You are on page 1of 2

Guatemala, Mayo 2011

Política en la Nube
Hoy es evidente que ya muchos han comenzado a escribir sobre todo el impacto que las redes sociales están teniendo en nuestros días, pero vale la pena enfocarnos en que realmente nuestro mundo está totalmente envuelto en ellas en todo sentido y en todo lugar: el punto es que tenemos acceso a información en tiempo real; si no veamos un claro ejemplo actual, sobre el impacto que las redes sociales tienen en cualquier parte del mundo, el del activista egipcio Wael Ghonim, aquel que por medio de Facebook y Twitter, inspiró las protestas en su país que concluyeron en el derrocamiento de Mubarak. Hosni Mubarak es un político y militar egipcio que ocupó el cargo de presidente de la República de Egipto por cerca de 3 décadas, y al final de su mandato, ya había perdido tanto carisma debido a ciertas irregularidades de su gobierno y familia, que el pueblo no logró soportarlo más tiempo en el poder y concluyeron en su dimisión, instados a salir a las calles, por medio de las redes sociales. En estos momentos Egipto se encuentra en un proceso de transición en el que la élite militar se encuentra en el poder, y poco a poco se definirá por medio de procesos democráticos quien será el sucesor oficial como Presidente de Egipto. Con esta inmediatez de información y el acceso que tenemos a ella nos enterarnos de lo que está pasando en el otro lado del mundo por medio del “post” de cualquier persona. El ejemplo más reciente de esto fue el de Sohaib Athar, un pakistaní que por medio de Twitter, y sin saberlo, narró los sucesos de la muerte de Osama Bin Laden, eterno enemigo de Estados Unidos; no fue sino hasta la mañana siguiente que se dio cuenta de la relevancia de sus “tweets” cuando vio en la televisión el informe de la muerte del terrorista afgano. Lo importante a recalcar aquí, es que eran horas en la madrugada, cuando el twitteó y ahora todos podemos saber qué es lo que pasó en el área cercana a esa operación militar. ¿Por qué menciono sucesos políticos afectados por las redes sociales? En Guatemala hoy por hoy estamos en vísperas electorales, y nuestros políticos ya se han dado cuenta de lo que las redes sociales representan; solamente demos una vuelta por cualquier red social, y nos encontraremos con una infinidad de banners de distintos políticos que han llegado a buscar simpatizantes por estos medios. Personalmente, yo uso más el Twitter que cualquier otra red; un día por la mañana cuando reviso mi cuenta, me doy cuenta de que tengo un nuevo “follower”. Cuando me pongo a revisar quien era, tenía nada más y nada menos que a Alejandro Sinibaldi, candidato a alcalde por la capital; lo interesante es que a este señor, yo no lo conozco y por supuesto, el tampoco a mí. Aquí puedo ver que los políticos nos acosan por doquier y nos quieren saturar hasta en nuestros espacios personales. No es que no esté de acuerdo con el uso de las redes sociales como medio de difusión; al contrario, creo que permite contacto entre la población y los candidatos, creando un ambiente de discusión, que puede ser sano o destructivo dependiendo del usuario con el que se encuentren – pero cuidado, pues cabe notar que por nuestra cultura, se tiende a ser más destructivo – pero a su vez, estos deben de recibir apoyo por parte de especialistas que los orienten en este uso, pues a Rodrigo Chocano rchocano24@gmail.com Twitter: @r_chocano24

Guatemala, Mayo 2011

Política en la Nube
mi parecer, ya estoy cansado de abrir cualquier página de internet o red social e irme a encontrar con una cara sonriente y un logotipo de algún partido político, creo que suficiente saturación visual tenemos ya con tanta valla, poster, anuncios televisivos y tanta publicidad que ponen en las calles, como para tener que seguirlos viendo en nuestras computadoras. La pregunta que viene a mi mente es si realmente el que gane lo hará debido a su presencia dentro de las redes sociales, o si al final le afectara repeliendo simpatizantes debido a esa saturación con la que nos están atacando. Para esto podemos irnos a Colombia, en donde recientemente hubo elecciones presidenciales en las que un candidato, Antanas Mockus, ex rector universitario y alcalde por Bogotá en dos ocasiones y que comenzó la contienda con tan solo un 10% de intención de voto, apostó por las redes sociales. Al final de su campaña antes de la primera vuelta, había conseguido más de los 700,000 “amigos” en Facebook, y las encuestas lo colocaban en un parcial empate a 34% con el candidato oficialista Juan Manuel Santos. Pero el día de las elecciones, Santos, arrasó con un 47% de los votos, contra tan solo un 21% de Mockus. ¿Qué habrá influido en tan contrastante situación para Mockus? ¿Habrá sido una saturación? ¿O simplemente se confió de los simpatizantes creyendo que solo con ser sus “amigos” en Facebook iban a asistir a las urnas a su favor? Sea lo que haya sido, en esta ocasión, ¡Facebook perdió! Y todo esto, seguramente no está sucediendo únicamente aquí en Guatemala, sino en el mundo conectado a internet, que hoy en día es una herramienta tan fácil de conseguir como un teléfono celular. Al final lo que quiero dejar claro con estas palabras, es que espero un buen uso de las redes sociales en estas elecciones, y no una sobre-saturación y hasta llegar al extremo del acoso y contaminación sensorial por los mensajes de los políticos, que inclusive aquellos que contamos con los famosos “smart-phones” o “teléfonos inteligentes”, los tenemos metidos hasta en nuestros mismos celulares. Tienen la ventaja de contar con una herramienta que no se había tenido en ocasiones previas, pero no nos sobrecarguen con su información o sus caras de “buenos” amigos pues no es eso lo que esperamos. Sean inteligentes a la hora de usar las redes sociales, solo así podrán esperar un apoyo en éstas. Son muy útiles pues nos han servido como medio de comunicación masiva en tiempo real, pero es necesario que sean utilizadas de una manera positiva y que no cambie el rumbo de lo que se puede lograr a través de ellas.

En las palabras del mismo Ghonim: “si quieres liberar a un pueblo, dale internet”, pero no lo saturemos de más, pues si no, se puede perder la esencia y en el futuro, no se le preste la atención necesaria.

Rodrigo Chocano rchocano24@gmail.com Twitter: @r_chocano24