You are on page 1of 2

Títeres

Graciela Geymonat Cheveste

"El teatro es un hecho vivo, caliente, palpitante, se gesta en el sueño del


autor que lo elabora desde su propio interior. Por eso los invitamos a que
juntos vayamos detrás de las bambalinas a conocer los entretelones: allá
nos encontraremos con
los creadores, con el germen mismo de la magia, con el por qué y el
cómo, con algo que es irremplazable en todo el acto del arte: el amor, la
lucha con el ángel de la creación, la entrega y el renunciamiento para
lograr la victoria". (Ruth Melh)
¿Por qué vamos a hacer títeres?
¿Quiénes lo vamos a hacer?
¿Hacia qué público vamos a dirigir las obras?

El títere puede ser cualquier objeto que tenga algo móvil en la


cabeza. Es importante que el niño juegue, que se dé cuenta
que con muy pocos elementos se puede hacer todo y que es
capaz de comunicarse a través del títere.

Es fundamental poder crear una conciencia reflexiva,


debemos comprender que el títere es algo más que un simple
juguete que
nos hace reír. En la creación y la expresión debemos trasmitir
calidez y amor. Debemos informarnos correctamente del
tema
que vamos a tratar. En cada obra hay que darle vuelo a la
imaginación Para hacer una historia de títeres hay que tener
claro el conflicto.

CUENTOS PARA NIÑOS: el planteo tiene que ser muy claro y


concreto.

ELEMENTOS BASICOS DE UNA OBRA:


Tema, conflicto, personajes y lugar: Elegimos una
situación conflictiva donde se manifieste el tema elegido por
nosotros para trabajar, de allá surgen los personajes y la
escenografía.
Toda obra debe contar de 3 partes por lo menos:
1 – PRESENTACION:
 Presentación de los personajes (valorizarlos).
 Presentación verbal.
 Conflicto Presentación visual

2 – DESARROLLO:
La trama se desarrolla alrededor del personaje, se llega al
"nudo dramático" punto máximo de tensión).
Al elegir EL PERSONAJE debemos imaginar que características
tiene, como habla, como se mueve.

3 - DESENLACE DEL CONFLICTO.

EL TÍTERE Y NOSOTROS
El títere nos ofrece una gran variedad de matices expresivos,
debemos conocerlos para que el manejo sea fluido, correcto,
claro y preciso. Cuando está en acción el movimiento es lo más
importante, debe estar en continuo movimiento.
El títere cobra vida cuando comienza a actuar, son capaces de
contar historias sencillas y emotivas.
Para que la obra pueda cobrar vida es necesario crear un
ambiente donde exista una fluida comunicación con el público,
donde la emoción, la alegría y la unión se mezclen en esa
energía que se va gestando en el desarrollo del drama.
Debemos tener claro que esta magia no se da de una vez y
para siempre, sino que se debe gestar con cada público y cada
vez será distinta.