You are on page 1of 3

 

Una evaluación del campesino polaco en
Europa y en América de Thomas y Znaniecki

Por Herbert Blumer

Traducción a cargo de Cecilia Vitto

Para formarse una perspectiva adecuada del estudio realizado por Thomas y Znaniecki, uno debe darse cuenta que éste no es una mera monografía 
acerca de la sociedad campesina polaca. Es ante todo un intento de sentar las bases para la investigación y la teoría científica social.Este intento está 
basado en cuatro consideraciones:
1­ Ellos desean construir un acercamiento que esté adaptado al tipo de vida en una sociedad civilizada compleja. Particularmente, debe adaptarse al 
estudio del cambio y transformación social desde que esta característica es sobresaliente en tal sociedad. Además, el acercamiento debe ser como para 
conducir a una adecuada teoría social para el control social.
Para apreciar este punto, deberíamos darnos cuenta que debe haber formas de estudio que no tienen estas características. Efectivamente, mucha de la 
investigación social presente, por más que sea científicamente imponente, no se adapta al estudio de una sociedad en cambio. Además, mucha de ésta 
puede producir descubrimientos y relaciones que son 'precisas' sin ser capaces de ofrecer algún conocimiento en cuanto a cómo cambiar o controlar 
estas relaciones. Esto indica que dicho descubrimiento no está siendo aplicado a la línea de pregunta que el carácter teórico de la vida social requiere. 
La última prueba de la validación del conocimiento científico es la habilidad para usarlo para fines de control social.
Un proyecto para un estudio científico de la vida social debe ser capaz de hacer frente al carácter central de la vida social, y debe ofrecer la posibilidad 
de producir conocimiento que pueda usarse para el control de la vida social. Los autores han intentado construir tal proyecto. 
2­Una segunda consideración es la necesidad de un acercamiento que vaya con el carácter único del cambio o interacción como ocurre en el caso de la 
vida social humana. Lo que es único, de acuerdo a Thomas y Znaniecki, es la presencia tanto de un factor subjetivo como objetivo. La influencia de 
cualquier factor objetivo siempre es dependiente de la receptividad selectiva e inclinación positiva de la persona. Y, correspondientemente, el cambio de 
un factor objetivo (por lo que a la influencia sobre las personas refiere) depende de su aplicación con un nuevo punto de vista u orientación. Esta es la 
idea que, como hemos visto, los autores han expresado en su declaración de que tanto el marco objetivo como la experiencia subjetiva deben ser 
tenidos en cuenta en el estudio del cambio social. Esta es la idea que han expresado en sus conceptos básicos de actitud y valor, y la que han 
elaborado y extendido en su fórmula metodológica designada para producir "leyes de transformación social".
Parece cierto que esta fórmula metodológica es inválida y que el pensamiento de "leyes de transformación" seguras es quimérico. Además, uno puede 
incluso cuestionar tanto la adecuación lógica como metodológica de los conceptos de 'actitud' y 'valor'. El reconocimiento de esto, de cualquier manera, 
no afecta la validez de la creencia general que la vida social envuelve la interacción de factores objetivos y de experiencia subjetiva. Esta idea, 
efectivamente, está en acuerdo con el sentido común; debería expresarse en la afirmación que una acción individual tiene frente a objetos en términos 
de lo que significan para él.
Un esquema adecuado para el estudio de la sociedad humana debe prestar debida atención a este factor subjetivo. Esto, Thomas y Znaniecki lo han 
buscado hacer consistentemente, manteniendo siempre un ojo en la experiencia humana. Consideran a los acercamientos que ignoran u omiten este 
factor subjetivo y que solamente estudian relaciones entre factores objetivos como necesariamente deficientes, e incapaces de producir un 
conocimiento adecuado de la vida social. Tales aproximaciones, debe ser señalado, son un punto de referencia visible en la investigación social 
contemporánea, y son usualmente justificadas y fortalecidas por afirmaciones acerca de su objetividad y carácter científico.
3­ La tercera consideración surge de la recién mencionada. Es una comprensión de la necesidad de concebir medios que sean capaces de 'captar' este 
factor sujetivo y estudiarlo en su interacción con el factor objetivo. Ésta constituye una ineludible necesidad si uno admite el rol del papel subjetivo. Los 
autores han enfrentado el problema firmemente. Su respuesta, como hemos visto, es que los significados son provistos por 'documentos humanos'. El 
documento humano como un informe de la experiencia humana otorga datos empíricos sobre el factor subjetivo. Además, es un documento "objetivo", 
autorizando a tener acceso a estos datos y permitiendo a uno retornar siempre a ellos.
4­La consideración final es la comprensión de la necesidad de una estructura teórica para el estudio de la vida social. Un acercamiento sin un esquema 
que guíe no es un acercamiento. En el caso del esquema propio de estos autores, debe tenerse en cuenta que es construido sobre la base de los 
muchos factores que representan la unicidad de la vida social y de lo que lógicamente constituye el hecho del cambio social. Estos factores son el 
subjetivo y el objetivo, como están envueltos en la interacción. Como hemos visto, los autores han conceptualizado estos factores en sus conceptos de 
actitudes y valores, y, con éstos como piedras fundadoras, han desarrollado la estructura teórica que hemos considerado. Su interés, en otras palabras, 
ha sido desarrollar un esquema conceptual que permitiera a uno manejar analítica y abstractamente material concreto de la vida social, y de esta manera 
permita estudios comparativos de diferentes sociedades.
Es con un esquema metodológico organizado alrededor de estas consideraciones que Thomas y Znaniecki hicieron su estudio monográfico de la sociedad 
campesina polaca. El esquema está bien organizado en aspectos lógicos y metodológicos; los autores muestran gran familiaridad con la lógica de la 
ciencia y con los cánones del procedimiento científico.
La aplicación del esquema a la sociedad campesina polaca es un experimento, en el sentido tanto de ejemplificación como de prueba. Los autores están 
comprometidos en una tarea pionera; continuamente ellos hacen hincapié en la necesidad de estudios comparables de otras sociedades para verificar las 
"leyes" y las generalizaciones del estudio de los campesinos polacos; y en los últimos comentarios ellos enfatizan el carácter tentativo de su método, y 
de su resultado. 
En la ausencia de estudios comparables de otras sociedades que puedan servir como una prueba de las generalizaciones y teorías de los autores, no 
estamos en una posición como para decidir categóricamente sobre su verdad o falsedad. Todo lo que puede hacerse es considerar críticamente la 
aplicación de su abordaje metodológico (su 'punto de vista' y 'método') para el estudio de la sociedad campesina polaca.
El problema, entonces, que enfrentamos nosotros acá es el de la relación entre sus materiales y sus análisis teóricos. Este problema surgió en una serie 
de puntos en nuestras discusiones previas; aquí debemos considerarlo nuevamente. Es un problema que está situado en el corazón de la tarea de los 
autores; y es un problema que es central en toda investigación social que busque alcanzar el factor 'subjetivo' por medio del material documental, por 
esto es un problema, finalmente, en cuanto a sí la investigación en experiencia subjetiva puede ser hecha para ser científica. 
Como hemos visto, Thomas y Znaniecki, conocedores de la necesidad de encontrar material sobre el factor subjetivo, han recomendado el uso de 
'documentos humanos' a través de los cuales observan el registro de vida de la más perfecta manera. Ellos han dado una vasta cantidad de varios 
documentos humanos en su trabajo. Estos materiales documentales ciertamente no son tan satisfactorios como ellos desearían, pero fueron lo mejor que 
pudieron asegurar. Estos materiales son en los que su trabajo está primariamente basado, en el sentido de que, según cabe suponer, el análisis teórico o 
se originaba fuera de ellos o era probado por ellos. ¿Qué puede decirse en este punto de su carácter inductivo? ¿Cómo trabaja uno con documentos 
humanos? ¿Cómo los analiza e interpreta uno?
Parece bastante claro que Thomas y Znaniecki no derivaron todas sus concepciones teóricas de los materiales que están contenidos en sus volúmenes, 
o de materiales similares. Quizás ni siquiera la mayor parte de las concepciones teóricas fueron derivadas de ellos. Efectivamente, la mayor parte de las 
líneas generales están prefiguradas en los escritos previos de Thomas. Es más bien evidente que los autores comenzaron su estudio del campesino 
polaco con los rudimentos de su esquema teórico primario, construido a partir de mucha experiencia con los seres humanos, muchas reflexiones y 
observaciones de la conducta humana, y una apreciación considerable de la naturaleza humana. Sólo individuos con tal experiencia y dotes pueden haber 
hecho tales interpretaciones estimulantes e incisivas. Es además evidente que sus interpretaciones particulares de la vida del campesino polaco no 
estuvieron formadas únicamente por los materiales que ellos presentan; tenemos que asumir que la familiaridad con al vida del campesino polaco que 
estuvieron formadas únicamente por los materiales que ellos presentan; tenemos que asumir que la familiaridad con al vida del campesino polaco que 
autorizan sus interpretaciones está hecha en una amplia variedad de formas. De esta manera, mientras puede no ser cuestionado que mucha de la 
concepción teórica de estos autores vino de una manipulación de los documentos, es también verdad que en una larga parte de ellos no la hubo. 
Este punto, en sí mismo, no es importante; con la excepción de que explica porqué las concepciones teóricas en 'El campesino polaco' exceden por lejos 
los materiales. Los autores han mostrado una sorprendente liberalidad en hacer generalizaciones ­ generalizaciones que parecen buenas, pero para las 
cuales hay poco sino ningún dato en los materiales. Omitiendo esta sobrecarga de generalización, la pregunta importante es si los materiales prueban 
adecuadamente las generalizaciones (sin tener en cuenta su fuente), que están siendo aplicadas a los materiales. Como nuestra discusión previa ha 
señalado, la respuesta es muy poco convincente. Algunas interpretaciones, efectivamente, son corroboradas por el contenido de los documentos, y a 
veces las interpretaciones no parecen verificadas adecuadamente; en ambas instancias, por supuesto, los materiales son la prueba. Usualmente, de 
cualquier manera, uno no puede decir que una interpretación es ni verdadera ni no verdadera, incluso aunque sea claramente plausible. 
En instancias de interpretaciones plausibles, todo lo que uno puede decir es que la interpretación hace más significantes de lo que eran a los materiales, 
y hace la interpretación teórica más comprensible y familiar de lo que era previamente. Quizás, esto es todo lo que uno pueda esperar o debería esperar 
en el análisis interpretativo del material humano documental. Esto es justamente lo que uno encuentra que es verdad en el campesino polaco, aún si el 
análisis teórico de documentos humanos, o sólo puede ser, o debería ser, de este tipo, dejando detrás un número importante de consideraciones y 
problemas.
1­Primero, debería significar, obviamente, que los materiales no son una prueba decisiva de las interpretaciones teóricas. Aún, el hecho de que tanto el 
material y la interpretación consigan significación y conocimientos que no tenían antes, parece significar que no es un mero caso de ilustración de la 
teoría.
2­Segundo, debería seguir que la prueba de validación de tal teoría debe venir de otras formas, como su consistencia interna, el carácter de sus 
suposiciones, su relación con otras teorías, su consistencia con lo que parece ser 'humano', o en otros tipos de datos que aquellos provistos por 
documentos humanos.
3­ Tercero, debería aparentemente implicar que la función esencial de los documentos humanos debería ser proveer materiales humanos que cedían a 
sensitivas e inquisitivas mentes. Preguntas oportunas para la reflexión, nuevas perspectivas y nuevos conocimientos. Estas consideraciones parecen 
representar la manera en la que los autores han realmente trabajado con sus concepciones teóricas y sus datos. En los autores, tenemos dos mentes 
excelentes con una rica experiencia con seres humanos, con una afilada sensibilidad al elemento humano en conducta, con algunas nociones e intereses 
fundamentales, con un número de importantes problemas, con una variedad de presentimientos, con una curiosidad enérgica y sentido de investigación, 
con una capacidad de formar conceptos abstractos ­ dos mentes, de este tipo, aproximando voluminosos aspectos de la experiencia humana, 
reflexionando sobre ellos, relacionando estas cosas con su fondo de experiencia, chequeando estas cosas contra otras, y trazando todas ellas en un 
coherente modelo abstracto y analítico. Quizás, esto es, después de todo, cómo los científicos trabajan. De todas formas, no es sorprendente que fuera 
de estos esfuerzos Thomas y Znaniecki hayan producido un trabajo tan impresionante como su análisis de la sociedad campesina polaca. En la luz de la 
discusión general de El campesino polaco, algunos pensamientos finales deben ser dados con respecto al problema del análisis científico de documentos 
humanos.
Parece claro que el contenido significativo de tales documentos es dependiente de las ideas, preguntas y conocimiento con el que su análisis es 
emprendido. Mientras esto es verdad, obviamente, en el conocimiento de cualquier cuerpo de materiales científicos, parece ser más pronunciada en su 
interpretación de registros de la experiencia humana. Tal registro es menos evidente que su significado. La implicación es que, generalmente, el valor del 
análisis va a depender de la experiencia, inteligencia, habilidad y preguntas fructíferas del estudiante. Cuando estos factores varían, varía la 
interpretación. La persona que tiene un conocimiento amplio de seres humanos, quién, como se dice popularmente, comprende la 'naturaleza humana', y 
quien tiene una familiaridad íntima con el área de la experiencia que está estudiando, podrá hacer un análisis más capaz que aquel que está menos bien 
equipado en estas consideraciones.
Esto, por supuesto, es esperado. El punto es digno de mención aquí solo para enfatizar que el contenido interpretativo de un documento humano 
depende marcadamente de la competencia y estructura teórica con la que el documento es estudiado. Una persona, por virtud de su experiencia e 
intereses, puede detectar cosas en un documento que otra persona no podría ver.
La flexibilidad de un documento a la interpretación no tendría importancia si el documento pudiera ser usado como una prueba efectiva de la 
interpretación específica que se hizo de él, pero es en este punto donde entra la dificultad. En el caso de simples hechos, el documento puede 
efectivamente probar o desaprobar una afirmación hecha sobre él, pero la aproximación más cercana a la interpretación abstracta menos satisfactoria es 
el documento como prueba. Los documentos humanos parecen prestarse fácilmente a interpretaciones diversas. Uno puede ver esto en la facilidad con la 
que ellos pueden ser analizados por diferentes teorías de motivación. Las teorías parecen ordenar los datos.
Las razones de esta condición pueden ser pensadas, probablemente, en un número de direcciones. Una razón que fácilmente sugiere en si misma es que 
el documento puede no ser suficientemente minucioso: lo que se necesita es un más completo y amplio informe de la experiencia que es interpretada. 
Muchos estudiantes en investigación social buscan sujetarse en esta creencia y, acordemente, por consiguiente, se confiaron a ellos mismos a la 
meritosa tarea de asegurar informes 'exhaustivos'. Thomas y Znaniecki tienen esta idea en mente, abogando por el uso de "historias de vida". 
Teóricamente, un informe exhaustivo que presentara todos los detalles de una experiencia o serie de experiencias debería servir como una prueba 
decisiva de la interpretación. En realidad, tales informes exhaustivos no están asegurados y, quizás, nunca puedan estarlo. En el caso de los informes 
considerados como completos y detallados (como en la autobiografía de Wladek o en un estudio psicoanalítico), uno todavía encuentra una inhabilidad 
del estudio para probar decisivamente la mayoría de las interpretaciones. La interpretación puede ser plausible y hasta evidente para el que sostiene la 
teoría desde la que la interpretación surge; para otro que tiene otro estudio teórico, una interpretación diferente puede parecer más eficaz y verdadera.  
Esto sugiere que la deficiencia de los documentos humanos como una prueba de interpretación es debida en gran parte a la naturaleza del acto de 
interpretación. Interpretar es aplicar conceptos o categorías, y parece que tal interpretación en la instancia del documento humano, como en la de 
cualquier experiencia humana, es tanto más cuestión de juicio que de categorías que son convenientes y evidentes para uno, de buena gana se adaptan 
a la experiencia. Quizás, esta necesidad no es siempre verdad. Parece, de cualquier manera, representar el status presente las interpretaciones de la 
experiencia humana, especialmente eso, en los más abstractos niveles.
Debería seguir que la validación o invalidación de muchas teorías y visiones tiene que ser hecha por significar otra que el uso de experiencias específicas. 
Tales significados, como los de la crítica lógica, la relación con otras teorías o cuerpos de hecho, y el uso de una masa de experiencias generales (como 
es hecho en el sostenimiento de la teoría de la cultura como contra la doctrina del instinto), parece ser aquellos que son comúnmente empleados. 
Informes específicos de experiencia sirven, aparentemente, sólo para hacer claro la naturaleza de la interpretación. Este punto sugerido aquí (aplicado a 
documentos humanos) puede ser expresado extremadamente en la declaración de que un documento tiene valor solamente en términos de la teoría con 
la que es interpretado, pero que la validación de la teoría usualmente no puede ser determinada por el documento.
Una manera en la que los estudiantes pueden intentar probar la interpretación de documentos humanos es mediante el uso de procedimientos 
estadísticos. Este procedimiento consistiría en la reunión de un número representativo de informes y la determinación de la proporción que muestra la 
interpretación dada. Esto debería ser comparado con un grupo de control. Tal procedimiento, sin embargo, aunque suene metodológicamente, no sería de 
ningún valor especial si los documentos separados, sea del grupo de estudio o del grupo de control, no pueden ser usados como una prueba efectiva de 
la interpretación.
Esta situación entera sugiere algo en la naturaleza del dilema. Por un lado, el estudio de la vida social parece requerir el conocimiento de un factor de la 
experiencia humana. Este aspecto subjetivo debe ser asegurado, como Thomas y Znaniecki muestran. Los estudios que se confinan a 'factores objetivos' 
quedan inadecuados y unilaterales. Todavía la identificación de la experiencia humana o del factor subjetivo, aparentemente, no está hecho al presente 
de manera tal que permita a uno probar crucialmente la interpretación. Identificación e interpretación quedan como materia de opinión. En el mejor de los 
casos, los materiales sólo autorizan a uno a hacer un caso para la interpretación teórica.
La inadecuación de los documentos humanos para probar la interpretación es una razón primaria por la que son rechazados por muchos como materiales 
para el estudio científico. Cuando uno agrega a esto el hecho de que usualmente el documento separado no puede resistir muy bien una evaluación 
acorde al criterio de representatividad, adecuación y fiabilidad, es fácil ver porqué documentos humanos devienen sospechosos como instrumentos 
científicos. Aún así, renunciar a su uso en la investigación científica de la vida humana no sería un error fatal, ya que teóricamente, son indispensables y 
actualmente ellos pueden ser de un valor enorme.
Algunos comentarios finales deben ser hechos sobre este punto. Primero, uno debería notar que los documentos humanos pueden ser muy prácticos para 
ayudar al estudiante a adquirir un conocimiento íntimo con el tipo de experiencia que él está estudiando, en sugestiva dirección, al permitir perspicacia, y 
en ayudarlo a elaborar preguntas más fructíferas. Es mucho mejor desarrollar unos juicios teóricos propios con la guía de tales documentos que 
construirlos, hablando claramente, en un vacío. El uso de documentos ofrece al estudiante la oportunidad de incrementar su experiencia y afilar su 
sentido de pregunta. Estando igual otras cosas, el estudiante que desarrolla a través del uso de documentos un conocimiento íntimo de un área de la 
vida será capaz de analizarla más fructuosamente de lo que podría uno carente de tal conocimiento.
En un sentido, documentos humanos sirven al lector de un informe en el mismo sentido que sirven al investigador. Ellos le permiten formar un 
conocimiento más cercano con un tipo de experiencia que está siendo estudiada y formar un juicio como de la naturaleza razonable de las 
interpretaciones propuestas. Por cierto, este juicio va a variar según los diferentes lectores; Aquellos que poseen una facilidad para la comprensión de 
los seres humanos y que ya tengan una familiaridad íntima con la gente que es estudiada pueden hace un mejor juicio que aquellos que carecen de esta 
facilidad y de este conocimiento íntimo. Quizás, solo los juicios de aquellos que son similares o superiores en competencia y familiaridad para el 
investigador son significantes en una evaluación crítica de un informe. Otros lectores deberían templar sus propios juicios mediante alguna aceptación, en 
la autoridad, del análisis que el investigador hace de los documentos humanos.