You are on page 1of 12

QUINTO DOMINGO DE PASCUA

YO SOY EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA

Jesús es el camino al Padre. En una relación vertical, trae la verdad de Dios y su fidelidad al
creyente, y en una relación horizontal, comparte la vida de Dios con los fieles. El es el único
mediador entre Dios y el hombre. Nuestro compromiso debe ser para él solo.

PRIMERA LECTURA, HECHOS 6:1-7. Según este pasaje de Hechos, hubo una división en la
comunidad sobre la atención para los pobres. Los apóstoles decidieron crear un nuevo
ministerio para responder a las necesidades: el ministerio del diaconado. Dios nos invita a
compartir en el ministerio de Oración, Testigo, y Servicio, como los apóstoles y los diáconos,
pero de acuerdo a su voluntad, no la nuestra.

SALMO 33. Este Salmo nos desafía a elevarnos por encima de nuestras necesidades para
alabar a Dios, porque él es Dios. El es el Todopoderoso, juntos y amoroso. Él es el único que
merece nuestro culto.

SEGUNDA LECTURA, 1 Pedro 2:4-9. El autor de 1 Pedro utiliza una analogía de una
construcción para describir a Cristo y nuestra relación con él. Es como la piedra angular del
templo de Dios, somos ladrillos puestos sobre esa piedra angular que construyó el Templo.
Cristo es la piedra angular; pero también es la piedra de tropiezo para quienes se
escandalizaron por la buena noticia. Mientras sigamos a Cristo, adoraremos al Padre como
un "pueblo santo, un sacerdocio Regio."

EVANGELIO, JUAN 14:1-12. ¿Conocemos realmente a Jesús? En el Evangelio de Juan, dos


discípulos le preguntaron a Jesús a dónde iba y cómo iba a revelarles el Padre. Las
respuestas a ambas preguntas se encuentran en una relación con Jesús. Entre más
íntimamente le conocemos, más vamos a ver el rostro del Padre y estaremos seguros que él
está preparando el camino para nosotros.

PRIMERA LECTURA, HECHOS 6:1-7

El nacimiento del Diaconado, un llamado al Servicio.

1 Por aquellos días, como el número de los discípulos iba en aumento, hubo
quejas de los llamados helenistas contra los llamados hebreos, porque según ellos
sus viudas eran tratadas con negligencia en el servicio diario. 2 Los Doce
reunieron la asamblea de los discípulos y les dijeron: «No es correcto que nosotros
descuidemos la Palabra de Dios por hacernos cargo de este servicio. 3 Por lo
tanto, hermanos, elijan entre ustedes a siete hombres de buena fama, llenos del
Espíritu y de sabiduría; les confiaremos esta tarea 4 mientras que nosotros nos
dedicaremos de lleno a la oración y al ministerio de la Palabra.» 5 Toda la
asamblea estuvo de acuerdo y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y Espíritu
Santo, a Felipe, Prócoro, Nicanor, Timón, Pármenas y Nicolás, que era un prosélito

FRATER MIGUEL BONILLA www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 1


QUINTO DOMINGO DE PASCUA

de Antioquía. 6 Los presentaron a los apóstoles, quienes se pusieron en oración y


les impusieron las manos. 7 La Palabra de Dios se difundía; el número de los
discípulos en Jerusalén aumentaba considerablemente, e incluso un buen grupo
de sacerdotes había aceptado la fe. BLA

6:1. “hubo quejas de los llamados helenistas contra los llamados hebreos”. Jesús
seguramente no dijo a sus apóstoles en detalle la manera en que debían organizar la
Iglesia. Pero surge un conflicto entre dos grupos sociales de la primera comunidad de
Jerusalén:

a) Primero estaban los nativos Judíos, habitantes de la ciudad y los alrededores de Juda
que hablaban arameo como su primera lengua, eran los llamados Hebreos, y
b) Luego estaban los Helenistas judíos de habla griega, aprendida en la diáspora, que
se habían asentado en la ciudad.

Ellos tenían una misma herencia religiosa y compartían una fe común en Jesús, la lengua y
la cultura los dividía. Por una parte, los Judío-cristianos locales eran parroquiales e
inclusivistas; ellos miraban con desdén sobre la cultura griega en general que no eran la
suya propia. Por otro lado, los judío-cristianos de habla griega sintieron una apertura y
acomodamiento de la cultura de los “paganos”. Así es que surgió una disputa entre los
grupos la cual no era inesperada.

Este conflicto está lleno de enseñanzas.

Muchos hombres judíos, tanto locales como los de la diáspora, deseaban morir en le ciudad
de Dios, Jerusalén.

”Sus viudas eran tratadas con negligencia en el servicio diario…” Muchas veces esta
peregrinación final había agotado los ahorros familiares. Las dificultades en el servicio a las
viudas resultantes dejadas indigentes, sin embargo, revelan una fisura ya existente. La
comunidad quería juntar unos y otros casi ignorando las diferencias, ya que todos eran
hermanos y el Evangelio de Dios era el mismo para todos. Esa ilusión sin embargo, que
perdura todavía hoy en muchos dominios, muestra sus limitaciones en el momento de
compartir. Para apoyar a los pobres, los judíos generosos en la ciudad distribuían dinero a
estas mujeres. La comunidad cristiana hacía lo mismo con sus viudas.

Compartir la Palabra supone confianza mutua y un lenguaje común; el compartir los bienes
se topa con tantas dificultades que sólo una comunidad reducida, donde todos tengan el
mismo modelo de vida, puede arriesgarse a eso.

6:2. «… descuidemos la Palabra de Dios por hacernos cargo de este servicio” El servicio de
las mesas. La palabra mesa puede indicar cualquier mostrador donde se trancen negocios
de dinero, como sería el caso de dones a repartir. Los apóstoles fueron llamados para
anunciar la Buena Nueva. El cuidado de los pobres era necesario; pero sería la
preocupación secundaria. Conectar el cuidado de las viudas con la idea de servir podría
explicarse por una tradición existente. Antes de compartir la comida Eucarística, la
comunidad se reunía para ofrecer los alimentos y los materiales. Estas ofrendas era para ser
distribuida a los pobres; de ahí que, la distribución de los fondos, los alimentos y otras
donaciones era estimada como el “servicio” a la mesa.

FRATER MIGUEL BONILLA www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 2


QUINTO DOMINGO DE PASCUA

6:3. Mucha gente señala a Hechos 6:1-7, como el nacimiento del diaconado, un ministerio
ordenado dentro de la Iglesia. La palabra “diácono” viene de la palabra griega “diakonía”
que quiere decir “servicio” a la mesa. De hecho, el nombre “distribución” era “diakonía” y el
verbo “servir” que objetaron los apóstoles era “diakoneo”.

Los “siete” que eligieron los helenistas no son sólo los encargados de un servicio, lo que
justificaría el título de diáconos –servidor/administrador, sino que además son los
responsables y los “evangelizadores” de la comunidad de los judíos de lengua griega: véase
He 21,8.

La comunidad cristiana elige a sus responsables, lo que en nada disminuye la autoridad


suprema de los apóstoles; por no tener en cuenta eso, la Iglesia ha perdido a menudo la
libertad de expresión, el sentido de acogida y el espíritu de iniciativa.

Entonces nace en Jerusalén una comunidad de lengua griega; es muy probable que ese
fuera el momento en que se tradujeron al griego la catequesis oficial y los primeros textos
litúrgicos. Esa traducción sería el documento base de nuestros Evangelios sinópticos.

6:4. Los apóstoles se dedicarán a la oración, tal como se verá en He 10,9, que le dará a su
palabra la fuerza del Espíritu.

6:5. Nada sabemos de los Siete, a excepción de Esteban y Felipe. Como el Apocalipsis
menciona a unos “nicolaítas” (Ap 2,6), posteriormente algunos creyeron que fueran los
imitadores de ese Nicolás desconocido. Nicolás, de Antioquía, era un converso al judaísmo,
que se unió más tarde a la comunidad cristiana de Jerusalén.

La primera comunidad cristiana había conectado la idea del “mesero” o “camarero” al


servicio a las viudas pobres. Tal como puedes observar en la nota arriba, la distribución de
las ofrendas de material de la comunidad se convirtió en el ministerio del diácono. Con el
tiempo, el estatus del diácono tuvo una función litúrgica que destacó el papel del servidor
en la "mesa del Señor" de la comunidad.

Debemos tener en cuenta las características de los servidores en 6:3: buena reputación,
llenos del espíritu y sabios.
- El primer atributo era público, estos hombres no podrían avergonzar a la comunidad
cristiana puesto que tenían un carácter sólido.
- El segundo atributo estaba orientado en la fe, estos hombres tenían carismas que la
comunidad reconocía, especialmente la sabiduría –uno de los dones del espíritu. Sus
dones eran diferentes a los de los apóstoles, que estaban llamados a un ministerio
de oración y prédica.

Mientras que todos los cristianos bautizados están llamados al servicio, los diáconos deben
tener un lugar especial en nuestras comunidades parroquiales. Ellos representan el espíritu
de la Mesa del Señor en la comunidad.

Salmo 33

La Providencia de Dios cuida el mundo.

FRATER MIGUEL BONILLA www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 3


QUINTO DOMINGO DE PASCUA

— «Dichoso el pueblo que tiene al Señor por Dios.» El tiene sus ojos puestos en los que lo
temen.

¿Cuándo te has sentido sobreprotegido por la presencia de Dios y su poder?

Hay muchas razones para alabar a Dios, pero su presencia poderosa debe ser la número
uno. Alabamos a Dios porque él es el creador y nosotros somos sus creaturas. El es
sapientísimo, todopoderoso, y todo amoroso. Alabamos a Dios por lo que él es, primero que
todo. Su actividad entre nosotros viene en segundo lugar.

1 Buenos, festejen al Señor, pues los justos le deben alabar. 2 Denle


gracias, tocando la guitarra, y al son del arpa entónenle canciones. 3
Entonen para él un canto nuevo, acompañen la ovación con bella música.
BLA

El Salmo 33 alaba a Dios por lo que él es, no por lo que él hace por su pueblo. Empieza con
una alabanza por el poder de su palabra. Por ser un Salmo litúrgico, 33:1-3 exaltaba a los
músicos del Templo para cantar un "canto nuevo" –un mandato de reconocimiento a la
nueva actividad de Dios entre su pueblo; ver Salmo 40:4, 98:1, 144:9, 149:1, Isaías 42:1.
Los músicos estaban para alabar a Dios con un canto de gozo.

4 Pues recta es la palabra del Señor, y verdad toda obra de sus manos. 5
El ama la justicia y el derecho, y la tierra está llena de su gracia. BLA

En 33:4-5, la razón para la alabanza descansa en la palabra de Dios. Igual que Dios mismo,
su palabra es fiel y verdadera, términos que describían el convenio que Dios tenía con su
pueblo. El Señor ama a quienes son fieles a su alianza, su justicia y su derecho, y él llena la
tierra con su presencia - bondades.

6 Por su palabra surgieron los cielos, y por su aliento todas las estrellas.
7 Junta el agua del mar como en un frasco, y almacena las aguas del
océano. 8 Tema al Señor la tierra entera, y tiemblen ante él sus
habitantes, 9 pues él habló y todo fue creado, lo ordenó y las cosas
existieron. 10 Malogra los proyectos de los pueblos y deshace los planes
de las naciones. 11 Pero el proyecto del Señor subsiste siempre, sus
planes prosiguen a lo largo de los siglos. 12 Es feliz la nación cuyo Dios
es el Señor, el pueblo que él escoge como herencia. BLA

33:6-7 encapsula la narración de la creación en Génesis 1:1-2. El hizo los cielos con su
palabra y dividió las aguas con su soplo -su espíritu. El Señor está en control absoluto por
su poder creativo. La única respuesta es una reverencia universal admirable –33:8; la
providencia divina continua con el plan de Dios de la creación y aún si ello interfería en los
planes de las naciones –33:9-11. El pueblo que Dios escogió, los Israelitas, era bendecido
por su elección –33:12

13 Mira el Señor de lo alto de los cielos, y contempla a los hijos de los


hombres. 14 Del lugar en que vive está observando a todos los que

FRATER MIGUEL BONILLA www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 4


QUINTO DOMINGO DE PASCUA

habitan en la tierra; 15 él, que solo formó sus corazones, él, que
escudriña todas sus acciones. 16 No salva al rey lo inmenso de sus
tropas, ni su gran fuerza libra al que combate. 17 No es verdad que un
caballo sirva para triunfar, no salvará al jinete ni con todo su brío.
18 Está el ojo del Señor sobre los que le temen, y sobre los que esperan
en su amor, 19 para arrancar sus vidas de la muerte y darles vida en
momentos de hambruna. BLA

33:13-15 describe a Dios como el Juez universal desde el cielo, aún sobre los reyes quienes
clamaban ser los gobernantes absolutos –33:16-17. El bendice a quienes obedecen la
alianza con sincero corazón, salvándolos de la muerte –33:18-19.

20 En el Señor nosotros esperamos, él es nuestra defensa y nuestro


escudo; 21 en él se alegra nuestro corazón, en su santo nombre tenemos
confianza. 22 Venga, Señor, tu amor sobre nosotros, como en ti pusimos
nuestra confianza. BLA

En 33:20-22, el Salmo finaliza con una petición para la bendición sobre aquellos que
esperan en el poder del Señor para actuar.

Observa que los atributos divinos están inferidos. Dios es el conocedor de todo -33:13-15,
todo poderoso -33:6-7, 9, y todo amoroso -33:5. El nombre de YHWH es mencionado 13
veces en el Salmo; esto reforzaba la noción de la posición y poder de Dios.

Muchas veces, nuestra vida de plegaria se reduce a lo que concierne a la vida parroquial. Mi
plegaria está enfocada en mí mismo, en mis necesidades, y en mis deseos. Pero, ¿es eso
realmente una plegaria? ¿No está la oración en sus raíces tratando a Dios como Dios?
¿Debería la alabanza ser para Dios con todo un sentido de bendiciones y reverencias?

Alaba a Dios. Alaba a Dios porque él es nuestro Dios.

Dedica tu día a la gloria de Dios. Tómate un tiempo durante tu día para darle la debida
alabanza.

SEGUNDA LECTURA, 1 PEDRO 2:4-9

Piedras vivas, raza elegida, reino de sacerdotes. Un pueblo que Dios hizo suyo.

4 Se han acercado al que es la piedra viva rechazada por los hombres, y que sin
embargo es preciosa para Dios que la escogió. 5 También ustedes, como piedras
vivas, se han edificado y pasan a ser un Templo espiritual, una comunidad santa
de sacerdotes que ofrecen sacrificios espirituales agradables a Dios por medio de

FRATER MIGUEL BONILLA www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 5


QUINTO DOMINGO DE PASCUA

Cristo Jesús. 6 Dice la Escritura: Yo voy a colocar en Sión una piedra angular,
escogida y preciosa: quien se afirme en ella no quedará defraudado. 7 Ustedes,
pues, que creen, recibirán honor. En cambio, para aquellos que no creen, él es la
piedra rechazada por los constructores, que se ha convertido en la piedra angular;
8 piedra en la que la gente tropieza y roca que hace caer. Cuando se niegan a
creer en la palabra, están tropezando con aquello en lo que debían afirmarse. 9
Pero ustedes son una raza elegida, un reino de sacerdotes, una nación
consagrada, un pueblo que Dios hizo suyo para proclamar sus maravillas; pues él
los ha llamado de las tinieblas a su luz admirable. BLA

2:4,5. Dos palabras resaltan en estos párrafos: piedras y sacerdotes. Dicen lo que serán los
nuevos cristianos.
“… como piedras vivas, se han edificado”. El Señor es la piedra que sobresale del suelo
y en la que tropiezan todos aquellos que no lo vieron ni lo tomaron en cuenta Isaías 8,14.

2:7. Jesús es, en otro sentido, la piedra rechazada por los constructores, –una cita de
Isaías 28,16 –que pasa a ser la base del nuevo edificio, –una cita del Salmo 118,22. Y los
cristianos son las piedras de esta Iglesia: piedras vivas, porque cada uno participa de la
vida de Dios, y porque cada uno juega un papel activo en la Iglesia Efesios 4,12-16.

2:9. ustedes son… un reino de sacerdotes. Entenderemos mejor estas palabras si nos
acordamos de lo dicho por Dios a Moisés en Exodo 19,5-6. Dios decidió entonces hacerse
presente en el mundo y transformar el curso de la historia mediante un pueblo suyo, que
sería Israel. Ahora bien, Pedro nos dice: ustedes que han reconocido a Cristo son el
verdadero pueblo de Dios y el verdadero Israel. Los bautizados, no formamos una religión
más; somos el pueblo de Dios, que es una minoría activa y la levadura del mundo.

Somos sacerdotes, en el sentido que tenía este término en tiempo de Pedro, es decir, los
que tienen el privilegio de acercarse a Dios. Nos fue encargada la misión de preparar a la
humanidad para que en ella se realice la salvación: que los hombres y los pueblos
descubran su destino común y, finalmente, reconozcan que no pueden solucionar sus
problemas sin creer en Jesús, haciendo del evangelio la ley de su vida.

…un pueblo que Dios hizo suyo para proclamar sus maravillas, consciente de la
dignidad nueva que recibió por don de Dios, no puede sino proclamar sus maravillas, y esto
es evangelizar. Y cuando se celebra la eucaristía, más todavía se siente responsable del
mundo en el que vive a lo largo de la semana.

Un asunto de prueba. Algunos artículos en revistas recientes han revelado una nueva teoría
que "el parecido" es una medida para el éxito en el mundo de los negocios, mayor que la
ambición. El trabajo en equipo y las habilidades sociales socaban el talento puro. Mientras la
gente en todo el mundo puede adorar el altar del "rudo individualismo", todavía pone un
alto valor en la relación comunitaria.

El autor de 1 Pedro también ha invertido en el valor de la comunidad. En estos versos,


describe a la Iglesia como un edificio, en el que Dios colocó a Cristo como la piedra angular
y construyó a los creyentes en un edificio espiritual. Cristo es la piedra que sostiene el
"Templo de Dios" –edificio espiritual, y causa escándalo. Y, tal como sucedió con Cristo,
igual pasa con sus seguidores. Mientras que uno podría encajar bien en la comunidad de

FRATER MIGUEL BONILLA www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 6


QUINTO DOMINGO DE PASCUA

creyentes, él o ella no podrían caber en otros segmentos de la sociedad. De hecho, ser un


seguidor de Jesús podría causar escándalo en otros. Desde el principio del ministerio inicial
de Cristo, los no-cristianos han entendido mal a los creyentes, los han tratado con desdén,
incluso con violencia. Algunos cristianos encajan en algunas partes de la sociedad, pero no
todos.

Como cristianos, vamos a encajar donde podamos, pero por una razón. No cultivamos
amigos e influimos sobre los demás sólo para ser querido –aunque es un pensamiento
agradable. No intentamos convencer al tribunal de la opinión pública en favor del poder –
aunque muchos lo hacen en nombre de Dios. Cabemos y así podemos evangelizar. Dios nos
hizo los "hijos que eligió, su sacerdocio real, su nación Santa, su propio pueblo" para que
podamos alabar a Dios e invitar a otros a la alabanza.

Nos gusta ser queridos. Nos gusta encajar. Esto es bueno, pero es un medio para un fin. Si
encajamos y podemos llegar a ser piedras vivas, cristianos que forman parte del Reino y
ayudamos a Dios en la construcción de su reinado.

¿Cómo usas tu lugar en familia, entre amigos y en la sociedad para evangelizar? ¿Dónde te
ha colocado Dios de manera puedes influir en otros?

EVANGELIO, JUAN 14:1-12

YO SOY el Camino, la Verdad y la Vida

¿Has tenido la oportunidad de ver algo, pero no eras consciente de su importancia hasta
pasado un tiempo?

La familiaridad cultiva el embotamiento. Cómodos en nuestro propio entorno, podemos


tomar a las personas y eventos por concedidos. Nos concentramos en las debilidades de la
familia y amigos, porque pensamos que los conocemos muy bien, estamos cegados por los
talentos y las posibilidades que poseen.

Al igual que con la familia y amigos, la familiaridad puede opacar nuestra relación de fe con
Jesús. En el Evangelio de Juan, Jesús tomó este problema por la cabeza, sacudió la fe de
sus seguidores para que pudieran ver el panorama.

Estos pasajes de Juan pueden dividirse en dos secciones:


1. la revelación de Jesús como el camino al padre y
2. la promesa a los discípulos que ellos mostrarían a otros el rostro del Padre en las
obras que realizaran.

Jesús dijo a sus discípulos:

1 «No se turben; crean en Dios y crean también en mí. 2 En la casa de mi Padre


hay muchas habitaciones. De no ser así, no les habría dicho que voy a prepararles

FRATER MIGUEL BONILLA www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 7


QUINTO DOMINGO DE PASCUA

un lugar. 3 Y después de ir y prepararles un lugar, volveré para tomarlos conmigo,


para que donde yo esté, estén también ustedes. 4 Para ir a donde yo voy, ustedes
ya conocen el camino.» 5 Entonces Tomás le dijo: «Señor, nosotros no sabemos
adónde vas, ¿cómo vamos a conocer el camino?» 6 Jesús contestó: «Yo soy el
Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí. BLA

14: 1 "Crean en Dios y crean en mí." Los dos verbos en esta frase pueden ser traducido
como un mandamiento –"creer" –o como una declaración de un hecho –"cree" –que
implicaba familiaridad. Por lo tanto, la frase puede decir: "crean en Dios y crean en mí". O,
en los dos sentidos pueden ser combinadas, como en: "Creen en Dios, ahora, crean en mí!"

Estos pasajes se inscriben en el último discurso que Jesús tenía con discípulos antes de su
pasión. Después que Judas salió, Pedro prometió que moriría con Jesús, si era necesario.
Jesús respondió con una profecía sobre la apostasía de Pedro –ver Juan 13:36-38.

Después, Jesús abordó sobre la relación entre la ansiedad y la verdadera fe. La confianza
reduce la preocupación –literalmente "corazones atribulados." ¿Pero, que fue el final del
juego de la confianza? ¿En otras palabras, qué harían Dios y Jesús finalmente? Ellos
prepararían el Reino para los discípulos de Jesús.

14:2. Así como Dios mora infinitamente, también lo hace su reino. Hay "muchas moradas",
donde uno puede permanecer en el Reino –una traducción más literal de 14: 2. La analogía
de las habitaciones en la casa del Padre, sin embargo, no hace referencia al espacio, pero a
una relación. La casa del padre"" es su familia extendida. Al igual que Jesús, somos hijos de
Dios, y él invita a toda la gente en su familia.

Al subir Jesús donde el Padre, no realiza una hazaña individual, sino que nos abre el camino
a nuestra casa, que no se sitúa muy por encima de nosotros, sino en Dios. Hay muchas
habitaciones, es decir, que hay lugar también para nosotros. La mansión propia no significa
la soledad del propietario encerrado en lo suyo, sino que en cada una de ellas Dios se da
totalmente: vendremos a él Juan 14:23. Todo lo tendremos en Dios, y su irradiación sacará
a cada uno la resonancia única que sólo él puede dar. Cada uno estará en su propia
mansión, estando en comunión con todos.

Sabiendo, pues, cuál es el término, debemos encaminarnos hacia esa comunión definitiva.

14:3. Antes de que él pudiera invitar a los creyentes a entrar en el Reino, Jesús debía ir
antes a preparar el camino. El camino al Reino era la Cruz. A lo largo del Evangelio de Juan,
Jesús presagió y profetizó su muerte. Y su muerte traería de nuevo, la vida eterna.

14:4. A pesar de que sus seguidores caminarían el mismo camino de sufrimiento como
Jesús, él volvería a viajar con ellos como un compañero y los llevaría con seguridad de
regreso a él. Su regreso se refería a su asistencia inmediata a través de su Espíritu y a la
Segunda Venida. En cualquier caso, Jesús volvería a traer a todos los fieles en una relación
íntima con él. Su vida resucitada sería la vida resucitado de ellos. Para quienes vivían con
Jesús y su comunidad, el camino de su sufrimiento a la Gloria parecía evidente.

14:5 O bien ¿lo parecía? No a Tomás, al menos. Tomás no sabía el camino.

FRATER MIGUEL BONILLA www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 8


QUINTO DOMINGO DE PASCUA

14:6. Aquí, Jesús abrió con su famosa frase: "Yo soy el camino, la verdad y la vida". Mucha
tinta ha sido extendida sobre esta frase obtusa, dependiendo de dónde el comentarista
ponga su propio énfasis.

En contexto, debemos hacer hincapié en el "Camino". Jesús es el medio al Padre.


Desafortunadamente, la frase tiene dos objetos adicionales –"verdad" y "vida". ¿Cuál era la
relación de la verdad y la vida con Jesús como el camino al Padre?

Las intervenciones de personas que no entienden la palabra de Jesús son aquí un


procedimiento de estilo para dar vida al discurso: cada vez que se hace a Jesús una
pregunta desatinada, le permite precisar lo que acaba de decir, como pasó con la
Samaritana.

Yo soy el camino, dice Jesús. Se hizo hombre precisamente para que viéramos en él al Padre.
Siguió su camino, tan desconcertante para nosotros, para que, al meditar sus actos,
fuéramos progresando hacia la verdad. Porque, aunque al comienzo no entendamos bien
sus propósitos, con el tiempo descubriremos al Señor y comprenderemos que su camino es
el nuestro. Pasando por la cruz y la muerte, conquistaremos nuestra propia verdad y
llegaremos a la vida.

La palabra clave en la declaración de Jesús es la "Verdad". La "Verdad" conecta "el Camino"


y la "Vida" como un modificador a cualquiera. En otras palabras, Jesús era la "verdadera" –
es decir, fiel –forma de vida con el Padre. O, Jesús era la forma de vida "verdadera" –es
decir, una vida con significado y propósito –que sólo Dios podía dar: la vida eterna. De esta
manera, la "verdad" formaba un puente entre "el Camino" y "la Vida".

Pero, Jesús implicaba algo más en su declaración: "YO SOY... la VERDAD..." Por un
momento, suspende cualquier noción moderna de verdad como una relación entre la
persona y los hechos, o una relación coherente entre ideas. Equipara la palabra "verdad"
con "sólo". Entonces, pregúntate: ¿qué es lo sola palabra que es cierta, lo único que
importa? Cualquier otra respuesta diferente a "Dios" sería falsa. En este contexto, la única
verdadera realidad es Dios. Cualquier otra existencia de Dios es falsa. En este sentido, la
verdad sólo se encuentra en una relación con Dios.

Cuando Jesús dijo "YO SOY... LA VERDAD...," afirmó su divinidad. La frase "YO SOY..." hacía
eco el nombre de Dios revelado a Moisés en el Éxodo 3:14-15. La "Verdad" revelaba la
única realidad que importaba en el mundo. Cualquier creencia que menoscabara a Jesús era
falsa. Cualquier opción fuera de una vida como discípulos era una falsa elección. Para los
cristianos, Jesús es la "Verdad" porque ¡es Dios!

Así, en la frase "YO SOY el camino, la VERDAD y la VIDA," Jesús declaró ser el único medio
al Padre y ser la presencia de Dios en la tierra. Los cristianos profesan un adagio que bien
resume la frase de Jesús: "Donde actúa Dios, ahí está Dios." En Jesús, Dios actúa porque es
Dios.

Verdadero Dios y verdadero Hombre

Al comenzar los apóstoles a predicar a un público no judío, entraron en un mundo cultural


diferente, donde los mitos oficiales tenían muy poco sentido, donde la gente buscaba una
espiritualidad nueva, radicalmente diferente; y, donde la gente argumentado la filosofía

FRATER MIGUEL BONILLA www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 9


QUINTO DOMINGO DE PASCUA

como entretenimiento diario. Este entorno proveyó un terreno inútil para la evangelización.
Dentro de varias generaciones, "Jesús de Nazaret" sería un nombre común en las zonas
urbanas del Imperio Romano.

La gente no sólo tenía hambre por historias que les dijeran QUIEN era Jesús. También
preguntaban QUE era Jesús. ¿Cómo reveló Jesús la presencia de Dios en la tierra? ¿Fue
Jesús un hombre realmente? ¿Algo más? ¿O, algo diferente?

Algunos llaman a Jesús un mensajero celestial, que apareció como un hombre. Otros dijeron
que Jesús era Dios por adopción, por lo que fue sólo una criatura como otros hombres. Aún
otros afirman que Jesús era verdaderamente Dios quien se convirtió en algo nuevo, cuando
se convirtió en un hombre; en este sentido, Jesús era sobrehumano. En el mismo sentido,
otros sostienen que Jesús era verdaderamente Dios que tomó sobre sí una “envoltura”
humana; Jesús tenía un cuerpo humano real, pero en su realidad interna –mente, corazón,
voluntad, espíritu –era verdaderamente Dios. Hubo tantas opiniones, la Iglesia tuvo que
aclarar la fe a través de la declaración del dogma.

La Iglesia sostiene que el Hijo de Dios es una persona distinta y única, igual que nosotros
somos personas individuales, únicas y distintas unos de otros. Esta persona posee
habilidades para elegir, amar, actuar, tal como lo hacemos. Sin embargo, las capacidades
del Hijo de Dios son ilimitadas, porque tiene un carácter divino completo –él no puede ser
parcialmente Dios, porque limitar lo ilimitado es una contradicción en los términos. Con una
naturaleza divina, el Hijo de Dios es Dios.

Cuando el Hijo de Dios nació en el mundo, hizo la elección deliberada para limitar sus
habilidades como una persona humana. Esto no es una contradicción, porque las
limitaciones impuestas en lo ilimitado no fueron impuestas por naturaleza, pero por libre
elección, y una elección por AMOR. El Hijo de Dios tomó sobre sí todas las limitaciones de la
naturaleza humana, por lo que puede mostrar al mundo la infinita profundidad del amor de
Dios. El Hijo de Dios se convirtió en "Jesús de Nazaret" para revelar su AMOR, para ofrecer
ese AMOR y para invitar a la humanidad a una relación de AMOR. Por el bien del AMOR,
Jesús de Nazaret fue verdaderamente hombre.

¿Cómo podemos seguir el camino de Jesús? ¿Cómo podemos proclamar a Jesús como la
Verdad? ¿Cómo podemos experimentar a Jesús como la vida?

7 Si me conocen a mí, también conocerán al Padre. Pero ya lo conocen y lo han


visto.»8 Felipe le dijo: «Señor, muéstranos al Padre, y eso nos basta.» 9 Jesús le
respondió: «Hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conoces,
Felipe? El que me ve a mí ve al Padre. ¿Cómo es que dices: Muéstranos al Padre?

10 ¿No crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Cuando les
enseño, esto no viene de mí, sino que el Padre, que permanece en mí, hace sus
propias obras. 11 Yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Créanme en esto; o si
no, créanlo por las obras mismas. 12 En verdad les digo: El que crea en mí hará las
mismas obras que yo hago y, como ahora voy al Padre, las hará aún mayores.
BLA

FRATER MIGUEL BONILLA www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 10


QUINTO DOMINGO DE PASCUA

14:5-8. Los seguidores de Jesús lo conocían ya que vivieron con él, comieron con él,
discutieron con él. Sin embargo, la experiencia puede engendrar incredulidad. Ellos sabían
lo que Jesús hizo en el pasado. Ellos no sabían lo que podía hacer en el futuro. En un
momento, revelaría lo imposible, la misma cara del Padre.

El Judaísmo construyó su espiritualidad en la noción de un Dios invisible. El Dios de


Abraham, Isaac, Jacob trascendía tiempo y espacio, fue tan único y aparte de la existencia
terrenal, que no había ninguna imagen o estatua que pudiera capturar la esencia de YHWH.
De hecho, los judíos consideran una idolatría incluso tratar tal hazaña. Ellos creían que
morirían si alguna vez llegaban a ver la cara de un Dios Todopoderoso y Trascendente.

14:7. Ahora ha llegado el momento. El momento era la crucifixión. Vieron la cara de un


Padre amoroso en la auto-entrega de Su Hijo. Ese era el punto de "...desde ahora en
adelante,..."

14:9-10. Al mirar la crucifixión en la fe, los seguidores de Jesús vieron el rostro del Padre.
Lo sabían. Y, en una escena, supieron que el Padre estaba en Jesús y Jesús estaba en el
Padre. Si no veían este hecho, entonces realmente no conocían a Jesús.

14, 11: Yo estoy en el Padre y ustedes están en mí. Entramos “en” la vida misteriosa de las
personas divinas que comparten todo y son un único Dios. Las cosas materiales y los
cuerpos no se pueden compenetrar, pero no es así en el mundo espiritual: Cristo está en el
Padre y el Padre en él, y ponen su morada en nosotros.

El poder del padre a través de Jesús presenta el comienzo de la fe. El mismo poder que
fluyó a través de Jesús fluiría a través de sus seguidores. Se podían ver los resultados de
este poder en los grandes milagros y los poderosos hechos. Pero el poder del Padre era algo
más grande, el amor del seguidor que se auto-entrega. En el amor del discípulo, el mundo
vio el rostro del Padre y ahora podía ver la Unión íntima del Padre y el Hijo.

¿Por qué la Palabra se hizo Carne?

Jesús vivió y murió por una razón: “para mostrar el rostro del Padre a todo el mundo”.
Cuando él, reveló el rostro de su Padre en la crucifixión, Jesús invitó a todos a una
reconciliación con Dios, a una relación de amor con el Padre y a una participación en la vida
misma de Dios. De esta manera, Jesús nos muestra cómo ser Santo, cómo mostrar el rostro
del Padre a otros.

¿Cómo nuestros actos sencillos de amor pueden invitar otros a ver el rostro del Padre?

La familiaridad puede engendrar monotonía. La experiencia puede engendrar incredulidad.


O ambos pueden desafiarnos para mirar a otros con nuevos ojos para ver cuánto potencial
tienen. Ambos pueden desafiarnos para buscar un cambio de corazón, para que las paredes
duras de nuestra indiferencia puedan abrir camino a un amor siempre floreciente. Ambos
pueden desafiarnos a mostrar el rostro del Padre en los pequeños sacrificios que hacemos
cada día.

FRATER MIGUEL BONILLA www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 11


QUINTO DOMINGO DE PASCUA

Entonces hagamos el tipo de cosas que Cristo hizo. Muramos al egoísmo para que otros
puedan amar.

¿Qué potenciales poseen otros en la vida? ¿Cómo puedes ayudarles a desarrollar esos
talentos? ¿Cómo puedes mostrar a otros que Cristo está presente en ese esfuerzo?

FRATER MIGUEL BONILLA www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 12

Related Interests