SEXTO DOMINGO DE PASCUA

EL AMOR
El tema para el sexto Domingo de Pascua es el amor. El amor se propaga cuando somos testigos de la obra de Dios en nuestras vidas, cuando alabamos a Dios por su poder, al responder a las críticas con amabilidad. Cuando hacemos estas cosas, hacemos honor al mandamiento de Jesús, la orden de amar. PRIMERA LECTURA, HECHOS 8:5-8, 14-17. En el libro de los Hechos, la historia de Felipe en Samaria describe la evangelización cristiana al inicio: anunciar a Cristo a través de la palabra y de las obras, bautizar a los creyentes y después, imponer las manos sobre ellos para recibir el Espíritu. Observa cómo la proclamación de Cristo a través de la palabra y el carisma comenzó con el Espíritu. Este es nuestro punto de partida. Oramos para que el Espíritu actúe en nosotros, después, oramos para que el espíritu actúe en otros. SALMO 66. El Salmo 66 es una canción de alabanza, pero también nos da las razones para alabar a Dios. Gracias a Dios por su increíble poder. Gracias a Dios por su fidelidad. Gracias a Dios por su íntima presencia en nuestras vidas. Puedo alabar a Dios con la canción, pero también puedo alabar a Dios con mis votos y mi estilo de vida. SEGUNDA LECTURA, 1 PEDRO 3: 15-18. Algunas veces hay un costo para vivir el camino cristiano. Nos enfrentamos a veces a las críticas para hacer el bien, a veces por difundir el Evangelio. El autor de 1 Pedro reconoce este hecho y nos da aliento. Responde a los críticos con una actitud cariñosa y da gracias a Dios por el sufrimiento, al igual que lo hizo Jesús. EVANGELIO, JUAN 14: 15-21. En el Evangelio de Juan, Jesús manda a sus seguidores a amar. Para lograr esa hazaña, prometió a un guía, el Espíritu Santo. También prometió volver pronto. Con una ayuda y un objetivo, podemos tomar conciencia que podemos amar y saber que Dios nos ama, porque, en Jesús, vemos el amor de Dios.

PRIMERA LECTURA, HECHOS 8:5-8, 14-17
El proceso de Evangelización
5 Así Felipe anunció a Cristo a los samaritanos en una de sus ciudades adonde había bajado. 6 Al escuchar a Felipe y ver los prodigios que realizaba, toda la población se interesó por su predicación. 7 Pues espíritus malos salían de los endemoniados dando gritos, y varios paralíticos y cojos quedaron sanos. 8 Hubo, pues, gran alegría en aquella ciudad. 14 Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén tuvieron noticia de que los

FRATER MIGUEL BONILLA

samaritanos habían aceptado la Palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan. 15 Bajaron y oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo, 16 ya que www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org

1

todavía no había descendido sobre ninguno de ellos y sólo habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. 17 Pero entonces les impusieron las manos y recibieron el Espíritu Santo. BLA

SEXTO DOMINGO DE PASCUA

8:5 Los Samaritanos preveían también una figura del Mesías. Ellos lo llamaban "Taheb", que significa "uno que restaura". En esta lectura, Lucas relaciona los pasos de la evangelización que reflejan el llamado de Pedro en Hechos 2:38:

“Pedro les contestó: «Arrepiéntanse, y que cada uno de ustedes se haga bautizar en el Nombre de Jesús, el Mesías, para que sus pecados sean perdonados. Entonces recibirán el don del Espíritu Santo.” BLA

En su viaje a Samaria, Felipe predicó y apoyó su mensaje con curaciones y exorcismos. A la luz de Hechos 8:16, los Samaritanos fueron bautizados. Sea que Felipe los bautizara –como lo hizo con los etíopes en Hechos 8:38 – o no, no se puede determinar. El llamado a la metanoia –con signos de apoyo– y al bautismo –se cumplió. El tercer paso, la recepción del Espíritu Santo, vino a través de Pedro y Marcos, que fueron enviados desde Jerusalén. Observa que la atracción del mensaje de Felipe fue apoyado por carismas que le dio el Espíritu. En otras palabras, la evangelización eficaz requiere la cooperación con el Espíritu. Y el resultado final de evangelización es la recepción del Espíritu por aquellos que escuchan el mensaje y ven sus pruebas. La conducción por el Espíritu señala a llenarse del Espíritu. En este tiempo litúrgico, podríamos preguntarnos cómo podríamos evangelizar eficazmente. Toma esta lectura con todo el corazón. Pide que el Espíritu pueda llevarte y usar tus talentos para apoyar tus palabras. Y ora para que el Espíritu pueda caer sobre tu audiencia, aunque sólo una persona esté en la casa. 8:14. Felipe, uno de los siete, bautiza, pero quienes vienen a comunicar el don del Espíritu son los apóstoles Pedro y Juan. Esto es una prueba de que la fundación de la comunidad helenista no dividió a la Iglesia. El bautismo y la imposición de las manos aparecen desde el principio como dos etapas de la iniciación cristiana, y se refieren a dos aspectos diferentes de la vida en la Iglesia: el bautismo señala la renovación de la persona por la fe y la imposición de las manos expresa la integración al pueblo nuevo. Esa integración no se efectuaba mediante la inscripción en un registro o por una marca reconocible, sino por el don del Espíritu, y ese don era comunicado por los responsables de la comunidad –de la Iglesia– tal como había sido el caso de Moisés Números 11,25. Esta imposición de las manos –que se ha transformado en la confirmación en la Iglesia actual –iba entonces ordinariamente acompañada por las manifestaciones de que nos hablan Hechos 19,6 y 1 Corintios 12:1-7: y 1 Corintios14:1-40. Estos dones, de los cuales a menudo no retenemos más que el aspecto espectacular, formaban parte de una experiencia

FRATER MIGUEL BONILLA

www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org

2

global de la fe. De ella continúan participando, de una u otra manera, los que se ponen a disposición del Espíritu. Las manifestaciones del Espíritu no son solamente las que se mencionan en los Hechos, ya que Dios adapta sus dones a las necesidades de la Iglesia, y el Espíritu sigue actuando en muchos creyentes, que tal vez no hablan en lenguas ni hacen curaciones, pero que actúan bajo la inspiración del Espíritu y que producen los frutos del Espíritu Gálatas 5, 22-24. En muchas comunidades el bautismo y la confirmación se confieren sin que haya habido proceso previo de conversión y de descubrimiento de Cristo Señor, que le da todo su sentido, y por eso mismo las manifestaciones visibles, digamos carismáticas, del Espíritu son más raras o más discretas. 8:16. Bautizados en el Nombre del Señor Jesús. Ver Hechos 19,5.

SEXTO DOMINGO DE PASCUA

SALMO 66
Acción de gracias al terminar la lucha
¿Qué razones tienes para alabar a Dios? Algunas personas encuentran formas ingeniosas para agradecer a otros. Tarjetas y regalos, ceremonias de reconocimiento público, visitas sorpresas y fiestas. Quieren hacer memorables sus demostraciones de gracias; también quieren construir una relación con la persona a la que agradecen. Los creyentes debemos dar gracias y alabar a Dios. Le debemos todo a él, porque todo viene de él. Podemos encontrar formas creativas de dar las gracias y alabar al Señor, desde una simple oración a una elaborada ceremonia. Cuando ponemos nuestros corazones en nuestras alabanzas y agradecimiento, alentamos a otros a unirse a nosotros en nuestra gratitud. Alabamos a Dios, a fin de acercarnos más a Dios. El Salmo 66 es una oración de alabanza y gracias. Comienza animando la naturaleza para elevar canciones al Señor y termina con un himno muy personal. En el Intermedio, relata las razones de la alabanza, cósmica, nacional e individual. —El jefe de la comunidad da gracias, en nombre de todos, a Dios, que libró al pueblo de sus pruebas.

2 Aclamen a Dios en toda la tierra, canten salmos a su glorioso nombre, hagan alarde de sus alabanzas. 3 Digan a Dios: ¡Qué terribles son tus obras! Tu fuerza es tal que tus enemigos se convierten en tus aduladores. 4 Toda la tierra ante ti se inclina, te canta y celebra tu Nombre. 5 Vengan a ver las obras de Dios: sus milagros que a los hombres espantan. 6 Transforma el mar en tierra firme, por el río pasaron caminando; ¡Que para él sean nuestros festejos, para el Valiente, FRATER MIGUEL BONILLA www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 3

siempre vencedor! 7 Con sus ojos vigila a las naciones no sea que se alcen los rebeldes. BLA

SEXTO DOMINGO DE PASCUA

66:1-7 es un imperativo para alabar, primero de la naturaleza y, luego, de la nación. Sin embargo, una palabra en el Salmo acentúa la diferencia entre la fe de Israel y la de sus vecinos: "terrible" o "temible” –66:3 y 66:5. Las hazañas de Dios son "terribles". En otras palabras, Dios actúa en la naturaleza –66:3, y los asuntos de la humanidad –66:5, de manera que lo distingue como lo diferente, único, "Santo". Las Naciones en todo Israel adoraban a los dioses de la naturaleza y la fecundidad; emulaban los ciclos de las estaciones para asegurar la prosperidad agrícola. Los asuntos de estas Naciones estaban atados a estos ciclos. Mientras que Israel no era menos que una sociedad agrícola, la nación creía en un Dios que interrumpía el flujo natural en forma dramática. 66:6. Recuerda a la gente del éxodo y el retorno del exilio en Babilonia con milagros naturales. El dominio de YHWH sobre los elementos era la razón de la misma naturaleza – 66:1-3, y la nación –66:4-7, para el culto.

8 Bendigan, pueblos, a nuestro Dios, que se escuchen sus voces, que lo alaban, 9 porque él nos ha devuelto a la vida y no dejó que tropezaran nuestros pies. 10 ¿Oh Dios, por qué nos examinaste y nos pusiste en el crisol como la plata? 11 Nos hiciste caer en la trampa y la angustia nos apretó el estómago. 12 Dejaste que un cualquiera cabalgara sobre nuestras cabezas, por el fuego y por el agua hemos pasado pero, al fin, nos has hecho respirar. BLA

66:8-12 alienta a la gente para alabar a Dios por su fidelidad, a pesar de lo duro de las pruebas. El Dios viviente mantiene a su pueblo entre los vivos, incluso a través de pruebas, y lo guía de forma segura; pero al fin los "hace respirar". De nuevo, observa las imágenes implícitas del éxodo y el regreso del exilio.

13 Llegaré hasta tu Casa con holocaustos, y te cumpliré mis votos, 14 que en mi angustia mis labios pronunciaron y ratificó mi boca. 15 Te ofreceré animales bien cebados, hacia ti subirá el humo de los corderos, te inmolaré bueyes y chivos. 16 Vengan a oírme los que temen a Dios, les contaré lo que hizo por mí. 17 Mi boca le gritaba alabanzas pues estaban debajo de mi lengua. 18 Si hubiere visto maldad en mi corazón, el Señor no me habría escuchado. 19 Pero Dios me escuchó y atendió a la voz de mi plegaria. 20 ¡Bendito sea Dios, que no desvió mi súplica ni apartó de mí su amor! BLA

66:13-20 es una respuesta personal a la fidelidad de Dios.

FRATER MIGUEL BONILLA

www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org

4

En el 66:13-15, el Salmista –¿el sumo sacerdote o gobernante local? adoraban a Dios con sacrificio; el orador pedía a Dios, respaldado por votos personales y ahora daría las gracias y alabaría a Dios con un ritual del Templo. En el 66:16-20 se hizo más personal; Dios respondía a la oración de la persona de una manera que reafirmaba su pacto con Israel. El Salmo 66 nos da razones para alabar a Dios. El Dios viviente que actúa de manera impresionante a nivel cósmico interviene en los asuntos de la nación y está presente en mi vida y la tuya. El Dios del universo es mi amigo y compañero, y el tuyo. Quien controla por ahí está cercano a mí. Esa es suficiente razón para gritar a los amigos, a la familia, a la comunidad, a la nación, incluso a la propia naturaleza, “¡Gracias a Dios!" Toma tiempo esta semana para alabar a Dios por su actividad en tu vida. Anima a otros a hacer lo mismo.

SEXTO DOMINGO DE PASCUA

SEGUNDA LECTURA, 1 PEDRO 3: 14b-18
Sufrir a ejemplo de Cristo
14b No teman lo que ellos temen ni se asusten, 15 sino bendigan en sus corazones al Señor, a Cristo; estén siempre dispuestos para dar una respuesta a quien les pida cuenta de su esperanza, 16 pero háganlo con sencillez y deferencia, sabiendo que tienen la conciencia limpia. De este modo, si alguien los acusa, la vergüenza será para aquellos que calumnian la vida recta de los cristianos. 17 Es mejor sufrir por hacer el bien, si tal es la voluntad de Dios, que por hacer el mal. 18 Pues Cristo murió una vez por el pecado y para llevarnos a Dios, siendo ésta la muerte del justo por los injustos. Murió en su carne, y luego resucitó por el Espíritu. BLA

3:14b " No teman lo que ellos temen ni se asusten " el autor recomienda calma frente a los que oprimen la comunidad, a pesar de las bondades que la comunidad realiza. Hay un viejo adagio que dice: "ninguna buena acción queda impune". Parece que no importa qué intenciones pudiéramos tener, el bien que hacemos es examinado y criticado. Cada santo que jamás haya vivido ha tenido detractores. Madre Teresa fue acusada de aceptar dinero de "origen dudoso" y malgastar recursos en los moribundos. El Papa Juan Pablo II fue acusado de buscar un estatus "estrella del pop", mientras dejaba los asuntos de la Iglesia en manos de aquellos con agendas cuestionables. Ningún Santo vive sin oposición de algunos grupos. Ninguna buena acción queda impune.

FRATER MIGUEL BONILLA

www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org

5

3:17. En este párrafo encontramos lo referente a la «bajada de Cristo a los infiernos», de que habla nuestro Credo: ver también Efesios 4,9 y el comentario de Mateo 27,52: ”Jesús “descendió al lugar de los muertos”. Esta antigua expresión de nuestro Credo significa que Jesús encontró, de una manera misteriosa pero real, a esas multitudes históricas o prehistóricas que lo esperaban.

SEXTO DOMINGO DE PASCUA

Pedro habla, según la manera de expresarse de aquel tiempo, de los hombres pecadores del tiempo de Noé. Eran para los judíos el ejemplo de los que pecan por irresponsabilidad y no se preocupan realmente de la voluntad de Dios. Y, sin embargo, Cristo los salvó: vino para todos, y no solamente para los que fueron fieles o para aquellos que tuvieron la suerte de pertenecer a su Iglesia. Se notará la comparación entre el diluvio y el bautismo: el agua hace desaparecer un mundo viejo, una vida de pecado; el que llega a Cristo empieza una vida nueva, afanándose por una renovación interior. 3:18. Murió en su carne, o sea, por haber aceptado y asumido realmente nuestra condición mortal, pero debía ser retomado por el Espíritu de Dios. Con estas palabras se reafirma la doble naturaleza de Cristo: comparar con Romanos 1,4. Miren cómo Cristo padeció en su carne: ver Romanos 6. El autor de 1 Pedro recuerda a su audiencia ese hecho. Si vivimos para Cristo, dijo el autor claramente, vamos a ser criticados. La cuestión del carácter viene en respuesta. El autor aconseja un doble enfoque a esas críticas: 1. tener una respuesta lista para la crítica y 2. responder a él o a ella suavemente y reverentemente. De esta forma, podemos vivir con una conciencia clara y el crítico (a) se avergonzará él o ella misma. Al final, si sufrimos, es mucho mejor sufrir por el bien que hacemos. De esta manera, podemos caminar los pasos de Cristo. Sufrió por los pecadores. Murió; pero ahora vive con nosotros, por lo que puede llevarnos a Dios. Si bien es cierto que ninguna buena acción podría quedar impune; pero, incluso en la crítica, podemos mostrar a otros el camino a Cristo. ¿Cómo te han fortalecido las críticas de los demás? ¿Tu fe? ¿Tus esfuerzos por hacer el bien a otros?

EVANGELIO, JUAN 14: 15-21
Dios Amor, es fuente del Amor
FRATER MIGUEL BONILLA www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org 6

El conocimiento de la fe requiere algo más que los argumentos racionales usados en apologética. Sólo cuando empezamos a amar a Dios y a reflejar ese amor en la vida diaria, podemos obtener la información verdadera, e influir sobre los demás. Esta parte del discurso de despedida de Jesús cae sobre los talones del estudio de la semana pasada. Como puedes recordar, Jesús declaró que vivía en un amor íntimo con el Padre. Ahora, Jesús podría facultar a sus seguidores al amor del mismo modo que lo hizo, y él prometió estar con ellos. Al empezar el evangelio, Juan dijo que toda la actuación de Dios en el mundo se debe comprender a la luz de la relación íntima del Padre y del Hijo. Ahora agrega que la presencia de Dios en nosotros se debe a otra persona, que es el Espíritu Santo. Ni el Padre solo, al que nadie ha visto, ni el Hijo que se ha manifestado, podrían hacerse uno con nosotros si no fuera mediante el Espíritu, el soplo de Dios, al que deberíamos llamar: Dios que se comunica. Por eso llamamos vida espiritual a todo lo que se refiere a nuestras relaciones con Dios. Jesús dijo a sus seguidores: 15 Si ustedes me aman, guardarán mis mandamientos, 16 y yo rogaré al Padre y

SEXTO DOMINGO DE PASCUA

les dará otro Protector que permanecerá siempre con ustedes, 17 el Espíritu de Verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes lo conocen, porque está con ustedes y permanecerá en ustedes. BLA
El presente pasaje expone los tres pasos de la vida espiritual: 1. 14:15. Guardar las palabras de Jesús: meditarlas, ponerlas en práctica y dejar que echen raíces en nuestra alma. 2. 14:16. Luego, instruidos por el Espíritu sobre lo que debemos pedir en su nombre, pedimos con toda confianza aquellas cosas que él mismo desea. 3. Al final, hacemos las mismas cosas que él hizo. No multiplicó las obras buenas, sino que llevó a cabo lo que el Padre le pedía, aun cuando su obediencia pareciera un sacrificio vano. 14:15. Jesús comenzó con una declaración "si..., entonces... " que equipara la relación con la acción. “Si ustedes me aman, guardarán mis mandamientos“. Entre los contemporáneos de Jesús, el poder de la enseñanza de un rabino dependía de la calidad de ejemplo del rabino. Por otro lado, el rabino esperaba que sus discípulos no sólo aprendieran de su enseñanza, sino también que siguieran su ejemplo. De esta forma, la acción reivindicaba la verdad de la enseñanza. Existe una conexión clara entre las "palabras" de la enseñanza y la moral de los "mandamientos", la enseñanza implícita. Juan siguió la tradición que equipara "mandamiento" con "palabra". En Deuteronomio 5:5, el Decálogo se refiere incluso como "la palabra de Dios". En Juan, las palabras y los mandamientos de Jesús apuntaron hacia el amor. El amor entre el Padre y el Hijo. El amor entre el Hijo y sus seguidores. Ahora, Jesús le dijo a sus discípulos que siguieran su ejemplo. Ámense unos a otros. La relación de amor entre el Padre y el Hijo, entre el Hijo y sus seguidores, se convirtió en el paradigma de la vida en la comunidad cristiana.

FRATER MIGUEL BONILLA

www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org

7

14:16. Otro Protector. Jesús se refiere al Espíritu Santo, llamado Paráclito en el texto griego. Esta palabra tiene varios sentidos: defensor, protector, abogado. El mismo término se aplica también al que en el oficio de la sinagoga traducía el lenguaje hablado –el arameo, el texto hebreo: ver ese sentido en Juan 16,13-14. Aquí traducimos: el Protector. El Espíritu da a los creyentes la confianza e inspira sus oraciones para que sean escuchadas por Dios. Antes de él teníamos ya un protector, Jesús, el que ora al Padre por nosotros. El Hijo es en cierta manera “Dios para nosotros” y su obra no se encierra toda en el tiempo que ha vivido entre nosotros aquí abajo, sino que a lo largo de la historia continúa intercediendo por nosotros. Sobre ese rol se explayará la Carta a los Hebreos. Pero el simple mandamiento de amar no satisfacía, puesto que el ejemplo solo no podía ser suficiente. Jesús proveyó el poder del amor en el Espíritu Santo, el Paráclito. En griego, "Paracleto" literalmente significa "uno llamado para ir al lado". La frase podría significar un sentido más amplio de "auxiliar” –uno llamado a unirse para ayudar, –o en un sentido más estricto "abogado defensor" –uno llamado para ayudar en una disputa legal. El contexto justifica el significado más amplio de "auxiliar". Jesús prometió que el Espíritu "…permanecerá en ustedes … " El espíritu ayuda al creyente desde el momento de la elección de fe en el más allá. El espíritu ayuda al creyente a poner la fe en acción –es decir, amando a otros. 14:17a Pero, el espíritu hace más que ayudar. Es el espíritu de la verdad, tal como lo pone Juan 4:23b-24, el espíritu referido al poder dinámico interno de Dios. La verdad iguala a la palabra "único/única" o actúa como un medio que revela la “única” verdad –recuerda nuestra discusión la semana pasada sobre la "verdad". Así, el Espíritu es verdad –es decir, Dios –o el mensajero que revela la verdad acerca de Dios. En realidad, el espíritu es ambos. Recuerda, "donde actúa Dios, ahí está Dios." Igual que Jesús, el Espíritu es mensajero de Dios y es Dios mismo. El espíritu faculta al creyente como la presencia divina, otro ayudante de Dios. 14:17b ¿Podrían aquellos cuyas ambiciones y ansiedades están ligadas al mundo ver el Espíritu? En otras palabras ¿podrían ver estas personas "mundanas" el amor por lo que es realmente? ¿Podrán saber que es el verdadero amor? Los seguidores de Jesús pueden ver el amor porque el espíritu los orienta a Cristo y a otros –"... porque el Espíritu está con ustedes... ". Y, conocerán el amor porque el espíritu, la mismísima vida de Cristo resucitado, vivirá en el seguidor ("...y permanecerá en ustedes... "). ¿podría el mundo prometer tanto? ¿O el mundo simplemente rinde un homenaje de labios al amor como una inversión meramente en puro narcisismo?

SEXTO DOMINGO DE PASCUA

El Espíritu Santo, Don de Dios Podemos resumir la plenitud de todos los dones de Dios en una sola palabra: AMOR. La efusión del amor de Dios perdona nuestros pecados, nos restaura en comunión con Dios y nos faculta para pasar el regalo del amor de Dios a los demás. De hecho, "Dios es amor" –1 Juan 4:8, y cualquier relación con Dios debe estar firmemente arraigada en el amor.

FRATER MIGUEL BONILLA

www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org

8

El Espíritu Santo nos trae el amor de Dios. De hecho, el espíritu y el amor de Dios están tan entrelazados que el Don del Espíritu de Dios es un regalo de su amor. Cuando experimentamos amor trascendente, sabemos que el Espíritu vive en nosotros. Cuando amamos a otros, seguimos el impulso del Espíritu. El fruto del Espíritu habla directamente al amor: amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, autocontrol. ¿Qué experiencias de amor humano te han señalado hacia Dios? ¿Qué experiencias del amor de Dios te han ayudado a amar a otros?

SEXTO DOMINGO DE PASCUA

18 No los dejaré huérfanos, sino que volveré a ustedes. 19 Dentro de poco el mundo ya no me verá, pero ustedes me verán, porque yo vivo y ustedes también vivirán. 20 Aquel día comprenderán que yo estoy en mi Padre y ustedes están en mí y yo en ustedes. 21 El que guarda mis mandamientos después de recibirlos, ése es el que me ama. El que me ama a mí será amado por mi Padre, y yo también lo amaré y me manifestaré a él.» BLA

14:18. Jesús prometió regresar tanto en la resurrección y en el día del juicio final. - La resurrección revelaría Cristo a la comunidad. - La segunda venida revelaría a Cristo a todo el mundo. Juan mezcla los dos "momentos" de revelación con la metáfora de la vista. 14:19. Las personas mundanas no pueden "ver" a Jesús, porque se contemplan sólo a sí mismos; pero los creyentes ven y tienen verdadera vida, porque Jesús vive. Observa, la vida resucitada de Jesús –es decir, el Espíritu, es la fuente de la "vista" Espiritual –la Fe, en el creyente y la vida eterna para el creyente. Tal como amamos porque otros nos aman, vivimos realmente porque OTRO nos dio la vida. Nuestra vida y nuestro amor dependen de otra persona. Nos engañamos si creemos que toda la vida y el amor dependen de nuestros propios esfuerzos. ¿No es esa la ilusión que la gente del mundo proclama? 14:20. Algún día, se conocerá la verdad, ya sea el día de la Fe o el Día Final. En algún momento, todos verán que toda la vida y el amor vienen de Dios. ¿Cómo reconocerán este hecho? A través de la vida de quienes dependen de Dios, que aman a Dios, que sacan su propia existencia de Dios. Comprender el ejemplo del amor de los creyentes ofrece una elección a los no creyentes: aceptar el amor desde su origen y recibir la verdadera vida, O perderse. Este momento de elección se convierte en el momento del juicio. 14:21. Jesús completa estos versos cerrando un círculo; pero, en vez de conectar la enseñanza y la acción en una instrucción condicional –"si..., entonces... ", revirtió el orden. Aquellos que obedecen sus mandamientos de amor, lo aman; disfrutan del amor de Dios y de su Hijo. Y, a través del amor, Jesús se revelará él mismo a ellos. De esta manera, Jesús conecta no sólo la enseñanza y la acción, conecta la acción con la revelación. El Amor se convierte en el conducto de la revelación.

FRATER MIGUEL BONILLA

www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org

9

SEXTO DOMINGO DE PASCUA
El Espíritu Santo y la Iglesia La misión del Espíritu Santo es llevarnos a Cristo. El Espíritu nos prepara a todos y nos invita a Cristo. Con el don de la vida del Cristo resucitado, el Espíritu une a todos los creyentes a Cristo y los coloca en comunión con el Padre. Dado que el Espíritu une todo en Cristo, el Espíritu se construye la Iglesia de Cristo en la tierra. La Iglesia comparte en la misión del Espíritu y revela la obra del Espíritu. Al igual que la Iglesia evangeliza, comparte en la obra del Espíritu. Mientras la Iglesia ora y adora a Dios en el Sacramento, muestra al mundo la obra del Espíritu. En este sentido, la Iglesia se convierte en un instrumento del Espíritu y un compañero de trabajo. En tanto que nosotros, miembros de la Iglesia, mostramos nuestro amor a Dios en oración sincera y mostramos nuestro amor por el prójimo en actos de bondad, demostramos nuestra vida en el Espíritu. ¿Por qué son los actos de amor las herramientas más poderosas que tenemos para llevar a otros a Cristo? Cuando nosotros, como cristianos, mostramos amor, revelamos la vida de Dios entre la gente. ¿Por qué? Simplemente porque afirmamos la presencia del Señor resucitado en nosotros. Y mostramos a otros la vida del Espíritu dentro de nosotros. El amor, entonces, es "el calzado de cuero de la fe". El amor es la fe en la acción. Para los cínicos que nos acusan de que Cristo existe solamente en nuestra imaginación y en un movimiento de fantasía, digámosles: “¡Cristianos! Miren cómo se aman unos a otros". ¿Cómo mostrarás a otros el amor esta semana?

FRATER MIGUEL BONILLA

www.icdcr.org 1faith1lord@icdcr.org

10

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful