You are on page 1of 11

CONAIMA, S.L.

Estudio de Incidencia Ambiental del Avance de Planeamiento de la Revisión del Plan General de Ordenación de Alcalá de Henares: Anejo II. Estudio de la contaminación electromagnética

ANEJO II.ESTUDIO DE LA CONTAMINACIÓN ELECTROMAGNÉTICA

CONAIMA, S.L.

Estudio de Incidencia Ambiental del Avance de Planeamiento de la Revisión del Plan General de Ordenación de Alcalá de Henares: Anejo II. Estudio de la contaminación electromagnética

INDICE ANEJO II 1. CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS ...........................................................II.1 1.1. GENERACIÓN DE CAMPOS.............................................................II.1 1.2. EFECTOS EN LA SALUD .................................................................II.2 1.3. NORMATIVA DE EXPOSICIÓN.........................................................II.4 1.4. INFRAESTRUCTURAS ELÉCTRICAS SEGÚN EL AVANCE DE PLANEAMIENTO DE ALCALÁ DE HENARES......................................................................................II.6 1.5. ESTUDIO DE LA CONTAMINACIÓN ELECTROMAGNÉTICA PREVISIBLE..................................................II.8 2. EMISIONES RADIOELÉCTRICAS. ...........................................................II.9

CONAIMA, S.L.

Estudio de Incidencia Ambiental del Avance de Planeamiento de la Revisión del Plan General de Ordenación de Alcalá de Henares: Anejo II. Estudio de la contaminación electromagnética

1.-

CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS.

1.1.- GENERACIÓN DE CAMPOS En física se denomina 'campo' a la zona del espacio donde se manifiestan fuerzas; por ejemplo, el campo gravitatorio sería la zona donde hay una fuerza gravitatoria, responsable de que los cuerpos tengan un determinado peso. Asimismo, un campo electromagnético es una zona donde existen campos eléctricos y magnéticos, creados por las cargas eléctricas y su movimiento, respectivamente. Los campos electromagnéticos se dan de forma natural en nuestro entorno, y nuestro organismo está habituado a convivir con ellos a lo largo de nuestras vidas; por ejemplo, el campo eléctrico y magnético estático natural de la Tierra, los rayos X y gamma provenientes del espacio y los rayos infrarrojos y ultravioletas que emite el Sol, sin olvidarnos de que la propia luz visible es una radiación electromagnética. Actualmente el ser humano está sometido a numeroso s tipos de campos electromagnéticos, tanto de origen natural (campo eléctrico y magnético estático natural de la Tierra, rayos infrarrojos y ultravioletas que emite el Sol...) como de origen artificial (radiofrecuencias utilizadas en la telefonía móvil, ondas de radio y televisión, sistemas antirrobo....). Todos ellos forman parte del 'espectro electromagnético' y se diferencian en su frecuencia, que determina tanto sus características físicas como los efectos biológicos que pueden producir en los organismos expuestos. A muy altas frecuencias la energía que transmite una onda electromagnética es tan elevada que puede llegar a dañar el material genético de la célula ? el ADN? , siendo capaz de iniciar un proceso cancerígeno; éste es el caso de los rayos X. A las radiaciones situadas en esta zona del espectro se les conoce como 'ionizantes'. Sin embargo, el sistema eléctrico funciona a una frecuencia extremadamente baja (50 Hz en la UE), dentro de la región de las radiaciones no ionizantes del espectro, por lo que transmiten muy poca energía. Además, a frecuencias tan bajas el campo electromagnético no puede desplazarse (como lo hacen, por ejemplo, las ondas de radio), lo que implica que desaparece a corta distancia de la fuente que lo genera. Al igual que cualquier otro equipo o aparato que funcione con energía eléctrica, las líneas y subestaciones eléctricas de alta tensión generan un campo eléctrico y magnético de frecuencia industrial. Su intensidad dependerá de diversos factores geométricos y de diseño, como l tensión de funcionamiento, a potencia transportada, disposición de los elementos, número de conductores, distancia de los cables al suelo, etc. Así, las líneas eléctricas generan un campo eléctrico cuando los cables conductores son sometidos a una determinada tensión, y un campo magnético cuando fluye por ellos una corriente eléctrica.

Pág. II.1

CONAIMA, S.L.

Estudio de Incidencia Ambiental del Avance de Planeamiento de la Revisión del Plan General de Ordenación de Alcalá de Henares: Anejo II. Estudio de la contaminación electromagnética

En la tabla siguiente se indican los valores medidos en líneas españolas de 400 kV. Como se puede apreciar la intensidad de campo eléctrico y magnéticos desciende rápidamente la aumentar la distancia a la línea.

Campo eléctrico Debajo de los conductores A 30 metros de distancia A 100 metros de distancia 1-5 kV/m 0,2-2 kV/m < 0,2 kV/m Fuente: REE.

Campo magnético 1-20 ?T 0,1-3 ?T < 0,3 ?T

En cuanto a las subestaciones eléctricas de 400 kV, en el interior del parque (es decir la zona donde está toda la aparamenta eléctrica y el paso está restringido únicamente a trabajadores) los valores oscilan entre 0,5-13 kV/m y 1-24 ?T. En el borde del parque los valores registrados oscilan entre 0-3,5 kV/m y 0-4 ?T. Así, en el exterior de las subestaciones, por lo general, los campos eléctricos y magnéticos más intensos se deben a las líneas de alimentación que entran y salen de la estación. Fuera del recinto de la subestación, los campos originados por los equipos del interior de la subestación apenas se pueden distinguir de los campos electromagnéticos de fondo. 1.2.- EFECTOS EN LA SALUD La preocupación por la salud humana, y los factores que pudieran influir en ella, han hecho que desde los años 60, pero sobre todo desde finales de los años 70, se hayan llevado a cabo multitud de estudios sobre si los campos eléctricos y magnéticos generados por las instalaciones eléctricas suponen algún tipo de riesgo para la salud. Estos estudios se han desarrollado principalmente en dos ámbitos: epidemiológico y biofísico. Actualmente, tras evaluar toda la información disponible sobre estos aspectos, la comunidad científica internacional está de acuerdo en que la exposición a los campos eléctricos y magnéticos de frecuencia industrial generados por las instalaciones eléctricas de alta tensión no supone un riesgo para la salud pública. Así lo han expresado numerosos organismos científicos de reconocido prestigio. En realidad, a lo largo de más de dos décadas de investigación ningún organismo científico internacional ha afirmado que exista una relación demostrada entre enfermedad alguna y exposición a campos eléctricos y magnéticos de frecuencia industrial generados por las instalaciones eléctricas de alta tensión. Las exhaustivas investigaciones han permitido aclarar las dudas que pusieron de manifiesto algunos estudios y las lagunas de conocimiento que existían. De especial relevancia es el informe de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU., máxima autoridad científica de ese país, hecho público a finales de

Pág. II.2

CONAIMA, S.L.

Estudio de Incidencia Ambiental del Avance de Planeamiento de la Revisión del Plan General de Ordenación de Alcalá de Henares: Anejo II. Estudio de la contaminación electromagnética

1996. Este organismo elaboró un extenso informe titulado "Posibles efectos de la exposición a campos eléctricos y magnéticos residenciales" dada la controversia pública que existía sobre este tema. Se trata de una de las revisiones más exhaustivas que se ha realizado sobre este tema, y su conclusión era que "La evidencia actual no muestra que la exposición a estos campos [electromagnéticos] suponga un riesgo para la salud humana. Específicamente, ninguna evidencia concluyente y consistente muestra que la exposición a campos eléctricos y magnéticos residenciales produzca cáncer, efectos neurocomportamentales adversos o efectos en la reproducción y el desarrollo". El Comité Científico Director de la Comisión Europea, organismo científico neutral e independiente que asesora en temas científicos, opinaba así en junio de 1998: "…la literatura disponible no proporciona suficiente evidencia para concluir que existan efectos a largo plazo como consecuencia de la exposición a campos electromagnéticos." En España el Centro de Investigaciones Energéticas Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT) elaboró en febrero de 1998 un informe sobre los posibles efectos de los campos electromagnéticos generados por las líneas de alta tensión por encargo del Congreso de los Diputados, llegando a la siguiente conclusión: "La información científica y técnica más significativa actualmente disponible a nivel internacional no proporciona evidencias de que la exposición a los campos electromagnéticos generados por las líneas eléctricas de alta tensión suponga un riesgo para la salud de las personas o el medio ambiente". El Ministerio de Sanidad y Consumo ha dictaminado en el informe “Campos electromagnéticos y salud pública”, realizado por un Comité de Expertos multidisciplinar en mayo de 2001, que: "La exposición a los campos electromagnéticos, dentro de los límites recogidos en la Recomendación efectuada por el Consejo de Ministros de Sanidad de la Unión Europea en julio de 1999, no ocasiona efectos adversos para la salud. Estas conclusiones han sido corroboradas en marzo de 2001 por el Consejo Nacional de Protección Radiológica (NRPB) del Reino Unido en un informe elaborado por un grupo de expertos presidido por el anteriormente mencionado Sir Richard Doll, quien declaró en la rueda de prensa de presentación del informe que personalmente está convencido de que no existe ninguna relación entre campos electromagnéticos de frecuencia industrial y cáncer.

Pág. II.3

CONAIMA, S.L.

Estudio de Incidencia Ambiental del Avance de Planeamiento de la Revisión del Plan General de Ordenación de Alcalá de Henares: Anejo II. Estudio de la contaminación electromagnética

1.3.- NORMATIVA DE EXPOSICIÓN Para prevenir los únicos efectos conocidos de los campos electromagnéticos susceptibles de ser perjudiciales para la salud, los efectos agudos o a corto plazo, varias agencias nacionales e internacionales han elaborado normativas de exposición a campos eléctricos y magnéticos. Actualmente la normativa internacional más extendida es la promulgada por ICNIRP (Comisión Internacional para la Protección contra la Radiación No Ionizante), organismo vinculado a la Organización Mundial de la Salud. La Unión Europea, siguiendo el consejo del Comité Científico Director, se basó en ICNIRP para elaborar la Recomendación del Consejo Europeo relativa a la exposición del público en general a campos electromagnéticos (0 Hz a 300 GHz), 1999/519/CE, publicada en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas en julio de 1999. Su objetivo es únicamente prevenir los efectos agudos (a corto plazo) producidos por la inducción de corrientes eléctricas en el interior del organismo, puesto que no existe evidencia científica de que los campos electromagnéticos estén relacionados con enfermedad alguna. Tras establecer diversos factores de seguridad, el Consejo de la Unión Europea recomienda como restricción básica para el público limitar la densidad de corriente eléctrica inducida a 2 mA/m2 en sitios donde pueda permanecer bastante tiempo, y calcula de forma teórica unos niveles de referencia para el campo electromagnético de 50 Hz: 5 kV/m para el campo eléctrico y 100 ?T para el campo magnético. Si el nivel de campo medido no supera este nivel de referencia se cumple la restricción básica y, por lo tanto, la Recomendación; sin embargo, si se supera el nivel de referencia entonces se debe evaluar si se supera la restricción básica. Las líneas eléctricas aéreas de alta tensión no producen una exposición a campo magnético superior a 100 ?T, incluso en el punto más cercano a los conductores; y en la mayoría de los casos la exposición a campo eléctrico tampoco va a superar 5 kV/m. En circunstancias muy determinadas sí puede haber un campo eléctrico por encima de 5 kV/m justo debajo de los conductores de algunas líneas de 400 kV; sin embargo, el campo eléctrico es detenido por árboles, paredes o techos, por lo que en cualquier caso sería prácticamente nulo en el interior de un inmueble. Se presenta a continuación una tabla, elaborada por REE, que muestra el campo magnético generado a distintas distancias del centro de la línea, en un plano horizontal a un metro de altura sobre el terreno, situado bajo el tendido en el tramo de máxima flecha (16 metros), quedando la altura mínima al terreno en 12.5 metros. El cálculo considera una corriente de 1000 A.

Pág. II.4

CONAIMA, S.L.

Estudio de Incidencia Ambiental del Avance de Planeamiento de la Revisión del Plan General de Ordenación de Alcalá de Henares: Anejo II. Estudio de la contaminación electromagnética

Distancia al centro del vano A0m A 12 m A 24 m A 32 m A 40 m A 52 m A 72 m A 100 m

Campo Magnético (? T) 9.21 6.22 4.6 6.02 8.64 7.93 1.95 0.39

El valor máximo del campo magnético se encuentra bajo el tendido en el punto de máxima flecha, siendo el valor medido a 1 m sobre el nivel del terreno de 9.24 ?T. Destacar que a medida que aumenta la distancia de las líneas, el campo magnético disminuye considerablemente. Respecto al campo eléctrico, se presenta otra tabla que muestra el campo generado, a distintas distancias del centro de la línea, y en las mismas condiciones que la anterior.

Distancia al centro del vano A0m A9m A 10 m A 15 m A 30 m A 50 m A 100 m

Campo Eléctrico (kV/m) 1.34 1,78 1.73 1.40 0.74 1.771 0.18

El campo transversal en estas condiciones queda por debajo del valor de referencia recomendado por la Unión Europea, de 5 kV/m, llegándose como máximo a 1.83 kV/m (a un metro de altura sobre el terreno) a 9.5 metros del centro del vano. En el interior del 'parque' de una subestación de 400 kV, es decir la zona donde está toda la aparamenta eléctrica y el paso está restringido únicamente a trabajadores, los niveles de campo eléctrico y magnético pueden llegar a ser algo superiores a los generados por las líneas. Sin embargo, disminuyen aún más rápidamente al alejarnos, por lo que fuera de la subestación, en sitios accesibles al público, serán incluso inferiores a los que generan las propias líneas eléctricas de entrada y salida. Por lo tanto, se puede afirmar que las instalaciones eléctricas de alta tensión cumplen la recomendación europea, pues el público no estará expuesto a

Pág. II.5

CONAIMA, S.L.

Estudio de Incidencia Ambiental del Avance de Planeamiento de la Revisión del Plan General de Ordenación de Alcalá de Henares: Anejo II. Estudio de la contaminación electromagnética

campos por encima de los recomendados en sitios donde pueda permanecer mucho tiempo. El Parlamento Europeo, en su resolución A3-0238/94 sobre la lucha contra los efectos nocivos provocados por las radiaciones no ionizantes, pedía en 1994 que cada estado estableciera pasillos alrededor de las líneas eléctricas de alta tensión en los que se impida cualquier actividad permanente o edificación, aunque no especificaba ningún valor concreto. Esta resolución no ha sido traspuesta a la Directiva comunitaria, dada la falta de pruebas de los posibles efectos adversos de estas instalaciones, y tampoco ha sido adoptada por ningún país miembro. Como referencia comparativa en cuanto a distancias de líneas eléctricas a edificaciones, el único país del mundo en el que se han definido unas distancias mínimas a las líneas eléctricas de alta tensión por motivos de exposición a campos electromagnéticos es en Italia, aunque el Decreto que las define es anterior a la resolución del Parlamento Europeo. Estas distancias son: 10 metros a las líneas de 132 kV 18 metros a las líneas de 220 kV 28 metros a las líneas de 400 kV En la Comunidad de Madrid, está vigente el Decreto 131/1997, de 16 de octubre, por el que se fijan los requisitos que han de cumplir las actuaciones urbanísticas en relación con las infraestructuras eléctricas. Este documento especifica, en su Artículo 1 que “ para la aprobación de toda nueva actuación de desarrollo urbanístico será requisito indispensable que las redes de alta y baja tensión de la infraestructura eléctrica proyectada para el suministro de dicha actuación, contemple su realización en subterráneo, dentro del documento de aprobación y en el curso de la ejecución de la urbanización, salvo que discurran por los pasillos eléctricos definidos en el plan de actuación”. Asimismo y según el Artículo 2, “... se contemplará que las líneas eléctricas aéreas de alta y baja tensión preexistentes dentro del perímetro de toda nueva actuación urbanística y en sus inmediaciones, se pasen a subterráneas o se modifique su trazado, siempre que la modificación pueda hacerse a través de un pasillo eléctrico existente o que se defina en ese momento por la Administración competente”. 1.4.- INFRAESTRUCTURAS ELÉCTRICAS SEGÚN PLANEAMIENTO DE ALCALÁ DE HENARES EL AVANCE DE

En los terrenos municipales discurren varias líneas eléctricas aéreas de 20 kV, 45 kV y 132 kV. Su trazado no es compatible con la distribución prevista de los usos del suelo; por ello, se debe ofrecer una solución a este problema. La solución óptima, según el nuevo Avance de Planeamiento, es el soterramiento de las líneas, ya que el trazado no presenta inconvenientes topográficos significativos y está aceptada socialmente esta inversión. Otras alternativas al soterramiento serían el desvío de las mismas o el mantenimiento

Pág. II.6

CONAIMA, S.L.

Estudio de Incidencia Ambiental del Avance de Planeamiento de la Revisión del Plan General de Ordenación de Alcalá de Henares: Anejo II. Estudio de la contaminación electromagnética

de los actuales trazados (ninguna de las dos opciones es recomendable, ya que consumirían gran cantidad de suelo urbanizable y, además, existe un gran rechazo social a la permanencia de líneas aéreas en zonas urbanas). Por ello, el PG propone el soterramiento de las líneas, ya que ello disminuye al mínimo el impacto visual, y minimiza el espacio necesario para el trazado de aquéllas. Por otra parte, debido al aumento demográfico que la ciudad experimentará, el Avance prevé un aumento considerable de la potencia demandada, la cual se concentrará en las zonas de nueva implantación contempladas en el PG, aunque no especifica la nueva potencia necesaria. Por ello no es posible determinar qué líneas eléctricas va a ser necesario modificar (mediante la repotenciación de las mismas o mediante su sustitución por otras nuevas). El incremento en la demanda hace que dicho documento considere también necesaria la construcción de una subestación transformadora y la ampliación de las subestaciones existentes actualmente en Alcalá (aunque sin especificar cual será el incremento de potencia necesario). La nueva subestación requiere un espacio de reserva (aproximadamente de 100x100 metros, aunque las dimensiones exactas las debe determinar el proyecto correspondiente). El Avance ha previsto su ubicación al Norte del sector Majuelo de Judas, en una gran parcela reservada para infraestructuras. La nueva subestación solo requeriría el trazado de un pequeño tramo de entrada y salida pues se ubica junto a una línea ya existente.

Figura: Ubicación de la nueva Subestación necesaria según el Documento de Avance de Planeamiento.

Pág. II.7

CONAIMA, S.L.

Estudio de Incidencia Ambiental del Avance de Planeamiento de la Revisión del Plan General de Ordenación de Alcalá de Henares: Anejo II. Estudio de la contaminación electromagnética

Respecto a la ampliación de las subestaciones en servicio: ? S/E: Junto a las vías del Ferrocarril y del Polígono Industrial de El Juncal. Su cerramiento se encuentra a unos 50 metros de las viviendas más próximas. S/E: Entre las carreteras de Camarma y la N-II, en la zona donde ambas se cruzan con el arroyo Camarmilla.

?

El Avance de Planeamiento prevé que se realice utilizando el espacio de reserva existente en las mismas, por lo que n sería necesario considerar un o aumento de la superficie disponible. 1.5.- ESTUDIO DE PREVISIBLE. LA CONTAMINACIÓN ELECTROMAGNÉTICA

La nueva situación prevista en el Avance, que contempla el soterramiento de todas las líneas existentes en la actualidad en los sectores de nuevo desarrollo así como la ubicación de una nueva subestación suficientemente alejada de puntos habitados actuales o futuros (a más de 900 metros del nuevo sector residencial de Majuelo de Judas) mejorará la situación de contaminación electromagnética existente en la actualidad. Respecto a las líneas eléctricas aéreas existentes en la actualidad en zonas ya urbanizadas el nuevo Avance no determina cual debe ser su futuro. Es evidente que si en estas no va a cambiar la intensidad de la corriente que por ellas circula la nueva situación no modificará la actual. Sin embargo, si se produce un incremento de la misma debería contemplarse la necesidad de su soterramiento. Respecto a la necesaria ampliación de las Subestaciones ya existentes es necesario señalar que pese a que el nuevo Avance de Planeamiento considera esta ampliación posible dentro de los actuales perímetros de dichas subestaciones, el hecho de no conocerse la necesidad real de repotenciación imposibilita determinar la posibilidad de dicha ampliación, especialmente en la Subestación existente junto a las vías del ferrocarril y el Polígono Industrial de El Juncal. En cualquier caso, y según la legislación vigente en la Comunidad de Madrid en materia de Evaluación de Impacto Ambiental (Ley 2/2002, de 19 de junio, de Evaluación Ambiental) las Subestaciones Eléctricas están incluidas en el Anejo IV (Proyectos y actividades a estudiar caso por caso por el órgano ambiental de la CAM) por lo que será en dicho momento en que se deba determinar la existencia de suelo disponible y la no afección a las zonas residenciales cercanas.

Pág. II.8

CONAIMA, S.L.

Estudio de Incidencia Ambiental del Avance de Planeamiento de la Revisión del Plan General de Ordenación de Alcalá de Henares: Anejo II. Estudio de la contaminación electromagnética

2.-

EMISIONES RADIOELÉCTRICAS.

El nuevo Avance de Planeamiento no contempla la creación de nuevas fuentes de emisión radioeléctrica ni actuaciones susceptibles de alterar a las fuentes ya existentes. Pese a ello, si en los futuros Planes de desarrollo de cada uno de los sectores se contemplase alguna actuación susceptible de producir este tipo de efectos se deberá tener en cuenta la obligación del cumplimiento de la legislación vigente sobre medidas de protección de la salud humana y el medio ambiente frente a la contaminación electromagnética, considerando, entre otras normas, el Real Decreto 1066/2001, de 28 de septiembre, que aprueba el Reglamento que establece condiciones de protección del dominio público radioeléctrico, restricciones a las emisiones radioeléctricas y medidas de protección sanitaria frente a emisiones radioeléctricas y la Ley 32/2003, de 3 de noviembre, General de Telecomunicaciones.

Pág. II.9