Nuestra señora del rosario de fátima

Autor: Juan S. Clá Díaz
Amigo lector:

<<De la boca de los pequeños brota las alabanzas de Dios. La perfecta alabanza os la dan los labios y los más pequeños>>. Así, el Salmo 8 nos enseña cuál es la verdadera alabanza que agrada a Dios.

Impresiona leer los relatos sobre la vida de los pastorcitos de Fátima, los bienaventurados Jacinta y Francisco. De la infancia brota un testimonio de fe semejante a los mártires de La Iglesia, animados por el Espíritu de fortaleza, la fidelidad toral a Jesucristo, el Único Salvador de la Humanidad. De la familia Marto, los dos hermanitos portugueses alaban a Dios, frente a frente, después de haber visto en la Tierra el rostro sereno de la Santa Madre de Nuestro Señor Jesucristo, una <<Señora tan hermosa>> que fue el consuelo para aquellos niños inocentes, en las aflicciones, tormentos, persecuciones e incomprensiones que sufrieron; y también amparo en la enfermedad, hasta la muerte. Entre los muchos valores cristianos y humanos que el autor de éste libro, don Juan S. Clá Díaz, nos presenta, podemos resalar la familia y la catequesis infantil, que emergen de la vida de duración tan corta y sin embargo, muy fecunda y tan generosa de los niños de Fátima. La Familia como base y cimientos de la fe transmitida de padres a hijos y la catequesis infantil ayuda a los niños a descubrir el amor generoso y puro de Dios, la devoción filial a La Virgen Maria, la fidelidad a La Iglesia, la vivencia de los Sacramentos y el descubrimiento de la vocación cristiana que dura toda la vida. Mis más sinceros votos a ésta obra, llena de bellos testimonios y nacida del amor, que ayuda a los niños, jóvenes y adultos a seguir el ejemplo de Jacinta y Francisco, consagrando a Dios sus vidas en la lucha contra el pecado, en la oración y alabanza a Dios que los pastorcitos, tan unidos en las obras del Creador de la Naturaleza, enseñó en su simplicidad. Por la intercesión de Maria, Nuestra Señora de Fátima, el Dios del Amor, Padre, Hijo y Espíritu Santo, bendiga al querido lector. Bragança Paulista, 31 de Mayo de 2000 Don Bruno Gamberini OBISPO DIOCESANO DE BRAGANÇA PAULISTA, BRASIL. Los primeros frutos de Fátima

2

Trece de Mayo de 1917, fecha que marcó de modo extraordinario la historia del siglo XX: En las proximidades de Fátima (situada a unos 100 kms de Lisboa), la Madre de Dios se aparecía por primera vez a tres pastorcitos: Lucía de Jesús de 10 años de edad, y sus primos Francisco y Jacinta Marto de 9 y 7 años, respectivamente. Venía a traer un importante mensaje: graves riegos correrán los hombres, si continúan por el camino del pecado. Que ellos necesitaban tener más vida de oración y sacrificio, debían enmendarse, dejar de ofender a Jesús, pedir perdón por sus faltas. Con maternal bondad, Nuestra Señora indicaba los medios para obtener una regeneración: rezar el Rosario, devoción a su Inmaculado Corazón y la práctica de la Comunión reparadora de los cinco primeros sábados. Ella prometió la victoria de la virtud sobre el pecado, al anunciar: <<Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará>>. *** Trece de Mayo de 2000. Cerca de ocho décadas después de aquel acontecimiento, Jacinta y Francisco fueron beatificados por el Papa Juan Pablo II. El reconocimiento por parte de La Santa Iglesia, da fe de la misión que a ellos les confió La Santísima Virgen. A pesar de su breve existencia en éste mundo, ellos se hicieron modelos de quien toma enserio el mensaje de Nuestra Señora. De quien con fe, valor y confianza, obedece los Mandamientos Divinos. De quien no retrocede delante del sufrimiento y se sacrifica por la salvación de las almas. Fueron ellos así, los primeros frutos de Fátima; aquellos que, antes que cualquier otra persona, se hicieron merecedores de las promesas de La Reina del Cielo. El joven de hoy, que vive en un mundo en el cual hay tanta facilidad para practicar el mal, tal vez juzgue que era fácil ser virtuoso en el distante año de 1917. Si piensa de ese modo, se engaña. Como todas las personas, Jacinta y Francisco traen dentro de sí las inclinaciones desordenadas generadas por el Pecado Original. Entonces como ahora, también ellos corrían el peligro de ceder a las falsas ilusiones del pecado, las influencias de malas compañías, de ofender a Dios. Si la Iglesia ahora los proclama bienaventurados, es porque ellos resistieron a las atracciones del mal, correspondiendo a la gracia divina. Es porque fueron fieles a las palabras de Nuestra Señora, Madre bondadosa que siempre los protegió. Te invitamos a seguir atentamente esta breve historia de los beatos Jacinta y Francisco, para que, tomándolos como ejemplo, puedan igualmente atender a la llamada de La Virgen y como ellos, merecer la celestial recompensa que Maria te reserva. Unas palabras sobre Lucía: Religiosa carmelita en Coimbra, Portugal, la hermana Lucía, hoy con más de 90 años, espera el momento en el cual la Virgen cumplirá las promesas que le hizo, llevándola junto a su queridos primos. 3

Después de preparar una merienda. Cumpliendo con el precepto. los tres comieron su merienda compuesta de pan de centeno. El tiempo transcurría con calma y entretenido durante la permanencia de los pastorcitos en la Cova de Iria. relatos y cartas. plácidas y obedientes caminaban por la carretera de regreso al redil. La reina del cielo sobre una encina << ¡AY! ¡Que Señora tan hermosa! ¡AY! ¡Que Señora tan hermosa! >>. A primera hora de la mañana. mezclándose con el sonido de los cencerros de las ovejas. en el alto de la sierra del Aire. Mientras llevaba el rebaño. conmovedores y edificantes. En sus escritos –simples. Razón por la cual sus memorias. partieron contentos y alegres. en aquel domingo 13 de Mayo de 1917. constituyen una de las principales y más autorizadas fuentes de los acontecimientos en Cova de Iria y de la vida de sus primos. Al lado de un pequeño olivo que el padre de Lucía había plantado por ahí.se basan también éstas páginas ofrecidas a nuestros jóvenes lectores y otros jóvenes de corazón. cuando el hermoso amanecer anunciaba un día soleado y risueño. se arreglaron y fueron a oír misa en la Iglesia parroquial de Fátima. regresaron a sus casas en Aljustrel para poder convenir como de costumbre. la pequeña Jacinta no se contenía de alegría por lo que había presenciado junto con su hermano Francisco y su prima Lucía. propiedad de los padres de Lucía. queso y 4 . las cuales. el lugar donde llevarían a pastorear las ovejas. Escogieron Cova de Iria. La voz cristalina de la pastorcita resonaba por las cuestas de la sierra. llevando despacio el rebaño para que los animales fuesen pastando por el camino.Permaneciendo en el mundo la hermana Lucía realiza su misión de revelar a los hombres el mensaje de Fátima.

que 5 . subieron hasta el terreno más alto de la propiedad y empezaron a jugar.¿Y Francisco? Y La Virgen continuó diciendo: ¿Queréis ofreceros a Dios para soportar todos los sufrimientos que os quiera enviar en reparación por los pecados con que se le ofende y en súplica por la conversión de los pecadores? – Si queremos . más brillante que el sol. era <<Una Señora vestida toda de blanco. sino serio y tal vez con una suave expresión de ligera censura. . una séptima vez. no os voy hacer daño-. Según las descripciones de la hermana Lucía. A medio camino entre el monte que dejaban y una encina grande que tenían delante. ¿Y yo también voy a ir al cielo? Preguntó Lucía. Súbitamente en medio de su inocente recreo. El vestido. Lucía tomó la iniciativa para hablar: ¿De donde es Vuestra Merced? Le pregunté. y dijo: Soy del Cielo.¿Y Jacinta? -También . La túnica era blanca y un manto también blanco con bordes de oro del mismo largo que el vestido.dijo Jacinta. os diré quién soy y lo que quiero. ¿Qué había pasado? Pero Lucía. colgando sobre el pecho y rematado casi a la altura de la cintura por una pequeña esfera del mismo metal>>.Vengo a pediros que volváis aquí durante seis meses seguidos los días 13 y a ésta misma hora-. atravesado por los rayos del sol más ardiente>>.Vais pues a tener mucho que sufrir. Cerca del mediodía. nos hacía sentir en nosotros mismos a Dios. le cubría casi todo el cuerpo. apenas habían llegado al fondo de la cueva. irradiando una luz más clara e intensa que un vaso de cristal lleno de agua cristalina. Fue al pronunciar éstas últimas palabras. un fino collar de oro reluciente. Tenía las mangas relativamente estrechas y el cuello cerrado. cuando abrió las manos por primera vez comunicándonos una luz tan intensa como el reflejo que de ellas procedía y que penetrándonos en el pecho y en lo más íntimo de nuestras almas.Vengan. apresuraron el paso continuando el descenso.Sí irás . vieron a una Señora Majestuosa que les decía con dulzura: -No tengáis miedo. Su semblante era de una belleza indescriptible. pero la gracia de Dios será vuestro consuelo. cuando se pararon confusos y maravillados. sin embargo. puede venir una tormenta -. llegando hasta los pies que envueltos por una tenue nube que apenas se veían rozando la copa de la encina.aceitunas. ¿Y que quiere de mí Vuestra Merced?. el horizonte estaba limpio y el cielo luminoso y sereno. Un poco asustados. Estábamos tan cerca. parecía tejido de luz. Volveré aquí. Después. y rezaron un rosario. a corta distancia sobre una encina de poca altura. Allí. los tres niños vieron como una claridad de un relámpago que los sorprendió y contemplaron el cielo. Juntaron el rebaño y lo condujeron descendiendo hacia la derecha. <<Tenía las manos puestas en actitud de oración apoyadas en el pecho y a la derecha pendía un lindo rosario de cuentas brillantes como perlas con una pequeña cruz de vivísima luz plateada y como único adorno. Cada uno vio al otro mudo y atónito. más blanco que la propia nieve. vieron un segundo relámpago. el horizonte y después se miraron entre sí. siempre con cierto tono imperativo exclamó: -.--Pues vamos -. que quedamos dentro de la luz que la rodeaba. -. ni triste ni alegre.

no fue la primera visita que los tres pastorcitos recibieron del Cielo. Sorprendidos ante tanta belleza sobrenatural. subiendo en dirección a levante (Oriente). hasta desaparecer en el azul del cielo. contemplando durante un largo rato el cielo. el sol continuaba fulgurando sobre la tierra y el rebaño esparcido. solamente oyendo lo que Ella decía. una pequeña gruta situada en la propiedad del padrino de Lucía.Rezad el Rosario todos los días para alcanzar la paz del mundo y el fin de la guerra – (Se refería a la Primera Guerra Mundial) que había empezado en 1914. Todo era quietud en la sierra desierta. Ya resonaban en la sierra las campanas de la Avemarías al atardecer. cogieron el camino de regreso. mientras Jacinta permanecía callada. Pero Francisco no la oía. concentrando toda su atención solamente en verla. Entonces.era esa Luz. caímos de rodillas y repetimos interiormente: Oh Santísima Trinidad. se llenó de una inmensa alegría y cruzándose las manos sobre su cabeza. La Divina Providencia les envió el año anterior al Ángel de Portugal para manifestarles los designios de la misericordia de Jesús y de Maria sobre ellos. Los tres pastorcitos permanecieron silenciosos y pensativos. Él parecía hecho de nieve. los niños iban distinguiendo su fisonomía. por un impulso interior. yo te adoro. el Ángel se les apareció claramente por primera vez y a medida que se les aproximaba. yo te adoro. Cuando las niñas le relataron el diálogo con la Virgen y la referencia que se le había hecho. Con el fin de prepararlos para aceptar y divulgar el mensaje de Fátima. de levedad y libertad. cuando los pastorcitos llamando a las ovejas. El silencio de los tres era cada vez más entrecortado por las alegres exclamaciones de Jacinta: << ¡Ay! ¡Que Señora tan hermosa! ¡Ay! ¡Que Señora tan hermosa! >> El Ángel de Portugal El maravilloso encuentro con La Madre de Dios. no conseguían pronunciar palabra y al llegar 6 . A su alrededor. también comunicado. Les parecía que podrían volar como pájaros. exclamó en voz alta: . la Virgen añadió: -. Dios mío. más claramente que como nos vemos en el mejor de los espejos. de una consistencia y un brillo como el de un cristal atravesado por los rayos del sol. Cuando se guarnecían de una llovizna en Loca do Cabeço. La celesta mensajera había producido en los niños una deliciosa impresión de paz y de alegría radiante. Pasados los primeros momentos. Poco a poco fueron despertando del estado de éxtasis en que se encontraban. era la de un joven de15 años. yo te amo en el Santísimo Sacramento. la naturaleza volvió a ser lo que era.¡Oh Señora mía! Rezaré todos los rosarios que vos me pidáis -. Dios mío. Enseguida empezó a elevarse serenamente. se había echado a la sombra de las encinas. La Virgen Maria habló solamente con Lucía.

vieron una luz desconocida brillar sobre ellos. no adoran no esperan y no os aman. inclinó su cabeza hasta tocar el suelo. Ofreced constantemente al Altísimo. 7 . el Ángel se levantó y les dijo que rezasen siempre porque Nuestro Señor y La Virgen escuchaban sus oraciones. presente en todos los Sagrarios del mundo.Oh Santísima Trinidad. Padre Hijo y Espíritu Santo. Reparad sus crímenes y consolad a Vuestro Dios. Después. Sobre todo. cuando los pastorcitos jugaban junto al pozo en el quintal de la casa de Lucía. alma y divinidad de Nuestro Señor Jesucristo. Soy el Ángel de la Guarda. oraciones y sacrificios en acto de reparación por los pecados con que se les ofende y de súplica por la conversión de los pecadores. se encorvó también y les enseñó otra oración todavía más bonita: -. cogió en sus manos la Hostia y se la dio a Lucía. estaban preparadas para el bendito e inolvidable momento en que contemplarían en la Cova de Iria a una Señora más brillante que el Sol. que sus almas inocentes en algunos meses después. Francisco y Jacinta se preguntaban si recibirían también la Hostia. se levantaron y vieron al Ángel que traía en la mano izquierda un cáliz sobre el cual con la derecha sujetaba una hostia. espero y os amo. Nunca más lo volvieron a ver y sin embargo.Los corazones de Jesús y Maria tienen sobre vosotros designios de Misericordia. adoro. el Ángel se les apareció nuevamente y les dijo: --¿Qué hacéis? ¡Rezad! ¡Rezad mucho! -. desapareció de la vista de los tres. os pido la conversión de los pobres pecadores --. Os pido perdón por los que no creen. Después de haber rezado la oración tres veces. horriblemente ultrajado por los hombres ingratos. Al final del verano más o menos en octubre de 1916. Dejando el cáliz y la hostia suspendidos en el aire. soy el Ángel de la Paz. habían quedado profundamente impresionados por sus palabras. desapareció. el Ángel de Portugal. pues todavía no habían hecho la Primera Comunión. en reparación por los ultrajes. el Ángel se colocó junto a los niños. Atraed así la paz sobre vuestra patria. levantándose el Ángel. los tres niños hicieron lo mismo y repitieron las palabras que le oían pronunciar así: ¡Dios mío! Yo creo. os adoro profundamente y os ofrezco el preciosísimo cuerpo.junto a los pastorcitos. De repente. A partir de ahí. Después. el mensajero celestial les dijo: -. -. comenzaron a rezar más e hicieron constantes sacrificios en reparación a Dios y por la conversión de los pecadores. sangre. De ésta. El Ángel caminando hacia ellos les dio de beber el cáliz diciendo: -Tomad y bebed el Cuerpo y Sangre de Jesucristo. Y así fue.¡No temáis!. Después de haber merendado los niños. sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Algunas semanas después. se pusieron a rezar con el rostro en tierra repitiendo la oración que habían aprendido de él. nuevamente en Loca do Cabeço se dio la última aparición del Ángel. y diciendo esto. aceptad y soportad el sufrimiento que Vuestro Señor os envíe. caían algunas gotas de Sangre dentro del cáliz.Y arrodillándose. Orad conmigo. y por los méritos infinitos de su Sacratísimo Corazón y del Inmaculado Corazón de Maria.

tráelo hasta aquí y de rodillas le das tres abrazos y tres besos: uno por Francisco. los ojos grandes y castaños. que se volvía amable y atrayente. Diciendo esto. pedía que le repitiesen la historia y siempre lloraba. relucía en su rostro de corte suave. se compadecía y con su candor de alma decía: -. Cuéntame como fue.¿Porqué no me mandáis besar aquel Crucificado que está ahí? --. más delgada que gorda. la pequeña se conmovió hasta llorar. Candor y Rectitud de Jacinta Cierta vez en casa de los padres de Lucía. ente olivos y encinas. Francisco y Jacinta se profesaban una profunda amistad y su verdadera felicidad consistía en pasar todos los días juntos. Era un crucifijo que estaba colgado en la pared. expresando toda la vivacidad que la animaba. que había salido victoriosa. Lucía contó a su prima lo que conocía de la historia de La Pasión y al oír la descripción de los sufrimientos de Jesús. Por las tardes. Mándame hacer otra cosa. -.¿Porqué Nuestro Señor está así clavado en una cruz? -. un ejemplo conmovedor de la rectitud y candor del alma de Jacinta.: bien desenvuelta. A ella le gustaba mandarles a correr detrás de alguna mariposa. 8 . quedaba obligado a realizar una determinada tarea por el vencedor. Muchas veces después. se les veía salir a los tres por los campos de Aljustrel. robusta. en una rueda continua de juegos y cantos. o bien. Cuando se cansaban. – ¡Eso no! -replicó Jacinta. Cautivante narradora. el rostro bronceado por el sol de la sierra. coger una flor de su predilección. Tenía un corazón con muy buenas inclinaciones. Lucía contaba a sus primos algunas historias de hadas que había aprendido. Ese día le tocó obedecer el deseo de su prima Lucía.¡Pobrecito Nuestro Señor! ¡Nunca voy a cometer un pecado! ¡No quiero que Nuestro Señor sufra más! He ahí. Jacinta se detuvo a observar con atención al imagen del Crucificado y preguntó: -. – A Nuestro Señor le doy todos los que tú digas --. lleno de un carácter dulce. corrió hasta el crucifijo. cariñoso. lo besó con tanta devoción que Lucía nunca más se olvidó de lo ocurrido. otro por mí y otro por ti. Protegidos por sobresalientes cejas.Jacinta y Francisco LUCÏA. (uno de los preferidos de Jacinta) y en la disputa quien perdía. Lucía viendo a uno de sus hermanos cerca de ahí.Porque murió por nosotros. Era una niña con un físico natural de las niñas de su edad. Sube en una silla. – Está bien – respondió Lucía. los tres se entretenían en el juego de las prendas. ordenó a la pequeña que fuese a darle tres abrazos y tres besos.

besarlos y en la noche.Con frecuencia al atardecer ella salía para el terreno de enfrente de su casa y allí admiraba la belleza de la puesta del sol y el surgimiento del cielo estrellado. manifestaba varias veces con gestos y expresiones conmovedoras su inmenso amor a << Jesús escondido >> (como los tres se referían al Santísimo Sacramento). si alguien se empeñaba en negarle su derecho de ser el vencedor. Y la de Nuestro Señor. Un niño decidido y tranquilo Entre Francisco y Jacinta no parecían que apenas hubiera semejanzas en sus fisonomías y en la práctica de la virtud. tenía especial placer en imitar al Divino Redentor. De noche se entretenía también contando las estrellas. era el de las cartas y no manifestaba. abrazarlos. << Entreteniéndose. pero a veces Jacinta decía a veces: --Todavía me gusta más la candela de la Virgen. que en aquella estampita que me dieron. el niño era tranquilo y condescendiente. -. Francisco se entusiasmaba del sol. era un niño de una mirada decidida.Jacinta – le pregunté. volviendo. se metió en medio del rebaño. ¿Porque vas entre las ovejas? Para hacer como Nuestro Señor. Al contrario de su hermana. los cuales resplandeciendo en los cristales de las casas de las aldeas vecinas o en las gotas de agua esparcidas en los árboles y los matorrales de la sierra. Afrontaba valerosamente la noche cerrada y la oscuridad de la sierra. también está así. 9 . hacían de él. ante lo cual a otros niños de su edad sentían miedo. como recuerda la hermana Lucía: << A Jacinta le gustaba mucho coger los corderitos blancos. que no me quema. lo antes posible en la Primera Comunión. ni ciega. A la espera de ese momento. con ardiente deseo de recibirlo. traerlos en el regazo para casa con el fin de que no se cansasen. pero lo que más le gustaba era ver la salida y la puesta del sol. Paciencia. el gusto por la danza. La luna era La Virgen y el sol era Nuestro Señor. Su juego predilecto. para su gusto mil veces más hermosas que la de los Ángeles >>. como Jacinta. en medio de muchas y una en el regazo >>. que no parecía tener miedo de nada. Manso y obediente. los hacían brillar como otras muchas estrellas. preferiría tocar el pífamo y cantar mientras los otros bailaban. sentarse con ellos en el rezago. Un día. seguía con la mirada todos los rayos. que depositaba en él sus grandes esperanzas. intrepidez y valor. el orgullo del padre. a las cuales llamaba lamparitas o candelas de los ángeles. él cedía sin resistencia diciendo: << ¿Tú piensas que has ganado? ¡Vale! ¡A mí esto no me importa! >>. Se entusiasmaba con las hermosas noches de luna llena y competía con su hermano y su prima para ver quién era capaz de contar las estrellas. cuando jugaba con sus amigos. sí… No obstante esa preferencia.

hasta llegar el momento de volver a verla. Ella les aconsejó que continuasen rezando el rosario todos los días y después de prometer que haría un milagro en la aparición de octubre. Al finalizar de rezar. por la conversión de los pecadores y en reparación por los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de Maria >>. Al decir éstas palabras. Más o menos. es por Vuestro amor. La Virgen sobre la encina. los videntes vieron el reflejo de la luz que anunciaba el inicio de la aparición y en seguida vieron a la Virgen sobre la encina.semejante al caer de las chispas en los grandes incendios -. Esta vez. se fueron alegremente hacia la misma encina donde habían tenido la celestial visión. la hermosa Señora comenzó a subir encima de un arbusto y se fue en dirección al Oriente hasta desaparecer. entre 10 . se arrodillaron y empezaron a rezar el rosario.sin peso ni equilibrio. Les mostró también su Inmaculado Corazón clavado de espinas. el día 13 de Julio. mayores eran los planes que la Santísima Virgen tenía para Francisco. En Cova de Iria. como si estuviese pidiendo reparación por los pecados cometidos en el mundo. cayendo hacia todos los lados. la Señora abrió de nuevo las manos. *** Un mes después. -. al mediodía.Mientras tanto. con formas humanas que flotaban en el incendio llevadas por las llamas que de ellas mismas salían juntamente con nubes de humo. añadió: -. Como en anteriores ocasiones. los pastorcitos se sorprendieron por tanta multitud (más de dos mil personas) que allí se reunieron para presenciar el extraordinario acontecimiento. En ese día. En seguida ante la mirada sorprendida de los pastorcitos. Por la mañana del día 13 de Junio. sin embargo no estaban solos. como en los meses anteriores y el reflejo (de los rayos de luz) pareció penetrar en la tierra y vimos como un mar de fuego y sumergidos en ese fuego a los demonios y a las almas como si fuesen brazas transparentes de colores negras o bronceadas.Haced sacrificios por los pecadores y decir muchas veces en especial. para ser portador de su celestial mensaje. La noticia de la primera aparición se divulgó y por lo menos cincuenta personas ya estaban en la Cova de Iria. Mientras esperaban la hora del encuentro con la Santísima Virgen. La Madre de Dios les recomendó que continuasen rezando el rosario y que aprendiesen a leer. Un Gran Secreto Los pastorcitos solo tenían pensamientos y recuerdos de la esplendorosa Señora que se les había aparecido y mucho les costó esperar un mes entero. vieron un reflejo de una luz que se aproximaba y en seguida. La Virgen vino por tercera vez. siempre que hagáis algún sacrificio: << Jesús mío. al escogerlo al lado de Jacinta y de Lucía.

vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora en los primeros sábados. se salvarán muchas almas y tendrán paz. Rusia se convertirá y tendrán paz. varias naciones serán aniquiladas y por fin. sabed que es la gran señal que Dios os da. Para salvarlas. La guerra se va a terminar. Después de las 2 partes que he expuesto. la Santísima Virgen les dijo: << Visteis el Infierno. Pero si no dejan de ofender a Dios. que fue revelado el 13 de Julio de 1917 en la Cueva del Aire (Cova de Iria). emitía llamas que parecían. Dios mío. del hambre y de persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre. el Santo Padre tendrá mucho que sufrir. << Cuando veáis una noche iluminada por una luz desconocida. el Sr. etc… >>. la Madre de Dios confió a los videntes una de las pastes más importantes de su mensaje incluyendo el famoso secreto. TERCERA PARTE DEL SECRETO DE FÁTIMA Transcribimos a continuación la tercera parte del secreto escrito por la hermana Lucía en 1944. Si no. En ese momento. Si hacen lo que yo les diga. Si atienden a mis pedidos. El Santo padre me consagrará a Rusia. en el reinado de Pío XI. Los demonios se distinguían por formas horribles y asquerosas de animales espantosos y desconocidos. comenzará otra peor >>. que lo ordenáis por medio de su Excelencia Referentísima. a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda. levantaron los ojos hacia la Virgen >>. pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigido hacia él. pero transparentes como negros carbones en braza >>. Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. a donde van las almas de los pobres pecadores. de que va a castigar al mundo por sus crímenes. y centelleando. Con bondad y tristeza. Para impedirlo. promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. iban a incendiar el mundo. que se convertirá y será concedido al mundo algún tiempo de paz. mi Inmaculado Corazón triunfará. Obispo de Leira y de la Santísima Madre vuestra y mía >>. << Escribo en obediencia a Vos. por medio de la guerra. << Asustados y como pidiendo socorro. 11 . El Ángel señalando la tierra con su mano derecha dijo con fuerte voz: ¡Penitencia! ¡Penitencia! ¡Penitencia!. Fátima.gritos y gemidos de dolor y desesperación que horrorizaban y hacían estremecer de pavor. En Portugal se conservará siempre el dogma de la fe. Los buenos serán martirizados. hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto. esparcirá sus errores por el mundo.

los tres pastorcitos se sentían tan cansados que apenas podían permanecer en pie. Bajo los dos brazos de la Cruz. mas la gracia de Dios será vuestro consuelo >> les dijo Maria a sus pequeños confidentes. en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios >>. que a todo precio quería arrancar 12 . enseguida empezaron. murieron uno tras otro. fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas. religiosos y religiosas subir una montaña empinada. postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz. rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino. sacerdotes. Cuando recéis el Rosario. en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza. cuando ellos se mostraron dispuestos a ofrecer sacrificios por la conversión de los pecadores. había dos Ángeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano. lleva a todas las almas al Cielo. principalmente a las que más lo necesiten >>. Persecuciones por amor a la Virgen << ID PUES. perdona nuestros pecados. fueron muchas las incomprensiones. el Santo Padre antes de llegar a ella. Había terminado la tercera aparición y como de costumbre. sacerdotes. Para ver como terminó la aparición de Julio de 1917 en Cova de Iria. hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. llegando a la cima del monte. pero tendréis mucho que sufrir. la Virgen fue subiendo en dirección a Oriente hasta desaparecer en la inmensa distancia del firmamento. A Francisco sí podéis decírselo. En sus memorias quedó grabada la imagen de las terribles llamaradas del infierno. religiosos. Entre sus propios familiares y vecinos. decid después de cada Misterio: ¡Oh! Jesús mío.Y vimos en una intensa luz qué es Dios: << algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él: a un Obispo vestido de Blanco (hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre) y también a otros Obispos. apesadumbrado de dolor y pena. Los tres niños tuvieron que soportar también la cruel persecución del Administrador (con poderes más o menos de alcalde y delegado) de la Vila Nova de Ourém. Obispos. Y… los sufrimientos. religiosas y diversas personas seglares. desconfianzas y burlas. Al contrario de las veces anteriores. y del mismo modo. retomemos las palabras de la hermana Lucía en su 4ª Memoria y es Nuestra Señora quien habla: <<… Esto no se lo digáis a nadie. atravesó una gran ciudad en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante. líbranos del fuego del Infierno.

lo ofrezco por los pecadores. ¡Lo peor. En la mañana del 13 de Agosto. Algunas escenas de éste cruel episodio son realmente conmovedoras. el Administrador (o unos de sus subordinados) les amenazó con torturarlos en el caldero lleno de aceite hirviendo. amenazándolos con freírlos vivos en aceite hirviente. Se pusieron de rodillas delante de ella y comenzaron a rezar.el famoso secreto. era el abandono de los padres y con lágrimas bañándole el rostro. Fue inútil. Jacinta fue la primera en ser amenazada. hacían recordar a los héroes de los primeros mártires de la Iglesia. siendo poco a poco acompañados por los otros ocupantes de la celda. si no volvemos a ver a mamá. pero no tardé en darme cuenta de que estaba llorando. Como la situación se alargaba. es que si la Virgen no regresa más! ¡Esto es lo que más me cuesta! Pero también. ¡Di el secreto. vino al encuentro de los pastorcitos. – Porque vamos a morir sin poder volver a ver a nuestros padres ni a nuestras madres -.¡Yo quería por lo menos. Sal de ahí! Sin dudar 13 . Fui a buscarla y le pregunté porque lloraba. Con las lágrimas cayéndole por el rostro y las manos levantadas al Cielo. entraron en el vehículo que poco después. diciendo que dentro de poco nos vendrían a buscar para freírnos. Y levantando su mirada y las manos al Cielo. cogía dirección contraria a la Cova de Iria. Sin poder negarse. proponiéndoles gentilmente llevarlos a Cova de Iria en su “charrete” (coche ligero de dos ruedas de dos o cuatro asientos). ese hombre enemigo de la religión católica.¡Ni tus padres ni los míos vinieron a vernos! ¡No les importamos más! – No llores – le dijo Francisco. solo entonces les fue revelado que en verdad se dirigían a la Vila Nova de Ourém. ¿No quieres ofrecer éste sacrificio por la conversión de los pecadores? ¡Quiero. Juzgué al principio que estaría distrayéndose con la vista. Jacinta renovó con gran devoción el ofrecimiento que anteriormente hiciera. Lo que más le costaba a Jacinta. demostrando la profunda compenetración con que Jacinta y Francisco correspondieron a la llamada de la Virgen. cuando para vencer la resistencia de los niños. Ese hombre sin corazón utilizó todos los recursos para obtener una confesión. << Cuando después de habernos separados >> recuerda la hermana Lucía. Lucía le decía a Jacinta: -. << volvieron a reunirnos en una sala de la cárcel. ¡paciencia! Lo ofreceremos por la conversión de los pecadores. hizo el ofrecimiento: ¡Jesús mío! Es por vuestro amor y por la conversión de los pecadores. si no quieres que te friamos! Gritó el hombre.¿No puedes? ¡Voy hacer que puedas. Jacinta se apartó y se fue junto a una ventana que daba para la feria de ganado. Así pasaron dos días. día del mercado y día de la cuarta aparición de la Virgen. Quiero! >>. los pastorcitos resolvieron rezar el rosario.Y también por el Santo Padre y en reparación por los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de Maria --. donde el Administrador los encarceló juntamente con otros delincuentes. – ¡No puedo! -. volver a ver a mi mamá! – Entonces. Jacinta sacó la medalla que traía en el cuello y volviéndose hacia uno de los presos con los cuales estaba encarcelada. La gracia de Dios consolaba a los pequeños y su fidelidad y determinación de ellos. Jacinta añadió: -. pidió que la colgasen en la pared.

pero pasados unos instantes. buscaba una explicación razonable de lo ocurrido y comentaba con Lucía y Jacinta: -. dentro de poco estaremos en el cielo! ¡Que bueno! ¡No me importa en absoluto! Después de un momento de silencio. No oyó nada. Mientras Jacinta la llevaban al lugar más recóndito de la prisión. *** La Santísima Virgen no tardó en consolar personalmente a sus queridos pastorcitos.la niña caminó hacia lo que imaginaba que iba a ser su muerte. Y desde el Cielo. no cedió a las amenazas y caminó sin miedo hacia la muerte. el carcelero regresó diciendo: -¡Aquella ya está muerta! Ahora vais a revelar el secreto --. llegando al local donde debería estar el caldero de aceite hirviente. dispuestos a sacrificar su propia vida para no contar el secreto confiado por la Santísima Virgen. por amor a Ella. dejando a los tres niños llenos de una alegría ¡inigualable! Francisco. lo arrastró fuera de la celda. insistiendo en que continuasen rezando el rosario todos los días y a ofrecer sacrificios por la conversión de los pecadores. Después de un breve diálogo. ¡Voy a rezar un Avemaría por ella! Poco después. la Virgen los trató con inmensa bondad. Como éstos no habían podido comparecer en Cova de Iria el día 13 de Agosto. Como siempre. Mientras tanto. No había sido más que una diabólica trampa del Administrador para asustarlos y hacerles hablar. encontró a Jacinta y a Francisco pálidos pero. El heroísmo que demostraron. acompañándoles con su mirada dulce y maternal a aquellos que. -. continuó diciendo: -Dios quiera que Jacinta no tenga miedo.De verdad. Manifestando el mismo coraje de sus compañeros. se les apareció por cuarta vez el día 19 en la propiedad de un padrino de Lucía. sanos y salvos. Le dijeron que sus primos ya estaban quemados y que ella tendría la misma suerte si no revelaba el secreto. ese hombre malvado tuvo que darse por vencido y al poco tiempo. tal vez por ser él tan malo… << Dios está contento con vuestros sacrificios >> 14 . Francisco se volvió hacia Lucía y le dijo con enorme paz y alegría: -. le llegó a él su turno. mandó a los pastorcitos de vuelta a casa. sin miedo y sin despedirse de su hermano y de su prima. ¿No puedes? ¡Ahora veremos! Y agarrando al pastorcito por el brazo. era una prueba de autenticidad de todo cuanto sucediera en la Cova de Iria. Ella no se nos apareció el día 13 para no ir a la Casa del Señor Administrador. afligida a la espera de oír los gritos de los primos que se enfrentaban valerosamente al martirio.¡Si nos matan. Maria se retiró en dirección al Oriente. vinieron a buscarla. rebozando alegría. Por fin. como Ella les pidió. aguantaban tantas persecuciones. Lucía se quedó sola. la bondadosa Señora aún los bendecía y los protegía todavía mas. llamada Valinhos.¡No puedo decírcelo a nadie! – respondió el pequeño.

cogieron el hábito de vez en cuando de darse algunos golpes en las piernas con las ortigas para ofrecer a Dios un sacrificio más. regresando de Cova de Iria. Se acostumbraron por ejemplo. Ella vino por quinta vez el 13 de Septiembre. En otra ocasión. Sea por causa de su espesor y aspereza. En 15 .000 personas que allí se reunieron. al llegar a Cova de Iria. le dijo entonces a los primos: ¡Mirad! ¡Esto produce dolor! Podemos atárnosla a la cintura y ofrecer a Dios este sacrificio. y cuando su prima le decía que se la quitase. Mi madre no quiere que bebamos de aquí. jugaba a coger de las paredes unas hierbas que reventaban cuando las apretaban entre las manos. Vamos ahí a pedir un poquito a la tía Maria de los Ángeles. porque hace mal. dijo Jacinta a Lucía: -. que voy a beber un poquito de esta agua! -. Jugando. Al sentir el dolor. bastante áspera le magullaba mucho. Enfervorizados de éste modo con las oraciones y mortificaciones. La idea fue enseguida aceptada y se dividieron la cuerda entre ellos. les hacía sufrir horriblemente. ¡No! ¡Agua buena no quiero! Quiero beber de ésta de aquí. los ojos de Lucía vieron un pedazo de cuerda a la orilla del camino.¡Mira! ¡Tengo tanta sed y me duele tanto la cabeza. le ofrezco el sacrificio de beber agua sucia.FIELES a la llamada de la Virgen.. respondía: ¡No! Quiero ofrecer éste sacrificio a Nuestro Señor en reparación y por la conversión de los pecadores. Cierto día. se la enroscó en el brazo y luego notó que la cuerda. En otra ocasión. los pastorcitos se asombraron al ver una multitud de casi 20. sea porque a veces les quedaba demasiado apretada.Continúen rezando el rosario para que la guerra termine. pasaban el tiempo a la espera de los próximos encuentros con la Virgen. llevando ella las ovejas. a ofrecer a Dios su mortificación de pasar varios días seguidos sin beber agua. las apretó más entre las manos y le dijo a sus compañeros: ¡Miren! ¡Miren otra cosa con la cual nos podemos mortificar! Desde entonces. Con frecuencia a Jacinta se le escapaban algunas lágrimas por la gran molestia que le causaba. los pastorcitos no escatimaban ocasiones ni medios para sacrificarse por la conversión de los pecadores y en reparación al Inmaculado Corazón de Maria.De ésta agua no. aguardando la venida de la Madre de Dios. cogió sin darse cuenta unas ortigas con las cuales se pinchó. Jacinta al cogerlas. se dieron cuenta del reflejo de la luz y enseguida vieron a la Virgen sobre la encina y con una bondad maternal les dijo: -. En aquella mañana. hasta bajo el calor sofocante del verano. Los videntes estaban rezando el rosario con el pueblo cuando más o menos el mediodía. al pasar al lado de una laguna. porque en vez de ofrecer a Nuestro Señor la sed.

En otra escena. Al terminar de rezar. en el cual la Virgen haría el gran milagro que prometiera. En medio de las nubes que se abrían. poco después vieron el reflejo de la luz y enseguida la Santísima Virgen sobrevolando la encina. Lucía vio a Nuestro Señor. pero no quiere que durmáis con las cuerdas. ocurrió ante los ojos de la multitud el milagro anunciado.No ofendan más a Dios Nuestro Señor. una seguida de otra. consolados y fortalecidos en su fe. Dibujando tres veces en el aire una cruz. Lucía pidió a la multitud que cerrasen los paraguas para rezar el rosario. un hecho maravilloso aconteció: en el cielo. Sería el momento de la confirmación de todo cuanto había sucedido en aquel lugar bendecido. Con la fisonomía más triste añadió: -. que ya está muy ofendido --. Primero se veía a La Sagrada Familia: San José con el Niño Dios en sus brazos y Nuestra Señora del Rosario. tres nuevas apariciones como si fuesen cuadros que simbolizaban los Misterios Gozosos. Para rematar éste cuadro. comenzó a subir y entonces. EL MILAGRO PROMETIDO LLEGABA por fin el tan esperado día 13 de Octubre. San José con el Niño Jesús para bendecir al mundo --. Diciendo esto. Nuestra Señora de los Dolores y la Del Carmen. abriéndose camino entre la multitud de 70. apareció el sol como un inmenso disco de plata. transido de sufrimiento en el camino del Calvario y a Nuestra Señora de los Dolores.Octubre vendrá Nuestro Señor. pero sin espadas en el pecho. Sabiendo cuanto les costaban a los tres niños las mortificaciones que hacían. dejó a los pastorcitos inmensamente felices. Era una mañana fría y lluviosa. Juntamente con sus padres. Enseguida comenzó a subir hasta desaparecer como de costumbre. Presentándose como “Nuestra Señora del Rosario”. Solamente con mucho esfuerzo. debajo de una lluvia torrencial. brillando intensamente. asegurando que los militares regresarían en breve a sus casas. A pesar de ser breve la aparición de la Santísima Virgen. apareció Nuestra Señora del Carmen coronada Reina del Universo con el Niño Dios en sus brazos. San José y el Divino Infante bendecían a la multitud. añadió: -. Mientras los tres pastorcitos contemplaban éstas visiones celestiales. Maria les recomendó que no dejasen de rezarlo todos los días y anunció el fin próximo de la Primera Guerra Mundial. Dolorosos y Gloriosos del Rosario. los tres niños llegaron a su tan querida y ya famosa encina. Aparecieron. los pastorcitos se levantaron pronto y se pusieron la mejor ropa que tenían.Dios está contento con vuestros sacrificios. pero sin herir la vista de las personas 16 . El Divino Redentor bendecía igualmente a la multitud. A pesar del chaparrón. partieron en dirección a la Cova de Iria.000 mil peregrinos que vinieron de todas las regiones del país. llevadlas solamente durante el día --.

Los gritos de entusiasmo resonaban por las colinas vecinas y muchos notaban que sus ropas empapadas algunos minutos antes por la lluvia. 17 . huía a la Iglesia con el fin de visitar a << Jesús escondido >> en el Santísimo Sacramento. Se arrodillaba delante del sagrario. al niño le costaba rezar. La dificultad era todavía peor para Francisco. A través de ellos. enseguida describiendo zig zag enorme. Antes de las apariciones. El pueblo al final se convenció de que por seis veces (de Mayo a Octubre) era la misma Madre de Dios. los tres niños se matricularon en la escuela. apareciéndose a los tres pastorcitos. atendiendo al consejo de la Virgen de que deberían aprender. todos caen de rodillas en el barro. Por más que se esforzaba.que admiradas lo contemplaban. el sol empieza a subir haciendo un zigzag hasta el punto del horizonte de donde había bajado de tal forma que era imposible mirarlo. por la tristeza que le causaban los pecados cometidos en el mundo. la vida se les complicó. Después.. Poco a poco. e inesperadamente. Después la alegría explotó – ¡El Milagro! ¡Los niños tenían razón! --. la que bajó del Cielo a la Tierra. estaban completamente secas. Con esto. pero ya no era así. el pequeño pastor abrazó con toda el alma la misión que le fuera confiada por La Santísima Virgen. pues en todo momento se les molestaba con preguntas indiscretas. dejaban al mundo un gran mensaje de Fe: Llamada a la Conversión y de luminosas esperanzas. no conseguía concentrarse en los libros y en la primera oportunidad. pensando que van a ser quemados por el fuego. Auxiliado por la gracia divina. el sol volvió a brillar normalmente. Todo aquello había durado cerca de diez minutos y las personas se miraban asustadas. Mientras Lucía debería permanecer en la tierra para divulgar el mensaje y Jacinta sacrificarse en rezar por la conversión de los pecadores. se lanzó en dirección a la multitud aterrorizada y soltando un inmenso grito. Sus bordes eran rojizos y empezaron a esparcir llamas en todas las direcciones. haciendo compañía a Nuestro Señor recitando sus muchos rosarios. el gran astro se puso a bailar. CONSOLAR A JESÚS Y MARIA: MISIÓN DE FRANCISCO ALGUNAS semanas después de las apariciones. le tocó a él la obligación de consolar a Nuestro Señor y a La Virgen. girando como una gigantesca bola de fuego a una espantosa velocidad. Muchos rezaban en voz alta el acto de contrición. conforme le había recomendado la Madre de Dios.

<< Francisco era de pocas palabras >>. Francisco pareció ser el menos impresionado con la visión del Infierno. después de las apariciones. Y cuando Lucía iba hasta él.Consolar a Nuestro Señor y al Inmaculado Corazón de Maria. INTENSO AMOR A JESÚS Francisco entendió bien que esa consolación reparadora debería ser. antes de todo. rezar y rezar. ni aún en los momentos en que la meditación sobre la gloria del Creador lo deslumbraba. Tal objetivo nunca abandonó el pensamiento del pastorcito. recuerda su prima Lucía y para rezar sus oraciones y ofrecer sus sacrificios. Francisco intentaba animarla con éstas palabras: -. En otra ocasión. que es Dios y no nos quemábamos! ¿Cómo es Dios?.. De rodillas rezando o pensando. La Santísima Trinidad. haciendo que paseaba. 18 .¡Nosotros estábamos ardiendo en aquella luz. donde disimuladamente se había escondido. Lucía insistió en saber las preferencias de su primo: Francisco ¿Qué te gusta más? ¿Consolar a Nuestro Señor o convertir a los pecadores. para que no le ofendan más.-.¿No te diste cuenta cómo Nuestra Señora en el último mes. ya podemos quedar contentos --. pero la verdad era que quería evitar los inocentes juegos y poder rezar. Si Lucía le preguntaba: -¡Francisco! ¿Porque no me llamas para rezar contigo y a Jacinta también? -. No fueron pocas las veces en que íbamos a sorprenderlo detrás de una pared o de algún matorral. en aquella luz inmensa que nos penetraba en lo más íntimo el alma. se alejaba de us compañeras.. porque ya está muy ofendido? Yo quiero consolar a Nuestro Señor y después convertir a los pecadores. hasta el momento de su bella y conmovedora muerte. estaba tan triste cuando dijo que no ofendiesen a Dios Nuestro Señor. Lo que más le impresionaba o absorbía era Dios.¡Déjalo así! ¿No nos dijo La Virgen que tendríamos mucho que sufrir para reparar a Nuestro Señor y al Inmaculado Corazón de tantos pecados con los que les ofenden? ¡Ellos están tan tristes! Si con éstos sufrimientos podemos consolarlos. sin embargo le causaba también a ella una sensación bastante grande. << En la tercera aparición >> recuerda la hermana Lucía.respondía él. Después decía: -. para que no vayan más almas al Infierno? – Me gusta más consolar a Nuestro Señor -. su propia vida de virtud y de oración. como él decía de Nuestro Señor: << triste por causa de tantos pecados >>. fue el ideal que el pastorcito buscó sin cesar.Me gusta más rezar solo para pensar y consolar a Nuestro Señor ¡que está tan triste! -. le gustaba ocultarse hasta de Jacinta y de mí. amargada por las persecuciones que sufría en su propia familia. Con frecuencia al llevar las ovejas al campo. ¡No se puede decir! ¡Pero que pena que ÉL esté tan triste! ¡Si yo pudiese consolarlo!.

pero me gustó más verlo en aquella luz donde nosotros.¡No! ¡Comed vosotras! -. el pequeño no se contuvo de felicidad: -. Volvedme a llamar --.¡Que bueno! ¡Solo lo vimos dos veces y a mí.porque 19 .Vosotras no vengáis aquí. Ellas le hicieron aso y se pusieron a correr detrás de las mariposas que cogían para enseguida hacer el sacrificio de dejarlas huir.Acostumbraba a repetir. Francisco quedó atrás. lo que le llevó a Lucía a preguntarle: ¿Qué estás haciendo aquí en todo este tiempo? – ¡Estoy pensando en Dios. subió a una roca bien alta y le dijo a las dos niñas: -.¡Fíjate! ¿Él todavía estará triste? ¡Tengo tanta pena de que esté así tan triste! Yo le ofrezco todos los sacrificios que puedo hacer.¿Y rezar el rosario? -. – ¡La Virgen dijo que tendríamos que sufrir mucho! No me importa. continuó siendo un niño amable y condescendiente como antes. comentaba: -. ¡Sufriré todo lo que Ella quiera! ¡Lo que yo quiero es ir al Cielo! -. Cuando en la visita del 13 de Septiembre. para allí rezar juntos. Nuestro Señor debía estar alegre con aquella consoladora reparación que los pastorcitos tomaron con tanto ímpetu ofrecerle. el Divino Redentor también se haría visible. Cuando regresaron. Dejadme solo --. olvidado en lo alto de un monte y aproximadamente. Su primera y gran preocupación había pasado a ser la de perfeccionarse y preparar su espíritu para el día en que la Madre de Dios viniera a buscarlo. que está tan triste por causa de tantos pecados! ¡Nosotros nunca vamos a cometer uno! ¡Me gusta tanto Dios! ¡Si yo fuese capaz de alegrarlo! Ciertamente. comenzó a arder en el alma de Francisco. Era un espacio tan estrecho que mal cabían de rodillas. estábamos también.-. Después pensaba un poco y decía: -.Después voy a rezar. Ya no le apetecían las canciones y otros juegos de antes.Me gustó mucho ver a Nuestro Señor. a ciertos días después de la primera aparición de la Virgen. respondía: -. siempre dispuesto a sonreír y a complacer a sus amigos y compañeros. me gusta tanto ÉL! -. notaron su ausencia y se fueron a llamarlo: -Francisco. Alegría que podemos imaginar todavía mayor si consideramos la ardorosa devoción a ÉL y a la Virgen que. a la hora de la merienda.¡Y cómo le parecería larga la espera para volver a ver a Jesús! -. Nuestro Señor me llevará junto a Él y entonces ¡lo veré siempre! Los contactos con el Ángel de Portugal y sobre todo con la Santísima Virgen envolviendo a los tres niños en una atmósfera sobrenatural.¿Todavía faltan varios días para el 13 de Octubre? – le preguntaba muchas veces a Lucía.Cierta vez. al llegar a pastorear. la Virgen Santísima les comunicó que en Octubre. él pidió que subiesen hasta el lugar donde él estaba. No se enfadaba con nadie. EL ÁNGEL DE LA GUARDA Mientras caminaba por la vía de la virtud Francisco. Después de la última extraordinaria visión en la Cova de Iria. ¿No quieres merendar? -. pero algunas veces se retiraba cuando algo le parecía incorrecto y si le preguntaban porqué se alejaba. a partir de las apariciones. produjeron efectos profundos en el alma de Francisco.

le dije que podíamos comerlas. Francisco era el primero en correr en su auxilio. Había unos niños. 20 . Los niños satisfechos con la generosa limosna. Los animales se escapaban con frecuencia. Tía Maria se deshacía en mil agradecimientos y le llamaba su angelito de la guarda. darles sus comidas. ¡La misión que tanta felicidad le causaba! JACINTA Y LA CONVERSIÓN DE LOS PECADORES ¡JESÚS MÍO! ¡Es por vuestro amor. ¡Y saboreamos aquel delicioso manjar! Jacinta hizo de esto uno de sus sacrificios habituales. ayudándola a llevar el rebaño a pastorear y juntando los animales que se habían escapado. Acordaron entonces. la caridad en relación con sus semejantes. Por la tarde me dijo que tenía hambre. por la conversión de los pecadores >>. Su amor para con el prójimo. procuraban encontrarlos. alegre y animada. con el fin de evitar que los hombres fuesen condenados al Infierno.vosotros no sois buenos – o simplemente: -. Cuando la pobre anciana parecía afligida. Nos encontramos un día. cuando íbamos con nuestro rebaño y Jacinta al verlos dijo: << vamos a dar nuestra merienda a aquellos pobrecitos. Insaciable en las mortificaciones Desde el momento en que oyó la llamada de la Santísima Virgen para ofrecer sacrificios a Dios. Varias personas le estaban agradecidas por sus desinteresados favores. recuerda la hermana Lucía. esperándolos por el camino. Había allí algunas encinas y robles y las bellotas estaban todavía bastante verdes. por el Santo Padre y en reparación de los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de Maria! Muchas veces brotó de los labios inocentes de Jacinta. Francisco subió a una encina para llenarse los bolsillos. la pequeña pastora se transformó en una llama que ardía continuamente con esa intención. << Y corrió a llevársela >>. por la conversión de los pecadores. pero Jacinta se acordó de que podíamos comer de los robles. << que no dejaba escapar ocasión alguna >>. como la tía Carreira. << Jacinta tomó con tanto ímpetu los sacrificios por la conversión de los pecadores >>. siempre que encontrasen a esos pobrecitos. para hacer el sacrificio de comer las amargas. una anciana que a veces solía pastorear un rebaño de cabras y ovejas.porque no quiero jugar más --. hijos de dos familias de Moita. que golpeaban de puerta en puerta pidiendo limosna. uno para cada lado. Jacinta corría a llevarles todo el alimento del día. era para Francisco un medio más de consolar y reparar al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de Maria. Sin embargo. Finalmente. en medio de sus penitencias por la salvación de las almas. creció junto con su amor a Jesús y Maria. Enseguida que los veía.

no quieren hablar del Infierno a los niños. Para la hermana Lucía. llegó a comprender y a adquirir un enorme espíritu de mortificación y penitencia. esto se debe a << una gracia especial de Dios. respondió: -. una teniendo aún 7 años. moras. la sed era cada vez mayor y no había una gota de agua para beber. les parecían nada para conseguir librar de ahí a las almas. Pero Dios no dudó en mostrárselo a los tres pastorcitos. Las chicharras y los grillos juntaron su canto al de las ranas en una laguna vecina y hacían un ruido insoportable. Aceptaron y fue ella a golpear la puerta de una viejecita que al darle un cántaro con agua. Pero ese don divino no vino solo. Al principio ofrecieron el sacrificio con generosidad por la conversión de los pecadores.¡Diles a los grillos y a las ranas. Jacinta parecía igualmente insaciable en la práctica de los sacrificios.¡Si quiero. Jacinta debilitada por la flaqueza y por la sed. setas o frutas si había alguna por ahí cerca. ayudó también poderosamente la visión del Infierno y la desgracia de los que allí caen. déjalos cantar --.También quiero ofrecer el sacrificio por los pecadores – Resultado: el agua fue toda dejada en la cueva en una piedra. pero quedaba en un lugar bastante lejos y estaban en los días más calurosos del verano. que se callen! -. los tres comían raíces de una flor del campo.¡Bebe tú. – No quiero beber -¿Por qué? – Quiero sufrir por la conversión de los pecadores -. Cuenta su prima que cierto día. Y nunca se olvidaba de levantar las manitas al cielo. era difícil resistir… Lucía propuso ir a un lugar próximo para pedir un poco de agua. Para esta comprensión. un vecino le ofreció un buen pasto para su rebaño. Bajo un sol abrasador. Estimulada por el extraordinario celo de las almas. 21 . Él sabía que ella se horrorizaría hasta tal punto de causarle decaimientos >>. Enseguida le dio el cántaro a Francisco y le dijo que bebiese. que todas las penitencias y mortificaciones.¡Me duele mucho la cabeza! Francisco entonces le preguntó: ¿Tú no quieres sufrir por los pecadores? La pobre niña apretando la cabeza entre sus manitas. que concedió a la pequeña pastora >>. cómo siendo aún tan pequeña Jacinta. pidió a su prima con aquella simplicidad que le era natural: -. repitiendo su frase tan querida: -. se hacía cada vez más intenso. en algunas propiedades que pertenecía a sus padres.En éstas ocasiones.¡Oh Jesús! Es por vuestro amor y por la conversión de los pecadores --. Con acierto observa la hermana Lucía que determinadas personas << siendo piadosas. pero después del mediodía. para no asustarlos. para que de ella bebiesen las ovejas… El calor mientras tanto. Por el camino encontraron a sus queridos pobrecitos y Jacinta corrió a llevarles la limosna. SI LOS HOMBRES VIESEN EL INFIERNO Se puede preguntar. por medio del Inmaculado Corazón de Maria. Jacinta! -. les ofreció también un poco de pan que aceptó con gratitud y luego lo distribuyó entre sus compañeros. lo que << horrorizó a Jacinta a tal punto.

sino también de perseverancia y de enfervorizar para la vida espiritual. repitiendo la misma oración.¡Oh. jamás dejó de pensar en la desgracia irremediable de las almas condenadas al Infierno. Jesús mío! Perdónanos. mucho más que en el año de 1917. Y permaneció así de rodillas durante mucho tiempo. como acordándose de un sueño: -.Cuando llegue la guerra. líbranos del fuego del Infierno. A veces sentada en una piedra. De vez en cuando llamaba a su prima o a su hermano. se acordaba de las misericordias de Maria y añadía: -.¡Que buena es aquella Señora! ¡Ya nos prometió llevarnos al Cielo! – Otras veces meditando en los sufrimientos reservados a los pecadores que mueren sin arrepentirse. Hoy. sobre todo.¡Dios mío! 22 . no vendría la guerra. para las almas de los pecadores. principalmente a las más necesitadas. Constituye ocasión de preciosas gracias. no volverían a pecar. el Infierno no acaba nunca? ¡Y aquella gente que está ardiendo ahí no se muere? ¿Y no se vuelve ceniza? ¿Y si rezamos mucho por los pecadores.¡El Infierno no acaba nunca! Pero dime: ¿Entonces. Nuestro Señor no los librará de ahí? ¿Y con los sacrificios tampoco? ¡Pobrecitos! ¡Tenemos que rezar y hacer muchos sacrificios por ellos! Después. jóvenes o adultos. -No. no solamente de conversión. bien muestra como la meditación sobre los castigos eternos es adecuada para los hombres y mujeres de nuestra época.¡Francisco. ¡serán tantas las personas que morirán e irán al Infierno! ¡Que pena! ¡Si dejasen de ofender a Dios. para no ir ahí --. se ponía a pensar y al rato preguntaba a Lucía: ¡Aquella Señora dijo que muchas almas van al Infierno! ¿Y nunca más van a salir de ahí?. mostrando a los pastorcitos la visión de aquel lugar de tormento. sean niños. lleva a todas las almas al Cielo. no solo para ésta vida. Jacinta comprendiendo todo esto muy bien.¿Incluso después de tantos y tantos años? – No. sino sobre todo para la otra. intentaba saber el motivo de su preocupación.¿Porque la Virgen no muestra el Infierno a los pecadores? Si ellos lo viesen. las personas se entregan al pecado y a toda especie de malas acciones sin preocuparse por las consecuencias. también le impresionaba mucho lo que Nuestra Señora anunció con respecto a La II Guerra Mundial. Pero más que todo esto. le causaba angustia la idea de un castigo sin fin. Esta preocupación por las almas de los pobres pecadores. viéndola pensativa. corriendo el riesgo de la condenación eterna. después de tantos y tantos años. Francisco! ¿Estás rezando conmigo? ¡Es necesario rezar mucho para librar almas del Infierno! ¡Van tantas y tantas allí! Por ese motivo. a veces respondía: -. Jacinta se estremecía de pena. se arrodillaba con las manos juntas y decía una oración que la Virgen les había enseñado: -. se hacía todavía más viva cuando la transparente virtud de Jacinta chocaba con alguna mala acción o un dicho ofensivo a Nuestro Señor. Cuando Lucía. Entonces se cubría el rostro con las manos y decía: --. Jacinta parecía comprender con enorme claridad todas las desgracias que la guerra traería para la Humanidad.Esta actitud de Nuestro Señor y de su Madre bondadosa. ni irían al Infierno! En otras ocasiones se preguntaba: -.

en las horas tranquilas del pastoreo.Y ella lo vio. Jesús mío! -.¡Oh! Jesús mío. siempre que le ofrecía los sacrificios a Jesús. Jesús mío. le bastaba para consagrarle su afecto. Así acostumbraba repetir a su prima Lucía: -. escogió dos más de su agrado y que no paraba de recitar: << ¡Oh. sed la salvación mía! ¡Inmaculado Corazón de Maria. JACINTA VE AL PAPA Al lado de su inmensa devoción a Nuestro Señor y al Inmaculado Corazón de Maria.Yo rezo por ellos y enseguida repetía: -.Y por el Santo Padre --. cuando recogía flores en el campo. Seguro que no saben que con esto. que nunca me canso de decirles que los amo! -Tal vez por esto.¡Cómo me gustaría ver al Santo Padre! -. Jacinta pasó a tener un gran amor al Papa. libra a las almas del Infierno! --. Lucía la oyó cantar con una melodía improvisada en el momento: -. yo os amo! >> y << ¡Dulce corazón de Maria. perdónanos… etc.Aquella Señora dijo que su Inmaculado Corazón será tu refugio y el camino que te conducirá a Dios. Además.¡Me agrada tanto el Corazón Inmaculado de Maria! ¡Es el corazón de nuestra madrecita del Cielo! Más de una vez. Esta última le causaba alegría y por esto decía con toda sencillez: -. rezaba siempre tres Avemarías por el Vicario de Cristo y algunas veces decía: -. teniendo en sus brazos a una ovejita que acariciaba cariñosamente. añadiendo que el Papa precisaba de muchas oraciones. ella preguntó a dos sacerdotes quién era el Santo Padre y aquellos buenos ministros del Señor. – GRAN DEVOCIÓN A MARIA En Jacinta. se lo explicaron. ella manifestaba con candor propio de un alma inocente y llena de fe. Durante uno de los varios interrogatorios que le hicieron. el deseo de convertir y salvar a los pecadores. A pesar de que casi no haber escuchado hablar de él. ¿A ti no te agrada mucho eso? ¡A mí me agradó tanto su Corazón! ¡Es tan bueno! Alguna que otra vez. el hecho de que la Santísima Virgen anunció que él también sería perseguido y tendría mucho que sufrir. Francisco fue conmigo a buscar miel 23 . << Un día (cuenta la hermana Lucía) fuimos a pasar las horas de la siesta junto al pozo de mis padres y Jacinta se sentó en las losas. ¡Que pena. convierte a los pecadores. sed vos la salvación mía >>. ofenden a Dios. habiéndoles enseñado algunas jaculatorias (oraciones cortas). solo no era mayor que el de su inmenso amor a la Virgen y su Divino Hijo. al final de cada rosario. Amor el cual. añadía: -.¡Me agradan tanto Nuestro Señor y la Virgen.¡Dulce Corazón de Maria. su mirada se dirigía al cielo y exclamaba: -.¿Esta gente no sabe que por decir estas cosas pueden ir al Infierno? Perdónalos Jesús mío y conviértelos. A partir de entonces.

modesto y amable que << parecía transmitir la presencia de Dios en todos sus actor. la pequeña abrazó por entero y sin desfallecer. << ¡Pobrecito el Santo Padre! ¡Tenemos que pedir mucho por él! >>. Para Lucía. todos podían admirar en Jacinta su porte serio. entonces todos ellos prometían portarse mejor. Esa seriedad. propios de personas de avanzada edad y de gran virtud. común a los niños. muy contentos con su compañía.silvestre en la orilla de un río que había allí. mis amigas de Moita fueron a pedirle a mi madre que me dejasen pasar el día con ellas. con las manos en el rostro. la altísima misión a la que fue llamada por la Reina del Cielo. ella lo miraba con cierta severidad y se retiraba.¿Has visto al Santo Padre? -. Si los niños o aún los adultos. Tras unos instantes. talvez más que él. entonces se juntaban decenas alrededor de ella. Con el consentimiento de mi tía. Se había convertido en un modelo de niña virtuosa. Junto a ella. de rodillas delante de una mesa. me pidieron que llevase conmigo a Jacinta y a Francisco. No veía en ella nunca aquel exceso de ligereza o entusiasmo. Por esto. que la hacía sacrificarse continuamente por la salvación de las almas. Jacinta fue << aquella a quien la Santísima Virgen la colmó de la mayor abundancia de gracias. José Alves mandó a una de sus sobrinas que le acostara en su cama.¡No hagan esto. alcanzó elevadas cumbres de perfección espiritual. pedían a Lucía que la fuese a buscar y su prima les decía que Jacinta no quería venir. se quedó profundamente dormida. Empezó a juntarse gente de la vecindad para pasar la tarde con nosotros y con la ansiedad de verla. otros le maldecían y le decían muchas palabrotas. por los juguetes y las juergas >>. pues ofenden a Dios Nuestro Señor y Él ya está ofendido! Si alguna de las personas respondía. se sentía lo que en general se experimenta en contacto con una persona santa. llamándola beata falsa o santita de palo hueco. fuimos a Moita. porque todos ellos eran malos niños.¡No! – No sé cómo fue. Pero si estaba al lado de Lucía. Después de la comida. A veces cuando ella no estaba. Jacinta comenzó a sentir sueño. superior a sus 7 años. Después de las apariciones. Al poco tiempo. a veces mantenía una respetuosa distancia a los otros niños. del conocimiento de Dios y de virtud >>. 24 . decían o hacía algo inconveniente delante de ella. más allá de un ardiente amor al prójimo. llena de una profunda devoción a Jesús y Maria. Fuera de la casa había mucha gente y unos tiraban piedras. Yo vi al Santo Padre en una casa muy grande. En realidad Jacinta era querida y admirada por todos. QUERIDA Y ADMIRADA POR TODOS Así como su hermano Francisco. Cuenta la hermana Lucía: << Un domingo. los reprendía: -. El Sr. por si la pastorcita apareciese. Conseguido el permiso. Jacinta me llamó y me dijo: -. fueron a averiguar si ya estaba despierta. las personas buscaban cualquier pretexto para estar con ella. llorando. cuyos procedimientos y mentalidad siempre nos hablan del Creador. Y.

¡La Virgen es buena! ¡Con seguridad le concederá la gracia que le pide! --. La pastorcita al ver ante ella a una mujer de rodillas. permanecieron de rodillas. rezando todos los días un Avemaría por él. la mujer regresó para agradecerle el favor que la Virgen la había concedido de su curación. con la esperanza de que su intersección les alcanzase del Cielo. Pero viendo de que no era capaz. GRACIAS OBTENIDAS POR JACINTA Ciertamente era un pequeño ángel en ésta tierra. Hagamos éste sacrificio por la conversión de los pecadores. Esa pobre mujer solía insultar a los tres pastorcitos. se entristeció y la sujetó con sus manos temblorosas para ayudarla a levantarse. un socorro. Después de esto. levantó las manitas y su mirada al Cielo e hizo el ofrecimiento. quiso también agredirlos. se arrodilló también y rezó con ella tres Avemarías. cuando de repente. Comete tantos pecados que si no confiesa. Había recibido orden de partir a la guerra y si se iba. una gracia. nunca se olvidó del soldado. una misericordia. Otra vez. jugaban y corrían frente al portal de la casa de esa mujer. el soldado regresó con su esposa y sus tres hijos. Un día. se arrodilló delante de ella pidiéndole que le obtuviese de la Virgen la cura de una terrible enfermedad. regresar a casa >>. José y las sobrinas decían: << Ella debe ser un ángel y sobrecogidas de un gran respeto.30 fui a llamarla para irnos a rezar el rosario a la Cova de Iria y después. es la conversión de una pecadora conmovida por el ejemplo de Fe y de virtud de la pequeña Jacinta. Poco podía 25 . le vino a buscar un soldado que lloraba como un niño. hasta que yo. para agradecerle las dos gracias recibidas. Cierto día paseaba ella por el camino de Aljustrel cuando vino a su encuentro una pobre mujer llorando. siempre que los encontraba. junto a la cama. irá al Infierno. Jacinta le invitó a rezar el rosario y después le dijo: -. Debido a una fiebre que tuvo en la víspera de la partida. todos querían verla y con esfuerzo unos salían para dejar a los otros entrar. Jacinta se para y le pregunta a su prima: -¡Dime! ¿Es mañana cuando vamos a ver a la Virgen? Así es. con una sonrisa en los labios y una apariencia de ángel.Se quedaron admiraos al verla dormir profundamente. Él pedía. Entonces no juguemos más. Jacinta le dijo a Lucía: <<Tenemos que pedir a la Virgen y ofrecerle sacrificios por la conversión de esta mujer. se libró del servicio militar y su esposa << había sido curada por un milagro de la Virgen >>… Un hecho más hermoso. La mujer del Sr. dejaría a su mujer enferma en cama y a sus tres hijos. le pidió que se levantase. cerca de las 4. A los pocos días. Después. ya que la Virgen la curaría y no dejó de rezar todos los días por ella.No llore. y sin pensar que la pudiesen estar observando. El cuarto se llenó rápidamente de curiosos. Transcurridos unos meses. al cual se dirigían los necesitados. hasta que transcurrido algún tiempo. o la cura de la mujer o la derogación de la orden. Al alejarse de ella. las manitas juntas y levantadas hacia el Cielo.

Decía uno de ellos: << A mí. en ejemplos de resignación. con excepción del jefe de Familia. no se curarían jamás. tratándose de los niños. Se comprende entonces. el comentario de los dos sacerdotes que fueron a visitarles. Francisco estaba gravísimo. << MIRA QUÉ LUZ TAN BONITA >> POCO más de un año. Pero él. Ésta. Desde ese momento. todavía en vida. cuando los pastorcitos vieron por última vez a La Celestial Mensajera.sospechar que una persona la observaba. se esparció por el mundo una epidemia devastadora de bronco-meumonía. conocida como < gripe española>. Jacinta y Francisco. no solo dejó de insultar a los pastorcitos sino. que los consumía en aquella apasionada disposición para salvar almas. En el hogar de los hermanos Marto. lo que hizo que las personas le dijeran que enseguida se curaría. poco después. que les pedía continuamente que rezacen por ella a la Virgen para que le perdonase sus pecados. sin embargo tuvo una ligera mejoría. Al contrario de que lo que se podrían imaginar. escondida detrás de la puerta: era aquella mujer. No sé lo que sentí al lado de los dos pequeños >>. Jacinta iba alcanzando lo que deseaba. convirtiéndose también durante la enfermedad. En realidad. Poco más de un año desde que Jacinta y Francisco vivieron pendientes de la promesa de que irían en breve al Cielo. buscó a la madre de Lucía y le dijo que la había impresionado tanto aquella acción de Jacinta. El padre de Lucía falleció en menos de 24 horas. aquello por lo que tanto ardía su corazón inocente. La enfermedad segó la vida de grandes y pequeños. les hizo crecer sin medida en aquel amor intenso a Dios. después de ser atacado por la terrible gripe. no tardó en cumplirse. no perdonando tampoco a las familias de los tres videntes de Fátima. apenas movía la cabeza y respondía: -. hablar con ellos >>. HEROICA PACIENCIA EN EL DOLOR En las primeras dos semanas de la enfermedad. enfermaron también. Mientras el otro añadía: << Parece que se siente ahí algo de sobrenatural. En diciembre de 1918. esto es: la conversión de los pecadores. que no necesitaba de otra prueba para creer en la realidad de las apariciones. los más pequeños. Así. En una palabra. me impresionó la inocencia y sinceridad de Jacinta y de su hermanito. Me hizo bien al alma. alcanzaron rápidamente la santidad. la enfermedad no desanimó ni disminuyó su gran deseo de sacrificarse por los pecadores y de reparar a los Sagrados Corazones de Jesús y Maria. Al pasar los días. pobres y ricos.Yo nunca volveré a estar 26 . Todos. Por el contrario. había pasado desde el bendito 13 de Octubre. de caridad y de coraje cristiano.

sin dejar nunca escapar un gemido. A pesar de los dolores que sentía. En diversas ocasiones. Francisco le decía: -. que su prima estaba paseando con ciertos amigos. A veces. soportando todo con una paciencia heroica. Lo que me da mucha pena. enseguida le replicaba: -. haciendo que los corazones de los dos niños se llenasen de celestial alegría. vuelve sola --. a lo que él le respondía invariablemente: Si. madrina. A lo que el pastorcito. LOS ÚLTIMOS SACRAMENTOS Son conmovedoras las páginas en que la hermana Lucía recuerda los últimos días de su primo en ésta tierra. comentó una vecina después de encontrarse con el pequeño.No vayas con ellos. si te pones bien otra vez. Así. antes que mi madre me vea. mientras hablaba con la hermana sobre ofrecer su sacrificio por los pecadores. era de no ser capaz de rezar más y consolar al Santísimo Sacramento. vendré a buscarte para ir al Cielo. venderé tu peso en trigo y daré el dinero para la capilla de Cova de Iria --. ni la más leve queja. era como si estuviese uno dentro de una iglesia >>. se les apareció Nuestra Señora del Rosario. Por aquellos días. Francisco estaba seguro de que Ella venía a buscarlo. un día llamó a su prima y sin que nadie los viese. y para dar buen ejemplo a todos los que lo visitaban. cuando Lucía lo visitaba antes de ir a la escuela. Llévatela. quédate un poco junto a Jesús escondido y después. como te prometí --.Usted no va a tener que cumplir esa promesa. Sufro para consolar a Nuestro Señor. es no poder ir más a quedarme un rato con Él --. sus antiguas penitencias. Lucía le preguntó si sufría mucho. Les miraba con gran bondad y dulzura. Bien lo sé --. << Quedarse en su cuarto. Francisco siempre se mostraba alegre y contento. Voy a morir --.bien. Su madrina que le quería mucho. -. como también y sobre todo. le entregó la cuerda que usaba para hacer sacrificios y le dijo: -. un poco de tiempo para consolar con su sufrimiento a Nuestro Señor y al Inmaculado Corazón de Maria. Al darse cuenta. le aconsejaba: -. Mientas tanto. la Virgen le dijo cariñosamente: -. por amor a Él y a la Virgen y dentro de poco. me iré al Cielo. Le quedaba todavía por lo tanto. De lo único de que se lamentaba. el pastorcito se veía obligado a abandonar sus hábitos piadosos.Toma. pero no importa. Pero en breve. porque vas a aprender a cometer pecados. él le 27 . A medida que la enfermedad avanzaba y sus fuerzas le iban faltando.¡Tonterías! Hice una promesa a la Santísima Virgen de que. Ya no la consigo llevar en la cintura --. En vísperas de morir. Cuando salgas de la escuela. en la iglesia parroquial.¡Mira! Ve a la iglesia y dale de mi parte muchos saludos a Jesús escondido. intentaba que pensara otra cosa.Aún no Francisco.

un << dinerito que le robó a su padre. lo voy hacer. Lucía le recordó algunas desobediencias a su madre y Jacinta ciertas travesuras. Y después. – No me vas a echar de menos. sobre todo. para estar con el alma enteramente purificada y dispuesta a recibir la visita de Jesús Sacramentado. quiero consolarlo. recibió la Sagrada Comunión. -. Pues sí. la madre de Francisco mandó a 28 . Ahora estoy arrepentido. que Nuestro Señor esté tan triste. que ahora me falta poco para ir al Cielo --.Como quiero confesarme. Jesús mío. Como la escena se estaba volviendo demasiada conmovedora. pues era secreto lo que iba a decir y al quedarse solos le dijo: -. pero no los voy a volver a confesar. pidió a las niñas que rezacen el rosario por él. Pero yo.Y. Después le dijo a Lucía: -. El buen pastorcito deseaba acordarse de todas las faltas que había cometido.Ya confesé esos. es pedir esas cosas a Jacinta. pero voy a pedir a Nuestro Señor y a la Virgen que os leven a vosotras también para allá enseguida --. tal vez ni me acuerde de ti… Al hacerse tarde. creo que en el Cielo te voy a echar mucho de menos. nunca más volvería a cometerlos. le preguntó: -.¡Mira! Estoy tan mal. que son tan buenos --. Al día siguiente. -¡Francisco! Adiós. repitió la oración: ¡Oh. Tal vez por causa de estos pecados que cometí. Pero lo mejor. para comulgar y después morir. pues tengo miedo de olvidarme de ellas cuando vea a Nuestro Señor. Si tú te vas al Cielo esta noche. por el Santo Padre. líbranos del fuego del Infierno. la apretó con fuerza durante un buen rato. ¡me escuchas! --. Cuando Lucía llegó. para comprar el organillo de José Marto de la Casa Vieja…>>. A los pocos días. si me has visto cometer algún pecado. a los pies de Nuestro Señor y de la Virgen. – Hoy soy más feliz que tú – le decía a Jacinta. no te olvides de mí. por mí y por Jacinta. Sí. Quédate tranquila --. respondió: -.dijo: -. no.De verdad. pues se estaba sintiendo peor y quería decirle una cosa muy importante. Como él ya no podía rezar. juntos en la habitación de Francisco. después de confesarse. Fue el día más feliz de su vida.¿Quieres alguna cosa? –No – le respondió con voz tenue. mirándola con lágrimas en los ojos. elevando las manos juntas. llevad todas las almas al Cielo. no. – No me olvidaré. ¡Imagínate!. Al oír esto de la boca de su hermana. quería que me dijeses. principalmente a las más necesitadas --. aunque todavía no muriese. Lucía. Entonces no te olvides de pedir mucho por los pecadores. Yo voy al Cielo. llegó el momento de Lucía de despedirse del pequeño compañero de tantas y tan extraordinarias horas. mandó llamar a su prima con urgencia. que le inundó e alegría.porque tengo dentro de mi pecho a Jesús escondido. Y agarrando la mano derecha de su prima. Perdónanos. también con lágrimas que le corrían en el rostro. y que fueses también a preguntarle a Jacinta si ella me vio cometer alguno más. Los tres pastorcitos pasaron todo el día. -. Ojalá que la Virgen te lleve también para allá en breve--. pidió que la madre y los hermanos saliesen de la habitación.

Las personas se sentían muy felices al lado de ella y no paraban de interrogarla sobre lo ocurrido en la Cova de Iria. Aprovechó igualmente los días que le quedaban de vida para enriquecer más su preciosa alma. muchas gracias >>.De todo corazón. – Es el único modo de volverse fuerte nuevamente -. Cuando Jacinta y Lucía salieron de la habitación. escucharon tocar las campanas de la iglesia parroquial. LA PARTIDA DE JACINTA TODAVÍA más conmovedores son los últimos días de Jacinta en este mundo. por el Santo padre y en reparación al Inmaculado Corazón de Maria. su madre. tanta luz… Era el día 4 de Abril de 1919. A su lado ya estaba doña Olimpia. o << parece que estoy peor. paciente. Ella se quedó sola. Había en él tanta paz. Sobre todo. señaló hacia la puerta y le dijo con los ojos brillando: -. a las cuales enseñaba el Padrenuestro. siempre velando por su hijo querido. Francisco se despertó de un profundo sueño. con una invariable bondad y cuidado para con las personas de todas las edades que la visitaban. cerca de la puerta. para no ofender a Dios Nuestro Señor y no ir al Infierno. a persignarse y a cantar y a rezar el Rosario. el Avemaría. extendiéndole los brazos y diciéndole: -.le dijo. Ella respondía a todo sin demostrar cansancio. Pero mientras hablaba. Es tan bonita --. Adiós. Los adultos que iban con ella. así permanecía. Francisco. tanta serenidad. madrina. aconsejándole que se quedara en silencio. Hasta el Cielo.Entonces. Ella lo acarició y le consintió amablemente lo que le pedía. Únicamente se lo confesaba después a su prima Lucía: -. para sufrir por la conversión de los pecadores. Se miraron: alguien más moría de la gripe española y ellas se preguntaban si Francisco no sería el próximo. Alrededor de las seis de la mañana siguiente. con repetidos ofrecimientos de su extremo sacrificio. la prima se volvió una última vez. se admiraban de su porte. siempre igual. en el mismo instante en que entraba la madrina de él.Ahí. algo en el rostro de Francisco le atrajo. les aconsejaba no cometer pecados. Cuando estaba enferma en la cama. sin la menor queja o exigencia.¿Que luz hijo? -. con intensos actos de amor a Jesús y la Virgen. Éste se sentó en la cama. En la puerta. Se sentó a su lado.Lucía y a Jacinta salir de la habitación. sin su querido hermano. para despedirse del pastorcito: -. Le ayudó a recostarse en la cama y salió de la habitación. << Estoy igual >>.¡Me dolía tanta la cabeza por estar escuchando a aquella gente! Ahora que no puedo 29 . Le gustaba especialmente la compañía de las niñas más pequeñas.¡Mira mamá! ¡Mira que bonita luz! -. te quiero pedir perdón por las molestias que te causé. en la posición en que su madre la acostaba. Pero doña Olimpia no veía nada. Adiós hasta el Cielo --. La Virgen cumplió lo prometido: Francisco ya estaba en el Cielo. la saludó cariñosamente.

Lucía le preguntó un día: ¿Estás mejor? – Tú sabes que no voy a mejorar. también se la entregó a Lucía. Cogiendo la cuerda. ¡Estoy tan dolorida del pecho! Pero no digas nada. que lo amo mucho y que le mando muchos saludos. 30 . me iba al lado de mis compañeros >>. injurian a Nuestro Señor y después pueden condenarse e ir al Infierno --. que su hija bebió sin mostrar el más mínimo desagrado. me recomendaba: << Ahora ve a ver a Francisco.No me acordé --.¡Con esta falta de apetito.Guárdala. En otras ocasiones. ADMIRABLE EN LOS SUFRIMIENTOS Lucía. Lucía que presenciaba la escena. Otra mañana. Sufro por la conversión de los pecadores --.. Lucía la encontró muy desfigurada y le preguntó a su prima si estaba peor. pues ofenden a Dios -. soportados con admirable heroísmo e incansable deseo de salvar almas. la prima y amiga más querida. Y llamó a su madre. Jacinta me pidió: -.escaparme para esconderme. Tomo todo por amor a Nuestro Señor y al Inmaculado Corazón de Maria. nuestra Madre del Cielo. me la devolvéis. Si mejoro. y de algunas otras cosas que me mandaban hacer. << Todo el tiempo en que me quedaba libre de la escuela . le preguntó: -.cuenta . cuando se quedó a solas con su prima. Pero no digo nada. conservó para siempre un eterno recuerdo de aquellos últimos meses de Jacinta. su madre le llevó una taza de leche y le dijo que se la tomase. Cuando su madre salió. cuando iba primero a su habitación. que es pecado. les respondía: -. – Esta noche tuve muchos dolores – respondió y quise ofrecerle a Nuestro Señor el sacrificio de no moverme en la cama. ya no era posible llevar aquella áspera cuerda en la cintura. su confidente a todas horas. Yo haré el sacrificio de quedarme sola >>. Muy débil por la enfermedad. pues tengo miedo que mi madre la vea. apartando la taza con la mano.¡Mira! Dile a Jesús Sacramentado que Él me gusta mucho. Jacinta dejó caer algunas lágrimas y le dijo: -. Cierta mañana. no sé como voy a conseguir que coma alguna cosa! --.No hagan eso. Jacinta no disminuyó su práctica de las mortificaciones. Lucía notó que tenía tres nudos y que estaba manchada de sangre… Con el tiempo aumentaban las molestias y los sufrimientos propios de la bronco-neumonía. le dijo a Lucía: ¡Si tú supieses lo difícil que fue tomármela. Al igual que el hermano. Jacinta intervenía inmediatamente: -. Doña Olimpia insistió un poco y después se retiró diciendo: -. le pidió perdón y le dijo que tomaría todo cuanto ella quisiese.¿Cómo desobedeces así a tu madre y no ofreces este sacrificio a Nuestro Señor? Al oír esto. diciéndole: -. La buena señora le trajo nuevamente la taza de leche.No digan eso. ofrezco estos sacrificios a Nuestro Señor… Si en su presencia. Por eso no dormí nada… Lo mismo que Francisco. los visitantes decían alguna cosa que no fuese correcta. Un día. – No quiero madre mía – respondió.Y si le revelaban aspectos poco loables de sus familias.

si todavía quería convertir a más pecadores. Me dijo que no. la pequeña pastora de Fátima demostró tener una noción clara de su futuro. Después de la muerte de Francisco. donde no se puede ver nada y yo estaría allí para sufrir sola. Todavía podía levantarse y pasaba entonces los días sentada en la cama de Francisco. no te calles. para desagraviar al Inmaculado Corazón de Maria. 31 . Le dije que sí. Dile a todo el mundo que Dios concede las gracias por medio del Corazón Inmaculado de Maria. respondía: -. --Esto es lo que más me cuesta (Lucía)--. Le pregunté si tú venías conmigo. Jacinta recuperó un poco su salud. CRECIENTE AMOR A JESÚS Y A MARIA En vísperas de partir para la capital portuguesa. al cual deben pedir la paz. ¡Quién me diera verlo! Y sus ojos se llenaban de lágrimas --. a Francisco dentro de poco para llevárselo al Cielo – contó a su prima --. Pasaba largos ratos en silencio. – La Viren vino a vernos y a decirnos que nos venía a buscar. se venere al Corazón el Corazón Inmaculado de Maria. por la conversión de los pecadores y por el Santo Padre. y diles que sufro todo cuanto Ellos quieran. Enseguida Jacinta añadió: --El hospital debe ser una casa muy oscura. Le dijo a Lucía: -. Cuando sea para decir esto. durante una conversación con Lucía. añadió: -. Que sufriese por la conversión de los pecadores. en reparación de los pecados contra el Inmaculado Corazón de Maria y por amor a Jesús.Como a veces suele suceder en las enfermedades graves. Y a mí me preguntó. sufrió mucho con su ausencia. para convertir a los pecadores y desagraviar al Inmaculado Corazón de Maria. en la que le comentaba lo que le reservaba el día de mañana. quiere que a su lado. cuando la Santísima Virgen se les apareció. Pero no me importa: sufro por amor a Nuestro Señor. Tú te vas a quedar aquí para decir que Dios quiere establecer en el mundo la devoción al Inmaculado Corazón de Maria. porque Dios se la entregó a ELLA. Me dijo que iría a un hospital y que allí sufriría mucho. En una de sus manifestaciones de amor y de entusiasmo. meditando y si le preguntaban en qué pensaba.¡Ah! Si yo pudiese meter en el corazón de todo el mundo el fuego que tengo aquí dentro en el pecho que me abrasa y me hace deleitarme tanto con el Corazón de Jesús y Corazón de Maria. Con la inocencia y la confianza de quien se hace amigo íntimo de Jesús y de su madre Santísima. Los días pasaron y llegó el momento de que Francisco partiese al Cielo. que se las pidan a Ella y que el Corazón de Jesús. Fue en este período de cierta mejora.Ahora me falta poco para ir al Cielo. Jacinta le recomendó a su hermano: Da muchos recuerdos míos a Nuestro Señor y a La Virgen. aunque supiese que había partido junto a la bondadosa Señora. Dijo que iría mi madre a llevarte y que después me quedaría sola.En Francisco.

que es tan hermoso! Pero lo quiero. hasta que yo vaya al Cielo. que pueden ser consideradas como verdaderas enseñanzas. Ama mucho a Jesús y al Inmaculado Corazón de Maria y haz muchos sacrificios por los pecadores. A partir de entonces.En realidad. aumentando cada día su intensa devoción a La Virgen y a su Divino Hijo. como si fuesen dichos para cada uno de ellos. porque sigue siendo ÉL. le tomó un gran cariño a la pequeña pastora. ÚLTIMAS ENSEÑANZAS DE JACINTA En Lisboa. que se dejan arrastrar por los malos ejemplos de las costumbres y modas inmorales. era para ella un alivio para estar entre personas consagradas a la caridad. Las miraba como almas escogidas por Nuestro Señor. le decía a su prima: -. Mientras tanto. dirigido por monjas. mejor dicho. las del alma crecían. ¡Me gusta tanto! ¡Quien me diera recibirlo en la Iglesia! ¿En el Cielo no se comulga? Si allí se comulgase. engañados en general por los falsos placeres de la vida.Es Jesús escondido. especialmente a la Madre Godinho. las lágrimas le corrían por el rostro y con el corazón afligido. Al despedirse de Lucía. Fue. lo besaba con frecuencia. En medio de tantos sufrimientos. La cogió. esa monja bondadosa y abnegada. la besó y radiante de alegría dijo: -. Que les sirvan. Jacinta cogió la estampita en sus manos. Ya que ella no podía recibir la Eucaristía. éstos consejos y advertencias de la pastorcita de Fátima. Porque tú tienes en tu corazón a Jesús escondido --. Y añadía: -Se está también con Él --. aprovechaba las ocasiones en que Lucía la visitaba después de haber comulgado y le pedía: -.Ven aquí junto a mí. tan profundas y tan llenas de sabiduría. por más que las fuerzas del cuerpo le faltasen. donde decían.¡Es tan feo! ¡No se parece en nada a Nuestro Señor. la miró atentamente y le dijo: -. comulgaría todos los días. por consejo de un médico famoso. ¡Quien me diera también un Corazón de Maria! Me gustaría tener los dos juntos. la que registró las últimas palabras de Jacinta tan inspiradas. por lo tanto. fue llevada a Lisboa. sería tratada en un hospital dotado de buenos equipos médicos. ¡qué contenta estaría! --. fue primeramente acogida en el Orfanato de Nuestra Señora de los Milagros. En otra ocasión. Allí pediré mucho por ti. recibió de regalo una estampa que traía dibujado el sagrado cáliz con la hostia. que desde el primer momento. Reza mucho por mí. Un día Lucía le llevó para mostrarle una estampa del Corazón de Jesús y se la dio como regalo.Le beso en el Corazón. explicando: -. el sufrimiento de Jacinta llegaba a su fin. El día 21 de Enero de 1920. Y son sobre todo para los jóvenes. que es el lugar que más me gusta. Si el Ángel fuese al hospital para llevarme otra vez La Sagrada Comunión. • SOBRE EL PECADO 32 .Nunca nos volveremos a ver. Jacinta la llamaba cariñosamente <<madrina>>.

Le fueron guiadas dos costillas para facilitar el drenaje. porque la paciencia nos lleva al Cielo. no mirar hacia lo que no se debe ver. Las personas que sirven a Dios no deben dejarse llevar por la moda. Vendrán una modas que van a ofender mucho a Nuestro Señor. Tenga mucha caridad. – Fue la Virgen – respondió la niña. -. es preciso ser muy pura de alma y de cuerpo. nunca se sentirá feliz con lo que tiene >>. Los hombres se pierden porque no piensan en la muerte de Nuestro Señor y no hacen penitencia. Ser pura de cuerpo es guardar la castidad y ser pura de alma es no cometer pecados. La Iglesia no tiene modas. Las mortificaciones y los sacrificios agradan mucho a Nuestro Señor. Me gusta mucho pensar… --. pero me gustaría todavía más. que se unan a Ella por el voto de castidad. decir siempre la verdad aunque nos cueste. no robar. Yo iría con mucho gusto a un convento. para atenuar los dolores. Fue allí sometida a una delicada operación quirúrgica. harían de todo para cambiar de vida. no mentir nunca. aún con quien le hace mal. La madre de Dios quiere más almas vírgenes. No hable mal de nadie y huya de quien hace el mal. lo sé. realizada con poca anestesia local. no ande en medio del lujo. la última estación de su martirio. • SOBRE LAS VIRTUDES CRISTIANAS << Mi madrina. Sin confesión no hay salvación. ir al Cielo. Sea muy amiga de la santa pobreza y del silencio >>. La Madre Godinho preguntó a Jacinta quién le había enseñado todas esas cosas. es preciso acercarse al confesionario con confianza y alegría. Tenga mucha paciencia. Muchos matrimonios no son buenos. Impresionad por la profundidad y el acierto de sus palabras.¿Y sabes tú lo que quiere decir pura? – Le preguntaba la Madre Godinho. Para ser religiosa. Los pecados del mundo son muy grandes.<< Los pecados que llevan más almas al Infierno son los pecados de la carne. – Sí. EN LA ETERNA BIENAVENTURANZA Después de permanecer dos semanas en el Orfanato. – Pero algunas cosas las pienso yo. no agradan a Nuestro Señor y no son de Dios >>. La confesión es un sacramento de misericordia y por eso. huya de las riquezas. Si los hombres supiesen lo que es ka eternidad. dejando una 33 . Nuestro Señor es siempre el mismo. Jacinta fue trasladada al Hospital << Doña Estefanía >>. Quien no cumpla las promesas que hace a la Virgen.

Nuestra Señora! – Durante varios días. Ahora. que no la abandonaba en aquellos terribles momentos. De este modo. Durante la misa de la Beatificación. cuando declaró que se sentía muy mal y quería recibir los últimos Sacramentos. que con casi nada se podía aliviar. Sin embargo. una transformación ciertamente no común en niños de su edad. resonando aquella inocente y alegre exclamación: --¡Ay! ¡Qué Señora tan bonita!. juzgando que la muerte no estaba tan próxima. era Dios en aquella luz inmensa que penetró en lo más íntimo de los tres.. Llamaron de prisa al Párroco del lugar. Allí. Cierta noche. Sólo a él. junto al local donde por seis veces la Virgen se les apareció. que la transcripción de algunos de sus párrafos. en la bienaventuranza eterna. el mejor epílogo para la presente narración: << Al Beato Francisco. En su vida se produce una transformación que podríamos llamar radical.¡Ay. le dijo a la madrina que la Virgen se le había aparecido y que Ella le aliviaría todos los dolores… En realidad.herida abierta. en vísperas de su muerte. hasta la tarde del día 20 de Febrero. Los abrió entonces. no se quejó más de sufrimiento alguno. Jacinta estando sola. su padre le escuchó llorar y le preguntó porqué lloraba. el Papa pronunció una expresiva homilía tan rica en consideraciones sobre los dos nuevos héroes de la Fe y tan llena de valiosas enseñanzas para la juventud. LUMINOSO EJEMPLO PARA LA JUVENTUD LOS VENERABLES restos mortales de Jacinta y Francisco. En medio de grandes sufrimientos. Vive movido por el único deseo – tan expresivo en su forma de pensar de niño --. en la que cabía un puño. en una hermosa tarde de domingo. El sacerdote. Dios se dio a conocer “tan triste”. transmitiéndoles uno de os más importantes mensajes que los hombres hayan recibido del Cielo. beatificados por su Santidad Juan Pablo II. están sepultados actualmente en la Basílica de Fátima. de “consolar y dar alegría a Jesús”. dejando el Santo Viático para el día siguiente. pasando a contemplar aquella esplendorosa figura que la cautivara para siempre. según lo anunciado por La Santísima Virgen. a partir de aquel momento. solamente la oyó en confesión. lo lleva a una progresiva 34 . que se traduce en oración continua y ardorosa. Se engañó. sin embargo. serenamente cerró los ojos para éste mundo. sino por los infinitos parajes de la gloria celestial. celebrada delante del Santuario de Fátima. Alrededor de las diez y media de la noche. exclamaba: -. como él decía. entraron en la Historia de la eternidad. el hijo le respondió: “Pienso en Jesús que está tan triste a causa de los pecados que se cometen contra Él. Nuestra Señora! ¡Ay. llegando a una verdadera forma de unión mística con el Señor. la pobre niña soportó grandes dolores a pesar de los cuidados y el cariño de la buena Madre Godinho. ya no se daban más por las laderas de la Sierra del Aire. pues sentía que iba a morir. lo que más le impresionaba y absorbía. Se entrega a una vida espiritual intensa.

Jacinta se quedaría tan impresionada con la visión del Infierno durante la aparición del 13 de Julio. a Fátima. que durante años enteros de iniciativas personales. Grignon de Montfort. Os veo a muchos de vosotros vestidos como Francisco y Lucía. rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores. en su “Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen”). y diles que sufro todo cuanto Ellos quieran para convertir a los pecadores >>. Cierto día.. para que Ella os enseñe a ser como los pastorcitos. Jacinta le recomienda: << Da muchos recuerdos míos Nuestro Señor y a la Virgen. murió con una sonrisa en los labios. el deseo de reparar las ofensas de los pecadores. La pequeña Jacinta sintió y vivió propiamente ésta aflicción de la Virgen.. ¡Os queda muy bien! Pero. En su solicitud materna. QUE YA ESTÁ MUY OFENDIDO”. a pedir a los hombres que “NO OFENDIERAN MÁS A DIOS NUESTRO SEÑOR. necesita de vuestras oraciones y sacrificios por los pecadores. Mis últimas palabras son para los niños: < Queridos niños y niñas. cunado ella y Francisco habían cogido ya la enfermedad que les obligaba a estar en la cama. dentro de poco o mañana. Y Él nos salvó con su muerte en la Cruz. ¡Que nadie haga que el sacrificio de la Cruz sea en vano! “Jesús murió y resucitó para ser el primogénito de mucos hermanos” (Rom 8. Soportó grandes sufrimientos y la enfermedad que lo llevó a la muerte. ¿No es verdad? Es que la Virgen precisa mucho de todos vosotros. para consolar a Jesús triste. La Virgen Maria vino a visitarlos en la casa. como cuenta la pequeña: << La Virgen vino a vernos y dijo que vendría a buscar a Francisco dentro de poco para llevarlo al Cielo. Pedid a vuestros padres y educadores que os pongan en la <<escuela>> de la Virgen. Dios no quiere que nadie se extravíe. que procuraban hacer todo lo que les pedía. << Le respondí que Sí >>. por eso. Por eso decía a los Pastorcitos: << Rezad. Y al aproximarse el momento de la partida de Francisco.29). le preguntó quién se los 35 . hace dos mil años mandó a la Tierra a su Hijo “para buscar y salvar lo que estaba perdido” (Lc 19. al oír consejos tan buenos y acertados que la pequeña deba. está en juego el destino de sus hijos. Es el dolor de Madre lo que le hace hablar. debido a las barbaridades que se hacen. Y a mí me preguntó si quería todavía convertir a más pecadores. que ninguna mortificación y penitencia eran demasiado para salvar a los pecadores. ofreciéndose heroicamente como víctima por los pecadores. sin quejarse jamás. la Santísima Virgen vino aquí. Os digo esto. Así fue cómo los pastorcitos se hicieron santos de prisa. Todo le parecía poco para consolar a Jesús. dejaréis esa ropa y… adiós los pastorcitos. oraciones y. pues “se avanza más en poco tiempo de sumisión y dependencia de Maria.10).purificación del espíritu a través de la renuncia a los propios gustos y hasta los juegos inocentes de los niños. en el pequeño Francisco. apoyados apenas en vosotros mismos” (San Luis Ma. Una mujer que acogiera a Jacinta en Lisboa. esforzándose por ser bueno y ofreciendo sacrificios. Grande era. No deberían acabarse. que van muchas almas al infierno por no haber nadie que se sacrifique o pida por ellas >>.

como ellos. de aquella bondadosa Señora. Procurad imitar a aquellos benditos niños. en los días en que la fidelidad a la Ley de Dios te parezca demasiado pesada. escucha éstas palabras del Papa y deja que el brillante ejemplo de Jacinta y Francisco. tu humilde sierva. hazte igualmente un ardoroso devoto de la Virgen y por medio de Ella. en las horas de sufrimientos. Joven lector. cuyo Inmaculado Corazón será tu extraordinaria recompensa. siempre estará a tu lado. Pues nunca se oyó decir que nadie que haya implorado la protección de Maria. por todos tus pequeños. comenzando por la Virgen Maria. Yo te bendigo Padre. Y. Entregándose en total generosidad a la dirección de tan buena Maestra.había enseñado. del Sagrado Corazón de Jesús. ¡Ella también te venga a buscar para llevarte al Cielo! 36 . ¡Que le mensaje de sus vidas permanezca siempre vivo para iluminar el camino de la Humanidad! (Párrafos de la homilía del día 13 de Mayo de 2000. guíe tus pasos a lo largo de los caminos de la vida. tenlo por seguro. respondió. querido lector. << fue la Virgen >>. haya sido desamparado por Ella. cuando encuentres ante ti a los que se ríen del bien e inducen al mal. Acuérdate. De éste modo. perdonará y os dará fuerzas para ir por el buen camino. en la medida de tus fuerzas. estarán reservadas para ti las consoladoras promesas de Maria Santísima. que es el Auxilio de los cristianos y Madre de inagotables misericordias: Ella siempre te socorrerá. rezando el rosario y buscando. no te desanimes nunca en los momentos difíciles. en Fátima). cuando al final de tus días en éste mundo. Así como los pastorcitos. sobre todo. de igual manera. de los modelos cuya historia os he narrado aquí. así como fue para los benditos niños de Fátima. que no serás tú el primero… Se un reflejo. con confianza y humildad. eligiendo siempre la virtud y jamás el pecado. Jacinta y Francisco subieron en poco tiempo a la cima de la perfección. por lo tanto. desagraviarlos por los innumerables pecados que se cometen. hasta los pastorcitos Jacinta y Francisco.

CEREMONIA DE LA BEATIFICACIÓN DE “JACINTA Y FRANCISCO” AL SER ELEVADOS A LA GLORIA DE LOS ALTARES 37 .