You are on page 1of 64

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACION

U. E. “DON SIMON RODRIGUEZ”

CATEDRA: BIOLOGIA

DESARROLLO DE LA SOCIEDAD ROMANA

OCCIDENTAL Y SU INFLUENCIA EN LAS

CIVILIZACIONES POSTERIORES

Tutor: Realizado Por:

Cumare Rozmari Gómez, Enderson C.I.: 21352296

Morales, Alberto C.I.: 21352934

Maracaibo, Junio del 2010

1
Dedicatoria

Quiero dedicar este trabajo a la persona más importante en mi vida: Mi madre, quien

con su esfuerzo ha hecho posible este logro y, a mi padre por el cariño que me da.

También, en especial, a mis tíos Ivonne Gonzáles, Leonardo Morales y Leandro

Morales que, a pesar del poco tiempo que compartimos les agradezco por el apoyo

moral y ético que me han brindado durante tantos años, por su cariño, comprensión.

Quiero que sepan que los quiero mucho y, que ellos son mi ejemplo a seguir.

Morales, Alberto C.I.: 21352934

2
Agradecimiento

Agradezco a Dios quien me Ha dado fuerzas para confrontar todos los obstáculos que

se han presentado ante mi, a mis padres, quienes me han apoyado y brindado todo lo

necesario para poder llegar hasta donde he llegado, a mi familiares que me han

ayudado por medio de mis padres a poder realizar todas mis metas deseadas, a mis

amigos, los cuales me han apoyado en todo momento para bien o para mal, a mis

compañeros de clases con los cuales he pasado momentos agradables estos últimos 5

años y, por último, al personal docente de la institución Don Simón Rodríguez y de la

institución Anselma Pulgar, que han demostrado que, realmente poseen la vocación

para enseñar y hacer lo que un buen maestro hace. Finalmente, un agradecimiento muy

especial a dos personas maravillosas; la Prof. Ángela Briceño y la Prof. Edgla

Ballestero, por sus consejos y enseñanzas.

Morales, Alberto C.I.: 21352934

Agradezco a mi abuela materna porque siempre me ha estado aconsejando para que

me supere en los estudios.

A mi abuela paterna por darme tantos concejos y enseñarme con su ejemplo que hay

que luchar así las cosas sean difíciles.

Gómez, Enderson C.I.: 21352296

3
Introducción

La historia de Roma comienza con Rómulo y Remo, dos hermanos abandonados que

resultaron ser príncipes de Alba Longa y, que regresaron a su patria al saber quienes

eran. Después de estabilizar el poder se retiran a las orillas donde fueron encontrados,

ahí se construye roma.

Como la nueva ciudad esta poblada por puros hombres, resolvieron el problema

secuestrando a las mujeres Salinas mediante artimañas. Luego de lograrlo, y que los

propios Salinos se les unieran, se convirtieron en una ciudad monárquica con el Rey al

mando.

Los miembros del senado eran los consejeros del rey, que en ese momento estaba

compuesto por 30 patricios, los cuales llegaron a 300 durante el imperio.

La mayoría de los problemas familiares se resolvían mediante el pater famili. La misma

se componía por los propios familiares y los esclavos que, luego de liberados por

cualquier causa pasaban a ser clientes del pater famili por lo tanto nunca dejaban ser

parte de la familia.

Más o menos así se disponía la estructura social de Roma en la monarquía, durante la

republica se le unieron algunas clases más, y para el imperio la estructura se mantuvo

igual que en la republica.

4
Esquema

I. Dedicatoria

II. Agradecimiento

III. Introducción

1. Fundación de Roma

2. Roma Monárquica

2.1 Cultura

2.2 Economía

2.3 Política

3. La Roma Republicana

III.1 Cultura

III.2 Economía

III.3 Política

4. El Imperio Romano

4.1 Cultura

4.2 Economía

4.3 Política

5. Decadencia y caída del imperio

5
6. Influencia en las civilizaciones posteriores

IV. Conclusión

V. Anexos

VI. Índice

VII. Glosario

VIII. Bibliografía

6
Desarrollo

1. Fundación de Roma

La ciudad de Roma surgió de los asentamientos de tribus latinas, sabinas y etruscas,

siendo los primeros habitantes de Roma en las siete colinas, en la confluencia entre el

río Tíber y la Vía Salaria, a 28 km del mar Tirreno. En este lugar el Tíber tiene una isla

donde el río puede ser atravesado. Debido a la proximidad del río y del vado, Roma

estaba en una encrucijada de tráfico y comercio. Esta ciudad se formó en el siglo VIII

a.c. aunque la leyenda la sitúa el 21 de abril de 753 a. C., fecha que marcaba el año I

del calendario romano.

Los orígenes remotos de la ciudad de Roma, se pierden en la leyenda; siendo

seguramente anteriores al año 753 a.C. en que anteriormente las autoridades romanas

fecharon su fundación.

Del mismo modo, siendo improbable que su fundación haya surgido de una acción

explícita y deliberada, las tradiciones romanas posteriores adornaron su surgimiento

con diversas leyendas, recogidas especialmente por un historiador romano, que

vinculan el origen de Roma a un linaje de dioses y héroes.

La leyenda de la fundación del pueblo y de la ciudad de Roma tiene dos ciclos distintos.

El primero, al que llamamos ciclo troyano, tiene como protagonista a Eneas, mientras el

segundo es el ciclo de Rómulo y Remo.

7
En la conocida leyenda de la guerra de Troya encontramos a un príncipe troyano,

Eneas, hijo de una diosa, Venus, y de un mortal, Anquises. Huyendo de la destrucción

de la ciudad, Eneas toma a su padre Anquises en brazos y a su hijo, llamado Julo o

Ascano, y parten hacia Cartago y hacia Italia, seguidos de los supervivientes troyanos.

Para cuando llegan al Lazio, Anquises ya ha muerto, aunque antes de morir le dijo a su

hijo: “fundarás nuestra patria en una costa, y cuando lo hagáis tendréis tanta hambre

que os comeréis las ofrendas a los dioses y hasta las mesas donde las habíais puesto”.

En el Lazio, cerca de la costa, Eneas funda la ciudad de Alba Longa. Tras Eneas se

sucederán en la ciudad diez reyes. Con Numitor, el décimo rey, comienza el ciclo de

Rómulo y Remo.

El hermano de Numitor, llamado Amulio, es un ser ambicioso de poder y por ello aparta

a su hermano del trono. Para evitar la posible descendencia por parte de la hija de éste,

Rhea Silvia, la entrega como virgen vestal (sacerdotisas encargadas de mantener la

llama de la patria encendida).

Rhea Silvia, una mujer bellísima, es violada por el dios Marte y fruto de esa violación

nacen dos gemelos, Rómulo y Remo. Dado que la condena a las vírgenes vestales que

tenían relaciones era la muerte, Rhea Silvia abandona a sus hijos cerca del río. Allí

aparece, una loba o una prostituta, según la versión de la leyenda, que los amamanta.

Rómulo y Remo viven salvajemente cerca de Alba Longa hasta que descubren que son

descendientes de los Numitor. Junto a otros jóvenes de la ciudad derrotan a Amulio y

reinstauran a Numitor en el trono. Ambos hermanos deciden no seguir viviendo en Alba


8
Longa y deciden fundar una ciudad allí donde fueron abandonados, los acompañan

también los jóvenes de Alba Longa Esta ciudad será Roma.

Debido a que una ciudad no puede tener dos reyes, Rómulo y Remo recurren a los

vaticinios para saber quién de los dos debe gobernar. Remo argumenta que ha visto

seis pájaros volar sobre él, entonces Rómulo le responde que sobre él han volado doce.

Rómulo queda pues como rey de Roma. Con un arado traza el perímetro del Pomerio

(zona sagrada de la ciudad). Remo, envidioso de su hermano, empieza a burlarse de él

diciendo que puede entrar y salir de la zona sagrada sin ningún problema, va

rompiendo el perímetro y su hermano se enfada. Ambos se enzarzan en una lucha y

Rómulo mata a su hermano. Entonces clama que ese será la suerte que correrá aquel

que destruya las murallas y la ciudad.

Como en Roma sólo había hombres, Rómulo y el resto de jóvenes plantean raptar a las

Sabinas. Estas pasan un tiempo en Roma hasta que sus padres y hermanos pueden ir

a salvarlas, para entonces ya se han enamorado de los romanos y no sólo no se van de

Roma, sino que impiden la lucha fraticida y le piden a sus familiares que se queden allí.

2. Roma Monárquica

La monarquía es la etapa institucional de Roma que se extiende desde su fundación

por Rómulo, el primer rey, hasta la caída de Tarquino el soberbio, en el año 509 A.C.

9
La poesía épica y la historiografía latina nos dan de los orígenes y primeros siglos de

Roma una versión en que abunda el elemento legendario, especialmente en el tema de

la fundación de la ciudad.

2.1 Cultura

a. División Social

Gens:

Los Gens (pronunciado en latín clásico como [gens]) eran una agrupación civil o

sistema social de la Antigua Roma. Cada gens comprendía a varias familias, que se

identificaban a través del cognomen de los individuos, por lo que sus integrantes eran

agnados o gentiles entre sí y estaban dirigidas por varios pater familias. En este

sentido, la gentilidad era sobre todo un título de nobleza que daba fe de la antigüedad e

ingenuidad en el sentido de pureza del grupo, algo en principio exclusivo de las familias

patricias.

A diferencia del genos griego, en las gens romanas, que descendían por línea

masculina del antepasado referido en el nomen, no se veneraba ni se recordaba a este

antepasado.

Sus miembros eran los gentiles y todos ellos llevaban el mismo nombre, el nomen

gentilicium o, simplemente, nomen o gentilicium, que, en teoría indicaría, la presencia

de un antepasado común.

10
Familias:

La familia romana era una institución de la antigua Roma, presente en el ámbito social y

jurídico, que estaba compuesta por todos los que vivían bajo la autoridad del cabeza de

familia o pater familias, incluidos naturalmente los esclavos. Familia es una palabra

emparentada con famuli (los criados) y por lo tanto, los comprende a ellos también.

La familia romana era legalmente tan fuerte que ciertas cuestiones que hoy se tratan en

los juzgados o en los templos, entonces se trataban en casa, bajo el mando del cabeza

de familia. La familia era realmente la célula básica de la sociedad romana.

Pater familia:

El pater familias era el hombre romano que no dependía de nadie y de quien dependían

los demás. No importaba que estuviese soltero o casado, ni su edad. La mujer nunca

podía ser cabeza de familia.

La patria potestad de un cabeza de familia romano le permitía disponer de la vida de

cualquier miembro familiar, darle muerte e incluso venderle. Podía también abandonar

legalmente a un hijo nacido de su mujer o reconocerlo.

Podía incluso prohijar hijos de otros, así como concertar casamientos de los hijos.

Realmente, es él quien forma la familia romana.

Como jefe de familia es también el sacerdote de la religión familiar y el juez en los

conflictos entre familiares, pero para esto último tiene que contar con el asesoramiento

de un consejo familiar.
11
Patricios:

En la antigua Roma la clase social de los patricios (en latín "patricii") estaba compuesta

por descendientes de las treinta curias primitivas. Constituían la clase aristocrática, una

nobleza de raza. Eran considerados superiores al resto de los habitantes: gozaban de

todos los derechos, poseían tierras y eran los llamados a formar parte del ejército

romano, la legión. Sólo ellos participaban del gobierno.

A medida que el peso social, político y demográfico de Roma aumentaba en el Lacio, la

población de la ciudad no dejaba de crecer, fruto de la inmigración que el nuevo polo de

poder regional iba atrayendo. A este aluvión de nuevos ciudadanos se les denominó

plebe, plebeyos, en contraposición a los descendientes de los antiguos moradores de la

ciudad, los patricios.

Con el paso del tiempo, el peso social, demográfico y político del patriciado fue

decayendo. Poco a poco se fueron viendo obligados a ceder cada vez más cuotas de

poder a los plebeyos, cuyo número y poder económico y social crecía constantemente.

Las tensiones larvadas entre los dos grupos fueron creciendo con el paso del tiempo, a

medida que las obligaciones de patricios y plebeyos se iban igualando. Así, en algún

momento entre el 560 y el 530 a. C. la población de plebeyos superó a la de patricios.

Asimismo, los plebeyos pronto conformaron la mayor parte de los rangos y clases del

ejército romano, que hasta entonces había estado reservado a los patricios.

12
Clientes:

Estaban considerados como una parte especial de la familia ya que la clientela era una

institución muy arraigada en la sociedad romana. Las familias importantes se

vanagloriaban del número de clientes que tenían y su prestigio y poder dependía en

buena parte de ellos.

Un cliente era un romano que se encontraba bajo la protección de otro. A finales de la

república prácticamente todos los romanos eran clientes de otros romanos que a su vez

lo eran de otros. Tito Labieno era cliente de Pompeyo como Marco Antonio lo era de

César. El patrón tenía la lealtad política de su cliente y a su vez debía protegerle y

ayudarle cuando lo necesitara. Se preocupaba de buscarle alojamiento si lo perdía, de

encontrarle una buena esposa, de asistirle legalmente o de prestarle dinero y el cliente

apoyaba todos los proyectos de su patrón votándole, asistiendo a sus fiestas. Esta

situación era de gran importancia en aquella Roma, ya que las fuerzas políticas

necesitaban el mayor número de clientes posible, y cuanto más importantes fueran

mejor.

Plebe:

Plebe era una clase social de la Roma antigua, formada, según la terminología

empleada por los autores de la antigua Roma, por «los que no formaban parte de la

gente», en latín qui gentem non habent. De todos modos, el término en sí era de una

gran extensión pues entre los plebeyos existían situaciones muy diferentes a todos los

niveles; prácticamente desde la fundación de la ciudad se detecta la presencia de

extranjeros asentados por diversos motivos.

13
Con todo, el hecho de que estas gentes no patricias se vieran marginadas y carecieran

de ciertos derechos civiles, fue consecuencia de múltiples enfrentamientos patricios-

plebeyos, haciendo que fueran tomando conciencia de clase, que ellos mismos se

reconocieran plebeyos, se coaligaran sin tener en cuenta el nivel de riqueza y se

unieran en una lucha reivindicativa de las aspiraciones de todos ellos. Pero sólo al

comienzo de la República es cuando se constituyen como un grupo organizado en el

que todos reconocían un elemento común: su no pertenencia al patriciado, al margen

de su fortuna o su pobreza. A ellos se les une otro sector social, el de los proletarios

(proletarii), el elemento más marginal o inferior de la población romana.

En resumen, la composición social de la clase plebeya podemos decir que estuvo

constituida por: personajes influyentes y ricos vinculados al ejército; los plebeyos

adsidui, es decir, los que poseían bienes; y los proletarii que no poseían nada -entre los

que se encontraban los libertos, es decir los esclavos emancipados, bien por decisión

testamentaria de sus dueños, por méritos contraídos durante su período de esclavitud o

por haber comprado su libertad.

b. Religión

La religión romana fue politeísta y resultó de la combinación de elementos de distinta

procedencia. En un principio, los latinos practicaron un culto doméstico, cuyo sumo

sacerdote era el padre de familia. En todas las casas ardía el hogar o fuego sagrado y

se veneraba a los menes, que eran los espíritus de los antepasados; a los lares, que

eran los espíritus protectores de la casa; y a los penates, o genios del bien. A Vesta,

diosa del hogar, se le dedicaba un culto especial. En su honor se fundó un colegio de

sacerdotisas, llamadas vestales, que mantenían en el altar de la diosa el fuego sagrado.


14
Las vestales debían permanecer vírgenes y si faltaban a su compromiso eran

enterradas vivas.

Con la dominación de los etruscos, se introdujeron nuevas creencias, principalmente la

adoración a la trinidad constituida por Júpiter, Juno y Minerva. También alcanzaron

popularidad la adivinación y los presagios.

El culto público estuvo a cargo de sacerdotes, subordinados al colegio de Pontífices,

que presidía el pontífice máximo, o sea el rey.

Posteriormente, cuando los romanos se vincularon a los griegos, adoptaron todos sus

dioses, a quienes cambiaron de nombre, de tal manera que Zeus fue Júpiter; Hera,

Juno; Atenea, Minerva; Artemisa, Diana; Afrodita, Venus; Démeter, Ceres; Hermes,

Mercurio; Ares, Marte; Hefestos Vulcano; Poseidón, Neptuno; Hestia Vesta; y Apolo,

que no cambió de denominación.

Lo que más llama la atención fue la relación contractual que los romanos establecieron

con los dioses, a quienes les ofrecían promesas a cambio de favores que, si no se

cumplían , daban lugar al repudio y la recurrencia a otros dioses.

2.2 Economía

La economía se basaba en la explotación de la tierra, por lo cual la mayoría de la

población era de campesinos. Las familias de mayor fortuna poseían grandes rebaños

de bueyes y carneros.

15
Como medio de cambio se utilizó el ganado, pecus, en latín, de lo que derivó la palabra

pecunia, que significa dinero. En los primeros tiempos la economía estuvo limitada a

estas manifestaciones porque la vida de los romanos era primitiva y sencilla. Recién

con el proceso de expansión y conquista, estas características cambiaron para dar

lugar al lujo y los placeres. Roma se convirtió entonces en un parásito del Imperio.

Roma contó con algunas riquezas minerales: las salinas en la desembocadura del Tiber

y minas de oro y de plata. Estos recursos ayudaron mucho para que desde su

comienzo tuviera una actividad comercial importante.

Los hombres de la ciudad se dedicaban a las artesanías, carpinteros, herreros, y

algunos también abastecía al pueblo de alimentos y útiles necesarios para la vida

diaria, como carniceros, panaderos, tenderos.

2.3 Política

Reyes:

a. Rómulo (753-715 A.C.): De existencia dudosa, fue quien según la leyenda habría

fundado Roma junto con su hermano Remo a quien le dio muerte. El reinado de

Rómulo no era mas que un mando militar y tratando de los intereses comunes en un

consejo de 100 hombres que se llamó senado.

Proyectó y llevó a cabo el rapto de las doncellas sabinas y de otras ciudades para

acudir a las fiestas de Neptuno organizadas por él. Esto irritó a los pueblos comarcanos

que tomaron las armas, Rómulo estuvo casi siempre en guerra con países vecinos y

consiguió muchas victorias.


16
Tenía un gran poder despótico, por lo que el senado lo odió y le dieron muerte y

destrozaron su cadáver.

b. Numa Pompilio (715-676 o 672 A.C.): Tras la muerte de Rómulo, el reinado de la

ciudad recayó sobre el sabino Numa Pompilio. Numa reformó el calendario romano,

ajustándolo para el año solar y lunar, añadiendo además los meses de enero y febrero

hasta completar los doce meses del nuevo calendario. Numa fue recordado como el

más religioso de todos los reyes, por encima incluso del propio Rómulo. Tras 43 años

de reinado, la muerte de Numa ocurrió de forma pacífica y natural.

c. Tulio Hostilio (673-641 A.C.): Según los historiadores después de Numa los

senadores eligieron a Tulio Hostilio quien fue mas belicoso que el mismo Rómulo. Tulio

fomentó varias guerras contra Alba Longa, Fidenas y Veyes, de forma que Roma

obtuvo así nuevos territorios y mayor poder. Fue durante el reinado de Tulio cuando

Alba Longa fue completamente destruida, siendo toda su población esclavizada y

enviada a Roma. Tanto deseaba Tulio nuevas guerras que incluso fomentó otro

conflicto contra los sabinos, de forma que puede decirse que fue durante su reinado

cuando el pueblo romano adquirió los deseos de nuevas conquistas a costa de la paz.

El rey sostuvo tantas guerras que descuidó la atención a las divinidades, por lo cual,

según sostiene la leyenda, una plaga se abatió sobre Roma, hallándose el propio rey

entre los afectados. Cuando Tulio solicitó la ayuda de Júpiter, el dios respondió con un

rayo que redujo a cenizas tanto al monarca como a su residencia.

d. Anco Marcio (641-616 A.C.): Nieto de Numa e hijo de una sabina. Fue elegido por el

pueblo y confirmado en su puesto por el senado. Durante su reinado se fortificó la

17
colina Janícula, en la ribera occidental del Tíber, para así brindar mayor protección a la

ciudad por ese flanco, construyéndose asimismo el primer puente sobre el río. El

tamaño de la ciudad se incrementó gracias a la diplomacia ejercida por Anco, que

permitió la unión pacífica de varias aldeas menores en alianza con Roma. Tras 24 años

de reinado murió posiblemente de muerte natural, como su abuelo antes que él, siendo

recordado como uno de los grandes pontífices de Roma.

e. Lucio Tarquino Prisco (616-578 A.C.): Tarquinio Prisco fue el quinto rey de Roma, y

el primero de origen etrusco, presumiblemente de ascendencia corintia. Amplió el

ejército, duplicando el número de efectivos hasta 6.000 infantes y 600 jinetes. Utilizó el

gran botín obtenido en sus campañas militares para construir grandes monumentos en

Roma. Entre estas obras destaca el gran sistema de alcantarillado de la ciudad, la

Cloaca Máxima, cuyo fin fue drenar las aguas de un pequeño arroyo del Tíber que

solían estancarse en los valles situados entre las colinas de Roma. Otra de las

innovaciones del rey fue la creación de los Juegos Romanos. Prisco continuó el Circo

Máximo con la construcción de un templo-fortaleza sobre la colina del Capitolio,

consagrado al dios Júpiter. Desgraciadamente, fue asesinado tras 38 años de reinado

por los hijos de su predecesor, Anco Marcio, antes incluso de que el templo estuviera

acabado.

f. Servio Tulio (578-534 A.C.): Tras la muerte de Prisco, su yerno Servio Tulio le sucedió

en el trono, siendo el segundo rey de origen etrusco que gobernaba Roma. Como su

suegro anteriormente, Servio libró varias guerras victoriosas contra los etruscos. Utilizó

el botín obtenido en sus campañas para erigir las primeras murallas que cercaran las

siete colinas romanas sobre el pomerium, las llamadas murallas servianas. Alcanzó
18
renombre por desarrollar una nueva constitución para los romanos, con mayor atención

a las clases ciudadanas. Instituyó el primer censo de la historia, dividiendo a las gentes

de Roma en cinco clases económicas, utilizó asimismo el censo para dividir la ciudad

en cuatro tribus urbanas, basadas en su ubicación espacial dentro de la ciudad. Las

reformas de Servio supusieron un gran cambio en la vida romana: el derecho a voto fue

establecido con base en la riqueza económica, por lo cual gran parte del poder político

quedó reservado a las élites romanas. Sin embargo, con el tiempo Servio favoreció

gradualmente a las clases más desfavorecidas, para obtener de esta forma un mayor

apoyo de entre los plebeyos, por lo cual su legislación puede definirse como

insatisfactoria para la clase patricial. El largo reinado de 44 años de Servio Tulio finalizó

con su asesinato en una conspiración encabezada por su propia hija Tulia y su marido

Tarquinio, su sucesor en el trono.

g. Lucio Tarquino, el "Soberbio" (534-510 A.C.): El séptimo y último rey de Roma fue

Tarquinio el Soberbio. Hijo de Prisco y yerno de Servio, Tarquinio también era de origen

etrusco. Fue durante su reinado cuando los etruscos alcanzaron la cúspide de su poder.

Tarquinio usó la violencia, el asesinato y el terror para mantener el control sobre Roma

como ningún rey anterior los había utilizado, anulando incluso muchas reformas

constitucionales que habían establecido sus predecesores. Su mejor obra para Roma

fue la finalización del templo a Júpiter, iniciado por su padre Prisco. El punto crucial de

su tiránico reinado sucedió cuando permitió la violación de Lucrecia, una patricia

romana, por parte de su propio hijo Sexto. Un pariente de Lucrecia y sobrino del rey,

Lucio Junio Bruto, convocó al Senado, que decidió la expulsión de Tarquinio en el año

510 a. C. Tras la expulsión de Tarquinio, el Senado decidió abolir la monarquía,

convirtiendo a Roma en una república en el año 509 a. C. Lucio Junio Bruto y Lucio
19
Tarquinio Colatino, sobrino de Tarquinio y viudo de Lucrecia, se convirtieron en los

primeros cónsules del nuevo gobierno de Roma, el que a la larga lograría la conquista

de casi todo el mundo mediterráneo, y que perduró durante casi quinientos años hasta

la ascensión de Julio César y César Augusto.

Senado:

El Senado -latín senatus- nació como una institución consultiva de la monarquía

romana, formada exclusivamente por 30 patricios, un representante de cada gens, al

principio, y luego 300. Adquirió mayores prerrogativas con la República, pasó a

refrendar a través de su autoridad los actos de los cónsules, extendiendo su

competencia a los actos de otros magistrados y Comicios, temas religiosos, conflictos

entre magistrados, policía, crímenes con pena capital cuando esta era conmutada,

cuestiones militares y financieras y tratados internacionales.

3 La Roma Republicana

La República romana fue un periodo de la historia de Roma caracterizado por el

régimen republicano como forma de gobierno, que se extiende desde el 509 a. C.,

cuando se puso fin a la monarquía con la expulsión del último rey, Lucio Tarquino el

Soberbio, hasta el 27 a. C., fecha en que tuvo su inicio el Imperio. La República

Romana consolidó su poder en el centro de Italia durante el siglo V a. C. y en los siglos

IV y III a. C. se impuso como potencia dominante de la península Itálica sometiendo a

los demás pueblos de la región y enfrentándose a las polis griegas del sur. En la

segunda mitad del siglo III a. C. proyectó su poder fuera de Italia, lo que la llevó a una

20
serie de enfrentamientos con las otras grandes potencias del Mediterráneo, en los que

derrotó a Cartago y Macedonia, anexionándose sus territorios.

3.1 Cultura

a. División Social

Patricios y Plebeyos:

A pesar de haber desaparecido la monarquía, el pueblo romano continuó dominado por

los patricios. La autoridad estaba en manos de los cónsules y de los senadores que

salían de sus filas.

Los plebeyos, que por lo general eran pequeños propietarios y artesanos, sufrieron las

consecuencias de las guerras contra los Tarquinos y abrumados por las deudas

quedaron a merced de los patricios, que los subestimaban y escarnecían.

Esta diferencia de situación social provocó un conflicto que duró dos siglos, desde el

año 496 al 302 A.C., y culminó con el triunfo de los plebeyos que obtuvieron el

reconocimiento de sus derechos y la igualdad con los patricios.

Fue en el año 496 A.C., cuando los patricios, para amedrentar a los plebeyos crearon la

dictadura, hasta entonces desconocida, por lo cual éstos resolvieron abandonar la

ciudad de Roma y establecerse en una colina situada a corta distancia de la ciudad: el

monte Sacro. Entonces, los patricios enviaron a un hombre elocuente, el cónsul

Menenio Agripa que, según la tradición, les refirió el apólogo de los miembros y el

estómago y logró que regresaran a Roma, con la promesa previa de la creación de dos

21
nuevos magistrados, los tribunos de la plebe, que serían los defensores de sus

derechos.

Menenio Agripa les había dicho que los miembros del cuerpo humano, cansados de

alimentar al estómago, que aparentemente no trabajaba, tramaron una conspiración y

se rebelaron, negándose a llevar alimento a la boca, pero al poco tiempo el cuerpo se

debilitó y los miembros cayeron en un estado de postración. Entonces los miembros

comprendieron que el estómago no permanecía ocioso y mediante la digestión de los

alimentos mantenía a todo el cuerpo en actividad. En consecuencia, Menenio Agripa les

explicó que los plebeyos eran los miembros y el Senado el estómago y para que toda la

sociedad funcionara en armonía, era necesaria la concordia.

El Tribunado:

Los tribunos de la plebe debían proteger a los ciudadanos y procurar que ninguno fuese

avasallado en sus derechos. Carecían de poder para obrar, pero lo tenían para impedir.

Para ello tenían el Derecho de Veto (Prohíbo), que ejercían ya sea cuando se proponía

una ley contraria a los intereses del pueblo; cuando un ciudadano era detenido, con lo

que quedaba libre hasta el día de la sentencia; o cuando los cónsules convocaban al

ejército para emprender una expedición.

Para complementar la tarea de los tribunos, se creó un cuerpo de ediles, elegidos

también entre los plebeyos, los que se ocupaban de la administración de la ciudad,

mediante la vigilancia de la limpieza, el control de los precios, el buen uso de las pesas

y medidas; y además ejercían una función de policía para velar por la seguridad de los

habitantes.
22
Plebiscitos:

En el año 471 A.C. el Senado reconoció a las Asambleas por Tribus, en las que se

votaba por cabeza, lo que le daba ventaja a los plebeyos el derecho de votar leyes que

se llamaron plebiscitos.

Los decenviros:

Como los patricios aprovechaban la circunstancia de que no había leyes escritas para

administrar justicia de acuerdo con sus intereses, los tribunos lograron que en el año

451 A.C. fueran nombrados diez magistrados, llamados decenviros, a quienes se les

encomendó la misión de redactar las leyes, confiriéndoles para ello el poder supremo.

En estas condiciones, los decenviros redactaron diez tablas de leyes y gobernaron con

prudencia. Al cabo de un año, como no habían finalizado su tarea, se nombraron diez

sucesores que no se comportaron de la misma manera y abusaron de su poder. Esto

provocó como consecuencia un amotinamiento de la plebe. El ejército se sublevó y los

decenviros fueron derrotados y se vieron obligados a abdicar. En consecuencia, fueron

restablecidos el consulado y las antiguas magistraturas.

b. Religión

La religión en esta etapa de la roma republicana se Basó fundamentalmente al igual

que en la monarquía, a los dioses paganos de Júpiter, Apolo, Venus, etc.

También se continuó la veneración de parte del padre de familia y de los miembros del

hogar hacia los menes y los lares, y a su diosa del hogar Vesta.

23
3.2 Economía

Las guerras y la conquista militar cambiaron la mentalidad de los romanos y modificaron

su estructura económico-social.

Paralelamente al crecimiento demográfico, decayó la producción agrícola en la

península itálica y hubo necesidad de importar cereales desde Egipto, Sicilia, la Galia e

Iberia; con lo cual Roma se convirtió en un parásito del Imperio.

Más que cualquier otro pueblo de la antigüedad, los romanos apelaron al trabajo de los

esclavos, que fueron la mano de obra especializada en los talleres y en las fábricas

estatales. No obstante, en Roma no hubo grandes empresas. El Oriente siguió siendo

más desarrollado industrialmente que el Occidente.

El comercio tuvo lugar fundamentalmente en el mar Mediterráneo, pero fue negativo

para Roma, que se vio obligada a exportar metales preciosos para compensar el

ingreso de mercaderías. Con el curso del tiempo hubo grandes problemas para el

abastecimiento de los grandes centros urbanos.

3.3 Política

El sistema político romano estaba configurado por diferentes cargos con mayor o

menor importancia.

Cónsul:

El cónsul es el cargo de mayor importancia en el conjunto de las instituciones. El

cónsul poseía el IMPERIUM que es el control de todo el sistema político, judicial y

religioso de Roma. Si bien poseían un gran poder éste era un cargo con un tiempo
24
limitado. Los cónsules eran elegidos por todo el senado, se sometían a votación y

exigía una rotación continuada entre todos los que podían optar al cargo. Este cargo

tan importante estaba en manos reducidas, los cónsules eran escogidos anualmente,

legislaban y aplicaban las leyes escritas, eso quiere decir que el sistema republicano

no sólo se basaba en la aplicación de leyes antiguas sino que estaba en constante

renovación debido a las nuevas problemáticas que podían surgir de la ampliación del

territorio conquistado. La problemática es que muchas veces la elección del cónsul

venía por los sobornos que los candidatos ofrecían a grupos, o a ciertos sectores del

senado, estableciendo un sistema de "quid pro quo" (algo a cambio de algo) por lo

que en muchas ocasiones el cónsul elegido aprobaba leyes que favorecían a sus

sobornados, aunque si bien es cierto esto, también es verdad que intentaban

mantener un sistema que permitiera continuar con la estabilidad de todo el imperio.

Había cónsules repartidos en todos los territorios de poder romano, en Hispania, en

Siria, en la Galia, etc. Estos poseían el mismo imperium pero en la zona que

gobernaban.

Pretor:

El pretor es un cargo ligeramente inferior al del cónsul, también poseía el IMPERIUM

pero sin tantas asignaciones, su poder era más limitado.

Cuestor:

El cuestor era un colaborador del cónsul que ofrecía tareas administrativas y

judiciales.

25
Censor:

Este cargo tenía una duración de 8 meses. Los censores se encargaban de censar

en número y en propiedades a todo ciudadano, esto se hacía cada 5 años. El censor

no tiene más poder que el que le otorga el cargo, no posee ningún tipo de

IMPERIUM.

Edil:

Este era un cargo menor, asignado a ciertos colectivos de los tribunos de la Plebe, el

cargo de edil corresponde al encargado de los Juegos y de la seguridad callejera.

Dictador:

Los senadores tenían auténtico terror a la figura del Rey, pues ello significaba el fin

de la república, no obstante crearon la figura del Dictador, éste era un cargo

excepcional, únicamente para casos en los que se ponía en peligro la estabilidad del

imperio, podía ser debido a conflictos, guerras internas o seguridad máxima. Este

cargo sólo podía tener una duración de 6 meses, una vez finalizado este plazo se

establecía de nuevo la organización mediante la asignación de cónsules. La figura

del dictador en principio era asignado por la totalidad del senado, aunque eso no era

bien cierto, en el caso de Sila, lo nombraron dictador pero bajo la presión que el

mismo ejerció con su ejército.

Pontífice Máximo:

Este es el mayor cargo religioso, hay que tener en cuenta que en esta época estaba

íntimamente ligada la política y la religión, por lo que las decisiones importantes eran

inicialmente consultadas mediante sacrificios a los Dioses, y estos sacrificios se


26
llevaban a cabo por la mediación del augur, acostumbraban a ser sacrificios con

reses, según las conclusiones del ritual se informaba al senado y éste decidía qué

hacer. El pontífice residía en uno de los edificios del Foro con su familia durante el

período que durase su cargo, además junto a él residían las vestales (vírgenes

consagrados a los dioses) que desempeñaban las funciones que el pontífice les

asignaban.

Ellas eran las encargadas de mantener el fuego consagrado a los dioses

permanentemente encendido, también custodiaban todos los testamentos de los

ciudadanos de la ciudad fueran pobres o ricos, ellas los archivaban con un

complicado sistema que permitía localizarlos rápidamente, estas eran mujeres

cedidas como vestales desde niñas, hijas de los nobles romanos pues era un honor

tener una hija vestal, ocupaban el cargo durante casi toda su vida, aunque pasados

unos años podían decidir si querían continuar o salir, aunque después de una vida

consagrada a ser vestal eran pocas las que dejaban de serlo. Habían otros cargos

religiosos de gran responsabilidad pero mucho menor que la del pontífice Máximo los

llamados FLAMEN, que estaban consagrados a diferentes deidades, a Júpiter, a

Marte, etc.

Senado:

A mediados de la época republicana el senado contaba con unos 300 miembros; estaba

compuesto por todos los ciudadanos que habían ejercido magistraturas como,

cónsules, pretores y ediles, así como de los paters, las cabezas de las familias

patricias, descendientes de los primeros senadores romanos establecidos por Rómulo y

sus sucesores, que formaban el grupo social privilegiado, opuesto a los plebeyos.
27
Adicionalmente, los censores podían incluir senadores que no habían ejercido

magistraturas, aunque estos tenían restringido su derecho a tomar la palabra y se los

denominaba senatores pedarii.

Con el acceso a los derechos ciudadanos de los plebeyos, el Senado perdió el derecho

a refrendar los actos de los Comicios Centuriados. Pero por el contrario se arrogó el

derecho de nombrar dictador, y pronto legisló sobreponiéndose a las Asambleas

Tribunadas, alcanzando un gran poder.

En el siglo III A.C. el Senado sufrió las modificaciones propias de la nueva situación.

Los asientos senatoriales continuaron en manos de los censores y todos los

magistrados que abandonaban su cargo ascendían al Senado.

El Senado pasó de ser un cuerpo consultivo de los cónsules, al principio de la

República, a ser una corporación de gobernantes, sin dependencia de nadie. El Senado

dirigía la guerra a través de los cónsules, y toda la política de la República.

4. El Imperio Romano

La conquista de tantos territorios terminó por originar problemas internos en Roma. Los

enfrentamientos se produjeron entre dos ‘partidos’: el aristocrático y el popular. De

forma paralela, las legiones romanas siguieron ampliando la extensión del que ya era

un gran imperio territorial. Uno de los jefes militares más importantes de aquellas

conquistas fue Julio César, el cual, hacia el 60 A.C., tenía un gran prestigio y lideraba el

partido de los populares. Se convirtió poco después en cónsul, pero fue asesinado en el
28
44 A.C. Su sobrino nieto Octavio obtuvo en el 31 A.C. el poder total sobre los territorios

gobernados por Roma. Cuatro años más tarde, recibió del Senado el título de ‘augusto’,

acto que se considera el inicio del periodo imperial.

4.1 Cultura

a. División Social

Al igual que en las etapas anteriores del lo que fue la gran civilización romana el pueblo

romano estaba dividido en gens, familias, pater familia, patricios, plebe, el tribunado y

los plebiscitos. Aunque se realizaron algunos cambios en cuanto a los plebiscitos y el

tribunado, ya que sus poderes disminuyeron en gran parte al régimen imperial que se

llevaba acabo.

b. Religión

El emperador Constantino, en el año 324, asumió el poder total de Roma, atribuyendo

su asunción a fuerzas divinas. Un panegirista galo, anunció que el nuevo emperador

había tenido una visión de Apolo, en un santuario de la Galia.

La visión era de una cruz encima del Sol, seguida de las palabras “con ésta vencerás”.

A la noche siguiente, Cristo se le apareció en un sueño, mostrándole el sentido de lo

que había vislumbrado.

La tarde anterior a la batalla del puente Milvio, el 28 de octubre del año 312, tuvo otro

sueño, donde se le ordenó pintar en los escudos de sus tropas el monograma cristiano.

Al vencer a Majencio, y con ello acceder al poder en todo occidente, relacionó ese

triunfo con la simbología usada. Como tributo a su victoria, erigió un arco en roma,
29
donde se escribió que el tirano Majencio había sido derrotado “por inspiración de la

divinidad y su grandeza de espíritu”, refiriéndose al propio Constantino.

En el año 326, Constantino se dirigió a Roma, lugar en el que había estado en el 315,

pero esta vez se negó a concurrir a una procesión y sacrificio en el Capitolio. La nueva

capital se estableció en Constantinopla, donde antes había estado Bizancio. La nueva

ciudad fue consagrada en el año 330, transformándose en ciudad cristiana, a pesar que

siguieron subsistiendo resabios del anterior paganismo, como estatuas y templos

paganos, que ya no eran tenidos como sagrados. Se establecieron importantes iglesias,

como la de la sagrada sabiduría.

En tanto, en Roma, en el 326, año de la visita de Constantino, se ejecutó a su hijo

Crispo, en Pola, Dalmacia, por orden del propio Constantino, acusado de haber tratado

de seducir a su madrastra, fausta, esposa de Constantino.

Fausta también falleció a causa de un supuesto accidente en la bañera, donde se

ahogó, aunque muchas versiones indican que fue la madre de Constantino la

encargada de asesinarla, cuando se enteraron de que la acusación contra Crispo era

falsa.

La madre de Constantino, ante estos hechos se dirigió en peregrinación a Tierra Santa.

Estos hechos hicieron sospechar a los opositores de Constantino que su conversión

obedecía a razones de expiación de pecados por la cruel e injusta muerte de sus

familiares.
30
Se puso en comunicación con el obispo de Jerusalén, donde se construyeron

numerosas iglesias.

El bautismo de Constantino se produjo en el año 337, en su lecho de muerte, y fue

enterrado en la iglesia de los Santos Apóstoles, en Constantinopla.

El emperador, Juliano el Apóstata (361-363), nuevamente comenzó una política

persecutoria del cristianismo, pero a su muerte, el cristianismo resurgió con mayor

intensidad.

El emperador Teodosio, el 27 de febrero del año 380, proclamó al cristianismo religión

oficial del Imperio Romano.

4.2 Economía

La economía del Imperio Romano era la propia de un imperio esclavista: los esclavos

trabajaban obviamente de forma gratuita, lo cual producía una enorme riqueza. Las

diferentes ciudades y provincias estaban conectadas por una red de comunicaciones,

vías y puertos, que fomentaban el comercio notablemente.

Aunque la vida se centraba en las ciudades, la mayoría de los habitantes vivían en el

campo con un buen nivel, donde cultivaban la tierra y cuidaban el ganado.

Los cultivos más importantes eran el trigo, la viña y los olivos, también árboles frutales,

hortalizas, legumbres y lino. Los romanos mejoraron las técnicas agrícolas

introduciendo el arado romano, molinos más eficaces, como el grano, el prensado de

aceite, técnicas de regadío y el uso de abono.


31
Desde el punto de vista económico, la base agrícola varía bastante según las zonas.

• En el Valle del Po predominaba el pequeño campesinado que convivía con los

grandes dominios. El cultivo de cereales, cultivo idóneo para la zona, tiende a

desaparecer.

• El Ager Galicus y el Picenum es una tierra de pequeños campesinos surgidos de

la distribución de tierras por el Estado.

• Etruria y Umbría son tierras de ciudades, cuya organización dificulta el progreso

del campesinado.

• En el Lacio, País Marso y País de los Sabélicos la situación es similar a la de la

propia Roma.

• En Italia del Sur las ciudades están arruinadas y existe poco campesinado.

• En el Samnio hay una despoblación notable y las ciudades están también

arruinadas.

• En Campania y Apulia las antiguas ciudades han quedado arruinadas, y los

repartos de tierras, en general no prosperaran. En parte de Campania las tierras

eran Ager Publicus y solo se dejaban a su ocupante a título de arrendatario por

tiempo limitado.

• En el Brucio y Lucania el poblamiento es débil y la agricultura apenas progresa.

4.3 Política

Augusto (31 A.C.- 14 D.C.)

En el año 27 A.C. se estableció una ficción de normalidad política en Roma,

otorgándosele a Augusto, por parte del Senado, el título de Imperator Caesar

Augustus (emperador César Augusto). El título de emperador, que significa

«vencedor en la batalla» le convertía en comandante de todos los ejércitos.


32
Aseguró su poder manteniendo un frágil equilibrio entre la apariencia republicana

y la realidad de una monarquía dinástica con aspecto constitucional, en cuanto

compartía sus funciones con el Senado, pero de hecho el poder del príncipe era

completo. Por ello, formalmente nunca aceptó el poder absoluto aunque de

hecho lo ejerció, asegurando su poder con varios puestos importantes de la

república y manteniendo el comando sobre varias legiones. Tras su muerte

Octaviano fue consagrado como hijo del Divus (divino) Julio César, lo cual le

convertiría, a su muerte, en dios.

La dinastía Julio-Claudia (14 D.C. - 69 A.C.)

Los sucesores de Augusto no demostraron ser especialmente dotados, evidenciando

las debilidades de un sistema dinástico hereditario. Tiberio, Calígula y Nerón fueron

especialmente despóticos, dejándose llevar incluso por los excesos de locura que

pusieron a prueba la fortaleza del sistema consolidado bajo la sabia administración de

Octavio.

Tiberio (14 D.C. - 37 D.C.)

Tiberio era hijo de Livia Drusilla, esposa de Octavio. Tras la muerte de los sucesores

idóneos de Octavio, este tuvo que nombrarlo como su heredero. En lo militar, fue

brillante; con sus conquistas comenzó a formar lo que sería la frontera norte del Imperio

Romano. Pero el recuerdo de su figura personal es el de un hombre retraído, sombrío y

extraño. Se dice que la corona de César le pesaba mucho.

Comienza a volverse cruel e impone un gobierno de terror, presumiblemente por la

muerte de su hijo, en el 23 d. C. En el 26 se apartó de la vida en Roma y dejó la


33
administración del imperio a sus dos prefectos pretorianos: Lucio Elio Sejano y Quinto

Sutorio Macro. A pesar de que al principio, Tiberio fue cediéndole el poder y el trono a

Sejano, del cual su crueldad y poder fueron aumentando. Mientras Tiberio estaba en

Capri, tuvo que destituirlo y ejecutarlo junto al Senado y la aristocracia romana, quienes

no soportaban a Sejano, en el 31. Pero, al parecer era más partidario de Sejano de lo

que se creía, porque comenzó a vengarse de todos aquellos que hundieron a Sejano y

lo presionaron. Mató a muchos senadores y se granjeó muchas enemistades. Su

estabilidad mental comenzó a decaer, hasta que se sumió en un estado de total

paranoia, hasta su muerte.

Calígula (37 D.C. - 41 D.C.)

Calígula era hijo del general romano Germánico. Tras la muerte de Tiberio, tuvo que

compartir brevemente el poder con su hermano, Tiberio Gemelo. Tras deshacerse de

él, tomó las riendas del poder. Durante los primeros meses de reinado, su gestión fue

impecable. Pero tras una enfermedad, que según algunos historiadores fue mental,

comenzó a gobernar de mal en peor. Condujo a Roma a una hambruna y a una crisis

económica originada por los cuantiosos gastos de las Arcas Imperiales.

Llegó, en su desesperación, a pedir dinero a la clase media y a los plebeyos. Tuvo unos

pequeños triunfos militares como la anexión de la provincia de Mauritania. Los primeros

rasgos de demencia los mostró al pedir a sus soldados, que, en vez de atacar a los

britanos, se pusieran a recoger conchas. Fue pervertido al extremo de realizar, en

reiteradas ocasiones, orgías sexuales, incluso con sus hermanas. Fue un real demente.

Llegó a nombrar a su caballo cónsul de Roma. Fue asesinado en el 41 por una

conspiración de pretorianos y senadores.


34
Claudio (41 D.C. - 54 D.C.)

Claudio era el tío de Calígula. Uno de sus rasgos más conocidos en su extrema cojera,

tartamudez y numerosos tics que le apartaron de la política. Fue nombrado cónsul y

senador por Calígula, y se cree que exageró estos defectos para pasar inadvertido ante

él. Tras el asesinato de Calígula, la Guardia Pretoriana lo nombró emperador, pensando

que sería un idiota ocupando un cargo que no ejercería, es decir, un títere. Pero lo que

nadie se esperó, es que cuando asumió el poder se convirtió en uno de los mejores,

más brillantes y efectivos emperadores de la historia del Imperio Romano. Fue un

excelente gobernante y estratega militar. Además, era tremendamente popular entre la

plebe. El Imperio se expande y logra conquistar Britania. Fue un excelente legislador en

materia de Derecho. Sus defectos eran objeto de burlas entre la aristocracia, por lo que,

para obtener respeto, descubrió muchas traiciones y corrupciones que hicieron rodar

varias cabezas senatoriales. Su extremo autoritarismo fue clave para imponer respeto.

En materia de Obras Públicas, construyó numerosas infraestructuras. Llegó a ejercer de

juez en muchísimos casos. Se mostró muy integrador, nombrando a gente rica de

provincias como senadores, contrarrestando la asfixiante xenofobia de la sociedad

romana.

Destruyó las reformas judiciales de Calígula y estableció las suyas propias. A pesar de

su inflexibilidad, se mostró respetuoso y afable con el Senado. Fue finalmente

asesinado por su segunda esposa, Agripina la Menor, en el 54.

35
Nerón (54 D.C. - 68 D.C.)

Nerón acabó tomando el trono, o arrebatándoselo al verdadero sucesor, su hermano

Británico, gracias a las artimañas de su madre, Agripina la Menor. Terminó asesinando

a Británico, para asegurarse en el poder. Durante los 5 primeros años de su

administración, se le conoció por su extremada condescendencia y buen juicio.

Esto en gran parte a los consejos del Prefecto de la Guardia Pretoriana, Sexto Afranio

Burro, y al filósofo Séneca. Pero tras haberlos apartado de su lado, nombró como

prefecto a Ofonio Tigelino, que acabó siendo una mala influencia. Las ambiciones de

poder de su madre, Agripina, la llevaron a la muerte por su propio hijo. Mató también a

su primera esposa, Octavia, y a su segunda esposa, Popea Sabina. En el 64 d. C.,

Roma entera ardió en una de los más grandes incendios de la historia. Se dice que

Nerón mandó a incendiarla para reconstruirla, pero él decidió culpar a los cristianos. Se

le conoció por un delirio de músico: creía que era un gran músico, y completaba giras

catando y actuando ante el público, lo que era una vergüenza para la aristocracia

romana. Ante su incompetencia, el general Galba acabaría derrocándole, en el 68 d. C.

El Año de los Cuatro Emperadores

Tras el derrocamiento de Nerón en el 68 d. C., Roma se vio sumida en una anarquía

que desembocaría en el llamado "Año de los cuatro emperadores", en donde Galba,

Otón y Vitelio representaron sucesivos intentos para restablecer el orden, siendo

derrocados hasta el establecimiento de Vespasiano, fundador de la Dinastía Flavia.

36
Galba:

Galba, tras haber perdido al gobernador Cayo Julio Vindex, marchó con sus legiones

hacia Roma, en medio de un gran clima de hostilidad en la ciudad.

En el curso de los acontecimientos no sólo no dio a las legiones germanas la

recompensa que esperaban por su lealtad, sino que además recibieron acusaciones de

haber obstruido el camino de Galba al trono. Su comandante, Rufus, fue

inmediatamente reemplazado por el nuevo emperador. La pérdida de confianza en la

lealtad germana llevó a despachar al cuerpo de guardia imperial de Batavia. Mientras

en el resto del Imperio se celebraba la muerte de Nerón, para la rebelión del Rin fue

una pérdida.

La popularidad de Galba no duró mucho. En su camino hacia Roma destruyó o hizo

pagar enormes sanciones a ciudades que no aceptaron su autoridad de inmediato.

En Roma, Galba canceló todas las reformas de Nerón, incluyendo algunas medidas que

habían beneficiado a personas importantes. Al igual que su predecesor, Galba padeció

un irracional miedo a las conspiraciones y mandó ejecutar a muchos senadores, sin

pruebas. El descontento en el ejército se mantenía. Después de su salvadora llegada a

Roma, Galba rechazó pagar los estipendios que prometió a los soldados que le

apoyaron. Es más, con el estallido de la guerra civil el 1 de junio del 69 d. C. las

legiones de Germania Inferior se negaron a jurar lealtad y obediencia al nuevo

emperador. Al día siguiente, las legiones aclamaban a Vitelio, su gobernador, como

emperador.

37
Otón:

Otón fue reconocido como emperador por el Senado el mismo día de la muerte de

Galba. El nuevo emperador fue recibido con alivio. A pesar de su ambición y codicia, a

Otón no se le conocía que fuera tiránico ni cruel, por lo que se esperaba que fuese un

emperador justo. Pero estaba el problema de Vitelio, quien llevaba días marchando

hacia Italia desde Germania.

Vitelio poseía el mando de las legiones de élite del imperio, compuestas por veteranos

de las Guerras germánicas, como la I Germánica y la XXI Rapax. Estos eran sus

mejores argumentos para conseguir el poder. Otón no tenía intenciones de iniciar otra

guerra civil y envió mensajeros para proponer una paz e invitar a Vitelio a ser su hijo

adoptado. Sin embargo, era ya demasiado tarde, y el ejército de Vitelio golpeó Italia con

una serie de victorias menores.

Otón fue finalmente derrotado en la Batalla de Bedriacum. En vez de huir e intentar un

contraataque, Otón decidió poner fin a la anarquía suicidándose. Había sido emperador

durante poco más de tres meses.

Vitelio:

Vitelio tras la noticia del suicidio de Otón, fue reconocido como emperador por el

Senado. Con la aceptación garantizada, Vitelio salió de Roma. A pesar de todo el

comienzo de su reinado no fue favorable. La ciudad acogió con inquietud el acceso al

cargo como Pontifex Maximus de Vitelio en las misma fecha del aniversario de la

Batalla de Alia (en 394 a. C.), un día de malos auspicios para la supersticiosa sociedad

romana.
38
Los acontecimientos que seguirían demostrarían la certeza de tales temores. Con el

trono fuertemente asegurado, Vitelio inició una serie de fiestas, banquetes y desfiles

que llevaron a la tesorería imperial a la bancarrota. Pronto se acumularon las deudas y

los prestamistas empezaron a solicitar los pagos. Vitelio mostró su naturaleza violenta

al reprimir con crueldad el atrevimiento de los demandantes mediante torturas y

ejecuciones. Con las finanzas imperiales en un estado pésimo, Vitelio hizo asesinar a

todos los ciudadanos que se llamasen como él o su heredero. Se desató entonces una

persecución de cualquier posible rival invitándoles a palacio con promesas de poder

para después asesinarles.

Rodeado de enemigos, Vitelio hizo un último intento de ganarse el apoyo de la ciudad,

sobornó y prometió poder a quien hizo falta. Mientras, los ejércitos del Danubio estaban

cada vez más cerca. Ante la inminente amenaza, Vitelio trató de ganar tiempo y envió a

unos emisarios acompañados por vírgenes vestales para negociar una tregua e iniciar

conversaciones de paz. Al día siguiente, los mensajeros volvieron con la noticia de que

el enemigo estaba a las puertas de la ciudad. Vitelio se dispuso entonces a esconderse

y huir, pero antes decidió hacer una última visita al palacio. Allí fue asesinado por uno

de los hombres de Vespasiano.

El Senado acogió al día siguiente a Vespasiano como emperador. Esto ocurrió el 21 de

diciembre del 69, el mismo año que había empezado con Galba en el trono.

La Dinastía Flavia (69 D.C. - 96 D.C.)

39
Vespasiano (69 D.C. - 79 D.C.)

Vespasiano descendía de una familia del ordo equester que había alcanzado el rango

senatorial durante los reinados de los emperadores de la Dinastía Julio-Claudia. Siendo

designado cónsul en 51, ganó renombre como comandante militar, destacando en la

invasión romana de Britania. Comandó las fuerzas romanas que hicieron frente a la

rebelión de los judíos del año 66. Cuando se disponía a sitiar Jerusalén, la capital

rebelde, el emperador Nerón se suicidó, sumiendo al Imperio en un año de guerras

civiles conocido como el Año de los Cuatro Emperadores. Tras la rápida sucesión y

fallecimiento de Galba y Otón y el ascenso al poder de Vitelio, los ejércitos de las

provincias de Egipto y Judea proclamaron emperador a Vespasiano el 1 de julio de 69

En su camino hacia el trono imperial, Vespasiano se alió con el gobernador de Siria,

Cayo Licinio Muciano, quien condujo las tropas de Vespasiano contra Vitelio, mientras

el propio Vespasiano tomaba el control sobre Egipto. El 20 de diciembre, Vitelio fue

derrotado y al día siguiente Vespasiano fue proclamado emperador por el Senado.

Poca información ha sobrevivido del reinado de Vespasiano tras sus diez años de

gobierno. Destaca de su reinado el programa de reformas financieras que promovió, tan

necesario tras la caída de la Dinastía Julio-Claudia, su exitosa campaña en Judea y sus

ambiciosos proyectos de construcción como el Anfiteatro Flavio, conocido popularmente

como el Coliseo Romano. Tras su muerte el 23 de junio de 79 fue sucedido en el trono

por su hijo mayor, Tito.

Tito (79 D.C. - 81 D.C.)

Bajo el reinado de su padre, Tito cosechó recelos entre los ciudadanos de Roma debido

a su servicio como prefecto del cuerpo de guardaespaldas del emperador, conocido


40
como la Guardia Pretoriana, y también debido a su intolerable relación con la reina

Berenice de Cilicia. A pesar de estas faltas a la moral romana, Tito gobernó con gran

popularidad tras la muerte de Vespasiano el 23 de junio de 79 d. C. y es considerado

como un buen emperador por Suetonio y otros historiadores contemporáneos.

Lo más importante de su reinado fue su programa de construcción de edificios públicos

en Roma, finalizó el anfiteatro Flavio, conocido comúnmente como el Coliseo. La

enorme popularidad de Tito también se debió a su gran generosidad con las víctimas de

los desastres que sufrió el Imperio durante su breve reinado, la erupción del Vesubio en

el año 79 d. C. y el incendio de Roma de 80 d. C. Tras dos años en el cargo, Tito

falleció a causa de unas fiebres, el 13 de septiembre de 81 d. C. La gran popularidad de

Tito hizo que el Senado lo deificara. Tito fue sucedido por su hermano menor,

Domiciano.

Domiciano (81 D.C. - 96 D.C.)

A la muerte de su padre el 23 de junio de 79, Tito le sucedió pacíficamente, pero su

corto reinado finalizó abrupta e inesperadamente a su muerte por enfermedad,

acaecida el 13 de septiembre de 81. Al día siguiente Domiciano fue proclamado

emperador por la Guardia Pretoriana; su reinado, que duraría quince años, sería el más

largo desde el de Tiberio.

Las fuentes clásicas le describen como un tirano cruel y paranoico, ubicándole entre los

emperadores más odiados al comparar su vileza con las de Calígula o Nerón. No

obstante, la mayor parte de las afirmaciones acerca de él tienen su origen en escritores

que le fueron abiertamente hostiles: Tácito, Plinio el Joven y Suetonio. Dichos hombres
41
exageraron la crueldad del monarca al efectuar adversas comparaciones con los Cinco

Buenos Emperadores que le sucedieron. A consecuencia de todo ello, la historiografía

moderna rechaza la mayor parte de la información que contienen las obras de estos

escritores al considerarles poco objetivos. Se le describe como un autócrata

despiadado pero eficiente, cuyos programas pacíficos, culturales y económicos fueron

precursores del próspero siglo II, en comparación con el turbulento crepúsculo del siglo

I. Su muerte marcó el final de la Dinastía Flavia, así como la instauración de la

Antonina.

La Dinastía de los Antoninos

Tras la muerte de Domiciano en el 96, se sucedió la Dinastía de los Antoninos, de los

cuales sus cinco primeros emperadores fueron conocidos dentro de la Dinastía de los

Cinco Emperadores Buenos, porque todos fueron sabios y dirigieron muy bien Roma.

Esto gracias a un nuevo sistema de sucesión que se basaba en la designación del

sucesor, en vez de ser el pariente más cercano. Es así como se aseguró una buena

sucesión, hasta que Marco Aurelio rompe la norma, designando a su hijo, Cómodo,

decisión que resultaría desastrosa.

Nerva (96 D.C. - 98 D.C.)

El 18 de septiembre del año 96, el emperador Domiciano fue asesinado víctima de una

conspiración palaciega en la que se vieron implicados varios miembros de la

Guardia Pretoriana y varios libertos. Al día siguiente el Senado le nombró

emperador; como nuevo monarca juró restaurar los derechos que habían sido

abolidos o simplemente obviados durante el reinado de Domiciano. Sin embargo,

su administración estuvo marcada por problemas financieros y por su falta de


42
habilidad a la hora de tratar con las tropas. Una rebelión de la Guardia Pretoriana

en el año 97 casi lo forzó a adoptar al popular Marco Ulpio Trajano como su

heredero y sucesor.

Tras lo que aproximadamente fueron dieciocho meses de gestión, Nerva murió de

muerte natural el 27 de enero de 98. A su muerte fue sucedido por su hijo

adoptivo, Trajano.

Trajano (98 D.C. - 117 D.C.)

Trajano, sucedió al emperador Nerva en el año 98. Como administrador civil, Trajano es

conocido sobre todo por su amplio programa de construcción de edificios públicos, que

reformaron la ciudad de Roma y dejó numerosos monumentos perdurables como el foro

de Trajano, el mercado de Trajano y la Columna Trajana. Sin embargo, fue como

comandante militar por lo que celebró sus mayores triunfos.

En 101, lanzó una expedición punitiva contra el reino de Dacia gobernado por el rey

Decébalo, derrotando al ejército dacio cerca de Tapae en 102, y finalmente conquistó

Dacia completamente en 106. En 107, Trajano fue más al Este y se anexionó el reino

nabateo, estableciendo la provincia de Arabia Pétrea. Después de un período de

relativa paz dentro del Imperio, lanzó su campaña final en 113 contra Partia, llegando

hasta la ciudad de Susa en 116, y alcanzando con ello la máxima expansión del Imperio

Romano en toda su historia. Durante esta campaña, Trajano enfermó y falleció mientras

volvía a Roma. Fue deificado por el Senado y sus cenizas se enterraron bajo la

Columna Trajana. Le sucedió su sobrino Adriano.

43
Adriano (117 D.C. - 138 D.C.)

Sus relaciones con el Senado no fueron buenas; quizá tuviera algo que ver con ello el

que Adriano, a diferencia de muchos emperadores anteriores, no deseara

desempeñar el consulado ordinario más que dos veces, ambas consecutivas y al

comienzo de su reinado: en el primer semestre de 118, teniendo como colega a

su sobrino, el barcinonense Cneo Pedanio Fusco Salinator, y, en el primer

cuatrimestre de 119, con Publio Dasumio Rústico, otro posible pariente, esta vez

de los Dasumii italicenses. Asimismo, las reformas administrativas llevadas a

cabo durante su reinado suscitaron la oposición de los senadores; el emperador

modernizó el sistema administrativo estatal ascendiendo a expertos y

tecnócratas, lo que supuso que muchas secciones de la administración quedaran

en manos de estos funcionarios. A causa de ello la élite senatorial y aristocrática

vio mermada su influencia.

Antonino Pío (138 D.C. - 161 D.C.)

Su reinado transcurrió pacíficamente, a pesar de una serie de disturbios militares que

asolaron el Imperio durante su gobierno en Mauritania, Judea y en Britania contra los

brigantes, aunque ninguna de estas insurrecciones se consideran de importancia. Se

cree que la insurrección en Britania llevó al Emperador a erigir el Muro de Antonino en

el Fiordo de Forth y el Fiordo de Clyde, a pesar de que fue pronto abandonada. Fue uno

de los pocos emperadores que se enfrentaron a las crisis de su gobierno sin salir de

Italia, tratando los asuntos bélicos provinciales a través de gobernadores o por medio

de cartas a ciudades como Éfeso. Este estilo de gobierno fue muy elogiado por sus

contemporáneos y por las generaciones futuras.

44
Poco se conoce de la política exterior del gobierno de Antonino, aunque a juzgar por los

eventos consecuentes de ella, no acaecieron importantes acontecimientos durante este

periodo, comparado con sus antecesores y predecesores en el trono. Algunos

historiadores defienden que trató con gran cuidado los asuntos del Imperio, o que tal

vez se desinteresó de los eventos que sucedieron en el exterior de Italia, y de su

inactividad se derivaron los problemas a los que se tuvo que enfrentar, no solo Marco

Aurelio, sino un gran número de emperadores del S. III.

Antonino Pío mantuvo buenas relaciones con el Senado, en contraste con su

predecesor Adriano. Su reinado, junto con el de sus predecesores Trajano y Adriano, y

el de su sucesor Marco Aurelio, se conoce como la Edad de Oro del Imperio Romano.

Marco Aurelio (161 D.C. - 180 D.C.)

Su gobierno estuvo marcado por los conflictos militares en Asia frente a un revitalizado

Imperio Parto y en Germania frente a las tribus bárbaras asentadas a lo largo del Limes

Germanicus, en la Galia y a lo largo del Danubio. Durante su reinado tuvo que hacer

frente a una revuelta en las provincias del Este liderada por Avidio Casio a la cual

aplastó.

La gran obra de Marco Aurelio, Meditaciones, escrita durante las campañas de la

década de 170, todavía es considerada como un monumento al gobierno perfecto. Es

descrita como "una obra escrita de manera exquisita y con infinita ternura".

Cómodo (180 D.C. - 192 D.C.)

Cómodo fue el primer emperador que sucedía en el trono a su padre desde el reinado

de Tito. El joven hijo de Marco Aurelio fue también el primer emperador «nacido para la
45
púrpura» (símbolo de realeza romana), ya que era el primero que nacía cuando su

padre ya había ascendido al trono.

Su gobierno puede dividirse en dos fases:

• 177 – 180. Reinado conjunto con su padre, Marco Aurelio. En esta etapa las

acciones de Cómodo se pueden definir como moderadas. Entre otras cosas,

Cómodo luchó con los ejércitos del Danubio.

• 180 – 192. Gobierno en solitario. El modo de reinar del joven fue degenerando

en una paranoia incontrolable que llevó al Imperio Romano a una de sus

mayores crisis desde los gobiernos de Calígula, Nerón o Domiciano.

A su muerte, el Imperio se sumió en una época de guerras civiles conocida como el Año

de los cinco emperadores. Al término de este conflicto asumió el trono Septimio Severo,

quien instauró la Dinastía de los Severos.

Senado:

Augusto procedió a cribar la lista de senadores, intentando recuperar como senadores a

los supervivientes de las familias tradicionales, pero favoreciendo también a sus

partidarios, sin tener en cuenta su origen, caso de Mecenas, Agripa, Lucio Munacio

Planco o Cayo Asinio Polión. También incrementó los poderes nominales del Senado,

trasmitiendo los poderes de elección de magistrados de las asambleas o comicia al

senado, aunque realmente redujo sus poderes, ya que casi todas las provincias con

ejército pasaron al control directo del emperador, las magistraturas se convirtieron en

cargos honoríficos, y los candidatos a ellas necesitaban del visto bueno del emperador,

quien asumió la potestad jurisdiccional de los Comitia Tributa, por lo que los Edictos

imperiales se superpusieron a los Senadoconsultos.

46
5. Decadencia y caída del imperio

La decadencia del Imperio romano es el período histórico que se extiende desde el

acceso al poder de Diocleciano en 284 hasta el fin del Imperio romano de Occidente en

476.

Tras los siglos dorados del Imperio romano (período denominado Pax romana, que

abarca los siglos I a II), comenzó un deterioro en las instituciones del Imperio,

particularmente la del propio emperador. Fue así como tras las malas administraciones

de la Dinastía de los Severos, en particular la de Heliogábalo, y tras el asesinato del

último de ellos, Alejandro Severo, el Imperio cayó en un estado de ingobernabilidad que

se denomina Crisis o Anarquía del siglo III. Entre 238–285 hubo 19 emperadores,

ninguno de los cuales murió de muerte natural, y que fueron incapaces de tomar las

riendas del gobierno y actuar de forma coordinada con el Senado, por lo que terminaron

por sumir Roma en una verdadera crisis institucional.

Durante este mismo periodo comenzó la llamada «invasión pacífica», en la que varias

tribus bárbaras se situaron, en un principio, en los limes del imperio debido a la falta de

disciplina por parte del ejército, además de la ingobernabilidad emanada del poder

central, incapaz de actuar en contra de esta situación.

A la par de ésta crisis política se desarrolló una profunda crisis económica,

caracterizada por una gran inflación y un declive de la agricultura, la industria, el

comercio, el medio urbano y el sistema esclavista. Los períodos donde se intentó

restablecer el orden, tales como el Dominado del siglo IV, introdujeron cambios políticos
47
y económicos muy importantes en la administración y gobierno del Imperio, tales como

la instauración primeramente de la tetrarquía, aunque la consiguiente división territorial

del Imperio en el Imperio romano de Occidente, cuya decadencia aquí se estudia, y el

Imperio romano de Oriente, que sobreviviría 1000 años más. No obstante, el hecho más

relevante de este período de inestabilidad fueron las llamadas invasiones bárbaras, en

las que los bárbaros del norte irían paulatinamente infiltrándose a través de los limes

del Imperio, en una sucesión de guerras fronterizas e invasiones que acabarían por

destruir al Imperio: las fronteras imperiales, privadas de la vigilancia de antaño, se

convirtieron en auténticas puertas por donde penetraron impunemente las tribus

bárbaras. Las más audaces fueron los pueblos germánicos, especialmente los francos y

los godos, que arremetieron contra el imperio, atravesando la frontera de los ríos Rin y

Danubio, hasta provocar su colapso.

La tradición occidental ha considerado que Imperio romano desapareció como entidad

política el 4 de septiembre del año 476, cuando Rómulo Augusto, el último emperador

del Imperio romano de Occidente, fue depuesto por el bárbaro Odoacro. Roma ya había

sido saqueada previamente por Alarico en el 410, y no quedaba prácticamente nada del

orden romano original; Rómulo Augusto ni tan siquiera gobernaba sobre todos los

territorios que habían correspondido al Imperio de Occidente.

Tradicionalmente, pues, se sitúa el año 476 como fecha que marca definitivamente la

caída del Imperio romano e inicio de la Edad Media, sobre todo porque a partir de esa

fecha ya ni tan siquiera hubo nadie que dijera ser el emperador de Occidente, y porque,

caída la propia Roma, resultaba paradójico que el propio Imperio romano pudiera seguir

existiendo. Sin embargo, muchos historiadores cuestionan esta fecha, haciendo notar
48
que el Imperio romano de Oriente pervivió hasta la caída de Constantinopla el 29 de

mayo de 1453, fecha que a su vez se usa como fin de la Edad Media e inicio del

Renacimiento.

6. Influencia en las civilizaciones posteriores

Los romanos no pudieron igualar a los griegos en el plano de la cultura intelectual y

artística, pero, aunque no alcanzaron el nivel del potente genio creador de éstos, su

mayor logro fue que recogieron, asimilaron, enriquecieron y difundieron a occidente la

herencia helénica junto con otras culturas, como la de oriente.

Así la tradición cultural grecorromana jamás se perdió completamente, en ella está

inspirado el período del Renacimiento. Para nosotros es muy importante conocer la

civilización romana pues nuestra cultura cristiano-occidental tiene parte de sus raíces

en la civilización grecolatina.

Las herencias más influyentes del imperio romano son:

Idioma

Roma extendió su dominio militar por toda la cuenca del mar Mediterráneo,

expandiendo con ello sus costumbres, sus creencias y su idioma, el latín.

Este idioma se fue extendiendo a través de toda la cuenca del Mediterráneo por medio

de soldados, mercaderes, funcionarios y esclavos que recorrían los dominios romanos.

En diversas regiones, como la llamada entonces provincia de Hispania, España, el latín


49
fue enriquecido y transformado por el contacto con las lenguas nativas, echando así las

raíces de lo que pronto sería un nuevo idioma: el español.

El latín es el origen de otros importantes idiomas: francés, italiano, dálmata, etc. Todos

provienen de la misma raíz romana, por ello son llamadas lenguas romances.

Derechos

La sociedad romana heredó también la idea de que todos los miembros de una

comunidad tienen ciertos derechos. Estos derechos se expresan a través de leyes. La

primera recopilación de leyes hecha en Roma se denominó "ley de las doce tablas",

porque estaba inscrita en doce tablas, colocadas públicamente para que todos los

ciudadanos pudieran conocerlas.

Conocimientos médicos

Así como el derecho, los romanos nos dejaron conocimientos científicos como la

medicina. El médico de origen griego, pero que vivió entre los romanos hacia el siglo II,

Galeno, escribió varios tratados de medicina y sentó las bases del conocimiento médico

ante las enfermedades. A diferencia de los médicos anteriores, que atribuían la

enfermedad a supersticiones y creencias religiosas, Galeno estudiaba los síntomas del

enfermo para determinar cuál era el órgano dañado y deducir con ello la causa de la

enfermedad y su posible remedio.

Técnicas quirúrgicas en la medicina

La mayoría de los conocimientos en materia de medicina la adquirieron los Romanos de

los Griegos, y crearon su propia escuela médica en Roma.


50
Los mejores doctores eran los del ejército romano, los llamaban "medicus", mientras

que los hospitales especializados del ejército los llamaban "valetudinarium". Los

"medicus" usaban técnicas quirúrgicas avanzadas al tratar heridas de los soldados, y

estaban capacitados para eliminar órganos infectados y amputar miembros.

Calendario

Julio Cesar reformó el calendario lunar por uno basado en el sol, derivado del

calendario egipcio, el cual pasó a llamarse calendario Juliano. Siglos después el Papa

Gregorio XIII le hizo algunas modificaciones y es el mismo que ocupamos hasta hoy. El

año se fija en 365,25 días, se divide en doce meses de 30 o 31 días con excepción del

mes de febrero que cuenta sólo con 28 días. El cuarto de día se toma en cuenta cada 4

años mediante la intercalación de un día suplementario en febrero, llamado bis sextus

dies ante calendas martii (el segundo sexto día antes de las calendas de marzo), de

donde se sacó el término “año bisiesto”. Además se distinguió entre días nefastos

(festivos) y días fastos (laborales). La Iglesia adopta el Calendario Juliano, numerando

los años a partir del nacimiento de Cristo.

Arquitectura

La arquitectura romana se caracteriza por ser grandiosa y monumental, la técnica

arquitectónica eran procedentes de Gracia y Etruria, utilizando mucho el mármol. Las

obras romanas se extendieron por todas las provincias del imperio. Actualmente solo se

tienen dos fuentes sobre la arquitectura romana que son las ruinas que quedan en pie y

un tratado del arquitecto Vitrubio, sin embargo se puede aprender mucho del arte y de

la arquitectura romana. Este tratado se conoce desde la Edad Media, pero no fue
51
utilizado como obra de consulta por los arquitectos hasta 1414, posteriormente hubo

nuevas ediciones y la última fue en 1909.

Ingeniería

Otra fuente importante de conocimientos que legaron los romanos fue el estudio de la

física, aplicada a la ingeniería. Ellos fueron capaces de construir grandes conductos de

agua a través de valles y montañas: los acueductos. Además construyeron baños de

agua caliente en sus ciudades, en las que tenían fuentes y caminos que los

comunicaban con casi todo el territorio que dominaban. La aplicación de principios

físicos, tanto para la hidráulica como para la arquitectura urbana, llegó a su máximo

esplendor hacia el siglo I a.C. durante el gobierno del emperador Augusto.

El cemento

Los romanos eran muy buenos constructores, ellos fueron los que inventaron el

cemento. El uso del cemento les permitió construir edificios muy grandes, construcción

que sólo los egipcios habían podido hacer.

Los arcos

Dentro de la arquitectura los romanos integraron "los arcos" como un nuevo elemento

para obtener edificios aun más grandes. Para hacer los arcos, los romanos usaban la

madera, y los construían igual como se hace ahora. La madera se doblaba en forma del

arco para luego colocar los ladrillos sobre él y se pegaban con cemento. Al secarse, se

solidificaban los ladrillos sobre los arcos y al quitar la madera, quedaba el arco. Se

podían construir un arco sobre otro, pero había que hacer primero una hilera de arcos

para colocar los que le seguían. De ésta manera, se pudieron hacer edificios más altos.
52
Los acueductos

Un elemento que jugó un papel muy importante en la cultura Romana fue el agua, de

hecho su uso en los diversos ámbitos culturales de la época del imperio romano,

influyendo en la salud de muchos pueblos conquistado.

Los acueductos fueron una invención romana, éstos eran canales largos de piedras que

permitían movilizar el agua de un lugar a otro. El suministro de agua era necesario para

los desagües y los baños públicos en ciudades y pueblos. El agua se utilizaba también

para la propulsión de ruedas hidráulicas que movían cadenas e impulsaba la

maquinaria.

Los romanos aprovecharon los manantiales de aguas térmicas para diversas terapias,

porque fue una cultura que se ocupó también de la medicina, esto los hizo ser buenos

doctores para la época en que vivieron.

Los sistemas de distribución de agua en el imperio romano pertenecen a una época que

va del año 300 antes de Cristo al siglo XVII. Muchos de los acueductos construidos

para transportar el agua eran verdaderamente avanzados. Los Romanos eran maestros

en el arte de la construcción y la administración, le daban tal importancia al agua que

eran capaces de construir acueductos tan grandes que llevaban agua a una ciudad de

un millón de habitantes, desde una distancia de hasta 90 Km.

Pero lo más importante era que sus ingenieros estaban preparados para seleccionar el

agua. Separaban el agua de alta calidad, usada para beber y cocinar, del agua que
53
serviría para regar o limpiar. Curiosamente, hoy en día, en la mayor parte del mundo

aún no se separa el agua conforme a su calidad, de manera que la que se utiliza para

descargar el inodoro es la misma que la que se usa para beber.

Religión

La religión cristiana, se constituyó y consolidó en tiempos del Imperio Romano,

surgiendo en una de las provincias más periféricas e inhóspitas de él. El emperador

Constantino se convirtió personalmente a la fe cristiana. El Imperio gozó del espíritu

tolerante de esta religión, su filosofía de vida, el respeto por el prójimo, sus ideas de

hermandad, caridad y toda la carga valórica propia, con el tiempo y de manera

paulatina se incorporaron a la forma del “ser romano”. El cristianismo se organiza

primero en Iglesias independientes, unidas por el sentimiento de fraternidad, luego, se

insertó definitivamente al mundo romano en el siglo IV d.C. y así, finalmente, generó

una Iglesia Católica, es decir, universal y romana.

54
Conclusión

Después de haber realizado una investigación sobre la civilización romana y su

influencia concluimos que la sociedad romana fue una de las civilizaciones más

imponentes en el mundo antiguo y, en ella se dieron grandes avances para la vida

posterior del ser humano.

Una de ellas fueron las leyes que se decretaron a favor del ciudadano romano. Ejemplo

de ello era el derecho al voto por todo ciudadano, que se mantienen hasta nuestros

días. También que, cualquier persona podía estudiar e instruirse de los conocimientos

más básicos.

Los grandes avances que perduran hasta nuestros días no solo se dieron en lo antes

planteado, sino en muchos aspectos como la arquitectura, ya que no solo diseñaron

casas en óptimas condiciones. Además de ello, realizaron el Coliseo, el anfiteatro y

muchas otras estructuras que han logrado sobrevivir hasta nuestro tiempo, inspirando a

miles de personas.

55
Estos solo son algunos de los grandes logros del Imperio Romano que pudo aportar

cada emperador, cónsul o rey en su momento.

Anexos

Rómulo y Remo

56
Mapa del Imperio romano

Julio César

Augusto

57
Constantino I el Grande

El senado romano

Legion Romana

58
Arcos romanos

Coliseo romano

Índice

I. Dedicatoria……………………………………………………………………...........2

II. Agradecimiento………………………………………………………………............3

III. Introducción………………………………………………………………….............4

1. Fundación de Roma…………………………………………………………...........7

2. Roma Monárquica……………………………………………………………...........9

59
2.1 Cultura…………………………………………………………………………........10

2.2 Economía………………………………………………………………....…...........15

2.3 Política.............................................................................................................16

3. La Roma Republicana.....................................................................................20

III.1 Cultura............................................................................................................

.21

III.2 Economía.......................................................................................................

.24

III.3 Política............................................................................................................

24

4. El Imperio Romano..........................................................................................28

4.1 Cultura.............................................................................................................29

4.2 Economía........................................................................................................31

4.3 Política............................................................................................................32

5. Decadencia y caída del imperio.......................................................................46

6. Influencia en las civilizaciones posteriores......................................................49

IV. Conclusión.......................................................................................................55

V. Anexos.............................................................................................................56

VI. Índice...............................................................................................................59

VII. Glosario............................................................................................................61

VIII. Bibliografía.......................................................................................................63
60
Glosario

Agnado: Se dice del pariente por consanguinidad respecto de otro, cuando ambos

descienden de un tronco común de varón en varón.

Anarquía: Ausencia de poder público.

61
Augur: Oficiante, que en la antigua Roma practicaba oficialmente la adivinación por el

canto, el vuelo y la manera de comer de las aves y por otros signos.

Belicoso: Agresivo.

Cognomen: Sobrenombre usado en la antigua Roma para destacar rasgos físicos o

acciones de una persona, que se extendía a su familia o gentes afines.

Cribar: Seleccionar rigurosamente.

Curias: Una de las divisiones de familias del antiguo pueblo romano.

Demográfico: Estudio estadístico de una colectividad humana, referido a un

determinado momento o a su evolución.

Despótico: propio de el.

Enzarzas: Enredar a varios entre sí, sembrando discordias y disensiones.

Erigir: Fundar, instituir o levantar.

Imperio: Organización política del Estado regido por un emperador

Monarquía: Forma de gobierno en que el poder supremo corresponde con carácter

vitalicio a un príncipe, designado generalmente según orden hereditario y a veces por

elección.

Prohijar: Adoptar un hijo

Pontífices: Magistrado sacerdotal que presidía los ritos y ceremonias religiosas en la

antigua Roma.

Republica: Organización del Estado cuya máxima autoridad es elegida por los

ciudadanos o por el Parlamento para un período determinado.

62
Bibliografía

http://es.wikipedia.org/wiki/Antigua_Roma#Monarqu.C3.ADa

http://estoeshispania.blogspot.com/2009/06/leyenda-de-la-fundacion-de-roma.html.

http://es.wikipedia.org/wiki/Roma_Quadrata

Historia de Roma – Indro Montanelli – Junio 2006

http://www.liceodigital.com/historia/roma/fundacion.htm

63
http://www.monografias.com/trabajos5/monarqui/monarqui.shtml#romulo

http://es.wikipedia.org/wiki/Monarqu%C3%ADa_romana#Los_reyes_de_Roma

http://es.wikipedia.org/wiki/Gens

http://www.historialago.com/leg_01031_lafamilia_01.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Patricios

http://es.wikipedia.org/wiki/Plebe

http://es.wikipedia.org/wiki/Senado_romano

http://es.wikipedia.org/wiki/Rep%C3%BAblica_romana

http://www.portalplanetasedna.com.ar/republica_roma1.htm

http://www.atenea-nike.com/pagina_14.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Imperio_romano#Crisis_del_siglo_III_.28235-284.29

http://es.wikipedia.org/wiki/Bajo_Imperio_romano

Encarta 2009 Biblioteca Premium DVD

Mi primera Encarta 2009

Diccionario Encarta

http://www.laguia2000.com/edad-antigua/el-cristianismo-en-roma

http://html.rincondelvago.com/legados-de-roma.html

http://recursos.cnice.mec.es/latingriego/Palladium/latin/esl241.php

64