You are on page 1of 125

Diccionario de Pesca

- Aa -
Abadejo (Pollachius pollachius): Especie de gran importancia comercial, que
se diferencia de otros gádidos -como el bacalao, el eglefino o la maruca, por
citar algunos- por la ausencia del barbillón mentoniano, típico de la familia.
Puede alcanzar hasta diez kg. y se pesca con aparejos y artes de fondo.

Abatir: Bajar cualquier elemento de a bordo, como una vela o una bandera,
por ejemplo.//2. En la navegación, caer a sotavento.

Abarloar: Maniobra por la que se coloca la nave junto al costado de otra o


junto al muelle.

Aberdeen: Modelo clásico de anzuelos que se caracteriza por ser de pata


larga, recto y fino. Se emplean para encarnar cebos delicados sin
estropearlos.

Abisal: Hace referencia a los grandes fondos oceánicos, donde no penetra la


luz y existe una fauna característica. En general, este término se emplea
para designar a todo aquello que se encuentra a gran profundidad bajo la
superficie del océano.

Abitar: Asegurar un cabo o un cable a una bita.

Abocar: Enfilar o hacer proa a una bocana con intención de traspasarla.

Abordar: Tomar una nave con violencia.// 2. Embestir con la nave.

Abra: Ensenada abierta de dimensiones mayores que las de la bahía, donde


las naves pueden fondear.

Abrigado: Se dice que una bahía, puerto, rada, etcétera, es abrigado,


cuando se puede fondear y quedan los buques a buen resguardo.

Abrollo: Escollo, arrecife.

Acantopterigios: Familia de peces marinos a la cual pertenece el rape


común(Lophius piscatorius).
Acción (de la caña): La acción de una caña depende básicamente de
varios factores, como serían la rigidez del módulo, la velocidad a la que
vuelve la caña a su posición original tras combarse, y de dónde y de qué
manera dobla la caña. De ahí que hablemos de distintos tipos de cañas en
función de su acción. Los principales serían: A) Rápida o caña de acción de
punta: Son las menos flexibles y las más adecuadas para clavar y dominar
un pez. La desventaja principal que presentan es que su sensibilidad suele
ser menor. No menos importante es que, si luchamos con una pieza mayor
que la resistencia de nuestro hilo, dependeremos casi exclusivamente del
freno del carrete para no romper. B) Acción media: Llamamos así a la
generalidad de las cañas, es decir, las que componen la mayoría de los
equipos no especializados y polivalentes. Se encuentran aquí casi todas las
de tipo intermedio. C) Acción lenta o caña parabólica: Son cañas muy
flexibles, que nos permitirán aguantar las embestidas de un pez sin peligro
de rotura. Como contrapartida, si prendemos una buena pieza será difícil de
dominar, y, por supuesto, de clavar, aunque esto depende tanto de la caña
como de la flexibilidad del hilo y de la cantidad que tengamos fuera del
carrete.

Acedía: Ver platija.

Aclarar: Poner en orden, desenredar. Por ejemplo, un aparejo enredado,


hay que aclararlo; lo mismo que un cabo que ha tomado vueltas, o una
cadena encepada.

Achicar: Extraer el agua del interior de la nave, generalmente por medio de


bombas de achique.

Ácido pícrico: Sustancia muy empleada para montar moscas artificiales. En


concreto, sirve para teñir las plumas que luego se utilizarán en el montaje.

Acotado: Espacio reservado al coto.

Actinia: Ver anémona.

Adarra: Porción de cuerna, generalmente de ciervo o de cabra, que solían


llevar consigo los pescadores vascos, para frotar las heridas causadas por las
picaduras de peces ponzoñosos.

Aduja: Cada vuelta o seno circular u oblongo de un cabo recogido.

Adujar: Recoger un cabo formando adujas o vueltas.

Afanomicosis: Más conocida como plaga del cangrejo, que ha contribuido a


la práctica extinción del cangrejo autóctono de río (Austropotamobius
pallipes) en la Península Ibérica. La afanomicosis está causada por el hongo
Aphanomyces astaci endémico de los cangrejos americanos que son, en su
mayoría, inmunes a sus efectos. La continua expansión de la afanomicosis
por España está asociada a la expansión del cangrejo rojo (Procambarus
clarkii) y del cangrejo señal (Pacifastacus leniusculus). El cangrejo autóctono
es ahora una especie amenazada y en peligro de extinción a escala mundial.

Afirmar: Sujetar un cabo o sedal hasta que queda sólidamente asido.

Agalla: Cada una de las branquias de los peces y de otros animales


acuáticos.//2. Arponcillo o muerte del anzuelo.

Agrafín: Gal. Ver eglefino.

Agua (pesca al): Decimos que pescamos "al agua" en oposición a la pesca
a pez visto. Es decir, cuando lanzamos sin saber dónde se encuentra el pez y
sin que podamos verlo picar. Es término empleado por los mosqueros, sobre
todo cuando se utilizan ninfas, con cierta profundidad o con el agua muy
tomada o gorda, y se pesca a ras de fondo.

Aguamala (Rhizostoma pulmo): Esta medusa no suele acercarse mucho


a la costa y tiene un aspecto bastante compacto. En algunos lugares el
término aguamala es usado, por extensión, para referirse a cualquier
medusa.

Aguariña: Eusk. Ver guadaña o potera.

Agucío (Ammodytes lanceolatus): Pez de escaso tamaño, semejante a


un boquerón, que vive en bálamos costeros. Pica al anzuelo, aunque se
emplea más como cebo vivo. Se decía que en sus venas no tenía sangre sino
agua, de ahí su nombre.

Águila de mar (Myliobatis aquila): Raya de gran tamaño que se


caracteriza por su particular natación, que recuerda a esta rapaz.

Aguja (Belone belone): Este estilizado pez debe su nombre a su


característica complexión. Es un ágil nadador que vive en aguas abiertas y
que lo podemos encontrar tanto a profundidad considerable, como en la
misma superficie. Durante los meses cálidos se desplaza hacia las costas, y
penetra en los puertos, bahías e incluso estuarios. Es un voraz predador y a
la vez, en su forma juvenil, uno de los alimentos preferidos de algunas
especies, como la lubina. Su picada es inconfundible y, si bien nunca
presentará una feroz batalla dadas sus reducidas dimensiones -por lo
general inferiores al kilo de peso y a un metro de longitud- si tenemos un
aparejo ligero, veremos cómo saca línea y nada un buen trecho antes de
entregarse. Cualquier cebo de origen animal es válido, desde un trozo de
pescado hasta una gusana, pero también ataca con entusiasmo a los
artificiales, como los anguilones de goma. No es muy perseguida debido a la
escasa calidad de sus carnes y a su tamaño.

Aguja pala: Ver pez espada.

Ahogado: Ser vivo que, tras un periodo de inmersión, deja de serlo.//2. Se


dice de un señuelo que es de tipo "ahogado" cuando trabaja bajo la
superficie, independientemente de la profundidad. Lo contrario sería
"flotante".

Ahorcaperro: Nudo marinero corredizo muy habitual y seguro.

Alacha (Sardinella aurita): Cupleiforme muy similar a la sardina -también


conocido como sardina dorada- de gran importancia comercial, pero rara en
nuestras aguas.

Albacora: Ver bonito del norte.

Albatros: Ave marina de gran porte que pasa casi toda su vida volando
sobre los océanos.

Albufera: Laguna litoral de aguas salobres y bajas, que tiene comunicación


con la mar. Ejemplo típico en nuestro país, es la Albufera de Valencia.

Alburno (Alburnus alburnus): Pequeño ciprínido de régimen carnívoro,


que forma bálamos en las aguas remansadas. Aunque algunos pescadores
de minitallas lo persigan, su importancia radica en el hecho de constituir un
excelente pez pasto para muchas especies predadoras. Se emplea como
cebo vivo o muerto, en los lugares donde se permite esta práctica.

Alcatraz: Ave de altamar que nos recuerda a una gaviota, pero mucho más
grande y robusta.

Alcatruz: Vasija tosca de barro que se emplea para pescar pulpos en lechos
desnudos.

Aleta: Cada uno de los miembros o apéndices locomotores que presentan


los vertebrados acuáticos.//2. En un buque, la aleta, tanto de babor como de
estribor, sería el punto medio entre el inicio de la popa, hasta el
coronamiento de la curva de la misma.//3.(adiposa): Pequeña aleta carnosa
sin función locomotora y desprovista de radio que se encuentra en el dorso
detrás de la aleta dorsal de algunos teleósteos primitivos como los peces
lagarto (Synodontidae), los salmónidos (Salmonidae) o los charácidos
(Characidae).//4.(anal): Aleta mediana e impar, situada en la región ventral
por detrás del ano, normalmente en la mitad posterior del pez.//5.(caudal):
Es el pedúnculo caudal, que conocemos habitualmente como "cola". Es la
aleta más robusta e importante para el desplazamiento de la mayoría de las
especies piscícolas. Según su forma, podremos conocer asimismo los hábitos
del pez en cuestión. En este sentido, los pelágicos y grandes nadadores la
tienen ahorquillada.//6.(dorsal): Aleta mediana que se encuentra a lo largo
del dorso y que es soportada por radios. Pueden existir dos o más aletas
dorsales, en cuyo caso, la más anterior es designada como la primera.

Alevín: Estadio inmaduro de los peces.

Alfóndiga: Gal. Ver bejel.

Alga: Plantas talofitas que viven y se desarrollan generalmente en el agua,


ya sea dulce o salada.

Aligote (Pagellus acarne): El aligote es un espárido del género Pagellus,


al que pertenecen también el besugo y la breca. Es un pez relativamente
abundante en nuestras costas, pero de distribución irregular y sometida a
bruscas fluctuaciones que todavía no han sido bien explicadas. El aligote,
también conocido por besugo blanco, guarda muchas similitudes con el
besugo (Pagellus bogaraveo). De hecho, sobre todo en su estado juvenil, es
difícil distinguir entre ambas especies. Alcanza menores dimensiones que el
besugo, puesto que rara vez sobrepasa los 35 cm. Su cuerpo es ligeramente
más fusiforme, y no presenta la característica mancha del besugo tras la
cabeza. Respecto a su pesca, se utilizan las mismas técnicas que para el
besugo, es decir, aparejos de fondo, con varios anzuelos, y cebados con
trozos de peces, de calamares, etcétera. Los profesionales lo capturan
habitualmente con palangres de fondo, pero también es una presa frecuente
para los aficionados que practican el lance pesado en zonas de cierta
profundidad, como la punta de espigones, muelles o zonas acantiladas del
litoral. Su carne es sabrosa y delicada, pero menos apreciada que la del
besugo.

Alisios (vientos): Vientos constantes y periódicos que soplan siempre del


mismo rumbo según la estación. En la zona tropical del norte, soplan del
nordeste y en la zona tropical del sur, su dirección es sudeste.

Alitán (Scyliorhinus stellaris): Especie muy próxima a la pintarroja, tanto


que se confunden con frecuencia ambos peces. Se distingue únicamente por
la forma y disposición de las aletas.

Almadía: Balsa u objeto flotante y rudimentario que suele estar hecho con
troncos amarrados entre sí.

Almadraba: Arte fijo que llega a tener varios km. de extensión y se utiliza
para la captura de túnidos. Esta gigantesca trampa se conoce y se emplea
desde la antigüedad, sobre todo en las inmediaciones del Estrecho de
Gibraltar, a fin de capturar a los túnidos que se disponen a entrar al
Mediterráneo para desovar (en primavera) o a mediados de verano, los que
retornan al Atlántico.

Almeja (Tapes decussatus): Las almejas, como otros moluscos bivalvos


viven enterrados en la arena, y tienen forma redondeada y concha dura. Se
pueden ofrecer sin concha o con un trozo o una parte de ella e incluso entera
-si pretendemos pescar doradas u otros grandes espáridos de molares
poderosos-. Podemos hacernos con este cebo rastrillando la arena durante la
bajamar en la misma playa, o bien comprarlo en el mercado o la pescadería.
Estos moluscos resultan especialmente atractivos presentados a fondo y
valiéndose de técnicas tales como el surf casting. Lo mejor es presentarlos
frescos, pero se prestan a distintos tipos de conservación sin perder
demasiado. Así pues, podemos congelarlos o comprarlos directamente en
conserva, siempre que ésta sea "al natural", es decir, únicamente con agua
y sal.

Alosa (Alosa fallax): Cupleiforme cada vez más escaso en nuestras costas.
Semejante al sábalo, también desova en agua dulce. Para ello remonta los
grandes ríos, encontrando cada vez más obstáculos y menos frezaderos. Si
sigue así, puede verse en pocos años en peligro de extinción.

Altamar: Lejos de la costa

Alto bordo: Nombre genérico para designar una nave grande.

Altura: En la mar se habla de altura, para designar todo aquello que está o
que trabaja lejos de la costa. Por ejemplo, pesca de altura, flota de altura,
palangre de altura, etc. También, por extensión, tiene la acepción de
industrial o comercial.

Amainar: Disminuir la fuerza del viento o de la mar.

Amarra: Cabo o cable utilizado en la mar que sirva para hacer firme algún
objeto o pieza.

Amarrar: En leguaje marinero no se utiliza el verbo atar, sino amarrar.

Amarre: Atraque, puesto de atraque.

Amura: Es la parte de delante del costado de una nave. Sería el lugar en el


que el costado comienza a estrecharse para formar la proa.

Anádromo: Característica de algunos peces, cuya vida o parte de ésta


transcurre en la mar, pero que remontan los ríos para desovar.
Anchoa (Engraulis encrasicholus): Pez sobradamente conocido, llamado
también boquerón, es uno de los más exquisitos que nos proporciona la mar.
Se pesca exclusivamente con redes, pero constituye un magnífico cebo,
parangonable a la sardina.

Anchova: Ver anjova.

Ancla: Objeto pesado que se utiliza para sujetar la nave al fondo.


Generalmente son de metal y tienen forma ganchuda en alguno de sus
extremos. A estas puntas, se les llama "uñas" y en las anclas modernas
suelen ser móviles, como en las anclas de patente, que, además, no llevan
cepo.

Anclar: Fondear, echar el ancla.

Áncora: Ver ancla.

Ancorita: También llamado robador, es un anzuelo de tres puntas iguales y


simétricas.

Andana: Rosario o palangre de nasas.

Andaribel: Es el cable que recorre la parte exterior de la cubierta, a modo


de pasamanos.

Anea: Ver espadaña.

Anegar: Llenar de agua, inundar.

Anélido: Familia de animales vermiformes -gusanos, para entendernos-,


que comprende muchas clases y especies de estos invertebrados.

Anémona (Anemonia sulcata): Pertenece a la familia de los cnidarios, al


igual que el resto de las actinias, medusas, etcétera. Son todas venenosas y
bellas, con tentáculos provistos de células urticantes. La anémona común es
muy frecuente en todas nuestras costas y vive entre las cotas intermareales
hasta lo 10 ó 15 m. de profundidad. Se la conoce también por ortiga de mar,
por razones que no merecen explicación, a tenor de lo dicho sobre sus
cualidades urticantes.

Angazo: Es una especie de rastro con copo de malla que se utiliza para la
recolección de ostras. La diferencia básica que presenta respecto al rastro,
es que la pletina y los dientes son de madera, en vez de metal.

Anguila (Anguilla anguilla): Nuestros abuelos todavía compartían la idea


generalizada de que las anguilas nacían del barro ribereño y la angula era el
primer y único paso previo a su estado adulto. Sin embargo, se demostró
esta falsedad cuando, a mediados del S.XX, se relacionó a las angulas
directamente con el leptocéfalo, que el biólogo danés Schmidt había
descubierto años atrás y de manera fortuita, a la altura de las Faröes. Esta
larva leptocéfala, de perfil plano y que había sido clasificada como una
especie distinta, resultó ser el paso anterior a la angula en el ciclo biológico
de la anguila. Las larvas, algo así como unas hojitas aplastadas y
trasparentes, son transportadas por las corrientes oceánicas desde el Mar de
los Sargazos, situado entre las Bermudas y las Bahamas -donde eclosionan
los huevos-, hasta las costas Europeas y Americanas (en función de qué
especie de anguila se trate). Cuando las larvas leptocéfalas se hallan en
aguas litorales, sufren la transformación definitiva, que las dotará de las
hechuras serpentiformes que les permitirán remontar el río. En este estado
(antes de la cazuelita, el ajo y la guindilla) es en el que nos las
encontraremos, todavía trasparentes, pero ya convertidas en graciosos
gusanillos nadadores. A medida que se acomodan al agua dulce, pierden
peso, grasa, y una línea oscura se apodera progresivamente de su lomo. Así
comienzan a las angulas a convertirse en pequeñas anguilas, con su
característica coloración oscura y remontarán el río o bien se quedarán
vagando durante un tiempo por el estuario. Pronto se diseminarán por todos
los lugares imaginables, ya sean grandes cursos fluviales o minúsculas
charcas aisladas. Además, pueden vivir tanto en aguas limpias y bien
oxigenadas como en lugares pútridos, y pueden alimentarse de deshechos y
materiales en descomposición. Pican a cualquier cebo, tanto en agua dulce
como marina o salobre, y el único problema que presentan es a la hora de
desanzuelarlas, pues se tragan la carnada hasta lo más profundo.

Anguilón: Los anguilones son señuelos fabricados generalmente en goma


hueca. Imitan a una pequeña anguila de entre cuatro y quince cm. de largo.
Son muy económicos y usados, tanto para el spinning en la costa como para
el curricán pesado o de altura, aunque poco a poco están siendo desplazados
por otros artificiales más novedosos. Sin embargo son muy eficaces para
capturar lubinas, y los de pequeña talla se emplean a veces en aparejos de
curricán ligero de múltiples anzuelos (conocidos por chicharreras,
metralletas, etcétera) para capturar peces pelágicos -sobre todo jureles o
chicharros- cuando se acercan a la costa, lanzando desde la punta de
espigones o roquedos que se internan en la mar. Estos señuelos también
pueden usarse plomando la cabeza para un mejor lanzado o con un buldo. Si
utilizamos la burbuja, entre ésta y el anguilón deberemos poner una pata de
sedal de, al menos, metro y medio de largo.

Angula: Pequeña anguila transparente que llega de la mar para remontar el


río. A medida que transcurre su vida en agua dulce, pierden peso y pronto
aparece una línea negra en su lomo, al tiempo que la cabeza se diferencia
del resto del cuerpo. Pronto se habrá convertido en una anguila en
miniatura. Aparecen en los ríos de la Cornisa Cantábrica con el inicio del
invierno y remontan los ríos durante la noche, aprovechando las horas de
subida de la marea. Cada vez son más escasas y su número desciende, año
tras año, en proporciones alarmantes.

Anjova (Pomatomus saltatrix): Pez predador excelente para la pesca


deportiva. Es una de las especies más voraces y luchadoras que podemos
encontrar en nuestas costas. Ausente en el Cantábrico, es relativamente
común en el Mediterráneo. Se pesca con cebo vivo o a cacea. Debido a su
potente dentadura se emplean a veces bajos de línea especiales para evitar
roturas. El equipo debe ser robusto, en consonancia con las dimensiones y
ferocidad de la lucha que nos asegura esta especie.

Anzuelar: Encarnar un cebo en el anzuelo.

Anzuelo: Herramienta ganchuda y de escaso, pero variable tamaño,


fabricada de metal, que, una vez amarrada a un sedal, sirve para pescar.

Aparejar: Montar o realizar el aparejo.//2. Disponer una nave de vela para


navegar.

Aparejo: Montaje que incluye las partes esenciales para pescar con
anzuelo.//2. Conjunto que incluye: jarcia, cabos, poleas y velamen de una
nave.

Aproar: Poner proa a la corriente o al viento, generalmente con el barco


fondeado.

Araña (de mar): Ver centolla.//2. Ver pez araña.

Arbolada: Se dice que la mar está arbolada cuando las olas son tan altas y
violentas que simulan ser árboles de agua.

Arboladura: Conjunto de palos y vergas de una nave.

Arenícola (Arenícola marina): También conocido como gusana de coco o


gusano rojo, es un anélido muy común y uno de los cebos preferidos por los
pescadores que practican el lance pesado. Sobre todo si los lechos son
arenosos o fangosos, este gusano proporcionará excelentes resultados. Este
gusano, una vez ensartado en el anzuelo se vacía en cuestión de minutos y
queda reducido en poco tiempo a un pellejo rojizo. Así que, si lo utilizamos
como cebo, debemos cambiarlo cada poco tiempo, como máximo, media
hora. Al encarnarlo expele un líquido amarillento que tinta nuestros dedos.
No es irritante, pero deberemos luego lavarnos las manos con jabón para
quitarnos esa coloración. El arenícola se encuentra en zonas tildales y es
relativamente fácil de encontrar durante las horas de bajamar, pero
debemos recolectarlos con cuidado, debido a su fragilidad. Viven en galerías
poco profundas en forma de "U", con un aguajero de entrada y otro de
salida, siempre en superficie.

Arenque (Clupea harengus): Cupleiforme bastante escaso en nuestras


aguas, de gran importancia comercial. Se emplea para el consumo humano,
tanto fresco como ahumado, pero también para confeccionar pastas de
pescado que sirven para macizo.

Arete (Aspitrigla cuculus): Tríglido costero que pica frecuentemente en


aparejos de fondo. De aspecto y costumbres muy similares a otros tríglidos,
como el garneo o el bejel, se diferencia de ellos principalmente a causa de
su color rojo. Sin embargo, los pescadores suelen confundirlos entre sí, y,
según las localidades, denominan a todos con un único nombre. Su carne es
comestible pero poco apreciada. Se emplea sobre todo para cocinar sopa de
pescado.

Armar: Equipar y proveer de todo lo necesario a una nave antes de hacerse


a la mar.

Aromatizador: Esencias olorosas o gustativas que se emplean para añadir


atractivo a los engodos o a los cebos. Su uso se debe sobre todo a los
pescadores de ciprínidos. Pueden ser de muchas clases, como los
tradicionales de anís o de vainilla, o cualquiera de los más modernos que son
síntesis de varias esencias, cada vez más complejas. Asimismo se emplean
para teñir, ya sea el engodo o el cebo. Por ejemplo, los asticots, haciendo de
ellos gusanitos de colores.

Arpeo: Ver ancla.

Arpón: Herramienta punzante, dardo, fisga o lanza que se caracteriza por


incorporar una lengüeta, hendidura o muesca para retener a la pieza tras
herirla. Se emplea para pescar alanceando a los peces.

Arponcillo: También conocido como "muerte", es la pequeña punta que


sobresale bajo la principal, cuya misión es retener al pez. De ahí que,
cuando se practica el "captura y suelta" se aconseje limar -para suprimirla-
esa agalla del anzuelo.

Arrastre: Arte que debe su nombre a su modo de trabajar, es decir,


arrastrándose por el fondo. Un barco, el arrastrero, la remolca, y en su
trayectoria, va enmallando la pesca que le sale al paso. La de arrastre es
una forma de pescar bastante dañina para el medio, tanto por los destrozos
que ocasiona en el fondo, como por lo indiscriminado de sus capturas.
Además, la pesca sufre también por este método, y se golpea y aplasta, a
veces considerablemente, por lo que en la lonja se pagará a precio menor
que la obtenida de otras maneras. Para poder practicar esta pesca se
necesitan fondos despejados y, a poder ser, blandos. De ahí que, con vistas
a preservar la continuidad de algunas especies en ciertas zonas muy
castigadas por los arrastreros, se creen escolleras artificiales -donde la red
se perdería-, y evitan así su presencia.

Arrastrero: Embarcación dedicada a la pesca de arrastre.

Arrecife: Barrera coralina.//2. Brusca y abrupta elevación del fondo del


mar, que llega a nivel superficial, por lo que supone un gran riesgo para la
navegación.

Arriar: Bajar. Se suele aplicar al velamen, a la bandera, al arpeo,


etcétera.//2. Soltar o aflojar un cabo o un cable.

Arribada: Llegada de un buque por causa imprevista a un puerto que, en


principio, no era su destino.

Arribar: Caída de la proa a sotavento: Es lo contrario de orzar.

Arringorri: Eusk. Ver arete.

Arte: Tradicionalmente, en el argot de los pescadores, un arte era un


ingenio para pescar, compuesto o formado por algún tipo de trampa o de
red. Hoy en día se entiende por arte todo aquello que sirve para la captura
de peces, incluso un palangre o un aparejo cualquiera.

As de guía: Quizás el nudo más usado en la navegación y, probablemente,


el más importante. Se da y se suelta a voluntad con suma facilidad.

Asalmonada (trucha): Se llama así a las truchas cuya carne, por su color,
semeja a la del salmón. Tradicionalmente se creía que esto era consecuencia
de la ingesta de cangrejos en su dieta, cuya quitina sería la responsable de
esta coloración. Sin embargo, algunas truchas criadas en piscifactoría y
alimentadas únicamente con pienso, también poseen este toque asalmonado
en sus carnes.

Ascar: Encarnar, sobre todo referido a gusana o lombriz.

Asticot (Callíphora crythocephla): Es la larva de la mosca de la carne.


Pese a su uso generalizado desde antiguo, éste sigue siendo motivo de
polémicas. Es un cebo tradicional de agua dulce que se emplea cada vez más
en la mar. Debido a su escaso tamaño, es apto igualmente para cebar las
aguas.

Atarraya: Ver esparavel.


Atolón: Arrecife circular que sobresale de las aguas y crea una laguna
marina interior. Generalmente son de una insospechada belleza. Generan
ecosistemas propios de gran fragilidad.

Atracar: Acción de arrimar una embarcación a tierra o a otras, con objeto


de inmovilizarla.

Atraque: Punto donde se atraca. Puesto de atraque.

Atún: Por este término se conocen casi todas las especies de la familia de
los túnidos, en especial el atún rojo.

Atún blanco: Ver bonito del norte.

Atún claro: Ver bonito del norte.

Atún de aleta amarilla: Ver rabil.

Atún de aleta negra (Thunnus atlanticus): Este túnido habita las aguas
tropicales y templadas del oeste del Atlántico, donde forma grandes bancos
cerca de la superficie. Es una captura frecuente de los pescadores de
aquellas latitudes, sobre todo caribeñas. Alcanza 1 m. de longitud y el récord
absoluto IGFA está en 19.7 Kg.

Atún rojo (Thunnus thynnus): También conocido como atún de aleta azul
(Bluefin tuna) está ampliamente distribuido por todo el Atlántico, el Mar
Mediterráneo y en el Mar Negro. Existen otras dos variedades de esta
especie: una en el Pacífico Sur, Thunnus macoyii, y otra en el Pacífico Norte,
Thunnus thynnus orientalis. Con una longitud máxima de más de 3 metros,
es el mayor de los atunes. El récord absoluto IGFA se consiguió con un
monstruo de 678,6 Kg. Es uno de los peces más perseguidos por los
practicantes de la modalidad conocida como "Big game", o pesca deportiva
de los pesos pesados de los océanos.

Aurada: Ver dorada.

Avante: Voz de mando que significa "adelante".

Autóctono: Perteneciente u originario de un lugar concreto. Así, cuando


hablamos de especies autóctonas, nos referimos a las especies originales
que poblaban nuestros ecosistemas. En el caso concreto de las aguas
continentales en España, debemos saber que el número de especies
autóctonas -en cuanto a peces se refiere- es bastante escaso. La
introducción masiva en los últimos años de especies alóctonas o foráneas, ha
causado y sigue causando los muchos problemas que todos conocemos.
Ayustar: Unir dos o más cabos dando nudos.

Azocado: Nudo que no se puede desatar, lo cual es negativo, pues los


nudos marineros deben poderse desatar cuando se quiera, de la misma
forma que nunca se deben desatar por sí mismos o casualmente.

Azocar: Apretar un nudo

- Bb -
Babero: Se denomina así al cerco de espuma que origina la mar al romper
contra las rocas de la costa.//2. Lengüeta que llevan en la parte inferior de
su cabeza algunos peces artificiales. Sirve para que profundicen y, en
función de cómo sea ésta, así lo harán en mayor o menor medida. Los de
régimen flotante, que trabajan en superficie, constan de un pequeño babero,
y al contrario.

Babor: Parte izquierda de la embarcación mirando desde popa hacia proa.

Babosa (Blennius gattorugine Blennius ocellaris Blennius


tentacularis): La babosa, también llamada moma, rabuza, cabruza,
etcétera, es un pequeño pez que pertenece a la familia de los blénidos. En
realidad, con estos nombres vulgares se designa a varias especies muy
similares, a todos los blénidos marinos que moran en nuestra franja litoral.
Son peces de escaso tamaño, sin ningún valor comercial ni gastronómico,
que habitan en las zonas menos profundas de la costa. Pican a cualquier
cebo de origen animal y su presencia puede constituir una pesadilla para
aquel que pretenda capturar otros peces. El nombre de babosa se debe a la
mucosidad que reviste su piel sin escamas, quizás uno de los rasgos más
destacados de cara a su identificación.

Bacaladilla (Micromesistius poutassou): Pequeño gádido de altamar


abundante en el Cantábrico, y más escaso en el Mediterráneo. Se pesca con
artes de fondo y se emplea sobre todo para confeccionar harina de pescado.
En las costas se ven a veces individuos aislados.

Bacalao (Gadus morhua): Pez sobradamente conocido, de gran interés


para la pesca profesional.

Backing: Término anglosajón que sirve para designar la línea de reserva


que llevamos en el carrete, cuando pescamos con cola de rata. Esta línea
está pensada para que el pez pueda sacarla en caso de que su pelea así lo
precise, con objeto de no romper el aparejo.

Bacoreta (Euthynnus alletteratus): Habita las cálidas y templadas aguas


tropicales del Atlántico que van desde Nueva Inglaterra hasta Brasil, y desde
Gran Bretaña hasta Sudáfrica. No son tan migratorios como otras especies
de atún, y gustan de las aguas costeras. La bacoreta se distingue fácilmente
por una serie de puntos oscuros, ubicados entre la aleta pectoral y ventral.
Alcanza un metro de largo y el récord absoluto IGFA está en 15,943 Kg.

Bagra: Ver cacho.

Bagre: Ver herrera.//2. Ver cacho.

Bahía: Entrada de mar en la costa de considerable extensión, que


proporciona resguardo a las naves.

Baia: Eusk. Ver retel.

Baila (Dicentrarchus punctatus): Muy similar a la lubina, se diferencia


principalmente por su librea, en este caso, pintada, y por su menor tamaño.
En todo lo demás, es prácticamente idéntica.

Bajamar: Punto en el que la marea se encuentra en su mayor descenso.

Bajel: Nombre genérico en desuso para designar a una nave. Fue muy
empleado hasta hace un siglo.

Bajío: Banco de arena o roca que se levanta sobre el lecho marino.

Bajo: Elevación brusca del fondo del mar.// 2.(de línea): Es el sedal en el
que se empata el anzuelo, a menudo de distinto grosor que la línea madre.

Bajura (flota de): La flota de bajura, que a menudo se identifica con la


flota llamada "artesanal", es aquella que pesca con aparejos tradicionales,
generalmente en embarcaciones pequeñas o medianas, y que permanece en
aguas costeras, o, por lo menos, en la plataforma continental.

Baka: Arte de arrastre.//2. Modelo de barco arrastrero.

Bálamo: Banco de peces generalmente de la misma especie. A veces cuenta


con millares de ejemplares que guardan una sólida disciplina grupal, y viven
y prosperan manteniéndose en formación. Adaptan técnicas defensivas
frente a los depredadores y se desplazan juntos guiados por estímulos que,
a la luz de los conocimientos actuales, no están del todo claros.
Balancín: Ver ballestilla.

Balandro: Tipo de velero de un solo palo.

Baliza: Señalización flotante, luminosa o no, que indica diversos asuntos


importantes para la navegación, como la entrada a los canales y puertos,
artes de pesca en las inmediaciones, etcétera.

Balizar: Demarcar una zona de la superficie mediante balizas.

Ballestilla: Es un aparejo típico de la pesca artesanal de bajura para pescar


a fondo o a media agua. Existen múltiples variedades, y de hecho, cada
aficionado suele acuñar su propio modelo. En líneas generales, consiste en
una línea amarrada a un alambre de cierto grosor o un par de ellos (hasta
tres e incluso cuatro en ciertos casos) que van amarrados entre sí formando
una cruz o un aspa, de cuyo extremo pende uno o dos sedales con sus
respectivos anzuelos. En el centro de gravedad de la cruz hecha con los
alambres se amarra un cabo, del cual, a su vez, pende el lastre.

Ballestrinque: Nudo marinero muy habitual y socorrido.

Balsa: Objeto flotante de emergencia, que hace las funciones de una


embarcación precaria.

Baluma: Caída de popa de las velas.

Bancada: Asiento de los remeros hecho con tablas, en las embarcaciones a


remo.

Bancal: Bajo que se forma a escasa distancia de la orilla, quedando muy


poco fondo.

Banco: Bajo de grandes dimensiones. Elevación del fondo del mar situada
sobre la plataforma continental (o insular) y en la que la profundidad es
relativamente pequeña, aunque suficiente para permitir la navegación.//2.
Área somera consistente en formas cambiantes de barro, arena, fango,
grava, etc.//3. Grupo de peces que nadan juntos, por lo general abultado en
número.

Banda: Cada uno de los lados de la embarcación.

Bandazo: Golpe de mar.//2. Escora brusca y repentina.

Bañera: Es la parte descubierta de las embarcaciones de menos


envergadura. Suele estar situada a popa, y allí se emplaza también la rueda
o la caña del timón.
Barbarín: En algunos lugares del norte peninsular, sobre todo en el País
Vasco, se llama así al salmonete de roca.

Barbas: Algas y otros organismos que se fijan al casco de la embarcación,


reduciendo su velocidad y maniobrabilidad.

Barbillón: Apéndice sensitivo que poseen, en número variable, algunos


peces en la boca o junto a ella, que les sirve para detectar la comida del
fondo, y en ocasiones su calidad o estado.

Barbo comizo (Barbus comiza): Especie endémica de la mitad sur


peninsular. Como característica distintiva está su cabeza, que, en los
alevines es similar al resto de los barbos ibéricos, pero, a medida que crece
el animal, el desarrollo de su cabeza es mayor que el del resto del cuerpo.
Prefiere aguas de corrientes más lentas, en especial la de los pantanos,
donde se capturan los mayores ejemplares, sobre todo con pez muerto.
Puede superar los 100 cm. de longitud, siendo así el mayor de los barbos
ibéricos.

Barbo común ibérico (Barbus bocagei): Especie endémica de la


Península Ibérica, que cuenta con varias subespecies de difícil clasificación.
De hábitos bentónicos, ocupa gran parte de las aguas continentales de la
Península, y es una especie muy perseguida por los pescadores deportivos, a
causa de las magníficas cualidades que muestra en el extremo del sedal. Se
pesca generalmente a fondo, pero también entra a mosca e incluso, en
ocasiones, ataca los señuelos artificiales. Le gustan el curso medio de los
ríos de aguas limpias, así como los embalses y otras aguas remansadas. En
ocasiones, incluso prospera en cursos de salmónidos. Se reproduce en
primavera y verano y los alevines forman cardúmenes. Es una especie de
gran importancia para la pesca deportiva en aguas continentales.

Barbo de montaña (Barbus meridionalis): Es más alargado que otros


barbos y habita aguas de salmónidos o de transición con el tramo medio. Es
el único barbo de nuestra geografía que no es un endemismo ibérico. De
talla ligeramente inferior que el común, sus costumbres y alimentación son
similares, y se pesca con aparejos y técnicas análogas.

Barbuda (anguila) (Onos mustela): La anguila barbuda es un animal que


encontraremos en la zona de escollera, siempre oculto entre grandes
piedras. Es de color oscuro, con tintes rojizos y se asemeja a un pequeño
congrio; recibe su nombre por la presencia de unos barbillones muy visibles.
Su parecido morfológico delata también semejanzas de otra índole, sobre
todo las referidas a su comportamiento y hábitat. La anguila barbuda
también es eminentemente nocturna y durante el día vive oculta en
inaccesibles agujeros entre las piedras de la línea de rompientes, o en las
guaridas que le proporcionan las estructuras rocosas de muelles y diques
artificiales. Pica a los aparejos de fondo cebados con calamar o trozos de
pescado.

Barca: Barco pequeño, embarcación.

Barcaza: Lancha de grandes dimensiones, generalmente sin remos ni


motor, que se remolca.

Barea: Antiguo señuelo artesanal del País Vasco y otras comunidades


cantábricas, que se confeccionaba con fragmentos de piel fresca de algunos
peces, formando un cuerpo que imitaba a un pececillo, del que pendían
varios anzuelos. Con este señuelo se pescaba a la cacea igual que con un
pez artificial moderno.

Barlovento: Parte de donde viene el viento, con respecto a un punto


determinado.

Barra: Banco de arena o sedimentos de forma longitudinal, que emerge del


fondo, consiguiendo que disminuya la profundidad de éste bruscamente.
Generalmente está formada por la acción sedimentaria de un río y tienen
cierta movilidad. En los mares tropicales, y por similitud, se habla de barras
coralinas, aunque su origen y sus propiedades son -lógicamente- distintas. El
diccionario de Voces Españolas Geográficas de la R.C.H., en su edición de
1.796, nos ofrece una deliciosa definición: "Es una ceja de arena
amontonada a la desembocadura de los ríos".

Barracuda (Sphyraena barracuda): Pez tropical estrechamente


emparentado con nuestro espetón, muy conocido por su agresividad y
apreciado por sus cualidades deportivas.

Batel: Embarcación deportiva a remo de menores dimensiones que la


trainera, pero también de banco fijo. Es muy empleada en el Cantábrico,
sobre todo para el entrenamiento y la formación de los remeros que luego
pasarán a bogar en traineras.

Bastanga: Eusk. Ver pastinaca.

Bastina: Ver morralla.

Bauprés: Pieza longitudinal o palo que sobresale de la popa y que afirma los
estays.

Baurel: Tradicional método de pesca gallego practicado en las rías, en el


cual se arrastra una red de superficie mediante una o varias embarcaciones.
Bead head: Cabeza de metal. Ver cabeza dorada.

Bejel (Trigla lucerna): Tríglido muy común en nuestras aguas. De régimen


bentónico, suele caer en los aparejos de fondo, pero no es objeto de pesca
específica. No tiene mucho interés deportivo ni gastronómico, por lo que no
es perseguido.

Belly: Término anglosajón que corresponde a la parte central de las líneas


doblemente ahusadas (DT) para pescar a mosca.

Bentónico: Dícese de aquello ligado de alguna manera al fondo marino. Por


ejemplo, peces bentónicos, serían los que viven en el fondo o muy cerca de
él, y sólo en raras ocasiones participan de los ecosistemas radicados en
aguas libres -como los pelágicos- o suben a la superficie. Un ejemplo de
animales bentónicos serían los peces planos, que habitan sobre el fondo
marino y nunca se aventuran lejos de él, pues están perfectamente
adaptados a vivir posados sobre el lecho marino.

Berberecho (Cerastoderma edule): El berberecho es un molusco bivalvo


con una concha durísima que, aparte de su valor gastronómico, suele ser
empleado como cebo. Esto es así porque los berberechos son apetecidos por
un grandísimos número de especies piscícolas, tanto marinas como de agua
dulce. Grandes ciprínidos, espáridos, lábridos o peces planos, son algunas de
las familias que se darán un festín con estos moluscos. El berberecho habita
fondos arenosos y fangosos, con abundante materia orgánica, y le encantan
los lechos de las rías, donde se acumulan gran cantidad de nutrientes.
Soporta altas dosis de contaminación, sobre todo por metales pesados, por
lo que no son siempre aptos para el consumo humano. Por ejemplo, en una
de las rías más contaminadas, la del Nervión, habitan zonas imposibles de
colonizar para otros moluscos. Asimismo, se adaptan a zonas de baja
salinidad en aguas salobres y vive enterrado a escasa profundidad,
generalmente a unos pocos centímetros.

Berdela: Eusk. Ver caballa.

Bergantín: Es un tipo de velero de dos palos. El mayor de ellos es el que se


sitúa a popa.

Bermejuela (Rutilus arcasii): Pequeño ciprínido endémico de la Península


Ibérica. Tradicionalmente se ha empleado como cebo vivo o como pez pasto
para los depredadores. Vive en todo el centro y norte peninsular.

Berruenda: Eusk. Ver maruca.


Besugo (Pagellus bogaraveo): Especie cada vez más rara en el
Cantábrico oriental, a causa de la excesiva presión pesquera. Su pesca es
llevada a cabo generalmente por profesionales con aparejos de fondo y
palangres. Es muy voraz, y de ahí que ése sea el nombre que se le da en
algunas localidades andaluzas y murcianas. De comportamiento gregario,
forma bancos en función del tamaño. De joven se le conoce como pancho o
panchito.

Beta: Porción de red.//2.Arte de enmalle de un solo paño.//3.Ver gusana de


rosca.

Bibi: Tita pequeña.

Bichero: Herramienta formada por una larga y sólida vara rematada en un


pequeño gancho y una punta, que sirve, principalmente, para las maniobras
de atraque y salida.

Bicudo: Gal. Ver durdo.

Big Game: Sería algo así como la pesca deportiva de altura, gran cacea o
curricán de altura. En realidad, este término anglosajón designa a la
modalidad deportiva que se ocupa de los gigantes de la mar, los grandes
pelágicos que requieren aparejos y embarcaciones muy grandes y
resistentes.

Bígaro común (Littorina littorea): Este molusco gasterópodo, al que


muchos conocemos como "caracolillo" es el más conocido de los caracoles
marinos, aperitivo habitual en bastantes regiones españolas. Es mucho más
empleado como alimento humano que como cebo, pero esto no quita para
que podamos encarnarlo en el anzuelo, sobre todo cuando perseguimos
pequeños peces de roca en las escolleras. No obstante, no es un cebo "de
primera categoría", comparable con las gusanas o lombrices de mar, ni con
los ermitaños o las quisquillas; eso sí, debido a su profusión en todas
nuestras costas pedregosas, puede sacarnos de un apuro cuando, por falta
de cebo nos vemos impelidos a terminar nuestra jornada de pesca. Habita
las zonas tildales, a veces incluso en el límite superior del radio de acción de
la marea, pero siempre en su área de influencia. Lo más habitual, sin
embargo, es encontrarlo adherido a las rocas que quedan durante bastantes
horas sumergidas. Para recolectar bígaros, basta con darse un paseo por las
zonas intermareales y escudriñar las grietas de las grandes piedras o dar
vuelta a las más pequeñas, en las que acostumbra a estar en su cara no
visible.
Biotopo: Es el espacio en el que vive una determinada especie de flora o
fauna. Por ejemplo, el biotopo de la trucha común es el río limpio, frío y bien
oxigenado.

Bita: Pieza sólida de cubierta, donde se afirman los cabos.

Bivalvos (moluscos): Como su nombre indica, se llaman así por poseer


dos valvas. Son típicos de esta familia las almejas, las chirlas, los mejillones,
las navajas, los berberechos, etc.

Black-Bass (Micropterus salmoides): De origen americano, fue


introducido en España en 1.955 mediante alevines procedentes de Francia,
donde había sido previamente aclimatada la especie. En Europa no alcanza
las mismas tallas que en su tierra de origen -donde llega a pesar hasta 6
kg.- pero abundan los ejemplares de entre dos y tres kilos. Estas
dimensiones, sumadas a su ferocidad y a la batalla que presenta en el
anzuelo, lo convierten en una especie idónea para la pesca deportiva. No es
de extrañar pues, que cada día goce de mayor prestigio y que cuente con
innumerables incondicionales. Además, hay que tener en cuenta que el bass
puede vivir en estanques y otras pequeñas masas de agua, poco propicias
para los predadores tradicionales ibéricos. Si a esto sumamos su resistencia
a los cambios de temperatura y su capacidad para medrar en aguas que
sufren bruscos calentamientos en la época estival -como es el caso de la
cuenca mediterránea- entenderemos por qué se ha convertido en pocos años
en uno de los peces estelares de la pesca deportiva en nuestro país. En
efecto, esta especie soporta temperaturas por encima de los 30ºC y se
muestra activa casi todo el año. Freza durante la primavera en aguas
someras y protegidas, en lechos duros, como lascas o piedras. Los juveniles
de esta especie tienen hábitos gregarios, que irán despareciendo con la
edad. Su cuerpo tiene una estructura compacta y hechuras inconfundibles de
predador. Las dimensiones de su amplia boca no dejan lugar a dudas.
Podemos observar también, que es un pez concebido para efectuar
desplazamientos veloces y atacar a sus presas con movimientos muy
certeros. Las dos aletas dorsales se hallan juntas, presentando la primera
radios duros y la segunda -más desarrollada- blandos. La aleta caudal es
poderosa, ancha y recta. Por último, presenta línea lateral completa, con un
número de escamas que oscila entre las sesenta y las setenta.

Blenio: Ver babosa.

Blenio de río (Blennius fluviatilus): Muy semejante al resto de los


blénidos, esta especie es su única representante en agua dulce. Carnívora,
bentónica y mal nadadora, precisa de aguas oxigenadas y un tanto
remansadas. Está en franca regresión.
Bobina: Es la pieza del carrete donde se almacena el sedal.

Bobina fija (carrete de): Se llama así a los carretes "normales", es decir a
los más empleados en este país, salvo en las modalidades de cacea pesada
desde embarcación. Las ventajas de estos carretes son, básicamente, que
resulta más sencillo su uso y existen infinidad de modelos, que se adaptarán
a nuestra modalidad de pesca. Las desventajas son su peso, su mecanismo
más complejo, su menor fuerza o capacidad de arrastre y, sobre todo, su
menor capacidad para grandes lances con sedal grueso.

Bobina giratoria (carrete de): Estos carretes han sido empleados


únicamente para pesca en embarcación de grandes ejemplares. Sin
embargo, comienzan a comercializarse tímidamente algunos modelos
destinados al casting y a otras modalidades desde tierra. Lo malo es que
todavía existen pocos modelos, pocos repuestos, pocas cañas con
portacarretes adecuados y poca gente que sepa utilizarlos.

Boca: Ver bocana.

Bocana: Entrada del puerto, muelle o bahía.

Bocarte: Ver anchoa.

Bodega: Compartimiento interior del buque, bajo la cubierta, que sirve para
estivar distintas mercancías o pertrechos.

Boga de mar (Boops boops, Box boops, Box vulgaris): Pertenece al


género Boops, y es, probablemente, el espárido que más diferencias
presenta respecto a su familia. Su morfología recuerda sólo vagamente los
patrones familiares y sus costumbres distan mucho de las del resto. Es
omnívora, pero tirando a vegetariana a medida que crece. No obstante, una
boga, por muy grande que sea, no dudará en atacar un cebo de origen
animal. Por eso es capturada con frecuencia, sobre todo por los aficionados
que pescan a boya con anzuelo pequeño y carnada blanda. Es un pez litoral,
pero se comporta como si fuera pelágico. De costumbres estrictamente
gregarias, forma bálamos bien estructurados, al revés que muchos otros
espáridos. Además, tiende a situarse entre dos aguas, a menudo muy cerca
de la superficie, especialmente en verano. Presenta una mancha azulada en
la base de la aleta pectoral, que resalta en su librea verdosa o azulada, con
destellos plateados. Su boca es pequeña y frágil, y sus ojos son
relativamente grandes. Su forma nos recuerda más a los cupleiformes que a
los espáridos, lo mismo que sus hábitos. Suele acarrear un parásito dentro
de la boca, una especie de piojo de mar de aspecto bastante desagradable
(Cymothoa banesi) pero inofensivo, que abandona a su huésped tan pronto
como lo ponemos en tierra.
Boga de río (Chondrostoma polylepis): Ciprínido de talla media que vive
en muchos embalses y tramos medios, pero que remonta el río para
desovar. Este endemismo ibérico es bastante perseguido por los pescadores
deportivos, ya que su pesca cuenta con bastantes incondicionales, sobre
todo entre los que practican el Coup. Puede llegar a ser muy abundante en
algunos sitios, dado su comportamiento gregario.

Bogar: Remar.

Bogarravel: Cat. Ver besugo.

Boile: Bolita de cebo que se utiliza para capturar ciprínidos a fondo. Se


confecciona con distintos productos, entre los que destacan las harinas, los
aceites y los aromatizadores. Existen infinidad de recetas, algunas de
probada eficacia.

Bolero: Arte de fondo con distintas series de paños calados a varias alturas.

Bolina (navegar de): Navegar ciñendo al máximo.

Boliche: Xabega de menor tamaño y uso artesanal.

Boloñesa (pesca a la): Pesca a flotador que emplea cañas con carrete,
generalmente telescópicas, de entre 5 y 6 m. y aparejos similares a los de
inglesa. Esta modalidad es consecuencia de la creciente especialización que
se da en la pesca deportiva, lo que hace que se acuñen nuevos nombres en
función de disciplinas cada vez más delimitadas, e incluso estrictas, en
cuanto a su ejecución y material.

Bonito (Sarda sarda): Como característica principal cabe señalar las rayas
oblicuas de color oscuro a ambos lados de la zona dorsal, que suelen ser
entre media y una docena. Habita las aguas cálidas y templadas del
Atlántico, desde Argentina a Nueva Escocia, y desde Sudáfrica hasta
Noruega. No llega a 1 m. de longitud y el récord absoluto IGFA está en
8,278 Kg.

Bonito del norte (Germo alalunga, Thunnus alalunga): Este bonito al


que nos referimos no es el pez que se conoce por "bonito" en otros lugares o
sea, la especie Sarda sarda, sino Thunnus alalunga, también llamado atún
blanco, claro o albacora. Este túnido presenta como principal rasgo
diferencial la longitud de sus aletas pectorales, que llegan a sobrepasar la
aleta anal. De todas formas, casi todos los miembros de esta familia, se
pueden capturar de forma semejante, con la única diferencia que marcará el
peso. Es decir, que lo que cambia es la robustez del aparejo, en función del
peso del pez que perseguimos. El bonito se acerca en verano a las costas del
Golfo de Vizcaya y muchas embarcaciones, deportivas o profesionales, salen
a su encuentro. Los profesionales los pescan con cebo vivo, regando la mar
para simular un bálamo de pececillos saltando desesperados en superficie.
Pero los pescadores deportivos utilizan señuelos artificiales de colores, que
serán los encargados de incitar al pez a picar. El bonito es un feroz predador,
que se alimenta con voracidad de peces pelágicos a los que atacan en grupo.
Así qué si logramos dar con un bálamo de bonitos o de cualquier otro túnido,
las picadas pueden ser constantes y tener todas las cañas combadas en
cuestión de segundos. Recordemos que todos los túnidos son grandes
nadadores, que desarrollan una fuerza excepcional y que no se rinden
fácilmente. Eso, por no hablar sobre sus virtudes culinarias, pues el bonito
del norte es considerado por muchos el pez más sabroso y que más
preparaciones permite de cuantos pueblan la mar.

Boquerón: Ver anchoa.

Borda: Es la parte superior del costado de la embarcación.

Bordada: En la navegación, sobre todo a vela, se denomina así a cada uno


de los trazados que se recorren para conseguir llegar a un punto
determinado.

Boroñón: Ast. Ver buey de mar.

Borriquete: Ver burro.

Botadura: Acto, generalmente revestido de solemnidad, en cuyo transcurso


se bota una nave.

Botar: Echar al agua una nave

Bou: Modelo de arrastrero.//2. Arte tradicional de arrastre.

Branquias: Órganos respiratorios de muchos animales acuáticos, como los


peces.

Botavara: Palo o pieza longitudinal que forma 90º con la parte inferior del
mástil y que sirve para aguantar la vela mayor.

Bote: Embarcación menor a remo. En ocasiones se le acopla un motor, por


lo general, fuera borda.

Branquiápodos (crustáceos): Subgrupo que incluye a las pulgas de agua


y similares. El caparazón, caso de existir, forma un escudo o concha de dos
valvas. Asimismo, poseen apéndices anchos y pilosos.
Braquiuros (crustáceos): A este grupo de crustáceos pertenecen algunas
de las especies más interesantes desde el punto de vista del pescador, como
son todos los cangrejos, nécoras o centollos.

Braza: Medida de longitud usada en la mar, que equivale a 1,828 m. y a 6


pies.

Brazoladas: Ver hijuelas. Sobre todo las del palangre.

Breca (Pagellus erythrinus, Pagellus canariensis, Pagellus


rostratus): La breca es de aspecto similar al besugo y al aligote, o sea al
resto de los componentes del género Pagellus. La diferencia más clara está
en su color, que tira al rosa fucsia más tintado que en los demás. Si bien el
besugo e incluso el aligote presentan a menudo reflejos rosáceos, este color
adquiere en la librea de la breca una intensidad inconfundible. Por lo que
respecta a su boca, dentición y características morfológicas, son bastante
parecidos. Sus costumbres tampoco difieren en lo sustancial, salvo por un
aspecto que lo hace más accesible que los otros miembros del género
Pagellus, y es que, aunque también acostumbra a vivir a profundidades que
exceden la centena de metros, la breca abandona a veces estas cotas y se
presenta a menores profundidades y más cercana a la línea costera. El
aparejo que utilizaremos, siempre de fondo y con un buen lastre que lo
mantenga en su sitio, será igual para todos los pagélidos. Ahora bien, si lo
perseguimos valiéndonos de una embarcación, quizás lo mejor sea no
fondear, sino dejarse llevar suavemente por la corriente, para que nuestro
cebo recorra, a su vez el fondo. Lógicamente, tendremos que encontrarnos
sobre un fondo liso, despejado y blando, el tipo de lecho que gusta a los
pagélidos. De esta forma podemos toparnos con un banco de besugos, de
aligotes o de brecas.

Brinca: Se llama así al anillado en los montajes de moscas artificiales que


imita los segmentos del abdomen de estos insectos.

Brisa: Viento flojo.

Brótola: Ver locha.

Bruja (caracol): Ver ermitaño.

Brújula: Instrumento provisto de una aguja magnética, que sirve para


indicar posiciones a partir de la señalización del norte magnético sobre la
rosa de los vientos.
Brumeo: Macizo o acto de cebar, llevado a cabo desde
embarcación.//2.(pesca al): Modalidad que se basa en pescar la zona
previamente cebada, siempre desde la embarcación.

Buey de mar (Cancer pagurus): Especie de cangrejo de grandes


dimensiones y aspecto robusto de gran importancia comercial.

Bucle: Es la curva que se produce en la línea durante el lanzado con cola de


rata.

Bug: Escarabajo, bicho, insecto. Por extensión, se aplica a ciertos artificiales


que imitan a un bicho, sin que sea ninguno en concreto.

Bugre: Ast. Ver besugo.

Buldo: También conocido por buldó o burbuja, es una especie de flotador


transparente de diversos tamaños y formas que se puede llenar de agua
total o parcialmente, con lo que daremos más o menos peso a nuestro
aparejo o haremos que éste flote más o menos.

Burro (Diagrama mediterraneus): Pez de aspecto sólido que se pesca


con anzuelo a fondo. Apreciado deportiva y culinariamente, su presencia en
nuestras costas se reduce a la zona del Estrecho de Gibraltar.

Butcher: Clásica mosca inglesa. Esta "carnicera" tiene como distintivos


principales el cuerpo plaetado, mientras las alas son negras y la cola roja.

Butrón: Nasa especial concebida para la pesca de la lamprea.

Buztanbeltza: Eusk. Ver oblada.

Buzzbaits: Señuelos artificiales concebidos para la pesca del bass y del


lucio, Se caracterizan por poseer una o dos hélices y se usan en superficie.

- Cc -
Caballa (Scomber scombrus): Este pez de la familia de los escómbridos,
es un típico representante de los peces pelágicos de mediano tamaño. No
suele pasar de los 3 kg. y se desplaza en grandes bancos en mar abierto. En
primavera, cuando se acerca a la costa, es la mejor estación para apresarlo,
cosa bien sencilla si damos con él. Aunque sus pesquerías son de carácter
industrial y generalmente se captura con diversos tipos de redes, sobre todo
de cerco, es un magnífico pez de anzuelo. Pica a cualquier cebo, pero la
forma tradicional de capturarlo con sedal es a la cacea o curricán,
valiéndonos de un señuelo artificial sencillo, como pueden ser aquellos
compuestos por plumas o por hilos de colores. Su picada es decidida y la
batalla que presenta la propia de un gran nadador. Su carne, sin ser muy
apreciada, es francamente buena, y al horno o a la parrilla puede competir
con cualquier otra especie. También en conserva es muy común encontrarla,
pero en fresco, y pese al bajo precio que se paga en la lonja, es deliciosa. El
único requisito para que este pescado azul esté en óptimas condiciones es
tratarlo con suavidad, nunca golpearlo o aplastarlo. Si no lo tratamos con
cuidado, sus delicadas carnes se convertirán en una especie de masa.

Caballito de mar (H. europaeus, Hippocampus hippocampus): Curioso


pez de todos conocido, cada vez más escaso en nuestras aguas. No pica al
anzuelo, pero, una vez descubierto se puede apresar fácilmente con las
manos desnudas, cosa muy desaconsejable si queremos conservar esta
especie.

Cabestrante: Artilugio mecánico para cobrar grandes pesos, sobre todo


para el manejo del ancla.

Cabeza de lanzado: Línea de mosca relativamente corta, concebida para


ser lanzada con facilidad a gran distancia. Lleva el peso muy adelantado, de
tal manera que, dicho peso, arrastra a una línea mucho más ligera.

Cabeza dorada: Bolitas de metal, generalmente doradas, que se montan en


las ninfas y en algunos streamers. Hace la función de cabeza en el montaje y
sirve de lastre.//2. Por extensión, las ninfas que llevan estas bolitas.

Cabezona: Ver gobio.

Cabina: Espacio habitable y cubierto en una embarcación.

Cable: Cabo fabricado con hilo metálico trenzado, de gran resistencia.

Cabo: Accidente geográfico que se caracteriza por una porción de tierra que
se interna en la mar.//2. Cualquiera de las cuerdas o amarras que lleva el
buque.

Cabotaje: La navegación costera que nunca pierde de vista las señales


terrestres para orientarse.

Cabra (Serranus cabrilla): Este pequeño pez constituye una de las


capturas más frecuentes de la pesca en embarcación en la línea costera. De
régimen bentónico, vive en pequeñas grietas y oquedades fondos rocosos, a
una profundidad que suele situarse entre los cinco y los cien metros. La
cabra o cabrilla es algo así como un mero en miniatura, un serránido típico
que se ajusta en todo a los patrones generales que definen a su parentela.
Quizás sea su reducido tamaño, lo único discordante, si lo comparamos con
el que pueden alcanzar otros, como el mero o la cherna que, en sus
versiones tropicales gigantes, llegan a pesar varios cientos de kilos. Como la
mayoría de los miembros de la familia serranidae, la cabra lleva una vida
sedentaria cerca del fondo, a menudo dentro de cuevas y agujeros. Su
librea, de tonos terrosos, rojos ocres y marrones, también es característica
de los peces de fondo. Ataca a cualquier cosa que le parezca alimenticia y
pueda meter dentro de la boca. Sus anchas fauces nos hablan a las claras de
este comportamiento predador. Es hermafrodita y pone entre 20.000 y
100.000 huevos. Freza en primavera o al principio del verano, dependiendo
de factores como la temperatura del agua o la profundidad. De régimen
estrictamente carnívoro, pica con decisión a cualquier carnada que le quepa
en las fauces. Todo le gusta: trozos de pescado, gusanos, moluscos, todo. Es
un pez sumamente agradecido que entra muy bien al anzuelo, y cuando
damos con un lugar adecuado para su presencia, podemos pasar un buen
rato. El hecho de vivir en ambientes rocosos, generalmente dentro de su
refugio, lo protege de las redes, por lo que sigue siendo bastante abundante.
Su picada es seca, decidida, sin mordisquear el cebo ni titubear. Además,
montando un aparejo de fondo de múltiples anzuelos, tipo pater noster,
podemos capturar varios peces en cada lance. Por tanto, si utilizamos
sedales y aparejos adecuados a su tamaño, la diversión está garantizada. El
problema radica en que las cabras suelen hallarse a cierta profundidad -del
orden de los 50m.- por lo que, a veces, la exigencia del lastre requerido, no
nos permite utilizar aparejos livianos. Además, como para acceder a las
zonas donde vive suele ser indispensable el uso de embarcación, para su
pesca se han empleado a menudo aparejos de mano, con sedales muy
gruesos y pesados lastres, lo que le quita todo interés deportivo a su
captura.

Cabracho (Scorpaena scrofa): Este escorpeniforme es quizás el más


conocido de su familia y, sin duda, el más importante desde el punto de vista
económico y gastronómico. Además, es el que mayor dimensión alcanza,
llegando a medir más de medio metro. De hábitos nocturnos, permanece
inmóvil casi todo el día, efectuando sólo breves desplazamientos, para
posarse de nuevo en el fondo. Allí se camufla a la perfección, destacando
sólo sus ojos, como dos cristales mates, de una belleza inusual. Es un mal
nadador y se muestra incapaz de mantenerse entre dos aguas, a causa de
no contar con vejiga natatoria. Una de sus características principales, así
como del resto de la familia de los escorpénidos, es la multitud de espinas
venenosas que tiene distribuidas a lo largo de su cabeza y sus aletas. La
única forma de manipularlo con garantías es introduciendo el índice y el
pulgar en su boca, los cuales separaremos todo lo que den de sí dentro de
sus fauces. Sus dientes son minúsculos y, de hecho, apenas los necesita
para cazar, pues su técnica pasa por absorber a sus presas con un
movimiento seco de los opérculos. Para ello, lógicamente, éstas deberán
acercase mucho al cabracho, por lo que se pueden entender sus dotes para
el camuflaje. El cabracho pica a los aparejos de fondo cebados con una gran
variedad de carnadas, pero también a todo tipo de señuelos que pasen los
suficientemente despacio y cerca de su boca, como para que pueda
atacarlos.

Cabrer: Curioso arte levantino de pequeñas dimensiones y uso artesanal,


para pescar centollas.

Cabria: Trípode o aparejo para izar grandes pesos.

Cabrilla: Ver cabra.

Cabruza: Ver babosa.

Cabullería: Es el conjunto de cabos y poleas de una embarcación.

Cacea: Tradicional método de pesca, conocido también como curricán, que


consiste en arrastrar un señuelo para que semeje un animal vivo que hará
de cebo.//2.(de altura): Cacea que se desarrolla en mar abierto,
generalmente con material robusto destinado a grandes peces.

Cachete: Tirón seco que se ejecuta con la muñeca, con objeto de clavar al
pez. También se conoce como acción de clavado.

Cacho (Leuciscus cephalus): Ciprínido de aspecto sólido y fusiforme,


típico del curso medio de nuestros ríos. Esta ampliamente difundido por
Europa y es un interesante pez deportivo. Su dieta omnívora hace que no
rechace ningún cebo, lo que incluye muchos señuelos y moscas artificiales.
Su defensa es enérgica, con tirones bruscos que pondrán a prueba nuestro
aparejo. Se reproduce en los meses primaverales.

Cachucho (Dentex macrophthalmus): Esta especie emparentada con el


dentón está más ligada a los hábitos de pesca profesionales que a los que
desarrollan los aficionados. La razón no es otra que la de encontrarse
generalmente a mayores profundidades que los otros componentes del
género, lo que lo vuelve inaccesibles en muchas ocasiones. Su color es
rosado -lo que también es sintomático de espáridos de aguas profundas- y el
tamaño de los ojos (al que hace referencia su nombre latino) señala a las
claras que nos encontramos con un pez que suele situarse por debajo de la
cota de los cien metros. Alcanza menores dimensiones que los otros
"Dentex", siendo raros los ejemplares que superan los 70cm. y su área de
distribución geográfica es similar.

Cachuelo (Leucyscus pyrenaicus): Endemismo ibérico, este ciprínido es


uno de los minitallas más frecuentes en nuestro país. Es muy voraz, lo que
lo convierte en una presa fácil para los aparejos ligeros. Cumple una
importante misión como pez pasto y tradicionalmente ha sido empleado
como cebo vivo para los depredadores. Suele medir entre 10 y 20 cm.

Cala: Ensenada pequeña.

Calabrote: Cabo grueso y trenzado.

Caladero: Espacio comprendido dentro de la plataforma continental donde


se faena.

Calado: Profundidad.//2. Profundidad que alcanza la quilla de un buque


desde la línea de flotación.

Calafatear: Reparar las juntas de las tablas de una nave con estopa y brea.

Calamar (Loligo vulgaris): El calamar, jibión o txipirón es, como su


pariente la jibia, un cefalópodo decápodo. Pero su forma, más ágil y
alargada, ya nos está indicando que se trata también de un mejor nadador
que prefiere las aguas abiertas y la movilidad permanente, a los fondos y el
acecho inmóvil que caracterizan a su prima. De comportamiento gregario,
forma bálamos numerosos que recorren grandes distancias y realizan
frecuentes desplazamientos en vertical, a veces hasta grandes
profundidades. Su alimentación es básicamente ictívora, para lo que se vale
de dos de sus tentáculos, que lanza contra sus víctimas, para luego
apresarlos firmemente con los ochos restantes. Se pesca normalmente con
redes de cerco, pero también es muy común el empleo artesanal de la
guadaña o del pez artificial. Generalmente, no se acerca tanto a la costa, ni
lo podemos encontrar en cotas de menos de 15 metros de profundidad
-salvo los ejemplares más pequeños- por lo que su pesca se realiza en
embarcación. Lo más común es utilizar dos aparejos -uno por cada banda-
con una o varias guadañas o poteras cada uno. Se hacen trabajar a un par
de brazas del fondo y se mueven a intervalos de unos pocos segundos, para
que imiten las vibraciones de un pez. Una vez notemos el inconfundible peso
del jibión, procedemos a cobrar de forma continua. Recordemos que los
señuelos para cefalópodos no llevan muerte, por lo que debemos mantener
siempre la línea tensa. De todas formas, el jibión o la jibia sólo "tiran" en
una dirección, por lo que no tendremos problemas como los que plantearía
un pez en este caso.
Una vez a bordo, es muy común que descargue un súbito chorro de tinta, así
que conviene andar con cuidado para no ensuciarnos. Asimismo,
comprobaremos que el señuelo -ya sea la guadaña o el pez artificial- no está
manchado de tinta, pues esto le restaría mucha eficacia.

Calandino (Tropidophoxinellus alburnoides): Pequeño ciprínido muy


común en nuestra aguas continentales. Debido a su escasa talla, presenta
poco interés, salvo para los pescadores de minitallas y para cebo.

Calar: Profundizar. Referido a un aparejo, supone la profundidad a la que


trabaja éste.

Caleta: Cala pequeña.

Calima: Atmósfera vaporosa, superficial y bochornosa.

Calma: Falta de viento y de mar.//2. (chicha): Calma total en la mar.

Calzar: En el proceso de montaje de moscas, se denomina calzar al acto de


fijar en el anzuelo los diferentes elementos que componen el señuelo. Así,
por ejemplo, calzaremos las alas, el hackle, etc.

Camareta: Ver Cabina.

Camarón (Palaemon serratus): Crustáceo que nos recuerda a una


quisquilla gigante y cabezona. Vive en la zona intermareal o mediolitoral, al
amparo de las oquedades y grietas que encuentra entre las piedras del
fondo. De noche busca comida y se muestra más activo. Se pesca con
redeños, reteles, nasas y otras trampas similares, cebadas con despojos de
pescado. Es muy codiciado por la exquisitez de su carne, por lo que se le
persigue con saña.

Cámbaro: Ver cangrejo común.

Cameta: Ver hijuela.

Campanu: Se denomina así en Asturias al primer salmón que se pesca cada


temporada. Este nombre tiene su origen en la costumbre de hacer sonar las
campanas de los valles ribereños anunciando el acontecimiento. Su carne es
subastada o vendida a un alto precio.

Canal: Agua que queda entre dos masas de tierra.//2. Paso para la
navegación.

Cáncamo: Pieza metálica que, mediante una rosca, se fija a una parte sólida
del barco y ofrece asidero a otra pieza cualquiera.
Cangreja: Vela de forma trapezoidal, que, colocada a popa, suele hacer las
veces de estabilizador de la nave.

Cangrejo común: (Carcinies maenas): Habita las zonas tildales


frecuentemente escondido bajo las algas, bajo una roca o bajo la arena,
enterrado a muy poca profundidad. También es muy común en los estuarios
de todos nuestros ríos. Es un cebo magnífico para la dorada y los grandes
sargos cuando cebamos nuestros aparejos de surf casting y lanzamos en
zonas de arena y fango. Para impedir que se entierre, algunos pescadores le
arrancan las dos patas de atrás, aunque no estamos seguros de que esto
funcione. Lo que sí es esencial es no presentarlo nunca en aparejos que
trabajan a media agua. Es un animal de fondo y allí es donde debe estar y
donde engañará al pez. Puede crecer bastante, así que su tamaño se
adecuará al de la captura que pretendamos, sobre todo si está duro, es
decir, si no ha mudado recientemente. El cangrejo verde o común no suele
encontrarse fuera del agua -salvo algunos que quedan en seco con la
bajamar debajo de una piedra con abundante humedad- y opta con
frecuencia por enterrarse en la arena, aunque nunca profundamente ni en
ningún sitio concreto. Tampoco se encuentra en las paredes de roca, ya que
no soporta quedar en seco durante muchos minutos. Como a casi todos los
crustáceos, debemos encarnarlo procurando no herirlo. Para esto existen
varias maneras de hacerlo. La más sencilla pasa únicamente por amarrarlo
con una gomita. También podemos prender el anzuelo atravesando el punto
en el que las patas anteriores se unen con el cuerpo del animal, pero esta
forma no garantiza una sólida sujeción y corremos el riesgo de herirlo
gravemente. Para capturarlos, basta con pasearse por la zona litoral con un
redeño e ir levantando piedras. Más efectivo aún resulta cebar un retel con
un trozo de pescado y buscarlos en los estuarios o en el interior de los
puertos.

Cangrejo corredor: Ver cangrejo zapatero.

Cangrejo de río (Austropotamobius pallipes): Especie casi extinguida a


causa de la destrucción de sus hábitats, de la presión pesquera y, sobre
todo, de la plaga del cangrejo o afanomicosis, que transportaban los
cangrejos americanos. En la actualidad sólo sobrevive en algunas cabeceras
de ríos aislados y está prohibida su pesca en toda España. La distribución
natural del cangrejo autóctono se restringe a la parte centro-norte de la
península, con algunos puntos muy concretos en el sur. Habita los ríos y
arroyos de agua clara y fría rica en carbonato de calcio. La alta necesidad
por el calcio que manifiesta esta especie, parece ser que ha restringido su
presencia a la parte calcárea de la península. Pero lo que le ha llevado a las
puertas de la extinción, ha sido la competencia con otras especies de
cangrejos (tres de Norteamérica, dos de Europa y una de Australia), que han
sido introducidas en la Península con diferente grado de éxito. Se pescaba,
como todos los demás cangrejos, con reteles cebados, sobre todo de noche.
Hoy en día, su pesca es ilegal.

Cangrejo ermitaño (Eupagurus bernhardus): Este crustáceo figura en


las primeras posiciones de la lista de mejores cebos; sin embargo, existen
muchos aficionados que no lo conocen o, simplemente, no lo utilizan. Quizás
el mayor inconveniente que presenta es su escasa talla, pero en el
Mediterráneo encontramos una subespecie endémica de ermitaño de mucho
mayor tamaño que el común, ampliamente distribuido por todo el litoral
ibérico. Podemos aprovisionarnos de estos crustáceos en las rocas que deja
al descubierto la marea o bien husmeando entre las artes de arrastre,
cuando son limpiadas en el puerto. El ermitaño, al revés que los moluscos
gasterópodos, no es capaz de fabricar su propia concha, por lo que debe
usurpar la de los caracoles marinos e ir cambiando a una mayor, a medida
que crece su cuerpo. Este cangrejo debe ser encarnado comenzando por su
blando abdomen, de manera que la punta del anzuelo salga finalmente por
la cabeza, entre las patas. Su aspecto resulta poco agraciado -de ahí que en
muchos puntos de nuestra geografía es conocido vulgarmente como "caracol
bruja"-, pero para los peces de roca, es deliciosos e irresistible. Constituye
una carnada perfecta para pescar lábridos, espáridos y pequeños serránidos.
Para sacarlo de la concha, bastará con calentarla con un mechero o en una
pequeña parrilla.

Cangrejo mulato: Ver cangrejo zapatero.

Cangrejo rojo (Procambarus clarkii): También conocido como cangrejo


de las marismas, es originario del sur de EEUU y se ha aclimatado
perfectamente en el sur de la Península, sobre todo en las cuencas del
Guadiana y del Guadalquivir, donde ha adquirido características de plaga.

Cangrejo señal (Pacifastacus leniusculus): Goza de protección en


muchos lugares de España e incluso se repueblan con él zonas donde podría
prosperar el cangrejo autóctono, en la creencia, sin fundamento científico,
de que con la presencia del cangrejo señal se puede detener el avance del
cangrejo rojo. Pero esto no es así, porque, aparte de ser un gran competidor
del cangrejo autóctono y transmitir también la enfermedad afanomicosis, el
cangrejo señal no ha probado ser una barrera para el avance del cangrejo
rojo y tiene los mismos efectos devastadores que él.

Cangrejo verde: Ver cangrejo común.

Cangrejo zapatero (Pachyprasus marmoratus): Es el cangrejo de forma


cuadrada y tintes oscuros presente en todas las zonas mediolitorales y
supralitorales de nuestra península. No le molesta la exposición prolongada
al aire y al sol, y suele estar sobre las rocas al descubierto, siempre
preparado para arrojarse al agua o esconderse en una grieta cercana.
Muchos peces litorales conocen está costumbre de arrojarse súbitamente al
agua y allí lo esperan ansiosos, sobre todo los sargos y la lubina. Por eso,
este cangrejo puesto en el anzuelo y columpiándose en el vaivén de las olas,
medio camuflado por la espuma, se vuelve irresistible para los peces que
patrullan la escollera. Durante el invierno, a causa del frío, estos cangrejos
se desplazan con cierta torpeza, -también cuando acaban de mudar y son
blandos: en ocasiones casi no pueden moverse y constituyen entonces el
mejor cebo imaginable- pero en verano, especialmente los días calurosos, su
metabolismo se halla muy acelerado, y corren como almas que lleva el
diablo. Su estructura corporal está, asimismo, diseñada para la carrera y
para guarecerse bajo las piedras y en las estrechas grietas de las rocas
calizas. Sus patas, rematadas en uñas, son fuertes y ágiles, y su cuerpo
plano les permite introducirse en estrechísimas rendijas. Lo mejor para
conseguir cangrejos recién mudados es bien simple. Deberemos buscarlos
bajo las rocas que se hallan colindantes con el estrato supralitoral, en otras
palabras, bajo las rocas que sólo reciben un aporte mínimo de agua marina
en cada punta de marea.

Canoa: Pequeña embarcación escasa de manga y afilada.

Cántara: Cat. Ver chopa.

Cantil: Pared de roca cortada en vertical y cierta altura.

Canutillo: Larva de tricóptero que se pasea por el fondo de los ríos "con la
casa a cuestas". Para encarnarlo, debemos sacarlo antes de este canuto
formado con una secreción con la que pega arena y fibras vegetales.

Caña: Vara larga usada para pescar. Existen infinidad de modelos,


adecuados a todo tipo de pesca.//2. La parte más larga y cilíndrica del
remo.//3. Palanca de madera con que se gobierna el timón.

Cañabota: Con este nombre vulgar se denominan a varias especies de


escualos, sobre todo en el sur de España.

Cap-roig: Cat. Ver cabracho.

Capa: Maniobra marítima consistente en aguantar el temporal por la amura


con media máquina avante, para gobernar la nave.

Capear: En caso de temporal, quedarse a la capa.


Capitón (Liza ramada): Mugílido semejante al resto de los componentes
de la familia. Ver mugil.

Caracol de tierra (Helix pomatia): El caracol vulgar -como todos los


caracoles- es un molusco gasterópodo, con un cuerpo carnoso susceptible de
ser puesto en el anzuelo. Es un cebo muy efectivo para los grandes
ciprínidos, ya sea entero o troceado. Aunque no es un cebo tradicional de
mar, puede constituir un eficaz sustituto para capturar algunas especies de
las más usuales en la pesca deportiva. El caracol vulgar de tierra es apto
para los lábridos, pero también para muchos otros peces, como la herrera
por ejemplo, que pica también con decisión a este molusco terrestre.

Caracola de mar (Thais haemastoma): La caracola resulta un habitante


frecuente de todas nuestras costas. Con este nombre genérico se designan
varias especies de aspecto similar. La caracola de mar gusta de los fondos
con abundante comida y de profundidad moderada. Es carnívora, predadora
y carroñera, y llega a medir unos 10 cm. de altura. En ocasiones la
encontraremos vacía, o bien ocupada por un cangrejo ermitaño. No hace
falta recordar que, siempre que haya un cangrejo, éste será un invasor, pues
el crustáceo no puede fabricar la concha que le protege. En efecto, la concha
es creada siempre por el molusco que conocemos como "caracola", cuyo
cuerpo carnoso puede ser utilizado también para encarnar nuestros
anzuelos. En España no es corriente emplearlo como cebo ni comerlo. No así
en otros países, utilizada comúnmente para ambos fines. Para hacer acopio
de estos moluscos, lo mejor es buscarlos en los puertos y dársenas, en
cuyos fondos ricos en deshechos orgánicos proliferan.

Caracolillo: Ver bígaro.

Caramuxo: Gal. Ver bígaro.

Carángidos: Familia de peces pelágicos, generalmente predadores e


interesantes para la pesca deportiva y comercial, que presentan dos aletas
dorsales y la caudal ahorquillada, con todas las características de un buen
nadador de aguas abiertas.

Cardán: También conocido como cañero, es la pieza en la que se sujeta la


caña en el curricán de altura. La normativa IGFA establece que los cardanes
nunca deben ser fijos ni permitir descansar al pescador. El único movimiento
que se permite a los cardanes es el vertical.

Cardinal: Mosca clásica, tanto seca como ahogada, que se caracteriza por
ser de color encarnado.

Cardumen: Ver bálamo.


Carena: Casco de la nave.

Carenar: Calafatear y reparar la embarcación.

Cargolí: Cat. Ver bígaro.

Carlysle: Modelo de anzuelo que se caracteriza por ser fino, cerrado y de


pata larga.

Carnada: Nombre genérico para designar al cebo de origen animal,


generalmente muerto.

Carpa (Cyprinus carpio): La carpa, considerada el rey de los ciprínidos,


cuenta con varios tipos y subespecies que, dado lo complejo de sus procesos
de hibridación, resulta difícil, si no imposible, de clasificar y encasillar.
Originario de Asia, este pez se ha adaptado desde la antigüedad a la práctica
totalidad de aguas continentales del mundo. Generalmente ha sido
introducido con vistas a su cultivo en estanques, práctica que dominaron los
chinos desde la más remota antigüedad. En nuestra península podemos
encontrarlo en casi todas las aguas remansadas y es activo, aunque siempre
desconfiado, durante casi todo el año, excepción de los meses más crudos
del invierno, durante los cuales muchos ejemplares permanecen enterrados
en el limo del fondo o bien reducen al máximo su actividad. Se alimenta de
microorganismos que encuentra en el fondo, entre el cieno, o bien de algas.
Se pesca mayormente a fondo, con caña de lanzado y cebos blandos,
siempre naturales. Encontramos distintas variedades, mezcladas entre sí,
como la carpa de espejos o real, o la carpa cuero, que apenas tiene escamas
y se pesca con sistemas análogos. También su alimentación y costumbres
son idénticas, así como los biotopos que comparte. Todas ellas picarán
estupendamente a los cebos de origen vegetal, como la patata cocida, el
maíz -también cocido, por supuesto- la fruta en sazón, etc. Asimismo, boiles
hechos a partir de pastas o engrudos donde se mezclan distintos materiales
tales como la harina -de pescado, de trigo, de maíz- con aceites -vegetales y
animales- y en ocasiones diversas especias y colorantes. Además se pueden
incluir quesos, masillas animales, grasas, etc. Este tipo de cebo es muy
utilizado para la pesca de ciprínidos y muchos pescadores tienen sus propias
combinaciones. Es destacable su utilización para perseguir a especies de
peces recelosos y de picada "lenta", que se verán atraídos por las
emanaciones de estos cebos, a los que, en forma de bolitas de diversa
consistencia se los hará descansar sobre fondos con escasa o nula corriente.
Por tanto, pescando carpas en el fondo de un lago, deberemos dejar que
prueben el cebo, lo saboreen, y clavar únicamente cuando notamos que ya
lo está devorando con tranquilidad. Podremos encontrar carpas en casi todas
las formaciones de agua dulce con poca corriente, desde el lago del Parque
del Retiro, hasta el embalse más limpio y oxigenado. No es una gran
luchadora, pero sí es bastante desconfiada y se toma su tiempo antes de
engullir nuestra carnada. Por eso, debemos tener siempre presente que
estamos frente a una pesca de espera y antes de clavar se debe dejar al pez
que coma.

Carpín (Carassius vulgaris): Es parecido a la carpa, con la cual hibrida. Se


distingue por su menor tamaño y la ausencia de barbillones. Vive en los
mismos lugares, pero acepta incluso espacios acuáticos más reducidos, más
contaminados y con menor proporción de oxígeno. El pez rojo, morador
omnipresente de los acuarios de agua fría, es una variedad doméstica del
carpín común creada por los orientales en la antigüedad. Algunos autores
catalogan esta subespecie con el nombre científico de Carassius aurata. En
realidad, este pez, al igual que la carpa común, ha sido objeto de tantos
cruces desde la más remota antigüedad que resulta difícil saber cómo era
originalmente en su Asia natal. En España, en estado salvaje, el carpín
presenta muchas y muy diversas libreas, que van desde los colores oscuros
o verdosos, hasta los dorados, anaranjados e incluso blancos, con todas las
variaciones y mezclas que podamos imaginar. Aunque no tenga ningún
interés deportivo, a los niños les suele encantar capturarlos, por lo que
cumple un buen papel como pez de iniciación. Además, dada su tolerancia a
medios muy degradados, lo podremos encontrar en muchas charcas, a veces
de aguas pútridas, por lo que es muy accesible. Pica a casi cualquier cebo de
forma decidida, sin el recelo al que nos tienen acostumbradas sus primas
mayores, las carpas. No sirve para comer, pero, si no quieren devolverlo al
agua, pueden conservarlo vivo y mantenerlo en un acuario sencillo y de agua
fría el tiempo que deseen.

Carrete: Instrumento mecánico que, asido a la caña, sirve para recoger el


hilo. Los modelos principales son dos: los de bobina fija y los de bobina
giratoria o multiplicadores.

Caruxo: Gal. Ver remol.

Carta de navegación: Plano detallado de la costa y de sus fondos.

Cascajo: Lecho de arena gorda con piedra rota.

Castañeta: Gal. Ver japuta.

Castañuela (Chromis chromis): La castañuela pertenece a una familia de


peces coralinos, por tanto, oriunda de mares tropicales. No tiene ningún
interés deportivo ni comercial, pero es muy abundante en nuestras costas
mediterráneas. Es un pez ramoneador, que nunca nada en aguas libres y
prefiere mantenerse cerca de piedras o de objetos sumergidos que le
brinden protección. Vive en cotas inferiores a los veinte metros, siempre en
aguas luminosas y templadas. Acostumbra a mantenerse en pequeños
grupos, poco a nada cohesionados, sin formar nunca auténticos bancos.
Cuando un predador entra en su radio de acción o bien cuando detectan
comida en abundancia, se lanzan a toda velocidad, bien sobre el alimento,
bien al abrigo de las rocas. Si lanzamos el cebo, sobre todo pescando a
corcho, a poca distancia de la pared, las castañuelas darán buena cuenta de
él. Pero raramente conseguiremos clavarlas, pues debido a su pequeña boca
y a su forma de comer, es difícil que el anzuelo llegue a hacer blanco en sus
insípidas carnes. De todas formas, con aparejos muy ligeros y anzuelos de
menos del 0.12, lo podemos pasar bien. Especialmente si pretendemos
aprender, pues repito, clavar estos peces que pican sin cesar es realmente
complicado. Siempre se muestran activas pero, durante el verano, con el
agua como un caldo, están pletóricas de actividad. No hay que olvidar que la
castañuela es un pez proveniente de mares muy cálidos, y que se introdujo
en el Mediterráneo a través del Canal de Suez.

Casting: En su acepción original, en inglés, sería lance o lanzado, lo que


aplicado a la pesca equivaldría a pesca al lanzado.

Catalufa: Ver boga de mar.

Catamarán: Embarcación con varios cascos o flotadores.

Cataviento: Instrumento para conocer la dirección del viento.

Cayo: Pequeña porción de tierra que emerge sobre la superficie de la mar.

Caza-sub: Término de reciente creación pero muy utilizado, para designar a


los pescadores submarinos.

Cazar: Tensar un cabo. Por extensión, "cazar" se aplica también a ciertos


elementos de una embarcación, como serían, por ejemplo, cada una de las
velas.

Cazón (Musterius asterias): Pequeño escualo costero muy común en


nuestras aguas. Aunque no es una especie muy valorada, alcanza cierto
precio en algunas lonjas. Se consume preferentemente en adobo.

Cebada: En los peces, constituye el acción de comer. Sobre todo se aplica


este término cuando lo hacen en superficie.

Cebador: Herramienta muy similar a un tiragomas con cazoleta, que sirve


para lanzar el cebo a un determinado lugar, con más potencia y precisión
que si lo hacemos con las manos desnudas.
Cebar: Distribuir cebo, engodo o macizo en un lugar determinado, para
luego pescarlo.

Cebo: Alimento para los peces.//2. Aquello con lo que se encarna el anzuelo.

Cedazo: Especie de redeño con muy poco fondo, fabricado generalmente de


forma artesanal con malla de acero, que se utiliza para la pesca de angulas
en la subida invernal por las rías del Cantábrico.

Cefalópodos (moluscos): Son moluscos de concha interna -salvo el pulpo-


y que, como su nombre indica -cefa: cabeza, podos: pies-, tienen los pies en
la cabeza, o, mejor dicho, las patas: tentáculos llenos de ventosas con los
que apresan y sujetan a sus víctimas. Los más habituales son los calamares,
pulpos y sepias. Constituyen la cumbre evolutiva de los invertebrados.

Centolla (Maja squinado): Cangrejo de gran tamaño muy conocido por su


importancia gastronómica, pues es uno de los más deliciosos. Es un
crustáceo lento y torpe, que fía su estrategia vital a sus dotes de camuflaje.
De régimen bentónico, es muy perseguido con nasas y trampas similares.

Centollo: Ver centolla.

Cepo: Pieza de un tipo de ancla que va bajo del arganeo. Puede ser de
distinto material que el ancla a la que acompaña.

Cerco (Arte de): Artes que se calan de forma vertical y trabajan rodeando
al cardumen de peces, para luego, bien enmallarlos, o bien cerrarlos
formando un embudo.

Cetrárquidos: Familia de peces de agua dulce originarios de Norteamérica,


de gran interés para la pesca deportiva debido a su voracidad. Los más
conocidos en nuestras latitudes son el bass y el perca sol.

Chambel: Aparejo sencillo de fondo, en origen para pescar a mano desde


embarcación, que se caracteriza por poseer varias hijuelas amarradas a la
línea madre.

Chaparaña: Gal. Ver chopa.

Chaparella: Gal. Ver chopa.

Chaplar: Chapoteo u onda que se produce en el agua cuando el pez come


en superficie. Se emplea más referido a los peces marinos.
Char: Término anglosajón para designar a varias especies de salmónidos. En
castellano, equivaldría a "truchas no verdaderas", es decir, salmónidos
parecidos a las truchas pero que no lo son en puridad. Ejemplo de chars
serían los distintos tipos de salvelinos, la trucha Dolly Varden, etc.

Cherna: Nombre común que se aplica a varios serránidos de gran tamaño,


como el mero común.

Chicharrera: Aparejo concebido para pescar chicharros y especies similares,


con un número indeterminado de anzuelos empatados a cortas hijuelas que
van, a su vez, a la línea madre, en cuyo extremo se coloca el plomo
(generalmente de tipo pera o gota, de peso variable en función de la acción
de la caña). Se lanza y recoge, caceando -curricán- a media agua. Los
anzuelos no van cebados -en ocasiones irán limpios, aunque en ese caso es
mejor que sean plateados (tipo crystal o similares)- o llevan una pequeña
pluma, un trozo de lana, papel de aluminio o cualquier cosa que simule una
pequeña presa. El chicharro o jurel se clava solo, por efecto de la tracción
constante que debemos imprimir al aparejo al traerlo recogiendo, con
cuidado de no ejecutar movimientos violentos ni tirones bruscos, pues este
pez tiene la boca muy frágil y es demasiado frecuente rompérsela y
perderlo.

Chicharro: Ver jurel.

Chinchorro: Embarcación auxiliar a remos, muy pequeña y frágil.

Chipa: Ver piscardo.

Chirla (Venus gallina): Molusco bivalvo parecido a la almeja, pero de


menor importancia gastronómica y comercial. No obstante, como cebo sirve
igualmente.

Chivo: Por este nombre conocemos a un señuelo artificial empleado


tradicionalmente en el Cantábrico para pescar lubinas a la cacea o curricán.
El cuerpo es de plomo, de forma parecida a las cucharillas ondulantes,
aunque algo más grueso y alargado, y terminaba en dos grandes anzuelos
camuflados por largos pelos de barba de chivo, o penachos de maíz. Antes
de pescar se les saca brillo con un cuchillo -el plomo pronto se vuelve mate-
y se curvan un poco para que su movimiento resulte más atractivo en el
agua. Como pesan bastante permiten largos lanzados, pero, por la misma
razón, hay que traerlos bastante rápido. Son muy eficaces para tentar a la
lubina de buen tamaño en las más duras rompientes, haciéndolos casi volar
por encima del agua y en las crestas de las olas.

Choco: Ver sepia.


Chopa (Spondiliosoma cantharus, Cantharus cantharus): Este espárido
del género Spondiliosoma, se caracteriza por poseer una silueta que nos
recuerda a la del sargo común, si bien es ligeramente más redondeada.
Además, su color, de tintes cenicientos, constituye otra de las
particularidades de esta especie, lo que le ha originado su nombre vulgar en
muchos idiomas. Otra diferencia apreciable la encontramos en su dentición,
ya que presenta unos pequeños dientes punzantes en el lugar que
correspondería a los incisivos de los sargos. También constatamos la
ausencia de molares. La dieta de la chopa es omnívora, con más presencia
de elementos de origen vegetal de lo que es habitual entre los espáridos, lo
que acredita el verdín que encontramos a menudo en sus vísceras. Aunque
se trata de un pez de distribución litoral, raramente se acerca mucho a
tierra, a no ser que encuentre profundidades de más de la decena de metros
o en sus incursiones nocturnas. No obstante, sobre todo durante las noches
del estío, puede ser capturada a media agua casi pegada a los muelles y
diques de los puertos. Pero lo más frecuente es que este pez se encuentre
en el fondo, a cierta distancia de la línea costera, integrando bálamos
numerosos. Le gustan los fondos mixtos, con preferencia por los lechos de
limo, arena y rocas, así como los escalones submarinos y los bajíos
sembrados de posidonia. Su comportamiento gregario es todo un aliciente
para su pesca, que puede resultar francamente divertida si damos con un
buen banco. La chopa presenta muchas virtudes para la pesca deportiva.
Alcanza un tamaño razonable (puede llegar al medio metro), ataca con
avidez a casi cualquier cebo y traga con decisión. La picada es franca,
generosa, y lo normal es que se clave sin que tengamos que poner nada de
nuestra parte. Se pesca a fondo, con cualquier aparejo y cualquier cebo, sin
que sea tampoco exigente en cuanto al grosor del sedal o al tipo de anzuelo.

Chuparrocas: Ver pez ventosa.

Ciar: Bogar marcha atrás.

Cigala (Homarus gammarus, Homarus vulgaris): Crustáceo exquisito


cuya pesca es patrimonio casi exclusivo de los profesionales.

Cigarra de mar: Ver santiaguito.

Cimarrón: Ver atún rojo.

Ciprínidos: Familia de numerosos peces de agua dulce. Comprende buena


parte de las capturas del pescador que practica su afición en aguas
remansadas o en el curso medio y bajo de los ríos. Entre otros, en esta
familia encontramos a la carpa, el cacho o la boga de río, por citar sólo
algunos.
Clinch: Uno de los nudos más sencillos y empleados en la pesca. Sirve para
amarrar la línea a cualquier pieza que tenga un ojo por donde pasar el sedal,
como un quitavueltas o un anzuelo con ojal.

Cloque: Garfio de hierro forjado con una soga para afirmarlo en la muñeca,
del que se valen los almadraberos para ganchear a los atunes.

Clorofíceas: Nombre genérico para designar a las algas de color verde.

Clupeidos: Familia de peces marinos y migratorios de gran importancia


comercial. Viven en bálamos y suelen ser pelágicos. Entre otros, cabe
destacar al arenque, la saboga o la sardina.

Cobrar: Halar un cabo.//2. Echar el pez bordo o a tierra.//3. Atraparlo sin


que pueda escapar.

Cochinilla de mar (Ligia oceanica): Crustáceo que habita la zona


intermareal. Lo encontramos en las grandes rocas al límite de la marea y
constituye un buen cebo poco conocido.

Cofa: Pequeña plataforma para realizar tareas de vigilancia y avistamiento


situada por lo general en lo más alto de la jarcia.

Cohombro de mar: Ver holoturia.

Cloque: Ver gancho.

Cola (del pez): Ver aleta caudal.

Cola de rata: Línea especial de longitud variable y distinto grosor por


tramos (en origen de mayor a menor grosor imitando la forma del rabo de
dicho roedor) que se empalma a una línea especial del carrete o backing por
un extremo y por el otro a una línea más fina, llamada terminal o trenzado.
Se utiliza únicamente para la pesca a látigo.

Colmilleja (Cobitis marrocana): Pequeño cobítido frecuente en el sur


peninsular adaptado a los cursos que sufren grandes estiajes. Puede
sobrevivir respirando aire durante cierto tiempo. Debido a su pequeño
tamaño, no tiene interés para la pesca deportiva, salvo como cebo.

Compás: Instrumento de navegación para medir distancias y posiciones en


la carta. Puede ser de gobierno o de marcaciones.//2. Brújula.

Comiza: Ver barbo comizo.

Conchafina: Ver coquina.


Congrio (Conger conger): Tiene aspecto anguiliforme y vive en los
agujeros y cuevas del fondo o de la escollera, de donde raramente sale de
día. Es, por tanto, un animal eminentemente nocturno que puede llegar a
pesar más de treinta kilos. Desova, como la anguila, en el Mar de los
Sargazos, y, tras la puesta, muere. Es un feroz carnívoro que puede tragar
casi cualquier cosa, y son innumerables las anécdotas acerca del contenido
de las vísceras de este pez, donde se han encontrado cosas inverosímiles. Si
picase en nuestro aparejo, debemos tener cuidado y no proceder a
desanzuelarlo como si de un pez normal se tratase. El congrio posee una
boca temible, con una especie de diente en forma de cuña que puede cortar
como unos alicates. Lo mejor es, una vez puesto en tierra y antes de
cualquier otra cosa, propinarle un duro golpe con algo contundente, pisarle
con fuerza la cabeza y sin aflojar la presión, cortarle con un cuchillo la espina
dorsal justo detrás de la cabeza.

Copo: Parte posterior del arte. Es la bolsa o el saco que forma la red en su
parte más profunda y alejada de la relinga.

Coquina (Donas vittatus): La coquina, también conocida por conchafina y


xarleta, entre otros nombres, es uno de los moluscos bivalvos más bellos.
Vive enterrada a escasa profundidad en las zonas intermareales. Prefiere los
grandes arenales y se desplaza con bastante frecuencia ayudada con un pié
fuerte y carnoso. Incluso, algunas noches, podremos observar el rastro de
sus desplazamientos grabado en la arena mojada. Este molusco es un
manjar, sobre todo crudo. Pero también es eficaz como carnada. Además,
posee la ventaja de ser relativamente abundante en muchas playas y,
puesto que se entierra a poca profundidad, podemos recolectarlo fácilmente
en los sitios que habita. Es ideal para cebar aparejos de fondo y surf casting,
especialmente si pescamos en lechos de arena. El mayor inconveniente que
presenta es que su tamaño es reducido, por lo que resulta más adecuada
para encarnarla en anzuelos de pequeño o mediano tamaño, destinados a
herreras, peces planos, etcétera.

Coral: Pólipo marino muy greagario, cuyos esqueletos calcáreos forman


grandes estructuras y arrecifes en los mares tropicales.

Corcheo (pesca al): Pesca que se practica con flotador o corcho, en la que
se trata de suspende el cebo a cierta altura de la superficie. Según sean sus
características hablaríamos de pesca a la inglesa, a la boloñesa o al coup.

Corcho: Flotador usado para la pesca con caña. //2. Flotador que sujeta la
relinga superior en un arte.

Corcón: Ver mujol.


Coreana: Ver gusana coreana.

Cormorán: Ave costera muy común que caza pececillos buceando. Es de


color oscuro y vuela batiendo enérgicamente las alas casi a ras de agua.

Cornamusa: Pieza sólida de abordo donde se afirma un cabo.

Corral: Pequeña almadraba cuya diferencia esencial es que la cámara o


copo del mismo, queda en seco durante la bajamar.

Corralet: Variante levantina del corral, de aspecto un tanto complicado y


forma circular; se compone de varios compartimentos dentro del
circunferencia exterior.

Correr (el temporal): Es lo contrario de capear. En este caso no nos


enfrentaríamos al temporal aguantándolo por la amura, sino que
navegaríamos con la mar por la aleta.

Corroich: Cat. Cabracho.

Corva: Ver corvina.

Corvallo: Cat. Ver corvina.

Corvina (Sciane umbra): La corvina, como todos los esciénidos, es un pez


cada vez más raro en nuestras aguas. Además, frecuentemente es
confundido con otros integrantes de esta familia, que pueden alcanzar
mayores tamaños -como el verrrugato- y son, lógicamente, más
perseguidos. De hecho, la corvina no suele llegar a los cuatro kilos y vive en
zonas poco profundas, entre los 5 y los 15 metros. Este precioso pez es un
gran luchador, por lo que hará las delicias de los pescadores deportivos.
Pieza muy codiciada por los pesca sub, también proporciona grandes alegrías
cuando la sentimos en la puntera de la caña. Su defensa es siempre
enérgica, lo que contrasta con su aspecto de pez tranquilo y poco nadador.
Tiene una librea muy característica, con ribetes dorados y verdosos, y una
particular boca, desplazada ligeramente hacia abajo. Este efecto producido
por la colocación atrasada de la mandíbula inferior, así como su peculiar
silueta, hacen inconfundible a esta especie. Se pesca con cañas de lanzado
pesado y aparejos de fondo, que es donde busca su alimento, mayormente
de noche. Su dieta es carnívora y acepta la mayoría de los cebos de origen
animal más empleados, como son los anélidos, los moluscos o los pequeños
crustáceos.

Corvina (Scianena hololepidotus): Esta especie emparentada con la


anterior recibe también ese nombre en las zonas donde habita, que, en
nuestras aguas, se limitan al Mediterráneo y al Atlántico sur, lo que incluye
el Estrecho de Gibraltar. Puede llegar a pesar más de 50 kg. y se pesca con
aparejos de mayor envergadura. En Huelva hay verdaderos especialistas en
su captura, cada vez más rara. Se pesca preferentemente en embarcación y,
siempre que se puede, se utiliza sepia viva, quizás la mejor carnada que se
le puede ofrecer.

Costado: Cada uno de los lados que forman el casco de la nave.

Costear: Navegar paralelo a la costa viendo tierra.

Costilla: Ver cuadernas.

Cote: Cada una de las partes de un nudo.//2.Nudo llano.

Coto: Zona delimitada de pesca donde se deben seguir una serie de normas
específicas.

Coup (pesca al): modalidad de pesca que se desarrolla en aguas


remansadas, sobre todo persiguiendo ciprínidos con cebo, ya sea a flotador o
a pulso. Se utilizan cañas largas, generalmente sin carrete y, muy a
menudo, enchufables. Además, se ceba previamente el puesto de pesca, en
el que se permanece inmóvil toda la jornada. Es una pesca estática, cada
vez más sofisticada, en la que se utiliza material muy específico.

Crankbaits: Señuelos artificiales concebidos para predadores de aguas


continentales, como el bass, el lucio o la lucioperca. Tienen una forma de
nadar sinuosa y, supuestamente, imitan a diversos animales, desde
pececillos a ratones. Son muy populares y efectivos.

Cree: Hackle tricolor.

Cresta: La parte más alta y sobresaliente de una ola.

Crisálida: Ninfa de los insectos lepidópteros.

Crustáceos: Artrópodos, en su mayoría acuáticos, cubiertos generalmente


de un caparazón más o menos rígido, formado por una sustancia quitinosa y
de carbonato cálcico, que hace las veces de un esqueleto externo. En la
cabeza se aprecian dos pares de antenas, que, en algunos casos, poseen
también funciones natatorias. A los crustáceos pertenecen todos los
cangrejos, las langostas, las quisquillas, camarones, etcétera.

Crystal: Por este nombre conocemos a un determinado modelo de anzuelos


muy populares de pata fina.
Cuadernas: Son las costillas, el esqueleto que conforma el casco de la
embarcación, fijadas a ambos lados de la quilla de forma simétrica.

Cuaderno de Bitácora: Libreta de a bordo donde se anotan todos los


elementos reseñables de la travesía, incluyendo la estima de la posición, los
elementos meteorológicos, etc.

Cuadrante: Cada una de las cuatro partes en que las que se divide la rosa
de los vientos, es decir, N, S, E y O.

Cuarta: Cada uno de los 32 rumbos en que se divide la rosa.

Cucharilla: Señuelo artificial que consiste en una "cuchara" o paleta, cuyo


movimiento produce vibraciones con objeto de provocar el ataque del pez.
Básicamente, son de dos tipos: giratorias y ondulantes: A) Cucharillas
giratorias: Clásicas para la pesca de salmónidos en río, son aceptadas
además por una amplia variedad de especies piscícolas, tanto continentales
como marinas. Su principio es sencillo: una paleta giratoria de metal
montada sobre un cuerpo también metálico, plomado o no, con o sin
adornos (cuentas de colores, penachos de distintos materiales etc.). La
paleta gira por efecto de la corriente del agua sobre el cuerpo de la
cucharilla. Se diferencian en dos grandes grupos: las de paleta fina y
alargada, y las de paleta ancha y redondeada. Se decía que las de paleta
fina imitaban a un pez y las que la tenían redondeada imitaban a un insecto.
No podemos comprobar cuanto de verdad existen en esta afirmación
asumida de forma casi universal. Sin embargo, el manejo de ambas difiere
en algún detalle, pues las paletas redondas ofrecen mayor resistencia en el
agua y girarán bien aunque las traigamos más lentamente o la corriente sea
menor. Cuanto más fina sea la paleta, el efecto contrario se acentuará y el
trabajo en la puntera será también menor. B) Cucharillas ondulantes: En el
río se utilizan mucho menos que las giratorias, y mucho más que éstas para
lagos y aguas marinas. En cualquier caso, también dan buen resultado en el
río, y en la mar se revelan como excelentes para muchos predadores de
agua salada. Son artilugios también metálicos, con forma alargada, ovalada,
más o menos rectangular y un poco curvada. La técnica que se emplea para
pescar con ellas se parece mucho a la de la cucharilla giratoria. Al igual que
las giratorias pueden ser lisas o con dibujos, pintas, brillantes, mates, de un
solo color o de fantasía cromática.

Cuco: Ver arete.

Cul de canard: Que traducido sería "culo de pato". Plumaje de suma


importancia para muchos montajes de moscas artificiales. Generalmente se
emplea para confeccionar las alas, pero también para otras partes, como el
abdomen en algunos modelos de ephemerellas.

Curricán: Ver cacea.

Curvina: Ast. Ver corvina.

Curuxo: Gal. Ver remol.

- Dd -
Dársena: Lugar resguardado, en el interior de los puertos. Habitualmente es
un recinto que se utiliza tanto para el amarre de pequeñas embarcaciones,
como para las faenas de carenado, reparación, etcétera.

Demora: El rumbo trazado a un punto en relación con otro cualquiera.

Dentón (Dentex dentex, Dentex vulgaris, Sparus dentex): Es el mayor


de los espáridos que habita nuestras aguas. De cuerpo alargado y
comprimido, puede sobrepasar el metro de longitud y llega a superar los 15
kg. de peso. El origen de su nombre radica en su particular dentición, en la
que los caninos, largos y afilados, resultan muy visibles. La librea, de
colorido variable que oscila entre el azulado y el rosáceo, presenta a veces
gruesas franjas más oscuras que se difuminan e incluso desaparecen cuando
muere el pez. Las escamas son fuertes, bien visibles, y en la línea lateral se
cuentan entre 60 y 70. La silueta del pez es oblonga, afinada en el arranque
de la aleta caudal, y la cabeza exhibe una notable prominencia frontal y un
perfil convexo. Su distribución resulta muy irregular y, aunque se le haya
tenido por una especie tradicionalmente mediterránea, en muchos lugares
de estas costas comienza a ser casi tan escaso como en el Cantábrico. En
Canarias -una vez más las Islas Afortunadas- abundan los ejemplares de
todos los tamaños y se capturan los dentones que encabezan las listas de los
records. Es una especie litoral, aunque en ocasiones pueda parecer de
régimen pelágico, por su afición a las aguas libres, en las que se mueve con
soltura, ya sea cerca del fondo o entre dos aguas. Prefiere las profundidades
que oscilan entre los 20 y los 50m., pero esto no quita para que pueda
habitar en cotas muy superiores y, de noche o cuando las condiciones de la
mar lo permiten, muy inferiores. Algunos aficionados al lance ligero, cuando
perseguían a la lubina en pocos metros de agua en la más dura rompiente,
han capturado dentones que se encontraban allí cazando entre la espuma.
También han caído algunos ejemplares en artes de profundidad que
trabajaban por debajo de los 300 m. en mar abierto, con lo que nos
podemos hacer una idea de la amplitud de ecosistemas marinos en los que
podremos encontrar al dentón. Siempre que haya comida, allí estará. Su
ferocidad depredadora lo convierte en un candidato de lujo para los señuelos
artificiales. También es muy perseguido con pez vivo, quizás la modalidad
que mejores capturas depara. Sin embargo, dadas las costumbres del
dentón, es aconsejable presentar al pececillo entre dos aguas o directamente
a una braza del fondo, donde será atacado con mayor facilidad que a nivel
superficial. Los aparejos necesarios para capturar al dentón son siempre
robustos, pensados para un pez que alcanza tallas considerables.

Dentex: Género de la familia de los espáridos, al que pertenecen el dentón,


el cachucho y la sama de pluma.

Déntol: Cat. Ver dentón.

Deriva: Modificación que se produce respecto al rumbo original.//2. (Arte


de) Arte que trabaja dejándola derivar -con mayor o menor libertad- durante
el tiempo que se considere preciso, hasta enmallar la pesca.

Derivar: Acción de abartirse por efecto del viento o de la corriente, que


ejercen una fuerza lateral que modifica nuestro rumbo.

Derrota: Se conoce como tal la ruta de una nave.

Derrotero: Cuaderno que contiene las indicaciones necesarias de


navegación, para poder seguir con precisión una derrota.

Desarbolar: Caída del palo y/o la jarcia, por extensión del aparejo, de la
nave.

Descuartelar: Navegar a vela en un rumbo intermedio entre la ceñida y el


través.

Desembocadura: Parte final de un río. Tramo fluvial que llega al mar.

Desembuchador: Herramienta sencilla que sirve para sacar el anzuelo de la


boca o las agallas del pez.

Desove: Ver freza.

Devón: El devón es un señuelo artificial que se compone de un cuerpo


rígido, rematado en una especie de hélice, que es la encargada de producir
vibraciones. Los devones son los precursores de nuestras cucharillas. Es
difícil encontrar aficionados que perseveren en su uso y la práctica con estos
artificiales se limita a algunos nostálgicos, aunque tampoco se pueda afirmar
categóricamente que sean menos eficaces que los señuelos modernos. El
efecto que producen en la línea lateral de los peces debe ser considerable, a
tenor de las vibraciones que pueden emitir en el agua.

Díptero: Orden a la que pertenece un numeroso grupo de insectos de


metamorfosis completa. Son muy abundantes -como la mosca común o
casera- y sus imitaciones abundan en la pesca a mosca. Básicamente se
dividen en tres tipos: mosquitos, moscas y tábanos.

Dique: Muro de contención.//2. Muelle.//3.Rompeolas.

Dique seco: Recinto que queda en seco concebido para carenar las
embarcaciones.

Divergentes: Ver tangones.

Doblada: Mur. Ver oblada.

Doncella: Ver julia.

Dorada (Sparus aurata, Chrysophys aurata, Pagrus aurata, Aurata


aurata): La dorada presenta una librea plateada, que se oscurece en el
dorso, con una mancha negra detrás de los opérculos, a la altura del inicio
de la línea lateral. En el borde superior de la cabeza, sobre los ojos y
alrededor de estos, una ancha banda de color dorado es la responsable de su
nombre y -junto con la mancha negra a la que aludíamos- su característica
más visible para un primer reconocimiento. Sus hechuras revelan solidez,
fortaleza, y la boca es de una potencia desacostumbrada. Se reconocen
fácilmente media docena de incisivos en cada mandíbula que casi parecen
muelas, pero lo más impresionante aguarda detrás, en lo más profundo de la
boca, donde se alojan dos hileras de molares soldados que confieren a su
paladar un aspecto temible. Y no engaña: si consideramos que un individuo
de mediano tamaño de esta especie es capaz de triturar ostras, almejas o
berberechos con una facilidad pasmosa, podremos hacernos una idea
bastante aproximada de lo increíble de su dentición y de la fuerza de sus
mandíbulas. Es exclusivamente carnívora y los requisitos técnicos para poder
echar a tierra a una gran dorada son, a veces, muy excluyentes, lo que
propicia que podamos permanecer mucho tiempo observando la puntera de
la caña sin que se produzca el menor temblor. El anzuelo deberá ser grande
y muy robusto, para no acabar hecho añicos en su poderosa boca, provista
de molares trituradores. Asimismo, el bajo de sedal será suficientemente
grueso y resistente. Le encantan todos los crustáceos, desde quisquillas y
camarones hasta cualquier tipo de cangrejo marino. Su boca y sus
mandíbulas están diseñadas para vencer las corazas con las que se protege
el marisco que, de enfrentarse con la dorada, se revelarán del todo
ineficaces.

Dorado: Ver lapugna.

Draga: Embarcación o herramienta que sirve para el dragado de los


fondos.//2. Ver gusarapa.

Dragar: Limpiar o remover los sustratos que se apilan en el lecho de un río,


mar, bahía, etcétera.

Drifting: Llamado también brumeo al garete, esta pesca consiste en pescar


con la embarcación a la deriva mientras se maciza la zona.

Driza: Se llama así al cabo con el que se iza una vela, una bandera etcétera.

Dropper: Montaje de moscas artificiales en el que una seca se usa para


mantener a media agua a una ahogada o a una ninfa.

DT: Con estas siglas se conoce el tipo de líneas llamadas en inglés double
taper, lo que en castellano se puede traducir como "doble huso". Es decir,
líneas más gruesas en el centro que en sus extremos, que son ahusados.

Dubbing: Castellanizado como "dubin", en la pesca a mosca sería el


elemento, o los elementos, con los que se confecciona -se viste- el cuerpo
de la mosca artificial.

Dun: Ver subimago.

Dunkeld: Moscas ahogadas inglesas de vivos colores, que se consideran


precursoras de los modernos streamers.

Durdo (Labrus bergylta): Es quizás el lábrido que mayor tamaño alcanza.


Puede presentar libreas muy diversas, que van desde las motas o puntos de
colores, pasando por cualquier tonalidad o dibujo, en una fantasía cromática
siempre sorprendente. Sus labios son muy carnosos, como corresponde a la
familia, y sus costumbres parecidas también a las del resto de los lábridos.
Estos peces son diurnos y su actividad se acrecienta durante los meses
estivales. Sus dimensiones son siempre reducidas o medianas (no
sobrepasan los dos kilos y esto suele ser excepcional) y se pescan con
gusana de mar o quisquillas, pequeños anzuelos y siempre a fondo, de
donde nunca se despegan. De hecho, estos peces no saben nadar en aguas
libres, "se pierden" si se les deja en la superficie en mar abierto. La batalla
que presentan en el anzuelo es desigual y, tras una breve y frenética lucha,
se rinden completamente. Recordemos que no son grandes nadadores, ni
amigos de moverse en zonas de fuertes corrientes, por lo que ocupan los
espacios del fondo de la rompiente más calmos, y, por lo tanto, su
musculatura no puede ser comparable a la de otros peces que nadan mucho,
muy bien, y acostumbran a desafiar poderosas olas y corrientes. Sus carnes
tampoco son muy apreciadas culinariamente, pues, aparte de tener muchas
espinas, son blandas, insípidas y con tendencia a la rápida descomposición,
aunque esto no quita para que sean comestibles.

Durmiente: Pieza alargada o listón de madera que recorre de proa a popa


algunas embarcaciones y que sujeta las cuadernas.//2. Ciertos aparejos y
artes de fondo que, una vez calados, trabajan durante al menos una noche.
//3. Fondeo o muerto.

- Ee -
Efémera: Es quizás la mosca artificial por excelencia en España. Tanto en su
periodo de ninfa, como en su fase adulta (con alas), es el insecto -o el orden
de insectos, en puridad- más imitado por los montadores españoles. Todo un
clásico.

Efímera: Ver efémera.

Eglefino (Melanogrammus aeglefinus): Gádido de gran importancia


comercial, pero escasa para el pescador deportivo, que sólo en verano y
raramente, dará con él cerca de las costas cantábricas.

Embarrancar: Ver varar.

Embestir: Arremeter una nave contra otra.

Embitar: Afirmar un cabo, generalmente amarrándolo a bitas o a


cornamusas.

Emergente: Sería la imitación del insecto que está saliendo de su coraza de ninfa para
convertirse en adulto. Se denomina así, porque, durante este periodo, es cuando
"emerge", es decir, nada buscando la superficie para salir del agua y completar su ciclo
vital.

Emerillón: Ver quitavueltas.


Empalmar: En propiedad significa amarrar un cabo de sedal con otro,
aunque se emplea también para amarrar un cabo de sedal a cualquier otra
cosa, siempre que no sea el anzuelo.

Empatar: Amarrar un cabo de sedal -la pata del sedal- al anzuelo.

Empopada: Navegar con viento de popa.

Empuñadura: Ver talón.

Encallar: Ver varar.

Encañizada: Arte fijo armado con paños sujetos a cañas que se clavan en el
fondo, empleado únicamente para pescar en lagunas salobres o albuferas.

Encarnar: Acomodar un cebo en el anzuelo.

Enchufable: Caña de varios tramos, sin anillas y de gran longitud que se


utiliza sobre todo para la pesca al Coup. Como característica principal,
debemos señalar que se pueden quitar o añadir tramos a gusto del
pescador, o porque lo requiera el puesto de pesca en sí.

Endemismo: Característica propia de la flora o de la fauna de un territorio


concreto. Es determinante en muchos aspectos para el proceso de
especiación y, consecuentemente, la evolución de las especies. Se produce
generalmente cuando aparecen barreras naturales, que limitan el
intercambio genético entre los miembros de una misma especie. La
Península Ibérica es rica en endemismos a causa de los Pirineos. Es el caso
también de las Islas Canarias -como tantas otras islas-. Los endemismos
constituyen parte de la riqueza y la diversidad biológica que deben ser
preservadas y protegidas de agresiones externas. Por ejemplo, cabe citar el
caso del cangrejo de río ibérico, casi extinguido en la actualidad por causa de
la introducción de sus parientes americanos, que ocuparon sus ecosistemas
y le contagiaron una enfermedad que nuestro crustáceo no estaba preparado
para hacer frente.

Endeño: Rastro de malla con poca luz utilizado para la pesca de camarones.

Engodo: Ver macizo.

Enmallar: Quedar el pez preso en la malla o en la red del arte.

Enrocar: Trabarse en el fondo o en cualquier objeto submarino. Decimos


que un pez se enroca cuando, una vez clavado, busca refugio en cualquier
infructuosidad del fondo de donde suele ser difícil sacarlo. En caso de hablar
del aparejo, enrocado significaría enganchado en el fondo.

Ensenada: Accidente geográfico similar a la bahía, que ofrece abrigo a las


embarcaciones.

Entalla: Red de marea gallega.

Entomología: Estudio de los insectos y su clasificación.

Equinodermos: Invertebrados marinos de estructura simétrica y muy


primitivos (aparecen en el Cámbrico). Se dividen en cinco tipos vivientes y
dos fósiles, y todos ellos comparten como característica más reseñable el
aparato llamado ambulacral. A los equinodermos pertenecen las holoturias,
los erizos de mar, las estrellas y las ofiureas.

Erizo (de mar) (Paracentrotus lividus, Strongylocentrotus lividus,


Echinus esculentus): Equinodermo muy común en todas nuestras costas,
que se caracteriza por su forma casi esférica cubierta de afiladas púas. En
caso de clavárnoslas, lo mejor es sacarlas pinchándolas a su vez con un
alfiler. Son ligeramente venenosas, pero la carne de este animal es una
delicia. Es sencillo recolectarlos en los charcos tildales durante la bajamar.

Erla: Eusk. Ver herrera.

Ermitaño (caracol) (Diogenes pugilator): También conocido como


caracol bruja o magurio, constituye un magnífico cebo que puede ser
recolectado sin esfuerzo durante las horas de bajamar. Es muy eficaz para
todos los peces de roca. Sin embargo, existen muchos aficionados que no lo
conocen o, simplemente, no lo utilizan. Quizás el mayor inconveniente que
presenta es su escasa talla. Podemos aprovisionarnos de estos crustáceos en
las rocas que deja al descubierto la marea. El ermitaño, al revés que los
moluscos gasterópodos, no es capaz de fabricar su propia concha, por lo que
debe usurpar la de los caracoles marinos e ir cambiando a una mayor, a
medida que crece su cuerpo. Este cangrejo debe ser encarnado comenzando
por su blando abdomen, de manera que la punta del anzuelo salga
finalmente por la cabeza, entre las patas. Su aspecto resulta poco agraciado
-de ahí que en muchos puntos de nuestra geografía es conocido vulgarmente
como "caracol bruja"-, pero para los peces de roca, es deliciosos e
irresistible. Constituye una carnada perfecta para pescar lábridos, espáridos
y pequeños serránidos. Para sacarlo de la concha, bastará con calentarla con
un mechero o en una pequeña parrilla. Tan pronto como sienta que su
tradicional refugio quema y se ha vuelto, por tanto, inhabitable, el indefenso
magurio saldrá despavorido.
Ermitaño gigante (Dardanus arrosor): Endémico del Mediterráneo, esta
variedad "gigante" es empleada frecuentemente para cebar los palangres de
fondo de los profesionales. Presenta la ventaja añadida de que, si nos
acercamos al puerto pesquero más cercano, podremos conseguirlos a miles
cuando limpien las redes de arrastre. Este crustáceo figura en las primeras
posiciones de la lista de mejores cebos: ofrece todas las ventajas del
ermitaño común, y palia su principal desventaja, es decir, su reducido
tamaño.

Errebollo: Eusk. Ver rodaballo.

Escacho: Ver arete.//2.Ver cacho.

Escala: En las embarcaciones se sube y baja por medio de escalas.


Básicamente son de dos tipos: las fijas, llamadas "escala de tojinos", que
suele ser de barrotes metálicos, y las móviles o "escalas de gato" que son de
cuerda o cable, aunque a veces tenga los peldaños de madera u otro
material.

Escala Beaufort: Escala que mide el viento, para aplicar su incidencia sobre
la mar.

Escala salmonera: Escala construida en los pasos salmoneros, o en los


obstáculos insalvables, para que dichos animales sean capaces de remontar
el río para frezar. También se construyen algunas a efectos de su recuento y
estudio poblacional.

Escalo: Ver cacho.//2. Ver boga de río.

Escamado: Gal. Ver rodaballo.

Escarapote: Cat. Ver cabracho.

Esclusa: Paso navegable por el que se accede a un dique.

Escollera: Montón de piedras en la línea de rompiente. Puede ser natural o


artificial.

Escollo: Peñasco sumergido, total o parcialmente que supone un peligro


para la navegación.

Escora: Inclinación lateral de la nave.

Escorpión (pez): Ver salvario.

Escota: Cabo con el que se maneja la vela, se caza o se larga la misma.


Escotilla: Abertura de cubierta, para acceder al interior de la nave.

Escualo: Ver tiburón.

Esguín: Pequeño salmón inmaduro que todavía no ha abandonado el río y presenta


una librea característica.

Eslinga: Cabo resistente con gazas que se utiliza generalmente para labores
de estiba.

Eslora: La eslora mide la longitud de la nave, tomada esta en la línea de flotación.

Esmerillón: Ver quitavueltas.

Espadaña: Planta tifácea que crece en lugares encharcados o pantanosos, o


en las orillas remansadas de los cursos de agua. Muy común en toda nuestra
geografía.

Esparavel: Red de mano, de acción vertical, que se maneja de forma


individual. Su uso exige una gran destreza y, en la actualidad, es de ámbito
artesanal o deportivo únicamente. Se emplean lanzadas a mano en aguas
profundas, de modo que se abran en el aire y apresen a la pesca al caer al
agua. Es uno de los artes más empleados y conocidos del mundo.

Espáridos: Familia típicamente marina a la que pertenecen muchas de las


especies más frecuentes y codiciadas por el pescador deportivo. Son, peces
propios de biotopos litorales que raramente abandonan la plataforma
continental. Este comportamiento presenta excepciones -sobre todo de tipo
estacional y ligadas a sus ciclos biológicos y reproductivos- como se aprecia
en algunas especies pertenecientes al género Pagellus (el besugo y la breca,
entre otros). También el dentón, la dorada o el sargo breado, por citar
algunos, pueden ser hallados lejos de la costa y a profundidades
considerables, pero esto no quita para que, más temprano que tarde, acaben
arribando a aguas litorales, las propias de esta familia. Aunque son, en su
mayoría, bentónicos o nectobentónicos (que se mueven cerca del fondo,
vamos) -con la salvedad de la boga y la oblada que prefieren situarse entre
dos aguas-, son buenos nadadores y presentan características anatómicas
que les proporcionan gran fuerza y potencia, como demuestran al ser
prendidos en el anzuelo. En general, en sus estadios juveniles mantienen
costumbres gregarias que, en algunas especies -sobre todo las de mayor
talla- irán desapareciendo con la edad. Entre las numerosas especies que
componen esta gran familia, cabe destacar el besugo, la herrera, la breca, la
dorada, el sargo, el dentón, la dorada, la chopa, la boga, la salpa, etcétera.

Esparrall: Cat. Ver raspallón.


Espén: Ver spent.

Espetón (Sphyraena sphyraena): Pez muy similar a la barracuda, de


proverbial ferocidad. Se pesca sobre todo a la cacea.

Espetóns: Cat. Ver sargo.

Espigón: Construcción de bloques o piedras que se adentra en la mar. Es


muy frecuente en las playas mediterráneas y suele ser empleado por los
pescadores deportivos, en su afán de ganar un poco más de profundidad.

Esquife: Bote ligero con dos proas.

Estacha: Cabo grueso que se emplea generalmente para remolcar una nave.

Estay: Cable de acero que sujeta la jarcia.

Estero: En el occidente andaluz, gran charco tildal que se deseca casi totalmente
durante la bajamar. Suele darse en las desembocaduras, como son las del río Tinto,
Odiel o Guadiana.

Estibar: Colocar y acomodar adecuadamente la carga de un buque.

Estima: Cálculo de la posición de la nave en la mar.

Estornino: Ver caballa.

Estribor: Mirando a proa, la parte derecha de la embarcación. Lo contrario de babor.

Estrímer: Ver streamer.

Estrobo: Anillo de cáñamo que se introduce por el tolete, para luego,


introducir a su vez el remo y dotar a éste de un punto de apoyo y sujeción.

Estuario: Ecosistema particular formado por la desembocadura de un río.


Suele ser muy rico y frecuentado por muchas especies, algunas de ellas de
gran interés para el pescador, tanto aficionado como profesional.

Esturión: Nombre común que reciben diversas especies del género


Acipenser, extinguidas en nuestras aguas, aunque, de vez en cuando, se
realice alguna captura esporádica.

Eurihalino (carácter): Capacidad para soportar variaciones de salinidad en


el agua.

Excitador: Pieza de distintos materiales que posee dos alas para levantar
agua y dejar una estela muy atractiva para los peces depredadores. Se
emplea en la pesca de cacea desde embarcación.

- Ff -
F: Del inglés floating, esta inicial nos indica que la línea o el señuelo flotan.

Falca: Tabla que se coloca en vertical sobre la borda de algunas pequeñas


embarcaciones con poca obra muerta, para impedir que entre el agua
procedente de las olas y los rociones.

Falúa: Tipo de embarcación de pequeñas dimensiones.

Faneca (Trisopterus luscus): Gádido de escasa talla muy común en el


Cantábrico. Pica en aparejos de fondo y su pesca es sencilla y entretenida.

Faneca brava: Ver salvario.

Farallón: Escollo, islote costero.

Faro: Tortea costera, provista de una luz que emite señales a los
navegantes.

Farro: Gal. Ver tabernero.

Fartet (Aphanius iberus): Ciprinodóntido ibérico en peligro de extinción.


Muy interesante desde el punto de vista faunístico, pero nada desde el
deportivo.

Feeder: Ver cebador.

Feofíceas: Nombre común para designar a las algas de color pardo.

Fisga: Arpón, herramienta concebida para clavar o alancear peces.

Fitora: Ver fisga.

Fletán: Ver halibut.

Fletar: Alquilar una nave.


Floating: En castellano, flotante. Se aplica a las líneas o a los señuelos, y se
utiliza el término inglés por la supremacía de esta lengua en la pesca
deportiva, lo que obliga a utilizarla a los fabricantes.

Flota: Conjunto de naves.

Flotador: Objeto que flota y se utiliza como tal.//2. En la pesca, el flotador


sería sinónimo de boya, corcho o veleta. O sea, el elemento que hace que
nuestro aparejo flote o se mantenga a una altura determinada bajo la
superficie.

Flotación (línea de): En una nave, es la línea que marca hasta donde debe y puede
llegar el agua en el casco. Esta línea, a su vez, dividiría la nave entre obra viva y
muerta, según su altura.

Fogonadura: Agujero en cubierta por donde pasa el mastil.

Fondeo: Ver ancla.

Fondear: Anclar.

Foque: Vela triangular que se coloca a proa.

Foquero: Persona encargada del foque.

Fraile: Es la bita de proa que sirve para hacer firme el cabo de amarre.//2. Ver blenio
de río.

Frailecillo: Ave costera que habita el norte de Europa y nidifica en


acantilados rocosos. Muy apreciada por sus carnes, ha sufrido una
importante reducción de su número.

Franco (puerto): Puerto de entrada libre.

Franquía: Situación de la nave cuando ha salido de puerto y puede navegar


libremente, sin ayuda de remolcador.

Freno: Cuando hablamos de freno en la pesca, no nos referimos al del


coche, sino, evidentemente, al del carrete. De su correcta regulación
depende que el sedal rompa, por lo que debemos tenerlo siempre graduado,
como mínimo, para prevenir las roturas. En esto también influye el tipo de
caña y, por supuesto, el tipo de sedal que utilicemos, pues encontramos
algunos muy elásticos, otros que no lo son en absoluto, etc. en todo caso, el
freno de un carrete debe tener bastante sensibilidad y ser fácil de graduar a
nuestra conveniencia.

Frescachón: En la mar, nombre que recibe el viento recio, un punto más


que fresco.

Fresco: Viento que sopla bastante fuerte.

Freza: Significa desove, es decir, el acto mediante el cual los peces ponen
sus huevos.

F/S: Iniciales que designan a las líneas flotantes con la punta sumergida.

Fuera borda: Motor externo que se afirma en el espejo de popa de la


embarcación.

- Gg -
Gabarra: Embarcación con mucha manga, casco plano y sin motor que se
utiliza para transportar mineral.

Gádidos: Familia de peces marinos de régimen bentónico muy conocidos.


Posee mucha más importancia para los pescadores profesionales que para
los deportivos. Entre sus miembros, se encuentran peces tan apreciados
como el bacalao o el abadejo.

Gaizkata: Eusk. Esturión

Galerna: Tormenta huracanada propia de los meses estivales en el


Cantábrico.

Galga: Ver estrobo.

Galera (Squila mantis): Este crustáceo de reducidas dimensiones carece


de valor gastronómico, pero no de valor comercial, si nos atenemos a la alta
demanda que presenta por parte de los aficionados a la pesca. En realidad,
la galera es un feroz depredador arenícola que vive en túneles que le sirven
de guarida y de puesto de caza. Acecha a sus presas y, cuando se ponen a
distancia de tiro, las atrapa con sus pinzas para devorarlas a placer dentro
del túnel que le hace las veces de madriguera. En lo morfológico, guarda
cierta semejanza con la cigala o con el cangrejo de río, pero sus hábitos no
tienen nada que ver con los anteriores. Podemos atrapar galeras
sirviéndonos de un tubo a modo de aspirador, que colocaremos sobre la
boca del agujero donde vive, para "absorber" al animalillo y sacarlo de su
guarida. La galera es ideal para tentar a casi todas las especies de roca y de
arena, se encarna con facilidad -sus pinzas son blandas e inofensivas- y
puede reportar capturas insospechadas.

Gallano (Labrus bimaculatus): Este lábrido es, sin duda, el más


espectacular en cuanto a librea se refiere. Pero no sólo su aspecto físico
llama la atención, sino que su biología es, asimismo, fascinante. Y es que el
gallano presenta un marcado dimorfismo sexual -concretamente
dicromatismo- pues los machos son amarillos y azules, mientras que las
hembras y los jóvenes inmaduros son de un bello color naranja con motas
negras en el dorso, a veces jaspeados de azul intenso. En realidad hay
muchas más hembras que machos, pero -otra curiosidad-, son los machos
los que suelen picar en nuestros aparejos. Esto es así porque las hembras
forman grupos alrededor de un macho, que es quien toma la iniciativa a la
hora de comer. Así que solemos pescar al macho y podemos sufrir pensando
en que dejaremos unas cuantas viudas desconsoladas allá en el fondo del
mar. Pero no se aflija el pescador. La hembra dominante del grupo, en vez
de guardar ausencias, pronto sufrirá una serie de transformaciones que la
convertirán en macho. Por lo demás, se comportan como el resto de los
lábridos, salvo en lo que a profundidad se refiere, pues el gallano vive de
ordinario más profundo que el resto de sus familiares y supera a menudo los
100 m. Su alimentación se compone de crustáceos, moluscos y otros
invertebrados marinos, y se pesca con aparejos ligeros y pequeños anzuelos
de pata larga. Por supuesto, siempre a fondo.

Gallego: Ver cacho.

Gallineta (Sebastes marinus): Escorpénido de pequeño tamaño, sin


demasiado interés deportivo ni comercial. Se emplea para hacer sopas de
pescado.

Gallito del rey: Ver gallano.

Galua: Ver mugil.

Galupe (Liza aurata, Mugil auratus): Ver mugil.

Gamba (Parapenaeus longirostris): Crustáceo muy apreciado y de gran


interés comercial y, por supuesto, gastronómico. En lo que concierne a la
pesca deportiva, su mayor importancia reside en el hecho de ser una
carnada válida para muchas especies, y que la podemos comprar congelada
por un precio accesible. De ahí que muchos aficionados opten por este
cómodo cebo.

Gambusia (Gambusia affinis): Considerado por muchos una plaga, este


pequeño pez se introdujo en nuestra península precisamente para luchar
contra otra: los mosquitos. Sin embargo, con los años ha desplazado a los
ciprinodóntidos ibéricos y ha causado graves desequilibrios en algunas zonas
que éstos habitaban. Hoy está considerado como una especie dañina, apta
sólo para su empleo en acuarios decorativos.

Gambusino: Ver gambusia.

Gamela: Chalupa sin quilla utilizada por los pescadores del Miño.

Gancha: Ver raño.

Gancho: Herramienta punzante de metal con esta forma y provista de


mango, que se usa para cobrar algunos peces. Cada vez menos empleado,
su uso está prohibido en muchos lugares con ciertas especies.

Ganchear: Acción de clavar y cobrar al pez mediante el gancho.

Ganchero: Persona, generalmente ribereño experto, que se empleaba con


el gancho para ayudar al pescador a cobrar la pieza.

Ganivera: Arte levantino, similar a un retel, pero de mayores dimensiones.

Ganyes: Cat. Branquias

Garapita: Arte pequeño de malla muy fina. Especie de manga o redeño.

Garete (ir): Expresión que significa que la nave va sin gobierno.//2. (pesca
al): Pesca a la deriva.

Garfio: Ver gancho.

Garlito: Antiguamente, tipo de nasa pequeña.

Garneo: Tríglido muy semejante al bejel.

Gasterópodos (moluscos): Son moluscos asimétricos, protegidos


generalmente por una concha dorsal única y tienen un gran pie musculoso
para desplazarse. A esta clase pertenecen todos los caracoles, bígaros y
caracolas.

Gata (Ginglymostoma cirratum): Pequeño tiburón de escaso interés


comercial y deportivo.

Gaza: Nudo muy empleado en la pesca y la navegación. Forma una especie


de ojal con el cabo o el sedal, por donde introducir, bien otro cabo, bien
cualquier pieza que se pueda afirmar de este modo.
Gobio: Nombre genérico que reciben todos los integrantes de la familia de
los góbidos. Ésta es típicamente litoral y bentónica, y cuenta con varias
especies similares, sin ningún interés deportivo ni comercial. De régimen
carnívoro, atacarán nuestros cebos destinados a otras especies más
apreciadas.

Gobio de río (Gobio gobio): Ciprínido de escaso tamaño y régimen


bentónico presente en casi todas nuestras aguas continentales. No presenta
interés, salvo como cebo vivo.

Gobernar: Dirigir la nave, llevarla a rumbo.

Gola: Canal de entrada a un río, estuario, laguna, etc.//2. Boca o corona del
arte.

Gorda (agua): Agua tomada o turbia, que en muchas ocasiones favorece la


pesca, pues hace que los peces se muestren más confiados y tomen con
menos recelo nuestros cebos o señuelos.

GPS: Estas siglas corresponden a Global Position System. Es un sistema de


navegación por satélite.//2. Aparato que posibilita este método de
navegación.

Grampín: Ver ancorita.

Gratil: Relinga mediante la cual una vela se une a su palo o verga.

Grillete: Pieza metálica muy empleada en la navegación. Tiene forma de "U"


y se cierra en su parte superior con un pasador.

Guadaña: Señuelo tradicional con cuerpo macizo de plomo para pescas


cefalópodos. También se conoce como jibionera o potera. Cada vez se halla
más desplazado por los modernos señuelos artificiales para cefalópodos,
conocidos como "pajaritos".

Guadañeta: Tablilla de madera lastrada con plomo y provista de anzuelos o


garfios, que, en su parte superior lleva un cangrejo u otra carnada. Se utiliza
para pescar pulpos, arrastrándola lentamente por lechos arenosos. Es de
origen mediterráneo.

Gualdrapazo: El golpe de la lona contra la jarcia, cuando no están las velas


cazadas convenientemente o no hay viento, pero sí mar.

Guardacabo: Pieza de metal acanalada y con forma de almendra, en la que


se fija un cabo mediante una gaza.
Guarnir: en lenguaje marinero, significa "proveer".

Gusana: Nombre genérico para designar a los anélidos marinos que se


emplean como cebo.

Gusana de coco: Ver arenícola.

Gusana de fango (Nereis Diversicolor): También conocida como gusana


roja y "norte", es una gusana muy común en los lugares fangosos y con
abundantes sedimentos, como el interior de los puertos o los estuarios. Se
recolecta fácilmente con una pequeña azada, pues vive en galerías a poca
profundidad. Es un cebo magnífico para casi todos los peces del litoral. El
único problema que presenta es el de sus reducidas dimensiones, pues suele
medir en torno a los seis o siete centímetros. A esto hay que añadir que su
cuerpo es bastante blando, por lo que resiste mal los lanzados pesados con
mucha fuerza, como los característicos del surf casting.

Gusana de tubo (Diopatra Neapolitana): Un cebo clásico y fiable. Lo que


conocemos por gusana de tubo, -o, simplemente, tubo-, es un anélido
marino de color rojizo, que se caracteriza por un penacho filamentoso, que
comienza a la altura de la cabeza y llega a cubrir hasta la mitad superior del
cuerpo. Este penacho se aprecia únicamente cuando el animal se encuentra
en el agua. Su tamaño medio es de entre siete y catorce centímetros, pero
resulta bastante gruesa en proporción a su longitud. Es una gusana bastante
dura, que permite poder ser empleada en trozos. O sea que, al contrario que
otros anélidos, como el gusano de coco, este anélido podrá ser utilizado en
porciones, sin que por ello se vacíe ni pierda su atractivo. En pequeños
trozos es excelente para los pececillos que, como panchitos, chicharrillos o
pequeños espáridos del género diplodus, necesitan de anzuelos cortos y de
poca carnada. Pero es igualmente efectiva para los peces de mayores
dimensiones que puedan requerir mayor bocado. Para ello podremos
ensartarla entera, con o sin ayuda de una aguja. Es bastante polivalente y
resulta del agrado de la mayoría de los peces. Su grado de dureza y
resistencia es intermedio, y podemos hablar de un cebo "todo terreno", que
siempre es conveniente tenerlo a mano.

Gusana de rosca (Marphysa Sanguínea): También llamada "beta" o "de


serrín" es otro cebo clásico para la pesca de mar. Medianamente resistente
en el anzuelo, resulta muy atractiva para casi todos los peces. Tiene el
cuerpo carnoso, de color marrón, y puede ser encarnada en trozos tanto
como entera. Se utiliza más para la pesca con flotador.

Gusana americana (Glycera Dibranchiata): Es una gusana muy


resistente en el anzuelo y que puede adquirir grandes dimensiones, aunque
lo más habitual es que midan entre 10 y 15 cm. Aguanta muy bien el
lanzado, por lo que es ideal para los aparejos pesados de surf casting.
Además, presenta la ventaja de no sucumbir a los ataques de los
"pezqueñines", que apenas causarán mella en su robusto cuerpo. Por tanto,
se conservará en el agua en perfecto estado de revista durante bastante
tiempo. Por último, debemos tener cuidado cuando la encarnamos, pues este
anélido acostumbra a mordernos con sus diminutas pero fuertes mandíbulas
al ser manipulado. No nos infringirá un grave daño, ni es venenoso, pero
puede resultar doloroso.

Gusana blanca (Neptis hombergii): También conocida como gusana de


agua o nadadora, esta gusana es un anélido marino de mediano tamaño.
Resulta un cebo bastante común y no demasiado caro. Hace años, sin
embargo, era más empleado que ahora. El caso es que, aunque su demanda
se hay reducido por la gran competencia que se ha establecido con los
anélidos "nuevos", no por ello ha dejado de gustar a los peces.
Especialmente recomendable para peces de pequeño tamaño y pescado a
corcho, la gusana de agua -a la que conocemos así porque es ésta la forma
de conservarla viva y como solemos encontrarla en las tiendas de pesca-
puede ser un cebo excelente, sin duda digno rival de la de fango o de la
aguerrida coreana. También pescando a fondo puede constituir un cebo
óptimo. A los lábridos y a los sargos de mediana talla les encanta.

Gusana coreana (Paranereis acrata): Es quizás la más resistente de


cuantas especies de anélidos marinos se comercializan. Irrumpió con fuerza
en el mercado español hace ya bastantes años y se ha ganado merecida
fama de aguantar carros y carretas. Es ideal para peces pequeños y
medianos, pero, sobre todo, es especialmente recomendable para el
aficionado que no quiere prestar demasiada atención al cebo, pero quiere
uno fácil de manipular, mantener, y con características universales en cuanto
a los peces cuya captura posibilite. Para eso está la coreana, que aguanta
bien los cambios de temperatura, que puede vivir una semana en una caja
dentro del maletero del coche, y que gusta a la mayoría de las especies
marinas. Es fácil también de encarnar, presenta un tamaño entre pequeño y
moderado y es bastante consistente en el anzuelo. Por cierto, las mayores,
pueden "picar" levemente con sus mandíbulas cuando tratamos de
encarnarlas, pero esto no debe asustarnos, pues nunca llegarán a herirnos.

Gusano: Lombriz.

Gusano rojo: Ver arenícola.

Gusarapa: Larva de la mosca de mayo.


- Hh-
Hackle: Es un término anglosajón que hace referencia a la corona o pluma
enrollada en las moscas artificiales. Su misión, en las ahogadas, es la de
imitar diversas partes del cuerpo del insecto, y, en las secas, de que floten.

Halador: Polea especial para halar el arte.

Halar: En la jerga marinera, significa recoger, cuando hablamos de un arte o


aparejo.

Hermafrodita: Que tiene ambos sexos, o capacidad para cambiar de uno a


otro.

Halibut (Hippoglossus hippoglossus): Pez plano de aguas frías y


dimensiones considerables. Muy importante para algunas pesquerías
comerciales.

Herrera (Lithognathus mormyrus, Pagellus mormyrus): Es el espárido


de los lechos de arena, que recorre incansable en busca de invertebrados.
Son peces muy frecuentes en el Mediterráneo, y mucho más escasos en el
Cantábrico. Ahusados, comprimidos, de librea plateada, casi blanca,
recorrida por unas inconfundibles bandas oscuras, estos espáridos pican con
una ferocidad que no se corresponde con su tamaño y venden muy caras sus
escamas. Tienen el hocico puntiagudo, ideal para hozar en la arena. Se
pescan pues, a fondo, con un aparejo que garantice que nuestro cebo queda
sobre el lecho arenoso donde lo buscará la herrera. Los mejores cebos son
los compuestos por anélidos de cualquier tipo, aunque tampoco desdeña los
moluscos, incluso los terrestres, como el caracol de huerta. Sus carnes, sin
llegar a competir con las de otros espáridos como la dorada o el besugo, son
sabrosas y bastante apreciadas.

Híbrido: Individuo que es producto del cruce entre dos especies


semejantes. Puede ser fértil o no.

Hidro: Prefijo griego que indica relación con el agua.

Hidrofito: Relativo a las plantas acuáticas.

Hidrófugo: Que preserva de la humedad o del agua.

Hidrografía: En principio, la hidrografía se ocupaba del estudio y


descripción de las aguas en general. En la actualidad, únicamente de las
continentales, siendo las marinas objeto de la oceanografía.
Hidrómtro: Aparato que mide el caudal o la corriente de un curso de agua.

Hijuela: También llamada brazolada, es el sedal que pende de la línea


madre en los aparejos de múltiples anzuelos, como el palangre.

Hipersalinidad: Se aplica el término al agua que presenta mayor salinidad


de la normal.

Hiposalinidad: Que presenta poca salinidad o inferior a lo que se suponía.

Hilo: Ver sedal.

Hipogloso (Reinhardtius hippoglossoides): También conocido como


halibut negro o fletán negro, este pariente del fletán habita las costas de
Groenlandia y es también objeto de importantes pesquerías industriales.

Hoffman: Famosas plumas para la confección de moscas artificiales. En


origen, provenían de los gallos de raza Plymouth Rock.

Holoturia: Nombre genérico para designar a los miembros de la familia


Holothuroidea, equinodermos bentónicos de aspecto muy poco agraciado.
Sin ningún interés para el pescador, aunque muy comunes en las artes de
arrastre.

Hormiga alada: Cebo excelente para la pesca en agua dulce. Su imitación


es, asimismo, muy empleada y eficaz.

Hucho (Hucho hucho): Salmónido de gran tamaño (en su área original, el


Danubio, puede alcanzar los 50 kg.) ha sido introducido con éxito en el río
Tormes para recreo y solaz de los pescadores deportivos. Este salmón
desarrolla todo su ciclo vital en agua dulce, y cuenta con un pariente exótico,
que vive casi exclusivamente en los ríos mongoles, el taimén (Hucho
taimen), que puede llegar a doblar su tamaño.

Huelga: Red de marea empleada en Asturias.

Huevas: Huevos de los peces y los crustáceos.

Humedal: Espacio encharcado de enorme importancia ecológica, cada vez


más escaso en nuestro país.

Hurta (Pagrus caeruleosticus): Espárido de mediano tamaño muy codiciado por el


pescador, pero poco frecuente, salvo en áreas determinadas. Se pesca a fondo con
carnada, pero también a curricán de profundidad, como si fuera un pequeño dentón.
No se acerca tanto a la costa como otros espáridos, aunque también es de régimen
litoral y nunca abandona la plataforma continental. Presenta una feroz batalla una vez
presa.

- Ii -
I: Del inglés intermediate, esta inicial indica que la línea es de una densidad
similar a la del agua.

Íctico: Relativo o perteneciente a los peces.

Ictiología: Parte de la zoología que se encarga del estudio de los peces.

Ictívora (alimentación): Se dice así cuando su dieta alimenticia se


compone básicamente de peces.

I.G.F.A.: Estas iniciales corresponden a la "International Game Fish


Association" (Asociación Internacional de Pesca Deportiva), que es la
encargada de promover el comportamiento deportivo y ético en el ejercicio
de la pesca con caña, para establecer reglas homogéneas en el registro de
récords internacionales y para trazar unas líneas básicas de actuación en las
competiciones, así como en cualquier otra actividad concerniente a la pesca
deportiva. Por tanto, para que una captura pueda ser homologada como
record IGFA, que es la única certificación internacional válida, tiene que
cumplir una serie de requisitos, a veces muy estrictos. Estos requisitos están
plasmados en las reglas de la asociación, que se refieren tanto al equipo
básico (tipo de línea y grosor, aparejo, caña y carrete, etc.), como a los
complementos (incluye incluso el tipo de silla de combate), así como a
cualquier otro aspecto referente a la forma de trabajar al pez o cobrarlo.

Imago: Es el insecto en su estado adulto; es decir, tras haber realizado su


última metamorfosis.

Infralitoral (estrato): Es la zona de inmersión permanente y que se


extiende hasta los 20 ó 30 m. de profundidad. Es otra zona muy interesante
para el pescador de rompiente, y, probablemente más sencilla de dominar
que la mediolitoral, entre otras razones porque no se producen cambios
bruscos ni fluctuaciones violentas, que condicionan en cada momento qué
animales capturar o con qué técnica. Aquí la regularidad es mucho mayor,
no queda nunca en seco, y tiende a tener una flora y una fauna rica y
permanente, aunque muchas de estas especies, -como algunos espáridos,
lábridos y cefalópodos- se desplacen en vertical, o sea, cuando sube la
marea, para indagar en las zonas que quedaron expuestas al aire y son
nuevamente ganadas por el océano. Por lo demás, esta zona comprenderá la
gran mayoría de especies litorales, que se benefician de la abundancia de
comida y de algas que produce la luminosidad de estas aguas.

Intensivo (coto): Coto repoblado de régimen especial.

Interlunio: Lapso de tiempo comprendido entre la desaparición de la luna al


concluir la lunación y su aparición próxima. Sinónimo de novilunio.

Isópodos: Pequeños crustáceos que habitan la zona litoral.

Itxaskabra: Eusk. Ver cabracho.

Izar: Subir algo a bordo, generalmente por medio de cables o poleas.

Izkira: Eusk. Ver quisquilla.

- Jj -
Jabeca: Ver Xabega.

Jáquel: Ver hackle.

Japuta (Brama brama): Pez de interés comercial más que deportivo, vive
en altamar y es un feroz depredador. Suele ser presa frecuente de los
palangres de fondo y se captura en cantidades apreciables. En la lonja no
alcanza un gran valor, pero su volumen es muy significativo y abastece todo
el mercado nacional.

Jareta: Por extensión se conoce por este nombre al cerco de jareta, un arte
de cerco empleado sobre todo para capturar especies pelágicas que forman
espesos bancos. La jareta es, en puridad, el cabo que frunce el arte por la
relinga inferior, con lo que consigue que éste adopte forma de embudo y
capture así a los peces. Es de los artes más empleados en nuestro país.

Jibia: Ver sepia.

Jibión: Ver calamar.

Jig: Los jigs son anzuelos girados terminados en una bola de plomo, a veces
decorada con colores, con ojos, etc. Se usan habitualmente para
confeccionar señuelos artificiales compuestos que precisan de algún peso
para trabajar en el fondo, o bien para encarnar señuelos de goma o vinilo
que, de otra forma, flotarían. Los jigs serán así el soporte para componer
una variedad casi inimaginable de señuelos, utilizando tiras de goma, de
piel, penachos de plumas de colores etc., aunque lo más normal sea
emplearlos en montajes para vinilos. La técnica más usual para el jigging
consiste en lanzar el señuelo, dejar que se hunda y luego cobrarlo con
suaves tironcitos de muñeca, consiguiendo que éste salte sobre el fondo de
la forma deseada por el pescador. Buscaremos fondos con cierta regularidad
y sin muchos obstáculos, pues al ser el jig un anzuelo girado en forma
inversa, tendremos muchas probabilidades de enganchar en cualquier
accidente del fondo. Debemos, asimismo, clavar al primer toque y con
decisión.

Jerkbaits: Modelo de señuelo artificial que imita a un pez. Se fabrican en


distintos materiales, sobre todo en vinilo.

Julia (Coris julis): La julia se adorna con colores magníficos, entre los que
destacan amarillos, azules y añiles. Posee un cuerpo muy estilizado y es la
que mayores profundidades alcanza, aunque nunca -como el resto de la
familia- abandone la plataforma continental. Tiene un pariente tropical, el
célebre pez limpiador, ese pequeño lábrido que husmea incluso dentro de la
boca y las branquias de los grandes predadores como la cherna, para
comerse los restos de tejidos muertos y los parásitos que se alojan en los
lugares más inaccesibles de su anatomía. Se pesca como el resto de los
lábridos, a fondo, con aparejos ligeros diseñados para peces ramoneadores.
Tiene la boca muy pequeña y los dientes afilados, por lo que conviene
utilizar anzuelos pequeños y, si pretendemos desanzuelarla con un mínimo
de facilidad, de pata larga. Los mejores cebos son los anélidos de pequeño
porte, como la gusana de rosca, de serrín o coreana. Su carne es comestible
aunque no muy apreciada.

Jurel (Trachurus trachurus, T. mediterraneus): El chicharro o jurel es


un pez gregario, de hábitos pelágicos, que recala periódicamente en
nuestras costas. Si bien es cierto que los de mayor talla suelen encontrarse
a unas millas mar adentro y son objeto, por tanto, de pesca con
embarcación, los más jóvenes pasan mucho tiempo -sobre todo los meses
de estío- al resguardo de las bahías y los muelles. Este pez es realmente
fácil de pescar. Su voracidad y el poco recelo que muestra frente a casi
cualquier tipo de cebo, lo convierten en una captura segura. Podemos
pescarlo de muchas maneras, prácticamente todas las modalidades de pesca
de mar, con la salvedad de lance pesado o a fondo. Esto es debido a que nos
encontramos frente a una especie "nadadora" que se mueve en densos
bancos a distinta profundidad, pero sólo ocasionalmente a ras de fondo.
Además, necesita aguas abiertas, como buen pelágico, y su constitución no
admite quedarse quieto en una grieta o posado sobre el fondo. Es más bien
un animal errático que busca a sus presas en la inmensidad del océano,
donde transcurre gran parte de su vida. Es una presa muy común de
aquellos que utilizan flotador entre dos aguas, y ceban con gusana, con
trozos de pescado, etc. Pero sus características de predador hacen que este
pez pueda ser objeto de la pesca con artificiales, a cacea o curricán.
Cualquier cosa que se mueva en el agua y que sea menor que su boca, será
su objetivo. Como predador pelágico que es, no discrimina demasiado, y sólo
el movimiento será suficiente para ocasionar su ataque.

- Kk-
Kabraroka: Eusk. Ver cabracho.

Kadeluxa: Eusk. Ver coquina.

Kantuarraina: Eusk. Ver pintarroja.

Karramarro: Eusk. Ver cangrejo.

Karraspio: Eusk. Ver tordo.

Kaxoia: Recipiente vasco de madera, cubierto por una redecilla de malla


fina que hace de tamiz, concebido para guardar las angulas del cedazo.

Kepper (anzuelo): Modelo de anzuelos especializados para los montajes de


vinilos. Llevan incorporadas unas patillas de alambre donde afirmar el
señuelo. En algunos casos, van lastrados.

Keta (salmón) (Oncorhynchus keta): Salmón del Pacífico, bastante


apreciado, que cuenta con pesquerías específicas.

Kevlar: Material de reciente creación, muy ligero, resistente y con distintos


grados de flexibilidad. Se emplea en la confección de algunos componentes
para la pesca, así como de velamen moderno.

Kirbed (anzuelo): Se conocen así los anzuelos con la curvatura de la punta


doblada hacia la izquierda (cogiendo el anzuelo con la punta dirigida hacia
nosotros). Es una forma que gozó de cierta fama hace tiempo, pero que hoy
apenas se encuentra.

Korkoia: Eusk. Ver muble.

Kublia: Eusk. Ver ballestilla


- Ll -
L: Inicial del término inglés level. En las líneas de pesca a mosca, indica que
dicha línea tiene el mismo grosor en todo su recorrido.

Lábridos: Son peces de fondo, malos nadadores y de vistosos colorines.


Tienen la boca pequeña, los dientes finos y puntiagudos y son bastante
territoriales, permaneciendo durante mucho tiempo en los mismos
emplazamientos litorales. Viven y se alimentan en la escollera y entre las
algas, a poca profundidad, y depreden sobre pequeños crustáceos y otros
invertebrados. A veces cambian de sexo o se visten con libreas distintas
según la estación del año o la freza. Son presas muy comunes para el
pescador deportivo, aunque no tienen un elevado valor gastronómico por sus
carnes insípidas y sus muchas espinas.

Lacha: Ver alosa.

Lamelibranquios: Son los moluscos con dos valvas o bivalvos, como la


ostra, la almeja, el berberecho, etc.

Laminaria: Alga muy común en el Cantábrico y Atlántico, que forma


grandes praderas.

Lamote: Eusk. Ver breca.

Lamprea de mar (Petromyzon marinus): Pez parásito muy particular y


apreciado en Galicia, donde se han desarrollado trampas específicas para
capturarlo.

Lance: Acción de lanzar con caña.

Lance rodado: También conocido por su nombre ingles roll-cast, este


método de lanzado es cada vez más empleado por muchos aficionados
españoles. Es muy efectivo en determinadas circunstancias.

Langosta: Nombre genérico para designar a distintas especies de


crustáceos muy perseguidos por sus excelencias gastronómicas. De régimen
bentónico, permanecen ocultas la mayoría del tiempo. Se pescan con nasas.

Languerón: Gal. Ver navaja.

Lanperna: Eusk. Ver percebe.

Lanzado (pesca al): Método de pesca que pasa por lanzar el aparejo
mediante la caña. Puede ser lanzado ligero o pesado. El ligero es en el que
se emplean señuelos y se cacea con ellos. El pesado, o pesca a fondo, es en
el que se emplean plomadas y cebos naturales, con objeto de dejar el
aparejo en el fondo.

Lapa (Patella caerulea, P. vulgata): La lapa es un cebo habitual, casi un


clásico de los cebos para pescar en la costa. Pero eso no significa que sea el
mejor cebo, ni siquiera que sea bueno para un amplio grupo de peces. De
hecho, la lapa es más que nada una carnada de urgencia, un animal que
está siempre disponible en cualquier punto de nuestras costas, incapaz de
escapar y, generalmente, a nuestro alcance. Y, si es cierto que algunos
peces picarán a este cebo, también lo es que muchos lo despreciarán, o sólo
lo atacarán cuando no tengan posibilidad de conseguir otro sustento. La lapa
nos recuerda a un caracol, con sus minúsculos cuernecillos y su concha
durísima que preserva sus órganos internos. Se pega a las rocas mediante
un pie carnoso convertido en ventosa, precisamente la parte con la que
encarnaremos. Es quizás, su dureza la que más desanima a sus posibles
presas. No obstante, para algunos espáridos de cierta talla y, especialmente
en invierno, cuando escasea el alimento, la lapa pueda ser una alternativa
razonable. Funciona mejor a fondo, en aparejos robustos destinados, por
ejemplo, a grandes sargos. De hecho, en las entrañas de estos peces suelen
abundar los restos de lapas jóvenes, lo que también nos proporciona pistas
sobre la potencia de sus mandíbulas y su acerada dentición. En nuestras
costas existen varios tipos de lapas, aunque, a efectos de su utilización como
cebo, no cabe hacer muchos distingos. Todas ellas son de régimen litoral y
se alimentan de las algas que revisten las rocas. Las lapas son moluscos
comestibles que se desplazan muy lentamente, sobre todo de noche. Su
consumo es mínimo, restringido únicamente a algunas personas,
generalmente habitantes de pueblos pesqueros. Se pueden condimentar con
limón, en crudo, pero también admiten distintos guisos, hoy en día casi
olvidados.

Lapugna (Coryphaena hippurus): Pez pelágico propio de los mares


cálidos. Gran nadador y mejor luchador en el anzuelo, es una captura
frecuente de las embarcaciones que se dedican a la pesca de cacea. Puede
alcanzar un gran tamaño, de más de 50 kg. y 2 m. de longitud, lo que hace
de este pez una captura de ensueño.

Largar: En argot marinero, largar equivale a echar o soltar.

Larva: Estadio de los insectos de metamorfosis completa, que comprende la


fase entre el huevo y la pupa.

Lastre: Lo constituye el plomo o plomada, responsable de que pese el


aparejo.
Látigo (pesca a): también llamado pesca a mosca o pesca con cola de rata.
Este método, tradicionalmente de río, pensado para los salmónidos, cuenta
cada vez con más adeptos que lo practican con ciprínidos, lucios o bases en
aguas remansadas, e incluso en la mar, buscando algunos depredadores
como la lubina. Consiste en hacer volar un señuelo que no pesa, mediante el
empleo de un sedal pesado. Justo lo contrario que la pesca con caña
convencional.

Latiguillo: Congrio pequeño, sin valor deportivo, comercial ni culinario.

Leader: Bajo de línea de diámetro decreciente que se utiliza en la pesca a


mosca.

Lecha: Mur. Ver serviola.

Légamo: Fango o barro con alto contenido orgánico que encontramos en las
cuencas remansadas o en los estuarios.

Lenguado (Solea vulgaris): Es el rey de los peces planos, tanto por sus
virtudes culinarias (sólo superadas por el rodaballo) como por su relativa
abundancia. A esto contribuye que, en determinadas épocas y lugares,
podamos encontrarlo en número apreciable, por lo que, de ser así,
garantizaríamos una excelente jornada de pesca. No es un pez típico de
anzuelo, pero pica sin reparos a cualquier cebo blando que descanse sobre
un lecho de arena. A menudo lo encontramos semienterrado, perfectamente
camuflado en el arenal. Lo delata su forma ovalada que sobresale
ligeramente, y sus ojos, estos claramente destacados, sobre el cuerpo. Su
inmovilidad aumenta durante las horas de más luz, pues el lenguado es de
hábitos mayoritariamente nocturnos. Es objeto de una encarnizada pesca
comercial, aunque existen muchas formas deportivas de capturarlos. Para el
pescador submarino ofrecerá un blanco inmóvil y seguro. El problema suele
ser verlos, pues podemos pasar varias veces por encima y no descubrir su
característica forma oval. Su dieta es estrictamente carnívora, e incluye
pequeños crustáceos, pero sobre todo anélidos. Todos le gustan: gusana
coreana, americana, de serrín, de coco, etc. Es un cazador que espera
camuflado a sus víctimas, por lo que su picada será decidida e inequívoca. Lo
más habitual para el aficionado deportivo es pescarlo a surf casting. También
podremos capturarlo con unas simples gafas de bucear y un arpón,
recorriendo las aguas poco profundas de la playa en verano, hasta dar con
un lenguado. Se reproduce durante los meses invernales y sus huevos son
pelágicos.

Léntico (ecosistema): Ecosistema formado por aguas corrientes, como las


de un río o cualquier otro curso de agua.
Leptocéfala: Larva de la anguila. Paso previo antes de convertirse en
angula.

Levar: Izar el ancla, comenzar la maniobra de salida.

Libra: Unidad de peso inglesa que equivale a 0,454 kg. Recuérdese que, en
la pesca, especialmente lo fabricantes, se habla a menudo en inglés.

Lienza: Aparejo de mano, sencillo y muy resistente que se emplea, por


ejemplo, para capturar pulpos o congrios. Se utiliza en zonas rocosas
profundas, aunque también en las zonas portuarias y de escollera.

Limaco: Nombre genérico para designar varias especies similares de


moluscos terrestres, que se emplean como cebo para los grandes ciprínidos.

Limerick: Tipo de anzuelos ligeramente curvados, abiertos y de pata corta,


muy empleados por su probada eficacia.

Limícolas (aves): Se conocen como tales a un variado grupo de aves


carnívoras que se alimentan en las orillas de las playas y estuarios. Suelen
ser de pequeño o mediano tamaño y poseen un pico fino y muy sensible con
el que atrapan a sus diminutas víctimas.

Línea: Sedal, hilo para pescar. Puede ser de diversos materiales,


monofilamento o trenzado, de diversos colores, grosores, flexibilidad,
resistencia, etc.

Línea descentrada: Línea de pesca a mosca de perfil asimétrico, es decir,


con distinto grosor a lo largo de su recorrido. Por ejemplo, la clásica WF.

Línea de crujía: Línea imaginaria que corre por el centro de la cubierta de


una nave, de proa a popa.

Línea flotante: Es aquella que flota. Se representa por las iniciales FL o F.

Línea hundida: Es aquella que pesa más que el agua. Se representa por la
inicial S.

Línea lateral: Órgano sensorial que tienen los peces y sirve para detectar
vibraciones. Es tremendamente efectivo, pues les permite calcular
distancias, movimientos extraños, ondas producidas por otros seres, etc.
Parece ser que, gracias a este órgano, muchos predadores pueden cazar en
aguas oscuras supliendo a los ojos. De hecho, los señuelos artificiales -que
no transmiten olor alguno- son igualmente eficaces en las noches más
cerradas, pues los peces detectan su movimiento gracias a la línea lateral.
Línea madre: Aquella sobre la que se monta y sostiene el aparejo de pesca.

Línea mixta: Se usa para la pesca a mosca. Por lo general, flota en el


centro y se sumerge en un extremo, a fin de que la mosca trabaje justo bajo
la superficie pero sin llegar a hundirse totalmente: se representa por las
iniciales F/S, SFL o FSL.

Lirio: Ver bacaladilla.

Lisa: Ver mugil.

Listado (Euthynnus pelamis, Katsuwonus pelamis): El nombre de este


túnido viene de la presencia de 4 ó 6 rayas longitudinales, muy visibles, que
van desde el vientre y los flancos hasta la cola. Llega a medir 1 metro y el
récord IGFA está en 19 kg.

Litoral: La zona litoral es aquella franja costera influida por la marea, -en
distinta medida según varios factores que veremos más adelante- y que
comprende una serie biotopos, cada uno de los cuales determinará a su vez,
diversas comunidades de seres vivos. Estos biotopos están caracterizados
básicamente según la profundidad a la que se encuentran

Llapugna: Ver lapugna.

Llobarro: Ver lubina.

Llobarrera (Halla Parthenopeida): Esta gusana debe su nombre a causa


del supuesto atractivo que ejerce sobre las lubinas o llobarros. Es de tamaño
medio y color marrón.

Locha (Cobitis barbatula, Noemacheilus barbatulus): Especie marina


de gran interés comercial, pero escaso desde el punto de vista deportiva.

Lluerna: Cat. Ver bejel.

Lombriz: Cebo clásico para la pesca en agua dulce. Muy sencillo de


conseguir, sobre todo por la noche después de haber llovido.

Lombriz de mar: Ver gusana.

Longuerón: Gal. Ver navaja.

Lonja: Lugar bajo techado, enclavado en el puerto o sus inmediaciones,


donde se subasta el pescado desembarcado en el mismo.

Lorcha: Gal. Ver babosa.


Lota (Lota lota): Único gádido de agua dulce. Especie foránea, de régimen
bentónico, que puede alcanzar un gran tamaño.

Lótico (ecosistema): Ecosistema propio de aguas remansadas, tales como


las de un lago o un embalse.

Lubineta: Pequeña lubina.

Lubina (Dicentrarchus labrax, Perca labrax, Morone labrax): La lubina


es un pez óseo, del orden de los perciformes, encuadrada generalmente
dentro de los serránidos, aunque algunos autores discrepen de esta
clasificación, por considerar que su morfología no se ajusta a la de la familia
serranidae. Para deshacer el entuerto, los disidentes han creado una familia
a medida de nuestro protagonista, la de los morónidos, en la que figuraría
junto con su pariente cercano, la baila (Dicentrarchus punctatus). La lubina
es un pez más esbelto e hidrodinámico que los demás serránidos y presenta,
en comparación, hábitos muy diferentes. La familia serranidae comprende
especies tales como el mero, la cherna, o la cabrilla. Al margen de las
diferencias de tamaño entre unos y otros, comparten muchas características
comunes que indican su pertenencia a un grupo homogéneo, en cuyo bien
avenido redil irrumpiría, como un lobo, la lubina. A simple vista, se diferencia
del resto por sus hechuras fusiformes, tanto como por la presencia de dos
aletas dorsales y dientes sobre la lengua. También se aprecia que las aletas
están adaptadas a la natación, con la caudal ancha, fuerte y ligeramente
ahorquillada, y las ventrales -mucho menores- situadas detrás de las
pectorales. La primera de las dos aletas dorsales tiene todos los radios duros
(8 ó 9 en total), por uno sólo en la segunda. La cabeza, -ésta sí, de
serránido- muy agresiva, presenta una boca de amplias dimensiones, con
parte del maxilar inferior visible, que le confiere un marcado prognatismo. El
preopérculo, violento y serrado, está soldado al opérculo, que muestra dos
únicas espinas planas. El color del dorso es grisáceo, con reflejos metálicos
azulados, verdosos o negruzcos, mientras que se presenta más claro en los
flancos y en el vientre, con destellos plateados. La lubina nunca se aleja de
la plataforma continental y permanece casi todo el tiempo en aguas
superficiales, lo que choca con la vida sedentaria cerca del fondo -y a
menudo dentro de cuevas y agujeros-, que lleva la mayoría de los miembros
de la familia serranidae. Lo mismo puede decirse de su coloración, como
hemos visto, más parecida a la de los peces pelágicos. La lubina es un pez
carnívoro, como lo prueban su constitución y su boca y mandíbulas, un
formidable depredador que admite una dieta variada. Así, ingiere muchos
alimentos de distintas especies y tamaños, vivos o muertos, pero siempre
muy frescos. Esta adaptabilidad a los distintos alimentos que componen su
dieta natural, repercute de forma directa en la amplia gama de cebos que
admite, tanto naturales como artificiales.
Lucio (Esox lucius): Este pez es uno de los mayores depredadores de las
aguas continentales. Está ampliamente difundido por toda Europa y Norte
América, llegando a establecerse con éxito en aguas con cierta salinidad,
como es el caso del mar Báltico, donde ha sido pescado en ocasiones a
considerable distancia de la línea de costa. En España su introducción es
bastante reciente (en el año 1945) aunque en estas últimas décadas ha
colonizado la gran mayoría de los grandes cursos fluviales con excepción de
los de la Cornisa Cantábrica y algunos otros puntos de nuestra geografía
-como es el caso de Murcia- donde su implantación es ocasional. Sin
embargo, dado su carácter de predador voraz y oportunista, sus poblaciones
están bien asentadas incluso en tramos fluviales en los que tiene que
competir con otros predadores -como los salmónidos autóctonos- a los
cuales puede llegar a desplazar en ciertas condiciones. Por ello, su creciente
implantación genera constantes polémicas entre sus partidarios y
detractores. Lo que sí está claro es que sus cualidades deportivas y el
elevado peso que alcanza suponen un aliciente para el aficionado. Además,
posee la ventaja de que puede ser capturado mientras está vedada la pesca
de salmónidos, con lo que, aunque sea como sucedáneo, puede resultar muy
eficaz para paliar en lo posible el síndrome de abstinencia que sufren
-sufrimos- muchos aficionados durante el otoño y el invierno. Pero también
cuenta con incondicionales de su captura, auténticos especialistas
entregados a la pesca del lucio, que no la cambiarían por nada. De su
morfología cabe destacar su cuerpo fusiforme, con arcos superciliares muy
destacados y la mandíbula inferior prominente en una boca que nos recuerda
a un pico de pato. Posee entre 120 y 130 escamas en la línea lateral sobre
un dorso de colores verdes, pardos y marrones, alternando con tonos
amarillentos. El vientre es de color claro, en tonos marfiles o blancos. Las
aletas son todas redondeadas menos la caudal, que es escotada. Su silueta
recuerda mucho a la de la barracuda. Es una especie sedentaria y con
tendencia a la inmovilidad. De dieta estrictamente carnívora, prefiere los
tramos bajos y medios de los ríos, así como los pantanos, siempre en zonas
de poca o nula corriente. Le gustan las aguas someras con abundante
vegetación subacuática, donde puede pasar inadvertido para acechar con
garantías a sus presas. Freza desde principios de año hasta bien entrada la
primavera y la puesta ronda los 18.000 huevos por cada kilo que pese la
hembra. Su valor culinario es discutible, pero resulta apreciado por
bastantes personas. Respecto a su interés deportivo, el consenso es
generalizado, si bien no presenta la pelea feroz que pudiera suponerse a un
pez que alcanza los 20 k. El primer tirón tras la picada es considerable, pero
el lucio no es un corredor de fondo, sino, más bien, un "sprinter" y se cansa
pronto.

Lucioperca (Stizostedion lucioperca): Pez de rápida natación con boca


dentada con cuatro colmillos. Aleta dorsal representativa espinada. Tiene su
hábitat alejado de las orillas y a gran profundidad. Suele desplazarse en
bandos de varios congéneres de las mismas características. Puede alcanzar
los 10 kg. de peso y es un tremendo predador.

Lura: Gal. Ver calamar.

Luz (del paño): Diámetro de la malla o de la red. Así, a menor diámetro hablaremos
de menor luz y viceversa.

- Mm -
Mabra: Ver herrera.

Macizar: Arrojar al agua macizo.

Macizo: Es aquel alimento con el que cebamos el agua, y cuya misión es


atraer y retener a la pesca cerca de nuestro aparejo.

Macruros (crustáceos): El grupo de crustáceos que agrupa a las


quisquillas, gambas, langostas, cigalas, etc.

Madrépora: especie de coral blanco.

Madrilla (Chondrostoma toxostoma): Ciprínido de tamaño medio,


abundante en nuestras aguas. Se pesca con asiduidad, sobre todo al Coup.

Magre: Ver herrera.

Magurio: Eusk. Ver bígaro.

Maire: Cat. Ver bacaladilla.

Malecón: Dique, muelle o rompeolas.

Malla: Paño del arte.//2. Red.

Mallar: Ver enmallar.

Mamparo: En las embarcaciones no hay paredes, sino mamparos.

Mamparra: Cerco de jareta en el cual se emplean botes auxiliares con luz.


Manga: El ancho de la nave.//2. Arte de pequeñas dimensiones parecido a
una sacadera o redeño, pero con un mango más largo y una redecilla cónica
que alcanza a veces más de una braza de fondo.

Mar arbolada: El temporal se endurece y la superficie está blanca en su


conjunto, con olas que ganan en altura. El viento es de fuerza 10 ó 11
(temporal duro).

Mar bella: La superficie está como un espejo, el viento es de fuerza 0 ó 1


en la escala Beaufort (calma).

Mar gruesa a muy gruesa: La espuma es arrastrada en capas espesas en


dirección del viento, que será de fuerza 8 ó 9 temporal).

Mar montañosa o enorme: La visibilidad es muy reducida, pues el aire


está lleno de rociones y espuma. La fuerza del viento es de 12 en adelante
en la escala Beaufort) -64 nudos- (temporal huracanado).

Mar rizada: Comienzan a formarse rizos superficiales pero sin espuma,


acompañadas de brisa débil, fuerza 1 ó 2 (ventolina).

Maragota: Ver durdo.

Maravallo: Ver canutillo.

Marejada: Las olas son más largas, la superficie está poblada de borregos
blancos y espuma. Fuerza 4 ó 5 (brisa fresca).- Fuerte marejada: Los
rociones son constantes, con mucha espuma y viento de fuerza 6 ó 7
(frescachón).

Marejadilla: Borreguillos blancos de espuma dispersos. La brisa será


moderada, fuerza 2 ó 3 (bonancible, moderado).

Maretón: Mar dura, temporal.

Marisca (trucha): Ver reo.

Mariscar: Pescar o recolectar marisco. Suele ser una actividad profesional,


para lo que se requiere una licencia específica.

Marisco: Determinados crustáceos y moluscos de alto valor culinario.

Marrajo: Nombre genérico para designar distintas especies de escualos.


Maruca (Molva molva): Gádido que recuerda por su forma al congrio, de
cierto interés deportivo. De todas formas, es una captura más propia de los
profesionales, que la capturan con palangres de fondo y red.

Médano: Duna costera.

Mediolitoral (estrato): Comprende el área de acción de las mareas. Es la


zona que queda sumergida o en seco dependiendo del flujo de la marea,
donde se forman los charcos tildales, y que ofrece una flora y una fauna muy
característica y variopinta. Aquí podemos encontrar muchas especies de
crustáceos -como casi todos los cangrejos de nuestras costas, percebes,
quisquillas, camarones etc.- así como múltiples moluscos -desde caracoles
de mar, pasando por ostras, mejillones, lapas etc. y otros invertebrados
como las anémonas, los anélidos o los equinodermos -estrellas de mar,
erizos, etc.-. Esta zona es muy interesante para el pescador, pues aquí
puede aprovisionarse de carnada o cebo durante la bajamar, y después, una
vez que comienza a subir la marea, pescar los numerosos peces que se
acercan a depredar en esta zona, hasta la pleamar. En el Mediterráneo este
estrato es mucho menor que en el Atlántico, consecuencia lógica de la
escasa intensidad de la marea. En las albuferas o en el Mar Menor (Murcia)
es prácticamente inexistente por esta misma razón.

Mediomundo: Arte tradicional que semeja a un gran retel. Se maneja


mediante una polea y un trípode. Se emplea tanto para aguas continentales
como marinas.

Medusa: Nombre genérico que reciben varias especies de cnidarios, todas


ellas urticantes.

Mejillón (Mytilus edulis): Difiere de otros bivalvos sobre todo porque no


vive enterrado, sino asido a la roca por un filamento que segrega -una
especie de cerdas de aspecto estropajoso- muy duro, y se apiña en los
roquedos y bajíos, donde se juntan miles o millones de individuos en
apretada convivencia. Dado su carácter gregario, y que se encuentra
ampliamente extendido por toda la costa y a la vista, es de muy sencilla
recolección. Si no, también puede encontrarse en cualquier pescadería a un
precio muy módico. Es una carnada olorosa y apta para casi todos los peces
del litoral, pero tiene un fallo que hace que a menudo el pescador lo rechace
para cebar sus anzuelos. Nos estamos refiriendo a su escasa consistencia.
Sin embargo, se pueden utilizar algunos trucos para afirmarlo en el anzuelo.
El más sencillo es, sin duda, el del hilo de goma, que consiste en dar unas
vueltas y un simple nudo con este fino hilo flexible alrededor de la carnada
-una vez puesta en el anzuelo-, con lo que ésta quedará consolidada y no se
desprenderá cada vez que lancemos o un pequeño pez tire de ella. Por
tanto, sólo debemos servirnos de un carrete de hilo vulgar, para dar unas
pocas vueltas sobre la carnada, aunque también hay quien se vale de hilo de
goma, que proporciona inmejorables resultados. Esto mismo es aplicable a
otros moluscos bivalvos, como chirlas, coquinas, almejas, etc. En caso de
que pretendamos capturar doradas y sepamos de su existencia en un lugar
determinado, debemos ofrecer el mejillón entero, a sabiendas de que pocos
peces que no sean estos espáridos podrán inmiscuirse en nuestro aparejo.
Para realizar esta pesca tan selectiva debemos encarnar el mejillón entero
introduciendo el anzuelo por el sifón. Una buena técnica para encarnar el
mejillón entero consiste en forzarlo un poco con una navaja, deslizar el
anzuelo dentro y dejar que se cierre de nuevo. Así conseguiremos una
sujeción inmejorable.

Melgancho: Ver pintarroja.

Melva (Auxis thazard, rochei): Este túnido se puede distinguir fácilmente


por la presencia de unas quince rayas oblicuas, casi verticales, de color
oscuro a ambos lados de la zona dorsal. Habita las aguas cálidas y
templadas del Atlántico, desde Argentina a Nueva Escocia, y desde Sudáfrica
hasta Noruega, siendo más abundantes en el Caribe y Golfo de México. No
suele pasar del medio metro de longitud.

Mendo: Gal. Ver rodaballo.

Merluza (Merluccius merluccius): Especie pelágica y predadora que


constituye una de las pesquerías más importantes en nuestro país. Sus
caladeros tradicionales en el Cantábrico están dando muestras de
agotamiento, por lo que se recurre a otros más meridionales, sobre todo al
banco saharaui. Se pesca con chambeles y palangres de fondo.

Mero (Epinephelus gigas, E. guaza): Serránido de gran porte y régimen


bentónico, cada vez más escaso en nuestro litoral. Pese a ser una pieza muy
apreciada, nunca ha sido una captura tradicional de los pescadores
deportivos, si exceptuamos a los caza-sub, que encuentran en este pez su
mayor trofeo. Vive en guaridas rocosas, de las que sólo sale para cazar. Se
alimenta de peces y cefalópodos, que constituyen la base de sus mejores
cebos.

Mesana: Nombre que se da al palo que se arbola más a popa, o sea, el


último si comenzamos a contar desde proa.

Midges: Término anglosajón que, en origen, designa a los mosquitos de las


familias de los simúlidos y los quironómidos. Sin embargo, por extensión, en
nuestro país, esta denominación hace referencia a cualquier imitación
diminuta de mosca artificial.
Mielga (Esqualus achartias): Pequeño escualo muy común en nuestras
costas.

Milla: En la mar la distancia se mide en millas marinas. Una milla marina


equivale a 1.852 km.

Minnow: En inglés significa pececillo/pez cebo, pero aquí lo empleamos en


su acepción de señuelo artificial que imita a un pececillo.

Miño: Ver trasmallo.

Mirafondo: Artilugio que consiste en un cristal encofrado, o enmarcado en


una caja, barril o similar, para, desde la superficie, escrutar el fondo marino.
Se ha empleado tradicionalmente para localizar pulpos, peces planos, etc., y
arponearlos.

Mojarra (Diplodus vulgaris, Sargus vulgaris): Su aspecto es muy


semejante al del sargo común, del que se diferencia en que su boca es más
estrecha y puntiaguda, pero, sobre todo, por las dos bandas oscuras que le
caracterizan: una que se extiende detrás de los opérculos hasta el extremo
dorsal, y otra, paralela, en el arranque de la aleta caudal. En lo que respecta
al resto del cuerpo, no presenta las bandas difuminadas del sargo común y
su librea es de un gris plateado mucho más uniforme que la del anterior. Por
lo demás, se parecen mucho, comen lo mismo, viven en los mismos lugares
y se pescan de igual manera. Además, como sus poblaciones se hallan
juntas y revueltas, resulta frecuente capturar ejemplares de una y otra
especie indistintamente. Incluso los bálamos de mojarras y sargos comunes
suelen permanecer unidos, en ese difuso gregarismo que caracteriza a los
sargos, por lo que, en muchos lugares se adopta el nombre de sargo para
definir a ambas especies -incluyendo los picudos- o el de mojarras, de igual
manera. El crecimiento de la mojarra es, sin embargo, menor que el del
sargo común, y no suele superar los 30 cm.

Mojojón: Ver mejillón.

Moll: Cat. Ver salmonete.

Moluscos: Animales metazoos, provistos originalmente de concha (aunque


pueden haberla perdido en el transcurso evolutivo -como los limacos o el
pulpo- o haberse vuelto interna -muchos cefalópodos, como el calamar-).
Son en su mayoría, acuáticos, y poseen musculatura lisa, aparato digestivo
completo y aparato respiratorio compuesto de branquias o pulmones. A
menudo son hermafroditas.
Molva (Molva molva): Es un gádido de considerable importancia por su
volumen de capturas en la pesca industrial. Se captura generalmente con
artes de arrastre.

Monofilamento: Es el tipo de sedal más habitual. Como indica su nombre


posee un solo filamento, en oposición a los modernos trenzados.

Moma: Ver babosa.

Morder: Refiriéndose a la cabullería, consiste en sujetar un cabo,


metiéndolo en un pasador u otra pieza que impida que se deslice.

Morena (Muraena helena): Pez carroñero y predador de aspecto


anguiliforme y temible dentadura ponzoñosa, que no presenta interés como
especie de pesca.

Morraguete: Ver mugil.

Morralla: Peces pequeños.//2. En algunas lonjas, peces de escaso valor


económico que se venden juntos y revueltos.

Mosca (pesca a): Pesca en la que se emplean moscas artificiales. Se asocia


a la pesca con cola de rata o a látigo. Es decir, utilizando un sedal pesado
para poder lanzar un señuelo de peso casi nulo.

Mosca de mayo (Ephemera danica): Perteneciente al género Ephemera,


es muy abundante en la naturaleza y en las cajas de moscas de los
pescadores en su versión artificial.

Mosca ahogada: Es una mosca hundida, o sea que no flota, como la seca.
Es confundida por los principiantes con la ninfa, pero, al contrario que ésta,
la mosca ahogada lleva hackle y no suele ir lastrada, pues está concebida
para pescar a media agua.

Mosca seca: Mosca artificial que flota.

Mosca de conjunto: Montaje que, aunque no imite a ningún insecto en


concreto, resulta efectivo y a veces, polivalente.

Mosquero: Aficionado que pesca a látigo.//2. Aficionado que monta sus


propias moscas.

Morraguete: Ver mugil.

Mosquetón: Ver quitavueltas.


Motón: Pieza de a bordo que gira mediante una roldana.

Mouches-vairon: Ver streamer.

Muble: Ver mugil.

Muda (de crustáceos): Los crustáceos poseen un caparazón a modo de


esqueleto externo, que protege su, por lo demás, frágil organismo. Dado que
los crustáceos crecen pero en algunos su caparazón no, una vez al año más
o menos, se produce la muda del viejo por uno nuevo que se ajusta mejor a
su nuevo y mayor cuerpo. Para ello, y no sin esfuerzo, deben
desembarazarse del antiguo, -que quedará abandonado simulando un
crustáceo disecado- y después permanecerán unos días guarecidos en sus
refugios o bajo las rocas del litoral, hasta que su nuevo caparazón se
endurezca lo suficiente. Este tiempo de espera es el más delicado para los
crustáceos, durante el cual son muy blandos y, durante los primeros días,
casi no pueden moverse. Los peces, que lo saben, los buscan con avidez
para comerse este tierno manjar.

Muelle: Dique portuario. //2. Tubo de plástico o silicona, que lleva


enroscado un alambre en forma de muelle o espiral. Se utiliza como cebador
de fondo en la pesca de ciprínidos.

Muergo: Ver navaja.

Muerte: Agalla de los anzuelos.

Muerto: Fondeo o lastre que permanece bajo el agua de forma permanente,


con objeto de servir de punto de amarre.

Mugil: Nombre genérico para designar varias especies de la familia de los


mugílidos, muy abundantes en nuestras costas. Buenos nadadores y con un
marcado carácter eurihalino, forman gruesos cardúmenes cohesionados que
llegan a contar con miles de ejemplares. Estos peces, aun siendo marinos,
pueden ocupar una gran diversidad de biotopos, entre los que se encuentran
las aguas salobres de los estuarios, e incluso los tramos bajos y medios de
algunos ríos, aunque lo más frecuente es encontrarlos en la desembocadura.
Aguantan asimismo una dosis importante de contaminación orgánica e
inorgánica y por ello es posible encontrarlos en zonas muy degradadas,
como son las proximidades de las alcantarillas, los puertos industriales, etc.
por lo que no siempre serán aptos para el consumo humano, pues suelen
adoptar un sabor y un aroma acorde con los lugares donde se encuentran,
que puede llegar a ser bastante desagradable. Sin embargo, capturado en
aguas limpias, es un pescado de delicada carne blanca, que recuerda a la de
la lubina. La alimentación de estos peces es variada, pero prefieren los cebos
blandos -dada su ausencia de dientes, parece lógico- y comen o absorben
alimento, tanto en superficie cono en el fondo. Se pueden pescar de muchas
maneras, pero la que aquí recomendamos por su sencillez es con una caña
de lanzado ligera, un buldó o burbuja y un pequeño anzuelo que irá cebado
simplemente con pan. Después se macizará la zona con puñados de trozos
de pan y una vez veamos que los múgiles comienzan a comer en la
superficie, lanzaremos nuestro aparejo entre ellos y trataremos de clavar en
cuanto advirtamos que nuestro trozo de pan desaparece en las fauces de un
pez, aun antes de notar su picada. Debemos tener presente, que estos peces
no muerden, sino que absorben el cebo, por lo que es necesario clavarlos, y
no esperar, como con otras especies, a que se claven solos.

Mugílidos: En nuestras aguas cuentan con varias especies a las que se dan
nombres distintos en cada región, a saber: lisas, galupes, mubles, múgiles,
mújoles, corcones, cabezudos, etc. Todas estas especies se comportan de
forma muy parecida entre sí, y son muy similares en aspecto, así que a
efectos de la pesca deportiva las tratamos como una sola. Como
característica principal, diremos que no tienen dientes y se adaptan a gran
cantidad de ecosistemas acuáticos, algunos de ellos muy degradados y
pobres.

Mujol: Murc. Ver mugil.

Multiplicador (carrete): Ver bobina giratoria.

Murena: Ver morena.

Musclo: Cat. Ver mejillón.

Musola (Mustelus canis, Mustelus mustelus): Tiburón costero frecuente


en nuestras aguas.

Mustela: Ver Barbuda.

Muxo: Gal. Ver mugil.

Muxarra: Eusk. Ver sargo y mojarra.

- Nn -
Nasa: Especie de trampa o jaula, que utilizan para la pesca de crustáceos
los marisqueros profesionales.

Navaja (Solen vagina, S. Silicua, S. Legumen): Es quizás el mejor


molusco para cebo, habida cuenta de su aroma, su consistencia y su
cantidad de "carne". Son bivalvos lamelibranquios, pero de concha frágil,
que viven enterrados en la arena -sobre todo a la salida de la ría y muchas
veces junto a zonas de berberechos- aunque su territorio raramente queda
en seco y si es así, por poco tiempo. Con las mareas vivas, durante la
bajamar, observamos unos característicos agujeros abiertos en la arena,
donde se esconden. Para atraparlas se utilizan muchos métodos -entre los
cuales se incluye el mercado, previo pago-, aunque quizás los más divertidos
y tradicionales sean el de la varilla de paraguas y el de la sal. El de la varilla
de paraguas consiste en hacernos con una de ellas o con una larga aguja de
hacer punto, (mejor aún si le practicamos una muesca en forma de agalla) e
introducirla de un golpe en los agujeros, que son túneles rectilíneos donde el
molusco mora. Si notamos que hemos pinchado carne, procederemos a
sacarla con cuidado, haciendo fuerza lateral con la varilla para que el
molusco herido no pueda sumergirse en las profundidades de su túnel. Este
método para capturar navajas es entretenido y provechoso cuando se sabe
ejecutar correctamente aunque, de no ser así, se corre el riesgo de cobrar
pocas y herir o matar muchas de ellas inútilmente. Por eso aconsejamos
encarecidamente el método de la sal, que, además, nos parece mucho más
divertido y no causa ningún daño a los moluscos que se nos escapen. Con la
bajamar durante las mareas vivas, localizamos el territorio sembrado de
agujeros donde están las navajas. Nos acercamos suavemente con una bolsa
de sal, y echamos un poquito en la boca de cada agujero, procurando que
caiga dentro. Entonces, pasados unos segundos o casi inmediatamente, las
navajas se asoman durante un breve espacio de tiempo y se pueden atrapar.

Nécora (Portunus puber): Crustáceo que se asemeja a un gran cangrejo,


con las patas de atrás con forma plana o de remo, adaptadas a la natación.
Tiene importancia comercial y es exquisito. Al cocerlo toma un color rojo,
pero vivo es de color marrón con reflejos verde oscuro. Es de
comportamiento básicamente nocturno.

Ninfa: Estado anterior a la metamorfosis en adulto que sufren los insectos.


Su imitación, generalmente lastrada, constituye un señuelo que trabaja
cerca del fondo. Es muy eficaz con las aguas altas y turbias, pero no resulta
tan excitante como la mosca seca e incluso la ahogada, que permiten pescar
a pez visto.

Noray: Gran pieza metálica que hay en el muelle para amarrar los barcos.
Nudo: Equivale a una milla marina por hora.

Nylon: Material con el que se fabrican la mayoría de los sedales o líneas de


pesca. Por extensión, se denominan también "nylon".

- Oo -
Obenques: Son los cabos o cables que sujetan el mástil a la cubierta.

Obra muerta: Es la parte del casco que sobresale del agua.

Obra viva: Parte del casco que queda bajo la línea de flotación.

Ojo de buey: Especie de ventanuco circular ubicado en el casco.

Olagaro: Eusk. Ver pulpo.

Ollao: A bordo, ojo u ojal por donde se puede pasar un cabo o un grillete.

Ollomol: Gal.Ver besugo.

Ondulante: Este señuelo artificial se llama también cucharilla ondulante. Se


diferencia de la cucharilla "normal" o giratoria, en que el ondulante no gira,
sino que "ondula", imitando al movimiento de un pez.

Opérculo: Pieza huesuda y móvil en la cabeza de los peces oseos que


recubre y protege las agallas.

Optimist: Embarcación a vela de modestas dimensiones que se emplea para


aprender a navegar.

Oreja de mar (Haliotis tuberculata): Gasterópodo marino muy plano,


cuya concha recuerda a una oreja de nácar.

Ortiga de mar: Ver actinia.

Orza: Es una pieza, a veces abatible, que se utiliza sobre todo en las
embarcaciones consideradas de clase vela ligera. Dota de estabilidad a la
nave y la ayuda a ceñir.

Orzar: Maniobra mediante la que ponemos proa a barlovento.


Óseos (peces): Peces que constituyen el superorden de los teleósteos y
que se caracterizan por tener un esqueleto formado por tejido óseo, a
diferencia de los cartilaginosos.

O´Shaughnessy: Modelo de anzuelo robusto, de pata y apertura mediana,


ideal para peces de boca fuerte y poderosa dentadura, como el congrio o la
dorada.

Ostra común (Ostrea edulis): Molusco bivalvo de todos conocido por su


exquisitez.

Ostrero: Ave limícola de carácter marcadamente costero que suele anidar


entre bancos de moluscos.

- Pp-
Pabellón: En una nave, bandera nacional.

Pagell: Cat. Ver breca.

Pajarito: Se denomina así vulgarmente a los nuevos señuelos para


cefalópodos de origen japonés que, supuestamente, imitan a un pez, pero
nos recuerdan más a un pequeño pájaro.

Pajel: Ver breca.

Pala: Parte inferior, ancha y plana del remo, que es la que entra en el
agua.// 2. (del timón): Parte del timón, ancha y plana, que entra en el agua
y se coloca en al popa de la embarcación.

Palangre: Es un aparejo de pesca compuesto por una línea madre de la cual


penden un número variable de hijuelas o brazoladas rematadas en una
anzuelo. Puede ser de muchos tipos y dimensiones. Según en la zona donde
trabaje, se denominará de fondo o de superficie, pero también de altura, de
bajura, etc. En la actualidad también se habla de palangres que no llevan
anzuelos, pero sí otro tipo de engaños, como el palangre de jaulas o nasas,
que se emplea para pescar marisco.

Palangrero: Embarcación que emplea el palangre como aparejo de pesca.


Palmer: Montaje de mosca artificial caracterizado por que el hackle cubre
toda la tija del anzuelo.

Palmerita: Nombre genérico que reciben algunos anélidos que se


caracterizan por poseer un mechón con el que atrapan microorganismos y
vivir dentro de un tubo. Se emplean como cebo para varias especies de
peces litorales.

Palo: Verga o mastil de la embarcación.

Paloma: Se llama así a la cruz de una verga donde se colocan los motones y
cuadernales de las drizas.

Palometa: Ver japuta.

Palometón (Lichia amia): Pez muy potente que puede alcanzar grandes
dimensiones. Típico predador pelágico, su comportamiento es de una
ferocidad inusitada, por lo que entrará a cualquier cebo del tamaño
adecuado. Se captura sobre todo con cebo vivo, en especial lisas de cierto
tamaño, aunque también entra a los señuelos artificiales. En ocasiones,
sobre todo de noche, se acerca bastante a la costa. No obstante, este
predador necesita mucho agua para nadar, por lo que no esperemos
encontrarlo con unos pocos metros de calado como si fuera una lubina. Sus
virtudes como pez deportivo son evidentes. Si a su voracidad unimos su
fuerza, y lo encarnizado de su defensa, comprenderemos que pocos peces
hay en nuestras aguas capaces de ofrecernos tantos alicientes.

Pámpano: Gal. Ver salpa.

Pancha: Gal. Ver chopa.

Panchito: Besugo joven que vive cerca de la superficie.

Pancho: Besugo joven que se sitúa entre dos aguas, o ya, a fondo.

Panel: Cada una de las tablas que forma el suelo de algunas embarcaciones
pequeñas. A veces, todo el suelo, si es movible.

Pantena: Especie de red para coger anguilas.

Pantoque: Parte exterior del fondo de una nave, desde la quilla hasta el
principio de los llenos o redondos, de banda a banda.

Paño: Conjunto de lona que lleva una nave.//2. Unidad de malla o red que
compone el arte.//3. Red.
Pañol: Espacio cerrado de la nave, donde se guardan distintos objetos. Así,
suelen existir distintos pañoles, cuyo nombre particular viene dado por
aquello que guarde.

Paparda: Ver japuta.

Paquebote: Nave de carga de medianas dimensiones. Viene del término


inglés "packet boat", en origen, barco correo.

Pardilla (Rutilus lemmingii): Pequeño ciprínido de color verdoso o pardo


que vive en pequeños cursos de agua lenta del centro, sur y levante
peninsular. Está adaptado a los bruscos estiajes y se pesca con aparejos
muy ligeros. También se emplea como cebo vivo.

Pargo (Pagrus pagrus, Pagrus vulgaris): Espárido cada vez menos


frecuente, pero muy apetecido por los pescadores deportivos. Se pesca con
aparejos de fondo. Su defensa es enérgica y puede alcanzar varios kilos de
peso.

Parrocha: Ver sardina.

Pastinaca (Dasyatis pastinaca, Trygon pastinaca): También conocida


como raya común, es quizás la más conocida y más abundante en nuestras
aguas. De régimen bentónico, se captura con artes de arrastre, aunque
también puede picar a los aparejos de fondo. No tiene interés comercial y
tampoco deportivo.

Pata (de sedal): Es el tramo que empalmamos con la línea madre o sedal
del carrete y a la que empatamos el anzuelo. Suele ser de menor grosor que
la línea madre, a fin de que rompa en caso de enganche y salvar así el resto
del aparejo.// 2.(del anzuelo): En un anzuelo, llamamos pata a la parte recta
del mismo, en cuyo extremo superior se amarrará el anzuelo.

Patache: Antiguo velero de cabotaje de escasas dimensiones, que


trasportaba mercancías.

Patalín (Polibius henslowi): Este cangrejo nadador no tiene ningún


interés gastronómico, pero sí lo tiene como cebo, pues es uno de los
mejores que se puede ofrecer a la lubina. Vive en fondos medianamente
profundos, pero a veces sube a la superficie, donde lo encontraremos
nadando y cazando pequeños peces que se le ponen a tiro. Entonces es fácil
atraparlo con un redeño o un salabre.

Pateixo: Gal. Ver cangrejo verde.


Patente: Credenciales de la nave.

Pater noster: Aparejo de tipo chambel que se emplea para pescar a fondo,
rematado en una plomada. Posee varias brazoladas, a veces de alambre, con
sus respectivos terminales.

Pato: Flotador de uso individual que hace las veces de una pequeña
embarcación. Se emplea para pescar en aguas lentas, como lagos o
embalses. Existen muchos modelos, abiertos o cerrados, con o sin remos.

Patrón: Máxima autoridad de a bordo, en embarcaciones pequeñas y


medianas.

Patudo (Thunnus obesus): De constitución muy robusta y grandes ojos,


habita en las aguas cálidas y templadas del Atlántico, Pacífico e Indico.
Puede alcanzar 2 m. y el récord absoluto IGFA está en 170,3 Kg.

Peces cartilaginosos: Son aquellos cuyo esqueleto no está formado por


tejido óseo, sino por cartílago. Básicamente, serían los tiburones y las rayas.

Peces de roca: Llamados peces de litoral, son los peces costeros,


preferentemente los que viven cerca del fondo, de la escollera o de la
rompiente.

Peces pelágicos: Son aquellos que viven en aguas libres, en alta mar,
aunque a veces se desplacen cerca de las costas.

Pecio: Barco hundido.

Pedral: Lastre de piedra.

Pegellida: Cat. Ver lapa.

Pión: Gal. Ver agucío.

Pelurnio: Ver cangrejo moro.

Peonza (Gibbula pennati): Pequeño caracol marino de la zona


intermareal. Quizás el más abundante en nuestras costas. Es comestible y
puede ser empleado para carnada.

Perca (Perca fluviatilis): Pez de agua dulce muy común en Europa, pero
ausente en nuestra península.

Perca americana: Ver black bass.


Perca atruchada: Ver black bass.

Perca sol (Lepomis gibbosus): Este centrárquido es una de esas especies


introducidas en Europa a las que se considera perjudicial. Por tanto, el
aficionado puede pescarlo en cualquier sitio, en cualquier mes del año y sin
límite de cupo. Procedente de Norteamérica, allí alcanza más de medio
metro de longitud, pero en nuestra península, la talla habitual no supera los
15 cm. Esto no quita para que sea un insaciable predador y ataque a todo lo
que se mueva de pequeño tamaño. Es, precisamente, este carácter voraz lo
que le hace tan dañino, pues diezma los juveniles y alevines de otras
especies muy apreciadas. Vive en pequeños grupos diseminados cerca de la
orilla o de refugios naturales, como son los bancos de algas o los roquedos
sumergidos. Atacan todos a la vez, como un enjambre, y se lanzan con
entusiasmo sobre todo lo que tenga pinta de ser comestible. Es un pez tan
despreciado por estas latitudes que la gente ni siquiera lo pesca. Es un error.
Con aparejos propios de los minitallas, lo pasaremos en grande. Podemos
hacer la pescata de nuestra vida si nos dedicamos a estos pececillos o
servirnos para aprender a clavar al primer toque con un flotador bien
calibrado, o bien, crear nuevas aficiones entre nuestros allegados.

Percebe (Pollicipes cornucopiae): Este delicioso crustáceo tan


modificado, es un cirrípedo que encontramos en toda la costa norte de la
Península, adherido a la roca donde bate la mar. Dado su alto valor
comercial, se practica una pesquería específica y, a menudo, peligrosa.

Percha: También llamado pasador, es una herramienta sencilla que nos


sirve para colgar la pesca.

Perdigón: Es un plomo con forma de bolita abierto por la mitad, que se


cierra ejerciendo presión en ambos lados. Existen, de este modelo de lastre,
infinidad de tamaños y pesos, y son muy comunes en la pesca deportiva.

Perikato: Eusk. Ver caballa.

Perla: Ver herrera.

Perlón: Ver arete.

Perpelute. Ver oblada.

Pertrechar: Proveer la nave de todo lo necesario para la singladura.

Pescante: Brazo o pieza que sobresale del costado de un buque,


generalmente para sostener una polea o un halador.
Pesquera: Ver pesquil.

Pesquil: Lugar adecuado para practicar la pesca deportiva.

Peto: Las últimas cuadernas de popa.//2. Ver espetón.

Pez escorpión: Con este nombre se conocen en el mundo a varias especies


muy distintas entre sí, cuya única relación parece estribar en su veneno. En
España se identificaría con varios componentes de la familia de los
traquínidos. Ver salvario.

Pez espada (Xiphias gladius): Como característica principal, posee una


espada en el morro que utiliza para herir a los pececillos que se desplazan
en densos cardúmenes. Es una pieza clásica del curricán de altura.

Pez gato (Ictalurus melas): Originario de Norteamérica se encuentra en


pleno proceso de expansión en la Península Ibérica. Existen varias especies
estrechamente emparentadas y muy similares características. En estos
momentos, no sabemos con precisión cuántas de ellas habitan ya en Europa.
Lo que sí está probado es que en nuestro continente, al igual que ocurre con
la mayoría de las especies exógenas -como el black bass o el hucho- no
alcanza el mismo tamaño que en sus lugares de origen. Presenta una librea
de color oscuro en el dorso que se aclara progresivamente en los flancos y
puede llegar a ser casi blanca o amarilla en el vientre. Viven en lugares
remansados y no presenta ninguna exigencia en cuanto a calidad de las
aguas. Además, soporta grandes variaciones térmicas. Se muestra más
activo durante las horas nocturnas o crepusculares, en las que "palpa" el
fondo con sus desarrollados barbillones, de los que procede su nombre. Este
pez de régimen bentónico es un voraz predador, susceptible de ser pescado
con la inmensa mayoría de los cebos de origen animal. Su amplia boca
admite grandes anzuelos, y traga hasta el fondo sin vacilación, por lo que no
hay temor a perderlo una vez que se ha tragado la carnada. La única
precaución que debemos tomar es a la hora de desanzuelarlo, pues posee
fuertes espinas en los radios de las aletas pectorales y dorsales que pueden
herirnos.

Generalmente se le considera una especie dañina, sin ningún interés


comercial ni deportivo. No obstante, también podemos sacarle partido a
poco que nos esforcemos. Su carne es bastante buena -en el sur de USA es
la más consumida de entre los peces de agua dulce- y respecto a su pesca,
por mucho que no sea equiparable a otras especies, yo lo he pasado muy
bien. Sólo debemos utilizar aparejos y cañas adecuadas a su tamaño. Si
capturamos un ejemplar muy pequeño, quedará fantástico en un acuario de
agua dulce, donde semeja un pequeño tiburón.
Pez limón: Ver serviola.

Pez rata: Ver quimera.

Pez rojo: Ver carpín.

Pez ventosa (Lepadogaster lepadogaster): De la familia de los


gobiesociformes, este pececillo es uno de los más curiosos que podemos
encontrarnos en la escollera. Su hábitat favorito lo constituye la zona tildal,
bajo las rocas que quedan en los charcos de marea, donde permanece oculto
durante las horas diurnas. Por la noche, comienza su actividad -que nunca es
demasiada- y acecha a pequeños gusanillos, quisquillas o minúsculos
cangrejos. Es una presa muy rara, pues su pequeña boca no da para mucho,
y sólo con anzuelos diminutos y a ras de fondo lo clavaremos. Debemos
soltarlo siempre, aunque podemos observarlo unos minutos -con las manos
mojadas, eso sí- sobre la palma y comprobar cómo funciona su ventosa. Su
vida no corre ningún peligro por estar unos minutos fuera del agua, pero
cuando vayamos a despegarlo, debemos hacerlo con cuidado, pues suele
asirse fortísimo. Es un pez magnífico para el acuario. Soporta muy bien
cambios de temperatura y de salinidad, siendo uno de los peces más
resistentes y bellos que podamos encontrar.

Su tamaño raramente alcanza los seis o siete cm., y sus hábitos son
realmente sedentarios (suele estar inmóvil y pegado a cualquier objeto la
mayoría del tiempo) por lo que se adaptará perfectamente al acuario. De
hecho, su vida en libertad transcurre en el acuario natural que forman los
charcos de la marea, a menudo con sólo unos centímetros de agua o incluso
sin ella. Como ya dijimos, puede pasar mucho tiempo sin agua, siempre que
la humedad sea muy alta, por ejemplo bajo una gruesa capa de algas
mojadas.

Pez de San Pedro (Zeus faber): Captura frecuente de los palangres de


fondo. De inconfundible aspecto, tiene una carne apreciada, pero no es
objeto de pesquerías específicas.

Pez sapo: Ver rape.

Picar: Empleamos este término para indicar que el pez ha tomado nuestro
cebo o señuelo.

Pick-up: Es la pieza metálica de forma curva, encargada de cerrar o abrir el


paso de línea a la bobina en los carretes de tambor fijo. Se abre con la mano
y se cierra con un simple movimiento de la manivela.
Pico de loro (anzuelo): Anzuelos cuya forma recuerdan el pico de este
animal. Son muy utilizados.

Picón (Symphodus mediterraneus): Este lábrido es frecuente en todo


nuestro litoral y resulta una captura típica de los pescadores de caña. Se
puede identificar fácilmente gracias a que presenta una mancha oscura en el
inicio de la aleta caudal y un colorido bastante uniforme en todo el cuerpo.
Además, tiene dos hileras de dientes cónicos en cada una de las mandíbulas,
sobresaliendo dos caninos frontales. Mal nadador, como todos los demás
lábridos, acostumbra a desplazarse lentamente cerca del fondo, en entornos
rocosos y con abundantes algas que le brindan protección. De régimen
carnívoro, se alimenta sobre todo de pequeños crustáceos, anélidos y
moluscos, es decir, los típicos cebos del pescador de escollera. Típico pez
ramoneador, alcanza unos 15 cm. de longitud y sus carnes, insípidas y con
abundantes espinas, no tienen valor gastronómico, pese a ser comestibles.
Es muy común en verano, pero en invierno se adentra a mayor profundidad
y disminuye su actividad, por lo que será difícil capturarlo en los meses más
fríos. Su pesca, equiparable a la de otros lábridos, es de las más sencillas y
únicamente necesita un aparejo de fondo cebado con gusana o quisquilla.
Sin embargo, no es objeto de una pesca específica, debido a su escaso
tamaño y a su nulo valor gastronómico que antes mencionábamos.
Acostumbra a tragarse el anzuelo hasta las entrañas, por lo que, a efectos
de desanzuelarlo, es conveniente utilizar aquellos de pata larga, rectos y
finos, como los de tipo crystal, excelentes para la mayoría de los lábridos. Se
reproduce a poca profundidad, durante los meses estivales.

Picuda: Ver barracuda.

Pie: Medida anglosajona de longitud que equivale a 30,48 cm. Recuérdese


que en determinadas modalidades de pesca, como es la que se practica con
cola de rata, "se habla en inglés", por lo que, tanto fabricantes como
aficionados, utilizan generalmente este idioma; por ejemplo, para expresar
la medida de sus cañas, en este caso, lógicamente, en pies.

Pijota: Pescadilla pequeña.

Piki: Artificial de vinilo muy empleado para la pesca del bass. Tiene forma
de pez, con una cola característica que se mueve de manera muy atractiva.
También da buenos resultados con la lubina.

Piojo de mar: Es un parásito que posee unos ganchos, con los cuales se
adhiere a sus huéspedes para alimentarse de su sangre. Este animal, aun
siendo bastante desagradable, también puede ser utilizado como cebo con
bastante éxito, por lo que, cuando cobremos un pez que lleve -bien dentro
de la boca, bien asido a cualquier parte de su cuerpo- uno de estos "piojos",
podemos asimismo encarnarlo en el anzuelo si no nos produce reparos
manipularlo.

Pintarroja (Scyliorhinus canícula): Este pequeño escualo es una presa


muy habitual de los palangres de fondo y, en general de cualquier aparejo
que trabaje sobre el lecho marino a cierta profundidad. La pintarroja
acostumbra a vivir en fondos que oscilan entre los 20 y los 100 m., y su
actividad es eminentemente nocturna. Es una especie bentónica que se
muestra insaciable con todos los pequeños animales que componen su dieta,
como son los anélidos, los crustáceos, los moluscos o los peces de talla
reducida. Nuestro tiburón en miniatura nunca alcanza el metro de longitud y
es, por supuesto, inofensivo. Como otros miembros de su familia, presenta
fecundación interna, lo que es una rareza entre los peces. No tiene interés
deportivo ni comercial, por lo que suele convertirse en una molestia para los
pescadores cuya carnada ataca. De todas formas, son raros los ejemplares
capturados pescando desde la orilla, pues suele vivir a mayor profundidad,
aunque sin abandonar nunca la plataforma continental.

Pintat: Cat. Ver durdo.

Pinto: Ver durdo.//2. Salmón juvenil que se caracteriza precisamente por


las pintas en su librea.

Pintona: Se designa así comúnmente en muchos lugares de nuestra


geografía a la trucha común, en especial a la que presenta pintas muy
definidas.

Piscardo (Phoxinus phoxinus): Pequeño ciprínido de cuerpo esbelto que


habita los cursos norteños de la Península. En el río, se comporta como un
pequeño salmónido.

Pispiruto: Ver chopa.

Pita: Debido a que antiguamente los sedales se confeccionaban con hilo de


pita, todavía hoy se llama pita al sedal en muchos puntos del norte
peninsular.

Pitching: Equivaldría a lo que conocemos como "lance corto" y se emplea


sobre todo para la pesca del bass con artificiales en lugares con abundante
vegetación y obstáculos que imposibilitan otros lances. El pitching es un
lance de tipo catapulta, con la caña por debajo de la cintura, pero sin que la
puntera llegue a tocar el agua.

Plancton: Inmenso conjunto de microorganismos, tanto animales como


vegetales, que viven en las capas superficiales del océano y aportan una
cantidad de biomasa imprescindible para el funcionamiento de los
ecosistemas marinos.

Plataforma continental: Aquella porción del fondo, pegada a la costa, que


forma parte del continente, y cuya profundidad no suele superar unas pocas
centenas de metros. En la plataforma continental es donde mayormente
radica la riqueza piscícola de un país, y así, por ejemplo, todo el
mediterráneo queda dentro de la plataforma continental, así como cualquier
banco de pesca (Terranova, el banco saharaui, el Gran Sol etc.). Por el
contrario, el mar Cantábrico, dispone de una reducida plataforma
continental, y a pocas millas de tierra, el fondo cae en picado (talud
continental) hasta las profundidades abisales, donde nunca llega la luz del
sol, y, en consecuencia, no existe apenas flora ni fauna, salvo organismos
muy adaptados a estas condiciones extremas.

Platija (Platichtthys fleus): Este pez plano no es tan apreciado como


pueda serlo el rodaballo o el lenguado, pero sólo porque su valor
gastronómico, aun siendo aceptable, no se puede comparar con los
anteriores. No obstante, en el plano deportivo no tiene nada que envidiarles.
Presenta, además, la virtud de su más amplia distribución, pues, si bien
comparte con el resto de los peces planos los fondos "blandos", es decir, de
grava, de arena o incluso de cieno, también puede hallarse en lechos
rocosos o mixtos, siempre que no presenten demasiadas infructuosidades.
Otra particularidad es que la platija se adentra en las desembocaduras, pues
presenta un marcado carácter eurihalina, por lo que tolera bastante bien las
variaciones salinas. Esta característica le permite habitar algunos
ecosistemas salobres, lugares apetecidos por el pescador que persigue otras
especies igualmente eurihalinas, como la lubina, la lisa o algunos espáridos.
La boca de la platija es fuerte, acostumbrada a los bocados duros, como los
pequeños crustáceos o algunos moluscos bivalvos de pequeño tamaño que
llega a destrozar con sus mandíbulas. Se distingue fácilmente por su forma
romboidal y presenta varias libreas, acordes con el colorido de su entorno,
en toda la gama de tonos marrones y cremas, con o sin betas. Presenta más
movilidad que la mayoría de los peces planos, por lo que batirá también
mayores áreas en busca de comida, y no constituirá un blanco inmóvil al
fusil submarino, como es el lenguado o el rodaballo, que fían toda su
estrategia al camuflaje. Para el pescador de caña, las técnicas más
frecuentes son las de lance pesado, cebando con pequeños crustáceos,
moluscos o anélidos. El anzuelo no debe ser grande, pero sí conviene que
sea un poco robusto.

Plecópteros: Orden de insectos cuyas ninfas, acuáticas, abundan en los


cursos de agua habitados por salmónidos.
Plomada: Lastre para pescar.

Plomo: Ver plomada. Puede tener muchas formas y pesos, en función del
aparejo o de las necesidades del mismo.

Plumas: "En bruto" o tan sólo coloreadas y montadas sobre el anzuelo, se


emplean sólo en la pesca de mar, y generalmente en los aparejos de
curricán pesado o cacea de altura. Esto no impide que, montadas de manera
conveniente, puedan ser eficaces con lubinas y otros peces lanzando desde
la costa. En muchos casos se fabrican artesanalmente por los propios
aficionados, aunque también podemos encontrar algunos diseños ya
montados en las tiendas especializadas de pesca. Las plumas que
empleamos en aguas continentales están más trabajadas y se han
convertido en moscas y similares.

Plumero de mar: Ver palmerita.

Poliquetos: Clase de invertebrados a la que pertenecen los gusanos


marinos.

Popa: Parte trasera de una nave.

Popper: Señuelo que trabaja en superficie. En la mar se usan cada vez más,
aunque fueron diseñados para las aguas continentales. Existen muchos tipos
distintos y, a su vez, imitan distintos cebos: desde insectos hasta peces. Su
nombre, de origen onomatopéyico, nos recuerda el principio en que está
basado su capacidad de atracción, pues éste consiste en su natación poco
ortodoxa, a causa de su morro, chato, que choca constantemente contra el
agua. Supuestamente, emitiría un ruido que sería algo así como "pop", al
chapotear en superficie mientras es arrastrado.

Porredana: Ver tordo.

Portacarretes: Es la parte de la caña donde se asegura el carrete al mango


de la misma. Tradicionalmente son de dos tipos: de rosca y de cremallera.
En el caso de las cañas concebidas para el empleo de carretes
multiplicadores, el portacarretes será de abrazaderas, también llamadas
"bridas".

Portapeces: Percha, pasador o artilugio para asegurar las capturas y


poderlas, así, transportar. Muchas veces consiste en un simple trozo de
alambre -que forma una circunferencia con posibilidad de abrirla y cerrarla-,
y que se pasa por las agallas o los ojos de los peces capturados.

Portillo: Compuerta de la nave.


Posidonia (Posidonia oceánica): Alga fundamental en los ecosistemas
litorales en los que se halla. Forma praderas subacuáticas que sirven de
sustento y de cobijo a un buen número de especies.

Pota (Todaroes sagittatus): Cefalópodo de distribución variable, similar a


un calamar, pero menos apreciado. Tampoco es tan abundante, por lo que
sus pesquerías específicas son mínimas.

Potera: Ver guadaña.

Preguntar: En la pesca deportiva con sedal, llamamos preguntar a la


primera toma de contacto con el pez, por medio de un tirón suave, que nos
informará acerca de si el pez está o no clavado, o de su tamaño, o de otras
características. Incluso, con mucha práctica, podremos saber a qué especie
pertenece, por su forma de comportarse o sus reacciones. Conviene
siempre, antes de clavar y mucho menos comenzar a recoger, preguntar con
un movimiento preciso de muñeca, nunca con todo el brazo o con el carrete.
Saber preguntar correctamente es una disciplina que requiere mucha
práctica, pero es fundamental dominarlo para consolidarse como un buen
pescador deportivo.

Proa: Parte delantera de la nave.

Propeller: Denominación anglosajona para un curioso señuelo que, en


realidad, es la mezcla entre un popper y un devón. El cuerpo es el de un
popper convencional, pero en lo que sería la cola del artificial -ya veces en la
cabeza-, lleva un hélice, igual que los devones.

Puente (de mando): Lugar sobre la cubierta más alta desde el que se
gobierna la nave y se monta, en caso de haberla, la guardia permanente.

Pujamen: La parte inferior y remate de una vela.

Pulga de mar (Talitrus saltator): Este pequeño crustáceo vive en las


zonas tildales, casi en el límite de la zona de marea, oculto bajo las piedras y
las algas de la orilla. Se alimenta de desechos y es activo sobre todo de
noche. Su nombre se debe a la agilidad con la que salta, no a su supuesto
carácter parásito que algunos le atribuyen -lo que no es cierto en absoluto-.
La pulga de mar es apetecida por la inmensa mayoría de peces del litoral, y
encarnada en el anzuelo proporciona inmejorables resultados, parangonables
con los ofrecidos por cebos tan reconocidos como la quisquilla. El mayor
inconveniente que presenta viene dado a causa de sus reducidas
dimensiones, por lo que, si utilizamos anzuelos superiores a su tamaño
debamos emplear varios de estos simpáticos y saltarines crustáceos para
cubrirlo en su totalidad.
Pulpera: Aparejo provisto de un grampín plomado para la captura del pulpo.
Puede ir cebado o vestido con un trapo blanco.

Pulpitos: Son monstruitos de goma o de vinilo con muchos tentáculos, y de


ahí su nombre. Existen en infinidad de colores, fluorescentes o no, y se
emplean solos o acompañados, es decir, en montajes de señuelos mixtos.
Por ejemplo, ocultando la ancorita en una cucharilla o en un pez artificial.

Pulpo (Octopus vulgaris): Se trata de un molusco cefalópodo octópodo,


que carece de concha y posee ocho robustos tentáculos dotados de
ventosas.De régimen carnívoro, muy común en todas nuestras costas,
cambia de color en cuestión de segundos y utiliza tinta para defenderse.
Llega a medir más de dos metros y a pesar unos 20 kg., aunque ejemplares
de este tamaño sean rarísimos. El pulpo representa probablemente la
cúspide del proceso evolutivo en la gran familia de los invertebrados, -así
como el género humano lo es de los vertebrados- y aunque no sea
parangonable, podemos afirmar que este alto grado alcanzado por el pulpo
en el proceso evolutivo, ha hecho de él un animal enormemente versátil,
numeroso y acomodaticio a las más diversas situaciones y entornos. El pulpo
resulta ser una masa de músculos "pensantes", que se adapta a cada
circunstancia y adopta formas de comportamiento específico, según lo
requerido en cada situación. Su cuerpo es capaz de cambiar de aspecto y de
volumen, puede deslizarse a través de una minúscula grieta, o hincharse,
agrandarse e incluso introducir piedras dentro de la capucha de piel de su
cabeza, para aparentar mayor tamaño. Puede sacrificar algún tentáculo (que
más tarde se regenerará) para que lo engulla el congrio y así escapar, o
adecuarse a la tonalidad del fondo para acechar a una víctima. Esta variada
gama que exhibe en su comportamiento es consecuencia directa de la
multitud de animales que conforman su dieta, así como del gran número de
predadores con los que cuenta. Algunos colores ejercen sobre el pulpo una
extraña atracción. Aparte de su curiosidad innata, este increíble animal,
siente una especie de preferencias estéticas, que lindan con lo que cabría
asignar únicamente al género humano, como lo prueba el hecho de
encontrar a menudo un conjunto abigarrado de trozos de conchas,
piedrecillas de colorines y pedazos de cristal romos, que atesora esparcidos
frente a su guarida. Cuando descubre algo de color blanco y de menor
tamaño que él, lo toca con la punta de sus tentáculos y, enseguida, lo abraza
con todo con su cuerpo. Quizás su instinto le diga que "eso" de color blanco
es comestible, aunque esto no parezca muy razonable cuando el objeto
abrazado es un trozo de bolsa de plástico o un trapo. Existen casi infinitas
modalidades para la captura del pulpo. Esto es así porque este animal
adopta los más variados comportamientos, prospera en los más diversos
hábitats y engulle los más dispares alimentos.
Puntal: Punta de tierra o cabeza de playa que se abre a una bahía o
ensenada.

Puntera: Es el último y más fino tramo de la caña de pesca.

Puño: Cualquier esquina o punta de la vela. Reciben asimismo diversos


nombres en función de dónde va sujeto: Puño de amura, de escota, de pena,
etc.

Pupa: Fase larval de los insectos de metamorfosis completa, que precede al


estado adulto.

Púrpura (Thais haemastoma): Célebre caracol marino de medianas


proporciones por obtenerse de su cuerpo la esencia del color que lleva su
nombre. Es un gran depredador y se alimenta principalmente de otros
moluscos.

- Qq -
Queche: Embarcación de dos palos, mayor y mesana. El de mesana suele ir
bastante a popa, y admite varios aparejos, aunque lo más habitual es que
ice mayor, mesana, trinquete y foques.

Quedada: Acción de quedarse el viento y la mar.

Quilla: Es la parte inferior del casco sobre la que descansa la estructura o


armazón de la nave. Sirve también para dotar a ésta de estabilidad.

Quimera (Chimaera monstrosa): Pez realmente feo, de régimen


bentónico, sin interés para la pesca.

Quirmó: gusano en caló.

Quisquilla (Leander aquilla): Todo buen aficionado reconoce su


importancia como cebo natural. Las quisquillas serán bien aceptadas
siempre, pero el problema que presentan es que, debido a su mínimo
tamaño, serán demasiado bien aceptadas, luego picarán muchos peces de
muy escasa talla, con los inconvenientes que esto nos puede deparar si
pretendemos otras capturas de mayor envergadura. La quisquilla debe ser
encarnada viva y entera (la cabeza, con sus antenas y sus ojos que brillan,
es muy efectiva), comenzando por la cola, para situar la punta del anzuelo lo
más cerca de la cabeza. Para hacernos con un puñado de quisquillas basta
con rastrear las zonas intermareales con un redeño o quisquillero. Suelen
ocultarse entre el verdín de las rocas y las algas del fondo. Si necesitamos
mayor cantidad, procederemos a cebar el redeño con trozos de pescado.
Respecto a la conservación del cebo capturado, lo mejor es meterlo en una
boina vieja llena de algas mojadas o en un saquito de gruesa tela o de
bayeta, siempre lleno de algas frescas y húmedas. Nunca utilizaremos
recipientes con agua de mar para conservar nuestro cebo (es un error
habitual que pronto produce la podredumbre del agua y la muerte y
corrupción de los animalillos cautivos), sólo algas mojadas, y se guardará en
un sitio fresco.

Quisquillero: Ver redeño.

Quisquillón: Ver camarón.

Quitavueltas: También llamado torniquete, emerillón, mosquetón etc. Es


una pieza compuesta de dos partes móviles de metal, que sirve para que el
sedal no coja vueltas, y donde generalmente se amarra el sedal por un lado
y el bajo de línea por el otro, convirtiéndose así en el enganche o punto de
unión entre los dos trozos de sedal.

Quitina: Sustancia que forma el caparazón de los artrópodos, a los cuales


pertenecen los crustáceos.

- Rr -
Rabil (Thunnus albacares): Llamado también atún de aleta amarilla (Yellowfin tuna),
es el más tropical de los túnidos. Puede medir 2 metros y el récord IGFA está en 176,3
Kg.

Rabiza: Ver puntera.

Rabosa: Ver babosa.

Rabosa de río: Ver blenio de río.

Rall: Especie de esparavel valenciano que se empleaba en la Albufera para la pesca


de mugílidos.

Ramoneadores (peces): Peces que obtienen su alimento (pequeños crustáceos,


moluscos, anélidos, etc.) mordisqueando y escudriñando las piedras de la escollera.
Raño: Es un rastro de mayores dimensiones y muy sólido. Está construido
íntegramente en metal y, en vez de manejarse a mano, se remolca desde la
embarcación. Está concebido para el marisqueo profesional.

Rapala: Es un nombre comercial de señuelos artificiales, pero, al margen de la famosa


marca, designa vulgarmente, por extensión, a los peces artificiales para pescar a cacea
o curricán, tanto en agua salada como dulce.

Rape (Lophius piscatorius): Pez cada vez más apreciado por su excelencia
gastronómica. De aspecto muy desafortunado, lleva una vida bentónica y carece de
interés deportivo.

Rascacio: Nombre genérico para referirse a varias especies de escorpénidos.

Rasco: Especie de volanta gigantesca cuyo uso debería estar prohibido en todo el
mundo. Según la ley, no puede medir más de 11 km. de longitud.

Raspallón (Diplodus anularis): Similar al sargo pero de menor tamaño. Sin interés
para la pesca.

Rasqueta: También conocida como rapa o rascadora, es una sencilla herramienta,


provista de un mango y una pieza dura y afilada de metal, que se emplea para arrancar
de la roca al percebe.

Rastrera (mosca): Es un artificial que trabaja a fondo o a media agua, y suele ir


precedido por una mosca seca en superficie. Las rastreras suelen ser moscas
ahogadas o ninfas y buscan al pez que se alimenta bajo la superficie.

Rastrillo: Existen varios modelos para la pesca artesanal, sobre todo de moluscos.

Rastro: Es un rastrillo metálico al que se le ha incorporado un copo o bolsa de malla,


con el fin de ir almacenando lo que se extrae del fondo.

Raya común: Ver pastinaca.

Raya mosaico(Raja undulata): Esta raya es inconfundible, pues las manchas


blanquecinas junto con las bandas que presenta, la caracterizan perfectamente. Por lo
demás, su modo de vida se asemeja bastante al de otras rayas, como la pastinaca o la
raya moteada. Es de comportamiento estrictamente bentónico, prefiriendo los fondos
de arena a cualquier otro. Vive a profundidades variables, a veces, sobre todo de
noche, en pocos metros de agua. Al contrario que otras rayas, como la pastinaca que
es ovovivípara, la raya mosaico es ovípara. Sus huevos, de aspecto rectangular, son
confundidos frecuentemente con los de la pintarroja.

Rechazar: Se dice que el pez rechaza cuando -sobre todo pescando con artificiales,
hace amago de atacar el señuelo-, pero, en el último segundo, no llega a metérselo en
la boca.
Red: Arte de pesca.

Red de barrera: Existen muchos modelos de redes de barrera. Generalmente son


trampas, simples o compuestas, que se arman en ríos o en playas con grandes reflujos
de marea. A menudo son artes fijas de carácter artesanal que van desapareciendo.

Red de cerco: Arte que trabaja rodeando los cardúmenes para luego apresarlos. Hay
dos tipos principales: las que apresan la pesca por enmalle cuando ésta intenta
escapar, y las que se cierran por abajo, formando una especie de embudo.

Red de deriva: Ver deriva (arte de).

Red de marea: Tipo de red de barrera que se cala en las playas. Ver red de barrera.

Redeño: Pequeña red enmarcada en un alambre y con mango de madera. Se emplea


para capturar pequeños crustáceos. De ahí que se conozca también por quisquillero.

Redondo (anzuelo): Tipo de anzuelo de forma redondeada, muy empleado en los


aparejos de altura por los profesionales. Daña menos al pez y es más fácil su
desanzuelado.

Refrescar: En la mar, cuando el viento aumenta, decimos que refresca.

Reig: Cat. Ver verrugato.

Rejón: Redecilla que se emplea para guardar la pesca viva. Se utiliza generalmente en
la pesca de ciprínidos.

Relinga: Amarra resistente que sostiene los corchos o los plomos del arte. A su vez,
sirve de remate a la malla./ Cabo que remata las velas. Suele ir cosido a éstas en su
parte inferior.

Renacuajo: Estadio de la metamofosis antes de convertirse en rana.

Reo (Salmo trutta trutta): Es un salmónido cuya clasificación sigue suscitando


polémica, pero que la mayoría asigna a una subespecie de la trucha común. En USA
se encuentra también un reo de trucha de arco iris llamado steel head (cabeza de
acero). Estas truchas pasan parte de su vida en la mar y parte en el río, sin que esté
claro el tiempo ni la frecuencia con la que realizan sus migraciones. Cuando se pescan
en la costa o cuando acaban de entrar al río su librea es más plateada. Suelen tener
mayores proporciones que las otras truchas no migratorias. También conocido por
trucha marisca o de mar, es un pez anádromo que habita los ríos de la Cornisa
Cantábrica. Aunque generalmente se acepta que se trata de una subespecie de la
trucha común de río, este juicio no es universal. Así, tenemos ictiólogos que opinan
que se trata simplemente de una variación de esta última, pero también encontramos
la opinión contraria. El reo, aparte del color plateado característico de su estancia en la
mar, suele ser más esbelto que sus hermanas de agua dulce y generalmente de mayor
tamaño. A su vez, pese a que el método de pesca y el equipo empleado sea el mismo
para la trutta trutta y la fario, el reo ataca ciertas moscas y señuelos que desdeña la
fario. También muestra patrones de conducta en el río que difieren de la fario.
Respecto a su estancia en la mar, nadie sabe con certeza cuánto tiempo está, cuántas
veces regresa al río, o cuándo lo abandona. En realidad, todo son conjeturas con más
o menos fundamento. No parece haber un patrón fijo, sino que, creemos, depende de
cada individuo y de las condiciones que presenta el río.

Resaca: Corriente circular que se genera en las playas y otros sitios costeros.

Retel: Es un pequeño arte de uso artesanal y deportivo que se emplea para la captura
de crustáceos de escaso porte, como quisquillas, quisquillón o cangrejos. Se utiliza
lastrado y cebado.

Rezón: Arpeo o ancla de pequeñas dimensiones, con cuatro uñas y sin cepo.

Ribera: Lugar lindante con la orilla de la mar o del río.

Ribereño: Perteneciente a la ribera, habitante de ese lugar.

Riñonada: En el argot de los montadores de moscas artificiales, se emplea este


término para referirse a las plumas procedentes de la espalda de los gallos. Son unas
de las más importantes para la confección de moscas.

Rizada: La mar se riza por efecto del viento, con lo que diremos que está rizada
cuando, por este motivo, se forman pequeñas olas en superficie.

Rizo: Es un pequeño cabo que, pasado por el ollao de la vela, sirve para disminuir su
superficie. Hablamos de tomar un rizo, cada vez que, con este sistema, retengamos
parte de la lona amarrada y, consiguientemente, reduzcamos la superficie de la vela.
Se emplea cuando las condiciones excesivas de viento, aconsejan esta práctica.

Robador: Ver ancorita.

Robaliza: Ver lubineta.

Róbalo: Ver lubina.

Robar: Clavar un pez por un lugar distinto a la boca.

Robo (pesca al): Es la que se practica con varios grampines o ancoritas que se lanzan
sobre los cardúmenes compactos de peces, con intención de engancharlos. Si usted
ha pensado ponerla en práctica, no lo haga. Piense en que por cada pez cobrado,
habrá dejado docenas malheridos.

Rodado (lance): En este lance, el pescador de cola de rata proyecta hacia


delante el bucle. Se emplea este lance cuando no tenemos espacio detrás
para ejecutarlo.
Roubaisienne (caña): Este nombre procede de la ciudad belga Roubaix y designa una
caña que es la antecesora de las modernas enchufables que se usan para la pesca al
Coup. Es una caña rígida, de más de 5 m. de longitud y varios tramos desmontables.
En la puntera (generalmente rígida) lleva un elástico para amortiguar las sacudidas del
pez.

Rodaballo (Psetta máxima): Se le distingue claramente de otros peces planos por su


forma casi circular y su piel oscura y verrugosa. Habita lechos planos con predominio
de arena y zonas mixtas. Es una de las especies más apreciadas, sobre todo por su
altísima calidad gastronómica. Sin embargo, debido a su imprevisibilidad y a que muy
raramente presenta comportamientos gregarios, no es objeto de una pesca específica.
Se reproduce en aguas costeras durante los meses de verano y su puesta suele
alcanzar varios millones de huevos, que luego se convertirán en larvas pelágicas. Por
lo general, el rodaballo, como el resto de los peces planos, es considerado como una
especie destinada a la pesca comercial, propicia para las artes de arrastre. Pero esto
no quiere decir que no pique a un cebo bien presentado, si éste cumple con los
requisitos de descansar sobre el fondo y ofrecer una carnada de su gusto. Lo mejor
suele ser encarnar un anélido en un pequeño anzuelo. La gusana de coco suele ser
excelente, así como la americana o la de rosca. Asimismo, el cangrejillo de arena o
galera puede depararnos agradables sorpresas. Los aparejos serán siempre de fondo,
y lo más habitual para el aficionado que pretende capturarlo es practicar la modalidad
de surf casting. Para ello, no es necesario lanzar a grandes distancias ni en zonas muy
profundas, pues el rodaballo vive en cotas variables de profundidad, desde varias
decenas -e incluso centenas- de metros, a menos de una braza. Una característica que
presenta es que, si es descubierto, puede incluso ser atrapado con las manos
desnudas, debido a su escasa movilidad. Si se desplaza, bastará con seguirlo unos
pocos metros, para volver a encontrarlo posado en el fondo. Su distribución en
nuestras costas es tan amplia como irregular.

Roda: Pieza curva y fuerte que constituye la base de la proa de la nave.

Rodofíceas: Nombre genérico para designar a las algas de color rojo.

Rolar : Cambiar de dirección el viento. En lenguaje marinero, el viento no gira, sino


que rola.

Rosario: Modelo de palangre vertical, tradicionalmente usado para la pesca de


caballas y similares.

Rubio: Ver arete.

Ruciagar: Ver robar.

Ruciagón (pesca al): Ver pesca al robo.

Rumia: Morralla, peces pequeños e inservibles.


Rutilo (Leuciscus rutilus, Rutilus rutilus): Ciprínido muy abundante en
Europa, apenas introducido en España.

- Ss -
S: Inicial de sinking. Palabra inglesa que, adjunta a las características del
señuelo artificial o de la línea, indica que no flota, es decir, que trabaja
sumergida.

Sábalo: Pez cupleiforme, como la sardina y el arenque, tiene la


particularidad de ser anádromo, es decir, que remonta los ríos para desovar.
Su carne es muy apreciada y, no hace tanto tiempo, era una captura
frecuente en la desembocadura de los grandes ríos, pero la sobreexplotación
y la contaminación han conseguido exterminarlo o hacer rara su presencia
en muchos de sus biotopos preferidos, en los que fue muy abundante en un
pasado cercano.

Saboga: Ver alosa.

Saburnino: Eusk. Ver salvario.

Saburrar: Lastrar la embarcación con arena o con piedra.

Sacabuche: Pequeña bomba de achique de acción manual.

Sacadera: Es una pequeña red enmarcada y con mango que se utiliza para
sacar a los peces del agua, evitando que se suelten o que se rompa la línea.

Salabardo: Pequeña red enmarcada y sujeta con un palo o mango. De


mayores dimensiones que el redeño.

Salabre: Ver sacadera

Salema: Ver salpa.

Salmón atlántico (Salmo salar): Salmón migratorio que habita


únicamente ciertos ríos de la Cornisa Cantábrica. Escasea bastante, pese a
los muchos esfuerzos en pro de su conservación que comienzan a dar
tímidos resultados. Se pesca con mosca artificial, con cucharilla y, en
algunos sitios, con cebo. Es, sin duda, la joya dulceacuícola de la Península.

Salmón del Danubio: Ver hucho.


Salmonete de fango (Mullus barbatus): Su librea es gris con reflejos
metálicos plateados o casi negros, mientras que el de roca exhibe vivos
colores rojos, naranjas, amarillos o fucsias. También podemos diferenciarlo
por la forma del morro, mucho menos achatada en el de roca. No es
apreciado ni alcanza un tamaño representativo. Además, el salmonete de
fango frecuenta mayores profundidades, por lo que no es habitual su captura
por parte de los aficionados.

Salmonete de roca (Mullus surmuletus): Pez que gusta de merodear por


todos los lechos "blandos" -ya sean de arena, de fango o mixtos- incluso con
muy poca profundidad. El salmonete nunca alcanza un gran tamaño y una
pieza que supere 1 kg. peso es algo excepcional. Además, ya señalamos que
su boca no es fuerte, aunque sí relativamente grande comparada con su
tamaño, por lo que la elección del anzuelo no planteará problemas. En
realidad, casi cualquiera le va bien. El bajo de línea tampoco debe ser muy
largo y con algo menos de una braza será más que suficiente. El salmonete
no es un pez muy exigente en este sentido, y un bajo tirando a corto evitará
enredos, en caso de pescar en aguas poco profundas o con la mar revuelta.
Así que, con un aparejo muy simple (plomo, quitavueltas, anzuelo) nos
arreglaremos bien, sin que debamos utilizar materiales caros o sofisticados.
La caña que usaremos puede ser una de las más corrientes que existen en el
mercado. El único requisito que debe cumplir es que la puntera sea lo
suficientemente sensible para detectar la picada. Sólo acepta cebos blandos
provenientes de invertebrados y no todos. Lo mejor consiste en emplear
anélidos de casi cualquier tipo, tanto da que sea gusana de rosca, de arena o
serrín, americana, coreana, gusano rojo, etc. Todos los gusanos marinos le
encantan, por lo que será el mejor cebo que podemos ofrecerle.

Salmónidos: Los salmónidos son peces carnívoros, muy voraces, fuertes y


luchadores en el anzuelo, a la par que sabrosos en el plato. Se consideran
peces de agua dulce, aunque muchos de los miembros de esta familia
posean líneas genéticas susceptibles de vivir y prosperar en el medio marino
y, por lo general, la norma es que casi todos los salmónidos -salvo especies
como el hucho o el salvelino- migren ocasionalmente o periódicamente al
mar, aunque el desove se produzca siempre en tramos oxigenados de agua
dulce. La familia de los salmónidos se reparte por casi todo el planeta y en
nuestra península cuenta con diversas especies -tanto autóctonas como
foráneas- que son siempre objeto de pesca deportiva. Los más emblemáticos
son el salmón y la trucha en sus distintas variedades.

Salobre: En sentido técnico, agua que contiene más de 0.5 y menos de 30


gramos por litro de sales totales disueltas. En sentido ecológico, hábitats
caracterizados por una mezcla de aguas dulce y salada (por ejemplo,
estuarios), una disminución de salinidad, en mares interiores, o un
incremento de salinidad, en lagos.

Saltona (mosca): Es una mosca seca que trabaja en superficie en aparejos


de varias moscas. Se denomina así, porque su misión es dar pequeños
brincos, atrayendo y moviendo a los peces. Generalmente, lleva debajo una
mosca ahogada o una ninfa que hace de "rastrera". También puede llevar
otra seca en punta.

Salvariego: Ver salvario

Salvario (Trachinus araneus): Este traquínido, como todos los miembros


de la familia, vive en lechos arenosos y es un voraz predador. Permanece
casi todo el día semienterrado o posado sobre el fondo, sin moverse,
acechando cualquier presa que se ponga a tiro. Pertenece a una familia
ampliamente difundida en todas nuestras costas y que consta de varias
especies muy semejantes entre sí. De hecho, como ocurre con los mugílidos,
la gente de cada zona les asigna un único nombre a todos los representantes
de la familia, tal es su parecido y sus análogas pautas de conducta. Dada su
voracidad, son presas comunes de los aparejos de fondo y muchos son los
pescadores novatos que los agarran para desanzuelarlos y sufren su
dolorosísima picadura. Estos son los peces más venenosos que tenemos en
nuestras costas y sus radios espinosos, tanto de las aletas dorsales como
pectorales, están llenos de un veneno de singular virulencia. Esta familia de
peces pica a muchos bañistas todos los veranos. A veces permanecen en
fondos someros, semienterrados en la arena, y pisarlos es sinónimo de
grave picadura. Debemos tratarla con amoniaco cuanto antes, que es el
mejor remedio.

Salvelino (Salvelinus fontalis): Salmónido que, pese a los intentos, no ha


llegado a aclimatarse salvo en algunos puntos muy concretos de nuestra
geografía. Se pesca igual que la trucha común.

Sama: Ver dentón. Se usa en Canarias y otros lugares.

Sama de pluma (Dentex gibbossus): Se distingue del Dentex dentex por


poseer los dos primeros radios de la ateta dorsal muy cortos y los dos
siguientes muy largos, desproporcionados, a los que debe su nombre vulgar.
También se le reconoce por presentar una mancha característica al final de
la aleta dorsal. Es prácticamente inexistente en el Cantábrico y su
distribución es acaso más meridional que la del dentón, llegando hasta
Angola.
Samarugo (Valencia hispanica): Ciprinodóntido ibérico endémico sin
ningún interés pesquero, pero de gran importancia faunística. Es uno de los
peces más amenazados del planeta.

Sangre (nudo de): es quizás el nudo más empleado para empalmar dos
líneas. Todo un clásico que el pescador debe saber dar correctamente.//2.
Cebo tradicional de agua dulce, una vez coagulada y en porciones.

Sapo: Ver rape.

Sard: Cat. Ver sargo común.

Sardina (Sardina Pilchardus): Este cupleiforme tan conocido se pesca


únicamente con red, de ahí que, en la pesca deportiva, su principal interés
sea su utilización como carnada. La sardina es un cebo tradicional que nunca
ha perdido vigencia. Y es que la modesta pero siempre efectiva sardina tiene
mucho a su favor: primero, su precio y su amplia distribución, lo que
posibilita un acceso fácil para cualquier aficionado; y segundo, su
demostrada capacidad de atracción, que consigue gracias a un penetrante
aroma. Entre los defectos que pudiera presentar, se cuenta el de su poca
consistencia en el anzuelo como principal inconveniente, y el de no ser
demasiado efectiva si tratamos de capturar pequeños peces de escollera,
como los lábridos, que entrarán mejor a los anélidos, o a pequeños
crustáceos como las quisquillas. No obstante, para la mayoría de los peces,
en especial los de cierta envergadura y todos los pelágicos, la sardina
constituye un cebo fantástico, siempre recomendable, especialmente para
los aficionados a la pesca nocturna.

Sargo breado (Sargus cervinus, Sargus trifasciatus, Diplodus


trifasciatus): Es, sin duda, el que más diferencias presenta dentro de la
familia de los sargos, sobre todo en cuanto a hábitos se refiere. El cuerpo
aparece, como en el resto, ovalado y comprimido, pero en su estado adulto
el perfil es ligeramente convexo, sin llegar a formar una giba como en el
género Dentex.

Si bien su silueta es parecida a la de las otras especies con las que se halla
estrechamente emparentado, su librea carece del manchón oscuro en el
arranque de la aleta caudal, y gruesas bandas color chocolate -que no suelen
superar la media docena- se extienden a lo largo de su cuerpo, sobre un
fondo en el que se mezclan los tonos plateados con reflejos de oro viejo.
También su dentición difiere de la de los demás sargos: Los molares son
muy pequeños en comparación y se encuentran separados de los incisivos,
que son grandes y adelantados. Acostumbra vagar, cada vez más solitario a
medida que crece, por fondos tranquilos de arena y fango, evitando las
zonas con mucha piedra y fuertes corrientes que se cuentan entre las
favoritas de los otros sargos. Tampoco es un pez que guste de las paredes
batidas por el oleaje, ni busca sus presas entre la resaca y la espuma.
Parece ser el más vulnerable de los sargos, y su presencia resulta muy
escasa en muchas zonas. Sin embargo, en los tramos de costa protegidos es
más bien abundante y podemos encontrar ejemplares de gran tamaño, todo
lo contrario que en las zonas sobre-explotadas, donde otros sargos
prosperan. Aunque en sus periodos juveniles lo encontremos mezclado con
otros pequeños sargos, -comunes, picudos y mojarras- incluso formando
bálamos de pocos individuos muy cerca de la orilla, con la edad se torna
solitario y desciende a mayores profundidades, que suelen oscilar entre los
30 y los 100 m. en su etapa adulta. Una vez preso en el anzuelo, presenta
una feroz batalla, en consonancia con el resto de los miembros de la familia.
Su carne es, asimismo, muy apreciada, y, para muchos, la mejor de entre
todos los sargos.

Sargo común (Diplodus sargus, Sargus rondelettii, Sargus sargus):


Como su propio nombre indica, resulta ser el más común, y, tras el real o
breado, el que mayores proporciones alcanza. De cuerpo ovalado y
comprimido, su librea es plateada con predominio de las oscuras bandas
verticales que recorren su cuerpo y se van difuminando a medida que
descienden hasta la zona ventral. La aleta caudal es un poco más robusta y
ahorquillada que en otros sargos. Llega a alcanzar dos kg. de peso, aunque
los mayores ejemplares suelen estar hechos una pena: flacos, descoloridos
y, a veces, se observan individuos a los que les faltan varias incisivos. La
mancha negra que presenta en el pedúnculo caudal no llega a converger en
su parte inferior. Reputados autores señalan la presencia de una subespecie
endémica mediterránea (Diplodus sargus sargus) que se diferenciaría de la
cantábrica (Diplodus sargus cardenatti) porque, en los ejemplares de mayor
edad, desaparecerían las bandas transversales. Vive a profundidades
variables que oscilan entre 1 y 50 m. aunque lo más frecuente es que lo
hagan en la cota que comprende los 2 y los 20m., donde la luz es abundante
y encuentra gran cantidad de nutrientes. Entre sus alimentos favoritos se
encuentran los pequeños crustáceos, como los cangrejillos de todo tipo, las
quisquillas, los camarones, el cangrejo ermitaño, las pulgas de mar,
etcétera, y los moluscos, gasterópodos y bivalvos. También le encantan
todos los anélidos, como el gusano de rosca, la americana, la coreana, el de
serrín, el rojo, de fango, tita, nadadora, etcétera. También come trozos de
pescado o de cefalópodos -sobre todo en invierno y a fondo- y, en general,
cualquier alimento de origen animal susceptible de ser hallado en su medio,
tanto vivo como muerto. El sargo común -como casi todos los demás sargos-
se desenvuelve con suma maestría en las aguas muy batidas, cerca de las
rocas y la rompiente, en la que caza y se muestra muy activo.

Sargo imperial: Ver sargo breado.


Sargo picudo (Diplodus puntazzo): Mucho más escaso que otros sargos y
sin demasiado interés pesquero, se distingue claramente de los demás por
su particular boca, que le da el nombre.

Sargo real: Ver sargo breado.

Sart: Cat. Ver sargo común.

Seitó: Cat. Ver anchoa.

Selabre: Ver sacadera

Seno (de sedal): Es la curva que traza el sedal en el aire o sobre la


superficie, una vez el aparejo en el agua.

Sentina: Interior del casco de la nave.

Sepia (Sepia officialis): Este cefalópodo decápodo es muy común en todas


nuestras costas, pese a la persecución implacable que sufre. Sin embargo,
su gran capacidad de adaptación le asegura su permanencia en zonas muy
castigadas de nuestro litoral. La sepia o jibia puede vivir en todo tipo de
fondos, desde los desiertos lechos de arena a los más ariscos y rocosos,
pasando por los fondos mixtos o las praderas de algas, como la posidonia.
Aunque, como todos los cefalópodos, eminentemente nocturna, se alimenta
también durante las horas diurnas si se le presenta la ocasión. Su voracidad
es inaudita y con su fuerte pico -que nos recuerda al de un loro- será capaz
de destrozar un duro cangrejo o el pez más resistente. Se pesca
mayoritariamente con redes de arrastre, pero también es susceptible de ser
apresada mediante aparejos más artesanales y deportivos. Lo más común es
el empleo de guadañas o poteras, pero también podremos hacerlo con un
pececillo natural. Entre las muchas técnicas que podemos emplear, destaca
la antiquísima pesca con hembra. Se lleva a cabo en la época reproductiva,
durante la primavera o al comienzo del estío, y, como señuelo se emplea
una hembra viva. Amarrada a un cabo fino o a un sedal, se la pasea por
aguas tranquilas a poca velocidad. Lo mejor es llevar la embarcación a remo
y proveerse de un amplio salabre o sacadera. Cuando la hembra es
detectada por un macho, éste la agarrará con sus tentáculos y lo podremos
traer hasta la embarcación, donde le espera el salabre. Una vez a bordo,
devolvemos la hembra al agua, para acechar al siguiente macho.

Serrá: Cat. Ver cabra.

Serránidos: Constituyen una familia de peces depredadores, con boca


ancha y fuerte, y de gran valor culinario. Entre sus numerosas especies se
cuentan peces de pequeña talla como las cabrillas, o gigantes como algunas
chernas tropicales que superan con creces 100 kg. Sin embargo, en nuestras
aguas, los serránidos más destacables en lo que respecta a la pesca
deportiva son la lubina o róbalo -con su pariente cercano, la baila, que es
como la lubina pero con algunos puntos o motas y de menor tamaño-, el
mero, la cherna y la cabrilla.

Serrano: Ver tordo.

Serreta: Ver abadejo.

Serrucho: Ver bonito.

Servia: Cat. Ver anjova.

Serviola (Seriola dumerili): Esta especie es conocida como lecha o pez


limón. Su morfología es muy similar a la del palometón. Es alargado,
fusiforme y un poco comprimido. Desde la boca hasta la cola tiene una
banda de color dorado, como las manchas de la cabeza, de ahí que se le
llame también como pez limón. De régimen pelágico, es un tremendo
luchador y se pesca tanto deportiva como profesionalmente.

Sextante: Instrumento de navegación. Suele y debe ir acompañado de


tablas.

Silla de combate: Silla específica para el big game o cacea de altura, en la


que se sienta el pescador para luchar contra el pez.

Siluro (Siluros glanis): Enorme predador aclimatado en algunos puntos de


nuestro país (Mequinenza, río Ebro, etc.), que supera el centenar de kilos.
Su pesca cuenta con bastantes entusiastas y se suele realizar con fuertes
cañas de mar y aparejos cebados con anguila viva.

Sinking: Ver "S".

Sipia: Cat. Ver sepia.

SL: Iniciales que corresponden a Shooting line, es decir, línea con el peso
adelantado concebida para largos lanzados.

Socaire (socairado): En la mar, se dice que algo o alguien está al socaire o


socairado cuando se encuentra en la parte resguardada del viento.

Softbaits: Señuelos blandos, generalmente vinilos o similares.

Solla: Ver platija.


Sonda: Instrumento para conocer la profundidad y el relieve del fondo.

Sotavento: La parte opuesta de donde viene el viento con respecto a un


punto.

Spent: Término anglosajón para designar al imago que, después de poner


los huevos, muere y es arrastrado por la corriente.

Spinnerbait: Señuelo compuesto destinado a la pesca del bass. Consta de


una o varias cucharillas, una pequeña brazola metálica y un pulpito o similar
que esconde la ancorita.

Spinning: Lance ligero con señuelos.

ST: Iniciales que corresponden a shooting taper. Ver cabeza lanzadora.

Stay: Cable de acero trenzado o similar que sujeta la jarcia al casco.

Steel head: Reo de arco iris.

Streamers: Señuelos artificiales que suelen representar moscas de fantasía,


muchas de ellas muy imaginativas, que se asemejan a pequeños monstruos
peludos y vistosos.

Subimago: Fase de la metamorfosis de las efémeras entre la ninfa y el


imago o estado adulto, que se caracteriza por ser de colores más apagados
que el imago.

Sumilla: Eusk. Ver línea madre.

Supralitoral (estrato): Llamamos así a aquella zona que marca el límite de


la pleamar. Generalmente sólo es salpicada por las olas, aunque
ocasionalmente sea barrida por las tempestades y los grandes oleajes que
coinciden con las mareas vivas y los vientos provenientes de la mar. Se da,
por consiguiente, una gran concentración salina y mucha diferencia térmica,
y es quizás la más pobre desde un punto de vista biológico. En este lugar
prosperan algunos líquenes, varias especies de bígaros y algún crustáceo,
como el cangrejo zapatero o corredor (Pachyprasus marmoratus) y la
cochinilla de mar (Ligia oceanica).

Surf casting: Técnica de pesca que, en origen, significa lanzado a la


rompiente. Por extensión se emplea para designar al lanzado pesado en
playas y arenales.
- Tt -
Tabernero (Ctenolabrus suillus): Pequeño lábrido que no presenta mucho interés
para la pesca. De costumbres y aspecto similar al resto de los lábridos.

Tabla: Llamamos así a la parte del río cuyo fondo, generalmente de piedra y liso,
remansa la corriente. En algunos casos, estas tablas forman planos inclinados donde
se alcanzan profundidades muy superiores a la media de ese río en otros tramos
aledaños.

Tablilla: Como indica su nombre, es una pequeña tabla de unos 25 cm. de largo por 5
cm. de ancho, a la que se amarra por el centro un cabo de 50 cm. de sedal muy
resistente, con un fuerte anzuelo. En este sedal se pondrá también un trozo de goma
-como de llanta de bicicleta o similar- amarrado más en corto para que aminore los
violentos tirones del pez preso. Se ceba con grandes cangrejos de los más duros y
resistentes, y se entierra en la arena durante la bajamar. Cuando suba la marea y los
peces de roca se internen buscando su alimento en estas zonas, encontrarán el
cangrejo y quedarán presos en la tablilla, que, si está correctamente enterrada,
soportará una fuerza de muchos kilos sin ceder al empuje.

Tacto (pesca al): Sinónimo de pesca a pulso, es decir, pesca a media agua sin
emplear flotador.

Takarta: Eusk. Ver faneca.

Tallams: Cat. Ver anjova.

Talón: Llamamos así a la empuñadura o parte baja de la caña. Existen diversos


talones que nos darán una idea de para qué está concebida la caña y cómo ha de
manejarse. Por ejemplo, las cañas de mosca suelen tener un talón adaptado para su
uso con una sola mano, pero en algunas de salmón encontramos talones "de
combate", pensados para ser asidos con ambas manos.

Tana: En la costa de Murcia y otras zonas aledañas, se denomina así a la guarida o


refugio del pez.

Tangones: Son varas largas que se colocan a ambos lados de la embarcación, por las
bandas de babor y de estribor. Sirven para separar del casco los sedales de las cañas
cuando se pesca a cacea y evitar así enredos en las líneas. También se conocen
popularmente por su nombre en inglés: "outriggers".

Tanqueo: Se conoce por este nombre a la pesca artesanal de túnidos con varas, que
llevan a cabo los profesionales. Es una pesquería específica del Cantábrico. Estas
varas llevan una línea cebada con pez vivo, generalmente parrocha o bocarte.

Tarrafa: Variante de la jareta o cerco de jareta.


Tejadillo: Alas casi cerradas de montaje de moscas que simulan un pequeño tejado.

Telescópica (Caña): Caña de pescar con esta disposición. Puede tener anillas o no.

Tembladera: Ver torpedo.

Tenca (Tinca tinca): Pez muy común en toda Europa. Habita los fondos de estanques
y pantanos, a veces con muy poco oxígeno y fuertes variaciones térmicas. Se pesca
con aparejos de fondo. Es un pez desconfiado y no muy apreciado por su frecuente
sabor a barro.

Tensor (del sedal): Artilugios varios -básicamente contrapesos, ballestas y péndulos-


que sirven para avisar de la picada. Se emplean en la pesca a fondo de grandes
ciprínidos y funcionan, bien absorbiendo el hilo sobrante en el momento en que éste se
afloja o bien, cuando el pez saque hilo, elevándose, activando en cualquier caso la
alarma.

Terminal: Tramo final de la línea de pesca. Suele ser una hijuela o bajo de línea.

Terral: Viento proveniente de tierra.

Teta: Ver actinia.

Tiburón: Nombre genérico para muchas clases de escualos.

Tija: Es la pata del anzuelo, es decir, su parte recta.

Tildal: También llamada zona eulitoral, hace referencia a la parte la costa que
permanece sumergida durante la pleamar y que queda en seco con la bajamar.

Timón: Parte de la nave con la que se gobierna la misma.

Timón de fortuna: timón improvisado o de emergencia, al que se recurre cuando por


avería no se puede usar el timón. Suele hacerse con un remo.

Tita (Sipunculus Nudus): Cebo muy apreciado en la pesca al lanzado


pesado en la mar. Muy resiste y válido para todas las especies litorales.

Tollo: Ver cazón.

Tordo(Labrus tordus): Es de menor tamaño que el durdo o maragota, al cual se


parece, y no presenta tanta variación en la coloración de su librea, que suele ser
verdosa o parda, algunas veces recordándonos frisos escoceses. Vive a poca
profundidad y muerde con decisión el anzuelo cebado con gusana o quisquilla. Lo
podemos atrapar con aparejos ligeros de fondo o de flotador con el suficiente calado,
como al resto de los lábridos. Pica con decisión y es una presa habitual de los niños
que depredan en los puertos y escolleras. El único requisito es que los anzuelos sean
pequeños, acorde con el tamaño de su boca. Sus carnes no son muy apreciadas
culinariamente, pues, aparte de tener muchas espinas, son blandas, insípidas y con
tendencia a la rápida descomposición, aunque esto no quita para que sean
comestibles.

Torniquete: Ver quitavueltas.

Torpedo (Torpedo marmorata): Sin interés para la pesca. Puede ocasionarnos


violentos calambrazos.

Trasmallo: Ver tresmallo.

Tremielga: Ver torpedo.

Trenzado: Bajo de línea tradicional para la pesca a mosca. Su grosor es descendente:


se empalma a la cola de rata por su parte más gruesa y al terminal de sedal por su
parte más fina.//2. Sedales de última generación que, a igual diámetro, ofrecen más
resistencia, menos memoria y menor elasticidad que la mayoría de los
monofilamentos. Sin embargo, muestran más propensión a partir por los nudos.

Tresmallo: Arte que se caracteriza por constar de tres paños superpuestos, de los
cuales, el más exterior, es de malla más ancha que los de los del interior, de menor luz.
De esta forma, se consigue que el pez entre en el arte y ahí se malle.

Tricópteros: Orden a la que pertenecen varios de los insectos más comunes en los
cursos de agua y preferidos por los peces. Son alargados y frágiles, y constituyen la
mayoría de las imitaciones de la pesca a mosca.

Tridente: Arpón con tres puntas provisto de un mango de dimensión variable, que se
emplea de modo artesanal para capturar peces planos y escorpénidos, debido a su
inmovilidad.

Triku: Eusk. Ver erizo de mar.

Trimarán: Nave con tres cascos, generalmente de vela.

Troel: Ver salabardo.

Trompo (Calliostoma zyziphinum): Caracol de mar de pequeñas dimensiones y bello


colorido, con una característica forma que le da nombre.

Trucha arco iris (Salmo gairdneri): Originaria del continente americano, su presencia
en nuestro país es fruto de una introducción poco afortunada, pues esta especie no ha
conseguido adaptarse totalmente a los cursos ibéricos, y son muy escasos los
ejemplares que se reproducen libremente en nuestras aguas; sin embargo, ha sido
acusada con frecuencia de desplazar a la autóctona, aunque sin demasiadas
evidencias científicas. Vive en el curso medio de los ríos, en la zona de transición entre
la zona de las truchas comunes y la de los barbos, y es capaz de sobrevivir en aguas
más degradadas que su colega autóctono, así como de soportar mayores
temperaturas y menor oxigenación. La trucha de arco iris se emplea mayoritariamente
en piscicultura, tanto para el consumo humano como para la repoblación de tramos de
pesca y de cotos intensivos. Algunos de estos cotos se repueblan varias veces por
temporada con ejemplares adultos, -acostumbrados al pienso de la piscifactoría- que
atacarán a cualquier aparejo y a cualquier cebo. Las repoblaciones hechas con
alevines darán como resultado ejemplares menos oportunistas, y con mayor valor
deportivo y gastronómico por razones obvias. Se diferencia sobre todo de la trucha
común o autóctona en una banda irisada con múltiples puntitos negros (nunca
manchas rojas) y colores de fantasía a los que debe su nombre. Por lo demás, es
bastante semejante.

Trucha común (Salmo trutta): Como muchos otros miembros de la familia de los
salmónidos, la trucha común hace gala de una amplia variedad morfológica, que se
traduce en una gran diversidad de libreas y formas, cambiando éstas en función de la
procedencia geográfica, alimentación, edad, etc., aunque mantenga muy similares sus
líneas genéticas. Freza en invierno y busca para ello los regatos y zonas altas de los
ríos, para, una vez consumado el desove, volver a sus lugares habituales. Dentro de lo
que conocemos como trucha común ibérica, se hace a menudo la distinción entre dos
subespecies: la trucha común (Salmo trutta fario) y el reo o trucha marisca (S. trutta
trutta), que sólo encontramos en los ríos de la cornisa cantábrica, sobre todo en
Asturias y Galicia, y que pasa una parte variable de su vida en aguas costeras. La
trucha común y el reo se pescan con diversos aparejos y técnicas, comunes también
para la trucha de arco iris y proporcionales para el salmón. Podemos usar caña de
látigo con mosca seca, que es quizás la variedad más emocionante y deportiva, pero
un poco complicada para el pescador inexperto. En cualquier caso, deberemos buscar
ríos poco contaminados de aguas frías y oxigenadas -cualquier curso no degradado de
montaña- en los que la presencia de salmónidos esté asegurada. En caso de pescar
con cebo natural, lo mejor será encarnar con lombrices si ha llovido recientemente, o
con los insectos que pueblen la ribera del río a batir. Su distribución abarca toda la
Península, aunque en la mitad sur sólo se encuentra en cantidades apreciables en los
cursos de montaña. Su talla es muy variable y puede llegar en casos excepcionales
hasta los 10 kg. Respecto a su fecundidad, se estima entre los 1.400 a 1.700 huevos
por cada kilo de la hembra.

Trucha de fontana: Ver salvelino.

Trucha de lago (Salvelinus namaycush): Inexistente en nuestro país, la


trucha que llamamos "de lago", es una común adaptada a este entorno.

Túnidos: Familia de peces predadores pelágicos que cuenta con muchos miembros
muy apreciados por las pesquerías comerciales de todo el mundo. En nuestra
geografía los más comunes son el bonito, el atún rojo, listado, etc., que se consumen
tanto frescos como en conserva.

Txalupa: Bote o pequeña embarcación.


Txamarra: Eusk. Ver nécora.

Txangurro: Eusk. Ver centolla.

Txapasta: Eusk. Sargo pequeño.

Txelba: Eusk. Ver pargo.

Txibilitu: Eusk. Ver gallano.

Txipirón: Eusk. Ver calamar.

- Uu -
Uñas (del ancla): Son los extremos de los brazos del ancla, que suelen
hacer de punto de agarre.

Uptide: Tradicional modelo de anzuelos, bastante robustos y generalmente


forjados, que se emplean para encarnar cebos voluminosos.

Urodelos: Orden de los anfibios que se caracteriza por poseer "cola"


durante su existencia adulta, como los tritones y las salamandras.

- Vv -
Vadear: Cruzar, a través del agua, un cauce.

Vadeador: Pantalón con o sin botas incorporadas diseñado para vadear.

Vaguada: La parte más profunda de un valle, que marca el cauce natural de


las aguas.

Vaqueta: Ver picón.

Varenga: cada una de las costillas de la embarcación

Varar: Tocar tierra o fondo, impidiendo el movimiento de la embarcación.

Vedado: Prohibido pescar.


Vejiga natatoria: Es un órgano interno que poseen muchos peces,
fundamental para controlar la natación y para poderse mantener quietos a la
profundidad que deseen, o bien ascender o descender sin esfuerzo.

Veleta: Flotador sensible. Especialmente, reciben este nombre los de tipo


ahusado, que se emplean para pescar en aguas calmas o remansadas.

Velo: Ver mediomundo.

Ventolina: Brisa suave.

Ventrol: antiguo arte catalán para pescar anguilas.

Ver de vase: En castellano sería "gusano de lodo", en realidad unas larvas


de la familia de los quironómidos, que habitan charcas y lodazales con
abundante materia orgánica en descomposición. Constituye uno de los cebos
típicos del pescador de ciprínidos.

Verada: Cat. Ver mojarra.

Verdel: Ver caballa.

Verderols: Cat. Ver pez limón.

Verdín: Algas diminutas que hacen las rocas del litoral resbaladizas.

Verga: Palo al que se asegura el gratil de la vela.

Verrugato (Sciane cirrhosa): Esciénido que puede alcanzar un gran


tamaño. Muy escaso en nuestras aguas, pero de gran interés para la pesca
deportiva.

Vidriada: Ver mojarra.

Vieira (Pecten maximus): delicioso bivalvo, objeto de una pesquería


específica.

Vinilos: Se denominan así los señuelos fabricados con este material, aunque
algunos de ellos reciban nombres exclusivos. Los vinilos más típicos son los
serpentiformes, que se semejarían a una anguilita o a una gruesa lombriz
(no obstante reproducen también salamandras, pececillos, cangrejos etc.). A
menudo se "cosen" o se anzuelan en un jig para darles el peso y las
propiedades natatorias adecuadas. Son muy eficaces para casi todas las
especies predadoras, aunque su práctica más difundida sea para la pesca del
bass, especie sobre la que depreda sin clemencia; sin embargo, también han
dado magníficos resultados con especies marinas, por lo que se recomienda
que, cuando insidiemos a las lubinetas a la salida de la ría o entre las olas de
la rompiente de una playa, no nos olvidemos de lanzarles alguna de estas
grandes gusanas nadadoras.

Virar: Cambiar el rumbo. Las embarcaciones no "giran", sino que viran.


Virar por avante sería girar pasando la proa enfrentada a la dirección del
viento. Si hablamos de virar por redondo, sería al revés, es decir, recibiendo
el viento por popa.

Vista (pesca a la): Pesca a pez visto.

Vívora de mar: Ver salvario.

Volador (señuelo): Ver chivo.

Volanta: Arte profesional dañina, de forma rectangular y uso pelágico que


esquilma los caladeros. En teoría, "sólo" puede alcanzar 5 km. de longitud.

Vómer: Especie de paladar que poseen los peces.

Voraz: Ver besugo.

- Ww -
Wet Fly: Ver mosca ahogada.

Wiggle: En los artificiales se utiliza con el significado de articulado o móvil.


Un montaje "wiggle" es un montaje articulado, ya sea de moscas o de otros
señuelos.

WF: Estas iniciales corresponden al término anglosajón weight forward, lo


que se traduciría como peso delante o adelantado. Son las líneas clásicas
para la pesca a mosca, lo que conoceríamos en nuestro país como
descentradas. Estas iniciales son muy comunes y debemos poder
identificarlas a la hora de ir a elegir una línea determinada.

Waggler: Modelo de flotador muy sensible. De los más populares para la


pesca a la inglesa.

Whiting: Famosos raza de gallos por la calidad de su plumaje para realizar


montajes de mosca.
Wobbler: Señuelo utilizado para pescar bass. Tiene un aspecto fantasioso
que no recuerda a nada en concreto, siendo algo así como un pequeño
huevo de colores con alas, que actúan como aletas, y consiguen una extraña
pero atractiva forma de nadar, dejando tras de sí una querenciosa estela
para el depredador. Actúan en superficie y producen un extraño pero
inconfundible sonido al arrastrarlos sobre el agua.

Woolly Bugger: Modelo de streamer montado en palmer que imita


generalmente a un insecto peludo y fantasioso.

Wormhook: Tipo de anzuelo especialmente diseñado para encarnar


lombrices de vinilo, en diversos montajes.

- Xx -
Xabega: Antiguo arte de arrastre levantino que se empleaba en las playas,
calándolo a una distancia determinada de la orilla y halándolo desde tierra.

Xarleta: Cat. Ver coquina.

Xeito: Arte de deriva gallego que se empleaba mucho para pescar parrocha
a la entrada de las rías. Está compuesto por unos cinco paños y cada vez se
emplea menos.

Xercha prima: Especie de trasmallo de origen mallorquín.

Xorra: Ver gusana blanca.

Xouva: Gal. Ver sardina.

Xulia: Gal. Ver julia.

Xurelo: Gal. Ver jurel.

- Yy -
Yacamí: Agallas en caló.
Yarn: Término anglosajón pero aceptado en la comunidad de mosqueros
españoles, que designa el hilo de cierto grosor.

Yebelo: Antiguo aparejo que constaba de dos hijuelas. Una de ellas, plomada,
trabajaba en el fondo, mientras que la otra, con uno o varios corchos, lo hacía a media
agua.

- Zz -
Zafio: En algunos lugares del sur de España se conoce por este nombre al
congrio.

Zamo: Eusk. Ver carpa.

Zancado: Salmón que, después de desovar, baja el río en dirección a la


mar.

Zapaburu: Eusk. Ver renacuajo.

Zapatero: Ver chopa.

Zapateros: Insectos hidrométridos muy comunes en todas nuestra aguas


continentales.

Zarampaño: Antiguo arte usado en el Guadalete para pescar sábalos.

Zarpar: Hacerse a la mar.

Zerra: Eusk. Ver raya pintada.

Ziba: Eusk. Ver trompo.

Z.E.E.: Siglas que corresponden a Zona Económica Exclusiva. Ésta es un


área que comprende 200 millas, situada más allá del mar territorial pero
limítrofe con éste, sujeta a un régimen jurídico específico en la Convención
de las Naciones Unidas sobre el derecho del mar. En esta zona, el estado
ribereño tiene derechos de soberanía, lo que implica la posesión de los
recursos naturales, tanto de las aguas como del lecho y el subsuelo marinos.

Zonker: Es un modelo de streamer con tiras de piel, generalmente de


conejo.
Zozobrar: Volcar una nave, naufragar.

Zurdo: Gal. Ver melva.