You are on page 1of 7

Universidad Católica del Maule

Facultad de Ciencias de la Salud


Escuela de Psicología
Talca

El Mundo Laboral en Chile:

¿Un Mundo de Oportunidades o Discriminación?

Autor:
Erick Alejandro Gutiérrez Rojas
Estudiante de Psicología de la Universidad Católica del Maule
2011
El mundo laboral en Chile: ¿Un mundo de oportunidades o discriminación?
Discriminación Laboral: “Hombres Versus Mujeres”

Todos los seres humanos dado un momento de sus vidas quieren independizarse y
realizarse como personas, todos sueñan con lograr obtener una carrera técnica o
profesional, pero ¿qué sucede al momento de postular a un trabajo?, ¿son aceptados
pese a su sexo, edad, estado civil, raza, origen social, o características físicas?
Al parecer la sociedad necesita ciertos estereotipos para los diversos trabajos que se
ofrecen en internet, diarios, tiendas, o empresas, debido a esto, hay muchas personas
que actualmente están cesantes.
¿Estará nuestro país cayendo en Discriminación Laboral?, ¿Estaremos prejuzgando a
las personas que postulan a un trabajo?
En el año 1948 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración
Universal de los Derechos Humanos, donde en el Artículo 23 se establece que “Toda
persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de este, que toda persona tiene
derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual y que toda persona
que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria.” (Extraído el 18
de Diciembre de 2010 desde http://www.un.org/es/documents/udhr/), ¿pero se estará
cumpliendo al pie de la letra este Derecho Universal?
Actualmente nuestro país tiene una tasa de desempleo que varía entre hombres y
mujeres, donde las mujeres son las que tienen un mayor porcentaje de desempleo, a
partir de eso ¿se podría señalar que están siendo discriminadas las mujeres en el
ámbito laboral?
La mujer de hoy ha sido capaz de ponerse en pie y proponerse metas tan desafiantes
como las que se proponen los hombres, esforzándose día a día por ocupar un lugar en
la sociedad, es por esa razón que actualmente hay muchas más mujeres que se
atreven a ingresar a la Universidad para así obtener un título profesional.
Antiguamente la mujer se encerraba en su casa o se dedicaba a ciertas labores, es así
que “después de 1860 la mayoría se hizo costurera, trabajando a domicilio o en alguna
barraca de alguna fábrica, ganar un salario miserable era para ellas una posibilidad
cierta de vivir en su propio cuarto” (Salazar, 1990, p.66). Durante la época de la Colonia
“las mujeres de clase patricia vivieron la mayor parte del tiempo encerradas en sus
casas de tres patios, desde aproximadamente 1830 o 1840, la mujer aristocrática
chilena desarrolló una suerte de rebelión, intentó, a través de diversos medios, romper
el cerco machista y eclesiástico que la sofocaba.”(Salazar,1992,p.65), ya en 1930
“como un patriarcalismo democratizante se dio al fin voto a la mujer, pero en definitiva

discriminatorio , el hombre y los niños eran más importantes que la mujer” ( Salazar,
1992,p.76), es por ello que hoy en día muchas mujeres desean obtener un trabajo
decente, donde se les respete y valore por lo que son, donde ganen lo mismo que
ganan los hombres desempeñando la misma labor, y que no se les descalifique por no
tener el estereotipo ideal de la mujer hermosa y atractiva, actualmente las mujeres no
aceptan la expresión : "quédate calladita en la cocina, cuida los niños, escucha si
quieres los programas y comedias de la radio, y espéranos a que lleguemos”(Salazar,
1992, p.76) si no que desean realizarse como tales. Esta comprobado que “las mujeres
tienen mayor habilidad verbal que los hombres, y que estos se destacan en habilidades
visual-espacial, y en destrezas matemáticas, pero son creencias infundadas que ellas
son mejores solo para tareas sencillas y repetitivas, y que carecen de motivación de
logro” (Baró, 1988, p. 173). A pesar que las mujeres pueden ser muy inteligentes y
eficientes en un puesto de trabajo las empresas muchas veces no las contratan por
tener hijos, por ahorrarse dinero en tener acceso a una sala cuna, ya que los
empresarios están obligados a hacer esto en el caso que tengan 20 mujeres trabajando
en su empresa. Otra causa podría ser el tema del Pre y Postnatal, el cual es un grave
problema al momento de contratar a una mujer, quienes por derecho tienen acceso a
este beneficio. Por medio de estos derechos podríamos hablar de una discriminación en
contra de la mujer, ¿acaso no tienen derecho hacer madres y trabajar a la vez?
Actualmente las mujeres que trabajan se desempeñan en labores de menor importancia
tales como, asesoras del hogar, secretarias, o vendedoras, pero son muy pocas las que
se desempeñan en labores financieras o bancarias, porque los hombres son los que
ocupan mayormente estos puestos de trabajo.
Otra tema discriminatorio son los sueldos de las mujeres versus hombres, ¿acaso las
mujeres ganan lo mismo que los hombres?, por supuesto que no, ya que, las mujeres
ganan menos que los hombres, ¿pero a qué se debe esto?, ¿acaso las mujeres no
desarrollan la misma función que un hombre en iguales condiciones de trabajo?, o
¿somos un país discriminador y machista?, obviamente nuestro país ha hecho muchas
cosas para poder frenar esto, y una de las cosas más importantes establecidas en el
Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet fue la promulgación de la Ley 20.348
sobre la Igualdad de Remuneraciones entre Hombres y Mujeres, donde en el Artículo
62 bis “El empleador deberá dar cumplimiento al principio de igualdad de
remuneraciones entre hombres y mujeres que presten un mismo trabajo” ( Extraído el 18
de Diciembre de 2010 desde
http://www.iguala.cl/images/descarga/ley_remuneraciones.pdf ), a pesar de esto muchas
mujeres creen que el problema salarial pasa por un aspecto de género, por algo
puramente cultural, debido a que se deben cubrir altos gastos al tenerlas en una
empresa, es por ello que se les debe pagar menos para poder recuperar esos gastos
invertidos, como los que muchas veces se gastan en maternidad o en el Pre y Posnatal.
Algunos piensan que es necesario pagarles menos a las mujeres porque ellas no son las
mantenedoras del hogar, son los hombres los que llevan día a día el sustento para poder
criar y educar a su hijos, pero ¿qué sucede con las mujeres que si son las mantenedoras
de su hogar?, no podemos decir que las mujeres no son mantenedoras de su hogar, ya
que entre 1992 y 2002 se produce un significativo aumento de la jefatura de hogar
femenina, pasando de 25% a 32%. (Extraído el 19 de Diciembre de 2010 desde
(http://www.ine.cl/canales/chile_estadistico/estadisticas_sociales_culturales/mujeres/pdf/
mujchilenasvol1.pdf).
Pensando seriamente ¿Qué identidad personal estamos formando en nuestras mujeres
chilenas?, recordemos que “la identidad personal es al mismo tiempo producto de la
sociedad y producto de la acción del propio individuo” (Montero,1994,p.152), hoy en día
a nuestras niñas chilenas se le inculca desde pequeñas que ellas deben ser tiernas,
amorosas, dedicadas a su hogar, serviciales , y de ninguna manera ambiciosas, si no
que se les motiva a realizarse como excelentes madres y esposas , “las mujeres según
el modelo masculino de referencia son de la casa, ellas deben mantener ,cuidar y criar a
los hijos” (Olavarría, 2001, p.106), mientras que a los niños se les enseña a tener
expectativas de logros , triunfos y ambiciones, como estudiar una profesión que
privilegie el ganar una considerada suma de dinero, ya que ellos son los que deberán
mantener un hogar, y “cuando adultos salir a la calle a buscar los recursos para
mantener a su familia, deben salir a trabajar” (Olavarría, 2001, p.106).De esta manera
“los varones tienen mayores facilidades para realizar algún tipo de actividad remunerada,
las mujeres en cambio les resulta más difícil porque el trabajo doméstico no se
remunera”(Olavarria,2001,p.113).
Los medios de comunicación, libros, revistas, cuentos, e incluso las películas, no están
ajenos a la formación de la identidad personal, ya que, infunden ideas de cómo deben
ser las mujeres, tachándolas de delicadas, amorosas, generosas, excelente dueñas de
casa, e incluso asignándoles características físicas como mujeres delgadas, altas,
atractivas, rubias, con un cuerpo casi perfecto, mientras a los hombres los tachan de
inteligentes, fuertes, responsables, emprendedores, como si fueran los superhéroes de
una película, tales como Superman o Batman. Por lo tanto es el hombre el que debe
trabajar y estudiar carreras tan interesantes como Medicina, Ingeniería, Leyes o
Arquitectura, mientras que las mujeres deben limitarse a optar por estas carreras, y si se
observan mujeres estudiando carreras que supuestamente se cree que son solo para los
hombres nos causa impresión y se les prejuzga por el simple hecho de ser mujeres.
Esta muy claro que la identidad personal es producto de la sociedad y de la acción de los
propios individuos, tomando un rol significativo el proceso de Socialización que es “un
proceso histórico, donde se desarrolla la identidad personal, y donde cada persona se va
configurando como persona” (Baró, 1988, p.115).
La discriminación laboral se podría explicar por diversas causas, pero se cree que una
de las más típicas son los valores y las creencias culturales de nuestro país, de las
creencias que se han aprendido del entorno, de los pares, incluso de los padres.
Muchas veces las personas se sorprenden al ver a una mujer trabajando en cargos
importantes como Gerente General, Diputada, Senadora o Administradora de una
Empresa , ya que se supone que ellas deberían estar criando y educando a sus hijos,
nos sorprendemos de igual forma al ver a un hombre en su casa desarrollando tareas
domésticas , mientras que su mujer sale a trabajar, esto seria una locura, por que
nuestra sociedad a establecido roles que están establecidos para cada uno de nosotros
¿esto acaso no le hemos aprendido de nuestro entorno, o se nace pensando de esta
manera?.
Al parecer la discriminación laboral va estar presente siempre en nuestra sociedad, se
han establecida algunas leyes para terminar con esto, pero los intentos han sido en
vano hasta el momento, ya que “en su constitución la actual forma de masculinidad es
sexista, los hombres son superiores a las mujeres” (Olavarria, 2001, p.114).
Ha llegado el momento de empezar a cambiar nuestra mentalidad, a dejar los prejuicios
fuera, y pensar en lo importante que son las mujeres en el mundo laboral, dejándoles los
espacios para que desarrollen todas sus habilidades y destrezas, empezando a
reconocer que ellas son tan inteligentes como los hombres, porque así los estudios lo
demuestran , que son capaces de escalar hacia la cima del éxito, y llegar muy lejos ,
convirtiéndose así en mujeres fuertes y decididas, que no se rinden frente a las
adversidades , si no que son capaces de ponerse en pie y lograr lo que se proponen.
Es necesario abandonar los estereotipos que muchas veces dejan fuera de un trabajo a
muchas personas, ¿qué están buscando las empresas?, personas inteligentes,
decididas, responsables, eficaces, eficientes, idóneas para un puesto de trabajo o
personas atractivas, hermosas, delgadas, dejando de lado las cualidades más
importantes al momento de optar a un trabajo, reflexionemos acerca de que es lo mejor
para avanzar hacia la productividad y el desarrollo.
También es necesario dejar de lado los prejuicios que las mujeres no son capaces de
tomar decisiones importantes, por lo tanto no pueden desempañar labores de una alta
exigencia, porque carecen de autoridad y dominio, en cambio el hombre si posee estas
características.
Es necesario empezar a mirar de la misma manera a hombres y mujeres al momento de
hacer una selección de personal para un empleo, todas las personas deben comenzar a
cambiar las ideas arraigadas que tienen en torno a este tema, para eso se necesita la
colaboración de cada uno de nosotros, de los colegios, instituciones, y por sobre todo de
los padres quienes deben empezar a educar a sus hijos desde pequeños con valores y
actitudes distintas a la de la sociedad actual.
Empezar a decir no a la discriminación y a los prejuicios es la mejor tarea que se puede
comenzar a realizar desde ya, respetando e igualando las oportunidades para todos
porque “ellas saben que su fuerza vital y su sentido de independencia no han muerto”
(Salazar, 1992, p.78).
BIBLIOGRAFIA

 Baró, I. (1988). Acción e Ideología, Psicología Social desde Centro America. San

Salvador: UCA.

 Montero, M. (1994). Construcción y crítica de la psicología social. Barcelona:

Anthropos.

 Salazar, G. (1990) .Ser niño "huacho" en la historia de Chile (siglo XIX),

Proposiciones “Chile Historia y Bajo Pueblo ,19 ,55-67.

 Salazar, G. (1992). La mujer de "bajo pueblo" en Chile: bosquejo histórico,

Proposiciones, 21,64-78.

 Olavarría, J. (2001). Hombres, identidades y violencia de género.

Academia Santiago, 6 ,101-127.

 http://www.ine.cl/canales/chile_estadistico/estadisticas_sociales_culturales/mujere

s/pdf/mujchilenasvol1.pdf

 http://www.iguala.cl/images/descarga/ley_remuneraciones.pdf

 http://www.un.org/es/documents/udhr/