BEDREGAL

VILLANUEVA

SEGUNDA PARTE SEGUNDA PARTE

DE LOS CAMINOS DE UNA NORMATIVA ACORDE A LA CIUDAD Y SOBRE ALGUNOS INSTRUMENTOS NECESARIOS
18.-PLANIFICAR ES GOBERNAR
Un reglamento de uso de suelos, no es un documento que se
justifica por sí mismo, es el instrumento de aplicación de un proceso de planificación y administración urbana, el P .D.M. no es un plan de ordenamiento o desarrollo urbano, menos si es solo un listado de obra aisladas; si bien es cierto que el concepto de los grandes Planes Reguladores de la década de los 60 y 70 han perdido ya vigencia, en algunos casos han sido eficaces, tal el caso de Santa Cruz. Los Planes Reguladores de las ciudades han caducado por diferentes factores: la incapacidad de las gestiones municipales, la dinámica de las migraciones, la falta de recursos municipales, la caducidad del modelo de planificación racionalista (Carta de Atenas), la imposición del modelo liberal que hace de la ciudad y los suelos, una mercancía, también por la falta de participación popular en la definición de los planes y principalmente por la vitalidad de las ciudades que se desarrollan paradójicamente al margen de los “expertos”.
Huayna Potosí y Alto Villa Victoria, Foto del Art. Bedregal í

Sin embargo la necesidad de la planificación urbana de la ciudad es insoslayable, y debe re-adecuar sus estrategias de intervención, en una realidad vital compleja y contradictoria, sociedad de mercado. La planificación tiene que redefinir sus instrumentos operativos, teniendo en cuenta las actuales características socioeconómicas que priman en nuestras urbes: La municipalización del territorio, el proceso de descentralización y de Participación Popular. El Municipio, es un gobierno local que por su limitada condición territorial debe tener un cercano contacto con la sociedad civil, es un ámbito que cobra cada vez mayor vigencia en un mundo globalizado, esto se expresa por ejemplo en las elecciones municipales, que no necesariamente traduce las corrientes políticas del país, es más, la tendencia natural es que sean las fuerzas cívicas las que le gobiernen y no las políticas, esa debe ser la utopía urbana, el Gobierno municipal, para ser tal debe definir sus propósitos,

43

VII BIENAL DE ARQUITECTOS

respecto a su hábitat, es decir a esa su realidad material que posibilita las relaciones sociales y urbanas. La planificación urbana es la condición de ser del gobierno municipal, es el timón de una ciudad que no puede ir a la deriva. Tanto que se podría decir que si una ciudad no tiene un plan no tiene gobierno, en su sentido profundo, porque no tiene dirección, sentido, ni visión, anda a ciegas.

19.-CRECIMIENTO vs .DESARROLLO
El desarrollo, no es necesariamente crecimiento, ni la inversa, el crecimiento puede darse espontáneamente y puede ser altamente nocivo, el desarrollo es orgánico y necesariamente una acción inteligente sobre la realidad, las características de una ciudad como La Paz, deben ser claramente identificadas, en un diálogo urbano que nos lleve a un diagnóstico, es así que por las características topográficas, La Paz, carece de suelos y de áreas fáciles de expansión, su tendencia natural es la alta rentabilidad o especulación del existente, su desarrollo urbano y comercial se produce en las riveras del Choquellapu, por ello su forma es la de una ciudad lineal, que se configura a lo largo de sus cuencas hidrológicas, ésta tendencia que ha sido la forma natural del deslizamiento gravitacional de sus aguas, se ha repetido en forma cultural, junto a los ríos de agua se han creado los “ríos” de fierro, con “árboles” de hormigón, el hombre no ha sido capaz de imaginar otra forma de apropiación del suelo en ésta ciudad, ésa
PLIEGUES URBANOS DE LA ZONA NORTE, FOTO Fco.BEDREGAL

tendencia ha sido reforzada con la inversión inmobiliaria y sus niveles de saturación ya han llegado a límites peligrosos. Por lo tanto la planificación debe definir que imagen tenemos y que imagen deseamos, lo existente será siempre más fuerte que lo deseable, pero el plan al menos debe ser útil para controlar la tendencia ciega; si la especulación sobre las vías principales es apetitosa al mercado, el plan debe definir si ésa es adecuada para el normal desarrollo de todo el sistema urbano; los instrumentos del plan macro -como la normativa de uso de suelo- no pueden definir el uso del suelo al margen del plan, son instrumentos del plan. Los instrumentos normativos deben destilar las definiciones macros del plan, son instrumentos regulativos, deben controlar y en lo posible revertir las disfunciones. De ahí que antes de la

elaboración de un reglamento de uso de suelos, primero se debe realizar un plan urbano, en el que se exprese la voluntad y el imaginario colectivo de la ciudad. ¿Cómo diferenciar el crecimiento del desarrollo?: el primero es cuantitativo, es un proceso de acumulación histórica, espontánea y ciega, sigue torpemente las tendencias del mercado, el desarrollo es el crecimiento planificado y orgánico. el desarrollo responde a índices de calidad establecidos. Por ejemplo las escuelas de La Paz, están sometidas a un gran crecimiento y esto afecta su desarrollo, el espacio alumno/metro cuadrado ha disminuido, por tanto la calidad educativa no puede ser mejor. La norma de uso de suelos tiene que frenar la especulación excesiva tanto del centro como de la periferia, la primera inducida por el comercio, la segunda desatada por la presión migratoria, y ambas exacerbadas por la carencia de

44

BEDREGAL

VILLANUEVA

una cuadra, se vuelve a trancar en la siguiente, es una medida parcial, apresurada, de un solo sentido. Eso es gobernar sin plan, y ese es un mal endémico de La Paz, motivado por la falta de planes institucionales que merezcan el respeto de las pasajeras gestiones edilicias.

20.- MAPEO Y TASAS DE DENSIDAD
CONJUNTO DE EDIFICIOS DE ALTURA EN LA ZONA DE SOPOCACHI FOTO Fco. BEDREGAL

suelo, en tanto que desarrollo es crecimiento ordenado, en la ciudad están presentes el caos y el orden y el espacio urbano esta sujeto a toda clase de pretensiones, es un campo de disputas sociales, el gobierno municipal debe regular y gobernar sobre el desconcierto. Debe guiar las fuerzas del crecimiento hacia un orden mínimo, la fuerza del interés inmediato que no puede prever el futuro, ni las consecuencias de sus acciones, solo espera el beneficio inmediato es una patología urbana. Todo gobierno es en un cierto sentido una forma organizada de ejercer poder y violencia, se legitima y justifica en la medida que esa violencia se ejerce en función de una mayoría supuesta o real, nominal o simbólica pero sobre todo en función de una lógica que engloba al conjunto social, si no se ejerce no se gobierna y si se ejerce sólo en función

de una lógica parcial, digamos por ejemplo en función de las leyes del mercado, se gobierna en beneficio de una clase o del capital inmobiliario, o si se gobierna con el único fin de recaudar tributos para justificar los gastos municipales, quedan invertidos los papeles, la ciudad se justifica para que exista el municipio y no a la inversa. Mas aún el gobierno municipal además de restringir debe invertir y la inversión debe seguir la lógica del plan para ser coherente, las obras llamadas estrellas, no forman parte de un progreso orgánico, porque no son parte de un conjunto o un plan global, en el que unas partes se complementan con otras, digamos, por ejemplo, el túnel de San Francisco, es una respuesta de tráfico parcial, pues alivia el paso entre el casco urbano central con la zona del Rosario, y no el tráfico central de la Montes y Santa Cruz, aunque éste último es más importante y aunque éste se alivia en

La normatividad debe encontrar una lógica y una mecánica de aplicación que sea coherente, para evitar los inventos y la discrecionalidad y evitar en consecuencia el capricho propio de una burocracia que en lugar de acentuar su autoridad en el ejercicio de su función se autodestruye, y eso se funda necesariamente en lo profundo del pensamiento, en el contacto de éste con la realidad, por ello es fundamental encontrar la veta filosófica y espacial que nos permita abordar el asunto. Puede parecer ocioso discutir sobre la ciudad, caracterizarla desde el punto de vista morfológico, económico, semiológico, sin embargo cuando no se parte de ésta vivencia real y comprometida con la ciudad se hace una normativa inaplicable. La ciudad de La Paz, no es una ciudad plana, por lo tanto, la geometría euclidiana no funciona, se debe encontrar otros paradigmas filosóficos que nos permitan entender la lógica de apropiación del espacio,

45

VII BIENAL DE ARQUITECTOS

por lo tanto el tema de los mapeos que son la forma de representación cartesiana de la realidad son bastante parciales, tal vez las secciones o cortes en ésta ciudad representen mas que los planos, pero además de ello es necesario contrastar los que fueran necesarios con otras dimensiones de la información como es la densidad demográfica o la capacidad de los servicios instalados. El mapeo de la ciudad no puede hacerse única y exclusivamente para establecer áreas homogéneas, ya que la homogeneidad es un hecho relativo, se puede ser topográficamente homogéneo y socialmente heterogéneo, existen muchas variables que debe considerarse en el tema del mapeo, uno de los principales asuntos es el de las tasas de densidad por zonas, que es el tema referido a los habitantes de la ciudad, se presume que en los ejes matriciales de una ciudad como La Paz, son los más densamente poblados, ¿pero cual es su tasa actual?, ¿cual su tasa admisible?. 1000, 1500 habitantes por Hectárea? No se tiene ni el dato, ni se utiliza ese indicador para realizar políticas urbanas ¿Por qué? (el censo no ha sido preparado en función de los distritos y planes municipales?) Así mismo es de suponer que las densidades van disminuyendo a medida que la mancha urbana se empieza a abrir, hasta sus conurbaciones, por lo tanto ese es un dato fundamental para realizar desarrollo urbano; El Sistema de intensidades de usos de suelo no los menciona para nada, entonces de que intensidad estamos hablando? ¿solo del tráfico?

capacidad de instalación de equipamiento etc, etc. El mapeo no es un fin en sí, ni define nada, es sólo un instrumento de aproximación, y de comparación, como la tecnología o la cibernética, debe ponerse al servicio de la inteligencia. Las prótesis sólo sirve para realizar modelos matemáticos de crecimiento, infinidad de ellos, pero la cibernética no puede tomar decisiones,”Lo que natura no da, Salamanca, no presta”, ni tampoco Macintosh. El tema demográfico en una ciudad como La Paz, es un tema insoslayable, sobre todo a efectos de aplicación de reglamentos de uso de suelo, cuales son las densidades actuales y cuales las admisibles de acuerdo a la capacidad instalada de servicios, de calles, de áreas verdes, de agua, de evacuación y saneamiento de aguas servidas, de telefonía, etc, etc, ¿que medidas de planificación pueden tomarse para mantener equilibrio entre la capacidad instalada de servicios y la creciente presión migratoria?. Emilio Villanueva en su libro sobre Urbanística dice “Hemos dicho que la relación entre

46

El mapeo es un instrumento que tampoco se justifica por sí mismo, desde luego que con las prótesis tecnológicas, estas pueden hacerse con gran dosis de realismo y muy convincentes, mapeos virtuales, pero es necesario a ello darle un sentido, incorporarle la problemática que se persigue y que se desea resolver. El mapeo es una forma de contrastar diferentes partes de la realidad, son formas limitadas de la población en un área geográfica y representar la ciudad, pero son útiles en la medida en que son instrumentos de análisis y de el valor de ésta en metros, hectáreas comparación, es así que debe compararse por ejemplo la densidad con la capacidad de riesgo, con las condiciones de remodelación urbana, con las zonas de extensión, con la

o kilómetros cuadrados es la densidad . La densidad urbana es por lo general de 300 a 400 habitantes por Hectárea, en grandes ciudades llega a 700 o más” . Y esto si tiene que ver mucho con el uso de suelos, la densificación no puede ser ilimitada, por lo tanto es necesario que cada zona barrio, tenga un límite de crecimiento, ese límite es el que corresponde a la capacidad de infraestructura instalada, que pueda satisfacer las necesidades de la población, podrá crecen en la medida de que se aumenten sus condiciones.

INFRAESTRUCTURA, USO DE SUELO E INVERSIÓN MUNICIPAL

BEDREGAL

VILLANUEVA

21.-EL USO DE SUELO Y SU REGLAMENTACIÓN UNA ASIGNATURA PENDIENTE PARA EL MUNICIPIO.Así mismo si de reglamentos de uso de suelo se trata, primero el propio municipio debería definir el uso del suelo municipal y cumplirlo, por ejemplo en una calle cual debe ser el porcentaje de calzada y cual de acera, de acuerdo a la vocación de la zona y a su intensidad de uso, si vemos el trazo del andarivel eufemÍsticamente bautizado con “teleférico”, veremos que éste no cumple los propios reglamentos municipales.(15 m de retiro) pero no es posible seguir teniendo calles y avenidas en zonas de alto tráfico vial y peatonal sin aceras. Esa normativa también está vinculada al tema de derechos ciudadanos. Si el Municipio, no define estos asuntos y no los cumple no puede exigir que los privados cumplan normas que afectan su derecho propietario. No pueden haber calles sin acera, ejemplo La Sucre y Junin y Sucre y Bolívar, no pueden aprobarse nuevas construcciones en zonas centrales como lo hizo la actual gestión con 90 Cm de acera, y encima con volados, las aceras también se calculan de acuerdo a normas, a la intensidad peatonal , y eso también es uso de suelo, y es inversión municipal, es fácil normar sobre lo ajeno, ¿por que no se norma la propiedad pública? Existen servicios que pueden sustituirse o ensancharse y otros no, las vías por ejemplo. Cual es el horizonte de la planificación, en el tiempo y cuales las tasas de crecimiento vigentes, con ello establecer la capacidad de

ATARDECER CON LUNA FOTO Fco. BEDREGAL

crecimiento de la ciudad, que tipo de crecimiento, el migratorio y marginal no puede entenderse como crecimiento planificado ,el crecimiento demográfico no es un tema que pueda salir de la planificación, en otras ciudades como Madrid y sin ir lejos en Quito el Municipio tiene organismos de vivienda municipal que le permiten planificar la re densificación en forma orgánica y planificada. Los planes deben marcar claramente que áreas deben re-densificarse y cuales deben regularse, remodelarse o incluso cuales deben revertirse o des-densificarse.

47

VII BIENAL DE ARQUITECTOS

ZONA DE ALTO ROSASANI, CONJUNTO DE VIVIENDAS EN PENDIENTE

En consecuencia los planes de inversión municipal deben acompañar esas re-definiciones, es así que si existen áreas compatibles con la redensificación. Estas deben contemplar ampliación o creación de nuevas vías, La planificación no es una norma, ni un dogma, es una ciencia que como cualquier otra debe adecuarse a las condiciones, las formas de planificación nacen necesariamente de la realidad, de la creatividad y de la definición de los horizontes de desarrollo y además de la voluntad política, es decir un plan; por lo general enfrenta a las condiciones propias del desarrollo espontáneo, si el plan de uso de suelo no tiene previamente un horizonte macro de visibilidad, el plan es un invento que no responde a ninguna lógica, como se establece que una determinada área deba tener determinados parámetros, ¿sólo por la característica homogénea de topografía?, No; es un tema de racionalidad y de consensos, por eso la planificación hoy, debe ser participativa y estratégica a la vez, es un tema de pactos sobre el uso del territorio, estos deben hacerse sobre definiciones técnicas, indicadores de estándar de vida, etc.

22.-DISTRITACIÓN
Creemos que definitivamente no puede ser así, un plan de uso de suelo no se justifica por sí mismo, es simplemente un instrumento de aplicación de un plan mayor. Tampoco es posible hacer un plan de uso de suelo sólo desde el punto de vista de una imagen arquitectónica, es decir por las tipologías, sean las existentes o deseadas por una supuesta imagen urbana óptima, la instalación de infraestructura y equipamiento es fundamental para conocer posibilidades, es necesario contar con toda la información de redes y capacidades de agua, alcantarillado, flujo eléctrico, telefonía, cual es el plan de crecimiento de la infraestructura educativa etc. Que desde luego pueden ser redimensionados, y las propias empresas que están a cargo de ello, que en la actualidad son de carácter privado, por lo tanto están sujetas a sus planes particulares, la definición de las líneas de crecimiento pueden tener mejores resultados en sus inversiones cuando el gobierno municipal define líneas de acción, la planificación es un tema de coordinaciones y de consensos. Es conocido que algunas empresas han realizado inversiones en determinados lugares que ellos consideraban de potencial crecimiento, sin que esta previsión se haya cumplido, y esto supone pérdidas y déficit en otras zonas de crecimiento real, desde luego que la ciudad no crece necesariamente por donde se cree, como todo organismo vivo, la ciudad es también caprichosa, en una sociedad de mercado resulta difícil la planificación, sobre todo si en lugar de adecuarse a las características de la apropiación individual y comercial del

48

LADERA OESTE, ISLOTE DE VIVIENDAS FOTO FcO. BEDREGAL

BEDREGAL

VILLANUEVA

característica de la riqueza citadina, debe existir una fuerza, casi invisible, que le ordena, que le dirige, que la unifica, esa fuerza no es el mercado, es el gobierno municipal. Ese gobierno no tiene que buscar la uniformidad, debe basarse en las particularidades, admitirlas y respetarlas englobándolas en ese todo a través de un plan que recoge la diversidad como insumo para su propia realización, debe proporcionarle su cobertura en obras, en mejoramiento, para crear la identidad citadina. El proceso de desconcentración distrital no puede seguir siendo un eslogan, la única forma de descentralizar la ciudad es dando a las fracciones la posibilidad de su propio desarrollo y su propia gestión, la planificación participativa, tan en boga en nuestros días, se basa en la posibilidad de que los vecinos asuman la responsabilidad de su propio destino. La centralidad no puede sentir como las fracciones, sino que debe trabajar para la totalidad, entonces es el distrito la contraparte y ésta se realiza si tiene posibilidad de intervenir con éxito, si los distritos son simples emisarios e intermediarios del gobierno

suelo se establecen normas rígidas o de carácter simplemente regulativas, como un área mínima de lote, alturas o retiros lo que debe realizarse es un plan de estímulos, no sólo reglamentaria, sino principalmente de inducción comprendiendo la lógica del mercado. Toda inversión municipal aumenta los costos prediales de las áreas de su influencia, por lo tanto siempre es posible planificar, entendiendo la planificación como la gestión de la coordinación inter-institucional entre los diferentes actores, no como un proceso lineal, la planificación centralizada es el recurso de un estado planificado y estatal, la planificación en una sociedad de mercado tiene cabida en la medida en que se adecua a las condiciones del mercado y al mejoramiento de las condiciones de habitabilidad. El desarrollo de la ciudad es en todo caso la conducción de un plan, la normativa de uso

de suelo puede privilegiar determinadas áreas, dando condiciones favorables para la inversión privada, para alentar la densificación allí donde se considera posible y necesario y desalentar con la misma las tendencias propias de la centralidad que por lo general hacen de la ciudad un hecho difícil de controlar. Lo que no quiere decir prohibición, sino condicionamiento, adecuar el campo para las inversiones privadas y aparejar las inversiones públicas a los objetivos perseguidos, condicionar las zonas de alta intensidad que ya se saben tienen alta rentabilidad, como es el caso de las ALUAs, área libre de uso urbano, para lograr que parte del beneficio pueda realizarse en beneficio de la ciudad. Si bien es cierto que el mundo que vivimos está caracterizado por la fragmentación, y la ciudad es probablemente el espacio de fragmentación por excelencia, y ésta deriva necesariamente hacia el caos, detrás de la diversidad, que es la

49

VII BIENAL DE ARQUITECTOS

central, o peor aún buzones de queja, la participación se desvanece. La población se concentra con éxito si puede alcanzar objetivos sentidos por el barrio, el distrito, la calle. La distritación puede ser un importante instrumento de gobierno local, puede lograr la movilización, en torno a objetivos precisos, es decir en sus Planes de Desarrollo Distrital, que el Gobierno Central desconoce o mediatiza, la centralidad anula la participación, la centralidad sólo es valiosa como elemento de coordinación, y de aplicación de los grandes planes, el resto deben hacerlo las fracciones, y esto es imposible sin la descentralización económica, sin la aplicación de la coparticipación tributaria a nivel distrital y barrial. La centralidad debe ser ante todo normativa. El otro extremo, en que solo los vecinos definen las obras, como lo hace la actual gestión, es parte del mismo mal: gobernar sin plan, ya que los vecinos no logran tener una visión de ciudad, solo desean tener un beneficio parcial, inmediato, empedrado, asfalto o luz para la calle del dirigente, y eso no es sino, demagogia y prebendalismo eufemísticamente “gobernabilidad”. Los distritos pueden generar sus propios recursos, si éstos son en su propio beneficio, pero si los recursos no son reinvertidos en la zona, en el distrito barrio o calle, se diluye en una gran abstracción que se hace tan difuso como el gobierno central, y en la medida que las sub-alacaldías tienen la posibilidad de ejercer sobre sus jurisdicciones, se convierten en hechos reales, vitales que generan sus propias centralidades, que necesariamente alivian la centralidad de la ciudad, el

policentrismo, en el caso de La Paz, es necesario y adecuado ya que por la ausencia de superficie, ausencia de calles, vías parques, es útil también para un uso más homogéneo de la totalidad. La desconcentración distrital en nuestra ciudad es un objetivo urgente, el municipio tiene que estar organizado para realizar obras, no puede ensimismarse en un orden jurídico y burocrático, tiene que ser posibilitante, la democracia se define como el gobierno del y para el pueblo, el municipio es la comunidad de intereses ciudadanos, en una ciudad que tiene particularidades tan definidas que históricamente han sido marcadas, incluso en su propia fundación, es más importante la identidad barrial, al menos desde el punto de vista de resolver los múltiples problemas, la falta de infraestructura, calles, aceras, escuelas etc, etc, el vecino de la zona sur no se identifica con el de la norte y menos con Cotahuma, solo el habitante de su zona puede identificarse con su vecino, en la centralidad se confunde el interés particular en la vaguedad de lo total.

Y el plan central debe ser ejecutado por la centralidad, para evitar que las obras de la fracción se crucen, gobernar es coordinar los impulsos que nacen en lo particular y para ello es fundamental que el gobierno municipal tenga un plan, que el municipio y la ciudad tengan y respeten un plan único, al que se llega con el esfuerzo concreto de la demanda social de las fracciones que le componen, es más que los municipios que integran el área metropolitana, tengan y respeten un plan metropolitano. La vitalidad económica de cada distrito se expresa en la posibilidad de reinversión es decir la devolución de los aportes allí donde se generan, donde la centralidad es sólo una alícuota, para los planes generales. El habitante de una zona aporta con menos celo cuando el dinero se queda en su distrito.

50

BEDREGAL

VILLANUEVA

23.-SOBRE LA NECESIDAD DE PASAR DE LA IMPOSTURA A LA INVESTIGACIÓN POSTEUCLIDIANA
En los gráficos que se exponen a continuación se puede ver claramente como se piensa la ciudad, o cómo se desea que fueran todos los lotes de La Paz, el gráfico1 tomado de la última versión del USPA, llamado PLUS, sistema de intensidades de Usos, nos muestran idénticas características en cada uno de los lotes, los gráficos, 2, 3, y 4 H3, H2 y A2, son bastante claros, no requieren de mucho análisis para entender cómo se obra sobre imágenes pre-concebidas, no se puede encontrar en todo el USPA, un gráfico que se refresque en la realidad, en el último proyecto del PLUS si, sin embargo sólo como gráficos, por ejemplo cuando se refieren a la urbanización de Los Pinos, como no se entiende de lo que se trata, se pretende introducirlos en una “norma”, y se dice que “el 10 % de las áreas verdes propias de la urbanización podrán ser utilizadas de manera conjunta en complejos habitacionales abiertos”, que quiere decir aquello?, donde entra en el resto de la normativa?. Cuando se aproximan al análisis de una manzana “tipo cinta”, no se busca aprender de la realidad, lo que se desea es impartir órdenes, normas por ejemplo se dice “para el desarrollo y la densificación de una manzana tipo cinta es preciso el mantenimiento de la continuidad de los ejes de medianería”…( y si no existen ejes?)…, así como el mantenimiento de la profundidad mínima en los lotes… ( y si los lotes no son similares?)…se debe mantener profundidades de lote mayores a 25 metros, lo que genera anchos de manzana mayores a 50 mtrs (por que?), de otra manera se genera un exceso de vías para la ciudad ( de que ciudad estaremos hablando, en ésta, lo que faltan son calles)…”Las manzanas tipo cinta deben mantener las áreas no edificadas patios y jardines ALM en general”, siempre como si ésta fuera una ciudad que se inicia en su construcción, lo que no logramos ver es un análisis de algún lugar, alguna experiencia empírica realizada por los “pinches” migrantes que merezca alguna consideración, algún valor ya que son ellos los al fin y al cabo los que hacen la ciudad de las laderas, no son ni los arquitectos, ni la los funcionarios municipales, ni sus “teóricos”.

51

VII BIENAL DE ARQUITECTOS

BEDREGAL

VILLANUEVA

Cuando hablan de la manzana “tipo Medina”, le dedican sólo un párrafo, no para aprender, sino para indicar las dificultades y confiesan que no entienden lo que pasa, cuando dicen “normalmente las edificaciones no muestran tipologías de edificación claramente discernibles y su construcción se extiende sin claridad”…desde luego que entender las laderas no es fácil, no es trabajo de un día, pero tampoco los técnicos municipales nacieron ayer, cómo es posible que el municipio no pueda tipificar la vivienda en pendiente? Pero es verdad nunca se lo propusieron y los instrumentos espaciales con que cuentan no se los permite. La zona de Alto Rosasani, es una ladera, un bosquecillo loteado, o urbanizado recientemente, su pendiente debe ser por lo menos igual al 100%, y cada día existen más viviendas, como hacen para clavar habitaciones con estabilidad en lugar tan difícil, aquí es una suerte entre el uso de varios niveles y terraceos, las habitaciones por lo general no tienen un solo nivel, pero, aún así, a sido necesario acudir a aplanar las pequeñas superficies de las habitaciones, es posible incluso encontrar diferencia de altura en habitaciones o patios con varios niveles a lo largo o a lo ancho, en las segundas plantas se tiende a uniformar en un solo nivel, sin embargo en algunos casos las dificultades de las plantas bajas se trasladan a las segundas donde a veces sigue habiendo más de un medio nivel; es un laboratorio de lo que hacen los migrantes, sin la ayuda de los especialistas, para ver lo que esta bien y lo que no, para aprender y corregir, esa actitud es la que demandamos del gobierno municipal, no la de querer normar desde el escritorio sin conocer, sin investigar, actitudes alto-peruanas, que se pueden entender y casi tipificar en algunas disciplinas, pero no en las técnicas, no en los arquitectos. Por que la norma tiene que tener siempre ese tono de sapiencia y de sanción, propia de la jerarquía militar o de la elucubración jurídica, no debería ser mas bien un manual que ayude a construir, a mejorar las condiciones de vida . Hablar por ejemplo de la necesidad de mantener áreas verdes en terraceos, aun que estos sean artificiales, conceder mayor superficie de AMC, ya que en las pendientes, por lógica, se requiere que la vivienda tenga mayor contacto con la superficie para poder afirmarse, es decir aprender a ver, despojarse de esa soberbia, propia de los “encomenderos”, vivimos o no en democracia? A continuación algunas fotografías de las viviendas y un levantamiento topográfico de la zona de Alto Rosasani. un buen ejemplo.

Alto Rosasani, casas enclavadas en la peña, foto del autor

52

BEDREGAL

VILLANUEVA

24.-SOBRE LOS PLANOS INCLINADOS
Si nos despojamos de la lógica “horizontal” veremos que no es lo mismo enfrentar un plano inclinado por su extremo de mayor o de menor inclinación, en el primer caso se debe salvar el abismo, en el segundo hay que clavar la horizontalidad en la peña. (Gráfico 1) ¿Será posible aplicar la misma lógica de uso de suelo y normativa para ambos casos?, en el primero se tendrá que salvar la pendiente con estructuras artificiales, con pilares y vigas, para mantener la continuidad espacial de una supuesta calle. En el caso contrario, digamos el terreno del frente, deberá hundir sus ambientes en la peña, estará obligado a desgastar la pendiente y sujetarlo con muros de contención. laterales y de fondo. Por lo que además deberá pagar por el movimiento de tierras, como si se tuviera la opción de evitarlo. Esto nos muestra la gran abstracción o el gran absurdo que se produce cuando se pretende normar una ciudad casi vertical con una norma horizontal, la diferencia que existe entre estos dos terrenos que se encuentran en una misma calle, ambos normados por el mismo concepto plano de ciudad, por la misma “H” o la misma “intensidad de uso” es que uno es favorecido y el otro perjudicado en igual medida y proporción. En la pendiente todo cambia por la manera de aplicar la norma de altura, por su mayor (B) o menor(A) cota,(punto mas bajo del terreno) y nos muestra la multiplicidad de posibilidades que deben tomarse en cuenta cuando se hace una norma, ya que en el primer caso digamos en un H3 USPA, (B) en una calle de 6 metros, se podrá tener 3 plantas más todos los espacios inferiores que desde el nivel de la calle puedan realizarse, que en terrenos muy inclinados fácilmente puede aumentar en más de un piso, en el caso del terreno del frente, tendrá que avanzar sobre la pendiente y difícilmente podrá mantener los tres pisos en la profundidad de todo el lote, teniendo en su contra más o menos lo mismo que en el otro caso tiene a su favor, es una
En el esquema de la fila A, se norma la altura de acuerdo al punto de cota menor, no importando si esta al nivel de la calle, los solares que tienen pendiente mas pronunciada, tienen mas restricción de construcción En la Fila B, se establecela norma, como en el USPA, a partir de la calle y se produce un hecho peligroso, se favorece a los terrenos más inclinados

53

VII BIENAL DE ARQUITECTOS

ventaja y cada metro cuadrado deberá ser literalmente arrancado, rasgado y cavado de la tierra. Y cuanto mayor inclinación mayor dificultad para asegurar la estabilidad con muros de contención.

Desde luego que una aproximación inteligente del uso del terreno nos habría producido calles zigzagueantes que busquen el menor esfuerzo, y nunca calles que enfrenten la pendiente, las calles que el “urbanismo” municipal ha trazado, como si ellas estuvieran en un tablero, durante años y años de crecimiento de la ciudad se han aprobado calles rectas trazos perpendiculares haciendo total abstracción de la condición fundamental: la topografía paceña, produciendo grandes dificultades a los inmigrantes que deben cumplir en la medida de las posibilidades dichas directivas salvando grandes dificultades.
En el ordenamiento urbano, el enfrentar una calle contra la pendiente produce una gran dificultad en su uso, la construcción se hace también dificultosa, lo increíble resulta ser que ese imaginario urbano que se establece en el trazado del damero no ha tenido actitudes contestatarias por parte de los usuarios.( o tal vez si, es tema por investigar). Como se puede advertir en un estudio muy preliminar y somero sobre lo que significa construir en pendientes, desde la óptica de la estabilidad de los edificios, la norma, o más que eso, el menos común de los sentidos, que es el sentido común, sabrá diferenciar claramente las ventajas de un terreno plano, donde un mismo parámetro puede aplicar al 100%, la propensión propia de la ciudad de La Paz, es que los terrenos no sean planos, muchas veces ni siquiera planos inclinados, sino terrenos cóncavos inclinados, convexos también inclinados y esto requiere una sistematización que permita opinar sobre la altura que debe normarse en determinados solares, esto solo desde el punto de vista de la estabilidad e los edificios. Cuanto más inclinados son éstos la posibilidad de construir es menor, ya que el problema de la estabilidad se va descomponiendo en dos vectores, uno vertical y otro horizontal, es decir que muchas viviendas deben estar adosadas, prácticamente coladas a laderas o quebradas, hasta un punto en el que la construcción es poco menos que imposible.

BEDREGAL

VILLANUEVA

Vista del Calvario, foto y efectos del Autor

Estos esquemas están lejos de ser una alternativa, son simplemente esquemas que nos ilustran sobre un problema del que el USPA jamás legisló, ni entendió y que deben ser considerados a tiempo de elaborar o de pensar en cómo construir o mejor, como normar los terrenos desde su condición de horizontalidad o verticalidad.
Arriba izquierda, Dibujo de la calle Indaburo del Autor, abajo zona de Vino Tinto,, arriba a la derecha zona del Calvario, foto y efectos del autor, F. Bedregal

Esto quiere decir que no es posible aplicar el tema de la altura de la construcción como si toda la ciudad tuviera una inclinación homogénea, la ciudad es heterogénea, por lo tanto la normatividad debe ser heterogénea y debe ser compensatoria, desde luego que esto obliga a pensar, y no a tener normas, que están íntegras dentro de un “cuadrito”, con todos los códigos, en los que solo falta meter los datos catastrales, los m2. y la norma se da automáticamente, ¡que eficiencia!, ésa ciudad y esa norma no son para La Paz, en ésta ciudad y en éste momento del pensamiento en el que no existe ningún referente fijo, se necesita una norma inteligente. Por eso éstos son solo eso, esquemas, no son las respuestas que el municipio debe dar, que las millonarias consultorías para élites, IIPLAN y otros, se han negado a ver, por decir lo menos.

55

VII BIENAL DE ARQUITECTOS

25.-EN DEFENSA DE UNA VISIÓN TOPOLÓGICA DE LA CIUDAD
Uno de los Problemas que surge de
otorgar licencias y posibilidades edificativas que asume la HAM, es que la base referencial sobre la que se calculan los coeficientes de admisibilidad son siempre las vías, las calles, pero la calle para ser tal, tiene siempre una dimensión transversal horizontal, un lado plano, sólo puede ser inclinada en un sentido, el del eje, el de su recorrido. En el otro sentido pese a las características del barrio siempre será horizontal, por lo tanto la calle es siempre un terreno semi-artificial de la topografía y topología del lugar o barrio, la calle es flexible a lo largo de, pero inflexible a través de, precisamente por ser una prolongación ideal de la máquina, tiene implícita la lógica fabril, diseñada para el automóvil, éste artefacto no tiene las ruedas esféricas, sino redondas y puede en consecuencia absorber las diferencias topográficas en el sentido de su desplazamiento, y no lateralmente, donde es definitivamente limitado. Que esa sea la lógica de la calle está bien pues responde al objeto del circular, sea vehicular o de a pié, ya que nosotros también nos des-plazamos hacia delante, pero el habitar es un tema diferente y no tiene porque estar sometido a un recurso que le es ajeno, El hecho de que la calle sea un espacio público por excelencia, no le faculta ser el espacio tipo o tipológico sobre el que se pueda normar, jurídicamente es el

DE LA CALLE
CALLE QUE ASCIENDE HACIA LA CIUDAD DE EL ALTO FOTO DE Fco. BEDREGAL

lugar de todos, pero desde la visión topológica de entender el lugar, como lugar, como objeto de estudio referencial al barrio donde se encuentra la calle es un objeto limitado. La casa no tiene por que tener la misma naturaleza topográfica de la calle. Es más en las laderas, la calle se hace sacrificando las características de los terrenos, normalmente la hace más difícil, es decir la pendiente se acentúa. No hay que perder de vista el objeto que estudiamos, que es la administración del espacio urbano, desde la norma de ocupación del suelo, estamos hablando de la administración urbana de las expectativas de ocupación crecimiento y uso de la propiedad privada, que se encuentran en manos del gobierno local, del gobierno de La Paz en este caso particular. Estamos hablando de las cosas que desde la lógica administrativa y normativa se ignora, aquello que no puede discutirse, la base del derecho, estamos demostrando que la norma se basa en algo ficticio, por que no responde al objeto que se administra, porque la norma para ser tal se apoya en una concepción espacial, en éste caso ortogonal, burocrática y ha perdido de vista el objeto de lo que se administra, que hace abstracción de la percepción objetiva de espacio, del lugar, de la topografía y por lo tanto de las posibilidades constructivas reales, por eso estimula una fórmula equivocada, provoca una lógica especulativa del suelo, a través de la construcción vertical

56

BEDREGAL

VILLANUEVA

y de altura, olvidando las características propias del terreno, de las laderas, de las pendientes; no busca la creación de un hábitat armonioso con el entorno y por lo tanto abre las puertas a soluciones consuetudinarias, desechando el ejercicio del profesional arquitecto. Si partimos de ése elemento de penetración y de conquista que es la calle y le atribuimos el don de medir las posibilidades del lote, estamos trasladando y arrastrando un error, primero porque el ancho de vía no puede ser automáticamente el parámetro desde donde se pueda sentenciar la altura de la construcción, ya que en algunos lugares ese ancho de vía puede ser el único lugar plano, sería más juicioso el punto más bajo del Frente de lote. O el mas bajo del lote. El USPA no puede resolver el problema de una vivienda en terreno inclinado, ya que nada dice sobre el punto de referencia de la aplicación de la norma, es el punto más alto?, es el más bajo?, no, simplemente pasa a ser tratado con la “letra chica”* que todos sabemos que quiere decir aquello. Pero cual es el principio que subyace en el ancho de vía, un tema de asoleamiento, sin embargo las calles pueden tener y tienen por cierto todas las direcciones y por lo tanto todos los asoleamientos, por lo que ese principio cae por su peso, pues no esta en función a una específica orientación.

*Letra chica del USPA, sinopnimo de corrupción Graderías, alternativa importante a la hora de hacer calles en La Paz foto del autor

57

VII BIENAL DE ARQUITECTOS

Al respecto ya en la época del renacimiento el tema de la relación entre el lleno y el vacío en la ciudad era un motivo de preocupación, Leonardo Da Vinci, hacía algunas prescripciones urbanísticas, formuladas como aforismos, decía. “ La calle ha de tener la misma anchura que la altura media de las casas ...un edificio ha de tener su entorno libre para poder mostrar su verdadera forma.* Y subyace también la idea y la imagen de una ciudad plana, donde no importa la inclinación, en un lugar plano puede el ancho de vía ser un indicador relativo de la posibilidad o de una norma que sea aplicable a todos, es decir un reglamento para un lugar homogéneo, éste parámetro trasladado a una pendiente es absolutamente desigual, incluso discriminatorio y explicaremos más adelante por que. La calle, hemos dicho al menos en su ancho es horizontal por lo tanto tiene un eje en corte que tiene una lógica para su ocupación, esa lógica es la verticalidad, como vemos el USPA o cualquier otro instrumento que no aprecie éste fenómeno es euclidiano y por lo tanto no es sino una prolongación del USPA, El Frente del lote que ha derivado en fachada es un plano que se eleva en el límite virtual del predio con la calle, precisamente en el sentido del desplazamiento, y recoge de éste su forma, es decir, dibuja una cara real del lugar, por lo tanto podría ser un parámetro más adecuado, lo que no dice la norma es cual de las líneas transversales al frente de lote es el que define la altura, es decir que en un tramo de calle, digamos en pendiente, ya
*Historia de la teoria de la Aquitectura De Hanno Walter Kruft

que éstas son la mayoría podrían haber X líneas transversales anchos de vía, que sucesivamente varían de cota, aunque todas serán horizontales, ¿cual de ellas define la altura de la edificación? Si tomamos la mayor estaremos adicionando mayor construcción, si utilizamos la cota menor podríamos estar reduciendo las posibilidades reales de construcción incluso impidiendo que la fachada sea concluida de lado a lado; y es que el reglamento es tan superficial y plano que cuando le ponemos a prueba en una realidad como la nuestra que tiene tantos ángulos, tantas posibilidades, no se adecua, y entra en crisis, se resquebraja, se parte y se hace incluso ridícula. Lo triste es que los administradores no lo vean y crean todavía que está bien y que busquen perfeccionarla en la llamada intensidades de uso. Cuando caracterizamos al lote por un elemento periférico como es la calle, corremos el riesgo de atribuirle a ese lote las características rígidas de la calle y sólo así podemos entrar en la mecánica de cálculo, tal el caso del ancho de vía como parámetro de altura máxima, es el único elemento que nos permite seguir percibiendo la ciudad como si ésta fuera plana, el ancho de vía es siempre plano y sobre todo desde la lógica de una mesa de dibujo, este siempre será plano y por lo tanto el crecimiento será también siempre vertical, todo lo que se pretende normar es siempre la altura, lo que estimulamos en consecuencia es el crecimiento de la horizontal en la vivienda.

Es la forma de percibir y sistematizar la topografía y la topología lo que no ha sido construido adecuadamente, no existe percepción, esto ha sido sustituido por una apreciación burocrática de administrar el problema, pero éste es un problema espacial y su administración tiene que tener bases científicas, es decir lógicas y espaciales, si queremos -(no sabemos si queremos, simplemente presumimos)-, que ésta debe responder a las características del lote, de la zona de la topografía y de la topología, el lote debería tener un reglamento por sí mismo, por sus propias características intrínsecas, es decir deberíamos despojarnos de todo cuanto hasta hoy ha sido un instrumento normativo y sus supuestos, si es que los tiene, para empezar de nuevo. Partir de un análisis sereno que nos permita aproximarnos al problema, el problema básico consiste en que la ciudad de La Paz, tiene una topografía diferente; como cualquier ciudad tiene que tener una normativa que haga de la ciudad un ámbito de equidad, orden y desarrollo armonioso, si, pero esa normativa debe responder al estudio genuino de nuestras propias condiciones, esto es una norma propia, por lo tanto es necesario fundar una visión que nos permita construir una proyecto de ciudad, partiendo de lo que somos, de nuestras condiciones, y de nuestras limitaciones, de nuestras tradiciones y de nuestras aspiraciones. Y esa condición es la topografía sumamente rugosa y ondulada, partir de entender la ciudad como es y no como creemos que la podemos administrar, el instrumento indispensable es la topología, pues a partir de esto podemos ver las cosas como son, con las múltiples

58

BEDREGAL

VILLANUEVA

angulosidades, concavidades, sinuosidades, hondonadas, ondulaciones y surcos, desigualdades, cuencas y hendiduras, angosturas, barrancos y precipicios, montículos, cúspides y vértices que encuentran en éstos fenómenos la descripción de un espacio abigarrado en la ciudad de La Paz, un paisaje que tiene seguramente su máxima expresión en la figura enhiesta del Illimani, formando planos sucesivos que van cambiando de colores con el capricho de los pinceles naturales de la luz que al atravesar la densidad de las nubes, nos propone siempre una diferente gama, un contraste inesperado, una emoción, una sorpresa, ésta es la ciudad que no se puede ver en los planos. El USPA y todas sus variantes, dígase intensidades de uso, etc. Es otra forma de ver y de medir, una forma de sentir y una impostura de la modernidad, en ésta no cabe la naturalidad del terreno, sino la ortogonalidad euclidiana, donde todo debe entrar en escuadra, donde la

Fotografía donde pude apreciarse como una norma igual para ambos lados de una calle transversal a una pendiente produce resultados diferentes y por lo tanto no es equitativo lo equitativo en plano resulta desproporcionado en un terreno inclinado. Abajo un interesante caso en el que los vecinos han logrado equipamiento deportivo escalonado Fotos Fco. Bedregal

distancia es una perspectiva, el espacio una línea de fuga y el hombre un vector, el lugar un intersticio geométrico, en ésta precisa ciudad ésta visión es inconcebible, pero al mismo tiempo es increíble como ésta visión se ha impuesto finalmente, porque tiene implícita la competencia institucional municipal, hemos estimulado el individualismo del lote, la concurrencia económica y el status de la construcción vertical, de los volados, de la demanda de sol individual y la sombra colectiva, una visita a cualquier ladera nos mostrará inequívocamente que ésta visión impuesta desde la lógica municipal ha generado una imagen, y no digamos que se cumpla el USPA, pero los aspectos agresivos que induce el reglamento si, más como una posición, donde también se expresa la lucha de clases y poderes barriales, son, por así decirlo, las condiciones topológicas del escarnio, la corrupción, la obscenidad y la delincuencia, el prebendalismo y la ventaja, la mentira: la falta de ética y de estética. El hombre es un ser que nació de la naturaleza, se adaptó al mundo, construyó su cultura, adecuando siempre a las condiciones medioambientales, las respuestas del ingenio del hombre son innumerables, para hacer de la naturaleza un aliado, no para desconocerla, así siempre las respuestas de memoria o las copias han sido imposturas, porque aquellas seguramente fueron sabias decisiones en un medio diferente, se trata de tener un reglamento que rescate esa flexibilidad, que ésta descripción de la naturaleza de nuestro medio ambiente sea el supuesto sobre el que se desarrolla la ocupación del suelo, es lo dado, el lugar que debe ser investigado, y en éste mundo las escuadras entran con permiso restringido, la administración reguladora, estatal, represiva y coercitiva es

59

VII BIENAL DE ARQUITECTOS

BEDREGAL

VILLANUEVA

sustituida por una lógica propositiva y racional, porque no se trata de renegar de nuestras condiciones naturales de hábitat, quienes no asumen esto como algo intrínseco, tienen la terminal de buses para buscar el paraíso de su mente televisiva en otras latitudes. El hombre crea la cultura, y ésta nunca es universal, es particular, regional, específica, diversa, y parte de su medio geográfico, de su humus, de “la tierra que ocupas y estiercolas” (Juan Manuel Serrat), partes de ella para perpetuar tu cimiente y para imitar tus cerros, tus casas como cerros, o como hombres, pero cuando sustituimos ésta filosofía básica de percibir el espacio por la necesidad administrativa municipal, reiteramos el error, y lo defendemos hasta el sarcasmo, hasta la utopía de la acupuntura urbana de achicar el área edificable y aumentar los coeficientes hacia arriba, olvidando premeditadamente que esto no es una mesa de billar. Por eso hay que rebatir esa práctica y esa normativa que afecta la médula misma de la disciplina espacial: la arquitectura; precisamente por los arquitectos que entendemos todo el tiempo que esa norma esta mal concebida, por que no percibe el espacio real y limita en consecuencia el ejercicio adecuado de la profesión.

26.-LINEAS GENERALES PARA UNA PROPUESTA
Si partimos de las condiciones optimas ideales para aproximarnos a las condiciones reales, tendremos lo siguiente: un terreno plano puede ser restringido idealmente, pero a medida que el terreno tiene desventajas comparativas con el primero con una mayor superficie de contacto con el suelo, A.M.C., tendrá que tener restricciones mayores y deberá compensar esas desventajas con la creación artificial de áreas libres, áreas que siendo construidas permitan el objeto del área libre de un terreno plano, por la vía de terrazas, combinadas con terraceos. La propuesta parte de la crítica de la superficie plana como la única capaz de ser construida, que nos lleva a que transformemos los terrenos, los aplanemos a través de los que se ha venido a denominar terraceos, que es una forma de escalonar las pendientes, aquí se consuma ese complejo de tener terrenos planos y si no lo son, los aplanamos, lo que no podemos es aplanar todo el sector, entonces lo que se produce es una suerte de graderías, estos planos artificiales que no modifican el conjunto de la pendiente de una ladera, esta seguirá pese a todo teniendo una pendiente. Se plantea que no debe ser la calle la que señale la posibilidad edilicia de un predio, por lo explicado anteriormente, que el crecimiento tenga como parámetro su propia pendiente, si hiciéramos abstracción del tema de crecimiento vertical, que es una perpendicular del lote “aplanado” o de la calle que es una superficie semi-artificial, y nos imagináramos que cada lote de ladera tiene una perpendicular a su propia pendiente, encontraríamos un elemento que tal vez nos señalaría con mayor precisión las posibilidades edificatorias, en un extremo tenemos el terreno plano, casi ideal que puede tener un coeficiente constructivo máximo, por el otro tendríamos un terreno casi vertical, donde las posibilidades
Perfil de la ciudad, foto del autor

Acuarela del autor del viejo molino en la Uruguay

60

Acuarela panorámica desde el Mirador del Laicacota, Fco. Bedregal

BEDREGAL

VILLANUEVA

edilicias son nulas, es decir cero, dentro de esos rangos podemos fijar las posibilidades intermedias, la restricción aquí es física, es lógica, es incuestionable. La ley y el reglamento se apoya en la ley de Newton: la gravedad, que nos obliga a restringir las posibilidades. Este eje perpendicular de lote puede ser uno de los elementos que marque por un lado las posibilidades de crecimiento vertical, pero además las posibilidades de ampliar el área de ocupación del lote, pues bien sabemos que las edificaciones que se encuentran en pendiente, necesitan mayor superficie de contacto con el terreno para adherirse al piso, en tanto que inversamente una superficie plana, naturalmente plana, de contexto plano, podrá sostener una edificación vertical con un mínimo de contacto con el suelo, ésta característica no se puede contrarrestar en lotes individuales, ya que existe una lógica gravitacional en una ladera, que en condiciones normales queda atenuada, pero que se manifiesta en forma traumática en condiciones atmosféricas o geológicas adversas, ejemplo un temblor, una lluvia, vientos fuertes huracanados, etc. Por lo tanto un lote no puede ser visto sin su contexto natural, el aplanar un lote para fines constructivos no altera sus condiciones topográficas generales, sus límites lo desnudan, lo ponen de manifiesto, un lote plano en una pendiente tiene que compensar a su vecino con un muro de contención, y estas estructuras son tensiones que debe absorber el conjunto del lugar, toda alteración a las condiciones naturales del terreno deben ser compensadas y como no están concebidas como un sistema de muros sino como muros separados aislados, pueden tener comportamientos insospechados. Ésta problemática geológica y física debería ser estudiada por el municipio. ( he aquí un tema de tesis para ingenieros)

La luz juega con las laderas, produciendo espejismos, paisajes planetarios, urbanos, abajo un detalle de la zona de Villa Copacabana , donde también se puede apreciar cómo el crecimiento y la construcción y la norma van por caminos diferentes foto del autor del libro

61

VII BIENAL DE ARQUITECTOS

BEDREGAL

VILLANUEVA

Por otra parte el comportamiento de las estructuras en pendientes no necesariamente tienen que ser horizontales, pueden haber pilotes o columnas ancladas en diferentes niveles que luego son arriostradas en otro nivel y funcionar perfectamente, no existe una condición horizontal para anclar o fundar estructuras, desde luego que como en general la construcción de viviendas en las laderas están a cargo de personas empíricas, éstas repiten lo que aprendieron, de los técnicos, los hacen planos -basados en el reglamento USPA-, en el reglamento plano, en la concepción ortogonal, de la que debemos salir con urgencia. La alteración mínima del terreno virgen debería ser una recomendación, luego que no sólo se busca la horizontalidad ya que ésta no supone mayor estabilidad, sobre todo tratandose de horizontalidades artificiales y no reales, el tema de horizontalidad tampoco se justifica por mayor habitabilidad, ya que se puede utilizar la pendiente, los medios niveles, logrando igualmente buenos niveles de vida, estabilidad, pero una solución poco utilizada en éstas pendientes son los

62

BEDREGAL

VILLANUEVA

Las Palmas de la Gran Canaria, viviendas construidas en laderas similares a las que existen en la ciudad de La Paz, el tratamiento parece tener normas diferentes, ya que el conjunto, es importante también advertir el uso de colores fachadas todas concluidas y pintadas, también se percibe el clima mas benigno y la vegetación, Canarias es un archipiélago muy cerca a las costas del África, cerca del Sahara, no llueve en ésta ciudad hacen bastantes años, el agua es uno de los principales problemas, abajo a la izquierda un grupo de construcciones, Hoteles en la orilla de la Playa, todas ellas realizadas en forma escalonada, esto muestra una aproximación diferente hacia el paisaje y un concepto de respeto y aceptación de la pendiente, un uso democrático de ella, todas probablemente tienen la misma altura con relación al punto más bajo del predio, a la izquierda abajo otro ángulo de las viviendas construidas en un cerro, fotos del autor del Libro Fco. Bedregal

63

VII BIENAL DE ARQUITECTOS

múltiples niveles, niveles intermedios, por lo general se pretende que un departamento tenga siempre un solo nivel, esta es también una consecuencia de que la H.A.M. no emite señales, ni recomendaciones de lo que es preferible o deseable, por ejemplo el menor movimiento de tierra, evita los terraceos, precisamente por lo indicado más arriba, éstos movimientos irrestrictos, anárquicos, individuales pueden alterar el comportamiento geológico, encarecen la vivienda y no necesariamente son mejores soluciones arquitectónicas, ni tienen mejor comportamiento a las leyes de la gravitación, lo que pasa es que para revolucionar el concepto de uso de pendiente es necesario de profesionales que entiendan, atiendan e investiguen el tema del espacio en las laderas. Y ojalá estos arquitectos estuvieran en el Municipio. Si fuera la pendiente natural de un terreno la que definiera su propia posibilidad, podríamos además aproximarnos a que la vivienda sea una réplica de la naturaleza, si en lugar de tener como sentido la verticalidad que se desprende del concepto horizontal del suelo, tenemos la inclinación natural y topológica del lote, si las alturas máximas de construcción estuvieran definidas por las posibilidades reales y juiciosas de construcción de un lote, sin exacerbar las apetencias de usufructo que también han sido generadas por el USPA, entonces tendríamos un hábitat que modifica menos en medio natural, que le exige menos al suelo, que se moldea a sus características naturales.

Ladera de San Juan, abajo puente de las Americasentre edificios

Arriba, el cerro de San Juan, hacia la zona central en la ciudad de La paz, abajo Las Palmas de la Gran Canaria, un cerro ocupado con el mismo sistema de viviendas en laderas muy pronunciadas.

64