MASONERIANET

Revista Electrónica de la Gran Logia Argentina de Libres y Aceptados Masones
Año 1, Número 9 Mayo de 2011

AÑO DEL BICENTENARIO DE DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO

¿Qué significa ser masón en el siglo XXI? Ante el deceso de Ernesto Sábato Chaplin y Cantinflas, dos discursos reveladores

MASONERIANET

2

Carta del Gran Maestre
Una obra clave de la literatura universal, “En busca del tiempo perdido” de Marcel Proust nos proporciona el punto de partida para este comentario editorial. El segundo hito es el consenso de muchos historiadores a partir de Eric Hobsbawm acerca del tiempo histórico. Según este concepto, el siglo XIX fue una centuria larga que en los hechos excedió los cien años porque se agotó con el comienzo de la Primera Guerra Mundial. El siglo XX, en cambio, fue un “siglo corto” porque comenzó en 1914 y concluyó en 1989 con la caída del Muro de Berlín. Acudimos a estos dos conceptos para referirnos a nuestra Institución, tricentenaria en su versión especulativa y que para muchos ampara su nacimiento en los albores de la Edad Antigua y aún antes. Lo cierto es que catedrales, castillos y otras grandes construcciones que han llegado a nuestros días confirman la existencia de la masonería como una organización de constructores que respetando sus normas y formas esenciales, se ha adaptado al paso del tiempo y sigue su camino. Es lo que uno observa, por ejemplo cuando contempla las pirámides egipcias, el Partenón, en Atenas, o el Coliseo romano. Son edificios que sobrecogen el espíritu, emocionan y llaman la atención porque muestran lozanía a pesar del tiempo transcurrido. No todos los tiempos transcurren igual. Valgan las alusiones a Proust y a Hobsbawm. ¿Tendría hoy el mismo valor la tan conocida escena de la magdalena proustiana hundiéndose en la taza de té? Queremos significar, entonces, la relación de texto y contexto que siempre se necesitan mutua y recíprocamente, o la alusión orteguiana al hombre y su circunstancia, ambas mantienen su plena vigencia y la Masonería no es ajena a esas leyes que hasta ahora no han sido superadas. En otras palabras, nuestra Institución es filosófica, filantrópica y progresista bajo los sencillos conceptos de “Libertad-Igualdad-Fraternidad” que se desarrollan y se alcanzan mediante “Ciencia-Justicia y Trabajo”. Sirven para el “texto” de cada uno de sus integrantes, es decir, para el cultivo permanente de su interioridad ajena a todo dogmatismo, a todo fanatismo. Sirven, también, para el “contexto” social a través de lo que le entrega cada masón y de los que algunas veces realiza la masonería como tal. Pero los tiempos actuales, nos agraden o no, son los de los satélites, las comunicaciones digitales, los mensajes instantáneos, las redes sociales, la informática, Internet. La expectativa de vida se ha extendido, la mujer ocupa desde hace pocas décadas un lugar diferente en la vida cotidiana, la ciencia avanza a ritmo febril, el ovillo del conocimiento se instala dentro de nuevas fronteras, una a una caen las discriminaciones. ¿Es igual esta realidad a la del momento en que el progreso se medía por la instalación del telégrafo, la creación de las redes ferroviarias, el nacimiento del globo aerostático o la aparición del automóvil? Más aún, ¿es parecido este momento al vuelo del primer avión, a la aparición de la televisión o al descubrimiento de las vacunas contra la poliomielitis? Entonces, ¿qué es ser masón al comienzo de esta segunda década del siglo XXI? Podemos proporcionar una primera respuesta: somos masones porque mantenemos nuestras convicciones, sabemos que nuestros métodos de estudio y trabajo son adecuados, pero esa identidad corre los mismos riegos que otras expresiones del espíritu y la materia, dos elementos esenciales de nuestra filosofía que simbolizamos, entre otros, con la escuadra y el compás. Muchos lectores de Masonería Net no son masones, pero sus reflexiones o inquietudes seguramente nos permitirán subrayar aciertos y revertir errores. Los tiempos cambian a ritmo de vértigo, es el momento de aferrarse a las convicciones y de abrir el corazón y la mente a las nuevas y fascinantes posibilidades que ofrecen los cambios permanentes. Estamos esparcidos en toda la faz de la tierra, en toda la Argentina, contamos con una filosofía fraterna y amigable, nos proponemos el bien de la Humanidad tal como cuando, por ejemplo, masones fundaron la Cruz Roja o como cuando contribuyeron a la independencia de Estados Unidos y de todos los países americanos, incluido obviamente nuestro país. Entonces, ¿cuál debe ser nuestro rol actual en el pasaje de los siglos, qué debemos hacer para adaptarnos a los vientos de esta época, nuestra fraternidad debe reconocer o no a todos los grupos sociales? Shakespeare, otra vez, o tal vez Descartes con su duda metódica. Reciba mi saludo cordial y fraterno Ángel Jorge Clavero Gran Maestre

MASONERIANET

3

ANTE EL DECESO DE ERNESTO SÁBATO

La Gran Logia Argentina de Libres y Aceptados Masones expresa su consternación ante el fallecimiento de Ernesto Sábato. Su extensa trayectoria, iniciada en el campo de la investigación científica y continuada en los primeros planos de la literatura argentina, incluyó también reconocidos servicios civiles cuando encabezó la CONADEP y escribió el recordado prólogo al informe “Nunca Más”. Sábato fue destacado autor de ficciones y ensayos, entre los que se recuerdan especialmente “El túnel”, “Uno y el universo”, “Hombres y engranajes”, “Abadón el exterminador” y “Sobre héroes y tumbas”, entre otros. El conjunto de su obra señala su profunda preocupación por las a veces sutiles diferencias entre el bien y el mal y por la crisis que envuelve al hombre contemporáneo.

Su preocupación artística e intelectual también se expresó a través de la pintura, en especial durante los últimos años cuando una afección ocular lo alejó de la escritura. Sábato, próximo a cumplir cien años de edad, vivió intensamente los cambiantes climas políticos y sociales de su tiempo y afrontó con templanza las vicisitudes de una vida extensa y preocupada. Trasciende por su pensamiento, su obra y la rectitud de sus procedimientos. Buenos Aires, 2 de mayo de 2011 Ángel Jorge Clavero Gran Maestre

MASONERIANET

4

NOTICIAS MASÓNICAS
Visita brasileña

En un acto desarrollado en el Gran Templo de la Gran Logia Argentina de Libres y Aceptados Masones, las autoridades locales encabezadas por el Gran Maestre Ángel Jorge Clavero recibieron a sus similares del GRANDE ORIENTE DE SANTA CATARINA, Brasil.

Encabezó la delegación el Grao Mestre, M R H Rubens Ricardo Franz, junto al Grao Mestre Adjunto, M R H Alaor Francisco Tissot y el Gran Representante de la G L Argentina ante el GOSC, R H Gustavo Adolfo Pignolo.

En la Feria del Libro de Buenos Aires

“Sarmiento y el laicismo. Religión y política”, de Francisco M. Goyogana (Ed. Claridad) fue presentado por la Lic. María Sáenz Quesada y el Dr. Juan José Cresto en la Sala Roberto Arlt de la Feria.

Se trata de un clásico trabajo de síntesis. El autor ha estudiado e investigado vida, obra y los diversos contextos de Domingo Faustino Sarmiento con la minuciosidad de un entomólogo y ha logrado otorgar a su libro un ordena-

MASONERIANET

5

miento lógico y sencillo en medio de la profusión de datos e interpretaciones. “Sarmiento y el laicismo” es una importante contribución a la historiografía sobre el “Padre del aula” y a la explicación del laicismo en una trama que los une como un ramo de flores hermosas y frescas. Sarmiento, que fue Gran Maestre de la masonería argentina, encarnó en etapas sucesivas los ideales de la Institución y hasta se apartó de ella cuando designado Presidente de la Nación entendió que la pertenencia a un grupo podría afec-

tar los ideales y las necesidades del conjunto. El libro de Goyogana alterna el espíritu sarmientino y su devoción laica con una interesante y ordenada profusión de datos que, en conjunto, aportan claridad y abren perspectivas para que nuevas generaciones realimenten el ideario del prócer en una dimensión humana y lo resignifiquen desde la historia y sin tergiversaciones. En siete capítulos y un epílogo, además de un interesante Indice onomástico, el libro recorre y plantea un Sarmiento humano, luchador, visionario, laico.

Un discurso de Mario Moreno “Cantinflas”
En los siguientes links, el lector podrá visualizar “Su excelencia”, una interpretación de Mario Moreno “Cantinflas”, integrante de nuestra Institución en México, en la que pronuncia un discurso con referencias de carácter público.

parte 1: http://www.youtube.com/watch?v=3_Ohe29NMV4 parte 2: http://www.youtube.com/watch?v=HaowGxU4dkM&feature=related

MASONERIANET

6

A 122 años del nacimiento de Charles Chaplin
La Subsecretaria de Relaciones Institucionales publicó en Facebook el:

DISCURSO DE CHAPLIN EN “EL GRAN DICTADOR”
Charles Chaplin fue antes que un gran cineasta y un espléndido comediante, una persona íntegra y coherente, un humanista, tal vez ingenuo, pero cabal, probablemente consciente (y horrorizado), cada vez más, del poco sentido que tenía su optimismo en el mundo contemporáneo, mostrándose en sus películas cada vez más una cierta amargura y desesperanza. El célebre discurso final de su película El gran dictador en 1940 es una declaración de su autor al respecto. Lo reproducimos a continuación: “Lo siento, pero yo no quiero ser emperador. Ese no es mi oficio, sino ayudar a todos si fuera posible. Blancos o negros. Judíos o gentiles. Tenemos que ayudarnos los unos a los otros; los seres humanos somos así. Queremos hacer felices a los demás, no hacernos desgraciados. No queremos odiar ni ayudar a nadie. En este mundo hay sitio para todos y la buena tierra es rica y puede alimentar a todos los seres. El camino de la vida puede ser libre y hermoso, pero lo hemos perdido. La codicia ha envenenado las armas, ha levantado barreras de odio, nos ha empujado hacia las miserias y las matanzas. Hemos progresado muy deprisa, pero nos hemos encarcelado a nosotros mismos. El maquinismo, que crea abundancia, nos deja en la necesidad. Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos. Nuestra inteligencia, duros y secos. Pensamos demasiado, sentimos muy poco. Más que máquinas necesitamos más humanidad. Más que inteligencia, tener bondad y dulzura. Sin estas cualidades la vida será violenta, se perderá todo. Los aviones y la radio nos hacen sentirnos más cercanos. La verdadera naturaleza de estos inventos exige bondad humana, exige la hermandad universal que nos una a todos nosotros. Ahora mismo, mi voz llega a millones de seres en todo el mundo, millones de hombres desesperados, mujeres y niños, víctimas de un sistema que hace torturar a los hombres y encarcelar a gentes inocentes. A los que puedan oírme, les digo: no desesperéis. La desdicha que padecemos no es más que la pasajera codicia y la amargura de hombres que temen seguir el camino del progreso humano. El odio pasará y caerán los dictadores, y el poder que se le quitó al pueblo se le reintegrará al pueblo, y, así, mientras el Hombre exista, la libertad no perecerá. Soldados, no os entreguéis a eso que en realidad os desprecian, os esclavizan, reglamentan vuestras vidas y os dicen qué tenéis que hacer, qué decir y qué sentir. Os barren el cerebro, os ceban, os tratan como a ganado y como carne de cañón. No os entreguéis a estos individuos inhumanos, hombres máquina, con cerebros y corazones de máquina. Vosotros no sois ganado, no sois máquinas, sois Hombres. Lleváis el amor de la Humanidad en vuestros corazones, no el odio. Sólo los que no aman odian, los que no aman y los inhumanos. Soldados, no luchéis por la esclavitud, sino por la libertad. El capítulo 17 de San Lucas se lee: “El Reino de Dios no está en un hombre, ni en un grupo de hombres, sino en todos los hombres...” Vosotros los hombres tenéis el poder. El poder de crear máquinas, el poder de crear felicidad, el poder de hacer esta vida libre y hermosa y convertirla en una maravillosa aventura. En nombre de la democracia, utilicemos ese poder actuando todos unidos. Luchemos por un mundo nuevo, digno y noble que garantice a los hombres un trabajo, a la juventud un futuro y a la vejez seguridad. Pero bajo la promesa de esas cosas, las fieras subieron al poder. Pero mintieron; nunca han cumplido sus promesas ni nunca las cumplirán. Los dictadores son libres sólo ellos, pero esclavizan al pueblo. Luchemos ahora para hacer realidad lo prometido. Todos a luchar para liberar al mundo. Para derribar barreras nacionales, para eliminar la ambición, el odio y la intolerancia. Luchemos por el mundo de la razón. Un mundo donde la ciencia, el progreso, nos conduzca a todos a la felicidad. Soldados, en nombre de la democracia, debemos unirnos todos”.

MASONERIANET

7

Lectores de Masonería Net
Estimados señores, sería loable que se impulsara una ley de una ayuda estatal a la madre indigente hasta que el niño cumpla dos años de edad. La ayuda podría consistir en una caja de alimentos para la madre, o para el hijo en el caso de que no tome el pecho. Se trataría de una ley humanitaria que en el futuro ayudará a paliar muchos problemas, entre ellos la inseguridad. Un abrazo, Ramón Vázquez Rosario Señor Director, Trabajo en un shopping center . Quisiera saber si es posible dar una conferencia sobre Masonería Argentina abierta al público. Creo que es un tema muy atrayente hoy en día, se pueden despejar mitos y difundir vuestras actividades. Saludos cordiales, Juan Pablo Desde Italia Abbiamo ricevuto il vostro messaggio e vi ringraziamo sentitamente sono il Sovrano Gran Commendatore presidente del rito di MUSONI (www.umsoi.com) Fratello Giancarlo Maria Simonetti 33° risiedo in Italia. Auguro di poter avere con Voi una serena fraterna corrispondenza Vi porgo auguri per le prossime festività Pasquali Giancarlo M.Simonetti

Estimado lector, esperamos sus opiniones y sus colaboraciones. Escríbanos a lectores@masoneria-argentina.org.ar

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful