You are on page 1of 7

HOMBRES: HOMBRE Y MUJER, LA LEY VERDADERA

Basada en la novela de Hans Ruesch, En La Cima del Mundo, la película Los dientes del Diablo, ó, Los Salvajes Inocentes, de acuerdo a su título original en inglés, nos plantea la problemática generada en el choque de culturas que se produce siempre que la hegemonía neocolonialista de la cultura occidental invade los territorios de pueblos ancestrales. Es desde esta mirada occidental, desde donde casi siempre percibimos dicha historia, prueba de ello, es el punto de vista mismo desde el cual se narra la película, no sin antes aclarar que aun así, es un bello e interesante documento que genera una gran reflexión.

“El Hombre blanco les denomino esquimales, que significa comedores de carne cruda” y es paradójico que el narrador de la historia asevere que ellos se llaman a sí mismos “los hombres”, y según él -con esta denominación- ellos pretenden demostrar que están por encima de los demás hombres del planeta, o que no perciban a los otros hombres como hombres de verdad, desconoce tal vez el narrador el hecho de que casi todos los pueblos autóctonos de América usan -para nombrarse a sí mismos- vocablos que en su propia lengua quieren decir: hombres, seres humanos, o gente. En el caso de Colombia, por ejemplo, los Kunas, Los Nazas, los Emberá, los Koguis y muchos otros se autodenominan con estos vocablos que en su lengua simplemente significan gente u hombres, no queriendo decir que los demás no lo sean también. Este hecho nos revela una realidad que tal vez la cultura occidental nunca ha comprendido: somos nosotros -los occidentales- quienes marcamos diferencia y división: de raza, de cultura, de religión, de sexo, y cada vez más barreras entre los seres humanos. Las culturas indígenas simplemente se denominan a sí mismos, hombres, ya que tal vez no encuentran originalmente ninguna separación o identidad diferenciadora con el resto de la humanidad, es una verdad que tal vez no comprendemos, y somos los “hombres” de la cultura occidental quienes desde una perspectiva históricamente ignorante hemos utilizado apelativos -peyorativos en la mayoría de los casos- para denominar y diferenciar a cada pueblo indígena, africano, o tribal.

“ nosotros investigadores. una para dar y otra para recibir del otro ser. ustedes grupo étnico a ser educado”. que quiere decir: yo soy un tú. los Aztecas también tenían la expresión “Nehuan ni thuan”.el prejuicio tácito que resuena en nuestras mentes: “nosotros acá y ustedes allá”. en la complementariedad. sin lugar a dudas no somos iguales” . es necesario aclarar que no se trata de hacer un cuestionamiento a las posibles buenas intenciones de quienes narraron esta historia. donde siempre esta inherente -de parte de la cultura hegemónica. lo han hecho de manera desprevenida. que en esencia encierra el mismo viejo y craso error: “nosotros blancos. un reconocimiento de la humanidad como una unidad total. y por así decirlo inocente. que quiere decir: yo soy tú. “nosotros nos solidarizamos para que ustedes mejoren sus condiciones de vida”. Y en este sentido cobra muchísimo valor este documento cinematográfico que nos muestra de manera directa esta realidad: por lo general cuando los pueblos ancestrales históricamente han tenido contacto por primera vez con el “hombre blanco”. y por eso se le ofrece . Continuando en la reflexión generada desde el principio de la historia . y más aun. ustedes indios. tú eres yo. viendo simplemente a este nuevo hombre como un recién llegado. a la comprensión de la cultura de los pueblos ancestrales. en cambio. ustedes objeto de estudio”. sino más bien. en la solidaridad la mano de un ser humano da y la mano de otro ser humano recibe. la separación y la brecha siempre presente. quienes para la fecha de su escritura y posterior realización en cine. “nosotros etnoeducadores. pero se espera compartir y aprender mucho. seguramente tenían un propósito sincero de acercamiento y comprensión de la cultura de un pueblo ancestral ¡no! no se trata de cuestionar o criticar la novela y posterior película que para la época sin duda fueron un noble ejercicio de acercamiento y denuncia de una problemática. de quien no se conoce nada. y los Incas prefirieron el símbolo de la complementariedad al de la solidaridad. se trata de reevaluar la forma como desde la óptica de nuestras sociedades modernas nos acercamos al contacto.Los Mayas tenían una expresión muy sabia: “In lakesh a'laken”. cada ser dispone sus dos manos.

Aun con buenas intenciones. que resulta ser ofensivo o incluso lesivo para los pueblos autóctonos: ignorantemente ese “hombre blanco” en su postura. hombre incapaz de comprender . incluso en el quehacer de las disciplinas sociales y antropológicas. o la educación que ustedes como comunidad necesitan”. o. -claro estádesde la óptica occidental. Y hay que decir que esta condición no ha cambiado mucho. no hay que pasar tampoco de un extremo paternalista a un extremo mitificador. denota la predisposición mental de que ese pueblo autóctono está en una carencia imposible de suplir desde el interior mismo de su cultura. soluciones a problemáticas que son nacidas del “hombre blanco” mismo. o la ciencia verdadera. En la época colonial los evangelizadores consideraban que los pueblos tribales estaban en pecado. y ellos -que no son estúpidos -perciben este desprecio. hay que tener mucho cuidado en no asumir posturas polarizadas. ya que desde la óptica de los pueblos indígenas.como incapaces de resolverse a sí mismos. donde se asume a las . y lo que es peor.y es la postura hegemónica de ese “hombre blanco” la que le ubica a sí mismo en un punto de incomprensión. aun es el “hombre Blanco” quien pretende llevar soluciones de índole social. lo mejor de su comida. a las comunidades. incluso hasta su propia mujer. Sin embargo. en el mejor de los casos asume lo siguiente: “yo vengo a ayudar. sin autoridad cultural para hacerlo y mucho menos con autoridad moral.el “hombre blanco” parece definitivamente malvado. yo traigo la fe verdadera. al llevar su “nueva fe”. en este orden de ideas. medioambientalistas. educativa. este histórico y absurdo prejuicio. desde la cual se les percibe -consciente o inconscientemente. incluso cuando se acerca a ella para ayudar. soluciones que históricamente han demostrado en casi todos los casos convertirse en problemas aún mayores con el paso del tiempo. ha cambiado la forma. más no la esencia del problema.lo mejor del hogar. y aun lo siguen considerando así. entre otras. el “hombre blanco” indirectamente siempre desprecia la cultura autóctona. soluciones tal vez nunca requeridas por ellas mismas. se le trata como a un hermano -de acuerdo a las costumbres dictaminadas dentro de la propia cultura. -por sus obras. y por eso finalmente terminan rechazando al “hombre blanco”. o la visión del mundo correcta. puesto que el hecho en sí de querer traer esta ayuda foránea.

cargadas de un profundo significado y con la explicación quizás. mientras sus sacerdotes -que no tenían pareja. las montañas. una ley de vida expresada de manera hermosa en las palabras de la mujer. sin ninguna división natural. y lo que es peor -en todos los casos resultan carentes de una verdadera justicia-. como lo expresaron sabiamente en su dialogo al inicio de la película. donde ese hombre moderno sale en la búsqueda de una redención espiritual únicamente alcanzable en manos de míticos Chamanes o Gurúes extraídos de las profundidades de las selvas. inmutable y común a todos los hombres. absurdas. e incluso ofensivas para otros. en el momento en el que Asiak -esposa de Inuk. Sin embargo en la sabiduría interna de cada hombre si existe una Ley natural. la historia nos lo enseña en muchos ejemplos: cuando llegaron los españoles a América muchos de ellos violaban a las mujeres indígenas.y al mismo tiempo. en los tabú milenarios de cada cultura. y ninguna cultura está por encima o por debajo de otra. Y es que definitivamente las leyes escritas en los libros de los hombres.le dice al oficial que pretendía arrestar a Inuk: “mejor hubiesen traído sus mujeres antes que haber traído sus leyes”. desligado tanto tiempo del contacto íntimo con la naturaleza y el cosmos. en donde las “leyes” de un grupo humano pueden resultar carentes de significado. del porqué de la histórica problemática del choque intercultural. totalmente sincronizadas en una cosmogonía llena de armonía. tampoco por debajo. Y es tal vez este uno de los puntos cruciales en el encuentro de culturas. ya que desde su propio punto de vista no existía la noción de haber cometido algún “delito”.extraordinariamente hombres. o los confines del lejano oriente. ante una ley natural de la vida somos todos simple.culturas autóctonas como aquellas totalmente plenas en sabiduría ancestral. incomprensibles. la película nos lo enseña y nos conduce a una profunda reflexión. así también ningún hombre está por encima de otro. o aquellas poseedoras de un conocimiento velado anhelable para el hombre occidental. ante la incomprensión y lo absurdo que resultaba para la pareja el hecho de no poder reivindicarse ante las “leyes” de los blancos. No se trata de eso. Inuk y Anarwik. e . mientras navegan en sus botes para ir de cacería: “Ninguna mujer está por encima de otra”.hablaban a nuestros indígenas de inconcebibles. o en los códigos culturales de cada sociedad son cambiantes en el paso del tiempo y mucho más en el salto de una cultura a otra. el tema de la Ley y de las “leyes” inventadas por hombres.

y que desde nuestro punto de vista no tienen compasión. y comprenderíamos que para estos hombres matar para preservar la vida no es un delito. pero si comprendiésemos que en un medio extremadamente inhóspito como lo es el Polo Norte. no sabemos pensar que: “yo soy tú y tú eres yo”. cambió la dimensión del pensamiento. y . destruimos culturas. el hombre es la ley y no hay “ley” escrita en algún libro que esté por encima de él. y de impensados e inimaginados “dientes del diablo”. aspecto inherente a todo ser humano sobre la faz de la tierra. el hombre y la mujer son la ley en sí. lo cual demuestra que no se puede imponer una “ley” a otros cuando se viola el principio y Ley original de la vida misma. porque en nuestro inconsciente esta el viejo y absurdo paradigma de: ”somos diferentes”. que se fundamenta en esa relación del hombre y la mujer.que “todavía no puede superar el mal habito de saber mentir” juzgamos sin ser justos. nuestra “retrasada mente” moderna o posmoderna aun no logra comprender esta verdad. legal.. e incluso destruimos la vida. destruimos psicológicamente a un semejante. inconscientemente o adrede. o “verdadero”. porque no se da ningún tipo de cosecha vegetal. entonces sabríamos entender que lo único que se puede comer allí son animales. y son además crueles y despiadados. de forma directa o paulatina. al ver morir a su compañero y al enfrentarse el mismo a su propia muerte y ser salvado por Inuk. como lo hizo el oficial que pretendía arrestar a Inuk. En nuestra -aun primitiva mente. o escrúpulos. ley que cobija también a todo hombre del planeta. y casi siempre nos equivocamos en el contacto que hacemos con otros seres humanos y con otras culturas. Es algo que tal vez lograremos solo en el momento en el que nos enfrentemos a la ley de vida y muerte. la única y máxima ley que se debe seguir inquebrantablemente es la ley de la vida. destruimos la naturaleza. lo que además sería muy difícil en un lugar donde todo está cubierto por agua congelada. el fiel cumplimiento de una ley de vida y muerte. incluso lo adornamos con eufemismos: “somos diversos”.. que es el hombre en si. y como no hay vegetales entonces tampoco hay leña para cocinar. violentamos y destruimos. atropellamos.incomprensibles pecados originales. si no. y entonces nos produce un choque el hecho de que hayan hombres que comen carne cruda. Es así que en nombre de lo que para nosotros es correcto. faltamos a la verdadera ley.

por cruel y estúpido que pareciese ante los ojos de Inuk. el oficial no pudo explicar algo que para el mismo quizá se hacia inexplicable. en ese momento él obedece una verdadera ley: “preservar la vida”. sino desde un conocimiento verdadero y directo de la vida misma. ¿Será entonces que por absurdo que parezca es necesario que demos una bofetada a todo aquello que tenemos concebido. la vida de su ahora amigo y hermano. ¿Será tal vez mejor tomar una decisión cruel y despiadada. entonces el oficial. decide darle una bofetada para que se largue de una vez. reconocer como su propia “ley” era injusta y falta de verdad. Y en este punto se plantea una gran paradoja: Inuk. entrar en la dimensión de la consciencia para sentir cual es la verdadera Ley que nos cobija a todos. hombres. irrespetando al hombre que es la ley. y entonces pensar que somos nosotros quienes tenemos que aprender de las culturas ancestrales? . -porque no existen nombres para determinar diferencia entre un grupo u otro. y solamente hombres.se dio cuenta de que lo que dictaminaba su “ley” de “hombre blanco” -castigar a Inuk como un asesino. no podía entender la injustica de estas leyes incapaces de comprender la verdad de lo que para él había sucedido. y los “hombres comedores de carne cruda” no pueden entender porque los “hombres blancos” actúan como actúan. que sería ahorcado injustamente. y porque no les comprenden. a la luz de una verdadera ley que en ese momento le hacía actuar desde su corazón.debemos cambiar la dimensión del pensamiento. . los motivos del “hombre comedor de carne cruda” nunca serian comprendidos por los “hombres blancos”.era algo realmente injusto. falta de conocimiento. desconociendo el funcionamiento del sistema de leyes de los “hombres blancos”. Necesitamos tomar consciencia. y atentando contra la continuidad de la vida de muchas comunidades. a través de incomprensibles prácticas y alucinantes rituales. darle una bofetada a los grupos indígenas para que se alejen definitivamente del “hombre blanco”. no desde la óptica mítica de lo que nosotros mismos suponemos que tienen ellos para enseñarnos. que no se contaminen más y puedan preservar su vida y su cultura? Tal vez en nuestro intervencionista deseo de ayudar estemos generando a futuro un problema mucho mayor.