You are on page 1of 15

c  


    
   

Desde hace años se viene hablando y polemizando acerca de la


llamada educación sexual en las escuelas, tanto públicas como
privadas. Se discute sobre si es apropiado informar sobre la
sexualidad a varones y niñas juntos en el mismo salón, si se debe
escuchar la opinión de los padres o no respecto a toda esta
temática; sobre todo si, como se intenta a menudo, se debe
comenzar desde el jardín infantil, a la más temprana edad.

Notemos que es evidente que, además, intervienen fuerzas


económicas muy poderosas, tales como los fabricantes de
anticonceptivos, los que comercian con la pornografía y
organizaciones tales como SIECUS, IPPF, Zero Population Growth,
etc.

El tema es demasiado amplio como para abarcar en un folleto


como éste, por lo tanto, aquí solamente hablaremos de la
formación que se da en un mismo salón de clase a niñas y niños
juntos. Muchos de estos programas dan una instrucción muy
detallada, no solo de la mecánica sexual, sino de los detalles
clínicos de la actividad sexual humana y sobre el comportamiento
de los alumnos en su edad pre-pubertad.

Ellos ofrecen lo que no podrán cumplir, es decir una instrucción


neutral que pudiera asegurar una conducta "responsable" de los
alumnos en cuestión, como sería una conducta que llevase a una
disminución de las enfermedades venéreas y a la reducción de las
relaciones sexuales ilegítimas y la reducción de embarazos no
deseados.

Los argumentos acerca de la educación sobre la sexualidad en


clases mixtas se dividen en tres núcleos: profesional,
constitucional /legal y práctico.

   
Dar conocimientos sexuales detallados en la clase o en privado a
niños en la pre-pubertad, es potencialmente dañino. El peligro de
ello consiste en el período de "latencia" en el desarrollo y
crecimiento de la personalidad humana. Este período tiene una
extensión variable en cada ser humano, pero en general se puede
ubicar desde los seis años hasta aproximadamente los once años.

Durante ese período, los pensamientos sexuales, las fantasías e


intereses sexuales son mínimos y la época esa de la vida es ideal
desde el punto de vista de formar el carácter.

Este concepto de latencia es aceptado como decisivo por la


mayoría de los mejores psiquiatras y psicólogos. Sin embargo, los
que promueven la educación sexual en la clase, procuran quitarle
importancia e incluso negarla. Por ejemplo, la importancia de la
latencia es reafirmada por el Grupo de Avance de la Psiquiatría
(Scribner, N.Y.) y en el Congreso de la Asociación de Psicoanalistas
de Niños de los EE.UU. En este Congreso, hubo consenso de que el
promover la sexualidad entre los niños en esta etapa, daña la
formación y el desarrollo del ser humano.

El efecto dañino de la educación sexual durante la latencia fue


señalado por el Dr. Charles Srnoff, jefe de psiquiatría de niños en
el hospital Brookdale de Brooklyn, Estado de Nueva York. El dice:
"El chico madura y en algunos casos retrocede y nunca llega a ser
lo que sería capaz de ser, si se le perturba su tiempo de
aprendizaje durante su latencia. (Psychoanalytic Quarterly, Vol. XI,
No. 3, 1971.)

V             


  

El Dr. John Meeks, director de los servicios a niños y adolescentes


del Instituto Psiquiátrico de Washington, escribió:

"Este período de latencia es extremadamente importante en el


desarrollo del catálogo de destrezas que es muy amplio... El foco
de latencia, está recogiendo información acerca del mundo y
desarrollando habilidades enfrentándose con él. Se sublima mucha
curiosidad previa acerca de lo sexual, con el fin de cumplir con
estas tareas. Es evidente que la innecesaria estimulación de
intereses directos puede interferir con dichas tareas. El sexo
explicado en el salón de clases, produce una interacción que es
explícita y dirigida a detalles anatómicos de actividad sexual entre
seres humanos y produce una interferencia infortunada con el
desarrollo normativo, que está en proceso a esa edad...

"Es evidente, en mi opinión, que la instrucción sexual en los cursos


elementales no presenta garantías y es potencialmente destructiva
en un gran porcentaje de nuestros niños."

El Dr. Myre Sim es Profesor de psiquiatría en la Universidad de


Ottawa. Previamente fue Profesor de psiquiatría en la Universidad
de Birmingham, Inglaterra, donde se dedicó a demostrar a sus
colegas que la educación sexual no debía promover una conciencia
que terminará en el aborto.

Su respuesta a la pregunta acerca de su punto de vista sobre la


educación sexual en el salón de clases, fue igualmente tajante y
decidida, dice:

"La enseñanza sobre la sexualidad no puede ser considerada igual


que otras maneras de aprender. No es cuestión de pensar quién se
beneficia, sino de pensar en quién se hiere o lastima con ello.
Debería reconocerse que la escuela en su sistema de grados y en
su estructura, si bien es satisfactoria para otras enseñanzas, no es
apropiada para enseñar sobre la sexualidad a los niños... Esto
puede doler a algunos docentes que pretenden que todo pase por
su control y que nadie más que ellos tenga derecho a actuar en el
proceso educacional; esto podría ser considerado por ellos como
una afirmación de defensa de fueros gremiales, pero el de ellos es
un concepto totalmente erróneo en el terreno de la sensibilidad
individual que debe premiar en este particularísimo aspecto de la
educación de niños en esa edad....

La sexualidad es básicamente una materia de carácter privado y


por sí misma no produce niveles serios de responsabilidad en las
consecuencias sociales y esto es lo que los modernos educadores
sobre la sexualidad están realizando: informan, muestran, pero no
relacionan con esta los valores.
Estoy de acuerdo enteramente, en que las perturbaciones en el
período de la latencia, interfieren con el aprendizaje durante la
más productiva fase del desarrollo del niño. En este aspecto, es
anti-educacional.

       

El argumento que ocupa el segundo lugar en importancia contra la


instrucción sexual explícita durante la latencia, en especial en la
sala de clases, ya es aludido por el Dr. Sim al decir que este es
materia privada.

Es verdaderamente una contradicción que mientras algunos


sostienen que la madre tiene el derecho de matar a sus hijos en su
vientre en su derecho a la privacidad, no respetan el derecho a la
privacidad e inocencia del niño. Repito: la enseñanza explícita
sobre la sexualidad durante la latencia, aunque sea en privado y
aun aún peor en un salón de clases, es una grave y potencialmente
peligrosa invasión en el derecho del niño a su privacidad. No es
suficiente que los padres den su permiso para que se imparta tal
enseñanza a sus hijos, sigue siendo totalmente peligrosa.

c    c             


! "

"Excitados los alumnos por las instrucciones dadas en la clase, las


llevan a los patios y hacen entonces toda clase de juegos
mentales, exhibiciones, etc., a los otros niños... pero lo que más
preocupa, es lo que les hacen a los más chicos y también a
aquellos a los que sus padres no les han permitido asistir a dichas
clases. Con ello, realizan un especie de educación deformante con
sus compañeros, produciéndoles un shock."

A esto, yo solamente agrego que las distorsiones a las que se


refiere la Dra. Lorand, también las dejan en las mentes de los
niños las miradas fugaces a revistas pornográficas expuestas en
kioskos y librerías, que refuerzan el panorama implantado por el
maestro.

Curiosamente, los proponentes de la educación sexual en la clase,


afirman que, por lo contrario, es dañino que ciertos padres eviten
que sus hijos sean instruidos en clase. Ellos se oponen a los
programas de educación sexual a solamente una parte de la clase,
y desean que los padres no puedan oponerse.

  #

Finalmente, hay otro argumento importante para rechazar la


educación sexual en el salón de clases; este argumento se adapta
también a las enseñanzas que pueden ser impartidas respecto al
tema del abuso de drogas en los programas educativos.

Este argumento está siendo corroborado cada vez más con


evidencias que proporcionan las estadísticas: estos programas en
vez de mitigar los problemas sociales, los están multiplicando en
un crecimiento exponencial, en vez de contribuir a mitigarlos
aumentan la promiscuidad sexual, losnacimientos ilegítimos, las
enfermedades venéreas, etc.

Suecia da una idea bien clara en este aspecto. En 1966, el editor


de temas extranjeros de la revista LOOK, escribió un artículo
acerca de la nueva batalla que estaba dando Suecia acerca de la
sexualidad, luego de diez años de enseñanza obligatoria de
educación sexual. Decía entonces: "La creciente indicencia de las
enfermedades venéreas en Suecia durante los pasados años, -a
pesar de haber desaparecido la prostitución- la presencia de la
educación sexual y la facilidad para obtener contraceptivos, han
asombrado y desorientado a los expertos por los resultados
negativos arrolladores".

La educación sexual no ha funcionado en Suecia y esto se cita en


el trabajo de Roland Huntford: "The New Totalitarian" (Stein and
Day, N.Y. 1972) Tampoco ha funcionado en Gran Bretaña, según
se lee en el Informe del Royal College of Obstetricians and
Gynecologists, donde se comenta el fracaso de la educación sexual
a juzgar por el avance numérico de los embarazos no planeados
entre adolescentes.

Y lo mismo en los EE.UU. donde, en aquellos lugares en los que


hace años existe la educación sexual en las escuelas, han
aumentado las enfermedades venéreas, la ilegitimidad y la
perversión.
  
          
"

"El hecho de que a menudo el niño pregunte de dónde ha venido,


no justifica que le reiteremos una y otra vez la misma explicación
cuando es tan joven. Hay muchas cosas que el no conoce acerca
de otros problemas de la vida y no nos debe preocupar tanto que
el niño se entere por otros niños del origen de su vida y lo
conserve en secreto. Un niño debe comprender que muchos
aspectos de la vida humana, necesitan ser considerados
secretamente en la intimidad de cada uno. Sólo a una mayor edad,
cuando el niño ha desarrollado su entendimiento de la necesidad
de intimidad que tiene el ser humano, recién se le podrá hablar de
sexo.Pero: )quien debe hablarle? Sus padres.

Este tipo de conversación debería ser guardada en estricto secreto


entre padre e hijo, entre madre e hija. Así se logrará un despertar
a lo sexual en un ser joven, sin perturbaciones.

Tales conversaciones deberían también extenderse a la higiene y


particularmente a cuestiones de sexualidad y moral.

La educación sexual debe ser educación para el amor --que es un


grave y profundo sentimiento que enlaza la unidad de vida,
dolores y esperanzas. Y se debe exponer sin buscar una selección
cínica de problemas fisiológicos.

Aquí, el ejemplo de vida de sus padres tiene una fuerte influencia:


Si el niño desde su más tierna infancia siente un genuino amor
entre sus padres, siente cómo se respetan, cómo se cuidan uno al
otro, cómo se manifiestan su cariño, esos serán los más
adecuados ejemplos que le irán despertando de la mejor manera a
la vida.

Y esto, que parecería sacado de algún documento religioso, por el


contrario, fue extraído del periódico de "Educación Soviética" de la
Academia de Ciencias de la Educación, porque tampoco en Rusia
funcionó la educación sexual en las aulas.

$
Citas del Memorándum Austriaco "Sex Education in the Schools"
Dr. Rita Stumpf (dorfen)..." la información sexual en la escuela
exclusivamente biológica sin valores morales es una total
catástrofe para nuestra juventud. Además, la enseñanza
compulsiva, es una burla de los derechos de los padres a educar a
sus propios hijos..."

El Prof. George Sigmond, biólogo y psicólogo, (en Fulda): "Hay


escalofriantes pruebas recientes de que los niños con la así
llamada educación sexual no quedan correctamente enseñados y
buscan después, hacer práctica, de las maneras más indignas."

Dr. Kurt Port Filósofo (Esslingen) ")Cuándo llegará el momento en


que los hombres que constantemente asistimos a las alturas y las
bajezas de la humanidad reconozcamos que la educación sexual
en la escuela, no es un logro sino algo tremendo que devasta y
brutaliza a la próxima generación y que la tarea nuestra realmente
es de frenar tal peligro para nuestra sociedad?"

Dr. Siegfried Ernst, Médico (Ulm): "No es posible afirmar que la


sexualidad humana puede ser considerada exenta de valores".

Sr. W. Steckel, psicoanalista (Viena y Berlin): "La educación en masa


en las escuelas, como se está proponiendo, es una escalofriante
idea cuya ejecución producirá innumerables traumas."

Nota: Esta es una traducción autorizada del folleto "Sex Education


in the Schools", publicado por Sun Life Books, Thaxton,VA, EE.UU. 










à    
        
 
  

  

Creemos inconveniente la implementación de la educación sexual en las escuelas por varias


razones:

1- Todo niño o joven es una persona única e irrepetible y debe recibir una educación
personalizada, sobre todo en estos temas que se encuentran tan relacionados con la moral.
La escuela en general no posee las condiciones necesarias para esta individualización. Son
los padres los que conocen , comprenden y aman a cada uno de sus hijos en su
irrepetibilidad. Son los padres los que cuentan con las mejores condiciones para decidir qué
momento será el mas oportuno para dar la información y la formación adecuada según el
desarrollo físico y espiritual de cada uno de sus hijos. Por ser personas irrepetibles cada niño
o joven es biológica y afectivamente diferente y los aspectos que tocan muy de cerca la
intimidad deben ser transmitidos por medio de un adecuando diálogo personalizado.

2- Las explicaciones sobre estos temas no pueden darse sin conectarlas directamente con
aspectos morales y espirituales, en los cuales los padres tienen derecho primordial y
preeminente. Darle este derecho a la escuela es correr el riesgo de que se viole el derecho
fundamental de los padres a darles las orientaciones morales correspondientes a su religión o
los principios morales objetivos.

3- La escuela ha demostrado ser un instrumento mas o menos válido para la transmisión de


conocimientos, pero la educación sexual dentro de un contexto de respeto a la castidad deben
ser dadas en un contexto amplio que englobe educación en temas sexuales como parte de la
educación para el amor. Este ámbito se transmite más que por contenidos sistematizados por
el ejemplo en la vida de los padres.

4- La escuela es auxiliar de los padres en la educación de los niños y debe "asistir y completar
la obra de los padres" y en ningún momento deben suplantar o reemplazar a los padres. Darle
la posibilidad a la escuela de asumir sistemáticamente la educación sexual implica
demasiados riesgos.

En los casos en que los padres pudieran estar poco capacitados para asumir completamente
esta tarea la escuela u otras instituciones podrían colaborar formando a los padres mediante
las "Escuelas Para Padres" y dejando a los mismos la tarea directa con los niños.
En ocasiones resultará imposible evitar la imposición de la educación sexual en las escuelas,
en este caso será obligación de los educadores cristianos prepararse para asumir esta
responsabilidad manteniéndose como simples colaboradores de los padres.

    
      
 

Cuando hablamos de Educación Sexual en la Argentina de hoy podemos entenderla


básicamente de dos formas distintas:

 !" !"#$! " 


%&$!%!!'$!($!$ "'

Al respecto nos informa Notivida:

"Hacia fines de 2002 el feminismo celebró con alborozo la sanción de la ley nacional 25.673,
de Salud Sexual y Procreación Responsable ("aborto encubierto"). En esa oportunidad, sólo
un objetivo les quedó en el tintero: obligar a los colegios privados a impartir educación sexual
con contenidos pautados desde el Estado. "Recordemos que si bien el art. 5º de la ley
nacional de salud reproductiva insta a "contribuir a la capacitación, perfeccionamiento y
actualización de conocimientos básicos, vinculados a la salud sexual y a la procreación
responsable en la comunidad educativa"; su art. 9º garantiza a los establecimientos de gestión
privada, dar cumplimiento a la norma "en el marco de sus convicciones". "A partir pues de la
sanción de la ley nacional de salud reproductiva, lograr una educación sexual hedonista,
compulsiva y obligatoria, que conculca la libertad de los padres a educar a sus hijos, encabezó
la lista de prioridades feministas (Vid. Notivida 107). El 28 de mayo de 2003, la Legislatura de
la provincia de Buenos Aires aprobó la ley provincial 13.066, de Salud Reproductiva y
Procreación Responsable ("aborto encubierto", vid. Notivida 146). La ley, tal como fue
sancionada por la legislatura provincial, obligaba a las escuelas privadas -confesionales o no-
a dictar educación sexual, conforme a las pautas que fijara el Ejecutivo provincial; pero el
feminismo volvió a frustrarse cuando el gobernador Felipe Solá la vetó parcialmente (17-06-
03). El veto eximió a los colegios privados de esa obligatoriedad; por considerar, entre otras
cosas, que violaba la libertad religiosa (Vid. Notivida 175). Lo acontecido se convirtió en un
nuevo estigma para el feminismo, que el 1° de octubre de 2003 logró que la Cámara de
Diputados de la Nación, a iniciativa de las diputadas Margarita Jarque y María José Lubertino,
repudiara el veto parcial de Solá (Vid. Notivida 179). "Resumiendo, ni la ley provincial ni su
reglamentación -publicada en el Boletín Oficial de la Prov. de Bs.As el 31/12/03- obligan a los
colegios privados a dictar educación sexual; no obstante la Dirección General de Educación
de la provincia, incluyó en el diseño curricular 2004 del nivel Polimodal la asignatura
"Adolescencia y Salud" que se dictará en el primer año de las cinco modalidades de
Polimodal, en dos módulos semanales. "Así, el feminismo está a punto de lograr su cometido,
la provincia de Buenos Aires será, a partir del ciclo lectivo próximo a iniciarse, pionera en el
dictado obligatorio de educación sexual y antecedente paradigmático en el plano nacional. "El
feminismo y otros sectores insisten en que esta instrucción sexista previene las enfermedades
de transmisión sexual, y los embarazos y el aborto entre adolescentes. Recordemos que en
otros países, después de muchos años de educación sexual y programas de salud
reproductiva para jóvenes, sólo se ha conseguido un notable aumento de los males que se
dice querer remediar. Por ejemplo, en España, en los últimos 7 años se duplicó el número de
abortos quirúrgicos entre adolescentes, (ABC, Madrid, 22-02-04). En los Estados Unidos,
algunas enfermedades de transmisión sexual se han convertido en epidemia, (Noticias
Globales 09/04), y lo mismo puede decirse del Reino Unido, (Noticias Globales 03/01, 08/01,
39/01). "Recordamos, además, que todos estos programas van acompañados de la difusión
de la llamada "anticoncepción de emergencia", es decir, promueven el aborto por medios
químicos o farmacológicos, en otras palabras, son programas de "aborto encubierto"."

J  ! !$  )($%"! $!! $)%!*$


+

igamos con la información obtenida de Notivida:

El proyecto, exp 2081-D-03, fue presentado a comienzos de este año por la macrista Florencia
Polimeni y por los diputados del Frente para la Victoria: Diego Kravetz y Ana Suppa. Tiene
como precedente inmediato al Exp. 2433-D-02 de la ex diputada de la Ciudad y actual
diputada nacional, Juliana Marino (Vid Notivida 164 y 166) y tal como ocurrió con el
expediente anterior, Rafael Freda, presidente de S.I.G.L.A., lleva la voz cantante cuando el
proyecto se discute en Comisión.

 

!

* Entre los temas a dictar figuran: "Orientación sexual" (depende de que la vinculación sexual
sea con el mismo sexo o con el opuesto), "Género" ("construcción cultural" que reemplaza al
sexo biológico: gays, travestis, lesbianas, heterosexuales, bisexuales...), "Diversidad" (que
incluye la no discriminación por género u orientación sexual) y "Conductas sexuales":
"erotismo, masturbación, sexo compartido y abstinencia" (art. 8º).

* Los contenidos a impartir serán seleccionados y distribuidos por la Secretaría de Educación


de la Ciudad de Buenos Aires (art.9º) que incluirá los temas en los diseños curriculares
(art.17). Estos deberán ser compatibles con los principios establecidos en el proyecto (10º). El
Estado seleccionará los contenidos para "contrarrestar los mitos, creencias falsas, contenidos
erróneos...y el curriculum oculto" (art. 11º).

,!!
* La educación sexual será obligatoria para todos los alumnos -de todos los niveles- del
sistema de educación formal.

* Deberán impartirla todos los establecimientos de enseñanza de la Ciudad de Buenos Aires,


sean éstos de gestión pública o privada.

* Los padres no podrán eximir a sus hijos de las clases de educación sexual.

#-

* Los establecimientos educativos contarán con "consejería en sexualidad". Será individual y


estará a cargo de "preceptores, profesores de educación física, profesores tutores o de
Proyecto 13" (art.21º).

* Las "derivaciones y atenciones clínicas" se articularán con la Secretaría de Salud. (art.22º).

&$!% )

El proyecto se cimentó en las Actas de la Reunión de Consulta convocada por la Organización


Panamericana de la Salud (OPS) y la Asociación Mundial de Sexología (WAS), celebrada en
Guatemala entre el 19 y el 22 de mayo de 2000. De esta consulta, según consta en los
fundamentos del proyecto, se han extraído los temas y definiciones.

Según la misma consulta "Los derechos sexuales son derechos humanos fundamentales y
universales" y "los derechos humanos están por encima de los valores culturales. Si una
cultura en particular tiene una costumbre que va en contra de un derecho humano, es
necesario cambiar el valor cultural". (Recordamos que en el lenguaje de la ONU y sus
agencias, la expresión "valores culturales" incluye las "creencias religiosas").

Entre los derechos sexuales que enumera la consulta están: El derecho a la libertad sexual
(posibilidad de la plena expresión del potencial sexual); El derecho a la equidad sexual (no
discriminación por género, orientación sexual, etc.); El derecho al placer sexual (incluye al
autoerotismo como fuente de bienestar físico, psicológico, intelectual y espiritual); El derecho a
la libre asociación sexual (posibilidad de contraer o no matrimonio, de divorciarse y de
establecer otros tipos de asociaciones sexuales) y El derecho a la toma de decisiones
reproductivas, libres y responsables (abarca el derecho al acceso pleno a los métodos de
regulación de la fecundidad, incluso los abortivos químicos o mecánicos, sin descartar el
aborto quirúrgico).

Existen claro otros proyectos menos promocionados como el de "Talleres de Educación


Sexual para padres" en el cual el derecho de los padres parece estar mas resguardado. Sin
embargo este ha sido mucho menos promocionado.

     

Resulta sumamente enriquecedor el discurso pronunciado por Mónica del Rio el 24 de


setiembre ante los legisladores porteños:

Agradezco al diputado Jorge Enríquez y a la Comisión de educación, la invitación que se me


ha cursado. Soy, como se anunció, coeditora del Boletín Notivida y, además, presidenta del
Movimiento Cívico de Mujeres; pero también soy madre de familia, como la mayoría de las
mujeres de nuestro movimiento. Inexplicable y lamentablemente, cuando esta Comisión previó
la participación de los actores sociales involucrados en el proyecto de educación sexual,
omitió a los padres de familia. Se destinó un día para escuchar al Estado, otro para los credos,
otros para las ONG, otro para los docentes y, en consonancia con lo que se impulsa, se ignoró
a los padres de familia. Por tal motivo vamos a aprovechar esta oportunidad para
manifestarnos desde esa condición -que tanto nos enorgullece- la de madres de familia.

! $!!

Engendrar a los hijos aneja obligaciones. Ni los animales dejan librada a su suerte a su cría.
La acompañan hasta que ésta pueda valerse por sí misma. Qué menos puede hacer una
persona. Pero en el ser humano valerse por sí mismo no es sólo poder desplazase o comer,
es ante todo poder tomar decisiones, en base a principios, que deberán estar previamente
consolidados.

Toda obligación trae, como contrapartida, derechos. Quien tiene una obligación tendrá
también todos los derechos necesarios para cumplir con ella.

Cuando se le asigna a alguien una misión, deben otorgársele las facultades necesarias para
cumplirla. Por ejemplo, un gerente de empresa puede darle al personal, órdenes encaminadas
a mejorar el rendimiento de la empresa que no podría darle otro, lo puede hacer, tiene
derecho a hacerlo, porque es su responsabilidad sacar la empresa adelante.

Del mismo modo, los padres, para poder cumplir su misión educadora, tienen especiales
derechos; por ejemplo, el derecho a escoger un determinado colegio, a transmitir principios
morales, a corregir la conducta de los hijos...

$,!!!! !

El Estado no puede avasallar ese derecho de los padres a educar a los hijos. Su rol es
subsidiario. Vale decir, debe ayudar a los padres en aquellas cosas que éstos no puedan
hacer por sí solos. La escuela debe completar la formación que le dan los padres a los hijos,
sobre todo en cuánto a la instrucción que no pueden impartir.

Todo grupo social debe respetar a los de orden menor, apoyándolos, subsidiándolos. Jamás
puede destruirlos, absolverlos o reemplazarlos. Nunca es lícito para una comunidad, hacer lo
que podría hacer una asociación más pequeña. Los grupos de orden superior tienen que crear
las condiciones para que las asociaciones menores puedan cumplir su misión. Eso es lo único
que garantiza un orden social justo, lo contrario caracteriza a los regímenes totalitarios.

 

Lo que el proyecto propone enseñar no son, como algunos sostienen, meros conocimientos
científicos -y aún desde ese punto de vista los temas propuestos son discutibles-. Esta ley
promueve conductas. El mismo proyecto menciona que se impartirán contenidos
"cognoscitivos y actitudinales". Y esas actitudes tienen graves implicancias morales. Nosotros
no estamos en contra de la educación sexual, es parte importante de una educación integral.
Lo que no admitimos es que la imparta el Estado, que en este caso, además, pretende
imponer una educación materialista y banalizadora del sexo, que convierte al sexo -fuente de
vida- en mera diversión. Si a los padres -como dicen algunos, menospreciándonos- nos falta
capacitación para educar a nuestros hijos en la sexualidad, deberían facilitarnos los
mecanismos para que podamos hacerlo.

Es loable en este sentido el proyecto presentado, recientemente, por los diputados Lynch y
Enríquez que propone la creación de talleres de educación sexual para padres.

!,

Escuchamos, reiteradamente, que esto no es viable porque los chicos de la villa no tienen
padres que se ocupen de ellos ¡Cuánta distinción clasista! ¡Cuánto prejuicio oligárquico!. Es
cierto que hay gente humilde con déficit cultural, pero nadie pone ahínco en subsanarlo. En
vez de enseñarles a ser mejores padres, como a animales le arrebatan la cría para ocuparse
de ella. ¿Son subhumanos? ¿son irremediablemente incapaces? ¿No es discriminación
injusta ese tan repetido: "a esos negros hay que ligarles las trompas" o esto de "esos negros
no saben educar a sus hijos, se tiene que ocupar el Estado"?. Es evidente que al Estado le
resulta más cómodo y económico, convertir a la gente de la villa en "esclavos culturales", que
saldar la deuda social pendiente. Se rasgan las vestiduras por la Ley de Patronato y todas las
organizaciones de DDHH, al referirse a los proyectos de Protección integral al niño en estudio
en el ámbito nacional, han hecho foco en que "los chicos y adolescentes no sean separados
de sus padres por carencias materiales", sin embargo, no se ve mal arrebatárselos para
adoctrinarlos sexualmente. Dicen, también, que la ley no será coercitiva. Si esa fuera la
intención se propondría dictar educación sexual fuera del horario escolar y de modo optativo.
Aseguran que no se oponen a los padres y el proyecto de marras avasalla explícitamente sus
derechos. Dice el art. 14º "Padres, madres y tutores de alumnos reciben información y
participan del espacio interdisciplinario en la elaboración de programas y actividades". Es
evidente que "participar" de un proceso de decisión implica tener que consensuar con otros la
decisión, lo que equivale a no decidir. Al respecto de este art. aclaró Ma. Elena Naddeo, en la
reunión anterior, "Resulta claro que no se trata de pedir autorización de los padres, sino de
invitarlos a participar en el proceso educativo". Nos invitan a tener "parte" en lo que, natural y
legalmente, nos corresponde. Llaman educación sexual a la promoción de conductas
desordenadas. Mientras que en nutrición se ve a la obesidad como la consecuencia de un
desorden que hay que evitar fomentando buenos hábitos nutricionales, dieta sana,
balanceada, etc. En materia de sexualidad la conducta desordenada se considera inevitable y
no se intenta formar buenos hábitos sino reducir los riesgos del desorden. Afirman que los
chicos de hoy tienen que "aprender a cuidarse". No queremos que le enseñen eso a nuestros
hijos. Estamos tan convencidos de que hay que ser casto, como de que no hay que robar.

¿Quién aceptaría que a su hijo le den clases para robar "sin riesgo"? ¿Quién aceptaría que le
digan a su hijo que si sale a robar, use un chaleco antibalas para que no lo maten? Todos
coincidirían en que eso es apología del robo. Pues bien, nosotros intentamos educar en la
honestidad, y también en la castidad ¿con qué derecho nos lo impiden?

Por razones de tiempo no voy a detallar la legislación vigente -que avala nuestro reclamo- y
me limitaré a dejarla en la Comisión; pero múltiples tratados internacionales, que en nuestro
país gozan de rango constitucional, reconocen este derecho de los padres, luego, cualquier
proyecto de educación sexual -sea que lo elabore SIGLA o la Vicaría para la educación- es,
además de inicuo, notoriamente inconstitucional.

Èónica del Río


24/09/04

CREEMOS QUE QUIENES LEAN ESTE INFORME SABRÁN ENTENDER PORQUÉ NOS
OPONEMOS A LA EDUCACIÓN SEXUAL EN LAS ESCUELAS DE LA ARGENTINA DE HOY.
Y ADEMÁS PORQUÉ JUZGAMOS INCONVENIENTE LA IMPLEMENTACIÓN DE LA
EDUCACIÓN SEXUAL EN LAS ESCUELAS INDEPENDIENTEMENTE DE LA SITUACIÓN
HISTORICA QUE HOY NOS TOCA VIVIR.

c  
    
    
 
  c
c


c !"
"
# c"$ %%&&&