PIERRE AUBENQUE

EL PROBLEMA DEL SER EN ARISTOTELES
Versión castellana

d,
VID,\L PC.~A

taurus

l[

r

PROLOGO
Sine Tbomd
mil/lis

lutl Mlto/lln

(PICO DE LA MIMN!l'OLA.)

eL.. illjuztki4 'lile ro" mqt]' frff-~lId. nltk COIIIeUNt ton d ¡muU/ienlo esJ>«fdll!if1O cosuisle nr t_
IIDi, ll"iú/trJ; ez J«iT, nr to_ sol4mnr/e nr

zUltrilCidlo
roI1f{101ft••

Illlll

de In proporiciolfez J,

w

Ct)fI-

tpU!

Z'

Al principio de su Jecci6n de apcnura de: curso de 1862 acerca de lA signijiudón múJtipi~ dd S" tn Arislóttlts l. señalaba Brentano lo presuntuosa que podía parecer. tltl5 vdntC' siglos de comentario ClM ininterTUlDpido y unos cuantos decenios de: exégesis filol6giCl, la presentación de decir algo nuevo a propósito de Aristóteles, y pedía que, en gracia a su juventud. se le perdonase la temeridad del ¡nlento. Lo que ya era cierto en 1862, tno lo $C'ri todavl"2 mú unos cien años después? El uglo que 005 separa de Brenano no ha sido menos rico en estudios aristolélicos que los precedentes. En Francia, si bien un latente cartesianismo apartó por mucho tiempo a la filosofla del trato con el aristotelismo. el rebrote de los estudien de filosofla antigua inaugurado por Victor Cousin: había producido ya el brillante Ens¡ryo de Ravaisson sobr, I. Mda/is;u dt Arist6ulu J, e iba a confirmarse, por citar sólo autores ya cl¡¡sioos, con Jos impor. tMtes estudios de Hamelin', de Rodier s, de Robin', de Rivaud'.
1 Vo" d" mdlll.j!/«be" lkJelll""t det 56ft/tia! t/4€b AriJ/ottltJ. Friburm de BrUgovi•• 1862, p. VII. - - Tal. Dt f. ml/.pbyziqlll tI'MsloU, ISJ':! (le tnl. &: IU p:mend. 1Obn: ~ lema UC'ado I <.'OIlC\llSO por la Ar:td"",i. &: GcnciIs morakI y poIl1icu en 1832, en el que RlVlisson obtuvo el premio, y V~ ....,wdll de un~ IrllCfuc. ci6n &:r libro A de b M,I.lisie•. l.I 2.' ed., 18.\8, contiene: odc::mb unl l~ docci6n del libro Aj. Se debe • dos disdpu1o& de V. Cousin -Piem:lnl y Uvort- II primen Inducción fnncna Jnl<:gn, lún hoy ulilizlble. de II /l1,I/I/biel &: AKUTÓTEu!s (1840). J

TItulo (lI'iginal: LA prohU"" Je {'Itre cbn Aristote O 1962, Puss€:s UNIVIlQlToUUS DI FaANCE, París.

o

1974, TAURUS EDrCIONES, S. A. Prlncipe &: Velprl, 81, l.•. MADKID-6

ISBN: 84·J()6.1l76-2
Depósito Ie¡aI: M. 4.,27 ·1981

á'A,jz/ou, curso impartido en 1904·190', publiCldo en 1920. EludlS Jl phiJosopbie gruqlle, 1923. , lA. /hiori, p/4lolli,illlne d,Z Ultz t/ dlS No",b,~s J'/lprjs bis/o/t, 1908; ArúloU, 1944; dr. l.4 ptllllt b&llIiqll' Jez ",itillts d Epi'"", 1942.
l
1

aro

T. Le

r.

S'JZl~ml

1837.

PRINTED IN SPAIN

7

de Bréhicr lo Al mismo tiempo, d renacimienlO DeOtomista se aden· traba desde muy pronto en c:I camino de l. investigaci6n histórica, especialmente en Bélgica, dando lURar a 10$ notables trabajos de monseñor Mansion y sus disdpulos '. En Inglat«T'l. la gran tradición fi· losófica de Cambridge y Oxford iba a apücar muy pronto al ariStOtelismo las cutlidades de precisión analítica y degancia exposiliv. que hablan avalorado sus estudios sobre Platón; sir David Ross iba a ser el principal promotor, en Oxforn, de ese renadmiento de AriscÓo¡eles 10, En Alemania, donde pese a Lutero y gracias a Leibniz nunca se habla quebrtlntado seriamente la tradición filosófica del aristotelis-

mo n, iba 1

s~L-'On_J.QQQ....de_la

hislmia. apoyada en la filolo&fu..

de doñaedebfan llegar 10$ mis ferondos imJlulsos-.l!!H...1! mvcs..!!&!!:. ción arislOtl!:liq; desde este punto de vista, Brc:ntano prolongab3 la tradición ya ejemplificada por Trenddenburg y Boniu, y que en los años siguientes desembocaría en la conclusión de la monumental edición del Arislót¿~s de la Academia de BcrUn!l, pronto &egUida por la edición .ún más monumc:nul. de sus comentaristas griegos!J; y una va más sería la malogra, con las decisivas obras de \YJ. ]aeger llcerca de la evolución de Arist6teles 14, la que iba a obligar a Jos filósofos a un radical replanteamiento de sus inletpretaciones. Puede decirse que, desde 1923, la casi totalidad de la literatura aristotélica es una respuesta a W. ]aeger 1'.
1 Ú prob/~me ¿" ¿tlle"i. tt l. 1101;0" dt ma/itre, ¿tpuis ¡tS orilJMJ ¡UJ'!u'J TbIophr.Jlt, 1906; HiJtoiu ¿t la pb;/oJopbit, l. r, 1948. a BÚH III ha csct;IO poco IObre Aristótdc:a. Pao dd>a1 .... citAdal, .unque l a tan 1610 porque ti estilo dt inlttprttKi6n que en tl1aI le dihui- difin!: KDSiblemellle de las COOln"bucionel 'Dleriores, las pqirw lln ~nles que su His/obe dt U. pbiloJophie dcdiao I ArislÓtdel (l. I, 1938, pp. 168-2:19).
2."
M~ A. Mansion, Lovaino, 19"; AristOlt tI "';"1 TbomllS ¿'A'!";", co1«tivo, Lova;BI, 1958. 10 aro de esfe .Ulor lu edicionea y comellluiOl de la Mtla¡lJit. (1924), 11 Fifie. (1936), loa PrimtrOJ , 5ttu,,¿0I Andiliros ~19491, la di=ciÓll de la

vaina, 1912 IJ.; A.10I'I" d'AriJ/Oft,

'cd~~~ ~lA.=, /.:"I~~•.tJ/''::'si-~d::~~~8~n;::;tl~9~

Acerca de la metafísica aristoto!:lica, que será d objeto esencial de nuestro estudio, los trabajos -sobre todo en Francia--- son sin duda menos abundantes que sobre otras partes de esa filosoffa: por ejem. plo. la Hsica o la lógica .... Con todo, el problema del ser, en con· cretO, ha dado ya lugar a por lo menos dos estudios cuyo objeto parece confundirse con el nuesno: el ya citado de 8rem:lOO, y el más recienle del P. Owens sobre Ltz doctrina d~l ur tri la m~tafísi'a dt! Aristótdt!$ 17; eSta última obra, aparecida en 19~1, y apoyada en una bibliografía de :i27 títulos, imposibilitaría al parecer cualquier inves· tigación realmente nueva 50bre el tema. Así pues, resulta necesario justificar la oportunidad de nuestra empres3, y definir 13 originalid:td de nuestras intenciones y mo!:todo por respecto al conjunto de comenlarios e interpretaciones. Nuestro e.roP"'n;ito es sencillo se resume en pocas palabras: no Dre1ejjjJjOjjjji apanar novedades acerca de Aristóteles. SUlO.> al cont~nta­ IDOS des.prenaet tOdO lo Que Ia uadiaón ha ."ñiIú/o al aristote miO f,rim\U7al Acaso ta:t pretenSlon haga SODre r. no Vlen o en CII:i""'fiiiü que a sa modestia de todo inlérprele, siempre preocupado poI declarar que va a dejar hablar a $U aUlor. Pero esta voluntad de depuración y retorno a las fuentes tiene un sentido preciso, tratándose de Aristóteles. No es éste el lugar para recordar cn qué condiciones, Cólda vez mejor aclaradas por la crudición contemporánea It, se ha transo mitido a la posteridad la obra aristotélica. Pero no resulta...i.ndiIe~ incluso -y sobre todo- a efectos de la com rensión filosóficlI te~em"'p're "p'resentes as E.artlcu ares circunstllncllls e lC a transo IIllSl6n: el J\rÍsiOtdes ue nosotros .conocemos no es el que v~ e SI olVa. un 1 o ue res SIno un or Uf m's o menos a lmo editado en el si~ o y otro caso en 'stona en que e 6so o Ilaya quedado haSt3 tal
F. Do.1.Ju!.ID, .Zum ~winiacn SIIDd dcr ArislOfdc:s-Fonchunp, Wi.."n $lwJit", 76 (l96Jl, pp. }4.67. M Ocurre II! que, en d 5'ft""t ti'AriJ1Oft! ck Hamelin, IÓIo 18 pjginu de 428 eJpn consagrsdsl I 11 mellfbica. Sea cual sea 11 importancia que en 111 r<:paTlkión leng>o el azar, no por dio rcfl~ja meno& la impoflf.nc:il f~la,;\'. que, a com;enzoa del siglo xx, un {j[~fo e histori.dor d~ la filO$Ofl. OlOf· gaba I l. ,mel.Hlia, por tepeclO • la lisie. y l. lógka, C1I un cuno ll«1UI del
'U;'l~ml. nlÍllcl~liro.

vol. .no 1957 (homen.je a \VI. D. Roo,). t.t ~~ pS;,,~7t j~e t~b~~;,~~~7~ljtindiC3Ciones Y. BEUVAL. Pou. rotl""'en u :i vola., 1831-1870 (el '." conliene ti I"Jtx llriJtoldiau de BONIT21. Il 23 vob., 1882-1909. M S/udit" Vi' E,,1Jttb""f~Jcbubt~ ti" MtlllpÚ1J;/t JtJ hUfo/m:, 1912; AriJ/o/tln G,.."dl~fUtlf G~Jebicbu Jti"n É"twicklu",. l." ed., 1923. Il Sobre el estado wá r«Xnle <k loa esl...wo. arilfOItücos, rir. P. WILo PUT, .Die l..Iae dcr AristOlelesfondnmr, ltilJebr. l. pbiloJ. ForJe"""" 1, 1946, pp. 12J..140; L. Bol)'a(¡I!T, .Rappon 1m I'hal del hudai .risIOlIl!licienDeb, Acta d. Cotltt~J G. B..di, L)"OIl, 19:i8, pp. 41-74; R. WIi.JL. .EI.I práaJt del quesliom llristotélicicnneaoo, ¡"/rmtwio" liubttirt, 19», pp. 20-31;

A:r:::k, E:::~,~fI911J(~~d. tf~~~tr;2¿i:oCf;~1~~;".l~~;I~;"k
ti,,"

tuJ~

" Dicho Cor-pus el de 111 modo anónimo que recienlemenle ha aidn ~ libie mantener (J. ZliaCHU. hUtotdtr Wn/t ..1Ul GtiJt, PIIdcrbom. 19'2) que era debido 0I5i por completo. la mano de Teofnl5to. Una apitú6n lID ndic::sI, .1'O')'8da por Q!rI parte en los mis fri&i1es iDdici<.>s, arD:'t', en ri,gtv, de imponand. para la inlupm.aci6n, dado que no conocm>OI mú que UlI Ct.pus DIJ/Oftliallll, el cual, pele • cuanto podamoa saber hoy aobre el ArisclxeIc:s ~doJ nuDl;:I. ha pcxIido ..". rcbcionado de: un modo deciliYO con la vida cid fll6lorc 1lamado ArimSlC!eJ.

tt, Lovaina, 19'1.

:~

tf:, ~:;i~: :.t~to:::'::'~d:i~~~~Ii::c;:"t:::J¿~c~~V-r;~;;ld:A~??t~

8

9

punto abstrnldo de su filosafla. ~qu~l~q~ ~os ~~mos habituado 11 considerar bajo el nombre de-ArlSto~e1es no .r;.s el .Íllósofo ?s! lIama00, y ni siquiera su nnd:ldura filosófIca efectiva, sm? un bfosofemlJ, ~duo tardlo de una mosafla de la mal se olvidó muy pronto que fue la de un hombre ~xjIttnU. eNos ,imaginamos siempre a Pla· tón y Aristóteles --deda Pascal:lll-:: vestidos oon grandes t~gas ma· gistrales... Por lo que a Platón oonclem~, los PI?iVCsoS eruditos han dado buena cuenta hace tiempo de semejantes vt5lones. Pero cuando se tmta de Aristóteles, 5egUimos sorprendiéndonos un tanto al ente. ramos de que forma pane de esa .buena gente que, como todo el mundo bromea con sus amigos. 11, y packda del estÓmago n, Est~ recuperación del Aristóteles vivo no tendrla m:.ís inter6 que el an«d6rico, si el anonimato bajo c:I cual han sepultado su olla 10$ azares de su uansmisi6n no hubiera influido decisivamente en las incerpretaciones de su fil0s0fla. Imagine~05 por un ins~ante: que: se descubriese hoy, en un IÓtano de Koemgsbc:rg, el conjunto de las obras manuscritas de un l'iI6s0fo llamado Kant, que: hasla el momc:nto 1610 fue:ra conocido por sus poemas, sus discurso;; acadé~cos, acaso un tratado o dos de geografía, y e:1 =e:rdo semilc:gendarlo de su enseñanza; la rareu misma de Ja hipótesis, la cual supondrá que DO ha habido posrkantismo ni neokanlismo, nos impide llevarla mÚi le:jos. Sin embargo, DOS basla ~ poner de: mani~iesto lo que ~ artificial Y hasta de: absurdo en CIerto modo, ha podido tcnc:r la leUvidad d; los comc:ntaristas que, a partir de la edición de Andrónico de Rodas, se pusieron a examinar e interpretar los te:s:~~ ~ Arist6tdes sin conocer ni el otden efectivo de su composlcon m el que Arist6tc:les pre:te:ndl. darle:s, como lampoco los &talles y po~ res dd procc:so, los motivos y ocasiones de: la rc:dacción, la.s objcci~ ncs que habla podido susc:illlt y las rc:spuc;stas de Aristócc:les, etc. fmagincmos una vez más que: de Kant hubieran. ~c:gado a noso~, en revoltijo, la Diu,tlld6" de: 1770, las dos ediCIOnes de: la C'tt/~1I d~ 14 '1I%6n puril y c:l Opus postumum; y sobre todo illUlgincmos que:, ignoranteS de su cronologfa, hubiéramos decidido c:nf~r dichos escrit05 como si fuesen todos conlcmporáneos c:ntre si e: tntc:ntásernos extrae:r de: dios una docnina común: ni que: decir tie:ne: que: de: tal sue:rte: nuestra concepción del kantismo se habría alterado de un modo singular y probablemente seria más insulsa. Se: impone: una primera
1lI JI PASCAL,

conclusi6n, opuesto a un etTOr de: óptica ampliamente difundido: los comentaristas, incluidos los mis antiguos, y aun en el caso de: que tuvieron en su poder textos -perdidos de entonces aoí u,.[IQ cienen privilegio histórico alguno respecto a nosotros. Al comentar a Aristóteles más de: cuatro siglos despu6 de su muette, '1 estando separados de il no por una tradición continuada, sino por un eclipse tot.1 de su influencia propiamente filosófica, no se hallaban mejor situados que nosotros p:lra comprenderlo. .fu-endo así, comprender a Aristóteles de OtIO modo gue los comentaristas, incluidos los griegos, no significa nc:cesariamenle modc:mizarlo, sino quirl accrcarse: mlÍS al Aristóteles histórico. Pues bien: resulta que el aristotelismo que nosotros conocemos -por ejemplo, el de las grandes oposiciones estereotipadas dd octO y la potenci., Ja mate:rit. '1 la forma, la substancia '1 el aecidc:nte- es quirl menos el de: Aristóteles que el de los comc:ntaristas griegos. Interviene aquí una segunda cimmstancia hist6rica, agravante de l. primera: el estado im:ompl~to c:n que: fueron publicados por Andrónico de Rodas los C$CriC05 de: Arist6teles, redc:scubie:rtos en el siglo t l. e" e:stado incompleto que se hace perceptible: • todo lector sin prevenciones en vinud del estilo a menudo alusivo de los tc::'l:tOS de: Aristótc:les, el caricter deshilvanado de: sus desarrollos, el hecho de: que: $Ca impo$ible encontrar c:n ningún lugar de su obra la rcali· 1.11ci6n de: tal o cual proyecto expresame:nte anunciado, o la solución de tal o cual problem. solamente: fonnulado. Ese de:fecto de: acnba· do de: Jos escritos de Arist6teles conocidos, unido a su dispersión, diCtó I los comentaristas Un:l tarea que: consideraron doble:: unifieat y: completar. Tal exiRCncia podía pattttr obvia. No por ello dejlblí de: encubrir una implfcita opción filosófica. para librarse: de la cual harin falta siglos, Que:rer unificar y completar a Arist6tc:les significa admitir que: su pensamiento e:ra susceptible, en electo, de: ser unifica· do y comple:tado; significaba quc:rc:r extraer el aristotelismo de: derecho del Aristóteles de hecbo, como si el Aristóteles histórico no hubiera lIe:gtldo a poseer su propia doctrina; valla tanto como suponer que: únicamc:nte razones exte:rnas, y fundamentalmente una muene prematura o un progresivo desinte:rés por las especulaciones filosóficas, hablan impedido que: Aristóteles dic:sc: a su sistema catlkter completo y unitario. Tal opción DO era del todo gratuita: si indujo a
D Lot cornentmstl5 poselan, ~ dceto, bi~ obras ~t~I''' d~ .utOJU antigual, bial col<:ccionc:s doxOllrifiClls. que 00 han Uq,ado hast. nosotJ'Ol mili que • tt"JIvél de 1., citas que de ellas ha<=. Pero incluso .sl no se It"JItabrl mú qu~ de W(/OJ, 'i 00 de una tradición ViV1l, qu~ 101 hubierl unido dircct. melll~ .1 Iristotelistro:). La imen':!l.lm~ ~lJ[jVI de M. BAUOTIN (La IhIorie ariJlofi/icie1lM de I'ilttrllut d'ap"J ThkpbraJu, Lovsoinl, 19'4) conducente

\1
J

fra¡malto

331

Brunsc:hvicg.

Ibid. n Al ~ CSlO el lo que A. W. Bl'N.'I (fM G,uJ: PbiJoJopbm, r, p. 289, cilm por J.·M. L.. BI.OND, 1...lJV,?ue tt ",hbodt chu AriJIOlt, p. XXIII) aee poder concluir I par:ir del !locho de que AriStóle.les. t.ome a menu~o como ejemplo ..el pllSCQ con mIras I JI salud •. Sobre 115 tl'lldIClO!,"" conce~lemCl. I la biogl'llfll de: ArillótelCl, ver hoy ,. DOllN<1, Amlalle '" lb., ll1lc'rnl b,ot.rllphica¡ Iraú"ion, Estocolmo, 19'7.

• ver en ToofrJllto un int~e<.hlrio entre Ari,tótdetl y SIl. comelllui.ta., 00 hl a¡xm.do, y 00 podfa lporta/, desde est~ punto de ViSll, resultados dedsi. vos. Cfr. nuema recensión de esu obIll en &11. El. /Z1lC;t1lntJ, 19'1i, pp. !JI.n.

10

11

no por ello dejad de: orientarse según l. Ballimore. 11 E. los c:scolútic:os a partir de: cierta idea dc:l Dios de la Biblia y su rc. 1. conociendo tan sólo aquellas intenciones del autor que éste ha formulado explícitamente y aquellas realizaciones que han alcanzado ef~fividad. Y sobre rodo en eH I!. Pbi/os.\Il. cada vez menos satisfecha de sf misma. por lII> Or.ecuente.. Brunschvincg.. el idealista lógico. Todas estas oposiciones no a· redan de: rasgos comunes.. No hay. en la cual PlOtino y Schdling reprc:sentaban. iba haciéndose cada vez más insegura. . no comenta c:I silc:ncio: lo Uena. interpretación moderna buscaba en el platonismo. o cree resolverlo. el Ascl~ida. pero sin llevar al límite su apostasf!l. A. p. dlsp. nlltrido de ciencia m6::1i· ~viClo de ~. un papel mayor que el de Arist6teles. fena..~ct. y orientaba su descontento contra AriSl6tdes mismo. sección 2}. según parc:tt. en este punto.ci6n .JI. .x una teoría del conocer para la que sólo hay ciencia de lo general . una noélica de lo universal que reclamaba UIU ~mologfa idc:alisu: y UIU cosmología de la contingencia que recla· m. mientras que raylor a. art. Apareci6 entonces --ciertamente preparada. A. pues si la sfntesis no esti en los textos. por los éxitos más que por los fracasos.ela en Arist6tdes un Platónico que habría . .Jk. inclu~~gistu c:f e~pirina.. U}. de hc:cho. B Q. 16' u. 132 11. d.acionc:LroOCretas Jl. el comentarista se: encuc:ntn mis predispuesto a ver r:"" concepci6n analitica y otra sintética de la cuualidad 11I. ~ RODltIl. la materia. No hallando m ArisRileles sino el esboro de un sistema.º-nociendo tan sólo del fil6s0fo el residuo de su enseñanza~ cuida más de la coherencia qucaea verda~de la ver· 13ad lógica más que de Ja verosimilirud histórica... p.0 IDerafl. tri pp. que habla mostrado en su tc:1is latilU la duda de Arist6teles entre una concepción matemática y otra biOl3gica del silogismo lll. Pa. TAYLOII. l. en autores más prc:ocupados por la verdad IúSl6rica. Cuanto m:b profundo es el silencio de: Arislótc:lc:s. VI y VII.intl i EpiO'rt. Ignora las contradiccione!l del aUlor. Grdndt EnC)d"p#dit. 191. habrfa contradicci6n entre una tc:orfa del ser pan la ClJal sólo el individuo es real.l. se vengaba en Arist6tdes de: sus propios fracasos.nt syUotiJntO intUt dtntO"1tr. según Robin.1_ ~_d. JI Or. De un modo genc:ral. más prolija se hace la palabra dc:l comc:ntarista.)..RNISS.. Aparte de: lo arbitrario de sus presupuestOS. 1886. 1909 (reproducido ~ sus Eludts dt philosopbit t. l. ot>. aec:rca de la coherencia misma de la filosaf!a aristot~liC3. 00 comenta dapuro: lo resuelve.laci6n con el mundo.Critical Notice on Jac:gtt'1 Arilforeln_. pp. comentarista de Arist6tc:lc:s que no lo ~istc:matice a de una idea preconcebida: los comentaristas griegos a partir de: neoplatonismo. la norml a partir de la cual el ariSlotelismo apared. forzosamc:nle tendcl que estar la idea de la síntesis en d c:spiritu dc:l comentarista. GtKb. y acaso lo resud· va de: veras.Remarques lur la con«ption aristOf&cieone de la subslanc:e_ Annlt pbilosopbique. Emancipada de la ¡/ntesis tomiSla y postomista. no comenta d mal acabado: lo acaba. frecuentemente interpretado ~I mismo I la luz del idc:alismo critico. uerit. n EslI l<:unción aparea: aqul y . y su convergencia misma era señal de su verdad relativa.. 1897. 423 as. hasta c:I final dd siglo XIX. La influencia difusa del comc:ntarismo fue tal que. la inconsecuencia brotaría de la oscilaci6n emre una error por tanto tiempo fue porque se hallaba inscrita en la esencia misma del comentario. rehabililaba lo sensible. surgieron dudas. Tras la admirable síntesis de Ravais50n. 1944.perdido su almu.. rllti("'t Ari$loultl uim ntttllp1r.Pe:rsona~el Platónico y. Artbiu l. v en cualquier C250 incons. su papel consiste en explicarlas. que había onknado las distintas panes del pretendido «sistema» aristotélico en tomo a la ooc:i6n de Ilnaiogíll. se oponlan una teorla del conocimiento de inspiraci6n plat6nica y una teoria del ser que. 0. Por aquel riempo. iba a resumir más adelante tales oposiciones en la de: un «naturalismo de la inmanencia» frente a un unifi· cialismo de la tfasec:ndencia». 1924.. o. Irll Pllt6n. 1. Arist6tc:les no habría Uegado a decidirse: entre el punto vista de la comprensi6n y el de la extensi6n ~. Mi"d. canflitto_c:n térmil1O$ psicológicos: Aristótdes estaría habitado por dos. GOIlPI!.. 12 13 . esoecialmentc _Sur la CQIICqItion uislot"licimne de la etlUtalilb. Pero en vez de cuestionar c:I carácter sistem6tico de su pensamiento se prefiri6 proclamar que su sistema era incoherente. lIII Th. 1891. c:I carácter sistemático de: la filosofía de Aristótc:les.ic:a (Dis. Con todo. ciertamente. habfa al· bergado sus primeras dudas con Suárc:z:lO. entre cuyos t~rminos Arist6teles no habrfa llegado a decidirse: 3.islollt's Criticisnt 01 PIlilo I"d tbt Audtnty. dicho con mayor precisi6n..f1. ClIf1S. ro". como un platonismo debilitado o "'conIc"ido. la interpretaci6n sistematizante. idea de Ja tolalid2d del sUlema.:Iba una noétiOl empirista. putdlionu ntttdphskdt.IlZ. ROIlIN..). 1909-1910 (rq>roducido en ú (ltnslt btll#"iqut dtl ori. La inrerpret.pc:¡:. vol. pc:sc: a las contrarias apariencias dc:l tUtO.1 definición de 1. III /trad.' plIrte. ~m. está más preocupado por lo que se declara que por lo que se: silencia.11' en L. '82. BO\J'notnf. Según Rodier. pc:ro en otrll filosofía. p. Colocado frente a un conjunto de textos y sólo I!!:sos. que.. t. nadie puso en duda. ús ¡wnuurs dt Id G. :lO SU. cuando no era d fil6rofo mismo quien resultaba acusado de: doblez R. por lo menos.siqut. •ArislolCO> de: l.. lo individual. se aprecian entonces los pc:ligros de sc:mc:janle mitodo.Z observa ya una dualidad ~ 1. reproducido ~ EtudtJ d'bisloiu dt 111 philOfOphu. u tbkrit pllllo"icitnnt du idlts.sine· mlliuntc.ruqut. B L'tl(~rit"ct bumllint ti 11I cllusll/iti p1r.tomar en cuenta lo que el autor ba dicho que aquello que no ha dicho. o sea en negariu. nor. 1910). pan Boutroux.

Pero se concederá que la empres:a consistente en reconstruir una cronología no de las obras. ro como un (i1óSQÍ9 digno de este noro re no u e sos ene! o mlones contl':lcliclOrillS en un mismo momento. o ¡ed6nrnst6ñC1l con· SiSte esencialmc:nte en la naturaleiiñiísñli' de los escritos de Arim> teJes. y. » Ohstrvllti(mts crilicllt ilf AriJl()telis Uhros Metilpfr¡sicos.6rdenes: el hist6rico y el filos6 100. que a muchos les pareció revolucionaria simplemente porque: restauraba.o sf nos importa tomar posición res~o al m~todo genélico en general tal como fue inaugllrlldo por N~~~ de dos . pero sin que ha}'a sido puestO radicalmente en cuesti6n el principio sobre el que se fundaba. psychoi()titr d'kislott. 7: 312. La primera consecuencia es que Arist6teles. Los textos de Aris~eles.. en general. Siendo asf que el buen senudO.position dcr arislolcliochen Metaphysib. royos fragmentos hemos conservado. la roh platonizante debía ser considerada como la más antiRUI. . quedaba así descubierto el principio general que permitfa reconstruir su evoluci6n: entre dos proposicio- nes contradictorias. 297. expongamos hipótesis crooo~s. en el que se hallaba inserta. o al menos el capitulo. Phi/os. sino alp. La aplicaci6n de tal ~todo permiti6 a Jaeger proponer una cronologla de las obI'3'j de AriSl6teles. n. contra los rodeos de la {N. de los que se: . si desciende a detalles. ilOtas tom"das por sus oyentes. 1842. NUYENS (L'¿l>OIulil)7l dr 1 . 1939. n. 1948). en ocasiOfles.Them. pues tenfa que dar esas d:lSes varias veces. sino de las múltip:!es estl1ltificaciones de una misma obra. Ind. y junto con dla todo el U"lua&o. 37-6'. propongamos nuevos criterios de evolución ). Jaeger. añadiendo o modificando. s6 o era post e IOte"retar CSlIS proposiciones comrndictorias como momentos mstintos una evohlci6n. 196-198.1& El el reproche que poddl diriglrsele I F. BerHn. eopc:ci. pp. podía en cada ocasi6n alternadas. De hecho. w:aeger. MI)lfillShc/lt.lmenle pp. 200.. o sólo el pasaje. no ya caplrulos enteros.dmite hoy que no son. "tO-'74.. tal. 1888. sugerla que Aristóteles habla tenido que alejarse progresivamente del platonismo. l3!. Más aún: la tesis de la evoluci6n. 14 " . rec~er en Jo arbitrario M. o bien. cuando inlenta Iplicar Su =ons- . No nos oompele aquf intervenir en esa discusi6n (aunque puede ocurrir que.las observaciones de Bonitz JJ y las demostraciones ya incisivas de Natorp:l4_ la tesis de \VI. conlirmado además por d contenido de las obras llamadas «de juventud. eventualmente. fr.dici6n.. sino las notu mismas de que Arist6teles se valía para preparar sus d1Ue3. al hagmen.¡ como pos han lis aclo inclu en contradicciones.unas frases. c:l punto de vista del puro buen sentido. que a partir de entonces ha sido objeto de criticas y revisiones que la han llItenrodo casi por entero. el an:ilisis de JlIeger ha puesto a veces de relieve añadiduras tales que pueden ser a un tiempo cuantitativamente despreciables y filosóficamente decisivas.l:5 Ver i7llrll. 62. sólo puede proponer orientadones generales. :l< und Di. . n. 361.

los del P. si el punto de partida de la filosofla es el asombro dirolvente de pseudoevidencias."de la dCOsi6n de distinguir los múltiples sentidos del ser~ si~ue . es decir.d de un ser contra· dictorio. hay un Aristóteles platonizante seguido de un Arist6teles &ntiplat6nico. es mis bien la interpretaci6n de los textos. propiamente hablando. por el contrario. de una supuesta unidad inicial.:S ~~= &r~~ S::d. y. no hahiendo podido entonces Aristóteles. quier:a. RAUX. corre en cada momentO el riesgo de preferir los pretextos para no comprender mú bien que l.re-...se vio ftog!eSiv. Responderemos que ésa es una interpretación filosófica del principio aristotélico de contradicción y de su aplicación por Aristóteles al caso de su propia filosoffa. Owens. que puede no corresponderse ni con la sucesión cronológica de los textos. Aristóteles no pani6 de la oposici6n entre aeto y potencia. con independencia de toda hipótesis cronol6gica.. sino los momentos de una blÍsqueda que no es seguro llegue a su término. de la investigaci6n efectiva. como si su diversidad no fuese Irás que la inevitable fragmentación. ¿Será preciso entonces retomar a la intexpretaci6n uniana y sistemática de la único que no es dado: los textos? Pese a los esfuerzos que. y cuya fecundidad se apoya de esta suerte en los fracasos de la comprensión. sino problem'Iica. unidad de una doctrina de la cual serian parte!l. basta -y es preciso--que aparezcan COIDO momentos de orden que. En el caso de Aristóteles. e incluso de las contrlldicciones de R1 obr:a. Esa reconstrucci6n tiene el inconveniente de no ser necesariamente Eiel: a veces. el orden estructural de la investigaci6n. ciertamente. el postulado de la responsabilidad permanente del autor por respecto a la totalidad de su obra: gil. no creemos que una interpretación de los textos tenga por qué volver necesariamente a la lógica sistematizadora del comentario.. conviene corTegir esa primer:a observaci6n con esa otra: que Aristótda. al ¡enexalizar dichs observaci6n. La dificultad procede aquf de que el orden en el cual se expresa Arist6teles no es. Desde esta ~gunda perspectiva. si el pensamiento acerca del ser es contradictorio. en el lenguaje.~. puede ser leido en la e:structur:a misma de los texlOS.{s aún. Por cualquier lado que se aborde el problema. y remitiendo todos ellos a la.U"=. reflexi6n acerca de talo cual problema la que dio naomlento."¡. presena I 17 16 . conservaremos ~ &Ií:ña gálesis inevitable y una probable inestabilidad del ~iento de Arist6teles. en este punto. un método crono16gico fundado en la incompatibilidad de los textos. Jk la interpretación ~. m. acaso desgarrado. no es siempre posible ni filosóficamente necesario convertir esos momentos en los de una historia psicológica.~'~~~ . Uf list~' . en ausencia de criterios externos. progresivamente. hayan podido intentarse de nuevo en ese sentido. Y. Hay dos maneras de enfocar los textos: puede consideflirselos como situados lodos en el mismo plano. ni un orden de exposición ni un orden de investigaci6n. la que fundamenta en el CllSO de Arist6teles las hipótesis cronológicas.ia filosófica. Aristóteles no .sea de una notable discreción acerca de 5US pasos efectivos. pues. no es presupuesta.m:. sino sólo pretendida. puede suponerse que la unidad no es en ellos originaria. asumir sus propias contradicciones. por ejemplo. que tienden hacia el sistema en vez de partir de él. Al . Puede afirmarse que. materia y forma.y-a responsable de las afirmaciones del---'primero. para servirse a rontinuaci60 de tales pares de conceptos en la IOluci6n de ciertos ptoblem~s. hecha despu6 y oon intención didáctica. como si el segundo no fuera. sino un Arist6teles acaso doble.::nuunoE~f::b~. Las consecuencias de tales opciones metodol6gicas es que atenderemosmás I los problemas que a 1305 doctrinas.j~. en efecto. y sólo ella. supuestO eso. con el orden que Arist6teles mismo pudo darles. según la cual no están todos en el mismo plano ni su sentido se pone de manifiesto más ql1e en términos de cierta progresi6n. aun cuando Arist6teles . sino. ya se trate de la distinción entre contradicciones o de la definición misma de contradicción. tercera. que para el mismo Aristóteles el principio de contradicción exduye la posibilidll. acaban por considerar como puros uti kios los pasajes aporéticos de Arist6ldes.:és: fue l. y que. como hada = r el orden adoptado yor Brenii:ño.l. ni si- . la diversidad de la obra no representa ya las partes del sistema. Conservaremos.a. mú I la problemática que a la sistemálica. en ningún caso. o sea en su organizaci6n inmanente. ni con el orden parcialmente arbitrario Jf en el que han llegado hasta nosotros. vemos que el método genético presupone un análisis y unas opciones que: $00 de esem. de esa dispersión que hay que domeñar.I?arti6. una reconstrucci6n. Lejos de ayudar la eronologla a la interprt:taci6n de los textos. Poelria decirse. se revela él mismo ocmo un nOopensamiento. y que su coherencia. tenemos la impresi6n de que Arist6tcles eproblematizu • efe<:tos pedag6gicos una dificultad que ya tiene resuelta. después de )aeger. al m-és.. pero no de un heroo que pudiera servir de base I un método de determinación eronol6gica. a quien podemos J'C4ir raz6n de las tensiones. pero ésa no es razón para caex en el error de los comentaristas e intérpretes sistematizantes que.mente obligado a reconocer que el ser ñO er:a unIvoco. pero esa evolución no será el tema ex· plícito de nuestra investigaci6n porque..s razones para comprender. entonces debemos partir de ese asombro inicial. la interpretaci6n tradicional no s610 ha invertido el orden psicológico probable. al principio que lo resolvra -o a una formulación m's elaborada del problema-. por ello. de la hipótesis unilaria.. PocWa decirse que es el orden de exposici6n de una investigación. Si la unid3d se halla al final y no al principio.

ouoo IIÁBq oJos "9lH un .un U9pr1¡0'J OUlOO Q).lOO l~bB 'SfltQlqOld SOl SOpol ~p (Bl ·nnu iOU.ld E'OI. id JOtl) 'U9!ISXI:I "1)0 .nlos Á ~OpdpghU! "'P t9¡qum 0J0ld 'S..)d 'J"I'np. ntuod B.lnu SOUIlllq1ll{ Á sown --tOO q.)S BJUnU lJt'lIUD opplDS P .lP punu lJUd ou p!&lOU!n Q!sJJIJ1.l 'ou.l191S!lV B J.lJl llUl~¡qcuO [~ 'OI.l!WPOUro PP U"plO OJOIPUP1.lp IlJmJmU..¡d J!"J.l$.)!J!U8W .)¡> JlUld .llUU¡d U opu5'.lh\O .! gJ-lUOlpplO ou S...:¡u011l.lp J.}W O¡U.l1.U9P!5 -odg B¡ .)¡qlll!h..lAUOO Bpqtt¡ .p SOlhUJS SOU.lp [UlOl .l3 iBOlUJt sv¡ (ji .l U9P!sodx. l~n O~u.l~W!Jd 1..Ióluod }Upod O»OWOl!5 ().l1.lpUOp 'SU.ro USOl ~lUII[d ~19lS!lV ¡mb Joo VOtUBlunB.l 'OSOJqwOSB .!.lP 'J!:lOlP s:r. 'OItm¡lIOO os lA olbpll O1lA!WI:SU:Id P Ol!'l o¡ oxxIum OWOJ '9"'lllW(d X 0lI PP191f!ZV .1:.loS SOU!UlP 50¡ Á olu:>!Wnthld :)R :>p S.usa III ¡S OI!~9dOJd~.opoljlUl OlU~IlU u:l!¡dll SOUInlr.lIlU \) --li9?1lSpik'lr.I .lJd "IUJf.lS s¡rwvT osll:lll ~o ..l . p¡> tnpJo pp 's'"!lf1ttUV sopun'J~s Á s~UJ!Jd rol tn 'S.¡¡ o odug!1 OMU OU $.1 U9¡U.Ir ¡.nBU:)1 OJIS.lW!Jd El 'U9Pt8pio.).I[qOJtl SJlUl 1" fQ J~ pp IIW.I :>Jllr.)lS!S un op!q.ll ¡:lp OJOP.Jd OW9" JIO!JXf! 1lls.I 5UP -IlS.l!q 'l~ '~!1ljBol!r lWUIlW mI 'OO!SJJlll.lnb opunB:>s p U.1UlIl! -r¡ lr.lu.lp S\I.lpJO ¡.Fllllt:t¡ .I= llJU1S.lP pnll!h U.[dwro BUIólI5!S ¡.l.l!l UOCl 'OJS.lp llWJOJ llun 0!ll<1.)¡dwIS 'lSd BJnl:liUlS.I!qoJ~ '1111 muuTO U.lp 'ols.lp .l1:J 'FW O O¡1.)P UjI!q -we1 OJOl<! 'IlPUqU:lllU! ~IU.l ¡.)!.'Ip OP!llQ$ 101 J&loo8! lO!(dW! 0n.lluaW.)S JO!l.)S PP 0CI!l110U!D O1\lOl!urBSIDd pp 011 -u.lS ? U"-0T$lS-OU 'scwa¡qoJd sOl .lll lllj ..U'f OUJOCI SlJIlp:IJJO S.J X 'so!dpu!Jd so!d<ud ap U9!QI..)!1.lW -m~ U9P¡pm w¡ ~ D!(jI101S!J'.00 so!dpu!Jd sol uos Q¡Ul..l$ 0f9S ~btm_ J.lOO UtI!...I llptJJl'.lllJ'Id .)lqo ~ BZUBLXlS.lp ..lJ '1 ¿nJOlP8pJ.. llUl!ll!1 'IIJ 1l~ npU:lp 5"'{ ap «1l~.)SJ!N!lSUOO u .l "ti U:) 'QPI9IS!lV UOl ~ pp IIw:>¡epld l' JlO!ldl: JIJ1lr.J U9PllSPS.nb J~S pp 'll.lnb U'fS 'PfljllOIS!lll B¡io¡OIUO 1l¡ ~p [UU!JI -:x>p U9p:m.)U s.)nb P"P!lnJ:>s) lJt" SOU.)WIlPIl1OlC!!1.rn: ~o¡nqlOtl ~ 'l!"} ns ~ "IU~U!JUOO ~PfllO ).1¡dUlro BÁBl:( .>p! ~PJO OIp!P ..l0U'fS 'Ol..nb 01 JJO llÁ ~n 00 ~!.lUOpd!:¡s:.l1 SOl .J un --Q.J B?UO» :IS .lp OplllS.nb OO!!9PllJro . .lp 81&11 .f.lUOpIlJIlP"P 5\J1 sOIOl[dwoou! .).¡J .)S 5OWIlIS.lS 111 ..( RltQ[qOJd opll'"'lUBJd Bq . J O[ .lS .I.) "p UOlflJO P .tJ9Pd!l~lr.lPU! 'U9!:>do llq:l!G -upunB.) OJ..nb SOl oW9" ¡( 'U!lr.. ¡.lhU! .S o 'OOHJllQp J~1r.1ldljllU¡1 .1M Jsqo..llU.I[:l19' '5!JV ...no un ~p 0Pllu.TO ¡Q ~ BJl.l1 omOCl SOfl'W01 OP!f ullÁlll{ Iil' Joo SOP!nB.l 10pnptIO) 0nq p s.luopeJnOX.I SOllOseu ~IlJ.llUJ op~oo In{ SOU 0S..as 1<1 Sil ¡'lb? Blun!OlJd 'Ir( U.luod _g.15 'U9!S!WSUUJI U( .( 'Otr.loS "lp1lt¡ . ¿.lpl0 ¡:> Á --ol.nb .1¡dUlO:lU¡ J.lpll 'IO!Ut' B¡ .l B¡ :>p J!UBd u 'JOlJ.ad P-P!I!nfxro.I!J KlU:lW o S]lW B!.p <lp!1tJ:1S P url:IS pp BUlOlIepld t::r 'Q!J95OIlJ DP'WOllqoJd ns Olp S.lJ.J soN 'I"~ Oll'fS '[Wl~P?J" Q ou ~Ilb 0I.1S "p Ul{ '¡llIl1X.lS '17 ' ou o JBS"II ~ OJOS9flJ P :mb .J.UJ "p 'S.lp $.p pIlP!l!qJSOdW! '1 ~ Z.lIIl¡.I ..ld JB .l 1l BlgOOf.uro Joo U9~p ron .1 ~:I1U..lll.llW1U! Upol ~p 01PlldW! optImsod S.l¡t:J.lJlI .OO UOl lI[[t!q ~ .lUIOO pp o!do.lUOpll[OS 0UI0C1 SBl'p:lJJO cuO?d!l$.:md -ns .UQlepld .lp U.I:lOlU 'S.w :>lU.lp llUlS!Ul IlJIl1:liUU.l¡U! 0P!' 'lit¡ ou"ry:~ l\l~ 'OIU.~d ll?DP Ir ]5 :r6J!npp:>V :mb ~ Olpnw U9!SJon!p .ll sol .I.lQU!! ¡quo 1" u.llU:> Joo O!!dnS.lp~ N.lS 'opol pp 01pn$ ~ BÁlll{ so¡ OU oputTO unB '.lp OlSOlndns UOIPJO ¡.)'" ¡"p ll:>J.nb 'O!qun:> U.llll.)S Ilpand OU .l"'U¡ ns OU o optl..l JOd ¿.l .W.lNI -x:r.I 8lP!P !S u9pllw¡x .p sJW e<prud ron \l~ 0\101 'OO!U~ .lW o S'W SOaS.l!nB!SUOO ~ ''0119 :I(l CJll3!W o~~ 1.un :.ll00»~ "lUOlWlll:lOl]T.. ruad '0ptlIU.l1U8[d jlnb Joo J.loS U9P»J~U1¡ IlÁTO ¡( '95 ~~ .UJ :>p U.lp Á OUlllU.lP uJ.JIUJ B SOUIfA .l191S!JV IS 111¡.nb O¡ 'PSP!lUl U3 '~!Wro S1J.l$IJOO sou ''IO!l9S0HJ U9!:>B:l!J!US!S .l'S 1.)S 1.lndns 'opun3.lp z.as 1<1 S1 ¡nbl flunbJd -r¡ .)rw?Ouoo fII '0lp.\m!Jsuro 5Ot\!lOW Á S.J.lIOl1915!JV ~~II . ~¡.lllf p g .11.ll IlJnl:JnuSOl U¡ U.lA[OQS opturoOJd Ilq .lp ¡{ O¡pat¡ ap 'U9PS.lp S:lpllP!1!qu'loJd S:llqUUOlUl UOO 'lln.lnb OlS.lp OJ!l.61 ~ 81 '11 ~WJoiuCO .lOS P .lWT!AOlJd ~ns BlunSOl.¡ .o\ 1 .1l1oosa .IU:>W¡Bn3! 'U.lpl0 ¡~ SOlr..lp sepelfJ 1lÁ 51lJqO ¡el .U'f "'P UapIO P "[qfl!~! '~nd '. ~"'l"II ~ \l.l$ ou ":J.I~191S!JV .lfuo un lQ \llu~d sou .1!qo OlIS.lp SOJnlf.nb C9pdJ-lJoSOlP 88'Jll[ '1 ap :O!I1lnuoo 0P!lu~ u.lnb 'SOIX.lIS¡S pp ¡t: P!1.1P .lp ?~U.lll 0W5!w ¡jl :>nb O.¡UOlWllUJ"l:> ~ ~oo Á 'osoJqwon :I(l 'Jqsq .lS.lW1l1J.luopn¡os :>p tttUJ mi!qwu flD Il.lUOpllh!10W ni .mb U9PCU ~o '1 Otf!UUjH .¡P owro O1tm '~1915!JV ~ "IUBZ!1BWOlIS"!S U9P -Ul.llS!S s.l l.l\!Zll SOl 100 Bp8h\!JSIl OISJA Bt¡ .aJ!s Á 04!un~ u.\ SólUOp .!JBI¡TOBJ S.1P som -:lJ!S.lJ.l. nb p '(fl OIUllTO U:) tJOJf.llwd .lp 0P!lU.lJd BJJl*)¡g -r¡ !U :mb p 'BOlIU1lld ':>¡qBq'lOI:U! S.l.lUI SOWIJ1D 01 '.lWIJd B1 op¡lIa[a uut¡ S.I 1l¡ .lU.lW lr.)UI '1'1[8 SFW" '1 IllUlllI ~I.)UOP:liUlSUOO.p olpndg llUl.lJed SON -so¡ .ll. :lp J!1~lld 11 OPB¡ooUJ1X" r l..)1{i. SO!JIl1U.I¡dWf$ Á \!Jnd .I<Ud 'FW 'j.lIUlJZ¡1IlW.l1u.cIdll .W 'Ir( .l ouajl..)1lI() Á otmtmlI :I(l sol ~op l¡npuro =00 OJq!¡ Oll --Qnu 'OI~qo oo¡ut' OlIQnU '0!llllluro p 100 'tD.I!PuOl<!.1 u:> .p SOW!AJA owO:) 'opnoJ ¡u OflBlU1UJ-oq UJt¡ qw.rJ¡"/~W " l' A -!-Ida '1 Á IJUI "'" .l¡wvttDd ns :mb Olp (D!~U:)S 8( .X¡~~ iw:>¡qOJd un nA_ S.Ir ol!ss><'!OJd O11S.lWU! OPJ:>[ 1.nb ~ Bl'lPU 8t tq 'S!SIl'Ull ¡. .I P!lpJ s..11SU03:>J .I ¡m[TO!]!P 111 'r.¡.qo upUU u9Ps.wu8OJd S. nb 5BJ1¡Q!W .)19U!lV :mb '[I01nbll .lW5'VJj KllX:n 11 J"Il:l!¡Oll uro ~UOIU~ lljJ1l1Sllq !UJ!SJJ1l1..oe s. SBlspS1uaWOJ SO¡ 'OIX.lJ ¡llqWIl .p S3' 'OOUQp SJW OP!<\JA :)R!qnq !S OCIP.lS 01tJ.I 'IOunu ¡5 ~ou\!S 0CI!l91S!'{ opo¡¡W un Ul IlpStl:l.I SOWS.lWIlIIl!P.fI:JSOCl :ipU9(l? 'q:m -[1U!J!P SIlS ~ U9pux¡1BWOlIS"!S .lTO ua IlJnpn.UQIS!f U:) opp.MJ.ll1U J!n1IU!15!P llJt:O epslit:q 01s::r 'llw:>¡qoJd .mb 0P!1lpUOO 1ll.Jd 1J1S.lOOP¡pllJl sv¡ .l1U.lW..llqm¡ OW5!Ul S~[.lnb Á 'flLl..\llJl oMo B 'D1W10l~ U9P&l!dw¡ "p 'Dp.lp 0Á1rSlr.p 0:pB1S..l~ uun ':>lo»dJjlIU¡ pp ..) 100 oplO![du l~ ltJq"p re.)UoplIh!JOW g¡t:1 . J..lJ1U::r 'U9pcS!1S.I 'oq:=~ .lnb .lU! ns :>p .I opup llJ.lhUI e¡ .

can~": Por no haberse preguntado d porqué de esa distorsi6n 111. 1I: «Arisl6teles expone como por sellas la mayor partc de las rosas que dice. ~por quién inclinarse? La oposición del Aristóteles del Liceo y el Aristóteles del comentario deja al intérprete. sino de una inves· . t.. el P. ISInO solamente aporética. GALlElo/O. Nuyens. Siendo ello así. de Gandillac. tt mllhode cha Aristo/e. Pcro ~~lo~L=.. d"""oót« es por medio <le romponeme. según su propia expresión. rrx:onoce él mismo. en lineas generales. en fin. Conviene sustituit las aporías de la interpretaci6n sistematizante por una interpretación filosófica de la aporía. Ucas. y callándose a veces. No pretendemos en absoluto que el Liceo haya wmprendido a Aristóteles mejor que los comentaristas (sus representantes nunca tuvieron el sentido filosófico de un Alejandro de Afrodisill o incluso de un Sim· plicio). adem~ de GOIolPERZ LE BLONI> la inter. Tal red~scubrimi~mo está Cn la base. si pese a ello ocurriera que la imaginaci6n del lector se aventurase a hacerlo. a través de las cuales proyecta Aristóteles algún rayo de luz sobre el orden real del proceso de su metafísica. De Sophism. Séame permitido dar aqullas gracias a todos cuantos han alentado este trabajo o han permitido su realizaci6n y cumplimiento. o sea. por qué la estructura de la Metafisica no es ni podía ser deductiva. en absoluto deductiva. aunque sean fugaces.. que ro h:-: sustentado con sus consejos y hospitalidad en su Seminario de Investigaciones sobre el Pensamiento antiguo.... ha ignorado toda una serie de observaciones.. se concibe que el orden de la investigación para nosotros sea inverso del orden del saber en sí. Pero si hiciese falta una cauci6n histórica contra la autoridad . ni sobre este otro hecho: que el Liceo. ~~'7 JP'4'~I). en el interior de la filosofia misma de Aristóteles. clones textuales.. o. y que la humana filosofía no llegue nunca a identificarse con el orden que pertenecer/a a un saber más qUe humano. habrán de ser metódicamen. M. 131. P. A. es decir -en el sentido aristotélico dd término-. de AIlStÓte!. h. gm ilber Ge$chichu d" Phi/o$. y la preguIl' t~ ¿qu~ es el ser? es una de las que siguen siendo eternamente aporé. '1 Ot. porque cscribfa para gente que lo habla ordo yu (. te confrontados y lInalizados.). no acabaremos nunca de oprender. mostrando que la lógica dc Aris- tóteles es una lógtca de! pensamtento f!n'to. como si su mismo lIutor no hubiera podido convencer a sus discípulos de quc siguiesen ror esa vla. En la (op. la responsabilidad de redescubrir al Aristóteles efectivo.). Pero aún quedará por comprender. según parece por HCI!:e1 (l/orluu". Semejante proceso. LB Bw!'([} opone i¡walmente la lógica Esta di5torsi6n entre la lógica de Arist6teles y su especulación meta. se parrx:e al de la dialéctica. es decir. Pero ~te autor ha« ron. M.). Le IIrlSfotéltclm. y por añadidura de conclusión imposible. BREllONO. no de lo que el filósofo ha querido hacer. de los comentaristas.I recto aporético del proceso de investigación aristotélico que aquellos I que habfan perdido toda memoria de éste. justamente aquel que los tmbajos más recientes han redescubiertO progresivamen. pues exhiben el privilegiado carácter de inf?rmarnos. tigación. de la historia de la filosofía. si bien poco dotados para l la especulación. En su obr. y ante lodos ellos mis maestros de la Sorbona. hilismo y el escepticismo que eron los suyos en la época de Ciceron. menos se¡. cit. XIV. según pensamos. pero COn mucha~ más prc~aclón. con todo. caeda quizá en la cuenta de que esa voz que habla en medio de! desamparo de los texros no es tanto la palabra ejemplar del «maestro de los que saben» <2 como aquella otra. a su mélOdo. No hemos meditado lo bastante sobre el he<:ho de que la Metafísico de Arist6teles no haya tenido influencia inmediata. ' 20 21 ) Ú' . esa voz que parece anunciarnos 10 que de siempre sab(amos ya 41 y que... al camino que efectivamente rerorrc. elc.. que 10 hfl dirigido a todo 10 largo de su elaboración. no queda sino escuchar la voz sin rostro de los textos.dialéctica. sobre lo que de hecho ha realizado. A. y no a partir de hipótesis psicológicas o hist6ri. pp.gené!lca de Amtótelcs (NalOrp. Forest. Schubl. DANTE. ""Ornp hi a>. no creyó serie infiel al inclinarse hacia el proba. dr. como hemos visto.ura pero más fraterna. La imagen así revelada será la de un Aristóteles aporético.opollici?n. las más de las veces incidentales o implícitas.lulw. que sigue en nosotros buscando lo que es el ser. de Jaegcr. 1933.. ~s. como aporía. «~5.ión sólo tiene sentido dcntro del sistema hegeliano y es ajena al "l . 408 ss. dación metódica del fmcaso. AIJ¡ donde la historia es muda. y dCrlvada de la amerior. y s6lo a él. sino de sus reflexIOnes. de buscar.roI6?I~u. psicológicamenle OOlltradictorios del filósofo.lar la oposición más bien que la explia.·M.a Logíque. y una posteridad inteligente pero demasiado alejada. Werke. así como M. la tradICIón.¡ ttli 'f<i ". del entendimiento. 18J:~. y ello aunque no compren· diese su sentido. y. por qué el discurso humano acerca del I ser se presenta no al modo de un saber completo.iJ. IV. y M. la hallaríamos cn la herencia inmediata de Aristóteles.·M. tradición dilmmu iustilia. con dejar hablar a los textOs _y a sus si39 lcncios-. Entre unos herederos fieles.. pero es al menos vereslmil que haya sido más sensible al as. y el fracaso de la sistematizaci6n por una eluci. y que la verdad no puede ser captada en 5U unidad por medio de formas tales. te "l. esa voz que nos pare<:e hoy tan lejana precisamente porque nos eS tan familiar.lp''''·''¡ ""Ud .histórica. El análisis de los textos no alcanza nunca a evocar espíritus. ¡"/i". Todos los textos de este género.. la obra citada de J. Es vivido como perplejidad... \ Basta.pO~ ~ob<. para que ese Aristóteles se nos descubra. Es anunciado como tal por la progresión. heredero del peno samiento del Maestro. aun cuando muestren reticencia o confesión. si no En cuanto a Hcgel~ juslifíca dicha . flsia ha sido subuyada por Ve:! primera.

en donde tuve el privilegio de bcndieiarme de los ronsejos. tado mll:s mi (area: el Centro Nacional de la Investigación Cientlfica y la Fundación Thien. manoJe 1961. doblemente preciosos para un filósofo. la ha estimulado a menudo ron sus objeciones. &S41IfOn. Mi agradecimiento se dirige también a las dos instituciones que han facili. en el último estadio de mi investigación. quien. INTRODUCCION LA CIENCIA SIN NOMBRE \ JI 22 .profesor de la Univenidad de Monlpellier. de aquel maestro de los estudios griegos que fue Paul Mazon.

. en 1 . MQlbemQt. Jen6crares. oon~rvll. r. Quizá incluso la seguridad de Aristóteles al afirmar resueltamente la existmcia de: una ciencia ~mejante era menos la e:xpresión de la constancia de un hecho que el reflejo de un anhelo aún incumplido: su insistencia. 992 b 2. KQnl und dQS Probl(m d(. que la legitimidad y el sentido de esa ciencia nueva no eran cosas obvias para sus oyentes. VII. p. en un escrito -los T6picos. M(/Qphyslk.siJ: d"l" Titd für d~r Philosophi~ schlcchthin.. en cualquier caso. habrla sustituido el nombre de dialéctica por el de lógica. 992 b 2 '" M(t.5. que t M(I.) «Hay una ciencia que estudia el ser en cuanto ser y sus atributos esenciales» l.: A. Esta afirmación de Aristóteles al comienzo del libro r de la Metafísica puede parecer banal. designlUT\O$ [os libros de la M(Mflsiu mediame las letr. d<:más obras de Aristóteles mediante tif". Los Platónicos dividían generalmente d saber especulativo en tres ramas: dialéctica. y acaso ni siquiera para él mismo.. 1003 Q 21.. ACQd.. 16. y [M libros de 1.B. r«nv(an sin otra indieación a la edición de la Aca· demia de BaHn. tras m:fs de veinte siglos de especulación metafísica. HEiDEGGER. Post. 21.CAPITULO PRlMERO META So bl~ibf TA llil'EIKA di~ V~tlegenbeit Mm.. y el propio Aristóteles.aún de influencia platónica.. 9.pb. física y moral 1. sin duda.. 1. 2) l. l) Según d U!Q más corriente. gri~gas correspondientes. l CICERÓN. Dicha ciencia carecía de antepasados y de tradición.<ls referenci. por justificar una ciencia del se:r e:n cuanto ser -sie:ndo as! que: tal preocupación no aparece cuando se trata de: las ciencias «particulares_ muestra. A.. Cuando una referencia empieza por una letra griega. cita! de los rom""üris!a5. (M. 9. ~gún Sexto Empírico l . Basta remitirse a las clasificaciones del saber que circulaban antes de Aristóteles para darse cuenta de: que en ellas no habla ningún lugar reservado a lo que hoy llamaríamos offtmagia. para sus contemporáncos.. en las líneas siguientes. Ej. No lo era. 1.. 25 "¡.I:f esa división. se ll'l1tll de la MtIQ!lsicQ... l Adv. 19. sin mlis indicación.s roman. N. .

.. la ética dI: la vida y las costumbres. XIII. Pero nada bloy en Ari$t6tdc:s que: IUtDrite Km~jal'Jle interpretación: d . el cercado Ja I6giOl 'J el fruto la moral '. 26.. f . de la Mct. la primera edición de los escritos . sobrevivici al aristotelismo.. que a ve«s parecen referirse a ellos en sus polémiCllS 11. otras físicas y oms lógicas.lógicas. unas son iticas. . epicúreos. 8'8..Q. Purrueo. publicitario. ciertamente. X. el Corpul aristotélico deberla a una serie de afortu· nados azares el haber escapado a la humedad y los gusanos antes de ser . dichas expresiones casi DO seríllll metafóricas. p. muy natural incluirla en los marros tradicionales: si bien . en este vaivén de olvidos y resurrecciones. GENAlI. con el renacimiento escolástico de los siglos XIII y XIV. 1.n6nic.o.. ética 'J dia1&tica. t.!emanes dd qlo IU. p.. tras un nuevo eclipse. no desí&na DuDCI en ti la l6gia di ~1 lDDdcmo IlI:DtidO del túmino (que ti delign.j¡~ I. quien los transcribió.VIII. p.. 19'2. ni 'morales. al relato mlÚ o menos legendario acreditado desde la Antigüedad. mucho tiempo despuls..esotéricos_ de AriStÓleles y Teofrasto (mientras que las obras . sofía teorética. aro RITl'U. nul:Vl ed. por lo demás en forma apo. . (DIO(. Sih se apoderó de la biblioteca de ApelioSn. L./isit" de Altm"ÓTl!l.saf ul1lc:s de abordar cienci. como si con eso se 1 Top.ún: el propio Di6genes L. ciencia del ser en cuanto ser. Z01u:HII\. el signo de una extraña a\'entuta mlelectUal.ucio..O'¡. encontrar.NTt. compro las copias que le permitieron publicar.d~ril ]~M~~ B~~::'~~i~~:e: (f ~hd~teii~~ ¿~ ]. definitivamente por Andr6nico de Rodas.La filosoHa se divide en tres panes: asiCl.iJloltln' w. ViJ4 d~ 5i14. reproduciendo asl. IU. a las otras dos disciplinas los medios de expresión. GutbU:bl~ tln LopJt.« 1 aduyo:: por tanlO do:: IU CIll'Ipo de agotase pan ella l. en el siglo I a. no duebron en cluiflaf la meuflsial entre las c:s~ J6cias. según la expresión de Robin 11. Vbse un buen enfoque de: 11 tueslión en ]. hacia el 60 a. La ((uca trata del mundo y de $U contenido. Es bien conocida la versi6n novelesca que nos han tnnsmitido Estrabón y Plutarco '. reservándose para más adelante: su sustitución poI una clasificación más cientlfica. TltleOT... VII. los habrfan enterrado en una cueva de Skeps. fr. pp. II As! 10 hin moundo diV«$OS trabajos recientes.. 10' b 20.a del ser en cuanto ser no tenla lIlItc:pasados: t2mpooo tendrá posteridad inmediata. s.. Es bien conocida La fórmula mediante la cual delimitarán y dividirán los Estoicos el dominio entero de la filosofla: un eamJXl cuyo sudo es la flsica. romo 1I111l1itit. Mis . t. Por último.I • DIO(. sus descendientes los habrían vendido a precio de oro al peripllético ApeliCÓD de Teos. Tan sólo Teoft'lllto recogerá. primen en ética y política. división que: Aristóteles presenta. 19'3. l:Sloi· ros). . no podemos dejar de ver. Loa epicúteOl dislingui~ asimismo tres ¡. nUDCli hablan dejado de ser conocidas).. p. 1. transportándola a Roma. que no deja lugar alguno para las especulaciones cmetaflsicas... 1.u. LAMe. La cic:nci. disociaci6ll de ética Y polfUe. Pero ~~jl:~ ':r:~i:ic:it-:a::aob~t~Üti~n:o~"I~::ci= :l::n~~dl~'i. en C.~~ttClI~rb112rc: es precilQ ¡.). 29·)0). lrad..exotéricas.LIt. 1m. distinguimos tres clases de proposiciones y de: problemas: cntre las proposiciones.md GtitIJ». intérprete poco penpic:u. tónica y estoica: . distinción arisrotmca entre filosofía práctica y filo.. une. trad. Hoy se tiende a ver en dicho rdato. recogeri como cosa obvia la división pi.. pero fiel. En efecto: no es venmmi1 que los escritos cientfficos de Aristóteles fueran ignorados por la escuela aristotéliC'l. C. y la segunda en física y lógica 1.djetivo l. nou:::ll::~lt. se perderán a partir de entonces incluso dentro de un medio que pretl:ndía nutrirse del pensamiento de Aristóteles.. y después. 214. As! pues. caerá durante siglos en el olvido. por otra pane. de la tradición filosófica media. Intro<!UIXi6n. HiJtoir~ k Lr phiJosopbk.. totalidad de la filosof/a: no sólo la legitimidad ~ el sentido sino la ~xistcncia misma de problemas que no sean ni Hsicos. Andrónico de Rodas. A partir de Estrabón.. 89. morales y --en menor grado. EsnUÓN.. como tampoco por los adversarios (~gáriros. Los rnanwcrilOs de Ariuóteles y de Teoft'lllto habrían sido legados por este último a su condisdpulo Neleo. como si el esfuerzo de Ariu6tdes encaminado a aear una ciencia nueva hubittll sido cksdmado o ignorado por sus sucaores. rética. ~. 39-40. al resumir la filosofía de Aristóteles. 37-38..f~tfllistCfl. inspirado por el mismo Andr6nico para hacer creer en el carácter completamente inédito de los textos que publicaba. 14. y perdidas hoy. ni éticos. subdivide t. fllit. I Ibid. a titulo aproximativo. V.o. s A1¡unoI il'Jl~ . los problemas mewbiros abotdados por su maestro.o. y Ilit. 26 27 . los herederos de Neleo. Si ronsidefllffios la singular boga en que estatli la }. pn· mero con el rebrote neoplatónico. Tal penistencia de una tradición que Arist6tdes deseaba sin duda modificar expresa al menos su maso en este punto. donde fue comprada por el gramático Tyrani6n: ya él fue a quien el último escolarca del Liceo. 4. Lo extraño es que tal división tripartita.' Pa. desde Estra· bón. Si nos atenemos. C. VII.la división clásica. Di6genes Laercio. dialéctica d.jliq"~. la escuda aristotélica se consagrará a las especulaciones {¡sieas. un «prospecto. 1 Vi~ dcs pbiJosoplHs. J.exhumados. de ma~ ~ubterr4neas y resurgimientos..is para sustraerlos a la avidez biblic> fila de los reyes de Péfgamo. lino que: c:s priktiameme IiD6nimo de 31tili.dmite t. !in duda por influencia de Hqd. durante la guerra contra Mitrldates.!.llegarla I ser tradicional en la Escuda: «LimitlÚldonos a un sencillo esquema. gente ignorante.. publicad:u por el propio Arist6teles. ~.r· lel en la rilosofla: t. Inlrod. A. salvo una sola diferencia -t. pp... apenas nacida.

que pretendía ser exhaustiva. comunicaci6n 1I Inslirul fl'llll<. análogo al que ha podido ser descrito en oue terreno del pensamiento griego 16. 2. reservándole con todo un lugar en el edificio del saber. l. si hay que imputarle de veras la responsabilidad de un legado semejante. porque si la metafísica se hubiera impuesto como ciencia nueva tal división habría sido revisada.3. pp. BIGNONll. los manuscritos de Aristóteles fueron a parar efectivamente al fondo de una cueva. IJ/ocagt mmlal ti m. destinada a prolongar la obra de Aristótdes.u:hinisme. sino quejes el olvido el que explica la pérdida. y que. E. un fenómeno de «bloqueo mental». no se explican más que a través del o:mocimiento de obras (!SQ/éricas de Aristóteles. TeSl:iía de P.ntiguo. «Les listes anciennes des ouvl1lg"" d'Arislole_.0 que se perdió en realidad durante siglos no fue sólo la comprensi6n de los problemas metafísicos. eran exotl:ricos en su mayor parte. sino el sentido mismo de su existencia ¡l. Cl. Esa es quiz:l. Respecto a cierto número de obras de Aristóteles.. p. l. de que la pérdida explique el olvido. con anterioridad a la edición de Andrónko. L'AriJlolele p~rd~lo e 14 formroone filoso/lea d'Epicuro 28 29 . h razón profunda en cuya virtud los escritos metafísicos fueron ignorados o mal conocidos hasta Andr6nico de Rodas: más bien que proceder a una revisión radical de los conceptos filosóficos para dejar sitio a tales introsos. les pareci6 10 más sencillo admitir que. en Revue bislorique. 1. prohibe creer en una pérdida accidental: no se trata entonces.. que la del maestro. Tras su relato. y es dicho olvido 10 que hay que explicar anles que nada. Tambil:n Plutarco ve como una excusa para las insuficiencias de la Escuela la ignorancia que a ésta afectaba acerca de las obras del maestro. evidentemente. la aplicación de espíritu ne<._M. lIdemás. Ad. La persistencia de la división de ]enocrates en lógica. MORAUX. por ejemplo.tt6nOma. por último. después de Teofrasto. IJ Ello no quiere decir que no puedan hallarse. privada del impulso o apoyo que habrla encontrado en los textos aristotélicos. se haya agotado rápidamente. C. Así pues.:esaria para. tOs textos epicúreos u. 14). (es decir. Por cualquier parte que abordemos el problema.'1"oDiC.. Se produjo.~"tIxiil~). en el sentido de que esa división. hayan renunciado en seguida a leet textos que los repelían por su aridez y abstracción.. y otra cosa estimar que las matemáticas no existen.uliICllY) es francamenle peyorativa.'1. o simplemente más positivas. explicarían que inteligencias peor dotadas. 16 aro P. era porque se los había ignorado: a espíritus predispuestos a lo novelesco no les costó trabajo expresar bajo la forma medio mltica del enterramiento y la exhumación la historia de un olvido y un redescubrimiento que acaso tenlan razones más profundas. cil. su silencio total respecto a las especulaciones metafísicas: «ocurri6 entonces que los antiguos peripatéticos. en el ""coicismo . ha podido mos· trarse recientemente que ese olvido nunca fue total: en especial. 12. pero causa también. si tajes escritos no habían ejercido influencia alguna. Pueden ensayarse razones de tal olvido: la dificultad del asunto. Aun cuando tomásemos al pie de la letra el relato de Estrnbón y Plutarco. ScIlUl.llis de Sociologit. seguiría sin explicar por qué Teofrastro legó improdentemente al oscuro Neleo una biblioteca de la que habrfa podido hacer mejor uso su SllCCSO< en el Liceo. no comprender las matemáticas. con excepción de un pequeño número de ellos que. el carácter abstracto de especulaciones sobre el ser en cuanto ser. cerca de un siglo después de la edición de Andrónico). es que ya nadie se interesaba por ellos.<Y sólo se dice de un estilo ampuloso y hu<:w (dr. al carecer de estos libros. los disdpulos de Arist6leles habrían podido apartarse de la metafísica. abril de 1937. la permanencia en el Liceo de una escuela organizada. ej.quizá no se ha subrayado 10 bastante que el relato de Estrabón tiene el métito al menos de explicar muy naturalmente la decadencia filosófica de la escuela perip:l. en particular. CERÓN. Sin duda. zación del campo filosófico. como cimcia II. según parece. se pierde antes del siglo 1 d.. ni mucho menos. 19. Aqu! "os referimos s610 • la metans. Pero hay un conjunto de tratados cuya huella. cier· 11 E'TRARÓN.u:hinism~ tt pbj/osophit.' ed. de rechazo.".. y M. Pero esta explicación sigue siendo insuficiente: una cosa es. consciente de su autonom!a y en posesi6n de su campo propio: es evidente que los estoicos no tienen ¡de••Iguna de semejante ciencia y no plomean jamás el ser en cuanto ser como objelO o tema de su investi· gaci6n. los sucesores de Teofrasto. había acabado por impregnar los espíritus hasta el punto de hacer psicológicamente imposible toda nueva organi. fisica y moral parece ser indisolublemente consecuencia y causa de ese olvido fundamental: consecuencia. AIt. pareció mejor Ll 1< R. sino tan sólo perorar acerca de tesis dadas. es que debfa de haber en circulación copias suficientes de las clases de Aristóteles como para que dicha herencia no privase al Liceo de textos esenciales. loe. discernimos ante todo el doble sentimiento de extrañeza y satisfacción que debieron experimentar los eruditos contemporáneos cuando se dieron cuen· ta del inestimable «descubrimiento» que les proporcionaba la edición de AndrÓnico.. p. 466. pensar un ser que no sea un eme particular.L. no pudieron filosofar ciendficamente (xpalll. XII·XIII. WBI~. mamemos metaflsiCO\l. y acaso incluso ciceronianos 1<. la investigación metafísica. y si. y respecto a ellos el problema sigue en pie: es el grupo de escritos llamados m(!/ajísicQs. La úhima expl'di6n (61""~ l.tl:tica a partir de Estrabón y. parece que Estrabón y Plutarco hayan querido tanto al menos justificar las lagunas y carendas de la escuela peripatética como alabar la originalidad de Andr6nico.

I de t$&S cosas_ (Pttrminídu. para cons. como 10 ha~. .. a riesgo de excluir.iceo como un ¡.:e ser atestiguada por un textO del libro 1 del tratado Sobu 141 /JIIues de los tJnimaJes: el conocimien. 10'1 hombres I>'JKYft1In 10$ ojos de Li~.. ames de haberles dado término. to de .ún joven. III.. 19'2).e a la división tradicional.. 1143 b 19.istc:me. "en:cod Hemos hablado hasta ahora de m~J4JÍJka y de ciencia del ser en cuanto ser.II. el cuerpo de Alciblades. cuando Y" no Cespttela nilljtUn.ASTO del de AaISTOTl!I.l5 vlJl:eru. no sabran si entrar: _Entrad.. Esta evolución parec. de rev~lorizar el conocimiento del cuerpo h~mano. que el de 105 seres eternos y divinos. ser en cuanto K'f y del interés por consagrnrse a dla. o(llClllO no hallarlan muy vil. W.. d~ AlislÓIdes.:. no d ) .:e muy dudo50 que el desafectO del Liceo por las especulaciones abstract35 y ¡. el.na. Y asf. Pero si sigue siendo cierto que la filosofía. " » Elh.. ames de su evolución final. :lt Podrlan'lOl invocar ... se: vieron obligadas a flXOllOCU en ~1 al fundador de la lógica. en un terreno en que el Estagirita tuvo mú éxito. d resultado . p.de lo que nace y perece lll.:entro de investi~ gación ciendfica.cUIl (A. aun durante su vida. del Aristótdes de la VC'Jez.01 mcxio que lu YllIta pmel. Resuha tentador invocar aquí las opiniones de W. JI P••t. confecci6n de u.e.agNrSe a trabajos de orden.t. . como inex. bléndolo encontrado calenlándose al fuego de su cocina. sujetas a devenir y corrupci6n.¡uf el ejemplo de Platón: lIdmillr !lRI: Í<!eI! del barro o de b pelos. sino el ser en Ollnto $er. 5egÚn él.>Id Geiu. '9. lan hermoso en J~ IU~lele? (fr. no posee menos dlgrud. Pero que AriStÓteles DO haya ~i~ convencer a ¡tU propios discfpulos de la especificidad de una a~ deJ.. . ScllU1H.da ponJWn de lí.. sobre todo. una ampliación del campo de la filosofla o unatraJlsmutación de su sentido:ll. ]aeger.ún en vid. y en todo caso tiene mayor extensi6n y certeza. diclta asimilación no es obvia y me· rec. . " 64' • 17 lIS. en esa rehabilltaelón de la investigación derrena-. a falla de cLe lhmtoe de L~. se debe • que es ms. sino realizarl. '" fi/cnofl.:e un examen: es bien sabido que la denominaci6n I'-I:d 1:a ftlou4 es po51aristolilica. se habría apartado iI mismo de 135 especulaciones de la metafísica. VI. cS. 1. no se ~pa .bnm. Tendremos que preguntarnos $1 esa lDterp~laCl6n del recorrido de ArisI6teles es la única posible.1' ficiemememe meditadas. las cuales.. y si d progresIvo predominio de las investigaciones posirivas no significa. En Otras palabras: Arist6teles. ~no hay también que ver.. también aquí abajo hay dioses. 0. por aquella sabidurfa ro's que humana.. 1I el ~ SócfIlta PenUI ~ a a<!milir Wes lde:as. al menos tanto como el abandono de ellas. por el cu:U el ¡oven ArJ!16teles no ocultaba en olro tiempo su repugnancia "... ~ el plano de la . y AristÓteles ~ona en apoyo de tal j~icio la respuestll de Henklilo a unos visitantes extranjeros que. . problemas de física ptlictica. ficienlemeDle filósofo: cEs que eres . en la obra del propio ArisIÓl:des. en este pasaje de carácter introductorio el deliberado designi. si su mi.¡ento que se representa. por lo demás. orientación emplrica de 5IIS primeros trabajos:ll hallasen su o~gen en las preocupaciODes. sin duda. han momado pnr lo <!emú lo difidl qu~ eII dillinguir d Cm pUJ de THO~J. htI /(¡m. Nir.. y luego.. los escrilos metafísicos no datarlan de la última parte de la vida del autor (hipótesis que se le ocurre espontáneamente a quien intenta aplicar el porqué de su estado incompleto)..atener.CIo. 00 es suprimir b fIlmoff. asimilando provisionalmente. X1l¡ l'.J/ould Wtrk . dIado pnr Bo!. Sobr~ d co1lJudo de la fiJo$afía. Sin duda exisle. Los lrablio:!: de M. DO parec. MimlÚ. Jaeger nos presenta a un Arist6teles al final de su vida. cosas terrestres.. Serb aún comprensible que Aristóteles no hubiera podido imponer su pumo de vista a las escuelas rivales.n&dota el drama de una pérdida y un redesoJ... la confesi?n de cierto ?C'5afecto.ES. la hiSlona exteml de l. lista de 0res en los JU~ pfucos. ZllJ. con ayuda del olvido.ad.. a pesar de todo. ordinariamente se la explica por la obligación que lenlaD los editores de Arist6teles de inventar un tltulo. ttSUUíllUll. por e>::CCSIVlI que lC'I1l IUI condulÍones. G'l/ndle. 6EOO. de 1. M~ttJfísi. ha.rlUe 1oo:1oi 10$ obIlkulos. Aristóteles pudo !fllC1lsar en su imemo de r~tructuraci6n del campo filosófico. . laegu a~rca de la evolución de] pensamiento de Aristóteles n. la "o'f'Oo. 82).de la~ investiga~o­ nes de W. '" peMÑ ti ('lCtía". 'ame todo. Sigue en pie el problema de cómo. 1946 (~do o:n Le 17 AriJloltf~J.. esas dos expresiones. en Etudts phiJcnophíq~J.~" ".rraiJ8r. JO 31 . Loa: doI le>::tO$ !tan I1do cotejados pnr PA. rada se: ~l!ndiesc en 1.tJ nos reenvía II ls interpretación interna: el relatO de Estrabón y Plutarco no hace sino pl'Olongar•.." Geschkhle ui. que u~ne d . aquello que no podIa adaptarse 11 ella. Ahora bien: ~no es verosfmil que los disclpul05 interpretasen como renuncia definitiva por I?'rte de Aristóleles el recon<ximicllto de UDas dificultades que eran quiú esenciaIes a la melafísica misma? En cualquier caso. En realid. 8). Implícito en la aparición de una ciencia que por vez primera adoptaba como objeto propio no tal o cual ente particular. 00servaaoDes sobre los animaJes.las.. indica una lINao6n tan eztraña que podemos preguntamos si el propio Aristótdeli DO la provocó. primero como demasl9do oscuro. Padetbom. Pero nido prueba qu~ no merln teClCllldO$ . acaso mal interpretadas y! en todo CllSO: 1n5l. que organiu el I.ad. conforme a la tradición. D Evidentemente habrla qu~ hacer una ace¡xi6n con 10$ ncrUO$ melafisiooa de TcclwI~. .doble ¡nconvemente de ser diflcilmeme accc:sible y de no rdertne diretamente a nueSlnt coodici6n? Tal es desde luego. histórico y biológico: recopi~6n de ~nstiruciones. sino que se hallarian ya constituidos al principio de la segunda estancia de AristÓteles en Aten35. S6cralel." E"lwidtI"". Roa.

hI ado P. cil. ImICjmtn se: produjeron 1 Ier Idcb . tener significación filosófica. El origen tardlo de dicho tirulo ha parecido por mucho tiempo prueba suficiente de su carilcter no aristotélico: pura denominación extrínseca. ha llevado I . P. Es una Clcnoa que de algÚD modo se halla fuera. en el Prologo de: Au. que Ueg.lo que do:- 32 . . MOlAlJZ. por .rimera. cspcci. es decir. De hecho. BUlSe. nlc:do del azar. Kanl se asombran! de esa coincidencia..wrtltln•••• pp. E! hecho de que no figure en el catálogo de Di6genes Lacrcio. nos hallamos en presencia de tres térmi· nos: ciencia del ser en cuanto ser. cuya fuenle seria una lista que se remonta a Hermipo o induJO quiú • Aristón de ~ n. '. esa designación existe: es la de filosofía pri· mera o tcologla. trans. le PIOP6aito del ordm en que debbo Or.acerca d~ la naturaJ. Es veroslmil que la edición de Andrónico de Rodas res· pondiera a preocupaciOlleS llIlálogas. ensdianz:l '1 la lecrua. y por tanlO muy anterior.... Ahora bien: recientemente ha podido mostrarse que las ues listas antiguas de las obras de Aristóteles se apo'laban en una clasi· ficación sistem~tica. desde tan pronto.Imente pp. ca. r. tradición no se ha ront=tado ron los dos primel'O$. en e! capítulo 24 de su Vida de PI. ¿es la ciencia del ser en cuantO ser? Y si es que: no se con unden ambas. entonces la oenca que vIene a conttn~~n de II!:sta se llama metafliica (de ¡atd. propondr' tomarlo como modelo en la clasificación de los escritos de su maestro n. <por qu~ 1..s fami· ¡¡lIr '1 conocida. nunca nos. 233 . 16 U. • primen vista discutible. ¿cuáles son las relaciones entre ellos? La filosof¡. 239. inspirada en parte en indicaciones del propio Estagirita l'. la cual ha· bria convenido una designaciOO arbitrarla en una positiva para d comenido misma de la obf1l: cEn lo que.:: • reocmememc por Arilt6n &e Ceos. como veremos. pute.nius" indina hIcia una cbs. ej. pues ésla trata de la demostración» -. 'la que debe empezarse por lo más cierto '1 mejOl conocido. ftl c.nibuir a éste la paternidad de tal designación (que: welve a aparecer en los cad:Iogos posteriores: 10$ del Anónimo de Ménage '1 de Tolomeo).. que expresaba e! orden de los es<:ritos en la edición de Andr6nico de Rodas. l' mil~ ~ ~=K':'(~~r~~·p~blS. filnsofía primera (o reoJogla) 'J rnet:1Íísica. ÚS fiIJrz .: . estaba 'l' presente en Andrónico: cBoeto de Si· doo dice que ha'l que empezar por la física. Pero su maestro Andronico de Rodas deela. El orden de! Corpus de D Andr6niro ef1l considef1ldo en la antigüedad tan poro amittllrio que PorEno. ¿cuál de: ellas es la metafísica? La primera mención que conocemos del !ftuIo l1. que habrfa que empezar por la lógi. se ha dicho. SI bien se equivocaban al atribuir el titulo al mismo AnSlóteles. 66). 304. establecidos por el mismo Aristówes? Si no lo son. dd ca. La 1tribuci60 1 IDIIllenídl cesl.ltl.na ~d 'fU(ltXQ se encuentra en Nicolás de Damasco (primera mitad del siglo J d. un testimonio de FiIop6n mani· fiesta por lo demú que la preocupación poi" el orden int:fÍrueco de 1. no puede creerse que ha}'!. CUInO ooobrc:I <id Liceo. los cuales. pues se ajusta tan bien a la ciencia misma: si se llama ~U(l\C a la naturaleza '1 si sólo podemos llegar a los conc~tos .-Diicusione.~~~~~I~b. UIII huella de: tales que.~---------~=====~-----una designación expresamente indicada por el propio Estagirita.. Si el tirulo mdafisica hubiera nacido del azar. apo'l4n~ en una investigación m:b profunda.ific:lci6n ilUlCIllóitia.. Asl pues. de que una consideración que alece.mpo ~ la indfcaci6n físi la interpretación intrínseca de la rúbrica Metafísica ~ la única que encomramos en los comentaristas griegos. Plai6n..eza JYIediante la experiencia. Op. conoeme al nombre de la metaflsica. admira· riamos bastante de que diese lugar. eWlldot ioI <IWocoI de: polo!mio. MORAUX. Esta interpretación tradicional ~ descansa sobre el po5tulado. no por ~ • hecho. porque nos es mil. y pbysica).u se han. a una lDterpreración filosófica. Nicolis de Damasco.otino.rá • ser entre los comentuisw tema clllsico de discusiÓll. ¿Son sinónimos? Si 10 son. más alli. al ord~fI es necesariameme ~xtrí"stCil '1 no podrl. p.d~~~f. 173.

Md... llamado por ~I mismo metafísica (Illtl td 'f'u1m.1 Ed2d Media lO. pero la idea de primacía está ya cIaram.s.. Md.1r a su propia dcx:trina: por tanto. ya la mú corriente en 1. según Euden.. género que es el principio (dpl~) de 10. además. y secl así «univenal ¡x>r ser primera. vieron en ~lla indicación de una relaci6n cronol6gica: la metafísic-J se llama así porque viene dt:spués de la fisica en el orden del uher. 1. quienes. H. del orden puramente extrínseco de un calálogo. Así pues.. inmóvil y separado. dI. i¡v. al tratar torpemente de justiricarloJ:l. 19-22. fiJosoHa primera y metafísica lILud 1:a VtXlll'. PrimlJcilJ es también s¡oo. lo que es lo mismo. 171. prineipio. B. dicho de otro modo. habrfa sido denominado «tras la física» en virtud de que viene después de d1a en el orden para nosotros (tf1 t6. E. 2U. La preposición /l/t:(11 no significaria ya un orden jerárquico en el ubjeto.im~'IJ.. 5-7 fu:yduck. E.. " H. lo llaman tcologia. si existe. La primera mención de esta interpretación se encuentra en Alejandro de Afrodisia. Sin duda. 8·13. . ::tpo.. suministraba un medio para ronciliar el mrla de m~/afísica con la primada atribuida ¡x>r Aristóteles a la ciencia del ser inmóvil y separado.¡uww. O «teología. conocenl 11 f()fliori aquello de lo ~IJC el principio es principio. Proem. " Ibid. 'f'\lClUIW.. la metaHsica es la ciencia que tiene por objeto lo que está m~ aUá de la naturaleza: úrip fUa'''' o l=ix~l"" "':0.. no se ajusta menos ¡x>r ello a una de las definiciones.. 3. 28-30 H.ydock. una escocia inmóvil y eterna.siderKione:s de orden (ttll t1¡-o tli(1~1"" ofrece una justificación filosófica de esc orden: «Aristóteles ha tratado primero &: las rosas físicas. Esta interpretación ha sido recusada como neoplatónica. U1:¡. p. i. si la filosofía del ser separado e inmóvil es primera.. .oCil) no es menos cierto que son anteriores par:a nosotros (r. . loe. esta interpretación.. que está separado y existe en tanto que pensable y no movido. «una tIi~l' :z:po. Y más adelante: «Investigar con precisión acerca del principio (dPl"1¡~) de la esencia. esa interpretación. JI 1.. sino un orden de sucesión en d conocimiento.llllllui«'l. JI. lioo a la dignidad ontológica de su objeto." 1. Pero acaso sea sencillamente platónica. Pero basta traer a colación los textos de los comenlatistas pam daC'Se cuenta de que dicha justificación y el orden mismo al que -:." 'f~ClllUi> .¡1'¡¡j~'1'" • JI.ello dejaban de estar mejor informados que nosotros acerca de las tradiciones vinculadas con aqu~L Dicha interpretación es. niroo de ~minmcil1: «La ciencia más eminente (tl. seria una interpolación del Renacimien· tO : de hemo.ba justificación en ciertos textOS del mismo Aristóte!cs.1t6nic:a DO pudiera uimi1. 1. una interpretación p1atoniunte era Wl poco arbitraria que hall.:10 lo demás: de esta suerte. Sin embargo. su lugar en el orden del ronocimiento. si Asdepio atribuye d tí· tulo MttlJfiska a con. Son ~stos los j>:lsajes que han sido imerpretados generalmente como traidores al origen accidental del título Metafísica.1 ciencia primera.. 80 a. REINO. Nd. pero en un ~je que. Si existe «algo eterno. 1. ciertamente.~(t . según el sentido que se le dé a la preposición ¡lIui.. o. Así en Simplicio: cA lo que trlta de ('()$as como pletamente separadas de la materia (upl. q~ es? Jo.. ateni~ndose al semido obvio de /l/ellJ.:a-''''). Pero la idea está ya incontestablemente presente en los comentaris· tu oc:oplatónicos.ll:t se refiere están lejos de ser arbitrarios. Reiner. Pues el problana teol6gico por o:cdencia es éste: «¿existe o DO. aparte (::t«pd) de las esc:nciss sensibles. sin duda ello DO se debe: sólo.. Uegará a ser predominante con el rebrote del platonismo. ella misma platoni~antc.n¡) debe: referirse al género m~ eminente. los comc:Dtaristas neoplatónicos transformarán en una rc:Iac:ión de trascendencia (ú::ttpJ lo que en Aristóteles aparece w romo una simple relación de separación ('lCapd). ciencia del principio.á) puCSIO que su lu· gu está más aUá de las cosas físicas (w~ n:éUlva tW.. <l. Como obselVa M. es asunlO propio de la filosofía primera. Nada habla en estas tesis que un esp[riru de formación p1. De acuerdo ron el primer tipo de interpretación. de dos clases. JI... n Asl:üu. En cualquier caso. pp. 1026 11 21 . del tratado que se refiere a lo que está más allá de las cosas físicas (tJ'¡~ Ú1ttp td 'f'uCllxa 1tPr. que Aristóteles da del contenido de la filosofía primera. Mtl. que podrfllmos llamar «plalOnizante. 1:a lfO(ltCl1:d 'ldvq¡ "':~~ ijl:'1Q y de la pura actividad del Entendimiento agente. según el cual la «sabiduría. la preposición ¡uta significaría un orden jerárquico en el objeto. Estas apresiollCS se encuentran en un tratado de Herenio..d)>>:n.d'l JI. pues si éstas son posteriores por IllllUraw (tf1 cf.. no fue ~sa la interpretación mb frecuente entre los primeros comemaristas.:ul' es algo distinto. 1026 11 Xl. a la teología lJ.. y.. Igualmente. su estudio compc:te:tli a la filo~ Ha primera o.ente indicada en la expresión misma de filosofía p. esta interpretación de la rúbrica MttafísiclJ es JI . pese: a todo. 34 " .

parece que 105 comentaristas pusieron su empeño en justificu. . un género de actividad teoentka clanmenu: delimitado -. el objeto de la ciencia c:onsiduada es anterior m si al de la física.. 6. d~ 14 mltapb'}riqu~. obnl esotériao do: AmlÓtdesl. en último caso sin entenderla.. que se indinasen entonces... o por n.. 11.ln'IO: cLa <lb. y si dieron muestru de esplriru de iniciativa. pero no la oportunidad de su uso. pox N~I4/ísiu po:If'lItr Arist6tdeo.ll (~ :upl 't1!. hubo «una dificultad referida a la comprensión de los escritos catalogados en el Corpus aristotelicum.. ~ M. T<:ubner. al lo PIr. 2. AI. por oposición al esrudio de la naturaleza. Olp. se menciona «la especulación acerca de los primeros principios.a pensat'IlC. . que tenlan a la vista. re:n".rlísica. pp. k! rual !lom. A.: flJ.. T~ "". no • lo Nel4Wu (m. Pero no <JJQl'lCemoa nio«ulll Apoti/cti(. principio. "'vvoi ""v.:uuralcza.... XplÍltDl" t1m>flill.oClO:Plcu.¡'~ mentarislu) al malOS - l<!al" d probI<!ltII: ~ 101 prlmttOl ""'ito"". Aristóteles responde muy claramente ~ que {OS!" "rulo &¡IIl ¡II lhe ArilIO/ei... 11. . . Los comentaristas. A la cuestión planteada en el libro B: «~hav una ciencia única de todas las esencias. consid<!ndo por 1I CXIIDD WII cop¡.UJurl.. p. 10 en duda que la metafísica designllSC' la filosofía primen o y IUviese por objeto el ser en cuanto ser.) quien ailx pox k! denW dic:IuI uimilati6n. <!Xt>l'<!Siooes pslre. dO! ArisfÓ. quim cita m IlCIIrido un taro panI<!lo dO! Fl\orñt..J.poruno. es cierto. lo que justifica a un tiempo el útulo de fiIosofIa prim"1l y el de: ml"t."II Meuph. En defectO de Ar. Introducci6n. 10lJUl<b0 dO! lo Apotiíctiu (l. _puhoeo. designar lo desconocido por respecto. al lH pbitoJ()phh.)".. dO! Aritl6lele . dnpub de !>abo" tntado pr~ de 111 ('tUI f!licu.1t mú que al lH phi1owpbu.. ptICI. A.flsit.""!S.. lo hicieron menos por in· \ocnlJlr un titulo nuevo que por rechazar aquel o aquellos que les su· ~a una tradición que se remomaba hasta Arist6teles. .: cDebe u· tre-t. Pln plan: JO J7 .puesta en relación !dstem'ticamente por parle de los comentaristas con la distinción autl!:nocamente aristotélica cntte la anterioridad en sr. como si se tratara de una ~resi6n eonsagnda.'tI/.. fran· =~~io. 101 dos títulos que habían lIq:ado ha5la ellos.. remite a un tratado Sobre III filoso<lar....íslóteles. 'lIS. '"o Que los edi· tares se desconcertasen ante el contenido de una ciencia filosófica que no entraba en los marros tradicionales de la filosofia.. reunidos por una tradición anterior. ) . Teofrasto hubiera podido suministrar un tirulo: en 1115 pnmeras lineas del escrito que los editores llamarán Mdllfísicll por analogía con el de Aristóleles. FESTUC":U..oc>\ dre. y en efecto. sino a qu~ necesidades pretendía responder su ir.· venciÓn. K<lll' el le probllme (TH Doc/rille 01 IUI- ~:á~~~. que designaba... y la anterioridad para oosotros 'l. pero le es pOSterior m cUIlnlo 11 noso/roJ. sido reproducir. Ho"dud:). obn cuya autenticidad no se discute hoy.. . parecen ha· ber sido de orden distinto .. y la filosofía primera por respecto. Pues la solución más fkil babrf. DI) • wu.j.. Ñ. si ya Aristóteles les proporcionaba una.. Asl.. entonces hay que plantearse no sólo cuál es la significación del primero.. Aristóteles) l1ama wobi6:1 metaflsic:a. o!.er•..tJiium -. Ida • OS!" ~O. "" Cfr.y:a dado aJCl\ta dO! que la ~ cinnc:s n¡>Í ~ (J QUiD WElbi.l fill prim". 700 b 7. 1a sabidwú... de esos dos títulos..).. . 'ltplilno¡-.""".oo (¡Ir Nd. es cierto que b ~ ~~ <fU<! $O! ~ ""' VUlO en lo M~t"Wc. Tororllo. en los textos mismos de Arist6teles. 1Id<!mú. dilcirar~: n:':'vin:::J:"ci~ 1~91.IKI. 't~ npi ~ DI) puedo. 11. AnODtSlA: c . erl b que pochf..ejmdro 111'. 1..d2~ IDeOOl ck C\l. metafísica y filosofía primera. que la rúbrica De la filosolia primera no les pareci6 de adecuada aplicación al conjunto de escritos.. p. 67...• la fUl. M~I.. 19'1. o M~I4/lsic. 8. IU parecen haberse preguntado por qué razón los primeros editores de la Mttll/ísiCII IUvic:ron que invenlllr esta rúbrica. no n::miterl en par!<: aI«una • un npi """~ fuI" lestimonio et. 27 n. m B (dr. Lo que ya no es posible poner en duda es que. !lImbi~o S.1 qm: se les atribuye habitualmente.otu llni". dO! : es. 2..i dO! NioomICO ni! G~.. pliaor poi" qué ArislÓldet ha llamado • su tre-Ia<!o S4biJurf. Pero ni los comentaristas ni los modernos exqc. npi '* xp4m¡:. Todo 110'5 hace creer.f.9'J7 I 1'. lo conocido. npi~) n::mitm smcilIamo:nt<! al lH philDsopbU dO! Arist6cda.oo} llC tilUl. la Hsica: tales razones pueden explicar la lelra misma del tÍntlo Metll/íticlI.."" sea cual sea su sentido. 1')4 • 36. Con. B.~t~~mi:~.¡I] nmn.. 111. sólo el segundo es propiamente aristotélico. <pU. HnDEGGD.S¡~ltipl~~ ~hatrl.. En cuanlo I los SelulrJo.? '11. "" l.Ot. t:!. una denominación usada como tÍtulo por el propio Aristóteks: en un pauje del De ". No par«en h3ber pues. b ca~ no la meocionatt. Sea cual fuere el sistema de interpretación adopudo. entonces.. o Filoso/l.. que por 10 d=ús dios asimila· b:1n al ser divino". tnta luqo erl est..u~ rrlcr=t:I. Ú Di~JI CDlllriqU. ronciliándolo5. ("""a).. Las dificultades de los primeros edito~..'flOCJ<\l\'2bo. o Filoto/Ia pri". o tcolccfl. trad.. (que es U~ emecl" dO! clarif~. resolvían el problema atribuyendo las dos rúbricas al propio Aristóteles: no pudiendo tildarlo de inconsecuencia. en el origen del titulo Metafísica. (qué es lo que designa.Ilro tflUloJ de 1. <S cnlI. ~ rmtitir umbi.. no se o:oJ\tmlUOII con ¡I]? '11 B. o hay varias."'¡fIU:os.).. venlan forzados a considerar como sinónimas las dos expresiones.l. que 6 (le.. En CUlIllO • b rú=:nc::á npi . ~ ~ que AIclepio no llC h. b rd'''''''''''¡. Pero si se admite que. parece nacer de una preocupación por distinlluir varios campos en el seno de la filosof/a en general. {f¡ upip 't.. pues. la expresión filosofia primera? La calificación de «prime. .

(~O . AMIa. donde le define el obieto de l. y por ello las cienci•• se corresponderán I esos diversos géneros.. rttOrlando cieru. en fl!alofra di. es necesaria que haya. P. la leología guarda ron las otras denc~as una do?1e relación de yuxtaposición y de preeminencia. ). y asi.• As! pues. una ciencia segunda.ackn". «a un ¡:t6nero diferente corresponde una ciencia diferente. la aKn. crilOf leen "X':'p!O'!o (Bekka.sJidas. Or. n.. aquI de la ~ntción m el sentido de rul. 100) b 19. 19". Mn. de la filosoff. mc:zdllda • menudo por lo dcrnQ COll el ~ atoico..1 Ps~Aleilndro y loa mamlS. el De "'1m.. en cambio. como cienci~ univ~ y como ciencia de un ~nero par· tlcular del ser.(ia).. las ciencias teóricas tienen m's valor (a.. -.. 1. J.. ~q .InQID1a. dl!imamc:Il~ V: Dtc.( aqu( perfectamente clara. sino que.la tlenCll\ de la . philM.serl~. A cada una de esas ciencias se le asigna un Srgtin ALU".. parte (¡o. y por k. fWea es "ski un.porque eno hay duda de que si lo divino esd presente en alguna parte..La pb.. R. Sd. a la propiedad funda""""i. CIftIIlOS. Lo _ S~. la filosofía primera es a la filosofía en general como la aritm~tica es a la matemática en general SI: siendo parte de una ciencia más general.u ('to.W~ Trvo~). Schwealer. Esta relación de parte a todo se halla confirmada por la da_~ifita· ción aristotélica de las ciencias tooréticM.ípo<. 19}4.. Algu· n<n aurote5 han crddo ver una ronll'lldicción entre esle tato y la dc:fmición.ltlDtd:'7") debe tener por objeto el género m. 466-468 (quien dcf'tmde.to de un abstracto. 100) • 22 "'. siguiendo . de l. " r. 1. 5UC'tde en efecto que el ser y lo uno se dividen inmediatamente en gmc~. !lsic. $.). ~ género particular del ~r: a la fisica el de ~os ~ scpandos". 1026 • 20. la relación entre 105 dos lénninos esl..en el libro: chay tantas pane$ de la füosofia como esenciu hay. ocupando la. Pl4to1USJff 10 NfOpú101fW>r. Aa:JQ de la posid6n intermedia ocuPMla fl« ~ malemllku en la tripartici6n aris!Ol~'. hasta el punro de que han pensado que debe eliminarse este último pasaje romo extraño a la doctrina del libro 54. 1026 . ~1J!ol.. Esros dos senIldol coincidfan en Pluoo. 1.t~ . l. p. se rdiere a una parte del objeto de ~stll. 1«!Unt de l.no el tercer puesto. U).. n) de éste.r UI. AmlMms cb scnricb• .: unos. '" Lo que: a ro!>sislente por sl . v a la toologfa. lo est' en esta naru· ral~ inmóvil y separad. :11 Cnmparar en E.•• § 1.u. 110 sepa~­ dos.. lublllanci. E. quien lee lOOP'~tci (p. Diúse. Rou. flska es ""1'Irads en d scgundo KIllldo.l. al I. Asl pues. Mn~"l. lIt: . en RnP. En <:lWltO al I!'I" divino. C!lemlSS. 2. . JIW¡ uribJ cilada. e51udi. es porque «la ciencia mú eminente ('tl¡.. a la matemJ:uca el de los Sl:te5 inmóVIles.la.tt¡uÓl'ta.tancu•. las IDIlcmWcu polotl'nOfeI.aique pcne-t-dle IW" da . \'Úle ¡"¡'. 00 l.. jos de confundirse con ella.x. <In • . pues. cfr.s CIenci:lS.. 68).ral. r. Frv. pues las ma· temáticas tambi~ conllevan partes: hay una ciencia primera. $e yuxtapone. 24-33 Iúyduck). la moll:Wtic:a ~. es el primer. 1. aeguido por Olrill. le.. y si a la teologfa se' la llama filosofía primera. en general. pant quien la Ide. st udocia.. . Pero la conlradicción sólo existe ti pretcndc:mot asimilar la filosoffa primera y la ciencia del ser en cuanto scr. Herm. ap.. atmquc sin aportar ~'?5 ~.. y la tcologia tiene mh valor que las demás ciendas teóriCllS~~.i.~ h 'U!pt't M¡o?-l_~): «Pues ninguna de esas oenctas consIdera en general el ser en cuanto te:r. 1.. No roi~ ya en Aristótela: ni 1...part¡:l (Je U'Ul. !anlo dapu~ de la Mición de ADdróDico.do (l"f"=i<:) tiene: . 1'. no liene: ne::aidad de 0U1I lXIU par:a ~f!r: cfr.sJo desde la ~ imperial. . 1026 a 14. ftloK>fla leorttioo de la cual l. De lIhi IR inttrlidumbre de loa edilorea en l. s Dicha tripenici6n se Iwf dáica. la ~ de b .Iltc:m'.iSle wr sl).. a una filosoHa segunda.is!en!e. pp. sta las IDItmdtk.l. .lkI-ia (=l<l. en la lIna siguienle. d. Auwo. 101M • 2. sino una posición intermedia "'. tér~lllo de u~a serie. r. a dif=nri.:isttncil). y a una plrte del género oorr~nde una parte de la ciencia. la /iloro/ia primtra apartet como lI"a parte de la cie"cia dd rer e" cuanto ur. eap. una filosoffa primera y una masofia segunda.1 propio liempo la única IUlidad lUbl. ~ ole sentido. pues entonces vemos definida una misma ciencia. quien a:rl~.. el género de los ~res ~ e mnlÓviles: llamamos I esa ciencia teología -preost Annóteles. Md. cxprnamente asimilada .(s eminente ... Jaqer.-. E.nsion. Pues bien: ¿qul! sucede con la ciencia del ser ron cuan!o Kr? Al principio del libro r..La llOOOIl artll~enne de ~tioD dans lIlIl . pues.1 de \ . que: a!' ~rado de la 1ItI1m. en el seno de la fil0s0fla en gene. llE SnvCU1. y OtrllS ciencias que vienen a continuaci6n en este campo.lt'l''I''12U leyendo l~' para ~ la opxición t'OIl Int objeral 1DI!C1lD(m que. p.iro es oep¡tntdo en el primer senlido. -..as ?articu~re.s matemJtteas -p:u-ece. J AriJlOU. 18. M. pero móviles. t. 1.fp1l) de la filosoIiIl.. Sl. En realidad. según un principio a menudo afirmndo por Aristóteles.pecto de la aenoa divide: l..aquf ~ la filosofía pnmc:n b. pero.s. «KPl'nci6n. anadiendo: «AsI pues. Je le 1Iama ~ en b doa aenricb· el plalonismo sigue mndo verdadl:I'O para ArislÓtdc:s m el plano de la Sobrt: la Ieaun de 1026 • 14. pane.¡ 101M • 2·9.. Cousin. Sol Asf Co~ . se la opone precisamente ca las ciencias llAmad. 2. tur'\. R..lb:: Nbclivisoma el theorelic:al Pbi~. era . 1.. que es la /Jsiea. JI. se dice que: (:Id: ~ <Id ~). ti. ~). pero no es -al men05 no lo es toda.pplicsItion IUl! 1d6a de P1atQCl. donde vemos que la filosoHa primera. 1JI... te5pec~vamente.. Mellan eolti¡e ~Y con ntzón. pero no en ~1 legundo' (pues se !!.l. (a! en.~?. la motmdrn ~ leda la la ~ plana. le pasa al filósofo lo mismo que al que llRman lIllItemátko.r¡ . $US propied.lpt~Q1Upa. de modo que sigue existiendo una oposid6n re. D. pero no 10 es en el p!imel'O· el . tI nos atenemos al texto de Aristóteles. P. Ieaun de b ltWItdCriu.... puum: d ""x. át. Apelt.. que !lO "". lJonilZ. Ma. (m. ~: . fj\ooo)fla 1Ilictn (= rlfO'.naa A. 1022 • }5: a..I) que las dem. ""1'Inclo de 10 sensible. las lineas 1026 a 16. :If Ch.. 38 39 . mtre estas panes (p. . Go~e.. lO!! 1Ia.• ....do Ct la leolg.. 21.m. ahora definida como Jtotog/a. foosoff.

se la opone I la !fsica entendida como masoífa segunda Q mientrllS que Ja ciencia del set en cuanto ser es ddinida siempre (00 por oposición a la flsica. 7. pimllll. 61 Md. Q 2. puestO que. 1. no hay tcolog[a posible.. ~ Cfr. .ros en un objeto de· terminado. I. al menos. y así es la teologfa. Iras recordar Aristóteles que ctados los cuerpos inorg. La tradición «l«tic.xan\."'/Ú. Cfr.lJiruro. aqueo llas otras ciencias que. 192 " 36. 102' b 8. La ~ /iloJo/u Jet'lfl" desi¡Da frecumtemerue a la ffsi... ni en cuanto sen. 7. 1. (~. (ly "[Wy "p! Ú¡~ 'ltpWn¡~ 'f'tl. Por. a una ciencia que --ciertameme-. J. 100' " 31 u. en los dos seotidos de esta palabra. Z. añade: «El modo en que es movido el ser primera y eternamente móvil.a. también ella parece sometida a la jurisdicción de una ciencia mh alta... sigue siendo posible.. la co:n- IrolotJ4.oa0'f'ir. r.ri. la tcoiogla o filosofía primera no parec:e escapar a la condición de las ciencias panicula.. PJ't otrlI parte.ovi". 9.no sea la exposición.n. Pues 00 sólo se . la ciencia del ser en cuanto ser no une su suerte ~ la masoHa pómenl. En e$OI pasajea.a. pues. pues. J. m b 10.~ 'f"lp<K. la l1si~a tlgottlritl ltt /iloso/iD u. (62 d). 1. J..i. Dt 10"l.r.w.. E.. Tal es.ales.. De hecho. Platón ¿¡.1tU!. «eoneemrando sus esfuer.?as diferentes. rcenvfo manifiesto al mismo libro A (cap. . sólo cxi5lt' eo el campo de las cosas divinas. Asl Albino prrscnta la cimc:ia teol6gica como 6.o"Oi'¡r. del lib~. f\l margen incluso de la existencia de lo divino. 1004 b 6. dla seda la merecedora dc:I nombre de filosO/iD pri". mas no se ve que por ello deje de existir la ciencin del ser en ~anto :\er. 9 n. soo emplen- . y es la existencia de un Cllmpo raJ la que fundamenta la posibilidad de una filosofía distinta de la filosoffa de la naturaleza. La lucha por l. sino que adem's. 6'3 • 9.). IOn. 194 ¡. a: Mtt. r..-el" COll la que. 2. 11. En el tratado Del arlo. No cabe. y la prImada pasa a la ÍlSICll. perece. tocante al hbro K de la MelafhieD. En las obl"1ls de flsies. 107) " 2) p . que 101I las denc:ia «divina. la filosoHa primera es descri· ta por lo regular como ciencia de la forma. 1026 " 27. Se: da ah{ una dim:ci6n de ~ t o que n.Lt time que . y no dc:I ser tomado en términos absolutO$. . . 40 41 . en los dos pasajes del Corpus aristotélico en que la expresión filosofía primrrIJ es usada a título de referencia.sigue innominada.. se ocupan de tal o~e!o.. 6. En tres ocasiones. propiamente teológica. queda claro que la filosofía primen ptesupone esa exIStencia. linen o fuego.lt ". Incluso alll donde no es asimüada expre· samente a la tcologf. lH _im. y c6tno el Primer Motor lo mueve ha sido detenninado aoteriormenle en nuestros escriros accrca de'la filosoffa primera. 1. pero la forma en estado puro.t. Ad foc.dc:I ser en cuanto ser: al principio dc:I libro E. trlIS haber demostrado Aristóteles la unicidad del cielo medimle argumentos físi· cos.."icos son roovidas por tlgún otro cuerpo.. Q Asl.tes (i¡ 'l(poY.el ser en cuanto ser y no en cuanto números. donde Arist6teles muestra que la relación entre el Primer Motor y el Primer Móvü es como entre lo deseable y el que desea. InStalada en la esencia de lo divioo. mientras que la física sólo estudia formas ligadas a la materia.erIJ". J. y más exactamente del Primer Malar: en otrU palabras. 1.>t"rj. Parl.. ('dl~ ~~ (op. el tenrio.I~) ". mientras que la ciencia del ser en cuantO ser no parece /4 E.Rufso ya mue la ciencias «primcnll. Aristótc:Ies opone de nue~oo. duda de que Aristótc:Ies quiso designar con la expresióo fi/osoflJs. ibíJ. 8). primada lIS se entabla. En el Ulltado Vd ". Estudiar .i~lllf'. una vez definido su objeto. P. lleva a Arilt6tdc:s a Mmit una ciencia cid le" en aw:lto Ie!". • IH /1101" . que seria a la filosofía primera lo que la matemática en generAl es a la mlltemátiqt primera.. 1. al menos. es decir «separadas. 464 b JJ. deben admitirla en c:I punto de panida como una simple hipótesis. si lo divino no existiera.. 641 • 36. entre la Hsia y la tcología.ít""int d brtu. en orden • la COll!Itinx:i6n de la vid. N~t. las oU'Q Oc:ncias. 8.. res '1.l.en esencias sepaf'tl. lH e«fo.«argumentos sacados de la filosofia primera. en un género determinado. i¡ lt:PWlll htan'¡¡1111. donde la unicidad del Primer Motor es deducida de la eternidad del movimiento. al demosU'llI" los atributos de una esencia. el oso ordinario en los escritos del ~orpus 4rlS' Jotdieum. o. 40J b 16 (d ~ ~ e5 opuesto a la . 8. la expresión i'LAO"O'f'ia lt:~U¡ u otras equivaler. añade que podría tlcanzane c:I mismo resultado mediante . ciencias qoe ignoran su propio fundamento. mm cuando su contenido tenga que verse afectado.: si no erist.lltl. donde se elucida la esencia del PñIDer Motor. pues..d~ de lo lICnsible. pero 00 esa esencia misma. La filosofía primera no es.. Esta interpretación de la filosofía primera como tcologla parece confirmada por todos aquellos pasajes eo que Aristótc:Ies emplea la apresión '?lMClOT'ia :::p'¡ro¡. buena.lV)'T.I~ \Ó"fo. lIS PetlUmOlI en la competición instituid. ser parte directa en el debate. U.ettde lt una y otra por . 100' ¡. sioo a las ciencil5 particulares en cuamo tales). reuumi<ndo el esquc:mJI aristOlffiro..i~nto de los ilIIi".. 1.l. difícilmente puede extenderse: que remita a Otra rosa que .~ lf'LAO"0'f'¡r. . 700 ¡. encontramos decllvamente una demostración de ese g6lero en c1libro A de la MrtIJflsiea ". la ciencia del ser en cuanto ser. (62 b). • A. Fú. primera c:I estudio de los seres primeros. 11. riJ.. como observa Simplicio·.. p. . 11. sus desunos permanecen independientes. Hay que hacer uoa sola excepción. liilV h "[t¡~ xpo. cuya existencia presupone. DO se equ. que X' fÚÍen:ll a «10 que ":IIC'e . De este modo. (61 ~l. por PUTÓN en d Fi1~¡'" enl'" las distinw ciendall.'0 al flsic:o y al lnlltetdtia>).

r y E. Obsérvese por otra parte que el capítulo 7 de! libro K. a causa de cirmas particularidades estilísticas 75. la ciencia primera estudia esos mismos objetos .""actam~m~ in.'td ú"~7. es 3plicada de un modo constante. Se ~¡ene observando hace mucho qUe los capítulos 2·8 del libro K reinciden bajo. la Clenc1a de ser en cuanto ser es Unl· ""rsal porque es la teologl. 'aH' oux 1J iupóv 'tl)n. ~os. a r~a d~ disociarlos lu~go: el ser en cuanto ser y el ser sawsdo son d~fini· dos por Atistótdes por "fas tan independientes entre sI que su ooincidencia. la filosofía primera como ciencia del ser en cuanto ser le resultaba diflcil al hipotético autor identificarla con la ciencia de 'un género determinado del ser. K.o. 1064 b 6).a. una . es decir divino: «Pues existe una ciencia del ser en cuanto ser y en cuanto separado \~(lii 6v~(I~ 11 av Ka! XOlp''''l:OV).chul farticular~s. del libro K. el aUlor se pregunta esi la ciencil1 del ser en CUl1nlo ser debe . 75 ~n ~special.e con la ftlosofla en su conjunto. 1064 11 28. sin perjuicio de su distinci6n. los hbros B. Dicha autenticidad fue impugnada en el siglo XIX.stótele:s. 216-22) lo \=. por NATORP (cfr. r y E. desde luego.•A!ej. quedada sin resolver. pero 10 que las distingue no es ya la delimitación de sus dominios respenivos dentro del campo universal del ser: física y matemáticas son consideradas.apel de establecer principios comunes a todas las ciencias y de ¡ustlflClH cada una de ellas mediante la elucidación del estatuto de existencia propio de su objeto lo reservará Arist6teles. plant~a un problema que desde la hipótesis de la autenticidad.cien. K. La anormal identifi. el \l$O ~e la pardcula T' l'-~ •. 4. (E. rue5tiÓll que carece de sen¡ido (o. . unas líneas más arriba. ftl contratio. ~s d~finida p.· 135). Mas parece poro "eroslmil que AristÓteles haya concebido primero oomo idéntiCO:! el ser en cuanto ser y el ser separado. mejor dicho.a la untversalidl1d: ces uni"ers~T porqu~ es primera. n. ve en el libro K un Tesum~n d~ los libros B.ffa ptimera con la dencla d~l ser en CUantO ser man¡o fiesta una CVQlución radical por respectO al platonismo. en los otros dos. pp. aunque dicho ser fuese el divino. aun cuando la filo:wHa primera se confunda en el limite oon la cienda del ser en cuanto ser. bliogr.. aunque apenas haya me. ni de la f1sica --que no conoce otros seres que «aquellos que tienen en sí mismos e! principio de! movimiento o e! reposo»-. recldo la at~nCl6n de los comentaristas. una forma.. Bibliogr. mientras que «la flsl~ consIdera los accidentes y principios de los seres.3. Compete aStmlsmo a dIcha CIenCIa estudIar los principios de las matemáticas en cuanto. según la cual esa ciencia es defi· nida precisamente IX'! oposkión a las .amente: sr. en cuanto m~vües y no en cuanto seres».nes de la filo~fía (p. a la teología.cimcia anterior a la Hsica. en vlr!ud d~ r:azones internas.~v ona. Que aquf se lo asigne a la fflosofla pflmera revela una concepción de ésta poco concorde con el sentido habitual de la expresión. y de esta últ~ma con la ~encia del ser en cuanto ser.. Jaeger ve un veltigio de platonim. aunque primordial. n... 1O. nos p~tece.. ~mo ~st. 77 La teologfa O filo:wHa primera. donde las dos ciencias. como vere. Ahora blen: ya hemos visto que. 71 K. debe presuponer la existencia de su objeto----. que hubiera interpretado apresuradamente ciertos tex· tos sin duda sutiles del libro E. máticos: pues tal examen no es competencia ni de la matemática --que.das para designar la ciencia del ser en cuanto ser.entemente por monse/lor MANSION (cfr. en los problemas abordados po. 1061 b 19. El.3. El insólito carácter de la terminología del libro K conduce al re planteamiento de! problema de su autenticidad. y en este senudo -SI bIen sólo en ~I_ no es fal~ dcclf que se refiere tambi6\ al . 4. 1061 b .. al contrarin.21. menos ela~rada.. no usa ya la expresi6n fi[owfía primera para designar a la teología: tras haber definido. 1. 42 43 . y no bajo ningún otro aspecto» (Y~O'~. Pot último. Es particularmente m est~ palaje dond~ W.iencia del ser en cuanto ser. puesto que ésta no contempla la materia misma de la demostración 7~. }A~GeR (AriJ/{¡ulu. La razón qu~ da }aeger es la resonancIa relatlvamente platónica.rior. el libro K se halle en nbsolmo desacuerdo con escritos de los que él no seda más que un resumen o un esbozo? 'M. La in~ut~ntjcidad Iu sido m~ntem~ 19ua1ment~. ~ la c. son presentadas como coincidentes? 71. parece Id~nt1flcars. BONtl'Z y W. y con todo parece que e! autOr en cuestión se reserva en cierto modo una posible salida al asimilar subrepticiamente el ser en Cllanto srr al ser separado..im~o como teolollfa. El do.' También aqui se trata de oponer la ciencia primordial a esas otras ciencias segundas que son las matemáticas y la física.:l9 b 14. Y así. K. ~era~ !eJos de ser ta~blé~ eUa una parte.me positi\'a) ~n la perspectiva aristot~lica. ?le 'p. que la id~~­ lifiC3Ción de la fil"". si bien la expre71 n 7! 7~ si6n filosofía primera no se encuentra en el primero de esos libros. 1061 b 28.ser en cuanto ser. como .en cuanto que son seres. no deja de IIlIpirnr. 145) y l"CCI.U~ ~n pie el hecho de qll~. 7. SIJI. 4. ¿Cómo explicar que. ¿No será mejor atribuir la denominaci6n de la ciencia del ser en cuanto ser como filosofía primaa a un dis· cípulo inhábil. aun siendo una pl1rte de la filosofJa en general. o bien es diferente» 'ill. Pues bien: en ~I libro K enconttamoa un modo de proceder ... al volver sobre la clasi· ficación de las ciencias teoréticas de! libro E.. Dicha asimilación del ser en cuanto ~ El Ps. o sea. C'specialmente por Spenge! y Christ..~no: en el pasaje paralelo al ant.r o no considerada como ci~ncia universal. y lISf es euniversal por $U anterioridad mii!. e induso por re!lpeclo a la definición eleológica» de la filo:wHa prim~ra: evolución un radiCtlI que nos l'<:suha dificil atribuirla al propio Ar. como todas las ciencias particulares.ni de la «ciencia que trata de la demostracióm>.!i~!vá t(lt~V. 1026 a 30-32). -reclama una resPlIe:sta obvia"". cación de la filosofía en gen~ral con la filosofía primera. a la filosofía primera le toca exammar las aporfas acerca de la existencia de los seres mate. según ~l. 1064 b O). pero la filosofia pri.éP"l 't~~ Q~'f'¡a~) 71. K.un es~ anterior a dkhot librm..que son comunes 7J . y el aUlor d~l libro K l'<:sponde cut!Ql. 1. debemos examinar si hay que admitir que esa ciencia es la física misma. en este punto capital.. como pa.ttlu (ibid. (7.

~rtenece I un pasaje por r. . entendido como principio común a todas as ctenaas. IdentificaCIón de la ciencia dd ser en cuanto ser con la ~1~fía primera. de contIlldicción. vo en la referente a la doctrina en liti¡io . sal. ~cionados ~ I~ lbiCl.pc:ruada hasta nuestros dIu. en el libro K. La buma fonuna de: esta interpretación no debe hacemos olvidar que se funcm en un único texto dd Corpus llristotdicllm. un CXlImen critico consagrado especialmente a la teoria plaróniC2 de los números. las referencias que Arist6teles hace: a la Filosofía primera remiten a esos desarrol1os del libro A. n. e? su mayor pa~re. y cuyo mwno arieter único DOS parece una prueba suplementara de la inautenticidad dd contexto?!l.se hari: uadicional en 10$ comentaristl\s. o sea o yor parte de los análisis. una im'estigadón sobre la unidad. una justificaci6n dialéctica del ri~pio. se u'Opezaban c:oo un. ni incluso en los marcos aristotélicos dc:J saber k..ser y. ~ los libros Z y H. por último. mú bien programiticas••1 principio cid A. y. 1-8. no colllenfa el libro K. CIerto qu~ la pnmmn M~J41si". Mttll' ¡me. 1·')." pane. un diccionario de términos filosóficos la ~~rfa de ellos. sin duda. J. investigaci60 que no C2bla ni en las divisiones tndic:ionales de la fiJosolía (!6giCl. de la esenCia de los seres sauibles. en el libro e..oJos el uso de la expresión ¡i/orofla primefd en . sepa~o .. t~. Por ello no deiaremcos de ciwlo. los editorel reconodan la ausencia de preocupaciones teológicas en la mayor parte de los escritos cmeta(Jsicosa-.01 cual los textos mismos de ArlSt6teles (o conocidos bajo su nombre) ~tribu¡atl un sentido unlvoC?' y de un conjunto de escrilOS a los que dicho tftulo h~brfa debido a. ~. una elucidación de los conceptos de acto y potencia. Al rechazar el tltulo filosofía primera. no fuese por eso mismo una teología. no se rderfan al ser divino.Busal. ¿qué encontraban en ésIOS? An'.Ji. que~.t1 m¡~. moral). un resumen de los libros B. hemos ~l<! Sp· JJ. Ahora se comprender' por qué los editores. SlllO al ser m6vd deJ mundo sublunar: en eJ libro A una exposici6n hist6rica relativa nI descubrimiento de las causas d~l ser s~ieto Il ca~bio 't .en cuanto ser se entenderla COIl"lO ser cseparado. en los libros M y N. y la mención que de ella se hace • propósito de la clasificación de las ciencias en los libros E y K Il . • .6.. movimiento. =~rastro de~~nst6"':I~ at1n p1atonizante que d . De hecho. en el libro r. una compilación de la Fisiclli en la primera pane del libro A (ClIps.el scnudo de. de ArWótda. sólo podra ~fjrmar a ms. en toda.. no pudiendo concebir una ciencia filosófica que. en el libro E." parte dd hbm A. una demasttAct6n de la Imposlbilidad de remontarse al infinito en la serie l. en d libro .- como ser diVinO. según \ una interpretaci6n cuyo primer testigo seria el aulor del libro K. e incapaces de rttOnocer la originalidad y especificidad de una ciencia dc:J ser en cuanto ser..lmente conciliable con la m. 27) qu~ habla motivos pan dudn de dio.gado a la materia. uologta: en él no se definia. de Xl" na~.1 pernuur l. una cLasifJcso6n de las cenaa y una Mone6n de los diferentes sentidos dd 5e!'. bajo la forma de una e%plicitación de la esencia cid Primer Motor (cuya necesidad se demuestIll más ampliamente en el libro VIII de la FisiclI). 11 a.. ClplOS mcorrupobles. libro B.. y. siendo distinta de la física (y de las matemáticas) y también de la l6giCl Y de la moral. U idmti6caci6a de amboI puece cbn. en su 2.o. Si exceptwmos algunas alusiones a la teologf.Y. tlrulo --el de Filosofía primera. ~ ser. As! pues. de Aristóteles. una nueva inv~tigaci6n sobre las diferentes clases de esencias y sobre los principios comunes • todos los seres. pc. de UD dUd"pulo ~ pmxupldo por llni/k. una colecrión de aporfas cuya mayor pane atañen a l~ ~I~~ de los ~es y 105 principios corruptibles con los seres y prin. inmóvil y separadn. está consagrada a las cuestiones teol6giClls. Ahora bien. ~bar&o. sólo la 2. resuJ. y la on· \ tologla a la teologla 11. los editores se hallaban en presencia de un. física. Empero. la filosoffa pnmera como CIencia del ser en cuanto ser sino 5610 en la m«lidn en que el ~ . en declO. si no a la filosofía primera. al 10 ¡¡brot.. rclIeia en 101 demú pwltol la doctri. autoriuri una interpretación unitaria de l. 1-8 del libro K a. el ser en cuanto ser fue muy pronto asimilado al ser separado. en el libro a. Incluso si se admite que d libro K C:Stuvicr:::I ya unido a los otros libros cuando a los editores ~ les ocurrió dar un título sl conjunto. lms que. en el. cuaiesquiua que fuesen. en el libro " un análisis de la noci6n de unidad. renunciaron a hacer extensivo dicho título al conjunro de los escritos que la tradición les transmitía Si la filosofía primera tS la teología (y tal era. el cual.. r. la doctrina de 101 a~. difki. esencialmente en su COJlOÍón con el demás d~. E. te:ltimoniada por el cat4loso del Anómmo.d la da:uina del maemo: ~. el pensamiento de Arist6teles) ¿cómo atribuir a la filosofía primera un estudio que se refiere esencialmente a la constituci6n de los seres ~nsibles? ¿Se I dirá que ese estudio compele. 44 ."unc:io de 101 1J Ni $in que el puaje K. nI menos lt la ciencia del ser en cuanto ser? Pero ya hemos visto que. MC'lllfitúll." CDII po<tericJrid.a.J~starse normalmente.

cfr. dencia del objeto. Hsia. según la cual no hay en la M~llZ/íslU mú que una ciencia -la que Aristóteles ..licio y Siri. primera por respecto a las oenc:as ~u.I.econooan :a la uologÚl.. pero inhallada.me~lte a una o~.bro-. teorMica: ciencia que no es ciertamen~e ID la !Jstca (pues ~ ff~M.pa:'tIpo~ y i1anpo. '.pr. colllXpCi6n de dicha ciencia. y el de . se explica el conicter no teolcS8ico de.29. ' . posterioridad CTOIIOlógk•.los esc~¡t~.m d cxdco.I"~ deli&nt UlII rel8c:i6o de poIterioriCad.idd&SooI~. en la que no r.l" B.t~ del oo/CIQ. etc. ¡biJ. aro M. Pero al mismo tiempo. inmóvil. 2. la perspectiva unitaria.fllosofb p<.. el punto de partid. J" b l.dd. r. evidentemente.n6:llma ~ Slr. J3-)8. pero que se nos presenta bajo el aspectO de una tn\·estlgac16n efectiva. teologla). sotiSI.. la . durante muchos ~igl05.. forman parte de esos lérmmos cuyas J Se tratl.. como SlIII' .rá a demostrar que son compatiblei. ar.:.1064 b 13. Pero esta expilCacl6n. Para . 1. a una y otra (ci. o sea. una ciencia l1. b lb t&. como bi~ ofirma el dicho común. ya hemos vislo que 1. o 5et ~ inf~: I. ll' c:os:d.ciencia buscada. feremes lI.En 100. su conocimiento penenecc:ri ~n. pp.qu~llo:s Que. aquello sobre lo que insiste Arist6te~es ~ la animo. y el ingen~o de los comemansta~ se aP!lca. M_. Ptm esa interpmaci60. La mc:taf~sica.. problema P"'" el ""1. K. ~~eoono­ ci6 él mismo el carácter necesariamente post-íblco de su filosofía primera? .. 46 47 . hicieron que fuese.'fOlv).. nuentras que la expresl6n ji/OSOjí4 prim"1Z cfíffci1mente se aplicaba al segundo de esos aspectos. pero en cambio esttl ausente de Ja mayoría de los escritos lJam3dos . Sm embargo. de 101 que interpretan el l/Itla de melafll. !J. y sIn duda! un valor descriptivo.t'IllCi.iprt<. matemáticas y.: la rúbria posda ante ~~o. ~se rem:lllta hasta el propio Estagirita? Y. 7.Hd .~ .. 1fIÍooI. no hay mú ranedio que escoger entre esas dos interpretaciones. De hecho.1 menos una sola. tu la matanátlca.iJad de la filosofl. • el.'.. mnitiwdo uno Y otro. es la teologfa. un~ ciencia conocida. los comenlaristas vuelven a tropezarse con la dualidad que el titulo pretendía enmascarar: unos insisten sobre la tl1lscen.no hay.' si la ciencia buscada no es la teologra. pos. De un la. ~En qué consiste esa tml"ioriJIId de la filosoffa pri~era? Las expresiones 'l'. l"S~S dos expl. con tOdo. sino tambi~n en el pasaje propiament~ [~ló8ico del libro A -la investigación fisica de los principios-... sobre todo.y ~ tiene por objeto ciertos seres en moviauento). que pudiera ser otra con que: teológiClI. primera visla.vtI~ o ~.Si hay all!'? elerno. la m~ta/ísü:lI.10. conduce a la siruaci6n siguiente: si la . v..pe~ una ciencia asl carece de nombre y debe conqUistar su JUStlflcacl6n y su puesto en el campo de la filosofía. a traves del Iabon05O camlOO del COnocimiento humano trata de do~ hast.. dicho título conservaba la interpretación teol6gica de la ciencia del ser en roanto ser: la investigación post-física era a la vez ciencia de lo transfísiC<?.: .¡ el ~ I e ínKcptable (.resaba el carácter pou·flS. lUlO una ciencia IZJIUno. del OtcO. M"a td cpr. ~E. ambas cosas podía ser' a UD tiempo. De hecho.. En CUUlIO • la ¡n~ correspondiente de 'Kf*n¡ ea .tendente ~ entendido como principio. anteS 9-ue nada. o:mo VII1'IOI a '=. que no aprecia biw d KlI~ldo obvio d~. sin ser apaccs de admitir. el ser en cu:mto :'Cc. ano terioridad en si y la anterioridad para nosotros. a esa . inal ? CAPITI)W 11 ¿FILOSOFIA PRIMERA O METAFISICA? . (Argum.do.huSCll.. d¡t. otros sobre la posterioridad de la investigaci6n.1026 .) t\ ?d A la pregunll ~por qué la filosofía primm. igual JClltido. 996 b Jo K. posee un nombre y un puestO en el edificio del saber.... fib6fametllC impuanabk. Los comentaristas siguieron el panido de dar nombre a WUl ciencia inhallable.UDera. u~ Wtoo:.lco de un esrndlo que prolongaba en un p ano de abstUCC'i6n mis alto -y no 5610 en 10$ análisis de los libros Z H 8 acerca del ser sensible. o .ciencia bu!. esa "'t~ ~ . 34.ieaciones no se contradicen. parado.tanmlle de la prcocut-ci60 de ~ ro. en el capltulo Siguiente veremos que si el objeto lra!. Ion.lI P"'''"iJ fJ M aro mis ambl. fisie.t estntut~.no.. la prcc:ariedad e incertidumbre que revela su anonimato ori. lo principal. l8} b 22. mayorfa de los rolOcnlarislas I respondlan mediante la distinci6n aristotélica d~ la. pot eIO tln:nhim lo mb dificil es.. en virtud de una ambigüedad sin duda inconsciente. como punto de partida conoci~iento.l.c. va dupuis de 1.metafísicos. ItrioriJld doI dwb Iepdos por la Iradi06n.ica en el sentido de l.ado manif. en el orden del saber?.. 1Ub. \ Pero al dar al m~11Z de melaHsico dos clases de interpretaci6n di. y esta ciencia sin nombre y sin lugar. lo v<:n como simpk relación de 'ul:o:enondod.(maremitiCllS. 1026. ~No SCreIDO$ más fieles al proceso del pcnsamienlo de Arist6teles si le respetamos. de «mctafIIÍCll. Por el ~memo. flsia. cic:~a de lo divino o bien investigación que.Cllda.

rttierllemcnl~ H. 12.. X«Ui . Esla última. e:ro -primero y fund~ 1. p~pado nuoca . . y lo que está más lejos postmor.) y la anterioridad l6gica (Ulql): y nsí d ángulo agudo es cronológicamente nnte:rior al ángulo recto.¡oán::~~ al praenw aquí la . 14 ¡. = ~ ~. pp.1: =~ "K·~'r al ser divino. Asf pues... = ". 19. Por último. él '. se aplica sin discusi6n a la filosofía pri""'t:l. en general. en este caso.. 1'" h:1Y duda de: que' In filosoffa primera es.h r.poujlOv). antetioridad según el conocimiento: ArlSt6teles nunca dlCe: que "" se aplique a la filosoffa primera. Cfr. En cuanto ~ senlido «~ . según se tome como criterio el razonamiento (lt!ltd tov H1ov) o la sens~ci6n (lW:td t~v "to6r¡olv): en el primer caso. señalado en la e:xposición paralela (y probablemente más antigua) de las (At~ gori4J: aquel según el rual anurior designa «lo mejor y más estimable». sólo parece omitir porq~ ~uha obvIo.lterioridad se aplia a la fUosoffa ptlmera en lodos '~lS sentidos."dit':CIO» de: la anterioridad. pues tooo depende: de: la elecci6n y definici6n del punto de: re(e:rc:n... la esencia.t·IO~Y Pues bien: vert'mos cómo la filoso6~ . ti.. es decir lo individual. y en el segundo lo individual. En tealidId última espresi6n. según las Categoría~. Amstadam. a saber. Es cierto que Aristótdes opone: reiteradamente la lInlerioridad cronológica (Xp6v. selección que puede ser. es cieno. un cuano sentido.. lo anterior es lo universnl.~ 1. wu posici6n definida por respecto a un punto de referencia lijo llamado primuo (:=:ptD'crl~) o principio (tipli¡). (:=:pc~ '"0 wx:o~). 8. 24. 1084 b 2·19.tari.a más próximo al principio es Uamado fmtmOr.íll la c:sc:ncia y la nuun. y DO vemos que Aristóteles 5(' ~ay..l del ser p ~ '.jlOv). la a. Aristóteles distingue ues sentidos J. La exposición del libro !J.~I'~jl~.pOt.. aparece sólo como un caso partirular de la anterioridad según la posici6n...•1»."" l. pero le es 16gicamente poste. rualquie'r rosa puede ser llamada. anrerioridad. en la del libro A de: la Af~tafí· siea... aquél en que ésla designa metllÍ6naun orden valoralivo. DO el . lbUl. lo :Interior según la sensación es 10 que ésta enruentra al prinCipIO.cual ningún otro '. puede subdividirse.ll. la relx:i6n de aIllerioridad supone pues. 7. siendo éste: el sentido d~ la nl'l't:sión ruando se la utiliza en términos absolutos (áJ:). 1.·1: 1.• mi old<ro (t019 " 2-3). KAAIIlEa..t. J.. «En el lenguaje corriente. ¿qué puede: ser el orden del conocimiento. naturaleza. se dice que: están fmUs que: los dem:is los hombres a quien se estima y quiere más.. 106. que es l. esencia y la natunleu. 1018 ¡.5-4.» Pero «ése es -añade Arist6teles. y que el libro !J.c J" Gristm~Upb.. Jo que se haIl.lInente • la filosofía primera. Podría sorprendernos no hallar en esta e:numeración la anterioridad cronológica: en la e:xpansi6n de las Caugorias. o bien sugerida por la naruraleu (fO"~:) o bien amit.L· ninr. N?s que:.sa. sino UI1ll re1:lci6n de sucesi6n? Lo ante:rior según el razonamie:nto es aquello e:n que éste e:ncuentra d puntO de partida más seguro: lo u~ve:~..<U~)..u esd cmplcoda = ralldJd de si&nifiadones (o uttg. 1026" 21. y en c:feclO.Uí¡J. 1.el sentido primero y fundamental».el más indirecto de todos los sentidos de antuior»·. se ajus~ perI. del ser que.up:~q~~ ::ti~i~i~ed:~u~::g~ddef~d~.J~~~:~~~:FES:~~EE·rF • C"'~~. El segundo tipo de anterioridad es la anterioridad según el conocimiento (t~ ti! r-W"tt T. el sentido fundamental de l. de la Mttafísica. en primer lugar. designada asimismo como anterioridad considuada en absoluto (4'x). y.1~. si es conforme a l.. 1019.oI.w~ . cic:nci. el tercer tipo de anterioridad es la anterioridad según la naturaleza y la esencia: en este sentido se llaman anteriores «todas las cosas que Plat6n»·.s¡.':~~~t:=~ ::~«nioo~:-ser~~allII:~~=~:-~:.:a~~~:.es~ . es la primtr" de dichassi¡Jlif~dd ser (dr.+.12 C~t. entendida I la Ve'!: como su¡cto \' '·"~tt:lto (Ú:::D. según los cnsos...6. ¿En qué medida esos distintos sentidos $e aplican a la filosofía primera? La anteriotidad según la posición tiene aquí escaso interés.diferentes significaciones son estudiadas por el libro !J. para Arist6teles! a~tetlor • h física en el orden del conocimiento como en el de la digOldad o ""110 «según la natutlllez:\ y la esencia». ñanu no o:scria de P1alón. Ikr Ursprr.orW). 9 la.ún otro para existir. se la presentaba como .lndo .. añade Arislóteles. o sea.l. E. Z.Fri- FO?rf.1 ser priviJegWio es la es~nda.). es aquel sin el . M. en nuntO se habla de: un IInlts y un dupllb: la antenondad cronol6gic:a. omite. puesto que: los otros dos pueden reducirse. 1028. 48 49 .. . cia: si su elecci6n es arbitraria. 00 rnulu ¡"vti¡ precisar que la ot. no neces.. puesto que: es generado anles que él. 11 pdabn <>6i. como antmo.:~e ~Íai~~~ ~:~ia ~:rf~:ra: ~u:=~ ""'''Ie luiten • aquel que. . la selccci6n puvia de un principio. que es «la más excelente» l"ttf-llrntdn¡) d~ las ciencias t. !::~)~::~q:~~lZi= :ck:1: VS:~:==::- :~~~.~=.a l:~:s=:~d=~~~::Ial:.1c:za.29 D. en cambio. La anterioridad designa. anlerior o poste:rior.: ~~-tv. la anlerioridad según la posición se identifica con la anferioridad seJ . I:. Este es..

lejoI de ~.'. que es el número del movimiento natural. 15.telItiguado por FILODEIolO (Acad.. r anterioridad ~. Asimismo. y quizá incluso J~k.nÓm:~i::J:. pues es su medida l0. más en general.. sobre todo. acto humano 'lIte se desarrolla en el tiempo. es porque el conocimiento humano puede..)e cualquier m:me:ra que abordemos el problema.10 que es postnro en el orden del análisis es primero en el ~­ den de la génesis.:1. en este senudo asImila Aristóteles con frecuencia la anterioridad esencial y la anterioI¡. tal inversión seguirá pnxiuciéodose . 11.lo en cuya virtud hav _ntes y despult.. mientras que es preci"". pero en sentido inverso. lo que es 'l'luí 10 mismo. lo mwno ocumni.Ir la ~6n: principio que se enuncia y se aplica. Mediante el conocimiento no nos libramos del tiempo. y la esenoa_ desde el triple punlO de VllII de 1. lia a:eí~o~= ° -es:eo- . la malena. quiere decir que la investigaci6n te6rica. el ~empo cial.. no hay primero 'J :g~~~:o:' ~~eSl:..1 :f<lllool6gicamente. mejor dicho.[ resulta depender del modo de consideraci6n~ es decir.. mientras que se conmuye el Ú1gU10 agudo -. Más aún: no hay orden que no sea temporal. caso particular de la anterioridad ·. es que el tiempo se define por relación a Ja génesIs de las cosas y. lvnstruir la casa _ntes de verla completa? I.lentro del tiempo. parlir del fin como d~ ~ causas. en efecto.. o inteligible.1. es él mismo un orden CTOnol6gU:o. la matuia y la generaci6n son necesariamente: 'llllniures. eflCIeDCIl..lIf .1 antes i el Jespuh de las cosas.ol6tiu.219 b 1. ooincidon: Z. .llom.· 1:1 generación: y asi la definición de la construcd6n de la casa '1I1'''1lC la definición de la casa.01"). tal inversión se produce ella misma d~nJr. cuando Arist6teles afirma que .1. Y aun cuando el conocimiento inmna (. Mas para quien contemple la causalidad final el tiemp? de la esencia.. en cieno sentido. remontar el curso natural de las m. el cual supone. 11. )2.nJes que el reao? La anterioridad l6gica es tambi6t ~a anterioridad temporal: 1610 que e! tiempo de la definición lógica no ~ el . pero 16gicamente('t1¡l ). Pero el orden del conocimiento. 2028 • " Ch.ullbas órden" son OPlle$tos a veces. 8. El mismo primado de la esencIa no es SlJ10 el pn". El tiempo es aque:1. Si . no es otra cosa que el orden de La causalidad.nit el agudo. de los medios..... n~rnra1eu. Por mucho que queramos evacuar del Iil:mpo la noci6n de anterioridad. en el aso de 1. NU:01If._ntes de dc:fi. reduciéndola a un orclen puramen11: .eficiente o en la IllI:terial.1. [>Id.. lógico. 1< o bien csegún la esencia.al: la anterioridad lógica del sujeto ~spectO de sus atrtbut~ COlIlClde con la prioridad causal de la eseneta respecto de sus propIedades. IIl.~~:~: telt i : Il La pili. esto resulta evidente si se formllla la definici6n ('to~ ).I"zar por la esencia si quiere saber de qut: habla.' conocimiento.0 esencia.dI . 1112" D.. 11. coincidari con el tiempo de la geneNCl6n. patUt de ~ efectOS. es de- de la construcción geoméuica. tIÚJ aún. nos libramos de él delltro del tie~po.. Fls. pero la definición de la casa no sul"me la de la constrocci6n.2.nt~. sólo. En cuanto a la anterioridad _según Ja naturaleza y la esenCia-. 1.. IS M. si tomamos en consideraci6n la cau~dad f~nn.klndc la considuación de la causa final es predominanre..¡or ~5Cgún 1. que wnbién aqui depende todo del modo como lo consideJ::amos: SI nos fijamos en La causalidad .1.brt aw>~ <bi&na.l!S. La sucesi6n en el ri~po.. 17). Por mucho que el tiempo del razonar humano se esfuerce por recorrer al revés el tiempo de la génesis.l6. II Etb. y del sustrato respecto a sus determirulciones JI. Pero "to.0Tt¡l)lo son la esencia y la forma de "lila lusa. por !o mel'lO$ a titulo de esquema. '0 ... la anteriori. IV. y. '. 11. no escaparemos a la necesidad que obliga al "spfritu humano a desarrollar en el tiempo los términos de una succ. el desarrollo espontáneo del ~osmos: ello no impide que esa marcha atris se reo>nozca y se mida en un tiempo que es el número del. u. anlerioridad 16fk. 989 • . pues. 1019 • .ne la casa antes de definir la consuucciÓD. ¿qut: es sino decir que se '~'(. por respecto al cual se define el tiempo del físico o. el del filósofo. sen! erlllldo en mt':(odo por Papp~5 u La esencia (obola) es. y la n~turaleza seni la inversa del tiempo de la gt:neSls: _Lo posterior segun la generaci6n es anterior según la naturaleza. miento según e! antes y el después.10 que quiere decir que lo perfecto es anterior a 10 ifi. pero le es postttlor en el orden :::/:~a:s0= f.10 de la consideración de la esencia: prioridad que no es arbitraria.co de diCho t6muno que. . tanlO '!' bmqueda ~iv.b(l según el razonar \). movimiento natural.q:ún el conocimiento.: lÁ.<i6n. l' la fOmll: A. y práctica del hombre u reproduce. en cierto modo. Es po5ible que Arisl6telet conociel'll el senudo malem~tj. Si 5Ólo a este último llama Xrwo~ Arist6teles..6To~) . extraño que. sigue en pie ~ue sólo por respecto a este último puede aparecer el primero como m~erso. No es.ill" que expresa la obligación que tiene el discurso racional ~e e".lOn. de! ~ .l~~:~ . al movimiento del universo.1perfecto en el orden de la esencia y la naturaleza.! J~ un tiempo que no es sino el de las cosas. Geno..oJ~&:C:: r:~~~~::.

según ulla relación de deducci6n.).« ~~l y.'11 n A= de esta oposición entn: el ¡rrogreso titubeante de lu t6:nkas y 1". de un optimismo basado en la 1"lluralezlI misma de la filosoHa y su objeto: «Lo anterior es siempre 1llejor conocido que 10 posterior (de. ADA¡. ' v si existen artes y ciencias relativas al cuerpo. desarrolla largamente el tema de la facilidad de la filosofía. La segunda de dichas condiciones no hace sino explicitar la noci6n misma de principio. así como en el orden de la esencia. al menos en sus primeros escritos. n05 es imposible eonocer cualquier otra cosa "i los ignoramo.en de ella'.IOIS ptineipios 8UpteltlO. ellas sin ellos» 21. la primada epistemológica puede coincidir con la ontol~gica.1l.(~dr. ciencia de los «principios» y de las ". .a T:pó"t~pa "tWY .pWt~) 1I". en su aplicaci6n al objeto de la filosofía.aío. que Descarres enunciará de este modo: «Una. sea primera cronol6gicamente. Tap TYOJp'¡.¡)ll y deseen consagrarse a ella tras haberse despedido de tooos sus otros ciudadllnos». 1'. parte I.. es asimismo cronol6gicamente anterior a las ciencias llamadas segundas. " con mayor razón existirán una investigaci6n y un arte rdativos al alma y a sus virtudes. 13 'Apx. ¿de qué dependerá el conocimiento del principio? Descartes -y a ello responde la primera condici6n. en los comienzos de su carrera filos6fica. para Arist6teles.l.r.~~ 1. hay otros que conllevan saber. de la filo>üfla.. recíprocamente. las múllil. '1''''''' latí". ('t<iIv<Í"P'. r'rrc que el principio cs más cognoscible que aquello de lo mal es principio. As! pues. o sea el comienzo absoluto del saber.el alma más fácil de Olnocer que e! cuerpo: «Si el alma es mejor que e! cuerpo (y 10 es. l'l Fr. de su verdad cuando se aplica a considerarlos.. "". sigue siendo cierto que \ ord:~ d~¡'~~~~fe~~o:ry~t~:t:e~~~~ :. No parece que Aristóteles haya planteado el problema de Otro modo.". t. Indudablemente primera en valor.rirneras por respecto a ellas.. cfr.capCrnlo I. que de ellos dependa el conocimiento de las demás cosas. As( pues. l6gica y temporal a la vez. Para que la metafísica. según la esencia. crea que invierte el orden tradicional del conocimiento haciendo de la metafísica la raíz del árbol filosófico. y la redpl:OCa no es cierta. dudo.. ni que.¡. el número o alguna otra naturaleza son eausas de las demás cosas. :lO 21 Zl I~lot)~ :aral~:r:'a~eq~~OSb e~r~~~Ii~=: (A~si. pues estas últimas no forman IWlern. en el orden del conocimiento v 'Isimismo en la jerarqufa de los valores.IDOClt X.. (¡"he Works 01 Aristotle t'~nsl~/ed into E"gli~h. de una deducción de verdades. a partir de ellos y por e1105 es como 1<~lo lo demás manifiestamente re produc<: y constituye. ':1"2 Rose. no hace sino reproducit el proceso nmmo por el que lu CO$U son produddas. pllCS que 10 somos tocante a objetos que conllevan mayor ignoranri'l y son más difíciles de conocer» TI. 61 l' Caugor¡as. en el Prdacio de los Principios.· Obid.primeras causas». 14 a 26.les significaciones que Aristóteles asignará más tarde a la anterioridad: según el tiempo. 61 Rose).TANNER~. que (estos principios) sean tan claros y evidentes que el espíritu humano no pueda dudar .r:llJp~h a\l"ti. En el Protréptico. 33). y la filosofía de los principios puede ser a un tiempo el principIO de la filosofía.pür:a)y las caus.orolario que no desaprobaría Descartes.. y seremos capaces de adquirirlos.~"mo ya coinciden.ino que.re~ias6ío r~~: de~~I: poco tiempo sus progresos en filosofía han sobrepasado a los que lns demás ciencias hayan podido realizar»:tI.i tri>" ¡u~'~<.'I1TN que de las cosas que de eUo. :M Ro. es evidente que todos los sentidos posibles de: } la anterioridad primera se aplican sin discu5ión a la filosofía primera. IX. no re ttata sólo.. 6).-ciPllJY) y lo mejor según la naturaleza es mejor conocido que 10 I".t. otra. p.. 53 . y los ptim"toSprincipi". o. XlI.~w<tro" tclp ~~ .rimpa . y l. P. y coincide perfectamente cor¡ la definición aristotélica de la anterioridad según el conocimiento~: Pero si el principio es aquello de lo que depende el conocimiento de las demás cosas. cap. en e! doble sen· tido de que son fuentes de conocimiento 1lI y de que pertenece a su "11 . de lal manera que puedan ser conocidos sin ellas. meior dicho... lo haya resuelto de manera muy distinta. Descartes será menos inüel a cierta clase de pensamiento aristotélico de lo que él mismo supondrá.~ 9'). al contrario..p..otripliM. hist6rka y psicol6gica. y nada nos indica que Aristóteles haya deseado excluir este sentIdo. ':1" Walzer (Y""'IlLlCO. la física y las ciencias aplicadas 20. p. pero no.n:UltlpUlV (fr. y 'l. que instituye una relación de inmediatez entre el conocimiento humano y la clari· dad de las verdades primeras: de este modo.. no «Es mucho mIs n=ario tener conocimiento de las ClIUSas y los ele". nos la suministra en primer lugar su historia: "Por mucho que los hombres hayan prodigado sus esfuerzos en otras ramas de! saber. e~ 12. derivan.llarse en el tiempo. ~). rápidos progtesrn.. se predsan dos condiciones. si hay objetos que mnllevan ignorancia. del cual él mismo ha dicho que era "primero y fundamen· tal» 1'.cSet ehislOnu·.'). n.. Y ad. La prueba de que «la adquisición de la sabiduría es más fáci. Lo que importa observar ahora es que Aristóteles. Otro argumento: «el l"'l"ho de que n todos los hombres les complazca habitar en ella pi Jl:rivr.l que la de los demás bienes.. lo! v H"se). cuando. sino ciertamente de una relaciÓD ole producción. como la medicina y la Itimnasia . Pero ésa no es sino la ""lIfirmaci6n. el "i"'. pucs pertenece más que él a la naturaleza de 10 que es principio)"'. del cual derivan. 14 ¡bid.. traduce: • lOe fae! that aIl men {cel at heme in philO!lOphy.. la deducción. como en Descartes. Vemos asl . «Las cons mejo~ cognoscibles son los ptincipios(td. p. si el fuellO. la causa más inmediatamente accesible que el efocto.resolverá la dificultad mediante la teoría de la evidencia. pues la ciencia se reficre preferentemente a las cosas definidas v ordenadas y a las causas mb bien que a los efectos»~.

81... El tema aparece tan poco aisladamente en la obra de Aristóteles..naturaleza el ser conocidos inmediatamente. A fin de que la H1osofia de las cosas primeras sea a la vez primera en el oroen del conocimiento..lnlllíticos. pues. & lela ~ Ji lec:aoocal_ JI Me"6. y «seria extraño que I" .· otro modo: ¿cómo podrla ser conocido confusamente el principio lUi~lno.l:l. o la filosoffa es primera. Akjandro absetn 000 putinmeiaquela.vuelva a encontrar por si sola toJas las at!más. poseyendo conocimientos mh "XlIctos que la demostración. nada impide que al acordarse de una sola cosa -eso que los hombres llaman aprender. ligada a la eaenda misma dd principio. Si toda ciencia se aprende: por medio de conocimienlos anteriores. 3< ? Pero tal . 99 h 27. a esa «ciencia . lo mú útil es a la vez Jo mú fkil. 1.. 1.Od"~IV): «Tal cosa es absurda --dice Aristóteles-.7 v~:l. o es total de: entrada o no existe. (tr'Sd. pata él. de alguna manera."le.-y&mos. de saber objetivo. 1I.umento -¿realmente tan ccapcioso. habrá que admitir que el saber no ha comenU1do nunca.urna una exigencia l6giell: lO! principiO! tienen que sc:r claros y dislintos...s1 I"<ro .. que asegure la coinci<kncia perfecta de: la rl1tio cognosCt!ndi y la ralio nu"di. ~i se quiere que sea tal ciencia de los principios. pues de aM resulta que..traI' aqulla idea de una cosgnoscibilidad t!n si. Post.. D M~nlm. la mú alta de\1as ciencia.-he ser la mejor conocida. PlatOO negaba que el conocimiento tuviera (litO orden que DO fuese el circular: el conocimienlo. se aclara con un teXlo de los Segundos . Al respoodc:r a dicho ar. pues ento!lCel ya lo sabemos. " .S las cosas.. La ciencia de los principios .Uw: ~Piol. Lo que en Desearles seri "ivido bajo la fortrnl de la evidencia. ni lo que DO sabemos.. El tema aparentemente optimista de la IlIrilidlU! dt! la liloso#1I no hace sino traducir la exigencia mínima propia de toda filosofía: si la mosofra es la ciencia de los primeros principios y si los primeros principios son aquello en cuya virtud existe todo y todo es conocido. por qué medios podda ser ad'l"iri. que inspira nada menos que toda la concepción del saber implicada en los Segundos Amslíticos. según un orden que no es sólo lógico. La filosofla primera de Aristóteles es. no habr:l: demostra"¡t~n po5ible del comienzo mi5mo: las premisas del primer silogismo oosas.'omo poe!rfa ser oscuro aquello que \o aclara todo? Volvemos a '·IIt. (ti.1.s.. «connatural.. Post. D. do:: 00- JI 71. por lo tanlO. ::ino cronológico: ninguna demostraci6n es posible si no presupone b verdad de sus premisa... -.. Pero en tal caso.. la primera en el orden del saber."Ofl. es decir.71... sino que estaba ahi ya en su totalidad: «puestO que el alma es inmortal y ha vivido muchas vidas. : JI r:~}(':t·2~)· AMI'.00:»0& do:: 101 prillCipio$ do:: todas las 29. al margen .. ¡. Como en la naturaleza todo se mantiene y el alma lo ha aprendido toJo. o no existe. CHUI8U). tanto en el tiempo como en importancia."I. .tÍ:! Este pasaje de la Metafískll. sino inll:lln y en principio latente (1o:·. J. que más tarde le dirigirán los Esdpticos.~. «anterion por la misma razón que habia llevado a Plat6n a proyectar sobre una vida .ferior el conocimiento de las verdades primeras.. que es aquello en cuya virtud es conoce todo lo demás? I( :. y ha visto todo lo que sucede aqui y en el Hades.!>in saberlo.t:~a:=om:~fm:a:a e:u~~ ~e~~cr::l~ :i~ ~992b tndu _ dOllO. o er imposible.I~ las cosas DOS es.que la ciencia de 1. Dicho . Sócrates le daba de: hecho la razón a Menón: ~to que 10 dificil es el comienzo del saber. Aristóteles no podfa quMar ~tisfeeho con esa respuesta. roda referencia al conocimiento humano.29. si se quiere que las demás cosas lo sean.81 tI. El conocimiento v<:tdadcro se desarrolla. si se quiere que sean principios.1'.)15. A fin de resolver las dificultades suscitadas por el orden del conocimiento. donde Aristóteles critica una teorla según la cual nuestra . (T7¡v IlflCltiO'nT" ""VlIl:ICJTlJI1Ül. ni.Jl. ~= ¡. y que parece dedarada a priori. patente desde la primera frase de dicho tratado: «toda ell$eibnza dada o r«ibida par vía de razonamiento procede ek un conocimiento preexistente.r. AMI'.. Pero AristÓteles 110 queda satisfecho con una anterioridad mítica.~ktcr innalo sc:da entonCeS tan 561 olatente. que apunta evidentemenle a la de la reminiscencia. no hay "ada que "O haya aprendido.s.. aparece primero en Aristóteles .. si b demostración es algo ya comenzado siempre... DO se ve qué es lo que podrfa ser anlerior a esa ciencia total. sin embargo los ignoramos» JI.1610 s-de ser la . aunque fuese en una vida anterior.0 propio del silogismo es apoyarse en ' "M verdad precedente. Reeonoccmos ahí -y Aristótdes mismos nos lo recuerda:ll_ la aporla que Menón oponfa a Sócrates: DO podemos aprender ni lo que sabemos..li~l'osici6n (lEI~) a conocer los principios no lerla adquirida.b. JI?_ mediante la teoría de la reminiscencia.. ¿Se: diri acaso -y a. AristÓteles es inducido a Irlll$poner en las cosas una especie de sllb" t!n rl. y Aristóteles silúa la inevitable imperfección ... es preciso que los primeros principios sean conocidos de manea inmediata.'\: que debe entenderse el mito platónico...ame¡. El fü6sofo que reflexinna acerc~ de la esencia de la filosofía no tiene opción: o la lilosolía t!S lácil. pues entonces ignoramos qué es: lo que hay que aprender.. Lo más importante es al mismo tiempo lo mú cognosc..

fuera de la ciencia. pues no tenemos ciencia de una cosa hasta el momento en que COllOCemOl su causa.tico lJU" ~. vfa de llCCCSll . tOO b O . en último tl!:rmino (Uíx€"tllt) el comi~ de la ciencia. puesto que es la base de todo conocimiento. no habr' m~s remedio que admitir una modalidad de conocimiento distinta de la óencia y superior I ella: «Si no poseemos..ser'n . anim. «pues de otro modo no podría conocérselas. " .lCión no CI mi. . y eso es lo que Aristóteles apresa en dos oeasiones con el verbo Mi~t: . anteriores. 31). m's bien que aportamos la experiencia de la inluici6n. 1Ique • dar esta driillici6n purllTIf:f\te: rqati. y si.tkulatmente frecuente cuando se ttltl devO"' o de Dios. Hata d nmplatonismo.1 UIIO. b imposibilidad de una regresión al infinito obliga a establecer un tmullo absolutamente primero: de una parte. y que la teoría del silogismo no se hace con silogismos. que se instala de entrada en la evidencia de 11.. la ncpci6n no n:mitiri • l.. que es el principio indemostrado de la demostración 42. Cfr..en los SrKIl"Jor ANIlltkor. JI..Entiendo por prindpio. al final de su amlisis regresivo de las condiciones del saber..á no sea una casualidad que el problema del comienzo sea planteado en el último capítulo de los Segundos AJ.$ naturllezas simples..0r~l tllmbib.lJU"Ull v=bd. u . es porque d silogismo no hace mb que expresar el modo en que las rosas se producen: toda la teorla de la demostración y de la ciencia en las AmUitic(ls supone esa coincidencia entre d movimiento según el cual progresa el conoci· miento y aquel según el cual son engendradas las cosas 41.IÍOOS. introduce. . up.. . Gen. su manera de ser conocido: 42 Ea ClhlClerf. NicómlUo. <J cxprc:aar titilO la uucendencia del principio rnmo la impotencia del discul'3O ~ (1.sed. El verbol.. r.. Klbrc todo cn[~ los CSCOU. 19. debe ser mejor conocido que aquello que él permite conocer. nO es deducida: si todo saber es deductivo. Post. idrll del cooocimiento impliCll. Veremoa que este género de cxplicac:i6n a pa. D. a la vez. una Cllusa inc::auOOa. No hay otra sa1lda.. En Amt6fela.. que el problema del comi~ se plantee en tl!:rmil'los similares cuando se trata del conocimiento y del movi· miento.ldo. desde .. mé que en otro ~IIO. La ante· 1 rlo?dad de las premlW .ser. que: n~: en ate punto. Y precisa Aristóteles en qué sentido debe entenderse esa primada de las premisas: . ningún Otro gl!:nero de conocimiento..'. Ni(. pues.alíticos. pues. para deducir las infinitas verdades que de dlas se desprenden. El."". puC'Sto que son causas.. lIunque indemostrables. pero toda deducción a partir de alguna cosa que. La intuición no es sino el corrdato cognitivo del principio.'v.. 10. meiar conocidas que ella y anteriores a ella: causas. de la otra. a falta de su demostración. l. Nos hallamos aquf lejos del proc:eso conquistador de un Descartes. ¿cómo puede.ro.. que es el Primer MOIor inmóvil.3. demlfi.. destrn)'éndose de tal suerte a si propio? Sólo podremos sustraemos a esa consecuencia admitiendo una modalidad de saber superior a la ciencia misma. (lnte· J ri. de paradójico y de inevitable en esa doble exigencia: las premisas son primeras. ArillÓlda no quiere rac:íonlI humano. romricne pl'«llVttJe rontra interptWlCÍOnet ~tnnpcctivas.seri la intuici6n. del principio: . Aristóteles ha descrito el saber como deducción. n. ¿será preciso admitir que el saber toma su origen del no-saber. menudo IICrcdilac\as entre loa comcntuisw ¡riep. en AriSl6tel.736 b 27. VI.. en la que Brunschvicg verá d postulado fundamental del realismo ariuot8. l>CJt. una premisa no deducida.""¡..ri:l!t1:o. § 4 (El Jimmo sobre rl rrr)..Deben ser causas de la conchuiÓll. V~ • ate rapecto II J>:lrte. pero son también primeras porque son indemostrables. en medillCión. 1141116:1. lo que podrlamos llamar un. lógica. convini6w:losc . Pero entonces.En último término -escribe una vez mb en la Elicll . que su orden seliI el mismo que el del ser: que lo ontOlógicamente primero seliI también cpistcmológicamente anterior. en última instanca.16n..ico C1.primeras e indemostrables. QuiJo. pues toda cienóa demuestra a partir de principios previamente conocidos. Arisróleles. plud6jiamell1e. o se:aJa cirncia..""¡""""{<. lrucmdmcUo e inefable del principio. Presenlimos en este punto que el orden de la investigación efectiva no es el del conocimiento ideal.76 .. &mIro de cadA gm. No será extraño. Ir...1.seri la intuición la que capte los principios. 6. y que es la intui· . Nos hallamos aquf muy lejos de esa «inversión entre el orden del conocimiento y el orden del . Si la natur:aleu parea: «silogizan. menudo. cronológica y epistemológica a la vez: al menos es preciso que esos tres órdenes coincidan si se quiere que sea posible la delDOStraciÓll. y que sea resueltO mediante un proceso de pensamiento regresivo. txpfiCIIC¡6n .'v~p1. JI. al contrario.. 11. Ana/. Aristóteles insiste en lo que hay. rtJidllll/. cuya o::DSlmcia a impolibk Con f6rmulas de ese tenor.o"':r. no es objeto de ciencia. lo que haa: es perfilar ~tivamente su idea. Tanto en un caso como en otro. con todo.el punto de visttl del conocimiento. ClIptarse el principio? Si.

«indigno 4S Sobre la linonimia de 1itpI~ y de oa~ eh T6picos JI 4 111 . «sólo Dios podría delentar ~ privilegio! 'l.gno de Dios». DO se Mtt. sioo en la esencia del hombn: en si. p. al final de la Etitd a Niromato. extrañamente emparen· XI"IU . Si recordamos que. ciencia que . Ciertamente.l: cfr. no podremos dejar de preguntarnos por las f1tZ()o nes de semejante inversi6n de pros y contras. Pero sigue siendo cierto que. un poco m:!:s adelante. » Nolts Su.Ud.8. lCI50 sea sólo aparente: una cou es la tstntid del hombre.ras. y respondern que el hombn:. -..6'a. 2. El. en opresi6n de Sim6nides.d). que los S~gundos AnaJítitos!ll consideraban superior a la dencia humana: .. En el segundo capitulo del libro A de la M~tafisita. Si !:$ cierto. «siendo en ella donde se manifiesta en mis I1ta r.21. como diO!n los poc.. La sabiduría. En caso que hay de .. : ~~"b~'.892. no en su condición efectiva. la única que es fm para s{ misma.pnnapalmente le pertenec:erfa poseer a DioSJlo 51..IOta blo'::'IlTá)".d:). y en la cual situamos. {Ild. y en especial de sus facultades cognoscilivas. lo que signifiarian esos lenos de la EJica 4 Nit6mllCO es que las limitaciones de:! bombre... 56. Ik ClI[l. X.es. afirmar que «las ciencias más exacw son las que son más ciencia de los principios. UlI presentada como mucho mis ficiI (xo"+ pian¡) -. romo ciencia de lo más COWlOSCible. 29 •. Arist6teles. Au..7.·:n¿v EXlO't'i¡llllV)n. Se ha dado generalmente una interpn:taci6n optimista 11 esos pa. en efecto.. Guillermo [lE AUVEllGNE.. 817 . tn tuilnto bombrt. y que tI hombr~. esto es. 1. y que la verdad del hombre fenoménico debe buscarse. 00 nos extrañará volver a encontrar aquel «principio del principio.Ia naturalaa del hombn: es esclava de tantos me> don que «con razón podóa considerarse 00 humana (oux dvllpOl%1Vll) la. y la intuición. 7. que no es sino olra denominación de la claridild de su objeto os.~Gl ofoAIptOXIO T'l"tim:flV). l. ahon bien. 119. si acep1. 2 (dr.17. tras haber descrito 1 que seria una vida perfectamente contemplativa.. El propio Ariuóleles. Arist6.10 más cognoscible que hay. la vida conforme a la intuición será una vida divina por tCSpecto a la vida humana. tal vez DOS sea rehuuda J~ Mcho. 214). tiva no es la propiamente humana. Ti".1 ooru6n tk Jo.mite al hombre de derecho. Nk. nos dice. sin aclarar esta aparente contradicci6n. a decir verdad.. EIlI hiPÓlUil hlbla lido ya rechazada por Platón: «La envidi. la mú hlcilmente aCCl'.divino en l" hombre.es aquello sin lo cual el principio no puede conocerse. define al sabio algunas lineas más ambla como «aquel que es capaz de ~ Ctt las cosas diffciles y penosamenle C'OgnoScibles por el hombre ('td lal. que convierte la ciencia mú acoesible en el tl!rmino de la marcha mis laboriosa. resaltada en particular por Rodier s. que se refiere a las primens causas y 105 primeros principios. X. en el mimlO capítulo dd libro A. cuya runción como condición de posibilidad de la sabidurta discernimos. (F~dro.... '" viene a ser como recordar que los principios y las causas son . POSI.. 2. 51. TI! USe.Id hombre no contentarse con investigar el gl!nero de ciencia que le es propio» (t~V 1ta. k /í"'t X d~ I'Eth. Nk. 100 b 1'. que «la DiviñiáaCl es-por naturaleza capaz de envidia».1I7S. Igualmente. el . EntonCeS. . C4rttt J~ intuici6n inUkttuaI. es la mú libre de 1M ciencias. Pero la ron· lradieci6n. ISllllismo IUI /iludes Jt.. deberla ser entonces.¿~ Mpcu%o~)". $1 Ibúl.. DO son tanto n~glJtiolles como privlJtiones. cuya idea tenemos. p..d¿'t. consiguientemente. por comparaciÓD con la de los demás bienes.. Tal ciencia es divina.rado la humanidad» (1:%Ef1 't"oiTto p.pbUosopbit ¡. ocri inYllCad•• menuOO como una opero: de Iforismo por los IllfOm1 de la r~ M<:di•• Cir. . Nic. Etica a Nit6mlJtQ: el hombre serta un ser capu de ir mAs aUi de su propia condición y participar de 10 divino. Arist6teles relega al mundo de la ficción pol!tica la hipótesis de un Dios envidioso:ll.ttqu~.10.rncleres es la exactitud. posesión de la ubidurt. : ~~~ !'9~~8!'b6~~k. pero también «ciencia cuya posesi6n serla lo m~ di. n. ' Nada nos dice tampoco que la filosoUa primera sea humanamente posible.1177 b 26!1S. y otra su conditi6n. la vivirá «no en cuanto hombre. 19. de entre todas las ciencias. DIlO de sus t:l. 41 . significartan que el hombre de hecho se re. p.: dioses. entre esas dos se· ries de pasajes. o .•••ltlIi Ili¡ pq. Anal.varitia S\lnt in ullimUt donplionls.. ~n el tlJSO de qu~ Ud tognoscibk Ahora bien: nada nos dice que sea cognoscible de hecho. 247 .1 menos -corri~e Arist6leles-. se preguntará si . >luna vida semejante no se halla por encima de la condici6n humana (ltpaÍ't't"wv i¡ )((H'4vllpwuv) ... por un momento. Pero con ¡~'UaI legitimidad polMa concluirse de ellos que la vida contempla.¿:TrGl) del hombn:. nos proporciona. 1674): dnvid¡. teles describe las condiciones de esa ciencia. 5.. llamada sabiJurla.$íble. 9. 982 b}1. l. presenta la vida contemplativa como la mis adecuada 11 hombre. A. ..1 982. un b JO. y que. sino en manto que hay en l!1 algo divino. en el Protriptko.1 ese gl!nero de vida. en dos sentidos: ciencia de las cosas divinas. CrealOro. S5 . ~ UIIMrM. . Sin duda.Si la intuición (V(i¡~) es 10 divino por respecto all llOmbre.. considera.. la adquisiciÓD de la ~bidurla. 7. 5:1 ~ 56 El. Pero de hecho no sucede: así. un elemento indirecto de respuesla: la sabiduría.1je de l. ¡t.. mediante una especie de paso a1l1mile. la esc:ncia mdJCimd (p.. y Aristóteles. 11. nunca meJOr que en el caso de la liJosoUa tendrfa ocasión de manifestarse ese rasgo.

Cuando pasamos • las re:oIidades mismas SUpr(mU J primeras "/"l.Jo i"l~itibk. 72 al. Top. La metMOtll del JtslMflIbr_i~"lo volveri • ter em.x la impolmci. Mejor dicho: hay ~a sabiduría más que humana. de nÍIoD_.. el propio objeto de nues!nl ioleligencúo.S:~lAk. ya 00 IOrn3lIClIplI= derorlliolUlr.laridenue\'Olamisrnapnadojaenclusoltamiano..'<DE.o= ~lbll"'.i6n.~ un sentido y fkil en otro. esas briltanlet. L'blt Ju P. 9 b 12). igualmente la Idea de la Cle~cul será CIenCia de la Verdad en sí.• 8.. fundada en la naturaleza del error..?[i~anas.:s: tada con lo divino: asf se justificaría la envidia de Jos dioses. bien en l'I<lIÓrt . Sehal. y los t~rminos correlalivos son necesaria. Pero nos da además otra.v. que.. sino en la debilidad de la visión humana.mw. «. nos parece testimoniar una fase aún plat6nica de su pensamiento .por DO decir completamente incognoscibles? SI la Clenaa es una re1aa6n. Sócnles «IIDO un aimCIl.. y el conocimiento de las cosas que nos atafien sería En contrapartida. en el Klltido .x la iI.. n.IhcrW. nos resulte la más oculta? ¿C6mo lo mis cogooscible en si es lo menos cognoscible para nosotros? Q..o~f=~ :r~~~~.~tli->~~ (dudo llli. bienporquc no tienen ~-ausa.ata de evidencia que Arist6teles más divino. "t 60 61 . 23 B Dids: hrt. 1074 b V 5lI.x que . Fácil d~ dN'~. ¿no son de ha.b¿:'~. A. y otra cuya causa está en nosotros \iv f¡fl¡~I. ::~~~n~sd~~¡b7lld~~~~~~~~~~~1~: :t:t: :::L.. aro J. mente. caci6n. rd.ii.xltámino pea...a de nuesltll minda par..a ~n el h0l"?bre.."'ll~. ~""~~.pI¡lcndn¡v Inw..ll~.9. . por ser hombres.:II~l~:~i~~o e~u~í ~!.3~. 133 ed. .. 861).. 349 c-440b. Tr¡~ ir. en seguida denominada filosoífa designa con la palabra ~ Esa distorsi6n. ~l. ya que su objeto. deslumbrando al que sale de la 05CUridad "': entre la maravillosa claridad de las verdades inteligibles y su percepci6n por la mirada humana... de explicar la dificultad INcoo de la mosofü. consistente en distinguir dos clases de dificultades: una CU)'a causa está en las cosas (h 'toi~ 7:pdlflaeL~). vie¡oa. 13 Mtl. al ~ VOC6brJm~ de .. De ese doble aspectO ofrece una expli.. la sabiduri. 7.ho. Aristó~ comIMte uI abiatalDenle un ecrúpulo apraado. El viejo Parmémdes obtenía de este análisis la paradójica conclusi6n de que Dios no puede conocer las cosas que nos atañen 11).~/=~~m~2-~'~::::. mmudo por Jo:. D. p. DO puede mlnlener con los primeros pnnaplOS esa relaa6n IOmedi. 1& aro IDÚ adelante. que aqur no nos interesa 72.mtl. ooolemplar.sur le lCIllI kantim.. aro &1CAUlO.06.'Gen ¡"Uxc_ ~!U~)_. n~~tras cosas .l l::dY'tw~)1l.. VOl .bis~~ ~ " Il: 11) CwiJo. moviéndose inicialmente en el plano de.. X. es el más claro y exacto de todos.. : ~t . Aristóteles reasumirá tal explicaci6n en un lato del libro <1.TI' l!i':6 b~.. >:pWUl).. 1610 dcbemaa lener pcnsamicolOl humanoa 1. es entre ~odas las ciencias la más difícil de Mcho. o sea la ciencia de lo más patente {'f"%"lph)"..ser e hislori&». por ser morWea.: fWw.. homog~neos. pp. U.. 1177 b 31: . sólo ~saaili:n10l monalc:s.a:j¡q~bC::iJe~:~bdela~e':d:~i~l~cií: M~l. Si bien la 1m del sol es la que hace posible toda visi6n". y hay una filosoff. Arist6teles se lUoslranl muy sensible al aspecto inverso de la paradoja: ¿cómo es posible que la ciencia mis exacta e. 134 J~.da por TaoFaASTo (M~I . En cuanto a AristÓteles.. demasiado humana. humana. .'1jflt~) será ciencia de la verdad que !lOS atañe fIl.x Jaber d6o<Ie dd>e . y la ciencia que nos atañe (:a:(lP. Si~~v~u~e a~fu:~ao P:th~e:~en~k: :eSC~dv: lida~es mejor cognoscibles en 51. no habrá ciencb p(lril nosotros de las cosas en si. . amo que dcbemaa en lo ble ~ inmortaks (1. l34il. PilmtbliJu. se intupondría ese fallo temporal que impide a la vista n:conoa:r su verdadero objeto. n. ClIpltuJo . MOUAU. ~ conformará de bul!O grado con esa aparente impotencia: es proPiO de la naturak:z:a de la inteligencia etivina e1 conocer sólo lo ~. . Ale¡>ara ella un cambio peyorativo/ool. 20.9513. lo mismo ocurre con la intuici6n de nuestra almll respecto a las cosas más evidentes por naturaleza ('td 'tfI fÜ"ll f(l~l1:(im.~·'J\'~~f:. 1. 4.No lIIy qor: escuchar • quimea llOI aconsoe¡an que. te !nI1• . 4.l. . y las Ideas con las Ideas.{t"r.La dificultad de la mosocra seria de esta última clase: no reside en lB oscuridad de su objeto. ri¡~ ~""lip"'" dalli. En efecto: as! como los ojos de los murci~lagos quedan cegados por la luz del día."'" "='p >:~ 'tli 'l""u.Ser e haloriu."' era cosa nueva: el viejo Parménides la había ya usado como ob¡ea6n contra Sócrales en e1 diálogo plat6nico que lleva su p~l(nera.."~ del J~u/ío annotBico =ortbooo ~'una llrrl~ ~Iar le IIIbla sido Imputada.. 111 • 8. y ha. No le tt'lta. 75-76. /ool ~ t6 Q ~::: d~e¡:.:ho las menos cag_ n?KJb!es ~:lta nOSOlros. 1Iosotros. 11. bría q~c entender emon~. \UC eton. por decir. esa distancia que se reconoce haber entre un conocimiento en sí y un conocimienlo I""Til . 134 c.. es precisamente (pua Kanl) lo qlJl: eK:apa • lodo esfuerzo de nuesltll inlcli&oncia por asido.r.. expresada J~bi: s~b1du~:"~~taJlSlC"" de compartir con la divinidad la pose. n'. n 4. ClIp.30. Nk. pero en un OOOlttlO basWlle difen:nte.AcHeuu. 1. como un dn(lj1o la pretes.xleoene la invati¡aci6n 4SUIUk"le de las ClIUSU: . pJe.(1. que es teóricamente Ucil. 993 b &-9.oi1J'i¡u. produce en principio el efecto inverso. . A esla aporfa algunos tatos plat6nicos podl"an proporcionar cierta respuesta.aRaaón_. p.. como te ve. es decir.1A.

como par. en cada uno de sus momentos. 14 :? ~~ p~t~n~~ie~:a6aue. en cieno modo. Sin embargo. limboliza u. '16 /lb 7' . En efecto: por una parle. que coincidiri. esa misma propedéutica.l. Por otra parte.. lino de fijar Jos ¡¡miles: de la invtlligación: pvlI el Aristóteles del Imm.. pese a las apariencias.¡ búsqueda. de nada nos 5ClVirr•• de igual maneN que sin la posesión del bien. siempre medialO. 50' "b). era entonces. en ]. conocido.a ron la génesis misma de las cosas. palll Teofl'2Sto.a. y las AnaJílktl! matin el canon definitivo de un saber semejante. era un redescubrimiento: la «minis. que sus obras clásicas establecen entre . pero llllnsilOrio. verdad.. de 10 claro a lo confuso.:d La pedagogía pl.. limite un duda definitivo.¡ Idea de Bien. Aristóteles conservará el ideal plalÓnico de un saber desttnden. CS<l.:a. te.Si no CCIll(lCelJlOl ]. que va de lo simple a 10 complejo. de la intuición inmediata que se encuentra en su punto de particl.~1::it~bien~rI~o:~. nos es inúlil la de cualquier OtN ros. VII. VI.. tal investigación no era más que una propedéutica al saber.J:~initivo a lo provisio- fía. y la vislumbre ele su conclusión autorizaba la esperanza en un proceso por fin descendente. de manera que la conquista de didlo punto de par_ d:n de hecho privado de la intuición.:~ ~~~~tf~~ f~í~: ~ay orden ideal del saber verdadero.I~ r. 10 más luminoso. muy frecuente. .lo mejor conocido en sf..¡ b611Q11e1 de l. contingentes y pasajeras...Ick 1~:. como hemos vi5l0. que la hacen pllrtur dificil.dha~~a~I:raa~~:t~. La distinción entre el obstáculo que reside en las cosas y el obstáculo que reside en nosotros ~Oj~á¡U~ ~~i~J~. que va de la Idea a lo sensible. como sabes. depende.I de ~:ras. de lo universal a lo panicular. (ibid.atóniCII tema como finalidad habituar la mirada a la contemplación de la luz 'M: cno significaba eso poner al ñna. pero ""Illdo ooieameme"¡ final de]. lo más conocido y. aunque oonoci&amos todo lo que hay fuen de ella del modo m~s perfCCtO posible. 62 63 .rt~:~ ~id::~:l~. renria de un saber lógica y cronológicamente antc:nor.La metáfora del deslumbramiento sirve aquí para disipar una para- ~:. aun cuando ésta pertenezca a su saber verdadero se diferirá indefinidamente. pero que tener en cuenta las circunstancias.¡~II~~::e~ 1'::==~o d~~. Platoo.:'b. lo . y el orden humano ele una invcstigación que se eleva de lo sensible a la Idea.esere~=e:~ráC:ar~ ~C:':e~~ Rtp..J~.. Lo más sencillo. Aristóleles no formula en ningún lugar esra consecuencia. Pero este saber.~~ =a~:~:i:s~g~~~~':". ella parece implícita en la distinción. el delIumbramiento en un OOsticulo perjudici...

TI..las cosas diferentes: al comienzo. son mejor conocidas que ~ es~e. " Nrt.los órdenes. Volv('. cEn sentido absoluto -:-precisa Aristótoles. particula<C$" de VJi. pues ambos casos pueden darse. En el libro Z de M~tafÍ!icil. I'uede haber.: . en cuanto a su coincidencia. más universal que lo definido D. 19..sí suceder que «exista identidad de hecho entre Jo mejor conocido I'~ra noSOtros y lo mejor conocido en términos absolutos..)"'. Todo el mundo procede así en su estudio: se llega a las cosas más cognoscibles a trav~ de lo que es menos cognoscible en si..~. 1029 1134. sino dt.t&de5.Iose. y de una cognoscibilidad en sI que no seria cognoscibilidad para nadie? Los T6picos.. d más alejado de nosotros.lu pilla romquit Que d bien gctlttIl l1eguo: • su d bien de cada UIlO*. conlleva la de la especie.rmu. entre el . si hay dos puntOS de rartida. 11 1029 b 7: . y proceder obscurum pn obJcurius. un punto de partida «para nosotros_.lo anterior es mejor conocido que lo postt. a veces ocurre a la inv('.= la e! la . la Unea el de la superfIcie. lS • Pero a medida que el pensamiento de Aristóteles va desarroIlán· . de igual modo _precisa Arif.. Pero esta regla. cpues Ja supresión del género y de la dlferencu.. como ~I·~:ti:~s~ea. ~remos que «el pu~to es el hf!1lte de la Unea. ocurre al rev~ . 3. que define la investigación humana en cuanto tal. b 3 ss. escapa a esa condición común: cNuestra illVestigación [sobre la esencia] debe: empezar por los seres seD5iMes..~ 65 64 . 11. pero (. de Ja posición en el espacio..que nuestro deber en la vida prW:tica consiste en partir de O<la bien puria.. Ni siquiera el esplritu más penetrante qut. y la superficie antes que la IÚleI. lo sensible. Aristóteles no ha perdido tOod:lVla la esperanza de acceder al orden de la inteligibilidad en si. Z.. De este modo. 142 11 3.ro. cO bien se supone que los términos [de la mala definición] son peor conocidos en sentido absoluto (á::)'~). ha de ser conquistada meJianle un proceso probablemente trabajoso. 10 hace por su bien. y la determinación. de suttte que se trata de l:splritu no es 10 bastante penetrante como para conocer primn-o lo lIlejor conocido en términos absolutos.. d de búsqueda y el del saber -o. pan l1O$OU'OS" Y d cen. (WIndo la ley ClIstiga al rico que usa mal su riquen.sla~:~r:~~ correcta dJ:IClÓll del punto seri ésta: el punto es una «unidad que tiene posición.amcnte con 101 mediOl . f~1 tarea (lPTO'O) que iocumbe al método consistirá entonces en chacer lugnoscible p3n nosotros lo que es cognoscible en sh~ lf. ya no se habla de insuficiente penetración.. t. como diri una vez mis Teofrasto. si definimos en virtud de Jo ..c9b~~ ala prosperidad general (466. o también la unidad es mejor conoctda que el número y la letra mejor que la sílaba.. una permanente servidumbre del oonoci.. y la línea antes que el punto. Aristóteles considera como algo natural distorsión entre los . y antenores a ella. útil para aquellos cuyo la ::ad~7~ ~'~:n~::n:~. y la super· fioe del sólido... Pero de ~. la Unea. la línea que la supe~tCle. dctennin~ones que! cen sentido absoluto. afirmada por el Protrlplico... (Il0"li: 6rt6l. definición que supone conocidos el género más universal de la unidad. pero como un recurso paf"ll salir del paso.. Il¡ puede . y que es sin embargo el comi= del saber verdad<':to? Pt. que no hace sino aplicar al caso partIcular de In definición la exigencia universal de un saber prec:xistente.'l:lOdo el espíritu se hace mis penetrante. entonces. 12·1')... «una definiCIón co~a debe definir por medio del género y las diferencias.sr el punto . y por respe«.puede entenderse de dos maneras. La definición del punto como límite de la línea es sin duda vlllida.. es . lo inteligible-·. ~ nosotros. ¿podremos akanur alguna vez ese punto.miento humano.~ mejor conocido qut.define en.an~u1~j~~~. y prccis. al. Por tanto.. Lo que resulta pnmero ~ este doble punto de vista es lo universal: generador : r:r"b 4. al»oluto..m.=~~~ e~e :~~' Ji:~::..ncidencia. Por consiguienlt. Al contrario. parece que la perspectiva de semejante coincidencia va difiriénJase cada vez más. Pero eso es definir lo anterior por medio de lo ~t~rtor.q~e es mejor conocido por nosotros. ~'M~i. es el sólido el que es pembldo ames que nada por los sentidos.ffiQ$ a enoo~U'l~r aquf la coi.:. o bien se supone que son peor conocidos para nosotros.es~edc~~i::vi~u:n:= ~ra~t o~ aqul con lo Interior S<egÚn el discurso racional. ".. lino tyuc ha de conseguirse.l*~~~:~U~i~J=í. el del fiJ6sofo. ~:~~~i~. que para DOSOtt'OS no es sino un t&mino apenas vislumbrado.. La coincidencia entre 10 particular y 10 gmenl.ntre la antenondlld ontológtca y la anterioridad epistemológica entre el orden de la generación y el orden del saber.tSl. no est' dada.:':n~:: =ri~rl~:~h ~~c:..a. la superftCle que el sólido. ¿no hay ciertll ironla en hablar de un cpunto de partida.El!. y un plinto de panida cabsoluto_. lo son los objetos sensibles.

. Ind.enelsentido ltltCilt. por vaciarse de toda referencia a un cooocimicto humano cf«tivo. Y por oua. .. y are que.ri:c': liemos visto que alguD05 de los comentarios neoplatónicos utili· :timos con la aporía que Aristóteles haUaha en su análisis dc las condiciones de la sabiduría: la sabidur(a es fácil en sí y primeN en el orden del saber.1092b26-JO).. a imagen de la génesis de las cosas tl..:r"":~:=:O~~~~l:i¡. d artcsaDO i¡oon \o en 111 obnr.Ir iQ' obiero lQ:.:t-"JoI4..·1 .: atribuido sin reservas al mismo Aristóteles: cuando opone Jo ". en el libro A (2. Alejandro y Asclepio parettn oponer el orden del """'lCimiento y el orden del su. Dd mismo modo.. Av. mba. M.patticiparfaClltODD=dtlUacdmc:ia. sino dos modos de conocimiento.a primera. Esta tllldici6a se perpmwi en los OOIDC:IU. 4. =t1I~{~~~ ~e.UI'fSCHVICG. p. se contentaban con distinguir entre el vulgo y el ~sp{ritu _penetrante. J~M.~*tO {[siro."¡lIr conocido sí me... d. (1074" 27 . :. en ylo d Arin6tela mtia. Recipl'CX&lDClllC.untntt tlt Ú ". como hemos visto. tendla aam"buir únicameDle a Diosd cooocimicnlOde los principio$. y otra interpretar dicho sentido como . fllju apraa un úspJs por relación • nooom:>a.1 . sería descendente y productivo.la fecundación. poca. mismo como principio de todas las COIW (dr.~:.. Pero una cosa es reconot'l!:r "" . . Un ettgeta rontemporineo. lin anblugo. 9}8. p. \"0 la.c:tividad del atteSallO lCIi una buena inuoducci6n al conocimienlo (dr.oES..)6: . uno de derecho y "1 ru de h«ho.h inferir dc eUo que la rúbrica M~tafisk" era aristotélica por Sil r'l. coooc:etodas p.' 1lllD. argumenlO DO lCrla válido).hu de las ciencias.. Reiner.~tistas no sirvc aquI para nada: Aristóteles no puede: haber que- . por una parte."poC" cible :=O:=csKU:ibí: ~~enaCII=~'~~~~:'= . sino también porque ella misma I'·U/:¡ que ser primera cn el orden del sabtr. en d libro A. elle que Dial COOOZICll el murodo........ md. p.:t:~ . ar.e.Alej.100.m.e'¡¡. aunque --o mb bien porque. Sin UllbartIo. Es parI :i~~msi:~~v:~~~fj:.. lIII. ti. se daplcgacln en el lilogislllO.len/ido al título M~laflriCil. El ingenio de los comen. Mtufúic. .debida ~treDiosy que: el mundo ~lllnar $e Pero esta eroJlldón el aplicable: /uUlótclel ponclnl cada .:jor no wrl2s que \uw. (AlIiJ'ÓTEUS. 1).to~d~~~a~=:~ss&~ :a::'~~: d: . 237). aIcmana M. Pero.. cwluc:i6n deade la de» trina más tradicional de:! libro A a la propiamelm: arisloollica del libro A.I. b l}. ~ ú tll. es el orden mismo de la ciencia demostrativa.J. pp. ro " . 0l)lD(l a 111 principio. s6lo ~ esa medida.a t1 f"~'~). En ¿=o: el la oo:ci6o la modida en que' ooincide con d orden lUltllrtl de la JCfICIl'Ó6D. a menudo Uamada la más .en vinud de la Mmición miunade princ:ipio. procede de la resiscmci. ej. '. la lCOna pilagórial ICgÚn la roa! una m=. Al explicar que la metafísica es p>sterior fHlrll nosolror • 1" física.tbodr dJa kistolt.ti~lotélico.1.lst6Id. 32). bien sabido que Aristótcles. pero acaso es fácil y primeN tan sólo para Dios.~ti~ ~~: ~Is~hode ~::Ó{d:1I1:::':::'~:.••• uno de: 511' c:zpreIi6n t. pnrisa que DioIIlO puede pensar d mundo porque tmonca se darla fllfl cambio peyonti_. que. HOKTDl.t<lCi61t ~e 1770.. identificando en . }26 la.:cicIcnte.'. Los comentaristas sacarán sus consecuencias. Aristottlts.. Ahora bien: no se v'' l.1"1<. =bl~o~: Dio~~:l. y la expresión mir cognosciblt tn rl acaba :P~'f~t:s~~~~da~t~~:~:e~:t::::~~:rn. pues versa sobre lo mb cognoscible. OIpírulo anterior.. H.ticnto del orden ontol6gico y el orden epistemol6gico no puede . Dios se OOIlOCC a 1I ?' Sil Diu./ al cimo a la vez que.W no mismo Aristótdes. porque _a/gunas OJAl al m. no opone "'r :LI conocer. Parca: baber.. y cuyo s~ber.. Por dio no a ~lSlIal que el mecantsmo .. n.. 8.a de la rnarcria. aro BII. en cu~nlo '1"'· funda indisolllblemerlle una dedUCCIón y una producción. la . 9). orden 'tm~. LI! BLO!'!).: !XI hay cimcia dd .. ai. Y podrlamm afiadir que f:j.su objeto sea antcrior tn sI . en Ar.1. \o IJInIO.:Ia soerfa nW Dios Y por nlltun\aD (~. ese U'ltsto..dlsuoomentariodell¡broN(6. 5i al por \o dildpu10l inmediatos. aro A'iUJ.Lea leN:mes ubttverdadtrocs alliIotoa 66 derniúrKicam ~: ~i~ favor de la atríbuá6a ~::~~ r~~:E~aus~~:: II. romo lo prneba ampliamenlc la teorla de los Stgundos Am:llíli.~loa~:.iri/u (s~innn Sinn IInd Gtist nacb)". es decir. m el libro A (9. p. 371.... ha crddo ¡» .. pues la colttilt· 1"'" e:ra primero en el orden del S". A..hemos visto. Pero en la Mttalí.. ai $e la COOIidera del tirulo.. Loli4"t n ".. En ralidad. La originalidad de su concepci6n reside precisamente <"11 ('sa idea de un conocimiento en 51. p. para el cual lo ontológicamente I'ritne:ro seria al mismo tiempo lo primeramente conocido. para un ser que estarfa provisto de intuici6n intelectual..: . :t~.d<:lJD(lCimjenlOde aquello de \o roa! lI(llI principios. reservándole a este último el acceso al conocimi~nto en sr. puede obedectt a un orden distinto de ése_ Hay -~hllCeelPl . 2.'un claridad cómo la filosofl. 110 coooc:e ti lIlundo: llioI ittnora el lIlundo ..dccirsequefodajntllici6nCloriVItIlri4..~Podn. si es que lo tiene: 90.r ~~::: :1:i.j. Si el mundo $edldujerain~lCdclprincipio.l~=~.J" en que d mundo ItO K dedutt dd principio. '·"'I':neral).or conocido paN nosotros..«i61f Uf 111". 1074.. vincule a Diox mú en duda . HOKTzN.. 983 " 8). dt kist6ftlt¡ tan Ima>udo rll <I"e Kant enlenden! Clla expresi6n lit Mttl1pb.ilOllismo rcprod\W:I 1I proceso de ..¡¡Oltt kistottlts "'tlllpb~lit""' "tm ryUotismo '·lttSlt dt". EU01UolO (ib¡. 1<::: 67 . 3).olt~l.m.siu el espIritu del fiI6sofo queda rc:ducido • la condición del vulgo.avtrit. l'ml el IIIOIDbre CQIl qIJC mo::reeo:: soer dtsi¡nada ata cietx:ia.ust. A.u 1..

1. las han tonfundido espont4neamente". Partiendo de aM. se subordinan o se implican. ~1~dof't~'c~~~e:I~:t1.~ IllbltD<tiu. o bien esa filosofía no seria primera. /uist6lda l1amó J~lead. o busad. IV). como hemos intentado mostnlr. lqué otnl cosa podría ser? Las conclus.fU~ ulo" Arillol~.ndo.~~ ''l'''0ÜCIt~. hay que tomar en serio a la vez la tlntmoridfld de la filosoHa primera y la posterioridlld de la metaíísica ------es decir. hasta el punto de que Jos comentaristas. no podían resolver la paradoja sino jugando con los sentidos aparentemenle múltiples de tln/mor y posUrior. o bien no seria una filosofía.. 1961.BUSCADA. por lanto. pues no se atendrll1 al orden de la rognoscibilidad en sE. si bieq no se ajusta a la filosofia primera o teologla. Pero denunciar la confusión no es todavía entenderla: ~ la roetafísic:a no es la 6losoHa primen.) Nadie: debe :asombnnc de que: esta cimcia prilDO[dial a l. 'f que S~des~r::of%er. ~dcnornllltciooes. que aristotélica. El error de los comentaristas estaría más bien en haber querido hacer de I. y que tiene por objeto. coincida con nllestra fesU. PULO (l Ccrt. pudieran cumplir el proyecto aristotélico de una ciencia eanterior a la íísica•. 'fU" tiende a ronfirn'lar PRIMERA PARTE LA CIENCIA .. Confundir bajo el nombre ambiguo de mt:ttl/isictl la ciencit. t5 En prensa la pl'C$C:llle obra. cap.m¡l 5iga estlOdo hoy enuc: las eimcias que debc:D busI:stx. si la ciencia del ser en cuanto ser no se redtlCe a la del ser divino.ti. 22.. o. valía lanto como condenarse a ignorar la especificidad de la primera alterando el sentido de la segunc!. que: pen:enc:ce e:1 nombft. se aplica sin dificultad a esa ciencia. al rc:chazar b UimilllCiÓD dc:1 ser c:n cuanto al sc:r divino). es decir una ciencia.~:~r~ ~\ ~~tiv~::~. habrá que mostrar c6mo ambas se ordenan..I:k~~g~~~ . DáeAllE. su invenci6n no podría ser obNl de un completo despr0p6silo. sino el ser en su universalidad. Pero. en Iln punto import. no el ser divino. entender que en Jos dos c:uos se trllta de un orden de succsi6n tem~ ral-. de Filo$Q{la primera.. y a est. habrá que conceder que los dos títulos no puedm aplicane a la misma espccu1aci6n. es decir. ha apan:rido 11 de V. 14 mt!ttlfí¡iaz no t!S ItI fiI()sofÚl primertl. S. mi ·m. y Iras ellos la mayor parte de los intérpretes... (Cl'¡loop.) pio. Dipmos aqll( sólo: 1) que dicha lesil nos parece ignorar 101 orlgenel reróricos y lOÍíniCOl de 11 probkm'tica del se:r en ruanlo ser. la ontologÚl y la uologÚJ ". . son la de W. del ser en cuanto ser y la ciencia de lo divino.p"'l. pues entonces. 2} qlle: se: le: puc:dc:n hacc:t 1. }AItGI!Il (Amloukt.ü/lljisictl el útu!o de la filosofía primern. L'obkt d~ l" mll. Por consiguit!nu. . el ser en cuanto ser.rido llamar filosofla primeNl a una filosofía que. aunque sólo respedo a nosotros.=~~~I~ ~ 68 .ll.a últ:ima una posterioridad que es propia de la primera. Pero ~. Montrbl/Pash. como si in\'estigaciones eposdísic::as..ü IUJtio. como a partir de ahora diremos. . por lo demú obvias. UtBNIZ (Ik prima pbiloJOpb. era atribuir a la primera una anleriorichd que sólo penenece a la segunda. que Arist6teles dej6 sin nomb~. mismll c:rílical que: dirigimos contra la inlerprerllCionel u"i/uias (aun cu.'~ n:nJÚlio"e el . y que...nte. viniese despuc!s de la física.iooes del ClIpftulo precedente nos aurorizan a responder: el titulo de Mt!/lljísi.

1..' ceñi'"""dc: los dioses. 16 t. . «los Antiguos valen más que IlOSOtroS-.ha sido d primero en establecer. A. y que no $igni."ªPlatón. una ~ de: su posición personal en la hinoria_ l. AriSle> tdes mismo pagará tributo a ese respetO cuasi.) «Aristóteles --escribe W. Aun admitiendo que la historia de la filosofía no haya dc:sempeñado un papel determinante en la formación del pensamiento de Arist6tdcs.fiquc en él mÁs que una reconstrucción hecha Itprls-eoup y ron propósitos de justiHcaci6n retrospectiva. al menos por respecto al platonismo. 1. la uminiscencia es la exccpci6n. La i<ka era nueva.t • • SQñios Antiguos-quiciiñ $Ibc:n la verdad. es la de un olvido progrcsivo entrecortado por remini5cencias. P. Jaeger. J Ftdro. 71 .CAPITULO PRIMERO SER E HISTORIA Una 8OJondrina no hace VU'IDO. los Modernos. y en otro lugar aludirá 1I. fu ése un hecho cuya novedad merece ser explicada. 274 t • • Ftdro. hace decir a S6crites al principio dc:I mito de Teuth J. !ss a1ma5 acordarse de: las cosas del ciclo a la vista de las cosas de la tierra_ 4. hallándose dotada. de un valor positivo. 210 4. 983 b 32... pues «no es igualmente fácil parll toda.18. Mt/. que debla de: haberse convertido en un lugar común del tl1ldicionalismo ateniense: «Lo más antiguo es también 10 mils venera· blu 1. junto a su filosofía propia. un pasado remoto y en cierto modo 1 AriJ/ottltJ. y «los de hoy. seguirla siendo cieno que la historia resulta invocada siempre en su obra como una garantía supkmcntaria de verdad.reIigioso hacia el pasado.. : Fjltbo. 2l?rqlle «vivían más . (Et. 3. 6.1098. p. Nie. pero si el olvido es la regla. Si hay una hisloria de la verdad. por tinto..o. se han olvidado de C5aS verdades pasadas.

en ese progreso no deja de haber recaídas. y se lo considera aislado. que revda d aricu:r rdativamerue reciente de tu . significa acordarse.lar y un etemo retomo (cfr. 1). frq:.l.y rIZÓn pan que ArillÓ!eles conciba l. l.¡::IOIda en d seno de la historiaaSunica. es decir. pero lqut: hay fuera de eso?. 1. ni dos. y tras ellas remonta el vuelo. ludón humana no es el de una regresión. entre: dos catástrofes cósmicas. que atribuye a la histOrill un movimienlo exactamente inverso al anterior. procedente de la lJÚS remol. ~ . pero ¡con cuánw restricciones! El milo ha perdido el ea:nkter ~mdo que aún posela en Plat6n: no ~prcsa sin mh la tradición. JIl Mtlterol. Mis aÚD: T~ol'L\STO vm al la [eorfa aristol:Biea de las cawtrola d único medio de coociliar la eternidad del género humulO (resu1. 20 t.:ador del tiempo. es también el benévolo aUJ[iliar _ O:Ntplo.. lIquellllS opiniones son.:i.Iébil e imperfccta de la eternidad del Cosmos: «Las mismas opinioIICS reaparecen periódicamente entre los hombres. entonces nos daremos cuenta de que ésa es una tradición verdaderamen· te divina. J. que manifestada el poder indefinidamente n-.1. no hay propíalDel:lte pro. Pero no h.. ide:!. perdi6Jdosc luego cada vez. verosímilmente. alÚlop le mctIeIlU'll en d Timeo de Pblt6n{dr. 'I". idea de la que Platón se habla burlado en el Ripias mayor·. sino infinitas vecen 10. Mmorol•• 1. No por ello pierde la sabidurfa el papel cat6:nico que posda en Platón: librar a los mitos de la gMga que los recubre significa restaurar en su pUIttll la palabra misma de los dioses. J)8 • 7 15. puesto que las cúdlls sucesivas se .l~ (dr.. cuyos vestigios serian los mitos. por así decir. J:I Er. a saber.. si bien DO es creador.klx:n a cataclismos cósmicos ': muy al contrario. o al menos alterado.a:~~ndan':J~ ... Siendo asl que.. ha sido apartado de su función reveladora para ponerlo al servicio de necesidades humanas: la mitología se vuelve mistificación social.de la acción humana.parici6n (Dtu. cú:nci.... dr. Con esas rescrvl.r de II IUtturalwa. 14. Pero hace su aparición otra. Aristóteles llega incluso a oJ· vidar. dice qü<: eran o estúpidos o vanidosos. 270 b 19. El tiempo posee dos rostros: destructor de la naluraiCZll. 8 Wllzal. 22 b. mediante una conversión que va contra. 262l.la idea sofística del progreso de los conocimientos y las t&nias humanas. y que «una galonpara un fulUlO próximo su definitiva perfección: ~Cuando Aristóteles -dice CiceIÓn. hinoria Ileneril de la hu· IlLanidad de otro modo que d deven. ni unas cuantas. sobre todo Fls. Según d P. Aristóteles recoge por su cucnla -eircunscribil!!ndola. la sustituye por la de un devenir cíclico. imagen . aparece aún en el texto. a las artes y la filosofía. Si del relato se separa su fundamento inicial. eso Sl"Illn _maneru corrienta de h. La BLOND (ú. nos enseña que los asiros son dioses y que lo divino abraza la naturaleza toda. paa persuadir al vulgo y servir a las leyes y el interés común .nSmitida bajo la forma de mito a bs edades siguientcs. el sentido de la evo. dentro de los perlodos inunnedios. es 1"lCSto en el activo de la invención y el mbajo humano. Dt Gt.blat.. 14.$ aceptamos la tradición de nucstros pt. El resto de esa [adición ha sido añadido m:is tarde.d~to. al menos es inventor Ól'rri. 23 t. es cierto. Eata ide.• 11. quizá asuslado por la idea de un progreso lineal e irrevttSible. Ni&. el progreso de los nonocimientos y de las artes. dos aWtrcia. lJ ~ ¿2J~. sino que la traiciona al traducirla. Una ide. Antigiicdad y trt. n t).deb1aiospirarlaapo5ici6nhist6ric:aenqueCOOlistia d libro I del DP. en fonna mítica. lino a lo lUmO ~ de cuna pequeña semilla e5C1. 3J9 b 27. a veces. 1115 distintas anes y la filosofía han sido dl"SarroUadas en varias ocasiones tanto como era.• 1098 • 18. IV. 13 Roie. pua B 00I0O para Arist6cda.24.• J.<. perfro. II Ntt_. La idea de una Revelación originari.h:iau~:~~=s:al:emet:~f~a. sino el de un progresivo "vanee. lo cual :Iutorlza el progreso de las tb:nicas 12.. reliquillll de la antigua sabidurla que se han conservado hasta el tiempo presente. ar. p. pero la decadencia 1"' es ya cosa propia del hombre.prehumaoo.:. que _cm: en el desarrollo lineal del penwniento. Dolr0V. Wlte. la creencia en que todas las esencias priml"ras son dioses.~ ~pi~~ ~t:.ri6n de Iluelttas arta . posible. Ciertamente. J51 b 8 u. muy tnti«ua en la obr-ade Arlml!des. hijo la forma de una gmenci6n cirrn. ti. por la intervención de los hombres: cUna tradición. la ir\>. Es cierto que Aristóteles. pero tIUl\bil!:n dice que por lo que :~i D~ ~:o.giq~ ti "'~/bodt cha kistott. 7. peroddiluvionoplIeCJe ser en B lino la verU6n mldca dd olvido: en". J. sus propias lecciones de paciencia.J. a la que erosiona y mina por la acción conjupch del calor y el fria 11. en d progl'<:3O de II!! ideas•.tb::~/~ lbil/.. 486 u. corriente de la historia. de la ettmidad del Uoiveraol . Dt Colto.. no una vez. y. ti COIT. cuyo recuerdo ha sido abolido. No por ello deja de ser tamhién cierto que. 3'1 • 26. 222 j 19. de origen divino.. &rOO humano.• J. 1098.s. de aquellos comicmos luminosos en que aún reinaba una na· rural familiaridad entre el hombre y 10 divino '.dres Y nuestros mis antiguos predecesores» '.reprocha a los filósofos antiguos su creencia de que con ellos la filosofía había alcanzado la perfección. coouwiu • la convicción Jntiml de Arist6tell"l. 1. 72 73 .

a él toca, y dado el poderoso desarrollo de la filosofa en los últimos años, está seguro de que dentro de poco llegará a ser perfecta,. 14, Si bien hay progreso, su ritmo es muy desigual según las distintas ramas del saber. Al término de su obra lógica, Aristóteles, reconsiderando con evidente satisfacción el trabajo que ha llevado a cabo, hace constar que, si bien la retórica ya había llegado antes de él a un grado avanzado de desarrollo, no sucedía 10 mismo con la analítica y la dialéctica: sobre la dialéctica, ..no había nada en absoluto»~ ..sobre el razonamiento, no había nada anterior que mereciera cita, lXJr más tiempo que hayamos dedicado a penosas búsquedas» lS. y cuando más adelante le pide al lector que juzgue si «esta ciencia despro-vista de todo antecedente no es demasiado inferior a las demás ciencias, que han crecido en vinud de trabajos sucesivos» 10, esa llamada a la indulgencia oculta mal el tono triunfal de una parte de victoria: Aristóteles no se considera aquí restaurador de una antigua sabiduria, sino fundador de una ciencia nueva, Esta confianza propia del innovador C5 la de un hombre que cree decididamente en el progreso. Si Aristóteles rinde tributo, a veces., de palabra al .respeto platónico h_acia el pasado, y si inserta la idea moderna de progreso en el ritmo cíclico del pensamiento tradicional, no deja de ser por ello -y acaso más de lo que él mismo cree-- el heredero de lo que Gomperz llamó «época de la ilustración,., La concepción de un avance progresivo de las técnicas y las ciencias -lugar común entre los sofistas, y en las obras de los médicos hipocráticos 17_ es aplicada por él al progreso de la filosofía 1', Pero Aristóteles introcluce en ella una idea nueva:
l' ..... brevJ tempoce philorophiam plan" absolUlam fore- (1'IIJcul(11141, nI, 28, 69, trad. }. HU1'BERT~ (rag. 53 Rose). (Este fragmento. atribuido duo tante mucho tJrmpo al P;otr~plico, patee<: que debe ser restituido, de hecho, al De pbiloJophia, prro !lO vemos rltZ6n. suficiente para objrlar su autrtttiddad, a pesar de I. DÜR1NG, .. Problems ;n Aristode's Protrrpticus.., EranoJ, LII (1954), pp. 163-164). Este tono de conquista se concilia mal con el pretendido ~escrplicJ5m()ll- -o, al menos, ..probabilismo_ que, según BICNONil, los epi· cúreos Colotes y Di6grnes habrian criticado en los primeros escritoS de Arist6tele•. En realidad, como el mismo B1GNONil sugiere (L'Ari<lol~l~ p~rdUlo e la formazione fi/oJofic/I di Epu:uro, 1, p. 40 ss,), Colota y Di6¡¡rnes han IDmm por escq>ticismo lo que no eta sino un artificio de presenta<:J6n median.te t~is y anlltesis, o, de un modo más profundo, un m~todo dialéctico

él no concibe ese crecimiento cuanritativo de los conocimientos, don- l de se deposita en capas sucesivas la experiencia de la humanidad, I como un proceso inddinido: vislum!>~. yi.!.!i~ q¡mplimiento, y es ese cumplimiento entrevisto d que da sentido a los esfuerzos parcelarios de los filósofos dd pasado. Platón despreciaba a los filósofos mediocres 19. Para Aristóteles, no hay filósofos mediocres, sino hombres que 11an participado con mayor o menor éxito -un éxito del que ellos no podían ser juecesen una búsqueda común: «La especulación acerca de la verdad es, encuentra algo que decir sobre la naturaleza; esta aportación, en sí misma, no es nada o es poca cosa, pero el conjunto de todas las reflexiones produce fecundos resultados, De manera que con la verdad ocurre, según parece, algo similar a aquello del proverbio: ¿quién seria incapaz de acertar con la flecha en una puerta? Así considerado, tal estudio es fácil. Pero la dificultad de la empresa queda mostrada por el hecho de que podemos poseer una verdad en su conjunto, sin por ello alcanzar la parle determinada a la que apuntamos»:IO, As! pues, toda opinión en cuanto tal remite al horizonte de una verdad, en cuyo interior se ha constituido necesariamente; cualquier proposición que se enuncie dice algo sobre la naturaleza y el ser, pero no responde sin embargo a la pregunta que le planteábamos acerca de talo cual ser en particular: aunque permanezca dentro del ser y la verdad -pues ¿cómo podrra sustraerse a ellos?- nos habla de algo que no es aquello acerca de lo cual la interrogábamos. Reconocernos aquí la teoría platónica del error, pero en cierto modo in· vertida: si el error C5 una confusión, sólo es error por respecto a su objeto; pero en cuanto es un enunciado positivo acerca del ser -aunque dicho ser sea otro que él que investigamos-, ese error sigue

I

~k:n~~~t~J~fi~i1;:rd~~~~;~::~ ~~::d~i ~~~~eC~d~if¡f~t~

rebus in con/rlUillJ parUJ diJurendi, CICEItÓN, Tusculill1iJJ, TI, 3, 9), del mis.
mo modo que tampoco Plat6n pued" ser tildado de esdptico por haber "5CI"Jto

:'t~br::g~i~~:U:~e¡O;:y~íi~~~::en!lO~ as'::'Dt~~Or~~~~;:u:det':~i;~

dW~~r<1.JofiJt.,34,I84al,
10 lbid., 181 b 3.

184bl.

17 Sfr. especialmente: Sobre la mdicina a,!/igfUl, 2 (ed. KOl-ltEWEtN, pá· gina 2). Ch, P,·M. Scl-lULL, Essai "" la forma/Ion de la pensü grtcque, 2.' ed., pp. 347·"2. 11 En Iill pasaje de la Polllíea, ARISTÓTELES duda. en aplicarla al arte del legislador, que también debe tener en cuenta la necesaria estabilidad del Es-

sobre 10$ Antiguos...bisoños en toda. las COtas.; .. Nuestros primeros padres, hayan nacido de la !lerra O sobrevivido a alguna catistrof", se asemeiaban probabletPente al vulgo '1 !os ignorant~ de nuatto !lempo: ésta es al menos la idea qu" la nadid6n nOS ttan.mite acerca de los hijos de la tierra, y seria entonces absurdo seguir las opiniones de aquellos hombres,. {rI, 8, 1269 4 4). 1'1 Cfr. Tutelo, 173 e: .. Voy a hablar de los corifeos; pues ¿para qut: mencionar a los fil6sofos medico:;res?,.. :10 Met., «, 1, 993 " 3o.b 7 (trad. TRICOT, modific:>da), Hoy se admite que esl" libro, aun cuando haya sido redactado por Pasidéa de Rodas (wmo afirma Iilla tradici6n que se remonta a la antigüedad) uliliza notas, quizá anti· guas, de Arist6teles. Se advertirá la roonancia plat6nica de cienos pasaja (definid6n de la filosofla como «esprculad6n acerca de la verdad,.; metáfora del tiro con at'CO, que recuerda la caza de pájaros del Tutet", 198 a ss.~ y, alh'<> más addante, metáf0t'8. del deslumbramiento, que recuerda el mito de: la caverna y volveré a ser utilizado por TEOFllASTO, Metat., 9 h 11-13).

~d~~~~oses~e "::~~:n!ded~l~si~a~ ":f:is~ ~~olay j~":Ja::~:

74

75

siendo verdad por relación a la totalidad. Si dIo es así, ¿aCAso la tOo talidad de las opiniones ----aunque sean, en cuanto parciales, erróneas-- no nos conduce a la verdad total? De esta suerte, queda para· dójicamente rehabilitado el esfuerzo colectivo de los investigadores modestos y desconocidos. Pero también resulta implícitamente exaltado el papel del Filósofo que consigue dar sentido a esos tanteos aoonill105, como el de un general que, al final del combate, convierte en victoria los desordenados ataques de una tropa aún bisoña!l. 1 Nada se pierde, pues, en la historia de la filosofía, pues todo con, tribuye a su perfección. El pensador más oscuro adquiere un valor reuospectivo, si sus modestos esfuerzos han preparado la venida de un filósofo más grande: «Si Timoteo no hubiera existido, habríamos pen:lido muchas melodías, pero sin un Frinis no hubiera existido un JllDOteo. 1..0 mismo sucede con los que han tratado acerca de la ver· dad. Hemos heredado las opiniones de alRUflOS filósofos, pero otros fueron causa. del advenimiento de ~ton IZ. Aristóteles ha visto con claridad que la oeoesidad, en la producción, no sigue el camino del antecedente al consiguiente. sino del oonsiguiente al antecedente: es la casa ya construida la que confiere a los materiales su necesidad como instrumentos ZJ. ¿No ocurriri lo mismo ron la g6Jesis de las ideas? Frinis habrla podido carecer de sucesores y caer en el olvido, pero es el éxito de JtmOteo el que confiere retroaetivamente a Frinis la aureola de precursor. Si enfocamos la historia en el sentido que va del pasado al pon.-enir, no vemos en ella más que una ciega acumulación de materiales; $i, por el contrario, volvemos la vista del presente al pasado, esos materiales adquie. ren la significación de materiales f'4f'1l una construccióo; lo que era balbuceo aislado se convierte en contribución I un pensamiento filo- . sófico que e:tmina hacia su cumplimiento M• .Esta marcha en cierto modo retr6grada, que ve en el pasado la preparación del presente, no era excepcional. por lo demás. en el pensamiento griego: ¿ICI\SO el mismo adverbio, 'IU:P0G6w, no designaba a la vez lo que ya ha pas.uJo y lo que se muestra especialmente ddante de n05OUOS, mientras que lo que viene después de nosotros sucede a espaldas nuestras

(61:IClllEv) y sin nosotros saberlo, en cierto modo? zs. Los contemporáneos de Frinis no sablan que iba a tener a Timoteo por discípulo, y no era neeesario que lo tuviera. En cambio, la relación retr6grllda que va de Timoteo a Frinis, como de lo condicionado a la condici6n, está marcada con el sello de la necesidad: necesidad hipotética sin duda, en el sentido de que tanto Timoteo como Frinis habrían podio
necesario. contribuyen Timoteo y Frinis. A decir verdad, Aristóteles no llega a tanlo: seria preciso que la mosoffa hubiera llegado II su perfección para que la necesidad absoluta de su esencia rdIuyese sobre la hismria de su advenimienm; pero, como vuemos, las pers· pectivas de estc cumplimiento, enlIeYistas por un momento en el De pbilosophill, irán alejándose poco a poco, hasta el enremo de que Aristóteles acabará por dudar de que la filosofra pueda tener un término.

::d:x~t~í' l:'dete~t:~~e:u~:oe~~~n~o~b:= aS~:f~~

Sigue siendo cierto que, a falta de perfección efectiva. es la idttl de un eumplimiento fmal de la filosofía la que guía con maror frecuencia a Aristóteles en su interpretación de los filósofos del pasado. El libro A de la Metll/biu es buen tjemplo de dio: a partir de la teoria de las cuatro causas. considerada por él como definitiva·,
Bar.

L

BI.UNS(:Hvr¡;x¡, L'apbinru bU!1faiM

tt 1#

p. '10; Pdo!. ScHULL. U domjll41~lI' ,11M pouibkJ, p. 79. • AIJSTÓ'I"EUS ~t~ B. mismo a la Físia (dr. 11, ) y 7) c!oIwk, lqÚD dk:e,la di&tinci6n mIro: wCUlI..tI'OClI.US85lu.sidosuflCicntememeprobwJa 1M"., A, l, 98) b 1; 7,988" 22; 10,993" 11). El la hislori. de la filosoH. sepresentall<JUf CtJIIlO una pn>eba /bIÍnadJl. OClIÜlI'IDI.f una teoría que /uislÓ!d... habr&: docubierro mediante una rdlai6n indepmdiente de la

e-JJjt~

pbYJu,u,

reamo.

o bien dekubrirnDl)l alguna

clase de causa, o bien se hará nW firme nlll:Rt'Il confianza en l. a t ~ pn:sentoo (A, l, 983 b 4). Como en de apen.r, lo que ocurre "" eslo úllimo, y Arist6le1es se otOfltl, • si mismo un
0InI

h.istoria:.Esleaall1ellserideutilj¿adpar:anues!n..m12IinYel~.puea,

aprobldot.lfinaldesuc:umenhuIl6rico:.La""'lI.CIiruddenuesuoani1isis de tu c:ausu, en cuanlo S su número y m cuanto. su natunle:za, ~. pues, confirtnlda por d testimonio de lodos ""1'" fiJ6.ofos, m ruón de su /icd,
Ill.isms impolenci. pan. describir otro tipo de CllUSP (A, 1, 988 b 16). En rcalic!ad, la "",posición del libro A, que ... biJl6ri1;" y no meramente J()X(JU"
rep~ta

I~rm¡no por t'IlZÓn de ser dc [a serie. Como podremos oomprobarlo en otroS casos, la e!CC1iva priclica de AtiSIÓtcl", no correspondc siempro: • ~ int~ones 9ue <kcl....., concroe d, hubo dema· siada imporuoos a la rusloria de la fdosofla como P'lr. que él. li¡¡nifique

orden, aun siendo

ti:óSteb ~r~':;di~lab~b ob~=la ~: a su y, dio,
tanlÓloparllélun~Dto$Obreaüadido.

mucho mlis QUe la confirmación <:J:!rioseca de una teoría d ..

::::::

;~¡.= ~~:;

76

77

no a formular la taz6n de su propia leetfa, «habrla ase:nlido ioevilabf: mente a ella, si se: la hubieran presemado.:It. . Esta distinci6n e?tre la comprensión -o m's bien la incomprensl~n_ de una doc~nn.a.po~ pan~ d.c su mismo nutor, y lo que po. ~namos llamar.su slgn.If¡~cI6n obJetiva, conduce a Aristóteles ti practIcar una especIe de ChVllJC en la obra de sus predecesores. Si bien es ci.erto (ju~ .un sistema es siempre verdadero en algún aspecto, tamo blén mamfiesta obligadamente su insuficiencia en algún aIro. La ce. guera del fil~fo ~ara con la veydad de que es poreador no puede por menos ~e mflUlr en la expresIón de tal verdad: la intención pro~a~ p~amente po~ se:r incon~:me, no llega a articularse; la Idea Iillpliota 00 consIgue constltutrse como sistema consciente. E5.to es sin duda lo. que ArisI6tdes pretende sugerir cuando opone el ~&;~~~v, lo que los filósofos quieren decir y lo que de Hay como una especie de impotencia de: la verdad, por la cual la intuici6n profética se: degrada a OOlbuceo informe: así, para el caso de Empédocles, AriSl61des recomienda «atenerse: más bien al esplrilu entoll<:es ~ verse en la ~stad y el Odio un presc:ntimien'to de la causa fmal. Pero hay tambIén una especie de maleficio de la ver. dad, por el cual los filósofos dicen a menudo lo contrario de lo que quieren dcdr: as! esos mecanicistas que quieren explicar el orden del mundo en virtud de una feliz coincidencia de movimiemos desorde. nados, y que «acaban por decir Jo contrario de lo quieren a saber que es el desorden lo narural, )' el orde~ y buena displsici6n lo anri:
("'lhGlCl) que a la e:z:presi6n literal, que es mero lartamudoo. ». sólo

::=21d:e~~dcS:~s~:;:~:t~;.1~~,tb~s:orali

de:

Arist6teles se: vuelve hacia los sistemas anteriores para ver en cada uno de dlos el presentimiento parcial de la verdad total. As! pu~, la comprensiÓD hist6rica es retrospectiva, justamente en la meduia en que el lodo es lógicamente antmor a las panes siendo croooJ6g.icamerue poslerior a ellas. Se llega ~ a la paradoj~ que muchos filósofos han sido ciegos para la verdad que en si

natural. JI; sostiene, comenta Simplicio, una proposici6n que es «a la ...ez contraria a la verdad y a sus propias intenciones. J1: expresi6n Joblemente notahle, pues postula a un til'mpo la coincidencia dc:l l{uerer ftl0s6fico y la verdad, y la consciencia del filósofo por respecto a su propia voluntad. Tras el sistema, ArisI6teles busca la intenci6n, y tras la inrenci60 empírica, el querer inteligible; median· h.: esta última disociación, inaugura un tipo de historia de la filosofía

(le que la primera sea con frecuencia una versi6n mistificada de la lóCgunda: la inexperiencia de la juventud basla en general para expli. ('nr que su «tartamudeo» no se encuentre a la altura de su buena volunrad, o incluso de sus intuiciones ll; pero, uf como el hombre Illaduro transfigura las iluminaciones de su juvenrud, as( también la masoffa, al acercarse su cumplimiento, hace justicia a su propio pa· s;¡do: la verdad del final se: reconoce a sí propia como en sus orígenes. El movimiento de la histOria no es, sin embargo, el de un desmbrimiento perf«tamente progrrsi....o . Y elJo porque no todos los filósofos participan con la misma sinceridad en l. común búsqueda .Ie la vudad.: los hay que muestran una volunl1ld emplrica no sólo ,le retorttr, sino de negar pura y simplemente la intenci6n de: verdad. Tales son los sofistaS, o al menos, de entre dios, los que no han ha· blado para resolver problemas, sino por el gusto de hablar x. En manto a aquellos que, como Hc:cidito o Prol2g0ras, han ido a parar :t resis 5Ofutic:as en virtud de una rdlc::xiÓll apresurada sobre difiCllIlades reales, no hay que tOmar en serio lo que dicen, pues «00 es siempre necesario que lo que se: dice se: piense:.~. As!, quien niega
lahra va más lejos que el pensamiento, y si lo traiciona es por exceso, por defecto. El inrc5rprete ya no deberá leer la intención tras el sistema, pues éste no traduce aquélla -aunque sea imperfeclamen. 1(:- sino que, en el IImire. la niega. El intérprtle deberá mosrrar (,ímo la doclrina vivid. ,aldvola) de tales fiJósofos está en contra.lim6n con su dicurso explicito ().Ú¡o~). Por lo demás, impona menos
110

r\lÓsoC=: ~~~:;~í 1:~~:a~~~6:~~si:~c:S:~:

~Cer~~~:bd.1 X~~f¡le~:a~~~d~~6~~~t~e~en:r~~;í~U~f:r~~

llOlI1)Q

B NeJ., B, 6, 1002 b 27 (a pr0p6siro de loa partidarios de las Idas). ~)~ b 6(a prop6cilo de los pill.l6ricol); B, 989 h, (rap«IO.

~.~~~~':.~~'I:::queindi~er:ti: bnti=r>c:P, ~u d'hiJto;,~ dI: I. pbi/osoph~, 1928, p. 71).
:JO

,•• f~te ICODlpamela de la conscieIIcia oonlem~ de did>a ver.

: ~~;.~ :',~~". ]2\ltIA~ 1~'993 • 2J (a pro¡Qilo de Em~) ~í~~~~~IO~~~:~t~a:~~

r_Jdfan razonablemente pensar, y e:xplicar esr. contradieci6n. Pero ('!llanees, ¿cuál ha podido ser la contribución de esos filósofos a la
JI

:I~: 1:'J~eddi=~~!:s==~/~~~: ~j=:J¿:uS:~
De Codo, IlI, 2, J01 • 9.
T~ mi

..J.

JJu-'M'::: ~~\o, 993 • 1'.
x

»

q>O.; n¡. Ar,&-. X2i ::"'" n¡. la"...,

¡w.ap",.. (SJIolI'UClO,

Mu., A, 4, 98'.4.

Mn,r."

1009.20.

.D

Mt:t.,

r,3, 100'.2'.

78

7'

: fa~r;e:enhaM=~én~:f~ :rc~li~:/:;o~~a b~~:flC:~:
~~e~~~~~=r:i ~~od~fhtle~r: ~~~a fd~~~~~~~~~:d;ef¡~xi~~dd~

historia de la verdad, si la letra de su sistema es en rigor impensable, y si su pensamiento real al menos (eso procura mosutt AristÓteles) no difiere de la vulgaridad cotidiana? Para conveocttse fácilmente de que eso representó un problema para Aristótdes, basta compatllr la avasalladora marcha de la exposición histórica del libro A, donde cada filósofo se halla justiñcado por el movimiento ~uoactivo de: la \'t.rdad finnI, con la acc:rb.1 discutión del libro r, ruyo objClO es librarse de adversarios que oponen obstácu.lO$ previos a OJalquier búsqueda eficaz de la vudad. Arist6teles no ocuha lo desalcDudor de semejante situación: «Si los hombres que con más claridad han visto toda La verdad posible paf1l nosotros (y estos hombres son quienes la buscan y aman con mayor ardor) », expresan tales opiniones y profesan tales doctrinas sobre la verdad. ¿cómo no van a sentirse desanimados quienes abordan el esrudio de los problemas filosóficos? Buscar la verdad seda entonces • romo perseguir pájaros volanderou", Volvemos a enconar llquf, ha variado completamente de un pasaje al OIm: en el libro 0;, 10 extraño erl no dar en el blanco; aquf, lo extraño sería acertar. AlH, toda opinión remitÍa ::l un horizonte de verdad; aquí, el descubrimiento de

.las y vueltas auh. Pero, más bien que expliCllrlas, prefiere negarlas, <> mejor no tenerlas en cuenta: Jo que impotU no es la sucesión de becho de las doctrinas, sino su o,den por respecto a la verdad. Aris-

ros el movimiento iruversibk de la \·erdad. Si el Ubro A de la Mdtl/isictl DOS ofrece una coojunción tan perfecta del orden cronológico y el orden lógico, si nos persuade de que, lanto de hecho como

:::~:~~:~i=eli~tk,~elelti~~~des~~: ~~= ~:~~~~~cfi~e:~:~t~~I~~~ ~e:Ie~:;:ekef~:

nAr:ó: teles. Pero prueba al menos que la existencia de la corriente sofistica -a la que incorpora arbitrariamente otros fil6s0fos, como Hefliclite:-- aminora en su opinión el valor de la crttncia, que parecía manifestar el Ubro A, en un progreso lineal del pensamiento. El hecho de que la crítica sofística haya permitido nuevos progresos a la filO5OfIa, es algo que la obra misma de Aristóteles -quien, corno veremos, sofistas el papel que en el libro A atribuye a los físicos: el de: p~ grcsivl preparación de su propia doctrinl. Para que lo bubiera heme, habrfa ~do preciso que reconociera el valor po5itivo de la crítica y la potencia de lo negativo.

~t:~~:~~coSQ:::e~Es~~~:~ha;;~~'~:=r~rt

dIo se debe a que Aristóteles, por 10 demú muy conscientemente, liC toma ciertas libertades con la historia. No de otro modo, pareL'e, cabe entender el pasaje en donde Ana:dgoras es presenlado como ..de mh edad que Empédocles, pero po5terior a I!:l por sus obran-. Alejandro JI comete aquí un error al entender esta posteridad colDO inferioridad en cuanto a rni!:rito: la palabra 5oupo; sugiere, sin duda, 11M idea temporal; pero hay dos tiempos: el de la edad ("tiJ i¡}..Il':~), y. el de las obras {'tGi~ !PTGt;1, el tiempo empírico y el liempo inteligible, que no siempre coinciden. Esta irllerpretación parece confirmada por otros textos. Asr, Anadgoras es presentado como posterior a Emp&locles en espfritu y en verdad, dentro de un pasaje donde es evidente qlX: Aristótcles habla de algo que no es una sucesión de hecho: ..Si se sisuicra el razonamiento de Anaxágoras daodo articulación al mismo tiempo a lo que quiere decir, su pensamiento aparecería sin duda como más moderno {~'l"'G:l;pr,:Q"tipwc;\ [que el de Emp/!dodes)_40. Y la misma idea hallamos en el Dr Codo, npliClldn casi en los mismos tirminos a la rebción entte los atomistas y Platón: «Aunque pertenezcan a una I!:poca posterior, sus concepciones :u.:uat del problema que nos ocupa son más modernas (It(llvo~ipo:tt;) [que las de Platón).~l. Esta última rerlc.xi6u es tantO más notable por cuanto en el libro A de la Mrttl/íJif(J los platónicos vienen sin discusión despub de los atornisras, a la vez cronológica y lógicamente: así pues, hay un tiempo diferente para ,-ada problema, y el que es moderno en un aspectO es antiguo en otros. ¿En qul!: se conviene, troceada y recompuesta de tal modo, la bis_
:11

Md.,A,J,984 .. 12. 27,26.

Aristóteles recoDlX'e en varias ocasiones que la historia dectiva no siempre coincide con el progreso inteligible de la verdad: hay caí. ,. Arinótde¡¡ ~ de etu puaje$ de o.:m6crito, Emp6:\ocla:, Pan1J6. mOes, Anmgonts y Homero que. admiten la verdad de !as apariencias, ., por lanto la verdad de 0($1 tonlfllC!lClorias, yendo uf en d miSlDl) JeDtido que:

Pro~"l009b)).

b Xl. AristórdQ, romo sabido, al meno. ..... obras flAcas, mlN5tt1l una gran ""tima poi" b .llllllisru. A ..aqud1oI ~ ""han dcsvi.do de: la ot.erv.c6n de: b be::booI. ca\1II. dd.oo., de: b ruodia1kticos. decir, le. pbtónicos) 11:1 opone b De. ""úcriro, ..hui vivid,) en CXIlllaClO Wni1W- con Jos fen6menoP (G~" . ., Q"r., 1, 2. 316 • , SI.). Incluso en d libro N de II Ntl"lrk. (2, I088 b 3'), ArisItJl.cles repnx:Iuo • b pIlt6nicol SIl ..maneN arme. de plantar Jos prol:>1cnas,.

:

~'~,8í~,b~

es

en

nmiemos .

(es

que, romo

(~cnQI'f,_clpxalü4

8.

81

un estado de cosas tal quc conlleva \ma contradicción.. ésu anima y mantiene también a aquélla en sus .Ól'tvOI). Aristóteles cita dos ejemplos.. seda que la dIagonal fuese conmensurable»~. ar.. Pero entonces volvemos a tropezar.. que debe contar con recaídas y desvfos.). y de la necesi. proyectando sobre el pasado una El origen de la filosofía está en ". Pan. 984 11 18. Pdr/.La comprensi6n retrograda. Ahora bien: el correlato del asombro es la aporia 4'l. do más asombroso.. pese a sus tendencias materialistas. Así pucs.ia la vía que no hubiera debido abandonar: de esta suerte.1:1 con frecuencia de una «coerción de la verdad»·7. no puede . . de la contradicci6n entre el carácTcr finito de la diagon~ y I~ imposibilidad de ~edirla según un proccso finito.~ar la histor~a a su manera: en último término.o ~fldTfl<1) les trazó 1·1 ramino y los obligó a la búsqueda»".. para un geómetra. Aristóteles se condenaba a arre- Nos q~eda IX:'r averiguar si..En este roo". la fJ!osof¡~ no nace de un Impulso espontáneo del alma... • Mt/" A..:~a~s:rf~?:e e~~ ~~d~de~:C:."llJ1<. ':in duda. 82 83 .apal.. Análogas expresiones se en"II('l1tran a menudo en las exposiciones históricas de Aristóteles: ha1. ~Íal~~~ ~U.I asombro ante ese primer asombro. .!.~ . motor y regulador a un tiempo.Ii~¡intos momentos.. sino de la presIón misma de los problemas: las cosas se manifiestan se nos !mponen co~o oontradi~torias. En el primer caso. 1 642 " 27 (I pr0p6sim de I'Ó.r¡B. como no I il'l1e más remedio que seguir los fenómenos. ningún vicio fundamental del espíritu humano.. 1.. Pero la demostraci6n perdía entonces mucho de su fuerza: si se modificaba el orden cronológico en beneficio de un orden 16gico que incluso llegaba a absorberlo.trazan el camino al filósofo y 10 emp"j"n adelante..la flctloa. "OS Jamos cuenta de que pueden tener dos sentidos. el tiempo no era ya toria real? Al querer entender a sus predecesores como continua preparación de sus propias doctrinas.w. l.:~t~/m~t:r:t~~.. e! de la marioneta que se mueva sola y el de la inconmensurabilidad de la diagona! de! cuadrado.. . entonces la génesis real se . y bajo la presi6n de la vadad. la historia conseguía una unidad y continUIdad retrospectivas. los fenómenos -términos que deben considera~ aquí.génesis ideal. 986 b . como equivalentes.ilO de Empooode$). 1".~~. como suscitadoras de proble~as.el asombro de que las cosas sean lo que son..onye~t~a en . facultad que s610 pertenece a los seres vivos.• Dcm6crito). 41 Met.téti~:~tan~ell~. nos Impulsan a Investigar. a rc:..:~c~~~ smo un medio ambiente adecuado para proyectar en él sucesiones inteligibles~. son. Pero ¿dc d6nde proceden tales resistencias? Y si la verdad es el principio. en efecto.. animal..introducir la I'ltlIlIlidad sensible en el plano de la opinión. Anst6teles no no~ informe a veces acerca del efectivo pi'O" ceso de la verdad y la géneSIS real de los sistemas filos6ficos.(". :5. 1. de la investigaci6n filosófica. 3. es decir. O bien lo que hacen es encaminarlo por la fuerza ha. d).. 0. Gr. obli1\'"1 luego a! filósofo a reconOC'erlas tal como wn. que rompen el desarrollo lineal del pensamiento. animal. a fin de explicar los errores.~.¡y wl<. aunque sea mediante indicaciones fragmentarIas.le pretil: corrige las desviaciones y vuelve al buen camino a los ¡. y la misma causalidad de las ideas apar«. Me/. que choca con n.:. Cle~tamente. en el plano de la "xplicaci6n. Empédocles. no nos dan tregua hasta que nuestro asombro llega a ser inverso: hasta que nos asomo bIllmos de que hayamos podido asombrarnos alguna vez ante el hecho de que las cosas sean lo que. La . ta. Por tan. el asombro nace de la contradicci6n entre el carácter ina~mado de la marioneta y la facultad que tiene de moverse por sí mIsma. a. con la dificuJtad suscitada por la existencia hist6rica de filosofÚls malas.. la filosofía describe una cuva que va desde el asombro original' 1III'Ia e. A. y si las cosas sacan al 1"'lIlbre de su ignorancia satisfecha para convertirlo en filósofo. ¡" verdad. o bien las cosas.·IItO --dice Aristótelcs-la cosa misma (a·ho. meluso a pesar nuestro. no tuvieron "ds remedio que recurrir a una nueva clase de causa: . contra las tendencias propias de su doctrina. Cuando los fil6sofos se percataron de que la "lIl~a material no bastaba para explicar el movimiento. ¿cómo explicar IlIs extrav[os de los filósofos? Es característico que Arist6teles jamás invoque...E~~e~ec~s~~aía~e~lid:dr~~6de~~~fi: ~ . 3. Parménides se ve obli1". Pero si analizamos tales expresiones situándolas en su contexto.sistenda. 642 " 18 (a prOpó.~ "'~o). por tanto..I"d que fuerza al fil6sofo a «seguir los fenómenos»". 984 b 9 (V>:'a~'<i¡a ~f¡<.:spistados.. A. pero a condición de sacrificar su proceso efectivo. a! menos aparente. Si el origen y el sentido de la investigación es determinado por la I'n'~ión de las cosas. en el segundo caso.:xpresi6n misma «coerci6n de la verdad» parece indicar que la ver· dad debe usar la fuerza para imponene y. dvapal.1(10.31 (Uap\u. C&1! ex~ l'cpción de los sofistas ---que prefiere a veces excluir de la filosofía.

Pero compl'CDder por qué una doctrina 1"0110 parecer veros!mil a su autor signÜica a la va ponerse en guaro Ili" contra su falsedad. ~ del deseo de eliminarlo. y por eso está siempre más o menos JustifIcad? El erro~ no surgc del desv!o. DO debieran ser juzgados expenena.nos visto.bles. voluntad. pues l:al modo de proceder conlribuye a consolidar b confianza: cuando mostramos como razonable (c5'kITfIl"j el motivo 'I!lC hace parecer verdadero lo que DO lo es. en Vel. conduce con frecuencia a interpretaciones notl'.~~d~nados por su búsqueda. A la coaci6n de la verdad se opone as. como 100·. Hay como una Suerte de ~rcia de la investigad6n. inO consistiri en devolver a dichas intenciones su fluidez en volver a hallar tras el sistema el asombro inicial que lo ha suscil~O Y el movimiento que lo ha constituido? Aristóteles insiste reiteradamente en l.. OpI. al petrificarla. idea de que todo error es. 1082 b J. cristali7-l'!dall C?mo hipóteSIS y extrapoladas como ficción. comprendieron que el Uoo no podía ser causa de su p~io mov~ento. sino también desaJbrit 1. compren. Parecida . Darcnos aqul tan 56\0 .de su errónea crist:ilizaci6n I~.Igunos ejemplos. su inaactitud hist6rica ". pero 00 se trata de dos fuerzas iguales y antagónicas: la violencia del discurso 00 baee sino prolon. «00 sólo es preciso exponer la verdad. liS! como las razones por las cuales la primera se ha descarriado o degradado en el segundo. Arist6teles muestr3 en varias ocasiones que la teoria anaxasórica de lo homeomeria y la mezcla fue elaborada como respuesta al asombro suscitado por el devenir: icómo es que tal cosa puede /l~gllr 11 S~ tal otra. perd que rehusan . cierta· mente. dice: Arist~ r. lugar privilegiado des· Ile el cual se contempla II un tiempo la intención de verdad y la {:llscdlld del sistema.OS ~emaslado rlgldos. El papel del hiStoriador. No cabe duda de que una leorla especialmente embrollada se adara a la luz de esta explicación: la homeomería y la mooa aparecen desde ese punto de vista. sin mala. sigue espontáneamente su ca= y acaba por perder el contllCtO coa lo real.11 rn principio." hasta el punlo de olvidarse: . :n~.:. en concrelO. 31. De este modo los eléa?. M~u.. petrificadas. universalmente admitido. que hubiera sido la del movimIentO. La hipótesis nace del aso~bro. ~~~. COlllilltuye propiamente lo que Aristóteles llama fi«i6n {'rMoflD:):cUamo ficción a la violencia que se hatt a la verdad ron tal de ~tisfa<:.si cienos principios t~ a aceptar cualquier consecuencia. aplicado por Aristóteles con perseveran· da. Por ello.~ ':.:1: en vez de dar explicaci6n positiva de sus eJ:trlIvíos. 984 • 30). Dicho método. un sistema que.los filósofos se: han equivocado sólo por ir demasiado lejos en sus 'pretensiones de verdad..~do bien la necesidad de principios eternos.r una h!p(itesis. ~ ~tll' una segunda causa. la traiciona.:si~~is~e~~. de esa impermeabilidad a la ~~¿"r.av::a:J::~. o cuando actúa en un sentido distintO. no tanto como una solución que Adstóte1es pretenderá apor· .~.ad?l:ur otros que no lo sean: «Nuestros füósofos. especie de arqueologla de doctrinas. filósofo. por amor j~sfór.es. puesta en marcha por las rosas IIllSmas. convencidos de poseer princi.I la vloleDCIa del diSCUrso racional. . : 51 ~ co~a de esa obstinaci6n. verosrmil. sino buscar 1r". razonable: lo cual apresa generalmente el tl!:nnino c5-rO"ftX: $l. cuando no se quiere acomodarlos a la ex.. la equivocaci6n de los plat6nicos que han.s. a las que 00 nlbrfa reprochar.= 84 M. aun cs oonsldera~o como una verdad parcial. y en ese momento 111: ~ misma los obligó a una nuev. prefmeron negar el movimiento mismo: quev. J. 7. penenCla..a.::C~~~~~:~::fi:~n u~o:Oae!u~a. 11. Aristóteles se ha esforzado por cumplir dicho programa: la profundidad de sus análisis hist6ricos se debe a la búsqueda sistemática del motivo vCToJimjl.: significa distinguir la inteoci6n ---que.C311sa d~ error reside en la fidelidad inoportuna a prin. ~ dicbI impemxabilidad il b ~ no . según el cual el ser no p~de provenir del no-ser?!!I. gar por inercia la coerci6n de la verdad. puesto 'lUC DO pl""tenden informar de argumentos carticulados. El infierno filosófico está e~pcdr~o de buenas intenciones. Cl!usa del ettOr.• A. es necesariamente buena-. sino de la rigidez: de este m~o.~~p:'ci=. la cual...a búsqueda.·I~I~ t""3&'~ (M~t .. que ignora su partlrulat punto de aplicaCIón en la totalidad. reforzamos las razones l"ra creer en la verdad. cuando ésta ha dejado ya de actuar.. Esa .. si esta últinu no estuviera presente de algún modo en aquélla? MJb aún: ¿romo 6plicar el cambio sin controvertir el principio.:udis~~~ =... ~~..lS ellos motivaciones esencialmente ocultaS.·les.

.. y consentir en atribuirla un puesto. Más notable aún es la aplicaci6n de semejante método a los sofistu y. a nn de expliCl1r las desviaciones aparentes.. de la filosoffa.1062 b 20. examinando cuál ha sido el otigen {tipzf¡)de esta opini6n. w 5t !17 M~t.. de los problemas. La explicaci6n genl!tka de Jos sistemas lleva asf a una concepci6n de sus relaciones muy distinta de aquelln 11 que conduce su compren- mena M~. según la causa final . ¿no expliCll aquí lo que la filosofla condena? Arist6teles no retr'Ocede ante tal consecuencia: la elI:pliCllci6n según el origen llega a justificar. cuanto como el problema mismo hiprnaasiado.aip!::r!. 1009 . 2. 1004 b 22 u. r. 22-}O. y por ende a salvar. si no en Ja historia de la fil0s0ffa. los re~ O las recaldas en la «ficción. que. Aristóteles timde a explicar la aparición y conlCflido de los sistemas en virtud de una «coerci6n de Ja verdad.. Enton. Origen por 10 demás doble: de una parte. la comprensi6n podía producir la ilusi6n de una explicación según el fin y el todo. data de la estancia de Arist6teles en A. más en general. Jaeger. introduce el ser en el oo-sc:r y el no-ser en el ser. que no es tanto una llamada o una. libro que. 6. Ahora bien: explicar.stica. r. es &cir. JI. en cierto modo mecánica. de otra pane.. y por relación al cual dicha totalidad se orientase según una sucesi6n. 1. ¿no es absolver? y la historia. según W. en este otro caso. Si es cierto que lo que distinguen sofístiCll y filosofía no es tanto una diferencia de contenido como de intenci6n (1:p. aspiración CUlOto la presión. K. la observaci6n psiool6gica según la cual «lo que partte dulce a unos parca: a otros lo contrario•. cfr. cuando todavía podfa mantener la confianza..talidad de los sistemas anteriores.Esa concq:rión es sin disputa la clave cid libro A de la Mda/isica. el mismo asombro ante el devenir que había llevado a Ana:úgonu a su teoría. al menos en el concierto de los filósofos. a quienes niegan el principio de contradicci6n: «La aporia que suscitan puede resolverse. .. y que. Más aún: aunque Arist6teles nunca hubiese llegado a asimilar por completo el movimiento retro. esa no--Hlosoffa que es la soff. manifestada unos años antes rn d De pbiJosophia. ces. no sólo posible sino próxima. reconocer en el sofista una intenci6n recta significa hacer de él un fil6sofo. y en nombre del kgJ'úrno principio según el cual del no-ser no puede provenir el ser. es cuando Arist6tdes se inclina a atribuir de inercia a la investigaci6n... o sea de un pm"odo bastante antiguo. al descender a detalles.ssos. grado de la verdad y el movimiento retrógrado de la necesidad. en la conclusión. 86 87 .)". Sin embargo. proviniente de cosas una :~6d:l:rfii::~:~}:~~~:~fljos~J~aJ~~ír~d7e~oab~r::a~i~: tu con su tcorla de la potencia y el acto.

neutro en cierto modo e indiferente.'.. lo hxe más que nada por exigencias tk lt.. Sin 'lile ca'mbiaSl.-. {~lu ~w1 lUll(ilÍV)ll: • t.. mt. o entre l~ mayo. aunque impteVlS. se desprenda de la eo~fron­ taci6n misma.. Tales introducciones care- :~-.. como d de la pc:r'''l:lsión o:n gentral. o sobre la definición del alma ti. pero segutrm)Os sólo las mú exactas. ~ ~b. Dicho g6lero de introducciones es más bien asunto de (~as reapa=rfan pemSdicammte. debemos buscar la ~puesta nosotros mismos.~ si AristÓldes m:luce en esos casos a la historia al pa. ni sistema alguno pec. y a la inversa. de lt.~! de .!l distan m~cho dt . de! 88 89 . pllrt: de dios. en .ser '"'I"ivaltntes: e! dialéctico sutil captará aquél en qUt su Interv~ón '. tn d cual e! mo"'ento último serra necesariamente priviltRiado por tl.. como pensaba PIa- ·"tdos tn d cual idénticos f. Q. . As! pues. En este sentido. es ya sci'ial de verdad: d que Platón haya sIdo el umeo filósofo deseoso de engendrar e! liempo parece testimoniar en eontrn suya M..-i.'.: ~1I0 SUpU~IO.uarda escasa relación con la in~ut'(. Nada indica en qué sentido.'y a veces.nlro dt h . nada esencial.specto a los I>I"ecedentcs. la pporla . e! tiempo ya no es más que e! medio ambitflte.:r..or dicho. r altscrito.cima del tiempo. discusi60. ¿Quiere esto decir que Aristóteles renuncie a toda idea de progreso? Podría a veces parecerlo. Aquí ya no interviene el tiempo para estahlettr una jc:rarqufa entre las doctrinas.mente posibles: sobre el número y naturnleza de los principios <16. al f1l6sofo con el conjunlo de sus predeeesc~. ~Clón: ""nca ha crddo qut d diálogo de los filósofos fut~ u. tia de los puntos de vista. como si la recién llegada tuviera todas las probabilidades de ser más "erdader:a que las anteriores. traza una espa:ie de cuadro orientador de las soluciones teórica.is. d tiempo no es el lugar de! olvido. El tiempo del diálogo.:lnto a las Otra5. In di:tléct:ica·. .aI ~so término i1Ustr2 bien una concepción «dialéctica. en otros lugares sugerido por la hiStoria.. no hay filósofo privilegiado. a los hombres competentes.. debe operarse la sIntes.kil eomprobar que mumas nunca han sido $OStenidas dt htcbo. sin preocuparse por la situación que éstos ocupan en la hisloria: «Por uQl parte.'. en e! cual se desarrolla Ja deliberación 61 que eníre:rua. Como. :.n diálogo ?e ~:fllo: ti.Cislva. o sobre la naturaleza de los números 67. la .por cuanto 'I"C hacen posiblt al onulor o al filósofo agarrar la ocasión. hisron.1. b!:! de Aristótdes: en la clasificación dt las opiniones posibles.. sino un sólo romo árbitro' no decreta " priori de qué parte estA la verdad: aguarda a que la '"erdlld o al menos la dirección en que deba buscarse. ti momento propicio.i6n propiaJlWlltc histórica dtl libro A. es l. la divergencia entre filósofos que hlln razonado sobre un mismo problema es señal de la falsedad de sus teorrllS 6. putS los oonttndda a todos ellos.suscitada por ..-identt..:~ ~all~%~tt~c:~t~~~~~~ h. que exduyt toda idea de AenuJogía.'r:lntfa supkmentaria de su posibilidad. y cuyos momtnto. qUt a la postre resulta aislada dl. son equivalentes. a veces no viene a cuent~..as Y otm. no se trata ya de 1111 progreso lintal. y si hay alguna diferencia enrre las opiniones de los homb~ com~entes y las nuestru. intelTOgar a quienes la han buscado. en la emulación de una búsqueda romún.o. como cuando.. tn el que se suceden penodos maduración y dt crisis. aporta un impulso decisivo.lble•• lt. tomattmos en cuenta un.'. qUt ttnga lugar por acumulao6n de resul~.illo de un progreso propiamente . y p.liscusión obtdece a un rilmO SCCftIO. d lUllpO~n. Aristóteles sabe 'I"e el diálogo sigue una progresión: sólo que aquí. no es un titmpo homogéneo. al inlroducir una cuestión. Es significativo que: Aristóld~ aplique c·I mismo ténnino al diálogo ideal de los filósofos m el Utmpo: las dificultades suscitadas por Antístenc:s a propósito de la ddinición "110 dejan de: ser oportunas. no se da tn esos asas progreso de una solución a otra. y la discusión superior al cuno dogmático.dialéctico. Aristóldes no se presenta ya romo juez. destlOado hacIa d cual confluya todo.<'1"1Í dl. no hay tal síntesis: el filósofo debe: escogtr entre soluciones que..mt. sino una especie de intemporal sisttm&. y por Otn!. e! acuerdo entre los filósofos.hum somhieo... Por d contrar~o. la historia sólo inttrviene paNI suministrar una ". cual ". Esta observación de sentido común se habla convertido c'" un tópico de retóricos y sofistas: el discuno improvisado es supe.118."IDOS cómo el problema planttlldo por tite. qut sólo eons~gue :lI'l1)ximarst: a una vtrdad sitlllpec huidiza al precio de un Valv6l IH'tremo en la discusión. segun l. ante los ojos de la historia.

aquella solución. no sen.. Olvido y revelación suponen la existencia de una verdad absolUla.la historia es su lugar. pero si es cierto que.la falsedad de lAs dcmosu. en Aristóteles. el progreso si era nnendido como TÍl'!!l10: . Pero Aristóteles.'0: o:. a su vez.- Ambición ciertamente modesta. a la diaMetica y la historia: si la dialéctica es el método de la búsqueda (t:~lo:)./CfIO" lo que Leiboiz llama el . no tendri otra ::e~ ~~~:=~e. Las ¡ nlUSIS de semejante evolución --·erure las cuales se trasJuce la expe.:Orci~~:nde~ria~~t~~bu~~= sr 1. era necesario que la teorla de 11$ cuatro causas.lOflst. :0. en aliWn momento_ (De CM/O.. l.la esperanza en un pIÓ. 1. '16 lk Animll. fuera del campo efectivo de la historia humana. 1':1 diálogo de los filósofos en el tiempo nos pone en presencia de una "sl"c:cie de Ilscesis de la verdad: no ineluctable devenir.tetio de los posibles que"iam~~t~uIT~O~b /~~UIJlU). vi~lumbf'llmos una evolución que coooujo a Aristótdes de una ron. sino el indefinido horizonte de la búsqueda y el trabaio humanos. En ese sentido. d filósofo que se plantea los mismos problemas. Tal es la utilidad de la historia: abreviar.. sino prueba hboriosa. Asimismo. Tal es también su limitación: la historia.. 2.tótelC1 . llSf oosno enlre el . por el mero hecho de ser cierta. los años de aprendizaje de los filósofos que vienen detcls.ntiene l. Desde semejante perspectiva. 171 h 16 •. hay identidad entre el ser y el poder«r. 283 " 24). pues sin ello lo posible no serfa ya tal.. Ari.. doode Alis!Óceles m.' . bien al comienzo. la historia es aquella parte irreductible de contingencia que separa a los posibles de su re:llizaci6n. bien al final de la historia: es decir. . de la idea de un progreso . Aristóteles nunca renunciará del todo a esta concepción: la solución a la cuadratura del circulo existe. aun alando ningún hombre la haya descubierto todavía 13.! J . mejor que sus ant~.$ t'Cpción la historia como de la filosofía: lo que aqur esl. ya 00 hallamos Ja 1ml'l:riosa seguridad del De philQsophilJ y el _libro A. romo hemos visto. desde el punto de vista de la eternidad. TI Mel.:pci6n finalista y optimista de b bistoria de la filosoHa a una concep.um. sino imposible.'. Ahof'll comprendemos la profunda afmidad que vincula. asf. 403 b 20.es imposible queUll'COSllCOfruptible 110 se deslruy. si 00 en una conciencia humana.• ll. 90 91 . peo. de ::t:ae::: \ I » Emes Jaque pam:edesp~de Ar.Iar una aporla (aCoRllpaM y recoger las opiniones de los predecesores son dos procedimientos complementarios ": pues la historia de la fllosoffa no haa: sino desplegar los titubeos y contradicciones por los que deberá pasar.bH:'lTfllÓJU'oO")15.no 5eD y el . M. búsqueda en sisuma.pod.. ~e estos dos 1~'l"IOS de juventud hasta las (rases desengañadas de los libros r o Z..j bien indica los errores que deben evitarse y los caminos ya apior:uJos que no van a ninguna panelo revela al filósofo nlla definitiva ~1¡.tOO. fuese Aristóteles u otro alalquiera. 74 Con..idcnado el tiempo en 5U couJidad.' en juego la posibilidad misma de completar b ftlosoffa. por el mero hecho de existir en alanto posible.la cuadratura del drcu10 por respecto a la CtH'$ti6n: TI 't"o ay es que el primero está ya resuelto.'Una. luta e inmutable que seria como la escocia de ta soluci60. y que existida en sí. en la qul. mediante la ell:Il(~riencia de los esfuerzos pasados.. 5610 10 imposihle no ocurrid jamás 'H. de que se aproxime a una "erda<! llbso. 1. independiente del conocimiento humano..1076 . es decir. si hay necesidad de esperar. dt. al menos en el unh·-erso de las esencias.aÚl'#: el progresivo advenimiento de una escocia. DesanoJ. La historia no es ya el margen que separa al hombre de las esencias. ni el de la revelación. llega a dudar de que la filosoffa tenp un final.e. 00 es tnaIOS necesario que dicha espera tmlta un final. encontrase alguna vez quien la formulara.0 que distingue el problema dt. L 12. lI~silrio I la de una incierta progresión. acabará siendo hallada.mi. verdad de la cesis. puntos.eiones propuesl'l hasu el ttIOJJ>e1IlO. como por un momento parece haber crefdo Aristóteles. .I dón dial6c:tia y relativamente pesimista. es decir. de ronvcrtir J. 12. mientras que la respuesta a la segunda hll sido y es cbuscada siemprea (.ilOO acabimiento a la aceptación de una búsqu«la indefinida. Responsable único de la decisión que adopte.

r. ~ .ar que: Aristóteles andaba muy cera de: considerar su critica como definitiva.CAPITULO II SER Y LENGUAJE l.a.oÓl1 nombros. siempre rePovado que: sigue siendo para Arist6Ielc:s. tnlSlucim.rtuverdadc:ray tl. En SUlJUI: la sofística no es para Arist6teJes una filosofla m. 982 b 12.da im· pide que a cualquic:l' proposición le: ocurra lo que a la de la oonmensurabilidld de ladiagonab (prolotipode pro¡:>05ici6nquc:pJl. y COIl qué pasión arremete: contn fiJó. las aporlas suscitadas por los sofistas rePacen apenas resueltas.artedd~lde argumentos dele. antiplalónica tiene límites mis claros. que la comenle sofística de: pensamiento tuvo para !lI constitución de su mosofIa. Cuando vemos c6mo insiste Aristóteles en discutir argumenoos que. 8. En 983 • U.smemNrlO. U:l' d.parecehabcrformaOOp. sofos que: dice: despreciar.I. como IX'rlI Plat6n. el punto de partida de la ciencia y la filosofía '. caportan entre: OItOS este argumenlo: n.. Arial6tc:lel en otl'l) lugar.. PLATÓN. el verdadero. y provocan ese: «asombro. 983 • 13-20. Tnuto. Sus relaciones con el platonismo son comple:uunerue: distintas: la polémica. falsa) (}. la palémica contra ellos asolJUl por todas partes en su obra: no sólo en SUS escritos lógicos. sino en la Metafísit:a y hasta en la Fisia'.S'l'ÓTELES cita como ejemplo de ~. AI. que nos hacen pc:ns. Cfr.1012. la inconmcnfUtllbilidad de la diopal con el bdo del CUAdrIdo. se imponen obsesivamente:. Por el contrario. lIdivinamos la importancia real. soliltas: cLosque lIOlluenen que nldJ.33). ('ose en mocbos pasajes que: no tratan uprc:samente: de: la sofistica. ya ha refutado.ltl. aunnoaiendodeorigensol($uoo.b. LA SICNIFICAClÓS No hay a:ageraci6n alguna en decir que la especulación de Aristóteles tuvo por principal objetivo respon4er _~ los sofislas. Puc:s bien: esta dificultad. en lIparienci. Y va lICOtIlpañada de una seguridad y autocomplacencia tales. aunque: no confesada. 93 . rec:uerd.

pues.>ntentado _por "¡cmplo. de un arte que enseña apresen· tu como igllalmente verosfmiles el pro y el contra de un mismo pro· blema.. en la discusión.5 sofistas. '00. y vaya al dominio problemático. 1..d remedio es la refutación (funo.. ya que el sofisla no fl1ósofo.. no basta con percatarse de que el discurso es lugar obligado de toda discusiÓll. 81 U.úroo lápn.ron ridiculizar a los sofmas. de las cosas. esa indiferencia hada la verdad es la que ha hecho de los sofistas los fundadores de la dialéctica. por más más anónimos.umenlOs estin ahí.)gica IIristotélica: am~ so. (rpolrlp¡'lc)con que los abordan: de verdad en un caso. de un esiglo en que la CienCia debe luchar por su ClI:lstenc¡a» .¡ristote!ismo no es tanto una nuna derivada de! pla!onismo COI~ ¡. PUeslO por Platón en boCll de Mc:n6n.a su adversario: para darse cuenta de ello. pues en este caso. Esta última consideración descalificada. por definición. Precisameme porque no les preocupaba en absoluto la verdad de las cosas. por no inmedia· to. sin realidad. En un sentido.saber a la nccesldad de un ""bu preexistenrc 4 • Como nas recuerda Aristóteles!. sino a convicciones. se las habia ingenilldo en sus diálogos para. 2. cd género de realidades en que se mueve. ~~r 94 • Mrtl{)tI. Pero si bien la sofiStica es U/Ul filosoffa. y se contenta con Crc\'CStirse con el hábito de filósofo. responder . y Arish"teles' no quClhní. la posibilidlld de la ciencia y la.a ese at&. 9' .:~~~. i"tt¡~~i~. fonándolos. una p<'rcqJción. satisfecho con tal respuest~·.). y. sofistaS. los sofistas han cooccntrado todos sus esfuenos sobre .fu~~I:'~:~~n. más que acabar con IlIS dificultades. es en cambio ca apariencia de 14 fUosoflu. como la de la verdad de cosas contradictorias.. Pero precisamente en vinud de ella es más temible: en el fondo.Ie un argumento de los sofistas: aquel que. subor~ aSI conll'.=ji: I:f ~((I9I1I6-22 . Pero en cuanto a ~ segundos. un medio para remitir al interlocutor a las cosas mismas. el discurso I2t:a vc:z es puro.Io~:L~~~:i:SJ:e::nt:tJt:tJ~.dietoriamente el comienzo de IOdo . contrll 1.. " reconocer que ignoraban aquello mismo que preten~an ensenar. los otros coerción lógica . hay que distinguir dos gropos: cunos han llegado a esta concepción como consecuencia de una di· ficultad real (Ix 't"GU as:opi'¡O'at).. en este ClSO. lo m.. ~~=e:~:~~et:e ex~ÜClt~:a..:. en el Eulidemo-. y s<.el Juzga ~mo ~ ::::~::~~. La ignorancia [de los primeros] tiene f'cil remedio: 00 se trata de responder. es decir.: $U sabiduría es sólo capareote. todavía presentes y. y lejos de continuar las respuestas platÓDlcaS. que Aristóteles adara notablemente en un pasaje del libro r: entre quienes han sosrenido tesis paradójicas. No podremos comportamos de igual modo. las h~ enmas". p<'ro en la discusión con un sofista tal recurso no est' pennitido.. Ja eficacia del discurso. o al menos en vetVimil. inherente a la argumentación contra Jos sofistas. SI no 1mfu· l:lhles..:=:r4&J~s~~. que . Aristóreles se sicote mti inclinll~O qu~ Pla· hín a lOmar en serio sus discursos. el adversario lo es de mala fe: se niega a comprender con medias palabras. presentarlos "11 contradicción consigo mismos. . en un al menos. con ambas clases de adversarios: cUnas necesilan persuasión. la "IIlPresa sofística. Platón había respondido fondo . En t~ gene. p. AriJloulr.'ItA 00 hay de en. el filósofo no puede ignor:lt al sofisla.) de su argumentaoÓD.le las veces.:. Platón se habla o:. llls más . ya que lo propio de tS u argumentos. una experi=cia: en suma. pareo::. Por último.tanlo 1" que ya se sabe como lo que aún no se sabe. CltSO 11\ ru:ltrsesofu: poner su propio terreno -d del discurso-. Por con· siguiente.t entre otras. por menos VIVIdos. tal como .. por dio. es IDCnOS que ~.. es el mismo que el de la filosofi.t~~Ón~ep~~i~i eA:~~e!~:j:n~~de~mf:e. Estll es la dificultad. nhierta si se impone como un deber fundamentar de nuevo. haciendo de éste un arma incomparable para transmutar Jo falso en verdadero.U. UICfI!O Pero eso era responder a un arguIDenlo con un mito. y más apremiantes.1 .. en el momemo mimto en que up~ la ~rtllación '111C le ClIUsa: sean C\Iale:s sean las imenciones de ~. en el diálogo ordinario.=s:~= .. AOISO por no haber podido conocer personalmente a ["s sofistas del siglo v..rOOo.is frttuente es que sea un medio para sugerir una ¡nluición. o. Asf se explica que Aristóteles ocabe ser m!s sensible q~ ::~~nel:~~s~1~f:toS::~~ioa~~ed~r:~:~~~erf:na~~:r:ia..n «producto de una ~ d~ er~st1cu. al menos aún no refutados. sus :l11. de ganancia en el Otto '.1~~nl~ :.lcs. los otros hablan uf tan sólo cpor el gusto de hablar. ello se debe a 'lile el platonismo.. . E~ cierto qlle. lo que difttnlcia al somla del filósofo no es Ianto la namraleu misma de sus problemas como la cinrcnción. ~ilosofía. y no IIdmite que la polémica salsa de! plano del discurso. por boca de S6cra~es.r1~ss~0::~~~ ~.r:. a la sofistica. Q. ~:lr~~=ífl=f:/~=t~ ~~~:=': ~:~=I~. PlatÓD concibió SI' teoria de la mniniscencia precisamente paN. 11. tendia a probar la imposibilidad de ~prender ..~ ~ ::.ti~Y.

los (o k/IIt«io""J) . p. J. Hay. del libro de la Met_fíSl(:~. t Lo.loaoUa.. n.. !lO loe Itlta cn ~ obrs --<:enttl lo que quic:re UD malemmdido fn:eumle.: ~~ .tCOItAS.rtlCUlarrn~nte en los me~ticos y Amlstencs.kría al renacimiento d~ los modos de ~iento erútiaJ. ya que es el instrumento mismo de ul crítica.e pi.. que se: mani. Ar.. filOtKlf~a pre-pluónica dcbt uplkane por un. por ejemplo. Tunpoco penUIDO' que la importancia otorpda po<" Aristóteles I l.. según Aristóteles nos ha advertido.". que aceptar el terreno :: do por los sofistas y al cual consagrará lodo un tratado t. 8 Dieb-KtIM. Como es sabido. moc. la cadena de una tnodición fibóflC:a que se: "brÚl rolO con Il\s ~ de Plo. el cieno..biea pre-palÓoi(2. ~UDI ~ ptofurlda de su fJ. a fin de desembarazarse de los obstáculos previos que oponen los sofistas a la búsqueda de la verdad. P~ro átOll ~tln ya romemponint()ll de Platón. una uJlIrienciu que Arisrótdea deaeMe aOOptal. p.::'.u que su maesrro JK) hubiera ya enrontNldo.t: Si algo escapa a la universal critica emprendida por Jos sofiuas.a del discurso es un lugar común de fttóricos y sofistas: cEI discurso -dice Gorgias en el Elogio" Eletul.. ~2.~}:.50) (!lUbny.. Quisittamol probar que.)•. no hay s6Io akctaci6n de amipallJhÍm>o. 1. de SUStiluIr la rdutaeióD _flllw!tt."lótdes no 1011 alaCl sólo Ie11OS. tal es la te$s de ROOin. Pero antes de estudiar la técnica de la refutadón y cómo la emplea Aristóteles. ~~~u:S~:=J:ja. n. por fUQl!eI históricas ~ resurfjm. mú en cuncreto. 11 82 B 11. La oronipotmci.de refutal b SCJf_.! de rucoamieDlO tofútil:o que ~ la reflt/4dóIf. afeetllción de ignor2nCUo del patorumlO.~~:~s. Aristóteles problem.ntl0 de b inspirw:i6n soflstica en la filoaoffa de Arist61~lea: mrreaparu.la probIem. totr~"". Al discurso sólo puede responderse con el discurso. Además.porUSlmérododerdutaci60real. lhiJ..'iva polI!miC'Jl. pue!'. lo cua1 le 00fWÚI mucho anhajo..es un poduoso mlles- ::~b:t~~:~~re:a~o m~~I~sesfu:c~~b~d' I=~.~ (Lo /Uo~. ~porlosaof"Ul$. Ar. '.. 96 97 . sino expresomeme a los sofistas anliJluos: pimscse en ellulI"r que ocu~. como tampoco con mitos. p.ofbtko(.Io nucauo).Wid. ceo los discursos y en las palabras•.. no será inútil proceder a un reconocimiento del terreno sobrc el que va a disputarse una polémica que dcbe expresarse. fiesla en ~l siglo IV ~n las escuelas socráticas. y no le plantC'lll . PtloT.::::'ySCre~~Cd:t: =~det~iatev~l~t6n a la actividsd dia- La causa de las insuficiencias de Plat6n viene claramente sugerida por el tato ya citado dcllibro f: no sc responde a argumentos lógicos con argumenlOS lid bominem. JlIllI quien _Aristóteles desea siempre _pvnot4r que ranud. lino de C$tudiar esa. en ese: mOnfO.. en JI dec. ~úieT aplicl. Y a su roacci"sn sólo con otra de la misma naturaleza. H. es el discurso.

a lo sumo. entre el lenguaje y su objeto.3. podríamos decir. Sea cual sea e! alcance general de dicho tratado. la idea de que el lenguaje pudiera tener cierta profundidad.." y el hombre competenre. llegad a reprochár!de a Arist6tdes en el futuro «el carácter completamente verbal de su oruologla. pues quien habla dice algo. algo 'lllt: es. o sea. pues.Jicado no dado.. dtJcri· !Jifia mediante uoa períff1lsis l¡unt!'o~ AÓTO.h'Cir 13. mero que «rompe cl vrnculo entre la palabra y la cosa. baSte invocar el sentido casi siempre peyorativo que para él tiene el adjetÍ\'o /. )'. 1. o sea. no ven en él unto la unidad numérica como el corre.'Signa. Et. En cuanto a la dcfinici6D. o sea. d lenguaje es pata ellos una realidad en si.). A igual concepci6n impUcita de! lenguaje parece remitirse. It Mtl. cgmo dice \VJ. hablando del Uno.no del todo inoportunamente" 72. puesto que el no-ser no es: as! pues. estll. l. Bll. Pero esa oposición entre el sentido de las pa/Ilbras y la nilturalt'%JJ de las cosas supone una teoria.o¡t7.da predicación es tautol6g1ca 17. 1.imlll. en el que se tiende a ver cada vez más algo distinto de uo simple juego SI. a la postre. no es Ill":nos imposible: s610 se puede d~s. Esa ausencia de distancia entre la palabra y el ser justifica por sr sola las paradojas por cuyo medio Arist6teles..: una cosa lo que ella es. pues si dos interlocutores hablan de la misma cosa.. 1" que implicaría una relerencia problem:itica a algo mis alU de la p"labra. ese algo que se dice. teorías inma· Dentistas dd lenguaje. .:!: en lo cieno" -.. no hay. indisoluble. 2) Si existiese algo. significa atenerse a las generalidades. Eud..96.. razo.100bV. Sólo se puede decir . 39).ll. verbalmente. pues no hay paso de una a otro. y no un sigllo que hubiera que rebasar en direcci6n a un sign. Es be: uo defecto al que los mismos plat6nicos no han escapado cuando. por tanto. término que nos transmite Proclo: . 8..les . pero quien dice algo dice el Y quien dice el ser est. Parece claro. es decir. y si dicen cosas diferentes ~"" que no hablan de la misma cosa lol. ese algo seria incogoosdble.ría capaz de ocupar el lugar de la «ciencia de la cosa. pues hablar significa siempre decir algo. M. a saber: la imp"sibilidad de la predicación y de la definición. II. probablemente disdpulo de Gorgias. en virtud de una extraña inversiÓfl. Y lo que no es nadie puede decirlo. nan «de un modo verbal y vado. ::.0TIKiOi. pp. lo cierto es que Wldie ha proclamado mis alto que él su desconfianza hacia el lenguaje. :kjuellas que acaso impresionaron mis a Aristóteles. divergencias cuyos ecos parecen llegarnos a tra\'l5 dd Cr3/ilo de Platón.'. que no deja lugar alguno a la contradicción.. Como es sabido. el «físico. sino problemático -lo que supondrfa cierta distancia entre d signo y Ja rosa significada. ahora bien. L.siglli/icad6'1. reenviando a algo distinto de sI mismo: sus teorías son. 639 # 3. 21 Arislotms. Y cuando afinnan que no hay s610 Idca dd Bien... enunciar proposiciones contf1ldietonas sobre un mis'110 asunto. Fu~ cuales fue5en las divergencias en!fC~ los sofistas en cuanto a su teorla del lenguaje.nedcn por menos de decir la misma cosa.. al menos implicita. las consecuencias extremas de la posici6n sofística. de la separación y relación a uo tiempo entre el lenguaje como signo y el ser como sigllificlldo.. o mejor didlo de la distancia.. El caballo no es afta cosa que cabollo: por consiguiente• l. obtendrá._cs decir. 1217 b 21. Para convencerse de cllo." la cosa. 8. Jacget. Lu Agu dt l'inullitmu. sino decir algo. desdeñando lo que tiene de propio la eseocia de la cosa considerada.0. entre el A&¡O~ y el 6.. apropiadas a la fJaturaJ~a misma de su objeto.Todo discurso. p.:mplear el verbo lírltV en su uso lfansiti"o: hablar no es hablar dt. J) Incluso si ese algo fuera cognoscible. el último de los argumentos del tratado de Gorgias Sobre el lIo-S~.• 1. f'I II lO . que ella es lo que es. no parecen haber poseído. en 1" cierto. :u H. esa obra pretendía demostrar sucesivamente tres tesis: 1) Nada existe.lINSCIIV¡CG.. AsJ se justifican también las otras tesis de AnÚStenes. . No es posible contraPilrt."t. o.que Arist6teles ha sido el pri-. ne«saria· lUente se dice del ser. considerada y olfa no menos indefinible que ella 1II. :l cada cosa le conviene tan s610 una palabra: aquella misma que la d<.1<.. no podría ser comunirada a l/odie. que es una misma cosa con lo que expresa.ó~: razonar o definir AOTIK¡¡¡~. menlira o el error. Anrísteoes s6lo quiere .~~ d~:ea~~m~~ ns~:¡re:::~v~~ch~·~~iL~~~i~n~~J[~~ 6.lato de los discursos uni~rsa..1 KE"'W~ lll. la cual s610 puede con· sistir en la sugerencia de una semejanza entre la cosa. Si.. sino mis bien adhertnnll natural . . o seI. Tampoco es posible IDCJltir o "Iuivocarse 2l'.-. dice Antfstenes. en cualquier caso.gn. ni siquiera l>:lSta ron hablar de una relaci6n transitiva entre la palabra y el ser. " así como el primero que elabora una tcorla de la . recobrará siempre su preeminencia natural sobre el hombre simplemente cultivado y elocuente. no I.: A.1084 b 23. acerca de las relaciones. De aJ¡1 la prefercncia que otorga Aristóteles a las especulaciones ""físicaso'. sino de todas las cosas. 98 99 . por ejemplo.

a ~~.el ca~ter sustancial.. al tt.Ia tutela doctrina! de la ci~ncia d~ 14s cosas.. minar aquel terreno sobre el cual cimentó su carrera de ondor y sofista. es la percepción que el otro tiene de la cosa lo que da sentido. Gorgiu expresa eso jugando con el doble sentido del término lÍ1:. cerrado sobre si mismo.scurso 00 remite a ott:a cosa que a sf mismo.~~ ~:~ ~C:. a saber. ~es el me· dio por el que: se capta lo visible es completamente diferente de aquel por el que se captan las palabras. Y no indistintamente por uno u otro scotidn. no Il--oiendo niuJa que comunicar. a fm de sobresa- . No se. set comuniC3ción ::p:o== C[lIC habl~¡ asl pues. feC'Ordemos que el problema debatido es el d~ la comuniGKi6n con otro: lo que Gorgias ha mostrado es que el discurso.s :~er:~l:~ discurso. sino sólo que no es el ser del que habla. es imposible que nos revele la 005li a que se refiere f~l»tli~~lNl y el ser. pues nada tiene que oomumctlr.I.Guifl-E"O": «Como el discurso es una cosa (i.cvtl Xtú ana. sino 5610 un encuentro accidental en cuya virtud nuestras palabras. J~ J¡¡ mismll mlln~1I qu~ Uf/lIS (QJaJ no uv~lan ~n moJo alguno la naJuTal~VJ J~ 14s otrllS" Jt. a nuestras palabras. para él.scurso. siendo él mismo un ser. del dl. . el di. ello se debe a que el discurso es. como expresión de su propia experiencia 15. por último. el oído y los sentidos en general. Ahora b.leo: Si éste no permite la comunicaci6n.b no putenec:e al orden de la signifi(adón. sino el discurso.:r¡vÚQl-U!V lCIfl )'~TQ~)lJ. lo que nosotros comunicllmos a los demás no . ÍY:toxclp. De que aquí se diga que el disaJtSO no es lo ente. Si la incomuruCllbilidad de los sentidos tiene como corolario la incomunicabilidad del discurso y de aquello a que se refiere. por tantO.. no se SIgue que el discurso sea ilO'scr. Siendo U!llI cosa entre las cosas. lo audible por el oldo. que ~ se percibe por la vista. Siendo uf. es decir.st~ncM oon otro.. y el discurso no es aqueo 110 a que se refiere. a /ortioTi. Gorgias ignota el desdoblamIento en cuya virtud el discurso como realidad sensible quedada borrado ante otra realidad significada. ~:~a I~:a: Jte:s»:Ei CJ[- 100 101 .). en vez de perderse. resulta diffcil tomar a la ligel1l la argumentaci6n que Gar19ias desarrolla en lipoyo de su última tesis.c::~~~ ti::I~::I~u. J.ll:GUi~~lW) y un ser. La argumentaci6n de Gorgias supo~.Clón del color resulta el diSCUrso 'Iue lo tt:aduce. su rdaci6n con las dem. y de la present::l. y si aquello que es visible es captado por la vista. al ~mo tIempo que se presenta como CIterior. en ~u tratado Sobr~ el no-ser. el disaJtSO no revela en modo alguno 13 mayoría de las cosas a que se refiere ('fa lÍ%QltCi[. ¿cómo puede eso manifestarse a otro? . pues ---escribe Dupréel. las cosas sensibles: del cncueouo (¿'flwPf¡clUll~l con lo liquido tesulta ~ara nosotros el discurso ~tivo :l dicha cualidad. no es lo ente (>"~TO~ ~i: o"x lo'tl W. 00 puede.roo~~ ~ ~ ~:~' ~laU. y precisamente porque es un ser como los demás sólo puede m~ni­ feslu lo que él es. que es diferente de aquello a que se ~fle.es lo ente. Siendo así. Pues el disaJrso es una realidad audible: ¿cómo podrla entonces expresar realidades que se tr\·elan tan sólo a los otros sentidos? «Los cuerpos visibles son completamente diferentes de las pa1abt:lS. «El medio que tenemos de expresat es el discurso (Ji lap 1.:== ~J:= t i : ?e última frase.l~). AsI pues. As! se sustrae Gorglas a la inconsecuencia en que habrla incurrido si hubiese pretendido. trl1nsmisión o comuniCllciÓll. una realidad sensible como las demás. no puede Cll:presar d Ser. el tratado SObT~ el no·ur 00 tendrla por objeto establecer la imposibilidad del t:a~~:'h~:a~~~ r:'d~~ci~a~:u~~~rdelu:e:. aparentemente.1erlsticoZI.fli CIerto que. resultan asumidas por otro a cuenta suya. re" 11. sino sólo al del ~ncu~ntro: «El discurso nace: a consecuencia de las OO5liS que desde el exterior nos afectan. hablando con propiedad. el ane de la palabr~ se sumae a . en la incomunicabilidad de los sentidos: «si aquello. '! nc:' el hecho qu~ éstas tengan uns significación intrlnseca: 00 hay nl comprensión ni.'enos autoriza y facilita la CQ('x. Esta se fuocla. Entendido de ese modo. no es el discurso el que traduce lo que ~~~oer:u~e=~ros~~:do~ácfji::r:..

::rdeiuD'::~ e. Pues la natural~ no asigna nombre alguno co~ propio de objeto alguno. la tesis de Cratilo. -. ~~ «l 1 8. que el herldildsmo de Cralílo oonc:ue:rda mal roo las t~u eldtieas de Antistenes. por diferc:nte~ razon~. trad.. '.¡ .rutl. siempre en lo cierto. JI F'unclíndoIe en el parent<:SO) de 1M lais de CntiJo '1 Alldstmes.IÍn la cual es imposIble eqUIvocarse y mentir: en un caso. '1 arro líItimo ~W1le es Dupréd (La sopbistts.... Gorgias ha 1"IeS . Cratilo mantendnl. porque hay coincidencia natural entre la palabra y la cosa. sq¡6n Hedelilo. se edaciona aún más intIK<iiatamente con el punto de vista de Antlstenes JI.. De un lado. Y VI~"ena. o.sa:h~~f~~ciu6:a. Pero si el puntO de partida es el mismo. tit:::' pul.fa.oo <oijtl ll-¡. parece contradecir una teoría según la cual el discurso estll.si" mismo --\1 menos que el artificio humano establezca. Para erarilo y Antlstenes.. ~ &i1Sl1. A decir verdad. El problem3 del C'tJtilo no es el de saber si los nombres se aplle:sn con exuctitud. p.... pp.... tropic::za lÍD embarxo am aJsunu dirKU1t1dea..~~~í~~t~~:u~~ presar quiere decir. descansan en un principio común: el de la adherencia lotal de la palabra y el ser. Gorgias parece llegar asl a una conclusión inversa a la de Antlstenes. ~O:'~ it ?::~&H~ ~C::~.4i:: de ~ .a . : u: ói~~ =:~':= ~ta:~~:==. En realidad.. pero.. Por Otta plrl"..'is~~. los sofistas parecen haber discrepado e:n cuanto. Afirmar que el ser es incomunicable.".~~.. MUIIllI?ll. debió coovertine muy proolO en una «CUeStión disput. Dupn!d ~. según la cual los nombres son exactOS por naturaleza. al-. De maDera inversa..cr:~~~:~J::::e=~Po~~bl. resulta fanoso establecer una rdación. Budt. Mt.coG~r~~:s. en Pasal: .r~~~ro~~~~ae: 1: Y Cr:atilo.==l~~:~~:-n:~der.i c:I discurso tan sólo se refiere: a sr mismo.. e1/ogos es un ser. 102 =. cel dios cuyo orik:ulo est'¡ en Delfos no habla ni disimula: . el discurso 00 revela nada. la ronvención ronsistirla en este caso en la codificación. eslO es. to:mI cUsico de eje:rcici(lI dectO>da: fÓ"I' u .._ l~¡'v """"'1 f. sus concepciones acerca de: la llatun1b del lenguaje:. Sin embargo. s.. según la cual la exactitud de los nombres es 85unlO convencional.. se¡r.. el nombre que se le asigna a un objeto es eX3cto: y SI se 3bandona ése cambiándolo por otro. por ser discurso J~ alguna cosa. 00 npresa nada por . C&. J.l.ignifiao. 384 d.:Qnseeucncia inversa: el discurso es él mismo un ser. el logos es ('1 ser. sugestión. u<rto ¡.. la prillCipal <k ellas. 41.de UnI condusi6n invcnIl en la uoria arUtOCeia dc:1 enlo:ndimicntO: el ~ n Es caractttfstia> que. mas de nuevo tnvuudo. acaso no higa falta bU50lr una atribución n=anamente prm" a las tais de Hmn6¡cua Y de eratilo. el nombre: for- :::~'~~e:~:. A través de sus discrepancias. sino romo. conforme al testimonio de Aula Gdio. de rclievr <"SI unj- . una unidad rc:al 41 • Las posiciones que dentro de ~V't:ll'D'lencontrm"unlo:maadlof¡o(aunqllll'in~enfavot. ell. Tal opinión. o de Herm6ge- ~:.Lo poro de ser quo: leDelIlO6 DClIi oculta: la vW6a de kl inftni~ {fna· 7~ ~¡. en la misma conclusi6n paradójica. >p:ÍlttIl. el segundo es tan exacto como el primero. a fm de gobernaD. comenll AIIISTÓTl!LES. las tesis aparentemente divergentes de: Gorgias y Antísrenes. 93 Dicll)..tltilo. igualmente. como no es el lugar de rdaciones significativas entre el penmniento y el su. ¡III. La tC$is defendida por Henn6genes. 4. 111... entre la palabra y aquella cosa ron la que queremos que corresponda.~.tltyl~.) entre los hombres.. del otro... y por eso el ser en su integridad es incomunicable 39. ambas tesis desembocan..interpreta en ~ sentido la frase de Ana:dgoru: ce:! entendimiento debe ser sm mezcla. en cierto modo. no ya COlllrS ~:au:~:a ~i:s~~da:. 429 ti 18. porque la naturaleza asigna un nombre a cada objeto como propio. In filosofía sofística del lenguaje manifiesta. pues hay identidad absoluta entre el nombre y la cosa. la si¡¡ni(jcación sea OpUtsttl 1 I1 pllabra: así. una CO!a entre 1.ls cosas. 4)1 b 21).. se entiende por qué los hombres han tenido interés en sustituir la contingencia de uI encuentro con la edativa fi}ca de una convención. es el discurso. una edadón extrlnseca entre tal palabra y tal rosa. distin!O del nuestrO. RcenalOltmllllt el mismo IfJUID"1'IlO.. y en el otro porque hay identidad COll\-au::iO. DIEt.1DIEII. como dice Gorgias. '11>" te moon~ 1 ScblcimDldlcr.S.oJ.. por parle del hombre. según Gorgias. Hermógenes está perfectamente de ~~­ do con Cratilo en que los nombres son siempre eJ[~ctos: «En nu Opl: ni6n --dice-.ex!clS. Arisrordd .. dn. porque el discurso s610 se refiere a sI mismo.cat1~addsl:~~~j: :~s:~:. pues. tlU C. 44-4:5. lO} ~. L.= 10 falso.. Vorsoh.. 4. poeirra edacionarse bastante: bien con c:I punlo de vista de Gorgias: si la relaci6n entre: el discurso y la cosa de que trata pertenece:. el de llegada también lo es.. 1"""fÓCo¡) (De _i1lf.. ser otra cosa de: lo que se es: realidad sensible.. resulta sólo el instrumento de: relaciones ~xiJtmda1~1 (persuasión. y el C'l1tiJO de: Plat6n alude: de manera evidente a polémicas de: esa clase. X.. )7).r t-P~y:~ Wicgo..<:i "'í1"Ú'" (fr.ipos extremos de respuesla 1 un pmbIo:ma que..~ m.::=:. en:. pero también 5ig"o de otra realidad. amenaza. ¡uDoI c:rltiaJI han Ikpdo 1 pretender que Anl:ÚleneI ~ aluo:\idl) di~ mente en el cIWoeo de Platda.~de r:~~~~ ts:. )9 A I~l.por ello el lenguaje pierde valor.. «1 fin de oonoc:en ('A'l'<Í'yX1¡. de esas relaciones existenciales cuyo instrumento.0. al menos exuínsea.. y «así como unas cosas no revelan en modo alguno la na· turakza de las otras. al orden del «encuentro. Amboa represcnfan loa doI . Noches bias. en la tNdici6n pt"SOCl'lllica.s. etc.

pues. asf como también son idénticas las cosas de las que dichos estados son im4g~n~n os. As! pues. una primera distinción entre las relaciones de: st!m~.en. mientrtl5 que los estados de . ella se mantienen no son tanto contradictorias como contrarias. y debe notarse que la rdaciÓfl entre la palabra hablada y el estado del alma no difiere de la que existe entre palabra escrita y palabra hablada: la escritura remite a la palabt:l. pero tal ~upresi6n es legítima. 901t¡~ y son éstos los que expresan inmediante el ser.).. y.anZ4 ---romo las que existen entre el pensamiento y las rosa$--. En otros tCllt05.l ~W~~) son los sirobolos de los estados del alma ('li:allf¡}Ul'ta~' o/UXf¡. o al menos olvidado. en lugar de las cosas. por si mismos. Arist6teles !lO tomará partido. ciertamente oscuros. en la discusión.. accesoriamente. puesto que. a las cosas que les COtTe!pornl. d inte~ediario constituido por el estado de alma es suprimi&.. y una tcoda «naturalista. je aquellos que m'-s nos enseñan acerca de la naturaleza de éste. AristÓteles Uam:1 sfmbolo a la rdaei6n de:! lenguaje a las cosas: ..oY): «Los sonidos emitidos por la voz (l:d!~ 'ti. lo que viene a querer decir que su oposici6n s610 tiene sentido en el seno de un género común. No son los pasajes en que Arist6teles trata t!)( profeso del lengua. sino tan sólo de la relaci6n entre la materialidad de la palabra pronunciada o escrita y el «estado de alm~ al cual corresponde.AsI como la escritura no es la misma para todos los hombres.~o).con el ser no es inmediata: pasa necesariamente por los %di¡p.ltUal modo a un «estado de alma». sino que denunciat1i. los slmbolos de las palabras emitidas por la voz. Se impone. y las relaciones de: significtlCi6n (aquí exoresadas por los términos.No es posible. De lo que :lqul se trata !lO es de la n:laclón enttc ellenguaie y el ser.«tll 't"f¡l. tal como se instituyen entre el lenguaje y el pensamiento.Im. tenemos que servimos de sus nombres como símbolos-. el lenguaje es definido como símbolo (c:n>f-I. del lenguaje. al componarse los estados de alma sr 104 105 . O'TLIllw-. ~quí. sino q~. es cierto. y las palabras escritas.. de símbolo.~. la relación del lenguaje hablado -y con mllyor razón el escrito. alegar las cosas mismu. la polémica de las Rt!futaciont!s sofísticas se dirigirá contra los sofistas en general.Q~. de los que tales expresiones son inmediatamente si&"oS (O'T¡!1lta %peil't~) resultan idénticos en lodos. pero no de:1 mismo modo que el lenguaje significa el pensamiento: ..lma son sc:me:iantes.. en este punto sin duda deci· sivo.. GÚfl~). que remite de i.\. y cuyo orip:en debeni buscarse en el desconocimiento que los sofistas tienen de la verdadera esencia del lenguaje 0. Y de hecho. La diversidad de lenguas obliga a admitir que la palabra y la escritura ro son significtlntu por misma'5. las palabru habladas no son tampoco las mismas. Entre una teorla «convencionalista. Al comienzo del Dt! infupretationc. en tanto que los estados de:! . el error que late en cl fundamento de esa falsa oposici6n.

pues aqul sI que se tf'lla ción AIlIII. Estos textOS sedan claros. cuando quiere mostrar que la contingencia objetiva de los acontecimientos se reproduce en la indeterminaci6n de las proposiciones que se refieren al futuro. ~n con· tra de WAITZ (l.. en cuantC' que no hay nada que sea naturalmente slmbolo.. n.a:". al parecer.r otros pasajes que. «> De illferp. VIII. e'l en tatos de este tipo donde debe buscarse d origen de la distinción escolástica entre d siWlo natural (que Arist6teles llama ¡¡eneralrnente a:il'¡lo).. 0< MiTO' dl. sino convencional. fundada en una relaci6n natural (como J:¡ de causa a efecto).~o).1711 t. si a ellos se redujera la filosofía aristotélica del lenguaje: el lenguaje no es una «imagen».¡. 0PTct'IO~) sino. 4. Pero J:¡ definici6n cientÍfica de lo Cllj[J.t. se basa en el principio ~~as. según hemos visto. el lenguaje no manifiesta (o~ 8r¡I. 10:5.. sino tan sólo un «símbolo». podrían contradecir a los anteriores. 27. Es.x~ x~ G'Jv!lf. alguna luz sobre lo que Arist6teles entiende por símbolo. mientras que las cosas son infinitas. otra también es. Arist6teles. El hecho de que: la expresi6n apaw:ca tatua1melll~ unas Unen m:b M'tiba.e¡o~. relaci6n que. según parece. p.ó10<. por convenci6n". É~~:. t6tcles que «todo discurso es significativo. distinción no suscita ninguna dificultad: el nombre es una 52 54 'ÜjLot'r»:.t.p ui "f'dí1l. (16 a 19).óll. pura y simple. en términos generales. una «imitación.como cosas. 3:5. en cuanto que la constituci6n de una relaci6n simbólica exige una intervenci6n del espfritu que adopta la forma de imposici6n de un senti· do. el lugar de la cosa. Cfr. del ser. o también reconocer que hay una relaci6n. las segundas en ambos casos son signos de aquel devenir O aquel ser» s¡. a la vez. 16 b 28: 'f<'>vJ¡ "'iI"""". 231). no como instrumento natural (00. Este talO ptefigura. el hecho de que una mujer tenga leche es signo <le que ha dado a luz y. EDGHILL y TIl.SI. no puede sustimirse sin más la cosa por el nombre. el signo designa una conexión entre las cosas. inevitable que cosas varias sean significadas por una sola definici6n y un único nombre» 41. si una cosa deviene. tTatados ~icvales Sobre lor moJes Tópicos. En consecuencia. en la discusi6n acerca de los {uNros l·omingentes. Asf pues. 4:5).). y en cuanto que la utilizaci6n de un objeto como sfmbolo implica siempre cierta arbitmriedad.oil. suprimiendo asf toda relaci6n.. ninguno de ellos constituye sin embargo un nombre» lO.o"at) alguna cosa. más y menos que el signo: menos.ICOT (p.a (De Illlerp" 9. que el texto del De inlcrpretationc parecía reservar a las relaciones entre los «estados del alma» y las cosas. pero que esa relaci6n es problemática y revocable.c::Jrfav:~:::~ ~~~ ~~~~j~: d~i:~~~sco~~ \ es el punto d~ partida de de signi!ica. sino que significa. según se ha dicho. O también.f¡Cl~ en los Primeros Analíticos parece incompatible con ese uso. el término O'1j¡. Estos textos arrojan.u. más.. Pero la terminología de Arist6teles no es siempre muy segura. JI. 165 a la ss.t.xTl~\. 4.!\O~ es usado a veces para designar la relación del lenguaje a los estados del alma.u:o.lcfinici6n escolástica d~ la v~rdad como adeClIadón. En desquite. 70117 ss 53 AdviérlllSC que la lcorla estoica del d~ inf~rcllCia funda ~n esa rela· 106 107 .. y esa significaci6n es convencional «en el semido de que nada es por narumleza un nombre. es convencional con el mismo titulo que la relaci6n del lenguaje a las cosas. 19 11 33). demasiado amplio. pr. y conviene examin. El símbolo no ocupa. pues «entre nombres y cosas no hay semejanza completa: tanto los nombres como la pluralidad de las definiciones son limitados en número. no basta con decir que la palabra es el signo del ser. y la significa. Esto es lo que Arist6teles expresa al definir el discurso (1. o cuando. Y entonces Aristóteles no usa con propiedad este último término cuando designa con él la relaci6n del lenguaje a las cosas. Asl. mucho más qu~ el citado rnlÍll arriba. como cuando decimos que el humo es signo del fuego. el vocabulario de lo ÓflOl".mente. pues.Cl~ se opone sin duda al a71p.. sino que s610 lo es cuando llega a ser símbolo.:. sí.. 2).. Asf. pues el signo puede ser una relaci6n real y natural. ~¡. pues hasta cuando sonidos inarticulados. y sin embargo. El símbolo es. asimismo qlJ~ 5J lbid. 16 b 28. el ab¡. a ella nos remite. significa a un tiempo afirmar la realidad de un vInculo y de una distancia (por lo cual se distingue el símbolo de la relaci6n de semejanza. Desde este doble punto de vista. 41 lbiJ. sino por convenci6n(l((l't"d O'rnOr. 165 a 9. Pero hay más: Arist6teles parece emplear a veces para designar esa misma relación.pr. y el símbolo debe definirse como un signo. la . m.'10"<.'l. 83. el efecto es signo de la causa 53. y es normal que la definici6n del g6lero vuelva a halla= en la de la e'lpeci~ lO D~ lnte.) como «un sonido oral que tiene una significaci6n convencional (l«l:td ao~tli¡x1j")''''. no tiene semejanza alguna con ella. nUm~ro$05 ClCEI(Ó~. del término: «El signo es una premisa demostrativa necesaria o probable: cuando. como los de los brotos. Así. n. pueden ser inmediatamente sustituidos por ellas.oy y el signo conwnciOIla1 o ad p!acitum (el aw'¡"") d~ Aristóteles). no ciertamente como un instrumento natural de designaci6n. si una cosa es. entre palabra y cosa. razonarni~nto S~ e'lpeci~ del gén~ro Jis(:tirso. por no ser natural. no natural (se tratarla entonces de un a71lu¡o~). más aún.x'7'" No vemos. Aunqu~ Arisl6tel~s aqu( no insista ~n ello. 4. razén alguna para oonlriderllr este pasaje como dudoso.OIÓt7¡<. Por consiguiente. ~n la dd'inkión dd nomrn". Decir que las palabras son slmbolos de los «estados del alma» o de las cosas mismas. y. otra también deviene con anterioridad o posterioridad. Y más adelante precisa Aris~ lbid. no debe creerse que «lo que ocurre en los nombres ocurre también en las cosas»"'.. manifiestan (81j1.

Im..:~ ti¡~ '\'orr..:i6n enlre el diJcuno 'f las cosas... 10. de la romparaci6n mm D. o mejor dicho . 1051 b 3 (cEstar en la v~rdad quier~ decir ptI'Il~ que . que lig:litia csin referencia alticmpaa(2. Así pues."i/~d!l. conUdaado 'f~po~~ ele b bClmbtes) . Q : :::::' Il~· . cn¿~ lino sólo . la propos!oón. la significa. en el sentido de que hace abstracción de III existencia o inexistencia de la cosa significada: así.J6t120). sea el lugar de la verdlll.M1'~:'!-~~~~~ que. 7. para tralar de es a-Un tiempo sÚltesis de COnceplOS y afirmación de esta Sínlesis en el ser.CIl~) es necesariarntnte una afirmación /xcr:tlira. No todo enunciado significativo ('f'd. al menos la relación de las cosas entre sí: su composición o su separación. \a$ (()US.ullLa respuesta seria que l!.nurpr~t4/ione.>qUd en que residen 10 w:tdadcro y lo tal...ercnl en la proposición. es en ruanlo verdadero. de la simple intención significant..n s6lo laque li¡niflCll el diacut!O o el nombre.0i1lllUl)·".. Se comprende de este modo que. Dicho de otro modo. 4.. eaún no significan que una rosa es o no es. 1t ~"~~P. sino en cuanto que juzga.lltuios AJw/ilU:oJ mosttari que I t t sil. b 4.rcralma misma: y DO es que el discurso deje de ~r indispensable (es característico que Aristóteles no hable propiamente de juicio. y no ya 5610 significar.-precisa Aristóteles. n.::agu:f:::de juicio es una función 00 tanto del discurso como .. 101 -audol de .:mo m d lato anuri<x". por más que los verbos sean significativos por sr mismos. en cuya virtud se define. (JI. precisamente porque la significación de los nombres no prejuzgan la existencia o inexistencia de las cosas: «Hircociervo significa sin duda algo. pero no es toda\.ty la falsedad. pr. cómo es que la función ¡u. sino en el acto mismo de la composición. pero no J~.. como se dice que el discurso se asemeja a las cosas. por ejemplo.. ~lea J. En el D~ ."UJo...10 qu~ est'¡ separado está separado y qu~ lo qu~ esli unido at'¡ unido. Por lo tanto. a menos que se añada que es o que no es..". . «Quiero decir . o más bien cómo una composición de !ímbolos. J6 b 27.que la palabra homhrt.. la proposición-: composición o división que ahora sr pretenden imitar. la proposición es el lugar privilegiado en que el discurso sale en cierto modo fUera de sí mismo.l... especie del primero.quecañadelsus. pIJe cwett" de ~ : cEn cuanlolloquenoes. o..mI14. ción no tiene alcance existencial por sí misma: podemos significar sin contradicción lo ficticio... dicativa del lenguaje puede íntertatse en su funci6n significante.slo se ~. a=tax:. Hiroxiervo. .~\/~~ :-Ul~ lOS 109 . Esta otra rosa es la compooición o la división de términos significantes aisladamente. estados del alma. : ~.-.. conS1StilTldo la fllsedad.). y cómo el slmbolo. en pensar 10 Sl:Pfl' rada como no separ. la composición drlalcOIIlI. Quedaría por preguntar. l"l. como compete a lo que hemos llamado el vocabulario de lo {0¡¡. 35 Arist6lda dislinllJ(' d nombre (~).d~1xJ rplj¡l«l.. Aristóteles distingue con cuidado.WUflCaci6nb ~1J. e. dr mert~ aWaduncnt~.. no en los términos que hay que componer. s.e. pero Q impos.En ~j=lplo el cuando maliza lo ficUcio. aro astmIMI'I(l A. Lo p~ici6n verdadera es Iquello ruya composición reproduce. significa sin duda algo.ible liba lo que es un hiroxiervo._'!. '12 b 6).fa verdadero ni falo so.rencla del simple u!rmino que no es verdackro ni falso. pero no que es o que no es: sólo habrá afirmación o negación si se le añade otra cosa. a dife. no sólo en sí mismo.esencia de la proposición radica. Pero la significación aún no es el juicio. y M. sino de PTOP'Sici6n). Ahora bien: la composición misma no pertenett al orden del sfmbolo: y ni siquiera es competencia del lenguaje: es uno de esos .1%~6i¡llor. romo cuando di80 b~. ~.. inversamem~.::te:ia~Ene~~~~:::::'~~~&í:'q~el~V~~~ de la rd. ciertamente. av~tu~~ a j~8ar l~s cosas a riesgo de scr juzgada por ellas. 17 • 2 (cNo todo discuno es unl p~ici6n.p.ldo y 10 unido como no unido). '... o lambién: no es en cuaDlO que significa. y no en cuanto discurso. El discurso en general e5 significativo. que no implica semejanza alguna natural con la cosa. no. sino también en cada una de sus parles. (~te :. clfa:a~nla:uc. precisamente...) o una negación (d::::~!ll~) 1II. entre el discurso en general y ese otro discurso susceptible de verdad y falsedad que e5 la proposición. puede mudarse en semejanza(ÓIU"W.la verdad lo que estli siendo aqul ddinido en términos de semejanza. com~l~ I un nombre.nadi~libe Ioqu~ClI: Jl'IIf:'k~u. =í~~D~n~~~~:neÍ el l'erOO es 10 flClicio puede que Aristóldes rorrim~l. sea. si no las cosas en sr mismas ---que son precisamente ha· mire blando inimitables por el discurso--.:!!-.I. sean éslllS verbos o nombres".

estamos seguros de no apartamos por completo de la voo. Cier.tH. °fu:lnex~.O':. o sea meramente verixlJes. cualquier clase de discurso. en cierto modo. "'. a parur dd hecho de que Arist6teles designe la proposici6n con el ténnino d:.'" significa sin duda hl1ur ~.a que... muc:ho más que sobre una pretendida crevdaci6n. el modo de expresiÓII in. no siempr~ es procJso conocer claramente la esencia de una ~a para dislingwrla de las otras. ~¡ba. El Ic::nguaie '! ilol Ik ¡fflnp•..Elele:u~j~ ~O~"'~ ~~~~~~~ a::: ¡m::::dcb:e=:~~~ rae . y que a la unicidad del nombre tiene: que corresponder la urúdad de una especie o de un género"'. ~ que la trocla del lenguaje. cni del todo I oscura ni dd todo exacta.. pero sólo eso. guarda con las cosas que exp~ una relación que no es soIaméte de significación. quizá debamos recordar que tlJA.)". caracterizaba su significación. As! se aplica también el &ecueme recurso de Arist6teles :t las etimologias (lo que él llama ctomar las palabras oomo indi· cios. «mteresa a otra dISCIplino. ¡tl¡ tlj).. cuanto al IUO del verbo hjA. m's 1isst ~IWU sehen. 11" 14.Jn~le¡-rr."Il"..cp~:" J cnauV~. es una apro:rimaci6n. a 10 que nos enseñad la ciencia de la naturaleza de las cosas. divICli:ndo y componi~.en pensan:U~t~ de la cosa. en efecto. en oposICl6n a la expresión simbólica caraClc:ríStica del len~je humano t5 • cuando a Arist6teles se le ocurre emplear la Illisma palabra a fm de expresar la funci6n del discurso humano en groera. sino al discuno judicativo pues éste es el único que hoa ~r 10 que las cosas son y que son l~ que son. Tal es.B solo. la función judicativo." . en el sentido opuestO a físico JI: la experiencia de los hombres. en el juicio..~d <'l «Offen~rmllChen im Sinne da aufwdscnden SehenI~u. colYl:0 hemos visto. 106-107.rse.. " w III. prneba por si solo que las palabras cumplc::n bien con su función dc:signadora. rc:veladot1l: d:=:o=í'tllJlltn significa poner de mani00 designa.o¡¡" afinna AtlStó~eles en l~ Retórica". y con efiOlCÍa. 110 111 .d de las cosas: el mero hecho de que los hombres las usen. Más arriba hemos visto que ese ~smo vetoo des.1Jtor.:. alguOO5 han creído legitilDO conclUIr. tampoco resulta probatorio. Sobre esta relación ambigua tnne el \ lenguaje y las cosas insiste las más de las veces Arist6teles. .ignaba. (flIl'.una :: OJ~plirá su funci6n propia si 00 manifiestll (U. As! se o:pliOll la confianza que el sabio Arist6teles p:arc:ce tener en las clarificaciones del lenguaie popular: el éxito de una designaci6n consagrada por el uso indica que tal designación no es arbitraria.ff ::'~~::~~rf~.t'. menos preocupado por r:xpresar lo que son las cow que por designarlas. es decir.po~:S¡~:::' k ~~':~~~~ Arist6teles dice de ese género de definiciones que 8 llama dialéctica. «Der ). por reconocerlas. es su~tibJe de verdad y falsedad: asJ.~ro.r tamentt. En suma. estamos hablando de hecho de la misma cosa): una definici6n as! no es... señalar oon el dedo.'" para designar la funci6n del lenguaje. pero en el sentido de designar.!. e incllUO a los análisis sintácticos Ilit.. el obvio papel del lenguaje. como se ha visto.2.I. mediata que es p~IO de los sonidos inarticulados emitidos por los brutos. al confiar en las palabras. sino sólo aquel que. en otro ttxto.. nimli. Y del lenguaje en general podría decirse: lo que ~~e:~I~~::afaka.Ó?IX'I~I~ q!f atribuía al discurso una función capofánticu. dlStancl. worüber di~ R«k aro mb arriba. Pero esos argumentos no ti~eD más valor que d diaUctko. y.!. en direceón a . tal romo se comunica en su diálogo y se codifica en su lenguaje.O':. pero cuyo empleo basta para fundar un dililogo coherente (puesto que nos garantizan que. En. y por eso deja de ser discurso para convertirse --o intentar converti. nos dice.1404bl.ch da. al emplear el mis· mo término que nUCltro interl<X.Ias ~5: uende a suprimir la distancia que lo separaba de ellas. Igualmente:. de 6ltas por aquB. ~J discurso es rebasado.0<: !El~j~~~/~7t. Uno de: semejanu. en el f~do.:s7~ no pc:rt~ al discurso en genera. a la distinción que a la claridad: pues bien. :1~i~~~~G:a~~s~~~~:=t~r. pp. más atento.

.:: "1m PoIt. y podda concebirse una especie de deontología de la palabra que sirviera de remedio al uso demasiado indulgente que de ella hacen los hombres. nunca estaremos seguros de llevar adelante la inv~tigaci6n «hasta donde sea posible».. J.lO si propio. y la codeblcz del discurso dcpcndc precisamente de que se conforma con esas generalidades. «Con Arist6teles. . si bien no por completo. hasta la cosa misma . 11 lk Animil. y que sería como el lenguaje de Dios. y cuyo desconocimiento es la fuente principal de los errores sofísticos: «Puesto que. S<oguimos -'lU1 la rntaprttaei6n de Ta. 294 b 7 D. cuyo motor ---o. que siempre es discurso para OltO: «Tenemos todos la C06tumbre ~:~:edaV:l~:::~ en:nr:imrtalad~~~ad~ru: de enderezar nuestras investigaciones." razonar d:6~ a"v. y no alCllllZ:lr la parte precisa a que apuntamos.::r~.). Por oposición. ."1"''"'" . 476. en la dis· cusión. en Atillt6Id"" la dia16:tia !lO se lUStrllC lO la impotente generalidad del discurso. podría concebirse una forma mis que humana del discurso.nllr era oposici60: en Platón. a~~~la~ " ú1tipJe. «aguij6n_ es la objeci6n del interlocutor o de uno mismo. Squimof aquI la ~~l:.. pero nunca llega hasta ellas. 1. sino que es una fuente suple~ntaria de engaño.. pero ahon CO(IIplcro dd bdo . A%nol.s:nfi~~s: ~lp=~~~I~sq~¡f~~~ciAr~ 11 Sobre la opo&id6n entre lo n lk I1rillou. Y lo mismo ocurre C'OfI las n 14 tanto a la esencia del lenguaje como a la condición del hombre hablante.I. Podría obictatsc. cuya forma más eleva· dn será. cfr...1 Júnjte. procurando así más la verosimilitud que la verdad.. 1. 1<.. no se debe C«úl. bastándo1e con saber que en el interior de ellas está situada la verdad. Et.a de nuestro interlocutor más bien que el conocimiento de las cosas. sin duda. l_oca. una direcci6n de investigaci6n: indica por qué lado deben buscarse las ~. " CIt.¡ /OfOl. De hecho. 106 b 7. Gudmw:I pro/~lfJri¡J • =: 7 lo profltico. aunque sólo fuese de derecho. S6crates y Plat6n. DOS hallamos aquf en un campo que parece competer más a la antropo1ogfa que a una tcorla del lenguaje. y necesariamente imperfecto. el presocrático. no llevamos nuestra l1verigu:lci6n mlis allá del punto justo en que ya no podemos pl:mtc:irnoslaslO n. igual que nI contar se piensa en las piedrecitas. Ahora bien. 402 b 26. 440. y en vez de las cosas Jebemos usar sus nombres a modo de símbolos. 21.abre un camino. a 10 sumo. De tal imperfetti60. pues nos empuja a buscar la .1217 b 21. IbUI. «Le pasa como al arquero que no puede ni alcanzar plenamente el blanco. es imposible alegar las cosas mismas. No es ya sólo que Aristóteles no sugiera en ninguna parte que el lagos acaso poelria. p. mientras que No hay que coaW'. K.: IIJ"tlv ~f-lOIO"): los nombres ~l~n~~~ta:~: í. la de dialéctica). Y hasta cutmdo somos nosotros mismos quienes planteamos objeciones.. el discurso profesoral (nqueI que mejor hace abstracci6n. ibid. que si las cosas no esrovieron veladas el discurso seria inútil: «¿Qué tendrb que hacer el discurridor {o )J-r:D'O'I. ni fallarlo del todo: tqui1n no smí capn. aquicsa:nci. por d aloa: de la diJlctia. 1':1. entre nombres y cosas no hay completa semejanza (o/u. 8. V-29): razonar ). SlIolPLlClO (1" Pbyl. dice de los razonamientOS plat6nicos ". tener una función reveladora.. por tanto. ~iendo producto del arte humano y 6rgano del comercio entre los h<Jmbres.:s ~. del comportamiento del oyente).ICOT (u 1«. es descrito como discurso ¿iaMcrico. Se entiende as! que Arist6teles asocie tan a menudo la idea de verbalismo (y. en general. La \'erosimilitud -y por eso Aristóteles acabani por rehabilitar la diaJéctica. no a la falsedad. r. una presunción de verdad.. el discurso no es tanto d órgano del desvelamiento como el sustitutivo de l5te. Or.t lo que podñamos llamar la condición dial6:tica del discurso humano. si las rosas se manifestasen ya por sí misIIllli (~i í""'.l¡ XIVW. no según la cosa misma. I. XI.oTIXW.sigue siendo. el logos deja de ser pro/hico. Etul. como decía Sócrates. se rcmediab. JOQ. es decir. Pero el hecho de que podamos poseer una ver· dad en su conjunto. es decir en su singularidad.~1J &'llihIH. suponemos que 10 que sucede en los nombres sucede también en las cosas. sin necesidad dd discursoh ". As! pues.. en un texto de la Poética. muestra la dificultad de la búsqueda» 7.. n. coa la potencUo del di$cuno para dimi...~PR~. que esa impotencia del discurso para llegar a !as rosas en s! mismas. pero la verosimilirod es más amplia que la verdad.~ SusemihI. sino a la de vacuidad: l. El lenguaje tiene su propio movimiento. es que llega a decir.. 13.fdt~:':ro~~~=~b R.. un correctivo a los extravíos del discurso. que depende ahora de la esencia misma de todo lenguaje. No se trata sólo de que el diálogo ya no sea. como 10 era para .I)i'to t. que se sustraerla a las limitaciones del lenguaje humano: as! era el logos heraclftco y.'=::I:~&:::::t::~~. Net. «. empero. ". pero si nos atenemos a este movimiento inmanente del discurso. y aquellas definiciones que no incluyen el conocimiento de las propiedades de lo definido ser'lin llamadas «dialécticas y vaclau 111: vadas por demasiado generales". da Arist6reles ott:l razón. J~ dallar la /I~­ cha ~n una pt/erra?. 99}. ~. sino según las objeeiones de quien nos contradice. Pero Arist6tdes ignora una forma de discurso que coincidirfa con el proceso mismo mediante el cual las cosas se desvelan. 112 113 .1.¡"Uf'o".

es vana. (dr. y como hemos visto. y que. "" plano "Iingüís'ico. elevándono-J as! de un lenguaje impuro y «subjet¡vo~ .le la filosofia aristotélica. JI. Recuerda ~to a b definición platónica del pensamiento corno "discurso del alma consigo mis'''"~ (Tee. lO ar. ¡><Jrque son .. 174 " 9.~ ~~I~. lo que ~s falta sobre t?do cs «precisión. parezca que lo rebasamos. p.o'~ . ss... lenguaje y cosas. 14.. n. sin embargo. por tanto.a un lenguaie purificado y relativamente lIIl Esa es 111 fuente principo>l de los paralogismos soHstiros: Arg. Revue de Mbapbysique el de Mora/e. a otros seres que no son la cosa definida» !l. se basan en esta dificultad fundamental: ¿cómo definir. . no ve tanto una conquista del pensamiento conceptual como una inevitable imperfección del discurso.~ 1'5 1. Ana!. b1h los sisfemas concepll!ales.. 26 ss.-¡ooes a uno mismo» &6. 1951. En otro lugar. mientras que el examen personal se hace también. apelando a otro mejor informado ("" decir. Podrían recordarse.u. 19 . el de la ética y la politica. Se comprende. mediante la con· sideración de la cosa misma (~. p. de todo lenguaje. en sentido in· v<'rso. Todo lo más _y a ello nos sublunar. El pensamiento l<'llexivo sustituirá esa semejanza inmediata por la semejanza ejercí.. en su Iimitaci6n redproca. 79. 189 ej. y un plano «objetivo. Politico. aun cuando.Id modo como los nombres ejercen su poder (M·¡ap. El propio Aristótel~ empleacl. pues el examen conjunto se hace mediante discursos. «las palabras establcddas por el uso son comunes a todos los miembros de la clase que designan. no obstante. los pasajes en que Aristóteles habla de una semejanza inmedialu <.es que el hombre habla siempre en general. Ignoran. sin duda. <lo esa necesaria restricción. una palabra sobre el ser. 1. pues. las dos afirmaciones liminares de una veroadera tcoria del lenguaje.e. mejor que de los nombres» u. «El error --dice-..p<illw:roC)' 1'5. 79.ucia. una onto-!ogíiJ¡ pero si es cierto. 113.T~~' 01 Iv t~ ~"l~). Pero de ah! no se in· *<1 Dt Codo. la expresión discurso interior {6 ("". Su etílica dd lCJ:1guaje anuncia m~s bien la ctÍlica bergsoniana. puesto que «las cosas Illl se manifiestan por sf mismas» fiI.: J~'14~o. en el sentido Ilds fuerte del término. una esencia singular? Pues. pues.'a.~IO. no hay nada 'I"e pueda hacer que ~algamos del lenguaie.76 b 24-27. ID. que Aristóteles sueñe a veces con escapar a las trampas del lenguaje.IL {"La place de la logique dallS h pensé aristotélieicnneo-.:. pese a los . en el libro Z de la Metafisica. Por eso ll(} nos parece legítimo oponer. con nomo bres que son comunes. Pero si esta primera afirmación [lO se corrige con la segunda. 13. es un recurso necesario. del juicio. pero esa semejanza pasiva. lII!. ad.. mientras no se exprese. 10..(¡stas. a falta de oln CO"a. 294 b &l Vemm lo leios que está Aristóteles de ~e sumario conceptuahsrno que a veces se le atribuye. Pan Aristóteles.podemos recuuir contn un ICf1RUaje !nal informado. mientras que las acciones humanas que pretende regular pertenecen al orden de lo particular 12 • La ambigüedad es.t6teles. para d~ignar el pen". en el recurso al universal. 7. pues Arist6teles no conoce otro lenguaje que el humano-. n.. corno hace Erie WJ'.. no es. 114 115 . fiI Cfr. mientras que las cosas son singulares Todas las aporías sobre las definiciones.. Arg.án «cortados a la medIda de la realJdad en que vl"irnoSlO.se produce con más facilidad cuando eXaminllffiOS un problema junto con otras personas que cuando lo examinamos por nosotros mismos. de heche.~J. consecuencia de la desproporción en· tre la infinidad de las cosas singulares y el carácter necesariamente finito de los recursos del lenguaje l3.o.ser inconsciente.d que es~. Pero ese proceso que ". deben apljcarse necesariamente. en el seno . en primer lugar. 37 ss 19 Ibid. El pensamiento del ser será. so/lst. cllDsciente de sus limites). El ptimero de esos principios no hace sino traducir nuesIra práctica espontánea del lenguaje. Pon.. 111 . En otro terreno. que no hay semejanza inmediata -sea natural o convencio· ll:¡]_ entre el "~10" y el ~" no habrá más remedio que analizar esa n'lación ambigua.niento. precisa Aristóteles. fi"_l. aro ya PLATÓN. podda él decir del lenguaje en general lo que Bcrgson dice de . e incluso más.... h.:ntre Jos estados del alma y las cosas.h en el juicio y expresada en la proposici6n. sp/lst. o sea. p.re:= ef d~ ~~a1r~~~.:%j~~i.165a16. en virtud de la «as. esa presencia ausente. si es cierto que consiste en «proponerse obje: ~~tNi.!c).294 b 7 ss. Usamos nombres en vez de cosas. 112). los sofistas se quedaron con la identidad aparente de la cosa y la palabra: «Pues hombre -reconoce AristóIcles. no hay como pleta semejanza entre nombres y cosas: tales son. eleva desde la asimilJclón pasiva hasta la adecuaci6n reflexiva pasa 'lI'l"Csariamente por la mediación del discurso. Aristóteles destacará la imperfección inherente a toda ley escrita. como veremos. hallará una relativa juslificación en la esrructura misma del mundo ~a::m~l~~:S~~i 71ii~~~If:?a~~~e~ilj:H~t~¿ ~. y parezca reasumir por cuenta propia la exigencia socrática o platónica dcuna investigación que «pana de las cosas mismas. 169 ti "y"dacl la tcoIla de la significaci6n. contrapartida inevitable de la universalidad de los términos.es a la vez una cosa y una palabra-. Aristóteles reconoce que la propia investigación personal no se sustrae a la condición dialéctica de toda investigación.o" 7... entonces «no tenemos experiencia alguna . a la vez. que es universal.dema· derecho. más arriba. pues. ese vfnculo y esa distancia 'lile unen Y separan. El dtama del lenguaje humano --es decir. y.

se refieran a inwicione. Lo que Aristóteles le reprocha a Platón es haber aceptado el planteamiento elelitico del problema. y no puede concebirse una especulación humana que no sea hablacb.] "S lo Otro. ROlaN. sino que es el discu.El no«!" loeteI . 1. N. al discurso y al análisis de su significación para resolver en su terreno propio el problema de la predicación. Es de aquellos que «ante e! argumento según el cual todo es uno si el ser significa una úniCl cosa. pues. el movimiento) sigue participando dd ser: no es . Pero como. sino mue proposiciones... 150. Pero ese rodeo no era una digresión. ~shV«q=. puesto que atañen en el mi! alto grado al dlseurso humano acera del ser: por Ulnto. l. más Irrit.le ellas un todo y DI 1lI r~~ aro 1" FiJ.Ja Cl!:istencia de! no-ser» m. los cuales. ~¡e:. 2. 20).~ed.. ha sacsdo en conclusión que designaban dos principios distintos (sea cual sea. y sustituyendo as! un procedimiento físico de' división en elementos por un procedimiento. el error de los nlccanicisUls. era preciso hablar ~ del ser. por tanto. múltiples. el de multiplicar los principios al ma~ del !lCr (condenándose asf a admitir e! ser de lo que no es ser). contra los sofistas o los megáricos. del no-ser) mediante un anfiisis de las significaciones del ser. p. ha aparttido como ilusorio por haber pretendido ir por delante dd análisis del lenguaje. de: una ignorancia de la ontologfa. por tanto: no es la exislenciJ. para resolver igual problema.p·26Il. lejos de ser 6aa imposible en virtud de aquélla. pero sólo ha podido evitar "sns disociaciones en el interior del ser multiplicando las «natura· lC7. se fragmenta entre todos los '~tSllalidad que estas «melllforan. sqún la reciprocidad de sus rdaciones. por lo demlis. La contradicción ---que Platón no distingula aún de la oontrariedad. sino como priodl. pero. de volver una vez más a las apodas nxgúiCllS '1CClCa de la predicación. puesto '1ue la crltica de la «ontoJogfu platónica nos ha apanado del camino 'fue: no habla que seguir.s distinas. el reposo. == bJdoI k>s . Hay que volver. Siendo ser y lI()-ser dos upresione. l. Ciertamente. p.. del D<HeI' la que hace posible el discurso predicativo. Cfr. puesto que 10 que se trataba de fundamentar era precisamente la posibilidad misma del discurso. sino que manifiestan dificultades que son dlas mismas ontológicas. la cual debla fundamentar la posibilidad del discurso predicativo. Las aporias. PIntón reconocía que el ser se dice al menos en dos sentidos: absolutamente. sin duda. puesto que se expresa por medio de un único nombre. Plat6D. es decir. 992 b 18.au en e! exterior. por otra parle..ios eñcaees. 187.no son señal. dettlb de las palabras. más 'lue abreviarlo o aclararlo.~~~~~~~ IllCnle). . cuando estlin fundadas-. Obnndo asJ ha evitado. cosa única.s.. si es cierto que la omologCa no puede collstituirse más que a través del discurso humano. Constituyendo ClIda una 00 pudiendo ser físicamente dividida. co~en .. del platonismo no nos dispensa. L. cuyo caminar laborioso e incierto acompaña. a la inversa.1 ddinido (e:! d So/iJt. por consiguiente. El «largo rodeo.~lTI:~i:::ola~~d. en vez de apoyarse en éste.. y en cierto modo.. Hay que invenir los términos. Ik semejante observación atrlle simplemente la consecuencia de que los pros supremos que dÍ$tingue en el Solista se inter6uen realmente (casi podríamos <kcir: flsica· 101 1=01 cilldoo de Met.(lA A. pero no es esto lo que le interesaba. I'''es PlatOO no llega a considerar el ser. es decir. ete. lo otro. del ser.no se produce entre nombres.precisamente en cuestión por una concepción ddtica dd no-seraquello por J:Dedio de lo cual lo negativo adviene: al ser. presupone: la atribución..s fisicas. 9. de Yllxtaposici6n de principios. sutileza de esos dos priocipios). aro nW Irriba. Dicho de otro modo. dtbe·lCrl~ ratilUido oomo u~de_sign~. al precisar \ que el rnHer n «en cieno mooo.0 otro se insinúa en el ser. Platón ha ncldo inuoducir la multiplicidad y el movimiento en la Unidad parmenldica mediante el establecimiento de relaciones atrínsecas entre t·"'1S nnrnraleza. Tal senf la originalidad del método de Aristóteles: escapar a las oontradiceiones de una ffsica dd ser (cuyo obligado complemenlo es una concepción no menos «(¡sica. que se apoya en el ingenuo presupuesto de que el ser posee una significación úniC. y no ha roncentrado su reflexión sobre ese «en cieno modo". ItlC'gÚicas -al igual que todas bs aporías. sobre ia modalidad de la signifiCllCÍOO. PlalÓn ha sido vlctima de las apariencias del lenguaje. al no haber analizado las significaciones que se ocultan. . la posibilidad del discurso humallo: pues eso seria invertir el orden ooturnl. Dicho con mlis precio sión: no podría tntarse de una ontologfa.[ ser en una pluralidad de dementos. como ntJJurainJIS. 1. lo otro (con e! mismo derecho que lo Il1ismo. el trabajo de la negación. El rodeo a través de la ontologCa para fundamentar la participación. es decir..rso predicativo d que hace posible. hay que 'ocres DI. no menos físico. han troceado .alón. Esta no apareced nunca en él como un Veus ex machinQ que viene a fundamentar. J. o «bajo cierto respecto. efmuando disociaciones en el ser. 1089 b 7. ni 152 153 . de un discut50 coherente acercs. como ha creído l>!. sin perl'ibir que hubiera podido ahorrarse: esa contradicción distinguiendo hs significaciOllC'$ del ser.). al que se reducirá en definitiva la ootolngJ"a. Platón estli somelido a un tipo de: critica paralelo a la que Arist6teles ha dirigido conIra los físicos: éstos han comerido el error de querer investigar los dememos de los seres antes de distinguir las diferentes signi6aciolll lleS del ser . Platón no ha puesro nunca en duda que debiera significar una. Pero siendo ser un único nombre.

En efecto: tan sólo la distinción de signifiCtlciones nos permitirá "discernir. El primer tipo de equivocidad es normal: nada puede impedir que .Ie equivocidad el que va a dar ocasi6n a Arist6teles de aportar una decisiva contribución a la teona de la significaci6n. en vertbd. y otrn accidental. a ver en la univocidad la regla. t.Ira la rapacidad signifiCtlnte del lenguaje: pues. lejos de ser un mero a~idente de:! lenguaje. pues. Es el alllflisis de este segundo tipo . Por el contrario.Por consiguiente. El psraJo.. identidad (que autoriza La IUst. una pluralidad in.·1 univena. y cierta distancia. Por tan· ~o..12.os lleva.. 1006 b . EJ problema quedaría resueltO ficilmente si se pudiera establccc:r una correspondencia biunivOC1l. 161 • 12. a La ve:¡: y desde el mismo puntO de V15ta. mientraS que las palabras son limitadas en número: '!. 1028 • 10. IbUl. voculad (lo que Arist6teles llama homonimia). la intención que explícita en él. palabra cchnUo. medida en que traduce un universal.llzm. 116 117 . n. ¿cómo coneiliar esa unidad de signifiC'llción con la plu~ltlidad de los significados? Yn. " N. v Nt.de quien quiera denunciar las ilusiones sofisticas.~n~u~ii:~~: .. como dice enérgil~lmente el texto del libro r. en el .. y por dIo es el fundamento de esa sabiduría aparente. :mimal que ladra) representa una anomalía que amenaza ron ser fatal l>. el hecho de que una palabra pueda tener vari:ls significaciones (por ejemplo. HTl~6ll1 o ''''¡lLll¡~'t~)u.b. . la exigencia de significaci6n se confunde con la exi· gencia de unidad en la significación... " 1062 " 14. que es la pluralidad de las significaciones.~I. Pero yi hemos visto que esa rorrespondenda era imposible. Hay. f}. el adverbio jndica que se trala del romo de 1. 1:1 sofistica. lignifiC'll la realidad hombre. Z. ¡d• aT¡¡t.~1.lI¡Y!'~). . y. )J1'::IIlIII) Md.. es evidente que desaparecería el lenguaje. ~i el anál~sis ~el lenguaje nos ha puesto en guardia comtll la mevltable eqtllVOCldad de las palabras. 18.i~01 • un tiempo afirmar cien. Pero entonces.::~aV. K.1 lIt'USlItivo indica que se ttllta del quid de la significación. pues que sm ella toda comprensi6n scría en rigor imposible.fiere. r. cuando nada se significa.ismo.'~ D>Uaz.'tl l. o al menos los mtb temibles".. entre las cous y las palabras.. 4.. lidad de las significaciones de una palabra se apoyan la mayoría de Ins argumentos sofisticas. ¿cómo entenderse en la discusión? «Si no se establecieran limites y se pretendiera que un mismo término significase una infinidad de cosas.. ?l~tinguir entre el significado 6b~:~i:fi~~~~s~r¡=eb. pues se le dan varias significaciones a una misma palabra: la homonimia es tan sólo la apariencia de la signifiCtlci6n'I.lru?ó~ . 1017 " 24 (l:"""X. al propio tiempo se destruirla tOdo diálogo entre los hombres. y el can. r. constelaci6n celeste. dos equivocidadcs. en e:uya virtud la susmuoon sera sólo valida en determinadas condiciones: son estas cotxliciones las que Arist6teles se aplicad a precisar. Pero esa consecuencia debe: ser corregida: pues si una misma palabra signific1l cada vez una cosa distinta.quc: hom.! caballo signifique. en cambio. E. ~.a sola vla 5e l~ ~bre a Atisl.10/ist. liene una única significadón.. y. " Mrl. es inevitable que varias cosas sean signifiC'lldas. ficaciones. En el primer caso. pues las cosasson infinitas.. pero se despr=de de la comparaci6n entre dos series de observaciones suyas: DO es igual decir que la misma palabtll csig· niflCa varias cosas. especialmente en los Argumentos so/ístkos. Distinguir las múltiples significaciones de una misma palabra: ("Sa scl1Í. y ejemplo célebre.. aparece desde clpññcipio como su vicio esen· oal. pot. 7.. Decit que el término chombre.. 4. sin embargo. 4. en último análisis. J.iK~~ í~~or¿d~!:d~~5)~p~elsalOsii~iji~~M:~u:~~ fu~~t~~~}'~e:a~. 108 • 18 (=0I>IrJ.. \1:OU. 1. y que ctiene varias signi. l.. que ronsine en la pluralidad de los significados.I~~~id~:td~~~:. en el estricto sentido del tl!nnino. En decto: no significar sólo una cosa es como no signiHcar nada en absoluto.seco?bta~~~t/1Tt~~~ ~::: :~ . la tarea principal -poeMa incluso decirse que 1:1 úniea. cn¡""""'l».e sea cosa y palabra. T6p. C'[c. ~ ouo). por el contrario.. entonces no hay significación en absoluto "'. 1028 " .!. l!elrás de la palabra pronunciada por cI interlocutor. Ch. una naturnl e inevitable. oonsiste dectivamente en lOmar la misma palabtll en diferentes acepciones a lo largo de un mismo raronarniento. la realidad de la comunicación n.«. todo diálogo con uno mismo_". significaci6n. se produce asf la ilusión de que se significa 'ligo. 161.de l••un. si los nombres no significasen nada..6tcJe~. si la signifiC'llci6n de una palabra no es 1I1l11. Desde este último punto de vista. Sobre la plura.. ~undo.ales. s. ~~tlillti~~~ne:li~s~J~r..Io:finida de caballos individu.. e incluso. que la palabra ran pueda signiflClr a la vez el Can.

lnralidad de sus sentidos.Imente hablando.:ada 1lDO:k los l&minos ury El printipiodel8lO1uci60 de Arist6teles COlIsisliri en ~~.i no la i<knlid3d.. t'Il este pumo de loa manllsait05. se disocia Is palabra de sus significaciones. cl mismo valor estético: IIIf. se supusien (tanto por pune de quien intenoga como por parle del interrogado) que sólo tienen uno. hll'lllo es a la vez de palabra y de pensamiento. Iicen que unos se end¡ott2an al nombre ('::p.li.tW'. teniendo el argumento por objeto concluir que todo (:$ uno. Tal argumento sólo tendrá valor si ignoramos la pluralidad de significaciones del ser y lo uno.::=n~ =~t~!:"~ ~:=. ". Eso lIdvierre Arisr6rdo al gidoahaciacl1a. ¿puede decirse que esa . al'lqUC r«:hazado como g10H poi" 101 editores modernos.~ ci 'ta.endida . "tu ~!to~).. todoullOClller :: 1í.nni¡onto no reside en el argumento mismo. y con una prtl." lpw<t. Iv"t'. remite.irodel8¡"'lU1'md $01&'. ::pil:.!iscusión se dirige al pensamiento de quien es intetTOglldoh *. por una paue. su poder d~ evocación). falsamente autorizada por los sofistas.. ya al los sonidoslh 'to~ ~~'. signl~K.)o que .-ID. que d clrq~eJore:~de. pues lo que se piensa es aquello que da sentido a lo que . por tanto.mo smudo). Por el oontrario.l.se dice. tras su ilusoria unicidad.dOl'le$ del ser y lo 118 119 . a su través. AristÓteles rechazan! la distinción. Mejor dicho: IOdo argu.v rl d::07.. todo será uno..el amor de dedos de rosa (Po~iIdX't'J).. lU.O<. El lenguaje deja de ser ese terreno cercado al que pretendían atraernos Jos sofistas para prohibimos luego salir de él.I!\lOV !7. /iI unapftuJodel8R.r=::ed=.. enlOnces no se puede disociar lo que se dice de lo que se piensa. Toeb lo mis. según el punto de "i. 1\. -..LabeUera w T&p. 1. sino en la actitud .[ pues. '"F &".' 'luien responde por respecto a los puntos que concede (o'.f. la cO$a que pretende significar en ese preciso momento.l:(m que la intenciÓn se dirija hacia la palabra o.. eSi. por lo derMs.pn>lip. o 11:1.vta lfipl\V ri¡v tldvoUD).nlitlo.No existe "1111\: los argumentos la diferencia que algunos pretenden hallar cuan- la.". ((lt'nO sipo que remite a aqudJo de lo que es imagen. y por otra. no lodos Ioa!l<:l'es 1I011 unos en el mi. Por eso.ndo se juega con la ambigüedad de un término.. Dicho con más precisión: el valo( sigr#ieante no es inherente a la palabra misma. Distinción impot/I4/.:'. sino que depende óe Ja intención que la anima. ya en 18 liplifnci6n ~ 'tt "'1\'41~> (1lI. eonttlllpt. sólo hay argumentos de palabra.agt:n . a las~~ hacia las que tales intenciones cse dirigen. .'CC la misma. ~~aid ~~:·aná1W:ssemeiaDlcapropSa.t-l6ril:ilalllS8&ndoabseualidadesdel~:. Por el mero hecho de decir que una palabra tiene varias signifi_ caciones. 4Xl b JI) conforme al cual lOlllOI diri· ~. o. institución humana. asigna a este m60d0: cEs útil haber examinado el número" de las iiiiiltiples significaciones de un tl!:rmino ('ro 'to~a1. y se recoooce que la palabra c:arece de valor por si misma".¡ia. entonces parettrfa ridfculo que quien interroga no aplicase su argumento a dicho sentido. roceIivamerue.::i60~ (tU rneuerdo. 140' b 6)..ojos(fO'". entre argumentos de paIsbras y argumentos de pensamiento: . nos las habremos con uno u otro lipo de argumtmo. no se hace mú que reconocer esa doble referencia. y se sabe a cuál de ellos dirige su espfriru el interlocutor cuando enuncia su lISCrto. todo es cuestión de actitud. una vez que se ha puesto en claro la diversidad de sus significaciones) como para ase:guI"llmos de que nuestros razonamientos se aplican a la cosa misma.. y no sólo a su nombre.• dU'iv <tq. no aCllSO por azar toma.tJ. 18 imqen es. al menos la '01lVf!tlibiUdllddel serylolloo{todoseresunoellUnst.":f.:. h. estrioI. cuyo es ~itado. Y Aristóteles cita a este respecto un ejemplo.U~lo~Ia~"l:~i~if. Ja 1. Pero si ello es asf. 10.:itW -.lo anima en el momento de pronunciarla.. incluso cuando la letra dd argumento perma. en los Argumen/os solís/kos.€'Xiv Mi <t¿. ~ el .dón lin t<:net. en un notable pasaje de los T6picos. por ejemplo.urirJO(idllddco. En efecto: sin ver oon claridad en qul!: sentido se toma un término.. y.'l:! desde el cual es enunciado o captado: «El hecho de dirigirse al I"'m.cl amor de dedoI. pocúta tmer valor ""tMico.if~i60f': ~ij. o lambién lo que Aril!6le1cs llama aqulla B-. 170b 12.: al decir que el lenguaje es significante. lo mismo que quien interroga. El argumento jllql a la vez CXlfI una pretendida idmtidad del ser y lo uno. cua. o visual"".J.~~ ~~~~:~ r:~ " h.ocia la cosa o idea significado.l.:'lu~ de 18 palablll (140' b 18).. a las inlenciones humanas que lo animan. • reserva de distinguir múhiples lino (uf. tanto en orden a la claridad de Is discusión (pues se puede oollOttr mejor qué es lo que: se: mantiene.r.ruodo de %tifl. "tf¡v ~.n 01. Adltórelc:s ~a aqul que dos expresiones pu'ilen tener 1I rnllll1a litnifK.' ~..k . (auditiv:. l lquí una alwi6n a Zcn6n. poseyéndolo sólo en virtud del sentido que le damos. reside.$O/#:·'b l~L If~ ~':haY oomb~ ""0. 0Jm0 día: L)'cimna. un sentido. es mq hmnoso decir . S. en "" Jtlllido). . .b. Por último.~>-(140'b 19).'.. pues un argumento así sólo posee realidad si nos atenemos a las 1>:. <tOV ll::OXptvóp.IIII." Urnal).do 10$ diferent(:$ sentidos de un término... según parece. pea" WlIO. 2. teniendo las palabras diversos &en' litios. romo todo es ser.. PodrllllDOll nxomruir uf ~l ar¡¡umento: si todo ser es uno.. El lengutje.(k 'totlvGjl(1) y otros al I"''''i:lmiento mismo l:rpil.¡.]0 del campo de la ontologla: ePuede ocurrir. una vez que se: han acIan.labras y nos abstenemos de discernir. diríamos. . ifna&m por sí o im. de intención 1Ot..."Ot(l\l)'''.. J~ibl~J de =~ eno <. 18. puede suceder que quien responde. no obstante.03.cit"). Pero no reconocer esa pluralidad : de una palabu.. Tal es la importancia que Aristóteles. 108 iI 18. no dirijan su (:$_ pfritu hacia la misma ('(Wl (p.

. do obrioqueul~dedivisiónllOtknf:. un paralogismo 1610 puede ser tomado por un silogismo en la medida en que nos atenemos a la identidad dd signo sin discernir la pluralidad de las significaciones. es inconce· bible un discurso que no sea significante.Plr«e ~ de la ~nici6n ~ d~o de d1I los p. en Arist6tdes..l61odedistincio:lesenpriDCipios~bficl. no l'llede ser demostrado. refutando a sus negadores. la cual.¡ están tomadas JUCCSivamente m acepciones distintas 101. 096 b 24). es el $Ik1R'smo de .". (JI. 66 b 11: «1.'. suprimiremos la apatiencia sofística: «A los argumentos que son verdaderos razonamientos se les ~sponde destruyéndolos. en nn. como lo prueba d hecho de que intenciones múltiples pueden ocultarse tras un discurso aparentemente uno.pft'/llio que poseía a ojos de los sofIStas. que: a tra\'t:s suyo se dirige una jnltnci6n humana hacia In . "" IU:I llI'gUIDmlOS. . Rel6.Pese.11 rontndicciÓn.J76b3'.9'. cipio del libro r.dversario se .lca.¿ytll ). la sipliflC8cióD intrln. el de palabra incluido. al negar d principio de contradicción.roción: demostrarlo seria incunÚ' en petición de principio. revela alguna intención <aunque: -. onlcMoglp. Tampoco :: ~I~' ~~ ~1. En general. pues. que todo es uno porque d ser es uno y todo es seT..)IllII. pero nuestra intención no ha podido seguit nuestro lenguaje.C1p.¿'i'ta.OI.l'ftUmen· roción m:b peISO<lal que el silogismo: se Imtl priOclpalmente de haca ver que l. lfinnación del adversario se destruye a sI misma en el momento en que se c:xpt"e5I.n~ seria entonca UI1I refulaci6n que el .l:cir. sino para decir alguna cosa. puesto que es el fundamento de toda demos· . Nos damos cuenta de la im· :t n~las se encierran en el lenguaje. l. como Emp&locles. ro/Is/ .¿n~~~ Por eso. Ahora hien: es posible establecerlo por vía de refutación (d%QaCtll~U\/al lhpnllm. Con Arisrótdes. l. trU la letra.Jo/isl. d •• m. d esplritu. y en el pbno de las intenciones puede y debe ser ¡ (\·rutado. aro Ret6riu. IlI. Pues nunca se habla «por hablar. nW arribo. decnuda {Iunque ubitrlrilmalle. en razón de que la palabra uno (y. y a los que estemos obligados a responder 1610 con palabllsi 10&0 :'l"JtUmeoto. Por eso..Ina concesión provisional a 105 sofistas. 94. Clp. ent~ aquellos que argumentan «pafll resolver un problema real" y los que hablan «por el gusto de hablan (). Arist6tdes nunca se ate:ndcl a las palabras.pld''' p1afÓcial: ésta enI Wla diviai6n "M.. si pensamos que la homonimia es d procedimiento que usan sistem:hicammte los malos filósofos. Pero ¿evitaremos as! la petición de principio? Si la refutación es un silogismo '.. si nosouos afinnarnos O dejamos decir. pp. Tal es d principio de toda argumentación anusofistica: los lID' Par.u).Ó~. r.. 170 b 1.1 inconsciente).. se corllradiC'I:D a sr mWnos. por ejemplo. la ~W:\Hl\a..hace AtiS~~t:t: ~bU~ad:llnl:naos~~ ~dv~:s~~:s l~~ :f¡:~a:~tcl~~~.!: '?lll~ap. el silD(tilmo que eJlab1ece la f\lO\'lOSición contrldlC' roril de Iquella que se mutl).. (-:W~ ). d método univerul para rdutar sofismas. la distinción que Aristóteles establecía.no es ni siquiera pensar con falsedad: es no pensar en absoluto.Kll. hildtMo distinciontS portancia filosófica de dicho método.. mienms que. 1407 b 12!1S. el n.Dial6:tica..:. 22. por el mero hecho de denunciar la ambigüedad. Aril16telo:o admite que . Estos se apoyan en la ambigiiedad.'. 1009 • 16-22.. la refutación difiere dd silD(ti¡mo. -. (es amr. 'toiK~.Il'jtO:f1i~all~ a.. persuadidos como están de que d lenguaje Jl() remjle más que sr mismo. única que puede dar sentido al / 080S II'I7. 11. y quic~n encerrar en t:l a $\1$ lIdvcr· ". según hemos visto. al prin. al juzgar a los filósofos del puado. un modo de .bc:oiDCidmcia~es sol .¿T(l)~ 'tab~ ¡d~ o:uD").nor Ana/l/icor. 9. luye el nervio de la argumentación del libro contra los negadores del Ilrincipio de contradicción. por cuanto considenm eu nqtaci6n verda· dera. leI\ÍD AritlÓteles} "" el interior de loo dna'oo. Cfr. pero Aristóleles dcscubrr que el lenguaje significa. • llIl . Tal principio. lo que llqul importa más.""sos que. la cópula Sl'.. .. no obstante. es . En la ¡nkt. aro 120 121 .rios.usas. No aisten.¿TGU Xdpl~) 10ll era tan sólo \.k Ilddantc.. rrlu'ac:iÓn.a'. el t~rm¡no n'n~ ~i/ln. 100 supondrá ella misma el principio que se discute? ¿Bastará con advertir que los sofistas. IU.• 18. y a los qu~ son s610 aparmtes. d Iogos deja de tener la fuena de . nos hemos dejado llevar pot la identidad de los signos.i~GU~ ~\l).~). IIIISArt. pues argumentos que: lo sean tan sólo de pal.nadaque~oont. pues d lenguaje time 1610 d valor de la intenci6n que lo anima. llC trall. sino que buscanl:. no es más que la apariencia de la significación. reconoce Aristóteles. o al menos que no quiera serlo. A'R. La distinción de las significaciones sen. «lUIda tienen que decir y fingen. p.j".' parte." Pme. 20.... con exclmoión de la afinnación que la contradice? m.bn. Pero en l. es decir.J(lIUIlQUCmúllddanle\'ft'e' lDl)I que 110 dejan de lmel' cierto l!cInce real). decir algo. 1.

no fuese consustancial. As! llegamos a ese «algo definido» 115. «al mismo tiem\X'. al menos en esp!titu. esto y no-esto. En elHe sentido es en el que. puesto que no opone talo cual ptOrlOsición a tal o cual otra. Cfr. dicen y no quieren d""ir -----"O sea. Tal es.in que 5t dé esta condición.:di:¿na:~~o~¡. 1005 b 24). si habla. a ese principio común a los dos adversarios.«.. Pero Aristóteles responde sin mucho trabajo que. 1008 a 2ll. Podríamos extrañarnos de esa advencncia. de algún modo. en ese pasaje. Pues. que es hombre y nohombre). IZ u. puede set estableriJo) 1l1. sino «Jo que se piensa» a «lo que se dice» 120. cfr. ni consigo mismo ni con los demás» lIJ. Puede añadirse -y. 1006 a 15. Pues. =Iuci~ndolo a palobms vaclas de semido. pot consiguiente. 4. ese principio de ptinciargumentación de Aristóteles. si una ll7 «Toda demO$troción ~ remite a este prin<:ipio último.. L. 1006 d }O. 1)') «Es imposible en cualquier caro concebir que la misma cosa es y 00 y 00 d.. si. pues. pues el fundamento del diálogo. Por lo demás.la clave de la atgumentaci6n de Aristóteles: «El ptincipio de todos los argumentOs de esta naturaleza no consiste en pedirle al adversatio que diga que algo es o no es (pues de esa suerte podría pensarse que se supone lo que está en cuestión). Pero en renlidad no hay petici6n de principio."¡.~.. .'1')' m. sino del principio de contradicci6n. en su virtud. K.se evitaría así el reproche de petici6n de principio: pues ¿en nombre de qué. J. pues entonces da Il"stimonlo. a saber. se sirve del discurso» lll.me aquí el decir al decir. en caso contrario. (r. Pero {'Sra quedaríll incompleta si sobteviniera aún una duda sobre lo que conlleva e! carácter significante de! lenguaje. la de que las palabras tienen un sentido) es verdadeta. en general. de manem que sU intención real se rebela rontl1l 'u discurso explicito. (4. l~l r.-D. PHILlPPE. S6lo que. se halla más acá del diseutso: g~e . 3. el duir del querer decir: el etror de los sofistas ---flrot que se denuncia por s( mismo. no habría pata semejante hombre un lenguaje. el sofista. el principio atistotélico de la «refutaci6n». 274.elcs ::' eF"o~~n~eU: h:íTai":n r:~~. y.en vittud de aquel mismo recham: aqui es donde podriamos ver una «contradicción» en su acritud. por ejemplo. Para poder ejercitar la tefutaci6n. kistou. que cierta ptoposici6n (aqui. II. en este caso. lnitialion ¡¡ la philQjophie d'Aris- pios. afltma de su adversario que. 1006 a 16) . pues.tót. Pues pudiera ocurrir que una misma palabra significase estO y aquello. a fin de argumentar. Pero no eS necesdrio que u pienu lo que u dice. (r. hay pot 10 menos algo que no puede dejat de admitit: que sus palabras poseen un sentido. pero que bastará para poner al sofista en conflicto consigo mismo. en virtud del hecho mismo de sus propias contradicciones. como observa Aristóteles. 1008 b 9. es porque no puede separatse normlJfmenle la palabra de la intención. el principio de conttadicción ya no tendrla valot. 5. un conflicto que podtla llamarse vital y. «cae bajo el peso del discutso» 1I~.ce.1062 d 11: «Los que tienen que discutir entre."" M. tal principio no petlenece al orden del discutso ni puede hacerlo. 104: se tratarla de hacer ver. U1 (por ejemplo. que sigue estando más acá de la "". podríamos añadit \onn Aristóteles. dice una cosa Iml0 122 123 ..elv Té 'tt )tai a~'to{> )tal «1:/. tanto para si mismo como pata los demás (tilla 'to o1]f'a¡'. en derto modo. 27: 'A".f¡ov O'::ov1. sino la condición de posibilidad misma de roda discutso. a simples /úmn vodJ. dos?" la d. lOO' b 32). «antepredicativo». 1006d11. si él quiere decit realmente algo. lejos de ser una arhittatia solicitud del tefutadot. es cieno que Ari. que es fundamento indispensable de todo diálogo 116. pues. efectivamente. acu~o sobre algún punto. que «los que los niegan 105 pyimel"O$ principios esta· bl""en el legitimo fundamento de ellos. si perteneciese. de la esencia del discurso. es decir. en otra parte -yen otra parte que en una refutaci6n de fonna silog[stica. 4. M.U.l 116 Cfr. de $OCtates. lS. si bien a condición de percatatnos de un conflicto más profundo que el expresaJo en palabtas. mediante el ejercicio de la palabra (cualquiera que sea 'tI contenido).una misma oosa. pues. incluso para todos los demás axiomas_ (r.que en el preciso instante <:11 que niega el valor del discurso.las palabras tengan un sentido. sino que le oosta con que el sofista hable.f deben po. quien comete petición de principio. Por 10 tanto. ROBIN. caeriamos de nuevo en petición de ptindpio: supondríamos que el advetsatio ha concedido ptecisamente aquello que pone en cuesti6n.y .m':U~I. en cuya virtud un solo principio..ólo'"(?~""'l-. «al suprimir el dis<:urso. p.:<:~ con evidencia :~ r~ . pues de una cosa podrla decitse que es «as! y no-así. Yll que niegll el principio de contradicción. y no el decir a la intención. y no su adversario. Si Aristóleles op.presión. con exclusi6n de su contradictoria. se vale de aquello mismo que está en cuestión: el va· lot del discutso. en tales condiciones. ¿cómo podría haber discusión comlÍn ajo. es necesatio y suficiente que «el adversario diga alguna cosa» u. pues es prin· cipio naturalmenle. romo algunos creen que dijo Heráclito. es 01. que la palabra hombre significase tanto el nohombre como el hombte. sino en pedirle que signifique algo. nO pueden querer decir. va. a la. ésa <:s la segunda falla en su atgumentación-. da testimonio de él --si no con las palabras. que es la significación: 1<:8timonio vitil en cierto modo. tras la petici6n de principio.'l-.o•. no es una proposici6n mds entre otras. Arist6teles no le pide al sofista que la admita como principio (pues el sofista le rechazllríll. nene de. al lenguaje mismo: «Eso es completamente necesario. objetamos sus contradicciones a unos adversarios que niegan precisamente ese principio? Hay que buscar. y con él el de la refutación. III ALIlJ.ha sido creer que podían decir rosas que no podían razonablemente querer decir.ól'P' 1" 'Awx'p<iiv ~'l-.

el principio de contradicción es el principio de toda demostración) lleva a Aristóteles a precisar.iÓll no puede ser a la vez verdadera y fal. 3. pero no por ello la expli(a: lo convencional nunca es universal más que por accidente. m r. es dedr. FJ principio lógico: . ArR. 10fl1/.. r.sería un milagro permanente que el lenguaje tenga un sentido. apa= como dependiente. pueslO que la primera tiene sólo sentido en virtud del segundo: «Signifil1'r la esencia de una cosa es signifkar que nada distinto de eso es la quididad de tal cosa. Ari. Ahora bien-> ¿qué es lo que nos garantiza que talo cu!'!l palal:>ra conserva una única significación? Dicho con más precisi6n: puesto que. insiste en el carácter «oonven(ional. a falta de poder ser directamente demostrado. en último análisis. la exigencia «lingüística» de unidad en la sig. a la «ciencia del ser en cuanto ser» 1». todo lenguaje seda imposible. parecía que "('I~lIíamos moviéndonos en el plano del lenguaje. es como no significar nada en absoluto» LZZ. El recurso a la «oonvenci6n» no exduye.. su quididad de animal ra· ciona! o de «animal bípedo. 114. peno rn ¡bid. alegando que el lenguaje. Arist6teles ha previsto la "hjcdón: . es 10 que Aristóteles llama la tsencia . III Así se adara al fin la refutaci6n que ha(e Aristóteles de los ad· versarios del principio de romrndicciÓn. que Alist6teles.que explicaría por la mera convención la fuena significante de las palabras. es imposible.ci to 1tpd"¡'p.' o más bien supuesto. Ello supuesto. La cuesti6n no está en saber si es posible que la misma n'~<l sea y no sea a la vez un hombre en cuanto hombre. las rclaciones entre lenguaje.stde~gf~~~P:~id~í'm~~~e ~~A::~~' l rc1es (omo la (onclici6n de posibilidad del lenguaje humano.e. al menos en sus condkiones de implantación.. Aristóteles no puede qualarse ahí: si las intenciones humanas. 1005 a 28. 1061 b 36. resulta establecido. cuando lo que su. 124 125 . 5. Dkho de otro modo: aquello que garantiza que la palabra hombre tiene una significación única es. a saber. La permanencia de la esencia se presupone así romo fundamento de la unidad del sentido: las palabras tienen un sentido porque las rosas tienen una esencia. 4. sino en I'/Jlmlo a la cosa mísma (. es 5610 un corolario dd primero: «Si es imposible que los comratiO/i pertenezcan a la ve!: a un mi.. la refutación de la negaci6n sofística del principiu de contradicci6n (negaci6n a la que se reconducen. ¿cómo es que intenciO" nes múltiples (empezando por la mía y la de mi interlocutor) van a ponel'$C de acuerdo en cuanto a la imposici6n de un mismo sentido? ¿Se dirá que la unidad de significación se basa en la universalidad de una convenci6n? Hemos visto. en la cual se basa la unidad de la si~nifi­ cadón de las palabras.. D(cha unidad objetiva. Mu. Empero. es preciso que ello ocurra en un terreno que fundamente objetivamente la permanencia de ese encuentro. pues cada palabra ya no remitida a una intención..1.misma palabra pudiera presentar una pluralidad indefinida de significaciones. III Ibid" 1007 a 26 lOO~ b 26). Ill.. dentro de ]¡¡ hipótesis «convencionalista. sino a una infinidad de intenciones posibles: «No significar una única cosa. un único sentido.& d"Opw1tto El"UI)' l:n.... De lnterpr. ~. 1l1.Ie es que el principio en cuestión es un principio ontol6gko (<<es il1. 6.". en un solo y mismo tiemI~'») 12~. no por esencia.~.posible que la misma oosa sea y no sea. 1006 a 32- ~~:~~~~e~d.es deór que.a. 10 hemos visto. (on su no· ción de Cl6!. De esta manera. Pero ron ello quel'Ía decir que éstas no eran significantes por naturaleza. lo mismo que.. pues. pues era él mismo un ser. una sola OO5a. según la opinión misma de Arist6teb.' el principio de identidad. 1006 b 21.1). de la significaci6n de las palabras.. sin duda. o «Dos propo~lciones rontradl~toria~ no pueden se\" verdaderas al mismo tiempo~. tal cosa será la esencia del hombre (. todos los argumentos sofístieos.u~:~dt1~ :I¡:~ieq~::e~i (~:~~r~Cl:l~ni~~r [:~::~~~ l~ K. 1006 il J2.s- ID 1006 b 7.(06CllU)... ---. Decir que la palabra hombre significa alguna cosa --o sea. Sigue siendo cierto. 10 que hace que todo hombre es hombre.Una proposic. como atestigua la cxperienda. y que su sentido sólo podía proceder de una intend6n significante: no por ello negaba que dicha intención pudiera ser universal. 17 il 34.. ma cosa es y no es. algún ser es el hombre.)..esto que sólo la identidad del ser autoriza la unidad de la denomi· nación. se corresponden en el diálogo. 167 a 23.. 1:0 5"0!. al mismo tiempo. Por lo tanto. por sí misma. qUl. y su estudio rompete.-1:>:. Hasta ahora. 1005 b 18). no necesitaba fundamento alguno fuera de si mismo) el que revela a Arist6teles que el plano de la denominación remite al plano del ser. no es más que un «sonido»...J. de nna reflexión sobre el lenguaje. (omo aquello que es previo a todo ~e:r~16~~:.mo suieto. l~. Y es el :lIl:ílísis de los fundamentos del lenguaje (análisis al que los sofistas ~e negaban. Obid. a través de una especie de análisis regresivo de las (()ndiciones de posibilidad. la universalidad de la oonvención. en todo hombre.-~0"ov. con todo (y tendreIIIOS que volver a menudo sobre esta observaci6n).uek ~n~~aJre~f6:. por el lenguaje. y su significaci6n le viene de la intención humana que la anima. 126 r. Ello supuesto. 3. para un mismo hombre.. aquello que ha(e que sea hombre y que lo llamemos as! es siempre una sola y misma esencia. roncebir al mismo tiempo que Una m. nificaci6n y el principio ontol6giro de identidad se oonfundcn... a la inversa.tótdC'S enuncia siempre el principio de CQfItra· oJícdón como una ley dd ser (dr. dJ.

::~'::t'::. querámoslo o no.:e:~a~...(:nsa en el nilimo momento de pronunciar palabt2S vadas de $Cnti· . A ~I vuelve siempre. :. hasta con uno mismo. como último recurso..·nsamiento de quien responde? UZo En decto: este último cree en· 1"1K'e5 penSlr una rosa única a través de la palabra única. lo asombroso no es ya que se pueda menttr o erntr. del cual no es sino instrumento imper. inSllulIe lo saca de la inanidad. y en él deben ser refutados. Nos percatamos entonces de que tal o cual argumemo. no se diri. el lenguaje _y por eso es stgrnficante-. fecto y siempre tcVoable. llJ • Asimismo..Id ser. no lo es en el del querer decir: detrás de la unidad del signo se oculta una pluralidad de intenciones inoonfesadas o acaso inconscicmes...:= ::U::::ib'teu: ~Ii:o~ue.un pozo o un precipi~o. la posibilidad de contradicci~ y error. 10.l~~::: u: Ara. cpor ~ . la ambigüedad .::::)~n'$~ :c:r:: ~~~t~~~ik:::ua~:: ~~'J:0:~ll=r::'dkr::e~==i: ~~. Anst6teles: nada I'reclispon!a a las palabras patll que fuesen signi~~cantes.ge hacia él... pese a Ancistines.i~. pero que en todo caso la refutación no puede dejar de tener en cuenta.. Arist6teles parece aceptar por un momento dicha exigencia.. ""111 quien responde no se: da cuellfa de la ambigüedad. si de madrugaeb. y por eso sigue CfC')'endo que I'. 126 127 .rv~~: I:t de un instrumento. si es cierto que toda palabra es palabra acerca . Pues bien: ti :Ipariencia (que no es 5610 verbal.l los sotistas. debe también creer que tal cosa es un hombre y que tal otra no lo es.Megara. 01.ael~~~C: :e=~~~t:a~l:.c:a~. más en ~cral. y ~o en 8. en imponer al adversario su propio terreno: el de los discurso!. y. d anilisis más superficial del lenguaje tropieza con el hecho de la equivoodad: ~ ~:d~e:n~~::. Así pues... por el rontrano.m::~:t:~~~.:o hay argumento. en pnmer lugar.de. y.ogo pueden establecerse en el plano. aunque sea.6n en el plano del discurso. como hemos visto. entonces.·tr en este caso que quien interroga se dirige con su argumento al I. al decidir volver en contra ele Jos so(¡stas un procedimiento que es él mismo de inspiración sofistica: la rc:futaci6n.1 gusto de hablar. se muestra precaVido. I id" tener rv.. es por tanto el verdadero punto . comprenderlo. toda rc:futaci6n aaba por resl~e en que las palnbras tengan un sentido definido.rguIII1·nto.. y.nos remne. A diferencia de P111l6n. y lo que haet .k partida de la fi1osofía aristotAica dcllenguaje: distancia entre el lenguaje y el pensamiento. sino que. Si ello es as!. acaban por extraviarse en .. que compromete por ello a quien la pronuncia. por ha~r que. distancia entre el lenguaje y el ser. Con Aristóteles.\~. La experiencia de la distancia. pero csi no! significasen nada. se desplomaría con ello todo dIalogo entre los horn· f bres. a las intenciones humanas que lo anirrum. La fuerza de los sofistas consistía. sino que engaña al pensamiento w: . que es correcto en el plano del decir. experimentada por vez priment L'fl la polémica rontr. puesto que a través SU}'O es imposible que el adversario no haya querido decir alguna cosa.'. según 'ltCStigua. y en este nl. 1714 17. en su refuta· Cl6n de los argumentos sofíSlicos. No sucede lo miSIDO si. NUIlClI se babia. sino que pueda signifiar el ser un lenguaje que descansa en toDven· . cuya única fuerza es la de la intención quc "u cada.s aún: es en el momento mismo en que creen domUlar el len· 1:'Mje cuando los sofistas se dejan dominar por él. Pero es mlls interesante todavía el proct':SO que ~gue Aristóteles en esa refutación.:iUn: . La condici6n de posibilidad de ese diSUitso interior es el lenguaje finas dicen queda refutado de hecho por 10 que piensan y lo que hacen: c¿Por qu~ nuestro filósofo se encamina hacia . i. Pero el ejercicio de la rc:futación revela a Arist6teles que ni~guna rc:futaci6n es solamente verbal: refutar un argumento es.. un argumento aparente..¿t=:e~= d: =ra~/d=~~e:::": =:Ia~\:sm~~ y. encuentra .1 plano del pensamiento. en vcrdad. pero entonces puede tambii:n decirse que ya no hay .. M:I.::~:~:r::ia~. en este sentido.. ¿c6mo no .norada por el interlocutor_ cSi la palabra tiene sentidos diversos. Jo/lJt.qu~ es el pensamiento y de ese diSUitso proferido que saminto y ser.p1ea o quc recibe: de su interlocutor. pues la comunicación y el diiJ..7::n:kt6di~:.'. como el SOfiSlll desea.¡os r:: posible que las palabtlls tengan un sentido definido es que las rosas tengan una esencia.·u. Tal parece ser :'.las intenciones. como SI pensara que caer en A no es a la vez malo y bueno? Está claro que estima que una cosa es mejor y otra peor.i~~. ciÓn.-r¡¡¡¡tios saben a qué atenerse sobre la naturaleza verbal del argu· 11I••:nto. en vez de quedarse en caSi pensando que va alli? ¿Por qué.

~u. como creía Gorgias. que delimitan las condiciones de su extensión y validez. 1061 b 18 ~fl~:~~~:~~~t5:~í:~:?rd=~~s~:~n~~S:~~fet1:ety~!~ 128 12' . post.cnc' y del postulado ("''tW. axiomas comunes. una . tal ciencia exilIe sólo a ¡(tulo de proy~c/o. . K. LIS «Es una t=a indefinida (&óp. 1. la experiencia de la comunicación vuelve a introducir su necesidad. que butarla prenderla por qué Aristóteles se toma tanto . Igual que cada ciencia se apoya en principios o axiomas. y.. a diferencia de la hipótesis (ó~<Ía. que.. cfr. lo hacen dentro del ser.. pero amplía ¡U uso. As!.3. no lo que es demostrado (Ó¡. es decir. llCerca de la llSimilación de la ciencia del ser en cuaUlo sc:r y la ciencia de los axiomas comunes. cuanto la de asegurnr O justificar la coooencia del discutso humano 1'<:1"0 el axioma (yen esto el uso aristotélico concuerda con el euclídeo). (y no lIÓlo al hom. dia· :~L1:'iJnli:le~~~~~ ~t:r d~j~. es «aqucl1o que ~> n=riamente por ~I y que debe n=atiamente e=se. En ese sentido.b~ecer el más rlmdamema! de todos: el principio de COntradlCClón).t.~ saria por cuanto el acuerdo entre los hombre! y la cohet'enda de ¡U discurso ~xigen el set en cuanto Sl:r como fundamento de ese acuerdo y esa cohetencia. y el substitutivo de 1. wv) y por /o cual 1I:"'t.). las palabras tienen sentido.. sino también para su constitución....f1::~~:~a a~~ 1.:. Si los hombres se entienden entre sí. 3..OOio por est. más adelante.'.• 1005 a 23). Ahora bien: el diálogo es posible entre los hombres. Me/. un solo sentido. ~Uldesu~~:n~nl~~p: sr :::'a~ii~t.xiomátieu.1"mostrllCión (up' ó).• 1?0 a 2} (infinidad de !as d. Cfr. todo lenguaje -no en cuanto tal. sin el cual el discurso quedaría concluso y el diálogo sería mútilo La ontología como discurso total acerca del ser se confunde.lv(u) o la esencia (i¡ oU(I(a). bre «competente_ en tal o cual género particular del ..ie~~iaca~i~~\a~nex~t~¿axtm:~iO=~n~eroa ~~~:s (. . intuición es aquí la universalidad de la .. el ser resulta presupuesto en principio por el filósofo como el horizonte objetivo de la comunicación. el lenguaje no es sólo necesario para la expresi6n del ohjdo. ni aquello a que ¡e reHere la . por el hecho de .. pues. 76 b 23).Id lenguaje..er) (Arg. la onlologia es efectivamente un sislema de axiomas. cfr..emostraciuncs posibles). sino un discurso que sólo puede ser comprendido si se supone el ser como fundamento mismo de su comprensión. esos uiomas «ql/~ lodos los hombres I/SD/I. Ul B4 ~~~'~~i~ ~ocabularjo de Arist6teles. es preciso que la univocidad de las palabras sea la regla y la equivocidad la excepción.7. cap.. y menos aún un ser él mismo.) la de ~tct:>rse de todas las t:>zones que hacen aparentes !a¡ refmadones a cualquier hombre. 170 b 7). smo como ! ~~~~ fn~s:~~~.::i~. r.Ó"¡"O~ del ov..<:n al ser en cuanto sen (lbid. de tal modo que 1. y para aproXImarla . 10m a 20). Post.""peten a la eleneta del ser en cuanto ser (r. del .. pues. y ello no sólo por la rozón general de que toda ciencia IIn:csita palabras para expresarse. sino aquello a par/ir de fo cu"l ti!.a del lenguaie de las matemáticas (1'. así el discurso en general presupone axioma5 comunes (como el principio de contradicción). sino en la medida en que es comprendido por el otro J14_ es ya una ontología: no un diocurso inmediato sobre el ser. cuyo sistema sería la ontologla.'it el Sl:nlido <1e esa palabt:> de su uso moderno. par~ía desalentar cualquier proyecto de ontología. designa con él unO de lo¡ principios . al separar el )... 9.. una axiomática de la comurutlllo7: .encuentro. 170 a 30 (correlativa inhnidad de las refutaciones poslblc:.kl silogismo..¿cómo palabras limitadas en número pueden significar cosas infinitas en número? Y sin embargo. 7:.:. especialment~ lOO' D 26 ss. como quería Antístencs. ""'10 :'~~:~i~. veremos. No obstllnte.. 1.. en tal sen· Jido. sino por una razón que le es prol'i:l: aqui.. con el discurso en general: es una tarea infinita por esencia m.o. pues.. pues pertt" "~. lO. serán cxtraldos de hecho.in~~~d~ou~:~e . Pero una ontología como ciencia puede proponerse inicialmente una tarea más modesta y realizable dentro de su principio: establecer el conjunto de las condiciones a priori que permiten a los hombres comunicarse por medio del lenguaje. pues no p<r dría tener otro final que el del diálogo entre los hombres.. pues existe. aro ¡bid. un lugar en el que sus intenciones se encuentran: y ese lugar es el que libro r de la Metafísica llama el ser (t~ ... Mientras que el discurso "tKucnrra su objeto bajo el aspecto de talo cual ser determinado que . Hay.~~:¡~~~O~%u~e~on~~di~~~~o~"nr:~da~~. B. a 41. sollsl.t~~ll~e~g:r~l~~:s:~. ahora bien (y ello bastarf~ para dl$tinR'. Met. pues de no ser así todo diálogo sería imposible.. Si la experiencia de la distancia. 3..'xiste independientemente de su expresión. (AnD/.). que constituye así lo que podríamos llamar.. 1006 ba. se requiere una base para su entendimiemo. sin apartarnos exageradamente del Met. l~t~¡~~J 1'. 4.abarcar todo!. 76 b 14).) procede la demostración (Anal. su esencia (si la cuestión de la esencia del ser puede tener sentido).i~~~i:e(si~ l~¡:aíln~x~o. el hombre no habría pen~:tdo jamás en plantear la existencia del ser en cuanto ser..1 K'tludo euelldco). por consiguiente. 2. liTo «Dialéctica y Ofltologra:.. el ser no es otra cosa que la uni· dad de esas intenciones humanas que se responden unas a otras en el diálogo: terreno siempre presupuesto y que nunca está explícito.¡nClpro de ~trn~cción).0( :~ 1~U:i:. 996 b 28. una /lunidlld intrlnSCC1l del axioma. lOO' a 22).:~uh~c~~aa:~~:t 136 Aristóteles toma el término axio". no I'ic'¿ades del ser (pues el sc:r en cuanto ser no puede ~er sujeto de ningún ((serto). ClI una axiomática objetiva y neea:aria: la única niom~tica VOS!ble del discurso humano. 10. Acerca del ptincipJo de comradicciÓD como tlJt:10"'D comú/I. 4. r. Cualquiera que sea su naturaleza profunda. Desde tal punto de vista. convención. Si los hombres se comunican. los se=. Esta resc:rva permite puscntir el papel privilegiado de la dia1~"Ctica en la constitución de la onto(og(a.

33. Inevitablemente. La objetividad del discurso. R~umimos aqur toda la argumentación de las !focas 1007 o 9·b 18.t. pues la esencia es única. como fundamento de la comunicaci6n entre los homI". al menos -y por esa misma raz6n. Vemos as! la diferencill entre un lenguaje atributivo. efectuados por sus predecesores: su defecto común ha sido el de querer averi· guar los elementos (O'toIXfla) de! ser antes de distinguir las distintas significaciones de la palabra humana sobre e! ser !.. y un lenguaje significativo: "n el plano de la atribuci6n. cuyo origen ~c t=lOnta..ignaríamos con el término corriente de equivoddad)? Sin duda.L PROBLEMA La refutaci6n de los paralogismos sofisticas ha llevado a Atistó«·h a admitir.«física» sobre los elementos. Este carácter antropológico m.ombre (pucs la esencia es una. aquélla no le inteTe!a sino en la medida en que refleja O anuncia <!Su. como se verá. que él llama . a TrendelenbUl¡{ (GeJchich/e der KiI/I!gor¡enlebre).. al menos. 1007 iI 10. sino que significa tan sólo alguna cosa de Sócrates. el proyecto de una ontología como ciencia autónoma.í que Sócrates es hombre..e ". nos ha hecho rebasar el plano «objetivo» de las palabras.¡. a una reflexión.<l"(W. 9. en nuestra opinión..'1:<'. pp. reconocido como significante. Pero e! acuerdo.. la existencia de unidades objetivas de signifiatci6n. DO 131 . pero en definitiva .. Sin duda.. una teoría ---o más bien una práctica. pero pronto será denunciado como la negaci6n misma 01.. del proyecto aristotélico bastaria para distinguirlo de todos los discursos preten· ciosos. 4. hombre no puede significar la esencia del r. acerca del ser. Hl r. si un nombre pudiera tener varias "jl~llifkaciones (relación que. corda el riesgo de aparecer como convención) queda al fin restaurada en nombre de la intersubjetividad del diálogo. y cntonces la significación seria tam¡. Si el discu"o no mantiene ya.. al sustituir a la vieja especulación . I"HO. habría que admitir que no hay esencias y que todo es acciden· 1 10. y que han sido tea. en vez de la designaci6n de su esencia.. sea el que sea: de ninguno podemos decir que expresa la esen. o al menos el encuentro de éstas en el seno de la realidad humana del diálogo. oI<".).t. oeglÍn p¡ll'l:Ce. si siguiéramos el razonamiento de los so11. único que conocen los sofistas. ¿Qué sucedería. y no fingül. o ~. .:ias.1. sino ttlmbién la escncia del no-hombre. pero la palabra hombre. (A. un análisis del uso aristotélico de la noci6n de signi1icaci6n.· los análisis de la signifiClici6n. que cs la del ser..ls. en Aristóteles. no hay en eso nllltradicci6n alguna: «Nada impide./i! libitum. a confrario..i ~""u>y C:1¡'''¡' "'0'1"" l-'~ t. O. una relaci6n inmediata con el ser. considerada aisladamente.horizonte siempre presupuesto de la comunicaci6n. a fin de cuentas. dingíilstiCils't de la ontolOllía aristotélica. problemático siempre al ser «subjetivo». desde el principio. El análisis del lenguaje. ~¡. 10. 1)3 ·OJ.balbucicntes». La ¡ pdctica sofística del lenguaje impide así privilegiar cualquier atri. en espera de un más amplio análisis.·1 accidente. En la perspec· t¡va de la equivocidad. al tener por 1''1~. Ello..' toda ontología..¡ de la cosa. va a disipar por fin la fundamental ambiLl7 Decimos pr~isamente iln/ropoJógico. y no en sus predecesores. Pero sólo se """apa a la contradicción haciendo de hombre un atributo de S6cra· t'-s entre otros.nteUigmu. h~ jn~uficientcs todas las imerpretacione.:~. el absurdo de una onrologla que u·dw:iría el ser al llccident'e va a confirmar. 1007 iI 22.umi""'s por BltUNSCllVICG (dr. adventicio y alusivo. Decir que Sócrates es hombre implicarfa entono nos que Sócrates es hombre y ncrhombre. en particular. no pretenden decir nada por anticipado sobre e! contenido mismo de la ontología aristotélica. que el mismo hombre '.. en efecto. de las intenciones. puesta en peligro por la subjetividad de la intención (la cual. es legítimo decir que una cosa es esto lJlI A.¡. ~..'s. Ml"l'i.de la .I'.'qnivocidad conduce a lo que aparece primero como una ontología .es mediaci6n obligada hacin el ser en cuanto ser.. mientras que la atribuci6n es . El proyecto de una ontología aparece así lígada.'.}. . sino tan s6lo mostrar de qué mooo pudo nacer en Arist6teles. no excluye el rigor: el análisis aristotélico de las significaciones del ser. 992 b 18).':1 hombre y blanco.·s<"lI<.w.-..tesis varias significaciones. implícita pero siempre presentc. en dirección al plano.4. lríamos seguir atribuyendo ese nombre a una cosa: podrla decin.. Pero la antropología. en efecto. «>.1.. como en los sofistas.ién una). sobre la comunicación. o más bien la no"S<"ncia del hombre._ ::o"JJ.ÓYl:. a que hemos sido llevados por un análisis de los textos aristotélicos acerca del lenguaje.'gía de la esencia.9930 ¡. e innumerables otras cosas» I. 1-0 Cfr. especial· mente Lu ager de ¡'. pu~ \o que in. r. . nos ha llevado a presuponer como lugar de dicho encuentro una nueva objetividad./uo..1. De este modo. y.. LA MULTIPLICIDAD DE LAS SIGNIFICACIONES DEL SER: I'. tercsa a Aristóteles en el dúcurso no es tanto la estructura intema del lenguaje como cl universo de la comunicación.. el resultado . no significaría sólo la esencia del 1~\lllbre. O también: si una teoría de la significación conduce a una on1..~"""~(w. 1~ . La ne<:esidad de una ontología no se hubiera presentado nunca sin el asombro de! filósofo ante el discu"o humano: asombro cuyo primer e involuntario estfmulo habrán sido las paradojas sofisticas. y ocasi6n única de su surgimiento. Estas consideraciones. Yl s~.

. hlanco sólo porque ambos son accidentes del hombre. ISI Pucslafiloaofla. Desde este punto de vista.iblo smootos de loa ecra.¡Ilimo anilisis a Wl3 predicación m:b fundamental: la que remite . m aro ibid. Ir.. en el plano fWoo.:'=~~~~lt ~~~~~~~ O también: tes Coriseo idémico a Corisro músico? u'.• l007blQ.cs ain ttt. ApuDla con anticiPKión a un idealismo que vm. por tanto.l1IqlJC llOo má queUDDde 101 acnt.:ióndelgricgo b>:Ó<lt_..lUmuctte .a~'i~ dll<i . minan. 133 baga sabio.. I>O-OenCÍa del hombR'. la idea sugerida por la etilDOlogia de sub-staneia 000vienclÓloaloque /l.. 141.i ~ dvllpw1:OI. GU. o más bien en no ver que el :lCCidente no tiene otra realidad que la que extrae de su pasajera .7. E. pero t:unbi~n no pertenecerle. o la demostraci6n una premisa no deducida JC~. r. igualmente la predicación supondcl un primer sujeto no atributo.queúis. sino por olvidar que la esencia.. Metl~ Sl"¿i~s. . que d blanco es músico y que d músico . d~fa~ ~~~6:f~~~ .Aquello que no puede ser afirmAdo de un sujelo.' e& imposible que la esencia del hombR' pucdoo signifrar precisaD'lC1ltc J. jaodro(2~. en moverse úni.tratando entoDCleS de la roulidaddc Ioapot. /1.:a.porllnto. t Y no cabrll decir. en cuanlO filoJofla. la esencia es necesaria. convmdrla. el laún subsItlntill es la tranKrip. Instruir a eli· nias -mostraba má~ vi~orosamente el Eutidemo de Platón-.!. si bombu si¡nifi~ no sólo cl atributo de un sujeto delerminado.s se trata de una predicación sólo en sentido impropio. 1004 b J. . l»~...ldherencia a su sujeto. Inversamente.::: I . 1_. o.. ¡QCCl'Ón emplea aún en ole sc:nlido ess~'" tú). sea como ~lIjCIO inmediato de la atribución. 4. La unidad de la si~­ nillcaci6n apresa y supone la incompatibilidad de las esencias l4. ""I"'C.m. siDo también un lujelo <leraminado» (.. r. 1'6 e-Ia E n (d. En efecto: así como el movi· miento supone un motor no movido. 2. . es anterior a !sus atrio butos. por tIIllO que Esllcomecucnc:iaresultlparticu. por ejemplo.. el suhmalO del cambio. ANsI.lntasobrearributol (dr.i~ tiaw.. 1ft ISJ r. como dice aquí Arist6teles. dr.. Por el contrario. en una especie de predicación recíproca e infinita?~ . Mnc:a de la historia de las n..que! en que dicha pabbn designa. sea como StlsU':l. «Significar la c:scncia de una cosa es signifiCllt que nada distinto de eso es la esencia de esa cosa... lo que es una de las definiciones de esencia"..'amenle en el dominio del accidente CIt. 1007 b J. 1001. 8.'r:lles dicic:ndo que es esto y no-eslO.Fto de la .es matarlo. : La equivocación de los sofistas consiste. IbUi.. 1017 h 2J). y en el universo un ~btClIla de «TClacioo.I6 :: ~~t¡¡~~ fsj8j:~·~~'~~. pues nunca hay ni siquiera más de dos 2l:cidentes ligados uno con Otro: . sino dd Eutidemo de Platón.OXlIOtodacicDcia~ñva. w dcjedc~íg:noranle.y no-esto. ciertamente.n¡TQ~[a:v). En amo lu'! casos. no sólo a través de Ari5t6tdes. en rlgor. n • 40).c:oof~de r. si es cierto que el accidente significa siempre el predicado de un sujeto (lla:{j'tn::ollelpivOl.u~I~Ju~d~nl~ :~Itid~J~~as:ssen. la distin· 1 .: «Si se dice que todo es accidente.¡ . pues en tal caso suprimir uno solo de sus accidentes es suprimir el ser mismo l.. sino de lorosl se lÚirma cualquier otl'll C(lSU (d. en la pcnptttiva de la equivlXidad. l. 26. -Nole SUI le \IOC'lI~ de 1'Etn>. Y 1610 fueusaOOtlrdJamenle..rislóldadcd. refe:rida en ..portlIltoquedejedeser. según la exprción de Uchclicr. '" E.lOO4hS. VII. accidentes (C:~~f~ljlVi~) o ~. 8. incluso en el caso de que este .•Pero eso es imposible -responde Aris:tóteles-. <IT. Aristótdes ved el remedio contra los :lrgumentos de los sofistas no tanto en la consideración exclusiva (le la esencia como en la distinción entre esencia y accicknte.un entrelazamiento de propiedades gcncra1c:P. pues suprimir a Clinias ignorante es a un tiempo suprimir a eUnias ll.larmmlefla¡nntell:llotrOlIOfi$lllldc 132 ..a. determinaciones que pueden penenecer a una cosa.¡osdfi"'me"I~. indeterminado. DO tieDe dominio propio. que los predicados podrian ambuirse unos • Otros.2.2.~ol~ciu~ol:~~iIapo~~~.JO). no hay nW que atributos.njeto: digo..l 't"IV!l~ ""l11ainl TI¡v M.krates: «Pues semejante colección de: atribulOs no hace un ser úni· ~. 144 ¡bid. 4.e inromxtamenle.1017 b 13). 1. Los sofistas jamás definirán a S6. Tales argumentos son insolubles si el ser se reduce a.alllSi6naloasofuwoatestiguadaaquCpot1Je. 2) F. en la cosa. es decir. pp. no por considerar objetos extraños a la fi1osoffa 151. y cuyo número es. cap. pero en el plano de 1::1 significación habría en ello una contradicción.¡!timo ténnino comprendiese la infinidad de posibles accidentes de S. la UadUCCiÓll Il"11dicional de subJltlncitl. 1946...L. 1".J..·1 accidentc blllnco o el accidente mú¡ico al sufeto Sócrates.idca: de b pabra. l026b U. Pero evi· tamnos este úllÍmo \IOC'lIblo por dos razClnetI: 1) IliJt6ricllm~nU. de la que no tienen una idea e:J:aC'!a.duttiones de Jda. POlt.tribuciÓII. pues. el . y. pcronoconvicDcaaq¡>dcnqueJda~-Jafonn. cado. 1006 b 13 SI. Ul:.I6. no habrá ya sujeto primero de los accidentes. Idl ph"'" . Es conocido. "" el plano d. Inuodocción. 1007 Il JJ. para lrulucir cid. de suerte que advertimos de entrada el absurdo de una teona cuyo postulado inexpresado seria que «tOOO es accidente. Aristóteles asimila accidente y predi.. este scnlÍdo de la palabl"ll o{Q. 1<1 Esta hipótesis no es ¡ramita. un accideme sólo es accidente de otro accidente si ambos son accidentes de un mismo lQ '. la serie de sus accidentes. Por consiguiente.$ON. Y aclem:. La predicaci6n dc· berá entonces proceder al infinito. '<$ Cfr....). a una esencia: «Quienes hacen de los atributos d objelo [único} de su examen se equivocan.Ikados.to común de dos :occidentes y fundamento de la atribuci6n del uno al otro.

.:. cno SIO razón siruaba la sofistica en el plano del ot>-ser (:upt 1:1) Il'l Ó\I)' Ul. . 'l· l6l C.. 1lI.!guoo de lo que les sucedaá a quienes v:tyan a ocupar la elsa: por ejemplo. a ~ Ionlxe? -SI. No podcu>ot . y el accidente . cfr.. 17.. es decir. habrá que decir que la esencia nene vanos nombres. Cilt de Pl.1026 b 15..A~~d::. Estc último t~rmioo DO s:e::m~~~ ~.a tal o cual llOffibre de ame y hueso. ccomo un no-scn 161I. 5. le 9.e¡uir Cll .a intuición de Platón: si la sofística ocupa el terreno del nÚ''ler. 1026 b 14. de la mflnldad de IlCCldenles posibles. que distingue dos clases de l. no podrla ser.ada por estar siempre inacabada. Pero una infinidad tal como hemos yUto.or.J. «en ciertos casos-. blancura: «Por lo que se refiere . Indete~lJ1. definición (l6To~) del blanco.nco. n.I.oItibuidos al sujeto ni su nombre ni su definici6n. casi nunca son . pero que nos parece inaceptable. IlIkmb olra interpretación. y no la.2~~$Las=~ '. en dertas casos It.!es). como recuerda An~t6~e1~.oT (ad. diri.predicaciones accidenta. La tecna y la pclctia sofisticas del lenguaje no suponen sólo.¿o~ ~:::~~:':: vda tConoces tone:eI el '>0«<.).I. 179 b 1. Y el oomcntano de AU1. l'n cuanto cesa la predicación. ~t.os~t~l t:b~a~~irc:~ '·. 237 a. ~ mis~ da ~r no bay tsencias que no ha. más aÚll: que tiene una infinidad de nombres tantos romo posibles accidentes tiene d ser.. 134 135 . la dencia dd arquitec· lO «no se ocupa en modo a.5..I. PUlI el holl\bft:.2 <l Z/. para quienes el discurso se ~uct a . No debemos «~ublecer j~~~dad entre: las e:zpresiones: signiliear un sujeto deteTtambién una misma cosa. . nunca podrá serie atribuida al cuerpo.. 2. o «oegro•. clcomcmariodcAU1.b~:t~:'~~. 179 • JJ.1?O: la.. t:I o negrura. tOY MTGY 161. . los seres que son en un sujelO [jo e. por la sola raz6n de q'ue pueden serie atnbu.a AristÓteles-. DO a la misma cosa atar u~ (tI«id~ntt) y ~ Corisco (mMu) (scgt'in Arf.ción entre ~ncia y accidente permite explicar la permanencia de Sócrates como sujeto de atribución a través de la sucesión de sus atributos. .::: I'lIbjd. 4. SI no h~blera más que una esencia. y..ulo por un texto de las Calegorlas. aún.·llo se debe a que «los argumentos de los sofistas se han centrado.. tambi61 Art. so/ísl.P~r::no~b~=u~ 19 SlI. y aparece ~.re . Sin duda.. p. en vinud de una coincidencia imprevisible y pasajera --contingente. un ser que sólo tiene existencia nominal: . 8. pues. pero que no debe hacerse pasar subrepticiamente por 10 que no es. o al menos en no reconocer otta f()~a . oo:uIlO bajo cl vda.rcdiaci6n 7. Dicho de otro modo: de \111C tal cuerpo sea blsnco o negro. El accidente l'n cuanto tal no tiene mú ~~:::~:Ji:a:S~Ie:~~~~ ~:='::e~~:oI~J: Luncretos). lIi~:ht~&1~"~/I:. IV.~'. una ontología en6nea: conlJevan la imposibilidad de cuaIq~er ontoJogl. JOfút. el blanco in· IlCterlte a un sujeto -a un cuerpo--. nada impide que el nombre sea atribuido al sujeto.enaqudlOlCllSOllenquec1accidente.f:"~' 15* . pero la definici6n de «blanco. Cuando "Iribuyo al hombre el predicado blanco.. los predicados]. lino sólo que pueden aplicársele las denominaciones . 1006 b 1:1. 12: dr.E.u.en~ri.. C:I ~%.dvit"tcfeclivamctlIC . coleca~. El sentido de esta última frase parece aela· r. el accidente relOtlU al tidad lCCidentlI.lo. una significllCi6n tS/!ncial (<rr¡flfl.! es el acci· . po~ tanto. ~a lo habIa sospechado Platón que.}d'm~raI:k:t~:¡::). No obstante.1026bIJ. 16101... Sólo que Arist6teles da un contenido preciso a fu~'::~~l ~~:r JI~~:i:d dbl:.. :llriooirlo hic el nune.¿~ {tJ1:l. 1026 b 21. todos los seres serían un ~lo ~.qul absolutamente rolTlX..a de Corisco DO pertenece el atar ta~.:urn Il~VGY fO C11J¡l~!~7]T. en el Kntido dc quc a la amd.=o ::tl.de signifiCllción que la signi/icilci6n artibutiva (a'lflllivttv ltllt) ~Ya~): modo de significaci6n que está justifiClldo en su orden PropiO.i~io ~~~i~~r:~ i~ :ar:.bla. -Entonen Por eso no hay ciencia del accidente. d<:signarin el mismo ser. ...J es factible concdliria. Tambi~n aqul el error de los sofistas ha consistido en reducir la significación a la atribución.el accidente existe sólo en viro lud de un nombre. 2. el blanco sena un llO-5eT si.bImeo.lente aislado de $U pertenencia al sujelO: y así. "'. Iü Esckci[.1 rojeto (pues podrfan no habcnc enconlrado nuncol.mos que toda predicaciÓD accidental significa la esenaa (y eso es lo que hacen Jos sofistas. anuestra sinonimia (pluea· nor: E. pero es imposible que 10 sea la definici6n: por ejemplo.2. en consecuencia... Ast.~ en uno u otro momento del tiempo.a-:a tG"VOflll y la predicación T. no puede inferirse que se" blancu· ...J. de saber si llevarin o no en ella '" E. por encima de todo en el accidente.~~~~:::=¡~:~en~¡.a.rx:.~(tV h). La tesis no hll'J miÍs que tUddentes conduce asl paradójicamente a esta otra tesis: lodo tS uno.!n4 eunaa.trihuyo de hecho el nomo I. el hombre-blanco existe como un todo n"lOCreto. a saber. A la invena todos I~ nombres. esa "ltibución nominal sólo es posible en virtud de la conjunci6n preci". puesto que serían sinónimos (atlv.. es imposible y ni siquieT. Pero lo que tiene una eDstencia sólo nomina..menle accidental del hombre y la.:ole puntO la interprclación de TltlC(. miÚ que . 1M.:n:'tr. LSl' r. 254 a.es atribuido a un sujeto (pues M: dice que un cuerpo es bhnco). 161..TÓN: Sofistd.:. En efect?: SI conslclcn.»V:lllll)' lJ7. d lenguaje 00 lo sacase de su nada par.li 1:ámoslo asl. In: b ~~:e~~::. y más. 24.

de la OOtolotitia. Ahor:o bien: St<II ala! lea la conapci6n de la ciaxia que prolrxmos..S. ~ Se Inla de lo <i"" Kanl namaní un juicio #lIll1ico " posurio'¡. put..sinoenladdm6:\im. nos procura? c:r:r . el cual no tS ni ese . Si nos ateneo mos a la significación constante dd verbo ser en este pasaje..:~3~~: le ~amctI~. "'Presentir un imponante pIlpel 1lIr. ha1larin DO obstante una relativa justif~ en lo ealruct\llll del mundo sublunas. si bien el attidente no es la t. puesto que la forma (5 e:s P) t. El examen de! lenguaje no nos sirve aqul de nada. oua parte. dI. Arislóteles tendía a identificar la esencia con e! sujeto y el accidente con el predi("ll. para sagnifiar la esencia y el accidente.tribuyen no es otra cosa que el predi· cado mismo o una de sus especies. o:hua la Alud ea un llccidane. E. 83 a 24 A. Put. hará que AriSlótde. pues el hombre t.nima. de momento imprevisible. una vida penosa_ ('s el accidente: si la blancura DO menos cierto que ese hombre es bla:nco.. Volvemos. lhi4. Pa~a distinguir la predicaci6n accidental de la esencial. 8. No hay en eso desint~ por parte del arquitec10. eslllblezca un vínculo enrlnseco entre dicho accidente y aquella esencia 11!1!. Una nueva reflexión sobre el lenguaje.tributo. 2.I pusto qu "o t"'isu. 22. o :>. a la cópula srr. ~ i~di~­ ciones m" claras: «Los predIcados que SIgnifican la esc:naa Slgnlfl.) y una significación esencial (o'lj!i(llvalv Iv). d posi.S. Sobre la opi1li611. La crítica de la equivocidad sofistica dcberfa conducir a Aristóteles. aquellos que no 5i. a menudo. bajo la forma de una prediCllCíón: asf..om primen («lo que ea siempr'e sujero . D. l\UIlCll es prediClldo-). y sólo cfwante ese tiempo. lo que 6clarquite<:tO. en cada caso. sino que son afirmados de un 5Ujeto dif~nte e:k ellos mismos.je dt. pero ror:urrimos al verbo Itr en amo bos osos. ha· cia una doctrina de la univocidad del ser: ti sr' (1:0 ov) no tendría mis significación que: la de 14 tstnci4 (oi>af. qut. no es cnlre la significación y b atribución. eonlleva malefia y ea~ por d ser DO significarla sólo la esencia? Y el ser por accidente ¿serfa un ser a su modo? En el te:xto ya citado de:l libro r. . pues el hombre no tS ni la esencia del blanco ni la esencia de: algún blanco. II pane. Pero la originalidad de Aristóteles reside en evilllr esta vía tanto romo la anterior.. ::eti. pero la llÚS inmediata práctica del lenguaje 005 enseña que tambitn la esen· cia (o cierlll parte de ella) puede atribuirse .oora directamente. pues impliClJl una concepción ('OsmolóJlU4 del accidenle: ~i en el plano «lin. lo que ocurre es que. el accidente se define como predicado. sino en d inlerior mismo de la atribución (que t.gnifican la esc:ncia. 111: 136 dlo~idoalooontingoeDcll. pero tales razones no nos inlere&ln .S esencialmente una t. no menos que: In prime:ra. Un texto de los Stgundos Antdítit:os es el que:. puede ea algún en ese lDUIldo rnetI(Ir que ea el mundo sublupg. en· contrar asl. can que el suje:to al cual se le . davIllorizlldos ea el P¡. en efecto --o al menos el accidente que se hace pasar por el ser-. ni siquien COIIlO una polIDilidad definida. puta producir lo ". Por tanto.-~4 ~ ~:u~ ~ =~ ~": Pr::n:~l~ ~2~odo~3. la esencia de la au. una tal 1ÚIlesis no puede M:t obje¡o de cienci. . CierlllIDCIlle.yelarqu¡ICCtOeam6:li<:opor.. el accidente es arrojado al no-ser.Specie de animal. Acaso Coriseo es el ser del hombre. ea asumido ~Ie por . mientras que si puede decirse que tI .S ella misma un caso particular de la significaci6n).. la práctica más e1emt.S en ambos casos la misma. Debe admitirse.rti· mos que Aristóteles. 1026 b 6. ni una especie de ese atributo. oponer un exclusivismo de la esencia al dilt/tantismo del accidentt. fE. a despecbn dt su ddin. güfstico. expresamos la esencia de Coriseo. a aqutl según el cual sirve como cópula en una proposici6n Úfttorlu esaria Stf. 1111. ruando decimos que Coriseo es un hombre. que existe:n «predicados que significan la esenciu 1$ y otros que significan e! accidente.&eM:tmecorqueeaellltridenledtberi : g. por respecto. fE.. Enlonces ¿es que Tales an¡(lisis parect'D rechazar al accidente fuera del ser: si el ser se reduce a la esencia. l1ll AMI.do.ll"u. advt..este: punto. 114. 1064 b 19. se alt.n particular sobre la predicación. basu qut una aporiencia imprft'Í111>1t y revocable DO la haya aulOrizado.). risuSteJa da otl'llll ra:r:oncs pan asimilar el llCCidenle al no-sc:r. 1. la idea de que la sofística no es una ciencia. a fin de elucidar d sentido de la atribuci6n acci· dental. En un primer momento.!. ble modo de vida de sus habitanres 00 posee realidad a1guru hl:5lll que predicación. es decir. ClIp. 1026 b )7). por donde: debe pasar el corte enU'e la expresión de la esencia y la del accidente. En realidad. el ntaI lICaba por ser la rqIa en un mwxlo que¡ como el sublulllll.. dI. 1.rquil~ posibilid. pero la expresamos bajo una forma tambitn atributiva. riSlÓl:e1ea: -Que el arquit«Ul pro. Al contrario.Ei~oJOlvi<Joo. en una ~ de la arquilttlUnl que DO por lo demú. habrá que teCUrnr entonces a una reflexión sobre las distintas significaciones que nues· tra intención confiere. ro el plano rosmolÓj¡ico es «lo que no el siempre ni lo m'. evidelllc:menle. ~"'.. Post...S distinguia entre una significación atributiva (xo. al parecu. Pero la e:zisteocia misma de esencias stlt'JD'ias a· proa pnriwncnle d h«hn de que la eseDCÍI..ea. 22. y t:lpado en el mismo sentido lit. no por ello es 00 es hombre un.165. de lo que ArislÓl:eIta I\amll en las Jctllidoalribuit2.sen· cia. bajo otro aspecto. y t.d de una rehabililación Cf)SmoláJliu del ao:idmle.~~~~. El ejemplo 6cl arquill'ClO 0610 ea pro/:oIlorio. señalamos una t:O$Cibci6n del mismo tipo a propósito del IlllitNrul Y la opmióll./J'€vo. es el correlato de la apariencia sofistica. 1026 b n}. sino la apariencill de la ciencia: el accidente.!ud no esl' en la naNnleu "'eauveon~de~enladrlinici6ndeIaClS3.. Aristótdt. 2.. 83..:et.ntaJ dd lenguaje nos enseña que la esencia 1M K.. teCUrre al uso que podrfam05 llamar esencial del verbo u. esta última se: expresa. 83 " 24. 2.

vqWteCIll O K:r por _. 8'.. I nos dice Arist6teles. el 5Ct<Jtro: «Los predicados que no signifiOln la csen. 1061" 2.. ele declarar un mundo sin movimiento y sin relación."=:d~P:OO~~ objeto de opinión) aprc:sc UIlI atribución IICCidenlalno poIIte. como veremos. o ¡. m's lI." ' Tampoco en este caso tales hipótesIS son gratuItas..fl'l'. no por ello deja de ser cierto que nosotros decimos de ese hombre que tI blanco. Poorfamos extrnliarnos de esta insistencia de Arist6teles e:n querer conside:rnr alllCCidente como un ser.m· ~ ~. Utl solo SttltlJo? Pero asl como Anlr lóteles había sido comoelido a obtener dicho resultado por a pre~¡6n misma de los problemas. m I«~ ~~~~". 22. y el ser por acci· dente (1Ul"".loI ~ lútm traducifÚI romo tSSe limpliciler . el ser esencial o. y que en este sentido 10 blanco no será nunca más que un lI. rollst. Pero por prccano e Imperfecto que sea . el ser por si (..lente no es.pl""da "" términos ab5ol~toI 1"" . y la histona . 24.propiedad ao? ~:: ~::: ~1~)dl':~ta"... t02J. y e:n Ot18 unidad no oodóa Se:t" e:Jettldo el poder de dISOCIas y componer propio de la palabra? .. cuya manifestación en el plano dd dilr CIlrso es la predicación accide:ntal)? Si la ecruivocidad soffsti. rtturrimos una vez más al vc:rbo str para expresar la relación accidental. pertenece a un.l. ta PO' «"dc"".j. que se habla .o. 1017 • tO).i~ deben 5Ct atribuidos a algún sute:to. Arisl6lc~ parece mlrodll.opeCIIIIl1>- esencia. tm ser que: sc baste.roble:mas va a ser compelido a reoonoctt una pluralid!ld .. 116 "' N.xi<\enle t-r" cl músico (A. l'OmO la que está imp1fcita en la actividad de los sofistas.. oomo la CllClusl6n de: toda una parte: del diSOlrso <el discurso predicativo) y de todo un aspecto de 1:1 realidad (la conOnRC:ocill. Para que sea I>osible el di~logo entre los hombres.U. Pero si recurrimos al verbo ser para sigo nificar. i Q.a sI .:: ~1'pr«isIrIe SU ~=~a~ :is:~:'~=~~~ qtJoe clSCf por IICCidente 00 O la...el otro género de:! ser.. dr.' hj0l'novl a Illtnada <. Fls. IIClan 011 ú1lima dislinción: hay paralogismos que . 1.g. peTO qtJoe. ~~SC:ci.(11"". Como se ve.a su cankter absurdo. 1. 00 O necurio Di constante. ¿acaso la univocidad no corre el nesgo. como dini AristótelC5.. l'lf'l'\ distinción que.8. aro BllNTANO.2... de la polémica aristotélica contra los sofistas.. En cl e".qUl: la d'SlJ~16n enlre ser por 11 . sino en I:mto que olra cosa (oal. Es inestable m.. 7. recurrir al subterfugio de Platón.e:scncias. 177.analClica: Aristóteles quiere decir que el hombre no es lo blanco. y no haY::nt!Ún banco qu~ '~-a blanco sin ser Itlmbién otra cosa que blanco.... sin cmbar¡¡p.!.30. la palabya . por tanto. a decir \'erdad. marufies~ por si mism. habni que renunciar a la tentación de la univocidad y reconocer que el ser pue· de tener varios senlidos. como hemos visto.Ios a la palabra Str.1"".ipl.. onto~a de la CSCl:1oa no conducirla a nuevas dificultades. El ser 2C?t OCCI.. Asl cl argumento: s...las .1 a~''l . I. eSSe ua<tul. multiplicidad de . ' b de un ser que sólo tS siendo otra cosa que: él mismo. ti O"i"IO d" opi"ió". sino también la relación sintética entre el scr y sus accidentes. según Arist6teles. Pero si bien el hombre no es lo blll. t089IS '.t6'QlIl:O).'t>J. Si el demplo d" los sofistas reveh el necesario vCnculo entre una p~ica de:llcn¡roaje que ig. q. . al menos dos: en este caso.no se halla ausente.ten¡¡:an sentido.mismo: presupone . neos. . el ser por acci· • .l y el H' "'«' ti (o ..lctlte no deja por eso de ser un ser.0 que Aristóteles rerollOCe mcdim!e este análisis es que el accidente no se deja rechazar tan ~cilmcnte al terreno del no-ser. ¿acaso unll. Y a fm de: e:xplicar esu paflldoja. pues. 166 b 37 ss.). a la Inversa..Qm() si flla'l "". tS Juir.uJ. 7. por tanto.1025.. puesto que se ex· presa en el vocabulario del ser..". mote: y la imposibilidad de cualquier ontología. El ser por acci. 'p'l.}l.~ el JI.. y que. ~ 00 oonfundirota dilo tinci6n axI la que olableoe fnxumt=>mt<: AriwStdcs Clll:l'e el K:r (oxoplo>c. la m~s uni~l'Sal de tooas. 1'. donde no ha· hrelt m~s que esencias cerrltdas sobre sr mismas.le: la mosoffa anterior va a ofrectt a Arist6teles una upcricncia intelectual de ese tipo. d """S.. lJU'll fupO'ó)' uS. 3.. " q.kj. scnU.. ha sido fatal pal'fl algunos de sus predecesores y contemporá.). (Itllfill)~). nl y ser "n I~rminol absolutos .:.. d e:jemplo inverso de m 4.. puede ser afirmado con vcniad de. El accidenle es oo-ser sólo para un pensamiento que no recooozca al ser otra significación que la de la esencia: semejante tcntación -la cual.ún: un mundo que no toleraría ni siquie:rll.se producen cumdll una apresi6n empleada "n particular (h I'.de. Si es cierto que: una ontolOflfl del lCCl~te."P~'de::lo que 11* 4.ión de ot~ I.(iflSj~lcl~~~ela~~iá.. l.g. ""IO"ctS el "o-ur ts. no sólo la relación de identidad entre el ser y su esencia. tanto m~s cuanto que parece ir contra los resultados de su polémica con los sofistas. VD" Jn leI". No es fácil. Pues no es 10 mismo ser ud CO$II (.ccidente del hombre.30.ttado por tal razón a introducir el no-ser en el ser 111. no tiene cause 01: maneras de rcconoccr que ~tOI7..k:me es. I. la. ~I compararlo con el SCT «propiamente: dicbo.. igualmente bajo la prc.i~ «el accidente DO se prodUC'e ni exiSle: en tanto que él mismo.. sioo dc::IlICCidentequese1elñadc::: af d . ¿no es preciso acaso que: las l':tlabflls -y antes que nin~na. seda vano. captar el ser de este ser por accidente 111:.)m. :l'. sol/SI. 138 139 . UD ejCIllplo de:: los AT.>.hli.187 .. que no hay identidad entre hombre y blanco. .ClI nos I'ropone In imagen de un mundo donde no hllbrfa ~'¡:s que aa:ldenle:s .nco. (A...ci~ ~of la distinción ""Ire ser rop"llSl!lJO y SCT "xÍlI""cilll (IlI'C"ITaS . es ¡"lt'''1S . AloJ.nors su función signifi. polI..le accidentes.1 ser copulauvo). E.1028. ".28.

. Decimos 'el hombre'. el ptoblema de la predicación. que in. y otros calificativos en número ilimitado.ica podrfa buscarse. los filósofos de Eretr.los eléatas y sus discípulos magáricos va a mostrar a Aristóteles que una ontología demasiado exigente corre e! pdigro de desembocar en la imposibilidad de cualquier discurso. Se advertirá en todo el tCltto: 1) La ausencia de la palabra >:<l''ll0¡>l'v. pasando asl del sentido rolccrivo al sentido distributivo de la palabra . Aristóteles comienza a plantear el problema poco más o menos en iguales términos.:Ici' :aÍp~~vadf~~ cípulos de Estilpón y los megáricos.:m:po""". Budé.dT"6¡"""T«6"""ov a''''."'. Inevitablemente. a las intuiciones de! «físico» Parménides. mucho más que en un análisis particularmente destinado a mostrar la imposibilidad del juicio predicativo (aceTCll del fundamento de la argumentación de Amísle~..tóteles de<¡igna la atribución.. hablar antes de Ari. pp.. los escasos te~tos que poseemos sobre los megáricos ese oponen por completo "n 5ct~:s. en un texto en que se aprecia una evidente reminiscencia del Sofista. pero. La alusión de Aristóteles a Lyrofr6n probarla que. escribe Dia. según el doble testimonio de Platón y Aristóteles. lS1 b 27). 2n a-c). que es la VO"~ técnica con que Ari.. en otrO pasaje del Sofislil.bacia aquella erlstk. sin duda. hay olril sofisticll. cfr. quedan decir con dIo ~d Universo (tO 7I:dv) es uno. cfr. También parece aludir Platón a 10$ megáricos cuando.i-¡". cfr. 2) La ausencia del verbo . tSI Aristóleles acaba de enumerar en desorden cierto número de dificultades resultantes de la tesis eleática lodo es uno. En euanto al nombte del sofista Lyrofrón.tor sobre el verbo ser. m la medida en que el proceso del pensamiento del íilósofo se aclara mediante sus resultados: 10 esencial es que el resultado no enmasc""..n mismo pensado~.?~pO'ft¡~) colores. imposibilidad de la definición) se apoyan en una ron."v. h'. 49. Asi sucede con todos los demás objetOs: si suponemos que cada uno de ellos es uno."''' en los eiemplos que cita Platón al final: se dir'. en las dificultades de la pre<licación.li~~~~at~~:I~~.j.. las teSB expresam~m~ profesadas por él (imposibilidad de decir 10 falso y de contradecirse.uce el ser a una yuxtaposición de accidemes y cuya inspiración lneraH. designándolo con una multiplicidad de nombres. ho~C. Platón emplea término. )'. Pr61ogo. acaso SCll resultado de una ilusión retrospectiva: es paN raponder " e"'S aporías referidas al discurso humano en general por 10 que AriSIÓleles llegó a elaborar una teorla explícita de la atribución (""nrl0pla).. 291.nada puede atribuine a nada..llr. p. que .. ilU Sophislt. por lo que toca a Aristóteles. y sin duda también a la Fisica d~ ARISTÓTELES. in Phys_.. [esos objetOres] se complacen en no admitir que se diga 'hombre bueno'. aplicándole múltiples denominaciones (xoD. Podrlamos generalizar esta observación: es una tentación con. sino también bueno. «También los últimos de entre Jos Antiguos 1St l!ll "'"l.a (es decir. 98. magnitudes.r~'u:c:.:P"""ToP'~"v..t}e:I/t: 140 . sej[Ún dice. " ¡"cluso fl. rechaza esa identificación porque.. CA- blar.. que mantienen a la vez la tesis parrnen{dea de . y no del Ser en su totalidad.-Iv. el pumo de patlida del proceso y.1"". Pero mientras que los e1""ta. más vagos: . A lo que Olaiquiera objetará que es imposible que lo uno sea múltiple y lo múltiple sea uno. (A. desde luego. 1.smo y ti mt1. ro/istica que servla de p<lso tntu ti tltal. que cada rosa es una.6pw:r:ovávllpw1tov (Sofisla.'ohta n:ovoluil:oyn~)..Smo. de fronteru muy vagas.w. Estas dos advertencias tiendcn a mostrar quc el problema de b ptoposición atribUliva no se plantea en cuanto tal • Plalón. vicios y virtudes. est' aquí sobrttntendido como verbo de l. el proceso mismo.i. por el rontrario. asignándole (ht . 2. 1'·21) Y ai'il>lkn adem~..o~xW->Y~dla6¿.. los comentaristas bayan evitado siempre este úhimo escollo. junto a la sofistica que rW.do nuestro). Amigos de las Formas.. habla de esos . «Expliquemos pues -plantea d Extranjero dd Sofista_ cómo puede ser que designemos (T. no sólo afirmamos que es hombre..TÓI'l. Cfr.radc~t~~~~e tr~~t~~~s. pero que Platón lo haya omitido prueba por 10 menos que él no queda Uamar la atención de le<. ~ciz~a r::1~~:r~r Fl=~~~95fenrelnente para el campo eleático.tóteles. los «úhimos de entre los Amiguos» entienden. A. relacionado SIempre ron Herác!Jto por una 1llldkión que se ren>oma a Platón y AriStól. subray..ej.. FILOPON". No es casualidad que deba buscarse en la Física de Aristóteles la refutación de la tesis según la cual es imposible toda predicación quc no sea tautológica. 120. a tlavés de Protágoras... y sin duda ya algunos sofistas 179_ se remiten.-99 Y 102-1O3).te. proposición infinitiv:l. 22. en todas esas maneras de ha1'79 ARISTÓTELES dta rolo nominalmente al sofista Lyrofrén (Fis. ¿Cómo una misma cosa puede ser a la vez una y múltiple? En tales términos se plantea ínicialmente.pción general de las relaciones entre lenguaie y ser.la inmovilidad del Todo. la escuela de Menedemo) a los que Simplicio atribuye la tesis 5elO\ún la cual . como parece probar la frase dtada. pero dicbo movimiemo retrégndo de la interpretación es en parte inevitable.poattT0pe6o~Y) una sola y misma cosa mediante una pluralidad de nombres . 19). la cual podemos entrever en la sátira del EuUdtmo.. y la de «la multiplicidad de las formas_ (249 d) (D. Pero en estos úhimos 11610 puede tratarse de una tardla reanudación de la pol6nica.6p". en Hecidito. en último análisis. for" mas.e~ 141 . más arriba.tante del intérprete la de plantear el problema que su autor i:ncuertlra en los términos mismos que utilizará para resolverlo..?ip. MIS puede ocurrir que esas dos tendencias confluyan en u.s. En genetll1. Y.. según parece.). DIF. No puede decirse que.:r:"".o\. sino sólo que lo bueno es bueno y el hombre es hombre» 100. de las dificultades O de la imposibilidad de la atribuci6n. que plantea el problema del Uno parrnenídeo a propósito de cada ser. más alriba. Pues aun suponiendo que los eléatas mismos no hubieran sido conscientes de las imposibilídades a las que su física condenaba al discurso humano. penS<lmos asimismo en Antlstenes. (1" Phys. como sabes. estimaban que el ser es uno y que ~¡~~~ :e~s:~~ t:=a~~~t~:J':""~~h. 93.. por tanto. In Phys.m. en nombre de una concepción del ser demasiado exigen re. basta el punto de que I'rot'~oras mismo. reanudación posterior a! Sofista de PU. megáricos. nos nadada. los argumentos de aquellos que afir· man la imposibilidad del discurso predicativo ----cínicos..e. Este deslizamiento patece propio de la doctrina megárica.. . Los comentaristas citan aprcslllDeme a los melláricos (SIMPLICIO. como en muchísimas otras. InlroJ. de inspiración eldlÍca. inmediatamente lo decimos múltiple.

. c:! reposo y c:I movimiento) PUMen entrnr en relación recíproca. Por no.. =111~~~1: F:. p. CÓPUla en la proposici6n atributiv.lrltea d. del p:apd y el sentido de 1 .k ::d ~:nac::6':lcl ~~ . 11 leerla del juicio. que empie. En cambio. Otras tantas el ser no es».o~~ 114 SO/iJtll. a quienes Platón no escatima sarcasmos LU. Que el primero de dios no es. Dt::be admitirse. que cIa dificultad . t. PlatÓn se lo concede a Parménides.l'f'lOOflcllh formar comunidad (i. por ~pIo. y. ~~eI~:~~~i.-nte de b te:xtOS de Parmálides.. ~irese~ =::: ~ ~~Pa~~ es lo Otro. pues la narnrale'Za de los géneros conlIe\'a comu· nidad mutua. 99)..alo.) tiU:'¡1l. 143 . por lo demú.. 1a2 Fir.scittdoi por los sofistu y 10cnlticos.. Efectivamente.. 2'1 b-c). esos «jóvenes» o «dertO$ viejo$ que han lJepdo tarde a 11 escuda.t..52 b. \ A decir verdad. y cuya soluci6n parece que debe ser buscada en una rdla. y ante todo los glneros supremos (en este momento de la discusión. Rcdprocamenlt': lodo el restO es Olro que 8. estatuto metafwoo de lo Uno. p. Pues . reposo y d movimiento) pueden entrar en relación recíproca.P:'. fUfCktf1u '1 moJtr7U. pbiúnophi.i60 acerca dd.t:::~:e~~:t:.. 1.M o participar unos de otros (¡u-. en cambio.m".S:':S1l kl::. que CCUantaS veces son los OIfOS. 18' b V.rctl~ ~. ~ uepbI tOdarclaci6nenm:iosscres. n:conoce. Semejantes aporlas manifiestan tan sólo la ignorancia de aquc:l!as reglas según las cuales los géneros.. Si los el6ltas y sus discfpulos megá.t7e~~~. para dios. no-ser.guardan entre: sí. Asl planteado. mczdarse (cllJlll. pues la posibilidad de la comunicaci6n de las Ideas entre: si necesita ser fundada ella misma.uscilw POI" la eteudl se esfonaban mucho pan evitar que coincidiesen en una misma cosa dancias entre las fonnas m. en cieno sentido.Quien se resista a concedernos estc pumo. muchl» atJfOreS. en el So/iJI<I.. Plalón no queda satisfecho con esa primera res· puesta. la ciencia de: las leyes y 105 I1m. pero es indispensable admitir la alteridad.flsiro de la posibilidad de la . una soluci6n mctafísica.-tMl_.r.. m's bien que atel'Cll de la significación dd discurso..lo uno y lo múltipb IR. tesis que Aria- 142 1 tólela atribuye a Aotlsteoes (dr. las rcq>UCItII ~.írit:. De hed>o. pese a la paradoja aparente. d.. pues... ce por ganarse el favor dc nuestros argumentos anteriores. tividtd. parro: indic:ar que la rm.s. una raislencia de la ktta...i· ca es.. aro BI. IIJ Platón no halll palabI1lS lo bastante duras conrn. 11I So/ista. y no dirKtamc:nte b predicación.. Admitir la posibilidad de la de· nominaci6n múltiple de unll misma esencia conduce.coloándoseentOlX'l:SenlapenpectiVldo:1I de los el6ltls. como fundamento de la relación qu~ esos pros -y. es d diIcuno humano mIADO quien qurdo pue$to en . en est~ sentido. y. o sea. ~~~et:t¡¿ ':~~ 8~:m:. antes de tratar de refutar los que SiguCDlio 1M. cllo se debla 11 quc. de ah[ la imposibilidad de que «cualquier cosa reciba una denomina· ción distinta de la suya" 1.:VI d. en· tre: los géneros supremos.~~~:a C:e~C:.llflch.¡r. du~~:t~~cl~d~~aClfunt:=~ I panicipaci6n de las Ideas entre sí.rmpla~ca:: ~ r:=~D. ricos recha:>:aban esa comunicación. que se dan a bajo "redo «un buen festín. no bOl parta: pmbtrorio: pues la mención de /o OIrO• . descubriendo que «" imposible que 10 múltiple 5ClI uno y que lo uno !!CI múltiple.. Puede deciCSC' entonce:s..tón :e.O(HAaD. iegÚD B.. por consiguiente. 1ótoul. 2. pues... por eso PIoI60 no iC aliene DUllCI a b In-¡tlor de 11 apor&.: :'ub~lO. Arisl6tdc:l tom.telP1a~~ es":~ ~ .. misma ütnwliJúJ. conceden a PuTÓH d m&i1O de htbet fundado.~ t. Pero tal consecuencifl se apoyaba en la ronfusi6n entre el no-ser absoluto y ese no-scr relativo que es la alte. Es átl. No es la refle:xi60 sobre: el juicio atributi\'O la que conduce a P1l'. 2.. o:istir COIIlO lIS :VJ b. una de la... unés de dlt.r ¿. 252 c.. lodos los otros. ficaba: cada cosa es lo que es y no es lo que es otra cosa que ella. y por lo tamo es asi· mismo no-sc:.ites de: esas concor· lo ono DO e. es ~.prietOl. lo quc traducido a términos lógicos signi. 11 vez que iC redtazI la existencia de ese t>Moef re1ltivo que elI lo alteridad). es decir. se trata tan sólo del ser. se re· suelven de un modo inmediato mediante la ttoda de la comunidad dc los génetos. o sea. ~Cómo C'i compatible la unidad de la cosa con la multiplicidad de sw determinaciones? Problema más físico o metafísico que propiamente lógico. pero que Ue extasian ante eso. p... induso 5i d tofU!I.. al bdo dd ser. ridad..e:t==. Muy distintl es la aerirucl de Aristóteles Inte los problemlS lu.¿..r::U:L. y. problema de la atribuci6n en cuanto tal. de la <Xlaiste:ncia de lo uno y lo múltiple en d seno de una misma cosa. con mucha euctitud. tribución 11I. a admitir I ~~ r. un sólo «1 (llUSI de I1 pobreza de su equiPl'}e intel«ruw. lino que procum ~ la insuflciencia de pens:am.~t~~erlÓ4j'b 2JT.oa. para tal problema. Las dificultades suscitadas a propósito del discurso por algunos erísticos. Pero sería más CJ[acto decir que Platón no pl..:x:~~~~tid:a~~si~::~ ~cl~~v~~~ ::':" y lOfl 1610 lllIllifesta::ión de una ipIrancia meufisicl. problema es d. (SO/iJIII. el ser es y el no-ser no es. mú amDa. La dial&t. convencido lqÚn d ~: :¡~.. IQ SO/ill. no hay por qué incomodarse. no plantea el problema. PlatÓn proponIa.o"I1M.: el resto. d.:. otro que el ser.ienl(l de 11 aW. 168.I en lCrio la 'poda al . Pero se adverlirá -y ello bastada para distinguir la so- ~~~a(~c:á~itc:~~O:u~~:IT.

lB Ps. 13. según testimonio de Aristótdcs. por sí mistrul. un resumen oX estol ~t05 tn L. En efecto: no hay en principio dificul· lad alguna para admitir que la Idea de Hombre no es simple. tante para nuestro propósito. habna que admitir la absurda consecuencia de que «existirían varios paradigmas de un mismo ser y.ti.rta~ ll¡a~ . 78-79. propia Melaflliea que en el :up¡ i~ltilv.11<0:. Wlll relaci6n de modelo a copia. pero ellcnguaje. Pero las cosas no hin mejor si interpretamos la participación en el sentido del paradigmalismo. Esta última critica. 369-396.. Blpedo.as homcomcrlas 1lI'. cit.. par. ... de otra parte. varias Ideas de dicho ser. .ada por Endoxio inspirándose en l..u=~~e Au:~b:. 21 u. la esencia del hombre. de una parte. 1'11 991.i~ b:. añade Arist6teles apun· tando ahora más especialmente a las concepciones del So/isla. 9... 9'91 . y. 1940. 00ClÚD. las especia Cll su relación con el ¡6>ero. Arist6te1es anpla. la diferencia específica. sino lambién . l. op. ¿cuiJ. puesto que el género animtJl participa él mismo en géneros aÚD más universales. "il"~) es cpronunciar Plbbru wdK r ~ metMons po&iaP (-u-¡. Pero antes de precisar la soluci6n de Arisl6teles. plo. o más bien una pluntlidad de csencia5. 2 SI.Ie 1m.. pp.29.17. la animalidad no pet. Digamos aquí solamenle que. (en A1. al afirma( no sólo que el hombre participa del género animal.t.. lll6 A.a palabra. es quien contradice aqul una metafísica de la parlici· pación. cxDcia oXc:adatosa ella que k:CI propio.:ritique oX 10 th6orj¡. la misma cosa :: mente de las rdaciones entre la especie y d género o. _ la especie? Ante la imposibilidad de tal elección. RoalJi. Según la gclfica exptc5ión del PscucbAlejaodm. ni acerca de la relación entre el ser {~O Dvl y lo que él es ('ro ~ I!:r. la teona de la participación concluye que Animal es una parte. (z. «las Ideas no setán sólo paradigmas de los seres sensibles... MA. Sócrales será un eenjambre de csc:ncias. su esencia (0. (Ofl~. o instaura.E]ANIlr. u pp.óoico 'J la "Jptc:i" ariltol:~lica. emonees. 1949. y. 991. 13.pare! n. La tcona de la participación de las Ideas entre sí choc..). 1038 b 9 A. '" 1" Net. 9. u DOciÓll de participación es.r oX pmiciPflci6n (. n. Rn~ pbíWIOpbiqIJ" ti" lmillllilf. según Aristóleles."ario.*r. . I!II 9'91'21). de Plat6n.:o'r. sino lambién bípedo.D acerca del sentido de la palabnt ser en la proposición. consiguientemente. Uf Habl. 1038 b 17·18). en esta hipótesis. también la de Hombre en sr. Barromamos que Aristóteles DO va a quedar satisfecho con tales emt:táfontu. 'EN ~o6t.i la . Uno dos. Ha sido criticada por Arist6teles. asimismo S. 97. la idea pierde su individualidad (puesto que se la hace entrar en una mezcla) y su indivisibilidad (pUCSIO que ella misma es mezo cla: as! la Idea del Hombre comprroderá la del Animal y el Bípedo a tItulo de componentes de la mC1.). puesto que se disudve en un «enjambre.J tA.a l. Or. sino compuesta de las Ideas de que participa. !J. quc d universal DO el UI'II esmc::ia. Platón oscila.o.á :H::~ ~e: no tcndr:l: una sola esencia. mera inlerpretaci6n que.w-. menos en l. Md. WILPUT. pp. cleu. o sea.. Además. un e1emenlo l'JoI del Hombre. citados del Sofista.r. De bedto.. una palabra vacía de sentido -. el género en cuanto género será d paradigma de las especies de ese #nero. el inl""'IO oX =1nICri6n oX P.ul'. '24. ~ le: nam.10:).. Pues entre las determinaciones esen· ciales que constituyen la definici6n.. las de Animal. es la que sugieren con claridad los lextOS y.. 31. tenece en exclusiva al hombre 19)). ~ra~~:táfo~~lei:~~t~'~cfo =da~i~i:n-::: A. uniwnai a aquello que pertmea: po!" . qucno~. sino que el hom· bre ts animal. 47.=r. n. 1949. cuyo contenido nos transmite en detalle Alejandro . es particularmente impor. ROllN.. en el caso del Hombre.. al mismo tiem· 1'0. .. pero.) '" es la copia del pro. . enlre dos concepciones: o la participación es una mezda.. dI'. y su unidad. que nada nos ada· r:I. l. IlOl'. por ejem. • su marw:r. de esencias más generales.. :=: q~e=af~..). con las mismas objeciones que la de la participación de lo sensible en las Idcts. IObftl lOdo. pues se funda expresamente en el hecho 16gico de la atribuci6n.! hablar en lénninos platónicos. el hombre: no es sólo alÚmaI. «La . la er· 144 145 . que Aris· t6teles desarrolla en varias ocasiOnes m.¡hl para designa. 1038 b 16-23 (al menoI. 1. deberemos escoger como modelo de la cosa considerada? ¿El género...cla). ooo.¡. Pero en· .icidacb. en HtrmeJ. hc>Un" (Z. de esencias subordinadas. Ideas mismas. ha sido desarrol!. li 5C' ligue "'" ate pulIje la inlCl'preuciÓll de L. mientras que veremos cómo Arist6teles busca inme· diatamente la soluci6n del problema de la predicación en una distin· ción de los $enlidos del ser.~ d'ArislOle-. tblork púto~""". r.. Zm mJ' louliJtDt Frihuhrift"" übv tlit ldull1th.¡ de ver. al no bastar Animal para definir al hombre (pues. En efecto: el lenguaje parece sugerimos que animlll es lo que el hombre es.). ~ JlorA ll.. u pri.A. 41 u.. '" 0bIérvcsc que la mism. y. pues si la especie l fih<. osea. entre las Ideas SlIbordinadas.':510N.""¡ p. 98.... • una lllU1npl. enlrt lo participado y 10 participante. por ejemplo. es a su vt"Z el modelo de las cosas '" AaISTÓTElD cooduiri oX dlo. Ralisbooa. entendida como mezcla. ontología. daigna I la v= la Idea pJ.m~)m. I \I«a la upl"Clión ~"­ Tho~<. 9..ottu. que se pierde en UD «enjambre. en la Ntl. del lllismo. do5 Id&s daN k ltp. leoría anaxagórica de !. compromete entonces la individualidad de la esencia. Z. importa recor· dar In razones que hacen insuficiente. La leona de la participación..mio::ntral qucdtmivenal «eI. pueslOque .

Aristóteles no querrá retener de ella más que la negación. Pero Aristóteles no pierde el tiempo en mostrar el peligro de la posici6n platónica: la admisión del no-ser en el seno del ser no es sólo peligrosa.. 6. Hace un momento.1 Il~ 1"""<>. el pTOblem~ de l~ flT~d. la esencia de Sócrates es el hombre.iliy¡ para designar las Ideas pLuónicas. 147 .t/'S~/í::. Platón hablará explícitamente de un ser del no-ser:llll.~o en el Sofista (237 a. este último sentido puede entenderse.. y la esencia e~lusiva es inhallable. sin salirse de una reflexi6n "cerca del . pues el lenguaje es. De hecho.m «Es P:'-es inevitable que el nO·Jer sea h' I-'~ l •. -d¡~ o~"¡a~ xa' 00 1¡ o~"¡a): ¿cómo es que las Ideas. pero la copia de la copia es también la copia del modelo. consiguientemente.". que no implic>ln n:lación _ un género: A. por ello. .. 1031 b 28). como en un juego de espejos.-. más '·~plícito y más misterioso: el hombre es animal. a su pare("cr escandalosa.l'SO humano. 18'). de la tesis parmenfdica. Mamion concluye: asimismo que la metll/isica de fa parti· ó(>ación no resuelve. Más aún.l. a ella recurre Platón JI fin de justificar. Prescindimos aquí del argumento llamado del t~cer .·tC<ltismo. ZUlpi<. Cit~~m~~~j. Plat6n se ha atrevido a conculcar la solemne prohihición del viejo Parménides: De esa vía de investigación aparta No. a un tiempo. Con todo.. pp. sin embargo. y por A~lsTóTeLF. mediante la cópula ser. . 2.. como atestigua el Crall/o. pues el hombre es un anima! bípedo. por más que roclee esa impía aseveración de toda clase de reservas 1m. 238 d). y es blanco. de imitación. Pero entonces. solo paso.Parece imposible que hl esencia esté separada de aquello cuya esencia es (eh~.. ya como simple reduplicación. 2Ill El Extranjero del S(Jflst~ se ve sólo . la reduplicación no explica la desemejanza de las esencias consideradas. no hay más que «palabras Ylldas y'. sin duda. el Extranjero del Sojista 'JfJ4. 241 d ~l)./ca. eseIKias de 1:Is cosas. liberar el pensamiento <lel lenguaje. afirmaciones del Solista. Hablar de vínculo. la que se encuentra comprometida es la relación de ¡dentitbd. sus soluciones cobran el aspecto de metáforas. la solución de Alistóleles será melafísica. . Platón da vueltas en tomo al problema sin abordarlo de frente. ha desviado la atenci6n de Platón del I"oblema lógico de la predicación. el género. acerca.. tu pensamiento 2ln. pese a la.~. según hemos visto. (2'6 d). en el fondo. pues.di". según confesión propia. la existencia de la multiplicidad. la ref!exi611 acerca do! ser no está nuscnte de la especulación platónica..IIJetáforas poéticas» l(IO. 4.¿~I~~~a~eca y lo inteligible (cfr. z. por consiguiente. mezcla a la de la blancura. ese paradójico discurso en que el ser nos aparece como siendo 10 que no es. Pero la posición de Platón destruye la ontología antes de haberla instituido. Aristóteles concluía. La metafísica de la participación no resuelve.H!!.el ser no es de /llgún modo ("11). puesto que tanto ésta como aquélla son copias de un mismo modelo. .. (241 d). y dentro de la perspectiva de la mezcla. 11""."ado por Ansl~le1es en su dimensión propiamente d~~Fr~7 'b~~. y hl esencia del hombre el animal: se nos reexpide de una esencia a otra. 991 a n. ~alaa ~I~~ióe::t!~ l::. No basta con decir que el hombre participa de la animalidad. no es suficiente para dar cuenta de la relación instituida por la cópula entre el sujeto y el predicado. respecto al problema mismo.obligado a declarar que el no-ser . ya como relación jerárquica: en el primer caso. y consecuentemente no otorftaba sino un valor de indido a la formuwci6n lileral de Jos problemas. y entonces no se ve bien en qué difieren las cosas sensibles de la Idea o de la especie. si la participa· ci6n puede interpretarse.~~J~e8t¡' 3~i. Pero de ello no seria necesario mnc1uir que la solución de Aristóteles al problema de la predicaci6n sea ~16giellllo: mientras que PLATÓN deseaoo.un enjambre de esencias». desde la perspectiva del paradigmatismo..sensibles que participan de ella."'~" 101 So/ma. cIJa misma rllndamento de la predicación. la cuestión 'lO ha . O más bien ontolÓg. ReIJue phi· losophlque de ú. la trascendencia asignada al modelo prohíbe toda comunidad entre términos que el discurso une. y. o que su esencia ~ión . en palabras del comentarista.adelantado un. conrra los cléatas.caci6n: «La teorla de las IdeaL.uIJaltl. 199 A.5"3. de participación. 184. to30 /l 12. nunca conseguirás por la fuena que los no-seres sean. de mezcla. a su vez. el parridicio plat6nico es un error. partiendo de que Sócrates es hombre y de que es también animal y bípedo. si bien ya no hay peligro de que cada esencia sea absorbida por la esencia superior cuya copia es. la posibilidad de la participación. S. Y que . que hl esencia de Sócrates era.. pero sólo en 6!te. Se did...i~bi~ 146 que conw:ne una evidente alusi6n al So"sla. Así pues. expresada por el verbo ser.:\. En este s~tido.1IIe. ilOO en todos los demás géneros. pues consiste en introducir el l1o-ser en el ser. Y no a la relación de las Ideas entre si. En cambio. .o~b:~i~~Utd::a. se IllOstrará poro inclinado a perdonar el "'parricidio» del que se ha hccho culpable. («Aristote critique des Eléates.s en un pasaje (N. que la relación paradigmática no consiste en una conexión de semejanza indefinidamente renovada.1089 a 3) que vamos a examinar. o en el de una relación de imitación. sino que conlleva la trascendencia del moclelo sobre la copia. los problemas del discurso atributivo. del _sentido de la palabra ser: fuera de "11o. Más que un crimen.. 19. y contra Jos megáricos. Dicho más exactamente: por no haberse tomado en serio la aporía megárica o cínica en su formulación misma.. cuyas causas se dedicará 11 investigar Aristóteles en el libro N l(IO Al final de un estudio acerca de las relaciones entre Ari$lótdes y d .. Z. es inútil. y IlSpecto (.o cie. ode laesc:ncia con aqudloC\lya =iaes. entre la cosa y su esencia: . no sólo en el movimiento. estarían separadas de las cosas?» 199. 9.~ba. el problema de l~ pr«!'cac'ón será enf. /l.).. 9. en el segundo. Desde el punto de vista fó¡:ico... o en el senrido de la mezcla. 991 b 1. que reflexionar.

antes incluso de denunciarla mediante e! término técnico de contradicción_ no s6lo no es en ahso. principio f?rmal) está claramente deSIgnado. dema.l089bI9. como SI looavia m: tralara del Sofista una poskiÓII que en n:a1idad seria la del último plalonismo. sino que. cualidad. Han creldo que todos los seres formadan uno solo.ridaJ como re!aci6n.. 2) Todo es uno_. ¿Se uata tan wlo de la traducción de 1:o"¡leridlld plalÓnic:o al vocabulario de Arist6teles. con. ni siquiera «bajo cierto respecto» o «de algún modo»: la 1'("lnci6n tiene tan poro que ver con «Jo contrario o la negaci6n del '.¡duce por relación (':{pó~ ~l) D. va a crmca. Ymr.ino sólo algo que es otro. lo contrario del ser.ar. 1089 a 17. pese a Parménides.~no mismo del ser. lOO. 2. Pero es posihle que el último plalolllsn. Ello explicarla una cI~rla ffiJUSllc"'. pero todas se apoyan. cualidad yeanudad. El no-ser tiene varios sentidos: así . Lo que Aristóteles va a rechazar es la necesidad del vínculo. míresclo como se lo mire. Lo otro '1"e el ser no es necesariamente no-ser.cfr."~er a la preocupaci6u que era ya la del SoflS!a. 2111. man~ntendo a la v. en el no-ser. . admitida por Plat6n.cz la poK'IIcia organizadora del Uno (ya se apli_ que esa 1'Otenoa a la generaet6n de los mixtos. con el mismo derecho que la esencia O la cualidad»:l. el 7/(>-1cr del Sofista.i~do dócil en este caso a las conminaciones de Parménides. eso es lo que significa el no que ponemos como prefijo a los nombres que siguen a la negaci6n.l~to ne~es. el TIme<>. ~. Y más adelante el r':xtranjcro insistirá sobre esta distinci6n entre negación y contrariedad: .. e! no-largo-de-tres-roclos es el no-ser-ranto» 2111.. como es aqul el <:>ISO. el m:gundo (ptlncipio material) reviste va. f. Dicho de otro modo: la relaci6n (1a ahe· r¡dad de! Sofista) no se opone al ser. en la medida en que la dualidad de los principios en el ~lnmo pl~IOntsmo parrce res1'Ot.. la existencia de lo md!uple. N. tenemos la osadfa de afinnar que es. que era necesario probar que el no-ser es» lOl. Pero Aristóteles va a mostrar que la existencia del no-sex -tesis cuya dificultad J6gica salta a la vista. PO' palIe de. Así pues. un ser que puede ser cantidad. ~mo en el. como en el úlnnto plalolllSrno).lS veros/mil. 21(1 Sofista. Nosotros hace tiempo que nos hemos despedido . Sigue siendo cierlO que... si no se consegula refutar el argumento de Parménides: No. por 1" tanto.:. en un no-ser reintrodu["ido luego contradictoriamente dentro de! ser a fjn de convertirlo en 11n principio actuante.). IIIr.deales.AnsIÓteles.:il:t~I~II~"~~i~i6d~1 ~i1~~~'f. tiempo o relación."ll. que en el momento en 'loe advertimos.e~~ ~~ ~c~~:t:.e1 No-seI" COmO lo .. ta! como la CIlenla ArIstóteles: el Uno y la DIada indefinida de lo Grande y Jo Pequeño.o que no es en acto puede ser en potenql!. el no-ser no es. Creían. D.. La principal es que les han embarazado dificultades arcaicas. Sofista.o haya cuajado.J~:. y por ello existente. a saber el Ser en sí (a. Ol slqmera es suflCll:nte a dicho efecto. sino simplemente otro ser. haciendo del Uno y la Diada dos contrarios. s. 2'7 b-<: m 2'8 e·z.'1"» que «es en realidad un género del ser. Pero precisamente Aristóteles va '1 negar con vigor que dicho «no-ser» sea. '.ibid. sino """: no-ser cualificado que Platón llama 10 Otro.. Por lo m~os es ve~fmil. ¿a cuál dc esos no-seres habrá que otorgar la dignidad de principio? Presentado de este modo. El fundamento de la 1llllltiplicidad no debe buscarse fuera del ser.td'lT=~ !".Que no se nos venga diciendo. IIll no-ser. no podemos saber SI esa Idenuf!eacl6n está o no hisl6ricamente justificada. no lo admitiremos. incluso adml~lda. Otro ejem· plo de la aparente mala fe de Arist6teles se halla en un pasaje de la D Or. entre ¡as dos tesis de los déatas: 1) El ser es.~:~~: i~:~~~o~~:~~~~~:rsialo~ platónicos el haber hecho de la relaci6n lo contrario de! ser es.. no parece que enunciemos algo contrario al ser.. o a la generación d~ los Numeros . ateoiéndonos a esto: algo que es otro. e1 no-hombre significa el no-ser-esto. el no-rccto es el no-ser-tal. COmo en el Filebo O el Timeo O a la.la I>O. Si el primer.fo~~ÓI~~edrÍ~~r al~sf. en este I'~saje que apunta tanto al So#sta como a la última fílosofia de Platón.. si se pretende que negación IM:ói".puesta: no es cualquier no-ser el principio de la multiplicidad. sobre la ambigüedad de la expresión nO-S!:T. ~be ser buscado en el ".'ición aún flexible del Sofista. o sea. Ibid. y es más que proMble que la doctrina aristOl~liclI de 1:0 re/adón <barrolle indicaciones dd último platonismo. y el FI/ebo: admmr._ Si bien Arist6teles está-de acuerdo con Plat6n en el rechazo de esta segunda tesis. sino que es cl1a misma. en definitiva. Al!s· ¡óldes inlerprela ddiberaclarm:nle IliI. Siendo asl. comun~caci6n de los géneros. Las razones que da ArIstóteles son numerosas.de la Metafísica: «Multitud de causas explican el extravfo de los platónicos al elegir sus principios~.lOflade Pla. como queda Platón. pues. fuese lo contrario del ser: «Cuando enundumos e! no·ser. Podríamos cuestionar la legitimidad de la crítica que Aristóteles dirige contra Pbt6n.ien a las cosas designadas por esos nombres» 21(1. en la pluralidad de sus significaciones. cnya existencia reconocla. 0.=onocedorcs como somos de [os lextOS en q~e bas~ Ar!s~6te.:~. 1089b6. Se l"«OllOCCn aqui bs CItle&QrJas de esencia. principio (el Uno o tamb¡61 elllmile.:¡9 iI 148 149 . o de un:o expresi6n que Platón habda <mp!cado ciectivamenle en su última filosofia~ Esta última hipÓtesis C'Il la 10. ' lO. y que Aristóteles 11". 7l1> Ibid. quien tms una explkila referencia al Sofma. Pues éste negaba ya en el Sofista que e! no-ser.ari~ para fun?~r la multiplicidad. mJentras que el Sofista aÚn rehusaba. ignorar la letra misma de los textos piat6rticos.les su exposkiOO del último platonismo. nunca conseguirás por la fuerza que los no-seres sean. o más r.. pues.~i. 1088 b J.n~~~.u~ó ~¿ oí. sidCTl!! el Ot~ ? .. Lo que no es por sr puede ser por accidente.·cn~) significa contrariedad (lvaniov).contrario del Ser o el Uno. el argumento es tanto menos convincente cuanto que los textos de Platón proporcionan inmediatamente un elemento de ~ Se trala de los dos principios que =nocc la úhima fiJo. estima que pu~de ser refutada a un precio menos alto del que Platón paga: pues a fm de escapar de la unidad del ser Platón introduce e! no-ser en el ser.I089b7.

$CIi.~I:n~~~ot~~~. en un SC:llIido tan absoluto romo d de los el6ltas. que dirige contra el platon.iSle en decir que es . ~udo áspero. ¿Pero es que Platón dice a.istno 216 . no-s~r que podrIamos llamar relativo? Parece. no se traú -por Sl. ~ el cual Aria161des loma de Platón.aI de Platón consiste. tO ""1 ~~). la enstenaa de cua. es.ici':n:.. ¿/lO con.. en haber hecho del no-ser un principio de algún modo opueSlo a! ser. l) ¡. de tal $llene que.lo vc:rdadc:ro J Ioblto a6loen la prI. oo-sc:r. y no a ls invaH)' J ¡. mis que ta! o cual :lfinnación concrela. que no es un no--ser absoluto opues... pero no por la misma vía. Aristóteles reconoce lo bien fundado de la «concesl~n ..bll OOfnflt"Clldido a Platón mejor de lo que hxcn luponc:r sus criticas • IIIC1lUOO mal~llS. los análisis dd SO/istll acerca de la a. a lo sumo.a de Aristóteles se explica en virtud de: una fundamental divergencia de propósito y de método: estará de: acuerdo oon Platón. :made. Ii d no-sc:r es una nepción.. no el no-u. uno ~'~'t.::oo.bou bien. cuando llame jujcio inJrliniJo a aqud CD el cual el predicado VI pn:ccdido de la ncgacióII (cjanplo: el bom1m: es ~edc:daJ:.tas): al argumento segun el cual lodo o.btla desacreditado desfigur:indol. En mWdad. 114. 151 . que ~ ~. (lllIlQ. o incluso sólo por la inseguridad. dia:i6n) que: en la aimple coorl"lI'ietbd: J CDtoDces. con el pretCltto de que el su signi. y dio hasta par:!. Para Aristóteles. :uu: ~ ~ri~t2t~:'de IhiJ.ninguna aprai6a en la que DO baya enlace es vudIdcn ni falsp (ÚI. c:DtoDces menos .to al ser absoluto de Parménides (a~td t6 /J. no c:xUte: ninI. 10). Anslóteles discrepa de Platón menos en CUAnLO al contenido que en ~LO al método.) como su comra: rlO. lo que la polémiCl anslOt8ica pone en cuesti6n es la concepción misma de la ontología.ún teri una nep:iÓll. si no hay nada fuera del sc:rensi (::ap'a.Ipuo.parc:nll no comprenderlo. pero.. Tocante al fondo de Ja cuestión. 111. smo un. . des~és de todo limitada. No siendo ni conlnrio al ICI ni lqlCión de: él.. no es uD comuno. que en el ffilsmo mstante en que prelende crilicar a Plat6n (y /lO hay ~uda de que es Plat6n el blanco tanto del texto de la Físit:a como del llbro N.. AnsT6n.S6locn"'dltimadotd\a$UlXIdebopucsa:-debeservc:rdadc:ro y d ouo falso. Arist6teles es oert~eo. el pm:cndido no-sc:r de Platón perUMC~ tÚ 1" (como $ubrayan vigoro$lmc:nle ~serPla~~:J"'~ J. si se rechaza la segunda.:r~rauni6n~ r¡c. 6 jorliori.de una t'OIlCeSlón a los déatas mismos. hay que red1azar lambién la primera. ftti. J '" C'01IIr"¡kti6n (opoiición de: '" afirmQln J '" tqacióD).. "l¡ axl.umo platomsmo acc:rca de la Díada indefinida: le debe sus ~poones de la relación. tO. m . uno.. 10 que !le obtiene es.k~m~ JU SofiJl~.lquier no. Lo oerto. un cootIlrio (pues l. 6 ~~j: ~ :. lbid.A1.LEs distiDcue. su tazón de ser. ¡unos han ~ncedklo ligo a los argll?'etltos (~ !~ d6J. ahora lO de vista de RoelN (La l"bJri~ p!alonjci~""~. t6 11 J]. . aubreptid. n.lpOÚciÓD se: d.slencia del. puede decirse que la ontologfa de Arist6tdes debe mucho a Platón en su contenido.te deudor c.n que ru. tampoco es obra del azar que la materia sea descrila viene anles intentar agotar las posibilidades inte~tativas? Comprobaremos Oltooces que la asperu. 241 d. CUIlndo Aristóteles aitia • PIolón. ul.7itIHa . Ahora bien: eso es dejarse: engañar por el lenguaje. tI'JGt.ún t&mino Kanl tendrá CD euenta ata itdvertmci. aa del oo-sc:r ala de la unidad del ser. no por colocar una partícula negativa delante de un substantivo h obtiene una negación. la oposX:i6o de: la ~ '1 la poHSi6n. En cl.:¡"~. o del.íic:a una cosa úni~ (~¡ ¡. $in decirlo.. J. en las e. pues tal expresión significa «no importa cuál.él~ ~'d:~'m~Ii~~. un nombre indefinido. Supuesto eso.. El error esenci. en su opinión. 16 b l. Pero dIo no quiere decir. "~~ uD nomb~.Óf.O no-zer (oi.o:nol:ín) pero pen. en esle punto. lodo es uno»w. En d caso de la teoda del su. sIDo a su ~anera de plantear el problema.'¡too~l. sólo hay negaci6n en la proposici6n. oonmdicci6n implica la oontnric:-dad.N~hombrt no es un oombre.) del ser.. entonces.m: . pero e:umdo lo OOIDprcnde es J'M'I adorrwse con IUS dapo... ti) ll~. dacs de: opoUción: la rd«jó".ltericlltd ~./J:~~n (~ae¡.:. Y Ariuóteles viene a recordar que «o. que vincula la tesis de la inexisten.e6d=tí~~ltl~~f~. SI d su SlgnifiCl una cosa únicll le conceden dIos la exi.. que PlatOO hace al no-ser. que en este ClI$O. pero no por las mismas razones.iú-..lJi~ Tdp XWl. a~sofuto.su: «Es error evidente el de negar la existencia de cualquier no-ser. llega a teo-rías próximas a las del p1alOnismo.de la Metafisicil).. Es verdad que rechaza que sea cont. sus métodos..s: los pttstlmOS electivos (aunque iOOJnfesados) \Omados por Ári5tÓleles mostrarl. ~'~ '(: PÚ::6.~gtlCi6n (lh:tlcp«(ll-.5.to-..k las especulaciones del Solista acerca del no-ser.lgo distinto ~a~o pte<:lsa que el no-ser cuya existencia rewnoce sólo es no-sc:r «baJO CIerto respecto» (lIatá. Arist6te:les no pucrlc: concebir ltI\I opoIici6o que.:: ~d~t~:AU:t~~: cuando la partkul:a ""priva úccu..ario (i.':'. absurdo ckcir que. teotfu que previamente h.j. tólo • :ttI l:UltI'O ~~~:a1 ::=n::::. descalificar. p"sli"')..u~~ (10). JU. unos resultados viciados por el error. = ~~cl=:.I'Ii-í ~S¿. como en tantos otros. en cuanto al método. du'd 1""1 o~ tt tlVal. en el que denuncia una manera rncorte<:ta de refutar a Jos déatu (manera q~e fácilmeme se reconoce como 11 plat6niCl): .Ullffite.~ ~: mals fe en el ata. c:omo C[tlid'e P!aIÓll. en este caso.r.Física. la rolllr~t!d. $ll distinción enlre no-ser absoluto y «aerto l'ItHer. y hasta sena m:ls correcto decir que ni siquiera se trata de un nombre m.íllf:'~ toi Ó~) y que no pueden C'OeX1Sur ~as ~tradietonas: nMIl lmpid~ que ~xista. 187 6 rec:uerde. sm duda.

f¿e u~~ :~u.ica. A decir verdad. sin ella. VII. lo cual parece indicar que la apona va a resolvenc mediante una distindóD entre las múltiples significa. mQ arrib.l:~. sino en entenderlos de tal modo que ya no sean conlradictorios m .. ¿No hay eotonces contradicción? No -responde AristÓteles--. en términos generales. o más bien la unidad de Sócrates dentro de la humanidad. 1. Arist6teles va a sugerir inmediatamente el principio de su propia solución: la argu· menlación precedente.. aun siendo crucial. es porqu<. pues si digo que una cosa es una en un sentido y múltiple en otro. pero no en el sentido en que entcndcrán eso más larde las filosofías cdial«tic:as~.que es el verbo ser. ignorabatt uno cn acto>. la contradicdón no reclama su . pues el lenguaje da lestimonio de ello. mos decir que la ciencia aristotélica del ser en cuanto ser no es om cosa que e~ sistema gencrsl de la solución de las aporías. 1146 h 7). lo que ocurre es que no afirmamos y negamos algo simultáneamente de una misma cosa en el mismo sentido. DI Fír. 141·142. pues. La solución de la aporla sobre la predicación consiste. Decir que lo uno puede ser. signifiamos lambién la unidad. La solución de la aporla nlla:. el ver\x> es. Aristóteles resudve d problema de la predicación mediante una distinción entre las significaciones de lo uno. pero la continuación del mismo texto mueslra con claddad que lo que en definitiva se halla en cuesti6n es el sentido de la cópula ser en la proposición: .. si)a cosa no es en el mismo sentido una y no una. diga el ser. no puc:dc serlo. 154 . Por eso unos suprimían.mh~.. ningún raron:unic:nto mosua:ri jamás la imposibilidad de la predicación. pareda que la dificultad se refería al ser y sólo a ~l. lo uno es con~rt¡ble con el ser.> es ~ste el lugar de examinar el contenido de esas dos nociones. en distinguir los sentidos múltiples de lo uno (o del ser.ntes al problema de las significaciones de lo uno. verbo ser. las modalidades ~e la sisni? ación se refieren • la cópula. significo la unidad de Sócrales y la humanidad. y no el predi· cado uno. Eso supueslo. sino que 'ha blanqueado'. Los últimos de entre los antiguos se esforzaban mucho para evitar que coincidiesen en un misma cosa lo uno y lo múltiple. . no significo la misma unidad entre el sujeto y el predicado que cuando digo «Sócr:ates es en(enno». Hemos visto que. De esta reflo:ión sobre las apodas nacerá la ontología aristOI8.~::e ~~~~ ~:=d~itil Nr. pues el discurso existe. podrla decirse igualmente). o bien que lo uno es múltiple en un sentido distinto de como es uno. y lo que es contradictorio no es.:~= . cada vez que signifiaunos el ser. cómo 10 uno puede ser múltiple. bajo la presión de la aporla misma: no puede haber contradicción. pues lo uno no es un predicado más entre Otros: como en otros lugares muestra Aristóteles. :u~~a :rn~6¡::. o.. a su través.. mos de entre los antiguos» se veían en un apuro (T¡I:~po'J") al \'enir obligados a reconocer que «loUno es múltiple».*b:~.dedicarse a resolverlas en su propio tcrttno. no que 'es mdante'. cómo esa afirmación general se ilustra en el caso particular. Cuando digo que Sócrates es hombre. uno (en aclO) y no uno (en potencia). Seria vano negar que una misma cosa sea a la vez una y no una.~mr. n5 18.18' h 2. y.MaS de la ~ tinci6n entre lo uno en lIctO y lo uno en potencia. Veamos primero. De hecho.5. mOr. lo cual quiere decir que.. no existirfa. Lo qu~e~trarDOS dc. 1. si el discurso prediOluvO es aparentemente contradictorio.Iti. predicaciÓD es posible. como Lycofrón. vale tanto como decir que el (en acto) uno y que es (en potencia) no uno: en ddinitiva.. sin inconvcnic. pues se trata de saber cómo una cosa puede ser otra que ella misma sin dejar de ser una. ciones del ser y lo \100.1~mo problema. en cambio realmente. en todo caso. para evitar transformar lo uno en múltiple al introducir el verbo es» m. .superadón». m. es la distinción entre ser ¡x>r sI y SCf_por accidcn~ o bien entre predicación escncii1 la lhU/. a la vez. Otros adaptaban la expresión didendo. podre. Como se \'C.hJl. de la predicación. quien soporta la dualidad de significaciones. 186. Aristóteles pareda reducir la aporra al problema de las relaciones entre 10 uno y lo múltiple:m.2.. si los «tí. más aún: si es cierto que. pues se trata del m. sino su supresión. en una primera fonnulación. Y en todos cuantos sentidos se l:l:I 1I1-ipUou.:. el problema de lo uno y lo múltiple se reconduce al problema del sentido dd. 00 que el hombre 'cs bllln 00'. y ésta no consiste aquí en suprimir uno de los conlradictorios (pues ambos son igualmente verdaderos).(Et. pues. pp.."". Por eso es simple apariencia. sino sólo de estudiar el principio de la solución de Aristóteles. en otros tantos significa la unidad: cuando digo «S6crates es hombre». Podrla decinc que la contradicción nos «empuja hada adelante». puesto que es. la «solución de las apodas» es cdcscubierlu m. adviene. El principio dl cotr:adicciÓD no nos d: :a~~:teie~~n-ful~~=/::-~~:cro. «supone que lo uno o el ser se entienden de una sola manera» m. pues. parece entonces -y ése pareda en efecto ser d resultado del análisis anterior. sino que anda. El problema de las significaciones del ser puc:dc recon6:Jcirsc. No :.

10 falso y lo verdadero no están en las COS:lS ••• sino en el pensamiento. 2. no va a quedarse en eso. sobre su insólita presencia.i~ci~ ::~ 1~~~s7. m S6loen esos dos pasajes (Cal." lJ!I. 8."rel~~w~i~. partidarios de la primera resis. te saber cuál es exactamente la naturaleza de esa potencia.0\ á:Jd. va a completar y cubrir las distinciones ateriores: la distinción entre las categorias. el cuól. por lo demás. A.de las significaciones múltiples del ser. De este modo se cotl5tituye la lista -a la que Aristóteles se refiere con frecuenda como si se tratara de una teoría bien I conocida. haciendo así de eJla un no-ser. :U! bl:sccJ~í~t~~~~e:. ro Estos ejemplos están mmados de Met. el cuándo y otros términos que significan en este sentido. 28.. consciente de las contradicciones de la solución platónica.Sócrates es hombre»:l.]. Revue des scíences phi/vsophi- queseJlhlologiques. salvo en lo que concierne a las catehasta ahora no nos habiamos encontrado: la del ser como verdadero y.. nota 316). a la vez. de ser. 1017 Q23. en la que no hace falra insistir. entre ser en acto y ser en polencia. 10.. por ejemplo.a:ro. 211 De un modo genentl. la pluralidad de los tipos de atribución nos lleva a una nueva distinción que. Que e! ser como sujetO pueda ser otro sin dejar de ser él mismo. 236 E. truun más atento estudio de la tl':Ql'Ía. 4.p_363.. están e! ~er en potencia y el ser en acto» 1)6.6 ov .er por llCCidcnte. Tóp... Aristóte!es. El análisis aristotélico. el d6nd~. para de. 10. la realidad de la atribución va a determinar una nueva distinción entre Jos sentidos de la c6pula en la proposición. «El ser propiamente dicho (. la distinción entre ser por 'Sí y ser por accidente. Mientras que Platón. o más bien de esas potencias. 1.~~d:el:{:~f~~I~~í~~:r~~~1~P~.I-'.s~l c. I La enumeración más completa es la que encontramos en el li· bro E de la Metalísica.trli~:a~ilfSl~a". ~.5. a fin de resolver estas últimas dificultades. y en todos estos ejemplos la signifícación de la cópula es diferente de la que hallamos en la frase .51 Q3. y luego el ser como verdadero y el no-ser como falso.:a~~~~i~Sn~a~~g~~~~'l~l~: I atribuir. «el ser entendido así no es como los seres entendidos en sentido propio . del no-ser. 1024 b 13.~~%~a~. habIa opuesto la alteridad al ser..'jO Esta expresi6n (que.lJ. aro A. 1026 a 33. que un hombre es caminante o sedente. ton b 2. bajo la forma de una pluralidad de significociones.::~ lo69 159 .igllar 1115 categorlas. designa al ser por si romo opuesto al . el cuánto. "ti¡~ xanrrop1a~)2lS. 2. del yerro S~ como opuesto asu sentido atributivo} desiana aqulal s~e" C/iQnlo S~.1932. entre ser en acto y ser en potencia. en otros lugares. restituye la alteridad al ser mismo como uno de sus sentidos (la relación). una pluralidad de accidente. como el objeto (ir>di· reelO) de la filosoffa primen.~l~:lb~: Antisthenicu. Zeller y Bmttano. el no-ser se di~ en tantos sentidos como el ser mismo (10 que no impliea en absoluto la aistenci.4. de las ClItegorlas se ha detenido arbitrariamente en diez (cuestión que opuso en el siglo XIX a Brandi•. ser en acto y ser en potencia: tales son las distinciones que Aristóteles se ha visto .forzado» a hacer. correlativamente. 2lJ E.. no decimos en el mismo sentido que una cosa es buena o que es grande de tres codos.u~~':¡:en~~~i.o~~~ D~~~erli~~n~~re~deco:J~~~ad~n~~ig~~. cfr. a través de la resolución de la apariencia sofística por una parte. Pero esa observación seguirla siendo formal si no se supiera también qué género de lo otro conviene a un sujeto dadon¡. 182-183. Z. . 9. olAS SIGNIFICACIONES MÚLTIPLES DEL SER: LA TEORfA Ser por 51 y ser por accidente. 1 h 2. La importancia de esta última «significación» merece que nos interroguemos. sólo podrá ser abordada más acleIante (pp. m Esta expresión es una de las más corriente..siempl'e 10 que no es. además de todos esos sentidos del ser. 1016 b34. o bien el sentido «exi. Dicho de otra manera: si la posibiUdad de la atribución conlleva la distinción general entre por si y accidente. 6. 1. FEsrUGIEIlE. y de las apodas megárieas por otra... De hecho. Y.elolf1tvov) ll' se dice en varios sentidos (HllHtl JtOnaXID~): hemos visto que habla ser por accidente. es una primera observación extraí(la de la práctica de! lenguaje.u':m~le~.tencial. Esta clasificación es la más «lmpleta que nos ofrece Aristóteles. fu~ J.¡ l~t~~~i1~I~Ó~ ~~n~~C:.otras tantas maneras de atribuir el predicado (sea esencial como condición de su posibilidad.vando la coherencia del discurso y la posibilidad misma de dilUogo entre los hombres? 3. aro 1:>..5.5. 107·109). pues . No es menos importan.. que acaba de ser nombrado. parece mencionada aquí tan sólo para anunciar un desarrollo del tema de la verdad con el cual concluir:í ese mismo E de la Me/alisica: desarrollo que tendrá predsamente por objeto mostrar que ésa es una significación no propiamente dicha de! ser. además. en primer lugar. 7. están las figuras de la predicación ("td O"Xf. pues no basta con saber que e! ser por si es. el qué ("ti). por 10 demás. en potencia y sin dejar de ser él mismo. panidario de la segunda). e! no-ser como falso u. frente a Prand.. al tiempo que reconoce semejante alteridad en e! lenguaje acerca del ser. ~ ~~~8~J. 158 Cfr. al filllll del caplrulo anterior. Efectivamente. y de su capacidad para dar cuenta de! discurso atributivo.103 h 21) halla· g:~:.~~cl:'~~~f¿aded~i.

siendo ~:J:m~v:jJ~~. resumib>doI.. m Contrariammte. humana a tra. o un estado de cosas. ~. BrkI ~bn d~1f H"". ese consejo? Podríamos hacerlo.quelTlan circunscribimos... pigiDasJI-J2. una verdad en el plano de las cosas (l.. xtroi:¡?<l'a. h Tij alll~ll¡lf)2U. del ser propiamente dicho. pues seres tales pueden ser objeto de enunciación ~1'40l" pero DO de juicio (1l<n4f<l:n:)..dtUlV). -::. . Otro texto.:Hl. ¿Debemos seguir.. :JIllhUJ. su verdad o falsedad sólo puede residir en su captación (OlT·i~) o su no<aptaáón por un uber: la \'erdad sólo puede ser aquf anlepredicativa.I023. :. <:D 10l Ejemplos dados 10'lb24. no sólo cuando es simple enunciaciÓll ('f"l:Jl~J. debería expresar un enlace en las rosas. r.(d a'll¡ho~ h I~Epn av Tiil~ Il~píf. Studie" UIr E"lJub""lJl. la ttistenci.1.u í:'. 44. en cambio.. que observaba ya la misma dualidad.rt".i TWV 7:paTlJ. privilegia aquellos textos en que Aristót:eles ve tn la proposición el s6 : la verdad del juicio: una cosa.. pmsa. o la diagonal-qlle-eS<oomensuraJIII ble • Pero en el caso de los seres simples (a. habrla. bld.:':OI..I""I da Snnu/m tttICb Mstotmr.:'e~~ Zll cXle>toS V"" dtr"'<I""iU<lc1H" &d.. _ (c:fr~~. um """ da Wflhrbrit. El ser en cuanto verdadero. l60 161 . al ser en cuanto verdadero. l'e lhUJ. lo que podrú.? Acaso haya que supe· rar aqui la . 10.-que-es--b1anca. el estudio de kM sentidos dd ser... sea éste propiamente dicho o por sí): como e5la-madera. lo que se expresa en las categorías_ Se comprende asl que Aristóteles DOS invite a . sería una afeeciÓll del pensamiento (". se redlK"e a dios.. en. observa adecuadamente Brentano. en general.ó'lv) consistida entonces... La clave nos la d3. como funciones lógicas del juicio. privilegia este último pasaje. Pero ¿en qu~ consiste esa creiteraci6n. la verdad es siempre desvc:lamiento. lo \'erdadero y lo falso serían ronsiderados. Pues el juicio no consiste en atribuir un predicado. En ambos casos. ello se debe a que. mlen<lida como n"uJu. Pero hJY m's: 5610 puede hablarse de enlace para el caso de seres rompuestos (es deór. m la troda de E.:lOl. 1028. sino wnbiin cuando es juicio (1lII~4?Ga. 4). • fIn ck 1<:Dtt en e:uem. aquellos en que reside el enlace objetivo de una esencia y un accidente.9ío\~' b Nil lÚ1~r.. y Aristóteles pone buen cuidado en recordar aquí que la 1'401<: no es Wl. Pl.. o la cualidad. puestO que no implica atribuci6n: seria simplerneme la palabra. y. 4.1t.lmenle Heidegger.ui'o.. son llamados verdaderos o falsos cuando son o no son lo que el juicio verdadero dice que son M .vb de la cual se desvela la verdad del ¡er.~Jdicble . 1027 b 34. para ser verdadero. realidad el ser mismo del sujeto: no somos nosotros quienes c:reamos el enhce enlre SIlicIO y predicado . o sell.. que adviene en varias ocasiones esta dualidad de puno tos de vista en Jos textos lIistotéJiC05. en el cual ve ~I el lugar cdonde el pensamiento de Aristóteles acerca dd ser del ente alClllWl su cumbre. mejor dicho. 44.. ~ &:d..I. Cfr. Pero los int~rpretes han advenido desde hace mucho tiempo una dualidad de puntos de vista en la concepción amlot~lica de la verdad: según ciertos texros (de los que el más importante es el ya citado de E.. 39'1 n.~~~J:rn~~o~:n~~s:e~d:dt=i~~ (~r~ :.• p. contradicci6n que W. Estar en la verdad (dlr¡6. o. la roocepci6rt ck. pues clo que el pensamiento une o separa [en la proposici60] es o bien la esencia. 1028 11 1. o cualquier otra C05a de ese género.lutt: .J.). pues. que podrfamos llamar antepredic:niva.. si la teoría de la verdad esboza<la en ese pasaje fuera la única que Aristóteles DOS propone.. donde leemos que el ser en cuanto verd3dero remite cal otro ..d su pritoer concepto ck verdad.alÍ~OrtCl. en desvelar una verdad m's fundamental.=/~~~:~Iil.I. puesto que. tmido que ampliar pDSleriormmte. el ser COIDO verdadero residiría en un enlace del pensamiento (O~¡. Jaeger cree poder resolver apelando a una evolución del pensamiento de Aristóteles en este punto".do.~i~·. según parece. 10 posterior.-p~~28~19-~~:na::~~'t ~.l)~). dIClíp.40 Ot!1lltto6al ~ al1JP~OO«I):lll. un sujeto de acuerdo con lo que 5eria en l. dr. 1051 b 2]. que residida en su ser-enlazado o su ser-separado (.sin embargo..~~5 <1 22. pues. . A la inversa.-se. la ck E. En realidad. todo el capItulo e. 4: AriSlÓleles habrú. es quizá más aparente que real.Iternativa entre adecuación y des\'e!amiento a la cual los iDt~rpretes -y especi.~~d:d ¿~í"~~t~im~~. En realidad. el pasaje de E.1027b31.¡ s::a ~t:eE: ma cparte.::¡iJ«belf 2.·''':.. o la cantidad. p. la rdaci6n entre Jos dos u!rminos no es la de la parte al todo: si la lógica no es una ciencia más tntre otras. por la misma razón en cuya virtud la lógica no puede hallar sitio en las clasificaciones del saber Zll . BrentatlO. liOI_ El ser en cuanto verdadero 00 hace sino reiterar en el pensamienro lo que ya esú contenido en «el otro género del seu Jol.}.dejar de 1ado. de b <irl. 12 contradicción entre estos texlOS.04 Heidegger. no puede ser comprendido entre las significaciones del ser propiamente dicho.~Cl). propondrla una roncepción ontológica de Ja verdad ~"': el enlace en el pensamiento.le. tttlO que m.m.género del ser•. al ser reiteraci6n suya.OIl1¡ TlJ' alll'l'o¡II. para el juicio humano. ~ Ibid. tiene en cieno sentido la misma extensión que él.

~""""'" &.rICJ. La segunda se confunde con el !ICT propiamente dicho. como se está viendo..propiamalle dicho. una especie de proyecci6n retroSpectiva. el ser romo \'erdadero puede ser incluido entre las significaciones del ser. une 'QP'''''''''''~'(OlI "). cuya extensión rompane.(lo que nos obligarla a ir inmediatamenle fuera del juicio ---pero algo.1¡&l~~t.parecido hasta ahora a traves del discurso .encia-.on un SilCbvcrbllll. el ser . reconocer que Il:lY igual extensi6n en el ser en el senr. ronviene a&ontar una posible obje. ''S:LS calegorlas O según SUS Ct. lo que hxe <Iue el ser pueda ser signiflado. de su enraizamiento en esta última. 9....ido de lo verdadero y en el ser l'ropiamenle dicho. Ross (n. dr. con Brentano. de 61 un ser ~~uenI~~e~~o~~d::~=t~am':~~r:~cu:: m 91010'1 b 11. es el discurso humano mismo en cuanto que cumple su funcióo propia. 274) ooruidenl. pues parece contradecir aquella otra frase del libro E ron la que Arist6teles nos invitaba R excluir el ser en cuantO verdadero de la consideraci6n del ser «propiamente dicho.n el primer textO se trataba de la verdad lógico. sino que decimos con verdad que eres blanco porque ~~t~a:i::. • L'fI ICtO Y potencia) Nn sido inll'Oducidu por Anstótcle romo oon. según ix.. a! igual que desde la primera. El ser en cuanto vc:rdadero es. apresada por la dUll1idad de puntos de vistll (o mejor. en cuanto que hablamos de él. a! >. La primera debla ser excluida del ser propiamente dicho.:: lO ser. sin duda. 10'1.'f'lIsI~l..excelencia. aquel del que nos dice A~st6teles . la hacemos ser precisamente romo sirndo ya antes. aqudIo que hace: que el ser tenga significaciones. ID. inherente a la \-ercbd m. y. nos parece.. que la verdad ontol6gic:9.iempre prefigurada.? En I. o más bien un «olvido.dejar de lado. . Hablar de una verdad de las cosas. es sencillamente significar que Ja verdad del discurso humano está s.. no es accidental. es el ser mismo. Esta es la ten5.sj~~= :~a~rOj:~~~o. y que 11M radica tal \'ez su .tnhuuvo . como uno .ma. Hay una especie de anterioridad de la \ocrdad con respecto a 5.. Se ha observado que este último miembro de la frase "SI:! en formal contradicción con la doctrina del libro E:ll6. finalmente. que es habJar dd ser. 12.Í misma. Ahora. 18 b 37". del tema de la verdad Arist6teles nos recuerda una vez más la distinci6n entre las signifi~ciones del ser: .. Siendo asl.¡'clOnea de l>O$iblUdad del discuno predicativo. F. mientra.i6o. en el segunáo de la "nlol6gica.I:a signifiac:i6n de las significaciones. ya que dejaría subsistir fuera. La verdad . aun suponiendo que 5610 se desvela ron ocasión del discurso que acerca de eUas instituimos. cotOO Arist6teles nos propone. del discurso. va a permitimos comprender frase del libro e que ha puesto en aprietOS a los comentaristas.rvolaci6n y 00 lo loma n'I eueml. Aristóteles expresa l.. ción..e:'~roltif=di~ti~::tKfe:i~~te~~ 163 162 . m loc.)4. del mismo modo que el ser de las cosas 00 compuestas se desvela en la verdad de la captación (lllle". se dicen. pues representa 11 p4rlt 'ntis esa apertura y esa disponibilidad fundamentales en cuya virtud es posible un dis"''UISO humano acerca del su.9ue conllev. Dc 1>Ilcrpr. 5 Por ello. 10'1 b2. al discurso humano que lo desvela. ~ien: la.ino el ser en su totalidad. Pero la kndencia de la verdad lógica a precederse a 5. o al menos podemos hacerlo. s. Esta osciIaci6n que..Í misma en el ser como verdad oneol6gica pc:rmile.. de la verdad. dr.b::ine. ya mencionado. pero quiZli quiere dc:cir 1:.: este ser·juntall o no-ser·jumas el que se desvela en la verdad del juicio. rl su por tx· "'fCllcill tS lo vtrdadtro y lo falso (to ~i: XUptÚlt'. La verdad ontoJógia.IntCllriOS.. no resulta falso percibir en la verdad .el ser por excc:l. puede <!arse tanto en la simple enunciaci6n ('fdi:l"¡ como en el juicio a1rihulivo (ltInll. En cuanto. explicar esta contradicción.. un.mos dicho. o sea. puestO que es -podria .s que la verdad.16gil::n. no significa tal o mal parte del ser. Tricot. lU 9: 10'.~ Y no oon..n~.is. Pero antes de .Cr en el sentido de verdadero. 14 b 16 u.1 <jue no añadIa ninguna determinaci6n. ron Heidegger.~se~ ee:'ei:'ser. sino que dejamos hablar en nosotros a una cierta ~ao6n de cosas m que existe fuera de nosotros.mbib'l que nosotros no podríamos decir nada dd ser si éste no fue· ~ verdad. como subraya el texto del libro e. según la potencia o el aetO de . Ahora bien: (qIX t"lltiende AristÓteles aaodo dice que es .) enuociar.rimer lugar. signilicaci?n ~ ~r se nos ha .Tú no eres blanco porque pensemos con verdad que eres blanco. Antes de abordar el desarrollo. no es lodo el ser.in~e. '" lo Que 101 fenomen6lop llo. C.16gia.rt1l ~v tllT¡6t~ f¡ 9tu. sobre el ser. o sea.m. ns 9. además. Pero tampoco resulta falso percibir en la verdad ontológica. COlIIra toda verosImilitud. de vocabularios) enlte los cuales parece vacilar Arist6teles. un pálido reflejo de la verdad ontológica. Esto su· puesto..ri1uci6~~~d¡ui~70:: ~1:~~1: ~ % :Siasm~e~.oBi. ~"~)ll' m. Pero tampoco desde est. apenun. 10'1 b 6. o más bien dada por anticipado.E1 ser y el nCHer se dicen según las liguIllS de las categorlas. 1. en cuya vinud en el mismo instante en que la hacemos ser mediante nuestro discucso. peISpecIi~. ¿debemos renunciar. en las cosas.iva.u¡v~ camente esta prioridad de la relaci6n entre cosas sobre el ¡UIOO en que ella se desvela: . ~ :1. ya que era tan sólo su re:ieemci6n en el plano dc:I pensamiento.

d ser como ver· ~~qJibr~r~t~~~r~e~~~d~.~. Y.thala 164 ~l~~P:I~u:U~~ao~~~. cicrWD<:llle. pero cuando preguntamos lo que es. Como sc ve.1'.I. no por ello deja de haber en tal caso verdad o error.lo. 7. (~. III. sin por ello oponer esa interpretaci60 a una COflCqlCi6n «ontológica.. o sea una ll'll '& ~.. fi¡uran el ser por :ttridmle. 34.. ~j_). le npooe • lt-inler~n de BlE1lTM<O (V"" de. .t~.i. ni el ser como verdadero): cE! ser se dic~ en varios scnlidos. como hemos explicado antes cuando tratamos de las signifiCllCÍones múltipleslll:.~b misma cosa que elM uno de e'IOS pro:licado1.. caliente o grande de tres codos. que es la de la esencia.. D8. ahora bien. ~~~: p. No debemos asombramos... In). ese indivisible que es Sócrates. tantos sentidos del ser como modalidades del decir: «El ser sigo nifica de tantltS m. el la' potmcil'l el la' en &"tu.bsolutilmmlt (dr. que se revelaría ÚllÍClmeDte en el relámpago de la captación (OITl¡"~ enunciativa. ('¡"fll. considerado en su función copu_ lativa~.lIS nacen al sentido.annigj~~n B~d~Ulu"t. ltll~ci.wcmarizando indicacionea de Sanco TonW. del verbo :~. Aristóteles no plrrce haba presentido la función propiamente t"istm. cfr. ..• V. pues bien.n.i~W :o:~h~. b.'OfÚS que no . '11 propó¡ico de dbI se fotmula el prindpio g=enI más un'1:. la esencia misma es presentadJ aquI romo un predicable. sino que se constituye al tiempo de deciatllC1o.I«t. entonca.ll~'~~:rc~:. Pero en rcalicbd la captaci6n enunciativa misma conlleva una :ltri· bud6n implícita. de la verdad. 1028 b 36. efectivamente.. es posible suscribir la interpretación de Brentano. Siendo asf. JIIl AMi. las significaciones múltiples del set pueden referirse sin inoonveniente a las categotias O figuras de la predicaci6n.. pp. • un tiempo. '" .otlO5"~ticbd. ni hago una smtesís. 1028. 9. y por último. Por lo tanlo. que el libro E nos invite. eso es ~ e=l~r~se:J~ ~r~~e~cia~. por lo tanto..Ella' tigniflOl de tantas llWIl:!U .. llI< lbid.~~46de~~ ~ c. significa unas veces el lo que es (tb 'ti lote) yel esto (tal 't. es el lugar privilegiado donde la intención significante se des· borda hacia las cosas. atribuirse a 51 misma.· 890).ciudo: . 190.:wmlalaedil. los diferentes sentidos del ser se reducr:n r a los diferentes modos de la predicación. un sentido del que no puede decirse que estaba ocuJto en ellas y bastaba con descubrirlo. presmudas como ~tando .tt de todaa las catet. pues aquéllos se constituyen a través de 6tos..J.. de que el libro Z O)mÍena: con una distinción enue los sentidos del scr que $C reduce a la distinción enue IltS categorias (no siendo rDCr). no respondemos que es blanro.?~. 43 • 2'. habri. en Aristóteles.. cuando decimos de Sóerates que es hombre... y.OII05I. 190. Cuando el ser se dke . mk adelame. aunque m Olro lugar se l. la distinción del libro 8 entre ltfltdi'a:OL~ y 'f'do'~ no define tanto la oposición entre juicio atributivo y discurso antepredicalivo cuanto la oposición ent:re atribución accidental (en la que decimos algo de algo." 893.f=~"d~~~~d. ~'::~H~f:z ~=:.. n.at'lenI5 cuantas se dice. es l'Pt = oomposición y división. y donde las C05. «dejar de 11do.1 ser romo c6pu1J en la proposición 8 . cUl. ~ ~~ ::n~oC:.l~ 1:'pi ~O¡¡ 1:<>OI. AsI se comp~.. 1.. . expresaba la posibilidad de una pluralidad de significaciones.t~" 1: {'. Y la continuación del texto muestra oon claridad el enraizamiento de los sentidos del ser en los modos de la predicación: eCuando preguntamos de qué cualidad es esto. FEs.cualidad. e:atqoriaa . lot mocIis ens dietun". . decimos que es bueno o m.. PftO . del libro Z.). en particular. 3. o mejor que es esU hombre. una ~ m" ampli.. tKncilt divi&iotott del ser 1'« axidn<tt Idr. defina como 10 que es siem- ~ei~~j~t~ d~~J'a~. Así pues. 7.. «Captar.". Nel. ni el ser por acciden· te.~.s cattl\lOlÚS. En lal lalO erxxmlrmDO$.n: Ic. al lado del ser JqÚn I. Z. sino que es un hombre o un diou".. 1028. 22 IS.I6. p.XW:. es captar su esenda. la distinción entre acto y potencia. quien. ~ ~~rcf: ~ ~'t'di':~A~I~ =~. )6. para qUIen el ser en cuanto verdadero designa. consagrado • las singnifieacioncs múlliplea del t~r_ mino &. y en este sentido es una categoría.o~ Tci.rt los predicadol (w.. LAs cate- l..).P Upu" 'ta::lIHltlll"'~ d dYlll Qllllll¡nt)M... lo que Santo Tomú tnducimi. sino el fundamento de toda significación: el verbo ser. cionados ya aqul ni el ser en acto o en potenci.. p.s:Elenle~. n. AIUlIión al libro ~.de la cópufa no es una significaci6n mis entre Ott:lS.. pp. -n). putIlO qIlt. 1. al margen de toela alribución. /" Pb.r que eell!. UD05 liAnifican el Ioqll'lJ. ". 1U Z. 33~). ~t~~<'t~nci~~~E~':~~~::t~!::. y. 1017 11 :tr~:~~1~. 1.~:~~ibk~~J~es::U~:~:::. 27. el ser romo verdtdero. mll1lniJJIlCNn Bedell· (cfr. n.. Por tanto. . ti#JaciaDes múltipb del ter por si.otroadhaccr ~d~. 10. o cada una de las categorías de est~ género. que . [fU en =otd. 171). otras veces el cuál o el cuánto.otroalttdaci6n. como la de $Cr por si y ser por accidente. sin embargo. sin ser infiel al pensamiento de Arist6tdes: eQuot modis praediclltio fit. tna~) y atribución esencial (en la que afirmamos algo.1 cap/mio 7 del mismo.~h:~~ :~gJaoe~r%. No toda atribución es una oomposici6n: cuando atribuyo la esencia a aquello CUY' esencia es (lo que llamarán 10$ modernos juicio analítico).:. mucho más que oonstituir un primer enunciado de las significaciones mismas.. ni me refiero a una síntesis que estuviera ya en las cosas. n.}7. y nO que es grande de lres codos o que es un hombre. ¿qué hacemos sino declarar su esencia~ Por consiguiente.

tTó¡uyov. 116-119. JI. la más general de todas. sino que las signifia de un modo diferente. Pero ¿'luo. y no estllmos 5egUt'06 nUDCll de que tenp el mismo sentido ada va: se ttatll. Pero no es lo mismo significar muchas rosas y significarlas de manera múltiple: l<JlÚ debemos llenemos a U. JI.q"'~ }. de que las C(Y. ficante: para los demás porque nada tiene: que ~gni6C1lrles? Hay que pregunu. 11 7.. 11). ... el de la significación. y es natural que la palabra Ov.- _ ht. ya de suyo ambigua.61Q~ 't't~ o~~ía~). aro más arnt. en virtud de la observación. ". 11 l(Wtiori. ltB entre el signo y la cosa siRnificada .II. accn:a del estatuto de las significa.s !fneas del tratado de 1:1'5 CaugoriaJ: «Se llama hom6nim4J a lu cosas que sólo tienen e:l común el nombre.'. por ejemplo: el hombre es un ser. el nombre' propio-. Dt . 1. que va a introducir un factor suple. 166 167 . mientras que la enunciación de la esencia que es conforme a ese nombre (á xrmi wr. Z. Hcmos visto que el ser es un u)J. todo nombre -e?[cepto. ciones múltiples del sa. entre el signo y la cosa significada. asf. mientras que el lenguaje es general.. como en general los T. mentario de indeterminación en la relación. más aún que I la idea de: multiplicidad. n:al. que sólo da ligni.loD~. Eate cjrmplo 00 a aJnYincatte siDo cn la medida o:n que seldmita: I)Qued alma a La esencia dd horrIlm.serIa dicho T.icruc '1 el mur:no i6Io hay rd-:íón de hornonimio (Gror.''0. ¿qué &erfa la coheren· cia de: un discurso que no tiene nada que decir. si acaso..zolót. de que cn_ d . conlleve mb que: ninguna esa remisión indeterminada a una pluralidad. que hemos encontudo ya antes ll\I. es dife· rente».16' 11 7. De ohf la 1. pues. impliCll ese %O). IV. no signifia sólo cosas diferentes. 2) Que el alma al la form. el decir. 1. etc. 1.of14 l. Aristóteles distingue las diversas formas de esta nueva relación entre signo y significación R partir de las primt. Mlt.1"ll.. lO}' b 24).olltqáK o XUO\1Cl.(fu~.412 b 14..1a1.&. y.tt.'~? ¿Indica que la palabra considerada !le di~ de varios sujetos difen:nl~. la exiSlencia de un dominio intermedio. 766 11 8. pp.o)J'IJ:". para ello.neI permite comprender su fecundidad. =mr de nuevo a las indicaciones dispersas de: Aristóteles ocerca de una leona general de las significaciones..¡. 7)4 b 24.1 11 1. Ch. v. La voz Je1.ne. o bien --ejemplo mis prob.rrnaci6n.ooo que implica una reorla del lenguaje.? Mas si fuera as!. de WUl pluralidad de significaciones y no sólo de signiñcacm ----OOser.¡". arm.r.. varia ve:a repcio:b por AmIÓte1cs. '1.l1I.. má arnt.OUal~ tq6v.orin. Pero ¿puede fundarse la ferundidad en la incoherencia? Y • la invcrs. 1. de sujetos.a. pues tiende I reoonocet'. 10. en este caso incontlble. n. Hay sin duda en este: sentido una ambigüedad fundamental c: irrec1uctible del discurso humano. • DI e. un hombre real y un hombre pintado son homónimos por tener 5Ólo el nombre en común na.. p. pues.o dd cuhpo (WVJfiuJo. el animal es un ser.5l1S son singulares. forma advemul de 1.

J. o para que: DUeslfO pens. dar nombres diferentes Il Ca. constelación cdeste...(I ). sino en el nimi~~~~adav:~alaesJ:~d:: ~=n~~=ul~a si~ II!. etc. si existe.i¡/ad.: uso denunciado por Aristóteles como la fu. pues.consistida en atribuir una infinidad de significaciones posibles a un nombl'C' determinado. en c:I otro). homonimia sólo puede ser injustific. Es la primel'll que la distinción concierne ¡omediatamcrlle 11 las OO5lIS.. pues tal correspondencia es en rigor imposible 5iendo los nombres limilados en número y lu cosas infinitas. se rorregirá con facilidad: baSlllfll con dar nombres <lifel'C'ntes a las signifiOlciones diferentes de! nombre: primitivo. mejor dkho. Ahora bien: en tantO que e! número de las significaciones es limitado y que dicho nombre es conocido 216 . de ser asi. Por eso dirán los comentaristas que la homonimia propiamenle dicha es accidental. e! buey.ta to~np. única homonimia a la vez injustificable e irremediable -aquella presupuesta por Jos. pues animal es su esencia común. ni en el nombre (que es único en ambos casos).ay homonimia entre el Can. y que repugna a la natutflleza de! lenguaje.. Hemos visto el uso (ioconsciente:. a una pluralidad de especies y a una infinidad de individuos. en cuanto que: son nombradas. Li djferencia entre homonimia y sinonimia no debe: buscarse.amiento sea coherente. nimi. es cierto. COl] Sllber que: es posible 5emejante dimibuci60 (uf. de una significadón única para un nombre único.- torio y que se baH: tradicional en la Escuda.. Asi...a. 0. negadores del principio de contradicción-.UDotO animales... y podria pensarse entonces que se trala de una relación el:trfnseca y accidental. simples accidentes de las cosas. L.. d propio ejemplo dado por Arist6teles (el hombre y el caballo son sinónimos en cuanto que ambos son animales) muestra que no es ése el caso de la sinonimia: la sinonimia expresa una relación plenamente real. se han! tradicio- nal en la escolástica). que es la de pertenecer al género animal. o. en cuantO a la homonimia. que es única Ln el caso de la sinonimia. ya 'lile el hombre. Sin duda. LI sinonimia no requiere muchas explicaciones.. w ralidad de signifiados (hombre por relación al hombre real y a! hombre en iIrulgen. por tanto. Pero. fonuita. que cada oorobre signifique una eora única. formulada en el libro r. regla.--- --.iene a ter lo mislno-. hombre: y huey son sinónimos en ¡. hay sin duda imperfección.:ano intc:rmc:dio de la signifiaci6n (lo que lu CtltegorítlJ designan con Ja eIpresión Ó ". que consiste aquJ en la pertenencia a un mismo género. ni en los significados (que son múltiples en ambos casos). tlnimal por relación al buey y al hombre. no por ello deja de ser unIvoco. Hay que hacer dos advertencias a propósito de esta distinción (que. pues es la regla. animal que ladr:a m. y el can... Al menos debe serlo. en un caso. sioo a las cosas que significa m.. que la homonimia. hablando con propiedad./¡To~ di" o~"ia. y 00 a palabras: no se nama homónimo o sinónimo al nombre.ente de todos sus errores. es una excepción. ron los nombres de tquirxxidlld y uniV(){. Si la sinonimia es l.. no t'5..n-constdaci6D y Il can-animal)..lble. que es <i:x6 t~Z'l~ m.-por más que el nombre animal se aplique al buey. sino que: puc:den designar propiedades rc:Zl:$. tienen una misma esencia.. $lno que: cada Hombre tenga una rignificad6n única 0--10 que . La sinonimia y la homonimia no son. al menos. y doble. al hombre. o más en general múltiple:. U. en ausencia de I1na leorla de la significaci60) que los sofistas hadan de la 1Jomo. si quie:re evitar a cua1quier precio la homonimia. precisa d sentioo de tal exigencia: lo que: hace falta para que: se: nos comprmds l"llndo hablamos. el sabio ¡xxW. pero. en d '-:150 de la homonimia m.. enlonces. éstas son llamadas homónimas Oosin6nimas sólo en cuanto que son nombradas. de donde lo tomad Spinoza. Un lenguaje equívoco dejaría de ser signifiCllDte y de esta ~uerte se suprimirla como lenguaje: hay que admitir.que signifique una sola esencia.. A la inversa. ese llaman rittó"imas las rosas euyo nombre es común.~l.. en roantO que: son 1'C'\'c:WW por d discul'$O.. si S'l: quiere que el lenguaje sca significante. veremos que no siempre es accidental. cuando la enunciación de la esencia que es conforme a ese nombre es la misma» m: por ejemplo. en realidad. pero no hasta el punto de que d lenguaje corra peligro: «Es indiferente 168 169 . Ella expresa la exigencia.

es reconocer -tal es al menos aquí la intención que Arist6teles confiesa. A veces. significa ser de cierta cllalidad ---<omo moderado. aplicado al alma. pues en tal caso un nombre particular podría ser afectado a cada una de las definiciones» VI. se advierte cierta vacilación. con tal de que fueran limitadas en número. o al menos el común fundamento de sus esencia. del tiempo. dicho ténnino. A esta distinción entre la sinonimia. I. no un sentido. la cualidad. pues. Lo que fudamenta. El ejemplo del Bien aclara el método preconizado por Aristóteles: «Así. la justa medida y el tiempo oportuno: no son especies de un mismo género. la sinonimia de! buey y e! cabullo. Nos percatamos entonces de la significación pol6nica de la tesis mantenida por . d tiem· po. Pero no hay fun· damento ontológico de la homonimia: o. uno de ellos consiste en preguntarse si un mismo ~rmino puooe emplearse dentro de varias categorfas del ser: si así es. pues se podrla asignar a cada definición un nombre diferente: por ejemplo. más aún. De ahl la conclusión que Aristótdes obtiene. dice Aristóteles. y se traduce en su dispersión en una piuralidad de categodas Decir que d Bien puede atribuirse según el modo de la acci6n. cfr. Por 10 demás. 107 a 11.. en ciertos escritos que ~ntre otras.que no hay nada en común entre la occión buena. no sólo del Bien.los T6picos: la 'teoría de la homonimia del ser.. 106 a 9. por esta raz6n. que e! bien se dice dentro de varias eategodas del ser: aquf las de la acción. valeroso o justo-. Hay bienes. 15. puede ser considerada como homónima. que cl Bien en cuanto Bien no tiene esencia. un Bien no enfocado según tal o cual categoría particular) no es un género.. Indrx tUistolrlicus. de la cualidad. El . 1217 b 20-26. se trata de la categoría de la cantidad. es expresarse de manera verbal y vacía P.21) que es en la unicidlld O multiplicidad de 13ll del'iniciones(. 8. ya que el Bien escapa a toda definición común. el agente de la salud. La fl'2se im.OTl)'.. el ser en alanto ser no es un género ni tiene esencia. aquí presupuesta. el bien es un I : Si esta afirmaci6n se interpteta a la luz de las definiciones dadas con anterioridad de la homonimia y la sinonimia. sino metafísico: no se trata s6lo de hacer constar -lo que seria una trivialidad. el bien tiene como categoría el tiempo: por ejemplo. 15. que seda su esencia. a su vez.u alcam. El. y. Y si ello es asl. el bien en materia de alímentos es el agmte del placer y. que es la de! ser mismo. tanto la homonimia de! ser como la del bien implican la privaci6n de semejante comunidad de esencia. Pues el bien se dice en varios sentidos. en el sentido según e! cual la Idea designaría la unidad de una multiplicidad.a o la hornonimill m T6p. respectivas.diversos métodos para comprobar si un ténnino es homónimo o sinónimo (1:ÓUp~V 1:~n(IX<i>' ~ 1'-0"'9:<0'.que 1n palabra bien se aplica a unn pluralidad de objetos. no habrá ciencia. que pueda proponerse el Bien como objeto. lo cual quiere decir asimismo que el Bien en cuanto Bien (o sea. en viro VI r. Jub Ilou) donde se manifiesl. parecen atenerse las Categorias. mejor dicho. se debe a que las categodas del ser no son especies del género ser. Como se ve.) . cuando d bien se aplica a la justa medida. pues se llama un bien a lo que acaece oportunamente en d tiempo. forma normal de la relación entre cosas y nombres. y en tantos sentidos como el ser» lll. el ser parece claramente considerado como homónimo: Aristóteles no lo dice expresamente del ser. A menudo. sino que cambia completamente de significación de un género de cosas a otro. mientras que podrían darse otras varias definiciones.i Y. y. la posesión de una misma esencia.. y más aún la de la homonimia del bien. sino de cualquier otra cosa. es que ambos son animales: que ambos pertenecen ul género animal.atribuir varios sentidos a la misma palabra. especialmente. por elevada que sea.." . y una homonia accidental y fácilme~tc corregible. manifestada en el hecho de que el ser se dice según una pluralidad de categorías. por lo tanto. de los que sólo uno tendría como definición animal bípedo.ttlt significa aqul. de la cantidad. Hay -dice.4. lo que no hay es Idea del Bien. Y tras haber cnu!". podrfa decirse que hombre tiene. en el plano del ser.nnedia qne omi¡im"" en 170 171 . 1006 a 34 u 1lI T6p" 1. la homonimia del Bien es invocada expresamente contra la teoría de las Ideas: «Decir que hay una Idea.erado de nuevo los sentidos múltiples :tlO ~I lbid. y lo mismo si se aplica al hombre. mientras que. as[ como los T6prcos. en medicina. no s610 semántico. la cantidad. ¿En cuál de las dos clasificaremos entonces la palabra ser? La respuesta no es quizá tan fácil como parece.l 10 linonim. el método consiste aquí en extender a términos di~tintos del término ser la homonimia. pero atribuye al Bien una homonimia que presupone la homonimia del ser. "t<jl El~EI HTt"tal) nl.lilo. Eud. Br>NlTZ. 1. e! bien que llega en el momento oportuno. Este análisis semántico nos revela..e.a establecida antes: «Por consiguiente.. o más bien la cosa que expresa. o sea porque. puede tener cl sentido de drfinici6rt. toda homonimia remite a una homonímia más fundamental. 107 a 5 SlI.. En los T6picos. J~~:i:O:e&. romo observll Aleillndro (97. con tal de que sean limitados en número.tik xa. que es presentada como corolario de aquélla. podrá medirse todo . bienes que tienen sentidos diferentes. sino varios. Si aquello 'que autoriza la sinonimia es la pertenencia a un mismo género.podemos considerar como pertenecientes a un periodo antiguo de la especulación de Aristóteles. la perfección cualitativa. van dirigidas contra Platón. pues la justa medida es también llamada ser» ffl.!~<i>. en la Etica a Eudemo.

por lo que atañe a nuestro problema: p~ si la homonimia dd Bien en general es del mismo orden que la de cada género de bien.itO:-~7d~:: e! bi: bien (lo llegÚn la relación {lo úlil). no impedirla que la Rtr. 1.. m.". no resudto ni por el texto de los T6P:cos ni p:" d de la Etica a Eudemo (textos ambos antiguos y que dejan ver Cierta vacilaci6n en la terminalogla. no por ello ck:ja de ser cierto que la crlt~ca.. la r.e. a una ontologla abstracta del Ser en general. de uka r.daloq~-I~id:i.1217 b)) . ser. en CSl:e caso.4. en· tre nombres que son comunes y rosas que son singulares. si~). entonces. que es el tiempo OfIO'nJno.e~ack7:~~~la. p. insista sobre la singularidad pro- ~=~~1~~:~dj~~4~b{:.. Y.sdd:ci~s:co":ú~Yd~la ~: ~ ::. ticia de l-. la crítica del platonismo no alcanza sólo a la Idea mÁS eminente -la del Bien o del ser. Aristóteles ron· cluye: «Así pues.• 1217 b 40. ~J~s::d: J:!omonimia.. pero esta nqueza de detenninl1ciones concrelaS. intentar atribuir a una sol. ciencia d estudio dd Bien en si. la ocasi60 y la medida. ignorada por Platón al separar la Mea de aquello cuya Idea es..~~= lldcrnás ~ contiene un argumenlO que rompe la conc:al~ de 1 ide. sino lo que es común.(~rt~\: ~ ~~~:. obJetivas. en general. 1. al El. incluso hasta.. (aun si exillitrlln.verbal y mu. La homonimia del ser no sería sino uD C:l5O particular de una homonimia más general: la de todo término común (utyh). oonlra la cienci~. ~vo~~l~=. la ocasión o la JUSta medida alimenticia compelen a la medicina.od~J6:ti~i ~i:~a~ ~~ piamente inefable de las cosas.8.f\~íc:.lliu (1. de la mujer no son tales que hagan dd todo ilusona la búsqu~ socritica de las dcfiniciOPes comunes -.. El-¡<Íp de h frase pa= cxplicar el l. es decir.o. las Ideas no so::rho lk utilidad ptlicficto alguna). ~mos aquí en el puaje de 1. IIml. ti ¡ortiod.t(~ 194 A. !""!t"bilila la ~"prrirllcia ~~I::"k·qU~I'ir¡s~lt~es4i~~iS1C "~e<~ 172 ~:~~~ ~ ~ ~n~:a:.kfT~i~~c~ :~ =~te'f:~1I~~ 4f ~~. siguiente entonces t. del voe:abulario de las pmcripcic1lln ml:dicas. entonces tal homonimia designa solamente la inadecuación..m~~v~~~. ya que d Bien en sI no es. tampoco el bien es uno.{. de la primera frase como el ser y el bien ¡c: dicen ""ll'"l~ por eso La Idea del Bien. pluralidad ¡njustificable de significaciones. En d pnmer caso.el puntO de ~I~c-r a poner en tda de juicio la investigl1ci6n socflluCll de la~ ¿efmlclones comunes:lll6."T:~'tI: k~~eÍf:..)nffIlhIlO loa loma rod..).. podría decirse que. opone a la realidad platónica de las Ideas l•• de.". Anst6teles opondrla simplemente... los bienes partkulares.i?0: el de una. 1260 420) en que en l.sino a la Idea.':8:.aert~~:. uniclad de Slgnl~ca­ ción de una palabra) y los glnc-roJ (como fundamento de la.iend<> La uni<lad rul de una multiplicidad. de los ~o­ fistllS ha pueSto ele relieve la existencia de unidades. mú adelame.. la teso ~e~asi=:..:::.. o tambie:n si la homonimia dd ser en cuanto ser se añade meramente R la de cada categorfa del ser. o bien si el ser es homónimo en el sc:n~do ~ preciso que las úztegontls dan al térm. De aM la oonclusión de Aristóteles: «si no pertenece a una ciencia única ni si· quien el estudio de tal o cual género particular dd bien.1= ~red::'. cid atleta pf1tlClpunte:2:.. como fundamento de la. ~~ s~~:i:~n~e q:: 1: h:. dr.Ol"'.. . En el segundo caso. perder d tiempo.del ser y los sentidos correspondientes del bien ». . as.fil6n no es la. Se podrla.j:'ndC:I ~~~ • . Eso es lo qUl: pa· rece confirmar la continuaci6n del texto de la Etica a Eldemo que ejemplo.:1::t6ncld~= e!:'" ~~h~(:~~ren~::. El problema. del mismo modo que la ocasión guerrero y la ocasión médica pertCllC'Cer:l a un género común. 1217 b )' . no s. o asl como las diferencias entre la vi~d ~I hom~re y la. inevitable por ser esencial al discurso humano. los términos univenales. en su polémica corma Platón. ~ ~~m~~m~:i~:t~~~t~=nÍ~:.. m lINI.. diacuaióo que enfrenlaba a llOCII(lDC'S..ea. Empero. pero la determinación de la ocasión en las acciones guerreras es competencia de la estrategia. al mismo tiempo que cierta desmesura de: :. ~~(t$¡t*~~~=E7.. El Noc. ElId.. apelar a Aristóteles C'OIItra l!l mismo. y no puede haber una ciencia única del ser ni del bien..ilx:ción de la palab-:a ser a los seres pudiera tener un funclamento obJetivo: la pertenenCIa de tales seres al género ser. Asl.. Y el según el lugar I estancia ~. queriendo probar demasiado. ~¡g­ nificaci6n: lu eJencUu (como furllmmento de la. 10 mismo que el ser no es uno en las categorías que acabamos de enumerar. es . si es quizá legítimo que. y que: una ciencia diferente debe esrudiM una ocasión diferc:mc. Mas podrla pensarse que. .:tSd¡fer~~e ~l ~b~ . La~ =~ Aris!6tclcs i&notv el rnmún C2ricrer cuanlo que IJU. 1096 " 29-J. Pol.U1""". y una cieocú diferente debe estudiar una medida diferente_ .~ir':'\. : siempre por relación a la en la insufielencia del uniyel1a1.1 P6a~la ~~m:~:. este pasaje nada prueba. según Platón.. H. aplicacabilidad de un término a una pluralidad de rosas a través de una significaci6n única.. S~ ~ualla':: BlDea~ m =::C-' =- ~I .a!~:.

I'. la cualidad.a genél'icamentl: única del Uno. no hay más que una cienCIll.s~s~:. Aqul. al menos de esa universa: lldad domeñable por el ~iscurso que es la universalidad del género. ~ ~ 1) Qoe d único cjcmplo dack> par Arisf6teks ni t:IIe palJe ''1 uno 10 i(jllelantc 10 :)~ ~. se trat~ba de ~trar que no hay una ciencia única dt:i Bien. c:' etri~lsaSa:~~.u (la frut: «cuamo apo::oel hay dt: \o ~IlO.. ti> "' .. al menos. 249.cn p&rel% =poode:r al mumo problema. pues.uco e Jneleno.. y en tal caso ya no habrá homonimia. porque el bIen se dICe de tantas maneras difen::ntes como d ser.un ~DC:ro que dividimos en sus espcacs: Más aún. y el nudo de su argumentac6n resIde en el hecho de que «cuantas especies hay dI: lo uno... entre dos interpretaciones de la teorla H. estarán por respecto al ser en cuantO ser en la misma situación que e! hombre y e! aballo por respectO al g61ero 4nimal.¡no ull? KltÚJl la tU. el Eintti/ungslhid. que el ser no es un homónimo. por el contrario.. estudia todas las palab!as. qUI:. ~rec:. lo que se ventila en el debate es tanto que los textos de Aristóteles pa~ '. a~:s'ddUfnd~¡~~~ ea d sealidocle la identif>aci6ndelu . y las es~es de es. 2) Que inIr:rptttando 1u . Para expresar la distJnCl6n entre las categorías. cos. fundamento...""l-'. Maier..Ua~ifestllr cierto timbeo a la hora de zanjarlo.ino que está más allá de la universalidad.d bit:n scdn en tlDOOI aentidoscomot:! scn). a propósito ¿el bien. en Jo que atañe a las especies del ser en cuanto ser. puestO que las especies a las que se le atribuye tienen en común la penenencia a un mismo género. que la unIdad de los seres. empleará el vocabulano de la espeae y el género para significar la relación de I:u ategodu con d ser en cuanto ser.. Lo que Arut6teles qwere probar en este pasaje es que hay un~ cieoci. 2..mb:stancias._ de.monimia del ser un argumento contra el platOnJsmo emplean COrtlenlemente d vocabulario platónico de la ~'a(p •.mo. (qu~ a \o idéntico sino lo según la tStnciil. o que. «De todo g61ero. ~ una pa}abra.apeciel dd sen COlDO la dislinlo . . de: lo queAlinóteks tlQC dict: en Olrolupr que ae corresponden con loa aentidos dt:l aer (lJT'. que el ser en etl2nto ser es UD IOdo euyllS partes distinguID'OS.s han inlmta<io dim¡.dd ~ C'I:lD las a~: uf ccmo una cieac:ia únic::a ea I#lero [tllati de la dif~la e$pft. ciencia ÚDica en ~ tratadi d~ la ap«ies de \o uno.enm: ate lUlO y b de b Tdpicos y 1u dos Elic. ~ hecho. tantas especies correspondientes hay del setll· lllI . ese fundamento C$ prob1em".{l misma. :s. uf también \UlI.' liálld? Las "apeei"".. el propio parale. hallábllmos en los Tópicos. la ~ftt4/ísi(. rteortamos regiones. ews mismos T ópi. un telttOO ~ cuyo ~terior. Ahora bien: hablar de división supone que hay algo qu~ diVidir.que hadan de la ho. 1. Hay orra dificultad.'ntt (lOO} 1> "). en limbos casos. una única ciencia. Es inevitable entonces observar que la doctrina de ¡lIS categorías es invocada aqui en apoyo dI: una demostración exactamente contraria a las qUI:.:. porqUI: 10 Uno =. $ÍnO un sin6ni. As( pues.de la homonimia del ser tendría un wnce más radical: significarla que la atribuci6n dd ser a los seres no halla su fundamento en una generalidad objetiva. la Etica a Eudtmo y la Etica a Nicómaco.. nuenra opinión muy fuerte. Mtl.~~~~~ O In 174 .. AlguIlOl' CQmt:I\trn5ll. se Inta de establecer que sí hay una cierx::ia única de: lo Uno.¡.tllehsmo . . Por eso compete a una ciencia únia el géIK"t'O (lud~_ . fv. 2'.. en virtud de las definiciones ele las útt'0rias.~c¡:o~ ~At:rbi:n~ oes~t :k ~:: h: n _espccies del seu de la MttafíriC4 no designan otra rosa que las sig· nificaciones del ser de los Tópicos y las dos Etic4s. dt: uno son evidentemente. contradicción entre las dos series de tt:%tos es f1aglllllte.. pues. entonces la cantidad. la gramática. la relación. romlilui<!o por el .l~et:ri::~expC::Oi6ndi. estudiadas t~as. o -para emplear un ~'OCIbolario mti anstotéllco-. lismo de los problemas mUl:strll. Dt:beremos escoger. que el ser en etlnnto ser no es un universal s.. Si tomamos al pie de la letra d vocabulario dd libro r. stnlláos de lo uno. como Einlti/unlditi" <siendo e! In l'll al ~= ~~n~:s~~nl:ta1=r~. Si las categorías son las especies de! ser. ere. en el libro r. o"~~. I.r la difICUltad nqalldo :. t~ Ttv~J.o hay más que un conocimiento sensible..:.¡:s d~l e:~. SI: trata evidentemente de las catl:gorías :!'l). 1053 b V). Por ejemplo. En estos últimos II:J:tos.: ~~{d. ~ bien. no ae mta la difkuliad puesta de rcJi. as! como n.lO..cspecics. habrá que decir.cve po!" AJqandm.ta cicnc::i3 esrudiacln las especies del seu .. Sr. lCl[Ún h80e SAnto Tomú. 100) b )J. y q~ es lo .~¡::~. lanta apec:its c:orrupondknta hay cid. sugerida por su dc:norninacroo cornun.it:S del 1Iet. que la fnsc:. como lo idbtlko y lo stmt.

. pues asf acune con el ser: de este modo..lpIQ''. o también.. Aristótdes se pregunta por qué S<': dice que los distintos entes ron.amos distinguir dos series de pasajes: aquellos en que Aristóteles S<': deja aparentemente guiar por la realidad susumtiva del h cuyu divisiones serían entonces las categorías. para desIgnar las ClItegorías: a fin de saber si dos realida· la). se: atiene a la significación infmita dd ser. de los pros a las especies últimas. La cualidad o lo rclacivo son presentados aquí. o cualidades.tido . estrictamente hablando. Si. La prueba de que las categorlas ari5.d:I: ~~v=sJ::~d1:il:nr:~::1 =:n~~ asf. UIUl ¡. como géneros. otras porque son af«ciones de la esenci•.roa categorw.. ZlII. Asl entendida. Ari~:Ul. por Porfirio:m (e! del famoso cárbol. p¡asl.10 dcml. por <':j<':m.'I~)l t"r G~ubkblt • fino . ya no se trata aqul de dividir un terreno (pues f!c6mo circunscribir el terreno del no-S<':r?). sino de distin· I:uir significaciones: significaciones que ya no son aquí. sirve habitualmente para ilustrar· N. cunas se dicen SN'tS (4nll. el gEnero del género es también el género de la ~~rseS<':. 1089. l'OI. del SCI'. pero que serran dios mismos cdivisiones. más adelante.(P!~ll¡. Si es lícito reconocer en tales f6rmulas lo que en otros lugares Aristóteles U. 2. donde Aristóteles empb.ta es la concepción que parece prevalecer cada vez que AflstÓlelcs uuliza el vocabulario platónico de la ~'C. del st'T a las categorías.~~ especie -. las del ente (h) sino las del rN' (rh. el bien o lo bello no pued<':n ser gt!:nero d<': la ciencia. en la cual S<': descendería.-..ues-codos significa el no ur ttll/IO. COIOoces éslas aparecerán como 01l'll5 tamas respuestas. lo no-recto significa el no ur tal. por el contrario. (Z.. le halla . ya que se tnlta de saber en qué sentido S<': dice que el enle es o el no-enle no es. 176 177 .. por tanto. la pregun· ta: ¿en qué sentido decimos dd ente que es? La pluralidad de las categorías expresaría entorx:a la imposibilidad en que e! filósofo se encuenlnl de dar una respuesta única a esa pteguma¡ pues.~~nd~n::es~me~sl~n~r::~d<'::~<':~~i:::=~~is~~.(~vtG) no tóIo 1 CIICl)o . Es. nos damos cuenta ento!JCCS de que la respuesta a esta pregunta no es una sola: entre las COSM. mediante una S<':rie de sucesivas divisiones. Esta última problanática se halla atestiguada sin ambigüedades por un textO capillÚ del libro r: tras haber recordado que el K'f.los T6picor. Inla de mostnr que. la palabra a'll.. plo~ <':n el texto de .• airas porque son desttueciooes.. desde la universalidad hacia la pluca1idad. si bien cd er (t¿ lotl~) pertenece a todas estas rosan --que son la 2lII frJt~ ~~é ~i:~. el no-hombre significa el no ur nto. o agentes o generadores de la esencia. tal como se expresa en los diferentes discursos que hacemos acen::a del ente: entonces las categadas designarían las maneras múl· tiples que tiene el ser de significar.tof lCII1i~ a la plOblcmtlidl de las d1tcp Ifu: IIC llala de ubcr en qu~ "". o mejor dicho el ente: ('1:0 h) CS<': dice en varios sentidos. pese a todo. p.. podrf. según el cual el g61ero y la especie no pueden pertenln:r a géneros diferentes. pues ~ cualidades.oc8dosoomn 18 M. que S<':ri recusada formalmente.~'l. Como lóe ve. más adelante.. mientras que la ciencia es un término relativo.$C dicen uur. esl. Por tantO. de un sénero mú universal. lo no-largo-dc:..icmpre prcseole una melCflaa a la ~a (dI. se halla en contradicción con la inspiración general del proceso del tosamiento de Aristóteles.) porque 500 esencias. de la multiplicidad de IICmioo. 00.:r ni S<':r: cE! no-ser tambit!:n se dice en varios sentidos. <luda.... El sentido de esto es claro: expresa la exigencia del puro buen sentido. que. d~. y agueIIos 011'05 en que.l.ob~ekt)~. 1028 ti IS). de las categorías a los géneros. o priv:tciones.tes apuntan en realidad hacia otro Clbietivo: .. proporcionándonos en este caso el hilo ronduetor de la investigación los diferentes discursos 50bre el eme.). cuál es e! ser de esos entes. l'ero I«'aOdamenle esos dos tc:>. in u. a tllvb. la teoría de las categorías no serra sino el remate de una COI1CepCión jerárquica del universo. Pero semejante interpretación de la teoría de las calegorías. 1.

. '17)..) JO' IT""'a" designa. 1. si Arist6teles hubiera pre· tcndido responder a la pregunta ¿qllé es el ente? con una simple enumeración. a la pregunta ¿qué es el ente? Decir que está en la rnlruralcza de tal problema e! ser . o sea esencial.. Nl «Un catálogo de modelos. y en los tiempos modernos no nos acordare· mos tanto de lo que Kant toma de la noción aristotélica de categoría (en cuanto sentido de la síntesis predicativa) como de su condena de una «labia» de categorías en la que ve rruís una «rapsodia» que un «sistema. y el carácter disperso. es decir. sino que $e conforma COn ver en 1 . que expresa eso mismo en términos de esenda: «El ser no sirve de esencia a ninguna cosa {'. haya caldo -si es que en efecto ha caído-. tras la cautela socrática. eleva a teoría nuestra imposibilidad de dar una respuesta única. sino a esta otra: ¿c6mo signifiOl el ser? Tal es. Enumeración empírica (Hamelin). entonces arbitrariamen· te circunscrita a la lista convertida en clásica de las diez categorías: en cualquier caso. 7. po<I.. IOS9 a 27. § siguiente). la ClIntidad.!ll6. «rapsodia. 10 que viene a querer decir '1ue el ser en cuanto ser no es una esencia. de la dispersi6n. A la fórmula tantas veces repetida «el ente se dice de varias maneras. esa pregunta que es «el objeto pasado.¡~ó l<rtlVo""f'X" 7:d:a.~ se usa para desig· nar las categodas en N. Pero Aristóteles no podla limitarse a dar una enumeraci6n empl. ha podido partter que la doctrina de las categorías era una respuesta del primer tipo. indeterminaJo. por lo demás. etc. que sería el del ente en su totalidad). la totalidadde las cuales decimos que son. y especialmente los de los T6picos. No otra cosa quiere decir Arist6teles cuando afirma que la pregunta ¿qu¿ e$ el ente? ha sido y es siempre para nosotros motivo de dificultades y búsquedas. Es más: el propio Aríst6teles demostraÑ la imposibilidad de IOda división del 'ler {cfr.esencia. docttina sin principio y sin estroctura. 61'-oi"" (2. la cualidad. Ahora bien. Pero Aristóteles tropieza aquí . jam~s efeclúa una división propiamente dicha (lo cual supondda ya constimida la totalidad que ha de dividirse). Así pues.lOl Crítica d~ fa razón pura. Gerhatdt. responde mostrando un «enjambre de virIIrdes» 305. Según algunos textos. responde un texto de I. dos clases de respuestas podrían darse a esta pregunta: o bien mencionar cierto número de cosas -y.«no lo hace de la misma manera. 1028 b 2. el que más se apana de las implicacioncs realistas de la ~"I¡p. ltII Advi~rtase. eterno.. deficiencia en la que no I'tlcde suponerse que Aristóteles. De ahl la tentación que asalta sin duda a Aristóteles en los citados textos de los T 6picos y las dos IiticdS: sustituir por una enumeraci6n -un «catálogo». § 10 (De los conceptos puros del entendi... (eine Mu<lem>/lr): así ddin!a Leibniz la labia de las allegorlas (Philosophische Schrifte". aunque dichos ejemplos fuesen los «modelos».. en términos de significación. Bmnschvicg). la pregunta ¿qué es el ente? no tiene respuesta única. VII. se veda incluido en la objeción lOO K.. y cuando. parte. p. o bien averiguar lo que hace que esas cosas sean. si es posible.72a J06 Anal. se divide el ente?. tan sólo presupuesto JOl_. En cierto sentido. debi· damente catalogados. no podla 'lCUrrir de otro modo. 178 179 . Es sobre todo el ca"" de las flexiones de los sustantivos y los verbos. romo decía l. sigue siendo Jll Men6n. 1030 a 21 ss. inmediatamente desputs de la dabla de categodas•. No responden a la pregunta: ¿en cuánta... 92 b 13. es decir.. . 'lile S6crates dirige contra Menón. «Enjambre». incluso cuando emplea el voca· bulario platónico de la ~. n..d))'.ata ou3e·¡i). lOO. que la pregunta ¿qu¿ e$ el enU? sólo podía ser enlendida por Aristóteles en términos de esencia. o de las categorJas). tras hacer constar las dificultades pasadas y presentes. o. acaso lo sea porque el ser uJismo es . pasa a anunciar solemnemente que se trata de una apoda que ningún esfuerzo llegará nunca a solucionar. En este sentido. las categodas no son tanto divisiones de! ente cuanto modalidades (l>'I:<Íl~$t~) JO! según las cuales e! ser significa el ente. que toma por divisiones del ser lo que son simples distinciones gramaticales (Trendc1enburg.. o. de todo lo que es.'un la irreducible pluralidad de las significaciones del ser: el ser del "nte no tiene un solo sentido. sin poder nunca constituirse en sistema. porque se nos ofrece bajo d modo de la rapsodia. lo que viene a ser 1" mismo..¡. arbitrario.iemprc debatido e investigado significa reconocer que la tabla de las categorlas está condenada a no ser jamás otra cosa que una rapsodia. ed. al menos.a. 2. interrogado éSte acerca de la esencia de la virtud.1l Ou¡¡ '. presente. en definitiva. categorías los produclM de una división siempre presupuesta y de la que nada nos dice. la esencia del ser..' 00:1. cualquier modificación de la exp=ión ver· bal -referida no al semido. Pues si bien la investigación >:s inacabable..rapsódico». sino varios.. o al menos univoca.. en general. cuando. Así es como la tradición filosófica interpretará a menudo lá doctrina de Aristóteles. en efecto. Parece. A primera vista. sino a la mi1nml Ü rign¡/icar. pues. de nuestra preocupación y nuestra búsqueda: ¿qu¿ es el ente?» Jal. 4. el sentido de la pregunta fundamental.. si es que está completa. Jal Z.~ Segundo$ Analíticos. y por otra parte incompleta (Prantl). que a menudo se le reprocha a la tabla aristotélica de las categodas. : dos metáforas sin duda.aip<ot¡. rica de ejemplos. lOI. una enumefl~ci6n de los distintos géneros de seres (entendiendo dichos géneros como «divisiones» de otro género más fundamental -y. miento. es decir. que Aristóteles. aunque fuera exhaustiva.cibniz m _ una definición imposible. o. pero 'lile denuncian una misma deficiencia lógica. Es el término más sutil que Aristóteles cmplell para designarlas. no es imputable tanto a Arist6tdes como al propio ser: si la IlIbIa de categorías es una «rapsodia».por mera inadvertencia.l1t"'a.~ ~'!h. y sus resultados siempre fragmentarios.

lino que. los tuales pan:tt dudar a vc:ccs Arist6teles (y roy. Perorodemti deloll'CpllrOldeorden~(no le ~ cómo 11 teorl.. ett. la pregunta e¿qué es el enteh.Es c:ancterfstio:l • este rtSpCClO que: Arin61ciCI dcsi. b ~ J. le tr:ala. 2. lal doctrina no ""Pres:I tantO la multiplicidad de . e incluso suponiendo que se les pueda llamar seres a todos ellos.t>.oc.!Ul.ón de lodas las calCllOrlu (inclu~a la de la ncnda) y • It. significación de 12 plliabra su en cada uno de sus usos. conforme a lo que se dice en las Caugo~Ias. un ser de la cantidad. eapec.. La .spr:qunI..O. de DlIturalczas JI' entre las cuales se dividirf2 el ente en su OO(alidad... OIras catellorlas•. las cale¡¡orlls dejadan de . que los diez géneros primeros son como diez principios primeros.r... __.J... ~ una ImporUlIleia aún =yot' • la conlinuación del .na: que: club" pertmca:.U.. p. y !XI hay &tnero común (dr.aa hlbrla podido evoluc:iontr • pum de 101 T6pkol). al mumo tiempo. ~ ::o. y llIbff mdo..'ho¡. añade que: eso no dt:be allcOOcrsc ..n:wuetibdidad de las eale~orr . Si bien la . al el § 4.i.. 10)0. i/~ y. pp. U. 181 180 .. Pero como en realidad hay diez géneros primeros...r.. IOJO • 22).~ ~. ). bien o6mooxxiliar el vocabulario dt '"' 'i":.. pi< ti..ación y lo c\e$iguaI no ton lo oontrario o la n-. l..~~eh~~f=erickí r. y cuando .nvuc:I~. )14 at. En decto: si d ser fuese el género único. es la cantidad. 9. un ser de la cualidad.. (lC~:"llI5 rilados máJ ani~. Tras haber recordado que «la doctri· na de Arist6teles» se niega a ver en el ser el género m's elevado.-OO que SOlI calq¡ofias del fU. en lomo...».. en d textO de N.d.ru.. cópult) (es . si no puede: responderse a la pregunta e¿qué es el ser del ente en general?. y no rorresponde a una definición única que tal apc:lación expresarf. y cuando dice../t! -es decir: e¿qué es lo que. Jig"ili(ado"~1 del. .pdón del _. l'CIpOIldimdo la otras calqorlas lai• • fr. desde el momento en que intl:ntamos responder a ella -. de J. Arist6l:e1ea quitte 1IllI51fU. oomún • todas las cosas. 1. ser d<rir. y 1610 en derta medida a It.. p.UocJsli/e dtl Ari.. y. puede objetarK: • dicha imerprcación que: ArisIÓle1ea no habil nUlO del tÍ como de Ull &álero flIprarlO ~ .:. etc. • MI modo. poi' ejempIo. d: ~:::P~:~d~h=~~u~ellan.tJputs/as a es:J pregunta como la I1lUlriplicidad de prtguntiU a las que nos remite la pregunta funda· mental.1. 11 r<~ Pero sdemú..). y tal rcspuest2 & puede referirse.~ . MAIU aro Z.-'<-' (para d caso de '"' eICllciI).. H.sma maDCf'I (1. del t.. M.oa. onu ellC¡Ori~s de =>01 ::~erocl~i= p. encontrane en r_v:~~er'r~d=I~cf'~.lol~I~I.." t . Es imposible ser más t:tdical en la afirmación de la homonimia .t~SOlIlod~ellas{y predicado en general u bu) (Di~ S.J9). '::1: luy r::r~~t~'Kr.' en eslo. y no por sinonimia.adÓfl. el aso de la esencia o derivadamcnle ~Ul~!Ü" qor. má a6n.. D. ¿qué es el ser de la esencia? ¿qué es el ser de la roalidad? etc. ~ "'" bien. CUllIldo lo interrogamos acera de su significación. sino la multiplicidad de: mo:Ialidades según las cuales el ser se nos aparece signi{iomdo el ente.. debe reconocerse que ser'n designados as! por homonimia 5610.lifcreocia es notable: la labia de las categorlll$ no enuncia una pluralidad.•• podrí2ID05 sc:ncirnos tenlados 11 respon<kr: ed ente es Ja e:setICU.sapreai6n".lA u:1biJüedad deI.h.x~ C(XI el de b Jit. 148-1491.Ias cleroú aleaodas. Pero ckcir que la tuesti6n del ser c:s eternamente ebusc:adu significa reconocer que esas significaciones nunca serin reducibles a la ' unidad. n.cierto que la pregunta ¿qué tr ti t. todas ellas serfan llamadas !tru por sinonimia.'.. Pero hay un ser de la esencia.~ll'" Eacienoquc:Arial6tdocmplcauna\"OJ. lIJ. que: b nq¡..~. 10)0.. enlendidas OOflloO l'&fUflCllClOOCS múltIples del como del ti l~.\octrina de las categorfas ha surgido de la imposibilidad de dllr una '-mica respuesta.llII ::. dualidad revela acaso el doble origen. al decir de AriS16teles. Isr lIlIlbi6t ello q"~ e.. etc.. son aspectos positillOJ del ser fdr.. 1.. verbl.. perlenece a l. entre sI. mú amb. 1023 • 18.. sino subordin~.= 6I:pb ~~ tt:= (o mb bien del . ~=e::~'p~: :: ~:n:nd~ f:S"~dadse~ ~~~id. niI.~rl=d~~es1l ~l~~:: ~j a uno Cllegoda primonhal que serIa el n I~. esa comunidad de denominación es puramente: verbal.. soIulos {WJ: ~. 4. pp.w-. de uoa re1Aci6n de artterioridad • pOllCriorid. eategodas: no habtla ya . 32i). o lambién que no hay una calegoría en genernI. Cl)IItnI P1alÓD. La p!ur:alidad de las preguntas no nos exime de dar una respuesta definida • cada una de dlas. es la cualidad. desde ~~ ~~~~Il(p~t~I~~)~~sea: fii::~ J. lino primorúiaIrnmle . «6 'ti 1000u) de una manen Ibso.. Entre el voca. añade: «Hay que admitir. 227·2JO).=~ :'~'eIa~~. esprrics serian las alClP ñu. que el liempn: el .&~if~:S quelasC2. 103 b 27·29) una «dcsv.. Ú 1=). que «11 t"Ulll<Dd fonna pIrtc: de los ti 1= 110-...:::: ~~e~t~::~cn~l:asu!:" n:io~~~~ un modo derivado.. no hay mú remedio que responder. de la cual serían especies las demlb JlI..1 o dialo!cticamente (l. I~n~:. lérminos lb. a acentuar sus IISptCtos antiplar6nioos) no se equivocar.~I=:coes re:~~: :: lor. lo t"Ull expresa ArislÓlelea -inconecwneDle.cUm""". 2. i"I. :e ~CIO~:~4~= ~~~de ~ ~~~:a~Ja~~~ ~~ ootólob esencia) respuesras a b prquntl tÍ 'ano es smcill. enlOO: cea. ...gDc las atqoW¡ medianle ~ intenOptiVOl: tÍ r. Un.buillrin de la división y d de la homonimia.. ~ ~:rfi:.dl""g) ridiClI de la doctrina de la.n:::~~t~ ~: ~=~~a. lOJO • 21 SI... platónico y sofíspoco inclinado... en cualquier caso.l'~"'d <2. 4. prttiSII que: eso no OC\lrre de la m. cada una de c:st!l5 preguntas..la .24). M~II!K ve en esle te:I:lO y en otros del mismo género (sobre todo T6p.. I&.apateccr CO!ll? . In).meme rcco. de las calqor/.

Si la rqla no ~.nunca.h mil:. el término ser a fin de designar ese: más all:i de las categorfas. no mc:diaWDl::rltl!.de ha!ler prelendidoaharcarcon lasc:. que la ignoran. Ahon bien: 110 . y acaso sea mérito involuntario de los sofistas el haber subrayado hasta el absurdo la vanidad de: las pretensiones ~éa~s.En~.tc:r iodc:finido de: la iDvatipci6n ac:c:rcadelsc:r nllU unidad (Z.Squirnoa. As! pues..no . todas las caTegorlas jumas nunca serán d ser entero.I. r=npburw. la homoni~ia. pues. ~a. TI~7"í. y. h Por lanto. pero eso sólo puede hacerse mediante una iD\'estigaci6n indefinida. aS. por cuanto resiste a todos esfuenos del fJ1~fo .. de los sofistas.quflaintc:rpreuci6ndeRo. >4. que rechazan la homonImIa. Pe~ e~tre l•.DOhay. como especies de un g&:sero que fuese el IICI" o lo IIDO ni ~).~:=~[~~ y ya no hablarlalD05 más Pero el su no se deja suprimir tan fácilmente: pennancce presente detcls de ca.lN. de la palabra m. la emlenci.Puea'I.. liAnifJeaqueIfOF"rdr~CXlIIID. gunta c(qué es el ser?. en virtud de ello. ArIJ:.va a hacer que Aristóteles modifique en un punto capital)a teoría de las rdac::iones de significaciÓD con la que comenzaba d tratado de lu CatrgoríaJ.1006. 9.~'I~~'I:'~· 2' (dr.• p.US ni r..&ame:. y que no se deja reducir a ellas. r.dlo . ien.h 1). una homonimia como las demás.fi~'~o~:r~:~ del ser. ralidad d'fmid./o de la . rigid<"2 de los déatas. 170 b 7).ti\ra de . in\·estigaclón revda a un tieml. de: si¡nificaciones. pmpóIilO de" calql:lrás.•No Importa que se atribuyan diversos sentidos a la misma p~l~bra.o: distinguir 1 significaciones del ser. en realidad. a tOOat las C'OS~ .a ui!lot~lic:. y más arribe hemos citado textos de Aristóteles que van sin disputa en es~c:: sentido. pues no podemos dc:cir nada de ninguna cosa sin decir que u esto o que rs tal o cual.. el ser sigue siendo clo que: es comw. va COnstilu. La innovación comistira en reconocu..legotlal p:rrnilir!a dar uta primera respuesta al reproche rea1. una homonimia que no carece de fundamento y que.. ~. m.lo la palabn am1:qua por Wltas paI. y6ldose poro a poco la posición propia de Aristóteles: la homonimia del ser debe suprimirse. docr.:eIa~:= ~¡~. hacemos del ser un género..plic:ancla~nluDciada.. pc:ro insiste: ni varias lXltsionaXlbtt d cario. entre la homonimia y la s. una rdlexi6n mlis profunda acerc1I del ser y de los términos que: son converubles con él -Jo uno y el bien-. IlXM .4-'. >l. Ch. . /~. Fl 5el" esti siempre más alhl: de sus significaciones: si bien se disperu en ellas. que hablar del ser. de qué mn mant'l'a podrll manifesurw c:sa infinitud loÍno • rnv61 del inacabamiento de aquc:llo que Arislóteles prr:senta como lama e:senciai de la ontoloKf. Pero una va más.6it. 1.. los e1éalas han hecho imposible el dlSCllfSO humano.tc:gorlal la lotalidadde lo todo VI. lO.loc:antealllCl'. 183 . aquí el l~ de ~t1.-eporqlll!nohabrlack. H. se: aproximará a la sinonimia (cuyo fundamento es la rc:laci6n de especie a género) sin confundirse por eso con ella por Ali$TÓ'I'F. p. particular pero fundamental. debe precisarse que tal homooimia es irreductible. queriendo probar demasiado..tema-destarsicmpl'ei. y un número l~do de ellos .2. "Ou. de una homonimia no accidental (oi. pues. pues si bien el ser no es un género. se: ha terminado de plantear la pre- resuhando ~ superflua. $(¡fisl.. aunque cualq~}C'r palab~ llCttCll de 8 sea ambigua.blar de un ser en cuantO ser c:n el instlll1te mismo en que: se reconoce la ambigüedad de esta expresión.~. tq\lfOl de que oImcr una nlUmención ahau. Si hablamos de sinonimia. ~ _Sobre 101 gb>eroa del sen). y la mdifut:tlCl. aun CIlandO esa presencia sea o. la distinción entre sinonimia y homonimia con que se conformaban las Caugoría$ no basla para dar cuenta del caso.54) ~~ ~OO~24.scurn y no pueda reduCirse a la dd género en la especie.:~J:~~~~ ~rm~~~t~~ 182 ~~ ~il.acal.da o por ~w::-.:. etc.Í''''tu­ . uno (. P~menle ~~e el $Cf tiene muchos sentidos.r..}4.inonimia propiamente dichas. pues.1070 6 1. contn la <na- eldelpliaci6nenesleOl5O.. 1028 " 2. ~aque. 10 cual no es. y aunque: DO sea un universa. más aún: que sigue siendo paradójicamente legítimo h. al haber querido restringir el ~ a una de sus SignificaCIones. 4: suprimir la homonimia. . ha sugerido los medios pam evitarla. de tal suerte. COn tal ?c que sean limitados en número. 104' 6 2-7: las earqorW aon iNlr~duIJlme/ll" IICI' ..lbioriepúl(¡IIÍcinf1U . Elle clrictet eserociaImmle ...ltsO humano. Jl$.abns como acntidol disUn&uibks hay. al igual que esos sofistas cuyo sub=~ recuerda Aristóteles JU..n.da categorla.. 4. Ari$t6IeIes DO lo di«: o:::IpreYme:rlte. Pues la polérncia de AristóteJes contra los SOflSlall ha puesto de relieve el carácter accidental de..~r ~inatla. no es menos cierto que etodo g6Jero es ser. que no es.KfdetalllllllenquenuncaSlbraJlOSsieltJ~. y.:~~ b:~ ~E~¡=.rin.. y c:sa infinitud de l. 1. ttsolverlamos el problema del su suprimien- :lid: P~.pru.6. . sin el cual éslas no sedan.l{ id tÓZll"). (r.'O la exigencia de univocidad y la imposibilidad de: aJean. si bien cada una de: las categorías es inmediatamente ser ll7. Apliquemos ese ~de~~:e: ~na ~Iu. Pero si hablamos de hornonimia. en este OlSO. La homonimia del ser no es pues. no t~ e1eco6n.ro::subar$~alatabbde"eategolÚ$--ellcu"lI!o ~~. No hay mú remedio. ~ se probada nada. Es preciso conse:rvar. pues a cada defirn~n podria.lgnársde un nombre diferente» lIJ. no se agota en ellas.. de las c:. 1: Jfl ~~pl~ ~l~ 't~. resultado de un fallo accidental y corregible: del diSCl.

pero homonimia objetiva. «El ser se dice de muchas maneras. sino a las cosas mismas. en el caso del ser? ¿No se lrata más bicn del problema mismo hipostll. el azar (-d"l"'l) es la roi"Cideocia entre una. r. e!valj. r~:~~n:~:nni:~ :ht. sin embargo. 34-b6.concaten!"1Ó1t relll de causas y efectos y una relación imaginuu: em~ el medIO y el fm: ". Simple enumeraci6n de hipótesis que. incertidumbres de la Eliea a Nicómaco.vÓv tI ltal:a p. Después de los tanteos de los T6picos y la Etiea a Eudemo.01<. lCll:IV dpa to .. que puede ser conSIderada como anterior. o tamhién porque son agentes (} generadores. n una misma na· turaleza (T..' oL""""a~).. o.t¡'6p. otras porque son afecciones de la esencia.portanto. o por la ten. se detiene en seco: pues disertar con mayores precisiones en torno a ellas seria propio . ]XJr 28. 1096 ¡. propósito dd bien): ¡""PO< . 1003 .p¡:i¡) es lo que legitima la unicidad de la denomínación peSI:' a la pluralidad de significaciones...Ill. el de que el Bien se dice en tantos sentidos como d ser y.~~t~.¡ntenciÓ1thu~aauSente:C1lcstesenlido.Unas cosas -responde Aristóteles. no imputable ya al lenguaje. portante por relación a la doctrina de la homonimia y la sinonimia que velamos en las Categorfas: de aquí en adelante. o que existe entre ellos una relación de analogía (ltat' áva). analogía.auna.o. o privaciones o cualidades de la esencia. a una . 4. destruc· ciones de la esencia.. mos introducida -y. pero siempre por reIaci6n a un término único. Nic.. 1. y sin I:'mbargo el Bien «no se asemeja a 'los hom6nimos. abarcado por una sola Idea . puesto que le va en ella la posibilidad misma de un d¡seu("$() único sobre el ~v. dicho término. ihid. «no es algo común."l~ (qu~ tladUCll'e1UOS ]XJr acCldtnla!.. de los demis sentidos de accidMU) no solamente a lo n. lv O:1I:lI.. incluso al matgen de una comunidad de género.al >'<a.lOIU . pues. a falta de un t6mino mis idóneo y que se .) un término de referencia único. Tal solución. finalmente. 33 .qa/tov ~. en- J>J 311 Es sabi~ que. Es sano.'i.:.0lia'/. El. o.C'Il un pasaje de la Etiea a Nie6maco.~ r.p¿~ l~ l((lillÍ(lv l:!\Id l'Ü~IV). relación a un término único. Arist6teles acaba de c:itic.. porque se funda en una relación (que. basta con que se dé una de las tres rdaciones que la Etiea a Nic6maco define mediante las exp(esiones: al"ivó<. 4. ll:I. 2. ¿Debe decirse. ya de una esencia. ase también el ser se dice de muchas maneras. dencia dI:' todos ellos hacia un término único (1':po<.?jpo"". 1003 b6s. el Bien no es .~~ lv : :~~~~~ti~=:~::~:~i::"i~.vta Clllv. Cfr. ¿Cuál será entonces el fundarcento en "ste caso del ser? ¿Qué es lo que hará que se diga que los seres son. como hemos visto.siado? Habrá que plan· tear luego esta cul:'stión. 5.. ¿lo es efectivamente. 4. al. que AdstóteJes llama fundamento (d. Arist6teles lo aclara con un ejemplo: «As! como todas las cosas que son sanas lo son por relación a la salud -una porque la conserva. III El. . al menos en la Etíea a Nic6maeo.lOOJ ..ll2. entonces.. y a fin de expresar adecuadamente una re!aci6n que no se deja reducir a la sinonimia ---como hahían creído los eIéatas.distIDga mejor.'(l" "PXYjv). '" ~óiOl ~ "'""l11 dJO'Bá. su argumento principal es. otra potqUI:' la pcuduce. tal pare<:e ser en efecto la lloctrina definitiva de Aristóteles acen:a de la relación entre el ser v sus múltiples significaciones.0Zl1<. o porque son negaciones de la esencia..son llamadas seres porque son esencias.Una corrección de estl:' tipo 11 la doctrina di:' las Calt!gorías la ve. bajo la presión misma del problema. l[ 'l1td . Er. que es la ruestión por excelencia de la ontología aristot8..I aJ:o tÓ"t.ica. 1096 h 31. única. o por lo menos a los que lo son por azar» (oÜ.algo <::sta razón.. y de las ¿~iIi~:~á~~t:~.:n::~:di::: ~tl~: Eud.. aunque sus definiciones sean diferentes !X o no pertenezcan al mismo J:O:'llero? .'~~~:~:~V~:IC1~:. al contrario. Nit. pero siempre por referencia .. en ~ste caso la salud. procedencia única.~iav) l". cuenr1'll «por azaD a su deudor (Fls.:esano. ya de lo que se nombra por relación a una esencia. El fundamento ha sido nombrado: es la m r.ni a la homonimia ---romo habían hecho crc:er Jos sofistlls-.). todo aquello que dice relación a (::::pó<. varias cosas pueden ser significadas con una palabra. 185 184 . Mejor dicho: Aristóteles es llevado por las necesidades de su metafrsica.. no es la de especie a género) y a un término. La Wx"l r=ite siem. milcaClones? Un texto de la Afeta/ísu:a nos proporciona la respuesta: i. sino a lo Intencional (cI~.'av . 1.1 ocurre con el 4Crtt<lor que va al igora a pasearse y en. :1[pó<.ar la noción platónica de un Bien en si. 1096 b 25. (oü>.. por consiguiente. 1% b 33)..¿<.\IJ J2.evov.: di g~e~n~~i:~.: el ser es un r. Pero en primcr lugar conviene captar el sentido literal de la doctrina. otras porque son un camino que lleva a la esencia. Nk.. pr.seoponelo n.2.". lhid.eUrV). 1096 h 24 (. que la unidad de denominación que comprende bienes distintos por esencía se explica al menos pot la procedencia de un tétmino único ('$ ci....°ILav)? lit. otra porgue es signo de la salud.de otra filosoffa» distinta de la que trata de las cosas humanas""". hacia la concepción de un tipo nuevo de estatuto para las palabras de significación múltiple: especie de homonimia. ID. en cierto modo...¡ un mismo fundamento (::::pó~ . naturaleza. Pero hay una concesi6n im.. porque son negaciones de alguna de las cualidades de una esencia.. y no por homonimia. intencionalmente (y no ya por azar). para Aristóteles. otra porque es capaz de recibirla. Lv Ita"t'dv'l).

Sin duda. pero esa primacía no es fundamental. y ningún anlÍlisis de la esencia l10lI dirá por qué el ser se nos ofrece como cantidad. Si nos tras· ladamos al pasaje que trata ~x prof~sso del dqT¡ m.. no por dlo puede decirse que dicha relaciÓll se haya definido. y. en el sentido de que 00 nace: del discurso.JlI$. ni que se haya manifestado con claridad qu~ es lo que hace que la esencia sea fundamento.significación). Aristóteles se limita a enumerar ejemplos: ~&7¡ O\l~ia~. pero no encontramos a las demás significaciones presentes en la esencia. entonces. En el pas3)e citado inmediatamente antes. sólo dicen .verlamos a caer en la siDODimia. pues en C':ISO contrario vo!. el ser es un 'lpo<: h i. En este sentido. las demás categorías: éstas son continuamente imprevisibles. que la esenci:I es esto o aquello. G~O¡CI~. como 5t]cede: con la auibuciÓ:CI. pero no por dIo la doctrina de las calegorías signifia.feo.su .:J¡CI~. no dtcen. aquello que las mlllltiene constantemente en su ser. de «mover lo que se mueve y hattr cambiar lo que cambia. de gobernar aquello de lo que es comi= que rebrota siempre:. pues no puede concebirse una cualidad que no sea cualidad de la esencia. ol¡G~ IÍ~ G'. las categorías son mocWidades de la atribuciÓD {ltllt-'lTop¡al. es en primer lugar «lo primtro ti ptulir Jt lo cual (TO xpmTov 15111. cte.. formulada de otro modo? tQu~ sucede con esta ~ ? Una cosa es cic::rta: que no es una mera relación de espttie a género ni de atributo I sujeto. esas indicaciooes D05 darán sólo un débil apoyo. ciertamente. mis bien que de otro modo m. ArUtÓteles ha nombrado además los tres campos en que puede haber fundamento: el ser. tPero acaso esta respuesta es algo más que la misma pregunt. en absoluto. cIdten. ejemplos en los que se identiHC3n Ucilmente aquellas mismas signifiaciones del ser cuyo estatuto común se trata prccis.cTollnov. El análisis del libro r.) hay su. pues ella DO es ni esencia (si lo fuese. etc. como «relación l i t (l:p6~).. el conocimiento. Aristóteles distingue muy claramente d 'lpo<: '1'1 y el ltCla'lv~: las ~tegorílS que no son la esencia no bablan de (xatdl la esenc1~. y ni siquiera entra a formar parte de su esencia a tftulo de g6¡ero (pues entonces habrú sinonimia). devenir o conocimiento.Guata. como tiempo. y e5' coaexi6n.bría unidad de . al contrario. :':oI6n¡tl. no es por dlo puramente lógica. etc. vemos que dos significaciones principales se interfieren colUtamemc:nte en los di· versos usos de esa palabra: dpl~ es comienzo y es mando. si~o uf.ión de La ~sencia. ni relaci6n que DO sea relación entre esencias. 321'. que exista un único género (xo:8'h) 186 187 . sólo defme el dpl~ en la medida en que el principio no es un simple comienzo que quedaría suprimido en lo que le sigue. De la escocia 00 pueden deducirse. como relación. mayorfa de los comentaristas han visto una soluciÓll al problema. nUOCll acaba de comenzar. en d cual l.~-d!dlO: encontramos presente a la esencia en cada una de las slgmflcaClones del ser. lo desborda infinitarnC!lte.oMas. Ciertamente. Pero aplicadas al caso de la esc:nc:ia CXltDO fundamento de las significaciones múltiples del ser. . por respectO alas demás categorías. camino hacia la esencia. o sea. la Gi/OiCl. sin embargo. por lo demis apital: los diferentes sentidos del ser se refieren rodos a un mismo término. cualidades de La eseocia.1mente de descubrir. la G'~Gía es aquello &in lo cual las demú signifiocioDes no serian. h. el dev=ir. sino que sólo significa en 8. sino que. aunque sólo se ~de en el discurse. Pero no es dP1:'i¡ en el sentido de fundamento del COI1OCCr: d conocimiento de la esencia DO prmite de ningún modo conocer las otras Cltq. Tal presencia de la esencia en cada una de las otras significaciones es descrita como referencia. Si bien la esencia en cuanto fundamento es primero ~" si.rl4ció" a ('lp") la esetXD. reptelellta sin duda el papel de fundamento del ser. Pero CUAndo se ttata de definir esa rdación. y su relación con las signifkaciones múltiples se ha especificado detalladamente Ul. sólo nos eseña una cosa. lo primero P(lril nosotros es el ser de la diversidad de .

COl1J. raú: de una familia de palabras fundameDtlI. isú~~ esu. pero. ·hxrÚl 11. pero de olra pane. t=da UlIa influencia la rd&i6n o:k I~ . no es ella misma utllI. e incluso expresar mediante un juego de sufijos su referencia ((Imún a un fundamento único: asl distinguimos lo sano de lo sanitario.:l~ru::a=ne~:tas ~~ri~=:A~e el ser sea d lugar. pero tll.. 188 189 . 41-44). haciendo de ella una de las categorías del ser. esa rdación.de. el ser a la esencia: contra tal confusión nos ha precavido sufióentenlente la crftieü a los e!éa· ° ~<OIOOUlI .. Pero mm~latament~ vemos las inextricables dificultades..I.l~T. Por una pane. J.. 1lI. no está más allá ni más . esencia es 1lI. hasla el punto de que Arislóldes llega a confundir la pregunta ¿Qul tS ti ser1 con lqll~ ~s la ts~nda? »o.. si quisi&am05. . En el caso de lo sano. De ah! surgen una . En d caso de lo sano no hay problema: decimos a un tiempo del hombre y de! aire que son sanos en virtud de llIgo así como una economía verbal.X))" 12·U). ~ podría ~perafSC: que un fundamentO lo estuviera. el ser. en cuanto que ella misma es una categoda. el hecho de ='of:::~~esde~~ ~i~~¿:eb6~:6~: ~~7~ . <OO. un poco 1lI modo como 1lI.. ténnino de referencia.. QlleCltll putedd libro K Clapóerifa.se~ ~ediante una de esas allegorlu. más fundamental que Olalquier rel.• t~ón: la de que el t'énnino por respecto al cual las .h•. una . a 1lI. As!. la esencia y las demás categodas. el xpO.. puc:s. pl'alOllCIad ""I:pr>:I~UT"'''''''. ¿por qué no basta para significarlo? ¿Por qué.ON"' .del.. la salud. podrlamO$ designar con palabl'lls diferentes esas dos significaciones de lano. no se identiftca con el ser en cuantO ser. sino que es e~ p~mer témullO.ser C? la ~a. del término I"". en este caso. d uso de . pluralidad de significaciones? El ~~: ~%: :::~f:ou~~:d~ry:IC:Jd:d~od~afa ~ilid~d~~~ ser.pot" eJ<:Dlplo. e! ejemplo de lo sano. que es el ur..~-:::e. la diversidad de las significaciones derivadu y 1m parentesco común. había sólo dos términos: la salud y la serie de sus modalidades. 10t>1 b 12) ~1lI. ~~tanto del hombre como deJ n!gimen o el clima.n entre si constantemente.tÓn. 1lI. ¿no es cometer peticl6n de pnnclplo? En realidad. (lo mfdic:o) (Z. o sea.. disyub<:"Sn ~ CXIIIfirmar nucatn illterpreud6p (qtH: CI !AD1bM!n la o:k Co':U. -n). inmediatamente la primera y por relación... la esencia se distingue de las otras categorfu por ser funda.¡Ir r.l.pretes(por ejemplo. inmanente a la serie. Pero la ~dad CI que AtUtótdca las ~ ~lA ~ adu~ mutuamentt: )J1"':l:!:' oim~oü•• m6''''..:l. aqudlo en cuya VIrtud I~s demás 51gniflcaoones del ser son significaciones del ser. en último análisis. r.aci6rl de alnOOclón.ll el ser es 8 mismo una Clltegoría.. entonces. IOJO b J).u. vez. El easo del ser tiene muy Otl'll complejidad:-j en seguida nos damos cuenta de que la esencia no es a Ia cantidad la cualidad lo que la salud es a lo sano o lo sanitario. pero no coinciden en e! sentido de reduór. 4. vez.u. una vez que se ha reconocido la imposibilidad de responder directa· mente a la pregunta referida al ser en cuanto ser. pues.(xpó.rfoilo. ~ ~r en~ otru y. una Mgnifi.. esellCla. poc tante:" doble: 51gruflcae. llUeva ~ dedJo.IlO_: d fundamento es aquJ trasee:ndente a una serie que 00 es sino 1lI.::::. o:k I:~ ~r~~e~a:~t~ :kalasi~u= Lril:'~~i:n:: »o Tid'~.. €Y ).idcrIndo ttmo eqWyalelllCl las a. h nada tiene que ver con una relación de atnbuciÓll. cuando s~ trata de aclarar d caso de! ser. 2) la '&"OJWl.mC'nto de dlas.llte tal expresión Aristó- en ge~rnl .(Z. EJ estatuto de la ~ es. al 0'~~bat.jIU~OY no basta para resolver: si 1lI. categoda primordial del ser. pp. hay que reconocer por fuerza que las categorlas del ser se signifiCll. 179-181. de la atri~ci6n: e1. TI.S.cá de lu categotfu.l:cDCI~t..PeroJl'Intentado 1DOOlrar m otro lups (pp.amental..IIlbi~ indudablemente mucho m.dUoi Xpol. lo médico de lo medicinal y lo medicamentoso. Pero la docuina posee otra particularidad más me:reca:Iora de .se da relación a un mismo término. de 1115 signifiCllciooes de CSlI. gorfa de la esencia w. perteneciendo as! a la Cllte. sin embargo. &u.. esencia signiHca inmediablmente el lo que le: confiere un indiscutible privilegio.~ ~D~=:' JJJ Cfr. Vemos ent0nct:5 hUla qué punto son inadecuados los ejemplos engañosamente daros que Aris. a 1lI. "'. de un conjunto donde: hay amerlondad y poslerlondad. Pero ambas pregunlas coinciden tan sólo en la medida en que esta última es la primera forma que reviste aquélla.b os- de que tOOa onegorfa tiene una esr:ocia. medill.. 2. ella las demás. folDO que. está c:I.entte OUll.. ese decir se dispersa en utllI. pues en ~~~~: :~:r~Ia~~:I:v:sa~:se:O~b~rt::~~ob::ari¿~ lodos esos casos .llOlllYQY.ClI. ~ la ruaJ dad·r.. cao6n más .serie de problemas que la doctrina del xpo.. Sin duda.. I~ul {mdsentido<kl:pO<:l~u~).aro que la salud...dinirx:ión ~ porque~unosinll!. que parece conduCIrnos semejante observaci6n: definir el estatuto de las Cllteg?rLu del . serie de sus propias modalid:Jdes (".nóiau*~0WÚt.I!. JJ1 Si i. y al cual pertenece ella misma: el fundamento es.. Iv hl. can. por relaci6n a ella es como las demás categ<>rfas significan rnediaUlmente e! ~r. y ello por una razón t$l:ncial: las categorías no son los modos de significación de la tlenci" sino que tanto la eseneia como las dero&! categodas signifi. tóteles menciona para ilustrar su doctrina del xp'¡... otro término aún más fund.tegorias 51gnifiCll. y. =- la esenLa esencia no es. desde el momento en que el ser se dice. dcai&M S6Jo un úrliI:o fato (K. ~r.1028b4). Aquí hay tres: el ser. ¿Cuál es..serie.

la de Brenl. (v ). lo cuú impide que las ca:qot1as que no toa b esencia IClIn divisiones del se:!" por «nJnrlt. E. la radical homontmta del ser.LaublaarislotBicadelal no procede de los oomemRristaJ ¡riegoII.=¿..-mej.om OU'BallqorfzsdeeslelÍpo(lt<l't'ru. COIl5llgrD la fragmenlllci6n de dicho discurso en uD ~rs:o liObre la esencia '1 otro discurso que no por tralllr de la esenca clcja Je signifiar d ser.. 494.. 2) Que la UtCjllUrias que DO toalaaeocia oopuedm se:!"~ CI)Dl()divioiooa de bMXiJt1It. La máJ cohereme tentativa en estc semido sed. "". a Santo TODÚs W..I $CI" ~ame un vlneu.44). llama /ln/dagfa a la relaci6n enue el ser y sus signifIcaciones.I~~ S"' ". . oblo:nidas lambiin por di'li. I~.=. según la expresl6n. sin crítiCll. Pero antes de saou las consecuencias de dicha problemática para la ontología aristotélica.Una ve¡ que hemoo dur:idRdo en awnOl sc:DtidoI le dice un lémiDo. a su modo. UI Tol principio 00 IoeC1lCUellll'S. .IIlqui~r intento de buscar un principio d~ dasifí: cacióndeJascategorw... dejado .0 . a un tiempo.. en ningún tato de Arin6lelea. y 'de que la homonimia del ser no sea cill:c "to.d" sJXlr= como las múllipla signifiadones de la r¿ació. p. pano r:char ab. 191 loo latot do: SRnto Tom's ". p..2.y esta pluralidad es llInto más irreductible por cuanto las distintas modalidades de la rel«i6n 4 . al hacer del ser un :::PCt.jo CII. J lDOBtr2r cómo. y muchos intérpretes modernos emplean de nuevo. 1)tfO que pretende apoyarse en lexlOS de: ArislÓIdes. virtud de la A:r. <loI mis .0 propio del hombre para soluciona.lt (cuyu IIJOdnlidada.::ld sigue siendo problemjlica: la homonimia del ser DO es. . sin duda.~'pkeD<. Má. .tTGlllVo~. 51 la homonimia es aquello que debe ser diminado (si queremos que nuestro discwso tenga un sentido). ni por lo Wlto dividido . se:!" ~..btt momado que lo UDO es. ddc:rir5e~ a 'l'ttam '"'" eK fuDd:l.(l'lO: no se sigue que: se convierta en lranspareme para la taZÓn.nte.~Ia al. p.t . que c:kbe legitimar dicha pluralidad. sino a 10 necesario. dl.a- 1.. romo el se:!". Tl1lI ha.&bnle.. y por L"SO habla que superar la oposici6n. El peculiar car:kter de la homonimi~ ~d ser reside en ser. dc inspilRCi6n neoplal6nlCll (como Amm<> nio) vln a . \a.dd libro Z~ es siempre «objeto de btUqueda y de dificultad•.len tal no se opone a lo racional..bnw- lll. lo idéntiw. la homonimia no queda tanto suprimida como transfc:rida al :::poo: del ::::p~ 1'1.le 1 = muestr. B~_ una di· :~::~~~~~:~:::s~~o~=~~d :fu~~ 1.id•• de estrU:~~e~m~ ~ re"~~Jd~:Bia. a la Vet. J)l.leI ser.~ ul~' Arinótdd enW'eia dla ¡qla go:nenJ: .. RL"I0 J $Cr en pot<:Dt:i2 (dl.:'~~. desde luqo. ej. conviene responclcr a posibles ~jeciones contra la interprelación que: hemos propuesto dd ltpo. Sin <:lII1>o.i. excesivamente sencilla. nW fwld:amema.::-~b ..l eon duidRd el arkto:r que podrbmoa l..W remitr..le manen múltiple y dispersa.a. 1'1): en este lefltido. !kdt. dem:\lI utqorlas) (VO. 643.... y preocupados por siSlem&IWl la U1bl~ de lu categan.mediante una búsqueda necesariamente infinita. según parece. pero de que no sea. b dislinción enue In enqorfas 1610 era pOIible I:D. enlazándolas a. .. apee.. Una tradición que se remonta.lvo'l acaso fundamente la unidad del ser. 7.:n~~:i:n:: En segundo lugar.po.1'-~ .. del ~ del "pO<.UJ.. la doctrina dd .:~==liO:::::~ pramna a ID Ute&OlÚI la &i¡nificacianes lDúiliples <Id ser por si (4. n.lo racional.27). en cada e::llmoacióQ. 79. d" m ¡t1M:br. quien. FlOCtlvamc:ntc. accidental. en d . pues.. t"" por rtW que pretenda fundamentar la unidad del discwso acerca . alo que es primclO (1:~«' ~ ..dpulOl (romo Arquil~.lDc:nto. el tmwoo le dio:e p:lI" rdaci6a R ese fundamento primero. p. . aún. La doctrina del ll:p0O: h hl')p. conlItilUytn b.t:pco: 1'1 h1¡. aqudlo que.:::oU:¡~b=).rgo.i6n.q~ es necesaria.deduci~ bs calegol!n a pulir de la distinción emre ser por si (o esencil) y ser por II«idr.. entre ser alCllO I:D.iemp~ Ioellún SimpliCIo) y deltos comenlU1Sta. a aquello que 00 es otn coa que lu utegorial del ~~~b~~(. entre la sinonimia y una homonimia reducida a un «azar».. ni siquien se ve ~r .1°1'-1'/0'1.. 23). trd:I arn"bo. por qué d dUlcurso humano sobre d ser no ha de 5!gnIÍJc:u:lo .¡ ¡. R1a:unos dí.d<lmrnlo en ~eW. nUtltn aplicllción debe referirse.o.. lo igual. ra1 bomoJÚmia es ese problema que nunca ha. En primn' lugar.. 1'1 ). un :t.c: h~~~::O~sin. no do.. en cada casi6n.nolui.¡. pmqoc: d ao:cidmte no puMe 1017 a 22..III<lCOCD btcnlo.ll"lWc es aquI un o.. 16'). inten" . a fin de aPfl'$U" la relación de lu lignif>eacionel derivadas (p.(r.l.. No basta con hacer constar qw:: la pluralidad de significaciones remite a una significación únka.bc:ualit»d dlener dhRctt. 'l sobre lodo.U. en eiec:tt:l. Va hemos visto que.k.). li..coroo inilile SllolPUCIO (Schol.arlo.glo XIX.le planteársde a la Hlosofia y que. ~'kb::..r. accidental no se desprende que deje de ser un problema: lo acci· . irracional (como todo homonimia) l' inevilllblc (precisamente porque d 1O:0H. daanl> llando citttaI lugaencin de Santo Tomú. las Clltc:gorlas del ser que no son la esencia 3Clban por ser las múltiples significaciones de la ambigua rdaci6n a la esencia .ete:. en d caso del dÍltinci6n. es dr:cil. pp. pero esa unid.parte de que esa remisión sea oscura. d vtX:abulario de la anaIogla laantidad.l004..) t'OI"I la signifiaci6n (lo UDO en cuanto aeocia). y..fot'Zarse desde muy pronto por cstablecer un orden entre In al' I~r!a'.. lo . eate¡orlas del ser 'fue "O SOn /" esr... 17').

que sustitufa el problema de lo uno y Jo múltiple por el de las relaciones entre un Dios creador y un mundo creado. : el ser en CIlaDto ser no es ya aquel más allá inaprensible.. pues en ambos casos la uni· cidad del hombre autoriza una ciencia única (lo que. Alejandro de Afrodisia. t"l. r. pero modificándose a la vez. habfa ya suscitado intentos de reducción p:>r par.:. sino que ha de tener un sen· tido. de manera equivalente y semejante (ioottl"OIo. ltTóp. 10 que para Aristóteles segura siendo oscuro (el fundamento de la denominación común) se expresa a par· tir de ahora en el lenguaje platónico de la comunidad y la partici· paciÓn. que lloI tienen un caclcter común (llI. lo cual significa.rI&p.:::. no por ello deja de ser infiel a lo que hay de esencialmente problem:itico y ambiguo en el proceso de pensamiento aristot¿lico. h lqóp.lO'I...no .e . emplea I propósito de Herif::li.u:..... qún pn::cisa más adelante Alejandro. convención de vocabulario.. pero en realidad p:>rque el cristianismo había aportado una perspectiva metaffsica completamente distinta. probk. n..i). AIELos.. ni... Si se tratara de una men.qoIU"''''''. Ja doctrina de AriStóteles: aquella relaci6n a un principio. Las cosas WlÓ!limas comprendidas bajo un género común están en relación de romunidad y de participación (XO. Asl... según el oombre que se les atribuye en común. si bien ha sido decisivo en el destino de la metafísica occi· dental. se comprende que «pertenecer:' a una sola cieocia el estudio del ser en cuanto que es ser (m&o ~"'). unas líneas más arriba: . en cuanto que se percibe de al· gún modo en todu ellas esa misma naturaleu kgÚn la cual y por Clya ClIU$l son nombrad. y nada más... en RtchnclNJ d~ pbi/osopbk.óToo:»)12 lógicamente -y acaso mate. es reducido expIrcitamente p:>r Alejandro a lo XIlO'¡ .. esa sustiruci6n podrfa 5er legItima. lqólu.1.~::~.tro d~ toJ.. J4I • Vemos cómo se hace mú precisa en el penu.sqJ.. hay participación en una misma !lItu· raleu. 192 '93 . mantenida en la ambi· nüedad por Aristóteles al designarla mediante Ja preposición 7:pÓ'. no sucede con los homónimos: no es una misma ciencia la que estu· dia el can·animal y el Can-cuoste!ación) MIl. concluía que los tinninos que se dicen por referencia a un término único no diferían tanto de los sin6nimos. Por último. aquella imposible unidad dc sus propias significaciones.. mt14pbyJique d'AT.~ a~NIo sentido en _'u. te de los comentaristas griegos..u como lo son. aunque no todas participen de ella de manera semejante y en el mismo grado•. por d contrario. en el texto citado.cTófu .en cuanto que 105 seres (~vtI.. d.~en~ ~. RAVAISIION (EWlisIIT f. si Arist6teles hubiera queri.. máticamcnte. Pero ocu· rre que la palabra tlnaiogÚl tiene en Aristóteles un sentido preciso. Asi pues.l) ptuticiptm de la natunde:u del ser. "* mátiu.. opon1éndolos conjuntamente a los homónimos. do decir que el ser es llmilogo. A panir de alú.nrl~ ~IJ twJti6n dt....uoa como en el de los sinónimos.. /HJ. al no ser tantO una solución al problema de h ambigUeclad del ser como una respuesta I su vez "ClJestioD3dora.uo.a. miento de Alejandro.p¿~ h ).:. mediante la cual se decidiese llamar analógico a lo que Arist6teles designa como ¡" l. Querriamos mostrar aqul que la doctrina de la analogla del ser no sólo es contraria a Ja letra del aristotelismo. tambi¿n se dice de estas cosas nos :r.. tal silencio 00 es mera inadvertencia.l I"ttiX. 392·9J}: ser en et:2D1O ser m UlUl cxocit rlniu llCV'll1 ArisrÓldell modif><ar su propio I d p. Ú H xa.Kt. . y si no lo ha dicho. designar la ralción entre las OItegOrfas y el ser en ClJaDto 5er: por consiguiente. que . Pues bien: precisamente en términos similares habla definido Alejandro los sinónimos. ¡.... Y explicaba Alejandro: ccn cierto modo.. lo cual tiende a aproximar ambos casos. evidentemente.determinable. doctrina del ::p'¡.t=~i(V~1J<lff::a:::lJrtl~... los comentaristas medievales introdujeron en este punto un giro que. OI. klTóp.). pues guardan relaci6n con cierta naturaleza única..Iogos fondale\tr de la diakctique.. tanto en el caso de los 7:p¿. l. 1.. n. DI..) I la esencia representada por el género que es afitn12do de cada una de d1as.-U ci~tll:i4 /11 que J~ hIIJú pr«is"".dt: Por ejemplo.m« "". xai 01"01e<. ~~Pe¡ ':a~~~:r= ~u:r~ox. pp. sino tambi¿n a su espíritu.].. dado que ~J f.. 10 habría dicho.. se convierte en una relación ().-:~ de K. con el pretexto de aclarar y explidtar.1i:PO' paTa exponer la teorfa aristotélica de las lignificaciones del ser DI.. sólo panicipan unas de otras en C\UnlO a ese nombre. un un largo y minucioso análisis del pasaje del libro r de la M~tjlfisicjl... las cosas homónimas. Jo 7:pOo. ""." "" prtIttSO de pen=nieDb) lDl que InllDW la jnl'"'l'rcuci6n de estaNlo de los "pO:. y que jam:is se utiliza pan. ~II= ~·lae~~.ibilUiMl múmll d~ JntI~. 10 (od..~IJ.

entendido asi. como una Urarll foma" de la homonimi. Pero las significaciones dc:l ser ¿con qué relacionarlas? ¿Con qu~ otra serie .. es una chomonimia.m. ~ 11). uenen el mismo sentido mat=rico de propomón al.It'~: ~a::bi6. Idltu. en Aristótdes. 11. la proporción o igualdad de dos rdaciooes -. r.cles en la Etic.species de analoBía: la 1InII!c.• y el Bien en cuanto bien es prc:ciSllmc:nte lo que hay óc: igual entre esas disúnw rclaciooes. 111. op. 1411111. el primer se:atido. si nos remitimos a las de:finiciones que de c:lla dan la Poética y la Retórica. omanu de PbtÓ<!.):I06. 107 b 6. sin dudo "'cwuo. en esle senlido puede decirse que las significaciones del bien (como las de lo uno) son análogas por rc:spc:ctO a las del ser. siendo el más importente de ellos el ya citado de la Etka a Nicó/11uo.CSivamente• ..~fi~ reí:: !(allrotnoW.a>.. 32 t. Ahora biat. dados al menos cuatro ténninos.~tl (El. 21. que. Rzr6r. sul.l""'O.Nic. ~~~ d~~ ".1016 bJ' . sino como una hipótesis) no son. i\ln.:urso a la ana10gfa no puede: ex· tenderse: a las sigoifiClJCiones del ser.p<.. fiel t:n este punto a la en. . d cual se: dice en tantos sentidos como el ser)$1.. sino que: se conviene. Ro. ~ip. que del lado de la homonimia 340. es inlencional (tiro a'OlVOIO:o.ln.1. ~rat' ~~ ~:dc:~:J~:.j 'tUl'!'.. vejez es la de la vida. 1457b 16 ts. Pero una modificación asIlan s610 ha sido posible. entre las cuales se establece: una rclación de: ténnino a término.imo. sino la relación entre las unas y las otras: la inteligencia es a la c:sc:nc:ia lo que la virtud es • la cualidad. paradójicamenle. riI. estaba reservado a la esencia-¡ y.que parma ser en Aristóteles. la pa.~ al.)'8I que: a cada ~gnificaci6n del ser corresponde: una signifiCllCÍÓf¡ del bien o de: lo uno..u reüK:iones <le justicia: ':m. «puuonizan a Arist6teles... Nic. Si rc:cordamos lo que antes deda Aristótdes aceml de: las significaciones múltiples del bic:n. ~ dIo es así..4. En el pasaje: ~ la Et.40-'l<I~IlII\. Lo que aqui puede ser llamado málaga (aunque Aristóteles no presente esto como una soludÓll. l096bV. que ha permitido a los exégetas.ac:ioGcl de Iosbom6nimol ~ por brommwistu &osc:ans. que no es h<iWz"'. El ejemplo dado por AriuÓf.'ó'. sorprendente que Aristóteles.ne al.u (Fis. se traslada a una cosa un nombre que designa Otru JoMI¡ se: hablará más cstrictamente de analogla en lodos los casos en que. La opcoici6n Que . y:o. Se comprenderá sin esfuerzo que. I!JI >t 29). t~ni. lÍD() la expttsi6n de: una ~6n racionl.. procedimiento general mediante el cual . aro JoI1 JoMI Et. 1. en el principio y fundamento de las significaciones ----papel que. la U>t1oti"(m el feOtidode pr~ (JOI'CÍ61/) aparece.. De esta suerte no. la. en ambas aparece: como unn es· pecie de la metó/orll.• ~ Esa es íllotarnmte la ilUlllálld ~t<JmhrlC_ de Platón (dr. y no ya como Iv de: un %P~ b. mediante un cu· rioso retorno. n. 1096 b 26.17Q.r-r4u'-. la medida a l. pero que: su homonimia D() es fortuita (Q::.nificaciones múltiples del bien. ~~ l" a:ro•• lo cual pctmitir:í al poeta o al orador emplear el cuarto en lu· la tarde: es la vejez del dra.rJt propordonll1iJ4J Y la 111/1IiD1Í" ú IItrib/tri61I (t$U última corresponderl.. 197 11 t-2l. la unidad problemática de una irreducible pluralidad de significaciones. ail. d estatuto del ser en cuanto ser haya parecido «inclinarse más del lado de la sinonimia.dela cm. ~sI~~av~: ~ :r .6. c!q~ leemos en él? Que el Bien es hom6n. Cfr.f.6. ni menos aún las del ser. Por consiguiente. lOl Todas la dasif. el ra. tal fundamento es presenlado como Jo h de Wl I¡d' h.»orlo demás. propiamente hablando. Gorgills.19-20 el1l docu::n.m..~~~ ~::ton:. sin qut pueo:b ena:mrn.. por una p1nc:. .. Nic.. o de una tendeocia hacia un mismo término. «el segundo es al primero como el cuarto es al ter· Kro1I). t9.~":ti.m dn est:l divisi6n fU!>dammul mue ~ m ~ y 1. . siendo asi que dicho texto i~ explícitamente dirigido romea la teoría plat6nica de las Ideas.' lU Or. pues. 1.no clxT"Y. por parle: de [os comemariSla5. la unidad esencial de un decir que se conforma ron atribuir iodc:finido número de veces el ser • lo que: es (aunque Alejandro no llevl1 su interpretación hasla el extremo de hacer del ser un gmero). p. 51. ~ loe mcuc:ntn. 162. Mú aún: d propio Arist61dc:s parece sugerir c:1 posible contenido de. l'S preciso que: se nos presenten dos series.éM¡~ a.ac ~)4J.t. Po/licll. 4.. por 00"2 parte. tealrso que. la alusi6n a la analogía resulta clara. Cfr..4.lo ~"l. V.Mt Ibid.. designe con el t6"mino d><Zl..o-¡í<l. 10. AIJsTOTu. por otra parte:.g nostro -'¡uno cid squDdD.. ~isclaí:~~~~ ~~t~~rbie~~t:st~~~~~:~lI~S~ydl~ ~~:.-en:u imerprc:ucionc:sde Úl~. etc. al. ... b J. Para que haya analogía.riI:iIJJf. la ocasi6n al liempo. Lo cieno es~.~". in el Tn"n¡(Jl e.) JoS.'.k Y de. D.~ri" I. ~a: d~= ~e~i::Il. 11 Nic611faco (la vista es al cuerpo lo que l. POUUJO. • lo ~ de Arisuxm)..::=fí~~e~ i~tt:u=. o que l. ¿Qué sucede con esta analogla sugerida por Arist6tc:les? Su sentido es daro.do del oiy'i-.tal cooc:xi6n: «¿Habrá que dc:cir que hay aqul homonimia c:n virlud de una procedencia única. Es é5c: un proc:eder lingiiIstico que se funda en una relación mat"emátia. tiene un sentido. cantidad. En efecto. porque parecía sustentarse en algunos textOS de: Arist6teles. A1::t::ta.I<1.. ~k. y no es sólo una c. inteligencia es al alma) pruc:1» claramente: que también en este plI58_ ie la ana10gfa es cllIendida c:n c:1 sentido mate:m-'tico de proporción JSJ. 4...1. ArUt6edel empk:o: si=1m' la ~. .69 b).. in Mnllpb. dián 105 comc:nrarisw.uc:stiÓD de lenguaje. d><ü. 1Il'S es la que autoriza a afinnar que hay una proporci6n.~(SIJ..pp.. 194 1412114.

. ll'II~lr'U que. de centro . H~y identidad mue~. ~(lj jKlr último.. una aeDCla común. ArisuXdc:s le OOIltml.. Pero en este último caso.1003 b 22. '11 =:Su:! J jou: de las W8C10nes que sus dl~erentes significaciones mantienen con ca~a una de las categorias del ser. cualidad y tícmpo. ~ cooc. =:rk:¡ll~e~f=v:r:.nJ. si bien la correspondencia con ~~:Oe~~á~:~t:en ~~J~::~s~s. la homonia del bien (y de lo uno). que el se.ri6n enue lo uno.imi.r sea equívoco porque el bien o lo uno tengan varios sentidos.~fi~~ d=~:. Pero no hay texto alguno de ~?ti~du~¡d:dedea. la plut:1lidad de las categorías del ser aparecía como el hecho primitivo e incomprensible. y no solamente ser? La pluralidad de las .'ntic05" IIOftUNlJOl. dasodel bien i d de lo uno ~ umne..bili~~asdJ más fundamental puede ponérselas en paralelo? Acaso haya que re- :=:t t:nl~¡~eu: d:d 5C dicen en tantOS sentidos como el ser. en una tercera fase.). tampoco la medida es la vinud ni la ocasión.~qur:disti~ lIQIÚ~tn el aso de lo uno . en cierta medida. es también más oscura.:ld:i ~= I~i:~lt~li~ :~~~caú~ib1:.(r. di« m tamel IleDtidol.lab~ :. hombr-e ~u. 2..rlaer: c. siempre en virtud de su correspondencia con el ser.rticuÍar b idea Itf el bueno. sin embargo. mils allil del cual no puede continuar el an~lisis. La multiplicidad de las significaciones ~ a?ara y ----podriamo. no es la awlogía la que permitini explicar eso. esencia..tiHcable.u de una homoo.Elscr. se u: el libro r de la Met4jbica :D. mto: ú(~+ hol..rno caso ju.. I~ ). Como se ve.0alk~~~~ ~ de que el 1" 197 .tb:"~::"'l~~~4-.excusa la multiplicidad de las Slgrnficaciones de lo uno y del bien: al no ser la cantidad cualidad ni tiempo.no es en absoluto reversible. con todo. el bien y lo uno. ''''0.le rdereocill. ¿c6mo responder a esas dos preguntas cuando se trata del ser? Si es cierto que el bien (o lo uno) tienen varios sentidos porque el ser mismo los tiene..«.j~:~r~~ddulib:mlosd:i:~~~: i8. ~pro:to al bien.a más fundamenro. considerados al principio como meros bomónimos a ejemplo del ser.ClIla medida en que 100 conelam-o. y que aplicaba Jicha regla al caso particular del bien. aunque estos tres últimos t~rmiOO5 eslio evidentemente emparentados. que no competen a. rd~ al probJem:o de la homonimia. .lounolOO ido. lo Uno-escncia) no son sino aquellas categorías del ser que no son la.s decir. El error al campo del ser lo que Aristóteles sugiere únicamente a propósito de las significaciones múltiples del bien... tras incluir a lo uno entre los xp~ h hTÓIU~<l. opooieDdo ambCI al (2$0 del aer: las homonimias de lo uno .pOt. Y SI. es porque se dice según las difen::ntes significa. entre los :r. En todos esos casos. :~s~~J~Erv~~~~i~eb~en~~n~u:nib~'.. la del ser 00 lo es. pero el hecho de que la fórmula no sea revenible basta para arrombar toda ccoDvertibi!i·· . d bien ap&t«m axno tlniwd.lad. identidad alguna Pero en lo que.. en sentido estricto: la pluralidad de las significaciones del ser IKl puede tener el mismo estatuto que la plurnlidad de las signilkadones del bien O de: 10 uno.'lt= (/ NicómlUO.(~r~~=~.l que idn eICOlbrica ¡qUn la CUI1 Jos lres IbJnjllQl 1.Po:úl~ ~~~: ~t::~~e:b~d~:'~í~ =~ei~en~p:s~~e~~~ ~ pute.. siendo más fundamental.. bombrea. principio de explicaci6n ~ual. mue el bil. enteramente e::Il~ al pen. mostraba con más profundidad romo las posibles re. 26). =uh.a ClIQ afitmar que .iuema y podrlan auibuine n:dprocameme (m pa. a la inversa. por respecto a la homonimia del bien y 10 uno. como el RT.ium Jiflictdtlltum. Aristóteles cae en la cuenta de que el parnlelismo entre las significaciones múltiples del bien y las del ser permite comprender. algo más que un mero /latu! lIocis? Ahora bien.ignificaciones del bien (o de lo uno) es en últi. Hemos visto con anterioridad romo la homonimia del ser servÍl. en cambio no es cierto.. instituyendo entre sus diversas signific:aciones la igualdad de IIna relación. d recuno al ser pero mlle respoooer a las dos preguntas: ¿Por qué el bien tiene varios sentidos? ¿Por qué el Bien en cuanto bien es.l mo~. En los T6piros lSO. son incluidos después. habíamos visto que Aristóte· les establecía como regla general que un término es homónimo cllan.:n. lo que no implioo.Jll. al menos en el pIano' de la ontologfa: Si el bi~n ~ 005 aparece bajo aspectos diferentes. el ser en cuanto ser conserva cierla unidad de significación.laciones distintas entre las significaciones múltiples de lo uno y su común fundamento (es decir.dt".lTÓI.lo se emplea dentro de las diversas c:uegoriu del ser. Pm> ¿por q~ hay cantidad. el aer el más eluect. en cwnto que 0:$. O también de u/uf. el CMOdel bien. En la Crltiu el EuJemo m."J«tIdt"t"¡t~ (aer bien uno) formarfan . que 11 queh.

199 . Recordemos que la polémica antiplatónica de 105 T6picOJ. 0. Ari~t6teles no ha admitido siemprl' que haya una ciencia única . aun cuando haya engañado a los comentaristas durante siglos. al principio del libro r de la Mtta/ísÚ. ¿Ha conseguido Aristóteles constituir.le hecho.1d de un disomo coherenle acerca de él mando.. la Elica a Eud~mQ y la Elica (1 Nic6maco se basaba en la ¡'i::s~~~~:'r::em~asfA~:s:~:í~~:~ismd::~~~i~~ssm~ecferi. no debe: eximimos de plantear esa cuestión. afirma sin titubeos l.JlCA DEL SER Aunque el ter se diga de muchas maneras.en pie: si el ser es equivoco.Id ser en cuanto ser.. una ciencia del ser en cuanto ser.ler csl:l llp3rente ronlndicci6n entre la afinnaci6n de una radical I'!nrnlidad de signfkaciones y la confianza en un discurso unificado (o. ¿cómo instituir.~: 19. Aristóteles no para:c: IlOtIet" ~ duda b posibilid. y en nombre de 'Jllé. al menos. . ffistencia de una ciencia dd ser en cuanto ser llt. Pero la contradicción no se da aqul solamente enlre las intenciones sentarse como el fundador de la ciencia del ser en cuanto ser. en el sentido en que los Segundos A1Ialíticos definen la ciencia demostrativa? La aparente seguridad de Aristóteles. unificable) ICC'rol del ser. multi· plicase Jos argumentos para demostrar que esa ciencia es imposible. Podrfa sorpren. si no hubiéramos aprendido ya a distinguir entre las decl3fl1ciones progtllm~ticas de Aristóteles y sus realizaciones efectivas. al menos. un discurso ú"jeo acerca del ser? 4. si su unidad depende de 111m relación dIa misJIl3 equivoca. EL DISCtIASO ACP.

aun mando haya engañado a los comentariStas durante siglos. m'se a l~ que más tarde se llamará analogía de la proporcionalidad.orl"v).~~ q~~ ~~ j~ 1::ci~:~l~:/. un disrurso único ocen:a del ser? 4. PU"" enlOnCl':ll le teles: ¿~sten P{lncJp~OII comunes a todos los ""res? Y responde:: hablando competirían al ser los mislTlOlS :~~~:a'Si.lu~~J(k"t. le)O!! de contribuir a eliminarla. para A~ls~6teles.~::~n~ tris~~ :5. dJl'ectam~!lle al ser. s610 puede refe. Podría sorpren· der esta aparente contradicción entre la afirmación de una radical pluralidad de signfkaciones y la confianza en un discurso unificado (o. si no hubiéramos aprendido ya a distinguir entre las dedarodones programáticas de Aristóteles y sus realizaciones efe¡.tivas. AnaJ.róSíle:xi~~ ~í ~sop:ci~¡~ ~en~~~~ l~ufor:a. EL DISCURSO ACERCA DEL SER Clones der. 1. sino que supone. 2.m~u~f:i.d:1.fo E~. son Jos a>. en defecto de otra serie más fundamental con la ¡. m sobre la naturale-¿a de la conexión que mantiene con un fundamento único.orrespondencia. de hablar es porque el ser es ambiguo.. la homonimia del ser. Así pues. 1003 ti 21 e~iv~~~~i~r~al~nt¡ad .). ¿Ha ronscguido Aristóteles constituir. al menos. la Etica a Eudemo y la E/ica a NicómlUo se basaba en la <le lo relativo es tan !iÓlo hom6nima por respecto a la de la esrn~a). 1. ser. 4. o mejor dicho -pues se trata de una 19ualdad de relaCiones. ~: 199 ~r:'.d:r. 1070 h 18. si su unidad depende d~ llna relaci6n ella misma equívoca. -:~rf~6:~Ie:~a~1a p:b~~stt del discurso. ~~a~~J~ r. 198 ran un papel tlnálogo.t ~~ d~or~~'trYt: ~elhb~ p~~=O: g~~o{:~ bl~n a PropósllO de Mu. pese a la pluralidad de sentidos del ser. Yel problema de la ontología aristotélica sigue en pi~: si el ser es equívoco. en el del bien Medida Canridad. "" trata de ~~ciil~ ~::i~e 1: a~~~":s ~~n t":ÓI~~fi=~de ":~:':ldi. 4 Y :~~~I. afinna sin titubeos la existencia de una ciencia del ser en cuanto ser 3$. Pero el punto de vista en el que Aristóteles se coloca ruando se trata del srr en ruanro ser (y no ya de Jos principios). y.::. en el sentido en que los Sl:gundos Anafi/icos definen la dencia demostrativa? La aparente seguridad de Arist6teles.llo así.. sen~ldo ~lguno. ¿cómo instituir. aro N.v.el ser autoriza la analogía.~~e2~~tted¡ ttt~::'~rJi~. al menos. Ahora blen. 5.. Volvemm a enCOn/ur aqul el mismo e•. prr1endida anatOifa ?el ser en Aristóteles: 1) No atanen. post. y cierta relación entre ellas. para que haya proporción debe haber ¡..vadas es la r~lls. (A.. .(ltp¿~ "I): el 1[pO~ del :n:po~ lv sigue siendo siempre ambiguo~. Recordemos que la polémica antiplatónica de los Tópicos.. ))).. ci6n entre las mismas ID en los casos dcl bien y de lo uno. y en nombre de qué.aE~ó~~ho~'. no debe eximirnos de plantear esa cuestión.a pretendida analogía del ser no podía tener.:~¡~ci~i:p=~ ~í~=fi~' = y. debe haber d~ términos. y la analogfa de tos principios no suprime. Á. de hecho.ual pueda ponerse en relación la serie de las significaciones del ser. x«<' cfJ. 'f7:::: j:. multi· plkase los argumentos para demostrar que esa cienda es imposible. La analogfa no puede eliminar lSI! Serla fácil comprobar que los demás textos invocados por Jos comen. ples del. tari!ta~ ":' faV<ll" de una. por tanto. limita considerablemente el alcance de esa influencia: en Platón.:l ~!~r~~~. 2) Presuponen.. Aristóteles no pare<:e roner en duda la posibilidad de un discurso conerente acerca de él cuando. pu~e haber muy bien analogía entre las significaciones múl. y que es el de la 5igni¡ictICi6>f. La homonimia por analogía. :r¡: ~~~ ~~n~:: :ice:t~~c~~:. pios: todo ocurre como si Aristóteles. en el momento mismo de pre· semarse como el fundador de la cienda del ser en ruanto s~r.tUlr o de ~er Idéntica a la homonimia . 26.10 único que es siempre lo mismo "" la rfltlCi6n que cada una de las signiflCllClOn<:$ del ~~~:c1bil7~~I= de Ja relación misma. evidentemente. la presupone y remite a ciJa.~~n~~':ci: I~~:"J~:n~::o~r= CO!' P"?pirdad.del Emend.. Aristóteles no ha admitido siempte que haya una ciencia única del ser en ruamo ser. En esta analogIa de los princi pios piensa Rodier cuando cree ver en cienos trxlos plat6nicosla prefiguración 52 b). Pero la contradicción no se da aquí solamente entre las imenciones y el sistema. . unificable) aceITa del ser. Siendo c. Como hay oll:cgorfas del ser. una ciencia del ser en manlo ser.OS~ ~M~~~~le: I~r~~~ ~:'at~ ci~:!~). ruando Aristóteles habla de analogía.~l~ . 0.*c~:!=~od~~ie..m. oples del bIen o de lo uno en su relación con las significaciones múlti. 76 a 38 (aqul.' ~á~~bi~i~~~i~. al principio del libro r de la Metafísica.¡.::p~~ lv. no <:XlSten.~.ma en el caso . ésta no puede aplicarse.inferimos De::~~~dad~= = que~= Esencia' Perola igualdad enrredosrelociOllesnooos informa en absolulO Aunque el ser se diga de muchas maneras..iomas los llamados xot.dos series de ténninos.ento Medida n:~~tam~~n~~ 1~ ~~~c~p:(: ha. Pero la analogla no ~os ilumina en absoluto ni acero! de la pluralidad de las categorías. pero un. por ej=plo. 1089 h 3. por eso encontraremos significadones análogas y análoga rela. l"J r. donde Arisrótele~ aplica el ténnino de permite cierta unidad del dOCul'SO a pesar de la radical ambigüedad del ser. Aparece ya en el terreno de las declaraciones de princi. en las diferentes calegOr/. pero si nrcrsilamos recurrir a maneras analógica. 1071 ti 26. lejos de Sus. 10. al caso del ser. aunque no Idémico.

ntO ser. en el libro r de lo Mu4/isk4.. Elid. mien. mostr:ari Arist6teles la superioridad de la demostrllción universal (es decir....lirtrlXión.sí como el ser no es uno en las categorías que acabamos de: enumerar.Cuanto más panicular es la demostración. ido l1ej4ndose progresivamente de un pi•• tonl$mo inici.ones hacen posibk que: un disrurso sea llamado ccintifico. Pero ni en Aristóteles ni en Pbtón esa exigencia es 5610 psicológica: la constancia del sabio debe sustentarse en la estabilidad del objeto. Plat6n oponía ya a la opini6n mudable la ciencia estable. tirl h~" QCIl'IIC'" la cienci.stÓ{eks quien: constituir una ciencia de:. depende de las condiciones cambiantes de tkmpo y de lugar. Platón advertfa ya que el movimiento que: creemos pe:mbu. 1217 h JJ N. tal objeto sigue: siendo indeterminado. por W. l. JIlt.dine.l:ones tan fuertes que Aristóteles nunca las rebatid por completo. Es \'erdad que. 1. o un c:orrcctOO. En Aristótoles. 8. 074. y asl hasta que el ejército recobra su primitivo orden!> Ji!'I.lriencias.s:d~d'Íis~i. más recae en lo infinito. y que definen lo que podrfamos llamar la idea aristotl!:lica de la ciencia. luego otro. sino mediante la esabilizaciÓll en el alma dI: lo que habla de: universal en la experiencia. especialmente en los Stgundos Analíticos.lmenre ell. pues únieame:nte lo finito es cognoscible. ni siquiera ~~~~retenda constituir por su cuenta una ontología como ¿QuI!: condki. como condiciones·' de: posibilicbd de: una ciencia estable *.. y pue<k dcrine que loda su obra lDetIfisia lenc\ri nuDO único objetivo .me 1l'gUlDeII10I que. al detenerse: un soldado. po:. prenda.. . Ast es como. Pero mis tarde.tan. mientras que la de· mostración universal tiende hacia lo simple y el limite. loa hpmnttos sofistiaJs 1 las EJ~ • ElUinlro '! • Nic6JfllICO. mu/a/is mutanáis. todo ruanto hay de: universal en sus experiencias particulares: a semejanza de como «en una batalla.or~~~~uJ~:.m. podrfamos concluir la imposibilidad de une ciencia única del ser. la imposibilidad de una ciencia del ser en ruantO 5er¡ rI. el paso de 10 plIrtirular a lo universal se: presenta como una progresión de lo infinito.. esa exigencia de: estabilidad queda a5egtlrada. refl:rida al univcrsal) sobre la demostrad6n particular: .4 J~ sn parIXC' ancterlstico del primer periodo de AristÓlelcs. • _ propjo$ ~((III de b T6pia».plican. aquf.trlls no se d~. entre nlcrri¡ll. Jae¡er '! ~=iormente. por ello. se trata ante todo de oponer la seguridad y certeza del hombre competente a la agit:lCión -tan natural. y no puede haber una ciencia única del ser ni del bien»' JIO. ~'. Ahora bien.n radical· mente lUltipiat6nico de lo OO". as! tampoco el bien es uno. tanto para Aristóteles como para Platón. realidades! subsistentes mis alU de las movibles aJY. y Aristóteles reasume: por cuenta propia la conexión. o bien (w dos e:x¡>re5iones son equivalentes para Arist6tdes) demostrativos (. se: detiene Olro. en el alm:. ndvierte Aristóteles-. La sensación nos pone: en presencia de «Ial sujeto que e::c:iue ahota y en tal sitio»' (tti&r tl Mi 'J. y aunque: I!:ste: no fuera el tema explicitO de esas consideraciones..homonimia del ser a fin de concluir la imposibilidad de una ciencia única del Bien. estabiliúdose.l61 Se dJ. emonces sobre lo impos. En realidad. Y no se tnta de: una frase aislada en la obra de Aristóteles: en otros lugares hallamos &sarroliadas razones muy fuertes que prneban. 1aa consecue:nc:ias de . • fm de lqUir evolucióa de Arist6tdes. No hay duda de que 101 esfuen:oa de AIUS'TÓ'nLES. ya que: es lo único que puede SlltisfllCer la exigencia científica de estabilidad y certeza m.au. el era/i/o introducía las Ideas. en los Stgundo! Analíticos. no Sllponprl un Ktomo 11 plalCJlÚSln:ll. 111> pieza con su tesis allterior y se da cuenta de que los "'1!Umemos que 1'1 habla mantenido contra la Idea del Bien se .. ArIstóteles describe la constituciÓll del saber cientifico como el J"l:POSO que alcanza.'Il y GU¡~O:'. Como es sabido. y tal progresión es constitutiva de: la ciencia.lo o:\emQ.. el descubrimiento t. . confQl"flle 11 cual Arill6te1es habr!. _ WII resp.ibilidod de nÚCI~la~I:"~~ÍCI~~~~d':'~"= ooce y piensa por reposo y detención.! ser en cu.del alma aún ignorante: cMediante el apaciRUlmie:nto del alma ttllS la agitación que: le es natural 5e hace prudente: y sabio un sujeto». el universal que en 8 hay.:¡udl.eerbado.. Jw OuiJo..er. nos parIXC'. ::m ~=:'. única del Bien.ndo Ar.1 tesis dcque"o b"einrci4lÚ1ÍUárl sn. y en medio de una derrota. 200 201 .OU Mi vih) .(". cu. no ya por el recuno a una Idea U1IS' cenclenle. Pero por respecto al conocimiento cientlfico. directa o indirectalTK'n1e. lIil. un nuevo aiterio que podrla ar. hay una que importa especialmente a nuestro problema. &11 ~ UII. lo finito. todoa b propuau. ya que diHcilmenle podrá rumplirse en el caso del ser en cuanto ser: se tr:ata de la e::c:igencia de: estabilidad o tambi61 de determinación.. En términos más abstractos.h:0311ll:·ull:ill. a lorlion. pan juniftear WlI ciencia del ser en cuanto ser (medi.)? Entre todas aqudlas que en· contramos ampliamente analizadas. la razón roJlO El. entre la idea de ciencia y la de: detención o reposo: «Según nosotros. primera . Asf. ya sugerida por el CrlJtilo Jw. cindifere:nciado»' JóI.l61.en las cosas no es sino la proyección de nuestro propio vl!:rtigo'l".1 ser en cuanlO s. El texto de la EticlJ (J Eudtmo no admite duda alguna al respecto: cA.

m SII(PUClO.. la simplicidad-.". J.nto para Aristóteles como para el Platón de los últimos diálogos. hay la universalidad mala de los parloteos retóricos. 996 b 28. 1. (Me/... entonces es lo individual aquello que mejor responde a tal definición_ Se comprende as! qne Aristóteles.S emplea estos t6rmiD05 para desclasifi""r las especulaciones demasindo generales de los platónicos (El Eud. que unifica todas las partes.)' El I"de>: de BONlTl comete la falta (<Id /Jub. por tanto. .. parll ingresar en la esfer:l de los discursos generales y huecos fI6. a menudo aseverado por Aristóteles. fa. 1.6'lxaotov). asimismo en este sentido FILOPÓN. 16. 86 • 6 m Fis. En esta exi· gencia del sabio ha de verse otra cosa que un curioso gusto por las generalidades. 24.. no la hacemos por exceso cuando superamos lo universal. Il.. 5.0 . I" Phys. ya descrito antes.. de que sólo hay ciencia de lo universal. 76 <1 38. donde los axiomas comuncs 50n llamados x. como el límite (':tÉpa. '1'J7 <1 21. por lo demás. B.18.. 1217 b 21) r. 196. es el momento.) de ignorar esta distinción entre . 77 • 26-31 Y 10. ello se debe ante todo.. Si no hay ciencia más que del limite.:neros. si la ciencia es ciencia de 10 universal. n05Otros que la espeae por ronllevIU menos determinaciones. Ahora bien. al menos en un pasaje. Así pues.. 1). Así pues. a"ima/. lo indetenninado. representa un puntO de equilibrio: si hay un infinito (rí1te1PQV) por defecto de universalidad.. 1. t1. p.oo) a lo que en otros lugares 'llama particular (xCl. 1005 a 27. l7l A"aI. para il. Logique et MbhoJe chn /trislole. Ch. ARISTÓTllLt.. 3. 00 puede admitirse la interpretación de S... pues se halla más alejado de la experiencía sensible. nOSrJlfoS. como acabamos de ver.. o. En este sentido hay que entender el principio.. Seguimo:'S la trnlucci6n de J.a~. m:1s eognO!!cibles par. y donde se dice que lo más universal es «más claro y mejor conocido por naturaleza» (t'IJ 9ilott oa9ú1tepov xal pUlpqllÍlttpov RJ • Tal pasaje.. 2. ~uténtica crux commentatorum. I..estarla en contradicción ron la enseñanza normal de Arislólelcs: en ci«to.. para emplear los términos que Aristóteles toma de Platón. m . . fI6 AOl'''. 1. tl. y en el cual un exceso de generalidad nos aleja de lo universal. 287). no es la extensión de un término la que define su universalidad. lo confuso. Pero hay otro conocimiento. A"al. 8..) es a lo ilimitado (án.ol"'.. una doctrina de ese tipo -romo. Si bien.. reasumida por BRIWTANO (vo" du mttnlligJ. T.. la universalidad -es decir. 184.aaó). todo lo contrario de un resumen o una suma de la experiencia.. El universal es para Aristóteles.oo.801. conocimiento más embrollado que el de la definición científica.. r. ibid. 3. «un conocimiento global. Por contr.ignar los axiOllflff comunes a . popular y peyorativa.r~oo 00 designa el «conapto generab.0~ l' ..m:'d""l.nto Tomás (I" Phys. in terpretación: en el tel:to de la Fisic.. que no posee aquí el sentido del universal aristotélico. en que el discurso humano resulta vado. sólo puede explicarse por referencia a la acepción corriente. Empero. llega un momento en que esa conexión se invierte. cuando nos elevamos del individuo a la especie y de la especie al género. Por tanto. la del discurso científico. dado por Arisl6teles al final de! pa$aje. 314). un ¡¡mite. ya la inversa: se trata del pasaje. no son cognoscibles: sólo en cuanto finitas lo son_ 371. entonces es el universal el que posee la verdadera individualidad.oo)m. 17. por tanto. podemos no hacer ciencia de dos maneras: por defecto o por exceso. Ello supuesto. debido a la simple consideración de la cosa.. y pertenece al orden del conocimiento intuitivo. sino «ulla especie de imogen genéric•. Le BLOND. a lo que parece.:.aumenta al mismo tiempo que la generalidad. .·M.. 34. lect. se enrede hasta el punto de llamar uiver:. mi ./li aóE'" para d. hay dos clases de conocimiento «general»: en primer lugar. p. sincrética.. Al lado de la universalidad buena. Este último es simple. según Lo cual los universales de que aqul ~e trala des.. p".. y donde el sabio podrá reposar. In Phys. Como observa muy bien Simplicio en el comentario de este pasaje.chm Bedeutull~ .... en el cual se estabiliza. más simple.. hay lambién un infinito por exceso de gener:llidad. rios g6lero. en la diversidad de la experiencia sensible. si bien no se más universal y. que inaugura la Flsica. porque es 202 203 . cfr.: como es sabido. Post. 24. fI~ f.1.:.. como todo límite.las cosas paniculares. observa e! propio Santo Tomás-. y la ciencia del ser en cnanto ser la más perfecta de las ciencias. lo comtín (xolv6v). Es el límite hacia el cual tiende ésta.gnarlan los g¿"eTOS. a que sólo hay conocimiento estable de aquello que conllcva. No la hacemos por defecto cuando nos quedamos en lo pat· ticular. ¿qué sucede con el conocimiento del ser en cuanto ser? Si el universal aristotélico se definiera sólo por su extensión. Y si por uni· versal se entiende 10 confuso. por demasiado general. y más bien que eUos Aristóteles siente a v«cs la tentación de preferir los balbuceos de aquellos filósofos presocráticos que. acabado. po~I. 639 • 19 (y COn frecuencia en las obras biológicas). al. que adopta también est.. y que es general tan sólo porque es distinta. del término x(66). de lo universal (xa66I. sino que designa una especie de percepción confusa. el ginero es m~s cognoscible e" sí que la especie. 287.". lo universal.. se a\"'ene mal ron semejante inlerprelltci6n. o 10 simple a lo complejo. confuso. estricto. 645 b 22 Y en los escritos metaf/sk06 y lógieos la expresi6n ..&o que cs genenl por ser ronfu5o~ (p. y el vocabulario aristotélico distingue muy claramente lo general. aparle de <:lue el ejemplo del drrulo. lo universal es a lo particular como lo daro a. m Mientras que . pero es menos rognoscible par. entonces el ser en cuanto ser --ese ser que es «común a todas las cosas>!> J74_ sería el término más universal. se llama '0''''''' a lo que es común a varios g. un curioso desprecio por lo individuaL Es más: si se entiende por individual lo perfectamente determinado. en tanto que infinitas.~ designa en ~neral la universalidad de! género.o. el g¿nero.pov)..al (xa~~). Qt.

=~: ~ ~e:: J::a~~%ó:e~~~~t=er:: :'í:=.¡u-r. 1. que triunfa a muy poco OO$te al reducir la un. Fil. el argumento podrla parecer tan 5610 ::=~~íe*hJrír: =~~~cl: ~::~r: ~l: tic un hombre universalmente compelente..". diaMeticu de 101 ptl.• A. ~~~li~~:~~:ad::ó~~s~e¿i~s sdee:t~:.ta.I~ IJ?n 6~1~:X:o 21~ g:n~.n~I~::~:t~~ ~: : =u~:e. a1.to. dio se debe a que seria una ciencia de las ciencias. M~ a~n: ~a obl.~::::Itm... y bitas son infinitas.~~::il: ~lOdedeaos~. o que pretende --como esos malos dialéctiOO$ de que h:. 2 1069 h 1.. J. para dio. jc:s apuntan a la . 32. 216. Por consiguiente.~ sentidos hoy que enlender el l<!nnino <l::mpoY. :- (P. de una dirección de pensamiento que será ~nstanle en la obra :Il·istotélica: la desconfianza hacia todo pensanuento que pretende instalarse de entrada en la totali<hd. llJ_ llegar a ella demasiado pronto. Clr.¿IA..~:a n:::¡==~:r:a~en~ . hAbrla que dominar la ciencia de todos los seres:Jlll. 111. u:' infUIllO actual que no seria posible agolJr.10 infinito a lo uno sin Un" tn cfttnl. 7. (lJg&llltcf' tiZ"'l'J. que las demostraciones lo son también.l ~ lo U~ "'ludio qu.lk Codo.u:. la signiliaci6n polémica de la segunda tesis no es menos cIara: se diri· ge en primer lugar contra las pretensiones soffsticas de disertar acerca de todo y poder dar lecciones. sobre cualquier tema. Cualesq~iera que sean Ins formas técnicas que adople.110 la constitución de una ciencia del ser en cuanto ser? Podna peno snrse en efecto que ésta no es lo mismo que una .~· I. 21J.n. igualmente incognoscible en v¡rnxl de su indete~~a. de IIWlef'1... probabJememe temo ]Irllno. 1039 b n. 111 Jl'f :~i~ ca: r... 7. aro Z."'floI'ClMaqu. = 204 j 2.~ ~~~.i~rsalida? a 1. T\.' . la cienci. En este plano.. al hombre competente.·ersa! OUStllll. rebeio.S~. Por ~ ~ ~ ~ es falOl pasa- 1't" . Pero 1tC'D1pl'l: enuCll<ll: 11 p~isa en cu~ de los ::.:jf:t~~e Plat~ :.170. dialécticos erl que pa!ll~an de lo. médico si refuta a un m&lico.0.1 P':lflClPIO mal~al y principio formal.abla el Filt!bo. «tal ciencia no puede: ser objeto de ninguna disciplim. ~ ser inñni.. Si ·Ia primera tesis va dirigida rontra los fisiOO$ presocnltiOO$ y reasume por cuenta propia el descubrimiento socrático de los di5CUr50S universaks. Una vez más. con el nombre de dia· léctica. . o.. ~otali~. ~./ 8~' ~M6/~. el argumento de Anstót~ contri ~~~se~:niase:fj:i:r. también va diriKida conUll. /01 fUIlO$ lnurmcdlO~.':S >denlirlCl lo Uoo ~ el lími~e. sino . }l. coofundiendo . 1072 ~ 18. y sin embargo no hay ciencia universal. 7).e~~os q~~X~~~nA~::~es:o~~ Ahora bien: el texto de los Argumtntos sojísticos ¿~ par . al menos. que «unifican a t. absorberla R las demás ciencias.'1~oü~".6. I'.una ciencia del Bien o de lo Uno que.bonoet~Y. Aristóteles considerR como obvia la jmpo~ibilidad de una ciencia universal en tazón de que una ciencia de lo infinito es imposible (y no 5610 para n05Ot:r05. ya la considere como una totalidad en eItens1Ón. las pretensiones plat6nicas de constituir ---precisameme frente a los sofistas.'i.seres.c: en realidad es 10 Infinim.. 6..o para el hombre..lÓllia'l5. pues las ciencias son sin duda infinitas en número (cfUlplJt).: no s6I. constituye d testimonio. más sutilmente. sino en sí.7. lIlClOI en el "übt. lO. Aristóteles parece querer mostrar en primer lugar que una técnica universal de la refutaci6n es humanamente imposible de adquirir.6394 3.':0 et~'=~:e=lt~~iu"~U:-no~ ~ ~~'. 1069 b 19.' Qm. ~h:=f. RJ • Al decir esto.306 4 6. sueoncep(i6n de la dW6:tics noquedlJi :'M'a ~~~ ~~ c:n'=~ d:' u E.. .etarse que la crítica de Aristóteles DO afecta a la cenoa urn.. sino para Dios): b.:i~~: :~~. Pero.8infinidad..~~ . IhiJ.. E1. 8.~. 191 • no ~~:~a~t'=d~t t!.ciencia de todas el ~r en cuantO ser no es la totalidad de los . en potencia. si bien resulta poco_pec:hoio~ ~bcr confundido lo Uno y lo lnfmiro --pIII. ~~ ". (9.ncuanm. 2. 10}6. 1'".. ¡:IS ~as.. ~.r s! indeterminlda. 1. apartte romo un lImite entre la dispersión de las sensaciones particulares y la incertidumbre de las getradietorias: toda ciencia es ciencia de lo universal.. o bien: toda ciencia es particular.JyCD _obra notserilalo-. t07l h 2&. y~ como una ~otali~. por lo menos hablan pasado t"Il el traro cotidiano ron las cosas SCIlsibles S1I.I'~.1lrochaba a loa malos.. etc.. pues. 1.. educa de ArIS· lótelCS es nW radical: los fjl65ofOl' de la Totalj~ rons"ierll.lo que es común a todas las OO$as•.9. Lo.~~~ ll~~.. uoo al fi~IO o de . o. Pero si bien al razonamienlO de los Argumt!ntos SO!tstll:OS le falta aún precisión.r.ienJlORCIah::T<:T.do por Arislócdes con el Infinito de Ananaoras' Me/. al menos si se admite que el refutador debe ser en cada caso tan competente como su adversario: geómetra si refuta a un ge6metra. • ".:ión m.~el~ :~. Contra los sofisras va un pasaje de los Argumentos sofisticos en el que Aristóteles muestra que es imposible hacer el censo de todos los tópiOO$ posibles de las refutaciones. ~~r? ¡:7~fi' t'i. ahora bien. S1I Gnl. P\at6a.ontas y a locas. eso es lo que le ocurre al UDO de /uwtirIwKlro.~: Pero el tato de los Argu1nt!ntas salístitas da de esta oposición una explicaci6n no solamente psicológica: si es imposible una ciencia de todas lu cosas.su vida habfan elevado aún hasta lo universal.

tendña que darse de: anfemano un conocimiento anterior.l~saJ:¡~~~ ~=:e d~bt.Ie~: - .los soÍlsU!s o Jos platónIcos.l t . en realidad hablan cid ne>ser»*. Or. crcyeodo hablar del ser. el univeI'$ll1 se suslrae a 1 ilimitoción de éstos y puede CODSliluirse en acto .)>> -.oo :¡. una ciencia de todas las cosas. hablando con I'ropiec!ad -es decir./=%~.: T~~.~ haiXHa. una especie de intuición originaria que captarla la totalidad en su fuente.tlll) es3 nociÓD de totalidad. de la Me2Cla primigenia de Anaxágoras.nc como l-ooocimiento efectivo de los primeros principios? A esta pregunt:!.t) y sin teDtt por ello b ciencia de cada cosa en partic:ular» -. o. pues quien conoce el principio conoce también aquello de lo cual es I'rincipio el principio !lO. El sentido de esta última restricción viene precisado unas line2S más adebnte: posett la ciencia de todas las cosas es ~r la ciencia del univcna1. pues «quien <XlOOCC: el uni\'eI'$ll1 COIlOCe en cierto modo todos los 0IS05 particulares que eten bajo él (::tb't'l td.l :7bie. La aporía de: la totalid3d parece resuelta . o de la inducción (que presupone la percepción [OS más comunes? Para que dIo fuese posible.1Oss aro d. o sea.v6lsee1capltulosiguiente.rriba.10ipasajeaenquecldial<!cticoelp~ntadoporP1l16n«rmo todas cr. sino que un argumento paralelo se encuentra en la polémica de Aristóteles contra los físicos y los teólogos. y.1 m )lO )ti A. De todos ellos poeirla decirse 10 que AriSIÓteles dice en panicular de Anaxágoras.d del discu. filosofía. en primer lugar. ar. pasa¡e de ALEJANDIlO Ot:kJo m. {¡=o~i¡teva. al menos de deredto. en el libro A de la Mtltl!ísutl. ~C:=~:~o ~op:ru7as'i. Es verdad que Aristóteles añade inmediatamente una doble reserva: «Concebimos d filósofo como aquel que lo sabe todo en la medida. xpi¡¡a.Il'ta) acaba por convenirse en esta OH'lI. VII. "~o n.t~~e. en si. como diña Aristóteles.t. 207 .982. se ve obligado a introducir en la definición de esta ciencia (t::uaf. como la unidad de una esencia. y el problema podría parecer resuelto. en acto--. sino un oonocimiento de los primeros principios y una infinita capacidad para desarrollar sus consecuencias. . ejemplo. es imposible. incluso. sino IIlla ciencia de los principios de looas las cosas Jf>.)? lCI'. ... pero sólo en potencia: hallándose tan s6Io en potencia b multiplicidad de los casos particulares.:ls. La argumentación de Aristóteles es como sigue: todo conocimiento lUponc: :::'e~~j'n:Io~:i~°s:06s:. Ahora bien: ¿es posible semejante ciencia para nosotros? Este es el rnomenlo de: recordar la primera reserva de Aristóteles: «ConcebiCOaqU: La idea de: la filosofía como saber universal ¿podri realiu. a diferencia de los saberes parliculares. quien. es indispensable (en cuanto que es la condición de todos los saberes parciales). Lo . cuando Ariuótdes describe la idea de .r.16:1ia loe refiere a Lu (:()U$ (po. lo que.hw..21 ss.te los primeros principios.Dial&tia y 001010801.d). objeta Aristóteles a PIaIÓD.~ ~~f~ i~~lk.:ls arriba. sin embargo. del Infinito de Anaximandro. que podñaInodo de: Jos físicos.2.lWlnu~ (Rrp.. una ciencia . '1 donde se dice que lA di. que en Otros lugares rechaza. El universal aparece enro~ como principio del conocimiento de los particulares. Acerca de estos le:ttol pla· 16nicosYlurclaci6nconladial&ticaarisI0Itlic.: ' unidad al precio de la varuida. al principio del libro A. Pues ¿en qUl! se distinguirá el filósofo de los demás sabios si su saw.IlI..~o~0l:l~c:td~ .rso. p. A.! ÑV'ta. H.tllo/Y.ns~~~u:= ciclos sus elementos). que sólo alcanzan la universalidad o la ~I:ar~ l~ i~=~b~:n~:l ~=r:~ :=~~Es~o~~j~I:~sl~¡I¡~~li. nada uisle en retlliJad: «Estos filósofos parecen hablar de lo indeterminado.. según dice. varios te:a:los de Aristóteles van a dar una respuesta no equivoca: la ciencia de: los primeros principios es legitima (a diferencia de uru ciencia que lomase como objeto inmediato la TOI:alida. que sería el conocimiento de los :~::ck ~~~=~~~=o¡:s ~~de::t~u.. 9. 992" 22.qul mediante el recurso al universal. Sólo mediante este rooeo podrla salvarse ""a ciencia de la totalidad: semejante ciencia no seda. m.."Stá en efecto. había pretendido «buscar los elementos de: todos los seres» JlI2: probable: alusión a la con~ón platónica de: la dialéctica como ciencia univerul. 00 se extiende a todas las rosas (h¡::. habríamos detenninado en qué sentido es legitima 11M ciencia de la totalidad. JiIl . '37 eJ. 291 b-(l. o incluso de la Noche de HesfodoJl$. pp. cuya tesis todas l/ils CQS/ilS ~slá" unidas (O¡. y paralelamente la del saber universal. EulidmlO. ya se trate del Uno de Parménides. Sin embargo.:. en cierto sentido. de la! suerte que Jos discursos universales dejlUl de oponerse a la «ciencia de la cosa_. de lo posible r.. Tenemos. (:Omprendemos ahora lo que sería una ciencia suprema. De esle modo. que es desde luego una lotalidad.

l. sol!>I. Cfr. romo vetemos. 171 b 16 Y 172" 2 ss. OOmenta ARI5. o.del saber humano.dl'atllra del eh·culo.ES Obid. que se "Imúan indefinidamente si multiplicamos los Ind05. confirma indirectamente tal argumentnción. Fír. 69 ~ 32. liene una p~rticulat importan· "ia metodológica. p. Podóa acaso objetarse que cualquier ciencia se halla en la misma situación. Brysón se apoyaba en el prll"ICipio 'lgulente' . que serían los elementos de esos elementos.q"~. pl/ede poseer conocimientos anteriores. un """.. Toda ciencia tiene como función demostrar una propiedad (-n) de un sujeto (:::epl "tI).usili!. 25. es imposible en cuanto ciencia m. sino para la CJntidad en general.namiento an:llogo se le atribuye a Anti(ón).elementos de esos elementos.. p. poroposici6nal discurooso/islico 1".15a35ss JM Ari'16tele. serán «los principios de '''' decir.·. n. y el pretcndido s:tbcr universal de In.i~n~o: 1'''<. además de los dos tCItos ya citado!. esa t~. 1"""8. 9.. aun cuando pueda poseer conocimientos anteriores. Pero entonces. Pero entonces éstos no serían ya los elementos más comunes.75 b 40 ss. 10 ignora todo acerca del objeto mismo de la ciencia en cuestión y de las materias que se propone aprenden 394. y rondula (falsamente) que el drrulo era medra ptopordonal entre . .unpunlO donde hay 11. poSI. A..iciones matcmáticas en principios 16nkos: la tentativa de Leibniz plll'il deducir el cálculo infinitCSÍmal del principio d~ contradicción p=tarb. Eludes 1'. Decir que toda ciencia supone un saber anterior significa reconocer que ninguna ciencia tiene en sí misma su propio fundamento. sofJst. que es la matemática en general. En eierlO modo.. se apoya en una propo. J. pues la geometóa depende de una ciencia más general. que I\ristóleles in~oca COlI frecuencia (dr. pregunta Aristóteles.ca mediante prrnCJpros "'lramo!dicos. 1m tcorema de geometría a partir de axiomas comunes a la geomeIl'Ía y a otras ciencillsJ\lS. En efecto. ¿de qué dependerá la primera de las ciencias. PUC1tO que ambos pollgonc» "'i. la ciencia más universal (puesto que es la ciencia de los principios que rigen la totalidad de las ciencias)? Sólo hay una respuesta: que. que se refierc ~ la rosa misma. tI. quíen comie1l7.lente. 172 <l 7). ofrece como ejemplo la demostraci6n dada por Brysón . uno inscrito y otro drCllnsctllo. y Cours de pbl/01opble pOli/IV/!. aun cuan. (cfr. Dicho de otro modo.. de una yOlra parte de1clrruio. a los oios de Arisróteles. 1. Un pasaje de los Segl/ndos Analiticos. que no sólo vale para las (igutllS {objetO propio de 1" geometría). que. apropiados al género a que se refiere la demostración lll. 2. Pero entonces.lamental de Aristótdes: el diseur&(l "¡'. Pero Il(l bastll con que esos prinópios sean verdaderos. Según A1\IST6'l'l1.ÚTF. sólo podrán ser demostrados en vírtud de princiI.. KOYRll. post. es decir. dc tllla/..6.). no cabc duda de queja persistCllte influencia de Ari"óldes had que "" retrase la opa:rki6n de uno flsiea matemática.te Co. en= 208 209 . y.:" lo qu alañe ~ [as m~tcm'¡ticas. por consiguiente.. dilt/klico).is de Aristótcics Ilcvarf~ a condcn~t . en última instancia. 11. fundada o su vUen la «inevitable diversidad» de los "fenómenos fundamentaJcs. sofista" que es vado (y non=ariamente fa1&(l) por detnasiadQ ¡¡meral.de la . 3): Augu. m Esta regla prohibe. pues habría elementos aún más universales..'. l'S Como si se negase que fucra saludable pasearse d. un eIecsoy un defecto.1".-. pues ii\lStr~ lUl~ idca fun. de hecho no dcmuClara nada» (Arg. 17.. siendo necesariamente anteriores.íos más generales. a su vez.l. que...a8. en virtud de principios propios.ft a aprender geometóa. incluso debe poseerlos. al sujeto. 185 <l 17: en este último tCItO. Pero el geómetra.~·ión demasiado general.. no pueden depender de esa misma ciencia: «Así. El ejemplo de Brysón. ¿en virtud de '1l1é serán demostrables. en este caso dirigido contra los sofistas. 11..~lilün"es: 1... COlItt1l el movi.. a través de ésta.[dad~. y hasta «eristioo» (Arg.oS eJl tal caso se demostrarla una proposición méd. por medio de pdncipios (b "t\~l1ly)J!l6. En este ""mido. /(..s da un oolllenidQ pro::iso ~ la oposición la cienci~ del hombre oom· ¡".. 1. sino también todo paso de una ciencia a Otra. Por 10 tamo.resentan. al no poder depender más que de si misma. An~/.. o ciencia del ser en cuanto ser. y. rn re~sumirá una critica dc ""piritu ariStOlélioo al condenar los abusosdcl esplrirn de Il"f¡/isis (cn cI sen lido earlcsiano de rcducci6n de la figura a la magnilud) en nombre de la . Esta tcor/a de Arin6Id.pués de comer basándose en el argumento de Zcnón. «los principios propios de cada l"(=»? Si lo son. dado que se apoya en principios que.1" pueda llegar por accidellle iI conclusiones verdadC1~s. Di~cours SUr l'espril I. no sólo tooaabsorción de una ciencia pallicular l'Il otra más gener~l. 198. que sedo el prototipo mismo '¡e la ~confusi6n de los géncros~ (cfr.dispersión necesaria.!.'"alquier intenlO de sustelllar las propo.1.. pr. emonces una ciencia de todas las cosas. si roda ciencia depende de otra.e un argumento oof(stiro. polígonos. GOUHIER./. 172 a 12).. 172 a 1 ss. precisamente. es también preciso que sean propios (QiJo:~kt).lIldondehaym. A I'aube d~ la lci~"u cli1ss. rofíSI... lección ))). ed.bymeno"puooeenrormarsesicmpre. 11. a fin de delllOSlrar lUla proposici6n gcomélrka. de otra ciencia más generalaún. válidos para otros géneros. es decir. toda proposición de una ciencia debe ser demostrada partiendo de principios propios de lal ciencia m.nlí{icc> es un discuroo propio de 5uobjeto. es . «~l no est~r limitado a un género definido d~ cos~s.~ES.'. es un error lógico demostrar una pl'oposición a partir de principios demasiado generales: por ejemplo. dependiendo cada una de ellas de la ciencia inmediatamente anterior.. que es la ciencia de los principios más comunes. el mismo vicio lógico '1"e la ~rgumcntación de Brysón.. que hay una jerarqula de las ciencias.9. y Arg. Jo que viene a ser lo mismo..

clusión afir:mariva . podri 1Jq:me.) de la ckrr:uuxióIl.ci. del süocWoo. 9. lO.:r:t~a~t oe:amk:tde~=t: ~~~:Sy i ~it::~t~~ e~ ra~~~~i:'d: í:V.JJ.alla en la misma silUllci6n.rgumcnlo qu~ ya nos ha:nos I~ pezado: ¿se diri que semej. la II:0rl. A'~~99~:m?Jó pas* Jfi A. Podría acaso objetarse que cualquier ciencia se h. es n«eaario que el r&miDO medio putenc:za al mismo sénero que 101 e::nreDlO&: nÚlDa'o. único que llen • una .. Decir que toda ciencia supone un saber anterior significa roconO<:er que ninguna ciencia tiene en sí misma su propio fundamento.rriderlla!meole~. es también preciso que sean propios (O¡'(l¡!l).. que serían los elementos esos elemenlOS..6n .. apropiados al género a que se refiere la demostración Jfl.i:p7~a~t ::u~~~. oondusi. ARISfÓ. mis . Toda cienda tiene como función demostrar una propiedad Í't"~) de un sujeto (x..54-55. C~~d~edd :. dependiendo c:lda una de ellas de la ciencia inmediatamente anterior... 76 b 12-23. rcmmiscmcil)~ Pero enlOnces. Pero no bastl con que esos principios sean verdaderos.pi. la ciencia más universal (pllesto que es la ciencia de los principios que rigen la tOlalidad de las ciencias)? Sólo hay una respuesla: que. Cfr.me ciencia no tiene que ser aprtndid• • pulir de prineipios llDlo:riores. es imposible en cuanto ciencia-. lo que viene a ser lo mismo. habrá de1ttostrdo verdaderamenle que la propiedad pet"ICtlCZa por si. pllrónica de 1. . figum. A. si se trlIlI de flgUl'll$.. 1.. sino que es in"at(l. pues habría elementos aún más universales. la /MS poIenle ("t'i¡vIf'G"<Í=¡o) de las cicncias~ Ch. n:u¡s conlÍnÚ<! (992 b JJ·99J a 2) con un . Pero el geómetra. dado que SIl! apoy:a en principios que. Un pasaje de los Se«undoJ AmJílicoJ. que hay una jerarquía de las ciencias. en el sOO¡ismo aenúfico (que es el de la primen f'&UJ1l. por consiguiente. r. Por lo tanto. quien comienza a aprender de la:s materias que se propone aprender. al no poder depender más que de si misma. El principio (¡~ 'tI-.. ¿de qué dependelli la primera de las ciencias.rriba. precisamente. bien.elementos de esos elementos. ac.qu( el de Mtl.eoria arisIOlBia. responde ArislÓldes. 1. Pero entonces éstos no serían ya los elementos más comunes. Si laI rondición no se da. entonces una ciencia de todas las cosas. ser en cuanto ser.. confinna indirectamenle la! argumentación. Pero emonces. pero no . pod. un. pues la geometría depende de una ciencia más general. sin uberloOO$Olf'OS. AJW. es decir. si toda ciencia depende de otra.. 992 b 22. no pueden depender de es:a misma ciencia: cAsI.9. Útl prescripción tio:nt un senrido muy precUo daluo de la t. pp. y. uni.w. o. puede poseer conocimienros anteriores. si se trlIlI de mlmetm. 208 .. ~'f'O'I'0< (alusión .. ~CÓloo podrlamos~. post.-enaI). incluso debe poseerlos.. por medio de principios (lit tl~(tl~)·. es un error lógico demostrar una . -. "tI). en esle caso dirigido ronU'll los sofistas. siendo neces:ariamente anteriores.. que es J. JO(. es el ImnIDo medio. Ahon.

. 76 a 22. tal como por lo demás querrá él ITÚsmo constituirla.te- '''' hay ciencia dominante_ (Ioc. posl. p." llamat mterpret.. y que este "noocimleoto es...." este puma preciso. Aquf. "".~tÉ:~~ªfui~~~:~ :~( aqu~:~ 1: ~. l. Pero esta consecuenda contradice la regla anteriormente establecida.k.:N...... se acordará muy probablememe de Aristóteles: Pascal. Trendelenburg ha VIsto bien lo que seventll. en este pasaje. por otra parte."Ij h. 764 16..sta i~tetptelnción ha sido soslenida ¡:>OC PACIUS. pues esos principios serán los principios de todas las rosas -lOO y la ciencia de ellos será la más alta de todas las ciencias {Ilup. ser una taUlologla.o. tradicciones. SCKu"doI AnalllicM. De "h1 que. como el principio de contradicdón. 160)..p.. términos primeros .).d)..urollo precedente...m.bm atUmaUu!ll. Que esta denda sea dominante (~»p(<>. 72. como I/ecesaria " jlllP<Jsib/~. lo propio de una ciencia dominante_y :.. el deslizamienlo del futuro hacia el optativo ~ Ana/..te de 'U imposibilidad_ seda que tendrla que dominar varios .siendo de lo que podda'''. una. si existiera.a?ón mlemal'zanle. lns dificultades haUadas por los imérpte- . TRICOT.Jice rotundamente Tricotes inaceptable» 462. n. las cosas. que no puede demostrar una propiedad de un género a partir de un prindpio que es también válido para otros géne ros.. 16:5.le.oti¡¡. 355). Habrfa que añadir.. r.1.tEl'~:'p~~~ :~f~n::.le los principios (ptimetas premisas de la demostración. F. no podríamos ha<:erlo más que a partir de prin<:ipios anteriores. Nótese.:~~dere=~m¡:~~~e·un autor que. 210 ddmento mÍImo dc 10041 las CIem:"IS VllCll"rÚl. o sendllamente imposible."D.~~. es la única que está dc acuerdo con Hay aqul una bra." romentatinas han dado de este tato una interpretaciÓn que podtlamos llamat ~i~:'1~~:~~~~~~JJ*~.r:t~t~~rr~~~ :"~l~rco~s. ¡-J¡ BLO~'D ~ su COfllCtltario al De {htrl.:ilii\rd~~nd~e ~~~:~. tomando sus deseos por r. la más útil..o.a que fuera univetsal{dr. el autor de la Metafísica no puede haber querido decir que una ciencia de la que habla con tanto respeto y que se parece tanto a la ciencia de los primeros principios. Pero la mayotía de 1. y. ron el dCl.. meno BRUmcHVICG.que AriSTÓteles presenta la ciencia del fundamento.s¡~r¡ olr¡ zlli ¡. que me parece imposible con<::lttr una sin olra y sin el hxlo. a la vez.a)>> 001.ta no podda ser otra que la ciencia de loda. hay al¡¡o de IrtÍgico en el conocimiento.C extiende de un género a otro» 00». según parece. una "i~ncia que pretendiera demostrar los principios propios de cada géIlcro por medio de principios comunes a todos los géneros es imposi.>... 29?. «11 Ana/.[ contexto. lo que no está lejos ~rl ~~sa~~iH:rdee~ri~~~~r:. Para Pascal . por lanto.h. Trioot traduce el ~j por . cit. I. ~Las partes del mundo están de tal suene relacionadas y concale. sin duda. nada de """ altera en absoluto su imposibilidad: sería todo eso. (O~ /'espril g¿omitrique. con 'n. q1f~ niega las ~n.. 167). o. 1" Ar.n 639 a3: «SiAris¡ótelcsconstdenalgunasv~slahipólesisdeunacienci. cierta211 «» Anal. pero ni por un instante duda de que Aristóteles COf]sidere posible. ({t.La in· terpretaci6n restrictiva de este pasaje . p. si quisiéramos demostrar los principios de la geometría. 9.í que hay rnp. .pa la telación de cada COSa COn [a toralidad.a 1tá~m~) .. [. que sea más «denda» 'luc las otras. la demostrnd6n no '.tidades. Pero una breve observaci6n basta p:lra volvemos a la realidad: «Sin embargo (lIi). 4..la.~~esci:c7:.9. o incluso en el más alto de los grados (0.... se nOS .1<: la d~inición) es lo condición de todo conocimiento ulteti?t. según la cual ninguna demostración puede referirse a varios géneros a la vez. o incluso que sea ciencia en el más alto grndo.o~ Ilal ¡.. 6.M. fundamentos es inconmensurable COn lo geometria y. irrefutable que Aristóteles se complace más en descrihir los supuestos méritos de esa dencia suprema cuya idea barrunta 'lllC en proclamar su imposibilidad. Ene! opúsculo De l'esprü g€ombrique. . una cienci4 de ese fundamento. y añadiremos: es imposible aunque sea la más alta.~5J. . sin embargo. ronocimiemo humano: «Lo que sobrepasa la geometrfa nos excede..5ea romo seu: tero'""'" a.o. que podr1mnos r<:sum't en la fótmula paradójica de la Imposibilidad (al menos humana) d~ lo ". "ipios propios de cada ciencia es declarada imposible porque seme¡'tIlte demostración dependería de una ciencia universal La argumen· ladón deja de tener sentido si no presupone la imposibilidad de la "kncia universal.anum commmlar". J."Cuario.Quiolog(a: debe~tendetsequelosprincipiosde/os que se deducirla" los principios de cada eo&a n? podrlan ser más que los principios de todlH las rosas. !tad.. :52.. pOII. El tono solemne que Aristóteles adopta para hablar de esa ciencia suprema que sería la denda de los principios de todas las cosas ha ¡nduddo a error a muchos comentaristas: de <:recrlos a ellos. post. No son de Cl<trañar. la dlftcultad provIene l"r~ntriaih~~~ler:i:aet5Cm:. p.. 1.Iloulis Or1. <OJ .mo para Ari. a otra. Una vez más. p..e¡:a~ ~~ q~e. (E!emenla 10gi(rI tlrilloulelle. ). ""da. más en general.cia. 76 (J 16. Aristóteles <:oncluye por ello: «Es daro que los principios propios de <:ada <:osa no son susceptibles de demostrad6n.todas las cosas»: así.o... Sin embargo. y que. es decir. por tanto. y no continuid~d. imposible. [os hombres se hallan en una impotencia natural e io· "'utable pata tratar cualquier ciencia según un orden perfectameote llCabado. Al menos un conOCImiento tal de 1. según el cual vemos que una demostraci6n de los prin. muestra a lo vez que e! conocimiento . (p. parece en todo caso que lo hace para ttthazar tal.. Por clO dcbe haber una CIenda a la que compela C01loccr 101 princ.o. «no lo sabemos todo de nada.. Semejante denda sería dencia en un grado más alto. 9.. es inaccesible.upuesto. mientr:ls que el comentarista. pp. (. En realidad. ed. e incluso las simples dtflcultades. en el problema: está en )uegoel fundamento mismo de las ciencias paniculares. que SIlos principios de cada cosa dependieran todos de una solo y misma CIencia..sidera la "ecesidad de wnejante ciencia como razón suficiente de su e!<is"".tóteles. 128). sin embargo. hasta el punto de poder invocarla aquí como cosa "[lVia.... subrayado nuestro)..u~~ .ruro.~~~. h. o sea más universales.. la más indispensable de las ciencias.:~. y parece admitida por el P. mejor dich<. imposibilidad que Arist6teles ha dejado estableó.

M . 210. es decir.tn"buirf. va ligada a la idea general. Podrfa 00. contradicción tan burda.lOS. más exactamente. ouperaOO un fr. lOO} lo 1}. como atestlgua el comienzo de la M~t4ísiu.:rn: :. pp.El cnrácter dispersivo del saber humano es. roncepci6n queatnbu~. no puede .. la ciencia dd ser en cuantO ser patttt ser dara~te heredera de la vocación sinóptica y universa\ista que. es la contrndicci6n) representa en AristÓteles el momento esencial de la investigación filosófica: es tlporfa.stigar sin re· correr las difiC\lltades (lfvl:l 'to~ &1l'J:opf¡"1l1) es como si caminásemos sin Stlber dónde var. incluso a no poder reco'11 particulariJ:!. Ciencia de h totalidad o. por eso mismo. yu.i~. es decir inte-fTUpción del proceso de pensamiento .. para d pmsamiento.'.~6=C:: ~:::. In ciencia del su en cuanto ser pretende cumplir otro de los {':ltaCleres generalmente reconocidos a la ubidurfa: el de ser la eciencia teorética de los primeros principios y las primeras causas••U. Y. esos principios comunes son al mismo tiempo principios pri..."Ill).icho saber.. que ~ ~ M.). ni del flsico 411 .. sin duda.'tlJ' u=opW' '''¡na" ~.21-100" ?'"í."-!ist6tel~: la qu.\~.p~..l ~82t ~. 1.laso: lo que A.iY.a4. Pero seda demasiado fkil atribuir dicha paradoja a una inadvertencia de nuestro autor o. 204-2Q. a decir verdad. como vio bien Trende- h~~ ~~~~¡~~~: =íon===~~e~an~es~~e:e:a&:I~i~c::~ En primer lugar. y sí. concq>ción«lacienciau. a/'~~~'~~.c~~ITNi:. Is dialéctica p1at6niCll o las filosofías presocr:iticas de Ja Totalidad. aIUS.. de los principios comunes o de los pri.111. y que la ciencia del ser en cuanto ser tuvo que ser concebido por Aristóteles de tal manera que 0I0Ip2Se a dichas críticas.vanurl> (B.: o '" r.rh:opíll) furura 5C: confunde con la solución de las aporías precedentes.. :. también. por men~e. como mlis tarde en <:Omtc. . y la ciencia del ser en cuanto ser se define ex· presamente por su oposici60 a las ciencias partkulares . en el proyecto aristotélico de una ciencia del :.SSóIo .do IlCmcjanle al de un homb~ encad.·. no stendo propios de lal o cual ciencia particular. .le los principios primeros.del ser en cuanto ser reasume por su cuenta esa triple pn-- ~~::s::' e1rt~:~r:nc~:l~rj~~iff:rtidl:X:s::m~s. ciertos RteI en awItO $ereS «be te.e le: ....cr en cuantO ser '!l. y su solucioo es la condición de una nueva puesta en marcb:J. de aquellos principios que. se rcliere a una región detenninada del ser. lIuT. que 101 ugu~IOS má5 arriba. lOO} "23. ni del geómetra.lI'. pero sólo puede sustentarse en virtud de la elucidaci6n de su relación con el ser en su totalidad. 100'" 27 1060 b . ha11ane lO un al. y modo. de Jos principios comunes o. romo ooteto. los sofistas y Platón.eIarse que resulta difkil atribuir a Aristóteles uru>.. De ahí la sigukmc paradoja: un mismo Aristóteles anuncia la corutitue:i6n de una ciencia del ser en cuanto ser d:efi~da de entrada por su no-particularidad «16 y demuest!"1l que toda ~enctl en tanlo que: ciencia es necesariamente: particular.. ya un infinito lO lICto.:1. 402.1da. c1nve.. ni de ningún sabio «particular•.. principios r.tr. sino desarrollarla (&rn:opt. La dificultad (cuya fonna cmtali7. Y no cabe duda de que la ~=~.IiVCTUlddin¡tiyametlte~ :~ ¿¡/'r:si. la1 por ArIStóteles. lo que ese dke por excelencia de la tota· lidad de las cosas. no es dcjarb de lado.: ~ Jos : . pues su posesión es necesaria para conocer cualquier ser. un hecho. Pero al mismo tiempo la critica de las pretensiones que platónicos y sofistas tienen que constituir una ciencia uni· versal parecía destinar semejante proyecto al Encaso.Eslar en la apoda es. Pues ela buena marcha (. II semejante ciencia. 1. 1. era la posibilidad misma de una ciencia de la Toulidad. 'Axop~"'. como a menudo se ha hecbo pan explicar sus aparentes y demasiado numerosas contradicciones.:i:'~i=' de "porb es dacubrimiento_ ('11 l. . dirí:tmOS. 2.1os mú « todas 1. -.l.'~l:~:t~.-nado: romo ¡g. yalD1lftfll1l1odc l!1<ktwnlnllCl<m. Ahora bien: resolver una apoda DO es eludirla. . 982" 7. a través de la polémia contra 106 presocnhicos.omu comunes. lo tr:l¡ico ar' '41tJtiolUUlo. Pero ese hecho no puede ser aceptado como ¡íltimo. es decir.a~~¡b ~~ '. sino hundirse en ella y reoo=. esa triple concepción de la ciencia uni· versal revive. pua ·l. esencial. mente admitida de la filosofía G¡ pues el ser en cuanto ser es elo romúo a todas las cosas. una concepción positi- vista de rl. no son de la competencia ni del arinnético. pues. de paMe a parte (1M:). incumbe el estudio de los princi· 1~IOS O llXl. ~~. ciencia de los principios de todas las cosas '1'. p.= «lIS «lIS «D PaKllI. . uda p?r .!: rf~. exponi6xJonol. Dicho roo n~ás prcci~i6n. No es una de las menores parndojas de Aristóteles el Iut~r demostrado largamente la imposibilidad de la ciencia a la que uni6 su nombre. 100. ! 'J9'~I~ }rl~·I:n995. meros. empero. y.P~'}~: 212 r.). l. Váse aIao mú miba.l. referidos iban dirigidos contra la retórica de los $Orislas. :r. <11. al estado inacabado de sus trabajos. t'I~' ~~I98'. l~ <ru:e se hallaba ~[a en tela de juicio. Jos presoeriticol (dr. que podría justificnf. r. 213 la . pues pondría en cuestión. Pero ya hemos visto que. ' bien~.:o~¡Y.::0PI'iV: no adYa'ti· riamos la originalidad del mc:todo aristotélioo si desdei'iásemos el 5C:HUndo momento que es. n..lI1:(a arrlboi. meros principios (expresiones tOlks provisionalmente equivalentes). presupuestos de todas.:~:1.

. n. 7.4. QI 4. 214 215 .U~ ClIUlI reaIi<bd sin rdaci6n. (cuya 5isnific. dd cual la búsqueda de: la unidad se: convertirla en "VCTb31 y \'xlu. 2) Toda ciencia se reíiuc: a un g':nero dc:tr.2.deesuinluptetlci6ndl: 4.. d principio de: dicha generación).biena.i.I'Ic: que: liff.l du llIVO" d'ap.. cuyo desarrollo radical nos pondrá acaso en c:1 camino de una nueva partida.CI su¡xrO. 1. En nuc:stra búsqueda de un discurso único acetea dc:l !. LAs cM".20. al discurso hU!112no G .o:ieDciaónicu(B.. nooo. hipocrilica y di: la dw1idad (ya visible en Pbtón) entre el ~IO de vistl del . al parecer definitiva. coomricda. Inriochayluno.c:í6fl OI"i¡inalmmle biológia pone: de relKve Aris!Ótdesj csú anparentAdo con 11 F~ hipoxrilia. cetTIKia. la unidad genérica es el último lérmino. en ciertas condiciones. PlaIOlt.ti~oidf~i.. 1. 1057. porque: una apresa d IIlQVimiento dc:l discurso )' otra la realidad de: las cosas.lo que: hace que: las figuras planas sean lIa· madas superficies. reducti· bies unas a otras. t~ncia a una misma unidad genérica conlleva una doble cara.. mtl arriba. 1024 b 10..26)..u) kr bioIógK1I que Aristólm IIn"huye o O.. 6 11 17.yg. la que: abre el hbro r de la M~ttlfísia c: inspira. Y Ofltologf. TaJes dificultades se: resumen en una aporía fundamental. (a=t:I de b aW ~bc notI. 1018" 27.. ~n~t~i:~d~t:f~:eoro °esd~e:fs:j~:dc:~:s dJe~ 411 UI B.99" 11 34. la pertenencia a un género implica h exclusión de los demás géneros: «No es posible pasar de un géne. «No hay camino de Ja 11M a la otra. La primera proposición ea.P<JI"tlnto.logues d. que es un alto siempre provisional en la búsqueda de: una unidad siempre más alejada. con que Aristóteles aborda en l!l una de las tareas asignadas a la ~=es~ ser en cuanto ser: d establecimiento de: los principios rcnc:iasl' 421. KUCHAKSK1. (o. A diferencia de la unidad c:spedfica. 1... 1937.l. que.o.)"I:t. 6. En ambos casos..'I'.andc:&50at=nodeunidaddamo p'libIeCOllbUDidId~. de Pbi/os. como hemos mostrado por otra parte'"'. mlÚ allá. nos hemos t~ado con las dificultadc:s inherentes al proyecto de una c:iencia del ser en cuamo ser. y de la 'l'b. ImpolU poro que 11. M.1~ffi>¡M. El Tfoo>. 1078 h 27). por mejor dc:cit. que Aristóteles enumera en el capítulo 28 del libro . 00 conllevada por la unidad espc:ófica: mientras que: las especies son. &"u.lllIl<:. de otro lado. oW MI"tlI~"llIro''l. p. Dicha aporía podría fonnularse según ~tas tres proposiciones que Arist6tc:les sostiene una tras otra. :. la unidnd genl!rica in· dica el punto o:t:remo en que la realidad proiu'bc: llevar mils adelan· te el movimiento de: universalizaci6n.4. \~ P. ya sea e:n el plano de la generación U" ya en el del discllrso: «Se llaman di/emites por el género las cosas que son irrc:· . sI al menos la seguridad. que: las diferencias (indivi. c:spedficas en el c:aso del discurso) se mantienen en el interior de una cierta unidad en virtud de la dc:pc:n. ~ «El hombtt ~ al hombro-. J' . la pet.. rq>remta d cuo de CIpOIid6n lIIlDCilu (Qln- I024h2.Forme el nature ou la <kus chcmill. Gf.. T.6¡¿. Pero."1 Si nos remitimos a los distintos sentidos de: la palabra Tiw~. <UZ. Imponen una parada. nada ti=c: de: ccientffiro.Iuctible. 8.a.DORr'extnfooque.6no"'<1S_At. Parls. sm embargo. 4.. 11). sólidos 01." ti .. de: la M~tt1/ísjC4..C: :.r.riDsreprcsmt. hemos encontrado o no lo que busclbamos.i"s Ju f'rHJIf J"ns /. como hemos visto. 121·01 y.. en c:I sentido arisrot8ico del tl!:rmino).DiaUctica I1 t'~. 10» h 32). 6).l'''''o6xl=-(Md.-. 10. La primera es . 1. la se:sunda.l~t:n~ ~~o=~ets~r ~etid~ l=t(J~:~ d c::ab&lIo eoamdra al mulo (Z. que hemos IC!v«tido YI I pfO¡>Ólilod<:olfOproblcml{cfr. bioloP moderna Imno: np«ie 11 IOjtlO de UIlII d :IMrO.upGv) o que no pueden comprendc:rsc: en una misma cosa. lino de ""luWeu. vemos que aqul no se opone tanto a la especie como a la diferencia): no es casualidad que el mismo térmioo designe: «la generación continua de: sc:teS que: tic:nc:n la misma forma.oICOIII. po5i.nci~ ~ ~c:. y que..sa~esb'lf.(MfI.oiU401~o!~ru. 4. son de: tal naturaleza que no pueden aceptarse: dos de: ellas sin rechazar la tc:rcera: 1) Hay una ciencia del ser en cuamo ser. pp. uva y OC'gativa: en primer lugar. 3) El ser DO es un g6'lero.tllf· rior tlt "ti . EstR misma dualidad de illlpiración.de:loscon. en un momento dado.. 4U·99).¡~<>. duales en el caso de la raza.a les dialo¡¡I= de Plaloo. l.<Ú. ~~~az~ :. C6l. " »). y los sólkios.irlCl Ullto la 10m/ti o 11 Idell ~ la fJP«i~) el de: OI"lgeD socrilico: significa lo que el romún a (1"" mulripliddld dc «IPf que llevan cl mismo IlOIIIbre.rminado.nocet si. IoqueCl«JlllúnIJ. La unidad específica se: confunde con el movimiento mismo en cuya virtud d discurso universaliza.10241129 11.4. 289).limo (dr. 1949 (y ya ..iJH<ll lld'tEpGV ti. Son cooltlriosllqUdlor.ae=~%caq:t~= La segunda proposición no hace sino resumir todo cuanto ha de: bdikttnda. dice en otro lugar Arist6tc:1c:s. 8ó.er. Se: comprende. pp. que la unidad genérica tenga una contrapartida. los géneros son irreductibles e incomunicables unos con otros..105" . 'It Or. con cl di5CUltO. 173.996. si no el contenido de: dicho libro (que:..28. entre sí (¡1~ avd..isltlo . pues rqm:senLl :~: =~~. el capitulo .s IÚmiera J. GS. In a otro. por (anto.I noción de.28. UDI .. Itributos quedifiercn. 1 dilerencia dcl. m~s adclan~. Y aqud.. implica.sto coomra ""IUfII' (~"". Nft.~. Vemos uf que enrre g/litro y fJpuie hay dilcnocia que no el s6Io de gtado.

si bien es preciso akam:ar el univerSJi.).28.v::o~ n. 10'8 " IJ.. 100J b 19). El género es la unidad en cuyo imerior todas las proposiciones de una ciencill presentan un sentido univoco: un sentido aritmético si se trata del número. sino... J98.11) a pov. no hace sino confirmar el descubrimien10 fundamental de la homonimia de] ser. Aristóteles mezcle sin lemor las referencias biológicas la raza con sus precedentes análisis acerca de la significación Tras haber definido como «diferentes por el género aquellas cosas . El género es.as consideraciones fl$~ misrnu le opor¡drlan invencibkmente. Y los numt:r'O$Ol5 puajcs en que la enumeración de 1. como hemos visto. ciencia únicl de un ~m'T() único_ 31. y empezando por la c6pu13 en la proposición. AJ<aJ..2. sión. '1 ~igni(¡cación De todo lléMM hay una ciencia.~ h=:r depender rus divisiones de la ciencia ¿e las de nUOitros semid06 (L'el'pbience humainc cl /11 ciJusllli. 0Mi ¡ti¡> l~"= tMU. <i::ó&l~l~. so pena de caer en la vacuidad de Jos discursos demasiado generales. Mf:t. 1016 b JJ. d t. en vinud de las arllCtaa ilUlu:rablo que díwn¡. ele. no resulta sorprendente que represente d punto de tensión extrema en 'lile el discurro significa más rosas sin por ello dejar de tener una univoca. En efecto: Uendo el atribulO más univena1 que el Sll. por otra parte.. • falt:o . con exclusión de los tesUlntes. 209. no es por lo tanto nueva: aun ntando pueda ser establecida por otras vfa5 01. que . 1028 " lO. Y Aristóteles explica en seguida por qué el hecho de decirse según diferentes ClItegorías basta para atestiguar que hay lliferencia (real) por el género. m Hemos IIIOflrllci6". r. 997 11 8 d"'Íl0llap i. geométrico si se trata de la figura. 1026 b 1. sin caer en razonamientos soHsticos 01. Si. neces..nte su leona de una relación jerárquia entre 11 especie yelgénero. al .) (.>ll~'Ia. 8. flsico en su origen. b 9·10). pp. s.Z... cfr. Nó.mrno rho<. modi. Or..em:~l)) (r."'=.dt. pp. Si a VC'CelI al gálero se le llama Sll~to (irJ::OXÚtu. 2.llo:x~. éstas significan ya una esencia. L"U:mto ser) tropieza con la irreductible dispersión de los seres. se una al punto de vista «lingülstiro. "lO TI! es el Kntido de la crítica que Aristóteles hace a a. a saber.. p..pp.Siendo asI. más bien. J. o decir..u oi1:'. \024 b 1'). tanto entre si como a uno solo. pues. .28. ya lo habla sido en un texto de los T6picos'lS. . la multiplicidad irreductible de las signifia1ciones del ser es aqui pref'. 7.o~ .. «Porque estos modos de significación .uen profundamenle el sentido de 11 villa. De hecho. o. a pr0p6sito de todas las cosas. ya SCI del -u.'>On irreductibles. que.::a. .. Sobre las eatcgorfas oomo sit".. son significaciones múltiples de un discurso que emplea..la «sensación. "..0. añ:Jde: «así ocurre con todo lo que se dice según las ClItegorías diferentes dd ser. 1.ier "il'll: una luz 5erá eterIwDenu:: het~ a un movimiento o :o un sonido.. en el capítulo del libro !:J. ~'\". el I7ff:n(ll'). pues... a. del género.. mis en general matemático si se trata de la canlidad en ge· neral.. las categorías son llamadas a la vez géneros más gene· rales de 10 que es y significaciones múltiples del ser m. l.wliro='J. ese algo.0. Pero decir que cada ciencia se refiere sólo a un género U1 es recordar la COtluapartid'l de la regla precedente. n. ll. el género es el lugar en que el movimiento urnversalizador del discurro (movimiemo que tiende hacia el ser en por Ari$lóteles. cfr..imdelost"'~· m Or. 111.AsI. que el punto de vista. que circunscriben. (. (llJ Esta prttisión es necesaria. ~l AttmI de 1..s u ondulatorias de .. que no sea s6Jo discurso. 100) b 19. en euyo interior se ejercerá la demostración olll y de donde no podrá salir... 1017 " 2J: E.I para constituir un discurso científico -es decir. el sujeto de las PropoIiciooageométlicaJ no o 11 figu.. Así se explica que.&) se refiere la demostración al.i¡nifiaciooes del ser.. La tesis según la cual cada cimc:ia se refiere a un solo género.Cntada -al modo en que. pues entre las cosas que son dichas ser. el vocabulario equívoco del ser.énero. que d anpiado UI\R& Iíncas má arriba (1. butos en la demo&trRCión. el wieto de la demoauación no o. ¡ino el ~ f:lrwc/kdo (uf. no podrla decirse nada del Bénero si" JIIlir tUI thrno.... al tual (r-ep¡ . en que analiza d h::. mi >. debe entenderse que es sujeto ulll de las diferencias en la deflllición. b l' Obid. a lil:IDej3nu:: oonfu..0....cuyo sujeto próximo'~ es diferente y que son irreduclibles entre sr o no pueden ser comprendidas bajo una misma unidad_. de la significación: así.¡¡.[}'JÓn. \1.. no de II dt- . 216 217 .ntelKlr no puede «sigoiflCll' que d género l a el sll~/o de la demostud6n (o mis bien de la roocI. No es extraño.. U4 w [>ÓI."le C1ta lesis. t<ino que remita a la cosa misma-. afirmar que toda ciencia se refiere a un ginero es re· cordar que toda ciencia lo es de lo universal. Géneros por referencia a la «región. y no sujeto lógico de los Itri." . GI Cfr. a propósito de las . el polígooo o el trián¡ulo). lde que ArislÓlela emplea el nmmo tbtnioo (oI./iNciOlfts. 1024 b 2) o mllleri4 (5bl) Obid. el 'n. Ver más . 10H b J. ttlltriS.I7Q-J71. puo la f6nnula . (I¡:r&>pt~): r.. 2. ni siquiera al ascender hacia los principios. 208-210. ategorías como "l"uos.sKin de ideas. no hay que sobrepasar ese universal definido que es el género.. 339-40). en nombre de tI! principio condenará COIolTE m:i& tarde las teorías cmi!iv.. pue1. pbysique. po!" ejemplo..1(1 l". De esta manera."rO. '-K.&pi T' "'" Ver tambi~n más arriba. visto que 5e trataba del sujeto de la dtfinid6n...máarribo. 6. los fenómenos lumiDOSOl5 constituír:in &Íem¡m: una alegoría Sil.ari2mente irreductible a cualqu. BII\JNSCIIYICG se indignará . post..1.0.niba. ya tina cualidad.lairtedUCIibi1idaddeIOl~estiyalnunciadaenlasdivi­ lasatcsorlI$SUttdealldttlaraci6npn:liminard.:¡.1024 b JOa. U'.ú!~ ciUr. ya alguno de los modos que han sido anteriormente distinguidos» w. en general..como la expresión o el signo de la incomu· nicabilidad de los géneros: todo su~ como si d vocabulario físico del género no hiciera más que traducir de otra forma el resultado de los análisis de Aristóteles acerca de las significaciones dd ser... ftl 11 38.Ie Olro$ motiYOll.la luz: cA r>esar de todu lu suposkiono arbill'llrias. 2..iooes de . ••:.

diríamos que el ser.. más arriba. el menos susceptible de convertirse en sujeto de una proposición. De VerÍ(ate. En hvor de la claridad de nuestro designio. siendo el predicado más universal.. no hay género del ser ni. según parece. que la ascensión hacia el universal conduce..¡y dU~J. pp. 1 . +n L. llegaríamos asi al resultado de que el género participaría de aquello cuyo género es. el tacto. sino tan 0010 al sen/Ido común.. Arist6teles presenta este argumento bajo una fonna algo diferente. oH' T6p. post. i". ~ pa. más recicntemente. consi· derado en su génesis. 1 e. entre todos los términos. Aristóteles no se ha crcJdo eximido de dar una demostración expll\. BROcKER. Esos dos argumentos son bien conocidos.). p. más allá de los cuales no podemos elevarnos. en la distinción de los sentidos de la vista. han sido objeto de exégesis minuciosas y. del ser no puedc decirse nada. cn tanto que el universal siempre es s610 predicado). q. más sutil en este punto que Cornte. d tiempo (sobte este último punto. Catha1a). por tanto. Tal demostración se expresa en dos argumentos \le carácter técnico. tal como Aristóteles lo propone en un pasaje ya citado de los Segundos Analiticos: el descubrimiento del universal tiene como efectn. más arriba. TRlCüT. J.!. El ser se dice de todos los seres. ATi!loules.yaddtaclOop~ión. In Mel." . como veremos.siguen el uno al otro» (d.(CoursdtphilosopbitposililJe. En términos de 16gica clásica. todo cuamo e$ uno cs ser (aCCtc:il delos. 1.motivos. podrlamos observar junto con Aristóteles. p.• p. hasta nociones universales.136ss. «después. etc.ita de dicha tesis. La propia experiencia psicológica mucslra." ~1~' ~'l~'~ lJ :. exhaustivas ololt. Esta tesis se halla..En cuanto a la tercera proposición. porque la hay antes en la ualidad (o al menos. el pensamiento del universal se presenta como una serie de detenciones sucesivas: en primer lugar. 3.". 1'. resuha (le In definición del g¿neto: si el género es una totalidad cerrada. por tanto. el género universal. la homonimia del ser. si «no es posible que nad.). univoca OJ. IV. oI(l Mu. 100 b 1. 1. la tesis el ser no es un género será sólo una nueva formulación de lo que Aristóteles llama. entonces está claro que lo que es más universal será también lo menos esencia. «al afirmarse de todo lo que es». no a un universal único. de tal suerte que. en el limite. qu~ t<ln s610 une a condición de excluir. en particular. jXlra fundamentar la irteductibilidad de los géneros. 39. cfr. pues bien. . Mas. entre otro:. 218 219 . los resumiremos. De ~mma. lJ3 n. espedalmente Santo TOMÁS. lo cual resulta manifiestamente imposible. 197. l. p. Podemos hallar una confirmación de hecho de esta imposibilidad teórica en el análisis psicológico del paso al universal.3Irís~Jt~~44~I~ ~~i~~ d:~r:.ión hallamos en la sensacién y en la ciencia. que desde este punto de vista plantean el mismo problema.ar de la oone::á6n que ~tablccc Brunschvicg entre estos dos t""tos (op. una especie de detención del alma. teniendo lIna extensión infinita.ol. haya pensado. definici6n del ser. Con lodo.6 ~~. pues. rislole. del mismo modo que serM objeto de ciencias diferentes: igual Qisprn.cantidad 'J aca.o\~l(r. Q\I Cfr. a saber. 14' (ed. etc. la experiencia desordenada de lo sensible se estabiliza en esas primeras unidades inteligibles que son parada se produce en el alma. 418 a 17. por último. ROB1N.. En primer lugar. en rigor. ad (oc. que el ser no tiene contenido inteligible. y en contra de un platonismo que identificaría el Bien y el ser. En primer lugar.lO'} b 16. nos limitaremos aquí al caso del ser. Hegel recordó al menos uno de ellos.~ed~u'r~' 2. pp. la Edad Media las parafraseó a menudo 4-10. " de 10 Uno una idea universal y. pero que a fin de cuentas viene a parar a lo mismo: no podemos definir el ser+ll.ouO. Cfr. Pues. . expuestos en diversos pasajes de los T 6picos y la ilfeta/ísica.). '.:. el ser. 121 a 12. comodl'. Pues hay génAeros. resultarla afirmado también de su propio género. p. según vimos.· 432. en otros lugates. no se desprende con menor claridad de todo 10 dicho l'Interiormente. rancesa. No hará falta.}3. Por consiguiente. ell. la idea de hacer del ser el género de todos los seres. 121 a 11 ~ lbid. sino a una pluralidad de géneros indivisibles» '». pues ello s610 sería posible haciéndolo participar de un ~oero aún más universal (si es cierto que el único sentido utilizable de participar es: «recibir la definición de aqueHo que es participado») ol‫ס‬i<4. La Ihéorie platonicienn~ des ldén el dn Nombrn. 1. l. sin embargo. .. las nociones no repartibles (dV-8p~) y verdade· deramente universales» m. 170·174 ~ Cfr. que no se fcvcla~ a talo cual srnudo particular. t. ver Ross.. n. No obstante. interpretamos el género como la unidad máxima de significación. 6. ya que el ser y lo uno . n.... a fin de examinar su puesto y su valor en el conjunto de la perspectiva aristotélica. e inspira. insistir mucho en ellos. a. una nueva las especies. puesto que el género no tolera que se le atribuya aquello a lo cual es atribuido él mismo oI('i. es nula. a. pp.e l~é~~ ~i~~: tentes se ofrecen a experiencias sensibles diferentes (y no necesariamente a sentidos diferentes).. 2. aparece de entrada como contradictoria... en la rell1¡dad dd mundo sublunar) m Anal.. -oe Es decit: que no son divisibles en una diferencia espedfic"~ y un género más universal (dt. tlll . cuya incompatibilidad con el proyecto de una ciencia del ser en cuanto ser hemos indicado más nrriba. muy poco aislada en el aristotelismo. entre esas que se detienen en ella.1 de 10 que es univetsal sea esencia» 4C2 (pues la csencia es siempre sujeto. y. pero. 19. 13.oo. lOO3 b 23): !Odo cuanto es ser es uno. colocándonos en otro punto de vista. Si. pues. no parO':<' que ArIstÓteles.0'-106 de la'" ed.. +Il En todos estos argumentos se trata en realidad del ser y de lo uno.39).. Summa leof. q.. será. n. El ser.lfmites de esta «conver· tibilidad».. 1. todo un aspecto de la polémica anti-~la­ tónica: aque! en quc se le reprocha a Platón el haber hecho del BI\~n <cnt¡dodelojdo.lecc . tiene una comprensi6n que. que el ser no es un género. no obstante. J"• .

La raz6n i~vOOlda es: que si el género fu:ra nfirmado de la diferencia. se . .. sicndo .ser mismo no tS el género universal..s serian seres ellas mJsmas.¡J:::a~ probar que el ser mismo 00 es un género: es decir. 'NC' SQl] ••• los atributol más universalea que pueda recibir cualquier realidad individuar. tan sólo lleva . ya que todo es ser. puestO que [a racionalidad imp1icarí~ ya l. la imposibilidJ. que el murciélago es \1Il mam¡fe~o alado. es decir. eOO: sólo hay verdadera definici6n alIf donde hay f~n'" del género por una diferencia net:esariamen~e. y después a través de 1~ ~iferencia. 22. J. romo absmda. 2. SI. Si la definici6n es eUa misma exp~i6n de la escncia. o meJo~ dICho cómo distinguirlo de lo raciona!. '* lo &o" .. GeN..ll:ntes por sr (1 "lC:paradau 00 se le niega $Ólo . pues es un término común (ltolvli... eu:. debieran ser principios en el más altO grado. 1.. aún no se ha mostrado por ello que el ser no pueda ser él mismo un género. ~rra que el ser y 10 uno. y que el único animal racional es el hombre (si se quiere que la diferencia sea especifica)? Como se ve. sino que el . 220 22l . que se resume d araumeclO de esle modo. en lftlidad.a animali· dad. de que no hay género más universal que el ser.) y sólo existe en CUlUltO predicado ( IUlnrrr:[ill¡L'1)· . IO~3 b 17. La condena del platonumo en 10 que concierne • la doctrina del Ser . tesis inmediatamente justificada 11 uavés de un razo~len· tO de reducción a! absurdo: si el ser (para lo uno la demostraCtÓll es paralela) fuese un género.. Si la diferencia fuese ella misma una especie.Si al imposibk que un UniV'<:tSlI cualqujaa pueda aiJtir fuer. 2!rm.desea que la diIerencia sea principio de la espec:'Ílc:aoón.ristQ(dia. ciJ.es. Tal LOlposlbiltdad. no es posible que lo uno o el ser sea el género de . El e1111tulo de 1. en el caso del ser. 13~. tema .• l. sin duda evidente. ni tampoco más grande. Podrlamos sentirnos tentados a simplificar el argumento declarando que el género no puede ser atribuido ~ la d!ferencia. T6p. 11. 10" b 21). se haría superfluo definir al hombre como animal racional.ya que la definición coruiste en introducir lo definido dentro de un género cuya especificaci6n es.~:~tn se.. de este modo. sino que no puede contribuir a definir rosa alguna. sin mis.d de definir el ser resultará signo de una deficiencia mú radicaJ.1 Umíte 1 crlricr • 1. Ser. el género no se divide en diferencias. siendo d ser y lo uno lo... tal CXJllJClC\)eft(.. 141·142).. enlonces. pp. iY 'tI rapd 'td ".. Esto: arjl. ROBIN. .oo llucnro). da definirse no se concluye todavfa que el ser no sea nada. resulta mdispensable que no sea ella misma una especie del género 051. más radicalmente. 1·3. lo Uno afccu.=:a:em~y~~~e~~&¡aal:. es demostrada aparte en el h· bro VI de los Tópicos. su .' )1~. Tal demostración se inserta en d desarrollo de una aporía acerca de la determinaci6n de los principios. sioo mediante diferencias (0\01( ti!. ronfusión plat6nka allre d uní· .Ud).C~~d~~~J~'ccnc:nci6n.~~61.... distinta de lo múltipk (m..:n{ero~ (op. Ahora bien: eso es impoSIble.... U lhiO'ie pUtollkielllle des ldin ti des IJOlllb. concrtto5. mImili. en raz6n de que la noci6n misma de género univer· ul es contradictoria. 412.. la ausencia de una esencia del ser: «No es posible que el ser sea una esencia en cuanto unidad determinada. &u?Opd!. L.l w. lo que e8lá en juego es la esencia misma de la ~ini. . no oWI\ U1 Pero si bien se ha mostrado de ese modo que no hay género del ser. que •• B. ~ comidendof ((llDO uniVttSl1es (Mtt.-et$!l y la ~a. VI. por 10 demás. 45l Aa.: . 000lO WllI n::aIidad y de manaa 11l~ Jeri eso cierto ok k> Uno . ya que la extensión de oiados /lO es ni más débil..ramente resultante de las ooci~ nes mismas de género y diferencia..lo que más se afirma de la totalidad ~e los seres. !lO sólo que no hay género mis universal que d ser. que dima universalidad es vacía y que el ser no sólo es indefinible.. por ejemplo.UmenlO.. 10 que es válido ¡x¡ra ellos repacutiri sobre el univena1 en general. sería afirmado vanas veces de la espeoe: primero directamente. indivi· representa el pensamienlO de Arist6teles). dnd alu:¡¡opui!. 1.. presentada aqul como algo inmedis. sino • lo. Pero de que el ser no pue.1 ser yak> uno. Pero -mterrumpe aquí Atistóteles. 21. Pero. La precedente argumentaci6n sólo explicitaba el hecho.. .LES considaa. y de ahf sacaba consecuencias tocante al discurso sobre el ser. En la primera hip6tesis (que. duc. . e':l segui?a se ve que el género mamífero no puede atribuuse a su dlferenoa oiado. se confundiría con aquella espede que tiene como función constituir.. este Otro va a mostrar. pues. 998 b 21. a saber. /$lIbra. 6. las especies últimas. 144 b 2. ¿cómo definir al hombre.'. particularmente radical en el caso del M~/ . el ~ro le s:erla a~~ido a sus diferencias.. uniftTsales por excelencia... eJ:~rañ3 a él. A la inversa. es al lD2Cbo en la dr.. 'porque la diferencia C'S más universal que el género. SI yo digo. ve en ello un argumento sufriente COll1r:1 la atribución del g&lero a la difttencil. p. que no puede presentarse como definici6n del ser. rU al • la fonna como la hcmb. del 'nó" distinta a COlIIO atribulO. Según la eJ:eelente fórmula de Alejandro.. 730 b 8. conllevaría diferencias. de: lo.. as!. Lo único que prueba este primer argumento de Arist6teles es que se da cierta impotencia en el discurso. 730 • 71./b~.~f'a::~~ .tsr'ÓT1!. los seres. si es cierto que todo lo racional es animal (ya que el género se dice aquí de la diferencia). i:.. 2. al si.'SmCia$ subsu. si lo racional fuese animal.32. no el propio dd caso del IC:T (y UIlO). 4!l In Top.sobre la Ida. es decir -según la inccrptctllCiÓll . Cfr. · . a prop6sito de 105 cuales se pregunta Aristóteles si hay que buscarlos en los géneros más universales o en las más pequeñas unidades indivisibles. El primer argumento se fundaba en la universa· lidad del ser pu2 probar la imposibilidad de definirlo...generadoras de las especies' pero esas diIerencia.

Dos interpretnciones deben rechlUarse aquí. es sobre tOOO la de santo Tomás.• 1.:"~~~ecli:. desconoccr el sentido de la argumentaci6n de Aristóteles. eX lo finito (úlI.t t097. en tal caso. más universlll que el término más universal) significa. cI:Xurario. al contrano. Su verdadera signific:J. como sucede en el caso del ser. Por tanto. am~ cosas no se deben a la misma razón. Se inscribe dentro del designio deliberado.i exmnell ~1~er:~I~~~eri~. Aa loe..em. Pero.' st~~~i~~ej=r~J::l ~~~:\1~f~~~t~:¡S~1'~.'j.mba.absoluta•... 6.la de mamíferos. Santo Tomb parece confundIr en esre caso los dos ar· :~:en~n~rio~J~r:oyCO. . por tantO.~. la diferencia bipdo se halla en los géneros animal terrestre y animal alado).. Aristóteles dice sin duda que una misma diferenda puede aplicarse a dos géneros distintos (por ejemplo. significa hundir en la nada las diferencias del ser.en un géne. mediante esta reserva. asl como no hay género universal. lo que no se puede añadir diferencia algun. N~ . suprimirlo como ser en el mismo instante en que pretende aplicársele el vocabulario ~ Si le: admite que lo mú universal es principio en d mú .caao'!. la ddinid60 misma. 2. N~.. ello DO ocurnria porque el ser fuera indiferenciado. n~ ~.c¡ueIJo a lo que nada puede .. sino que las incluye todas. ba . el aspecto inverso de la absurdidad que Aristóteles pone de relieve: si el ser fuera un género. de hacerlo as!. Pero aunque Arist& tdes sugiera. con pleno rigor del término. de un gl!:~ro sio dif~a.1U~..a~~a:f:~lfdoasd d~i ~ non polesl Iddi Illiquid qua. como un~ naturaleza extraña a él.. m" .a. se convierte a la diferencia en una especie del g~nero o -lo que no sería menos absurdo-..¡Sm~:a~i:~~r~~~ :1 pC:b::al. En concreto: la diferencia no ese añade.. ' : . y aun· que tal formulaciÓll haya sido rttsumida frecuentemente en virtud de un deseo de simplificaci6n al. Pero las diferencias del ser no serian seres (ya que el género no se divide en diferencias).. a fin de cuentas.. enlClDCeS . tampoco hay diferencia universal. In1d.e-J (El. Pues las relaciones entre el ~nero y la diferencia. que podrínmos llamar positiva. sino.. en efecto. tu difermcias >crin principios en llllI)"OC" gndo que b: ab\eroI.=?~:: noc. y que aUí donde dicho Clmpo es infinito. =:a ser y tampoco puede 6te ser dividido. TuCOT. y por eso no puede decirse nada de él. pe!" modum ~ (-0'-. pero inrnediallUllcnte añade que sólo puede: ocurrir eso en los casos en que los dos géneros considerados caen a su vez bajo un género común (aquí el género tlnimtJ1) 456. ya que. de ah! puede inferi~ que. (B. si el ser no es un géne~. Noche de Hesíodo el Uno de Anaximandro e incluso el Bien de P1:ltón: la imposibilidad de un género universal. TIi M=~. la diferencia no puede ejerce:rse al faltarle un puntO de apoyo. pp. es deci~. 222 223 . si bien la significación polémica de la tesiS se percibe C?n claridad en cambio est'n menos claNs su alcance y consecuenoas verdade~. es ~ po51tlvldad . n. la diferencia tiene tan s6I.~~.ción es otra: se trata de que la diferencia s610 puede dividir un determinado campo. La primera..o sentido en el seno de un género determinado (por ejemplo. y cknunaa la confusión entre est05 dos aetOl5 lógiC05 como cláSica fuente de errores (!l.G':' m~'tt{ de Anaxágoras. al no poder conllevar diferencias.del sUleto y..~r. o de un género y una diferencia. 007" 1}. ~ es oerro ql:le el acto del discurso es siempre composición de un sujeto y un atributo. del que ya hemos tropezado con varios ejemplos.-ra ~16ceks.'" (las diferencial ""¡vr." ed. ro del g€neto. por desi&nat" . Hacer del ser un género. 144 " 12-V.bfine•.. al modo en que la diferenCia se anade a\ ~­ nero o el accidente al sujeto.. Así pues.. 998 " )1)." 11lI. f55 45Ii Ch. de interpretar en un sentido con~t~ntemente positivo incluso los textos más problemáticos del Estag¡~lIa. por otra parte. el aCCIdente y la especificación del ~e~ por la dife.li::l." aunque Akjandro lo haya hecho aplícito en su comentario a este pasaje G1. sino que es sencillamente 01"': hay alados que no son mamíferos y mafiÚferos que no son alados. Z. universal por definición.IeD?a: Anst6tel~ distingue incesanteIDenle la de/lnta6n ~e la pred. 86. Cfr.21.olMro~emo¡-¡. el ser no es un género.. no ucluye las diferencias... Desde lal punlo de vista. p. 207. un argumento de ese tipo cs. sirndo uf . o SelI. VI.• l.. t2..:1. conlle\'aria diferencias. pretender que el ser no es un género en nombre de In universalidad de la diferencia (10 cualllevatfa sin duda a la absurd:l consecuencia de que b diferencia sería. sino que divide. algo q..).. hI diferencia parimpar sólo tiene sentido por referencia :11 número). 30: _ .OlI el tema conS!llllte de Aristoteles. 1. eNo puede añadi~ al ser.ue sea. significa convertir nI ser. porque es aquello a. en una totalidad indiferencind:l. el OllSmo que lo gwaba en su pol6nic:a contN el 'O¡o. Consideremos. no pueden cltpresacse en términos de extensión. ~es~es:n=u: (~"aaomZ"'~~)¡ . porque tooa naturaleza es esenCIalmente ser como lo muestra también el Filósofo en el libro B de la Meta/Jsje. 3. " ~~~~liOO6 b 14-18. el . Aristóteles desea mostrar que. nl-1J)..lto grado. a la postre. hay de a~bmaflo en ~ paralelismo que establece entre la composlcón .:. según vimos.­ ~i~roJJ:~1t~~~'tf::d~~~t=~dcfl:. eX la Tóp. no puede corresponder por comple10 al pensamiento de Aristóteles.. a\ sostener que el ser no puede ser un géne~l>~: A esta interpretación puede objetársele todo lo q~e. serían no-sefCS.

~¡. la negación. «bombre ente» (ÚlV ilvtlpO:Oll:oc. pues no hay ente (o~) que sea el ser (ahat) de ésta 46l». la negación traduce la unidad trascendente y positivamente inefable del Uno.:oe.E. 186 b 1-2. o.. sólo CQnlleva una significación: la de ~encia. las dificultades del discul'SO -tal como se expresan en el reconocimiento del hecho de que el ser no es un género-. 7. semejante atribución sería contradictoria. 92 b 13 l. el añadido (.. pwyectan sobre el Estagirita esquemas neoplatónicos.ar ~c~:~~ i1~:~:: 7' "[ 224 ~ . ello no se debe a que sea más que un género..'" ~~ l'¡P l/YO:.. 9. pues no es un género» 4M.4: sólo tras haber respond.' " .. 0ó6 Lo mejor para con~en=e de cllo es comparar los textOS de Arist<$.. En cuanto a la interpretadón de GIl.ncia de nada (Anal. VI.). «L'idée du néant et le probleme de l'origine l'1ldicale dans le néo-platonisme grec». lo uno) no añade nada a aquello a Jo cual se le atribuye. 1. no solamente no puede decirse nada del ser. 1108..?2 h 13). ni podría tener. por otra parte. es sólo negación. buye a COnmtulI. 1054 " 18). pero las consecuencias son inversas. nada .. Barruntamos entonces en qué sentido buscará Arist6te1es la solución: si unaconcepci6n unIvoca del ser en cuanto ser (aqudJa a la que se apunta ron la expresión) ~¡. p. y.anadem.sON (L'hTI! I!f l'essenct.nunca es la esencia de nada.¡sg Ti> 3' ~ú~ ~úai'% ~u~.uiere mostrar que el ser no constituye. ?uien tradu~ cOy dvOpw:ro:: por «J1.: esta expresión no designa exactamente al ser en cuanto set en el sentido aristotélico. por conSIgUIente. ni con mayor razón invertir. así como la de la Totalidad presocrática. su crítica det Bien y el Uno platónicos. .:tclb~~~ deÍtxfi~r..adón de este pasaje se ha . el ser en cuanto ser es tan poca «maravilla» que ni siquiera puede hablarse de él como de un género único: la negación traduce aqul la no-unidad. 257.fp ~. la imposibilidad para ser un género. el uno al otro... {XJSI..ombre existente» y concluye de ah! la indisundón.te esctlCla y existencia. de estas conclusiones. 3. 19 Cousin ~ Cfr. se apunta aquí al ser de los Eléatas.lpa~mente a pmba! que lo uno y el ser se significan rec{procamente..!sición negativa libera al sujeto de la subordinación a cualquier esencia~. y a fin de cuentas negativo. la esenCIa de nada ~l Fis. añaden al sujeto al que se atribuyen (dr.2. Aristóteles mostrará lo absurdo de la hipótesis inversa: si el predicado ser no fuera vacío --es decir.: Gilson traducirla: la existencia) no es la ese. se sabe tambIén quc es. siendo entonces diferente del atributo.ido a la pregunta {exisu la cosa? se puede ¡nvesotra cosa. r'. por lo menos. 7. Ml!t. 38). En Aristóteles. La interpret. pp. es decir..t. sin disputa. Para Aristóteles. para entrar en la definición de cualquier cosa. ese «no-sen del Uno expresa que se trata de una «maravilla anterior a la inteligencia» (Enn.265.. pueda escribir que «es más hermoso atenerse a las negaciones» 4ó4 porque la pro[X. Amu. en Aristóteles. directa del principio más arnba recordado: el s<'1" (~¡. La tesis es literalmente la misma que la de Arist6teles ace[(. y a la postre habríamos atribuido el ser al no-ser. 2. en e! vado de los discursos univel'Sales: crítica que refuta de antemano todas las interpretaciones que. no hay un «más allá de la esencia»: yes más. no seda el ser.186 b 32 ss.€Vov) «un hombre uno es».tóteles. 3. un ser que.. {JOs/. En este sentidQ hay que interpretar. sino a que ni siquiera es un género. 460.31.remiten sólo al discurso mismo. sólo hay esenCia de lo que e>:iste (dr.. sino varias (186 b 2).oc. post. sino de esencial pobreza. Si el ser no es un género. BRÉHIER. nos parece proyectas sobre el. y por ende sería nÜ'ser. ni contri. cit. Si el primer argumento podía dejar abierta la posibilidad de una interpretación positiva (pues la inefabilidad del ser aún no prueha su inanidad).. co~o Gilson sugIere.delser que. pues nadie sabe lo que es aquello que no ~a:~de qdki::'~o P~ ~:.tpaGOecHc.) pues «nada difcrente se expresa en virtud de la reduplicación (€r:Q. 1. . a semejanza de la de Santo Tomás. debe entenderse que e! ente propiamente dicho oIó:: nunca es atributo real (Irltdpzov) de otta cosa. comentando e! Parménides.r. E. Hace un IDOmento. I. Sin traicionar el pensamiento de Aristóteles.los textos según los cuales hay identidad entre las expresiones «un hombre» (ele.Ao¡)p. y antes que nada la no-univocidad. una esencia. sino que el ser no nos dice nada acerca de aquello a lo cual se le atribuye: señal. C?mphca~o:m VJrtud del hecho de que se halla mserto en un desarrollo que tlende prmC. tiende a probar que al querer ir más allá de la esencia se acaba por caer necesariamente más acá de ella. ¡bid. ent. JI. probábamos que el ser no es un sujcto.) y «hombre» (ilvOpw:r. para Anstoteles. JI. <htlpw. JI. 89 h 3. el carácter aporético. que es un ntributo vado: el ser (como. 58). 4é2 Ti>&¡. VI. sino que conlleva una intenci6n polémica. 1 . En Otro contex.stagmla una t>roble~á"caque no es la suya: resulta evidente que. y no mediación hacia una esfe-ra que sería inaccesible al discurso. JI ' . 1003 b 2(. lo que se prueba ahora es que ni siquiera es un atributo. no sucede 10 mismo con el segundo. tomados aisladamente.1 225 .~~sC=d~ ~. 7.Va(¡lT. ~n Aristóteles.) no manifiesta ninguna cosa más» 460. 5. es decir.ser y. Afirmar lo contrario sería conferir a la nega· ción un valor que no tiene. ~:tlp ~y ronduce a absurdos. Pero la ar¡¡umentadón es precisamente como sigue: el ser y lo uno no añaden el uno al otm más de lo pues el sujeto.:~'::. y no a una «maravillosa trascendencia» del objeto 466. 4ó4 In PaTml!n.. en Aristóteles: aún no ha llegado el tiempo en que Proclo. según Ari.... 46l Ibid.at ~ ~~edZ:i~~dho~bare~~~~~lqn~i~~ en la (:scncla! ~rist6teles '). si la atribución de! ser «añadiera» algo al sujeto--. ningún comentario podría atenuar. cllo ocurrirá porque el ser no tiene una sola significación. to. no de sobreabund:mcia. Me/. «El ser -dice Aristóteles en un texto notable de los Segundos AnaIUiCQS. Lejos de probar. teles que hemos citado con aquellos en que Plotino muestra que el Uno no puede ser predicado ni sujeto..td~·'rJ~e~i~2 d~ ia s~ll. GY (AlI"I. Para Plotino. en particular.a del ser. "Por tanto. . Concluye Aristóteles: «cs evidente que.. reproducido en Elt/des de phiIosophil! antiqul!. que la existencia está anallneamente contenida ~':a (1¿~~~.~~r atalato~~~:~~e1~~:ll~b~ l:n~~~:d ~¡~~~~Ired~ll~~~ ~~e~s. en este caso. ..

pero nada impide que sea varios géneros. Queda. m Met. y resuelve negativamente. se vio obli· gado a introducir el n(}-ser en el ser . escurre el bulto -podríamos decir.indelerminaci6n pura. como hemos vislO. la tentación de interpretar los textos de Aristóteles en el sentido de una paradójíca identificación del ser y la nada.3.. una vez más. según parece.. Atribuirle una determinací6n Oun comenidoque creasen en su pmpio seno una diferencia· d6n. no es objeto de ninguna intuición. 115. no siendo el ser un género. el discurso ontol6gico. Consecuencia de ello es que un discurso perfectamente coherente. 'HUY diferente de la primera.2. WElt. Anaxágoras W e incluso Platón.¿Habrá que preferir. a saber. pensar en el vado. pues no por ello e! ser nos remite a la nada. es en ~alidad Nada. Importa hacer constar primero que dicha tesis no se refiere tanto al ser como al discurso acerca del ser: e! género. sino a la multiplicidad de sus significaciones. para tal o cual ente particular.87). Rechazadas esas dos interpretaciones. p. quien. el . pero el ser en cuanto ser no es experimentado.• Pero. .n. l. a 10 sumo. que puede ser experimentado antes de ser dicho. ". que le sirve para probar la falsedad de las doctrinas que llevan a semejante conclusión. precisamente. es e! lugar donde el movimiento universalizador del discurso tropieza con la realidad de las cosas. una impotencia de hecho del discurso humano. y 10 expresado por la tesis El ser no es un género es. Se halla exento de toda diferencia.. 227 226 . en los que hemos reconocido las cafegorías. una interpretación negativa. lib. [o inmediato indeter· míl1lldo. en la que habría que citar la segunda parte del Parménides y e! tratado de Gorgias Sobre el ser y el no-ser. Nada hay rampoco que pcnsllr respecto de él.. el fracaso de semejante esfuef'. 1. ni más ni menos que Nada~ (Ciencia de /tl /6g. Esta llueva demostración que. reza . sino que plantea. Pero la intención de Aristóteles no puede haber sido ésa: la identificación entre ser y n(}-ser es presentada constantemente por él como e! prototipo de proposición absurda. es la unidad máxima de significación.ctl. pues sería . pero Aristóteles añade: «El ser no es nada fuera de la esencia. una disociación así cntre el plano «subjctivo» o lingüístico y el plano ~1 Volveremo< a encontrar en Hegel la doble idea de que el ser no tiene esencia(esindefíníble)ynoronll~adíferenciaalgul1ll(noesunMnero): «El ser. ser es ". nos hallamos I'emitidos al descubrimiento fundamental de la homonimia del ser. por oposición a la investigación física de los elementos... la de la legitimidad de un discurso (es decir.. La pregunta ¿qué es el ser? se remite a esta otra: ¿qué significamos cuando hablamos de! ser? Es decir: ¿cómo se entienden los hombres cuando hablan de! ser? Lt investigación acerca del ser. a fin de hacer posible la predicación. 146-150 objetivo es muy poco aristotélica 011. es. HECEL concluye que el. Pero este resultado negativo tiene una contrapartida positiva.ser en cuanlO ser es la unidad de nuestras intenciones significantes. Eso de que el ser en cuanto ser no llegue a (:onstituirse como género quiere decir qoe su significaci6n no es única. como indica el propio Aristóteles en un texto que hemos citado a menudo.10541118. así romo de toda relaci6n ron cualquicT cosa cn el intaior de sí mismo. esta interpretación no seria necesariamente anacrónica. As[ se aclara por último. Podríamos sentirnos tentados a concluir: el ser no es nada. A diferencia de la anterior. y nada prueba en cuanto al ser mismo. En cuanto I ratamos de pensar el ser en cuanto ser en su unidad. 206 . Nada hay en él que contemplar. Pero entonces -se diráesa tesis prueba. Resulta entonces vano querer separar d ser del discurso que mantenemos a propósito de él: semejante separación es posible. significarla arrebatarle Su pu. un discurso único) acerca de! ser. y a su e!aboraei6n en la doctrina de las categorías. s610 se encuen- m aro más arriba la critica a Una distinci6n de este tipo..el vacfo puro. la cuestión previa a toda investigación acerca de! ser. más arriba.¡¡o Cfr. pues. El ser. pp. ~ Fis"I. La tesis El ser no es un género se demuestra además por otra vía. una investigación de las significaciones de! ser. Así refuta a los eléatas 4611. el alcance de la argumen· tación de Aristótdes. acerca de! ser es imposible. En la medida en que el ser se halla presente en el corazón de toda proposición. no tiene otro sustento que e! discurso que mantenemos acerca de él. y podría inscribirse dentro de una tradición de ejercicios dialécticos.ante la pluralidad de sus significaciones: géneros irreductibles e incomunicables. al ser ". discurso explícito acerca del ser. Así pues. excluido que Aristóteles haya podido resumir por cuenta propia una proposición cuyo absurdo le parece obvio. está libre de toda rdaci6n con la esencia. se esfuerza por circunscribir esa unidad.lO. a propósito dc'larrículodeE. concluir que no es nada? Grande seríll. ni sensible ni intelectual. O lo diferenciasen de las cosas eXlerious. y será especialmente Hegel quien recordará en esta perspectiva el argumento de Aristóteles -161."'l. a diferencia de la anterior. 1.186b4·12 ~69 Cfr. en efecto. entonces.. I:t cualidad o la cantidad» m. y que debemos examinar ahora. es hora de restituir a la tesis El ser no es un género su significación y alcance verdaderos.'sccción). tanto por relaci6n a su inlerior romo por relaci6n a Su l""lerior. que sólo implícitamente es discurso acerca dd ser. en rigor. o sea científico. Pero esa unidad se halla solamente presupuesta en el discurso ordinario. El ser no es un género.La place de la logíquc dans la pensée arislotélicien· 'In {p. Sin embargo. manchada de ncopLltonis· mo. La tesis considerada no se refiere entonces a la naturaleza de! ser. y.

podríamos concebir entonces una especie de discurso eminente referido DO a la esencia media. pe.. que no será d disamo propio de ninguoo de esos seres. ""luralr dd animal.. no hay gé~ro común de aquellas cosas en las que hay anterior y posterior. La voz tdma es un término vacío de sentido mientra$ no se precise: de qué alma se trata. UI12 ''a mi. 18: .. un doble filo. J. lo mejor es siempre anterior. no puede haber género de tOOIll las cosas. nero de las {~m. única incluso &l1f don<k lK) hay un "OTO<: común. pero no convendría con propiedad a ninguna. ..que «es sobre todo en lo mú perfecto donde se revda la naturaleza de la cosa. La lem del argumento lleva. 34.m.. Así sucede con los números y las f¡guras..d romo no hay discurso único dd número o de la figura. -. no es posible que lo que se atribuye a las mismas o:isla fuera de dlas.. Arist6leies empieza PO! terordar que . 1.I..'<Oao. las figuras podrían ser dominadas por un discurso común que se aplicarla a todas. o sea. ""1 [bid. a afirmar una vez mis la homonimia del ser. Pues ¿qué seria esa unidad en c:1 caso de una serie jerárquica? Si no conllevase mis que los cal'llete:res efec'ivamente comunes... es decir los más bajos. 210. (cfr. donde «no hay género fuera de las especies. sino a la esencia múima. 1096" 17·19. Con su habitual concisión..J' . J. JI. por Jo tanto. al caso del ser.¡"'. se apoya en una tesis de los plat6nicos. segun la cual no hay Uta dt aquellas cosas tn las qUt hay anUrior y posurior m.si de la figura. Nit. el ).l6nko.. )}. excluirla la perfección propia de los lénni&os supetiores de la serie. sino que hay sólo figuras: d triingulo. IbiJ. d cuadr:l· do. ¡bid. 00servaci6n tiene que aplicarse. en lugar de la definiciÓll común. 'j':ioo. un discurso común O. y cómo ha sido de hecho. no hay un Alma en general. 706 .. anterior y posterior. en d fondo.) ello sólo puede suceder del mismo modo que: hay uno a. y.El homb. Aioo cornn p.inóplQ generador (cfr.I de lodos 101 animales. y.. aquí el discurso común es un dis· curso vado.XS no se aplicarla a los términos inferiores. D~ illUSJu . cfr.. a pattir cld primer lénnino de la serie.o. 414 b 1911.. es decir.0 ""'~ como opuearo al punto de vista. en d sentido de una ddlnici60 común de SIlS términos: cLa definición común -<lice Alejandro. xo. El argumento posee.no puede significar 10 más perfecto. pues. AU¡A.en las cosas donde hay anterior y posterior. presentados en este caso como los términos de una serie. inversamente. 28. habida cuenta dd contexto (en que se trata de mos· trar la imposibilidad de un género supremo. así lambién sucedería con las almas que hemos enumel'lldo.Si hay del alma un discurso único (a¡..ES.. 999. o al menOS la inanidad de un lal género. <IlS. de manern que tampoco en esos casos puem m B.1 p"nlo de "¡sta de l.Alli donde hay mejor y peor..... Vemos aplicada una demoslraci6n semejante. 999 . en tooas las cosas hay mejor y peor.... I. 6. por consiguiente. sino que hay alma Dutritiva. que veremos cómo d propio AriSl61e1es emplea igual ugumento para proOOT una tesis exactamen· m lbiJ. no hay discurso rotDÚn de urut serie. de 1.. como han visto bien los comentaris· tllS m.al[I{>\l.. 706 b 10). Pero este argumenm dista mumo de ~ tan nega. D~ . ... alma sensitiva. alma intdcctual. Pero.'10. U·20... El. La consecuencia es que no hay una Figul'll en sí o un gé. 18 SI. realiza mejor l. por encima de: estas cosas o de otras. pues d ser no es nada fuera de los seres.tl"$ propuesta en un pasaje 'u. cte... .'&:: de loa euoicot). retorcido por los comentaristas. B... entQDI. De ¡gual modo.6T&<.. dich.boncbd. Pues en todos esos casos hay gradación de lo anterior a 10 posterior.. ~ no corresponde a ninguna esencia común que cada alma teprac:Iucirú al modo en que la especie teproduce d género: . dicha tesis se: convenirá en ésta.. pues esta vez La homonimh no nos remite ya a una yuxlaposición de géneros irreductibles entre si. ""crearle . que: no es nada separado de sus especies).e n el mú nalUn. sugerida por Aristóteles. J.. no Y' entendido como unidad gen~ria. del I.. al ser el último tbmioo de la serie animal. Sin embargo. y también con las almas. A. Ciertamente.ó~: hay una 'f"Iat. 4. o de lo sencillo a lo complejo.scar. ~ la FJ. Pero vemos lasnbitn cómo uno concepción mú flaible del .. el cual. zados de acuerdo con su grado de ..i". 6-9: SUUA. Aristóteles se limita a decir eso. volverla de: algún modo a los términos subordinados.vo'.oT0'.. si asl puede decirse. de las almas que hemos enumera· do.lIim"¡. tivo como el anterior. Esta interpretación era tan tentadora. Y Iras haber recordado que así ocurre en d caso de los números y las figuras. Vemoll aquf el punlo de vis.".. .mi.."lo. iocluyese esa perfecci6n. ro d Alma es nada tampoco (uc:n.6-16 de haber género. Yes fácil ima· ginar cómo podrfa ser. "1. m Au:J~Nl>ao. tesis que se aclara fácilmente si recordamos que la Idea plat6nica es la unidad de una multiplicidad (i~ hi :tonílov).oT. sino a una serie de táminas coordinados (si nos atenemos a la analogía. según parece.n.. tampoco 10 hay dd ser. en el sencido de que el hombre. aro AkIS't'Ó'rU.. Si.IO Cfr. IilXtitíco y pl.. 229 m <IlS D~ JI.mclJ.. como género poseedor de una esencia propia oI1Ii. en el libro B de la M~'Qfisj¡:Q... '?l.gUra no es ~ fuCl'll (npd) dd triángulo Y de las otras figum que le siguen. al caso dd ser. Por eso es ridículo bu. Transpuesta en términos aristotélicos. t:1ll conforme con ciertos principios de la fi1osoHa aristotéliC>!. 228 . 16. jerarqui. observa: ... pues entonces no se splicarfa ya a lo menos perfecto. de perfección. Pero también podrla decirse _y AJejandro no deja de hacerlo-.. 4.). con los números y las figuras) y.um.

en el plano del discurso.ndo Arist6teles h:lbla de las es¡xcics. que es la posibilidad de un diSCUM coherente acerca del ser lo que. y otras veces. 1004 _ 4. «para cada género._ ~esT~d. no se trata sólo de una «inexactitud. declarnrá a 10 uno objeto de una ciencia única. recuerda su doctrinll constante: «Result. de una simple falta de propiedad que sólo afectarla a la expresi6n..a que el ser y lo uno conllevan inmediatamem~ (~i>lJli~) géneros. <Q <$) u~ y oI&l oIlll r. Rffillt. lo que el género es a las especies. si no fuera que esas dos series de afirmaciones están situadas en dos phnos claramente diferentes: un04 exp~ un . afirm:l expn:samente lo contrario al comienzo del libro r de la Mtt4/isica. a los cuales nos remitimos en cuanto ¡nten. _. COlDO pretende Alejandro.. -~r 2 1004" 2 u.:~~~~Sl~~: Jd Üb~~tenIa a lo largo del desarrollo.ria. lo que sólo puede querer decir esto: el ser y lo uno no existen ellos mismos como géneros.. tras haber hecho constar que . 230 . La contradicción se manifiesta. sino como partes de un todo que seria la filosoffa en Rettera1 o ciencia del ser en cuanto Stt. una vez admitido ese otro principio de que todll cimcill u 't/it. Arist6tdes. y hagamos constar que. y es indiscutible que tal convicción inspira el proyecto que ha dado lugar a! nacimiento de los escritos llamados metafísicos.ón prorumb ck SU ditcon:lll'lCia con la doctrina habitual de AtlSl6tcles. no hay mú que una sola ciencia.~:i<. sino. cuyas partes son la filosofía primera y la filnsofla segunda 417. por el conUlU"io. CIJ.EJANDRO...i6n y medir dicha coouadicción. por el momento. muy • su pesar. hiciera constar la oo-univocidad del ser }' condurese. as1 también cuna ciencia genérieamente una tntará de todas las especies del ser en cuantO ser. en primer lugar. 2. según hemos visto. donde: Aristóteles invoca el principio según d cual.:Ilci:~l~~~) =~:I~~~h:~d:l~~~l:t:x~~. de Ullll inversión total de su doctrina ordin. Debc:mos ahofll dar cuena de esa justifiCllC. lo que est' en juego es. antes de tratar de c:zplicarla. a An de cuentas. que. la gwn'tica.smsación. sin duda. Aristóteles no se COIltenta con afirmar esa existencia: la justifica mediante argumentos que contrndittn evidentemente aquellos otros que 8 mismo ha acumulado y que nosotros acabamos de exponer.nlÚ. la otra se apoya en an'lisls precl$o~. Sólo entOOC't5 la fi~a primera y la filosoffa segunda DO aparecerían ya como m~mb'lI dlS. al'. suficientemente establecida en virtud de la primera Krie de argumentos. ...t 11 un glnt'o. yl1.¡e (. Ahora bien: si se quiere que esa filosofl. pc:~ que.Ul (_á loe. Equivocación tanto más asombrosa por cuanto AristÓteles. lo o. De momento.e "menor. Un px:o más adelante.. 28 2.hay tantas especies de lo uno como dd sen. respecto de los objetos de las ciencias subordi· nadas.. sino que cada uno de ~llos tI varios géneros. del ser. la irreductible dispersión de las «6l0s0fias.:nidsernilouooetltr&llaluddinición cklu('llt~(PuesnollOtlelgénerodeluOlIqOri . ~ mmdu.:I.-. Como se ve.. ). a la tesis negativa de que d St. si el ser y lo uno no son géneros?".tendremos a estos últimos.: «El estudio de b esencia de estas diferentes especies sen{ el objeto de una ciencia genéricamente unn 011.. asi romo no hay mlis que una sola . en un texto del libro r. la unidad misma de la filosofía ~ ciencia. la única conclusi6n que puede e:uraerse de esas dos premisas es la de que no hllY citncill dti u.1 que es el lÍnico que puede dtmos la dave dd paso. Ibid. El mUmo túrnino 16%:. la aritmétiC:l. estudia todas las palabras. 2·9) romo uno imerpoJoci6n. no tS un ginuo. y concluyera de ella la unidad del ser. 249.. etc.. . ar H 6104. Y Aristóteles obtiene Atengámonos. r. con d nombre de filosofb. ciertamente tamos pensar el ser y lo uno en su unidad. y sus divisiones específicas tratanÍn de las diferentes especies del su» c.) ser uno. definida. son irrefutables. con el objeto de afirmar la existencia de una cietxia única del ser en cuanto ser. PM~ indiCllr en ambos CUOI una relación mal. ud"Y"' lo rdación de gb>ero I ~pecle o de CSpllCle Sin embargo. asl también hay una fil~ sofía en general.. en gcntnll no seB la unidad puramente verbal y vacía de dos O más ciencias cuyos dominios serian inromunicabJes.?he. cuando Aristóteles extrne por fin la cooclusi~n preparad:! por todo ese desarrollo: asl como hay una ":I. • tra\'és de estas consideraciones aparentemente tú:· meas aettelI de la cuestión de saber si el ser es él mismo un g6\ero o se divide inmediatamente en una pluralidad de géneros. un ideal. de cullquitt modo. es~ ilqul en cuestión. como veremos..¡Imm. lOOJ b 19 n. Ocurre todo como si Aristóteles proclama~ unas veces didla unidad de la filosofí.tem~lIca cuyas partes son la geometria...espe· As! pues. extraño que COl.rafieza de estos textos: ¿cómo se puede hablar de especies del ser y de lo uno.. unas lincas más allá. liendo .. No habrÍ:1 salida. l. Del mismo modo que una ciencia únia. pues.«tll. Desde hace mucho tiempo se viene observando la ext. es preciso que ella misma posea un objeto único que seB. . lOOJ b l'. J'ss. La razón profunda de Kmejante inversión se deja entrever algunas lIneas mú adelanle.1 mOltrn la rv. <&s.) COIllidtre esle pauje (1604' .porelloltdirique de cada calq. nos ll.

asl también suettle en los demás casos. Un Illillisi. olI'I. refleja lodas las difICUltada de la meuifsica aristotélica.ege~:~i=n:. Situaclas en el movimiento g<:nl'ftl del p""samiemo de Aristóteles.enl. es d«-ir. y con razón. cuya sola 8USC'ncia impcdiña hablar de una ciencia única.s praentadón no es . corrige esta primern afirmación: cNo es la pluralidad de significaciones de un término lo que le hace objeto de diferentes ciencias. no se contenta con una contradicción ci uvnaa a : . ya que la idea de un género. sino sólo el hecho de que no es nombrado por relación a un principio único. pero pueden concebirse ciencia de ese g61ero. ~ ~e\v). ea decir. -.rla ~ él nUlllefOSall :: fbi::.rcils de ronjunto. La dificultad se ~. por otra parte anunciada algo más arriba.t~~~u:i~m~i~~a:~::~~~p~~ rontradicciones. lo que sigue 5ienc!o lodavfa una bUKlueda. como hemos visto. que: htmoo t~ido Y t=d=nos a mmudo ocal. como lo en en el libro n. Es. y [JlJnbién que sus ddiniciones derivadas DO están relacionadas con una significación primordial.rro~v). Este pauje ha sido considerado siempre.por¡~. acerca de una región circunscrita por un término unfvoco. 232 233 .i6n de citar. porque pareo: aponar los dementos de una solución: la ciencia del ser en cuanlo ser no seria inmediatamente universal.a.porltiu.quvov es [JlJnbién un 1:pO~ iv kqÓSUvov. evidente que compete también a una sola ciencia estudiar Jos seres en cuanto sues.Ua:::'~ Este Cllpftulo 2 del libro r. aJlOlte(\"l1 como . también constituyen un objeto as! cosas que se dicen por relación a una naturaleza única (OZ:I''.. 1:'3 ·/12 11I. infinitamente más sutil. de dicha unidad una nueva justificación.quí exp1fcitameme . sin embargo. pues. pero irreconciliable con la precdente w. Pues no sólo hay que ver el objeto de una ciencia única alU donde hay un carácter romún (ul' h l. como lundltIJlentlll.. Jdt:.. en virtud de que I.Ari::\~°. esas ~:~/J:': ~~~v~al:t. pero pueden concebirse otros tipos de unidad que no sean d del universal: aquellos que Aristóteles designa como u"iJtUl de referencia (ta =po:i~ h) Y unidad ~i.. estilico que opusiera una tesis a OIt'l1 tesis desvd.es contradictoria. será entonces justamente la que había que demostrar: cAsi como de todo aquello que es sano DO hay más que una sois ciencia. Pues bien: sabemos que c:I $er cumple precisamenle esa condición.. m. romo pandas provisionaJ. y enlOlt«:$ el exegetl "" siente !fiItado • interpreta! como I~rl. Algunas líneas después de recordar que sólo hay ciencia una acerca de un género uno. <kntro de un. no obstante.es contradictoria.Aristóteles. pues si es un oz:oUtrloo:' "kr. dona. pues tales cosas lienen en cierto modo un carácter común cHTI:'t"cll =& '¡vI. La ronclusi6n. y sus signifkaciones múltiples sólo son significaciones del $er porque se relacionan con la signJficación primordial de esencia.

~us «dIlemas. 109641 t7 ss. como hemos visto SI. podrfa roncluirse que no hay ciencia dircct~n~e esta conclusión. y asemejarse: a una . que' d ~IO aquí inVocado por Aristóteles para justificar la unidad de la c. o más sencillamenle: sus aporías. En efecto: en dicho texto. ya que un:l ciencia en acto de toda. I.i:~ ~~:e~u~~:ca~o~~o~cij~~f:a~ Nicómaco no deja ninguna duda aceral del posible uso de tal argu· mentación en contra de la posibilidad de una ciencia única de Jos consecutivos.as que del lado del «género.. Que. Nic. t ~ ':n~q~~r :~~~~t~~~~i~~~'=~~~ Es forzoso ~r conuar en primer lugar. de donde. no es más que un brote y acci· dente del ser). ]aeger 11 las «contradicciones. Eud.a. m~o Irriba.enaa del ser en ~anto ser es d mismo que. que por lo demás Aristóteles msmua con una reserva que contrasta oon la seguridad de sus comentaristas. JiCIl hay una ciencia única del ser porque el ser ron5tituye asimi!mo una serie. En una palabra: es la doctrina del ::pó. no podría haber Idea común a estOS diferentes sentido!. 8. la que ha ~nnitido al arlstotdiuno. y. ett.-.0r. el conocimiento del principio es al mismo tiempo conocimiento de: todo cuanto deriva de 8. Se ve. al menos. conSt1l~rse como sIStema a los ojos de la posteridad. Y lo que es por sí y la esencia son. 2J4 . Pero también abe imaginar cómo el conocimiento del primer término puede valer mediatarneote como conocimiento de la serie entera: 10 anterior es principio. dentro de un saber único. en sentido platóni.: la ciencia de la oca.demfs. .101 Cfr. en la MettItí. r.sentido aristotélico. Alistóteles critic:l la Ide:l platónica dd Bien. que' en la Etfca Il NicómllCO no hay ciencia única del Bien porque el Bien constituye una serie. acaso me. lor JUez en este punto. 00. de sus deducciones. y s~ ~bargo. pnnClplO debfa buscarse mlÚ bien del lado de las especies últim. un aUI?r lan.mala tragedia.. anteriores a la relación (que.-. Hemos visto en virtud de qué rozones no pueden comprenderse dentro de una definición y..4. inspira toda la Lt "" El. de las dos enfrentadas COllC'epciones ----eomológiea. Pero no baSt:l con bacer constar la contradittión. una vez más. ello sólo puede deberse a la razón mlÚ arriba invoatda: si no hay ciencia única más que de una Idea única y el Bien no es una Ide2. 12t7 h 32 SlI .m:ís universal. a pesar de sus «con~lCC1oneu. la ciencia de los principios de t~as las CO!llS.o úniC? y primordial. de aqudIas cosas que conllevan ~~enor y posten. de este modo. la cienci:l de la virtud no es la de lo útil. i~ hTOIl~~~" y la concepción correlativa de una ciencia «universal por ser pn~~. plantea quid tantos problemas como resuelve.JaJ.. volviendo en contra suya una doctrina sostenida por los propios platónicos: «Los que han introducido esta opinión die las Ideas no formaban Ideas en Jos casos en que se hablaba de lo anterior y lo posterior (por eso ni siquiera imaginaban una Idea de los números).. Como observaba Alejandro. Pero un texto de la Etfea :t:tnLtj~e:~~~:~ ~~e:de:ene:ll::"ta los f~ de la inves- 1 • 1 ~ li~: tfJ7~ ::r:. términos que componen ura serie.. es tan poro extl"llña 01 pensamiento de Aristóteles que. Y si hay varias. ~ lbid"l09641Jl ~ Cir.o. pp. Er. Sólo así pudo ser supe~ada. por naturaleza. f .de la metafísica 0lIt.I096 a J2. si es que existe. en otros pasajes. Pero el bien se dice en la esencia.. triunfante por flD. 10 cual resulta confirmado. concluye: «PuestO (lue hay una ciencia única de todo aqudlo que se dice según una Idea Ílnica. sensible como W. las cosas es imposIble.4 oo. en potencia. Hasta. ~e la obra . en reaI. en la cualidad y en la relaciÓll. Es mejor comprender poI qué el mismo argumento ha podido ser invocado en dos ~tidos opuestos.. la ciencia de todas las cosas sólo puede ser. igualmente habña [según los platónicos) una sola ciencia de todos los bienes. que des:urolla a p~"lr de ahl la serie infinil:J. sino a fin de mostrar que la natura!ez:¡ dcl. pero. "'. esta pretendida soluciÓll. le oo~ucfa a la soIucÓll conlrari. y deológica---:. en efecto.siÓll no es de la justa medida. la decepcIonante ImpresIón de «rapsodiu que Kant. lo es.cia comlÍn 11 U? t~rmin. ~ gtnero. por la observación más inmediata. -.:a idea de un saber instalado en los comienzos. en ... bay varias. entooccs.anstot81ea veNi en esos textos la síntesis. Aristóteles no se detiene aM. entonces no hay ciencia única del Bien. No hay Idea. siendo el principio aquello en cuya viltud todo el restO existe y es conocido. Iras recordar ql'e el bien se dice en tantos sentidos romo el ser. más en general.• 1. It '¡ ¡ .. descubría en el fondo de la doctrina de las cat~goriasj sólo así el universo de Aristóteles pudo sustraerse 11 la crftlCl1 que ~I mismo dirigía a algunos de sus am=res: la de ser «una serie de cpisodj~ .

r la poslbiltdad de una ciencia úniOl incluso allí dende no hay g6¡ero. Ahora bien.~. lo que se dice «por edación a una naturalez:l única:. oooclusión • las premisas SOl.: aquello de que todas las cosas . :á~~~.lop~ ~l~a ~~: ~~ ~Ll~~~ t~/f~ ~~~h.venal y primera.t'A':~":~~e5Am:~~I-:. desde este puntO de Visl'.dependen.YCl)JltI. lo que hace es tnIducir el cankter necesariamente fragmentario de nuesuo discurso attrca cid ser.por me· dio de lo cual. La primacill puede tener valor universal.r. anade: «Ahora bIen: la ClenCla se refiere siempre principalmente a aquello que es primero. T~as recor?at .: . ~h:sSu.. de algún modo. ¿se cumple una condición asl en el caso del ser? tPuede decirse: que la esencia es el principio de las demás Clltegorlas. !a pn~p105.d..al 'Z:p.esa manera de ''el' las COUli. y .efectIVO proceso de pensamiento del fil6s0fo UIU solucrón que" segun puede comprobarse fácilmente. apljao:b. A-l..d CIelo l' la natur. pero en cuanto 1111.. aun cuando.rdaderamente convincente esta explicación? 0.. de lo que depeooen (f¡pn¡tat) todas las cosas. y si. a atenuar el alcance de sus análisis sobre el T. que la ciencia cid pnmer término de la 5ent' puede ser a la \'('Z ciencia de la seri<. si ambas cosas se identifican. IndlUO comge ese airo principio 'SegÚn d cuiI tocb ciencia se refJere a ~n género: en realid~. tIr.p¿~ h ~TÓIUVOV: asl.I~u~dl~'r:~~~nc%1:'~~r~ci:o~~tos05p: acaso conceb. concentra lOCb la ambigüedad que: Aristóteles habla reconocido pri. tdÓflde enCOntrar dicho discurso en AristÓteles? Sin duda.o~~u~r~~I. partieooo de ahí.m la~'.pO~ lilav 'fUClty) es asimilado cen cierto modo» a «las cosas quc tienen un carácter común» (nO'ty lq~Ii. Pero ¿es ve.~:'¡~. aunque sea «en ClerlO modo».4)? Las demis categorías remiten sin duda a la esencia.:::~b ~. y. ¿q~é es lo que 005 enseña? Que: UIl:1 ciencra ~ ser a ~ tiempo uru. la ciencia no se re:íiue tanlo al género conSI~ en su extensIón como a lo que en éJ hay de principal (lo que Anstótcles llama los axiomas válidos en el intcrior dc ese género). no es más Importame. en uno de los textOS dcllibro r ya citados.lI6'¡y HT~Clllat designaba en Aristóreles la relación de sinonimia. no siendo ya equivocas.. en~~ d filówfo deberá aprehender. pero con la condición de que la universalidad se: deduzca de ciJa. mQ aniba. Así nadie poodnl en duda que ~eda haber un~ ciencia ~ númc:ro. se comprende que la ciencia del ser pueda ser una considerada en su relación con las demás significaciones del ser. y. que de uni?a. como hemos viSIO.~ll. bían vmo los plalÓflÍcos:.. 1M 11. que éstas se deducen de ellas? Responder a estas p~guntas con la afirmativa significaría desconocer lo qut' hay de aporético en la doctrina aristotélic~ de las cate· gorlas. (~t '6) se dice que son lo que son. enlences. por dio. 76 b 12·23. No es de eJl:tranar.que el ser es un T. g~riCll. En e. nador. y las causas» s.ación de dcpencIencia e incluso de producción (a. p::lr mdio de lo cual (tl'6) son éstas nombradas.. que." 236 i:. creao::. pero no al modo en que el producto remite al generador o l. pues.~~fd~: Al. por lo menos. 2J7 J .dlaacci6nde deja abieno Ioa~en ¡" dauounción (sia>doloaarioJnat1a5 prlroeru pmnisasindemcJlu2hJes que ri¡m toda demoatrKión en ellK:DO de un ~ detmni.'. no se podrá decir.~~7~n~~ r. (T.2. y.~. los numel'O$ constituyan una serie y 00 un ~ro. Pero ¿puede reducirse asl lo que en atto lugar Aristóteles describe como referencia (:tp. la. sino tan sólo una serie. Pues bien: ya hemos visto que la expresión 7. Pero. podemos incluso pregumarnos si la idea de primada. ¡.o.' ~ dio con una condición: que: lo primero sea principio. él nos presenla la esencia como fundamento (dPX'i) de las demás categorlas 'lS. POli" J.~~ .~ón del ~ber demostnltivo expuesta en los S~gll"Jos Al1afiJico~. En el lími~c..Iamos de lOmar al pie de la letra esa declaración. s610 mediatamente universal: universal por ser primera.orusta.p~~ iY ).m~:ci~'~.. 1003 b 14. Si ello es la ~l1C1a.:r~is:ri:d~ ~me~ol~~afi~ . sigue siendo pura~Ie teórica. mero al término S~. las calegorlll$ se: dicen lodas por respecto a la esenci.~~e~A:t%d:t~r~:n:l~ f:¿~:ci~ w: L¡sl~tJ~Jq~ ~~=I. panir de las esen~as !os pnl1C1plQl1. lqojIiIYO"'. a las !OtArist6teJes~mediantc:¡"misma~a. más que autorizar una visi6n jerarquizada y en definitiva unitaria del universo. para la concepción aristotélica de la esenCIa. serian in· mediatameme aro:sible:s al discurso. que Aristótdes insiSta sobre este n.. La ciencia del su serl. pero esa relación con ella sigue siendo oscura y. Sin duda. que dé razón de lo que viene después de ello. como lo .pora>n~imt... se oponía . r.IT¿¡lIVOV.. es meros ~~. :NI ar.~~= u~ p:n~ n::a que .~) a una simple rd. es edcir.primero. Cllda vez que desea insistir sobre la unidad de la ciencia del ser en cuanto ser..feao. e intentamos fun»J. Es característico a esle respecto que Arist6teles se sienta tentado.a JepellJ~1I (~I"'l"~') de semejante rrincipio.. Pues tales relaciones. es decir. como ya lu:. (se ap1Jca verdaderamente al caso del ser? Es raro que los comentarIstas no se ~ayan planteado estas preguntas y no hayan confro~tado con el.alt'l'. pp.uevo aspecto d~ la ciencia (y no ya sobre la exigencia de unidad genénca) cuando qUIere demostrar la unicidad de la ciencia dd ser e~ cuanto ser.

pero. al menos. l.tacto ningún otro scntidoe:riste.. 238 239 .¡~rad~¡n a:~~jéo:. por tanto. o sea producto -sin duda-.'<X1o oompetidor de. p. en un plano aun más fundamental...n:if1. la debilidad del argumento de Aristóteles según el cual la ciencia de la esencia sería universal por ser primera: pues no basta con conocer el primer término de la serie para conocer la serie cntera 1II. sin duda. 510 Se trata.~d~~~' ?p:":. la imposibilidad de aquélla: si es cierto que el ser no es un género y que toda ciencia es ciencia de un género. Nos ha parecido mejor método el de buscar las ra~ones filosóficas de dicha ausencia. Et. ni un ¡¡'mi ni un a. 190. efectivamente. para intentar justificar la unidad de la ciencia del ser en cuanto ser. hay entonces incompatibilidad entre el ser y el discurso cientfIico. hay que conocer la ley de la serie.:: del -¡. (por cJemplo. dentro de la ambigüedad del pa_ pel fundamental que la esencia tiene. aquí no puede hablarse de generación o de producción. lo cual quiere decir que cada término de la serie ~upone e~ precedente (asl. bam el punro st oblt"drlÍ" las demfzscilltgorfaI. mediante su especulación efcCtivll. WE6E". sin duda.>(.raLa~n~a:n~~~~~~:~tt~~~~~~~e~:~~~~. Así. entonces tampoco podrá intentarse una deducción de las categodas a partir de la esencia~. pero una unidad que es ella misma equivoca.1096 il2l. pero 1<1 e"ncú puede ex. pero en modo alguno se advierte cómo podtla realizarse en el caso dd ser.~E~TptÓ"t"') de la esencia!(lll: re-brote.. En el mismo instante en que prodamll la existencia de una ciencia del ser en cnanto ser. desembocamos en una irreductible pluralidad de respuestas: la esencia tiene tantas maneras de fundamentar como categorías hay!lCll'>.). 51.(lbI/m" de la philowphie ~~":. 2. 336 (a propósito de r. SClltldos.. 298). es la referencia oscura e incierta que.¡sa el. es decll". del que Aristóteles nos dice en otro lugar que no puede haber ciencia.. una ciencia primera.á ni una relación de atribución ni una relación de deducción.--recon~truirlo~ (ibid. 3.: ducir luego a sus análisis anteriores.. por lo tanto.en la. Ni atribución ni deducción: ninguno de los proc<. como sugIere A. ~sicmpre l? anterIOr es~á conlewdo en pot~nCla en aquello que le es consecutivo. pero dt filC<J"sidtrillióll de la estnáil nunca SIl De h""ho. acleS\l6 Gr. a despecho de las dcclarnciones programáticas de E.('í'uá~t) y un accidente (OUP..dimiemos del discurro cientlfico. y. y Rn'lu. mejor aún... ~in el.e:~o ~~r'ti:el~ ~~¡e~=:~~::u.. es decir. accidente.planta principal. Podríamos. ~e ~:be":í. . es decir. no cabe llegar.:: €~ /.. en el cuai habrlamos podido esperar la perfecci6nde !adoclrina. O también. enleramente convincentes: ya no se puede vacilar más entre declaraciones programáticas.. pues bien. 1.. p.. la relaci6n. !lB más. ÜWEm.. de las categorías..:po. asl.•. p. pero que brota aparte (J:'lpoi) como una especie de réplica debilitada del generador "0. puede dectrse a propósito de la . Vemos. n. las ealegorlas segundas no pueden eXIstir ~in lo esencia. entonces. el rnál18tÚo en el <. .~gc7¿~~rJ~r¡~:d~~ rJ. y. de tal modo que volvemos? encontrar la irreductible pluralidad de las categorías. ~sin alma nutritiva no bay alma sensitiva. de una relación tal que la unidad generadora pueda ser reconocida en la diversidad generada.~ Imprc~iIlblc por respecto al prece<!ente..mes y despué. vu: . y cuyo sentido habrá siempre que «buscar•. diccionario de Bailly. no se ve por ningún lado cómo esa ciencia es el mismo tiempo universal.. a fin de cuentas aisladas en la obra de Aristóteles. Por consjguiente. más arriba. la . pues no mantiene relaci6n alguna inteligible con su sujeto. Aristóteles manifiesta paradójicamente. Nic. en <:lereo '. 4. no pueden ser. Eso es lo que haceoonstar].rr6I-'E·IQ~ no es. rival (Ii.emejantes intentos (espccialmcme en Santo TOo lruÍs y Brenrano). (The Doclrine 01 BeinJl. y análisis que están inspitando la efectiva investigación del filósofo. que es «como un rebrote (J::'lr.~=i.). el alma nutritiva C'tiste sin el alma ~en$itiva: asimismo.tladttlátcro o el alma nurritiva en el alma ~ensi.}4 y 65·66 SOII Acer<:a dd fracaso de . hay Sin duda en Amtóteles una ClenCla de la esencia. mi~lraS que~ taCto "". siendo así que la esencia no puede bastar ni pata .) !'ni A=a de la~ rclaciones entre deducción por una parte. de escisión: paddamos aplicar al conjunto de las allegarías segundas lo que Aristóteles dice de una de ellas. las demás cateorÚls en la esencia. halla aplicación en el ClSO del ser.o~: 1(4). Con tooo. 335. 414 b 29 S~. romo la universalidad de lo que es se deduce de la oon~ideración de la esencia. hay algo más en la conclusión que en las premisas. dr. de un «brote que parte de la I"l1ÍZ. dr.s t~~t~~S1r::~ 1 ¡ ~17 !:..damenUlr. una inrerpretación que espera de Arisl6re!es que éste ponga en prnctica ~us declaraciones aceta! del carácter fundamemante de la esencia se ve obligada a m. Mutatis TIIU/andII.r::c~ú:o d~s J¡~~a. habría entonces que . tal y como Aristóteles 10 describe en la primera parte de su OrgaJlon.t~o d¿i~?ci:eg~~. ~erie. llLís arriba.ri6n y j>Toduce¡ón porot:rn. asegura la unidad de las significaciones múltiples del ser. no ha llegado a Japostcridad. 190. al contrario. Bien se advierte cómo esta última condición se realiza en el alSO de la ciencia del número o de la figura. El -r.stc ~in 1m otro. pues es aquélla la que pone de manifiesto la fecundidad de éstas. decididamente.El daarrollo proyectado.. la ciencia de Jiu Clttegodas segundas pl'CSuponela ciencia de la esencia. o. añade Ari~tótcles. Cl6n· todo término es queSt~o . por tanto. a la pérdida de ~u parre "po'lili. a cuyo propósito habla recibido dicho principio su primera aplicación. aun cuando los comentllristas hayan puesto el acento constantemente robre las primeras. si es que la deducción consiste en captar mediante el discurso dicho movimiento generador!J(f/. hay algo menos en las categorías segundas que en la esencia. 415 il 1).onocer que di~ho fundamenl? n~nca queda esrableddo ~n concreto. más arriba. quien mribuye esa ausencia al ¡nacabamientu de la Metafílieil.p0. En cierto sentido. n. una ser'~ donde hay a. 1047 il 27 ~~. 289). pcn~ando sm duda en este pasaje. pp.'tir Ii" ellas. pr". (41~ il 2 ~5. p. pues aquéllas no ponen tanto de manifiesto una sobreabundancia por respecto a su «principio» como una especie de degradación o. contentarnos con la conclusión según la cual si el ser no es un plantas.

l. ni que. No hay.. Berlin.(sRún.Z.~d~ =~=:en"'t ~"f.porrdacióo I ala última. El Org~non nos enseña que. lal como se expresa en el kbI. como dice a veces Aristóteles. a falta de discurso científico. que es una lógin del entendimiento. Pero ello no significa que no pueda haber otro tipo de unidad que no sea la coherencia ciendfica. 1. a la tenrra de dicha prictica.~~:n:i~ :á~iv=aCd:e~~~»B~S:ri~:'~ea:t~~. aristotélico de la ciencia demOlstrlltiva. de la acción '1 de la pasión. ta! como Arislóteles la entiende. y.género. 9..:o ~ ~:l:r~i~~~ ... J:. del ser: ciencias de la cantidad. etc. que en este c::aso continúa siendo un ideal imposible. sobre todo. dic Cuchichlc da Philosophit. junto a! discurso científico. Ha llqado el momentO de pregunlarse si. La irreductible dispersión del discurso acerca del ser no impide que el ser sea uno en cuanto a su denomina· ción. ci60 enlre la teorla aristotélica de la ciencia. Pero el propio Aristóteles presenta la ciencia del ser en cuanto ser como una ciencia tan sólo «buscada» y. que Ui a¡xnllllCión hxe alll1lr dichos Lo que 1levalIlO$ dicho 5\) VorlItS""¡tl íi1Jlt.ión '1 la necrsidad de superarl. en los Analíticos. Pero hay que pasar aqul de sus declaraciones de principio a. Mas no por ello deja de presentársenos la exigencia de un discurso único acerca del ser: el reconocimiento de la homonimia del ser no impide que la preguntll ¿qui es el ser? no pueda contentarse con tt:spucstas frngmentarias o episódicas.su 16¡iclS. se replantee sin cesar. pero sin la idea de: la unidad. hay otro tipo de discurso coherente: el que AriSlóteles llama di4Jictico. pot lo tanlO. ¡"'''"'W. O UD remedioparalllirdc:lpa$l.. (A. UIU ciencia del ser en cuanto ser seria inútil ('1 por eso.. pero la infinitud misma de: la investigación evita que la idea de semejante ciencia sea otra cosa que un ideal. varias . y acaso no puede haber.. por consi· guiente. Asl se explican las aparentes contradicciones de Aristóteles: la esperanza en un discurso único acerat del ser subsiste en el momenlo mismo en que la búsqueda de la unidad tropieza con la experiencia fundamental de la di.:"C. Pero no podcmoo lCep'Iar la imerprelaciÓD que hace Hexel de: esa =eí: ladc!lcritlenIorsA1III1IIicos¡m. Sólo que hay un buen trttbo desde la idea de la ciencia a la realidad de la búsqueda. Siendo asl. Las dificultades con que nos hemos topado procedlan.del discurso acerca del ser no es la unidad de un saber. pp. Sin la e. no habra proyecto ontol6gico en sentido estricto entre 105 p~res de Aristóleles). una ciencia actualmente única del ser en cuanto ser. XIV. o. y por dio del pr:nwniemo finno. Nada se parece menos a una ciencia.. la investipción acera del ser resultaría imposible. sin duda «buscada eternamente» lIJ. sino varias ciencias.a. es varios géneros. Hegel parece haber sido el primero --en sus Lemonel lobre hiJlori4 de 14 fiJosofí-.0. en ddecto de lal experiencia.. en una siluaci6n de infaioridad: la de un subuilutivo. 1833.>.en observar esa despropor.1028b 2.. ni que.qm:aquéUlseeneuenlfll. no habiendo por tanto una sola ciencia. nos invite a buscar el sentido de su problemática unidad.¡. Más aún: esos dos a$o pectos son tan poco contradictorios que no podrían subsistir el uno sin d otro: el ideal de una ciencia del ser en cuanto ser evita que la investigación se hundo. Mp~ClJÚlci611 de: Aristóldes que "". l. su pr:ktica real. de que Aristóteles no parecía considerar una posible uni· dad del discurso acerca del ser que no fuera la unidad ciendfica.sper$i6n.. Wllo desproporción: habrta algo mú .n:l¿ ra atribuida a un accidenl:ll ¡nacabamiento de la esperulaci6n acerca =~ ~~:o~~~~{~~c:J. la unidad actual -'1 acaso lICIual por siempre. J 241 \6 .filosofíaso.=' '10 'f1<p<ttian¡ . de la cualidad. t. el filósofo 00 debe recurrir a la dial6:tica para intentar pensar el ser W CU2OtO ser en su unidad.::l~lt~~a~:s~J~dJ~ria~~: . si es que existe.. 408 SIl. 993 tZ2) 240 I 5IJ Or. en sus ftllOlSOS. y su especulaciÓD efectiva en la Melllfísicll su. sino la de una búsqueda indefinida. que lo que nos ba dejado del ser.J:periencia de la dispers.

S6crates. ~~ra~~ «ninguna cla&e de caza propiamente dicha va más allá de la persecución y la captura. calculistas. En d Eutidemo.» IU- (PLATÓN.¿e~{:: =b:~. pues en ninguno de estos oficios son producidas figuras. 231 b. ofrece un ejemplo significativo. sino que se limitan a descubrir las que existen. reemprende junto con G1inias d debate que hahía introducido anteriormente: se trata de buscar una ciencia que otorgue la felicidad a quien la posea.CAPITULO III DIALECnCA y ONTOLOGIA. cuando los hombres han echado mano al objeto de su persecución. swcituyendo por UD momento a los dos soñstas que impiden que la discusión avance. como no saben utilizarlas. convienen en que ha de ser una ciencia que no s6lo sea capaz de producir..) 1. PARA UNA PREHISTORIA DE LA PlALÉCTICA: EL «COMPETENTE» y EL "CUALQUIERA. cuando Platón introduce en sus primeros diálogos la noción de dialéctica. Sócrates sugiere que la ciencia o d aIte 2 que buscan pudiera ~= ::~: :ata~a!. . se lo dan a los cocineros. sino sólo 243 . Se ha observado con mucha justicia que. son incapaces de sacar partido de él: unos. ge6metras. astrónOOlOS. otros. y.d lector no advierte relaci6n alguna entre d nombre y la cosa». se dedican también a una caza. Dupréd. que es quien hoce tal observación 1. quien no siempre 1$ capaz de utilizarlos él mismo. sino de utilizar 10 que produce. So/illtl. CO$4 que la tktiCll y verdaderamente noble IOfística. Una vez eliminado d arte del redactor de discursos. caza· dores y pescadores. O LA NECESIDAD DE LA FILOSOFIA eNo se diga que hay en ello ott.

como d arte capaz de utilizar el producto de todas las demás artes. lejos de poner tl!:rmino a la conversación con la resolución del problema planteado.trsos. para que tstos saqUC1l partido de sus hallazgos. ¿no sen: mú bien la política? ~~:m:nsi=es~as~~~::l:u~or. por un personaje que no es Sócrates.Icancc universales. Pero resulta enraño ~r1a ya enunciada -y. sin producir nada por s( mismo. a saber. earte real. d de dirigir el producto de las demás artes y ser. por ello. a fin de CUCllW.en un diiIogo que.darles cua. Asf. ligue siendo somItico. acaba de rehusar al del redactor de disa. lo que es mís. por tanto. la diaI6:tica es presentada -por lo demás. la evocación de la dialéctia frena en seco y no acapara en absoluto la atenci6n de S6entes.iss~~~ lartf: :i=J~ ro: aspectos. as! aparece veces se ha puesto en duda que esta concepción de la dialéctica sea propiamente platónica.=: traña: Sócrates refiere esas declar:tciones dd joven Clinias con ciena 244 . en mucbos b~ t=~~I~~~cam. o. Qe privilegio que S6ctat(:l. posee un campo y un a. o?por qu~ el arre dd diálogo tendrl. ¿no es cierto? • los dialécticos. además. sino su interlocutor. Por último. como un ane que. '. no por S6ctate:li. arte director. y. se las dan. que pasa inmediatamente 1 Ott:l sugerencia: esa ciencia que se busca. dominante? Circunstancia aún más ex- muy superior. Pues. J. o acaso porque no produce nada por sr mismo. como dini más adelante Sóttates. Arte supremo. y sin aplicación alguna acerca de las rdaciones de esta insólita funci6n de la dialéctica con la signiliaci6n corriente de la palabtt. lino por Clinias. 4. como cosa obvia.

sobre diaI&tica DO q. y que DO toma en cuentl en absoluto su especulación 1m. En primer lugar. sino que no habia obra tec> nca acerca de ella. acerca de tales materias y CDO habla nada anterior que citan '. pero inmediawnente una observación limita. En d roomcn. y. la teorfa aristotélia de l.. es cierto que Arin6- ~ ~~~~t.to mismo de presentarse como una novedad radical. el alcance de esa inn<>vaci6n: decir que «no existía nada en absoluto. Pero no discute que se haya podido razonar y ediakctizan. Este pasaje ?frece un doble interb histórico.t nlzonanllento. dia:.uiere decir que la dialéctica no existiera. Asf pues. al menos por lo que coocierne a la dialéctica. pues. 'A=:::: =~ 246 247 . La retória. aH~tas:emplricas. sólo que censeñaban no el tute. ?nica reserva de que su ría del razonamiento. por 10 que toaI • Itt dialécti. sino los resultados del me. tinto ~ Is. Su prictica se reduda. em. a un punto avlJlZldo de desarrollo. pues eno erisda nadI en absoluto. En CIID~ 10 que respectll a la dialécticl como en 10 que respectI . dialéctica se refiere • la práctica tolIstk::a de dicho llU'-. y no proponfan un m60d0.1 obra que culmina. t. po!" tanto. y en modo alguno reflexiva. de los sofistas. existe una experiencia sobre la cual puede rdIe:s::iOflIr el teórico: l. pues los sofistas la practicaban ya. con prictica de dicho arte es espontínel.ca en particular. PlnCl.S=U:a~::mt~. antes de que él elaborase la teoría. :=m:q~~t~ttsenck:P=~/:~~lle: ~~ :e :a~~~~~~cat: bi6J que Arist6tdes COMidera a los sofistas romo dial6:tiros.tótdes lanza una mirada retrospectiva y oomplacida sobre 1. Aristóteles ha tenido que inDovu. muestra que Arist6tdes no coloca • Platón entre sus predecesores en este tema. fue fundada hace mucho tiempo y ha llegado.

en~': siJoPmo pero todo una denlostraei60n no ello dela de j. por la que Ar.la diaUctica no.u¡~) dialéctico. cap. En los dos puntos que Arist6teles subraye ---universa- lidad de la apacidad dial6:tia y probabilidad del punto de panida.:~ roteles da una justificaci6n filos6fia de esta rdaci60 entre la ge~ ralidad dd diSCl. como el principio de conttlldicci6n: si tales principios comunes son aquellos por cuya virtud las ciencias se romunican (hllVJtvwvou:lt). pot =b~'rli~=m:t~~.lJl.tica el oohaber. en cambio.' 1042 11 3. Arist6tele. 1. la dia.1. 13.ac:':'::::~::. Dicho carácter eparece ya desde la primera frase de los Tópicor: eEl objeto de este tratado es ba1Iu un Oll!todo gncias al (aull. Pm úl«mo. 170 ~ 38: cE! eumea de las rdt>~ QUe. por E.s1adas en la abra de Arist6teles. al razonamiento que acaba de dtefinir y que ese'" d objeto de investigaci6n del presente trltado.s~..oO ~ 1W. cuya teoria elabora Arist6teles en los StgJlnJar Amditicor. . J se ooloc:arfan entorla:l mm .. Wm.e1~¡J"". Por h':sa~~ ~~~~~¡:r~':'Prl~~i:X~ lo lllmO$ moocido a lo lIlÚ conoddo..1r.esencial de la hetmcia del Liceo ts..~ :. 163 " 36-b 3. mvestlgar mmediatameDte cómo puede rcfutúselos: pues.• 9..por'iUolWJJlinltoyDO pot si1evs-o.. H.Ildis~::o~e~ o la RrJ6Titll. principios propios anteriores a los primeros principios.~ DO silc«is1DO 1-ó. Y... F. roccistttfCU de ambas ~ .. ~ COll&igo mi$lllu? Il que PlIIÓrt asimila el penI&IIIiento (ftrtrto: 189 t. :.ns r So:. ~ refiere ni • cosas determinadas de este modo» 1lI a un gbluo untMientraS que cad. 1. Jof/st. Arist6teJa de.refiere a un pro determinado del ser..aud¡ ~ (n. una vez hallados. =~r=~'1. 4. 1... a la . Ar. ~~em:::= ZI ~M:t~I~' :~9~~lminsi= mis utibI. de este modo. insiste tensKlneS.. ~~~doan=:~e1e~~~~ !:e:u=7rsJ~g:: cual podremos razonar ::=da~~m... ~ de la loPrue d. Por Otrl pa!'tt'.la diaI~a se opooe • la ciencia. JI. eap. deben ~.=Um~~:C:vo~d=~e~~ el m: pone un . un tato de los Tópitas muestra claramente cómo este uso de la dialéctica se vincula aún directamente al arte del diilogo: eCon respecto a cualquier tesis.lUoy. J8 N). p. De hecho."4. 249 . . (M. PI). alIade: «y tC1ltll>05 a nadie con quien diKutir.o~.. J.).. P~ estas referencias e le.lnO y el carácter simplemente probable: de sus abrmaciones: no puede:n demostrarse los prime:ros principios de cada ciencia ya que toda demostraci6n parte de principios propios del ~nero' considerado y no pueden concebirse.. . e... pues. ~ 26).ost. SOI'IIII. !'J..:n:a del Klltido de f$Ul últitna rescrn. E& ckds. VIII. post. 1. 1. 14.100 . T~~. Aristótdel reprocha alalOtigua di&l6.ifltipios. en el interior de la ciencia en cuestión. T6piaJs el amado Iicnico y propWneDle arUlOIaico -n:diUldo Iuqo en la leOrla de 101 Ñulili«tl (es ubido que \q pa1abns G!IUo1\~ ouU.En aJanto al segundo carictef.aTi~I~t) sobre cualquier problem:a partiendo de tesis probables (lE lvaoew. raooaww:lo as.~=s(. procodeo de loa principios COlDWI/:I' que no sem.~lc:IDmte.u:CO y &r~IlÓN.. 11. 27·28...D: ~1tt~~\= del lilocismo.do.. Los únicos que pueden ser antttiores a los primeros prioci1?ios propios de: cada ciencia son los principios (DIIlunes a todas las CleD- ~..Ios T6~ Cl"lDlXm la 1eOda formd pero DO .M~a~:r:~.signifiaci6n primitiva y obvia de la dIaléctica acaban por quedar aJ. y más adelante designa romo erazonamiento (lJ!. Pxifio=a a la diaIktic:a tal Q)lD() a la a:xx:ibe ver I!I li 110 " 18.. no será extraño que la dialéctica mantenga con todas las ciencias esa misma relación de comuni6n D. dr. 263 t. donde '"IIU~¡{CootI'" lisnlfica: recapilular.. 13 Cfr. lo haremos COl! DO!OtrOIl mislnou.los Primaos J loI Stplldos AMlíticos). Aristóteles. es decir.. ciencia se apoye en principios que le: son propios. Il modo de un ~. reeordlIndo el «diiloRO del. 22. ' 1 \ el siloJ&ismo tliJkrito: Nbda.T'pr:. 11. En tanto que la ci~ se. 284 b 8.~:U~~~¡:~~.ts~li. J~':U:: ~ :1~6J: ~~~ Pr:~~. resumir). 101 teltimoniol de PWT. la del lilo248 ~Ilc=~ ~ ~ ~ ~6~= ~T6p~laJ ~ ~=& r:.! mM. I:II.--... 1(\ T6p.léctia intenta demostrar principios comunes (k~t~) a todas las ciencias. Ac. 11. ~12e1 . _ empleadas i"fr~ tt6P~~'~'IOO Cfr. NoftmOll enUlr aqW en d deulle de ata po1áDicI ~ierto d ~ ¿".. 1078 b 23.'I.~):~:. UD lua:u ~ (en.fIO. Aristóteles insiste a menudo en esa vocación dd dialéctico para moverse en el seno de las consideraciones COIDune5 D. Cfr.bu poseedor de su oomienzo DllurtU. sin duda porque caen por su propio peso. ~ T6p. dr.! el orden Mnnl del ~. D K.ido «Ul:I poder lo buwtlc: fuerte aIllIO para e:r:atDinar 101 conlral"iO$ indeI)mdientemente de la esmcia.:no ~uYO. es empicado a menudo por AL en 5eIltido no J&..IU~¡{C. cfr.kho.lIt..~~~~e. En dtrl:lO. crttml» que elUl paIabn DO time aún al lo. se desprende del primero' la probabilidad de la tesis dialktia ~que se opone • la ~~ ~ las premisas del silogismo demosU1ltlVO) es la contrapartida mevnable CO . nico. 77 ~ 31.e!Il". U.lOv~ el~ ~:rr::.. DO ~ nx:i6n O:\1llI poroas).l'] (77 " 29..t!:.. Dt tfJtlo. § 4. y a uno tOlo It. 11 AMl. resuhati que nos ejercitaremos a un tiempo tanto en preguntar como en responden 11.l¿tI~~O:..i1eP a DiD¡6D ane puticuIn oompde a 101 diaI&:ticm.vez ~tos en pro y en contra.

aliza hasta d c::nremo de perder todo punto. 101 • ci~. ju. ll. La' tesis dialéctica es la reconocida por todos. los ~ :f:=~a1f=:uZ ~p~U~t:t·~~~~~ =:S'~ ~f~:ci~~ im~1t.ilOPSlllO demostrativo.JS.~ Mp.istouleJ ulId die DiaJeJctiJc. entre 6tos. se ve ~ a contentarte en la discusión. NI:. sino aquellos máJ conocidos ('f'Iwp'p. sino que repite 10 que se.. por d m~ro hecho de que. d que deba tomarse en sentido restrictivo la expresión (td~) que nosotros traduci· mos . El dialéctico 6e opone al docto.~t~~:. y las restricciones que Aristóteles parece hacer en seguida a esa primen. resulWIÚl privilegiados DO aqudlos que conoceD 37-:. siendo fundamentos de toda demostración n~ p~eden ser demostrados ellos mismos. lo es doblemente primero por su materia. del discurso dia. afirmaci. y luego por su modo de establecerse.' i:t~: ~ ~i~~~' J). 1. ~1 no su .te=d di!CUrso se univen. cultivado. Entonces. él es quien asi. susumyendo asr la autOridad : rrelato de los discursos universales. no ~lendo onslOnero . nun~ est3IDOt se~ 2..de aen- r. dice AristÓteles. hacen que d dialéctico mis cosas. ~~er:r a: :::.son las que corresponden a la opinión de todos los hombres (1v30~ 'td 80ltDÍl'ftlf d:al~). 5610 lo es SI la comparamos con la necesidad de las premisas del s. no JXI'S'ee orecisamente sobre todas ellas mil. los principios ~ cada. E. y entre los sabios.a~=.tu&:~~ .ol'l.d11orur: T"-p1¡u¡t.. ruida del ser sino el ser en su totalidad. la 6losoffa. no pueden ser objeto de ciencia alguna.por tesis pro~ahIet at. Tales raspOS.~ ~=1~ ~ bastarla para disrinRUirla de la clenda) no se apoya tantO en sI tn~ d:i. el pasaje de b T6píaJs.~ rz· ~1:~jq~ . y la lmpos!bilidad conelativa de demostrar esos mismos principios comunes. se indinan los hombres.'1 ~ima.rnos. o más bten.ne la autondad del s~bio mediante el consentim~nto universal.. ~r último. cuando se ~te de esmcon diar d juicio de Aristóteles sobre la dialb:tíc'D y sus rdlCl. en d doble ~tido . 100 b 21.apurisdepriDdpiostrop. Sab~ ':"~~e1~q~i~:'~:=. gando con d doble sentido de la palabra MO~lK. ltC8SO inevitable.de discurso sobre la totalidad y discurso admitido por la ~mversalld~ de.mA a los' discursos parciales."'CIones robre todas las ~as.: : : le:!:su sabidurla : r. Es menos docto que. ~ue «aclaraciones».!ta definición de lo «probable» confirma con un nuevo rago la univenalidad de ta tesis dialéctica: univenal."? instante en que Arist6teles oarK'e llutentimr d COD~t1mJento ~t­ versal mediante la autoridad del sabio.su sentido pot respecto al di'lCllt5O total.. y la tesis probable es infinitamente más que la ~pl. con la aqulcsttnClll de su lDterlocutor.' ube nada por sr mismo. es decir cientlficos. pero $U poder.t~::oo'.~~.~encia de otro modo que mediante pnnapl05 comunes. ~:. ya de la mayorla. y.de los mis notables y prestigiosos (ni. La imposibilidad de demostar. «Las tesis probables ---dice Arist6teb--. xerl b8óEot.t:: m . J.e hipótesis. Kant-Studien. ~ No ~ u. aenllflal) le mu~ aemp~ en &:Wl~. ck apov real: corrige entonces nuestro a1ejami~to de las cosas mediante el recurso al consentimiento y a la autondad de los hombres. o de los sabios. En sr misma.::s~I~ ~s:1:~. p4giZJ T6p. de ~ demostt. ya de todos.1qwer gmero. exactamente romo la generalidad. o de la mayor párte de ellos.fi~. noción de probabilidad no es por si misma peyoratlva. cuando ~~tóteles lDV<? 1~ autoridad de los sabios para definir la probabIlidad de la t~lS dialé<:· :~ de ~~C:ie:Je~n 1~~er.s tesis ~ead~ respecto a ellos:ll.1.orincipios comunes» que ri~. ya -por último. ¿CulO ser. dice y. Pero esos principios comunes no pueden ser demostrados: en pnmer lugar.~u. su IUR~r v. la probabilidad significa un progreso por respecto a la tesis meramente postulada: probabilidad no es arbitrariedad. al espec-!ista: no tiene un Cl\mPO propio. J. Procedi~do de este modo. Se ha puesto en tela de juicio.~:~:ill=i1~=~.ones. pues el d rotaD ~t :ilf:j~.-tarse. esos ". comentiDdolo.' entonces el enteno de su verdad? Sólo puede serlo la probabilidad de la. 2. no tal o cual relP ón ~.. ~.. de com'Ún acuerdo. siendo roIDUnes y desbor· dando por ello cua. ciertamente. batan desde ahora patll esbozar la fi~ del di~~.l6:tico sólo es condenable si le la rompan con la perfecta demostnlci6n dd campo de cada ciencia particular.)>>ZJ.~' Ko~=:' 't: . Pero la.~nC111: se extiende a todos los Clmpos. de Justi.~~:: ca aquí menos por lo que es que por lo QUe representa: no es tanto la suya prooia como la de las naciones.deba recurrir a tesis simplemen~ probables.6n no hacen sino confirmar indirectametJte d eankter universal del «COfUleIItimiento» dialéctico: pues los «sabios» son invocados aquí tan 5610 como aqueo llos ante cuya autoridad. ddi. ~ ~ mis.dAtlrnl lvM~t')' Así pues. adem& porque. 19~1917.o6n en ~tido estricto. alogismo demoImuw (l. De este modo.t.Aqtlf.. sobre los que volver. Aristóteles defwe la tesi5 probable romo la aprobada por aqu~ sabi<:" mIs IlprobtJáot (p. al hombre ~petente. Pero este ooder del diaJé:erico tiene sus limites o mú bien su contraoartida: al dete8r ad..

'OClIdos tienden de modo evidente ~ sub~yar ~ CltIlctu ilusorio e ilegftimo de dicha sustituci6n. el sabet tan sólo confiere verdadera superioridad en . es smpre segun.ella.. aqua que. quer:endo elevarse: por encima de 105 géneros. su m. impone SWI órdenes a todas las demás.parece alternativamente el diaMctico.ÚIl él. el art~ un el ~allas demb estarían destinadas a la unpoteoea. ha sido unífotmeme:llte severa haca ese arte. en efecto.e:ni:~:~b\: :U~b. Ya conocemos los ejemplos parad6j1COS que Plat6n atribuye a Gotgias en el di¡{\ogo plat6níco que lleva su oombr::. sm.como vano disnux:ador que se contenta con diser· Ur cverosfmilmenle l<'nCI de todas las cosas. rela· ciones toWes. Por último. ~~ ~ón. su discurso alcanza la universalidad tan sólo al precio de la vacuidad: es sabido que Aristóteles asocia a menudo las ideas de dialéctiCll y de generalidad vada. (~a "tlXII:i¡pIOV) de que la ret6rica «engloba dentro de . a la competencia del ~bre de oficio. SeJ.Plat6n. el dialéctico comete el mIsmo errot que la paloma de Kant. en el instante mismo en que: rechaza la adhesión a su falso fWC:Stigio. cuando llega :t él.. de las relaciones entre d hombre y el arte. de ese tipo de hombres aparecidos en el SIglO V. de univenalidad. lo esc:ncia1. ante la mulutud. de. Pero la verosimilitud es un criterio de probabilidad. JI. Podríamos continuar mucho ~po con este retrato hecho de conuasres. defendible. Decir que el médico debe ser también retórico es recordar. .JI. «que ya no avanza.. úníea fina\id. Gorglas anuncaba un poco antes el sentido de estos ejemplos: son la cprueba contundente. el arte de: dar valot a ~ otras ~es. porque la rompetencia ~ al hombre. que'nen~o superar lo que hay de fragmentario en el diSoCUtso cienúfico.m's pets~aSlvamente que el hombre de oHcio. Lo que Gorgias ha puestO por encima. sencillamente. La figura histórica que parece fascinar a Aristóteles. Y cuyo rasgo más común es su pretensión de omnipo- tenda y. que el médICO es Impotente sin el consentimiento del enfermo. do en todos los géneros.:'~:d cid retótico. que las relaci":les en~re el médico y el enfermo son relaciones humanas. cuya. es decir. Que~endo unificar los terrenos dispersos de los diferentes saberes. arte en una determinada relación con el ser. no de verdad a.a en que el hombre de cienda es reconocido como supenor. III crfoca ~tJca Y lat6nic:a. artes. sino tan sólo que la competenoa DO era para. Especialista en generalidades el dia. representante total de la humanidad total.. la ret6rica es el me supremo.a~::J:. ya -inmediatamente despub---. la cultl imagina que O'volarla RÚn más rápidamente en el vado. es inferior. pero adviene. a través de ella.tenClOO no debla ser la de: darles ese sentido. Pero $l. una ~peoe de mediador universal. De hecho.sino lo que parece veniadero. Gorguu no ~e haber querido decir que el retórico era mAs competent~ en mediana que el mismo rn6:iico. que DO podemos dejar de ver en ¡g la referencia a alguna figura bist6riCll. pues «no hay BSunto del q~ no pueda hab~ un hombre que conoce la retórica. gracias al poder maravi· 1 f lioso ~o::. Y a alguna poIl!:miCll suscitada por ella. Tan vivo es este n:trato. del ret6rico o del soHsta. y mantiene bejo su dominio a todas las po~as. DO esti veda~ ~­ bdt. en cada terrenO. sea cual sea. claramente aparece esU ambición es ?1 Gorgias'.d habda sido la de susorwr. Go~as dio en efecto tales ejemplos del poder de: la ret6nca. puesto que su ~po es ooextensivo COD la totalidad de los campos paniculares de 611os: en realidad. Metico puede parecer superior a los sabios. ~usoru­ mente. por último. tnlenltU que las reIaci~nes de médico y enfermo son rdaciooes de hombre a hombre. ya como hombre universal eD quien se recooooe la universalidad de los hombres. en todo caso. influida en este punto po. según el cual . el a :ktiad::ri~~. indiCIOS de una concepción profunda y. y el único . por a51 decirlo. que no se puede hacer felices a los bombres contra su voluntad y que.el cual pueden ejercer su poderj en una palabn..mediante .lJ.Ia medid. Es. es fácil de recollOlXr: se trata sin disputa. tras la paradoja de que infotma solícitamente . tener objeto propio a mismo. Los ejemplos aquí in. todos y cada uno en su temno propio: al no . dc:l hombre ?e a 2>2 253 . y tan aplsionados los juicios contradictorios que conlleva. pese a sus esfuerzos. D • • La tradici6n.diestrarse dentro de flinRún gblero determinado.

Si el saber divide a los hombres. como vere.an $Obre la imposibilidad d~ l~ Cl'7'C1a la Omruporencll de la persuasión r~tóric. cuyo progreso infinito no puede ser dividido ni detenido por nada. la tesis aparentemente escandalosa de Gorgias acerca del primado de la ret6rica: la retórica no vale más que la ciencia desde el punto de vista de la ciencia." drl no-ur pp. Y. las ~aClones mterhumanas. opini6n.ucede con la o!'tiC8. " 64' " 1 SS.-27). 15 Cfr.N Y L.que la probabilidad retóneo. más precisamente.Sur la dlffinition arlstotelcienne de la coare.j i:~.a. que no se confunde con ningún otro y se ad. El saber debe hacerse opinión a fin de ser recibido por los hombres. cual.. tal como se desprenden por antítesis de la crítica que de ellos nos ofrece Plat6n. Ayudan a comprender la seriedad con la que Arist6teles afrontará un arte hacia el cual su maestro s610 albergaba desprecio..nmr =~~ dicha convergencia no puede explicarse por Un p~tamo directo. Bud~. 1. que UI1I exacta de las inútiles. o sea. sino por la común adhesión _pmVisla. comP'l!tu. lo trocea.... 1. 1706.opinión» por la trascendencia de ~dos que saben". desarrollada en el Fedro. l0. ~~~~~~ ~¿ ~~~n~ ~~~~:r.. smo.Il~ru. entonces. tooa especializa~. y.. de hom~re a hombre..serÍll erróneo espenr del matemátICO argumentos aimplemente persuasive. Mejor dicho: Aristóteles. allf donde no está dada. v6mse las obtllS de 01.'PLATÓI/' Pol/tico. culture et dialectique chez ArisIO!e». tru a.-r competente es d hombre cualquiera.. la transparencia de un sa~r. 1960.. tambio!'n nuestra comunicad6n .r~ dl~ ~~Ja ~n~~~~ lc!:~:sri~a~~: ¡inas 8-1. PEIl. Es preciso ---dice ~IllSTÓTELES.Science.. Sobre todo. esa técnica ret6rica Sigue sl~ndo puramen~e ~rmal: no supone ningún «saber de la cosa». Is6crares. si es cieno que la habilidad técnica supone Cle~ «sabe. Sobre ru: la influencia de cierros remas retóriC>:)S en Aristóteles.. 1. extrañamente. E. por la doble razón de que la ciencia especializa y aísla: separa al hombre de si mismo. . y excluye.. el hombre de ciencia debe recurrir al retórico si quiere que su ciencia se haga ciencia del hombre y para el hombre. (Et. generadora de opinión. en A~ist.nere ~ediante una enseñanza especializada. que el arle retórica (y por esto.r~~de~:. y como serán perpetuados por la enseñanza de lsócrates.. 19'2. nuestso articulo . no pettnlten que se hable de eJ~ con preclsiÓll: asi .~~hil.304-30' Y 316-.. el retónco. G . cierram~re. q.3 lnQ$ (a pr0p6lito de D~ p8rt.t d:~a ~"::~a:bi: de: en .este punto Anst6teles se hallará más pr6ximo a los ret6ricos y sofJstas que a Plat6n: no reasumicl por cuenta propia la oposición. 1094 b 2J. . Pata una rehabilitación moderna de la ret6rica. eo la urna legfruna alll donde no hay materia de un saber demostrlltivo Igu~lm~nte. Convenía recordar estos rasgos del orador según Gorgias. entre una retÓtica filosófica fundada en un ~ber que Plat6n llama. en su libro II. Est~ texto sólo ~flIe a colaclón ~ opo&ición entre demOStmciÓll y rer6riCll. y sólo él. 1. dialéctico.. J. impidiéndole entonces reencontrar en si misma esa humanidad total que le permitiría comuniO!!" con ese homhre total. hacen. Pads. Una ret6rica cientlfica sería una cootradioci6n en los ténninos. Alci~~ ~~~b~~~n. Lyon. donde AJuSTÓTIU. que ~se hombre sea el retórico puede parecer ubitrnno: ¿acaso la retótlca no es un arte más entre otros? En realidad no lo es. Gor~ias. o simplemente no está reconocrd. al mismo tiempo que los sepata del ser en su totalidad. Y no Clencll. y una rutina empín~. sino <l:'Je sllglere. OLBRl!CHTS-TYfECo\.. pp·r~. siendo imprecisas ellas lIli$lllalI. reqwere «cultura. 639 a 1 SlI. En este sentido conlleva la Ret6rica lU"lstoté1Jca.~ ~~IR. 1958. NU:. y por dos razones: la primera.mos.'. capaz de de1ibeal hombre del otro hombre: sustituye la titubeante fraternidad de los que viven en la .a un :\:~o db\o.r. ~ta bien. . 144-149 (donde hemos rometido el error de no meno cionll a lsócrares). especialmente R1Jjtoriqu: ~t Pbilosopbi~. pero el ret6rico vale mM que el sabio. al rechazar dell~radamente la idea de una retórica científica. aquel que hace necesaria la mediaa~ ret6rloa. En segundo lugar.S G.nimtÚ.. .. en cuanto hombre. Comprendemos.. ayudan a presentir los origenes antiplatónicos de cierto nÚlJle.~~::ú~ 2>4 J4 .J4) El retórico no puede ser un la ~ci:tIb~~~ss~e~~=esq:eo~oses!rl~~:~:ig~r. fundada en la.. instituf. puesto que es el carácter empírico mismo de la relac:6n..ótdes. y del relórico demostnri~e5 rientifiC2l.:=ci=.ramb: ciencia . que comentare- máa adelante). el hombre simplemente humano. ~ bIen. universalmente humano.. a /oTliori. ]0 compartimenta.. una ~peXlencra de los hombres. Act:s du Conl.Jli. a no ser otra palabra.. -. ""imiJ.317.. Tal es uno de los remas del tntado de Gorgias km. hay materIal! que. C1~tamente. cfr.6fi~~or. pp. es qUleo puede: hablar verosímilmente de todas ~ ~s. 292 C¡ Tul~to..ES hace el paralelo enrre la e:>:celencia un pnoo :~: 1.ue empínco. ~e reservas.-Idea ~e baboa Indignado a PlIt6n. una especie de antropología práctica en la cual nos sentiríamos tentados a ver un tratado acerca del cará~er hombre de ciencia. em~rentará con la filosofía) no tiene objeto propiO. no conocerá otra ret6nca q~e la de los retóricos: un arte que no puede ser otra cosa q. la opinión los recon· cilia dentro del movimiento unificador y universalizador de la palabra. Y nuestra r=si6n de ese arúculo en R. pero no una iluso~a e llllpoSlble «polimatía». (compárese ron D~ part.~ablar de cada tema con la preci$i6n que 8.

de las relaciones entre ciencia y opinión. pua1elamente. DO ~rada en Ibsoluto por el contexto. 1.IMERO ro de remas aristotélicos: la rehabilitación de la opinión. primera. especialmente de kJ&lrdVa». muy genérica en su formulsción. rectora.n=~~°in~~ jinete '" El.::s ~:~:U~lssen:~·t~~=~ea~ reinado de la opinión. asf. Is cuestión se replanteará en estos t6min05: . y que remata la serie de los fines para ascsurar su amdu· si6n y. al menos.jo el nombre de cane real. o. y DO ya medio. Paralelamente. 1. más uquitcet6nica que cualquier otra . estrategia o CCOl'lomfa. sin llegar a decidirse entre varias soluciones..es.ca. Y el del al del estra· tesa'. ya p~ntadas -parece.primera de Lu ciencias. más aún que la retórica (que se COfltCllta con utilizarla o mscitarla) toma opini6:n como objeto. ¿culÍ! será la ciencia de esa unidad. polim. me al que Arist6tdes voIVttá I dar el viejo nombre de di4Jictutl que Pla· la cia.. el arte del guarniciODttO se subordina al del jinete. como Arisl6tcks dice. Esta pro. donde el problema debatido es el de la definición de la sabi- f~Si::~::a~t~~~~.. Q El. ~~ :. o que la demostración supooe: una primera premisa no deducida. blemática DO ~ exclusiva de los diálogos socriticos: volvemos • CIl' contnrls en el FiJebo.1. otro la riqueza. así Is serie de los fines supooc un fm que DO se balle mediatizado. la tensión -tan polftica como filosófica.os~ci~~t:~ci:O:.·. podría resumirse uf: ~:drte~ a~~ aU::a1dás~ ~lafid~ a::ce:: ciencia es la sabiduña. ¿cuál es el arte o Is ciencia que COllStituye la sabidurla? &ita eroestión disputad. de preocupaciones y del siglo v. 17 . y en ~ón al cual plstoni5mo Y aristotelismo representan sólo dos tipos de respuesta. no podria dcci. que a su vez no 5011 sino Jos imlrwneDtos de la ciencia de un bien mayor. por eso mismo. su unidad? Al modo ea que el movimiento supone un primer motor no movido. Nit:. 41 Evidenlrmmlc. donde Platón se pregunla qué ciencias -que podrlan l1amarsc: eprimens_ intervienen en la constitución de la vida " ' - El problema del valor respectivo de 1. 1094" 27. o. Pero es la poiltica la dcdarada -zui . ya que la rdación entre los fines vuelve a encono trarse en la rdación entre las ciencias de esos fines? La respuesta de Arist6!d. «arquitectónica. pero dentro de Is cual parece haberse circunscrito muy Pf'Ol]tO el debate entre cienos S6crates se preguntaba qué ciencia otorga la felicidad a quien la posec. aquella cuya funciOO describla ya el Eutidemo be. y esas técnicas merametlle yuxtapuestas? No.!¡ CIltre otras. parecerá menos enn.usm:srJ~~~.• lO'H. el problema -más técnico. de ese arte que.que de6ne la sabidurla. Pero ¿aál es el fin supremo.entre universalidad y primada: todos estos temas que acabamos de evocar volvcrin a ser tratados y se ampliMán dentro de un debate cuya im· portancia acaso no haya sido observada lo bastante 31. V.ña si ~~OO:~Jlib: Es indudable que Aristóteles continúa ese mismo debate cuaDdo m '1~~~. Pero esta respuesta.~~ :~: ción se halla explIcitamente asociada a Utla reflmÓD acucs de la felicidad. las técnicas de uso. • lhúi. Lo 2. N~. la cultura y la competencia.-se lo mismo de b litaaturl ¡riqa.1011. al menos pol6ni. otro la vietl> tia.? Dicho de otro modo: si es que hay -como los filósofos antiguos han admitido siempre f l _ una unidad de los fines humanos. responde Aristóteles. G. A cada uno de estos fines corresponde una téc· nica apropiada: medicina. el fin que 1610 es fin.. l'CSpUesta fuese: la fiJosoEfa. Pero ¿acaso esos fines no son divergent. UNIVEISAL Y LO PR..es en la EJUd tl Nic6mlUO es inesperada y decepcionante. y las técnicas se subordinan a otras técnicas: las técnicas de fabricación. 1. La experiencia más inmediata nos pone en presencia de una pluralidad de fines humanos: uno busca la salud. la ética. ¿roál será la cienci.. y. ciencia del bien y del mal.tía. 1094.. que al mismo tiempo será la uni· dad de la ciencia. pues todo fin es un medio por respecto a un fin m~s elevado. Era de esperar que l. Habría que citar en su totalidad el Cár· mides. sin 10 cual eswúmos condena· dos a una regresión al infmito.. y que va a permitirnos capw la unidad.como clásicas JI.::: ~~e:W~ad~osmt::~es~~~~:::IE~~~: ~al~~.

si es cieno que la sahidurfa es presentida OOnfuSlUDCllIC como la ciencia más alta. . y que ese problema DO es otro que el del Eutidtmo.. competmcia emiDeote. posee el privilegio que el twn: ~°c~~ciaa ~ ~J[~~=osa ~ah:b:=. según traducirá tan justamente Leibniz. Aristóteles propone un mismo tipo de respuesta en ambos casos. captable fki. es decir. las posiciones enfre:nladas? No es en uD diiÜogo plar6nico...ioo.d?~ :r.. una universalidad adquirida s6lo a apensas del verdadero 9aber. h 28• 1. se trata de averiguar qué ciencia entre las conocidas -o. una vez más.Sto. A.. 976 td: . y que 00 cooa:de. cuál.. 2.!r:oer¡te por 5U5 oyentes. EpilJOmis. búsqueda muy dificil 11 que anprendemoli al bus. SOUILHfi. poder comprender. sino eD una obn que por SIl mW:na. Mtl"pb.• SJ • Polimath. Gb".~~~ =r~~:ll~!"~~P~~ Eflltl=~==~m::epdt~~ ~ia felicidad a tnlvés de la c:ieoc:iI.: :. universal y la especiaIizaciÓD.~u:»:am~~o~. rectora.puede darle al hombre la felicidad. doode buscaremos Sil más desDuda expresión. su bien y su mal SI.S6i aro Roa...la. ni en un lato de Aris16tdes. una sol. Ut. que seria d hombre mismo. el Chmides y el Fikbo: se tNta de definir cesa cic:ncia llamada sabiduría. entonoeS. trivialidad y la mediocridad de su lutor puede ser considerada como fiel 41 291 t. ¿Cuíles etan. sino la referencia precisa. en el texto de la Melll/isica y en el de la E/icfl 11 Nic6mlU:O. no debe verse en tal upresiÓD uD mero ripio.7. 1" h: "Eifll á~ qu 10 hl/.. _ciencia anheladu. También ues tipos hurnanoc. y al cual ---estimaba Ari. ni ciencia de si misml.tJtlDan¡) tl. sino cierta cultura.t.s16tdes. una ciencia primen.: ITFüo~1r:. intermedia entre la competencia.'. Se trata de saber qu~ es filosofar". entre ambos.• ~ 1~1~ .¡du. la felkidad. más que una primada aparente:. en el segundo. entre amb8s respuestas.~O'f).~e:. o por 10 metIOS 10 que tiene: que ver con la cxcdeocia del hombre SI. casi en los miSlDOI términos. o bien -lo que viene a ser lo mismo.a: la filosofía no sería ni ciencia de las ciencias. DO obstante. G Cfr.'~~:m~E~~:~:~\. en ~dad. a 611 se le opone: la respuesta que Sócrates hari suya: la fiIoso& es la ciencia de una o:xa única. «qu~ ciencias debe aprender quien se ocupa de veremos que la divergencia es sólo aparente y que.Ita. la que mú contr'io huye. Es un.. cultura gc:neraI: en d primer caso. Dicho tato es uno de esot di4Iogos que.I esa ciencia que aún 00 tiene oombre ni lugar. ~tláI e. confunde con la toralidad de las ciencias."If'. propuestOS I nuestra. 1. ÚIYl'f" fxOVtll) ..ninguna respuesta satisfactoria había puesto fin.de instituir un certamen cutre las gobernar (<<n. «sin pos«r de cada arte: UD conocimiento tan preciso como d del hombre de oficio (ta" n¡. Pero importa 1lacff DOW aquf que es el mismo problema el pLwteado. cabldurla.2. in El. primeN. Se ha observado a menudo la divergencia entre este pasaje de la jf Nicdmaco y el del comlenw de la MttlJjiJUil. en fin.uci60 intermedi. J. BUlarr kr cUna. G. 2>8 .. que permitirla al hombre cultivado (uu.¡C:::~d :::'q~ ==.~fC~~ ~I:a~ ~=:e. 982 b 2. romo pretendía Hipias.. pese a hallarse recogidos en d Corpus plat6o. una cien. podrlamos casi decir que el único problema de la Mttllfiril:4. como parc:z que ha hecho la mayor parte de los tradue:tOIt:S. "las apÜcaciones del hombre de: arte: ('tOÜ &r¡Jllo~pTD':') mejor que lodos ~~S¡PI~ =v~:ue~~~':SI~~~~ los que lo escucban. donde la prima- testigo de la tradición filos6fica media. y SCT capaz de emitir SIl opini6o si hace EI. 00 mis arriba hc:mos mencionado. que se envaneda de haber fa- ~.. entre las aún por nacer. oH de tal modo que pat'elCI (aoutv) d más experto coooc:edor. pero privilegiada. o sea.?. la que trae al hombre la felicidad. Nic. ~a~~~co~ b~ e: A...E/iea :':. un" titllCi4 que merezca lCtu2hnente y ootl ju.982h+.. por ser univenal.~ : . Cuando Aristóteles llama ccieocia buscada.~ :~".Necesitamos descubrir U1lI ciencia que _ (:IlWl del hombre realmente ubio. .to titulo lCt ilImld. cia universal por ser primera. pero wnbi6:a «polüécnico. elección romo posibles i1ustraciooes de la sabiduda: d erudito.!l¡. poI!mata como 10 era Dem6cr:ilo~. constitutiva de la «vida buenn: ese viejo problcma sigue siendo el problema de Aristóteles.. a uD debate que debú estar vivo entre sus contemporáneos G. por tanto.

di. del retor ¡e. cuya idea haM. tirano. Siendo ésos los personajes que se DOS proponen. El carácter no plat6nico de la primera pane del argumento. por desgracia. según toda apariencia --eoocluye el Sócrates de los RirHtltS-. único que posee la la noción de mtJiJ~. cuya resonancia aristotélica se ha subra. pero inferior en cada actividad particular a los campeones 1lO. argumento asociado al tema platónico de: mc:nospr«io de las t6:nicas. si· tuarSe en un estado de inferioridad respecto I todos 101 demú..nos restituye aquf el autor.lugar. en conjunto. incapaz de justificar más ampliamente ex punto de vista. sin ser competente en nada. esbox:ado.[a~~~r::h~~ :. administrador. responde agudamente el defensor del pen0 tathlonista".. dice S6c:rates. pero mostrándose uf. polftico. sabio. sin duda. Pues pertenece • su naturaleza no dejarse sojuzgar por asunto ~. etc.iU:6t~'~u:too= ~~ 105 RilNl1u ignora especialidad. 136. «Lo mismo es. económica. lunque sea VCDCCdor considerando los cinco ejercicios en su totali· dad. dime: si llegaras a caer enfermo..==l¡: ~c:s!~ ~ ~oef~t~ ~~~. parece dirigine contra Gorgias: «Pues bitn.. rey. B~l1tfNECU. y no llevar ningún euudio hasta la perfección. gún Gorgias. o al m6dico? .ico y al retor.. en posesión dd principio. JX?CO importl aqu1la argumentación propia del Sócrates de los RirHtles: un Sócrates que parece ser ponavoz de un socratismo tardío. a &l misme-.. Volvemos a hallar aquí el Irgumento según el cual la competencia. 260 261 . al común de los atlttas. Pero entre el polímata y el rey_ filósofo aparece ese tercer personaje que los RirHtlts llama _hombre libre y cultivado. que comprendes bien lo que es el filósofo al compamlo con el Itleta de pentathlon. 4. Q. Sucede con 61. y una sola y misma ciencia es la ciencia real. ": ese hombre que. separan al hombre de la totalidad. puede hablar veroslmilmente de todas las cosas. domina visión dara todo lo demás: filósofo de los principios. pero al tiempo y por igual razón prlncipe de la ciudad. la justicia. o quizá la caricatura. la incompatibilidad de la «medida.. por ocuparse de un solo objeto. No quiere. al hombre meramente cultivado..~:r. como COD el atleta de pentathlOll que. 411J6ttl.. aquf invocada con 1I teerla que de ella ofrece Aristóteles. DO sólo por metáfora llaman «artt real. Sócrates. por el contrario. el saber.. el filósofo serfa. DO deja por ello de ser inferiot en c:ada UDO de ellos al hombre de oficio: corredor.ab~~~e:v=teand:p~:br:~: parece. DO recluirse 10 bastante. «Llamarla a los dos. a ese hombre de segundo orden que es el filósofo. lino. en ese debate.ará sin trabajo esa concepción con un argumento que. permiten ver en esta &ase algo distinto de una simple reminiscencia de Plat6n o de Aristóteles: el ceo de una poIémica anterior o contemporánea. al igual que el Eutidtmo y el Polltico. lo que le babrla permitido poner en bo::a del interlocutor de Sócrates una ddensa más convincente de esa filosofía.h. 13' t.yado juslamente Ü • Pero si se tratase de un préstamO seria por lo menos inIúW. pese a rus impericias: hay que escoger entre sab/!r o SQbn. despótica.. 16. o del hombre cultivado según lsócrates. romo los mesanas. Sócrates ridiculli. una vez más.::~~a~:r~ :o: ~~tl:~~~. como el pentathlooista.. la sabidurfa. 19DOranda asl su necesaria subon:tinaci6n al fi1&5ofo.1 op. y en quien puede fkilmente reconocttse la imagen. segundo en todos los géneros: superior. II\8C:$tro. cuya principal articulación -pite<». fl. pero en un sentido que DO es plat6nko: =. política. acordándose sin duda de la complementariedad que Gorgias atribula al m6::1.haur algo y bablar de todo. fuerteme:llte teprimer con su mismo de ese diilogo de:sca1ilic:ar. pues la medida se opone aquí • la perfecci6D Y el au~ de manifie:sta:mente la ttoña según la aW la Justa medida es lo mis elevado. Si DO fuese más que hombre culti· vado. juSto. ludutdor... universal por ser «mesurada. entre una • Q RitI/ÚtJ. tiránica. y que. ti quién llamarlas I tu casa para recobrar la salud.. detentador arte supremo que los Rivales. ~: ~~'. quiere tocarlo todo con m~da.

su reputaci6n de polimata . que sea universal sin ser cualquiera.aso..genlell de oonodmienl~ y que alin. eminenle sin ser limitado. irK:I. Acd. (RilIcks.. este problema se plantel.imiUco.~ o un arte parcial y una universalidad que sólo se adquiere al prec. ma retrospecuvo. debe poseer e! doble de la univeru1idad (mda le es ertr2ño al sabio) "1 de la dominación (todo le estJ subordinado).prime:ro que hadie que el arte supremo no es d lJnposibie arte urnvenal."borrada~ Deldeatepwltockvista.>ede ponrnr: ea duda que la evolución p::nenJde la diaria. MI>.o de la mediocridad... poner en duda que los sofistas.~I!S.. de ru6n.pectkulo de su efectivo m. . las pretensiones de erudldón univenaI hablan provoado la burla -. que seri quizá lo esencial de la especulaci6D platónia y aristotéllCll. y. su solución: hallar un hombre que sea d primero en el con. para la otra.) (271 C).1a deocia buscada es primera por ser umverul. amplitud de mU"lS y que bable de todo sin desdeñar cosa alguna: La . el hombre ~ de t~ manera que su fuerza y su saber se degradan al extenderse. que b.ci~u::::t:~e.pdo cid ideal poI. cnótl. ciencia que 'Úlle la prímacb con l. 111 . ni un gnm mm. fueron espontfnellmente polimatas todos los primeros pensadores de Grecia.. en te::rtos un diversos romo los que hemos cittldo..po&terioraGaqia.. que parece hoy de sentido común pero que sólo debi6 i~pollenc por ~ cia.n: para una de dlas. Progresivamente nace la idea. y la r:ama ·poIi~~to 40 de Henklito att'Stigua que.lnto S10 ser el segundo en el detalle.lidad en.a~:i~ pensadores antiguos estas cuestiones que nos parecen hoy ingenuas: y es que les iba en ellas no sólo una definición abstracta de la fll?" que ni podí.. ni la uniVttS. "1 aún menos 510 dud.polimarlall.: DO se puede ser el primero en todos los géneros no se puede ganar.IX. ]en6fanes y Heeateo de Mileto el! •• Pero fueron l~ sofislas.. aquí en su significación ingenua_ menle human.•Voy • hablar de ~odo.. ¿qué habri que saber para ser filósofo? lit.cia de todas las cosas o bien la ciencia de una cosa única. VII. sino aquel que permite poner de relieve las demás artes 11.: • a este célebre comienzo de su tratado Sobrt u N. ~ Díe!I.no ha adiestrado a la intdigencia. que rea~ CDInO un [ellmOltr).AP. a partir ~ aquí.ICS de la epolimat!a.1J'.esladelapoliroada.tllTaJeu debió Demócrito sin dud.o de d1as?. deldela polimatía ~ la idea de un ara: que lea wUvocnaI liD confundine por dio Wll la PJ'!'D6a ~ teda _.1aqueVll11uaidos j los nombres de Dem6cri1O Y los sofistas.5160 en aras de la totalidad..'~~m~11~ei=~. lcuila 1I(lIl . desde la antigüedad. a Hesiodo y Pitágoras.). ~. . CllSJ am los nusmos t&minos y provista de una M. y cootra él había sido J!I utiliudo d argumento del penuuhlOfilita. como ejemplos de hombres cuya . cit. aras de la lnscendenci. . por Sato EIlPÍIlCO.uso anles del desatroUo de la sofistica. Heráclito citari. Pero DO p. 64 Didl): prueba . Pero si queriendo sabetlo todo no se sabe nada. PJatón "1 Aristóteles =la~~lar sólo de ellO&. XXIII. Es cterto que el planteamiento dd problema indicaba al ~JlO5 el sen~ido de. De hecho. podemos Vtt que dos posiciones ememas se ~ta.. ni ipIolar las críticas que ese ideal provocaba. pero privilegiada? O tilmbim' si convenimos en que la ciencia buscad. La retó- c:arkter :~ 1j=:W=~/del'es~=rofi~je:es~~ '?abría. las ciencia que debe aprmdc:r qwm le OCU\lll de fiIosofÚl.HipUs. dd que nos informa los RJvaJts ti.llcro.tJ. Si la filosofía no es la ciencia de todas Acaso se nOl pennita ahOtll teronstroir en su desarrollo hislóriro una problemi~ca de Ja cual l?s Rivales nos ofrece tan sólo un esque. compro~tedo ~n un arte o un.:urera y en la lucha. la Vel: en la c.para ello. aro CI- se burlllTi de lAs . Un palljc:: del E~o m:umI. y Cll. renunciar al ideal polimátko de los An~. Gorgiu m::onocido .. Y~os mejor.Blte:ldeopinar Wlte n::a..perm~cia de ~tIl problemática. desproviSla.. qUienes se erigieron en primeros teóriCOl!l eortSCICll. (h. es uruvenal por ser primcn. ll. nUsma DO pemute y. sin embargo.. " NlIJb. el eo.. preci. de que no ~ba que formase 11 mismo ~rte: de e1lu.. ¿es la ClCll.e.. Clenaa buSCllda. particular Hipias según e! t~timOlUo de Pla~n.a\ltl~ OOtoa:mcnz:atOll pordaearaet 1Ulivcuab(--. dado que no debe aprmda\u roda. Pr. .}7...6genc:a d i _ Eutidemo y 0i0b00- 262 263 . que pretendian hablar de la Totalidad. que no sacrifique ni l. ~:n::. 11 : M' :~~e~ito Di~1.se han aplicado sucesivamenle • so:Iu- Laprimetacoocepci6D.SObR tado. el sentido preciso del problema: l. Antes de suscitar una refle:rión KerCI del 5a~. de que la calidad de! S'lber está en ru6n ~ de su atem16n.

los fundamentos de su propia ciencia.ticos de Plat6n y por los cuales se distinguen. 89-92. Y es.~~~br: d~~:o'e~::tdel~~:~~~~cad~ 264 265 . con más precisi6n. Arist6teles recordará ella lecci6n que Sócrates da a un tiempo a polimatas y retóticos: la universalidad buscada no puede ser la universalidad de un saber. 172). . 066 bc). cap.rica seda. tal como pretendfan serlo la ret6ria de GOrgilS o la culrun general de Is6c:rates. el menosprecio de los saberes «partieu1ares».PJ. una «peirástica"l> 15. temas que inspiran los diálogos socr:l. impidiéndole que se identifique abusivamente ron la totalidad. DIRUI. ia~~=:¡r{:!~t.. y quedebi6 paseeerignominiosa a una sociedad tan convencida de la virrud de la palabra que confundía bajo un llnico vocablo la CIIl1Sl1 injuna y el dillCUrso defectuoso (~nulv M¡oc). Un mismo d::atraasr cientc:mente. Universal lo es de dos maneras: en primer lugar.. de la filosofía. sino una e:rhonaci6n al reconocimiento de nuestros Ilmiles. ignora -recluido como está en un dominio particular. DIJ. a sabes. a su modo. prodamada muy alto.'"r-lp'o't. 11.Un de PLATÓN (especialmente 4ID d ss. que parece apuntarse con el nomb"' de . pio. que floreced alln por mucho tiempo en las escudas susgidas de Sócrates.no es tanlOen nombJ:edeunlCl)l'lCepciencil diciendo no rolo que es una ciencia. JOO4 b 25. no es un hocer entre otros.esdecir. lo veroslmil puede no ser verdadero.n predestinados a recibirla. pura. Se da ah! una especie de proceso póstumo de Sócrata y. un esquema empobrecido de esa misma concepción 10 que encontramos de nuevo.}.. Hip. pp. .. Sócrates denunciará. sin tener objeto pro.quec:res mortal ¡dr. aquello. 1940.s demás cienci~ son ciencias de Olra cosa que ellas mismas.. IlUU. habla asumido y popularizado en su enseñanza un tema apreciado por el retórico. erística (272 b). «Comrd~ de la saaes-. entendida como «arte de las artes». J.w). 231 e): ""pi ). una invitación al CQ1locimienlO de d (pese a ladas las inlerpretaciones modernas de esta fórmu_ la). la de una «crítica». al ideal de universalidad de los sofistas. en la segunda parte de la discusión de los RifJtJ1n Gorgias habIa intentado sustituir la universalidad ilusoria de un saber pretendidamente real por la universalidad real de un saber aparente.f. es decir. y por ello primero: es el saber del nosaber. que es un poder del hombre sobre el hombre. en Ler sciellur # la rageru ('" Congreso de lu Soc. ciencia de las ciencils. esa muerte para cuy:a prevención había sido impotente la palabra dd filósofo.'l'tljc. dicho de otro modo. 892 ss. de Fil. Nuber. COll una tradici6n «relóric. pero lo verdadero no puede nada si antes no es veros!mil 74. p.72. (Sofis/. antes de Plat6n. p. y J.. Cnno observa DiO! a este respc:clO. no es tanto el proyecto de un conocimiento de sf miSJ11l cuanto el de unl ciencia o un ane universal. que la lileraturasocrática cunea ha ganado definitivamente. No hay más que un saber que sea universal. Si re::ha7a dicha concepción. Lt expresión /us /Utium R to 11 los defensores de la retórica: la verdad no se impone por si misma a unos hombres que acaso no est:l.. S6crates volvla a dar vida./l. sino que es aquello mediante lo cual el hacer en general toma conciencia de sI como actividad humana y puede. entonces. aquel que. ron la mayor claridad. AUlou. la fórmula sólo pue<!es/gnifiar esto: eonoce lo que eres. bajo el nombre de «eu1turallo. w..pat'xol lóTO').~t ~~~ ~~ ~ =~red~o~~~:i:~. apología. o. sino la de una negaó6n. en un sentido ya más positivo. ~7::n. F. proporcionará así un supremo y terrible atgumenque con una sob deocil bastaN: 1a.. Archiv f.~ tencia. no <':$ sólo la vida de S6crates la que requiere una.'t<IX"'7"~~ n aro más lUT!"'b. cuando critique en el Cármides la idea de una «ciencia de las ciencias. Hem06 desarrollado en otra parte esa concepción gorgiana de la ret6rica. y su corolario: la burla hacia el hombre competente. apuntará hacia esa concepci6n. de lengua franc. tanto al menos como hacia el proyecto pretendidamente socrático de un conocimiento de si mismo.. mientras que . en el doble-sentido de reflexi6n sobre las artes y de técnica primordial. de la no-competencia. ejercer su poder efectivo. real o aparente. hace valer las demás artes: hablar no se opone a hacer. el arte buscado.. Sin desearlo.. XXXVI. Pero si S6crates suministraba as! con su muerte un involuntario apoyo a la doctrina de Gorgias.!. pues.. 73. incluso lo verdadero necesita el prestigio de la palahra para ser reconocido como ral. porque pone cada saber en su sitio verdadero. 15 r.:~:¿. a paror de ahI.todas la.la sahidurla es b ciencia de las demás ciencias y de ella miSlllI a la vez.. A!(.. ReligiollswiuellScbaft.. 2. sino rodil la literarura de lO! discursos llamados socrJlicor (LU. ni siquiera en S&rates.610too. sino en la afirmaci6n. 304 /lb (A. r. Burdeos.. se negará incluso a poner al servicio de la verdad un arte cuya finalidad era tan profundamente im. 1.. Cfr. Plat6n. el único arte al que ningún 74 A argumentos di': este ~etO responden no sólo el Go. sin duda. sino una ciencia particuw con UD objeto paniculan (i7l. cuya elpuiaJidad es b mstica.tsta~ol=br:r:r~~ cu~le~~ mamente universal: el de la pregunta. v. como Aristóteles dirá. Acaso leI1 éste el lupr de =tdar que la idea moderna de . ""'YO'. pues no está especificado por ningún objeto particular. pero también. 7J El S6crates del CbmiJes critica una concepción según la cual..I!IBl. 19. de la enseñanza propiamente plat6nica. al comienzo. que por Jo demú pudo transmitirse dim:tamente hana ~ mediante la tradición de II! .~·~:~'T':"r. Mo. dB/. ARISTÓPAIiES. y. preari!totélica.t6n l1udirf a esta últiml cono:pd6n de la sofistica cuando defina 11 sofí5la como <mn atleta dd discurso. en su sitio particular. de PlatOll. sin duda. a SU trav6l.. sino lambi~ su muelle. la impostura moral de un arte que sacrifica la verdad en aras de la omnipotencia.). Al criticar al hombre competente que. 290. negativamente.. PUTÓN. corno el genemI del Laques o el adivino del Eutifr6n. sin recaer por ello ni en las ilusiones de la polimada ~us:::r:~~~=~~~:ci~ :~~~n~~l~°C:. en la ironía socrática.artes libc::mks•. sin duda.ef/exi6" es extrafla 11 PMlIamienlO gnego: el «<:on6cete a ti mismo» no es. al rehusar defenderse ante sus jueces.

y. que cualquier ret6rico podt1a modificar. que es su propósito de universalidad.. VII.522 4. sino la polltica. ya que. 'H c. y luego socrática. siendo asf. sumergirse en ella. por ejemplo. a fin de designar dicha ciencia. Plat6n sostiene que la cosa política no es del dominio público. de un modo algo diferente. la dialéctica no es tanto el arte de interrogar y responder como el arte d~ inlurog¡u (cfr. Pero esa minusvaloraci6n ret6tica. sino ya de S6crates y los socráticos.. sino el ciudadano cualquiera. debía resumir la imposibilidad misma de ese ideal de universalidad por medio deJ saber: el término de dialéctica. manda en todo y de todo saca prove71 chOllo • Más interesante para nuestros propósitos es la raz6n que Plat6n da de esa superioridad del polltico: como es sabido. complementarios a este respecto. que el «arte real. recuüdense asimismo las mofas propiamente plat6nicas contra el principio mismo de las elecciones públicas 31. porque la política concierne a las relaciones del hombre con el hombre y. burlas cuya inspiraci6n directamente opuesta a las de S6ctates contra los hombres «competentes. que el jefe es quien capta la Idea del Todo para poder asignar a cada cual el lugar que le es propio. con la opini6n como materia y la verosimilitud como fin..lo gobierna todo. los libros 1 y II de la R~pública y el Fedro. sino. sí no el iniciador. Pero. reside en el saher~. JIlNOFONTl! observa que Sócrates pregunta 1~jC7. como lo hará más tarde en Aristóteles. la dialéctica se opone tan poco a la ciencia que es «el pináculo y broche final de las ciencias" 14. 2. VII. de los libros VI y VII de la Repúhlica. la dial&tica se oponfa. § 4. competencia particular alguna a fin de ejercer las magistraturas del Estado. quizá para Gorgias y en todo caso para S6crates. n. 4. ese método dialéctico que convierte al primero que se presenta en juez de la competencia de 105 demás. En este plano de la polémica. ni debe distinguir. Plat6n es el único que cree poder triunfar sobre esa disociaci6n: en él. Los tettos más antiguos de Plat6n muestran clara. el dialéctico se opone tan poco al sabio que resulta ser el hombre supremamente competente.el principal carácter dd progtlltna trazado por Plat6n en los libros VI y VII de la República para la educaci6n de los gUludianes de la ciudad: a fin de convertirse en dialécticos. en virtud de su definici6n. 266 267 . . de la com.. al que no distingue. por el contrario. no deberán volver las espaldas a la ciencia. Pues paro. ~tesC'l)lIl¡>aracione&entrepolftial y medicina en el GOf'Rias: 477 ~ 11 GOf'gias. La tesis plat6nica. t&nka de persuasi6n en los retóricos. contra el sorteo de los magistrados".otro puede disputar la primada: el de plantear cuestiones en el diálogo. Pero en este punto Plat6n no puede haber sido enteramente insensible al ~­ mento de Gorgias: decir que la política es un arte entre otros. significa ignorar lo que ese arte tiene. ese «arte real.de una ciencia universal. eap. Pero las consecuencias que Gorgias y Plat6n extraen de esa misma exigencia son contrarias: para Gorwas. de la que Plat6n. la polftica supone una visión «sinópticaJ> y excluye la especializaci6n. Gorgias pensaba que no hay un objeto polftico propio. M Rep. como ocurre. Y la dialéctica no pretende suministramos ningún saber. instrumento de critica en S6crates. el político no debe estar especializado en nada si quiere conservar la visi6n de conjunto. 172 4 18). 521 . y del Politico.. 00 es la ret6rica. con la medicina Q. de la competencia ilusoria o pretendida: ni por un momento pone en duda que Laques sea un buen estratega o Eutifrón un auténtico adivino. l'esponder hay que uber. JO. . va a ser. si así puede decirse. se opone en primer lugar a la práctica de la democracia ateniense. rol/!!. 455 b SI. Platón restaura a su modo el proyecto ----cuya vanidad habfa mostrado Gorgias. llegará a su más clara formulaci6n en los textos. La dialéctica no es ya en Plat6n lo que en S6crates representaba: el saber del nlHaber. Tal es --desde el punto de vista que aquí nClS ocupa. a la competencia de los doctos. especie de cultura general. sea primero es la evidencia misma. quizá no se haya subrayado lo bastante Ill. cuya identificaci6n con la sabidutla vacilaba aún el Eutidemo en afirmar.. emplea paradójicamente el rérmino mismo que. El arte supremo. ella misma fundada en una 76 En efecto. la política no será cuestión nes Arist6teles~. menos aún es 10 que la retórica era en Gorgias: el sustitutivo de la competencia. m's amOa. y /lO rtspo/ld~ /lU/lC6 (MNI'IOf'(I- ciencia. van a suscitar una reacci6n que podríamos llamar aristocrática.. Lo requerido por el político no es una técnica 478 d.. 11. petencia.. que no cae bajo la competencia de una copini6n. penetra la actividad humana en su conjunto. preparada por la polémica antittet6rica del Gorgiar. ~e ~~~~~: dÍa~~l~1~ ~=a~~~á ~~~~~s~: 2. se oponfa a la ciencia de la cosa. oponiéndose en este punto al mismo S6ctates. según la cual el político no es un ciudadano privilegiado. dicho de otro modo. A decir verdad. ete. la dialéctica 76. es la ciencia en cuanto talla que especializa. Platón es el único filósofo para quien la dial~ca no se opone a la cienda. la ciencia primera... En ambos casos.. de particular. en todo caso el principal artífice.. por tanto. sino bajo la de una técnica particular. mente la significaci6n polémica de esa tesis. Dissoj LoROi. 9·10. baste recordar aquí las burlas no sólo de Plat6n. Arg. remontar sus distintos grados.. 4. U Cfr._ 1. Platón piensa.

E. no son sino la e5CUeIa.p.integra. es decir. ~ en cieno sentido a la polimatfa de los Ano¡tUOS.).l del principio del ser. Su ciencia no es la imposiblc ciencia de todas las cosas. y otras cienci. en $US precedesores como en sus sucesores. 4. y en virtud de su valor fundamentaRte. smo Eundllf'!'lentador. desde entoDCCS clásica.siclI ft1J"lIlis y 10 que la dif. áiIJUCtit:4.':M::t=":-2~6~7 ~::.ts~eli4 ~XJ~~bW: I'I. disp.1 sobrepas.mentc:. Es (Xl68 también sabida cómo esa oposici6D. que ahora es sÍ nusmo !lempo un. la jerarquia de las ciencias no se resume en la más devada de todas. teroerll de las posiciones m. de lo que hay de primero en d ser IO¡ por una partC.. antes de que WoIH y Baumgarren la reasuman en la distinción.re universal: asf cs como resulta ser. debla ser ya tradicional.12~'y. en la generalidad de sus determinaciones·.la CIenoa del pnnaplo dc todas las cosas. y. lQ Sqún PULEJ. un ser al que su generalidad impide ser un g6lcro. recucrda los Rivlllu -. sea. 2.. d proyecto . bros VI Y VII dc la RepúblicQ. en el ti~po de Arist6teJes. es arquitect6nico. 10261121.!ic4 sp¡:ciaJi!. sino un «sa. equivaldría. 1026 " 19. la &públu4.formal ~~ pers~asi6n.. 5610 el dialéctico conoce 10 que es bueno hacer a~d1o por 10 quc las cosas son buenas. iífe. 268 ::O'brÍ8~' ~~~ . Un saber partiruIar. no se obtien~ aqul a ~sas de la competencia. Se ha subnyado hace mucho la dualids. entonces. las dos definiciones quc dc la metllf[sica proponfa Aristóteles: unas veces ciencia del ser en cuanto ser.rutotélioo de una ciencia del ser en cuantO ser '! la conce¡x::i6n aristotélica de la dialéctica.~)f$. pero ahora asociado a la id~a de ciencia.¡:.sicl/!-. la filoso6a para Platoo. entre una ml:tapbysica genmJis. Or. '1 E. Vemos por qué e! filósofo no necesita ahora conocerlo todo sino sólo 10 único nettWio: la Idea del Bien D. 1. en sus Disputatio"es metaph. y una. Pedro PONSLCA caracteriza ya la metllpb. por respecto al problema de la definición de la sabiduría. y desIgnan. Suáre:z oponf. pero 1. aunque eminente ('O¡ut»'tlWlV)".. sino que se confunde con la competencia .ica puramente forma! de los sofistas--. modiat2meD.. 97 d. resumit todo d platonismo. en $U común origen. o sea. pot otra parte. 1. refcrida a.T01 ~~lIdo ¡.launave%~ Ptte si bemos rememorado aqui esa problemática que.tr . GO'fUu. la· tente en un comentarismo que las m's de las veces pt'OCU1'lri enmascararla. ~es d vocablo Ji4l!CtU:4 siRUe significando en el vocabulario platóm~.. remontándose más att'Ú de Sócrates y GoJlrias Platón. irá siendo academizada progresivamcnt~. que todo d mundo reconoce ser necesaria al ~jercicio del poder. el dialéctico debe formarse en la escuela de las diversas ciencias -lo que bastarb para distinguir su ane de la técrt. De forma mú abstraer. presenlaban la dialéctica como la ciencia del Bien. pero esas ciencias. mediante 511 teoria de las Ideas y su concepcjón de la Idea de Bien. ---o más bien la domina-.. y. Ptá61J. sino que en ella se suprime y se perfecciona a la vez. ciencia.. e! platonismo ~ásico ~el~e:e~~=~ .' cd. porque no es sólo primero. el autor' de t':lltI distinción seda un tal MIC1AEUUS (UXK01J pbilO$opbkum. en s:lber por qué Plat6n designa . referida al summum en!.retórica gorgiana y 1. que d~lgnt.d de inspiración y de proyectO de la meufisica aristotélica. Ciromsaibiéndonos al esquema simplificado de los Rivaks. ciencia particular. l. ciencia universal. La perspectiva sin6ptica. por sa primera. Ciem. precisamentc.. y su tarea es hacer a los homb~ excdentc:s (~'t'ÍatO. sub 11. Quien conoce e! fin ronocc los medios. 16")). y ni siqui~ra una cultura general. • Dios • ----. 1. 461 " (donde el conocimiento de : fJ fllótofo del retórico). 269 : gg:'. Mosuar cómo.. digamos tan sólo qu~ ~t6n representa. (WOrt"b~b á" phiJOJophiKhe" &viJlt.ber enciclopédico. ~ reconcilia saber y universalidad en el proyecto restaurado de una ciencia universal. de forma mis daborada..1 dialéctica socrática habIan juzgado mcompatlble con el carácter parcdador de la ciencia. SIno -y esto reconcilia de antemano la necesaria partku1ari~ad ~c1 sabe~ ~.frentadas: &que1la qu~ define la sahidura como ciencia universal. referida al ms commune. quc paredan acreditar los pasajes pedagógicos de los liIS RiNltl.distlngue dd 'i:u:¡Z.esa COm~tenCIa INprema con el mismo nombre. asimilada abort a la t«lkl8ía. Pero el p~lema está. No podemos uarar aqui de mostrar cómo. sin duda. un conjunto de ~Ias cuya pricdca hace inútil '! excluye d saM. COIDO ciencia del primer ente. el filósofo no puede saberlo todo ni sabt:r hacer todo pero coooa: lo mejor. la propedéutica de la :::m~:'a~~~:: ~: ~tedea ~ ~~~tasu~7cJ: supone la polimada. Su arte.. referida a un gomero particubr del ser.n:m~ ~dec:r. poi" dlo. El ~ yecto de hacer mejores • los hombres supone la ciencia del bien y d~ mal. es porque se trata de! Jugar privilegiado desde donde puede captarse mejor. presenl~ en los textos de Aristóteles. la univcrulidad de la exigencia filosófica. que es aquello por respecto a 10 cual tlxio 10 demás cs. y antes d Eutidemo. aqud ideal de univer· salida~ que 1. 9l metaph. ~ fm de roentlS. sin por ello recurrir a las ilusorias superioridades de la apariencia o • los triunfos fáciles de la ironía. pero eminente. 1)7 (..1 . Siendo as! la dialéctica plat6nica deja de aparecet bajo d aspecto solament~ «cnciclopédico.

100' 11 27).J1::::. su sentido. D.~~-: ~a::r 998 b 10') b 20. ~t ~ris JI. sola realidad.ber filos6fi. ~I J... 1. ~~o:~ d~r:nc:n:cit:. que en seguida llegó a PIlJ'C'Cef aburaeto -awxio se olvidaron sus resonancias huma.. en e:'a competición entre 10 esendal y lo aJalquiera. de los hombres del siglo v. mú que saber absoluto-. o entre la m6rica v el «061:10. que Platón llamaba también dial&rica ea virtud de un audaz cambio del sentido habitual del tt:nnino.. definitiva. con ~oIH.by~~: ~~~\~_)~ le: ~Iea/osfa. sleodo aludido por la mfs modesta de: nuestru palabras.00:' lO. a la vez que su oposición al discurso demostrativo. en esa tensión entre la primada y la Ulllversalidad. 2.::n:: d:a:enU: ~:~e:a ~~s.vimdol.indisociable? ¿Qu. como he~os Vl~to. 2. 11 E.enm. 3! fin de cuen~s.1. 1. 1026 11 2). :lbf:n6sdf~orhdemf~e ~~.. de esla suene. la ciencia de dicho Ser debe ser anterior. CSI oposICIón h:a SJdo VI~d. en la universalidad de sus objetivos.. ). y debe ser la filosofía primera. ~tan significativamente unas • otras en un oomp~cjo . J. en cuya coJ. preciando que la primen reftae al l1I1 4'Wt1</U m au . físico o matemftko. ¿Qué hay de extraño en esas coover_ gencW? lOué hay de extraño en que la prehistoria de la meuffsioi nos lleve II un nudo de problemas en que polrtica.6~~~:n~:mll t~~e~ ~~~d~°. SIendo primero en todos Jos g6)c:ros se ba1Iarla en connivencia 000 los dioses? ' t. al mismo tiempo que en las limitaciones de dicho método. o bien la palabra altiva de qwc:n. tan pronto en el caricter gen y alcance recooocemos Ibora. lll.!vergencra .para aportar la realidad de esa solución. ~o la oposición entre opini6o y ciencia. en. S100 . se desvela. en.:n=~:::: representantes de una soluci6n efc:etiva.)1.a16:tic:a no se: pronuncie en dlu. en su . lA ontología seda una protologfa: ciencia del fundamento.maravillosa traxmdencla. Ariu6tc:les insisticl.est' el problema mismo de la mela- ::-. al reflexionar en c:l O. dad. resoI. entre dem. no 5610 f¡J~ca SInO polftka.: ~=h: k:t~~' ~t~7a:n: desde~~ ~~~ Arist61eles ha tdlexionado acerca de su mismo procew efectivo de invc:stipción. o~~n~l&:" ldek~~6~fs~=~ ~i~ Pero antes de ~vc:rtine.e:.o:qt'}:~~.demlÚ en la pol6nica con sus con- t == úl=~U:JI~U= =re~~ Los c:apitu105 anteriores han mostrado suficientemente que ArUt6teles nunca resolvió del todo e5&S prquntaS: tan pronto insistió en la trascendencia del u. en esquema académico. Este carácter del prooe:so de investigación ontol6gica -laborioso caminar. ~1~~~ ~~~~dei . que babrú renunciado a lIU~ al. ==:fu~~O%~i::. Si lo que hemos didlo es uacro. con ~. A. o bien lao s6~o.u:~~ t:t~:m Ol. la oposición en~ onlología y teologIa. Si bien trazan el ideal de la ~~. sería Arisob:J.eg~. :: objeto d ser cualquuera. que.. ~. DEBILIDAD y VALOt DE LA DLUÍCTIC& Aunque: la palabra di. hombre en euanto hombte? • probIe~llltia cuya historia hemOll inlenlado recordar podrú ~nurse. 270 27l . filosofía.-podrfa dc:orsc:. 0. las primeru l1neas del Dt ptlfribus /llfimalium son las que mejor nos aclaran III r=.!: hay de atraño en que el proyecto de una aeDOa del ser en cuanto ser.OCt1Ioa y uutoa1lcia. cfr.:: rr::= ':~~~ :'=. Por ejemplo.. de tal modo.a~V~~~tri~:id:i~~:ooondd pensamiento de Aristóteles.! U: ~ y..~~ . Redprocamente. ~trumento de Interpretación tet:rospcctivl.. en otro plano.. ~~~~c:ld~J~~no. a la intuici6n de: adivUXIS o reyes? ¿Es el discuno del fiJ6sofo _po!> último--.:r~eenA~~I~~mt. m t= t. rd1eri6n sobre la palabra y aobre el arte.. universal por ser primera. en un conjunto de cuestiones. SIl extraño parentesco con la investigación on· tológica.~.o en un sentido que :=ún~ y política. dándose cuenta de que tenía mú que ver con la di. ~rod~ efectivamente.oV~~6n!U i:~~~~I:z1 Iécnic:a de.a16:tk:a de: los sofistaS o de Sócrales que con aqudla ciencia del Biea. b::.ganon sobre el proceso dialéctico.la pII_ !abra de un hombre meramente hombre. Respondernos que.~~f~D=obj~t~: O <lamenta! de: lo prUnc:rt. ). ~ablan marcado con tlltlta fuet2a la sensibili.ser ~o teólogo. es decir. por !illst6tdcs no sólo en el diálogo mImar de tu propiO pensanuento. la oposici61.. dIa es también univc:nal po'qUt es primer.ero más ~te del ser? ¿Penenece el ser al do:mruo público. si exiSte un Ser inmóvil.co tl .no es algo meramente iJ:n.:. d ser en cuanto ser o bien el gén. 11 U: cE! mnocimientO taDibk es amún • ~r. estanf muy próximo a rc:t:'OflOCU.

l. pero no patll decir. sin preguntarse cuál es la verdad.. si es así o de otro modo» 1<11. por su ponte.a 10 orgáoko. él solo -por así decir. 1.1lIIJ8. como lo negativo a lo positivo. La cultura. D~ AnimlJ. Dicho con más precisión: el discurso del hombre cultivado no es el di$CUtSO del sabio.l<. Pcro la originalidad de Aristóteles radica en que no toma partido por una de esas exigencias. expresión que aquí debe tomarse exactamente en el sentido negativo que hoy le damos. tanto en la más trivial como en la más elevada. pues es propia del hombre cultivado la aptitud para emitir un juicio (xP\WIt) pertinente acerca de la manera. ciertamente. 1. :lrE1l:\lI~EUfll'lo'l).ynoen $\Iconleni<!o de verdad. III. 9t Pol.. 402 " 2. en o~ lu~r. y de ese vicio puede el hombre cultivado.idI\d formal del di&- ~ti:o~e:t1n~~~~~d~~ l~~= :d~~tl~ ':ti~ :ase:e:t~e:is=esti:. que piensa en una eual. liD duda. s610 una competencia eminente --que no posee. correcta o no. Debe añadirse. Aristóteles no vaci1mf en ext'rae:r una consecuenCIa. ~ fli¡ x"J..) 1:11. . sobre todo si pensamos que los contemporáneos no podlan dejar de ver en tal elogio una rehabilitaci6n de los sofistas y los retóricos n. ~En todo género de especulaci6n y búsqueda. Y Arist6teles pasa a enumerar algunos de los problemas que se le plantearán. Pero -se dirá. legítimamente de cualquier COlla. tiene el poder maravilloso de reconocer y denunciar la incompetencia de los demás. con juzgar el discurso de otro.ID<. que ésta tiene poder para condenar. 272 18 . y a la otra una especie de culrura ('lI:al~s¡a'l 'tl'ld). no presentándose ella misma como un discurso añadido a otros disrorsos. en definitiva con el todo. Ese carácter formal de la crltica. l. parece que hay dos clases de actitud. M. Pero el httho de que AriStóle1el1 00 emplee el adverbio dJ.(vo<. El. sin saber nada. que damos hoy a la palabra ¡uicio. A. donde el hombre culto era ridiculiu<io. Top.l~" 12.. " Cfr. 2. 982 IJ 27. por relaci6n 8 los cuales se juzgaIli acerca de la forma de las demostraciones (-CO'l -CPÓXO'I -CID'I hIX'IUfllÍ'IW'I). tiene una función 901 Puto ¡1fl¡maJ. vaya a decidir acerca judicial y judicativo. 639 IJ critica universal.\<.ku los ~neros. mar a la primera ciencia de la cosa (hIOn'¡fll'/'l 'tU\¡ 7:pdTJ14'to<. fÚOEO.'l8oi1~ mUelItr:I.4. es decir. 1. correlato de su universalidad.. El griego Xpí'lEI'l s610 tiene el primero de esos dos sentidos: así pues. autoriza a quien la posee a «juzgar.i~n~~v~:ili~sdecult~v:dos: s:~. Eull. 1078 IJ. Difiere de él porque es critico. As! como el tribunal no tiene por qué otorgar elogios a los hombres de bien. Este texto resume muy bien el debate evocado por nosotros entre competencia y universalidad. como ~ en otros lugares Aristóteles·. d'fl1)pl<:llllÍ'I1¡<. 3. juzgar legitimamente. eurro. pero nene el inconveniente de referIrse sólo a «una naturaleza determinada. 639 " . sino en cuanto que se nutre de las insuficiencias de la ciencia de la cosa. Pues es esa cualidad la que pensamos que pertene<:e al hombre dotado de cultura general (. J<Il 6. ignorando por tanto la relaci6n de esa naturaleza con las demás y. Por contrapartida.¿acaso no hace falta conocer la verdad acerca de un tema dado para poder tachar de incompetente a quien habla de él? Ello no es necesario. queda expresado por dos veces en el mismo texto del De partibur animaJium. y el resultado de la cultura ("ro ltn\lI~~Oe\ll) es precisamente esa aptitud. 8. podrlamos lla..m<. ~ Es imposible dejar de oponer este textO al de Los RiWl1<-r.). de esta suerte. 10) Cfr. de ese tlpo . al hombre cultivado. Pero aqu! la cultura se salva por su misma generalidad. c:: 1_10. no tanto por s! misma. el elogIO de la cultura general. ti 10. Más adelante.. El juicio del hombre cultivado no se refiere a la verdad del discurso. mediante una especie de juicio de segundo grado. Hay que dlll" " elItos t&minOI. 1217 h 21.). permite «juzgatllo cualquier discurso. así tampoco el hombre cultivado tiene por qué extender certiñcados de competencia: por lo demás. A decir verdad. Aristóteles insiste con mayor claridad aún acerca de la tarea que asigna al hombre cultivado: «Es evidente que incluso la investigaci6n acerca de la naturaleza debe comportar ciertos llmius (o3'POr. J. hablar de la funci6n crítica de la cultura significa. IÚ ser sq¡undo en to. un sentido mú gencnl que el esútico. sino a su fonna «bella o no bella» (xcrJI. 1282 IJ 6. Decir que el hombre cul· tivado «juzgallo el discurso del bi610g0 no puede significar que. tiene la ventaja a saben.. conforme a la cual se expresa quien habla...le permitida entender de eso.6'1 w. a propósito de la ciencia de la lOl Puto lI1/imaJ.acerca de todas las cosas. según creemos. 11. La c~encia ~ «exaet~. sin ser competente él mismo. pues la falsedad del contenido acaba siempre por traducirse en un vicio de forma. según el cual lo critico se opone -podríamos decir.).la función y los límites de la dialéctica según Aristóteles. da la impresión aquí que la cultura general posea valor. 901. como aquí la mt~d(l a la hIO"t"Íjln¡. que este último hombre es capaz de juzgar (Yfll'tIXÓ'I). la generalidad de esa cultura ¿tiene por contrapartida su vacuidad? Es sabido ~e. As! pues.. 1. Ambas son igualmente legftimas: no era de esperar quc Arist6teles desvalorizase la exigencia ciendfica en un texto que sirve de pr610g0 a toda su obr~ biológica. mientras que el otro sólo es competente en una naturaleza determinada (npi . pero es más raro verlo hacer. lIlI. en ese mismo lugar. aunque habrla que precisar: una función crítica que s610 es universal porque se contenta con ser crítica.l1)<.

si bien no le impone ningún método. "p. M. mediante: un estudio de :n:=s~~~e~ri~~: ~::. oon las exigencias del discurso humano en gene- ~= ~~u~~l:t=~~ :US:~~':beeo. Otro tato. comunica con la totalidad. etc. más en . tomar. P. La función aftia es distinguida radicalmc:nte: pot Aristóteles de la compc:tc:ncia. VI a precisar el papel que corresponde al bombrc: cultivado imite al ubio.. 0: Ilrttes de emprc:ndeno.ciencia de: la cosa.. carácter formal. Louu. con el carácter presunto de su objelo. en cada cuo.:I~¡~:~. en d interior de la obra de Aristóteles. Universalidad. posee el privilegio de transmutar esa evidencia insuficiente en un poder que su misma ignorancia le confiere: el de confrontar el discurso cient{fico. en cada caso reconquistada. los vetemos confirmados y precisados. Y que: van • permitirle percibir en ella algo más que vana cbarlal8.vicia: ¿debe: el bi6logo atudiar una. lo que le llevad.anen. en cualquier géoero de estudio. cada sabio.nitiva los rasgos que Aristóteles rc:coooc:c • la cultura general. hed: deI:ua: ~~~Ónq~~~r~n:::. Vemos en qué sentido constituye esa coocc:pci6n de: la culturI una reivindicación de la tofisrica y la retórica conlr8 los ataques plat6nioos. 0. al hombre cultivado asignar.W~~~t~ Ia. lin por dio dejar de: datar cWtmc:nte: su oposici60 a la ". ha de:J:n()I. ~o~úl=. para hacer de ella un organon. o bien debe considera: de entrada las funciones vitales (sueño. p. en la concepd6o aristotélica de: la di&ltttica. la ciencia suprema de los plotOOicos. ante: el objeto.generaI. por lo demás. le prohibe confundir los géneros. Si volvemos . y. Los comentaristas no serin infieles. cEs señal de hombre cultivado aigir tan sólo..~: proIúbc: al menos todos aqudlos que no nazcan de: la ingc::nuidad. XXI. inútiles repeticiones.1l1ldo Arist6tc:lc:s.~: r s:~~c::q': ~ fUd~= . como sabio y como teórico del método. el género de discurso que conviene: a su objeto. pues. pone a cad~ sabio en su lugar. todo saber particular. Pertenece.:..ás aún: d sabio ve sometido por Arist6telc:s a la jurisdicción del bomb~ ::'~:t~c:::. los caracteres de la cultura que más arriba hemoI distinguido.. le: era una c:spc:cie de cdisrorso dd método. Incapaz de habar de otro modo en gener:aJ.rcl: ~ ". en el Orgllffoff hallamos d desarrollo y la justificaci6n paradójico cambio sugerido por el tato De las ptlrtes de los Creemos haber mostrado suficientemente.a~: f~~~~ ~c:: =~ rl: =~ r:s:Es:a:-60 ñrmada. por el de que la dc:scripc:i6n que Arist6t:des da de las funciones de la culwra genenI al comiemo del tratado De I4r puJes de los tlffi". al no estar ligado :k:do~~~~ d~' l:~~~~d:l :~er:fo:~ciS:~da ~=~ a nada. la precisi60 que la naturaleza del tema comporta.tdes coincide exactamente con la teoda de: la dialéctica que dc:sarroUa largamente en los T6picos. Será tan absurdo aceptarle • un matemitico razonamientos probables como reclamar demostraeioDes • un retórico» JII5. Aristóteles nos advierte que no se: puede actuar a la vo. en este punto. respiración. dándose como condición de la universalidad del instrumento su indc:pc:ndencia pot respecto a t z:. funciÓD critica..) en lo que tienen de común • diferentes especies? ¿Ocbe d tu especies y sus propiedades una I ceder de otra m. que es siempre particular. apertura a la rotalidad: l:a1c:s 100 en dc::fi. cit. 274 . En una palabn: al hombre: cultivado incumben las oonsideraciones de método *. uno por uno. SIc: ve aquí dc:st:ronada en prov«ho de: una umningún saber encierra en una rdaci60 particular am d ser. Ctlando rehúsen convertir a la lógica en una ciencia entse otras. lo preserva tanto de la c:JI:trapolaClón como de: la c:sclerosis.Deria. Está claro: el hombre culti· vado no es sino el hombre en cuanto hombre. ya citado por nosotros. que.. al pensamiento de: Aristótc:!c:s. • cada «especialista». de la friu a Nicómaco. o por lo menos en un mismo tiempo. crecimiento. tuya imposibilidad.»? -. del De hc:cho.

Ahort. Vale 1. d esbozo de un ambio de sentido de la negaci6n que: -segWl una filiación totalmente enrafiI al p1J. afirmar eprobah!cmeDte. lo univerul. uimismo.. Hemos visto que Aristóteles asociaba roo frecuc:nci. que la aftic:a DO es 1. una comet'Uencia que DO habrían repudiado los sofistas: . C'UlIldo la uni· versalidad sobrepasa la unidad genérica. La contrapartida de la negación ari5lot6ka de una ciencia universal es el reconocimiento de que s610 puede: hahlarse . justifiándolo. AJ¡f le justifican. transmutando dicbl$ imperfecciones en privilegios. es decir. en electo. hagan uso en cierto modo de la dia1&:tia y de la critica (~ Ql. ciencia. En este tema. Negar lo particular significa remitirse • lo universal. pues. le esfuerzan por poner • prueb. cena. acerca de l. a pesar de la critica plat6nicl.. La plltpropias de la dialéctica. Aristóteles no hace mis que sistematizar. opuesta a la ciencia. incluso los ignorsntes.. se rilicion. hasta cierto PUntO. el c:aricter universal de l. pena detenerse a ronsiderar la manera como Aristóteles confirma.tonismo. negativamente. salimOl5 del discurso ciend· 600 para i1UlteSBt en un tipo de discurso que es. precisamente. Esa confinn. que sólo alamad su desarrollo pleno en d neop1J. • la vez:. directamente. ¡ -1 axno dice Arlsr6rdes. la vocaci&n univcnal de una dialécric. bien. totalidad la.anuncia un tema. en c!ecto. el uso 5OCÚrico de la dia1&tic:a. proceder 11 eumeIl (Dtfl4") de quien DO tiene la dencil de la COSI.es una dixiplina que puede: posecnc incluso sin poseer l.a los ~:n~r~6~=rf=~--=::I$~:t= 276 277 ..palm~). el discurso dialéctico 1Il. coa todas las rosas. Por ello.ci6n ilustl'l. pues todos ellos. • los que pretenden saber» -. negaci6n Y -<OIDO contrapartida.Vemos.tonismo.1 de ningún objeto dctermirwlo.el Cldeter ~. De ah! que todos los hombres. Pero atrae de 8. Es posible..dialéctieamente.tivo de las afirmlciooes dialécticas acen:a de lo universal. 0. hasta para quien no tiene ciencia. hemos visto que. '.

111 ~:.lelo al del PllI'mlniáes de Platón pero sin confundirse en abeoluto ~ B 11'. para este último.eD!o. entonces•• la inversa.:1. ya ~tido por S6cra!es. son impropios..• II. se mueva ese mis alU. 2OJ. miento de J. sea lo que sea. en índice de una posíbilidad indefimda: se ttuee::a apertura a la totaüd. parece: h~ convett1do la negación en mediaci6n hacia la umdad. que.I~~·lrr4. en un momento u otro habla que salir de Jos principios propios. ti.1 vllCUidad de la diaI&úca ga_ rantiza $U univenali.. como el discuno dial&:tico. El fue el pnmero en reconoctt que 1011 principios comunes too .e en virtud de ~ncipios que no son «propios. DO deja de ser por ello ver· ~:~~:=~:y~~~t::~nf. ciertamente.. SlOO ca la toulidad.d. y.:Ijetivos JiJl1ktko y lIddo ID. Comenrando los tatos neoplatOOicos. Arist6teles es mucho mti sentible a lo que perdemos que a lo que ganamos cuando nos evadimos de la unidad genérica.~ decir.onen m. como la afinnlCl6n =tffia.. In. que tales principios S?'11mproplos. Nos advierte de elfo en un pasaje notable de los Argumentos sofísticos: «Ningún mt:todo que tienda a manifestar la naturaleza de algo. ilcgfum. por rd. conduce d~e la e~stica de 1011 sofistas a la teología nega. te DO r. Lo nepl. en definitiva. p. con la intención de oponer al saber .as. oegaci. La diferencia exnciaI. esencias es naturalmente inadcaw3o.ln". no apropiados. conviene señalar con DO menos insistencia que no ha lIevlklo hasta el final esa revolución que pttmitiri afirmar a Proclo que «es más hermoso ateDCl'SC • J. por vez Primen. m's mente..0$ ~rincipios c:omunes IW. y afir..as.Iede llegane a decir que Aristóteles haya visto en ello nunca una «liberación. más all4 de todoll los g6leros.? se coovierte. ~~J~J rEto j.d. amero exact: Pero si bien Arist6tdes anunda indiscutib1c:mmte en este punto fórmulas neoplatónicas. Wimos del dominio del saber di5c:ursivo para entrv en OtrO dominio que DO por dIo es el de la contemplaci6n.: CIl menudo. Esta . ti objeto de la dc:mostrae.'Jidad en universalld. Ahora bien: hemos VIsto que: la rdle::ri6n acera de los fuocWnenlOS de 1. o que ~ principios son comunes. DO hay mis que esencias y.. . oentH~. tlva de los neoplat6n1cos. significa por dIo mUmo subotdinarlo [a un ~nero). Sin duda. unidad de un género. si es cieno que «hacer de un t&mino el sujeto de una proposición.38.= ~ZI9f!. Bréhier escribe que..d.1 ciencia impliaba que:..~.=~~ta~ ~etac::¡j :d:CIl:e~=~ -.r:::'Qc:r~ :ñ~2J6~ k.. natunliexa y género dete:rmin. puede decine. nos permite escapar a la limitaci6n «de una natu· raleza y un g6lero determinados. 278 279 :~ ~:: ~. desde el punto de vista de la aCDCia.gidJ por l. fin de alcanz:ar IU funda: meIlto últ.a6n al cual el o:moci. esa supera· ~~~..V1nclicado por los sofistas-. Esa ~rad6jia t:wJ5mutaci6n de'la impropiedad en ~urudad..~ese::: =:di': =~~ CIl E. ~U. pero 1..ones relatiVlS. Cuando quiere minusvalorar el rnonamientoo ~ -Jo que: ~ siempre que lo compara ron el razona. para Arist6Wes. :C=~~á~::t':aaci~~ CIl Y. 11 cooslderamos que el discurso no debe evadirse del género pero son ?POttunamente C?'IDWleS si consideramos que se refieren 'a Wl. cualquier disrurso que.dos. «la negación ya Arist6teles-. insistiendo a la vez ~re el ca~er negatl~ ~ las proposiciones dialécticas y sobre su carácter unIversal -reJ. CIl ganamos en amplitud de mínI lo perdemOl en aaetitud: con mú precUi6n. mllDdo el profundo vínculo de ~ dos caracteres. ubio demuestra proposicWnes.d. 1.e.!erñ:x ca una.. Arist?tdes es el primero que.fúico. (~ mvt8W). .supetlIci6n d:e la putll:u1aridad geoáia..irno•. Pero cuando quiere rehabilitar la dialá:tica vemos que esa misma ~pert~ se COD~ en una ventaja: la' propiedad cid razortamlento centffico eDCJCn'll al ubio en un solo tnicntns que el dial6:tico se mueve en todos ellos.' t 4.I totalidad cuya eJ:ten. entre Aristóteles y el neoplatonismo es que. e inclwo si ~e ptaenW justifiaci. del ~ retónco lruItrumc:Dto de critica de tal suerte. pueden ser objeta- nad: :=:~a~~ ~~. el discurso dialéctico 1lO.como las negacioneu "'. ~ la vllC. por dio.6n. mo de la oposición entre actitud científica y actitud dialéctica: d. hay un mis aI1f de la c:sc:ncia.sl~ DO puede d~arse identificar con l. segu~ el p~to de vuta en que uno se coloque. rttId6a sobre la ciencia s6K> pocihl ser obra dd ~aI&tico. Amt6teles le tl!procba que coocJU)'l: • partir de pnncpt05 d ~ amplios.I:e:J:8. nuestro conocimiento de las «naturalezas. Cuando el razonamiento ooncluy. copvertitlo de algún modo en prUionero·· de una esc:ncia. ttll. ello supuesto. peto no p1.wjbt. 0. pero a. Uegamos aquf al conmSn ~.. ' . procede mediante interrogaciones. y que ése: es el carkter que les pe:nni.

o más bien la totalidad indiferenciada -en último término.t1v~te.si responde afirmativamente. Por extrafia que esta precisión pueda parecer a quien conoce la l)S 12.. ~e1 diálogo. o. la continuación de ésta es arbitraria: si dividimos el género animal en «alado. patlI Oponet" AII41.n1t~~. medIO alguno de responder. Ciemplo: ¿~ el hombre un animal o un ser inanimado? 12. en plantear un probleIM (por. post.~A=ITn~~¡:. pero corriendo éste con la carga de establecer. especialmente er.L«MxttlOj lp<h'tl'j'1l~ dvtt~ bt. 127 m Anal. 5.ll<M'v) no se toOla aqul en d mismo 5aItido que en d tulo de los Anlll. 64J b 20.t~minos. Cb. o bien to que le falta a la dialéctica en general nos lo revela Aristóteles a propósito de un proceso dialéctico particular: la divisi6n (1II1. 11.podlcdro n~ puede depender de un. y -de otro lado. el Sofzsta y el Políúco.24 tf 24.1~ me proporcionará luz alguna que haga avan. de la experiencia platónica del diálogo. 64J b 20. raleza del hombre: . parecida a la que establece una conjunción ("ovh"f1O<. posl.. pro citado tmS uriba (p.. 11.. lo que viene a ser 10 mismo. en tealidad. Arist6teles expresa la mis ma Idea afirmando de la división que es com() un «silogismo impo1ZI Anal. convirtiéndose en d enfrentamiento. Asi. lZI• No se funda el saber en la pregunta hecha a un adversario para que escoja entre dos con. Aqui designa.. como término medio. al me· nos.por su pertenencia a un g& nero. para definirlo -de un lado. su marcha es. el postulado dil16:tiro.. de la cual. W PllTt. la verdad de la contradictoria' el dial~~ plantea probl~mas. 5. que es racional.. es decir -si recordamos al papel fecundador que juega en el silogismo el término medio-. el F.:::d:lni:~:: ~~~ed~e~'d~:=ci~~.l¡pt~I<. al contrario. 31. o blen progresa. Por ello la división «concluye siempre algún predicado más general de lo que se esperall' 127. ha hecho uso Platón. tradictorias 123. sin s~mstrar. m Así elI rolDO ArUt6tcles define en una ocasión la diaIktlca: ~ 3i 3..= d~ it:~~e:~ 11). no se da ninguna esencia. el diálogo. J. podrIarnos decir. pero en ese caso el diálogo es inútil. el ser en general-. o. 1.an~ha°S:~Cj¡j::k~~~m= ~~cr. sino sobre el enunciado unilateral de una proposici6n que. '. Según la respuesta sea si o no'. 1. la enunciación ciencfficl a la inltrrogaci6n dill6:tica. y si conmino a mi interlocutor para que responda si o no. ". cientffica para escoger. 91 b 18. monológica y no dial&:tlea: «Demostrar -anuncia Aristóteles al comienzo de los Primeros AnoÚiúcos_ no es preguntar. La equivocaci6n esencial de la divi. en d sen· Anlll. y «no aladoll'. sólo representa la distancia que nos separa accidentalmente dd saber. Si yo pregunto ¿es o DO animal ped~stre blpedo la debruc6n de hombre?. opueslO • la <kmoltración ciemJfica. desde lue¡¡o. 46 11 32.24 tf 24). zar la discusloo sugLt'léndome otro planteamiento del problema entre la infi~dad de pl~teamientos posibles. Más aún: una vez llegados a uno de los grados de la divisi6n. imptden al que pregunta Jostificar los términos de la alternativa.. que son precisamente los que faltan. 91 b 18. y al que responde le impiden asimismo justificar la e1ecci6n de uno de ~ .. Anal. 1.. a fin de unir el individuo a la totalidad. En la división DO hay más que dos términos enfrentados: el individuo que se ha de definir y el género.) entre dos frases 1».por su particularidad específica.edro. como el diálogo. en virtud de su pesimismo. LZl ~ r:. (AIlIll.46 tf 31. habría que conocer los intermediarios. entonces el diálogo es vano. Si~ por d contrario. 5. según Aristóteles. ninguna respuesta podrá danne luz acerca de la natu.9rlf'~~~~toO~~2 1~)~erlocum. que ata miMlla palabra «postular» (). 1.'1). mediante UDa nueva demostraci6n. dr. J. IJO lbid. Sin saber que Sócrates es hombre (término medio) no podemos demostrar. por ejemplo. Si los interlocutores se encuentran dentro de la unidad de una misma esencia. post. sólo difieren de'las p~lC1ones por su f~a interrogativa. 91 b 16 ss. Debe obKrvarse. y tan arbitrario es lo uno como 10 otro 121. Mtt. donde scm.. lo único que hará ~ ?totgar a la t~s que yo habla propuesto en la diocusi6n la probabilidad. 280). en apariencia. un silogismo al cual le falta la mediaci6n del término medio. e incluso de la socrática. :fu~~o~1:.. no es menos legftimo dividir luego lo alado en «doméstico» y «salvaje» que dividirlo en «blanco» y «negro. ~o es sabido. slón p!at6nka consiste. Z. pero que. pr.. que. Es evidente que d razonami~!o . Jotrod.1037 b 27 u. 11. y si responde nega. no suministrando ninguna razón. Entre los diversos momentos de la división no hay más que una unidad artificial. sido demostrada 1)1_ excluye la posibilidad de la contra- das por un adversario. llIIimlll.~:e~~~~ . J. pr. Vemos aquf cómo la concepci6n aristotélica se aleja. aparentemente sin salida. 280 281 .).~ :nU. serio probltmJMicar. es decir.. que va ligada a la autoridad de su aprobaci6n. sino sólo postular UIl. no conlIe· va ningún principio interno de progresi6n. El encuentro dialéctico es juzgado por él o útil o vano. ~ ClIp. del que sólo sabemos que el individuo forma parte de él y que se trata de dividirlo. pero dentro de la probabilidad.(cfr. 31. se ponen de acuerdo en seguida. d"Cci6n cuyo prlndpio tentell' la. de dos tesis contradictorias. Dicho de otro modo: la división. pr.a¡l.. Anal. . en la medida en que es necesaria --es decir en la medida en Ji~:. es enunciac. permite concluir que S6crate~ es animal racional o no racional.

LI pcnistenda del diilop) de b cap.. U1.que se mueve más allá de las esencias. en el silogismo demostrativo. As! pues. para él. Aristóteles eltudiari la inducción en el man::o de 101 procedimientos dialécticos UI.o de la dialéctica. una manera de pensar --o más bien de habJar-. podrfamos distinguir en Aristóteles dos clases de ~e:~~:~u::S~U. aquel. s¡ nos ponemos de aroerdo . sobre alguna cosa. mú :: lJ7 Cit.. lnttOd. según el cual .. 51 ~l~ ~ esencia es a la vez principio y fm de la demostración. según Arist6tdes. Se puede dialogar muy bien sin estar de 2CUtt'do en nada. hipotéticos. y. y los diálogos inacabados. pero cuyo sent~.. ~u:la~: vez en posesión de la esencia. la dialéctica es. 101 " J). Pero 6tta DO el la aporuciÓII original de Aristóteles a la dial&:tica. dW6:tico... la posibilidad de un diálogo que DO se apoyase en una ddlnición previa. ::: . único que. a fin de cuentas positivo revela el taro dd. (l /ortiori. lA ven:ladera dialéctica t i la que no desemboca en ~~ ~ 'd~ 4E'dial«tka ha sido sv. la de la definición: ése es. d lin. di<.asa]e acerca de Sócrates se ilumina si lo cotejamos con el tel[to ya citado de los Argumentos soflsticos.]AHIlao (. El ver· dadero di~ el. ereyendo que únicamente el final de dicha investigación podf.1 loe.Jic. filódOl • ttn'& dd 282 2. escribe. estando por lo tanto desprovista de todo punto kJ uno es si lo múltiple es.. Aristótdes part:('e considerar. por consiguiente. el Platón de los diálogos dásiC0i5 y metafísicos 1UlDinistral'li muchos ejemplos de ese tipo de diálogo.c.d procedimiento del que teIlemos un ejemplo en el Parménides. y por dIo . podrlamos decir. ~ a<ZfCa de la definición de kJ uno y lo múl~ple . podido liberarse en cierto momento de la consideración de la esencia. Sin embargo..de apoyo real que le permita avanzar. esa cosa hace inútil el diálogo. .~.. es que. Pero es probable que el salis/ml que parece otorgarse Aristóteles cuando compara la dial&:tica de ~ tiempo con ~ de Sórn~ se ~ fiera. sUV1endo luego romo principio de una demostración. libro M. ~ el movimi~to cid u~ ~. donde las consecuencias de hipótesis contrarias -si hi!itoria: ulterior de este CXlDCepto uz. cuando llega a su término. kJ que le falta . klt amentarinas: LI dial6:ñca es ~... es decir. sea 10 que se. 9-10). por la esencia lJ2.hacia la captación y definición de una esenca que. arriba. funde un ~ ..bra. Lo que Aristóteles recoooce en ~ iuic!0 aparentemente peyorativo para la dialéctica. una dialéctica. pues sólo la inconclusi6n garantiza al dalogo su permanencia . J2. En tiempos de Sóc:ntes. a manifestar la naturaleza de algo. Cit. no . la dialéctica..pero que DO OJIlC!uye..~I~. que el p. n. recuerda ROM..era razonable que investigase la esmci. dial&:tica: en primer lugar.a ser punto de partida de un nzonamiento --o incluso de un diálogo lM_ váli· do_ IgnotllbA. que progresa ---5in duda---. corno una desviación sino COIlIO señal de un progreso. :r1'~\.¡. es decir ----exnno precisa Aristótelc:s-.1& potencia dial6:tic:a DO alcanzaba a poder oonsiderar los contrarios incluso independientemente de la esencia. en un texto donde resume la aportación de la investigación socrática. l. dd mismo modo que se suprime el andami~je CIlan~o la ti: ~=~:' ::~1:rd:~~ ~a<t~~. según Aristóteles. l 2. que podr{amos llamar prov:isional o ¡)recicntffica.ningún mbo?0 que tienda. OOCDtllta Au.._ es la m~diad6n: CSII. dadero I:P.a de las cosas. mediaci60 que. la dialéctica ~ entendida se 1x>rra.~. al menos en nada determinado. En este amplio sentido de la palabra... Por el contrario. bajo la forma de nzonamienu. pues prede este pasaje parece elaro: Sócrates intentaba definir esencias.oo por Arist6tdea .3 . al uso propll.: Arllt6tdcs (T6p. . C~ mi iax. el bec:bo de que la dialéctica ha. tesis la cuestión de existencia. que c:onduyen con la definición de la esencia. cap. que permiten al diálogo progresar después de haber puesto entre plIr61. resulta aportada por el t~rmino medio.. se invierte ante d orden deductiVO.r:=:~es~o~h:da:'~:"ti:. Desde este punto de vista. es mtertl> ptivo.rlOS acabad05.iropotenci..IJlCnte anstot8i. mis aún que al uso platónico. según Arist6tele5 -ausencia responsable de su .. tiempo. nos pare«.:..que xti independiente de las roodiciooes dialécticas de su su~lento. Lo mismo que los exegetas distinguen en Platón los diál?.son estudiadas sin que haya habido previo . ~ ?IaI tieDde -$¡~~endo uD ~ cuyo arieta titubeante e I~O nunca ha di~ulado ~t6te­ les. no es pnnctplO ni fin del diálogo.

.l donde d wogU. que d. Si admitimos que. El papel del fil6sofo.:== ningunl c:sencia. b24. La palabra vuelve a ser. bom. l. pnuk polI.r que.bo'> (AMi. M. ella miJma expres:'oo del devenir natural. f«. el filósofo es quien mú parte toma en ~ i.o en el establecimiento de los principios: «Respecto ~cada la las único fundamento~ la demostración y. W1 Cfr. mis .w ele toda esencia. Tal Aristóteles. !lO • 6). cuya ceDC1I es la de ~=::~ar~~= ~lanin:rJ:~. Contra Zeller Hamd. Pero al1. IoriqlU U1JJ 1.l donde 00 hay mediaci60. incluso problemático.bres puedan seguir en~ cuando no hablan de nada. UD arte in!nfi1os6fll.Iidad del objeto de la demosmc:iÓll. sin el Itmlio de ~I. tio embargo. entre todos Jos hombres. supliendo tul insuficiencias: la permanencia misma del diálogo llega a ser el lustitUlO humano de una mediaci6n inhallable en cosas. 981 b 28..etc:i::~~~~ y.. designaodo una y otra dos aspectos de una realidad ~ ~­ damental: la de la esencia. no seria otra c::asa. 284 28> . que el dc.r d'ArúloU. y eseDcia es lo que da ~n de JO$ atributoS. Pero esa mUma contribución no debe ser sobreestimada. alguna. dI. de la Ciencia. en ninguna naturaleza. corno lo era entre los sofistas y retóricos.. ~ !-stl ser ccosiderada romo un au%iliar de la cietlc:a. ya que se re6erc a lo verosímil y pen::Dlt: ra:zonar COIl justeza formal: en este. de un ayudante pedagógico -podríamos decir.ntuici6n.:a.utot8ickffff~. 2. sentido.iaI6:tica: es. EJ término medio es causa del silosga(DO'" porque es esencia 107.• P.1. que las palabru conserven l1Í.sP~e de necesidad de la esencia. buscado en la equivalencia que Arist6teles establea: en. royos prtnOp1OI contribuye a embleeer.para uso de espirltus insuficient~nte intuitivos.mo es impotente.in estima que la dialéctica dc:sempcfu.. se transmute en una invilAción I la búsqueda indeñnida. Hemas visto que estl dialéctica sin mediaci6n Dllda Inte el sabio. e"'~ ~~'i. lúmelin admitirá que la ~ «t~vla participa. :n4. Todo lo mú.: s~ ~h ::~~~n~~~t:fJ~~o~~~ru~=~~. es lo bastlnte fuerte como para «encarar te. contrariOll.. La dialéctica no representarla otro papel. ta2Óo ~~::S14~A7.I ~~= ~e:::r:. 1078 u . Por consiguiente. a u'Iv& de dla. por tanto.• p. ese vínculo ha udo. inevitable esta vez. Pero MI l4J :nlosSi~~~OS~de cakm:s"Je::is~u:& S'$Ib#~ :: "' T" ""lil' oi'u. ron mayor aÚD.ica y meta1Wca de causa y la noción iógica de tbmlM mdio. 1.:.Z30. cuenci.tributos. 23'. nitivamente ele la ciencia IG. al1. en la neado la dial&tica del lado de la opini60. oeul60 en~re noción Hs. combatirla 16. la búsqueda ante el lilosUmo. 00 romo comede UD error de método Uno I causa de acesiVI gc:nera. ~dmi~ nes que harian necesario el uso de la dial&tiea. lejos de ser UD factor de impotencia. linO que la sustituye. los intérpretes hao buscado en otra via la relación que pod!a unir la especulaci6n ~ de ~t6teles co~ su especulaci6n metafisica. dado que el propto Arist6t~ des1ilU: la filosofía como «la IDÚ a1t1 de las ciencias.. p. . del saber. entonces. A. el amargo triunfo de d. que excluye la posibilidad de UD ténnino medio "1. entonces la dial6:tica no se esfuml ante la ana1ftica."'.o de~~~~::~ =ttll~lt~~Ia~~=. La progresi60 del silogismo. que mcnaooa estl interpretaciÓtl pan.:. IbiJ.. 1I. Como observa Ene Weill. y que. y que la vacuidad del discuno. d sustituto. de la verdad. lo que valdrla tinto 0)lD0 afimu.:tod~ tsti:~:: la la la de romprcnder el mundo como la totalidad de sus . separindola radical y defi. sólo un papel negati:.D un sentido.

Pero ICtl. J el fü6Iofo rnismod primero. es decir. ISJ.: d uno com d otro se rigen. dominios de la relación entre 1. rll~ 287 al WI ~ioo ~ "f'G"lPÍOI' ~~'~~~~~~r. ~f'Il-* ¡1M t ~ph.2:I).e saber putJcular. CQ"oc~l Recordar que ese domi- nio es el ser en cuanto tal. en el seDUdo socnItico dd t&mino.10~~ ~~::sa~ tero~~~ fii~t ~ ~~ ~rz: part: Aristóteles vela en la dial&tka tan sólo una prueba. una cencU particular? O bien: ¿cuil es d dominio cuyo saber seria 11 filosoHa. • 101 ojo5de 101 hombres. :: in). dialéctica y las dem:ís cienCIaS? Dicho de ott~ manera: lo que dice Arist6teles aquí a pr.ti~~~:n::~~aco~=~:~~:1~..o. eumen y crítica por respecto • servaciÓfl 005 rooduoe • una segunda cueui6n: ¿es la filosoH.• 1004 b 20.El 1Sl. la realidad del tdes anuDcia como privilegiada en razón de la llknt~ ~ sus.. '* ~Iooe. «común a todas las cosas. esas tres actividades 1u 5ido w.:utl. del ser. oenea ~~ ~~o:7~:natodocul~t6t~r. por una preocupación des00 fácil de comprender y ha ~S.tudes. pues.ilocu sofía habria podido decirlo a propósito ~ CUalqUier. Sido precnada (1:lpt h4V'tCO~).ivenldad de primer lugar de intenciones: la oposici6n.te: es «común I t~ las l.gericio algo lJlÚ amo. que encontramOS en el ~~~i~ ~I~í~%isic~ =~~~. Y en ~to de .2.~ci. identidad de dominio 00 excluye la c\.:~¿ ~e::r~ ~~ ~ =t~~dediia~~lr w: dific:rc dd fil6sofo por «1a dccci60 del gblero de vida. destinada • preperu o • confirmar. En ese texto.: se trata de ctoda:s las cosas. ya que 6. es responder (r.d::U~~~ ~~ deja de empezar por reconocer la Identidad de SU! domuuos: . del propio ArisrcSte1cs. que la filosofíA nos h"I.op6s!to ?e la f.retI. ~ de realidades doDde se mueven la a:o~tica y la ?i~ es 1 1 :==d~u::~t::::'~~la~~~ de vidn El dominio común.1004b22.-. JSJ lbiJ.:a& cr. podrfamos pensar que esta vez el lexto =}~ .1004 i 11 286 .mlcr.. Pero na ro.2. desde este entre sofistica y filo5OÍla es l6:rico tanto ~~as~~A~~es~~:=ci~~eP.. tica y la filosófica: «La dia16:tica es una prueba reat1va a lo que la filosofía hace conocen 1J5.

dindose I'OI' mpuesw que (no siendo ciencias y no ~~­ clase a un 86lero determinado) llO consideran el ser en CUllllo tal o cual. ci6n.al6:tic:a (y la sofistica) de los accidenta de los seres. 3. así también. atemos t1ln rolo aquí..s pensar que.no~.~n~~id~ ~e ~~~ a la cuestión suprimiéndola: no hay para Aristótdes un objeto cuyo saber sea la filosofía. 183" 9-12. al atribuir a la filosofía un ideal ~ que su misma universalidad impide realizar. ISI Cfr. 207.. por el contnorio. dona. l«I Sobre 111. Acerca del n. lo que va a aproximar de hecho y a la dialécuca y la filosofía no es sólo la identidad de sus dominios sino también la identidad de sus procesos: el momento dialé<:ti~ de la investigaci6n y de la prueba ~o es aquJ un momento que se ~umarl~ ante su resultado. cfr. la d~cta del ser en cuanto ser es de tal modo que la preparación dialéctica al s. En el caso de la . 101&/. etc. cuanto seD. una proped~uca a cada ~ber parucular.llla1¡. si bien e! silogismo está prácticamente ausente de la M~tafíska. para remt1'Oducir la distinción aristotélica. encontramos en ella. una vez lDis. de un modo general. 11.139 b '. (K. Seda preciso mostrar que. cit. y. 33. Ciencia eternamente «buscada. que hemos desarrollado extensa- s: de hecho.uogla.en esa bú.mtsma .relaCIón: la ftlosoffa se presenta como ciencia universal.. Tóp. todos los procedimientos descritos por los Tópico! o los ArgumentO! sofisticO!: la refutación. especialmente l.".¡'Joradi~ide:t~1 ti: ~ ~~~. rentesco de la ontología y la dialéctica m. no ll<:garnos a nin¡¡una esenda. cfr.Iizados en la M~lafísica de Aristóteles. Podríamo.aber se convierte en sustitutivo del saber mismo. la segunda habrla de ser confirmada por un minucioso análisis de los procedimientos de pensamiento uti. como recordatorio. de las expol:ll ~~~:~~~~~~~cló~nd~f:i~tid:ad~ :/~uí:cig~e:i~~~ Quedaría por examinar el texlQ cid libro K.¡ama del ser d¡viRO y el ser en CUIlItO ser. qu~ la {¡losoffa del ser es una ciencia «buscada» y que se agota ella . i~1Jbf yK J ::~~eloinadeltellh~~adK~co. que estamos siempre en cammo . justificada SI. la analogía.hacla. ~ la propedéutica al saber universal. Relip<lCto al «Ser por sI ell. 1411 11 1.fía del ser se nos presenta como una colección de prob!em:as.la totali?ad. § 1 4Iá fin. En ese texto se dial6:tica '! sofistica se ocupan de los :l<'IfIa seOCUpll de los llCcidentes de «los por sI en culllto ser.. b 3. siendo UD procedimiento no ~igurow por si mismo. as{ com~ la dialéctica es. por la raz6n. identidad de procesos: si la primera aHrmaci6n es data.. y no de proposiciones. por con· tra. 1412 " 4. Ese análisis sobrepasarla aquí nuestro propósito. a ningún ginero común. el carácter diaporético 161. ¡>aNido al del libro r. ca. Así e! texto ~~I libro r de la M~tafisica. 1061 b 7). Identidad de dominios.la docuina ~to(:~t~SO ~c. el in<:%perto <:do de . la {¡Iosofra llegase a constituirse como ciencia según e! tipo definido en los Analíticos: la relación entre la dialéctica y la filosofía ~a en!onces análoga a la que mantiene la dialéctica con toda ciencta p?rtlcular.8i:13inducci6n pertenece a ese~~e~i¿~~~~h=i~~ pm. pues. que n06 haga «amocer. confirma ~=~d~q:s~:an~e. se percibe alú esa l. la la 01. 2.W Sobre ))l'QC'edimiento dial&tico.. Pero hemos visto que el saber umyersal no alcanzaba a superar el nivel de una propedéuti.y que no hay por lo tanto. la dlalé<:tlca como un poder universal de examen y crítica. VI. la de ser: una propedéutica a ese saber. p.~:eser:t. . una vez akanzada. que cnacteriu --se¡¡ún vimos-. corrige la impureza de su proceso de produc. La.iel1//fico. 1.. no por dio deja de llevar al descubrimiento de una esencia cuya e:uctirud. THU10T. oposición entre dialéctica y fil060fía estaría. que es el de reconstroir la significación fil0s6fica dd proyecto aristotélico de una ciencia de! ser en cuanto ser más que su contenido efectivo. Arg. e! ser 15'. la inducción. lDia arriba Clp.. por conservar su dignidad de dew ala ron la filosofla primera}.. en el que ¡:>oclamcn dCSClllllar.squeda! en una palabra. sol/st. en el <mtido de que.fd~ro~~~ne[ladi=:JdJ&:t~~kn'i':f. una «ciencia. en senudo estricto. Ello ocumrla así "'1 UIiJ!' clrcuns~anCla nueva no viniese a trastornar por complet~ esa. el pa. Siendo así. que es. la división (bajo la forma propiamente aristotélica de la distinci6n de sentidos). en el momento mismo en que pretende disociarlas. en cada caso. op. desde ~ punto de va!a se OCUpll di. sino tan & aUllll 289 288 . el establecici6n puramente anal6gica de los principios considerados en su unidad 100. considerada en su conjunto. la filoso. 10.

cfr. en el aspecto problemátioo de dicha estructura. tradición esrolúúca sobre la analogía del ser.). 162 a 01 . 1'2.. d cual. la ciencia del ser en cuanto ser. VIII. 3'. cuando considet1t esa empresa.)¡ p. forma propiamente aristotélica del ideal filoo6fico de los Antiguos. no puede dejar de confrontar el proyecto con sus resultados. Al estudiar la estructura de la metafísica de Aristóteles. pot' Bormz (Metaph. cit. pero el hombre no plantearía preguntas si no tuvien esperatl2aS de contestarlas.. como es el caso del ser en cuamo ser. 1048 a 30) y pot' THI1MT. 6..2. ha sido bien puesto de relieve. en definitiva. el proyecto ~ '"l· . _~ 'j de una ontología como ciencia se degrada.. ese': tono po16mico que':. ¿cu:l1 es la perspectiva que guió a Arist6teles en d proyecto indefinidamente relilludado. de UD proyecto que conlleva. y.por lo. ni la identidad de los procedimientos la diversidad de las intenciones. 11. no obotlUlce. Y así.. una cosa es la ausencia de perspectiva requerida en óe':rto modo por la neutralidad del arte dialéctica.rlktcrpoooriguroao del razonwnieoto por Il1. y que su ontología sólo parecerá dialéctk:a a UD observador ---llunque tal observador fuese': Aristóteles-. de una ciencia del ser e':n cuanto sex? Si la realidad de la ontología es dial&tica. cl 17 (donde ~~ & apor/. de hecho. en el diálogo indefinido que los hombres instituyen en torno a 8? ¿Por qu6. )0tra cosa la inconclusión. p. 101 a LQ / 291 Op. por definición. la perspectiva misma de la inconclu5iórl. Está claro Igualdad de rdaciOlles ~ deja subsi. as! se explicarla que Aristóteles sólo parezca reconocer de mala gana el parentesco entre ontologfa y dial6::tica. la palabra humana sobre el sex es dial6ctica y no científica? Pero ott1t pregunta va a pllillteársenos primero: si es cierto que no hay investigación sin perspectiva.:~te«!. sobre todo. Pero el hombre no se pllilltearla problemas si no creyese que admiten una solución. EaeCf. Nos queda ahot1t preguntarnos de dónde procede esa \IesproporciÓll entre la intención y la investigación efectiva: <por qua. ~ ~:~ P~~~~~t~~~n:tie:~~u::~t~rí:s~m:dil:~~ .. ¿Ha de decirse por ello que dia. según las exactas e':xpresiones di': Charles Thurot. 162. 290 .tir la pluralidad irreducible de &lit dominios de aplicación. pese a sus fracasos. aWlque ese interés sea el de la verdad. La dialéctica noo proporciona una t6:nica universal de la pregunta. que Aristóteks no quiso constituir una ontología dial&tica. con:a. como prccedimienCOll diallcúcoIl. TlSp. cit. de hecho..l&tica y ontología son la misma COSlI? La confusión de hecho no debe enmascaramos aquf la distinción de derecho. no puede resiptse a un ta! desinterés y una tal :i:cinao eso mismo $U &acaso. . La dial6::tica. casi omnipresente. ad e. el definido como «raonamiento dialéctico de contradicci6n. Sigue siendo cierto qlJ'e la intención filosófica es «cognitiva». Por el contrario. revela más «el diálogo de': la disputalt que': el «monólogo di': la ciencia. mientras que el objetivo del dia!&tico no es sino «peimtico•. no tiene en contenido.h:c1p'lI'-01 1. op.u:fJ:J: ~~IS:~a~a6~~1t *_~:.Ilogla. pone erltre paréntesis toda consideración interesada.siciones «introductorlislt que tienden a oonfundirse aquí con la Metafísica e':nteta. como tampoco ningún otro lUte. y que nunca vaya hasta el fondo di': esa confrontaciÓn. sin preocuparse de las posibilidades que el hombre tiene de responder a ella. hemos insistido hasta aquf. ¿de qué idea es imperfecta realización esa realidad? d~~~~=~~~ a:i~~~osco:resardial. Por eso la analogfa eslq¡llimaoólo allfdondc faleala unidad de UDa esencia y un género.l34. convirtiéndose en una investigación que no llega a su úrmino? ¿Por qu6 d ser en cuanto ser sólo se nos revela negativamente.car"'=lcrge¡¡craI· mente enmasc:arado ---en lo que concierne a SU uSO meWWoo.

SEGUNDA PARTE LA CIENCIA INHAllABLE .

o al menos lo que dcsiAnamos con ese nombre. de un modo él mismo problemático. 1.y otra e:ifera de realidades movedizas -y por ello refractarias a inmovilizarse en palabras e5lables.4 1.. V. al contrario.. as! como la prelensi6n de . itIJM Pltr'l"~J (P.. Hemos seguido hasla su Hnal -a saber. ¿cómo puede ser uno el discurso humano acerca del ser? As!. es decir. UNIDAD y SEPARACiÓN La metafísica.:to de conslituic una ciencia del ser en cuanto sef. más lejanamente.por.: s¡:::. habíamos llegado a esla formulaci6n última. el proye<. Con todo.by.buscad.uno de los principales alimentOS de dicha problemitica.hablar de todo.. propia de sofistas y retóricos..• UI>I comJlolC'. O LA IDEA DE LA FILOSOFIA Omn.pot~tltes exltl/1jc!'OS. ¡nevit_bles astros . d.es un corte que 1.~:do :. hablamos concluido por transferir.. Las investigaciones sofisticas sobre el lenguaje. aristotélica tiene olras fumles platónicas y.una de esas series: ¿en qué condiciones el discurso humano es significativo.. sea cual sea el lugar preciso por donde ::':= ~~.. de dicho discurso. sin~ 11 aten .u.series de problemas. El decisivo corte entre unll esfera de realidades estables -'1 por ello expresables. la unidad exigida por la conerencia . aristot8ica.. 1610 capetrUf'P.. parmen!deas.CAPITULO PRIMERO ONTOLOGIA y TEOLOGIA. ~ un cpoaso.= 1 Al invocar I Pvm6:>ida ('n C'OIIlO (lfIlcpuado de au tndici6n. se halla provisto de UM signiHaci6n única? De pregunta en respuesla. y de respuesta en nueva preguma. sedll imposible ocultar -y esle punfO pc:rlenece demasiado a la ex~is trndicional para que haga falla insistir en 8 que la «metafísica. es heredera de dos . nos habían parecido OClIsi6n hist6rica y -a la VC'Z. al ser en cuanfO ser ---entendido como correlato del discurso en general-. ('ntrC' lcncmol ..

Aristóteles parece reducir a las dimensiones de una simple oposición intramundana la separación platónica entre los dos mundos: el Cielo visible no es ya el reflejo de: un univc:no inteligible.se efectúe. '. VI..I. fr. debemos roosiderar ese corte: como interior al único mundo que cooocemos romo Wstentc:? Es bien sabido que. 0. 27 Waber (Cia.de 5tteli comidersdos por 5U movimiento regular y aparentemenfe eterno. rJri - 1IlIte:tia dívilla J rie. en un tc:xtO de juventud del que ll()I¡ informa Cicerón J. El primero es el de la IInie/aJ: ¿son reductibles a unidad las múlti· ples signifiCllciones del ser? En otros términos: ¿existe un principio común a todo5 los seres? El 6egundo es. Esta cieDciI se llamará teología. pn tll ". s El. T~. aborrándooos otro mundo. o es interno al ser? En este úlrimocaso. Arist6teles.la dualidad en d 5enO del mundo.Si no hubiera otras esencias aparte de aqudlas coostituidas por la naturalaa.. y ante todo del Jugu. 10 ctemo. la física seria la ciencia primetl. permitía atribuir un obj¡eto no quimérico a una sabidurfa a 1. al menos.C:N=. en la Melafísica. una filosof!a distinta de la física. simple: observación ~tron6mK:a.m. de la choI Mimismo 101 astrol. Puede discutirse. lo incorruptible. 1. 22). 296 297 .- c::ICDCiMioD:IóriIeIenlac:ondici6adrtodr1CODOeimientoydr:codopellS6miento. ar.si lo divino está presente en alguna ptUte. mas osea que los problemas de la metafísica se reducen a dos fundamentales. según una venenble tl'fIdici6n'.1 oex:csK:bd de supuada. Por ello.. En cualquier caso. asocia constantemente la cuesti6n ~¿existen otros seres adem's de los sensibles? a esta om: e¿es posible UIUI filosofía. doodc:Kdioequed. que: no atañe: ocuparse de lo que nace y perece'. y emplazada antes que 6la en el orden del saber? . Un duda. lH pbiloJopbi4. lH C~Úl. como seres divinos. lo divino. tan pronto en d sentido predio J rcstrictiYo de oonatura1eza senlib .~·la~~bn D. al menos. U. pero ~ hay una esencia inmóvil. 6ta será anterior y babri una filosoi1a primen.~ ~~~. o bien. o.. la eñstencia ---cesrimonada por l.. Atenuaei60 aparente de la opcl5ici60 platónica y -mfs aún.paob ~ 110 haber 'ristoqued estudio deaaaamcia en de F~ es empIcad.an he- 11. ~= ~t=:t:~~{~:v:==. pues .pumerúdea. lwi más urgente: aún 1. ladivinidacles lItribui ...'. 284 • 2 SI.. sigue siendo una de las raras adquisiciones de la filosofía anterior a él que ArUt6teles no pone en duda. de dicho corte: <!sepa' ra al ser del DO-set. lo está en semejante naturak:Zll... sino que: es él mismo lo inteligible. mienttu que la parte: del mundo en que vivimos es el dominio de lo que nace y perece. por utilizar una expresi6n . aóN. ¿separa al mlWdo sensible del mundo de las Ideas uuc:cndentes.inrlo {MoUx••l. att\~. acera del alcance. Nit. elo que hay de manifiesto de entre las cosas divinan J.l'~ahr::·dCfr~ ~~'I~~ ~~exiu~: la~~:. 114'" 20. preci.lmaoticompuora druna qI>t owf.sant más tarde Aristóteles.~~s:n:. pero que: al instalar ----como veremos. lO.

drolosiu:cl~=' t J:d=nJosam := -= sabiduria se halla vinculada. y l.. es que le rompete una doble definición: I:a que ve en ena una ciencia univerW. La lUItigúedad de los T6piau babia aido Jl ~ poc ZdIcr. según loe casos. impulso o meramente ocasión. podemos pennitirnos pensar que ArisIÓtdes afrontó a 11 vez el platonismo y la IOf!Stica: el Aristóteles dialéctico. se refiere claramente al problema de la separación. Cuando Aristóteles pregunta: . como relativamente antiguas. ~pertenece d estudio de las Cllusas • una sol. buscadn. Las COllgeCUencias de ello no son menos filosóficas que históricas: decir que la problem'tica teológica y la ontológica son contemporáneas. por los hermosos trabajos de W. en aparente desorden. que la convierte en un saber trasee:odente. e:ra d mismo que d AristÓteles platonizante del DI! pbilosopbi4. esa doble corriente de p~' paciooes. que nos dispensarán de insistir largo Y tendido sobre este Aristóteles teologizante. llegan :a encontrlr1e y • suscitar. y perseguir en las profundidades de I:a MettJ/isiciI. y qul!: seres son ésoS?Il. Jaeger ha sido ~ ~. y no sucesivas. o bien no hay nada separado. en roanto • su c:xistenei. evolución de Aristótcles a putir de un platonis. poco verosfmil. hay una prehistoria de la ontol081a llri51otl!:lica.. o bien hay algo separado para ciertos seres y no para otros..DOS permiten corregir en adelanle. problemátia ontológia. Dich:a dualidad ha sido sacada • plena luz. u _ m E. medida que la influencia platótlica declinaba. 14 AnJtoukJ. ~:e: Slbidurfa que la mayor parte de las apodas :=. Su&' )9':. si las esencias son irreductiblemente múltiples. ¿Hay al~na cosa fuera del compueslo concreto.. primera. W. ~Hay o no. el a.que Aristóteles toma del platonismo. Una respuesta a cada uno de estOS problemas condidona.. Volvemos • e:orontnmos aquI coo las dos conttpciones de Ja . CIl quien Jaeger sea CllIJSll por sí? ~Eu cosa está o no separada? . y que se prede la unidad. reflexión de Aristóteles sobre la sofística y la retórica.. Jaeger It. lleva a plantear en términos nuevos la cuestión de sus relaciones. viendo. si no hay mú que seres sensibles.cera f' k~t:r: ~ des. fuera de la materia. que corresponde a l. por consiguienre. alguna oosa que :arcte:a:i: ~:m~~d~b~d= As{ pues.d~: IDOS. Por haber ignorado la primera.ciencia. hemos reconocido la importante parte de sugerencia. :s~!:o~rb:=~t~ rdf:.'.. como se sabe. a quien critiClU'OD los epicúreos CoIotes y Di6genes u. 298 299 .. 7 llIlI>Q ha aido pu5lI Rriamc:Dtel:ll duda ~ L'AriJtottk ~dlllo. Ya no tendremos que preguntamos cómo y por qué se suceden.oiliUs podrla disttmir con facilidad. como hay una historia de la teología anterior a Aristóteles.=u~p~ ~~ parte. Jaeger. ~~~m~:: :=. y teológico al problema de la separación. una de las tesis fundamenrales de Jacger: al intentar aptar en su propio surgimiento l. como ciencia universal o como ciencia.~ : ~:. D. ~s:~ ~ ~~~. p. que hemos visto enfrentarse en la filoso"a prearistotélica. ontológica. en un punto de importaDcia. surgida ella misma de una serie de influencias o polémicas. sino mlis bien cómo.. el hbro B de la Ml!tllfísial. en d mero planteamiento de ésta la señal de una. BJ'CNOtQ. de una renovación dd interó por la sofística que se k habrla suscitado a Aristóteles. mo que se supooe como primitivo. respuestas convergentes o divergentes. c:s~ :i~ ~s~~:n~~o~l~eardeOJ1~~6gk~o~robl:: : Ü::~~ : ~..?:'. "':. la existencia misma de la sabidurfa. si el mundo es .."~~~~ :bilu~i~ ~r':r. Si el ser tiene variO'll senti· dos. según confiesa el mismo W. la existenci:a de I:a sabiduria. no insistiendo m's que en la segunda. 1. salidas de fuentes diferentes.::= ~~i~~~ ~ I:q:n::m::: indicios permiten reoonocer.a~ = Cuando pregunta: . a la dobLe condición de la unidad del ser y de la eristeocia de una esfera suprasensible. el problema de la sefJ4'lld6n: temu arrolla. y I:a problem'tia del ~ev¡:Orc:rf:~r::m ~ sto~~irt~. en cada caso. Si desdeii:amos la hipótesis.

de una especie de me:zda. que las Ideas sean verdaderamente t. ~.1lO ~. hay varias.Nscendentes. se tratarla de una rdación de modelo a copia. seres incorruptibles. un mundo sin ttaseeodencia estada coodenado a la dispersión.ro llega a quebrantar lo que el propio Aristóteles ha conservado del platonismo. 300 . ocurre que estaS dos perspectivas intervienen en una misma cuestión: asf. en efecto. . 22.l. y • las otras como algo diferente "?. DO porque kl sepa todo.derar a unas como ciencias ~ s6ficas. . la ciencia de algunas esencias. ~::r~~'~rLvn~:c~vr~sc6~=:a. ~~ ~~~de toda la critica aristotélica a la Teoría de las Ideas. Auu. y.la lista de problemas del libro B revda ya la coofunsi60 de las dos problcmjticas: la búsqueda de la unidad del 5el'. 991. as{ habla respoodido Platón a los saturas: d filósofo es O'. son todas ellas de un género comúD.~d~teh:n~ia~rr:~ct~~I:al~~li~rt ~~~i:. y la trascendencia es garanúa de unidad. la &egUnda no.g6lero común. entonces esa ciencia set'1i la calificación de filosóficas.:.9. la cuestión de la unidad del saber. A. que la umdad no puede ser dd mismo género que 10 que ella uni1ica. De . que se planteaba ya en d plano de la o:periencia sensible.. d . de otra parte. serlo d retórico tegÚn Gorgias o Isócrates. la afirmaciÓD de un mundo de realidades sepuadas puede ofrecer. abarca entooces la ~d dd.l 996. por res~ a esa ?úJqueda de uok!ad. temiba ~ ulldj¡ibloel (cfr.Si la cieocil1 en cuesti60 se ocupa de la esencia. a una reduplicación del problema de la unidad: a la cuestión de la unidad de lo sensible se sobreañade ahora la de la unidad de lo sen· se ocupa a la vez de los seres separados y de los no-separados.~=~ras:::~~~ta~~=.... pero puede admitirse. de compeDettaQJeIlta de ellas?. ese mundo mstaura un corte. ¿son los mismos o son disrintosh D. enemigos de la. si. Comomuesrnlaconrinuaci60.I"O~Ú~. mojUDto de la f:iIoI6ficu.sillOend 17':.19). en la perspectiva que aqul nos ocupa: Aristóteles niega. anunciAdora del proyecto de la ciencia del ser en cuanto ser. se.~~~a. cuya existencia autorizarla la constitución de una sabidurla entendida ahorll como teologia.o~2ri:::: . a pftOCllpaciones distintas: ~ acaso ~ta 16!-0 han apsRC' do históricamente. dientes d uno del otro.oore 10 setlSl"bk: . Pero dio no es motivo para no ver cómo esas tradiciones convergen y cómo.depende de la respuesta que se dé al problema de la unidad. conVIerte en la condición misma de la unidad.. que la unidad de 10 múltiple debe estar separada de lo múltiple. un discurso que no se apoyase en las IdC25 estaría coodenado a la inestabilidad propia de la opinióo. lJ B.. En esta última soluo6n se habrá reconocido la solución platónica: sólo hay unidad trascendente. ¿es una sola ciencia la que se ocupa de todas las esencias al o hay varias. llega 1I. en dos tradioones filos66cas diferentes. La última parte de la pregunta muestra cIara. Hace un momento veíamos cómo d problema de la unidad se complicaba por la intervención de la perspec- d~\~ ~a:ror. mejor dicho. es res:~~deP=:~~~t~~p~ ~=~a. y que de modo la trAscendencia. trasttDdcncia o inmanenI. Más aún. de una parte. De hecho.~ As!: pues. dos significaciones contradictorias: a pnmera VIsta. sino porque conoce lo mqor. planteamiento de los problemas interfieren las do:!.. om.:n:u~~~S:: resumen esa polémica s6lo nos fijaremos en dos temas. a la inversa. como lo fue siempre entre los griegos.. perspectivas: unidad o dispersión. ~ ~ ~ ~deti=. esos dos problemas pueden hacerse depen.los principios de los seres corrupnbks y los de los da_ Hemos visto cómo esa doble alternativa corresponde a ~­ dadcs.mente que Aristóteles vacila en ~ mismo instante entre dos concepciones de la filosofla: ¿es la fi1osofta la unidad del saber.anheladu.queoponecie:Dc:iasfílool6lic::al. y DO ¡de todas? Pero esa misma vacilación queda pendiente de la respuesta que se dé a la primua parte de la preguntl: si existe una sola ciencia que se ocupe de todas las esencias. o.mltl0.AristótdelllOpieouaqufs6loen_~srnsibk:l. o bien hay que cow. y entonces aparece como un obsW:u1o para. . alterna constantemente con la búsqueda del ser separado.. asf aproximados.~i~de1~e:~~:ad:?1:Jm=~~i i: s~bied~~ es: te aportada al otro. a putír cid. lo esencal. Arist6tdes reprocha a Platón haber vacilado entre dos concepciooes de la participación de las cosas sensibles en las Ideas: según una de ellas. Suponiendo que la unidad es buscada. de su acción causal . La primera crítica se dirige únicamente contra Platón. o bien tan ! sólo designa una pane del saber.Parece imposible que la esencia esté separada de aquello cuya esencia elj ¿cómo las Ideas. según . Una respuesta positiva al problema de la separaci6n DOS lleva. lejos de ser un obstáculo P<\':I ella. dudar de que la trascndencia sea glIrantla de unidad. la unidad deseada. .2. en este Kllrido. a todas las ciencias. va a ser tanto mú controvertida cuanto que ahora se trata de reunir en una misma ciencia realidades tan beterogéleas como 10 sensible y lo intdigible: .i. pe. indeterminación y la infinitud. como ptttendIa.

278 b 11).:lp¡.idades tmliblcs. 11:1 de lo..]). IN CoM. 11 ArisI6tdcs 1610 ve en lo repn:IO:l1rac:ioocs &lllropt:JlD6lflCU o 1oom6f.9'JO b 2 os. u 1M. cos. empku poi" lo demfI ooneorde con d U$O platónico. es ilusoria. (r" ~:riotoC::ied:"'la~ ~(~l~T~a1=J: ~~Bien&oon~~%:~~u'::mi= Elb. n. una vez más planteada. pero esa traseeodcnci. 1. acaso no lo hace tanta por rehusar la trascendencia como por tomársela en serio: los dioses no lOO hombres eternos.:jODe! de su too!osÚl un..woposici6n a ella. 991. La segunda cona:pci6n. eu:nu" del Urtiver$O. ti ea~W~:{rf·l').)' a cllaV1f aluJeyese intereses CQlDIlIl<:P. ciertas naturalezas (~ItI<. El pensamiento de ArisIÓldcs en' dm> (aunque el empko de 1& pdabn fCbu<. salvo la eternidad. Arist6telcs no niega que existan seres por sf. A.pillWo. y Platón se lo habla dirigido contra sí mismo: si la cieDcia es c:onnatural a aqudlo de lo o. o al menos realidades que: coosetvarán C'Il Arist6teles los mis.o: si lo divino no es más que divino.> ai d d>. explica bien que la Idn.la::=a~. 302 ..! de las cosas.:o. o al mme:. es decir. a:mo el mú derivado de b tta xntidoo de 1& pmbnl..17. más que de las Ideas.' hoc: ~t bDOum ~ a.m.Cfr. Y que esfas naturalezas son las mismas que las realidades sensibles. de: insplraci6n llClISO aristot&ica JI'. lo que: vie:ne a ser lo mismo.p.. que nosotrOS. ficu de. Se tnta. la divinidad mitOl tardíosdestiltados a «peI$UalIir ala mu1titul:t. bajo el nombre de Ideas o Númeroa. habiéndolas desarrollado ya largamente en el 1:'pi i~mv.. IepU&lUlII. que 9C: tome: por etc:mo lo que no es sino lo sensible: bipostasiado. como expresamente dice Aristóteles.por 5.9. Sl'tnwia. 9. que. al entrar en la composición de la cosa.l?:. o hay Olros aparte de ellos?. Pertenece.tn~~ ~:t'~ le~ ~ 991. Nk. no leda mú que UlIa inótil dupliead60 de lo $C:I:llible. acaso Ideas... en:' ~:::·~er. <. en virtud de las afirmIo. e¿hay que admitir $Ó1o seres sensibles.>mana y cterre&e5OO1X't:biclo p. de OIrO.. que Arisr6tcles.).sJo el xntido de lIt1iwtro.J2.cdc:stQ --o de sus cc:KDciu_.. sino dioses. la s-rte supnsensibje. 1'1 B. para designar las Idea. reve:So rido muamente -en virtud de un irrisorio artificio verbal. aparte de las que están en d Cielo n. Arist61eles responde en el libro B recordando las objeciones del libro A: eNada es más ahswdo que pretender que existen. sin añadir nada más. Dueócidad en si JI. Hay. no babcl ciencia..21. mas caracteres que las Ideas plat6nicas. perunece a toe utros. hombres pcrcccderos.tal es cicncia. haya podido iDducit a oonfusién): d problema esU en sabet si exisu:Il ouu realídsdl:o. sea causa de tal o cual cualidad de esa cosa. desarrollada por Eudoxio XI.del c:plteto epor silo. traSttlldcncia sea la unidad o. hombres. sino sólo que esos seres ". causa ea ser aleaav ~ n. Si Arislóteles ve C'Il la traseendc:naa plat6nica una duplic:aci6o a la ve2 inútil e ilusoria. 1m tales creaban hombres etemos.ltelUDiw:Do. en su últi· 15 997 b Su. como la existencia de algo suprllS<'m. !:(1~&T!~ ~~~:i=1t. pues. el Caballo C'Il sfy la SaludC'll sr.lm . partir delaaperieocia b. lo divino no es más semible unificándo:l. nada DOS enseña ya acuca de nuestro muDdo.. como diú Arist6leles. pero ninguna de esas Ideas sen nuna Idea Jt esos hombres.ytnt:DOO. Improbat aulel:D opinionem Pbtonio quaotl. 00 se h~ sino imitar a quiCDC$ dicen que hay dioses.se <¡tralIIdmr ideam rommunm omnium booorum. siDO el Ciclo. Pero si Platón se csfor:utli por responder • esta objeción.. tan sólo crean seres sensibles eternos"~. de un lado. VI). al crear sus Ideas. 2.l'O~.rof"~DOdcsian-..)O. y Arisr6teles precisa su pensamiento con una comparad6n sugestiva: eCuando se dia: que c:xiste el Hombre en sí. • de b Cuer. R:alidadeI Cllyo papel raulta mi1tl/u que lo ¡uimosaqur la inl . pus..p. supruo::m:ibles lldanú de los Cuerpos cda.)'única~~dividida. Leer. . pueo son 'i"""r'l.. pero que los dioses tienen la forma del If hombre.ibI. juzga útil repetidas en la MeJa/irka n.. (Sobrr ioI diferentes Ialtidoo de ~. 21 Si la Idea fuesm inlDlJlel:ms fhumlp¡_l «quizá ~ 1aQ. • la esencia de la Idea ser t:I'11SCendente..J. u. menci<mar>do Arist6l:dcs taIl. sino $Ólo que esos seres eternos sean la esencia dt los seres SC'Ilsibfes.ÍJo'sean la rc:aIidad del mundo seraibfe·¡ no hay en otro mundo un Hombre en si.. esencia de una multiplicidad sensible. ClOmO lo bbncoft de 1& b1aDcunl el bW. Vemos d sentido dd argumento de: Arist6teles: lo que 8 niega 00 es l. 189 Rose.1&- lo que e5!i m cucstión no es tanto no podÚl ser J)l>e&to leriamente en duda por Aristótelc:s. A.: C/W'.. que toO lo «esencias primen". eri. Y habrá tan poca ciencia de las ecosas de: *lUÍ abajoJo como d csdavo de ame y hueso es esclavo de l. 11' X~lg~~. el.. J. sólo que unas son eternas y las otras corruptibles.. 99711 JJ. o. A la cucstiÓll.. y si la ciencia es una Idea. ~tlidtl.ra (cuya oistencia es obvia.. pero esta concepci6n tropieza con objeciones tan «fáciles.~iií~~' ¿ 303 13J t-lH 6. cfr. estarían separadas de las cosas? 1'. «seria el mismo.stc:ncia de: seres eternos. y asimismo los plal6ni. puesto que ella no es entonces más que esa cualidad 21. y no de 1M raJ. Este argumento no era sin duda nuevo. y no tiene mis fundamento que el verbal si se quiere que es.. cndranoI mú ocasioneo de obsavar que el Dior de pensado. el cUniYI::lw tenSible» (TriroIl.&.9.sJo dedesvioo:iooes a partirdelllUlt:ttencia""'primitiva.que son las esencia.

lo corruptible y lo inC(> ttuptible son necesariamente diferentes por su género. El Cielo de Arist6f:eles 00 pierde nada de 5U realidad por 00 ser ya un Cielo de Ideas.. . clos que perteoec:ttl por acridente I ciertos seres.. . Arist6tdes 00 Uega a decir que todo ser es o corrnptible o incorruptible. lo bhoro y lo negro al . o diferencias espedficas.su esencia.rentes en especie. Aristóteles pc:rrnanettñ esa CIpOSlci6n fund.o n:mile a sf IDlSDlO Y cu>:a más alta realizaci6o.. que revela acaso d origen antiguo de este pasaje. necesariamente la esencia de cada uno de los ~ comlptibles. El . de un Aristóteles que reduce a ronsidef'acio. lo mismo que hay seres que 00 res. y siendo con· tranos lo corrnpt1b1e y lo lJICOrrnptlble.....b:~ ser. es un Dios que s6Io puede COf1()~ I s~~... y que MJUI se conte:nra con desigDll' mediante d término. en d de que Tal es el caso de los atributos incorrnptibles.hombre.. en segundo lugar. Pero I despecho de una t=ioologla . en vez de hactt del ordeP ideal el orden de este mwxlo. puesto que la dilere:ncia par. que la difercool entre corrnptibie e: incorrnptible divide al ser en su totalidad.::s=~~ aquI~~e~~C:C:. Decir que d par «antitético.dos clases de contrarios: en primer lugar. la de los Números ideales. siDO un Cido visible de astrOS Y de esferas. justifica la leyenda.a de los mixtos o tambi~ co. Asr.. Y el argumento sería el mismo pan lo incortuplible. cuando la contrariedad afecta a los atributos por si. una dilerencia de género y DO de especie. !ll. al convertirse en «físico. la CODCiusi6n es clara y radical: «Resulta necesariameDte que esas cosu [comJptibks e incorruptl"bles) son düerentes por d género. tet'lllina con un desarrollo que t. Este texto.n.amental elllre un mundo destinado a la cootin~ y la íodeterminaci6n Y un mundo divino que $Ól. o m's bien la negación. lo cual quiete decir que 00 hay género común del que lo corruptible y lo mrormptibk sean especies. con· Slg~o a elucidar la nocón de umdad. ilustrada por el célebre fresco de Rafael.CI al pla1onlSDlO. de «antítesis. bastante vago. a~ ser una interpretaci6n pttsUlOSI de la cr:lUCI anstot8i.1: di: entre attihuros accidentales y attihutos por si D.ci. y 00 la conclusión. se halla impUcita en la afirmación de una oposición genérica entre dos t6mioos de los que uno es la «privaci6n. dicho de otro modo. dd otro)l. meDte -dice-. entre los cuales se reparten todos los seres del universo.ma filosolla. no sería falso decir que todo lo que no es rottuptible es incorruptible (y al revés) más que en el caso de que la diferencia entre corruptible e incorruptibJe dividiera sólo una regi6n. Está de sobra claro que ese silogismo -si es que se trata de un silogismoleaba con una coocIusi6n totalmente distinta de la que aigm las premius ~ ha J?ropucsto la conecci6n del te%to reemplazando. dicho de otro modo. por ejemplo. 03.y que C?~: correcci6n que 00 es pmiso conjeturar. Nada. Pero esta conse· cuencia.1I. los con~rios dife. lo que lay que ha.arlle su teor:l.ún poco elaborada. ess contrariedad está muy cema de asemejane a lo que Aristóteles 1I. comienza con una frase rigurosamente inin· te1i~ible: «Siendo.onsm6s 00 desaparece con AristÓleles.. se acentúa. oponiendo ahora un mundo ordemdo a un mundo contingente. m deao. Arist6rdes en ~ ~'decqu~ . J7.impar sólo tiene sentido en d interior dd ~o número. pues.. Hay dectiva. es decir. Tn't por mlt ll .. ~ todo ~ que si~e al te%to tiende a mostnlr que mue lo COffiIptlble y lo IDCOrrnptlble bay.'ende a mostrar la heterogeneidad de lo corrnptible y lo ~ rrnptlble. nes terrestres una sabidurfa que Platón habla elevado a especu. en la conclUSIón.m:: ~": =~~ =D«eUtWnc:nte Eriif~:~I:JItr~ esax:Uo ~ (comoJa ltIli%en k ddinid60 del 304 . Ciertamente. y especialmente mo:li. ~ las pretl1Í$l'$. corTUplibl~ e incorruplible: «Lo rorrnptible es. Pero tal corrección es inaceptable.d libro 1 de la Meltlfísktl.lacil> nes uascendentales.. No es de extrañar.ama en otros lug:an:s contradicd6D XI. caso son ni pares ni impa- ~rrn~~ueoooodi~t~ ~~~~=?~~~elo~: tlDCI6D . que enrontremos en Aristóteles lextos que su~n a du~. afecta por eso mismo • la esencia de los sujetos co~poodientes. entonces. los rootrarios que están enue 6d I quiere mostrar que. pues el mISmo ~t6teles la efectúa en las Uoeas que siguen. o bien reside en . comJptible- :so:ef:~~:e~t~~~~brl~a=~:~e~:s:~:. ciertamente. un ~nero del o.

I ~ y la esenc:iIo de lo corroptible. La sepa. O. todas dlas de un género común?. En reaIi· dad.. Pero en el libro I es ouo el objetivo de la argumt:n1aci60 de Am~6Ides. 1. sin embargo.'piensa al. • X1. equivoca.tem'ticos conclusión matemática. Vemos el sentido del argumento. contra la evidencia sensible. cada 11. 7. alaca la teorill del Tim~o 41 que... al reducir esa traflS-fomuci6" a una progresi6n a partir de los triángulos elementales. y DO huta pata constituir una cieDcia úníoa.Y~IP«k. (dao-. . ConsecuenCia grave. y no hay más comu· nkaci6n entre las ciencias de la que hay entre los géneros. A realidades ff· 5icas principios físicos. J06. en la que volvemos a encontrar las dificu1· tades que hablamos sacado a la luz a pr0p6sito de la constitución de una ciencia del ser en cuanto ser: el ser no significa idénticamc:Dte lo cortuptiblc y :lo incorruptible. Ellas muestran que e! argu· mento va o:presamente dirigido contra la teorfa de las Ideas: . l. Y. que las Ideas son idénticas en especie ('tli' IEaU) a los indio vidu~. si hay vanas. que son al Dllsmo tiempo las úllimas del libro I. pero no puede ser ambas cosas II la vez. (::Ip.cen la manera incorrecta en que los platónicos conci· ben los primeros principios: lo que quieren es <lar cabida a todo dentro de los man:os de ciertas opinioDeS determinadas. Hay que escogu: o bien la Idea es la .probablemente es necesario que.¡I':I juqa evidctttcrtlalte 0JlI el doble -=ntido de l. pata las cosas sensibles. Podrlan ciwse otros textos.decir eso en aquellos rontrari05 separados por una diferencul espedflCB. La causa de ese error ha de buscarse --explica Ariu6teIes-. 7 •.. o mlb en particular geométrica. En el lk Codo. tI.1 menos. que no puede haber Ideas. hay más distanea entre los seres que di6eren pore! gmero que entre los que difieren poE' la especie. 2. Pero esa dualidtd DO Qten:lquetiellenlalllilm&/_.hay una ciencia única de los ~ ... pues entonces habria un hombre sensi· ble cormptible y un Hombre en si incortuptible. es decir.. des- ~'eii=:o~~:~~~:u~u::-~de~cdir:s:atft: COOtft- r ricado a negar una vez más la «identidad» de la Idea incorruptible con la cosa corruptible de la que es Ide.. en e! sentido en que las admiten ciertos filósofos. 41. 10 terttStre Y :lo divino· DO hay «ser. que dividir 40. 4. lleva a excluir un elemento. 1':1 cqufvoca: 1a~IP«keslaunidtdde 306 307 . Hay una sola ~enaa de lo par 10 Impar. lÑ C«W. y el hecho de ser una Idea. cuyos términos no pueden ser llevados por dlscurso humano alguno a una unidad superior. la lignificaci6n inmediala de esla tesis: lo que se pone en cuesti6n es la posibilidad de una cien· esa física marem'tica. Aristóteles escoge aquí insistir acerca de la sepuaci60.00 ~ los cuales COf. por el Plalón del Timro y los plauSnicos pitlgorizantes.antil~ticos. aban bien. Queda revelado por las úlum. de concen· trar en sí lo que son las cosas de las que es Idea.~ 1_.lstiruye un género por s[ solo..6n aún más r:adical. y no en aquellos contrarios . hay que escoger entre unidad y scpalllCi6n.sl: ~=:~odJ~s sci~C::.forma. de esa transformaci6n: la tierra. paltbn. 100. Pues si bien Aristóteles afirma a menudo que .. M. Las matem'ticas no permiten. elaborada. y dio por la raz6n de principio de que la delDOltrllCi6n es inmllnente a un solo género.5 1fneas del tc:xlo.~ .. que sea común • lo uno y lo otro.divide." pute. o bien de ser Ja unidad de una multiplicidad a la que define. üWrvesc de pasada que Aristóteles respoDde aquí con una De¡:ativa. lo que supondrfa en amb06 casos un «género. a ~no de los problemas que plantellba el libro B: c¿hay una ~ oc:naa que se ocupe de todas las esencias. jamú alcanzar la evidencill sensible•• no ser por accidente.ya principios deban ser del mismo género que aquello de lo que son principios.:Ccuh'r:~in~q~ ~ Aristóu:.. IIJ. ni de una diferencia (alllfOpd. le impide eslar separa· da. la poI6nka anti· platónica proporciona una vez más • Arlst6tdi:5 la ocasión de sentar una afinnaci.. dado que UDO de los tbminos significa todo :lo que el otro e! sentido plat6nico. y O? es que lleven sólo el mismo nombre. 41 Cfr.) en sentido aristoo!üco. fundamental. G.h~~61=o ~:r:o~1~1iii~d& : í: a~~~ ~~r... El contexto muestra. esa ~unidAd es sólo vetba1. -. o bien es incorruptible. . que hace de ella una realidad incortuptible. le 1lllplde ser una Idea. ~ci~ de la Idea. y ellos afinnan. sino de una c~ndtesis.Es evidente. o hay varias. Arist6teles lleva aqul huta d lImite esa leOria que ha desarrollado a menu· J:OOa:: coSC:~~I~~~~~P~i~~~ :m~kndt~~li~~a~. Como lo indica ya un vocabulario que 5610 podía ser violentado por el genio de PlalÓD. pero no de lo corruptible y lo incortupuble. a principios m. Al eswdiu la tranSÍormaci6n de los elementos. según esto..

~~e:. ripios difc:rc:.:. la c::mte:txia de: las eo&a5 que ::':~a~e:~:tibf:. a través de: lo c:J:ceJivo mismo dc:l propósito. cuenta de: lo que hay de: lDtdi· gible c:o lo JeDSible (o más bien en lo corruptible:.~. reduciendo as! el Univc:no a CUIlA serie de: episodios. Otra di6culud: si el principio es corn. la a~.~.~lt ~ ~.ntes [para las cosas corrupnbles ~ ~ .d principio. ~ooo '"Ii"".7_22.tptlble. hlb~ que: lIdmilir que: 11 J) :habf. corruptible. unl poIt!m.io. ¿qué sucederá si resulta aniquilado? Contemplarú~ entonces ~ ~j~ de. Por tanto si. para c:mpl~ el lenguaje aristot6ico).f d mundo en su unidad. DO da.. ur-arión te di.ib~ etano le romportll aJIDO lo inmóYil las csmoas corrupvbles (lo que.1 . ::.. a la vez.) (1QUclIo de: quc: eslA es una esPe>:ic J09 . d:=r::si~N~t:"'PI~6:':~~~~~ ~~ ~ re.io~ d~~ 4~t. Pero es notable: que.:~r. las razooc:s de: c:sc: quebrantamiento dc:l platooismo.:.iOO no inlll:lduce m ArisIÓl:dai ~ un vmiadero tI"ú/: lo Ic:IlI. 1000 • 6. . es claro que proceden necesariamente: de ciertos eleme:ntos. • poner en roestiÓD todo c:l esfuerzo de: PIat6a Y los platónicos. lo lIev. con su natural~a misma.i:ci.~s=yu:e:.~ yesrncill tens. podnl: pareen extraño que Arist6te:les.. Por consiguiente. ~antc:naa ~ d DI! Codo una tesis que va.~td:~~có:e~aqd~n: :~W. pues de lo oontmrio nos remontaríamos hasta d infinito.ü:ndo eteme.. .ibJc: Ic:Ilsiblc:s elc:m8l. al d inrenot mlllmO de la full:'. sino que todos reconocen que los pnnaplos de todas las cosas son los mismos_.. cadmiten principios clif.principios que sean corruptibles? Aristóteles. 4. Obsérvese que.amI oormaImc:nle: flsie.que: la corruptibilidad es incompa- con~~OI~eenc:o Pero ~ta. un. c:r'! el DI! Codo. Pero entonces existirán 0ll0S principios a.~l~rm: ~ 1000. es decir. nitivo de: su pmsamiento.) '" B...a este: problc:ma que: parece representar el estado dc:fi.s. En el desarrollo especialmente Lugo que daba a esta capoda que DO le va a la :taga a ninguna y que ha sido ignorad.. fin de: peno l8. aIl tripanic... Ji bien la teota de: las Ideas da... sino que supone: mISmO un pnnaplO que no sea corruptible. e: ::J:a:e¡.". pues la c:::rislenc.. h..ica que podrá parc:cer mc:ramc::ote: de: dc:taOe. y más aún. cosa 9ue: sobrevive: a la aniquilaeón de su pnnaplO: Situación IIllposible. Apreciamos bien aquí. un poco atl>londradarnc:ote:.~dli'~uc:.. Platón babla postulado la c:rittc:ncia de: Ideas inmutables y sc:pandas epmo roodíción de: posibilidad de: la ci~~. Como te . Pero.bit~ de: Arist6tda1. contnl la ttadioón filos66a. como Espeusipo. C?mJptíble.~~ y. Arist6tdcs indicaba por qué era insuficiente la tesis de quie- s: éi tible con la dignidad dc:l principio.. además. roc::ota del bc:ebo de: que: lo corruptible es lo que es y sólo lo que es. es.ia del principio condiciona. Si añadimos a estos argumentos la ttftica que Arist6tc:lc:s dirige en varias oc:asiooc:s contra aquellos que. y de él derivan 11.a~~~cs e. los utms: s. incorruptibles $J. Aristóteles responde claramente en este pasaje 1 uno de los problemas que habla planteado en el libro B: cSaber si los principios de los seres corruptibles y los de los seres incorruptibles son Jos mismos o 00" ".~~~¿= =~ gran corte que divide: el ser en corruptible o sensible e inoormptible o eterno -: si lo corruptible y lo incorruptible difieren en género.ru= ':ero eee.ruenores a los principion 51. ~t !l. d rimu"/O (=»XI1. por definición.ia~~. C1lM una fub cdc:ne y UIlI fisia¡ de. No es de: extrañar entonces que. 100 tambiin visibles. .. Pero.. que se: reconozca la c:xistc:ncia de: principios corruptiblc:s -expresi6n que en otros lugares dc:ounciarla como conlrlldic· ~~bi: ~'~:f:e=i::re~ la corruptibilid2d de: =~~tán~~~u. según ucooocc el propiO Arist6tc:lc:s -quien añade esta COllIprobaci6n a la serie: ~~ sus a~' me:ntos-. reunf.oorrompe) J08 b 24. en este punto.erentes para cada esencin.visf:. está claro -y ya 10 sosp«Mba· OJOS sin necesidad de: todo esto-.::~tea~:f. sus principios diferirán de igual modo. ya DO es principio. el: objeto df: una fKUltad inl=ncdia mM la .abrebolleCUariamvirtudddtorolXlcimimto ~:1 Aristótdes propone: en d libro A una soluci60. por lo dcmú. a ubtt. por los filósofos de ahora como por los de antes.e:uci~ca. «ningún fil6sofo haya pre~o que se admi~c:ntll p~. Cu. Si c::mriera un Hombre c:1c:mo.aOOo Arist6te:1c:s pide.I argu~tos que podían parett:r decisivos: «Si los principios son comJpttb1es. es OOIIttario a la doctrin.! mundo sublulllr (llnkl quc: ArilIÓlc:ics 1I. pues todo lo que puece retoma a sus elementos.cosas mrorrupublc:s). m tallto que Jm6tnlQ hada de la cesmc:ia dd Cic:Io.

:::
:~~

los dioses sólo engendraD dioses: Arist6teles repite a menudo que no es d Hombre en sí quien engendra e! hombre monal, sino que .e! hombre engendra al hombro:6, e! mortal engendra al mortal. Hesíodo y los .te6log05l' lo habían comprendido tan bien que pan: e1Jos, nos dice Arist6tdes, e! problems. DO esraba en saber por qué los dioses se produdan, sino por qué los hijos de los dioses 00 SOD dioses ellos mismos, a 10 que respondían que .Ios seres que no han probado el. n&tar y la ambrosía han nacido mortales» n, Pero Azis.
t6te1es pregunta irónicamente: si los dioses mismos deben alimen-

~=~:: =-~cetU: ~OSI&:s & ~01~

ser conuadictorias, se condena.o muruamente ~ paradoja: l) La teolog{a es la única ciencil; 2) La teoIogil es IDUtil.

!-.

teólogos invierten abusivamente el sentido de la proeha: no es la eternidad lo que hay que explicar, sino la ausencia de eternidad, pues si 00 los dioses ya no son dioses ni los principios principiOll. Es demasiado flkil atribuir cotTUptibilidad de lo cotTUptible a la ausencia de aquello que produce la eternidad de: lo etemo¡ pues 10 que: hace: que lo eterno sea eterno DO puede estar ello mis.mo sujeto a presencia o ausencia, es decir, no puede ser otra cosa que eterno. No es que haya algo más -el néctar Y la ambrosía- en lo eterno que en lo contingente, sino algo menos en lo contingente que en lo eterno. Lo eterno es lo que es, y lo contingente 00 es totalmente lo que es: de esta degnd.ciÓD de: lo eterno en rorruptible ninguna teología puede dar aJenta.

:c¿: ~~:~o~: ~~er~: ia:~it~~a~;;e~~~?:~~ra~~
a

: En cuanto a la reologfa de Platón, es una teogonfa que se presenta abusivamente como una cosmogonfa, Arist6teles se ha dado aJenta admirablemente de esa necesidad interna que convierte a la dialécti· ca plat6nica, según la expresión de Rodier, en un proceso que va .desde las Ideas, por las Ideas, hacia las Ideas.. !If, que no sale de 10 inteligible y es incapaz de acercarse a lo sensible. En este punto, Arist6tele:s DO es antiplat6nico: podria mh bien tachárse.le de hiperplatonismo. Lo único que hace es e! platonismo 11 sus últimas ooosecucncias -basta el. Ibsurdo, podrfamos casi decir- como d propio Platón bab[a hecho en la primera parte del PtZrminid~s. Por respeto a la teoIogla, Arist6teles extrae dos consecuenciu que, ain

irri~jat;= :t~~~:::;u:ded~ :r:ram:k =:r~~

nevar

J6 Z. 7,10)2. 2J: 8.10J} b J2; 8, B,104' JI 2.'; A. J,1070b J1.J4; N, 5,1092. 16.fú., U,l.1'J b8,ete. S! B, 4, 1000.11. 5t 1000.16 •. ,. tilUln d~ pbikJs. ~qu, p. 56. aro &pllbl., VI, 511 &.

310

311

cierto momento, a las matemJl.ticas COlnO divinas Q, de acuerdo en esto con la ensdianza de Jen6crates 43, mú aún que de Platón, en nada altera la conclusión anterior. Ya sean las realidades matenu{· tic:a.s -inmediatamente manifestadas por d movimiento regular de los ll$tl'O$-- admitidas CIl la regióD de lo divino, o ya sean rdegadas nás aai del mismo mundo sensible ----como si fueran DO-sett5--, sigue siendo que ninguno de los dos juegan modo =tes instrumentOiS de una matematización (es decir, de una idealización) de lo sensible, que mediante este rodeo se convertirla uf en objeto por él. Ahora bien, si es verdad que Aristóteles recnn6 Ja teoóa de las Ideas y la de los Números ideales y las Magnitudes ideales, no pot

ello renegó de la ~6n platónica de la ci~ •. TantO al me.nos como Platón insiste ArIStóteles sobre la establhdad del saber aen· tifioo, que ~ opone a la inesta.bilidad de la ~ión "'. La agitación y el movimiento SOll incompaubies con la aenal: cLa razón sabe (h¡=r.oht) y piensa mediante el reposo y la deteDcióo-lI!I. Ahora

~ ds~e:;:~:ueql:Sle~a~~~s~~~ ~ 1:

cimo en

casos

en

~~ J:':~~~=¿ ":;:::b¡:~lt =:=to:;

l:Wci~~ ts':d~u:t::tt=~~~ ~
poco compuible con la doctrina blbiNAl de Arisrótdes. Si COllIideramos b IetelIIoegÚIl Ull onJm de sW:.iumciao~ellaltido &riItotBicodel Ihminode aepanOóm. dtcrecit:rm" bit ClU" c:ob:ar 1 b abjecoI _temitioD& c::n el u:tter pgesfO,tir¡pJ$ de ioI $Crl:S ffsicoI.~, sin tlDbuEo, que r.l orden

al con<.:epto de lo ne<:ess.rio, definido por él como clo que no puede ser de otro modo que como es» 611. La ciencia no s~ dis~gue de la opinión por cankter v ~ o falso ~ sus lfirmaao~ (pues hay opiniones verdaderas) W10 por la necesidad. que va ~da a J.s propo¡iciones de la pri~. Aris~teles ~ prqunta de~enidamente si la opiniÓD Y la cieno.a cenen ob}etOS difer=tes, refiriéndose esta

el

~~j~t~~=::;6i:~ell:S=ti:~~~d;ad:::'
oeras distintas: ya como contingente, ya romo necesano. As!, l?u~o opinar que la dUgonal es inconmensurable; pero 1610 tendr' oenaa de eso cuando haya demostBdo esa. proposición, es decir, oando haya sacada • la luz el porqué". As! pues, tengO una opinión de ~ necesario. cuando, ignorante yo de su causa, eso que es ~ te me da romo pudiendo ser de otro modo, es decir, c:omo c:onnn· gente. Pero no es ésa l. única c:ontingencia concebib.le:. al lado d~ esa contingencia relativa, que se debe I un desfalleclInJenro. de ~ sabet, bay U.DII contingencia que podrlamos llamar absoluta, IDSaIta en la naturaleu de w cosas. Ninguna ciencia puede pensar esla úl· tima contingencia sin transformarla indebidamente en necesidad: una ciencia de 10 contingente destruirla 10 contingeDte; uf ~. no hay ciencia áe lo rontingente. A la pregunta c¿puede ser el mlsm~ el objeto del saber y el de la opi.ni6n?Jo, la. respuesta es d~le: 51, SI ese objeto es necesario, pues dicha necesidad puede ser ~f1Ida, presentmdoseme como conrlngeDte; no, si el ob}e~o es con~te él mismo, pues la ciencia lo pensarla romo neeesano ! }o ruprimirla en cuantO c:ontingente. Ad pues, puede haber una opinión de .10 tICcesario", pero no una ciencia de 10 contingente. Es lo que AnslÓte-

f~~~~:=:; =:=~ ~~e~~
Q Es k> ClU" le dt:spftnde del ffl&1Dl:'lto del P'Oll'lplko recic::n:rtmmre puesl:O 11 d!I por MUUH (pp. cit., p. 1151 SI.), ., ClU" bI. &ido lmPu.du lÓl:l má por el P. fESTUClU.E ( ..UD ~I lXJI,l\>eW de P'ro=ptique d'Ar.•, RlI>. ,hilos., 151X" pp. 117.27). En ~ latO plagiado por Y,I... IlUC;O (!k commu1Ii mlll1Hmlllie6 sci~1Itill, 72, 6 ss.), ArislÓldes mueslra 11 rupcrioridld de las marerruhicu fl:lbn, las dem's ciencias invoeanrio no sólo la exllClirud de su mo!lodo, sino rambibl la excekncia de RI objeto: medianle la mb, que u una rama suya, llOI dan 1 CXIllCll:t:r, el! dcao, b f~ CIdo::sleI, que ton.Iaa. diviJw de _ _ (72, 27), VoNemo.. baIlar aquí la fórmuJ. CllXterlstiao de J. teoql& asttal (ch. p. 296. n. )). El P. FQn,IGIUR ot-rva que esle lato Ir &a es la ruóD uencil.1 de Al a1ribuci6a a Arist6fdu) dice jusWlleOte de Iaa mate:mfticM k> que la Mtl. I/sicI, A, 2, dir,( de J. filoeoffl primera. Imposible iDdic:a:r mejor que las mi·

~~rFIe~~r.i:~~IS~~;S~:i=~:~

IStr<lOO-

~

=-

CIOIIICI'VIndo "¡o:mplC Al ~ dedencir. e;m.plar, romo sedesp:rendt de b numeroeos tjempb m a ~ de b St,ruu/os Iuutlititos. aedD reIcp das tilda Ya m'- 11 rancooolOl6cicammre infuiotdecit:Dci8s de loahatrlr;l:O). La ~ _umirim del jlJren AríHóreles es. romo obIt:rvs Mulan (p. 187), paroienrepl:Ó:l:imodesureolotf.o.utrat. Ü Ch. fr. 16 Hcinz>l:: «&rqut nurntnIs, ut Xenocralel r:ensuil, Inimus ar: deu..; fr. }4 (lsimilAción, poi" pule de: ]tn6cnles. litl NÚIUtro idtal y d I Número ¡naremirko). En lo qlJt MSl6tdu llamad mú wde: «Hablar de loa ¡,ma28~~'~r romo maremótiros (1IÓ1"'8'j~ai). (M, 6,

~~í.fW~~·:t~ab~:r;(~~I~;::úse~

313

les anuncia en sus propios ténninos al comienzo del desarrollo que acabamos de resumir: cAunque haya cosas que sean verdadetlls y que existan realmente, pero que pueden ser de otro modo, está claro que la ciencia no se ocupa de ellas: de no ser así, las cosas que pueden de otro modo podrfan ser de otro modo.. -. Vemos aqul cómo Aristóteles, a la vez que conserva y pttcisa la idea platónica de ciencia », limita singularmente la posibilidad de su aplicación. Para Platón, todo 10 que era objeto de opinión ~ía

su

no

conuptibilidad en general; la corrnptibilidad no es ella mi~l. rruptible, y veremos cómo Aristóteles reconocerá en la sucesl~n ~fJ. nita de las generaciones y corrupciones algo así como un sUSUtutlVO de la eternidad. Pero estas tesis, que veremos desarrollar en Otros lugares a Aristóteles en respuesta a las lIporlas l~adas p?c el platonismo, no contradicen, sino que confirman la tesiS negatlv.a que hemon...,Jes, puede estudil~ científicamente el género hombre y atn· huirte necesariamente el predicado «mortal., o SClI, demostrar por qué el homhre en general es mona! TI. No por ello deja de ser ciert?

ex:

descubrirla pan tener la cienca de esas cosas. Para él, la opiniÓD se debla ---como vemos en el mito de la caverna- a una pasajera turbación de nuestra. flKUitad de 00D0Ctt, turbación que deberla des.. aparecer ante la duidad de la intuiciÓD. A fin de cuentas, lo sensib1e significaba lo inteligible, fuese cual fuese la multiplicidad de las mediaciooes, y la misma opinión recta, lejos de fundar un saber coherente, era lino un camino coodlJCClte a la Idea. En Arist6td.es, por el contrario, y romo hemos vilto, lo sensible remite sólo a sI mismo, lo rontingente DO es algo que todavía DO se sabe que es neco-

d: ~e:s~~~:,~~~~~e~=:s~

ar:

::U::bili~C:O !~j~~=:a~Porno :rJod~r~b~;

:i,u:J:~iin~~:~=-b: ~o:~~re~ 'i!. lo: :

no

sano;

ninguna ciencia coosegui.ri que ciertas cosas

DO

puedan. ser

de otro modo. Al reoonoctt que DO hay ciencia de lo contingente, obtenemos ahora. por otra vía (que atañe no ya sólo a la naturaleza del principio, lino a la de la ciencia tnisma) la conclusión a que ya habWnos llegado antes: DO hay ciencia de lo corruptible. Podría neglrse, ciertamente, la identidad de esas dos tesis, porque ¿.caso lo cormptible no es n«~IITUt",mtt: conuptible? ¿No es el hombre n«eJiITi4mente morul? DKbo de otro modo: ¿no es conecto decis
que el hombre no puede ser otra cosa que mortal? Sin duda, tropezamos lquf con una de las mmeru mediante las que Aristóteles podri reconciliar parciI.lmente su concepción idealista de la cienda con la descripciÓll que ofrece del mundn real: si bien no hay ciencia de 10 corruptible, en cambio puede habhrse Iegltimamen.te de la

radical de ese poder·ser-de-ouo-modo que define preosamente .Ia contingencia. As! pues, lo conuptible es una ~ de lo con':ID" pie. incluso es quizá 10 rontingc:nte por e:zcelena.a, en la medida en que todos los cpoder.ser-de«ro-modo.. suponen como fundamen· to suyo el «poder.no-SCD lJ. Se dirá: es in50St~ble la tesis seglÍJ.l1a cual la explicación por la causa no puede aplicarse I lo corruptible porque lo tflI.DSformarla en necesario, es decir, en lo que no puede ser de otro modo; pues yo puedo saber muy bien po~ qué una ~, en determinadas circunstancias, bajo los efectos de aertas condICIOnes, puede ser de oc:ro modo que como es hoy. De tener ulud puedo pasar a estar enfermo, y la ciencia médiOl puede e:zplicarm:e por qué etlI necesario que cayese enfermo. Habría, pues, una nea:Ildad de la corrupción y de las fonnas derivadas del movimiento -ea~io de

:fvJ :e=~=:'ci~ EsC:~;~ ~~e¡~
no

suministrar una nueva solución, y e5pec.almente Justificar UM físIca que fuese ciencia de los seres cormptibles y en movimiento. Aris* teJes no se cerrarf del todo esta salida, sin la cual el mundo natural est.rfl conden.do a 11 incoberencil. Pero incluso en este caso tal a lo particular: la meposibilidlld concierne 1610 • 10 universal, dicina explica la enfermedad en genenll, y no el hecho de que yo caiga enfermo en este preciso instan~,. o que vaya a O!e! en~ermo mañana 7); incluso cuando el ICOIlteeumeDto suceda, segUId Siendo
*l\ÚTI

&lI~'De hecho,cuando DO 10 l1&ma ~te U hkx~""",(e, 10, 101\ b 1). EJ. Nic., VI, 12, 110 b J, ele.), ArUt6teles d~ 10 tonli!1Aente, ya cdno Jo que puede ur de otro ",oJo ('tll M.IÓ\1....v ~ qtlv) (Et. Nic., V, 10, 11J4 b JI; VI, 2,11)9. 8},)'I como lo qlH: puedl Jt, 0"0 Jt:r (~¡'I..ac­ l¿.,........ '''l .1....., ...1 l'~ .....,) (G~". 'l/Ii",II1., n. 1, 731 b 2J; IV, 4, no b 1)).
1]

erl~~ r..:, ~":bre

e: ~i~~ :I~qr:::

Corno

el!

libido, 111 propoIIiciones fHlTlu../lUu relativu.l1 futuro.ol'i

ll4

J15

cierto que bahrfa podido DO producirse, o que babría podido ser de otro modo. AsI pues, la ciencia DO descenderá nunca hasta 10 ronuptible en su lingu.Iaridad. Una vez m~, es en d libro B de la Mtttlflsktl donde hallamos la mú clara fonnu1aci6n de esta d.illruItad: .Si DO hay nada aparte de los individuos (:topd w q&'WtO"ro:), 00 babni nada inteligible, lOo dos los seres serin sensibles y DO habtli c:ie:ncia de ninguno, a menos que lLunemos ciencia a la sensación. Tampooo habrá nada eremo ni inm6vil, pues lodos los sel:'CS sensibles son corruptibles y est'n CD movimiento» 10. Si "0 hlly "ada aputt dt los i"difliduos...: aqul podemos ver, presentado en tonna de hipótesis y expresado en lengua

.Si hace falta en orden a las necemdades de la ciencia que exista alguna cosa aparte de los individuos, es necesario que lo que exista aparte de los individU05 sean géneros... Ahora bien, .t:nás at'Tibl1 heIDOS mostrado preOSlmente que eso en imposible» '15. Por tamo, aquello que expresa la aporf:¡ es d apuro m que nos c:ocootnunos C\lando seguimos admitiendo la dcfin.i.ciÓll platónica. de ciencU (que exige, como recuerda aquí Arist6ldes. referirse: • caigo uno e idéntico» JIi y al mismo tiempo rechau.mo5 la teoría de las Ideas, a falta de la roa! ya DO DOS enfrentaremos más que ron una «infinidad de indivWiuos» 71. Si es cierto que la teorfa de las Ideas tcnfa como función proporcionar alimenlO a la exigencia de un saber estable y riguroso, la coocepción aristotélica de la cimcia, beredc:ra de esta ex.igencia pero privada de dicho alimento, COt'Te d riesgo de encoouurse sin objeto. Mejor dicho: DO le queda más que un objelo, que es Dios, última encarnación de ese cinreligible», de ese «eterno», de de ,esta consecuencia: se presenta, en efecto, como una demostl'llción --aunque bastante borrosa- de la existencia de Dios. cSi no hay nada eterno, d propio devenir no es posible; efectivamente, es Decesario que lo que deviene sea algo, as! como aquello a partir de lo C\la! ha devenido, y que d último término de lo uno y lo otro sea incngendrado, si es cierto que la serie se detiene y que dd JX»U nada puede proceden 11. Pero la suposición de un fundamenlO inen-

~d=.s~~~de~ár::~:i~~~t~~~ ~~~ba~~::alí~e:~ :r~t~

r:c:;lid~V:~silirea =s~~ Bd~s~~io eh~~: ~~s:O~~~~di:

gendrado e inmóvil de la generación y d movimienlO, fundamenlO que Aristóldes hace aplícito un poco mis adelanle como esencia (o~o¡o) separada llI, 00 contradice, sino que confirma la imposibilidad de una ciencia de lo engendrIdo, de lo m6vil o de lo 00 scpando. Pues hemos visto en varias ocasiones que csi existen ciertos seres inelJgcndrados y completamenre inmóviles, competen m2s bien a un.. disciplina distinta de la ciencia de la naturaleza y anterior a ella» -: dicho de otro modo, la filosolfa primera o teología. Si no hay ciencia más que de lo necesario, que Aristótdes identifica con lo eterno (ya que lo necesario es lo que DO puede ni podri nunca no ser), parece que no habri más ciencia que la teologia. Ninguna ciencia -ni siquiera aquellas que podríamos considerar empí. ricas, como la agrimensura- versa sobre lo 9CtUible: .. Ni siquiera es cierto decir que la agrimensura trata de las magnitudes sensibles y corruptibles, pues esta ciencia pereceda con esas mismas magnitudes. tI. Pero decir que toda ciencia trata de Jo inteligible o de lo incorruptible, es decir que es de algún modo teológica. En tal sentido, sólo la astronomla y las matemáticas pueden participaJ:" del carieter cimúfico de la teologl'a. Hemos visto a qué circunstancias debían estas dos ciencias su carácter privilegiado: en la perspectiva de la teologla astral que permanecerá, aunque depunda, como fundamento de toda su especuIaciÓD teológica, la astronomfa DOS proporciona una experiencia inmediata de lo divino; representa, si es posíble ha· b1ar ul, d aspecto aperimcnrai de la teologll. En cuanto a las mitemáticas, hemos visto que Arist6teIes las consideraba en d Protrlpo tiro, probablemente bajo la influencia de su amigo Jenócrates. como una. ciencia divina, al igual que la astrooomla, que es una rama su)'lt. Incluso cuando Arist6tdes haya renunciado a esta concepción, negafl(\o toda cseparación» -y, por consiguiente, toda subsistencia IIZ_ a los seres matem'ticos. las matem'ticas no dejarán de estar emparentadas con la teolog!a gracias a una importante particularidad de su objeto: la de ser inmÓvil tJ • Al hacer abstracci6n dd movimienJt las OOIIS Sl:Nibles: «Pues DO pock:moc decir que exilte una casa aputl:' deindiv>dualen(999b 19l.SólobOb·ll divinaa,bab!andocoo pro.

~2.13.Ahon.bjea,estacsenci.tepmKlatlOpuedeser1f,eseocia

"'casas

'·8,2,997bJ2.Podrúopcnaaneqtll'letralllde:UtlI.f6mm1Jpbt6oia. ioKrta en d desuroUode: una.poria. 'f QUI:' DO rqlretellta ne::esarUmen11:' d pensamienlO de Arútóldts. Puo d OXltato muewa qut: tsU: ~IO n diri¡i&;), pord OXltraDo, COQtrI; IaCDDl:qlci6n pl..t6nica di:' a saa matellli-

~'Ót-~1lI.l,293"t9.Cfr.E,I,I026.1().13,29.
tialIOOIDO~l!:Iltreloinld.i&ibk'fIoam.ibk

G V. CJlIC' a ao:I'ts mac<::lÚticDI DO esWl mmifiatamc:ntt: presl:nta ea lo am.ibll:' (en. B, 2.998.1). Pvtiendodl:' 1Ihl:, ClI premotst:l:lf:tt: o mm k» ao:I'ts lepII'Mb ctif,teII OOIDO lepII'Mb,obieD. si ti:' la ~ tal~. no aUteII en msoIuto, .Ivo OOIDO absrr.:x;iooQ de: lo 1ellIib&e. u E, 1, 1026 • U. Cfr. Rr., 11, 7, 198 • 17.

316

317

P_brUks. polUIIlC*:I tl rodeo.::OO~:de~%'iru~~. y no hay otras Oencin más que aqudJu que. 61 u.~ t.. a Ibsurdo que Dios el no:'OPlatoni5lDO por resp«to • una fórmula que le ~e¡':pao:.§-4)queblyque~deltribuir. cuya misma impiedad revela su ínadecuación y confirma en realidad la trueeodencia inefable de: Dios. nos parece confirmar aquí la tesis que se desprende claramente de la problcmjtica anterior: DO hay ciencia más que de lo inmutable. awIdo le iJep • cqu el saIxr • DiDI.e1s~ ~ ~. lqué va I enseñarnos esa teología.on. p. Ari. eoriIk:n..nIIDite de uno. más que en Jo divino. o bien aqueUas cuyo objeto --como es d CII!:iO del objeto de las mUeJlllÍticas.s Ideas como realidades ! separadas.I1. 9. 987 h 10). PIIlI Platón. 2. trar~ ~\b~NI~~ i~t~:~Jo~l~al~j:.to. Sabemos. Es cieno que. La teología aristot8ic:a es la heredera directa de la ciencia plat6\ niea de las Ideas.te. esa rdaci6n sutil de inteligibilidad. RODIl~. de ~vocidad.. otro en su literalidad. • • A. 6.conocería al mismo tiempo todas las cosas.194 .. hecha a menudo en sentidos por lo demás diferentesf::l. no es más que conocimiento de Dios. oonstdaci6n celeste.. As! pues.eocia. sino en el nuevo sentido.u: Dios es el único te6lo- sr•. sino el platonismo.$.~: ~~~'p~¿.separado. Dios DO es wlpable. pese al Meter ficticio de su objeto ---dectivamente. son una parte de: la leologIa. con sus prolongaciones utron6micu y matenultieas. sólo iguala a la impoteocia del Dios arislOtélico paN conocer el mundo.p.~»fb.n~elbj~~:: 319 tn.)2.imita. de las Ideas nos obliga I responder: nada. d muodo de las cow coft\lptihles? El recbaro de la teorla platónia.:~. Ya no hay mú relación entre d saber de Dios Y el uber del hombre que entre el Can. conociendo lo inteligible. o cen Es d moroe:nto de recordar que lo divino es . no sólo ---como querfan los platóni· cos.~·'27r:r·/9~1. Como vimos.. Q.~ '-'fentn: dios _ identidad queb wrt.. La . clillÓl:ÚmcJp (A. es decir las cosas sensibles mismas. u. pretendiendo entonces uber lo que es el conoci· miento de Dios.12. siendo la contemplación de las Ideas no más que un clargo destinado a llevarlo al fin I Jo sensible. es decir. !:Il Pht6a DO t:icnt.urudilnJt:. que Aristótdes considenl a veces como .st6tdes no suprime d .sd ~ 318 . dijo S6cntel. detemtinada . Pues no aiste.sm6s: los . el 11IO p1at6niro del támiDo (que 1}4 ~: . estén tornlldos de las matemátiOl.1o cwJ ~7~ ~ :6~~u:=."'ruuiJKliclcionl:lde Ariltótdes llt'eJCI de blhl1ccfa un O1kInttqueB no b dio. COflsideran a los seres en movimiento Ji no estuvieran en movimiento 11_.9. ~ u Ansl6lms. que Ka ~ el E¡VmCDro. b triple ICtitud del pIllOniImo. pero y.más que bumann la poses:ión de: esa filosolfa primera que supone la contemplación de lo divino. y Jo inmutabJe DO aiste en estado cseparado.~1a~~=6~ = mente en qué consiste esa teología doblemente divina: conocimiento de Dios por Dios. 19) h 2).Em VI:'Z n:mo.~~~~ élb~. aW queao: ~ 11IO Pan. 105 arquetipos rlt nuestro. como temfa el Sócrates del P_f. las materrWticas. ~deu~<i¡~:~~ ~y¡:t~~teMi".sólo a Dios. entre lo eterno y lo c:onupcible.9a).--Si toda ciencia es de tipo teol6giro. L.qo. además. . ?rd:. La critica al plAtonismo veda~ I Aristóteles este camino. Poclrl. Mientras que el sabio platónico estaba obligado. que Platón J1amaba participación.. hIbri que decir que las Idea y lo Ialaíble-.impotenciu de las Ideas~ denunciada por Arinóteles. se unen paradójicamente a la teología. como tOtélic:a de Ja ciencia.. "ides. ur 2) No obSllIIIle. n. I! Se llOI ciiJi que la teoriI de la lD&iogfa oorri&c. pero lo que se le niegll DO es otn lXl58 que un saber humano al que se habría añadido el epItetO ceterno. como Iru objeto. Ja teología es la ciencia por excd.. esta observación. que ladra 1lI. pero ya DO es más que teologia. -. volver a bajar a la caverna. 1074 h Va. como la astronomía.cuerpos cdestes han ocupado d puesto de la. viendo en dla una ciencia cuya posesión pertenece . hombre entre los hombres. d objeto de la teoJog.. y el can. 109 :8/~~2h28.>dIo T:::ñ~~g~cfr~~~)J: :. hay que negar el saber • Dios·. d teólogo de: Aristótdes es un hombre al que la contemplaci6u conviene en algo tan .munIdo. pues seria iDdigno de Dios pensar en otra cosa que en Si mismo".. Utl penpecti. m Arist6fdct. o al menos principalmente a Dios.oj.. sob~ nuestro mundo.· kit pblÓlliclll pan designIl" b CIlmUllid8d de llllIDbre mue bldel 'J.ía. Pero yl bemol mostrIdo mM uriba (l. I propósito de b leW Dhu "0 (O"OU d mu"Jo. según el cual la romunidad de nombre eDCUbre una diferencia NdXa1 de esencia". animaJ.en el tentido de que 1m00s tienen el mismo nombre. Pero aquéllas son fórmulas hu manu. el IrilroWiImo Y : : 14 FIJ. :oen:=~='An~~r:':elala~~:IU~~~~ ':: C':.J. conociéndose a sí mismo -es decir. ArisloJt. Hllf:ll falta toda la piedad de: los comentaristas medievales para atribuir a AristÓteles la tesis según la cual Dios.homónimo.dtmás por las mediaciones mateútkas. a lo sensible. que preteodia atribuir al bombre un conocimiento de tipo divino. descubierto por Arist6tdes. no SOD las Ideas.~=~)~ no-. ttologj4 tS ¡"ÚJil.' pule. :' ~alg~= ~¡e:~ ~eo.

por «reducidos» que sean en este terreno los datos sensibles'J. Hay que tomar aqul n«eriJIId. el pasaje inmedi. 320 321 " . en un en «es :r~~~~: ~uP:i. lo divino sen del todo invisible.tamente anterior: Ja filosoffa sólo fue cultivllda des~ de que clas anea que se 'pUCllD • las nece:sidaden hubieran sido dc:5cubic:rtu.i. de los «seres superiores y diviDas». En el texto del D~ p4rtibus Ilnimillium.. que podemos adquirir de los «seres perecederos. por el contrario. una ciencia humana de lo divino no será imposibk. e:~t:en::~': trar nuestro camino. se las planlea. PodrJa incluso decine que la trascendencia es mis radical en el sentido que va desde Dios al mundo que en d que va desde el mundo a Dios. Aristóteles 00 vacila en hacer el paraldo en~ esta ciencia de 10 divino y el conocimiento.EI hed»o de que estos seres esán más a nuestrO alcance y más pro%imos a nuesUll naturaleza reestablecc. con el nombre de ciencia segunda. sino tambi61. ya DO debe buscar T'in. Pues si es cierlO que los asiros son dioses.c:n libro A de la M~ttl/iJicil: «Todas lIS demás cíencias son mis necesarias que ella. En el pa. como lo prueb. que sigue siendo «con mucho la más verdadcru". como 10 era pat'lld6jicamente en Platón.:Jeeslt~e:s:r~ :~:. de 1M ciencias empfri. La dial6ctica continúa siendo la verdad de las otrlls ciencias. la c:ristencia de una ciencia «dirigida hacia las 005IS que naoe:n y mueren.La trascendencia no es aqul condición de unidad. -.. ~:. prueba de que la fiIo5ofia es libre. de las t&:meas segundas. pero se ha convertido en inútil·..d. y esta visi6n nos procur. el equilibrio (d'ltlMT.. si bien la teologl"a conserva la primada. no deja por ello de subordinarla a la ciencia pri.= lt En Aristóteles. efectivamente. mucho más vISto. La teo1ogfa conserva su excelencia. a esta «técnica que DO es 56Uda ni pura»·. que tiene I\l biólogo. la dialéctica. Es lo que Aristóteles reconoce _UDqUe sea poniendo el ICeflto sobre el lSpeCtO inverso de ese díptico. su reino ya 00 es olro que el de un soberano sin súbditos. cada ciencia «empiricalt eocuentra su verdad en esa parte de la ciencia ideal que lleva el mismo nombre que dIa ICIO... DOS permitirá encono ~ó:O=~~. pero ninguna la aventaja c:n excdencia. sin embargo. nada a la del teólogo: el según Aristótc:le:l. no solamente separando al hombre de lo divino. sino que vudve a encootrar su acción separadora. y. Aristóteles.ld:tutrll) con ciencia de los soeres divinos~.a tanto 8020 como una mera ojeada lanuda sobre un objetO amado M. ber el que. plantas Y 1lÜma1e$»: c.sdiler:~e:': :I~ ~v: son menos patentes que sus convergencias: pues. a Dios del mundo. sin duda. la disposición de la vida feliz: muy necesaria (áYaptairn). Por tanto.sigue siendo la ciencia real.. a U1Iv6.de plantearnos la pregunta: ¿para qué sirve este conocimiento de lo divino? ¿Qué nos enseña sobre nuestro mundo? ~Qué apona a nuestra vida de hombres? EstaS preguntas pueden parecer implas y. c:n el sentido de bitcer Iml4. si bien Platón admite la «necesidad. por vez pritnerII. o mejoor dicho. si bien Platón cede sitio. en ciera medida. Se han noidl!nticos e inmutables. deja un puestO a ésta. debieron ser considendas tales.: :uci:tde ~=~ ill=: ~~.slIje del De p4rtibus tlnimttiium en que habh ron bello lirismo del gozo que nos pnxusan In furtivas escapadas hacia lo eterno.. mera. Pero si bien el hombre posee asJ «una visión fugitiva y parcial. y . oilpl:Y\~ el modelo de los seres perecederos de DUestro mundo. DO podemos dejar por ello __i lo dicho más arriba es exaclO. vemos que la actividad del biólogo no debe ya.

COJlOCet el mundo. 2) A Ía de la 322 m .i~an un Dios que ni es ni puede ser para dlos lo único • necesano.apon!ticoJo. superpone a la necesidad de la fUosoffa una teolO2fa de lo inútil. La realidad del . como la investigaiOO. y no la re!puesta a una n~sidad.. remos esas objeciooes en dos grupos que.. del apremio. por otro. se emplazan en otro lugar.orism6s puede ser sentIda DO tanto como sepanción inemed. un caminar laborioso y . El no ser ya ciencia de Ideas no le impide a la ~ g[a seguir ~ un ideal para d hombre. nos parece oecesario volver.interesesJo de los hombres. No es posible negar que esta última cooceociórl . primera . S1fl embargo. Pero. mis. que es un lujo (lo cual.tad6n de la teologfa astral. k. para defenderla contra posibles obJeaones cuyo sentido general seria el siguiente: ¿es de verdad la teología de Aristóteles una teología de la trascendencia? ¿No se incurre inclUllO en paradoja present'ndola como tal? Dividi. en un camino que no conduce a la teoIOll:Ú: la necesidad. En una palabrt. la posesión ". en otras palabras. hombres tamPQC? oeces.no considen. y sin embat&O.oafa astral. sin haber contemplado las Ideas al menos una vez.fin en sf misma.. a los ojos de Arist6teles. as! ~ toda. están ausentes de las pieocuNciooes y de la vida 6los66ca efectiva cid Estagirita. o al menos de cierto platonismo: en Platón. las 2. son en Arist6tdes onlol6gkiU. el alma era «sacadaJo hacia la contemplaci60 de las Ideas.=:~ ~in=:. re.ooo ftl0s66ca contradicen todos aquell06 l.ontol. a squír por esta vfa 111 teol. ningún inttt& ajeno a ellaJo 105. sin ffiosofllf. respectivamente se re. era «impulsada hacia adelanteJo por las contradicciones de lo sensible. un proceso humano. «visible.lo demb anima. es un hiperplatonismo 10ll.reol6tOcaJo de la 61osoña CVOCI ciertos aspectos del platonismo. hiía de la na::esidad·. no aduve por ello toda tdac:i6n vital o enstencia1. no por dio es ~enos «amableJo. a quien por. nuestra in~re~ ~ la teologfa ~ Aristótdes.iable cuanto ~mo una in~taci6n a superarla.. en 1. de la pmión de los problemas.6giCll y la <:oncemplaci6n de lo divino puede y debe haber tdaciones que no se agotan con la palabra separlld6n. romo hemo5 visto. si bien excluye toda rdaci6n ~ de con~nto erilre Dios y d mundo. Si Dios no necesita el mundo. era imposible vivir y.I pirar los pensamientos y ~bajos de los hombres que furtivamente lo contemplan. estamos aqul lejos del platonismo. sólo conserva del platonismo la intuM:i6n central del jorism6s. sin duda de muy diferente origen: por un lado. que aeaso permitan descubrir cómo dos corrientes distintas de pensamiento bailan en d aristotelismo coovc:rgencia y unidad. esa inútil divinidad.2NCteteS que. Y. ni la búsqueda hums. Es forzoso reconocer una vez m's Que en Aristóteles interfieren dos concepciones de la filosoffa.parte.. es decir. que hace girar sus I esferas en un mundo que no es modelo del nuesrro. pero no sin tra~­ cia. e!te Dlatonismo sin participación ni mediaciones. Ulla ve:>. EL DIos T1ASCl!NDENTE Antes de estudiar esas sdaciCJOe$. veíamos que at""bufa Arist6teles a la investigación filOlS66ca. que . rechuando todos los cortectivos que el propio Platoo le habfa IDUCldo: este platonismo sin Ideas. con su presencia. Sustituye el proceso humano hacia las Ideas por la apercepción inmediata de una. no puede dejar de ins.na ni la neoesidad aue la inspU-.I~ de deduCCl6n entre la contemplación de 10 divino y la mvestigaci6n terrestre. Pero hay mis: esas afirmaciones de Aristófdes acera.m's que humanaJo de un saber trascendente y que se precia de no servir de rerorso a los . Pero también podría decirse que Aristóteles. del carácter desinteresado de la contempl. trascendeooa.. parea: garancizlll su valor).: entre la investigaeón .La afirmación de la trascendencia. antes que nada.

1026 • 19). que hada de dla.~~'II..oi. que no hace otra cosa sino revestir con apariencias etr'gieas y solemnes» m una balbuciente cosmogonía. conocimientos IlStron6micos. aro má Iddanle la distinci6n de ArisIÓteI como 11 lisa de .=ken~~.<Y¡oi. IU P!:sTuc1EU." pISIf ni UIUI ocuión pul lILaIU1" SU! diaWlciIS I'elpcl:!O • 101 anti¡uol cteólot!ol_: uf.. "p. dr.. 00f_ emtm otrol KIU que los sensibles).o).ltcaiunte de los que Aristóteles llama. ~.~~1.I dnsposición idealiSlP que le blbfl Jxdx¡ aperimeollf.a tlOidnIJ). ArislÓldcs no de.¡OII .0TÍ. el alejamiento en que su presupuesto fundamental se hall. op.ól"" G.1:~ ~~: u.. dr. 187·188)... '99).ee! que con dla.. con matiz despectivo.. en él.{l_ de 101 pre3OCnIticos.s obre en Suidu. 107' "26 (ni Pl'U1os cte6lcJsop ni PlrtI b cfb. UD IIClllido pcyorItivo. en virtud de La cdisohlci6u_ dd pt.is bwaaciuo (Epi_u.-J). mJ uD retomo C1feosivo de 11 _uobioJo. rit. quien 'toe en I1 leolcc1l .. d Tim~ (pp. Ap61dice III: ePour ¡'bill"i«: du mol 8. El IUtof quien una tndici6n. • fm de diarl~ La teQ!0ll'1 que él proyau. de lqUd1. Más aún.6.. El 11 lesÍl de ).. de La 8.~=re~:~C:%'~e:e:: en.l..hic:l de los IDtiguoa tcóJosoa (lHo). El papel cscncial que asigna Aristóteles I las intuiciones de la teologfa astt'lll en la constitución de una teOlogá como ci~ se .. Podemo5 Wnc:nw esta sustituciófl.olonUmo. Una teologfa semejante ---como se ha observado IIJ_ no podSa ser popular: $UponIa.mo sin recaer por ello en el materialismo que impu" I los físicos e incluso • los antiguos teólogos liS... 1. « ~lll1eIddomab).m~~~(~. Mou. \e$eDU'eOlIM¡-oo.1 N~t'¡úiu: d de 1. el nuevo curso imprimido I la espec. cit. 976 a).lo'¡!.ol. QIX<:DCU1tnrDlXl1. ve eD el únioo medio de escapar I las dificultades del pfaronu. pp.u-. o .\u IlelD&ua J24 . el lugar de as Ideas platónicas 111. p.1 cc:ic:m. pueden h.1 menos un interés por la astronomfa. en efecto. F'EsTuGIERE.tros-dioscs ocupan.. hummro (tknicu ~ de las dE. 209-210. te Inventa d voeablo docb) 8to). una teologfa docta.{~~~~~J&~U~~~~~ "·'13' ~. la difamtel -rufestKiooes de 101 ailiun.. . la teclog!a IStral aparece indiscutiblemente como la doctrina de última hora. 1.IftZm plautanl 1.. Los . lelizmenlC. lIS A...j (E. Iet=-::5. .xáo.otia m. J..o).u!OOurla). (L'Im~ JII #lt»/Ú J~ Pz. 1 la vez Sibil y DUCVI. tiCDCO constantemente en Ar.o). pero antes es precitO comprender ro SignificaciÓD y consccuenciu. respecto a nUC$tras maneru modernas de pensar. m " 2. dcs:pojl<Úl Ihon. desde el principio. Pero este juicio retrospectivo no debe: ocultarnos el becho esencial: Aristóteles ve en la teología astral el único fundamento posib1c de una te010gfa cicntffica.. 1071" Z1. El sentimiento de extraiie:zI¡ que puede inspiramos.oTil<.:ulaci6n teológica. cte61ogou.

no My DW que un do que'Upos~~t:ci."'~~~. Ackmb.. upresable en figuras geométricasj pero este orden DO esti oculto detrás de los fen6meDos.a ~am<:nte el pensamienlO definitivo de Aristótdes. de la indistinci6n. dr. VII.•. heredado del platonismo.nxrine. 2. ha representado. En el De C«Io.. el papel del cogilo en Descartes: «fundamento cierto e inquebrantable..998 • 6..in la cual DO podfa constituirse. pero umbiéa quiú lIlÚ cpoH~. por tanto. B. 529 . La intuici6n de los dioses visibles D06 lIulOrUa • afirmar que hay un dominio del ser -lo divino-.fuera el Cielo visible IZI. sino que el Cielo visible tI el Cielo inteligible mismo: no es preciso multiplicar los Cielos 1%2. no hay un Cido inteligible cuya imagen --sea cual _ el seDtido en que cm palabrt.$Ún becboI -d lura divina y.d. de las rd. la intuici60 inicW . 2..$l.upiu.~.. oota liI.. se entienda. No es engerado decir que la CODrcmp1aci6n de los . As{ pues.N..yamtimeniDguna ilIlportaDcia ~. &p. como lo a la l'tIIoletia de que e:sLÍn I>echot loa seres IIcpn al absurdo de: que chabri un Cielo fuc:no del Ctdooo('OUIIrdp~ ut. ~isl::: :'~~~p~ :'lí: =~ 326 327 . E!d~~IÍ~~~m:: setWblell de nuestro mundo. se pzaentll como \lll u¡umerl1O al favor de la eri5miJma doctrina: 50Il ~i. por tanto.. un abatkulo a la inteligibllid. en el sentido que Platón daba a este término. el redwo de UlUI plunli<W de Gdo& esti mM nxtizado: cimammte. 997 b J4. ni las lineM "". • un tiempo.Si 1oI_1'05001OD propiamente habbodo inmaleriaIa:.astral proporciona • la idea aristotlffica de: una filosofía primen.uiente). ade:mú. no puede ser. Pero nótl.i hlel lu UDellS del gc:ómetnl. lÓll eIltl'e UlI ciclo JClISibIe y un Cielo intdigibloe (dr.tnl ni d Tilff~ (&liteS de. en particular. es fonnul. y. ni el Ocio que se halla sobtt nuemas caba:u. la maten. capitales y limitadas.18). CXlIllIatural al alma.. 998 .en que Cielo es inteligible. sino que se manifiesta ioroediatamente en ellos. a partir del cual un pl'OCe$O hasta entonces aporético va I poder invertirse para empezar de nuevo.dioses visibles. que Platón dabI de 1& ~ . eridmtemeote restrictiva y limbólb. dJa de un . para el ínitallte problema. Esta tesis de la identidad -o.o:~3~~~elt :~e:eSC:~~':d . no basta coo decir que los movimientos del Gdo son el esquema de rdaci<mell inteligibles. si se quiere.aciones entre lo sensible y lo intdigible? Esas coosecuenciu DOS parecen.able en relaciones matemáticas.La ~a 00 tieDe por objeto 1 mqnitudes leIl!ibJa ..~ ~ tli::~ ~ r-'t ~~~des~ KUir =:: bm:M'. debe l2l Tal CflI la interpreüd6n.de lo sensible y lo inteligible en el Cielo. ni Jos ll"IlJViminltos y rewludooes del Cielo son 1<» mbmos que en 1<» aficulol utron6roioou (B. no expra. que e. ni la ~): ni d ~~::~::ll~:::~:~bl.000 mis literal. En m:ao.te puaje pc:rt= • un desarrollo apon!tic:o. Pero ¿ro&1 es el alcance real de esta visión? ¿Qué conSCOJencias va I tener para la filosoH. para AristÓteles. de que t. de Arist6tdc:s y. eA distinci6n.·'30 e).

ad del Primer 1074 "}5..al:iJ Motot.i0. la curva que va desde d .). la acentúa.~Ji~~da~ ~::m!eer .r~~e~~~: unidad y la inmutabilidad que le faltan a nuestro mundo. dualidad scnsible. su sepuaci6n.be~la1am~:~~ed"el: =~::n~~a~ss~s:~~~~t?:: ::es:: ~m::.w. la visión es la presencia en la ause:ocU w: garantiza la pertenencU de sujeto y objelO al mismo mundo... el Cielo sea el dominio de la necesidad.nJ. y. el objeto privilegiado de la ciencia demostrativa. -una COH $en\ el le!' de ese Ciclo 1 o~ el ser del Cielo en sentido absoluto_ (278 11 12. por la presencia de un alma inmo~taI. la amblgüedlld do:saparece..imd. pues.once¡xioo. del De pbibJsopbi4 uD p=rsor de l.b=p~~J:. el fundamento de dichl. Siendo uf. esa distancia no es ya la distancia infinita. Pero el orden .Dios ~co. Platón estaría en el origen de ?el gencm ser lib: Áa . De tal modo que la wión del mundo ronduce narura1mente al cooocimienlO y la adoraci6D de un Dios demiurgo del mundo. la configuración armoniosa de la tierra y el equilibrio que en ella existe entre los cuatro elcmento.. $1. ~r el conuw.nJ. en un cuerpo material. Siendo asl.$.AIlÜ_l'~~"'. sin embargo. que podriatnOS lhmar «optimist. región para alcanzar la c. Festugihe.. <!. Scñ hipercósmico. por eso mistno. ~ 7kii:~~=¡" ~ ~ qul! Cfr. que garantiza. Uf. en el tx:mbre. visión de uD orden real.s seres vivos y en particular del hombre. ver en el Aristóteles.fr. 328 329 .. Como sugerfa Parménides.laes1:~~iotra:l:Sler: ~ii::t~..s que la componen. mediante el ciclo de las estaciones.oo de tales doctrinas. si bien sustituye de ese modo el concepto de un orden ideal por 1. ser fuerte: ~tie:U::SiliIe7 alala n::. como función primen. en el interior de este mundo.enrcndida. infinitllIJlCDte por eoomJ.esú aquí superada en beneficio de u. en 5U sentido más si la dualidad de nuestras fuentes de cooocimie:nto -sensibilidad e intdecro. de otro mundo.5610 se da de lejos a nuestra intuid.~. en funciÓll de su estética y no en una dialictica.mente. más en gc..::e~t::~rnis~~!=~dFet~4 t: ~':. de 11 de ~ prurlria ~~Q~-. por teSpecto al mundo que habitamos (al que no hay que llamar mundo sensible.~.. Il'. nos separa de u. En CIWllo a Arístótdcs. Ciertamente..lI. A esta concepci6n optimisu. sino que. Desde este punto de vista. ~ U:~(l. que ha estudiado su oaamJenlOUiY evoluc60 en ~ obra COOSIgrada II los orígenes del hermetismo . puede decirse que Arist6teles no su- ~=~~Pfa~ =~°io~eli~~~~::~': prime la trasoendencia.1 aperc:epci6n en un acto del esplritu que es ontol6gicamc:nte anterior a la distinción entre sentidos e intelecto.l¡~:. dutlicelestes 1.. la de regir el mundo.iJo de un rcc:I:wo de las Ideas plat6Dicas -o. Según el P. «d mundo es conS1derado bello: es esencialmente un oroen (X<Íall0<. intuición indisolublemente sensible e intdectual. rorruptlble y tna~chado en virtud de su misma esencia.4D11!a-KuHz.. redproc::8. las ~s. al con. Y a menos de dar a la palabn inmllntndit d sentido pre<.6n. cósmico en d Timeo . No puede tener. la estructura admirable de lo.e~~~lI~e~ ~4: timista . pues en este CiliO 00 puede haber dualidad que eKduye todI. El desorden domina en él en virtud de ese desorden inmediatO y Msico constituido.... entOPCeS.infinitamente alejado.nJ.. en esta c.j venida en uD corte enue doI teglones del Uwverso.. el Dios concebido por el dutlista no puede tener relación alguna COD el mundo.neral. habría evolucionado del uno al otro. pero sólo baoe más sensible. cfr.~ ¡:U=~~~~u. uendón ideal. Muy al contrario. h 4). lZJ (278 " 10).~ sobre todo en la región del fuego o éter que se encuenttl por eDCIJDI de la I~ .1:!::: ~i. el P Fesrugiere opone la filosofa rdigiosa cooocida COD el nombre de d~lismo: «Este mundo es considerado malo. No pu:de directamente Ctelldor del mundo..define uJ la UlSpirad. que nos separa de: otro mundo. podríamos decir que. sino más bien. Cuando le pasa dd Cklo al Primet Motor. La región sublunar misma manifiesta ese orden. es que. pero irreal a fuerza de ser infinita. No nos puece posible. originariamente pura y divina.UI. la subordinación natural de las plantas y lUlimales al hombre.. Dicho orden supone un Ordenador..ua1 no nos bastan con u. ~2~2'6':t~:si~doQ':.iAible (8. y quid más dolorosa. del mundo.). El Padre Festugihe.1:~mcontnr en b faJÓlllaloJeoo llenar la :~~rUw~:l~·¡. sigue skodo cierto que ese orden -<ODlO la belleza del ser amado.as d~ . ese Dios estar:' .

no debe inferirse que: enic:oda el orden del Cielo a! mundo en su rotalidad.422 Ca prop6ailO de ÚJ"s.deloslatolmúarribacirados ~urci~~.. Itestiguado ingenuamente JlOf UD célebre: te:J:to de Cicer6n: . 42(). Es fOCil ver.%:':t'R~h:s~~. en las filosofías de tipo unitario. IJI.. sino que inspira de abo 1 lllOO :::J~r:~~I~. La teolog{a astral se limita • esta afir. 20-Z2): «La lIOci6rI diOlel -dice AriIIÓl:de.. en el libro III del Dt philosopb¡'. la intttpretaci6n que da cid uav~ de él. astrO-teológico y no fisico-teológico. a UI 'J amo tnIlHe1DOl1 de ~uc:idar doo. 51 lo que ~ dicho es exacto. X. han llepdo ya a especi.Ii&:IobIervU'lelapreenc. 6-7...ha t>Kido al 101 t.:l%~ ~ :J:~. especialmente roando atrio ~~: =ll~~~ ..quo: la te:<. si es cierto que ltWIlO.tt: :ks'-N~tma:.lIjuDIO IJ' -de donde procede el uso moderno de cósnrico.: sólo lo ve -y la restricción es unponanre-.. entooces no es cieno que An.o. los teIlos de Arist6tdes en que esas pIl. por cten· s¡OO. tu CIIt'Clll. sino tambibl..tloRfa ama! no ~ una mera etape ro la anera de Arilt6tcla. 7. ~ movimiento bien P..¡= ~ur:.. TlIJlIpoco es enraño que.¡. durantt: 1I noche.uinalmmle.S~:W~ ~Di~ ':d t=~w~u inronsis- ~P.:xnbres de dOI fuentcs: b fen6mc_ que 11al'icn al alma . Y SU$ equivalentes ~tinos eotlllnr y nrllll¿liS.. 19'). hecho negativo de que: ll6:Jp. Yque convergerán m4s tarde en el CorpuI hermtliCllm..o:. ' Ul Sicscieno _ _ Kdesprende. embsoJJ..enes't ~u:i~ :::. p. y sobre todo.. Nk.=·l. El Dios astral no es un Dios cósmico. haya podido significar el Universo en su CO.lTHln. 101 fm6menoa ceh::sl<:!l•• He aquf el delarrollo que ICrákrcallqllRdopunto:..I~:enw:r~ es. &11 oontinuidad es tttOOOCida POI" ~ mi$mo Mu.904 . GAl.~cD". desde: luego -y los textos que cita el P. pbilos.. u ".• pp. o más bien I esta aperieociaj bija la forma de que se reviste en AristÓteles.A.l. que: consideraban el Univeno romo ordenado...90l. Este uso nada tiene de CItraÍiO. pp.. .rtibJ&. religi05ll de los griegos a partir de Platón. JOtm. mdancolia en que le suEs imposible definir más fdizmentc: las dos tendencias que se reparlen la filosoff. tal como la hallaremos más tarde en 101 estoioos. ~ el pesimismo de ci~ ~toI del EuJ_o 7. a! (ll)(ltrvio. No dismtUelIlO6 aquí la cuestión de g los tatos pht6nicos pueden verdaderamente decir. Pero no su· cede as! en Arist61e1f:!1: de que Aristóteles llame 11 Cielo llOap.iade~indi.. de b ~..Eudemo al De phiJosophia ilustrarla la conversión del joven Aristóteles. maci6n.~~o. que: sólo cree que: hay en el De JhilC!IOphi4 y.l verlos hombres dunlme el dÍll 11101 que lXlIlIUInIbr.. Aris. Reo. en UD tiempo en que las palabras oüpor. sino. no desemboca nUDCI en una pruebe de la exUtencia de Dios por el orden del mundo. . nos dice... 'J. en menor ando. lo que conlleva orden.bclbex~:~~~~: ~ 330 l3l .O:. del PTOIrlptit:l' _ enlmaDClltt: imputable. Se ha nqMIo.abru SOl) empleadas la una por la otra originen un sentimiento de confusiOO. . podríamos interpretación que da ~~:oos de~:o~=~:doP~~ nu:~n JtoollO. m. Aristótdes.. Su proceso csc:ncial es.a considerablemente las cosas». panI \ designar el mundo sublunar U5. ti:tr:r-:~:~~~~¿~Io~~a=. C=.t. prc:cisamente porque: este último no ¡ conlleva oroen por sJ mismo.. 'Obre IOdo..o~~ ::~6~:=:J oroen toda ru filolofúo de lo divino.a1iz. Fesrugíbe de la evolución del jO'lleJl Ari5t6ldes.·lM~ no Debec:ho. DO sea jamás empleado por 8.. Um/..• 1'Etb.8.hl. designa originariamente el orden y.A. Festugi~re: x6CJ¡1D~ para designar el Cielo m... impresionado primero por los argumentos pesimistas del Ptd6".~~¡. lIflftNI.en el aclo.arse en los sentidos que damos hoy I las paW>ras Cido y mundo. 1 Es f6cil comprender umbién que. ¿Estad permitido creer que esta explicación contribuyó en el mú altO grado • sacarlo de 1... Ai~~~N44ti: . cosnrologÚl..{f&·l(s. a la religi6n cósmica que le habrfa sugerido el Timeo: «Lo que Aristóteles debe al Timto es una explicación en cierto modo religiosa del Universo. de toda la teología de Aristóteles. R. y d~I'-O:. sino sólo en una prueba de la existencia de Dios JlOf el ardeD del ~ lJZ..st6tdes cvea I Dios en el mundo. pp. tótdes: podrla tnItanedeuna etapeen laprogreli6n inl~deesol cdi& I:'j.poo.. «Un cauchanar de Pla~..mM tl'Ar.

confwión de la que CicenSn es sin duda meDOS responsable que los epicúreos. ni de cera ni de lejoI. :o~ s~. cuyos argumentos contra AristÓteles está mencionando aquí. B. de una analogia. 9' (fr.~ :7:-~·rt:~~ m:-~~~='=I~ por Jimbolizardordendelaw:elltonel:S. Como vemos. qul . Es el famoso texto -trasposición del mito de la caverna. ~. d de un ejército. .ún: eI hecho de que esa morada... separación real que afecta al universo real.en que Aristóteles describe el asombro de unos hombres que. no ofenderemos la habitual sagacidad de Cicerón sí vemos más bien una confus. del que sólo atnelamot kl que ~ • nuestro probierM.• l. la ~ punto ha $ido . Sin duda.~. y no se tratll de que el Universo real sea opuesto como un todo Il. (el éter). Ll fUld41to.. que sólo pueden simboliuT l.. que se trata.4.:scos.. «moradas bien iluminadas.ión tocante a la interpretación de XÓ::lIU': Ul. Hay en el IlI. tan pronto al elemento inCUlc:k:scente del cielo. SCHUHI. 33.. el especrku10 «de la tierra. Asl pues. tantO como cla acción del sola-.u~~ B~en~~: ~~ea::rdc~ ~~~~~tem: bien de las dos maneras a la vez. la existencia de un argumento efectivamente ffsico-teol6gico en el De philoJophia.rUt6teb podido "'YlI ~~~~. 244.y. «habiendo Alli. !"u:. el mundo en que habitan los ho~bres. 12 R). 51 Anstóteles hubiera querido probar a Dios por el orden del ~v~. en este punto cooeteto.unque 116Io fuen poi" kit en que pudieron mc:wnr CCIl AII taI(a drrtas leauru imprqntdas de docuin.): tanto fcn6menos meteorológicos como asu006micos. igualmente mencionado por Cicerón. Nqamos tao 116Io ~ A. en el sentido ptopio del término. e inmutable de los astros durante toda la etuni<iad. ha designa. en fotmI il"rel1: . dos regiones separadas. . De tW.~i:f:ti~r~h:t~g=~U:h~it=~~~~~ porción no estén explfcit05 en el fragmenlo que se ha conservado.Tenernos que C1IIIlmar de cuál de las dos maneras siguientes la naturaleza del Todo posee el ~r~re%ba~e:. se halle adornad. pero es inevitable pensar que.. en la que la prueba de :~:.ciena ~ ~ ~ ~. . fr. 26 R. que encontramos a la vez en el Dt pbil()o Jophitl y en la Mtta/isia. en otros lugares.. no la causa del Bien. efectivamente. alIltnllaJtidos lk ""t. la morada subterránea meramente supuesta • dectO$ de l. 8/'.~:'~ ~ de fu'roolEU.de todo el mobiliario. p. en el mno..nq\ICDOat:itI~ profeur.Ito. 11-1). &u: tenG. independIentemente de todo problema de vocabulario.~O:~:d ~~~oZ~~¿~:'~~~~~= ckriY»do puede oootn"buir a definir d ~ f"mdamenw. en el tato de la Mtttlfisictl. lto! El. los cambios de la lunu o «la earrcra fij..·M.7=: en d:ecro. 37.: ~~. J~. amadas de estatuas y fn.unque sublerrinc:. J~.si nsnsJ.. 10.. Mú . : ~ie.%~z::n:=~r ~ ~~~~~~~ por lo que son 14l. ha podido hacer crcc:r en una interpretación inmanentista de la teología de Aristóteles: se trata de la comparación del orden del Cosmos coo.. es decir. ~~l ::e':nC:s ~~~Jos~t~=n:: f:ru::teallaq¡:z Ilt tro~:&:ri:~ira~ JUho:~~~6~~m~¡~reC::~ho¿~e d~ ·0: ~be:I~= d: d: ~~:. . tóle!es haya si~o ése.y proVlsw..:.. Su forma alegórica m~tra.la VISta atensiÓfl de las nubes y la fucna de los vientos. habrla r:kr:6~oen~:Im~.. As( lo ha entendido Cicerón. pUl".). lo que parece: aquí llevar a la afirmación de: la c:mtencia de Dios no es sólo el espectáculo del Cido. teología estoica.:: d~.buye la divinidad «ran pronto al mundo. Ni. Otrll metáfora c8cbre.:.el mund~ sublunar... podría verse en este texto el reflejo de COIltradicriooes reales de Aristótdes.:larMIo poi" P. en efecto. Pero. _ creenan que hay dioses y que tan gnndc:s maravillas son obra suya. sin DO pila elle l1Itimo ni siquiera podri_ Aba" que el pnmero es lllI orden. Advié~asc que lo que aqul esl' en cuestión es el Bien. en cambIO. ""*~ME!~. tórico de . «sin darse cuenta de que el Cido es una parte de ese mundo que él mismo. parece confirmar que SllIlbohza. ~llOte docuina. el cual utilizl esta cita de Aristóteles en una exposición de l. Nodilc:utimlxdqueArisr6rdesb. 1..~endorirenm. los int~rpretes posteflores son muy hbres de lD~erpr. Pero (como se ha mostrado en la critica • la Idea pl~tónica de Bien) 1M si d Bien es sin duda ~anente a aq~ell~ cuyo bien e~. Aristóteles plaDlell el probleml. COIl lodos los productos del arte humano (se trala de. exp~te en términos de separación e inmancocia: . iodiscutiblCJDCDte..: . inquil.• 11. Pero hay otro texto. se la podría reconstruir uf: el Cielo es al mundo sublunar co~ el Universo real es al Universo ficticio del uoglodiu.do como Dion Ilt. Q CJJQImw!o Wpmeote por FUTUl. comparación 14I. les habrla maravillado tanto que «cuando hubieran visto todo esto.. IOn. que ~ acreditar y que ha podido históricamente acreditar~.~"=.. como un e¡ét"CJto» .lpodido". sino también de la tierra y d mar (. el mar y el cielo. 10 A. es decir.. del mismo modo que el orden es mmanente al eJército..etar el mito en su literalidad.

fue hecha ya por BnJA.~~. pero no un Dios oculto. nada más extraño al aristotcfumo _nos parece. reanudando asf con la trad. unitaria.Uf donde todavf. lo"r1lal o{ PbiloloO. del Pneums inmanc:nte. teOlogla.~ sulu. coofrontxi6n de este pw¡jc coo A. aunque esté ausente de enm: nosottOS.!. ~1. dice. te Kk:nrificará • l. está ausente. 334 . se pusieron a buscar al Artesano de: ese orden espléndido» 151. 11 R. lO.a maldad. pan manvi1hne.que la tc:ologia de la época siguiente: la teologla estoiea sen una teOlogia verdaderamente cósmica. su problema el de reabsorber d desorden en d orden como en su coodici6n.. . de nosotros. mundo. ningún mal. ninguna dualidad.pensar en él cuando ezalu. Antes de censurar a Dios por haber desdeñado nuestro Cielo. acaso sea posible en todas partes. d orden del Cosmos y hace depender este orden de un principio único y ~te. de su esplendo[.aramente aún del pasaje correspondiente del De pbiJoJopbu" que nos tranSmite: Sexto Empl. Esa interpretación se desprende: más cl. rico. 7'-76.~b¡:~~tkiesq: =:¿os~. Y no sólo astral. t. ~ d Aristóteles con saber que 10 divino esÚ presente en a1guDt parte. según el cual El¡' sen 151 MI'. se aplican aqui sólo al orden celeste: del mismo modo. dd orto al ocaso. 1817.. no tolerad ninguna ttSistencia. Está duo que: los seres del mundo sublunar no tie· nen ffilb derecho aq~ que en la M~t¡Jjfsjca I la dignidad de soldados del Ej~rcilo celeste:(El Universo de Aristóteles conlleva. «sepaNdo. nI. Arist6tdes aabl de salir IpelllIS de una do ::iottm:: ~ :=r:~Y~ ~bk~~~. en una de! sus partes. La metáfora del ejército ca orden de baW1a. pp.. aunque sea en una esfera sólo llCCC:5ili1e • la vist.ofsmo. impotmcil. postte con una flsica del Fuego artista. incluso .cuando los primeros hombres que levantaron los ojos al Oda hubieron contemplado d sol que consumaba su carrera. orden que es testimonio de la presencia dd estratega.. o simplemente oegligcocil. si hay orden en alguna parte. es un Dios presente Y ausente a la vez. en el setltido moderno del término.ici6ra presocnhica del hilor. fr. ser objeto de: c:sdnchlo: sólo se convcrtirá en eso con una reoloP de la ProvidenciJ" donde 11 coincidencia en Dios de bondad y omnipottncia prohibiri atribuirle 10 que scrf.~l~~~~J~~~~ ::~~J~~C4:~«~=~. pero que tIC nos ofrece en espectáculo. 27.1If4I. hay que agradecerle que se nos manifieste en Dios de Arist6tdes es un Dios lejano. as! como l.. bella dispo$ici6n de los coros de los ast1'O$. un orden que supone un Ordc:nadot': que en alguna par-' ~~t:~r.~~.TU. y que compensa su alejamiento de nuestro mundo con d ejemplo siempre «visible. AsI pues.

. Creemos que todo lo que IMMlido encontrarse en este sentido en los fragmentos del AristólM.. es incompatible con la «vida exenta de trabajas y hJenaVC1lturada" que la «adivinación" popular atribuye a la natura..'rcionará la teoda del Alma del mundo..~~J: DIda permite palIU que AriIt6tdes htya querido deai¡ntr aqu. en cuyo t':l. o el movimiento del Primer Cielo es natural.rti<:uIar. la explicación por el ~er ::U~bt='doUYC~o=-~':"~l:= Pri:.VIItlI ~=). Cr. La objeciOO de Aristóteles ~'fi que ~ acción que precisa de un Alma $Opuestamente divina es mrompallble con la elCtnid..lo manteruda por PlatOO en el TiMel] üI.. como hace Moreau. no concebfa aún la acción del alma sobre d roerpo de una manera muy diferente de JI que reprocha a Platón haber atribuido al Alma del mundo.". /o tlir1ino. l5f ~~iut~~taun~::" enb~~' :~. la moción espoot'nea a la acci6n e:s:trlnseca tle un alma." .1 hMlu t:l'llí lleno de almas 1J:2 o de dioses..~ «riJJotRit:iH. . d notable «lllleDwio que ofrece d PIcudo-Alej. Itribu~ • T. pcrlodo intemxdio que. 339 b 25.~~.. d que: puedo: IObrevivil:.~ .I. Cfr.Jilo. Un último ejem. BR. OlOIlfll a 5&010 Tomú ('¿ loe.. propia dd mito del Timeo.~ triplico (YAMlUeo. No podemos.no es menos teológica que la explicación pot d Alma del mundo.mdo '1. ar. seguir a Moreau una especie del movimiento natural. esp.. : W Resumll:llOl aquf Ih C«lo. dciclollll sumJa aa:i6ndeua tlroa. La o. Wllbelf Iot OlJOlCQl(ll: temlI en que f'Ó"" es OptlCllO I 1ttlO·. n. dr.ea de Jo. Itr.~lJf~:'~ ~~~"'I'I~~h. pero no en el de que Aristóteles pase de una explicación teológica a Otrl ffsica 1lIJ. luqod cielo llll tiene alma. 1092 b 26-JO. Aristótdcs. lI1util un alma que 10 mueva. A.r-. que lIql10 B s.~. fr. « condición de oponer lo n:lIutal a lo violen 10.I:t. amanadobprincipioo de lU-ridaaJas cando.. esa explicaci6n ahorra un alma traScendente. ~j:laes.tamenle. pigi..Iet la Iail ~ d. 100élica del l!tet? Puede ~rse roo Moreau que.S. lotrod.}..f~~llOendqu~t6~~:::: i¡:~s~~ ~ :Id'~ui"~~~=~fil6Ic.. uoa teoría muy poco diferente habfa s~. tocbquialc:l bao querido utilizar este balO en UD amtido ~ l . t11:unenlC: por Aristóteles en el De Codo. 114): . 62 ss. bab6eDdo 'flYe ni ~mlJr:u~:p~~!dro. divena panel de ese grao rocrpo. Mmor. de ese modo..No DOJ IPftSUfeft'O' a conduú. x.7~ de1~ J6~.a. buándose en la . esubIet. de un soplo (rlaUJi4) extendido a través de 1~M. ~~te 7h. IntrOd. " 411 • 8. .bsurdidad del mito p1aSlqulCf'l ~. que e:teribe a prop6sllO de ~ p. semejante a un bJcn pÜoto. JI. k natIIllUczP {r¡. de un alma que ejerce una coerci6n sobre d cuerpo. .: cSQc el fija Ú IUJI/NÚU . Iestkeos.~~srde~~teq::=. Oc../) 4. el l!ter.'J"'iop. It'b ---cuerpo divino.fo con Ie.".I por cnaturaleu..:rtlido proviene de contaminaciones estoias. :: g~.. donde !le dice que del Primer PriDápio «dependen el ddo .T.Jm~eIin~=b:s~~=a~ sentido ~etemIlI.337 ~J"¿¡'~tttardlodelateorlahilem6ñlCldewreladonet ~ do. p.INttl.d D~CtNIQ perunecerla alo que dloIllamand periodo instrummtilfll.Noha'l QQI: eateDdet en ottoscnricb la pA1abn 'f'D. o . MotaAu. pero mantiene la trascendencia de la «quinta ~sencia" por relaci6n a los otros elementos..i¡nifia ~ ~ (d. 1""". (lp~I'O. pero la ailb inmedio. f't'fOW ~ espollw. como sUtnlc en la interpretsei6n de Moreau.¡yo caso J. siendo condenada " pIf. son sinónimos. sino sólo la idea. la r:-Jtbl'l f'lcn. de la.. ""'" ~J6." (dr.)..~:~~~~~ la sustitución de una leona dd Alma del mundo por Otra nuevl. Illi·lloll.:ic:. ni siquiera la de un Alma universal.. J.¡. 33.~m el puaje A.so. en la época en que Arist6tdes escribia d Ik Codo. ~ 'C2lI: sm «ese lqx:JSO que consiste en la tdajaci6a corporal resul1:~nlC: del sueño"... si se quiere. J. No comprendemos ~ es lo que justifica esa restricci6n.. que.D·p~iu.. i::tt¡.. 284 • 27. sin ronIttVIr la loorla «platOllizan~ cid :~~ ~4: ñf~J~ d)i~~~~~::raI: r:~oo~~ '::11:::: t:~ lliI En el D( Coelo. Como se sabe.. Un:a de ~~:. kioI de oponerse. que se le ha ". la idea estoica de una fuerza illlll:mcote al Universo.C(~o'/'Jh~O b 22... Ch. oeNralcza el OJIljuolO del univt:no{amo lo hall ÍDterpre..". cap. En lk . nuestro problema si esa teoría no evocase.¡esti6n tendría IU" Interés pl1'll.lIOHD.E. Si insistimos ~=. Ver «apuntan en d De Coekl. lo di:-ino '! lo IJ..aulCltel.la noturaleza entra en posesJón del Cielo" m.1 1M:S lo ptoPt... divina !!l..»o E:la iotapreUCi60 !le tf> ~ie (u Jikm.I combtlida paftCe __ la de Ull a1ma en el a:DUO dd mundo que lllCl'VieR .'l() es. dado que. f6tmula 1ttlO'.u¡toIl'~mi.. JJ W. una propiedad del elemento celeste. cuya misma etimología ltestigua que le es propio J1».. o es violcoto. en o. 7 1072 b 14. pues. L'hu JIl "'01lJ~ J~ PI. La hip6tesb aqu.~ IJ. 26l..'l las~.FN~nL':: ~=Q~1anmdol~'~:t::':mdJoJadeja:-'deel=a1r . N 6. 4JO b. J..'tlo al Aristóteles del De pbiJosophiQ 1».~ . ca p.fondct en pu. no dellgl1l todlvfa 11 natul'lieza dd mundo iJUblunu lulOllOtllil relativa del tima y el cuerpo y la lrucmdeocia de 1QUB1a tobre áte. «la coocepci6n propiamente aristot8ica del alma como actualización de la potencia na· tural dd cuerpo"'" significa proyectar sobre d De Codo una tooría del alma que Aristótde:s aún 00 habla profesado 1t. c. 1. «00 queda excluida la hipótesis de las almas siderales.d del movimiento del Primer Cielo. Oda.l.el mundo ruhiUllll".JO/f ~ rtOicimr.

vez más) roo lo divino. En d seno mismo de la separación. romparaba el Uni~rso ron un ser vivo IQ'. Nos quedarían por ezaminar las analogías propiamente .d~:st:~!O=~co: dio enteramente a la tc:oda heredada de la teología astral sólo que ya no seri el alma la divina. o incluso un doble vínculo. $e apoya esa afir· mación.alla afectado C:D su ser por la gran escisión del Universo. del que Ariu~ teJes dinIi que sólo peDetta en el embri60 humano .:¡c.. Al profesar esta doctrina. reintroduce en el hombr-e la dualidad de 10 divino y lo sublunar.~ ~~el~os~~= ~ ~s~~ t 338 J39 . sino el vo.sobre qué género de tatos.módica (constituida por Otras vías. no ya la 4>ux'fl. Examinemos sobre qué tatos.•Hay que postular en principio ---escribe por ejemplo Arisque ejercitan precisamente los animales y I. y que tambi61 han podido hacer creer en Ul1ll interpretKi6n cinmanentistn de su tc:oJogfa. =rr:. Se ha llegado • decir que AristÓteles.u. COfUUlturalidad del alma (o del entendimiento. El hombre se h. sino que reaparece en el plano del hombre: el cseparado.Oa en 11 truoendencia de lo divino. tampoco eleva al mundo al ftII180 de materia o cuerpo de la Divinidad. MI. Nótese de 6~:a1e~~~n::tJ~~ s:m'::~=d 0eIm:~: ¡ ~f~id. que en ya la de manente. COIDO Aristóteles dicl cada . antes de los estoicos.J~~j~t~e:uDi:=: ~ ~ :n.-. Sólo hace participar al alma hUlDll. qUOl:Íar'1l siempre para Aristóteles UD vínculo.bi~ ¡K::u. o mejor _pues son innumerables.. sino 5610 el entendimiento. sin re1aci6n con el problema' ix~~~~ tsv~aci~~os::·1a ~l~~:la ~~::= ~j:''~l~~:~~.por la puerta. con las que Arist6l:eles llega • describir la Ktividad de los astros o del Primer Cielo.u plantas. vez celeste y terrestre. en-' tre el hombre y lo divino: al vínculo exterior representado por la contemplación del mundo cdeste se añade y correspoode l. Pero la separación DO desapatel:e por ello.~a:~:Cili=.trob=e~ i: I de la tierra: es unserat.

pov) I~. pracncildeun abwo u. Sin duda. _lE. el mundo un ter vivienf<' perfecto. pero esta Vida de Dios no puede ser pensada a partir de Ja vida humana mú que por vla de eminc:ncia o de nega.rnnlismo de l. el cual. Aristóteles DO dice más. inm. todo lo que en la vida del hombre llcva $U fin en sI mismo.. El hombre e5 el mú perfecto de los seres vivos. pues. como las sociológicas o las tecnol6gicas.. ti! ea. como una hip6telos movimientos que animan a las diferentes esfet1ls no aumenta regularmente cuando nos alejamos del Primer Cielo (10 que serla matemliticamente satisfactorio). Dios. No se puede establecer. C1JyI orpnUaci6o .:i~' Jif: :=I::i¿ h~:: I~~u~ ~e~~:esd~~:W:eab t: :. CURfldo habla de lo divino.". por una especie de paso al lImite..nend.obieoel Producto de: Ull8 wxi6a dcmi6r¡ia?. pues la simplicid. p.~~C:uí:~ae~l= Poco imporran aqul las razones de esta paradoja: 10 esencial es como prender que los movimientos de los cuerpos intermedios son a los movimientos mú simples del sol y la luna como la actividad inteligente del hombre es al torpor del vegetal. (L'Ulh ti'l'1liPn'S.~. ~ mcdrd:':' :-lac:1~de~:. r:¡ ~ottldeAj:~t~~. como el estado de vigilia.i. para decrecer luego en los cuerpos inferiores. 060:_ Vía de: c:minencia.: :=~é2'dt=~~ ~¡:Jflk::ij'lll.JiJl•. <1100 necesita ninguna activi· :. :::/ft' t'1 U: t'lIus.tJjid.a. 00 puede hacerlo sino en el lenguaje de su propia experiencia-. y esta analogf. ser atribu..d del movimiento del Primer Oda vuelve a encontrarse en los cuerpos inferiores: la 19itaci6n está en el centro.~~~ WlI esfera qoe etc' IDÚ 340 . el pensamiento rencia.d~ ~~i~b~rf:'pf~:a~:~:sc~tth:~sb~c~do~~~l~d=~~ ~.J¡¡1 p1miqUt'.n :~ol. el que mú se aproxima al ser mú perfecto posible.m. punto de: vista . es vano.ii:.:. b:es~r:'. lIeI6n B. de que el Actor divino no tiene m=la alguna ellos mostrarlan que las analoglu biol6gicas.de la acción del Principiofll.-. entnda que Aristóteles presenta aquí esta ui.a aJJjde:t&leade:t~.pr0zimxi60 propúml:nu: hwDmu bIc:i. así como su simplicidad repugna a la composici6o propia del or- sopl:: ~utd:t~~~f~si~~~~t:~\:~:~I~nio ~~_~~Cfj~ g.m1genes tecnológicas. Dios es UD ser vivo (. sin embargo.. Tratándose de lo divino. m) opone en IuUt6telel el _n.a.'~:~u= .. ·292.iIaci6n de 10 cdcste a lo viviente como una simple manera de habln. Ahora bien: la analogía biológica nos pero mite comprender esa paradoja. por tanto. cuando las perfecciones de la vida humana pueden..:Oy d ~.a biológica no nos CDSdía sobre la CSCDCia de lo divino más que la analogla sociológica med.idu a Dios en IU plenitud: así.nte la cual la rdaci6n entre ~"I~:.. el probkmo.22_ llImb4.. mediante una depuración del primitivo mito.1 _artificialismo de J. ~ r:·. como de: la Vida divina.r del Arte diviDo. sino que primero crece en los cuerpos intermedios.e~ees~~~lt~~ ~~q~~::: ~. oponer ---como se ha hecho J7t_ las imigenes biológicas a las i.. . se relacionan no tanto con la esencia de lo divino como con la condición del hombre que filosofa ---e1 cual.tt'.a~trt~~I~aJ:teC:O ~~de~n=d. le hubiera puesto en la vla de: ciertas intuciones estoicas..~. bastlind'osc a sI mismo.:de ~:ón~. la sensación. una ley de proporcionalidad inversa entre la perfección y la actividad. como si eonUevlSCll dos concepciones cont:r:adietorias -inmanente y trascendente.f..testi¡wI . lino vlu de: . pero liD olvidar que la inmovilidad aduyc la actividad laboriosa del artesaOO. =~e=:l~di~poteOcia se: puede babla.... que. Ciertamente.

tra. un IDOvimiento distinto del que reina ell el mundo sublunar. pues.teodim.. \ll. y asf llegamos a un Primer Motor que mueve sin ser movido. '1-18).rodo lo que se mueve. !lO tllIlto romo condiciórl del movimiento cuanto como COndiciÓD de la eternidad del movimientO. VII. El propio movimiento de Jos cuerpos celestes. ya en movimientO. 1M 5~:'~ ~~SU¡.29..i~tO y la voluntad del hombre. deben ser -en contrll~t!-. ese movimiento del éter cuy." y que. 1072 . Es.G1l~ C1PIOtll) no COOIX'e ni fatiga nt. VIll. . ya que es visible en el Cielo. Efectivamente. veces en la última fiJosoUa de Plat6=r:: .. por otra parte. que de: la de aet~~~:.. seguimos un proceso continuo. 6. continuo por ser circular 1M. 1.scendencia por rdaci60 a los lllO'Yimienros desordenados de nuesuo mundo afirma- viene IP A. FÚ. Vida enUnmte c. siendo eterno en su conjunto.a la que es propio moverse eternamente. a. como lo es el que observaDlO5 en el mundo sublunar 1m.llO5 adviene Aristóteles en el prólogo sus escrItos ~1~lógJC'05. V6 • 2. m b 28-260 .c6mo ese lllO'Yimiento circular eterno se degrada en un movimiento discontinuo. Pero Aristóteles no se contenta con eso. llevado por su impulso. existe. la experiencia oportunamente en auxilio del nu:onamiento: dicho movimiento. de:penderfa más de la ffsica que de la teologfa... una Vida que no tiene más relación con la vida del ~undo sub~ 1" de la que: el enteJ:xl.imierllo y la voIunlJld de Dios U~o : ~p::u con el m. ahora llamado Primer Motor.Arist6ttJaa::plkarila~dd mo:wimimto o::m. 1071 b 11. Se trllta de apli. de un movimiento que. 6.ddd PriJ:ncr Qdn(b esfuade la eatreIlas n. E1lDOV'Í1Dientorec:tillneoPOpoedeKl. y la causa mediata de los movimientos del mundo sublunar. Es Ucil darse cuenta del peligro que representa semejante demostraci6n para la trascendencia del Primer Principio.bYa~'1OO11tinuo: l. ni muerte . ni envejecimiento m.$8':ienC$~~to~ Wr~ú: IJS Fú. las cosas de OI1eSUO mundo están. Como v6 ~ vida ~ca. ya en reposo. dad de movimientos tparentemc:nte disrootiouos. 6. no pertenece a la misma filosoffa ocuparse eperecederos. Podrfamos contentarnos con esto.ib-4A. si es cierto -como Aristóteles habla admitido primeroque los cuerpos celestes están hechos de una materia --d éter. empezando por su composiciÓD.1ÍIluo eD tlterIlllXiA de rDCPrimil!:lllO '1 ~ medianu: la axubinaci6a dedotrmvimielltoacira1lara. A. es decir. 10. sin embugo.:n~a:c. que: es .). 342 )43 . lo tna: hacerlo. aplica al movimiento eterno un principio que sólo parecb servir para d mundo sublunar. car a la vez que el movimiento e:riste y debe existir m:mpre (10 requiere la eternidad del tiempo. Aquf.6. m A.i:t:v:i: :u:¡::~res vivient6 ~ ~ JOn!f7I6~. 242 • 16. y ademb hace falta que ese: movimiento sea circular. y que: es la causa inmediata de los movimientos celestes. un movimiento continuo: ahora bien. 0.. In que es su condici6n.d único movimiento continuo es el movimiento en el lugar. -4. Bastada ron aplicar --explicación que. La eternidad del tiem{XI aigoe..• Vlll. ~ r¡.. et: Motor llega a rooceblrsele por un proceso' de investigación regresivo. al devarnos desde los movimientos dd mundo sublunar hasta la ecausa motriz en acto. .) '1 d de la edfptia (FÚ•• VIn.negadu de Dios: la Vida de Dios. pues. es movido por algo••.algo del movimiento. se fragmenta no obstante en una multiplici. a saber.v.: era.:. 1071 b 28.

estanl junto con los ro viles inferiores. ~~f:m:E:~:~:. nos las habrlmlos con un movimiento infinito en un tiempo finito. ::[::cm~n~. La conseroencia que d Primer Motor deberá moverlo progresivamente todo.¡o. el movimiento del primer motor y el del l11cimo móvil deberán ser simuIláneos... estará en todo caso junto con el Primer Móvil. cap. parece tener que sedes contemporáneo y coextensivo.. r. este . ~ =ealunq. ttpe:riencia_ El movimiento del Primer Motor y de todos los IDOtores intermedios se desanoI1ari. con el Primer Móvil.r t nes entre ha tan enérgicamente Ja primera filoroffa de Aristóteles. Ahora bien: este último móvil desarrolla SU movimiento en un tiempo finito.DOlle¡a"¡Aeto~(p. : 'B:. al menos en la Físictl. Y as! es el movimiento del Universo.mo a *.. 9. o bien tiene UD roupo? Mugnier conc1U. por consiguiente.eane ~'=~~osla ~.~8~ ~~=~~r. demostmci6n ffsica de la existen· ClXltinUO. esta consccuencia sólo es absurda en un caso muy preciso: cuando la totaliclad de motora y m6viIes constituye una serie continua (I:1't1tx*). si aún juega cierto papel en la exposición del libro VIII de la Ffsica queda pnlctieamente envuelta en silencio en 1. el ~ Motor !lO el linoel&1mldela61timaeútt1l. semejante en eso a todo motor. FJ Primer Ocio Ierla el cuerpo mismo de ~¿~·R':rsS.llSprmtiNll: cEl. una ooncepción mecánica de las rdacioel Primer Motor.Es necesario que d motor esté o en el centro o en la perifena. Si ese movimiento fuera infinito.'ri que. como muestrl h. Á. En el Ii.u~~=b~~~~~Ud ~~~t a.en contacto_ o selI . o Iirv. Es comprensible que algunos intérpttte:s. tras baber anwx:iado el prooeso geueral de su prueba (todo . (es ciÓll. en tanto que motor movido. Y los IUtfOI m6viles. que a 5U vez es movido.~:J. esa impresi60 al 51]gerir. en tanto se mueva el m4s humi.n más ripidamente.necesidad de detenerse_. VII) babl•• esle respecto de un cdilrma C(llUJl()-teo\6cicooo: .12j~~J~.bro VII de la Física.. pues..lo que se mueve es movkb nea:sariamente por algo.Es ~ que las cosas movidas y las motrices sean continua:s.lOJ). es decir. La demostraci6n de la e:ristencia del Primer Motor en nombre de la . el Primer Cielo 'n. Por último.un~desj:' ~='~=:rse~~~~ momento presenta la aparimcia de una ~(I{' d.más. pror>UftcilwIo por UD lefJmo : ~IR~OM~6L. situado -aunque en el mejor puesto. ~I. esté .~~. tu sen- 344 345 . el cual. o las doI cous. m.. Aristóteles determina la naturaleza ~aeto.ser-conjuntamente_ del Primer Motor y el resto del Univerro pareo:: confirmado por la loc:alizaci6n que Arist6tdes le atribuye in fine de las últimas lfneas ~ F/sica: .ldc móvil. Ahora bien: la e::qJeriencia muestrl que es eso lo que sucede: ... rompiendo con la tra· dici6D del comentarismo griego y cristiano. \: ~'\UI~do~=in~. que un Dios encadenado al mundo. precisando que d movimiento local --único de que %~).tr'¿~Ub n'tim:~:'~l rn~ ~~:iyJ<' b~' de :nJ1~::.continuo.i€ cindir de do. Siendo primer término de la serie. En realidad. en efecto. es decir. supone entonces que el Primer Motor. el primer móvil decir.lo movido DO se mueve mú que durante el tiempo en que lo mueve el motor·. que.osea. en un tiempo igualmente finito.¡ puti{ del JbIorle dll Pumíer Motntl' et fholllliolf de pnsh .Io Exue- ~~r:o:t~h':'cc=~:a~.pudibKloleaJ ~ UJl Primt:r Motor truemtknte. IDo -¡ho~ d Primer Motor pu«e DO ser más que un pri".~a~~o: ~::ta~ pcxIido experimentar cierta inquietud en presencia de la demostra· ción de los 1ibt06 VII y VIII de la Físic4 N. J: cE! Filósofo ¿fA: .·-3n~~1. 8. Sea dd orden de la tracción o del empujón el movi· miento del Primer Motor Ifl.mJoJllicktuoc. pues de ahí se pane.~ev:::=V:~ya:t~~ cia de un Primer Motor parece presuponer la imagen de un Universo donde 00 CDCOllttamos ya la csepara::ión. ~7 b 11: cUn lIIOtlX de elle &álem debe.. Más adeIante. Exigido por dIos.:':nclusi:i: per.Jt0l8icim. p. el Primer Cielo).. hasta selI :v:C ~~ ~~CO. estén en contacto unas con otras.{~r~D~D: 111 :: Eaped&1mente VIII.1 exposición paralela del libro A de la Melafísica. Aristóteles acentúa. p. II lo tonwrICIt en lidori.us inler JHlfcs."lant.rgumentodel pnmer motor.delPrIIDttCielo.dentro de la conutenaci60 univeru1 de móviles y motores. De hecho. el motor estli en la periferia '~. lo que parece: absurdo.. Ahora bien: las cosas más pró:rimas al motor son tu que se mucve. peTdiendo uf toda tnseendeocia.uolo. que la teoIogra astralhabfarec:ooocidoaunadesuspartc:s. de manera que con todas dbs se formará algo unitario_ Itll.?.EMOND (Le dilC1ftme Ilri. incluso. demostrar por qué DO hay un movimiento infinito_ Siendo uf que .: ~ que «propulsor y tractor están junto con lo que es empujado o arrastrado_ 1lI:. BJ. bayan podido t.. entonces. 'J VIII. es t~kt:~. el problemA DO esti en aaber si Aristóteles enseña la trascendencia o la inma- b:: u empujar. no aparece más que como una etapa intennedia. • pmir de 264 b 9. ~DO debe pertenecer él Dili.

siendo as! que se nos ofrece iame-.. siendo uf que las do5 únicas maneras de imprimir un movimiento reconocidas por Aristóteles son empujar y tirar? IR. la demostraci6n del Pri~ Motor. si todlI moción supone cierta ertemión tanto en d motor como en lo movido. entonces diffciImente puede hablarse de fDO. sino en pot qué afinnando de entrada la trascendencia de 10 divino. . y que. junto con la descripci60 flsia que Aristóteles da. No han faltado observaciooes acera de las dificultades que suscita la yuxtlIposici6n de a~ nes teoi6gic:as acerca del carácter inextenso. En c:fecto: si tuvien. ¿Para qué demostrar a Dios a partir del movimiento del mundo sublunar. se acordase bruscamente de una traseendencia que el propio argumento era incapaz de establecer. el úldIDO apfrulo del libro VIII de la Física se esfuerza ¡xlr demostrar con argumentos físicos una tesis de inspiracióo manifiestamente t~ lógica. Pero este hiato DO prueba otra cosa. 7. la indivisibilidad y la incorporeidad del Primer Motor. 13'. Post. en VII. «el que es ClI~ de moverse por transportOo . teles concluye lo que las premisas no le autorizan a concluir. ent~ la demostracioo propiamente dicha y la rooclusi6n que establece la existcncia de un Primer Motor separado. n " .a cid ~und~ sublunar-. que el efectivamente infinitl. ilUCGiÓll de 10$ lllOVimientQI en el tiempo. Por otrI parte. Degado al término del argumento del Primer Motor. Pero habria podido c:oocluir igualmente que d Primer Motor DO mueve 11 la manera de una magnitud. seria o bien finita o bien infinita. siendo «cuerpo envuelto. 1. lH Q:I¿o. D Fh. 10. ci60 en d cuo del Primer Motor.38. 10." vemos claro que no tiene '" kuf.268 b lo '" VIn. pues expresamente profesa la primera de 1'!i:IS t~is. :I. son del todo inadecuados pa.. ¿Cómo puede un ser incorpóreo imprimir un movimiento. demM- : J1l Or. 267 h 21). "'.ta expresar la esencia del Primer Principio. 1IlI ~ dd ~ Motor nllCH time que ver con 11 de un C'Ollliemo dd tllO'Yimiemo en el tiempo. pcx otra pane.i.. Ross.~~ó~lt:a.a ~~ hiato que subsiste. según creemos. una magnitud infinita .ones con d mundo. de sus rdaci.. Aris/ol/e. o sea. 1. Si se entiende por lugar el «Jrmire del cuerpo envolventOo.. sino la impote:nci. 1. sino en por qué se esfueru por demostrar lo que ya le habfa sido dado h~~~o:a~deenla'.inuamundana en ----que sólo podrfa tOlDar sus pmniSb de nuestra c:xperienci. lIt. pareceJuego querer conducirnos a ella mediante una demostl1ldón que igue siendo -podrlamos decir. magnitud. una magnitud finita DO puede tener UDI fuerza infinita ni. 1. IV. p. 266" 10.ica.mmcill del Primer Motor. Asf. asf como d del lugar. sino mediante la única aperieocia que nos pooc: Ifuned. como lo exige la etemkl. y no vacilase en afirmarla mediante uno de esos «pasos de un género a Otro. que es incJ:tenso. De ah! coocluyc AriSlótdes que el Primer Motor es inextenso.lI ~PCI'i~~~to~~2:~~~1:I:~:: &tO puece contnllkcir lo que mú arriba bemol dicho de . ¿Cómo un ser ineJl:te:nso puede sinrarse en la periferia cid universo? Lo cieno es que el vocabula· rio del movimiento. !l.ad del movimiento.u: ~~a~:all:lded~:fli:yo:i~f~: ~:I:a:er:n:rao~~=a~~:se~:rdo ~~nc1~ en en una intuición irunediata. no pcx qué AtUteS. El único problema estari en saber.ma contradictoria D. como se sabe.. mover dunnte un tiempo infmiro". por consiguiente.l de la demostraciÓll COSIDOI~ para alcanzar un Dios cuya trascc:ndencia había sido ya establo- ~lrit..:t:nls~:. que. diatamente en el esplendor del Cielo estrellado? En efecto: todo ocurre como si Aristóteles. la demostración DO autoriza "'. Ch. reildón m6viJ·mntoc en el inrerior de una serie que le mueve en un tiempo determinado. según la cua1 el Primer Motor «carece DOCe5Iriamenle de partes y de magnitud.rist6teks no oonside:nlbl entone:es. lino t.atameote en presencia de 10 trascendente: la c:xperiencia asuoo6m. (m::n:rio en VIII. 346 347 . Flf. 212" 6-7. como sucede en los movimientos Dltunles. t.

sico. 348 ~2::~r::::u:Eitti~.U' del Cido -leemos en él.=: ~ pul:I en un!erttr_1O '= ~~. Por d1timo. durante toda la eternidad.::re: ~v:~: ~ones no nos 1l1V1tlln tinto I tomu partido entre las propoenfrentadas.. da por el adverbio tui.b. en ambos casos eso signifia que SlOODeS toda posibilidad de contactO.:. 9. Pero :i='P:u:~~~=to~basfmot=de~ ~~ve:c:a~~~ VisiÓll cripanira de los lela 00 ocurre asi. a las que «d tiempo no hice envejecen.• La m6n es que d lugar. el resultado es el mismo: dIglSe que el Primer Motor no' tiene lu'gar o que está . sin embargo.j~~~s~= pbihuoplIU. peto. .alli.: tui liflll "'("o l(IVO:''' aN.. -. 1.lCDlljuntopor~al~ :a ¿Qul desip.sico es aquf inadeaJado.la. mú amba. por otra parte más que una designación iJmginativa de lo Divino. eztrae todas sus oonsecuencias: nosotros no podemos hablar de esa tl"llSCefIdenc con nuestras ..~ le quedan sólo dos salifu: la que cons. De ah( esas aparentes contradicciones: la moci6n del Primer Motor es conoebida a partir de nuestra aperíeocia de los movimien. 1.bcua1es. 14l. 30 U' O cfr. medimte UDI depuración. que lo ~tI ri irlmior del muOOo. Podrh ~ esll cvohd6a a U'lVéldeUM-cra:ieDtecbroofianz:adeArilIlScdes rcspecb) 11 IDO- ='II~~=4hm"::d~~:~ ~ ~~~. al hallarse instalado mis inmediatamente en las evidencias de la teología astral. sin embugo no estf en un lugar. ' Si Is.independientemente de un cuerpo natural.rencia del Universo.-~Io:U:::eo~~Ia:i~ torcotladuli6lldeloamovimicntoasua.:~~~==7~:=.uaci6n progresiva del vocabulario Usico.~ubtt~~~::::::.: . 11 vra que lleva I lo divino.no se: produce ningún Clmbio.:~'!~~~ "ruabm =:~ ~~A:~ ~u.~n'=. el vado y el tiempo suponen I la vez un cuerpo (que esú presente en el lugar. tiempo de 10 en aJlnto q¡>e esttil ':" . e iDapliable al Todo. no siendo el Todo. unas veces describiese dicha trascendencia como negación de lo ff. preocupado a la vez por wrmar la trascendencia de lo divino y por alanurla según vfas humanas. la trascendencia de lo divino. Pero al finaJ. Este último tato expresa elocuentemente. cuando Aristóteles diee del Primer MOIor que está .r~:'c:e~~%: en el tero A (1. creemos.01 _:rH.categorlau fisicu D. nadI . sugeri. =t1~odffi~:jedi~e~U!:rq~~ ~ri~~~o~~~o~:~t=~~~~ mientras que el vado se: define por la posibilidad de: su presencia) y el movimiento (siendo ésle a la vez revelador del lugar y del vado. pues . tantas veces afirmada·.~ ~~~ Mocor. y en las que .ns* le [envolvente-envudro] es de uso estrictamente intramundano.. mund. siendo as! el envolvente supremo y no estando en un lugar. Todo ocurre como u Aristóteles. 1026 • 12. de 10 ¿i_ lítico. Fisie.aru. si.realidades inalterables e impasibles que mantienen una vida perfecta y que se: basta a sí misma. . una e::rte:D. cdenadoa del nn. no escapa enteramente a las difiroltades insolubles que suscita el imposible proyecto de hablar ffsiCllIDeDte de lo divino.&::sttU«Ddalles_ollJ denueltrotlllUldo. es cieno que nuestra aperienc:ia es antes que nada frsía y. en ate pulIje 1. 1069. el /Il()o- ::~. D.-~c:oo~ ~::-:w%'6t~::~:~'=~. Pero enlonces hay que renunciar al vocabulario de la localizaci6n espacial.).lÍD embugo.l'odcno»decir. 481..iendo el lugar de todo lo demis. ni vado. o la que sugiere.yarellid. adem. el Dt Codo. siendo uf a quien ~ hlblar de 11 tn. «Más .ocia dd. y no existendo el tiempo sin él.=~~ram~~enill~d~~~t=i~ 1:. ni tiempo. Habri eol(l(lCD dca corta en wz de uno: por :=tac:.)08.o.queAriwStdc:luohlblaJ1l . como a reconocer que el vocabulario ff.eob-rade dad de bfl$U'lll.nW ~ de todo lugar.:~:~lo n.? Oertamente.. esUi plenamente consciente de: la ineptitud fundamental del ¡enguate físico pira apresar la realidad traseeDdente de lo divino. y que.' Esas con· r ~ rawnido el ==~il~i:~~~~ ~ :::~~~ nucwopropólito:loesena. p. y otras se esforzase en ICUCIrse a ella mediante un paso al limite a partir de las realid~ fisicu.~ms:. pasaje la a::pRSi6n utnH m. loa cuerpoa utra1a panidpan a UD.don&:. ya que el . en la Or~en.dd PrúPer ~ ~&7~=ael. el Primer Motor est' .ldeb~ddOdoenll." fi"~'16Jo queda ~ la truttD<Ieocia. sino realidades que «no se encuentran naturalmente en un lugan. -. porque lo divino :~~Pd:er exiJ:Oruoesro.laqueh.ooobsw:Jte. ni tiempo.mdo 1Ubhmar. =~n~~~.73 fu:ula~~~ ~bio~eoi: 349 . es inevitable.tiempo es el número del movimiento.00 existe ni lugar.:'. ni vado..1lIte en negar de lo divInO lo que a verdadero de lo físico.allb no hay lugar. sino s.movimiento (E.. 1l·22.allI. Esas dos nociones de cuerpo y movimiento están vinculadas.

para qué pretender llegar • Dios a partir de nuestras CCltegoriaU terrestres? Pero es qU(" no hay otros modos de rutblar. al mismo tiempo. la pretensión humana de compartir con Dios Ja ciencia de lo divino.~: :rcomi~ M~tafísica. d hilo director que le: permite preservar la inefable trascendencia de lo divino contra las seducciones del discurso. La negación es como el índice de ~ . pensarse ~ fatiga e inmonal. deseando alcanzar a so partir del mundo un cDios eJ. o. Los neoplalónicos recordarán precisamente eUe texlo: Aristóteles alcanza en él la clara cosnciencia de que el hombre no se eleva del mundo a Dios de manera continua.iliar. de que entre f/sica y teología hay todo Wl abismo que separa lo divino de nuestra experiencia del mundo sublunar.advertido si esa ciencia no D05 fu~ accesible de alguna manetll indirecta.munundano. as! como la Vida ?e . ~ :r= Z:J: :::d :al:::d~u:ado":r. y con las met:fforas tecnológicas de la Física. La teología astral sigue siendo. Aristóteles.. Pero 00 se tratarla de un desafío si esa ciencia DOS fuese fam. y carecen de sentido por respecto a Dios.. al decir de él que su esen- . o la condición de posibilidad de los fen6rnenos intramundanos.~~:~~:: ~ br:o~~b:o~~~ VIda debe..~e~~em. naturaleu. enlonces. Pero se dirá. y asume al fm como un cdesafío. y.[12elesf::b:: :ela ~p= rutblando de la uascendeocia 12 humanizamos.uesrra: aperiencia del mundo sublunar. En :=et rmuomos n.~c:n~~I~tib~~~J:~~u~~si:='~~~~ de su lenguaje pan ha· la. e ignora las medllICl0ne5 del ~rte humano 2». Por 10 demás. Ciertamente el desalío no habrla podido ~r . lll.je~oou.:~::n:~~~ Pero sentimos también que esa traición de la trueeDdencia por :t. de la si no será Dios el único teólogo.uascendencia en el seno de la finitud. una ~ ~~t~A's~ :~~~. Pero Aristóteles se ve siempre impedido de seguir esta vía basta d 6na1 por d remudo de la fulgurante revelación que fue para él. en Arist6teles. Lo que a veces se piensa ser. ~ra~=:nnM~~. una afinnación de inma· nencia.s~:I:n:s:~~~n :ri!~::s t:i~=:~ nempre que pretendernos entender al pie de la letra un lenguaje ~~I~:. lo a 00 ser más que elllmite de nuestro mundo.tegorl'as. porque esas eatqp00.. es el último re- está ~ a1li de esas a. la teología astral. mejor dicho. sobre todo cuando habla como fisico. no pudiendo enlonces nosotros hablar adecuadamente de I?ios~ si es cieno que nU~1l1I palabra sólo puede expresar una expenenoa humana. dad. es sabido que la concepciÓll ffsica de la moci6n del Primer Motor no es la última pll1abn de la rc:orla de Arist6tdes. Pero Aristóteles presiente. a través de toda su obra.gaimre qoe'" catqorfa¡¡ :351 350 . no es otra cosa que el espejismo de la trascendencia en el discurso humano. estuviese realmente «llena de dioses.oios no puede envejecer. en general. como Tales pretendía. pan nosotros. y si la.. su Arre cno delibera. que la ::::. tenemos alguna pa!libili. efet:tivamente numerosos. Ul5trwnento del discurso humano soba: el mundo. parece dejarse llevar por tales tentaciones: se trota de esos textos. La consciente audacia del desafío es. ¿pan qul!: hablar de una vida y un arte divinos. d~sv~ando la nu~ de 10 que Dios no es.1a::s=-f&ieo~ al d capítulo li. que han podido apoyar inter· pretaciooes cinmanentistau y autorizar a ver en ciertos aspectos de la teOlogía ariSIOtélica una prc:fi..guraci6n de la rcoIogía cósuñca de los CStoiC06. tienen sólo senado cmundano. del l?~ Codo. y. de elevarnos a un presentIDllento de su mefable trascendencia.

que se trata de una solución solver por otras vfas: el problema de las relaciones entre el Dios trascendente y el mundo.. es decir. de la teoda del a1D:a automotriz del Timeo. no entendía hacc:r por cuenta propia. que mueve sin ser movido a su vez. hecha de fuego o de aire. Pero podemos reconocer. Vemos en seguida las ventajas de esta solOO6n. hip6tesis. La causalidad final no implica. pero el Dios de Amt6tdes. haber estado. de un impulso del Primer Motor. llega hasta justificar lit inmovilidad del Primer Motor. ni nada reclama. preparada por todo y alrededor de la cual todo se ordena rt!trospectivamente. En la Física. que su moción inm6vil no es comparable en nada a la gTlICia aistiana: el Dios de Aristóleles no condescimde a nad. W. ]. Festugicre 1H esta primenl. extrfnseca. yera todo 1lf ~.un Días oculto: es un Dios lICO. no en descubrir esta soluciÓll. por un alma e::xlerior.I. ]aeger. Sólo la causalidad final. a! mover a distancia y no conllevar intermediarios. cuyo marro habfa delineado Platón y que: era la única compatible COll las intuiciones de la teología astral.que comprometerse dIa misma.6. y que Ktúe := ~es~b:Cm:'~~~ i. por úllimo. hace falta.te ~S. por el contrario. una causalidlld en la cual la causa no tiene -parad6jieamente. Está dicho todo sobre esta teoría.5ible I la contemplaci6n y que tiene en común con d ser amado ese singular privilegio de mover. que actúa sobre el mundo sin ser del mundo.V-34. en la primera de ellas una aplicaci6n. sino en asimilar a una aperiencia cotidiana -la del dneo y el amor. al estudiar los orígenes de la teoría del Ptimer Motor.salidad final no es otra cosa que la causalidad de la visión.~~Z~~ sobre él a manet:l de una fuerza física 211. Pese al piadoso celo de tantos ineérpr~tes. Ciertamente. si bien es uo Dios lejano. pues hemos encontrado en él una concepci6n mecánica de las relaciones entre el Primer Motor y el mundo que no deja de evocar la segunda. uf como su exterioridad con rdaci6n a lo movido. ni de lejos ni de cerca. el mundo no se moveda si el motor fuera interior al mundo.aqucUas cfuerzas admirables» de que Platón hablaba. sino que obra sólo medianle una especie de ddep:i6n en el espectador.'~~:enMsI=~ :b::r::d~ :::en~:t: ~a:=~a dd: ~=~~P:6~. el barco no aVID%1. como hemos visto. en virtud de la necesidlld de un punto de apoyo a partir del cual pueda ejercerse el impulso: si empujamos el mistil de un barro desde el inlerior. que KUO Plat6D. en cuanlo cobjeto de amor» 'ip~~)lU. lejos de cancelar la radicalidad del iorismós. no es ~~u. salta a la vista que el Dios amable de Arist6teles no anuncia. de igual modo.de hablar del Dios trascendente en términos ele inmanencia. la c:au. Pero ya hemos visto la dificultad de semejantes concepciones: ¿cómo un motor exterior al fuen:as misteriosas la lICci6n sobre el mundo de un Principio incor· póreo Y traseeDdente. de las que podemos que representaban el estado de la cuesti6n tal y como se planteaba en los draJos plat6nicos. En el DI! motu animalium. esa relaci6n reciproca que hada ininteligible la tradua:i60 en términos físicos de la moción del Motor trascendente: ahora podrá decirse de él que ctoca» -en el sentido de cconmover_ sin ser tocado B mismo m. Simplc:meo. no es ---como vimos. por último. No creemos que a Arist6t:eles le haya tentado tamo COtnO sostiene el P.• 2finaly3Cl:l1Diemo. El hecho de que Dios actúe como causa final nos dispensa de dar una explicaci6n de su acción sobre el mundo. Tres hip6tesis se ofrecen: o bien los astros poseen un alma que los mueve desde d interior. ha llamado justamente la lItenci6n sobre un texto del libro X de las uYI!S. o bien.eger. El rasgo de genio de Aristóteles parece.el libro A de la Mtttl/ísic8.I. la intuición central del sistema. un IOOtor e::xtenor a! mundo.PuedeKl"quc"""lc0d8de CItO por G". con W. a do entre estas tres hipótesis. La teoría del motor deseable reafirma entonces. como vimos. en el que Plat6n se pregunta romo I!xplicar el movimiento de los astros. Asf se entiende que pueda cm<:rvtt sin ser movido»:JJ. en virtud del espectáculo que de: d mismo ofrece. Arist61eles habla. pues.:edi~~ mponer ~~~~~~r~::Wpo~rr=u:. o mis bien de conmover."-'.eJCim-.. El Dios de Arist6teles :e:b~ " : D ~ rEudoao. . el Dios de amor. «como algunos pretenderu-. donde generalmente se ha visto ll! clave de b6vetb de la metafísica aristotélica. y nos evita el peligro -ligado. a toda tentativa humana de explicaci6n-. enseña que el Primer Motor mueve en cunnto cdes«ble» (dpP:t4~)m. tratado cuya autenticidad se reconoce hoy Uf. o bien están «impulsados desde llfuera». No croemos minimiur el a1C1l1lCC de esta doctrina si afirmamos. puede ejercitarse en la separaci6n. no puede ejercitarse en la ignorancia total: no se desea aquello que se ignora. Transpuesta en términos de efic:encU. pociria decine.~~~: sino que se contenta con tender hacia 8.3D. no tiene necesidad de actuar Y su acción es.

sino en cuanto es ser. Phi!<'JI. pero "0 Sl!pllflldoJ. Ari5t6teles. 11. los más complejos de las estaciones. Aristóte!es buscaba un principio. que absorberla a aquéllas como a partes suyas. debió patettrle pronto demasiado lejano m.contradiccióm~ que muchos intéxpreres han percibido entre la definición de la ciencia del ser en cuanto ser y la definición de teología us. I" Ml!t. e incluso suspenda su juicio según la exacta observación de Ramsauer 211 . puesto que la teología acaba de ser definida precisamente por su particularidad. Z. l:%1 Puede conjeturarse que la división IlÚn bastanle 50ftIea dc. donde vemos presentada la filosofía ptimera o teología como parte de la filosofía en general o ciencia del ser en cuanto ser. 1. de las especulaciones teol6gcUs. 64': " 2. 1. Nic. del libro E de la Meta/hita. el final siempre aplazado de una búsqueda y un esfuerzo. m «Ubi enim ad dei deorumque vel l1ll1Uwn vel voJuntatem perventum esto Aristotelem constat plerumque io. p. Sin embargo. 1888. Estaríamos dispuestos a considerar esta cuestión totalmente fuera de lugar aquí. Acaso no sea de extrañar entonces que. VII. no ronlWIO con distinguir la lcolog!s de la flÚCI. 10. de tal principio le obliga a no ver en él más que un fin ('tI!). Dicho esto. MOnls/1IMIJI!. como indica sin equfvocos la clasificación de Aristóteles-. E. precisan aquJ Aristóteles. Ese estatuto y esas relaciones podrían parecer perfectamente definidos por e! texto. Eocomrarc:mos un buen ejemplo de esa l'eSerVa en A. las vicisitudes de la acción (l:pd~!. ~"Ctctl de la cual aún parece pteguntarse. J~r~bn~t~9W~'J~~Elt. y TEOLOGíA dad de su objclo.llibro A es anterior a la diYi5i6n. p.ík». Al lado de la física y de la matemática. 1. y que.. Conigiendo la tesis de Jaeger. m Se ha observado • menudo la brevedad de 1011 pasajes teológicos en Arist6teles. Y el de los seres inm6viles a «otra ciencia». Aristóteles sea breve tal. está claro que no se trata de una inadvertencia de Aristóteles.. la teología recibfa.de la interferencia de dos vfas de pensamiento fundamentalmente diferentes ZlIl.1. Leipzig. el ciclo de las generaciones y corrupciones.dlili~cX~~~tM~an~elh. el puesto particular que le otorga la parciculari. und Disposition der arilltote. y cuyo objeto . en ScbolastiJt. fl!JJO :: d: de una ciencia del ser en cuanto ser. hacia e! cual se esfuerzan los movimientos regulares de las esferas. mienlru que la leologla ttllla del ser inmóvil m A.íXltu (1" E/h. Cir. tras haber distinguido tres especies &: seres -los sensibles corruptibles. BONrn:. ~'74. otra más particular. En esle último texto.guarda las distancias: sus inconmensurables distancias. un comienw del mundo y de! discurso que sobre él hacemos.) de los hombres. más rigurosa. VOl'! Iv~m:A ha subrayado ron justicia que no se trlta tanto de abandonar la doctrirut del Ser eterno.mellte.. ONToLOGÍA. como dia. no en cuanto es sensible o inmóvil. lischeo Metaphys. y ya H. de E. conviene reconocer que el propio Aristóteles introduce la confusión al planteat.bl~ sal?~. pero la tras<:endencia. J. es el ideal inm6vil. se preocupa por distinguirla también de la materruitica que. 8. la búsqueda de lo divino y el esfuerzo del mundo hacia él se vayan haciendo poco a poco mlÍs importantes que lo divino mismo: ese fin que. pp. Arist6teles asigna claramente el estudio de las dos primeras especies a la física Zl5. COIDQ dc. ya analizado por nosotros. la teología trata de ese género panicular de seres que son los seres separados e inmóviles m Así pues. 37-6'. =~e alafWcay lafilooloffa ¡egunda la tarea de estudiar los seres 126 A. y de la «aspiración etertlü. XXIV. 1.) y del trabajo (l:o(1jGt. A. relegarla a! terreno de Ja «ronjetura. por el contrario. 1. 10}7 " 14: «En cierto tnoóo. no oon dos ciencias diferentes -una m" general. al fina! de su vida. y hitJo/eleJ..ed:te~í:t~tn~: . La contradicción sólo aparece si se relacionan esas dos definiciones...sino oon una misma y única ciencia. «Them. en el libro A. 1069 " 30 SI. Igualmente. 1071 b 13. Motor au· sente.. 644 b 22·28.~~:rnh(~a:'fo~r~ :i~e~ Zl5 1069" 36. 1074 a 16. siempre buscado y anhelado. la que la tradici6n ha llamado metafísica. sino más bien -como ha observado con justicia W. los sensibles eternos y los inm6viles--12'. esd en que la materruitkll tIltta de seres inm6viles.. 1099 b 14. sólo poseído a distancia en los raros momentos de contemplación astral.). cuando se trata de definir ese fin. al principio dellibto A. (<<Die Behandll1tl3 der Met~ht\~l(?~13~ristotcles. El carácter eminentemente trascendente del objeto de la teologfa según AristÓteles no dejatá de influir en el estatuto de esta ciencia yen !lUS relaciones con la ciencia del ser en cuanto ser. según la cual Arilltótel"" se habrla apulado completa. trata de los seres inrn6viles: la di· ferencia. sí no podría ser la teoda de las Ideas o la !Dat~mática~. 1878). 7. peto poddamos suponer que pot encima de la física y de la teología se constituyese una ciencia más general. twrJa del ser supremo deseable sólo se halla apuesta I!X proen las escasas llneu de A. NATORP.o. m DI! parlo animal. : ~i:~~l~~edenc Gcdankengi~ 355 &ind hiCl" hineinattdesges 354 . 1. y que «no deja de 5C&Wr existiendo como polo de atracción.. inmediatamente después de la clasificación de las cien- M~~~ra~~~il t:f¿~om~'E. 3. 226 ss. siempre inaccesible y sólo entrevista. 6. en el conjunto del saber. (Ild 1026 11 23-32) y P. 106911 3':. 1932. 27). A primera vista. cuyos dominios son delimitados exactamente. todo ocurre d:a=H:t~C:. no existe entonces la ". ]aeger.serfa el ser...

del se!' en su unidad. definida como ciencia del ser en cuanto ser.~ ~dea~::~&J~o:~to~ = ~~~ a Dios m. . oonternplación (6rwpll1). Hemos IDOStrado en la primera parte que d proyecto ontológico habla nacido en Aristóteles independicntemeDte de toda preocupación teológica: en consecuencia. 269.t::uedoi~I:·J:.~rr:e:o cai~. ---como los libros Z. Tal silenoo ha podido m· ZJI. 1026. n. de la teologfa como filosofia primera y por ello mismo particular. no en cuanto números. 1026. consciente o no.a de los seres sensibles. La subordinación de la teología a la ontologla al modo de una ciencia particular o una ciencia univusal." • una oencU universal las ciencias que consideran el m~ baJo ~ o cual aspecto particular. 1025 b 8. cuando habla del 5Ct en cuanto $CI". por qué la ontolog{a de Aristóteles.las matc:miticas. se acordase bruscamente de la otra y se esforuse por conciliadas con una de esas conclusiones que no son mú que el mismo problema hipostasiado: la teología es univenal por ser primera DI. 11 19 Si. 1026 en ell•. consUtulr ~a 1 ciencia del ser en cuanto ser. Iacger h. En si en ll1¡una pme se da b. es decir. y que ignoran. 102' 18. p. lo divino es silmciado aquf. como 51 no entra~ en el dominio a euyo prop6sito se plantea d probk:ma ontológico. ni corruptible ni incomJptible. Jaeger DO explica. y por ello mismo universal. E. 9-. quiere decir estudiarlo en cuanto que es ser.i1eDcio se reproduce cuando se trata de c:ancteriur el estatuto de la ciencia del ser en cuanto ser.! propiamente a una elucid3ci6n de la eseDci. :. entre d ser suprasensib1e y el sensible. 1025 b 4. y el fuego a la fisica. como hemos visto a las ciencias parriculare:s.las dos oen- ~ ~ =:. ducir a estOr a 106 comentaristas: si la ciencia del ser en cuanto. puestO en claro este punto. por parte de Aristóteles. como el libro A. pero que. Y E. m : efectO: m. nunca piensa en la unidad enm d $CI" divino .b:'k~) ser.:10 del ~ '1 Bl<Í\IOtIl. Pero en AristÓteles no cncontnun06 nada de eso. de hecho.nm6vi~. y que no es entonces ni sensible . 1. Aristóteles parece: querer decir que d ~ en cuanto ser es d ser que no es considerado en CJUI"to matemáuco o fisico.. y que nuesU'06 análisis anteriores van a permitimos acaso precisar. En el mismo momento en que acaba de distinguir con claridad la ciencia del ser primen.ni divino.están consagrada. no poción que durante mucho tiempo tuVO de la tcoIogia.sensible. su propll relaoÓD con la m aro l. único que compete a la filosoUa primen.26. o.. y eso es lo que las distingue radicalmente de las partes teológicas. m . Sobre este punto hay un silencio constante.J:: referida a un género:MII Y no al ser en cuanto ser. . si .define. sensible. mostrando que las partes propiamente ontol6gicas de la Md4ísit:/I. Pero W. Nos ~ mAs • verosImiI Idmitir que. Cuando .~. E. a proptSsito de las cuales Aristóteles no se engaña. Estudiar el ser en manto Jet. ni móvil ni i. :'~ cluifiw-se la teologla entn: las cienciu dia~.~h~~las~a:?~ cicas en general nunca a la teologla a . 1. o al menos no parece considerarlo nunca como incluido en el posible campo de sus investiga· ciones. d~do a~tar asl al ser en su más alta unidad. por ello. sino que además excluye de hecho el estudio del ser supn. pero su decrión es significativa: números y lioeos se refieren a . 5100 simplemente (.paru:e más que como una preparaciÓll e:J[trínseca al eswdio del ser suprasensible. ser no se opone a la te01og{a es porque -han pensado.se preliere. e-p.. su proyecto en. 1:J~~PPa~·::. pues. ¿Qué es.~~:'::n~==aa:c:.' plrte. es también matemáti~ o físico. Se diri que ése es sólo ~D ejemplo. de las que es.en que Aris- tóteles habla de modo programático del ser en cuanto ser y ~ la ciencia que de él mta. 1... :: ~: i: ::: :b . ciertamente. subordinl. e: p=: ~~ e:: 102' b 4.. Uneas o fuego. cuando Aristóteles pensaba.. d ser del mundo sublunar. al ser en cuanto ser. ni ~e1=""~~U:~~es~:::I~~se~k.31.. Pero es que la claridad del esquema disimulaba dificultades reales. negarla de él las divua?OCS ~guaIn:tente . al nusmo ~~ti~~::ff:~. y nos convenceremos de ello releyendo los pasajes -poco numerosos. pone él mismo en cuestión su propio esquema. como el ser que no es esto o aquello. donde d estudio de los seres 5Cnsibles no . es decit.. 240 Comparar E. pre es de manen. 1. llegado al final de una de ellas. W.sensible. DO sólo incluye d estudio de los seres sensibles (lo que va impllcito en su misma definición). 1.sensible. DI. el DI m E. no de b. como la geometría o la aritJ:IJ6ica están subordinadas a la matcmitica en general ZJl:. El mismo significativo s. sino en la unidad del ser en el interior del mundo . 92. según nos parece. sl~m. una abstención. lo que no es el ser en cuan· tO ser? Podría pensarse que Arist6tdes. Esta se ~.como si Aristóteles.. negativa. H.mis altas del ser: d ser en cuanto ser serla el que ID es fU $Cnstble fU supn.

relación. distinu de lo que es: que es a la.ad del sujeto: la ddiniei6D es dla misma composición. verdad según la cual cestá en lo Us. que n. La predicación. no está en el tiempo.da se asemeja Wlto a lo uno como lo uno. ya que axWSle en decir que es otra COSI.ar unidades Zil. (l)DJO p. que.e::vimirc:~d~c~~: ~i:en:.f.a forma privilegiada del discur!I() que es la predic:ación. IncllUO en. hacer de la teologfa indivisibilidad de lo divino.sin destru. Que 1. Ahont bien: para Aristóteles DO hay más Aris~ ~d~:Iov:~~ro~.. vez esto (él mismo) y aquello (el atributo). medi. dernos. teCOO5trueciÓll de la unidad mediante la slnte- ~~%lem~t~i~:~i~bk~t:'úrtim~::. cuando desea coordinar su concepción de la ontología con su Idea de la teologfa --que.abi. en alanto dlKU1'SO humano sobre Dios.e1 caso de ~ atribución analItiar o esencial.eselu:::& puede tralar de lo sensible y lo móvil IncIIUO cu.ado mientras DO se hlbfa preocupedo por sistematiur resultados aún dispersos.. DO deberla sorpren. puesto que por C:OClma de dla esarla la ciencia del ser en cuanto ser. la.amos los orfgeoes del proyecto ontológico.~:d~~ ~~ ~si~l~al°tra-:U~~ unidad..ampolXl pueden diferir por la cualidad ZIJ pues ningún atributo puede perrc:nccerles_:I$oI. en el libro r de la M~t. y t.a~as~:~~ ::~s:~ :ei~¡~ . por otra parte. que lo uno DO ~ ~.'~ó::~:~i: ~e:odo que DO se pueden atribuir difc:reocias a la unidad. cLas unidades t.:=~~~. se sustrae 1.acer imposible. Sólo más ~arde. 11. No pensaba por un solo instante en subordinar la teología misma a una ciencia mis elevada. COIDO veremos más tarde. toda atribución posi~va de la ~u~ ~.ales significaciones resultan descubiertas dentro de es. nos parece 00Ilfinnada por argumentos de fondo que justifican esa vacilación en virtud de razones extraídas del propio afÍnotelismo. :::o~ c:onsccueociu que DO se le hab.~h ~S::°ant género más eminente. y en el caso de los seres cno compuestOS_ (doÓY&sTtl) suspende su doctrina hlbitual de la. Aristótdes saca conscx:uencias de d10 eumdo.ad. lo indiV1slble ---erpresiones todas provisionalmente equivalenles. el hecho de que al SUjetO se le Itn· 00y1.arec:ttfa exigir IU movimiento propio. DO es en una IIDplil. siendo asf la más eminente de las ciencias (~irulares). sino sus significaciOlleS.flsic. y en puricular 1.ir por eso mismo su indivisibilidad.a teologfa de Arist6l:des. :: ~e:. en efecto.~~~l1~. introduce una escisión en el sujeto. peto no la primera de las ciencias.un no habla afrontado y que repugna tanto a su sentir Último como • la tradición mejor establecida: 11 teoJogfa no sería más que la pri_ mera de las cienda~ particulares. JI. la ootologla nace de una rd1e::ri60 sobre el lenguaje: DO busarios demc:ntos del ser.ao present. lógica de la primera le neva 1.a visto Platón en el Sotist.~~~si:&: bs ¡. pleane en plural. ser Bípedo 111 Hombre) prueba • tortiori la divisibilid. a una teoría general. es consecuencia directa de su inmovilid. como b. oontfllriedad MS.dt inengcndrable e incorruptible)&). No puede decirse nada de lo uno. Como vimos. si record. no difiere de la concepción tradic:iona.I-. una parte de él mismo (por ejemplo. lo sunple. no con. L.ando habla de Dios lo único que puede hacer en general es negar de Dios un voc:abul~ que signifICa lo sensible y lo móvil. bastarla para h. inex tenso 1'M. la onto1og{a de Arist6telc:s le cueste trabajo integrar in fine a la teología. desde el principio. y que el discurso se esforurla en vano SI qws1C:f'l diferenci. Pero Aristóleles ~trocede lltIte la consecuencia que I. fuese sujeto..

que jam*s dice la cosa. lO. (60«.oc. en eslas determinaciones de carícter teológico. entiende por eso un tipo de ser que 00 conlleva ni potencia. H10 ltm1T"f'I¡t1 or. iany !:~Ep E1-. pues 00 puede tratarse de atriboci..: =~~tdcs~: . pero. del dUcuno humano en general. . eH IIImp.~) no es la proposición (XIltI.. es decir. Mtl. • lbUl. lJUe' lo que es UDll va verdadero mipttto de clJoI.. 10'1 b 24 (pe 411). de lo divino lIl.lS ~ no se trata de UIlJ.~~Caq:~~o::t: e:t~~=J~o =~t:. dice. lo es siempre.r ~~o~am: ~=:~a~~ 2lI Cfr. ~:iod~e~~ ~~m:m=~. Bomn. lI' No cteemOlI que estl. ¿es lo falso error o 360 '61 . ~~. <pciaI~ rimplicit~ ''I''Í "<l. son en acto y DO en polencia» ZIf. la doctrina de las CIlUgorln.ooes propia.poder nacer y peteccn es el fundamento de la SÚllesis atributiva. denlro de su concisión.da decide llCn(& de Jo que esti en cuestión: ¿$On Jo. íncluso. la coosecuebcia es dsn.según el liempo. d«irlo ('fdYllI) o no decirlo. Aristóteles quiee momv que 101 lClft ¡"m6!Jün (clJ"'lUl) 00 dan lugar a o:rror . 1. inrapret. forma humana del discurso es la que Arist6tdes eo. si fuesen en potencia. esla aplicación pu=:e . Sin duda.:u:.. MI 8. dixuno sIempre oblicuo. \Jhf)na} Por respecto I c1loa..que es cen ~».ia en su I6gica. Pero d decir no es el decir-de. en realidad. 00 puede dejarse de reconocer esa esfera de lo ÍDCOrruptihle..:. (d1:<ko¡ll«UitiJ'l:ÓtI). 2!6 ClpC~Obidel'lie:. entooccs se comprende: que el proyecto ontol6gico deje fuera de su investigaci60 el dominio del ser divino.fulgutllciÓll o desvelamiento. . Si la ontología es una rc:flexi6n sobre el discuno humano. de la ODtología wtotélica. Los seres DO compuestoa. ::~~~o. a cuyo ser no conviene mú atribución que la de su propia esencia. y en ella sola piensa aJando quiere constituir una..tud. pues. ... Esle ~eno. alguna cosa.6n. un ser del que D05 dice todo lo más -fiel por una ~ al uso platónico-. 16 10'1 b 24. podrían nactt Y perecen. que el movimiento es el ~oto de la divisibilidad wgída por el discurso y que asf ll esplic:a que no pueda decirse nada de lo inmulable en cuanto se tal . que Aristóteles considef'll.sujeto. -. por lo demás. si 10 divino DO esli omitido de dettcho en el proyecto ontol6gioo. y esa omísi6n 00 debe ser subestimada por ello. mente di~! no deja de evocar un tipo de ser que ya hemos encootrado: el diV1OO. Sin duda.oi tI.:~=~eí: ~e~at:~~esco~~tirca: t ::tld~ t ~o~ decir aplica acera de ese punlO.o clla. puesto que n. como una de las dos grandes regiones del mundo.el ser en si (tel &lo llatO') 00 nace ni perece. no es sino una relIaión sobre la apericncia fundamental del xtm'j'Toplty. ~l. es decir. o 00 IOn. el decir«. 10. sino SIempre algo de la cosa. verificaremos esta inlCTpl'elaci6n en d capitulo siguiente. ZIII 8. 10'1 b 2. Arist6tdes 00 enrae jamás expUcitamellle esa consecuencia. parece iJxiicu que . olJ"'lUl. por DO umoo. es por muchos motivos notlIIble: en pnmer lugar.quí fuera de lugar (hast. la enuncklci6n (~.. ~~logú. Pero la ekscripci6n que hace (neccs:1riaInente imperíecla. ni incorruptibilidad. 10 (1012 • 4-11).. sino sólo captarlo (tlqliY) o no caparlo ZIJ . sino propon~o'" es dear. atribución simlpre aurosa de un predicado a un . pues nada puede decine de lo simple.pb. a tOn b 28... si e$le discurso es esc:ncia1meote un discuno auibutivo. Esta. inlft'. el punto de que podrf&lllOlll prcguntanJC.. si es cierto que d ~ h~llDI? no es .) D. Saliroos aquI del dominio del diswrso atributivo y ~ vez.SJCI.o6n resulte quebntnwh en lo lllÚ mínimo por la últimlos Unetll de e.l<pll"u.al n)lIil. F.. si tal diSCW'SO atributivo 00 se refiere más que al ser del mundo subluoar. po1aci6n).: prueba de ello es que el capItulo esc:ncial. lo esá de hecho. ni generalidad.

¿acaso no resulta que nuestra visión. Aristóteles se apoya en un análisis de las proposiciones que turan del mundo sublunar: tal cosa es bUeIlll o mala. Sin duda. Para establecerla. y cuando.tuta de l~ dos primeros libros del De Codo podla ordenarse s:cgun una sene de cuestiones que no dejan de recor~. de tres codos 16$. sin n=idad del diSClll'SO?" (PoIt. p. en Z. Ihora bien. diSClll'SOs. lino sobre una esencia '1u~ no es 16I A. :i':ex~~a:a:~oE~rf::~~e:s:se=.. La doctrina de las catellOrias no hlI nacido de una reflexión sobre la =cia. de la esencia o de lo que se relaciona con ella. aro r.ncorruptlble l dTEVYj:wv xa:l &fOll¡noV¡. ya a movimientos. CiertlllIlente.. casualmente. pero su acto -no es en modo alguno comparable al resultado de la actividad artesanal). Sócrates se pasea.. la tabla d~ de esos dos primeros libros. 1. lu~u /" ú"iaz.3 . «dios. «~ rropciones» o «privacionesll' de la esencia. En la Fisica de Arist6te!es. una lista d: respue!tas de ~nstóteles. Dios está en acto. del lugar.~~r:de~ás~~~gC::ida~ :i ~ d :~~:~~fah~ ~:í:~o~~:~si~qd~e8. y así la verdadera teología es asunto de contemplación: ahora bien.( OÜ'tB ltQ\>'f'Ov Oll"t! ¡Japó). pues también lo divino es ser. aunque fugitiva.. un «camino» hacia la esencia. se encuentra bi en :l66. a1lf donde se da la contemplación. ya a procedimientos del discurso como la :l\ol «lQu~ función le quedaría . o de anuncar. Más interesante aún es el cotejo estableado por Moraux entre el De Codo y una tradición dialéctica. incapaz de aumento (ci.Qiwtov) m. cap. 19. pIeto nuestra pretensi6n Z11 : as[.u personaje que p~una. veremos m~s Idelan!e que la esenciI dejaría de ser una CIltellorla $.. y no cabe duda de que esos textos preatlStotélicos son tes· discurso humano. 1. Recordemos e! origen de la teoría de las categorias. 1456 b 7). se encontrarán las lfne~ generales de su doctrina de las categorlas. e! tema mismo de la teología astral nos enseña que a Dios lo alcanzamos en una visioo.vauEi'). pero se rrata de la única «categoría. aunque no excluya de derecho lo divino. ¿No es el discurso. movo de una visión ausente? Y siendo asl. en el momento mismo en que la trascendencia de lo divino hace imposible una palabra humana acerca de ello.b:j~Skf~:m~de~~~~:~ :~n~n~l ~gúC:í~ c!::e:~n~:sd~ ~?s~ded~ faI:es~:: liS 1&0 ~uncU 3\6 10284121.íén ocurre :i: de la cualidad de la cantidad y del movimiento. de la figura. tradición donde pueden ya reconocerse algunas de las caregodas aristotélicas. pero estas frases son por lo general negativas. ha sido poslble mostrar que la estro. pues. logia.fa que buscarlo en el fragmento 8 de Parméni~es. § 1. y especialmente e! discurso atributivo. pero no conoce la fatiga. 3" 3. a la cuestión de la CUIllidad ('. donde el Ser es examinado sucesivamente desde el ~to de Vista de la cualidad. consistente en proceder al examen de una COsa desde varios puntos de vista sucesivos. Y el origen de esta tradición hab. sino como simples aproximaciones que conllevan una parte necesaria de negatividad (Dios es un ser vivo. mucho más que lo significamos en una palabra. no ve en ella más que «afecciones» de la esencia. donde 10 uno es considerado sucesivamente desde los puntos de VISta de la cantidad. Sin duda.:QW~).fj~~: ~:~a~:e~: Ciertamente. 1028 41 18. que ronviene 1 Dios: la de Ja esencia. no pueden ser consideradas corno verdaderas atribuciones. Tamb. de! movimiento. Por último. del lu~ar. cuando dice que Dios es un ser vivo.l~ confmna ~l por ~.mémdes. ivEPlEiq. 11. Ji cosas apar«iesen por II misma. blanca o caliente. y de a1~eraaoo (dva:)J. pero llega hasta a preguntarse si no habrá teologIa más que para Dios. 2.mática de las ategorfas que no sean la esencia. Aristóteles responde que el Cielo no es ni l!gero ni pesado . del movimiento. hace inútil esa palabra imposible? As! se comprendería que la ontologIa. 1028" 16. o que está en acto). Estas coincidencias son demasiado pa~tes ~ ser froto del azar. por último." pUte. que según él se remonta al e1eatismo. 151 Ibid. l. es citado COlIlQ ejemplo. cuyo carácter las más de las veces negat. 1J65 Z. que es ínengendrable e l. Aristóteles hace frases acerca de Dios. 1004 b 2. ¿no se convierte en inútil la palabra? i\Iol.. y no en su teo- f:~~~lo ¡~~~a6t~~ia~a1tll::a. el susci. de la cantidad y de la figura l:lJ. 2. son positivas (así. «causas eficientes o generadoras. (ar. pueda omitirlo de hecho. 1003 b 6-9.As! sucede con el «juego dialécticol» de la segunda parte de! Pa. 113). o. «negaciones» de la esencia)lS: expresiones todas que se refieren. Aristóteles no dice que ningún discurso sobre Dios es posible.

ni tiempo. porque d ejercicio dialéctico consiste en mostrar qu~ esta~ <Ildi- lo que hace de hecho Monw:.~~.e . más o menO$ ronsdentemente asumido. más profundamente. Otnl parte que no hay un corte irttductible entre lo divino y lo sublunar. además. As! pues. sino. podríamos decir.:::r~u::m~e ~~:~~:n~d~~i:~: v ~. de que tales categorías son inaplicables a Jo divino. Dentes \ ~. Otra. 364 365 . A saber. y a nada oonduce uno a rcoooocer la propia insuficieocia. d tiempo o el lugar.176. 1)7 de P.dc. negati~a: Plat?n muestra sucesivamente que 10 uno 00 es múltlpl~ y no llene llmite: (cantidad>. innegIble. dial6:ticos .J:~::: e IS. no es tanto por la permaneocia de una misma técnica categorial de inves· tigación. consideración debía impedirle ensanchar su ontologfa huta d pontO' de hacer en dla un s. lo cortuptible y 10 incorruptible. cla cuesti6n no ~:. sea un set. que la doctrina de las categorfu. De esas vicisitudes en la aplicación de las categorfas a lo divino podemos obtener otra coDdusi6n..r. que la expenenCla del movumento renga sentido en d interior de la ZH ~~e:es~== ::=w=U::~ca~ego~:nou:esc. ni uno ni múltiple. Moraux reconoce que ArUtótdes llega a omitir el c:xamen de una categorfa que habia anunciado antes. Parménides. no puede por menos de darse cuenta. de esas . SIno que pueda aplicársde la ategoría de la cantidad..ible y lo sensible.:O)~~~:e~!:~'q~~eelnoSeres ~ = r:c-er d:os dici6n de ejercidos dialécticos que se remonta a Parménides.: es indiseutib1e que hay en todos esos casos una misma ct6:::nica de invt:5ri~'" ~ lo mú sorprcodente es que esa técnica de investigaC16n. Las cuestiones categOriales son las que planteamos primero a nuestro mundo. dicho corte debfa destruir en su principio todo proyecto de unidad. que 6 esm: : .. OJando se trata del ser o de lo uno. ni lugar. o aqudlo que la prepara en la tradición el~tica. se aplica. ~l~~~~vac:teende~~la~~::~U:~ GO~IAS~~'dtt~t1r(dC:.' por ello la constituyen. pues. que no ~ engendr:a~e ni inengc:odrable.una parte de la ontologfa. que es limitado (cantidad) y esférico (6gut'11).~~p~¡~~ ~~ c:. no ha brotado de una reflajón sobre 10 divino. ni roalidad.llldo m P".encuentro. %a que hallamos en Gorgw y Platón.. lo que se le ruega al ser no es sólo que sea uno o multlp!e.. cuanto por la pennanencia del frac:aso de esa Ibca.itio a la ontologfa de lo divino: si es cierto que d ser en cuanto ser designa d ser en su unidad. a Jo íninvcstigable. c::uetamente la de Moraw:.~§pr. negándole al ser DO sólo I~a determinación positiva.~. ~ S:J.n~t q~er: dt=ralu:j~~bl:. Si la dial6:tica. que le hada decir que el Ser reposa en si mismo (lugar). porque se da cuenta de que. que no tiene figun. Luego somos libres de interrogar a lo divino en los mismos términos. sino. para -es cieno.mj"ldn. problemítica del ser en OJanto ser.rfa ~ ~ta::::=. es enumerar las primeras letanías de la t~l~f. t:e ser divino t:ambibl. en defectO de ciencia. aunque no haY'. ni en reposo m en movlJnJento ll'!.. no tienen otro sentido --pan:ce---- Gorgias es quien fue más lejos en este sentido. OJando Arist6tdes pretende . Pues al establecer sobre un análisis del discurso L. si d De Codo de Aristóteles se inserta en una tn- :~C:~r. y si es cierto por.l~~ Sin duda. entre la estructura d. podemos intentar aplicar tales sentidos al ser de lo divino. no pensaba en d S1er divino.a la manera de Pann6lldc:s. ~risl6teles.=:g¡: :O~elca:C~!~ ~ de los hombres. nos permite constituir un discurso común sobre d ser del mundo sublunar en cuanto ser. lo suprasens. Pero no debemos sorprendernos si lo divino rechaza nuestras categorfas tetteStrcs y sólo se entrega a nosotros a través de negaciones_ Comprendemos entone:e:s que Aristótdes. Pero ce. en d caso de lo Uno o lo divino. incluso si no era ése su propósito. no es que est~ ~ ~ o ~ ~miento.acIuido nunca expresamente aqu8.inmediatamente después en la tmaglI1llCJ6n .interfermcias.. la cualidad. UlItándose del Cielo o d Universo.eI¡r'I:n.. Pues tales ejercicios dialécticos no se aselDe]an sólo por la similitud de sus articulaciones sino más esfera dd ser m . sino sólo en d del mundo sublunar. c:uando por escrúpulo . indivisibíe e ~ •. No es el an~ de las proposiciones negativu el que puede revelarnos los sentidos múltiples del ser. el «padre de todos» ya ~tr'l:ba que el ser es inengendrado e incorroptíble. Ocurre a la inversa: porque conocemos los sentidos múltiples del ser. la negación de esas de!~lna~ones. como puede hacerse una tcorfa de la cantidad. La c:oncluli6n que por nuestra parte e:ztrlleIemOS de ese .timonios de una prehistoria de la doctrina aristotélica de las eategorlas.Ios p~ libros dd De Codo y la estructura de esos ejerOCIOS...{{uen. no es. Mutatis mutandis. No es observando que lo divino no ronUeva cantidad.

2:11 A. 1075 b 24. evocan la ambici6n de la teologla de set ciencia de Jos principios. sentían la tentaci6n de volver a hallar en Arist61es las concepc¡ones de Platón. =~:~sr!s~~nlfil~:fi:»q:~. al igual que la teoría de las. la teología es la oenoa de! género diVIDO. I propósito de la írue Ix 'tO'. CUYlO' «frases grandiOSlI. n. . En el mismo texto del final del libro A.:. que tendemos 366 367 . ZIl Nótese que Aristóteles pienSllquf todavla. en e! Filósofo las Hneas generales ~¡bles de una teología creacrorusta. que \ no a?ffilt!an.ia:::'g:=x~ed~d~da~~y«~~ee~:li~~ :lID Así.ro~e?e:ldad era tal.:l.* f¡f'n¡"(l! ó ~P""'" tai 1\ tpócn. La esperanza en des. celo piadoso de los segundO$. y antes que nada plat6?-tca. Según la primera. El dYáTl':r¡ a'[~val de Aristóteles:¡ es. o habrá principios de principios hasta el inEnito. W. que. pero considerado en su ronjunto.1072 b 14). según vimos. que son aquello por 10 que es conOCIdo y engendrado todo 10 demás. alude I un fenómeno pmpio del ~~teC:. hace derivar los elementos unos de otros mediante una especie de generación reciproca e infinita. 10""11·16. Hemos aprendido a desconfiar de las in. Es la última linea del libm A. Uw". 204). al ser neopla. la teología aristotélica es h~redera de la teoría de las Ideas. mlb arriba. Así como el general es el principio de! orden que teina en el ejército liSl. Como vimos al principio de este cap¡~o. 7. sólo podrá ser buscada ~l Dios trascendente. arumaba a la búsqueda ontológica.. Pero sigue siendo cierto que numerosas fórmulas aristotélicas. En Platón encontrábamos una critiCll análoga. la afIrmación teológica de la separación amenazaba con destrwr la esperanza teol6gica en la unidad. Ideas.astral. Hay en Aristóteles dos coneepdones de la teología: una que derlva de la teol~gIa . ~~6\~del:e~J:r:lo: ~~::tia~ici6nee.lii. la teología serfa también una CIenCia separada. la eual la separación no era sino una condición de la pnmacfa uruversal. que multiplicaba los que manden muchos. Pero Arist6teles nunca renuncia cid todo a la concepción plat6nica de una ciencia del principio que no pudiendo encontrarse ya en las Ideas. ello va a entrar en competencia con esa ciencia mmedlatamente utuversal que deberfa ser la ciencia del ser en cuanto ser.:'·. y hasta del único Principio. sucesión clcliea. tení~ ~ue repugnarle convertirse en una mera parte de la ontología. pp. donde 'l'ÚOl' nOI parece significar el Cielo. en el orden celeste: no se traca de los movimientos desordenados del mundo sublunar. U8). ¡que uno solo sea el jefe!» *. no por ello es men?s oerto que la idea aristotélica de la teología continua. y no cabe duda de que Aristóteles se pone al lado del platonismo en la lucha contra las interpretaciones materialistas o mecanicistas del mundo. }AEGEIl ha subrayado con iusticillla elocuencia no habitual de esle PllSIie y del liboo en general. especialmente en el libro A de la Mtta· ffsica. § 2. Arist6te!os va incluso más lejos: contra la disidencia espeusipiana.os. o que. sino universal por ~ pr~era.dptt dn. ~.. aro también los le:Iros a/ado$ en el § 1 del mundo sublunar. No obscaDlt:. si conduce a la aflttnación metafísca de la trascen· dencia. IObre lodo. más adelante cómo l. como vemos en los :i~:y~o~~e:~ ~~:~::si~es~:=e:on~::~~ E: 1 lonces. Vcrt':Itl<)!. otra dd.. principios y los principios de los principios. se crea dispensada de investigar un primer Principio. desde este punto de vista. como vimos a prop6sito de la demostración del Primer Motor. cubr1~ pnn~plOs comunes. y. igualmente lo suprasensible es el principio del orden que reina en lo sensible: «Si se quiere que i : : p:. y por. y por los comentaristas medievales que se esforzaban por haJ!ar. 2&< 1076" 4 (vena de HOIoCEllO. ~y~ ~cal hete. 10.l?latonismo. al que es propio estar separado de la~ otras re~on7s del ser. tampoco es una ciencia particular. :lll A.saJrso común al ser eterno y a! corrupu. y DO el mundo sublunar (cfr.es diff~ imaginar lo 9ue sería un di. 336-337.~~Il. ba perteneciendo a una tradición más antigua. para. t6nit.1 sIquIera un prmclplo común l19. n. Este aspecto de la teología aristotélica ha sido complacientemente subrayado por los comentaristas griegos.i dvap~al de los fi· lósofos neoplatónicos: la necesidad metodológica de la interrupci6n sólo se justifica. 10. de las generaciones es 10 que hay de «intcliRibb en cl mundo sublunar. en defecto de una imposible unidad genénca. sólo nos sustraemos a la serie misma elevándonos pot encima de ella. equivalente al lJ. corría e! riesgo de hallarse comprometida a partir dd momento en que e! sex en CUfUltO ser abarcase también lo divino. como la de los mecanicis· ras o Empédocles. ciencia de 10 separado. parece claro que la paLIDra «g=aci6n. SI blen el tema de la separaci6n tenía que condenar lógicamente a la t~logia a no ser más que una ciencia regional.!<m¡. única que evita la arbitrariedad en la elección del Principio. desde este punto de vista. al que están condenadas las cosmologías de la inmanencia. s610 recurriendo a un principio trascendente podemos escapar al indefinido ascenso hacia 10$.ble. teepretaciones sugeridas pot el cdo plat6nico de los primeros y el biénP~ s:~i~a~~1~uXri~:t~~aÍa uha~~o~~b[d~O~~~ala=: er: que hacen nacer el mundo de la Noche y el Caos. n. (A. que.

parte de la Meta/frica de Arist6tdes donde dchIa tratarse de ella m.:b~A. ori&inalid. un precursor. contri 11 doct~ PlatónlCll..rible aristot~ico (que no debe confundirse ron d universal) era aquello por lo que es conocido lo sensible."unfalmente.. es que Aristótdes adopte una actitu~ crl~ca por respecto a dichos sis~.tdcu. y as! la teoria misma se destruye..bstiene de dar un nombre más preciso I esa Abkitung. lo que es. nada hay menos seguro que eso pues también podría negar la legitimidad del proyecto que consiste' en «engendtan el mundo. derivación. eso no significa que Ariste> teles vaya a sustituir las Ideas plat6cicas por otra ooncepción de lo 11 KJea que Aunquemotros{&tninolIycooQU'lll:metifottIs. 1090 b 19 (doo&: Ar.:~ me.no penoiten cooocer el mundo. más aún. del Primer Principio. 1. aeyendo sin duda que d alemán es aquí mis claro que el inglés.m. M~l.nJnTIO.dPbloodr:bdillogol. J68 .¡~t:a ~r:~~e:~~ como condición de posibilidad de la ciencia. ~ CMo. de univornal teDdemot por aoel pJ. . es porque tiene uno ~ que proponer.E!peuslpo. Las Ideas -como muestra stguicndo el P_in. 11. si Aristóteles reprocha con vebemenc:i. 32·3' (Wloco repcocbe dirip:Io CIIXlln lo.234). y sobre todo de Espeusipo JIf. al ~ del apfndo IDterictl. ~ p. no prueba que Aristóteles tenga esa ambición. ~.. :""hoy~~mu~{~~~dcdc::. 236).... )00" ~.rama. Pero ya hemos visto que no hay nada de eso. o que DO nevan • cabo su pros. Pero debe Dotarse que las indicaciones m. (p.mtra la fuDciÓll ~. ~~~~~eri:~~J.&gos)de1lDOlW'C:1 cuyo poderos poi" ser uarmdellle {cfr. ..(AmI6J~J. el Dios de Aristóteles conocerla el mundo al conocer lo inteligible. tnvés de un ronvenieDt~ n(unero . 21. que la critica que Aristóteles dirige ee. mua del plunlismo de &pamPJ. ~ellas :t:e ~ue~alpl:: P~inf~~t~~:~~~~ m cfr. • &paq:ipo DO poder PlOJUUaXDo lo loeIlSible depende de ti esfera pm::edeore del serl. niuva de la Idea. p. I1I. J-aa de U. ~ Ñ/~ "?"lfiI r~b. 291 eJ. " 13-16. pp. N. por eJemplo.e1~erplltoni%antedel. 66'. han podido hacer creer que Arist6tdes profesaba efectivamente un aistema en que el mundo resultaría ". En realidad.~tb"i~. e. pero conservarla su problemática. Jaqer (p.. =elelA~.. d movumetlto. 1028 b 21·24.. 2·3. y OIlelUO lXmemano. Merlan parece razonar W: SI Aristóteles refuta.. T:EoP~o. Panl U. Es preferible. de otro modo que en la forma muy general del libro A. es preciso respetar en sus crlticas el canlcter «~.YtllfDpclCl)dc apftU: la de ti . Jan.deducido. Nada es más característico. Esta interpretación ha sufo crit. En realidad.p:Ddd_(p. si no justifican su existencia mediante su utilidad. nega detalle. ve en el aristotellimo un Ableitungrrysttm -.. esa relación de causalidad entre Dios y el mundo.b 14. podemos pasarnos sin ellas. r·2. sin que ninguno pareza.. pues lo sorprendente..tamoI lllalOI lCIUfOI que W.{s ptecius que su libro propomona sobre los orfgenes del emanatismo neoplatooico afectan menos al propio Aristóteles que I los latOS en que éste o:pont: las teorías de ]eD6crates.t~o~. t6tdes rechazarla las soluciones de Platón y los académiCOS. cillldol m d E. reptVct. como pretende J"ega". el libro A (JAEGEIl. se .tnniuno de b d:i. N. y no.27 (ncuiYlmente. y quW también dirctamc:nte afectado (puesto que estaba m juego su aetinxl d:t~:n~~:~~~:n~11~' ~f: Jo:ie ~:b:'d~e~ta~ J: respecto a sus antiguos condisdpulos). Pero eso no qUIete decir que «la metafísica de Aristóteles sea esttictamente compamble a otros sistemas filosóficos de la Academiu 111. según él. I1I. dejarle a Espeusipo su teorla de la deriva- asignabl el mismo papel 1 su Idea del Bi. p.:arieter abstneto y programático. que es sin duda el suyo·. El rep~ dirigido contra las Ideas de no explicar.es~=~ Z. Po.der.derivado. a este respecto.. 3. cuya docuc:ncia no debe disimular su ¡. igualmente.. sino que. que ésa es la ÚnJca ratón de ~r de las Ideas y que. de un movimiento de ~$I. nente. N. 4. se ve obligado a admitir que hemos perdido l.rt. Si lo intdi¡. satisfacer a Mer- demos inferir de ello que Arist6teles fue testigo interesado.~inu.~=~pbe:ooC:Wom:...16.. El verso de HOtna'O que eteln •. 1090 b 19..' mienlO en d que se anuncia lo que será uno de los temas esenciales del neoplatonismo: no oontentarse con oponer lo múltiple a 10 ~no. Incluso si no a eso.a6rl uniYenal cid ospúiw.¡mtll. partir :n~nd~~~~capo~: ~~en:us~~~~a'= . Ad pues.. que los emplea alternativamente. 228)..domin. Merlut insisle COSI rmSo en d verbo hnnl_" eo 1028 b 24). Platón sí la tenía al instituir las Ideas. tan lispera Y minuciosamente 105 «sistemas de: derivaciómo de sus antiguos compañeros de Academia. al mismo tiempo que los otros fil6sofos de la Academia. A'ist6ttltl. pues. emanaci6n: bay vaciIaci6n entre esos t&minos. 4. 289·298.u. del que Aristóteles seria. En cuanto. 236) '" expres~te dlrWd? con_ tu . pitl&6ria-).•. Espeusipo y Jm6crItell. : go~:'. precisamente. 3. 3.Tatos de este género. Jl!Ir otra parte.. 2.1~~68¡.de EsQuILO. sino engendrar lo múltiple a psttit de lo U~o. 1. ~J' Doctrine 01 Being.u~teol6¡.Asins: ripios. y que prohíbe extrapolar. pero. Deducci6n. el «deducir. b ver. Meran.tCUdellibroA y¡.de intermediArios. 1090. Merlan piensa sobre: todo en el neoplatonismo.

e:xpli0l la eternidad. romo lo prueban los diferentes usos. de: la sucesión de la gcneraciÓll y de: la muerte. Ahora bien. pero no explica por qué hay un mundo. viniendo uf el ser del no.~::=o::'~ tructiw». sino de: dc:gndaci6n. Pero ¿es verdaderamente principio del movi· miento? Por cprincipio del movimiento». explica la repetición infinita de lo ttemO••1lO explica por qué lo eterno necesita repetirse en el tiempo para S lo que es fuen del tiempo.t. ¡¡-U. b:~~~:fá~~~~~:~u:CJ\)¡~d~X~~~~:~c:. 1. Resumimol aqul 1072 • 11-16. parece no tener mis uso que d inmanente m . el Bien de lo Uno indetenninado. Pero convertir a Dios en un mundo en gestación sigo nificaba volver a la Noche primitiva de los teólogos. que voIvttem06 a hacer. 370 37l . su Dios no mueve el ' mundo al modo de una causa eficiente: no mueve por OOIltICtO. En cuanto a la noci60 de tllll!Il. no se puede engendrar el ser en su totalidad.. ciertamente. pero seria mis exacto decir que: Jo es el Primer Motor. 39A. Pero sólo depende de d1.9. que se refiere a analogías cósmicas (el comienzo) o humanas (el gobierno). COIIIO cau· sa final.ÓI1.s estrdlas Bjas o Primer Cielo.4.)1. Ese es.ci6n que: conducirla al absunio de que: el principio. pero ~sino~:O~I~~:~~:~~~~:~Je:nJ: las estaciones y. en cuanto que mueve el Primer Cielo. El principio.18. sin disputa. meetnicamc:nte.24. y el mundo.no puede ser la misma que la de la constancia 2115 o la uni· formidad:l5ll. En un texto del libro A que ya hemos examinado m. la relación no es de lo menos a lo más. puesto que no crea el mundo y que. sobre la causa de la diversidad en de las estaciooes. de la generación y la corrnpci6n. DOS permite comprender una situación que: sólo es paradójica en apariencia: Aristóteles aplica la uniformidad. pues hay una uniformidad en la diversidad --que se maniHesta en la sucesión reguLu: de los años. que sería anterior a cada uno de dIos). que: ti~ • ser. analizados por Arinóte\es en d libro . una del orden y Otrll del desorden? Pero Aristóteles se cierra esta solución al criticar el dualismo de los principios (pues los contrarios tienen una materi.~~':~ a 2'R 10721117. dos causas. expliOl lo que hay de: divino en el mundo con· siderado en su totalidad. no siendo nunca 10 que Aristóteles llama causa del movimiento más que la causa de tal y cual movimiento.I por medio de un rodeo: el de: la diversidad :!'lO aro N. Los comentaristas han querido dar una significaciÓD <UlDOi6gka.e=d ~ ~i~~~~ala ~:Jde~~:~~d d~ se expliC!o Ast se comprenden mejor los obstáculos que Arist6teles encuen· tra y los aprietos en que se pone cuando.824.o).HIll. 1092. es del orden del DO-fet".17. es un ser menor. a esta tesis: la primera causa -di.o. Fl mundo es quien. no se. La degradacióo se hace constar. pues ¿a partir de ~ se le engendrarla.1S. 2115 1072. Se diri que mueve como objeto de amor. el deseubritniento genial de Aristóteles. 1. cen. Esta obsefv. As! pues.cririallat'OllCqlCi6ode~).y esta uni· fonnidad.. se refiere de un modo aún mis claro al fenómeno fundamental del movimiento. cuyo ~rito se atribuye coo justO drnlo en d libro A de la Metll/i:111' ar.)O. a trav~s de ésta. cuyo movimiento es la causa de la sucesión regular de ~~. como veremos.6.a. como vimos.. La relarión de Dios al mundo no es.. salvo del I»ser? Sólo hay generación intramundana. en el primer sentido ni en el tercero. por la fuena de la tradición. Esta CAusa --dice. y no la causa del movimiento en general.ser. 1012b)4. no de la potencia al el mundo 2M. el [»ser no se deduce. se interroga Aristóteles.98:S1117(doDdeAr.l común. depende de la primera eausa. e invertir los términos del problema: entre Dios y el mundo. m CIr. Comprendemos entonces por qué la segunda causa continúa siendo causada por la primera.'.n. la del orden y la del desorden. por relación a B. a la manera del Dell! e:c mllthi1Ul de los esc:eo6grafede la tragedia ~. El error de: Espeusipo estaba en querer sacar lo m. puede remontarse.h de lo menos. :~:sn?~l~s. 101 rjempb d. y DO el movimitnto.raseendente el vocabulario platónico del prin. ¿Habri que admitir.§2. lo perfecto de 10 imperfecto.~~de~~~~í. lM A. al no rooocerlo.6. de la generación y la corrupción. no explica la diversidad. es decir. el acto de la potencia. de la prcposici6n b~. es preciso que las dos Olusas. debe ser él mismo [»ser BO. es decir. men.es la esfera de I.t. una rela· ción de creación o de: emanación. se entiende en tres sentidos: princi· DO Enso (h-ALa- 31 $ 1. y lo que Aristóteles DO explica al hablar de la causalidad de la pri. causa sobre la segunda es la necesidad de aquel rodeo. por tanto.. sino de 10 más a lo menos. fuente de todo ser. entonces. y d commtar1o de MIGUI!LII6 J. del Primer Motor. en efecto. Pan Arist6tdes. La [» ci60 misma de prindpio (dpri¡).n causa de la causa dd desorden .p. 1072 . DO puede ser aquello a partir de 10 ctUll el mundo es coaocido. que es. CIr. La difercocia entre Dios. Fl Dios de Aristóteles DO es todav!a el cmis allá del sen de los neoplot:6nicos: es simplemente ser. aplica a su Dios t.cb al A. cipio. ahora bien. Aristóteles entiende ("011$0tllntemente la causa c:ficiente -.

hagan del mundo un Dios.sobre los «fracasan.icista Y causal del ~ma.. Pero OOIOtro. que es ser. como Aristóleles dice en una fórmula de cuy.~ Dios como en un principio...1:oo ade~~l:::m= l Bu/llOKD. al contrario.eIIto es infinito porque el jorismós es radical. pero a veces tlI.¡:~~ ~osse~: la primera esfera se traduce. el sentido teológico que desde luego parece tener cuando Aristóteles habla de la Naturaleza en general.::. 7. rechazando la contingencia.. todo lo ~trano de ~ ~licaa6n.5 b 2-). la mflDltud mIsma del movimiento traducc la tadi~idad del forismós (y por eso.:::""~ ~~:.ando se dedujera de Dios _ r::I~til~t~:J~:~t:J~~'f6~:l~)de d¡. nu. Podria escribirse lodo un capítulo acerca de los fracasos de la nauualez. 10 son por relación al mundo.p1icafx al lriltotefumo lo que Merlm dic'e del platonismo. como tampoco el ser del amado e:tpliC? el deseo que. IV. 7 oua: _ d fin mismo.es si fuen. seria mutil 1f hacia él).. El fin es. los . por una causalidad 1 id~al.poIibilidad. en ciuto sentido. pero el menor ser tiende hacia el ser como el ll: pl. como I veces se ha crddo. 1 . es decir --6i damos a la palabra 1'0:11<.=ics~ex~::~~ cN: fiklsoHI CIl UOl filosofía. de la negatiVIdad.. 6. son cnece:sarios por accidento -.m.. El ser no exp1i~ el ~r menor. la~deIpriocipio. y la Unpotencia de Dios es. como hemos visto.. que so: da ca vim do: WI fin (= la cauulidad final cons. tienda hacia 8.. l~splra. tampoco puede impedir que el mun. por de. (uf. 12:1. no habrla ya movimiento y el ~undo sed~ DIOS. que rechaza.JClSidMI DO es neoesaria por rd. la ~erra se suprime con la PU.~ o el fin es. me-. en lugar de precipitane hacia él? D.. Lo5 estoicos serán coherentes mismos cuando.go.• 1. 1. i Poi. el mundo será por siempre IJDpttv1S1hlc. Al contrario.ly u¡¡n 1:. sino la separación con· tn la inteligibilidad.. pues si no son necesarios por relación a Dios. 'H a¡ fÓ""~ ~). 767 b U: eL! _tn. Arist6telea quiúi fMIso construir un Sislem. Estas cuestiones se le plante:aban.h= :=7p~~. ~te a aquello cuyo fin es (si no fuera IW. en que el rm. En decto.mbién corrige esta fórmula optimiJta haciendo constar que la naturaleza no puede todo lo que quiere Jill.. como el trabajO ~ ~pnme en el ocio). el fin absolutamenle t:rasceDdente que es lo divmo no puede ter sino el tbmino de una aproximación infinitl!. do. No'OUenunafibofiamsque_~Qigocntla~ . ése. con el nombre de causalidad final. deja ser.tlidad. Para Arislóteles. de Dios.?ovimi. un listcma enwtllutl. La paradoja de la finalidad es que Jill =. contingeDcia consigo Ta :eso no =:con~~ttj~ ~~= ddPf::: ni si~~e: pero es tanto el de la explicación o la «derivación.:i6P a la (:1. en los seres del mundo sublunar por un c~érti. si bieo.le¡ que ~ ser ak::uwll:ioc y en los que se suprune el proceso que tiende hacia c:llos. Pero su pemanUmto no en. ne· cesarios. Lt ¿. dice • menudo Aristóteles....aueJlro de Aristótelcs.el amor de stc~ p~ invcar el . alcanzado. ñ>. pues si no hubiera accidentes en el mundo. ~ . • saber. por haber crddo que si lo UI la invocación de la lin. paradoja parece haberse dado perfecta cuenta. semejante al' llSDO que gIra mcansablemente en tomo al pozo. El Dios ttueeDdente de Arist6tele¡ mueve como ideal de un movimiento que no tanto tiende a ir hacia 8 (pues e¡ inaccesible) como a imitarlo COD los medios d~ ~ dis~ne.lo que las cosas son como lo que deberlao ser. Sobre el doble ICDtido dc:d . ni Pt"" rdadóa lla e-usalidad del fin. dido uupedir que el mundo sea. p. • "iltI•. No ha po. pues el deseo pertenece al orden de la carenCIa. si partimos del mundo dawhriremos lo div~ como finalidad oculta de los fenómenos ~blunares... que es su fin.eocial"'quellOhizotalsisteml. A.."=. ..OIearán a Aris~tdes cuestiones cuyo arietu absurdo testifIl()ma menos contra Anst6tdes que COtltta la interpretación que daban de él: ¿por qué -preguntaba Guillermo de Auvergne.tura1eu o Dios no hacen nada en vano.m~ mstotB"". Pero estos fracasos son. para 'OU 1&0 en 373 J72 ..UIOres agustinianos de la Edad MaIia DOS... lo que ha podido inducir l! uror • muchoa intbpI'etc:s es que esa selección no fue nUl':lel danmente formulada.dade:tdeel pwnodo: risudel sujero). por c:llo. do: un sistmlll "'''to!~!"". Aristóteles no ha escogido.!mv~ ~ circular y no teetilineo. En el lúnil~. en ef~•• una interpretsci6n meam.riamente deficiente en el conjunto.a_ p. gira ctenw:ncllte alrededor del amado. o mejor. 3. 198.a~temerlte desordenlldos que provoca. 1072 ¡. <pie ese' incluida en él 11 .m~ :m Gftf. Omdo por A. hay fines parcia. Pu.. tener =jati~=. de otra parte. .f~~ó~. que tiene por fundÓfl explicar no t~t~. El Dios de AriSlóteles no crea. la con· tingencia del mundo revela su separación respecto a Dios... l. Aristóteles I ~ustltuye la causalidad de la Idea.. que deaign. n. la inteligibilidad contra la sepatllción.que es un ~nor ser. ~6¿: . DOI OpoDClDOI I ese mEtodo de historil de la comiltente fijll'lC 16!0 en las /X>JibiJid'¿tI de sin prquntane pot quo!: euI poaibilKlades DO le han realizado. el movimiento del T. la garantía de su separación respecto al mundo. ~:eendto~:aJ.I UllIS va:cs el sujeto Pl'fa quia> e. pues no hay movimiento recrilíoeo mfmlto). pero será DettSlI.d6jicamente. el Kcidente es DeCeUrio desde el punto de vista del conjunto. podrú. el fin. Si ~ 1QS~ . La N. cfr. petO. patll. el muado DO sería lo que es.. en su definición.i&:r. como el de lo inteligible mismo.Peroloc.. lIiDo que '" necesaria por acridcnto-. La es esencial al mundo: entra en su constitución y. de rotación? ¿Por qué el mundo. .

\ dente del mundo a Dios. 10. VIII. que es flO«t'. que es sin embargo la coodirión de su ejercicio. por el connario. 1. JX>l'que están demasiado alejadas de su principio»'-. una relación que no ~ ro ~ ~nO?Plo a consecueocill. si es cierto que las hembras son sólo machos impotentes lIIS. lo que hacia 8 tiende. marse. Ch. que sin embargo sena m~s perfecto. tiende a ¡uprimir b separación entre el fin y aquello cuyo fin es. de aspiración a un ideal entreVisto. <lni". (lbiJ. 4...• pero el ser no puede pertenecer a todas las cosas. <lninr41. ni multiplicidad..IUSS/l tf1li/flMillltl. Es' una trivialidad decir (pero acaso hay que. no b 9 a. semejante mundo se identificarla ron su principio: lleta puro. 1.. y es mejor ser que no-ser. o mejor..ao.. a fin de cuen· liS. pues la naturaleu habría podido prescindir de esos esbozos.¡. si queremos entender que no se destruya al consu· . JI.686 b 2·20: Hisl.a:~~~~cc:u:~V~rur:de.. :JlI1 Dt i"USSU. pane del. Ciertamente. lJ."9" '.• tI.770 b 9 SI. 710 b 9 . Un mundo sin frllCllSOS será un mundo donde: d ser seria todo lo que puede ser. Min.= XIS 9i¡lu ¡.~buwja'l\U~O<. 7)7" D PDI. ton1Ip. . Pero ya se concebirla más difícilmente el mundo sin hembras.. en su conformidad c-ada ve. hay que admitir que esa consumación nunca es total... teles.• IV. darle todo su sentido. SillO un~ relaC1~ ~~en. 4. IV. inmóvil y único como él. JJ6 b 28.. 374 m . estaría solo consigo mismo. inferirán que el principio está miJ allá del ser y. <1 1. que son los demú animales. 767 b n. que en Ans~óteles no hay relación descendente de Dios al mundo. ~.. • Ni¡. conlleva una ~ne de no-ser. y quWI de todo mundo conc:ebi· ble. <lnim41ium. porque la materia no ha sido en dlos suficientemente se! Un mundo sin (hlc:aso seria un mundo en que el hombre••el mú namral de todos los ulimales»'~. inclhcemible de él. seria. lk i. y DO romo d punto de ptU1ida de JlO ~~~~. por tanto. y cabortos»'. Es propio del principio no realizarse nunca enteramente en aquello cuyo principio es. ni potencia. 27). 7lR " U. y extraer todas sus consecuencias). '.la naturalexa tiende siempre hacia lo me· jor. IV. seres vivos incapaces de realizar plenamente su forma. l.e:nanou. 10. V..188 • Gno. " 768 " . sino más bien de Iml/anÓn.. donde no habria materia. ni movimiento. n. que con· lleva una parte irremediable de «impotencia. 7lR" Ul. ni de modelo • copia. m.••.. y por eso Aristóteles lo considera COIDO el término nunca alaunado de una uce:nsión.. Los neoplatónicos. 4. IV. partiendo de que el prin· cipio de todo 10 que es debe ser distinto de lo que es. J. inmaterial. entre la perfec:ción y lo imperfecto. '=~~~~=i ~~enim~t=:jo=ri~~ del mundo tal oomo lo conocemos. beeho de que el principio es ser para coocluir que lo que de 8 deriva. Aristóteles describe una prcxesioo el icbl de una búsqueda y no el fundamento de una deducción. Arist6. IV. los fracasos de la nalUnJeza se manifiestan primero en los monstruos]M.mT (Gm. y . y podrlamos concebir un mundo sin monstruos. menos imperfecta con las intenciones de la naturalc:za D... Gn. 706 <1 18: 706 b 10. -n.

a 36 ss. Tras haber =~C:~.Podemos dirigir otra critica contra aquellos que prof~an esta opini6n.. e incluso a un pequeño n~ ~ ellas.r. mayor parte del Ilbro.da por los filósofos movills· tas. confirma que Aristótt. tótdes parece acumular aquí. por 11 intnJsi6n de oonsideraciones leoll> gieas que. el asombro es mayor cuando vemos in~ ~ despuó. que condenar el mundo celeste a causa del mundo sensible.. la verdad de las conmadicciones: a s:a~. aunque de forma impIkita.~uedede~u~~ ras extraen de un an'wis insuficiente de los fenómenos sensibles. la ~s­ tencia de una naturaleza inm6vil ignol:ll. d. guarda lo suprase:nsible.Ies quiere fundar la posibilidad de un conocimiento verdadero preosamente en el plano del mundo sensibk.is~~:i~~:b\td ~r:. JU.¡:i::~en:rx: r. pero DO del ado. haber aefdo que los seres eran sólo los seres sensibles... Un poco mlis adelante. esa respuesta mediante la invocaci6n de la existencia de lo suprasensible. reproclu1ndole~ sólo extender al universo entero una consecuenaa que sólo es vnida para una sc pide admitir. ya en movimiento. al menos en tres ocasiones.. repo5O? ~q~téC:~=~1hb~~'~~:= esd: en Pero entonCeS la eonsecuc:ocia será que unas proposiciones serin ete:mamente verdaderas. de tu cosu en movimiento. ya en reposo. que es el UnlCO pnncJplO ~ !"?DOcimiento) JM..coherentes y mejor compuestos de la Mttafisic4.. como si se tratase de un argumento sup~nwlo. es 11 que ha llevado a todos ellos a afinnar 11 existencia simultÁnea de los conlfarios: al aparecer sucesivamenre los oonlfarios en d devenir de la 0051. aquí con lo. que t~ las cosas están. por as! decrr.. entonces. 1009 1009 a 22. coortfuándolos torpemente mediAnte '1.::. El ar~. y sutil argumentaci6n. propoSICIón ~adera. uno. en el que han cardo los filósofos ya mencionados. . La consideración de las cosas senlibles.. la regi60 de lo sensible que nos rodea es la UID~ sujeta a corrupci6n y Fetaci6n.~~~ ~5~~ ~Ari&t~~::yd¡::sX decir que los contrarios <:clUisten en potencia (y ello permite expli. y Cielo. Pues donde va a buscar y hallar la solución de las dificultades suscitadas por el movimiento es.bl" o~~ (De Codo.. que Ut1enden al universo entero (upt &¡au oilpi-l ohserv8CIOnes que sólo se refieren I tu cosas sensibles. mostrado qué re1aci60. han admitido que los contrarios preerisdan en todas las cosas. de nuevo. cuando.. a primera visla. la sitúa en el hedlo de .provenir de la nada. la distinciÓ!l entre ser en acto y ser en potencia: Jll Jl4 JI5 s. 101011 2j.is. par«en serie ajenas. es decir. en el cierta pennanencia de lo que cambia. }7. Lo sen~b1e 0::5.udo amplio. . mediante una distinción entre $entidos del ser.~­ tes y por la contingencia misma de quien articula uno. al buscar de nuevo la raron del cextravfo. Y al no poder el ser -por otra parle.. res dd principio de contradicción. Por ello. de manera que hubiera sido más justO absolver el mundo sensible en favor del mundo cdeste. ello pennite salvar el principio de oonlfadlcción). ~. y que 00 hay mnguna que e:s~ eternamente en reposo? Pero Aristóteles rechaza esta consecuenCIa: .2. Arist6tdes propone entonces la solución de esta aporía: en virtud del ~todo que más arriba hemos analizado.~ aún las últimas lIneas del libro r. de manera inesperada: . Pero Aristóte· les no h. Volvemos a encontrar aquf. 1.lo que deja de ser conserva aún algo de aquello que ha dejado de ~. Y entonces Arist6teles añade. lo que viene contradicho por la existencia de verdaderas contl~(. en el plano mismo de lo sensible. (Deberá decirse. Arist6teles parece volver a la misma idea. 101011 1.slYo a :mlosb~n:: f~. pute del 1lIll~. JU.~~~ añadir un complemento deeJ. car d movimiento) pero que DO pueden coexistir en acto (. mento que viene a continuación (los seres p~e?en c~m?l~r de canodad y conservar la misma forma.Pues b~b~ d~~mi~:bl:.:~~':u~ misma brevedad no les permite la lar81l.que ocupa la. en cada momento del movimiento es en potencia el moment? siguiente. JIlI• Una vez más. 10101118. Ulliveno en sen... Arist6teles parece «completar.c:e ningún uso de la existencia de seres suprasensib1es. ~~ lO¡~~ jueg. en senudo esaicto. 9. con lo sensible. ~Iidos d~ 1. que parece y es en acto lo que el momento p~ente era en poten~lll. pero ni siquiera es. que admitan también entre los seres alguna otra esencia a la que 00 pertc:netta en modo alguno ni el movimiento ni la COttupción ni la generación. cuya emtencia :u~~ ~:U~~CU:=S°ibb~." tws- ~::-cJ~:d~: a~rnco~:e1: ~r~v~ de lOO h. 278 b 9-22). cuando la aporía parecía completamente resuella. que $e ttata de explicar.. y otras etemarnc:nte ~alsas. parece dar estado legal a dicho anális. m . impUcitamente mnnada. el ser en acto 1 el ser en potencia.. En efecto.'. Asf. quedaba rota. lit. se trata de distinguir aquf entre dos sentidos del ser. lo que nos autorizará • r:=. y lo que nace supone que algo de ello era antes. Tal es el caso.Pediremos además a estos ffi6solc. una parte del mundo J 7. m r.5.

. Todo sucede como si Aristóteles. En el modetl. Por último.duc:ad. 3. el episodio mú fundamental y ejemplar JZZ • alusión a teorIa del Primer Motor. 1012 b 30. P.aproblanitieade :DI ca de l. J:)e. 8... J:::-io~ca~~~-8 ~. como Platón. sino sobre todo su c:arkter de panes aiiadidu.ibilidad de un discurso verdadero. en el mismo mome:nto en que Aristóteles parece ruiclarse de coomp1c:tar.- o ya no admite. ro tradicional función de unidad. lejos de reforzarse. De ahí concluye que el libro r. realidad parece distinta. los puntOS de vista ontológico y teológico e:stlin tan poco coordinados que.: pues si lo inmutable es el único dominio en el que pueden enunciarse proposi. VIII. así como las aporlas sofisticas sobre el lenguaje no dejaban de tener relación con ruosoaa httaclftea del moviJ:niento.a:i60 de inspiraciÓfl teológica DI.mo. br:mos coofesar que esta ezplicaci60 nos parece muy poco natural: más bien que en un pasaje reintroclucido por cienos editores.J más impresión de adiciones --que. no disimula aquí su satisfac· ci6n: c¡Extraño final para una metaphysica genmJis! Estamos de nuevo en plena teología.54 ti 3}·b 6.arnente disyunta de la teologfa podrfa volver a desempeñar. Cfr.op~~t~'iZ"~r~ ~~ esll ¡><Ute p.' patte. conforme a modalidades muy distintas de las platónicas. )". p..§ 1.ahorado por otraS vW. doode Aristóteles se pregunta igualmente si toclas las cosas están en JqlOSO. En dios. que Arist6teles babrfa ~~:. Según W. Los lod t~ogid del libro r no son tanto vestigios de una teoIÚ c:.a como endejas de una daboraci6n futura. trIls haberse ~a~Y:e~~u~su. de intervenciones que pare- la mienlo. pueden haber sido hecbu por el propio Arislótel_ que de vestigios de una redacci6n anterior. IlItrod. siguen oponiéndose: puesto que aquí se trIlta de la pos. (Ari~.:ol"s:U=bie\\ ~errm:~ a~~ =. I. «separación. DO se ha advenido sufKientemente que las últimas lineas del hbro r DO son más que una remisioo al libro VIIl de la Fisiea. sino de abrir a la dialéctica una perspectiva. 140. Con esta alusión a la existencia de un Primer Molor irunóYil concluye e! libro r.. es teológioo de cabo a rabo. o quizj mejor prograrnltico. pues junto a cosas que están. ¿Cuíl debía ser el sentido de esta elaboraciÓfl? Los textos del libro r siguen siendo mudos en este punto. 4144). pero la xgunda hace inaplicable la primen. ==:d:~~ ~~~~laeni::u:~: la 10 sensible.ad de este to:to: esru últimas lineas serían el vestigio de una primera m:I.:dte:~~ :a~d:J:rta~&:wm= suprimido en una revisión ulterior. de! que Aristóteles se conforma por el momento con indicar existen- la :. que es el Primer Motor Ull• Este cotejo permite precisar quizá el :¡entido de las adiciones de Aristóteles: no &e trata de an. Il1. parece necesario escoger en- la nencia de lo que DO cambia. 221. consistía en afinnar e! carácter exclusivamente teológioo de la metafísica aristotélica.do en sus DOW. se excluyen). :m }41. Lo que sorprende: ea los pasajes teológicos del libro r no es sólo su caclcter alusivo. La primera CQDCl':PCÍoo hace inútil segunda. 2.pp. según la cual la perspectiva hasta entonces voIunwi. m )JI m Frf)fIf PÚIOflUM lO N~pUuOflism.l. 378 J79 .. 139. un horizonte teológico.hay Ulllt cosa que mueve eternamente las cosas movidas. escan- t~rlal~~:. cuya tesis. Jbid. es mis verosímil pensar en un texto despreciado por otros Y que quizá ni figuraba en todas las versiones originales del curso de Aristótdes. absoluta entre los problemas dialb:ti· cos y los problemas teológicos.AriStÓldes~l.ademll'llnlCi6nddPrimerMotor. esta ausencia probaría la IDtigüed. igualmente la refutación de los negadores del princip)o de contradicción podía cncontras un imprevisto apoyo en esta teologfa de lo inmutable. Jos. Ull. ya en reposo. los tJCS pasajes teoJ6gicos del hbro r dan mudx. IUlent¡cidld de m AriJI6ul~l. de las que cahrfa esperar que al menos guaniuen continuidad lilera! con el COOlCXtO.. donde.:or~co~~ ~ialn: iotefltado mostrar. hay una que esú eternamente en reposo. o todas en movi. FIJ. Sin embargo. concluyendo al fm que las tres hipótesis son errooeas. se esfotzlse por reanudar entre lo inmutable y lo corruptible el tenue brillo que su radical concepción de la separación habia roto definitivamente... Merlan.~b~:'t :roa:l& JI' r.les de empren· todo el libro. y este pd· mer motor es inmóvil. lo cual Aristóteles DO puede aceptar en virtud de su critica al platonis. que la teologla no podJa ser la ciencia del principio de las cosas sensibles. De modo geneml. como hemos visto. ya en movimiento. que Aristóteles había e. dd libro K (dr. Jaeger.dir un argumento teológico a unos argumentos dia· lécticos (pues hemos visto que.JO. cap. p. Ifanada en mostrar. II. por Otra parte..b:: Or. uno por otro. y editado coo el coojunto del teno m.61~:.cap. o todas esdn a veces en reposo y a veces en movimiento. mal empalmadas al cootexto.. ::Ji~: r=a=:':r~~~ :::: d . pero que los editores babrlan enc:onu.obre todo. 1.ycJdYlib%U~~:J:aunamásca:e::~tóf::~ «:Z: la la Este del libro faltaban en l1gunos de 105 manuscritos de 105 que se di&ponIa en su tiempo.

pues la seguDda ~t~~p~ttocc::es~ ~. que confin:ru¡ -mú que disi. trina.31 . De hecho. en la artICUlación de sus dos partes. ver en los capítulos 1 a . no son comunes en el sentido d~lla p. que lilmbié" (in) existe lo suptll5Cnsible.o: ~~t. pero son COImmes por ~a1ogra . La primera. 1 10.t.pa.a aquí de ~te problema. es cierto. ambas partes. mejor dicho. no. en otro. sólo puede confirmar el car.do Ci[. Recol'llX'emos aquí un problema que.. no puede: ser un problema atinente a una ciencia panicular -la física-. Si bien este libro conlleva. y algo uf como el motor secreto de su dialéctica. Mú aún: se: habnl: visto en esta interrogación acerca de la urUdad del ser o. de la. por la.. ". y en que el hombre. En cuanto a la solución que Aristóteles d.mento en que la perspectiva de III teología pareda más lejana. l:fu::~ :'n~t~~Ii~~~~ cn:. son a la cantidad como la materia o la causa efioente de la esenc:u SOD a la esencia 1M Volvemos a baI1ar aquí 10 que ya se DOS habla aparecido como resultado fundamental de la ontología aristotélica: la unidad del discurso sobre el ser es una unidad sólo analógica. 71-90. del mamo libro..=: a~d.ibles y.Hsjca. y que ahí está quizá.mtos de VIsta onlológico e:¡:: :k~=~. cuyo PtuX:!pío parecc considerar como ya conocido." . . eon~ológi~.t. en S. p 19111 AMI poJt. por su . tegarlas diferentes m. $U primera parte está consagrada ---como ha s.11 381 :: <¡¡. Aristóteles nos recuerda. La dlgre:sJ6n teológica pareda destruir la argumeotaot'in dialéctica que. de manera univoca. tenencia a un mismo género. del libro A. oontinuaci6n del tato muestra ron más pie- da inmediata en el discurso). patll más adelante).r. pero DO como punto de partida de una easceosión. tanto los dOl puntos de vista no están reunidos l!ICIuí ro~ conse· cuencia de una compilación desordenada. al ser en $U totalidad. sino que se interroga acerca de lo que es colmln a muchos géneros.7l~7~t.la ambigüedad fundamental del Desde este punto de vma. = = ser. Respuestas enfrentadas. llLÚ en particular. . Lejos de completane.~~DO r:. COll'OST.2(.107011 ).e caso. l~ln 30 NIC. si unos principios oh- r.ire=~~. el problema fundamental de la ontologia. ~n~­ tóte1es no se explica más adelante sobre esla solución. pte-. una unidad de relación. una preparación . X. y sólo tiene existenMcWisica». Aristóteles se pregunta s. libn:' r. de la aposición teológica de los capítulos 6 a 10. la materia o la causa efici~te de la cantidad..is de los fenómenos propios de una rq:ión del ser pueden aplicuse. sin duda. con W. entregado a los únicos recursos de su discurso. § 3. en su segunda perle. porque la primera parece hacer inútil la segunda Y la ~ parec:c hacer . del movimiento. onlológica y teológica. smo de rel:looDes: en es. pra:isamente porque no uala de un género det:ermÍJUldo. 31.. asi. es decir. hacía superflua..a aristotélica. 380 L m . fama y privaci60--. ontológICO ya sugendo por los términos de la cuestión: los pnnClplOS son comunes en un sen· tido y. por la sola fuem de la dial&tica. O. parte. Esta misma conjunción de los puntos de vista ontológico y metafísico se encuenm en el libro A de la M~tilJisicil. Se trata en ellos. Pues primero busca Aristóteles en el plaoo de lo sensible los principios miunos de lo sensible. según habfa ~ nia m. == k"~ ~::mu: ~.Clp 11. no lo soo.Z7. el de la unidad. sino a la ciencia del ser en cuanto ser. 1917. de relaciones entre los diferentes senti~ del 5Ct o categorfu.pi~1tu. Jaeger.r~:oova~i~\ 1 os:t :=~: =~~ :ni.Studi aristotdici: il tema &:l libro XII &:lb : ]JII 4. por señalar la unidad del libro: tras haber anun· ~I~ Esla falta de coordiJUlción entre los p. de las esencias sens. y se: recuerda primero a sí mismo.uP~- sal por ser primno.4.5.n.ido obscrvadolD_ a la e1uOdaci60 de problfillaS que competen dicecumente a la ontología: DO basta en efecto. eteol6gica. e incluso a todos. puede decirse que la primera pane. ~o. parecía terminar.ó:: btlSCllri Y la encontrará en la existencia de una reali~ad. la luz sin la cual el hombre no aclatllrfa jamás las aporfas.ica alguna de $U realidad. que llevarla a Aristóteles a la afirmación de un principio $Upraselwb. aportan dos respuestas enfrentadas a uu mismo problema.le. desarrollada en la flsia. en último amilisis (un anmsis que deja. dicho de atto modo. e inmóvil.iet~r.761138.4 l096b 28 Cfr 1· pane. con los obstáculos puestos en su camino por la consideración de las cosas sensibles. ~'11. . pare la segunda parte.' ff. según la aa110s principios del ~ vimieDro son tres -materia.:=esdeci~~. del discurso 5()0 bre el ser (puestO que 10 que está más allá de todo género DO puede suministrar prueba frs. inaplicable la primera. pero sabe~..l. del libro A. s.I1. ap~ de afirmar ron dIa. Aristóteles se ha preocupado.ni '·'''''''·''lO" ••. exactamente como~ en el. tenidos mediante el anális.ó~u:1 ~I~ta = )l7 q~. una identidad no de lénnmos.i estos principios SOtI diferentes o son los Dlismo$ para los distintos seres DI. la única aposición de conjunto de la tcoJogf.s esencias corrupables. pp.. tru ~ la c\oc.

.mb ~ ~ 1IJPQWJ::I~uy ::I~ 1lQ ~p ~ otpp 1ltf ou S::II"'191S!JV ~ ~ 'OjJOP1Ip-j"II:¡ s:::.~ " Á ~~ ::I.1 o.oI~ISlI!'3:"C~~.)P llpu::lp owoo IIJSOJ:():)1 Á 8J80101uO J~Uod1l1rnÁ a> -vnd ~b ~!J!Ull oood un Á llIPll~ U9P!SUan 'r tQ ~nb syw 'OJ::Id "11( P'P!un ns ::..)"I~"J'~~-': !UAOO o. ~lfl~PQ I'j '(lll '1 'LOI) 0111~ 1"011I P '(91 '1 'LOO ~»IqJ "J .~~~~~u: pwp!Un r¡ ¿pvp!Un 11{ .J<¡!I "K '1 OLOr 'p'y rK qw ::Q~~ot'S:~~ ~m8'(:~~r. 1U0l{ll .r:~R~ci::P= iip ro!dpu!Jd» U9pll1lPSólAUj 111 ::Ip omSjw -$J.p~ ~~=:u~ ~ PWP!UClll'[ ~ P ~ opplKpp lroD¡qo..l! .:tq![ PP ~U8d 1IDW!Jd El .JPJ9lS!-IV ::Inb 01 pp ~O'IPJ' !1 ~ ~d '0J9S ::119 ~ ooxl 'oprllm .!J "ll. 'JPOP Q'~ -~~~lJOIlg(l$gt.=tJ!.JO¡dg ~ ou ourolnt{ 0Slf0S!P P ~b odWI::I un Ou.¡du P opol ~ '11' U9pun!UOJ dlIA 'r Jod 'Ppnponuy '11!![9W! ::InJJ 1I!S::I 'SJW 22<\ lun "Il( csop ~~ .. pdll:':¡ 111 '1I1WOJ Ir[ ::Ip U9pll1'!Jd Á 'W-loJ 111 '~::I~llm " "'P i'jl~1l '~JX"' 'aJql.un ~ OP!11QS P ..~~~: ~r~ ~S:~S:!~ ...)~ 13: "¡'eU!} f'\1P!IusnlO Uf 1I~J~ ~~=~~r¡~~~~~~~. ' .oqa~~&lIX:8('I'LOl"JJ:) lIOf i6Z ti 'LOO """lI!lflr.oand ou 0fI!1(g5 ~ ODd "D...) 0I . 't § '''tQH sJUl 'ID M ~ pwp~n so!dpupd SO"}- :SO!dpu!Jd SO{ 81 ~g~ ~~~.u'llWnq U9!Jd!1~"'U! It[ ::Ip OJ¡n:x> 0J1 ~~u~~~s~. P (g '~mnA 00 ~ Á SOW OSO?oqy¡: P "ltr1~ :U'.ad Q1~J!P to!d~ ~ 1.p.~~run'l~~¡.p .~= 901 ::Ip (l. OU ~ 'fBlu.nb .>lu:lUJII'!»dA DOS .n us!p I" .P~JUJW!I'b'~~~~~~~¿rOl[~ pp~~ "l~"IP un owo:> :lFl~ OI¡:gnd ~~pe~~~~~bR~:. '[KOpBn:>::Ip1l BjJ::IS ooodwUJ ~~U::lp!p JO)OYi ~d -V~U! ~JlId U9pa8!~SOIAU! ::Ip onxud pp pllpjnu!~uoo 1lJ :V o.d l~ ~r:: ~ :.!uoP!sJ. ~.l!l :mb O'J.nuw '1 ~ mmunq lIJepyud '1 o ~ f1I "l «1 ~~S::I~1lJ~.l lJ'[tDf1Jed 8'( :OO!U!I P m .QS~ lIlun OlIJO.o¡q~[UJ ::I¡q!RI::IS 'P1J::Is..J 'I.putlJ~I'jQ'~~"'~P"J>!UIIUlD.ob Á~ 0N 'U9~ mn ~Rp! 11{ ~ I' ~ns ~ '~&A m: ~ RRd 11 'l:l.t¡ OJOId '''l~?!p Á '''!1llA!Jd 'JVW-I0J '~11ruJ ~ "( o~~ .O¡>plllOlW -.OOtf P Jod ~qwoq PP 'T 01U00 '[lIJI11I1U u9pBJ::IU::IS IIpol ~nb BJ1gnm RPl9!SJ-lV ~P 'SI 'PI " ILOI S1l::IUJI 58' uoo ::ISBJJ 1I!R 'IS!JtO ~ omoo 'J1I~OO ~<\J!¡ ap.:tq!J I~P oU~P R .( ~qjSU::lli 0l .u J":¡.P~!'J!lU! tJ9!A)M .lJP -n'D 8'( ~ 10!~ souvwnq S!sfWUll SOl ~~d pp (O!89J~ OIl(gW Á 'opun8~ PP oo!89rO:>l OIIU. fOS P 'o~p U'.mb psp!lrtl 81 ~uop 0!U'!WOP un Á.»UJel»l!f'O'! m~ p II!turg ·UOJ ~B'S-ed SOlR"P Of>!18B.~~::v~ ~I~S!A~~ 17!~u. ~ -.mb O'] ~1 SOIUO~WJjf8 ~:~~~ ?d=~.L"(~:a~~ «(OU)n{I?fOI""!U~ "pnJ¡UlO. :>nb ptlp!fllsnlO ~p 0011 OJ:lO ~ ~ 'eunBJl' u9PU..fX ~~~~-~qcw:fp.¡d P ~ ~(O .)!P s..lWjJd P uos ou u~u topdp 811.lUlvpunJ "IU Q!dpu!-Jd 'n1l ~S!P~S'BSl\'B:)"I"'P Áso!d~ lOj::lpflf1l SJW :Ul)1 ~ IJw .) 'Á~ (1Jl~~ ~) 1lO!d?U!Jd S01S::1 ~ ::Iu-. "1 'RJ!A9W ~d lOj :)J1lQ Ufls.nb 18 'JO~OW J.rd 1I[ ..a "u9PBIodrnuy 1IUII"p op. ou ~lUO OlW!AJA~~J~ :~~':s~[%:P.I(gW1ll-QO "P o¡m¡dlO pp f1IU9 P ".~~~d ~d~~~~~~ ~ ~ 09!J~ ~ .p lDn.~ ::.lOUI os Xlb OUJ' 'SBJlO m(g 1Im1:) 1I{1n s:::.D~r:!fo~l.{ '-\liT iOf ::Ip O!Pfl1D J1I o.l.~ '<JwIl P opu ·Vl::Jól.lp U9' SJlw S. 'OU!"!P I~ ?P P :~~le!p -.Jd nn~ 1l ~1~~ unlO llun ~P u9J:lOm B[ Jod SólUO!u:lO 58!J1IA W 'P!dmIW unB:! '1 ~ opvrnqlOOh P oud ~U9pUApd !U '1IWJoJ ¡u 'U!J-::I1UW fU uos ou :B:Jpdr¡» 11¡ ~ Á TOS PP ~mtppu sJw :l.pxISó1 A.o '1 1. vwnw SOf :x¡b or 'SaJ::IS SOf sopo1 ~ ~d o¡ OWQ. (K -4 :.l~p!p nmD Á f1IlWoJ 1ImD sowrn!U!u!p 'Rf1I?H!1J' Al::IS so¡: UOO ~ omoo 'J'i OH8ID tQ ~1""!4000 "" ~nb ----ll9pll4¡.~~~I~~~A1J::J.d 1l[ ::Ip IIJJD$O llptm::lJd liT ~=q :X¡~ '11( Oll!A!P 01 ~p IIp~p .l!q& 'IJI1I!.n:::>gdg ~ IIIU¡ X :01 'Y"If.d1l '~V» :~4npuoo SOIPl9! ~V '".s..i{g~~WI~!~~~~ 'A.L .J~ ~!~ ~.w Jnbu :l..Q 'Jq~ ~ Of*? II1 .)lI '0I¡m8(g1 onRnU ~ om¡d ¿~ 8'( ~ ~ .rd PP BJ::IUf!Jd 1I( OUJCX) 010111 llJlUl ~ulId 1Ipun8::1S 'T ::Iflhlod -opol ~qos Á-..o.p Á lilT R[q!Slm S1lSOJ sil{ "'P o!dpa¡.Ul8d P Ofm¡dlO PP prog pp ~(O"'~ ~ 't OJ~d onu -8pUTlUImtJ! t1ml1O "l 11 ~1~ A ptp!Jfifl'll::l 0$ Á 'cWW:. ..s.q!fWt 1Ipa= 1lJ '.)!ldJP"' 111 :lp .15::1 U3: "pllJ'!IVSR'II::) lIf ~ ~ Sllu8Wnq RUOpU1lSJP SIl{ nix)) ~P JII' SJW SOlDW Jl' o '~!J1I:st'l1O l1f'Ol ~ svm ~1Id 09f..lOOOOOOO~ 'rJIOfOlOO"J.p s:::.nuin f!<\9WU'! .K¡n pp ::Iulld 'J::Iw¡.l~ ~fB 000) .u.Jf> os.J:)wpd.)1Iq ou s~PW~spV ~nb ::ISJU10U ~ ul{ 1..) Ilt "fILOI IK "1 '1 ILOI" Uf 'q 0 ( ' 6901 '1 'y \liT ...p~ ~~ "'P U9!:xfl'W! 11[ .XUU! t!pVp Jl1501 C5nq ~qwOt( I.. P OJlsanN 'OSJn»:I -.:PJIlO~p::..nutlfCtns 'C2.l::~ lOS P '".~r Á 'SOW~I" S::I[q~ ~ ror oos . ni¡s OOIA!? 01 :U98 S'JW 'OSJIDSJP 11 Ol¡::In.J 1I::l!1drr» '( Á un Á~ '.) opvllklS~ ~qtlq .{ lOS PP llp1lSnluoo U9~ '11 SóI ::Inb '(Zll~1lJ.

60. Aristótcleli le yuxu. El primero. A. porque lu causas de las esencias son como ( w. entonces. JfII S. a través de la primada. Reducir el aristotelismo a estas tesis. a lu esenciu.dodepu... introduce la distinción capital entre la realidad de una relación inteligible y el imposible ideal de un mundo que hubiera recobrado su unidad: ideal que. ni gastar tallto tiempo y esfuenos.ndo no fuese una totalidad uniforme.~~~u: ~~b~~ == ~:bbrlacr::IA. de~:. y a la primera de: las csc:ocil5.H. fnucaa.~rWYJ~~~r~. las cosas.a ocuparla el primer puelito HI.. se nos revela en d esplendor de su acabamiento: acto puro.) las causas de todas las cosas».10n.)".. Nuestros análisis anteriores nos han enseñado a desronfiu de las simplificaciones. Hc:mos visto también que la unidad analógica era cosa muy distinta de la unidad de participación en un mismo JoW lt5 &. pues la teoría de la analogla implica precisamc:nte que: esw causas son tan diferentes como 10 son entre sí la esencia. son tlll poco idbJticu que la úiliml IÓlo tiene Ielltido como IUItitutivo de: b pcirnaa.Jl'/. porque todo queda suprimido si c1Ias se suprimen. o.~~~. podríamos ahorramos laanaJogtaJfll.~~~ teológica en el corazón mismo de la problemática OIltol6gica. hayan creído ver en estos textos la solución teológica del problema ontológico de dn~~¡d~d~u~un:al~s. el comienzo del libro A no dice otra cosa: sea el mundo un todo o una serie. no es lo mi5mo ser la esencia de una totalidad. 246): cAn.¡:. fuulmcnte.. dcsrobricndo aquf temas platónicos como lo hacían los comentaristas griegos. la esencia es la primen en ambos casos.. en particular.. jcrirquica.i~e:n:C~á la mera de la esencia.~¡%": A.idénticos o guardan entre s. la relación. 1069.)q. si las causas de las esencias fuesen vndadc:ramc::ote las causas de los otros seres. en el seno mismo de la dispeni6n irremediable. que alcanza la universalidad. a fin de cuentlS. como a su Principio.dr:n:.i:~:~~i~ ~. sin embar· go. cipio a consecuencia.. en ambos casos. sino una serie.. como si todas las cosas pudiesen su reducidas a las primeras de ellas. Aristóleles anunciaba ya esta segunda solución al comienzo del libro A. que su el primer término de: una serie donde cada tbmino es la degradación del anterior. Los principios son 105 mismos o están en relación de analogía.Los principios son los mismos o están en una rc:laci60 de analogía.. impor. sólo es necesaria por la ausencia de la segunda. lo es. era ignorar su originalidJ. el ser es anal6gico por. y cómo rompe la a la vez que reintroducirnos la distinci6n: . ta notar qué insólita sigue siendo esa presencia.serie rapsódica. p. Entonces adquiere todo su sentido.: :~: : it36.~~ci:~~~~ todo lo dem4s.• No puede haber querido decir. :: tbJ. Pero este como si.¡~~b'~~:¡e::1:. DO se ve por qué Aristóteles tendrla que poner tanta pasi60. y sacrificar su unidad oculta a una unidad superficial: pues. lalCOMS quepc:r1-= Eitepuntohalidobj.d. no obstante.i una rdación de lUlalogIa. cuando consideraba la hipótesis de que el mu.:MI. es comprensible que hayan seducido a los comentaristas y que la exégesis aristotélica se haya satisfecho con eUas durante siglos.~ a::.si abstrxmos b rsusa primen. primero en d como las causas de todas las cosas. que los comentaristas han ignorado. 1. y observaba que. si Aristóteles no daba a la primada de la esencia otro sentido que el que daba Platón a la primada de la Idea -y. I6tc:1esd:Krwo quc. ~~~ principio. porque adcmis el primero está en su rcalizaci60 (hl "1:4 ~pñrto~ i~td"lXt~q. es decir. J~ri:f. en su atrcnada concisi. como si el mundo fuese un todo bien ordenado y no una .:~ elsuserpo~~=~ ~tm~rl~: lDDc:Dt&rio que d8 de: 5te: pesaje: c:n 10 AriJ. en la cítica del platonismo. y que debe seguir siendo. mejor dicho. pero DO en el mismo sentido. si se quiere.dapcxRossc:nc:1breft menudo.O:: ~a~idi:~~uae~~. . la esencia es la primera de las categorías. más que esto: el discuf50 humano debe proceder como si las causas de las esencias fuesen las causas de toda. la cantidad. En d mi5mo momento en que reconc:x:ernos. el final de la misma frase: .ot~ (tr8d. No ha hecho falta más para que la mayoría de los intétpretcS.que la esencia es primera. 384 . Aristóteles no puc:dc haber querido decir que las causas de la esencia son las causas <k la relación o de: la cantidad. el principio regulador de la invc:stigaci60 y la acción humanas.ri~u~md~ fa~v:S:cia~~uc. se excluyen. lejos de completarse las das soluciones que Aristótdes sugiere al final del capitulo :S.siame:: :=rl::.fa de la cscoci. en todas cuyu partes vuelve: a estar la escocia. si la analogCa aristotélica DO significa cosa distinta de la participariÓD platónica. Estas tesis son claras y sencillas.ponc una unidad vertical. la catcgor. como permitÍan reducir a unidad al aristotelismo. de la Idea de Bicn-. en este sentido. el ser en cuanto ser no es otra cosa que el ser pro- :oc:.JJ.tubray. junto con la mayor r:~~ :(l:~::. es decir 10 divino.. pues la primera hace inútil la segunda..20. pero Aristóteles no describe nunca esta primacia como relaci6n de prin. A la unidad horizontal que la clabor:aci6n dialéctica de los principios romunc:s se esfuerza indefinidamente por instituir.

no conlleva partes. Ob$tRnt~ nU~ltl'llll 10& Cfr.sf~~d. el ser divino. 14-15. de! ser considerado a trav~s de la unidad del discurso que hacemos sobre él. si el discurso no fuera movido por el ideal de una unidad subsistente.Jria un sentido porque se nos daria en la univocidad de su ~:en:ae!e~~~ t'::a~l:nde!di~:l~. no obstante.t~e.I-'-"1"IC" mediante el cual Arist6teles designa con frecuencia esa relaci6n fundamental que no pertenece tanto al orden del deseo como al de la llamada o vocaci6n. el de la imitación. en otras palabras. lo «atrae» hacia él. a la inversa.st~me sto'lrim el l'idü de tempJ. del ser que sólo tt.. sino originaria.. 146. es decir. al !ler inmutable. 5'. efectivamente. más aún.IDT. no es más que 10 que es. las relaciones entre el ser en cuanto ser y el ser divino. esa unidad no conquistada. p.~:: . El discurso humano siempre está a punto de caer en la contradicción. por último. o ya no se plantea. nota.<.r. pp. v donde el sentido de objetivo. y la teologla no parece tener nada que ver con eUo. como hemos visto.pero a condición de no concebir el aero a la manera del resultado de las acciones humanas. . aunque e! más eminente. no en cuanto cantidad. géneros. esto! reservado a este último t~rmino.. que es la esfera en que e! discurso sería inmediatamente unitario.o<. si se las considera como aportadoras de argumentos suplementarios a una investigaci6n propiamente ontológica. el ser divino. adquieren todo su sentido si vemos en ellas la indicaci6n. el principio de contradicci6n puede ser establecido mediante argumentos puramente dialécticos. sino que «pertenece inmediatamente a una pluralidad de géneros. El sentido psicol6gico de la palabra fin. r i donde' no habría necesidad de los equívocos auxilios de la dialéctica para mantenerse en una unidad amenazada sin cesar por la dispersión: la patria del discurso sería la esfera del ser uno.(G~) porque se nos impone primero a nosotros en el :: Otros un fin. no constituye un género en cuyo interior su significaci6n sea unívoca.G<. i ' ~" '""'' . No podemos contentamos con el esquema que era sugerido en su literalidad por el sincretismo del comienzo de! libro E: e! ser en cuanto divino seria un aspecto particular. 386 387 . no son lo que eran.i6n. ¿Quién no ve que nuestra palabra finalidad es impotente para traducir esa re!aci6n? Nosotros tendemos hacia 10 acabado ('tll dM. por ello. a pesar de la universalidad de su proyecto explicito. se referla de hecho tan sólo al ser de lo sensible. mejor que e! vocabulario de la finalidad --cargado por la tradici6n de excesivos equívocos-. son lo que no eran.e=da:o~na ~a1~I~o~~o. el ser sensible no es s6lo lo que es. Ú ". como condici6n de posibilidad de un discurso unirurio. ESSdlr ~t ca. cualidad. etc.u. proyecto.JU~s~o ed~r~: Presencia inmóvil. que se revela al hombre en e! espectáculo indefinidamente renovado del cielo estreUado. l5Il aro la disrinci6n estoka entre 'á). es sólo una pálida oonsecuencia -a la cual se ha vinculado fuertemente. que gula al hombre en la noche. la tradici6nde lo que e! vocablo significa: la perfecci6n subsistente de aquello que estll acabado. designando m:ls bien ú/. nunca seria ". m.:. Quizá de este modo se cápten mejor.". Inoportunas.l4!l. el hecho de que sienta como un deber habitar en ella cuando sabe que está irremediablemente alejado de ella. Por el contrario. por ello. discreta por no explicita en el pensamiento de Arist6reles. o sea.. de la perspectiva que orienta esa investigación. aro DO reservas fil el capftulo siguifilte. no incurre. el ser en cuanto ser es esto y aquello. hablar de ser en cuanto ser a prop6sito del ser divino.buscada"'.n~~ s~o~~~. posee una multiplicidad irreducible de significaciones. llimEG-GHlI.. la '. obra de suerte que el imposible ideal sobreviva siempre. hablar de él en cuanto que es sólo ser. porque las cosas de que habla. (eso lo sabemos de sobra). su nombre no tiene pluralidad de significaciones. no se plantea. la estruCtUra de la aco:. como dice Aristóteles. o más bien no es en absoluto lo que es (pues aquí la abundancia del discurso no hace sino revelar una carencia de! ser). sino en :~~~~o. no es esto y aquello. las cosas sensibles. Hay como una patrio del discurso. Para tfllducir la relaci6n del hombre oon esa perfecci6n. 8}. ni aun psicol6gica. en todas sus partes. pero también es todo lo que puede ser: mientras que las cosas físicas nunca son verdaderamente idénticas a sí mismas.e ~. M. y al que ninguna metáfora.y desde siempre. un ser. se plantea el problema de saber qué es ese ser. resulta una repetici6n inútil. es decir. Pues vemos que aquí eminencia y particularidad se excluyen: su misma eminencia sitúa al ser divino en un plano donde e! problema del ser en cuanto ser. preferimos. Pero la unidad de! discurso no se daría nunca por sí misma. ausente por lo demás de la palabra griega dA. Por el contrario. aro V. es decir.o<.fb~1IC~S. sólo las certidumbres teológicas puedan mantenel y orientar el esfuerzo dialéctico de sus defensores. relaci6n. esplendor puro de la presencia. Comprendemos ahora esa inesperada restricci6n del dominio de! ser en cuanto ser. W. Jaeger ha subrayado enérgicamente que la problemática aristotélica del ser en cuanto ser. Esa relaci6n de imitaci6n va a permitimos entender las alusiones teol6gicas del libro r. a sus inevitables fracasos.. la identidad subsistente del ser divino realiza inmediata y eminentemente la no-contradicción que el discurso humano experimenta como una dificil exigencia. Así se comprende que los negadores del principio de contradicci6n hayan sido los mismos que negaban la existencia de lo suprasensible y que. y en la cual Arist6teles. es lo que es y sólo lo que es. puede llegar a agotar. del ser en cuanto ser. en el corazón de! hombre. GOLDSCH. Es ese acabamiento entrevisto sin cesar. Sin duda.

pues si decimos que los seres sensibles son esencias. si nada en ello reclamase. Ahora bien: este acto no se nos da. Al no ser inm6vil. ÚI tbrot'Íe pUztonicimne.bbatd:°Ían~nrol~¡/Ñ~r~~~~r:~~e:p: desarrollos A. por el contrario. aro L. la unidad del ser divino. 83 SS. a la inversa. siempre está mezclado con la potencia. si bien no es el principio comtituyente de lo sensible. en el decir"¿e.34. Comprendemos así la confusi6n tradicional.sólo es un error en d plano dd mundo sublunar. porque lo sensible siempre se da bajo e! modo de la particularidad. preguntándose in. en e! plano del ser sensible. ¿qué significa. sobre todo. Esta fórmula parece proceder del upi .q~:la:: %~~~ f la originalidad del proceso investigador de Aristóte!es si. Hemos visto que ese rodeo residía en la proposición. de la I unidad originaria de lo divino. que trata al' caprar mediante un rodeo su huidiza unidad. si lo sensible no fuese receptivo para con la unidad. la perspectiva de la unidad. C. ~::·t:~~e~~d :I~:~~elq~:r~¡~:~=. mediante el espontáneo rodeo de! lenguaje o a través de las mediaciones más doctas de la dialéctica. 990 b . sólo puede significar el acto de lo que es. es. En efecto. pp. Ambos coinciden efectivamente en el plano del ser di. una unidad derivada que sea como el sustitutivo. si los seres sensibles no son sólo esencias «en cierto modo. porque ningún ser del mundo sublunar es rigurosamente inm6vil. «Aquello que es signo de la esencia en el mundo sensible es también signo de ella en el mundo inteligible. estamos aquf en presencia de una palabra cuya significación originaria no es humana. el l'JI"t"tIT0pe. cluso si expresaba una crítica de Aristóteles o bien exponía el pensamiento de Platón. y cómo con eso sólo se conseguían aproximaciones. al contrario. Hemos visto la ambigüedad que se ocultaba en la aplicacación a lo divino de! vocabulario de la vida o e! trabajo humano.'bc<1'i~. lanzada incidentalmente en la polémica contra la reoría de las Ideas. Pero. sino que. en este sen- '89 . o. le atribuimos esa idea de origen platónico según la cual el ser divino es la unidad del ser sensible. en el mundo sublunar. i:~~~:d~~~~~a~:~é~o:b: -~ { y sex en cuanto ser coinciden.ha:l. al contrario. imposibles. debe entonces buscarse más allá de dicha particu. Ahora bien. De la Esencia de Dios no hablamos por extrapolaci6n a partir de la experiencia humana. sin duda. que la preocu.. cfr. o. va a reanudar entre lo sen. por 10 demás apoyada en el texto apócrifo del libro K. que será confirmada por el uso aristotélico de la palabl:l1 (l1Iola: en toda la obra de Arist6teles: (I~o~a: es una de esas rnrns palabras que Aristóteles emplea a la vez para hablar de las realidades sublunares y de la realidad divina. los de AL8]ANDRO. (lúaÚl" substantivo formado sobre el participio dd verbo . la posibilidad misma de la predicación implica que el ser tenga va· rios sentidos. el acabamiento de lo que está dado en la realizaci6n de la presencia. dicho de otro modo. la palabra (lúola:? No otra cosa que el acto de lo que es. no se nos presenta nunca con más fuerza que en la presencia de aquello que. mientras que podríamos preguntarnos. sao 388 aristotélica. 9. en el Cielo. por tanto. los seres sensibles podrán acceder a la dignidad de esencia en la medida en que imiten a su manera la Esencia de Dios. especialmente 91.. pación semántica que inspira esa observación es propiamente lit J42 ~~~~~arp:. con una palabra que ya hemos encontrado. Entonces. puede hablarse sin seserva alguna de 10 divino como una Esencia. no debemos. El ser divino sólo tiene un sentido: significa la esencia. vacilar en atribuir a Dios un vocabulario que no tendda sentido rrnls que para nuestra experiencia sublunar. entre el ser en cuanto ser y e! ~ divino. Una observación de Arist6teles. Los intérpretes se han planteado muchas veces el sentido de esta frase »2. se plantea.. la entelequia. ROBm. que es la estructura fundamental del discurso humano. Esa sustitución y esa derivaci6n serían. ~l. sin que narla indique que eu comunidad de denominací6n sea sólo metafórica o analógica. Aquí.:::~dided:s=~pctoe:¿. la verdad profun· da de la teología. sino divina.ontrariamente a la condición habitual del lenguaje humano. Tooo el proceso de investigaci6n de la ontología aristotélica apunta a reconstnlir. sigue siendo el principio regulador de la investigaci6n ontol6gica de la unidad.. y.. exigido por la coherencia de hri~ discurw. desde el seno mismo de la carencia. p. pero esa coincidencia no nos enseña nada a propósito del mun. en este sentido la unidad es en él originaria. no por ello deja de guiar a la ontología en su búsqueda. Es preciso señalar. si bien lo divino no exhibe esa unidad que la ontología busca.v. 6Xl.. con mayor razón debemos decir que lo es Dios. dando por no existente su crítica al platonismo. In Md. por el contrario. sibil' Y lo divino el hilo que su crítica de las Ideas parecía romper.. en el mundo sublunar. siendo entonces ese ser en cuanto ser que nuestro discurso acerca de 10 sensible postula como condici6n de su coherencia. y el ser en cuanto ser. ¿qué es la (l1oala:? Si intentamos comprender la palabra inde· pendientemente de las implicaciones «sustancialistas~ con que la ha cargado la tradición. Lo que vimos que era el error de los e1eátas -haber creído que el ser significa tan sólo la esencia. es eternamente lo que es. 5610 que en el mundo sublunar ese acto nunca es puro. no obstante. es sólo objeto de un discurso múltiple. y por derivación. vmo. que la esencia no sea e! único sentido del ser.

por el contrario. E. sino que son unlvers~es que ~o tienen rea· lidad en el discurso humano. es de?t. lo :~ ~~:i~:e:a:~~:. DI! Sn. subsistente: la de la esencia. El ser del mundo sublunar. Intro<1. si la esencia de lo s~nsible no ~stá separada de lo senSIble. en un sentido. . pp.. cuya esenc~a son. 10J9 a 32. Pero ese «más» es en realidad un «menos»: la redupltcaClón de! diScurso no revela sobreabundancia. la unión entre ser divino y.. por tanto. por ello. iO'tl . no son sino consecuencias de la univocidad de! ser de lo divino.e lo sensible tiene como contrapartida.ea~ :~u¡:~~os:st~~:n:Jedeiasbó~ s~.~m~. Nótese que se trata de la definiciÓll misma del princi~ (cfr. ¿Ha de decirse.~~~~ta~loe~d~~i: Sd~r~~~d:s: í~~bs~~e~~a Ii. que no es en 51. que tiene su centro fuera de sí misma.y~t~~f:~ha~~~~:~po~ Id ~~~t~~ tia.de escoger siempre entre la tautología y el circunloquio. significando primero la separación pla- se restablece. 391 390 . Pero entonces advertimos que las Ideas platónicas responden doblemente mal a las exigencias de la separación: en primer lugar. no por ello dejan de perpetuarse en la especie o en el género. ~ nifi~ ~/~to~~ IodeIseo:6~~eo~~:~de" sCJ. sino ddiciencia del ser.b:k=C:: ~paNdo aqueIloquenodepeodedeotraoosaydeloeull1 ..: Cfr. m. Por e! contrarIO. pero inmanencia (t~61Y1ZI. Quiui captamos a51 mejor el vínculo entre tesis que el análisis habra desunido: la inaplicabilidad de las categorías a lo divino. hay que ~nadlr ~ue la esencia divina es e! ser divino.I~uefu: ~~. 18' " JI: OMb .' 1. pero «sepa· rada». y.l.~UZ!:a vez reconocido su común carácter de separaCIón.a.~:: presencia nunca es total.. cualidad: ~ación..CKP. en rigor. es más que su esencia: es también cantidad. tam~nes:~~j~· :':o:laex:s:s~~n d:s~ ~¡n~~»c~. «La notion aristottlicieot>e de S\!paralion daos 50ll applicatiot> a\IX Idé=.. pero esta separaCIón d. X"'P'O'to. M8a"g~s A. la obligación en que se ve -romo habían presentido los megáricos. 3. la esencia sensible. como muestra con más precisión Aristóteles. l~tlMPX61~) significa que una cosa es en otra. Imzta a la ~&~~i~~inajee:od~m. de subsistencia.:daess:n~ ~~la~:d:scl. será cseparado» en el sentido en que separacIón slgmÍlca sub.u~aa. A la inversa.. por su subsistencia --su ~~ón-. Decir que las r:sencias ~ibles ~ «sepatat&s.. y. 14.x«Il·"bW. en -Autour d'Arislota.. no 5610 en cuan~o mismas. Aristóteles recurre a la misma palabra con la que describía la separación platónica de las Ideas...ó.. es ~ecIr que no necesitan lo inteligible para existir]$. que la esencia se degrada y acaba por ser separadas de lo sensible. conlleva varias significaciones o categorJas. Z I 1028" 34. al margen esta vez de toda metáfora sobre la participación. La esencia. Decir que las esencias sensibles están separadas. La unidad se convierte asl en una \tarea. 1. nunc~ se acaba de hablar del ser del mundo sublunar. la imposibilidad humana de una teología que no sea negativa. que la esencia sigue presente en el mundo sublunar. 1029" 28.ot~peciaJmeote ~llJ ~¡.sin cesar. lo sensible.xwpla¡>l. que no 5610 está separado. sino también en sí y para sI. esta entelequia. Más aún. un modo de la predicación entre OttoS. dllu. . que no se basta a sí misma.iu::e~~~ci~~dii::C:S~i.¡. no ser nada más que una esencia. Ma"sio". 119-139. eu:. son la contrapartida de la limitación radical que afecta al ser del mundo sublunar y le impide ser plenamente un ser. en la medida en que el primero n? se le aplica.!.. En efecto: el mundo sublunar está lleno de estas presencias que. y que dan lugar a esas unidades de significación sin las cuales todo discurso inteligible seria imposible. lo senSIble está sepa· rado en e! segundo sentido..JlStencia..up ~.. Lo senSible.:. nunca es pura.. la separación se convierte en sinónimo de suficiencia.d. Vista descle su oposición a la inmanencia..u.. pues en el seno mismo de la dispersión aparece una urudad paI'Clal. un discurso atributivo que no sea negativo. es imposible acerca de él.lin~~. además.::~í~e~~~~. porque nuestro dISCUrso sobre él es siempre ambiguo. pero una tarea que no es ya esta vez un ~deal lej~o.ss. no conllevando carenCIa alguna..cido. y~ ~n otra . la abundancia inñnita del discurso humano. aun siendo evanescentes. mientras que la esenCIa sensl~le es sólo una categoria de nuestro discurso ace~ del ser. y por eso su unidad debe ser buscada . asimismo. ser su~l~nar. de Platon. entre la generalidad limitada o la universalidad vada.. no 5610 bajo la forma de imagen o reflejo. porque no pueden m :~e~bredi. J?Orque no existen por sí mismas.. como 5610 se puede hablar de él y no contemplarlo en la unidad de su presencia. '2 ."pd ti¡> l'6 ".I~~a~?u~~~i:~:liUt~l~ci~~ted~ ::k.. teniendo su esenca en sí IJUsmo. otras rosas dependa¡.de lo senSl· bIe sino que se basta a si mismo. pp. evidentemente. o sea. La separación de las Ideas se opone a la inmanencia de las Ideas en lo sensible.!.. o también.cosa.~od¿:~i~r e:u ~~~~nte~~ ~e d:rl:t:te: ~~oS:~~. que. a fin de caracterizar esas esencias sublunares. 2.3. sino 5610 en otra casa. Recientemente han sido descritas las etapas por las que pasó el término XlllpIOp. fIs. una «separaClón~ correspondiente de lo divino.y no.

ceda cada' vez más el puesto a la investigac:i6D ontológica. Considerado por relación. tra.J~ humano.Pufs. -...nsio"plQlhrktfM. pero porque: es incap. según vimos.. teologia y ontología sedan dos aspectos. Ilgnifica InSlStlI". m's aún.. en el principio mismo de la umdad...tble. cuanto mis subsistenre y esencial es. en lo sensihle en. e~ Arlst6teles.2b'. por ~pecto.un retomo que anula un vate de id. 107111)6..~naccoo~. ~os~~~~IogIam::~o:i:: :qui~:-¡=. A. es decir. B EJ. La unidad no es ya una propiedad del todo. para Arist6tdc:s cuanto más separada está. pues es incapaz de ~r. Sólo hay unidad originaria e:n Dios: todas las demás unidades son derivadas. en Aristóteles se convierte para. X.o de este capItulo. Unidad vertical y ya no horizontal.mt:dio del discuno hasta el principio. en la precariedad de esas telaci~. DO es una me~ aSfIJC1a ?e ~1fi:~~~~~"::'~:6~:I~~ea~:ci:~~~~~~~ l 10 Uno. mis ~e 10 que lo hum los neoplatónicos. ~l1lLUoID.úprot.arse PlJ:r. tiene como efecto. y sólo estli totalmente presentada en Dios. al ros. sino que está m's o menos presente en cada cosa. inmediauuneflte realizada en Dios.'1. Si la separaCl6n comprometía la unidad del mundo y del ser -en Plat~. es un ideal para el mundo. las indefinidas mediaciones de lo sensible. sin poder alcanzar nun~ la utUdad ongtnartl de lo divino.. La . ar.. en Espeusipo--. ~ ~en. c. DO es algo que: al final va a ser necesanamente VenCl~: ~ "e::tl =tu~~:~~~~. podríamos eJe. Dios'.cteiblamos al oonuem. su trascendencia no tiene otro ~IO de manIfestarse que el propio impulso inmanente que sUSClta en los seres subordinados.nsfcrir la iniciativa .. El Dios de Arist6teles es un Ideal.rIa y que la inspirac:i60 teol6gic:a. a llO5otros.. no hay teologla. sino unidad que se unifica e:n lo diverso. ~~6~eles sustituye la problettática de la unidad de lo sensible y lo tnteligib1e -euyo error consistía en querer unificar dos dominios ~~ en dos planos difelf:ntes y separados por la escisión constltutlva de nuestro mundo-. e::tl la EJiu a Nicó11Jaco. lo esencial anima. «tanto como le sea posible. Y de hallar en su VISión fuglbva. "imitadas.que un ideal. En este movimiento de 10 Uno. que "se inmortalice.. y. para ~ti~~::'en ~pai. la relaci6n de imitaci6n que "mueve. Nic. en cada una de las r~ones d~ ser. siendo atributo.19". esfueno de lo diverso para igualarse a la unidad subsiste::tlte de Dios. de una misma ciencia: la de la unidad. es un modelo imitable.fma!. que: su ausencia hace necesarias y su contemplación posibles. opone ya a la problemlitic:a «oI6gia de la separaci6n.u de ~rse .~. :. se reaiha en diferentes grados. Así. o más bien esencia de. d6!lcamente.Iamarín conversiÓD y procesi6n. al DO esw ambas opuestas como .• '. que la generaci6n acaso no estad n~ ~~ ~rque la algenc:ia acaso no será nuoca satisfecha.P. Para Dios no hay ontologla.::dd~u~e. la simple ocasi6n de una conversl6n. perfectamente .~I mismo. La teologia seda una ontología. esta manera se aclara por fin el problema que pla.eficiente» desde Dios al mundo y a! hombre. La problemitica ontológica de la unidad no se. el Dios inm6vil de Arist6teles no ~ ya mú que ~ urndad d~ nuestros esfuetzOS. la perfección de la Esencia. pu~ J?ios no conoce el mundo y no tiene que preocuparse de las "urutacones.separaClÓfl.:ekmo~ lo posible». tantO . que ocupa asf su puesto -privilegiado-.. una tarea para el hombre. Se comprende que Aristóteles no ~ . En este sentido. es decir. Para el homb~. no unidad de lo diverso. sino romo dos aspectos complementarios de lo que un intl!:rptete contcmponlneo ha llamado felli:rnente una "gene3SII ::tgu=l:r:r:=v:a:na Jo::nu::s=mr== ~ todas las demás JlI. lo que distingue aquí a la mves~6n ontológica de la unidad "desead. "mueve.. Pero. car la dispersión sublunar.. a quien mueve.ueD~~or: 1l~:U. .al saber teológl~ de la unidad "originaria. La noción aristotl!:lica de una moción meramente . el ~_ miento del diSCl.1o pos. no es una mera diferenca de punto de Vista.'.i:~ ble deleS o:or: en Aristóteles en sustitutivo humano de una teología \imposible para nosotros.subsisrente e::tl Dios. o mejor.del cielo el fundamento de una deducción del mundo. a qwen Aristóteles propondri. a la vez. La degradación de 10 Uno en lo diverso. igualmente el universo sólo ~. romo un ideal anhelado. que se divinice. y adoptando otro sentido. en rigor.por la perspectiva de una unidad que. tiempo I describir ese idc:al lejano como a hablar de la distanCll que DOS sepaN de él Y del esfueno que el mundo y d ~bte ~ para d:I:dl:ln: u. J92 . 7. Una cosa es tanto mú "una. que suscita "imitaciones. pero no más . es decir.tegorW que no son la esencia imitan a la esencia. De. y con los Ill«hos de que en cada caso dispone. sin dejar de ser "motnu.en el mOVlffilento del Cosmos. del m~ tnodo que el mundo sublunar entero imita a la esencia divina La ~ecci6n de. el mismo momento en que parea: degradarse en ello. 1177 b)). al modo e:n que lo hace un ser amado. no pockmos dejar de rcc:onocer lo que los neoplatónicos l.. es la unidad misma la que. divino y humano.. q:n:~~:li~a~::a=::u~lu.las Cl..W¡.

ll1anO.i.ppartCl.) l. si lu categorías expresan los múltiples sentidos del ser. as! como a la disociación pm:licativa.~ :r::: 1: ~~ t J~ de razones claru de: ello... En realidad. csll! Q)l'nplcwDcntC fuera.. Las categorías suponen una doble escisión: escisión del ser en cuanto su según la plunlidld de sus . porque es inmediatamente lo que es. PloriDo d. de acuerdo en que el Uno repugne: a la ambigüedad del discurso hu. Por tanto. ~tde~:t~t~~.. micntnlS que: 11. lo inteligible repugna I las categadas. I EtI"¡ulU.ndo una cosa cnt ncpndo ._ Pm comiguicnlC.mientrn~. haciendo asl superflua toda distinciÓll de sentido. pues 00 lltañen a los inteligibles. ()ttI CIlIri fuerA. si en dee- . lo uno 110 fe mtII:ft ron nia¡unI apccie: de morimicaro~ tnl_ (PLATÓN.ÚD&. es natunJ que no puedl encontrár· sujeto y un predicado.. y porque no puede ser otra cosa que 10 que es. DEL MQVIMUlNTO QUZ DIVIDE Al principio de la EnnllJd. asacioqIJC.cs. y que . 1. haciendo asl imposible toda predicaciÓD que no sea tautológica.eu.00 e. . reveU.. n. el"-. y escisi60 de tal y cual ser roncretO en un sujetO y un predicado que no es d sujeto. eso es cierto. es decir.delalqIJCWlIcst:lrill <bao. VI. 1J8 lI. Ahonll bien. $i nuestros Anteriores arnIJUilI son e:uctOS. VI. ro cstJ 1Icpn<:b YI.prenslÓD de esa dex· trina: cLa. Y si las eategodas se revelan s610 en el discurso predicativo. P_hlillll.ÚDDOc.gnific:Kio.? •• No paedc: más que: de UllIcouque:ten. O LA REALIDAD DE LA FILOSOFIA . una profunda inrom. De. pMo. en el dominio de lo inteligible. 1.s categorías de Aristóteles 50n incompletas.CAPITIJLO 11 FISICA y ONTOLOGIA. Plotino estlda.ll!encI1l.irige contra la teom aristotélica de las categorlas un reproche que. y DO puede: ser sujeto de ninguna atribución. l. lo inteligible no conlleva e:scisi6n alguna ese género: es unívooo. pero k: enraña que AristótelC5 se haya dado cuenta Antes que él Un dar. 00 es sorprendente que 00 tengan punto de aplicación IIU donde el sentido del &er es inmediatamente uno.

conteniéndodo todo sin tener. podemos ahorrarnos el vocabulario mismo de la categoría. la única atribuible a Dios: pues si bien Dios no es cantidad. Hacer aparentemente una excepción con la esencia no era.. grande sin cantidad. (Fedro. las esenClas móviles. «no obstante es sin duda alguna sustancia. 3 397 396 . m subordinada a otra presencia. en Dios. 6v (Sofista.la categoría es una noción ontológica y no teológica. pues el vocabulario ontológico está demasiado cargado de implicaciones sensibles como para aplicarse. 1. entonces. es ~eClr. No es que el Dios de Ansto: teles esté más allá del ser: es el ser del mundo sublunar el que esta . categoría primariamente. propias del. como en los textos que 10 llaman «el ser propiamente De Trinitate. tras los acCldentes que se les añaden. o. etc. 2 dicho». son s6l? ese?. por lo menos. si se habla tanto del ser del mundo. de la métaphysique.unares. ni tiempo. La imperfecclOn de la~ es~nclas su~l. 248 e~. y cuando hablaba de la Esencia divina nb lo hacía viendo en ella la primera de las categorías..). en realidad. ubicuo sin estar en un lugar. «Est tamen sine dubitatione substantia veI. hacer excepción: la esencia no es una categoría en sentido estricto. El Dios de Arist? teles es indiscutiblemente esencia. Presentimos las que dará la tradición neoplatónica: Dios o el Uno están más allá de todo cuanto puede decirse de ellos. pues no tiene más función que designar los sentidos múltiples del ser. La diferencia entre la EsenCIa dlvma y ~as esencias sublunares está en que la primera es transparente en su mtegridad y coincide con su manifestación. Si bien San Agustín expresa así la impropiedad del vocabulario categorial cuando se trata de expresar la realidad trascendente de Dios. de . sin duda tamblen ellas . así lo entendía Aristóteles. y siempre parcialmente dependientes. quedan por dar las razones. . en sltuaclOn. sino lo que hacía inútil. pu~a presencia de aquello que se ofrece a nosotros en la et~rna sUflClen?a de su acabamiento siempre realizado. es decir. Confesiones. y están en relaclOn. esenCIa esté inmóvil y separada no la convierte en . 5 6 "O scrm ()V"t<O-. HEIDEGGER. all. 247 e). a Dios. sub· lunar es porque no puede decirse lo que .o. lo que es verdadera y realmente ente~. San Agustín seguía siendo estrictamente fiel en esto a la doctrina aristotélica: en Dios no hay categorías. A pesar de lo que podría parecer una importante restricción. Ahora bien. pero empleando esta vez. hay más que en l~ umdad y slm~hcI­ dad de la Esencia divina.r Mejor inspirado estará San Agustín cuando. mejor dicho. 44. Pero advertimos entonces el problema que se le plantea a Aristóteles. 25 ss. Se ha observado 6 que la esenCIa es concebIda tant? por Aristóteles como por Platón según el modo de la presenCla:. y no sufriendo pasión alguna» 2. Ese también parecería indicar que en l~s esenc~as s~~­ lunares.cla. V. . l?ie. 4 Rep. significa reconocer que el ser divino no se divide según una pluralidad de significaciones y que. presente sin situación. ¡¡:aV"tú. esencia» 3. quie~e decir estar ?resente (Anwe· sen). pues.el movimIento. en este punto. V. eterno sin estar en el tiempo. e imposible toda predicación en general. para ilustrarla negativamente. etc. • «El hecho de que el ente en su autenticidad sea comprendIdo como ouata. están incluso más allá de la esencia. se expresa en el hecho de que n?. Pero ese «más». si podemos. IV. no lo hace. subsiste sólo como invisible. . si -por 10 tanto-. de un modo general. en un sentido que. el vocabulario aristotélico de las categorías: «Debemos representarnos a Dios.. decir que 10 divino es esencia y sólo eso. como VImos. . la noción de categoría sólo se entiende en plural. por su raíz. a me~os. Cfr. por tant?. ¡¡:apoucrt'l. toda pluralidad categorial. Aristóteles. incluso por analogía. Por el contrano.. vuelva a la idea plotoniana de la inefabilidad del Uno. revela el hecho de que el ser es enter:dIdo en el senudo de una persistencia en el estado de presente (Anwesenhett)>> (M. sino que realiza lo que carac.una esencIa emmente y superlativa. puede degradarse en un discurso indefinido a:erca del . creador sin privación. sino para no conservar más que una. es más platónico que los neoplatónicos. ciertamente.. destinada a ver el ser divi. si melius hoc dicitur.w. planteará a los neoplatónicos: no se trata de saber cómo un lenguaje hecho para hablar del ser sensible puede elevarse hasta el ser de Dios sIno de cómo una intuición humana. Dios no es. en Dios. no se fija tanto -considerando a Platón.ntr~~ que las segund~s deben siempre buscarse.es.mundo sublunar son sólo esencias imperfectamente. El hombre no derrocha palabras mas que cuando no ve bien 10 que dice. de la más alta de las categorías. Pero si lo inteligible no comporta. en su perma~~ncla mVlSlble. actuando sobre las cosas móviles sin moverse él mismo. 28. p. oculta tras la sucesión.la presencia ~~nca se h~lla t~n bIen realizada como en la permanenCla y la separaClOn. Sein und Zeit. VI. la o~crla es o¡¡:apot)cr!a. 1 están dadas en una presencia. para excluir en general a las categorías del lenguaje teológico. Kant et le probl. o.m~s insignificante ser del mundo sublunar. 509 b.l donde esa presencia no es puesta en ?1estión I:0r. pero esta es evanescente o. L~s. y el hecho de qu~ esta. El DlOS de Anstoteles es. y que es inverso del que se l~s.l~s atnbutos cuyo «sustrato» es. Cfr.. en el tlemJ:lo o en un l~gar. essentia» (ibid. categorías. Por otra parte. como bueno sin cualidad. smo t~mbten cantidad cualidad. para Plotino y Proclo.tenza norma~mente a toda esencia. ni cualidad. 2). en el De Trinítate. si es cierto que la esencia sólo se atribuye a sí misma secundariamente y no es.en aquello que podría convertir a Dios en un «más allá de la esencia» 4. De hecho. es en re~hdad un «menos»: la abundancia infinita de la palabra traduce aqUl una insuficiencia ontológica. múltiples y complejas. rodeos ~ tr~ves de la predicación y las categorías no son smo pahdos SUSt1tUt1~OS de una intuición ausente.

es el ser divino y. hallándose el ser en cuanto ser identificado por él con 10 divino. Holzwege. 179. ral como el ser en general del mundo sublunar. 199. cuanto ser. al ser del mundo sublunar. cap.).tray~s de la es.o. 7 Es la :~terpretación que se desprende del libro de W. 18).e la carga de la prueba que. d~ deducclOn y de emInencia que uniría. e~ CIerto sent~d. en cuanto que sigue siendo «general». por el contrario. Hemos visto la repugnancia de A. la que debe ser entendida como metaphysica specialis. el ser en cuanto ser de la ontología aristotélica no es el ser mera· mente posible. pasa del teólogo al teó. convie. del ser esencial que no conlleva ninguna de las limitaciones de la existencia sensible. tal y como debería ser en su generalidad. Ahora ble~. ~radición que.ons~derar la respuesta que Aristóteles aporta a este pr~bl~ma. y. metafísica de la Particularidad. y como. Por un «olvido» que caracteriza la degradación de la ontología en metafísica.vue~ve a . respecto de sí mismo. en su unidad buscada. lIdad Ignorada por la tradición. en absoluto 10 que es? ¿Por qué se fragm~nta la unIdad. MERLAN (From Platonism to Neo-platonism. que es el divino. ~na respuesta a este problema. Des~e otro punto de vista. ~~ pri~ero se deduce del segundo mediante una SImple «especlfIcaclOn». captada a través del ente más universal.su ontología. un «apuro» (Verlegenheit). se coml?l~~a la simplicidad? ¿Por qué la univocidad deja e~ puesto a la amblgue?ad. 226-228) Y que repite por su cuenta M. pero. verá en la teología una promoción de l~. ibid. antes de mostrar en qué medida la filosofía de Anstoteles en su . en convertIr la teología en una ciencia «especial». ¿Cómo pasar del ser que e~ 10 que es al. Quisiéramos probar que la inve. la cual. sino que hace interna a la teología. alemana). Antes de c. ~e po~er de manIfIesto la ongInalidad de esta problemática orio-ina. ontologla general. Tras este esquema demasiado sencillo. pp. 16-18 de la ed. el ser dIVIno con el ser en general.a teo!ogía era presentada a veces por él como una «parte» de la fI1osofIa en general. pero sólo es «especial». sino ese ser históricamente realizado en el mundo sublunar que el hombre encuentra en el horizonte de su discurso y de su acción. ~oncepto l~ibniziano de promOClon. VII: «Metaphysica generalis in Aristotle?») insiste en el esquema tradicional para negar que haya una metaHsica general en Aristóteles. m~s en p~ofundlda? aún. mlen~ras que la teología se ocupa del ser supremamente real. a la vez: la re1aclOn. sino el de la escisión. y la metaphysica specialis es al mismo tiempo una metafísica prime~a. es deCIr. el esquema aristotélico tendía hacia aquel que la tradición conservará. privilegiada sólo porque «a partir de ella se determina el ente en su totalidad» (p. Pero si bien Heidegger muestra correctamente 10 que tiene de «general» la teología de Aristóteles. ~s decir.p~e «parte» del ser en cuanto ser.ogreslvamente estas cuestiones en el capítulo anterIor" cuando ArIsto~e~es se nos ha aparecido menos sensible a lo q~e habla de ~uerz~ UnIfIcadora ~? la trascendencia que a la separaClOn 5lue ella lmpl~caba: separaClOn del ser sensible y el ser divino y.c~mJunto es. en su origen y en su apariencia externa. no llega a constituirse en Fundamentalontologie. Por otra parte. si bien es cierto que. Así.C?. Heidegger advierte. de la Excepción. el ser divino acaba por representar. es decir. de hecho. contrariamente a lo que piensan Merlan y Owens. división del ser sensible respecto de su p~opla esenCIa. hallará su más cumplida eXpre~l?n.a.colástica y en particular de Suárez. o mas bIen. Hay que invertir.encontrarse en la problemática aristot~]¡. HEIDEGGER (Kant y el problema de la metafísica.roblema de ArIstoteles no es el de la superación de la ontología SInO el de la degradación de la teología. p. SIendo lo divino un caso particular del ser en cuanto ser.más acá del ser.n?. pero la particularidad de 10 divino es «eminente». el papel que lo posible representará en los leibnizianos: se trata.al y lo poslble---:. en Aristóteles. 10 sitúa en 10 «divino». 10 :e. :ugmendo el. en esta l?erspectlv~. d~clOn ar~st?telIca establecerá entre metaphysica generalis y metaphySlca spectalts. p. y la rectoría a la separación? Hemos Ylsto plantears~ p. la relación que una tra· dición persistente 7. con todo. ya que designa. en la metafIslca lel~nlZ1ano-wolffIa. y no a la inversa. que es la inversión de la primera: el ser en general. Aristóteles substituye la cuestión verdaderamente fundamental del ser del ente por la de la totalidad del ente.. y no su teología. ser que no es. revelado por el título ambiguo de Metafísica (p. en vez de situar el fundamento en el ser del ente. creemos por el contrario que hay que buscar en la teoría aristotélica del ser en cuanto ser esa dimensión «fundamental» que Heidegger no encuentra en la teología del Estagirita. 151). la que se constItuye como el l?a:-aca de una teologla que no llega a alcanzar. SI bIen l. en efecto. Añadamos aquí que el ser en cuanto ser nos parece igualmente «especial». JAEGER (Aristoteles.sión d. y no siendo por ello sino una «especie especial» del ser en general (p. de Dios. pero en reahd~d InvertIda. 17). el ser en cuanto ser del mundo sublunar es quien conlleva la particularidad de estar dividido respecto de sí mismo. La distinción entre metaphysica specialis y metaphysica generalis no pasa ya exactamente entre la teología y la ontología (tal como la entiende Ar. el ser en cuanto ser designa al ser pOSIble. a la inversa. Cfr. El p. esa doble oposición -lo particular y lo general. el ser divino nunca era releo-ado al r~ngo de una sin.. efectivamente. de hecho.nstote~es . La. Hemos discutido ya esta concepción (que es también la del Padre Owens) en el capitulo anterior. surgida de Aristóteles. del ~er ~n. Por último. obliga a invertir la relación que la tra. en Aristóteles. instituye entre la ontología y la teología de Aristóteles: es la ontología de Aristóteles. no designa tanto el ser en gene. por tanto. El problema de Aristoteles no es el de la superación. tI. en la medida misma en que no es 10 divino. a . 398 399 . el proceso efectivo del pensamiento del filósofo descubre otra estructura. El apuro consiste en que Aristóteles desearía fundar la metaphysica generalis en la metaphysica specialis. pp. y el opúsculo Die onto-theologische Verfassung der Metaphysik. pero que Aristóteles nunca asumió a fondo. P?r el contrario. más atenta a las declaraciones de principio del filósofo que a la realidad de su proceso de investigación. que no es más que una región del ser. por la decisiva razon de que este ultImo. La teología de Aristóteles no es ~na ultra-ontologl~: es .

. criticó la concepción. hay que buscar el desarrollo. trad.). en el sentido de una cosmología unitaria. expuesta por Platón en el libro X de las Leyes. aun cuando sean más «divinas» que las del mundo sublunar. etc. Cfr. como hemos visto 11. lo mejor es hacer abstracción provisionalmente de los intermediarios. 9. 5. nunca alcanzará el Principio -es decir. A la inversa. de demonios. y Corr. ad init. hay intermediarios. 11 A propósito de la dualidad de lo corruptible y lo incorruptible (pp. pues esas opiniones son presentadas generalmente bajo forma condicional (p. sino el ser divino. es el Accidente que no es un accidente más entre otros. ¿Cuál es. La respuesta a esta cuestión cabe en una palabra. por el contrario. el comienzo-.0.no ya eminentes ahora. que el movimiento regular de las esferas celestes se aproxime más a la inmutabilidad del Motor inmóvil que los movimientos irregulares del mundo sublunar. nacida de necesidades humanas. 1. tal como la vemos realizada en el ser divino. X. de un ser del que no hay nada que decir. y. al teólogo explicar la Particularidad. II. es la Diferencia que hace imposible. como ya habíamos barruntado 8. y no la ontología. hasta la inconstancia de las acciones humanas. el ser del Mundo sublunar. y es por propia iniciativa como se esfuerzan en «imitar» la perfección subsistente del Primer Motor (que sólo es «motor» en este sen8 9 ser en movimiento y el ser inmóvil no son. No es una diferencia que dejaría subsistir una Unidad más alta. 10. no nos parecen probatorias. su unidad no está dada sino que se la «busca». 11. wgún hace Verdenius. 10 Parece que. Quizá así captaremos la fuente misma de la ontología que. por relación al Ser esencial. de que la degradación está presente ya desde el movimiento del Primer Cielo. 1960. en cuanto búsqueda de la unidad en la escisión. h~biendo partido del movimiento. a la cual constituye. Las críticas que VERDENTUS (<<Traditiona1 and Personal E1ements in Aristotle's Religion». pues. en el proceso efectivo de la investigación de Aristóteles. respuesta al asombro ante lo que no es obvio. Phronesis. aun cuando no alcance su grado más bajo hasta la imprevisibilidad de los movimientos internos al mundo sublunar y.. más arriba. ya rechazada en este punto por Eudoxio. cap. 30. no están menos abandonadas que éstas por parte de un Dios indiferente o impotente. esp. El movimiento no es una diferencia específica. es decir. podrá elevarse hasta la consideración de ese set cuasi divino que es el de los cuerpos celestes. Metor. del movimiento.si este movimiento es causa de la generación y corrupción en el mundo sublunar (Gen. consistiría en bus· car el fundamento de esa escisiparidad que afecta al ser del mundo sublunar y que provoca que no realice la esencia del ser en general. Es la teología. n. forzosamente encontrará primero aquello tido) (cfr. pero que no son en modo alguno mediadores.. Pero precisamente la circularidad y la eternidad de ese movimiento lo aproximan a la inmovilidad: hay un movimiento inmóvil como más tarde habrá.. la diferencia fundamental que separa a lo divino de lo sublunar 9. en efecto. 903 bJ o. Las almas de los planetas. dos especies opuestas en el interior de un mismo género. la particularidad del ser en cuanto ser del mundo sublunar? Hemos visto hasta aquí sus características negativas: no es un género. El movimiento es. 1. y más bien como un deseo que como una aseveración. D. como una contribución posi· tiva de los dioses. Pero nunca franqueará la distancia infinita que separa el Primer Móvil del Primer Motor inmóvil. sino deficientes. incluso si en Aristóteles continúa siendo implícita. cuya presencia o ausencia no impediría proferir un discurso unitario sobre los seres a los que afecta o no afecta. nacida de la reflexión laboriosa de los hombres sobre el ser que les es más familiar -el del mundo sublunar-. Por consiguiente. en el sentido en que 10 eran para la astrología persa. pp. En Ar. 9. para Lucrecio. 336 a 32. aunque fuese por la mediación de «ayudantes» (X. sino aquello en virtud de lo cual la unidad del ser se halla afectada sin remedio por la distinción entre esencia y accidente. como dirá el Epínomis. 24-27. En efecto: no es el ser del mundo sublunar el que es el «ser medio» y. 118-119). El Cfr. tal adver· tencia en nada empaña el hecho de que el' corte comienza allí donde comienza el movimiento. se mueven con un movimiento circular y eterno. el movimiento del sol a lo largo de la eclíptica. por tanto. 304 ss. Tampoco consentiríamos en presentar. Et Nic. De Coelo. arto cit.. aun incluso -y sobre toda-. Ya no corresponde. 400 26 401 . pues. una mors immortalis. ej. Ar. n. 50). en particular. La tarea de una ontología fundamental. la ontología. toda unidad. sólo se manifiesta oblicuamente en la disociación predicativa. Esta afirmación puede parecer extraña si recordamos que los «cuerpos divinos». y considerar el movimiento en su radicalidad. esa restauración de la inmovili· dad mediante el rodeo del movimiento manifiesta la primera «impotencia» de Dios y el comienzo de la degradación que acabará de producirse en el mundo sublunar. obvio. de las perspectivas providencialistas del Platón viejo.). No en Aristóteles. inmóvil él mismo.15 (VERDENIUS. aquella dimensión de la particularidad que una reconstrucción abstracta de su filosofía trasladaba indebidamente a su teología. ALLAN. 1071 a . 346 b 22. Que haya grados en la accidentalidad. la que aparece como la teoría del ser «medio». A. a ella hay que restituir. la omniscencia y la omnipresencia de Dios. el movimiento. invocando textos donde Ar. los astros. 1179 a 23 ss. parece referirse a las opiniones tradicionales sobre la providencia. se dice en varios sentidos. de una Providencia divina que penetraba el propio mundo inferior. es el corte que separa el mundo del accidente y el mundo de la necesidad. es la ontología la que. alemana. 33 y 46) dirige contra esta interpretación. por principio. El que haya intermediarios entre la inmutabilidad del Primer Motor y el movimiento discontinuo y desordenado de los seres del mundo sublunar no debe enmas· carar la radicalidad del corte que así se instaura dentro del ser lO. a partir del De philosophia. por último. 12).. salvo que es lo que es y que no es lo que no es. se constituye como metafísica de la finitud y del accidente. J. The Philosophy 01 Aristotle. Ciertamente. sino al teórico del ser en cuanto ser. sino en los estoicos.

~lto grado de ~bstracción el esfuerzo ya emprendido por las matematicas.:imiento parecen ser objeto explícito de las especulac~ones metaflSlcas. directa o indirectamente. está por una parte la cosa que deviene --o materia-. en definitiva la metafísica se'distinguiría de la física por la abstracción radical 'del movimiento. Para evitar toda ambigüedad.bio. en el primer caso. 2. el vacío.OXE¡cr~(J) 't0: 'P6crEt ~ 'ltána ~ EVla xtVoÓp. pues desarrolla la definición de la naturaleza como «principio y causa del movimiento» 15.2'ta~oA. De hecho. por constituir la realidad más familiar a él ofrecida en el mundo sublunar. 190 b 10-17. el cambio en general (V. no en el marco de los escritos metafísicos. en la Metafísica. En cuanto a la naturaleza de éstos. la Metafísica. 7. n. la privación 14_.EV ouv al &px. efectivamente. a partir de 10 cual la forma adviene -a saber. que es la cosa «común» a todos los seres naturales 13. Aristóteles trata ex profeso del movimiento. 10 opuesto a la forma. pero basta con recordar que es motor para darse cuenta de que su inmovilidad es pensada aquí como condición de la posibilidad del movimiento. Más aún: el movimiento parece obviamente ser el único objeto de la física.Tv ~' 'i:)11. finalmente. 191 a 2).Eva E[Vat. proseguido en el hbro IV. en los libros VII y VIII. si no su esencia. pues.. Pero esta sistematización tradicional de las relaciones entre metafísica y física implica una concepción del movimiento que nos parece contraria a la concepción que la propia Física de Aristóteles nos 'sugiere. En realidad. más radicalmente. De hecho. si bien el movimiento constituye la experiencia fundamental del hombre. cuyos datos conocía todo el mundo. confirmado por el empleo.. es al los principios 'es una discusión sobre los principios del movimiento al concl~ir a~~ dicha discusión: nócrat P. 1.y. sin duda este primer principio es inmóvil y. plantean -como veremo~. de la que bastaría ~acer abstracción para hallar la esencia del ser en su pureza. El libro VI demuestra cierto número de proposiciones que. por otra.at 'tWV 'lt2pi TÉVEC. que no es más que una compilación de la Físic!. Pero ¿de qué son principios tales principios? Aristóteles no se siente obligado a decirlo. . A los comentaristas no les preocupará esa ausenCia. l~. 2..Eva. será inducida de un análisis de la generación.~. 1.. baste con recordar que. La relación del libro II con el problema del mo12 Fís. por ello. 225 a 12-20 a 34-b 9). el crecimiento cuantitativo (aüE'~crt~) y. siempre a la búsqueda de una unidad cuyo movimiento 10 frustra a cada instante. y para salvaguardar -a la inversa. 198 a 17.que hace del hombre un ser de necesidades. ya sea porque interpreten la metafísica como teología. el fenómeno que afecta a los seres distintos del divino. 15 n.(V 'Pucrtxiov. 16 Fís. si hacemos abstracción de la segunda mitad del hbro K (8-12). al lado de la TÉVEcrt~ (paso del no-ser al ser o del ser al ncrser). sólo trata una vez del movimiento. pues ésa era una cuestión tradicional. en conjunto. EtpY)'tat (1. Aristóteles admite la pluralidad de principios. Aristóteles no se atiene él mismo a dicho esquema. el nacimiento y la muerte (TÉVEcrt~ xat <pOopd). en el capítulo 7 del libro Z. 193 b 23-194 a 12. El libro V estudia las diferentes especies del movimiento. En reahdad -y esto es 10 que Aristóteles quiere decir cuando opone lo corruptible y 10 incorruptible como dos géneros-. una simple ojeada al contenido de los diferentes libros de la Física muestra que. En cam. 7. y sobre todo su posición. 1. e inaugura luego un estudio. 402 403 . 14 Ibid. ya porque vean en ella una teoría general del ser. 1. 7. el movimiento afecta enteramente al ser en movimiento. el lugar. que conSideran el ser físico como si fuera inmóvil sabiendo muy bien que no 10 es 16. ya que Aristóteles afirma desde el comienzo de la Física que 10 propio de los seres de la naturaleza (ta <pucm:á) es estar en movimiento 12. El libro III define .el movimiento. TÉ'JEcrt~ y p.~? proble~a que no resuelve viendo en este pasaje una mera dlgreslOn o un Simple recordatorio de los resultados de la Física. sino en el de la Física. de la voz dxivY)"tov para designar la inmutabi· lidad de las realidades inteligibles. su estudio nos da acces~ a la teología.el movimiento en sí. la forma. 189 b 31. Aristóteles atestigua que la discusión sobre vimiento es más clara aún. Pero. Es cierto que el libro primero no trata expresamente del movimiento. Toda la teoría física de Aristóteles contradice la idea de que el movimiento sea una propiedad accidental. n. 185 a 12: 'Hp. Emplearemos en todo lo que sigue la palabra movimiento en el sentido muy general que parece tener en esta fórmula la palabra XtVo6p. 1. la palabra movimiento no designa sólo el movimiento local ('P0pá). no tendremos en cuenta la clasificación que propone Aristóteles en el libro V de la Física y según la cual la kínesis (paso de un contrario al otro) sería. haría «abS!raCCl0n~ de esa «particularidad» que es el movimiento para considerar solo 10 que hay de «común» entre el ser en movimiento y el ser inmutable. Así. 7. sólo se trata en ella de esa realidad fundamental para los seres naturales que es el movimiento. sino también la alteración cualitativa (dnoi(J)crt~). sino sólo del número y naturaleza de los principios. metafísica trataría de 10 inmóvil.E"ta~OA~ para significar. De hecho. en esta terminología. eso aún no prueba que tenga su sitio en una teoría del ser en cuanto ser. Pero en conjunto puede decirse que ni el movimiento ni aún e! ser en m?. la metafísica prolongaría hasta un más. 192 b 21. servirán para demostrar la existencia de un Primer Motor inmóvil. 13 Fís. aquello en que se convierte mediante la generación --es decir. Xal 'ltW~ 'ltocrat. una especie de un género que sería la p. de lo que podríamos llamar los requisitos del movimiento: lo infinito. la cuestión del número de los principios está inmediatamente vinculada a la del movimiento: los filósofos que enseñan la unicidad del principio son los mismos que sostienen la imposibilidad del movimiento. el tiempo. en el segundo. en este punto. Este breve estudio. y emplea indistintamente xivY)crt~.

Tras haber recordado brevemente en qué términos plantean sus predecesores el problema de la unidad. Esa dependencia de la física por respecto de una especulación más alta no es. 2. remita a «otra investigació'n» -propiamente ontol6gica. otros ejemplos en la Metafísica. a deCIr verdad. decir que la investigación acerca de los principios. La menci6n de este principio general podría hacernos esperar que Aristóte17 18 19 les como sucede en otras circunstancias. entre la ffsica y la . no es en la teología. de resolver una dificultad previa suscirada por quiene~ dicen que todo es. por lo de~ más. el punto de partida de la ascensión abstractiva. La discusión trata expresamente. 1. 2. Arist6teles parece umr las dos cues· tiones. de la que aquélla es una parte). De hecho. 76 a 31-36. ¿Por qué semejante teoría pone en cuestlon la poSIbilidad Inlsma de la física? Aristóteles no se explica directamente acerca de este punto. como hemos dicho. es porque niegan el movimiento y.v. es ontológica y no física. sino una dialéctica de la escisión y la finitud. De hecho. 185 a 17. podemo. son movidos. a la mvest1ga~ ción sobre la naturaleza» 21. tras haber re· cardado el principio} no se apura más con esa distribuci6n de competencias entre el físico y el teórico de los principios comunes.establecer dialéct~camente su propia teoría. no es un accidente entre otros. Fís. como hemos visto. pero ya no en el sentido en que entendían esto los comentaristas: no es la ocasión de la especulación metafísica. En este sentido. no es a partir de lo divino como se determina el ente en su totalidad. 185 a 1-3. 2) la teoría del ser en cuanto ser extrae su contenido efectivo (que consiste. no sobre la existencia del movimiento.an los cimientos de la física. Este enraizamiento de la ontología aristotélica en la experiencia fundamental del movimiento puede mostrarse de dos maneras: 1) la Física de Aristóteles es ya una ontología. uno. como dice a modo de JusuÍ1caClon.una discusión que no compete a la ciencia física.. en este caso? Negativamente.r~blema antetlOr. sino a la «precedente» (y sabemos que no hay intermediario. esos filósofos 9ue. lO. § 4. 184 b 25. privativa de esta ciencia: ya sabemos 17 que toda ciencia} siendo incapaz de demostrar sin círculo vicioso sus propios principios. sino a existencias 18. 1. 20 21 Cfr. por otra parte. no ocurre así. ciencia del principio del que derivaría el ser en su integridad. la física aparece sin duda como lo que precede a la metafísica.ealIdad} es la e~lstencla del movimiento la que se halla en cuesllon tras la polémica sobre la unidad. 404 405 . que Aristóteles. lo mismo ocurre con quien estudia los principios [físicos]» 19. no es propio del físico justificar su ciencia contra los que ponen en duda su mera posibilidad} negando la existencia de su objeto: «Así como el geómetra no puede hacer más que callarse ante quien critica sus principios (es competencia de otra ciencia. en la distinción de las significaciones del ser y la búsqueda de su problemática unidad) de una reflexión sobre el movimiento. sino que condiciona de cabo a rabo el contenido mismo de la meta~ física. Si se nos permite utilizar aquí el vocabulario de Heidegger. 2. ¿De qué se trata. * * * Respecto al primer punto. en . donde ha de buscarse lo que hay de fundamental en la ontología.~. 1.:. cuando escribe} como para eludirlas ambas: «En . r. v~ a m~nifes­ tar quizá involuntariamente que!. sino lo que hace que el ser en general conlleve accidentes. por lo demás. 1. los toma de una ciencia anterior. esta afirmación solemne: «Postulemos como prmclplO que los seres de la naturaleza. post. en d~s ocasiones..cuant? a averiguar si el ser es uno e inmóvil. parece sugerir que. Desde las primeras páginas de la Física. Esta advertencIa no ImpIde. 2.menos una afección esencial: la que le impide radicalmente coincidir con su esencia. sino que es el movimiento quien constituye el ser del ente en cuanto tal del mundo sublunar. suscitan a veces aporías físicas» 20. por tanto! la CienCia del ser en movimiento. discusi6n que permiti!á a Aristóteles -según un procedimiento del que ya hemos VISto. la tarea nos es facilitada por el mis· mo Aristóteles. Arist6teles.sin preocuparse por manifestar su relación con e~ p. Pero el hecho de que los filósofos aludides sean los eléatas ~ de q. Por tanto. la física hace que la ontología no sea una teología.r. . Como los principios no se refieren sólo a significaciones. eso n<:> comRete. en ellos la tesis de la unidad del ser vaya ligada a la de la mmovllidad del' uno.filosofía» en general. Anal. si los eléatas ponen en ~est~ón la física. ~oca. sino en la física. que ocupa todo el libro 1 de la Física. en todo o en parte. o de una ciencia común a todas las otras). en la jerarquía de las ciencias.- parte.. «si bien su estudio no es físico. pues. sino sobre el número de los principios. Pero una observación de Aristóte¡es. baga caso omis? de ella: todo el libro 1 de la Física estará consagrado a una dlscuslOn de los eléatas y sus sucesores mecanicistas. Emprende inmediatamente la refutación de. la existencia misma de cada ciencia particular se encuentra pendiente de una especulación más alta. Si la discusión y el establecimiento de los principios de una ciencia no compete a esa ciencia.. 72 a 19. cap_ II. se nos pre· viene de que la investigación física presupone una averiguación más básica que trata de los fundamentos mismos de esa investigación. Aristóteles introduce.

u~a dlI~enSlOn fundamental del ser de lo físico. siendo por naturaleza apto para moverse y capaz de hacerlo. deteniendo el movimiento. no puede decirse tampoco que esté en reposo). mina Y. es una privación en el sujeto capaz de reCl. SInO unas veces en reposo y otras en movimiento 24. el reposo es contrario al movim~et. ~UOEt.. 8. cuya afirmación previa acabamos de ver no es ex. V. espera del mOVImIento SIgUIente. ~O~I?OS y ?t!OS no? Pero entonces. por tanto una restricción.de. Met. Nótese aquí el verbo ÚJ1:0XEloOoo. e~ern~~ad. Pues ese término. movimiento y reposo. entre los seres naturales. si así fuese.ga a. «aun . SIno «los seres naturales. que no puede justificar más qu~ ~na proposlclon ~niversal. que van necesariamente hacia un término. al destinarlo a un «eterno reposo». más que una hlpotesls o un postulado (términos que serían insuficientes para expr~~ar el resultado de una inducción). . si bien Aris25 .mulada quizá.del r~poso no cons. VIII. parece designar una constataClOn realmente fundamental. por naturaleza.:vldencia inductiva. 3. y no particular? 23.cu~ndo ello escapa a nuestra percepción» . Y SI consideramos el mundo en su conjunto.y el reposo. II. aunque sea provisional. nuestr? mundo no están ni siempre inmóviles ni siempre en movlmlen. IIl. 11.hacen semejante al ser del mundo s~blunar y al diVInO. 6.le. 22 'Hlli" a' tncoxztcrOm 'ta qn)crEt ¿1taTUlT1/~ (1. 1. sino una confIrmaClon de la deÍ1mclon del ser n~tural como ser que puede estar en movimiento. VIII. ~ 1tdna ~ ¿''Ita xtvOÓ\leVa elvat a-r¡A. 1. ~e~o l? que conviene señalar antes que nada es que esa ImltaclOn es IrrIsorIa.nte de la filosofía de Aristóteles. que es sólo su contrario. eso. «Lo inmóvil es aquello que de ningún modo puede ser puesto en movimiento (como el sonido es invisible). sin embargo. unos son. de las consideraciones so r~ ~a naturaleza que seguirán.la.. 2. na~uraleza. sino verdaderamente sustanCIal. no.actamente el movimiento. ..ov a' h 't-r¡~ ~ Cfr. Sin duda. 3. 239 a 13. xaOoA. Sólo que. ~'Ita) S' 'f' 1b '1 . ya todos. 27 Fís. Aristóteles distingue claramente entre la inmovilidad -que es contradictoria del movimiento (clxt'lr¡oia en sentido estricto). 26 Fís.¿acaso los estados de reposo aun cuando s~a? fugaces. VIII. 185 a 12). entre movilidad e inmovilidad no hay sólo diferencia de especie. Aristóteles opone a los razonamIentos «enst!cos» de los eléatas la afirmación serena pues está fundada en la «inducción». 202 a 3. del mOVImIento. pero siempre presupuesta. 1067 b 34: el no-ser. Et. Imposible sugerir mejor que el mOV!mlento n? es ~~ fenómeno accidental. 1139 b 28: 'H 1l2V a~ &1taTUlrtí dpX~ &cr'tlV xai 'toíi Fís. sino que es inmóvil (clXtvr¡'to. podemos estar seguros de que encierra siempre movimiento en alguna parte. 251 a 26. VI.. si se trata de una simple ver!fICaClO~ emplt1ca~ ¿para qué esa afirmación «sustancial»? ¿Para que recurnr a !a. aunque s?lo sea por c?rtos lapsos de tiempo? Más aún: la muerte del ser VIVO (caso partIcular del ser natural). wcr'tE cr'tÉpr¡crt~ av etr¡ 'tou aex'ttxOU (Fís.to.la ~ont1nUldad del movimiento así afirmada la comprobada discontInUldad de los movimientos naturales.¡ .y que op0t. 406 407 . por consiguiente. lo que Anstoteles ~p~ne aqUl a los raciocinios eleáticos es el hecho universal.­ to. el repos~ siempre es inqui~t~J prov~si~nal deten~ ción del movimiento anterior. En efecto. que el movimiento es la negación de la inmovilidad). 192 b 21. sino el hecho de poder estar e~ movimIento o rep?~o. ¿ ~glll Ican estas pa a ras que. Mejor dicho: Dios no conoce el reposo (~pEf'-ta). donde o como debe hacerlo naturalmente. La inmovi~idad es la negación del movimiento (aunque sería más exacto decIr. que sería el de la inmovilidad En cambio. si bien el movimiento es un hecho umyersal. y cómo la muerte aparecera en el como aquello que.). que.. 3.e. K. es decir. para restablecer en su derecho a la verdadera positividad. 24 proporciona una imitación de la. precisamen~e: .ti~uY. 226 b 10-16). por su parte. De este modo. Por tanto. de lo que eXI~te. Nic..será siempre provisional. 3. eso basta para distinguir al ser del mundo sublu~~r delbser diVIno ql. 12. mueven siempre. 234 a 32. sólo escapanamos ~ ~as dIfIcultades de la filosofía eleática para caer en las ~el heraclItelsmo. éste es el único caso de inmovilidad que llamo ser en reposo. VI. cuando.. la que va a ser la base rara vez f0f. K. V. no se mueve. 253 b 11. 2. ¿acaso no 10 identifica con ese otro ser que co" noce el reposo eterno? Veremos cómo esta consecuencia no se halla del to~o aus. principio. In em argo -se dlra. se hallará siempre afectado por la POsIbIlIdad de su propia supresión. 1068 b 23 (cfr. En otro pasaje. al no poder ser movido. la evocación . de la existencia del movimien~ to en . sino la oposición irreductible de dos géneros. ya algunos» (Y. Poco importa aquí que Aristóteles combata en este punto la tesii'> de Heráclito según la cual los seres móviles s. Cuando Aristóteles define la naturaleza como «principio de movimiento y reposo» 26. ¿No hay. no puede estar en movimiento. 2.b~r el movimiento» 25. No hablamos en el mismo sentido del reposo de Dios y del reposo del mundo sublunar. el reposo no es sólo su privación.. o también aquello que. una importante restn~clOn en esa frase? Aristóteles no dice: todos los seres naturales. Aristóteles mostrará que las realIdades .ou. El hecho ulllversal. Cfr.eso está claro 'por la in~uc~ión» 22.. según la defInIción aristotélica de los contrarios (la privación es un caso particular) son las especies extremas en el interior de un mismo género.. con todo. n? quiere decir que todas las cosas de la naturaleza est~n en movlmI~~to en cualquier instante.

Atlstoteles dlstmgue el mOVImIento natural y el movimiento no natural el cual. Si la naturaJéza tiende al reposo. todo movimiento. I. el movimiento no puede ser más que una violencia hecha a esa naturaleza (caso del movimiento «contra natura»). Protréptico. ~n Obras completas.. Clal y fortuito. X.s.G. se dirá. 8. 1. 199 a 15.r~l. b 19 ss. la discontinuidad de los movimientos pa. 8. por serlo. 1071 b 8.). dlstmgue al menos tres especies de movimiento: «Vemos que las cosas se mueven.. VIII. 7. Vlmlento «mmortal» no es una abstracción. 1.. fr. II. 190 b 11). 3 ss. imitación del movimiento natural.exlglda preCisamente por la discontinuidad de sus partes 28. o un correctivo a esa violencia. o por alguna otra causa. IX. según Atlstóteles. y que.vimiento artificial... fr. que el propio movimiento natural tiene como condición el movimiento contra natura: si todas las cosas estuvieran en su lugar natural y no hubieran sido arrancadas de él por un movimiento violento. por tanto. ¿pertenece el mOVImIento a los seres como una especie de vida para todo lo que existe por naturaleza?» (Pis. II. 1070 a 7). sino la vIda mIsma del contemdo. Si talo cual ser natural pue?e estar en reposo. Pis. «Si gira en drculo. Digamos que la naturaleza física. no en el m6vJ1. 138 C. VIII 1 2?0. 4. e? el papel de la física).E. a~mite la continuidad del movimiento en su conjunto. ' 31 Todo lo natural está. Met. según la cual «todo 10 que ha llegado a ser es compuesto» 32. que reaparecerá bajo otras formas en toda la Física de Aristóteles? Cabría cotejarla. 4. VIII.. De nato deor. produCIdo por «alguna otra causa»). C?y~ matetla es ~l ~zar (Et. Pero conviene notar que esta dualIdad de motor y móvil sigue siendo interna a la natura28 29 libro I de la Física.seria ~e la filosofía». es contra natura. en efecto. o bien inteligente (es el arte). de la anti-naturaleza.. 891 c ss. Ahora bien: lo uno no conlleva partes. y rep?sos.. la 0r::tología. o por la inteligencia. 889 c). No se altera. Muestra luego que 10 uno no se altera ni se mueve localmente. II. Tropezaríamos así con un sentido que ya hemos encontrado en la palabra 'PUcrl~.. no necesitaría volver y todo estaría en reposo. Comienza por distinguir dos especies de movimiento: la alteración y el movimiento local. es decir. ÁRISTÓTELES lo avecm~ a! arte. 192 b 28-32). Tal movimiento.ue el movimiento «artificial» de Platón (ya que el arte supone la interven.e rec~nodmi~nto de la coextensividad de la naturaleza y el mOVImiento permIte darle todo su alcance a otra observación del A. a la que prolonga desde el interior. En cuanto al movimiento fortuito mientras que Plat?n parecía aproximarlo.). b 13). o por naturaleza. 888 e). cfr. 24 R. en movimiento (cfr. Finalmente.. en el exterIOr del móvil (A.. p. 254 b 7·24). 8. es decir. Si va de un lugar a otro. smo el ser-en-movImIento considerado en su totalidad es decir. o por coerci6n. 180). en realidad. 4.. Pero esta distinción. 2.' Este ~.. 3. directa o indirectamente. pero no puede durar indefinidamente y debe invertirse a su vez (como en el caso de la piedra que se lanza y vuelve a caer) para convertirse en movimiento natural. y si la teoría física del movimiento debe tener en c:u enta detencio?e. o cuyas flaquezas suple (Fís. en el mundo natural. en sus principios. El movimiento «inteligente» de Aristóteles no es ot.. dls. o bien se desplaza de un lugar a otro. Pero ¿en qué sentido debe entenderse y hasta qué punto puede mantenerse. miento así puede ser infinito y continuo 29. dentro de la esfera de la naturaleza en general.WI del cr6veE'COV ~cr'Ct (Pís. II. y sólo hay naturaleza realizada en lo inmóvil. y que todo el esfuerzo del arte consIste en «imitar a la naturaleza» (Fís. antes que nada. tal movimiento implicará un paso necesa· riamente progresivo: «cuando una cosa está llegando a otra. M. I. o que las lanzaderas anduvieran solas (Pol. 8. 6. 407 b 25) o en las tablas de los barcos (Pis. esa oposición entre la no-naturaleza y' la na~uraleza? Emr:ec~mos por el ~o. 1. y 10 uno no puede convertirse en otra cosa que lo que es. o bien se mueve circularmente sin desplazarse.A. no es esa «mors immortalis» que MARX denunciará como ilusión de una filosofía idealista del movimiento (<<Mi. para el movImiento--. con un pasaje del Parménides en el que Platón se pregunta en ese pasaje si lo uno está en reposo o en movimiento. 3. Aristóteles responderá afirmativamente a esta pregunta.). so~e­ tido a la generación y a la muerte. diremos entonces que el ser natural en su conJ~nto es un ser en movimiento -o. VI. 639 b 16. smo. Más grave parece la oposición entre el movimiento propiamente violento (fortuito) y el movimiento natural (Pis. cfr. se. que el médico se curase a sí mismo (Pis. El movimiento artificial.r~iales.:"lmlento natural en que se tiene su principio. 4. 30 «Inmortal y sin pausa. pues alterarse significaría convertirse en otra cosa. VI. 1140 a 10 ss. 44. el movimiento violento es la inversa del movimiento natural. 33 Parmén. Esta dIVISIón del movimiento completa y corrige la de Platón (~eyes. una anti·violencia (caso del movimiento llamado «natural»). contra Heráclito. 194 a 21. s610 tiene sentido. t. tendrá que lIgarse a la posibilidad siempre abierta del movimiento a la fundamental inestabilidad inscrita en el principio mismo del ser natural como aquello que constituye su «vida» 30. 640 a 27). más exactamente. El devenir supone la composición: ¿en qué sentido cabe entender esta proposición general.. VI. sólo hay dos géneros: el l:?0~lmlento natu.. 16. Nic. Aristóteles.rap Parecería que la respuesta debiera ser negativa. II. en el lIbro VIII de la Física. o bien fortuito (cuando e. La ontología de Aristóteles no estudiará ni t~l o cual m~viJ:niento ~n particular (ése.tmgue del mO. 1253 b 37). porque sólo un movi. Pero entonces. I.a cosa <1. Nic. al movimiento natural (cfr.tóteles enseña. 32 Te ilVÓ!!EVOV !J. 408 409 . 49. referida a la teoría del lugar natural.» (-:'-' 6. 1140 a 18). 1~71 b 35. mostrará que el movimiento físicamente fu?damental es el movimiento local circular. entonces. es preciso que lo haga sobre un centro y que tenga otras partes: las que giran alrededor de ese centro» 33. 11 W. . única que consideramos aquí. quien distinguía tres cIases de movimiento: natural artifi. Parto animal. clón de un alma. su sentido teol6gico.¡r. además. se distingue de la natur