You are on page 1of 69

c   

cc  
   

   

       ! "   "#

  !# $     "%  !     
  !&$

 ! # $   ' ( )%  !    
 *     !&$

+ !#$ !!! %,-
*  ) !   * ).&$

 * !# $/    !! ( "!% 0   .
1   )   *1  ! %  !  
 %  1  "! !2 0  !   + 
1 (&$


,+2 !! ! !0" * &

   3 



4& 3   ). %      ,  !5
)&
6&    ' ,& 3( '    &
7& 3  ). !5   89 5 &
8& 3  5! !5 ' .&
:& 3    ). 5     &
! (#3!* !&

+!! " !1*" " "


   ! ! #

c  + !# 3 !!     
") ! ) ,*" !%   )  ,  , &

c   !,+#    5!  !5  
1 0  "     ! !     
,   !5(&

c  !! (# 3   ,  2
 &

c5  # ! ) 
;  &

c  ,+# c    &

c  " "+# <    

c  !5#       " 
  !  ) &

c* !#' ) &

"+ !%+ !0,' .!&


c %  '5+! ! -  5!    1; 0 ! 
   ) & <    !   % . 
!5& "! ) 1;
  #
=3,2"+ !&$ ' %50)- 
  &$
=3,2  + !# $c  %     )     , 
*  -!&$
=3,2,#$<,0!>
,0!&&&$

*  6?6



, # 7%@@ABC87

+ !# 8%999999998 ?D=9%9999999A

* !#   *& E 5)  ! (
1  0  2 !% 5  0 ! 0&&&

("#    !  6?6

(, !# c"  . 6?6 0  !&

)#
 !  0 '%    , #
$*      $

F!G#  , !! ,   % ) 
,!!0 !:%'
,!, *)'&
<  c  .* ! ) +  !*    ' 

4H 3(    ) !! ( &

6H * !   5)&

7H    "! &

8H F0      / "  &

:H 3+%   )  !   '%   5 ) ! 
&

AH  ! +" ! 5   )  !" 
1   ! (&

CH! !).!/&

 +!, > )% >0!5


 )% !&

" ("%  ) (,%  "+ ! 0* ! * !5 
 ) !   '      
! !"!&!)
 %     ' & / "     
 #
=  " ("# $I   !+)J 3   !  ) '!+% !( 
 )  ,   *    5 $
=  "+ !# $%   !   (&$
=  ) (,# $F )   !    '5+!&$
=  * !# $I ' ( *  )J   
*%! ''*'!+&$

<)!* !@99=676677&
     !,+   !!   ' 
; 5 '  !   & < ) 
" !! % '   "* !% ! 0
&  ! )%' ' 
*   ! '-   ,   &  -  
"* ! 0  !#
$E  ,)+5 ) 0$&
    # I< % <K % < J

     !  ,# LE     ! 
* ' &&&M* 5!#I< % % % J
<2 %! #$E &&&$I< %
 % K J

! ! !  !         #
!*) !% !*) !% '+! !%  2 !% '( !% !)+" 0
 !&$<%!)(0  % )!)(*,&$

3 NO0ON%!N& *! ! !&


.# 3 0 %!3
&

 !  ,  !)  '  ;    '  
 !"!  0 '!5 ! (   ,
"&!!50%!'%'1
)  & +   %   % 0   ! !  
"#
=I%     1        5! ;J
=3+% ,   1* 0  '0    !+! !&
=E        ,   !) 0  ! 
=I !J'!) ;;

1  


2    & / "  #
=* !&3!! "% 
& 3     ) 0 ! )# $7   % : 
 % C    0%  !! (%   2  
 $&
= + !&
) !! 0! )#$7
 % :   % C    0%  !! (%   2
   & #  ,  @  )   
1 $&
= <,  & $7   % :   % C   % C
 %C %C &&&$+ , (5)+,"
(    &
=
(,& $7    0%  %   2  
 &c+!!01 ! c %' 
         !  & *%
!(, !  2 0
,  1 !   c $
=  !& $7   % :   % C   % 0   *  
 !  5!$&


 49 0  50#

4& 3 ,    % *&
6&3 1  )  ' !,%!
   ; *     !&
7& 3  ,     % *    &
8& c.   %  !        &
:& 3   !    ) % '  50 ,  
5   &
A&   !   - ) %  !)&
C&   !   - % !) &
B& 3 ! "*! %   "+! &
@& 3 !  "+! %    )&
49&3 1 "! %,5 &
PPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPP

PERSONALIDAD JURÍDICA

1. | 
 

 
 
   
2. c

 
 
 c

  
  |      

   
3. 
 
c


4. c


 
 
5. | 


 

 
 
   
6. | 
7. Ê 
 |    

c

 

 
8. a



 
9. a
  
   


 
 
  

10. | 
 
   
11. c

  a




1. | 
 

 
 
   

El derecho de la personalidad se divide según Bonnecase en tres partes:


a. Existencia e individualización de las personas físicas: en este punto están comprendidas
dos ideas:

v La existencia y la duración de la personalidadfísica: En materia doctrinaria este punto


genera cierta dificultades, por cuanto no en todos los casos hay coincidencia de la
personalidad con la existencia real del hombre, así por ejemplo, cuando se hace referencia a
la vida humana, se consideran dos facetas: el nacimiento y la muerte. Sin embargo la
personalidad humana existe y produce sus efectos desde el mismo momento de la
concepción, y en algunos casos, siguiendo la teoría de las substituciones permitidas y de la
institución contractual, se puede decir que el Derecho Civil toma en cuenta la personalidad
humana antes de la concepción de los seres que la tendrán.
v Individualización de las personas físicas: Comprende los signos que hacen distinción de una
personalidad a otra, y cuyas diferencias y distinciones están determinadas por el nombre, el
domicilio, el estado de la persona y por las actas del estado civil.

a. Capacidad de las personas físicas

Son dos los puntos a resaltar:


b.1. Los lineamientos de la organización de la capacidad de las personas físicas y de sus
variaciones, lo cual comprende:
v La noción de capacidad en sus dos formas: capacidad de goce y de ejercicio y sus relaciones
con la noción de personalidad.
v Los límites de la capacidad de ejercicio y lo referente a las causas de incapacidad, ya sean
causas físicas, fisiológicas, legales.
v La extensión de las diversas especies de incapacidad, ya sea general o especial.
v La representación del incapaz y su asistencia, que logra que el incapaz franquee los límites
de su incapacidad y puedan participar en la vida jurídica.
v Enumeración y distinción de las instituciones que se basan de representación del incapaz,
como corresponde a la patria potestad, tutela, entre otros.
v Enumeración y distinción de las instituciones que se basan en la asistencia de los incapaces,
como la curatela.

b.2. El estudio de los organismos destinados a suplir la incapacidad de las personas físicas, lo
cual comprende el estudio de los organismos de representación y de asistencia que suplen la
incapacidad de las personas físicas y el funcionamiento de los mismos.
 Existencia, individualización y capacidad de las personas morales o jurídicas.
1. 
 : ente apto para ser titular de deberes o derechos jurídicos.
El Código Civil Venezolano en su artículo15 establece que las personas son naturales o
jurídicas.
El artículo 16 eiusdem determina que "todos los individuos de la especie humana son
personas naturales". Y el artículo 19 eiusdem establece que "son personas jurídicas y por
lo tanto, capaces de obligaciones y derechos:
" 1. La Nación y las entidades políticas que la componen.
2. Las iglesias, de cualquier credo que sean, las universidades y, en general, todos los
seres o cuerpos morales de carácter público.
3. Las asociaciones, corporaciones y fundaciones lícitas de carácter privado...."

    Cualidad de ser persona, o sea, la aptitud para ser titular de derechos o
deberes jurídicos.
El artículo 17 del código en comento, reza que el feto se tendrá como nacido cuando se
trate de su bien; y para que sea reputado como persona, basta que haya nacido vivo.
Se afirma que el feto adquiere derechos desde el momento de su concepción, la
personalidad humana existe y produce sus efectos desde el mismo momento de la
concepción, y en algunos casos, siguiendo la teoría de las substituciones permitidas y de
la institución contractual, se puede decir que el Derecho Civil toma en cuenta la
personalidad humana antes de la concepción de los seres que la tendrán.
Con respecto a las personas jurídicas determinadas en el artículo 19 eiusdem se establece
en el ordinal 3ro. Que las asociaciones, corporaciones y fundaciones lícitas de carácter
privado adquirirán la personalidad con la protocolización de su acta constitutiva en la
Oficina Subalterna de Registro...
|  : es la medida de esa aptitud para ser titular de derechos o deberes jurídicos.
Por ejemplo, el artículo 18 del Código Civil: "Es mayor de edad quien haya cumplido
dieciocho (18) años. El mayor de edad es capaz para todos los actos de la vida civil, con las
excepciones establecidas por disposiciones especiales". Estas excepciones están
englobadas en las causales de incapacidad.

 
c

 : aquel que actualmente tiene un derecho o deber.
En este orden de ideas, se puede abstraer que la personalidad no admite grados, por
cuanto se tiene o no se tiene personalidad. Pero la capacidad jurídica si puede variar
dependiendo de la persona.
Con respecto a la persona y sujeto de derecho, la doctrina plantea distinciones por cuanto
el contenido del concepto de persona es más amplio debido a que comprende también a
quien puede llegar a tener un derecho o un deber, aunque actualmente no lo tenga. Sin
embargo los autores coinciden en la idea de que si se toma la expresión sujeto de derecho
en sentido abstracto, sin hacer referencia a ningún derecho o deber en concreto, coincide
como sinónimo de persona.
2. c

 
 
 c

  
  |      

    !
3. 
 
c



a. Aquel que actualmente tiene un derecho o deber.


b. | 

c. ‘ 
 
c

 
 a
  

Para el desarrollo de este punto es necesario dejar claro qué es una relación jurídica. Para tales
efectos, ésta se puede entender en dos sentidos: a) como la vinculación establecida por una
norma jurídica entre la condición y la consecuencia, por lo que el conocimiento de la
consecuencia imputa a la condición, y b) como la vinculación establecida por la norma jurídica
entre el deber y la obligación de un sujeto y la facultad o derecho subjetivo de otro, para
integrar ambos la consecuencia jurídica.
Para Savigny la relación jurídica consiste en una vinculación entre dos o más personas que es
determinada por una norma jurídica.
En este sentido, la idea de este autor es de vital importancia porque plantea las relaciones
jurídicas entre sujetos de derechos. Es decir, que el sujeto de derecho se relaciona
jurídicamente por ser titular de un derecho o deber pautado o regido por una norma jurídica.
1. En el derecho vigente se considera que todos los individuos de la especie humana tienen
personalidad jurídica, es decir, que la personalidad del individuo esta vinculada con la
existencia de éste, y no a su conciencia o a su voluntad, como lo afirman Ripert y
Boulanger.
Sin embargo, en el derecho romano no se consideraba a la personalidad y capacidad
jurídica por el hecho de ser una persona humana, sino que dependía del estado o 2  2.
Así por ejemplo, el esclavo no tenía personalidad porque no poseía el 2  2  2; el
extranjero a los efectos del 2 
2 tampoco tenía personalidad porque carecían del
2  2 
  2; y los   2, que están sujetos a la potestad de otro, carecían de
personalidad porque no tenían el 2  2 .
Adicionalmente el derecho vigente reconoce personalidad jurídica a entes diferentes de la
especie humana, por ejemplo, al estado y a las sociedades mercantiles, porque se
considera que éstos buscan fines humanos. Este doctrina nace elaborada y distinguida en
la etapa Bizantina del Derecho Romano bajo Teodosio II. Sin embargo, su desarrollo se
dio en la etapa medioeval, donde se mezclaron elementos del Derecho Romano,
Germánico y Canónico, pero no se pudo crear una doctrina coherente, motivo por el cual
el Código de Napoleón no las regula.
La reglamentación legislativa expresa de las personas jurídicas tuvo su origen en el siglo
pasado, en el Código Civil Chileno de 1855, y luego le siguieron otros códigos como el
Código Civil Portugués.
Es importante destacar que el derecho vigente ha corregido las desviaciones antiguas y
medioevales, las cuales reconocían personalidad jurídica a ciertos entes, como por
ejemplo, el derecho vigente no reconoce a los animales personalidad, pero los
emperadores romanos concedieron honores a ciertos animales y los juristas medioevales
a exigir responsabilidades penales.
No debe confundirse este hecho con las disposiciones protectoras de los animales y
vegetales que existen en el derecho vigente, porque esto ni significa la concesión de
derechos a tales seres, sino que constituyen normas que son dictadas en protección de
intereses humanos. Tampoco puede considerarse que el derecho vigente imponga a los
animales el cumplimiento de deberes civiles o penales, aun cuando los dueños de éstos
puedan llegar a tener algún tipo de responsabilidad con motivo de hechos realizados por
sus animales.
2. c


 
 
3. | 


 

 
 
    !

Entre las diferentes características que se pueden mencionar se encuentran:


v En principio constituyen derechos originarios e innatos, es decir, que se adquieren al nacer.
Por ejemplo: el derechos a la vida, integridad física, privacidad e intimidad. Sin embargo,
existen ciertos derechos que presuponen la creación previa de una obra o la redacción de un
escrito, por lo cual no son innatos, como es el caso del derechos de autor sobre una obra
intelectual, lo que presupone la creación de dicha obra y la creación de un escrito podría
originar también el derecho de confidencialidad de dichos escritos, si fuere el caso.
v Son derechos absolutos,  2, porque son oponibles a todos.
v Son extrapatrimoniales, porque no son susceptibles de valoración económica, lo que no
quiere decir que un hecho que lesione un derecho de la personalidad y un derecho
patrimonial, dando origen a una reparación en dinero.
v Son en principio indisponibles, porque no pueden ser creados, modificados, renunciados,
transmitidos ni extinguidos por la voluntad de una persona, sino en la medida que la ley lo
autorice.

1. |  !

a. La doctrina ha clasificado a la capacidad en derecho distinguiendo entre la capacidad de


ejercicio, disfrute o de obrar, que consiste en la medida de la aptitud para producir plenos
efectos jurídicos mediante actos de la propia voluntad. Por otra parte, la capacidad
jurídica, legal o de goce, que constituye la medida de la aptitud de ser titular de derechos
o deberes.
La capacidad de obrar se subdivide, entre otras, en capacidad delictual o de imputación,
que se refiere a la medida de la aptitud para quedar obligado por haber cometido un
hecho ilícito; capacidad procesal, que es la medida de esa aptitud para realizar actos
procesales válidos; y la capacidad negocial o de ejercicio, que es la medida de la aptitud
para la realización de negocios jurídicos válidos en nombre propio.
Es en este sentido que la incapacidad de obrar se podría clasificar en incapacidad natural
e incapacidad civil. La primera deriva de la propia naturaleza, por lo que debe ser
reconocida por la ley, como es el caso de la incapacidad del enajenado mental, entre otras
cosas. Por otro lado, la incapacidad civil es la que establece la misma ley, como es el caso
de la minoría de edad.
Como lo afirma José Luis Aguilar Gorrondona, tanto la incapacidad civil como la natural
coinciden, a pesar de que la ley dicta normas generales, ciertas personas afectadas de
incapacidad natural no están afectadas de incapacidad civil, como por ejemplo los
enajenados no entredichos.
Además, es importante mencionar que la ley establece una incapacidad civil para
determinada clase de personas, por ejemplo los condenados a presidio, quienes no tienen
incapacidad natural.
b. ÷  
 |  |    |  
"  !
c.   #
 
 | 

v Una persona natural siempre tendrá capacidad jurídica, legal o de goce, porque no existen
individuos de la especie humana que carezcan totalmente de capacidad de goce.
v La capacidad de obrar presupone la capacidad de goce, porque para tener capacidad de
obrar es necesario que la persona sea titular de los derechos o deberes que ese acto está
llamado a producir.
v La Capacidad de goce no presupone la capacidad de obrar, porque una persona puede ser
titular de derechos o deberes que pueden nacer !     !   
, porque su
nacimiento puede provenir de otra fuente. Por ejemplo, la sucesión hereditaria.
v Las normas que rigen la capacidad jurídica y la capacidad de obrar son diferentes:
v No puede haber incapacidades generales de goce, pero si existen incapacidades generales de
obrar.
v Las personas afectadas por incapacidades de obrar son mucho más que el número de
personas afectadas por incapacidades especiales de goce.
v La capacidad es la regla y la incapacidad es la excepción:
v La incapacidad existe porque está establecida en un texto legal.
v Las normas que establecen incapacidades son de interpretación restrictiva.
v Quien alega la incapacidad tiene la carga de probarla.

a. $" 
 | 

Para desarrollar este punto es necesario citar el artículo 9 del Código Civil:
"Las leyes concernientes al estado y capacidad de las personas obligan a los venezolanos,
aunque residan o tengan su domicilio en país extranjero".
Otro artículo que ayudaría a la comprensión de este punto sería el 26 del código antes citado:
"Las personas extranjeras gozan en Venezuela de los mismos derechos civiles que los
venezolanos, con las excepciones establecidas o que se establezcan. Esto no impide la
aplicación de las leyes extranjeras relativas al estado y capacidad de las personas en los casos
autorizados por el Derecho Internacional Privado".
Estas normas de la legislación venezolana concuerdan con los principios pautados al respecto
en el Código de Bustamante de 1.928, el cual es derecho positivo y vigente en nuestro país y al
cual debe recurrirse cuando se presente un problema de Derecho Internacional Privado entre
los países que han igualmente ratificado este convenio.
Al respecto el mencionado Código Internacional determina:
"Árt. 27: La capacidad de las personas individuales se rige por su ley personal, salvo las
restricciones establecidas para su ejercicio por este Código o por el derecho local".
"Árt. 30: Cada Estado aplica su propia legislación para declarar extinguida la personalidad civil
por la muerte natural de las personas individuales y la desaparición o disolución oficial de las
personas jurídicas, así como para decidir si la menor de edad, la demencia o imbecibilidad, la
sordomudez, prodigalidad y la interdicción civil son únicamente restricciones de la
personalidad, que permiten derechos y aún ciertas obligaciones".
Es por estas razones que el estado y capacidad de las personas son arrastradas por la misma
persona aunque no se encuentren en el país.
El autor Rengel Romberg plantea un caso interesante que ayudará a ilustrar este punto:
$‘ 
%   
     
 
  

 

  
&'( 
)
   $  
   "  
    
  #
 


"


 


   
 

 
        

 

  %    

"
 
 
$!
   
  
  
  

 
  
   
   

  &'*|!!|!
"

#
$ 
 #
 

 "


 



 
"




   
) 

#




     $
  #
 
 
 #
      
 
 

+ 

 


 


   
   !     

+ 
#

)
   #

 "


 


 
&*, 

 

   
   "     
 
 




#

) 
%

   

 
 #

 
&-,   !.%
%

+ 
#

)
   #

   /0,  


   "     
 
 
    
 


 #



       
  

 #
 &-, $!
Es importante destacar que las normas del estado y la capacidad de un extranjero se aplicarán
en venezuela siempre y cuendo no se opongan a los preceptos constitucionales venezolanos, del
orden público y las buenas costumbres. Por ejemplo, un extranjero cuya nacionalidad le
permita contraer varios matrimonios al mismo tiempo, no puede venir a Venezuela y contraer
varias veces matrimonio, porque en este caso se violarían los preceptos constitucionales, del
orden público y las buenas costumbres. Igualmente si un venezolano casado viaja a un país
donde se permite contraer varias veces matrimonio, y se casa nuevamente, si esa acta de
matrimonio es pasada por el consulado venezolano en ese país, y luego traída a Venezuela y
traducida por un traductor público, resulta que entonces se puede probar en Venezuela que esa
persona está casada dos veces y sería según la ley venezolana bígamo, y la bigamia es un delito.
1. Ê 
 |  

c

 

  !

a. Como lo establece nuestra Carta Magna de 1.999, para ser elegidos como diputados de la
Asamblea Nacional es necesario ser venezolano por nacimiento o por naturalización«
(art. 188), este requisito de la nacionalidad también es requerido para ejercer otras
funciones públicas como para ser Presidente de la República, donde se requiere ser
venezolano por nacimiento y no poseer otra nacionalidad (art. 227). El requisito de la
nacionalidad entre otras se requiere para ser Ministro o Ministra (art. 244). Y entre otros
ejemplos se puede mencionar como requisito de la nacionalidad venezolana por
nacimiento para ser Magistrado del Tribunal Supremo de Justicia (art. 263) y Procurador
General de la República (art. 249).
De manera que algunos cargos públicos están reservados a los venezolanos por
nacimiento sin otra nacionalidad, así lo establece el artículo 41 de la Constitución
Nacional:
"Solo los venezolanos y venezolanas por nacimiento y sin otra nacionalidad, podrán
ejercer los cargos de Presidente o Presidenta de la República, Vicepresidente ejecutivo o
Vicepresidenta Ejecutiva, Presidente o Presidenta y Vicepresidentes o Vicepresidentas de
la Asamblea Nacional, Magistrados o Magistradas del Tribunal Supremo de Justicia,
Presidente o Presidenta del Consejo Nacional Electoral, Procurador General de la
República, Contralor o Contralora General de la República, Fiscal o Fiscala General de la
República, Defensor o Defensora del Pueblo, Ministros o Ministras de los despachos
relacionados con la seguridad de la Nación, finanzas, energía y minas, educación:
Gobernadores y Gobernadora y Alcaldes y Alcaldesas de los Estados y Municipios
Fronterizos y aquellos contemplados en la ley orgánica de la Fuerza Armada Nacional".
b. ‘
     
En este caso, el estado de una persona puede limitar la capacidad jurídica. Un ejemplo
sencillo sería el artículo 50 del Código Civil, cuando reza que no se permite ni es válido el
matrimonio contraído por una persona ligada por otro anterior, ni el de un ministro de
cualquier culto a quien le sea prohibido el matrimonio por su respectiva religión.
Igualmente, para ser Presidente de la República se exige ser de estado seglar (art.227
C.N.).
c. ‘
 

 
 
 

Un ejemplo claro de estas limitaciones se encuentran plasmadas en el artículo 29 de la


Ley de Carrera Administrativa, cuando entre otras cosas, y sin perjuicio de lo dispuesto
en leyes y reglamentos especiales, se prohibe a los funcionarios públicos celebrar
contratos por sí, por personas interpuestas o en representación de otro, con la República,
los Estados, Municipios y demás personas jurídicas de derecho público, salvo las
excepciones que establezcan las leyes.
d. ‘ 
 )" #




La capacidad jurídica se podría ver limitada por la perpetuación de hechos ilícitos. Es el


caso de el artículo 810 del Código Civil, cuando determina que son incapaces de suceder
los indignos, a menos que hayan sido rehabilitados en forma legal (art. 811 C.C.),
entendido que la indignidad del padre, de la madre o de los ascendientes para recibir la
herencia de una persona, no perjudica a los hijos o a los descendientes para recibir la
mencionada herencia (art. 813 C.C.).
e. ‘ 

 %
f. ‘ 
  

 
 

Esta limitación se basa en las características que puede presentar la persona para el momento
de ser titular de un derecho o deber.
En este sentido, se crea limitación, por ejemplo, para los todavía no concebidos para el
momento de la apertura de la sucesión, declarándoles incapaces según el artículo 809 del
Código Civil, de suceder.
Otro ejemplo sería el establecido en el artículo 1.144, cuando el legislador establece que no
tienen capacidad para adquirir bienes muebles los institutos de manos muertas, es decir,
aquellos institutos que no pueden enajenar bienes inmuebles de acuerdo a las leyes y
reglamentos de su constitución.
1. a



1 

Existen dos regímenes de incapaces:


a. Los regímenes de representación, en los que el incapaz es sustituido por otra persona
quien realiza el negocio jurídico, es decir, que el incapaz no interviene en dicha
realización del negocio jurídico.
b. Los regímenes de asistencia y autorización, en los cuales el incapaz conserva la iniciativa
y voluntad de realización del negocio jurídico y no es sustituido, sino que para la validez
de un acto se requiere la actuación conjunta del incapaz y de la persona que lo está
protegiendo, es decir de la persona que lo asiste. Ahora bien, si la persona capaz tiene la
función de aprobar o improbar los negocios jurídicos, entonces se dice que ya no es
asistente, sino que se habla de autorización.

En determinadas ocasiones la incapacidad y los regímenes de incapacidad no bastan para la


protección de una persona, porque sólo protegen a los incapaces en la esfera de los negocios
jurídicos, cuando el sujeto podría requerir que también se provea al gobierno de su persona.
Por esta razón, además de la incapacidad y regímenes de incapacidad, la ley ha creado el
sometimiento de determinadas personas naturales al gobierno y dirección de su persona por
otra, que no es otra cosa que el sometimiento a la potestad de otro.
No todos los incapaces están sometidos a la potestad de otro, solamente lo están los menores
no emancipados y los entredichos por defecto intelectual.
Es importante destacar que todos los incapaces sometidos a potestad de otra persona están
sometidos a régimen de representación, sin embargo no todos los incapaces sometidos a
régimen de representación están sometidos a dicha potestad, como es el caso de los entredichos
por condena penal; y en ocasiones las funciones de potestad y representación se encuentran en
manos diferentes.
1. a
  
   


 
 
  


a. a
  
÷
2 
 
 

Este tipo de restricciones se llaman genéricas de carácter total, porque mientras existan
personas con los caracteres de minoridad e interdicción no podrán realizar negocios jurídicos
válidos, a no ser que tengan un régimen de representación o de potestad.
v p  

La minoridad se refiere a la minoría o menoría de edad, menoridad, menor de edad.


Consiste en el estado de las personas que no han alcanzado la mayoría de edad, es decir la edad
que la ley confiere al ser humano a partir de la cual éste tendrá plena capacidad para la
generalidad de los efectos jurídicos.
Son menores de edad los que no hayan cumplido 18 años de edad. Porque según el artículo 18
del Código Civil, es mayor de edad el que haya cumplido 18 años, y por lo tanto es capaz para
todos los actos de la vida civil, con las excepciones que establecen las disposiciones especiales.
La minoría de edad presupone que el niño o niña no tienen una conciencia o voluntad
suficiente para participar en actos jurídicos o comprometer su responsabilidad civil o
penalmente.
Toda persona en la legislación venezolana que no haya llegado a la edad de dieciocho años se
llama menor y por lo tanto incapaz, por lo que está colocado bajo la autoridad de una persona
de su familia, no pudiendo realizar actos jurídicos por si mismo o en todo caso, sin la debida
autorización.
v 1
%
La interdicción Civil consiste en el estado de una persona que ha sido judicialmente declarada
entredicha, es decir, incapaz, por lo cual se le priva de ciertos derechos, ya sea por razón de
delito o por otra causa establecida en la ley.
Con respecto a la interdicción civil el legislador establece en el artículo 393 2, que el
mayor de edad y el menor emancipado que se encuentren en estado habitual de defecto
intelectual que los haga incapaces de proveer a sus propios intereses, serán sometidos a
interdicción, aunque tengan intervalos lúcidos.
a. a
  
÷
2 
 
 

v Ê1 " 

La Inhabilitación consiste en el estado de una persona débil de entendimiento que ha sido


judicialmente declarada como inhábil, porque no presenta un estado tan grave que de lugar a la
interdicción y como consecuencia se le priva de ciertos derechos.
El artículo 409 del Código Civil determina que "el débil de entendimiento cuyo estado no sea
tan grave que de lugar a la interdicción, y el pródigo, podrán ser declarados por el Juez de
Primera Instancia inhábiles para estar en juicio, celebrar transacciones, dar ni tomar bienes, o
para ejecutar cualquiera otro acto que exceda de la simple administración, sin la asistencia de
un curador que nombrará dicho juez de la misma manera que da tutor a los menores. La
prohibición podrá extenderse hasta no permitir actos de simple administración sin la
intervención del curador, cuando sea necesaria esta medida«".
Agrega el legislador en el artículo 410 que el sordomudo, el ciego de nacimiento o el que
hubiere segado durante la infancia, llegados a la mayoría de edad, quedarán sometidos de
derecho a esta incapacidad de la inhabilitación, a no ser que el Juez Competente los haya
declarado hábiles para manejar sus propios negocios.
v Ê‘

Con respecto a la emancipación, el Código Civil establece en el artículo 382 que el matrimonio
produce de derecho la emancipación. Es decir que una vez autorizados los menores, estos
quedan emancipados con el matrimonio, confiriéndole al menor la capacidad de realizar actos
que no excedan de la simple administración, de lo contrario requerirá autorización del juez
competente.
1. | 
 
   

Las personas jurídicas se pueden clasificar de la siguiente manera.


Las personas jurídicas en sentido amplio (lato sensu), comprende:
v A las personas naturales, individuales, físicas, simples o concretas, es decir, que son todos
los individuos de la especie humana.
v A las personas jurídicas en sentido estricto (stricto sensu), llamadas también colectivas,
morales, complejas o abstractas. Éstas no son personas o individuos de la especie humana.

En este renglón de las personas jurídicas stricto sensu, se encuentran aquellas de derecho
público y de derecho privado.
Entre los personas jurídicas (stricto sensu) de carácter público, se encuentran según el
contenido del artículo 19, ordinales 1 y 2 del Código Civil: la Nación y las entidades políticas
que la componen, y las iglesias de cualquier credo que sean, las universidades, y en general
todos los seres o cuerpos morales de carácter público, como por ejemplo los institutos
autónomos.
Ahora bien, en lo que respecta a las personas jurídicas stricto sensu de carácter privado, se
encuentran (art.19, ord. 3):
De tipo fundacional: fundaciones y de tipo asociativo (asociaciones en sentido lato sensu). Las
personas jurídicas de carácter privado son un conjunto de personas que persiguen un fin
común para lo cual destinan bienes de manera exclusiva y permanente.
Las fundaciones según Luis Recasens Siches, consisten en una masa de bienes adscrita al
cumplimiento de unas funciones o fines de carácter caritativo, religiosos, culturales, utilizando
un fondo productivo de rentas para la realización, sostenimiento o desarrollo de un servicio
determinado, como podría ser el caso de un asilo, una institución de investigación científica,
bajo la base de la voluntad fundacional, que serían las normas por las cuales se regirá el ente.
Las asociaciones lato sensu comprenden:
v Las corporaciones: las cuales son mandadas a crear y son recogidas por una ley, como por
ejemplo los colegios profesionales.
v Las asociaciones en sentido estricto (stricto sensu); en las cuales sus miembros no persiguen
un fin de lucro. Ejemplo: agrupaciones de investigación científica.
v Las sociedades, donde los miembros buscan como fin el lucro para ellos mismos.

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior


1. c

  a




a. Según Guillermo Cabanellas órgano puede ser una persona que ejecuta un acto o cumple
un fin, es decir que un órgano podría ser una entidad u organismo.
b. | 
 
3 
c. | 
 
a




 !

Consiste en la representación que el derecho positivo establece ya sea con carácter imperativo o
complementario consecuente de la capacidad de determinadas personas, ya sea porque no
tengan posibilidades físicas como las compañías anónimas y fundaciones, o ya sean también
por causas mentales plenas, o causas especiales.
Como ejemplos más claros se pueden mencionar entre otros: el de los menores no
emancipados, ya estén sometidos a la patria potestad o a la tutela; la representación de los
incapaces o incapacitados, por el tutor o curador.
En este orden de ideas se ha pronunciado el más Alto Tribunal de la República, de la siguiente
manera:
$‘


'
  
&!404
| 


"
 #
  
 

   ,    %2
  
   
#

  %


   
 

 #



 

  5 
#

 
 #
)
 


  #
  


  
#
 
 "  


 
 
 


 % 
 
   #
 
 
 


  
!‘
#
 

 
   $ 


% "   
 
  
 
    6    
  


  
 


    %



  
  
 

 %
    




     ! ‘  )    


  

 
   
   
#
 %


+



  



 #
  

 "
"
  
 %
! Ê  
    #   #
 "2

 
 

     
  "
 "   #
  






!p
 7#
 
 
 
  "  
  




 $! 7‘   a

! c

   
  |%  8&!40*6!
9  1!&0'!$7


  
||% p
 
9 " 

:;<:0<(:!÷


= !/-!11‘!!&''6&';!
>c‘a9‘=|1>  ‘9‘ 9a>?> ‘9$ a9‘÷1c a Ê> ʑ.‘ c‘
c‘a‘|@c‘>A9a!Ê>a‘acA||13=c‘‘9‘9a>?>c‘?‘@>|‘a‘
99>Êp‘=9‘ 9p>=c ‘= |A‘=9> 1=|ÊA1‘ ‘9> =9> c‘
>c‘a9‘=|1>!

Personalidad jurídica
V      personalidad jurídica
  
           
                          
  
                            
   

                               


   
                        
            

c 
c c   c c
El concepto de O  proviene del latín O  ° que significa el
conjuntode cualidades que constituyen a la persona.
En derecho° la palabra O  tiene varias acepciones a saber:
1. Se utiliza para indicar la cualidad de la persona en virtud de la cual se le
consideracentro de imputación de normas jurídicas o sujeto de derechos y
obligaciones. Estasignificación se encuentra muy vinculada con el concepto de
persona y sus temasconexos° como la distinción entre la física y la moral o colectiva°
las teorías acerca de lapersonalidad jurídica de los entes colectivos y otros.
2. Por otro lado el vocablo personalidad se utiliza en otro sentido° que en
algunossistemas jurídicos se denomina personería° para indicar el conjunto de
elementos quepermiten constatar las facultades de alguien para representar a otro°
generalmente a unapersona moral° Así cuando se habla de ''acreditar la personalidad
de un representante''°se hace referencia a los elementos constitutivos de esa
representación° Es en estesentido en que tomamos aquí la voz.
Es sabido que los actos realizados sobre el patrimonio ajeno se sustentan entreotras
bases° en la exteriorización que se hace respecto de la dualidad
representanterepresentado°a efecto de que los terceros sepan que el representante
es portador de unavoluntad ajena.
De esta forma° cuando el representante de otro ejerce su representación en juicioo
fuera de el° surge la necesidad de examinar los documentos° hechos o
circunstanciasen virtud de los cuales se ostenta como ''representante''° como ''persona
legitimada'' pararealizar el acto de referencia en una esfera jurídica distinta a la propia:
surge en unapalabra la necesidad de ''acreditar su personalidad''. El juez del
conocimiento° lacontraparte en un contrato° el notario que autoriza el instrumento
público en queintervenga alguien a nombre de otro° examinan los ''elementos de la
personalidad'' delrepresentante.
Como es lógico° estos elementos varían en cada caso° atendiendo a varios°criterios: a
la naturaleza de la Persona° física o moral° representada° a la fuente de quedimana la
representación (o más propiamente hablando° la legitimación)° a la clase deacto°
contrato o diligencia que se pretende realizar y° con cada vez más frecuencia° a
lasrestricciones que crecientemente establece el poder público respecto de ciertas
personasy áreas de la actividad económica.
Un examen detallado de las distintas posibilidades que se mencionan° excedería
lanaturaleza de esta obra. Bástenos dar algunos ejemplos:
1) Unos padres que° en ejercicio de la patria potestad° pretendieran enajenar un
bieninmueble de su menor hijo y solicitaran autorización judicial° tendrían que
acreditar al juezsu personalidad exhibiendo copias certificadas de las actas de
nacimiento del menor y dematrimonio de ellos. Si estuvieran divorciados° copia
certificada de la sentenciarespectiva.
2) En el mismo ejemplo° al celebrarse el contrato de compraventa° si el adquirente es
unasociedad mercantil° el notario que autorice la escritura dejará acreditada en ella
lapersonalidad de ambas partes° de la siguiente manera: a) por los padres con las
actasmencionadas° con la autorización judicial -cerciorándose de que el inmueble se
enajeneen los términos autorizados-; b) por la sociedad compradora con la escritura
constitutiva ysus reformas° a efecto de calificar si su objeto social le permite adquirir el
bien con laescritura que contenga el otorgamiento de un poder en favor del
representante que si espoder general° deberá ser para actos de administración o de
dominio° dependiendo delobjeto social; al examinar este poder° se cerciorará de si
quien en representación de lasociedad confirió el poder° gozaba a su vez de
legitimación para hacerlo; con laautorización que otorgue la Secretaría de Relaciones
Exteriores° examinando si seestablecen limitaciones.
Existen algunos casos especiales° en los que la acreditación de la personalidad
noinvolucra a la institución de la representación° sino alguna otra hipótesis de
''legitimación''para actuar en el patrimonio ajeno. Pensemos° por ejemplo° en actos
realizados a nombrede una sucesión. La persona legitimada para administrar los
bienes° el albacea° debeacreditar su personalidad° demostrando: el fallecimiento del
autor de la sucesión° laradicación de la sucesión° la declaración de los herederos° su
designación como albaceay el discernimiento de su cargo° que el acto que pretende
realizar no pugna° por ejemplo°con alguna disposición expresa del testador.
Como puede apreciarse° el concepto que en la práctica jurídica se tiene de la
personalidad° en el sentido que se viene comentando° es mas amplio que el
de''representación''° por cuanto que lo contiene° y distinto del de ''personalidad
jurídica''° envirtud de que hay casos° como la sucesión° en que no se actúa respecto
del patrimonio de una persona moral. Es° el de personalidad° un concepto más
cercano al de legitimación° con el que casi se identifica° si no fuera porque este ultimo
no se agota con los actosrealizados en el patrimonio ajeno.
En pocas palabras podría definirse la legitimación° como el reconocimiento quehace la
norma jurídica de la posibilidad de realizar un determinado acto jurídico coneficacia° o
en otras palabras° la competencia del sujeto de un acto jurídico para alcanzar
osoportar los efectos jurídicos de la reglamentación de intereses a que ha aspirado;
esdecir° a la luz de la específica relación existente entre el sujeto y el objeto del acto
elreconocimiento normativo de que el acto puede desplazar sus efectos.
Ahora bien° esa ''especifica relación'' objeto-sujeto° que caracteriza a lalegitimación
como requisito objetivo-subjetivo de los actos y que la distingue de lacapacidad°
requisito subjetivo° consiste en la identificación o divergencia entre el agentede la
voluntad en el negocio jurídico y el titular del interés o de la esfera jurídica en la queel
negocio desplazará sus efectos.
Expliquémonos: Lo normal° lo ordinario° es la coincidencia entre el agente de
lavoluntad y la parte material del negocio: son la misma persona. Esto es la
legitimaciónordinaria directa° que permite a las personas celebrar por sí actos jurídicos
que lesafectan; por ella cada quien dispone de sus propios bienes° renuncia a sus
derechos°administra su patrimonio. La existencia de esta legitimación ordinaria° que
muchosautores no reconocen° se pone de manifiesto cuando se carece de ella para
ciertos actos:contratos entre cónyuges sin autorización judicial; disposición de ciertos
bienes por partedel fallido° etc. Ahora bien° existe legitimación ordinaria indirecta°
cuando difieren el titularde la voluntad y el de la esfera jurídica afectada° siempre y
cuando° por esa ''específicarelación'' mencionada° tal divergencia sea lícita y pública.
Es decir° cuando se realizanactos validos sobre un patrimonio ajeno° respetando° por
así decirlo° ese patrimonio° esaseparación: actuando en interés de su titular. Así
acontece en las variadas hipótesis derepresentación legal y voluntaria pero también
en los casos de legitimación porsustitución° de la que son ejemplos de albaceazgo° el
síndico de la quiebra° el gestoroficioso° etc.
Tanto el representante° por un lado° como el gestor oficioso o el albacea° por
otro°están legitimados para realizar actos jurídicos válidos sobre el patrimonio ajeno;
sinembargo° hay algo que distingue a la representación de las otras figuras: el
representanteactúa ''en nombre'' del representado° mientras que la persona legitimada
por sustituciónactúa ''en lugar de'' aquel en cuyo patrimonio habrán de surtirse los
efectos legales. Malpodría el albacea actuar ''en nombre'' de una entidad sin
personalidad jurídica° como lo esla sucesión. Actúa ''en lugar'' del de cujus° en
sustitución de él.
De acuerdo con esta interesante teoría de la legitimación° existe otra categoríamás°
denominada legitimación extraordinaria. Se da en los casos en los que se
realizanactos validos en nombre de quien los celebra pero que surten efectos en un
patrimonioajeno. Esta aparente contradicción puede explicarse con algunos ejemplos:
Un heredero aparente vende a un adquirente de buena fe un inmuebleperteneciente a
la sucesión y el comprador inscribe en el Registro Público su adquisición.
A raíz de un acto simulado° un bien pasa a poder de un tercero de buena fe° atítulo
oneroso.
Una persona vende a otra un bien que previamente vendió a un primer
comprador°pero el segundo ''comprador''° ignorante de la doble venta° inscribe su
compra en elRegistro Público antes que el primero.
En estos ejemplos hay un mismo fenómeno: alguien que no es dueño de la cosa°pero
que en virtud de las condiciones objetivas de publicidad° ''parece'' serlo°
enajena°escudado en esa apariencia° a un tercero de buena fe° la cosa. ¿Cómo puede
enajenarválidamente algo que no le pertenece? De acuerdo con la Ley° el acto de
enajenación subsiste en ciertos°casos con respecto a tercero de buena fe° lo que
implica que el actorealizado en nombre propio surte efectos en el patrimonio ajeno: en
el patrimonio delheredero auténtico o del propietario real° quienes no recuperan el
bien enajenado° sinoque solamente tienen derecho al pago de daños y perjuicios.
Las necesidades del tráfico° dice Carnelutti° bien operado este milagro y la doctrinade
la legitimación lo explican en virtud de la necesidad de preservar las
situacionesadquiridas al amparo de la apariencia de titularidad en obsequio de los
principios de labuena fe y de la seguridad del tráfico; es decir° para no afectar los
principios que son lapiedra de toque del derecho de las obligaciones.
No deben confundirse por lo tanto los conceptos de ''legitimación'' y de''personalidad''
o personería. El segundo° sólo se plantea en los actos realizados a nombrede otro o
en lugar de otro° pero en su interés y dentro de la ley; el primero es mas
amplio:abarca al de personalidad pero no se agota con el° como ya explicamos.
Podría decirse que la legitimación° en cuanto reconocimiento normativo de
laposibilidad de realizar actos jurídicos eficaces° se divide en:
1. Ordinaria directa° respecto de actos propios.
2. Ordinaria indirecta que se identifica con el concepto de personalidad o
personería°en las variadas hipótesis de representación° gestión° albaceazgo°
fideicomiso ysindicatura° principalmente° contempladas en la ley.
3. Extraordinaria° relativa a actos realizados sin respetar la esfera jurídica sobre laque
inciden y que se fundamenta en la apariencia jurídica.


Partes: 1, 2


&! 1 
/! 
  
    
'! c

 
  
     7 
  


0! >




 

 
  
    
(! 9


 
     
*! = %  
 

 
  
    
 2+ 
-! | 
 

 
  
    
4!|   

&!1 
El derecho es dinámico por naturaleza. Y es así puesto que depende del hombre . Los romanos,
creadores-descubridores de un universo jurídico que perdura aún hoy, afirmaron que donde
existe el hombre, existe el derecho y a la inversa. Y siendo realidad esta afirmación, sólo queda
destacar que la persona humana y su conducta es razón y desideratum, objeto y sujeto del
derecho.
El hombre a través del derecho regula su convivencia social, estableciendo mecanismos y
normas que lo impelen a cumplir con los fines de la sociedad, y a su manera, preservar la
existencia del hombre como especie natural. Los mecanismos son múltiples y van desde las
sanciones corporales y pecuniarias, hasta la privación de derechos inalienables, políticos o de
familia.
En el ámbito de la protección de la persona humana, se ha desarrollado un amplio esquema
doctrinario y normativo. Así, en algunos países se encuentran normas que otorgan a la persona
derechos de características especiales; se concibe al ser humano como depositario de ciertos
derechos innatos, y su regulación parte del necesario obrar estatal. Algunos otros países no los
contemplan, lo cual puede atribuirse lo mismo a sus modelos económicos que a sus sistemas
políticos.
Estos derechos, contemplados desde el ámbito del derecho civil, son motivo de las presentes
líneas. Y si bien se habla de derechos de la personalidad, cabe destacar que no es la única
denominación que reciben. En el sistema federal mexicano no se encuentran expresamente
señalados, pero están en íntima relación con el tema del dañomoral.
Desde 1982 el Código Civil federal (en lo sucesivo CCF) contempla la figura del daño moral. En
términos generales podemos afirmar que el daño moral tutela civilmente ciertos bienes
jurídicos, y surge cuando se produce una afectación a ellos. Los bienes protegidos se engloban
en lo que comúnmente se conoce por la doctrina como derechos de la personalidad. Sin
embargo, el CCF es omiso al referirse a ellos, entendiéndose como descripción limitativa tácita
la expresada en el artículo 1916 al definir el daño moral.
En el presente trabajo se aborda la cuestión de los denominados, por la doctrina, derechos de la
personalidad y del tratamiento de que gozan en el sistema jurídico mexicano, haciendo especial
referencia al CCF y algunos Códigos Civiles (CC) locales, como es el caso de los de Tlaxcala,
Quintana Roo, Puebla, Chihuahua y Querétaro, sin entrar al análisis particular de los mismos.
/!
 
   
Persona es la denominación genérica dada a todos los individuos de la especie humana.
Proviene del latín persona, -ae, de origen etrusco. En este último idioma significaba "máscara
teatral", y en latín tenía originalmente el mismo significado, pasando después al de "personaje
representado por el actor", debido a una evidente metonimia; finalmente pasó al lenguaje
común en la acepción actual. Sus traducciones son: francés, personne; italiano, persona;
portugués, pessoa; inglés, person; alemán, person.
Es común afirmar que todas los seres humanos son personas, refiriéndose en este sentido al
género humano, al hombre. Sin embargo, es evidente que las concepciones al respecto han
variado. Primeramente debemos mencionar qué es el hombre o ser humano, para expresar
luego qué debe entenderse por persona.
Si acudimos a un diccionario, encontramos que el concepto hombre hace referencia a un ser
dotado de inteligencia y de un lenguaje articulado, clasificado entre los mamíferos del orden de
los primates y caracterizado por su cerebro voluminoso, su posición vertical, pies y manos muy
diferenciados . También es indicativo de la especie humana en general, diferenciándola de los
organismos subhumanos (homo sapiens). La voz hombre proviene del latín hominem,
acusativo de homo, que implica dos sentidos: hombre, ser humano, persona, y ser humano
masculino, varón. El ser humano, en una concepción sociológica, es el hombre en su pura y
general cualidad forma precisa en que se cristalizan los procesos vitales en un organismo
dotado de actitudes espirituales, cuya ausencia es lo que caracteriza a los denominados
organismos subhumanos.
El derecho ha utilizado el concepto de persona para significar al sujeto ser humano. La filosofía
tradicional recoge la definición dada por BOECIO: sustancia natural de naturaleza racional
(rationalis naturae individua substantia). AUBRY Y RAU al referirse a la persona señalaron que
todo ser humano que hubiere nacido vivo y fuere viable, es una persona. Más allá de las
consideraciones teleológicas y teológicas del concepto, es preciso reconocer que el binomio
derecho-persona es claro: el hombre crea el derecho. Ibi homo, ibi ius, dice la máxima latina.
Finalmente, persona es cualquier miembro del género humano por su propia naturaleza y
dignidad, a la que el derecho se limita a reconocerle tal condición. A partir de tal noción se
desarrolla el concepto de capacidad jurídica, es decir, existe capacidad jurídica, una e igual para
todos y cada uno de los individuos humanos, en cuanto se es persona, no se es persona porque
se tenga capacidad jurídica.
A partir de tales razonamientos puede advertirse que el ser persona implica ser titular de
ciertos derechos y obligaciones, unos en forma natural y otros de manera obligada por la
convivencia humana. Así, el hombre naturalmente posee ciertos atributos necesarios para su
cabal desarrollo, y los posee por el hecho simple de ser persona, de haber nacido ser humano.
Muchos autores al establecer las diferencias entre derechos humanos, derechos fundamentales
y libertades públicas y bienes y derechos de la personalidad, afirman que los últimos son una
conquista del siglo XIX. Los primeros permiten a la persona un mínimo de seguridad frente al
Estado, y al conseguirse, es cuando las preocupaciones se desplazan al terreno de las relaciones
entre iguales, las relaciones privadas. Quizá éste sea el mejor argumento para explicar por que
se han desarrollado ampliamente en algunos sistemas jurídicos y escasamente en otros.
'!c

 
 
    7 
 

El concepto derechos de la personalidad según CARBONNIER es de origen germánico. La gran
mayoría de los autores que abordan el tema han adoptado este concepto, sin embargo algunos
también se refieren a derechos personalísimos o incluso derechos morales del ser humano.
Líneas atrás hemos mencionado algunas de las denominacions utilizadas para significar lo que
nosotros abordaremos como derechos de la personalidad, en razón de ello no abordaremos
cada concepto, limitándonos únicamente a hacer tal señalamiento.
La gran mayoría de los autores nacionales se refiere a derechos de la personalidad.
Encontramos dos opiniones divergentes, en cuanto al concepto: GUTIÉRREZ Y GONZÁLEZ y
GUITRÓN FUENTEVILLA. Mientras GUTIÉRREZ Y GONZÁLEZ se refiere a ellos como
patrimonio moral o derechos de la personalidad, GUITRÓN FUENTEVILLA habla de derechos
humanos subjetivos fundamentales. En general todos ubican su estudio en el apartado de las
personas, y estos dos autores son los únicos que hacen aportaciones al tema en el campo del
derecho mexicano. La gran mayoría se limita a tomar concepto y definición a partir de la
experiencia en otros sistemas jurídicos: Francia, España o Estados Unidos.
GUITRÓN FUENTEVILLA expone una visión personal en su trabajo Los derechos humanos
subjetivos fundamentales de la persona física jurídica. De acuerdo con el autor, la
denominación derechos humanos subjetivos fundamentales (DHSF) que sostiene es la
correcta, "ya que la naturaleza jurídica de éstos, consiste en que son derechos subjetivos,
humanos, fundamentales de la persona física jurídica", dividiéndolos en dos grupos: los de
materia civil y familiar.
De acuerdo con tal concepción, los DHSF se caracterizan por una doble protección según se
trate de unos u otros: civil y familiar. En el primer caso se protegería la integridad física y la
integridad moral del ser humano; en el segundo, el aspecto familiar.
Por su parte GUTIÉRREZ Y GONZÁLEZ utiliza el término patrimonio moral para referirse a
los derechos de la personalidad, los cuales define como los bienes constituidos por
determinadas proyecciones, físicas o psíquicas del ser humano, relativas a su integridad física y
mental, que las atribuye para sí o para algunos sujetos de derecho, y que son individualizadas
por el ordenamiento jurídico.
Aquí, vale la pena recordar la posición asumida por el diputado URIBE SALAS quien durante la
discusión de la reforma al artículo 1916 del CCF, manifestó que "lo más significativo es
reconocer que el patrimonio de las personas tiene un importantísimo ámbito moral, que está
formado por los derechos de la personalidad, y los derechos de la personalidad, como ya se dijo
anteriormente, son variados porque pasan a ser los derechos subjetivos, y los derechos de la
personalidad comprenden el honor, la honra, los sentimientos, la afección al cadáver, a los
sentimientos de familia, etcétera". Aludiendo entre otros autores a Joaquín DIEZ, Mario
ROTONDI y GUTIÉRREZ Y GONZÁLEZ.
;!= 
  
 

 
 
   
Para explicar la naturaleza jurídica de los derechos de la personalidad recurriremos a las
teorías más comunes para, a partir de ellas, adoptar una postura acorde con el texto legal
federal, sin olvidar las posiciones de los códigos locales. La dogmática jurídica ha sido pródiga
para explicar la naturaleza jurídica de los derechos de la personalidad, que hasta el momento
sigue siendo cuestionable. Se destacan tres teorías que pretenden vislumbrar el contenido de
esta institución jurídica: la del ius in se ipsum defendida, entre otros por GÓMEZ DE
AMESCUA y CARNELUTTI; la pluralista representada por DE CUPIS y la negativa, defendida
por DE CASTRO. A continuación nos referiremos a ellas.
La teoría del ius in se ipsum defendida por GÓMEZ DE AMESCUA y Samuel STRYCK en el
siglo XVII, habla de un derecho único de la persona sobre su propio cuerpo. Aquí se pretende y
entiende que el hombre, como sujeto, como persona, tiene un derecho sobre sí mismo, sobre su
cuerpo, en tanto es considerado como cosa. Existe un único derecho de goce del propio cuerpo,
integrado tal derecho por diversas relaciones de utilidad, que no podrían considerarse
constitutivos de otros tantos derechos de la personalidad.
La teoría pluralista considera que el objeto de los derechos de la personalidad está constituido
por los modos de ser físicos y morales de la persona; "su característica principal es que se
encuentra con la persona en una conexión estrechísima". Para DE CUPIS la teoría tiene
"importancia práctica, en cuanto lleva al intérprete a mantener la tutela jurídica del individuo
humano en términos más razonables y ajustados al derecho positivo".
En la teoría negativa, se entiende que la "protección de la esfera de la personalidad debe
utilizar, como figura central la del bien jurídico en lugar de la del derecho subjetivo". Para
abundar sobre el tema de la naturaleza jurídica de los derechos de la personalidad remito a la
bibliografía ya señalada en notas.
Caracteres de los derechos de la personalidad
De lo dicho hasta el momento puede apreciarse que la doctrina no ha sido uniforme al tratar los
derechos de la personalidad, y esto, ha repercutido en los ordenamientos y evolución legal de
aquéllos. Podemos afirmar que la doctrina moderna coincide en otorgar a la figura de los
derechos de la personalidad tres caracteres: son innatos, personalisimos y extrapatrimoniales.
Veamos cada uno de ellos.
Son innatos u originario toda vez que pertenecen al hombre por el hecho simple de ser hombre,
por razón de nacimiento, sin que para adquirirlos sea menester un modo o título legal de
adquisición. Son personalisimos puesto que se está en presencia de derechos individuales,
privados y absolutos. Individuales, porque sólo son propios de la persona física, del individuo.
Privados, porque pertenecen al individuo en cuanto tal. Absolutos, porque son eficaces frente a
todos, están dotados de eficacia erga omnes, como los derechos reales; respecto de ellos, existe
un deber universal o general de respeto. Por último, son llamados extrapatrimoniales por
considerarse fuera del comercio, esto es sumamente importante ya que todo el tratamiento
jurídico privilegiado o de especial amparo que reciben estos derechos se justifica precisamente,
por razón de la dignidad de la persona, que no puede ser objeto de tráfico jurídico.
Esta última característica implica que los derechos de la personalidad son irrenunciables por su
titular; son inexpropiables e inembargables, ya que al carecer de valor económico resultan
inestimables e inútiles como objeto de expropiación o embargo: sólo tienen relevancia para su
titular, no para los demás; son imprescriptibles, no pueden extinguirse por prescripción, solo
acaban con la muerte de su titular.
Otra enunciación de los caracteres de los derechos de la personalidad es la siguiente: son
innatos, vitalicios, de objeto interior, inherentes, extrapatrimoniales, relativamente
indisponibles, absolutos, privados y autónomos (además de necesarios y esenciales).
A continuación revisaremos los antecedentes doctrinarios y legislativos en tratándose de los
derechos de la personalidad, para finalmente referirnos al caso mexicano.
0!>




 

 
 
   
El ser humano es depositario de ciertos derechos, bienes o atributos en tanto ser humano, que
permiten su desarrollo psico-somático de manera cabal. Aunque a lo largo del tiempo, no ha
sido uniforme tal consideración, atributos tales como el honor, la honra, la dignidad han
figurado entre los objetos de mayor aprecio del hombre.
En la antigua Grecia, la acción de daños procedía, lo mismo por un daño ocasionado a la
persona como por el causado al buen nombre o al patrimonio. Al respecto BONET RAMÓN cita
entre otros los casos en que existe un derecho a la inviolabilidad de la propia persona y al libre
ejercicio de su propia actividad, como en el proceso intentado por PARMENONTE contra
APATURIO (oración contra APATURIO), quién le había impedido embarcarse; también
destaca el derecho contra la usurpación del nombre (oración contra BEOTO). DE CASTRO se
refiere a la llamada dike kekegorias, conocida por la oración de LYSIAS contra
THEOMNESTOS.
En Roma existía la actio iniuriarum, la cual era originada por "el desprecio de la personalidad
ajena". BONET RAMÓN considera que las investigaciones de IHERING pusieron de manifiesto
que en el derecho romano, la vera rei aestimatio, objeto de estimación del juez, había
asegurado la protección y reparación del daño causado a lo que puede entenderse como
incipientes derechos de la personalidad: el afectus, la verecundi, la pietas, la voluptas, la
amoenitas, la incommoditas, etcétera. Algunos autores expresan que existen textos de
CICERÓN en los que claramente puede advertirse una regulación sobre aspectos tales como la
vida y el cuerpo, el honor, la libertad y hasta respecto al no sufrir injustificadamente dolor.
Asimismo en la Ley de las XII Tablas encontramos sanciones a quienes atentan contra el honor
y fama: desde una sanción pecuniaria hasta la muerte.
Más tarde, serían teólogos los primeros que se ocupan de los bienes de la personalidad: Santo
TOMÁS y sus seguidores, se refieren a la vida, la integridad, el honor y la fama,
considerándolos en función del pecado, del delito y de la pena. Así, la filosofía y la política
serían los ámbitos en que se abordarían la protección y estudio de los derechos de la
personalidad.
Los primeros escritos que abordan la cuestión de los derechos que tiene el hombre sobre sí
mismo y oponibles a todos los demás, aparecen en el siglo XVII; se trata de dos obras
filosóficas: Tractatus de potestate in se ipsum de Baltasar GÓMEZ DE AMÉSCUA publicado en
1604; de 1675 es De iure hominis in se ipsum de Samuel STRYCK. En GÓMEZ DE AMÉSCUA
se advierte un principio fundamental, de corte liberal: Todo está permitido al hombre, respecto
de sí mismo, excepto aquéllo que le está expresamente prohibido por el derecho. Esta
concepción serviría para que, el concepto e idea de persona iniciara a escalar posiciones,
pasando del plano meramente filosófico al plano programático.
Las escuelas naturales terminarán el siglo XVIII con importantes conquistas: las declaraciones
de derechos, como un reconocimiento de los derechos que el hombre tiene por el simple hecho
de haber nacido hombre. Aun no se contempla la protección civil, pero se ha iniciado una
nueva etapa, la de los derechos fundamentales. Ahora el hombre es poseedor de ciertos bienes,
mismos que no son otorgados por el príncipe o por el estado, únicamente le son reconocidos y
respetados. Dos siglos después se advierte la insuficiencia práctica de las sanciones penales,
para una protección satisfactoria de los derechos de la personalidad, así como el carácter más
programático que eficaz de las declaraciones. Estas circunstancias motivan la reflexión e
interés de los civilistas por los derechos de la personalidad.
Como mencionamos la protección civil de los derechos de la personalidad es nueva, pues la
mayor parte de la normatividad había sido de índole política o penal, siendo insuficiente para
detener la afectación a tales bienes jurídicos. Es a partir del siglo XX cuando se inicia con la
protección civil de lo que consideramos derechos de la personalidad y que entra en escena con
la aceptación del daño moral.
Es en España donde encontramos una evolución jurisprudencial en la materia de daño moral
bien definida. GARCÍA SERRANO señala que pueden distinguirse tres etapas: en la primera no
se admite la posibilidad de indemnizar pecuniariamente el daño moral; en la segunda se
indemniza aquellos supuestos de daño moral en cuanto producen repercusiones de tipo
patrimonial, más que el daño moral, lo que se sanciona es el patrimonial indirectamente
causado. En la tercera fase se admite la indemnización de los daños morales puros, con
independencia de las posibles repercusiones que de los mismos deriven, Su admisión se
inspira, además, en criterios de amplitud.
La proyección jurisprudencial abriría las puertas a la emisión de normas de carácter civil,
protectoras de los derechos de la personalidad. A mitad del siglo XX se inicia un auge en las
legislaciones privatistas que aún no concluye.
El CC italiano de 1942, es de los primeros ordenamientos que reconocen los derechos de la
personalidad, al señalar: los actos de disposición del propio cuerpo están prohibidos cuando
ocasionan una disminución permanente de la integridad física o cuando sean contrarios en otra
forma a la ley, al orden público o a las buenas costumbres (art. 5). Asimismo dispone que
cuando la imagen de una persona o de los padres, del cónyuge o de los hijos haya sido expuesta
o publicada fuera de los casos en que la exposición o publicación fuera permitida por la ley, o
bien con perjuicio de decoro o de la reputación de dicha persona o de dichos parientes, la
autoridad judicial, a petición del interesado, puede disponer que cese el abuso, quedando a
salvo siempre el resarcimiento de los daños (art. 10). Reformas legislativas posteriores
autorizarían los implantes de riñón (1967), la recolección, conservación y distribución de
sangre humana (1967), implantes de carácter terapéutico derivados de partes de cadáver
(1968), parto de cadáveres de mujeres embarazadas (1975) y la interrupción del embarazo
(1978).
En los fueros de los españoles del año 1945 no encontramos disposición expresa acerca de los
derechos de la personalidad, sin embargo, la mayoría de los doctrinarios opinan que tales
derechos están protegidos por el artículo 1902 del Código Civil que expresa: "El que por acción
u omisión cause daño a otros, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño
causado". A partir de esta disposición los tribunales españoles han elaborado una amplia
jurisprudencia sobre los derechos de la personalidad.
Otro ordenamiento que tenemos es la Convención Europa de Salvaguarda de los Derechos del
Hombre y de las Libertades, de 1950. Aquí, se regula el derecho a la vida, a la libertad, a la
seguridad, a ser regularmente juzgado, al respeto de la vida privada y familiar, a la libertad de
pensamiento, de conciencia y de religión, a la libertad de expresión, a la libertad de reunión
pacífica y de asociación, a la libertad de casarse y de fundar una familia, respecto a los bienes, a
la instrucción, a la libre circulación, etcétera.
Grecia admitió en 1956 en su CC, un derecho general de la personalidad a través del artículo 57
que disponía: "Quien fuese ilegalmente ofendido en su persona, tendrá derecho a ver cesar la
ofensa inmediatamente, con la garantía de que no se reproduzca en el futuro".
En 1970 Francia reformó su CC estableciendo que cada uno tiene el respeto a su vida privada.
Asimismo se señaló que los jueces pueden, prescribir todas las medidas, tales como secuestro,
embargo y otras, propias para impedir o cesar un atentado a la intimidad de la vida privada;
tales medidas pueden ser ordenadas en caso de urgencia.
Por su parte, la Constitución Rusa de 1977 estableció el principio de que la ley ampara la
intimidad de los ciudadanos, el secreto de la correspondencia, de las conversaciones telefónicas
y de las comunicaciones telegráficas. El registro o incautación de la correspondencia son
diligencias sumariales, que sólo pueden efectuarse después de la incoacción de la causa
criminal y cuando son imprescindibles para revelar el delito o localizar al delincuente; pero
también en este caso se necesita la autorización del fiscal o la decisión judicial.
En Perú, encontramos que siguiendo los lineamientos de la Constitución Política de 1979, el CC
destaca la importancia de la persona humana. Este ordenamiento distingue entre derechos
personales y los derechos personalisimos. Estos últimos son los que nosotros tratamos como
derechos de la personalidad. Los derechos reconocidos por el CC son: El derecho a la libre
disposición o de utilización de órganos o tejidos de seres humanos, la intimidad de la vida
privada (art. 5), la imagen (art. 15), la voz (art. 15), la correspondencia epistolar, las
comunicaciones de cualquier género que tengan carácter confidencial (art. 16), los derechos del
autor o del inventor, el nombre -que incluye los apellidos- (art. 19), el seudónimo, el domicilio
(art. 33) y la capacidad de ejercicio.
(!9


 
    
En la actualidad la tendencia general en la doctrina y la legislación es la de reconsiderar el
papel del hombre en relación con el derecho: ¿sigue ocupando un papel central o
necesariamente será desplazado? Aunque la respuesta otorga respaldo a la primera posición, es
importante advertir que la positivación de los derechos personales poco ayuda cuando no existe
una cultura social al respecto. En tal sentido basta revisar las frías estadísticas para descubrir,
no sin cierta tristeza, que la protección de la persona poco ha avanzado en la práctica: el
hombre sigue siendo el lobo del hombre.
El espectro normativo permite apreciar el papel que merece para los sistemas jurídicos la
persona y sus atributos esenciales.
A) Pocas Disposiciones Expresas. En gran parte de las legislaciones modernas no existe una
apropiada regulación legislativa, encontrándose que generalmente la persona humana no goza
de protección judicial con respecto a sus derechos o bienes de la personalidad.
Ejemplo de lo anterior lo constituyen las casi treinta entidades federativas mexicanas que
carecen de mención alguna en sus ordenamientos civiles en relación con los derechos de la
personalidad. Aún más, sin pretender demeritar la legislación federal encontramos incluso en
el código civil federal que no hay mención expresa de los mismos.
Este sería también el caso de aquellos estados que reconocen a nivel constitucional la existencia
de los derechos de la personalidad pero no cuentan con una adecuada reglamentación (o
legislación secundaria) que haga efectivas tales disposiciones.
B) Reglamentación Civil. En ocasiones lo relativo a los derechos de la personalidad se
encuentra regulado en el ordenamiento civil. Dependiendo de la naturaleza jurídica atribuida,
la norma se ubicará en el capítulo de personas o en el de obligaciones, o incluso podrá dársele
un nuevo apartado independiente de los anteriores. Es importante reconocer que no basta que
la legislación civil contemple la institución de los derechos de la personalidad, sino que es
preciso que el sistema jurídico y político esté preparado para salvaguardar los bienes tutelados
por la norma.
C) RECONocimiento Y Protección Jurisprudencial. En otras ocasiones, la carta constitucional y
el ordenamiento civil son omisos al considerar los derechos de la personalidad, y corresponde a
los tribunales el reconocimiento y protección de los mismos a través de las decisiones
judiciales, las cuales podrán o no constituir jurisprudencia obligatoria para los mismos
tribunales o para otros.





*!= %  
 

 
 
    
2+
Ê 

 
 
    
p2+ 


   

  


"   

     
  ! ‘
 )  

   
  


 
 

 
 "  

  
"      
   2


 
 
    

   !    

          

   #
  %

    
%


  
  


 

  %
 !
>Ê
 

 !‘ || 

 
  ,   

  
#

2
 
  
! |   
  
          

  
 
  #

 ,     
  
  
  
 
  


  "


 
         
 
 !
‘  
&4-; 


 % 

  
   

,       

  
  
  

 
  
    !
>#
  
+
 



 %  
      

   
 
 
 
 
 
   

 
 

      "

#

 % 
   #
  
 ,    ! >


  &4&(#
 

 

#

 
 

 "



 #

   


  

 
 
    
#

, 

 
 
  ,     



  
 #
  
  

 


  
  


   
 %   % 
    
     "

   
 #

  


 
! 
 
  #
 "  ,       
 % 

 

 "
 


  "
    
      #
 

 !
‘   

%
    #
 
  

   
    


 
 
     

 
 


   

 %   %      
        
 
#

 

 
!
>#
 "2 %   
 
 
    

 $
 
  #

"  ,       
  

  
 "
 


  "
   

      #
  
 $
 , 
  
   
"
 
   #    


     

 
   )

 " 
    
  7  %


     

  2   %       


  

!

 


 
"2 

  
  &;'#
 " 
 
$

 
  

$

 #

"




  !
=     


 

     %
 #
 



 
 

  &4&(
 
 !
?Ê
 ‘ !Ê
  
%

 

   
 


  

 
 
     %   
 

 

" Ba 9 + |   B
2  #
 



    ! >  
   "
%




 

 
 

 
÷




 ,   !
A‘?Ê>!‘
||

" 

 
  $c

 
 

    $#
 

   *; -- %
!c

 


+ 
     

 

 
  
      

 
 
"   
 "   
"    %"   !> 


  

     
      
   
 #




   

 )  !


+
#
  
   
  % 
     
  
  #
 & c,
  
 ,   % 

5 / a
   


   

    
    
  "
 5 ' Ê
 
 


    
    
  5  ; Ê

 
 
 #
#

 
2
#


   
   
"
!
Ê  
 
   
 ||   

+

  
  
 
  
 
+




||!‘   *(
"

#

9 
 



 #





&!   

 
  
  #
  #  5
/!

5
'!‘ 

 
  

  
  

  
%  % !
>  
  




     %      
  
    

 
 "
7 !*4


   
  



 

"

  
2 
   
    
2
  

   


2 


, 
%
7 !-:

  
7 !
-/

 
 %%
7 !-;-0!
Ê 

 
  %%
  
+"
       
     
  
 


)
||
>   -0! ‘%

 
  

  %%
  




 
c

  
 



 
 #
  

|  
c

  !
" c

   "



   "   
  "   #
 
 %
  "
 
     

 #

  % 
 "



 !
c
#
 

 


  

 



    
 
 "#
  
,   "



 !
> 

 "  


   
 


 
   
 #
    
     
  
  #
 

 "  

  !

>   "






%
 "
%
 )"   % 
 
      


!
c

 
  -( % 
 

 
 
     
 
    
   




 "   %  

  

         #
 
   ,   
       

  ! ‘
 "    %   
+
    
  % 

 #
    #

   
 7 ! -*  #

   %  

%

      
  %
   
    
 ""
 

 !
‘ 
 
  #



 
  
   
    

  % 
   

 

 
 
    !   
 

  

  


  

  

   


"

 

"

 
+ % 
 
 
2 !
>  
 

 #
    
      "
 
+ 

  $ 
 #
 

  %   

 
  
     #
 


2
  


)     

   
% #



 


% 

  

 $7 !--!
‘ 

 ,    



 
"

 #
 $
 
 
% 
 

 
 
    $7 !&40' 
"

#

$Ê 
   ,    
 

 


 
  



     2  
+ 

 #
 
 
 #
 ,    

+


 

  
    

 $7 !&440!
BA1=9>=>a!   
 
 
Ba 
   #

||
 2   
 

 

" 
  
 


   $c

 
  
    $ #
  

    (((  
(*4 %
!
|"

   
#


 
  

  


 !*;
 ||

" !‘  !((*
 

 
 
*0 "  
"  
+
 
  % 
   $
  $! > 

 


((-((4(*:(*&  !*(***-*4
|| "  !
‘ 

   
  



 
"

 
2 
  

 #
    #
$      
 




 
      
  

 

 % $
7 !(*/!
‘  || #


+ 

         

    
 






      "   
 #
  
    

 


   

  
+ 



 % 

+
  #
 





 #2      
 
 #
 


 
 $  

$ 
   
    

  
# 

 
"  
>  (*;!6|  


  

 
 #

%% 
  



 



 


 


 
    

  
+    
     
 

 
  
+ "
 

 
 "   
  

 
  
+ "!
‘    (*0
 
 

 -0  "  
%  

 

 %%

 
  
 $   "



 
 %
 
"
%
 )"   %   
      


$!
‘"

  
   

 


 "   
% 
 
%   

 
  
       


 ||
 
" 
 
  ,  
     ,  
>   (**!6 Ê % 
 

 
  
     

   
,    , 
  !
9Ê>C|>Ê>! ‘  ||
 9 +  



        
  


  
 
 , 
 
 !
‘
    &;:/ 

"

 #

 , 
     

    

    


     
 %!‘ 
 

 
   


       
 
 
   

        
 
 

 "





  

 
%  %   
  

 

  
"

  

   
 
 !
‘ 

 
   #



#  

 , 
2 
 
    
  #
    

     
  #2     
, 


 #
  !
c

  

&;:;&;:0 
 
 , 
"
  


     
  ,   
 


      ! Ê
% 
 , 
   

!‘





 ,   
 
  
  &;:4   
 


‘  ,   #



  % "

  

  
 


  
   

  

   



  
        
) 
  
 

 
 
  
  &;:/! 

 "
 
   
 
 

,  

 %#
   " 
     


 
 " 

 
 

 ,     

 
 

  
  %"
  

+ 
    

 
 !
Ê
  ,   


 


 
    



     2  
+ 

 #
 
 
 #
 ,  

)  
+


 
  
 !
Ê
 
 
 #
 

  

 
 
 ,     


% 
   

 #
 

  !
| 
 ,    
  %

 
    
"






 #
 
 
#
 , 
 
  " 
  

 #
  

  
 
  
 
 % #
2 
,
!

  %

 #
  
 || 

   
  #
   


       
  

  
+
   
 , 
        
  
  
 

 
    #
 
 


 ,           #

 ,  % 

 !‘ 
  
   %
 
#

, #
 

 

  
 

 
 
 "

"



#%


+ !
|@1@A>@A> . BA‘a 9>a! ‘
  

 
 |   
   
#

    &-:&
 

  

 ,      
 


&4&(
 || 
 
%
   
!     
  
 

B
2 
    #
  

&*-&   &-*- %

 
  
  #


 |     
  

 || #
 
   

! ‘   
 
 ,    

 ) 
   

% 
  
  |@>Ê‘a>  $

 
  


 
 ,   $!
‘
 || #

 
       #
 %  

   ||

|    
 

"

   
  
  
 
   , 
  $    
+


 

 
 

$
7 !&*-/!
÷A‘aa‘a! >#

     
  
 


    


  %

 
   
 

    
 

 

÷

 #





   
   "   

   


% 
   

 ,         
 
   
 
+

  
 
    "
%
!
)
  
';
 
  

  
 
 ,   

 


   
 
  

 , 
  

       

 
 
  
     
$  

 
   
   D  
 
%  )"    
 
  
%
)"  E"  
   
   "


"
  

 $!
‘     '0
"

 #
 
 
 ,  #

" 

   



 

 

)" 

    
  

 
   %   
"

 

      
   
   !
  

'(
"

  " 
p
 )"      

%   
 
 ,        
   "   
 $  % 
  #2 
 
   

 "

 



 #

  
   
   p
  )"      


  
      

 
"   

 
"

   
  
 ,  #
 
 
 

  
   
 
 "  
$!
‘
  '*

%2#
 
 
 , #
 
 "





 
 
 
 %  
  

 
   
   "


 


"    #
   

    %

   
     % 
  2  
 
 

  

!
‘
  

  
  



 #

 , 
      

% 
 #
 %
 2   
      
 
 #




 
    "
    
 "    
 
!
>  

"

 #
  

 ,     
    
 

  "  
 
   
  
   



    %
 
     "  

 
 "   

"
   
    0(
  

  7#
 



  
   
#

"
  


   %  
 
 

          %    
 

 2 
   
  
"    
   
     #   

 #
 

    
 ,  
) 
   
   

  

 
    ! >  

"

 #
 

  , 
  





 
  
 
$ 
"
  
 
 
$!
‘ 2   



  



 % #

   


  
+   #
  %
      #
 

 
 

        
 ) 

     #



 

   
+ !
| Ê
  1
  !     
  
  
  
 "
  
    
#



  
 

 
     

 




 c
  A%
 

 c

  @ 
 &:
 
"

 &4;-




 


  (#

"

$9 
  



 
 
 
  
  
 
  
       $! 
       

 #

  
 
     /0   ': 



 

  
   

 
    #
  

 
   
  
!
 

 
  | %
 >
  "
 c

  @ 

 2
| a"  

c   
4



&4-&#

 


     
  

 
  
    ! ‘


 
 &&



  

   
   
&! 9  
  



   

 
      
  
 
 
  !
/!= 



 "
 


 "   "%
%  % 

 
 
   

 

#



   
!
 
 
   "2  

 
 

  
#
 



    
 

 
  
    
 


   
 
   
   
  
 




!
c | 
    

! Ê   "

 %

 
 

    
+
   

 

 
  
     )
   
  

  

 %       
 ,    

 #

 
 #

"

  

#
!
‘
 
   
   
   
 
+
 

 "

  
 


 
  
    ! > "    

   


    
 
  %

  
   
  )


  %   !
‘  
 



    
 
    
   

 

 
 

 


  

 
 

| 


 
$‘ 
 
  #
 

#
 

  
7&4&(

 |   |%   
c  

 
  

  
  



   
 %   %     
    
 
#

 
 

 
    

 

 
        
 

  %

  
  
 
%   
 
 
  

    
 
% 


    
 
 


 



 



% %
 
  
          

 
    

   "  


      #
     
  "


 

    #



  % 
  


 




  

  " 
 
   
, 
 

"
 

 



 #
 
 


 
 


 % 
  


 



 "
%   "

 
 
 ,   

  
 #
 
 

 D   
 
 
  


 
 %        
E7‘+ 
 % $
@
  %
 #
   
  
 
 
+


 


 
  
     
 
 "     %  

  

  
 "

 

  
 !
>
 

  
+
  
,   #

 ,    
"

 
 
  "   #
 %   
   
     

  
  % #



 $
    

      
   #
  
 %
  

   
     


    
   
   #
 

"


 
  % 


$! c
   
 
   
  #
  $
  $ 
 
$
 
"

 
 
   
    "
  
  
% 


  
  
 
 
!!!  

 

% 
 
 #
 

      
 % 

    

 
 
 
   
 


"  
  
 
 
     

   #
 


%    2   " 

 

 2 $!9"2
 
,  #

 ,   

  
  %

 $ 
   
   

 


"



 
  

   
 
"
%
   
 
   
+  
   
 
 $!
Ê  
 %
   
 
$ 
 
    




     #
 
+
    
 
 
 $!c
 
   
 
  
 


 

,     
  "
   
" 
   #
 $
  #

+
   
 
    
+

 
 

 
    

  

 
        
!!!  %
"
 
 
)

 
   
 #
$! 1  
  
 $ ,    
"
%  
   


 " 
 
 7
  
 
  

 

  "
 #

%
  
  "2
 
   

#
   
  
 

    "

   
 

 )

 
  %  
  
 #
  #
 
    
 
 "








 " 
  
2 $!
-!| 
 

 
 
   
De acuerdo con los criterios sostenidos por la legislación y doctrina nacional, tenemos que los
derechos de la personalidad aceptan varias clasificaciones. En este apartado analizaremos la
que nos ofrece la doctrina extranjera, representada por DE CUPIS y las que en el ámbito
nacional exponen GUITRÓN Fuentevilla Y Gutiérrez Y González, para posteriormente
referirnos a la redacción del CCF, tratando de definir los conceptos ahí vertidos.
Clasificación propuesta por de cupis. Este autor italiano, conocido por su obra en dos
volúmenes I diritti della personalitá considera que los derechos de la personalidad se
comprenden en cinco grandes apartados: I) Derecho a la vida y a la integridad física; II)
Derecho a la libertad; III) Derecho al honor y a la reserva; IV) Derecho a la identidad personal,
y V) Derecho moral de autor (y del inventor). En el primer rubro aparecen el derecho a la vida,
a la integridad física y el derecho sobre las partes separadas del cuerpo y sobre el cadáver. En el
tercer rubro, se comprende el derecho al honor, a la reserva (el cual comprende, además de
otras manifestaciones, el derecho a la imagen) y al secreto; en el cuarto apartado se comprende
al nombre (también sobrenombre, seudónimo y los nombres extrapersonales), el título y el
signo figurativo.
Clasificación propuesta por guitrón fuentevilla. De acuerdo con este autor, y luego de sugerir su
división en dos grupos: civiles y familiares, los DHSF o derechos de la personalidad
comprenden:
a) la protección física, material, externa o corpórea, dentro de la cual se encuentran: el derecho
de protección de la vida, del cuerpo, de sus partes, de su integridad física, de la imagen y de la
disposición del cuerpo y sus partes;
b) la protección íntima, interna, moral o corpórea, que comprende: el derecho a la intimidad,
de la integridad moral, de la dignidad humana, del honor, del secreto profesional, telefónico,
telegráfico, epistolar y audiovisual; el derecho de la vida privada, de los derechos intelectuales o
de autor y el de la voz; y,
c) la protección póstuma de la persona física jurídica; así, se integran en esta protección: la del
cadáver, el prestigio del muerto, de las reliquias, funerales y tumbas; los recuerdos de familia;
la cremación y depósito de las cenizas, la exhumación y la donación o venta de las partes del
cadáver.
Los primeros dos apartados comprenden los derechos de la personalidad, o DHSF, en "materia
civil" y el último, en "materia familiar". Lamentablemente el autor en comento no explícita el
contenido de cada uno de ellos, limitándose a exponer su clasificación en los términos
anotados. Si apunta, por otra parte, a considerar los DHSF como derechos subjetivos, al
argumentar que "hay un derecho subjetivo al permitir a su titular exigir el cumplimiento del
derecho que él tiene para que sea respetada su integridad; y por otro lado, el deber jurídico de
todo el mundo o de personas determinadas para que se cumplan, respetando esa integridad y,
en caso contrario, surgirá una responsabilidad y como consecuencia una indemnización". Son
fundamentales por tenerlos todas las personas, aún cuando la tutela jurídica no ha sido
totalmente definida. Otro aspecto que vale la pena destacar de estos DHSF es que aparecen
reservados a la persona física jurídica, quedando por tanto fuera del alcance de las personas
morales o colectivas.
Clasificación propuesta por gutiérrez y gonzález. Por su parte, y con un cimiento teórico más
profundo y aportando más elementos para su discusión, GUTIÉRREZ Y GONZÁLEZ dedica un
gran apartado de su obra El patrimonio al tema, asimismo su posición se aprecia en mejor
magnitud en el Proyecto de Código Civil de Nuevo León en el cual se dedican varios artículos a
los derechos de la personalidad.
Apoyado, según sus propias palabras en las ideas de DE CUPIS y de NERSON, considera a los
derechos de la personalidad dentro de tres amplios campos: a) Parte social pública; b) Parte
afectiva y c) Parte físico somática. Esta división es la contemplada en el Anteproyecto del
Código Civil para el Estado Libre y Soberano de Nuevo León (1990); cuya referencia a los
derechos de la personalidad comprende los artículos 32 al 74 inclusive.
La parte social pública comprende: 1) el derecho al honor o reputación; 2) el derecho al título
profesional; 3) el derecho al secreto o a la reserva ; 4) el derecho al nombre; 5) el derecho a la
presencia estética, y 6) los derechos de convivencia.
La parte afectiva comprende los derechos de afección en dos grandes ámbitos: el familiar y el
de amistad.
La parte físico somática comprende: 1) el derecho a la vida; 2) el derecho a la libertad; 3) el
derecho a la integridad física; 4) los derechos ecológicos; 5) los derechos relacionados con el
cuerpo humano , y 6) los derechos sobre el cadáver.
En el Anteproyecto referido, se hace extensiva a la persona moral el goce de tales derechos "en
lo que sea compatible con la naturaleza jurídica de ésta" (art. 32); y establece que "se podrá
conferir protección a otros derechos de la personalidad no previstos en este Código en sus
siguientes artículos, pero nunca podrá suprimir los que se reconocen en este ordenamiento".
Este autor es el único de los consultados que se preocupa de establecer el contenido de cada
una de las divisiones consideradas para los derechos de la personalidad.
Por cuanto hace a la redacción del CCF no encontramos una clasificación estricta de los
derechos de la personalidad, sino que tenemos una simple enumeración de los bienes
protegidos por la figura del daño moral: sentimientos, afectos, creencias, decoro, honor,
reputación, vida privada, configuración y aspectos físicos, asimismo se atiende a la
consideración que de sí misma tienen los demás. De lo anotado, consideramos que el CCF
atiende a la doble perspectiva manejada en la doctrina española: interna y externa, inmanente
o trascendente, en tratándose del bien de la personalidad honor: "Desde el punto de vista
interno, el honor es la propia estimación, la estimación que uno tiene de sí mismo. Desde la
perspectiva externa, el honor es la estimación en que los otros nos tienen".
Apoyamos la posición de Gutiérrez Y González, según la cual, es evidente de las clasificaciones
y definiciones analizadas, que el tema de los derechos de la personalidad es un tema de carácter
cultural, puesto que el catálogo de tales derechos variará según el criterio y costumbres que
priven en una colectividad humana, y también según cada época. Este catálogo, se verá cada
día afectado por el avance de las ciencias físicas y naturales.
Finalmente, debemos recordar, y no perder de vista, el hecho de que en otros sistemas jurídicos
los derechos de la personalidad se "limitan" a tres elementos: honor, intimidad e imagen. Sin
embargo, un análisis más cercano nos permitirá apreciar que la limitación cuantitativa no
corresponde con la multiplicidad de abstracciones legales que incluye, por lo que finalmente,
casi todos los bienes del patrimonio moral están a resguardo. Caso contrario ocurre, por
ejemplo, en nuestra legislación, que expone limitativamente hasta nueve "derechos de la
personalidad", siendo en la práctica nugatoria tal disposición. Igual sucede con la norma penal
que en muchos países protege tales bienes jurídicos. Esto permite señalar que hace falta prever
mecanismos jurisdiccionales (y por qué no, sociales) que permitan una cabal vigencia a los
sistemas de protección legal de los derechos de la personalidad.
4!|   

El tratamiento de la persona, y los problemas con ella vinculados, es fragmentario en el
derecho mexicano, puesto que las concepciones de persona que se tienen en al ámbito civil,
constitucional y penal dificultan una visión integral de la misma. Se hace así necesaria un
nuevo enfoque, o varios, que atiendan la posición central de la persona en el ordenamiento
jurídico.
Nuestro sistema jurídico es de corte positivista, y aún cuando se ha ganado terreno en la
aplicación y proyección de la jurisprudencia, el hecho de encontrarse limitada por el principio
de la relatividad de la sentencia, nos orilla a pensar en los términos siguientes: es preciso elevar
a nivel constitucional la institución de los derechos de la personalidad, a efecto de que las
normas estatales contemplen y regulen a los mismos y se establezcan los mecanismos
procesales, civiles o penales, para la satisfacción de las víctimas en casos de vulneración
ilegítima.
Por otra parte, la aceptación constitucional de los derechos de la personalidad, deberá originar
en la legislación civil disposiciones a través de las cuales se establezcan enunciativamente,
aunque quizá no limitativamente, el contenido de cada uno de los derechos o bienes protegidos.
Es nuestra idea que el sistema jurídico mexicano se enriquecerá de esta manera, pues el
establecimiento de tales disposiciones provocará la concientización de todos los hombres y
mujeres, acerca de la revaloración de su dignidad personal, frente al estado y frente a sus
iguales. Es lamentable que en nuestra cultura esté arraigada una visión que preferencia el
actuar del estado frente a la salvaguarda de los derechos fundamentales del hombre. No es que
se haya olvidado del papel de la ley (constitución, ley, reglamento, código, etcétera) como límite
al actuar del estado, sino que se ha relajado tal principio.
Por otra parte, de frente a la posibilidad de que se emita un código civil para el Distrito Federal,
es importante que se regule de manera adecuada lo relativo a los derechos de la personalidad,
pues recordemos que en no pocas ocasiones el obrar legislativo de la capital de la República
incide en el de las entidades federativas.
El derecho, y sobre todo el que conocemos como derecho privado tiene que atender a una
función prioritaria de nuestro tiempo: la tutela de la persona. Por ello, retomamos la frase de
IRTI, un prestigiado profesor italiano, quien señala: "El civilista es un intelectual militante para
la defensa del individuo", y nosotros agregamos, esta defensa será la mejor, cuando podamos
determinar con claridad qué es lo que estamos defendiendo, es decir, contestar cabalmente y de
manera (casi) definitiva la interrogante: qué son los derechos de la personalidad.

c   c LA P ALIcAc

umario 1 Introducción 2 oncepto y naturaleza jurídica de


los derechos de la personalidad, 3 us diferencias con los
derechos humanos 4 aracterísticas de estos derechos 5
Análisis particular de cada derecho 6 Protección civil a los
derechos de la personalidad 7 onclusiones

lvira Villalobos de
González
oordinadora de
cerecho

1 Introducción
‘                          
           ‘     

             
          
               
        !  V         
     "             
"                 
  
                
       #   $         %    
   ! %        $          

    

‘   
           ‘    
   "   &''(          
              %  

2 oncepto y naturaleza jurídica


)                      
            
        
      %           V    

           
    
             

‘       *    
        
      
              
   ‘ *      
  
       *       +
                
               ,   
                       
   "        
   
       
  &-&.




                   
    
        
        
  
              /   V
              0   
  
     
                 
1                 " 
    
      

‘                      
            )          
               
    
          
       ‘   

       *  

‘          !    2    
             34   
                 
                   
                      
     

5            
       
            "       
       
                 
      %       
 
    6    )    7

3 ciferencias entre los derechos humanos fundamentales
(derechos políticos) y los derechos de la personalidad

a) Por el bien jurídico protegido


                        
                         
                   
                     % 
                       
            

#                      
                     
                    
                   
  
                        
      

b) Por el orden legal en donde se encuentran protegidos


                   
  
                 
     ‘        )         
         )            
              
  

c) Por el medio de defensa


                    
               
     
             
   

5 
              2    4 
  6        7         
*  0               
 
           

5    
          6      
 7  
     &  89        
                 
       
              
 *           

                   
           /    :        
           
        
                    /  
   
        *     /
                  
 
    

3 aracterísticas de los derechos de la personalidad


                    
                         
 0   ;   <

I senciales ‘               
   
     ‘ 
   
  
               
               
    
              

II Personalísimos           %     


      
          

              *           
      

III riginarios e Innatos ‘              
            V         
          
            
            
         
    

IV in contenido patrimonial ‘         
        
        
‘   
         
          
           
  
V Absolutos V         
     
              ,   
                    
      

VI Inalienables e Intransmisibles       


=>                   
             2   4 
   

VII Imprescriptibles ‘               
       
 *        
                     
         ‘   
     
                 
       
      
               

VIII Irrenunciables 0 
             
                 
   V                
     

4 Análisis de los derechos de la personalidad en particular 8-8.

I cerecho a la vida


‘                      
            
 
               ‘  



                       
     

‘                  
"                 ‘        
    "                   
    
                
      

                      
               ‘   
 
              ‘   
          
         
                     
        

                      
              
         & ? ( &@  &?      
            
           
       5              
             
 

5         
  "        
                    
     

4 ‘         
4 #          
4 )          

I1 Atentados contra la vida


 l aborto ‘     A8'    )       $   
    6         

      / 75  
      
     "               
                   
                  
 
             
    ;             
 
    
               
          

La eutanasia 5 
           
                        
       
        
 
                 
 
        B   *        
   5 
       
       
   
            
   
                   
                 
                      
                  
                
             ;          
             

0     
                 
"                       
             

I:2 eparación del daño por violación al derecho a la vida


)     
      / 
                
  
     V         
      
                       
 
                   $        
                  
          ‘     
                      
             

)                       
        < 6            
             ‘     
               
                  
                 7A-A.

II cerecho a la integridad física y psíquica


‘           
      
                            
 ‘       ‘  /      
 6        7    
 6
 
              7 5            
    
                   
         
          



II1 Atentados contra la integridad física y psíquica

4 Lesiones
V   /                 
                   
     *  /     
       
   
 

4 Prostitución 
0                        
        
      
 V     
    
       
                     
                      
          
         
      

5 
                
            
        
          
          
   

c) cisposición sobre el cuerpo propio y el cuerpo ajeno
‘                    
                       
     B *                 
  
       

    1      V         A&?
 
                       
                  
             
                         
           *           
  

‘               A8&

                
       *          
                     
                 
       

5       A88            
 
                       
                    
          ,     
                 
%                
       

‘                 
ACADA9A',?@             
        1    V ‘     
            < 40   
   4V         4V   
   *  40       

V                       
         %         
    5                 
                       
                   
 

            
    
                     
  *                   
/       ?@               
    5         
    
                
        
"  "                   
 
          
  

III cerecho al respeto a los afectos, sentimientos y creencias
+ !                 
 
                     
                
   
       ‘             
   
                      
  

+!                    

       )   
    
  
      ‘   
              
    
    
       

‘                       

                        
              
‘         *     8?  
   )       ‘    E  : "  

   
 6              
  
                  
           
   
        7

            *     
    ‘                  
                      

                     
   *     

III1 Atentados contra el respeto a la libertad de creencias


            5    !     
)% ?-?.                
             ‘       
 
                   
      5      !     
    AF       &'8D
    /  
         !         DF )   
  &A@       &'A&
     %   
               
       
           "   &'&A   
  ‘  
              
   
                
         5  1 $  

V      %            
                  

          )         
        (-(.  
     
   
     "  % 
           ‘      
                   
      
      %  ) 
                    
                       
   #           <6‘ 
     
 
     

  7

E                  
            
  




&9    ‘    V 2  08@C@(   
‘  ‘   
  
 
    D        8@@?4

         *  
    

IV cerecho al honor y a la fama
V   
     *      
   
           B
         
 
                  
 *      B         
   
                     
  %  
            
 
 *      

:  
                  
                    
                
                
    

IV1 Violación al derecho al honor y a la fama


‘      
                 
      *           
                 
           
    
      "        
    
                 *  
       
             
     
       
        /

IV2 espeto al trabajo u ocupación


5 
               
                5      )  
=                     

 "               


                     
      

‘               
      
                      
%       ‘      
            *5  
         
    
         
            
              ‘     
                  
       
   
          

V     *               "  
               *        
                      
              
        

       


          G
                    
   
                 
V cerecho al nombre ‘           
                    V
               
/           <

V1 oncepto y estructura


‘           
          
            

‘               

              ,  
  C@    
           
   2  C@ 4 ‘           
                
   ‘               
                

‘          
     
                    
   V              
                
               
    2 
C&4‘     /           
         

V2 ambio del nombre


‘                 
    
          
   / 

‘   CA     
    
                 
 
                 

                  
                       
       

           C?    
  " %    
                   < 4
               4
‘              
4 ‘          4 ‘         

   ‘             
              

‘            
  *  
  <          
    
       E                  
                   /  
   
              
  

 Uso del apellido del esposo:


5                 
         5       
        C(  CC ‘        
    
                
     6 7        B
     *
         
       6 7  
    
  ‘   CC        "   
         
       
             

VI cerecho a la presencia física, a la imagen y a la voz de las


personas
‘                  
                    
               /   V  
               
      
               B       
                     
         *        
        /                 
           

VI1 Violación al respeto a la presencia física, a la imagen y a la


voz
         *        
             
            
    
                   
            ‘   A& 
  ‘     "      
                
  

‘    A8            
 
                  %   
                   
V           
   %  2         4     
    
           *
%                  
    

VII cerecho al secreto epistolar, telefónico, testamentario


i) ecreto epistolar, telefónico y de comunicación teleimpresa
                     
              
                  
     V      
 
  
              

‘    8'       
         
                 
        V  " %    
    
             %      
     %  
ii) ecreto profesional
E               
 

                      
           2*     4       
         ‘           
  
            

   

‘   &@  ; )  C-C.  


Å    
    

        
     
   

        
          

  
    

 
  
      
    
    

    

  
        
 
   !

iii) ecreto testamentario



                        
     
      *     
                

‘   8CCC   ‘      <

Å


   
 "  
  "   
       "   #   
        

!

‘      *
                
          
  
      
                    

                      
           
           
       *              
        "            
           

VIII cerecho a la intimidad y a la vida privada y familiar


‘         %   
    
      
          
                   
           

                         <
%                V    
           %              

        "       
5           
      
                     

                    
    %                  
 *                     
   

IX cerecho al respeto a la Información Privada


)    %  8@(D(        )  G  6 
‘       7  &9        8@@?     
   ===    6       7   
          # 6       7 
V     ‘  

‘    ===   A'   2 ?@H & ?@H A'4 
  
            
       
       <          
     5  *             
 
          
         
                  
       

‘             
         
                 <
4     <
 
    ?@H    
   
       
      
  
       
                 
4      %     
 
  
      *          
                 
    "      
4                    
             2% 
  ?@H A4

IX1 Atentados contra el respeto a la información privada
            
+                      
   2 ?@H 94
+                   
 
   2  ?@H '?@H 884
+                  
        2 ?@H &?4
+                    

                      
2 ?@H &D4

6 Protección civil a los derechos de la personalidad

a) esponsabilidad civil


                     
                       
     /                   
       V             

      /                 
            /        
   

                     
  &A9D &A'@ 5        
         /       
                  /  V 
     *  "            
 /           "    
 

‘      &A'C  &?@?          
           /              
      
               
                          

                 
  
   
     /    
             
         
                    
 /
        

    /                
   
          
      /       /    

                        
&?8D  &?A@ V            
   / 
              
      
                 ‘   /   

                    
      /   
   
  /  
     "                
 D-D.

b) eparación del daño moral


V               &A'&  &A'?     ‘ 
  &A'&    
      
      
                /  
 
      /   ‘        
                  

‘    &A'A                
             ‘     
         
      
       <=       /==    
   === ‘           =>    
                   > ‘    
       /   >=       
      /

         /            
    
                   


    /    
         
      ‘        
   /      
                    
     &A'?           
 "         
        
             / ‘           
                
   
   
   /     
 

7 LUI 

PIM A Los derechos de la personalidad, son los mismos


derechos humanos pero regulados y protegidos por la
legislación civil y son considerados como un conjunto de
derechos que constituyen el núcleo más íntimo de las personas
 GUcA s importante saber que la violación a estos
derechos da derecho a su reparación, por medio de los medios
procesales constituidos por los juicios de responsabilidad civil
subjetiva y objetiva y la reparación del daño moral
V    
      
  !
 
Nadie niego que los bienes a que se refieren los derechos de la personalidad estén protegidos
por el derecho objetivo. Pero se discute si esa protección consiste en haber concedido a la
persona verdaderos derechos subjetivos sobre tales bienes. En efecto, algunos autores señalan
que los llamados derechos a la vida, integral corporal, honor, etc. No confieren al sujeto
ninguna facultad especifica ( nada que este pueda o no hacer, nada que dependa de su
voluntad) de modo que el derecho subjetivo, no aparece sino cuando alguien lesiona esos
bienes ( momento en el cual el sujeto si tiene facultades conferidas por la ley); pero aun
entonces el derecho no se manifiesta como derecho a tales bienes 8 no confiere facultades al
sujeto sobre el bien lesionado), sino como derecho a obtener la condenación penal del ofensor o
la condena del mismo al pago de la indemnización de daños y perjuicios.
| 

 

 
 
   
Los derechos de la personalidad, al ser derechos naturales, gozan de las mismas características
de todos los derechos derivados del Derecho Natural. Éstas son:
1!‘

: Esencia de una cosa es el conjunto de las propiedades que la constituyen como
tal. Es aquello por lo cual un ser es lo que es y no algo diferente. Los derechos de la
personalidad se encuentran dentro de estas propiedades, por lo que sin ellos las personas
dejarían de ser personas humanas.
11!
   : Cada persona es un ser único e irrepetible, con un conjunto de derechos
que sólo a ella le corresponde ejercer y que por lo tanto no puede realizar a través de
representante o de terceras personas.
111!   
1 : Estas dos características de los derechos de la personalidad son
similares. Son derechos propios de la naturaleza humana, por lo que la raíz y el origen de ellos
se encuentran en la propia naturaleza y los adquiere la persona desde el momento de la
concepción.
1! 
    : El contenido de los derechos de la personalidad es tan
valioso que no puede ser apreciado en dinero. Ello significa que no pueden ser objeto de
transacción comercial ni de transmisión alguna, por la que se obtenga a cambio un pago o
compensación.
!>"  : Son absolutos los derechos que valen en todas las circunstancias y frente a
todas las demás personas. Y no pueden ser disminuidos ni relativizados bajo ninguna
circunstancia ni por persona alguna.
1!1 
"

1 "
: Como se apuntó en la fracción IV, al no tener
contenido patrimonial, los derechos de la personalidad no pueden ser objeto de enajenación
(alienación) ni de transmisión.
11!1
 "
: El transcurso del tiempo no puede ser nunca la causa de la
adquisición o pérdida de estos derechos. Los derechos de la personalidad permanecen con la
persona desde antes de su nacimiento hasta su muerte. El hecho de que una persona, por su
conducta negativa o su comportamiento inmoral, haya conculcado su imagen, no significa que
haya perdido su dignidad de persona y aun así conserva sus derechos fundamentales.
111!1
"
: Ni siquiera la voluntad libre de una persona puede privar de su
eficacia a estos derechos, por no tener contenido patrimonial. Solamente los derechos
patrimoniales pueden ser objeto de renuncia.

‘  !
! ! !
         
  !
 
Existen grandes divergencias acerca de cuáles son los derechos de la personalidad. Algunos
autores traen enumeraciones que comprenden casi todos los derechos sobre bienes
inmateriales y no falta quien, por lo contrario, reduzca todos los derechos de la personalidad a
uno solo. Sin pretender que la clasificación sea perfecta, dividiremos los derechos de la
personalidad así:
v I. Derechos a la individualidad o identidad
v II. Derechos sobre el cuerpo
v III. Derechos relativos a la personalidad moral
v IV. Derecho personal o moral de autor
c

   %     
 
Toda persona tiene un interés legítimo en afirmarse como individualidad distinta de las demás,
en orden a lo cual juegan un papel importante los signos distintivos de la identidad (nombre
civil, seudónimo, sobrenombre). Por ellos el ordenamiento jurídico confiere a las personas
derechos de la personalidad.
c

  "



Los derechos de la personalidad sobre el cuerpo se manifiestan en el derecho a la vida, el
derecho a la integridad física y el derecho a disponer del propio cuerpo
v c

  % 7  El derecho a la vida es el más esencial de todos los derechos
de la personalidad, ya que sin la vida no cabe la existencia y disfrute de los demás bienes. El
derecho a la vida en nuestro ordenamiento jurídico está establecido como el primero de los
derechos civiles y tiene una tutela constitucional tan intensa que está proscrita la pena de
muerte (Const. Art. 43). En el orden civil, el derecho a la vida implica una acción para
obtener la indemnización de los daños materiales y morales causados por la lesión de ese
bien, incluso en ciertos casos en que no haya delito penal.
v c

  
    También existe tutela penal y civil de la integridad física
análoga a la tutela de la vida misma. El derecho a la integridad física implica incluso el
derecho a negarse a ser sometido a inspecciones corporales (salvo algunas excepciones), así
como a someterse a ciertos tratamientos médicos o quirúrgicos.
v c

   

  
 7%%   Es harto discutible la existencia en
nuestro ordenamiento jurídico de un derecho a disponer del propio cuerpo que sea distinto
del derecho a la vida y a la integridad física. Pero sea o no un derecho distinto de éstos, lo
cierto es que la persona no sólo puede disponer de su cuerpo para fines de utilidad propia
sino que también puede hacerlo, dentro de ciertos límites, para fines altruistas (ej.: donar
sangre, prestarse para ciertas experimentaciones científicas, etc.). En Venezuela no existe
legislación sobre el derecho de disponer del propio cuerpo en general, pero sí en orden a los
trasplantes de órganos y materiales anatómicos tanto desde el punto de vista del retiro
como de la recepción de los mismos (Ley sobre Trasplantes de Órganos y Materiales
Anatómicos en Seres Humanos de 1992. Capítulos I y II). " Derecho distinto es el derecho
a disponer de las partes del cuerpo que han sido separadas de él. En este caso, las partes
separadas del cuerpo son, en principio, objeto de propiedad y tráfico, salvo límites
derivados del orden público y las buenas costumbres.

    
   !
  
Aun cuando otros derechos de la personalidad pueden ser incluidos dentro de este rubro, los
más resaltantes son el derecho a la libertad, al honor, al secreto, a la reserva o vida privada y al
derecho personal o moral del autor.
v c

  Ê"
 el derecho a la libertad no puede concebirse como derecho de la
personalidad, sino en cuanto implique la facultad de ejercer aquellas actividades que si no
se permitieran realizar privarían de valor la personalidad humana. Aún concentrado así, el
derecho a la libertad tiene escaso relieve en las legislaciones en el campo del derecho
privado. Nuestro código civil prevé el atentado contra la libertad personal. Dentro de las
libertades, con cierta imprecisión, se distinguen las llamadas libertades públicas (libertad
religiosa, de expresión y difusión del pensamiento, de reunión, de asociación, etc.),
garantizadas por la constitución o leyes especiales, y las llamadas libertades civiles,
garantizadas por el Derecho Penal y Civil. Entre éstas se pueden enumerar la libertad de
contraer matrimonio, contratar, comerciar, etc.
v c

  @  del honor puede hablarse en sentido objetivo y subjetivo. En el primer
sentido, el honor es la reputación, buen nombre o fama de que goza una persona ante las
demás. En sentido subjetivo, es el sentimiento de estimación que tiene la persona de sí
misma en relación con la conciencia de la propia dignidad moral. La constitución establece
que todos tienen derecho a ser protegidos contra los perjuicios en su honor o reputación
(art. 60), y el Código civil prevé la indemnización pecuniaria del daño moral causado por
lesión al honor o reputación de una persona o de su familia (C.C. art. 1.196).
v c

  

 

% %  %  muy relacionados con el derecho al honor
están aquellos que protegen la inviolabilidad de la vida privada contra las intromisiones e
indiscreciones ajenas. El derecho angloamericano habla del right of privacy (derecho a lo
privado, a la intimidad); y nuestra Constitución del derecho a ser protegidos en la vida
privada, intimidad y confidencialidad (Const., art. 60). Las manifestaciones más
importantes de este derecho son: el secreto e inviolabilidad de las comunicaciones privadas,
el derecho sobre escritos confidenciales. El derecho sobre la palabra hablada, la voz o las
expresiones orales, y el derecho a la imagen.
‘ 

 
% "   
   
 %  este derecho se refiere
a toda comunicación privada cualquiera que sea su forma (postal, telegráfica, etc.), y aun
cuando la misma no tenga carácter confidencial. Nuestra constitución lo consagra como la
garantía del secreto e inviolabilidad de las comunicaciones privadas en general (Const., art.
48). El código civil prevé la obligación de indemnizar en dinero en caso de violación de un
secreto (C.C. art. 1.196). al secreto de la correspondencia se asimila el secreto telefónico y según
algunos clases deben agregarse como derechos de la personalidad el secreto de otros
documentos que no constituyen correspondencia ni comunicación alguna, (papeles privados,
libros de comercio, etc.)
"‘ 

  "

   

 toda persona tiene derecho a que no se
divulguen sin su consentimiento sus escritos confidenciales constituyan o no correspondencia
(cartas privadas, diarios, memorias, etc.), ni las cartas confidenciales de que sea destinatario,
todo dentro de los límites establecidos por la ley. La protección de este derecho está
comprendida en las normas penales y civiles sobre la inviolabilidad del secreto.
c

  "
  "  "   %   
+
 
 
 toda persona
tiene un derecho sobre lo que diga en privado, especialmente en el sentido de que no se graben
sin su consentimiento las palabras que diga en privado y a que no se divulgue la grabación que
se hiciere de ellas, de modo que es un derecho diferente al que tiene el artista vocal sobre sus
interpretaciones o el conferencista sobre sus expresiones. Este derecho no se encuentra
debidamente configurado y protegido en nuestro ordenamiento jurídico.
c

  
 La concepción más amplia considera que cada quien tiene sobre su
propia imagen un derecho prácticamente incondicionado mientras que la más estrecha
sostiene que el derecho a la imagen no se lesiona sino cuando la reproducción o difusión de la
misma representa una lesión de honor. En nuestro derecho urge reglamentar esta materia que
solo es mencionado en términos generales en la Constitución (art. 60).
c

 
     

El derecho del autor sobre una obra de ingenio, llamado también impropiamente "derecho de
propiedad intelectual", comprende al lado de facultades de carácter patrimonial, facultades de
carácter personal o moral.
c

 
, 




La nueva doctrina de la Ley para la Protección del Niño y del Adolescente está fundamentada
en "convertir las necesidades de niños y adolescentes en derechos civiles, culturales,
económicos, políticos y sociales" con la particularidad de que en el marco de esa "nueva
concepción jurídica y social se atribuyen derechos específicos a los niños y adolescentes pero no
derechos especiales excluyentes", aun cuando desde luego "convierta necesidades en derecho"
en modo alguno implica que con tal declaración quedan satisfechas las necesidades. La
especificidad de esos derechos "implica reforzar los derechos otorgados a los seres humanos de
cualquier edad, adecuándolos a los niños y adolescentes como sujetos en formación. Así mismo
se amplían para ellos una serie de nuevos derechos que antes sólo se reconocían a los mayores
de edad; ej. El derecho a la libertad de opinión, a la participación, asociación, a la seguridad
social, entre otros.
En partículas los derechos del niño reconocidos en la Convención Internacional de la materia,
instrumento en que se basa la nueva legislación nacional, agrupa los derechos fundamentales
de la infancia en cuatro categorías que la ley proclama:
v c

 

%%
 incluyen principalmente, el derecho a la vida (art. 6), a la
salud (art. 24), a un nivel de vida adecuado (art. 27), a la seguridad social (art. 26), a la
protección en caso de conflictos armados (art. 38), a que los padres tengan la asistencia
debida para que puedan asumir su crianza (art. 18).
v c

  
 incluye, derechos a la educación (arts. 28 y 29), acceso a la
información (art. 17), a preservar su identidad (art. 8), al nombre y a la nacionalidad (art. 7),
a no ser separado de sus padres (art. 9), a la libertad de pensamiento, conciencia y religión
(art. 14), a la recreación y a la cultura (art. 31).
v c

   
 la protección abarca todas las formas de explotación y crueldad
(art. 19), a no ser objetos de injerencias en su vida privada, familia, correspondencia (art.
16), protección especial al niño refugiado (art. 22), protección al niño mental o físicamente
impedido (art. 23), contra abusos en el sistema de justicia penal (arts. 37 y 40), contra el
abuso sexual (art. 34), contra la venta o trata de niños (art. 35).
v c

    incluyen la libertad de expresión (art. 13), a expresar su
opinión y ser escuchados en asuntos que le conciernen (art. 12), derecho a la libre asociación
y libertad de celebrar reuniones pacíficas (art. 15) además del derecho a desempeñar un
papel activo en la sociedad en general.
Aun cuando entre esos derechos están incluidos derechos de la personalidad y en particular
derechos de la personalidad enunciados en forma que se adecúa a las especificidades de la
infancia, sólo con el tiempo se podrá elaborar una suerte de doctrina de los derechos de la
personalidad en la infancia y quizá otra relativa a los derechos de la personalidad en la
adolescencia.

| !
!
Los derechos de la personalidad son los derechos subjetivos, privados, y
extrapatrimoniales que posee todo ser humano. La existencia de la categoría especial de
derechos de la personalidad fue ignorada por el derecho romano, aun cuando en él existieron
acciones como por ejemplo la (actio injuriarum). El cristianismo sentó las bases ideológicas
fundamentales de la teoría de los derechos de la personalidad.
Su denominación predomina "Derechos de la personalidad", se han propuesto entre
otros los nombres de:" Derechos esenciales o fundamentales de la persona", "Derechos
Individuales", "Derechos personales o Derechos de Estado" y "Derechos personalísimos".
La principal discusión sobre el objeto de los derechos de la personalidad versa acerca de
si tales derechos pueden considerarse como derechos del sujeto sobre su propia persona. Nadie
niega que los bienes a que se refieren los derechos de la personalidad estén protegidos por el
derecho objetivo, pero se discute si esa protección consiste en haber concedido a la persona
verdaderos derechos subjetivos sobre tales bienes.
En los caracteres de los Derechos de la personalidad se destacan:
En principio, son derechos originarios innatos o sea, adquiridos al nacer.
Son derechos privados, sin perjuicios aquellos bienes a que se refieren sean objeto también de
derechos subjetivos públicos.
Son derechos absolutos para aquellos que le aseguran a la persona una facultad sobre ciertos
bienes con exclusión de toda otra persona.
Son derechos extrapatrimoniales, aquellos que lesione un derecho de la personalidad y
también lesione el patrimonio y de origen a una reparación en dinero.
Existen grandes divergencias acerca de cuáles son los derechos de la personalidad. Sin
pretender que la clasificación sea perfecta, dividiremos los derechos de la personalidad así:
I. Derechos a la individualidad
II. Derechos sobre el cuerpo.
III. Derechos relativos a la personalidad moral
v V. Derecho personal o moral de autor.

c    
   
c      

‘        ,   


      
    +         
    %  

  "     "         ,      


   
    
            
          

‘    *                   


 
                     
"                 %      
                    
    

‘                   


 
  5            
   
               B         
                    5    
                     

       
‘                  
    ,                    
 
%   
  ‘         "     
"    /            / 

 &'98     2    $4       /


 ‘*        
  /        
                        
    
%           
    V   $           * 
       "      &'&C    / 

‘                     
           
         " 
          $     24    
     # " I   !)    I *     
          

2 Persona, personalidad 

)        *                 


)       +     ‘  %     
6     7              *  
 6         7         B    
   %      V     < *    B  
   B  *   B *   B   

‘ %  
             *      
*     V      
       
  )         
*         " 

*         

V         


            
                      
                    
       # *              
             2   4    
      
     <    
         ‘            
              
        
                  
    
            

‘                        


           HG‘=G<           
  2           45EH!,,!5E         
/ 
   
              : 
                   

  +     <      =   
"   $       
   *     
       
           5  
               "     
                        
        
        

5            


          
                        
     5                   
                     
  

:                        


        %               
  
%     
     J=J            
     ‘                  
              I *     
     "  
                 
        

3 cerechos de la personalidad (concepto y definición) 

‘            %5!HG00=‘!     


        
              
   *                    
                       
  
                   
         %        /  

                         


‘           <1E#=;!!‘ ,
1G0 ‘ 1E=#!K0$E‘0#‘>=5:  1E#=;!!‘ ,1G0 ‘  
                 1E=#!K0
$E‘0#‘>=5                ‘    
                      % 

               "         
        "           <$  
‘  / ‘   E 

1E=#!K0$E‘0#‘>=5 "               


                         
               2 LV$4
      
  6 
        *      
       
                7*      <   
       
       LV$          %
       <    ‘            
        B          

)   1E#=;!!‘ ,1G0 ‘     *    


                           
         
           
    
                  
 
        

5
             E!=H‘V55V
 
             &'&C $  
6  
    
            
 
                    
              
        
                    
                   *  75  
     
 =‘ : !G#G0 =1E#=;!!‘ ,1G0 ‘ 

4 aturaleza jurídica de los derechos de la personalidad 

)   "                           


                      "  
                     
    "                     
   
        V       
      
        <           
1K:‘  ‘5:‘VE55!0‘E##=B          ‘E)=V 
       ‘5V#!G5        

          1K:‘  ‘5:‘VE5V  V#!,M


   J>==      %         5
 
      
               
            ‘"   %   
                

                     

          
               
               B6       

            "    7)   ‘E)=V   
  6        *            
    *             7

‘          


 6              
                    7)  
                             
     /    
                

           


         
                        
  
*  )    
           
                 <        
"   >        

V      


            
      
   
        
   
 V      
         
       = 
         
    )  
         5   

                       
 B      "              )%  
   "                 
   
             

                       

      

‘  %         


                
  B  "        
       
      %    "   <    
             B      "  
            

G                             < 


           "       
          2         4

5                       


                    " 

5 Antecedentes de los derechos de la personalidad 

‘                        

      +       5 


     
                 
               

‘   1      /       /    
          5   HG0‘#
!5:K0         
 "             
                  
)5!:‘0G0#‘ 5)5#E!=G2  5)5#E!=G4
*   
     B *            2 
 H‘G#G4 ‘5V#!G         N N N    
  ,V=5V #L‘G:0‘V#GV

‘!  "             6     


       7HG0‘#!5:K0   
     =L‘!=01
     
             
               /   

                 <         
            *  5      " 

"   "  =‘!K0   
               
                  
      5       J==#        

         <              

:            


              <
V #G:V                  
               5        
     
                
    

     
          
       
                J>==B      
   <#          H  1K:‘  ‘5:;VE5
    &C@?B &CD(        V  V#!,M‘
1K:‘  ‘5:;VE5              <# 
         " 
* 
   "   
   ‘       
        
                  
 

           J>===  


  < 
                 
    
         5        
                    5    
        
        
%                  *         
                        
          
        ‘  
        "  *              
    

                       


                     
               ‘      JJ   
     
             
   
        / 
‘  ‘  /                     /
    15!O5V‘!!50G / 
         <  
                    / B  
     
      /         
    
  /  
       
     ‘               /  
              
       V 
              

                      


              5    JJ      
      
 %  

‘    &'?8          


         
      / <            
                     
       %        2 (45    

                         


"              
  "        
                   
                 
    

             / 2 &@4!     


           /2&'CD4     
        2&'CD4       *       
   2&'C94              2&'D(4    
  2&'D94

‘         /   /&'?(      "     


                      

          &'@8  
 " <6‘ 

     /              
     / 75            /  
                        

G   
      ‘   V          
 L       &'(@5
              
                         
                  "      
                       
                 *  

1    &'(C                *  


 (D
  <6I                
               
        7

‘&'D@$        


           
  5    / 
            
                  
   B               

)      !  &'DD     


      
                     
         ‘       
          
          *   
               
      B  *               
    

‘) %   


             )   &'D'
              ‘         
                ‘  %     
  
                    <‘ 
                        
      2 (4   2 &(4 2 &(4    
       
 * 
      2 &C4
          +
       +2 &'4 
  2 AA4       

Los derechos de la personalidad

erminología y clasificación

         
    
     

          
            
    

                      



               
    
                   
                         
      
                
        

H  1  5    #               
               / 
    
                  
 ‘              
    
     G       *         
      
        *     
                 B  "     
       
‘       J=J              
  
                 
 
                      
           

      
      
       
              

              


 
    
  
                    
                       
 <      
                
       
     %  
   %        2   4     ‘  
            
           
            ‘        
                     
  % 

                       


 
 
   %                 
     
                      
      
   ‘            

             

      
                   
               

)   $                     



                            

=H         

&  

8    

A    

==H     

&‘    

8     

A       


?   

===H    


                  
 
           

=>‘  

cerechos públicos de la persona y derechos de la personalidad

                            


 5     
          
                  )  
                    %    
          

                   %  


                     
    %     %     

                    


  

)                       


                         
     ‘ 
   
  %   
   
          
               
                    
     

     

aracterísticas de los derechos de la personalidad 

                          


   
                 
   
         

‘   J>=             /    


           
          
                    
    
       )      *     
 
  "         
        
               *  
     
                  
                  
      
   
     
               
      V        


"                    *     
                

                    


                      
            
            
    

5*      
              
                       
   
                     
        
     

                       


     
               

                   <     
      
    "             
      
                  
    

E     8@@@ /  / P            


                      
       / 5          
                    
        
  
  " 
    B#   
          %         B %
 %           B    

                         0 


                 * 
           
               
               
         
   
                 
  

‘                         


                  

Atributo de la personalidad
c  

   
V   
   

 atributos de la personalidad    


        
                     
      

ë        

v V       
v V 

  
v V  
  
v V      
v V  
  

ë      
 

v V    



  
         
  
            
  
 V
 c  
 
v |            

    
   
!    
      


     
!  
  " 

    


     
       
       

 
 # 
  
v c     
      
    
     
    
 

v V     
  
     
     
    
v       
  
   
!  
   

      

     
       
             
     
v ‘   $    #