La importancia de la ley 30 de 1992 en la Universidad Pública de Colombia Este texto pretende demostrar la importancia de la ley 30 de 1992 en la Universidad de Colombia

. En 2002 el Instituto Internacional de la Unesco para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (Ielsalc/Unesco) pública un estudio sobre la Educación Superior en Colombia. Sus autores Jorge Yarce e Iván Pacheco presentan un informe sobre el estado, la evolución legislativa y las tendencias de la universidad en Colombia. Las principales reformas de la educación superior en Colombia de mediados del siglo pasado y la década que antecede la ley 30 de 1992 permiten dilucidar los alcances de esta ley. Pacheco (2002) señala como hecho importante la implementación del Plan Básico de la Educación Superior de 1967. Allí, el objetivo de la educación superior se relaciona con el cambio social y económico donde la educación Superior juega un papel estratégico para realizar tal cambio. Se distingue la Universidad de los institutos. Además trata temas como el de la acreditación, la autonomía universitaria, los títulos, los grados y los diplomas. La reforma universitaria de 1980 bajo la presidencia del señor Julio César Turbay Ayala es preponderante para la evolución de la Universidad en Colombia. Se refiere a un conjunto de decretos sobre la educación superior. El objetivo es la organización del sistema de la educación postsecundaria. Lo anterior, se constituyó en el preámbulo de la llegada de la ley 30 de la educación superior. El hecho político y el educativo conforman el marco de esta ley. La Constitución Política de 1991 en Colombia enfatiza en que la educación es un derecho de la persona y es un servicio público con función social siendo responsables el Estado, la sociedad y la familia. Pacheco (2002) afirma que los artículos de esta nueva Carta que mayor relación tienen con la educación superior son el 27, el 67, el 68 y el 69. En el Artículo 27 se garantizan las libertades de enseñanza, aprendizaje, investigación y cátedra. El Estado deberá regular, vigilar e inspeccionar por el cumplimiento, la calidad educativa, la accesibilidad al sistema educativo público además de garantizar la autonomía y la financiación de la educación pública. Así, los temas novedosos introducidos por la ley 30 serian la total autonomía universitaria, la tipología de las instituciones de educación superior, la educación a distancia y La educación nocturna, la financiación, etcétera. Lo mencionado arriba, sin entrar en muchos detalles, refleja la evolución positiva que ha tenido la Universidad en Colombia bajo la orientación de la ley 30 de 1992. La distancia tomada entre el Estado y la organización universitaria es un logro encauzado hacia la respuesta que la Universidad debe dar frente a las exigencias de las transformaciones sociales y culturales en mundo globalizado y cambiante. La sociedad se consolida en la medida que se asienta sobre bases sólidas la Universidad. El impacto de ésta sobre la sociedad es primordial para el avance de la sociedad y la construcción del conocimiento.

Jorge y Pacheco. .Bibliografía: Yarce. La educación superior en Colombia. Francisco (2002). Instituto Internacional de la Unesco para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (Ielsalc/Unesco).