You are on page 1of 30

Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria

Manual de Procedimientos para la

ANEMIA INFECCIOSA EQUINA (AIE)

Dr. Marcelo Daniel de la Sota


Dirección de Luchas Sanitarias
SENASA
Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria
Av. Paseo Colón 367 C1063ACD
Ciudad de Buenos Aires - República Argentina
tel. (054) (011) 4331-6041 al 49 y lineas rotativas.
website: http://www.senasa.gov.ar

Coordinación General
Dr. Marcelo D. de la Sota (Dirección Nacional de Sanidad Animal)
email.: mdelasot@senasa.gov.ar

Responsables de los Contenidos


Dr. Marcelo D. de la Sota (Dirección de Luchas Sanitarias)
Dr. Raul J. Gonzalez (Programa Enfermedades Equinas)

Edición:
Lic. Cristina del Llano (Coordinación de Gestión Técnica)
Armado y diagramación: Area de Diseño Gráfico.

Buenos Aires, agosto de 2005

4 Dirección de Luchas Sanitarias


AUTORIDADES

Dr. Jorge Néstor AMAYA


Presidente

Ing. Carlos CASAMIQUELA


Vicepresidente

Dr. Jorge Horacio DILLON


Director Nacional de Sanidad Animal

Dr. Marcelo Daniel de la SOTA


Director de Luchas Sanitarias

Dr. José Luis ANTONELLI


Coordinador General de Campo

Manual de Procedimientos de Anemia Infecciosa Equina 5


INDICE

FINALIDAD ........................................................................................................................................................... 11
MANUAL DE PROCEDIMIENTOS PARA LA ANEMIA INFECCIOSA EQUINA (AIE) .......................................... 13
1. Consideraciones Generales ......................................................................................................................... 13
1.1 Importancia económica ....................................................................................................................... 14

2. Etiología ........................................................................................................................................................ 14

3. Descripción ................................................................................................................................................... 15

4. Formas de presentación clinica .................................................................................................................... 15

5. Transmisión de la enfermedad ...................................................................................................................... 16


5.1 Transmisión natural .............................................................................................................................. 16
5.2 Transmisión por el hombre .................................................................................................................. 17
5.3 Otras vías de transmisión .................................................................................................................... 17

6. Diagnóstico de Laboratorio ........................................................................................................................... 18


6.1 Periodo de ventana para la detección de la enfermedad por medio del test ...................................... 18
6.2 Precisión de los tests diagnósticos y divergencias más frecuentes. ................................................... 18
7. Proceso Epizoótico ....................................................................................................................................... 19
7.1 Reservorios del virus ........................................................................................................................... 19
7.2 Población hospedadora ....................................................................................................................... 19

8. Medidas de Prevención y control .................................................................................................................. 20


8.1 Aplicación de las medidas de control y prevención. ............................................................................ 20
8.2 Medidas protectoras en territorios limpios (Países o regiones de países) .......................................... 20
8.3 Medidas en territorios con la enfermedad enzoótica ........................................................................... 21
8.4 Medidas a adoptar ante brotes o hallazgos de reactores positivos al test .......................................... 21
8.5 Procedimientos en predios rurales ...................................................................................................... 22
8.6 Medidas para los ingresos ................................................................................................................... 22
8.7 Procedimientos en los eventos hípicos ............................................................................................... 22
8.8 Procedimientos en los remates ferias .................................................................................................. 23
8.9 Desinfección ........................................................................................................................................ 23

9. Diagnóstico y Certificación: Procedimientos ............................................................................................... 23


9.1 Extracción y remisión de la muestra .................................................................................................... 23
9.2 Recepción de las muestras ................................................................................................................. 24
9.3 Tiempo de validez de las certificaciones ............................................................................................. 24

10. Procedimiento para la denuncia ................................................................................................................... 24

11. Eliminación de los reactores ......................................................................................................................... 25


REGLAMENTO SANITARIO EQUINO - Res. SAGP y A N° 617/05 .................................................................... 27
Prefacio

El presente manual de procedimientos fue redactado por la


Dirección de Luchas Sanitarias, a cargo del Dr. Marcelo de la Sota y el Programa de
Enfermedades de los Equidos a cargo del Dr. Raúl González.
El mismo cuenta con la revisión de la Comisión Nacional de Enfermedades de los
Equinos.
Finalidad

El presente manual se dirige principalmente a los Veterinarios privados,


sectores interesados en la producción equina y actividades hípicas, y particularmente
a vastos sectores rurales que estando cultural y tradicionalmente
tan cerca del caballo quedan a veces tan lejos de los conocimientos más elementales
para proteger su salud. También va dirigido a las autoridades nacionales,
provinciales y municipales locales igualmente responsables y encargadas de emprender
acciones sanitarias contra la AIE.
En su desarrollo, se pretende reavivar el debate acerca de cual fue el aprendizaje y
cuales fueron los defectos u omisiones en el intento de controlar la AIE desde siempre,
puntualizando aquello que está al alcance de todos y cada uno para controlarla en todo el
país. Seguramente se reiterarán conceptos y se desmitificarán algunas
creencias populares sobre la enfermedad que a lo largo de los años sumaron confusión
y produjeron alarmas exageradas en aquellos que se enfrentaron
o vuelven a enfrentarse con esta enfermedad.
Por tanto, centraremos su contenido en los principios de la enfermedad, descripción,
pruebas de laboratorio, evaluación de sus resultados, medidas preventivas, atención de
sospechas, focos y casos de infección.

11
Manual de Procedimientos para la
ANEMIA INFECCIOSA EQUINA (AIE)

1. Consideraciones Generales

Esta enfermedad se encuentra incorporada mediante el Decreto Nº 991 de fecha 14 de


marzo de 1969, al grupo de enfermedades a que refiere el artículo 6º del Reglamento General
de Policía Sanitaria. Por lo tanto son de aplicación todas las regulaciones previstas en la Ley
Nº 3959 de Policía Sanitaria de los animales y su decreto reglamentario, lo que incluye la
denuncia obligatoria, la interdicción preventiva ante la presencia de casos y la eliminación de
portadores de acuerdo al articulado de las normas específicas para la Anemia Infecciosa.

Lo referente a la notificación, vigilancia y seguimiento epidemiológico, análisis de riesgo


y emergencias sanitarias, así como los procedimientos que contemplan los aspectos de
protección y lucha contra esta enfermedad y los diferentes niveles de responsabilidad de los
distintos actores en la misma, se encuentran establecidos en las Resoluciones SENASA N°
422/03 y SAGPyA N° 617/05.

Manual de Procedimientos de Anemia Infecciosa Equina 13


En el país, a pesar de la existencia de normativas oficiales para su control y del esfuerzo
colectivo desarrollado por varios sectores en los últimos 35 años, la AIE ha constituido un
enigma para muchos propietarios y productores, adquiriendo importancia no solo en relación
a pérdidas directas sino también a las limitaciones, necesariamente estrictas, que imponen
las exportaciones y el sostenido tráfico del comercio caballar y las actividades ecuestres.

Las diferencias en la prevalencia e incidencia de esta enfermedad dependen de diversos


factores, como la región geográfica y sus ecosistemas, la densidad de población de équidos y
su dinámica regional, también del nivel socio cultural de sus propietarios y consecuentemen-
te la asistencia sanitaria y profesional de los equinos y por ende del conocimiento o no de la
enfermedad, muy en especial de las formas de transmisión. Pero básicamente, el cumpli-
miento responsable de las medidas de prevención y control, ya sean estas las impuestas por
la autoridad sanitaria oficial o simplemente las de propia incumbencia y responsabilidad del
propietario son definitorias.

La morbilidad y la mortalidad vienen determinadas preferentemente por la sensibilidad


de la población, es decir, que en los territorios con la enfermedad enzoótica (presente en
forma marcada y permanente) predominan los cursos crónicos y latentes, mientras que en
regiones limpias o de baja prevalencia pueden prevalecer los cursos graves sobretodo en los
primeros brotes de esta enfermedad, tal como aconteció a fines de la década del 60.

1.1 Importancia económica

En general, existe la creencia que solo los grandes brotes de enfermedades de los anima-
les, con registros de alta mortalidad, acompañados de cuadros clínicos claros y manifiestos
son los que originan cuantiosas pérdidas económicas.

La Anemia Infecciosa Equina, en su forma más frecuente de presentación crónica e


inaparente, es un claro ejemplo de enfermedad de presentación «poco visible» para el produc-
tor, lo que hace posible que, a través de su diseminación insidiosa, solapada y permanente,
genere pérdidas regionales por millones de dólares anuales sin que cada productor en parti-
cular registre tal magnitud.

Esto se expresa mediante el permanente reemplazo y reposición de equinos de trabajo


que propone esta enfermedad, y que es lo que provoca tales mermas productivas. Según un
estudio realizado en Santa Fe a comienzos de los años 90, en el centro y este de la región
ubicada al norte del paralelo 32, el desplazamiento de bovinos provocado por la superpoblación
de equinos de trabajo portadores de esta enfermedad – para el cálculo fue considerado que
por su bajo rendimiento se requieren para cumplir tareas rurales de dos a tres equinos por
uno – era equivalente a 40-50 millones de dólares anuales medidos en kilos de carne bovina.

En esta línea de análisis, si bien no existen antecedentes de ponderación económica simi-


lares a lo descripto, debiera tomarse en cuenta que en todo nuestro territorio nacional, el
equino es aún hoy una herramienta insustituible, no solo formando parte de la cadena de
recolección y distribución de una gran variedad de productos pecuarios y agrícolas primarios -
que de otra forma no llegarían luego a ser bienes contabilizables en el mercado, o al menos lo
harían generando mayores costos - sino también en relevantes tareas tales como el control de
fronteras o las relacionadas con el desarrollo sociocultural de numerosas poblaciones rurales
en las cuales el caballo garantiza la asistencia sanitaria y educativa de sus pobladores.

2. Etiología

El virus RNA de la anemia infecciosa pertenece a la familia Retro viridae, incluyéndose


entre los llamados lentivirus, caracterizados por una alta tasa de mutación, que por estar
genéticamente relacionado con el virus de HIV-SIDA, ha sido motivo de muchas investigacio-
nes en el campo de la medicina humana en los últimos años, en el intento de conocer más en

14
profundidad aspectos de la estructura molecular y el mecanismo de replicación de estos
virus.

Se conoce que algunas cepas de AIE matan rápidamente, mientras que otras inducen
una enfermedad crónica severa, pero es sabido también que muchas cepas de campo de la
actualidad, inducen muy pobres o ausentes signos clínicos de enfermedad tornando comple-
ja su detección si no se recurre a análisis de laboratorio.

No obstante, es imperioso asumir que todas las cepas de AIE tienen el potencial genético
para enfermar, independientemente que la enfermedad se manifieste clínicamente o no.

3. Descripción

La AIE es una enfermedad infecciosa producida por un virus que es exclusiva de caba-
llos, asnos y mulas, de amplia difusión en todo el mundo, que no tiene cura ni vacuna
preventiva, caracterizada por una variedad de síntomas relacionados a la anemia, que termi-
na invariablemente en la muerte del animal.

La duración del plazo de incubación (tiempo que transcurre entre el ingreso del virus y la
aparición de síntomas) es variable, de 5 a 30 días y en oportunidades hasta varios meses.
Esto depende ante todo de la cantidad y calidad de la dosis infectante, si bien esto no ejerce
ninguna influencia sobre el nivel de gravedad y el posterior curso clínico seguido por la
enfermedad.

El curso dependerá más de la predisposición y respuesta inmunitaria del animal infecta-


do que de factores debilitadores de la resistencia. Una vez infectado, el equino es portador del
virus por el resto de su vida.

4. Formas de presentación clinica

Un equino infectado puede evidenciar una de las cuatro siguientes formas:

a. Sobreaguda: presentación no frecuente. Es una presentación de infección en la cual el


animal muere súbitamente antes de presentar signos clínicos. Solo es detectable pos-
mortem (mediante necropsia y análisis de laboratorio).
b. Aguda: Sus síntomas principales son fiebre alta e intermitente, incremento de la fre-
cuencia del pulso, apatía, incoordinación en algunos casos, mucosas de tonalidad entre
roja sucia e ictérica (amarillenta) con hemorragias difusas, edemas subcutáneos, y pérdi-
da de condición corporal pese a conservar el apetito.
En esta forma el nivel de virus en sangre es muy alto por lo que podrá ser transmitido más
fácilmente a otros caballos como se verá más adelante.

c. Subaguda a crónica: se mantienen los mismos signos clínicos descriptos para la forma
aguda pero de una manera más atenuada, pudiendo ocurrir la muerte del animal luego
de una corta agudización de los signos. El equino infectado entra y sale de esta forma
clínica hacia la forma aguda o crónica de manera cíclica, presentando períodos de norma-
lidad - la forma inaparente - entre episodios.
Este comportamiento cíclico, generalmente dilata la consulta profesional y la imprescin-
dible confirmación del laboratorio; si bien la detección de algún síntoma, como la pérdida de
peso y la apatía debieran provocar siempre la sospecha.
Los equinos que se encuentran en esta etapa tienen generalmente un nivel más modera-
do de virus circulante pero constituyen igualmente muy buena fuente de virus.

15
d. Subclínica o inaparente: solo detectable por medio del test de laboratorio aplicado
rutinariamente, es otra forma de presentación muy frecuente de la enfermedad. En esta
etapa el caballo luce sano y nadie advierte su enfermedad pudiendo mantenerse así gran
parte de su vida. Otros en cambio, regresan a la forma subaguda a crónica a causa de
estrés, excesivo trabajo, a otras enfermedades o a parasitosis, a ciertas medicaciones
como los corticoides o por la reversión del virus a formas más dañinas dentro del propio
organismo del equino.
Como conclusión, la forma crónica y la inaparente, con sus «señales» pobres o ausentes,
constituyen el verdadero desafío para el control de la enfermedad por constituir el único y
verdadero reservorio y fuente de virus para la persistencia de la enfermedad en los rodeos y su
propagación territorial.

5. Transmisión de la enfermedad

La AIE no es una enfermedad contagiosa, sino una enfermedad infecciosa transmisible.

El uso poco preciso de los términos contagiosa o infecciosa, conduce a veces a un exage-
rado temor a la infección y a la enfermedad y a la justificación de que todo lo que se haga es
en vano.

Al contrario de lo que muchas veces se cree, y a excepción de la vía intrauterina, la


transmisión del virus no se produce por transmisión directa (contagio) de un animal infectado a
otro susceptible o sano. Para que el ingreso del virus a un animal sano se produzca, es indis-
pensable que se vehiculice sangre desde un portador en forma mecánica. Desde esta óptica,
puede afirmarse entonces que si se controlaran las vías más comunes de vehiculización, la
enfermedad es altamente controlable.

Las principales vías de transmisión mecánica a las que referimos son básicamente dos, la
transmisión natural producida a través de algunas especies de insectos hematófagos y la que
provoca la mano del hombre.

5.1 Transmisión natural

Se ha comprobado fehacientemente que los distintos tipos de tábanos y moscas


«chupadoras» de sangre son transmisores mecánicos del virus. Algunos investigadores citan
la probabilidad de que algunas especies de mosquitos lo hagan - en particular los de gran
tamaño - pero en menor grado y siempre de manera mecánica.

Para que esta forma de transmisión sea posible, es preciso que el acto alimentario del
insecto, iniciado sobre un equino portador del virus, quede incompleto por algún motivo (p.e.
defensas del animal) debiendo entonces concluir su comida sobre otro equino sano. Según
pudo comprobarse, el virus va perdiendo su capacidad infectante en la boca de estos insectos
sobreviviendo en ella entre 15 minutos a 4 horas.

Por lo tanto, la probabilidad y el grado de transmisión son altos cuando en una población
de equinos se dan simultáneamente estas tres condiciones:

1. alta carga de tabánidos sobre el lugar (región, época del año, etc.),
2. distancias estrechas entre los equinos (factor que adquiere mucha importancia en luga-
res de estabulación o de alta concentración), y
3. un nivel infectivo suficiente en la sangre de el/los portador/es, que como fuera dicho es
muy alto cuando se presentan síntomas clínicos.

16 Dirección de Luchas Sanitarias


5.2 Transmisión por el hombre

Se afirma que el virus puede sobrevivir varios meses a temperatura ambiente en sangre o
suero secos infectados. Esta es la razón para afirmar que involuntariamente la mano del
hombre es en muchos casos la principal forma de diseminación, y para ello bastará la pre-
sencia de tan solo un portador de virus para iniciar una diseminación masiva dentro de un
establecimiento.

A nivel rural, entre los elementos de uso común con riesgo cierto de vehiculizar el virus,
se citan los frenos, espolines, mordazas, cinchas, sudaderas, rasquetas y demás elementos
relacionados al equino, cuando sin una buena higiene y desinfección previa, son compartidos
por distintos equinos. Es así como estos enseres tan familiares y conocidos para el hombre de
a caballo, se transforman en «armas» sanitariamente peligrosas.

Son igualmente considerados de alto riesgo, la omisión de cambio de aguja al efectuar


tratamientos, vacunaciones o desparasitaciones colectivas, extracciones de sangre y/o las
esterilizaciones o desinfecciones imperfectas de agujas, jeringas, sondas gástricas y todo tipo
de instrumentos o material punzo cortante utilizado en maniobras quirúrgicas, odontológicas,
terapéuticas (infiltraciones), diagnósticas, de identificación (tatuajes), etc...

También está descripto en algunos trabajos, que los saches o frascos multidosis (vacu-
nas, vitaminas, terapéuticos, etc.), al ser compartidos por más de un caballo están expuestos
a quedar contaminados con el virus, siendo una excelente vía de diseminación.

En definitiva, todo aquello que pueda vehiculizar sangre infectada de un portador enfermo
(aún estando seca, en la cual según algunos autores el virus persiste varios meses) a un recep-
tor sano, debe ser considerado de alto riesgo.

El Servicio Oficial de los Estados Unidos concluye al respecto:

«No existe una base científica que justifique el miedo de adquirir la AIE a partir de reactores
positivos conocidos, cuando el predio o lugar en donde estos equinos se cuarentenan, respeta
200 yardas (180 metros) de distancia respecto del resto de equinos sanos», agregando

«La probabilidad de diseminar y adquirir el virus cuando se mezclan en un predio equinos


no testeados (sin diagnóstico de laboratorio), aún cuando solo exista un infectado entre 10.000,
es significativamente mayor - probablemente más de un millón de veces - que la proveniente
de equinos positivos bien cuarentenados.» En esto reside la importancia de conocer el estado
serológico de toda la población mediante un test periódico.

5.3 Otras vías de transmisión

En niveles menos frecuentes, se describe la transmisión del virus desde la yegua infecta-
da al potro, aún cuando este aspecto no está absolutamente claro si el contagio tiene lugar
por vía intrauterina o post partum a través de la leche materna. También se contempla la
posibilidad de contagio por medio del coito, puesto que se ha conseguido la transmisión
experimental del virus mediante inyección subcutánea de esperma de un semental enfermo
con signos clínicos.

Por ser eliminado el virus con excreciones y secreciones, algunos consideran posible la
transmisión oral al beber agua o pienso infectados, si bien esta circunstancia únicamente
desempeñaría un papel importante si se acompaña de la existencia de microlesiones en la
boca o en el tracto digestivo del receptor susceptible que actuarían como puerta de entrada a
dosis infectantes suficientes.

Manual de Procedimientos de Anemia Infecciosa Equina 17


6. Diagnóstico de Laboratorio.

El cuadro clínico de la enfermedad es como vimos muy variable pero al menos permite la
sospecha en muchos casos. Por este motivo, ante la presencia de cuadros febriles, incremen-
to de la frecuencia del pulso, apatía, pérdida de condición corporal aún con apetito conserva-
do, resulta imprescindible la práctica del test diagnóstico específico para descartarla y para
esto se han propuesto distintos tests serológicos para la identificación de anticuerpos ya que
la detección de los mismos indican invariablemente que ese animal tomo contacto con el
virus, en consecuencia ha contraído la enfermedad.

La Organización Internacional de Epizootias (OIE) recomienda hasta hoy como método


diagnóstico de elección la prueba de inmunodifusión en gel de agar (ID), desarrollada por
Leroy Coggins en 1972, por ser la única prueba que descubre con máxima seguridad a los
portadores de virus sin manifestaciones clínicas.

Este test solo puede ser realizado por laboratoristas de la Red Oficial de Laboratorios
para lo cual los técnicos son entrenados y evaluados periódicamente en su competencia para
integrar la misma. La lista y ubicación geográfica de estos laboratorios con la nómina de los
profesionales autorizados a extender certificaciones, es actualizada y difundida bimestralmente
por el servicio oficial para conocimiento de los usuarios.

En la actualidad existen otras pruebas (Tests de ELISA) con ventajas y desventajas res-
pecto del Test de Coggins (ID), no obstante sigue siendo éste último el requerido para las
campañas oficiales en los diversos países y para el comercio internacional.

Si el resultado del test de Coggins es claramente positivo en los équidos adultos, el diag-
nóstico se considera confirmado, independientemente de la ausencia o existencia de signos
clínicos y de cuál sea la gravedad de los mismos, y aun cuando existan indicios presuntivos
de estarse desarrollando además otras patologías no infecciosas.

6.1 Periodo de ventana para la detección de la enfermedad por medio del test

El llamado efecto «ventana» de una enfermedad es el período comprendido entre el mo-


mento en que se produce la infección o ingreso del virus al organismo y la probabilidad cierta
de que el test diagnóstico de laboratorio detecte los anticuerpos como para dar un resultado
positivo, confirmando de esta forma la condición de portador. Este período es para la AIE de
1 a 3 o más meses.

En razón de lo dicho, es que para confirmar un diagnóstico negativo, se recomienda que


siempre se ratifique esa condición mediante otra prueba efectuada a los 60 días de la prime-
ra, sobretodo cuando se incorporan nuevos equinos a una población controlada. Es decir que
antes de incorporarlos definitivamente al predio, se los mantenga separados del resto de la
población residente hasta conocer el resultado de esta prueba confirmatoria. Durante este
período se pondrá especial cuidado en prevenir las formas potenciales de transmisión vistas
arriba.

Esta particularidad de la enfermedad también explica porque en la reglamentación para


los controles de tránsito y de ingreso y permanencia a concentraciones, se haya adoptado el
plazo de 60 días como el período aceptable dentro del cual todo equino, que se traslada o que
asiste o permanece en lugares de alta concentración, debe estar certificado con resultado
negativo por un laboratorio habilitado por el SENASA. De esta forma se apunta a minimizar
el riesgo y la probabilidad de diseminación a través de los portadores.

6.2 Precisión de los tests diagnósticos y divergencias más frecuentes.

No siempre en el laboratorio pueden obtenerse resultados precisos. Algunas veces ocu-


rren discordancias como resultado de diferencias de test a test, por ejemplo: entre la técnica
de ID y la de ELISA, de un laboratorio a otro, de lectura a lectura usando el mismo método y

18
realizándolo en el mismo laboratorio, o entre dos muestras de un mismo animal. Esto puede
suceder en presencia de muestras de sangre que están cerca del límite técnico que tienen las
pruebas en si mismas para poder detectar los anticuerpos, a diferencias relacionadas a un
fenómeno biológico o simplemente a diferencias en el desempeño humano.

La razón biológica de divergencia más frecuente es que el equino en cuestión tenga muy
bajos niveles de anticuerpos contra el virus de AIE. El equino puede haber estado reciente-
mente expuesto y recién está comenzando a producir anticuerpos. Otras veces, los portado-
res inaparentes tienen un nivel consistentemente bajo de anticuerpos contra el virus de AIE,
lo que sugiere un bajo nivel de replicación viral y una baja estimulación.

Afortunadamente, este tipo de reacciones se observan en muy baja proporción, pero en


ambos casos el resultado final es el mismo: el nivel de anticuerpos es tan bajo que la reacción
de la prueba escapa a la detección de algunos de los tests de rutina o es de difícil o débil
lectura.

La presentación de resultados débilmente positivos en el test de Coggins pueden pre-


sentarse:

1. En potros sanos que vehiculizan todavía anticuerpos maternos persistentes. Un segun-


do análisis realizado 2 meses después del destete arrojará resultado claramente negativo.

2. En équidos infectados que están aún en período de incubación. En este caso el segun-
do análisis efectuado 30-60 días después arrojará resultado claramente positivo.

3. En animales con la infección latente. El segundo análisis da por lo regular el mismo


resultado débilmente positivo.

En el procesamiento del test y en el reporte de resultados, pueden ocurrir errores huma-


nos en múltiples aspectos. Primero, podría haber ocurrido un error técnico en el procesa-
miento de la muestra. Por ejemplo, en el test de ID, errores en la preparación del agar y
placas y el uso de sacabocados más pequeños que los recomendados, o el lavado de los «wells»
para ELISA, pueden dar resultados incorrectos. Segundo, el técnico puede sentirse incómodo
o poco dispuesto para interpretar y reportar como positiva una muestra con una reacción a la
ID muy débil. Tercero, puede ocurrir una pérdida en la integridad de la muestra por contami-
nación o mal rotulado.

No obstante lo dicho, las falsas reacciones negativas en el test de AIE son extremadamen-
te raras y además puede afirmarse que el impacto de estos equinos diagnosticados como falsos
negativos es considerado significativamente bajo con respecto a los cientos de miles que nunca
han sido testeados.

7. Proceso Epizoótico

7.1 Reservorios del virus

El virus está muy adaptado a los équidos y tiene como reservorio única y exclusivamente
a las poblaciones equinas infectadas. Independientemente de que la enfermedad se manifies-
te clínicamente o no, está presente en todo portador del virus - por tanto positivo al test -
siendo de esta forma una potencial fuente de diseminación por las vías de transmisión vistas.

7.2 Población hospedadora

El hecho de que en los territorios enzoóticos, casos con la forma aguda se presenten con
menor frecuencia que la enfermedad latente o inaparente, no puede atribuirse, por consi-
guiente, a la falsa creencia de que un gran número de animales superaron la enfermedad.

19
Todos los solípedos son igualmente susceptibles, independientemente de cuál sea su
especie, raza, edad o sexo. Una vez infectado el animal susceptible, en virtud de la persisten-
cia típica de este lentivirus, el équido, a pesar de generar anticuerpos, se convierte en un
portador de virus por el resto de su vida.

En la infección natural, tanto en la enfermedad clínica como en la latente, los anticuerpos


formados no garantizan ninguna protección inmunitaria, por lo que los animales infectados
pueden enfermar gravemente y morir al cabo de meses o años, tras largos períodos
asintomáticos. Por esto, hasta el presente, no ha sido posible disponer de una vacuna eficaz,
ni de una terapia efectiva.

8. Medidas de Prevención y control

Vistas las características de la enfermedad, todas las medidas preventivas y de lucha y


control que se aplican en los distintos países del mundo, se concentran en:

a) La detección de los portadores mediante el test diagnóstico de laboratorio.


b) La eliminación de los mismos, mediante sacrificio o envío a faena.

El objetivo de lo expresado es evitar la difusión territorial del virus y el incremento de


equinos portadores. El sostenimiento de este sistema, permite en algunos casos y regiones
que, en condiciones ecológicas favorables y con la participación responsable y activa de todos
los actores ligados al caballo y al ámbito rural y ecuestre, pueda ser controlado o erradicado
paulatinamente.

Si bien son conceptualmente iguales, las medidas de prevención pueden ser modificadas
según se hable de países o regiones libres de la enfermedad, o de territorios con presencia
enzoótica de la misma, pudiéndose en éstos territorios diferenciar a su vez zonas o regiones
según el nivel de prevalencia de la enfermedad.

8.1 Aplicación de las medidas de control y prevención.

Puede decirse de manera general que respecto a la implementación de estas medidas, las
acciones de control están más relacionadas con la aceptación y aplicación de las reglamenta-
ciones establecidas por la autoridad sanitaria, y las acciones de prevención recaen en manos
de productores y propietarios, siendo por lo tanto de su propia y exclusiva responsabilidad el
disponerlas en defensa del patrimonio propio o de terceros.

En este sentido, para el éxito en el control de la enfermedad debe sumarse al accionar de


las entidades oficiales, la participación imprescindible del usuario mediante el conocimiento
y cumplimiento de las normas, el requerimiento de asesoramiento técnico profesional priva-
do, y la aceptación y aplicación responsable de las medidas y recomendaciones que son de su
exclusiva competencia.

8.2 Medidas protectoras en territorios limpios (Países o regiones de países)

Cada importación o ingreso de solípedos al país o región libre exigirá en origen un certi-
ficado oficial en el que se haga constar que no más de 5 días antes de efectuar el embarque o
transporte:
1. Los animales no presentaron signos clínicos de la enfermedad.
2. Los animales permanecieron como mínimo durante los 3 meses últimos en su estableci-
miento de origen.
3. Los animales arrojaron resultado negativo al test de Coggins realizado 30 días antes de
su embarque o egreso.

20 Dirección de Luchas Sanitarias


4. Los animales que ingresan para permanecer corto tiempo en el país o región (exposicio-
nes y concursos hípicos) también cumplirán los tres requisitos precedentes.
5. Los que vayan a quedarse definitivamente en el país o región limpia se someterán poste-
riormente a su arribo, a una cuarentena de 30 días como mínimo, debiendo presentar un
segundo test negativo confirmatorio realizado a los 60 días del efectuado en origen para
que se autorice su ingreso definitivo.

8.3 Medidas en territorios con la enfermedad enzoótica

Marco general

Además de la denuncia obligatoria, desde 1979 existe en la República Argentina la obliga-


ción oficial de certificar con un test negativo no sólo a todos los équidos que traspasen las
fronteras del país y a los destinados a la producción de sueros, sino también a todo équido
que se traslade o que ingrese y/o permanezca en concentraciones a los que asisten equinos
desde diversos orígenes.

Si bien la legislación no contempla la obligatoriedad de realizar pruebas de control dentro


de los predios en la medida que no se registren egresos desde los mismos, para mantener
predios controlados las recomendaciones técnicas establecidas desde los comienzos de la
campaña de lucha, y de aplicación voluntaria, son los mismos:

1. Realizar uno o dos test anuales en poblaciones estables de manera sistemática, en espe-
cial en zonas, o luego de temporadas de alta carga de insectos.
2. Establecer cuarentenas internas para los ingresos de nuevos equinos, reconfirmando la
condición de negativos de los ingresantes a los 30-60 días posteriores y recién allí incorpo-
rarlos definitivamente al predio.
3. Garantizar el buen manejo de las posibles fuentes de transmisión descriptas anterior-
mente (material descartable, intercambio de enseres, desinfección, etc.).

Como fuera dicho, la realización del test solo puede ser efectuada en laboratorios habili-
tados de la Red Oficial, quienes para su habilitación y mantenimiento en la Red, son previa-
mente entrenados y luego evaluados periódicamente por el servicio oficial.

8.4 Medidas a adoptar ante brotes o hallazgos de reactores positivos al test

Es única responsabilidad del propietario o responsable que ante animales clínicamente


enfermos o inaparentes con resultado positivo al test de Coggins, proceda a: i) separarlos in-
mediatamente del resto, ii) efectuar la denuncia y iii) eliminarlos, por sacrificio inmediato en
el lugar a los sintomáticos o con marcado a fuego y posterior remisión a faena.

Una vez confirmado el diagnóstico, está contraindicado todo tipo de tratamiento, ya que
vale recordar que el animal positivo, es un animal infectado, y se convierte en portador y
reservorio del virus toda su vida, convirtiéndose en una potencial fuente de diseminación de
la enfermedad sino se evitan las vías mecánicas de transmisión.

Todo equino que estuvo en contacto con un caso infeccioso de una forma tal que se
considera que ha estado considerablemente expuesto y por consiguiente corre el riesgo de
contraer la infección, se debe aislar de los demás caballos y ser sometido a control clínico y
serológico.

Siempre que se presente esta enfermedad, se llevará a cabo una adecuada lucha contra
los insectos y se acentuará la prevención de diseminación descripta para las formas de trans-
misión por la mano del hombre.

Manual de Procedimientos de Anemia Infecciosa Equina 21


8.5 Procedimientos en predios rurales

En zonas de baja infección, al ocurrir en los predios hallazgos ocasionales de portadores,


se deben eliminar de la población todos los equinos con test positivo; y de manera inmediata
los que presenten además manifestaciones clínicas; el resto de los equinos del predio que
contactaron con los positivos (sean negativos al test o no testeados), deben ser aislados y
remuestreados a los 60 días para su confirmación diagnóstica. De verificarse nuevos hallaz-
gos en éstos lotes, se repetirá el procedimiento tantas veces como sea necesario hasta asegu-
rarse que toda la población es negativa.

En los territorios con alta presencia de la enfermedad, se irán constituyendo paulatina-


mente efectivos de equinos seronegativos, los que deben ser mantenidos a la distancia indica-
da de 180 metros de la población infectada; estos lotes se protegerán del ingreso del virus con
una continuada lucha contra los insectos y un adecuado manejo diferencial de los aperos,
arneses y utensilios.

Mediante la eliminación progresiva de los équidos seropositivos de la población remanen-


te, combinada con el aislamiento y ulterior control de los animales en contacto, se irá redu-
ciendo continuadamente el número de équidos infectados presentes en el territorio, y con
ellos los reservorios del virus. Posteriormente, estos predios se manejarán como fue descripto
para zonas de baja infección.

8.6 Medidas para los ingresos

En forma similar a otras enfermedades infecciosas que afectan a los animales, la respon-
sabilidad de los ingresos de équidos a establecimientos o predios de cualquier índole es exclu-
sivamente de la entidad, del propietario o responsable de los mismos, por lo tanto para preve-
nir el ingreso de la enfermedad a una población, todo equino que ingrese debiera hacerlo bajo
las siguientes condiciones:

1) Con diagnóstico y certificado negativo de origen.


2) Aislamiento del resto de la población estable, un mínimo de 180 metros de distancia (50
metros pueden ser efectivos en épocas o regiones sin tábanos).
3) Verificación de la negatividad mediante dos pruebas consecutivas, separadas una de otra
por un intervalo de 30 días entre ambas o al menos una prueba confirmatoria a los 60
días de la fecha de realizada la anterior.
4) Durante la cuarentena, se garantizará el control y el buen manejo de las posibles fuentes
de transmisión mecánica descriptas.

8.7 Procedimientos en los eventos hípicos

La adaptación de las medidas recién descriptas, dada la gran dinámica de movimiento y


estabulación de equinos debe centrarse en:
1) Diagnóstico y certificado negativo de origen.
2) Verificación de la negatividad. Se podrá disponer al ingreso la utilización de la prueba
rápida de Elisa para los de corta permanencia, y en todos los casos - mayor lapso de
tiempo de permanencia o reingresantes al predio – se confirmará la negatividad por test
de Coggins.
3) Los que arrojen resultado positivo a ELISA se aislarán de inmediato en un box con pro-
tección contra insectos, hasta confirmación por la técnica de inmunodifusión.
4) Hasta conocer el estado serológico de los ingresantes o reingresantes, se garantizará el
control y el buen manejo de las posibles fuentes de transmisión mecánica.

22
8.8 Procedimientos en los remates ferias

Los certificados de AIE, deberán ser presentados al ingreso de los equinos a las autorida-
des sanitarias para su verificación y siempre con anterioridad a la realización de la subasta.

Las tropas o équidos que arriben al predio ferial y que no se encuentren amparados por
la mencionada certificación, serán considerados de riesgo sanitario, quedando interdictados
en el lugar para posteriormente ser remitidos a faena sanitaria.

Los certificados que no den cumplimiento a las normas establecidas al respecto, queda-
rán intervenidos y retenidos por la autoridad oficial independientemente del tiempo que reste
para su vencimiento, labrándose las actuaciones correspondientes a efectos de determinar
las responsabilidades del caso.

Estas tropas o équidos que arriben al predio ferial con estas certificaciones intervenidas,
quedarán aislados e interdictados en el predio hasta la realización de una prueba oficial a
cargo del remitente.

Los licenciatarios, propietarios o responsables de los mercados de concentración (Rosario,


Liniers, Córdoba u otros), o de ferias regionales serán responsables de que los equinos que se
encuentren o presten servicio en las instalaciones de los mismos cuenten con la certificación
de Anemia Infecciosa Equina con diagnóstico negativo con una antigüedad no mayor a sesenta
(60) días.

8.9 Desinfección

El virus exhibe una marcada resistencia a las influencias físico-químicas, por lo que sólo
una limpieza y desinfección escrupulosamente efectuada con un desinfectante en concentra-
ción suficiente permiten la destrucción del virus.

Para la desinfección química de los instrumentos, primero se debe remover todo resto de
suciedad mediante lavado y cepillado y luego sumergirlos en desinfectantes fenólicos por 10
minutos. Cuando la materia orgánica no es removida puede utilizarse clorhexidina o com-
puestos fenólicos combinados con un detergente. Para la desinfección personal se indican
alcohol, hipoclorito de sodio o compuestos yodados.

9. Diagnóstico y Certificación: Procedimientos

Es la resultante del conjunto de responsabilidades y tareas compartidas por el responsa-


ble, propietario o tenedor del/los equinos que solicita el test, el veterinario acreditado que
extrae la sangre e identifica al equino y el laboratorista de la Red Oficial que realiza y lee la
prueba serológica específica e informa el resultado. Cada uno de los actores mencionados
asume su responsabilidad firmando en los respectivos lugares asignados en el formulario de
certificado de Anemia Infecciosa Equina, Libreta Sanitaria o Pasaporte.

9.1 Extracción y remisión de la muestra

Las muestras de sangre deben ser extraídas por la autoridad oficial o por un profesional
veterinario acreditado oficialmente, siendo su responsabilidad:

a. Acompañar a las muestras que remite, con el certificado de AIE, Libreta Sanitaria o
Pasaporte aprobados por la autoridad oficial.
b. Completar apropiadamente o verificar según se trate, los datos de estos documentos, con
especial énfasis en lo referente a la reseña del animal y a la ubicación del equino al
momento de extraer la sangre.

23
c. En caso de verificar que la residencia de los equinos difieren de la consignada en las
libretas, acompañará al material remitido de una nota con firma y sello consignando la
ubicación de los equinos al momento de la extracción.
d. Comunicar al propietario o tenedor del equino sobre los procedimientos y obligaciones a
cumplir según las normativas de control vigentes.
La sangre se volcará en tubos sin anticoagulante, utilizando rigurosas condiciones de
asepsia, y luego las muestras se mantendrán refrigeradas en heladera sin congelar, hasta su
remisión al laboratorio seleccionado.

9.2 Recepción de las muestras

El laboratorista es responsable de:

a. No dar ingreso a ninguna muestra, si el material remitido no viene acompañado de su


correspondiente certificado de AIE, Libreta Sanitaria o Pasaporte aprobados por la auto-
ridad oficial.
b. No procesar las muestras si la documentación adjunta correspondiente a cada muestra
no garantiza el eventual seguimiento oficial ante posibles hallazgos de reactores positi-
vos, en particular:
1. La ubicación de los equinos al momento de la extracción.
2. Los datos del tenedor de los mismos.
3. La correcta identificación de cada equino.
4. La firma y aclaración del veterinario extractor de la muestra y del propietario o tenedor.
5. Cualquier otra irregularidad que impida la actuación oficial ante una denuncia.
6. Certificar solo sobre documentos con modelos aprobados oficialmente.

Para facilitar la operatoria, los laboratorios podrán disponer de un formulario de recep-


ción propio donde conste la conformidad del remitente y del laboratorio respecto de la docu-
mentación que acompañan a las mismas, número de muestras recepcionadas y su
correlatividad con el Nº de certificado o Libreta que acompaña a cada muestra.

9.3 Tiempo de validez de las certificaciones

La reglamentación vigente establece la obligatoriedad de realizar el test diagnóstico a los


équidos que se encuentren en alguna de las condiciones que siguen:

a. Todos los équidos del país que se movilizan, cualquiera sea su origen y destino, con
excepción de aquellos con destino final a faena.
b. Todos los équidos residentes en lugares de concentración tales como: clubes hípicos,
caballerizas, centros de descanso, clubes de campo, countries; hipódromos, cuadreras,
centros de entrenamiento o eventos deportivos para la práctica del pato, polo, trote,
salto, equitación, prueba completa; espectáculos públicos, domas, jineteadas, desfiles
tradicionalistas, marchas; paseos, recreación; o cualquier otra actividad o situación en la
que convivan o se reúnan equinos de diversos orígenes.

La validez de un resultado negativo, es de 60 días contados a partir de la fecha de extrac-


ción de la muestra.

10. Procedimiento para la denuncia

Por estar reglamentada la denuncia obligatoria, la misma no es excluyente respecto de


quien la formula ante la autoridad oficial, por lo que todo el que esté en conocimiento de la
existencia de reactores estará igualmente obligado a realizarla.

24 Dirección de Luchas Sanitarias


No obstante, por ser el hallazgo de un positivo la resultante de responsabilidades com-
partidas por el tenedor del/los equinos, el veterinario que extrae la sangre y el laboratorista
de la Red, el siguiente es el ordenamiento de procedimientos a seguir:

a. El laboratorista está obligado a i) comunicar conjuntamente el resultado a la delegación


oficial correspondiente a su zona de ubicación y al veterinario extractor, por cualquier
medio fehaciente de comunicación (con evidencia documentada y comprobable); ii) rete-
ner la documentación que acompañó a la/las muestra/as objeto de la denuncia y iii)
hacer entrega o remitir la documentación original al veterinario oficial cuando éste se lo
requiera.
b. El veterinario actuante notificará de inmediato por cualquier medio fehaciente de comu-
nicación a la delegación oficial regional correspondiente a la localidad en que se encuen-
tra el predio de residencia de los equinos y al tenedor de los equinos en forma conjunta.
c. A partir del momento de tomar conocimiento del resultado POSITIVO del examen, es
responsabilidad exclusiva del propietario o responsable, el aislamiento e inmovilización
de/del los equino/s dentro del predio, hasta la intervención oficial y su posterior elimina-
ción.
d. El tenedor podrá optar por realizar una segunda prueba confirmatoria, la que será única
y realizada solo en forma oficial, y sin que hayan transcurrido más de VEINTE (20) días
corridos de intervalo entre la primera y la segunda extracción y manteniendo al equino
en estricto aislamiento.
e. De presentarse litigios sobre resultados de pruebas realizadas sobre un mismo equino,
solamente se dará por válida y definitiva aquella cuya extracción y diagnóstico sea reali-
zado únicamente por el servicio oficial.

11. Eliminación de los reactores

Los equinos con sintomatología de la enfermedad, confirmados con resultado positivo al


test, deberán ser sacrificados de inmediato en el lugar de residencia.

Los portadores serológicos sin síntomas, se marcarán a fuego con las letras AIE en la
tabla del cuello del lado izquierdo y podrán ser remitidos a faena directa en cuyo caso serán
marcados además con una letra F en la grupa derecha.

Cualquiera de las acciones indicadas deberán ser supervisadas por un funcionario oficial.

Manual de Procedimientos de Anemia Infecciosa Equina 25


REGLAMENTO SANITARIO EQUINO (Res. SAGPyA N° 617/05)
Apartados del Anexo II relacionados a la A.I.E.

7.12. Anemia infecciosa Equina

7.12.1. Los équidos que se movilicen con cualquier origen y destino, con excepción de aquéllos
destinados a faena, deberán haber sido sometidos al diagnóstico de Anemia Infecciosa
Equina, y transitar acompañados con una certificación de Anemia Infecciosa Equina
negativa vigente.

7.12.2. Para los casos de importación y exportación de équidos el diagnóstico de Anemia Infec-
ciosa Equina será realizado por la Dirección de Laboratorios y Control Técnico del
SENASA o por el organismo oficial o laboratorio de Red que autorice la Dirección Nacio-
nal de Sanidad Animal del SENASA.

7.12.3. Todo équido clínicamente enfermo y/o sospechoso de padecer Anemia Infecciosa Equina
deberá ser inmediatamente aislado del resto de los equinos hasta tanto se confirme la
enfermedad por medio del diagnóstico de Anemia Infecciosa Equina. En équidos con
sintomatología clínica sospechosa de Anemia Infecciosa Equina, un diagnóstico

27
serológico negativo solamente se interpretará como tal, cuando hayan transcurrido
VEINTE (20) días desde la aparición de los primeros síntomas. Vencido este plazo se
deberá realizar un segundo diagnóstico serológico.

7.12.4 La certificación con resultado negativo de Anemia Infecciosa Equina será la resultante
del conjunto de las tareas realizadas por el responsable del equino, el veterinario que
extrae la sangre a analizar y el laboratorista que realiza la prueba serológica y consigna
el resultado, debiendo firmar todos en los respectivos lugares asignados en el formula-
rio de certificado de Anemia Infecciosa Equina o Libreta Sanitaria Equina.

7.12.5 La validez del certificado de Anemia Infecciosa Equina en todos los casos será de SE-
SENTA (60) días corridos a partir de la fecha de extracción de la muestra de sangre.

7.12.6 El diagnóstico positivo en un potrillo al pie de la yegua madre, la cual es también


positiva, será considerado como tal luego que el potrillo sea destetado y se efectúen
DOS (2) pruebas realizadas con un intervalo de SESENTA (60) días corridos entre ellas.
Si el resultado POSITIVO subsiste, el potrillo será considerado infectado con el virus de
la Anemia Infecciosa Equina.

7.12.7 Todo équido confirmado como reactor positivo, será marcado a fuego con las letras AIE,
de DIEZ (10) centímetros de altura y QUINCE (15) centímetros de ancho, en el cuello,
del lado izquierdo.

7.12.8 Los équidos con diagnóstico positivo y con sintomatología de Anemia Infecciosa Equina
deberán ser sacrificados con intervención de la Dirección Nacional de Sanidad Animal
dentro de las CUARENTA Y OCHO (48) horas de haber recibido la comunicación por
parte del veterinario actuante. En todos los casos que el equino evidencie sintomatología
de Anemia Infecciosa Equina, el veterinario actuante lo hará constar en la documenta-
ción que, conjuntamente con el material, se envíe al laboratorio.

7.12.9 Los équidos con diagnóstico positivo a Anemia Infecciosa Equina y sin sintomatología
de Anemia Infecciosa Equina (portadores inaparentes), deberán en todos los casos ser
aislados y posteriormente eliminados por sacrificio en el lugar donde se encuentran o
por remisión a faena, en cuyo caso se deberán marcar a fuego previamente con las
letras AIE, de DIEZ (10) centímetros de altura y QUINCE (15) centímetros de ancho, en
el cuello, del lado izquierdo, y ser despachados según el régimen vigente de remisión de
équidos a faena.

7.12.10 El aislamiento de los reactores o cuando se sospeche que la enfermedad que aqueja al
equino es Anemia Infecciosa Equina y hasta tanto no se cuente con el resultado del
diagnóstico de laboratorio, se efectuará cumpliendo con las siguientes pautas:

7.12.10.1. Se lo aislará debiendo encontrarse separado por lo menos TRESCIENTOS


(300) metros de otros équidos, si se encuentra en el campo.
7.12.10.2. El aislamiento de los équidos reactores será permanente, no pudiendo salir
bajo circunstancia alguna de ese lugar hasta su eliminación por sacrificio o
remisión al frigorífico.
7.12.10.3. Se evitará todo intercambio de jeringas, útiles de aseo, enseres de monta,
recipientes de alimentación, termómetros u otros objetos entre equinos en-
fermos o sospechosos y equinos sanos, salvo una adecuada y esmerada es-
terilización.
7.12.10.4. Se evitará el acercamiento de insectos al enfermo y a los lugares de aloja-
miento de los sospechosos.

7.12.11 Ante el hallazgo de UN (1) resultado positivo, el lugar o predio de residencia del reactor
quedará interdictado, procediéndose al sangrado y diagnóstico de la totalidad de las
existencias cuando éstas sean menores al número de DIEZ (10) équidos, y del DIEZ
(10) por ciento de las existencias en forma aleatoria por encima de esta cifra.

28 Dirección de Luchas Sanitarias


7.12.12 De registrarse UNO (1) o más resultados positivos en los muestreos indicados en el
numeral anterior, el propietario o responsable del predio quedará obligado al sanea-
miento total de las existencias equinas, manteniéndose la interdicción del predio hasta
su cumplimiento y siendo los costos emergentes del mismo a su cargo.

7.12.13 Ante un resultado positivo el propietario o responsable del équido podrá optar única-
mente por un segundo diagnóstico bajo los requisitos que se detallan:

7.12.13.1 El propietario del animal deberá manifestar al veterinario de la Dirección


Nacional de Sanidad Animal del SENASA dentro de las CUARENTA Y OCHO
(48) horas de tomado conocimiento del primer diagnóstico, su decisión de
realizar el segundo diagnóstico.
7.12.13.2 Esta segunda prueba – la extracción de la muestra y el diagnóstico oficial –
tendrá carácter definitivo y será realizada exclusivamente por personal del
SENASA.
7.12.13.3 Entre el primer y segundo diagnóstico no podrán transcurrir más de VEIN-
TE (20) días de intervalo.
7.12.13.4 Aislamiento total del equino dentro del predio en un lugar autorizado por la
Dirección Nacional de Sanidad Animal.
7.12.13.5 El Veterinario Oficial procederá a la extracción de la muestra de sangre, y la
remitirá al laboratorio oficial. Todos los costos emergentes serán a cargo del
propietario.
7.12.13.6 La remisión de la sangre deberá hacerse en la forma indicada en el presente
reglamento e irá, asimismo, acompañada con la ficha de identificación.
7.12.13.7 En caso de repetirse el diagnóstico positivo, el Veterinario Oficial actuante
deberá proceder a la marcación del animal, dentro de un plazo no mayor de
CUARENTA Y OCHO (48) horas.

7.12.14 Los laboratorios que elaboren productos biológicos medicinales de origen equino, tanto
para uso humano como animal, deberán utilizar únicamente equinos libres de Anemia
Infecciosa Equina.

7.13. Laboratorios de A.I.E - Registro de pruebas efectuadas

7.13.1 El laboratorio llevará el registro de la totalidad de las pruebas diagnósticas de Anemia


Infecciosa que efectúe, incluyendo las repeticiones de pruebas y las que se efectúen sin
requerimiento de certificación (relevamientos), de tal forma que exista correspondencia
entre la cantidad de dosis provistas y declaradas por el Laboratorio proveedor de cada
equipo diagnóstico y el número de dosis utilizadas.

7.13.2 Los laboratorios deberán contar con un libro foliado, rubricado indistintamente por
personal autorizado dependiente de la Dirección Nacional de Sanidad Animal o de la
Dirección de Laboratorio y Control Técnico del SENASA, cuyas medidas mínimas sean
de VEINTIDOS (22) por TREINTA (30) centímetros, y en el cual deberán constar los
siguientes datos:

7.13.2.1 En su primer hoja: nombre del laboratorio, nombre del director técnico, có-
digo de habilitación otorgado, domicilio, localidad, partido o departamento y
distrito correspondiente a la oficina local de la Dirección Nacional de Sani-
dad Animal al cual corresponde.
7.13.2.2 En las hojas subsiguientes se reproducirá el modelo de registro según se
detalla en el Anexo III .
7.13.2.3 En los casos en que se utilicen registros informáticos, las planillas deberán
respetar el modelo mencionado y sus impresiones deberán quedar adheri-
das firmemente sobre las hojas respectivas del libro foliado.

Manual de Procedimientos de Anemia Infecciosa Equina 29


7.13.3 Los laboratorios obligatoriamente remitirán esta información en los términos descriptos
en forma mensual a la Dirección de Luchas Sanitarias.

7.14 Manejo de la certificación y del estampillado

7.14.1 La totalidad de los resultados diagnósticos que se vuelquen en los certificados y Libre-
tas Sanitarias oficiales, además de la firma y sello del Director Técnico, llevarán adhe-
rida la estampilla oficial con el autoadhesivo provisto en el equipo diagnóstico.

7.14.2 Cuando se utilice el formulario de certificación, sus TRES (3) hojas deberán firmarse en
forma hológrafa, por el profesional acreditado que remite la muestra, por el propietario,
tenedor o responsable del equino y por el Director Técnico del Laboratorio, prescindien-
do del uso de carbónicos u otros mecanismos de duplicación.

7.14.3. En caso de requerirse en una misma muestra la repetición de una prueba diagnóstica,
las estampillas correspondientes a las dosis utilizadas deberán quedar adheridas en el
libro foliado en la columna correspondiente a Nº de certificado o libreta.

7.14.4. Se procederá de igual modo al descripto en el numeral anterior cuando se realicen


pruebas que no demanden certificación (relevamientos).

7.15. Comercialización y utilización del antigeno


Anemia Infecciosa Equina.

7.15.1. Los laboratorios de la Red habilitados para efectuar las pruebas de Anemia Infecciosa
Equina deberán llevar un archivo que contendrá los remitos y facturas de compra de
los equipos diagnósticos.

7.15.2. Las cajas o estuches que contengan al antígeno de Anemia Infecciosa Equina, llevarán
en un superficie una parte fácilmente removible (troquelada, perforada) en la que cons-
te el nombre comercial del producto, número de serie o lote y cantidad de dosis
diagnósticas.

7.15.3. Acompañando a la presentación comercial del producto se incluirán en su interior las


estampillas oficiales, numeradas del UNO (1) al número total de dosis contenidas en el
envase; y en cada una de ellas, el número de serie o lote y la fecha de vencimiento,
conforme lo establecido por la Resolución Nº 118 del 4 de febrero de 1994 del ex-
SERVICIO NACIONAL DE SANIDAD ANIMAL.

7.15.4. Cada titular de Certificado de Uso y Comercialización -importadores o elaboradores- y


cada comercializador inscripto llevará un archivo en el que consten en forma completa
los documentos de compra y venta, o de venta, del antígeno de Anemia Infecciosa
Equina, según corresponda en cada caso.

7.15.4.1. La documentación debe ser conservada hasta DOS (2) años después de rea-
lizada cada operación. A los fines de su auditoria oficial debe obrar copia de
cada documento tanto en el archivo del emisor del mismo (documento de
salida o venta) como del receptor (documento de entrada o compra).
7.15.4.2. El documento a archivar será la factura o, en su defecto, el remito que docu-
menta el movimiento del antígeno de Anemia Infecciosa Equina entre par-
tes.
7.15.4.3. La Documentación Comercial del movimiento del antígeno de Anemia Infec-
ciosa Equina será archivada en el domicilio legal de cada operador (lugar
formal de auditoría).
7.15.4.4. Unicamente se podrán efectuar ventas desde los laboratorios elaboradores o
importadores a los Laboratorios Habilitados de Red.

30
7.15.4.5. Prohíbese la venta a cualquier lugar o persona no habilitada y registrada
oficialmente para efectuar diagnósticos
7.15.4.6. La información que deben conservar los Laboratorios Habilitados de Red
será un archivo, el que contendrá, por un lado, los remitos o facturas de
compra del antígeno de Anemia Infecciosa Equina y, por otro, el libro foliado
con el detalle de la utilización de las dosis diagnósticas de los equipos adqui-
ridos.
7.15.4.7. Los laboratorios elaboradores o importadores deberán informar mensual-
mente a la Dirección Nacional de Sanidad Animal el número total de equipos
comercializados a sus clientes con el detalle de las facturas o remitos, según
corresponda,.
7.15.4.8. Además de la remisión mensual indicada en el punto precedente, toda la infor-
mación descripta debe conservarse ordenada cronológicamente y a disposición
del personal del SENASA a los fines de la auditoría oficial del sistema.
7.15.4.9. La Dirección Nacional de Sanidad Animal comunicará mensualmente a los
laboratorios titulares de Certificados de Uso y Comercialización la nómina de
las altas, bajas y suspensiones de laboratorios de la Red, con la identificación
de sus Directores Técnicos, a efectos de la programación de sus ventas.

Ante la detección de cualquier incumplimiento en el funcionamiento del sistema, el


SENASA podrá suspender el Certificado de Uso y Comercialización del producto que
corresponda. La conservación de documentos para auditoría oficial del sistema y el
flujo de información para auditoria interna es responsabilidad del titular del Certificado
de Uso y Comercialización.

31
PRODUCTOS REPELENTES DE INSECTOS HEMATOFAGOS INDICADOS EN EQUINOS (*)

32
CERTIFICADO PRODUCTO EMPRESA COMPONENTES VIA DE ADMINISTRACION

87595 ACIENDEL BIOGENESIS S.A. Cipermetrina Pour On


0080/E ACIENDEL BIOGENESIS S.A. Cipermetrina Pour On
1544 ASUNTOL LIQUIDO BAYER ARGENTINA SA Cumafos Baño
96016 BICHERON POUR ON PROAGRO S.A. Cipermetrina Pour On
82488 BICHOLUZ RIO DE JANEIRO ALLIGNANI HNOS S.R.L. Triclorfón Tópica
92376 BOX LOPEZ VILLANUEVA Y ASOC. Cipermetrina Pour On
80246 CIOVAL ALSI QUIMICA SANITARIA Diclorvós Tópica y Ambiental
86368 CIPERKILL BIOGENESIS S.A. Cipermetrina Aspersión Amb y animal
87595 CIPERSIX INSTITUTO SAN JORGE BAGO Cipermetrina Pour On
96162 CIPERVET POUR ON PHARMAVET DE CASTAÑO SRL Cipermetrina Pour On
1805 CLIK 600 ASPERSION NOVARTIS ARGENTINA S.A. Diazinón Aspersión Animal
87313 CURABICHERAS PIRETROIDE SCHERING PLOUGH S.A. Cialotrina Pirimifós Tópica
82799 DKL 5 CURABICHERA LIQUIDO VON FRANKEN SAIC Cipermetrina,DDVP Tópica
88234 DERRAMIN BROUWER S.A. Cipermetrina Pour On
87504 GALMETRIN PLUS POMADA BIOGENESIS S.A. Cipermetrina,Diclorvós Tópica
82642 INSECTICIDA RURAL JOHN MARTIN S.R.L. Triclorfón, Diclorvós Aspersión Amb y animal
93335 LER CHAMPU MEDICADO LAB.LER S.R.L. Carbaril Tópica
90248 LUVUCIT HOECHST ROUSSEL VET S.A. Diclorvós,Malatión Tópica
93183 MOSCASIN POUR-ON ANUBIS S.R.L. Deltametrina Pour On
87001 OPIGAL 50 IND. QUIMICAS ALMIDAR Carbaril Aspersión Amb y animal
92492 PIRETRAL POUR-ON FAEVE S.A. Cipermetrina Pour On
92432 PIRETRAL FAEVE S.A. Cipermetrina Aspersión Animal
93202 POUR ON BIOTENK BIOTENK S.A. Cipermetrina Pour On
91217 SANUVET 10 BROUWER S.A. Cipermetrina Aspersión Amb y animal
93206 SIPERKINA BIOGENESIS S.A. Asimetrina Aspersión Amb y animal
93432 STOP FLY DELENTE LABORATORIOS Cipermetrina Pour On
95341 SUPER SYNECTO POUR-ON OVER Cipermetrina Pour On
90175 SYNECTO ASPERSION OVER Cipermetrina, Carbaril,BOP Aspersión Animal
90176 SYNECTO PLUS POUR-ON OVER Cipermetrina Pour On
97252 SYNECTO MAX A.R. POUR-ON OVER Cipermetrina Pour On
92491 TEHUELCHE POUR-ON BURNET SACIFIA Cipermetrina Pour On
98262 TRINSEC POUR-ON FAEVE S.A. Cipermetrina, BOP.,diclorvós Pour On
92186 VETANCID POLVO VETANCO S.A. Cipermetrina Espolvoreo Ambiental
93128 WARBICIDE POUR-ON AGROINSUMOS S.A. Cipermetrina Pour On

(*) ANTES DE USAR, LEA LAS INSTRUCCIONES Y CONSULTE SIEMPRE A SU VETERINARIO DE CONFIANZA.
REGISTRO DE PRUEBAS DIAGNOSTICAS DE
ANEMIA INFECCIOSA EQUINA EFECTUADAS EN
LABORATORIOS DE RED OFICIAL

Para volcar datos en el libro foliado y remisión mensual de la información a la Dirección de Luchas Sanitarias

AL COMENZAR CADA EQUIPO DE DIAGNOSTICO

Marca ............................................................. N° de Serie ......................................................... N° de Dósis ................................

Estampillas Nros. de ......................................... a .....................................

Fecha de Compra .............../......................................./.............. Factura/Remito N° .....................................................

DATOS A COMPLETAR
Fecha de Remitente Origen de la Certificado/
Prueba N° Ingreso Muestra Resultado Libreta N°

..............................................................................................................................................................................................................................

.............................................................................................................................................................................................................................
............................................................................................................................................................................................................................

..............................................................................................................................................................................................................................
.............................................................................................................................................................................................................................
............................................................................................................................................................................................................................

..............................................................................................................................................................................................................................

.............................................................................................................................................................................................................................
............................................................................................................................................................................................................................
..............................................................................................................................................................................................................................

.............................................................................................................................................................................................................................

............................................................................................................................................................................................................................
..............................................................................................................................................................................................................................
.............................................................................................................................................................................................................................
............................................................................................................................................................................................................................

RESPONSABLE

Lugar ................................................................................................

..................................................
Firma y Sello
Fecha .............../......................................./..............
..............................................................................
Aclaración
C.244

33
Colegio de Veterinarios de la Provincia de: N° 000000000

IDENTIFICACION Fecha: ............../................./ ...................

Nombre del Equino: .................................................................................. Edad: ......... DISEÑO DE MARCA A FUEGO


Identificación Individual: ........................................................................ Sexo:............
Raza o Tipo:..................................................................... Pelo: ..................................
Padre: ..........................................................Madre:..........................................................

PROPIETARIO

Apellido y Nombre:.......................................................................................................... RENSPA N°: .......................................................


Domicilio: Calle: ........................................................................................................... N°:........................
Localidad: ....................................................... Partido o Dto.: .....................................................................
Los datos consignados son verídicos,
Prov.:.............................................................. corresponden ......................................
al equino y se ajustan a la realidad Firma del Propietario
CERTIFICACION DE LA EXTRACCION DE LA MUESTRA

Fecha de Extracción: ........./....................../.............. Fecha de Remisión: ........./....................../..............


La Muestra se Encuentra Identificada con: ............................... Equino CON SINTOMAS Equino SIN SINTOMAS
Lugar de Extracción: Calle: ................................................................................................................................... N°:........................
Localidad: ....................................................... Partido o Dto.: ...................................................... Prov.:..............................................
Responsable de la Extracción: Doctor................................................................................................

MP N°:....................................... Acreditación SENASA N°: .....................................................


Los datos consignados son verídicos, corresponden al equino y se ajustan a la realidad. Los datos de ......................................
filiación se encuentran correctamente transcriptos, sin tachaduras ni enmiendas Firma y Sello del Profesional

CERTIFICACION DEL DIAGNOSTICO


Laboratorio donde se efectuó el análisis:.............................................................................................................. Red N°:.....................

RESULTADO Diagnóstico .........................................................


Pegar el stiker correspondiente a
........./....................../.............. Lugar de Expedición
FECHA DE

la prueba, en este lugar.


Positivo Vencimiento
........./....................../.............. ......................................
Expedición Firma Laboratorista
Negativo Certifico el resultado del análisis del equino
........./....................../.............. cuya filiación figura en este documento MP N°: ..........................
C247

35
INTERVENCION SENASA
FECHA MOTIVO LUGAR FIRMA

..............................................................................................................................................................................................................................
..............................................................................................................................................................................................................................

..............................................................................................................................................................................................................................
.............................................................................................................................................................................................................................

.............................................................................................................................................................................................................................
.............................................................................................................................................................................................................................

INTERVENCIONES SERVICIO VETERINARIO PRIVADO ACREDITADO


FECHA MOTIVO LUGAR FIRMA

..............................................................................................................................................................................................................................
..............................................................................................................................................................................................................................

..............................................................................................................................................................................................................................
.............................................................................................................................................................................................................................

..............................................................................................................................................................................................................................
.............................................................................................................................................................................................................................

1 - En los formularios estará dibujada la silueta de un équido, con DOS (2) perfiles, derecho e izquierdo.
Entre ambos la cabeza, cuello y pecho, de frente; también estarán los perfiles izquierdo y dere-
cho de los miembros y los mismos vistos de atrás.

2 - La individualización de todo equino que requiera certificación diagnóstica específica de Anemia


Infecciosa Equina, deberá efectuarla el veterinario que extraiga la sangre para exámen, con el
equino a la vista, cumplimentando la documentación identificatoria correspondiente.

3 - Para una correcta identificación el veterinario actuante acreditado deberá consignar la totalidad
de las señas particularas, como ser: remolinos, manchas, cicatrices, pelos blancos, marcas a fue-
go, pelaje, edad, etcétera, todo ello correctamente ubicado, remitiendo luego al laboratorio los TRES
(3) ejemplares conjuntamente con la muestra de sangre contenida en un tubo identificado con una
faja de seguridad.

4 - Para dar ingreso a las muestras deberá verificarse que los datos que figuran en el certificado que
acompaña la muestra, estén completados en su totalidad, y rubricados por el veterinario que ex-
trae la muestra con sello aclaratorio.

5 - Deberá mantenerse en archivo por un lapso no menor a UN (1) año y en el orden en que fueron
expedidos, los duplicados de los certificados, los que deberán ser presentados al personal del
SENASA, cuando este lo requiera.

6 - Los certificados deberán ser firmados, tanto por el profesional que remite la muestra como por el
Director Técnico del laboratorio en forma ológrafa, prescindiendo del uso de carbónicos u otros
mecanismos de duplicación.

7 - El laboratorio deberá llevar registro de la totalidad de las pruebas diagnósticas Anemia Infecciosa
Equina, sean estas para la extensión de los certificados diagnósticas o de relevamientos a estable-
cimientos que no la requieran.

8 - En caso de que el diagnóstico sea POSITIVO, el laboratorio lo comunicará al veterinario actuan-


te, reservándose para sí el triplicado. El original y el duplicado los remitirá de inmediato a la Ofi-
cina Local del SENASA.
8.1 - Los formularios duplicados y triplicados no tendrán valor como certificación.
8.2 - En caso de extravío del formulario, se podrá solicitar una copia, en la que deberá constar tal
carácter.
8.3 - Los certificados deberán ser confeccionados con tinta o cualquier material inalterable y no
presentar raspaduras ni enmiendas.

36