GRAVE  PREOCUPACIÓN  POR    EL  PROCESO  DE  DISEÑO  Y  EL  PERFIL  DE  LA  SEGUNDA  FASE  DEL   PROGRAMA

 DE  GESTIÓN  AMBIENTAL  Y  SOCIAL  DE  LOS  IMPACTOS  INDIRECTOS  DE  LA   CARRETERA  INTEROCEÁNICA  SUR  (CAF/MINAM)   CARTA  ABIERTA  DEL  GRUPO  DE  TRABAJO  DE  LA  SOCIEDAD  CIVIL  PARA  LA  INTEROCEÁNICA   SUR     SR.  ANTONIO  BRACK  EGG,  MINISTRO  DEL  AMBIENTE     Estimado  Señor  Ministro:   El   Grupo   de   Trabajo   de   la   Sociedad   Civil   para   la   Interoceánica   Sur   es   un   colectivo   de   organizaciones   no   gubernamentales   establecido   el   año   2006,   con   capítulos   en   Cusco,   Madre   de   Dios   y   Puno,   comprometido   con   la   maximización   de   beneficios   y   la   minimización   de   perjuicios   en   el   ámbito   de   influencia   de   la   carretera   Interoceánica   Sur.   El   Grupo   de   Trabajo   busca   contribuir   al   desarrollo   sostenible   de   la   macro-­‐región   Sur,   con   justicia   social   y   salud   ambiental.   Ante   la   complejidad   socioeconómica   e   institucional   del   mencionado   ámbito,   su   extraordinaria   diversidad   natural   y   cultural,   y   los   impactos   previstos   del   proyecto   vial   más   caro   en   la   historia   del   Perú,   el   gobierno   peruano   y   la   Corporación   Andina   de   Fomento   gestionaron   entre   2007   y   2010   un   Programa   de   Gestión  Ambiental  y  Social  para  los  tramos  2,  3  y  4  (Cusco,  Puno  y  Madre  de  Dios),  mejor  conocido   como  CAF/INRENA.  Actualmente,  el  Ministerio  del  Ambiente  lidera  el  diseño  de  una  segunda  etapa   de  dicho  programa,  conocida  como  CAF/MINAM1.     Las   oganizaciones   miembros   del   Grupo   de   Trabajo   consideramos   que   este   programa,   aunque   no   reemplaza   una   política   integral   de   desarrollo   y   aprovechamiento   del   corredor   vial,   tiene   sin   embargo   el   potencial   de   ofrecer   mejores   oportunidades   de   gobernabilidad   y   desarrollo   sostenible   en   el   ámbito   de   la   Interoceánica   Sur,   especialmente   en   cuanto   al   fortalecimiento   de   gobiernos   regionales   y   locales.   En   consecuencia,   desde   el   año   2009,   hemos   dado   seguimiento   activo   y   propositivo   al   proceso   de   diseño   del   CAF/MINAM.   Varios   miembros   del   Grupo   de   Trabajo   hemos   participado   en   los   Grupos   Técnicos   multi-­‐institucionales   convocados   por   el   MINAM   para   ese   efecto;   y  hemos  cursado  misivas  al  MINAM  con  recomendaciones  basadas  en  las  lecciones  aprendidas  del   CAF/INRENA.     En  las  mesas  de  trabajo  realizadas  por  el  MINAM  en  abril  último,  en  las  ciudades  de  Puno,  Cusco  y   Puerto   Maldonado,   se   presentaron   los   estudios   de   la   segunda   etapa   a   nivel   de   perfil,   los   cuales   -­‐ según   se   informó-­‐   fueron   aprobados   por   la   OPI   del   MINAM   a   mediados   de   marzo   pasado;   y   cuyos   estudios   de   factibilidad   serían   elaborados   en   el   transcurso   del   presente   mes   de   mayo.   Un   programa   de   esta   naturaleza   debería   contar   con   un   plan   de   participación   ciudadana;   pero   lamentamos   comprobar,   a   casi   un   año   de   iniciadas   las   consultas   para   el   diseño   del   CAF/MINAM,   que   una   proporción   muy   importante   de   las   propuestas   regionales   y   de   la   sociedad   civil   no   han   sido   atendidas   ni   incorporadas   a   dicho   documento,   para   lo   cual   no   se   ha   ofrecido   ninguna   explicación.   Esto  lleva  a  concluir  que  la  convocatoria  y  el  esfuerzo  de  los  Grupos  Técnicos  no  han  pasado  de  la   participación   simbólica,   donde   se   recolectan   firmas   de   asistencia,   se   cumple   formalmente   con   consultar   y   se   generan   actas   de   aparente   consenso;   pero   en   la   práctica   se   desestiman   los   aportes   ciudadanos   y   de   las   autoridades   locales   y   regionales.   Un   indicador   incontrovertible   de   la   participación   defectuosa   es   que   nunca   se   entregaron   memorias   de   reuniones   ni   informes   que   indicaran  cómo  fueron  atendidas  o  desatendidas,  y  por  qué,  las  propuestas  locales  y  ciudadanas,  a  lo   largo  del  proceso.  Los  miembros  del  Grupo  de  Trabajo  no  podemos  respaldar  el  proceso  de  diseño   del  CAF/MINAM,  tal  como  ha  ocurrido  hasta  el  momento.  

 

1  

Este   no   es   el   único   problema.   Al   examinar   el   documento   aprobado   por   la   OPI   del   MINAM,   comprobamos   que   este   contiene   severas   limitaciones   y   carencias   que   generan   una   desconexión   entre   la   mitigación   de   impactos   y   el   fortalecimiento   de   capacidades   para   promover   el   desarrollo.   En   particular:   • No   existe   una   definición   satisfactoria   de   la   participación   que   tendrán   en   el   gobierno   del   CAF/MINAM  las  autoridades  regionales  y  locales,  los  gremios  y  la  sociedad  civil  organizada.  Es   preciso   recordar   los   agudos   conflictos   y   enfrentamientos   provocados   por   la   visión     centralista   del  CAF/INRENA,  que  afectaron  permanentemente  a  la  primera  fase  del  programa  y  erosionaron   sus  logros.   No   existe   ninguna   discusión   de   los   logros   alcanzados   en   el   CAF/INRENA,   obvios   puntos   de   partida   para   la   segunda   fase.   Documentos   orientadores   fundamentales   producidos   en   la     primera   fase,   como   la   Evaluación   Ambiental   Estratégica2,   que   indica   la   existencia   de   impactos   activos  de  gran  escala,  han  sido  desestimados    para  diseñar  el  CAF/MINAM.     La  lógica  causa-­‐efecto  que  sustenta  la  definición  de  actividades  propuestas  para  el  programa  es   sumamente  inconsistente:   o Las   causas   directas   propuestas   para   el   problema   central   enunciado   (“débil   institucionalidad   para   la   gestión   sostenible   de   los   recursos   naturales”)   no   explican,   sino   que   expresan   el   mismo   problema   con   otras   palabras   (“limitada   capacidad   de   gestión   ambiental”),   enuncian   aspectos   del   problema   (“limitados   instrumentos   e   instancias   de   coordinación   para   la   participación”)   o   expresan   juicios   de   valor   sin   evidencia   sustentatoria   ni   definición   de   términos,   de   modo   que   pueden   ser   interpretadas   de   cualquier  manera  (“inexistente  cultura  de  valor  de  los  activos  ambientales”).    Factores  tan   concretos,  evidentes,  intensos  y  determinantes  de  la  débil  institucionalidad  ambiental  en   la   Interoceánica   Sur,   como   es   la   influencia   política,   económica   y   social   de   la   minería   ilegal,  no  son  mencionados  en  el  árbol  de  problemas.     Aunque   todo   un   componente   del   programa   propuesto   se   refiere   a   la     “promoción  de  la   competitividad   de   sistemas   productivos   sostenibles”,     elementos   determinantes   del   contexto  económico  como  la  subida  constante  de  los  precios  del  oro,  que  determina  muy   altos   costos   de   oportunidad   para   cualquier   actividad   alternativa,   no   son   tomados   en   cuenta.   Los  indicadores  del  Marco  Lógico  frecuentemente  guardan  poca  o  nula    relación  con  el   Fin   propuesto   (“mejorar   la   calidad   de   vida   de   la   población”)   ni   con   los   objetivos   correspondientes.   Por   ejemplo,   el     “Incremento  de  exportaciones  de  productos  derivados   del  manejo  sostenible  de  recursos  naturales”   podría   incluso   determinar   un   retroceso   en   la   calidad   de   vida   (que   no   es   definida   en   el   documento),   si   no   compensa   las   pérdidas   relacionadas  con  actividades  no  sostenibles;  pero  muy  rentables,  que  dominan  la  región.   Siendo  el  Propósito  “Contribuir  a  generar  adecuadas  capacidades  para  realizar  la  gestión   de   los   impactos   ambientales   y   sociales   indirectos”,   su   indicador   no   mide   mejoras   en   capacidades   o   gestión,   sino   número   de   hectáreas   conservadas.   Otros   indicadores   proponen   inferencias   basadas   en   conjeturas,   en   lugar   de   mediciones   directas   perfectamente   posibles.   Ejm.:   “Incremento   de   los   ingresos   provenientes   de   actividades   sostenibles,   lo   que   permite   un   aumento   en   la   ingesta   de   proteínas   en   las   poblaciones   nativas  y  locales”  (si  interesa  mejorar  la  dieta  local  ¿por  qué  no  medirla  directamente?)  

o

o

En   ningún   caso   se   cualifican   ni   cuantifican   los   indicadores   de   logro   o   impacto   del   programa   propuesto.  

 

2  

Una  proporción  alarmante  del  presupuesto  y  las  actividades  se  destina  a  estudios  de  consultoría   y   capacitaciones   muchas   veces   ociosas,   porque   las   sociedades   regionales   y   sus   autoridades   ya   han   avanzado   al   respecto.   Por   ejemplo,   se   propone   destinar   S/.   61,600   a   una   “consultoría   encargada   de   explorar   la   normatividad   existente   relacionada   a   la   creación   de   Sistemas   de   Conservación   Regional”,   cuando   tanto   Cusco   como   Madre   de   Dios   tienen   ya   muy   avanzados   expedientes,   estrategias   y   propuestas   concretas   de   conservación   regional,   y   cuando   la   normatividad   relevante   ha   sido   evaluada   en   documentos   publicados   y   accesibles.   También   se   destina  un  monto  similar  para  una  “consultoría  que  proponga  los  mecanismos  más  idóneos  para   el   financiamiento   de   instancias   participativas   en   el   monitoreo   ambiental”,   cuando   ya   se   ha   producido   un   Sistema   de   Monitoreo   Independiente   Ambiental   y   Social   para   el   ámbito   de   la   Interocéanica,  este  ha  sido  validado  en  Madre  de  Dios  con  la  generosa  colaboración  de  muchas   instituciones,   ya   existe   un   convenio   específico   con   el   GOREMAD   y   el   Sistema   está   disponible   para  ser  adoptado  y  adaptado  por  otros  gobiernos  regionales  sin  costo  alguno.  

Afortunadamente,  no  todo  es  negativo.  El  perfil  del  CAF/MINAM,  en  la  versión  que  se  ha  permitido   conocer   a   las   autoridades   locales   y   regionales   y   a   la   sociedad   civil,   propone   una   mayor   concentración  de  recursos  y  actividades  a  nivel  local;  un  fondo  concursable  para  el  acceso  de  ideas   innovadoras  en  econegocios  a  fuentes  de  financiamiento;  y  la  continuación  del  proceso  de  catastro  y   registro   de   la   propiedad   predial,   que   fue   uno   de   los   mejores   logros   del   CAF/INRENA,   pero   quedó   incompleto.   Estos   son   elementos   significativamente   positivos   de   la   propuesta,   que   deben   permanecer  e  incluso  ser  fortalecidos.     Desafortunadamente,  un  programa  no  puede  sostenerse  sobre  actividades  aisladas.  Tememos  que  el   CAF/MINAM,   tal   como   se   perfila,   frustrará   las   justas   expectativas   de   las   autoridades   locales   y   regionales   en   más   de   una   ocasión   y   fracasará   en   obtener   cambios   estratégicos.   Por   todo   lo   cual,   expresamos   públicamente   nuestra   grave   preocupación   por   el   proceso   de   diseño   y   el   perfil   del   CAF/MINAM.   El   MINAN   no   debe   aprobar   la   factibilidad   del   programa   sin   solucionar   las   carencias   indicadas,   mediante   una   participación   transparente   y   efectiva.   El   programa   íntegro   debe   ofrecer   condiciones  beneficiosas  para  los  ciudadanos  y  autoridades  del  ámbito  de  la  Interoceánica  Sur,  en   Cusco,  Madre  de  Dios  y  Puno.     El  Grupo  de  Trabajo  y  cada  uno  de  sus  miembros  reiteramos  nuestra  mejor  voluntad  para  contribuir   constructivamente  a  ese  logro,  y  acudiremos  siempre  que  seamos  convocados,  con  pleno  espíritu  de   diálogo  y  colaboración.  Cordialmente,       Ernesto  Ráez  Luna,  Coordinador  GTSCIOS  (CSA-­‐UPCH)   Efraín  Samochuallpa  Solís,  Coordinador  GTSCIOS-­‐Cusco  (ECOAN)     Juan  Carlos  Flores  del  Castillo,  Coordinador  GTSCIOS-­‐Madre  de  Dios  (BAM)   Zenón  Choquehuanca,  Coordinador  GTSCIOS-­‐Puno  (Asociación  SER)       Lima,  19  de  mayo  de  2011                 Cc.:  OPI-­‐MINAM,  MEF,  CAF.  

 

3  

ORGANIZACIONES Y PERSONAS QUE PARTICIPAN EN EL GRUPO DE TRABAJO DE LA SOCIEDAD CIVIL PARA LA INTEROCEÁNICA SUR 1. AAE, Asociación Agricultura Ecológica (Madre de Dios) 2. ACCA, Asociación para la Conservación de la Cuenca Amazónica 3. ACOFAS, Asociación para la Conservación de la Fauna Silvestre (Madre de dios) 4. AIDER, Asociación para la Investigación y el Desarrollo Integral 5. Asociación ANDES (Cusco) 6. Asociación Arariwa (Cusco) 7. Asociación Civil Labor 8. Asociación Derechos Humanos y Medio Ambiente (Puno) 9. Asociación Inkaterra 10. BAM, Bosques Amazónicos 11. BSD, Bosque Sociedad y Desarrollo (Madre de Dios) 12. Cámara de Comercio Industria y la Producción (Puno) 13. Cámara del Comercio y la Producción – San Román (Puno) 14. CAMDE Perú, Conservación Ambiente y Desarrollo en el Perú (Madre de Dios) 15. Care (Puno) 16. Cáritas (Madre de Dios) 17. CCAIJO, Centro de Capacitación Agroindustrial José Obrero (Cusco) 18. CESA, Centro de Servicios Agropecuarios (Cusco) 19. COINCIDE, Coordinadora Intercentros de Investigación Desarrollo y Educación (Cusco) 20. Colegio de Biólogos (Cusco) 21. Colegio de Biólogos (Puno) 22. Colegio de Ingenieros (Puno) 23. Comité de Gestión de la Reserva Nacional Tambopata 24. Coordinadora Rural (Puno) 25. Crees Foundation (Cusco) 26. CSA-UPCH, Centro para la Sostenibilidad Ambiental - Universidad Peruana Cayetano Heredia 27. DAR, Derecho, Ambiente y Recursos Naturales 28. DRIS, Desarrollo Rural Integral Sustentable 29. ECOAN, Asociación Ecosistemas Andinos (Cusco) 30. Giuliana Cecilia Larrea, Coordinadora Amazonía 350.org 31. Heidi Rubio Torgler 32. IMAPI, Instituto Machu Picchu (Cusco) 33. Instituto de Derechos Humanos y Medio Ambiente (Puno) 34. ISADH, Instituto Sur Andino de Derechos Humanos (Puno) 35. Julio Elbert Pareja Yáñez, Asesor Técnico FENAMAD 36. Kawsay Pacha Asociación Biodiversidad 37. Manuela Ramos (Puno) 38. Mesa de Concertación Para la Lucha Contra la Pobreza (Cusco) 39. Mesa Temática de Medio Ambiente (Puno) 40. MIM, Mejorando la Inversión Municipal (Puno) 41. OGD, Organización de Gestión de Destino (Puno) 42. Pro Naturaleza – Fundación Peruana para la Conservación de la Naturaleza 43. Rainforest Alliance 44. Rainforest Expeditions 45. Red PERU 46. REMURPE, Red de Municipalidades Rurales (Puno) 47. Renata Leite Pitman,  Proyecto Pasos para la Vida Silvestre-SZF/Fundacion Rufford 48. Renzo Giudice 49. Ricardo Martin Arana Cardó 50. SER, Asociación Servicios Educativos Rurales 51. SOCIT, Sociedad Civil por la Carretera Transoceánica (Puno) 52. SPDA, Sociedad Peruana de Derecho Ambiental 53. SZF, Sociedad Zoológica de Francfort 54. TReeS, Tambopata Reserve Society 55. Visión Mundial (Cusco) 56. WCS, Wildlife Conservation Society 57. WWF-OPP, Fondo Mundial para la Naturaleza - Oficina del Programa Perú

         

 

4  

    NOTAS    

                                                                                                               

1  El  Banco  de  Proyectos  del  Sistema  Nacional  de  Inversión  Pública  –  SNIP,  registra  bajo  el  código  PROG-­‐48-­‐

2010-­‐SNIP,  al  Programa  de Inversión Pública para el Fortalecimiento de la Gestión Ambiental y Social de los Impactos Indirectos del Corredor Vial Interoceánico Sur - II Etapa.  Ver:   http://ofi.mef.gob.pe/bp/ConsultarPIP/frmConsultarPIP.asp?accion=consultar&desde=1&txtCodigo=168409    
2  El   segundo   párrafo   del   artículo   61°   del   Reglamento   de   la   Ley   del   Sistema   Nacional   de   Evaluación   de   Impacto  

 

Ambiental   señala   que   los resultados de la EAE deben orientarse a la prevención de las implicancias ambientales   negativas significativas, así como al  conocimiento de los flujos, tendencias y patrones de  desarrollo y la prevención de posibles conflictos socio-ambientales, de trascendencia   nacional o internacional, que podrían generar esas decisiones.  

 

 

5  

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful