1

SIMULACION DE YACIMIENTOS DE PETROLEO





KHALID AZIZ
Profesor de Ingeniería Química
Universidad de Calgary, Alberta, Canadá
Y
Director del grupo de modelamiento computacional
Calgary, Alberta, Canadá

&

ANTONIN SETTARI
Director de desarrollos técnicos
Intercomp desarrollo de los recursos & ingeniería Ltd.
Calgary, Alberta, Canadá





2





AGRADECIMIENTOS

Los autores están en deuda con muchas personas e instituciones que han contribuido con este trabajo,
particularmente:
B. Agbi, A. Spivak y J.W. Watts por la revision del manuscrito.
S.C.M.Ko (quien también proporciono los resultados de algunos de sus trabajos inéditos), J. Abou-Kassem, J.W.
Grabowski, R. Mehra, B. Rubin y muchos otros estudiantes y colegas por los comentarios en varias partes y
versiones del manuscrito a través de los años).
Pat Hitchner, Brenda Oberhammer, y Betty Lewis por la escritura de varias versioens del manuscrito con
considerable interes y gran paciencia, y por su ayuda en muchas otras formas.
Al consejo nacional de investigación (Canada),Energia, Minas y Recursos (Canada), al departamento de Ingenieria
Quimica de la universidad de Calgary, y al grupo de modelamiento computacional por su apoyo directo o indirecto en
este proyecto.
A la universidad de Calgary por el premio a K. Aziz de beca de residencia para de esa manera permitir que este
trabajo se completara.
A Intercomp desarrollo de recursos e ingeniería (S.A) por darle a A. Settari permiso para trabajar en este proyecto y
por crear condiciones propicias para este trabajo.
K.H Coats y otros investigadores en este campo, incluyendo personal de Intercomp de cuya experiencia nos hemos
beneficiado.
A la sociedad de ingenieros de petróleos, a la prensa y a la sociedad de la matematica industrial y aplicada por el
permiso de reproducir el material procedente de sus publicaciones.
Marilyn Croot de la universidad de Calgary por la redacción. Imraan Aziz y Natasha Aziz por la ayuda con los
archivos de literatura y el fotocopiado.
A los editores de la institución ―editores de la ciencia aplicada‖ por su gran interés en este manuscrito.








3



PREFACIO

Este libro está destinado teóricamente a los ingenieros, y prácticamente orientado a los matemáticos y científicos
quienes quieren entender cómo desarrollar y utilizar modelos computacionales en yacimientos de petróleo.
Este no es un libro de análisis numérico, aunque la mayor parte del libro trata acerca del uso de técnicas numéricas
para resolver ecuaciones diferenciales parciales. Hay varios libros sobre solución numérica de ecuaciones
diferenciales parciales, pero no tratan con ecuaciones que no tienen todas las características importantes de las
ecuaciones que describen el flujo multifasico en yacimientos de petróleo. Las ecuaciones a resolver en la simulación
de yacimientos de petróleo tienen algunas características muy especiales que deben ser consideradas por el
ingeniero de simulación o científico. La ingeniería, la física y la matemática del problema están tan entrelazadas que
una buena comprensión de todos los tres aspectos es esencial antes de que uno pueda aspirar a desarrollar buenos
modelos.
El libro debe ser adecuado para pequeños cursos diseñados para la práctica de ingenieros y para su propio estudio.
También se espera que este sirva como referencia para científicos e ingenieros ligados al desarrollo y aplicaciones
de tecnologías de simulación. Muchas de las ideas desarrolladas acá aplican directamente a la simulación del
movimiento de aguas subterráneas.
En nuestra propia experiencia no hemos encontrado ningún sustituto para obtener el tipo de comprensión de la
teoría que es obtenida por parte de la escritura y de las pruebas de programas de computador. Por lo tanto se
recomienda que en cualquier curso que trate de simulación de yacimientos a los lectores se les pida desarrollar
algunos programas de simulación como un simple modelo monofásico unidimensional (capitulo 3), un modelo
unidimensional de dos fases (capitulo 5), y un modelo bidimensional monofásico (capitulo 7). Algunas de las sub-
rutinas básicas requeridas para estos modelos se encuentran en el apéndice B.
En la presentación del material, hemos tratado de introducir todos los conceptos en el contexto más simple posible y
manteniendo un nivel de tratamiento lo mas rigoroso posible sin ser innecesariamente abstracto. Una breve
discusión de algunos de los conceptos básicos del análisis numérico se ha previsto en el texto según sea necesario y
se remite al lector a las referencias apropiadas para más detalle.
En la presentación del material relativo a la simulación de yacimientos, hemos tratado de desarrollar una notación
coherente y terminología usada a lo largo de una minuciosa discusión de varios aspectos teóricos y prácticos del
tema.
No ha sido nuestra intensión establecer la precedencia histórica, ya que las ideas han sido desarrolladas
simultáneamente por varias personas y algunos resultados no han sido publicados por razones de competencia.
Este libro contiene un tratamiento relativamente completo de modelos de diferencias finitas para yacimientos de tipo
aceite negro (Black oil), pero no incluye temas como la simulación de procesos de recuperación térmica, adición de
químicos, desplazamiento miscible (excepto para un breve tratamiento presente en el capítulo 12) y el uso de
métodos variacionales en simulación. Esto se ha hecho para mantener el tamaño del libro razonable y también
porque estas áreas están experimentando un rápido desarrollo en estos tiempos.

KHALID AZIZ
ANTONIN SETTARI


4

CONTENIDO
Pag.
Prefacio
Nomenclatura
1. INTRODUCCION 19
1.1 ¿Que es un modelo computacional? 19
1.2 Otros modelos 19
1.3 ¿Que preguntas puede responder el modelo computacional? 20
1.4 Conclusiones 20
2. ECUACIONES DE FLUJO DE FLUIDOS 21
2.1 Introducción 21
2.2 Ley de la conservación de la masa 21
2.2.1 Flujo monofásico 21
2.2.2 Flujo multifásico 23
2.3 Ley de Darcy 25
2.3.1 Flujo en una fase 25
2.3.2 Flujo multifásico 25
2.4 Ecuaciones básicas de flujo 26
2.4.1 Flujo en una fase 26
2.4.2 Flujo multifásico 28
2.4.3 Uso del Pseudopotencial 29
2.4.4 Condiciones límites 29
2.5 Formas alternativas de ecuaciones de flujo para múltiples fases 29
2.5.1 Formulación en forma Parabólica 30
2.5.2 Formulación en forma Hiperbólica 31
2.6 Ecuaciones de flujo que incluyen efectos No-Darcy 33
2.6.1 Altas tasas de flujo (Efectos inerciales y de turbulencia) 33
2.6.2 Efecto de deslizamiento y umbral 34
2.6.3 Flujo No Newtoniano 35
2.6.4 Otros efectos 35
2.7 Propiedades de la roca y del fluido 35
5

2.7.1 Propiedades del fluido 36
2.7.2 Propiedades de la roca 36
2.8 Conclusiones 44
3. FLUJO DE UN FLUIDO EN UNA DIMENSION 48
3.1 Introducción 48
3.2 Aproximación de diferencias finitas 48
3.2.1 Discretización en el espacio 49
3.2.2 Discretización en el tiempo 53
3.2.3 Discretización de errores 54
3.3 Otros métodos seleccionados 60
3.3.1 Otros métodos explícitos 60
3.3.2 Otros métodos implícitos 61
3.3.3 Métodos ODE 62
3.3.4 Comparación de los métodos 64
3.4 Sistema de malla y condiciones limite 65
3.4.1 Dos métodos para construir una malla 65
3.4.2 Condiciones limite 66
3.5 Discretización de ecuaciones en una dimensión con coordenadas cartesianas 69
3.5.1 Ecuaciones diferenciales para una malla irregular 70
3.5.2 Ecuaciones diferenciales en forma de Matriz 73
3.5.3 Tratamiento de coeficientes variables 74
3.6 Discretización de ecuaciones de flujo 1D en coordenadas radiales cilíndricas 76
3.6.1 Ecuaciones diferenciales para mallas irregulares 77
3.6.2 Ecuaciones diferenciales en forma de Matriz 80
3.6.3 Tratamiento de coeficientes variables 80
3.7 Algunas propiedades de ecuaciones de diferencias finitas 81
3.7.1 Existencia de solución y balance de materia 81
3.7.2 Tratamiento de No-Linealidades 84
3.8 Conclusiones 90
4. SOLUCION DE ECUACIONES DE MATRIZ TRIDIAGONAL 106
4.1 Introducción 106
6

4.2 Métodos de solución 107
4.2.1 Algoritmo de Thomas 107
4.2.2 Algoritmo de Tang 109
4.2.3 Solución de ecuaciones de Matriz tridiagonal simétrica 111
4.2.4 Casos especiales de No única solución 112
4.2.5 Otros casos especiales 113
5. FLUJO MULTIFASICO EN UNA DIMENSION 116
5.1 Introducción 116
5.2 Método de solución simultanea (SS) 116
5.2.1 Método SS para flujo bifásico 116
5.2.2 Extensión del método SS a flujo trifásico 120
5.2.3 Otras formulaciones del método SS 121

5.3 Método implícito presiones - explicito saturaciones (IMPES) 123
5.3.1 Método IMPES para flujo trifásico 123
5.3.2 Otras derivaciones del método IMPES 125
5.4 Análisis de los métodos IMPES y SS 126
5.4.1 Estabilidad 126
5.4.2 Existencia y unicidad de solución 131
5.4.3 Convergencia 134
5.5 Tratamiento de no linealidades 135
5.5.1 Ponderación de las transmisibilidades 136
5.5.2 Aproximación de las transmisibilidades en el tiempo 138
5.5.3 No linealidad debido a la función PC 146
5.5.4 Filtración de Gas 147
5.6 Método de solución secuencial (SEQ) 148
5.6.1 Método SEQ para flujo bifásico 148
5.6.2 Otras formas y derivaciones 151
5.6.3 Resultados numéricos 152
5.6.4 Método SEQ para flujo trifásico 154
5.6.5 Discusión 156
7

5.7 Tratamiento de términos de producción 156
5.7.1 Forma diferencial y condiciones de frontera 157
5.7.2 Discretización de condiciones de frontera 159
6. SOLUCION DE ECUACIONES DE BLOQUE TRIDIAGONAL 180
6.1 Introducción 180
6.2 Métodos de solución 181
6.2.1 Extensión del algoritmo de Thomas 181
6.2.2 Uso de los métodos para matrices banda 183
7. FLUJO DE UN FLUIDO EN DOS DIMENSIONES 184
7.1 Introducción 184
7.2 Clasificación de los problemas 2D 184
7.2.1 Problemas Areales (x,y) 184
7.2.2 Problemas de la sección de la Cruz (x-z) 185
7.2.3 Problemas de un solo pozo (r-z) 186
7.2.4 Comentarios sobre modelos bidimensionales 187
7.3 Discretización de las ecuaciones de flujo 187
7.3.1 Aproximaciones por diferencias 187
7.3.2 Estabilidad de los esquemas de diferencias 190
7.4 Condiciones limite 190
7.4.1 Fronteras cerradas o sin flujo 190
7.4.2 Limites de flujo 191
7.4.3 Discretización de las condiciones limite 192
7.5 Condiciones iniciales 194
7.6 Tratamiento no lineal 194
7.7 Tratamiento de los pozos individuales 194
7.8 Ecuaciones en forma de matriz 198
7.9 Métodos especiales de problemas 2D 200
7.9.1 Alternando explícitamente la dirección (ADE) 200
7.9.2 Alternando implícititamente la dirección (IDA) 201
7.9.3 Métodos de comparación 203
7.10 Construcción del Grid 204
8

7.10.1 Grid irregular en 2D 204
7.10.2 El uso de una cuadricula curvilíneo 205
7.11 Conclusiones 209
8. SOLUCION DE ECUACIONES DE MATRIZ PENTADIAGONAL 216
8.1 Introducción 216
8.2 Métodos directos de solución 220
8.2.1 Factorización LU 220
8.2.2 Ordenamiento de ecuaciones 222
8.2.3 Técnicas para matrices dispersas 222
8.3 Métodos iterativos 228
8.3.1 Método de Jacobi 230
8.3.2 Método Gauss-Seidel 231
8.3.3 Método de relajación (SOR) 231
8.3.4 Método SOR línea y bloque 233
8.3.5 Métodos de corrección aditiva 234
8.3.6 Métodos iterativos implícitos de dirección alternativa (ADI) 236
8.3.7 Métodos fuertemente implícitos 241
8.3.8 Otros métodos 243
8.3.9 Comparación de métodos iterativos 244
8.3.10 Consideraciones practicas en el uso de métodos iterativos 250
8.4 Comparación de métodos iterativos y directos 252
8.5 Conclusiones 254
9. FLUJO MULTIFASICO EN DOS DIMENSIONES 263
9.1 Introducción 263
9.2 Clasificación de los problemas 2D 263
9.2.1 Problemas de área (x, y) 263
9.2.2 Problemas sección-cruz (x-z) 264
9.2.3 Problemas de pozo sencillo (r-z) 264
9.2.4 Comentarios generales 265
9.3 Métodos de solución y su comparación 265
9.3.1 Discretización en 2D 265
9

9.3.2 Estabilidad de los métodos IMPES y SS en dos dimensiones 267
9.3.3 Comparación de métodos de solución y requerimientos computacionales 270
9.4 Condiciones Frontera 272
9.4.1 Formulación diferencial 272
9.4.2 Condiciones de compatibilidad y sus limitaciones 273
9.4.3 Formulación en diferencias finitas 274
9.5 Condiciones iniciales 276
9.6 Simulación de acuíferos 277
9.7 Simulación de aéreas y problemas de la sección transversal 279
9.7.1 Uso del Grid curvilíneo 279
9.7.2 Tratamiento de pozos individuales 280
9.7.3 Fenómeno de orientación de la malla 281
9.8 Simulación de problemas de ―single-well‖ 284
9.8.1 Tratamiento de los términos de producción (modelo de pozo) 284
9.8.2 Comparación de estabilidad y eficiencia de tratamientos de transmisibilidad 288
9.8.3 Consideraciones prácticas 290
9.9 Conclusiones 291
10. SOLUCION DE LAS ECUACIONES DE BLOQUE PENTADIAGONAL 293
10.1 Introducción 293
10.2 Métodos directos 294
10.3 Métodos iterativos 294
10.3.1 Método BSOR 295
10.3.2 Método iterativo ADI 295
10.3.3 Método SIP 295
10.3.4 Comparación de los métodos iterativos 296
10.4 Comparación de los métodos directos e iterativos 296
10.5 Conclusiones 296
11. PROBLEMAS TRIDIMENSIONALES Y TECNICAS DE SOLUCION 298
11.1 Introducción 298
11.2 Flujo de una sola fase 298
11.2.1 Ecuación básica y Discretización 298
10

11.2.2 Métodos especiales para problemas 3D 299
11.2.3 Métodos directos de solución 300
11.2.4 Métodos iterativos 302
11.2.5 Comparación de los métodos 307
11.3 Flujo multifásico 308
11.3.1 Métodos de solución básicos y sus exigencias de trabajo 308
11.3.2 Métodos para resolver las ecuaciones de la matriz 309
11.4 Conclusiones 310
12. TOPICOS ESPECIALES 313
12.1 Introducción 313
12.2 Pseudo funciones 313
12.2.1 Modelo de equilibrio vertical 313
12.2.2 Otras Pseudofunciones 316
12.3 Tubos de corriente y modelos relacionados 317
12.4 Simulación de problemas de punto de burbuja no constante 317
12.5 Simulación de sistemas no descritos por el modelo de aceite negro 321
12.5.1 Simulación de desplazamiento miscible 322
12.5.2 Simulación de efectos composicionales 324
12.6 Dependencia de la historia de las funciones de saturación 325
12.6.1 Modelo físico de histéresis 325
12.6.2 Tratamiento numérico de histéresis 327
12.7 Simulación de yacimientos naturalmente fracturados 329
12.8 Control automático con el intervalo del tiempo 330
12.9 Conclusiones 331
13. CONSIDERACIONES PRÁCTICAS 333
13.1 Desarrollo del programa 333
13.1.1 Desarrollo del modelo matemático 333
13.1.2 Desarrollo del modelo numérico 334
13.1.3 Desarrollo del modelo de computadora 334
13.2 Uso del programa 337
13.2.1 Pasos involucrados en un estudio de simulación 337
11

13.2.2 Selección y diseño del modelo 338
13.2.3 Ajuste histórico 340
13.3 Conclusiones 341
APENDICE A 342
APENDICE B 350
BIBLIOGRAFIA 361

























12


NOMENCLATURA

A Área de sección transversal de un bloque
B1 Factores volumétricos de formación definidos por las Ec. (2.8-2.10)
b1 = 1/B1 Reciproco del factor volumétrico de formación
C Una constante arbitraria
C Concentración, Capitulo 12
c Coeficiente de acumulación
Cf Compresibilidad del fluido, Ec. (2.37)
CR Compresibilidad de la roca, Ec. (2.41)
En = max Norma de error
ei = Ui – ui Error en la solución aproximada en el punto i, función inversa de Pc(Sw)
Fw Función inversa de PC (Sw)
f Una función arbitraria
fn =

/(

+

) Coeficiente de flujo fraccional de la fase no mojada
fw =

/(

+

) Coeficiente de flujo fraccional de la fase mojada
g Aceleración de la gravedad
g Vector de la gravedad
gc Constante de conversión, =32,2 lbm / lbf . ft/sec
2

h Espaciamiento del grid, Capitulo 3
h Espesor del yacimiento, Capitulo 12
h Elevación (positiva hacia abajo)
Ki Relación de equilibrio vapor-liquido (valor K) para el componente i
k.kx,y,z Permeabilidad, o los componentes del tensor de permeabilidad
Krl Permeabilidad relativa de la fase l
Krog Permeabilidad relativa del aceite en el sistema aceite-gas
Krow Permeabilidad relativa del aceite en el sistema aceite-agua
L Longitud
M Peso molecular, Capitulo 2
M Numero de puntos en un sistema grid, Capitulo 3
13

M =

/

Relación de movilidad
M = µo / µs Relación de movilidad para un flujo miscible, Capitulo 12
m = ρ Masa por unidad de volumen
Flujo de masa, flujo de masa por unidad de área por unidad de tiempo
N Número de incógnitas en un esquema de diferencias finitas después de que las
. incógnitas han sido eliminadas debido a las condiciones de frontera
Pc Presión Capilar
Pco Valor de la presión capilar afuera del medio poroso
Pcog Presión capilar aceite-gas
Pcow Presión capilar aceite-agua
PI Función de influencia, Ec. (9.52)
P Presión (U, u también representan presión)
Pb Presión en el punto de burbuja
Pl Presión de la fase l
Ps Presión de saturación
P
w
Presión en el wellbore
Pwf Presión de fondo fluyendo
QI Función de influencia, Ec.(9.51)
Qlp =

Derivada de la tasa con respecto la presión
Qlm =

Derivada de la tasa con respecto a la saturación
QTL Tasa total de flujo de líquido
QTo Tasa total de flujo de aceite
QTT Tasa total de flujo de fluidos
q Sumidero (producción por unidad de tiempo),q es negativo para inyección
Agotamiento de masa por unidad de volumen por unidad de tiempo, positivo para
. producción, negativo para inyección
qi Valor promedio aproximado de q en un bloque i
ql =
l / ρISTC Volumen de un componente l producido en un tanque de almacenamiento por
. unidad de volumen de yacimiento por unidad de tiempo
R Constante universal de los gases
R(A
v
) Tasa promedio de convergencia para v iteraciones
Ri Error local de discretizacion en el punto i
14

Rs Solubilidad del gas en el petróleo
r Espacio coordenado (distancia en la dirección radial)
re Radio externo
rw Radio del pozo
Sl Saturación de la fase l
Sgc Saturación del gas residual dependiendo de la dirección del desplazamiento
Sgc Saturación de gas residual en el desplazamiento de líquidos, Capitulo 12
Sgcr Saturación critica de gas, Capitulo 12
Sgmax Máxima saturación de la fase gaseosa
Snc Saturación critica de la fase no mojada en un ciclo de drenaje o saturación .
. residual en un ciclo de imbibición
Swc Saturación critica de la fase mojada en un ciclo de imbibición o saturación residual
. en un ciclo de drenaje
Swmax Saturación máxima de la fase agua
Swo Valor de Sw correspondiente a Pco
T Temperatura, Capitulo 2
T =

Transmisibilidad, diferencias finitas
Tl = ()

Transmisibilidad para la fase l, diferencias finitas
t Tiempo
Δt Incremento de tiempo
U Variable dependiente (solución exacta de una ecuación diferencial parcial)
u Velocidad superficial de Darcy
ui Aproximación de U en un punto i del grid
uT Velocidad total uw + un de un flujo bifásico en un volumen
V Volumen
WI Coeficiente de productividad (proporcional al índice de productividad)
x Distancia
xi Valor de x en un punto i del grid.
y Distancia
Z Factor de compresibilidad
z Distancia
15

α =

Coeficiente
β Factor de turbulencia, Ec. (2.96)
Г Límite del yacimiento
=

Densidad en términos de presión/distancia
Δ = yw - yn Diferencia de densidades
= k/(µB) Transmisibilidad

=

+
Mobilidad promedio
i Valores propios
l = KKrl / (µl Bl) Transmisibilidad de la fase l
l = KKrl / µl Mobilidad de la fase l
max Modulo máximo de valores propios
R = Kr / (µ B) Transmisibilidad radial
T = K

+

+

Mobilidad total
X = Kx / (µB) Transmisibilidad en la dirección x
Y = KY / (µB) Transmisibilidad en la dirección y
Z = KZ / (µB) Transmisibilidad en la dirección z
µ Viscosidad
v Nivel de iteración
m Factor de amplificación, Ec. (3.51)
Densidad del fluido
= In r Transformado en coordenadas radiales, Capitulo 3
(B) Radio espectral de la matriz B
l Densidad de la fase l
O Orden de aproximación
ϴ Angulo
Φ Porosidad
Φ =

– z Pseudo-potencial
Pseudo- presión, Ec. (2.52)
Ω Límite del yacimiento
16

Parámetro de mezcla, Capitulo 12
Factor de relajación en el método SOR
b Valor optimo de en el método SOR
li Fracción de masa del componente i en la fase l
i Fracción de masa del componente i en la mezcla

OPERADORES

A Coeficiente de la matriz de un sistema de ecuaciones algebraicas
A Operador diferencial para coordenadas cartesianas
B Coeficiente de la matriz u
n
, Ec.(3.54)
C Coeficiente de la matriz para problemas de valor de los límites de la cuarta clase
C Operador diferencial para coordenadas cilíndricas
D Matriz de acumulación
E Matriz tridiagonal simétrica con 2´s en la diagonal principal y 1´s en las diagonales inferiores y superiores
G Vector de los términos de gravedad
I Matriz identidad
J Jacobiano
L Matriz triangular inferior para la factorización LU
L Operador de diferencias finitas para coordenadas cartesianas
M Operador de diferencias finitas para coordenadas cilíndricas
Q Vector fuente
S Matriz tridiagonal simétrica, Capitulo 4
T Matriz de transmisibilidad
U Matriz triangular superior para la factorización LU
Operador diferencial

2
Operador diferencial para la segunda derivada
S Espaciamiento del grid en coordenadas s (s = x, y, z, r, etc.)
t Operador diferencial para la derivada del tiempo


17

SUBINDICES
dg Gas disuelto
f fluido
fg Gas libre
i Inicial, Capitulo 12
i ±

Limites del bloque que contiene el punto i
i Punto i del grid
J Matriz Jacobiana
l Componente o fase, l = o, g, w (oil, gas, water)
N Índice del espacio del punto del grid correspondiente a la ultima incógnita
n Fase no mojante
RC Condiciones de reservorio
R Roca
r, ϴ, z Direcciones en el sistema de coordenadas cilíndricas
s Solvente, Capitulo 12
sf Fase arena
STC Condiciones estándar o stock tank
T Total
w Fase agua o mojante
x, y, z Direcciones en el sistema de coordenadas cartesianas

SUPERINDICES
b Diferencia hacia atrás
f Diferencia delantera
L Logarítmico
n Nivel de tiempo, n = o, 1, 2, 3, …
o Condiciones iniciales (t=0) o condiciones de referencia
p Orden de la aproximación d la diferencia finita
r Referencia
T Matriz o vector transpuesto
2 Centrado
18

∗ Solución intermedia o perturbada
´

o

´´

o

.

- Pseudo valor de profundidad promedio para cálculos de VE, Capitulo 12

ABREVIACIONES

GOR Relación Gas-Aceite
LSOR Línea SOR
SOR Relajación superior sucesiva
WOR Relación Agua-Aceite
SIP Procedimiento fuertemente implícito
1DC Corrección en una dimensión
2DC Corrección en dos dimensiones
PI Índice de Productividad
1-D Unidimensional
2-D Bidimensional
3-D Tridimensional
ODE Ecuación (es) diferencial ordinaria
PDE Ecuación (es) diferencial parcial
IMPES Presión implícita – Saturación explicita
SS Solución simultanea
SEQ Solución secuencial
VE Equilibrio vertical
w-n Mojante – No mojante
C-N Crank - Nicolson
D2 Régimen de ordenación
D4 Régimen de ordenación
WI Coeficiente de productividad
19

CAPITULO 1

INTRODUCCION


1.1 ¿QUE ES UN MODELO COMPUTACIONAL?

El objetivo principal del estudio de un reservorio es predecir el comportamiento futuro del reservorio y encontrar
caminos o medios que permitan incrementar el recobro final. La Ingeniería de yacimientos clásica ofrece en un
modelo básico (modelo de tanque) y no puede explicar adecuadamente las variaciones en el reservorio y los
parámetros de los fluidos en el espacio y en el tiempo. La simulación de Yacimientos por computadores permite
estudiar de manera más detallada el reservorio dividiéndolo en un número de bloques (algunas veces varios miles) y
aplicar la ecuación fundamental de flujo en medios porosos a cada bloque.

Los programas de ordenadores digitales que realizan los cálculos necesarios para realizar estudios de este modelo
son llamados modelos de computadora.

Debido a los avances realizados desde la década de 1950 en hardware y software tecnológicamente, ahora es
posible escribir modelos más sofisticados que simulan algunos de los procesos más complejos que tienen lugar en
los reservorios durante la ejecución de los planes de recuperación. La tecnología de la simulación de yacimientos
está siendo constantemente mejorada y ampliada, Nuevos modelos para simular más y más complejos planes de
recuperación se proponen todo el tiempo. En este libro nosotros tratamos con el más básico de todos los modelos
de yacimientos, conocido como el modelo de aceite negro o modelo beta. Un profundo conocimiento de las técnicas
usada para el modelo de aceite negro es esencial para desarrollar una cierta apreciación de los modelos más
complejos. En la descripción de un modelo de computadora términos como modelos matemáticos, modelos
numéricos, simulador numérico, modelos grid, modelos en diferencias finitas y simulador de yacimientos son usados
casi indistintamente. En realidad, hay tres clases de modelos envueltos en el desarrollo de un programa para
simulación un yacimiento.

1.1.1 Modelo Matemático

El modelo físico a ser modelado debe ser expresado en términos de las ecuaciones matemáticas apropiadas. Este
proceso casi siempre implica suposiciones. Las suposiciones son necesarias desde el punto de vista práctico, a fin
de hacer manejable el problema tratado. Por ejemplo, cada ingeniero de yacimientos conoce que el concepto de
permeabilidad relativa tiene limitaciones, pero en esencia, no tenemos más remedio que usarlo. La formulación de
un modelo matemático es considerada en el capítulo 2; resulta en un conjunto de ecuaciones no lineales
parcialmente diferenciales con las correspondientes condiciones iníciales y de frontera.

1.1.2 Modelo Numérico

Las ecuaciones que constituyen un modelo matemático de un yacimiento son casi siempre también complejas y son
solucionadas por métodos analíticos. Las aproximaciones deben ser hechas al poner las ecuaciones en una forma
que es susceptible a ser solucionadas por las computadoras digitales. Como un conjunto de ecuaciones forma un
modelo numérico. Esto es discutido en los capítulos del 3 al 12.

1.1.3 Modelo computacional

Un programa de computadora o un conjunto de programas escritos para solucionar las ecuaciones del modelo
numérico constituyen un modelo computacional del yacimiento. Algunos aspectos prácticos del modelo
computacional son discutidos en el capítulo 13. El uso de un modelo computacional para solucionar problemas
prácticos serán referenciados como ―simulación de yacimientos‖ en este libro.


1.2 OTROS MODELOS

Muchas clases de modelos han sido usados por los Ingenieros de Petróleos. Ellos deben ser divididos en dos
categorías, (a) modelos análogos, y (b) modelos físicos. Los más comunes modelos análogos son los modelos
eléctricos, donde el potencial eléctrico y la corriente sirven como las variables análogas. Modelo eléctrico discreto
(R-C y R-R redes) las cuales son análogas de las ecuaciones por diferencias finitas, han sido aplicados a problemas
de yacimiento por Bruce (1943) y Karplus (1956). Los modelos continuos de tipo Electrolítico son discutidos por
Botset (1946). Análisis exhaustivo de estos y otros métodos de computadora análoga se pueden encontrar en un
texto de Karplus (1958).

20



Sin embargo, los métodos análogos ahora han sido completamente reemplazados por modelos computacionales.
La literatura de los modelos físicos es extensa (Rapoport, 1955; Geertsma et al., 1956; Perkins and Collins, 1960;
Redford et al., 1976), y ellos juegan un papel importante en la comprensión del comportamiento de un reservorio.
Los modelos físicos pueden ser clasificados en dos categorías (cf Redford et al., 1976), (a) Modelos a escala, y (b)
modelos elementales. En el modelo a escala, las dimensiones del reservorio, las propiedades de la roca y fluidos
son escalados por el modelo de laboratorio de modo que la relación entre las distintas fuerzas en el reservorio y las
de los modelos físico son las mismas. Un modelo a escala proporcionaría resultados que pueden aplicarse
directamente en el campo. Infortunadamente, todos los modelos a escala son difíciles o imposibles de construir
(Geertsma et al., 1956; Pozzi and Blackwell, 1963).
En un modelo elemental, los experimentos son llevados a cabo con actuales (o simulados) rocas y fluidos del
yacimiento. Obviamente los resultados de cada modelo no son directamente aplicables al campo, pero pueden
ayudar a responder algunas preguntas básicas acerca de la mecánica del yacimiento.
Las ecuaciones de flujo de fluido básicas que describen el flujo en el reservorio (modelo matemático) son también
validas para los modelos a escala y elemental. Esto significa que un modelo computacional puede ser verificado e
incluso ajustado, incluso mediante el uso de los resultados de los modelos físicos y luego usarlos para predecir el
comportamiento del campo. Por lo tanto un máximo entendimiento de los fenómenos complejos en el reservorio
debe exigir el uso adecuado de los modelos físicos y los modelos computacionales. Debe quedar claro que los
modelos computacionales no pueden eliminar la necesidad de los modelos físicos, ya que no se puede utilizar para
determinas la física del problema. Por otro lado, el uso optimo de los datos de los modelos físicos es en muchos
casos posible solamente a través de los modelos computacionales. En conclusión, sería correcto decir que los
modelos computacionales de los reservorios de petróleo no pueden reemplazar todos los modelos físicos. Los
modelos computacionales pueden, sin embargo, mejorar la comprensión de los datos obtenidos por modelización
física, y ayuda en el diseño de experimentos realizados en los modelos físicos.


1.3 ¿QUE PREGUNTAS PUEDE RESPONDER EL MODELO COMPUTACIONAL?

Los modelos computacionales pueden ser herramientas valiosas para el ingeniero de petróleo intentando responder
preguntas del siguiente tipo:

1. ¿Cómo debe ser desarrollado y producido un campo con el fin de maximizar en orden para maximizar la
recuperación económica de hidrocarburos?
2. ¿Cuál es el mejor esquema de recobro mejorado para el yacimiento? ¿Cómo y cuándo debe ser
implementado?
3. ¿Porque el yacimiento no se comporta de acuerdo a las predicciones hechas por los estudios previos de
simulación o la ingeniería de yacimientos?
4. ¿Cuál es la recuperación económica definitiva para el campo?
5. ¿Qué tipo de datos de laboratorio es requerido? ¿Cuál es la sensibilidad de las predicciones de los modelos a
diferentes datos?
6. ¿Es necesario hacer el estudio de los modelos físicos del reservorio? ¿Cómo pueden los resultados ser
escalados para las aplicaciones del campo?
7. ¿Cuáles son los parámetros críticos que deberían ser medidos en el campo cuando es aplicado un esquema de
recuperación?
8. ¿Cuál es el mejor esquema de completamiento para los pozos en un reservorio?
9. ¿De qué porción del reservorio proviene la producción?

Esas son algunas preguntas generales; muchas más preguntas específicas deben ser resueltas cuando estamos
considerando un estudio particular de simulación. La Definición de los objetivos del estudio debe realizarse con
cuidado e indicando las preguntas a ser resueltas es un paso extremadamente importante en la realización de
cualquier estudio de simulación


1.4 CONCLUSIONES

La simulación de yacimientos es una herramienta que permite al Ingeniero de petróleos obtener un mayor
conocimiento sobre el mecanismo de recuperación que sería posible. Puede, si se utiliza adecuadamente, ser una
herramienta muy valiosa. No, sin embargo, sustituir la buena práctica que es esencial para la realización de todos los
estudios de yacimiento (cf. Coats, 1969; Staggs y Herbeck, 1971). Además, no todos los reservorios requieren un
modelo de estudio sofisticado y en muchos casos estudios de yacimientos convencionales o estudios de modelos
computacionales extremadamente simples pueden responder a las preguntas que se plantean. Es fácil generar
números por un modelo computacional; en la mayoría de los casos la interpretación correcta de los números requiere
un análisis cuidadoso por alguien quien entienda el modelo matemático, numérico y computacional. El objetivo de
este libro es presentar el material básico para la comprensión de este tipo.
21

CAPITULO 2

ECUACIONES DE FLUJO DE FLUIDOS

2.1 INTRODUCCION

Antes de simular un yacimiento de petróleo en un computador, es necesario un modelo matemático del sistema. El
desarrollo de cada uno de los modelos es el objetivo de este capítulo. Los movimientos de los fluidos en medios
porosos son gobernados por las mismas leyes fundamentales que rigen su movimiento, por ejemplo, la atmosfera,
los oleoductos y ríos. Esas leyes están basadas en el principio de conservación de la masa, el momento y la energía
y son discutidas en detalle en numerosos libros incluyendo Bird et al. (1960), Schlichting (1968), y Monin y Yaglom
(1971). Desde un punto de vista práctico es imposible en este momento tratar de aplicar estas leyes básicas
directamente a los problemas de flujo en medios porosos. En cambio, un enfoque semi-empirico se utiliza cuando se
emplea la ley de Darcy en lugar de la ecuación de movimiento. Las bases teóricas de la ley empírica de Darcy son
analizadas por Whitaker (1966, 1969); dichos estudios proporcionan una comprensión de las limitaciones de las
relaciones empíricas. Además de las relaciones discutidas anteriormente, las propiedades físicas de los fluidos
implicados en el sistema también deben ser conocidas en función de las variables dependientes.

Este libro trata solamente con algunos de los modelos matemáticos los cuales deben ser conocidos por su
importancia práctica. Los métodos numéricos para la solución de ecuaciones resultan de esos modelos que serán
discutidos en el capítulo 3. Un breve desarrollo de las ecuaciones a resolver más adelante se presentara en la
sección 2.2. La discusión quedara limitada a flujo isotérmico monofásico, o flujo multifásico de hasta 3 fluidos
inmiscibles. En este contexto, los siguientes sistemas monofásicos y multifásicos son de importancia práctica: gas;
aceite; gas-aceite; aceite-agua; aceite-agua-gas.

Los primeros dos libros tratan con el mecanismo de flujo de fluidos en medios porosos que fueron publicados por
Muskat (1937, 1949). Esos libros son de gran importancia histórica y contienen muchas contribuciones propias de
Muskat. Un libro sobre la teoría del movimiento de las aguas subterráneas se publico en la URSS por Polubarinova-
Kochina (1962). Este libro trata con esos problemas de fluidos monofásicos donde las soluciones analíticas son
posibles. Un libro de estudio de la física de los fluidos fue publicado por Scheidegger (1974). Este libro trata
brevemente con una selección de temas relacionados con la recuperación de petróleo en yacimientos subterráneos;
está diseñado como una referencia para los investigadores. El libro de Collins (1961) trata con los aspectos teóricos
y prácticos de la ingeniería de yacimientos de petróleo.

La sociedad de ingenieros de petróleos of AIME ha publicado 3 monografías; dos tratan de la aplicación de los
principios de flujo de fluido a las pruebas de ascenso de presión (Matthews and Rusell, 1967; Earlougher, 1977); la
tercera monografía de Craig (1971) proporciona tratamientos prácticos de el problema de inyección de agua en
yacimientos de petróleo.

Bear (1972) proporción un tratamiento completo de la dinámica y estática de los fluidos en medios porosos. Sin
embargo, la mayoría de los problemas considerados en el libro por Bear están orientados hacia la hidrología de
aguas subterráneas. La aplicación de la teoría de flujo de fluidos a las pruebas de pozos de gas es mejorada en una
publicación de la Energy Resources Conservation Board de Alberta (ERCB, 1975).


2.2 LEY DE LA CONSERVACION DE LA MASA

2.2.1 Flujo monofásico

Considera el flujo de un fluido monofásico (un solo componente o una mezcla homogénea) en la dirección axial en un
núcleo cilíndrico como el mostrado en la figura 2.1. El volumen de control debe ser representativo del medio poroso
(ver Bear, 1972; p.19), i.e., debe ser grande comparado con el tamaño del poro pero pequeño comparado con el
tamaño del núcleo. Las propiedades físicas básicas del medio poroso, como la porosidad, deben asociarse con el
volumen de control. Si la porosidad está definida como una fracción del volumen de control no ocupado por la matriz
solida, luego nosotros podemos ver que si el volumen de control tiene el tamaño de un poro, la seria uno o cero.
Como nosotros incrementamos el tamaño del volumen de control, los valores de porosidad fluctuaran antes de llegar
a un valor representativo.






22



L

Flujo de Flujo de
Entrada Salida






Volumen de control

Fig.2.1 Flujo lineal en una roca porosa cilíndrica de longitud Ax

El valor de la porosidad asociada con un punto P es el valor representativo para un volumen de control que contiene
el punto P. Otras propiedades físicas son definidas en un punto en el medio poroso de igual manera. Este es el
enfoque continuo, donde el medio poroso actual es reemplazado por uno continuo ficticio a cualquier punto al cual
podemos asignar variables y parámetros que son funciones continuas del espacio y el tiempo en coordenadas.

Mx será el componente x del vector de flujo de masa (flujo de masa por unidad de superficie por unidad de tiempo)
de un fluido de densidad p (una fase, único componente) Se refiere a las figura 2.1 nosotros vemos el flujo de entrada
de masa a través del volumen de control en x sobre un intervalo de tiempo At es:

m
x'x
AAt

y el flujo de salida de masa a través del volumen de control en x+Ax sobre un intervalo de tiempo At es:

m
x'x+Ax
AAt

La diferencia entre el flujo de entrada y el de salida debe ser igual a la suma de la acumulación de masa dentro del
volumen de control. La acumulación de masa trata la compresibilidad sobre un intervalo de tiempo At es:

(∆) ∆

Y la eliminación de masa del volumen de control, i.e. agotamiento de masa (acumulación) debido a un sumidero de la
fuerza q (masa por unidad de volumen por unidad de tiempo) sobre un intervalo de tiempo At es:

qAVAt

Ahora tenemos
(m
x'x
− m
x'x+Ax
) AAt =

(∆) ∆ + qAVAt (2.1)

Dividiendo por AVAt y tomando AV= AAx, obtenemos:

(m
x'x
−m
x'x+Ax
)
A
=

+ q

Tomando el límite como Ax÷0 tenemos la ecuación de la conservación de la masa para este sistema:

=

+ q (2.2)

Note que q es negativa para una fuente ya que nosotros asumimos que sea positivo para un sumidero.
Es posible expresar el flujo de masa en términos de una velocidad superficial (o Darcy).

=

(2.3)

Donde Ux es una velocidad en la dirección x definida por la ecuación (2.3). Substituyendo la ecuación (2.3) en la
ecuación (2.2) obtenemos:

' Ax '

23

=

+ q (2.4)

La ecuación correspondiente para el flujo en 3 dimensiones en un medio poroso de forma arbitraria debe ser
derivada en una manera similar por considerar un volumen de control Ax Ay Az. Esto conduce a:

+

+

=

+ q

Para el sistema en coordenadas cartesianas. Más generalizada, la ecuación debe ser escrita como:

−∇. =

+q (2.5)

El operador de divergencia sobre el lado izquierdo de la ecuación (2.5) debe ser expandido en cualquier sistema de
coordenadas. Por ejemplo, en coordenadas cilíndricas (r, u, z) la ecuación de conservación es:


1

+
1

+
1

=

+ q (2.6)

2.2.2 Flujo multifásico

La conservación para el flujo en una sola fase (ecu. 2.5) puede ser generalizada de la siguiente manera:

−∇.

=

+

(2.7)

Donde

es la masa del componente en una unidad de volumen medido,

es el flujo de masa de un componente
y ∇.

o dividido en

es la tasa de flujo de salida de masa por unidad de volumen.

Hay dos importantes modelos matemáticos en la ingeniería de yacimientos de petróleo: (1) flujo multifásico o de una
sola fase donde más de dos componentes hidrocarburos son considerados y (2) flujo multifásico donde el sistema de
hidrocarburos puede ser aproximado por 2 componentes, un componente no volátil (aceite negro) y un componente
volátil (gas) soluble en la fase aceite. Nosotros consideraremos el segundo caso exclusivamente – este es conocido
como el modelo β o el modelo de aceite negro. El sistema de composición variable será considerado brevemente
solo en el Capitulo 12.

2.2.2.1 Modelo β

En este modelo el problema del flujo de fluidos supone que hay 3 distintas fases: Aceite, Agua y Gas. Usualmente el
agua es la fase mojante, el aceite tiene una capacidad de mojabilidad intermedia y el gas es la fase humectante. El
agua y el aceite son asumidos inmiscibles y no experimentan cambios de masa o cambios de fase. El gas es
asumido soluble en aceite pero usualmente no en agua. Si asumimos que la solubilidad del gas es cero a
condiciones de tanque entonces el yacimiento debe ser considerado como una solución de dos componentes: aceite
a condiciones de tanque y gas a condiciones estándar. Además, en este tipo de tratamiento se asume que los fluidos
están a temperatura constante y en equilibrio termodinámico en todo el yacimiento. En estas condiciones el
comportamiento de la presión- el volumen- la temperatura (PVT) del sistema puede ser expresado por los factores
volumétricos de formación definidos:

=

+

=

(2.8)

=

[

]

=

(2.9)

=

=

(2.10)

En las ecuaciones anteriores [

]

representa el volumen ocupado por un componente de masa fija (o, w, g) a
condiciones de yacimiento y [

]

es el volumen ocupado por el mismo componente a condiciones de tanque o
condiciones estándar. Notamos que algunos autores prefieren trabajar con los factores invertidos, i.e.

=
1

. La
transferencia de masa entre las fases aceite y gas son descritas por la relación de aceite y gas en solución:

=

=

(2.11)

24

La cual da la cantidad de gas disuelto en el aceite como función de la presión de la fase aceite. Las densidades de
las tres fases a condiciones de yacimiento están relacionadas con las densidades a condiciones de tanque:

=
1

+

(2.12)

=
1

(2.13)

=
1

(2.14)

La densidad de la fase aceite puede ser expresada también como

=

+

(2.15)

Donde

y

son las densidades de los dos componentes

=
1

(2.16)

=

(2.17)

Antes de considerar el flujo multifásico el concepto de saturación debe ser introducido. La saturación,

de la fase
es la fracción del volumen de poroso ocupado por la fase . Obviamente,

= 1. La ecuación de la conservación
de la masa para cada componente puede ser escrita considerando la ecuación 2.7.
Para el componente aceite en la fase aceite

=

(2.18)

=

(2.19)

Sustituyendo la ecuación 2.18 y 2.19 en la 2.7 y dividiendo por

se obtiene

−∇.
1

=

1

+

(2.20)

Donde

=

Todos los términos en la ecuación 2.20 tiene la dimensión



.
1

La ecuación para la fase agua es obtenida de manera similar:

−∇.
1

=

1

+

(2.21)


El componente gas existe tanto en la fase gas como en solución en la fase aceite

=

+

(2.22)

=

+

(2.23)

=

+

=

+

(2.24)


25

La ecuación final para el gas:

−∇.

+
1

=

+
1

+

+

(2.25)

Los términos de producción

,

,

representan el volumen producido a condiciones de tanque(o estándar), por
unidad de tiempo por unidad de volumen de yacimiento.


2.3 LEY DE DARCY

2.3.1 Flujo en una Fase

Además de la ecuación de continuidad o conservación de la masa desarrollada en la anterior sección, requerimos
una relación entre la tasa de flujo y el gradiente de presión en cada fase. Tal relación fue descubierta por Darcy
(1856) para flujo en una fase. La forma diferencial de esta relación es

= −

∇ +

(2.26)

Donde es el tensor de permeabilidad absoluta del medio poroso, es la viscosidad del fluido, es el vector
aceleración gravitacional y

es una constante de conversión con unidades de

2
en el sistema de unidades de
ingeniería. Si la coordenada en la vertical con dirección hacia abajo es z entonces podemos escribir

= −

∇ = −∇ (2.27)

Con la definición anterior de podemos escribir la Ley de Darcy como

= −

∇ − ∇ (2.28)

Cuando u=o, la relación de la ecuación anterior en coordenadas cartesianas con el eje vertical z y orientado hacia
abajo son:

= (2.29)

=

= 0 (2.30)

El tensor de permeabilidad usado en la ecuación 2.26 se define por la ecuación y debe ser determinado
experimentalmente. En la mayoría de los problemas prácticos es posible (o necesario) asumir que es un tensor
diagonal dado por,

=

Si

=

=

, el medio es llamado isotrópico, de lo contrario es anisotropico. Las limitaciones de la Ley de Darcy
son completamente discutidas en la literatura (e.g. Hubbert, 1956; Scheidegger, 1974; Collins, 1961; Whitaker, 1966,
1969) y no serán considerados aquí.

2.3.2 Flujo Multifásico

La ley puede ser extendida para describir el flujo simultáneo de más de una fase:

= −

+

(2.31)

Donde = , , (fase aceite, agua y gas respectivamente) y

es la permeabilidad relativa de la fase . La
ecuación 2.31 también puede ser escrita en términos de

.

= −

∇ (2.32)
26


Donde

=

(2.33)

Y está en la dirección positiva vertical hacia abajo. Si la velocidad esta en cm/seg, la viscosidad en centipoises y el
gradiente de presión en atm/cm entonces las unidades de es el Darcy. Puede ser mostrado como,

1 Darcy= 9.869 x 10
-9
cm
2

= 1.062 x 10
-11
ft
2

Con frecuencia la unidad de milidarcy o mD (1 Darcy= 1000 milidarcys) es usado.

2.4 ECUACIONES BASICAS DE FLUJO

Las ecuaciones de flujo para flujo en una fase y flujo multifasico son obtenidas por la combinación apropiada de la
Ley de Darcy y la ecuación de conservación de la masa. La densidad del fluido es expresada explícitamente o
implícitamente como una función de la presión a través de una ecuación de estado. Diferentes situaciones prácticas
serán consideradas aquí.

2.4.1 Flujo en una Fase

2.4.1.1 Ecuación general para Fluidos Compresibles
Cuando todo el espacio poroso es ocupado por una sola fase, ecuación 2.28 puede ser sustituido en la ecuación 2.5
para obtener,

∇.

∇ − ∇ =

+ (2.34)

Dividiendo por

y usando la definición de =

tendremos

∇. ∇ − ∇ =

+ (2.35)

Donde
=
1

(2.36)

2.4.1.2 Ecuación para fluidos ligeramente compresibles.
Para el flujo del liquido es posible asumir que la compresibilidad del fluido definida por,

= −
1

)

=
1

)

(2.37)

Es constante en el rango de presión de interés. Esta ecuación puede ser integrada para obtener

=
0
exp


0
(2.38)

Donde
0
es la densidad a la presión de referencia
0
. De la definición del factor volumétrico de formación vemos
que:

0
=

0

= exp

= 1 +


0
+
1
2!

2

0

2
+ ….. (2.39)

Donde
0
es el factor volumétrico de formación a
0
.

Considerando solo los primeros dos términos de la expansión tenemos,

=

0
1+


0

(2.40)

Esto es justificado por que

es pequeño (≈10
-5
a 10
-6
).
27





Si la variación del volumen de poro con la presión es insignificante, esto debe ser representado por (ver ecuación
2.121).

=
0
[1 +

( −
0
) (2.41)

Donde

es la compresibilidad de la roca.

El termino de la derivada con respecto al tiempo de la ecuación 2.35 puede ser expresada en términos de

usando la expresión para
1

dada por la ecuación 2.40 y para por la ecuación 2.41.
Cuando esto se hace, la ecuación 2.35 se convierte,

∇. ∇ − ∇ =

+

+ (2.42)

Otra útil forma de la ecuación de flujo es obtenida sustituyendo la ecuación 2.38 en la 2.34 y despreciando términos
del cuadrado del gradiente de presión multiplicado por

en comparación con otros términos en la ecuación. El
resultado de la ecuación es:


2
=

+

(2.43)

En la escritura de la ecuación anterior, la cual es conocida como la ecuación de difusividad (Carslaw and Jaeger,
1959), tenemos también que asumir que las propiedades de los fluidos son constantes,

= 0, y que los términos de
gravedad son despreciables.

2.4.1.3 Ecuaciones para flujo de gas
Para el flujo de gas no es usualmente apropiado asumir que la compresibilidad es constante para estas ocasiones la
ecuación de flujo puede ser escrita como:

∇. ∇ − ∇ = ∁

+ (2.44)

Donde
= ∅

1

+ ∅°

(2.45)

Otra forma de la ecuación es obtenida si utilizamos la ley de las gases

=

(2.46)

Sustituyendo la ecuación (2.46) en la ecuación (2.34) y despreciando términos gravitacionales, los cuales son
normalmente pequeños para flujo de gas, tenemos que:

∇.

∇ =

+


2.47

En la ecuación de arriba nosotros asumimos que ∅ son constantes, teniendo que 2. ∇= ∇
2
, entonces podemos
escribirla en la ecuación (2.47).


2

2

2
ln⁡((∇
2
)
2
=
2∅

+2

(2.48)

La derivada a la derecha se pude escribir como:

=


(2.49)



28

Donde

=
1

=
1


1

2.50

Sustituyendo en la ecuación (2.49) y despreciando el segundo término de la izquierda de la ecuación (2.48)
tenemos:


2

2
=

2

+
2

2.51

Esto es también posible arriba en la ecuación para el otro procedimiento.
Una ecuación más rigurosa de la compresibilidad del fluido es obtenida definiendo pseudo –presión ,
como:

= 2

2.52

0

Desde
∇ =

∇ =
2



Y también

=

=
2

La ecuación original (2.47) se transformo en:


2
=

+
2

(2.53)

Note que esta ecuación es la misma forma de la ecuación (2.51), y no involucra asumir simplificaciones. Una
completa discusión de ecuación de flujo de gas en una sola fase está disponible en el manual publicado por
ENERGY RESOUCES CONSERVATION BOARD de Alberta (ERCB, 1975).

2.4.2 Flujo Multifásico

La ley de Darcy ecuación (2.32) puede ser sustituida en la ecuación de conservación de la energía para cada fase
(ecua 2.20, 2. 21, y 2.25) para obtener la ecuación de flujo de fluidos:

∇.
0

0

0
∇ =


0

0
+
0
2.54

∇.

∇ =

+

2.55

∇.
0

0

0

0
∇ +

∇ =

0

0
+

+

0
+

2.56

Donde la movilidad

esta definida por

=

Mientras la ecuación de conservación es suficiente para describir flujo en una sola fase (solo depende de la
variación de la Presión) este no es el caso para flujo en múltiples fases. De las Ecuaciones (2.54) a (2.56) cuentan
con seis variables dependientes. Tres correlaciones adicionales se requieren para completar esta descripción.

0
+

+

= 1 2.57

=
0
+

=

,

(2.58)

=

+

=

,

(2.59)
29


La relación entre la presión capilar y la saturación es usualmente empírica.

2.4.3 Uso del Pseudopotencial

Esta es a menudo conveniente para la ecuación de conservación y en forma no explicita involucra términos de
gravedad. Esta es necesaria para la definición de potencial introducida por Hubbert (1940, 1956).
Define que
Φ =

0
− 2.60

La ley de Darcy pude ser escrita como:

= −

∇ −∇ = −

∇Φ 2.61

Y la ecuación de flujo es formalmente simplificada. Por ejemplo la ecuación para una sola fase (ecuación (2.44))
seria:

∇.

∇Φ = ∁
Φ

+

Y la ecuación (2.54) seria:

∇.
0

0
∇Φ
0
=

Φ

0

0
+
0


Solo para flujo incompresible puede ser usado el verdadero potencial

Φ

= −

El cual es luego relacionado para Φ ser

Φ

= Φ

2.4.4 Condiciones límites

El modelo matemático discute que tan lejos se encuentra de las condiciones iníciales necesarias, sin embargo,
esto es instructivo para presentar una discusión para próximos trabajos con representación de diferencias finitas
(modelo numérico).

Las condiciones de límite para flujo en una sola fase están dadas en la sección 3.4 del capítulo 3 y más detallada en
la sección 7.4 y 7.7 del capítulo 7.

Las condiciones de límite para múltiples fases está dada en el capítulo 5 sección 5.7 y más profundamente en el
capítulo 9, sección 9.4 y 9.8


2.5 FORMAS ALTERNATIVAS DE ECUACIONES DE FLUJO PARA MULTIPLES FASES

Varias alternativas para la formulación de ecuaciones de flujo en secciones previas pueden ser derivadas aquí. Para
mayor claridad, el desarrollo es restringido para flujo de múltiples fases, los subíndices w y n denotan la fase
húmeda o no humedad, respectivamente. La formulación en cuatro variables esta en esta notación.

∇.

∇ =

Φ

+

2.62

∇.

∇ =

Φ

+

2.63

=

=

(2.64)

+

= 1 (2.65)
30

2.5.1 Formulación en forma parabólica

Suponga que la función inversa existe para

(

)

=

=

(2.66)

La función Fw existe si Pc es monoatómicamente creciente o monoatómicamente decreciente, entonces la ecuación
(2.62) y (2.63) puede ser expresado como:

∇.

∇ =

Φ

+

2.67

∇.

∇ =

Φ
(1 −

)

+

2.68

La ecuación (2.67) y (2.68) son las básicas para el método llamado ―método de solución simultanea‖ en la literatura
del petróleo introducida por (Douglas et 1959; Coats 1968; Sheffield 1969). La ecuación queda acoplada al libre
tratamiento de linealidades Pc la función debe ser empleada para la simulación de cero capilaridad.

Formulación en Pn y Pc
Esta formulación es similar a las anteriores y puede ser escrita como:

∇.

− ∇

∇ =

Φ

+

2.69

∇.

∇ =

Φ
(1 −

)

+

2.70

Una formulación equivalente también puede ser escrita como:
Formulación en Pn y Sw
Donde Pw es expresada como Pn –Pc La ecuación (2.64) es usada obteniendo

∇.

−∇′

∇ =

Φ

+

2.71

∇.

∇ =

Φ
(1 −

)

+

2.72

La forma en diferencias finitas de esas ecuaciones puede ser derivada bajo la siguiente suposición. Esto es mejor
visto si la ecuación (2.71) y (2.72) son expresadas en diferentes formas. Donde la ecuación (2.71) es multiplicada
por Bw, la ecuación (2.72) por Bn y a a ecuación se le añade lo obtenido.

B
n
∇.

∇ +

∇.

∇ −B
w
∇.

∇S
w
+ ∇∇

=

1 −

+

+

+

2.73

Donde
∇ =

(2.74)

La ecuación (2.73) es una forma alternativa de la ecuación (2.71).note que en la p, s la formulación esta expresada
en función de la presión capilar que puede ser arbitraria siempre y cuando P‘c exista. En forma de diferencias finitas,
si la saturación en la ecuación (2.73)a tomado la forma explícita, entonces

,

, ′

y ∇

son conocidos y

puede ser como una función de Pn. Ecuación (2.72)es para solucionar la Sw. Esto es conocido como ―presión
implícita –saturación explicita‖, O método IMPES (Stones y Gader 1961; Breitenbach 1969)y es ampliamente usada
en la simulación de yacimientos. Cuando el tratamiento explicito para la saturación es no ajustable, como en el caso
de la conocida simulación, la ecuación derivada queda.

Cuando

= 0(

=

= ) La ecuación (2.73) y (2.72) simplificada para

B
n
∇.

∇ −
0
∇ +

∇.

∇ −


31

=

1 −

+

+

+

(2.75)

∇ −

∇ =


1 −

+

(2.76)
Una diferencia de simplificación de resultados para flujo incompresible en un medio incompresible cuando Bw, Bn y ∅
son constantes (Bw, Bn no necesariamente igual a uno), entonces la siguiente ecuación queda como:

∇. (B
n

+ B
w

)(∇

∇) −∇. B
w

p

c

− ∆∇
= B
n

+B
w

2.77
∇. B
n

(∇

∇) = ∅

+B
n

(2.78)

Finalmente para flujo de fluidos incompresible de igual densidad con Bw=Bn=1 y Fuerzas externas de presión
capilar, la clásica ecuación propuesta por (Muskat 1937; Collins 1961) están dadas:

∇. (

+

)(∇ − ∇) =

+

2.79
∇.

∇ −∇ = −∅

+

( 2.80)

Obviamente la ecuación también puede ser presentada en función de

,

;

,

,

.

2.5.2 Formulación en “forma hiperbólica”

Esta formulación es posible en una simple forma solo para fluido incompresible. Esta fue la primera utilizada para
calcular la inyección de agua (Fayers y Sheldon, 1959) y redirigida más recientemente por HIATT (1968). La formula
general nos puede dar aquí vista, también puede ser encontrada en Bear (1972) y spivak (1974). La ecuación de la
conservación de la masa para dos fases con una compresibilidad despreciable de la roca.

−∇.

= ∅

+

(2.81)

−∇.

= ∅

(1 −

) +

(2.82)
En el termino antes de la expansión, la ecuación es dividida por la densidad y se adhiere conjuntamente el termino
de la velocidad

=

+

es obtenido.

∇.

= ∇.

+

= −

+∅
(

− 1)


1

∇.


1

∇.

(2.83)

Donde

=

/

en el caso de la compresibilidad, todos los términos son ceros y la ecuación (2.83) simplificada:

∇.

= −(

+

) = −

(2.84)

La ley de Darcy la podemos escribir como:

= −

∇,

=



Donde

=

= , (2.85)

Esta fase movible (L) en la ecuación anterior puede ser combinada para obtener la ecuación de flujo fraccional.

=

+

− ∆∇ (2.86)

Donde =

/

es el radio de movilidad y ∆ =

la velocidad

puede ser remplazad por

en la
ecuación (2.86) para obtener:

=
1
1 +

− ∆∇ (2.87)
32


Finalmente la ecua (2.87) se puede sustituir en la ecuación (2.86) con la suposición le la incompresibilidad. Con la
definición de flujo fraccional y la movilidad como:

=

+

=

+

(2.88)

=

+

(2.89)

El resultado de la ecuación es:

∇.



− ∆∇ = ∅

(2.90)

Varios términos en esta ecuación pueden ser en función de la saturación:

=

∇.

=
.


+

∇.

=

. ∅

∇.

∆∇ = ∆∇. ∇

= Δ ∇.

En las anteriores ecuaciones se asumió que ∇ no es función de la posición. Esto puede satisface el sistema
ordinario. De la ecua (2.88).

=

Y desde

+

= 1 se puede escribir como:

+

=

Después sustituimos la expresión anterior en la ecuación (2.90) y la ecuación resultante es.

−∇.

+ ∆∇

= ∅

(2.91)

La ecuación (2.91) es la formula general que incluye la ecuación derivada de Fayers y Sheldon, (1959) y HIATT
(1968) como caso especial. En otra solución de esta ecuación, esto es necesario para resolver la primera ecuación
(2.84) para

el cual es necesario para un caso dimensional. (el ejercicio 2.2 que se encuentra al final de este
capitulo ). La ecuación generalizada para tipo parabólico por que

/

< 0 y cambiadas para tipo hiperbólico si
Pc=0 entonces se reduce a:

+∆∇

= ∅

(2.92)

Esta es la ecuación para el caso hiperbólico, por que

> 0. finalmente si se tiene igual densidad de fluido o
(∇ = 0) la ecuación fraccional de flujo de fluidos se simplifica a:

=

=

Y la ecuación (2.92) para este caso puede llegar a escribirse de esta manera, y de forma similar para la ecuación de
inyección de agua.

. ∇

= = ∅

(2.93)

33

La ecuación (2.84) y (2.93) son equivalente para el sistema de ecuación (2.79) y (2.80), el termino fuente

seria cero para producción cuando

=

por ley de Darcy, sin embargo al inicio de la inyección puede llegar
a ser cero. Por ejemplo cuando la fase humedad es inyectada

=

y

= (1 −

)

≠ 0.

Un análisis más detallado del término de esta discusión está en el capítulo 5 y 7. La derivación de flujo de fluido
compresible son de la misma linealidad. Pero el resultado de esta ecuación es considerablemente más complejo.
Escribiendo el término de

estos son los resultados,

∇.

− ∇

∇ + ∇.



=

+ (1 −

)

+

+

(2.94)

+ ∆

∇ . ∇

+ ∇.

. ∇

= −∅

∇.

−∇.

∆∇ (2.95)

Donde

= 1/

=

/

+

, =

Y

para esta nueva definición:

=

En el ejercicio (2.2) y (2.3) en nuestro entorno la derivación de la ecuación de flujo de dos fases dada arriba y la
correspondiente ecuación para tres fases.


2.6 ECUACIONES DE FLUJO QUE INCLUYEN EFECTOS NO-DARCY

Estrictamente hablando, la Ley de Darcy es válida sólo para fluidos Newtonianos en un rango limitado de tasas de
flujo donde la turbulencia, la inercia y otros efectos de alta velocidad son insignificantes. Además, a presiones muy
bajas esta ley no aplica debido al fenómeno de deslizamiento. En esta sección son dadas algunas de las relaciones
usadas en la práctica cuando las formas tradicionales de la Ley de Darcy no funcionan.

2.6.1 Altas Tasas de Flujo (Efectos Inerciales y de Turbulencia)

Cuando la velocidad de flujo incrementa, las desviaciones de la Ley de Darcy pueden ser observadas. Investigadores
han atribuido diversamente esto al flujo turbulento (Fancher y Lewis, 1993; Elenbaas y Katz, 1947; Cornell and Katz,
1953) o a los efectos inerciales (Hubbert, 1956; Houpeurt, 1959). La explicación general aceptada (Wright, 1968) es
que, como la velocidad incrementa, la desviación es debida a los efectos iníciales de inercia, seguida más tarde por
efectos de turbulencia. En 1956, Hubbert señaló la desviación de la Ley de Darcy al número de flujo de Reynolds
como aproximadamente 1 (Basado en la media del diámetro de grano no-consolidado), mientras que la turbulencia
no fue observada hasta que el número de Reynolds se aproximó a 600. La transición desde el flujo laminar hasta el
flujo turbulento es largo. Este rango de tasas de flujo es adecuadamente representado por una ecuación cuadrática
(Forschheimer, 1901) dada para flujo en estado-estable unidimensional sin efectos gravitacionales significativos
mediante,


d
d
=

+ (2.96)

Donde β es el factor de ‗turbulencia‘ (Katz et al, 1959).
Para flujo multidimensional la ecuación puede ser escrita como (Geertsma, 1974):

−∇p =

+

34

La ecuación (2.96) la cual incluye efectos laminar, inercial y de turbulencia es una ecuación general de balance de
cantidad de movimiento. Esta puede ser reorganizada a la forma,

= −δ
k
μ
d
d
(2.97)



Donde
=
1
1 +

Es el factor de corrección de la ‗turbulencia‘ (Wattenbarger y Ramey, 1968; Govier, 1961). Cuando =1.0, la ecuación
anterior (2.97) es equivalente a la Ley de Darcy. En un medio anisotrópico, es distinta en diferentes direcciones. El
flujo a través de este medio se da entonces, en forma generalizada, por

= −
1

(2.98)

Donde en general k y son tensores.
Es evidente que la ecuación (2.98) representaría tanto el flujo laminar como el flujo donde los efectos inercia-
turbulencia (IT) están presentes. Esta ha sido referenciada como la ecuación generalizada laminar-inercial-turbulento
(LIT) en el manual ERCB (1975). Sus efectos son importantes sólo con flujo de gas cerca al pozo.
La ecuación de flujo de gas obtenida combinando la ecuación (2.98) con la ley de conservación de la masa es

∇.

=

+

Ecuaciones de este tipo deben ser resueltas iterativamente.


2.6.2 Fenómeno de Deslizamiento y Umbral

Experimentalmente se ha observado que cierto gradiente de presión diferente de cero es necesario para iniciar el
flujo. La relación entre q y / para tasas bajas es mostrada en la Fig. 2.2. El fenómeno de deslizamiento (o
Klinkenberg) se presenta en flujo de gas a bajas presiones y resulta en un aumento de la permeabilidad efectiva en
comparación con la medida para líquidos. Aunque ambos fenómenos son en lo relativo, poco importantes, la Ley de
Darcy puede ser fácilmente modificada por ellos. Para una discusión detallada de estos efectos, ver los trabajos de
Collins (1961) y Bear (1972).






















Fig. 2.2. Fenómeno de Umbral.
Actual
Ley de Darcy
Umbral
q
δp/δx
35

2.6.3 Flujo No Newtoniano

Algunos fluidos (por ejemplo, soluciones de polímeros) muestran un comportamiento no Newtoniano, caracterizado
por una dependencia no-lineal del esfuerzo de corte en la tasa de corte. La teoría de tal comportamiento, la cual está
más allá del alcance de este libro, es discutida en la literatura sobre reología. Para fines prácticos, la resistencia al
flujo en medios porosos puede ser descrita por la Ley de Darcy, la cual incluye la viscosidad aparente μ
app

dependiente de la velocidad de flujo. Un ejemplo de la función μ para una solución polimérica se encuentra en la Fig.
2.3. La velocidad de Darcy puede por lo tanto ser escrita como

= −

()
∇ −∇z (2.99)


La región de flujo pseudoplástica puede ser aproximada en un amplio rango de velocidades mediante el modelo de la
Ley de Potencia (ecuación de Blake-Kozen, ver Bird et al., 1960):


μ
app
= H
−1
(2.100)


Las constantes H y n deben ser determinadas empíricamente.


















Fig. 2.3 Viscosidad Aparente para fluidos no-Newtonianos (Después Bondor et al., 1972).

2.6.4 Otros Efectos

Aquí son presentados otros efectos que causan linealidades adicionales en las ecuaciones básicas de flujo. Estas
están normalmente asociadas a técnicas secundarias y terciarias de recobro. Por ejemplo, un polímero en una
solución es absorbido por la roca reservorio y la solución cambia en el agua. Por lo tanto, el contacto con el polímero
reduce la permeabilidad relativa del anterior flujo de agua.

Las propiedades que dependen de la concentración deben ser consideradas cuando las ecuaciones de inmiscibili dad
son aplicadas a sistemas miscibles, CO2 y caudales micellar, etc. En técnicas térmicas de recobro, todos los
coeficientes de la Ley de Darcy se convierten en funciones de la temperatura. Como un último ejemplo, Finol y
Farouq Ali (1975) también consideraron la compactación de la roca reservorio bajo cambios de presión (grado de
subsidencia).


2.7 PROPIEDADES DE LA ROCA Y FLUIDO

El carácter de las ecuaciones y la clase de métodos que deben ser empleados para simularlas dependen en gran
medida de las propiedades de la roca y el fluido. Una breve discusión de estas propiedades es presentada en esta
sección, debido al rol que estas desempeñan en la simulación de yacimientos, el cual es completamente apreciable.
El tratamiento completo de las propiedades físicas y la recopilación de correlaciones se encuentran en Frick y Taylor
(1962) y Katz et al. (1959).



μmax
μmin
Pseudoplástico
Flujo
Dilatante
log u
l
o
g

μ

a
p
p

36

2.7.1 Propiedades del Fluido

Para fluidos que pueden aproximarse mediante el modelo-β isotérmico, los factores volumétricos de formación y las
viscosidades son sólo funciones de la presión, y deben ser determinados a la temperatura del yacimiento. Se debe
tener en cuenta que B
g
está relacionado con la compresibilidad del gas Z, y debido a que la compresibilidad del agua
C
w
es pequeña, este puede ser expresado mediante la ecuación (2.40).

=

1+

(2.101)


Donde

y

son las condiciones en algún punto de referencia (normalmente el punto de burbuja).
Las viscosidades del aceite y el gas generalmente son funciones bastante dependientes de la temperatura y esto
debe tenerse en cuenta si los cambios de esta propiedad no pueden ser ignorados, como en el caso de flujo en pozo
o el caso de procesos de recuperación térmica. La dependencia de la temperatura a una presión dada normalmente
puede ser asumida como lineal en coordenadas logarítmicas, esto es,

=
°

°

(2.102)


Donde
°
y
°
son los valores en un punto de referencia y la constante C debe ser determinada del valor de a una

°
. Obviamente, esta aproximación no será precisa para aceite, si el punto de burbuja es atravesado dentro del
rango de temperatura considerado. Cuando el modelo-β no es adecuado, deben ser especificados más datos de la
caracterización composicional de los fluidos. En la Fig. 2.4 se muestra un ejemplo de las propiedades dependientes
de la presión para aceite y gas.

2.7.2. Propiedades de la Roca

2.7.2.1 Presión Capilar

En la primera aproximación, la presión capilar y las permeabilidades relativas deben ser consideradas como
funciones sólo de la roca reservorio. En caso de dos fases, la curva típica de presión capilar es representada
mediante la Fig. 2.5.

La capilaridad depende de la saturación del fluido mojante y de la dirección del cambio de saturación (Curva de
drenaje o imbibición). El valor

, el cual es necesario para iniciar el desplazamiento recibe el nombre de ‗presión de
Umbral‘ (Bear, 1972) y es importante en rocas de baja permeabilidad (Thomas et al., 1968). El valor de saturación al
cual la fase mojante ya no puede ser desplazada por la aplicación de un gradiente de presión es llamada ‗saturación
irreducible‘. Teóricamente, la curva

debería tener una asíntota en ese valor con el fin de que el gradiente de
presión se mantenga constante en ambas fases. Esto puede ser visto si se considera equilibrio gravitacional vertical.
Una situación similar ocurre en el otro extremo de la curva durante el ciclo de imbibición, cuando el valor de la
saturación irreducible de la fase no-mojante es aproximado.





37






























Fig. 2.4 Funciones típicas dependientes de la presión (Settari y Azis, 1975)
Rs
μo
Bo
B
o

R
s

(
S
T
B
/
R
B
)

μ
o

(
c
P
)

Po (psia)
400
0
800 1200 1600
1.1
1.2
1.3
20
40
60
1
400
Bg
μg
800 1200 1600
0.01
0.02
0.03
μ
g

(
c
P
)

Pg (psia)
B
g

0
0.01
0.02
0.03
0.04
38





























Fig. 2.5 Curva típica

Welge (1949) fue el primero en medir la presión capilar negativa, lo cual dio inicio a debates así como también a
trabajos experimentales (Por ejemplo, Calhoun et al., 1949; Morrow y Harris, 1965; Morrow, 1970). Después de esto,
investigadores en el área concluyeron que la mojabilidad y capilaridad son funciones de algunas otras variables
adicionales. Entre ellas están las propiedades de los fluidos del yacimiento, la contaminación y la temperatura
(Poston et al., 1970).

Para simulación numérica, las pendientes deben ser siempre finitas. Algunos de los primeros investigadores
intentaron incorporar valores grandes de pendientes en modelos computacionales con el fin de aproximar el carácter
asintótico. Esto creó problemas computacionales y más tarde se reconoció que ese procedimiento no era necesario.
El uso de valores razonables de pendientes en la región de

hace mucho más fácil de resolver el problema. Pero,
por otro lado esto crea el problema de ‗overshoot‘, el cual debe ser tratado numéricamente (Capitulo 12).

Para flujo en tres fases, Leverett y Lewis (1941) investigaron por primera vez las funciones (2.58) y (2.59) y
encontraron algunas justificaciones para las siguientes suposiciones:

=

(2.103a)

= (

) (2.103b)


Las suposiciones (2.103a y b) en general siguen siendo usadas, aunque se han propuesto algunas mejoras, como la
hecha por Shutler (1969).
A pesar de que es posible formular un modelo que explique mediante histéresis resultante el cambio de la dirección
de flujo, en muchos casos esta puede ser predicha y sólo se requiere de un conjunto de curvas de presión capilar.

2.7.2.2 Permeabilidad relativa

La mayoría de los trabajos experimentales sobre permeabilidad relativa también han sido realizados sobre sistemas
de dos fases. La figura 2.6 muestra los resultados típicos que pueden ser obtenidos desplazando el aceite con agua
para un sistema agua-aceite. El valor de Sw en el cual el agua empieza a fluir es llamado saturación crítica, Swc. La
saturación Snc en la cual la fase desplazada deja de fluir es llamada saturación residual. Similarmente, en un ciclo
de drenaje la Snc será la saturación crítica y la Swc la saturación residual. Debido la inclinación de las curvas de
presión capilar en la saturación irreducible debe ser finito en el modelo numérico, la curva de presión capilar usada
no puede ser la misma para definir la saturación en la cual la fase desplazada llega a ser inmóvil. Este valor es por lo
Swc Snc
Sw
0 1
Pc
Pcb
Imbibición
Drenaje
39

tanto determinado por la saturación residual, en la cual la permeabilidad relativa se hace cero. En términos de la
ecuación de flujo de Darcy esto significa que la fase deja de fluir porque la movilidad es cero y no porque la fuerza
externa es cero. Consecuentemente, ahí no se necesita distinguir la saturación crítica y la irreducible.

Figura 2.6.Curvas Típicas de Kr.

Junto con los numerosos resultados experimentales, hay también métodos teóricos los cuales muestran que la
porosidad, la presión capilar y la permeabilidad relativa están relacionadas. Una relación aproximada entre ellas es
representada por la función de Leverett ( =

/ ) la cual es la base para algunos de los métodos teóricos de
cálculo de la permeabilidad (Ashford, 1969). Por lo tanto, en un yacimiento con propiedades variando fuertemente,
diferentes curvas de permeabilidad relativa y saturación residual deben ser usadas en diferentes partes del
yacimiento.

La mojabilidad de la roca también tiene una fuerte influencia sobre la permeabilidad relativa (Owens y Archer, 1971).
Mungan (1972) muestra que los fluidos del yacimiento en lugar de los líquidos refinados deben ser utilizados para las
mediciones de permeabilidad relativa.

Comenzado con la primera medición por Leverett y Lewis (1941), casi todos los trabajos de tres fases han sido
realizados experimentalmente (Corey et al., 1956; Snell, 1962). Estas investigaciones muestran que la dependencia
funcional puede ser aproximada por:

= = (2.104)

= , (2.105)

La función (2.105) es rara vez conocida e incluso cuando lo es, la forma no es conveniente para usar en los modelos
numéricos.

Prácticamente los enfoques son basados en la estimación de la permeabilidad relativa de las tres fases des dos
grupos de datos de dos fases: la permeabilidad relativa en un sistema agua-aceite

= () (2.106)

Y en un sistema gas-aceite

= () (2.107)

El concepto puede entenderse mejor si se fija en lo que se refiere a la Krow, la fase no mojante puede ser asumida
como la suma de la fase aceite y la fase gas, y similarmente para Krog, la fase mojante es toda de liquido ( aceite y
agua) presente. Por lo tanto, en la figura 2.7 (a) el punto con Krow = 0 denota la saturación de agua máxima más
bien que la saturación de aceite, porque la saturación de aceite puede estar decreciendo mas por el incremento de la
saturación de gas. Sin embargo, esto ha sido encontrado experimentalmente que una saturación residual de aceite
40

diferente de cero existe cuando el aceite es desplazado simultáneamente por el agua y el gas. La observación sobre
la histéresis hecha tempranamente Pc aplica también a los datos de Kr y el dato correcto de acuerdo al
desplazamiento (drenaje o inhibición) debe ser seleccionado.

El tratamiento numérico de la histéresis es discutido en el capítulo 12.

Figura 2.7. (a) Sistema Agua-Aceite, (b) Sistema Gas-Aceite

La aplicación más sencilla para predecir Kro es definir

= ∗ (2.108)

Dos modelos más exactos fueron propuestos por Stone. En el primer método, Stone (1970) define la saturación
normalizada como:



=

(1− −)
≥ (2.109)


=

(1− −)
≥ (2.110)


=

(1− −)
(2.111)

Ahora la permeabilidad relativa del aceite en un sistema de tres fases es asumida como

=

(2.112)

Los multiplicadores βw y βg están determinados para la condición que la ecuación (2.112) reduce los datos a dos
fases para los dos casos extremos de Sg=Sg*=0 y Sw=Swc. Esto da:

=
()
1−

=
()
1−

(2.113)

La región de la fase movible de aceite para el modelo (2.113) es mostrada en el diagrama ternario en la figura 2.8,
asumiendo un incremento de Sw y Sg.
41


Figura 2.8. Zona movible de aceite para un flujo en tres fases.

























Figura 2.9. Funciones típica de la dependencia de la saturación para sistemas Agua- Aceite con Agua como la fase
mojante (de Settari y Aziz. 1975).

El segundo modelo (Stone, 1973) no requiere especificación de Som y esto es, en verdad, capaz de predecirse. La
predicción de la ecuación es derivada de las consideraciones del canal de flujo y están de la forma

= + + − ( + ) (2.114)

Con la restricción que Kro≥0, valores negativos de Kro implica un aceite inmóvil.
El valor cero en ambos modelos para que reduzcan exactamente los datos a dos fases solo puede hacerse si la
permeabilidad relativa en los end points es igual a uno:

=

= 0 = 1 (2.115)

De otro modo, la función Kro (Sw, Sg) solo se aproximara a datos de dos fases. Un modelo que no tiene esta
limitación puede ser desarrollado si nosotros asumimos que los datos de aceite –gas son medidos en la presencia
del agua irreducible.

42





















Figura 2.10. Funciones típicas de la dependencia del a saturación para sistemas Gas-Aceite con Aceite como la fase
mojante (de Settari y Aziz, 1975).

En este caso, un sistema agua-aceite en Swc y en un sistema gas-aceite en Sg=0 son idénticos físicamente (i.e.,
ambos tienen Sw=Swc, So=1-Swc) y por lo tanto la ecuación (2.115) debería ser equivalente definiendo la
permeabilidad absoluta como la permeabilidad efectiva de la fase aceite en la presencia de Swc. En orden de
preservar la definición acostumbrada de permeabilidad, los modelos presentados por Stone deben ser alterados.

Vamos a hacer la denotación

=

= 1 = (2.116)

Donde SL =1-Sg =So+Swc para un sistema gas-aceite. Los dos modelos de Stone pueden ahora ser modificados como
sigue:

Modelo 1
=

(2.117)

Donde

=

(

)/

1−


=

(

)/

1−


(2.118)


Modelo 1 Modelo 2

= 0.15
43


Figura 2.11. Calculo de Kro para tres fases por el Modelo Stone 1 y 2.

Modelo 2

=

(

/

+

)(

/

+

) − (

+

) (2.119)

Dietrich y Bondor (1976) tienen otra sugerencia normalizada del Modelo 2:

=
1

+

+

− (

+

) (2.120)


Modelo 1 Modelo 2

= 0.1

Figura 2.12. Cálculo de Kro para tres fases por el Modelo de Stone 1 y 2.
44


Este modelo tiende a predecir una Som más alta comparado con la ecuación (2.119). También, nos da valores
incorrectos para pequeños Krow desde

lim

= ∞ con

→ 0

Por lo tanto la ecuación (2.119) es un modelo más razonable.

Ejemplos
Las figuras 2.9 y 2.10 muestran ejemplos de propiedades de roca de dos fases. Dos ejemplos de tres fases
calculando Kro por la ecuación (2.118) y (2.119) están en la figura 2.11 y 2.12. El diagrama de datos de dos fases es
una interpolación lineal entre los datos tabulados, como deberían típicamente ingresados en un simulador. El
segundo set de datos muestra que los dos modelos pueden predecir permeabilidades bastantes diferentes en la
región de baja Kro.


2.7.2.3 Otras propiedades
El carácter tensorial de la permeabilidad absoluta ha tenido ya una discusión en la sección 2.2.3. Debido a la
estratificación de las rocas en el yacimiento, el principal eje tensor es usualmente el horizontal y el vertical y puede
ser identificado con permeabilidad horizontal (kH) y permeabilidad vertical (kv). Por lo tanto para un sistema de
coordenadas cartesianas xyz con Z vertical, nosotros tendríamos kx=ky=kH, kz=kv.

La porosidad de la roca depende de la presión debido a la compresibilidad de la roca CR. Usualmente, la CR es
comparada con la compresibilidad del agua e igualmente puede ser asumida constante, la cual se da
∅ = ∅°1 +

( − °) (2.121)

Donde ∅º es la porosidad a una presión de referencia pº.


2.8 CONCLUSIONES

En este capítulo, las ecuaciones básicas de flujo de fluidos para modelos de aceite negro se han desarrollado. Las
limitaciones de estas ecuaciones no se han discutido ya que no se dispone de alternativas, y la discusión de este
tema debe ser restringido en un libro que trate principalmente los métodos numéricos.

La mayor debilidad del modelo matemático está en el área de tres fases,
la permeabilidad relativa y presión capilar. Los modelos simples basados en
de datos en dos fases requieren verificación. También hemos ignorado los problemas de flujo de fluidos con
cambio de temperatura y la difusión masiva. Estos temas están fuera del alcance de este texto.
EJERCICIOS
Ejercicio 2.1

Deducir la ecuación de conservación de la masa de una sustancia arbitraria considerando un medio poroso de forma
arbitraria saturado con uno o más fases.

Solución

Considere el flujo de una determinada sustancia Q que se distribuye con
la concentración C en el sistema que se muestra a continuación.
45


dónde
El flujo neto a través de la superficie = .

De la generación de Q en V =

La tasa de cambio de Q en V =

v = velocidad real de la sustancia (la velocidad intersticial) en el medio poroso.
q=generación de Q por unidad de volumen por unidad de tiempo.
Ahora, utilizando el teorema de Gauss demostrar que la ecuación de conservación de Q
d
dt
CdV
V
= − cv. ndς
0
+ qdv
V


puede ser escrito como

dC
dt
+ ∇. Cv − q dv = 0 (D)
V


Próximo show para un medio poroso saturado con un solo componente la ecuación de fluidos. (D) puede ser escrito
como:
−∇. ρu =
d
dt
ρФ − q (E)

dónde
u = vФ = Velocidad Darcy

Sugerencia: flujo másico = . = . puesto que C= para el espacio de los poros yC = 0 para la matriz de
roca. Del mismo modo C = ρФ para la acumulación.

Ahora extendemos la ecuación. (E) para el flujo multifasico y proporcionar definiciones de la velocidad de Darcy y la
permeabilidad relativa basada en el flujo de masa.

Ejercicio 2.2

Deducir las ecuaciones. (2,94) y (2,95).

Solución

(a) A partir de las ecuaciones. (2,20) y (2,21), eliminar dSL/dt, multiplicando la ecuación de la fase humectante por
bn/bw para obtener la ecuación. (2,94).
(b) La velocidad de Darcyuw viene dada por :
46

u
w
= f
w
u
T
+kψ∆∇P
c
+∆у∇z A

Sustituirestá en la ecuación de la fase de mojante la ecuación para obtener la ecuación. (2,95).
Ejercicio 2.3

Deducir el equivalente de ecuaciones. (2,94) y (2,95) para flujo de tres fases.

Solución
Comience con
−∇. b
W
u
W
=
d
dt
(Фb
W
S
W
+ q
W
) (A)
−∇. b
0
u
0
=
d
dt
(Фb
0
S
0
+ q
0
) (B)
−∇. b
g
u
g
− ∇R
s
. b
0
u
0
=
d
dt
(Фb
g
g + Фb
0
S
0
dR
s
dt
+ q
0
) (C)

(Véase el ejercicio 5.2 del capítulo 5 de la forma de la ecuación. (C).

(a) Eliminar las derivadas de la saturación multiplicar las ecuaciones agua y gas
de bo/bw y bo/bg, y añade:
.
0

0
− у
0
+

0

.

0

− у

+

0

.

0

−у

=
0

Ф
0

+

0

Ф
dR
s
dt
+

0

Ф

+

0

Ф

+
0
+

0

+

0

(D)
(b) La ecuación de flujo fraccional de agua es:
u
w
= f
w
u
T
+Kψ
0g
∇P
c0w
+ ∆у
0w
∇z + Kψ
g
∇P
c0g
+ ∆у
0g
∇z (E)
Donde
∆у

= у

− у

∆у

= у

−у

ψ
0g
=
K
ro
u
o
+
K
rg
u
g
f
w
ψ
g
=
K
rg
u
g
f
w

Sustituir (E) en (A) para obtener

+ ∆у
0w

og
dS
w
+ Δу
0g

g
dS
w
∇z . ∇S
w
+

+ ∆у
0w

og
dS
g
+ Δу
0g

g
dS
g
∇z . ∇S
g
+ ∇.

ψ
og
dP
cow
dS
w
∇S
w
+ ∇.

ψ
g
dP
cog
dS
g
∇S
g

= −

∂t
ϕ

S
w
−q
w

∇.

−ψ
og
∇. K

∆у
0w
∇z
− ψ
g
∇. K

∆у
0g
∇z (F)
47

Similarmente, derive la ecuación de flujo fraccional del aceite.
u
o
= f
o
u
T
− Kξ
w
∇P
cow
+ ∆у
0w
∇z +Kξ
g
∇P
cog
+ ∆у
0g
∇z G
ξ
w
=
K
rw
u
w
f
o
ξ
g
=
K
rg
u
g
f
o

y sustituya G en (B) para obtener

b
o
u
T
∂f
o
∂S
w
+ K−∆у
0w
∂ξ
w
∂S
w
+∆у
0g
∂ξ
g
∂S
w
∇z . ∇S
w
+ b
o
u
T
∂f
o
∂S
g
+ K−∆у
0w
∂ξ
w
∂S
w
+∆у
0g
∂ξ
g
∂S
w
∇z . ∇S
g
− ∇. b
o

w
dP
cow
dS
w
∇S
w
+ ∇. b
o

w
dP
cog
dS
g
∇S
g

= −

∂t
ϕb
o
S
o
− q
o
− f
o
∇. b
o
u
T
+ ξ
w
∇. Kb
o
∆у
0w
∇z − ξ
g
∇. Kb
o
∆у
0g
∇z (H)
















































48

Capitulo 3

FLUJO DE UN FLUIDO EN UNA SOLA DIMENSION

3.1 INTRODUCCIÓN

Este capítulo trata la solución numérica de ecuaciones de flujo en una sola fase y en una dimensión. Entre los
problemas tratados en este libro, los problemas en una sola dimensión son los más simples y no siempre necesitan el
uso de técnicas numéricas. Soluciones analíticas son conocidas por varios casos especiales (cf. Muskat, 1937;
Collins, 1961) y ellos proveen un medio para verificar la exactitud de los métodos aproximados. Además, la mayoría
de los conceptos relacionados con métodos de diferencias finitas y técnicas de solución pueden ser introducidos aquí
en una forma simple y fácil de entender y luego extenderlos a varias dimensiones.
La formulación matemática de problemas y sus tratamientos numéricos depende del tipo de sistema físico y
suposiciones relacionadas en el desarrollo del modelo matemático del sistema.
Las ecuaciones de flujo a ser consideradas en este capítulo han sido discutidas en forma general en el capítulo 2.
Aquí presentamos un resumen de varias formas de ecuaciones de flujo en una dimensión. Métodos de diferencias
finitas para la solución de estas ecuaciones serán presentados en la siguiente sección de este capítulo. La mayoría
de los problemas de flujo en una dimensión pueden ser puestos en una de las siguientes formas:
1. Problemas de flujo lineal en estado estable – caso ODE lineal.

2

2
= (3,1)

2. Problemas de flujo lineal en estado transitorio – caso PDE lineal

2

2
=

+ , (3,2)

3. Problemas de flujo lineal en estado transitorio – caso PDE coeficiente variable y no lineal.

(, )

= ,

+ , (3,3)

4. Problemas de flujo radial transitorio – caso PDE coeficiente variable y no lineal.

1

(, )

= ,

+ , (3,4)

El uso del símbolo U para representar la variable dependiente P es conveniente para una discusión general de los
métodos de diferencias finitas. Sin embargo es más conveniente usar el símbolo ρ para ambas soluciones, la
aproximada y la exacta en los siguientes capítulos, y en algunos casos, cuando debamos tomar ventaja de las
características físicas del problema.

Las siguientes dos secciones introduce la terminología y los conceptos básicos de los métodos de diferencias finitas.
Para mayor claridad, esto es llevado a cabo por una ecuación elíptica simple (ec 3.1) y la ecuación parabólica más
simple (ec 3.2) con cuadricula regular. Los temas especiales de cuadriculas irregulares y el tratamiento de no
linealidades son tratados en las secciones subsecuentes.

La ecuación que describe el flujo de una sola fase en medios porosos no es única para la mecánica de los
yacimientos. En consecuencia, la literatura pertinente a la solución numérica de estas ecuaciones es basta. El fondo
del análisis numérico relacionado a este problema puede ser encontrado en numerosos libros (ej. Lapidus 1962,
Smith 1965, Von Rosenberg 1969 Ames 1969, Mitchell 1969) y es difícil escoger uno por referencia. Los avances en
análisis numérico pueden ser seguidos en diferentes revistas. La literatura concerniente a aplicaciones es dispersa a
través de algunas ramas de la ingeniería, en particular, transferencia de calor.

3.2 APROXIMACIÓN DE DIFERENCIAS FINITAS.

La siguiente exposición tiene dos propósitos: (1) definir la terminología y (2) resumir los hechos básicos los cuales
serán requeridos luego para el desarrollo de técnicas especiales. El completo tratamiento de teorías y aplicaciones
pueden ser encontradas en libros de soluciones numéricas o ecuaciones diferenciales, como también en libros de
análisis numérico.
La idea básica de algún método de aproximación es para reemplazar el problema original por otro problema que es
más fácil de resolver y del cual la solución es en algún sentido cerca a la solución del problema original.

49

Como un simple ejemplo considere la ecuación:
=

2

2
− = 0 0 < < (3,5)
Con,
0 = = 0

En la aproximación de diferencias finitas, en vez de tratar de encontrar una función continua y suave U(x) la cual
satisface (3.5), tratamos solo valores aproximados de la solución denotados por u sobre un set finito de distintos
puntos x1, x2,…, xn dentro del intervalo (0, L). Los puntos x son llamados puntos de cuadricula (también puntos de
malla o puntos de red). La ecuación diferencial es reemplazada por un juego de ecuaciones algebraicas relacionando
valores ui en xi fara todos los puntos. Estas ecuaciones son llamadas ―ecuaciones de diferencias finitas‖ y el
problema diferencial es entonces reducido a un problema algebraico. Si podemos mostrar que el problema discreto
es cercano al problema original, entonces los valores ui se aproximaran a la verdadera solución Ui = U(xi) en la
posición xi. El proceso de obtener ecuaciones de diferencias finitas que aproximen una ecuación deferencial dada es
llamado ―discretización‖.
Tres tipos de preguntas pueden ser respondidas en esta etapa:
a) ¿Cómo puede una ecuación diferencial dada ser discretizada?
b) ¿Cómo podemos determinar que la solución de diferencias finitas ui es cercana a Ui en algún sentido, y cuál
es la magnitud de la diferencia?
c) ¿Cuál es el mejor método de resolver el sistema de ecuaciones algebraicas resultante?
Las primeras dos preguntas son discutidas en este capítulo. La tercera pregunta es extremadamente importante
desde el punto de vista práctico, y envuelve dos pasos. Primero, cuando las ecuaciones de diferencias finitas no son
lineales, deben ser linealizadas. Esta pregunta será considerada en la sección 3.7. El segundo paso involucra la
solución de la matriz resultante, y este importante problema será considerado en el siguiente capítulo.

3.2.1 Discretización en el Espacio.

Consideremos la ecuación 3.5 con condiciones de limites U(0)=U(L)=0. Básicamente, hay tres métodos disponibles
para la discretización de algún operador dado: el método de la serie de Taylor, el método integral y el método
variacionales (Forsythe and Wasow, 1960; Varga, 1962). Estos corresponden a las formulaciones deferencial,
integral y variacional de la ecuación de conservación (ec 3.5).

El problema a resolver es:
= 0


En vez de esto resolvemos
= 0


Donde L es un operador de diferencia finita, aproximando el operador diferencial A. generalmente nosotros
escribimos

= + 3,6

Donde LUi es obtenido por aproximar las derivadas en el operador diferencial A y Ri es el término de residuo
usualmente referido como error de truncamiento o error de discretización local. Esto será discutido luego en más
detalle.

3.2.1.1 Método de las Series de Taylor.
Consideremos una cuadricula uniforme, con puntos grid en

0
,
1
, …,
+1


Con x0=0, xn+1=L y el espacio de la cuadricula h definido por

=
+1

=

( + 1)


Ahora extendamos Ui+1 y Ui-1 dentro de las series de Taylor sobre Ui:

+1
=

+′

+ ′′

2
2
+ ′′′

3
6
+

4
24
+

5
120
+

6
720
+⋯ (3,7)

50

−1
=

− ′

+′′

2
2
– ′′′

3
6
+

4
24

5
120
+

6
720
−⋯ (3,8)

Usando las dos expansiones de arriba podemos derivar algunas aproximaciones diferenciales para U‘i y una para U‘‘i.
Resolviendo la ec 3.7 para U‘i tenemos:

=

+1

+

(3,9)

Donde

= −

′′

2

′′′

2
6
− (3,10)

En la ecuación 3.9 el termino (Ui+1 – Ui)/h es la aproximación diferencial adelantada para la derivada U‘i. Esto es
obtenido por asumir que Ri es pequeña.
Similarmente, organizando la ec 3.8 obtenemos

=


−1

+

(3,11)
Donde

=

′′

2

′′′

2
6
+ ⋯ (3,12)

En la ecuación 3.11 el termino (Ui – Ui-1)/h es la aproximación diferencial atrasada para la derivada U‘i y R
b
i es el error
de discretización local para el termino de la aproximación diferencial atrasada.

La aproximación de diferencia central de U‘i es obtenida por sustraer la ec 3.8 de la ec 3.7 y reorganizando:

=

+1

−1
2
+

(3,13)

Donde

= −

′′′

6

4
120
− ⋯ (3,14)

Aquí (Ui+1 – Ui-1)/2h proporciona una aproximación para U‘i.
Hasta ahora solo la primera derivada ha sido considerada. Una aproximación para la segunda derivada es
desarrollada por sumar la ec 3.8 y la ec 3.7 y reorganizando:

=

−1
−2

+
+1

2
+

2
(3,15)


Donde

2
= −

2
12

4
360
− ⋯ (3,16)


En la ec 3.15 el termino


1

2

2

=

−1
− 2

+
+1

2
(3,17)


Es la aproximación de la diferencia central para U‘‘i y Ri
2
es el termino de residuo correspondiente. La ecuación (3.17)
define el operador lineal D2
Como un ejemplo, considere el operador diferencial, A, definido por la ec. 3.5. Usando la aproximación de
diferencia central de la derivada, tenemos

=

−1
−2

+
+1

2

+

2
(3,18)

51




Donde qi = q(xi). Comparando la expresión de arriba con la ec 3.6 vemos que

=
1

2

2

(3,19)

Generalmente no es posible para nosotros obtener la solución exacta, en vez de esto resolvemos el problema

=
1

2

2

= 0 (3,20)


Donde ui es una aproximación de diferencias finitas para Ui y la ec 3.20 es una aproximación de diferencias finitas
para la ec 3.5.La otra aproximación de diferencias finitas derivada aquí será utilizada luego en problemas más
generales.
Una aproximación la cual es equivalente al tratamiento anterior es dado por la teoría de interpolación por polinomios
(ej. Carnahan et al 1969; kelley, 1968). Ya que la formula diferencial para U(p) es la derivada de un polinomio el cual
interpola U en un juego de puntos dados, esto sigue inmediatamente que:
a) Un operador diferencial para U
(P)
debe involucrar al menos P+1 valores diferentes de Ui
b) La aproximación para U
(p)
es exacta si la función U es un polinomio de grado q<p
Esta aproximación es conveniente para la derivación de aproximaciones de mayor orden. (Ver ejercici o 3.1 al final de
este capítulo).

3.2.1.2 Método Integral.
El método integral es cercano al significado físico de la ecuación. Note que la ec 3.17 podría ser derivada por primero
escribir U‘‘ = (U‘)‘ y aproximando esto como


+
1
2



1
2

Entonces aproximando U‘ como

+
1
2

≃ (
+1

)/

1
2

≃ (


−1
)/

Este procedimiento es, de hecho, la derivación de la ecuación de diferencias finitas por el método integral. Esto – en
contraste con el método de las series de Taylor – requiere el concepto adicional de un bloque (o región de malla), la
cual es la región rodeada por los límites entre el punto dado y su vecindad. En una dimensión, nosotros
reemplazamos eje-x por una barra de sección constante A y el bloque para el punto de cuadricula es definido por los
limites

Figura 3.1. Discretización unidimensional en bloques.
Ya que la ecuación 3.5 expresa conservación de masa, como discutimos en detalle en el capítulo 2, esto puede ser
escrito en forma integral como

2

2
+
1
2

1
2

+
1
2

1
2
=
52

+1/2

−1/2

+1/2
−1/2
= 0 (3,21)


Donde la integración ha sido llevada a cabo sobre el volumen de bloque y la integral convertida usando el teorema de
Green‘s. La ecuación 3.21 expresa conservación de masa para el bloque i, porque

+1/2


Son tasas de flujo interbloque y


+1/2
−1/2


Es la tasa de fuente total por bloque i. ahora podemos discretizar la ec 3.21 con el uso de diferencias centrales para
los términos dU/dx :

+1/2

−1/2


+1
− 2

+
−1

= 0 (3,22)

Donde qi aproxima el valor de q en el bloque i. Dividiendo la ec 3.22 por el volumen de el bloque V = Ah dando como
resultado la ec 3.20 de nuevo. Note que el método integral da ecuaciones que son expresadas en unidades de
masa/tiempo, mientras que el método de Taylor da ecuaciones de masa/ (volumen*tiempo). En aplicaciones
prácticas, la primera forma, la ec 3.22 es preferible porque da matrices simétricas y es apropiada por los cálculos de
balances de materia. Estos aspectos son discutidos en la sección 3.7.

3.2.1.3 Método Variacional.
Finalmente tocaremos de forma abreviada el uso del método variacional. El punto inicial aquí es la formulación
variacional de la ecuación de conservación. Como se discute en largas referencias de los métodos variacionales
(Mikhlin, 1964; Courant y Hilbert, 1953; Hildebrand, 1965; Schechter, 1967) la solución de U de la ec 3.5 minimiza la
integral
=
1
2

2

0
(3,23)

Entre todas las funciones V que son suficientemente suaves y satisfacen las condiciones limites. En esta etapa
podemos escoger la aproximación directa de la función L, como muestra Varga (1962). La segunda posibilidad es
construir una clase de función v (usualmente polinomial), la cual aproxima la función V y entonces resuelve el
problema de minimización solo para funciones de esta clase. Por ejemplo asumamos que todas las funciones
aproximadas v tienen la forma:
=

()
=
=1
(3,24)

Donde Si(x) es la también llamada función ―Chapeau‖ mostrada en la figura 3.2. Las funciones Si son llamadas
funciones base y cada Si diferente de cero solo en el intervalo (xi-1, xi+1), llamados el so porte de Si. Es fácilmente
visto que la clase de funciones definidas por la ec 3.24 consistentes de todas las funciones v, que son continuas y
pieza clave lineal entre los puntos xi. Las funciones v satisfacen v(0) = v(L) = 0 y los valores de v en xi son iguales a
ci. Sustitución de la ecuación 3.24 en la ecuación 3.23 da una forma cuadrática en ci la cual controla un mínimo para
ciertos valores de vi = ci. El proceso de minimización (bosquejado en ejercicio 3.2) conduce a un juego de ecuaciones
algebraicas para vi, idénticos con la ec 3.20.

53

Figura 3.2. Función de Chapeau

De hecho podemos escoger diferentes funciones base que generarán diferentes ecuaciones. Esta aproximación en
su más extenso sentido abarca todos los métodos de tipo variacional (Ritz, Galerkin, elementos finitos, peso residual
y otros métodos). Por esta razón, y también porque en esta aproximación trabajamos con funciones continuas más
que con valores discretos, las ecuaciones algebraicas generadas por estos métodos no son referidas como
ecuaciones de diferencias finitas.

3.2.1.4 Problema Discretizado.

Todos los métodos de discretización llenan un juego de ecuaciones algebraicas para el problema de valores limites
(ec 3.5):

+1
− 2

+
−1

2
=

, = 1, 2, …,

0
=
+1
= 0 (3,25)

Estas ecuaciones pueden ser escritas en forma de matriz como

1

2
= − (3,26)

Donde E es una matriz trigonal simétrica

=

2 −1
−1 2 −1
−1 2 − 1
. . .
. . .
−1 2

(3,27)

Y los vectores u y q son definidos como
=

1

=

1

Los métodos para la solución de la ec. (3.26) son considerados en el siguiente capítulo.

3.2.2 Discretización en el Tiempo.

Considere la ecuación parabólica (ec. (3.2))

2

2
=

+ (3.28)

Con la condición inicial U(x,0) = U
o
(x)= f(x). Ya hemos discutido la discretización en el lado derecho en términos de
valores de malla ui. Para un problema dependiente del tiempo, estos valores son función del tiempo, ui = ui (t).
54

Entonces por cada punto xi en la malla, el lado derecho de la ecuación (3.26) puede ser reemplazado por dui/dt + qi y
obtenemos un sistema de ecuaciones diferenciales ordinarias

+1
−2

+
−1

2
=

+

= 1, 2, …, (3,29)

Con la condición inicial ui(0) = U
o
(xi).

La ecuación 3.29 es discretizada en el espacio, pero continua en el tiempo; por esta razón este proceso es llamado
semi-discretización (Varga, 1962).

La forma usual de resolver el sistema de ecuaciones diferenciales ordinarias (ODEs) (3.29) es discretizar las
derivadas del tiempo también. Un acercamiento es aplicar los métodos desarrollados pro ODEs, como discutimos en
la sección 3.3.3.

Sin embargo, porque el número de ecuaciones simultáneas es usualmente grande, métodos numéricos especiales
para ecuaciones parabólicas han sido desarrollados independientes de los métodos numéricos para ODEs.

Discreticemos la coordenada tiempo en intervalos Δt, y busquemos soluciones numéricas solo en niveles discretos
t0=0, t1=Δt,…, tn=nΔt,… entonces cada función ui(t) es aproximada por valores

, n=1,2…. La derivada dui/dt es
entonces expresada en términos de

.

El método más simple es obtenido cuando dui/dt es aproximado por la diferencia adelantada:

+1

/

Sustituyendo esto en la ecuación 3.29 con el lado izquierdo escrito en el nivel n, resulta el clásico método explicito:

2

−1
− 2

+
+1

=

+1

= +



= = 1, 2, …, = 0,1 … (3,30)

Donde α=Δt / h
2

Ya que el primer paso (n=0) todos

0
= U
o
(xi) son conocidos, el único termino desconocido en la ecuación i es

+1
.
Las ecuaciones pueden se resueltas explícitamente punto por punto; así pues el nombre ―método explicito‖
Otra opción es usar la diferencia atrasada para aproximar la derivada del tiempo

+1

/

Y escribir el lado izquierdo en el nivel n+1:

2

+1
− 2

+
−1

+1
=

+1

= +



= = 1, 2, …, = 0,1 … (3,31)

Todos los términos

+1
son desconocidos, entonces las N ecuaciones para un nivel de tiempo dado n deben ser
resueltos simultáneamente. Consecuentemente, la ec (3.31) es llamada el método implícito (clásico). En notación
matricial esto puede ser escrito como

+
+
=

−∆ = 0, 1, 2, … (3,32)

Donde E es la matriz definida por la ecuación (3.27) e I es la matriz identidad.
Otros métodos serán discutidos luego en este capítulo. Debería ser mencionado que una teoría unificada por
discretización de tiempo es dada por la teoría de la aproximación de Pade‘ (Varga, 1962).

3.2.3 Discretización de Errores

En el desarrollo de aproximaciones de diferencias finitas a varias derivadas, el término de residuo era insignificante,
esto es importante para considerar en esta etapa, la influencia de estas aproximaciones y preguntar:
1. ¿Provee la solución

una aproximación razonable para

?
2. ¿Cuál es el comportamiento de los errores de discretización cuando los tamaños de malla son refinados?

55


Estas preguntas son consideradas luego.

3.2.3.1 Orden Local de Aproximaciones y Consistencia.
Tomemos como un ejemplo la expresión (3.9) para la aproximación de U’ el residuo

, dado por la ec (3.10) es
llamado el error de truncamiento o el error de discretización local de la aproximación de U’i por (Ui+1 – Ui)/h. para
evaluar la magnitud de

, necesitamos las derivadas de U más altas, las cuales son usualmente desconocidas. Sin
embargo, alguna información cualitativa sobre el comportamiento de

para h—0 puede ser obtenida. Para hacer
esto, necesitamos introducir la ―notación asintótica‖: una función f (h) es de orden p, si hay una constante K tal que
para toda h<h0, |f (h) |≤ Kh
p
. Podemos escribir esto como

= 0

En otras palabras, f (h) tiende a cero al menos tan rápido como la

(El caso más común es cuando p es un integral
positivo) De otra forma, la notación

=

Significa que f (h) / h
p
→ 0 como h→0, esto es f (h) tiende a cero más rápido de h
p
. (Para una explicación más
detallada, ver el texto de Ames, 1969)

Aplicando esta notación a

= −

′′

2

′′′

2
6
− ⋯

Vemos que para h→0 el primer termino será eventualmente dominado y entonces

→0

=
→0

′′

2


La cual implica

= (3,33)

También, ya que Ui‘‘ no es una función de hm R
f
≠ O(h
p
) para alguna p>1. Los valores p más altos para los cuales
R=O (h
p
) es llamado el orden de el error R (y la aproximación asociada con R). Entonces la formula de diferencia
adelantada 3.9 es una aproximación de primer orden para U‘ y podemos escribir

=

+1

+ (3,34)
Similarmente encontramos

=


−1

+ (3,35)

=

+1

−1
2
+
2
(3,36)

′′

=

+1
−2

+
−1

2
+
2
(3,37)

El termino de error en cada una de las anteriores expresiones puede ser hecho arbitrariamente pequeño escogiendo
un valor suficientemente pequeño de h. Tales aproximaciones son llamadas consistentes. Más precisamente al
operador de diferencia L se dice que es una aproximación consistente para el operador diferencial consistente A en
el punto xi, si el error de truncamiento, Ri, satisface

≡ − → 0 → 0 (3,38)

Ya que la definición anterior aplica al punto xi solamente, una definición más general es más provechosa de un punto
de vista práctico.

DEFINICIÓN: Un operador de diferencia L es consistente con el operador diferencial A, si ||R||→0 como h→0 donde
||R|| es alguna norma de vector R conteniendo elementos Ri (ver apéndice A).
56

La anterior definición ha sido usada, entre otros, por Richtmyer y Morton (1967) y Blum (1972). Si solamente ordenes
de aproximación integral son considerados, la anterior definición es equivalente a decir que
L es consistente si Ri = O(h
p
) con p ≥ 1

Y
L es consistente si Ri = O (h
0
)

Note que la consistencia es una propiedad del operador de diferencia y no de la solución.

3.2.3.2 Convergencia
Dejemos ei ser el error en la solución aproximada en i,

ei = Ui – ui (3.39)

Este es llamado el error de la solución o el error de discretización global.
DEFINICIÓN: Un operador de diferencia L es convergente al operador diferencial A, si ||e||→0 como h→0.

Los errores ei son más importantes que Ri desde un punto de vista práctico. Para mostrar su conexión evaluemos
LUi — Lui
Para el problema del valor del límite elíptico de la ec 3.5. Por virtud de la definición 3.6

= − (3.40)

Ya que AUi = 0. Ahora el operador de diferencia finita para este problema es definido por


1

2

2

= 0 (3,41)

Sustrayendo la ecuación 3.41 de la ecuación 3.40 y usando la definición 3.39 tenemos:

− = −

=
1

2

2


1

2

2

+

=
1

2

2

O

1

2

2

+

= 0 (3,42)

En la derivación de la ecuación (3.42) hemos utilizado el hecho que ∆
2
es un operador lineal. La ecuación (3.42)
ilustra la importante relación entre los errores locales y los errores de solución:
Los errores de las solución ei satisfacen la ecuación diferencial para ui con la fuente qi
reemplazada por el error local, - Ri.

Para el ejemplo considerado anteriormente esto es fácil ver que

||e|| → 0 como ||R||→0

Y consistentemente implica convergencia. Además, si ||R|| = O (h
p
), entonces la solución de la ecuación (3.42) ira
también a cero como O (h
p
). Un ejemplo de este bosquejo está en el ejercicio 3.3. Este resultado no es válido en
general, ya que el orden de convergencia de él también depende de la aproximación de las condiciones del límite.
Complicaciones adicionales también vienen cuando consideramos problemas dependientes del tiempo.



Convergencia del método explicito. Consideremos ahora el problema parabólico (ec (3.28))

=

2

2

− = 0

La aproximación diferencial adelantada para este problema es dada por la ecuación (3.30)

57

=
2

+1

= 0

= 1, 2, … , = 0, 1, 2, … (3,43)

Ya que

= _^ − 〖〗_^ = (^2 )+)(∆)


L es una aproximación consistente. Como descubrimos por la ec (3.41), encontramos que los errores e
n
i satisfacen:

2

+1

= − (3,44)


Entonces el error ei
n+1
generado por errores ei
n
en los niveles previos y por Ri
n
es

+1
=
+1

+ 1 − 2

+
−1

+ (3,45)

Podemos estimar el crecimiento de errores introducido en t=0. Denotado

=

y
=
,

Por la aplicación de desigualdad triangular a la ec 3.45 esto sigue que

+1
≤ 2

+1 − 2

+ ∆ (3,46)

Nos permite primero considerar el caso cuando α ≤ ½. Ya que (1 – 2 α) es positivo, eq 3.46 se reduce a

+1

++∆

La aplicación sucesiva de la anterior relación produce

+1

0
+ ∆ =
0
+

3,47

Donde E0 es el máximo error de truncamiento debido a la aproximación de las condiciones iniciales. Hay dos
conclusiones importantes que podemos sacar de la ecuación (3.47)

1. Si E0 = 0, entonces En → 0 como grados de tiempo y el espaciamiento de la malla van a cero. Esto provee la
convergencia de el método explicito para α ≤ ½.

2. Si E0 ≠ 0 entonces ya que M es definido, el error en algún paso, n, es definido. Volveremos atrás en este
punto cuando discutamos la estabilidad de esquemas de diferencias finitas.

Hasta ahora solo hemos considerado el caso cuando α ≤ ½. Ahora consideremos el caso de α ≥ ½.
Ahora la ecuación (3.46) da

+1
≤ (4 − 1)

+∆ =

+ ∆ 3,48

Donde β = 4α-1 > 1. Por aplicación sucesiva de la relación anterior obtenemos

0
+∆

−1
=0
3,49
De nuevo hay 2 puntos importantes a tener en cuenta en la ecuación (3.49):

1. Si E0 = 0, el segundo termino de la ec (3.49) puede no ir a cero como el periodo de tiempo y espaciamiento de
malla van a cero. Esto muestra que nosotros podríamos no conseguir convergencia para este problema.

2. Si E0 ≠ 0, entonces es claro que errores iniciales pueden – y en la práctica lo hacen – amplificar
exponencialmente con el numero de pasos de tiempo. Este punto es considerado con más detalle con la
discusión de estabilidad.

58


Aquí tenemos un ejemplo de un esquema que es consistente pero solo Condicionalmente Convergente.
Convergencia Del Método Implícito. Un análisis, similar a él dado para el método explicito, muestra que la
aproximación diferencial atrasada de / en eq (3.31) resulta en un método para el cual

→ 0 ∆, → 0

Independientemente de el valor de α. Esto será mostrado a través del análisis de estabilidad en los ejercicios 3.5 y
3.5

3.2.3.3 Estabilidad
El concepto de estabilidad es importante para problemas dependientes del tiempo. EL siguiente párrafo provee una
definición general para estabilidad.

DEFINICIÓN: Un algoritmo numérico es considerado estable si algunos errores son introducidos en alguna etapa de
computación no amplificando durante las subsecuentes computaciones.

En un sentido más general, estabilidad significa que la solución maquina-computada depende continuamente de las
condiciones iniciales y limites.

Algunas definiciones existen en la literatura; estas son discutidas por Richtmyer y Morton (1967) y Forsythe y Wasow
(1960).

Para la ecuación elíptica, la aproximación siempre será estable si es consistente (incluyendo la aproximación de las
condiciones limites) y si el método usado para resolver la matriz de ecuaciones es estable por si mismo contra
errores de redondeo.

La situación es diferente para ecuaciones parabólicas, las cuales son aproximadas en una secuencia de pasos de
tiempo. Algún error εi
n
introducido sobre algún nivel de tiempo n se propagará en el tiempo y afectara todas las
soluciones en todos los niveles de tiempo siguiente m > n. esto es verdad no solamente en errores de redondeo, sino
también en errores de desratización; entonces, la estabilidad es siempre necesaria si soluciones significantes están
por ser alcanzadas.

Dos clases de errores pueden ser amplificados si el esquema numérico es inestable:
1. Errores de redondeo: cuando las ecuaciones de diferencias finitas son resueltas en computadores de memoria
finita, los valores computados, denotados por ui
*
, serán diferentes de ui. la diferencia ui
*
- ui, llamada partida, es
causada por errores de redondeo y depende de la memoria de la maquina y la organización de computación.

2. Errores de discretización: cuando, por ejemplo, las condiciones iníciales de el problema deben ser aproximadas
por los propósitos de solución numérica, algunos errores son introducidos y E0 ≠ 0. Durante la discusión de
convergencia fue mostrado que el efecto de no cero E0 aumenta con el tiempo si un esquema numérico
consistente, no converge. Aunque no fue afirmado explícitamente antes, un esquema numérico para el cual el
error iniciado E0 aumenta con el tiempo es llamado inestable.


Es claro de la discusión anterior que estabilidad y convergencia son propiedades relacionadas. Este resultado
contenido en el teorema equivalente de Lax:

Para una aproximación consistente, estabilidad es una condición necesaria y suficiente para convergencia.
(Richtmyer y Morton, 1967).

Este teorema es de gran valor práctico porque hay algunos métodos relativamente simples para la investigación de la
estabilidad, mientras la prueba directa de convergencia es usualmente bastante difícil para problemas prácticos.

Sin embargo, el teorema es válido solo para problemas ‗presentados propiamente‘ (Richtmyer y Morton, 1967).
Algunos problemas no lineales pueden no satisfacer esta condición, y la convergencia en tales casos no es
garantizado por la estabilidad. Un ejemplo de esta situación es dado en el capítulo 5 sección 5.5.1, donde una
aproximación consistente y estable a la ecuación hiperbólica no converge a la solución verdadera.

Esto debería se claro por ahora que es bastante fácil ver si un esquema es consistente. Los dos métodos para la
investigación de estabilidad son discutidos luego.

59

Métodos de las Series de Fourier. La solución de un problema de valor inicial puede ser normalmente escrita en la
forma de las series de Fourier (Richtmyer y Morton, 1967). Similarmente, la solución de la ecuación deferencial
puede ser escrito en términos de series de Fourier discretas:

=

()
= 1, 2, …, 3,50
Donde

()
= Ϛ

−1 3,51

Y los coeficientes Am son determinados por las condiciones limites e iníciales. El crecimiento del mth componente
ui
n(m)
es determinado por Ϛm el cual es llamado el factor de amplificación. La ecuación diferencial será estable si

Ϛ

< 1 3,52

El factor de amplificación es obtenido por sustitución de la solución de prueba de la ec (3.51) en la ecuación
diferencial y resolviendo para Ϛm.. Por ejemplo, para el método explicito (3.43), obtenemos después de manipulación
bosquejada en el ejercicio 3.4

Ϛ

= 1 − 4 sin

2
3,53

El requerimiento que | Ϛm| < 1 para alguna m dirige de nuevo la condición α < ½.

Métodos de matriz. Ya que el método de Fourier considera solo una solución particular, ese no toma en cuenta las
condiciones limites. En contraste a esto, el método de matriz maneja la solución completa incluyendo las condiciones
límites.
Cada formula de dos niveles de diferencia puede ser escrito en forma de matriz como

+1
=

+ = 0, 1, 2, … 3,54


(Esto es, para el método explicito (3.30), B = (I-αE), por el método implícito (3.32), B = (αE + I)
-1
). Introduzcamos
errores en el vector inicial u
0
, tal que el vector inicial perturbado es u
*,0
= u
0
+ ε
0
, y asumimos que el resto de los
cálculos son llevados a cabo sin errores. Entonces la solución en el nivel de tiempo n será u
*,n
= u
n
+ ε
n
. Sustituyendo
en 3.54 da ε
n+1
= Bε
n
y reducción sucesiva de los niveles de tiempo da

=

3,55

En el orden que la ecuación sea estable, || ε
n
|| debe ser delimitado. Una condición suficiente para esto es que ||B|| <
1 matriz normal consistente con el vector normal de ε. Usando las propiedades de normas consistentes discutidas
en el apéndice A tenemos

=

0

0
=

0

→ 0 → ∞ < 1

En particular, si escogemos la norma euclidiana de ε la norma correspondiente de B es la norma espectral (ver
apéndice A). Si B es simétrica (el cual es frecuentemente el caso), su norma espectral es igual a su radio espectral:

= =

Donde λi son las raíces características de B. esto conduce al siguiente resultado:
Para un B simétrico el esquema diferencial es estable si

< 1 (3,56)

Donde λmax es la raíz más grande de B
Resultados más generales son encontrados en Varga (1962), Faddeev y Faddeeva (1963), y Richtmyer y Morton
(1967) (ver apéndice A). En general nosotros tenemos el siguiente resultado:
Para que un esquema diferencial sea estable es necesario y suficiente que todas las raíces de B sean
menores que la unidad en módulos. Además una condición suficiente para estabilidad es que ninguna norma
de B sea menor que la unidad.

En casos simples de la ec (3.30) o (3.32), las raíces pueden ser obtenidas explícitamente y ellas son precisamente
los factores de amplificación Ϛm del método de Fourier (ejercicio 3.5).
60

3.3 OTROS MÉTODOS SELECCIONADOS

Dos métodos básicos para obtener una solución aproximada de la ec 3.25 han sido discutidos en la última sección.
La literatura está llena de otros métodos; sin embargo no es práctico presentar una completa discusión de todos los
métodos disponibles en este libro. Sin embargo una breve discusión de algunos métodos seleccionados es
presentada.

3.3.1 Otros Métodos Explícitos

Un ejemplo de un método explicito ya ha sido dado por la ec 3.30. Tales métodos son atractivos porque ellos no
requieren solución de sistemas de ecuaciones. Sin embargo, ellos son solo condicionalmente estables dependiendo
de la relación de malla α = ∆t/h
2
. Aquí consideraremos algunos de los otros métodos explícitos reportados en la
literatura.

Uno de los primeros métodos es debido a Richardson (1910):

2
2

=

+1

−1
(3,57)


Aunque el método es de O (∆t
2
) exactitud, es inestable para todos los valores de α.
DuFort y Frankel (1953) modificaron la ec (3.57) por reemplazar el término 2ui
n
en el lado izquierdo por ui
n+1
+ ui
n-1
, el
cual da:

2
−1

−1
+
+1

+1
=

+1

−1
3,58


Esto hace el método incondicionalmente estable. Sin embargo, ya que las derivadas del espacio evaluadas con los
valores de u en tres diferentes niveles de tiempo, esta aproximación no siempre es consistente (ejercicio 3.6). Ambas
ecuaciones (3.57) y (3.58) son ecuaciones de tercer nivel (envolviendo valores de u en t
n-1
, t
n
y t
n+1
). En orden de
iniciar la solución, ellas requieren valores de los dos primeros niveles. Mientras u
0
es la condición inicial, u
1
debe ser
generada por algún otro método. Esto complica programar y puede afectar también la exactitud.

Métodos explícitos incondicionalmente estables que no requieren valores de inicio adicional han sido introducidos por
Saul‘jev (1964) y luego con suaves modificaciones por Larkin (1964) y Barakat y Clark (1966).

El método de Saul‘jev consiste de dos ecuaciones alternativamente a un singular paso de tiempo:

2
−1
+1

+1
+
+1

=

+1

= 0, 2, 4, … (3,59)


2
−1

+
+1
+1

+1
=

+1

= 1, 3, 5, … (3,59)


Estas ecuaciones pueden ser resueltas explícitamente si la ec. (3.59ª) es resuelta en orden de incrementar i, y la ec
(3.59b) en orden de disminuir i. El método es incondicionalmente estable, pero consistente solo si α→0 como ∆t→0
(como el método de DuFort y Frankel).

Sin el cambio de dirección de barrido, el método de Saul‘jev sufriría de acumulación de error en el final de la línea.
Entonces, además un mejoramiento es esperado en dos barridos en dirección opuesta son llevados a cabo en cada
paso de tiempo y promediados:

−1

+
+1

=

= 1, 2, 3, …, (3,60)

−1

+
+1

=

= , − 1, …, (3,60)

+1
=
1
2

(3,60)

Esta modificación es debido a Larkin (1964) y Barakat y Clark (1966).

Otra clase de métodos explícitos, llamado ‗métodos hopscotch ‗ por Gourlay (1970) Y Gourlsy y McGuire (1971), es
también basado en una idea propuesta por Saul‘jev (1964). En su forma más simple, el algoritmo hopscotch es
usado primero calculando valores de ui
n+1
para todos los i singulares por el método explicito (3.30), y entonces la
solución es llenada por los valores de i por un método implícito
61

−1

−2

+

+1
=

+1

= 1, 3,5, … (3,61)

−1
+1
− 2

+1
+
+1
+1
=

+1

= 2, 4,6, … (3,61)

Luego (3.61ª) es llevado a cabo, ui-1
n+1
y ui+1
n+1
en la segunda ecuación son conocidos y la ec (3.61b) también se
convierte en calculo explicito. El método es incondicionalmente estable y O (∆x
2
+∆t
2
). En un escenario más general,
el método hopscotch ha mostrado ser una perturbación del método Crank-Nuciksib que será discutido luego.

3.3.2 Otros Métodos Implícitos.

El método implícito clásico, dado por la ec (3.31), es de solo O (∆t) exactitud. Discutiremos aquí algunos métodos
adicionales los cuales requieren solución de ecuaciones simultáneas.

Método de Crank-Nicolson un método de segundo orden en tiempo es la fórmula de Crank-nicolson (C-N):

1
2

2

+ ∆
2

+1
=

+1

(3,62)


Este método puede ser generalizado por asignar diferentes factores de peso a las partes explicita e implícita del lado
izquierdo. Si Ѳ es el factor de peso, 0 < Ѳ < 1, el método generalizado es



2

+ 1 − ∆
2

+1
=

+1

(3,63)

El método usual de llegada en la ec (3.62) es para formar una aproximación a d
2
u/dx
2
en el nivel de tiempo n+½ para
el cual u
n+1
–u
n
es una diferencia central de du/dt. Queremos demostrar aquí una aproximación diferente la cual
muestra el equivalente del método C-N al método explicito-implícito de Saul‘jev consistente del uso alternado de
pasos explícitos e implícitos:


2

=

+1

= 0, 2, 4 (3,64)


2

+2
=

+2

+1
= 0, 2, 4 (3,64)


Adicionando las anteriores dos ecuaciones, obtenemos

(∆
2

+ ∆
2

+2
) =

+2

(3,65)


La ecuación anterior es actualmente el método C-N con un paso de tiempo de 2∆t. el nivel de tiempo n+1
corresponde al nivel n+½ el cual no está explícitamente presente en la formula C-N con pasos de tiempo ∆t puede
ser obtenido por tomar primero un paso explicito de ∆t/2, seguido por un paso implícito de ∆t/2. En orden de obtener
el método generalizado 3.63, solo necesitamos usar 3.64a con paso de tiempo Ѳ∆t y (3.64b) con paso de tiempo (1-
Ѳ) ∆t.

La forma (3.64) muestra que C-N es un tipo de método predictor-corrector y también provee una forma alternativa de
programar.

El método generalizado es incondicionalmente estable si 0<Ѳ<1 y generalmente O(h
2
+∆t). Esto se convierte en O
(h
2
+∆t
2
) para Ѳ=½ y O (h
4
+∆t
2
) para Ѳ=½-h
2
/12∆t (Crandall, 1955).
Algunos problemas vienen con el uso del método C-N con condiciones derivadas del límite. (Smith, 1965; Keas y
Mitchell, 1966).

Un ejemplo de métodos implícitos multinivel es la formula (lees, 1966; Richtmyer y Morton, 1967, p 190)


2

+1
=
3
2

+1


1
2

−1
= 1, 2, … (3,66)

El peso en este caso está en el lado derecho. El esquema es incondicionalmente estable y O(h
2
+∆t
2
), pero necesita
valores auxiliares de inicio. (Ejercicio 3.7).
Richtmyer y Morton 1967 presentan una compilación de algunos otros esquemas diferenciales multinivel.

62

3.3.3 Métodos ODE

Como hemos visto en la sección 3.2.2, una vez las derivadas de espacio son discretizadas, un sistema de
ecuaciones diferenciales ordinarias (ODE) es obtenido en la ec (3.29).
Podemos entonces aplicar (al menos en principio) alguno de los numerosos métodos desarrollados para ODEs para
avances de solución en tiempo. De hecho, todos los métodos presentados hasta ahora pueden ser derivados de los
métodos ODE. En esta sección presentaremos algunos de los antiguos métodos en un nuevo escenario y algunos
métodos nuevos.
Consideremos, por ejemplo, el problema de valores limites

=

2

2
(3,67)

Por discretización del lado derecho obtenemos un juego de ecuaciones diferenciales ordinarias:

=
1

2

2

= 1,2, … , (3,68)

Las cuales pueden ser escritas en forma de matriz como

= −
1

2
(3,69)

La matriz E ha sido definida por (3.27).

En la literatura ODE, el sistema de ecuaciones a ser resuelto son usualmente escritos como

= , (3,70)

Por lo tanto para nuestro ejemplo

= −
1

2
(3,71)

Todos los métodos ODE pueden ser vistos como aproximación a

+1
=

+
+1

3.3.3.1 Método De Euler

El método de Euler (Henrici, 1962) por la ec (3.70) es un método explicito dado por

+1
=

+

,

=

+ ∆
2

= 1, 2, … , (3,72)

O en forma de matriz como

+1
=

= −

(3,73)

El cual es exactamente el clásico método explicito dado anteriormente por la ec (3.30)

3.3.3.2 Método de Euler modificado
Un método popular explicito y de segundo orden esta desarrollado por los siguientes dos pasos:

1. Primero predecimos la solución por el método de Euler

2.

∗,+1
=

+∆

,

= 1,2, …, (3.74)
63



3. El valor predicho es usado para encontrar la solución en n+1 por:

∗,+1
=

+

2
[

,

+

∗,+1
,
+1
]

= 1,2, …, (3.75)

En forma de matriz el método puede ser escrito como:


+1
=
1
2
∗ [ + −∝
2
]

(3.76)

Y la estabilidad del método depende del radio espectral de la matriz en el lado derecho. Este método es conocido en
la literatura con diferentes nombres. Podemos generalizar los métodos en forma del segundo orden del método de
Runge-Kutta (Henrici,1962):


=

+

2

,

/

=

+

2
(3.77)

+1
=

+ ∆[1 −

,

+

,

] (3.78)

Para b=0 la ecuación de arriba se reduce al método de Euler. Para b diferente de 0 el proceso es de segundo orden.
Por ejemplo con b =1/2 obtenemos el método de Euler mejorado discutido anteriormente.
3.3.3.3 El Clásico Método de Runge-Kutta

Un método explicito de cuarto orden para la ecuación (3.7) es el clásico método de Runge-Kutta. (Henrici,1962):


+1
=

+

6
(
1
+ 2
2
+ 2
3
+
4
) (3.79)


Donde

1
= (

,

)

2
= (

+
1
2

1
,

+1/2∆)

3
= (

+
1
2

2
,

+ 1/2∆)

4
= (

+∆
3
,

+ ∆)

La forma de la matriz de este método es considerada en el ejercicio 3.8. Este y el método modificado de Euler
pertenecen a una clase de métodos conocidos como método explicito de Runge Kutta. Estos métodos son
condicionalmente estables.

3.3.3.4 Método implícito de Runge-Kutta.
El método explicito de Runge-Kutta discutido anteriormente nos permite obtener aproximaciones de alto orden, para
la derivada del tiempo, pero estos tienen una estabilidad condicional. Para problemas no lineales este es
frecuentemente más apropiado para usar incondicionalmente el método implícito estable de Runge-kutta. Un tipo
general de estos métodos es discutido por Gear (1971). Aquí presentaremos unos pocos métodos seleccionados.

Métodos de segundo orden. La ecuación diferencial parcial lineal

= = (3.80)

Puede resolverse por

+1
=

+
1
2
(
1
+
2
) (3.81)

Donde

1
= ∆

= ∆

(3.82)

64

2
= ∆
+1
= ∆
+1
(3.83)

Sustituyendo en la ecuación (3.82) y (3.83) en la ecuación (3.80) nosotros observamos que precisamente es el
método C-N. La ecuación de arriba puede ser aplicada para problemas no lineales.

Otro método de segundo orden es dado por (Rosenbrock, 1963)


1
= ∆(

+

1
) (3.84)


2
= ∆(

+
1
+

2
) (3.85)

+1
=

+
2


Donde J es el jacobiano de f con elementos (

) y:
= 1 −
2
2
= 0.29289 (3.86)

=
2−1
2
= 0.20716 (3.87)

Por ejemplo cuando este proceso es aplicado a un problema lineal (3.80)

J=A (3.88)

Y el método esta dado por los dos procesos siguientes:


1


1
= −
1

(3.89)


1


2
= −
1


1
) (3.90)

Este proceso requiere solo un poco mas de trabajo que el método C-N, si el inverso de (A-(1/b∆t)I) puede ser
almacenado. El método tiene una ventaja sobre el método de C-N y es discutida en el ejercicio 3.9.
Un método de tercer orden. Un ejemplo del método implícito de Runge-Hutta es (Calahan,1968):


+1
=

+
1
4

1
+
3
4

2
(3.91)
Con


1
= ∆[

1
] (3.92)


2
= ∆[

+
1
+(

)
2
] (3.93)

=
1
2
∗ (1 +
3
3
)=0.78867 (3.94)

= −
2
3
= −1.154700 (3.95)

Derivada de la matriz de este método se deja como ejercicio para el lector.

Una discusión más a fondo del método de la solución numérica de ODEs incluye una ecuación ―rígida‖, que está
dada por Lapidus y Seinfeld (1971), y Gear (1971). Un tipo de método de Runge-Kutta y sus aplicaciones a la
simulación de yacimientos son discutidos por Price et al (1978).

3.3.4 Comparación de los Métodos

La pregunta, cual método es el mejor, no tiene una única respuesta. La mejor elección depende del problema en
particular, especialmente para ecuaciones no lineales.

En general, los métodos explícitos requieren menos trabajo por etapa que los implícitos, pero el tiempo por etapa de
los métodos explícitos es limitado por consideraciones de estabilidad y precisión. A medida que el método explicito
al implícito, el trabajo por etapa se incrementa y de igual forma la estabilidad. Esto se hace mes evidente en
problemas multidimensionales no lineales. Para problemas lineales y medianamente no lineales los métodos de
segundo orden del tipo C-N son los más populares, pero para problemas fuertemente no lineales el componente
explicito del método C-N puede tener limitaciones de estabilidad.
65


Desde el punto de vista de programación, los métodos explícitos son extremadamente simples y tienen
requerimientos modestos de almacenamiento. Todos los métodos implícitos requieren algún algoritmo para la
solución de ecuaciones lineales simultáneas y almacenamiento adicional para realizar estas computaciones. Estas
preguntas son discutidas en detalle en los capítulos 4, 6 y 8.

El enfoque de ODE (algunas veces también llamado ―el método de líneas‖) aparece atractivo por algunas razones. La
teoría de ODEs está en un estado avanzado y existe una amplia variedad de métodos para escoger, muchos de ellos
adecuados para problemas no lineales. Algunos de los métodos de orden mayor como Runge-Kutta requieren mucho
más trabajo computacional por pasos de tiempo que los métodos de orden menor. Para que un método de orden
mayor sea competitivo con los de menor orden, debe permitir el uso de proporcionalmente mayor de pasos de
tiempo, para cualquier precisión especificada. Esto puede poner en conflicto con las limitaciones de los pasos de
tiempo impuestas por las consideraciones de estabilidad. También, el espacio del error de truncamiento no se ve
afectado por la elección del método por du/dt. Cuando el espacio del error de truncamiento domina, hay mejoras en
la precisión del tiempo aproximado atreves del uso de métodos de orden superior puede no ser justificado. Con el fin
de archivar y adecuar el espacio de aproximación el número de simultáneos ODEs es usualmente grande. Algunos
métodos ODE que son útiles para una ecuación, rápidamente se convierten poco prácticos para sistemas grandes
(e.g, métodos de predicción y corrección con iteraciones en corrección).

El trabajo de Wallis y Aziz (1975) con el problema de contaminación dispersa en la atmosfera muestra la superioridad
del método ODE, bajo condiciones de certeza. En problemas de este tipo es necesario tomar pequeños lapsos de
tiempo (tan pequeños como los límites de estabilidad) por razones de requerimientos precisión; esto hace atractivos
los modelos ODE. Otra ventaja del método ODE es que, pueden ser automatizados, para la solución de diferentes
problemas de una forma más fácil que métodos desarrollados para ecuaciones diferenciales parciales (PDEs). Se
han propuesto varios paquetes de software para la solución de sistemas parciales de ecuaciones diferenciales
basados en los métodos ODE (Carver, 1973; Cárdenas, 1973). Estos paquetes usualmente reducen el esfuerzo
humano requerido para poner el problema en el computador, pero esto se da sacrificando los tiempos de cálculo del
computador y el almacenamiento.

Esto se aplica para los casos donde el mismo PDEs tiene que ser resuelto una y otra vez para diferentes problemas,
grandes aciertos son alcanzados tomando una ventaja de las peculiaridades del problema en el desarrollo de
programas de simulación.


3.4 SISTEMA DE MALLA Y CONDICIONES LIMITE

Los dos temas de la sección están relacionados, porque el sistema de malla usado, determina la forma de las
condiciones limite. Primero vamos a ver dos métodos para la construcción de una malla (punto distribuido y malla de
bloques centrados) y la relación de las condiciones límite para un espacio uni forme, y luego discutiremos los
espacios irregulares.

Esto es necesario en este punto para introducir alguna notación. Independientemente del método de discretización o
el tipo de condición límite, N puede ser el número de ecuaciones diferenciales finitas (i.e. número de incógnitas que
tenga un paso de tiempo) para ser resuelto.

El rango del índice i puede depender del tipo de condición límite y el método de aproximación y este puede cambiar
de 0 a n+1. Estas ideas se aclaran luego de discutir las condiciones límite.

3.4.1 Dos Métodos para Construir una Malla.

Dada la longitud de un reservorio L y una sección transversal uniforme A, nosotros podemos construir un sistema de
malla de M puntos en básicamente dos formas:

a) Coloque el primer y último punto de la malla en x=0 y x=L, respectivamente, y distribuya el resto de puntos
uniformemente entre ellos (Fig 3,3 muestra esto para M=5). Con el fin de determinar el volumen de los
bloques asociados a cada punto en la malla, colocamos el bloque limite (líneas discontinuas en la figura 3.3)
en medio de los puntos de la malla.

FIG. 3.3. Punto distribuido en la malla
66


Así, ∆x=L/ (M-1) y el volumen es V=∆xA, excepto para los puntos en los limites que tienen un volumen de
V/2. Este método para construir mallas fue llamado ―punto distribuido de malla‖ por Settari y Aziz (1972).

b) Nosotros también podemos dividir la longitud en M bloques iguales y luego colocar los puntos de la malla in
el centro de los bloques, como se muestra en la fig.3.4. Los bloques son pequeños para este caso que en el
caso de puntos distribuidos en la malla, porque ahora ∆x=L/M. Además, allí no hay puntos en los límites.
Este método se

Fig. 3.4. Malla con bloques centrados.
Ha usado bastante por la ingeniería de petróleos y este es usualmente referido como el método de ―malla con
bloques centrados‖.

En esta etapa (i.e., para un espaciamiento uniforme de la malla) la única diferencia entre los dos métodos esta en el
tratamiento de las condiciones de frontera. Sin embargo, nosotros podíamos ver luego que cuando espacios
arbitrarios de la malla son considerados, los análisis muestran que los puntos distribuidos en la malla tienen el
enfoque correcto a diferencia de la malla de bloques centrado. El principio subyacente es que los bloques limite
deben ser colocados entre los puntos de la malla no al contrario, ya que la ecuación diferencial es aproximada a os
puntos de la malla y no a los limites. Una discusión detallada de esto la encontramos en la sección 3.4.3.

3.4.2 Condiciones Límite

EL yacimiento simulado interactúa con su entorno por condiciones específicas en sus límites. Es esencial formular y
aproximar las condiciones limite por las que el yacimiento interacciona sus alrededores. En esta sección vamos a
presentar las condiciones límites más comunes con las respectivas formas de aproximación.
3.4.2.1 Condiciones Límite de Primera Clase
Las condiciones limite de primera clase (Dirichlet) especifican la evaluación de U en los limites. En simulación de
yacimientos, las condiciones limite de Dirichlet surgen cuando especificamos presión en los límites del yacimiento o
en un pozo.
Supongamos que a x=0, la condición límite de tiempo-dependiente ec. (3.28) es

0, =
1
() (3.96)

Para el punto distribuido en la malla, la diferenciación finita de la condición límite es simple

0

=
1
(

) = 0,1, … (3.97)


Fig.3.5. Condición limite Dirichlet para un punto distribuido en la malla.


Fig 3.6 Condición límite para un bloque centrado en la malla.

La ecuación (3.97) es usada siempre que

0
se necesita en la ecuación diferencial, y la ecuación diferencial no es
necesaria para el primer punto de la malla. Por lo tanto la primera incógnita,
1
, es asociada con el segundo punto de
la malla (Fig.3.5). Para un bloque central de la malla, el punto más cercano al límite es a ∆x/2 y el valor de
0
debe
ser extrapolad de este punto. La posibilidad más simple es escribir (Fig 3.6)

67


0

=
1

+ (∆) (3.98)

Que solo es la aproximación de primer orden. Una aproximación de segundo orden esta en (Fig 3.7):


1
23
1


2

=
1

+(∆
2
) (3.99)

Una práctica desventaja de esta fórmula es que la ecuación (3.99) debe incluir la resolución de las ecuaciones
diferenciales para resolverse. Por esta razón, el bloque centrado de la malla es algunas veces modificado para usar
medio bloque en el límite (de hecho, lo convierten en un punto distribuido de la malla en los limites)

Fig. 3.7. Dirichlet condiciones límite para bloques centrados en la malla

3.4.2.2 Condiciones Límite de Segundo Orden

De la ecuación de presiones, las condiciones de segundo grado (Neumann) expresan la tasa de flujo a través de los
límites y puede ser usada para especificar la tasa de producción, conociendo la influencia de acuíferos o flujo de
partes del yacimiento fuera del dominio de la simulación. Una aproximación alternativa, es discutida en la siguiente
sección, es para expresar el flujo alrededor de los limites atreves del término q(x,t).
Deje la condición limite a x=0 por

=
2
() (3.100)



Fig 3.8. Condición limite de Neumann. Izquierda, punto distribuido;
derecha bloque centrado en la malla.

Un método 0(∆x) es aproximar la derivada usando los puntos del interior (Fig.3.8)


2

≅ (
2


1

)/∆ (3.101)

Esta es una aproximación pobre de la derivada en el límite, especialmente para los bloques centrales de la malla.

Un método de segundo orden es comúnmente usado (técnica de reflexión) de acuerdo con la Fig. 3.9 introduce un
punto auxiliar fuera de los limites, con
0
como el valor de la incógnita en este punto. Vemos primero

Fig. 3.9. Técnica de reflexión. Izquierda, punto distribuido en la malla;derecha, bloque centrado en la malla.

Considere el punto distribuido en la malla mostrada en la Fig. 3.9 (izquierda). La condición límite de la ecuación
(3.1000) es discretizada usando una diferencia central a x=0


2
(
)
=

1


0

2∆
+ (∆
2
) (3.102)

Y esta ecuación es usada para eliminar
0

de la ecuación diferencial escrita para el punto x=0.
El mismo procedimiento se puede aplicar a la malla con bloques centrados, mostrado en la Fig. 3.9 (derecha):


2
(
)
=

1


0


+ (∆
2
) (3.103)

68

El error de truncamiento de la ecuación (3.103) es exactamente uno y medio del error de la eq. (3.102). Sin embargo,
nosotros lo vimos en la sección 3.3.2, que estos errores actúan como referencias en la ecuación de la solución del
error, Viz. ec (3.42). Por razones que vamos a aclarar cuando consideremos un espacio arbitrario, el efecto del
término de la fuente es proporcional al volumen del bloque limite, que es grande (exactamente dos veces para el
mismo ∆x) para el bloque centrado en la malla. En consecuencia el error introducido debido a la aproximación del
límite debería ser el mismo en ambas mallas.

3.4.2.3 Condiciones Límite de Tercer Orden
Las condiciones limite de tercer orden son obtenidas de la combinación de las dos condiciones anteriores:

+ =
3
() (3.104)

Mezclando las condiciones límite son bastante similares en la transferencia de calor. En problemas de flujo de fluidos
ocurre la siguiente situación:
Considere un yacimiento I que está conectado a x=0 con otro yacimiento con presiones promedio conocidas
denotadas por

(). Nosotros queremos incluir

Fig. 3.10. Condiciones limite de tercer grado.

La influencia del segundo yacimiento como condición limite a x=0 (Fig. 3.10). El flujo del yacimiento II al yacimiento I
va a ser


= [


1
] (3.105)

Donde b es una constante proporcional similar al índice de productividad. Por otra parte, en el yacimiento I con x→0,
la tasa de flujo debe satisfacer la ley de Darcy



=

(3.106)

Estas dos ecuaciones combinadas dan la condición límite del tipo (3.104)

+ =

()

Ecuaciones similares surgen in el tratamiento de pozos individuales y acuíferos (mire el capitulo 9). En el punto
distribuido en la malla, ec. (3.104) se puede aproximar por

2

2∆
+
1

=

(3.107)

Donde usamos el punto de reflexión.
En el bloque central de la malla, nosotros encontramos algunas dificultades para aproximar Bu a x=0 y la ecuación se
volvió más compleja.

3.4.2.4 Condiciones Límite de Cuarto Orden
Estas ecuaciones también son llamadas ―limite cíclico‖, normalmente no surgen en problemas de una dimensión.
Estas son importantes en problemas de varias dimensiones; nosotros introducimos esto acá para usar en siguientes
capítulos.

69


Fig. 3.11 Condiciones limite de cuarto orden. Izquierda, puntos distribuidos en la malla; derecha, bloques centrados
en la malla.

Un ejemplo de un problema con esta condición límite sería un yacimiento de la forma de un anillo (Fig.3.11), con la
coordenada x a lo largo de la línea circular centrada. Luego el punto x=0 es el mismo que x=L.
La continuidad de la presión y el flujo en x=0 requiere

, = (0, ) (3.108a)

, =

(0, ) (3.108b)


Para los puntos distribuidos en la malla (Fig. 3.11, Izquierda) nosotros especificamos

=
0
(3.109)


Consecuentemente, la ecuación diferencial para i=1 y i=N va a ser.

− 2
1
+
2

2
=

1

+
1


−1
−2

+
1

2
=

+

(3.110)

La condición limite (3.108b) no es usada, por que

es aproximadamente a N-1/2 y ½.
Para la malla con bloques centrados (Fig. 3.11, derecha), la condición (3.108a) no es relevante porque este no es un
punto de la malla en x=0, y (3.108b) se satisface si

en x=0 es aproximadamente el mismo termino en la ecuación
para puntos 1 y N. Luego las dos ecuaciones son:

− 2
1
+
2

2
=

1

+
1


−1
−2

+
1

2
=

+

(3.111)

Condiciones limite cíclicas también surgen en problemas de dos y tres dimensiones en coordenadas cíclicas,
discutidas en los siguientes capítulos.


3.5 DISCRETIZACION DE ECUACIONES EN UNA DIMENSION CON COORDENADAS CARTESIANAS

Primero consideremos la ec.(3.3) para un fluido ligeramente compresible

,

− ,

− (, ) (3.112)

Donde

, =

, , =

+

Existen dos características que surgen de resolver la ec.(3.112), y no han sido discutidas en secciones previas: (1)
uso de malla irregular, y (2) tratamiento de los coeficientes l y c.


70

3.5.1 Ecuaciones Diferenciales para una Malla Irregular

El uso de espacios irregulares en una malla es esencial en la simulación de yacimientos. En muchos problemas
prácticos es necesario refinar la malla en ciertas partes del yacimiento para obtener la precisión deseada. Por
ejemplo, refinamientos locales son necesarios alrededor del pozo en simulación de un solo-pozo (tipo cono). Por otro
lado, es posible usar mallas gruesas en áreas que tienen grandes acuíferos o grandes capas de gas donde la presión
y saturación cambia poco.

Fig. 3.12 Superior, malla con bloque centrado; inferior, malla con punto distribuido


Mallas irregulares son también ventajosas en secciones transversales en simulaciones 3D de yacimientos
estratificados donde la malla vertical se elige de acuerdo con la estratificación del yacimiento. En particular, nosotros
siempre queremos tener mallas gruesas (especialmente en simulaciones 3D) Y por tanto la precisión de la aproxima
de diferencias finitas es muy importante.

El uso de mallas irregulares en la simulación de un yacimiento es discutida en dos artículos por Settari y Aziz
(1972,1974). La pregunta relatada de los limites irregulares fue discutida por, por ejemplo, Greenspan (1965) y
Collatz(1966). Sin embargo, esto fue de menor importancia en la simulación de yacimientos por que la física de los
límites es diferente y no se conoce su precisión.

Considere ahora una aproximación diferente del operador A sobre una malla irregular. Nuestra discusión fue seguida
de cerca por Settari y Aziz (1972), donde detalles adicionales pueden ser encontrados. La geometría cuantitativa
envuelta en la construcción de las mallas con bloque central y el punto distribuido son mostradas en la fig3.12. De
acuerdo con el principio descrito en la sección 3.4.1, en la malla con bloque centrado el tamaño del cloque ∆x, es
seleccionado primero y luego los puntos de la malla son centrados entre los límites. i.e.


=
+
= ∆

/2
Por lo tanto ∆
+
1
2
= 1/2(∆

+ ∆
+1


En la malla con punto distribuido los puntos de la malla son seleccionados primero, y luego los bloques limiten son
metidos en medio del camino entre los puntos de la malla:

+
=
+1.−
= ∆
+1/2
/2


=
−1.+
= ∆
+1/2
/2

El tamaño de los bloques es

=
1
2 ∆
+
1
2
+ ∆

1
2

=
+
+



71

Adicionalmente a la definición de bloques limite nosotros también necesitamos un bloque intermedio transmisor

+1,2.
El problema adecuado define
+1,2.
puede ser tratado con la sección 3.5.3 como a sido mostrado por Settari y
Aziz (1972), nuestra conclusión no podrá ser afectada con el tratamiento de la transmisibilidad.

En el caso de la malla con bloque centrado, la aproximación de la diferencia finita de A es

1

= 1/∆

+
1
2

+1

Δ
+
1
2
+

1
2

−1

Δ

1
2
(3.113)

Si
+
1
2
es aproximadamente:

±
1
2
= 1/2(

+
±1
) (3.114)

El operador de diferencias finitas de

1
es

1

= 1/∆

2

+1

Δ
+
1
2
+

−1

Δ

1
2

+

+1
2

+1

Δ
+
1
2
+

−1
2

−1

Δ

1
2

(3.115)

De forma similar, para la malla con puntos distribuidos, el punto de partida es el operador

2

= 2/ ∆
+
1
2
+ ∆

1
2

+
1
2

+1

Δ
+
1
2
+

1
2

−1

Δ

1
2
(3.116)

Con los cambios de aproximación ec(3.114) a

2

= 2/ ∆
+
1
2
+∆

1
2

+1

Δ
+
1
2
+

−1

Δ

1
2
+
Δ
+
1
2
2

+1

Δ
+
1
2

+1

Δ
+
1
2
+
Δ
+
1
2
2


−1
Δ

1
2


−1
Δ
+
1
2
(3.117)

El error de truncamiento local de los operadores
1
y
2
se encontró

1

= −

+1
− 2∆

+∆
−1
4∆

´

´

(∆
+
1
2
)
2
−(∆

1
2
)
2
12∆

2´´´ +3´´´


(∆
+
1
2
)
3
−(∆

1
2
)
3
24∆

+ 2´´´´ + 3´´´´ +2´´´´

+ (∆
3
) (3.118)


Y

2

= −

+
1
2
−∆

1
2
6
2´´´ +3´´´



+
1
2
3
−∆

1
2
3
24∆

(

+2´´´´ +3´´´´ + 2´´´´)

+ (∆
3
) (3.119)

Nosotros observamos que en la misma posición de los puntos de la malla el error
1
difiere del error
2
con el término
adicional:



+1
−2∆

+∆
−1
4∆

´

´
(3.120)

Este término es generalmente de orden 0, lo que implica (en sentido de la definición introducida en la sección 3.2.3),
Esa
1
es una aproximación inconsistente. En contraste a esto,
2
es siempre el menor o primer orden y por lo tanto
consistente. Note también que para espaciamiento regular ambas aproximaciones se convierten OΔ
2
y para l igual
a una constante reducimos la forma familiar (ec(3.15)) Discutida previamente. Por otro lado, haciendo el problema
lineal (l=constante) con una malla irregular no mejora el orden de la aproximación. Observamos acá de paso para un
caso no lineal la manera de aproximar
±1/2
Puede distinguirse el orden del operador L cuando una aproximación
diferente de la ec.(3.114) es usada (mire la sección 3.5.3). El aspecto esencial son los términos adicionales del error
introducidos en la aproximación de l son idénticos para ambos operadores
1
y
2
(Apendice B de Settari y
Aziz,1972).

Vamos a explorar la pregunta: ‗Cual es el significado del análisis del error de truncamiento que se acaba de
presentar? ´ La aproximación de puntos distribuidos
2
es consistente y por tanto para cualquier aproximación
72

estable en el lado derecho de la ec.(3.112) esta puede ser convergente. Sin embargo, esta no es una garantía a
priori de convergencia del operador del bloque centrado
1
. Cabe destacar que la inconsistencia no necesariamente
implica divergencia como Δ→0. El orden actual de convergencia depende de la manera en que espacio de la
malla nos referimos. Por ejemplo, uno puede construir una secuencia de espacios, este puede ser el término (3.120)
idénticamente cero; tal espacio satisface la discretización laplasiana:


+1
− 2∆

+ ∆
−1
= 0

Otros espacios pueden ser construidos, para los que el termino (3.120) realmente es O(∆x) o O(∆
2
). Por otro lado,
los espacios también pueden ser construidos para los términos faltantes O(∆

), pero solo con un numero finito de
puntos. Porque los errores de discretización actúan como fuentes en las ecuaciones de solución de errores (mire la
sección 3.2.3), sus efectos son ‗suavizados‘. Basados en una experiencia numérica, Nosotros concluimos que para
toda razonable variación suave de los espacios el operador
1
puede también ser convergente en el límite. Aunque
el efecto del término de orden-cero desaparece en el límite este término puede causar errores significativos cuando
el tamaño de la malla es finito. Nosotros podemos ver esto para el caso de flujo horizontal no lineal de gas,
incompresible porosidad media:

+

, =

(0, ) (3.121)

Donde

=

=

1 − /

In la ecuación de arriba T representa temperatura, M es el peso molecular del gas, y A y B son constantes de
conversión. Culham y Varga(1971) presentaron una forma especial del término S(t,x), para le ecuación (3.121) tiene
una solución exacta con un pico de presión cerca a x=L este problema fue resuelto numéricamente con los
operadores
1
y
2
usando espacios refinados cerca de este pico. El tiempo del error de truncamiento fue suprimido
por una opción de un ∆t lo suficientemente pequeño, los efectos de los límites fueron eliminados y la pauta

− del
error fue evaluada en función del tiempo. Los resultados son mostrados en la fig 3.13 para dos mallas de 25 y 50
nodos.

Ambos operadores son convergentes, pero el operador del bloque centrado tiene mucho

FIG 3.13 Efectos de refinamiento de red en error obtenido con operadores L1 y L2

73

También, los errores muestran diferentes comportamientos en el tiempo: errores con L1, incrementa mientras que
con L2 decrece con el paso del tiempo.

Los resultados mostrados en la Fig 3.13 son significativos porque en práctica, los errores de discretización son
raramente determinados por experimentos refinamiento-malla. En el ejemplo anterior, L1 requerirá 40 bloques
mientras que 25 son suficientes para L2. En práctica, es probable que 25 bloques también serán usados para L1,
resultando más errores para este ejemplo.

En conclusión, el uso de la red punto-distribuido por la red bloque-centrado es recomendado. Como la única
diferencia entre los dos modelos es en la ubicación de los límites de los bloques, el modelo recomendado no es más
difícil de aplicar. Además, este ofrece ventajas para el tratamiento de las condiciones límite, en particular para los
problemas de un solo pozo (Capitulo 9).

3.5.2 Ecuaciones Diferenciales en Forma de Matriz

El lado izquierdo de la ec. (3.112) puede ser discretizada y las ecuaciones diferenciales resultantes pueden ser
escritas en una forma de matriz:

− =

+ (3.122)
Donde

= (
1
,
2
, …,

)

De acuerdo con la convención discutida anteriormente. Si usamos directamente ecuaciones de la forma

=

/ +

= 1, …, (3.123)

Después la matriz T no será simétrica (excepto para una malla uniforme), porque elemento i,j + 1 no es igual que el
elemento i + 1, j

+1/2


+1/2

+1/2

+1

+1/2


Una forma simétrica es deseable por razones teóricas y prácticas. Esto es logrado si se multiplica la ecuación i-ésima
por ∆i, obteniendo la siguiente forma

+1/2

+1/2
(
+1

) +

−1/2

−1/2
(
−1

) = ∆

/ +∆

(3.124)

La transición de la ec. (3.123) a la ec. (3.124) también tiene un significado físico importante: mientras la parte
izquierda de la ec. (3.123) representa la derivada de los flujos (i.e., la derivada de la tasa de flujo por uni dad de área),
los términos correspondientes en la ec. (124) representan tasas de flujo entrantes y salientes del bloque i.
Igualmente, la parte derecha de la ec. (3.123) es la tasa de cambio de masa entrante en una unidad de volumen y la
parte derecha de la ec. (3.124) es la tasa de cambio de masa entrante en el volumen del bloque i. Esto se hace obvio
cuando se sabe que la ecuación diferencial puede ser multiplicada por un área seccional cruzada arbitraria =
∆∆. Por lo tanto se puede escribir la ec. (3.124) como


+1/2

−1/2
=
+1/2
(
+1

) −
−1/2
(


−1
) =

+

(3.125)

Donde

+1/2
=

+1/2


+1/2


= ∆

(3.126)

Son la transmisibilidad discreta entre i y i + 1 y el volumen del bloque i, respectivamente. Es posible considerar
parcialmente los efectos multidimensionales si el área A queda en función de x. Esta modificación de la ec. (3.125) es
la forma convencional usada en simulación de yacimientos.
No sirve de nada que le ec. (3.125) sea deducida a menudo directamente de las consideraciones elementales de la
conservación de masa para el bloque i:
74


− =

Este enfoque es más cercano al pensamiento ingenieril en término de ―balances de materia‖ y es relacionado con el
enfoque matemático vía el método integral de la derivada de ecuaciones diferenciales (Sección 3.2.1)

Considere ahora las condiciones de frontera a = 0. El caso más común de un límite de no flujo puede ser tratado
con la técnica de reflexión discutida en la Sección 3.3.4 y mostrada en la Fig. 3.9. Escribamos la ec. (3.125) para
= 1. En la malla de puntos distribuidos la ―técnica de reflexión‖ requiere que

=
2
,
1/2
=
1+1/2
(Fig. 3.9,
izquierda). Por lo tanto se obtiene

2
+1/2
(
2

1
) = ∆
1

1

1

+ ∆
1

1


Y después de dividir por 2


1+1/2

2

1
=
1

1

1

+ ∆
1

1
(3.127)

Donde
1
= (∆
1
/2) es el volumen correcto del primer bloque.

Por otra parte, para el bloque centrado en la malla, la condición es

=
1
(que es equivalente a
1/2
= 0, otra vez
dando ec. (3.127), pero esta vez con
1
= ∆
1
.

Asumiendo condiciones de limite de no flujo en = 0 y = , las matrices T y B en la ec. (3.122) serán


(3.128)

(3.129)

Y el vector Q será de la forma

=
1
, …,

, …,

(3.130)

Se dice que la matriz T es una matriz tridiagonal y simétrica.

3.5.3 Tratamiento De Coeficientes Variables

No existe una forma única de escoger los valores
+1/2
,

y

. En general, estos valores deben ser escogidos de tal
forma que den los valores más exactos posibles

75


FIG. 3.14. Promedio de la transmisibilidad – discontinuidad vertical.

Para la tasa de flujo (acumulación e influjo en el bloque). Sin embargo, algunas veces (como en el caso de flujo
multifásico) la elección es dictada por las técnicas numéricas usadas. Aquí se deducirán algunas formulas útiles para
casos simples.

Suponga que la transmisibilidad es a trozos constantes con la interfase entre i y i + 1 (no necesariamente en el límite
del bloque, Fig. 3.14). La tasa de flujo entre i y i + 1 es

− =
(

)

=
(
+1

)

+1

+1


Donde

es la presión en la interfase. Se quiere encontrar una transmisibilidad media que le dará la misma tasa de
flujo entre i y i + 1:

− =
(
+1

)

+1/2

+1/2
(3.131)

La eliminación de

de estas ecuaciones resulta


+1/2
=
(

+
+1
)

+1

+1
+

(3.132)


Por lo tanto
+1/2
es el valor armónico medio de

y
+1
.

Considere ahora el caso cuando el yacimiento está compuesto por dos capas de permeabilidad diferente como
muestra la Fig. 3.15. El flujo total entre

y
+1
es

− = −
1
+
2
=

1

(
+1

)

+1/2

1
+

2

(
+1

)

+1/2

2


La comparación de la anterior ecuación con la ec. (3.131) dá como resultado


+1/2
=

1

1
+
1

2

1
+
2
(3.133)


i.e., en este caso
+1
es una media aritmética pesada de
1
y
2
.

Las analogías de las ec. (3.132) y (3.133) para problemas en conducción de calor (conductividad de calor en paredes
compuestas) y electricidad (resistores en serie y paralelos) son conocidas.

En la práctica, el valor de la permeabilidad absoluta k es usualmente asignada en el centro del bloque y las
propiedades dependientes de la presión son evaluadas de la presión de bloque

. Las transmisibilidades

son
entonces asumidas para que sean constantes dentro de todos los bloques, y estas son usadas para computar
±1/2
.
Esta aproximación es satisfactoria si las propiedades no cambian mucho entre dos bloques adyacentes en la malla.

76


FIG. 3.15. Promedio de la transmisibilidad – sistema de capas.

Cuando el contraste en la permeabilidad entre bloques es amplio y los datos inciertos, grandes errores pueden
resultar. El valor representativo de transmisibilidad debe entonces reflejar variaciones de k entre puntos de la malla
basados en la interpretación estadística de datos (Toronyi y Farouq Ali, 1974).
El tratamiento de () y q(, ) tienen problemas similares. El valor de

y

deben ser escogidos de tal forma que
sean valores medios integrales:

=

=

Ya que las compresibilidades

,

fueron asumidas constantes, se puede escribir

= ∅

/
°
+∅
°

/ donde ∅

es la porosidad representativa del bloque i:

=
1

(3.134)

Los datos requeridos para el uso de la ec. (3.134) pocas veces son conocidos. La situación es mejor con el término
de producción

. Las fuentes y sumideros usualmente representan pozos inyectores y productores y como tal
pueden ser aproximados por fuentes de puntos (Funciones de Dirac) en vez que distribución de puntos (Fig. 3.16).
Siempre que la función distinta de cero se encuentre dentro de un bloque de la malla, el valor total de la función

=

=

Es independiente de la distribución actual de la fuente dentro del bloque. Ya que solo el flujo total

es requerido en
ecuaciones diferenciales, la función () es inmaterial. Este hecho también muestra el límite de ―resolución‖ del
método de diferencias finitas: la ubicación de un pozo puede ser cambiada dentro de un bloque en la malla sin
afectar las respuestas.


FIG. 3.16. Representación de términos fuente


3.6 DISCRETIZACION DE ECUACIONES DE FLUJO UNIDIMENSIONAL EN COORDENADAS RADIALES
CILINDRICAS.

El equivalente de la ec. (3.112) en coordenadas radiales de geometría cilíndrica es (ec.(3.4)):


1

(, )

− (, ) (3.135)

Esta ecuación puede ser transformada en una forma similar a la de la ec. (3.112) por medio de una transformación
del espacio coordenado. Defina = ln; después / = / y después multiplicar por
2
, la ec. (3.135) es
transformada en

77

(exp⁡(), )

− exp⁡(2) exp

− (exp, ) (3.136)

Desde que =ln
-1
= exp().

Cualquiera de las anteriores ecuaciones describen el flujo en un yacimiento hacia un pozo aislado, bajo la suposición
que todas las propiedades del yacimiento al igual que las condiciones de frontera son simétricas con respecto al eje
del pozo. El radio

es el radio del pozo y

es el radio de drenaje (Fig. 3.17). Las soluciones analíticas para casos
simples son bien conocidas (Craft y Hawkins, 1959, ERCB, 1975). Estas son de carácter logarítmico con un gradiente
de presión que incrementa rápidamente hacia el pozo.

Cuando la ec. (3.135) es resuelta numéricamente, pequeños y más pequeños incrementos de enmallado →

son
necesarios para mantener una exactitud uniforme. Esto resulta en un enmallado altamente irregular. (El cambio del
mayor al menor ∆ es generalmente del orden de 10
2
).


FIG. 3.17. Flujo radial en una dimensión.

Si se escoge resolver la ec. (3.136), igual espaciamiento en es generalmente lo más apropiado. Ya que para un
flujo de Darcy en estado estable en un medio homogéneo

~ ln⁡(/

) ~ −

Un espaciamiento equitativo en resultará en igual caída de presión entre los puntos de la malla. Este razonamiento
es comúnmente usado para construir mallas irregulares en . Suponga que se emplea una malla de N puntos
distribuidos; entonces
1
=

,

=

. El espacio de enmallado debe ser regular en , por lo tanto

∆ = (

)/( −1) =

Como ∆ = ln⁡(
+1
/

), se obtiene

+1

=

1/(−1)
= 1, 2, …, (3.137)

i.e., las coordenadas de los puntos de la malla aumentan en progresión geométrica.

Nótese que aunque la formulación 3.136) transforma la parte izquierda en un operador similar al que describe el flujo
lineal, el carácter radial de la ecuación ha sido transferido a la parte derecha (términos de acumulación).
Consecuentemente, la ecuación transformada no ofrece ninguna ventaja significante para la simulación numérica. La
mayoría de simuladores dimensionales y tridimensionales en coordenadas radiales usan directamente coordenadas
(MacDonald y Coats, 1970, Letkeman y Ridings, 1970; Nolen y Berry, 1972; Sonier et al. (1953) y Akbar et al.
(1974)).


3.6.1 Ecuaciones Diferenciales para Mallas Irregulares

El tratamiento de una malla irregular para la ec. (3.135) es similar al caso linear discutido en la Sección 3.5.1. El
operador C puede ser escrito como (1/), si se define el coeficiente , = (, ). Por lo tanto, se puede
78

concluir de una vez que los resultados del análisis en la Sección 3.5.1 pueden ser aplicados directamente al operador
C; y como antes, la malla de puntos distribuidos siempre es consistente mientras el bloque centrado en la malla sea
solo consistente bajo condiciones especiales (i.e., inconsistente en general). Todas las aproximaciones consistentes
para C pueden ser escritas así:

=
1

+1/2

+1/2

+1


+1/2
+
−1/2

−1/2

−1


−1/2


(3.138)
Donde


+1/2
= (

,
+1
) (3.139)

Y f representa el promedio de la función.

Sin embargo, cuando = , i.e., es una coordenada radial, no es claro que el promedio aritmético sea la mejor
opción para ubicar los límites entre los puntos de la malla. Como se discutió en detalle por Settari y Aziz (1974),
varias opciones producirán aproximaciones consistentes:
(a) Promedio Aritmético


+1/2
=
1
2
(

+
+1
) (3.140)

(b) Promedio Geométrico
Esta opción resulta cuando el promedio aritmético es aplicada a la ecuación transformada (ec.(3.136)):


+1/2
= (r
i
r
i+1
)
1/2
(3.141)

(c) Promedio Logarítmico
De ahora en adelante es necesario utilizar algunos conceptos físicos; por esta razón a menudo se usará la variable ,
la cual representa la presión, en lugar de .
En un flujo en estado estable con siendo constante, la caída de presión exacta entre y + 1 se obtiene integrando
la Ley de Darcy

= −2

Que resulta en

= −
2
ln⁡(
+1
/

)
(
+1

) (3.142)

La velocidad discretizada Darcy
+1/2
es solo el primer termino dentro de los paréntesis en la ec. (3.138),
multiplicado por 2π:


+1/2
= 2
+1/2

+1/2

+1

+1

(3.143)

La ec. (3.143) da la caída de presión exacta para igual a una constante, siempre que


+1/2
=
+1/2

=

+1

ln⁡(
+1
/

)
(3.144)

El cual es conocido como ―el radio logarítmico promedio‖.

El simple análisis numérico no proporciona ninguna base adicional para la selección de los límites del bloque. Esta
base puede ser obtenida si se considera una aproximación deseada de las propiedades para las ecuaciones
diferenciales aproximando la ec. (3.135). Utilizando la ec. (3.138) en la ec. (3.135) se obtiene:

1

(
+1/2

−1/2
)

−1/2

+1/2

+1

+1

+
−1/2

−1


−1
=

+

(3.145)

Para lograr una forma simétrica y darle a los términos en la ecuación un sentido físico, se multiplica la ecuación por
∆2

(
+1/2

−1/2
) y se utiliza la ec. (3.143) para obtener


+1/2

−1/2
=

+

(3.146)
79

Donde

= 2

(
+1/2

−1/2
)∆ (3.147)

En la ec. (3.146) los
±1/2
son los flujos que entran y salen del bloque (el cual es un anillo circular) y

es el
volumen discretizado del bloque.
Ahora se requiere que:

(a) La ecuación discretizada da una tasa de flujo exacta a una caída de presión dada por
= Una constante, y
(b) El volumen discretizado sea igual al volumen actual del bloque,

= (
+1/2
2

−1/2
2
)∆

Estas dos condiciones pueden ser escritas como:


+1/2
=

=

(3.148)
Y serán satisfechas s


+1/2
=
+1/2

2

(
+1/2

−1/2
) =
+1/2
2

−1/2
2
(3.149)

Desafortunadamente, las relaciones (3.148) no pueden ser satisfechas simultáneamente por cualquier opción de
frontera. No obstante, como se mostrará a continuación, una discretización diferente que satisfaga estas condiciones
puede ser obtenida.

Denotando =
2
, entonces la ec. (3.135) se transforma en

4

=

+

La cual puede ser aproximada por el siguiente esquema consistente:

4
(
+1/2

−1/2
)

−1/2

+1/2

+1


+1/2
+
−1/2

−1/2

−1


−1/2
=

+

(3.150)

Después de multiplicar por

= (
+1/2

−1/2
) (3.151)

Se obtienen otra vez la ec. (3.146), pero con
±1/2
definido como


+1/2
= 4
+1/2

+1/2

+1

+1

(3.152)

Las condiciones (3.148) son ahora equivalentes a

+1/2

−1/2
=
+1/2
2

−1/2
2


2

+1/2

+1

=
+1/2

1

+1

La primera condición siempre es trivialmente satisfecha y la segunda puede ser usada para resolver por
+1/2
:


+1/2
=

+1

+1

=
+1/2

(3.153)

Por lo tanto, la frontera debe ser logarítmica en
2
en vez de en cuando la discretizacion (3.150) es usada. Note
que el uso de la ec. (3.153) reduce la ec. (3.152) a la ec. (3.143) con
+1/2
=
+1/2

. En otras palabras, el límite para
calcular la transmisibilidad entre bloques es logarítmica en pero el límite para calcular el volumen del bloque es
logarítmico en
2
. Se debe notar que la diferencia entre la discretización (3.150) y (3.145) es solo en la definición de

y será por lo tanto aparente en problemas de flujo inestable.

80

Alternativamente, es posible usar la discretización (3.143) y reemplazar

por . Estas ecuaciones diferenciales no
son deducibles por el método de serie de Taylor, pero pueden ser relacionadas con el método integral.

3.6.2 Ecuaciones Diferenciales en Forma de Matriz

La ec. (3.146) puede ser escrita en la forma de la ec. (3.125):

−1/2

−1


+1/2

+1

=

+

Con la opción de la discretización (3.150), se tendrá


+1/2
≡ 2
+1/2

+1

+1/2
(3.154)

= (
+1/2
2

−1/2
2
)∆ (3.155)
Donde

+1/2
2
=

+1
2

2

+1

(3.156)


+1/2

=

+1

+1

(3.157)

Cuando se escribe en forma de matriz, se obtiene

=

+

Donde la matriz T será otra vez simétrica.
Es interesante observar acá que uno puede usar un punto de partida ligeramente diferente en la deducción de las
ecuaciones diferenciales, discutido anteriormente, nombrado para expandir la ec. (3.135) así

(, )

+
1

,

= + (, ) (3.158)

Y después usar una aproximación de diferencias finitas. Desafortunadamente, este enfoque produce ecuaciones
diferenciales no simétricas (ver Varga, 1962, p. 193 donde el menciona otros medios para obtener la forma simétrica
de la integración).

3.6.3 Tratamiento de Coeficientes Variables

Todas las observaciones hechas en la Sección 3.5.3 pueden ser repetidas acá, con la obvia modificación para
geometría cilíndrica. Por ejemplo, la porosidad ∅

puede ser definida por

=

2 ∅

+1/2

−1/2
(3.159)



FIG. 3.18. Promedio de transmisibilidades – discontinuidad vertical.




81

Las formulas para pesar correspondiente a la ec. (3.132) y a la ec. (3.133) son:

(a) Para interface vertical (Fig. 3.18)


+1/2
=
ln⁡(
+1
/

)
ln ⁡(

/

)

+
ln ⁡(
+1
/

)

+1
(3.160)


(b) Para interface horizontal (transmisibilidad en capas (Fig. 3.19))


+1/2
=

1

1
+

2

2
(3.161)


Que es igual a la ec. (3.133)


FIG. 3.19. Promedio de transmisibilidades – sistema de capas.


3.7 ALGUNAS PROPIEDADES DE ECUACIONES DE DIFERENCIAS FINITAS

3.7.1 Existencia de Solución y Balance de Materia

La ecuación de la matriz para flujo linear y radial tiene la forma común

− =

+ (3.162)

Donde T es una matriz simétrica tridiagonal con elementos diagonales positivos y B es una matriz diagonal con
entradas positivas. Para condiciones de frontera tipo Neumann T, B y Q han sido dadas en la Sección 3.5.2. Para
condiciones de frontera Dirichlet solo las ecuaciones para los puntos de frontera serán modificadas. Por ejemplo,
considere la condición
+1
=

en = . Entonces la matriz T será

(3.163)

Y el vector Q incluirá el término de frontera

(3.164)
82


Donde

=

es la tasa total de la fuente para el bloque .

Se observa que para cada fila de La matriz T, la diagonal de entrada ES igual a la suma de los valores absolutos de
las entradas fuera de la diagonal, excepto por la última fila en donde la entrada de la diagonal es mayor. También, es
fácil de notar que T es una matriz irreducible (ver Apéndice A). De acuerdo con la definición de dominio diagonal, se
tiene:
(a) T es diagonalmente dominante con cero sumas en las filas para las condiciones de frontera tipo Neumann.
(b) T es diagonalmente dominante irreducible si por lo menos una condición de frontera es del tipo Dirichlet.

El dominio diagonal es una propiedad importante; de esto se deduce inmediatamente que T es singular en el caso (a)
y es definitivo positivo en el caso (b) (Taussky, 1949; Varga, 1962, Capitulo 1.5; Apéndice A)

3.7.1.1 Problemas Elípticos
Inmediatamente se puede aplicar el anterior resultado para estado estable o problemas incompresibles, para la cual
la ec. (3.162) se reduce a – = .

(a) Problemas tipo Neumann. Como T es singular, la solución puede o no existir. Resumamos las ecuaciones
teniendo en cuenta que T y Q son para este caso dadas por la ec. (3.128) y la ec. (3.130). Todos los términos de
flujo
+1/2
(
+1

) se cancelarán en el proceso y antes de agregar la ultima ecuación se obtiene


−1/2
(
−1

) =

−1
=1
(3.165a)

Y la última ecuación es


−1/2
(
−1

) =

(3.165b)


Estas dos ecuaciones pueden ser satisfechas si y solo si

=1
= 0 (3.166)


(a)
Se puede entonces escoger

arbitrariamente, el cual determinará únicamente
−1
,…,
1
.
La condición (3.166) puede ser considerada como la condición de balance de materia. El término ―balance de
materia‖ es una expresión de ingeniería para la conservación de masa del sistema completo el cual es obtenido
mediante la aplicación del teorema de Green para la ecuación de conservación. Para los problemas de tipo
Neumann, esta es también la condición existente para la solución de ecuaciones diferenciales (Mikhlin y Smolistskiy,
1967). En un sistema cerrado incompresible sin flujo a través de los limites, la conservación de masa requiere que l a
producción este balanceada por medio de inyección ( = 0), que en forma de diferencias finitas es exactamente
(3.166). La no singularidad de la solución es la consecuencia de la suposición de incompresibilidad: porque ninguna
de las propiedades son dependientes de la presión, el nivel de la presión es inmaterial.

(b)
Condiciones de frontera tipo Dirichlet. En este caso existe una única solución. Se puede una vez más deducir una
ecuación de balance de materia la cual debe ser satisfecha por la solución. Asumiendo ecuaciones de diferencias
finitas para todos los puntos (donde T y q son ahora dados por la ec. (3.163) y la ec. (3.164)) se obtiene


+1/2

+

=0
= 0 (3.167)

Evidentemente,
+1/2

=

es la tasa de flujo a través del límite, el cual debe ser balanceado por
la producción y la inyección.
3.7.1.2 Problemas Parabólicos
Para establecer la existencia de una solución, se debe considerar una aproximación de tiempo particular. Para el
método implícito


+1
=

+1

+
+1
(3.168)

La matriz que debe ser invertida en T + B/∆. Como B tiene entradas positivas, T + B//∆ es estrictamente
dominantemente diagonal y por lo tanto positiva definida. Esto significa que la ec. (3.168) tiene una única solución
(ver Apéndice A). Lo mismo es cierto para el método Crank-Nicolson

83


1
2

+
+1
=

+1

+
1
2
(

+
+1
)

Donde la matriz a ser invertida es (
1
2
T + B/∆).
El concepto de balance de materia es también naturalmente extendido a problemas dependientes del tiempo. La
masa del fluido en el bloque es

=

(∅/)

y la tasa de cambio de masa debido a la compresibilidad es

=

=

(3.169)

Otra vez mediante la suma de ecuaciones (3.162) se obtiene

+

+

=1

=1
= 0 (3.170)

La cual es la forma continua en el tiempo de la ecuación de balance de materia. Cuando el tiempo es discretizado,
esta ecuación toma la forma

∆ + (

+1

) + ∆

=1

=1
= 0 (3.171)

La cual expresa exactamente el balance de materia entre

y
+1
si

y

son constantes durante ese periodo.

Si una discretización particular del tiempo satisface o no la ec. (3.171), depende de la definición del operador ∆

()
aproximando ∆(/)

. De la ec. (3.169) se deduce que la aproximación en cualquier primer nivel satisfacerá la
ec. (3.171) si ∆

satisface

=

+1

=

+1

(3.172)

Así, la aproximación que se sugiere

=

+1
− (

)

No satisface la condición de la ec. (3.172) como se puede verificar. Para obtener la expansión correcta para un fluido
ligeramente compresible, se escribe

+1

como

+1

=

(∅
+1
− ∅

)

+1
+
1

+1

1

+1

Usando


+1
− ∅

= ∅
°

+1

Y

1

+1

1

=

°

+1

Se obtiene

+1

=

°
+

°

+1

+1

=

+1

+1

(3.173)

Otra aproximación igualmente valida es

+1

=


+1

°
+

°

+1

=

+1

+1

(3.174)
84


Obviamente, la ecuación 3.173 es preferible si

= 0 y la ecuación 3.174 si

= 0, porque entonces el coeficiente
correspondiente se vuelve explícito.

Con ambas definiciones, cualquier método de segundo grado, en particular el explicito, reduce la diferencia y Crank-
Nicolson satisfácela el balance de materia (3.171).

3.7.1.3 Comentarios Generales del Balance de Materia
Hemos visto que hay dos propiedades esenciales de ecuaciones diferentes que asegura el balance de materia:

a) La matriz T del coeficiente de flujo es simétrico con sumas de filas de ceros excepto para los límites.

Aunque esta es una condición suficiente, el balance de materia puede ser conservado también para algunos
regímenes con matrices no simétricas (estas serán encontradas en el capítulo 5).

b) La expansión de los términos derivativos en el tiempo son generados en una forma que satisfaga la definición
(3.172).

En general, los regímenes diferentes que satisfacen la conservación de alguna cantidad son llamados "Regímenes
de Conservación". Debe ser denotado que los regímenes no conservativos no necesariamente darán resultados
insignificantes. Por ejemplo, si

es pequeño, podemos reemplazar
+1
en la ecuación 3.173 por

, el cual evita
iteracion en C y sera una aproximación adecuada. Similarmente, uno podria usar la forma no simétrica de la matriz T
mencionada en la seccion 3.6.2.

Sin embargo, cuando las ecuaciones son fuertemente no-lineales, los regímenes no-conservativos tal vez no solo
causaran graves errores en el balance de materia si no que también inducen a la inestabilidad. Estos han sido
observados en dinámicas de flujo numéricas (Arawaka,1966). Por lo tanto, los regímenes conservativos son
recomendados especialmente para ecuaciones no-lineales.

3.7.2 Tratamiento de No-Linealidades

Siempre que sea la ecuación diferencial no lineal, las transmisilidades Y/o coeficiente del término derivativo en el
tiempo será función de la solución (por ejemplo, la variable dependiente). Para este caso, la ecuación 3.125 será
escrita así:

+
1
2

,
+1
,

,
+1

+1

+

1
2

,
−1
,

,
−1

−1

=

,

+

= 1, ………. . ,
(3.175)

donde asumimos que
+1/2
es una función de y en y + 1 unicamente. Asi, la semi-discretisacion anterior
produce la siguiente ecuación matricial no-lineal:

− =

+ (3.176)



Dependiendo de cómo la derivada del tiempo es aproximada, ecuaciones algebraicas lineales o no-lineales son
obtenidas. Ecuaciones no-lineales pueden ser linealizadas en diferentes formas o solucionadas iterativamente. En
general, las no-linealidades presentes en un flujo de una sola fase son menos graves que estas en un flujo multifario.

Consecuentemente, algunos de estos métodos para ser discutidos, en los cuales son necesarios para problemas de
flujo multifàsico (capitulo 5), no son normalmente requeridos para problemas de una fase.


3.7.2.1 Aproximaciones Explicitas
La siguiente formula diferencial la cual satisface el balance de materia es

=
1

+1

+1

+ (3.177)

Nótese que la matriz T puede ser calculada explícitamente, por lo tanto la única no-linealidad es en la matriz B y esta
aparece por la condición del balance de materia, ecuación 3.173. La ecuación 3.177 representa el escalar N de
ecuaciones no-lineales de tipo

+1
= 0, la cual puede ser solucionada por cualquiera de los métodos estándar
(e.g Ortega and Rheinboldt, 1970; Ostrowski, 1973). La no-linealidad es débil; por lo tanto la simplicidad de los
85

métodos debería ser satisfactoria. Por ejemplo, para modelar una iteración por sustitución, podemos reorganizar la i -
esima ecuación de la ecuación 3.177 como:

+1
=

(
+1
)
− +
+
1
2

(
+1

)

+

1
2

(
−1

)

+

= (

+1
) (3.178)


y se itera como (nótese que
()
esta siempre en el ultimo nivel del tiempo desconocido)

()
=

−1
= 1,2, ……,

con el valor inicial (

0
= (

) hasta que algún criterio de convergencia especificado sea satisfecho tal como

()

(+1)

(+1)
<

Otros métodos (e.g Regula Falsi, Método de Newton) son igualmente aplicables.
Nos permite investigar la estabilidad de el método explicito. Para el caso lineal tenemos la condición de estabilidad
:∝=

2

1
2
. Esto es fácil de ver que para una ecuacion de la forma

2

2
=

la correspondiente ecuación es:


=

2

1
2


Esto es posible para generalizar esos resultados para la ecuación 3.175, usando el concepto de ecuaciones
diferenciales de tipo positivo (Forsythe and Wason, 1960; Sección 14.1). Podemos escribir la ecuación 3.175 como:

+1
=

−1/2

−1

+



−1/2

+1/2

+
+1/2

+1

Si todos los coeficientes de la derecha son positivos, la aproximación diferencial es llamada "de tipo positivo" y será
estable. Esto conduce a la condición

+1/2
+
−1/2

∆ ≤ 1

Como esto se debe mantener para todo i, la estabilidad del método explicito será conservada si:

+1/2
+
−1/2

∆ ≤ 1

en todos los tiempos. Nótese que el límite de estabilidad es dependiente del tiempo y decrece como la
compresibilidad del sistema decrece. Desafortunadamente, la restricción de estabilidad (3.179) conduce a tiempos
pequeños e impracticables para las típicas compresibilidades para los fluidos del yacimiento (ver ejercicio 3.10).

Otros métodos explícitos que son incondicionalmente estables han sido usados (Sheffield,1970), pero su aplicación
ha sido de valor limitado. Los métodos explícitos de Runge-Kutta son fácilmente de aplicar, siempre y cuando
siempre generen ecuaciones con coeficientes evaluados en un tiempo conocido. Hemos encontrado que para
problemas de flujo de gas citado en la sección 3.5.1, el procedimiento estándar de cuarto orden de Runge-Kutta tiene
una estabilidad excelente y compara la favorabilidad con los siguientes-y anteriores- métodos diferenciales en
términos de esfuerzos computacionales para dar precisión.


3.7.2.2 Aproximaciones Implícitas
Podemos considerar la anterior aproximación diferencial a la ecuación 3.176:


+1

+1
=
1

+1

+1

+ (3.180)
86


En la ecuación anterior la no-linealidad es debido al hecho que (
+1
) y (
+1
) son matrices con elementos que
son función de
+1
.
Usamos la siguiente notación en la discusión para lo siguiente:

+1

+1


(
+1
) ≡
+1



El superíndice en una matriz o un vector refleja el tiempo o iteración en la cual los elementos de la matriz son
evaluados. Pr ejemplo,
()
significa que los elementos de T son evaluados usando
()
.

Iteración Simple: El método más simple para la solución de la ecuación 3.180 es obtenido de:

(−1)
+
1

(−1)

()
=
1

(−1)

− = 1,2, ……… (3.181)


Con

(0)
=

como la suposición inicial. La iteración es continuada hasta que la convergencia es obtenida. Cada iteración requiere
la misma cantidad de trabajo como la solución sobre un tiempo para el correspondiente problema lineal. Para el
problema de flujo unifàsico simple siendo considerado aquí,, la no-linealidad es débil y el proceso de iteración
converge rápidamente.

Método de Newton: Un régimen de iteración más efectivo, el cual también trabaja para problemas fuertemente no-
lineales es introducido después, es el método de Newton (o Método de Newton-Rhapson). El sistema de no-
linealidad de ecuaciones dadas por la ecuación 3.180 puede ser escrita así:

+1
+
1

+1

+1

1

+1

+ = 0 (3.182a)

o llamando a la parte izquierda de la ecuación anterior, la función f la podemos escribir como:

+1

+1
= 0 (3.182b)

Un sistema no-lineal de ecuaciones de la forma dada anteriormente puede ser solucionada por el método de Newton
(e.g Henrici,1962) como se define a continuación:

()

(−1)
= −
(−1)

−1

(−1)
= 1,2, …….. (3.183)

donde F es la matriz Jacobiana del vector función f:

()
=

()
(3.184)

y esta es la extensión vectorial derivativa usada en el clásico método de Newton para una ecuación. La ecuación
3.183 puede ser escrita en la siguiente forma que es más conveniente para propósitos computacionales:

−1

= −
−1
(3.185a)

()
=
(−1)
+
()
para = 1,2, ……… (3.185b)



Con

(0)
=

Como la iteración lleva a y hasta cero, da la convergencia del método.
87


Algunas variantes del método de Newton son posibles y son discutidas, por ejemplo, por Ortega y Rheinboldt (1970)
y Ostrowski (1973).

El método estándar mostrado anteriormente es también referido como método de la variable tangente.

Una variable secante o método Chord es obtenido si los elementos de F son evaluados por:

()

=

….,

,….−

(….,

−1
,….)

()

(−1)
(3.186)


Otros dos métodos son obtenidos si el método jacobiano es computado solo una vez y es asumido constante para
mas iteraciones. Estos son llamados Método de Tangente fija y secante fija; tales regímenes iterativos son conocidos
como estacionarios. Para los dos métodos podemos escribir:

()
= −
(−1)
= 1,2 …….. (3.187)


donde la matriz F es evaluada usando en el tiempo . Este regimen reduce el trabajo requerido por iteracion junto
con la tasa de convergencia que también es reducida.

Podemos considerar en detalle como el método de Newton es aplicado. Si observamos la ecuación 3.185, es claro
que el principal problema que estamos considerando es la evaluación de la matriz F. De la ecuación 3.175 vemos
que F tendrá la misma estructura escasa como la matriz T para una fila i, solo

−1

+1


será diferente de cero. Para la ecuación i-èsima siendo considerada tenemos

−1
=
−1/2
+


1
2

−1
(
−1

) (3.188a)

= −

1
2
+
+
1
2
+


1
2

−1

+

+
1
2

+1

+

(

) (3.188b)

+1
=
+1/2
+

+
1
2

+1
(
+1

) (3.188c)

Una forma conveniente de escribir F es

= + ` +
1

( +`) (3.189)

donde los elementos diferentes de cero de T´y B´ son

, −1
`
=


1
2

−1
(
−1

) (3.190a)

,
`
=


1
2

−1

+

+
1
2

(
+1

) (3.190b)

, +1
`
=

+
1
2

+1
(
+1

) (3.190c)

,
`
=

(

) (3.191)

La ecuación matriz para el método de Newton (3.185a) ahora puede ser escrita como

+
1

+ ` +
1

`
()

(+1)
= −
()

()

1

− (3.192)
88



Ahora podemos considerar un caso especial de ecuaciones lineales, donde ` = ` ≡ 0 con
(0)
=

, la primera
iteracion de la ecuacion 3.192 se convierte a:

+
1


1

= −

− (3.193)


Comparando con (3.180) muestra que estas dos ecuaciones son equivalentes si
(1)
=
+1
. Por lo tanto la primera
iteracion del metodo de Newton (3.183) corresponde a la solución de una versión linealizada del problema del valor
del límite.

Un tratamiento similar es posible para el método de Crank-Nicolson. De este modo, este método sigue siendo 0(∆
2
),
en el caso no-lineal todos las no-linealidades deben ser evaluadas en +
1
2
:


1
2

+
1
2
+1
+
+
1
2

=
1

+
1
2
+1

+ (3.194)


Primero notamos que la ecuación 3.194 puede ser reescrita en la forma de la ecuación 3.182a:

+
1
2 +
2

+
1
2
+1

= −2(
+
1
2

+ ) (3.195)


Si +
1
2
es aproximado por

+1/2
=
1
2
(

+
+1
)

las matrices
+1/2
y
+1/2
son de nuevo funciones de
+1
y podemos escribir el metodo de Newton para este
problema por una analogia directa con la ecuación 3.192:

+
2

+ +
2

+1

= −2

+ + +
2

(

) (3.196)

La ecuación 3.194 también puede ser resuelta por un procesos de dos pasos. Como fue visto en la sección 3.3.2,
esta puede ser escrita como:


+1/2

=
2

+
1
2
+
1
2 −

+ (3.197a)



+1/2

+1
=
2

+
1
2
+1

+
1
2 + (3.197b)


La primera ecuación es de tipo explicita, pero los coeficientes de las matrices están en el tiempo
+
1
2
desconocido. Incluso, aunque esta ecuación no sea lineal, esta puede ser resuelta más fácil que la ecuación
implícita (e.g por iteración simple). La segunda ecuación, la cual es de tipo implícita, es entonces lineal desde que

+1/2
sea ahora conocido.


3.7.2.3 Métodos de Linealización
Iteración Simple: El método de linealización más simple y frecuentemente usado es obtenido permitiendo las no-
linealidades un paso atrás. Así, para el método diferencial anterior, lo podríamos resolver así:

+1
=
1

+1

+

Es importante darse cuenta que esta linealizaciòn decrecerá el orden de la aproximación a 0∆() para métodos de
orden superior y por lo tanto su aplicación puede no ser justificada.

89

Extrapolación: La extrapolación de la solución en el tiempo deseado puede, sin embargo, conservar el orden de la
convergencia para métodos de orden superior. Supongamos que necesitamos en + , donde 0 < ≤ 1; entonces
por la extrapolación lineal, usando
−1
y

, tenemos

+

+
=

+


−1
(


−1
) (3.198)

Las extrapolaciones de orden superior son posibles, pero incrementan las condiciones. Porque la ecuación 3.198 es
una aproximación 0∆() a (
+1
), los métodos de segundo orden conservaran su orden cuando las matrices son
evaluadas en tiempos extrapolados. Este enfoque trabaja bien si las no-linealidades no son muy fuertes y pueden ser
usadas satisfactoriamente para flujo unifàsico y flujo miscible. En el flujo multifàsico, la naturaleza explicita de la
extrapolación causa limitaciones estables similares a las presentes en formulaciones explicitas.

Notamos aquí que Douglas (1961) y Douglas and Jones (1963) presentaron un procedimiento de Crank-Nicolson
modificado de prueba y error, el cual es 0∆(
2
) y no involucra soluciones para ecuaciones no-lineales.

Método Semi-Implícito: Finalmente, describimos el método de linealizaciòn el cual es la base del tratamiento ―semi-
implícito‖ de transmisibilidades. Aunque esta consideración fue originalmente desarrollada para conservar la
estabilidad en el flujo multifàsico (ver Capitulo 5 en detalle), este se aplica igualmente bien para cualquier problema
no-lineal.

Considerar un término típico de
+1

+1
en la ecuación no-lineal 3.180:

+
1
2

+1
,
+1
+1
(
+1

)
+1
(3.199)


Expandiendo
+1/2
+1
en las series de Taylor y manteniendo solo el término de orden más bajo tenemos

+1/2
+1
=
+1/2

+

+
1
2

+1

+

+
1
2

+1

(
+1
+1

+1

) (3.200)


La sustitución de la ecuación 3.200 en la ecuación 3.199 producirá términos no-lineales , el cual deben ser
linealizados. Esto se logra de la siguiente manera:

+
1
2

+1

(
+1

)
+1

+
1
2

+1

(
+1

)

Donde hemos reemplazado (
+1

)
+1
por (
+1


)

. Con la aproximación anterior la ecuación 3.199 es
linealizada como

+
1
2
+1

+1

+1




+
1
2

(
+1

)
+1
+

+
1
2

+1

+1

+

+
1
2

+1

+1

(
+1
+1

+1

) (3.201)


Obviamente, el primer termino es un elemento de

+1
, y los otros dos términos son vistos para ser elementos de

´
(
+1

), donde T` es definida por la ecuación 3.190. La linealizaciòn de
+1
(
+1
-

) se convierte solo a

(
+1
-

), porque hemos remplazado (
+1
-

) por (

-

)=0 en los términos no-lineales. Por lo tanto la forma
linealizada de la ecuación 3.180 será:

+
1

+ `

+1

=

− (3.202)

Esta puede ser comparada con la iteración de Newton (ecuación 3.192) para = 0. Como esta proviene de la
ecuación 3.191, que
`
= 0, la ecuación 3.202 es idéntica con la ecuación 3.192 si nosotros acomodamos
(1)
=

+1
. Por lo tanto obtenemos el siguiente resultado importante:

La linealización 3.201 es idéntica con la primera iteración del método de Newton.
90


3.8 CONCLUSIONES

En este capítulo hemos tratado de introducir la mayoría de los conceptos requeridos para la simulación de
yacimientos, que pueden ser introducidos en el contexto de un problema de flujo unifàsico unidimensional simple.
Mucho material en este capítulo es solo importante para una iniciación para nuestra futura discusión de problemas
multifásicos.

Este capítulo no contiene una encuesta de métodos de diferencias finitas; excelentes libros que realizan este trabajo
fueron mencionados en el contenido.

El lector tratando de desarrollar programas de simulación de yacimientos para problemas de flujo unifásico y
adimensional necesitara el material del siguiente capítulo. Mediante el entendimiento del material contenido en este
capítulo es prerrequisito el entendimiento de problemas más complicados.


EJERCICIOS

Ejercicio 3.1.

Derive aproximando al límite de U1‘ para encontrar:


=
(−

+

)

+ (

)

Solución
Usando series de Taylor y expandiendo U2 y U3 con respecto a U1 se tiene:

=

+


+

′′
+ ⋯

=

+


+

′′
+ ⋯

Se hace el despeje de U1‘ con el fin de dejar las ecuaciones en términos de U1, U2 y U3.


=

+


=

+


=

+

Los términos O1(h
2
), O2(h
2
) y O3(h
2
) corresponden a los errores de truncamiento o discretización de la aproximación
hacia adelante, central y hacia atrás respectivamente, para cada uno de los términos.

Las Ecuaciones 1, 2 y 3 son una aproximación de U1‘, pero con el fin de Encontrar la mejor aproximación se hace:


= − + ()
91


Se tiene que:


=

+

Y se encuentra que:


=
(−

+

)

+ (

)

Ejercicio 3.2.

Derivar la ecuación diferencial (ecuación 3.20) por el método variable usando las funciones bases de Chapeau.
=
1

2

2

= 0 (. )

Solución
La función v(x) dada por la ecuación 3.24 es linear dentro de cada intervalo, para xε(xi, xi+1)

v(x) = ci + ξ(ci+1 – ci) ξ = (x – xi)/h (A)

=

=
=1
.

Donde Si(x) son las así llamadas funciones de ―Chapeau‖ mostradas en la figura 3.2. Las funciones Si son llamadas
las funciones bases y cada Si no es solo cero en el intervalo (xi-1, xi+1), llamado el soporte de Si. Esto es fácilmente
visto que la clase de funciones definidas en la ecuación 3.24 consiste de todas las funciones v, que son continuas y
linear a trozos entre los puntos xi. La función v satisface v (0) = v (L) = 0 y los valores de v a xi son iguales a ci.
Sustituyendo la ecuación 3.24 en la ecuación 3.23 da una forma cuadrática en ci la cual posee un minimo para
valores certeros de vi = ci.



92


Luego, usando la ecuación 3.23

=
1
2

2

0
(. )

Hallamos que el operativo para ser minimizado puede ser aproximado por:

=
1
2

+1

2

2

+
+1

+1
()

Finalmente, conociendo que la relación

= 0 nos da

1

2

2

= 0 ()

La ecuación deseada.

Ejercicio 3.3.

Considere la ecuación lineal ∇
2
= aproximada por 1
2

2

=

, con condiciones limite
0
=
+1
= 0 . Pruebe
que → 0 cuando → 0.

Solución
Siendo

el error en i en la solución aproximada.

=

Llamado error de la solución o error global de discretizacion

Definición: un operador de diferencia L es convergente al operador diferencial A, si → 0 → 0.
El operador de diferencia finita se define como:


1

2

2

= 0

Definido ya

= −

Restando las dos ecuaciones anteriores y usando la definición del error global de discretización

=

Tenemos

= −

93

=
1

2

2


1

2

2

+

=
1

2

2

O
1

2

2

+

= 0 (3.42)

Conocemos de la sección de discretización de los errores que

+1
=

+ ′

+′′

2
2
+ ′′′

3
6
+

4
24
+

5
120
+

6
720
+⋯ (3,7)

−1
=

− ′

+′′

2
2
– ′′′

3
6
+

4
24

5
120
+

6
720
− ⋯ (3,8)

Usando las dos expansiones de arriba podemos derivar diferentes aproximaciones diferenciales para U‘i y una para
U‘‘i. Resolviendo la ec. 3.7 para U‘i tenemos:

=

+1

+

Donde

= −

′′

2

′′′

2
6
− ⋯

Similarmente, reorganizando la ec. 3.8 obtenemos

=


−1

+

Donde

=

′′

2

′′′

2
6
+ ⋯

La aproximación de diferencia central de U‘i es obtenida por sustraer eq 3.8 de eq 3.7 y reorganizando:

=

+1

−1
2
+

Donde

= −

′′′

2
6

4
120
− ⋯

Una aproximación para la segunda derivada es desarrollada sumando las eq 3.8 y 3.7 y reorganizando:

′′

=

−1
− 2

+
+1

2
+

2

Donde
94

2
= −

2
12

4
360
−⋯

Siendo R función de h como se ha visto, de manera generalizada ||R|| = O (h
p
)
Es fácil ver entonces que
||e|| → 0 cuando h→0

Ejercicio 3.4

Derive las condiciones de estabilidad para aproximaciones hacia adelante y hacia atrás por el método de series de
Fourier.

Solución
La relación entre el valor exacto de presión en un punto

, a un tiempo,

,

,

, y el valor calculado al aplicar
un esquema numérico es:

,

=

+

. 1
La aproximación explicita se expresa como:

+1

− 2

+
−1

(∆)
2
=

+1


. 2

Llevando la ecuación anterior a la forma de la ecu.1 , se tiene:

(
+1

+
+1

) − 2(

+

) +(
−1

+
−1

)
(∆)
2
=
(

+1
+

+1
) − (

+

)

. 3

Restando la ecu.3 y la ecu.2 se obtiene:


+1

− 2ℰ

+ ℰ
−1

(∆)
2
=

+1
− ℰ


. 4

Se expresa la ecuación que representa la aproximación numérica bajo análisis en términos del error
i
c en lugar de
la presión U.

Una función f(h) puede ser expandida en series de Fourier de la siguiente forma:

=


−1
. 5

Si la función expandida es la función error, =

, entonces, de la ecu.5, se tiene:

=


−1 ∆
. 6
95


El n-‚ésimo término de esta sumatoria, al que le haremos corresponder el tiempo

, y
+1
tiene la siguiente forma:

=


−1 ∆
. 7

+1
=

+1

−1 ∆
. 8

Cada término de la ecu.3 se sustituye por su equivalente de la Ecu.7 o Ecu. 8 y se obtiene:


−1∗+1∗∆
− 2


−1∗∗∆
+


−1∗−1∗∆

2


=

+1

−1∗∗∆


−1∗∗∆


. 9


O bien:


(∆)
2


−1∗∗∆

−1∗∗∆
− 2


−1∗∗∆
+


−1∗∗∆

−1∗∗∆

=
+1

−1∗∗∆


−1∗∗∆
. 10


(∆)
2


−1∗∗∆
−2

+


−−1∗∗∆
=
+1

. 11

Si el error en el punto " i ",

, disminuye al pasar de
n
t a
1 n
t
+
, entonces

+1
<

, de donde se tiene:

+1

≤ 1 . 12

Llevando la ecu. 7 y 8 a la ecu. 12:

+1

≤ 1 . 13

De donde se obtiene el factor de amplificación

=

+1

. 14
Reorganizando la ecu. 11

+1

= 1 +


2

−1∙∙∆
−2 +
−−1∙∙∆
15

96




De trigonometría:

−1∙
= + −1 ∙

−−1∙
= − −1 ∙

Luego, haciendo x A | u · = , en la ecu. 15

+1

= 1 +


2
∙ + −1 ∙ − 2 + cos − −1 ∙

= 1 +


2
∙ 2 ∙ −2

= 1 + 2.


2
∙ − 1


De acuerdo al criterio de Von Neumman (o series de Fourier), para que el esquema sea estable, se debe cumplir
que:

=

+1

≤ 1

Es decir,
1 −2 ∙


2
∙ 1 − ≤ 1


Lo que se cumple solamente si:
−1 ≤ 1 − 2 ∙


2
∙ 1 − ≤ 1

La solución a esta la desigualdad estará dada por aquellos valores de
( )
2
x t A A
que cumplan ambos lados de
la desigualdad. Debido a que
1 cos 1 s s ÷ u
el lado derecho siempre se cumple. En cuanto al lado
izquierdo, se tiene:
−1 ≤ 1 − 2 ∙


2
∙ 1 −

97

−2 ≤ −2 ∙


2
∙ 1 −

1 ≥


2
∙ 1 −



2

1
1 −


El valor mínimo de la expresión | | u cos 1 1 ÷ se obtiene para 1 cos ÷ = u , en cuyo caso
| |
2
1
cos 1 1 = ÷ u . Por tanto, el esquema será estable siempre y cuando:



2

1
2


LA APROXIMACIÓN EXPLÍCITA ES CONDICIONALMENTE ESTABLE; la condición está dada por la ecuación
anterior.

Si se procede en forma análoga para el análisis de estabilidad del esquema implícito, se obtendrá que‚ éste es
incondicionalmente estable; es decir se llega a:
< 1 . Donde es: = ∆/∆
2

Debido a que el esquema implícito es incondicionalmente estable, éste suele ser preferido en Simulación de
Yacimientos.

Ejercicio 3.5.

Investigue la estabilidad a) progresiva y b) regresiva para diferentes métodos de solución para la matriz M.





Solución
Para una matriz N * N

Donde a = 2b + c, y a, b y c > 0 ; mostrando que los propios valores para i y us de M son:

= − −

(+)
; = , , …, (A)
98

+

+

+

a) Use A escogiendo un valor apropiado de la constante para los propios valores de = + en los diferentes
métodos.

= −

(+)
; = , , …, (B)

Y la condición de estabilidad como

< 1

b) Para valores propios de = − +

para los diferentes métodos es

=

+

(+)

(C)

Sugerencia: Si A tiene valores propios de λi, A
-1
tiene valores propios de 1/λi.

Ejercicio 3.6.

Investigar la consistencia de la aproximación de DuFort Frankel. (Ecuación 3.58)

2
−1

−1
+
+1

+1
=

+1

−1
(3.58)

Solución
La aproximación de DuFort-Frankel corresponde a ‗Otros métodos explícitos‘, estos son atractivos porque no
requieren la solución de un sistema de ecuaciones.
Este método es incondicionalmente estable.

=

2
()

Reemplazando (A) en la ecuación 3.58 tenemos:

2

−1

−1
+
+1

+1
=

+1

−1
2
()

Para organizar el término
−1

−1
+
+1

+1
de tal manera que podamos utilizar el método de la serie de
Taylor, sumamos y restamos 2

99

+1

−1
2
=

+1

− 2

+
−1

2

+1
− 2

+

−1

2
()

Ahora hay que resolver cada término de la ecuación (C) por el método de Taylor.

1. El término

+1

−1
2
se resuelve aplicando la aproximación central de

(Series de Taylor).

=

+1

−1
2

3

3

2
3!
()

+1

−1
2
=
()

+

2
6

()
′′′
()

2. El término

+1

−2

+
−1

2
se resuelve aplicando la aproximación numérica para la segunda derivada.

2

2
=

−1

−2

+
+1

2
−2

4

4

2
4!
()

−1

− 2

+
+1

2
=
()
′′
+

2
12

()

()

3. Del término

+1
−2

+

−1

2
solo se resuelve el numerador, utilizando la aproximación numérica para la
segunda derivada, con variación en el tiempo.

2

2
=

−1
− 2

+

+1

2
−2

4

4

4
4!
()

−1
−2

+

+1
=
2

()
′′
+

4
12

()

()



Dividiendo por h
2

2

2

()
′′
+

4
12
2

()

()

La solución de cada término corresponde a las ecuaciones (E, G, J), uniéndolas se tiene:

()

+

2
6

()
′′′
=
()
′′
+

2
12

()

2

2

()
′′
+

4
12
2

()

()

Cuando se usa DuFort-Frankel con un paso de tiempo, k=h, la solución no convergerá a
()

=
()
′′
.

100

Para que este converja a esa solución y sea consistente

→ 0



Ejercicio 3.7.

Determine el orden de aproximación del método (3.66).


2

+1
=
3
2

+1


1
2

−1
= 1, 2, …

Solución
Expandir los términos en las series de Taylor en función de

para obtener

= −

2
12


2
6
+
3
+ ∆
3


Para el caso del espacio (h) la expansión la realizamos buscando el término para la aproximación para la segunda
derivada de la siguiente manera:

+1
=

+ ′

+′′

2
2
+′′′

3
6
+

4
24
+

5
120
+⋯

−1
=

− ′

+′′

2
2
−′′′

3
6
+

4
24

5
120
+⋯

Sumando las dos expresiones anteriores obtenemos

+1
+
−1
= 2

+ 2′′

2
2
+ 2

4
24





Despejando ′′

′′

=

+1
− 2

+
−1

2

2
12


Tendríamos que el error

para el espacio es:

= −

2
12
+ (
3
)

Para el caso del tiempo (∆t) buscamos el término de aproximación centrada para la primera derivada…
101

+1
=

+ ′

∆ + ′′


2
2
+ ′′′


3
6
+


4
24
+


5
120
+ ⋯

−1
=

−′

∆ + ′′


2
2
− ′′′


3
6
+


4
24


5
120
+⋯

Restando las dos expresiones anteriores…

+1

−1
= 2′

∆ +2′′′


3
6


Despejando ′


=

+1

−1
2∆
− ′′′


2
6


Tendríamos que el error

para el tiempo es…

(∆)
= −′′′


2
6
+ (∆
3
)

Sumando los errores locales tanto para el tiempo como para el espacio, tenemos…

= −

2
12


2
6
+
3
+ ∆
3


De acuerdo a la expresión encontrada y según lo definido como orden del error y de la aproximación asociada a
dicho error, podemos decir que la aproximación del método (3.66).

Ejercicio 3.8

Derive la forma de la matriz del método de Runge kutta para la ecuación lineal:

= −

y discuta su ventaja computacional comparado con el algoritmo recursivo.


Solución
Para llegar a la ecuación que se menciona en el enunciado del ejercicio consideremos:

=

2

2


Por discretización del lado derecho obtenemos un juego de ecuaciones diferenciales ordinarias:

=
1

2

2

= 1,2, … ,
102





Las cuales pueden ser escritas en forma de matriz como:

= −
1

2


Donde E es una matriz trigonal simétrica

=

2 −1
−1 2 −1
−1 2 − 1
. . .
. . .
−1 2

Si se denota:

= −
1

2


Entonces el coeficiente ai (del método) será:

1
=


2
= ( +
1
2

2
)

Sustituyendo en la siguiente ecuación:

+1
=

+

6
(
1
+2
2
+ 2
3
+
4
)

Donde

1
= (

,

)

2
= (

+
1
2

1
,

+1/2∆)

3
= (

+
1
2

2
,

+ 1/2∆)

4
= (

+∆
3
,

+ ∆)

103

Se obtiene:

+1
=

+ ∆ +
1
2

2
+
1
6

2

3
+
1
24

3

4

=

+∆∆

(A)

El algoritmo recursivo puede ser escrito como:

1
=


2
=
1
+
1
2

1

3
=
1
+
1
2

2

4
=
1
+ ∆
3
(B)


En el caso de ∆ constante, un algoritmo basado en (A) será más rápido ya que (B) es aun una matriz tridiagonal. El
algoritmo (B) requerirá aproximadamente cuatro veces más cálculos. Si ∆ es variable, ambos algoritmos son
comparables, desde que (B) pueda ser evaluado por:

= +
1
2
∆( +
1
3
∆ +
1
4
∆)


Ejercicio 3.9.

Investigar las propiedades del diagrama de segundo orden de Rosenbrock‘s (3.89), (3.90) y compararlo con el
esquema C-N.

Solución
Rosenbrock, 1993

1
= ∆(

+

1
)

2
= ∆

+
1
+

2

+1
=

+
2


Donde J es el jacobiano de f con elementos

y
= 1 −
2
2
= 0,29289

=
2 − 1
2
= 0,207106

Cuando este proceso es aplicado a problemas lineales (J=A) y el método esta dado por el siguiente proceso de dos
estaciones:
104


1


1
= −
1

(3,89)


1


2
= −
1

1
(3,90)

Este proceso requiere solo un poco más trabajo que el método C-N, si el inverso de −1 ∆ puede ser
almacenado. El método tiene algunas ventajas por encima del método C-N las cuales se discuten en el ejercicio 3,9.

Se puede mostrar que para ∆ → ∞ , el factor de amplificación ξ se aproxima a -1 en el esquema C-N, y a 0 para el
esquema de Rosenbrock‘s.

Los esquemas en los cuales → 0 cuando ∆ → ∞ son llamados L-aceptables (Ehle, 1973). Por consiguiente, C-N
oscila mucho más para ∆ grandes como se mostró anteriormente para la ecuación de difusividad
2

2
=
con condición inicial , 0 = 0 y condiciones limite 0, = 1,

1, = 0. La figura muestra las soluciones como
función del tiempo a = 0.1 computado con ∆ = 0.1 ∆ = 0.1.

Ejercicio 3.10.

Encuentre el límite de estabilidad para el método diferencial adelante para un problema de una dimensión con los
siguientes parámetros:
Δx = 100 ft
k = 100 md
μ = 1 cp
B = 1
Ф = 0.1
Cf = 4x10
-6
psia
-1

CR = 3x10
-6
psia
-1


105



Solución
La estabilidad se mantendrá si:

+1/2
+
−1/2

∆ ≤ 1

(3.179)

Para cumplir esto, se debe cumplir que:

∆ ≥
1
2
∅∆
2

+

0.006328
()

Reemplazando valores se tiene:

1
2
1 ∗ 0.1 ∗ 100
2
∗ (410
−6
+310
−6
)
0.006328 ∗ 100
= 5.5310
−3
í.

El límite de estabilidad es:

∆ ≥ 5.5310
−3
í.

















106

CAPITULO 4
SOLUCIÓN DE ECUACIONES DE MATRIZ TRIDIAGONAL
4.1 INTRODUCCIÓN
Todos los problemas de flujo en una dimensión discutidos en el capitulo anterior (excepto por el caso de condición
de frontera periódico) resultaban en un sistema de N ecuaciones algebraicas simultáneas con la forma:

1

1
+
1

2
=
1

−1
+

+

+1
=

= 2,3, …, −1 (4.1)

−1
+

=

Donde los coeficientes

,

y

son conocidos y

en la parte derecha de la ecuación también son conocidos.
Este sistema de ecuaciones también puede ser escrito de la siguiente forma:

= (4.2)
Donde

=
1,

2
, …. ,

,

=
1
,
2
, …,

y A es una matriz tridiagonal:
=

1

1

2

2

2

. . .
. . .

Para problemas con condiciones de frontera de cuarto grado (cíclico o condición de frontera periódico) el sistema de
ecuaciones tiene una forma ligeramente diferente:

1

+
1

1
+
1

2
=
1

−1
+

+

+1
=

= 2,3, …, −1 (4.4)

−1
+

+

1
=

Este sistema de ecuaciones puede escribirse en forma matricial como:

= (4.5)
Donde el vector y son definidas como antes y
=

1

1

1

2

2

2

. . .
. . .

El resto de este capítulo incluye los métodos para la solución de las ecuaciones (4.2) y (4.5). Estas ecuaciones
pueden resolverse por eliminación directa o por algún método iterativo. En este capítulo solo se considerara la
107

primera clase de método y deja la discusión de métodos iterativos para capítulos posteriores. La razón para esta
elección es que en estos problemas de una dimensión no se conocen métodos iterativos que puedan competir con
los métodos de eliminación directa.
En todos los casos se asume que la solución existe. La existencia de la solución se ha discutido en el capitulo
anterior.

4.2 MÉTODOS DE SOLUCIÓN

En esta sección se presentara primero un método para el caso general de las ecuaciones (4.2) y (4.5).
Posteriormente, serán presentados algunos de estos algoritmos aplicables bajos ciertas condiciones especiales. No
es posible dar todos los métodos para la solución de diversas formas de las ecuaciones (4.2) y (4.5); sin embargo
trataremos con los métodos que son más importantes para la solución numérica de ecuaciones diferenciales
parciales.

4.2.1 Algoritmo de Thomas
El más popular de los métodos para la solución de la ecuación (4.2) es derivado de escribir A como el producto de
dos matrices:
= (4.7)
Donde es una matriz triangular inferior y una matriz triangular superior. Para la matriz tridiagonal especial A se
considero dos matrices y que pueden escribirse como:
=

1

2

2

. .
. .

(4.8) =

1
1

1
2

. .
.
−1
1

(4.9)

Notamos que la diagonal inferior de tiene los mismos elementos de la diagonal inferior de A, y los elementos de la
diagonal principal de han sido seleccionados arbitrariamente. Ahora si los elementos de son igualados a los
elementos de A, término por término, obtendremos 2 −1 ecuaciones para las incógnitas:

1
,
2
, ….

y
1
,
2
, …
−1

Las relaciones deseadas son:

1
=
1
(4.10)

−1
=
−1
/
−1
= 2,3, …, (4.11)

=

−1
= 2,3, …, (4.12)

108


Sustituyendo ecuación (4.7) en (4.2) tenemos:

= (4.13)

= (4.14)
Luego:

= (4.15)
Ya que es una matriz triangular inferior, la primera ecuación del sistema (4.15) tiene solo una incógnita y puede
resolverse para
1
:

1
=

1

1
(4.16)
El resto de ecuaciones en el sistema (4.15) puede resolverse por la siguiente eliminación:

=

−1

= 2,3, …, (4.17)
Ahora observamos que es el lado derecho del vector para el sistema (4.14) con el coeficiente de la matriz que
se conoce de (4.10) para (4.12).ya que es una matriz triangular superior la última ecuación en el sistema tiene solo
una incógnita y esta puede ser resuelta primero:

=

El resto de ecuaciones ahora puede resolverse por sustitución hacia atrás:

=

+1
= −1, −2, …,1 (4.18)
Para propósitos computacionales esto no es necesario para almacenar

y el algoritmo podría escribirse como:
1. Set
1
=

1

1

1
=

1

1

2. Compute for = 2,3, . . ,
P
i
= a
i
−c
i
q
i−1

=

=

−1

3. Set

=

4. Compute for = −1, −2, …,1

=

+1


El anterior algoritmo requiere cinco multiplicaciones o divisiones y tres sustracciones por punto del grid. Este
algoritmo, en este o en una forma ligeramente diferente, se ha discutido en muchos textos (e.g., Lapidus, 1962;
Richtmyer and Morton, 1967; Ames, 1969; Von Rosenberg, 1969). Presentaremos un programa computacional visual
basic para el algoritmo de Thomas en el apéndice B. El algoritmo es en esencia una forma de eliminación gaussiana.

109

Cuando se usa este algoritmo debemos estar seguros que:

1
≠ 0 (4.19) y

=

−1
≠ 0 (4.20)

En los casos donde las anteriores condiciones no sean satisfechas el tamaño del sistema puede ser reducido.
También se debe tener cuidado con las graves acumulaciones de errores de redondeo en casos donde

es
pequeño. Este problema puede ser manipulado por el proceso de eliminación llamado ‗‘pivoteo‘‘.

Ahlberg et al. (1967) extendió el algoritmo de Thomas para resolver ecuaciones (4.5). El procedimiento se reduce al
algoritmo de Thomas cuando
1
y

son iguales a cero. El algoritmo puede escribirse como:

1. Set
1
=

1

1

1
=

1

1

1
= −

1

1

= 1

= 0
2. Compute for = 2,3, . . ,

P
i
= a
i
−c
i
q
i−1


= −

−1

=

=

−1

3. Compute for = −1, −2, …,1

= −

+1
+

=

+1


4. Compute

=

−1

1

+
1

+
−1

5. Compute for = −1, −2, …,1

=

El anterior procedimiento requiere ocho multiplicaciones o divisiones y cinco sustracciones por punto del grid.

4.2.2 Algoritmo de Tang

Tang (1969) presento un algoritmo para la solución de la ecuación (4.5). Este algoritmo tal vez fue derivado en una
manera similar al procedimiento discutido para el algoritmo de Thomas. El algoritmo es:
1. Set
1
= 0
1
= −1
1
= 0

2. Compute

2
=

1

1

2
=

1

1

2
=

1

1

110


3. Compute for = 2,3, . . , −1

+1
= (

−1
)/


+1
= −(

+

−1
)/


+1
= −(

+

−1
)/

4. Compute
=

/(1 +

)

=

/(1 +

)

= (

−1
)/(

−1
)

= (

−1
)/(

−1
)

5. Compute first and last values of the solution vector

1
= ( −)/( −)

= ( −)/( −)

6. Compute intermediate values of the solution vector for = 2,3, . . , −1

=

El algoritmo solo puede ser aplicado para la solución de la ecuación (4.2). En este caso


1
=

= 0


Y el coeficiente de la matriz es tridiagonal. El paso 6 se reduce en lo siguiente:

6a. teniendo en cuenta que

= 0 para todo y para = 2, …, −1

=

1


Tang afirma que este método es superior al del algoritmo de Thomas bajo ciertas condiciones. Es claro desde el
paso anterior (6.a) que este error de redondeo no debe acumularse en la aplicación de este paso. El algoritmo
requiere 11 multiplicaciones o divisiones y 6 adiciones o sustracciones por punto en el grid. La forma reducida de
este algoritmo para la ecuación matricial tridiagonal resulta en una reducción de cuatro multiplicaciones o divisiones
o dos sustracciones por punto en el grid. El trabajo requerido para este algoritmo es una y media veces el trabajo
para el algoritmo de Thomas. Un programa computacional para el algoritmo de Tang es incluido en el apéndice B.

Otro algoritmo muy similar para la ecuación (4.5) fue presentado por Evans (1971). Este requiere alrededor de la
misma cantidad de trabajo computacional por punto del grid (11 multiplicaciones o divisiones y seis adiciones o
sustracciones) como el algoritmo de Tang. Sin embargo en el último paso del proceso de eliminación

es
111

computarizado desde
+1
y

. Por lo tanto no tiene la misma ventaja como el método de Tang en lo que se refiere
a la acumulación de errores de redondeo.


4.2.3 Solución de Ecuaciones de Matriz Tridiagonal Simétrica
Como se discutió en el capitulo anterior en muchos problemas prácticos es posible escribir la ecuación de diferencias
finitas como:
= (4.21)
Donde el coeficiente de la matriz es tridiagonal y simétrico:

=

1

1

1

2

2

. . .
. . .

−2

−1

−1

−1

4.22)

Para este caso es posible escribir

=

Donde tiene la siguiente forma:


=


1

1

2

. .

−1

. .

−1

Donde

es la traspuesta de

Un algoritmo que toma las ventajas de esta forma especial de la matriz (atribuido a Chleski) puede ser ejecutado por
los siguientes pasos (Fox, 1964; Westlake, 1968; wilkinson and Reinsch, 1971):

1. Set
1
=

1

2. Compute for = 1, …, −1

=


+1
=
+1

2

3. Set

=

112

4. Compute for = −1, …,1

= (

+1
)/

5. Set
1
=
1
/
1


6. Compute for = 2, …,

= (

+1
)/

El algoritmo de Choleski requiere considerablemente más trabajo (seis multiplicaciones o divisiones, una raíz
cuadrada y tres adiciones o sustracciones por punto en el grid) que el algoritmo de Thomas. Esto es sorprendente en
un principio, ya que se esperaría hacer menos trabajo para el caso simétrico. Mostraremos en el capítulo 8 esta
descomposición simétrica como se indico anteriormente se convierte en atractivo para las matrices bandas de mayor
ancho de banda.

4.2.4 Casos Especiales de No Única Solución


Bajo ciertos casos la matriz de la ecuación que hay que resolver es singular y una única solución no existe. Este es
el caso para problemas elípticos (flujo en estado estacionario) con condiciones de frontera de Neumann. Para este
caso existe una solución si

= 0 y con el fin de hacer una única solución de los elementos de debe
especificarse arbitrariamente algún punto de frontera (ver ejercicio4.1). El coeficiente de la matriz puede hacerse
simétrico por el método discutido en el capitulo anterior. La forma de la matriz es la misma que la de la matriz S dada
por la ecuación (4.22) con elementos definidos por:

1
= −
1

1
= −(

+
−1
) = 2, …, −1

= −
−1


Este sistema puede resolverse por el siguiente algoritmo:

1. Let

= 0 ( o cualquier valor arbitrario)

2. Compute for = −1, …,1

= −

/

=1

(4.23)

Este proceso requiere solo una división y una adición por punto del grid (desde

−1
=1
= −

y sumas
consecuentes pueden ser obtenidas por una sola sustracción).

Una única solución no existe para el caso elíptico con condiciones de frontera periódicos.la solución se vuelve única
si

especificado en cualquier punto y las incógnitas restantes son resueltas por, con

como la condición de
frontera en ambos extremos. Es posible desarrollar un algoritmo especial de eliminación para estos casos como se
indica en el ejercicio 4.2.




113

4.2.5 Otros Casos Especiales

El trabajo computacional puede ser más reducido si la ecuación (4.2) es resuelta repetidamente por diferente sin
cambios en A. en este caso los elementos de descomposición matricial y definidos por la ecuación (4.10) por
(4.12) puede ser guardado y el algoritmo de thomas es modificado consecuentemente. Este proceso requiere solo
tres multiplicaciones o divisiones y dos adiciones o sustracciones por grid point después y se ha calculado
una vez.
Mas reducciones en el trabajo son posibles si es simétrica yla ecuación (4.2) es resuelta repetidamente (Cuthill
and Varga, 1959). Este proceso requiere solo dos multiplicaciones o divisiones y dos adiciones o sustracciones por
grid point.

Otros casos especiales son considerados por Evans y Forrington (1963) y Bakes (1965).estos sin embargo no son
importantes para los problemas considerados en este libro.

EJERCICIOS
Ejercicio 4.1
Considerando la ecuación:
) (x q
x
u
K
x
=
|
.
|

\
|
c
c
c
c
) , 0 ( L x e
Con condiciones de frontera 0 =
c
c
x
u
cuando x=0 y x=L para la cual la ecuación de la matriz correspondiente es
de la forma (4.21). Encontrar (a) las condiciones para la existencia de una solución y (b) encontrar como la solución
puede ser única especificando u en un punto arbitrario.
Resumen de la solución:
(a) Añadiendo sucesivamente por filas en la ecuación, encontrar la condición para la que existe solución.
0 =
¯
i
di
La cual es equivalente a la ecuación (3.166). Muestra que si (A) se satisface, todas las soluciones de d Su = son:
c u u
p
+ =
Donde
p
u es una solución particular y | |
T
c c c ,... , = es un vector constante.
(b) Si la solución se especifica en el punto interior i, la matriz S se vuelve diagonalmente dominante pero
reducible (Varga, 1962). (Reemplazar en la ecuación de diferencias finitas el punto i por U u
i
= y analizar la matriz
resultante). El significado físico de la reducción es que el problema puede ser separado en dos problemas
independientes. La matriz S en este caso puede ser reducida mediante la eliminación de la fila y la columna i.

114

La ecuación reducida es:
|
|
.
|

\
|
=
2
1
2
1
2
1
0
0 g
g
u
u
S
S

1

1
=
1

2

2
=
2

Donde

1
=
1
,
2
, …,
−1


2
=
+1
, …,


1
=

= 1, …, −2
2
=

= +2, …,

1−1
=
−1

−1

2+1
=
+1

Y
1
y
2
son submatrices de S.
Si la solución se especifica en i=1 o i=N, el tamaño de la matriz se puede reducir a N-1. La matriz reducida es
dominante en la diagonal e irreducible y el problema tiene una única solución.
EJERCICIO 4.2
Desarrollar el algoritmo análogo al algoritmo (4.23) para el problema elíptico con condiciones limites periódicas, dado
por

= , donde
=

1

1

1

2

2

. . .
. . .
. . .
. . .


−1


1
= −(
1
+

)

= −(
−1
+

) = 2, …,
Considerando:
(a) El caso en que
1
=
2
= ⋯ = .
(b) El caso general.
(c) Requerimientos computacionales.
Resumen de la solución
Añadiendo filas se transformara A y d en:
115


=

1

1

2

2


3

3

. . . .


1

1

. . . .
. . . .

−1 (
−1
+
)

−1


1
=

1

1
+
2
.
.
.

=1
.
.
.

−1
=1

Las dos últimas filas dan la condición

= 0

. Escoger ahora:

= 0
Así
1
, …,
−1
se obtienen resolviendo
1
=
1
reduciendo por dropping la última fila y la última columna.
(a) Si
1
=
2
= ⋯ =

el algoritmo es:

1
=

=1

−1
=1
(B)

=

=1

−( −)

1

−1
=

(Recomendación: sumar todas las filas = 1, …, −1 para obtener
1
, sumar filas = 1, …, para
obtener

.
(b) Para el caso donde todos los valores de b son diferentes, multiplicar cada columna por

1

, luego
proceder como en (a).
(c) Con la estructura de cálculo adecuada, (B) requiere una multiplicación y tres adiciones por término
desconocido.
Un sistema de este tipo más general es considerado por Evans (1971a).
116

CAPITULO 5

FLUJO MULTIFÁSICO EN UNA DIMENSIÓN

5.1 INTRODUCCIÓN

Éste es el primer capítulo que trata flujo multifásico. En comparación con el flujo monofásico, la simulación del flujo
multifásico requiere técnicas más poderosas, porque trata con un sistema de ecuaciones no-lineales acoplado. Aquí
presentaremos técnicas básicas de solución que están actualmente en uso, así como técnicas especiales usadas en
problemas que son difíciles de resolver por técnicas estándar. Aunque tales problemas (por ejemplo, Conificación y
Filtración de gas) son típicos de sistemas multidimensionales, es más fácil discutir técnicas para manejarlas aquí.

Desde el primer artículo sobre dos fases de West et al. (1954), ha sido publicados muchos artículos sobre la
simulación de flujo multifásico. En las Secciones 5.1 y 5.2, los dos métodos básicos para solucionar ecuaciones de
flujo multifásico son presentados: Método de solución simultánea (SS), y el método implícito presiones – explícito
saturación (IMPES). Varios métodos para el tratamiento de no-linealidades son discutidos en la Sección 5.5. Un
método relativamente nuevo conocido como el método secuencial (SEQ) es presentado en la sección 6.

Cuando tratemos flujo multifásico, denotaremos las fases mojante y no mojante como "" y "" y escribiremos las
ecuaciones (2.65) a (2.65) como:

=


+

= , (5.1)

=

+

= 1 (5.1)

Para flujo trifásico, escribiremos las ecuaciones como:

=

+

=

1 −

+

+

=

1 −

+

+

+

=

=

(5.2)


Debido a que la mayoría de este capítulo tratará con aproximaciones en un punto dado en el espacio, en ocasiones
omitiremos el subíndice espacial .

5.2 EL MÉTODO DE SOLUCIÓN SIMULTÁNEA (SS)

La esencia de este método es la escritura de las derivadas de saturación en el lado derecho de las ecuaciones (5.1a)
o (5.2a) en términos de las derivadas de presión y la solución de las ecuaciones resultantes para presiones. Fue
primero propuestos por Douglas et al. (1959) y más tarde extendido y analizado más allá por varios investigadores
(Coats et al., 1967; Coats, 1968; Sheffield, 1969).

5.2.1 El Método SS para Flujo Bifásico

La selección de la aproximación del tiempo es crucial para las ecuaciones acopladas. Es natural tratar técnicas del
Capítulo 3 (Sección 3.3), puesto que las ecuaciones (5.1a) son parabólicas. Sin embargo, tales métodos raramente
funcionan cuando se aplican a sistemas de ecuaciones no lineales acopladas de este tipo. Un método confiable es la
aproximación con diferencias regresivas. Douglas (1960) ha mostrado que es estable para problemas de este tipo y
es uno de los más usados frecuentemente en las Simulaciones de yacimientos.

Permítanos por consiguiente discretizar el lado derecho de la ecuación (5.1a) por medio de la aproximación
diferencial regresiva. El concepto de aproximación de tiempo que conserva masa fue discutido en el Capítulo 3

117

(Sección 3.7.1). El concepto se extiende para flujo multifásico mediante la siguiente definición de la derivada
temporal:

1

=

+1

(5.3)

Así que:


1

(5.4)


Podemos ahora escribir las aproximaciones en diferencias finitas para la ecuación (5.1a) como:

Δ(

+1

)]

=
1

+

= , (5.5)
Donde:

Δ Δ( −)] ≡ ΔΔ −Δ Δ

+
1
2
[
+1


+
1
2
(
+1

)] +

1
2
[
−1



1
2
(
−1

)] (5.6)

=



Δ

=

,
+
1
2
=
+
1
2


+
1
2
Δ
+
1
2
y

son las tasas de inyección/producción del bloque.
Esas aproximaciones son extensiones directas de las ecuaciones (3.125) y (3.126) para flujo monofásico.

Expansión de las aproximaciones de las derivadas temporales. El paso esencial el cual conlleva a la formulación de
SS es expandir el lado derecho de la ecuación (5.5) en términos de

y

. El operador

puede expandirse como:

=

+

+1

=

1

+

+1

+

1

+1

(5.7)

Definimos las derivadas (pendientes de no-linealidades) así:

=
1


=

1


=

= ,


= = °

(5.8)


Si asumimos que la porosidad depende de = ½(

+

), podemos escribir

=

[ ½

+

] , entonces la ecuación (5.7) puede expresarse como:

= (

)

+

+1

+

+1



[ ½

+

] (5.9)

Tenga en cuenta que hasta el momento no hemos asignado ningún nivel de tiempo a las derivadas ′

, etc. La
ecuación (5.9) conservará la masa solamente si las expansiones de términos como

son exactas, por ejemplo:

+1

Esta generalmente puede satisfacerse solo si la derivada ′

es definida como una cuerda entre

y
+1

(Peaceman, 1967; Coats, 1968):

118

=

+1

+1

(5.10)

Con excepción de la presión capilar que es una función lineal de la saturación, la ecuación 10 define un coeficiente
implícito y así requiere iteración. Coeficientes implícitos similares resultan de ′

y

. Aún si

y fueran funciones
lineales, la expansión (5.9) aún tendrían coeficientes implícitos porque

+1
en el segundo término y

+1
en
el tercer término datan del nivel de tiempo n+1.

Forma de Matriz de Ecuaciones SS. Con las expansiones dadas en la Ecuación (5.9), la ecuación (5.5) puede
escribirse como:

Δ(

+1

)]

+1
=
11

+
12

+

Δ(

+1

)]

+1
=
21

+
22

+

(5.11)

Donde los coeficientes

son fácilmente encontrados de la ecuación (5.9) (Reconociendo ′

= −′

):

11
=


[

+1

+1



]

12
=


[

+1

+1



]

21
=


[

+1

+1
(1 −

)

]

22
=


(1 −

)

+1

+1
1 −


(5.12)

Existen dos ecuaciones de diferencias (Ecuaciones (5.11)) para cada punto en el grid, las cuales deben solucionarse
simultáneamente, de ahí el nombre ―Método SS‖.
Ordenando las incógnitas en un vector:

= [
1

,
1

, . . ,

,

, …,

,

]

Las ecuaciones de diferencias finitas para todos los puntos del grid pueden ser escritas ahora en forma de matriz,
así:

+1
=
+1

+ + =

+ + (5.13)

Donde es la matriz transmisibilidad, es la matriz acumulación, es el vector de términos gravitacionales (los
cuales hemos asumido, pueden expresarse en el nivel de tiempo n), y es el vector fuente.

Puesto que la ecuación (5.13) es típica para flujo multifásico mostraremos su estructura en detalle y desarrollaremos
notación para matrices estructuradas por bloques.

El i-ésimo ―bloque fila‖ de la matriz es:

Bloque Diagonal


1
2
0 −


1
2
+

+
1
2
0

+
1
2
0
0


1
2
0 −


1
2
+

+
1
2
0

+
1
2






119


El i-ésimo bloque de es una matriz de 2x2

=

11

12

21

22

(5.14)

Y las i-ésimas particiones de y son:

=
(∆

∆)

(∆

∆)

=

(5.15)

Si definimos (además de

) matrices de 2x2:


=


1
2
0
0


1
2

= −

1
2
+
+
1
2
(5.16)

Y Vectores de dos elementos:

=

=

=

=

+1

+1

Entonces, la ecuación (5.13) puede escribirse en forma de bloque expandido como:

+
  
  

+
  
  



+1
=






+



+



(5.17)

El sistema anterior es útil porque muchos algoritmos de matriz pueden extenderse fácilmente a matrices
estructuradas por bloques mediante una sustitución formal de las operaciones matriciales a operaciones aritméticas
(Capítulo 6).

La ecuación (5.13) algunas veces se escribe en una forma residual, la cual es más conveniente desde el punto de
vista computacional, especialmente en relación a los métodos iterativos. Definiendo para cualquier

un

mediante:

=

− (5.18)



Entonces la solución (5.13) satisface

+
=
120

Usando

, podemos escribir la ecuación (5.13) como:

−(
+

) = −

+ (5.19)

Frecuentemente, tenemos alguna aproximación

a
+
así como el vector de la última iteración; entonces
podemos escribir

−(
+

) = −

+ (5.20)

(Algunos autores incluyen en la definición de tal que
+
= ).

Comentarios sobre el Método SS.

a) El método SS como se presentó aquí requiere Presiones Capilares diferentes de cero puesto que las
ecuaciones para

y

están unidas mediante ′

. Como la pendiente de la presión capilar decrece, la
matriz se vuelve dominante y el sistema de ecuaciones llega a ser singular. (Ejercicio 5.1). Por ende, si uno
desea simular el caso de Presión Capilar cero, una pequeña curva ―falsa‖ (la mejor opción es lineal) debe
usarse. Afortunadamente, el valor de

, el cual es necesario para que la Solución SS sea válida, es lo
suficiente pequeño así que no afecta las respuestas (Coats, 1968). Una variante del Método SS el cual no está
restringido a

nula se da en la siguiente sección.
b) Luego que el paso de tiempo esté completo,

debe actualizarse. Este paso involucra el tratamiento de no-
linealidades debido a la Presión Capilar, lo cual será discutido en la sección (5.5).
c) Debido a que el número de incógnitas es x(el número de fases), el método SS llega a ser costoso para
problemas multidimensionales. El valor real del enfoque de SS está relacionado con el tratamiento implícito de
las transmisibilidades (Sección 5.5).


5.2.2 Extensión del Método SS a Flujo Trifásico

Las expansiones del lado derecho para las ecuaciones del agua y el aceite de las ecuaciones (5.2) son:

=

(1 −

)

+

+1
−′

−′

+

+1
(1 −

)


(5.21)

=

+

+1

+

+1


(5.22)

Donde ahora hemos asumido que depende de

. Para la ecuación de gas, el operador satisfaciendo la ecuación
de balance de materiales es:

+

=

+

+

+1

(5.23)

El primer término es

=

+

+1

+

+1


(5.24)

El segundo término está dado por la ecuación (5.21) y

se expresa así:

=

donde


=

+1

+1

121

Es igualmente apropiado expandir el segundo término del lado izquierdo de la ecuación (5.23) así

= (

)

+

+1

Usando la definición


=
(

)
+1
−(

)

+1

Las ecuaciones de diferencias para aceite y agua están de nuevo dadas por la ecuación (5.5), donde = , y la
ecuación (5.21) o (5.22) es usada para el lado derecho. La aproximación diferencial para la ecuación del gas puede
escribirse así

Δ[

Δ(

+1

)]

+Δ[

Δ(
0
+1

)]

=
1

+

+(

)

+

(5.25)
Donde:
Δ[

Δ(
0
+1

)]

=

+
1
2
[

+1

+
1
2
(
+1

)]
+


1
2
[

−1


1
2
(
−1

)] (5.26)

Una formulación alternativa de la ecuación del gas se obtiene si la ecuación del aceite es multiplicada por

y
deducida de la ecuación de Gas. Puede hacerse con la ecuación diferencial o la ecuación de diferencias con el
mismo resultado (Ver ejercicio 5.2).


5.2.3 Otras formulaciones del Método SS

Por brevedad, sólo consideraremos flujo bifásico.

Formulación sin términos explícitos de gravedad. La definición de pseudopotenciales Φ
w
, Φ
n
(Ver Sección 2.4.3 del
Capítulo 2) es


Φ

=

0
− = , (5.27)

Transformando la ecuación (5.1a) en

Φ

=

+

= , (5.28)

La cual puede aproximarse mediante las siguientes ecuaciones de diferencias:

ΔT

ΔΦ

+1

=
1
Δ

+

= , (5.29)

Donde

+1 2
= (

)
+1 2

+1 2
Δ
+1 2


122

El lado derecho debe expandirse en términos de los valores de Φ

. Debido a que

Φ

=

donde

es la

promedio en el intervalo de tiempo a +1, obtenemos

=

+

+1


Φ

+

+1

Φ

Φ

= , (5.30)

Asumimos aquí que

≃ ′

≃ ′

Lo cual es una buena aproximación si

es pequeño comparado a cambios en la presión de yacimiento. En la forma
matricial, esta formulación se convierte en:

+
=
+

+

Donde la matriz tiene elementos definidos por la ecuación (5.30).

La conversión entre Φ

y

se logra mejor estableciendo correspondencia

Φ

=

(

)

En forma tabular, debido a que para cualquier , Φ

=

(

) −

Formulación en términos de , . Escogiendo

,

como variables dependientes. Las ecuaciones (5.1) son

=

+

=

(1 −

)

+

(5.31)

Ahora, al expandir el lado derecho de las anteriores ecuaciones con la suposición
+1
=

+′

y usando
la relación

=

=

−′

Donde

=

Entonces:

=

+1

+

−′

+

+1

= −

+1

+1 −

+′

De manera similar el término

puede expresarse como

. Si ordenamos las incógnitas como se
indica en el siguiente vector

=

1
,

1
, … ,

,

, …,

,

123

Podemos escribir la aproximación por diferencias finitas regresivas para la ecuación (5.31) otra vez en la forma de la
ecuación (5.13).

La matriz tiene bloques

con elementos

11
=

+

+1

12
=


[

+1
+

]

21
=


[1 −

+

+1
]

22
=


+1
(5.32)

Y la matriz tiene bloques

+

=

+
1
2

+
1
2

+
1
2
0

= −
+
1
2
+

1
2
(5.33)

(Note la estructura asimétrica de la matriz , opuesta a la matriz simétrica obtenida en la ecuación (5.16). esta
formulación es aplicable también para

≡ 0, caso en el cual ′

≡ 0. Formulaciones equivalentes pueden
escribirse en cualquier otro par de y o variables equivalentes (Ejercicio 5.3 y 5.4).



5.3 MÉTODO IMPLÍCITO PRESIONES - EXPLÍCITO SATURACIONES (IMPES)

Este método surgió en el trabajo de Sheldon et al. (1959), y Stone y Gardner (1961). Su idea básica es obtener una
sola ecuación de presión mediante una combinación de las ecuaciones de flujo. Luego que la presión se haya
determinado en el tiempo, las saturaciones son actualizadas explícitamente. Un procedimiento numérico similar ha
sido desarrollado también para las ecuaciones de Navier-Stokes donde es conocido como el ―método de la variable
primitiva‖ (Fox y Deardoff, 1972). El método IMPES fue propuesto también por autores soviéticos (Danilov et al.,
1968).

Daremos primero una derivación estándar de las ecuaciones IMPES – Trifásico, como se encuentra en Breitenbach
et al. (1969) y Coats (1968). Seguido de esto se presentaran algunas variaciones del método.

5.3.1. Método IMPES para flujo trifásico

Las ecuaciones de diferencias finitas, discretizando la ecuación (5.1) pueden ser escritas en términos de

y las
saturaciones como

Δ[

−Δ

Δ)] =
1

+
1

+

Δ[

Δ)] =
2

+
2

+

Δ[

Δ)] +Δ[

Δ)] =
3

+
3

+

+

La suposición básica del Método IMPES es que la presión Capilar en los términos de flujo del lado izquierdo de las
ecuaciones, no cambian con el paso de tiempo. Entonces los términos involucrados Δ

y Δ

pueden ser
evaluados implícitamente en el anterior (n-ésimo) nivel de tiempo y también

=

=

. Podemos, por
ende, denotar

por y escribir
124


Δ[


+1

Δ −Δ

)] =
1

+
1

+

Δ[


+1

Δ)] =
2

+
2

+

Δ[


+1

Δ +Δ

)] +Δ[


+1

Δ)]
=
3

+
3

+
3

+

+

(5.34)

Donde los coeficientes se encuentran de las expansiones (5.7), etc:

1

=

+

+1



1

=

+1

2

=

+

+1



2

=

+1

3

=

+

+1


+

+

+1


+

+1


3

=

+1

3

=

+1
(5.35)

Ahora deseamos combinar las tres ecuaciones (5.34) de tal manera que todos los términos con

desaparezcan.
Esto se logra multiplicando la ecuación del agua por , la ecuación del gas por y sumando las tres ecuaciones. El
lado derecho de la ecuación resultante es

1

+
2

+
3

+−
1

+
2

+
3

+−
1

+
3

Y y se encuentran de


1

+
2

+
3

= 0

1

+
3

= 0

Lo cual da

=
2

(
3


3

)
=
3

1

(5.36)

Entonces la ecuación de la presión será

Δ[


+1

Δ)]

+

Δ[


+1

Δ)]

+

Δ[

Δ
+1

Δ +


+1

Δ)]

=
2

+
1

3

+

Δ[

Δ

]

Δ[

Δ

]

+

+

+

(

+

)

(5.37)

Esta es una ecuación en diferencias finitas del tipo obtenida de una ecuación parabólica simple y puede escribirse
como

+
=
+

+ +
125


Donde es una matriz tridiagonal y es una matriz diagonal. En este caso el vector incluye los términos de
gravedad y capilaridad.

Luego que la solución de presión es obtenida, las saturaciones son actualizadas explícitamente sustituyendo los
resultados en las primeras en las primeras dos ecuaciones (5.34). Cuando

+
se conozca, se calculan las nuevas
presiones capilares

+
y

+
, las cuales se usan explícitamente en el siguiente nivel de tiempo.

Como para el Método SS, muchos de los coeficientes en el lado derecho están en el nivel de tiempo desconocido y
es necesaria la iteración. Note que los factores de multiplicación y deben actualizarse durante la iteración. Es
fácil derivar los casos especiales para flujo bifásico.

5.3.2 Otras derivaciones del Método IMPES
Variables Diferentes. Cualquier formulación de SS puede usarse como punto de partida para IMPES. Los
coeficientes y serán ligeramente diferentes dependiendo de la selección de las variables dependientes. Por
ejemplo, considere la formulación SS en y para flujo bifásico (Sección 5.2.3).

Δ[

(Δ −

Δ −Δ

)
+1
] =
11

+
12

+

Δ[

(Δ −

Δ)
+1
] =
21

+
22

+

(5.38)

Para obtener un que elimine los términos

se multiplica la primera ecuación por y luego se suman.
Resulta = −
22

12
y la inspección de la ecuación muestra que
12
siempre será positiva siempre que

≤ 0, así que el proceso pueda llevarse a cabo.

La solución IMPES ahora consta de dos pasos:


a) Con

evaluada explícitamente, resolver
+
, implícitamente de la siguiente ecuación:


22

12
Δ[

Δ
+1
] +Δ[

Δ
+1
]
= −
22

12

11
+
21


22

12

+


22

12
Δ[

(

Δ

)] +Δ

Δ (5.39)

b) Resolver explícitamente para

, por ejemplo, de la ecuación del agua:

= 1
12

11

Δ
+1

Δ −Δ

(5.40)

Uso directo de las ecuaciones de flujo fraccional. La manera más directa de obtener una formulación de IMPES es
mediante la forma ―hiperbólica‖ de las ecuaciones de flujo derivadas en el capítulo 2 (Sección 2.5.2). Para mayor
claridad, consideramos flujo bifásico con = constante y sin fuentes y sumideros. Entonces la ecuación de la
presión en la forma diferencial se obtiene de la ecuación (2.94):

+

+

=

+

(1 −

)

(5.41)

Donde =

. Discretizamos los términos de flujo como es usual y aproximamos mediante

.
Finalmente,

y

se aproximan con

+1
y

+1
. Esta opción lleva a ecuaciones de diferencias idénticas a la
ecuación (5.39) como se muestra abajo. Las manipulaciones indicadas anteriormente resultan en

+1
Δ[


+1

Δ −Δ

)] +

+1
Δ[


+1

Δ)]
=

+1

+

+1
1 −

(5.42)


126

Ahora, para igual a una constante, obtenemos de la ecuación (5.32)

= −
22

12
=

+1

+1


Y es ahora fácil verificar que la ecuación (5.39) es idéntica a la ecuación (5.42). Debería ser obvio ahora cómo
proceder con la derivación del IMPES desde las ecuaciones de tres fases expresadas en términos de ,

,

, etc.
(Ejercicio 5.5).

En IMPES, no usamos la ecuación de saturación (2.95), conocida como la ―ecuación de flujo fraccional‖. Como
veremos en la sección 5.6, el uso de esta ecuación conlleva al método de solución secuencial.



5.4 ANÁLISIS DE LOS MÉTODOS IMPES Y SS

En las dos secciones anteriores, derivamos los métodos SS e IMPES sin ninguna referencia al tratamiento de no
linealidades involucradas o la existencia de solución. En esta sección examinaremos las propiedades de estos
métodos en su forma básica cuando todos los coeficientes en las ecuaciones de diferencias son evaluados en el
nivel de tiempo anterior. El primer análisis de convergencia del Método SS fue presentado para flujo bifásico por
Douglas (1960), Later, Coats (1968) analizó la estabilidad de ambos métodos y Sheffield (1969) discutió la existencia
de solución para el método SS.

5.4.1 Estabilidad

Hay dos posibles limitaciones de estabilidad las cuales pueden analizarse independientemente.

La primera viene del tratamiento explícito de las variables primarias. Debido a que el Método SS trata todas las
variables primarias explícitamente, en este aspecto es incondicionalmente estable. Sin embargo, el método IMPES
trata la Presión Capilar explícitamente y por ende tiene un límite de estabilidad dependiendo de la magnitud de

.

La segunda limitación resulta del tratamiento explícito de las transmisibilidades, las cuales son las no linealidades
involucradas más fuertes. Puesto que este tratamiento es idéntico para ambas formulaciones (IMPES y SS) existe un
límite de estabilidad.

Por simplicidad, trataremos solo el caso bifásico. El desarrollo para tres fases se bosqueja en el Ejercicio 5.6. Nuestro
análisis sigue Coats (1968).

5.4.1.1 Estabilidad con respecto a

Para este análisis, asumiremos que

y las transmisibilidades son constantes y por simplicidad, también
ignoramos los efectos gravitacionales.

Estabilidad del Método IMPES. Consideraremos el método IMPES para flujo incompresible. Bajo las suposiciones
anteriores las ecuaciones (5.38) pueden escribirse como:

Δ
2

+1
=

+

Δ
2

+

(5.43)

Δ
2

+1
= −

(5.43)

Denotar ahora los errores en

y como
1
y
2
:

1

=



2

=

Como se mostró en el Capítulo 3 (Sección 3.2.3) los errores
1
y
2
satisfacen las ecuaciones de diferencia (5.43a) y
(5.43b), siempre que ignoremos los errores de truncamiento. Las ecuaciones de error resultantes son:

Δ
2

2
+1
=

1
+

Δ
2

1

(5.44)

127

Δ
2

2
+1
= −

1
(5.44)

Sumando las ecuaciones (5.44) y resolviendo para
2
+1
resulta el error en la ecuación de Presión como

Δ
2

2
+1
=

+

Δ
2

1
+1
(5.45)

Siguiendo el análisis de estabilidad de Series de Fourier (Capítulo 3, Sección 3.2.3), buscando
1
en la forma

=

exp−1

= 1,2

Donde

=

,

> 0. Suprimiendo el subíndice podemos escribir

Δ
2

= −

Donde

= 4sin
2

2


La sustitución de esta en la ecuación (5.45) da

2
+1
=


1

2

1

(5.46)

Donde

=

+

.

La sustitución de
2
+1
en la ecuación (5.44b) resulta en

1
+1
=
1

1

−1 =
1

1


La condición
1
< 1 lleva a

∆ <
1
2

(5.47)

Aquí hemos usado el hecho que

< 0,

> 0 y

< 4. Es fácil ver que si
1
está limitado,
2
también
estará limitada de acuerdo a la ecuación (5.46). La condición (5.47) debe satisfacerse para todos los puntos y
cualquier saturación

.

Por consiguiente, para una malla regular obtendremos la siguiente condición de estabilidad:

∆ <
1
2

2
min

1
max

min
,

+

(5.48)

Ahora investigaremos el papel de la compresibilidad en la estabilidad del método IMPES. Para este propósito
definiremos

=

y escribiremos la equivalente a la ecuación (5.43) como:

Δ
2

+1
=

+

+

Δ
2

(5.49)

Δ
2

+1
=

+

(5.49)




128

Donde

=

=




Aplicando el método de estabilidad de Fourier, obtenemos las ecuaciones para los errores
1
y
2

1
+1
+

2
+

2
+1
=

+

1

1

+

2

(5.50)

1
+1

2
+

2
+1
=

1

2

(5.50)

Con el fin de encontrar los factores de amplificación, debemos escribir las ecuaciones en forma matricial. Así,

+
=

(5.51)

Y

+
=

=

Después de algunas manipulaciones matriciales (Ejercicio 5.6), encontramos que

=

+

(

+

)

+

Donde

=

2
+

=

+

=

1



La estabilidad requiere que max

< 1 donde

son los valores propios de (Capítulo 3, Sección 3.2.3.3). Los
valores propios se obtienen resolviendo − = lo cual resulta

1,2
=
1
2

±

2
−4 (5.52)

Donde

=

+(

)

+

+

=

+(

)

+

+

(5.53)

Debido que la compresibilidad de los fluidos a condiciones de yacimiento es pequeña (′

, ′

≪ 1), la
condición

,

mantendrá ≪ en la ecuación (5.52), debido a que todos los términos de están
multiplicados por alguna compresibilidad. Por ende, el valor propio dominante de es

1
=
1
2

±

2
−4 ≃
1



Note que para

=

= 0, la ecuación anterior da la condición de estabilidad

< 1, la cual lleva a la
condición de estabilidad previamente derivada (Ecuación (5.47)). El valor de (

) que da esta condición es
negativo.


129

Por ende, cuando buscamos la solución de

1

− < 1

Podemos hacer la aproximación

≃ −1 en el primer término:

< 1 (5.54)

Resolver esta desigualdad en general es difícil; sin embargo, considerar un caso especial cuando solo la fase no
mojante es compresible y

=

,

= 0. Podemos entonces utilizar de nuevo el hecho que esa solución es
cercana al caso incompresible y por ende


1

+

≃ −1

Entonces podemos evaluar de la Ecuación (5.53) como

≃ −

Y la solución de la ecuación (5.54) da, para negativos −

,

< 21 +

La cual después de sustitución y aproximación

2
finalmente da el máximo valor de
2
→ 1

∆ <

1
2

+

(5.55)

Es evidente que el límite de estabilidad se ha incrementado comparado a la ecuación (5.47), pero el mejoramiento es
en la mayoría de los casos insignificante.

El análisis de estabilidad para flujo trifásico sigue las mismas líneas pero llega a ser algo más complicado aún para el
caso incompresible (Coats, 1968). Aquí resumimos los resultados finales del análisis para flujo trifásico
incompresible.

Si denotamos
1
,
2
y
3
como los errores en

, y

, y definimos

, = 1,2,3 en consecuencia, obtenemos
después manipulaciones considerables (Ejercicio 5.6)

∆ <
4

1

+

+
3

+

+
1

(5.56)

Donde

=
1

+


3

+

2
+4

2

2

1

3


Puede verificarse fácilmente para las regiones donde dos fases están fluyendo, la expresión anterior se reduce a la
ecuación (5.47). El análisis de sistemas trifásicos compresibles resultaría en expresiones complicadas. Sin embargo,
podemos ver de la analogía con el caso bifásico discutido antes que la suma de la compresibilidad relaja el límite de
estabilidad ligeramente. Para propósitos prácticos el límite de estabilidad derivado para el caso incompresible
debería usarse aún cuando el sistema es compresible.
130

Estabilidad del Método SS. Debido a que el método SS trata

implícitamente, es incondicionalmente estable
respecto a las variables primarias. Esto puede probarse fácilmente mediante el análisis de Fourier (Ejercicio 5.7).



5.4.1.2 Estabilidad con respecto a Transmisibilidades
Para propósitos de este análisis, asumiremos flujo bifásico incompresible con presión capilar cero y fuerzas
gravitacionales. Como mostramos anteriormente, ambos métodos (IMPES y SS) son idénticos en ese caso.

En un término de flujo típico

+1 2
=
+1 2
(
+1

)

Necesitamos evaluar el coeficiente de transmisibilidad no lineal en algún punto del espacio y el tiempo. Mientras
todas las opciones sean discutidas en detalle en la Sección 5.5, consideraremos corriente arriba en espacio, explícito
en la ponderación de tiempo, por ejemplo:

+1 2
=

Si el flujo es desde a +1

+1 2
=
+1

Si el flujo es desde +1 a

Sin pérdida de generalidad, podemos asumir que el flujo es en la dirección del eje positivo de x. entonces las
ecuaciones de flujo son

−1

(
−1

)
+1
+

(
+1

)
+1
=

Δ

+1

= , (5.57)

Aunque es posible analizar esta ecuación, es más conveniente considerar el sistema equivalente de ecuaciones
(2.84) y (2.91). Para un caso 1D, la solución de (2.84) es trivial

=

y solamente tenemos que considerar
la ecuación de saturación

∙ ∇

= −

=

+

La discretización de esta ecuación para un bloque que no tiene una fuente da

−1

−1

=

Δ

+1

(5.58)

Donde el concepto de ponderación corriente arriba se expresa tomando las saturaciones explícitamente corriente
arriba. Esta forma del lado izquierdo es conservativa y por consiguiente preferible a otras discretizaciones tales como

−1 2

−1

Es fácil mostrar en este simple caso que el tratamiento de

en la ecuación (5.58) es exactamente equivalente al
tratamiento de

en la ecuación (5.57) (Ejercicio 5.8).

El error ahora satisface la ecuación (Despreciando variaciones en

):


−1

=

Δ

+1

Siguiendo el análisis de estabilidad de Fourier encontramos

=

exp(−1) = Δ


131

Y luego de la sustitución se obtiene la expresión

= 1 +exp−−1 −1 (5.59)

Donde

=

Δ

Para encontrar , expresamos en forma compleja como = +−1 y obtenemos

2
=
2
+
2
= 1 −4(1 −) sin
2

2


La condición de estabilidad < 1 da para sin
2
2 ≃ 1

0 < 1 − <
1
2


Lo que lleva a la condición < 1 ,

∆ <

(5.60)

Esta desigualdad tiene una interpretación física simple. Puede ser escrita como

< ∆ (5.61)

Hemos dividido por .

De la teoría de Buckley-Leverett sobre desplazamiento bifásico encontramos que el término de la izquierda es la
velocidad de avance de una superficie de saturación constante:

<

=
=

(Craft and Hawkins, 1959, p369). Luego la condición de estabilidad puede expresarse como

∆ < ∆ (5.62)

Lo cual significa que el frente de invasión puede avanzar una distancia de un bloque de la malla por cada paso de
tiempo o el rendimiento específico a través de cualquier bloque por paso de tiempo debe ser menor que su volumen
poroso. Este límite de estabilidad es conocido en la literatura de dinámica numérica de fluidos (Richtmyer and
Morton, 1967, p.304).

5.4.2 Existencia y unicidad de Solución

5.4.2.1 El Método SS

Consideraremos las ecuaciones bifásicas SS


+

= −

+ (5.63)

En el resto de esta sección, asumiremos que el problema tiene condiciones de frontera de no flujo las cuales son
discretizadas mediante la técnica de ―Reflexión‖. En consecuencia, si un punto +1 está fuera de la frontera,
132

ajustamos
+1 2
= 0 y

= −
−1 2
en la ecuación (5.17). Por simplicidad, también suponemos la
compresibilidad de la roca igual a cero. Entonces podemos escribir la matriz como

=

+

= −

Δ

+1

+1

+1

+1

+

Δ

0
0

(5.64)

Ahora, podemos probar los siguientes resultados:

Teorema 1. Sea ′

< 0, ′

> 0, ′

> 0 . Entonces la ecuación (5.63) tiene una única solución.

Demostración: La matriz es simétrica, diagonalmente dominante con elementos negativos en la diagonal y
elementos positivos fuera de la diagonal. Esto implica que es negativa semidefinida. La matriz

también tiene
una fila de suma cero, pero no es simétrica. Bajo las suposiciones hechas al menos un elemento de

es
positivo. Por ende la matriz = − tiene una fuerte dominancia diagonal en al menos una fila. Además, tiene
al menos una subdiagonal llena y una superdiagonal llena y es fácil mostrar que es irreducible. Luego es no
singular (Varga, 1962; Apéndice A.3.2). Notar que si 0 <

<

<

< 1, será estrictamente
diagonalmente dominante y la no se requiere la reducción.

La suposición de la compresibilidad es esencial para la unicidad, como se indica en el siguiente teorema.

Teorema 2. Sea ′

< 0, ′

= ′

= 0. Entonces la solución de la ecuación (5.63) existe solamente si

+

= 0

Y se determina hasta una constante aditiva.

Demostración: En el caso incompresible la matriz

es cero y por consiguiente todas las filas de la matriz tienen
sumas cero. Debido a que todos los elementos en la diagonal son negativos y los elementos fuera de la diagonal son
positivos, se cumple (Apéndice, A.3.6), que es singular. Multiplicar cada ecuación de fase mojante por

, cada
ecuación de fase no mojante por

y denotar la matriz resultante como

=

. Es fácil ver que

es
simétrica. Las simetría y las filas de sumas cero de

implican que

=

= 0 = , (5.66)

Para cualquier vector . Aquí

denota que el resultando de multiplicar la i-ésima fila de

para la fase por el
vector . Porque

=

Δ

−1 1
1 −1


Esto sostiene que


= 0

Para cualquier , también implica que

|


= 0

(5.67)

Si ahora escribimos las ecuaciones (5.63) como

133

+

= −

+

(5.68)

Las sumamos u usamos los resultados anteriores, encontraremos que la ecuación (5.65) debe mantenerse si existe
solución.

Por otro lado, es fácil mostrar que cada menor principal de orden −1, donde es el orden de , es
diagonalmente dominante irreducible y por ende el rango de es −1. Esto prueba que la condición (5.65)
también es suficiente. Debido a que obviamente cualquier vector constante = satisface la ecuación (5.68),
todas las soluciones tiene la forma =

+ donde

es una solución particular.

Físicamente la ecuación (5.65) representa la conservación de masa de un sistema incompresible. La constante
indeterminada representa una referencia de presión arbitraria, debido a que en un sistema incompresible el nivel de
presión es inmaterial.

Podemos derivar ahora algunas relaciones útiles las cuales son extensiones directas de los resultados dados en el
capítulo 3 (Sección 3.7.1).

Primero, podemos definir el residual al nivel +1 como

+
= −
+

+

= (5.69)

Entonces de la ecuación (5.66) obtenemos el siguiente resultado:

Teorema 3. Solución de la ecuación (5.63), si existe, satisface

+1

= −
+

=

Donde el término dentro de la segunda sumatoria representa la parte de la fase del i-ésimo elemento del vector.

El siguiente teorema da la relación entre la matriz y los errores de balance de materiales. Primero, definimos un
vector como

,+
=

Δ

+1

= , (5.70)

Note que es un vector de ―cambio de masa‖, y la ecuación (5.70) es una extensión directa de la ecuación
(3.172). Entonces el error de balance de materiales en un paso de tiempo es por definición

=

,+

+

(5.71)

Ahora, del teorema 3 el siguiente resultado se obtiene directamente:

Teorema 4. Solución de la ecuación (5.63), si existe, satisface

=

,+


+

= , (5.72)

Este teorema prueba rigurosamente nuestra previa afirmación que las derivadas temporales definidas por la ecuación
(5.3) conservarán la masa, porque en ese caso
+

=

,+
. De otro lado, la ecuación (5.72)
puede dar

= accidentalmente aún para un operador que no es conservativo. Por consiguiente,

no debería
usarse para medir la convergencia cuando se solucionan las ecuaciones. En vez de eso, uno podría usar una norma,
tal como

=

134

El análisis para un flujo trifásico es bastante análogo. Sin embargo, las matrices y generalmente no son
diagonalmente dominantes debido a los términos adicionales fuera de la diagonal representando la transferencia de
masa entre las fases aceite y gas. Sheffield (1969) mostró no es singular para suficientemente pequeño,
pero esta demostración parece estar en un error. La prueba correcta explicada en el ejercicio 5.9 muestra que las
ecuaciones SS para tres fases tienen una única solución si satisface la siguiente condición

Δ − <

(5.73)

Donde y son constantes exactas. Note que la existencia de solución para el caso sin transferencia de masa no
requiere una condición en Δ.

Generalizaciones de los teoremas 3 y 4 son también sencillas, con la definición del tercer elemento de (En el
caso trifásico = , , ) como

,+
=

Δ

+1

+

+1

(5.74)


5.4.2.2 El Método IMPES
Las propiedades de IMPES pueden analizarse de la misma manera que para el método SS. Debido a que las
ecuaciones de IMPES pueden obtenerse a partir de las del Método SS por manipulaciones algebraicas luego de
arreglar los términos

, todos los teoremas enunciados previamente son válidos también para IMPES. Esto puede
también ser demostrado directamente. Las ecuaciones de IMPES bifásico, antes de su reducción a una ecuación
sencilla, son:

= Δ[

Δ −Δ

)]

Δ

+

=

= Δ[

Δ)]

Δ

+

=

Donde hemos asumido de nuevo

=

y es constante;

denota una aproximación a

+1
.

La ecuación de balance de materiales en diferencias finitas (Teorema 3), se obtiene fácilmente con una simple
adición de todas las ecuaciones para una fase dada:


+1
Δ[


+1

Δ −Δ

)] +

+1
Δ[


+1

Δ)]
=

+1

+

+1
1 −

(5.42)

= −

Δ

+

=

= ,

Obviamente, cuando

=

+1
, los términos en la segunda sumatoria se convierten en

, definido por la
ecuación (5.70) y el Teorema 4. Los teoremas 1 y 2 pueden obtenerse de la misma manera.

5.4.3 Convergencia

Debido a que todas las aproximaciones que hemos usado son consistentes con las ecuaciones diferenciales, la
convergencia resulta (para Δ suficientemente pequeños) de la estabilidad (Capítulo 3, Sección 3.2.3). Sin embargo,
esto es cierto sólo cuando el problema diferencial es planteado apropiadamente y el operador lineal. Estas
condiciones generalmente no se satisfacen y por ende la convergencia no se asegura automáticamente. Daremos un
ejemplo en la siguiente sección, cuando un esquema diferencial muy razonable convergerá con una solución
errónea.
135

5.5 TRATAMIENTO DE NO LINEALIDADES

Las no linealidades de la ecuación 5.20 aparecen en matrices T y D y implícitamente también en el vector R. Un
elemento típico de la matriz podría ser denotado para discusiones futuras como:

=

1

1
,
2

=
1

2
(5.75)
Donde GC es la parte constante de la transmisilidad,
1
=
1

, y
2
=

. Las Funciones f1 y f2 pueden ser
aproximadas en diferentes niveles de tiempo y en diferentes formas entre los puntos de la malla, generalmente como

+
1
2

+1

11

1
,
22

2

Donde ≤
1
,
2
≤ +1 ≤
1
,
2
≤ +1
El problema de la aproximación del nivel +
1
2
en el espacio coordinado que se conoce como el problema de
ponderación. El problema de aproximación de el nivel en el tiempo n+1 es el problema de solución o lineali zación
local del conjunto de ecuaciones no lineales. Una situación similar existe en la aproximación de la matriz D. Todas las
no linealidades en la ecuación (5.20) pueden ser dividas en dos grupos:
a) No linealidades débiles. Todas las variables que son función de la presión de una fase solamente puede ser
consideradas no linealidades débiles. Estas incluyen

+1
,
1


,

,

+1
y

+1
. Un ejemplo real de las
funciones que depende de la presión se presentan en el capítulo 2 (Fig. 2.4). El efecto de las no linealidades débiles
depende del grado del cambio de la presión y desaparece en los problemas en los que la presión se mantiene
constante. Por lo general esto es satisfactorio incluso en el caso de variación de la presión para evaluar las funciones
que dependen de la presión un paso atrás, por ejemplo, como una función de

en vez de

+1
. También, la
aproximación del nivel i+1/2 no es crítico; e.g., podemos usar:

1+1/2

1
2

1
+
1+1


b) No linealidades fuertes. Los coeficientes que dependen de la saturación o la presión capilar, por ejemplo, krl y S

w,
son llamados no linealidades fuertes. La no linealidad debido a la filtración de gas tiene un carácter especial y se
tratará por separado. Ejemplos de funciones kr y Pc son encontradas en el capítulo 2. Se deduce de la ecuación
(5.10) que la no linealidad debido a S

w, desaparece si Pc es una función lineal de saturación, pero no cierto si es de
kr. Por tanto kr, introduce la no linealidad principal en la ecuación (5.20).
La discusión en esta sección es ilustrada por resultados numéricos obtenidos con dos problemas de prueba, los
cuales son descritos a continuación.

Problema de Prueba No 1
El primer problema de prueba es el problema de inyección de agua incompresible con presión capilar cero (problema
Buckley-Leveret). La función kr están dadas por Fig. 2.9 y los otros datos son (cf. Coats, 1968; y Todd et al., 1972):
L=1000ft, Bw=Bn=1, μw= μn=1 cp, k=300 md, Φ=0,2. La fase no mojante se produce a x=L a la una tasa de 426.5
ft
3
/día y la fase mojante es inyecta en x=0 a la misma tasa. El yacimiento es horizontal con una area transversal de
10 000 ft
2
y una saturación inicial constante Swi=0,16. Donde el valor Pc finito debe ser usado por el método SS, la
función cero Pc fue aproximado por una función lineal Pc definida por Pc=0.1 a Sw=0,16 y Pc=0 a Sw=0,8. Este valor
pequeño de la presión capilar no tiene influencia en la solución.

Problema de Prueba No 2
El segundo problema es el problema petróleo-gas compresible el problema incluye filtración de gas, con las
funciones no lineales dadas en el capítulo 2 (Fig.2.10). Los otros datos son (McCreary, 1997): L=135ft, k=20 md,
Φ=0,04. Las densidades a condiciones estándar son ρw STC=60 lb/ft
3
y ρo STC=0,05 lb/ft
3
. La fase mojante se produce a
x=L a la tasa de 2810 ft
3
/día a condiciones estándar. El yacimiento es una columna vertical con una área transversal
de 5 414 929 ft
2
, saturación inicial constante Sw=0,99. La presión inicial de equilibrio está dada por la gravedad con
Pw=1750 psia en el tope de la columna.


136


Fig 5.1. Ponderación de la convergencia del punto medio – Problema casi hiperbólico. Problema de prueba
No 1, t=1500 días.




Fig. 5.2. Solución con el punto medio de la ponderación para Pc diferentes. Problema de Prueba No. 1, Δx=L/40,
Δt=10 días, t=1500 días.

5.5.1 Ponderación de las Transmisibilidades

Las fórmulas de ponderación se refieren al valor de krl i+1/2 a Swi y Sw i+1. La aproximación, que parece ser más
apropiada desde el punto de vista de análisis numérico,


+1/2
=
1
2

+

+1
(5.76)

puede ser llamado ―ponderación del punto medio‖ y este es de segundo orden. Una formula alternativa puede ser
definida como,


+1/2
=

1
2

+
+1
(5.77)

Aunque ambas aproximaciones son de segundo orden, como se muestra después de esta sección, que producen
resultados erróneos. Esto se muestra en Fig. 5.1 para la solución numérica del problema de Buckley-Leverett. Los
valores pequeños de Pc usado con los resultados de la ecuación SS en un problema casi hiperbólico con verdadera
solución muy cerca a la solución Buckley-Leverett, mostrada en la Fig. 5.1 por la línea solida. Sin embargo, con el
refinamiento de la malla, la solución numérica usa el esquema de ponderación (eqn. (5.76)) converge a una realidad
diferente, solución irreal.
Este comportamiento es una consecuencia de la naturaleza hiperbólica de la ecuación. En el caso solamente
hiperbólico (Pc=0) el problema diferencial no se plantea propiamente y no tiene única solución. La ponderación del
punto medio a una solución la cual es matemáticamente posible, pero incorrecto físi camente. Donde la magnitud de
P

c es aumentado, (el nivel de Pc es inmaterial), los resultados abordan la solución físicamente correcta (Fig. 5.2).
137

Sin embargo, la P

c a la cual esto sucede puede ser más que el valor actual para el problema considerado; casi,
depende de los espacios de la malla.
Por esta razón, el esquema utilizado es la ―ponderación aguas arriba‖, definida por:

+1/2
=

+1

+1
+1

(5.78)

La dirección de flujo está dada por el signo de


+1/2
=
+1



+1/2

+1

El flujo es de i a i+1 si ∆ < 0 y viceversa. Esta fórmula proporciona solamente una aproximación de primer orden.
Tood et al. (1972) propuso una aproximación asimétrica de segundo orden que utiliza dos puntos aguas arriba:

+1/2
=
1
2
3

−1
+1
1
2
3

+1
−3

+2
+1

(5.79)

Donde la formula (5.79) se considera en términos de la ponderación de las saturaciones (como se hizo anteriormente
para el análisis de estabilidad, ecuación (5.58)); resulta que esto es equivalente para aproximaciones de segundo
orden propuestas para ecuaciones convención-difusión por Price et al. (1966). Porque la ecuación (5.79) involucra un
proceso de extrapolación, es esencial limitar los valores calculados a los valores aceptables físicamente, i.e.,
0≤kr≤1.

Comparación de las dos fórmulas arriba se muestra en la Fig. 5.3. Ambos métodos convergen a la respuesta
correcta. La formula de segundo orden aguas arriba está dada frente a los desplazamientos más nítida que la
fórmula de un solo punto.



Fig. 5.3 Comparación de formulas de ponderación aguas arriba. Problema de Prueba No.1, Δx=L/40, Δt=10 días,
t=1500 días (por Settari y Aziz, 1975).

Una evaluación crítica de la diferenciación de aguas arriba para problemas de flujo de fluidos es proporcionada por
Raithby (1976).

5.5.1.1 Errores de truncamiento y Discusión

Los errores de truncamiento son mejor analizados con la forma hiperbólica de la ecuación como lo hemos hecho en
la Sección 5.4.1. El operador que se aproxima se denota por:

= −

= 0 (5.80)


138


Donde

=
ф




Una diferencia del operador de aproximación A en el punto xi es denotado por L(Swi) y el error de truncamiento de L
es definido como е=

(xi) – L(Swi). La derivación de los errores de truncamiento están dados por Settari y Aziz
(1975). Si denotamos

=

y

=
.
; los resultados finales del análisis linealizado son:

= −

2

′ .
+

2
3

′ ..
+

2
6

′′′
+0(∆
3
) (5.81)

Fórmula para ambos puntos medios,

= −

2
+


2

′ .
+

2
3

′ ..
+
∆∆
2

′′ .
+

2
6

′′′
+0(∆
3
(5.82)

Para la ponderación del punto único, y


2
= −

2

′ .
+

2
3

′′ ..


2
3

′′′
+0∆
3
(5.83)

Para el segundo punto de la fórmula aguas arriba. Todas las tres expresiones corresponden a aproximación explicita
de krl en tiempo.
El problema de ponderación es un buen ejemplo de un problema el análisis del error de truncamiento solo puede ser
Los errores de truncamiento de las fórmulas del punto de medio y dos puntos aguas arriba difieren solamente en el
coeficiente del término ∆
2
, pero su rendimiento es muy diferente. El hecho de que la ponderación de aguas arriba
es superior a la de mayor ponderación del punto medio también se ha observado en la solución de las ecuaciones
Navier-Stokes (Runchal y Wolfstein, 1969; Hirt, 1968).
Para la solución de problemas prácticos, la selección está entre la ponderación de solo un punto y dos-puntos aguas
arriba. Tenga en cuenta que el término de primer orden en la ecuación (5.82) tiene dos partes de signo opuesto
(donde Cw>0). Por lo tanto el término de primer orden desaparecerá cuando
∆ =


El cuál es exactamente el límite de estabilidad para transmisibilidades explicitas aguas arriba (ecuación 5.60). Esto
es conocido para ecuaciones hiperbólicas; e.g., la ecuación de diferencia centrada da una solución exacta para un
problema lineal si ∆ =

∆ (Von Rosenberg, 1969). En general:
Los errores de truncamiento con transmisibilidades explicitas arriba serán minimizadas por el uso de el
máximo paso de tiempo estable.
La ponderación de dos puntos aguas arriba es más precisa, pero no tiene la ―cancelación del error‖ propiamente.
Tiene una ventaja adicional de reducir el fenómeno indeseado llamado ―efecto de la malla de orientación‖ en
problemas multidimensionales (Capitulo 9). El esfuerzo computacional es el mismo que para ponderación del punto
único si las krl son tratadas en tiempo explícitamente. En el caso de el tratamiento semi- implícito de krl (o tratamiento
implícito de la ecuación. (5.80), el uso de este método aumenta el ancho de banda de la matriz en problemas
multidimensionales.

5.5.2 Aproximación de las transmisibilidades en el tiempo

La aproximación del nivel de tiempo parece ser crucial para la estabilidad de las ecuaciones de diferencias finitas. La
aproximación explícita, por ejemplo T
n+1
≈ T(f2
n
) es únicamente estable condicionalmente como es mostrado en la
sección 5.4.12; y por lo tanto, esto impone una limitación en tamaño y el paso de tiempo. Los problemas de
estabilidad se convierten en severos especialmente en la simulación de flujo multidimensional alrededor de un solo
pozo, donde las altas velocidades de flujo son alcanzadas debido a la convergencia del flujo hacia el pozo. Esta fue
esta aplicación (simulación cónica) en la cual el problema de estabilidad fue identificado (Welge y Weber, 1964). Esto
ha sido demostrado ya que el problema de estabilidad es un resultado del tratamiento explícito de las
transmisibilidades (Blair and Weinaug, 1969) y varios métodos de manipulación de este problema están ahora
disponibles, involucrando aproximaciones linealizadas (MacDonald y Coats, 1970; Letkeman y Ridings, 1970; Sonier
et al, 1973) como las no linealizadas (Nolen y Berry, 1972; Robinson, 1971) para la transmisibilidades
completamente implícitas. Mostraremos en esta sección que la mayoría de estos métodos están cercanamente
relacionados al método de Newton para la solución de ecuaciones no lineales.

139

El tratamiento de los términos de producción es parte integral de estos métodos. Los métodos de producción deben
ser aproximados en la misma manera que las transmisibilidades internas de los bloques, con el fin de mantener la
estabilidad cuando las saturaciones cambian cerca de pozos productores. El tratamiento de los términos de
producción es discutido en la sección 5.7

En el resto de la sección, asumiremos un solo punto, en ponderación aguas arriba para el espacio aproximado de krl,
ecuación (5.78). Cuando empezamos la consideración T y D en diferentes niveles de tiempo, es neces
ario introducir una nueva notación para el vector definido previamente por la ecuación (5.18). Escribimos

=

(5.84)

Donde la m que aparece superescrita en el lado derecho denota el nivel de tiempo en el cual los coeficientes son
evaluados. En esta notación podemos escribir la ecuación (5.20) con los coeficientes evaluados en el tiempo m como

+1

= −

+ (5.85)

Además de que la diferenciación de los niveles de tiempo es necesaria cuando nosotros discutimos el tratamiento de
una matriz D, es también requerida en el nivel de tiempo n+1. De los dos métodos básicos de solución (SS y
IMPES), únicamente el método SS se puede acomodar para el tratamiento implícito de la matriz T. El método IMPES
por definición asume el tratamiento explícito de Pc y las saturaciones en la matriz T. Sin embargo, un IMPES implícito
análogo conocido como el método SEQ será discutido en la sección 5.6

Para aclarar, trataremos en esta sección únicamente el método SS con presiones como las variables dependientes.
Sin embargo, haremos comentarios cuando cualquier tratamiento difiera de otras variables seleccionadas.

5.5.2.1 Algunos Métodos Básicos
(a) Transmisibilidades Explicitas
Como fue mostrado antes, la aproximación

T
n+1
≈ T(f2
n
) (5.86)

Es únicamente estable condicionalmente. Esto es demostrado en la figura 5.4 donde las soluciones para el problema
del examen No. 1 obtenido con pasos de tiempo diferentes son mostrados en comparación con la solución exacta.
Note que en este caso la velocidad de avance frontal es aproximadamente 0,5 ft/día y la estabilidad límite de la
ecuación (5.62) es delta t aproximadamente 50 días los cuales están en un acuerdo con los resultados numéricos.

Fig. 5.4 Estabilidad de el método SS con transmisibilidades explicitas para el problema de prueba No 1 a
t=1500 días (por Settari y Aziz, 1975).

En lugar de usar P
n
en la ecuación (5.86), uno puede extrapolar la presión y saturación de los dos pasos de tiempo
previos por ejemplo calcular

=

+

+1


−1

Y el uso de T (f
k
2). Esto provee únicamente un leve mejoramiento en estabilidad (Note que los resultados mostrados
en la figura 5.4 son además válidos para el método IMPES Pc ≈ 0 para este caso).
140

(b) Iteración simple sobre una matriz T

Un método para resolver la ecuación (5.20) con Tn+1 puede ser escrito como


()

(+1)

()
= −
()
()
+ = 0,1, …;
(0)
=
()
(5.87)

Donde T
(v)
=T(f
(v)
2). Esto ha sido hallado a través de experimentos numéricos que la ecuación (5.87) converge para
∆t< ∆tcr es la estabilidad límite para la aproximación explícita (ecuación 5.86). Durante el proceso iterativo, las
saturaciones oscilan con el decrecimiento de la amplitud si ∆t< ∆tcr , y con el incremento de la amplitud si ∆t> ∆tcr. En
el caso tardío, las oscilaciones pueden ser amortiguadas por el uso del promedio ponderado de T
(v)
pero los métodos
de este son imprácticos.

(a) Transmisibilidades Implícitas Linealizadas
El método en su forma original la formulación (MacDonald y Coats, 1970; Letkeman y Ridings,1970) consiste en la
extrapolación

por la aproximación de primer orden para
2
+1
de la siguiente manera:

+1

2

+

+1

(5.88)

Donde

=
1

2

es la derivada con respecto al punto aguas arriba. Extrapolar estas transmisibilidades s se introducen en TP y los
términos no lineales son linealizados. Por ejemplo, la parte no lineal de un término típico de TP,
+1/2
+1

+1

+1, es linealizado por la siguente suposición


+1

+1

+1


+1

+1

(5.89)

Ahora vamos a demostrar que este método de linealización puede ser interpretado como la primera iteración del
método de Newton para la ecuación con transmisibilidades implícitas. Con m=n+1, la ecuación (5.85) será


+1
+1
=
+1

+1

+1

+1


+1
= (5.90)

y el método de Newton clásico porque es un proceso iterativo definido por:

()

+1

= −
()
()
+ = 0,1, …;
0
=

(5.91)

Donde DRN Nes la matriz de Jacobi de R(P).

Supongamos ahora que D y γl son constantes y examinan la matriz de Jacobi. Por definición, los elementos de DR
son derivadas parciales del vector R. En la notación anteriormente introducida, el elemento de bloque de DR en la fila
i y columna j constará de derivadas

, donde l,k=w,n:

Ahora ya se puede ver que la matriz DR solo puede tener elementos diferentes de cero en las ubicaciones de las tres
diagonales del bloque de la matriz T (notar que esto no es cierto cuando se utiliza el peso corrientes arriba tipo dos
puntos). Bajo las suposiciones anteriores, las derivadas de

y las derivadas de DP dan de nuevo la matriz D.

El i-esimo elemento del vector TP-G puede ser escrito como


−1/2



−1


−1/2
+
+1/2

+1



+1/2
(5.92ª)

141




o de una forma compacta como

−∆ф
−1/2
+∆ф
+1/2
= , (5.92b)

Los tres elementos diferentes de cero para una típica fila de la matriz DR se pueden derivar diferenciando la
ecuación (5.92) tres veces respecto a

−1
,

y

+1
. Usando el los pesos corrientes arriba para las
transmisibilidades a partir del flujo desde i hasta i+1, las derivadas se pueden escribir como

+1
∆∅
+1/2
−∆ф
−1/2
=

+1/2


∆∅
+1/2
−∆ф
−1/2
=

+1/2
+′
+1/2

−1/2

−1
∆∅
+1/2
−∆ф
−1/2
=

−1/2
+′
−1/2

= ,


Donde se ha usado la definición

+1/2
= ∆ф
+1/2

+1/2

(5.93)

Se denota que las derivadas de

estan son con respecto a al valor corrientes arriba de la presión capilar. Además,
es sencillo observar que

=
1 =
−1 =

Ya que

=

. Los elementos de DR contienen términos de la matriz T-D y hasta cuatro términos
adicionales

en una fila.

Luego de reunir todos los términos es sencillo ver que la matriz DR puede ser escrita como:

DR=T+T’-D (5.94)

Donde es una matriz compuesta de de

. La forma de generalmente depende de la dirección del flujo. En un
caso especial, en el cual el flujo va en la dirección en donde i aumenta para los puntos de las celdas en ambas
fases, será una matriz triangular inferior con valores diferentes de cero solo en la diagonal principal y en la sub-
diagonal. Si los elementos de la diagonal de la matriz para la fila se denota como

y el elemento subdiagonal
por

la matriz será


 
 

 
 

142




Donde

=

(5.95)

Las derivadas

y los términos de ∆ф en la ecuación (5.93) se pueden evaluar a diferentes niveles de tiempo y
y la matriz se denotara como

análogamente con la definición de (ecu.5.84).

Para el método clásico de Newton con tangentes, y están ambos en el nivel de la iteración anterior, por ejemplo,
=
()
()
y

son tangentes en
()
. Se supone luego que solamente una iteración de newton (ecu.5.91) se
llevara a cabo por paso de tiempo,
()
=
+1
, entonces con respecto a la ecuación (5.94) se obtiene la ecuación

+



+1

= −

+ (5.96)

La cual es la matriz del método linealizado (ecu.5.89). Por lo tanto tenemos el resultado de que:
El método linealizado (5.89) es la primera iteración del método clásico de Newton.

Los resultados numéricos para este método se muestran en la figura 5.5. El método maneja aproximadamente el
doble de estabilidad que el método explicito. De recordarse, que el problema unidimensional discutido, no es la
manera mas estricta desde el punto de vista de la estabilidad.






Figura 5.5 Estabilidad del método SS implícito linealizado para la evaluación del problema No. 1 para
= 1500 .

TC
i
=-TX
i+1
i=1,…, N-1
TC
N
=0
143


Figura 5.6 Estabilidad del método SS tangente semi-implícito para la evaluación del problema No. 1 para
= 1500 .

En una dimensión la estabilidad de las ecuaciones explicitas ocurre cuando el frente de saturación avanza una celda
por paso de tiempo. En problemas multidimensionales (especialmente con un solo pozo), la inestabilidad de las
ecuaciones explicitas ocurre a pasos de tiempo mucho menores y el mejoramiento de usar el método linealizado
(ecu.5.96) es mucho mayor que el indicado por los resultados mostrados en la figura 5.5.
(d) El método semi-implícito de Nolen y Berry (1972)

Estos autores mantienen la no linealidad en las expresiones (5.89). Si suponemos que las derivadas en se evalúan
aun en el nivel n, la formulación de la matriz del método es

+

′ +1

(+1)

= −
()
()
+ (5.97)

La cual representa un sistema de ecuaciones no lineales. La no linealidad

+1
(
+1

) se resolvió por la
iteración de Newton por Nolen y Berry (1972). Esto es equivalente ala iteración del lado izquierdo de la (ecu.5.89)
como sigue:

+1

+1

+1

=
+1

+1

+
+1

+1

+1

()

+
+1

()

= 0,1,2, … (5.98)

Inmediatamente de observa las siguientes propiedades del método anterior:

1. Si
(0)
=

y solamente una iteración (ecu.5.98) se lleva a cabo, el método de Berry Y Nolen se convierte en el
método implícito linealizado (5.96).
2. Si las funciones

son lineales y el método de Nolen y Berry da la solución de las ecuaciones
completamente implícitas.
Notar que la segunda conclusión no se mantiene para el método linealizado.

El tratamiento de las derivadas

es crucial para la convergencia de las ecuaciones en ecu. 5.98. Esto se
demuestra en las figuras 5.6 y 5.7. La primera figura muestra los resultados con un método de tangente, cuando

es una tangente de

. En este caso las iteraciones comienzan a divergir para ∆ = 100 .



144

Se obtienen mejores resultados cuando la derivada es aproximadamente la secante entre

y un estimativo
razonable de
+1
denotado por

(5.99)


Figura 5.7 Estabilidad del método SS secante semi-implícito (

= 0.5) para la evaluación del problema
No. 1 para = 1500 .

(e) El método completamente implícito
Todos los métodos discutidos hasta ahora solo usaron alguna clase de aproximación para las ecuaciones
completamente implícitas

+1

+1

(+1)

= −
+1

+ (5.100)

Estas ecuaciones también se pueden resolver por el método de Newton. Usando la notación ya introducida, el
método de la tangente se puede escribir como

+



+1

= −

+

= 0,1,2, …;
(0)
=
()
(5.101)

Los resultados numéricos para las transmisibilidades completamente implícitas se muestran en la figura 5.8.
El desarrollo es muy análogo cuando las ecuaciones son formuladas en y , y la forma de la matriz es
fácilmente deducida a partir de la matriz dada en la sección 5.2.3. Las derivadas son tomadas son tomadas
directamente respecto a

preferiblemente que

.

Figura 5.8 Estabilidad del método implícito para la evaluación del problema No. 1 para = 1500 .
145

5.5.2.2 Discusión de los métodos Básicos
Es más sencillo ver a partir de la forma de la matriz que, aunque no es simétrica la ecuación 5.66 se mantiene. A
partir de esto se sigue que para todos los métodos formulados, los teoremas 3 y 4 de la sección 5.4.1.2 se mantienen
y por lo tanto estos métodos satisfacen el balance de materia.
La estabilidad puede ser investigada de la misma manera en la que se investigo para el caso de las
transmisibilidades explicitas de la sección 5.4.1.2. Un análisis de estabilidad como este muestra que para los tres
métodos (linelizado, semi-implícito y completamente implícito) son incondicionalmente estables. Un análisis de
estabilidad no-lineal más refinado del método linealizado fue realizado por Peaceman (1977). Mostro que este
método tienen una limitante de estabilidad, dependiendo del

, pero este método no impone ninguna restricción
significativa en la practica.

También es necesario investigar la convergencia del proceso iterativo de los métodos semi -implícitos y
completamente implícitos. El tratamiento teórico del método de Newton se torno muy complicado para sistemas de
ecuaciones (Ortega y Rheinboldt, 1970) y las condiciones para la convergencia, existencia y unicidad de la solución
no son fácilmente establecidos para problemas prácticos. Las condiciones esenciales son que la función

+1
tiene
derivadas de segundo orden continuas y la matriz jacobiana DR tiene inversa, y se utilizan con frecuencia en
problemas prácticos.

Notar que siempre se tiene un buen valor inicial para arrancar la iteración, lo cual es resultado del paso de tiempo
previo.

Una rápida tasa de convergencia es crucial para una confiabilidad practica del método completamente implícito al
igual que para el método semi-implícito, debido a que la iteración necesita aproximadamente la misma cantidad de
trabajo que para la solución de un solo paso de tiempo para cualquier método linealizado. Este comentario se basa
en la suposición de que cada iteración por el método de Newton se resuelve con el mismo grado de exactitud que las
soluciones de las ecuaciones linealizadas. Siendo este siempre el caso, cuando un método directo es usado para la
solución de matrices de ecuaciones linealizadas, la relación de trabajo puede ser más favorable para el método de
Newton cuando se usa un método iterativo, ya que las ecuaciones para cada iteración de Newton requieren que sean
resueltas solamente en el ultimo caso (Nolen Y Berry).

5.5.2.3 Comparación de los métodos para el tratamiento implícito de las transmisibilidades)
Un examen de los resultados presentes en esta sección muestran que la estabilidad aumenta con el aumento de la
implicibilidad del método, a medida que hay un traslado de un tratamiento explicito a uno completamente implícito.
Sin embargo, esta mejora se obtiene a expensas de mayores errores de truncamiento. El error de truncamiento
linealizado da lo siguientes errores (Settari y Azis, 1975).

Para el método linealizado y semi-implicito

= −
3
2
∆ +


2

′ .
+
4∆
2
3

′ ..
+
2∆∆
3

′′ .
+

2
6

′′′
+0∆
3
(5.102)

Para un método completamente implícito

=

2
+


2

′ .
+

2
6

′ ..
+

2
6

′′′
+0∆
3
(5.103)

En comparación con el error del método explicito (ecu.5.82), el método implícito tiene siempre errores mas grandes.
Este siempre fue señalado desde un principio por Mac Donald y Coats (1970). El método linealizado una cancelación
del error parcial como se vio en la figura 5.5, mientras que los errores del método implícito se incrementan
monotonicamente con ∆.

Es posible formular otros métodos similares, por ejemplo, el método linealizado basado en el esquema de segundo
orden de Newton fue investigado por Settari y Azis (1975).

Todos los resultados disponibles condujeron a la siguiente observación:
A medida que un método sea más implícito, la estabilidad mejora, pero los errores de truncamiento aumentan.
Finalmente, se discute brevemente los métodos de secante, ya introducidos por la ecuación 5.99. Si la secante se
escoge razonablemente, el método de la secante tiene una mejor tasa de convergencia que el correspondiente
método de la tangente (Ortega y Rheinboldt, 1970, capitulo 10).Idealmente el cambio de saturación ∆

=


debe predecirse para cada punto. Ya que esto es complicado, usualmente se usa una secante constante, la cual
es calculada a partir del cambio de viscosidad máximo.

146

Los métodos de la secante fueron comparados con los métodos de la tangente por Settari y Aziz (1975). El
mejoramiento para el método linealizado fue insignificante y la tasa de convergencia para el método de Newton
también fue relativamente insensible a la elección de la secante. Solamente el método semi-implícito de Nolen y
Berry se beneficio del uso de las secantes.
Para la solución práctica de problemas multidimensionales, se recomienda el método linealizado. Las ecuaciones
completamente implícitas tienen grandes errores de truncamiento, pero es sensible a la elección de las secantes, lo
que lo hace menos confiable cuando los cambios de saturación no se pueden predecir (flujo regresivo etc).

5.5.3 No linealidad debido a la función

Cuando la función

= (P
c
) no es lineal, los elementos de la matriz D se tornan implícitos: =
+
. Se
considerara para una mayor claridad el flujo incompresible con

,

como las variables dependientes. En este
caso el i-esimo bloque de la matriz D para el método SS con

,

como variables dependientes es

+1
=

+1

−1 1
1 −1
(5.104)

La no linealidad debido a

también se introduce en la matriz , su efecto en este termino es, sin embargo,
pequeño y no será considerado. De manera que

satisfaga la ecuación (5.10), algún método iterativo debe ser
usado para resolver las transmisibilidades implícitas, las iteraciones en D deben ser subiteraciones de este método
iterativo. De tal manera que esta discusión se mantenga corta, solamente se considerara el método linealizado.

a) Iteración simple
Basados en la iteración de
()
, la derivada de

se actualiza como

′ ()
=

()

()

(5.105)

Si la correspondiente matriz D se denota como
()
, el esquema iterativo para el método linealizado (5.96) debe ser
escrito como

+



()

+1

= −

+

= 0,1,2, …;
(0)
=
()
(5.106)

Este método converge para pequeños pasos de tiempo, pero su estabilidad puede ser aun menor que la estabilidad
de las ecuaciones con respecto a las transmisibilidades explicitas, dependiendo de la función P
c
. También la derivada

debe ser continua de tal manera que el método converja completamente. Numéricamente significa que el método
requiere una interpolación de segundo orden si la función P
c
esta dada de la forma mostrada en la tabla.

b)Iteración de Newton
Análogamente con la ecuación 5.7 se define el vector
,()
por


,()
=

()

= , (5.107)

Luego el método de Newton considerando
+1
la única no-linealidad, es

+


+1

= −

+

+
,()
+ = 0,1, …;
(0)
=
()
(5.108)

Donde

en
()
es tangente en
,
()
, preferiblemente que una pendiente secante.
El método (5.108) no converge siempre (Peaceman, 1967, Settari y Aziz, 1975). Cuando la función

tiene
derivadas muy pequeñas al final del intervalo, el método de Newton no converge (Ostrowski, 1973).

c) Método modificado de Newton

De tal forma de conservar la convergencia el método de Newton debe ser modificado. Una solución a este problema,
propuesto por Peaceman (1967), es hacer la iteración inversa, tratando

como la variable principal. Este alcance
se discute en detalle por Settari y Aziz (1975) y aquí solo se presenta una breve discusión.
147


Después de que se resuelve la V-esima iteración de la ecuación (5.108), se denota la presión capilar como

()
=

(+1)

(+1)
Y se calcula
,
(+1)
como


(+1)
=

()
+

′ ()

()

()

= 1, …, (5.109)


Luego se redefine la presión capilar como




(+1)
=

+1
(5.110)



Y se ajusta una de las presiones de fase para satisfacer (ecuación sin numero)

Este método converge rápidamente para la mayoría de los problemas, y no hay necesidad de iterar.

En conclusión, se discute el tratamiento de la linealidad de P
c
con diferentes variables dependientes. Cuando ρ y P
c

son usadas como variables, el tratamiento es muy análogo y el método definido por la ecuación (5.109) y (5.110) es
apropiado.


Cuando ρ y S son usadas, entonces para este caso simple la matriz D toma la forma

+1
=

0 1
0 −1


Y no maneja la no-linealidad de P
c
. Esto también explica la rápida convergencia de la iteración modificada anterior,
ya que corresponde al uso de

como una de las variables dependientes.


5.5.4 Filtración de gas

En problemas de flujo con gas en solución, el gas libre se linera de la solución si la presión disminuye por debajo del
punto de burbuja. Debido a que la viscosidad del gas es muy pequeña, su movilidad es alta y el gas fluye hacia la
parte de arriba (se filtra) con velocidades relativamente altas. Problemas serios de estabilidad parecen en el caso de
la coordenada vertical o inclinada, tan pronto la fase de gas se hace móvil (

> 0).

Problemas similares existen en otros casos donde el gas fluye debido a la influencia de la gravedad. Esta
inestabilidad se debe esencialmente al tratamiento explicito de las transmisibilidades, y se acentúa por las grandes
diferencias en las densidades de aceite y gas y la más fuerte no-linealidad de las funciones dependientes de la
presión para el gas.

El primer método para controlar esta no-linealidad (Coats, 1968b) fue desarrollado antes de que la importancia del
tratamiento implícito de los coeficientes fuera reconocido. Más adelante, un método similar pero más simple fue
propuesto (Mc Creary,1971). Varios investigadores han mostrado que el uso de un método linealizado o semi
implícito también resuelve el problema de inestabilidad asociado con filtración de gas.

148


Figura 5.9 Comparación de los tres métodos para el problema de la filtración de gas de McCreary, problema
de evaluación No 2.

Para ilustrar esto se mostrará la comparación de los resultados del método linealizado (5.96) con los resultados de
los métodos de Coats y McCreary, reportados en McCreary (1971), para el problema de prueba No 2. Las
saturaciones calculadas por los tres métodos para un tiempo seleccionado = 900 se muestran en la figura
5.9. La línea solida representa la solución de referencia calculada por McCreary usando pasos de tiempo muy
pequeños y transmisibilidades explicitas. Obviamente el método linealizado da una solución mucho más exacta que
los otros dos métodos. Esto es especialmente cierto en zonas de aceite, donde la saturación de gas es un poco
mayor que la saturación critica a la cual el gas comienza a fluir. La característica común de los métodos de Coats y
McCreary es que estos restringen la movilidad del gas indiferentemente de la relación

= (

), en la cual se
permite el desarrollo de altas saturaciones de gas en la zona de aceite. Esto es especialmente cierto en el método de
McCreary.

La estabilidad del método linealizado para este problema fue mas o menos el mismo para Coats, mientras que el
método de McCreary permitía el uso de pasos de tiempo del doble de largos. Sin embargo, en vista de la pobre
exactitud del método de McCreary, su ganancia de estabilidad se hace poco significativa.

Por lo tanto, el uso del método linealizado se recomienda preferiblemente en comparación de los otros métodos. Sin
embargo, los resultados de Nolen y Berry (1972) se deben tener en cuenta en donde mostraron que el método semi-
implícito puede ser superior a otros métodos para algunos problemas complejos.



5.6 MÉTODO DE SOLUCIÓN SECUENCIAL (SEQ)

En la sección 5.4 hemos visto que los métodos IMPES y SS explicito tienen una estabilidad bastante limitada debido
al tratamiento explicito de las transmisibilidades. Esto puede aliviarse por medio del tratamiento implícito de
coeficientes para el método SS. La idea del método SEQ es mejorar la estabilidad del método IMPES incorporando
un tratamiento implícito de saturaciones, pero sin resolver simultáneamente para presiones y saturaciones. Un
esquema como este fue formulado por primera vez por MacDonald y Coats (1970), pero su uso no fue reportado
hasta mucho después por Spillette et al. (1973), Coats et al. (1974) y Coats (1976). El método SEQ consiste en dos
pasos. El primer paso es obtener una solución implícita de presión exactamente de la misma forma como en el
método IMPES. El segundo paso es una solución implícita para las saturaciones usando transmisibilidades implícitas
linealizadas. Por tanto, el método puede ser visto (y derivado) en dos formas; como una ―división‖ del método SS con
transmisibilidades implícitas linealizadas, o como una aproximación implícita a la ecuación de saturación (flujo
fraccional) (ec. 2.95).

5.6.1 Método SEQ para flujo bifásico.
Permítanos presentar el método SEQ considerando un caso simple con

= 0 y ∆ = 0. Las ecuaciones SS (ecs.
5.11) con transmisibilidades implícitas linealizadas pueden ser escritas en la siguiente forma:
149


1
2

−1

+1

+
1
2

+1


+

+
1
2

+1

+1
+

+
1
2

+1

+
=

+1

+


+

+


+


(5.111)

Donde para flujo de hasta +1

+1/2

=
+1

+1/2


y


son las contribuciones implícitas a la producción con respecto a

y

respectivamente. Los
subíndices + y – en los términos

+1

denotan valores corriente arriba. En este primer paso del método
SEQ los términos


y


son despreciados y las ecuaciones para las dos fases son combinadas como para el
método IMPES con ∆

= ∆

= ∆

para obtener una única ecuación de presión en =

:

+1

−1/2

+

+1

−1/2


−1

+1
+

+1

+1/2

+

+1

+1/2


+1

+1
=

+1


+1 −

+1


+

+1
+

+1

+1

+

+1

−1/2

−1

+

+1/2

+1

+

+1
+

+1
(5.112)

Esta es una ecuación parabólica y la expresión dentro de {} en el lado derecho representa la compresibilidad total

para el bloque (note que el termino


contribuye a

y puede posiblemente hacerlo negativo).

Después de resolver la ecuación (5.112), podemos resolver la ecuación de saturación implícita (IMPES) (e.g., ec.
(5.40)) y llamar al resultado


. Sin embargo, no es necesario realizar este paso (ver ec. (5.115) abajo).

Ahora podemos derivar una ecuación de saturación implícita partiendo de la ec. (5.111) y utilizando la solución de
presión obtenida:

−1/2

−1

+1
+

+1/2

+1

+1
=


+


+

−1/2

−1

+

+1/2

+1

+

+

+1

(5.113)

Donde

es el valor para
+1
para el paso de presión.
La sustitución de la ec. (5.113) en (5.111) escrita para = provee la ecuación para el segundo paso del método
SEQ:

−1/2


+

+1/2

+
+

−1/2

−1

−1/2

+

+1/2

+

+1/2

+1
=

+1

+


(5.114)

Esta ecuación contiene los términos implícitos con respecto a los cambios de saturación y presión capilar sobre los
pasos de tiempo. Los términos ∆

aparecen aquí debido a que los pasos IMPES asumen

+1
=

. Es
importante incluir para la estabilidad los términos

en este paso (Spillete et al., 1973). La ecuación (5.114) puede
ser reordenada en términos de ∆

únicamente:

−1/2


+

+1/2

+
+

−1/2

−1

−1

−1/2

+

+1/2


+

+1/2

+1

+1

=


+


(5.115)

150

Donde el valor del último término puede obtenerse de la ec. (5.113) sin computar


. La ecuación (5.115) puede ser
escrita en forma matricial así:


+


=

5.116

Donde


y


son las matrices tridiagonales de los términos de flujo implícito debido a cambios en la permeabilidad
y presión capilar sobre el paso de tiempo y

es la matriz de acumulación diagonal. La parte de la ecuación debido
a los cambios de

tiene un carácter hiperbólico, y la parte debido a cambios de

tiene un carácter parabólico.
Esto será obvio después cuando consideremos la derivación de la ecuación de flujo fraccional.

La solución de la ec. (5.112) da las nuevas presiones y la solución de la ec. (5.116) las nuevas saturaciones en forma
secuencial. Ambos pasos requieren la solución de una matriz de ecuaciones del mismo tamaño. Por lo tanto, el
trabajo para un paso de tiempo con el método SEQ es aproximadamente dos veces el trabajo con el método IMPES,
independiente de la dimensionalidad del problema. Esto hace el método SEQ más rápido comparado con el método
SS en problemas 2-D y 3-D (ver Capitulo 9).
Permítanos ahora analizar el cálculo implícito de saturación (5.116) en detalle. Primero, recordemos que el paso del
IMPES satisface el mismo el balance de materia (Sección 5.4.2.2). Si sumamos ahora la ec. (5.115), todos los
términos de transmisibilidad en el lado izquierdo se cancelaran. La ecuación resultante es:

0 =

+1

+




Ya que

+1
=


, esta puede ser escrita así:

0 =

+1

+∆

(5.117)

Donde hemos denotado con ∆

la contribución implícita a la tasa de producción . La ecuación (5.117) es una
ecuación de balance de materia para las contribuciones implícitas del flujo de la fase mojante. Por lo tanto, el cálculo
en el paso de tiempo total es conservativo para la fase mojante.

El cambio de

de


a

+1
también ocasiona cambios en los flujos y acumulación de la fase no mojante. El
cambio en el término de acumulación es −

+1


, el cual se obtiene de la ec. (5.115)
multiplicándola por

= −


/

. Por tanto ajustar la solución de la fase mojante de acuerdo con la ec. (5.115)
es equivalente a resolver la siguiente ecuación para la fase no mojante:

−1/2


+

+1/2

+
+

−1/2

−1

−1

−1/2

+

+1/2


+

+1/2

+1

+1

= −

+1

+


=

+1

+∆

(5.118)
Esto puede también ser visto como sigue: Ya que el segundo paso de SEQ trata el flujo como incompresible,
cualquier cambio en el flujo de interbloque de la fase mojante debe ser balanceado por un cambio contrario en la fase
no mojante de un volumen de yacimiento base. Por ejemplo, el ajuste del flujo
+1/2
, en unidades de yacimiento,
puede ser obtenido de la ec. (5.115):

+1/2
=
1

+1/2

+
+

+1/2

+1

+1


Esta tiene dos partes: una debido a la permeabilidad relativa y la otra debido a al cambio de la presión capilar. Cada
cambio en el flujo es balanceado independientemente por un término correspondiente en la ec. (5.118), si esta
ecuación es dividida por


para obtener unidades de volumen de yacimiento. Similarmente, los términos de
acumulación están también balanceados.

151

El balance de materia para la fase no mojante se obtiene ahora sumando las ecs. (5.118) para cada bloque. Para
hacer esto, debemos considerar la dirección de flujo. Para flujo de izquierda a derecha (en la dirección de incremento
de i), obtenemos


+1

−1
=1

+
1
2

+
+1

−1
=1

+
1
2


+1

+1

=

+1

+∆


=1
5.119

=1


El lado derecho de esta ecuación es la expresión de balance de materia, y por tanto la suma del lado izquierdo debe
ser igual a cero. Desafortunadamente, esto está garantizado solo para flujo incompresible. Por tanto:

El paso implícito del método SEQ no satisface en forma general el balance de materia de la fase no mojante. El error
es proporcional a la variación areal de

/

.

La anterior deficiencia del método SEQ fue señalado por primera vez por Coats et al. (1974). Los errores de balance
de materia son normalmente despreciables para sistema aceite-agua, pero puede ser bastante importante para
sistemas gas-agua, y especialmente para sistemas de tres fases, donde los errores también dependen de las
variaciones de

.

Una segunda deficiencia del método recae en el tratamiento de los términos de producción. Es necesario para la
estabilidad incluir términos de producción implícitos en el segundo paso (saturación). Nuevamente, ya que este paso
es incompresible, lo suma de los cambios implícitos en las tasas de producción debe ser cero en un volumen base de
yacimiento:

+

= 0

Entonces, si la tasa de una fase esta prescrita, no será mantenida después del paso implícito. Este problema puede
ser resuelto solo por iteración, durante la cual la tasa usada en el paso IMPES ingresa como la tasa prescrita menos
el cambio implícito durante la última iteración. En nuestra experiencia, dos iteraciones son generalmente suficientes,
pero los tiempos de cómputo aumentan muy proporcionalmente con el número de iteraciones, y el método se torna
menos atractivo.

5.6.2 Otras Formas y Derivaciones

(a) La derivación anterior del paso implícito de saturación puede repetirse comenzando con la ecuación de de fase no
mojante (ec. (5.111)). La ecuación resultante tendrá coeficientes basados en derivadas de

. El método satisfará el
balance de materia de la fase no mojante, pero no el de la fase mojante.

(b) Es fácil observar que la formulación secuencial puede ser derivada para otros tratamientos implícitos de
transmisibilidades como se discutió en la sección 5.5.2. Por ejemplo, un método secuencial completamente
implícito requerirá iteraciones como

+


=

+1
. No se ha reportado en la literatura experiencia con
estos métodos hasta el momento. Es interesante notar que sin presión capilar, la estructura de la matriz

=


es tal que puede ser transformada en una matriz triangular reordenando términos desconocidos.
Esta es una consecuencia de la ponderación aguas arriba. Entonces las ecuaciones se pueden resolver punto
por punto en lugar de simultáneamente, incluso si las transmisibilidades son completamente implícitas (Watts,
1972).
(c) Los anteriores puntos de observación al hecho que el paso de saturación implícito es una aproximación de las
ecuaciones de flujo fraccional. En efecto, SEQ puede ser derivado directamente de las ecuaciones presentadas
en el capítulo 2 (Sección 2.5.2). En la sección 5.4.1.2, hemos dado una aproximación a la forma simple de la
ecuación de saturación

−. ∇

= ∅

+

Con transmisibilidades explicitas como en la ecuación (5.58). Esta ecuación por tanto representa el primer paso del
método SEQ y puede ser escrita como

152

−1

−1

=


+

Para el paso completamente explicito podemos escribir la misma ecuación implícitamente:

−1

−1

+1
=

+1

+

+1

+1

Restando estas dos ecuaciones se obtiene:

+1

−1

+1

−1
=

+1

+∆

(5.120)


La cual es la ec. (5.115) para este caso simplificado. Note que aquí la transmisibilidad es (desde que

=

+

+1/2
∆ф
+1/2
de la solución de la ecuación de presión):

+1/2

=

+

+1/2


∆ф
+1/2
(5.121)


Mientras que la transmisibilidad usada en la ecuación (5.115) es

+1/2

=

∆ф
+1/2
(5.122)

5.6.3 Resultados Numéricos

En esta sección se presenta una comparación de los métodos SEQ y SS. Algunos de los resultados son de Ko
(1977) y los resultados adicionales han sido generados por Ko y los autores.

Todos los resultados obtenidos con aproximación de punto aguas arriba, y

= 0 para el problema Buckley-
Leverett. Note que no es necesario usar un valor diferente de cero con el método SEQ como fue el caso en el
método SS.

Primero notemos que los resultados para el caso donde las transmisibilidades son tratadas explícitamente son
idénticas con los resultados obtenidos por el método IMPES, como el método SEQ en realidad se reduce al IMPES
(el paso 2 es omitido). Como se mencionó anteriormente, cualquier método SEQ puede ser codificado para incluir el
IMPES como una opción.

Todas las no linealidades debidas a las transmisibilidades son manejadas por el método implícito linealizado el cual
corresponde a una iteración con el método de Newton como se discutió en la sección 5.5. La figura 5.10 muestra los
resultados para el problema Buckley-Leverett resuelto por el método tangencial y la figura 5.11 muestra los
resultados para el método chord. Para un periodo mayor de tiempo el método chord es más estable. La diferencia en
estabilidad entre el método de la tangente y chord no es tan grande como el mostrado en las figuras 5.6 y 5.7 para el
método SS con tratamiento semi-implícito de transmisibilidades. La mayor estabilidad del método chord está
acompañada por un gran espacio de errores de truncamiento como se indica en los resultados para ∆ = 25 í.

Ko (1977) también ha presentado resultados para varios métodos de manejo de no linealidad debido a la presión
capilar. El estudió estos métodos en el problema de prueba No. 1 con presión capilar alta. La

usada fue obtenida
multiplicando la presión capilar de la figura 2.9 por un factor de 10. La solución de referencia fue computada usando
el método IMPES con un paso de tiempo pequeño. La figuras 5.12 a 5.14 muestran las soluciones a 1500 días
obtenida usando

explicita y

implícita usando la pendiente del método tangencial y chord sobre


. En todos
los casos, las transmisibilidades fueron manejadas por el método de la pendiente tangencial. Los resultados
mostraron que:
(a) el tratamiento explicito de

conlleva a problemas de estabilidad; y
(b) el método de la pendiente de chord da mejores resultados que el método tangencial.
Sin embargo, cuando es usado el método chord en las transmisibilidades, el método tangencial de manejo de

es
preferible a el método de pendiente chord. Esta opción (chord para T, tangencial para

) también fue reportado por
Spillette et al. (1973), pero sin justificación.
153

Los resultados bidimensionales usando el método SEQ serán reportados en el capítulo 9 (Sección 9.8).


FIG. 5.10 Estabilidad del método SEQ con transmisibilidades linealizadas con pendiente tangencial. Problema
de prueba No. 1.



FIG. 5.11. Estabilidad del método SEQ con transmisibilidades linealizadas con pendiente chord,

= 0.32,
Problema de prueba No. 1.


FIG. 5.12. Estabilidad del método SEQ con tratamiento explicito de

para el problema de prueba No. 1
modificado con alto

.
154


FIG. 5.13. Estabilidad del método SEQ con tratamiento de pendiente tangencial de

para el problema de
prueba No. 1 modificado con alta

.


FIG. 5.14. Estabilidad del método SEQ con tratamiento de pendiente chord de

para el problema de prueba
No. 1 modificado con alta

.

5.6.4 Método SEQ para Flujo Trifásico

El enfoque secuencial ofrece incluso más variedad en flujo trifásico. Permítanos primero considerar el caso usual
cuando, in el paso implícito, resolvemos simultáneamente para dos cambios de saturación.
Derivación del método. Como hemos visto, uno puede llegar a diferentes definiciones de coeficientes dependiendo
en como las ecuaciones son derivadas. Mientras esto no es generalmente importante para flujo bifásico, este no es el
caso para flujo trifásico. Por ejemplo, la definición de acuerdo con la ec. (5.122) puede causar problemas de
estabilidad en una situación de tres fases.
Los ajustes implícitos a las tasas entre bloques denotadas por ∆

deben satisfacer:

+∆

+∆

= 0 (5.123)

Independientemente en cada frontera de bloque. Los cambios ∆

son expresados como:

=

+1

∆ф


+


(5.124)

Donde hemos escogido ∆

y ∆

como variables. Ya que estos dos son independientes, las definiciones de



deben satisfacer:
155

= 0

= 0 5.125

Las cuales son obtenidas de la ec. (5.124) estableciendo ∆

= 0 y ∆

= 0, respectivamente. El problema
ahora es definir dos de, decir


de tal manera que el tercero definido por la ec. (5.125) es también físicamente
razonable. Las definiciones que satisfacen la ec. (5.125) son obtenidas de la forma de flujo fracción de

:

=

=

Donde

,

son tasas volumétricas de flujo (en unidades de volumen de yacimiento). Por lo tanto:


=



=


(5.126)


Donde


=
1



= −

2




=
1



=
1




= −

2



=
1


(5.127)

Y


=

+


=

+

Ya que

=

y

=

. Deberíamos notar que:


= ,

Los derivados en las ecs. (5.127) deben ser evaluados a la saturación aguas arriba (p.ej., cualquier i o i+1 para
transmisibilidades a i+½) para cada fase. Note que ec. (5.127) también satisfará la ec. (5.125) para cada caso de flujo
contracorriente.
Debemos observar ahora que la formula (5.121) es un caso especial de la ec. (5.127) y también que la ec. (5.122) se
obtiene de la ec. (5.127) despreciando el cambio en la movilidad total. Las ecuaciones de saturación pueden ser
expresadas en forma matricial de la ec. (5.116); sin embargo, ahora los elementos son matrices de 2 x 2.
Un método diferente de cálculo de flujos implícitos fue usado por Coats (1976). El define


usando cu
erdas en la ecuación de flujo fraccional entre las saturaciones

y una estimación

de

+1
. Por ejemplo, si

y

son desconocidos,


=

,

,

(5.128)

Donde nuevamente,

y

deben ser valores aguas arriba. Por ejemplo, si el agua fluye de a +1 y gas en la
dirección opuesta, entonces:

+1/2
=

,

+1

+1/2
=

,

+1

156


Si en lugar decidimos resolver las ecuaciones de aceite y agua, debemos determinar la saturación de aceite aguas
arriba y escribir la ec. (5.128) para

y

.

La ventaja de la ec. (5.128) es que iterando estos coeficientes (sin resolver la ecuación de presión) se obtiene una
formulación secuencial con transmisibilidades completamente implícitas.

Variaciones del método SEQ. Las variaciones del método básico dado anteriormente son posibles entre estas líneas:

(a) Manejo de transmisibilidades implícitas en el paso de saturación. Las transmisibilidades pueden ser manejadas
por un método tangencial (como se indica en la ec. (5.127) o por un método chord (ec. 5.128)). El tratamiento
completamente implícito por medio de actualización de enlaces en la ec. (5.128) incrementa la estabilidad pero
también el trabajo de computación por paso de tiempo. El tratamiento explicito de ∆Ф en la matriz

lleva a términos
no lineales que involucran el producto de saturación y derivadas de presión capilar.
(b) Escoger las ecuaciones a ser resueltas en el paso de saturación afectara el balance de materia, el cual no será
satisfactorio para el tercer paso. Mientras las dos ecuaciones son resueltas simultáneamente, esta opción tiene un
pequeño efecto en la estabilidad del método.
(c) Las ecuaciones de saturación pueden ser desacopladas resolviendo primero implícitamente para ∆

, seguido
por una actualización de

. Esto involucra resolver tres grupos de ecuaciones del mismo tamaño lo cual es así más
rápido que resolver simultáneamente para

y

, pero esto sufre algunas pérdidas de estabilidad como resultado
del desacoplamiento de saturaciones.

Otra posibilidad, sugerida por Coats (1976a) es resolver simultáneamente para presiones y saturaciones de gas
implícitas, seguido por una actualización de la saturación de agua implícita. Tal esquema elimina los errores del
balance de materia asociados con las variaciones de

, el cual puede ser bastante importante para problemas como
inyección de gas en yacimientos subsaturados (Stright et al., 1977) o inyección de vapor (Coats, 1976a). Como lo
reportó Coats, la solución simultanea de y

es más estable que la solución simultanea de para

y

para la
mayoría de de problemas de simulación de aceites negros, en los cuales la mayor fuente de inestabilidad son las
interacciones gas-aceite y aceite-agua. Solo en el caso de interacciones gas-agua es el método superior

.

5.6.5 Discusión

Hemos presentado las formas básicas del método SEQ para flujo bifásico y trifásico y hemos discutido las distintas
posibles variaciones. En general, un acercamiento secuencial requiere menor esfuerzo computacional que la solución
simultanea, pero esto produce ecuaciones que no son conservativas para todas las fases y no son tan estables como
las ecuaciones SS. En nuestra experiencia, el método SEQ está mejor ubicado para problemas de dificultad
―intermedia‖ la cual no puede ser resuelta con transmisibilidades explicitas y/o

, pero no requiere el tratamiento
completamente implícito. La evaluación de varias formas de SEQ esta aun incompleta en este escrito.


5.7 TRATAMIENTO DE TERMINOS DE PRODUCCION

Hemos visto, en la Sección 3.4 del capítulo 3, que para flujo monofásico, las condiciones de frontera pueden ser
representadas convenientemente como términos de fuente/sumidero en las ecuaciones. Este concepto es también
directamente aplicable a flujo multifásico. Las condiciones actuales de frontera son multidimensionales, y varios
aspectos de este tratamiento pueden ser solo experimentados en un arreglo 2-D. Por esta razón, el tratamiento
detallado de las condiciones de frontera esta pospuesto para el Capitulo 9 (Sección 9.4). Aquí, solo discutiremos los
aspectos unidimensionales del caso cuando los términos de producción representan flujo a través la cara del bloque
(Fig. 5.15). El caso cuando un término de producción representa un pozo dentro de un bloque relativamente largo
requiere el uso de métodos descritos en el Capitulo 7 (Sección 7.7), para contar con el alto nivel de aproximación
envuelto. Sin embargo, una vez esto está hecho, las ecuaciones para los términos de producción pueden ser
tratadas en la misma forma como se describe aquí.

Fig. 5.15. Flujo desde las fronteras.
157


5.7.1 Forma Diferencial y Condiciones de Frontera
El flujo de todas las fases a la salida de un medio poroso es asumido para satisfacer la Ley de Darcy:

= −

= , , (5.129)

Donde

es la tasa de flujo por unidad de área en unidades de volumen de yacimiento.
Entonces, si las presiones y saturaciones en la frontera son conocidas, estas ecuaciones pueden ser usadas para
definir

. El problema de especificar condiciones de frontera es distribuir la tasa sin conocer la solución.
Efectos de frontera. Suponga que ha arreglado las condiciones de frontera en flujo bifásico de agua-aceite
especificando

y

. Es fácil ver que en presencia de presión capilar, la condición de flujo fraccional

=

Puede ser satisfecha por más de una combinación de

,

y

. Esto muestra que la solución de las
ecuaciones de flujo multifásico no está determinada suficientemente por la especificación de

y

. La condición
adicional requerida se obtiene considerando la física del flujo en la frontera. Físicamente, el flujo simultáneo de dos
fases en la salida puede tomar lugar solo si la presión capilar decrece al valor de presión capilar

fuera del medio
poroso, o al valor más cercano posible. Este valor puede ser la

en el pozo o en una fractura, etc. y es
generalmente cerca a cero. Este fenómeno es llamado el efecto de salida (o de frontera) (Collins, 1961; Sección
6.10). La saturación al final de la salida debe alcanzar el valor

correspondiente a

, antes que la segunda fase
pueda fluir. La figura 5.16 muestra esto para dos tipos de curvas de

, asumiendo

= 0. Si comenzamos con

Fig. 5.16. Definición de

para dos curvas diferentes de

.

Las condiciones donde solo se produce aceite, la saturación de agua incrementará en la salida, pero después no
fluirá hasta que

llegue a

.

Después del avance del agua, la saturación en la frontera permanece constante. Se encontró una investigación
detallada de cambios de saturación y presión cerca de la frontera en Collins (1961) para flujo linear y en Settari y
Aziz (1974a) para flujo radial. Las ecuaciones apropiadas son también derivadas por Sonier et al. (1973). Este
análisis muestra que la saturación tiene un gradiente diferente de cero en la salida, el cual sr vuelve infinito si

en

es cero (curva 2 en la fig. 5.16). La figura 5.17 muestra el resultado del cálculo 1-D de saturaciones cercanas al
pozo para diferentes condiciones. Estos resultados son expresados coordenadas adimensionales de

y =


donde = −

/2 y

< 0 para producción. Las siguientes conclusiones pueden ser dibujadas de
estos resultados:

1. La zona influenciada por el efecto de salida decrece con el incremento de

y

.
158

2. La extensión de la zona es generalmente del orden de pulgadas o menor y por tanto puede ser despreciado a
escala de yacimiento. Sin embargo, la zona de influencia puede ser larga cuando el flujo es dominado por
fuerzas capilares (flujo de imbibición).

Similarmente, una condición física en la entrada de la frontera requiere que el gradiente de saturación sea cero para
inyección simultánea de dos fases.

En simulación de yacimientos, el efecto de salida es una regla que se desprecia y el gradiente de saturación igual a
cero se asume también para la frontera de producción. Asumir

= 0 hace a la solución única, pero diferente
de la solución verdadera. Esto se muestra en la Fig. 5.18, donde las líneas discontinuas representan la solución
obtenida usando

= 0. Note que esta solución produce dos presiones en la frontera y la presión verdades
se encuentra entre estos dos valores.

Esta simplificación anterior de los efectos de frontera es adecuada para la mayoría de los problemas de yacimientos.
Las posibles excepciones son yacimientos apretados con presiones capilares bastante altas y yacimientos
fracturados, en los cuales el flujo capilar es importante para transferir masa entre las fisuras y la matriz.

Fig. 5.17. Saturación en la salida en un flujo radial 1-D (De Settari y Aziz, 1974a).

Fig. 5.18. Distribución de presión y saturación calculada en el pozo con y sin el efecto de salida (De Settari y
Aziz, 1974a).

Condiciones prescritas. Las condiciones actuales impuestas en la frontera de producción son una de las siguientes:
(a) Tasa de flujo de una fase (usualmente aceite)
159

(b) Tasa de liquido (aceite + agua)
(c) Tasa total (aceite + agua + gas)
(d) Presión constante en la frontera.
Las primeras tres condiciones son de hecho mas limitaciones que condiciones de frontera; esto se ve mejor en dos
dimensiones en el Capitulo 9 (Sección 9.4.1). Las tasas anteriores pueden ser impuestas ya sea en términos de
volumen en condiciones/tiempo de yacimiento, o en volumen/tiempo STC (equivalente a una tasa de masa). Ya que
las tasas

en ecuaciones diferenciales están siempre en volumen/tiempo STC, lo anterior debe ser convertido
usando valores de

y

para las condiciones de corriente en la frontera.


5.7.2 Discretización de Condiciones de Frontera

5.7.2.1 Condiciones de tasa
La discretización de la ec. (5.129) en la frontera = 1 da

= −

1
1

1+
1
2

2

1

1+
1
2

2

1


= −

1
∆Φ

1+1/2
(5.130)

Donde la diferencia de presión fue aproximada entre los puntos de grid 1 y 2.
Esta ecuación tiene la misma forma como los términos para tasa de flujo interbloque excepto que la transmisibilidad

es diferente de

1+1/2
porque es evaluado a el punto en lugar de a una formula de ponderación aguas arriba.
Podemos ahora considerar varias formas posibles de especificar tasas de producción:
(a) Tasa de aceite especificada =

en unidades STC. Ya que

= −

∆Φ

Tenemos

=

∆Φ

∆Φ

=

∆Φ

∆Φ

(5.131)

(b) Tasa de líquido especificada

en unidades STC. Ya que

=

∆Φ

+

∆Φ

=

∆Φ

∆Φ

+

∆Φ

= , , (5.132)

(d) Tasa total especificada en unidades de yacimiento (tasa de porosidad). La tasa de porosidad es

=

∆Φ

Y las tasas individuales (STC) serán

=

∆Φ


∆Φ

(5.133)

Es fácil ver como modificar estas formulas en caso que las tasas sean especificadas en RC como opuesto a
unidades STC y vice versa.

Todas las tres formulaciones muestran que las tasas

las cuales son requeridas en las ecuaciones de diferencias
finitas, deben estar distribuidas de acuerdo con la diferencia de transmisibilidades y de potencial. Debido a que estas
160

ecuaciones como la ec. (5.133) deben ser incorporadas en la matriz de ecuaciones, las diferencias potenciales deben
ser evaluadas explícitamente, por ejemplo., ∆Φ = ∆Φ

o alguna estimación ∆Φ

de ∆Φ
+1
.

Sin embargo, el tratamiento de TQ debe ser consistente con el tratamiento de transmisibilidades entre bloques en la
técnica de solución usada. Estos puntos discutidos abajo.

La tasa de cálculo de acuerdo con las ecuaciones (5.131) a (5.133) es llamada a veces ‗asignación de producción de
acuerdo a los potenciales‘. Esta formulación es correcta, pero puede causar problemas de estabilidad, especialmente
cuando uno trata de iterar en ∆Φ para obtener ∆Φ
+1
en las formulas.
Un procedimiento simplificado puede obtenerse asumiendo:

∆Φ

= ∆Φ

= ∆Φ

(5.134)

Tal suposición se justifica si las fuerzas capilares son pequeñas y

= 0 o despreciable. Este método,
llamado ‗asignación de acuerdo a las transmisibilidades‘ da las siguientes equivalencias a las ecuaciones (5.131) a
(5.133):

=

=

(5.135)


Para producción de aceite especificada,

=

+

= , , (5.136)


Para tasa total de liquido especificada, y

=


= , , (5.137)

Para tasa total en unidades de yacimiento.

Permítanos ahora considerar brevemente la implementación del ‗efecto de salida‘. Suponga que la producción de
aceite es especificada en un sistema aceita-agua y
1
<

inicialmente (Fig. 5.19a). Entonces de acuerdo a la
discusión en la Sección 5.7.1,

= 0. Cuando la saturación del primer bloque alcanza el valor de

, ocurre un paso de agua (Fig. 5.19b). Desde este momento, la saturación de este bloque permanece constante y
esta es la condición que determina la tasa de producción de agua. La condición de saturación constante puede ser
impuesta fácilmente. Si las ecuaciones están escritas en términos de

y

, la ecuación de fase agua para el bloque de producción es simplemente reemplazada por la ecuación:

1
=

(5138)

En caso que

y

sean usadas, la ecuación de fase agua es reemplazada por:

01

1
=

(5138)

La tasa de producción de agua,

, para satisfacer la condición anterior es entonces determinada sustituyendo la
solución en la ecuación de agua en una forma similar a las saturaciones computadas en el método IMPES.


161


Fig. 5.19. Perfil de saturación antes (a) y después (b) del paso de agua.

Debido a que Sw1 es la saturación promedio del bloque, la saturación actual en la frontera será en nuestro caso
mayor que Sw1 como se muestra en la Fig. 5.19a. Entonces este método predecirá un mayor tiempo que el actual del
paso del agua. El mejoramiento (aparte del decrecimiento del tamaño del bloque) es posible por el cálculo de
saturación Sw1 como un promedio de la solución analítica sin el bloque frontera, basado en el qw/qo computado de Sw2
(asumido a estar más allá de la zona influenciada por el efecto de salida).

5.7.2.2 Condiciones de Presión
En el manejo con condiciones de presión, es ilustrativo considerar ambos tipos de malla punto distribuido y bloque
centrado. Para simplicidad, omitiremos los términos de gravedad.


Fig. 5.20. Especificación de la presión en las fronteras. (a), Malla de punto distribuido; (b), malla de bloque
centrado.

En una malla de punto distribuido, Fig. 5.20a, la presión de solo una de las fases puede ser especificada, y las tasas
de producción de las otras fases estar definidas en relación a la tasa de este de esta fase. Si escogemos presión de
aceite, entonces la ecuación de aceite es reemplazada por

P01=Psf (Presion en la cara de formacion) (5.139)

y la tasa de aceite resultante puede ser calculada de la ecuación para este punto:
( )
1 02
2
1
1
) ( Sobo
t
Vp
P P T Qo
sf
A
÷ ÷ =
+


Entonces las tasas de agua y gas son determinadas de la formula (5.135):

o
Q
TQ
TQ
Qo
2
1
= l = w,g (5.140)

Las tasas Qw y Qg son entonces usadas en las ecuaciones diferenciales apropiadas, para resolver Sw1 y Sg1.
Si queremos considerar el efecto de salida, el enfoque es bastante similar al cual fue descrito anteriormente para el
caso de tasa especificada. Antes del paso de agua, las condiciones serán P01 = Psf, Qw = 0. Después del paso, P01 =
Psf, y

=

, por ejemplo, ambas presiones están arregladas. Las tasas son entonces obtenidas
sustituyendo la solución en las ecuaciones diferenciales apropiadas. La ecuación de gas se maneja en la misma
forma.

Permítanos considerar la malla de bloque centrado (Fig. 5.20b). Las tasas de todas las fases están dadas por:

=

1 2

1

= , , (5.141)

donde el coeficiente

1 2
representa la transmisibilidad entre el primer centro de bloque y la frontera. En este caso la
consideración del efecto de salida basado en la saturación
1
no es recomendable, a menos que algún tipo de
162

integración descrita en la sección previa sea desarrollada. En la mayoría de casos podemos asumir que

=

para todas las fases. La expresión (5.141) se incorpora fácilmente en la matriz de ecuaciones, adicionando

1 2
al
término diagonal y

1 2

al vector del lado derecho. Las tasas son entonces obtenidas sustituyendo la solución

1
de vuelta en la ec. (5.141).

La ec. (5.141) también puede ser usada para un pozo localizado en un nodo interior. En este caso está escrita
como:

=

1

(5.142)

donde

es la presión de pozo fluyendo y

es el índice de productividad para la fase que puede ser
calculado del índice de productividad para una fase para el pozo y

en el pozo.

5.7.2.3 Aproximación del Tiempo en Condiciones de Frontera
Generalmente, el tratamiento de condiciones de frontera deben ser consistentes con o mas implícito que el
tratamiento de saturaciones y transmisibilidades. Por ejemplo, para un método IMPES, las condiciones de tasa
(5.135) serán explicitas:

=

+1
=

= ,

Mientras la condición de presión (5.141) tendrá un término de presión implícita:

=

+1
=

1 2

1
+1

=

1 2

1

+

1 2

1


La cual puede ser escrita como:

+1
=

+


1
(5.143)

Para un método SS con transmisibilidades implícitas linealizadas, las tasas deben también ser tratadas
implícitamente para la condición de tasa,

=

+


+


o

+1
=

+


+


(5.144)

Las derivadas en expresiones de este tipo pueden ser evaluadas en diferentes formas. Podemos asumir por ejemplo,
que

no cambia sobre el paso de tiempo; entonces:



(

)

(5.145)

Tales aproximaciones pueden ser usadas cuando la tasa de una fase esta especificada. Cuando la tasa tota esta
especificada, las derivadas como



=




No se pueden simplificar en la forma de la ec. (5.145) debido a que la condición de tasa total en el nivel + 1 no
sería satisfecha necesariamente. En este caso, uno puede usar la formula (5.127) listada en la Sección 5.6.4:


=
1



. .

163

La cual tiene la propiedad de


=


= 0

Las condiciones de presión deben ser tratadas implícitamente por cada método ya que todas las tasas son variables.

La expresión más general es:

+1
=

+


+


+


(5.146)

Donde algunos o todos los términos implícitos deben ser cero.


EJERCICIOS

Ejercicio 5.1

Muestre que para Pc →0 el método SS se convierte en singular.
Resumen de la solución
Un elemento típico de la matriz D es

=

+



wi

b
w
−b
w
−b
n
b
n
=

+

Donde

contiene los términos de compresibilidad. Dividiendo ambas ecuaciones en i por
wi

obtenemos

+

n
= −

(A)

Donde los elementos de

son

=

/
wi

. Donde max


→ 0,

,

→ 0, R
n
y (A) se reduce a un problema
singular.

s

+

n
= 0 (B)

EJERCICIO 5.2
Derivar la forma alternativa de la ecuación de gas para el método SS comenzando con:
a. Las ecuaciones de diferencias (5.25) y (5.26).
b. Ecuaciones diferenciales (5.2a)
Parte a. Partiendo de la ecuación de gas, la aproximación por diferencias para el gas puede ser escrita como: (Ec
5.25)

| | | |
gi i o s
o
o
s
g
g
p t
i o
n
o o s
i
g
n
g g
Q Q R
B
S
R
B
S
V
t
z p T R z p T
+ +
¦
)
¦
`
¹
¦
¹
¦
´
¦

+ A
A
=
A ÷ A A + A ÷ A A
+ +
) (
1
) ( ) (
1 1
¸ ¸


Donde:
- ∆ es el operador de diferencias.
- Tg es la diferencia finita de la transmisibilidad para la fase gas.
- pg es la presión de la fase gas.
- ﻻg es la densidad del gas en términos de presión distancia.
- Rs es la relación gas aceite.
- To es la diferencia finita de transmisibilidad para la fase aceite.
- po es la presión de la fase aceite.
- ∆t es el incremento de tiempo.
- Vp es el volumen poroso.
- Sg es la saturación de gas.
- So es la saturación de aceite.
- Bg factor volumétrico del gas.
- Bo factor volumétrico del aceite.
- Qo es la rata de flujo de aceite.
- Qgi es la rata de gas en el bloque i.
164


Ahora tenemos que: (Ec. 5.26)


| | | |
| | ) ( ) (
) ( ) ( ) (
1 2 / 1 1 2 / 1
1 2 / 1 1 2 / 1
i i oi oi oi i o s
i i oi oi oi i o s i o o o s
z z p p T R
z z p p T R z p T R
÷ ÷ ÷ +
÷ ÷ ÷ = A ÷ A A
÷ ÷ ÷ ÷
+ + + +
¸
¸ ¸






Luego asumimos que Rsi+1/2 en la ecuación 5.26 es expresado como:
n
si si
n
si
n
si si si
R R R R R R ) (
2
1
) (
2
1
1 1 2 / 1
÷ + = + =
+ + +

(A)

Expandiendo los términos en la ecuación de gas como:
| |
s t
n
o o o o t
n
s o o s t
o o o
n
s o o o
n
s o o o s
R S b S b R S b R
z p T R z p T R z p T R
A + A = A
A ÷ A A + A ÷ A A = A ÷ A A
+1
) ( ) ( ) (
) ( ) ( ) (
o o o
¸ ¸ ¸



Donde:
- Φ es la porosidad.
- bo es el recíproco del factor volumétrico de formación.

Después restamos la ecuación para petróleo multiplicada por Rs
n
:
| |
gi
i
s t
n
o o g g t
t
i
o o o
n
s g g g
Q R S b S b
V
z p T R z p T
+ A + A
A
=
A ÷ A A + A ÷ A A
+1
) ( ) (
) ( ) (
o o
¸ ¸


(B)

En donde:
( ) ( ) ( )

A ÷ A ÷ +
A ÷ A ÷
÷ A ÷ A A
÷ ÷
+ +
2 / 1 1
2 / 1 1
)) ( )( ( 2
1
) (
i o o o si si
i o o o si si
o o o
n
s
z p T R R
z p T R R
z p T R
¸
¸
¸



Parte b. Expandimos los términos en la ecuación 5.2a como:
t
R
S b S b
t
R
S b
t
X
x
z
x
p
x
R
x
z
x
p
x
R
x
z
x
p
R
x
s
o o o o s
o o o
o
o
s
o
o
o s o
o
o s
c
c
+
c
c
=
c
c
|
.
|

\
|
c
c
÷
c
c
c
c
+

|
.
|

\
|
c
c
÷
c
c
c
c
=

|
.
|

\
|
c
c
÷
c
c
c
c
o o
o ¸ ì
¸ ì ¸ ì
) (
) (



Donde:
- Λo es la transmisibilidad del aceite-

Esto nos da la ecuación de gas en la forma:
165

g
s
o o g g
o
o
o
s
g
g
g
q
t
R
S b S b
t
x
z
x
p
x
R
x
z
x
p
x
+
c
c
+
c
c
=
|
.
|

\
|
c
c
÷
c
c
c
c
+

|
|
.
|

\
|
c
c
÷
c
c
c
c
o o
ì ì ¸ ì
) (


(C)

Con Λg que es la transmisibilidad del gas.

Si el segundo término del lado izquierdo de (C), es aproximado por discretización, la ecuación de diferencias finitas
es idéntica con (B).


2 / 1 2 / 1
2
1
2
1
÷ +

|
.
|

\
|
c
c
÷
c
c
c
c
+

|
.
|

\
|
c
c
÷
c
c
c
c
i
o
o
o
s
i
o
o
o
s
x
z
x
p
x
R
x
z
x
p
x
R
¸ ì ¸ ì



Ejercicio 5.3
(a) Formule las ecuaciones diferenciales del método de solución simultánea (SS) para
Flujo en dos fases en términos de
w n c w n
P P P y P P P ÷ = + =
Ecuación General
l
l
l l
l
q
B
S
t x
z
y
x
P
x
+
|
|
.
|

\
|
c
c
=

|
.
|

\
|
c
c
÷
c
c
c
c
o ì 1


n
l
l
n
l
l
l
l
t
B
S
B
S
B
S
|
|
.
|

\
|
+
|
|
.
|

\
|
÷
|
|
.
|

\
|
A
+
o o o
1


|
|
.
|

\
|
A
A
~
|
|
.
|

\
|
c
c
l
l
t
l
l
B
S
t B
S
t
o o
1

Multiplicando a ambos lados X A A *
( )
x A
t
B
S
X
X A yZ P
l
A
A
|
.
|

\
|
=
A
A A ÷ A A
*
*
2
o
ì

Siendo la transmisibilidad T
x
A
T
A
=
ì

Entonces lo podemos reescribir como:
( )
|
|
.
|

\
|
A
A
= ÷ A A
l
l
p
t
l l
B
S
V
t
Z y P T




1 +
|
|
.
|

\
|
+
|
|
.
|

\
|
A =
|
|
.
|

\
|
A
n
l l
t
n
l
l
l
t
B B
S
B
S o o
o
166

1 +
|
|
.
|

\
|
+
|
|
.
|

\
|
A
n
l l
n n
l
B B
S
o o
o
l t
n
l
t
n
l
n
l
l
t
n n
l
S
B B
S
B
S A
|
|
.
|

\
|
+ A
|
|
.
|

\
|
+
|
|
.
|

\
|
A
+ + 1 1
1 1 o
o o


Derivando las variables de la ecuación anterior


( )
w n c
c
l
n w
l
l
l
P P P
p
s
S
P P P
de depende porosidad la que asumimos
p
P
B
b
÷ A = A
c
c
= '
A + A = A
c
c
= '
c
|
|
.
|

\
|
c
= '
2
1
1
o
o



Ahora podemos escribir la ecuación general como:

( ) ( ) ( ) ( )

A ÷ A ' + A ÷ A ' + A '
A
= A ÷ A A
+ +
n w
n
l
n
l w n l
n
l l l
n n
l l l l
P P b S P P S b P b S
t
V
Z y P T o o o
1 1
2
1

Para la fase mojante en función de la presión capilar y la presión promedio ( P y P
c
A A )

) (
2
1
2
P P P
P P P
P P P P
P P P
P P P
P P P
c w
c w
w c w
n w
n w
w n c
A ÷ A = A
A ÷ A = A
A ÷ A + A = A
A ÷ A = A
A + A = A
A ÷ A = A


( ) ( ) ( ) ( ) Q P P b S P P S b P b S
t
V
Z y P T
n w
n
w
n
w w n w
n
w w w
n n
w w w w
+

A ÷ A ' + A ÷ A ' + A '
A
= A ÷ A A
+ +
o o o
1 1
2
1



( ) Q P b S P S b P P b S
t
V
Z y P P T
n
w
n
w c w
n
w c w
n n
w w c w
+

A ' + A ' + A ÷ A '
A
=
|
.
|

\
|
A ÷ A ÷ A A
+ +
o o o
1 1
2
1
) (
2
1
) (
2
1


167


( ) Q P b S b S P S b b S
t
V
Z y P P T
w
n n
w
n
w
n
w c w
n
w w
n n
w w c w
+

A
|
.
|

\
|
' ÷ ' + A
|
.
|

\
|
' + '
A
=
|
.
|

\
|
A ÷ A ÷ A A
+ +
o o o o
2
1
2
1
2
1
) (
2
1
1 1




Fase no mojante
) (
2
1
2
) (
c n
c n
c n c n
w n
n w
w n c
P P P
P P P
P P P P
P P P
P P P
P P P
A + A = A
A + A = A
A ÷ A ÷ A = A
A ÷ A = A
A + A = A
A ÷ A = A

( ) ( ) ( ) ( ) Q P P b S P P S b P b S
t
V
Z y P T
n n
n
n
n
n n n n
n
n n n
n n
n n n n
+

A ÷ A ' + A ÷ A ' + A '
A
= A ÷ A A
+ +
o o o
1 1
2
1


( ) Q P b S P S b P P b S
t
V
Z y P P T
n
n
n
n c n
n
n c n
n n
n n c n
+

A ' + A ' + A + A '
A
=
|
.
|

\
|
A ÷ A + A A
+ +
o o o
1 1
2
1
) (
2
1
) (
2
1


( ) Q P b S b S P S b b S
t
V
Z y P P T
n
n
n
n n
n n
n c n
n
w n
n n
n n c n
+

A
|
.
|

\
|
' + ' + A
|
.
|

\
|
' + '
A
=
|
.
|

\
|
A ÷ A + A A
+ +
o o o o
1 1
2
1
2
1
2
1
) (
2
1

| |
| | P d P d Z y P P T
P d P d Z y P P T
c
n
n c n
c
n
w c w
A + A =

|
.
|

\
|
A ÷ A + A A
A + A =

|
.
|

\
|
A ÷ A ÷ A A
+
+
22 21
1
12 11
1
) (
2
1
) (
2
1

( )
( )
o o
o o
o o
o o
' + ' =
' + ' =
' ÷ ' =
' + ' =
+
+
+
+
1
22
1
21
1
12
1
11
2
1
2
1
2
1
2
1
2
1
2
1
n
n
n
n n
n n
n
n
n
w n
n n
n
n n
w
n
w
n
w
w
n
w w
n n
w
b S b S d
S b b S d
b S b S d
S b b S d

=
i i
i i
i
d d
d d
D
22 21
12 11

Los que se puede observar en los coeficientes de la matriz D es que los términos (d11 y d21 ) que están asociados a
cambios en la presión capilar (∆Pc) están asociados a un cambio en de saturación(S
´
).

168

=
÷
÷
÷
2
1
2
1
2
1
0
0
ni
wi
i
T
T
T

- - -
- - -
- - -
- - -
=
÷
+ ÷
+
N
N
i
i
i
T T
T T T
T T
T
2
1
2
1
2
1
2
1
1
1



b) Formule las ecuaciones diferenciales del método de solución simultánea (SS) para
Flujo en tres fases en términos de
cog cow o g w o
P y P p y S y S p , , , ,


Partiendo de la ecuación general



( )
|
|
.
|

\
|
A
A
= ÷ A A
l
l
p
t
l l
B
S
V
t
Z y P T



1 +
|
|
.
|

\
|
+
|
|
.
|

\
|
A =
|
|
.
|

\
|
A
n
l l
t
n
l
l
l
t
B B
S
B
S o o
o


1 +
|
|
.
|

\
|
+
|
|
.
|

\
|
A
n
l l
n n
l
B B
S
o o
o


l t
n
l
t
n
l
n
l
l
t
n n
l
S
B B
S
B
S A
|
|
.
|

\
|
+ A
|
|
.
|

\
|
+
|
|
.
|

\
|
A
+ + 1 1
1 1 o
o o


169

PARA LA FASE AGUA

Haciendo las derivadas de las variables


cow o w
w o cow
cow
w
w
w
w
w
P P P
P P P
p
s
S
p
P
B
b
A ÷ A = A
A ÷ A = A
c
c
= '
c
c
= '
c
|
|
.
|

\
|
c
= '
o
o
1




( )
( )
( )
( ) ( ) ( ) ( ) | |
cow
n
w
n
w w
n
w
n
w
n
o
n
w
n
w
n
w
n
w cow o w
cow
n
w
n
w o
n
w
n
w cow w
n
w cow w
n
w
n
o w
n
w
n
w
w
t
w
n
w
n
w cow w
n
w w w
n
w
n
w
w
t
t
n
w
n
w w t
n
w w t
n
w
n
w
w
t
P b S S b b S P b S b S
t
V
Z y P P T
P b S P b S P S b P b S P b S
B
S
P b S P S b P b S
B
S
b S S b b S
B
S
A ' + ' ÷ ' ÷ A ' + '
A
= A ÷ A ÷ A A
A ' ÷ A ' + A ' + A ' ÷ A ' =
|
|
.
|

\
|
A ' + A ' + A ' =
|
|
.
|

\
|
A
A + A + A =
|
|
.
|

\
|
A
+ + +
+ + +
+ +
+ +
o o o o o
o o o o o o
o o o o
o o o o
1 1 1
1 1 1
1 1
1 1
) (

PARA LA FASE ACEITE

Derivando
) 1 (
1
g w o
cow
o
cog
g
o
o
o
o
S S S
p
s
S
p
s
S
p
P
B
b
÷ ÷ =
c
c
= '
c
c
= '
c
c
= '
c
|
|
.
|

\
|
c
= '
o
o


170

( ) ( ) ( ) ( )
( ) ( ) ( ) ( )
( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) | |
cog g
n
o cow w
n
o o
n
o
n
g w w
n
g w
n
o o o
o
n
o
n
g w cog g
n
o cow w
n
o o o
n
g w
n
o
o
t
t
n
o
n
g w g w t
n
o o t
n
g w
n
o
o
t
P S b P S b P b S S b S S
t
V
Z y P T
P b S S P S b P S b P b S S
B
S
b S S S S b b S S
B
S
A ' ÷ A ' ÷ A ' ÷ ÷ + ' ÷ ÷
A
= A ÷ A A
A ' ÷ ÷ + A ' ÷ A ' ÷ A ' ÷ ÷ =
|
|
.
|

\
|
A
A ÷ ÷ + ÷ ÷ A + A ÷ ÷ =
|
|
.
|

\
|
A
+ + +
+ + +
+ +
1 1 1
1 1 1
1 1
1 1 (
1 1
1 1 1
o o o o
o o o o o
o o o o

PARA LA FASE GAS


Derivando

o cog g
o g cog
o
s
s
cog
g
g
g
g
g
P P P
P P P
P
R
R
p
s
S
p
P
B
b
A + A = A
A ÷ A = A
c
c
= '
c
c
= '
c
c
= '
c
|
|
.
|

\
|
c
= '
o
o
1


( )
( ) ( ) ( ) ( )
s t
n
o
o
t
n
o
n
g w g w t
n
o
n
s o t
n
g w
n
s
t
n
g
n
g g t
n
g g t
n
g
n
o
o
s
g
g
t
s t
n
o
o
o
o
t
n
s
g
g
t
o
o
s
g
g
t
R
B
S
b S S S S b R b S S R
b S S b b S
B
S
R
B
S
R
B
S
B
S
R
B
S
B
S
R
B
S
A
|
|
.
|

\
|
+ A ÷ ÷ + ÷ ÷ A + A ÷ ÷
+ A + ' A + A =
|
|
.
|

\
|
+ A
A
|
|
.
|

\
|
+
|
|
.
|

\
|
A +
|
|
.
|

\
|
A =
|
|
.
|

\
|
+ A
+
+ +
+ +
+
1
1 1
1 1
1
1 1 1
o
o o o
o o o o o
o o o o o


( )
( ) ( ) ( ) ( )
( ) | |
o s
n
g w o
o
n
o
n
g w
n
s cog g
n
o
n
s cow w
n
o
n
s o o
n
g w
n n
s
g
n
g
n
g cog g
n
g g g
n
g
n
o
o
s
g
g
t
P R S S b
P b S S R P S b R P S b R P b S S R
P b S P S b P b S
B
S
R
B
S
A ' ÷ ÷
A ' ÷ ÷ + A ' ÷ A ' ÷ A ' ÷ ÷
+ A ' + A ' + A ' =
|
|
.
|

\
|
+
+
+ + +
+ +
1
1 1 1
1 1
1
1 1
o
o o o o
o o o o o

171

( )
( ) ( ) ( ) ( )
( ) | |
o s
n
g w o
o
n
o
n
g w
n
s cog g
n
o
n
s cow w
n
o
n
s o o
n
g w
n n
s
o
n
g
n
g cog
n
g
n
g cog g
n
g o g
n
g
n
cog g
n
g
n
o
o
s
g
g
t
P R S S b
P b S S R P S b R P S b R P b S S R
P b S P b S P S b P b S P b S
B
S
R
B
S
A ' ÷ ÷
+ A ' ÷ ÷ + A ' ÷ A ' ÷ A ' ÷ ÷
+ A ' + A ' + A ' + A ' + A ' =
|
|
.
|

\
|
+ A
+
+ + +
+ + +
1
1 1 1
1 1 1
1
1 1
o
o o o o
o o o o o o o
( ) ( ) | |
( ) ( ) ( )
( ) ( ) ( ) | | ( )
( )

A ' ÷
+ A ' ÷ ÷ + ' ÷ ÷ + ' ÷ ÷ + ' + '
+ A A ' ÷ ' + ' + '
A
= A ÷ A A + A ÷ A + A A
+
+ + +
+ + +
cow w
n
o
n
s
o s
n
g w o
n
o
n
g w
n
s o
n
g w
n n
s
n
g
n
g
n
g
n
cog cog g
n
o
n
s
n
g
n
g g
n
g g
n
g
n
o o o s g cog o g
P S b R
P R S S b b S S R b S S R b S b S
P P S b R b S S b b S
t
V
Z y P T R Z y P P T
1
1 1 1
1 1 1
1 1 1
( ) (
o
o o o o o
o o o o


Ejercicio 5.4
Formule las ecuaciones de dos fases en términos de presión y masa de la fase mojante expresada como:
a. Moles por unidad de volumen
b. Densidad total

=


+

= ,

=

+

= 1
Método SS para flujo bifásico

1

=

+1


1

Podemos ahora escribir las aproximaciones en diferencias finitas para la ecuación como:

Δ(

+1

)]

=
1

+

= , (1)
Donde:

Δ Δ( − )] ≡ ΔΔ − Δ Δ ≡
+
1
2
[
+1


+
1
2
(
+1

)] +

1
2
[
−1



1
2
(
−1

)]

=



Δ

=

,
+
1
2
=
+
1
2


+
1
2
Δ
+
1
2
y

son las tasas de inyección/producción del bloque.

Expansión de las aproximaciones de las derivadas temporales.

=

+

+1

=

1

+

+1

+

1

+1

Expansión de la derivada en el tiempo

= (

)

+

+1

+

+1



½

+

(2)

172



Con las expansiones dadas en la Ecuación (2), la ecuación (1) puede escribirse como:

Δ(

+1

)]

+1
=


( (

)

+

+1

+ 1/2

+1



)

+


( (

)

+

+1

+ 1/2

+1



)

+

a. Moles por unidad de volumen:

=


=
.


Δ(

+1

)]

+1
=


( (

)

+

+1

+ 1/2

+1



)

+


( (

)

+

+1

+ 1/2

+1



)

+
.



b. Densidad Total

Δ(

+1

)]

+1
=


( (

)

+

+1

+ 1/2

+1



)

+


( (

)

+

+1

+ 1/2

+1



)

+




Ejercicio 5.5

Formular el método IMPES para flujo en tres fases en términos de po , Sw, Sg mediante
(a) Partiendo de las ecuaciones SS
(b) Discretizando las ecuaciones derivadas en el Ejercicio 2.3.
Resumen de la solución
(a) La ecuación se obtiene a partir de la ecuación 5.37 sustituyendo ∆Pcow=


etc. En la práctica, se calcula Pc
a cada paso de tiempo y se puede evaluar el término ∆

directamente.
(b) Partiendo de la ecuación (D) del ejercicio 2.3, discretice como

∆T
o

+1

∆ +

+1
∆T
w

+1

∆ +

+1
∆T
g
(∆

+1

∆)

=


+

2

+1

+1


] +

+1


+

+1


+ é í

(A)

Después de resolver (A), sustituya en la ecuación de agua para obtener ∆

.


Ejercicio 5.6

Derive el límite de estabilidad de IMPES con respecto a Pc en flujo trifásico.
Sabiendo que:
cog g o
cog o g
cow w o
P P P
P P P
P P P
÷ = ÷
= ÷
÷ =


Ecuación general para fluido incompresible (método IMPES)
n
w c w w t
p
n
w
S P T S
t
V
P T
2 1 2
A ' + A
A
= A
+




173


En función de los contactos, para los tres fluidos
) (
) (
1 2
1 2
1 2
1 2
w t g t
p n
o
w t
p
g t
p n
o
n
g cog g g t
p n
g
n
w cow w w t
p n
w
S S
t
V
P T
S
t
V
S
t
V
P T
S P T S
t
V
P T
S P T S
t
V
P T
A + A
A
÷ = A
A
A
÷ A
A
÷ = A
' ÷ + A
A
= A
' + A
A
= A
+
+
+
+

Los errores están sujetos a una variable

g
w
o
S e
S e
P e
=
=
=
3
1
2


Remplazando
) (
3 1
1 2
3
2
3
1
2
2
1
2
1
1
2
2
e e
t
V
e T
e T P e
t
V
e T
e P T e
t
V
e T
t t
p n
o
n
g cog t
p n
g
n
cow w t
p n
w
A + A
A
÷ = A
A ' ÷ A
A
= A
A ' + A
A
= A
+
+
+


m m l m l
e y T e T = A
2
g w o l , , = 3 , 2 , 1 = m
2
sin 4
2 m
m
y
o
=
Eliminando los términos
l t
e A se llega a las ecuaciones:
n
T
cog
n
g o
T
w cow
p
n
p
e y
T
P
e y T T
T
T P
t
V
e
t
V
3 3 1 1
1
1
) (
'
+

+
'
+
A
=
A
+

( )
n
T
g cog p
n
T
w cow
p
n n
p
e
T
T P
t
V
e y
T
T P
t
V
e e
t
V
3 1 3
1
3
1
1
|
|
.
|

\
|
'
÷
A
+
|
|
.
|

\
| '
+
A
= +
A
+ +

Expresando esto en forma matricial
n n
Be e =
+1
da

+ ' ÷
A
' ÷
'
|
|
.
|

\
|
÷ ' +
A
A
=
) (
1
3 1
3 1
w o
T
g
cog
p
T
g w
cow
T
g w
cog
T
w
w cow
p
p
T T
T
T
P y
t
V
T
T T
P y
T
T T
P y
T
T
T P y
t
V
V
t
B

Los valores propios µi de B=(bij) son

174

( ) ( )

÷ ÷ + ± + =
21 12 22 11
2
22 11 22 11 2 , 1
4
2
1
b b b b b b b b u


El máximo valor de |µ| es obtenido del radical
| | x T T T P y T T T P y
T V
t
g o w cow w o g cog
T p
+ + ' ÷ + '
A
÷ = ) ( ) (
2
1
1 3
u
| |
2 2
3 1
2
3 1
4 ) ( ) (
g w cog cow w o g cog g o w cow
T T P P y y T T T P y T T T P y x ' ' ÷ + ' + + ' =

La restricción|µ|<1 da
x T T T P y T T T P y
T V
t
g o w cow w o g cog
T p
+ + ' ÷ + '
s A
) ( ) (
4
1 3



EJERCICIO 5.7

Demostrar que el método SS es incondicionalmente estable con respecto a las primeras variables. Por simplicidad,
asumirlo incompresible para flujo en dos fases.
Usando el análisis de estabilidad linealizada, las ecuaciones son localmente linealizadas asumiendo que ∆(T∆p) =
T∆
2
p, etc. Ignorando la fuerzas de gravedad.

( )
n w t n t w
p n
n n
w w t n t w
p n
w w
q p p S
t
V
p T
q p p S
t
V
p T
+ A ÷ A
A
÷ = A
+ A ÷ A
A
= A
+
+
' 1 2
' 1 2
) (


En donde:

- Tw es la diferencia de transmisibilidad para la fase agua.
- pw es la presión de la fase agua.
- Sw

es la primera derivada de la saturación de la fase agua.
- pn es la presión al tiempo n.
- qn es el caudal al tiempo n.
- ∆
2
es el operador de diferencia para la segunda derivada de espacio.

El error satisface que:
( )
) (
1 2
1
2
2
1 2
1
1
2
e e C e T
e e C e T
t t
n
n
t t
n
w
A ÷ A ÷ = A
A ÷ A = A
+
+


(B)
En donde:
- e1
n+1
es el error de la solución aproximada para el tiempo n+1.
- C es una constante arbitraria.

C = -VpS

w/∆t > 0. Desde que ∆
2
e1 = ﻻ1e1
e
n+1
= Be
n

Donde e = [e1,e2]
T

÷
÷
+ +
=
1 1
2 2
2 1 2 1
) ( ¸ ¸
¸ ¸
¸ ¸ ¸ ¸
w w
n n
n w n w
T T
T T
T T T T C
C
B

(C)


El máximo valor propio de B es:
175

( )
( )
1
2 1 1 2
1 2
<
+ +
+
=
¸ ¸ ¸ ¸
¸ ¸
u
n w w n
w n
T T T T C
T T C



EJERCICIO 5.8

Demostrar que la ecuación diferencial (5.58) es equivalente a la ecuación (5.57)

Estabilidad con respecto a transmisibilidades
Se asume flujo bifásico incompresible con presión capilar y fuerzas gravitacionales cero.

Donde,

+1 2
=
+1 2
(
+1

) Para un flujo típico.
Se evalúa el coeficiente de transmisibilidad no lineal (T) para algún punto en espacio y tiempo. Se considera corriente
arriba en espacio, explicito en la ponderación del tiempo.

+
1
2

=

+ 1

+
1
2

=
+1

+ 1

Se asume que el flujo es en la dirección del eje x positivo entonces las ecuaciones de flujo son:

−1

−1

+1
+

+1

+1
=

+1

= , Ecuación 5.57

Entonces se consideran dos ecuaciones del capítulo 2 en el cual hablan de formas alternativas para ecuaciones de
flujo multifasico.. Las ecuaciones son (EC.2.84) y (2.91)

∇.

= −

+

= −

Ecuación 2.84
La ecuación 2.84 es para un caso incompresible donde todos los términos de compresión son iguales a cero.

−∇.

+ ∆∇

. ∇

= ∅

+

Ecuación 2.91

La ecuación 2.91 es una fórmula para casos especiales para solucionar esta ecuación es necesario solucionar
primero la ecuación 2.84 para ut

Entonces partiendo de:

∇.

= −

+

= −

Ecuación 2.84

La ley de Darcy se puede escribir como:

= −

= −



Donde:

=

l=n,w Ecuación 2.85

Es la movilidad de la fase l. la anterior ecuación puede ser combinada para obtener la ecuación de flujo fraccional.

=

+

+ ∆∇ Ecuación 2.86

Donde,

=

ó ∗
∆ =

=

Entonces al reemplazar esto en la ec.2.86 da:
176

=
1
1+

+∆∇ Ecuación 2.87

Se sustituye la ecuación 2.87 en la ecuación de conservación 2.82 asumiendo incompresibilidad con la definición de
los coeficientes de flujo fraccional y la proporción de mobilidad com:

=

+

=

+

=

−∇.

= ∅

1 −

+

Ecuación 2.82

La ecuación resultante al reemplazar es:

− ∇

+∆∇ = ∅

Ecuación 2.90

Varios de esos términos se pueden expresar en términos de la saturación:

=

∇.

=

. ∇

+

∇.

=

∇∆∇ = ∆∇∇ = ∆∇

Se puede asumir que ∇ no esta en función de la posición,

= −


+

= 1

+

=

Se sustituye lo anterior en la ecuación 2.90 y da:

−∇.

+∆∇

= ∅

+

Para un caso de 1D la solución de la ecuación 2.84 es de poca importancia por lo que se considerara la ecuación de
saturación teniendo en cuenta las ecuaciones ya escritas.

. ∇

= −

= ∅

+

Se trabaja la Ecuación. 5.57 para un punto en el grid sin una fuente dada.

+
1
2

+1

=
+
1
2

=

1
2

=

Usando esta ecuación, la ecuación de la fase mojante es:

+

+
1
2

+

+


1
2

=


Usando la fase mojante de la corriente arriba en posición en Tl , esto es:


−1
=

La cual es equivalente a la ecuación 5.58, que es lo que se desea demostrar.
177

−1

−1

=

Δ

+1

Ecuación 5.58


Ejercicio 5.9

Derivar un conjunto de condiciones suficientes para la existencia de una única solución para las ecuaciones para tres
fases de SS. (Sugerencia: encuentre la condición bajo la cual todas las filas de (-T+D) son diagonalmente dominante;
use la formulación del ejercicio 5.2)

Solución:
Las ecuaciones para cada una de las fases son:
- Fase Agua:

∆ =


+

=


+

Si consideramos el término que relaciona el cambio con el tiempo se tiene:

=

1

+
1

(A)


Definiendo los siguientes términos:

´
=

→ ∆

=

´

´
=

→ ∆

=

´

− ∆

Reemplazando los términos anteriores en la ecuación (A)

=

´

+

´

− ∆

= −

+1

´

+

+1

´

+

´

Por lo tanto la ecuación general para la fase agua, quedaría:

∆ =


+1

´

+

+1

´

+

´

+

(1)

- Fase Petróleo:

∆ =


+

=


+

Si consideramos el término que relaciona el cambio con el tiempo se tiene

=

1

+
1

(B)

Definiendo los siguientes términos:

´
=

→ ∆

=

´

´
= −

´
+

´
→ ∆

= −∆

+ ∆

´
=

→ ∆

=

´

− ∆

´
=

→ ∆

=

´

−∆

178

Reemplazando en la ecuación (B) se tiene:

=

´

+

+1

´

− ∆

´

− ∆

=

+1

´

+1

´

´

+

+1

´

+

´

La ecuación general para la fase de petróleo es:

∆ =

+1

´

+1

´

´

+

+1

´

+

´

+

(2)
- Fase Gas:

∆ +∆

∆ =


+

+

+

Realizando el mismo procedimiento para el caso del término que varia con el tiempo para la ecuación anterior, se
tiene:

+

= −

+1

´

+

+1

´

+

´

+

´

Entonces la ecuación para la fase gaseosa es:

∆ +∆

∆ = −

+1

´

+

+1

´

+

´

+

´

+

+

(3)

Después de plantear las tres ecuaciones para el flujo de tres fases se observa que la matriz D y –T son:

− =

0 0
0

0
0

=

+1

´

+1

´
0

+1

´

+1

´

´

+1

´
0 −

+1

´

+1

´
+

´
0 0
0

´
0
0

´

´


Definiendo lo siguiente:

+1/2
=
1
2

+1

+1/2


= = −
+1/2
+
−1/2


= −
+1/2
+
−1/2


Entonces, las condiciones necesarias para que se cumpla que la matriz (-T+D) sea diagonalmente dominante son:

-

´
> 0
-

´
< 0
-

´
> 0

Bajo estas condiciones, el término que no cumple con la dominancia de la matriz es la tercera fila y la segunda
columna, por lo tanto:

´
+

´

´

´
+ + = + (C)

Debido a que

´
≥ 0, este término puede ser ignorado en la parte izquierda de la ecuación. Considerando primero
que A>0, se tiene

´
<

´
+

(D)
179


Ahora si sustituimos la ecuación (D) en la ecuación (C), se tiene que:

∆ − <

´
(E)

Para el caso en el que A<0, se llega a la misma condiciones, (Ecuación E). Puede observarse que la ecuación E es
suficiente pero no necesaria para la existencia de solución.























































180



CAPITULO 6
SOLUCIÓN DE ECUACIONES DE BLOQUE TRIDIAGONAL

6.1 INTRODUCCIÓN

En este capítulo consideraremos la solución de las ecuaciones de la matriz resultante de la discretización en una sola
dimensión, y ecuaciones de flujo en dos y tres fases. El problema particular de interés aquí es la solución simultánea
requerida para más de una incógnita en cada punto de la malla. El enfoque de la solución simultánea para los
resultados en flujo de dos fases con dos incógnitas por cada punto de la malla y para las tres incógnitas en flujos de
tres fases por cada punto de la malla. Las ecuaciones más generales para flujos en tres fases pueden ser escritas
como:


Donde,
(6.2)

(6.3 a, b)

(6.4 a, b)



C1 y b1 se definen de una manera similar.
181

Notamos en la ecu (6.1) puede ser obtenida a partir de la ecua (4.2) mediante la sustitución de cantidades escalares
con las matrices o los vectores adecuados. Las ecuaciones para un punto en general de la malla i toma la forma:


Para las condiciones o condiciones limites periódicos obtenemos una matriz de la forma ecua. (4.6) con elementos
escalares reemplazados en matrices 3x3. Esta analogía entre los problemas de una sola fase y multifásico muestra
que al menos algunos de los métodos presentados en el capítulo 4 pueden ser extendidos para la solución del
problema considerado aquí. En muchos problemas prácticos las matrices ci, ai, y bi no están llenas y un tiempo de
computadora puede ser mejorada mediante el aprovechamiento de los ceros en estas matrices.

6.2 MÉTODOS DE SOLUCIÓN

Un análisis detallado (con algoritmos computacionales) de todos los métodos disponible no servirá a nuestros
objetivos. En su lugar se presentará una discusión general de varios métodos y luego presentar algunos programas
claves en el Apéndice B.

6.2.1 Extensión del Algoritmo de Thomas

Esta es una extensión del algoritmo de Thomas para la ecua. (6.1). La ecuación es de la forma conocida como cuasi-
tridiagonal por Schechter (1960) y el bloque-tridiagonal por Varga (1962). También es discutido por Richtmyer y
Morton (1967). Escribimos

Donde W y Q están definidas por




Las relaciones para encontrar wi y qi se obtienen igualando el bloque de elementos de WQ a los elementos
correspondientes de A.
182

Las ecuaciones resultantes son



Notamos que wi debe ser no singular y su inversa es requerida. Una vez conocidas wi y qi, la solución puede ser
obtenida por la primera solución de eliminación hacia adelante


Esto se logra por




La solución de los vectores puede ser computada desde



Por eliminación hacia atrás. Esto se logra con





Observe de nuevo que en este algoritmo wi
-1
son necesarias y estas matrices no deben ser singulares. Una
factorización ligeramente diferente de A es presentada por Schechter (1960). Muchas versiones de este algoritmo
son posibles. Douglas et al. (1959) han presentado un algoritmo para problemas en dos fases (bi-tridiagonal) y Von
Rosenberg (1969) ha presentado algoritmos para problemas de dos y tres fases (tridiagonal). La principal diferencia
de los algoritmos de Douglas et al. y Von Rosenberg, comparado con este algoritmo es que las operaciones de la
matriz son expandidas en términos de la matriz de elementos. En consecuencia, es más fácil de aprovechar
sistemáticamente los ceros que aparecen en este formulación. En el proceso de factorización que hemos elegido los
elementos diagonales de Q para ser la matriz idéntica I. Esta es sólo una de muchas posibilidades para nosotros. Por
183

ejemplo, para el caso de submatrices 2x2, Weinstein et al. (1970) muestran que prefieren la forma en la que las
matrices de identidad se sustituyen por las matrices de la forma



Esta opción da lugar a matrices wi que son triangulares inferiores. Esta forma afirma que tienen un menor error de
redondeo.
Plenamente probados los programas de bi-tridiagonal y tri-tridiagonal los problemas se presentan en el Apéndice B.

6.2.2 Uso de los Métodos para Matrices Banda
La matriz A es una matriz de banda y cualquiera de los métodos desarrollados para las matrices de banda puede ser
utilizado. Sin embargo, estos métodos no serán tan eficaces para la ecu. (6.1) como los métodos descritos en la
sección anterior, porque el algoritmo de banda trata a todos los ceros dentro de la banda como no-ceros.

Vamos a presentar un análisis completo de las matrices de banda en el capítulo 8.

































184

CAPITULO 7


FLUJO DE UN FLUIDO EN DOS DIMENSIONES


7.1 INTRODUCCIÓN

En este capítulo se extenderán las ideas presentadas en el capítulo 3 a la solución de varios de los problemas de
simulación de yacimientos que incluye el flujo de un solo fluido en dos dimensiones del espacio. Algunos nuevos
problemas y métodos que sólo son importantes en dos dimensiones (2D) serán presentados aquí. Todas estas ideas
se extenderán a la solución de problemas multifasicos en el capítulo 9 y a problemas en tres dimensiones en el
capítulo 11.
A pesar de que ya se han introducido muchas técnicas para manejar los problemas prácticos de simulación de
yacimientos, hasta ahora estas técnicas se han sido aplicadas sólo en situaciones muy idealizadas en una sola
dimensión. Este es el primer capítulo en el que podemos empezar a discutir los detalles de algunos modelos
prácticos para yacimientos de gas, y yacimientos de petróleo por encima del punto de burbuja.
Las técnicas numéricas que están muy relacionadas con las ecuaciones diferenciales parciales para un flujo en dos
dimensiones también son presentadas. Algunas de las técnicas que se pueden ser aplicadas a las ecuaciones de la
matriz resultante de la aproximación de diferencias finitas de las ecuaciones diferenciales parciales, serán discutidas
en el próximo capítulo.

7.2 CLASIFICACION DE LOS PROBLEMAS 2-D

Todos los yacimientos reales son, por supuesto, en tres dimensiones, es sin embargo posible en muchas situaciones
prácticas asumir que el flujo en una de las tres direcciones de coordenadas es insignificante en comparación con el
flujo en las otras dos direcciones. Hay tres clases de problemas que pueden ser manejados de esta manera. Estos
problemas y los modelos matemáticos asociados se describen a continuación.

7.2.1 Problemas Areales (x-y)

En yacimientos delgados de gran extensión areal con frecuencia es posible suponer que los gradientes de presión y
por lo tanto el flujo en la dirección z es insignificante en comparación con el flujo en las otras dos direcciones.
Pequeños cambios en el espesor vertical se pueden acomodar al permitir el bloque de espesor Δz y la elevación h
como funciones de x y y. Un bloque típico del modelo de área se muestra en la fig. 7.1.


Para un caso de este tipo de la ecuación de flujo general se puede escribir como (ver ecuaciones 2.35, 2.42, 2.43,
2.44, 2.48, 2.51 y 2.53):

+

≡ ∆

+ ∆ (7.1)
Donde,
, =
1

, ,

0

Los coeficientes , dependerán de la ecuación diferencial parcial resuelta. Por ejemplo, si tenemos en
cuenta la ecuación 2.42, entonces,
=

185

=

Y
=

+

Donde las propiedades de los yacimientos deben ser definidas como promedios sobre el espesor (véase la definición
de la presión utilizada anteriormente). El símbolo γ utilizado en los términos gravitacionales se definen por:

=
Y los términos de gravedad son idénticamente cero si las coordenadas x y y están en el plano horizontal.
Obviamente, los coeficientes λx, λy y β pueden ser funciones de x, y, t y p mientras que es una función de p. Por lo
tanto, en general, el problema es no lineal, a pesar de que la no linealidad en este caso es más bien débil.

7.2.2 Problemas de la sección transversal (x-z)

Si en lugar de descuidar el flujo en la dirección vertical, el flujo en una de las dos direcciones horizontales se
descuida, el modelo resultante se denomina transversal. Este tipo de modelo puede ser usado para los casos en que
el flujo es predominantemente en la dirección vertical y una de dos direcciones horizontales.

Si optamos por escribir las ecuaciones coordenadas x- z, entonces pequeñas variaciones en la dirección y pueden
explicarse usando una variable de espesor Δy para cada bloque. Un bloque típico para este tipo de modelo se
muestra en la figura 7.2.

Una ecuación típica para los problemas de la sección transversal se obtiene mediante la sustitución de y por z, λY
por λZ y Δz por Δy en la ecuacion 7.1:

+

= ∆

+∆ (7.2)

Donde
, =
1

(

0
, , )
=

=

Y
=

+

Si la coordenada x es verdaderamente horizontal y su ∆y es constante, la ecuación se simplifica a:


+

− =

+ (7.3)

186


7.2.3 Problemas de un solo pozo (r-z)

Una de las aplicaciones importantes de las ecuaciones de flujo de fluidos a los problemas de la ingeniería de
petróleos está en el campo de pruebas de pozos. En los pozos de aceite y gas se realizan pruebas para determinar
su productividad. La mayoría de las pruebas involucran la producción de un pozo en una secuencia de tasas de flujo
constantes y la observación de la presión de fondo durante el período de prueba. Una comparación de los datos de
prueba con la teoría permite predecir los datos básicos del yacimiento y por lo tanto la productividad del pozo. Este
tema se discute más detalladamente por Matthews y Russell (1967), en un manual publicado por la Junta de
Conservación de Recursos de Energía de Alberta (ERCB, 1975), y por Earlougher (1977).



La mayor parte de la teoría y la prueba se basa en el supuesto de flujo radial unidimensional de una sola fase con
algunos supuestos adicionales que linealizan la ecuación diferencial parcial (véase el capítulo 2). Para los casos en
que el flujo es en dos dimensiones o cuando las ecuaciones no pueden ser linealizadas, no es práctico o posible
obtener soluciones analíticas. Aquí es donde un modelo de computadora con coordenadas r - z se pueden utilizar
para analizar bien los datos de prueba. Un típico bloque con coordenadas r - z es mostrado en la figura 7.3.
Una ecuación con coordenadas r - z pueden ser obtenidos fácilmente a partir de la ecuación 7.2:

1

+

+

=

+ (7.4)
Donde
, =
1
2
(
2
0
, , )
=

=

Y
=

+

187

(Véase la sección 7.10.2 para una transformación en la derivación de las coordenadas.)7.4 está escrita para un
ángulo de un radián, que debe tenerse en cuenta en la definición de q.

7.2.4 Comentarios sobre modelos bidimensionales

Una revisión de las ecuaciones presentadas anteriormente pone de manifiesto que un modelo único podría ser
desarrollado para manejar todos los tres casos. También la forma de las ecuaciones que se presenta es muy
general, y con las definiciones adecuadas de los coeficientes de estas ecuaciones representan a diversos problemas
de flujo de fluidos en el capítulo 2. En la siguiente sección vamos a mostrar cómo los términos de las ecuaciones 7.1
a 7.4 puede ser discretizados.

Todos los problemas 2-D son simplificaciones de la realidad. Este hecho debe tenerse en mente mientras que los
resultados de la simulación están siendo interpretados. El carácter 3-D es tenido en cuenta parcialmente para
diversos espesores en tercera dimensión. Estrictamente hablando, las dos ecuaciones de flujo unidimensional con
espesor variable en la tercera dimensión no son correctos, pero constituyen una buena aproximación, siempre que la
variación de espesor no sea mayor.

7.3 Discretización de las ecuaciones de flujo.

En esta sección obtendremos diferentes aproximaciones que representan varias situaciones de flujo monofásico en
2D. La condición para la estabilidad del método explícito también será discutida.

7.3.1 Aproximaciones por diferencias

Consideremos primero la discretización de la ecuación 7.1 en detalle sobre la malla de la figura 7.4. Un bloque típico
de la figura. 7.4 se muestra en la figura. 7.5. La notación utilizada es una extensión directa de la utilizada en el
capítulo 3 (sección 3.5). El término del flujo en la dirección x se aproxima por una aplicación del operador dado en la
ecuación 3.117. Después de multiplicar a través de Δxi Δyj la aproximación por diferencias finitas se puede escribir
como:


≃ ∆




+
1
2

+1


+1 2

+1

+
−1 2

+1


+1 2

+1

(7.5)



188




Los términos de transmisibilidad son definidos por:

+1 2

=
+1/2

Δ

Δ
+1/2


+1/2
=
+1/2

A
+1/2


+1/2
(7.6)

(−1 2)

=
(−1/2)

A
−1 2


+
1
2
7.6
Los términos de Δxi+1/2 Y Δxi-1/2 están definidos por:


+1/2
=
+1


−1/2
=


−1

Y

=
1
2

+1/2
+∆
−1/2
(7. .8)
Utilizando una notación similar se puede escribir a la aproximación de la derivada y como:

≃ ∆



, +
1
2

+1


+1 2

+1

+
, −
1
2

−1


−1 2

−1

(7.9)
Donde,

, +1/2
=
, +1/2

Δ
, +1/2

+1/2
=
, +1/2
A
, +1/2

+1/2
(7.10)

, −1/2
=
, −1/2
A
, −1/2

−1/2
7.11
La aproximación por diferencias finitas para la ecuación (7.1) en el punto i, j puede ser escrito en una forma
compacta como:
∆∆( − )

=

+

(7.12)
Donde
∆∆( − )

≡ ∆

− +∆

( − )

(7.13)
(7.7)
189

=

+1

(7.14)

= ∆

7.15

=

(1.16)
En la ecuación 7.12, no se ha especificado los niveles de tiempo. Por el método de diferencia hacia adelante
(explícito) el lado izquierdo se evalúa en el nivel de tiempo n y la aproximación de diferencia hacia atrás (implícito) es
evaluada en el nivel de tiempo n+1. En el lado derecho de la ecuación 7.12 el término βij debe ser evaluado por un
régimen que conserva la materia (ver ecuaciones. 3,173 y 3,174). Una aproximación es:

=

+

+1

(7.17)
Notamos de qué términos de la ecuación 7.17 debe ser evaluado en el nivel n+1, incluso para el método explícito.
Por el método de Crank-Nicolson el lado izquierdo de la ecuación 7.12 se evalúa en el nivel n+1/2 por los medios
siguientes:

∆∆( − )

+1/2
=
1
2
∆∆( − )

+
1
2
∆∆( − )

+1
(7.18)
Debe quedar claro de la discusión anterior que las aproximaciones para el modelo de sección 7.12 puede escribirse
de manera exactamente igual a las mismas que para el modelo de área (7.1)


Como se discutió en detalle en el capítulo 3 (sección 3.6) los problemas relacionados con las coordenadas cilíndricas
deben ser manejados de forma ligeramente diferente. Los límites de los bloques para el cálculo del volumen de
bloques son elegidos por (ver fig. 7.6):

+1/2
=

+1
2

2
ln

2
+ 1

2

1/2
(7.19)

+1/2
=
1
2

+
+1
(7.20)
La aproximación por diferencias finitas para la ecuación 7.4 La aproximación por diferencias finitas para la ecuación
se puede escribir en la forma de la ecuación 7.12 con la siguiente definición para el operador en el lado izquierdo:
∆∆ −

≡ ∆

− + ∆

( −

(7.21)
Donde,

+1/2,
= 4

+1 2
2

+1
2

2

+1 2 ,
(7.22)

,+1 2
=

+1 2
2

−1 2
2
Δ
+1 2

,+1 2
(7.23)
190

Otras transmisibilidades(
(−1 2)
,

,−1 2
) están definidas de una forma similar. El volumen del bloque (i,k)
es dado por

= π∆z
k
r
i+1 2
2
− r
i−1 2
2
(7.24)
Y Qik es la producción de θ=2π.

Vemos que con las definiciones apropiadas de las transmisibilidades, los limites de los bloques y los volúmenes del
bloque, las aproximaciones en diferencias finitas son de forma idéntica para la forma areal, para los modelos
transversales y radiales. Por esta razón la mayor parte de la discusión a seguir de estará relacionada con el modelo
de áreas. Nosotros, sin embargo, señalaremos las diferencias importantes cuando sea apropiado.


7.3.2 Estabilidad de los esquemas diferenciales
La aproximación explícita para el modelo de área puede ser obtenida por expansión de la ecuación 7.12 y reuniendo
términos:

−1 2 ,

−1,

+
, −1 2

, −1 2


(−1 2),
+
, −1 2
+
(+1 2),
+
, +1 2


+
(+1 2),

(+1 2),

+
, +1 2

, +1 2

=

+1
(7.25)
Donde dij contiene todas las fuentes y los términos de gravedad. En la ecuación anterior Pij
n+1
en el lado derecho es
la única incógnita βij puede ser evaluada en el nivel de tiempo n. El manejo de la no linealidad introducida por β ha
sido discutido en el Capítulo 3 (Sección 3.7.2.1). Así vemos que no hay nada difícil sobre computar Pij
n+1
de los
valores de Pij
n
para todos los valores de i y j. Sin embargo, como se esperaba, el método explícito es sólo
condicionalmente estable. La condición de estabilidad puede ser fácilmente obtenida utilizando el concepto o
ecuaciones diferenciales de tipo positivo (véase el Capítulo 3, Sección 3.7.2.1). El problema de la condición
resultante correspondiente a la condición (3.179) para problemas unidimensionales es:

, ,

(−1 2),
+
, −1 2
+
(+1 2),
+
, +1 2
≤ 1 (7.26)
las condiciones correspondientes para los problemas 1-D Como se muestra en el capítulo 3, el límite de estabilidad
(7.26) La condición anterior es más restrictiva que hace que el método explicito sea práctico para la mayoría de los
casos. Una condición similar se puede escribir para los modelos de la sección radial y transversal.
Los métodos implícito y de Crank-Nicholson, por supuesto, incondicionalmente estables para la versión linealizada de
la ecuación de flujo.


7.4 CONDICIONES LÍMITE

El estado inicial del yacimiento (condiciones iníciales) y la interacción del yacimiento con el entorno debe ser
conocido antes de que se pueda modelar.

En muchas situaciones importantes un conocimiento detallado de estas condiciones es insuficiente y un buen
juzgamiento ingenieril es necesario para obtener estimaciones razonables.
Las condiciones de contorno se requieren en los pozos y en el límite exterior del yacimiento. Estas condiciones limite
puede ser de tres tipos: (1) tasa de flujo especificado en la frontera, (2) ausencia de flujo en la frontera, y (3) la
presión especificada en la frontera. Excepto para el estudio de un solo pozo en los sistemas de coordenadas
cilíndricas, los pozos deben ser tratados como línea de Dirac o fuentes puntuales. Este enfoque es necesario porque
el radio del pozo es generalmente pequeño comparado con el tamaño de un bloque en el muestreo de áreas y
estudios transversales.
191

La especificación de la presión en la frontera puede ser manejada de una manera sencilla como se discutió en el
capítulo 3. En esta sección vamos a discutir los límites a través del cual se especifica cero o un caudal infinito.
También muestran que el flujo y sin condiciones de contorno de flujo puede ser tratada de la misma manera
mediante la sustitución de las condiciones de contorno actuales por las condiciones de frontera de Neumann
homogéneo (sin flujo) y la introducción de la corriente dentro o fuera del sistema a través de la fuente. Figuras 7.7 y
7.8 muestran las condiciones de contorno típico de muestreo de áreas y de modelos de un solo pozo. Ahora vamos a
considerar los límites de flujo y no flujo en detalle.

Cuando no hay flujo a través de una frontera (T2 en las figuras 7.7 y 7.8) el componente del vector de velocidad
normal a la superficie de frontera debe ser cero. Los componentes de la velocidad adecuada se obtienen tomando el
producto punto (vector) de la velocidad de Darcy con el vector normal n:

∇ − ∇. = 0 Γ
2
(7.27)
En la simulación de yacimientos las fronteras suelen aproximarse por los limites de los bloques que son paralelos a
una de las co-direcciones de las coordenadas. Por tanto, en los modelos areales (x – y).

= 0 (7.28)
Para todos los limites que son normales a la dirección x y

= 0 (7.29)
Para todos los limites que son normales a la dirección y.

7.4.2 Limites de Flujo
Cuando algunas tasas de flujo cruzan un límite se especifica que (T1 y T3 en las Figuras 7.7 y 7.8) la componente
normal del vector velocidad en el límite debe ser igual a esta tasa de flujo:

∇ − ∇. = Γ (7.30)
Y la tasa de flujo total a través de un límite es el valor integrado de q en la ecuación 7.30 sobre el límite. Por
ejemplo, sobre el limite T3 de la Fig. 7.8 la tasa de flujo total es:

T
= qΓd
Γ1
Γ (7.31)
Si el límite actual se extiende por más de un bloque de la malla y si no se especifica el total del caudal, este flujo
debe ser distribuido, de manera adecuada, sobre los límites de los bloques. Este problema se tratará en la próxima
sección donde se discuten las diferencias finitas o forma discretizada de las condiciones limite.


192

7.4.3 Discretización de las condiciones limite
Como ejemplo, consideremos un punto (i, k) en el límite vertical de una malla de la sección transversal, como se
muestra en la figura. 7.9. Si el flujo a través de la frontera es cero, entonces se puede aproximar mediante
la expresión de segundo orden.

+1

−1
2
+1

(7.32)
En este enfoque completo simétricamente las propiedades se asumen sobre xi y el método es conocido como
―técnica de reflección‖. Se conserva la simetría y el orden de aproximación de las ecuaciones en diferencias finitas.
El flujo dentro o fuera del sistema puede explicarse por dos enfoques diferentes. Una de ellas es asumir que el límite
del bloque (1-4) está aislado y hay un término fuente/sumidero con la fuerza apropiada en la ecuación diferencial.
Otro enfoque consiste en asumir el término fuente/sumidero como cero y la fuerza del gradiente de presión en el
límite del bloque,

toma un valor que hace que la cantidad correcta de líquido a fluir fuera del límite.



Estos dos enfoques aparentemente diferentes pueden llegar a ser idénticos a nivel de diferencias finitas, como se
muestra a continuación. Consideremos la siguiente forma simplificada de la ecuación 2.35 o la ecuación 7.3:

+

=

+ (7.33)
Ahora vamos a aplicar el método de integrar para la obtención de aproximaciones finitas discutido brevemente en el
capítulo 3 (sección 3.2.1.2) en la ecuación anterior.
Integración sobre el volumen de los rendimientos del bloque (i, k)

+

Ω
= ∆

Ω

+ Δ , (7.34)
Ω

El lado izquierdo de la ecuación (7.34) se puede convertir en una integral de línea usando el teorema de Green (por
ejemplo, Morse y Freshbach, 1953, pp. 34 y 803).
Δ

=
Γ

Ω

+ Δ (7.35)
Ω

La línea integral sobre I puede ser dividida en cuatro partes que consisten de los cuatro lados de la sección
transversal del bloque en el plano x,z. Las derivadas δp/δz y δp/δx puede suponerse constantes a lo largo de cada
una de estas partes y puede ser aproximada por diferencias finitas. Las siguientes aproximaciones se obtienen si se
sigue este enfoque:

=
1
2

+1 2

+1 2

+1


+1

(7.36)

193

=
3
2

+1 2

+1 2

−1 2

+1


+1
− (7.37)

=
4
3

−1 2

+1 2


−1

−1

(7.38)

= 0

= 0 (7.39)
=

,

≠ 0 (7.39)
1
4

1
4

donde Δyqx es la tasa de flujo por unidad de longitud en la frontera (1-4) del bloque i,k

= −

1
(7.40)
Si el caudal se explica por la especificación de la ecuación (7.39b), entonces el último término de la ecuación (7.35)
debe ser cero y la tasa de flujo total a través de la frontera de la ecuación (7.39) puede escribirse como:

= ∆

(7.41)
1
4

Sin embargo, si la ecuación (7.39a) se utiliza a continuación, el caudal total del bloque es:

Q
ik
= Δ , (7.42)
Ω

Estas dos ecuaciones proporcionan interpretaciones alternativas de la condiciones de frontera de fuente singular.

y

deben ser iguales, ya que representan la producción globalizada del bloque (j, k). A nivel de diferencias finitas,
donde q(x, z) y qx(z) deben ser asumidos constantes dentro de un bloque en las ecuaciones. (7.41) y (7.42), no hay
ninguna diferencia entre las dos interpretaciones de las condiciones de contorno. Esto proporciona la justificación
necesaria para el uso de la ecuación (7.39a) en todos los trabajos de simulación de yacimientos. El primer término en
el lado derecho de la ecuación (7.34) puede aproximarse por:

Ω


+1 2

+1 2

−1 2

(7.43)
Que es el mismo término de la ecuación correspondiente (7,33) multiplicado por el volumen de bloque correcto.
Escribamos ahora el estándar de aproximación por diferencias finitas para la ecuación (7.33) utilizando la notación
utilizada en la sección 7.3.

=

+

(7.44)
Donde,
∆∆

= ∆

+ ∆

=
(+1 2),

+1

+
(−1 2),

−1

+
,+1 2

+1

+
,−1 2

−1

(7.45)

+1 2 ,
=
(+1 2),
∆(
+1 2

−1 2
)

+1

(7.46)

−1 2 ,
=
(−1 2),

+1 2

−1 2


−1
(7.47)

,+1 2
=
,+1 2

+1 2

−1 2

+1

(7.48)
194

,−1 2
=
,−1 2

+1 2

−1 2


−1
(7.49)
Las definiciones anteriores se aplican a un bloque completo dentro del yacimiento En comparación con la ecuación
(7.36) a (7.39), vemos que la forma general (7.44) también podría utilizarse para el bloque de la frontera (i, k),
siempre que se tenga:

−1 2
= 0
−1 2
=

(7.50)
Las modificaciones de la expresión general (7.44) para los otros limites, se obtienen fácilmente, siguiendo el
procedimiento anterior.
El único problema sin resolver con respecto a las condiciones de frontera es el problema de la asignación de
caudales Qik a cada bloque cuando se especifica la tasa flujo total Qt de varios bloques. Este problema se encuentra
en secciones transversales del modelo de un solo pozo con varios bloques. La solución más simple es distribuir el
caudal de acuerdo a la transmisibilidad del bloque:

=

Σ

7.51
Donde Tk es una transmisibilidad adecuadamente definida. Este problema se hace más complejo para el flujo
multifásico y será considerado nuevamente en el capítulo 9 en mayor detalle.


7.5 CONDICIONES INICIALES

Para los yacimientos vírgenes es razonable suponer que el gradiente de presión en el depósito se debe a la presión
hidrostática del líquido:

=
La simulación de un yacimiento de una sola fase, es por supuesto, posible para cualquier distribución de presión
inicial dada.
7.6 TRATAMIENTO NO LINEAL

Los métodos descritos en el capítulo 3 (Sección 3.7.2) para el manejo de los términos no lineales se pueden aplicar
directamente a problemas de dos dimensiones. No es necesaria la discusión sobre este tema en este momento.

7.7 TRATAMIENTO DE LOS POZOS INDIVIDUALES

La presión en un grid point prevista durante la simulación de yacimientos es la presión media del bloque que rodea a
éste. Si un pozo está ubicado en un grid block entonces la presión en el pozo no se puede suponer como la presión
del bloque. Esto es particularmente cierto cuando el tamaño del grid block que contiene el pozo es grande y/o la
velocidad de flujo del pozo es grande. Una predicción precisa de la presión es posible para los problemas de un solo
pozo por el uso de las coordenadas r-z como se discutió en la sección 7.2.3. En el muestreo de áreas y los modelos
transversales se requieren técnicas especiales para el cálculo de la presión y de la presión del bloque predicha por el
modelo.
Un enfoque razonable para la solución de este problema es asumir que el flujo alrededor del pozo es de una
dimensión en la dirección radial (en coordenadas cilíndricas). Soluciones analíticas para flujo unidimensional de una
fase y sus aplicaciones se discuten en detalle en Matthews y Russel (1967) y del manual ERCB (1975). Vamos a
discutir aquí algunos procedimientos prácticos para el cálculo y la presión de pozo pwf del bloque Pij en un modelo de
áreas. La extensión de estas ideas a otros sistemas es sencilla.

El concepto de radio de drenaje es particularmente conveniente para resolver este problema. Este concepto,
originalmente introducido por Aronofsky y Jenkins (1954), se analiza en detalle en el Manual ERCB (1975). El radio
de drenaje es definido por:

= ln

(7.52)
Esto es que el radio que fuerza la solución de la anterior ecuación de estado estable coincide con la solución
transiente. Para un yacimiento finito y cerrado con radio exterior re, tenemos:

195

ln

=
1
2
ln

+ 0.809


1
4

2
(7.53)
Y

= 0.472


1
4

2
(7.54)
Donde,

=

2
(7.55)

=

2

(7.56)
Para un flujo de gas, y

=

2∆

(7.57)
Y para un flujo de líquido.

La conversión de las cantidades anteriores a las unidades de campo es discutida con detalle en el Manual ERCB
(1975). El radio equivalente del bloque de la figura. 7.10 se puede calcular:

= ∆∆ (7.58)
El procedimiento anterior hace uso de la solución analítica para la tasa de producción constante de un yacimiento
cilíndrico cerrado con flujo en una dimensión.

Esto proporciona una aproximación razonable para bloques cuadrados o bloques rectangulares donde Δx ≈ Δy. Para
los bloques de otras formas analíticas las soluciones están disponibles y pueden ser utilizados para predecir así la
presión (ver ERCB, 1975). También es posible modificar la ecuación (7,52) para incluir el daño , y los efectos
inerciales-turbulentos (alta velocidad) no considerados por la Ley de Darcy:

= ln

+ +

(7.59)
En la ecuación anterior S es el daño, y D es el factor de inercia del flujo turbulento que es importante solo en el flujo
de gas.

En las fórmulas anteriores se indica que el radio de drenaje se vuelve constante durante un tiempo suficientemente
grande. Esto corresponde al pseudo estado estacionario cuando la presión disminuye a un ritmo constante en todas
las partes del bloque y la ecuación (7.52) puede ser reescrita como:

=


ln


3
4
(7.60)
Donde, ya que se supone que el bloque está cerrado, la presión del medio se puede obtener por balance de materia:

=

2
∆∅

196

La ecuación (7.60) proporciona la presión del pozo en términos de la presión promedio Pav y la tasa Q en unidades
de volumen de yacimiento. La relación entre Pav y Pij se considera hacia el final de esta sección. Para las
condiciones de yacimiento típicas, el tiempo para alcanzar el estado estacionario es del orden de horas o días,
mientras que los intervalos de tiempo típicos utilizados en la simulación de varios días a unos meses. Dado que la
tasa simulada debe ser constante al menos durante un intervalo de tiempo, la presunción del estado seudoestable
está justificada usualmente. Las excepciones son simulaciones de comportamiento de corto tiempo, como por
ejemplo en las pruebas de pulso. Otros métodos menos rigurosos basados directamente en el estado estacionario
también están disponibles. Van Poollen y compañía (1968) obtuvo de las ecuaciones, ya sea para el estado
seudoestable para un yacimiento cerrado, o asumiendo el estado estable para el flujo incompresible con flujo en la
frontera exterior. Ya que el primer caso lleva a la ecuación (7.60) obtenida anteriormente, vamos a considerar el caso
de flujo incompresible.
La presión media entre rw y re:

=

=
2

2

2

(7.61)

Mientras que la distribución de la presion en el estado estable está dado por:

=

+


ln

(7.62)
Sustituyendo la ecuación (7,62) en la ecuación (7.61) y la integración, se obtiene:

=

2

2

2
ln

2

2
2
(7.63)
Para volver re >> rw esta fórmula se simplifica a:

=

+


ln


1
2
(7.64)
Para la frontera de flujo en el estado estable la presión es dada por la ecuación (7.62):

=

+


ln

(7.65)
Las ecuaciones (7.60) (7.63) y (7.64) se muestran en la figura 7.10. Esta figura puede ser usada para estimar
rápidamente la Pwf calculando primero:


ln

(Lo cual es igual a Pe – Pwf para las ecuaciones (7.63) y (7.64)), y luego encontrar la Pwf de

=

−∝



Donde α es obtenida de la figura 7.11. Esta figura también muestra los errores usando la formula aproximada (7.64),
la cual no debería ser usada si re/rw < 3.
Las dos fórmulas (7.60) y (7.64), aunque derivadas de dos presunciones extremas, sólo se diferencian por la
constante restada del término logarítmico. En una situación real, la producción de un pozo resultara tanto en la
disminución de la presión como en el flujo a través de los límites de bloque, y la presión actual que corresponderá a
la fórmula general

=


ln

− (7.66)
Donde 1/2 ≤ c ≤3/4. Kumar (1977) muestra cómo c es influenciado por la fuerza del influjo en la frontera. El estado
estacionario también puede ser representado por dejar c = f (t).
197

Hasta ahora se han presentado tres relaciones entre pav presión promedio y presión del pozo pwf. Es natural
preguntarse si pav es igual a la presión del bloque pij.

Este es en realidad el procedimiento de uso común en la mayoría de los simuladores. Sin embargo, Peaceman
(1977) ha demostrado, mediante soluciones numéricas y analíticas, que pav ≠ pij, bajo condiciones de flujo en estado
estable. Para una malla cuadrada, la relación adecuada entre pwf y pij basada en el trabajo de Peaceman, puede
expresarse en la forma de la ecuación (7.66) como:

=


ln

−1.037 (7.67)




Este problema requiere mayor investigación para revelar cual es el mejor procedimiento, en particular cuando la
presunción del flujo en estado estable cerca del pozo no es valida.

Ideas estrechamente relacionadas con las desarrolladas para el tratamiento de los acuíferos se discutirán en el
Capítulo 9.
Otra fórmula para Pwf se puede derivar de las transmisibilidades de diferencias finitas para el bloque (i,j). Podemos
definir la diferencia de presión promedio entre el punto (ij) y sus vecinos por:
198

= ∆

ΣT = p − p
ij
ΣT
= TX
i+1 2
p
i+1
−p
i
+TX
i−1 2
p
i−1
− p
i

j
+ TY
j−1 2
p
j−1
− p
j
+ TX
j+1 2
p
j+1
− p
j

i
(7.68)
Donde,
ΣT = TX
(i+1 2),j
+ TX
(i−1 2),j
+
, +1 2
+
, −1 2
(7.69)
Ahora supongamos que la p es la presión en el radio rb de un circulo representado en el área mostrada en la Fig.
7.12. Note que el radio rb esta dado por:

= ∆
+1 2
+∆
−1 2

+1 2
+ ∆
−1 2
(7.70)
Es diferente del radio re mostrado en la Fig. 7.10. Ahora podemos utilizar la fórmula de flujo radial para expresar:
= −


ln

= −

(7.71)
Donde WI es el coeficiente de productividad del pozo relativo a rb. Este coeficiente podrá ser modificado para tener
en cuenta las perforaciones parciales, estimulación de pozos o el factor de daño. Las ecuaciones (7.71) y (7.68)
pueden ser resueltas para obtener:

=
1 −

= /

Esta ecuación difiere de las ecuaciones (7.63) o (7.64) en que se toma en cuenta no sólo la permeabilidad alrededor
del pozo (a través de WI), sino también las variaciones de permeabilidad entre los distintos puntos de la malla
alrededor del pozo. Sin embargo, la aproximación es válida sólo si WI < ∑T/λ.

7.8 ECUACIONES EN FORMA DE MATRIZ
La ecuación discretizada para cualquiera de los modelos de dos dimensiones implícitas discutidas en las secciones
anteriores de este capítulo se puede escribir en la forma:

−1,
+1
+

+1
+

+1,
+1
+

, −1
+1
+

+1
+

, +1
+1
+

+1
=

(7.73)
Donde los coeficientes cij, αxij, bij, gij, αyij,fij, φij y dij dependen del tipo de modelo y el método de discretización. Por
ejemplo, el muestreo de áreas (x-y) con la aproximación hacia atrás para la derivada del tiempo (ecuación 7.12) es:

= −
(−1 2),
7.74

= −
(+1 2),
7.75

= −
, −1 2
7.76

= −
, +1 2
7.77

=
(−1 2),
+
(+1 2),
= −

+

7.78
199

=
, −1 2
+
, +1 2
= −

+

7.79

=

Δ
7.80

= −

+

(7.81)

También encontramos conveniente definir:

=

+

+

(7.82)
Estas ecuaciones pueden ser escritas en forma de matriz mediante la selección de algunos ordenamientos de las
incógnitas. El orden natural es la de ordenar las incógnitas por líneas en la dirección x del grid comenzando con la
línea para j = 1. Entonces, el vector desconocido es:

+1

=
1.1
,
2.1
,
3.1
,
4.1,

5.1
,
1.2
, …,
5.6

+1
(7.83)
Y la ecuación de la matriz puede ser escrita como:

+1
= (7.84)
En el próximo capítulo vamos a considerar una solución directa y los métodos iterativos para la ecuación (7.84). En la
siguiente sección de este capítulo se presentan algunos métodos para obtener aproximaciones a la solución de
vector P. Estos métodos están estrechamente relacionados con la forma de la ecuación diferencial parcial y por esta
razón se presentan en este capítulo.

200


7.9 METODOS ESPECIALES PARA PROBLEMAS 2-D

Los métodos que se discuten aquí son de dos tipos. Un tipo de métodos denominados métodos alternando
explícitamente la dirección (ADE) que no implican cálculos de la matriz y reducen el problema a una forma similar a la
forma de las ecuaciones diferenciales explícitas. Los métodos de ADE, son, sin embargo, incondicionalmente
estables (para problemas lineales) en contraste con el método explícito clásico. El segundo tipo de métodos
denominado alternando implícitamente la dirección (IDA) implican la solución de ecuaciones de matrices tri-
diagonales y están relacionados con el método clásico implícito de Crank-Nicolson.

Los métodos ADE y ADI producen un conjunto de ecuaciones diferenciales que son mucho más fáciles de resolver
que la ecuación matricial presentada en la sección anterior. Esta simplificación es, por supuesto, obtenida a
expensas de una reducción en la precisión y la estabilidad. La aplicación práctica de estos métodos se limita a una
sola fase y de los problemas de flujo monofásico y problemas multifásico relativamente simples.



7.9.1 Alternando explícitamente la dirección (ADE)

Durante las primeras etapas del desarrollo de las computadoras digitales, las máquinas eran relativamente lentas y
con la memoria central muy limitada. Esto brindó una motivación considerable para el desarrollo de aproximaciones
de diferencia explícita estable de ecuaciones diferenciales parciales de interés práctico. El libro de Saul'jev (1964)
proporciona un tratamiento integral de las diversas formas del método de ADE. Más información sobre estos métodos
para dos problemas de dimensiones es proporcionado por Larkin (1964) y Barakat y Clark (1966), y la aplicación de
estos métodos para simulaciones de yacimientos de gas es discutido por Quon y compañia (1966) y Carter (1966). El
método tiene algunas ventajas evidentes sobre el método explícito estándar.

El punto de partida para el desarrollo de métodos de ADE puede ser la fórmula de diferencia implícita hacia atrás o la
fórmula de Crank-Nicolson implícita. Sea u y v dos aproximaciones a la solución de la ecuación diferencial (ecuación
7.12) con el lado de la mano izquierda evaluado a un nivel de tiempo indeterminado. En aras de mantener nuestro
simple discusión, vamos a suponer que las coordenadas X y Y están en el plano horizontal , y por lo tanto los
terminos de gravedad desaparecen. Podemos escribir la aproximación diferencial (7.12) como:

Δ

+1
=
(−1 2),

−1,

,

+
1
+
+1 2 ,

+1,

,

+
2
+
, −1 2

, −1

.

+
3
+
, +1 2

, +1

.

+
4
(7.85)
Donde para el estándar de aproximación por diferencias hacia atrás:

1
+
2
+
3
+
4
= 1
Y
Δ
t
p
ij
n+1
=

+1

Por ordenamiento estándar de las incógnitas, la ecuación se hace explícita con sólo una incógnita por ecuación
(7,85) si I1=I3=1, e I2=I4=0. Es facil ver que en lugar de comenzar los cálculos a partir de la parte inferior de la esquina
izquierda (Fig. 7.4) podríamos comenzar con una de las otras tres esquinas con escogiendo diferentes valores de l.
Las aproximaciones a las ecuaciones diferenciales obtenidas de esta manera se pueden escribir como:
Aproximación 1:
1
=
3
= 1,
2
=
4
= 0

+1
=
(−1 2),

−1,

,

+1
+
+1 2 ,

+1,

,

+
, −1 2

, −1

.

+1
+
, +1 2

, +1

.

(7.86)
Aproximación 2:
1
=
3
= 0,
2
=
4
= 0

Δ

+1
=
(−1 2),

−1,

,

+
+1 2 ,

+1,

,

+1
+
, −1 2

, −1

.

+
, +1 2

, +1

.

+1
(7.87)
Cada uno de las dos aproximaciones introduce errores. Sin embargo, estos errores son compensados parcialmente
por la aplicación de las ecuaciones (7.86) y (7.87) para los intervalos de tiempo alternos.
201

El uso de ambas ecuaciones para cada paso de tiempo y luego promediando los resultados, también ha sido
considerado por Larkin (1964):

+1
=

+1
+

+1
2

En donde

+1
es una aproximación nueva para

+1
y con este esquema

debe ser usado en lugar de

+1
y

+1
en las ecuaciones (7.86) y (7.87).
Otras dos aproximaciones se obtienen mediante la selección de los siguientes valores de l, los valores en la ecuación
(7,85):

Aproximación 3

1
=
4
= 0

2
=
3
= 1
Aproximación 4

2
=
3
= 0

1
=
4
= 1
Es evidente que se puede utilizar diferentes combinaciones de las cuatro aproximaciones. También es posible
desarrollar sistemas similares, comenzando con el método de Crank-Nicolson en lugar de la ecuación (7.85). Los
métodos de este tipo encuentran poca utilidad en los estudios de simulación de yacimientos donde computadoras
modernas con grandes núcleos están disponibles. Por esta razón, no vamos a presentar un examen detallado.

7.9.2 Alternando implícitamente la dirección (IDA) y métodos relacionados
La Solución de dos problemas de simulación tridimensional de yacimientos puede ser reducido a la solución de
problemas en una simulación de yacimientos en una dimensión. Dado que ya sabemos cómo resolver ecuaciones
para un matriz tridiagonal, ninguna técnica nueva es necesaria para la solución de los problemas de simulación de
yacimientos considerados en este capítulo. Los métodos de este tipo también se conocen en la literatura con
nombres como Splitting up (Marchuk, 1975), los métodos de paso fraccional (Yanenko, 1971) y métodos de una
dimensión localizada (Mitchell, 1969).

Los métodos IDA fueron introducidos por Peaceman y Rachford (1955) y Douglas (1955) y desarrollados
posteriormente por estos y muchos otros investigadores. Los métodos IDA que se discutirán aquí se denominan a
veces métodos ADI no iterativos para distinguirlos de los métodos de IDA para la solución de las ecuaciones de la
matriz por iteración (véase el capítulo 8). Vamos a mostrar en esta sección cómo estos métodos se pueden aplicar a
la solución de problemas de flujo de una sola fase en dos dimensiones.

Método de Peaceman-Rachforf (1955): Consideremos la siguiente aproximación por diferencias hacia atrás para el
problema de muestreo de áreas.

Δ
x
TXΔ
x
p
ij
n+1

y
TYΔ
y
p
ij
n+1
= φ
ij
p
ij
n+1
−p
ij
n
+ Q (7.88)
Si queremos reducir este problema a la solución de un sistema unidimensional, solo uno de los términos en el lado
izquierdo de la ecuación (7.88) puede ser evaluado a nivel de tiempo indeterminado. Esto produce un proceso de dos
pasos. El primer paso de este procedimiento es:

Δ
x
TXΔ
x
p
ij

+ Δ
y
TYΔ
y
p
ij

= V
ij
β
ij

p
ij

−p
ij

1 2 Δt
+ Q
ij
(7.89)
Donde p
ij

es una solución intermedia, que puede considerarse como una aproximación de p
ij
n+1


La ecuación (7.89) puede resolverse para todos los puntos del grid considerando incógnitas para un solo valor de j (o
una línea en x del grid) a la vez y utilizando el algoritmo de Thomas del Capítulo 4. Como se muestra por Douglas
(1961) el uso de la ecuación (7.89) solo en los resultados de un método de estabilidad limitada. Con el fin de obtener
202

un método incondicionalmente estable, se introduce la segunda etapa, que consiste en la aproximación implícita del
segundo término en el lado izquierdo de la ecuación (7.88).

Δ
x
TXΔ
x
p
ij

+ Δ
y
TYΔ
y
p
ij
n+1
= V
ij
β
ij

p
ij

− p
ij

1 2 Δt
+ Q
ij
(7.89)
La ecuación (7.90) puede ser resuelta para todos los puntos de la red, considerando incognitas para un solo valor i (
o una línea en y del grid) a la vez. Las incógnitas a lo largo de cada línea del grid tienen una ecuación matricial con
una matriz de coeficientes tridiagonal.

El anterior procedimiento en dos fases donde las ecuaciones (7.89) y (7.90) se utilizan alternativamente es
incondicionalmente estable. Con el fin de eliminar la solución indeterminada de estas dos ecuaciones es necesario
eliminar la solución intermedia de esas dos ecuaciones. Para la ecuación de difusión lineal en un rectángulo, la
ecuación resultante es correcta a nivel local de segundo orden en el tiempo y el espacio y puede ser vista como una
perturbación del método de Crank-Nicolson (Douglas, 1961). Este tipo análisis muestra que los coeficientes de los
términos no lineales y la fuente deben ser evaluados en el nivel n de tiempo para el método de ADI. Briggs y Dixon
(1968) han discutido la aplicación de este método a los problemas de simulación de yacimientos. Ellos encuentran
que este método produce resultados oscilatorios a grandes intervalos de tiempo. Este comportamiento es una
característica del procedimiento de Crank-Nicolson (NC) puesto que el método IDA es una perturbación del método
NC.

Método de Douglas (1962). Ya que el método de Rachord Peacemanand (1955) resulta ser una perturbación de la
aproximaión Nicolson, debería ser posible desarrollar un método de dirección alterna directamente de la
aproximación de Crank-Nicolson en lugar de la aproximación diferencial hacia atrás.


La solución intermedia puede ser obtenida de la siguiente ecuación:

1
2
Δ
x
TXΔ
x
(p
ij

+p
ij
n
) + Δ
y
TYΔ
y
p
ij

= φ
ij
(p
ij
n+1
−p
ij
n
) + Q
ij
(7.91)

y la solución definitiva en el nuevo nivel de tiempo es:

1
2
Δ
x
TXΔ
x
(p
ij

+p
ij
n
) + Δ
y
TYΔ
y
(p
ij
n+1
− p
ij

) = φ
ij
(p
ij
n+1
− p
ij
n
) + Q
ij
(7.92)

Este método es una perturbación del Método Crank-Nicilson y es equivalente al Método de Peaceman-Rachord en
un rectángulo. Desde un punto de vista computacional, es más conveniente sustituir la ecuación (7.92) por una
ecuación que se obtiene restando las dos ecuaciones anteriores:

1
2
Δ
y
TYΔ
y
p
ij
n+1

1
2
Δ
y
TYΔ
y
p
ij
n
) = φ
ij
(p
ij
n+1
− p
ij

) (7.93)

Durante los problemas de dos dimensiones este no tiene ninguna ventaja real sobre el Método de Peaceman-
Rachford. Para problemas en tres dimensiones la ventaja real la tiene el Método de Douglas.

Método Douglas y Rachford (1956). Estos dos métodos son perturbaciones del método de Crank-Nicolson. Una
perturbación de la aproximación es la diferencia proporcionada por el siguiente esquema:

Δ
x
TXΔ
x
p
ij

+ Δ
y
TYΔ
y
p
ij
n
= φ
ij
(p
ij

− p
ij
n
) + Q
ij
(7.94)
Δ
y
TYΔ
y
p
ij
n+1
− Δ
y
TYΔ
y
p
ij
n
= (p
ij
n+1
−p
ij

) (7.95)
Los coeficientes no lineales dependientes del tiempo, deben ser evaluados en el nivel n + 1 de tiempo para este
método.
División o localmente unidimensional (LD) métodos. Vamos a definir

=
ΔTΔp

(7.96)
203

Entonces, la solución para el problema de muestreo de áreas en esta sección pueden obtenerse en el siguiente
esquema:

Δ

Δ

+1 2
= 2


+1 2
(797)
ΔΔ

+1 2
= 2

+1

+1 2
7.98

+1
=

+ Δ

+1
(7.99)

Este método también es un perturbación de la de Crank-Nicolson(marchuk 1975, p.147). Otras variaciones de este
enfoque son discutidas por Marchuk 81.975) y Mitchell (1969). Es evidente que la aplicación de la ecuación (7.97)
debe ser por las líneas en x del grid y la (7,98) para las líneas y del grid. Esto muestra la similitud de este
procedimiento para el método de ADI.

Métodos Corrector-Predictor. Debemos primero prever la solución en el nivel n+(1/2) de tiempo utilizando el
siguiente procedimiento de dos pasos:

Δ

Δ


= 2


+

+1 2
7.100
Δ

Δ

+1 2
= 2

+1 2


(7.101)

La solución para el nivel de tiempo n+1 es obtenida de:

+1
=

+
1
2

ΔΔ

+1 2

+1 2
7.102

Este enfoque se analiza un detalle por Marchuk (1975, p162) También resulta ser una perturbación del método de
Crank-Nicolson.

7.9.3 Comparación de métodos
Coast y Terhune (1966) proporcionan una comparación de los métodos ADE e IDA para la ecuación de difusión
estándar:

2

2
+

2

2
+ =

Estos autores señalan que la ADE no mantiene condiciones de no-flujo en las fronteras exteriores para el grid de
bloque centrado, y esto causa errores en el balance de materia. Coast y Terhune también encontraron que el método
de ADI era considerablemente más exacto que el método de ADE y que solamente requerían un 60% más de
trabajo.

Una comparación más reciente de la misma ecuación fue proporcionada por Sheffeld (1970). El definió un método de
"línea de Saul'jev" que equivale a los dos pasos utilizando la ecuación (7.85), con ∆T/2. En el primer paso,

+1 2
en
el lado izquierdo se sustituirá por

+1 2
y los parámetros son
1
=
2
=
3
=
1
2
,
4
=0.

En el segundo paso, se calcula

con los siguientes parámetros
1
=
2
=
4
= 1,
3
= 0 . Así, ambos pasos son
resueltos por líneas en la dirección x, pero en orden alterno para j. Sheffield comparó este método con el método
Saul‘jev (alternando el uso de las ecuaciones (7.86) y (7.87)) e IDA. IDA fue superior a la línea Saul‘jev por un
problema con el grid cuadrado, pero la Linea Saul‘jev fue mucho mejor para un problema con el grid alargado. El
método de punto Saul‘jev fue menos preciso en ambos casos.

Este resultado es típico de los métodos de IDA. Este método no realiza bien los problemas con los coeficientes de
anisotropía (producidos por la red alargada o el contraste grande en kx y ky). El mismo comportamiento también es
compartido por métodos iterativos IDA que convergen muy lentamente para este tipo de problemas (véase el capítulo
8, fig. 8.19).
No ha habido ningún interés en los métodos ADE o ADI en la literatura reciente.

204

7.10 CONSTRUCCION DEL GRID

7.10.1 Grid irregular en 2-D

La motivación para el uso de la red irregular es la de nuestro deseo de obtener una buena definición por el uso de
pequeños incrementos en los lugares donde los gradientes de presión se espera que sean grandes y use grandes
incrementos en otras partes. Un enfoque natural es la construcción de redes irregulares en ambas direcciones y
superponerlas.

Esto resultará en un grid con incrementos Δx y Δy, que ya se ha utilizado en este capítulo. Figura 7.14 da un ejemplo
de un Grid areal, refinado alrededor de los pozos. Otro ejemplo típico es un grid rz radial con incrementos variables
en la dirección radial. Este tipo de grid irregular se utiliza de forma rutinaria en la simulación de yacimientos. La
descripción del grid es simple y el esfuerzo de programación es de aproximadamente la misma que para un grid
regular.


Sin embargo, es fácil ver que ese grid estándar no es óptimo por lo que se refiere al número de puntos de red
necesario para cubrir el dominio. Por ejemplo, el grid de la figura 7.14 también es refinado en el círculo de área "A",
donde un grid grueso pareciera ser suficiente. Con el fin de obtener más grid óptimos, uno tiene que utilizar grid
composicionales, como se muestra en la figura. 7.15. Tales esquemas de perfeccionamiento del grid fueron
estudiadas por Ciment (1971) y Ciment y Sweet (1973). Lamentablemente, las aproximaciones diferenci ales
resultantes son más complejas, y su forma no es la misma para todos los puntos del grid. Por esta razón, el
refinamiento local del grid no ha sido ampliamente usado en la simulación de yacimientos.

Observamos a este respecto, que los sistemas de grid, tales como el triangular, son más adecuados para el
refinamiento del grid local que para el grid rectangular. Para obtener información adicional sobre el refinamiento del
grid ver Kafka (1968), Osher (1970), Browning et al. (1973) y Girault (1974).
En conclusión, observamos que el uso del grid irregular disminuye la precisión de la aproximación a O(Δx)+O(Δy) a
menos que se empleen técnicas especiales.


205




7.10.2 Uso de un grid curvilíneo
Aunque la mayoría de los problemas del yacimiento se pueden simular los grids rectangulares, hay muchos casos en
que la forma del yacimiento se presta más naturalmente a un sistema de coordenadas. Por ejemplo, una sección
transversal con una inclinación considerable puede ser descrita mejor por el grid que se muestra en la figura. 7.16b
en lugar del que se muestra en la figura. 7.16a.
Del mismo modo, un flujo areal en un patrón de cinco lugares repetidos puede ser descrita mejor por la cuadrícula en
la figura. 7.17b que sigue las líneas de corriente mejor que por un grid rectangular (fig. 7.17a).
Sistemas curvilíneos coordenados son comunes en hidrodinámica clásica. En la simulación de yacimientos, la
utilización del grid curvilíneo fue estudiado por diversos autores para aplicaciones de flujo multifásico (Hirasaki y
O'Dell, 1970; Sonier y Chaumet, 1974, Robertson y Woo, 1976). Sin embargo, el concepto es igualmente aplicable, y
más fácil de entender, para flujo de una sola fase y por lo tanto serán tratados aquí. Observaciones específicas
relativas al flujo multifásico se dará en el capítulo 9 (sección 9.7).



Ahora vamos a resumir brevemente la transformación de las ecuaciones en coordenadas curvilíneas. Los detalles se
pueden encontrar en libros sobre análisis tensor, por ejemplo, McConnell (1957), Aris (1962) y Sokolnikoff (1951).

Vamos a considerar dos sistemas de coordenadas: un sistema rectangular x, y, que denotaremos aquí como (y
1
, y
2
),
y un sistema de coordenadas general (x
1
, x
2
). Los dos sistemas están relacionados por las ecuaciones:


Las funciones f
i
definen la transformación del sistema de coordenadas. La forma de la ecuación diferencial en las
coordenadas x depende de estas funciones. El nuevo sistema de coordenadas será bien definido si el determinante
de la transformación es distinto de cero, es decir,
206



El operador de una de las condiciones de flujo se puede escribir utilizando la suma de



Esto se puede expresar en la coordenada x, como:






Donde g es el determinante de la gij tensor métrico,


Y g son las componentes del tensor métrico conjugado, que puede ser calculada como g=G, donde G son lo
cofactores de g en la matriz G. También se puede expresar más convenientemente como (McConnell, 1957)



Que no requiere funciones inversas f
i

En general, el operador A en la forma (7.104) consiste en términos de la derivada cruzada. Sin embargo, estos
términos se Desaparecer para una clase importante de sistemas de coordenadas, llamado ortogonales.



207



Un sistema de x
i
se llama ortogonal si las curvas coordenadas son ortogonales entre si en todas partes (figura 7.18)

Cualquier sistema ortogonal tiene las siguientes propiedades importantes:

1. La condición necesaria y suficiente para un sistema sea ortogonal es






2. Si el sistema es ortogonal, entonces





Por lo tanto, para un sistema ortogonal al operador A sería:



Tenga en cuenta que el en el desarrollo de lo anterior hemos asumido λ como una función escalar de x. El análisis se
complica más cuando se considera el carácter tensorial de K (en λ). Un ejemplo de un sistema ortogonal es el polar
(o en 3D cilíndrico) donde x
1
= r, x
2
= 0. La transformación se muestra en el ejercicio 7.1 y resulta en términos de
dirección r dicho antes para la ecuación (7.4). La discretización de las ecuaciones de conservación en la forma de
(7.104) o (7.110) son desarrolladas con rigor por Hirasaki y O'Dell (1970). Cuando el sistema es ortogonal, las
transmisibilidades pueden ser calculadas a partir de conceptos geométricos intuitivos, definidos en la figura. 7.19:

208



Ya que, en general, T=λA/ΔL, donde A es un área transversal y L la distancia entre ΔL puntos del grid, se puede
escribir inmediatamente:




Donde las cantidades pertinentes se definen en la figura.

Del mismo modo, el volumen poroso se define como:

Este enfoque fue utilizado por Sonier y Chaumet (1974), que además despreciaron la diferencia
entre
(+1 2),
;
, +1 2
y Aij. El moldeamiento de las diferencias finitas de los problemas de conducción de calor en
general y los sistemas coordenados curvilíneos ortogonales también es considerado por Schneider y compañía
(1975).

Como hemos visto anteriormente, las ecuaciones (7.111) y (7.112) sólo se aplican si el grid se deriva de un sistema
de coordenadas ortogonales. (1975)Una forma conveniente de definir tal grid es a través de la solución de la
distribución de flujo potencial con las fuentes y sumideros localizados en los pozos. Como es bien sabido, líneas
equipotenciales y líneas de corriente de la solución son ortogonales entre sí (Lam, 1932). Posibles soluciones para
muchas configuraciones de los pozos han sido publicadas (Muskat, 1937, Morel-Seytoux, 1966). El flujo actual en el
yacimiento no seguirá las líneas de flujo potencial, debido a la posible solución se basa en la hipótesis de la
permeabilidad y porosidad constante y flujo incompresible. Esto es de ninguna consecuencia, sin embargo, ya que la
suposición de flujo potencial sólo se utiliza para la construcción del grid y no se opone al modelo numérico de
simulación de flujo en el dirección perpendicular a las líneas del grid, que son las líneas de corriente del flujo
potencial. Esto es un contraste con el modelo llamado ―tubo de Flujo‖ en el que desprecia la corriente de flujo
cruzado entre las líneas.


209


El método de construcción de un rejilla que acabamos de describir ha sido sugerido por Sonier y Chaumet (1974), en
la relación con la simulación de areas de flujo multifásico, pero puede ser utilizado igualmente bien para cualquier
configuración de yacimiento.

Un análisis más detallado de las redes curvilíneas se encuentra en Hirasaki y O'Dell (1970). Estos autores muestran
que los errores importantes pueden producirse cuando un yacimiento inclinado es modelado arealmente por bloques,
como se muestra en la figura 7.20a.
Esto es porque el área de sección transversal en el término transmisibilidad se calcula de forma incorrecta. El grid
debe ser construido de tal manera que las superficies coordenadas coinciden con la parte superior e inferior del
yacimiento. Como se muestra por estos autores, este enfoque dará pequeños errores, aun cuando los términos de la
derivada cruzada son despreciados por un grid que no es ortogonal, siempre y cuando todas las distancias se miden
por la superficie y perpendicular a él (fig. 7.20b). Un grid que es aproximadamente ortogonal se puede construir de
forma numérica, gráfica o por medio de una computadora analógica (Karplus, 1958).

Uno de los problemas asociados con el grid es el cálculo correcto de las permeabilidades direccionales. Cuando la
permeabilidad no es isotrópica, el tratamiento correcto requieren los términos los términos de las derivadas cruzadas,
incluso si el grid es ortogonal. La deducción de los términos de la transmisibilidad es considerada en el ejercicio 7.2
para el caso del valor principal del tensor de permeabilidad kx y ky en las direcciones de las coordenadas
cartesianas.

La magnitud de la derivada cruzada es proporcional a (Kx-ky), pero el efecto de descuidar este término parece que
no ha sido estudiada en la literatura. Como consecuencia, el uso del grid curvilíneo no se recomienda para
problemas de un solo pozo de sección cruzada, donde la estratificación en capas es a menudo presente. Líneas del
grid, en este caso debe seguir capas geológicas.

En este tipo de problemas, el beneficio del grid curvilíneo sería pequeño, porque el patrón de flujo actual estará muy
lejos de los flujos potenciales y grandes errores se introducirán a menos que los términos de las derivadas cruzadas
se incluyan en las ecuaciones en diferencias finitas. Por otra parte, el grid curvilíneo puede ser muy eficaz en una
situaciones areales ya que aporta beneficios adicionales para el flujo multifásico (Capítulo 9. Sección 9.7).



7.11 CONCLUSIONES DEL CAPITULO


Los contenidos abordados en este capítulo son importantes para el desarrollo de capítulos posteriores. Aunque el
flujo en una sola fase es de uso limitado en simulación, varias técnicas de flujo multifásico generan una serie de
ecuaciones de tipo monofásico (IMPES, SEQ). La ecuación de presión monofásica es también resuelta en
problemas miscibles y composicionales.

Por supuesto, las ecuaciones que describen los problemas monofásicos no son propias de la mecánica de
yacimientos, y en consecuencia, existe abundante literatura en otras áreas relacionadas con su solución numérica,
aunque no serían adecuadas, el lector debe ser consciente que ideas desarrolladas en otros avances de la física y
la ingeniería pueden resultar productivas en la simulación de yacimientos.

210

CAMBIO DE COORDENADAS DE UN GRID CARTESIANO A UN GRID CURVILÍNEO (COORDENADAS
POLARES)

Ejercicio 7.1 Expanda el término de la izquierda en términos de coordenadas polares (r-θ)

∇λ∇p − γ∇z = β
∂p
∂t
+ q…. (1)
7.1.1 Conceptos
 La función f
i
definen la transformación del sistema Coordenado
x
i
= f
i
y
1
, y
2
para i = 1,2. . …(2)

 El nuevo sistema de coordenadas puede ser definido si el determinante de la transformación (Jacobiano) es
diferente de cero:

=

1

1

2

1

1

2

2

2

≠ 0 … (3)
Si esto es así, la transformación se puede realizar.

 El operador A, es el encargado de definir los nuevos valores en sistema curvilíneo para un grid que
anteriormente es cartesiano.

=

1

1
+

2

2
… (4)

Expresando el operador A en coordenadas x
i
:

1

1

11

1
+

2

22

2
+

1

12

2
+

2

21

1
… (5)

Donde:
g es el determinante del tensor métrico g
ij

=

… (6)
=

. . (7)

son los componentes del tensor métrico conjugado, los cuales pueden ser calculados como

=

. . (8)
Donde

son los cofactores de

en la matriz

211

También pueden ser expresados más convenientemente (Mc Connell, 1957):

=

. . (9)
Esta no requiere la función inversa de f
i

El operador A envuelve los términos de la derivada. Sin embargo, estos términos podrían desaparecer para una
importante clase de sistemas coordenados, llamado ortogonal.

 Un sistema x
i
es llamado ortogonal si:

1.

= 0 ≠ . . (10)
2.

= 0 ≠ =
11

22

33

=
1

. . (11)

Para un sistema ortogonal A:


1

… (12)


1

1

11

1
+

2

22

2
. . (13)


7.1.2 Análisis Matemático


 Notación
Sistema Rectangular: x,y equivale a y
1
, y
2

Sistema Curvilíneo equivale a x
1
, x
2


1. De acuerdo al sistema curvilíneo:

1
=
2
=

212



y
1
= x = x
1
cos x
2
…. (14)
y
2
= y = x
1
sin x
2
…. (15)

2. Verificar si es viable realizar el cambio de coordenadas

=

. . (16)
=

…(17)
1 2

,
=

1,1

1,2

2,1

2,2
…(17)



 Posición
1,1
:

1,1
=

2
+

2
=
2
+
2
= 1 …(18)


 Posiciones :
1,2

2,1

1,2

2,1
=

+


1,2

2,1
= ∗ − + ∗ = 0 …. (19)


 Posición
2,2
:

2,2
=

2
+

2

2,2
= (−)
2
+ ()
2
=
2

2
+
2
=
2
. . (20)


3. Observe el determinante:

,
=

2
+
2
() 0
0
2
∗ (
2
+
2
)
=
2
…(21)
213


Como el determinante es diferente de cero, la conversión se puede hacer.

4. Ahora se aplican las condiciones:

 Teniendo en cuenta que los coeficientes

son los elementos conjugados de la matriz

, se tiene
que:

,
=

2

2
+
2
0
0
2
+
2

. . (22)

1,1
=
2,2
;
2,2
=
1,1
(23)

Donde
,
es equivalente a las posiciones
,
de la inversa de la matriz y g el valor del determinante

1,1
=
1
1
= 1;
2,2
=
1

2
(24)

Aplicando lo anterior y reemplazando en la al factor A de conversión,


1

2

2
(1)

+

2
(0)

+

2
(0)

+

2
(
1

2
)

…(25)



1

+

(
1

2
)

…(26)



1

+

1

…(27)


1

+
1

2

…(28)
Finalmente,
1

+
1

2

= β
∂p
∂t
+ q …29

En fin, la expansión que plantea el ejercicio hace referencia a un cambio de coordenadas de un sistema ortogonal a
un sistema curvilíneo en coordenadas polares.

Ejercicio 7.2 Derive la Expansión de: ∇∇Φ para un sistema de coordenadas cartesianas rotado por un ángulo θ
a los ejes principales del tensor .
Considere dos sistemas: ―x, y‖ y ―X, Y‖; además, asuma que los ejes principales de están en las direcciones X y
Y.

214

1. Se desarrolla el gradiente en las direcciones de los ejes principales (X,Y)

∇∇Φ =

Φ

+

Φ

. . (1)

2. Se define la transformación de las coordenadas

x = Xcos θ +Ysen θ… (2)
y = Xsen θ + Ycos θ…(3)
Donde:


Aplicando regla de la cadena para calcular las derivadas en ―x‖ y ―y‖ para las derivadas externas e internas:

=

+

= cos θ

+ sen θ

…(4)

=

+

= −sen θ

+ cos θ

…(5)

 Teniendo en cuenta el potencial:
Φ

=
Φ

x

+
Φ

= cos θ
Φ

+ sen θ
Φ

…(6)
215


Φ

=
Φ

y

+
Φ

= −sen θ
Φ

+ cos θ
Φ

…(7)

3. Aplicando lo calculado anteriormente en la ecuación 1.

∇∇Φ = cos θ

+ sen θ

cos θ
Φ

+

sen θ
Φ

+ −sen θ

+ cos θ

sen θ
Φ

+

cos θ
Φ

…(8)

∇∇Φ =

cos
2
θ +

sen
2
θ
Φ

+

sen
2
θ +

cos
2
θ
Φ

+

sen θ cos θ −

sen θ cos θ
Φ

+

sen θ cos θ −

sen θ cos θ
Φ

…(9)

 Agrupando términos semejantes:

=

cos
2
θ +

sen
2
θ…(10)

=

sen
2
θ +

cos
2
θ…(11)

=

=

sen θ cos θ −

sen θ cos θ =

sen θ cos θ …(12)

Y sustituyendo:

∇∇Φ =

Φ

+

Φ

+

Φ

+

Φ

…(13)











216

CAPITULO 8

SOLUCION DE ECUACIONES MATRICIALES PENTADIAGONALES



8.1 INTRODUCCION

Algunos de los problemas discutidos en el capitulo anterior para dos dimensiones en un flujo de una sola fase
pueden ser escritas de la siguiente manera:

λX

+

λY

− +

(8.1)
Donde λX, λY, q y P son funciones arbitrarias de x y y para problemas lineales. Para problemas no lineales algunos
de estos coeficientes pueden también depender además de U. Las condiciones de los límites para la mayoría de los
problemas en simulación de yacimientos son del tipo de Neumann, por ejemplo,

= 0 (8.2)
Donde n es la dirección normal de la superficie del límite.



“figura 8.1a Ordenamiento estándar por filas (ó exponente i).

FIG. 8.1b Orden estándar por columnas (ó exponente j)”
217

Como fue discutido en el anterior capitulo, la discretización de los valores de los límites resultaron un problema en
una determinada ecuación de diferencia finita de la siguiente forma

, −1

+

−1,

+

+

+1,

+

+1

=

(8.3)
La forma de la matriz de la ecuación de diferencias finitas depende del sistema de enmallado y del esquema usado
para el orden de las ecuaciones. Para un enmallado uniforme como la mostrada en la figura 8.1 (a,b), los
coeficientes están definidos por:

= −


λ
, −1/2

= −


λ

1
2
,

= −

+

+

+

+

= −


λ
+
1
2
,

= −


λ
, +1/2

= −∆∆

+

−1

=
∆∆

Figura 8.2a. Forma de la matriz A para un orden estándar por las filas mostradas en la figura 8.1a.
Las entradas que son distintas de cero están indicadas por x. Por ejemplo, estas entradas para la novena fila:
(i=3, j=2) son g3,2 ; c3,2 ; a3,2 ; b3,2 ; f3,2
Esto será conveniente usarlo después para poder definir también:

= −(

+

)

= −(

+

)
Notamos que si ∆x=∆y=h y P=λX=λY=1, los coeficientes toman los siguientes valores:

=

=

=

= −1
218

= 4 +

2

=

2




Figura 8.2b. Forma de la matriz A para un ordenamiento estándar por columnas mostradas en la figura 8.1b.
Las entradas distintas de cero están indicadas por x. Por ejemplo, estas son las entradas para la decima fila:
(i=3, j=2) son g3,2 ; c3,2 ; g3,2 ; a3,2 ; f3,2; b3,
La interpretación de los coeficientes en la ecuación (8.3) para un enmallado irregular han sido discutidas en detalle
en el capitulo anterior.
El ordenamiento estándar (Price y Coats, 1974) o natural de las incógnitas se obtiene si las incógnitas son ordenadas
por líneas (filas ó columnas). Estos ordenamientos son mostrados en la Figura 8.1 y 8.1b (numerados de 1 a 24
puntos sobre la malla) y la forma de las matrices resultantes son mostradas en la figura 8.1a y 8.2b, respectivamente.
La forma de las dos matrices muestra que el ordenamiento por columnas (dirección más corta) resulta ser en una
matriz de ancho de banda pequeño.

La matriz mostrada en la Fig. 8.2b muestra que la matriz puede ser dividida en un bloque de forma tridiagonal con
bloques dentro de esta siendo la matriz de 6x6 (ó I x I) y el numero de filas en cada bloque de 4 (ó J). Similarmente,
en la Fig. 8.2b podemos ver que las submatrices son de 4x4 (ó JxJ) y el número de filas de cada bloque son 6 (ó I).
Notamos que todos los elementos de una misma fila tienen el mismo subíndice.

Esta conveniente anotación fue introducida por Stone (1968) y Dupont et. Al (1968) y ha sido usada por muchos
investigadores incluyendo a Settari y Aziz (1973).

La solución para resolver la matriz puede ser escrita como:


Au=d (8.4)








219

Donde A es la banda de las matrices mostradas en las Figuras. 8.2. Para el ordenamiento mostrando en la figura
8.1b la forma del bloque tridiagonal es:




(8.5)

Donde Ai es una matriz tridiagonal de 4x4 y Ci y Bi son matrices diagonales de 4x4.
La versión de la matriz del algoritmo de Thomas es discutida en el Capitulo 4 y puede ser aplicado aquí, pero esto
resulta ser relativamente un ineficiente proceso para este problema, básicamente sería el equivalente a la eliminación
de la banda.




Fig. 8.3 Red formada por más de un rectángulo
La matriz A de la figura 8.2 fue obtenida para una red donde la región es un rectángulo, por ejemplo, el número de
puntos del enmallado (grid points) en cada fila es I y en cada columna es J. Para una red del tipo como la mostrada
en la figura 8.3 la forma resultante de la matriz será como se muestra en la figura 8.4. La matriz para este caso tiene
un ancho de banda variable.
220


Figura 8.4 Forma de la matriz A para el ordenamiento mostrado en la Figura 8.3

Esto es posible para desarrollar métodos muy eficientes cuando las matrices sobre la diagonal son iguales entre sí y
las matrices sobre la subdiagonal también sean iguales entre si. Un ejemplo de esto, es el método de la reducción
de pares e impares y de la factorización desarrollada por Buzbee (1970). Sin embargo, métodos como este tipo no
han encontrado su uso en la simulación de yacimientos cuando se tienen problemas difíciles de solucionar.

En este Capítulo consideraremos varios métodos para solucionar ecuaciones para varios tipos de matriz A. Hacia el
final de este capítulo serán proporcionadas algunas pautas acerca de la selección de un método adecuado para un
problema dado. Nosotros nos limitaremos nuestra discusión a métodos de aplicabilidad general.

8.2 MÉTODOS DIRECTOS DE SOLUCIÓN
8.2.1 Factorización LUPara el tipo de matrices que son de interés en la simulación de yacimientos, es posible el
factor de una matriz de forma triangular inferior y superior como fue hecho para la matriz tridiagonal en el Capitulo 4.
Esto muchas veces se refiere a la factorización LU (ver ecuación (4.7)). La principal desventaja de esta propuesta es
que los ceros dentro de la bandas son tratados como distintos de cero y L + U es generalmente más completa que
A, además esta no tiene una banda tan ancha.
Para ser más precisos, las entradas distintas de cero en L + U son confinadas para la inversa de A. La inversa es
definida por la posición de los que están a la derecha del primer elemento diferente de cero en cada fila y debajo del
primer elemento distinto de cero de cada columna. (Geroge and Liu, 1975).
El algoritmo para la descomposición LU puede ser derivada en la misma manera como derivamos el algoritmo de
Thomas en el Capitulo 4, por ejemplo, multiplicando LU e igualando estos elementos con los elementos de A. Esto
es muy engorroso. Por eso en vez de esto, la descomposición LU puede ser vista simplemente como una
formalización de la clásica eliminación Gausiana (Faddeev and Faddeeva, 1963) realizada en la inversa de A. A
causa de su fundamental role, este proceso (a menudo llamado ―eliminación de banda‖) será descrita en detalle.
Considerar una matriz A de NxN con un ancho de banda B=2M+1. Esto significa que si A={aij} en la notación
estándar de una matriz, entonces
aij = 0 si |j – i| > M
221

Por ejemplo, para la matriz de la figura 8.2b, M=4. Las eliminaciones consisten en operaciones para transformar una
matriz de filas en una matriz triangular superior.
Por consiguiente el primer paso es formar la matriz A
(1)
con ceros en la primera columna que esta debajo de la
diagonal principal:

(1)
=


1

1

11
j = 1,…, M+1

Para filas i = 2,…, M+1 (8.6)

(1)
=

(1)
de otra manera
Si el proceso anteriormente descrito es continuado para la segunda y las posteriores ó subsiguientes columnas, la
forma de la matriz A
(k-1)
después el paso (k-1) será como se muestra en la figura 8.5 (izquierda). Entonces el paso
K
ésimo
esta definido por:

()
=

(−1)

(−1)

(−1)
/

(−1)
j = k,…, min (k + M, N)
Para filas i = k+1,…, min (k + M, N)

()
=

(−1)
en otros lugares (8.7)

Figura 8.5. Izquierda: Matriz A
(k-1)
después de los pasos k-1; Derecha, matriz A
(N-1)
después de los pasos N-1.

Después del paso N-1, la matriz A es transformada a A
(N-1)
=U. Nótese que nosotros no tenemos explícitamente
formada la matriz L. En vez de eso, realizamos las mismas manipulaciones sobre el vector d de el lado derecho, en
realidad calculamos g=L
-1
d. Esto se hace calculando una secuencia de vectores d
(k)
junto con A
(K)
como

(1)
=


1

1

11
i = 2,…, M+1

(1)
=

en otros lugares
: (8.7)

()
=

(−1)

(−1)

(−1)
/

(−1)

222

Para i= k +1,…, min (k+M,N)

()
=

(−1)
en otros lugares
Entonces d
(N-1)
=g y la solución final es obtenida resolviendo
Uu = g (8.9)
El trabajo necesario en términos de multiplicación de números es
= − 2+ 1[(+ 1)
2
+ +
−12−1
3
+− 1 + + 2 −
2
−9 (8.10)
Tal como se deriva en el ejercicio 8.1. Existen numerosas variantes de este proceso básico. Sólo unos pocos que
son de importancia y prácticos se describen brevemente:
(a) Soluciones repetidas con una matriz constante. Si se desean resolver varios sistemas de Au=d donde sólo
d es diferente, la eliminación hacia adelante se necesita llevar a cabo una sola vez, con tal que la banda inferior sea
guardada. Si en la etapa K de los elementos de la banda inferior de la columna k no son reemplazados por ceros
entonces a continuación son precisamente los elementos necesarios para las operaciones definidas por la ecuación
(8.8). Estos se logra si la ecuación (8.7) se lleva a cabo a partir de j=k+1. Las diferentes soluciones para d son
entonces obtenidas por repetición de la aplicación de las ecuaciones (8.8) y (8.9).
(b) Pivoteo. Obviamente, el proceso requiere que el elemento Akk
(k-1)
de la diagonal sea diferente de cero.
Para minimizar los errores de redondeo, estos elementos deben ser lo más grandes posibles. Pivoteo significa que
sobre cada etapa de eliminación buscamos la cantidad de elementos más largos dkk
(k-1)
, dk+1
(k-1)
, … y después
intercambiamos la fila con el mayor elemento de la fila k para maximizar el elemento diagonal. Además el pivoteo
puede ser necesario para matrices mal condicionadas, esto usualmente no es requerido para generar matrices en
simulación de yacimientos. Para detalles teóricos relacionados a los errores de redondeo, ver Wilkinson (1963).
(c) La precisión de la solución puede ser incrementada mediante el cálculo de el vector residual R=Au-d y la
solución de una corrección A ou=R como es descrito en (a). Esto es raramente necesario.
(d) Es posible llevar a cabo el proceso descrito anteriormente por columnas y no por filas, ó reducir la matriz a
una diagonal en vez de una matriz de forma triangular superior. Tales métodos pueden resultar como un ahorro de
almacenamiento de memoria en algunos casos.
(e) Para una matriz simétrica uno puede utilizar una forma diferente del algoritmo de eliminación para hacer
provecho y su simetría. Para matrices grandes el trabajo requerido es cercano a la mitad del trabajo requerido por el
algoritmo estándar. (ver sección 4.2.3 del capítulo 4 y el ejercicio 8.2). Muchos algoritmos para la eliminación de la
banda están disponibles en la literatura. Thurnau (1963) ha publicado uno de estos algoritmos con pivoteo en la
columna. Esto, sin embargo, se comprobó que la columnas o fila con pivoteo es innecesario para los problemas de
simulación de yacimientos.

En el apéndice B es presentado un programa ―GBAND‖ para la solución de las ecuaciones de las bandas sin pivoteo.
Este programa es basado en un algoritmo desarrollado por Gruska and Poliak (1967). Los algoritmos para las
variables de un ancho de banda de matrices simétricas han sido publicadas por Jennings (1971) y Wilson (1975).
Otros algoritmos se pueden encontrar en Schawarz (1968) y Wilkinson and Reinsch (1971).
8.2.2 Ordenamiento de Ecuaciones
Como se mencionó anteriormente, la forma de la matriz depende del ordenamiento de las incógnitas. En esta
sección presentaremos una breve descripción de algunos de los esquemas comunes de ordenamiento. Varios
esquemas de ordenamiento han sido discutidos por Woo (1973), Price y Coats (1974), y McDonald y Trimble (1977).
Algunos de estos esquemas son presentados en las figuras 8.6 a la 8.8 con los coeficientes de las matrices
resultantes. En la siguiente sección mostraremos como uno puede tomar ventaja del ordenamiento para ahorrar
tiempo y almacenamiento en el computador.
8.2.3 Técnicas para matrices dispersas.
Ya hemos visto que las matrices que surgen en los problemas de simulación de yacimientos son tales que la mayoría
de los elementos son ceros. Tales matrices son conocidas como matrices dispersas y ellas surgen en una amplia
gama en áreas de aplicación (Rose y Willoughby, 1972).
En esta sección algunas técnicas consideradas aprovechan las características de una matriz dispersa. Estos son
dos pasos que hacen que se involucre la aplicación de técnicas para una matriz dispersa (Woo, 1973)
1. Ordenar ecuaciones para reducir el tamaño de la inversa de A

223

2. Solucionar las ecuaciones resultantes mediante el uso de una eficiente eliminación Gausiana ó un algoritmo
de factorización que eviten la operación sobre los cero.

Hemos visto en la anterior sección como la inversa de A cambia con el ordenamiento de las ecuaciones. Muchas
estrategias para reducir la inversa de la matriz han sido revisadas por Cuthill (1972), George (1973) y Price and
Coats (1974). Para una matriz simétrica positiva se define (n+1) x (n+1),

Figura 8.6 a . Ordenamiento en 2D.

Figura 8.6 b. Matriz A para un ordenamiento en 2D.

A, George ha mostrado que con una factorizacion simetrica estandar y ordenamiento estandar O(n
4
) todas las
operaciones aritméticas son requeridas, y el almacenamiento es requerido O(n
3
). Al re-ordenar las ecuaciones,
George muestra que la misma factorizacion estandar puede ser lograda en operaciones O(n
3
) con sólo situaciones
de almacenamiento O(n
2
log2n).
Este resultado un tanto sorprendente nos da la motivacion para el ordenamiento de las ecuaciones de una matriz
para reducir el trabajo y el almacenamiento.
La matriz A ha sido considerada aquí como diagonalmente dominante y asimetrica con una simetria a la matriz
frecuencia M (Todd, 1962). La matriz frecuencia M es definida por

mij = 1 if aij ≠ 0

mij = 0 if aij = 0

224



Figura 8.7 a. Ordenamiento 4D.






Figura 8.7 b. Matriz A para el ordenamiento en 4D.

225


Figura 8.8 a. ciclo-2 ordenamiento.

Figura 8.8 b. Matriz A para el ordenamiento de 2-ciclos.
Price y Coats (1974) han demostrado que para las matrices de este tipo el trabajo requerido por la eliminación de
Gaussiana es
=

+

+

=
(8.11)
y los correspondientes requisitos de almacenamiento mínimo son:
=

=1
(8.12)
226

Donde N es el número total de incógnitas y wi es el número de entradas diferentes de cero en la i-ecima fila para la
diagonal de la derecha, en la i-ecima etapa de eliminación. Los esquemas de ordenamiento son seleccionados para
reducir el trabajo mediante la siguiente reducción

2
=1
. Tales esquemas son llamados esquemas de
ordenamiento para la escasez de conservación y pueden ser divididos en dos caleses. (1) Esquemas de matriz
bandeada, y (2) esquemas de ordenamiento pseudo-optimo.
Esquemas de matriz bandeada: los esquemas a este nivel de rendimiento con una matriz con entradas restringidas
diferentes de cero a una banda relativamente estrecha de una de las diagonales (parte superior izquierda hacia abajo
a la derecha, o hacia la derecha superior a la inferior izquierda). En esta sección se resumirán los resultados
presentados por Price y Coats (1974). Para problemas de dos dimensiones podemos reescribir la ecuación (8.10)
para el trabajo de la eliminación gaussina estándar en términos del número total de los puntos del enmallado en la
dirección x(i) y el número total de los puntos del enmallado en la dirección y(j). Desde N=IJ y M=J la siguiente
aproximación es válida para grandes I y J (J<I):

1

3
(8.13)
el requisito del almacenamiento correspondiente es


1
=
2
(8.14)
para la D2 se muestra en la figura 8.6 y para grandes I y J el trabajo y almacenamiento requerido son:

2
=
3

4
2
(8.15)
y

2
=
2

3
3
(8.16)
Para I=J este esquema requiere medio d etrabajo y dos tercios de almacenamiento como del ordenamiento estandar.
Para el ordenamiento D4 de la figura 8.7 para grandes I y J son:

3
=

3
2

4
4
(8.17)

3
=

2
2

3
6
(8.18)
para I=J este esquema requiere un cuarto de trabajo y un tercio de almacenamiento del ordenamiento estandar. Los
estimados para el ordenamiento del ciclo 2 de la Figura 8.8 son:

4
=

3
2
(8.19)

4
=

3
2
(8.20)
Esto es claro que el esquema de la diagonal 4 proporciona grandes ventajas. Price and Coast han computado la
relacion W3/W1 para varios valores de I y J (sin asumir la amplitud de I, J). Estos resultados son las bases para la
Figura 8.9, las cuales muestan la posible mejora utilizando el ordenamiento de la diagonal 4 como una función de I y
la relacion I/J. Note que la mejora es notable cuando J=I, es decir para un enmallado cuadrado.
Habiendo resumido los resultados, ahora mostraremos en detalle la implementacion del ordenamiento de la diagonal
4. Esto será tambien ayuda a clarificar la sencilla idea detrás de todos los metodos de ordenamiento.
Empezando con la matriz de la figura 8.7b, observamos la ecuacion de la matriz puede ser particionada como
=

=

(8.21)
Donde A1 y A4, son diagonal, y A2 y A3 son matrices dispersas. Como un primer paso, realizan la eliminacion hacia
adelante sobre la media mitad de A, que transformaran A3 en una matriz nula, es decir

227

=

1

2
0
4

=

1

2

Note que A1 y A2 y d1 no cambiaron, mientras que A4 ha sido cambiado en una matriz

Figura 8.9. comparacion de trabajo para D4 y ordenamiento estandar.

Para nuesto ejemplo, la estructura de la matriz

es mostrada en la figura 8.10, donde las entradas resultantes desde
el llenado son denotados por circulos. Esto es importante para notar que el maximo ancho de banda de la matriz A4
es el mismo como para el de la matriz original A. Nosotros podemos ahora resolver la ecuación para la media parte
inferior.


4

2
=
2

(8.22)

Independientemente mendiante una eliminacion de banda estandar. Despues u2 de que ha sido obtenido, u1 puede
ser computado facilmente por la sustitucion hacia atrás.

1
=
1
−1

1

1
−1

2

2
(8.23)

Ya que A1 es diagonal. De esta manera, hemos reducido el problema del tamaño de la matriz mediante un
ordenamiento adecuado en la mitad. Esto se ve facilmente desde la ecuacion (8.13) para la eliminación de banda
ya que el trabajo de la mitad de las incognitas serán reducidas mediante un factor de dos para un ancho de banda
constante de una matriz.
Aunque es no aparente desde nuestro ejemplo, la matriz A4 tendrá una ancho de banda variable para una amplia I
y J con el maximo igual a el ancho de banda de la matriz original. Esto causa además una reducción en el trabajo y
esta reducción es amplia para I = J.
228


Figura 8.10. matriz transformada para ordenamiento D4.
Para un amplio I=J este fenomenobrinda otro factor de 2 en la reduccion del trabajo, la relación de trabajo general
tiende a 1 / 4. el ahorro de almacenamiento se deduce de la misma manera.
Esquemas de ordenamiento pseudo-optimo: PRICE y COATS (1974) han considerado tres regímenes descritos
por TINNEY y WALKER (1967) para la optimización de la matriz dispersa por eliminación gaussiana. Aunque estos
esquemas se consideran más eficientes que los esquemas de matriz bandeada. Price y Coats han demostrado que
aunque un ahorro sustancial en el trabajo de más de D4 son posibles para i = j, lo mismo no es cierto cuando I es 2J
o 3J. Estos esquemas presentan considerables problemas de programación.
Este tipo de esquemas requieren una fuerte investigación y no serán considerados en este libro. Algunas
publicaciones son: Brayton et al. (1970), Gustavson y Hachtel (1973), Woo et al. (1973) y Gustavson (1975).


8.3 MÉTODOS ITERATIVOS.
A menudo es más económico en términos de trabajo de computador y almacenamiento hacer problemas por
métodos iterativos en lugar de una técnica de eliminación directa. En esta sección se proporcionan los conceptos
básicos de los métodos iterativos y algunos de los métodos seleccionados. Existen algunos excelentes libros que
tratan este tema y por esta razón no serán tratados en detalle. Los libros de Varga (1962) Wachspress (1966) y de
Young (1971) son de especial interés para el lector.
Los métodos que se consideran pueden ser divididos en dos categorías amplias: (1) punto iterativo, y (2) bloque
iterativo. Métodos de punto iterativo no implican cálculos de matrices y su aplicación a los problemas de simulación
de yacimientos se limita a los casos relativamente simples. Los métodos de bloque iterativo involucran la solución
simultánea de un bloque de ecuaciones que son fáciles de resolver. Aunque solo el método de bloque iterativo
requiere cálculos de la matriz. Ambos métodos deben ser escritos en forma de matriz para su análisis. Algunos
resultados básicos de la teoría de los métodos iterativos se presentaran antes de discutir los métodos actuales.
Vamos a considerar una ecuación de matriz de la forma.
Au = d (8.24)
229

Donde el coeficiente de la matriz A puede ser asumido de la forma de la ecuación (8.5). Algunos esquemas iterativos
para este problema puede ser expresado como.

+1
=

+ (8.25)
Donde la matriz B y el vector b dependerán de la solución del problema y el método de iteración. Si B es
independiente de v entonces el esquema iterativo es llamado estacionario.
Un esquema de iteración es convergente si.
lim

= (8.26)
Donde u es la solución exacta de la ecuación (8.24) obviamente es necesario (pero no suficiente) para la
convergencia de un esquema que se cumpla la condición.
= + (8.27)
Ahora bien, definimos el error en la diversas etapas de iteración como.

=

− (8.28)
Restando la ecuación 8.27 de la 8.25 y sustituyendo en la ecuación 8.28 vemos que:

+1
=

(8.29)

En términos del error del vector inicial e
(0)

=

(8.30)
Con el fin que la ecuación 8.25 sea convergente ƹ
(v)
debe acercarse a 0 por arbitrario ƹ
(0)
esto implica que ∥


debe acercarse a cero (cf. Apéndice A).

Teorema: esquema de iteracion

+1
=

+ (8.31)
Converge si y solo si
< 1
La tasa de convergencia tambien se relaciona con . La relación de la norma del error de el nivel (v9 en el nivel
(0) se obtiene de la ecuacion 8.30.



≤∥

∥ (8.32)
Y ∥

∥sirve como una comparacion de lo sdiferentes metodos iterativos.
Definicion (Vargas, 1962,p.62): sean B1 Y B2 dos matrices entonces si para algunos enteros positivos v, ∥ 1

∥< 1.
entonces

1

= −∥
1


1/
=
− ∥
1

Es la tasa promedio para la convergencia de v iteraciones de la matriz B1. Si

1

<
1

Entonces B2 es iterativamente más rápida que B1 para v iteraciones.Otro resultado util es el que se indica en el
teorema:
230

Teorema (Vargas, 1962, p. 67): Para una matriz convergente B
lim

= − =

()
Donde

() es la asintota de la tasa de convergencia. Un colorario del resultado anterior es el siguiente:
Para algunos enteros positivos v para cada ∥

∥< 1

8.3.1 Metodo De Jacobi
La i-ésima ecuacion en 8.3 puede ser reorganizado de la forma.

= −
1

−1,

+

, −1

+

, +1

+

+1,

+

(8.33)

Donde los terminos conocidos en el mismo nivel de tiempo y las condiciones de origen se han combinado en la
forma matricial de estas ecuaciones tambien incluye valores de frontera conocidos de u. Ya que todos los terminos u
en la ecuación se encuentran en el nivel n, no vamos a escribir este exponente en la mayoria de la discusion a
seguir. Ya que no conocemos todos los valores de u en el lado derecho de la ecuacion 8.33 es natural para tratar el
esquema de la siguiente iteracion.

+1
= −
1

−1,

+

, −1

+

, +1

+

+1,

+

= 0,1,2, … (8.34)
Este es el metodo de Jacobi.
La iteracion comienza con (v=0) y asumiendo algunos valores de u
(0)
y continua hasta:

+1

∥< (8.35)
Donde e es la tolerencia aceptable. Un criterio de convergencia diferente puede ser definido como:


+1



< (8.36)
desafortunadamente el anterior criterio puede ser engañoso ya que no se indica como fue calculada en realidad la
solución que corresponde a la ecuación original. Si es solo ligeramente inferior a la unidad, entonces el cambio
de u
(v)
entre dos iteraciones sera muy pequeño, aunque esta lejos de u. otro enfoque es considerar el vector residual
y ver si cumple:

− ∥< (8.37)
este criterio tambien puede fallar si la matriz esta mal condicionada para los problemas transitorios un valor
conveniente de los vectores fijos se obtiene a partir de:

=
−1

la matriz B de iteracion para el metodo Jacobi puede ser derivada por escrito.
= − −
donde D es la matriz diagonal que contiene los elementos de la diagonal de A, L y H son estrictamente inferior y
superior de matrices triangulares.Ahora podemos escribir la ecuacion 8.24 como:
− −

= (8.38)

231

y la ecuacion 8.33 como:

=
−1
+

+
−1
(8.39)
el metodod de Jacobi en forma de matriz es:

+1
=
−1
+

+
−1
(8.40)
O

+1
=

+
donde BJ= D
-1
(L + H). los valores propios de esta matriz puede ser expresada en términos de los elementos de D, H
y L para algunos casos simples para ver si < 1 (ejercicio 8.3)

8.3.2 Metodo de Gauss-Seidel
Este método difiere del método de Jacobi sólo en el hecho de que los valores más recientes disponibles de la U se
utilizan en la banda derecha de la ecuación 8.34. Por ejemplo, si usamos orden natural
−1
+1
y
−1
+1
se sabe cuando
estamos resolviendo para

+1
. Por lo tanto, podemos escribir.

+1
= −
1

−1,
+1
+

, −1
+1
+

, +1
+1
+

+1,
+1
+

= 0,1,2, … (8.42)
Este metodo es mas facil de programar que el metodo de Jacobi y su tasa de convergencia es tambien mas rapida.
El proceso de iteracion comienza y termina exactamente de la misma manera y forma que el metodo de Jacobi.
La ecuación puede ser escrita en la forma de la ecuacion 8.25

+1
=

+ (8.43)
Donde

= −
−1
. SI 0 <

< 1, entonces

>

(Stein-Rosenberg Teorema; Varga, 1962,
p.70).

8.3.3 Metodo de Relajacion (SOR)
El metodo de Gauss-Seidel ecuacion 8.42, no hace uso de el valor de

en la informatica

+1
si designamos

+1
para calcular la ecuacion 8.42 como

∗(+1)
entonces una posible mejora en el proceso de iteración se puede
obtener mediante la ponderación de:

+1
= 1 −

+

∗(+1)
(8.44)
Ahora podemos preguntarnos: ―¿es posible encontrar un factor de ponderación w de modo que la tasa de
convergencia de este método es mejor que la del método de Gauss-Seidel?‖ A fin de responder esta pregunta la
ecuación 8.44 debe estar escrita en función de la ecuación 8.25

+1
=

+ (8.45)
Donde

= −
−1
1 − + (8.46)
la tasa de convergencia de el metodo SOR depende de el valor de w y de la ordenacion de las incognitas. Todos los
ordenamientos considerados en este capitulo se llaman consistentes (para una discusion detallada de esta propiedad
ver Varga, 1962 y Young 1971). Para un optimo ordenamiento consistente el valor de w es denotado como wb y se
obtiene por:
232

=

+−

= +

++

(8.47)
Tambien

=
2

(8.48)
Varga (1962, p. 112) proporciona la siguiente estimacion de la asintota de la tasa de convergencia.

/
(8.49)

Las matirces de 2-ciclos ocurren naturalmente en muchos problemas de simulacion de yacimientos( ver Fig. 8.7b), la
mejora en la tasa de convergencia respecto a los metodos de Jacobi y Gauss-Seidel se complica cuando

es
cercano a 1. Se considera por ejemplo un caso donde

= 0.9999 entonces

≃ 0.0001

≃ 0.0002

≃ 0.0283 (

Los resultados anteriores indican que el método de Gauss-Seidel requiere aproximadamente 100 veces el número de
iteraciones que requiere el método SOR para una precisión comparable.
En la práctica es a menudo difícil encontrar el valor óptimo de w la Figura 8.11 muestra cómo

se ve afectado
por el valor de w. Esta figura muestra que la sobre-estimación de w por una pequeña cantidad no es tan mala como
la subestimación de w por una cantidad similar.

Figura 8.11. radio espectral de

233

Un valor óptimo aproximado de W puede ser obtenido de algunos de los métodos descritos en los libros de Varga
(1962), Reid (1966), y Hageman y Kellogg (1968).
Uno de los métodos más comunes utilizados para la estimación de W, es el método de alimentación. En este método
de iteraciones se realizan con w = 1 (Gauss-Seidel) y la relación de los elementos correspondientes de
(+1)
y en
donde
()

=
+

(8.50)
Para un gran número de iteraciones esta proporción se aproxima a

y puede ser utilizado en la ecuación 8.47
para estimar

. Particularmente una variación del método de alimentación consiste en iteraciones con una sub-
óptima para encontrar el

. Este método se describe a continuación (Young, 1971):

()
es definido por la ecuacion 8.50 y

=∥
+1

/∥

(8.51)
Entonces el radio espectral de la matriz Jacobi puede ser estimado por:

≃ + −1/
1/2
(8.52)
Donde es el valor estimado de

utilizados en la generación de

y es el valor estabilizado de de la ecuación
8.51 si ≥

entonces el valor

oscilara. En este caso debe ser reducido hasta que converja

.
Wachspress (1966, p. 109) ha dado tres métodos prácticos para el cálculo de W y también analiza las ventajas y
desventajas de estos métodos. El tercer método propuesto por Wachspress debe ser considerado cuando l os dos
métodos descritos anteriormente demuestran ser insuficientes.

8.3.4 Método SOR línea y bloque
El poder real del método SOR para la simulación de yacimientos se encuentra en su aplicación como una línea de
SOR (LSOR) o bloquear SOR (BSOR) método. el método puede ser desarrollado escribiendo la matriz A de la forma
de la ecuación 8.5. Veamos un ejemplo sencillo

1

1
0

2

2

2
0
3

3

1

2

3
=

1

2

3
(8.53)
SOR ahora se puede aplicar a elementos del bloque de la siguiente manera.
El primer paso para resolver
1
+1


1

1

= −
1

2

+
1
(8.54a)

1
+1
=
1

+ 1 −
1

(8.54b)
Seguido por el calculo de
2
+1


2

2

= −
2

1
+1

2

3

+
2
(8.55a)

2
+1
=
2

+ 1 −
2

(8.55b)
Y finalmente
3
+1
es calculado por

3

3

= −
3

2
+1
+
3
(8.56a)

3
+1
=
3

+ 1 −
3

(8.56b)
Para este ejemplo en particular, el proceso de arriba involucra la solución de tres ecuaciones de matrices
tridiagonales para cada iteración. La generalización de este método para ecuaciones con más de tres celdas debe
ser obvia.
234

Como cada partición de la matriz A corresponde a una fila de variables desconocidas, esta fila es resuelta
simultáneamente durante la iteración, lo cual le da este nombre al método. El valor óptimo del parámetro ωb de cada
iteración puede ser estimado por métodos descritos por el método de SOR.
El método de SOR es una forma más general del método de LSOR. Este involucra la consideración de más de una
celda (dice 2 o 3 como un bloque simple). La convergencia de las propiedades del método de SOR mejora. En tanto,
el tamaño del bloque involucrado en la eliminación directa es aumentado, pero el trabaj o para desarrollar cada paso
de iteración también aumenta. Estos métodos pueden ser eficientes cuando el problema permite el ahorro de todos
los bloques invertidos (en nuestro ejemplo la matriz inversa Ai
-1
) en la memoria del computador.
Finalmente resaltamos que las celdas del método de SOR pueden ser escogidas arbitrariamente y no tienen que ser
organizadas por líneas o planos aunque esto es usualmente la elección más conveniente.

8.3.5 Métodos de Corrección Aditiva
Estos métodos están basados en la idea de que la aplicación de alguna corrección aditiva a los valores calculados
por cada esquema iterativo en algún nivel de iteración (ѵ) puede acelerar la convergencia del esquema de iteración.
Hay varios métodos derivativos para el factor de corrección aditivo y estos son discutidos en los papers por Poussin
(1968), Watts (1971, 1973), Azis y Settari (1972) y Settari y Azis (1973). Los dos papers escritos por los autores de
este libro incluyen una discusión de Poussin y los métodos de Watts. Aunque este enfoque básico es aplicable a
cualquier esquema de iteración, las ventajas de este enfoque han sido demostradas únicamente cuando es aplicado
a alguna forma del método de SOR.

Watts o método 1DC. El método más simple para encontrar la corrección aditiva que es debido a Watts (1971). Esto
será referido aquí como el método de corrección unidimensional (1DC) por razones que se harán más claras más
tarde.
Asumamos que hemos obtenido la solución u
(ѵ)
después de ѵ iteraciones con LSOR. Nuestro objetivo es aplicar una
corrección a u
(ѵ)
por lo que el valor es ―más cercano‖ a la solución en algún sentido. Este valor corregido puede
entonces ser usado como el punto de inicio para la iteración (ѵ+1). La corrección es aplicada como:

j ij
o + =
(v)
ij
(vc)
u u i=1,2,…., I (8.57)
j=1,2,…., J

Por ejemplo un valor diferente de corrección es agregado a los elementos a lo largo de cada celda en la dirección x.
La formulación con líneas escogidas en la dirección y es completamente análogo.
Las ecuaciones para o
j son derivadas por forzar la suma de los residuales a lo largo de toda la celda en la dirección
x a ser cero cuando
(vc)
u es sustituida en la ecuación residual para u
(ѵ)
:

ij
v
j i ij
v
j i ij
v
ij ij
v
j i ij ij ij
d u f u b u a u c u g + ÷ ÷ ÷ ÷ ÷ =
+ + ÷
) (
1 ,
) (
, 1
) ( ) (
, 1
(v)
1 - j i,
(v)
R
(8.58)

La condición sobre los residuales puede ser escrita como:


¯
=
= =
I
J 1,2,...., j para
1
) (
0
i
vc
ij
R
(8.59)
Lo que resulta en la siguiente ecuación para el vector de corrección α:
J 1,2...., j g
1 1
) (
= = + +
+ ÷
x
j
x
j
x
j j
x
j j
x
j
R f h o o o
(8.60)
Donde
¯
=
+ + =
I
1
ij ij
) c b (
i
ij
x
j
a h

Y similarmente sobre escribir ―x‖ sobre las otras variables indica la sumatoria de las mismas varias para todo i. Por
ejemplo:
¯
=
=
I
1

i
ij
x
j
g g
Las ecuaciones para α (ecuación 60) puede ser escrita en forma de matriz como:

x x
R S = o
(8.61)
Donde
x
S
es una matriz simétrica tridiagonal donde:

x
j
x
j
f g
1 ÷
=

235

La matriz S
x
está definida positiva. Por lo tanto la ecuación (8.61) tiene una única solución. El procedimiento para
usar este método es el siguiente:
1. Desarrollar l iteraciones con LSOR o algún otro esquema iterativo
2. Calcular el valor de α con la ecuación (8.61)
3. Aplicar la corrección por la ecuación (8.56) para el último valor de u.
4. Ir al paso (1) y repetir este proceso hasta que se obtenga la convergencia.
Nótese que aunque la dirección de líneas para la corrección residual es arbitraria, su elección afectará la
convergencia. Por ejemplo, con LSOR es natural (y mejor) usar la misma dirección de líneas para corrección como
para la iteración LSOR.

Método de corrección para dos dimensiones. Este método es descrito en detalle por Aziz y Settari (1972) y Settari
y Aziz (1973). Es una extensión natural del método previo e involucra dos vectores de corrección α y β.

=
j
o
o
o
o
.
.
.
2
1

=
j
|
|
|
|
.
.
.
2
1

(8.62)

Y la solución corregida para cada punto del grid es obtenido de:

J 1,2,...., j
I 1,2,...., i u u
(v)
ij
(vc)
=
= + + =
j j ij
| o
(8.63)

Las ecuaciones apropiadas por α y β son derivadas de forzar la suma de los residuales para cada línea en ambas
direcciones a cero simultáneamente. Esto resulta en una complicada matriz de ecuaciones para α y β. Una
aproximación adecuada es obtenida al resolver dos sistemas independientes de ecuaciones:


x x
R S = o
(8.64)

y y
R S = |
(8.65)

Donde una celda arbitraria de la segunda puede ser escrita como:


c
1 1
) ( y
i i
y
i i
y
i i
y
i
R b h = + +
+ ÷
| | |
(8.66)

Donde:

¯
=
+ + =
J
1
ij ij
) f a (
j
ij
y
i
g h


Y sobre escribir ―y‖ indica la sumatoria sobre j. Notemos que dos sistemas de ecuaciones tridiagonales (8.64) y (8.65)
deben ser resueltos para obtener los vectores de corrección. El método aproximado dado por estas ecuaciones se
convierten en exactos para un problema elíptico, por ejemplo si P=0 en la ecuación (8.1).

Otros métodos.
Una generalización de los métodos de arriba, donde la corrección está hecha sobre las regiones de forma arbitraria,
es postulada y formulada en Settari y Aziz (1973). Por ejemplo, uno de esos métodos (Método Slot) fue propuesto
por Poussin (1968) y está basado en la idea de forzar la suma de los residuales a cero sobre una región en dos
dimensiones (SLOT). No presentaremos detalles de este método aquí; sin embargo, compararemos este con otros
métodos en la parte final del capítulo.



236

8.3.6 Métodos Iterativos Implícitos de dirección alternativa (ADI)

Una clase de métodos conocido como métodos no iterativos de dirección alternativa ya han sido discutidos en el
capítulo anterior. Estos métodos están cercanamente relacionados a la forma de ecuaciones diferenciales parciales.
En esta sección presentamos algunos métodos de dirección alternativa que pueden ser aplicados a las ecuaciones
de diferencias finitas de la forma de la ecuación (8.25).

Estos métodos son discutidos en varios libros (por ejemplo Varga, 1962; Wachspress, 1966; Ames, 1969; Young,
1971); aquí únicamente presentamos una breve discusión del método original de Peaceman y Rachford (1955) y un
método relacionado.

Re escribamos la ecuación 8.3 por la separación de la contribución aij de los dos espacios derivativos:


| | | | | |
j i ij ij j i ij ij ij ij j i ij ij ij j i ij
d u u f u ay u g u b u x a u = + + + + + +
+ + ÷
m
1 , , 1 , 1 1 - j i,
c
(8.67)


Donde todos los coeficientes tienen el mismo significado como el dado antes en la ecuación (8.3). Note que c, b, g y f
serán negativas mientras que
x a
,
y a
y
m
serán valores positivos. Además nótese que el nivel de tiempo para
todo los términos u es el nivel desconocido y d
ij
contiene todo en la parte derecha.

Más adelante cuando escribamos ecuaciones en forma de matriz incluiremos además las contribuciones de los
límites con d
ij
. Es fácil ver que el lado izquierdo de la ecuación (8.67) puede ser escrito en forma de matriz como la
ecuación (8.4) pero en este paso la matriz A es separada en tres partes correspondientes a los tres términos de los
tres sistemas de paréntesis cuadrados en la parte izquierda de la ecuación (8.67):



¯
+ + ) ( V H
u = d (8.68)




Figura 8.12. Matriz H de la ecuación (8.68) cuando el ordenamiento por celdas es utilizado. Valores de entrada
diferentes de cero son indicados por X. Por ejemplo, estas entradas para la décima celda son C
3,2
;
ax
3,2
;b
3,2


237

Donde H contiene todas las contribuciones de la matriz A de la ecuación (8.4) del término
| | ) / ( / x U X x c c c c ì
,
V, contiene todas las contribuciones de la matriz A del término
| | ) / ( / y U Y y c c c c ì

y
¯
contiene las contribuciones del tiempo derivativo. Si el ordenamiento estándar mostrado en la figura 8.1 a es
usado entonces H y V tomarán las formas de la figuras 8.12 y 8.13, respectivamente mientras que
¯
es una
matriz diagonal conteniendo a .
ij
m Además, si el ordenamiento mostrado en la figura 8.1 b es utilizado la matriz V
toma valores de la forma mostrada en la figura 8.14. Es claro de estas figuras que (1) es una ecuación de la forma:


k Hu =
(8.69)

Podrían ser resueltas por una aplicación repetida de algunos algoritmos de solución de matrices tridiagonales, y (2)
es una ecuación de la forma:




k Vu =
(8.70)




Figura 8.13. Matriz V de la ecuación (8.68) cuando el ordenamiento por celdas es utilizado. Valores de entrada
diferentes de cero son indicados por X. Por ejemplo, estas entradas para la décima celda son g
3,2
;


ay
3,2
;f
3,2


Reducirá la forma de la ecuación (8.69) como es mostrado por la figura 8.14 si el vector u desconocido es
reorganizado por columnas (Figura 8.1 b). Motivado por estas observaciones podemos escribir las ecuaciones (8.68)
como (Varga, 1962):

¯ ¯
+ ÷ ÷ = + + d u V rI u rI H ).
2
1
( . )
2
1
(
(8.71 a)
238


O
¯ ¯
+ ÷ ÷ = + + d u H rI u rI V ).
2
1
( . )
2
1
(
(8.71 b)


Donde r es algún escalar positivo que será discutido más adelante. Ambas ecuaciones pueden ser resueltas
fácilmente. Si nosotros definimos:

¯
+ =
2
1
1
H H
(8.72 a)
y
¯
+ =
2
1
1
V V
(8.72 b)

Luego podemos escribir los siguientes procesos iterativos para la solución de la ecuación (8.4):

d u V I r u I r H
v v v
+ ÷ = +
+ + ) (
1
) 1 ( ) 1 (
1
). ( * ) (
(8.73 a)
... 2 , 1 , 0
). ( ) (
*
1
) 1 ( ) 1 ( ) 1 (
1
=
+ ÷ = +
+ + +
v
d u H I r u I r V
v v v
(8.73 b)



Figura 8.14. Matriz V de la ecuación (8.68) cuando el ordenamiento por columnas es utilizado. Valores de entrada
diferentes de cero son indicados por X. Por ejemplo, estas entradas para la décima celda son g
3,2
;

ay
3,2
;f
3,2

Donde u
(0)
es una aproximación arbitraria del vector solución u y r
(v)
son parámetros de iteración escogidos para
acelerar la convergencia del proceso iterativo. Este es el método de Peaceman y Rachford (1955). La Ecuación (8.73
a) es resuelta primero por consideraciones desconocidas para cada línea en la dirección x. El resultado final de este
paso es u*. Después de completar este paso (llamado barrido) alteramos la dirección en la cual las variables
desconocidas son ordenadas y ahora resolvemos para
) 1 ( + v
u
de la ecuación (8.73 b) al considerar las variables
desconocidas a lo largo de la línea en la dirección y. Este proceso es continuado hasta que se obtiene la
convergencia. El pode de estos métodos puede únicamente ser alcanzado por el uso de una secuencia de
parámetros r
(m)
en un ciclo y repetir los ciclos hasta que
) (v
u
converge a u. Este es el punto donde la mayoría tiene
239

problemas al aplicar los métodos, ¿cuál es el número óptimo de iteraciones en un ciclo que haga que los parámetros
del ciclo sean óptimos? Hay muchos métodos prácticos para la selección de los parámetros de iteración y muchos de
estos se encuentran en los libros que tratan los métodos ADI mencionados anteriormente. Hay dos procedimientos
de uso común.

Estimación de los parámetros de iteración por el método de Peaceman – Rachford
Sea a el más bajo valor límite para los valores propios de V y b el valor máximo límite para los valores propios de H.
El procedimiento es el siguiente:

1. Estimar los valores a, b y calcular c=a/b
2. Encontrar el entero más pequeño M tal que (0,414)
2M
≤ c
3. Calcular r
(m)
como:
M m
c b
2 / ) 1 2 (
) .(
÷
=
(m)
r
donde m=1,2,….,M (8.74)
4. Estimar la tasa asintótica de convergencia de:

+
÷
÷ =
·
) 2 /( 1
) 2 /( 1
1
1 2
) (
M
M
c
c
Ln
M
ADI R



Estimación de parámetros por el método de Washspress (1962)
1. Estimar a, b y calcular c= a/b
2. Encontrar el entero más pequeño M tal que: (0,172)
M-1
≤ c
3. Calcular r
(m)
como:
) 1 /( ) 1 (
) .(
÷ ÷
=
M m
c b
(m)
r
donde m=1,2,….,M donde M>2(8.75)
4. Estimar la tasa de convergencia asintótica de:
2
) 1 /( ) 2 / 1 (
) 1 /( ) 2 / 1 (
1
1 2
) (

+
÷
÷ =
÷
÷
·
M
M
c
c
Ln
M
ADI R


El método de Wachspress (1962) es considerado superior para la mayoría de problemas. En muchos casos prácticos
es difícil estimar los valores de a y b. Para tales casos el valor más grande de r
(m)
es seleccionado cerca a 1 y los
parámetros distribuidos en una secuencia geométrica:

r
(1)
= r
mín
r
(M)
=r
máx


1 / 1
min
max
) (
) 1 (
÷
+
|
|
.
|

\
|
=
= =
M
m
m
r
r
r
r
¸
¸ 1 - M 1,2,..., m


El método de arriba al igual que la ecuación (8.75) se basan en el trabajo de Wachspress (1962) con r
mín
=a y r
máx
=b.
El valor final más bajo de la secuencia y M son seleccionados por prueba y error (Peaceman, 1966).

Hay muchas otras versiones de los métodos ADI pero no serán discutidos aquí. El lector interesado debe consultar
las referencias mencionadas anteriormente. Aquí presentamos únicamente un de los otros esquemas que es una
variante del método Peaceman-Rachford discutido anteriormente (Varga, 1962).

240


d u D r H u D r V
d u D r V u D r H
v v v
v v v
+ + ÷ = ÷
+ + ÷ = ÷
+ + +
+ +
(*) ) 1 (
1
) 1 ( ) 1 (
1
) ( ) 1 (
1
(*) ) 1 (
1
). ( ). (
). ( ). (
(8.76)

Donde D es una matriz diagonal que contiene (axij + ayij). La forma de arriba del método ADI fue propuesta por
Wachspress y Habetler (1960). Otra forma de este método que es utilizada con frecuencia en simulación de
yacimientos (Varga, 1962, p. 242) está dada por las siguientes ecuaciones:

d u H D r u D r V
d u V D r u D r H
v v v
v v v
+ ÷ = + ¯ +
+ ÷ = + ¯ +
+ + +
+ +
(*) ) 1 ( ) 1 ( ) 1 (
) ( ) 1 ( (*) ) 1 (
). ( ). (
). ( ). (
(8.77)

En el método de arriba


no está distribuida de forma simétrica entre los dos lados como lo estaba en el caso de la
ecuación (8.76). Las generalizaciones de esta forma para flujo multifásico son de uso común para la simulación de
yacimientos (Capítulos 10 y 11).

Los parámetros de iteración para este esquema pueden ser seleccionados por el mismo procedimiento que fue
descrito anteriormente por el método Peaceman-Rachford. Björdammen y Coats (1969) han sugerido que r
min
puede
ser estimado de:





r
min
=mínimo valor sobre el grid de

|
|
.
|

\
|
A
A
+
|
|
.
|

\
|
A
A
+
Y x
X y
J
X y
Y x
I
ì
ì
t
ì
ì
t
2
2
2
2
2
2
2
2
) (
) (
1 ) 2 (
,
) (
) (
1 ) 2 (

(8.78 a)
r
max
= 1
para
). / ( ) / ( y x Y x y X A A ÷ A A ì ì
Para problemas de una sección en dos dimensiones donde
) / ( ) / ( z x Z x z X A A < A A ì ì
ellos recomiendan
r
min
=mínimo valor sobre el grid de

|
|
.
|

\
|
A
A
+
X z
Z x
I
ì
ì
t
2
2
2
2
) (
) (
1 ) 2 (


Y r
max
= 2

La elección de r
max
= 2 aparece de forma de ser empírica. En el cálculo de r
min
los puntos para los cuales
Z Y X ì ì ì o ,
es cero deben ser excluidos. En ambos casos los parámetros son distribuidos geométricamente entre los valores
máximos y mínimos como los mostrados anteriormente. El número de parámetros pueden ser predichos por el
método de Wachspress (1962) por el cálculo del mínimo entero M, que satisface
max
min 1
) 172 , 0 (
r
r
M
s
÷



241

8.3.7 Métodos fuertemente implícitos

Como fue discutido anteriormente la ecuación en forma de matriz (8.4) puede ser resuelta por eliminación directa por
la factorización de A dentro del producto de una matriz triangular inferior L y una matriz triangular superior U. En
general L no tendrá elementos ceros dentro de la diagonal principal para la diagonal correspondiente a la diagonal de
valores f en la figura 8.2 a.

Similarmente la matriz U no tendrá elementos cero en su diagonal principal para la diagonal correspondiente a la
diagonal de valores g en la figura 8.2 a. en el proceso de eliminación de cada uno de los elementos de U deben ser
calculados y almacenados para utilizarlos después. Como indicó Stone (1968) para cada punto del grid
aproximadamente I+J tales elementos deben ser calculados lo cual hace que el proceso de eliminación sea lento
para grandes valores de I y J.

La idea básica de los procedimientos fuertemente implícitos (SIP) es alterar A para que la factorización de la matriz
alterada es más fácil y usar esta matriz alterada define un esquema de iteración para la solución de la ecuación (8.4).
Vamos a considerar la ecuación (8.4):

Au=d


Y al adicionar Nu a ambos lados, y adicionar y sustraer Au del lado derecho cedería



(A+N).u=(A+N).u-(Au-d) (8.79)




Figura 8.15. Forma de la matiz U para el método de Stone. Las entradas diferentes de cero son indicadas por x. Por
ejemplo, estas entradas por para la décima cela son 1; b
3,2
; f
3,2

Stone (1968) ha propuesto un método para encontrar N tal que A+N es fácilmente factorizado dentro de un producto
LU, tal que L y U tienen únicamente tres elementos diferentes de cero para cada celda mostrada en la Figura 8.15 y
8.16 para el grid de la figura 8.1 a.

Los elementos de las matrices L y U pueden ser calculados recursivamente de


) 1 /(
1 , ÷
+ =
j i ij ij
b g g o



242

) 1 /(
, 1 j i ij ij
f c c
÷
+ = o


j i ij j i ij j i ij ij ij
b c f g f c a a
, 1 1 , , 1 ÷ ÷ ÷
÷ ÷ + = o


ij j i ij ij ij
a b g b b / ) (
1 , ÷
÷ = o


ij j i ij ij ij
a f c f f / ) (
, 1 ÷
÷ = o
(8.80)



Donde α es un parámetro de iteración a ser discutido más tarde. Nosotros podemos ahora escribir un procedimiento
de iteración usando ecuación (8.79) como



d) - (Au - N).u + (A = N).u + (A
(v) (v) 1) (v+
(8.81)


Figura 8.16. Forma de la matiz L para el método de Stone. Las entradas diferentes de cero son indicadas por x. Por
ejemplo, estas entradas por para la décima cela son g
3,2
; c
3,2
; a
3,2

Desde el punto de vista computacional es mejor escribir la ecuación (8.81) en forma residual, veamos

d Au R
v v
÷ =
) ( ) (
(8.82)


) ( ) 1 ( ) 1 ( v v v
u u ÷ =
+ +
o

(8.83)

Y reescribir la ecuación (8.81) como

) ( ) 1 (
). (
v v
R N A ÷ = +
+
o
(8.84)
ó


) ( ) 1 (
.
v v
R LU ÷ =
+
o
(8.85)


Los elementos de L y U son calculados de la ecuación (8.80). La solución de (8.85) es obtenida por definición de un
vector ѵ por lo cual
Lѵ= - R
(v)
(8.86)
243

Los elementos del vector pueden ser computados por una sustitución hacia adelante. Desde las ecuaciones (8.85) y
(8.86), vemos que

(+1)
= (8.7)
Y esta ecuación puede ser usada para computar
(+1)
mediante la sustitución hacia atrás.
Stone (1968) recomienda el uso de una secuencia de iteraciones de parámetros en un ciclo. Estos parámetros están
geométricamente espaciados entre 0 y αmax, donde
1 −∝
max
=

2
2
2
1+
(∆)
2

(∆)
2

,

2
2
2
1+
(∆)
2

(∆)
2

8.88

La iteración de parámetros son computados desde
1 −∝

= 1 −∝

(−1)
= 0,1,2, …, − 1 8.89
Donde M es el número de parámetros por ciclo. Stone (1968) recomienda el uso mínimo de 4 parámetros, donde
cada es utilizado dos veces por ciclo (Section 10.3.3, Capitulo 10). Note que el lado derecho de las ecuaciones
(8.77) y(8.88) son lo mismo.
En cada iteración, los elementos de las matrices L y U y el vector u puede ser obtenido en una forma recursiva de
acuerdo a el ordenamiento de los desconocidos (en nuestro caso en el orden de incremento de i para filas j=1,2,…J).
Los elementos de son entonces obtenidos en el orden inverso. En la aplicación práctica del procedimiento
anterior, el ordenamiento de las ecuaciones es cambiado para cada iteración. Este cambio en el ordenamiento
consiste en llevar a cabo los cálculos descritos anteriormente en el orden inverso para j permitiendo al mismo tiempo
la variación de i de la misma manera. Por tanto la iteración para números impares,
i = 1,2,…,I
para cada valor de j en el orden
j = 1,2,…,J
y para iteraciones de i de números pares es permitido para incrementar como,
i = 1,2,…,I
pero esto es hecho para cada valor de J en el orden inverso
j = J, J-1,…,1
Esta inversión en la dirección es importante para el método de convergencia en algunos casos y puede ser
implementada sin una codificación por separado para un número de iteraciones. Además, esto es también posible
usando más de dos diferentes ordenamientos variando la dirección de i también.
Letkeman (1976) ha presentado un método similar que proporciona un método diferente de alteración A en orden
para obtener una fácil factorización LU. Para algunos problemas Letkeman afirma que sus métodos son superiores
a los métodos de Stone`s.
8.3.8 Otros métodos
En un libro de este tipo no es posible proveer aun una discusión breve de todos los métodos disponibles para la
solucion de de la eqn. (8.4). Los métodos presentados en esta sección son usados para problemas de simulación
de yacimientos. En esta sección la selección de otro método pueden ser aplicados a problemas de simulación de
yacimientos bajo ciertas condiciones que están mencionadas.
Todos los métodos iterativos discutidos hasta ahora son de esta forma
244

(+1)
=
()
+ ( 8.90)
Este proceso puede ser generalizado por el uso de la solución para varios niveles previos de iteración. Esto es
realizado por escrito

=
−1
+ = 1,2 …. y
(0)
arbitrario

=

()
+
,

() −1
=0
( 8.91)

Usualmente solo uno o dos términos de la sumatoria son requeridos. Diferentes enfoques para la selección de los
valores de b en la ecuación anterior dan lugar a diferentes métodos. Estos incluyen el método de Lanczos (1950-
1952), minimizando el numero de iteraciones, gradientes conjugados y mas pronunciado descenso ( Wachspress,
1966; Engeli et al., 1959; Faddeev and faddeeva, 1963).
Otra clase de método basado en un enfoque similar a la usada por Stone (1968) ha sido proporsionado por
Meijerink y Van der VOrst (1977).
Llaman a estos métodos descomposición incompleta LU y combinan algunos de estos métodos con métodos de
gradiente conjugado. El resultado es impresionante para matrices simetricas. Enfoques de este tipo son dignos de
estudios detallados.
8.3.9 COMPARACIÓN DE MÉTODOS ITERATIVOS.
Settari y aziz (1973) compararon LSOR, ADI, SIP y LSOR con varios sistemas de corrección. El resultado fue
presentado por siete diferentes problemas. En esta sección nosotros resumimos sus resultados y proporcionamos
una comparación con algunos métodos recientes. El método ADI usado aquí esta dado por la eqn. (8,76).
LOS PROBLEMAS DE LA PRUEBA
Los problemas de la prueba utilizados son extensiones de aquellos usados por Stone (1968). En todo caso un grid
uniforme de 31x31 es considerado en una unidad cuadrada.
- Problema No. 1
KX=XY=1
P=0
Condiciones de frontera homogéneos Neumann.
245


FIG 8.17. Descripción de problemas No. 3 (después Stone, 1968). q4,4=1.0; q15,16=-1,83 ; q4,28=0,5 ; q28,28=-0,27
; q24,5=0,6.
- Problema No. 2
KX=1 KY=0,01
P=0
Condiciones de frontera homogénea Neumann.
- Problema No. 3 ( ver figura.8.17)
KX=KX=1 en región A
KX=1 KY=100 en región B
KX=100 KY=1 en región c
KX=KY=0 en región D
Condiciones de frontera homogénea Neumann.
- Problema No. 4
KX (1+1/2),j=0,01 KX (30+1/2),j = 1,0
KY i,1+1/2=0,01 KY i,30+1/2=1,0
Con variación lineal entre los valores anteriores. ( como un campo puede ser asociado con problemas en la
geometría cilíndrica)
P=0
Condiciones de frontera homogénea Neumann.
- Problema No. 5
KX=KY=100 en dos regiones rectangulares delimitadas por i=6,20, j=7,16 y i,j=23,29
246

KX=KY=1 P=0
Condiciones de frontera homogénea Neumann.
- Problema No. 6
KX y KY como en el problema No.3 salvo que ahora la región B esta limitada por i=15,29 y j=3,17
P=0
Condiciones de frontera homogénea Neumann
- Problema No. 7
KX y KY como en el problema No. 3
P=100
Condiciones de frontera homogénea Neumann.
Figura 8,18 a 8,24 presenta una comparación de varios métodos iterativos para los siete problemas descritos
anteriormente. En esta figura IIRIIα es el Iα norma del vector residual dividido por la suma de las fuentes, y n es el
equivalente al número de iteraciones de LSOR basado en las relaciones de trabajo dadas en la tabla 8,1. Los
resultados para cada problema están resumidos a continuación;

FIG.8,18. Resultado de la prueba para el problema No. 1 (por parte de settari y aziz 1973).
247


FIG.8,19 resultado de la prueba para el problema No.2 (por parte de settari y aziz 1973).
 Problema No.1 (fig. 8,18)
Porque el coeficiente del campo es uniforme, en el resultado de IDC casi no mejora con respecto a LSOR, y 2DC
mejora relativamente solo un poco. Porta tanto, ambos son más lentos que LSOR en términos del tiempo
computacional.ADI es el mejor, seguido por SIP.
 Problema No.2 (Fig. 8.19.)

Como se esperaba, 1DC( usado en la dirección x) es mas eficiente, 2DC logra El mismo resultado absoluto, sin
embargo, con más tiempo computacional. ADI es el más lento. Este problema ilustra la dificultad encontrado con
ADI por problemas anisotrópicos.


FIG. 8.20. resultado de la prueba para el problema No3(por parte de settari y aziz 1973).

248

 Problema No. 3 (Fig.8.20)

Este es el primer problema de heterogeneidad. Entretanto 1DC no mejora LSOR,una mejora notable es obtenida
cuando 2DC es usado con LSOR acercándolo a SIP. Este ejemplo demuestra que la correcion usando particiones
por línea en una dirección es no saticfactoria para completar casos generales.


La corrección SLOT fue también aplicada en este caso con cada una de las subregiones homogéneas tomadas
como una partición. El método 2DC mantiene una rata de convergencia comparable con SIP. El método de
Letkeman (1976) expone la mejor convergencia para este problema.









FIG.821. . Resultado de la prueba para el problema No.4 (por parte de settari y aziz 1973).



 Problema No.4 (Fig.8.21)

La situación es esencialmente igual al problema No.3 ecepto que ADI y LSOR tiene un mejor comportamiento en
este caso a diferencia del problema No. 3.

Esto es explicado por el hecho que la variación de los coeficientes es mucho mas suave en el problema No. 4 que
en el problema No 3. IDC de nuevo no da ninguna mejora.


 Problema No 5 (Fig. 8.22)

Como se espera, el método SLOT de poussin (1968) es muy eficiente para este problema pero 2DC es aun mejor.
Todos los otros métodos (incluido SIP) son más lentos. Note que 1DC da mejor resultado que LSOR.
249


FIG. 8.22. Resultado de la prueba para el problema No. 5 (por parte de settari y aziz 1973).
 Problema No.6 (Fig.8.23)
Este problema muestra que 2DC es eficiente también para problemas con dirichlet condision de frontera y compite
con éxito con SIP.

FIG. 8.23. Resultado de la prueba para el problema No. 6 (por parte de settari y aziz 1973).

 Problema No.7 (Fig. 8.24)
Este es otro variante del problema No. 3 y rendimientos similares resultan , excepto para ADI (eqn.8,76) con
rendimientos com mucho mejores resultados, teniendo la mejor rata de convergencia para el problema.
Ninguno de los métodos de la prueba es claramente superios a todos los otros casos. Sin embargo, SIP y 2DC
parecen ser mas utiles para problemas difíciles como son 3,5 y 6.
Una comparación de técnicas iterativas para algunos yacimientos con problemas auténticos estan dados por Traylor
y Sheffield (1971). Estos autores compararon varios métodos para la solucion de la presión de la ecuación de
IMPES en dos dimensiones.
250


Sus resultados confirman conclusiones basadas en nuestros propios resultados presentados anteriormente y
vuelven a mostrar que no hay ningún método iterativo que sea mejor para todos los problemas. Ellos encontraron
que SIP obtiene mejores resultados para problemas con áreas, mientras LSOR y método de jacobi para bloques
semi-iterativos eran los mejores para problemas de secciones trasversales.

FIG. 8.24. Resultado de la prueba para el problema No. 7 (por parte de settari y aziz 1973).
8.3.10 Consideraciones practicas en el uso de métodos iterativos
La aplicación eficiente de los métodos iterativos es una cuestión de experiencia y en muchos casos requiere
experimentación numérica. Nosotros vamos a discutir algunos aspectos de los problemas que son importantes desde
un punto de vista práctico.
Este es el primer y único capitulo donde los métodos iterativos son discutidos en detalle; por esta razón, algunos de
los comentarios hechos aquí se aplican en la solución de ecuaciones pentadiagonales derivados de las aplicaciones
de IMPES o SEQ para problemas de multifase (chapter 9), y para problemas en tres dimensiones (chapter 11 ).
Estos también es discutido en la sección 8,4 y 8,5.


TABLA 8.1
TASAS DE TRABAJO USADAS PARA LA COMPARACION DE DIFERENTES METODOS ITERATIVOS

METODO TASA DE TRABAJO
LSOR 1
SLOT-LSOR 1 1
1DC-LSOR 1·3
2DC-LSOR 1·5
SIP 2
ADI 2
Letkeman 4·3

(a) Muchos métodos iterativos pueden ser formulados como una línea (o en general bloque) de métodos iterativos y
estos deberían ser usados siempre en cualquier forma.
En el método LSOR, la dirección de las líneas pueden tener una gran influencia sobre la tasa de convergencia para
problemas heterogéneos. La dirección apropiada puede ser estimada analíticamente si la región de interés es
aproximada a un rectángulo con contantes λX y λY y las tasas de convergencia son calculadas y compradas para el
problema idealizado. Con más frecuencia, la mejor dirección es determinada directamente con la comparación de
corridas usando ambas direcciones. Note que los parámetros óptimos de iteración deberían ser también diferentes
para cada dirección. Por ejemplo, para LSOR, nosotros sólo necesitamos predecir el ωb para cada caso sin resolver
el problema realmente y entonces seleccionar la dirección qeu de mayor ωb.
251

Como regla general, las líneas deberían ser escogidas en la dirección de mayores transmisibilidades. Por ejemplo, la
mejor opción de líneas para problemas cross-sectional (y 3-D) es casi siempre en la dirección vertical.

(b) Para una dirección dada de líneas, estas tienen dos posibles direcciones de barrido. En muchos casos,
alternando la dirección de barrido mejora la convergencia. Esta técnica es bien conocida como SIP, pero debería ser
aplicada con otros métodos. La dirección de barrido llega a ser particularmente importante para ecuaciones de
carácter hiperbólico tal como la ecuación de saturación implícita del método SEQ (ver capítulos 5 y 9). En cada caso
el barrido debería ser aplicado la dirección de flujo.

(c) La dirección de las líneas en LSOR pueden también ser cambiadas después de cada iteración. Entonces
cambiando la dirección de barrido y la dirección de las líneas se tienen cuatro posibilidades. Ninguna experiencia es
reportada en la literatura con estos métodos, sin embargo, estos podrían ser de valor en algunos problemas.
(d) Otra variación para los métodos SOR se obtiene por el cambio de orden de los puntos, líneas o bloques. Esta
idea es relacionada al método de Hopscotch (ver Goulay, 1970; Gourlay & McGuire, 1971).

De nuevo no hay experiencias reportadas en la literatura para problemas de simulación de yacimientos. Young
(1971) provee varias versiones de SOR y métodos relacionados.

(e) Un caso especial de BSOR en donde dos líneas son consideradas (2LSOR) tiene algunas ventajas sobre la línea
única LSOR bajo ciertas condiciones. (Parter, 1959, 1961; Varga, 1962).

(f) La experiencia con métodos ADI muestra que la distribución de parámetros entre rmin y rmax y su orden no es
crítica y la convergencia puede ser optimizada al ajustar rmin solamente. (de hecho, los dos métodos, (8.74) y (8.75),
dan valores de r
(m)
agrupados a los finales opuestos del rango) Coats (1968) recomienda el uso de una secuencia
geométrica con 4-5 parámetros para problemas con rmin≥0,01 y 6-8 parámetros si rmin≈0,0001-0,001.

Las mismas observaciones aplican a los parámetros de SIP, como es evidenciado por Steen y Farouq Ali (1971) y
Suarez y Farouq Ali (1976), quienes fallaron al no encontrar ninguna regla general para la selección de los
parámetros SIP.

(g) Cuando se estima el parámetro optimo de iteración por ensayo y error, la tasa de convergencia asintótica
(aproximada por la tasa promedio de convergencia después la convergencia llega a ser asintótica) para cada
conjunto de parámetros debería ser calculada. En muchos casos esta es realmente satisfactoria al observar el
comportamiento de la norma del vector residual ∥ ∥ despues fijar un número suficientemente largo de iteraciones,
como una función de los parámetros de iteración, y determinar el parámetro optimo desde el mínimo de esta curva.

Ejemplos de cada curva generada por diferentes métodos aplicados a los problemas 3 y 4 de la sección previa están
en la figura 8.25. Note que para los métodos basados en LSOR para el problema Nº 4, las curvas son del mismo tipo
de la curva teórica del radio espectral como una función de ω (figura 8.11).

Este carácter no es mostrado por la curva del método LSOR para el problema Nº 3. Aquí la convergencia es tan
lenta que incluso después de 80 iteraciones el rango asintótico no es alcanzado. El optimo ω en este caso es, de
hecho, 1.93, pero a 80 iteraciones este valor podría dar los peores resultados que cualquier otro valor ω<ωb. Por eso
la estimación de ωb para problemas con convergencia lenta es más difícil. Eso aplica igualmente a los métodos
descritos en la sección 8.3.3, que también convergen lentamente.

La convergencia de ADI es mostrada como una función del parámetro mínimo rmin en una secuencia geométrica de
seis parámetros calculados por la ecuación (8.75) entre a=rmin y b=rmax=1. Esta curva también muestra un mínimo
diferente.

252


FIG. 8.25. Determinación de los parámetros óptimos de iteración por ensayo y error usando
plots de ∥ ∥ para un número fijo de iteraciones.

(h) La suposición inicial es también importante para la convergencia. Una mala suposición inicial puede aumentar el
número de iteraciones en la fase inicial antes de que el comportamiento asintótico sea alcanzado. La sensibilidad de
SIP para la etapa inicial era reportada por Traylor y Sheffield (1971). La sensibilidad de la etapa inicial y/o una mala
elección de la dirección de barrido puede ser observada en la solución del ejercicio 8.4.

La etapa inicial es menos importante cuando los métodos de corrección son usados, porque la aplicación de la
corrección elimina el valor promedio de mayor error inicial.

(i) Los criterios para la convergencia son usualmente basados en la experiencia. El monitoreo de la convergencia es
usualmente acompañada por el material de balance (aunque el material de balance en si no garantiza convergencia).
Una aproximación práctica de este tipo es discutida por Traylor y Sheffield (1971).

Una aproximación más deseada es relacionar el criterio de convergencia con el error de truncamiento desde la
solución con verdadera exactitud no podría ser mejorada por debajo del nivel de errores de truncamiento. Esta
aproximación (Brandt, 1977) no ha sido reportada en los datos de libros de simulación.


8.3 Comparación de métodos iterativos y directos


Tanto los métodos directos como los iterativos tienen sus ventajas y desventajas. La principal desventaja de los
métodos directos es el gran almacenamiento requerido, el cual aumenta proporcionalmente al número de
ecuaciones. También, los métodos directos pueden sufrir desde errores de redondeo por sus problemas multifasicos.
La principal ventaja de los métodos directos es su confiabilidad. Un método directo debería solucionar un problema
heterogéneo tan fácil como uno homogéneo, y el trabajo y almacenamiento requeridos dependerán solamente del
método usado. Las corridas de ensayo con necesarias para optimizar la solución técnica.

La principal desventaja de los métodos iterativos es la sensibilidad al iniciar la solución y los parámetros de iteración
(los cuales son también un problema dependiente). Por muchos problemas de convergencia de algunos métodos
iterativos estos son tan lentos que su uso llega a ser completamente impráctico.

Por una elección apropiada de un método iterativo y parámetros asociados a la iteración, esta resolverá un problema
dado iterativamente. Sin embargo, los procesos de selección pueden ser de larga duración y costosos. Po otro lado,
los métodos iterativos generalmente requieren un muy pequeño almacenamiento en adición de los coeficientes de las
diferentes ecuaciones y por eso pueden ser fácilmente aplicados a sistemas muy extensos.

La comparación del trabajo para resolver el problema Nº1, sección 8.3.9, por LSOR y métodos directos está en la
figura 8.26.El problema fue resuelto usando diferentes tamaños de grid del rango de 21 x 21 a 41 x 41, y la
253

localización de fuentes y sumideros fue interpolada al punto de grid más cercano. El ω óptimo fue determinado para
cada grid. El trabajo se reporto en CDC 66000CPU en segundos.

La curva para eliminación con ordenamiento natural fue dricada desde tiempos cronometrados por el ordenamiento
D4 y la figura 8.8. Note que para grandes I=J el trabajo de los métodos directos aproxima O(I
4
) mientras que para
métodos este es solamente O(I
3
). Por lo tanto, la eliminación directa con el ordenamiento D4 es más rápido para
grids pequeños y LSOR es rápido para grandes grids.

El cruce de puntos depende del nivel de tolerancia aceptado. Para una tolerancia de 10
-5
, LSOR llega a ser más
rápido para aproximadamente un grid de 58x58, mientras que para una tolerancia de 10
-4
este llega a ser competitivo
con el ordenamiento D4 para grid de 44x44. La figura 8.25 también muestra que para el problema considerado como
ordenamiento natural nunca compite con LSOR.

Esta figura podría también ser usada para estimar el comportamiento de los métodos iterati vos y directos para otros
problemas presentados en la sección 8.3.9.


FIG. 8.26 Comparación de métodos directos (D4 y ordenamiento natural) con LSOR
Algunos resultados de Price y Coats (1974) para ser presentados en el capítulo 11 (sección 11.2.5) también indican
un cruce de puntos entre métodos iterativos y directos. Para una simulación de un problema de un yacimiento típico
cuando I>J, la eliminación directa con el ordenamiento D4 seria competitiva con métodos iterativos proporcionados
J>38 para sistemas completos sin bloques inactivos. Cuando el número de bloques inactivos es considerable, el
esquema D4 puede competir con los métodos iterativos para valores mucho más grandes de J (aproximadamente
70).
Woo et al. (1973) y Price and Coats (1974) han presentado algunos límites de comparación de los métodos iterativos
y directos para problemas prácticos de yacimiento. Las comparaciones son difíciles para generalizar porque el trabajo
para un método iterativo dado depende del número de iteraciones, los cuales a su vez dependen de:
(1) Tolerancia aceptable para la convergencia
(2) Naturaleza del problema (heterogeneidad, forma, etc), y
(3) Para problemas dependientes del tiempo un time step size.
254

En general, grandes pasos de tiempo disminuye la diagonal dominante de la matriz y por lo tanto resulta un
incremento en el número de iteraciones requerido. También, el número de iteraciones depende del cambio de la
solución entre pasos de tiempo. Por ejemplo, en yacimientos con sostenimiento de presión, el número de iteraciones
por paso de tiempo disminuirá significativamente después del periodo transiente inicial y el mismo efecto será claro
después de cada tasa de cambio.
Todo de las comparaciones presentadas por Price y Coats (1974) son problemas tridimensionales y serán discutidos
en el capítulo 11.
Woo et al. (1973) ha considerado varios problemas de simulación de yacimientos de varias dificultades y aplicando a
varios métodos iterativos y directos a estos. Los problemas considerados incluyen simulación areal, cross sectional y
coning. El número de ecuacones resueltas en varios casos con rangos desde 100 hasta 2500. Los métodos directos
son unsados con ordenamiento natural y ordenamiento D4. Ellos también aplican al esquema de ordenamiento
pseudo-optimo para ambos ordenamiento natural y ordenamiento D4. Este esquema de ordenamiento óptimo está
basado en una modificación del criterio de Markowitz (1957) y este involucra el pivoteo a lo largo de las diagonales.
Los métodos iterativos considerados son LSOR, LSOR con IDC y SIP.

Las conclusiones importantes basadas en este trabajo son:
1. El ordenamiento D4 puede ser significativamente mejorado para grid casi cuadrados por el uso del
criterio modificado de Markowitz.
2. Las técnicas de matriz dispersa son más confiables y generalmente más rápidas que los métodos
iterativos considerados.
Otras comparaciones de métodos iterativos y directos están disponibles en la literatura; sin embargo, estas resultan
ser difíciles para comparar debido a las pruebas diferentes. Como un ejemplo, Brandon (1974) encuentra que para
un buen comportamiento parabolico del problema, la eliminación directa y SIP son mejores para grid de 5x5, pero
Gauss-Seidel con la dirección alterna de barrido será mejor para grid de 15x15.
En la práctica, los métodos directos son siempre los preferidos para pequeños a medianos sets de ecuaciones,
resultando desde 2D cross sectional o grid radial. Los métodos iterativos llegan a ser eventualmente rápidos para
matrices grandes desde grandes problemas areales o 3D (serán considerados en el capítulo 11). Para tales
problemas, los métodos directos también plantean serios problemas de almacenamiento.

8.5 COMENTARIOS

La literatura sobre la solución de ecuaciones de matrices es ya extensa y rápidamente expandida. Es este capítulo
nosotros hemos discutido en detalle solamente los métodos que han sido aplicados con éxito a la simulación de
yacimientos. Muchos de estos y otros métodos son discutidos en libros editados por Reid(1971), Rose y Willoughby
(1972), y Bunch y Rose (1976).
La investigación más reciente se empeña en el área de métodos directos, los cuales involucran el renacimiento del
método ―tearing‖ de Kron (1963). (Harary, 1971; Ledet y Himmelblau, 1970). Métodos de este tipo, también llamados
―métodos marching‖, son rápidos (por ejemplo, el método propuesto por Shacham y Kehat (1976) requieren trabajo
de O(I
3
) para I=J), pero ellos son incondicionalmente inestables con respecto al redondeo de errores (Bank, 1976).
Eisensat et al. (1976) discute el método de aumento de la eficiencia la eliminación gaussiana para tomar ventaja
dentro de la dotación.
E el área de métodos iterativos, Nicolaides (195) y Brandt (1977) sugirieron métodos iterativos multi nivel los cuales
son generalizaciones de los métodos de corrección discutidos en la sección 8.3.5. El trabajo para estos métodos
afirmó ser óptimo. (Es decir, proporcional al número de incógnitas). El estudio también se lleva a cabo en métodos
semi-iterativos, conjugación de gradientes (Vinsome, 1976) y métodos relacionados con SIP (Letkeman, 1976).



255

EJERCICIOS
Ejercicio 8.1.
Deduzca el trabajo requerido por una eliminación Gaussiana estándar para una matriz A, cuando:

a. A es una matriz completa.
b. A es una matriz pentadiagonal resultante de ecuaciones diferenciales finitas 2-D.

Esquema de solución.

a) El número de multiplicaciones o divisiones para eliminar la primera columna es

− 1 − − 1 =
2
− 1

Para la segunda columna

− 2 − 1 + − 2 = ( −1)
2
− 1

etc. El trabajo total hacia delante es por lo tanto

= (
2
− 1)

=1
()
Ya que

2
=
+ 1(2 + 1)
6
()

=1


El trabajo es

=
+12 + 1
6
− ()

El trabajo para sustitución hacia atrás es

= =
( +1)
2

=1
()
Por consiguiente el trabajo total es

=
+ 12 + 1
6
+
− 1
2
()
b) Para una matriz bandeada, el trabajo para eliminar y sustituir la última fila M es

= (
2
+ − 1)

=1
=
+12+ 1
6
+
−1
2


Y para el resto
= (+ 1)
2
+

=1
= ( − )( +1)
2
+
Por consiguiente el trabajo total es
=
+12+ 1
6
+
− 1
2
+ − + 1
2
+ ()
256


Esta fórmula ignora el hecho que durante la eliminación de la primera fila M hay un espacio incompleto por
llenar. Si este es tomado dentro de la cuenta, el trabajo es ligeramente inferior, es decir
= − 2+ 1(+ 1)
2
+ +
+12+ 1
3
+ − 1
+( +2)
2
− − 9 ()
Esta fórmula está dada por Price and Coats (1974) (ligeramente incorrecta).

Ejercicio 8.2.

a. Formular un algoritmo para la descomposición simétrica de una matriz bandeada con un ancho de banda
arbitrario.
b. Deduzca el trabajo requerido y compárelo con el trabajo para una eliminación estándar como función del
ancho de banda.

Esquema de solución

a) Para una matriz S con ancho de banda = 2+ 1, =

donde,

=

11

21

22

31

32

33
. . .

+1,1

+1,2
.
. . .
. . . . . .

=

11

21

31
.
+1,1
. .

22

32
.

33
.
. .
. .
. .

Por comparación de términos, los elementos de W son:

=
1

−1
=

= max1, − ; = 1, …. , −1 ()

=

2
−1
=1

2
= max1, − ()

257

Para todo = 1, …. . ,
b) Para una matriz llena, el trabajo para obtener elementos de la fila i-nésima por (A) y (B) es

+ −1 + − 2 + ⋯ =
+ 1
2
=
1
2

2
+

Y el trabajo para la sustitución hacia atrás es 2i, entonces tenemos que resolver

= =


El trabajo total es por lo tanto,

=
1
2

2
+
1
2

=1
+ 2

=1

=1

=
1
2

+ 12 + 1
6
+
+ 1
2
+ +1 ()

Para una matriz bandeada, el trabajo para obtener la primera fila M es,

1
2
( + 1)

=1


Para las entradas restantes

1
2
+ 1

=+1
+2

Y el trabajo para la sustitución hacia atrás es dos veces

+ −

=1
+1
Por lo tanto

=
1
2

+12+ 1
6
+
+1
2
+ − + 1+2
+ + 1 + 2 − + 1 ()

Comparando (C) y (D) con el orden estándar . 8.1 ver que


1
2

∞. para un arreglo N, la descomposición asimétrica llega a ser más eficiente con incrementos en M, como
se ilustra en la siguiente tabla para = 1 = 100.



= =

1 46 66 496 696
2 94 106 1084 1186
3 150 148 1860 1768
5 270 230 3960 3200
10 - - 12220 8250
20 - - 39940 23800
258

Ejercicio 8.3

Encontrar los valores propios de la matriz jacobiana.

=

+ 1971, ó 4.6

Solución
En álgebra lineal, los vectores propios o eigenvectores de un operador lineal son los vectores no nulos que,
cuando son transformados por el operador, dan lugar a un múltiplo escalar de sí mismos, con lo que no cambian
su dirección. Este escalar λ recibe el nombre valor propio, autovalor, valor característico o eigenvalor. A
menudo, una transformación queda completamente determinada por sus vectores propios y valores propios.
En el caso de la matriz de Jacobi, sus valores y vectores propios toman una forma especial. Así pues sea λo un
cierto valor propio de la matriz de Jacobi J y sea = (

,
1
, …,
−1
) el correspondiente vector propio. Por la
definición de valor y vector propios esto significa que se cumple la igualdad:
= λ

≠ 0
Equivalente al siguiente sistema:

+

1
= λ

+
1

1
+
1

2
= λ

1
………………

−1

−1
+

+

+1
= λ

……………………

−3

−3
+
−2

−2
+
−2

−1
= λ

−2

−2

−2
+
−1

−1
= λ

−1
()

Evidentemente,

no puede ser 0. En caso contraario, de la primera ecuación de (A) se obtendría que
1
= 0 y
de la segunda ecuación
2
= 0 y así sucesivamente de manera que se obtendría

=
2
= ⋯ =
−1
= 0, lo que
contradiría la definición misma de vector propio, el cual debe ser distinto de 0.
También, si se multiplica (o divide) el vector por algún número α (distinto de 0), entonces la igualdad (A) se
cumplirá también para el vector = = (
0
,
1
, …,
−1
). Por esto es que se puede considerar
0
= 1 (ya
que si
0
≠ 1 se puede pasar al vector
1

0
. Así es que el sistema (A) toma la forma:

+

1
= λ

+
1

1
+
1

2
= λ

1
……………………

−3

−3
+
−2

−2
+
−2

−1
= λ

−2

−2

−2
+
−1

−1
= λ

−1
()

De la primera ecuación se obtendrá:

1
=
1

λ

De la segunda:

2
=
1

1
λ

2

1
+

1
λ

+

1

1

1

Etcétera.
Es así que de las primeras N-1 ecuaciones de (B) se deduce que el vector tiene la forma:
= 1,
1
λ

,
2
λ

, …,
−1
λ

()
259

Con componentes que resultan ser números que se expresan mediante el valor propio λ

de la matriz J en
forma polinomial, siendo la componente

el polinomio

λ

de grado j respecto de λ, evaluado en λ

.
Recuerde que el coeficiente de la máxima potencia λ del polinomio

λ es igual a

1

−1

−1
≠ 0.
La última de las secciones de (B) entonces puede escribirse como:

−2

−2
λ

+
−1

−1
λ

−λ

−1
λ

= 0 ()
En la parte izquierda de esta ecuación aparece un polinomio de grado N (cuyo término de máxima potencia se
obtiene del sumando λ

−1
λ

) respecto de λ, evaluado en λ

, lo que quiere decir que λ

es raíz del
polinomio:

λ = λ
−1
λ +
−1

−1
λ −
−2

−2
λ ()
De grado N, con todos sus coeficientes expresables mediante

,
1
, …,
−1
,

,
1
, …,
−2
, es decir, son
conocidos.
El polinomio

tiene N raíces, cada una de las cuales es un valor propio de la matriz J. Puesto que dos
polinomios que tienen las mismas raíces pueden diferir a lo más en un factor constante, entonces

(salvo un
factor constante) es igual al polinomio característico, cuyas raíces por definición son valores propios de la matriz
J.
Ejercicio 8.4
Considere estado-estable, flujo bidimensional, en el sistema mostrado a continuación, descrito por:

2

2
+

2

2
= 0 ()
0 ≤ ≤

0 ≤ ≤

Solucione la matriz de la ecuación por LSOR con diferentes condiciones iníciales y diferentes direcciones de las
líneas y barrido. Considere el caso de

,

y la combinación de estos.
Solución

2

2
+

2

2
= 0

260

Expresado en diferencias finitas

+1,
−2
,
+
−1,

2
+

, +1
−2
,
+
, −1

2
= 0 ()
Sea

=


2

=


2


Por lo tanto (A) toma la siguiente forma:

+1,
+

−1,
+

, +1
+

, −1
−2

+

,
= 0 ()

Sea itera+1, la iteración actual a la que se hallan los valores de presión, e itera la iteración anterior cuyos
valores de presión son conocidos porque ya fueron calculados, la ecuación (B) toma la forma:

+1,
+1
+

−1,
+1
− 2

+

,
+1
=

, +1

+

, −1
+1


Para el cálculo de las presiones en la primera columna, j=1, la matriz resultante es:

−2

+

−2

+

. . .
. . .
. . .
. . .

−2

+

−2

+


1,1

2,1

3,1

4,1

5,1

6,1

7,1

8,1

=

(
1,2
+

)

(
2,2
+

)
.
.
.
.
.

(
,2
+

)

Para el cálculo de las presiones en la segunda columna, j=2, la matriz resultante es:

−2

+

−2

+

. . .
. . .
. . .
. . .

−2

+

−2

+


1,2

2,2

3,2

4,2

5,2

6,2

7,2

8,2

=

(
1,3
+
1,1
)

(
2,3
+
2,1
)
.
.
.
.
.

(
,3
+
,1
)

El procedimiento es análogo para las demás columnas hasta completar las n columnas. Por lo tanto, la matriz
resultante del último cálculo de presiones para la iteración itera+1 en la columna n, es:

−2

+

−2

+

. . .
. . .
. . .
. . .

−2

+

−2

+


1,

2,

3,

4,

5,

6,

7,

,

=

(
1, +1
+
1, −1
)

(
2, +1
+
2, −1
)
.
.
.
.
.

(

+
,−1
)

261



Una vez se tienen los valores de cada punto o nodo del sistema a una iteración itera+1, se continua con la siguiente
iteración hasta que



,
+1

,




SUPOSICIONES:

1. LX = Ly

i=1,2,3,…, n
j=1,2,3,…,n


El trabajo requerido para la solución de cada matriz tridiagonal por el método de Thomas viene dado por:

=
1
2

+ 1 + 2 + 1
6
+
+ 1
2
+ − + 1+ 2
+ +1 +2 − + 1

Sea M=3 (número de bandas)

= 18 − 32

Para las n columnas, el trabajo total sería

= 18 − 32 ()


En este caso particular, el trabajo está dado por la ecuación anterior (D) tomando un barrido vertical de abajo
hacia arriba (de arriba hacia abajo el trabajo es el mismo) en dirección perpendicular a la dirección horizontal de
flujo.

Aunque como regla general se recomienda que el barrido sea en la dirección del flujo, para éste caso, el barrido
horizontal puede presentar problemas en la convergencia, debido a que el ejercicio estipula que no hay
variación con respecto a y.

Si se considera KX = Ky y Δx=Δy, la ecuación de las matrices tiridiagonales se reduce a

+1,
+1
+
−1,
+1
− 4
,
+1
=
, +1

+
, −1
+1


Sin embargo el trabajo requerido corresponde al mismo.
262

Para el caso KX ≫ Ky, la caída de presión en la dirección j o y, es despreciable y el flujo y caída de presión se
presentaría en la dirección i. En este caso, las operaciones y el trabajo se reducen.


2. LX ≫ Ly

i=1,2,3,…, N
j=1,2,3,…,R



- Barrido vertical

En este caso se operan R matrices NxN, por lo tanto el trabajo viene dado por:

= 18 − 32 ()

- Barrido horizontal

En este caso se operan N matrices RxR, por lo tanto el trabajo viene dado por:

= 18 − 32 ()

Se tiene que (E) > (F)
Por lo tanto se recomienda desarrollar las operaciones bajo un barrido horizontal, cuyo trabajo requerido es
menor. De lo contrario (barrido vertical) se espera convergencia, pero el tiempo y trabajo es mayor al realizar
operaciones resolviendo pocas matrices NxN a muchas matrices de dimensión RxR.

Si se tiene en cuenta la permeabilidad en x y y, el análisis es análogo al ejercicio anterior:

Si se considera KX = Ky y Δx=Δy, la ecuación de las matrices tiridiagonales se reduce a

+1,
+1
+
−1,
+1
− 4
,
+1
=
, +1

+
, −1
+1


Sin embargo el trabajo requerido corresponde al mismo.

Para el caso KX ≫ Ky, la caída de presión en la dirección j o y, es despreciable y el flujo y caída de presión se
presentaría en la dirección i. En este caso, las operaciones y el trabajo se reducen.

263

CAPITULO 9


FLUJO MULTIFASICO EN DOS DIMENSIONES.


9.1 INTRODUCCIÓN

Este capítulo trata de flujo multifásico en dos dimensiones. Ya que todas las formulaciones y técnicas importantes
necesarias para la simulación de yacimientos ya se han desarrollado en el capítulo 5 de este capítulo se tratan
principalmente con algunos temas prácticos relacionados con modelos de dos dimensiones (2-D). Algunas de las
nuevas ideas que se discuten aquí, incluyen el tratamiento de la producción y la inyección, la simulación de
acuíferos, pozos y la interacción de problemas de conicidad de yacimientos. Estos temas son más típicos de los
problemas multidimensionales y no puede ser discutido en una sola dimensión (1-D) del yacimiento. Debido a que la
simulación de problemas en 2-D es muy común en la práctica, hay muchos aspectos relacionados con la ingeniería
de yacimientos que están asociados con la simulación de problemas reales 2-D.

En el extremo, se podría decir, que casi todos los problemas de ingeniería de yacimientos tienen algunas
características únicas que deben reflejarse en el modelo numérico para ese problema. Es, sin embargo, el objetivo
de este capítulo (y este libro en general), para cubrir esta área, a excepción de algunos temas especiales que son
esenciales desde el punto de vista de los cálculos numéricos. Algunos de discusión de estos temas se incluyen en el
capítulo 12.


9.2 CLASIFICACIÓN DE LOS PROBLEMAS 2-D.

Ya que todos los depósitos físicos reales son tridimensionales, toda formulación del problema matemático en dos
dimensiones, representa una simplificación (esto es, por supuesto, aún más cierto de una formulación de
dimensiones). Es importante entender claramente las suposiciones hechas en cada caso de manera que las
limitaciones del modelo puede ser apreciado.

La simulación de los yacimientos en 2-D es bastante común. En muchos casos, los modelos de 2-D le dará la
información adecuada, y el costo de un 2-D en lugar de una simulación 3-D es mucho menor. Como se discutió en el
capítulo 7, existen tres tipos básicos de los modelos de 2-D. Pasaremos a describir estos modelos para el caso de
varias fases.

9.2.1 Problemas de Área (x-y)

La mayoría de los depósitos tienen un espesor que es pequeño en comparación con su extensión de área. Estos
depósitos parecen "mantas" (Coats et al., 1971) y es natural que los representen por una red de área de dos
dimensiones, se muestra esquemáticamente en la figura. 9.1. Los modelos de área no pueden simular el flujo en
dirección vertical y debe asumir las propiedades uniformes, sin el flujo en la dirección-z. El 3-D es característico del
problema, sin embargo, ha mantenido parcialmente en el modelo mediante la definición del espesor Δz y h de
elevación en función de x & y. Todas las características y variables tales como S y P son también funciones de x & y
solo por lo que representan los promedios integral (media sobre el espesor de la formación Δz).


Fig. 9.1 Representación de un depósito por una red de área.


Con esto en mente, podemos escribir las ecuaciones de flujo de dos fases, como:

+

264

=

+

= , (9.1)

Donde:

, =
0

, , , .

=

µ

&

=

µ

La asunción uniforme de las propiedades (completa la mezcla vertical) es válido, si el grosor Δz es pequeña
comparada con el espesor de la zona de transición.

Cuando este no es el caso, las propiedades de roca K y P debe ser modificadas de acuerdo con el grado de
segregación vertical de los fluidos para simular correctamente el flujo entre los bloques. Los métodos de cálculo de
estas pseudo-funciones (también llamado "equilibrio vertical" o funciones de EV), que son diferentes de las
propiedades de las rocas de laboratorio, se discuten en el capítulo 12. Las aplicaciones típicas de los modelos de
simulación de muestreo de áreas son de 3-D con los problemas de VE y el estudio de barrido de áreas.

9.2.2 Problemas sección-cruz (x-z)

Este tipo de modelo puede representar un yacimiento, donde el flujo vertical es importante, pero el flujo horizontal es
predominantemente en una dirección (Figura 9.2) que elegimos ser la dirección (x). Descuidamos el flujo en la
dirección (y), la cuenta de la variación de las propiedades en la dirección (y) en la definición de espesor Δy y otras
variables en función de x y z.


Fig. 9.2 Representación de un depósito por una red sección-cruz.


Esto significa que todas las propiedades y las variables son promedios en la dirección y, y las ecuaciones
diferenciales parciales para el flujo se puede escribir como:

+

=

+

= , (9.2)

Tenga en cuenta que en este caso la segregación vertical de los fluidos puede ser simulado correctamente, y por lo
tanto las funciones krl y Pc deben ser las propiedades de la roca. Sin embargo, cuando el espesor de la zona de
transición es pequeño comparada con el tamaño del bloque vertical, las pseudo-funciones dentro del intervalo de Δz
debe ser considerado (Capítulo 12). Un uso típico de la formulación sección-cruz es para la generación de pseudo-
funciones para su uso en los modelos de muestreo de áreas y para el estudio de la eficiencia de barrido vertical de
los procesos de desplazamiento.

9.2.3 Problemas de Pozo-sencillo (r-z)

Las saturaciones y presiones cambian más rápidamente alrededor de los pozos. A menudo se desea obtener una
solución detallada de los movimientos de agua y/o gas hacia la producción de los pozos. Técnicas de solución para
los problemas de los pozos individuales suelen denominarse "problemas de conicidad". Debido a que el flujo de cerca
de un pozo siempre es tridimensional en coordenadas cartesianas, no puede ser aproximada por cualquiera de las
formulaciones de 2-D discutido anteriormente.
265



Fig. 9.3 Representación de un depósito por una rejilla en coordenadas cilíndricas.

El enfoque aquí es natural, se asume que el flujo es simétrico alrededor del pozo, y el uso de coordenadas cilíndricas
con el eje z es idéntico con el eje del pozo (Fig. 9.3).
Este modelo supone que el dominio de la solución es simetría axial y todas las propiedades de las rocas, así como
condiciones de contorno son funciones de r, z y t solamente. Por otra parte, las condiciones iníciales (y las fuerzas de
gravedad), también debe mantener esta simetría que implica que el eje z debe ser vertical. Después de la
transformación de las ecuaciones en coordenadas cilíndricas (véase el Capítulo 7, Sección 7.10), obtenemos:

1

+

=

+

= , (9.3)

La ecuación (9,3) está escrita para un sector angular de θ=1 radián y debe multiplicarse por 2π para obtener los
volúmenes correctos. Además, todas las propiedades deben estar en promedio en la dirección angular. Como regla
general, los modelos de simulación de la conicidad son sólo para una pequeña parte de un yacimiento (equivalente a
unas pocas cuadras de una red de área) y la comunicación de la parte seleccionada con el resto de la reserva
deberá estar representada por las condiciones de frontera (flujo a través de las fronteras exteriores).

Las aplicaciones típicas de un modelo sencillo de simulación de pozos incluyen conicidad de agua, conicidad de gas
y pruebas de pozos.

9.2.4 Comentarios generales

(a) Al escribir las ecuaciones de flujo, se suponía que la permeabilidad de kx, ky, kz son los ejes principales
del tensor de permeabilidad. En el caso de pozo sencillo, el uso de kr también implica kx = ky = kr (véase el
Capítulo 2, Sección 2.3.1).

(b) Se han mantenido los términos de gravedad, en algunos casos en los que normalmente es cero, por
ejemplo, γl (∂h/∂x) En la ecuación (9.2) y γl (∂h/∂r) en la ecuación (9.3). Esto es porque estos términos
pueden ser distintos de cero, en la cooperación curvilínea o inclinada, en general los sistemas de
coordenadas.


9.3 MÉTODOS DE SOLUCIÓN Y SU COMPARACIÓN

9.3.1 Discretización en 2-D

Los métodos para discretización y solución de las ecuaciones desarrolladas en 1-D en el capítulo 5, se pueden
aplicar directamente a los problemas 2-D y 3-D. La única diferencia es en los términos adicionales que incluyen el
flujo en las direcciones adicionales que se consideran.

Considere las ecuaciones 2-D (9.1). Unos típicos elementos de diferencia finita se muestran en la figura. 9.4.


266


Fig. 9.4 Un elemento típico de una red de área.


Tenga en cuenta que Δx, se define como:

=
1
2

+1

+


−1
=
1
2

+1/2
+
−1/2
(9.4)

Y una definición similar se utiliza para Δy (Capítulo 3, Sección 3.5).

El flujo límite en la dirección x ahora es discretizado de la misma manera que para un caso de 1-D (Ecuación (5.6)).
Después de multiplicar la ecuación Δxi Δyj obtenemos:


+1/2 ,

+1


+1/2

+1

+
−1/2 ,

−1

−1/2

−1

(9.5)

La transmisibilidad de la fase es:

+1/2,
=
+1/2,

+1/2,

+1/2
=
+1/2,

+1/2,

+1/2
(9.6)

La dirección (y) esta en términos análogos:


, +1/2

+1


+1/2

+1

+
, −1/2

−1


−1/2

−1

(9.7)

Dónde:

, +1/2
=
, +1/2

, +1/2

+1/2
(9.8)

Ahora, la ecuación en diferencias finitas se puede escribir en una forma compacta como:


=

+

=

+

= , (9.9)


267


Cuando el volumen de bloque asociado es:

=



(9.10)

Y Qij es la fuente total de plazo para el bloque.

Las ecuaciones de diferencias finitas para la ecuación. (9,3) son formalmente iguales. Como se discutió en detalle en
el capítulo 3 (Sección 3.6) los límites por categorías para el cálculo del volumen son elegidos por (Fig. 9.5):

+1/2
=

+1
2

2
ln
+1
2
/

2

1/2

+1/2
=
1
2

+
+1
.


Fig. 9.5 Un elemento típico de la red cilíndrica.


Y las transmisibilidades TR y TZ para este caso son:

+
1
2
,
= 4

+1/2
2

+1/2
2

2

+1/2,
(9.11)

,+1/2
= 4

+1/2
2

−1/2
2

+1/2

,+1/2
(9.12)
El volumen del bloque es:

= ∆z
k
r
i+
1
2
2
− r
i−
1
2
2
(9.13)

Las ecuaciones 5.5 y 9.9 son similares pero tienen diferencias en algunos términos (left-hand -side). La ecuación 9.9
puede ser escrita en cualquier forma derivada de la matriz en el capitulo 5, las diferencias se derivan de la forma de
la matriz T (y T’ para los métodos de transmisibilidad implícitos). Para el método SS la matriz T deberá ser una
diagonal de 5 bloques, mientras para el método IMPES, T será una diagonal de 5. Estas comparaciones y resultados
se ven el (capitulo 5, sección 5,4.2) igualmente validos en 2D debido a la simetría de los coeficientes, sin embargo
los limites de estabilidad serán diferentes.

9.3.2 Estabilidad de los métodos IMPES y SS en dos dimensiones.

La estabilidad con respecto a Pc, obstaculiza nuestra derivada y limita la estabilidad del método IMPES para un flujo
incompresible. En un análisis lineal, nosotros escribimos el equivalente de la ecuación 5.43 como:


2

+1
=


+

´


2

+

(9.14)


2

+1
= −


+

(9.14)
Donde:

1

2

2
+

2
(9.15)
268




2

2

+

2

(9.15)


Con esta notación, se reescribe la ecuación para los errores e1, e2 en la forma de la ecuación 5.44. La combinación
de estas ecuaciones es dada por:


2

2
+1
+


2

2
+1
=


2

1

(9.16)

Ahora se busca una solución de la forma:

=


−1


−1

= 1.2

Donde:

=

=

,

> 0

Suprimiendo los índices i y j


2

2
= −
2

2
= ,


2

1
= −
1

1


Donde ahora γlk es una suma dada por

=

4 sin
2

2
+

4 sin
2

2
= , = 1.2 (9.17)

Sustituyendo la ecuación 9.16 dada la generalización de la ecuación 5.46

2
+1
=

1

2
+
2

1

(9.18)

Sustituyendo la ecuación anterior en 5.44

2

2
+1
= −



1
+1

1

Dado el factor de amplificación para el error e1 como:

1
=

1

2

2
+
2

− 1

Se muestra una restricción en Δt, cuando los resultados serán (sin
2
) los términos de la ecuación 9.17 son llevados a
1 (Coats, 1969), entonces la condición de rendimiento será l ξ l <1

∆ <
1
2

+

(9.19)
Donde:

=

+

La cual es la generalización de la ecuación (5.47). Esta ecuación es un caso especial de la condición general
derivada por Coats. Una importante consecuencia de (9.19) es Δx y Δy son diferentes, y la estabilidad es controlada
por un pequeño tamaño de malla.

Esto se ve reescribiendo la ecuación (9.19) usando las ecuaciones (9.6) y (9.8) como:
∆ <
1
2

1

+
1




+

min

+

(9.20)

La anterior ecuación se aplica flujo en un sistema x/y. en contraparte para un problema cross-sectional puede esta
dado por el intercambio de Δy y Δz:
269


∆ <




+

min

+

(9.21)

Se asume entonces si queremos simular el rendimiento de un yacimiento con un modelo areal con dimensiones de la
malla Δx y ΔyA y espesor Δz; con un modelo cross-sectional de dimensiones Δx y Δzc y espesor Δy. Usualmente, Δx
≈ Δy, pero Δz < Δz, si kx ≈ ky = k, obtenidas en (9.20) y (9.21)

=

= 2

2

∆∆

(9.22)

Donde K es el numero de bloques verticales en el modelo cross-sectional y J es el numero de bloques en la dirección
Y del modelo areal. Se asumió en la ecuación (9.20) que Δz = K Δzc y en la ecuación (9.21) Δy = K ΔyA.
El radio R es pequeño frecuentemente, por ejemplo, si Δz = 10ft, Δx = Δy = 1000ft, k = 10 kz y K= J, donde se obtuvo
R = 0.002.esto conduce al siguiente comentario:

El límite de estabilidad la cual no es importante para un modelo areal puede forzar time steps muy pequeños
en un modelo cross-sectional (o 3D).

El límite de estabilidad es una falla considerable del método IMPES. Por otro lado, el método SS es
incondicionalmente estable con respecto a Pc.

La generalización del caso 1D para flujo en tres fases es realizado por definición:

=
0
+

+

En 9.19

Estabilidad con respecto a las transmisibilidades. Es posible extender fácilmente los resultados en 1D. Comenzamos
con la saturación de forma 2D en la ecuación 5.58

+

=


(

+1

)

(9.23)

Donde Qx y Qy están relacionadas con la velocidad total de Darcy

=

∆ ∆

=

∆ ∆

El análisis hecho por FOURIER en el capitulo 5 (Sección 5.4) puede repetirse con el resultado

=



(

+

) < 1 (9.24)

Siguiendo la estabilidad de condición:

∆ ≤

(

+

)
(9.25)

El resultado de la ecuación 9.25 podría se expresado en términos de la velocidad de avance de flujo frontal, en
analogía con el caso 1D, se asume la velocidad de una línea de saturación constante en el plano x-y dada por:

=

=

=

=

Se rescribe la ecuación 9.25 como:


+


=


+


≤ 1 (9.26)

Donde lx y ly son la distancia de avance el frente en x y dirección en y.



270

Para comparación, el caso 1D se escribe como:


≤ 1 (9.27)

Es obvio que el límite de estabilidad en 2D es siempre menor que en el correspondiente caso 1D, y puede ser
fácilmente demostrado por comparación de estabilidad de los simuladores de pozo en 1D y 2D. Debido a que Δz es
usualmente pequeño, el limite de estabilidad en 2D puede ser drásticamente reducido si es considerable que ocurra
flujo vertical (sección 5.5 del capitulo 5).

9.3.3 Comparación de varios métodos de solución y requerimientos computacionales

Hay cuatro tipos básicos de métodos de solución: IMPES, método SS explicito (con respecto a las
transmisibilidades), secuencial (SEQ), y el método SS implícito.
La selección del método más eficiente para un problema dado depende de dos factores básicos:

a) El trabajo necesario para obtener la solución de la diferencia de ecuaciones en un time step. Esto depende
del tamaño del grid, del método mismo y el algoritmo usado para resolver las ecuaciones algebraicas.
b) El limite de estabilidad y por consiguiente el máximo tamaño de time step que puede ser usado para un
método dado. Esto depende del tipo de problema a ser solucionado. Note que la precisión de los
requerimientos pueden también limitar el máximo tamaño del time step.

9.3.3.1 Trabajo por Time Step y Almacenamiento
Para comparar el trabajo por time step, w, se considera un grid 2D rectangular de I y J puntos, y se asume que el
trabajo es consumido en la solución de las ecuaciones de la matriz. Primero asumimos que la solución es obtenida
por la eliminación directa con el trabajo estimado,

W=CB
2
N (9.28)
Donde B es el ancho de banda, N el total de números desconocidos y C es una constante que depende de la
eficiencia de programación. Entonces podemos computar el trabajo para los cuatro métodos. Esta comparación para
el flujo bifásico es presentado en la tabla 9.1 y para el flujo trifásico en la tabla 9.2 donde asumimos para ambos
casos que I >=J. la ultima columna es dada por el trabajo del radio en relación al trabajo por el método IMPES y se
pueden hacer importantes observaciones:



a) El trabajo depende principalmente en la dimensión mas pequeña de (J), esto es frecuentemente
conveniente para compara el trabajo por grid block y el time step, el cual en W, = WTs/IJ. entones W, = J2,
i.e., donde el simulador desarrollara un problema de una malla de 50 X 15 cuatro veces más rápido que una
malla de 25 X 10.
b) El desarrollo por el método SS es mucho más largo y es el mismo para las versiones explicito e implícito.
Por tanto, la formulación del SS es requerida por la inestabilidad de Pc, esto puede hacerse implícitamente
sin un significativo aumento en el tiempo de corrida.
c) El método secuencial (SEQ) es 3-4 veces más rápido que el método SS. Esto es significativo porque el
método SEQ elimina Pc y la inestabilidad del IMPES.
d) El trabajo del IMPES es independiente del número de fases, mientras para SS y SEQ el número de fases
incrementa dramáticamente el problema. El problema de tres fases requiere 3 a 4 veces mas de trabajo por
time step que para dos fases, esto se mostro en el desarrollo por los métodos SS y SEQ.
e)

En general, el trabajo para el método SS aumenta para 3 fases (desarrollo de ecuaciones diferenciales). Por esta
razón, el método tipo de SS tiende a no encontrar una solución rápida para un sistema de 3 ecuaciones.
Un análisis similar puede hacerse para un buen almacenamiento.
271


De nuevo el método SS exige un almacenamiento al aumentar el número de fases. Se asume un almacenamiento
requerido para toda la franja, la aproximación del almacenamiento S requerido para el flujo de 2 y 3 fases esta en la
tabla 9.3 y 9.4.




Las estimaciones de WTS y S dados aquí son basadas en algunas simplificaciones de hipótesis. Esto no se hizo
teniendo en consideración simetrías y el uso de técnicas las cuales son más eficientes que una eliminación estándar.
Las estimaciones relativas para WTS continúan siendo acertadas para diferente orden de ecuaciones y serán
diferentes para matrices grandes en las cuales una eficiencia directa o métodos interactivos se aproximaran CN
3
(Capitulo 8). No obstante, nuestra comparación ilustra una relación de tres medos diferentes y observamos el
almacenamiento que nos interesa.


9.3.3.2 Eficiencia total

La eficiencia total depende sobre el trabajo requerido por time step y el numero total de time step necesario para
alcanzar la solución final, i.e., el trabajo total es dado por W = WTs x Numero de time steps requeridos.

El número de pasos de tiempo necesario para simular un problema determinado depende de la estabilidad del
método para el problema dado. En general, es imposible predecir el número de pasos de tiempo necesario sin
algunos experimentos numéricos o la experiencia con problemas similares. Por lo tanto, sólo puede darse
orientaciones generales aquí.
272

la mayoría de los problemas de muestreo de áreas son tratable por el método de IMPES. La velocidad y bajo los requisitos
básicos del método IMPES permitirme el uso de un gran número de bloques.

Los problemas de la sección transversal con Pc baja pueden ser resueltos por el método de IMPES. Con Pc de gran
tamaño o un grid, el método SEQ es más eficiente que el método IMPES. Para la mayoría de los problemas de la
sección transversal, el método de la SEQ será lo suficientemente estable y no más rápido que el método de la SS. Sin
embargo, los problemas difíciles, como la inyección de gas en una o tres problemas de fase puede exigir el método de la SS.

Por último, para un solo pozo los problemas de la linealizada método SS implícita ofrece una mejor fiabilidad.
Algunos autores (spillette et al., 1973) afirman que el método de la SEQ se puede utilizar como base para los
simuladores de propósito general. Nuestra experiencia es nos permite decir que la estabilidad de la SEQ método es
ligeramente inferior en comparación con el método de la SS para problemas relativos. Además, el hecho de que el
método de la SEQ no puede cumplir con rigor de balance de materiales puede ser cuestionable en algunos casos.
Sin embargo, cuando se proceda, el método de la SEQ se traducirá en un ahorro considerable sobre el método de la
SS.

Por último, la eficiencia de la simulación puede ser optimizada mediante el uso de la formulación implícita sólo
cuando sea necesario y por la resolución de las ecuaciones de forma explícita en otra parte. Esta idea es
relativamente fácil de implementar por una combinación de la SEQ y el método IMPES (MacDonald y los abrigos,
1970), pero su aplicación resulta difícil cuando el método se incluye SS (Set 1974).


9.4 CONDICIONES FRONTERA

Las cuestiones de la representación adecuada de las condiciones de frontera han recibido un análisis teórico
relativamente bajo en la literatura de la ingeniería de petróleos. Las condiciones de contorno para problemas típicos
de la hidrología se examinan a fondo por Bear (1972).

En la simulación de yacimientos, el flujo de entrada y salida del sistema se produce sólo en las fronteras, tales como
los límites exteriores de la reserva y en los límites de los pozos. Esta última debe ser idealizada como la línea de
Dirac o de fuentes puntuales, en las simulaciones de la sección transversal de área y porque el radio del pozo es
muy pequeño en comparación a el grid. El límite bien, sin embargo, puede ser representado correctamente en un
modelo muy sencillo. Es costumbre en la simulación de yacimientos para representar el flujo a través de todas las
fronteras de fuente / sumidero utilizar términos y condiciones para sustituir el límite actual de Neuman homogéneo
(sin flujo), condiciones de contorno en toda la frontera. Hemos demostrado en el capítulo 7 (sección 7.4.3) que este
enfoque es equivalente, al nivel de diferencias finitas, a la discretización de las condiciones de contorno original y nos
permite tratar todas las fronteras (es decir, las fronteras exteriores y así) en el misma manera. Por lo tanto, los
términos de origen en las ecuaciones (9,1) a (9,3) será siempre singular (Dirac) funciones que se definirán de tal
manera de representan las condiciones de contorno real.

9.4.1 Formulación diferencial

Las condiciones de contorno para las ecuaciones (9,1) a (9,3) se obtienen como una extensión del caso monofásico
discutido en el capítulo 7, sección 7.4.

Para el flujo monofásico, especificando el caudal a través de la frontera da una formulación con una solución única.
Para el flujo multifase, la situación es más complicada y el caudal de todas las fases deberá ser indicado, aunque no
son necesariamente independientes.

Como se discutió en el capítulo 7, hay dos tipos básicos de fronteras (véanse las figuras 7.7 y 7.8):

1. Frontera cerrada (
2
) no hay flujo de cualquier fase a través de una frontera cerrada, el producto de la velocidad de
Darcy y el vector normal n se desvanecen:

=

. = , = , ,

(9.29)

Donde n es la normal a la frontera y

=

/

es la capacidad de transmisión entre la dirección de la normal.
Tenga en cuenta que el gradiente de potencial debe anularse sólo si la fase en particular es móvil en (

>0) la
frontera. la ecuación (9.29) está escrito en términos de

en las condiciones de reserva este no incluye el factor
volumétrico de formación Bi.

2. Fronteras abiertas al flujo (
1
) y (
3
). En este caso, las tasas de flujo

al cruzar la frontera son especificadas. El flujo
en unidades de reserva es:

273

∇h. n = q
l
Γ ΓΓ
1
, Γ
2
(9.30)

En la frontera
3
, donde se inyectan los líquidos, las tasas de flujo para cada fase son controladas y por lo tanto
conocidas. en el caso de la inyección real, por lo general sólo una fase que se inyecta, o la composición de la mezcla
se sabe. Asimismo, la inyección representa a menudo la influencia de las partes de un depósito más allá del límite
elegido Γ. en este caso, el límite de la inyección se divide generalmente en zonas donde se inyecta una sola fase. En
ambos casos, el saber la cantidad es la tasa total de

para un límite dado
3
representa un pozo o de una zona de
inyección. Por lo tanto, mientras ecuación

() (9.30). No se sabe, se puede especificar

=

3
= (9.31)

Esta ecuación es un obstáculo más que una condición de borde. Una situación diferente existe en la frontera

,
donde los fluidos se producen normalmente en el pozo. En esta distribución de la frontera de las fases no pueden ser
controladas: de hecho, la distribución de fluidos de producción es el principal resultado de esto, por ejemplo, una
simulación de la conicidad. La condición impuesta, que de nuevo es un obstáculo más que una condici ón de borde,
es el Especificado tasa total de flujo de petróleo del pozo.

=

1
(9.32)

O rata de liquito total

= (

+

)

1
(9.33)

O rata de fluido total

= (

+

+

)

1
(9.34)

También, se puede expresar para especificar las tasas a las condiciones estándar, en lugar del yacimiento.
El problema de la asignación de condiciones de contorno

(z) para la producción o los límites de la inyección, por lo
tanto dos aspectos posibles:

1. En un punto dado en la frontera, el caudal debe ser distribuido entre las fases. Este problema ha sido
discutido en detalle en el capítulo 5, sección 5.7
2. El flujo de cada fase deben ser distribuidos a lo largo de la frontera

La distribución correcta debe, por supuesto, cumplir la ley de Darcy. Podemos escribir, por ejemplo, para el caso de
velocidad del líquido total especificada

()

()
=

1

1
= , (9.35)

Y

=

+

(9.36)

Por lo tanto, las presiones y las saturaciones en la frontera son conocidas, estas ecuaciones se pueden utilizar para
definir

. El problema es definir las condiciones límite en la distribución de los caudales sin saber la solución.

9.4.2 condiciones de compatibilidad y sus limitaciones

La distribución de las tasas a lo largo de la frontera no siempre es arbitraria. Por ejemplo, para una buena
producción, la presión en la frontera debe ser la misma que la presión en el pozo. la distribución de presión en el
pozo, puede ser calculada a partir de las ecuaciones de flujo multifásico en tuberías verticales, determinando la
274

distribución de la producción a lo largo de la frontera perforada. Este requisito de la compatibilidad debe ser tenido en
cuenta sobre todo en las seccionales y los problemas de la conicidad y se discuten con más detalle en la sección 9.8

Del mismo modo, la compatibilidad de las presiones que determinan el flujo entre la matriz y la fractura en un
yacimiento fracturado.

Condiciones de este tipo pueden también producirse en los límites de la inyección, en estos casos las condiciones de
contorno se utilizan para darse cuenta la influencia del resto del sistema, por lo tanto no se simula, ya que las
condiciones de contorno para un modelo se determinan a partir de la simulación de una mayor porción.

Una restricción de un tipo diferente es a menudo importante en la práctica, cuando tiene una buena producción
sujeta a un determinado ritmo y una mínima presión de flujo en el fondo del pozo. Este caso es una combinación de
la tasa y las condiciones límite de presión.

9.4.3 Formulación en diferencias finitas

9.4.3.1 ecuaciones en diferencias de los puntos fronterizos

El manejo de puntos de la frontera el manejo de las condiciones de contorno en la ecuación de diferencias finitas es
exactamente como en un solo flujo de fase. Como se discutió en detalle en el capítulo section7.4 (7), los límites que
se supone que no hay flujo y la corriente se explican por los términos fuente.
Las ecuaciones de los puntos de la frontera de nuevo se pueden escribir en la forma (9,9), si los coeficientes son
convenientemente modificados. Por ejemplo, para el caso de la figura 7.9, es suficiente para definir:

−1/2
= 0

1
2
=

Figura 9.6 representación de los pozos en los diferentes tipos de grids. (a) Single well
(b) Cross-section (c) areal

Y utilizar de nuevo las ecuaciones de los tipos de (9,6) y (9,8) para calcular

y

.

Pasamos ahora a la cuestión de determinar los términos fuente

en un punto límite determinado. Esto es
completamente análoga al caso 1-D discutido en la sección 5.7 (capítulo 5), una vez que los términos de la
transmisibilidad han sido adecuadamente definidas.

275

Consideremos en primer lugar de producción a través de una cara de un solo bloque (i, k), como se muestra en la
figura 9.6 (a). Esto puede representar un límite y para un modelo de conicidad o una frontera a través del cual hay un
movimiento de fluido. Entonces podemos discretizar la ecuación. (9.30) como en el caso 1-D

= −

∆∆

+1/2

+1


+1/2

+1


+1/2
(9.37)

Para dentro de la grid, ya sea en las secciones transversales (Fig. 9.6B) o el modelo de áreas (Fig. 9.6c), el caudal
puede ser expresado como:

= −
l
ì ∆Ф

= −

∆Ф

(9.38)

Donde W saber que
l
ì =
rl
kk /
l
u
es un coeficiente de movilidad, representante de la zona alrededor del pozo,
y ∆Ф es la diferencia de presión entre la presión del flujo de agujeros de fondo y la presión de la media de la W
coeficiente block.The es proporcional al índice de productividad del pozo consuetudinario, pero no incluye el efecto
de la movilidad de fluidos. La ecuación (9.38) para la fase de aceite se convertirá en el índice de productividad
familiar ecuación

= ∆Ф

Si la presión del bloque está cerca de la presión al que el radio de drenaje del bien y si Sw= Swc y Mx = 0. El WI
coeficiente puede ser calculado a partir de PI por medio de ì

, = 0 y, si es necesario, que representa el
tamaño de bloque (que puede ser menor que el radio de drenaje). Esto puede hacerse utilizando métodos descritos
en la sección 7.7 (el capítulo 7).

Una vez que hemos definido los términos de la transmisibilidad TQ (9.37) o (9.38) las distintas opciones y los
métodos para la distribución de la tasa considerada en el capítulo 5 se pueden aplicar directamente.

9.4.3.2 Distribuciones de la producción entre los bloques

De la fórmula para la distribución de la producción entre los bloques se obtiene de la fórmula de un solo bloque por la
suma de los bloques. En una muestra de simulación de la sección o la conicidad, el bien normalmente penetrar una
columna de bloque y se puede escribir para el caso de la tasa total de QRR

=
(

)

∆Ф

(

)

∆Ф

(9.39)

Para el método de la distribución de potencial:

=
(

)

(

)

(9.40)

Para el método de asignación de transmisibilidad. Es preciso reconocer que la ecuación (9,40) supone no sólo que
el gradiente de saturación es cero (i, e., gradiente de potencial igual para todas las fases), sino también el gradiente
de potencial igual para todas las capas. Por lo tanto, la asignación de movilidad puede dar resultados erróneos en el
caso de la heterogeneidad vertical grande, especialmente cuando no existen capas intercomunicadas (Nolen y
Berry, 1972)

Ninguno de los métodos anteriores reconoce la condición de compatibilidad en el caso del flujo en el pozo. Mientras
que la solución rigurosa a este problema se da en la sección 9.8, vamos a describir aquí un procedimiento de
aproximación que pueden ser utilizados con éxito across-secctional y modelos 3D.
Consideremos de nuevo una columna vertical de bloques de producción. Suponemos ∆

= ∆

=

donde

se conoce y

es la presión en el pozo. La caída de presión en el pozo puede ser aproximada por la densidad
en cabeza, lo que da la condición de compatibilidad, como:

) 41 . 9 ( ) (
2 / 1 1 + +
A =
k
w
k
w
k
z p p p



Donde es la densidad media.

Entonces, las tasas pueden ser expresadas en términos de

, que es la presión del pozo perforado en el bloque superior (k=K).
La tasa total es por lo tanto:
276


= (

)

+ ( )
2 / 1 +
A
m
z p
−1
=


(9.42)

La ecuación se puede resolver por

y después (9.41) dará

y ∆

para cada capa para la determinación de

:

=

(9.43)

La ecuación (9.42) debe ser resuelta mediante la presión en un tiempo conocido n, y por lo tanto

=

. El
tratamiento explicito en la ecuación (9.43) introduce inestabilidad y por lo tanto las tasas deben ser tratadas
implícitamente:

=

+

(

+1

)
=

+


(9.44)

Esta ecuación es satisfactoria cuando la transmisibilidad puede tratarse de forma explícita. Sin embargo la tasa total
del pozo no se mantendrá con la ecuación (9.44). La desviación con respecto a la tasa prevista es proporcional a los
cambios de presión sobre un paso de tiempo y si la tasa se requiere con más precisión, se debe utilizar algún
procedimiento iterativo.

Con un tratamiento implícito de la transmisibilidad, las tasa también deben incluir términos implícitos con respecto a

, como se discutió en la sección 5.7 (capitulo 5).


9.5 CONDICIONES INÍCIALES

La usual condición inicial de un yacimiento fue primero tratada en la literatura por Muskat en 1949, es el estado de
equilibrio estático en el cual la velocidad de todas las fases son cero. Entonces las presiones son funciones
únicamente de z y

=

= , , (9.5)

Debido a las diferencias entre la fuerza gravitacional y la fuerza capilar de los fluidos segregados (Fig. 9.7).




FIG. 9.7. Saturación Inicial y distribución de la presión en el yacimiento

Si esto es asumido algunas curvas de presión capilar y saturación crítica son aplicadas para la fase de producción y
también pueden ser usadas para el estado en equilibrio, entonces la presión y la distribución de la saturación está
determinada únicamente por la especificación de una presión y dos saturaciones de referencia:

>

a una
profundidad

en la zona de transición aceite-agua, y

>

para

en la zona de transición aceite-gas.
277

En la zona de transición ambas fases son móviles. Teniendo en cuenta que la condición (9.45) se aplica sólo cuando
la fase es móvil. Por ejemplo, para elevaciones superiores a

en la Fig. 9.7, la saturación del agua es

y por
tanto

=

(

). Por lo tanto el agua en esta zona seguirá el gradiente de densidad del aceite como es
mostrado en la figura por una línea discontinua. Del mismo modo, cuando la saturación de agua llega a

y por
consiguiente

= 0 el gradiente de presión del aceite sigue el gradiente del agua. Sin embargo, esto no es
generalmente valido para asumir algunas saturaciones criticas finitas para la fase de aceite en la zona de agua
formada por un acuífero natural, donde

= 1. La distribución de saturaciones mostrada por la línea discontinua en
la parte izquierda de la Fig. 9.7, podría resultar para producciones anteriores por un empuje de agua en el fondo del
yacimiento, seguido por periodos de cierre.

En el modelo de diferencias finitas, es habitual para calcular

=

(

) y luego definir

=

(

). Esto no tiene
en cuenta un promedio sobre el grosor de un block. En el caso extremo de que

→ 0 entonces podría conducir a un
error en el volumen inicial en lugar de hasta

2
(

). Esto es ilustrado en la Fig. 9.8, donde el promedio
real de la saturación para el block es mostrado por la línea punteada. En la mayoría de los casos este error no es
grave debido a grandes incertidumbres en la definición de los volúmenes del lugar del yacimiento. Cuando sea
necesario, el promedio se debe hacer mediante la definición de pseudo-funciones para cada capa y en el espesor de
la misma, y estas funciones también deben ser utilizadas en la simulación de flujo, por lo menos durante el período
inicial. De esta forma, la simulación de flujo horizontal también será coherente con el promedio de las saturaciones.
El concepto de pseudo-funciones será discutido en el capítulo 12.


FIG. 9.8. Discretización de las condiciones iníciales.


9.6 SIMULACIÓN DE ACUÍFEROS

Para la producción de petróleo de muchos yacimientos, la fuente de energía es de un acuífero adyacente. El acuífero
puede ser siempre simulado por su inclusión en la grid computacional. Porque sólo hay una sola fase de flujo en el
acuífero, una grid gruesa puede ser utilizada, como se muestra en la Fig. 9.9.



FIG. 9.9. De una grid que cubre el yacimiento y el acuífero.

Este tratamiento aumenta considerablemente el número de grid blocks necesarios, incluso cuando un grid grueso
se utiliza en el acuífero. El aumento del tiempo de ejecución y almacenamiento son sólo rara vez justificados, porque
el acuífero no suele ser tan bien definido como el yacimiento.
Ya que el acuífero causa la afluencia del agua al yacimiento, su influencia puede ser simulada restringiendo el grid
para el yacimiento y definiendo adecuadamente la afluencia de agua en los bloques que están sobre el límite del
acuífero del yacimiento. (También es posible extender el grid de modo que los bloques del límite se encuentren en el
acuífero; Abrigos (1968).)




278

Tres métodos de cálculo de flujo del acuífero son descritos a continuación:

(a) Acuífero „Pot‟. Si el acuífero es relativamente pequeño y esta cerradas las fronteras, este estará en equilibrio
aproximadamente con el yacimiento en todo momento. Por lo tanto, el flujo se produce sólo cuando la presión en los
límites del acuífero cambia, por ejemplo.

= −

P

(9.46)

Donde QA es la rata de entrada en unidades de yacimiento volumen/día, c es la compresibilidad total (agua y roca) en
el acuífero ( =

+

), VpA el volumen poroso del acuífero, y

es la presión promedio en el límite
acuífero/yacimiento (asumiendo que puede ser igual a la presión promedio del acuífero

).

En la forma de diferencias finitas, (9.46) se convierte en:

+1
= −

(
+1

)


(9.47)

Donde

ha sido reemplazada por la presión

del bloque y

es la parte del

esta ‗pertenece‘ al bloque ij del
yacimiento. Por ejemplo,

puede ser definido en el caso áreal como:

=

=∝

(9.48)

Donde

es el área de entrada al acuífero por el bloque (ij) y la sumatoria se extiende a todos los bloques con flujo
al acuífero. En un yacimiento heterogéneo, esto puede ser mejor para distribuir el flujo de acuerdo a las
transmisibilidades.

(b) Acuífero Infinito en Estado-Estable. (Schilthuis, 1936; Katz y otros. 1963) En este modelo asumen que las
presiones en el límite exterior del acuífero no cambian. Entonces la rata de flujo es calculada como:

=

(

) (9.49)

Donde

()
es la presión en el límite exterior del acuífero y se asume que esta es constante.

En la forma de diferencias finitas, nosotros la definimos análogamente con (9.48)

=

donde ∝

es un
coeficiente que distribuye el flujo entre los bloques, y dejando

=
1
2
(
+1
+

)

para el intervalo de tiempo desde
t
n
hasta t
n+1
. Entonces:

+1
=

()


1
2

+1

(9.50)

(C) Acuífero en Estado Inestable. Los dos métodos descritos arriba representan casos extremos. Para el pot del
acuífero, el influjo no depende del nivel de presión (la presión promedio del acuífero
sigue la presión ). Para el
acuífero en estado estable,
no cambia:
=

()
. En realidad, la tasa de influjo está entre estos extremos y se
puede obtener resolviendo la ecuación de flujo transitorio para el acuífero. Este método ha sido desarrollado por Van
Everdingen y Hurst (1949), y Hurst (1958) para cálculos analíticos, y permite el cálculo de QA(t) en algunos casos
sencillos. Se pueden obtener soluciones analíticas para dos casos básicos de caída de presión constante (

( )
-

) o
tasa constante QA (conocidos generalmente como los casos de presión terminal constante y tasa terminal constante).
Se puede escoger entre expresar los resultados utilizando ―funciones de influencia‖ QI(t) y PI(t) como se muestra a
continuación:
() =

() = ()(

)

0
(9.51)

Para el caso de presión constante

, y

()

() = ()

(9.52)

Para el caso de tasa constante QA. Las funciones QI y PI dependen de la geometría y propiedades del acuífero. Por
ejemplo en la sección 7.7 (capitulo 7) se explicó una solución aproximada de la ecuación (9.52) para el caso de un
acuífero cilíndrico con radio externo re. Se han tabulado funciones de influencia para muchos otros casos (Katz y
otros., 1963; Katz y Coats, 1968). Teniendo en cuenta que

y QA son variables para un acuífero real, la solución
correcta se debe obtener usando el principio de superposición junto con el balance de materia efectuado en el
yacimiento (Van Everdingen y Hurst, 1949). Carter y Tracy (1960) propusieron un método simplificado, ideal para
279

aplicar en computadora. Este método emplea la función de influencia de la tasa terminal PI (t) y conduce a la
expresión

+1
=∝

+(
+1

)

(9.53)

Donde a(t) y b(t) son funciones de PI(t) y flujo entrante acumulado W(t) (ver ejercicio 9.1 para la definición de a y b).
Fetkovich propuso (1971) un enfoque simple, aplicable a cualquier acuífero finito. En este método, la tasa de flujo de
entrada durante el paso de tiempo n se calcula a partir de la ecuación de la tasa:

+1
= ∆

(

+1
(9.54)

Donde

es la presión del acuífero promedio en el tiempo

y J
n
es el índice de productividad del acuífero. Después
de que se termina el paso de tiempo, se calcula el flujo de entrada acumulado W
n+1
, y se actualiza

+1
usando la
ecuación de balance de materia sobre el acuífero. Fetkovich muestra que uno pueden usar las ecuaciones de estado
pseudo-estable o estado estable obtenidas en el capítulo 7, sección 7.7 para definir JA durante un paso de tiempo
incluso cuando el comportamiento del acuífero es transitorio.
Así, este método es completamente análogo al tratamiento de pozos individuales en el capítulo 7 y mediante una
buena elección de la función de tasa (9.54) se pueden abarcar todos los tres tipos de comportamientos de acuíferos
descritos anteriormente.

9.7 SIMULACIÓN DE ÁREAS Y LOS PROBLEMAS DE LA SECCIÓN TRANSVERSAL

En esta sección, veremos algunas técnicas especiales, la mayoría de las cuales son problemas comunes en las
áreas y las secciones transversales.

9.7.1 Uso de Grid Curvilíneo

El grid curvilíneo se ha tratado en detalle en la sección 7.10.2 (Capitulo 7). El tratamiento aplica igualmente a flujo
multifásico. Sonier y Chaumet (1974) reportaron el uso de grid curvilíneo ortogonal para simulación áreal. Ellos
sugirieron que la distribución de flujo (potencial) en estado estable en una sola fase con pozos fuentes o sumideros
se podrían usar para desarrollar líneas equipotenciales y stream lines (líneas de flujo), y estas líneas se podrían usar
para definir un grid ortogonal. Esto resulta en un grid con mayor definición alrededor de los pozos, los cuales en
cambio pueden requerir tratamiento implícito de las transmisibilidades.

Un grid de este tipo es conveniente en el estudio de desplazamientos áreales en patrones de sumideros, cuando se
puede construir fácilmente la grid. Tales grid darán predicciones precisas de avance en el tiempo y la presión del
pozo con menos grid blocks que una grid cartesiana con una grid convencional refinada irregularmente alrededor del
pozo. De acuerdo con Robertson and Woo (1976), un beneficio adicional de la grid curvilínea es que esta reduce los
efectos de orientación de la grid. (Ver sección 9.7.3).

Para la simulación de un campo entero con un gran número de pozos separados arbitrariamente, la construcción de
la grid es más difícil. Porque el número de blocks que pueden ser utilizados están normalmente limitados por las
limitaciones del computador, esta grid curvilínea es rara vez utilizada y los detalles del flujo en los alrededores del
pozo son obtenidos por los métodos discutidos en la siguiente sección.

Hirasaki y O‘Dell (1970) discuten el caso más general de un yacimiento en tres dimensiones (3D) de un yacimiento
con dip y espesor variable. Ellos muestran que grandes errores pueden ocurrir, si las transmisibilidades son
calculadas para tamaños de block que se proyectan en plano horizontal y el espesor es medido en la dirección
vertical. La solución correcta puede obtenerse utilizando siempre grid curvilíneo y el operador diferencial general
incluye los términos de las derivadas transversales.

En la práctica, se obtienen buenos resultados con coordenadas cartesianas orientadas a lo largo del plano del
yacimiento si el ángulo de inclinación es pequeño o aproximadamente constante, como se muestra en la figura 9.10
(izquierda). Para casos con ángulo de inclinación y espesor variables como se muestra en la figura 9.10 (derecha),
puede ser construida una malla aproximadamente ortogonal proyectando un plano cartesiano areal construido en el
plano promedio y luego construyendo una malla vertical perpendicular al plano real. La malla vertical construida de
esta manera puede ser usada para modelos de sección transversal o para proveer la dirección en la cual el espesor
en los bloques es determinado en modelos áreales. En todos los casos las ecuaciones 7.111 pueden ser usadas
para calcular las transmisibilidades conociendo todas las dimensiones áreales medidas a lo largo de las superficies y
los ∆z perpendiculares a ellas, más que en las direcciones horizontal y vertical.
Hirasaki y O‘Dell (1970) también mostraron los errores asociados al usar coordenadas distorsionadas en el plano
areal (Fig. 9.11). Tal malla aporta una manera de acomodación conveniente de alineamiento de pozos, fallas y
fracturas. Ellos mostraron que despreciar el término de derivada transversal causa grandes errores para θ≥15º.
280

Consecuentemente, esta malla debería ser usada con ecuaciones diferenciales convencionales solamente para
ángulos pequeños θ<5º.

Fig. 9.11. Sistema de coordenadas distorsionadas

9.7.2. Tratamiento de pozos individuales

Debido a que el tamaño de bloque es grande comparado con el radio del pozo, un modelo areal o de sección
transversal no puede predecir saturaciones y presiones en el pozo sin un tratamiento especial.

9.7.2.1. Predicción de presión de pozo

En problemas de flujo de una sola fase la presión de fondo fluyendo pwf puede ser predicha desde la presión de
bloque pij teniendo en cuenta el flujo radial dentro del área del bloque. Ecuaciones apropiadas para esto fueron
desarrolladas en el capítulo 7, sección 7.7.
El mismo análisis aplica igualmente para flujo multifásico si Q es la tasa total en unidades de yacimiento y ì es una
movilidad total representativa.

=

+

+

Las tasas para fases individuales son entonces distribuidas como se explica en la sección 9.4. Las ecuaciones (7.60),
(7.63), (7.64) o (7.72) son útiles cuando es necesario simular un pozo produciendo en contra de una presión de fondo
fija Pw (condición de límite de presión). La tasa desconocida Ql
n+1
es expresada de acuerdo a esas ecuaciones como:

+1
=

(

+1
) (9.55)

La cual puede ser fácilmente implementada incluyendo Clpwf en el vector Q y modificando el elemento diagonal
correspondiente de la matriz T.

El principal problema al aplicar la fórmula 9.55 es obtener el valor correcto de la movilidad

, la cual debe tenerse
en cuenta para los cambios de saturación de la vecindad del pozo y en general no puede ser determinado desde las
saturaciones promedio del bloque. En la sección siguiente, introduciremos métodos para predecir saturaciones en el
pozo (o distribución de tazas) a partir de las saturaciones del bloque. Algunos de ellos pueden ser también usados
para obtener la correcta presión de pozo, y pueden ser así vistos como métodos para la determinación de

.

9.7.2.2 Manejo de Producción en Flujo Multifásico

La producción relativa de cada fase (WOR, GOR) depende de las saturaciones en el pozo. Debido a que la
saturación Slij es un volumen promedio del bloque, el WOR y GOR calculados son usualmente demasiado grandes
cuando son basadas en movilidades calculadas a partir de Slij. Tales cálculos conducen a predicciones optimistas de
tasa de recobro de aceite. Este problema es común en simulaciones de 2D y de 3D.

Hay muchos métodos los cuales pueden ser usados para obtener predicciones realistas. La idea común es obtener
relaciones para comportamiento de conificación de pozo como función de la saturación promedio del bloque Sav = Sij
(y posiblemente algunos otros parámetros). El método entonces difiere por las técnicas usadas para predecir el
comportamiento cónico. El resultado puede ser usado en el modelo de yacimiento de dos maneras:
a. Definiendo las curvas de permeabilidad pseudorelativa que son diferentes de las curvas para flujo dentro del
yacimiento. Estas curvas son entonces usadas para la distribución de la producción. El cambio de las curvas de
permeabilidad pseudorelativa depende de los procesos de desplazamiento. Un ejemplo se muestra en la figura
9.12. Para manejo de agua en el fondo la curva de pseudo Krw estará sobre la curva de yacimiento (curva 1, Fig.
9.12). Sin embargo, para la conducción de agua en el borde, la pseudo-curva estará debajo de la curva de la
281

roca (curva 2), debido a que el agua no invadirá los bloques en la periferia (Stright, 1973). Este concepto de
pseudo-funciones se discute en el capítulo 12.


Figura 9.12 Permeabilidades Pseudo-relativas para un pozo

b. Desarrollando correlaciones de WOR (GOR) como un función de Sav. Aunque cada pozo podría tener una
correlación única, es posible frecuentemente desarrollar correlaciones generales con parámetros como espesor
de la formación etc. (Stight, 1973; Blades y Staright, 1975).

Obviamente, los dos métodos de expresión de comportamiento de conificación son equivalentes. Ahora discutiremos
brevemente tres tipos de métodos para obtener esas correlaciones, las cuales también representan tres niveles de
sofisticación.

(a) Correlaciones de conificación Analítica.

La correlación clásica de Sbocinski y Cornelius (1965), la cual sólo predice el tiempo de ruptura han sido extendidos
por Bournazel y Jeanson (1971), Telkov (1971) y Cotin (1971) para predecir WOR. Sin embargo, estas correlaciones
generalmente no son confiables hasta que hay suficiente historia para calibrarlas con el comportamiento del campo.
Un método de este tipo fue también propuesto por Chappelear e Hirasaki (1976). Su método tiene la forma de una
ecuación empírica, la cual es cuadrática en el corte de agua y concuerda adecuadamente con resultados de algunos
estudios de modelos de conificación.

(b) Correlaciones basadas en simulación de conificación

Aunque incluso las mejores correlaciones analíticas tienen un número de suposiciones simplificadas, las
correlaciones para problemas prácticos son usualmente desarrolladas desde simulaciones desde simulaciones de
conificación 2D. El volumen total de poro del modelo de conificación debería al volumen de poro del correspondiente
bloque areal. El flujo entrante en el modelo de cono puede ser determinado aproximadamente desde una simulación
areal con curvas de kr de yacimiento o estimado desde pseudo-curvas para el pozo. Estas tasas cambiarán cuando
las pseudo-curvas propias sean usadas y así las correlaciones deberían ser iterativamente actualizadas hasta que
ambos modelos predigan el mismo comportamiento de WOR y GOR. En la mayoría de los casos, la sensibilidad de
las correlaciones para la tasa del flujo de entrada es pequeña y las iteraciones no son necesarias.

(c) Modelo de Acoplamiento de un pozo (Conificación) con el modelo de yacimiento

Este es el más riguroso, pero también la aproximación más costosa. El trabajo de Akbar et al. (1974) describe el uso
de un simulador radial 1-D acoplado con un modelo areal 2-D. Mientras que esta aproximación da una distribución de
presión razonable, no es válida para predecir la conificación debido a que la dimensión vertical es despreciada.
Mrosovsky y Ridings (1974) desarrollaron una técnica para acoplamiento de modelos radiales 2D con modelo de
yacimiento 3D (o 2D). Este procedimiento predice tanto la presión como las saturaciones del pozo. La técnica incluye
iteraciones entre los dos modelos durante un paso de tiempo para obtener el flujo de entrada correcto en el modelo
de conificación. Tales enfoques pueden ser demasiado costosos.

9.7.3 Fenómeno de Orientación de la malla

Considere la simulación del desplazamiento en patrón de cinco puntos. Debido a la simetría, la malla puede ser
orientada en dos caminos como muestra la figura 9.13, los cuales son llamados malla diagonal y paralela. Debido a
que el elemento más pequeño de la simetría es la mitad del la malla diagonal se debería usar este para mejor
eficiencia computacional.
282




Fig. 9.13. Definición de Malla paralela (a) y diagonal (b).

Sin embargo, se ha encontrado que bajo ciertas condiciones, las dos orientaciones de la malla suministraran
repuestas bastantes diferentes y se han llamado el fenómenos de la orientación del malla. Si se simula la inducción
de un solo pozo, los contornos de saturación se verán como se muestras sistemáticamente en la figura 9.14 a y b.
Estas dos soluciones son incorrectas debido a que el frente debería ser esencialmente radial hasta que mueve
suficientemente cerca de los pozos productores.


Fig. 9.14. Contornos de saturación calculados alrededor de pozos inyectores en malla diagonal (a) y malla
paralela (b).

Para tiempos tempranos los dos perfiles de saturación obtenidos numéricamente son casi idénticos cuando se rotan
con el sistema de coordenadas. Es obvio que la irrupción predicha se dará en un tiempo menor que el esperado para
la malla paralela y la diagonal este tiempo será mayor que el esperado. El hecho importante, fue reportado por Coats
et al (1974), y confirmado por muchos otros, es que la solución de las diferencias finitas converge en dos resultados
diferentes para las dos orientaciones de la malla a medida que se refina la malla. Esto indica que el fenómeno no
puede ser solo por resultado de errores de truncamiento (un ejemplo similar se discutido en capitulo 5, Sección
5.5.1).

Las forma característica de diamante de los frentes de saturación fue señalada primero por Todd et al. (1972). Estos
autores encontraron poco efecto de orientación en desplazamiento miscible con una relación de movilidad entre 1 y
10 (desfavorable) y demostraron que la medición de dos puntos aguas arriba de la permeabilidad relativa reduce el
efecto, pero la solución aún converge a dos diferentes resultados. El trabajo de Todd et al. (1972) y Spivak et al.
(1977) indica que el efecto de orientación es relativamente suave para aplicaciones de inyección de agua. Sin
embargo, Coats et al. (1974) han mostrado que el efecto puede ser grande para simulación de desplazamiento con
vapor con una tasa de movilidad altamente desfavorable. El problema es aun mas grave para simulación de
desplazamiento miscible, donde los resultados son inaceptables aun para tasas de movilidad moderados (Settari et
al., 1997).

9.7.3.1 Factores que afectan el efecto de orientación.

En general, el efecto de orientación se incrementa cuando se incrementa la altura del frente de saturación y es más
grande para el desplazamiento tipo pistón (Fig. 9.15). La forma del frente depende de las curvas de kr y la tasa de
movilidad.

283


Fig. 9.15. Dependencia del efecto de la orientación en las características del flujo fraccional.
Por otro lado, el efecto de orientación decrece con los términos cómo dispersión (presión capilar y gravedad en flujo
miscible y dispersión física en desplazamiento miscible), el cual tiende a suavizar el frente (Fig. 9.16).
En la solución de problemas miscibles, el error de orientación se incrementa cuando se incrementa la tasa de
movilidad desfavorable y disminuye cuando incrementa la dispersión. El efecto es casi cero para unitaria o favorable
tasa de movilidad.


Fig. 9.16. Dependencia del efecto de la orientación en los términos de dispersión.

La extensión de los problemas en los efectos de orientación en la sección trasversal son difíciles de evaluar porque
este tendría que ser obtenido con la comparación de soluciones analíticas. Sin embargo, creemos que el efecto de la
orientación es de hecho beneficioso para aproximaciones estándar de las diferencias finitas. Uno de las
preocupaciones principales in los problemas de sección trasversal es la simulación correcta de UNDERRUN O
OVERRIDE. Debido a la dispersión numérica (error de truncamiento), a veces es necesario usar un gran número de
blocks en dirección vertical para obtener la precisión requerida (Fig 9.17). el efecto de orientación del grid resulta
en un flujo preferencial a lo largo de la línea del grid que en este caso contrarresta la MEZCLA vertical causada por la
dispersión numérica.


Fig. 9.17 Efecto de la dispersión numérica en la sección trasversal en un problema de inyección de gas.


9.7.3.2 técnicas para eliminar el efecto de la orientación

El origen del efecto de la orientación puede ser mostrado por el siguiente argumento heurístico:

Considere inyección de agua en un yacimiento de aceite y asuma que usamos un método implícito en
transmisibilidades. Entonces la saturación de agua en cualquier grid block puede incrementar por encima del valor
irreducible solo cuando una de las transmisibilidades para este bloque se convierte en un valor diferente de cero.
Como primer paso solo la saturación en el bloque de inyección puede cambiar. En el segundo paso, la saturación de
agua se vuelve móvil en los dos puntos adyacentes, etc., como se muestra en la fig. 9.18.
El frente de la saturación de agua móvil se propaga como una línea recta diagonalmente con relación al sistema
coordenado. Tal forma es obtenida cuando el efecto de orientación es muy fuerte (ver Coats et al. (1974)). La razón
para esto es que la movilidad del agua en el punto (i,j) puede resultar en movilidad (i+1,j) y (i,j+1) pero no en (i+1,j+1)
en el siguiente paso. Esta es la consecuencia de usar la formula de diferencias finitas de cinco puntos.
Aparentemente el problema no puede ser satisfactoriamente solucionado a menos que los puntos de la diagonal
(esquina) sean incluidos en la formulación. Esto es justificado por recientes investigaciones discutidas a continuación.
284


Fig. 9.18 Propagación de movilidad con transmisibilidades explicitas.

Holloway et al. (1975) propuso un método en cual corrige los términos de flujo que son calculados, que presenta para
el flujo diagonal. Esto unido con el ponderado de dos puntos upstream da como resultado una reducción el efecto de
la orientación. Esto método no parecen ser una solución completa. La mayor parte de la mejora resulta del
ponderado de los dos puntos upstream de Todd et al. (1972). Sin embargo, esto es solo una mejora de segundo
orden. Y aunque es evidente cuando el efecto de la orientación es leve, falla para condiciones muy graves, como se
muestra para el desplazamiento miscible por Settari et al. (1977). Esto también confirmado por Holloway et al. (1975),
quien no fue capaz de eliminar el efecto de orientación del grid para un problema de inyección de gas. Soluciones
libres del efecto de orientación pueden ser obtenidas por cualquier variación o aproximación de nueve puntos de
diferencias finitas. Aproximaciones variables han sido mostradas que son efectivas para desplazamiento miscible por
Settari et al. (1977) y para desplazamiento inmiscible por Spivak et al. (1977).

Un método de diferencias finitas usando aproximación de nueve puntos fue desarrollado por Yanosik y McCracken
(1976). Debe notarse que esta formulación es similar a la aproximación de variaciones usada por Chapeau. Cuando
es necesario simular desplazamientos inestables con una aproximación convencional de cinco puntos, el uso de grid
paralelos da más resultados realistas tanto de vapor (Coats et al. 1974) y desplazamiento miscible (Settari et. al.
1977). Una alternativa fue sugerida por Robertson y Woo (1976) quien sustenta que el uso de grid curvilíneas (ver
capitulo 7, Sección 7.10) elimina efectos de orientación para desplazamiento miscible.

Sin embargo, ellos no sustentaron su reclamo por mostrando convergencia de la solución numérica a la solución
verdadera.

9.8 SIMULACIÓN DE PROBLEMAS DE SINGLE-WELL

El principal problemas solucionando problemas de single-well es la estabilidad de las ecuaciones de diferencias
finitas. A causa de el grid radial diseñado en el modelo, el volumen de poro de los bloques usualmente varia por
muchos orden de magnitud entre el bloque mas pequeño y el más grande en el radio externo. Desde que la
estabilidad de las ecuaciones con tratamiento explicito de transmisibilidades (sección 9.3.2) será contralado por el
tamaño de bloque más pequeño, este método usualmente requerirá el uso de imprácticos deltas de tiempos
pequeños. Esto fue demostrado experimentalmente por primera vez por Welge y Weber (1964). Como se demostró
por Blair y Weinaug (1969), el tratamiento implícito de transmisibilidades (discutido en el capítulo 5, sección 5.5.2) es
necesariamente para este tipo de problema. De hecho, todos los métodos para tratamiento implícito de
transmisibilidades discutidos en el Capitulo 5 han sido desarrollados para soluciones de problemas de conicidad.
Además de estos métodos, el método secuencial discutido en la sección 5.6 (capitulo 5) también pueden ser usados.

9.8.1 Tratamiento de los términos de producción (modelo de pozo)

El tratamiento de los términos de producción es particularmente importante. Spivak y Coats (1970) han mostrado que
solo los tratamientos implícitos de los términos de producción resultan en varias veces incrementa su estabilidad
cuando las transmisibilidades son tratadas explícitamente.

Las transmisibilidades en los términos de producción pueden ser tratados implícitamente como se describe en la
sección 5.7.2 (capitulo 5). Además cuando la producción es de varias capas, el tratamiento también debería
satisfacer las correctas caídas de presiones en el wellbore (condiciones de compatibilidad, cf. Sección 9.4.2). las
ecuaciones para los términos de producción también son llamados un ―modelo de pozo‖ (Chappelear y Rogers,
1974).

El modelos de pozo más simple es obtenido cuando las solo las ratas son distribuidas de acuerdo con la movilidad
(ecuación 9.40). Nolen y Berry (1972) investigaron el error causado por esta simplificación comparada con la
285

asignación de la producción correcta de acuerdo con la ecuación (9.39) para el problema de Blair y Weinaug (1969),
ellos encontraron que los errores son pequeños a menos que el pozo sea completado a través de zonas de muy
baja permeabilidad. Ellos también reportaron que la evaluación explicita de Δφ en (9.39) causo problema de
estabilidad, los cuales son eliminados incluyendo un modelo simplificado que consiste en una columna adicional de
bloques representando el wellbore con muy altas transmisibilidad vertical. Chappelear y Rogers (1974) presentaron
un modelo de pozo, basado en las ecuaciones. (9.41) y (9.43), con la ecuación de la rata (9.43) tratado
implícitamente como:

+1
=

+

+1

+

Tanto

como el término no lineal de esta ecuación son iterativamente recalculadas hasta satisfacer la rata
establecida.

Sonier et al. (1973) propuso un modelo de pozo el cual tiene en cuenta la condición de compatibilidad a través de la
ecuación (9.41), pero también simula el efecto outlet (cf. Capitulo 5, sección 5.7) sin embargo, su tratamiento de la
condición outlet no es una parte integral de el régimen de diferencias finitas y iteraciones requeridas.

Un modelo de pozo consistente con la discretización de las ecuaciones, fue presentado por Settari y Aziz (974ª). Este
modelo maneja rigurosamente tanto el flujo en el wellbore y el efecto outlet y este es descrito a continuación. El uso
de la distribución de puntos grid con grid apunta a que el radio del pozo proporciona un medio natural para i ncluir el
modelo de pozo en las ecuaciones de diferencias finitas.

En lo que sigue, suprimiremos el subíndice i del punto del grid (i, k) al wellbore y considerar por simplicidad
únicamente flujo en dos fases.



9.8.1.1 Modelo de Pozo para el Centro del Pozo (Distribución de Puntos en el Grid)

Primero considere la distribución de la ratas de una bloque en capa k. antes de avanzar, i.e., si Swk< Swo el agua de
producción es cero, Qwk=0. Después del avance, la condición es Swk=Swo, o, si la ecuaciones son solucionadas en
términos de presiones,

=

=

(

) (9.56)

La ecuación para la fase agua para el punto k después del avance es remplazada por la ecuación. (9.56). después la
solución ha sido obtenido, el agua de producción puede ser encontrado por sustituir la solución en la ecuación
original de diferencias finitas para este punto. Acorde a la definición del residuo por ecuación. (5.18),
este puede ser escrita como

+1
=

+1
(9.57)

Desde

+1
=

+1
(9.58)

La solución será satisfecha, en el caso de específica producción total de crudo,

+1
=


+1

(9.59)

+1
= 0 Si Swk < Swo (9.60)

+1
=

+1

+1
Si Swk = Swo

Estas dos ecuaciones dan la distribución de rata en lugar de la ecuación (9.39).

Ahora vamos a considerar producción de varias capas. La presión en el wellbore p debe obedecer las ecuaciones de
flujo multifásico en tuberías. Flujo vertical en tubería es discutido, entre otros, por Govier y Aziz (1972). Descuido del
efecto de la energía cinética, la caída de presión total puede ser expresada como:

=

+

(9.61)

286

Donde Hg dz es el termino de cabeza hidrostática y dpf es la caída de presión de fricción. El término de fricción puede
ser expresado como:

=

Donde

es la rata fluyendo de aceite en el wellbore y Ff es función de la fricción el cual puede ser calculado por
uno de los métodos conocidos. Ecuación (9.61) se puede ahora discretizar como:

+1 2

=
+1

=
+1 2

+1

+
+1 2

+1 2

(9.62)


Esta relación remplaza la aproximación (9.41) en la distribución de puntos del grid, la presión en los puntos del grid
en el pozo es asumida a ser la misma que la presión en el wellbore, i.e. pk =

. Usando esto, podemos solucionar
(9.62) para

:

+1 2

=
1

+1 2

+1


+1 2

+1

(9.63)

La ecuación de balance de materia en el wellbore ahora puede ser escrita como (Fig. 9.19)



+1 2


−1 2

+

+1
= 0 (9.64)

Donde

+1
es la rata de producción desde la capa k.


Fig. 9.19. Combinación de ecuaciones del Wellbore con la ecuación de reservorio.


La ecuación de diferencias finitas (9.58) para el bloque de producción k puede se escrita como:

+
+
1
2



1
2

=

+1
(9.65)


Donde la rata de flujo interbloque qor y qoz son definidas en la Fig. 9.19 y qoac es el termino de acumulación. Usando
(9.64) podemos eliminar

+1
de (9.65) como se muestra en la Fig 9.19, la ecuación resultante puede ser escrita
como:

+
+
1
2

+

1
2

= 0 (9.66)



287

Donde:

+
1
2

=
+
1
2

+
+
1
2

Porque el Qo expresado como en (9.63) son de la misma forma como el termino de flujo vertical, ecuación. (9.66) el
cual incluye el modelo de pozo puede ser obtenida de (9.65) simplemente por omitir el término de producción y
modificando la transmisibilidad y gravedad en el término de flujo vertical como sigue a continuación:

(a) Remplace T Zo por T Zo +
1
F
f
= T Zo +TW
(b)
(c) Remplace γo por γ
o
+
T W
TZ
o
+ T W
H
g


Únicamente el bloque productor del tope tendrá el término de producción, el cual será la producción total de petróleo
Qto como se muestra en la figura 9.19. La margen de producción puede ser calculada de (9.57) y (9.58) después de
haber obtenido las soluciones. Los términos TW y Hg dependen de tasas desconocidas y en teoría requieren
repetición. La dependencia sin embargo es débil y la repetición no se necesita en la práctica.
El modelo descrito tiene las siguientes propiedades:

1- El único término de producción que aparece en las ecuaciones es el total de la producción Qto.
2- Tanto el efecto de salida como presión de caída del pozo son satisfechos rigurosamente.
3- El buen modelo no afecta la estructura de las ecuaciones.
4- Los términos buenos automáticamente son tratados implícitamente en la misma manera que interbloqueo las
posibilidades de trasmisión, y la tasa total es siempre satisfecha.

El modelo es extendido al flujo de tres fases especificando la producción de gas así:



Donde Sgo es la saturación de gas reduce la presión capilar gas- petróleo a un mínimo.

Cuando la presión del fondo del pozo es específica en vez de tasada, en la ecuación para la producción óptima del
petróleo el bloque K será reemplazado por la ecuación:

Pok = Pwf

En el caso de producción total de líquido la formulación requiere repetición, porque Qto no está corregido.

9.8.1.2 El modelo correcto para la rejilla del bloque central

Considere ahora el caso de un bloque central de la malla o un buen completado de columnas interiores de bloques.
En ambos casos la presión óptima será diferente del bloque de presión como se indica en la ecuación (9.55). El
método convencional de producción allocation el cual restringe el efecto de salida debería ser usado debido al gran
largo del bloque. La condición de compatibilidad puede ser fácilmente implementada cuando la producción optima
contra la presión especificada del fondo del pozo. Si la presión

al máximo de producción del bloque es conocida,

puede ser calculada para todas las capas a partir de (9.62) usando las tasas de tiempos anteriores.
Las tasas son entonces calculadas independientemente para cada capa. Si usamos la notación de la ecuación (9.55)
la tasa implícita tratada seria:

+

+

`

=

+ (

)`

+ (

)`

(9.67)

Donde Clk es una transmisión entre el bloque central y el pozo para un problema de conicidad con la malla centrada
en el bloque, o un coeficiente de producción en el caso de un buen localizado dentro del bloque.
Cuando una tasa constante es especificada, el mismo método podría ser usado si la presión desconocida

es
constantemente cargada para dar la tasa prescrita. Con un algoritmo ajustable, este procedimiento es estable y
288

usualmente requiere solo dos repeticiones. Un método alternativo es el de tratar

como un desconocido en (9.67)
y agregar la tasa de la ecuación al sistema. Este aproximamiento ha sido usado para la buena simulación de la fase-
singular del gas por Coats y es también discutida por Trimble y McDonald. La ecuación adicional es obtenida por la
suma de (9.67):

+

`∆

+

`∆

=


+


=

=+
(9.68)

Donde ∆
+

n el lado correcto puede ser calculado con (9.62). Ademas sabemos que podemos resolver el
problema por una matriz. Conveniente usar la ecuación descrita anteriormente para eliminar

como un
desconocido en cada una de las ecuaciones que contienen

+
. Debido a que (9.68) contiene ∆

para todos
los bloques productores, esta operación resulta ser el relleno de la matriz para tal ecuación para cualquier bloque
productor tendrá un 0 de coeficiente para todos los bloques desconocidos K = K,…., Kmax si Kmax - K > 1, la
estructura alterada de la matriz puede incrementar el ancho de la banda para ciertos ordenadores desconocidos y
requiere modificaciones de algoritmos para métodos repetitivos. Un ejemplo para cualquier método lineal con líneas
en dirección z, la línea que contiene no puede ser resuelta por el algoritmo de Thomas, porque el ancho de la banda
de la sub-matriz es 2 (Kmax - K) + 1

9.8.2 COMPARACIÓN DE ESTABILIDAD Y EFICIENCIA DE VARIOS TRATAMIENTOS DE TRANSMISIBILIDAD.

Diversos autores estudiaron los métodos para el tratamiento implícito de coeficientes para las dos fases del problema
usado por Blair y Weinaug (1969).


Fig. 9.20 Sensibilidad de paso del tiempo de los modelos de Letkeman y Ridings, Nolen
y Berry para el problema de Blair y Weinaug.

La información completa es encontrada en Settari y Aziz (1974). Letkeman y Ridings (1970). Nolen y Berry (1972)
además de otras obtenidas de resultados para este problema usando diferentes versiones del método SS. Letkeman
y Ridings usan P, S para la formulación con transmisibilidades lineares implícitas, Nolen y Berry usaron la misma
formulación con linealización y tratamientos semi-implicitos. Settari y Aziz usaron la formulación Po, Pw con las
iteraciones de Newton en la transmisibilidad de la matriz y el modelo bien descrito en la sección 9.8.1.1. Todos los
autores encontraron el modelo estable para los pasos en 100 días. Los resultados del tiempo y pasos son mostrados
en la figura 9.20 y 9.21. Los resultados de la tabla 9.21 fueron obtenidos con una de las repeticiones de Newton y por
esto son equivalentes al tratamiento linealizado. La lenta sensibilidad del tiempo-pasos del modelo de Settari y Aziz
es atribuido al buen tratamiento descrito anteriormente en la sección 9.8.1.1. La gran diferencia en los resultados
obtenidos por los 3 trabajos con esencialmente el mismo método de linealizacion no son muy confiables. El modelo
de Letkeman y Ridings tiene una gran sensibilidad en pazos de tiempo. La linealizacion de Nolen y Berry da unas
oscilaciones de saturación para ∆ = 100 dias, mientras el modelo de Settari y Aziz da una solución parcial.

289


Fig. 9.21 Sensibilidad de paso del tiempo de los modelos de Settari y Aziz, para el problema de Blair y
Weinaug


Esto muestra que el desempeño de un simulador puede ser fuertemente influido por pequeñas diferencias en la
implementación del método (mirar sección 9.8.3) y el buen modelo.

La viabilidad de la iteración de Newton. Settari (1973) estudió la viabilidad del método de Newton comparado con
el método de linealizacion. Sin embargo el método de Newton permite el uso práctico de pasos de tiempo ilimitados,
el número de repeticiones requeridos para la convergencia de un incremento de un paso de tiempo, como el paso de
tiempo es incrementado y aproximadamente igual al número de pasos de tiempo más cortos uno podría tomar el
método de linealizacion para alcanzar el mismo tiempo.(Tomemos como ejemplo el método de Newton que con un
paso de tiempo de 150 días requiere de 3 repeticiones, mientras que el método de linealizacion requiere 3
repeticiones en 50 días). Debido al tiempo truncado en errores de la solución implícita completa puede ser
demasiado larga , una mejor solución por la misma cantidad de tiempo invertido en el computador es usualmente
obtenida con el método de linealizacion y más corto en pasos de tiempo que el método de Newton con mas pasos de
tiempo. La truncación de errores puede ser controlada seleccionando el tamaño de paso de tiempo de tal modo que
la saturación máxima cambie con el paso del tiempo y no exceda un valor dado de usualmente 5-10%.

COMPARACIÓN DE LOS MODELOS SS Y SEQ No hay comparación disponible en la literatura entre estos dos
modelos. Veamos unos resultados obtenidos con algunos modelos comerciales. La figura 9.22 muestra la
comparación de los tres modelos para el problema de Blair y Weinaug. El modelo SS está basado en a P, S
formulación con la malla centrada del bloque y la distribución convencional de la producción.


Fig. 9.22 Comparación de los modelos SS y SEQ para el problema de Blair y Weinaug

290

El modelo SEQ es la modificación del modelo SS con transmisibilidades para la saturación de la ecuación calculada
de acuerdo con las ecuaciones (5.127). La línea marcada en el modelo SEQ II fue obtenido con un modelo descrito
por Coats (1976), el cual usa la ecuación 5.128 para calcular las transmisibilidades e incorporarlas en el modelo
descrito en el sección 9.8.1.2. Ambos modelos secuenciales dan ligeramente menos WOR que el modelo SS. La
figura 9.23 muestra la sensibilidad del modelo SEQ I en el paso del tiempo. Nótese que mientras el WOR es más
suave para pasos de tiempo arriba de 75 días, el correr con 100 días muestra signos de algunos problemas en la
estabilidad.


Fig. 9.23 Sensibilidad de paso del tiempo del modelo SEQ I

Ko (1977) también ha representado los resultados para este problema con un modelo secuencial. Su modelo es
similar al modelo de Settari y Aziz (1974) e incluye el modelo de la sección 9.8.1.1, modificado para el caso
secuencial. Los resultados de sus cálculos son suaves para ∆ para más de 100 días, pero el paso del tiempo es
más largo que aquel mostrado en la figura 9.23. Ko también hallo que en aplicaciones bidimensionales la estabilidad
mejora al decrecer los términos no lineales que envuelven el producto de saturación y los derivados de la presión
capilar.

9.8.3 CONSIDERACIONES PRÁCTICAS

Tratamiento en las curvas en coeficientes de transmisibilidad. Alguna discusión de este problema está en la sección
5.5 (capitulo 5). Es usualmente suficiente para usar las tangentes de curvas obtenidas de Kr, las tablas que serán
desmenuzadas constantemente si la interpolación lineal es usada.

Cuando las curvas apropiadas son usadas, podrían ser tomadas en la dirección del cambio de saturación esperado.
Esto es particularmente importante cuando la saturación alcanza el valor al cual una de las fases es inmóvil (en un
sistema 0-w; Sw=Swc ó S=1-Soirr). Considerando el caso del agua desplazando petróleo. Si Sw=Sc, la cadena de Krw
debería ser tomada como distinto de cero, mientras que S alcanza el valor máximo, la decantación de K debe
tomarse como cero (9.24) Ajuste de la decantación a cero en el S impide rebasamiento S porque no puede cambiar.
Si la decantación de K se establece en cero en el S de la transmisibilidad del agua sería tratada explícitamente en
ese momento con una posible pérdida correspondiente de la estabilidad.

Un problema similar se plantea cuando la saturación está cerca de los valores límites. Coats (1976) sugirió un
método de computación de curvas el cual previene el rebasamiento y donde Chappelear y Rogers (1974) describe el
tratamiento de las curvas para el flujo de gas cerca de Sgc.

291


Fig. 9.24 Manejo de laderas de las curvas de K en los extremos

Manejando el rebasamiento. Este problema está relacionado con la selección de los pasos de tiempo y el tratamiento
de las curvas discutidas anteriormente. Esto puede ser eliminado por el decrecimiento de los pasos de tiempo, pero
esto puede no ser muy práctico. Chappelear y Rogers (1974) discutieron la selección de los pasos de tiempo con
respecto al rebasamiento. Un pequeño rebasamiento puede ser tolerado, alternativamente la saturación puede ser
reajustada al valor correcto, el cual incurrirá en un balance material del error.

Algunas otras consideraciones prácticas son discutidas por Trimble y McDonald (1976). Su énfasis fue en el
incremento de la fiabilidad la cual es conseguida por el tratamiento implícito de las variables que son tratadas
implícitas normalmente (tal como la presión dependiente de las propiedades de los fluidos) y el uso de la iteración de
Newton. Esto debe ser reconocido que su fiabilidad es ganada a expensas del incremento computacional por pasos
de tiempo y de la implicidad óptima del modelo que dependen del problema resuelto.

9.9 OBSERVACIONES FINALES

Muchas ideas desarrolladas en este capítulo son comunes a varios tipos de problemas de 2D y también son
extendidas directamente a problemas en 3D y otros tipos de problemas que no han sido discutidos en este libro. La
división del material en las secciones 9.7 y 9.8 fue escogida para reflejar situaciones típicas. Por ejemplo, el modelo
de pozo tratado en la sección 9.8.1 es igualmente importante para secciones de corte y para simulaciones en 3D
como para los casos de poso sencillo. La misma observación fue aplicada a muchas secciones del capitulo 12.

La tendencia actual en la simulación está hacia modelos de fines generales que pueden manejar problemas de
muchos tipos. Spillette declaro de cómo un simulador puede basarse en secuencias de formulas. Sin embargo, por
otro lado, problemas donde se dificulta la variación de la eficiencia máxima no pueden ser llevados a cabo por un
método sencillo.

EJERCICIO 9.1

Derivar la ecuación 9.53 por el método Carter-Tracy para el cálculo de la afluencia del agua.
Esquema de la solución
Para un acuífero infinito rodeado por un yacimiento cilíndrico de radio

la ecuación que describe las dimensiones
puede ser escrita como:
∆ =

()

=

Donde

=
6.328

2
= 1.1191∅

2


c= compresibilidad total
k= permeabilidad
h= grosor del acuífero

Carter y Tracy mostraron que la influencia en el influjo acumulativo puede ser aproximadamente expresada como:

+1

=

+1

+1

+1

+1

(

+1

)
292


Esta ecuación puede ser escrita en la forma de la ecuación (9.53) con:

=


+1

+1


+1




=

+1


+1






293

CAPITULO 10

SOLUCIÓN DE LAS ECUACIONES DE BLOQUE PENTADIAGONAL

10.1 INTRODUCCIÓN


En el capitulo 6 se mostró como pueden extenderse los métodos del capitulo 4 para matrices tridiagonales y así
resolver sistemas de ecuaciones tridiagonales. En este capitulo se presenta un tratamiento parecido para la
extensión de los métodos del capitulo 8 para matrices pentadiagonales y así resolver sistemas de ecuaciones
pentadiagonales. Se consideran tanto los métodos directos como los métodos iterativos.
La forma más general en la cual puede expresarse un sistema de L ecuaciones diferenciales parciales a resolverse
es:


t
U
P q
Y
U
Y
Y X
U
X
x
K
lK K lK
K
lK
K
lK
c
c
+ =

c
c
c
c
+

c
c
c
c
| ì ì

l, K = 1, 2, 3,……..L (Ec. 10.1)


De donde la re expresión de esta ecuación hasta algún término limite, indica la sumatoria de todos los valores
inferiores a este termino limite, por ejemplo, para L=3:

c
c
c
c
+

c
c
c
c
+

c
c
c
c
=

c
c
c
c
X
U
X
x X
U
X
x X
U
X
x X
U
X
x
l l l
K
lK
3
3
2
2
1
1
ì ì ì ì

l = 1, 2, 3 (Ec. 10.2)


Para muchos de los problemas que se presentan, los coeficientes λXlk, λYlk, βlk ó Plk pueden ser cero. Esto se puede
ver fácilmente si se compara la ecuación 10.1 con, por ejemplo, la ecuación 9.3. Puede notarse también que para un
flujo de dos fases se indica solamente que l, k= 1, 2. Los términos adicionales relacionados a las fuerzas de la
gravedad se desprecian debido a que ellos solo complican la expresión. Análogamente a la ecuación 8.3, las
ecuaciones para un solo ―grid point‖ puede escribirse como:

ij
j i
n
j
ij
n
j
j
n
j
j i
n
j
j i
n
ij
d u b u fi u ai u gi u c = + + + + + + ÷ ÷ 1
1
1 1 1 , , 1
(Ec. 10.3)


La dimensionalidad de Uij
n
dependerá del numero de ecuaciones diferenciales parciales a resolverse
simultáneamente (es decir, de L), y del numero de fases que se van a manejar simultáneamente. Todos los
coeficientes tendrán un número de LxL sub-matrices. En las simulaciones de aceite negro, L valdrá al menos 3 para
el método SS y 2 para el método SEQ. Por ejemplo, para el método SS, las sub-matrices serán de 3x3 para flujo de
tres fases, y de 2x2 para el flujo de dos fases.

La expresión para este sistema de ecuaciones puede escribirse en forma matricial como:

d Au =
(Ec. 10.4)


Por ejemplo, cuando se utiliza un ordenamiento natural como el que se muestra en la figura 8.1, la matriz A tomará la
forma mostrada en la figura 8.2. Sin embargo, ahora cada termino X en la figura 8.2 representa una sub-matriz de
2X2 o de 3X3 según el numero de fases que se este considerando.






294

El vector U para un ordenamiento natural con elementos ubicados en la dirección X se define como:

=
3 , 1
2 , 2
2 , 1
1 , 2
1 , 1
.
.
.
.
u
u
u
u
u
u
(Ec. 10.5)

Y los elementos de Uij contienen valores de la variable dependiente en el ―grid point‖ (i, j) para todas las fases, es
decir, que para L=3:

(Ec. 10.6)

El vector d en la ecuación 10.4 se define de forma similar.


10.2 MÉTODOS DIRECTOS

La forma de la ecuación 10.4 es la misma forma de la ecuación 8.4, excepto por el factor de que ahora todos los
elementos de la matriz A son sub-índices de 2X2 o de 3X3 en vez de escalares. Esto significa que todos los métodos
directos de la sección 8.2 del capitulo 8 se pueden aplicar directamente a la ecuación 10.3 simplemente
reemplazando las operaciones escalares en el proceso de eliminación por operaciones matriciales. Como las sub-
matrices pueden contener un numero significativo de ceros en ubicaciones estratégicas, los algoritmos de solución
pueden desarrollarse tomando ventaja de esta propiedad. Como se indicó en el capitulo 6, existen muchas formas de
hacer el proceso de descomposición y algunas de ellas son mejores que otras, sobretodo en lo concerniente a
errores de redondeo. Actualmente, no se tiene una comparación real del trabajo requerido para los diferentes
esquemas de ordenamiento. Hasta que estas comparaciones existan, pueden seguirse utilizando las aproximaciones
presentadas en el capitulo 8. Estas estimaciones son validas para flujo multifasico, siempre y cuando se reemplace I
por IL y J por JL, y se aproximen valores exactos para grandes I y J (Ejercicio 10.1). Esto implica particularmente que
las relaciones asintóticas para los ordenamientos D4 y estándar (figura 8.9) también son validas en problemas de
flujo multifasico.


10.3 MÉTODOS ITERATIVOS

La discusión general de los métodos iterativos presentada en la sección 8.3.3 del capitulo 8, se aplica directamente a
la solución de un sistema de ecuaciones pentadiagonal. Existen sin embargo, muchas posibilidades de solución
diferentes a la ecuación 8.5. Por ejemplo, los métodos de punto iterativo discutidos anteriormente se pueden
generalizar con el fin de reemplazar las operaciones escalares por operaciones con sub-matrices. La discusión
detallada de este problema seria, sin embargo, solo de interés académico, ya que los métodos de punto iterativo se
tornan imprácticos en los problemas de simulación de yacimientos.

La extensión de métodos de bloque iterativo para el manejo de la ecuación 10.3 si tienen una gran importancia
practica. En particular, los SOR (BSOR), ADI y SIP son los más usados.

=
ij
ij
ij
u
u
u
u
ij
3
2
1
295


10.3.1 Método BSOR: Consideremos un ejemplo simple correspondiente al ejemplo de la ecuación 8.52 para flujo
bifásico. Puede aplicarse el procedimiento descrito en la sección 8.3.4 del capitulo 8 directamente para que notemos
que en cada línea habrá una ecuación de la forma:

i i i
d u A = (Ec. 10.7)

Y que puede resolverse; donde Ai son ahora las matrices tridiagonales que requieren los métodos discutidos en el
capítulo 6. Este método se describe también en las obras de Bjordammen y Coats (1969).
Así, en principio, la extensión del método BSOR para problemas de flujo multifásico es lo más adecuado. La dificultad
real se da en la estimación de Wb. En vista de que no existen resultados publicados, los siguientes ítems dan una
base para intuir algunos argumentos y aplicarlos:

1. Cuando se usa el método de solución simultánea, con la presión de cada fase como las variables dependientes,
el término Wb se predice mediante los mismos métodos que para el flujo de una sola fase. Sin embargo, los
valores de este parámetro de iteración pueden diferir marcadamente de los valores de predicción óptimos para
problemas de flujo en una sola fase (capitulo 8). Para problemas de flujo en dos fases, Bjordammen y Coats
(1969) encontraron el valor de W=1 como el más optimo (Método de Gauss-Seidel).

2. Cuando se resuelven ecuaciones simultaneas para dos saturaciones, el valor de Wb puede tender a 1 debido al
carácter hiperbólico de las ecuaciones. La tasa de convergencia es sensible a la dirección de barrido. Como se
puede ver en la sección 5.6.3 del capítulo 5, cuando Pc=0 y el flujo se da en una única dirección, las ecuaciones
de saturación pueden ordenarse de manera tal que la matriz de coeficientes sea triangular. Un sistema como ese
puede resolverse directamente mediante iteraciones por sustituciones progresivas o regresivas. Esta sustitución
corresponde a un barrido de Gauss-Seidel en la dirección apropiada, lo cual sugiere que el valor de Wb tiende a
1, aun en el caso más general.

3. Cuando se tienen ecuaciones simultaneas para una presión y una saturación, el termino Wb probablemente
estará entre los valores de los ítems 1 y 2. También es posible utilizar valores diferentes de W en las ecuaciones
para fases distintas. Se espera que el valor de Wb para la ecuación de saturación tienda a 1, mientras que este
mismo parámetro Wb puede estar entre 1 y 2 para la ecuación de presión. No existen resultados disponibles en la
literatura para esta aproximación. En muchos casos se requiere suponer el valor de W hasta alcanzar un valor
muy aproximado al óptimo. Woo y Emanuel (1976) obtuvieron gran éxito con el método LSOR cuando lo aplicaron
en conjunto con una corrección unidimensional (1DC). Sin embargo, su artículo no da suficientes detalles al
respecto, y aun así es de mucho valor.

10.3.2 Método Iterativo ADI: Los métodos iterativos ADI se discutieron en la sección 8.3.6 del capítulo 8. Los
elementos de las matrices V y H, por ejemplo, en la ecuación 8.73ª ahora son sub-matrices de 2X2 o 3X3
dependiendo del número de ecuaciones que pretendan resolverse simultáneamente. Para todas las líneas, en cada
barrido, puede resolverse una matriz de ecuaciones tridiagonal de la forma de la ecuación 10.7.
La elección de un conjunto optimo de parámetros de iteración y la elección del número de iteraciones de un ciclo es
algo complejo de realizar. Douglas (1959) aplico una forma generalizada del método de Peaceman y Rachford (1955)
para la solución simultanea de dos ecuaciones diferenciales parciales.

El método de Douglas (1959) se obtiene mediante la generalización de la ecuación (8.77). La forma de la ecuación
es exactamente la misma y ahora todas las matrices tienen LXL sub-matrices como elementos. Con el ordenamiento
de U dado por la ecuación 10.5, las ecuaciones ADI pueden escribirse como:

( )
( )
( )
( )
( )
d u V D r u D r H
v v v
+ ÷ = + +
+ +
¯
1 * 1
.

( )
( )
( ) ( )
( ) d u H D r u D r V
v v v
+ ÷ = + +
+ + +
¯
* 1 1 1

(Ec. 10.8)

10.3.3 El Método SIP: Weinstein (1970) mostró como el método SIP propuesto por Stone (1968) para una única
ecuación diferencial parcial también podía aplicarse a un sistema de ecuaciones diferenciales parciales. Igualmente,
la extensión del método SIP discutida en la sección 8.3.7 del capítulo 8 también es adecuada para otros
procedimientos iterativos. Los elementos de la ecuación 8.80 ahora son sub-matrices de 2X2 o 3X3 y la división
puede reemplazarse por una inversión matricial. Weinstein muestra detalles sobre el algoritmo, y establece qué tanta
ventaja pueden llegar a tener los ceros presentes en las sub-matrices.

Los parámetros iterativos se seleccionan mediante el procedimiento discutido en la sección 8.3.7 del capítulo 8. Las
ecuaciones 8.88 y 8.89 se usan por defecto debido a que se observa que el factor λXlk puede sustituirse por λYlk, etc.
Se recomienda el uso de 4 a 10 parámetros en un ciclo. Si esto causa alguna divergencia, el termino (1-αmax) en la
ecuación 8.88 debe multiplicarse por un factor de 2 a 20. Por otra parte, si la convergencia es lenta, el termino (1-
296

αmax) debe dividirse por un factor de 2 a 20. Estos parámetros son convenientes para problemas de flujo
incompresible. Para problemas de flujo compresible, debe adicionarse a la secuencia un nuevo parámetro igual a la
unidad. El uso de los mismos parámetros dos veces no es aconsejable, ni para las ecuaciones de una sola fase
(capitulo 8), ni para los problemas de flujo multifasico. Así, un parámetro solo puede usarse una vez en un ciclo.
Cambiando el número y la secuencia de los parámetros, se puede influir en las propiedades de convergencia del
método. Se reportaron observaciones similares por Suarez y Farouq Ali (1976) basados en las pruebas que ellos
desempeñaron en problemas de flujo bifásico homogéneo y heterogéneo.

10.3.4 Comparación de los Métodos Iterativos: Actualmente no existen resultados disponibles de la aplicación de
todos los métodos iterativos importantes a un conjunto específico de problemas.

Bjordammen y Coats (1969) presentaron una comparación de los métodos ADI y SOR. Para problemas típicos de
mantenimiento de presión agua-aceite (modelos areales), ellos encontraron que el ADI iterativo requerido era
solamente del 45% al 75% del trabajo requerido por el método LSOR (usando W=1). Sin embargo, se encontró que
el método LSOR era ligeramente mejor que el ADI en la simulación de un problema de flujo cruzado en una sección
gas-aceite.

Weinstein presentó comparaciones de los métodos ADI y SPI para tres problemas de flujo bifásico y también para
tres problemas de flujo trifásico. Los tres problemas de flujo bifásico fueron: (1) una sección cruzada incompresible
gas-aceite, (2) una sección cruzada con empuje por gas en solución, y (3) una conificacion radial agua-aceite. Los
tres problemas de tres fases fueron: (1) el mantenimiento de presión, (2) el modelo de laboratorio de un sistema con
empuje por gas en solución, y (3) un campo con empuje por gas en solución.

Basado en sus pruebas, el autor concluyó que el método SIP requirió de un esfuerzo de cómputo significativamente
menor que el método iterativo ADI para resolver estos problemas. Igualmente se estableció que, para problemas con
altas relaciones de transmisibilidad en dos direcciones, el método ADI no converge en muchos casos, mientras que el
método SIP si lo hace. Pero, cabe recordar también que, el algoritmo del método SIP requiere de más cálculos por
iteración que el método ADI. Sin embargo, para problemas complejos, el método SIP es el más adecuado debido a
que requiere pocas iteraciones.

Estas conclusiones son consistentes con los resultados reportados en el capítulo 8 para ecuaciones sueltas (ver por
ejemplo, la figura 8.20). Estos resultados, de forma más detallada, están disponibles en la sección 8.3.9 del capítulo
8, allí se dan más indicaciones.


10.4 COMPARACIÓN DE LOS MÉTODOS DIRECTOS E ITERATIVOS

Debido a la ausencia de publicaciones sobre la comparación de resultados de los métodos directos y los métodos
iterativos, podemos solamente establecer que muchas de las ideas discutidas en la sección 8.4 del capítulo 8 suelen
ser aplicadas también en problemas de flujo multifásico.


10.5 OBSERVACIONES FINALES.

Para simulación de problemas de yacimientos relativamente fáciles la solución simultánea de ecuaciones de flujo
usualmente no es necesaria y el contenido de este capítulo no es relevante. Para problemas difíciles donde las
ecuaciones deben ser resueltas simultáneamente, se ha logrado un éxito razonable con SIP y LSOR con IDC.
Resultados detallados de la experiencia con métodos iterativos aun no se han publicado.

La eliminación directa con ordenamiento D4 parece ser superior a todos los métodos iterativos para la mayoría de
problemas prácticos, siempre que haya suficiente capacidad de almacenamiento disponible.
Es necesario más trabajo en varios métodos iterativos para problemas prácticos de simulación de yacimientos.


Ejercicio 10.1.
Deducir el trabajo necesario para una matriz de bloques pentadiagonal con bloques de L x L.
Resumen de la Solución
El ancho de banda de la matriz A de tamaño LN x LN es (2M+L) L+L-1 (o bloques de 2M+1) y la ecuación (8.11) nos
da:
297

( ) ( ) | |
( ) ( ) | |
( ) | | ( )
( ) ( ) | |
( ) ( ) ( ) | |
( ) | | ( )
( ) ( ) ( ) | |
( ) ( )
( ) ( )
( ) ( ) | | ( )
W W
L
L L L L L L L
ML
M N ML ML M N L
ML ML ML ML ML
ML ML ML ML ML
L L M N
L L L
L L ML M N
ML ML M N L
i i ML ML
L ML L ML
L ML L ML W
ML
i
M N
i
M N
i
M N
i
L
A + =
)
`
¹
¹
´
¦
÷ ÷
÷
+
+ +
+
÷
÷ + + + ÷ +
÷
+
+ +
=
÷
+
+ +
+
+ + ÷ + ÷ ÷ +
÷ ÷ + + ÷ + +
+ + ÷ + ÷ ÷ +
+ + ÷ =
÷ + + + +
+ ÷ + + ÷ + +
÷ + + + =
¯ ¯
¯
¯
=
÷
=
÷
=
÷
=
) 1 (
2
) 1 (
6
) 1 2 )( 1 (
2
) 1 (
2 *
1
2
1
6
1 2 ) 1 (
3
1
6
1 2 ) 1 (
1 ... 2 1
} 1 1 ... 1
1 ... 2 1 2 {
1
1 1
... 2 1
1
2
2 2
2
1
2
1
2
1
2
1
2


Donde W es el mismo trabajo deducido en el ejercicio 8.1 (Eq F), sustituyendo ML por M y NL por N y AW ecuación
es un término de orden inferior, quiere decir que WL÷W como N y M aumentan con un L fijo.


298

CAPITULO 11

INTRODUCCION

Hasta ahora en este libro, hemos demostrado que el modelo de una sola fase y los modelos de flujo multifásico se
pueden extender de una dimensión a dos dimensiones.
Como veremos en este capítulo, la extensión de estos modelos en tres dimensiones no introduce nuevos conceptos.
La relación entre una sola fase, unos-modelos tridimensionales y modelos multifasicos tridimensionales, se muestran
al pasar del capítulo 3 al capítulo 5. De forma similar, dos problemas multifase tridimensionales fueron discutidos en
el capítulo 9, ampliando las ideas presentadas en el capítulo 5 y 7.

Las ecuaciones de la matriz resultante de estos modelos también se han discutido a partir de las ecuaciones de la
matriz tridiagonal resultante de la fase única de flujo unidimensional, en el capítulo 4 el bloque de las ecuaciones de
la matriz tridiagonal resultante de un flujo multifase unidimensional en el capítulo 6, la ecuación de la matriz
pentadiagonal resultante de la fase de un solo flujo bidimensional en el capítulo 8 y el bloque de la ecuación de la
matriz pentadiagonal resultante de flujo multifásico de dos dimensiones en el capítulo 10. El material en los capítulos
3-10 se estableció por lo tanto lo que hay que pasar de una sola fase, a tres fases y de una dimensión a varias
dimensiones.
Por esta razón, no es necesario discutir los problemas tridimensionales en este tipo de detalle presentado por
problemas de una y dos dimensiones.
En este capítulo vamos a mostrar cómo las ideas presentadas hasta ahora se pueden ampliar fácilmente para
manejar los problemas tridimensionales. Esto no implica que en tres dimensiones los problemas en simulación son
fáciles de resolver. Por el contrario, en la solución práctica de tres dimensiones pueden haber serias dificultades.
Algún aspecto importante de problemas de simulación en tres dimensiones será discutido en este capítulo.
Muchos de los problemas tridimensionales pueden ser aproximados de manera adecuada por modelos
bidimensionales a través de los conceptos de pseudo-funciones que serán tratados en el capítulo siguiente. Algunos
aspectos generales de los problemas tridimensionales son considerados por Aziz (1968).


11.2 FLUJO DE UNA SOLA FASE

11.2.1 Ecuación básica y Discretización.
La ecuación diferencial general parcial para la segunda fase de un solo flujo tridimensional en coordenadas
cartesianas se expresa como:

+

+

=

+ (Ec. 11.1)
Una adecuada selección de:
, , ,
g y q de la ecuación anterior pueden representar a varios modelos de flujo de gas o de líquido como se discutió en
el capítulo 2.
La ecuación de flujo también puede ser escrito en coordenadas cilíndricas cuando detallamos flujo tridimensional en
torno a un pozo se va a investigar (ejercicio 2). Con el fin de mantener el breve debate, sólo las ecuaciones en
coordenadas cartesianas se consideran aquí.

299

Por analogía con la ecuación 2 a aproximación por diferencias finitas para la ecuación 1 es:
∆∆ − =


+

= 1,2, …,
= 1,2, …, (Ec.11.2)
= 1,2, …,
Donde:
∆∆ − = ∆

− + ∆

− + ∆

− (Ec.11.3)

= ∆

+ ∆

+ ∆

=

El primer término en el lado derecho de la ecuación. (11.3) se puede escribir de forma expandida como:

− =
+
1
2
, ,

+1


+
1
2

+1

+

1
2
,

−1



1
2

−1


Las definiciones de los términos segundo y tercero en el lado derecho de la ecuación 11.3 se puede escribir
inmediatamente por analogía con la ecuación anterior, los coeficientes para el caso cilíndrico se consideran en el
ejercicio 11.1.
Cuando todos los términos de la ecuación 11.2 se expanden y los coeficientes de

se toman, la ecuación
resultante puede escribirse en el siguiente formulario sin los subíndices i, j, k que son suprimidos:

−1
+
−1
+
−1
+ +
+1
+
+1
+
+1
= (Ec.11.4)
Esta ecuación diferencial puede ser descrita para cada punto de la cuadrícula y las ecuaciones resultantes pueden
ser tomadas y expresadas en forma de matriz, como:
= (Ec.11.5)
Hay siete incógnitas en una ecuación diferencial de un punto interior, por lo tanto, la matriz contiene siete
diagonales como se muestra en la figura 11.1. Para este caso, los puntos (i, j, k) de la red están ordenados en una
secuencia tal que se extendió por primera (i = 1, 2 .... i), j segundo (j = 1,2 ... . J), y k última (K = 1,2 ..... K). Los
elementos del vector para este ordenamiento son:
(Ec.11.6)


Es posible resolver la ecuación 11,5 por métodos directos e iterativos.
Estos métodos son extensiones directas de los métodos presentados en el capítulo 8.
Algunas de las técnicas más importantes son consideradas a continuación.
300

En la sección 7.9 (capítulo 7) se consideran algunos métodos especiales para problemas bidimensionales conocidos
como IDA y los métodos de ADE. Ambos tipos de métodos pueden fácilmente extenderse a problemas
tridimensionales.
Sin embargo, la aplicación de métodos de ADE para problemas de simulación 3-D es de poca importancia práctica y
no se considerarán. Relativamente los problemas 3-D pueden ser resueltos por la falta de métodos iterativos ADI
que se analizan a continuación.
Como en el capítulo 7, considere la aproximación por diferencias con versiones anteriores de la ecuación. 11,1 sin
los términos de la gravedad. La ecuación resultante puede escribirse como:

+1
+ ∆

+1
+∆

+1
=
+1

+ (Ec. 11.7)
A fin de mantener la notación tan simple como sea posible los subíndices i, j, k han sido suprimidos, cuando se
procede en este capítulo.
La extensión directa de la Peaceman y Rachford (1995), el método para este problema resulta ser sólo
condicionalmente estable, incluso para el problema lineal (Douglas, 1961). Algunos métodos que están
incondicionalmente estables para el problema lineal se dan a continuación para la ecuación. (11,7).
Douglas y Rachford. (1956) método. El método está definido por las siguientes ecuaciones:


+∆

+ ∆

=

+

∗∗
= ∆

+
∗∗



+1
= ∆

+
+1

∗∗
(Ec. 11.8)
Este método es una perturbación de la aproximación hacia atrás de la diferenciación.
Brian (1961) método. Brian utilizó un enfoque de extrapolación para desarrollar un método que es una perturbación
del método de Crank-Nicolson:


+ ∆

+ ∆

= 2

+

∗∗
= ∆

+2
∗∗



+1/2
= ∆

+ 2
+1/2

∗∗


+1
=

+ 2(
+
1
2 −

) (Ec. 11.9)
Douglas (1962) método. Douglas desarrollo un método ADI, directamente de la aproximación de Crank-Nicolson. Una forma de
este método que es conveniente para los cálculos es la siguiente:
1
2


+

+ ∆

+∆

=

+
1
2

(
∗∗

) =
∗∗



1
2

(
+1

) = (
+1

∗∗
) (Ec. 11.10)
Este método es otra perturbación del método de Crank-Nicolson.
La evaluación de los términos no lineales debe estar en el nivel n +1 para el método de Douglas Rachford y n +1 / 2 nivel para la
orden de los dos métodos.

Debido a que en lugar de un uso práctico limitado de estos problemas de métodos, para la simulación de yacimientos que no
serán objeto a tratar.

11.2.3 Métodos directos de solución
La aplicación eficaz de eliminación directa con el estándar pedido se muestra en el punto Fig.11.1 requiere que los
puntos sean ordenados en el menor de la primera dirección.

301

Por lo tanto, si

≥ ≥

Los puntos deben ser ordenados en primer lugar en la dirección seguida por k J y I, para reducir al mínimo el trabajo.
Si se observan estas reglas, el máximo ancho de banda para el estándar pedido será JK y el trabajo y las
estimaciones de almacenamiento para grandes I, J y K (Price y Coats, 1974)

1
=
3

3
(Ec. 11.11)

1
=
2

2
(Ec. 11.12)
Para 2-matrices cíclicas alternando punto de ordenar los rendimientos

4
=

3

3
2

4
=

2

2
2

Por ejemplo, el orden dado por la ecuación. (11,6) es óptimo si i <j <k. Otros planes discutidos en el capítulo 8
también podría extenderse a problemas tridimensionales. Por ejemplo, la alternancia de líneas diagonales D4
régimen, se convierte en un régimen de alternancia plano diagonal. Este plan ha sido discutido por Price y Coats
(1974) y aquí se resumen sus resultados:
Sea m representan un plano diagonal donde todos los puntos de la cuadrícula en el plano satisfacen
+ + = = 3,4, …, and = + +
Si M es incluido en el plano entonces deben ser elegidos en el orden
3,5,7, …, − 1,4,6,8, …,
Si M es impar, entonces la orden debe ser
3,5,7, …. , 4,6 …. , − 1
Los puntos en un plano m deben ser numerados en orden decreciente de k y para cada valor de la constante k en
orden decreciente de J y el aumento de i, i siempre> j> k. El trabajo y las estimaciones de almacenamiento de tres
casos se resumen en el cuadro 11.1. Esta tabla también ofrece una comparación de los pedidos y el nivel D4 pedidos
Los valores de f para D4 pedidos varían entre 0-171 y 0-5.
A fin de presentar los resultados de la tabla 11.1. Gráfica, es necesario introducir algunas suposiciones adicionales.
Para el segundo caso en la tabla se supone que j = k. Entonces la relación puede ser escrita como:

= 0.5 −
14
40

Donde r = i / j (desde i-j> k para este caso, r> 2). Ahora podemos representar las relaciones de trabajo para
problemas tridimensionales como lo hicimos para el caso de dos dimensiones en la figura 8.8 Sin embargo, para
problemas tridimensionales de cada uno de los tres casos de la tabla 11.1 deben considerarse por separado.
Las estimaciones de trabajo para ordenar D4 y comparación con el estándar de pedido, sobre la base de Price y
Coats (1974).


302

Caso Aproximación para el caso D4 relación de trabajo de D4 a la
norma de pedidos, f
I=J= K

I-J > K


I=J,J=IK


Los resultados se muestran en la figura. 11,2 discusiones en esta sección se aplican a las ecuaciones en
coordenadas cartesianas. Resultados similares, con algunas diferencias importantes, se pueden desarrollar para la
casos de coordenadas cilíndricas (Ejercicio 11.2).
Relación de trabajos para los diferentes tipos de problemas tridimensionales

Tres clases de métodos iterativos han alcanzado diferentes niveles de éxito en la solución de problemas
tridimensionales. Estos son:
BSOR (o LSOR) con o sin corrección, (2) ADI iterativo, y el problema SIP. A (3), la breve descripción de estos
métodos sigue
BSOR y métodos relacionados con:
Varias opciones están abiertas en el uso de BSOR para problemas tridimensionales. Se podría considerar la
aplicación directa de LSOR. Las líneas deben ser elegidas para minimizar el valor óptimo de W.
El valor mas pequeño de WB generalmente da resultados si las líneas son tomadas en el sentido de la mayor
transmisibilidad, como para problemas bidimensionales ( véase la sección 8.3.9, capitulo 8). Esta es casi siempre la
dirección vertical.
BSOR también podría ser utilizada por considerar incognitas en un solo plano a la vez.
Vamos a recoger todos los valores de Pij para un determinado valor de k en un vector de pk. Entonces, el vector p
dado por la ecuación. (11,6) puede escribirse como
303


(Ec. 11.5))





(Ec. 11.6)






(Ec. 11.7)


Esto es similar en forma a la ecuación. (8.52), excepto que ahora son submatrices Ak pentadiagonal. La forma de Ak
dependerá de la ordenación de los datos conocidos en un plano como en el caso de problemas bidimensionales
(capítulo 8, secciones 8.1 y 8.2). Las ecuaciones, por ejemplo, si se utiliza orden natural, Ak tendrá la forma mostrada
en las figuras .8.12.
La ecuación para el cálculo de (v 1) el nivel de iteración de (v) por el método de BSOR, que resuelve incógnitas de un
plano al mismo tiempo, puede escribirse como:


= −

−1
+1

+1
()
+

(Ec. 11.18a)

(+1)
=


+(1 −)

()
(Ec.11.18b)
= 01,2, …
Siempre que:
0
=
+1
= 0
Esta ecuación se obtiene en analogía directa con la ecuación. (8.54). Porque por encima de las ecuaciones se
resuelven de forma repetitiva, es muy importante para resolver el problema de la matriz en la ecuación. (11.18a) de
304

manera eficiente. Cualquiera de los métodos directo y rápido considerados en el punto 8.2 (capítulo 8) se puede
aplicar aquí. Si, además, las matrices obtenidas después del pase hacia adelante, de la eliminación se almacenan
sólo la sustitución.
Es necesario retroceder en la segunda y sucesivas iteraciones. Este enfoque es posible con la eliminación estándar,
así como de los regímenes de ordenación y es esencial para el uso eficiente de BSOR.
El valor óptimo de w puede ser calculado por los métodos descritos en el capítulo 8 (sección 8.3.3). BSOR con
planos verticales usando D4 pedido de la ecuación. (11.8A) se ha utilizado para problemas de simulación por
Wattenbarger y Thurnau (1976). También han aplicado este método con dos correcciones tridimensionales (2DC) y
encontró que el uso de 2DC era necesario para obtener buena convergencia en los problemas heterogéneos.
11.2.4.2 Método Iterativo ADI:
Como en el caso de problemas bidimensionales (Sección 8.3.6, Capítulo 8) Hay muchas versiones de los métodos
iterativos ADI que se puede utilizar para problemas tridimensionales. La ecuación de la matriz (11,5) como resultado
de una fórmula de siete puntos de diferencia (11.2) puede escribirse como:

+ + + = (Ec. 11.19)
Donde los elementos de X resultan de ∆

, los elementos de Y resultan de ∆

, los elementos de Z
resultan de ∆

, y los elementos del resultado de la sumatoria de la derivada temporal. Por un adecuado
ordenamiento de p cualquiera de X, Y o Z puede transformarse en una matriz de bloque diagonal con cada bloque se
convierte en una matriz tridiagonal × , × , × .
Ahora podemos generalizar cualquiera de los métodos iterativos ADI discutidos en el capítulo 8. Por ejemplo, un
método correspondiente a la modificación de Varga del método Peaceman-Rachford (eqn. 8.77) puede escribirse
como:

+ +
+1


=
(+1
) − −
()
+
+ +
+1

∗∗
=
(+1)

()

∗ +
+ +
+1

(+1)
=
(+1)




∗∗
(Ec. 11.20)
Como en el caso de problemas bidimensionales D es una matriz diagonal que contiene la suma de los elementos de
la diagonal de X, Y, y Z.
Douglas (1962) propuso otro método (Varga, 1962, p. 244) que pueden ser modificados para los sistemas
parabólicos y es expresado como:
+ +
(+1)


=
(+1)
− − 2 − 2
()
+2
+ +
+1

∗∗
=
+1
− − −2



+2
+ +
(+1)

(+1)
=
(+1)
− − −
()



∗∗
+ 2 (Ec. 11.21)
El método anterior se reduce al método Douglas (1962) cuando Σ = 0 (ecuaciones elípticas) y D = I.
Hay muy poco en la literatura sobre la selección de los parámetros de la iteración de estos métodos. Una
aproximación razonable es ampliar la ecuación (8.77) para la estimación de rmin y el cálculo de los parámetros en
una secuencia geométrica entre rmin y rmáx = 1 a 2. La ecuación para rmin es (Weistein et al., 1969):
rmin= minimo sobre la malla de

2
2
2
1+
1

,

2
2
2
1+
2

,

2
2
2
1+
3

(Ec. 11.22)

Dónde

1
=

Δ
Δ

2
+

Δ
Δ

2

305

2
=

Δ
Δ

2
+

Δ
Δ

2

3
=

Δ
Δ

2
+

Δ
Δ

2

Los valores de ρp=0 y ∞ (p= 1, 2 ,3) no deben ser considerados en la evaluación del mínimo.

11.2.4.3. El Método SIP
Este método ya ha sido discutido para flujo monofásico bidimensional en el capítulo 8 (sección 8.3.7) y para flujo
bidimensional multifasico en el capítulo 10 (sección 10.3.3). La extensión de SIP a los problemas tridimensionales fue
propuesto por Weinstein et al. (1969). Como en el caso de problemas bidimensionales A es modificada por la N tal
que A + N es factorizable en L y matrices U que son dispersos y de la forma indicada en las figuras. 11,3 y 11,4. La
ecuación (11,5) puede ser escrita en forma residual:

+
+1
=
+1
= −

(Ec. 11.23)
Donde,

=

− (Ec. 11.24a)

+1
=
+1

(Ec. 11.24b)
Las expresiones de los elementos de L y U se desarrollan de una manera similar al procedimiento utilizado en la
sección 8.3.7 (capítulo 8). El algoritmo final según lo informado por Weinstein et al. (1969) es:

=

1 +
, ,−1
+
, ,−1

−1

=

1 +
, −1,
+
, −1,

−1

=

1 +
−1, ,
+
−1, ,

−1

=

, ,−1

=

, −1,

=

−1, ,

=

−1, ,

=

, ,−1

=

, −1,

=

+

+

+

+

+
+

−1, ,

, ,−1

, ,−1

=

−1

+

=

−1

+

=

−1

+

(Ec. 11.25)

306


Fig. 11.3. Matriz L
Después de que los elementos de L y U son calculados, el vector v se obtiene a partir de
= −

(Ec. 11.26)
Solucion por Sustitucion hacia adelante

=

−1

()

−1

, ,−1

, −1,

−1, ,
(Ec. 11.27)
El vector δ se obtiene de
= (Ec. 11.28)
Solucion por sustitucion hacia atras

(+1)
=

+1, ,
(+1)

, +1,
(+1)

, ,+1
(+1)
(Ec.11.29)

Fig. 11.4 Matriz U
Las ecuaciones (11.25), (11.27) y (11.29) constituyen el algoritmo 3-D SIP siempre que se tenga

1
=

= 0 = 1,2, …. , = 1,2, …. ,

1
=

= 0 = 1,2, …. , = 1,2, …. ,
307

1
=

= 0 = 1,2, …. , = 1,2, …. ,
El algoritmo puede ser más generalizado mediante el uso de diferentes valores de los parámetros de la iteración en
cada dirección. El algoritmo generalizado ha sido presentado por Weinstein et al. (1969), pero sin resultados
reportados con esta forma de SIP.
Como en el caso del 2-D SIP, Weinstein, recomendó que la anterior orden de incógnitas se utilizará para las
iteraciones impares y para las iteraciones pares de esta secuencia para ser cambiado a lo siguiente:
= 1,2, …. ,
= , − 1, …. . ,1
= , −1, ……,1
El cambio de secuencia mejora la tasa de convergencia. El uso de otros ordenamientos independientes (dos son
posibles en este caso) no es necesario de acuerdo a Weinstein et al. (1969).
Los parámetros de iteración se calculan mediante el establecimiento de la parte derecha de la ecuación. (11.22),
igual a (1-αmax) y utilizando la ecuación (8,89) para calcular αm. En general, el número de parámetros por ciclo (M)
es de entre 4 y 10, si la secuencia calculada anteriormente, causa divergencia, (1-αmax), calculado debe ser
multiplicado por un factor de 2-10, y si las iteraciones convergen pero poco a poco, se debe dividir por un factor de 2-
10.

11.2.5 Comparación de Métodos
En las secciones 9.2.2 a 9.2.4 hemos discutido tres clases de métodos: (1) no iterativo ADI, (2) directo, y (3) iterativo.
A primera vista, los métodos no iterativos ADI pueden parecer atractivos para la simulación de yacimientos, debido a
su simplicidad y la cantidad relativamente pequeña de trabajo informático requerido por etapa. Esto, sin embargo, no
siempre es el caso. Pruebas reales con el método indican que pequeños pasos de tiempo injustificados pueden ser
usados (Briggs y Dixon, 1968)
Cuando la matriz eqn (11.5) debe ser solucionada, se puede elegir entre un método directo o un método iterativo.
Para los problemas lo suficientemente grandes seleccionar un método iterativo requiere menos trabajo. El punto de
transición depende de la elección de los métodos que se cuenta y el criterio de convergencia para el método iterativo.
Price and Coats (1974) presentan resultados que pueden ser de valor para decidir el método a ser utilizado. Vamos a
presentar un resumen de sus resultados aquí. Parte de la discusión también se aplica a problemas bidimensionales
discutido en los capítulos 8 y 10.
El trabajo de un método iterativo puede ser expresado como

=

(Ec. 11.30)
Donde c es el número de multiplicaciones y divisiones por iteración por la red de bloques y Ni es el número de
iteraciones necesarias para la convergencia. El trabajo de los métodos directos puede ser aproximado por la
expresión
=
3
(Ec. 11.31)
Donde el coeficiente f = 1 para el orden natural y se encuentra entre 0-17 y 0-5 para ordenamiento D4
La relación de trabajo puede ser aproximado por

=

2

=

2

(Ec. 11.32)

donde w=JK es la amplitud de banda nominal de la matriz (w=J para problemas bidimensionales). La amplitud de
banda crítica, wc, en el cual W=Wit es

=

1 2
(Ec. 11.33)
308

Por ejemplo, este valor de wc para un problema de dos dimensiones se muestra como el punto de cruce en la figura
8.26. Esta cruzada sobre el punto, obviamente depende de los métodos utilizados y la tolerancia aceptable para los
métodos iterativos. Métodos directos con ordenamiento estándar por lo general no puede competir con los métodos
iterativos para la solución de problemas tridimensionales.
Sin embargo, Price and Coats muestra que con D4 ordenar los métodos directos requieren menos trabajo que los
métodos iterativos para muchos problemas prácticos.
Es posible obtener una estimación aproximada de wc de la ecuación. (11.33) mediante el cálculo de f de la fórmula en
la tabla de 11,1 o de la fig. 11.2. El valor de la constante C se puede estimar a partir de la tabla 11.2, donde para
fines de comparación de los valores de esta constante para problemas bidimensionales también se proporcionan.
El número de iteraciones necesarias para la convergencia es una función fuerte del problema que se resuelve, el
método utilizado y la tolerancia aceptable.
Price and Coats (1947) han comparado ADI iterativo, LSOR. SIP y eliminación directa con ordenamiento D4 para tres
problemas prácticos tridimensionales. Encontraron el régimen D4 a ser
muy competitivo con los métodos iterativos, y más rápido que los métodos iterativos para sistemas completos (sin
bloques inactivos), con anchos de banda nominal de hasta 38. Para la mayoría de los problemas de simulación
práctica por lo general hay un gran número de bloques inactivos.

TABLA 11.2
Número de multiplicaciones y divisiones por
ITERACIÓN por cuadrícula PUNTO DE VARIOS
Métodos iterativos (de PRICE AND COATS, 1974)

Metodo Iterativo

Valor de c


Problemas bidimensionales

Problemas tridimensionales
SIP 24 37
ADI 19 28
LSOR 9 11


Para tales casos, se encontró el régimen de D4 es más rápido para la banda de ancho nominal mayor que 72. Los
métodos directos se hacen más eficientes para los problemas de los que es difícil obtener los parámetros de
iteración bueno, con tal capacidad suficiente de almacenamiento básico de equipo esté disponible.

11.3 FLUJO MULTIFASICO

11.3.1 Métodos de Solución Básicos y Sus Exigencias de Trabajo
Los métodos de solución presentados en el capítulo 5 (IMPES, SS y SEQ) se extienden a tres dimensiones de la
misma manera como lo hemos hecho en el capítulo 9 para problemas 2-D. La única diferencia es los términos de
flujo adicional de la tercera dimensión espacial.

Los requisitos de trabajo por intervalo de tiempo, aumentará en 3-D exactamente como en 2-D cuando se va de
IMPES al método SS. Si suponemos que la ecuación. (9.28) da la estimación del trabajo, entonces para I≥J≥K
309

podemos obtener las estimación 3-D que figuran en los cuadros 9.1 y 9.2, si multiplicamos B and N por K y WTS por
K
3
. Por lo tanto, las relaciones de trabajo en relación con el trabajo para IMPES son los mismos para problemas 2-D
y 3-D.
De ello se deduce inmediatamente que la relación de trabajo para problemas 3-D y 2-D tienen misma I y J es

3

2
=
3
(Ec. 11.34)

i.e., el trabajo se incrementa con la tercera potencia del número de capas. Del mismo modo, podemos deducir los
requisitos de almacenamiento multiplicando los valores en los cuadros 9.3 y 9.4 por K
2
. Por lo tanto, de un método
directo,

3

2
=
2
(Ec. 11.35)
El análisis anterior es válido sólo cuando el mismo método para resolver las ecuaciones de la matriz se utiliza para
todos los casos. En la práctica esto no suele ser el caso.
Por ejemplo, en el caso del método SEQ para flujo de tres fases, la ecuación de la presión puede ser resuelta por un
método directo y la ecuación de la saturación por un método iterativo. Esto puede ser más eficaz que resolver ambas
ecuaciones por directo o iterativo. Las relaciones de trabajo WSEQ/WIMPES serán diferentes de los indicados en los
cuadros 9.1 y 9.2.
Como otro ejemplo, un problema que será resuelto por LSOR en dos dimensiones puede ser solucionado con mayor
eficacia por BSOR en 3-D. La tasa mejorada de convergencia entonces conducirá a una proporción de trabajo
diferente de eqn. (11.34). Wattenbarger and Thurnau (1976) informaron que si los planos verticales se utilizan para
BSOR, entonces la relación de trabajo para un 3-D y 2-D de problemas areales se resuelve por el método de IMPES
es

3

2
= (Ec. 11.36)
Donde C ≈ (2-12 a 2-5) N3D/N2D y N es el número de iteraciones necesarias para resolver el problema. La relación de
N3D/N2D será cercana a 1 para los problemas homogéneos y aumenta para problemas heterogéneos.

11.3.2 Métodos para resolver las ecuaciones de la matriz
11.3.2.1 Métodos de solución
La única diferencia entre la matriz para problemas 3-D en lugar de problemas 2-D es que las matriz 3D es un bloque
con siete diagonales en comparación con el bloque de cinco diagonales. Todos los métodos que se indican en la
Sección 11.2 se extienden para manejar los problemas de flujo multifásico exactamente igual como los métodos del
capítulo 8 se ampliaron en el capítulo 10. Por ejemplo, los detalles de la ecuación. (11.20) para las dos fases, de tres
dimensiones las ecuaciones SS dadas por Coats et al. (1967).. La extensión a un flujo de tres se obtiene mediante
una simple sustitución de los elementos de p en la ecuación. (11,6) y d por sub-vectores de la forma (véase la
ecuación 10.6)):

=

1

2

3
(Ec. 11.37)
y la sustitución de todos los elementos de todas las matrices de 3 * 3 sub-matrices. Este procedimiento es
completamente análogo al procedimiento utilizado en los capítulos 5,9 y 10.
Los detalles del algoritmo de SIP para problemas multifasicos tridimensionales están disponibles en la literatura (cf.
Weinstein et al., 1969; Suarez and Farouq Ali, 1976).

11.3.2.2 Comparación de Métodos
Las comparaciones presentadas en la sección 11.2.5 son válidas para problemas multifasicos solucionados por el
método de IMPES y para problemas de dos fases solucionados por los métodos SEQ.
La aplicación del método SS a problemas de dos o tres fases y la aplicación del método SEQ a problemas de tres
fases los sistemas de producción de ecuaciones con matrices de bloque estructurado. Para estos problemas, la
literatura no da la comparación sistemática de los métodos que puedan guiar al usuario. Hay que utilizar toda la
310

información disponible para problemas bidimensionales (capítulos 8 y 10) y de problemas de una sola fase
tridimensionales (sección 11.2.5), a fin de hacer una selección.

11.4 CONCLUSIONES
Problemas en 3 dimensiones pueden resultar de alto gasto computacional y humano por el trabajo requerido.
Por esta razón siempre hay que tratar de reducir los problemas tridimensionales a 2 dimensiones, con el fin de
poderse llevar a cabo su solución.
Otro método para simplificar el esfuerzo requerido fue estudiado por Watts and Huang (1976).


EJERCICIOS


EJERCICIO 11.1
Demostrar la ecuación en coordenadas cilíndricas a partir de la ecuación cartesiana en 3 dimensiones.

+

+

=

+
(A)

Donde:
=

; =

; =

; =

; =

+

Para convertir el sistema cartesiano a cilíndrico es necesario hacer unas suposiciones.
= ; = ; =
Entonces:
=
2
+
2


= , ,

2
+
2
0 0
0
2
(
2
+
2
) 0
0 0 1
=
2

1,1
=

1,1

= 1 ;
2,2
=

2,2

=
1

2

1,2
=
1,3
=
2,1
=
2,3
=
3,1
=
3,2
0

Reemplazando los términos en la ecuación de coordenadas cartesianas.
= ; = ; =
1

+
1

2

+

=

+
1. Derivar la forma de las diferencias finitas de las transmisibilidades.




311

+
1
2
, ,
=

+1/2

(
+1

)

+
1
2
, ,
(B)

(C)


(D)


Teniendo en cuenta las siguientes relaciones:

=
1
2

+
1
2
+

1
2
; ∆

=
1
2

+
1
2
+ ∆

1
2
(E)

+1/2
2
=

+1
2

2
ln

+1

2
;
+1/2

=

+1

+1

(F)
Así el volumen es:



EJERCICIO 11.2
Investigar el uso de métodos directos para ecuaciones en 3 dimensiones (coordenadas cilíndricas) .considerar

Si se denota NR, NY NZ los números de los puntos en las direcciones r,Ɵy z .
Si la geometría del problema, es similar a la figura, es decir, que no se cierra en dirección al eje de Ɵse dice que, no
existe diferencia para solucionar el caso en coordenadas cilíndricas o cartesianas
Ahora, si la geometría de la figura es como la que se ve a continuación:








312

El acoplamiento entre j=1 y j = NY , no incrementa el ancho de banda, solamente si la dirección j es ordenado
como segundo. Así los puntos podrían ser numerados en el orden
i,j,k si NR≤NZ
k,j,i si NZ ≤NR
Para orden D4 es necesario que NY sea par, de lo contrario las submatrices A1 y A4 no podrían ser diagonales.
En la que la figura a continuación, demuestra la manera en que se lee la información de la matriz, bajo este
esquema.


313

CAPITULO 12


TOPICOS ESPECIALES

12.1 INTRODUCCION.

Este capítulo discute los métodos diseñados para la manipulación de varios problemas especiales, los cuales no han
sido discutidos en otra parte, pero frecuentemente surgen en prácticas de simulación. Estos incluyen el uso de
pseudo-funciones que no se comportan como sistemas de aceite negro simulando el yacimiento por modelos de
aceite negro y otras técnicas especiales. Una característica común de muchas de estas técnicas es que intentan un
grado de aproximación para problemas complejos reduciendo o simplificando el problema por medio de la utilización
de hipótesis idóneas. Para el ejemplo de equilibrio vertical (VE) las técnicas reducen un problema de 3-D a uno de 2-
D bajo condiciones apropiadas.
Técnicas de este tipo son empleadas donde:

a) Hipótesis de los métodos de aproximación son validas y estas usan los resultados para ahorrar costos
computacionales.
b) Los costos de la simulación usando un modelo más riguroso es prohibido y simplificar los modelos
puede aun producir alguna información útil, o
c) Los modelos rigurosos no están disponibles.

12.2 PSEUDO-FUNCIONES.

La simulación en tres dimensiones de flujo en yacimientos, o la resolución detallada del flujo cercano a pozos
individuales en modelos de 2-D o 3-D puede requerir un gran número de bloques. Tales simulaciones pueden ser
muy costosas y frecuentemente están más allá de la capacidad disponible del computador. El concepto de pseudo
funciones es una técnica práctica que permite consideraciones aproximadas para: (a) flujo en la vertical o en la
dirección normal de buzamiento en modelos areales en dos dimensiones, o (b) en flujo radial cerca a los pozos en
modelos de yacimientos de dos o tres dimensiones.
La simplificación sugerida es lograda reemplazando las relaciones de permeabilidades relativas y presiones capilares
con las pseudo-relaciones de modo que considera un uso aproximado de los detalles omitidos en los modelos de
yacimiento. Con el fin de obtener las relaciones de permeabilidad pseudo-relativa y presiones pseudo-capilares en
los sistemas son usados modelos analíticos y numéricos simplificados. En esta sección el concepto será ilustrado por
la presentación de Coast et al. (1971.a) del uso de equilibrio vertical en la simulación de yacimientos en dos y tres
dimensiones. Esto será desarrollado por una breve discusión de esas extensiones y de otros tipos de pseudo-
funciones.

12.2.1 Coats (1971a) Modelo Equilibrio Vertical.
En un yacimiento de gran extensión areal en relación con su espesor suele ser razonable asumir que el equilibrio es
establecido instantáneamente en la dirección vertical (las fuerzas viscosas son despreciables) y los cálculos de flujo
necesitan ser realizados únicamente en áreas de dos dimensiones. Esto se conoce como la suposición de equilibrio
vertical (VE). El modelo simple de VE es obtenido si las fuerzas capilares también son despreciables. Esta hipótesis
es particularmente adecuada para yacimientos de gas-agua y estos resultados para segregación gravitacional
completa. Esto no, sin embargo, implica que la interface fluido-fluido sería horizontal a través del yacimiento, ya que
ninguna suposición de equilibrio está hecha en la dirección horizontal.



Fig. 12.1. Distribución vertical del fluido debido al equilibrio gravitacional.
314


Consideremos un corte vertical a través de un bloque sencillo de un yacimiento horizontal homogéneo de dos fases
agua-gas. Si la presión capilar en la zona de transición es pequeña (es decir menos del 10 % del espesor del
yacimiento) podemos asumir que en el equilibrio gravitacional los fluidos pueden ser completamente segregados
como se muestra en la Fig. 12.1

Para simular esta distribución en un modelo areal 2-D, las propiedades promedio

,

y

, son definidas, de tal
manera que los flujos corregidos y la masa de los líquidos son obtenidos. Por tanto la saturación de la profundidad
promedio

, es definida por

= ∅

0
(12.1)

Donde ∅

es la porosidad promedio usada en un modelo areal. Para la constante ∅ la saturación inicial

es (ver
Fig. 12.1a)

=

+ −

(12.2)

Si el contacto gas-agua (GWC) crece para

(

<

) al saturacion promedio es (ver Fig. 12.1b)

=

+ 1−

+ ( −

)

(12.3)

Si en lugar el contacto gas-agua cae por debajo de esta la localizacion inicial (

>

) el promedio de la saturacion
es encontrado por (ver Fig. 12.1c)

=
(

+ −

)

(12.4)

Si Z=0 es seleccionanda como plano de referencia para un sistema areal de dos dimensiones, entonces las
presiones en este plano son usadas para aclacular el flujo entre bloques del plano horizontal. Desde que tengamos
asumido que la presion capilar es cero, las presiones de agua y gas pueden ser iguales en los contactos gas-agua
(Zc):

=

(12.5)

En alguna posicion Z las presiones en dos fases son:

=

+ ϒ

(12.6)

=

(12.6)


La diferencia en las dos presiones en el plano de referencia esta dada por

0 −

0 =

= ϒ

(12.7)

Donde ϒ = ϒ

− ϒ

. Coats et al. (1971a ) hace referencia a la diferencia de presion en la ecuación anterior como ―
presion pseudo-capilar‖, aun cuando esto no tiene


Fig. 12.2. Un ejemplo de la presión pseudo-capilar (de Coats et al. 1971)
315


Nada que ver con fuerzas capilares. Sustituyendo para

de la ecuacion (12.7) en la ecuacion. (12.3) y (12.4) se
produce:

= −
(1 −

)

ϒ
+
(1 −

)

<

(12.8)

Y

= 1 −
(1 −

)

ϒ

<

(12.9)

Un ejemplo de la presion pseudo-capilar calculada por la relacion anterior para = 300 ,

= 0.15,

=
0.25,

= 100 ϒ = 0.38 es mostrada en la Fig. 12.2

Las permeabilidades pseudo-relativas son derivadas de los requisitos para que el flujo horizontal entre los
bloques calculados usando permeabilidades pseudo-relativas sean iguales al flujo actual integrado sobre el espesor
h,i.e.,

(

) =

0

(12.10)


Donde k y krl son la permeabilidad horizontal y relativa para usar en cálculos 2D VE. Para k constante:

=

+ −

<

12.11

=

>

12.12

Donde

es

a la saturación de gas residual

.

Usando las ecuaciones (12.3) y (12.4)

puede ser eliminado de las relaciones de arriba para obtener:

=

1 −

+

1 −

− +

1 −

+

1 −

1 −

<

12.13

Y

=

1 −

>

12.14

Similarmente

=

1 −

1 −

<

12.15

Y

1 −

1 −

>

12.16

Donde

es

en la saturación de agua crítica

.

La figura 12.3 muestra un ejemplo de las curvas de permeabilidad pseudo-relativas junto con las curvas de roca para
el caso h=300 ft,

= 100 ft,

= 0.25,

= 0.15,

= 0.4 y

= 0.9. Note que las pseudo-funciones
316

dependen solo de los puntos finales de las curvas de roca (no en su forma) y la posición inicial del contacto

. Por lo
tanto, puede ser diferente para llegar al grid block en yacimientos de grandes relieves verticales.

Figura 12.3. Un ejemplo de la permeabilidad pseudo-relativa y la correspondiente curva de roca (de Coats el al.,
1971)


Coats et al. (1971a) muestra como este enfoque podría ser usado para acomodar la estructura y estratificación del
yacimiento. La aplicabilidad práctica de este enfoque depende de la rapidez con la cual las perturbaciones de
equilibrio en la dirección vertical se disipan en comparación con la tasa de movimiento en las direcciones
horizontales. Coats et al. (1971a) ha desarrollado un grupo de dimensiones, cuyo valor es proporcional al grado de
validez de la suposición VE. Ningún valor crítico de este criterio está disponible en esta fecha.


12.2.2 Otras Pseudo-funciones

Generalización del concepto VE. Las ecuaciones (12.1) y (12.10) pueden ser usadas para desarrollar las funciones
VE cuando la distribución de fluido vertical es dada por el equilibrio de las fuerzas de gravedad y capilaridad. Coats
(1967) presentó tal método para el caso cuando la capilaridad de la zona de transición no es despreciable. Ellos
también presentaron un criterio para determinar cuando su enfoque provee una buena representación del
desplazamiento de fluidos en yacimientos. Este enfoque es particularmente importante para la simulación de flujo
agua-aceite en yacimientos con buena comunicación vertical.

Martin (1968) ha proporcionado una base teórica sólida para las peudo-funciones VE demostrando como las
ecuaciones de flujo tridimensional pueden ser reducidas a ecuaciones bidimensionales. Esto se logra a través de la
integración parcial de las ecuaciones. Las relaciones de Martin incluyen el equilibrio gravedad-capilaridad en la
dirección vertical y, para el caso de dos fases con una capilaridad en la zona de transición despreciable, se reducen
a las ecuaciones presentadas en la sección anterior.
Las funciones VE generalizadas en formaciones homogéneas son función solo del contacto del fluido inicial y las
curvas de roca

y

. En un medio heterogéneo, estas funciones también dependen de la estratificación (Φ(z), k(z))
y pueden ser diferentes para llegar al areal block.

a. Pseudo-funciones para el desplazamiento en yacimientos estratificados controlados por fuerzas viscosas. Hearn
(1971) ha desarrollado un procedimiento para calcular las curvas de permeabilidad pseudo-relativa para usar en
la simulación de inyección de agua en yacimientos estratificados. En esta aproximación la viscosidad en vez de
gravedad y fuerzas capilares se determina la distribución de fluido en la dirección vertical. Este modelo es
basado en el trabajo de Hiatt (1958) y Warren y Cosgrove (1964), y es válido solo cuando los gradientes de
presión en la viscosidad vertical son despreciables comparados con los gradientes horizontales. El modelo de
Hearn supone flujo incompresible con desplazamiento pistón que tiene lugar de forma independiente en cada
capa. Hawthorne (1974) ha demostrado que el modelo de Hearn puede ser modificado para incluir la influencia
de la presión capilar.

b. Pseudo.funciones dinámicas. Los modelos analizados hasta ahora no son aplicables para yacimientos que no
alcanzan las condiciones de equilibrio debido a la poca comunicación vertical, extensos flujos verticales, cambios
en la tasa de flujo, etc. Aunque incluso en el caso general, en principio, el yacimiento puede ser descrito en 2-D,
la determinación exacta de pseudo-funciones apropiadas requerirá la solución completa en 3-D. Esto no es una
situación deseable, ya que la solución del problema en 3-D es lo que estamos tratando de evitar a través del uso
317

de pseudo-funciones. En tal situación, las pseudo-funciones para un block dado variarían con el tiempo y serían
diferente para cada conjunto de condiciones simuladas. Como una aproximación a esto, Jacks et al. (1973) ha
desarrollado un procedimiento para calcular esas pseudo-funciones ‗dinámicas‘ de simulación transversal en 2D.
Estas funciones son aplicables en una amplia gama de condiciones de flujo y saturaciones de fluido inicial y
pueden ser dependientes del espacio y del tiempo. Las pseudo-funciones dinámicas son derivadas de detallados
estudios de simulación en sección transversal y vertical, de yacimientos bajo condiciones que son esperadas
durante las simulaciones de modelos areales.
Los resultados de los estudios de la sección transversal son procesados para producir la profundidad promedio
de las saturaciones de fluidos y los valores de la permeabilidad pseudo-relativa. Kyte y Berry (1975) ha mejorado
el procedimiento para permitir el cálculo de la presión pseudo-capilar dinámica y compensar las diferencias entre
tamaños de grid usados y los modelos areales y transversales.

c. Pseudo-funciones para pozos individuales. Como se discutió en el capítulo 9, sección 9.7.3, la predicción real del
rendimiento del pozo en un modelo areal requiere la modificación de la función

, las cuales pueden ser
también denominadas pseudo-funciones. Además de los métodos discutidos en el capítulo 9, Emmanuel y Cook
(1974) mostró como un modelo transversal puede ser usado para generar pseudo-curvas. Woods y Khurana
(1977) ha ampliado este procedimiento por medio de la integración parcial de las ecuaciones de flujo para incluir
la conicidad del agua en modelos de yacimientos tridimensionales. Su enfoque no asume equilibrio vertical;
representa las fuerzas viscosas y la geometría del flujo el cual domina el rendimiento del pozo. Las pseudo-
funciones son derivadas de los resultados de simulaciones con un modelo de conicidad bidimensional. El
desarrollo es restringido a flujo de dos fases.


12.3 TUBOS DE CORRIENTE Y MODELOS RELACIONADOS

Los modelos de tubos de corriente son anteriores a la llegada de la tecnología de la simulación. Ellos pueden ser
usados para cálculos manuales de los patrones de desplazamiento en 2-D. El yacimiento está dividido en ‗tubos de
corriente‘ basado en un campo de presión conocida o estimada y es asumido que no hay flujo transversal entre los
tubos. Entonces el desplazamiento a lo largo de cada tubo puede ser calculado separadamente y así el problema en
2-D es reducido a un número de problemas en 1-D. El cálculo es riguroso solo si el flujo en los límites del tubo es
idéntico con el flujo en las líneas y las líneas no cambian con el tiempo.
Modelos de este tipo han sido propuestos por Muskat (1937), Fay y Prats (1951), Hurst (1953), Higgins y Leighton
(1962, 1962a), Hauber (1964), Patton et al. (1971) y Le Blanc (1971).
Modelos tempranos fueron designados para cálculos manuales pero el modelo de Higgins y Leighton y modelos
posteriores son orientados por computador. El modelo más general es el de Le Blanc.
Cuando la distribución de presión es descrita por la ecuación de estado estable (tipo Laplace), el enfoque de los
tubos de corriente es riguroso. Este es el caso de flujo incompresible en una fase. A través del uso de potencial o
pseudo-presión como se discutió en el capítulo 2, los modelos de tubos de corriente también pueden manejar efectos
gravitacionales y variaciones de densidad y viscosidad con presión. El modelo también puede ser usado
rigurosamente para el desplazamiento miscible con la relación de la unidad de movilidad. En situaciones más
complejas, los tubos de corriente son aun determinados de la solución potencial, y porque ya no corresponden a las
líneas de corriente, el modelo es solo una aproximación a la solución del problema.
La distribución de líneas de corriente puede ser determinada por métodos analíticos o numéricos. Las soluciones
analíticas están disponibles para una variedad de patrones de pozos (Muskat, 1937, Morilla-Seytox, 1996). Las
técnicas numéricas para solucionar ecuaciones elípticas se discuten en numerosos textos.
Una vez se han definido los tubos de corriente, la distribución de la saturación o concentración a lo largo de las líneas
de corriente puede ser calculada de nuevo por los métodos analíticos o numéricos.
El uso de los modelos de tubo de corriente se restringe a los patrones de dos dimensiones y los problemas que
aproximadamente cumplen las hipótesis de simplificación antes mencionados. Patton et al. (1971) presenta una
interesante aplicación de esta técnica para la predicción del rendimiento de la inundación del polímero. Un
tratamiento detallado de este tema está más allá del alcance de este libro.


12.4 SIMULACIÓN DE PROBLEMAS DE PUNTO DE BURBUJA INCONSTANTE

La presión del punto de burbuja Pb de un aceite subsaturado es la presión en la cual la primera burbuja del gas
evoluciona mientras que se disminuye la presión (fig. 12.4). Ésta es también la presión en la cual todo el gas en un
sistema gas- líquido es disuelto (o entra en la solución) cuando la presión se aumenta. Claramente para P>Pb la
proporción gas-aceite en solución Rs debe ser constante. Sin embargo, si el suficiente gas se suministra
continuamente mientras que se aumenta la presión, la fase del aceite seguirá saturada a lo largo de las curvas de
hinchamiento demostradas por las líneas discontinuas en fig. 12.4.
En las ecuaciones de flujo trifásico desarrollados en el capítulo 5, fue asumido que las curvas únicas de Rs y de Bo
se pueden utilizar en todas partes en el yacimiento. Esto es verdad si por ejemplo la presión disminuye por todas
partes durante la vida del yacimiento. Hay, sin embargo, varios casos donde este supuesto no se cumple.
318

Considere un yacimiento originalmente subsaturado con las condiciones iníciales dadas por el punto A en fig. 12.5. Si
la presión se reduce por debajo del punto original
1
de la presión de burbuja, el gas libre va a evolucionar.
Suponga que la presión del yacimiento es aumentada por la inyección del agua que comienza en el punto B. debido
a la migración vertical del gas, un bloque en la parte inferior del yacimiento tendrá una saturación de gas más baja y
por lo tanto el punto de burbuja de la mezcla en este bloque
2



Fig. 12.4. Presión punto de burbuja y curvas de hinchamiento

será inferior que el punto de burbuja original
1
, y la represurizacion puede llevar a las condiciones indicadas en el
punto C. En contraste, un boque hacia la parte superior del yacimiento con una saturación de gas más grande puede
seguir la protuberancia de la curva por encima del punto de burbuja original del punto D con
3
>
1
.
La inyección del gas en yacimientos subsaturados también dará lugar a diversos puntos de burbuja en diversas
partes del yacimiento. Finalmente, incluso en los yacimientos vírgenes el punto de burbuja aumenta con la
profundidad y esta variación no puede ser ignorada por los yacimientos