You are on page 1of 11

PEDAGOGÍA DEL DEPORTE Y DEPORTE CONTEMPORÁ NEO – Lic JOAQUIN DARÍO HUER TAS

PEDAGOGÍA DEL DEPORT E Y DEPORT E CONT EMPORÁ NEO. Lic. Joaquín Darío Huertas1.

El mundo de la vida contemporáneo: Elogio de la facilidad. Nuestra sociedad, como ninguna otra, ha centrado los esfuerzos de sus integrantes alrededor de la tecnología y con ello, espera alcanzar la anhelada felicidad que ha buscado el hombre de tan diversos modos a lo largo de su trasegar. En efecto, nuestra civilización es la era de la tecnología y la ciencia: se han apartado las sombras de la ignorancia y el misterio de la naturaleza, para facilitarle la vida al hombre y hacerle una vida más cómoda a través de las máquinas; éstas, como sistemas complejos que ejecutan órdenes para cumplir tareas especificas, mult iplican la fuerza y el alcance del hombre sobe la realidad: tenemos máquinas para cubrir grandes distancias en poco tiempo, Con la manipulación de dispositivos nos procura mos agua, fuego, energía eléctrica, información, entretenimiento, entre tantas otras cosas. Con ello se dice que la vida del hombre ha mejorado en calidad, en tanto los artefactos lo alejan del sufrimiento y la muerte. Sería absurdo pensar en prescindir de la tecnología que disfrutamos. De hecho, vivimos en un medio urbano donde las grandes concentraciones de población, exigen el despliegue de recursos tecnológicos para sobrevivir. Del mismo modo, la manera como afrontamos la vida está mediada por el ambiente tecnológico en que nos move mos: consulta mos la situación actual del mundo mediante la radio y la televisión, nos desplazamos entre grandes distancias con máquinas que las recorren en poco t ie mpo. No necesita mos de gigantescos esfuerzos para mover grandes pesos, porque las máquinas diseñadas para ello lo hacen práctica mente sin la intervención del hombre. Las gigantescas ciudades satisfacen las necesidades de sus habitantes con facilidad. Todas las actividades del hombre se ven mediadas por las máquinas y estas han logrado ofrecer en muchos sentidos la comodidad y facilidad en la vida que se requiere de ellas; nos han ofrecido el poder de disponer de nuestro tie mpo como nosotros quera mos. El
1

Docente Universidad de Cundinamarca y Universidad Pedagógica Nacional. III SEMINARIO EL MUNDO DEL DEPORTE - UNI VERSIDAD DE CUNDI NAMARCA SOACHA

PEDAGOGÍA DEL DEPORTE Y DEPORTE CONTEMPORÁ NEO – Lic JOAQUIN DARÍO HUER TAS

trabajo, soportado por la tecnología y la sociedad actual, le ha ofrecido el tesoro del tiempo libre. A través de la historia, el hombre consideraba el tie mpo como un lujo, como algo parecido al oro, del cual solo podían disponer quienes tenían el poder económico y político para controlar su tie mpo. El disponer de tie mpo libre y usarlo al antojo, desperdiciarlo, era una posibilidad de algunos y no de todos, quienes tenían las únicas posibilidades de goce y fiesta en los carnavales y las celebraciones religiosas. Con la revolución industrial, el hombre se libera de la t iranía del trabajo y puede disponer de tiempo para descansar de las jornadas laborales y hacer cosas que antes eran impensables: jugar, vivir en familia, crear, estudiar… tener la libertad de hacer aquellas cosas impensables cuando tiene e l trabajo impuesto como imperativo de vida 2. Por ello también tenemos artefactos que nos permiten distraernos en el tiempo libre. La industria del entretenimiento nos ofrece información y mundos para recrearnos y gozar la vida. La televisión, la radio, el cine, la red mundial de información nos da algo para pasar el tiempo y a veces para reflexionar sobre la vida en que vivimos. También tenemos acceso a las actividades que otros hacen especialmente e l deporte. Respecto del deporte, sabemos por Elías que además de ser una creación propia de la modernidad, es una actividad pensada para controlar la inversión de la fuerza de las masas, quienes, desposeídas del poder, necesitan de algo que las ayuden a obtener calidad de vida y confort para no rebelarse ni pensar más allá de su propia emoción. El deporte, también como producto de la modernidad, está pensado en términos civilizados: hay unas reglas universales, optimización de l gesto, contabilización del esfuerzo y el resultado; en fin, una visión industrial de la vida moderna 3. Un mundo feliz, infeliz . A pesar de las promesas de la vida moderna, no tenemos rea lmente tie mpo libre ni ocio: se nos programa, comenzando desde la escuela, en la raciona lización del t ie mpo libre en actividades que pretenden llenar el vacío de l tie mpo no invertido, en actividades productivas que nos generen ganancias y por ello aparecen trabajos para ganar dinero en el tie mpo libre y dispone mos de espacios delimitados para estar ociosos: la ciudad posee
2 3

E stos son ideales de la ilustración, patentes en la activ idad física. C fr. E LIAS, N orbert. Deporte y ocio en el proceso de civ ilización. FCE.

III SEMINARIO EL MUNDO DEL DEPORTE - UNI VERSIDAD DE CUNDI NAMARCA SOACHA

PEDAGOGÍA DEL DEPORTE Y DEPORTE CONTEMPORÁ NEO – Lic JOAQUIN DARÍO HUER TAS

parques, ciclo vías, sitios de interés, museos, para distraernos y pasar el rato (libre). Nuestro tiempo libre entonces no es tan libre en tanto tenemos que entrar en la dinámica específica de las actividades disponibles en á mbito de la ciudad. Se nos dice que tenemos que hacer tales o cuales cosas porque así estaremos felices en la sociedad. Tenemos que vivir entre lo que tenemos y lo que podemos hacer, lo cual está ya prefijado por la misma sociedad que nos impone también los deberes del trabajo que hace mos.
4

La gran conquista del hombre moderno, el tiempo libre, se degenera en un tiempo esclavizado en el entretenimiento que la ciencia y la industria le han proporcionado. Sus deseos y preocupaciones se encauzan hacia lo que le proporciona los medios de comunicación y hasta el trabajo, el medio de realización del hombre, desde algunas perspectivas filosóficas, se ha automatizado para que el hombre no deba esforzarse para lograr los objetivos que persigue. ¿Para qué era el tie mpo libre, buscado y luchado en revoluciones y guerras a lo largo de la modernidad? ¿Para atarse a una máquina? ¿La felicidad está en la facilidad, en el horizonte de la pantalla del televisor (la visión a distancia)? Se supone que el ocio y el tiempo libre son tiempos en los que el hombre, desembarazado de la tiranía de la maquina y la necesidad, podría ser creativo y redundando, libre y feliz, aprendiendo a convivir y desarrollando su espiritualidad sin e l yugo de la imposición. Pero esto es solamente una quimera que se deshace ente los sonidos y colores del espectáculo. El espectador sencilla mente mira lo que tiene delante, sin posibilidad de interactuar con lo que ve y tomando lo que puede para satisfacer su necesidad de poder ser; pero de este modo solo puede ser lo que le dicta la conciencia del libretista o del editor de noticias. No toma parte ya de su vida sino es para apoyar los registros de audiencias y las encuestas
4

¿Las máquinas del entretenimiento, que problema resuelv en? me pregunto, un motor acelera o multiplica la fuerza del hombre, y un receptor, ¿Q ué me v a a resolver de la vida que tengo? P robablemente el problema del tiempo libre, esclav izándolo. La máquina nos convierte también en máquinas que reciben, procesan y producen consumo de bienes sinsentido que pretenden dar sentido a nuestras v idas; ¿E n dónde quedan las emociones y el esfuerzo invertidos en un juego de v ideo, después de quince días invertidos en terminarlo? ¿E so es suficiente para nosotros? E s curioso, el mundo del cine y la telev isión se esfuerzan en ofrecernos cada día situaciones y v ivencias ajenas extraordinarias, para que las disfrutemos, para que pasemos el rato mientras llega aquello definitiv o que v a a cambiar nuestra vida y la vida se nos pasa mientras creemos encontrar el santo grial de la felicidad entre las emisiones de capítulos cada vez más sensacionales, más espectaculares, viv idos por otros que no somos nosotros sino ellos que v iven la vida que no v ivimos a tope.

III SEMINARIO EL MUNDO DEL DEPORTE - UNI VERSIDAD DE CUNDI NAMARCA SOACHA

PEDAGOGÍA DEL DEPORTE Y DEPORTE CONTEMPORÁ NEO – Lic JOAQUIN DARÍO HUER TAS

de simpatía por aquello que está de moda, fugazmente actual, que pronto será parte del periódico de ayer, como dice el salsero. Tal situación se convierte en preocupante cuando orientamos la mirada hacia las nuevas generaciones, que crecen frente a los televisores y videojuegos, viviendo de los chismes y los puntajes obtenidos en el juego de moda, comunicándose con personas conocidas virtualmente, es decir, casi conociéndolas por lo ellas dicen ser. Un escenario radical de esta situación nos pone frente a un ser humano encarcelado en su propio acontecer, extremando hasta la torpeza aquel principio cartesiano del cogito ergo sum hasta el video ergo sum, inmerso en un mundo que no existe pero que le proporciona todos los espejismos necesarios para creer que así puede ser feliz, hasta el mome nto en que ca mbie la tendencia y haya que cambiar para estar a tono con la felicidad prestada. 5 La facilidad con que el hombre se las ve con el mundo actual no es tal como la vemos habitualmente. Aquello que se inventa para facilitar la vida del hombre y hacerla más fácil es solo un modo distinto de presentar los barrotes con que está formada la cárcel de la vida cotidiana.

El mundo de la vida del hombre: un horizonte existencial donde el hombre depende de sí mismo. Elogio de la dificultad Todo lo dicho anteriormente ha presentado sólo una de las caras, donde la técnica ha desplazado la posibilidad del ser de estar realmente en el mundo, entreteniéndose. ¿Qué significa eso de entretenerse? Pasar el rato, estar un rato en algo que se manifiesta en las emociones que despierta aquello que contempla mos o experimentamos, aquello que nos lleva a ocuparnos de algo entre los tiempos asignados al trabajo, como por ejemplo, las prácticas deportivas profusamente mediatizadas que comparten la felicidad ajena. ¿Será
5

Los sistemas de información y entretenimiento, extendidos globalmente, se reducen a la transmisión de información y de espectáculos que son experimentados mediante los aparatos especialmente diseñados para ello. E stas máquinas han sido diseñadas para afectar los sentidos de la v isión y el oído, de modo pasivo, pues quien disfruta de ellos, en el caso de la telev isión y el internet, sobre todo, deben estar conectados al aparato, permaneciendo fijos en un solo lugar. Los programas y las obras que recibimos en estos mecanismos exigen del hombre la necesidad de toda la atención de su aparato receptor para poder captarlos en toda su dimensión y ello hace que el hombre asuma una posición pasiva, acrítica y expectante ante lo que recibe. A l no tener y a que desplazarse para poder v ivenciar el mundo, sencillamente se queda quieto, inmóvil ante lo que le pasa al mundo y lo que le pasa en el mundo.

III SEMINARIO EL MUNDO DEL DEPORTE - UNI VERSIDAD DE CUNDI NAMARCA SOACHA

PEDAGOGÍA DEL DEPORTE Y DEPORTE CONTEMPORÁ NEO – Lic JOAQUIN DARÍO HUER TAS

ello suficiente para la existencia del hombre? ¿Acaso eso satisface a los niños y jóvenes, quienes desean, necesitan descubrir e l mundo? ¿Será suficiente? La dificultad es la que proporciona las marcas con las que se traza el camino de la vida y es sólo la experiencia de la vida vivida al borde la que recordamos al hacer me moria. Eso lo sabe mos porque el material conque se hacen las grandes creaciones literarias están llenas de tales situaciones. El héroe, es quien desafió a los elementos y a sus semejantes en hazañas con las que son recordados con posteridad ¿Qué queda de la vida vivida arriesgadamente en nuestra existencia resuelta en medio de las máquinas y la ciencia? 6 Como seres humanos, estamos atados al mundo en que vivimos, a pesar de que parezca lo contrario. Estamos acostumbrados a ver el mundo desde las ideas, desde el poder el pensamiento que todo lo puede y lo controla; pareciera que nuestro pensa miento rige la naturaleza y lo que crea el hombre, rigiendo el mundo en relación a lo que produce el pensamiento. Nuestra vida parece limitarse a la razón y sus productos. Sin embargo, la vida del hombre se extiende más allá de los productos del pensamiento, porque el hombre no sólo es su razón sino que también es lo que su existencia trata con el mundo: el hombre se construye no sólo con su pensa miento pues ta mbién está tratando existencialmente con las cosas: le pone sentido a lo que vive con e moción y sentimiento, lo construye en la me moria como algo significativo y se queda allí como algo de valor superior y valioso. Es en esa tensión en donde aparece la verdadera libertad de l hombre. La vida no se soluciona con lo que recibimos crítica mente del exterior de nosotros mismos. Existe en nosotros la necesidad de ir más allá de lo que nos ofrece el mundo y por ello la vida se escapa de lo propuesto para traspasar el límite de la vida vivida realmente. Es allí donde aparece no sólo el pensamiento sino la existencia completa del hombre, que siempre se sale con la suya para existir en el mundo, donde el deporte y la actividad física se abren como ca mpo de acción de la existencia. Frente a lo fácil de la vida ofrecida para vivirla sin proble mas, el hombre se proble matiza para vivirla realmente. 7
6

A unque no sea el momento, es bueno recordar que el video juego aparece como una alternativ a tecnológica emocionante y problemática: ofrece al hombre una dificultad a superar en el mundo v irtual planeado para la superación. 7 P or ejemplo, la inv estigación científica sólo puede avanzar si se problematiza, si existe algo que no se puede resolv er con los recursos que tiene a la mano. E l hombre común sólo aprehende la vida si se expone al peligro

III SEMINARIO EL MUNDO DEL DEPORTE - UNI VERSIDAD DE CUNDI NAMARCA SOACHA

PEDAGOGÍA DEL DEPORTE Y DEPORTE CONTEMPORÁ NEO – Lic JOAQUIN DARÍO HUER TAS

Dentro del mundo moderno, sujeto a lo actual a lo de moda, a lo espectacular, digno de ser visto o vivido, siempre se está buscando cómo poder acceder a nuevas experiencias emocionantes que van más allá de lo establecido y suscitan nuevas maneras de ser en el mundo. Ello es una situación que no se da solamente como resultado de la vida actual, sino que es imperativo en la naturaleza del hombre. Debemos recordar que e l hombre se construyo a partir de sus limitaciones y dificultades en tanto la vida actual parece superar tales obstáculos, por lo cual se hace necesario para las personas tratar construir nuevos retos dentro de su propia vida. Ejemplos extremos de ello son las dependencias y las tendencias de la moda, los espectáculos cada vez más escandalosos y el ansia de muchos por figurar como distintos de los de más. La necesidad de que la existencia cobre sentido se hace apremiante en tanto nos alejamos más de lo que he mos sido y nos acercamos a aquello que esta mos siendo si ser realme nte. Hemos de buscar cual es la raíz de nuestro acontecer como seres humanos en lo que estamos siendo hoy en día. La cuestión pareciera ser más sencilla en el pasado. El mundo era un reto a afrontar todos los días y hasta la menor de las dificultades interponía un reto para la vida, como el consumo de l agua de un río, por ejemplo. Ahora debemos enfrentar nuevos desafíos para marcar nuestra existencia y cobrar sentido a nuestras vidas; ante la facilidad, se busca la dificultad y e l misterio que encierra nuestro propio mundo. En el deporte y en el juego es posible encontrar el riesgo perdido en la vida cotidiana, practicando y compitiendo, ya sea como profesionales, aficionados o simples espectadores. La posibilidad de triunfar sobre los oponentes o superarse a sí mismo en la práctica deportiva es una frontera que muchos quere mos traspasar para obtener el gozo que otorga la confrontación. Sin e mbargo, en el deporte se evidencia también la impronta del modo de ser técnico moderno: las prácticas deportivas se mejan la actividad industrial y se sabe que cada vez
o al riesgo de v iv ir la v ida de otra forma, si se fav orece con la posibilidad de lo que puede ser más allá de lo establecido en la v ida común y corriente que viv imos todos.

III SEMINARIO EL MUNDO DEL DEPORTE - UNI VERSIDAD DE CUNDI NAMARCA SOACHA

PEDAGOGÍA DEL DEPORTE Y DEPORTE CONTEMPORÁ NEO – Lic JOAQUIN DARÍO HUER TAS

mas se está yendo hacia la optimización del gesto y la producción en masa de deportistas con organismos ópt imos para el espectáculo deportivo. Cuando los vemos, nos encontramos con héroes que están más allá de las posibilidades del hombre común, quien los conte mpla en la comodidad de su sala, frente al televisor y esto, como producto y simbolo de la modernidad, no complace a todo el mundo. Algunos necesitamos otros tipos de experiencias8.

Los deportes contemporáneos como reencuentro consigo mismo. La vida vivida en las calles y el barro La vida urbana nos ofrece un orden armónico para tener una vida sin mayores sobresaltos. Dentro de tal estado, es ilógico que alguien tome un par de patines para desplazarse por la ciudad y mucho menos para afrontar escenarios como las escaleras de un espacio público en donde se va desplazar el patinador. Las bajar las escaleras y también los pasa manos de esas escaleras. Del mismo modo, encontraremos jóvenes usando bicicletas, skateboards, cuerdas y demás dispositivos para desarrollar prácticas deportivas que no tienen como escenario e l ca mpo demarcado sino la misma ciudad o ta mbién el espacio abierto de ca mpos y montañas. Muchos jóvenes practican tales actividades porque descubren así tienen emociones que en la vida normal no pueden tener. ¿Qué hace de tales prácticas algo tan emocionantes, tan necesarias de vivir en los ratos preciosos que se le quitan a la vida común y corriente? Hay que reflexionar un poco sobre la esencia de tales juegos para poder comprenderlos e interpretarlos. Como ya se dijo, tales prácticas se hacen en escenarios poco comunes al deporte común: las calles de la ciudad y en escenarios donde la acción del hombre es poca, los bosques y campos. Pero además, todos estos deportes tienen el componente del riesgo, la cercanía con el peligro y la imprevisión, a la aventura, opuesta a la serena previsión y control de la que hace gala la modernidad: aquí no previene sino se vive el momento, lo actual lo conte mporáneo, donde es muy posible tener una lesión por usar
8

escaleras no están

adaptadas para que el transeúnte sea un patinador y sin e mbargo, el patinador busca

La modernidad, como constructo histórico, viene siendo superado como concepto de designación de la época. E n estos momentos nos comprendemos dentro de la era contemporánea.

III SEMINARIO EL MUNDO DEL DEPORTE - UNI VERSIDAD DE CUNDI NAMARCA SOACHA

PEDAGOGÍA DEL DEPORTE Y DEPORTE CONTEMPORÁ NEO – Lic JOAQUIN DARÍO HUER TAS

una tabla para saltar sobre andenes, escaleras y desniveles propios de la ciudad, o en la nieve o en las pistas desarrolladas para ello. Lo mismo sucederá con las actividades en la montaña, los ríos o los muros de escalada. De otra parte, tales deportes implican otra cara de la vivencia del ser humano en su búsqueda de sentido. Los deportes extremos no se practican de manera solitaria, se crean grupos de que construyen identidades y valores propios de la vida social. La imagen del joven practicante de deportes extremos es la de un hombre distinto y apartado de la sociedad en tanto es un componente marginal de l mismo. El patinador, el Roller, está identificado con un grupo especia l y con ello aparecen también las notas que lo van a caracterizar y a distinguir de entre las demás prácticas juveniles: atuendos, ropa, música, etc. De la aventura propia del deporte contemporáneo, deriva otro componente aún más trascendental en estos deportes: Todos ellos implican trato cercano con la muerte, la retan, haciéndola próxima. Los gestos técnicos, el ejercicio a ser alcanzado, roza el peligro abandonando lo seguro, lo posible, para adentrarse en lo inquietante lo imposible, la proeza. Es seguro que este acercamiento con la dificultad a superar, con el riesgo que se corre porfiadamente por el solo gusto de enfrentarlo, genera suficiente emoción para convertirse en algo profundamente significativo. Quien practica cualquiera de estos deportes sabe que se arriesga a lastimarse o a morir y aun así practica tales actividades. Las carreras de aventura o las súper maratones implican tales riesgos y se sabe que muchos han muerto en sus prácticas aunque sean expertos en tales disciplinas. ¿Podemos decir que esa es justamente la esencia del deporte contemporáneo, el estar de cara a la muerte para poder vivir la vida realmente? ¿Nos ofrecen tales deportes aquello que la facilidad de la vida actual nos arrebata? ¿Encontramos sentido para nuestra vida con ese arriesgarse en la dificultad? ¿Se puede aprender algo del deporte contemporáneo? Además de parecer una practica espectacular, de estar fuera del alcance de algunos, quienes sencilla mente se emocionan con los relatos y las imágenes de los que si se

III SEMINARIO EL MUNDO DEL DEPORTE - UNI VERSIDAD DE CUNDI NAMARCA SOACHA

PEDAGOGÍA DEL DEPORTE Y DEPORTE CONTEMPORÁ NEO – Lic JOAQUIN DARÍO HUER TAS

atreven a enfrentar el peligro, de saber que tales espectáculos venden bastantes espacios televisivos, es bueno pensar si tales prácticas deportivas permiten aprender algo y si tienen alguna conexión con la educación, con todo lo que implica el acto educativo. El deporte moderno, el de la practica controlada y planeada, que exige la disciplina y la practica cientifica, orientada hacia los resultados y la competitividad industrializada, ofrece grandes oportunidades educativas a la sociedad: se educa en valores como la disciplina, el esfuerzo, el trabajo en equipo, para algunos deportes, la constancia...; ayuda a desarrollar habilidades fisicas, necesarias para el desempeño laboral. Lo deportivo como producto de la misma sociedad moderna, que privilegia la tecnica y la ciencia, sera su mejor manifestacion y reflejo9 No pode mos reconocer en el deporte conte mporaneo esas mismas características, en tanto estas prácticas tratan de superar tales límites, aquellos a ltos ideales con los cuales los nobes ingleses delinearon el deporte de los últimos siglos. Este deporte se encamina no hacia el alto ideal sino hacia la vivencia sublime pero individua l de cada persona que lo realiza, es practicado desde sus inicios por todas las capas de la sociedad y a pesar de su gran difusión, sus organizaciones son cercanas a lo informal: se pueden contar con la mano los deportes contemporáneos que han entrado en e l circuito olímpico. La ausencia de los grandes relatos deportivos (Competir por la patria, obtener un registro, la supremacia excluyente del deportista profesional), en los deportes extremos, parece dejar muy poco a las instituciones educativas para aprovecharlos. ¿Cómo educar mediante el movimiento que burla lo normal y establecido, el sagrado derecho a la vida, vivida como todo el mundo tiene que vivirla, en términos homogéneos, porque todos deben saber lo mismo para que lleguen a ser igua les? Hemos de pensar si los modelos educativos modernos, tanto en el ámbito deportivo como en la Educación Física, conjugan con la sociedad que afrontamos hoy en día, si nos ofrecen elementos para educar al hombre que tenemos delante y de los nuevos ideales de la sociedad actual. ¿Sabe mos qué espera aprehender el hombre conte mporáneo de las
9

Los grandes av ances de la ciencia también han sido los grandes atrasados del desarrollo intelectual y espiritual del hombre: las grandes guerras, el desastre ambiental, son consecuencia directa del desarrollo de la tecnología. Lo mismo podemos decir del deporte.

III SEMINARIO EL MUNDO DEL DEPORTE - UNI VERSIDAD DE CUNDI NAMARCA SOACHA

PEDAGOGÍA DEL DEPORTE Y DEPORTE CONTEMPORÁ NEO – Lic JOAQUIN DARÍO HUER TAS

instituciones, de la sociedad en la que vive? ¿El organismo humano está exigiendo el desarrollo de las mismas habilidades, cuando los escenarios son distintos? Los deportistas no se congregan alrededor de federaciones sino de grupos informales y en oposición a las instituciones. ¿Cuáles serian los fines con los cuales orientar el entrenamiento, sus procesos, con este tipo de población y esta clase de deportes donde la experiencia y no el resultado es lo importante? Podremos aprovechar el despliegue de tecnología, tanto en los imple mentos deportivos y medios de comunicación que usan como una herra mienta de formación técnica y táctica, es decir, el uso de la tecnología, el arte que se ha desarrollado alrededor de los sitios de práctica como valoración de las expresiones folclóricas de la sociedad actual, pero nos quedaría mos cortos con todo lo que puede enseñar el deporte contemporáneo para la vida.

El deporte contemporáneo y la formación de la voluntad Si tenemos claro que el deporte contemporáneo desafía a la muerte, enfrentándola, es evidente que el deporte nos debería enseñar a vivir y a valorar aquello que se desafía, tanto el medio como al otro que se enfrenta a mí o que trabaja conmigo para lograr el objetivo de la acción deportiva. Los deportes contemporáneos se conectan directamente con la vida que debemos vivir auténticamente, la cual está escondida entre los sofás y las camas frente a los televisores. En tanto desplazamos nuestros esfuerzos hacia fines y valores centrados en facilitar el disfrute de la vida, pero que en realidad son salidas que nos ubican en el hastío y desasosiego, en la muerte. El hombre contemporáneo, inmerso en la marea tecnológica y en la debacle de los sistemas políticos impuestos, entre el gran deporte restringido a unos pocos atletas excepcionales y la oferta incansable de los medios de comunicación, recla ma que e l mismo campo deportivo le ofrezca alternativas para desarrollarse integralmente como ser humano, como ser trascendente de su propio quehacer y límites, capaz de erigirse personalmente sobre la pobreza de la facilidad que lo aliena y desfigura, enajenándolo de la naturaleza y de la vida humana, que es su propia vida y su propia naturaleza.

III SEMINARIO EL MUNDO DEL DEPORTE - UNI VERSIDAD DE CUNDI NAMARCA SOACHA

PEDAGOGÍA DEL DEPORTE Y DEPORTE CONTEMPORÁ NEO – Lic JOAQUIN DARÍO HUER TAS

Quien todos los días está practicando con una tabla de skate board, golpeándose, fracturándose a menudo, haciendo amigos y enemigos defensores del espacio público, sabe que su vida es mucho más de lo que estudia o la información que recibe. Cada vez que el ciclista de montaña se levanta de madrugada y llega al anochecer completa mente embarrado, o el ca minante pasa la noche en el descampado, porque quiere y disfruta de esa incomodidad, está aprendiendo algo que en la vida cotidiana aprenderá de manera amarga. ¿Qué tanta voluntad hemos podido aprender de toda la vida que vivimos cuando de niños nos ofrecían el muñeco que se movía solo, la colección de carritos que a duras penas jugamos y qué tanto aprendimos cuando desarma mos alguno esos modelos o nos aventuramos a crear uno? ¿No aprendimos nada cuando nos atrevimos a recorrer la ciudad solos, cuando quisimos subir una montaña? ¡Cuánto más aprenderíamos tuviésemos una guía, una base para andar todavía más lejos! Los deportistas saben perfectamente que le deben mucho de su vida, para bien o para ma l, al deporte. No son personas comunes y corrientes, su vida está orientada hacia un sentido donde se está poniendo alegremente la vida en tareas que son del disfrute propio y de extraños. Pero la vida del deportista se queda entre los límites de l escenario; tal como la raciona l sociedad que lo raciona todo, divide la vida en tantas partes como sea posible. La vida no se compartimenta para ser comprendida sino que se vive y se construye para ser vivida y disfrutada con todas sus vicisitudes. Sabemos que el entrenamiento, aunque conjunto de procedimientos, acciones y actividades, están encaminadas a un fin, pero este fin no es un rompecabezas sino un todo integral que es unido mediante la virtud de l entrenador que pedagógica mente puede transmitir los principios de l entrena miento y de su propia experiencia a sus entrenados. si

III SEMINARIO EL MUNDO DEL DEPORTE - UNI VERSIDAD DE CUNDI NAMARCA SOACHA