Ensayo

El poder de la palabra. Concepto de Usuario en Terapia Ocupacional1
Rodolfo Morrison Jara2

La forma en la cual establecemos una relación con el otro, puede ser determinante a la hora del éxito en una intervención. Como integrantes de un equipo de Salud, los Terapeutas Ocupacionales (TO), debemos desarrollar la habilidad de darnos cuenta del poder que pueden llegar a tener las palabras en las personas con las cuales nos relacionamos al momento de una intervención. Como señala Maturana, interactuamos constantemente dentro de redes relacionales que nosotros mismos creamos, por medio del lenguaje como medio de fluir recursivo y consensuado en relaciones constantes, y en función de ello, se le asigna cierto significado a definidos códigos lingüísticos. De esta manera, se define en el hacer y en el lenguajear3 el tipo de interacción que se desarrolla dentro de un contexto determinado. Palabras de otrora, como: inválido, minusválido, incapacitado o limitado, fueron desechadas dentro de la formación académica presente en la escuela de Terapia Ocupacional de la Universidad Austral de Chile, por no representar las características de ningún ser humano. En nuestra formación como futuros profesionales del área de la salud, se le da énfasis al ser humano como ser único, libre y capaz dentro de un ambiente que lo permita, de este modo creo pertinente señalar que las palabras en este sentido denotan inexorable responsabilidad. Cuando nos referimos a una persona como “paciente”, estamos señalando que carece de actividad, que no posee un rol protagónico en la intervención y que debe “esperar” a ser “atendido” por algún profesional de la salud, estableciendo una relación vertical que encierra su capacidad de tomar decisiones que afecten su estado de
1

2

3

Como citar: Morrison, R. (2006). El poder de la palabra. Concepto de usuario en Terapia Ocupacional. Revista estudiantil de la Facultad de Medicina de la Universidad Austral de Chile, Vol. 1, Oct. Estudiante de tercer año de Terapia Ocupacional, Universidad Austral de Chile. Contacto: morrison.rodolfo@gmail.com Maturana, H. & Verden-Zöller, G., Amor y Juego. 1997.

salud, dejando en ciertas ocasiones de lado su individualidad y creando verdaderos estados de sometimiento y dependencia, incluyendo el distanciamiento y el desconocimiento en su tratamiento. Es por lo anterior, que en la intervención de Terapia Ocupacional, se llama “usuario” a nuestros sujetos de atención, por considerar que esta palabra representa en parte al ser humano como Ser, capaz de “hacer uso de” un servicio que producto de una decisión informada, es otorgado por el Terapeuta Ocupacional. El usuario es un ser activo en la intervención, por lo cual no espera a ser atendido, si no, que participa de manera directa en el desarrollo de la misma, luego que a establecido de manera conjunta con el Terapeuta Ocupacional los objetivos a tratar en función de su participación ocupacional 4 en favor de su integración social. Finalmente invito a realizar una reflexión en torno a las palabras que utilizamos en nuestra interacción con los otros, ya que considero que, como profesionales del área de la salud, debemos conocer diferentes formas y maneras de llegar a ser comprendidos y comprender las necesidades de nuestros usuarios de manera que la comunicación sea un medio para el éxito de la intervención y no un obstáculo que cree en las personas estados de apatía y rechazo, nosotros somos responsables de ello.

4

Kielhofner G., Modelo de Ocupación Humana, 2004.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful