1 4 .

nutrición

Raza: un parámetro clave en la nutrición canina
Mª Elena Fernández Comunicación Científica Royal Canin Ibérica, S.A.

Una mejor comprensión de los riesgos relativos a una raza en particular, pueden llevar a un mejor uso de los aspectos preventivos de la nutrición

15 La naturaleza extremadamente heterogénea de las especies caninas ha motivado una gran cantidad de investigaciones sobre las diferencias fisiológicas y anatómicas entre las diferentes razas de perros. De hecho, no nos podríamos imaginar que las necesidades nutricionales de un cachorro de Yorkshire, que multiplica su peso al nacer por 20 en tan sólo 8 meses, podrían ser las mismas que los de un cachorro de Mastín, que multiplica su peso al nacer por 100 de los 18 a los 24 meses anteriores a alcanzar su tamaño adulto. su lugar. A su vez, esto suele dar como resultado que el perro ingiera El presente artículo demuestra cómo una mejor comprensión de los riesgos relativos a una raza en particular, pueden llevar a un mejor uso de los aspectos preventivos de la nutrición. rápidamente la croqueta, lo que crea un factor de riesgo con respecto a la dilatación-torsión gástrica en perros con tórax profundo. Estos perros están naturalmente más predispuestos a sufrirla (1). Por tanto, las características físicas de la croqueta deben adaptarse al

El tamaño, la forma y la textura de la croqueta son los primeros parámetros que hay que adaptar en relación con la raza de un perro

observación de la cinética de la ingestión para cada perro y consecuente adaptación de la croqueta
El tamaño, la forma y la textura de la croqueta son los primeros parámetros que hay que adaptar en relación con la raza de un perro. Existen tres objetivos principales: una prensión más fácil del alimento por parte del perro, control de la velocidad de ingestión y prevención frente a la enfermedad periodontal.

tamaño del perro y a la forma de su mandíbula para facilitar la prensión del alimento al tiempo que evita que se desmenuce y desintegre, así como una innecesaria deglución.

Facilidad de prensión del alimento
Los perros dolicocéfalos poseen arcos dentales que se encuentran superpuestos como hojas de tijeras; el arco inferior siempre se encuentra retraído unos cuantos milímetros. Sin embargo, los perros braquicéfalos tienen una cara más corta, dando como resultado un prognatismo de la mandíbula inferior que implica una posición diferente de la dentadura en la mandíbula inferior (Figura 1). Cuando la dentadura en tijera no conecta, el perro tiene que usar bien su lengua o sus dientes laterales para mantener el alimento en

16

Control de la velocidad de ingestión
Ciertas razas de perros muestran una cierta tendencia “glotona” en el modo de comer. A pesar de que ésta es una característica canina natural en general, puede resultar beneficioso disminuir la velocidad de ingestión. Ofrecer al Dogo Alemán una croqueta que mida como mínimo 3 cm le obliga a masticar la croqueta antes de tragársela, limitando de esta forma el riesgo de aerofagia, un factor de riesgo conocido para la dilatación gástrica (2). Una ventaja adicional de controlar la velocidad de ingestión es estimular la saciedad mediante la prolongación del tiempo de las comidas. Para los perros con tendencia a ganar peso con facilidad, una croqueta de baja densidad permite una ración de mayor volumen que respeta una ingestión calórica apropiada.

Ciertas razas pequeñas se ven más afectadas que otras razas de su mismo tamaño. Por ejemplo, los problemas dentales son la principal razón de las consultas veterinarias a todas las edades en el caso del Yorkshire Terrier (4). La dentadura decidua del Yorkshire permanece durante un periodo de tiempo excepcionalmente largo, lo que da como resultado una alineación y una orientación dentales imperfectas y una ausencia de conexión correcta de los dos arcos dentales. La forma y la textura de una croqueta específicamente diseñada para un perro en particular puede contribuir al efecto de cepillado dental pasivo regular. Es importante garantizar que el diente penetre en la croqueta lo suficiente y sin romperla demasiado rápido (Figura 2). Esta acción de cepillado ayuda a reducir el crecimiento bacteriano de la placa dental.

acción de prevención frente a la enfermedad periodontal
La enfermedad periodontal afecta a todos los perros durante sus vidas, pero en diferentes grados dependiendo del tamaño del perro y de la raza. Los perros con un peso inferior a los 10 kg se ven afectados antes y de una forma más grave por tales enfermedades (3). Una razón para este aumento del riesgo es su limitada actividad de masticación: a menudo reciben alimentos blandos (preparados caseros o comida enlatada) que no proporcionan una acción de limpieza frente a la placa dental. Además, las oportunidades de morder o de llevar objetos son raras para los perros que pasan la mayor parte del tiempo dentro de casa.

nutrición .17 perfección en el cálculo de las necesidades energéticas para mejorar el mantenimiento del peso óptimo
Incluso en perros con un peso corporal similar, se observan amplias variaciones en las necesidades energéticas de mantenimiento. Por ejemplo, éste es el caso del Dogo Alemán, que necesita aproximadamente un 50% más de calorías de lo que se podría esperar simplemente basándose en su peso corporal (5, 8). Tanto su pelo corto como su masa corporal muscular explican la gran demanda energética (Figura 3). Los músculos consumen mucha más energía en comparación con las grasas, incluso si el perro muestra un nivel relativamente moderado de actividad física. Para mantener una condición corporal óptima, el Dogo Alemán necesita un alimento rico en energía. La alta densidad energética del alimento permite que el volumen de la ración pueda reducirse, evitando A la inversa, el Labrador cuenta con una composición corporal rica en grasas, y presenta un alto riesgo de obesidad. Ciertas medidas pueden ayudar a prevenir que esta raza presente exceso de peso: proporción alta de calorías-proteínas, el uso de cereales con un índice glucémico moderado y la presencia de la L-carnitina, por ejemplo. de esta forma la ingestión de grandes cantidades de alimento, lo que es un factor de riesgo con respecto a la dilatación-torsión gástrica y la función digestiva en general.

incluso en perros con un peso corporal similar, se observan amplias variaciones en las necesidades energéticas de mantenimiento.

1

reducir el proceso de fermentación en el colon. Los resultados en la

las heces de los perros de razas grandes tienden a mostrar un mayor porcentaje de humedad y se encuentran menos formadas que las de los perros más pequeños

calidad de las heces son fácilmente comprobables tras fijar un umbral máximo del 10% de proteínas no digeribles en el alimento. Esto implica una selección muy estricta de fuentes de proteínas. La cantidad y elección de fibras para su inclusión en la dieta varía también en relación con el tipo de perro. La deficiencia de inmunoglobulina A (IgA), un anticuerpo especializado en la defensa de la mucosa frente a la infección, se observa frecuentemente en el Pastor Alemán. En esta situación, la inclusión tanto de fructooligosacáridos (FOS) como

Identificación de la sensibilidad digestiva
Las heces de los perros de razas grandes tienden a mostrar un mayor porcentaje de humedad y se encuentran menos formadas que las de los perros más pequeños (6). Para las razas sensibles, deben realizarse todos los esfuerzos posibles para facilitar la digestión en el intestino delgado y, de esta forma,

de manano-oligosacáridos (MOS) presenta una solución interesante, ya que los MOS estimulan la producción de IgA (11). Para los perros con una actividad de fermentación naturalmente alta (p. ej. el Bóxer, el Bulldog...), una ingesta excesiva de fibras fermentables (FOS) podría causar heces más blandas. Por tanto, para estas razas, es preferible usar fibras como la pulpa de remolacha, que se descomponen lentamente.

nutrición .1
media de 22 a 15 días (14). Ciertas razas tienen un pH corporal alto, lo que fomenta la proliferación bacteriana. Esta característica explicaría la alta frecuencia de pioderma en el Pastor Alemán (15). La respuesta nutricional puede adaptarse a cada situación para ofrecer la respuesta más precisa a un riesgo potencial, por ejemplo: • los alimentos enriquecidos con ácido linoléico (precursor de los ácidos grasos esenciales de la serie Omega 6) re-equilibrarán la película lipídica superficial cuando la piel se encuentra muy expuesta (sin subpelaje, por ejemplo) • un contenido mayor de ácido gamma-linolénico (GLA) puede reducir la irritación cutánea como ocurre con la atopia. La eficacia del GLA se ve mejorada cuando se asocia con ácidos grasos Omega 3 de cadena larga, que disminuyen la inflamación. • la optimización de los niveles de vitamina A para combatir el exceso de seborrea

la nutrición canina tiene como objetivo mejorar la salud global del animal anticipando las amenazas potenciales que pueden afectar a su bienestar y longevidad

posibilitar la expresión óptima de la calidad del pelaje específico de cada raza
El pelaje se compone de un 95% de proteínas que son especialmente ricas en tioaminoácidos y que entran en la composición de la queratina. La renovación de la piel y del pelo puede llegar a representar hasta el 35% de las necesidades proteicas diarias de un perro adulto (12). Cualquier deficiencia puede llevar a un pelaje sin brillo, quebradizo y despigmentado, y cuanto mayor es el nivel de producción de pelo, mayor es el riesgo de sufrir deficiencias. Las razas de perros que muestran un rápido crecimiento del pelo, tales como el Yorkshire Terrier, el Bichón Maltés, el Shih Tzu o el Lhassa Apso, son razas que muestran un riesgo particular de sufrir problemas de este tipo. Los lípidos que entran en la composición del pelo son específicos de la especie y de la raza: el Labrador tiene un pelaje particularmente impermeable debido a que produce 5 veces más sebo que un Caniche (13). La producción y calidad del sebo se ven influidas por la nutrición, notablemente por la cantidad y tipo de ácidos grasos esenciales del alimento. Un pelaje magnífico requiere una piel saludable. Una vez más, la raza es un factor. Cuando el pelaje ha de ser cortado regularmente, la renovación de las células epidérmicas se acelera, disminuyendo como

Conclusión
En la actualidad, la nutrición canina es ambiciosa: en lugar de simplemente aspirar a cubrir las necesidades nutricionales del perro, ahora tiene como objetivo mejorar la salud global del animal anticipando las amenazas potenciales que pueden afectar a su bienestar y longevidad. La adaptación por raza representa un paso más en el proceso de tener en cuenta las necesidades específicas de cada animal.

Artículo gentileza de:

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful