuando uno de los autores
de este texto, Sergio Aguayo Quezada, decidió hacer su tesis doctoral
para la Universidad Johns Iopkins de Washington sobre la imagen
que la élite de Estados Unidos tiene de México después de la segun-
da guerra mundial.'
Una parte importante de ese estudio consiste en el análisis del
contenido de siete mil artículos de periódico. En esta fase del trabajo
se unió a la investigación, en 1987, el otro autor de este texto, Miguel
Acosta, desde el Instituto Latinoamericano de Estudios Transnaciona-
les (ILET). De ese encuentro surgió una amistad personal y un trabajo
intelectual sobre medios de información, cuyos resultados iniciales fue-
ron apareciendo en las revistas Este País y Voices of Mexico.
La labor académica se engarzó de manera accidental (aun-
que en cierto sentido, inevitablemente) con la lucha activa por la de-
mocracia. Cuando Aguayo fue nombrado presidente de la Academia
Mexicana de Derechos Humanos (AMDH) en 1990, una de las prio-
ridades del nuevo consejo fue la defensa de los derechos políticos.
Por razones que se explican en otro trabajo, uno de los proyectos
consistió en promover la organización de grupos que observaran los
procesos electorales. El propósito era impulsar la limpieza y confia-

31
U RNAS Y PANTALLAS

bilidad de éstos y sensibilizar a sectores amplios de la población so-


bre la importancia de defender los derechos bajo el principio de que
involucrarse en acciones concretas es el mejor método (le aprendi-
zaje. La primera experiencia se dio en agosto de 1991, cuando la
AMDH y el Centro Potosino de Derechos Humanos implementaron
un proyecto de observación de las elecciones para gobernador en
San Luis Potosí.
Aquellos primeros esfuerzos se concentraron en la vigilancia
de casillas el día de los comicios. Fue un acercamiento bastante in-
genuo porque las irregularidades permeaban y cercaban todas las fa-
cetas del proceso; es decir, los candidatos del partido oficial contro-
laban a las autoridades electorales; el gobierno canalizaba enormes
cantidades de recursos para beneficiar al PRI; y los medios de comu-
nicación no ocultaban sus preferencias. La lección adquirida (y nun-
ca olvidada) en San Luis fue que la vigilancia tiene que ser integral
y cubrir todas las etapas de la elección.
Un hecho aceleró la incorporación del derecho a la informa-
ción en esta agenda inicial de promoción ciudadana de la democra-
cia. El sistema estatal de televisión Imevisión había firmado un conve-
nio con la UNAM para transmitir un noticiero cada día; en la semana
previa a las elecciones de San Luis Potosí, la reportera de TV UNAM
Patricia López Suárez hizo una entrevista al coordinador del Pro-
grama de Promoción de Derechos Políticos de la A_MDH, Oscar Ortiz,
y a Sergio Aguayo Quezada.
El programa pasó el 16 de agosto de 1991 por canal 13, y en
el momento en que Aguayo explicaba que "los partidos compiten
con un programa y con una oferta individual por el poder o por un
puesto específico. Nosotros [la AMDH y el Centro Potosino de Dere-
chos Humanos] estamos trabajando por los procedimientos demo-
cráticos. Es decir, lo que queremos es muy sencillo: queremos elec-
ciones libres, limpias", y antes de decir "imparciales", el canal 13 sacó
del aire el noticiero sustituyéndolo por el sabroso programa de coci-
na Sal y Pimienta que conducía Chepina Peralta.

32
UN POCO DF HISTORIA

El incidente se conoció porque una periodista de La Jornada,


Ana María González, publicó una detallada crónica. El corte era po-
co común, porque quienes conocen el medio aseguran que la cen-
sura en la televisión generalmente se da antes y no durante la trans-
misión de los programas. Sea lo que fuera, el consejo directivo de la
AMDH decidió que esa interrupción violaba la libertad de expresión
garantizada por el artículo 6° de la Constitución mexicana y por el
artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
Después de evaluar las alternativas, se presentó una queja ante la Co-
misión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).
El forcejeo entre la AMDH, Imevisión y la CNDH duró un año y
tuvo varias facetas. Una de ellas giró en torno a la competencia de la
CNDH: Imevisión argumentaba que la CNDH no podía meterse en el te-
ma y ,justificaba la interrupción del programa con que la entrevista se
ilustraba con imágenes de campañas políticas, y que estaba legalmen-
te prohibido hacer propaganda política a dos días de las elecciones;
otra, en torno a que se trataba de un incidente que podía ser incon-
veniente para el gobierno de Carlos Salinas, que se esmeraba en di-
fundir una imagen de modernidad, indispensable para ganar la apro-
bación del Tratado de Libre Comercio. Para resolver el diferendo, el
entonces responsable de Comunicación Social de la Presidencia, Otto
Granados, hizo acercamientos informales con el presidente de la
A.MDII. El funcionario no tuvo éxito porque el objetivo de la institu-
ción de derechos humanos era sentar un precedente sobre el tema.
Finalmente, el 31 de agosto de 1992, la CNDH emitió su reco-
mendación 166/92 en la que concluyó que "existió violación a los
derechos humanos". La recomendación tenía dos partes: Imevisión
debía iniciar la "investigación interna que corresponda para determi-
nar qué servidores públicos incurrieron en las faltas especificadas, y
aplicar las medidas disciplinarias correspondientes", e Imevisión de-
bía retransmitir en dos ocasiones el programa interrumpido. De acuer-
do a un funcionario cercano al incidente, el presidente Carlos Sali-
nas -a quien gustaba enterarse y opinar de todo- ordenó que Ime-

33
URNAS Y PANTALLAS

visión retransmitiera a la brevedad posible el programa, lo que hizo


el 4 y 5 de septiembre de 1992. La rapidez de reacción que caracte-
rizó a Carlos Salinas le permitió desactivar cualquier posible escán-
dalo, y la investigación que solicitó la CNDH nunca se realizó.
Durante ese año de forcejeos, resultaron evidentes las enor-
mes carencias que prevalecían en la defensa del derecho a la infor-
mación; en consecuencia, a principios de 1992, la AMDII inició un
programa dedicado a promover esa defensa, para lo cual empezó a
hacerse un monitoreo de los medios de información. Miguel Acosta
fue el primer coordinador de ese programa, y a él incorporó la me-
todología con la que se preparaba el estudio antes mencionado de
Aguayo.
El programa se estrenó en las elecciones para gobernador de
Michoacán de 1992. La AMDH, en colaboración con otra ONG, Infor-
mación para el Cambio (INFORCA), realizó el primer informe de aná-
lisis de contenido electoral de medios de información. Se estudió a
la prensa y a la televisión (esto último a instancias de Luz Paula Parra
Rosales, quien le dio un gran impulso a la técnica con que se estu-
diaban los medios electrónicos).
Para estudiar a la televisión se grabaron las sesenta y cinco
horas con treinta minutos de programación del Sistema Michoacano
de Radio y Televisión -propiedad estatal- entre el 28 de junio y el
4 de julio de 1992. Los aspectos que se observaron fueron la propa-
ganda de los partidos, el contenido de los noticieros y los programas
de entrevistas. Los resultados demostraron que ese canal de televi-
sión favorecía al PRI y perjudicaba a su principal opositor, el Partido
de la Revolución Democrática. Todos los partidos tuvieron una par-
ticipación razonablemente proporcional en el número de spots, du-
ración y horarios, a excepción del PRD que no recibió ninguno; lo
que era consistente con la campaña de aniquilamiento a que tenía
sometido el gobierno de Carlos Salinas a este partido.
En cuanto a los noticieros, el Sistema Michoacano no cum-
plió con la obligación legal de dar información objetiva a su teleau-

34
UN POCO DE HISTORIA

ditorio porque, para quitarse de problemas, resolvió no informar so-


bre las elecciones. Pese a la renuncia voluntaria, la estación de tele-
visión hizo varios programas de entrevistas en los que se privilegió el
punto de vista del gobierno y del PRI e ignoró los de la oposición.
Por ejemplo, en el programa Servicios y Beneficios, del 29 de ju-
nio, dedicó media hora a los empresarios de los Comités de Estabili-
dad y Paz Social, cercanos al PRI. En el programa Espacio de Opinión
(una hora transmitida el 30 de junio) Yolanda M. de Villaseñor, es-
posa del entonces candidato del PRI a gobernador, habló, entre otras
cosas, de la campaña electoral con una perspectiva favorable a ese
partido.
Esa tendencia a favorecer a los candidatos del Partido Revo-
lucionario Institucional y a privilegiar la versión oficial ha sido la
constante más frecuente en el monitoreo de medios -prensa escri-
ta, radio y televisión. Como parte (le ese trabajo, desde el 2 (le enero
de 1994, se hace un seguimiento de los principales noticieros de la
televisión mexicana. Esta experiencia facilitó la comprensión de las
formas como se puede favorecer a un actor en detrimento de otros.

35
LA INEVITABLE SECCIÓN METODOLÓGICA

Es mejor que un trabajo que vierte juicios severos sobre actores


poderosos y quisquillosos haga explícitos supuestos y metodolo-
lías, porque de su consistencia depende la validez de los resultados.
Ese es el propósito del capítulo, al cual se ha limpiado de la aridez
habitual de un material de este tipo.
La necesidad de hacer explícito el andamiaje teórico viene
de las ambigüedades y los huecos que tiene la legislación sobre la
materia. Es decir, la ley dice que los noticieros deben incluir informa-
ción objetiva, veraz y oportuna, pero no define estos conceptos ni
formula criterios para valorarlos, lo que abre amplios espacios para
la interpretación.
Para evitar subjetivismos, utilizamos los criterios del periodis-
mo moderno y los Lineamientos para medios de comunicación fija-
dos por el Instituto Federal Electoral; éstos son el "manejo equitativo
de los tiempos de transmisión", la "importancia de las noticias", la
"objetividad", la "calidad uniforme en el manejo de la información"
y la "responsabilidad de los partidos políticos y de los medios de co-
municación electrónicos".
Además, estarían el "derecho de aclaración" que tienen los di-
rigentes o candidatos cíe los partidos políticos; el que la información
sobre las campañas se presente en una sección especial; la necesidad
de que se aclare si son informaciones noticiosas pagadas; el respeto a
la vida privada; y la difusión de los lineamientos y del monitoreo.

37
URNAS Y PANTALLAS

Es decir, la objetividad se obtiene incorporando con equidad


los principales puntos de vista, separando la información de la opi-
nión y absteniéndose de manipular a aquélla para favorecer delibe-
radamente a una de las partes. La oportunidad la definimos correo la
presentación de una noticia lo más pronto posible después de la ve-
rificación del hecho y la veracidad, con la coincidencia entre lo que
pasó y lo que apareció en pantalla.
Además, las metodologías debían cumplir con la principal exi-
gencia del método científico: ser predecibles en el sentido de que se
comporten de la misma manera, independientemente de quien ha-
ga el análisis de contenido.
El desarrollo de la metodología se hizo en dos etapas. Entre
1991 y finales de 1994, el énfasis se puso en los aspectos más visibles
y evidentes de la cobertura de una campaña: el tiempo dedicado a
los candidatos, el lugar donde aparecieron en el noticiero, la coinci-
dencia entre la voz y la imagen, etcétera; 1994 fue un momento en
que resultó factible ampliar el análisis. Aquel año se estudiaron seis
noticieros que se transmiten desde la ciudad de México: 24 lloras de
Televisa, hechos de Televisión Azteca, Enlace de canal 11, Muchas No-
ticias de Televisa, Al Despertar de Televisa y Para Usted de Multivisión;
también se tomaron en cuenta los resultados del estudio de sesenta
y nueve medios de información en diecinueve estados. La informa-
ción obtenida permitió valorar, sobre todo, la objetividad.
A partir de 1995, el éntasis se puso en el desarrollo de crite-
rios que permitieran evaluar la veracidad y oportunidad de una no-
ticia. En esta segunda etapa, revisamos con mucho cuidado la legis-
lación existente para buscar los resquicios que permitieran defender
el derecho a la información, un aspecto que discutiremos al final.

De acuerdo a Philip J. Stone, el análisis de contenido es una "técnica


de investigación que permite hacer inferencias a través cíe una iden-
tificación sistemáticay objetiva de las características de un texto".'

38
LA INEVITABLE SECCIÓN METODOLOGIC.A

Esto quiere decir que se debe hacer la autopsia de los textos para de-
tectar, sacar a la luz y estudiar las ideas, intenciones y estilo de quie-
nes prepararon la noticia. Si se estudia un número suficiente y repre-
sentativo de noticias puede establecerse la frecuencia de algunas
ideas y las relaciones que hay entre textos diferentes. También pue-
den hacerse inferencias sobre los propósitos y motivos de quienes
prepararon las noticias y evaluar el efecto que tuvieron los mensajes
en las "actitudes o actos de los lectores o escuchas".2
Para hacer la autopsia de los textos se requiere de algo llama-
do "manual de código", que es una lista de aquellos aspectos que se
quieren medir (las variables). Las variables se dividen en "físicas" y
"cualitativas" y a cada una se le asigna un número, y a medida que se
va analizando con mucho cuidado el noticiero se apuntan los núme-
ros en una hoja, de donde luego se capturan en la computadora que
procesa la información y permite hacer los cruces entre variables (el
programa que utilizamos es el Statistical Package on Social Sciences, SPSS).
Las variables "físicas" se aplican a todas las notas analizadas e
incluyen el nombre del medio informativo, autores, fecha de la
transmisión, lugar desde el que se transmitió, tiempo dedicado, ac-
tores que aparecen en la nota o que fueron citados, y lugar dentro
del noticiero.
Los resultados que se obtienen pueden ser reveladores. Pue-
de saberse el tiempo que le dedicaron a los diferentes partidos y ha-
cer un cálculo sobre la equidad con que los tratan. Para ello hay que
establecer, siempre, criterios de comparación. Por ejemplo, puede
tomarse como referente el porcentaje de votos que obtuvieron los
partidos en una elección anterior.
Otra variable excepcionalmente útil es la que registra a quién
se entrevista o cita. De acuerdo a las normas del periodismo profesio-
nal, deben incluirse los principales puntos de vista. Si en las noticias
sobre unas elecciones aparece en exceso el punto (le vista del candi-
dato del PRI, y raramente el de los cantidatos opositores, entonces se
está favoreciendo a uno de los participantes.

39
URNAS Y PANTALLAS

Las variables "cualitativas" permiten hacer evaluaciones más


finas sobre la objetividad de los noticieros y es posible detectar si es-
tos están incluyendo juicios de valor (editorializando) en notas in-
formativas que tienen como propósito informar (lo que obviamente
afecta la veracidad). La editorialización, aclaramos, puede hacerse
i
con palabras y/o imágenes y las técnicas son muy variadas. Por ejem-
plo, puede cuidarse más la calidad de las noticias o darse más infor-
mación sobre un candidato, lo que tendrá un efecto mayor en el au-
ditorio.
Este tipo de análisis requiere de tiempo y paciencia. Supon-
gamos que se quiere analizar si Hechos está adjetivando excesivamen-
te. Para determinarlo debe transcribirse palabra por palabra o hacer
un conteo del número y tipo de planos que se están empleando, un
verdadero trabajo artesanal y meticuloso. Por la exigencia impuesta
por los recursos escasos, las notas que se estudian cualitativamente
deben ser representativas (o sea, que con unas cuantas sea posible
hacer generalizaciones válidas sobre un universo más amplio). Más
adelante se explica la forma como se resolvió este problema.
En este tema hay varios matices importantes. Uno es recono-
cer que es inevitable que un conductor, reportero o productor dejen
escapar juicios de valor ocasionalmente. Eso es natural; lo preocu-
pante es que esos juicios formen un patrón sistemático de condena
o halago a uno de los actores, porque ello significa que hay intencio-
nalidad y falta de objetividad.
Otro aspecto tiene que ver con la libertad de expresión a la
que tienen derecho los canales de televisión. Es normal, legítimo y
deseable que los noticieros incluyan secciones de opinión como Ja-
quemate", que transmite Sergio Sarmiento en Televisión Azteca; es
incorrecto que al noticiero Hechos se incorporen opiniones o juicios
de valor.
Hasta ahora nos hemos referido a lo que se observa en una
pantalla de televisión. Sin embargo, para evaluar la veracidad y la
oportunidad de un noticiero es indispensable tomar en cuenta lo

40
L.^ INEVITABLE SECCIÓN MIETODOLÓGI(:A

que no se dice o aparece. Los vacíos y los silencios son extraordina-


riamente elocuentes, siempre y cuando exista la forma de contrastar
el noticiero con otras versiones de la realidad. Eso supone, por fuer-
za, la utilización de otros medios.
La solución estuvo en contrastar lo dicho en la televisión so-
bre un tema, con lo transmitido por otros noticieros y con lo publi-
cado en dos periódicos de la ciudad de México; se eligieron a La_Jor-
nada y a El Universal (cotejándolo en algunos momentos clave con
Reforma) por la importancia de la circulación de ambos en 1994 y
porque representan públicos diferentes. En diciembre de 1994, La
jornada tenía una circulación diaria de aproximadamente 94 mil
ejemplares que subió a 106 rail en promedio durante 1995. De acuer-
do a su perfil de lectores hay una fuerte presencia de profesionistas
y estudiantes de clase media y de orientación de centro-izquierda. El
Universal es uno de los periódicos con mayor circulación; en 1994 y
1995 su tiraje anduvo en torno a los 150 mil ejemplares de lunes a
viernes; además, es un periódico que da mucha información sobre
cada hecho.
Para evaluar con mayor precisión lo que aparece en las pan-
tallas de televisión, entre 1995 y 1997 volvieron a revisarse las elec-
ciones de 1994, aunque fuimos selectivos en el número de medios y
programas. Después cíe diversas ponderaciones se decidió estudiar
con más detalle a 24 Horas de Televisa porque en 1994 era el más in-
fluyente del país; según Fátima Fernández Christlieb, a principos de
1995, 68% del teleauditorio tenía como favorito a un canal de Tele-
visa .3 Dada la importancia que tiene este noticiero en el análisis es
útil hacer un breve perfil de esta empresa y del noticiero.

La influencia de Televisa tiene varias explicaciones; una está en el


número de repetidoras. En 1993 contaba con 146 estaciones y ese
año recibió otras 62 concesiones del ejecutivo (Televisión Azteca só-
lo obtuvo diez concesiones). Con ellas, opera cuatro cadenas nacio-

41
I? RNAS Y PANTALLAS

nales de televisión y su equipo de producción realiza decenas de mi-


les de horas de programas al año. La empresa también tiene una fuer-
te presencia en la televisión por cable y es propietaria de diez esta-
ciones de radio.'
Estaría luego el alcance y la calidad de sus señales, que lle-
gan, aproximadamente, a catorce millones y medio de telehogares, a
96% de la población con televisión.' Esta capacidad de penetración,
de convertirse en algunas regiones en la única opción ha permitido
que en la conformación de una cultura nacional influyan los crite-
rios de Televisa. Es posible afirmar que estudiando sus mensajes se
tienen claves sobre la cultura política de los mexicanos.
De los canales de Televisa, el 2 es la estrella; lo prefiere 39%
del teleauditorio;' y dentro de la programación del canal 2, el noti-
ciero de televisión 24 Horas conducido por Jacobo Zabludowsky, tie-
ne un lugar especial. El primer programa producido totalmente en
México (antes se compraban en Estados Unidos) fue un noticiero.
El 5 de diciembre de 1950, se transmitió Notimundo por el canal 2; te-
nía como redactor y director a Jacobo Zabludowsky y obtuvo el aus-
picio de El Universal y el patrocinio de General Motors. El formato
de Notimundo seguía muy de cerca el modelo estadunidense, aunque
adaptado a las escasas capacidades técnicas que entonces tenía Mé-
xico; Zabludowsky aparecía en pantalla leyendo noticias durante seg-
mentos breves que duraban de cinco a quince minutos. En 1960, con
la incorporación del videotape, fue posible transmitir imágenes acom-
pañando las palabras de Jacobo. En 1970 pasó al aire por primera
vez 24 Horas, en el horario triple A que todavía conserva.'
A veintisiete años de su creación, 24 Horas todavía es el noti-
ciero con más audiencia en México,s lo que por mucho tiempo le
permitió tener las tarifas de publicidad más altas (actualmente las
igualaron al costo de los spots que pasan durante el resto del horario
triple A). A principios de 1996, un anuncio de un minuto costaba
798 mil pesos (más IVA) en 24 Horas, y en el noticiero Hechos, de Te-
levisión Azteca -que entonces empezaba a ganar aceptación entre

42
L1 INEVITABLE SECCIÓN h1ETOC)O1.ÓG1GA

el auditorio televisivo-, 49,500 pesos (más VA). En 1996 había una


diferencia de 16 veces entre los dos noticieros de televisión más vistos
en México.
Estas cifras son la consecuencia del círculo virtuoso mencio-
nado previamente. Por lo extendido de la infraestructura de Tele-
visa, y la calidad de ésta, en muchas regiones de México es la única
o la mejor opción disponible. Eso le da una gran cantidad de públi-
co, lo cual le permite comercializar sus espacios de publicidad a los
precios más altos de la televisión mexicana. Estos ingresos le permi-
ten seguir manteniendo la infraestructura e invertir en proyectos de
expansión y de modernización cada vez más ambiciosos. Este círculo
de poder se complementa con la alianza tan estrecha que tuvieron
con los gobernantes mexicanos que encontraron en Televisa un apo-
yo decidido, al grado que a los ojos de muchos mexicanos el canal y
el PRI han llegado a ser sinónimos.
Ya seleccionada la pieza más importante de la empresa de co-
municación más poderosa de México vino el análisis de la forma en
que cubrieron las elecciones de 1994. Como era imposible hacer un
estudio cualitativo de los siete mneses, fue menester seleccionar una
muestra representativa.

Para garantizar la representatividad se eligió una muestra "determi-


nada" y otra "aleatoria".
La muestra "determinada" consistió en la selección de aque-
llos momentos más relevantes de las elecciones y del conflicto en
Chiapas (los resultados del estudio sobre Chiapas no fueron consi-
derados para este trabajo). Los diez momentos importantes de aque-
llos comicios fueron: la nominación de Ernesto Zedillo como candi-
dato (29 de marzo); el debate entre los tres candidatos (12 (le ma-
yo); el encuentro de Cuauhtémoc Cárdenas con el subcornandante
Marcos (16 de mayo); la visita de Zedillo a la UNAM (24 de mayo) ; la
presentación del plan económico de Zedillo (6 de junio); la visita de

43
URNAS Y PANTALLAS

Cárdenas a la UNAM (8 de junio); Diego Fernández de Cevallos en la


UNAM (15 de junio) ; la presentación del plan económico de Cárde-
nas (24 de junio) ; las reuniones de Fernández de Cevallos, Cárdenas
y Zedillo con el grupo San Angel (29 de junio, 14 y 18 de julio, res-
pectivamente) ; y los cierres de campaña de los nueve candidatos
presidenciales (agosto). La importancia de estos momentos hizo di-
fícil, si no imposible, que 24 Horas los ignorara.
La muestra "aleatoria" permitió contrastar la validez de lo en-
contrado en la muestra "determinada". La aleatoreidad significa que
se eligió al azar un determinado número de programas bajo el prin-
cipio de que cada uno de ellos tenía la misma posibilidad de ser ele-
gido para la muestra. El universo era de 165 emisiones distribuidas
en treinta v tres semanas. Como se decidió analizar 10% de esos pro-
gramas, teníamos que elegir diecisiete, lo que se hizo aplicando una
tabla de números aleatorios que viene en un libro de estadística y
probabilidad.'
Cuando encontramos que hubo una congruencia muy con-
sistente entre ambas, se fortaleció la validez del análisis.

44
LA EQUIDAD EN LOS MEDIOS

a equidad es un atributo tan valorado que el Consejo General


L del Instituto Federal Electoral le dedicó explícitamente dos de
sus Lineamientos ; solicitó a los medios " procurar alcanzar equidad
en los tiempos de transmisión de las informaciones correspondien-
tes a cada partido político y sus candidatos ", y que el orden de la pre-
sentación de los noticieros fuera "equitativo ". Obtener la equidad en
un noticiero resulta difícil porque aun cuando los partidos o los can-
didatos sean iguales ante la ley y quieran recibir un trato igualitario,
hay realidades por las que a algunos les va mejor que a otros . La prio-
ridad de una noticia está determinada por la importancia del actor,
del hecho mismo y de los usos y costumbres del sistema político. En
México ha sido tradición que todo lo que diga o haga el presidente
sea noticia principal , por más irrelevante que ésta pueda ser.
Durante las elecciones de 1994, podía argumentarse justifica-
damente que los actos de Ernesto Zedillo eran muchísimo más im-
portantes que los de la señora Marcela Lombardo del Partido Popu-
lar Socialista. Esa diferenciación es una razón que frecuentemente
mencionan los partidarios del PRI para justificar el tratamiento pri-
vilegiado que habitualmente reciben. Ernesto Zedillo lo tenía en men-
te cuando declaró a Proceso que "si en verdad se considera que Tele-
visa ha tenido , digamos , tiempo dedicado a mi campaña, pues habrá
que analizar el contenido de las campañas. 1-lace un momento de-
cía que yo me he esforzado en generar propuestas claras para en-

4^
URNAS Y PANTALL'\S

frentar los problemas de México, y a mí me parece que eso merece


mayor cobertura".'
Lo cierto es que la inequidad crea un problema para partidos
como el PAN y el PRD que están en permanente desventaja. Para los
partidos pequeños es una tragedia y esto explica algunos de los ex-
cesos que cometen con tal de llamar la atención y convertirse en no-
ticia; tienen que hacerlo para salir de su condición. Cuando se quie-
re determinar si hay inequidades en la cobertura ole los medios es,
pues, necesario tornar- en cuenta estos factores.
Para evaluar si hubo equidad en la cobertura de las elecciones
de 1994, tomaremos como uno de los criterios los resultados oficia-
les de las elecciones presidenciales de 1988, que, aunque dudosos, sir-
ven al menos corno punto de referencia. En ellas, el candidato del PRI
Carlos Salinas obtuvo 50% del voto; Cuauhtémoc Cárdenas, postula-
do por el Frente Democrático Nacional, 3l%; y Manuel J. Clouthier
de Acción Nacional, 17%. En esa elección no participaron los parti-
dos del Trabajo y el Verde Ecologista, por lo que la atención que reci-
bieron en 1994 es digna de tomarse en cuenta.
El aspecto que más llama la atención de 1994 es el tratamien-
to desigual. Enlace de canal 11, Para Usted de Multivisión
y Al Despertar
de Televisa tendieron a ser equitativos y balanceados en su cobertura.'
Los principales noticieros de la televisión, 24 Horas y Hechos,
por el contrario, favorecieron en tiempo, voz e imagen y presenta-
ción de la emisión a los dos candidatos a la presidencia que tuvo el
Partido Revolucionario Institucional; otro mecanismo que utilizaron
fue reducir la importancia de Cárdenas y Fernández de Cevallos fa-
voreciendo a los candidatos del Partido del Trabajo (Cecilia Soto) y
del Verde Ecologista (Jorge González Torres).

Tiempo total

La distribución del tiempo entre los tres principales candida-


tos plantea aspectos interesantes. Por el lamentable asesinato de

46
LA EQUIDAD EN LOS MEDIOS

Luis Donaldo Colosio, el PRI tuvo dos candidatos presidenciales en


1994. Entre Colosio y Zedillo recibieron 13 horas y 53 minutos en los
noticieros 24 Horas y Hechos; sus competidores más cercanos tuvieron
menos tiempo: Fernández de Cevallos, 5 horas 32 minutos y Cárde-
nas, 5 horas 29 minutos.
Lo significativo de estas horas es la forma como se distribuye-
ron entre enero y abril de 1994. En el mes posterior a su nominación
(29 de marzo al 29 de abril), el candidato Ernesto Zedillo recibió el
mismo tiempo que Luis Donaldo Colosio había obtenido en tres me-
ses, y dos veces más que Diego Fernández de Cevallos y Cuauhtémoc
Cárdenas en el mismo periodo. En esas cuatro semanas, el candidato
del PRI recibió 2 horas 13 minutos, por sólo 40 minutos para Fer-
nández de Cevallos y 37 minutos para Cárdenas.
Fue evidente la intención de construirle rápidamente tina
i magen. Entre las formas como se favoreció a Ernesto Zedillo, estuvo
la presentación de una nota de 5 minutos 6 segundos en la cual 24
Horas presentó una biografía del candidato priísta. En ella se habló

Tabla I. Tiempo total para candidatos presidenciales


en una muestra de 31 emisiones de 24 Horas, enero-agosto de 1994

MUESTRA DETERMINADA ALEATORIA TOTAL PROMEDIO

Ernesto Zedillo 1:49:49 0:23:25 2:13:14 02:07


Diego Fernández 0:33:55 0:06:18 0:40:13 01:05
Cuauhtémoc Cárdenas 0:28:49 0:08:40 0:37:29 00:52
Jorge González Torres 0:13:36 0:09:45 0:23:21 00:44
Cecilia Soto 0:13:47 0:09:23 0:23:10 00:46
Alvaro Pérez 0:09:51 0:07:37 0:17:28 00:48
Rafael Aguilar 0:09:35 0:05.02 0:14:37 00:42
Pablo Emilio Madero 0:09:56 0:05:59 0:15:55 00:42
Marcela Lombardo 0:06:18 0:04:52 0:11:10 00:39
Total 3:55:36 1:21:01 5:16:37 01:06

47
URNAS YPANTALLAS

2:24:00
2:09:36

1:55:12 DETERMINADA
1:40:48
1:26:24
❑ ALEATORIA

♦ TOTAL
1:12:00
0:57:36
0:43:12
0:28:48
0:14:24--
0:00:00
c c L
L
T%
ti

(z~j Ñ

Figura 1 . Distribución del tiempo total destinado a los candidatos presidenciales


de 1994 en 24 Horas, por tipo de inuestra

.Jorge González Torres, 7%


Marcela Lombardo, 4%,

Pablo Emilio Madero, 5%

Rafael Aguilar
Talamantes, 5%

Alvaro Pérez, 6% 1
Ernesto Zedillo, 41%
Cecilia Soto, 7%

(.11;iiihrPnu.r (:á rrt 1 90)


JIIIIIIWW
Diego Fernández cte Cevallos, 13%

Figura 2. Porcentaje del tiempo total dedicado a los candidatos a la presidencia


de 1994 en 24 Horas

48
LA EQUIDAD EN LOS MEDIOS

de su niñez y ,juventud hasta llegar a su desempeño como funciona-


rio público. Se mostraron fotografías e imágenes tomadas con su fa-
milia y en las oficinas de la Secretaría de Educación Pública, de la
que fue titular hasta antes de sumarse a la campaña de Colosio. El
tratamiento fue muy favorable, y destaca porqué ningún otro candi-
dato a la presidencia lo recibió.
También contamos el tiempo promedio de noticias que se ocu-
paron de los diversos candidatos. Las dedicadas a Zedillo duraron
usualmente 2 minutos 10 segundos, lo que permite contar historias
más completas; las de los otros candidatos tuvieron en promedio 1 mi-
nuto 5 segundos.

02:18

02:01

01:44

01:26

01:09

00:52

00:35

00:17

00:00 1

brc
,q
E
C y S y
L c , a c. x^
w QE c J
w
u

Figura 3. Tiempo promedio de los registros de los candidatos presidenciales


de 1994 en 24 Horas

49
URNAS Y PANTALLAS

Voz e imagen

Cuando un entrevistado aparece en la pantalla diciendo lo


que piensa está recibiendo voz e imagen.
Esta variable es importantísima porque quien presenta sus
ideas directamente tiene más impacto e identificación con el televi-
dente (al menos en teoría, porque cuando el entrevistado tiene pro-
blemas de expresión o carece de ideas el resultado puede ser devasta-
dor). Es obvio que el efecto será menor si el conductor o el reportero
explican lo que dijo el candidato.
Por otro lado, tener voz e imagen es positivo si la televisora
rescata lo medular del mensaje. En aquellos casos en que el propó-
sito es perjudicar, pueden aparecer las partes más incoherentes o
menos representativas del discurso, o las imágenes más pobres de los
candidatos.
En el análisis de la muestra resultó evidente que Ernesto Ze-
dilla fue el candidato que tuvo mayor tiempo para expresar directa-

Tabla II. Tiempo efectivo de voz e imagen para candidatos presidenciales


en muestra de 31 emisiones de 24 Horas, enero-agosto de 1994

MUESTRA DETERMINADA ALEATORIA TOTAL PROMEDIO

Ernesto Zedillo 44:34 14.55 59:29 00:57


Diego Fernández 05:31 30:09 35:40 00:58
Cuauhtémoc Cárdenas 04:03 05:37 09:40 00:13
,Jorge González Torres 03:21 03:31 06:52 00:13
Cecilia Soto 03:32 02:37 06:09 00:12
Álvaro Pérez 02:18 03:14 05:32 00:15
Rafael Aguilar 01:24 02:24 03:48 00:11
Pablo Emilio Madero 01:53 01:21 03:14 00:08
Marcela Lombardo 00:51 02:13 00:08 00:11
Total 1:06:36 1:03:48 2:10:24 01:29

5()
LA EQUIDAD EN LOS MEDIOS

mente sus propuestas: 59 minutos de voz e imagen en 24 Horas, 45%


del total; Diego Fernández de Cevallos recibió un tratamiento cerca-
no al del candidato priísta, al sumar casi 36 minutos, para 27%. En
esta variable Cárdenas se desploma y obtiene menos de 10 minutos, y
Jorge González Torres y Cecilia Soto estuvieron cerca del perredista.

1:04:48

57:36
DETERM I NADA
1-
50:24
Fl ALEATORIA

43:12 ^- TOTAI.

36:00

28:48

21:36

1 4:24

07:12

00:00
cc `' o
7J td Ct+ _,
1 N
ti ,^
C Ñ .v Q ^•
E Q

Figura 4. Distribución del tiempo efectivo total destinado a los candidatos presidenciales
de 1994 en. 24 Horas, por tipo de muestra

51
URNAS Y PANTALLAS

Pablo Emilio Madero, 2% Marcela Lombardo, 2%


Rafael Aguilar Talamantes, 3%
Alvaro Pérez , 4% ^52
Cecilia Soto, 5%

Cuauhtérnoc Cárdenas , 7%

Diego Fernández
de Cevallos, 27%

Figura 5. Porcentaje del tiempo efectivo de voz e imagen de los candidatos a la presidencia
de 1994 en 24 Horas

I mportancia de la noticia

Otro aspecto importante es el lugar en que aparece una in-


formación dentro del noticiero de televisión.
La presentación de la emisión del noticiero es el segmento más
i mportante, porque es entonces cuando se mencionan rápidamente
las noticias que luego se ampliarán (es el equivalente a la primera pla-
na de un periódico). En esta variable hubo etapas de inequidad extre-
ma. De enero a abril de 1994, la desproporción entre los candidatos
del PRI y el resto fue de 46 a 1 en 24 Horas; Colosio y Zedillo aparecie-
ron 26 veces cada uno (52 en total) en la presentación de la emisión
de 24 Horas, mientras que los demás candidatos sólo fueron mencio-
nados en una sola ocasión. En otras palabras: en 52 de las 82 emisiones
de 24 Horras analizadas entre enero y abril, apareció un candidato a la
presidencia durante la presentación de la emisión, pero nueve de ca-
da diez veces fue el candidato del PRI.
Sin embargo, las referencias a Colosio se distribuyeron en tres

52
LA EQUIDAD EN LOS MEDIOS

Tabla III. Número de notas sobre candidatos presidenciales que aparecieron al inicio
de 24 Horas de una muestra de 31 emisiones, enero-agosto de 1994

TIPO DE MUESTRA DETERMINADA ALEATORIA TOTAL

Ernesto Zedillo 7 3 10
Cuauhtémoc Cárdenas 5 3 8
Diego Fernández 5 2 7
Cecilia Soto 3 2 5
Jorge González Torres 3 2 5
Marcela Lombardo 2 2 4
Rafael Aguilar 2 2 4
Alvaro Pérez 2 2 4
Pablo Emilio Madero 2 2 4
Total 31 20 51

o
9 c
.Q

w` N E
c
V

Figura 6. Número de veces en que candidatos presidenciales fueron mencionados


en la presentación de la emisión de 24 Horas, por tipo de muestra

53
Ü RNAS Y PANTALLAS

Jorge González Torres, 10%

Pablo Emilio Madero, 6%

Álvaro Pérez, 6%

Rafael Aguilar Talamantes, 6%

Marcela Lombardo, 6%

Cuauhtémoc Cárdenas, 16%

Figura 7. Porcentaje de los registros de candidatos presidenciales aparecidos


en la presentación de la emisión de 24 Horas

meses, mientras que las de Zedillo se concentraron en un mes; entre


el 29 de marzo y el 29 de abril, el noticiero 24 Horas se transmitió 24
veces, y en 23 de ellas el candidato del PRI apareció en la presenta-
ción del programa.
Este desequilibrio tan extremo desaparece en la muestra de
24 Horas que estudiamos y observamos. La tabla III es notable por-
que no encontramos gran diferencia entre los diferentes candidatos
en la presentación de la emisión: es obvio que corrigieron esta par-
cialidad después de abril, lo que confirma que cuando las televisoras
se sienten observadas moderan su parcialidad.

El favoritismo por los pequeños

El número de veces -sin tomar en cuenta tiempo, voz e ima-


gen y lugar- que aparecieron los candidatos a la presidencia de la
república es una de las pocas variables en la que encontramos mayor
equidad. Zedillo tuvo un total de 63 notas informativas por 43 de Cár-
denas y 37 de Fernández de Cevallos.

54
LA EQUIDAD EN LOS MEDIOS

Tabla I V. Número total de registros para candidatos presidenciales


en una muestra de 31 emisiones de 24 Horas, enero-agosto de 1994

TIPO DE MUESTRA DETERMINADA ALEATORIA TOTAL

Ernesto Zedillo 44 19 63
Cuauhtémoc Cárdenas 30 13 43
Diego Fernández 28 9 37
Jorge González Torres 19 13 32
Cecilia Soto 17 13 30
Pablo Emilio Madero 13 10 23
Alvaro Pérez 12 10 22
Rafael Aguilar 13 8 21
Marcela Lombardo 9 8 17
Total 163 87 250

70-r

60 +
El [)ETERMINADA

ALEATORIA

+ TOTAL

cC

v p

b
a 1

Figura 8 . Distribución de los registros de los candidatos


a la presidencia en 1994 en 24 Horas, por tipo de muestra

55
URNAS Y PANTALLAS

Marcela Lombardo, 6%

Ernesto Zedillo, 22%

Pablo Emilio Madero, 8%

Cuauhtémoc Cárdenas, 15%

Cecilia Soto, 10%

Diego Fernández de Cevallos, 13%


Jorge González Torres, 11%

Figura 9. Porcentaje de los registros totales de los candidatos presidenciales en 24 Horas

Si se observa la tabla IV resalta la importancia concedida a


Jorge González Torres y a Cecilia Soto, que vuelven a estar bastante
cerca de Cárdenas y Fernández (le Cevallos con 32 y 30 registros, res-
pectivamente; sería interesante preguntarnos por los criterios que
guiaron a 24 Horas para dedicarles tina atención que se acerca a la
concedida a Cárdenas y Fernández de Cevallos. La preferencia po-
dría entenderse porque Cecilia Soto fue una candidata inteligente
y carismática; el caso de González Torres es más difícil de entender y
puede explicarse como una forma de quitar votos a la oposición fa-
voreciendo al candidato de un partido pequeño.

56
LA ELUSIVA OBJETIVIDAD

E 1 Instituto Federal Electoral fue muy claro en su recomendación a


los medios de comunicación : la información debe presentarse de
"manera objetiva, es decir, reflejando fielmente los hechos a que se
refiera, y evitando calificarlos en forma alguna . Debe evitarse la edi-
torialización de las notas informativas y el uso de las mismas tendien-
te a favorecer o a perjudicar a algún candidato o partido político".
Para determinar los niveles de objetividad de los dos principa-
les noticieros de televisión , 24 Horas de Televisa y Hechos de Televisión
Azteca, se analizaron con extremo cuidado dos hechos importantes
en los que participaron los tres principales candidatos a la presiden-
cia: las visitas a la UNAN en la ciudad de México y los cierres de cam-
paña el 17 de agosto de 1994. También se hicieron comparaciones
con otros medios para determinar aquellos aspectos que no fueron
tratados ( el silencio puede ser un adjetivo pesado).

La adjetivación

Es imposible que dejen de emplearse adjetivos en la comuni-


cación ; los dicen el conductor del noticiero, el reportero y los entre-
vistados. Sin embargo, existen lí mites. Es inadecuado que los adjetivos
se utilicen consistentemente para favorecer- o perjudicar a algún can-
didato o partido y que la información se califique con juicios de valor.
En las 31 emisiones de 24 Horas estudiadas a profundidad, el

57
URNAS Y PANTALLAS

Tabla V. Evaluación de lo afirmado por el locutor y el reportero acerca de los candidatos


presidenciales en una muestra de 31 emisiones de 24 Horas , enero-agosto de 1994

JUICIOS J UICIOS AUSENCIA TOTALES

POSITIVOS NEGATIVOS DEJUICIOS

Ernesto Zedillo 12 0 63 75
Cuauhtémoc Cárdenas 1 1 51 53
Diego Fernández 2 1 44 47
Cecilia Soto 0 0 38 38
Jorge González Torres 2 0 28 30
Pablo Emilio Madero 0 0 29 29
Alvaro Pérez 0 0 27 27
Rafael Aguilar 1 1 23 25
Marcela Lombardo 0 0 21 21
Total 18 2 253 272

conductor o los reporteros expresaron verbalmente 21 juicios de va-


lor (además de los hechos a través de imágenes ), casi uno por día.
El principial beneficiario fue el candidato Ernesto Zedillo , que reci-
bió 12 de las 18 opiniones positivas y ni una sola crítica.
A continuación presentamos algunos ejemplos del uso de ad-
jetivos por Jacobo Zabludowsky de 24 Horas:
• Sobre Ernesto Zedillo , el día en que fue postulado: "[...] de-
trás de la figura de Ernesto Zedillo Ponce de León hay una historia
marcada por el esfuerzo y la perseverancia " ( 29 de marzo).
• Sobre la presentación del programa económico de Zedillo:
"se escuchó hoy un pronunciamiento sólido en diez puntos que con-
tienen todo un programa de gobierno " ( 6 de junio).
• Cuando Fernández de Cevallos visitó la UNAM fue agredido;
el conductor de 24 Horas comentó : "Es una vergüenza que haya ocu-
rrido esto en la universidad , en cualquier parte que haya ocurrido,
pero más en la universidad . Estos vándalos deberían ser desenmascarados
y castigados . Todos los candidatos condenaron la agresión al señor
Fernández de Cevallos" (15 de junio).

58
LA ELUSIVA OBJETIVIDAD

I mágenes adjetivadas de 24 Horas: Diego Fernández de Cevallos en la UNAM (15 de


junio de 1994).

59
URNAS Y PANTALLAS

La visita del candidato del PAN es un buen ejemplo del uso de


i mágenes adjetivadas; a diferencia de un incidente que tuvo Zedillo
en la UNAM, en esta ocasión el noticiero sí proyectó con detalle la
forma en que fue agredido el candidato del PAN.
Por otro lado, Cuauhtémoc Cárdenas también recibió unos
cuantos juicios positivos. El reportero de Hechos comentó sobre la vi-
sita a la UNAM: "el calor del mediodía era excesivo pero no menguó,
en lo absoluto, el juvenil ánimo que en ocasiones arrancaba sonrisas
al casi inmutable hijo del general [Cárdenas] " (8 de junio).
Otra forma de adjetivar es dejando que lo hagan los entrevis-
tados. El principio periodístico dice que deben estar representados
los principales puntos de vista, obligación que no cumplió 24 Horas;
de los entrevistados por el principal noticiero de Televisa, 24 hablaron
a favor de Zedillo y 5 en contra. Con los candidatos opositores, por
el contrario, las voces citadas fueron más críticas. Esta distribución
rompe con el criterio de equidad y es evidente que no se apegó a los
porcentajes de votación que obtuvieron los partidos en 1988.

Tabla VI. Tendencia general de quienes opinaron sobre los candidatos presidenciales de
1994 en una muestra de 31 emisiones de 24 Horas, enero-agosto de 1994

TENDENCIA POSITIVA TENDENCIA NEGATIVA TOTALES

Ernesto Zedillo 24 5 29
Diego Fernández 7 11 18
Cuauhtérnoc Cárdenas 6 8 14
Jorge González Torres 5 8 13
Cecilia Soto 6 6 12
Pablo Emilio Madero 5 4 9
Alvaro Pérez 5 4 9
Marcela Lombardo 0 6 6
Rafael Aguilar 3 2 5
Total 58 46 104

60
LA ELUSIVA OBJETIVIDAD

I mágenes adjetivadas de 24 Horas: Cuauhtémoc Cárdenas en


la UNAM (8 de junio de 1994).

I mágenes adjetivadas de Hechor Cuauhtémoc Cárdenas en la


UNAM (8 de junio de 1994) _

61
U RNA.S Y PANTALLAS

A continuación damos ejemplos de juicios de valor que ex-


presaron los entrevistados:
• Ernesto Zedillo es una "persona que ha vivido en Baja Cali-
fornia; viene de la clase media; estuvo estudiando en escuelas públi-
cas, es de la generación del cambio, de la cual me siento orgullosa y
emocionada de pertenecer . Yo siento que es, pienso yo , la mejor desig-
nación que p odía haber sido, no por ser compañero de nosotros, sino
por la continuidad del licenciado Luis Donaldo Colosio ; para noso-
tros es muy importante , para todos los priístas " ( excompañera de es-
cuela de Ernesto Zedillo en Mexicali , 24 Horas, 29 de marzo).
• Cuando Diego Fernández de Cevallos fue agredido en la
UNAM, Hechos presentó algunas entrevistas orientadas a descalificar a
los que provocaron el incidente : "[...] es que si se habla con el CEU,
se les pide pluralidad , ellos no respeten [ sic] nada y siempre nos
atenten [sic] con violencia [...]" ( 15 de junio).
• "Me parece difícil adjudicar directamente una responsabili-
dad pero las frases y las mantas que traían son las mismas que han
estado manifestando los críticos y las agresiones de Muñoz Ledo y
compañía" (Luis F. Bravo, candidato del PAN al senado por el Estado
de México , Hechos, 15 de junio) .

Los adjetivos e imágenes que jamás aparecieron

Si se compara la cobertura de 24 Horas a las visitas de los tres


candidatos a la UNAMM, aparece claramente la falta de objetividad:
con Zedillo minimizaron los aspectos negativos ; con Cárdenas igno-
raron los aspectos positivos ; y con Fernández de Cevallos presenta-
ron las agresiones en su contra aunque editorial izando.
Una constante de la cobertura fue la ausencia de comenta-
rios negativos sobre Ernesto Zedillo, y si uno revisa los noticieros
tampoco aparecen i mágenes mostrándolo en problem as. Esta ausen-
cia es notable porque el candidato del PRI sí tuvo dificultades, y una
de ellas fue en su visita a la UNAM.

f62
LA ELUSIVA OBJETIVIDAD

El reportero Eduardo Salazar explicó el 24 de mayo que "un


grupo de setenta personas lanzó consignas en contra del candidato
priísta porque éste no se detuvo a dialogar con ellos". Lo interesante
de este comentario es que no incluyó imágenes del incidente, sino de
edificios universitarios, con lo que se redujo el impacto negativo en
el auditorio.
Por el contrario, El Universal informó a sus lectores de la si-
guiente manera: "Abucheado, rechazado y agredido, Zedillo habló
ante estudiantes de la UNAM" (25 de mayo, p. 18). Por su parte, Lajor-
nada afirmó en una nota de primera plana que "esta reunión [de Ze-
dillo con universitarios] terminó en empujones y patadas, así como
golpes entre escoltas del priísta y grupos estudiantiles que, encabeza-
dos por el CEU, reclamaban dialogar con el candidato" (25 de mayo).
Una actitud opuesta aparece en la forma como cubrieron los
medios la visita de Cárdenas a la UNAM. Después del resultado adver-
so que tuvo el candidato del PRD en el debate celebrado con Zedillo
y Fernández de Cevallos el 12 de mayo, la visita que realizó a la Ciu-
dad Universitaria fue un repunte de su campaña; el mitin celebrado
en la explanada de Rectoría fue tan concurrido que recibió una gran
atención de otros predios.
24 Horas minimizó el hecho de dos maneras: en la emisión de
ese día, Jacobo Zabludowsky dedicó la primera parte de su noticiero
a entrevistar en el estudio a Ernesto Zedillo durante 22 minutos; de-
be hacerse notar que ningún otro candidato a la presidencia de la
república fue entrevistado durante el horario del noticiero y a nin-
guno le dieron tanto tiempo. El motivo era el programa económico
que había presentado dos días antes. Sin embargo, la conversación
derivó hacia su campaña, persona y familia.
Cuando Jacobo Zabludowsky finalmente habló de la visita de
Cárdenas a la UNAM hizo el siguiente comentario: "Varios candidatos
a la presidencia de la república estuvieron hoy con estudiantes y maes-
tros. El señor Cuauhtémoc Cárdenas del PRD dijo que no quiere diá-
logo personal con el señor Ernesto Zedillo". El conductor no men-

63
URNAS Y PANTALLAS

cionó la importancia del mitin celebrado esa mañana , y resaltó, en


cambio, la negativa de Cárdenas a realizar un diálogo con Zedillo.
Fernando Mora , reportero asignado de manera permanente a Cár-
denas , presentó una breve nota de 51 segundos en la que sólo se
aprecia a Cárdenas y al grupo que lo rodeaba ; no aparece una toma
abierta que permitiera apreciar a la multitud. La falta de calidad en
la presentación de esa noticia se comentará más adelante.
En este caso , Hechos de Televisión Azteca contrasta positiva-
mente , porque cubrió adecuadamente la nota. En 1 minuto 43 se-
gundos, los espectadores apreciaron la magnitud del acto mediante
tomas abiertas y sonido que permitieron hacerse una idea del am-
biente que se vivía. El reportero Francisco Trejo describió el apoyo
que maestros , estudiantes y trabajadores otorgaron a Cárdenas afir-
mando, incluso, que ya no cabía uno más en la explanada de Recto-
ría (8 de,junio) .
La prensa escrita también dio amplia información al acto. El
Universal consideró que "Tuvo Cárdenas motivos para reir ayer en
CU", debido al acto celebrado en la explanada de la Rectoría ante
unos treinta mil universitarios (9 de junio , primera plana ); en la mis-
ma fecha y ubicación , La Jornada tituló la nota relativa al acto "Que-
rernos justicia, cambio seguro , paz y comicios limpios, no guerra",
encabezado que sitúa en una dimensión más amplia lo que Cárde-
nas dijo sobre la violencia. Los dos periódicos publicaron fotos que
mostraban a la multitud.
Otro ejemplo importante de lo que no apareció estuvo en la
presentación de los cierres de campaña . En el caso del candidato del
PRI, 24 Horas presentó una visión altamente positiva de su cierre; en
las imágenes se aprecia la enorme concentración , la llegada de Ze-
dillo al presidium acompañado de su familia y el tono conciliatorio
de su discurso de cierre de campaña. El reportero remató la nota
respectiva con una síntesis de la campaña: "[han concluido ] veinte
semanas de campaña electoral en las que sostuvo cerca de quinien-
tas reuniones , encuentros y mítines a los que asistieron alrededor de

(54
U x ELUSIVA OBJETIVIDAD

I mágenes adjetivadas de Hechos: torna abierta del mitin de


Cuauhtémoc Cárdenas en la UNAM (8 de junio de 1994).

I mágenes adjetivadas de 24 Horas: "ausencia" de la multitud


en la nota informativa sobre el mitin de Cuauhtémoc
Cárdenas en la UNAM (8 de junio de 1994).

65
URNAS Y PANTALLAS

un millón setecientas mil personas. Recorrió más de setenta mil ki-


lómetros por toda la república mexicana" (17 de agosto).
El contraste con los cierres de campaña de Fernández de Ceva-
llos y Cárdenas es notable: 24 Horas no hizo un resumen de los cierres
de las campañas de ninguno de esos candidatos, lo que sí hicieron
otros medios.' El noticiero tampoco mencionó la cantidad de asis-
tentes a los mítines, que La Jornada estimó en veinte mil para el panista
y entre veinticinco mil y treinta mil personas para el perredista.2
En síntesis, en su cobertura de las elecciones de 1994 el prin-
cipal noticiero de la televisión mexicana utilizó adjetivos, transmitió
i mágenes y calló hechos en un claro afán por beneficiar al candidato
del PRI, haciendo de lado la objetividad que le había solicitado el Ins-
tituto Federal Electoral.

66
LA CALIDAD DESIGUAL

a calidad con que se presentan las noticias es un ingrediente cen-


L tral de la objetividad y de la veracidad p or q ue los recursos técni-
cos que se utilicen o el cuidado de la edición benefician o per judi-
can a los candidatos . Es un aspecto tan importante que el Instituto
Federal Electoral ha solicitado a los medios que haya "uniformidad
en el formato y en la calidad de los recursos técnicos utilizados por
los medios de comunicación , de tal modo que se garantice un trato
igual a todos los partidos y sus candidatos".
A continuación presentamos algunos de los recursos técnicos
que influyen en la calidad de una nota, y que pueden ser fácilmente
detectables por quienes ven la televisión.

Los influyentes planos

La televisión es un medio de comunicación visual y las imáge-


nes que transmite son más importantes que las palabras. En el len-
guaje de la televisión, el "plano" es la unidad básica; el plano es lo
que la cámara permite ver. Hay acei camientos y visiones generales y
se puede observar desde diferentes ángulos. Lo que un espectador
ve en la televisión es la selección de diferentes tomas que enfatizan
uno u otro aspecto, y le conceden (o no) continuidad al relato. Así,
pues, el manejo de los planos tiene significado e intencionalidad.
Por ejemplo, en las noticias sobre campañas políticas, el plano

67
URNAS Y PANTALLAS

más importante es el general, que proporciona al espectador la mag-


nitud del acto reseñado. Los personajes aparecen de cuerpo entero y
con datos que permiten, a quien observa, apreciar el ambiente del ac-
to político. Es propicio para mostrar el tamaño de las concentracio-
nes, lo que tiene un efecto político. En esta categoría, Ernesto Zedillo
fue el candidato más beneficiado con 33 planos generales, una cifra
que superó en proporción de tres a uno a los otros candidatos.
El contraste es la visita de Cárdenas a la UNAM, en la que Te-
levisa sólo utilizó planos de medio acercamiento o acercamientos;
pareciera que únicamente se habían reunido fotógrafos y miembros
de su equipo de campaña. En ningún momento aparecieron los pla-
nos generales que permitieran al espectador ver la magnitud de los
asistentes al mitin. Un espectador que hubiera tenido como única
referencia la información de 24 Horas se quedó con una imagen in-
completa de este acto proselitista.
Las cifras que aparecen en la tabla VII, requieren de una acla-
ración. En apariencia hay equidad porque Ernesto Zedillo obtuvo
131 diferentes tipos de planos en 31 emisiones de 24 Horas, lo que
es el doble de los demás pero consistente con el tamaño y la impor-
tancia del PRI. El único aspecto que vale la pena señalar es el núme-
ro tan alto de planos para Cecilia Soto y,Jorge González Torres en re-
lación a su peso real. -
Ahora bien, este cuadro sólo registra el tipo de planos que
aparecieron en la emisión pero no se registraron (por lo laborioso
del análisis) las veces que aparece el mismo plano en un noticiero.
Cuando se hizo un análisis de este tipo, 24 Horas muestra una clara
intencionalidad: beneficiar a los candidatos del Plu y perjudicar a la
oposición. Esto se apreciará mejor con una comparación.

Los cierres de campaña

Todos los candidatos a la presidencia de la república termi-


naron sus actividades proselitistas el 17 de agosto.

68
LA CALIDAD DESIGUAL

cn C'4
rn C14 cV ch
c^J
c° r~ cu
ó r~
r~

1`

co ^1 L¡) O O
r~
c^) L7

N c_- O cD W
r-, rl cr (O
óe
-

c_)

cV

cn - Ln in

a✓

v O

E E
o
E0 rvo E- n`.

69
L' RNAS Y PANTALLAS

Gy CO C
cO cO CV Cn r.

ti OO O O V
r/ r-1

C 7

Q^ cO O Cn Cal CC.

Gu GO O
.-1

CV
O"

c•O O CV CV
09
cs

(o O CV
o
Q.%

v
CV c0 o 04 r- O
C14 cn
a)
O
a)
WJ

00 O GV O cn
E
4)

N
o
O v
c 75
ó
D-
O E
O a)
bo cu
bA
E N
v n
o
Q) V GJ
o o _o CS

,o 0 o
C2 cn cn

70
LA CALIDAD DESIGUAL

Ese día, la información sobre el cierre de campaña del candi-


dato del PRI fue la primera nota del bloque dedicado a las eleccio-
nes, como sucedió en casi todas las emisiones de 24 Horas a lo largo
de ese año. La noticia sobre el abanderado priísta tuvo 2 minutos 31
segundos, la de mayor duración en la emisión de ese día. Pero lo ver-
daderamente notable está en la calidad, en el cuidadoso trabajo de
edición y en el número y tipo de planos utilizados, que le dieron a
esa noticia una gran riqueza visual. En esa categoría fue muy supe-
rior a la de los otros candidatos.
La cobertura del acto empezó con una descripción pormeno-
rizada del ambiente: "En su cierre de campaña nacional, Ernesto Ze-
dillo recorrió un tramo de diez kilómetros de largo en un vehículo
descubierto que lo llevó desde las inmediaciones de Boca del Río has-
ta el malecón del puerto de Veracruz. Pasó una valla de taxistas, des-
pués, entre dos columnas de jinetes, algunos de los cuales lo acompa-
ñaron cabalgando. Con música y aplausos fue recibido por decenas
de miles de simpatizantes en las calles centrales" (17 de agosto) .
La nota contó con un total de 37 planos de diversa índole, po-
sibles por un inusual despliegue de cámaras que filmaron desde ángu-
los muy variados el desarrollo del mitin; es incluso posible que la fil-
mación se hubiera hecho en un helicóptero propiedad del gobierno
del estado.' Resulta evidente que se realizó una gran cantidad de tomas
que permitieron seleccionar los planos, incluidas vistas generales to-
rnadas desde un helicóptero, que reflejaran de mejor manera el acto.
Es interesante señalar que algunas de estas tomas aparecieron en los
noticieros de otros canales, lo que tal vez se deba a que las proporcio-
nó un equipo de producción del Partido Revolucionario Institucional.
Además, se hicieron asociaciones muy interesantes. En el mo-
mento en que Ernesto Zedillo hablaba de la unidad, apareció en la
pantalla la imagen una bandera nacional con la Virgen de Guadalu-
pe en el centro, como si se quisiera relacionar al candidato con tina
i magen que hermana a todos los mexicanos.
A diferencia de la nota informativa sobre el candidato del

71
URNAS YPANTALLAS

PRI, la correspondiente a Diego Fernández de Cevallos careció de es-


pectacularidad. La calidad de las imágenes de las últimas actividades
proselitistas del abanderado panista no tiene ningún cuidado espe-
cial, es inferior en duración y no permite apreciar el ambiente; se
utilizaron 10 planos (menos de un tercio de los que aparecieron en
la nota del candidato del PRI) y el tipo de imágenes presentadas per-
miten ver a la multitud asistente al mitin, pero no se comparan con
las desplegadas en la información del cierre del abanderado priísta.
Ese mismo día, Cuauhtémoc Cárdenas realizó dos actividades
proselitistas, una en Motozintla y el cierre final de su campaña en
Tapachula. La forma como 24 Horas cubrió los actos cumple con los
requisitos mínimos del quehacer periodístico. A diferencia del mitin
celebrado en la explanada de Ciudad Universitaria, en esta ocasión
24 Horas presentó a su auditorio el contexto del acto e imágenes de
los asistentes al mitin; sin embargo, la nota fue de una calidad nota-
blemente inferior: tuvo sólo 10 planos y mucho menos tiempo que
la de Zedillo. Existieron planos generales pero sin tomas aéreas y, al
igual que en el mitin del candidato del PAN, las imágenes y el sonido
no tuvieron la calidad que en la del abanderado priísta.
La comparación de los tres cierres de campaña puede verse
desde otro ángulo: la responsabilidad que tiene el partido político de
facilitar el trabajo de la televisora, lo que redundaría en mayor cali-
dad; en este terreno, el Plu fue el partido que mejor entendió el len-
guaje televisivo. El PRI diseñó el cierre de campaña en Veracruz para
que se convirtiera en un acto masivo vespertino adecuado para la te-
levisión (y que seguramente también tomó en cuenta el calor ve-
racruzano del mes de agosto). Al hacerlo de esa manera, permitió a
24 Doras y al resto de los noticieros nocturnos preparar una muy cui-
dadosa edición. El PAN y el PRD programaron sus cierres de campaña
por la noche, lo que redujo las posibilidades de presentar en la tele-
visión imágenes tan claras como las que se aprecian en la nota infor-
mativa del cierre de Zedillo.
Por otro lado, resultó claro que los principales noticieros cui-

72
LA CALIDAD DESIGUAL.

daron menos la calidad de las notas sobre actividades opositoras. Un


caso de máxima displicencia es la forma en que Hechos trató el cierre
de la campaña de Cárdenas en Chiapas: hubo mala calidad en el so-
nido, presentaron fragmentos aislados y desordenados de una entre-
vista a Cárdenas horas antes del cierre en Tapachula; y repitieron
dos veces una escena del candidato perredista dirigiéndose hacia su
autobús. Es evidente que son imágenes de relleno con las que susti-
tuyeron un cierre nocturno que no cubrieron, pese a que Hechos ha-
bía realizado con anterioridad transmisiones vía satélite desde Chia-
pas, lo cual indica que existía la capacidad técnica para cubrir un acto
como el cierre final de la campaña de Cárdenas.

1 mágenes "descuidadas" y "de relleno" de Hechos- el televidente nunca vio el cierre de


campaña (le Cuauhtémoc Cárdenas en Tapachula (17 de agosto de 1994).

73
1

URNAS Y PANTALLAS

En síntesis, en la cobertura de la campaña de Ernesto Zedillo


los principales noticieros de la televisión mexicana desplegaron mu-
chos recursos técnicos y humanos para obtener buenas imágenes y
editarlas cuidadosamente, lo que muestra el esfuerzo de un equipo
altamente profesional. La diferencia con los otros candidatos es evi-
dente, lo que confirma que los principales noticieros de la televisión
mexicana dieron un tratamiento diferenciado a los candidatos.

74
LOS MEDIOS Y LAS ELECCIONES

n su cobertura de las elecciones presidenciales de 1994 los prin-


E cipales noticieros de la televisión mexicana (24 Horas de Televisa
y Hechos de Televisión Azteca) ignoraron las recomendaciones del
Instituto Federal Electoral. Con modos burdos o sofisticados favore-
cieron a los candidatos del Partido Revolucionario Institucional y
perjudicaron a los candidatos opositores, en especial a los del PAN
y el PRD (para lo cual incluso resaltaron la imagen de los abandera-
dos del Partido Verde Ecologista y del Partido del Trabajo). El pa-
trón fue tan claro y consistente que difícilmente puede calificarse de
accidental; es, más bien, el resultado de una decisión deliberada.
Por la importancia de la televisión como mecanismo de infor-
mación y comunicación, es razonable concluir que dicha intencio-
nalidad afectó la opinión de los electores. Aceptándolo, quedan un
buen número de preguntas en el aire: ¿puede estimarse el impacto
en las preferencias electorales de esa práctica parcial por parte de
los medios? ¿Cuál de los principales opositores fue el más afectado?
Si la cobertura hubiera sido equitativa, ¿habrían sido diferentes los
resultados de las elecciones? Imposible saberlo. La única certeza es
que se agredió al teleauditorio de esos noticieros, violándose su de-
recho a tener información objetiva y veraz; y se distorsionó la equi-
dad y confiabilidad de un proceso electoral porque se enturbió el
ambiente político del país.
Las elecciones de 1994 confirmaron la importancia que tie-

75
ti RNAS Y PANTALLAS

nen los medios electrónicos para la creación de una cultura demo-


crática. A partir de entonces, seguimos explorando en la Academia
Mexicana de Derechos 1 lumanos (AMDH) formas para lograr que los
medios electrónicos informen objetiva, veraz y oportunamente. En
otras palabras, ¿cómo defender el derecho a la información de la po-
blación frente al comportamiento de esos medios? Un hecho y una
pregunta: si los noticieros ignoran la ley violando el derecho a la in-
formación, ¿existe algún mecanismo legal que la población pueda
emplear para defender su derecho?
La opción más evidente: las autoridades tienen la obligación
de hacer que se cumpla la ley; para eso están la Secretaría de Gober-
nación a través de su Dirección General de Información, la Secreta-
ría de Comunicaciones y Transportes, y el Consejo Nacional de Radio
y Televisión como órgano consultivo. Sin embargo, prevalece una
práctica desafortunada y trágica: cuando los concesionarios de los
medios electrónicos han dejado de cumplir con sus obligaciones, esas
autoridades no han hecho nada para impedirlo o corregirlo.
Cuando en 1994 se demostró y confirmó la inequidad y la
parcialidad de esos medios, consultamos al despacho de abogados
Larrea, Sánchez Jasso y Caballero (que generosamente donó su tiem-
po) si había un recurso legal que interceder. Contestó que "por la
falta de reglamentacion al derecho a la información consagrado en
el artículo 6° constitucional y [...] por la carencia de facultades del
propio Instituto Federal Electoral para actuar con apoyo en las dis-
posiciones del Código Federal de Instituciones y Procedimientos
Electorales, al no preveer sanción alguna por la utilización inequita-
tiva de los tiempos (le transmisión libre por parte de las empresas
radiodifusoras y telediflisoras del país destinados a promover la acti-
vidad proselitista de un candidato a la presidencia de la república
respecto de los otros contendientes, no existe acción o recurso legal algu-
no que de manera exitosa pueda remediar esta situación".
Hoy en día, los mexicanos seguimos sin tener recursos para
salvaguardar nuestro derecho a la información; según Alfredo Ore-

76
Los MEDIOS Y L4S ELECCIONES

llana Moyao -ya mencionado como autor de un estudio detallado


sobre el tema-, si los concesionarios de los medios electrónicos in-
cumplen sus obligaciones legales "no existe ningún mecanismo a fa-
vor de los particulares para actuar judicialmente". Pero sí existen
mecanismos jurídicos que pueden servir para ejercer presión y que
se resuelva ese vacío legal. Cualquier ciudadano u organización pue-
de protestar por la falta de información objetiva, y para ello tiene cin-
co caminos:
1. Un procedimiento administrativo que consistiría en solicitar
un informe a las secretarías de Gobernación y de Comunicaciones y
Transportes sobre las actividades de vigilancia, supervisión y sanción
que realizan cuando algún canal de televisión o estación de radio
viola los términos de la concesión y de la ley. En este caso, el sustento
jurídico está en el artículo 82 constitutional, que garantiza el derecho
de petición (un instructivo para el ejercicio de este derecho puede
conseguirse en Alianza Cívica).'
2. Un procedimiento ante el Consejo Nacional de Radio v Televisión,
cuyo objetivo sería pedir un dictamen de este organismo coordinador
y consultivo sobre la parcialidad y falta de objetividad (le los medios
electrónicos; aunque es casi seguro que no se obtendría respuesta
porque nunca se instaló este Consejo, demostrar su inoperancia se-
ría otra forma de ejercer presión para llamar la atención sobre las la-
gunas legales existentes.
3. Un juicio de responsabilidad de servidores públicos para solicitar
la sanción, y en su caso la remoción, de aquellos responsables que, en
un acto de omisión, no hubieran garantizado el derecho constitucio-
nal a la información, ni hubieran vigilado (y en su caso sancionado)
que los medios electrónicos cumplieran con la función social que les
asigna la ley.
4. Un juicio de amparo para protegerse de la justicia federal
por violaciones al derecho a la información.
5. Un procedimiento ante la Comisión Nacional de Derechos Huma-
nos donde se trataría de solicitar la intervención de este organismo

77
URNAS Y PANTALLAS

para que proteja y salvaguarde el derecho a la información. Sería


interesante ver cómo interpreta la CNDH su mandato porque existe
la posibilidad de una eventual recomendación a las autoridades y a
los concesionarios (esto último, aunque improbable, abriría la dis-
cusión sobre la posibilidad de que una empresa particular viole los
derechos humanos).
Estos cinco caminos son mecanismos de experimentación so-
bre recursos legales para la defensa del derecho a la información. Pe-
ro existen otras formas para luchar por el derecho a la información.

En los últimos tres años, la televisión mexicana ha evolucionado. El


dominio abrumador de Televisa y de sus noticieros empieza a ceder
ante el embate de la competencia. En diciembre de 1996, en la ciu-
dad de México, por ejemplo, el noticiero Hechos de Televisión Azteca
fue preferido por un 35% de la población, relegando a 24 Horas a un
distante segundo lugar con 14%.2 También continúa la apertura en
la televisión, lo que es evidente en: Enlace de canal 11, En Blanco y Ne-
gro de Multivisión, en los diversos programas de canal 40 y en Detrás
de la Noticia de canal 2.
Las cifras y los hechos podrían interpretarse como otro indi-
cio de que el impulso democratizador en el país es irreversible y que
los noticieros mexicanos van en camino de convertirse en un ejemplo
permanente de objetividad; los nuevos directivos de las principales
cadenas pareciera que entienden que el cambio es indispensable.
Hace poco, y en medio de una restructuración a fondo de Televisa,
el nuevo presidente del consejo de administración de esta empresa,
Guillermo Cañedo White, declaró a la revista Proceso: "es evidente
que el México en que vivimos ha sufrido una profunda transforma-
ción; seguramente nosotros tendremos la sensibilidad de leer este
México diferente para adecuar la compañía a una realidad que no
es más la que solía tener".'
Sin embargo, cuesta trabajo entusiasmarse y corresponder

78
Los MEDIOS Y LAS ELE(;(;IONES

ante promesas de este tipo. 1-lemos visto una y otra vez que las buenas
intenciones se diluyen cuando entra en juego la defensa de intereses
y la disputa por el poder. ¿Por qué no darle contenido a los buenos
deseos y que los concesionarios de los medios asuman como propia
la agenda democrática, y que las diferentes empresas informen sobre
cuáles serán sus criterios sobre equidad, objetividad, calidad y, en
general, sobre los Lineamientos del IFE? De esa manera, existiría un
punto de referencia claro. Como no lo han hecho, sigue abierta la
posibilidad de un retroceso en el contenido de los noticieros del país.
Hoy la transición democrática y la reforma electoral siguen
sin ser definitivas, y no existe una legalidad que las garantice; es in-
discutible la necesidad de reformar las leyes en la materia. Buscando
sustentos legales para cubrir vacíos de la ley en materia de comuni-
cación y medios, en diciembre de 1994 se estableció en la cámara de
diputados una Comisión Especial de Comunicación, en la que des-
tacaron María Teresa Gómez Mont (PAN), Ana Lilia Cepeda (PRD),
José Narro (PT) y Natividad Gonzáles Parás (PRI). Esa comisión pre-
paró una iniciativa de ley que, entre otras novedades, incluía la crea-
ción de un Consejo Nacional de Comunicación Social, que sería el
encargado de dar las concesiones bajo reglas claras, de monitorear
el contenido de las transmisiones y de garantizar el derecho de ré-
plica en los medios electrónicos.'
Esta iniciativa finalmente la presentaron en la cámara el PAN,
el PRD y el PT en abril de 1997 pero fracasó porque el PRI le retiró su
apoyo. En consecuencia, la legislación actual sigue siendo ambigua
e insuficiente; y eso significa que la objetividad de los medios depen-
de sólo de las recomendaciones del Consejo General del IFE y de las
presiones de los partidos políticos, las organizaciones sociales y la
opinión pública. Para que esta presión y movilización se den, es indis-
pensable que se mantenga el seguimiento puntual de la cobertura
de los medios.
Los primeros monitoreos del IFF y de la AMDI--I sobre el trata-
miento que dieron los noticieros de la televisión a los procesos elec-

79
URNAS YPANTAL AS

torales de este año mostraron una mejoría. En uno de los primeros


informes del IFE, la consejera ciudadana Jacqueline Peschard reco-
noció que "de entrada, encontramos una apertura de los medios a
las campañas de los partidos políticos que no tiene precedente".' La
AMI)H coincidió con esta impresión en su primer estudio hecho pú-
blico: "nos place informar que los noticieros de la televisión mexica-
na muestran una clara mejoría en relación a la cobertura que hicie-
ron de las elecciones de 1994".6
Sin embargo, la confianza se construye con realidades, no
con impresiones y buenos deseos, y la suspicacia es un derecho que
debe ejercerse plenamente, porque no todos los noticieros respeta-
ron los criterios de equidad. En las primeras semanas de campaña
en el Distrito Federal, Hechos de Televisión Azteca favoreció ostensible-
mente al candidato del PRI en detrimento de los postulados por el
PAN y el PRD; lo hizo de diversas maneras, por ejemplo: incluyó notas
adjetivadas en diversas ocasiones, y siempre en contra del PRD.
Estos indicios hicieron que la AMDH revisara a forado su meto-
dología para hacer análisis que permitieran detectar más eficaz-
mente la parcialidad en los medios televisivos. Con esa nueva base, el
6 de mayo de 1997 publicó un informe en el que aparece que, entre
el 31 de marzo y el 11 de abril, 24 Horas y Hechos mostraron una
actitud parcial a favor del Partido Revolucionario Institucional.
Por ejemplo, en ese periodo, la variable "voz e imagen" la tuvo
el PRI en 20 ocasiones en esos noticieros, contra 12 del PAN y 10 del
PRD; en la presentación de la emisión, el PRI apareció en 8 ocasiones,
y 2 veces el PAN y el PRD, cada uno; y se mencionó mucho más al PRI
que a los otros partidos (como si se quisiera grabar a ese partido en
las mentes del teleauditorio). En la variable número de planos de ima-
gen empleados en la edición, el PRI fue el más beneficiado con 185,
contra 85 del PRD y 64 del PAN.
En términos comparativos, Hechos fue bastante más inequita-
tivo que 24 Horcas. Se trata de una parcialidad cuya intención sólo
afecta a la oposición y, en especial, a los candidatos del PAN y del PRI),

80
Los ',4EI)IOS Y LAS ELECCIONES

sobre todo, a este último. En la semana del 23 al 28 de abril fue no-


table la diferencia en los "encabezados" de las notas informativas.
Los alusivos al candidato del PRD fueron negativos: "Cuestionamien-
to al PRD", "Reclamos a Cuauhtémoc"; mientras que los del PRI fue-
ron positivos: "Renovar la política", "Apoyo al gasto familiar".
La intencionalidad se expresó también de otra manera. El 17
de abril, Hechos presentó una parodia de la elección del 6 de julio, a
la que llamó "El Handicap de las Américas". En esa caricaturización
puso a competir a tres caballos: "El hermano que nunca tuvo" (Al-
fredo del Mazo), descrito como "un ejemplar de gran alzada"; "El re-
negado" (Cuauhtémoc Cárdenas), calificado como un "viejo ejem-
plar"; y "Furioso" (Carlos Castillo Peraza), tildado de "ejemplar no
muy grande". La descripción que hacen de la competencia no tiene
desperdicio: "Cuando salieron del arrancadero, Renegado se adelan-
tó dos cuerpos, seguido de Furioso y atrás el Hermano Que Nunca
Tuvo. Conforme han pasado las semanas, Renegado parece cansarse
debido a su edad; Furioso ha perdido terreno en buena medida por
su mal humor; mientras que el Hermano Que Nunca Tuvo va ade-
lante por una nariz". Las caricaturizaciones y las parodias son un re-
curso legítimo en la comunicación, siempre que el zarandeo sea
parejo y no violente la realidad.
En este y otros espacios del noticiero Hechos, a Del Mazo y al
PRI se les trató mejor, los presentaron adelante en la carrera, aunque
ello no coincidiera con lo que dijeron las encuestas.
La parcialidad de algunos noticieros, y en especial de Hechos,
es del conocimiento del Consejo General del IFE, que monitorea per-
manentemente al radio y la televisión. Los consejeros tenían la es-
peranza de que los concesionarios respondieran a las exhortaciones
que les habían hecho para que cumplieran bien con su obligación.
En abril de 1997 aparecieron otros signos ominosos. Tal vez
como reacción a los avances opositores que reflejaron las encuestas
de opinión, algunas de las estaciones radiodifusoras del país recibie-
ron llamadas de atención y la orden -en algunos casos sutil y en otros

81
URNAS Y PANTALLAS

determinante- de suspender la participación cíe comentaristas po-


líticos en sus barras noticiosas.
Por ejemplo: el lunes 14 de abril, en el programa Para Empezar
que conduce Pedro Ferriz de Con en Estéreo Rey, el académico y
columnista Lorenzo Meyer dedicó su comentario semanal a la discu-
tida participación del presidente Ernesto Zedillo en el acto de toma
de protesta de los candidatos del PRI a puestos de elección popular.
Sin cuestionar la legalidad de esa participación, y en ejercicio de la li-
bertad de expresión, Meyer puso en duda la legitimidad y moralidad
de la acción. A los pocos días, el conductor del programa informó al
comentarista que la emisora había decidido cancelar su participación
semanal, al parecer por la molestia que provocó en círculos guberna-
mentales su crítica a la actuación del presidente.?
Por otro lado, los monitoreos que en 1997 ha realizado Alian-
za Cívica en diecinueve estados del país muestran un panorama desi-
gual. En algunos estados hay muestras de apertura y equidad, pero
en otros es preocupante la parcialidad a favor del PRI y la agresividad
en contra de la oposición. Entonces, la equidad en las campañas la
vienen afectando decisiones de empresas privadas que usufructúan
concesiones públicas. Se trata de un acto de rebeldía de algunos me-
dios de comunicación ante las recomendaciones del Consejo Gene-
ral del IFE.
¿Se mantendrá la apertura que muestran algunos medios
electrónicos? ¿Se modificará la parcialidad que aparece en otros? ¿Son
estas actitudes preludios de irregularidades? Al momento de enviar es-
te texto a prensa (12 de mayo), los síntomas sugieren incertidumbre
y la actitud más saludable -y democrática- es el escepticismo, que
rehúsa entregar cheques en blanco pero se muestra dispuesto a re-
conocer avances; porque a medida que las competencias electorales
se acentúan, aparecen indicios de endurecimiento que provocan la
desesperación y la arrogancia de quienes no quieren perder el poder
y los privilegios usufructuados por décadas.

82
Los MEDIOS Y LAS ELECCIONES

Ante ese hecho, ¿qué pesará más en el ánimo de los concesio-


narios: la responsabilidad social y la apuesta por la apertura o el ape-
go a la vieja complicidad?
El cauto escepticismo es también deseable porque hemos vis-
to que cuando los consejeros ciudadanos, los partidos opositores, la
prensa y las organizaciones de observadores vigilan a los medios elec-
trónicos, éstos modifican a veces su parcialidad. Cuando el monitoreo
o la presión se afloja (o en los momentos críticos), los medios rein-
ciden en la preferencia de sus complicidades; no puede olvidarse lo
ocurrido en la jornada electoral de 1994 y que se repite en 1997 y
puede repetirse en el 2000.
Para consolidar los avances y frenar los retrocesos, y ante la
carencia de un marco jurídico adecuado, es fundamental un radioes-
cucha y un telespectador consciente y conocedor de la forma en que
funcionan los medios electrónicos como intermediarios entre la
realidad y el ciudadano. Lo deseable sería que el cuadrante y la pan-
talla fueran transmisores fieles de los acontecimientos, pero eso casi
no sucede. Comprender esa realidad y asumir ese principio es fun-
damental para. aprender, sobre todo, a ver la televisión.
En este libro incluimos algunos de los aspectos más impor-
tantes que debe recordar quien ve la televisión en México (éstos
también se ilustran en un video producido por la AMDH y que está
disponible para el lector interesado). Quien recibe la imagen debe
valorar por sí mismo la calidad de las emisiones, el uso de adjetivos
y el lugar del noticiero donde aparecen las notas informativas. Para
aquellas personas o agrupaciones que deseen hacerlo de forma más
sistemática, incluimos en los anexos una guía muy sencilla y una lista
de direcciones en donde podrán conseguir asesoría.
En caso de que encuentre irregularidades, usted puede expre-
sar su inconformidad (telefónicamente o por escrito) ante la estación
de televisión, los periódicos locales o el Instituto Federal Electoral. Si
así lo desea, puede enviar copia a la AMDH o a Alianza Cívica, en don-
de se procesa la información y se buscan patrones sistemáticos; las

83
URNAS Y PANTALLAS

direcciones de la Academia y de Alianza Cívica en toda la república


también aparecen en los anexos.
Las actividades de este tipo no pueden remplazar una ley que
concilie y garantice la libertad de expresión y el derecho a la infor-
mación, ni el compromiso de los concesionarios con los principios
del periodismo profesional. En tanto se logra tan esperada ley y re-
glamentación, es indispensable aprender a ver la televisión y a detec-
tar las imágenes intencionadas. Inocularse contra la manipulación
deliberada de los noticieros, combatir a ésta, son también formas pa-
ra construir una cultura democrática.

84
ANEXOS
U RNAS Y PANTALLAS

para conocer la importancia que se da al hecho. Ya que un periódico dis-


pone de un espacio limitado, el editor responsable distribuirá ese espacio
según la importancia que se da a cada noticia. Para medir el espacio hay que
dividirlo en una plana, tres cuartos de plana, media plana, un cuarto de
plana, un octavo, un dieciseisavo, un treinta y dozavo, así como un sesenta
y cuatroavo de plana. Se determinan las medidas doblando una plana a la
mitad para tener un media plana, ésta se divide a la mitad para conseguir
un cuarto y, así sucesivamente, hasta llegar a un sesenta y cuatroavo de pla-
na. Se compara la nota informativa completa con esas medidas y se deter-
mina la extensión de la nota analizada. Para facilitar el cálculo del espacio
dedicado a cada noticia, incluimos la siguiente tabla (le equivalencias:

TAMAÑO EN FRACCIONES l A1,1AÑO EN DECIMALES

Una plana 1.000


Tres cuartos de plana 0.750

Media plana 0.500

Un tercio de plana 0.333


Un cuarto de plana 0.250

Un octavo de plana 0.125

Un dieciseisavo de plana 0.062

Un treinta y dozavo de plana 0.031


Un sesenta y cuatroavo de plana 0.016,

3. Un diario tiene varios tipos de recursos noticiosos, derivados de


los géneros que se practican en el periodismo; los relevantes para esta guía
son: a) la nota informativa (reportaje, entrevista, etcétera); b) las fotogra-
fías que ilustran las notas; y c) el género de opinión (editoriales, artículos
de opinión, columnas y caricaturas).
La nota y la fotografía informan al lector de sucesos y acontecimien-
tos que cada medio considera noticia, y las significamos cómo unidades
independientes. En este sentido, las fotografías a color son más importantes
que las fotografías en blanco y negro. Los textos de opinión interpretan las
noticias y ubican a éstas en un marco más amplio que busca dar sentido a

88
ANEXO I. BREVE GUÍA PARA INCURSIONAR EN EL ANÁLISIS DE CONTENIDO DE NOTICIAS

informaciones aisladas. En los artículos de opinión son válidos los comen-


tarios que hacen explícitos juicios de valor.
4. Una nota informativa la redacta un reportero o un miembro de
la redacción del diario, y usualmente se consigna su nombre. En algunas
ocasiones, no se identifica al autor por diversas razones (porque se trata de
un miembro de la redacción o la nota es pequeña; a veces, incluso, porque
es política del medio que las notas informativas no se firmen, como en el
caso del Diario de Yucatán).
En algunos periódicos una nota sin firma permite identificar las
"gacetillas"; es decir, las inserciones pagadas que aparecen como notas de
información. No enterar al lector de que se trata de una nota informativa
pagada es una violación a la ética periodística. Ciertos diarios identifican
las gacetillas empleando letras cursivas en el encabezado de las mismas,
pero la mayoría se abstienen de señalarlas (lo que muestra el grado de ética
de la prensa).2
5. Es indispensable identificar al actor político que trata la nota. El
actor político es aquel personaje que desarrolla alguna acción que consigna
el medio y que éste considera digna de convertirla en noticia: un discurso,
una actividad proselitista, una conferencia de prensa , un mitin , etcétera. Pue-
de ser un candidato a algún puesto de elección (presidencia, gubernatura,
senaduría, diputación o asamblea, en el caso del Distrito Federal) o un diri-
gente de partido. Se pueden incluir funcionarios federales relacionados con
el proceso electoral, funcionarios electorales o cualquier otro actor social
que participe en la elección.
Para facilitar el análisis, según esta guía sólo consideramos a los par-
tidos y candidatos a algún puesto cíe elección popular. Es importante con-
siderar esta variable porque es el eje que nos permite establecer a qué ac-
tor o actores se les atribuyen el resto de las características descritas en esta
guía. Los casos en que a un actor sólo se le mencione, critique o elogie no
se consideran para los fines de esta guía.
6. Los periódicos informan de las actividades de los actores políti-
cos mencionados. Si se trata de un caso que sigue los cánones del periodis-
mo, éste realiza su labor de manera que permite al lector estar informado
objetivamente de lo sucedido. i.,os periodistas que cubren el hecho destacan
l os aspectos que consideran relevantes y utilizan para ello adjetivos que ca-
lifican la acción que describen; esta práctica no es censurable salvo que ha-
ya un patrón reiterado de apoyo o condena.
Por otro lado, los editoriales, artículos de opinión, columnas y cari-

89
URNAS Y PANTALLAS

caturas son recursos periodísticos que también expresan juicios y opinio-


nes acerca de los partidos y candidatos; si se desea analizar este tipo de no-
tas deben separarse con claridad los resultados que se obtengan con las notas
informativas y con las de opinión.
7. Los actores políticos en campaña se relacionan con sectores so-
ciales, y es posible precisar si éstos reaccionan con simpatía o rechazo. Esas
actitudes pueden o no recuperarlas los periódicos para construir una nota
informativa. En acciones proselitistas es posible identificar si existe apoyo,
elogio, autoelogio, crítica o mención hacia un actor político; este aspecto
también nos da pautas para evaluar al medio informativo.
Estos aspectos relacionados respecto de la prensa nos proporcio-
nan una noción clara del tipo de cobertura que puede practicar un medio
i nformativo. Con los ejercicios que se proponen podemos evaluar la obje-
tividad de cada periódico. Si queremos analizar la oportunidad y veracidad
hace falta comparar la cobertura informativa del diario en cuestión con lo
que pasó en el hecho que se reseña (si se tuvo oportunidad de asistir a las
actividades proselitistas), o bien, con lo que publicaron otros medios infor-
mativos. La presencia o ausencia de una información es otro elemento a
considerar.

Ejercicios para prensa

Para desarrollar estos ejercicios elija un periódico y responda las si-


guientes preguntas para llenar el cuadro de la página 92.
1. Nombre y fecha del diario elegido.
2. ¿Cuáles fueron los candidatos o partidos políticos de cuyas accio-
nes el periódico colocó noticias en primera plana? ¿Cuáles de ellos aparecie-
ron en otras páginas de la primera sección? ¿Y en la primera plana de otras
secciones? Por último, ¿aparecieron notas informativas en otras páginas cíe
otras secciones?
3. ¿Qué tamaño tienen cada una las notas informativas publicadas
de cada partido político o candidato (incluidas fotografías)? En este ejerci-
cio, si aparecen dos o más actores políticos realizando actividades proseli-
tistas (por ejemplo, la visita de tres candidatos de diferentes partidos a una
organización empresarial) se calcula el espacio que el periódico dedicó a
cada uno. Al final del ejercicio sume los tamaños de cada noticia por can-
didato y partido político para obtener el espacio que se dedicó a cada uno
de ellos.

90
ANEXO 1. BREVE GUÍA PARA INCURSIONAR EN EL ANÁLISIS DE CONTENIDO DE NOTICIAS

4. ¿Cuántas notas informativas y fotografías corresponden a cada


uno de los candidatos ? ¿ Cuántas fotografías en color y cuántas en blanco y
negro se publicaron de cada partido y candidato?
5. ¿Cuántas informaciones se publicaron con la firma de un autor
identificado ? ¿ Cuántas las no identificadas así? ¿A qué candidato y partido
correspondieron las identificadas y las no identificadas?
6. ¿Detecta adjetivos calificativos en las notas informativas de los di-
ferentes candidatos? ¿De qué tipo y para cuál actor? Anote las ideas en las
cuales están presentes esos adjetivos.
7. ¿Recuperó el reportero citas positivas o negativas para hacer su
trabajo ? ¿ A qué partido o candidato se dirigieron las declaraciones de apo-
yo, elogio, crítica o mención? r De qué partido o candidato el reportero citó
autoelogios?
8. Con el cálculo del tamaño del espacio y las respuestas a las pre-
guntas planteadas , será posible establecer si algún partido y candidato fue
tratado de manera privilegiada por el periódico . ¿ Cuál actor político fue
tratado privilegiadamente por el medio? ¿Hubo algún actor perjudicado?
Describa las razones en que se apoya para hacer esta afirmación.
9. ¿El periódico informó de los aspectos sustanciales de la actividad
proselitista de cada partido político? ¿ Se abstuvo de informar en este sen-
tido respecto a alguno de los candidatos?

Televisión y radio

Con los noticieros de medios electrónicos los aspectos importantes


para el análisis (le contenido son los siguientes ( en el caso del radio , déjen-
se de lado los aspectos relacionados con la imagen):
1. En los medios electrónicos , el resumen introductorio es parte
i mportante de cada emisión; en él se hace mención a las noticias que se
consideran relevantes y que se tratarán durante el programa . Este resumen
equivale a las ocho columnas del periódico : si una noticia se incluye ahí, es
que el medio la consideró destacada . Aquellas informaciones que no se re-
lacionaron en la introducción tendrán menos importancia para ese medio
( salvo aquéllas que se generan en el momento mismo de la transmisión).
Las noticias presentes en la "cabeza " del noticiero dan una clara noción de
los criterios que maneja el medio informativo.
2. Para evaluar si una nota informativa se consideró relevante tam-
bién debe tomarse en cuenta el tiempo que el noticiero dedicó a su trans-

91
1

URNAS Y PANTALLAS

b b
F-^

a
a

a cC-

F-
a. a.

z
a

a-

C c' c
o
-" c c c E
L ro _ >_ >
- r
tes.
y «^
E C^ V ^ y
G >. c ñ c n- >- C .'. 3. C ^•
G C y C v
C C C CI
y ^ L C L > > cV
v > C ^ .. C y 9 - c O
.-
V) .^ O C ^. V U ^
CI CI U C CI M CI .CI cd U
CI -- ^- v, b v; C :C c^ c.^ 4- ti v1
.^ E y y - . > C
GL v^ v L CI v v CI cC >
I

_ C C y cC
0. ^: C^^ 0 0 0 0 •^ y
v, C
M CO Cq C
y GO .^
., `J U y y 9

U C :L C •C . V c: b b U U CI U C .... C CI rC b cC U U CI
Ñ y y y U y v y u CJ y y y y y O y y y y y y y J
TJ y y
b Ti Ti T. ""' Z b T.+ TJ T. Z `^ Ti b ^ Z T. ti Z b
0
^ T+ Z TJ
y
L ó
C c OL O
L C
L L L 5- . L. L L r L L L L L 00
-. L
U y y y y y y y y y y ' y y y y y y y
E y
u y y y y
L E EEEEEE E E E E E E E E E E E EE E E E
Ú Z ZZZZZZ 7ZZ `Z / J Z Z ZZZZ Z ZZ Z ZZ
ci cr v, ,r tc r oc O ó ci CM cY; v^ cC r oc al - ci
_

92
ANEXO 1. BREVE GUÍA PARA INCURSIONAR EN EL ANÁLISIS DE CONTENIDO DE NOTICIAS

misión; bajo una lógica estrictamente comercial, ese noticiero destinará más
minutos y segundos a las informaciones que harían que el teleauditorio man-
tenga su interés en las emisiones. Con frecuencia existe una contradicción
entre esta lógica de mercado y la que busca satisfacer una necesidad social
de información objetiva, oportuna y veraz. Pero hay canales y programas
(canal 40, Detrás de la Noticia, En Blanco Negro, Enlace) que demuestran que
transmitir información objetiva, oportuna y veraz también rinde beneficios
económicos.
3. El momento o segmento del programa donde aparece una infor-
mación es también significativo. Un noticiero de televisión es una sucesión
ordenada de notas informativas que tienen una jerarquía, porque la aten-
ción del espectador va decayendo conforme transcurre la emisión; será ob-
vio que las notas más irriportantes según el noticiero se programen al prin-
cipio de la emisión. En este sentido, dividimos la emisión de un noticiero
en segmentos de cinco o diez minutos.
4. Para evaluar la importancia de una nota informativa también es
necesario determinar su lugar en la sección dedicada a las elecciones en el
noticiero; esto es, a cuál candidato se presentó en primer lugar, a cuál en
segundo, y así sucesivamente.
5. La calidad cíe la nota informativa se valora con el registro de si le
dan voz e imagen a un dirigente de partido o a un candidato. Es más relevan-
te una nota si el actor político habla frente a las cámaras y micrófonos, en
lugar de que sólo se le citen afirmaciones que puede alterar el noticiero. Ade-
más, las ideas de un candidato difundidas directamente en un noticiero sig-
nifican la posibilidad de un mayor impacto frente al teleaudit.orio. Adver-
tencia: una cita puede sacarse de su contexto, alterando su significado.
6. Una nota informativa con mayor tiempo de voz e imagen adquie-
re una importancia irás significativa.
7. En el caso cíe la televisión, existe un lenguaje visual que puede ha-
cer atractiva o no una información que se transmite. En los procesos electo-
rales, una nota informativa sobre la magnitud de una concentración puede
condicionar la intención de los votantes indecisos. Por tanto, los planos de
i magen juegan un papel muy relevante en las noticias televisivas cíe un pro-
ceso electoral.
Un plano es lo que la cámara permite ver en la pantalla, y una nota
i nformativa es una secuencia (le planos que acompañan las ideas que quie-
re expresar quien da estructura a la noticia. En el caso de un proceso elec-
toral hay que fijarse si algún candidato es tratado con mejores planos que

93
URNAS Y PANTALLAS

favorecerían su campaña, en detrimento de otros candidatos a quienes se


perjudicaría con una presentación visualmente deficiente.
a) Debe contarse el número de planos utilizados. Mientras mayor
número de planos emplee una ilota televisiva, mejor cuidado hubo en el
trabajo de edición. Aunque la velocidad (le la imagen dificulta contar los
planos, pueden hacerse ejercicios para registrar su número (otra alternati-
va es grabar la nota informativa y verla en cámara lenta).
b) También debe considerarse el tipo de planos que contiene la in-
formación de campañas. Existen varios tipos de planos, y cada uno de ellos
tiene intencionalidad y significado. En el caso de elecciones, por ejemplo,
el plano general permite apreciar la magnitud de una concentración políti-
ca; si ésta es concurrida, entonces puede transmitir al telespectador la noción
de que un candidato tiene posibilidades de triunfo (para una descripción de-
tallada de los planos, sus características e intencionalidad, véanse las páginas
99 y 100).
8. Es obligado detectar si el locutor o reportero emplea juicios de
valor sobre los candidatos de los diversos partidos en una nota informativa.
9. Es indispensable identificar al actor político que trata la nota in-
formativa. El actor político es aquel personaje que desarrolla alguna acción
que consigna el medio como digna de convertirse en noticia: un discurso,
una actividad proselitista, una conferencia de prensa, un mitin, etcétera (pa-
ra mayor información, véase el inciso 5 del apartado de prensa).
10. Los actores políticos en campana se relacionan con sectores so-
ciales, y es posible precisar si éstos expresan simpatías o muestras de re-
cllazo, actitudes que el medio puede o no emplear para construir su nota
informativa (para mayor información, véase el inciso 7 del apartado de
prensa).
Estos aspectos relacionados respecto de la televisión y el radio nos
proporcionan una clara noción del tipo de cobertura que puede elaborar
un medio informativo. Con los ejercicios que se proponen podemos eva-
luar la objetividad del medio. Si queremos analizar la oportunidad y vera-
cidad hace falta comparar la cobertura informativa del medio en cuestión
con lo que pasó en el hecho que se reseña (eta caso de que se haya tenido
oportunidad de asistir a las actividades proselitistas), o bien, con lo que pre-
sentaron otros medios informativos. La presencia o ausencia de una infor-
mación es otro elemento a considerar.

94
ANEXO 1. BREVE GULA PARA INCURSIONAR EN El. ANÁLISIS DE CONTENIDO DE NOTICIAS

Ejercicios para televisión y radio

Para realizar estos ejercicios son necesarios un televisor y un radio,


una videocasetera y videocasetes (en el caso de televisión) y una grabadora y
casetes (en el caso de radio). Para facilitar el análisis es mejor grabar las emi-
siones de los programas seleccionados. Se debe grabar la totalidad del noti-
ciero, incluidos los comerciales. Una vez grabada la emisión, es necesario co-
locar en ceros el reloj de la videocasetera para el momento en que se proyecta
la grabación del noticiero. Es aconsejable anotar los aspectos más importan-
tes de la nota informativa derivados de los aspectos antes considerados, así
como el tiempo en minutos y segundos de cada información (para esto pue-
de utilizarse un cronómetro o un reloj con segundero). Cuando se dé voz e
i magen a un actor político también se debe anotar la duración. Responda las
siguientes preguntas para llenar los cuadros de las páginas 97 y 98.
1. Nombre y fecha del noticiero analizado.
2. ¿Cuáles fueron los candidatos o partidos políticos de cuyas accio-
nes el noticiero programó noticias en la presentación de la emisión? ¿Cuá-
les notas informativas relacionadas con elecciones no fueron consideradas
i mportantes?
3. ¿Cuánto duraron en minutos y segundos cada una de las infor-
maciones programadas? En este ejercicio, si aparecen dos o más actores po-
líticos realizando actividades proselitistas (por ejemplo, la visita de tres can-
didatos de diferentes partidos a una organización empresarial) se calcula
el tiempo que el noticiero dedicó a cada uno. Sume los tiempos de cada
una de las informaciones por candidato y partido político para obtener es-
te resultado.
4. ¿Cuántas notas informativas corresponden a cada uno de los
candidatos? ¿Se entrevistó en el estudio a alguno de los candidatos? ¿Los
otros candidatos tuvieron la misma oportunidad?
5. ¿Cuáles notas y de qué partidos y candidatos aparecen en los pri-
meros cinco minutos? `Del minuto 5 al 10? ¿Del 10 al 20? ¿Del 20 al 30?
: Del 30 en adelante?
6. ¿En cuántas notas y (le qué partidos y candidatos hubo voz e
i magen?
7. ¿Cuáles fueron el partido y candidato que obtuvieron mayor
tiempo de voz e imagen?
8. En el caso de cada nota informativa, ¿cuántos planos se utilizaron
para cada candidato? ¿Se empleó agilidad narrativa (esto es, combinaciones

9.5
U LANAS Y PANTALLAS

atractivas para el telespectador)? ¿Qué tipo de planos se utilizaron más? ¿Las


i mágenes presentadas resaltaron algunos detalles? ¿Cuáles? ¿Qué intencio-
nalidad infiere que existió al construir de tal manera la nota informativa?
9. ¿Detecta diferencias entre los candidatos? ¿De qué tipo y a cuál
favorecieron o perjudicaron? Anote las oraciones en las cuales están pre-
sentes esas diferencias.
10. ¿Recuperó el reportero citas positivas o negativas para hacer su
trabajo? ¿A qué partido o candidato se dirigieron las declaraciones de apo-
yo, elogio, crítica o mención? ¿A qué partido o candidato el reportero le
permitió externar autoelogios?
11. A partir de cada uno de los elementos considerados en el aná-
lisis será posible establecer si algún partido y candidato fue tratado de ma-
nera privilegiada. ¿Cuál o cuáles fueron el o los actores políticos tratados
privilegiadamente por el medio? ¿Cuáles son las razones en que se apoya
para hacer esta afirmación?
1 2. ¿El noticiario informó de los aspectos sustanciales de la activi-
dad proselista de cada partido político? ¿Se abstuvo de informar en este
sentido respecto a alguno de los candidatos?

Consideraciones adicionales

Para tener una mejor perspectiva de lo que representan los resul-


tados que se alcanzan con estos ejercicios con los medios de información es
conveniente hacer una comparación de resultados entre diversos medios
i mpresos o electrónicos; así es posible contrastar la manera en que varios
medios presentaron la información sobre campañas a lo largo (le un perio-
do de tiempo. Puede escoger uno o dos días por semana al azar y empezar
a identificar tendencias.
Los radioescuchas y telespectadores tenemos la capacidad de
atemperar prácticas viciadas del periodismo en México y trascender la idea
de que el público sólo sirve para medir los ratings o niveles de audiencia.
Una forma de lograrlo es haciendo que el público sea crítico con los men-
sajes que le transmiten los medios. Estos ejercicios buscan promover una ac-
titud participativa frente a los medios de información. En la medida que
comparta con familiares, vecinos y amigos el procedimiento y los resultados
alcanzados será posible incidir en los concesionarios de los medios para que
cumplan con su función social de informar con objetividad, oportunidad y
veracidad.

96
ANEXO 1. BREVE GULA PARA INCURSIONAR EN El. ANÁLISIS DE CONTENIDO DE NOTICIAS

v p
^^ J

p C C
C1 . V
-
E cv ^

(E

O T.#
+- + y y
O O O
t, T3
G G

f^

V
Ti
y
V
c1t
^ Cd
M
V C

p
v

v'
p
G 1.
v w. >
M O
ell ^
y tdG

.^. p C

(1 O O
N

C O .^
cC _ O
V

G V G
. p C p.
.
v p v
f1. ^ cc
cC >
0

V cC

6' p

^ v
E

97
U RNAS Y PANTALLAS

0..

4..

G..

z z
G

c
C ^ y •C
C C ^
^ v C
V L
Ú : C
C N 31 L C J V L
^
C ^ C cV ^ ., F C - C r o
> L
^ v c v
v v. v ^
U ^ ^ ^ v ^ ' S U
L

C 'v r v^ J
ro
C 1
J f y J

-C
E
6J ,V ,^ v U U ^
^ b •^ ^ v^ ^ L '[ L v v^ ¡ v
.U U
V U E y \ C :Q _ r :C
L íy >

C C C C :3 C rr ^ h v Cf;•J. C C :c y
^ ^ ^ L
> á. c C :d r ` U G > L -
U
y u v a ^- ^ n y C C U v^ v: L
rS ^ :G ^ L C C L v r v. ^.
,.
cC C b D -^ • : á
^ C- C L C C> a. 3 . ,'S
^ C 4 Ú V
C, V :J ;.7 v L :^ v 3J Ii L 7) v
^ Ti vTi-C ^ ú T.+L v Z Ti
o c c
`^ É li 3: L a- U L li U v L L U
U Z L +J v +J L v L
CJ
E E E E E E E E E EE E _ E_ E E E E
Li Z ZZ_ZZZZZ77 Z`z U Z¿-ZZ77F-7ZZZZ 7

98
ANEXO 1. BREE GUÍA PARA INCURSIONAR EN EL ANÁLISIS DE CONTENIDO DE NOTICIAS

Principales planos de imagen

Ésta es una descripción de los principales planos de irriagen que


maneja la televisión; útil para el análisis de elecciones.;

Primer plano

Muestra al personaje desde la altura (le los hombros hasta la cabeza


completa. El primer plano de un rostro es una llamada al sentimiento del
espectador. Un primer plano comunica y es expresivo en sí mismo; este pla-
no es aconsejable cuando el actor interpreta un fragmento decisivo de su
papel, cuando es el protagonista psicológico ele un momento de la narra-
ción. En teoría debe provocar una identificación entre el espectador y el
actor, quien aparece más próximo, reconocible y, por lo tanto, más creíble.

Plano medio

Recoge la imagen del personaje sólo desde la parte media del pe-
cho hasta la cabeza completa, y puede incluir a dos o más personas, mos-
trando la interrelación que existe entre ellas. Gana en aspectos corno la ex-
presividad de las manos, el cómo va vestido el personaje, así como por algu-
na referencia al con texto en el cual se desarrolla la acción.

Plano americano o tres cuartos

Comprende al personaje desde la cabeza hasta un poco más arriba


de las rodillas; es el plano ideal para captar una conversación o una interac-
ción de varios personajes. Describe ambiente y decorado con mayor lujo de
detalles; contribuye a situar inequívocamente la acción; traduce fielmente
la expresividad corporal y movimientos de los actores.

Plano de pequeño conjunto

Es puramente descriptivo (le] lugar donde se desarrolla la acción,


del ambiente. En él, los personajes pierden toda relevancia, dado su relati-
vo pe(lueño tamarío; el énfasis se pone en el contexto, el cual queda clara-
mente del1111c.lu.

99
URNAS Y PANTALLAS

Plano general

Es descriptivo de la situación general en que se encuentran los ac-


tores, las posiciones que ocupan en el espacio, del ambiente y escenario en
que transcurre la acción. Todos los personajes aparecen de cuerpo entero y
la información sobre la situación, el decorado y el ambiente ocupa la ma-
yor parte de la superficie de la pantalla. Es el plano que se aconseja para
seguir una acción amplia de los personajes.

100
Anexo 2

Programa de promoción de derecho a la información

Para mayor información comunicarse a:

Academia Mexicana de Derechos tlurnanos, A.C.


Atención: Miguel Acosta
Filosofía y Letras 88, colonia Copilco-Universidad
México, D.F., C.P. 04360
Teléfonos: 554 80 94; 658 57 72; 658 57 36
Fax: 658 72 79; 659 49 80; 659 87 64
E-Mail: amdh4dlaneta.apc.org

• Alianza Cívica, A.C.


Atención: Patricia Cruz
Yosemite 45, colonia Napoles
México, D.F., C.P. 03810
Teléfonos: 682 3811; 536 2073; 543 37 94
Fax: 543 34 38; 543 3037
E-Mail: alianza@laneta.apc.org

101
URNAS Y PANTALLAS

DIRECTORIO DE L1S ALLINZAS DE LOS ES I AL)OS

Alianza/Estados No ni bres 7elefonos

Aguascalientes, Guillermo Cebreros (49) 180657


Aguascalientes Fax: 15 07 97

Baja California Raúl Ramírez (66) 23 83 61


8251 80

Baja California Sur Juan Miguel Lemus (112) 35289


Fax: 1 28 00

Campeche, María Cristina Trejo (981) 5 25 47


Campeche Fax: 3 10 24

Chiapas, Leonardo González (967) 8 17 38 (fax)


San Cristóbal Juanita López

Chihuahua, Fernando Sala (14) 17 48 84 (fax)


Chihuahua

Coahuila, Nelly I Terrera (84) 140345


Saltillo

Colima, Efrain Naranjo (331) 2 85 46 (fax)


Colima Isabel Nlorín (331) 321 96
Fax: 4 77 27

Distrito Federal Magdalena Barba 319 99 36


Lourdes Serrano 661 43 53
Antonio Rabasa 564 84 44
Mauro Pérez 6836937
Rebeca Véjar 687 64 20
Aída López 760 97 01
Lorena Bernal 6332892
Angélica Montellano 856 72 44
Juan Salgado 659 49 80
Rocío Spencer 7844066

Durango, María del Socorro Soto (18) 114461


Durango Fax: 12 98 33

102
ANEXO 2. PROGR. NIA DE PROMOCIÓN DE DE RECHO A L1 INFORMA(:ION

Estado (le México Mercedes Rivera C. 373 0566


Jesús Cervantes 3620953
Mario Albero Rivera (726) 87 57 02
Teodora Cuenca (72) 5148453
Fax: 514 65 39
Leonardo Acevedo (72) 32 20 01 (fax)

Guanajuato, María Inés Sandoval (418) 2 13 96


Guanajuato :^Icrce(Ics "Forres (461) 2 53 61
Fax: 2 41 17
Jorge Hidalgo (473) 2 60 95 (fax)

Guerrero, Elsa Ávila (74) 875702


Acapulco Rogelio Alquisiras (747) 5 14 16 (fax)
Aurora Muñoz (747) 2 33 21
Fax: 2 87 80

IIidalgo, Joel Cruz (773) 2 22 03


Tu la Fax: 2 14 86

Jalisco, Carlos Peralta (3) 6 69 34 34


Guadalajara ext: 3282

Michoacán, FroyIá n Corro (43) 13 80 54 (fax)


NIorelia

Nayarit, Evelia Madrigal Ayala (32) 19 19 21


Tepic

Nuevo León, Lilia González (83) 47 07 31 (fax)


Monterrey

Oaxaca, Carlos Palomares (951) 3 16 95


Oaxaca Alma Rosa Garza (951) 5 17 96 (fax)

Querétaro, Fernando Cervantes (42) 12 09 05


Querétaro

Quintana Roo, Tulio Arroyo (98) 84 59 89 (fax)


Cancún

103
URNAS Y PANTALLAS

San Luis Potosí, Nora Gaeta (48) 12 46 84


San Luis Potosí Fax: 12 56 14

Sinaloa, Graciela Hernández (67) 143453


Culiacán Fax: 52 03 13

Sonora Lucía Seldner (62) 60 28 82


Rafael Lucero (64) 14 63 92 (fax)

Tabasco, Francisco Goitia (93) 12 83 62 (fax)


Villahernrosa

Veracruz, Alberto Olvera (28) 15 34 45


Jalaba Fax: 14 24 01
Raúl Portillo (28) 176453
Fax: 1 8 78 10
Yucatán,
N1<`ricla Juan Arrigunaga (99) 81 05 29

Zacatecas, Mario Toledo Cisneros (492) 3 26 39


I,ac atecas Fax: 4 08 10

104
NOTAS

INTRODUCCIÓN

t Reforma, 5 de abril de 1997.


2
Guillermo Orozco, "Impunidades informativas del poder televisivo", en Revista
Mexicana de Comunicación, núm. 41, agosto-octubre de 1995. En la elección presi-
dencial mexicana de 1994, setenta por ciento de los votantes obtuvieron su infor-
mación del radio y la televisión. Erik Plagar y Juan Molinar Horcasitas, "Medios de
comunicación y democracia", en Jorge Alcocer V., coordinador, Elecciones, diálogo y
reforma: México 1994, Nuevo Horizonte y Centro de Estudio para un Proyecto Na-
cional, vol. II, México, 1995, p. 125. De acuerdo a una encuesta aplicada por Mo>z1
de México a 1,208 habitantes de la capital, en febrero de 1996 46% de los capitali-
nos tiene a la televisión corno su medio preferido, seguido por 28% que utiliza la
prensa y 21 % el radio. MORI de México, "Encuesta ómnibus", 1,208 entrevistas, 9
al 11 de febrero (le 1996.
3 Entre el 7 y el 21 de marzo de 1997,
24 Horas de Televisa, Enlace del canal 11 y
Para Usted cíe Multivisión informaron -en términos generales, aunque con algu-
nas variaciones- con equidad sobre las campañas de los candidatos a presidir el
gobierno del Distrito Federal; por ejemplo, 24 Horas fue equitativa en el tiempo to-
tal y en el tiempo (le voz e imagen concedidos a los tres principales candidatos. A
una conclusión similar llegó el ¡FE en sus inonitoreos. Sin embargo, en el empleo
de esos tiempos y con variables como ésas y otras, Hechos favoreció excesivamente
al candidato del PRI. Un segundo informe, que cubre del 31 de marzo al 11 de abril
pasado, atemperó el optimismo. Sin desconocer la apertura de algunos canales y
programas, y después de hacer algunos ajustes en la metodología, la AMDI I realizó
un estudio a profundidad de la cobertura que 24 Horas y Hechos hicieron del pro-
ceso electoral, e informó de una parcialidad evidente a favor del PRI en la que He-
chos supera ampliamente a 24 Moras. Academia Mexicana de Derechos Humanos,
"Las elecciones de 1997 en el Distrito Federal en la televisión. Informes", iMDi-I, Mé-
xico, 1997.
"Las elecciones federales de 1994 en México según los noticiarios 24 Horas de
Televisa y Hechos de Televisión Azteca, del 3 cíe enero al 29 de abril de 1994", en
Miguel Acosta, Manuel Martínez y Luz Paula Parra, Las elecciones de 1994 en México
mistas por los medios de comunicación, AMDH, México, 1995, pp. 153-179. La importan-
cia cíe ese informe fue reconocido explícitamente por el IFE. En la sesión del Con-

105
URNAS YPANTALI_AS

sejo General del IFE del 18 de junio de 1994, el consejero ciudadadano Santiago
Creel afirmó: "también es justo mencionar que los estudios realizados por la Acade-
mia Mexicana de Derechos Humanos, en coordinación con Alianza Cívica-C)bserva-
ción 94, nos sirvieron efe sólida y eficaz referencia para formular este acuerdo" en
el ¡FE sobre la cobertura que medios de comunicación realizan del proceso electo-
ral. Acta de la sesión ordinaria del 18 de junio ele 1994, p. 144.
"Las elecciones federales de 1994 en México según los noticiarios 24 horas de
Televisa, Hechos de Televisión Azteca y Enlace de canal 11, del primero al 15 de julio
de 1994", ídem, pp. 243-270.
Troyecto de informe a la Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión
que presenta al Consejo General la Comisión de consejeros ciudadanos...", vol. 7,
Medios electrónicos de comunicación, IFE, México, sin fecha, p. 14.

ESPERANZAS Y REALIDADES

"Informe de la (,omisión de Radiodifusión del Instituto Federal Electoral al


Consejo General sobre los lineamientos generales aplicables en los noticieros de
radio y televisión respecto de la información o difusión ele las actividades de cam-
paña de los partidos políticos, con motivo del proceso electoral de 1997", IFE, Mé-
xico, 28 de noviembre de 1996.
"Presentación de los lineamientos generales aplicables a los noticieros de ra-
dio y televisión con motivo del proceso electoral", palabras de )osé Woldenberg an-
te la Dirección de la Cámara Nacional (le la Industria (le Radio y Televisión, 13 de
diciembre de 1996, p. 3.
Ídem, p. 3.
"Proyecto ele informe a la Cámara de Diputados del 1-1. Congreso de la Unión
que presenta al Consejo General la Comisión (le consejeros ciudadanos...", vol. 7.
Medios electrónicos de comunicación, IFE, México, sin fecha, p. 33. El subrayado es nues-
tro.

EN LOS RECOVECOS DE LA COMUNICACIÓN

Una brillante discusión sobre el estado del debate aparece en Nicholas Ilum-
plirey, A Ilistor_Y of the Nlind. Evolution aud the Bi,th of Consciousness, I-Iarper Pere-
nnial, New York, 1993.
2 jol-►n Planienatz, Ideology, Praegcr, New York, 1970, p. 27.
Aldous Huxlcy citado por Nicholas Humphrey, op.cit., p. 117.
Lucieu Goldmann, "The Importante of the Concept of Potential Conscious-

1 06
NOT;\s

ness for Communication", en Cultural Creation iu 111odern Sociely, Telos Press, Saint
Louis, 1976, p. 34.
Una, nterrogante prevalece en si existen límites a lo que puede comprender y
explicar la mente humana, y de ser así cuándo y cómo los alcanzará la especie.
Bernard Lonergan, lnsights: A Sludy of Iluman Understanding, Philosophical Li-
brary, New York, 1970, pp. 191-193.
7 Floyd Ahrams, "The Pentagon Papers a 1)ecade Later", en The New York Times
Magazine, 14 de junio de 1981.
s Loch K. Johnson,
Ameri -a 's .Secrel Power The CIA in a Democratic Society, Oxford
University Press, New York, 1989, pp. 183-184.
N73C News. Policies and Guideline.s, september 1, 1995.
10 Ídem, pp. 42 y 49.
Artículo 69 de la Constitución.
12
Buena parte del eiif"oclue jurídico lo elaboró Alfredo Orellana Moyao, quien su-
pervisó las partes correspondientes. Véase, sobre todo, su tesis para obtener el título
de licenciado en derecho: Derecho a la información. Y democracia: propuesta para una
televisión pública en. México, Instituto Tecnológico Autónomo de México, México, 1995.
':' Artículo 28 de la Constitución.
14
Artículo 4' y 77 cíe la Ley Federal (te Radio y Televisión (I.FRTV); Artículo 12,
4" y 51 del Reglamento ele la LFRTV; v condiciones Primera. Novena y Vigésima Se-
gunda del Modelo "C" para Títulos de Concesión ele Televisión, publicado en el
Diario Oficial de la Federación el 29 de enero de 1986 (otorgada al canal 2).
` Citado por Alfredo Orellana Moyao, op.cit., p. 87.

UN I'QC(_) DE HISTORIA

Convertida en libro, la tesis contó con la colaboració n de Miguel Acosta en la


recuperación , codificación y procesamiento de la información que actualizó el pe-
riodo de análisis inicial ; se titula El panteón de los mitos. Estados Unidos y el nacionalis-
mo mexicano, 1946-1997 y pronto aparecerá en una coedición de editorial Oceano
y El Colegio cte México.

I.A INEVITABLE SECCIÓN METODOLÓGIC:A

Philip J . Stone, The General Enquirer: A Competer Approaeh lo Conterrl Analysis,


MIT Press, Ca►nbrigde , 1966, p. 5.
z Bernard Berelson ,
Conlenl Analysi.s in Comrnnniralion Research , Stratlorcl Press.
New York , 1 952, p. 5.

107
URNAS Y PANTALLAS

3 Entrevista a Fátima Fernández Christlieb


, "La TV: un medio cultural cuasiúni-
co", Reforma, 14 de febrero de 1995.
' Cuenta con diez estaciones de radio, tres en la banda de amplitud modulada
y tres en frecuencia modulada en la ciudad de México, además de estaciones de AM
en Guadalajara y San Luis Potosí y estaciones repetidoras en Monterrey y Veracruz;
transmite un promedio de 47, 200 horas al año (65 % música, 12% cultura y entre-
tenimiento, 11% orientación social , 7% deportes y 5% información ). Soledad Bo-
bina, "La aldea continental de Televisa ", Revista Mexicana de Comunicación , núm. 30,
julio-agosto de 1993, p. 28.
Carlos Puig, "Mermada en sus márgenes de ganancia y de audiencia , endeuda-
da y vendiendo parte de sus activos, Televisa prepara el conflictivo remplazo de sus
mandos", Proceso, núm. 1012 , 25 de marzo de 1996 , pp. 6 y 7.
c' A 18% le gusta el canal 5, a 6% el 4; y 5% se inclina por el 9.
José Luis Gutiérrez Espíndola, "Información y necesidades sociales. Los noti-
ciarios de Televisa ", en Raúl Trejo Delarbre , coordinador, Televisa. El quinto poder
Claves Latinoamericanas , México , 1991, p. 65.
t3 Ídem, pp. 77-79.
Irwin R . Miller, John E. Freund y Ricardo Johnson, Probabilidad y estadística pa-
ra in( grenieros, Prentice-Hall Hispanoamericana , México, 1992, p. 188.

LA EQUIDAD EN LOS MEDIOS

Gerardo Albarrán de Alba, "Si Televisa dedica 'más tiempo a mi campaña es


porque genero propuestas claras', dice Zedillo", Proceso, núni. 922, 4 de julio de
199,1,p.9.
z Véase Miguel Acosta, Manuel Martínez y Luz Paula Parra,
Las elecciones de 1994
en México vistas por los medios de comunicación, AMI)H, México, 1995; y Miguel Acosta
y Luz Paula Parra, Los procesos electorales en los medios de coninnicación. Guía para el
análisis de contenido electoral, AMDII-Universidad Iberoamericana, México, 1995.

LA ELUSIVA OBJETIVIDAD

' En el caso de Cuauhtémoc Cárdenas, La Jornada publicó que "[...l un total (le
1,266 actos de proselitismo a cuestas repartidos en 335 días efectivos de campaña;
con medio millar de mítines y saludos ; con 367 reuniones con grupos y diversos
sectores ; poco más de cuatrocientas entrevistas concedidas a la prensa escrita, radio
y televisión". Alejandro Caballero, "En Tapachula, Chiapas, culminó su campaña.
Persisten resistencias para respetar el voto: Cárdenas", 18 de agosto de 1994.

108
N OTAS

z Ismael Romero, "Hacer o deshacer la patria, la responsabilidad. Llama Fernán-


dez de Cevallos a respertar resultados electorales", La jornada, 18 de agosto de
1 994. Según el mismo periódico, en el caso de Cárdenas, la concentración en Ta-
pachula fue la "más numerosa que se haya tenido en esta población fronteriza" y
"resultó la más nutrida de su campaña", después de las de Morelia y Jalapa. Todos
estos aspectos fueron dejados de lado por 24 lloras.

LA CALIDAD DESIGUAL

El 23 de julio de 1994, Alianza Cívica Veracruzana presentó una denuncia ante


el fiscal especial para Delitos Electorales de la Procuraduría General de la Repúbli-
ca. En ella se daban evidencias (grabación de conversaciones y versión estenográ-
fica de las mismas) sobre el préstamo de un helicóptero del gobierno del estado a
la campaña del PRI. Como había presunción de delitos electorales, se solicitó que
se integrara una averiguación previa; la demanda nunca prosperó.

Los MEDIOS Y LAS ELECCIONES

' Alianza Cívica, Brevísimo manual para el ejercicio del derecho de petición e informa-
ción, Alianza Cívica, México, 1996.
z Reforma, 2 de febrero de 1997.
_i Fernando Mayolo López, "Televisa, asegura Cañedo White, sabe leer los tiem-
pos y será más plural", Proceso, núm. 1062, 9 de marzo de 1997, p. 26.
"Iniciativa de decreto por la cual se reforman diversos artículos de la Ley Fe-
deral de Radio y Televisión y la Ley Federal de Entidades Paraestatales", México,
abril de 1997.
Reforma, 23 (le abril de 1997.
Academia Mexicana de Derechos Humanos, "Las elecciones de 1997 en el Dis-
trito Federal en la televisión. Informe del 17 al 28 de marzo (le 1997", AMDI-1, Mé-
xico, 1997.
Conversación de Ricardo Alemán con Lorenzo Meyer, en "Itinerario Político",
El Universal, 24 de abril de 1997.

ANEXO 1

Para una explicación más detallada del procedimiento utilizado, consultar el


libro de Miguel Acosta y Luz Paula Parra, Los procesos electorales en los medios de comu-

109
URNAS Y I'ANI-ALLAS

nicación. Guía para el análisis de contenido electoral, AM1DE1-Universidad Iberoamerica-


na, México, 1995.
z Patricia Cruz Sánchez,
La práctica de la ética en. los medios de comunicación, AMIDI1,
Serie Comunicación, México, 1997.
,i
Estos aspectos fueron tomados, como otros relacionados con la televisión, del
folleto de Patricia Cruz Sánchez, Cómo ver las campañas electorales por televisión, Ah1DI 1,
México, 1997.

11(.)
Unrrts ' /,n?rlall«s,
escrito por Sergio Aguayo Quezada y Miguel .costa,
previene, alivia y cura
(le inequidades, mentiras y abyecciones.
La edición de esta obra fue compuesta
en fuente newbaskcrville y formada en 11:13.
Fue impresa en este mes (le mayo de 1997
en los talleres (le Compañía Editorial Electrocornp, S.A. {e C V
que se localizan en la calzada cíe Tlalpan 1702,
colonia Country Club, en la ciudad (le México, D.F.
La encuadernación (le los ejemplares se hizo
en los mismos laileres.