You are on page 1of 21

c 


 

   
 

El centro de origen de lechuga se ubica en la cuenca del Mediterráneo.

Las primeras indicaciones ciertas de la existencia de lechuga datan de


aproximadamente 4.500 años a.C. en grabados de tumbas egipcias, en que se
representan lechugas similares a las hoy conocidas como tipo espárrago.
Igualmente fue conocida y utilizada po r los antiguos persas, griegos y romanos,
que incluso desarrollaron la técnica del blanqueamiento.

Desde el Mediterráneo su cultivo se expandió rápidamente por Europa y fue


traída por los primeros conquistadores a América, donde se ha convertido en
una de las hortalizas más populares y de mayor importancia económica,
especialmente en Estados Unidos, donde es la principal hortaliza. En la
actualidad se debe considerar una especie de distribución universal.

 
 

La lechuga es una planta anual y autógama, perteneciente a la familia
Compositae y cuyo nombre botánico es Lactuca sativa L.

Las partes de las que está compuesta la lechuga son:

Ä  la raíz, que no llega nunca a sobrepasar los 25 cm. de profund idad,
es pivotante, corta y con ramificaciones.
Ä
 las hojas están colocadas en roseta, desplegadas al principio; en
unos casos siguen así durante todo su desarrollo (variedades romanas), y
en otros se acogollan más tarde. El borde de los limbos pue den ser liso,
ondulado o aserrado.
Ä  es cilíndrico y ramificado.

Ä  son capítulos florales amarillos dispuestos en racimos.

Ä D están provistas de un vilano plumoso.

Es una hortaliza que prefiere los climas templados. La temperatura óptima está
entre los 15 y los 18 ºC. Mejor si las noches son frescas, que haya una
alternancia de temperaturas día/noche. Por encima de los 25º C la germinación
es pobre y la planta tiende a espigar. En 2 días de mucho calor, el cogollo se
puede ir a espiga, lo cual origina hojas amargas y cogollos poco compactos.

Por tanto, en verano hay peligro de espigado.


Puede soportar hasta -6º C, pero hay daños en las hojas con -2º C (coloración
rojiza); todo depende de la variedad.

Es recomendable protegerlas del sol fuerte durante el verano, y de la lluvia una


vez que estén desarrolladas, ya que se pudren fácilmente las hojas mojadas.
Para evitarlo, puede disponerse un techo de plástico sobre un armazón que
permita una buena ventilación. Por esta razón, se debe regar al pie, procurando
no mojar las hojas.

Los suelos preferidos por la lechuga son:

Ä Fértiles y ricos en nitrógeno.


Ä Ligeros, con buen drenaje, sin encharcamientos.
Ä Con un PH ideal entre 6,5 y 7,5. Si son excesivamente ácidos será
necesario encalar (aportar cal al suelo con el fin de subir el pH).

No es bueno sembrar 2 años seguidos en la misma parcela para evitar el
aumento de enfermedades por hongos. Se recomienda cultivar la lechuga
después de unas leguminosas.

A la hora de la siembra, existen dos tipos:

 D ! (bandejas) y luego trasplantar las plantitas


al terreno. Es imprescindible hacerlo cuando hace frío para proteger las
plantas pequeñas antes de pasar al huerto. Se hace a partir de febrero o
marzo, según el clima, y hasta septiembre-octubre.

Formas de resguardar del frío a los semilleros:

Ä En un invernadero.
Ä En una cajonera sin fondo, construida con plástico o cristal.
Ä Abre la tapa en los días más cálidos para airear.
Ä En un túnel de polietileno sobre unos arquillos.
Ä Usando unas botellas de plástico cortadas por la base y con el tapón
abierto para ventilación. Es una perfecta protección individual para los
plantones y resultan económicas.

Una vez transcurridos unos 30 días después de la siembra, la lechuga será


plantada en tierra cuando tenga 5 -6 hojas verdaderas y una altura de 8 cm.

La distancia de plantación oscila entre 20 y 30 cm entre las filas, y otro tanto


entre las plantas de la misma fila, dependiendo del tamaño propio de la
variedad.
Por último, debemos comprobar las líneas de goteo, comprobando que cada
lechuga cuenta con un gotero en su cuello, y comienza a regar.

X D  "# A partir de abril ya no es imprescindible usar semilleros


para protegerlos del frío, puedes sembrar directamente sobre el terreno, en
surcos. Esparce las semillas en líneas y a continuación rastrilla de forma
superficial la tierra para enterrarlas.

La lechuga puede plantarse, en caso de disponer de poco espacio, con casi


todos los cultivos, entre las líneas de éstos.

La lechuga es un cultivo que no soporta la sequía. Sin embargo, se debe


mantener seca la superficie de la tierra para evitar la apari ción de
podredumbres en el cuello.

Los mejores sistemas de riego son el riego por goteo y las cintas de exudación
y automáticos (con programador). El riego por gravedad inundando surcos,
cada vez se emplea menos.

Por dar una orientación en cuanto a f recuencia: riego a diario tras la plantación
en la primera semana y luego 3 veces por semana.

Es importante realizar una buena preparación del terreno, cavándolo bie n e


incorporando materia orgánica, estiércol descompuesto, mantillo, compost, etc.

Se deben recoger cuando tienen el cogollo sólo algo consistente, ni mucho, ni


poco, cuando requiera de una fuerza manual moderada para ser comprimido,
entonces es considerada apta para ser cosechada.

Lo más frecuente es el empleo de sistemas de recolección mixtos que


racionalizan la recolección a través de lo s cuales solamente se cortan y
acarrean las lechugas en campo, para ser confeccionadas posteriormente en
almacén.

Como media deben transcurrir 2 meses antes de la cosecha, que se hará antes
de la subida de la flor para evitar que se amarguen.

Se corta la planta por la base, a ras de suelo, pe ro nunca si han sido regadas y
tienen agua en el interior del cogollo.

Sólo aguantan en el frigorífico de 10 a 15 días.


    D  
 

Las variedades de lechuga se pueden clasi ficar en los siguientes grupos


botánicos:

  No forman un verdadero cogollo, las hojas son oblongas, con
bordes enteros y nervio central ancho.
† Romana
† Baby

 $" Estas lechugas forman un cogollo apretado de hojas.


† Batavia
† Mantecosa o Trocadero
† Iceberg

  % &# Son lechugas que poseen las hojas sueltas y
dispersas.
† Lollo Rossa
† Red Salad Bowl
† Cracarelle

" %&$ !'$ Son aquellas que se aprovechan por sus tallos,
teniendo las hojas puntiagudas y lanceoladas. Se cultiva principalmente
en China y la India.

   

La lechuga es un alimento que aporta muy poca s calorías, alto porcentaje de


agua (90-95%), vitaminas (folatos, provitamina A o beta-caroteno y cantidades
apreciables de vitamina C, éstas dos últimas con acción antioxidante,
relacionadas con la prevención de enfermeda des cardiovasculares e incluso
ciertos tipos de cáncer), minerales (potasio, magnesio) y fibra (necesaria para
el buen funcionamiento intestinal).

Las hojas externas de color más oscuro son las más nutritivas que las
blanquecinas del interior.

La lechuga romana cultivada al aire libre es la más rica en vitaminas.

Cruda es la mejor forma de disfrutar de su frescura, agradable sabor y valor


nutritivo.

Las hojas más duras se pueden cocer como cualquier otra verdura.
Tabla de composición nutritiva (100 g porción comestible crudo)

((   D)    D  


 

La lechuga cuenta con diferentes propiedades medicinales beneficiosas para
nuestro organismo.

(!"""&# 

Ä &*# Estimula la eliminación de orina, por lo que resulta adecuado en


aquellos casos en que haya que estimular a los riñones para aumentar la
micción, en enfermedades como: obesidad, hipertensión arterial, hidropesía
(acumulación de líquidos en el cuerpo con hinchazón de los tejidos),
edemas, dolor de riñón (nefritis), cálculos renales, insuficiencia renal,
inflamación de la vejiga urinaria (cistitis), etc. Igualmente se utiliza como
apoyo en las dietas destinadas a rebajar el azúcar de la sangre, mediante la
eliminación de líquidos corporales. (Decocción al 50 % de hojas de lechuga
durante 10 minutos. Tomar un par de vasos al día).

Ä !# "$#+ La lechuga presenta propiedades carminativas,


liberando el organismo de las molestas flatulencias evitando la sensación
de llenado del estómago y vientre. (Beber el líquido de la decocción
anterior) Este mismo preparado es estomacal y ayuda a facilitar l a digestión
y proteger el estómago aliviándolo de las inflamaciones intestinales.

Ä !# &# Mejora la circulación, previene la arteriosclerosis y


disminuye el colesterol (Ensaladas de lechuga cruda o lechuga frita ).

Ä D"#+ La lechuga tiene un efecto tranquilizante. Ayuda a calmar los


nervios, controlar las palpitaciones y a dormir mejor por las noches,
evitando el insomnio. Es aconsejable tomar una buena ensalada de
lechuga, con aceite de oliva antes de irse a dormir. Esta propiedad se
incrementa si realizamos una decocción al 50 % de hojas de lechuga y nos
tomamos un par de vasos al día, por las mañanas y antes de acostarnos.
Los componentes que le otorgan esta propiedad son la lactucina, uno de
los principales componentes del jugo de la lechuga.
Ä !# !# Las decocciones de hojas de lechuga resultan
interesantes para las afecciones del aparato respiratorio, ayudando a
combatir los ataques de asma y los espasmos bronquiales. Si se deja
espigar la planta, pueden aprovecharse los tallos florales para realizar las
mismas decocciones con propiedades más destacadas que las de las hojas.
Para combatir la tos, se puede realizar un jarabe cociendo 150 g de hojas
frescas y hervirlas durante un cuarto de hora. Se añ ade a la mezcla
resultante una taza de azúcar. Se guarda en un frasco cerrado para tomar
un par de vasos al día calientes. También se puede realizar una decocción
de unas hojas en agua y añadir el jugo de un limón. Debemos beber un par
de vasos al día, uno antes de ir a la cama.

Ä !# $#  en casos de dismenorrea, para favorecer la


menstruación, evitando el dolor o reglas muy prolongadas se puede realizar
una infusión durante media hora de 100 g de hojas tiernas por litro de agua
y beber 2 o 3 tazas al día.

(!"""&,# 

Ä $* En uso externo, tiene propiedades emolientes por lo que


puede ser utilizada para mitigar los dolores producidos por golpes,
torceduras, esguinces, contusiones, etc.

Ä  & Puede utilizarse como colirio ocular para tratar la


conjuntivitis, legañas, ojos cansados etc. Para ello debemos hervir durante
6 minutos 50 gr de hojas en medio litro de agua, con unas gotas de aceite,
dejaremos enfriar y, con una gasa, mojaremos los ojos do loridos.

Ä "# #& Para impedir el olor de los pies y axilas el jugo de


lechuga, al igual que el de rábano, constituye uno de los mejores
desodorantes naturales. Extraeremos el jugo de una lechuga y lo
guardaremos en la nevera. Después de bañ arse, mojaremos los pies o las
axilas con un poco de jugo.

#!

La lechuga es un alimento que no debería faltar en nuestras mesas


habitualmente. Además de las propiedades anteriores, debem os tener en
cuenta que su bajo contenido en grasas y en hidratos de carbono y su alto
contenido en agua, lo que le proporciona un pode r calórico de tan solo 13 Kcal
por cada 100 g. Resulta muy adecuada para dietas de adelgazamiento.

Su riqueza en minerales, especialmente pota sio, que es muy necesario para


mantener un nivel adecuado de líquidos en el cu erpo, junto con el calcio y el
fósforo la hace especialmente adecuada par a el correcto bienestar de los
huesos. Presenta además una serie de ol igoelementos no muy habituales
dentro del mundo vegetal, como el selenio, un antioxidante que tiene un papel
fundamental en la  !+- de cierto tipo de cánceres, como el de colon,
próstata o pulmones. También previene el envejecimie nto precoz e incluso
ayuda a combatir la caspa.

Contiene muchos aminoá cidos necesarios para la formación de las proteínas,


algunas, como la alanina, a veces necesarias para la construcción del tejido
muscular y nervioso, otras, como la glicina, para e l correcto funcionamiento del
sistema inmunológico.

Presenta vitaminas C y E, pero, sobre todo es muy rica en betacaroteno, que el


hígado trasforma en vitamina A.

Es conveniente comerla fresca, para que no se pierdan sus propiedades


alimenticias y medicinales. Tenemos que tener en cuenta que las hojas
internas, aunque puedan resultar más apetitosas, presentan menor cantidad de
componentes que las hojas externas de color verde más fuerte.

   D )  ./() D    


 

Ä '"""&!#"!"&# 

Para la lechuga los principales índices de madurez utilizados son: el


tamaño del producto, la compactación de la cabeza o grado de
arrepollamiento y el tiempo desde el trasplante (de 40 a 60 días,
dependiendo del cultivar, la zona de producción y facto res climáticos).
Ambos, el tamaño y la compactación de la cabeza son los criterios de
cosecha más usados.

Para determinar el grado de compactación, se presiona con las manos la


cabeza; cuando se requiere una fuerza moderada para comprimirla, se
considera que es apta para ser cosechada. Una cabeza muy suelta está
inmadura y una muy firme o extremadamente dura es considerada
sobremadura. Las cabezas inmaduras y maduras tienen mucho mejor
sabor que las sobremaduras y también tienen menos problemas en
poscosecha.

Ä %

La corta o cosecha de la lechuga, se realiza tomando con una mano la


cabeza de la hortaliza, y con un cuchillo filoso en la otra mano se corta
a ras del suelo. Se eliminan en el campo hojas sucias, quemadas por el
sol, con enfermedades y con daños causados por insectos. Al igual que
se mencionó para el apio, es muy importante la desinfección de la
herramienta de corta, así como el pronto acomodo del producto en los
empaques de campo.

Ä )0"# 

 )
?
La lechuga es muy susceptible a la pérdida de agua, debido a que tiene
una gran superficie expuesta al ambiente, por lo que se debe cortar en
las primeras horas del día; los síntomas de pérdida de agua se
reflejan como pérdida de firmeza y turgencia en las hojas y un
deterioro en la apariencia de las mismas; pierden su apariencia fresca
y se ven marchitas.

La lechuga cosechada se debe mantener bajo la sombra, en un lugar


fresco (toldos, galera u otro) para protegerla de la incidencia directa
del sol y las altas temperaturas, de esta forma se conserva mejor y por
mayor tiempo.

Las plantas se deben manejar con mucho cuidado porque la


nervadura de las hojas se quiebra fácil mente, ocurre muy a menudo
durante el empacado en campo. Cuando esto sucede, la zona dañada
se oscurece, se torna color café (pardeamiento) y se incrementa el
riesgo de pudrición es porque se facilita el ingreso de enfermedades
(patógenos) y porque el tejido dañado se dete riora rápidamente. Los
daños en las nervaduras pueden ocurrir por golpes o por una presión
excesiva al manejar el producto o en el empaque. La manipulación
poco cuidadosa o excesiva también puede llevar a daños en las hojas,
que deterioran significativamente la apariencia y obligan a eliminar
parte del producto (hoja s externas).

El proceso de empaque en el campo se hace colocando la lechuga


en cajas plásticas limpias, ubicadas sobre tarimas para evitar el
contacto directo con el suelo y la contaminación del producto y de la
caja. Se debe tener cuidado al colocar cada lechuga, para evitar que
se desprendan o dañen las hojas ?externas y para evitar el rompimiento en
la nervadura de las hojas.
 "#

Una vez que la lechuga está en cajas se deben trasladar a los camiones y/o
galeras, y se procede a realizar las operaciones de eliminación de hojas
externas quebradas, sucias, manchadas, con coloración anormal, daños
por enfermedades o insectos, deformaciones y otros defectos, recortar las
raíces y lavar para remover la suciedad con que viene del campo.

A solicitud de algunos compradores, especialmente de cadenas de


supermercados, los productores lavan la lechuga con agua con cloro en las
fincas, como tratamiento de limpieza y desinfección. Es importante destacar
los siguientes puntos en cuanto al lavado, para que la operación sea eficiente.

U Para que el lavado-desinfección sea efectivo se usa agua con cloro, es


necesario controlar la concentración de l cloro (entre 50 a 100 ppm)2 y el
pH de la solución entre6,5 y 7,5 (acidez), a la vez que se debe asegurar
que se hagan cambios frecuentes del agua de lavado, ya que la tierra y
otros eficacia al tratamiento. Es deseable remover la suciedad superficial
(tierra y otros residuos de campo) con agua antes de la operación
lavado-desinfección, y así el tratamiento de agua con cloro se mantenga
con un buen nivel de efectividad por un mayor tiempo.

U El cloro tiene un efecto de contact o, de manera que el tiempo de


lavado es corto, pero se debe permitir que el agua llegue a la parte
interna de la lechuga. Dos o tres minutos son suficientes para este
tratamiento. La lechuga se debe escurrir, para remover la mayor
cantidad del agua de lavado que se pueda y evitar que se quede
agua acumulada entre las hojas de la lechuga, pues esta puede
favorecer las pudriciones y deterioro del producto, especialmente
cuando el producto se empaca en bolsas plásticas, abiertas o
cerradas. Para el escurrido, el producto se puede agitar ligeramente
en el aire al sacarlo de la pila de lavado y se puede colocar en
rejillas en la posición que permita un mayor drenaje d el agua
atrapada entre las hojas.

U El lavado de la lechuga después de la cosecha con agua con cloro,


ayuda a bajar la carga de microorganismos, pero no los elimina
totalmente, puesto que solo actúa superficialmente; por esta razón,
es importante que el agricultor implemente buenas prácticas agrícolas
durante toda la etapa de producción en el campo, como medidas
preventivas que permitan reducir los riesgos a los consumidores y
los problemas de enfermedades que atacan la lechuga. Las
principales medidas incluyen la selección del terreno, el uso de
abonos certificados, fuentes de agua seguras, planes de manejo de
plagas(áfidos, babosas y otros) y la higiene de los trabajadores que
laboran en el campo (Sección X).

U El producto lavado se debe manejar cuidadosamente para evitar que se


vuelva a contaminar, no se debe poner en contacto con implementos,
empaques o medios de transporte sucios, producto sin lavar, o por la
manipulación de los operarios.

Ä !1&0#!#

La función principal del empaque es la de proteger el producto durante su


transporte y comercialización. La lechuga se debe empacar con cuidado para
no ocasionar daños mecánicos (quebraduras, magulladuras y otros) encajas
plásticas limpias y desinfectadas para el mercado local, o de cartón para
mercados más distantes. El producto se acomoda en las cajas de manera que
se limite el movimiento de las lechugas dentro del empaque (poco espacio
vacío evita que se muevan durante el transporte), pero a la vez se debe evitar
el llenado con demasiada presión, que provocaría daños mecánicos
irreversibles en el producto (quebraduras, magulladuras, desprendimiento de
hojas, etc.). La colocación de la lechuga dentro de los empaques con la base
hacia arriba (hojas hacia abajo) ayuda a prote ger las hojas externas durante el
transporte, y evita que se pierdan un exceso de hojas cuando se sacan de las
cajas para colocarlas en los exhibido res de los puntos de venta.

Algunos productores cometen el error de colocar una cantidad excesiva de


lechugas en una misma caja, pero dado el espacio limitado de la caja, deben
ejercer presión sobre las cabezas de lechuga para lograr que se acomoden
dentro de la misma; al hacer esto, se desprenden hojas, otras se quiebran,
también algunas partes de las hojas se rompen y desprenden y aparecen
otros daños físicos. Se han observado casos extremos con hasta cinco capas
de lechuga en una caja con capacidad para mucho menos producto; al apilar
las cajas para el transporte, las lechugas son presionadas por el peso de las
cajas superiores, provocando aún más daños.

Los daños mecánicos en la lechuga hacen que se pierda una cantidad


importante de producto, pues las hojas arrancadas se deben desechar, y las
magulladuras, heridas y otros favorecen el deterioro del producto,
observándose problemas de oscurecimiento en las zonas maltratadas y
alterando negativamente la apariencia de la lechuga, lo cual obliga a eliminar
hojas adicionales por parte del comercializador o en los puntos de venta, de
manera que el consumidor recibe un producto mucho más pequeño y de
inferior calidad.
La cantidad de lechugas que se coloquen en cada empaque depende del
tamaño del producto, la forma y tamaño del empaque, las normas o exigencias
de los mercados o el cliente a quien se dirige. El patrón de acomodo dentro de
las cajas y las cantidades por caja pueden variar con la época, pues el tamaño
de los productos cambia considerablemente a través del año. El acomodo del
producto debe ser tal que lo proteja durante su transporte y comercialización.

Para la venta en algunos supermercados se acostumbra colocarle a la lechuga


una redecilla plástica o pañuelo (lámina perforada de plástico, generalmente
un polietileno de baja densidad), o una bolsa plástica del mismo material
abierta en su extremo, para mejorar la apariencia, protegerla de daños físicos
durante la manipulación en los puntos de venta y contra las pérdidas de
humedad. Se debe tener el cuidado de que la redecilla, pañuelo o bolsa se
coloque cuidadosamente y proteja todas las hojas externas. En el caso de usar
una bolsa, es importante que la lechuga se escurra bien antes de empacarla,
para evitar la acumulación de líquido dentro del empaque. El uso de estos
materiales de empaque facilita la manipulación del producto y reduce
considerablemente los daños mecánicos durante el manejo; sin embargo,
dificulta la eliminación de las hojas externas en el punto de venta, operación
que se realiza con frecuencia para renovar la apariencia fresca de la lechuga,
pues las hojas externas tienden a deshidratarse más rápidamente.

Ä #

La lechuga se debe colocar siempre bajo la sombra, en lugares frescos y


protegidos del sol, idealmente refrigerada entre O y 5°C con 95% HR
(humedad relativa) (cuadro 1). Cuando se almacena a temperatura ambiente,
el deterioro es muy rápido y la comercialización debe ser también muy rápida.
Cuando el producto se enfría, es importante mantenerlo en condiciones de
refrigeración a la misma temperatura durante toda la cadena de
comercialización, porque las fluctuaciones de temperatura pueden favorecer el
desarrollo de patógenos. Si existen limitaciones para el transporte refrigerado
se deben utilizar medios con aislamiento interno que permita mantener la
temperatura del producto y realizar los envíos de producto en las horas más
frescas del día.

Para productos tan perecederos como la lechuga, cuando no se cuenta con las
facilidades para enfriamiento y transporte refrigerado, es de suma importancia
un rápido manejo y distribución del producto hasta el punto de venta,
manteniéndolo en lugares frescos, con empaques que permitan la circulación
del aire durante la cadena de comercialización.
&"2 Recomendaciones para almacenamiento de la lechuga.








Ä !&## 

Su efecto sobre la calidad de la lechuga es similar al que presenta el apio y


otras hortalizas de hoja: su presencia induce a la pérdida del color verde y la
aparición del color amarillo en las hojas y tallos. Otro síntoma en la lechuga es
el punteado pardo o café que ocurre al exponer el producto al etileno,
principalmente en las nervaduras de las hojas. La l echuga de cabeza (Iceberg)
es extremadamente sensible al etileno.

    D(D D




Ä #-$0'%&$ 

U (&# 1&" es un problema originado en el campo que se


relaciona con condiciones climáticas, el cultivar y la nutrición mineral. Las
hojas con las puntas quemadas dan una apariencia desagradable y el
margen de la hoja dañada es más débil y susceptible a pudriciones.

U (&#" !" es un daño fisiológico que ocurre por la exposición de


la lechuga al etileno, aún a concentraciones bajas. Se manifiesta con
oscurecimiento y muerte de algunas partes de las hojas; las células
colapsan y mueren, seguido por un aumento en la síntesis de compuestos
fenólicos. El etileno es también responsable del pardeamiento de los
tejidos.

Es un problema fisiológico cosmético (apariencia), pero le resta valor


comercial al producto que puede rechazarse en su totalidad. Para eliminar
el problema, se deben identificar y eliminar las fuentes de etileno que
pueden estar originando el problema. Las principales fuentes de etileno
dentro de las operaciones poscosecha incluyen motores de combustión
interna (montacargas y otros equipos), cuartos de maduración, balastros
de luces fluorescentes, frutas y hortalizas que producen etileno, productos
perecederos en descomposición, hongos y otros microorganismos que
también lo producen, humo de cigarros y otros materiales expuestos al
calor o a luces ultravioleta.

Dado que el etileno provoca efectos indeseables aún a muy bajas


concentraciones, es importante tomar medidas para eliminar las posibles
fuentes antes mencionadas, siendo quizás las más fáciles de controlar, el
evitar transportar y almacenar la lechuga con productos que generan
etileno (manzanas, peras, duraznos, aguacate, banano, anona, papaya y
tomate, entre otros); no utilizar motores de combustión dentro de los
cuartos de almacenamiento, descartar productos en mal estado y asegurar
una ventilación con aire libre de etileno. Si los problemas persisten, se
pueden utilizar métodos químicos para remover el etileno (permanganato
de potasio, carbón activado, catalizadores u otros).

U # " es un problema fisiológico en el cual la nervadura de la


hoja adquiere una coloración rojiza. La sobre madurez de las cabezas y el
almacenaje a altas temperaturas incrementan este desorden. Las
exposiciones a etileno no lo incrementan y atmósferas con bajo oxígeno
no lo controlan. 

U 3 ' el rompimiento de la nervadura de las hojas a menudo


ocurre durante el empacado el campo, lo cual incrementa el pardeamiento
u oscurecimiento de los tejidos y la susceptibilidad a pudriciones. Otros
daños físicos incluyen magulladuras por esfuerzos de compresión
excesivos, hojas quebradas, rasgadas o dobladas durante el manejo,
desprendimiento total o parcial de las hojas exteriores, cortes en las hojas
y nervaduras ocasionadas durante la cosecha, mientras preparan el
producto para el mercado fresco o cuando lo arreglan en los puntos de
venta. En todos los casos, los daños se pueden reducir considerablemente
con un manejo cuidadoso del producto desde la cosecha y a través de
toda la cadena de comercialización. El mayor inconveniente de los daños
mecánicos, es que debilitan los tejidos y facilitan la entrada e patógenos
al producto, de modo que en un corto tiempo los tejidos dañados se
oscurecen y se observa crecimiento microbiológico.
Ä ""!% 

Las enfermedades poscosecha más comunes para la lechuga se


describen en el Cuadro 2. La causa, además de la presencia de
microorganismos (hongos y bacterias) se ve favorecida por el manejo
rudo del producto y un mal control de la temperatura del producto desde
el campo hasta el consumidor final.

&"4 Enfermedades y síntomas en lechuga.

























55555555555555555555555555555?
5555555555555555555555















c X D   D

Son los siguientes:

2( (     


?
Es necesaria una buena preparación de tierra de una profundidad de 25 a 30
cm de profundidad para buena infiltración de agua, aeración de tierra y control
de malezas. Son los siguientes:
 Arado en seco
 Gradeo
 Nivelación con rastrilla

" Riego de machaco


 Arado en húmedo
 Gradeo
$ Nivelación del terreno con rastrilla
% preparación de cama para la siembra


4D )X  
 

Se sembró 80 semillas en una bandejita.

Ä (#-

La plantación se realizo el 04 de mayo del 2011,
plantamos 78 plantitas La plantación se realizo
en una superficie plana de la cama misma. ?
La densidad de plantación depende de la variedad:

Listo para sembrar Lechuga en bandeja

Ä La altura del camellón es de 20 cm.


Ä La distancia entre línea e línea es de 70 cm.
Ä Distancia entre planta y planta es de 20 cm.
Ä Trasplantamos la lechuga a una profundidad de 5 cm

A 6 ) D  7 )8 D

!#&

La temperatura óptima de germinación oscila entre 18 -20ºC. Durante la fase de


crecimiento del cultivo se requieren temperaturas entre 14 -18ºC por el día y 5-
8ºC por la noche, pues la lechuga exige que haya diferencia de temperaturas
entre el día y la noche. Durante el acogollado se requieren temperaturas en
torno a los 12ºC por el día y 3-5ºC por la noche.

Este cultivo soporta peor las temperaturas elevadas que las bajas, ya que
como temperatura máxima puede soportar hasta los 30 ºC y como mínima
temperaturas de hasta ±6 ºC.

Cuando la lechuga soporta temperaturas bajas duran te algún tiempo, sus hojas
toman una coloración rojiza, que se puede confundir con alguna carencia.


&""#+

El sistema radicular de la lechuga es muy reducido en comparación con la


parte aérea, por lo que es muy sensible a la falta de humedad y soporta mal un
periodo de sequía, aunque éste sea muy breve.
La humedad relativa conveniente para la lechuga es del 60 al 80%, aunque en
determinados momentos agradece menos del 60%. Los problemas que
presenta este cultivo en invernadero es que se incre menta la humedad
ambiental, por lo que se recomienda su cultivo al aire libre, cuando las
condiciones climatológicas lo permitan. 

D&

Los suelos preferidos por la lechuga son los ligeros, arenoso -limosos, con buen
drenaje, situando el pH óptimo ent re 6,7 y 7,4.

En los suelos humíferos, la lechuga vegeta bien, pero si son excesivamente


ácidos será necesario encalar. Este cultivo, en ningún caso admite la sequía,
aunque la superficie del suelo es conveniente que esté seca para evitar en todo
lo posible la aparición de podredumbres de cuello.

Ä En cultivos de primavera, se recomiendan los suelos arenosos, pues se


calientan más rápidamente y pe rmiten cosechas más tempranas.

Ä En cultivos de otoño, se recomiendan los suelos francos, ya que se


enfrían más despacio que los suelos arenosos.

Ä En cultivos de verano, es preferible los suelos ricos en materia orgánica,


pues hay un mejor aprovechamiento de los recursos hídricos y el
crecimiento de las plantas es más rápido.

"D""

Lechuga no tiene nin guna tolerancia de salinidad y menos cuando esta


pequeño. La EC o medida de salinidad tiene que estar menos de 0.6 o no va a
producir bien. Recomiendo menos cantidades de fertilizante en suelos salinos.

(

El Lechuga le gusta un pH entre 6.0 a 8.0, pero con manejo puede dar buen
cosecha en tierra más alcalino.
ï 

El riego de la lechuga debe ser intenso, esta especie no tolera ni se desarrolla


en condiciones secas. Sin embargo, el riego se debe realizar siempre y cuando
el suelo donde está cultivada esta planta esté seco.

9 X :7 ; 

Previo a la siembra es importante el abonado o enmienda orgánica, con lo que


se consigue mantener el suelo mullido, fundamentalmente para aquellos más
pesados. Se puede utilizar estiércol de bovinos, de equinos, o de aves que
contengan cáscara de arroz (cama de pollo parrillero) . Para utilizarlos deben
estar bien descompuestos y colocarlos, si es posible, en el cultivo precedente,
o por lo menos con un mes de anticipación. Se recomiendan dosis de 12 a 15
toneladas por ha. en los casos que no se haya utilizado nunca y 4 a 5
toneladas cuando el suelo haya recibido abonados anteriores.
Los requerimientos de los principales nutrientes para una cosecha superior a
los 21.000 kg./ha. de M.V, son los siguientes:

Ä 80 a 100 kg/ha de nitrógeno

Ä 35 kg/ha de fósforo como P205

Ä 150 a 200 kg/ha de potasio como K2O

Ä 40 kg/ha de calcio como O Ca.

Ä 10 kg/ha de magnesio como MgO

La recomendación para fertilizar debe basarse en el análisis de suelo.


La deficiencia de nutrientes afecta notoriamente el desarrollo de la planta, limit a
el rendimiento, deprime la calidad comercial y su capacidad para resistir el
transporte.

Por otro lado, un exceso de nitrógeno hace que tienda a florecer con más
facilidad y que tenga menor tolerancia al traslado hacia los centros de
comercialización.

El potasio es el elemento que la planta extrae en mayor proporción, debiéndose


cuidar el aporte del mismo, especialmente en épocas de bajas temperaturas.
Su absorción se encuentra relacionada con el nivel de magnesio y calcio, ya
que un exceso de aquel, reduce la absorción de éstos últimos
También existe una alteración de origen fisiológico llamada "quemadura del
borde de las hojas", que está relacionada con el metabolismo del calcio. Esto
no significa una deficiencia del elemento en el suelo, sino que e s causada por
una transpiración excesiva, cuando se combinan en el ambiente temperaturas
elevadas y baja humedad relativa, acompañada de fluctuaciones en el
suministro de agua al suelo. Algunas recomendaciones para reducir estos
inconvenientes son evitar la falta de calcio en el suelo, mantener constante la
provisión de agua (regar a la tarde o a la noche), evitar el exceso de
fertilizantes con amonio y potasio y pulverizar las hojas con soluciones de
calcio. En verano se recomiendan como mínimo dos aplicaciones, en especial
desde el estado de roseta del cultivo, dependiendo de la rigurosidad del clima;
a mayor temperatura ambiente, mayor cuidado se deberá tener con la provisión
del calcio.

( D: 7 )   D  




Gusano de alambre (à  


 ): este coleóptero produce daños graves
en las raíces, estas galerias son puerta de entrada de enfermedades
producidas por hongos del suelo. Conviene tratar al suelo antes de sembrar
con Clorpirifos, Oxamil, Foxim, etc. Si se detecta la plaga con e l cultivo
plantado, se aplicará en el agua de riego alguno de los productos anteriores.

 & $ (à   .): es un Lepidóptero que produce daños en la


vegetación, seccionando por el cuello a las plantas más jóvenes.
Conviene hacer una desinfección previa del suelo con Bifentrin,
Etoprofos, Fonofox o Metil Clorpirifos + Cipermetrín. Hacer tratamiento
aéreo cuando se detecte la plaga.

 )" (Ê 
): principalmente hace galerías en las hojas
dejando debilitado al cultivo. Dar un trata miento cuando se vean las
primeras galerías (Ciromacina).

 )  ( 


 

 ): la mosca debilita a la planta
y le resta valor comercial. Tratar cuando haya una población adecuada
con Sulfotepp.

" )"& (· 


 
 
): son las larvas de estos dípteros los
que atacan a la lechuga depreciando su valor comercial. Tratar con
Acefato.

 &$ " !"-!# : las especies · 




 y   


 son las que causan daños en la lechuga. Tratar con Acefato,
Pirimicarb o Sulfotepp.

 (&$-: las especies   


y
 
 son las que
más afectan a la lechuga. El principal producto recomendado es el
Acefato (insecticida penetrante que actúa por ingestión y contacto).
$ (&$- " (·    
 ): al principio la planta sufre de
raquitismo y enanismo y por último acaba muriendo .

% 1& (à  .): las hojas mordidas por este Lepidóptero quedan
inutilizadas para el comercio. El Acefato va bien.

 ! (   

): las hojas se deterioran pudiendo perder el valor
comercial a causa de las picaduras de este insecto. A los primeros
síntomas dar un tratamiento con alguno de los siguientes productos, y a
la semana dar un segundo tratamiento cambiando de materia activa.
Avefato, Cipermetrín, Fenitrotión, Fosalone, Endosulfán, Formetanato,
etc.

  0   : originan mordeduras a las hojas que pueden


depreciar considerablemente la cosecha. Tratar con Metaldehido.

< # (
 


 

): esta enfermedad se inicia con
pequeñas lesiones de tamaño de punta de alfiler, luego van aumentando
de tamaño y se forman manchas angulosas -circulares, de color rojo
oscuro, de hasta 4 cm de diámetro. Se puede hacer un tratamiento con
Captan, Folpet, Cimoxanilo, Propineb o Cobr e.

 X##  )% $ (X  


): las hojas, primero se vuelven
amarillas y después se cubren de un moho de color gris. Las materias
activas que mejor van son: Captan, Cimoxanilo + Folpet, Cobre + Folpet,
Iprodiona, etc.

)"& +  X (X 


 
 
): aparecen unas manchas y
un micelio velloso, las hojas se van volviendo pardas. Productos:
Benalaxil, Cimoxanilo + Folpet, Dicloran, Folpet, Óxido cuproso, etc.

 # (Ô 



 o · 


 
): se forman unas
lesiones necróticas que pueden ocupar toda la lechuga. Lo que mejor va
es la Procimidona y la Iprodiona.

 D# ( 


  ): se produce un marchitamiento,
que primero ocurre en las más viejas y luego se va extendiendo a las
jóvenes. Tratar con Dicloran e Iprodiona.

! D!# ( 


 
 
): se producen manchas en las hojas
inferiores. Productos: Difeconazol, Propineb + Triadimefon, Zir
---------------------------------------------------------------------------------------

r D
 ="+ >#?

La cosecha se realiza aproximadamente después de 45 días del trasplante se


nota a la vista se debe realizar minuciosamente sin maltratar sacar uno por
uno después se deberá lavar para el paqueteado para llevar al mercado
cosechamos el 15 de julio cosechamos 70 plantas

Listo para cosechar cosechando

 








$&$#


Abono orgánica 20 soles de 40 kilos

Fertilizante 10 soles NPK

70 Plantines 7 soles

Agua gratis

TOTAL 37