You are on page 1of 2

¿Qué es la ley del karma?

En toda la literatura védica, la verdad suprema, se nos explica claramente nuestra constitución y se enfatiza también la importancia de comprender esta misma, aceptando que somos almas espirituales, pequeñas chispas desprendidas de una totalidad completa sustentadora de nuestra existencia. No se debe comprender esta totalidad completa como una entidad impersonal y carente de cualidades propias y personales, sino como un Ser Supremo más grande que la creación toda, lleno de características eternas y sublimes. Ante tal aclaración nos encontramos con que todos y cada uno de nosotros conforma una unidad y que siendo parte de esta misma compartimos cualidades semejantes provenientes de la Suprema Persona quien nos dota de ellas solo cualitativamente ya que al ser fragmentos de esta totalidad suprema, no alcanzamos a poseerlas de un modo cuantitativo. Pero volviendo al tema de la unidad en la cual nos encontramos y que compartimos, nos situamos ante la realidad trascendental de estar sometidos a leyes divinas creadas por Krishna mismo como presencias regentes e igualitarias para con cada uno de nosotros. La forma humana de vida tiene por objeto comprender a Dios quien es el único que nos puede otorgar el amor más elevado y llevarnos al camino hacia la perfección y quien no acepte esto y considere que la vida material es la única que merece importancia y respeto, tanto que se dedique a idolatrar ilusiones y objetos sensoriales, sin prestar atención al grito desesperado de su alma por considerar principios religiosos, tendrá necesariamente que someterse a la reacción que por ley divina y natural le corresponde. El karma es una de las leyes que rigen nuestra existencia y se corresponde con el principio de acción y reacción. Todo lo que se haga, bueno o malo, traerá una correspondiente consecuencia, la que se relacionará con la acción directamente. El karma es algo con lo que cargamos nacimiento tras nacimiento y solo se le puede eliminar dedicando la vida a Dios y rindiéndose a un maestro espiritual. Dedicar la vida a Dios no significa abandonarlo todo y hacerse monje de inmediato, eso no es posible para todos, y si esto fuera requisito, muy pocos podrían ver la luz que Krishna otorga a quien Le busca. Dedicar la vida a Dios es tan simple como hacer que tu existencia gire en torno a la presencia de Dios, ponerlo en el centro de cada una de tus acciones lo que te situará en una plataforma espiritual conciente y bondadosa permitiéndote actuar en el mismo plano. Abriendo el corazón a Dios aprenderemos lo que es correcto y encausaremos nuestra vida de modo tal que todo lo que sembremos sean buenas semillas que luego recojamos en una cosecha llena de colores y bondad, así seremos activistas del bien, tanto para los demás, como para nosotros mismos. Así pues, la misión parte desde hoy mismo, la tierra está lista, Krishna ya la ha preparado para ti, solo debes sembrar y sembrar amor, nunca seas fuente de sufrimiento para nadie y así nunca nadie te causará sufrimiento. Krishna dice en el Bhagavad Gita (3.31)

Ye me matam idam nityam Anutishanti manavah Sraddhavanto ´nasuyanto Mucyante te ´pi karmabhih

“Aquellas personas que ejecutan sus deberes de acuerdo con Mis mandatos y que siguen estas enseñanzas fielmente, sin envidia, se liberan del cautiverio de las acciones fruitivas.” Y estas acciones son las que nos enredan en los sentidos haciéndonos creer lo que no somos y causando en nosotros confusiones tales que nos hagan olvidar lo fundamental de los principios religiosos, y estos se corresponden con los deberes que Krishna menciona en este verso. Siguiendo sus enseñanzas fielmente alcanzaremos la liberación por Él prometida. Acción con conciencia de Krishna es la base de una vida bella y armoniosa. ¿Para qué actuar solo para uno?, esto nos acarrea resultados también egoístas. Krishna dice en el Bhagavad Gita (18.58). Mac-cittah sarva-durgani Mat-prasadat tarisyasi Atha cet tvam ahankaran Na srosyasi vinanksyasi “Si te vuelves consciente de Mí, por Mi gracia pasarás por sobre todos los obstáculos de la vida condicionada. Sin embargo, si no trabajas con ese estado de conciencia sino que actúas a través del ego falso, sin oírme, estarás perdido.” Y Krishna asegura nuestro éxito en la vida y su eterna protección ante las adversidades de la condición mundana. ¿Qué mejor que dedicarte a Él? Cerremos ya el libro de la soledad, Krishna quiere enseñarte y hacerte recordar tu real estado y constitución. Practiquemos Sus enseñanzas y partamos por purificar nuestras acciones y entorno. Brindemos amor y respeto a todos los seres, incluso a los animalitos que no se pueden defender, seamos guerreros y combatamos el abuso para con nuestros hermanos, todos ellos. Únete a la lista de activistas y hagamos revolución a través de la paz, el arma más eficaz. En conclusión ¿qué es el karma? Es la ley divina que rige cada una de nuestras acciones y nos ata a una reacción que, queramos o no, debemos recibir y afrontar. ¿Cómo combatir las malas reacciones? Enmendando nuestro comportamiento y acercándonos a Dios, volcando nuestra vida a lo divino, poniendo a Krishna en el centro de ella y de cada acción, lo que nos educará espiritualmente y nos convertirá en agricultores de bondad, trabajando la tierra de la vida solo sembrando amor. ¿Cuál es nuestra esperanza? Acción en conciencia de Dios es la esperanza y la oportunidad de luego habitar en una plataforma espiritual totalmente ajeno a las condiciones de este mundo. Seamos tajantes en esta decisión y serios en nuestra vocación espiritual, aspiremos a una cosecha bañada de realizaciones y amorosos y dulces frutos, Krishna te invita... Hari bol.