Universidad Finis Terrae Escuela de Literatura Barroco José Pedro Jarpa 28 de mayo del 2008 SOR JUANA: PARADIGMA

FEMENINO DE LAS LETRAS HISPÁNICAS

Yo no estudio para escribir, ni menos para enseñar (que fuera en mí desmedida soberbia), sino sólo por ver si con estudiar ignoro menos. Así lo respondo y así lo siento.

Si existiera un impedimento para las grandes escritoras, es sin duda, la imposibilidad de escribir, y por ende, desarrollarse: sentirse realizado. Más difícil aún para una monja, Los obstáculos no son ni las influencias ni los estancamientos creativos, la prohibición viene de la escolástica. El confesor de sor Juana - Antonio Núñez de Miranda – le reprochaba escribir, anulando su necesidad por el sólo hecho de ser mujer, y no porque fuera monja. Si nos ponemos irresponsables, pero no por eso menos interesante, podríamos inferir que Sor Juana se transforma en monja por su condición de lesbiana, siendo esta profesión o realización un oficio que le requiere mucha soledad. Y soledad es en términos generales lo que más requiere un escritor de peso, sino pregúntenselo a uno de los mejores: Franz Kafka. Sor Juana se hace monja para poder escribir y ocultar su sexualidad, en un contexto social donde más que nunca hay que dejarse engañar por las apariencias. Esta incapacidad intelectual del género femenino transforma a Sor Juana en un bastón de lucha para defender el derecho intelectual de la mujer. Derechos que defiende en la epístola “Respuesta de la poetisa a la muy ilustre Sor Filotea de la Cruz”. Que trataremos más adelante. Primero es necesario incluir algunos datos biográficos. 1

Sor Juana Inés de la Cruz nació en el año 1651 en la pequeña ciudad San Miguel Nepantla. Su infancia estuvo rodeada del saber desde múltiples perspectivas: la cercanía con las tribus de indios Náhuatl, la biblioteca de su abuelo y sus intereses por la teología y filosofía. De ahí la gran erudición de esta mujer ilustrada y con una visión de mundo amplísima: sociedad, orígenes de su pueblo, el legado intelectual, la religión. Es en ese tópico donde se desarrolla su punto de inflexión barroca: La sagrada escritura y la incapacidad en ella para poder abordarlas en relación a todos los otros tópicos que maneja por su ilustración. A los veinte años ingresa al convento y de ahí para adelante el material biográfico más capacitado sobre Sor Juana es el ensayo de Octavio Paz “La trampa de la fe” texto del cual está basada la película Yo, La peor de todas [1990] de la directora argentina María Luisa Bemberg ; en la cual se nos muestra de manera romántica el encanto de Sor Juana y su gran devoción por el oficio literario : escribir y leer aún a pesar del claustro que debe soportar por su condición de religiosa. Vuelvo a reiterar esta película será nuestro gran apoyo biográfico para luego entrar en las epístolas en cuestión. YO, LA PEOR DE TODAS “El único trabajo que puede ofrecerle a Dios es su poesía.” A eso se refiere Sor Juana. Su leiv motiv está en la aplicación de los saberes en su poesía, y en el mencionado poema que reúne todo esto es el primer sueño poema en forma de silva que cumple la función de alegoría del vuelo y la caída en la arqueología del saber. Sor Juana escoge el conocimiento por sobre la emoción. En una apología de Juanas: la de Arco es a la guerra como Sor Juana es al conocimiento. Símbolo de mujeres tan apasionadas que renuncian a todo por conseguir su objetivo predestinado. Sor Juana es una visionaria diacrónica para su época: Lee a Descartes, Cervantes, los clásicos griegos y romanos, toca la lira, escribe teatro, realiza clases de canto, escribe villancicos, sonetos, silvas y elegías subidas de tonos para su amante- sentido figurado- , amiga y mecenas la duquesa Marquesa de Laguna, sabe a profundidad de astronomía, y así podríamos continuar s sin cansarlo en todo lo que abarca universo intelectual de Sor Juana.

2

Los problemas de Sor Juana empiezan con la avanzada española de la inquisición y la destitución del Virrey Español en México, pierde su protección, queda desnuda ante el poder eclesiástico. El virrey publica inocentemente todos los libros de Sor Juana en España y el obispo de Puebla Manuel Fernández de Santa Cruz, le tiende una trampa a Sor Juana y escribe un prólogo denunciante hacia Sor Juana con el seudónimo de Sor Filotea de la Cruz. Este estudio sobre teología en la cual se refuta el pensamiento del predicador Antonio Vieira es publicado a espaldas de Sor Juana provocando un rechazo inmediato de su propia congregación y de la inquisición misma. Pero Sor Juana no da su brazo a torcer, y desde dónde sabe, se defiende. No importa que le hayan quemado toda su biblioteca y haya sido anulada y censurada aunará sus últimos esfuerzos en la respuesta al venenoso prólogo mencionado. Ahora nos referiremos a las epístolas mencionadas.
No repruebo por esto la lección de estos autores; pero digo a V. md. lo que aconsejaba Gersón: Préstese V. md., no se venda, ni se deje robar de estos estudios. Esclavas son las letras humanas y suelen aprovechar a las divinas; pero deben reprobarse cuando roban la posesión del entendimiento humano a la Sabiduría Divina, haciéndose señoras las que se destinaron a la servidumbre. Comendables son, cuando el motivo de la curiosidad, que es vicio, se pasa a la estudiosidad, que es virtud. [ Fragmento Carta Sor Filetea, ir a bibliografía para detalles]

El obispo de Puebla oculto en el seudónimo de la falsa Sor Filetea le reprocha a Sor Juana que el saber tiene límites, pone en boca de otra monja la tozudez mental de la iglesia. La venda sobre los ojos. El repudio del hombre de sotana toma tintes aún más provocativos, asumiendo que este prólogo terminará por enterrar a Sor Juana
Lástima es que un tan gran entendimiento, de tal manera se abata a las rateras noticias de la tierra, que no desee penetrar lo que pasa en el Cielo; y ya que se humille al suelo, que no baje más abajo, considerando lo que pasa en el Infierno. [op cit]

El plan de lo Obispo resulta de maravilla Sor Juana muy pronto será humillada, teniendo que negar su conocimiento por el perdón. Tal cual como Galilei Galileo. Pero aún

3

queda para llegar a eso, ahora debemos fijarnos en los rasgos barrocos de la respuesta de Sor Juana. Es interesante como se desdoblan los enunciantes de dichas cartas, por un lado tenemos a un obispo conservador que aplica su visión moralista y censora en una suerte de otra Sor Juana, la propia Sor Filotea. El plan propuesto por el obispo provoca un juego de perspectivas narrativas que permiten desenmascarar a otra que en estricto rigor es monja, pero en el fondo es escritora, y por cierto, de las mejores. Sino la mejor. Sor Juana – como Cervantes al escribir el Quijote – sabe que ya está arruinada, nada de lo que haga bastará para que sea perdonada por la iglesia, su infamia herética ha ido demasiado lejos, por eso concentrará todo su espíritu en el discurso ideológico y estético en el que se transformará su respuesta. Partiendo con el elemento base de cualquier escritor que se encuentra en la línea delgada : la ironía.
Qué mucho si, al primer paso, encontraba para tropezar mi torpe pluma dos imposibles? El primero (y para mí el más riguroso) es saber responder a vuestra doctísima, discretísima, santísima y amorosísima carta. [ Fragmento Respuesta a carta de Sor Filetea, ir a bibliografía para detalles]

En el comienzo de la carta Sor Juana ironiza con su capacidad para poder procesar y responderla. La ironía está en que todo el mundo sabe que Sor Juana es una genia y su fuente de conocimiento no es comparativa, demostrar inseguridad es otra forma de provocar. Obviando un poco la ideología de dicha respuesta, porque ya tenemos una idea del peso de Sor Juana, podemos encontrar a través de la forma y su estética los rasgos barrocos que la conectan con sus padres españoles : Francisco de Quevedo y Luís de Góngora.
es necesario ponerle algún breve rótulo para que se entienda lo que se pretende que el silencio diga; y si no, dirá nada el silencio, porque ése es su propio oficio: decir nada. Fue arrebatado el Sagrado Vaso de Elección al tercer Cielo, y habiendo visto los arcanos secretos de Dios dice: Audivit arcana Dei, quae no licet homini loqui. [op cit]

4

La confusa y ambigua ilación de las palabras de Sor Juana y la inclusión de sucesivas citas en latín recuerda al conceptismo de Quevedo. Tomando esta epístola como material literario podemos ver el uso de los retruécanos de Sor Juana para que la ambigüedad de su discurso sea lo suficiente potente sin ser agresivo. Pero si seguimos leyendo la epístola hay otros párrafos que sobrepasan toda erudición y sus referencias cruzadas logran exceder todas las barreras de la erudición y pueden ser vista perfectamente como las Soledades de Góngora y dentro del culteranismo.
Compruébalo mi gran Padre San Jerónimo, mandando que sea esto lo último que se estudie, por la misma razón: Ad ultimum sine periculo discat Canticum Canticorum, ne si in exordio legerit, sub carnalibus verbis spiritualium nuptiarum Epithalamium non intelligens, vulneretur; y Séneca dice: Teneris in annis haut clara est fides. [op cit]

Sor Juana con esta epístola se valida tanto como filosofa e escritora, logra cumplir lo que tanto prometen las vanguardias en su manifiestos. Decir y hacer. Primero hace gala de su sapiencia para contrarrestar el ataque que se le hace a Séneca. Filosofo que la representa profundamente. Y de pasó remata al pésimo falsificador literario que resultó ser el obispo de Puebla.
Si el estilo, venerable Señora mía, de esta carta, no hubiere sido como a vos es debido, os pido perdón de la casera familiaridad o menos autoridad de que tratándoos como a una religiosa de velo, hermana mía, se me ha olvidado la distancia de vuestra ilustrísima persona, que a veros yo sin velo, no sucediera así; pero vos, con vuestra cordura y benignidad, supliréis o enmendaréis los términos, y si os pareciere incongruo el Vos de que yo he usado por parecerme que para la reverencia que os debo es muy poca reverencia la Reverencia, mudadlo en el que os pareciere decente a lo que vos merecéis, que yo no me he atrevido a exceder de los límites de vuestro estilo ni a romper el margen de vuestra modestia. [op cit]

5

En la literatura gana Sor Juana, pero en la vida pierde. La peste que ataca a México acaba con todo el convento, casi todas mueren y Sor Juana se debilita en el cuidado hacia ella. Y no sólo eso, tiene que sufrir el mismo escarmiento público de otro genio, Galileo Galileo. Ambos debieron desdecirse de lo que creían profundamente. Sor Juana firmó con sangre que toda su verdad era una infamia. Claramente en ese minuto muere Sor Juana. La peste en 1695 sólo se encargó de llevarse su cuerpo.

BIBLIOGRAFÍA • • • Yo, la peor de todas. Dir.María Luisa Bemberg. Perf. Assunpta Serna , Dominique Sanda, Hector Alterio. Argentina, 1990. De la Cruz, Sor Filotea. “ Carta de Sor Filetea de la Cruz ”Disponible en la Web : http://www.ensayistas.org/antologia/XVII/sorjuana/sorjuana2.htm Inés de la Cruz, Sor Juana. “ Respuesta de la poetisa a la muy ilustre Sor Filotea de la Cruz.”Disponible en la Web : http://www.ensayistas.org/antologia/XVII/sorjuana/sorjuana1.htm

6

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful