You are on page 1of 3

LA EJECUCIÓN PROVISIONAL.

I.- LA EJECUCIÓN PROVISIONAL.

Si bien el título ejecutivo básico es la sentencia firme de condena, cabe que también sean
títulos ejecutivos sentencias no firmes, generándose en este caso la denominada ejecución
provisional de sentencias de condena definitivas no firmes (artículo 207 LEC) que han sido
recurridas. Esta ejecución es provisional, y por tanto queda condicionada en su efectividad a que
la sentencia recurrida y ejecutada no sea revocada por la sentencia que dicte el Órgano
Jurisdiccional que conoce del recurso. El legislador permite la ejecución provisional, para evitar
que los recursos sean utilizados con la finalidad de retardar la ejecución es decir, de retardar la
efectividad práctica de la resolución.
La ejecución provisional se despachará y se llevará a cabo del mismo modo que la
ejecución ordinaria, por el Órgano competente para la primera instancia (artículo 524.2 LEC), y
en la misma las partes dispondrán de los mismos derechos y facultades procesales que en la
ordinaria (artículo 524.3 LEC). La ejecución provisional de las sentencias en las que se tutelen
derechos fundamentales tendrán carácter preferente (artículo 524.5 LEC), si bien están
excluidos los pronunciamientos de carácter indemnizatorios de las sentencias que declaren la
vulneración de los derechos al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen
(artículo 525.3). Las sentencias que en ningún caso serán susceptibles de ejecución provisional,
son las sentencias meramente declarativas y sentencias constitutivas (artículo 521) y las
relacionadas en el artículo 525.
Mientras que las sentencias ejecutables provisionalmente no sean firmes, o aún siéndolo
las sentencias dictadas en rebeldía si no han transcurrido los plazos legales para ejercitar la
acción de rescisión, sólo procederá la anotación preventiva que dispongan o permitan la
inscripción o la cancelación de asientos en Registros Públicos (artículo 524.4 LEC).
La ejecución provisional sólo procede a instancia de parte, concretamente de la parte que
haya obtenido un pronunciamiento a su favor en la sentencia de condena (artículos 526 y 535.1
LEC). La más importante innovación introducida en esta materia por la LEC, es que la
ejecución provisional no se hace depender de que el ejecutante constituya caución para
responder de los daños y perjuicios y de las costas que se ocasionen a la otra parte (artículo 526
LEC).
La ejecución provisional se instará por demanda o simple solicitud (artículos 524.1 y 549
LEC). Los momentos para solicitarla son distintos en función de que se trate de una sentencia
de primera instancia (artículo 527.1 y .2), o de una sentencia dictada en segunda instancia, y que
se recurre en casación o recurso extraordinario por infracción procesal (artículo 535.2 LEC).
Se puede solicitar en el caso de sentencias de primera instancia, en cualquier momento
desde la notificación de la providencia en que se tenga por preparado el recurso de apelación, o
en su caso desde el traslado a la parte apelante del escrito del apelado adhiriéndose al recurso, y
siempre antes de que haya recaído la sentencia que resuelve el recurso de apelación (artículo
527.1).
Si la ejecución provisional se pide respecto a sentencias dictadas en segunda instancia, la
ejecución provisional se podrá solicitar en cualquier momento desde la notificación de la
resolución que tenga por preparado el recurso extraordinario por infracción procesal, o el
recurso de casación, y siempre antes de que haya recaído sentencia en estos recursos (artículo
535.2 LEC).
Si concurren los presupuestos y se cumplen los requisitos legalmente establecidos, el
Órgano Jurisdiccional dictará auto ordenando y despachando la ejecución provisional, contra el
cual no se cabrá recurso alguno (artículos 527.3 y .4 y 553 LEC), y en su caso el Secretario
Judicial dictará decreto. Contra el auto que deniegue la ejecución provisional se dará recurso de
apelación, que se tramitará y resolverá con carácter preferente (artículo 527.4 LEC).
Despachada la ejecución provisional se procederá por los trámites de la ejecución ordinaria
(artículo 524.2 LEC).

Página 1 de 3
Sergio Mombo Rasero.
Grupo T-5.
LA EJECUCIÓN PROVISIONAL.
II.- OPOSICIÓN.

El ejecutado sólo podrá oponerse a la ejecución provisional una vez que ésta ha sido
despachada. La oposición a la ejecución provisional se tramitará por escrito. La sustanciación de
la oposición a la ejecución provisional o a actuaciones ejecutivas concretas, se sustanciará de
acuerdo con lo establecido por el artículo 529 LEC.
La oposición tanto a la ejecución de condenas dinerarias como a la de las no dinerarias,
podrá fundarse en que se despachó la ejecución provisional con infracción de lo establecido en
el artículo 528 LEC. En caso de que se estime la oposición fundada en esta causa el Juez
declarará a través de auto, no haber lugar a que prosiga la ejecución provisional, alzándose los
embargos y trabas y las medidas de garantía que pudieran haberse adoptado (artículo 530.1
LEC).
En el supuesto de que la ejecución provisional sea de una sentencia de condena no
dineraria, la oposición podrá también fundarse en que resulte imposible o de extrema dificultad,
en atención a la naturaleza de las actuaciones ejecutivas, restaurar la situación anterior a la
ejecución provisional, o compensar económicamente al ejecutado a través del resarcimiento de
los daños y perjuicios que se le causaren, si aquella sentencia fuese revocada (artículo 528.2,2º
LEC).
Si el ejecutado se opone a la ejecución de condenas no dinerarias, alegando la causa que
acabamos de ver (artículo 528.2,2º LEC), el ejecutante al contestar al mismo además de
impugnar la concurrencia de alguna causa, podrá ofrecer caución suficiente para que, en caso de
que la sentencia sea revocada se pueda garantizar la restauración de la situación anterior, o si
esto es imposible resarcir los daños y perjuicios causados (artículo 529.3 LEC).
El Órgano Jurisdiccional de la ejecución decidirá sobre esta oposición por auto, contra el
cual no cabrá recurso alguno (artículo 530.4 LEC). Podrá estimar la causa y entender que, si se
revoca posteriormente la sentencia es imposible o muy difícil restaurar la situación anterior o
garantizar el resarcimiento por caución, por lo cual dejará en suspenso la ejecución, si bien
permanecerán los embargos y las medidas de garantía adoptadas, y se adoptarán las que
procedan, de acuerdo con el artículo 700 LEC (artículo 530.2 LEC).
En el caso de que la ejecución provisional fuera de condena dineraria, el ejecutado podrá
oponerse a la ejecución provisional en su conjunto (artículo 528.2,1º LEC), en los términos ya
expuestos. En los demás supuestos, sólo podrá oponerse a actuaciones ejecutivas concretas del
procedimiento de apremio, cuando entienda que dichas actuaciones causarán una situación
absolutamente imposible de restaurar o de compensar económicamente mediante el
resarcimiento de daños y perjuicios (artículo 528.3 LEC).
El Órgano Jurisdiccional se pronunciará sobre esta oposición a través de auto, contra el
que no cabrá recurso alguno (artículo 530.4 LEC). El Órgano estimará la oposición si concurren
las condiciones señaladas en el artículo 530.3,1 LEC, y dado que se trata de oposición a
actividades ejecutivas concretas, su estimación sólo conlleva que se deniegue la realización de
la concreta actividad ejecutiva, prosiguiendo el procedimiento de apremio conforme a lo
previsto en la LEC (artículo 530.3,2 LEC).
No obstante de cualquier forma, el Secretario Judicial suspenderá mediante decreto la
ejecución provisional de pronunciamientos de condena al pago de cantidades de dinero líquidas,
cuando el ejecutado pusiere a disposición del Juzgado la cantidad a la que hubiere sido
condenado, más los intereses correspondientes y costas que se hubieren producido hasta el
momento (artículo 531 LEC).
La oposición a la ejecución provisional en segunda instancia, también se regirá por los
preceptos que acabamos de ver (artículo 535.3 LEC).

Página 2 de 3
Sergio Mombo Rasero.
Grupo T-5.
LA EJECUCIÓN PROVISIONAL.
III.- REVOCACIÓN O CONFIRMACIÓN DE LA SENTENCIA PROVISIONALMENTE
EJECUTADA.

Otra cuestión es la concerniente a la revocación o confirmación tras la resolución del


recurso interpuesto, de la sentencia provisionalmente ejecutada. Si se confirmara la ejecución
continuará si aún no hubiera terminado, salvo desistimiento expreso del ejecutante. Además si
la sentencia condenatoria no fuera susceptible de recurso o no se recurriere, la ejecución salvo
desistimiento, seguirá adelante como definitiva (artículo 532 LEC), lo cual sucederá siempre en
el caso de que se confirme en todos sus pronunciamientos una sentencia de segunda instancia
provisionalmente ejecutada (artículo 536 LEC).
Por el contrario si se revocara la sentencia por el Órgano Jurisdiccional que conoce del
recurso, hay que distinguir entre los distintos efectos que se producen en las sentencias de
condena dinerarias y no dinerarias.
En la revocación de condenas dinerarias hay que diferenciar entre una revocación total de
la ejecución provisional (artículo 533.1 LEC), y una revocación parcial (artículo 533.2 LEC),
aunque en el caso de la sentencia revocatoria no fuera firme, la percepción de las cantidades y
conceptos de los mencionados párrafos tendrá un carácter provisional, como si fuera una nueva
ejecución provisional "al revés". La liquidación de los daños y perjuicios se llevará a cabo de
acuerdo con lo establecido por los artículos 712 y siguientes LEC (artículo 533.3 LEC).
Respecto a la revocación de las condenas no dinerarias, hay que distinguir entre ejecución
provisional de una condena a dar un bien determinado (artículo 534.1 LEC), o de una condena a
hacer (artículo 534.2 LEC), si bien existen especialidades si la sentencia revocatoria no es firme
(artículo 534.3 LEC).
En caso de que se revoque la sentencia dictada en segunda instancia que se ha ejecutado
provisionalmente, también se aplicarán los artículos 533 y 534 LEC.

Página 3 de 3
Sergio Mombo Rasero.
Grupo T-5.