You are on page 1of 18

RELACIÓN ENTRE LOS MONITORES LINGÜÍSTICOS Y LA CALIDAD DE LOS DISCURSOS ORALES IMPROVISADOS EN ESTUDIANTES DE ILE

Díaz Marvez, Ulise José Gómez Antoniene, José Ignacio Reyes Medina, Pamela Elina Licdos. En Educación en Lengua Extranjera Mención Inglés Universidad Nacional Experimental “Francisco de Miranda” Gomez.a.jose.i@gmail.com Ulisediaz19@hotmail.com Francisbi6@hotmail.com

Resumen

El propósito de esta investigación fue determinar la relación entre el monitoreo lingüístico y la calidad de los discursos orales improvisados en estudiantes de ILE de la UNEFM de la modalidad Aprendizaje Dialógico Interactivo (ADI). Este estudio estuvo enmarcado en un diseño de campo de tipo descriptivo – correlacional y la población estuvo conformada por una muestra de doce (12) estudiantes de la Unidad Curricular Expresión Oral. Los discursos fueron grabados por medio de un dispositivo de video y analizados mediante dos (2) matrices creadas por los autores. Los resultados revelaron que los estudiantes poseen un nivel alto de fluidez en sus discursos orales improvisados mientras que su exactitud fue media. También se identificó que el monitor lingüístico más utilizado por los estudiantes fue el monitor deficiente. Finalmente, la relación entre el monitor lingüístico y la calidad de los discursos orales improvisados fue de 0,35, considerado como una correlación positiva media.

Palabras Claves: Monitoreo Lingüístico, Producción Oral, Discursos Orales Improvisados, Fluidez, Exactitud.

Relationship between the Monitor Hypothesis and the Quality of Impromptu Speech of Students of EFL

Abstract

The main purpose of this project was to determine the relationship between the monitor hypothesis and the quality of impromptu speech of students of English as a Foreign Language at UNEFM from Aprendizaje Dialógico Interactivo (ADI). This study was focused on a descriptive / correlational design modality and the population was composed by a sample of twelve (12) students of Oral Expression. The speeches were videotaped and analyzed by means of two (2) matrixes created and designed by the authors. The results show that the students had a high level of fluency during their impromptu speech while their level of accuracy was medium. Also, this study identified that the monitor mostly used by the students was the monitor under user. Finally, the result of the relationship between the monitor hypothesis and quality of impromptu speech was 0,35, considered as a positive medium correlation.

Key Words: Monitor Hypothesis, Output, Impromptu Speech, Fluency, Accuracy.
1

*DÍAZ MARVEZ, ULISE JOSÉ Es Licenciado en Educación en Lengua Extranjera Mención Inglés. Egresado de la Universidad Nacional Experimental “Francisco de Miranda” UNEFM. Profesor de Inglés en la Unidad Educativa Nicolás Curiel Couthino, Punto Fijo. Ulisediaz19@hotmail.com *GÓMEZ ANTONIENE, JOSÉ IGNACIO Es Licenciado en Educación en Lengua Extranjera Mención Inglés UNEFM. Profesor de la asignatura Inglés Instrumental I de la Universidad Nacional Experimental “Francisco de Miranda” y estudiante de la especialización en Procesos E-learning del Planeta FALTA

Fundación para la Actualización Tecnológica de Latinoamérica. (Universidad Virtual).
Gomez.a.jose.i@gomail.com * REYES PAMELA ELINA Es Licenciada en Educación en Lengua Extranjera Mención Inglés UNEFM. Profesora de la asignatura Inglés Instrumental I y II de la Universidad Nacional Experimental “Francisco de Miranda” y estudiante de la especialización en Procesos E-learning del Planeta FALTA

Fundación para la Actualización Tecnológica de Latinoamérica. (Universidad Virtual).
Francisbi6@hotmail.com

Introducción

Durante el aprendizaje y/o adquisición de una lengua extranjera el aprendiz debería estar consciente que existen agentes que influyen de manera positiva o negativa en el desarrollo de la producción oral como destreza comunicativa con respecto al idioma meta. Estos agentes podrían ser la interacción, el vocabulario, el uso de la hipótesis del monitor entre otros, los cuales afectarían la calidad de los discursos orales. Por tal motivo, al momento de expresar sus ideas en inglés como lengua extranjera, el aprendiz debe cumplir con una serie de características que faciliten la comprensión del discurso; por ejemplo, éste debe hablar y/o escribir de manera fluida (natural) y exacta (minimizando los errores gramaticales). En tal sentido, Krashen (1982) plantea que la fluidez depende del lenguaje que se adquiere subconscientemente, puesto que, esta parte es la que inicia la producción oral, mientras que la exactitud depende del lenguaje que se aprende de manera consciente. Este lenguaje aprendido conscientemente edita la producción oral en situaciones en las que el estudiante tiene suficiente tiempo para editar su discurso y concentrarse en el formato del mismo, para esto debe conocer las reglas gramaticales del idioma. Este proceso de edición es conocido como monitoreo lingüístico el cual es definido por Krashen (1982) como la capacidad que tiene el estudiante de editar su producción oral.

En este orden de ideas, el mismo autor plantea que existen aprendices que utilizan su monitor de modo distinto y con distinto grado de éxito. Por ejemplo, los que usan el monitor en exceso intentan usarlo siempre y acaban estando tan preocupados por la exactitud y la perfección que no producen un discurso oral de una manera verdaderamente fluida. Asimismo, alega que los que no usan su monitor a menudo, no utilizan su conocimiento consciente del idioma, bien porque no lo tienen o bien porque escogen no hacerlo. En estos casos, la corrección por parte de otros (profesores y/o estudiantes) tiene poca influencia, aunque a menudo se pueden corregir ellos mismos utilizando lo que sienten que es correcto.

Es por ello que durante la producción de los discursos orales improvisados es necesario que los aprendices de inglés como lengua extranjera (ILE) tomen en consideración dos elementos que les ayudarán a producir mensajes claros, precisos y entendibles. Estos elementos son: la fluidez y exactitud, los cuales les permitirán

expresarse naturalmente, pero al mismo tiempo haciendo uso consciente de las reglas gramaticales del idioma. De esta manera, los estudiantes de ILE podrán monitorearse de la forma más óptima posible siendo fluidos y exactos al mismo tiempo y sin interferir con el proceso comunicativo (Krashen, 1982), siendo éste, el objetivo o meta que se quiere alcanzar en la producción oral de los aprendices que están adquiriendo y aprendiendo el inglés como lengua extranjera (Brown, 1994).

De este punto, deriva la inquietud por determinar la relación entre los monitores lingüísticos y la calidad de los discursos orales improvisados de los estudiantes del Programa de Educación en Lengua Extranjera Mención Inglés de la Universidad Nacional Experimental “Francisco de Miranda” (UNEFM) en la modalidad semi – presencial de Aprendizaje Dialógico Interactivo (ADI). Con esto se busca diagnosticar el nivel de fluidez y exactitud durante la producción de los discursos orales improvisados en los estudiantes del VIII semestre de la Unidad Curricular Expresión Oral, lo cual reflejaría la calidad de sus discursos orales, de acuerdo al nivel ya alcanzado en su carrera, es decir un nivel intermedio – avanzado correspondiente al idioma meta. Es por ello, que el estudio de esta investigación daría a conocer el tipo de monitor más utilizado durante la producción de estos discursos orales en dichos estudiantes y aquellos factores que están relacionados con la producción oral de los estudiantes al momento de monitorearse, asimismo la frecuencia con la cual se monitorean y si esta relación es positiva o negativa con respecto a su producción oral.

Marco Conceptual

El aprendizaje de una lengua extranjera se basa en la habilidad de comunicarse competentemente más no en la habilidad de usar el idioma como un nativo lo hace (Canale y Swain, 1980). Tal como es el caso de los estudiantes de ILE de la UNEFM quienes aprenden y/o adquieren el idioma meta de manera tal que les permitirá comunicarse efectiva y adecuadamente en diferentes contextos comunicativos permitiéndoles así ser hablantes competentes del idioma. Entonces, la competencia comunicativa según Canale and Swain (1980) se refiere a la habilidad que tiene el aprendiz de ILE de usar el conocimiento gramatical del idioma, como también el uso de ese conocimiento dentro de un contexto social o educativo en el caso de los estudiantes de ILE de la UNEFM al momento de la interacción.

Para esto, la hipótesis de la interacción de Long (1996) distingue dos tipos de aprendices de una lengua extranjera quienes pueden ser caracterizados por la intensidad con la cual ellos practican un idioma. Los aprendices que interactúan con frecuencia y buscan la manera de emplear el idioma que están adquiriendo o aprendiendo son denominados altos generadores de input, mientras quienes obvian la interacción o juegan un papel relativamente pasivo en situaciones donde se tiene que hacer uso del idioma meta son denominados bajos generadores de input. Para efecto de este proyecto, se considera la hipótesis de la interacción como una teoría muy relevante en este estudio, sucede pues, que el hecho de que los estudiantes de ILE de la UNEFM se consideran altos o bajos generadores de input no garantiza que sus discursos sean precisos o fluidos, el cual es uno de los temas a estudiar en la presente investigación. También, es importante acotar que la interacción realizada por los estudiantes de ILE de la UNEFM con las demás personas (estudiantes, profesores, nativos, entre otros) en diversos contextos comunicativos es lo que les permitirá desarrollar su producción oral en el idioma meta, y la frecuencia con la que lo realicen puede convertirlos en altos o bajos generadores de input.

Brown (1994) plantea que la producción oral es considerada como el proceso de producir, recibir y procesar la información desde un punto de vista comunicativo y pragmático, mientras que Harmer (1999) lo considera como el significado más frecuente de la comunicación. Visto de estas dos formas, la producción oral es la habilidad que tiene el aprendiz de comunicar sus ideas, pensamientos de manera clara y precisa en diferentes situaciones, haciendo uso de las reglas gramaticales del idioma. Dentro de este orden de ideas, Arnaiz y Peñate (2004) distinguen cuatro funciones fundamentales que desempeña la producción oral en el proceso de aprendizaje de una lengua extranjera, las cuales son: la fluidez, la concienciación (noticing), la comprobación de hipótesis (hypothesis testing) y la función reflexiva o metalingüística (reflective or metalinguistic function), siendo estas tres últimas las que guardan mayor relación con la exactitud.

La primera función de la producción oral es la de fortalecer la fluidez. Según Crystal, Bryne y Nation (citados por Lim Soh Lan, 1994) la fluidez es la habilidad de comunicarse sin mucha vacilación o pausas que causan barreras o rompen la

comunicación (nt), mientras que Brown (2001) reconoce la fluidez como un aspecto importante en el proceso de la comunicación, el cual consiste en saber expresar las ideas de una forma clara y precisa en el discurso oral. Tomando en cuenta el planteamiento de estos dos autores se puede decir que la fluidez es la habilidad que puede poseer el aprendiz de comunicarse naturalmente sin prestar mucha atención a las reglas gramaticales del idioma y realizando pocas pausas, puesto que el objetivo principal del aprendiz es el de comunicarse y ser entendido por sus interlocutores. Asimismo, Harmer (2001) plantea que “la habilidad de hablar fluidamente presupone no sólo un conocimiento de las características del idioma, sino también la habilidad de procesar información y lenguaje al momento” (p 269 ) por lo cual al instante de la producción del habla (oral) se toma en cuenta tanto el conocimiento que el aprendiz tenga de la misma como el ritmo, velocidad o respuesta oportuna que este pueda tener al expresarse, lo cual va a influir notablemente en su producción oral haciéndola más fluida al momento de comunicarse.

Las otras funciones atribuidas a la producción oral están relacionadas con la exactitud o también conocida como precisión, la cual según Scarcella y Oxford (citados por Arnaiz y Peñate, 2004) es el control que tiene el hablante de la gramática, el vocabulario y la pronunciación que el mismo posee durante el desarrollo del discurso oral. Es por ello que, al momento de utilizar la exactitud se promueve también la concienciación de los estudiantes ya que estos deben de revisar su conocimiento lingüístico y tomar en cuenta lo que van a decir haciendo uso correcto de la gramática. Continuando con lo anteriormente expuesto, Bryne (citados por Lim Soh Lan, 1994) se refiere a la exactitud como el uso de las formas correctas donde los sonidos no

contienen errores que afecten la fonología, la sintaxis, la semántica o las características del discurso de un lenguaje. En otras palabras, el hablante al momento de expresarse hace uso consciente de las reglas gramaticales del idioma durante la producción oral afectando considerablemente la naturalidad en la cual se produce el discurso oral; esto es debido a que el hablante al momento de producir esta habilidad estará chequeando constantemente las características del discurso de tal forma que va a perder la naturalidad del mismo por medio de las constantes pausas que éste realiza durante el discurso oral.

En atención a esto, Salinas (1952) define el discurso como “toda sucesión de palabras, extensa o corta, que sirve para expresar lo que discurrimos, debe ser adecuado, es decir, ordenado, acomodado y proporcionado para lo que se quiere decir, perfecto para el caso” (p 2), mientras que García de Díaz (2005) plantea que el discurso oral es “el uso del lenguaje en situaciones reales, dentro de un contexto específico, con una intención dada y con una audiencia determinada en mente” (p 7). Tomando en cuenta el planteamiento de estos dos autores se puede decir, que el discurso oral es la manera que tiene el aprendiz de una lengua extranjera de expresar lo que piensa y cree en diferentes situaciones y esto a su vez va a depender del contexto donde se propicie el discurso oral.

En este sentido, Monroe y Ehninger, (1975) distinguen dos tipos de discursos orales, los planificados y los improvisados, Los discursos orales improvisados son realizados al momento sin previa preparación, para lo que el hablante sólo utiliza sus conocimientos previos y habilidades en el idioma (Monroe y Ehninger, 1975). Es por ello que las conversaciones realizadas en clase, al momento de dar una opinión, al responder a una pregunta del profesor o simplemente al decir cómo les fue en las vacaciones al inicio de clases son discursos considerados de forma improvisada, debido a que no existe previa preparación del mismo. Esta práctica en la comunicación improvisada ayuda al estudiante de inglés como lengua extranjera de la UNEFM a ser más efectivo en comunicar una idea o pensamiento en forma breve, directa y precisa cuando no les ha dado tiempo para preparar un discurso planificado. También es importante resaltar, que durante la producción de los discursos orales improvisados, el estudiante de una lengua extranjera generalmente hace uso de la autocorrección tomando en cuenta las reglas gramaticales que el mismo posee. Este proceso de edición del mensaje, se lleva a cabo antes y/o después de su desempeño oral, con el fin de ser más exactos o fluidos al momento de producir cualquier discurso. Es por eso que el término utilizado para referirse a este acto consciente como editor es el monitoreo lingüístico.

El monitoreo lingüístico juega un papel muy importante en la producción oral del estudiante de Inglés como lengua extranjera, debido a que el aprendiz tiene la capacidad de autocorregirse haciendo uso de las reglas gramaticales del idioma; es decir, editando su producción oral cuantas veces sea necesaria. En tal sentido, Krashen (1982) plantea que la fluidez depende del lenguaje que se adquiere subconscientemente, puesto que, esta parte es la que inicia la producción oral, mientras que la exactitud depende del

lenguaje

que

se

aprende

de

manera

consciente.

Este

lenguaje

aprendido

conscientemente edita la producción oral en situaciones en las que el estudiante tiene suficiente tiempo para editar su discurso y concentrarse en el formato del mismo, para esto debe conocer las reglas gramaticales del idioma Krashen (en Lightbown y Spada, 1995) especifica tres condiciones necesarias para el uso del monitor. Este proceso de edición es conocido como monitoreo lingüístico el cual es definido por Krashen (1982) como la capacidad que tiene el estudiantes de editar su producción oral.

Por otra parte, Krashen (1981) distingue tres tipos de aprendices, los cuales los clasifica de acuerdo al uso de su monitor. Esta distinción está enfocada en la actuación o en el desempeño que poseen los estudiantes durante la producción oral de los discursos orales improvisados. Estos aprendices son: los excesivos o exagerados, los deficientes y el monitor óptimo.

El primer tipo de aprendiz clasificado por Krashen (1981) son los monitores excesivos que hacen uso exagerado de las reglas gramaticales al momento de expresarse, realizan falsos comienzos y pausas frecuentes en su discurso mientras piensan que decir, por lo cual su fluidez se ve afectada notablemente mientras que su exactitud se ve favorecida puesto que, se dan las condiciones necesarias suficiente tiempo, enfocado en la forma y el conocimiento de las reglas para que el estudiante constantemente se monitoree haciendo uso correcto de este monitor. Por otra parte, es importante resaltar que este tipo de aprendiz también es caracterizado por la poca disponibilidad que tiene para hablar por miedo a equivocarse, se corrige constantemente debido a la perfección que se exige al momento de expresarse en los discursos orales y es muy cauteloso por lo cual hace un análisis previo de lo que puede decir para evitar equivocarse. Sin embargo, este tipo de aprendiz también puede presentar conducta de autocorrección (Stafford y Covitt, en Krashen 1981).

El segundo tipo de aprendiz son los monitores deficientes, los cuales Krashen (1981), identifica como aquellos que hacen uso del lenguaje adquirido subconscientemente. Es decir, expresan sus ideas por medio de lo que sienten que es correcto y no prestan atención a las autocorrecciones realizadas por otros (profesores y/o compañeros). A diferencia del monitor anterior (monitor excesivo) en este tipo de aprendiz se ve favorecida la fluidez, debido al escaso monitoreo que realizan estos usuarios durante su

producción oral. Sin embargo, su exactitud se ve afectada o entorpecida por no hacer uso consciente de las reglas gramaticales, por lo cual en muchos casos podría verse distorsionado el mensaje emitido por el locutor.

Finalmente, el tercer tipo de aprendiz es el monitor

óptimo, considerados por

Krashen (1981) como aquellos usuarios o aprendices que hacen uso equilibrado del monitor, es decir, se monitorean cuando es necesario, siendo fluidos y exactos al momento de su producción oral. También estos usuarios hacen uso de la autocorrección cuando esta no interfiera con la comunicación permitiendo así la emisión de mensajes claros y precisos. Además, este tipo de monitor le permite al usuario editar el mensaje que desea transmitir antes y después de haber producido un discurso oral. A diferencia del monitor deficiente este tipo de aprendiz presta atención a las correcciones realizadas por otros (profesores y/o compañeros) con el objetivo de aumentar su exactitud.

Estos tres tipos de monitores juegan un papel muy importante en el aprendizaje de una lengua extranjera, la cual debe ser enseñada de tal manera que los estudiantes de ILE de la UNEFM puedan desarrollar un monitoreo óptimo durante el aprendizaje del idioma meta, debido a que como futuros docentes deben ser capaces de servir como modelo para sus estudiantes y para ello deben haber desarrollado de manera satisfactoria las competencias comunicativas al igual que poseer los conocimientos necesarios acerca del idioma inglés que le permitan desenvolverse en diferentes contextos. Por último es importante acotar que este tipo de monitor le permite al aprendiz de ILE editar y autocorregirse cuando sea oportuno haciendo uso consciente de la gramática del

idioma como también de las condiciones necesarias para que el monitor se use idealmente; sin embargo, el monitor excesivo y el deficiente tienen características muy especiales que los hacen ser importantes en el aprendizaje de una lengua extranjera.

Metodología

El diseño del presente estudio estuvo enfocado en una investigación de campo, la cual, de acuerdo al manual de Trabajos de Grados, de Especialización y Maestría y Tesis Doctorales de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL, 1998) es un análisis sistemático de problemas en la realidad, con el propósito bien sea de describirlos, o predecir su ocurrencia, haciendo uso de métodos característicos de

cualquiera de los paradigmas o enfoques de investigación conocidos o en desarrollo. El mismo se ajusta al tipo de investigación descriptiva, la cual según Hernández, Fernández y Baptista (2003) es aquella que “busca especificar propiedades, características y rasgos importantes de cualquier fenómeno que se analice” (p 119). Cabe destacar, que este proyecto también se ajusta al tipo de investigación correlacional, puesto que “tiene como propósito evaluar la relación que existe entre dos o más variables o conceptos” (ob. Cit, p 122).

Para calcular la correlación entre las variables estudiadas, se utilizó la fórmula del coeficiente de correlación de Pearson, la cual es un índice estadístico que mide la relación lineal entre dos variables cuantitativas (Pita y Pértega, 2001). La misma se realizó con la ayuda del programa Microsoft Excel y se calculó a partir de las puntuaciones obtenidas de una muestra en dos variables, luego se relacionaron las puntaciones obtenidas de una variable con las puntuaciones obtenidas de la otra (Hernández, Fernández y Baptista, 2006).

Respecto a la interpretación de la medición de correlación Hernández, Fernández Y Baptista (1998) expresan lo siguiente:

El coeficiente r de Pesaron puede variar de -1.00 a +1.00 donde: -1.00 indica una correlación negativa perfecta (“a mayor X, menor Y” de manera proporcional. Es decir, cada vez que X aumenta una unidad, Y disminuye siempre una cantidad considerable). Esto también se aplica a “a menor X, mayor Y”… y, al otro extremo +1.00 indica una correlación positiva perfecta (“a mayor X, mayor Y” o “a menor X, menor Y” de manera proporcional. Cada vez que X aumenta, Y aumenta siempre una cantidad constante). (p. 384)

De la misma forma, los mismos autores a través del Tabla 1 especifican la interpretación que se le dan a todos los intervalos que se encuentra dentro de los extremos. Dicho cuadro, fue utilizado para determinar el grado de correlación entre el monitoreo lingüístico y la calidad de los discursos orales improvisados (reflejado por el nivel de fluidez y exactitud presentado por los estudiantes de ILE modalidad ADI), siendo éstas las variables estudiadas en la presente investigación. El mismo se exhibe a continuación:

Tabla 1. Escala de Interpretación con Respecto al Grado de Correlación Valores -1.00 -0.90 -0.75 -0.50 -0.10 +0.00 +0.10 +0.50 +0.75 +0.90 +1.00 Interpretación Respecto al Grado de correlación Correlación negativa perfecta Correlación negativa muy fuerte Correlación negativa considerable Correlación negativa media Correlación negativa débil No existe correlación alguna entre las variables Correlación positiva débil Correlación positiva mediana Correlación positiva considerable Correlación positiva muy fuerte Correlación positiva perfecta

Para efecto de este estudio, la muestra fue representada por la misma población, es decir doce (12) estudiantes cursantes de la sección única de la Unidad Curricular Expresión Oral correspondiente al VIII semestre del Programa de Educación Mención Inglés de la UNEFM modalidad ADI. Puesto que dicha población es pequeña y accesible a los investigadores; por lo que se constituye un censo poblacional y el muestreo respondió al no probabilístico.

Es importante mencionar, que los estudiantes anteriormente mencionados fueron los seleccionados debido al nivel Intermedio – Avanzado en el que se encuentran con respecto al idioma meta, puesto que al estar cursando un VIII semestre de la carrera deberían haber desarrollado de manera satisfactoria las competencias lingüísticas que les permitirán desenvolverse de la manera más fluida y exacta posible, haciendo uso del monitor óptimo, siendo este el objetivo o meta en el aprendizaje de una lengua extranjera.

Para Arias (1999) las técnicas de recolección de datos son las diferentes formas o maneras que tiene el investigador para obtener información de gran utilidad para alcanzar un objetivo en específico. En tal sentido, para fines de este estudio se tomó como técnica la observación de tipo no participante. Este tipo de observación se

caracteriza por no establecer una interacción entre los estudiantes e investigadores (Hernández y otros, 2003), esto le permitió a los autores del presente estudio evaluar a la muestra bajo un punto de vista objetivo.

También es importante acotar, que este tipo de observación fue de manera indirecta, puesto que los discursos orales improvisados fueron filmados para luego ser analizados detenidamente por los investigadores. Esta grabación fue realizada por una video cámara de alta resolución con el objetivo de tener un registro de excelente calidad que permitió evitar confusión al momento de tabular los datos.

Hernández y otros (2003) definen el instrumento de medición como el medio por el cual se vale el investigador para recabar información o datos sobre las variables que tienen planteadas. Para efecto de la presente investigación, se ameritó la aplicación de dos (2) matrices, las cuales según la Red Escolar Nacional (2009) son instrumentos que permiten examinar el contenido de un mensaje mediante la recolección de información pre-determinada por los investigadores. Para ello se establecen las categorías a analizar y se calcula la frecuencia de aparición de la variable bajo estudio.

Este instrumento permitió evaluar las características que poseen los estudiantes de la unidad curricular Expresión Oral de ILE de UNEFM modalidad ADI. También, debe señalarse que dicho instrumento se consideró atípico debido a su naturaleza, es decir, el mismo no fue aplicado a los estudiantes si no que fue utilizado únicamente por los investigadores. Cabe destacar, que se realizaron dos matrices en donde cada una de ellas estuvo enfocada en los objetivos del presente estudio; es decir, la primera estuvo orientada en analizar el nivel de fluidez y exactitud durante los discursos orales improvisados de la muestra, la cual reflejó la calidad de dichos discursos. En la segunda matriz se analizó el monitoreo lingüístico en los discursos y en los estudiantes previamente mencionados y en la misma se pudo identificar el tipo de monitor lingüístico más usado por los aprendices. Luego de haber diagnosticado el nivel de fluidez y exactitud y el tipo de monitor lingüístico predomínate en los estudiantes, se procedió a establecer la relación entre ambas variables en estudio.

Análisis de los Resultados

Ahora bien, se presenta el Gráfico 1 donde se percibe con claridad los niveles que poseen ambas características de dichos discursos.

Grafico 3. Nivel de Fluidez y Exactitud en los Discursos Orales Improvisados
80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0% 55% Fluidez Exactitud 74,07%

Elaborado por: Díaz y Gómez (2010)

Como se puede apreciar en el gráfico anterior, los estudiantes se caracterizan por ser más fluidos al poseer un porcentaje de 74,07%, mientras que su exactitud posee un porcentaje bastante bajo en comparación con la fluidez de 55%.

En atención a los resultados obtenidos, se torna necesario resaltar el planteamiento de Krashen (1982) quien menciona que el objetivo principal en el aprendizaje de una lengua extranjera es que el aprendiz pueda hacer uso consciente de las reglas gramaticales del idioma de la forma más óptima posible, siendo fluido y exacto al mismo tiempo sin interferir con el acto comunicativo. Cabe destacar que este planteamiento no aplicó en este estudio, puesto que los estudiantes de ILE de la UNEFM modalidad ADI se inclinan más hacia la fluidez dejando a un lado la exactitud, los cuales deberían de poseer niveles similares, para que la calidad de sus discursos orales tornen a ser favorables.

A continuación, se presenta el Gráfico 2 en donde se observa claramente el monitor lingüístico predominante en la producción de dichos discursos.

Gráfico 7. Monitor Lingüístico Predominante en la Producción de los Discursos Orales Improvisados
100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0% 25% 3 Estudiantes 58,33% 7 Estudiantes Monitor Óptimo Monitor Deficiente Monitor Abusivo 16,66% 2 Estudiantes

Elaborado por: Díaz y Gómez (2010)

Los resultados ilustrados en el gráfico señalan que del total de los estudiantes de ILE de la UNEFM modalidad ADI que fueron objeto de estudio de esta investigación, tres (3) son representados por un 25% como monitores abusivos, por otra parte siete (7) de ellos son representados por un 58,33% y se catalogaron como monitores deficientes dejando en claro con este resultado la predominancia de este monitor lingüístico en dichos estudiantes; por último, dos (2) de los estudiantes (16,66%) se caracterizaron por ser monitores óptimos.

Ahora bien, de acuerdo a los resultados obtenidos en los estudiantes de ILE de la UNEFM modalidad ADI se puede decir que el tipo de monitor más utilizado por dichos estudiantes es el monitor deficiente, debido a que más de la mitad de la muestra específicamente el 58,33% lo que es igual a siete (7) estudiantes se identificaron mas con las característica de este monitor y esto se ve reflejado en el alto grado de porcentaje que posee el monitor deficiente en comparación a los demás (abusivo y óptimo) .

Finalmente, se presenta la Tabla 2 en la cual se puntualiza la relación que existe entre el monitor más usado por los estudiantes de ILE y la calidad de dichos discursos.

Tabla 2. Relación entre el Monitoreo Lingüístico y el nivel de Fluidez y Exactitud en la Producción de Discursos Orales Improvisados

Calidad de los Discursos Orales Calidad de los Discursos Orales Monitor Deficiente 0,352174781 1

Monitor Deficiente

1

De acuerdo a los datos obtenidos por medio de la correlación de Pearson se pudo determinar que “sí” existe relación entre el monitoreo lingüístico y la calidad de los discursos orales improvisados dando como resultado 0,35, dicho resultado de acuerdo a Hernández, Fernández y Baptista (1998) es considerado como una correlación positiva media (Ver Tabla 1), puesto que, aunque existe relación afirmativa entre las variables, hubo factores que afectaron la calidad de dichos discursos entre los cuales se puede mencionar los errores gramaticales que se evidenciaron en la producción de los mensajes.

Conclusiones

Luego de haberse relacionado el monitoreo lingüístico y la calidad de los discursos orales improvisados en los estudiantes de inglés como lengua extranjera de la UNEFM modalidad ADI, se observó que la mayoría de la población estudiada se caracterizó por ser más fluida que exacta al obtener 74,07% de fluidez, es decir un nivel alto, mientras que la exactitud de esta misma muestra fue de 55%, esto quiere decir que el nivel de exactitud de los estudiantes de ILE que conformaron la muestra es medio. También es importante resaltar que la calidad de los discursos orales de los estudiantes de Inglés como Lengua Extranjera de la UNEFM modalidad ADI se consideró buena, puesto que pudieron expresar las ideas de forma natural sin entorpecer la comunicación del mensaje, a pesar de los problemas de gramática que se evidenciaron durante la emisión de los discursos.

Por otra parte, se concluye que la gran mayoría de la muestra estudiada, 7 estudiantes que representan el 58,33% de los participantes se catalogaron como monitores deficientes, dejando en claro la predominancia de este monitor lingüístico en sus discursos orales. Con relación al tipo de monitor lingüístico predominante, se concluye que estos futuros profesionales son comunicadores deficientes con respecto a su

exactitud, puesto que la competencia lingüística alcanzada por ellos no se corresponde con el nivel de conocimiento lingüístico y estratégico que se espera de los mismos.

Por otra lado, se pudo observar que si hubo una relación entre ambas variables, pero esta según la escala de interpretación con respecto al grado de correlación de Hernández Fernández y Baptista (1998) la identifica como una correlación positiva media, puesto que no todos los estudiantes fueron monitores deficientes, lo cual indica que no produjeron discursos gramaticalmente correctos. Finalmente, se concluye que la muestra no se encuentra en el nivel intermedio – avanzado en el estudio del idioma inglés, puesto que se observaron una gran cantidad de errores gramaticales básicos para el semestre que se encuentran cursando, producto de la falta de monitoreo lingüístico que se evidenció.

Referencias

Arias, F. (1999). El Proyecto de Investigación. Guía para su Elaboración. Tercera Edición. Editorial Episteme. Caracas, Venezuela. Arnaiz, P. y Peñate, M. (2004). El papel de la producción oral (output) en el proceso de aprendizaje de una lengua extranjera (LE): el estudio de sus funciones. [Artículo en línea] Universidad de las palmas, Gran Canarias http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=1129989 Febrero 16] Brown, D. (1994a). Principles of Language Learning and Teaching. Third edition. Prentice Hall Regents. New Jersey. Brown, D. (1994b). Teaching by Principles. An Interactive Approach to Language Pedagogy. Third Edition. Prentice-Hall Regents. United States of America. Brown, D (2001). Teaching by Principles. An Interactive Approach to Language Pedagogy. Second Edition. New York. Longman. Canale, M. y Swain, M. (1980). Theoretical bases of communicative approaches to second language teaching and testing. Applied Linguistics, 1 (1): 1-47. García de Díaz, M. (2005). Discourse Analysis. Material de apoyo en la asignatura Análisis del Discurso. Universidad Nacional Experimental “Francisco de Miranda”. Santa Ana de Coro. Harmer, J. (1999). The Practice of English Language Teaching. Thirteenth Edition. Perason Education. Inglaterra. Harmer, J (2001). The Practice of English Language Teaching. Essex; Longman. Hernández, R. Fernández, C. y Baptista, P (1998). Metodología de la Investigación. Segunda Edición. México DF. McGraw - Hill Interamericana. Hernández, R. Fernández, C. y Baptista, P (2003). Metodología de la Investigación. Tercera Edición. México DF. McGraw - Hill Interamericana. Hernández, R. Fernández, C y Baptista, P (2006). Metodología de la Investigación. Cuarta Edición. México DF. McGraw - Hill Interamericana. Krashen, S (1981). Second Language Acquisition and Second Language Learning. First Internet Edition December (2002). Pergamon Press Inc. Gran Bretaña. Krashen, S. (1982). Principles and Practice in Second Language Acquisition. Pergamon Press. Gran Bretaña. Disponible en: [Consulta: 2009,

Lightbown, P y Spada, N (1995). How Languages are Learned. Fifth Edition. Oxford University Press. Inglaterra. Lim Soh Lan (1994). Fluency and Accuracy in Spoken English – Implication for Classroom Practice in a Bilingual Context. [Articulo en línea] disponoble en: http://www.melta.org.my/ET/1994/main4.html [Consulta: 2009, Marzo 24] Long, M. (1996). The role of linguistics environment in second language acquisition. In W.C. Ritchie and T.K. Bhathia (Eds), Handbook of second language acquisition, 413-468. San Diego. CA: Academic Press. Monroe, A y Ehninger, D (1975) Principles of Speech Communication. First Edition. Illinois, Scott Foresman and Company. Pita, S. y Pértega, S 2001. (2001). Metodología de la investigación. Relación entre variables cuantitativas. [Pagina Web en línea]. Disponible en:

http://www.fisterra.com/mbe/investiga/var_cuantitativas/var_cuantitativas.asp [consulta: 2009, Noviembre 28] Red escolar nacional (2009). Fundamentación teórica. [Documento en línea] Disponible en: http://www.rena.edu.ve [consulta: 2009, Diciembre 08] Salinas, M. (1952). Construcción y Escritura de la Lengua Española. Imprenta Medina, México. UPEL (1998). Manual de Trabajos de Grados, de Especialización y Maestría y Tesis Doctorales. Segunda Edición. Fondo Editorial de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador. Caracas – Venezuela.