You are on page 1of 61

PERSONAJES DEL ANTIGUO TESTAMENTO -

Capítulo I: Génesis
PERSONAJES DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Capítulo I: Personajes del Génesis

Escuela Bíblica Dominical


Primera Iglesia Evangélica Bautista de Luján de Cuyo, Mza.

……….o0o……….

Estudio nº 1:
ADAN: A LA IMAGEN DE DIOS
Génesis 1: 25 2: 3
Salmos 8: 1 9

Introducción
El relato bíblico precedente nos muestra el cuidado de Dios en toda la obra creadora.
Hay después de cada obra una expresión de aprobación por parte del Señor: “Y vio Dios
que era bueno…” nos repite el pasaje una y otra vez.
Este acto de aprobación divina sugiere que al crear, Dios tenía un propósito, y que cada
obra que El llevaba adelante era buena para aquel propósito superior que le inspiraba.
No podemos dejar de ver que todo lo que Dios creó tenía como propósito superior y
final a la creación del hombre, porque el hombre sería creado con una condición
especial que le haría diferente a todos los demás seres creados: el hombre sería creado a
la imagen y semejanza de Dios.

1 La imagen de Dios
Génesis 1: 26 27
La Biblia nos dice que Dios es Espíritu; Jesús lo afirmó tajantemente en su
conversación con la mujer samaritana (S. Juan 4: 24a); es decir que Dios no tiene un
cuerpo físico ni está constituído por algo material, tangible.
Si Dios es Espíritu ¿A qué se refiere el Génesis cuando nos dice que el hombre fue
creado a imagen y semejanza de Dios?
No hay ninguna duda que se refiere al hombre como ser espiritual.
Es verdad que el hombre es un cuerpo físico. La Biblia lo afirma muchas veces y lo
sostiene de Adán, diciendo que Dios formó su cuerpo del barro. También sabemos que
el hombre es un ser inteligente porque puede pensar, razonar, sacar conclusiones… Esta
capacidad es única en el hombre.
Pero el hombre no piensa como si fuera una máquina de pensar; no es algo así como una
computadora. Es que a la inteligencia del hombre se suman otras dos capacidades: su
voluntad y sus sentimientos.
El hombre es libre para actuar de acuerdo a su voluntad; de acuerdo a sus deseos. Nada
puede quitar esta capacidad y esta libertad al hombre.
De la misma manera el hombre siente en el área afectiva: odio, amor, rencor, tristeza,
alegría, son algunos de los sentimientos del hombre.
Por lo tanto el hombre, aunque tenga un cuerpo físico, es fundamentalmente una
persona espiritual que piensa, decide y siente.
A esta condición de persona espiritual es a la que hace referencia la Biblia cuando nos
dice que el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios.
Adán fue creado igual a Dios: una persona espiritual.

2 El señorío del hombre


Génesis 1: 28 31
A aquella condición de persona espiritual, Dios añadio en sus dones al hombre, a Adán,
la responsabilidad y el derecho de ser “señor” de toda la creación, porque la creación
había sido hecha para el hombre.
Por esa razón el hombre tiene una relación de dominio sobre todas las cosas y de
ninguna manera puede pensarse que haya otro ser creado que tenga más dominio que el
hombre.
Todo fue creado por Dios para que el hombre se sirviera porque el hombre era el ser
creado especial de Dios.
Tal condición de señorío del hombre sobre toda la naturaleza nos muestran la intención
divina de que así sea, como un privilegio para el hombre, pero también como una
responsabilidad.
Adán fue puesto sobre toda la cración como señor; este era un privilegio, pero también
fue hecho responsable por ello

3 La gloria y la honra
Salmos 8: 1 9
El salmista exalta la grandeza de Dios y reconoce el señorío del hombre sobre todas las
cosas creadas.
Pero sorprendentemente dice: “le coronaste de gloria y de honra”.
Hay al menos dos posibles interpretaciones de esta afirmación:
en primer lugar el salmista hace referencia al privilegiado don con el cual el hombre fue
formado: a imagen de Dios y como señor de toda la creación.
en segundo lugar, y tal vez como un dato importante digno de no olvidar, si el hombre
fue creado a imagen de Dios es lícito pensar que la misma gloria y honra divinas se
reflejan en todos los humanos. Dios en su infinita bondad decide compartir no sólo su
imagen, sino también su gloria y su honra con Adán.
El pecado habría de degradar esta condición del hombre.

4 El descanso divino
Génesis 2: 1 3
No es lícito pensar que un Ser Todopoderoso como nuestro Dios se haya
cansado de llevar adelante su obra creadora. Lo que Génesis quiere decirnos, sin dudas,
es que Dios tomó un tiempo de contemplación después de haber creado al hombre,
bendiciendo todo lo creado.
Su creación estaba terminada de acuerdo a sus propósitos. El v. 31 del capítulo 1 dice:
“…y he aquí que (todo lo creado) era bueno en gran manera”.
Dios estaba satisfecho con su creación. Tenía ahora a un ser hecho a su imagen y
semejanza con quien compartir su existencia, su gloria y su honra…Esta fue la
privilegiada situación de Adán.

Cuestionario de repaso:
¿Qué nos sugiere el cuidado puesto por Dios en toda su obra creadora antes de formar al
hombre?
¿Cómo define la Biblia a Dios?
¿A qué debemos referirnos cuando decimos que el hombre es creado a imagen y
semejanza de Dios?
¿Qué dones tiene el hombre como persona espiritual?
¿Qué significa que el hombre tenga señorío sobre todas las cosas creadas?
¿Qué entendemos cuando el salmo 8 nos dice que Dios coronó al hombre de gloria y de
honra?

Versículo para aprender de memoria:

“Y creó Dios al hombre a su imagen,


a imagen de Dios lo creó…”
Génesis 1: 27ª

…..o0o…..

Estudio nº 2:
ADAN Y EVA: LIBRES PERO RESPONSABLES
Génesis 2: 7 25; 3: 1-19

Introducción
Hemos estado considerando en la lección anterior que la imagen y
semejanza divinas en el hombre son su condición de persona espiritual. Definimos esta
condición como un privilegio, pero también como una responsabilidad.
Y ésto es así porque en el ejercicio de su personalidad el hombre usa su inteligencia, sus
sentimientos y su libertad. A menudo no tenemos en cuenta frente a la Omnipotencia de
Dios que hay algo que Dios “no puede hacer” porque El así lo dispuso en su acto
creador… Y este algo es sobrepasar la libertad del hombre. Dios no puede hacer lo que
el hombre no le deja hacer… Dios no puede guiar los pasos de una persona si esta no le
da a Dios este derecho.
Adán, como persona espiritual, a la imagen de Dios, tenía libertad para hacer lo que le
pareciera; y Dios respetó esa libertad, porque no hacerlo hubiera sido no respetar sus
propios designios en la creación.

1 La libertad para elegir


Génesis 2: 7 17
Dios pone al hombre sobre el huerto del Edén disfrutando de todos los
privilegios. Adán en realidad no tenía de qué quejarse… Pero Dios también pone dentro
del huerto el árbol de la ciencia del bien y del mal. Advierte a Adán que de este árbol no
debería comer porque si lo hacía moriría.
No es este árbol un hecho antojadizo de Dios. En realidad, como a todo ser libre, Dios
da a Adán la posibilidad de elegir aunque le hace conocer cuál es su deseo, y las
consecuencias de la desobediencia.
Dios creó al hombre perfecto… Al formarlo El mismo había dicho que “era bueno en
gran manera”. Dios no creó al hombre para morir. El hombre moriría si elegía mal, pero
era libre para decidir por sí mismo. Este árbol de la ciencia del bien y del mal simboliza
la posibilidad del hombre de optar haciendo uso pleno de su libertad.

2 Una compañera ¿Buena?


Génesis 2: 18 25
Después de haber puesto al hombre sobre toda su creación y de haber
establecido claramente lo que esperaba de él, Dios percibe que “no es bueno que el
hombre esté solo…”
Hay un lenguaje poético en este pasaje, que nos muestra a Dios completando su obra
creadora, preocupado en la felicidad plena del hombre. Dios forma a la mujer para que
sea compañía idónea y para que la raza humana se multiplique y llene la tierra.
Todo este obrar de Dios nos muestra su amor y su buena voluntad para con el hombre.
Dios quiso que la mujer fuera una buena compañera para Adán.

3 Ejerciendo la libertad irresponsablemente


Génesis 3: 1 13
El último versículo del capítulo anterior nos muestran la tranquilidad y la pureza en la
que el hombre y la mujer convivían. No había en ellos pensar de maldad.
Pero “la serpiente era astuta…”; con esta frase se resume el mal obrar preexistente de
Satanás.
De la Biblia extraemos la enseñanza que Satanás fue un ángel lleno de dones que se
insubordinó contra Dios y fue expulsado de delante de la presencia divina (Apoc. 12: 7
9; Isaías 14: 12 y ots.) y desde ese momento obra tratando de trastocar los planes
divinos ( Zacarías 3: 1; Marcos 3: 11 y ots.) y busca afligir a los hombres (Isaías 14: 12,
16 20; Mateo 15: 22 y ots.)
La mujer cae ante la tentación satánica y convence al hombre, y ambos comen del fruto
prohibido. Entonces se dan cuenta de la existencia del mal, haciendo el mal. No es que
el fruto del árbol tuviera alguna substancia mágica… El hombre abre los ojos al pecado
cuando comete pecado, desobedeciendo a Dios, ejerciendo su libertad para elegir.
Pero elige mal… Trae con su elección la muerte y la pérdida de aquella tranquilidad y
pureza que tenía en el huerto antes de pecar contra Dios.

4 Las consecuencias del pecado


Génesis 3: 14 19
Dios había dado todo al hombre; pero éste, al pecar contra Dios, pierde muchos de
aquellos privilegios.
El señorío del hombre sobre la creación se invierte y ahora deberá trabajar y esforzarse
para alimentarse. La bendición de llenar la tierra traerá dolores sobre la mujer al tener
sus hijos…
Esta condena de parte de Dios resume el estado del hombre después del pecado.
Alguien dijo: “después de pecar el hombre comienza a morir”. Y ésto es cierto porque
la más terrible consecuencia del pecado de Adán y Eva es que trajeron la muerte sobre
toda la raza humana.
Pero no sería justo dejar pasar la promesa inserta por Dios según el v. 15 de este
capítulo. En su condena a la serpiente hay una clara referencia a Satanás. Y Dios dice al
diablo que un hijo de la mujer le habría de “herir en la cabeza” profetizando la
maravillosa victoria de Jesús en la cruz sobre la muerte, el pecado y Satanás.
De cualquier manera resulta ciertamente triste considerar las funestas
consecuencias que el irresponsable ejercicio de la libertad traen sobre aquel ser que
había sido creado a la imagen y semejanza de Dios y había sido coronado de gloria y de
honra, e imaginar el tremendo dolor de Dios frente al mal ejercicio que el hombre hizo
de su libertad, porque Dios, aún amando al hombre, debió condenarlo por su pecado.

Cuestionario de repaso:
¿Qué simboliza el árbol de la ciencia del bien y del mal que Dios puso en medio del
huerto del Edén?
¿Qué intención motivó a Dios crear a la mujer?
¿Cómo descubre el hombre la existencia del mal?
¿Qué promesa extraemos de Génesis 3: 15?

Versículo para aprender de memoria:

“Con el sudor de tu frente comerás el pan


hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella
fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo
volverás”
Génesis 3: 19

…..o0o…..

Estudio nº 3:
ABEL: PARA DIOS LO MEJOR…
Génesis 4:1 13; Hebreos 11: 4

Introducción
En esta lección habremos de considerar la actitud de Abel en su gratitud hacia Dios.
Este es el buen ejemplo…
Pero también consideraremos las acciones de Caín porque de ellas también podemos
aprender en lo que respecta a nuestra relación con Dios y a las consecuencias de una
relación pobre o nula con el Señor.
Debemos decir que el hombre desde siempre, a partir de la percepción de Dios, ha
intentado, de alguna manera, cuando su corazón es agradecido, agradar a Dios
reconociendo en El el dador de todas las bendiciones. Esta idea está presente en todas
las religiones, y se hace más notoria aún en la religión judeo cristiana.

1 La ofrenda de Abel
Génesis 4: 1 4
El pasaje nos muestra a los dos hijos mayores de Adán y Eva trabajando para la
subsistencia. Como vimos en la lección anterior, el hombre debería “ganar el pan con el
sudor de su frente”. Caín fue labrador de la tierra, agricultor; y Abel dedicó su esfuerzo
a criar ovejas…Ya vemos como la familia de Adán comienza a organizarse para
asegurar el sustento.
El pasaje nos dice que después de un tiempo ambos decidieron traer una ofrenda a Dios.
Sin duda que en ambos estaba presente el deseo de reconocer al Señor por los frutos
obtenidos de sus trabajos. Caín trajo parte de sus cosechas; pero Abel eligió lo mejor
para el Señor.
La actitud de Abel nos enseña dos cosas:
Un corazón verdaderamente agradecido al Señor no sólo ofrendará una parte, sino que
traerá lo mejor y lo primero para Dios.
La ofrenda en este caso es un símbolo también de la alabanza a Dios y de la entrega de
nuestra propia vida. Por eso debemos estar dispuestos a darle a El lo mejor aún de
nuestra vida como una alabanza.
Caín no fue mezquino, sino tal vez algo descuidado… Es probable que su actitud
ofertoria haya sido un simple compromiso; algo así como una obligación. Por eso no
tomó el tiempo de elegir y traer lo mejor a Jehová.
2 La aprobación de Dios
Génesis 4: 4b 5
El pasaje nos dice que Dios miró con agradó la ofrenda de Abel; pero no ocurrió lo
mismo con la ofrenda de Caín. De ninguna manera debe pensarse que Dios consideró el
valor material de lo traído por Abel y lo traído por Caín… Tal vez hasta es posible que
lo ofrendado por Caín fuera más valioso materialmente que lo ofrendado por Abel. Pero
Dios miró el corazón de ambos hermanos, y vio en Abel una dedicación, una atención,
una gratitud que no encontró en Caín… Y ésto es lo verdaderamente importante para
Dios: no cuánto ofrendamos, sino cómo; no el valor material sino que sea lo mejor que
podamos traer a su altar.

3 “El pecado está a la puerta”


Génesis 4: 6 8
La consideración de Dios trajo enojo y decaimiento en Caín. Dios, como un Padre
paciente y tierno, dialoga con él tratando de hacerle comprender que, aunque no se ha
agradado con su ofrenda, todavía espera de Caín el bien. Pero también le advierte que si
no corrige su error y si no busca el bien, “el pecado está a la puerta”… Hay dos cosas
importantes de esta expresión divina: En primer lugar se desprende que Dios no ha
considerado el descuido de Caín como un pecado, sino más bien como un error
corregible; En segundo lugar en esta advertencia Dios deja a Caín la responsabilidad de
decidir lo que hacer, pero le hace notar que, si bien su actitud ofertoria no ha sido
considerada un pecado, si no la corrige entonces sí será un pecado, porque Dios ya le ha
advertido sobre ella.
Caín, en vez de reconocer su error, lleno de celos y de soberbia, invita a su hermano a
salir al campo y allí, lejos de sus padres, se alza contra él y le mata. El no quiso
reconocer y corregir su error y mató a quien él culpaba de su desgracia. Muchas veces
los hombres culpan a otros de sus angustias y pesares y no reconocen que ellos son los
responsables por su falta de humildad para reconocer sus propios errores. Caín fue, en
este sentido, un ejemplo… Un mal ejemplo

4 La hipocrecía de negar el pecado y el castigo de Dios


Génesis 4: 9 13
Ahora sí Caín ha pecado… El ha despreciado la comprensión y la ternura divinas y ha
matado a su hermano. Cuando Dios le pregunta por Abel, Caín, aún preso en su
soberbia, pregunta hipócritamente: “¿Soy yo acaso quien tiene que cuidar a mi
hermano?”
Pero nada es posible de ocultar ante Dios, y el Señor dice a Caín que la sangre inocente
de Abel clama ante El… Frente a tal afirmación divina, Caín se siente descubierto. Ya
no tiene excusas…Y el castigo de Dios es terrible. Debe haber sido tremendo para Caín,
que tanto se había dolido por el desagrado de Dios ante su ofrenda, escuchar ahora la
voz del Señor diciendo: “Maldito seas tú…Errante y extranjero serás en la tierra” Caín,
avergonzado y derrotado por su propio pecado, solo atina a lamentarse…

5 Abel: un buen ejemplo


Hebreos 11: 4
La actitud de Abel frente a Dios quedó como un notable testimonio. El
escritor de la carta a los Hebreos hace en este capítulo una larga lista de hombres que
actuaron por fe, y al primero que menciona es a Abel.
La fe es necesaria para ofrendar a Dios lo mejor:
Sin fe en Dios no entenderemos jamás que todo lo que tenemos es porque El lo provee.
Sin fe no podremos llegar a entender que cuando damos lo mejor al Señor sólo estamos
haciendo lo que El hace por nosotros, dándonos lo mejor.
Sin fe no gozaremos dar al Señor lo mejor para agradarle; y la tristeza de un corazón
ingrato y mezquino abrirá las puertas al pecado, como sucedió con Caín
Aunque a Abel le costó la vida ofrecer al Señor lo mejor, él lo hizo… Es notable leer al
escritor de Hebreos cuando dice: “muerto, aún habla por ella” haciendo referencia a la
fe con la que Abel dio lo mejor al Señor.

Cuestionario de repaso:
¿Qué dos enseñanzas sacamos de la actitud de Abel para ofrendar?
¿Por qué es importante la fe para ofrendar?

Versículo para aprender de memoria:


“Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente
sacrificio que Caín…”
Hebreos 11: 4a

…..o0o…..

Estudio nº 4:
ENOC: CAMINANDO CON DIOS…
Génesis 5: 18 24; Hebreos 11: 5 6

Introducción
Es importante destacar que el Génesis sólo procura dar una lista de los hombres de las
principales familias no como un dato histórico, sino como un argumento sobre la
autenticidad del relato.
Moisés, el autor, sólo puede haber llegado a este conocimiento por la revelación del
mismo Dios. Y la intención de Dios al revelar estos nombres a Moisés seguramente es
dar un criterio de veracidad al relato. Nadie tal vez pueda aprender de memoria tantos
nombres y tantos datos, pero la precisión de ellos, ubicados inmediatamente después del
relato de la creación del hombre, afirman la autenticidad del Génesis.
Otro dato a tener en cuenta es la gran longevidad de estos patriarcas… Muchos
superaron los novecientos años de vida. Algunos afirman que los años se contaban de
otra manera. Pero si ésto fuera así, lo sería también para las edades de Abraham, Isaac,
Moisés, que son mencionadas en el relato; y entonces la solución sería aún más
problemática. Por ejemplo: si consideramos que los 969 años de Matusalén (Gén. 5: 27)
no fueron tantos ¿cuántos años tenía Moisés cuando mató al egipcio y huyó de Egipto?
La Biblia dice que Moisés tenía 40 años (la misma edad que se menciona para el
casamiento de Isaac). Si creemos que Matusalén no vivió en realidad 969 años,
debemos creer que Moisés e Isaac tenían 4 años aproximadamente cuando ocurrieron
aquellos sucesos…Esto es inadmisible.
En realidad debemos pensar que en una raza aún no degradada por el pecado, los
hombre podían vivir mucho más tiempo.

1 Enoc, un hombre en comunión con Dios


Génesis 5: 18 24
Es realmente hermoso como describe el Génesis la relación de Enoc con
Dios… No basta el simple “vivió” que se usa en todo el capítulo. Motivado por la
fidelidad de Enoc, Moisés en el relato dice: “Y caminó Enoc con Dios…” (v. 22); y
como si no bastara, para que no queden dudas, insiste una vez más: “Caminó, pues,
Enoc con Dios…” (v. 24)
Debemos entender muy bien a qué se refiere el escritor, al afirmar que Enoc caminó con
Dios.
Algunos, tal vez dogmatizando el concepto, han llegado a afirmar que Enoc era un
hombre perfecto delante de Dios. Esto en realidad es inadmisible porque la Biblia
misma lo desmitifica cuando nos dice que “todos pecaron” y “que no hay justo, ni aún
uno” (Pablo escribiendo a los romanos).
Es muchos más prudente y aún más hermoso pensar que, siendo un hombre como todos,
incluso habiendo pecado, la dependencia de Enoc respecto de Dios llegó a ser tal, que
su comunión fue constante con Dios.
Los creyentes sabemos muy bien qué importante es estar en comunión con Dios a través
de la oración, de la alabanza, de la iglesia, de la lectura de su Palabra… Pero también
sabemos que muchas veces esa comunión no es constante, que hay cosas que nos
distraen y que a menudo ocupados en asuntos temporales olvidamos tener en cuenta al
Señor.
Esto no pasaba seguramente con Enoc… El “caminaba” con Dios: es decir que él iba
adonde Dios le llevaba, y a su vez Dios iba siempre junto a Enoc…¡Qué maravillosa
imagen…!

2 Un hombre notablemente premiado por Dios


Génesis 5: 24
El pasaje dice que Dios premió a Enoc llevándole sin pasar por la muerte física…
También se afirma ésto de Elías, y muchos creemos que algo similar ocurrió con el
mismo Moisés (lo veremos en lecciones futuras).
Pero no deja de asombrarnos hasta que punto llegó la comunión de Enoc con Dios…
Notemos también que al ser elevado a la presencia divina, Enoc tiene 365 años, muchos
menos que sus antecesores y sus descendientes. La idea es que Dios no quiso esperar
más tiempo para tener consigo a Enoc.
Alguien, poetizando el pasaje, dijo: “…Y una tarde, cuando el sol se apresuraba a
ocultarse, Enoc tomó su cayado y comenzó a caminar junto al Señor, como siempre lo
hacía…Hasta que junto al Padre llegó hasta el mismo cielo; y el Padre le retuvo allí”…
Es una cuadro maravilloso de la notable bendición sobre la vida de este hombre fiel y
devoto, y el agrado innenarrable del mismo Dios.

3 Enoc: un ejemplo de fe
Hebreos 11: 5 6
El escritor de Hebreos ubica a Enoc inmeditamente después de Abel en el largo listado
que hace de los grandes hombres de fe. Aquí se certifica que Enoc no conoció la muerte
y se afirma el agrado de Dios con él. El escritor dice, tomando como ejemplo a Enoc:
“porque sin fe es imposible agradar a Dios”, dando por sentado cuánto agradó a Dios la
fe de Enoc.
Y esta es una gran enseñanza para los cristianos: no es posible una comunión plena e
intensa con Dios sin fe.
La fe es imprescindible no sólo para creer que sí es posible caminar con Dios, sino
también para que cada paso que damos en ese camino, lo demos tomados de la mano del
Señor.
Es este sentido, Enoc debe ser un espejo en donde cada creyente pueda mirarse, tratando
de seguir su ejemplo. Es posible una comunión tan hermosa con el Señor; más aún
sabiendo que por Jesucristo su Espíritu mora en nosotros para darnos la vida eterna. Y
desde esta perspectiva, el premio a Enoc es un “anticipo” de lo que Dios quiere dar a
todos aquellos que creen en Jesús y aprenden, por su Espíritu, a “caminar con El”.

Cuestionario de repaso:
¿Qué aporta al relato del Génesis la mención de tantos nombres y datos respecto a los
sucesores de Adán?
¿Qué podemos decir de las edades de los patriarcas?
¿Qué debemos entender cuando el autor del Génesis dice que Enoc “caminó” con Dios?
¿Qué certifica el escritor de Hebreos respecto a Enoc?
¿Qué enseñanza toma el escritor de Hebreos de este ejemplo de Enoc?
¿Qué relación podemos encontrar entre el ascenso de Enoc a la presencia de Dios y la
oferta de Jesucristo…?

Versículo para aprender de memoria:

“Pero sin fe es imposible agradar a Dios;


porque es necesario que el que se acerca
a Dios crea que le hay…”
Hebreos 11: 6a

…..o0o…..

Estudio nº 5:
NOE: OBEDIENTE Y FIEL
Génesis 6: 1 22; 8: 1 13; 9: 12 17

Introducción
La historia de Noé es una de las más conocidas de la Biblia. A modo de introducción,
digamos que la idea de una gran diluvio está presente en todas las culturas antiguas, lo
que certifica el relato bíblico. La versión egipcia lo ubica entre 10.000 y 11.000 años
antes de Cristo, que coincidiría con el relato bíblico y con un hecho científicamente
comprobado digno de ser tenido en cuenta: alrededor del año 10.000 A.C. se produjo la
cuarta “glaciarización”, es decir un gran enfriamiento de la tierra que llevó hielo hasta
los trópicos…Cuando estos hielos se derritieron porque la tierra volvió a tener su
temperatura normal, grandes masas de aguas se desplazaron y produjeron grandes
lluvias… Es bueno saber que el relato bíblico no es una historia metafórica sino la
descripción de un hecho real.

1 La maldad de los hombres


Génesis 6: 1 7
La maldad se hace una constante en toda la tierra y todos los hombres se pervierten de
manera tal que Dios, sufriendo por tanta corrupción, decide eliminar al hombre de la faz
de la tierra. Tal actitud nos muestra a un Dios sensible a su vez defraudado por aquel
hombre al que había coronado de gloria y de honra.
Cuando se menciona a las “hijas de los hombres” debe entenderse que se hace
referencia a las descendientes de Caín; y cuando se habla de “los hijos de Dios” es
correcto entender que se hace referencia a los dencendientes de Set, hijo de Adán y Eva,
de moral similar a la de Abel, del cual también procede Noé, y quienes aún guardaban
cierta comunión con Dios. Sin embargo la tentación era más fuerte y a través de una
mala sexualidad también estos últimos comienzan a corromperse.
2 Noé y la gracia de Dios
Génesis 6: 8 22
Siempre se ha considerado la virtud de Noé… Sin embargo no debe caerse en el
dogmatismo de que haya sido un hombre perfecto (ver cap. 9: 18 29). Pero sí fue
obediente y fiel… Notemos que el autor de Génesis dice de Noé lo mismo que había
dicho de Enoc: “Con Dios caminó Noé” (v. 9b) lo que afirma su comunión con el
Señor.
En Noé Dios encuentra a un hombre devoto y obediente (seguramente el único). Noé no
sólo buscaba la dirección de Dios sino que estaba dispuesto a obedecerle, aún más allá
de poder comprender los propósitos divinos. No debe haber sido fácil para Noé aceptar
que habría de llover tanto tiempo… Pero obedeció a Dios en forma sumisa y humilde y
se puso manos a la obra de acuerdo con las instrucciones divinas.
Pero a las virtudes de Noé debe agregarse la gracia de Dios… Dios estaba herido por
tanta maldad, y su enojo es perceptible… Sin embargo su amor es mayor que su ira.
Cuando considera a Noé exalta sus virtudes y le hace digno, por su gracia (vers. de
llevar adelante sus propósitos.
Sin Noé el plan de Dios para la raza humana hubiera fracasado; pero la gracia de Dios,
su sublime amor, aprovecha la devoción y la obediencia de un simple hombre para
intentar una nueva oportunidad para el hombre.

2 La promesa de Dios se cumple


Génesis 8: 1 13
Tal como Dios lo había dicho, llovió intensamente y todos los hombres
murieron, salvo Noé y su familia (ver cap. 7).
Después de 40 días Dios se “acordó” de Noé (esta expresión debe ser entendida como
un recurso literario) e hizo que dejara de llover. Así el Arca se detuvo y finalmente Noé
pudo ver desde el Arca que la tierra estaba seca.
Hay un simbolismo notable en la fecha de este acontecimiento según el v. 13: allí se nos
dice que ésto aconteció el primer día del primer mes de una nueva centuria en la vida de
Noé, como si se nos quisiera significar el inicio de una nueva historia para la raza
humana.
Vale destacar que la Palabra de Dios se cumple siempre, ya sea para
bendición como para castigo. Se cumple para bendición al librar a Noé y a su familia de
las consecuencias funestas del diluvio, pero también se cumple para castigo de todos los
demás hombres corruptos y pervertidos.

3 El Pacto de Dios con Noé


Génesis 9: 12 17
Después de dejar de llover y de secarse la tierra, Noé ve dibujarse en los cielos un arco
de colores. Sabemos que hay una explicación científica de la descomposición de la luz
en las gotas de agua flotando sobre la superficie de la tierra. Sin embargo no hay
mención anterior en ninguna literatura antigua al Arco Iris que ésta de Moisés en el
Génesis.
Este es uno de los paisajes más hermosos que puede regalarnos la naturaleza; pero más
hermoso aús es el mensaje que de él se desprende, dado por Dios a Noé: el mensaje de
un Dios amoroso que promete jamás volver a intentar destruír a la humanidad mediante
las aguas… Este mensaje de amor de Dios es un anticipo del maravilloso mensaje de
amor que Dios nos daría en Jesucristo.
No debemos jamás pasar por alto la importante misión que le cupo a Noé: sin él la raza
humana huebiera sido eliminada de la faz de la tierra y los planes amorosos de Dios
para con nosotros no se podrían haber llevado a cabo. Noé es un antecedente
imprescindible de Cristo. Sin su sumisa obediencia y su devoción a Dios, el Mesías
divino no habría sido posible.

Cuestionario de repaso:
¿Qué debemos entender cuando la Biblia refiere a “hijas de los hombres” e “hijos de
Dios”?
¿Qué virtudes podemos destacar en Noé?
¿Cumple Dios su Palabra? ¿Cómo?
¿Qué mensaje extraemos del Arco Iris…?
¿Qué importancia tiene Noé en la historia de la salvación del hombre por parte de Dios?

Versículo para aprender de memoria:

“Y lo hizo así Noé; hizo conforme


a todo lo que Dios le mandó.”
Génesis 6: 22

…..o0o…..

Estudio nº 6:
ABRAM: A LA VOZ DE DIOS…
Génesis 12: 1 9

Introducción:
A partir de Abram comienza la historia específica de Dios con lo que sería primero una
familia, la familia de Abram, y lo que a partir de ella se conformaría: el pueblo de Dios,
del cual habría de nacer el Mesías.
La historia de Abram es riquísima y podríamos estar con ella mucho tiempo… Pero es
bien conocida. En estas lecciones sólo trataremos de dar un vistazo a algunos sucesos de
la vida del patriarca que nos manifiestan su carácter y que habrán de servirnos para
meditación y ejemplo.

1 El llamado de Dios
Génesis 12: 1
En primer lugar, resulta interesante considerar el llamado que Dios hace a Abram.
Abram era hijo de Taré, descendiente de Sem, segundo hijo de Noé. Nativo de Ur de los
Caldeos, una ciudad importantísima ubicada al oeste de la Mesopotamia, dedicada al
comercio y habitada por prósperas familias de clase media alta, Taré había salido de ella
para subir hacia el Norte hasta la tierra de Harán, después de la muerte de su hijo menor
(es posible que Harán, la ciudad, lleve este nombre en homenaje al hijo de Taré). La
Biblia no manifiesta las razones que tuvo Taré para este viaje, pero sí es presumible que
Taré era un hombre temeroso de Dios.
A los 205 años de edad, Taré muere en Harán. Ya la edad de los patriarcas no es tan
notable como antaño; la longevidad ha disminuído después de Noé.
Dios llama a Abram en Harán ordenándole dejar todo, tomar a su mujer, al hijo de su
hermano muerto, y partir hacia una tierra desconocida. Abram acaba de perder a su
padre… No hay en la Biblia ninguna mención al carácter de Abram ni a una relación
especial previa de éste con Dios. Una vez más debemos afirmar que Dios conoce el
corazón de Abram y de este conocimiento resulta su llamado.
2 El propósito de Dios
Génesis 12: 2 3
Hay una promesa inmediatamente después del llamado. Pero esta
promesa tiene un destino personal hacia el mismo Abram, cuando Dios le dice “haré de
ti una nación grande, y te bendeciré…” y una promesa a toda la humanidad: “…y serán
benditas en ti todas las familias de la tierra”.
La frase “y serás bendición” (v. 2b) unifica ambas promesas.
El propósito de Dios es continuar con lo iniciado con Noé: salvar a la humanidad de las
garras de Satanás.
Su programa necesita un pueblo (”una nación grande”) del cual nazca el Mesías ya
previsto en Génesis 3: 15; pero la bendición de la obra del Mesías no será solamente
para Abram y sus descendientes, sino para todos los hombres (”todas las familias de la
tierra”).
La mayor bendición que Abram podía pedir era ser él mismo de bendición…

3 Abram obedece la voz de Dios


Génesis 12: 4 9
Ya dijimos que Abram había perdido hacía poco a su padre Taré. En aquel tipo de
sociedad patriarcal, el hijo mayor heredaba los derechos y las responsabilidades del
padre al morir éste. Abram era el hijo mayor… Seguramente aún no estaba repuesto de
la muerte de su padre y estaría trabajando en vistas a sus nuevas responsabilidades
familiares, cuando Dios le llama. No era el momento oportuno, sin dudas…
Pero Abram no se resiste. Podemos imaginar todas las explicaciones que tuvo que dar a
su hermano Nacor y a los demás en su familia. Había algunos asuntos importantes para
aquellos hombres de entonces: Sarai, la mujer de Abram, era estéril. La promesa de
Dios “haré de ti una nación grande” era incomprensible; la tierra adonde ir no era
conocida por Abram; es más: ni siquiera sabía con qué rumbo habría de viajar.
Abram tenía muchas excusas: pero era Dios el que hablaba; era la voz de Dios la que él
escuchaba. Y a la voz de Dios marchó…
Comienza entonces una larga relación de Dios con Abram que habrá de
tener momentos gratos y momentos tristes. Abram no sabe qué habrá de venir, y
avanzará según Dios le indique.
Hay una virtud notable en Abram: él obedece a Dios sin quejas ni preguntas. Nunca
supo, hasta el fin de sus días, todos los propósitos de Dios para con él, pero descansó en
el Señor y esperó que Dios fuera revelándose de acuerdo a su Voluntad y en sus
tiempos.
Los creyentes a veces, antes de responder al llamado de Dios, queremos saberlo todo…
Esto solamente demuestra nuestra impaciencia y nuestra falta de confianza en el Señor.
Jesús dijo en la montaña “basta a cada día su propio afán” y Abram, mucho tiempo
antes, vivió de acuerdo a este precepto.
Al llegar a Canaán Dios le mostró la tierra y le prometió darla a su descendencia…
Poco a poco Dios iba manifestando sus planes. Abram sólo escuchaba la voz de Dios y
le alababa. En aquella tierra él levanta un altar para el Señor por haberle aparecido.
Se detuvo en un monte al oriente de Bet el, levantó su tienda, y una vez más “invocó el
nombre de Jehová…” esperando nuevas órdenes.
De allí se levantaría para marchar hacia el sur, hacia el inhóspito desierto del Neguev, a
la voz de Dios…
Cuánto tenemos los cristianos para aprender de Abram, de su fe, de su
confianza, de su obediencia. Dios sigue teniendo planes de salvación para toda la
humanidad, pero necesita hombres y mujeres dispuestos a levantarse y emprender la
marcha, a la voz de Dios…

Cuestionario de repaso:
¿Por qué decimos que las promesas de Dios a Abram tienen un doble destino?
¿Qué virtud notable encontramos en la actitud de fe de Abram respecto a los propósitos
de Dios?
¿Qué podemos aprender los creyentes de la actitud de Abram ante el llamado de Dios?

Versículo para aprender de memoria:

“…Y edificó allí altar a Jehová, e invocó


el nombre de Jehová”
Génesis 9: 8b

…..o0o…..

Estudio nº 7:
ABRAHAM, UN HOMBRE OBEDIENTE
Génesis 22: 1 19

Introducción:
Ya han sucedido muchas cosas en la vida de Abram desde que Dios le
llamó en Harán: había atravesado la Tierra Prometida, Canaán, había llegado hasta
Egipto, en donde se había mostrado como un hombre temeroso y este temor le llevó a
mentir a Faraón, pecando contra Dios. Había vuelto de Egipto pasando por Gerar en
donde cometió el mismo error frente al rey Abimelec… Dios le había prometido un hijo
y le había también cambiado su nombre: se llamaría Abraham, que quiere decir “padre
de multitudes”.
Así nació Ismael, siguiendo ciertas costumbres antiguas, con la sierva de su esposa,
Agar…Finalmente Dios cumplió su promesa y permitió que Abraham tuviera un hijo
con Sara, su mujer; así nació Isaac. Pero Agar y Sara discutían por sus hijos, por lo que
Abraham tuvo que echar de delante de sí a Agar e Ismael, aunque bendijo a su hijo (De
Ismael descenderían los “ismaelitas” o árabes en la actualidad). Entonces Dios decidió
probarle.

1 Dios prueba
Génesis 22: 1 2
Suena realmente incomprensible el llamado que Dios hace a Abraham…
Dios mismo le había prometido a Abraham un hijo de Sara sin que el patriarca lo
pidiera; Dios le había dicho que de ese hijo haría una gran nación, y ahora le llama para
que lo ofrezca en sacrificio a Dios, cuando nunca antes (y nunca después) Dios había
pedido sacrificios humanos…
Es importante recordar que la vida de Abraham no había sido fácil y que en algunos
momentos él había perdido la confianza en Dios y había pecado. La idea, una vez leído
todo el pasaje, es que Dios prueba a Abraham, no para saber El mismo que grandeza
había en la fe y la obediencia de su siervo, sino que la intención divina es dar una
oportunidad a Abraham para que el mismo patriarca reconozca su fe y en ella se
afirme…
2 La respuesta de Abraham
Génesis 22: 3 10
El pasaje nos cuenta que Abraham al llegar la mañana, se levantó, cargó su asno, llamó
a dos siervos suyos y a Isaac, su hijo, y emprendió la marcha, para cumplir lo que Dios
le había mandado. No nos dice el pasaje en ningún momento que Abraham haya
discutido con Dios sobre el asunto o siquiera le haya preguntado algo, sobre esta orden
tan inesperada y hasta incoherente…
Sin embargo podemos imaginar todo lo que iba pasando por la cabeza de Abraham a
medida que avanzaban hacia el lugar que Dios le había indicado: seguramente recordó
su vida de muchacho junto a Taré, su padre; la muerte de su padre y el llamado de Dios;
su marcha hacia la Tierra Prometida; el momento en que Dios le prometió un hijo y
sobre todo el nacimiento de Isaac, sus años de bebé y de niño y todas las esperanzas que
en él había depositado. Con toda seguridad Abraham anduvo todo el trayecto con el
rostro demudado por el dolor, por la incomprensión, y seguramente en el más absoluto
de los silencios. Fueron tres largos días de un viaje realmente angustiante…
Sin embargo en ningún momento levantó su voz contra Dios.
Al divisar el lugar, dejó a los siervos y al animal y continuó la marcha junto a Isaac…
El muchaco llevaba la leña y Abraham el fuego y el cuchillo. Isaac comprende que falta
el cordero para el sacrificio y le pregunta a su padre, quien sólo se anima a contestar:
“Dios proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío…”; podemos imaginar con
cuanta tristeza pronunciaba el anciano estas palabras.
Al llegar al lugar Abraham juntó unas piedras, levantó un altar al Señor, dispuso la leña
y ató a su hijo… Isaac seguramente asombrado comprendió que él mismo era el
cordero… Pero estaba obligado a aceptar la voluntad de su padre. Sin lugar a dudas que
este suceso debe de haber marcado notablemente la vida del muchacho.

3 Dios provee el cordero


Génesis 22: 11 14
Con todo preparado, Abraham levanta su cuchillo para ofrecer a su hijo, y en ese
preciso instante el ángel de Jehová da voces desde el cielo para que detenga su mano y
no haga ningún mal a Isaac… Debemos entender por las palabras que luego se suceden
que Dios mismo es quien habla. Muchas veces en el Pentateuco se refiere a Dios como
al ángel de Jehová.
La prueba ya ha sido superada y no es necesario el derramamiento de la sangre de el
hijo de Abraham (en realidad, como ya hemos dicho, a Dios no le agrada el
derramamiento de sangre humana para adorarle…)
Al levantar la vista Abraham ve en un zarzal trabado a un carnero por sus cuernos; toma
el animal y lo ofrece al Señor en holocausto.
Entonces llama a aquel lugar “Jehová proveerá” y le adora.
Esta actitud de Abraham sería luego la más recordada por los israelitas, aún en tiempos
de Jesús: Abraham en su obediencia no había rehusado dar a Dios aún a su propio y
único hijo.

4 Y Dios bendice por la obediencia


Génesis 22: 15 19
Una vez más Dios habla con Abraham, después del sacrificio
prometiéndole que, por su acto de obediencia, le bendeciría y habría de darle una
descendencia tan numerosa como las estrellas del cielo o la arena del mar… Que su
pueblo vencería a sus enemigos y que en su simiente serían benditas todas las naciones
de la tierra.
Y así ocurrió, porque de la descendencia de Abraham Dios levantó una nación que se
hizo numerosa y grande, Israel, y de esta nación Dios hizo que naciera su propio y único
Hijo, Jesucristo de Nazaret, a quien Dios, como lo había hecho Abraham con Isaac,
habría de ofrecer en sacrificio para que los hombres sean salvos de sus pecados.
Y este es el hecho más notable de este acontecimiento en la vida de
Abraham: él no rehusó dar a Dios a su único hijo, de la misma manera en que Dios no
rehusó dar a su único Hijo en la Cruz… Esta actitud de Abraham lo muestra como un
hombre fiel y obediente, que llega a tener el mismo carácter de su Señor porque creyó a
Dios y puso su fe en El… Por eso fue llamado “amigo de Dios” (leer Santiago 2:23 y
Hebreos 11: 17 19)

Cuestionario de repaso:
¿Por qué Dios dispuso probar a Abraham?
¿Cómo respondió Abraham al llamado de Dios?

Versículo para aprender de memoria:

“Abraham creyó a Dios… Y fue llamado


amigo de Dios”
Santiago 2: 23

…..o0o…..

Estudio nº 8:
ESAU: UN HOMBRE INSENSATO
Génesis 25: 19 34; 27: 30 43

Introducción
Después de haber pasado por la suprema prueba de obediencia hubieron
algunos sucesos en la vida de Abraham que tienen una importancia relativa. Isaac, por
su parte, creció. Sara la esposa de Abraham murió, y siguiendo la costumbre, Abraham
buscó una esposa para Isaac cuando el muchacho tenía cuarenta años. La elegida fue
Rebeca, que era hija de parientes de Abraham… Rebeca dio a Isaac dos hijos mellizos:
el mayor, por haber nacido primero, fue Esaú y el menor Jacob. Ambos son muy
importantes porque de ellos surgieron dos grandes pueblos: de Esaú los edomitas,
habitantes de Edom, del otro lado del río Jordán al sur, y de Jacob (luego llamado por
Dios Israel) los israelitas, que serían los herederos de las promesas dadas por Dios a
Abraham y darían lugar, muchos años después al nacimiento del Mesías.

1 La irresponsabilidad de Esaú
Génesis 25: 19 34
Si prestamos atención al relato notaremos que en la respuesta que Dios da a las
aflicciones de Rebeca ya se le anuncia que en su vientre vivían gemelos y que serían
cabezas de dos naciones, y que el menor sería más fuerte históricamente que el mayor
(v. 23).
También se describe el carácter diferente de ambos hermanos: Esaú era cazador y
gustaba de la vida al aire libre, mientras Jacob era hogareño y reposado. Estas
características hicieron que las preferencias de los padres se dividieran: Isaac prefería a
Esaú porque comía de lo que el muchacho cazaba, y Rebeca prefería a Jacob porque le
sentía su compañero en el hogar.
Hay una manifiesta responsabilidad en Isaac y Rebeca por lo que luego habría de
acontecer; en realidad ninguno de los dos debería haber privilegiado a un hijo sobre
otro. Pero lo hicieron, y ésto dio lugar a rencillas y enemistades que duraron muchos
años entre los hermanos.
El relato nos sigue diciendo que cierto día Esaú al volver del campo cansado y
hambriento pidió a Jacob comer de un guisado que el menor estaba preparando. Ni lerdo
ni perezoso, Jacob le pidió a cambio la primogenitura…
Este era un aspecto muy importante de la vida familiar de los israelitas: el primer hijo
varón recibía la bendición de su padre de manera que al morir éste heredaba su
autoridad y privilegios sobre toda la familia. En la familia de Isaac la primogenitura
correspondía, por ser el mayor, a Esaú. Pero Jacob la codiciaba…
Ante la propuesta de Jacob, Esaú casi desfalleciendo de hambre y de cansancio pensó
que si no se alimentaba moriría y de nada le serviría la primogenitura, y la cambió a
Jacob por aquel guisado de lentejas.
La actitud de Esaú fue sobremanera irresponsable; no había ninguna posibilidad que por
tan poco él hubiera despreciado una condición tan importante.

2 Se consuma el engaño
Génesis 27: 30 43
Si hay tiempo conviene leer todo el capítulo 27.
El pasaje nos cuenta que Isaac, siendo ya anciano, llamó a su hijo mayor para darle la
bendición y concederle la autoridad que él ostentaba. Pidió a Esaú que fuera al campo y
le trajera un guisado según a Isaac le gustaba. Pero Isaac estaba ciego… Rebeca oyó la
conversación y aprovechando la salida al campo de Esaú convenció a Jacob para que
ocupara el lugar de su hermano. Ambos eran físicamente distintos, así que Rebeca urdió
un ingenioso plan para que Isaac ciego creyera que era Esaú a quien bendecía…
Cuando Jacob va a la presencia de Isaac le miente diciéndole que él era Esaú. Tal vez en
nuestros días no comprendamos exactamente la gravedad de la falta de Jacob al mentir a
su padre… Un israelita jamás mentiría a su padre porque veía en él la imagen de Dios.
Esta falta podría llegar a ser castigada con la muerte.
Pero Jacob había obtenido el consentimiento del mismo Esaú en el incidente del guisado
de lentejas, y contaba con la complicidad de su madre. No dudó entonces en mentir en
incluso invocó a Jehová como obrando a su favor (leer el v. 20). La mentira se hacía
cada vez mayor. Ante la duda de su padre (v. 22) Jacob insistió en la mentira. Isaac
jamás se imaginaría que un hijo pudiera llegar tan lejos, de manera tal que pese a sus
dudas, bendijo a Jacob, creyendo que era Esaú.
Cuando Jacob salió de la presencia de Isaac, llegó Esaú ante su padre…
Así supo Isaac que había sido engañado… Pero no podía volverse atrás porque era
costumbre que la bendición dada no se podía quitar.
Esto trajo gran pesar a Isaac y también a Esaú que lloró amargamente y debió escuchar
de labios de su padre que debería servir a su hermano menor, lo que era para un israelita
una afrenta sumamente grande.
Por esa razón Esaú aborreció a Jacob de manera tal que dispuso que una vez que su
padre muriera él mataría a su hermano… Pero una vez más Rebeca actúa a favor de
Jacob y le hace saber los planes de su hermano y le manda que vaya a vivir con su
hermano Labán, en Harán, para que Esaú no pudiera cumplir su propósito…
Es un hecho notable que Esaú, en su furia y en su dolor, hubiese olvidado que estos
sucesos se debían a sus actos irresponsables y que si bien Rebeca y Jacob habían
engañado a Isaac, él mismo había consentido en ello “por un plato de lentejas…”
Conclusión
Los creyentes podemos aprender de estos sucesos que de ninguna
manera podemos culpar a otros de nuestros actos irresponsables y que, de una manera u
otra, cuando actuamos irresponsablemente, debemos estar dispuestos a sufrir las
consecuencias.
Muchas veces por nuestra irresponsabilidad rechazamos las bendiciones que Dios tiene
para nuestras vidas. Lamentarnos luego por no recibir esas bendiciones es inútil… Es
nuestra culpa y como tal debemos asumirla.

Cuestionario de repaso:
¿Cuáles son las características principales de las personalidades de Esaú y de Jacob y de
qué manera insiden en los sucesos narrados?
¿Cuál es la culpa de Esaú?
¿Cuál es la culpa de Jacob?
¿Qué lecciones podemos extraer para nuestras vidas considerando las acciones de Isaac
y Rebeca como padres y la irresponsabilidad de Esaú?

Versículo para aprender de memoria:

“Y aborreció Esaú a Jacob por la


bendición con que su padre le había
bendecido…”
Génesis 27: 41a

…..o0o…..

Estudio nº 9:
JACOB: UN ENGAÑADOR ENGAÑADO
Génesis 29: 1 30; 31: 17 55

Introducción
Ya hemos considerado en la lección anterior las distintas personalidades de Esaú y
Jacob… Era lógico que después del engaño las reacciones fueran como fueron: Esaú se
enojó mucho sin asumir que lo sucedido era en gran parte debido a su irresponsabilidad;
como hombre de campo, guerrero y cazador, pensó en la violencia como única solución;
Jacob, criado bajo el consentimiento excesivo de su madre, sin una conducta ética
correcta, decidió huir.
Pero no habría de irle muy bien y marchó a cosechar lo que había sembrado.
Un párrafo especial para Rebeca: había consentido a su hijo menor y había intentado
priviligiarlo sobre su otro hijo llegando a concebir el plan para engañar a su propio
esposo con un asunto tan delicado… Ella pagó caro su error: tuvo que dejar marchar a
su tan amado Jacob lejos de ella.

1 Jacob en casa de Labán


Génesis 29: 1 14
Después de mucho andar hacia el oriente Jacob llegó hasta la tierra de su tío Labán tal
como se lo había sugerido su madre. La distancia era alguna garantía de seguridad
respecto a los deseos de venganza de Esaú, pero también era necesario que Labán lo
recibiera en el seno de su familia, de manera tal que quedara bajo su protección. De esta
manera Esaú no podría pasar sobre la autoridad del patriarca y Jacob estaría seguro…
Pero el corazón de Jacob comienza a cambiar algunas cosas. Al llegar cerca de la casa
de su tío se encuentra con su prima Raquel, que era la segunda de las hijas de Labán, y
se enamora al momento de ella, de tal manera que impulsivamente la besa y se presenta.
Ella, seguramente impactada por la disposición, la fuerza y el atrevimiento de su primo,
corre presurosa a dar la noticia a su familia. Labán recibe al hijo de Rebeca con alegría,
aunque nota la situación de indefensión del muchacho y su carácter algo ingenuo…
Jacob ya es parte de la familia de Labán, se queda con él un mes, a resguardo de las
intenciones de su hermano. Todo parece marchar bien…

2 Jacob engañado
Génesis 29: 15 30
Hay un detalle para tener en cuenta en la conversación de Labán con
Jacob que nos muestra de cuerpo entero la astucia del patriarca: El llama a su sobrino
“hermano” y le insta a reclamar una paga por los servicios que el muchacho le
prestara… Sabía muy bien, como ya dijimos, que Jacob estaba solo y necesitado de
protección,y seguramente notó que estaba enamorado de su hija.
No dudó Jacob al reclamar su paga: serviría a Labán por siete años a cambio de Raquel.
Aunque Labán toma la solicitud del muchacho con cierto desdén (”Mejor es que te la de
a ti, y no que la dé a otro hombre…”), ya tenía todo calculado: ganaba siete años de
trabajo de un hombre joven y que, por necesidad y sentimientos le sería fiel…
Los siete años pasaron rápidamente para Jacob y no tuvo en cuenta su espfuerzo, porque
amaba mucho a Raquel… Después de este tiempo reclamó a Labán la autorización para
unirse a Raquel, pero Labán le dio a Lea por esposa. Era la costumbre: si no se casaba la
hija mayor, las menores debían esperar. Probablemente Jacob no se apercibió del
engaño por la costumbre antigua de que la novia no se quitase el velo que sólo dejaba al
descubierto sus ojos hasta después de la consumación del matrimonio, como un símbolo
de la posesión que el varón hacía de la mujer.
Lo cierto es que Jacob no tuvo más remedio que trabajar otros siete años por Raquel.
Labán podría haberle dado a Raquel en ese mismo momento, pero no convenía a sus
negocios.
Podemos imaginar el peso de estos siete años en la vida de Jacob, viviendo con una
mujer que no era la elegida, conociendo ahora la astucia de su suegro y anhelando estar
finalmente con Raquel. Seguramente estos siete años si se hicieron largos y esforzados.
Había sido engañado, de la misma manera en que él había engañado a su hermano. Así
terminaba el heredero de la primogenitura de Abraham y el hijo mimado de Rebeca…
Pero aún no terminarían sus aflicciones al poder tener finalmente a Raquel…

3 Jacob debe huir otra vez


Génesis 31: 17 55
Los pasajes anteriores a este en la Biblia nos muestran los enfrentamientos entre Jacob y
su suegro… Eran dos engañadores enfrentados y no dejaron de intentar todas las tretas
posibles… La situación llegó a tal tirantez que ya no era posible que Jacob
permaneciera con su numerosa familia en casa de Labán.
Entonces decide volver a la tierra de su padre Isaac pese a que ello implicaba tener que
arreglar sus viejas disputas con Esaú. El pasaje destaca que Jacob huye sin decir nada a
Labán, que estaba en el campo, llevando todos su bienes y que Raquel hurta los ídolos
de Labán… Hay una explicación para este suceso que motivaría la posterior queja de
Labán: se creía que el hijo que tuviera la imágenes de los dioses de sus padres podría
reclamar luego la propiedad de los bienes de su padre.
Cuando Labán vuelve del campo, furioso sale en pos de Jacob, y le alcanza después de
siete días, aunque en sueños Dios le advierte sobre el cuidadoso trato que deberá dar a
Jacob. El reclamo de Labán se acentuó en el hecho de perder a sus hijas. A él le pasaba
ahora lo mismo que le había ocurrido a Rebeca con Jacob…No deja de llamarnos la
atención la astucia de Raquel para evitar que su padre encontrara los ídolos que ella
había hurtado. Jacob no sabía que ella los había hurtado, de manera tal que Labán no
tenía manera de acusar a Jacob. Ella era una buena hija de su padre…
Jacob reconoce la protección de Dios pese a que él no había actuado de acuerdo con sus
mandamientos y llega a un pacto con Labán, que con tristeza debe dejar marchar a sus
hijas y nietos… Notemos que de alguna manera la desconfianza no desaparece entre
ellos porque el altar que levantan en Galaad era a su vez un límite que ninguno de los
dos podría pasar. (Majano quiere decir en este caso “altar de piedras”).
Así terminaron veinte años difíciles en la vida de Jacob, que sólo había cosechado lo
que había sembrado…

Cuestionario de repaso:
¿Cómo puede relacionarse lo sufrido por Jacob con el engaño al que él sometió a su
padre Isaac? ¿Qué lección podemos extraer para nuestra vida?

Versículo para aprender de memoria:

“Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el


hombre sembrare, eso también segará.”
Gálatas 6: 7

…..o0o…..

Estudio nº 10:
JACOB Y ESAU: RECONCILIACION Y PERDON
Génesis 32: 1 11; 33: 1 20

Introducción
Debemos considerar con atención la situación de Jacob: él se había
marchado de su tierra porque había robado la bendición de la primogenitura a su
hermano Esaú engañando a su padre ciego con el consentimiento y la complicidad de su
madre. Por veinte años se había refugiado en casa de su tío Labán, quien le engañó y se
hizo servir por Jacob, llegando la situación a tal tirantez que Jacob decidió volver a su
tierra pese a las amenazas de Esaú.
Por su parte Esaú habitaba la tierra de Edom, del otro lado del Jordán respecto a
Canaán; una tierra árida y muy inferior a la de su padre Isaac. Seguramente durante
tantos años había responsabilizado a Jacob de su suerte y habría alimentado su deseo de
venganza. Seguía siendo un cazador y un guerrero y esas eran las características de la
familia que había formado.

1 El temor de Jacob
Génesis 32: 1 11
El pasaje nos muestra a Jacob dejando un problema atrás, pero tomando
conciencia de las dificultades mayores que le espera por delante. En aquel momento
Dios envía ángeles que le recuerden la presencia protectora de Dios… Pero el temor de
Jacob no desaparece porque teme por la vida de toda su familia.
Envía entonces un humilde mensaje a su hermano y recibe como respuesta que Esaú
viene a su encuentro con cuatrocientos hombres; el temor de Jacob se agiganta, porque
es de suponer que una comitiva tan grande no tendría intenciones pacifistas.
Entonces decide dividir a su familia en dos campamentos de manera tal que si Esaú
ataca a uno el otro pueda huir. También ora a Dios reconociendo sus pecados y su
debilidad…
Está ahora en manos de su hermano y en las manos de Dios…

2 El reencuentro y el perdón
Génesis 33: 1 7
Después de algunos sucesos ocurridos con Jacob que resultan en una
nueva demostración divina de su presencia y su protección, llega el momento tan
temido… Jacob alza la vista y ve venir a su hermano a su encuentro. Entonces decide
poner a toda su familia delante con la intención de conmover el corazón de Esaú.
Luego, al llegar su hermano frente a él, Jacob camina hacia Esaú, arrodillándose siete
veces delante de su hermano… Esta era una honra a quien se reconocía como señor; el
número siete significa para los judíos lo completo… Jacob honraba a su hermano de la
mejor manera, se ponía a su servicio invocando su perdón y reconociéndole
implícitamente como el mayor y digno de la autoridad patriarcal.
Sabemos que Jacob estaba en una situación difícil e indefenso, pero no hay ninguna
razón para especular con que él estuviera fingiendo… Tantos años de ausencia y
engaños, sumados a las contínuas demostraciones del amor de Dios a su favor,
seguramente habían hecho madurar a este hombre… Y ésto es lo que percibió Esaú, que
había malgastado veinte años de rencor y ahora, al ver a su hermano, el engañador,
humillado y de rodillas delante de él, siendo aún un hombre rústico y severo, no puede
contener las lágrimas y un beso y un abrazo profundo selló el perdón y la
reconciliación.
El amor de Dios había ganado una nueva batalla…

3 La gratitud de Jacob
Génesis 33: 8 20
Pese al rechazo de Esaú de los presentes que Jacob le ofrecía, este insiste una y otra vez
para que el mayor los reciba…Hay una frase que finalmente convence a Esaú y que, sin
dudas Jacob expresa de todo corazón: “…acepta mi presente, porque he visto tu rostro,
como si hubiera visto el rostro de Dios, pues que con tanto favor me has recibido”.
Aún así Jacob insiste ante Esaú haciéndole notar la ternura de sus hijos y pidiéndole que
él marche delante… Algunos interpretan estos versículos (13 y 14) como una actitud de
cierta desconfianza de parte de Jacob, al fin y al cabo tan golpeado por tantos engaños
propios y ajenos; pero otros intérpretes creen ver en Jacob un sincero deseo de no
incomodar ni desagradar a Esaú… Por eso rechaza la custodia de su hermano y sus
preocupaciones. Esaú parte entonces a Seir, su tierra, mientras Jacob sigue su lento viaje
hacia Canaán… En Sucot (que quiere decir barracas) se construye una casa y corrales
para su ganado aprovechando las características del lugar.
Finalmente habrá de recalar en frente de la vieja ciudad de Siquem en donde compra un
campo e instala allí su tienda y levanta un altar de gratitud a Dios que llamó “El Elohe
Israel” (El poderoso Dios de Israel).
La odisea había terminado y ahora Jacob se instalará en la tierra que Dios había
prometido a su abuelo Abraham… Los planes de Dios a favor del hombre habrán de
continuar.
Como conclusión podemos decir que pese a los pecados de Jacob, a los engaños y las
mentiras, Dios siempre fue fiel a lo que había prometido a Abraham.
Nosotros podremos fallarle a El, pero El nunca dejará de ser fiel a nosotros; y la razón
de ello es su rectitud y su amor hacia la humanidad.

Cuestionario de repaso:
¿Qué hace Jacob para tratar de ganar el favor de su hermano Esaú?
¿Qué sucede al encontrarse Jacob con Esaú?
¿De qué forma podemos ver la mano del Señor obrando?
¿Qué lección podemos extraer para nuestras vidas?

Versículo para aprender de memoria:

“…porque he visto tu rostro, como si


hubiera visto el rostro de Dios…”
Génesis 33: 10

…..o0o…..

Estudio nº 11:
JOSE, PRIVILEGIADO Y ABORRECIDO
Génesis 37: 1 36

Introducción
Han pasado algunas cosas destacadas en la vida de Jacob, una vez que se instaló en
Canaán, después de su reconciliación con Esaú, que podemos resumir diciendo que el
patriarca había tenido doce hijos, pero sólo dos de ellos eran hijos de Raquel, la mujer
que él tanto había amado: José y Benjamín.
Dios se le había manifestado con su bendición en Bet el (Génesis 35: 1 15) como un
reconocimiento a la reconciliación con Esaú y una reafirmación de la presencia de
Jehová a su lado. Este lugar sería luego un lugar de reunión y adoración para sus
descendientes.
Raquel murió al dar a luz a Benjamín y fue sepultada en Efrata, en donde luego se
levantaría la ciudad de Belén en la que habría de nacer el Salvador.
Luego de ésto también murió Isaac a la edad de ciento ochenta años… Todos estos
sucesos conmovieron a Jacob, quien, en su soledad, afirmó sus sentimientos en José y
Benjamín…
Es importante destacar que esta parte de la historia es triste y hasta incomprensible. El
comienzo de la vida de José será muy difícil. Pero sobre todos estos sucesos está la
voluntad de Dios y su dirección, porque a través de la fidelidad de José, Dios tenía un
propósito que salvaría la vida de la familia de Jacob y le permitiría llevar adelante sus
planes de salvación.

1 José, el soñador…
Génesis 37: 1 11
Jacob tuvo hijos con cuatro mujeres: Lea, Raquel, y las siervas de ambas, Bilha y Zilpa
(esta era una costumbre muy común entre los hombres de aquellos tiempos,
especialmente en casos de esterilidad o dificultades como las sufridas por Raquel)…
Los hijos de las criadas crecían junto a José y a Benjamín.
José informaba a su padre de la mala fama de sus hermanos, lo que nos muestra una
relación especial entre Jacob y este hijo, que se hizo aún más notoria cuando el padre le
regaló al muchacho una túnica de diversos colores, que agrandó aún más la envidia de
sus hermanos.
Debe entenderse la situación afectiva de Jacob: José era el hijo que Raquel tanto había
deseado y había dado a luz con muchos años de edad; tantos que no pudo soportar un
segundo parto y como ya dijimos, murió al nacer Benjamín… Por la esterilidad de
Raquel ella le había dado a su sierva a Jacob, y por celos Lea había hecho lo mismo con
la suya. Es decir que José era el hijo que con más entusiasmo y amor Jacob había
anhelado… Pero también era un ser muy especial y la Biblia lo destaca en muchos
pasajes. Por eso a aquellas condiciones afectivas su sumaba la calidad de José. Jacob no
pudo menos que privilegiarlo ante todos sus hijos.
En este contexto José tuvo dos sueños que el pasaje relata, y que eran, qué duda cabe,
un mensaje de Dios para toda la familia de Jacob… Pero cuando el muchacho contó sus
sueños a sus hermanos y luego a su padre, la envidia y el rencor de sus hermanos creció
notablemente.

2 La Conspiración en Dotán
Génesis 37: 12 30
Cuando José tenía diecisiete años, Jacob lo envió al campo para que averiguara cómo
estaban sus hermanos. En un momento José no les pudo hallar… Ellos en vez de
regresar desde Siquem, habían seguido hasta un lugar llamado Dotán, y esta demora
seguramente había preocupado a Jacob.
Cuando divisan la figura de José llegando hasta ellos, traman su muerte carcomidos por
la envidia y el desprecio… Estos sentimientos de los hermanos de José no deben ser
entendidos sólo como una reacción ante los privilegios que Jacob le dedicaba, sino
también como la reacción de muchachos simples y mediocres, aún de dudosa conducta,
frente a quien se perfilaba como el mejor de todos ellos…
Rubén era el primogénito de Jacob e intervino impidiendo su muerte; pero los demás le
arrojaron a una cisterna vacía.
Allí estuvo José hasta que una caravana de ismaelitas (los descendientes de Ismael, el
medio hermano de Isaac) que viajaban trayendo especias a Egipto, pasó por el lugar.
Judá insinuó vender a José y todos estuvieron de acuerdo y así lo hicieron por veinte
monedas de plata (un buen precio pero no tan importante). Pero Rubén no estaba allí en
ese momento. Así es que cuando el mayor de los hermanos regresó el hecho había sido
consumado, de manera que a Rubén sólo le quedó lamentarse.

3 La Mentira a Jacob
Génesis 37: 31 36
Los hermanos de José mataron un cabrito del ganado y con su sangre tiñeron la túnica
de José; luego volvieron a casa de Jacob y dijeron que habían hallado la túnica
ensangrentada, de manera tal que Jacob se dolió tremendamente… Ya nada más triste
podía pasarle. Su soledad se hizo terrible… La Biblia nos dirá más adelante que en su
corazón sólo había alegría por su hijo Benjamín…
Cuando la caravana de ismaelitas (o madianitas porque venían de Madián) llegó a
Egipto, José fue vendido como esclavo a Potifar, un general de Faraón…
Pero hay un hecho político muy importante: el Faraón era de un pueblo conocido como
los Hicsos; estos eran semitas como los israelitas y habían conquistado el poder en
Egipto sumándose desde el desierto. El hecho de que este Faraón fuera de la misma raza
que José habrá de obrar a favor de los planes de Dios.
El comienzo para José fue muy difícil en Egipto; y muy doloroso para Jacob que le
creía muerto. Pero Dios tenía planes maravillosos…

Cuestionario de repaso:
¿Qué sucesos entristecieron la vida de Jacob una vez que llegó a Canaán?
¿Qué sueños tuvo José y qué significaban estos sueños?
¿Qué hicieron los hermanos de José con él y por qué; y cuál fue la actitud de Rubén, el
mayor?
¿Qué pueblo gobernaba en Egipto y por qué esto favorecería los planes de Dios?

Versículo para aprender de memoria:

“Y los madianitas vendieron a José en Egipto


a Potifar, oficial de Faraón, capitán de la
guardia.”
Génesis 37: 36

…..o0o…..

Estudio nº 12:
JOSE: OBEDIENCIA Y PUREZA
Génesis 39: 1 23

Introducción
José había sido vendido por sus hermanos a los ismaelitas que cruzaban el desierto
desde Madián llevando especies a Egipto. Al llegar a Egipto, estos a su vez lo vendieron
a un oficial de Faraón llamado Potifar.
Dijimos en la lección pasada que Egipto estaba gobernado por los Hicsos, un pueblo de
raza semita al igual que los israelitas, que se había ido incorporando gradualmente a la
vida social y política del reino, hasta que, habiendo crecido numéricamente en gran
forma, desplazaron del poder político a los nativos de Egipto… En concreto, el dato
importante es que el Faraón era de la misma raza que José y así también Potifar, lo que
explica que José haya sido bien recibido y bien tratado, además de sus condiciones
personales.
Sin duda que la mano de Dios estaba en todas estas cosas…

1 José, el mayordomo
Génesis 39: 1 6
Lo que hemos expresado en la introducción se afirma en estos versículos.
Es para destacar el hecho de que Jehová haya estado con José… Pero también es digno
de consideración el hecho de que Jehová haya bendecido la casa de Potifar por José.
Este es un desafío que a menudo los creyentes no tenemos en cuenta: anhelamos que el
Señor esté con nosotros y nos bendiga; pero también debemos desear que, por nosotros,
el Señor bendiga a quienes nos rodean: nuestra familia, nuestro hogar, nuestros
amigos…
Y debe ser algo notable a los demás. Potifar se dio cuenta que la protección y el poder
de Jehová estaba con José, y entonces lo hizo mayordomo de toda su casa.
Potifar nos enseña a actuar con sabiduría eligiendo lo mejor y José era el mejor de sus
siervos y quien sin dudas respondería fielmente a su amo.
Pero la Biblia nos dice además que José era un joven de hermoso semblante y bella
presencia…

2 La tentación
Génesis 39: 7 12
La insinuación de la mujer de Potifar era algo impensado en una mujer egipcia, pero no
debemos olvidar que ella era semita y tal vez las normas de conducta de un pueblo que
por muchos años no había tenido tierras ni poder pudiesen ser algo diferentes.
Sin embargo, aún dentro de la cultura hicsa ya instalada en Egipto, los deberes
ciudadanos y las normas éticas eran muy estimadas.
Para que la mujer de Potifar se haya insinuado a José deben haber ocurrido algunas
cosas que ahondan el peligro al que José se vio sometido: tal vez se enamoró
perdidamente del muchacho (y sabemos cuán peligrosa es una mujer enamorada y
además con autoridad); tal vez el oficio militar de su marido le hizo sentirse sola (y
sabemos que mala consejera es la soledad) o tal vez fuese una mala mujer, de
costumbres licenciosas…
Frente a la tentación José, un muchacho que había recibido toda la confianza de su
patrón, se niega una y otra vez, porque además se resiste a pecar contra Dios.
Hay una lección en el v. 9: todo mal que hacemos a otra persona, lo sepa ella o no, es
pecado contra Dios… No pecamos contra una persona: le hacemos mal y la dañamos.
Pero sí pecamos contra Dios cuando actuamos así.
José lo tenía muy claro pese a su juventud y a las peripecias por las que había
atravesado en su vida… Y se negó.

3 La injusticia
Génesis 39: 13 23
No sabemos las razones por las cuales la mujer de Potifar deseaba a José, pero sí
sabemos cuanto daño hace una perona despechada. Y ella se sintió así al ser rechazada
por José.
José había huído de su presencia mientras ella lo tironeaba de su ropa… El muchacho
escapó pero la mujer se quedó con parte de su ropa. Y usó estas prendas para acusarlo
delante de su marido.
Podemos imaginar cómo se sintió Potifar ante la acusación… Y podemos imaginar que
por más que José lo negara, las evidencias le comprometían, y nadie creería a un siervo
en contra de la opinión de la esposa del amo.
Todo esto llevó a José a la cárcel… Una vez más, siendo justo y noble, era víctima de
los sentimientos degradados de otras personas. Había sido víctima de los celos y la
envidia de sus hermanos, y ahora era víctima del mal amor y el despecho de esta mujer.
Pero Jehová no se apartó de él… Y aún en la cárcel que estaba destinada a los presos de
la corte del rey, José fue de bendición, de manera tal que todos los demás presos
quedaron bajo sus cuidados y autoridad…
Dios seguía adelante con sus planes, y José pacientemente, descansaba de tantas
injusticias en las manos del Señor.

Reflexión
José es uno de los más claros ejemplos de la forma en que Dios bendice a sus hijos
cuando sus hijos son fieles a El y obedientes, no importa lo que con ellos suceda.
El muchacho podría haberse rebelado contra el Señor… Pero pacientemente espera en
El con su conciencia tranquila. Y Jehová no se aparta de su lado… Los creyentes
muchas veces nos justificamos por nuestras debilidades excusándonos por las
situaciones que nos tocan vivir.
José nos enseña que se puede ser bendecido y ser de bendición, en las malas y en las
buenas, si confiamos en el Señor.

Cuestionario de repaso:
¿Por qué fue posible que José llegara a ser mayordomo sobre toda la casa de Potifar?
¿Qué nos enseña su reflexión frente a la tentación?
¿Qué sucedió con José a causa de la mentira de la mujer del capitán de Faraón?
¿Cómo fue la vida de José en la cárcel?
¿Qué enseñanza importante podemos extraer para nuestras vidas de esta lección?

Versículo para aprender de memoria:

“…Porque Jehová estaba con José, y lo


que él hacía, Jehová lo prosperaba.”
Génesis 39: 23

…..o0o…..

Estudio nº 13:
JOSE DE LA MANO DEL SEÑOR
Génesis 41: 1 40

Introducción
En el capítulo anterior la Biblia nos cuenta de que manera Dios bendijo a José, aún
estando en prisión y como el interpretó los sueños del copero del rey y del panadero y
que sus interpretaciones fueron correctas, aunque el copero, que fue dejado en libertad
tal como José se lo había anunciado, no se acordó del muchacho una vez que estuvo
libre, hasta que Faraón tuvo un sueño cuyo significado nadie pudo entender.

1 El Sueño de Faraón
Génesis 41: 1 8
La Biblia se refiere en muchas oportunidades a Dios hablando a alguna persona en
especial a través de un sueño… Recordemos que de la misma manera Dios le había
hablado a José siendo él nada más que un muchacho adolescente.
También los egipcios creían que los dioses hablaban al hombre a través de los sueños, y
por eso dentro del palacio del rey, vivían hombres dedicados a la ciencia y a la religión,
que el rey usaba cuando creía que los dioses se comunicaban con él.
En esta oportunidad, Faraón tuvo dos sueños: en el primero soñó con siete vacas gordas
que pastaban en un prado, y que detrás de ellas subían desde el río otras siete vacas,
muy flacas y desagradables que devoraban a las siete vacas hermosas y muy gordas. El
segundo sueño fue similar, aunque en este caso eran siete espigas menudas y golpeadas
por el viento que devoraban a siete espigas gruesas y llenas…
Al despertar, Faraón estaba preocupado e hizo llamar a los magos de todo Egipto y a los
sabios de su casa y les contó los sueños y su preocupación, pero ninguno pudo
interpretar el mensaje que ellos escondían.

2 José es recordado y llamado


Génesis 41: 9 14
Si repasamos el capítulo 40 veremos que José había interpretado correctamente dos
sueños y que el copero del rey, preso junto a él, había sido liberado tal como José lo
había interpretado, sin embargo al salir de la cárcel no se había acordado que había
prometido a José interceder por él.
Frente a la necesidad del rey y a la crisis que desató el hecho de que nadie en el reino
haya podido interpretar sus sueños, el copero recuerda a José y entonces José es llamado
desde la cárcel para que trate de entender los sueños de Faraón.
Hay una importante lección en esta parte de la historia para nosotros:
Muchas veces se nos olvida cuando hemos actuado correcta y responsablemente y a
menudo pensamos que no se nos ha tenido en cuenta. Pero cuando llegue el momento
preciso, Dios hará que el creyente fiel sea recordado por sus actos sabios y buenos y los
demás recurran a él…

3 José interpreta los sueños del rey


Génesis 41: 15 36
Esta es la parte fundamental de este pasaje de la historia porque habrá de marcar la vida
de todo Egipto en los años futuros, la vida de José y finalmente será de bendición para
toda la familia de Jacob, dando así sentido al hecho de que Dios haya permitido que
José fuera vendido por sus hermanos a esta tierra tan lejana.
Al llegar José el rey le cuenta lo que ha soñado y José con humildad y sabiduría le hace
saber al rey que no es él, sino Dios mismo quien habrá de responderle. Así una vez oído
los sueños,. José le hace saber al rey que ambos sueños son uno solo y que las siete
vacas gordas y las siete espigas hermosas significan siete años de abundancia y
prosperidad sobre toda la tierra de Egipto; pero que las siete vacas flacas y las siete
espigas enjutas que devoraban a las anteriores, significan siete años de sequía y terrible
hambre que vendrían después y llenarían de aflicción toda la tierra.
No satisfecho con interpretar el sueño de Faraón, José le aconseja que nombre
gobernadores sobre todo Egipto, que cierre las fronteras y ponga sobre todo el reino un
administrador de manera tal de almacenar sabiamente la cosecha de los buenos años
para enfrentar los años malos.

4 José gobernador sobre todo Egipto


Génesis 41: 37 40
Al Faraón le pareció bien el consejo de José y habiendo reunido a sus ministros, puso
sus ojos en José como gobernador administrador, diciendo: “¿Hallaremos a otro hombre
como éste en el cual esté el espíritu de Dios?”
Vale decir que esta declaración del rey debe interpretarse como que el espíritu y la
mente de José estaban guiadas por Dios y el Faraón así lo nota y lo destaca. El
Pentateuco fue escrito según lo conocemos recién en el siglo VI antes de Cristo, y en
este tiempo los judíos aún no tenían conocimiento del Espíritu Santo como la Tercera
Persona de la Trinidad, por eso la palabra “espíritu” está escrita con minúscula.
José es entonces nombrado gobernador; el rey le da su anillo, lo que significa que nadie
es más poderoso que él en toda la tierra de Egipto salvo Faraón… José administra
sabiamente los siete años de abundancia. Al llegar el primer año de sequía él ya tiene
una familia: Asenat, su esposa, y Manasés y Efraín, sus hijos.
Desde toda la tierra entonces comenzaron a llegar gentes que venían a Egipto a comprar
alimentos para no morir de hambre… Y todas estas cosas dependían de José.

Cuestionario de repaso:
¿Qué sucedió mientras José estuvo en la cárcel, según nos relata el capítulo 40?
¿Qué soñó Faraón y qué inconveniente tuvo el rey?
¿Por qué fue llamado José y que aprendemos de este suceso en la vida de este personaje
bíblico para nosotros los creyentes?
¿Qué interpretación dio José a los sueños del Faraón?
¿Qué hizo Faraón y qué llamó la atención del rey en la personalidad de José?
¿Cómo bendijo Dios a José?

Versículo para aprender de memoria:

“Y dijo Faraón a sus siervos: ¿Acaso


hallaremos a otro hombre como éste,
en quien esté el espíritu de Dios?”
Génesis 41: 38

…..o0o…..

Estudio nº 14:
JOSE Y LA NECESIDAD DE PERDONAR
Génesis 45: 1 28

Introducción
No es esta la conclusión de esta historia, pero podría serlo, porque está cargada de
dramatismo, expectación, y tiene un alto contenido afectivo…
Podemos hacer un repaso a la historia: los hermanos de José habían sufrido celos y
envidia hacia el muchacho a causa de los privilegios que su padre Jacob hacía con él y
por sus sueños; le habían querido matar aunque finalmente le vendieron a unos
mercaderes que lo llevaron a Egipto, en donde después de muchas peripecias, llegó a ser
gobernador y a tener casi el mismo poder de Faraón.
Ahora José tenía a su cargo la distribución del grano que los egipcios habían
almacenado y de todos lados venían hasta él para comprarle… Es lógico pensar que
José no vendía indiscriminadamente porque si no lo almacenado se acabaría pronto y la
sequía habría de durar siete años… Por eso deducimos que José vendía a quien él quería
y en las cantidades que a él bien le parecía mejor.
En los capítulos anteriores se nos cuenta como también Jacob mandó a sus hijos para
que compraran alimentos en Egipto, como José reconoció a sus hermanos y las tretas
que él hizo (en el buen sentido del término) para asegurarse que ellos no se marcharan
de Egipto, para así poder saber de su padre Jacob…
El pasaje que vamos a leer nos cuenta que José ya no podía soportar más sin darse a
conocer a sus hermanos que jamás habrían de imaginar que el poderoso gobernador de
todo Egipto era su propio hermano.

1 La suprema voluntad de Dios


Génesis 45: 1 9
Podríamos imaginar que José tuviera rencor o aprovechara esta oportunidad para
vengarse de sus hermanos…Pero no ocurre así por dos razones fundamentales: en
primer lugar José amaba a sus hermanos pese a todo y sobre todo amaba a su padre; y
en segundo lugar él había comprendido la suprema voluntad de Dios en todo lo que
había ocurrido, y por eso no culpa a sus hermanos.
Podemos imaginarnos el momento en que José, llorando, se da a conocer y abraza a sus
hermanos… Ellos seguramente no podían creerlo. Pero era la verdad. Con seguridad
pensaron que José podría usar su gran poder para vengarse; estaban a su merced y en
tierra extranjera; no podrían escapar de las manos del gobernador.
Pero José les hace entender que Dios lo había permitido todo para que su familia tuviera
ahora, en plena sequía (dos años habían pasado ya y quedaban cinco más) a quien
recurrir…
El deseo ferviente de José es que sus hermanos vuelvan a Palestina y traigan hasta
Egipto a su padre Jacob… Y el gran gobernador le suplica a sus hermanos que lo hagan
así.
No podemos dejar pasar la oportunidad para reflexionar sobre la actitud de José y la
enseñanza que tiene para nosotros:
El tenía todas las cartas en su mano y muchas razones para vengarse, pero si lo hubiera
hecho no se habría sentido feliz porque habría perdido la posibilidad de volver a ver a
su padre.
Además sólo le hubiera quedado el resentimiento por todo lo ocurrido y no habría
podido comprender la voluntad de Dios para su vida y para la vida de su familia.
Hay un hecho notable aquí que tiene que servirnos de inspiración:
Cuando José perdonó a sus hermanos pudo comprender la Voluntad de Dios… Si no
hubiera perdonado no habría entendido los planes divinos.
El perdón siempre beneficia en primer lugar al que perdona y acerca su mente y su
corazón a la mente y al corazón de Dios.

2 Todo para bien


Génesis 45: 10 28
En este pasaje se resume el propósito de Dios para José, para su familia y para toda la
humanidad, porque no podemos olvidar que al salvar a la familia de Jacob, Dios estaba
siguiendo adelante con su propósito redentor: de esta familia El haría un pueblo; de ese
pueblo levantaría al Mesías y su Mesías sería el Salvador y Señor de toda la
humanidad…
José envía a sus hermanos hasta Jacob con provisiones y carros para traer a su padre
hasta Egipto. A Jacob le cuesta creer lo que sus hijos le dicen pero al ver los carros de la
corte egipcia cree y ansioso emprende el camino a Egipto.
Allí Jacob y toda su parentela habitarían en la mejor tierra, la de Gosén, al norte de
Egipto, en donde la sequía no se había hecho sentir tanto… Era la tierra que Faraón
había destinado para la familia de José; tal era la confianza y el afecto que dispensaba el
rey a José.
Es maravilloso poder imaginarse el encuentro de José con su padre Jacob (leer Génesis
46: 28 30). Ahora José tenía a su padre y a su familia junto a él… Una vez más la
maravillosa mano de Dios y la notable fe de José habían obrado para bien…

Conclusión:
Como conclusión podemos ver en este pasaje como actúan:
a El poder de Dios que usó aún a la historia de los egipcios para
preservar a su pueblo (no olvidemos que los hicsos eran semitas
igual que los israelitas y ésto favoreció a José)
b La misericordia divina que actúa aún en hechos tan malos y tristes
como la actitud que los hermanos de José tuvieron al venderle;
c La obediencia de José al Señor,en cada momento de su vida bueno
o malo;
d La capacidad para perdonar de José que permitió que los planes
de Dios se llevaran a cabo.
Una pregunta importante:
Si José no hubiera perdonado a sus hermanos ¿Se hubiera podido llevar a cabo el
propósito de Dios?

Cuestionario de repaso:
¿Cómo se dio a conocer José ante sus hermanos?
¿Qué nos llama la atención de la actitud de José?
¿Por qué José pudo entender que era la voluntad de Dios que las cosas hubieran
ocurrido como ocurrieron?
¿Por qué es importante saber perdonar? ¿Qué beneficio nos trae el perdón que nosotros
damos a los demás?

Versículo para aprender de memoria:

“…porque para preservación de vida me


envió Dios delante de vosotros.”
Génesis 45: 5b

PERSONAJES DEL ANTIGUO TESTAMENTO -


Capítulo III: Desde Samuel hasta la Caída de Israel
y Judá
PERSONAJES DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Capítulo III: Samuel y el Reino Unido


Los Primeros Profetas
Caída de ambos Reinos

Escuela Bíblica Dominical


Primera Iglesia Evangélica Bautista de Luján de Cuyo, Mza.

……….o0o………

Estudio nº 30:
ANA CUMPLE SU PROMESA
1Samuel 1: 1 2: 11

1-La pena de Ana


1Samuel 1: 1 8
Elcana era de una tierra cercana a Efraín, Ramataim de Zofim, que hace referencia a
tierras ocupadas por la vieja y la nueva ciudad de Ramá, ubicada en terrenos altos, y que
había sido fundada por Zuf, un efrateo, que era levita, tal como Elcana…El hecho de
que Elcana tuviera dos mujeres era muy común en aquellos días en que cada uno hacía
lo que bien le parecía en Israel, aunque fuera contrario a la ley original. Sin embargo era
un hombre profundamente religioso que cumplía solemnemente con las tres fiestas
principales saliendo hasta Silo, en donde los israelitas se juntaban a adorar porque allí
estaba el templo. El sumo sacerdote era Elí y sus dos hijos, desobedientes en gran
manera a Dios oficiaban de sacerdotes ellos también.
Las mujeres de Elcana se llamaban Ana y Penina; Penina tenía hijos, pero Ana no, y
esto para ella, como para toda mujer de la antigüedad era una gran humillación. Además
Penina se burlaba de ella… Esto es muy común en las relaciones poligámicas. Y aunque
Elcana privilegiaba a Ana, y con frases tiernas trataba de consolarla, la pena de Ana era
muy grande…

2-La oración de Ana


1Samuel 1: 9 18
Era costumbre que de los sacrificios que se traían al templo, toda la familia comiera
(Levítico 3: 7; Deuteronomio 12: 12); Ana recibia la parte privile-giada (vers. 5).
Después de haber comido y bebido, ella entró al templo de Jehová para orar y allí lloró
amargamente por su aflicción. Elí estaba junto a uno de los pilares del templo y al ver a
Ana en actitud de oración (no era común que una mujer sola lo hiciera) creyó que estaba
ebria… Ana entonces advirtió a Elí sobre su aflicción.
Notemos que Ana pide a Dios la bendición de ser madre para dar así satisfacción a su
esposo y no sentirse desventurada por su esterilidad; pero no piensa egoístamente,
porque ofrece su hijo al servicio del Señor. La promesa de que no pasaría navaja sobre
su cabeza es el símbolo del nazareato (la dedicación a Jehová)… Por eso ella pide un
hijo varón.
Cuando Elí entiende la aflicición de la mujer, la bendice con el deseo de que Dios
responda su oración… Entonces Ana volvió con los suyos, comió “y no estuvo más
triste”.
Hay dos enseñanzas notables en la actitud de oración de Ana:
En primer lugar ella ora “con su corazón” pese a estar sumamente “atribulada de
espíritu”. Dios escucha el clamor de nuestra alma… El oye la voz de nuestro corazón.
No es necesario gritar ni hacer escándalo para que Dios nos escuche. Ana lo sabía, y en
la intimidad oraba sumamente acongojada, con su corazón, moviendo apenas sus labios.
En segundo lugar, y tal vez de mayor importancia, Ana nos enseña a dejar nuestros
dolores en los pies del Señor… Ella lo hizo así y sin saber aún cuál sería la respuesta
divina, “ya no estuvo más triste”…Había dejado su pena al Señor; sabía que El haría lo
mejor. Por eso había vuelto en paz.
¿Obramos nosotros de la misma manera al llevar nuestros dolores al Señor?

3-Ana cumple su promesa al Señor


1Samuel 1: 19 28
El Señor en su divina voluntad concedió a los deseos de Ana, dándole un hijo varón. Es
importante también destacar que Ana era una mujer de fe, no porque Dios le haya
respondido favorablemente, sino porque su fe era suficiente para que ella aceptara la
voluntad de Dios fuera cual fuera; por eso ella se calmó después de orar… Por eso la
respuesta divina debe considerarse una gracia de Dios a la fe notable de la mujer.
Ana también lo entendió así y estuvo con su hijo hasta que llegó el tiempo de
destetarlo…Entonces marchó a la casa de Jehová en Silo, junto a su hijo y una ofrenda
de paz (vers. 24: donde dice tres becerros debe entenderse como un becerro de tres años
para la mayoría de los intérpretes ), y allí volvió a orar a Dios para dejar a su pequeño
hijo en el templo al cuidado del sacerdote Elí, tal como lo había prometido al Señor…
Son notables las palabras de Ana en su oración.
También Ana nos deja una gran enseñanza: muchas veces cuando estamos afligidos
oramos al Señor y hacemos promesas; pero al recibir la bendición de Dios olvidamos lo
que hemos prometido. Ana no lo olvidó, y aunque tenía un solo hijo, estuvo dispuesta a
ofrecerlo al Señor cumpliendo su promesa.
Ana puso por nombre a su hijo Samuel, que significa “oído de Dios”, porque Dios había
escuchado su oración…
4-Ana adora al Señor
1Samuel 2: 1 11
La oración de Ana es un cántico de alabanza a Dios… Considerarlo en su totalidad nos
llevaría toda una clase por la riqueza de sus conceptos. El este cántico Ana se muestra
como una mujer agradecida, pero además como muy sabia y conocedora de las cosas
divinas.
Vale la pena detenernos en algunas expresiones de Ana:
V. 1: “…por cuanto me alegré en tu salvación”: No hace referencia solamente al suceso
del nacimiento de su hijo, sino a la situación de su alma. Es una de las primeras
expresiones en la Biblia que sostienen la seguridad de la salvación que Dios da a los que
le son fieles.
V. 3: “porque el Dios de todo saber es Jehová”: Hay un reconocimiento a la soberana e
indiscutible sabiduría de Dios en todos los asuntos. El Señor es reconocido como
omnisciente…
V. 7 y 8: “Jehová empobrece, y él enriquece… El levanta del polvo al pobre”: Reconoce
que Dios es quien concede las bendiciones al hombre y que el Señor está del lado del
más débil y necesitado.
V. 10: “Dará poder a su Rey, y exaltará el poderío de su Ungido”: La palabra Ungido es
la misma que se traduce por Mesías… Teniendo en cuenta que no había rey en Israel, la
mayoría de los intérpretes estima que éste es el primer pasaje de la Biblia que hace
referencia profética al Cristo divino…
No deja de llamarnos la atención la riqueza conceptual y profética de este cántico de
una sencilla mujer. Sin duda que el Espíritu de Dios le llenaba en su alabanza.
Vale la pena comparar el cántico de Ana, con el cántico de María, la madre de Jesús,
según S. Lucas cap. 1: 46 55.
Después Ana volvió con su marido a Ramá dejando al niño en el templo.
Pero todos los años Ana subía a Silo a ver a su hijo… Dios le dio nuevos hijos: tres
varones y dos mujeres; y la llenó de bendiciones (ver cap. 2: 18 21)

Versículo para aprender de memoria:

“Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que


le pedí. Yo, pues, lo dedico también a Jehová…”
1Samuel 1: 27 28a

…..o0o…..

Estudio nº 31:
DIOS HABLA A TRAVES DE UN NIÑO
1 Samuel 3: 1 21

Introducción
(1 Samuel 2: 12 36)
Los hijos de Elí, Ofni y Finees, que presumían de ser también sacerdotes por ser hijos
de el anciano, hicieron cosas realmente perversas delante de Jehová, como aprovecharse
de las mujeres en el templo y obtener beneficios para ellos… Dios advirtió a Elí sobre
esta situación, pero el sacerdote no escuchó la advertencia divina, aunque en vano había
intentado corregir a sus hijos… Le faltó autoridad, y pese a sus palabras, les permitió
seguir deshonrando a Dios.
En este contexto se criaba Samuel, prestando servicios en el Templo.
1-Dios llama a Samuel
1Samuel 3: 1 10
La mayoría de los intérpretes da por cierta la tradición judía que sostiene que Samuel
tenía aproximadamente doce años cuando Dios le habló… (es la misma edad con la que
el niño Jesús asistió al Templo por primera vez).
El pasaje nos dice textualmente: “y la palabra de Jehová escaseaba en aquellos días; no
había visión con frecuencia”, haciendo referencia a que no había ningún profeta que
fuera reconocido públicamente por su autoridad para hablar en Nombre de Dios, lo que
por cierto define la poca comunión del pueblo con su Dios.
También nos dice que Samuel dormía en el Templo en donde estaba en Arca, que era el
lugar Santísimo… El Templo era una versión más sólida y no transportable del
Tabernáculo antiguo. Los lugares habían sido dispuestos de la misma manera; por eso
entendemos que Samuel dormía en este lugar que no debería haber sido invadido por
nadie más que el Sumo Sacerdote.
“Antes de que la lámpara de Dios fuese apagada” establece el momento en que Dios
llama a Samuel por primera vez… Las lámparas se apagaban al amanecer, por lo que
deducimos que fue algún tiempo antes del alba cuando Dios llama al muchacho.
Es absolutamente comprensible que Samuel, debido a su corta edad y a los testimonios
aberrantes que presenciaba cada día en el Templo, no estuviera preparado para
reconocer que era la voz de Dios la que le hablaba; por eso una y otra vez acude a Elí,
creyendo que era el anciano quien le llamaba… La tercera vez Elí comprendió que era
Jehová quien quería hablar a Samuel, e instruyó al muchacho sobre cómo debía
responder: “Habla, Jehová, porque tu siervo oye”.
Debemos suponer la inquietud que debe haber embargado al anciano sacerdote, habida
cuenta de que él era conciente que las cosas que sucedían en el Templo y en el pueblo
no agradaban al Señor… Que Jehová llamara a un muchacho era algo realmente
preocupante.
A la cuarta vez que Dios le llamó, Samuel respondió de la forma en que el sacerdote le
había instruído, y se dispuso a escuchar la voz del Señor… Esta sería la primera de las
muchas veces en las que, a lo largo de su vida, Samuel habría de escuchar la voz del
Señor instruyéndole, y en todas tuvo siempre la misma predisposición para oír: “Habla,
porque tu siervo oye…”
En esta frase hay una lección para los creyentes sobre la que conviene detenerse y
reflexionar en conjunto: Elí instruye a Samuel que responda de esta manera, y no es
sino hasta escuchar estas palabras del muchacho que Dios comenzará a hablarle…
Muchas veces el Señor quiere hablarnos, pero nosotros no estamos dispuestos. Entonces
El no habla, porque sabe que no le habremos de oír. Así pasaba entre los israelitas en
aquel tiempo, y así suele suceder con muchos cristianos que quieren escuchar la voz de
Dios, pero no dicen como Samuel: “Habla, que tu siervo oye…”
Sería bueno, es este momento, preguntarnos qué cosas nos ocupan para que no estemos
dispuestos a oír la voz del Señor cuando El quiere hablar con nosotros…¿Qué cosas nos
distraen?

2-El mensaje de Dios para Samuel


1Samuel 3: 11 18
El mensaje del Señor era claro pero también muy duro… No deja de llamarnos la
atención el “vehículo” que Dios usa para que su tremendo mensaje sea oído; pero hay
dos razones para que Dios haya escogido a un niño:
En primer lugar parece ser que no había en el ámbito de la Casa de Jehová ninguna otra
persona que estuviera dispuesta a escuchar la voz del Señor; sólo Samuel.
En segundo lugar, Samuel había sido entregado por su madre para servirle; le había sido
dedicado desde antes de su concepción… Y Dios sabía que ese niño le sería un siervo
extraordinario… Por eso le usa para hacer oír su voz.
Dios le hace saber las cosas que habrán de ocurrir en la familia de Elí por causa de los
pecados de sus hijos y de su debilidad como padre (vers. 13)…
El anciano, al día siguiente, obliga a Samuel a decirle lo que Dios había hablado… El
muchacho tenía un lógico temor, porque eran palabras duras, pero trasmite a Elí lo que
Dios le ha dicho. No deja de llamarnos la atención la ligereza conque Elí toma estas
palabras: “Jehová es; haga lo que bien le pareciere”… Hay en ellas un dejo de
resignación pero también una gran responsabilidad personal por rechazar la advertencia
divina.
También aquí encontramos una lección: muchas veces, al predicar el mensaje del
Evangelio, nos encontraremos con personas como Elí, que reconocerán que nuestras
palabras son Palabras de Dios, pero que no querrán oír, porque están resignados a seguir
en sus caminos pecaminosos aún a costa de sufrir el castigo divino… La naturaleza
moralmente pecaminosa y débil del hombre le lleva a esta extraña resignación.
Por otra parte aprendemos de Samuel que, aún siendo niño, no ocultó ni una sola
palabra de las que Dios le había dicho… También nosotros al predicar el Evangelio de
Cristo no podemos callar ni una sola palabra de la verdad de su mensaje para la
humanidad.

3-Samuel, un profeta del Señor


1Samuel 3: 19 21
El pasaje nos dice que Samuel creció y fue fiel al Señor y “no dejó caer a tierra ninguna
de sus palabras”, lo que hizo que todo Israel le reconociera como profeta de Jehová.
Finalmente nos dice que “Jehová volvió a aparecer en Silo” (en donde estaba el Templo
y el Arca) porque allí Dios había encontrado a un hombre dispuesto a oír su voz y
trasmitir fielmente sus palabras.
Así también Dios necesita que en nuestras ciudades, en nuestros barrios, en nuestros
hogares, en nuestros trabajos, en nuestros estudios, haya creyentes que oigan su voz y
trasmitan su mensaje… El Señor quiere también “aparecer” allí en donde hay creyentes
fieles y dispuestos a cumplir su misión.

Versículo para aprender de memoria:

“Y Samuel creció, y Jehová estaba con él, y


no dejó caer a tierra ninguna de sus palabras.”
1Samuel 3: 19

…..o0o…..

Estudio nº 32:
HASTA AQUI NOS AYUDO EL SEÑOR
1 Samuel 7: 3 17

Introducción
La función que Samuel va a cumplir durante este período adquiere trascendencia porque
en su persona se concentraron varios oficios: cumplió con la misión de ser un Juez, el
último del período conocido como el de los Jueces, sosteniendo su autoridad no en
asuntos militares sino en su sabiduría y respetabilidad; fue también Sacerdote de toda la
Casa de Israel, trazando un brillante ejercicio de su ministerio, que se extendió durante
casi todo el reinado de Saúl; y también fue profeta, trayendo al pueblo la Voz de Dios…
Juez, Sacerdote y Profeta; una gestión muy parecida a la que ejerciera por cuarenta años
Moisés en el desierto…
Las circunstancias históricas eran diferentes: Israel estaba sin un gobierno central y
“cada uno hacía lo que bien le parecía”; como resultado habían sido humillados por los
filisteos, que se habían constituido en una amenaza para la supervivencia de los
israelitas (no olvidemos que los filisteos consideraban a los israelitas como invasores) y
los principios religiosos estaban en decadencia…
A todo esto se enfrentaría Samuel… Su primera gestión pública es la que vamos a
considerar, y fue la que dio a Samuel una autoridad indiscutida sobre los israelitas.

1-Un llamado al arrepentimiento


1Samuel 7: 3 6
Samuel asume el rol que Dios ha previsto para él convocando a los israelitas en
Mizpa… Es posible que desde el Templo él haya hecho llegar su mensaje a todas las
tribus de Israel… Su mensaje es un llamado al arrepentimiento y a la pureza religiosa.
Los israelitas, una vez más, habían incorporado a sus celebraciones religiosas las
imágenes paganas de los cananeos. Este, en realidad, no era el pecado, sino la
consecuencia de una serie de pecados. Los israelitas habían llegado a este “politeísmo”
tan condenable para Jehová, porque habían despreciado los mandatos del Señor. Ellos
buscaban otras “variantes” religiosas, porque no estaban dispuestos a obedecer a Dios.
Hay aquí una enseñanza doctrinal importante: el hombre cae en pecado, desprecia el
llamado de Dios, porque no está dispuesto a obedecer a Dios sino que pretende hacer lo
que le venga en gana… Muchas veces adecúa su vida religiosa a sus conveniencias para
poder hacer lo que quiere. Esto hicieron los israelitas: los dioses cananeos eran
permisivos, caprichosos e inmorales. Dioses así permitirían a los israelitas una conducta
libertina. También en nuestros días se modifica la religión pura que Dios propone al
hombre reclamándole una vida santa y recta, por una “religiosidad” más liviana y
menos comprometida que, generalmente pone a Dios a servicio del hombre,
desconociendo que lo que el Señor reclama es que el hombre sea quien se ponga a su
servicio.
Por eso, como en los tiempos de Samuel, el mensaje que debemos predicar debe ser un
mensaje de arrepentimiento y de pureza…
Samuel convoca al pueblo en Mizpa para orar por ellos, una vez que todo el pueblo
reconoce sus pecados, arroja de delante de sí a las imágenes de los dioses paganos y se
dispone a servir al Señor.
También de este pasaje podemos sacar una importante enseñanza: Samuel reúne al
pueblo para orar por ellos una vez que ellos se han arrepentido. A menudo los creyentes
ofrecemos nuestras oraciones a favor de otras personas que no se han arrepentido
delante del Señor por sus pecados…¿Podrá Dios obrar en sus vidas si no se han
arrepentido aunque nosotros oremos por ellos?
Tal vez la manera correcta de proceder sea estar dispuestos a orar por esas personas,
pero hacerles un claro llamado a arrepentirse por sus pecados, advirtiéndoles que
solamente así Dios podrá obrar en sus vidas.

2-La amenaza filistea y el poder de Dios


1Samuel 7: 7 11
Cuando Samuel ha reunido al pueblo y está orando por ellos, los filisteos, enterados de
esta reunión y tal vez previniendo alguna insurrección de los israelitas, se acercan
amenazadoramente hasta Mizpa…
Siempre sucede algo así cuando el pueblo de Dios se reúne a orar…
Pero Dios actúa de manera tal que, mientras Samuel clama al Señor por su pueblo,
Jehová hace tronar los cielos sobre los filisteos, de manera tal que, asustados, huyen y
son perseguidos por los israelitas que habrán de infligirles una derrota que daría paz al
pueblo de Dios durante todo el ministerio de Samuel.
Podemos preguntarnos: ¿Por qué Dios no obró de esta manera con anterioridad (ver
caps. 4 y 5)?
Y debemos respondernos que Dios no obró a favor de su pueblo, porque ellos estaban
en pecado y no se habían arrepentido de ellos.
Así sucede también con el hombre en nuestros días y aún con el creyente: A veces
pedimos favores a Dios pero no nos arrepentimos ni dejamos nuestros pecados. El no
puede obrar de esa manera… Si nos arrepentimos y buscamos su rostro con humildad
de corazón, El hará cosas extraordinarias por nosotros.

3-”Hasta aquí nos ayudó el Señor”


1Samuel 7: 12 17
Samuel sabe que su gestión religiosa y el prodigio de Dios liberando a Israel le ganarían
el respeto y la admiración de todo el pueblo, dándole la autoridad necesaria para guiar
sus destinos…
Pero él quiere dejar bien sentado que lo que ha sucedido es obra de Dios y manifiesta su
gratitud levantando una altar al Señor en el camino que va de Mizpa a Sen, poniéndole
por nombre Eben ezer…
Debido a la fidelidad de Samuel Dios daría a Israel tranquilidad durante todos los días
de vida del profeta que juzgaría sobre Israel hasta su muerte.

Conclusión
Como una reflexión final tal vez valga la pena volver sobre un asunto que ya hemos
destacado: el primer mensaje de Samuel al pueblo fue un llamado al arrepentimiento…
Sin este arrepentimiento las bendiciones de Dios no eran posibles.
Hoy también es necesario que la Iglesia de Cristo predique este mensaje llamando al
arrepentimiento a todos los hombres del mundo. Sólo así Dios podrá dar las bendiciones
que, en su inefable amor, anhela derramar sobre la humanidad.
Un error que a menudo cometemos es anunciar las bendiciones de Dios sin hacer este
llamado al arrepentimiento… Entonces el mensaje se anula en sí mismo.

Versículo para aprender de memoria:

“…y le puso por nombre Eben ezer, diciendo:


Hasta aquí nos ayudó Jehová.”
1 Samuel 7: 12b

…..o0o…..

Estudio nº 33:
DIOS MIRA EL CORAZON
1 Samuel 16: 1 13

Introducción
Samuel, como ya dijimos anteriormente, cumplió una compleja misión al frente de un
pueblo tan díscolo y rebelde como Israel.
Durante muchos años (tal vez treinta), Samuel resistió el clamor de los israelitas que
querían un rey como los demás pueblos, sin reconocer a Jehová como su Dios y su
Rey… Samuel sentía que este clamor del pueblo iba en su contra, como mensajero de
Dios, pero Dios le hace saber que no es a Samuel a quien el pueblo rechaza, sino a Dios.
Entonces Samuel unge como primer rey a Saúl… El reinado de Saúl estuvo plagado de
grandes contradicciones: fue un rey carismático y guerrero, pero muy inestable y
vanidoso. El pretendía reunir en su propia persona toda la autoridad, política y religiosa,
pero no pudo contra la autoridad y la imagen que sobre el pueblo tenía Samuel.
En determinada circunstancia, en medio de tantos pleitos, Saúl desobedeció la orden
que Dios, a través de Samuel, le había dado de exterminar a todos los amalecitas (un
pueblo cananeo enemigo de Israel), por lo que Dios lo desechó como rey (conviene leer
1Samuel 15).

1-En búsqueda de un rey para Israel


1 Samuel 17: 1 5
Después de lo acontecido con Acab, rey de los amalecitas, Samuel y Saúl se
distanciaron de tal manera que Samuel temía la ira del rey… Pero Dios ya había
elegido, entre los hijos de Isaí, de la tierra de Belén, una zona de pastos y rebaños, al
futuro rey.
Entonces ordena a Samuel marchar hacia Belén, con el cuerno usado para el
ungimiento, lleno de aceite, para consagrar al nuevo rey… Samuel, temeroso, advierte a
Dios sobre los peligros de que Saúl se entere. La actitud de los ancianos que salen a
recibirle en Belén nos muestra hasta donde llegaba la tirantez entre Saúl y Samuel y
como era bien conocida por todos la ira del rey.
Pero Samuel, como siempre, obedece a Dios y llega hasta Belén a ofrecer sacrificio…
En esta ceremonia Dios habría de mostrarle al futuro rey que ya había elegido, y que
reemplazaría al vanidoso y desobediente Saúl.

2-La mirada de Dios


1 Samuel 17: 1 12
El proceso de selección del futuro rey se da dentro del contexto de la ceremonia de
sacrificio a Dios que Samuel había preparado. El profeta solicita a Isaí la presencia de
sus hijos, y el primero en aparecer es Eliab…
Eliab, por lo que se desprende del relato, debe de haber sido un hermoso muchacho, tal
vez un fuerte guerrero, que además tenía la apostura del hijo mayor. Recordemos que en
aquellos tiempos el hijo mayor era el heredero de la autoridad de su padre, quien, al
morir éste ocupaba su lugar, por lo que era el privilegiado y sobre el cual se volcaban
los mayores cuidados.
Pese a su experiencia y sabiduría, Samuel se deja llevar por la apriencia de Eliab, y con
seguridad proclama estar frente al ungido de Dios… Pero entonces recibe una gran
lección por parte del Señor.
Dios le habla y le insta a mirar no lo que el hombre mira, sino lo que Dios mira, y le
hace saber que el Señor mira el corazón.
Así pasan delante de Samuel todos los hijos de Isaí, los siete mayores, pero Dios no
indica a ninguno de ellos como futuro rey. Samuel, seguramente preocupado, pregunta a
Isaí si tiene otro hijo, a lo que el anciano responde que falta el menor, que estaba en las
afueras apacentando el rebaño. Con toda seguridad, Isaí no mandó llamar al hijo menor,
porque no le consideró ni siquiera digno de participar de la ceremonia sacrificial (no
olvidemos que Isaí no sabía los propósitos de Samuel)… Si Isaí hubiera conocido los
planes de Samuel tampoco habría llamado a su hijo menor, porque es lógico pensar que
si no le tuvo en cuenta, por su edad, para la ceremonia, mucho menos le habría
considerado el futuro rey de Israel. Isaí también miraba como el hombre mira…
Pero la mirada de Dios es diferente: El Señor había mirado el corazón de David y sabía
que allí estaba el siervo que habría de dar a Israel la gloria que el pueblo de Dios debería
tener entre las naciones.
Por eso, cuando David llega del campo, Jehová ordena a Samuel levantarse y ungirlo…
Podemos imaginar la sorpresa de todos, empezando por el mismo David. Pero nadie
puede ni siquiera discutir lo que la mirada de Dios dispone: Y Samuel, obediente habría
de cumplir la orden de Dios.

3-El hombre elegido y la Gracia de Dios en él


1 Samuel 17: 13
Al instante de ungir Dios a David, el Espíritu de Jehová vino sobre el muchacho pastor
para permanecer siempre en él.
Este es un pasaje que nos exige detenernos en algunas reflexiones valiosas:
En el Antiguo Testamento no se menciona en muchas oportunidades al Espíritu Santo, y
mucho menos en una acción de Gracia viniendo a morar sobre una persona. Esto nos
demuestra la atención especial que Dios puso sobre David.
La función consoladora y protectora del Espíritu Santo de Dios sería definida por Jesús
muchos años después de este suceso; pero ya actuaba el Espíritu Santo sobre los
hombres que, como David, eran devotos y fieles al Señor.
Finalmente es importante considerar que el Espíritu Santo viene a morar sobre David,
porque Dios había dado a David una misión especial e importante. La Gracia del
Espíritu Santo, morando y llenando a un fiel hijo de Dios, siempre está relacionada con
el Servicio que Dios espera de esa persona. Así pasó con David hace dos mil años atrás;
así pasa con el creyente en nuestros días.
Cumplida la misión, Samuel, con la paz renovada, vuelva a su tierra de Ramá.

Conclusión
Para el creyente es fundamental aprender la lección que Dios dio a Samuel.
Ni la experiencia, ni la sabiduría humana, de las que por cierto Samuel podía hacer
ostentación, no bastan para acertar en nuestras opiniones o pareceres. Es importante
saber que la mirada de Dios escudriña hasta lo más profundo del alma humana y que sus
designios son indiscutibles, más allá de que cada hombre deba probar si es digno de la
confianza de Dios.
Concretamente, de esta lección, podemos extraer una conclusión más que importante:
Debemos pedir a Dios tener su mirada, ver lo que El ve, mirar de la forma en que El
mira…
Y para que esto sea posible en nosotros es necesario que el Espíritu de Dios que llenó a
David también nos llene y nos guíe, tal como decía Jesús, “a toda Verdad”.

Versículo para aprender de memoria:

“…pues el hombre mira lo que está delante de


sus ojos, pero Jehová mira el corazón.”
1Samuel 17: 7b

…..o0o…..
Lección nº 34:
UN GIGANTE VENCIDO
1 Samuel 17: 1 58

Introducción
Después de su ungimiento secreto, David es convocado a la casa del rey Saúl, quien en
estado de profunda depresión, busca a un músico que alegre su espíritu con sus
canciones… El elegido es David, quien toca para el rey. Saúl le valora en gran manera y
le ama mucho de manera tal que pide a Isaí que deje a su hijo junto a él. Cuando Saúl se
ponía muy triste y desesperanzado debido a que un estado de angustia que le poseía a
causa de haber perdido la aprobación de Dios por su desobediencia, David tocaba el
arpa, y Saúl se sentía mucho mejor…
De esta manera David iba familiarizándose con los asuntos que años más tarde le
tendrían como rey.
La historia de David y Goliat es muy conocida, por eso encararemos nuestro estudio de
una manera especial: trataremos de reflexionar sobre la enseñanza que cada punto del
análisis nos deja para nuestras vidas.

1-El desafío de Goliat


1 Samuel 17: 1 11
Era muy común en aquellos tiempos que, para evitar una batalla sangrienta en la que
ambos pueblos quedaran debilitados para futuros encuentros bélicos, la contienda se
resolviera entre los dos soldados mejor preparados de cada bando. El que vencía ofrecía
el triunfo a su
pueblo y el pueblo derrotado debía aceptar esta derrota sometiéndose al vencedor
(aunque el final no siempre era el acordado).
En esta ocasión los filisteos habían elegido a uno de sus más notables capitanes: Goliat.
Este soldado medía un poco menos de tres metros y portaba una armadura con los
elementos más avanzados de la época.
Su imagen, recortada sobre el valle por sí sola ya inspiraba profundo temor a los
israelitas, de manera tal que ningún soldado de Saúl se animaba a enfrentarlo. Las
palabras desafiantes de Goliat iban medrando cada vez más el ánimo del ejército de
Israel.
Como aplicación a nuestras vidas, debemos decir que, en muchas ocasiones nos
enfrentamos con problemas que superan nuestra capacidad para superarlos. Esas
situaciones están enfrente nuestro y día tras día nos desafían. A menudo nuestro ánimo
decae cada vez más y esas situaciones van tornándose cada vez más grandes de manera
tal que se vuelven gigantes invencibles para nosotros… Sin duda que cada uno podrá
recordar momentos así.

2-La decisión de David


1 Samuel 17: 12 37
David llega al valle con la misión que su padre le había encomendado: llevar alimentos
y averiguar sobre la situación de sus tres hermanos mayores… El cuadro con el que se
encuentra es deprimente: Israel es humillado constantemente por las palabras de Goliat.
Casi sin pensarlo, David se dispone a enfrentar a este gigante, después de averiguar la
situación y anoticiarse sobre la recompensa que tendría quien lo venciera.
Su hermano Eliab, el mayor, y el mismo rey Saúl lo tienen en menos por ser apenas un
muchacho. Pero David insiste recordando como había enfrentado a las fieras en defensa
del rebaño de su padre.
Es tan firme su decisión que Saúl finalmente accede en vista de que ninguno de sus
soldados se animaba a enfrentar al gigante filisteo. David está dispuesto a vencerlo
confiando en Jehová, su Dios.
La actitud de David nos da una primera gran enseñanza frente a los grandes problemas
que podamos enfrentar en nuestras vidas: es imprescindible salir a su encuentro,
enfrentarlos, disponernos a vencerlos confiando en nuestro Dios.
Muchas personas frente a las mayores dificultades de la vida suelen esconderse de ellas,
ocultarse, pensando que esta es la solución. Y así pasa en tiempo, y el problema se hace
cada vez mayor…
Esta actitud no es digna de un creyente en Dios, como lo era David. Si decimos que
confiamos en el Señor debemos estar dispuestos a enfrentar los problemas de la vida y
no dejar que se transformen en gigantes invencibles.
La primera actitud que Dios espera de nosotros es que salgamos con valentía a enfrentar
las dificultades, sabiendo que, de la misma forma en que El ha estado hasta hoy con
nosotros, lo seguirá estando.

3-En el Nombre de Dios


1 Samuel 17: 38 58
Las ropas de Saúl no sirven a David… El avanzó hacia Goliat con las armas que él
conocía bien: su cayado, su honda, sus piedras. Pese a las burlas infamantes del gigante,
no se detiene e invoca el Nombre del Señor…
¡Qué portentosa combinación! Las armas que David conocía bien y el poder de Dios…
De la misma manera el Señor espera que enfrentemos a los “gigantes” de la vida. Con
nuestras capacidades y en su Nombre.
La piedra viajó por el espacio y dio en la frente del gigante que cayó al instante
muerto… La mano de Dios guiaba aquella piedra ¡Dios todo lo hace bien y perfecto! El
da una victoria absoluta y total a David.
De la misma manera El nos da una victoria absoluta y total sobre las dificultades y los
problemas…
No es de fiar aquel creyente que una y otra vez se enfrenta a los mismos problemas, a
las mismas dificultades, a los mismos “gigantes”… La impresión que nos da este
creyente es que no ha confiado plenamente en Dios., porque no ha podido obtener una
victoria absoluta y total.
Cuando David corta la cabeza del gigante, los filisteos comprenden que han sido
derrotados… Los israelitas los persiguen y infringen una derrota tan grande a los
filisteos que por mucho tiempo ellos ya no molestaron al pueblo de Dios. La victoria de
David fue la victoria de su pueblo.
Así también, cuando nosotros obtenemos victorias sobre los “gigantes” de la vida, es el
pueblo de Dios quien triunfa, porque la victoria de un creyente es la victoria de la
Iglesia de Cristo.
Después de su victoria David volvió como un héroe a Jerusalén y fue recibido por el rey
Saúl, quién quiso saber de él…

Conclusión
Después de su ungimiento en secreto, David fue llevado por los designios del Señor a la
corte del rey… Poco a poco el Señor le iba preparando para la tarea que había puesto
sobre sus hombros.
Pero este encuentro con Goliat era la prueba que faltaba para el mismo David. El
muchacho sabía que como había vencido al gigante Goliat, en el Nombre de Jehová, así
podría vencer el gran desafío para su vida: ser rey de un pueblo díscolo y rebelde como
Israel, preparando el camino del Mesías.
De la misma manera los creyentes sabemos que Dios habrá de probarnos cada vez que
tenga una misión para nosotros… Pero no debemos amedrentarnos por ello; todo lo hará
para fortalecer nuestra fe y capacitarnos para la victoria.

Versículo para aprender de memoria:

“…mas yo vengo a ti en el Nombre de Jehová de los


ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel.”
1Samuel 17: 45b

…..o0o…..

Lección nº 35:
JONATAN, UN NOMBRE PARA LA AMISTAD
1 Samuel 18: 1 5; 20: 1 42

Introducción
Debemos detenernos un momento para considerar el significado de la palabra amistad.
A menudo llamamos “amigos” a las personas que frecuentamos o a compañeros de
trabajo o vecinos del barrio que habitamos. Decimos alguna vez: “Te presento un
amigo…”, cuando en realidad la persona es apenas un poco más que un conocido.
La vulgarización del término nos ha llevado a desconsiderar el significado de la
amistad.
Del pasaje bíblico que vamos a considerar podremos extraer algunas enseñanzas que
seguramente nos ayudarán a valorar a los verdaderos amigos que Dios nos ha regalado
en nuestras vidas.

1-El sentimiento de David y Jonatán


1 Samuel 18: 1 5
El escritor no se detiene en detalles que nos permitan conocer de qué manera ambos
muchachos llegaron a intimar para poder conocerse bien… Nos relata el hecho
consumado: al conocerse ambos “el alma de Jonatán quedó ligada con la de David”.
Es importante considerar la diferencia social que separaba a ambos: Jonatán era el hijo
del rey, un rey conflictivo, que se había alejado de la voluntad de Dios, celoso e
irascible; David era el pastorcito de Belén, hijo de Isaí, que había ganado fama y
consideración después de haber matado al gigante Goliat… Pero las diferencias sociales
y personales no tuvieron nada que ver con el sentimiento que los había unido.
Para ambos la amistad recién nacida no era un asunto secundario. Ellos la asumieron
con tal seriedad que llegaron a establecer un pacto entreambos. Jonatán, de una posición
social más elevada, selló ese pacto compartiendo su manto y sus armas con David. No
había una manera más significativa y profunda de demostrar su amistad por David.
David quedó en la casa del rey, “era acepto a los ojos de todo el pueblo” y seguramente
esto permitió que ambos pudieran compartir mucho tiempo juntos.

2-Amistad en tiempos difíciles


1 Samuel 20: 1 17
Después de derrotar a Goliat, el pueblo alabó en gran manera a David con un canto que
exaltaba su victoria por encima de las proezas del rey Saúl. Esto hizo que el rey, celoso
de la fama y la admiración que despertaba David entre la gente, se llenara de celos y de
rencor hacia el muchacho.
Tal vez una buena lectura de los sucesos que enmarcaron la relación sumamente difícil
entre Saúl y David, nos dejen ver que, casi con seguridad, el hecho trascendente que
enojaba a Saúl era el ver continuamente que la mano de Jehová estaba sobre David,
mientras que se había apartado de él por sus pecados.
El rey, en vez de arrepentirse de sus pecados y buscar a Dios, intentó destruir a quien
era bendecido por el Señor en forma notable porque permanecía fiel a El.
Fue tal la bajeza de Saúl que intentó que los filisteos mataran a David, pensando que así
desaparecerían sus problemas… Pero la mano de Dios estuvo con David y le libró. Sin
embargo el muchacho debió huir de la presencia del rey para resguardar su vida. Para
esto necesitó a Jonatán.
Saúl, en una de sus trampas, había dado por esposa a David a Mical, su segunda hija,
que se había enamorado del muchacho. David tenía derechos por haber vencido a
Goliat, pero se había negado… La insistencia del rey (con intenciones perversas) le
había convencido (Se
puede leer 1 Samuel 18: 22 30). Por ser yerno del rey David se sentaba a comer con
Saúl al salir la luna nueva…
El relato es claro respecto a como Jonatán se puso al servicio de David y entre ambos
idearon un plan que le permitiera a David saber cuáles eran los sentimientos del rey
hacia él.
Lo destacado es la predisposición de Jonatán para defender a su amigo y las
declaraciones firmes y profundas de sus sentimientos hacia David: así lo vemos en los
versículos 4, 9, 13, 14, 15 y 17 dignos de ser considerados con atención especial.

3-Amistad en acción
1 Samuel 20: 18 42
Hay tres momentos en esta parte del relato que nos muestran que la amistad de Jonatán
hacia David era mucho más que una simple expresión de sentimientos y deseos:
En primer lugar, Jonatán cumple fielmente con el plan que entre ambos habían
propuesto, aunque eso le costó la tremenda ira de su padre y hasta el riesgo de perder la
vida en un arrebato de Saúl… No dudó en perder los privilegios familiares por defender
a su amigo.
En segundo lugar, no perdió tiempo y, oportunamente, avisó a David sobre los
inconvenientes de volver a la residencia real… Es probable que Saúl lo hiciera vigilar
por sus soldados pretendiendo encontrar a David. Seguramente Jonatán debió ser
precavido y cuidadoso, pero no perdió tiempo: la vida de su amigo estaba en juego.
Finalmente, la prudencia es superada por el sentimiento, y ambos se abrazan después de
recibido el mensaje por David… Muchas veces me he preguntado para qué Jonatán
tomó tantas precauciones e ideó una manera tan especial de hacer saber a David los
sentimientos adversos de su padre si finalmente iba a llegar hasta donde se ocultaba su
amigo para abrazarlo estrechamente… Pero el sentimiento era más grande que cualquier
riesgo, y sabiendo ambos que tal vez no se verían más, no dudaron en encontrarse. La
despedida es realmente emocionante…
Jonatán, con su amistad, había salvado la vida del futuro rey, y con ello permitía que los
planes de Dios para salvar a la humanidad siguieran adelante.

4-El secreto de una profunda amistad


1 Samuel 20: 24 y 42
Estos dos versículos definen el “secreto” de esta amistad tan profunda, sincera y
perdurable… Dios estaba en medio de David y Jonatán.
Esta afirmación nos lleva a una conclusión de maravilloso contenido para los creyentes:
Si Dios está en medio de dos personas que se sientan amigos, ellos podrán llevar
adelante una amistad profunda, sincera, perdurable, que honre y agrade al Señor.
Por esa razón los creyentes debemos sentirnos privilegiados y debe ser una motivación
para buscar entre nuestros hermanos en Cristo a los verdaderos amigos.

Versículo para aprender de memoria:

“Jehová esté entre tú y yo, entre tu


descendencia y mi descendencia, para siempre.”
1 Samuel 20: 42b

…..o0o…..

Lección nº 36:
EL PECADO DE UN GRAN HOMBRE
2 Samuel 11: 1 12: 14

Introducción
Han pasado muchas cosas entre este momento en la vida de David que vamos a
considerar y las emotivas circunstancias de su amistad con Jonatán.
Saúl y Jonatán habían muerto en una batalla frente a los filisteos (1 Samuel 31: 1 6)
provocando gran dolor en David (2 Samuel 1: 17 27) que luego fue proclamado rey
sobre la tribu de Judá (2 Samuel 2: 1 7), mientras Is boset, hijo de Saúl era nombrado
rey sobre las demás tribus.
Esto produjo una disputa entre ambos, hasta que Joab, general de David, mató a Abner,
general protector de Is boset, quien luego es asesinado por unos merodeadores… Esto
facilita que David sea nombrado finalmente rey sobre todo Israel (2 Samuel 5: 1 5).
Ya en el trono, David gobierna con autoridad y sabiduría, extendiendo sus dominios por
todo Palestina. Así enfrenta a los amonitas… Es durante esta guerra que sucederán los
hechos que vamos a estudiar.

1-La tentación
2 Samuel 11: 1 4
El lugar del rey era estar al frente de su ejército (vers. 1)… Pero David había preferido
permanecer en el palacio real, confiando su ejército a Joab. Al pasearse sobre la terraza
vio a Betsabé y se sintió profundamente atraído por ella, a pesar de haber sido
informado que era
la mujer de uno de los capitanes de su ejército. Ejerciendo sus atributos reales, David
ordena que Betsabé sea traída a sus aposentos. Esto hubiera sido común en cualquier
reinado de entonces en tierras paganas, pero no era bien visto en Israel.
Debemos comp0render, sin embargo, que Betsabé no tenía opciones, y tampoco los
siervos de David que cumplieron sus órdenes, por lo que el pecado fue consumado y la
mujer durmió con el rey aquella noche. A la mañana ella cumplió los ritos de
purificación (Levítico 15: 16 18).
No debemos olvidar que era la mujer de un militar fiel a David que estaba en el campo
de batalla, en el lugar en donde debería haber estado el rey… El suceso no puede ser
más triste y lamentable.
Hay una enseñanza para nosotros en este pasaje: Cuando, como David, no estamos en el
lugar en donde debemos estar, haciendo lo que Dios quiere que hagamos, siempre
Satanás habrá de tentarnos y será muy difícil resistir la tentación. Si David hubiese
estado en donde debía estar, haciendo lo que debía hacer, nada habría ocurrido…

2-El pecado trae más pecado


2 Samuel 11: 5 27
Betsabé quedó encinta de su relación con David y lo hizo saber al rey. Sin duda que esta
noticia complicó la situación de David porque se descubriría su pecado… Es menester
recordar que los soldados israelitas cumplían con abstinencia sexual en tiempos de
guerra, y esto era respetado por Urías heteo.
Frente al problema David elabora un plan para que Urías duerma con su esposa y crea
entonces que el hijo era de él. Pero Urías, fiel soldado, no accede, con una actitud
conmovedora de fidelidad a su nación y a su condición de soldado. David se desespera
y hace venir a Urías a su palacio, le invita a comer con él y a beber hasta embriagarlo,
pero aún
así, Urías no acepta la sugerencia del rey de dormir con su esposa.
La desesperación por cubrir su falta había llevado a David a urdir estos terribles
planes… Pero al no obtener lo que quería, el rey va mucho más allá, y ordena que Urías
sea puesto en la primera línea de batalla para que sea muerto por sus enemigos, en una
carta que, irónicamente, envió a Joab en manos del propio Urías. Joab, fiel al rey,
cumple sus órdenes, y Urías muere sitiando una ciudad enemiga. La noticia llega a
David, quien de esta terrible manera, se libera de sus aflicciones.
También Betsabé es anoticiada de la muerte de su esposo y después del período de
duelo se csaó con David… Era común que una viuda se volviera a casar pronto, ya que
si no volvía a la casa de sus padres quedaba legalmente desamparada.
Un pecado había traído más pecado, de manera tal que el autor del libro de Samuel se ve
en la obligación de dejar en claro que lo hecho por David, un héroe nacional, había sido
desagradable ante Dios.
Siempre ocurrirá que cuando hayamos pecado y no reconozcamos nuestro pecado, serán
necesarios nuevos pecados para ocultar el primero, iniciando un triste camino que nos
alejará más y más del Señor.

3-El pecado descubierto


2 Samuel 12: 1 9
El relato es por sí mismo claro y expresivo… Natán, un profeta fiel y devoto al Señor,
es enviado por Jehová delante del rey para que le haga recapacitar sobre sus pecados.
No era una misión fácil. El rey tenía plena autoridad sobre sus súbditos y podría haberlo
rechazado y aún mandado matar. No hubiera sido extraño que esto ocurriera, habida
cuenta de los pecados que había cometido David y que le habían llevado a convertirse
en un virtual asesino…
No deja de llamarnos la atención la sabiduría del profeta al plantear el asunto delante
del rey… No olvidemos que en este tipo de gobierno monárquico el rey era quien tenía
la última palabra en asuntos de ética y justicia. ¡Con la historia que Natán cuenta a
David hace que el rey se
condene a sí mismo
Cuando David emite el juicio para el hombre de la historia (vers. 5 y 6) ya no puede
volver atrás… Entonces Natán le hace saber que aquel hombre, condenado tan
severamente por el rey, era David mismo.
(Como una actitud notable y repudiable debemos considerar el severo castigo que
resuelve David estando él en un pecado mucho mayor… Hasta en este momento el rey
sigue agregando nuevos pecados a su pecado primero)
La acusación de Natán es más terrible que lo que a veces el lector desprevenido
observa: Con sus palabras, Natán no sólo condena a David por haber pecado contra
Dios, sino que lo acusa de traición a su nación por haber usado la espada enemiga para
hacer morir a un fiel soldado (vers. 9). Esta traición sólo sería redimida con la muerte…

4-Las consecuencias del pecado


2 Samuel 12: 10 14
Un buen estudio de toda la vida de David nos hará ver que él debió sufrir una y otra vez
situaciones conflictivas y avergonzantes en su familia y sus hijos… El hijo que tuvo con
Betsabé habría de morir. Este sería el primer triste suceso, al que le siguieron la
vergüenza de sus hijas, la sublevación de sus propios hijos que debieron morir a causa
de sus rebeliones, y aún los severos conflictos que llegaron hasta el lecho del rey
cuando, ya viejo, sus mujeres y sus hijos se disputaban la sucesión en el reinado.
Cuando David confió en sí mismo, sucumbió ante la tentación. Esto nos enseña que
nadie debe sentirse seguro frente a Satanás y confiar solamente en sí mismo…

Versículo para aprender de memoria:

“¿Por qué, pues, tuviste en poco la palabra de


Jehová, haciendo lo malo delante de sus ojos?”
2 Samuel 12: 9a

…..o0o…..

Lección nº 37:
EL DOLOR DE UN GRAN HOMBRE
2 Samuel 12: 15 25

Introducción
En la lección anterior hemos podido analizar de qué forma este gran hombre de Dios
que fue David, sucumbió ante la tentación… También hicimos referencia a todos los
problemas que su desordenada vida familiar acarreó sobre el rey hasta sus últimos días.
Hemos dicho, y creemos necesario reafirmarlo, que Dios perdona nuestros pecados pero
no siempre nos libera de las consecuencias de los mismos.
David pagó con mucho dolor sus errores… Sin embargo es fundamental dejar
establecida una diferencia conceptual y doctrinal que a menudo no es tenida en cuenta
por los creyentes en Cristo: No debemos confundir castigo con consecuencias del
pecado.
Dios nos castiga cuando le desobedecemos para corregirnos y llevarnos al
arrepentimiento. Este es el fin del castigo divino; cuando el pecado que ha originado el
castigo de Dios es reconocido, y nos arrepentimos, ya el castigo no tiene razón de ser en
un Dios que es amor y perdón… Lo que queda entonces es la consecuencia de nuestros
actos desobedientes.
Por cierto que Dios puede ayudarnos con estas “consecuencias” y El lo hace, pero no
siempre es así, porque sufrir las consecuencias de nuestros actos pecaminosos son una
verdadera lección para el cristiano fiel y muchas veces Dios permite que las
consecuencias surjan para que nosotros aprendamos de ellas a ser obedientes a Dios…
Veamos un ejemplo:
Si yo actúo ilegalmente, siendo cristiano, Dios de alguna manera me castigará, hasta
que yo me arrepienta de mi actitud… Entonces el castigo divino habrá cumplido su
objetivo.
Pero, tal vez mi actitud merezca la condena humana y yo tenga que ir a la cárcel por un
tiempo… Dios no va a librarme de la cárcel porque esta es la consecuencia lógica de mi
actitud, aunque El ya me haya perdonado.
En esta lección veremos que fue esto lo que pasó con David, a través del más terrible de
los dolores que un ser humano pueda soportar: la pérdida de un hijo. Pero también
veremos la notable actitud del rey una vez muerto su hijo…

1-El dolor…
2 Samuel 12: 15 18
Debemos entender la posición del escritor del libro de Samuel: para los judíos toda
enfermedad era un castigo; y él escribe desde esta perspectiva. Por eso dice “Jehová
hirió al niño…” Pero es importante reflexionar:
En primer lugar: el hombre trajo sobre sí la muerte como castigo desde que Adán pecó
en el Huerto del Edén. La enfermedad es consecuencia de aquel primer pecado… Desde
esta perspectiva, todo lo malo que pueda ocurrir al hombre durante su vida es
consecuencia de aquel pecado de Adán.
En segundo lugar: debemos reconocer que Dios tiene conocimiento de las cosas que
pasan al hombre y que nada ocurre sin su aprobación. Pero no podemos pretender que
cada decisión de Dios nos sea explicada. Dios no debe rendirnos cuenta de sus actos. El
Señor sabía lo que ocurría con el niño y sin duda esto tenía su aprobación. En realidad
debemos considerar que Dios no estuvo dispuesto a borrar las consecuencias del pecado
de David.
Finalmente debemos considerar que Dios no es un Ser vengativo ni rencoroso… Sin
duda que lo ocurrido con este niño no tenía nada que ver con la venganza y el rencor.
Dios tenía seguramente un propósito ejemplificador para David…
Miremos ahora la actitud de David…
El sabe que no merece que Dios le escuche. Pero insiste esperando el milagro. Lo hace
con todo su corazón abierto al dolor. No lo niega ni lo oculta. Todos en el reino saben
cuanto sufre el rey. David se muestra como humano… No sabemos si los demás sabían
del pecado de David (tal vez no), pero David, sufriendo el más terrible de los dolores,
expresa humildemente su sumisión a Jehová.
Cuando el niño muere nadie se anima a dar la noticia al rey por temor a su reacción…
Pero el rey les sorprendería.

2-La entrega…
2 Samuel 19 25
Como decíamos, la desesperación de David en los siete días que duró la enfermedad del
niño, hizo que nadie se animara a darle la noticia de su muerte.
Pero David se dio cuenta de las divagaciones de sus siervos y preguntó por el niño…
No pudieron negarle la verdad. Y entonces David dejó su actitud, se levantó, se
higienizó, cambió su ropa y se alimentó.
Sus siervos se asombraron al verle tranquilo y resignado… Pero él expuso con breves
palabras la razón de su actitud: en tanto el niño vivía, él rogaba a Dios por su salud;
cuando el niño murió, con hidalguía y valentía, aceptó humildemente la voluntad de
Dios, reconociendo que nada merecía del Señor más que la compasión… Las palabras
insertas en el versículo 23 nos instan a pensar que jamás olvidó David a su hijo
muerto…”Yo voy a él…” es la frase que resume su sentir. Seguramente David esperaba
una vida junto a Dios (aunque los judíos no tenían aún doctrina sobre este tema) y
seguramente al envejecer pensó una y otra vez que caminaba al encuentro de su
pequeño hijo muerto.
Vale la pena detenerse ahora en lo que ocurre después de estos dolorosos sucesos:
David consuela a Betsabé y ella concibe nuevamente… Dios no le impuso a David
separarse de esta mujer. Dios sabía del arrepentimiento profundo de David y le había
hecho conocer el dolor de sufrir las consecuencias de su pecado… Dios le había
perdonado, y el perdón de Dios es total, absoluto y definitivo. Dios sabía del amor
sincero de David a Betsabé y permitió que ella le diera otro hijo “al cual amó Jehová”.
Sin dudas que la misericordia de Dios y su capacidad de perdón superan nuestras pobres
estructuras humanas…¿Qué hubiéramos hecho nosotros con David?
El nombre que da David a su hijo simboliza lo que el rey sintió al saber cuán profundo
es el amor y el perdón de Dios: Dios le había llamado Salomón (ver 1 Crónicas 22: 9);
David le llamó Jedidías, que significa “el amado del Señor”.

Conclusión
Esta historia nos enseña a valorar las consecuencias de nuestros pecados, la sumisión a
los designios del Señor, y el sublime y perdonador amor de nuestro Dios.
Quienes aprendamos esta lección y la apliquemos a nuestra vida habremos dado en
gigantesco paso en nuestro crecimiento espiritual.

Versículo para aprender de memoria:

“Mas ahora que ha muerto ¿para qué he de


ayunar? ¿Podré yo hacerle volver? Yo voy a él,
mas él no volverá a mí.”
2 Samuel 12: 23

…..o0o…..

Lección nº 38:
SALOMON, UN SABIO INCONSTANTE
1 Reyes 1: 28 37; 2: 1 4; 3: 3 15; 11: 1 13; 41 43

Introducción
Cuando David envejeció, Israel estaba unido bajo su autoridad y había ampliado sus
territorios de manera tal que podía considerársele un pequeño imperio que sojuzgaba a
toda Palestina y a los pueblos que habitaban esta región.
David había tenido varias esposas (una costumbre de los reyes que, de ninguna manera
debe ser aprobada por ello…) y esto trajo serios conflictos a su reinado como ya hemos
mencionado en lecciones anteriores (leer 2 Samuel 3: 2 5) Pero el amor de su vida había
sido Betsabé, y cuando David asume su vejez y su incompetencia para seguir
administrando el reino, pese a las aspiraciones de sus otras mujeres e hijos, privilegia a
Salomón, su hijo con Betsabé.
Es importante saber que siempre los reyes designaban a quien sería su sucesor y que, en
muchas oportunidades, no era el hijo mayor el designado…

1-Salomón proclamado rey de Israel


1 Reyes 1: 28 37
El pasaje destaca el momento preciso en que David, llamando a Betsabé, su esposa, y
luego a Sadoc, el sacerdote y a Natán, el profeta, decide encargar a Benaía la misión de
llevar a Salomón a Gibón y consagrarlo como rey de Israel.
No sólo privaba la noción que el rey tenía de sus años, sino que también influenció para
esta rápida designación, un conflicto que, por el reinado, había desatado su otro hijo
Adonías, quien había llegado a usurpar el trono, desatando la denuncia de los hombres
fieles a David.
Salomón era muy joven (alrededor de 20 años) y la situación era tensa… Sobre el caía
una gran responsabilidad. Seguramente David valoró sus condiciones naturales, su
fidelidad, y el consejo de personas que habiendo estado a su lado, lo seguirían estando
con Salomón.

2-Los consejos de un padre preocupado


1 Reyes 2: 1 4
Podemos resumir las palabras de David en un solo concepto: el viejo rey aconseja al
nuevo y joven monarca instándole a ser fiel a la Ley de Dios… Seguramente David
tenía una profunda experiencia al respecto.
Este consejo nos deja algunas reflexiones:
A pesar de sus propios pecados, que David había reconocido, el viejo rey no deja de
aconsejar a su hijo para que su conducta sea obediente a Dios. Aún las malas
experiencias pueden dar a una persona madura la autoridad para dar un buen consejo.
Pese al notable poder que había concentrado en su persona, David sabe muy bien que
nada es posible sin Dios… El anhela que su descendencia continúe en el trono de Israel
pero reconoce que la condición es la fidelidad a Dios. Debemos reconocer que nada es
posible sin el Señor agradado con nosotros a nuestro lado.
No expone un largo discurso: en estas breves palabras deja a Salomón su consejo más
importante… Muchas veces abundamos en palabras y no decimos nada trascendente.
Unas pocas palabras pueden llegar a tener un gran valor.

3-Un encuentro con Dios


1 Reyes 3: 3 15
En los primeros días de su reinado tras la muerte de su padre (1 Reyes 2: 10 12),
Salomón se dedicó a afirmar su reino y a consolidar a los siervos que reconocía como
fieles a él, eliminando a todos sus adversarios.
También se le halló fiel a Jehová, aunque conservaba una costumbre tomada de los
cananeos: adoraba en lugares altos, altares que habían sido levantados para otros dioses.
Fue en uno de estos lugares, Gabaón, en donde, entrado en sueños, Dios habló a
Salomón._
El joven rey reconoció delante del Señor su inexperiencia y lo dificultoso de su misión
de gobernar un pueblo tan vasto y numeroso… Entonces, ante la oferta divina, pidió a
Jehová sabiduría; y Dios se la concedió, además de gloria y riquezas…
Pero con una condición: Salomón debería andar en los caminos del Señor y guardar sus
estatutos… Al despertar, la actitud de Salomón es significativa: baja de aquellos lugares
de culto profanos y adora a Dios delante del Arca del Pacto…
Este encuentro marcó las características del reinado de Salomón por muchos años: hizo
gala de gran sabiduría, levantó para Jehová un Templo hermoso, de acuerdo con los
planos e instrucciones que había dejado su padre David, y ostentó gloria y riquezas
como ningún par en
su tiempo.

4-Un final triste y sin gloria…


1 Reyes 11: 1 13; 41 43
Sin embargo la historia de Salomón tiene un triste final… El se había casado con la hija
de Faraón (1 Reyes 3: 1) en lo que presumiblemente fue un compromiso político. Pero
también amó a muchas otras mujeres, de manera tal que llegó a tener setecientas
esposas y trescientas concubinas (las concubinas tenían casi todos los privilegios de las
esposas y eran reconocidas como tales, aunque no reinaban), la mayoría de ellas
extranjeras, desoyendo las instrucciones precisas de Dios sobre la unión con paganos
(ver Exodo 34: 15 16 y Deuteronomio 7: 1 4).
Llama la atención que el autor de Reyes destaque que Salomón amó a todas estas
mujeres…(v. 2b).
Del pasaje se desprende que siendo aún joven, Salomón pudo controlar el asunto y las
inclinaciones religiosas de sus mujeres, aunque el sostén de tan notable familia fue mal
visto por los israelitas y obligó al rey a aumentar los impuestos al pueblo… Pero al
envejecer, las mujeres paganas volvieron a sus dioses, adorándoles no solamente en
Jerusalén, sino que arrastraron al mismo Salomón en sus desvíos.
Dios, justo y recto, a pesar del amor especial que había mostrado por el rey, debió
castigar a Salomón, de acuerdo con lo que expresa el autor del libro en los versículos 9
al 13…
El pueblo se reveló y la sabiduría y la gloria de Salomón pasaron a ser un simple
recuerdo y los últimos años de su reinado sólo fueron problemas, dificultades, enemigos
y, además, pobreza…
Todo esto apresuró su muerte… Salomón reinó durante cuarenta años y le sucedió su
hijo Roboam… Pero tal como Dios lo había determinado, el reino se dividió en los
primeros tiempos del reinado de Roboam, debilitándose notablemente, perdiendo todas
las tierras anexadas por
David y pasando a ser un oscuro país de Palestina.
El ejemplo de Salomón nos enseña que no bastan los buenos deseos o un tiempo de
dedicación a Dios… El nos pide fidelidad toda nuestra vida, y solamente si somos
fieles, aún con nuestros tropiezos, El cumplirá todas sus promesas.

Versículo para aprender de memoria:

“Y se enojó Jehová contra Salomón, por cuanto su corazón se


había apartado de Jehová Dios de Israel…”
1 Reyes 11: 9

…..o0o…..

Lección nº 39:
ELIAS, EL PROFETA
1 Reyes 17: 1 7; 18: 20 46

Introducción
Después de la muerte de Salomón, Israel se dividió en dos reinos: el reino del sur,
gobernado por Roboam, hijo de Salomón, y el reino del norte, gobernado por Jeroboam,
hijo de un miltar que había servido a Salomón.
Roboam gobernó sobre la tribu de Judá y la de Benjamín; las otras diez quedaron bajo
el control de Jeroboam… Nunca más Israel volvería a ser un reino unificado.
Al reino del norte se le conoció como Israel, y pronto Jeroboam y sus descendientes se
alejaron de Dios llegándose a corromper el culto a Jehová de manera vergonzante
(homosexualidad, prostitución sagrada, adoración a los dioses cananeos, etc.).
Al reino del sur se le conoció como Judá (de allí el nombre “judíos”) y también
gradualmente Roboam y los suyos se fueron apartando más y más de las leyes de Dios y
de un culto limpio a Jehová.
Esto hizo que Dios debiera levantar a grandes hombres que asumieron la misión de
hablar al pueblo (de ambos reinos) en nombre de Dios.
Fueron conocidos como profetas, y su rol es comparable al que había desarrollado años
atrás Samuel….
Elías fue el primero de una serie de profetas que actuaron en estos tiempos tan difíciles
y de contínuo alejamiento de Dios…

1-El llamado de Dios


1 Reyes 17: 1 7
Los cananitas creían que su Dios, Baal, era quien controlaba las lluvias… Elías se
propone demostrar que es Jehová, el Dios de Israel, quien lo hace. El actuó en el reino
de Israel…
Dios llama a Elías y le separa instándole a vivir una vida dependiente de los cuidados
del Señor. Esta era la prueba que Elías necesitaba… Así fue que Elías se escondió en
Querit, frente al río Jordán, tomando agua del arroyo y siendo alimentado por los
cuervos con pan y carne por la mañana y por la tarde.
Así pasaron algunos días hasta que el arroyo se secó… Elías había pasado la prueba
obedeciendo a Dios y dejando que el Señor le alimentara y le cuidara. Estaba entonces
preparado para iniciarsu misión pública que sería difícil y daría un carácter especial a la
función profética de todos los tiempos, de manera tal que Elías es considerado por
muchos como el prototipo del profeta de Dios.
No deja de llamarnos la atención el paralelismo que encontramos con Jesús, quien al
iniciar su ministerio público fue llevado al desierto en donde fue probado y fortalecido.

2-Una viuda y su hijo…


1 Reyes 17: 8 24
Cuando el arroyo se secó, Dios indicó a Elías que fuera a Sarepta de Sidón, en donde
una mujer le daría de comer… Esta mujer era una viuda y tenía un hijo. La situación de
las viudas en aquellos tiempos era de total desamparo, de manera tal que esta mujer
juntaba leña para comer los últimos gramos de harina y aceite con su hijo y dejarse
morir.
Elías le pidió alimento; era un absurdo. Ella no tenía nada… Pero Elías tenía la Palabra
de Dios y así se lo hizo saber a la viuda, quien confió en él y le alimentó. Dios entonces
cumplió su promesa y nunca faltó alimento a la viuda y a su hijo durante el tiempo que
habría de durar la sequía que Dios había advertido a Elías que vendría sobre Israel a
causa de los pecados del rey Acab y especialmente de su perversa esposa Jezabel…
Mientras estaba Elías con la viuda el hijo de ella murió… Entonces Elías clamó al
Señor, llevando al niño a su cama y se arrojó sobre el cuerpo del muchacho tres veces.
Dios oyó a Elías y el niño resucitó, de manera tal que la viuda certificó que Elías era un
profeta del verdadero Dios.

3-El gran desafío


1 Reyes 18: 20 40
Conviene leer, si hay tiempo, los versículos anteriores de este capítulo, para entender de
qué manera Elías advirtió a Acab sobre las consecuencias funestas de sus pecados,
desafiando al dios de los cananitas…
A pedido de Elías Acab reunió en el monte Carmelo a los profetas de Baal,
cuatrocientos cincuenta, y a los de Asera, dios cananeo, cuatrocientos… De parte de
Jehová solamente estaba Elías.
El relato bíblico es claro y no nos exige que nos detengamos en detalles… Solamente
conviene hacer algunas aclaraciones sobre el pasaje:
Elías deja que los cananitas sean los primeros en probar a su dios. Frente al silencio de
baal, los cananitas se autoflagelaban (lastimaban a sí mismos) para ganar el favor de su
dios. Muchos en nuestros días hacen cosas parecidas, pero reciben la misma respuesta:
el silencio de dioses que no existen.
Elías, seguro de su Dios, hace llenar tres veces de agua una zanja alrededor del altar y la
derrama sobre la leña. El quiere que los israelitas vean que nada puede contra el poder
de Jehová.
Cuando estamos seguros de nuestro Dios no temeremos a las dificultades y
adversidades… Al contrario: cuanto mayor sea la adversidad mayor será la gloria para
el Dios victorioso.
Elías junta doce piedras simbolizando el concepto de que Dios no quería que su pueblo
estuviera dividido y que el era Dios de todo Israel.
Después de tan notable victoria, Elías persigue a los falsos profetas y los degüella…
Nos parece demasiado terrible, pero sin duda él estaba haciendo la voluntad de Dios.
Esta actitud nos muestra que ellos estaban tan pervertidos que ya no quedaba
oportunidad de redención
para ellos; pero también es un claro mensaje de Dios: El no quiere que su pueblo santo
se una a los perversos servidores de Satanás.

4-Y la lluvia cayó


1 Reyes 18: 41 46
Después de la notable demostración del poder de Dios, la situación de Acab se tornó
comprometida. Por un lado estaba el pueblo que, después de las proezas de Jehová y de
Elías, reconocía al verdadero Dios. Por el otro estaba su esposa Jezabel, nativa de
Sidón, una
dogmática servidora de los falsos baales… La Biblia dice que Acab fue el peor rey de
Israel (1 Reyes 16: 30).
Pero Acab no podía negar el poder del verdadero Dios y obedece los consejos de
Elías…Se postra delante de Dios y finalmente la lluvia cae y con ella renace la
esperanza.
No habría de terminar la misión de Elías. Aún tenemos mucho que decir de él. También
Acab y Jezabel siguieron en sus perversos caminos.

Versículo para aprender de memoria:

“Y la mano de Jehová estuvo sobre


Elías, el cual ciñó sus lomos…”
1 Reyes 18: 46a

…..o0o…..

Lección nº 40:
ELISEO, TAN GRANDE COMO ELIAS…
1 Reyes 19: 19 21; 2 Reyes 2: 1 25; 4: 1 37

Introducción
La grandeza de Elías es indiscutible y la Biblia lo destaca en dos acontecimientos
extraordinarios: fue ascendido a los cielos sin ver muerte (aquí se dibuja el perfil ético
de un hombre que, digno de tal premio por parte de Dios, se acercó notablemente a la
perfección) y suaparición junto a Moisés acompañando a Jesús en el Monte de la
Transfiguración (leer S. Lucas 9: 28 32 y paralelos).
Sin embargo en el libro de Reyes no se presta mayor atención a todas sus obras, como sí
se lo hace con su sucesor, Eliseo. Sin dudas que la misión de Eliseo fue continuar con la
obra de Elías aunque adquirió características distintas a su maestro…

1-Eliseo y su llamamiento
1 Reyes 19: 19 21
Desde ya podemos definir una conclusión al surgimiento de Eliseo como sucesor de
Elías:
Elías era un hombre tan cercano a Dios que el Señor quería tenerlo consigo; pero para
que Elías pudiera ser arrebatado a la presencia del Padre era necesario que alguien, de
su misma estatura espiritual, pudiera continuar su misión.
Este pensamiento nos define desde ya el carácter extraordinario de Eliseo.
Echar el propio manto sobre otro era una acción que simbolizaba que se estaba
dispuesto a dejar bajo la responsabilidad del elegido la tarea que una persona
desarrollaba… También se interpreta como una señal de bendición.
Cuando Elías encuentra al joven Eliseo cumpliendo tareas agrícolas, sin dudas el
Espíritu de Dios le indica que ese joven sería su siervo y su sucesor. Elías no pronuncia
palabra alguna pero su gesto es claro y contundente: desafía a Eliseo a seguirle, a
aprender de él y a continuar su obra.
Seguramente Eliseo conocía quien era Elías… Su corazón debe de haberse conmovido;
sólo pensó en sus padres y amigos. Se despidió de los primeros, que respetuosamente le
dejaron marchar, y agasajó a sus vecinos… Después, dejándolo todo, siguió al profeta.

2-Elías elevado a la presencia de Dios


2 Reyes 2: 1 25
Ya hemos destacado el privilegio dado por Dios a Elías, que nos recuerda al patriarca
Enoc… Sin duda que las condiciones espirituales del profeta se acercaban a las
condiciones espirituales del antiguo patriarca que, al decir de la Biblia, “caminó con
Dios”… (El monte de la
transfiguración nos muestran también a Moisés, por lo que deducíamos en su
oportunidad, que tal vez el inigualado líder que sacó al pueblo de Egipto, haya sido
arrebatado a la presencia del Padre).
Este pasaje nos cuenta este suceso final de la vida terrenal de Elías.
Eliseo, pese a las sugerencias del profeta, le acompaña a Bet el y luego a Jericó, en
donde los profetas de esos lugares le advierten que ese día Elías sería apartado de su
lado. Eliseo lo sabe (v. 3 y 5) pero sigue con él pese al presentido dolor de la
separación, hasta cruzar el Jordán en seco, abiertas sus aguas por un toque del manto de
Elías…
Dios arrebata a Elías mientras Eliseo anhelaba una doble porción de su espíritu. Esto
debe ser bien entendido: Eliseo pide a Elías que le dé de su ánimo y espiritualidad. Se
siente tan pequeño que le pide el doble de lo que haga falta…No debe interpretarse
como el Espíritu de Dios (que es indivisible) de ninguna manera.
Carros de fuego arrebatan a Elías mientras Eliseo llora desconsolado…
Como señal de dolor toma las ropas del profeta y las parte en dos, y recoge el manto. Al
volver se enfrenta con el Jordán; toca las aguas del río con el manto de Elías y el río
vuelve a abrir sus aguas… Este es un símbolo de que la obra de Elías será continuada
por Eliseo.
El resto del pasaje (aún los dolorosos vs. 23 25) manifiestan a los demás que la
autoridad y misión dadas por Dios a Elías han sido heredadas por Eliseo. Los judíos lo
entienden así y le reconocen.

3-Eliseo y sus milagros:


El aceite de la viuda
2 Reyes 4: 1 7
Ya Eliseo había predicho la victoria de Judá sobre los amonitas…Pero su ministerio se
caracteriza por las relaciones personales que él estableció con muchos que necesitaron
una demostración del poder de Dios.
Así sucedió con esta mujer necesitada. Ella era la mujer de un profeta muerto. Eliseo le
anima a conseguir vasijas para llenar de aceite (que milagrosamente se multiplica) a fin
de saldar sus deudas y mantener a sus hijos.
Destacamos la fe de la mujer: ella mandó a sus hijos a obtener todas las vasijas que
hubiera, hasta que se acabaron. Su fe fue grande; ella esperó mucho del Señor, y mucho
recibió.
A menudo cuando nosotros esperamos el obrar del Señor no buscamos todas las vasijas
que podamos obtener; nos conformamos con poco, por eso obtenemos poco de nuestro
Dios.

Eliseo y la sunamita
2 Reyes 4: 8 37
Esta no es una mujer allegada a algún profeta; y no pide nada a Eliseo. Solamente que
ella había mostrado su aprecio y estima al varón de Dios al pasar por Sunen, situada a
unos 26 kms. del monte Carmelo (en donde Elías había enfrentado a los profetas de
Baal), su tierra, levantando una habitación especial para que Eliseo reposara al transitar
por su aldea.
Aunque Eliseo le pregunta, a través de Giezi, su siervo, si podía hacer algo por ella, ella
le manifiesta que no necesita nada. Pero Eliseo, atento a las necesidades de la mujer, y
pese a la edad de su marido, le anuncia que habría de ser madre (porque ella no tenía
hijos).
Aunque la mujer, que nada pedía, cree que es una burla, al año siguiente nació un hijo,
que con el correr del tiempo enfermó…
En la desesperación, porque el niño moría, la mujer lo acostó sobre la cama que usaba
Eliseo, y salió presurosa a buscar a Eliseo que estaba en el monte Carmelo.
Enterado Eliseo la mandó de vuelta a su casa con su báculo (bastón) para que ella lo
pusiera sobre el niño, pero ella no quiso dejarlo. Giezi fue delante de ellos para poner el
bastón sobre el niño, pero el niño no despertó…Eliseo, que, comprensivo, no discutió
con la mujer, sino que
“fue con ella”, al llegar a la casa se acostó sobre el niño que yacía en la cama que él
usaba, dos veces y el niño volvió en si… Destacamos en este suceso el cariño de la
sunamita para el varón de Dios y la notable recompensa que Dios le dio por ello… Es
un desafío para que también nosotros manifestemos todo nuestro amor a los siervos del
Señor.
Continuaremos en la próxima lección aprendiendo de los milagros de Eliseo.

Versículo para aprender de memoria:


“Ve y vende el aceite, y paga a tus
acreedores; y tú y tus hijos vivid de lo que quede.”
2 Reyes 4: 7b

…..o0o…..

Lección nº 41:
ELISEO Y SUS MILAGROS…(continuación)
2 Reyes 4: 38 44; 5: 1 27

Eliseo y los hijos de los profetas


2 Reyes 4: 38 44
Hay varios puntos para considerar en estos milagros de Eliseo: el primero es obrado
sobre el guisado; el segundo es la multiplicación de los panes.
En primer lugar debemos prestar atención a aquel desconocido que salió al campo
buscando algo para que los hijos de los profetas que estaban alrededor de Eliseo
tuvieran algo que comer.
Notemos que todos tenían hambre; Eliseo mandó calentar el agua en una gran olla, pero
no había con qué hacer el guisado. Este hombre cuyo nombre no se nos da,
probablemente uno de los hijos de los profetas, no se quedó a esperar lo que Eliseo
pudiera hacer. Salió al campo buscando algo que comer. Cuando creyó encontrar algo
útil lo trajo a Eliseo; no lo guardó para sí; estuvo dispuesto a compartirlo con todos.
Sin esta acción voluntariosa y solidaria, el milagro no habría sido posible… Aunque el
guisado sabía horrible, Dios ve la intención y obra a través del profeta.
Así Dios está esperando nuestra disposición y nuestra acción para obrar con su poder…
Muchos esperan que Dios haga algo por ellos pero se quedan esperando el milagro. No
fue lo que aquí ocurrió y esta es una gran lección para nosotros.
En segundo lugar podemos decir que Dios podría haber saciado el hambre de todos de
cualquier manera, y de ninguna forma El necesitaba la acción humana; sin embargo
obra a través de su siervo y de la acción ya destacada del desconocido que salió al
campo… La harina que rocía sobre el potaje Eliseo es un símbolo de la obra de Dios.
Dios derramará su poder sobre nuestras acciones porque El siempre quiere compartir su
poder y su gloria con nosotros (ver Salmo 8)… Esta corona de gloria que Dios dispuso
para el hombre se manifiesta en estas bendiciones que Dios derrama sobre el obrar de
sus hijos fieles. El mejor instrumento que Dios tiene para llevar adelante sus planes y
propósitos es el hombre que está dispuesto a hacer lo que está a su alcance y confía en
que Dios hará lo demás… Esto es lo que hizo Eliseo al esparcir la harina sobre el
guisado, que fue agradable al paladar y sació el hambre de quienes le rodeaban.
Finalmente podemos detenernos un instante a considerar la acción de hombre de
Baalsalisa… Tenía sólo veinte panes y eran cien los hombres que tenían hambre. Pero él
no se fijó en su escasez y trajo a Eliseo lo que podía traer… Eliseo sabía que Dios podía
multiplicar estos panes para que alcanzaran para todos y ordenó a su criado que los
sirviera a los hombres diciendo confiadamente: “Comerán, y sobrará”, como realmente
ocurrió.
Dios no nos pide más de lo que tenemos y podemos dar; pero si lo hacemos con
generosidad y corazón solidario, El tiene el poder para multiplicar lo que nosotros
damos. Por eso no debemos mirar nuestra escasez y pobreza, porque nuestro Dios es
poderoso para multiplicar las pocas cosas que podamos compartir…No miremos nuestra
escasez, miremos la grandeza de nuestro Dios.
Eliseo y Naamán
2 Reyes 5: 1 27
De este pasaje podemos extraer varias enseñanzas para nuestras vidas.
En primer lugar consideremos la calidad de vida de Naamán…”Por medio de él había
dado Jehová salvación a Siria” es la expresión del escritor de Reyes (v. 1). Nos muestra
a un hombre creyente en el verdadero Dios pese a no formar parte de su pueblo. Este
hombre era leproso, una enfermedad terrible, denigrante, incurable en aquellos días y
mortal.
Pero Dios vio la fe de Naamán y estuvo dispuesto a obrar a su favor. En aquel tiempo
había muchos leprosos, pero Dios sólo sanó a Naamán (ver S. Lucas 4: 27), porque
Naamán era su hijo fiel.
Si Dios ve en nosotros fidelidad, más allá de las circunstancias adversas por las cuales
debamos atravesar, podremos esperar de El cosas notables a nuestro favor porque El
obra a favor de sus hijos. Muchos esperan que Dios obre milagros en sus vidas pero no
son como Naamán… Esta es la razón por la cual no reciben del Señor lo que esperan
(dejamos en claro que aunque seamos fieles a El no siempre habrá de darnos lo que
esperamos, pero sí habrá de darnos lo mejor aunque nosotros no lo entendamos).
En segundo lugar vale advertir la actitud de la muchacha sierva de la esposa de Naamán.
Conocía a Eliseo y conocía a Jehová y frente a la enfermedad de su amo no duda en
aconsejarle buscar a Eliseo segura del poder de Dios… Muchos en nuestros días
necesitan conocer el poder de Dios y el Señor espera de nosotros la misma actitud de
aquella muchacha.
También conviene detenernos a considerar la actitud del rey de Israel cuando recibe la
carta de su similar de Siria… Este rey era Joram, hijo del perverso Acab, y aunque no
fue tan malo como su padre, siguió viviendo en pecado delante de Dios (ver 2 Reyes 3:
1 3). Enseguida pensó que era un complot contra él urdido por el rey de Siria. Un
corazón alejado de Dios no solamente impide que su poder se manifieste, sino que habrá
de ver mal en donde no lo hay… Eliseo se enoja con el rey al enterarse y pide que
Naamán vaya delante de él “y sabrá que hay profeta en Israel”.
Por otra parte, es importante considerar la lucha que se entabla en el mismo Naamán…
Creyó a su sierva israelita y obtuvo el beneplácito de su rey. Su situación era
desesperante. Cuando llega hasta la morada de Eliseo, el profeta le manda sumergirse en
el río Jordán… No era lo que Naamán esperaba del profeta, y su orgullo le hace airarse
contra Eliseo.
Sus criados le convencieron y obedeció al siervo de Dios, pero a causa de su orgullo
estuvo a pronto de perder la bendición de su sanidad.
Esto nos hace pensar que debemos aceptar sin murmurar la forma en que Dios actúa y
desterrar de nosotros el orgullo para no perder sus bendiciones.
También Naamán se muestra reconocido a Dios (v. 15) y agradecido, porque ofrece
presentes a Eliseo y se compromete a ser fiel a Jehová (vs. 17 y 18).
Y finalmente no debemos pasar por alto la descomedida actitud de Giezi, el criado de
Eliseo. Conocía bien al profeta y a Jehová, pero se dejó llevar por la avaricia, y debió
sufrir un terrible castigo.
Esto nos enseña que muchos podrán conocer el poder de Dios y el ejemplo de sus
siervos, pero esto no es garantía de que sean fieles al Señor… Esta decisión de fidelidad
es un compromiso personal con nuestro Dios. Quienes le conozcan y le rechacen
sufrirán terribles males porque la mano del Señor se apartará de ellos.
¿Cómo está mi compromiso con el Señor?
Eliseo hizo otros milagros de los cuales podemos también tomar importantes
enseñanzas que el tiempo de nuestros estudios no nos permiten analizar en clase, pero
que podemos leer en los capítulos siguientes en nuestros hogares.

Versículo para aprender de memoria:

“Da a la gente para que coma, porque así


ha dicho Jehová: Comerán y sobrará.”
2 Reyes 4: 44

…..o0o…..

Lección nº 42:
UNA PROFECIA QUE SE CUMPLE…
2 Reyes 17: 1 41; 18:9 12

Introducción
En esta lección no vamos a considerar a un personaje exclusivamente, sino que
habremos de detenernos en un hecho histórico que surge del resultado de muchas
conductas individuales (la conducta de muchos israelitas) que promueven que la mano
de Dios se aparte definitivamente de ellos y el castigo prometido por los profetas se
cumpla.
Como ya estudiamos, después del reinado de Salomón, el pueblo de Dios se dividió:
Israel al Norte y Judá al sur.
Ambos pueblos se fueron alejando cada día más y más de la voluntad de Dios, pese al
insistente llamado de los profetas (mensajeros del Señor), que en ambos reinos
reclamaban al pueblo que se arrepintiera de sus pecados y volviera a los caminos del
Señor, porque de lo contrario el castigo sería doloroso y terrible…
En ambos reinos los profetas fueron muy poco escuchados, pero en Israel la
desobediencia fue mayor, y por esa razón es que este reino del Norte habrá de caer
primero… Corría el año 722 antes de Cristo.

1-Un rey como todos…


2 Reyes 17: 1 5
Oseas (que no tiene nada que ver con el profeta) sucede a Peka sobre el reino de Israel
(ver 2 Reyes 15: 27), que había reinado veinte años haciendo lo malo ante los ojos de
Dios.
Oseas tampoco obedece al Señor, aunque su desobediencia no es tan tremenda como la
de sus antecesores…El vers. 2 dice: “aunque no como los reyes de Israel que habían
sido antes que él”… Esto nos da una pauta: aunque Oseas quizá tuvo buenas intenciones
y por eso el
historiador hace esta advertencia sobre su conducta, ya no podía hacerse nada para que
Israel volviera a Dios. La larga sucesión de reyes desobedientes a Dios había llevado al
pueblo a una situación de inmoralidad irreversible.
Oseas es quien habrá de sufrir las consecuencias de tanta desobediencia. Salmanasar,
rey de los asirios, avanzó desde el norte y tomó a Oseas como su vasallo, obligándole a
pagar impuestos. Esto era algo muy común en la antigüedad: cuando un pueblo tenía el
poder militar para someter a otro, si no lo invadía o destruía, le obligaba a pagar
tributos.
Oseas, en un desesperado intento de liberación, se acercó al faraón egipcio So en busca
de protección. Cuando Salmanasar se enteró, tomó a Oseas como prisionero en la propia
cárcel de Samaria..

2-Las razones para el castigo


2 Reyes 17: 6 18
En el año 9º del reinado de Oseas, el rey Asirio invade Samaria y lleva a todos los
habitantes de Israel (especialmente a los hombres que sobrevivieron al largo sitio y a la
invasión) cautivo a Asiria, dejando en Samaria a lo peor de los israelitas y a algunas
mujeres…
Debemos destacar las muchas razones que el historiador ennumera como actitudes de
desobediencia a Dios que obligaron al Señor a apartar su mano de un pueblo tan rebelde
y entregarlo a los paganos:
Pecaron contra Jehová su Dios (v. 7)
Anduvieron en estatutos de naciones paganas (v.
Hicieron maldades en secreto (v. 9)
Levantaron estatuas a ídolos paganos (v. 10)
Provocaron a sabiendas la ira de Dios (v. 11)
Sirvieron a aquellos ídolos (v. 12)
No obedecieron a los enviados de Dios (v. 14)
Olvidaron la Ley de Dios y el Pacto de Abraham (v. 15)
Ofrecieron sacrificios humanos (v. 17)
Se dieron a adivinaciones (v. 17)

Esta larga lista de pecados nos muestra dos cosas:


En primer lugar el grado de degeneración en el que cayó Israel.
En segundo lugar nos muestra la tremenda paciencia que Dios había tenido con este
pueblo, hasta que no pudo soportarlos más.

3-El pecado se contagia


2 Reyes 17: 19 24
Destacamos estos versículos como el resultado del mal obrar de los israelitas, pero
fundamentalmente por lo que nos dice el versículo 19: los pecados tremendos de los
israelitas fueron copiados también por los judíos, de manera tal que poco a poco ya no
le quedaba a Dios un pueblo fiel.
Estas palabras nos enseñan que Israel no fue solamente culpado por sus propios
pecados, sino también por la influencia nefasta que tuvo sobre Judá.
Así sucede también con el hombre: no será solamente juzgado por sus propias
maldades, sino también por los pecados que haya inducido en otros… Esta es una
tremenda responsabilidad que a menudo no recordamos.

4-Samaria repoblada por paganos


2 Reyes 17: 24 41
El pasaje leído debe ser considerado desde dos puntos de vista:
En primer lugar podemos ver un hecho lamentable y vergonzoso: parte de la tierra que
Dios había prometido a Abraham y había dado a Moisés, tierra que El había elegido
para su pueblo, terminaba siendo habitada por paganos traídos desde lejos, que no
conocían a Jehová y que
honraron a sus ídolos en esa tierra… El pecado siempre trae desgracia y vergüenza.
En segundo lugar vemos que Dios quiere advertir a aquellos paganos sobre su poder,
pero ellos sólo escuchan hipócritamente. Traen un sacerdote israelita para que les
enseñe sobre Jehová, y temen al Dios de Israel por su poder, pero siguen honrando y
sirviendo a sus ídolos…
Esto nos trae una gran enseñanza para nuestros días:
No basta temer el poder de Dios y temer a su castigo… Es necesario honrarlo con
nuestras vidas y servirle con fidelidad.
Muchos en nuestros días hacen como aquellos paganos que habitaron Samaria: temen a
Dios pero sirven a sus propios intereses y no le honran con conductas dignas.
Dios hizo sentir su mano poderosa sobre aquellos impíos de la misma manera que la
hace sentir en nuestros días sobre los hipócritas que, religiosamente le temen, pero no le
son fieles.

De esta manera la terrible profecía que se había dictado sobre Israel a causa de sus
pecados y maldades se cumple.
Hay otra gran enseñanza aquí:
Dios siempre cumple su palabra y más tarde o más temprano, en sus tiempos, castiga al
pecador desobediente.

Versículo para aprender de memoria:

“Así temieron a Jehová aquellas


gentes, y al mismo tiempo sirvieron a sus ídolos.”
2Reyes 17: 41

…..o0o…..

Lección nº 43:
EN JUDA, JOSIAS…
2 Reyes 22: 1 23: 30

Introducción
Dios en su infinita paciencia, libró a Juda de la mano de Senaquerib, haciendo que su
ángel prácticamente exterminara al ejército asirio de manera tal que murieron más de
ciento ochenta y cinco mil soldados paganos… Gobernaba en Judá Ezequías, un hombre
fiel a Jehová (ver 2 Reyes 18: 1 3) que había intentado una reforma religiosa para volver
a los caminos rectos.
Dios habló a Ezequías y le prometió que El libraría a su pueblo judío de mano de los
asirios; y así ocurrió (ver 2 Reyes 19: 29 37). Senaquerib volvió a Nínive tras la
dantesca muerte de sus soldados y allí fue asesinado mientras adoraba en el templo de
Naroc, su dios.
Luego Ezequías enfermó, y Dios le hizo saber a través de su profeta Isaías que
finalmente su pueblo sería llevado cautivo a Babilonia (2 Reyes 20: 16 17); luego
Ezequías murió, en paz, a causa de su enfermedad.
A Ezequías le sucedió su hijo Manasés… Este fue uno de los peores reyes de Judá; su
maldad le hizo famoso, volviendo a la adoración de los dioses paganos (ver 2 Reyes 21:
1 3)… Después de cincuenta y cinco años de reinado, murió y le sucedió su hijo Amón,
quien reinó dos años más, haciendo también lo malo delante de los ojos de Dios. Fue
asesinado por sus propios seguidores, que pusieron en el trono a su hijo Josías, que tenía
solamente ocho años de edad cuando comenzó a reinar sobre Judá.
1-El hallazgo del Libro de la Ley
2 Reyes 22: 1 23: 3
El relato es demasiado claro… Podemos agregar que se estima que el sumo sacerdote
fue consejero de Josías y su instructor en el reino mientras el rey era niño. A los ocho
años de su reinado se estima que Josías decidió iniciar una nueva reforma religiosa que
llevara al pueblo
de vuelta a Jehová.
A los dieciocho años de su reinado (cuando Josías tenía veintiséis años de edad) ordenó
que el templo fuera restaurado. En estos menesteres estaban los obreros, cuando fue
hallado entre las ruinas del templo, una porción del Pentateuco (para la mayoría de los
intérpretes el libro hallado contenía sólo a Deuteronomio; para otros probablemente
contenía todo el Pentateuco).
Se estima que el pasaje que impactó a Josías, leído al rey por su escriba Safán, fue
Deuteronomio capítulos 28, 29 y 30 (conviene leer Deuteronomio 29: 25 28) porque él
comprendió que esto era lo que ocurría con Judá y lo que habría de acontecer a causa de
las maldades de sus predecesores.
Dios prometió a Josías que estas profecías no se cumplirían durante su vida… Josías
hizo leer el libro a todo el pueblo, quien reafirmó la promesa dada por Josías a Dios de
fidelidad y obediencia.
Estas cosas profundizaron la reformas encaradas por Josías…

2-Las reformas de Josías


2 Reyes 23: 4 20
Este pasaje nos cuenta las reformas llevadas a cabo por Josías, cumpliendo su promesa
de llevar al pueblo a la fidelidad y obediencia a Jehová; veamos las más importantes:
Sacó y quemó los elementos paganos que había en el templo;
Quitó a los sacerdotes que ordenaban el culto a los ídolos;
Sacó del templo y quemó la imagen de Asera y echó sus cenizas sobre los sepulcros,
como un símbolo de muerte;
Destruyó y derribó los altares paganos ubicados en los lugares altos y en las puertas de
la ciudad;
Destruyó los lugares en los que se ofrecían sacrificios humanos a Moloc, dios cananeo
(v. 10);
Conservó el sepulcro de aquel varón de Dios que había profetizado estas cosas (de
acuerdo al relato de 1 Reyes 13);
Mató sobre los altares a los sacerdotes paganos…

Estas cosas nos muestran:


En primer lugar la tremenda desviación que el pueblo había llevado a cabo bajo los
reinados de Manasés y Amón, lo que justifica la tremenda ira de Jehová.
La fidelidad de este joven rey a quien no le tembló la mano para purificar a su pueblo.

3-Celebración de la Pascua
2 Reyes 23: 21 23
La celebración de la Pascua recordaba la obra liberadora de Dios en Egipto a favor de su
pueblo… No se había llevado a cabo esta celebración religiosa desde los tiempos de los
jueces, ni bajo el reinado de otros reyes de Judá e Israel. Era la culminación perfecta
para tantas reformas de purificación. Este acontecimiento nos manifiesta la fidelidad de
Josías, conforme a las palabras que estaban escritas en el libro de la Ley.
De esta actitud de Josías aprendemos a valorar las celebraciones que Dios ha
establecido para su pueblo como símbolos de su actitud de amor hacia los hombres.

4-La ira de Dios


2 Reyes 23: 24 27
Pese a estas reformas de Josías y a la actitud del pueblo que siguió al rey, las
perversidades en las que ellos habían caído en tiempos de Manasés seguían firmes
delante de los ojos de Dios, por lo cual el Señor no desistió de sus propósitos de
castigo…
Pero vale la pena detenernos en las palabras del vers. 25: este pasaje nos dice que no
hubo otro rey, ni antes ni después de Josías, que tuviera la fidelidad de este rey. El
escritor dice que no hubo quien se convirtiese de todo corazón a Dios como Josías.

5-La muerte de un gran rey


2 Reyes 23: 28 30
El faraón de Egipto, Necao II trajo sus ejércitos desde Africa intentando avanzar sobre
los asirios que, recordemos, poblaban el territorio de Israel. Josías con sus ejércitos salió
a enfrentarlo, porque el egipcio debería pasar por sus territorios.
Los ejércitos se encontraron en Meguido, y allí Josías, que ocupaba el lugar que debía
ocupar el rey, al frente de sus ejércitos, fue muerto en la batalla.
Habían transcurrido treinta y un años de un gobierno que se había iniciado siendo Josías
aún niño y que había llevado a Judá a obedecer a Dios.
Josías fue enterrado en Jerusalén y reinó en su lugar su hijo Joacaz, que tenía veintitrés
años de edad y sólo reinó tres meses haciendo lo malo delante de los ojos del Señor.

Versículo para aprender de memoria:

“No hubo otro rey antes de él, que se convirtiese


a Jehová de todo su corazón, de toda su alma y
de todas sus fuerzas…”
2 Reyes 23: 25a

…..o0o…..

Lección nº 44:
LA CAIDA DE JERUSALEN Y LA CAUTIVIDAD
2 Reyes 25: 1 30

Introducción
Como ya hemos visto, a pesar de haber visto las consecuencias tremendas que el Reino
del Norte, Israel, había sufrido a causa de sus pecados cayendo en manos de los asirios,
a pesar de las advertencias de los profetas y a pesar de los intentos de Josías, Judá siguió
haciendo lo malo delante de los ojos de Dios.
Desde el Noreste habían avanzado los babilónicos, detrás de la conducción del gran
Nabucodonosor, y la mano de Dios se apartó de su pueblo, de manera tal que Judá
quedó indefensa ante el gran ejército babilónico.
Nabucodonosor destituyó del reinado a Joaquín y puso como rey a un tío de Joaquín
llamado Matanías, al que le cambió el nombre por el de Sedequías. Estos sucesos nos
advierten que, a pesar del gran amor de Dios por su pueblo, Dios es un Dios justo y que
cumple lo que dice.
Esto es algo que los judíos no entendieron y muchas veces los cristianos actuamos de la
misma manera pensando que la bondad de Dios hará que El no nos de el castigo que
merecemos… Pero Dios y justo y cumple su Palabra.
De estos pasajes podemos extraer esta enseñanza que nos instará a ser un pueblo fiel a
Dios para no sufrir el castigo…

1-La Caída de Jerusalén


2Reyes 25: 1 7
En primer lugar Nabucodonosor sitió a Judá porque él en realidad no tenía reales
intereses en Jerusalén; solamente le importaba tener un aliado que impidiera que Necao
II, el faraón de Egipto pudiera atacar a sus ejércitos.
El sitio de la ciudad duró casi tres años y entonces comenzó a escasear el alimento de
manera tal que sus habitantes comenzaron a sufrir hambre.
Los hombres de guerra de Israel, el rey Sedequías y sus hijos huyeron entonces de la
ciudad. Los caldeos entraron en Jerusalén y persiguieron al ejército judío, matando a los
soldados, trayendo a Sedequías delante de Nabucodonosor… A este rey de Judá, puesto
por los mismos
babilónicos, le sacaron los ojos y en cadenas fue llevado a Babilonia.
Ya nada quedaba de la gloria de David y Salomón… Los pecados de los israelitas y
judíos habían hecho que el pueblo de Dios terminara en triste vergüenza delante de los
ejércitos enemigos.

2-La Cautividad en Babilonia


2Reyes 25: 8 21
Después de estos sucesos pasaron varios años, alrededor de ocho hasta que
Nabucodonosor decidió llevar al pueblo judío cautivo a Babilonia.
La descripción de estos sucesos que nos hace el pasaje leído nos muestran
fundamentalmente:
Que el Templo, cuya majestad era gloriosa para Jerusalén, fue destrozado y despojado
de todos los elementos sagrados, simbolizando que Dios se había apartado de su pueblo
a causa de sus maldades.
Que los soberbios israelitas fueron humillados hasta lo sumo, maltratados, llevados
cautivos, y aún muertos delante del rey de Babilonia, como una señal de la
desprotección divina.
Que en Palestina solamente quedaron los más pobres para labrar la tierra y alimentar al
ejército babilónico…
Prácticamente nada había quedado. Pareciera que los planes de Dios para salvar a toda
la humanidad no podían llevarse a cabo: ya no había Tierra santa, ya no había un pueblo
de Dios libre…¿Podría entonces venir el Mesías prometido?
Vale aquí decir que la bondad de Dios fue maravillosa porque aun en la cautividad, tuvo
piedad de su pueblo que, en Babilonia, reconoció sus pecados y se arrepintió de ellos…
Dios habría de dar una nueva oportunidad.

3-El Remanente en Egipto


2Reyes 25: 22 26
Nabucodonosor nombró como rey en Judá a Gedalías y este aconsejó a los judíos que
había quedado en Jerusalén, que había sido arrasada, que vivieran tranquilos bajo la
autoridad de los caldeos (o babilónicos).
Pero los judíos mataron sorpresivamente a Gedalías y a los suyos, caldeos y judíos
aliados, y huyeron con sus mujeres y sus niños a Egipto…
Allí se formó una colonia llamada Elefantina; se cree que en ella habitaron los judíos
que escaparon de Jerusalén. Entre ellos probablemente estuvo Jeremías, el profeta,
quien habría escrito allí sus Lamentaciones…
Este remanente fue útil para tener alguna información histórica de lo acontecido durante
estos años de cautividad.

4-El rey liberado de la prisión


2Reyes 25: 27 30
Comentamos este pasaje simplemente para terminar con el capítulo y destacar que las
condiciones en que los judíos vivieron en Babilonia fueron realmente buenas… Los
caldeos les permitieron llevar adelante sus propósitos religiosos y habitar en sus propios
barrios; casas humildes pero suyas.
Según los historiadores en los setenta años que duró esta situación, algunos judíos
pudieron llegar a tener algunas fortunas materiales considerables.
Joaquín fue reconocido y liberado y tratado con trato real… Sin duda la mano
misericordiosa de Dios estaba obrando.

Conclusión
Este es el triste final de largos años de un pueblo que no supo reconocer la autoridad y
el amor inmenso del Verdadero y Único Dios, pese al testimonio de muchos hombres y
mujeres fieles.
Como una aplicación personal podemos reflexionar: En primer lugar debemos tener en
cuenta que Dios, pese a su amor y su bondad, es un Dios justo y da a cada uno lo que
cada uno merece, si nos apartamos de su amor y rechazamos su autoridad.
En segundo lugar es imprescindible tener en cuenta que las bendiciones que Dios
derrama sobre nuestras vidas no deben envanecernos, como sucedió con los judíos, sino
que debemos
sentirnos responsables por ellas… Cuanto más Dios nos da más responsables somos
delante de El.
Finalmente es importante destacar el gran amor de Dios que solamente esperó que su
pueblo, humillado y cautivo, reconociera sus pecados para comenzar a bendecirles
nuevamente… Dios nunca perdió de vista nuestra salvación; para ello El necesitaba un
pueblo y en su infinita misericordia lo preservó pese a tantos males.

Versículo para aprender de memoria:

“…por tanto, no menosprecies la corrección


del Todopoderoso.”
Hebreos 12: 5