You are on page 1of 2

UNIVERSIDAD DISTRITAL FRANCISCO JOSE DE CALDAS

FACULTAD DE CIENCIAS Y EDUCACION


LICENCIATURA EN EDUCACION BASICA CON ENFASIS EN CIENCIAS
SOCIALES
ENSEÑANAZA PARA LA COMPRENSION
JENNIFER PAOLA PIRA REYES 20092155056

MODELOS PEDAGOGICOS

El concepto de modelos pedagógicos se traduce a una Construcción teórico


formal que fundamentada científica e ideológicamente interpreta, diseña y
ajusta la realidad pedagógica que responde a una necesidad histórica concreta.
La definición revela las funciones del modelo:
Interpretar significa explicar, representar los aspectos más significativos del
objeto de forma simplificada. Aquí se aprecia la función ilustrativa, traslativa y
sustitutiva - heurística.
Diseñar significa proyectar, delinear los rasgos más importantes. Se evidencian la
función aproximativa y extrapolativa - pronosticadora.
Ajustar significa adaptar, acomodar, conformar para optimizar en la actividad
práctica. Revela la función transformadora y constructiva en caso necesario esta
última.
Apoyados en los presupuestos teóricos anteriores un modelo didáctico, un modelo
de instrucción, un modelo educativo no son más que modelos pedagógicos en los
que predomina uno de estos procesos sobre otro.

En la historia han variado los modelos pedagógicos comenzando por la civilización


griega donde la paideia correspondía a la necesidad de formar un hombre político
que cumplir con las características de un hombre bien formado no solo
intelectualmente sino también físicamente para que pudiera ser un verdadero
guerrero que fuera capaz de defender a su nación y pueblo, en la educación se
contempló la experiencia porque “la experiencia hace al maestro”, así como
también las matemáticas y el álgebra como también la astronomía. Con la llegada
el cristianismo se llega a considerar al niño un personaje que deberá aprender
cierta labor que desempeñaba en el mejor de los casos su progenitor para poder
trabajar y ganarse el pan de cada día y pagar los impuestos que cobraba el rey y
el que supiera un poco de matemáticas o leer era catalogado como alguien
importante e incluso un maestro. Con la llegada de la educación pública llega el
modelo de la memorización en la que lo más importante era aprenderse la
lección bíblica de pies a cabeza sin cometer ningún error porque de ello dependía
la salvación del alma, aun así llego la concepción de aquel que es un “bruto”, o
sea, aquel que no era capaz de comprender alguna lección, y era aquel quien era
sometido a cualquier tipo de castigo corporal, porque este era permitido por los
mismos padres, tal era la ley de aquel entonces que decía: se le es permitido al
maestro dar un máximo de tres garrotes al alumno, en caso de muerte, el maestro
se verá obligado pagar retribuciones a la familia del alumno de por vida”, aun así
los castigos eran inhumanos porque esta fue la época en la cual el maestro era la
autoridad en la vida de un niño, en el contexto social era de gran importancia. Con
la llegada del laicismo la educación se basó aún más en la enseñanza de la
lectoescritura y la historia patria o por lo menos así ocurrió en Colombia durante
los años cincuenta, desde luego según los requerimientos del estado, esto fue
cambiando hasta el punto de darle más énfasis a la educación técnica, para la
cual es importante la comprensión y un buen manejo de las matemáticas y las
nuevas tecnologías, en cuanto al método de educar ahora el alumno o el niño
tiene mucho más libertad, se considera al niño como un sujeto en crecimiento y
desarrollo el cual es totalmente educable, no existe alguien bruto, se le perite
hacer énfasis en lo que él considera o en lo que demuestra una mayor habilidad
de comprensión, no se tiene problema si la “cosa” va por la parte del arte o por el
lado de la ciencia, puesto que se cree en el libre desarrollo de la personalidad.

Esto demuestra un claro avance en la educación contemporánea porque además


no se enfatiza en el desarrollo de una sola inteligencia (inteligencias múltiples
Howard Gardner); se tiene en cuenta la opinión del alumno para la formación de
un individuo participante y crítico en el aula de clases así como en la sociedad.